Issuu on Google+


(Del lat. cosmos, y este del gr. κόσμος). 1. m. mundo (‖conjunto de todas las cosas creadas). 2. m. Espacio exterior a la Tierra. La inmensidad del cosmos es apabullante; el cerebro humano, insistente y preprogramado, busca encontrar límites y razones sobre su existencia para calmar su ansiedad. ¿Acaso necesitamos una respuesta? ¿Nos es imposible disfrutar del momento sin requerir explicaciones innecesarias? Existe la especie que no para de cuestionarse, así como la que no detiene la fluidez de su existencia para razonar el momento; claramente ambas son igual de importantes para el equilibrio de la evolución. En esta nueva edición de El Fanzine, el consejo editorial, un extraño híbrido de ambas especies, buscó explorar los rincones más insólitos del universo, y con esto se refiere tanto al universo exterior como al interior, para de alguna manera situar al lector en la evolución intelectual que han logrado estas dos especies.

Alex Grey Allyson Grey Central Verde David Franco Emory Douglas Fátima López Francisco Goñi Foi Jiménez Gerardo Martínez Héctor Cruz Jimena Guerrero Juan Manuel Carmona Loaiza Julia García Maripili Senderos Mr. Glaubitz Rodrigo Flores Herrasti Rodrigo Manzano Ricardo González Yurex Omazkin

Año 4 / No. 49 / Cosmos / oct-nov

Estableciendo un poco el terreno de la investigación, decidimos hablar tanto del magnetismo que los seres tienen con el exterior como de la energía que ellos en sí implican para el todo. Tanto los fenómenos naturales como los sociales han implicado un movimiento de energía importante en nuestro camino, y, de no tener conciencia de ello, no podremos trascender. Muchos personajes en nuestra historia han dedicado su esfuerzo a construir una cosmología que nos ha permitido comprender nuestra existencia y nuestro entorno. Ahora en este Fanzine del cosmos reunimos tan sólo una pequeña parte del conocimiento y dudas que nos acompañan día a día. Con la ayuda de físicos, músicos, ilustradores, líderes espirituales, científicos, observadores y entusiastas del amor y la vida, entregamos a nuestra amada comunidad una perspectiva más sobre lo que somos y de lo que formamos parte. Por: Andrés Medi Medina, Editor en Jefe.

ESTA PUBLICACIÓN SE HACE CON AMOR Y SU FIN ES LA DIVULGACIÓN ARTÍSTICA Portada:Alex Grey, SUPER ALMA / HEADER DE PORTADA: YUREX OMAZKIN


En casi todas las ciencias naturales es relativamente fácil aproximarse al objeto de estudio desde un ángulo privilegiado. Por ejemplo, los biólogos pueden estudiar colonias de bacterias en las que ellos controlan las condiciones de acidez o humedad en que la colonia se encuentra. Los físicos experimentales, por otro lado, pueden estudiar el comportamiento de la materia a temperaturas o presiones extremas, creando en el laboratorio las condiciones deseadas para el experimento. Pero cuando el universo se vuelve el objeto de estudio, las cosas se complican un poco, y esto se debe a que los investigadores se encuentran dentro del objeto estudiado. En este caso, el investigador se parece un poco más a la colonia de bacterias investigando su medio que al biólogo que impone las condiciones que desea investigar. La disciplina que se encarga del estudio del universo se conoce en nuestros días como cosmología física, aunque se le llama simplemente cosmología. Dicho término se remonta a la época de los griegos, quienes usaban la palabra cosmos para designar al orden o incluso a la belleza (de ahí también la palabra cosmético). La filosofía natural desarrollada por los griegos incluía el nada trivial postulado de que el universo podía ser descrito racionalmente. Es decir, el universo era un cosmos y no un caos. Todas las culturas han tenido sus propias concepciones del universo, mezclando siempre en ellas metafísica, teología y filosofía natural. Sin embargo, no fue sino hasta el siglo XX en que la cosmología encontró las bases para poder ser considerada una ciencia en el sentido moderno de la palabra. Ahora bien, el campo de estudio de la cosmología, el universo, es un concepto un tanto angustiante. El universo, también llamado cosmos, es todo aquello que tiene, tuvo o tendrá existencia física. Pero a diferencia de muchas otras cosas que nos son muy familiares, el universo no existe en el tiempo ni está en el espacio, sino que el espacio y el tiempo están en él. Lo anterior trae consigo algunos problemas conceptuales. ¿El universo es finito o infinito? ¿Tuvo el tiempo algún comienzo? ¿Pudieron ser sus leyes diferentes a aquellas que observamos? ¿Tendrá el universo un final? Como veremos, el avance de la ciencia nos ha permitido saber cada vez más cosas sobre nuestro cosmos.

¿Qué tan grande es el universo? Hemos dicho que la cosmología encontró sus bases científicas hasta entrado el siglo XX. En 1916, Albert Einstein publicó su Teoría de la relatividad general, que es una teoría geométrica de la gravitación y uno de los postulados fundamentales de la física contemporánea. La relatividad general postula que la gravedad, que hasta entonces se consideraba una fuerza que hacía que los objetos con masa se atrajeran unos a otros, es más bien una propiedad de la geometría del espacio-tiempo. La masa de los objetos curva el espacio-tiempo, y dicha curvatura es seguida por los objetos en sus trayectorias cuando se mueven en el espacio y el tiempo. En palabras del famoso cosmólogo John Wheeler: “la materia dice al espacio cómo curvarse, mientras el espacio le dice a la materia cómo moverse”. Dos años después de la publicación de la teoría, ésta fue aplicada al universo entero. La soluciones de las famosas ecuaciones de Einstein nos dicen los tipos de universo que pueden existir de acuerdo con la Teoría de la relatividad general. Existen muchas soluciones a dichas ecuaciones, pero solamente algunas han sido tomadas en serio por los cosmólogos. Por ejemplo, algunas soluciones predicen que el universo es estático y otras que puede cambiar de tamaño. Observaciones astronómicas de galaxias lejanas muestran que este último es el caso, el universo está en expansión. Y no sólo eso, sino que la expansión es cada vez más veloz. Pero si bien el tamaño del universo cambia, es posible hacer algunas estimaciones de su tamaño, o al menos, de una parte de él. En la cosmología moderna se utiliza el término universo observable a la parte del universo que es posible observar en principio. Es decir, existen regiones del universo tan alejadas de nosotros que la luz que provenga de ellas no ha tenido tiempo de llegar a nosotros, y es por ello que no podemos verlas. El universo observable puede considerarse una esfera que tiene por centro a la Tierra, aunque cada región del cosmos tiene su propio universo observable. Tiene un radio de 46 mil millones de años luz —un año es luz la distancia que recorre la luz en un año—. Es preciso apuntar que la velocidad de la luz, de unos 300 000 kilómetros por segundo, es la velocidad más alta a la que se puede transmitir información en el espacio. Recordemos que dicho radio, si bien es enorme, es solamente la parte a la que nosotros, observadores desde la Tierra, tenemos acceso. Se piensa que el universo en su totalidad es muchísimo más grande, y que podría

ser infinito. Pero si bien podría tener un fin, éste no tendría ningún límite. La analogía que normalmente se utiliza es la de un globo. El universo tridimensional se representa por la superficie del globo la cual es finita, pero no tiene ningún límite, y además se expande cuando inflamos el globo. No obstante, la analogía falla en el sentido de que nuestro globo se encuentra dentro de un espacio tridimensional, mientras que se cree que el universo no está dentro de un espacio de dimensiones mayores.

¿Qué tan antiguo es el universo? Si bien dijimos que el tiempo está en el universo y no viceversa, los cosmólogos hablan de la edad del mismo cuando miden el tiempo que ha transcurrido desde la Gran Explosión, o el Big Bang, hasta nuestros días. Pero, ¿qué es el Big Bang? La historia de esta teoría es curiosa. Fue propuesta tres veces, de manera independiente a lo largo de 30 años, por diferentes personas, sin que unos estuvieran al tanto de los postulados de los otros. Pero el primero en postular un estado primitivo del universo fue Georges Lemaitre, astrofísico y también sacerdote jesuita de origen belga, por allá de 1931. Lemaitre fue uno de los primeros en encontrar evidencia observacional de la expansión del universo. En un artículo llamado “El comienzo del mundo desde el punto de vista de la teoría cuántica”, Lemaitre hizo una anotación notable: si el universo se encuentra en expansión, entonces en un pasado remoto todo ocupaba un espacio cada vez más pequeño, hasta que en algún momento original, todo el universo debía estar concentrado en una especie de “átomo primitivo”. Posteriormente y sin estar al tanto de las ideas de Lemaitre, el físico teórico George Gamow utilizó la idea de un evento explosivo al que llamó “Inicio del tiempo” para explicar la formación de los elementos químicos que se observan en el cosmos. La teoría no fue muy bien aceptada en sus días y enfrentó muchas dificultades para ser aceptada como lo es hoy. De hecho, el nombre Big Bang fue utilizado por el astrofísico Fred Hoyle en una entrevista para un programa de radio para hacer mofa de la teoría, pero se popularizó tanto que se convirtió en su nombre oficial. Hoy en día, la comunidad científica acepta casi unánimemente al Big Bang como un hecho. Podemos decir que el Big Bang fue un evento de rápida expansión a partir de una singularidad inicial. Poco después, el universo comenzó a expandirse y enfriarse, pasando por diferentes estados de evolución hasta llegar a nuestros días. Una de las mayores evidencias del Big Bang es la llamada radiación de fondo de microondas que los cosmólogos estudian para conocer las propiedades del universo en sus estados tempranos de evolución. Entonces, la edad del universo se calcula como el tiempo transcurrido desde aquel instante hasta ahora. Las mediciones más recientes apuntan a unos 13.8 mil millones de años. De hecho, como vimos en la sección anterior, el radio del universo observable se calcula como el producto de la velocidad de la luz por la edad del universo.

¿De qué está hecho el universo? Es casi seguro que no conocemos la mayor parte de las cosas que componen nuestro cosmos. Pero podemos hablar un poco de aquellas de las que la ciencia tiene cierto grado de certeza. La forma de materia que más familiar nos es, se conoce como materia bariónica. Incluye a los protones y neutrones que forman los núcleos de los átomos, que forman a su vez a los planetas, las estrellas, los seres vivos y cualquier cosa material que nos sea familiar. Todas estas formas de materia bariónica son eléctricamente neutras debido a la presencia de electrones cargados negativamente y que contrarrestan la carga de los protones en los núcleos atómicos. No obstante, también puede existir materia bariónica con cierta carga eléctrica diferente de cero. En el universo, la mayor parte de la materia bariónica se encuentra en forma de estrellas en las regiones internas de las galaxias y en forma de plasma (gas eléctricamente cargado) en sus regiones externas. La materia bariónica es solamente una pequeña fracción de la materia presente en el universo. Se piensa que existe otra forma de materia no bariónica, postulada sólo recientemente por los astrofísicos, conocida como materia oscura. Se han propuesto varios candidatos para ser los componentes de la materia oscura, pero aún no se llega a un consenso. Se sabe que la materia oscura solamente interactúa gravitacionalmente con el resto de la materia, pero no tiene interacción con otro tipo de fuerzas. Por ello que no emite luz y es “oscura”; tal vez un mejor nombre sería materia invisible, pero es un poco tarde para ello, dado que el término se ha popularizado mucho en los últimos años. Finalmente, el mayor componente del universo, de acuerdo con la cosmología moderna, es la llamada energía oscura. El nombre no debe confundirnos, dado que no está relacionada con la materia oscura, aunque es igual o incluso más misteriosa. No se sabe

exactamente si es una forma de energía o más bien una propiedad del espacio-tiempo, que actúa como una especie de presión negativa expandiendo el espacio como si se tratara de una banda elástica. Actualmente se calcula que 74% de la fracción de masa del universo se presenta en forma de energía oscura; 21% como materia oscura y el 5% restante en forma de materia bariónica, radiación y neutrinos.

Vida en el universo La presencia de la vida, y en particular de vida humana en el universo, ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del pensamiento en cosmología. En la década de los 70 del siglo pasado, se enunció el llamado Principio antrópico, que postula que las propiedades que podemos observar en el universo están condicionadas por nuestra propia presencia en él. Por ejemplo, la edad del universo que observamos no es aleatoria; es solamente aquella que permite que la biología basada en el carbono (como la nuestra) tenga tiempo de originarse y evolucionar. Se han presentado varias versiones del principio antrópico y se han hecho algunas predicciones de propiedades del universo, tomando en cuenta aquellas condiciones que son necesarias para la existencia de los seres humanos en el cosmos. De alguna forma se predice la existencia de algún acontecimiento o evento del pasado que nos es desconocido en función de que dicho acontecimiento era necesario para nuestra existencia. De cualquier forma, el hecho de que encontremos al menos un ejemplo de vida en el universo, la vida en la Tierra, nos hace pensar que la vida pudo también haberse dado en otras regiones del cosmos. Después de todo, se cree que las condiciones que llevaron al origen de la vida, bien podrían estar presentes y diseminadas en nuestra galaxia y en muchas otras también. Muchos proyectos y aproximaciones para entender la vida en el cosmos se concentran en una nueva disciplina conocida como Astrobiología: el estudio del origen, la evolución, distribución y destino de la vida en el cosmos. Sin embargo, la cuestión de si estamos solos o no, aún no ha sido contestada.

¿Tendrá el universo un final? Es difícil hablar del pasado del universo, dado que las condiciones que se presentaban en su pasado eran bien distintas a aquellas que podemos observar ahora. Es preciso recordar que la luz viaja a una velocidad finita, y por lo tanto todo aquello que podemos observar, ocurrió en el pasado, en el momento en que la luz fue emitida, y no cuando es observada. Al mirar por un telescopio, vemos el pasado del universo. Pero dichas observaciones tienen un límite, y todo aquello que podemos decir de lo que ocurre más allá, son extrapolaciones de lo que efectivamente podemos observar, más de todo aquello que sabemos de física en la Tierra. Imaginemos ahora cuánto más difícil es hablar entonces del futuro de nuestro cosmos. Al estudio del futuro del universo se le conoce como Escatología Física, y aunque aún no se considera una rama muy respetable entre los cosmólogos, algunas especulaciones se han hecho en este tema. Por ejemplo, sabemos que el universo se expande, pero, ¿puede detener su expansión y después empezar a contraerse? Dicho escenario se conoce como el Big Crunch, y sería una especie de Big Bang corriendo la película hacia atrás. Otra opción es que la expansión del universo se vuelva cada vez más grande, destruyendo toda posibilidad de crear nuevas estructuras como estrellas y galaxias en él. Otra posibilidad es que la expansión se mantenga a una velocidad constante eternamente. Como dije anteriormente, no existe evidencia observacional de dichos escenarios. Sea como sea, no hay mucho de qué preocuparse: para que el “fin del mundo” ocurra, al menos desde el punto de vista de la cosmología, faltan varios billones de años. Si bien conocemos muchas propiedades de nuestro universo y cada vez se cuenta con más y mejores observaciones, así como con teorías más complejas y sofisticadas, nuestro cosmos sigue siendo un misterio, y aunque la cosmología ha encontrado muy buenas bases para ser considerada una disciplina científica, los problemas filosóficos que plantea y las preguntas fundamentales siguen siendo las mismas que en la antigüedad.


HÉCTOR CRUZ, GÉNESIS En la mayor parte de estos cuadros, la esencia del paisaje es lo que queda. Es la meditación sobre el paisaje; el pintor ha ojeado lentamente lo que vió. Una poesía lenta y profunda, hablando más hacia adentro que hacia afuera. La luz se inclina para crear nuevos colores. De pronto el relámpago llena el cuadro o el rojo puntea y quema. Miradas nuevas, nuevos colores. ¿Qué antiguo sentimiento se hace tan nuevo ahora? Pintura lujosa en el sueño. Raramente naturaliza, no es narrativo, y cuando lo hace, la realidad habla claramente, pero en voz baja. Héctor Cruz, un maestro nuevo del paisaje. Carlos Pellicer.- Junio 2.- 1971


Cuando la Luna está en la séptima casa y Júpiter se alinea con Marte, ¿la paz reacomoda los planetas y el amor arrastra las estrellas? Quién sabe. Lo que sí sabemos es que, desde hace generaciones, la posición de los astros, en sus exactitudes y distribuciones, lleva consigo una carga importante sobre la conducta humana. Ya sea por la usanza babilónica, helenística, india o china, los movimientos y las figuras de la bóveda celeste pueden regir hasta a la menos creyente de las conciencias.

En un intento por vigilar el esquema de las causas y los efectos, reyes, gobernantes, burgueses y proletarios revisan las particularidades de sus signos. Por supuesto, los artistas también, y ni se diga de quienes hacen girar los engranes de la industria del entretenimiento. Ahora bien, en una mera especulación, con el afán de encontrar coincidencias estéticas, surge una pregunta oracular: ¿acaso los álbumes también están ceñidos a sus propias constelaciones zodiacales según la fecha en que fueron lanzados al mercado?

Y lo entendamos o no, creamos en su impulso providencial o no, cada uno de nosotros somos parte del gran esquema sideral por el simple hecho de habitar este planeta. Por su lado, el zodiaco moderno, tergiversado por recelos capitalistas, a veces rebasa su condición de guía y se torna en un regente inescapable. Decisiones fútiles y otras sustanciales se toman luego de consultar el horóscopo del día.

A continuación se presenta una serie de álbumes que, por haber visto la luz en el mes de octubre, aunque en su respectivo espacio temporal, son, según la astrología de Occidente, producciones Libra y unas cuantas Escorpión. La balanza de aire y el aguijón de agua, yuxtapuestos desde el cosmos en un pentagrama. Por obvias razones, será labor del vaticinador entrenado o si acaso del oyente ocioso, descifrar los denominadores comunes en la esencia de estos discos.

Cuando la invasión inglesa bajó la guardia, sonidos del lejano Oriente y el centro del océano Pacífico inundaron las consolas. The Kinks, tan amigables para la radio como de costumbre, lograron con Face to Face dar un salto cuántico hacia planetas psicotrópicos. Con Pólux —uno de los cuerpos celestes más brillantes— de su lado, Ray Davies evidenció de nuevo toda su gracia.

28 Tan parecido a Bryan Ferry, Siren de Roxy Music es siempre elegante y jamás lo contrario. Entre ruiseñores, remolinos y una instrumentación que sólo podría venir de un acomodo glamoroso entre los astros, las canciones crean atmósferas que transportan al escucha a un mar donde no únicamente cantan las sirenas. Lo real y lo fantástico mimetizado en 42 minutos. •

25 de

oc t ubre de 197 5

de oc t ubre de 1968

Cinco canciones, una vaca que pasta y psicodelia británica en su forma más elegante. Atom Heart Mother de Pink Floyd es más que un disco: es un concepto inaccesible para muchos, y para otros más, una de las obras más reveladoras del grupo. Roger Waters, David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright como la cuadratura perfecta de los astros en la vía láctea.

5 de o

c t ubre de 1970

Un trígono no necesariamente etéreo llamado The Police perfeccionó su reggae anglosajón con Reggatta de Blanc. El mensaje (y no sólo en la botella) fue claro: los ingleses podían hacer canciones complejas, pero a su vez orientadas a los formatos más pop de los cuadrantes radiofónicos.

5 de o

c t ubre de 197 7

2 1 de

oc t ubre de 197 7

Con ascendente Sagitario y luna en Tauro, sir Elton John se puso unas plataformas de rubí para llegar mucho más lejos de la Ciudad Esmeralda. Goodbye Yellow Brick Road fue el disco que lo consagró como superestrella, desplegando su faceta más virtuosa. Brillantina, lentes estrafalarios y terciopelo: tres talismanes que llegarían para quedarse.

Es sólo rock & roll, cierto, pero vaya que nos gusta. The Rolling Stones, para ese entonces superestrellas de la cultura popular, lanzaron It's Only Rock ’n’ Roll. Rindiéndole honores a su alias como “la banda de rock más grandiosa del planeta”, entregaron una colección de 10 canciones digna de un pacto con Satanás y todas sus majestuosas encarnaciones.

16 de

5 de o

c t ubre de 197 3

Billy Preston, uno de los pocos afortunados en llevar el apodo de “quinto Beatle”, lanzó Music Is My Life con la disquera del cuarteto más fabuloso de Liverpool. Su genialidad sobrepasa las teclas del piano, y con credenciales de sobra, el tejano gravita entre gospel, funk y rock & roll. Todo eso, sumado a un divertido afro y a un simpático hueco entre los dientes.

Pocos debuts son tan apoteósicos como el Bat out of Hell de Meat Loaf. Épico, gótico, operático, divertido y pop son apenas palabras para describir el esplendor de esta obra. La única explicación para entender su triunfo, además del talento musical detrás de sus genios es, quizá, una alineación sublime por parte de las estrellas.

o c t u b r e d e 1 9 74

La segunda entrega de la trilogía de Berlín es una evocación constante a la vida dividida por el muro. Heroes, aunque de la mano de Tony Visconti, y con la participación de Robert Fripp, de nuevo Brian Eno y Carlos Alomar, consolidó por enésima vez a David Bowie como un visionario del sonido y la experimentación sensible.

14 de

oc t ubre de 197 7

Y así, con esta selección, dejamos abierta la interrogante sobre el poder que ejercen las luces del cielo nocturno sobre los tiempos de los discos. Como si poseyeran vida propia después de su nacimiento y como si en cada cumpleaños los astros aplicaran nuevas fuerzas sobre sus canciones, estos álbumes son apenas una muestra de una teoría galáctica que, tal vez, algún melómano valiente algún día se atreverá a corroborar.

Producido por Brian Eno y grabado entre Nassau y Nueva York, Remain in Light fue la cuarta entrega de Talking Heads. La propia evolución musical de la banda, bajo la creatividad de David Byrne, los llevó a explorar ritmos africanos, ecos erráticos y líricas más inconexas que nunca. Un laboratorio sonoro digno de un signo zodiacal que sólo es comprendido en los confines de su constelación.

8 de

oc t ubre de 1980

8 de

oc t ubre de 19 7 2

Mientras tanto, sin necesidad de astrolabios o telescopios, lo que podemos hacer es conjeturar por diversión cuál es la naturaleza de estas energías cósmicas y sus provocaciones en el calendario musical. Así, ésta, más que reflexión, es una propuesta para considerar dicha posibilidad. De pronto no suena tan descabellada la idea de que luminosas esferas gigantes suspendidas en el espacio por su propia gravedad y distanciadas de la Tierra por millones de kilómetros, afecten todo de maneras múltiples e insospechadas, hasta el más ínfimo detalle, ¿o sí?


FOTOGRAFÍA: David Franco / ASISTENTE DE FOTOGRAFÍA: CECILIA MEZULIC Y LING SEPÚLVEDA / ESTILISMO: GUSTAVO GARCÍA VILLA / MAQUILLAJE Y PEINADO: MARIPILI SENDEROS / MODELO: KIIA CONTEMPO MODELS


Por: Mariano Rocha / @marianitorocha

Explicar lo que vivimos en este viaje es muy difícil de contar; aun así fue una experiencia inolvidable, un viaje al fondo de la creatividad, donde la enseñanza fue inspirar en movimiento, y darnos cuenta de que el avanzar transforma creativamente, abriendo nuestras neuronas a una nueva búsqueda artística y cultural. La historia comenzó cuando al artista multidisciplinario Dough Aitken se le ocurrió la idea de cruzar todo Estados Unidos a lo ancho, a bordo de un tren lleno de artistas visuales, contemporáneos, músicos, fotógrafos, diseñadores textiles, videastas, chefs y cineastas, como Thurston Moore, James Turrell, Patti Smith, Ariel Pink, Olaf Eliasson, Dan Deacon, Rikrit Tiravanija, Giorgio Moroder, No Age, Alice Waters, Kenneth Anger, Liz Glynn, Savages, Sun Araw, Twin Shadow, 89plus, entre muchos otros. Este tren viajaría desde Nueva York hasta San Francisco. En el trayecto, se harían 10 paradas, donde se interactuaría artísticamente con las personas de esa localidad, en distintas ciudades del país, como Nueva York, Chicago, Pittsburgh, Twin Cities, Kansas City, Winslow, Santa Fe, Bartsow, Los Angeles y Oakland. Suena a una idea sumamente original y descabelladamente creativa, pero el hecho es que para su servidor es muy difícil explicarlo, tal vez por la magnitud de opciones que el proyecto ofrecía y por el constante cambio al que nos enfrentábamos. Después de varios años de planeación y viajar por varias semanas por todo el país, lo que realmente quiso hacer Dough Aitken con este proyecto, fue que viviésemos una experiencia de constante creación y movimiento, y que cada quien contara la historia de cómo percibió cada momento y centímetro conforme avanzaba. Tal vez el proyecto más inspirador que he vivido hasta ahora. Como bien lo dice el título, es un happening nómada. ¡Cada momento era diferente en este proyecto, cada instante sucedía algo totalmente distinto y alucinante! Te encontrabas hablando con un fotógrafo, y de repente ya estabas conversando con el chef.. En palabras del propio Aitken: “For this project, we wanted to break that and create a language that is more nomadic and less materialistic and really empowering for the creators and the audience. Every moment or ‘happening’ on this journey has been different – it's not a tour, package or system. It is something that is ever-changing. It’s organic; an exquisite corpse. As it goes, different people come on, different people are part of it and the languages and the voices change and evolve." La historia comenzó cuando llegamos a la estación de Barstow. El diminuto condado de Barstow es famoso por estar en medio del desierto rodeado de variadas opciones restauranteras; solamente a 2 horas y media del gran y hermoso desierto del Valle de la Muerte, a una hora de Las Vegas. Creo que es aún más famoso por haber sido inmortalizado por Hunter S. Thompson en su novela Fear and Loathing

in Las Vegas, cuando menciona: “We were somewhere around Barstow, on the edge of the desert, when the drugs began to take hold.” Después de desahogar toda la fuerza de 43 grados centígrados de rayos ultravioleta sobre nuestros hombros, el Sol decidió parar; apareció la ráfaga de aire acondicionado, muy usual en el gabacho, que ayudó a templar poco a poco nuestros cuerpos, para llegar a la primera experiencia en tierra del Station to Station. El lugar donde sucedió el happening de Barstow fue erigido en medio del desierto, en medio de la nada, literalmente: nada alrededor tiene alguna huella de la mano del hombre, y en donde podías observar de frente, un escenario enorme. En el otro extremo, como grandes ojos incrustados en la montaña, dos inmensas pantallas tamaño autocinema presentaban distintas colaboraciones de impresionantes videastas, entre ellos, Nicolas Provost con Gravity: un cortometraje conformado por una serie de escenas románticas de los años 50, mezcladas perfectamente para ser vistas y entendidas a través del inconsciente. De lado, se erigían cinco carpas donde se ubicaban diferentes instalaciones. La primera, liderada por el artista Urs Fischer, quien invitaba a quitarse los zapatos para caminar descalzo. Dentro, invadidos por humo blanco, todas las paredes se encontraban repletas de espejos donde se reflejaban los seres y fantasmas que entraban a la carpa; en medio había una deliciosa cama con grandes almohadas, con una bola disco colgando encima de ella. Contiguamente, el artista brasileiro Ernesto Neto, diseñó una carpa que aludía a la sensación de sentirse parado dentro de un confortable estómago, acolchonado y acondicionado con luz roja; como si la luz traspasara la piel. Acogía a sus visitantes, los recostaba y los tranquilizaba en un silencio profundo. Luego de salir de tales piezas, nos pudimos percatar de que este lugar no tenía un line up; todo podía suceder en cualquier instante. A lo lejos, No Age, banda oriunda de Los Angeles, hacía resonar sus estridentes y etéreas melodías. Juntas, poco a poco hipnotizaban a todos los que se acercaban, como mosquito en telaraña. Frente a nosotros, Cold Cave le daba la bienvenida a la más negra noche de mi vida. Ellos, con sus ya conocidos sintetizadores y voces tremendamente oscuras, ayudaron a recibir la noche y a que el mezcal nos hiciera pensar en nuestros amores. La noche se alegró inmediatamente con la llegada de la querida Cat Power, quien hizo un trato con Dough Aitken: participaría en el proyecto, con la única condición de tocar en medio del desierto de Barstow. Su reacción fue: “It was super realistic being in the desert, there’s nothing man-made around so it liberates your subconscious. Everyone feels lighter in the magic of the desert.”

Después de canciones tan deliciosas, nos rodeamos de grandes sonrisas y caras llenas de polvo estelar. Le dimos otro sorbo a nuestro trago, y vislumbramos a lo lejos otro escenario. Un hombre delgado con sombrero, tocando riffs increíbles y descomunales con su guitarra. No entendíamos nada; nos aproximamos de prisa, y era ni más ni menos que el inconfundible Beck, quien salió acompañado por un extenso coro de gospel a llenar nuestro espíritu con voces provenientes de otro planeta. No conformes con tal acompañamiento, un par de ovnis gigantescos volaron sobre nuestras cabezas. Sujetas por dos helicópteros, estas piezas luminosas e idénticas, fueron idea de la maquiavélica mente del artista Peter Coffin, quien agregó la cereza del pastel al happening de Barstow. Por supuesto, muchos —incrédulos o no— quedaron impresionados, que mejor idea que preparar una pieza de arte en honor al territorio ovni por excelencia. A la mañana siguiente, nos embarcamos en el viaje más especial de nuestras vidas. Imaginen un tren de 10 vagones, lleno de artistas de la talla de los antes mencionados, en todas las ramas artísticas, unos más y unos menos conocidos, pero todos en el mismo nivel. Cada vagón tenía una particularidad. El vagón del fondo era el más especial: contaba con más de 20 ventanas en la punta, diseñado especialmente para observar el camino y el paisaje; con un estilo de los años 50, todos lo nombraban El Sinatra, porque contaban que un día, el grandioso y elegante cantante decidió viajar en él, y compró todos los asientos de aquel hermoso vagón, para viajar sólo con sus acompañantes. Un detalle que hacía más especial este lugar. El siguiente carro era un comedor de dos pisos llamado Super Dome, con el techo de vidrio, desde donde se podía observar el increíble paisaje, mientras los comensales disfrutaban de algún platillo diseñado por el artista Ed Ruscha. Aitken creó un sistema de iluminación a base de leds que cubría por fuera toda la carrocería, con alrededor de 20 líneas de leds pegadas en cada vagón, y por la noche, al pasar por pueblos pequeños, los habitantes podían ver un tren de luces impresionantes formando un arcoíris a lo lejos. Estas luces se modificaban gracias al sonido que surgía de la música, voces, y ruidos del interior de cada vagón. Lo más increíble de este proyecto es que te brindaba la posibilidad de acercarte a cualquier persona, conversar directamente con una simplicidad y accesibilidad total a la creatividad, conectando a la mente con las artes. Un proyecto convertido en una aventura sin igual, que seguirá en nuestra memoria por siempre.

El proyecto fue posible gracias al apoyo de . La recaudación de las entradas para cada evento será donada en su totalidad para la creación de programas no tradicionales, en nueve de los museos más importantes de Estados Unidos.


Por: Rodrigo Flores Herrasti & Francisco Goñi En los últimos meses, el poeta Francisco Hernández (San Andrés Tuxtla, 1946) ha aparecido en distintos medios culturales y literarios como una figura central de las letras mexicanas contemporáneas. Esta inercia cobró fuerza desde finales del año pasado, cuando obtuvo el Premio Nacional de Ciencias y Artes, y se reforzó en fechas recientes al recibir el reconocimiento internacional Jaime Sabines-Gatien Lapointe. Su ejercicio creativo marcha con ímpetu. Han aparecido nuevos libros como Una forma escondida tras la puerta, Mal de Graves y Obra suspendida, en los cuales se continúan las profundas y electrizantes incisiones que caracterizan su escritura, a la par que se exploran modelos inusitados de composición. La figura de Hernández no es nueva en el panorama poético, desde Gritar es cosa de mudos y con más de una veintena de publicaciones, ha dejado impronta a lo largo de casi 40 años de trayectoria. Los reconocimientos acumulados dan cuenta de la preeminencia de su obra: Premio de Poesía Aguascalientes por Mar de Fondo; Premio Mazatlán por La isla de las breves ausencias, o el Premio Xavier Villaurrutia por su celebrada Moneda de tres caras. Puesto que la poesía de Hernández ha pasado de ser un referente obligado a convertirse en punto de partida, sostuvimos la siguiente charla en su departamento.

poniendo contra la pared esa especie de escultura efímera que tenía, por así decirlo, dos caras: una en color plateado y otra en color dorado donde estaban las facciones de este amigo. Fue una gran sorpresa para todos. Ésos son los avances de las artes plásticas en contra de la poesía. Pero, ¿dónde quedó esa obra de Kurtycz? "Él ya murió, y no creo que mi amigo la tenga. Quizá sea importante que se conserve en la memoria." Francisco evoca otra figura que incurrió en experimentaciones, ahora muy en boga: "Other Books era la librería en Ámsterdam de mi paisano Ulises Carrión. Ahí había libros de pasto, libros hechos sobre un burro de planchar, libros enyesados, como si el libro estuviera fracturado: todo enyesado con una tuerca". Francisco conoció allí un Hamlet grabado en cassette donde se prescindía por completo del texto mientras distintas voces leían los nombres de los personajes, según estos aparecían en la obra original: "Era una forma de conservar a Shakespeare y, al mismo tiempo, de alterarlo y hacer otro libro". Caímos en tentación de preguntarle si alguna vez ha tenido curiosidad por participar de esta suerte de ejercicios: "Nunca me ha llamado la

El arte nos pareció un buen tema para abrir boca. No son pocas las páginas que ha dedicado a su fascinación por mirar: “llego a necesitar estímulos de lo gráfico", nos comenta al mencionarle cuán frecuentes son las referencias artísticas en su escritura. Francisco trae a cuenta el origen de una interesante coyuntura en Mal de Graves, donde cobra voz un personaje histórico, el médico Robert Graves, homónimo del célebre poeta y descubridor de una enfermedad bautizada con su apellido: "Resulta que, en la vida real, el Dr. Graves era amigo de Turner, el pintor. Por ello, dentro del libro, éste lo va a buscar a su casa y se van a pintar a un monte en alguna parte de las montañas suizas." En Mal de Graves, el médico y el artista inglés alternan sus voces para plasmar las maravillas del paisaje alpino. Frente a la maquinaria de coincidencias, Francisco nos aclara que esta relación entre disciplinas "puede ser complementaria, pero no buscada adrede. Yo no sabía que Turner era amigo del Dr. Graves, y al buscar dentro de su biografía, aparece este otro creador de imágenes. En el poemario, Turner pinta aquel paisaje visto desde un monte nevado, con las nubes al fondo y los colores del atardecer, y dice: 'Cuando quede pintado lo que estoy viendo, no dirán que eso lo hizo Dios. Dirán que eso lo hizo Turner'. El azar de la amistad entre Turner y el médico, así como que el doctor se llame igual que el poeta, son elementos que van haciendo posibles los engranajes del libro". Francisco subraya que el arte "funciona como un disparador para escribir”. Momentos antes de nuestra charla, nos leyó un par de versos bosquejados en un cuaderno, inspirados por Rothko: "Ya era una especie de duermevela donde se te apareció la imagen o dos primeras líneas de algo que tal vez con suerte, se convierta en un poema. El mundo de los sueños, que es un mundo de gráfica, también es importante. Lo malo es que luego no lo puedes recordar como sí puedes recordar una obra de Turner". El aperitivo visual se va convirtiendo en plato fuerte. Bien entrados en materia, hablamos de la necesidad de experimentación de poetas y artistas, y los formatos alternativos en su quehacer. Al respecto, Francisco narra una anécdota: "Las inquietudes de los artistas han ido más allá que las de la poesía misma, aunque también entra en juego lo efímero. Me trajiste a la mente un momento del artista Marcos Kurtycz. Cuando estábamos en el departamento de un amigo que cumplía años, llegó Kurtycz con un rollo de papel dorado y le dice a este amigo: 'ya te traje tu regalo', refiriéndose al rollo metálico blanco por un lado, dorado por el otro. Le indicó: 'a ver, acuéstate aquí'. El amigo se acuesta, y Kurtycz le va poniendo encima el papel: le va formando la cara, el cuerpo, las piernas, los pies..." Al tiempo que lo rememora, Francisco moldea con sus manos el aire: "... y termina

esta escritura espejo es que en ningún momento me detuvo la figura de estos grandes creadores. Todavía sigo sorprendido: 'Pero ¿cómo me voy a poner hablar como si fuera Hölderlin, Robert Schumann, Trakl o Emily Dickinson, o aquellos que van a tratar de matar a Emily Dickinson?' En ningún momento lo pensé, por fortuna, y entonces salieron los libros". Frente a la pregunta si se siente tentado a decir cosas que jamás dirían estas personalidades, Francisco confiesa: "O, sobre todo, cosas que no diría yo, más que nada". Entonces Goñi intuye un giro dentro del mismo tema y pregunta a su tocayo: "¿Qué hay del poema de la mujer suicida? ¿Por qué darle voz a una mujer suicida?" Hablamos del poema A quien corresponda. Hernández capta bien el sentido, y responde: "Por la fuerza de la foto. La fuerza y la belleza de esa fotografía. Y por no tener más elementos, no saber casi nada de lo que esa mujer hizo, de por qué lo hizo, de quién era. Ahí fue al revés, fue inventarle todo: inventarle una carta de despedida a una mujer suicida porque no sabía ni su nombre. Y durante un momento hacerla vivir otra vez, e imaginármela escribiendo esa carta, los momentos previos a ese suicidio del cual ni siquiera pienso cómo fue finalmente. Porque en el poema ella dice: 'Pude […] tirarme de la ventana, colgarme de la regadera, pero quizá la regadera no hubiera soportado mi peso. Entonces ahí estaba la pistola...' Así va diciendo cómo lo va a hacer, cómo lo piensa hacer, y por qué no lo hizo de determinada manera. Me atrae mucho, me seduce mucho, esa forma de sus últimos momentos de vida, esos momentos no sólo de agonía, sino de saber que se te está terminando algo maravilloso y que, además, tú estás haciendo que se termine porque tú has tomado la decisión casi destinada a las deidades. Eso te hace sumamente poderoso. No tiene nada que ver con la cobardía". Comentamos que esos instantes fundamentales, de agonía decisiva, parecen desplegarse en su escritura, ante lo cual concluye haciendo propio un célebre verso de Rimbaud: "Es tomar posesión, la escritura espejo nuevamente. Ese ser otro. En este caso, yo es otra". El espejo miente. Me paro frente a él y tu imagen no aparece. En cambio, bajo la luz del sol, la sombra que proyecta mi cuerpo es la tuya. (De Cuaderno de Borneo. Últimas páginas de Georg Trakl) DOCTOR Los dibujos del cielo cuando él ROBERT llegaba, GRAVES: modificaban sus trazos, aclarándose.

atención", nos responde. De repente señala hacia una pared, a mi costado, mientras dice: "Estás viendo ahí una lanza del artista Moris. Tiene una línea escrita: Hay muchos vivos que merecen la muerte. Francisco continúa: "Ahí te está dando todo el impulso de una acción. Hay un movimiento. Hay algo que cimbra todo el espacio donde se encuentra ese objeto usado para la guerra. Ahí está, colgado, aparentemente inmóvil en la pared, e inevitablemente piensas en la guerra. Moris tiene muchas cosas así. Él es de los artistas que sí se meten a hacer otras cosas, como una cornamenta de venado con rueditas que la puedes ir jalando". Hacia el final de la plática, le pedimos que nos comente sobre su uso del habla y la figura de otros creadores, quienes, en poemarios como Moneda de tres caras o Población de la máscara, protagonizan mareas de circunstancias simbólicas. Francisco cita al jurado del recién obtenido premio Jaime Sabines-Gatien Lapointe: "Ellos mencionaban la poesía-espejo porque es como pararte frente al espejo, pero en vez de ver tu rostro, se ve Georg Trakl. Entonces le suceden cosas a él que no a mí". Es notable la baraja de personalidades con quienes Francisco ha establecido una simbiosis lírica. Él mismo se da cuenta de ello y, algo intrigado, con emoción, manifiesta: "Lo que más me sorprende de

Cerraban sus verdores los caminos, los bosques se extendían como incendios, las aguas cenagosas huían y los alambres de púas dejaban a los corrales con su albedrío. Era Turner. De su coche bajaba, cálido torbellino leve que después desenfundaba los abrazos, las preguntas con el arcoíris de siempre y sus tropiezos al llenar los pulmones con peldaños de nubes. Era Turner. Eran aquellos ojos protegiendo con su mirada extensa los esbozos de mis ojos. (De Mal de Graves)


Por: Alejandro Romero / @romero_bar El cosmos: materia infinita que pertenece a un absoluto, del cual formamos parte tanto nosotros como cada partícula que compone este todo. En cada persona repercute de manera distinta, dependiendo su cosmovisión. Para un artista, el cosmos puede residir en la forma detallada en que selecciona elementos, percibe el estado de ánimo en el que se encuentra, y los materiales con los que desarrollará su obra. No obstante, todos estos factores están integrados en un mismo todo. Un cosmos es parte de otro cosmos. Todo es parte del todo. El uno no existiría sin el otro. En la historia del todo, la humanidad ha desarrollado diversas manifestaciones, en diferentes épocas y circunstancias, que le han permitido evolucionar, comunicarse y adaptarse. A la par, y de igual forma, el avance de la tecnología, así como el cambio constante experimentado por el razonamiento humano, han sido consecuencias de actos desafortunados, hechos que han generado la constante interrogante acerca del progreso evolutivo de la raza humana. Para que la figura imperfecta de una roca adopte una forma y un volumen, deben transcurrir cientos de años. Una piedra es testigo del tiempo, de catástrofes y extinciones, variaciones que le otorgan forma y esencia diferente a su estado original. La piedra, después de haber sido polvo inútil, pasa a ser fértil, tomando la forma de tierra para después transformarse en grano, y este último hacerse roca. Finalmente, pasa a ser parte de una enorme pared cuya función ya no depende del azar, sino de la finalidad productiva o nociva que las manos del hombre le concedan. Generaciones vienen y generaciones van, pero los muros permanecen, forman parte del longevo acontecer histórico de una sociedad. Existen muros que fueron creados única y exclusivamente para desatar guerras, que por su simple existencia desataron crisis y muertes. Hay otros cuya función específica ha sido dividir naciones. Otros tienen como objetivo separar las aguas de un mismo cauce, como lo era hace un par de siglos el albarradón de Nezahualcóyotl. Algunos otros desempeñan un papel relevante para usos y costumbres de un sector determinado, como el Muro de los Lamentos, ubicado en Israel, que data aproximadamente del siglo XIX antes de Cristo. En la actualidad existen muros donde la libertad de expresión se manifiesta de manera legal e ilegal. Un ejemplo del camino legal es el Muro Cinco, que funge como una galería dedicada al arte del grafiti. Está ubicado en la puerta número cinco del Foro Sol. Su principal función radica en mantener un espacio en donde se promuevan los nuevos talentos de esta técnica. La curaduría está a cargo de Supra, una marca que muestra un constante interés por el desarrollo de proyectos que impliquen el fomento de la expresión, la integración y, por supuesto, el bien común.

Platícanos sobre tus orígenes.

¿Cómo fue tu primer acercamiento con el grafiti?

Nací y crecí en Chihuahua, Chihuahua. Desde niño tuve la inquietud de dibujar, como todos, creo, pero me duró más de lo común. En la secundaria, prepa y hasta la fecha, convertí el dibujo en mi hobby y forma de vida. Cuando tenía 15 años me acerqué a un grupo de dibujantes enfocados al cómic en Chihuahua; con ellos empecé mi formación artística, aprendí las bases del dibujo yéndome más por el camino del cómic. De hecho, era mi sueño ser dibujante de cómics, pero en la universidad (Colegio de Artes Visuales Palmore) conocí la ilustración, y poco a poco fui dejando el cómic y enfocándome más a formarme como un ilustrador. Egresé de la carrera hace dos años y me dedico a la ilustración tanto comercial como personal.

Tomé prestada una revista de grafiti que tenía mi tío; en ella venía una entrevista con Daim, además de algunas fotos de sus piezas e insectos en 3D. Ésa fue la primera vez que supe que debía intentarlo. Aún conservo partes de la revista.

Dibujo todo el tiempo, y dependiendo del lugar, acomodo lo que hay en la libreta o, en el mejor de los casos, improviso. Es preferible que no salgan las cosas como las planeas, aprendes más.

¿Cómo describirías tu trabajo? ¿Cómo es el proceso de preparación de tu obra antes de plasmarla? Cuando es trabajo para un cliente, me ajusto al brief, pero cuando es un trabajo personal, o tengo libertad creativa, empiezo por el concepto, lo que quiero plasmar en la gráfica, y luego hago varios bocetos para tener opciones en cuanto a composición y peso de elementos. El resto es un proceso más técnico: entintar, elegir color, etcétera. Pero lo que de verdad me gusta es la hora de jugar con el concepto, elementos y la composición, creo que es la esencia.

Simple y versátil. Una adaptación de lo que he visto hasta ahora, y espero lograr un estilo a base de tiempo y práctica. Lo hago porque me gusta, no lo siento como un trabajo.

¿Qué ingredientes crees que deba tener un artista para trabajar con una marca como ? Buenas ideas, algo de paciencia y mucha práctica.

¿Cómo describirías tu trabajo?

¿Qué fue lo que te conquistó de la marca?

Como una mezcla de mucha gráfica que he consumido a lo largo de los años. Me encanta el arte de los cómics, el surrealismo, el Renacimiento, ilustradores contemporáneos, pop art; también cuenta lo que consumo en cuanto a música, cine, lecturas y las vivencias del día a día. Creo que todo eso es la esencia de mi trabajo.

La completa libertad de decidir cómo, cuándo y qué pintar.

¿Qué ingredientes crees que deba tener un artista para trabajar con una marca como ?

¿Cuándo comenzó tu relación con

?

Unas semanas antes de comenzar, Mr. Fame Shop me invitó a participar con ellos en este proyecto. Después de varios días tuve el contacto con la gente de Supra, siempre al pendiente de mi propuesta y de lo que iba a necesitar para hacerla realidad.

Creo que, más que para una marca en específico, es saber cuál es tu papel como ilustrador, saber ser flexible en cuanto a poder reflejar la esencia de la marca sin dejar de ser tú mismo… es una línea muy delgada, pero creo que si se es inteligente, se puede crear algo para las marcas y al mismo tiempo ser congruente con tus ideales.

¿Crees que los muros tengan vida?

¿Qué fue lo que te conquistó de la marca?

Sí, pero no hablan nuestro idioma: hay que aprender a entenderles para saber qué nombres quieren llevar.

Supra es una marca que consumo desde hace poco tiempo, y creo que tienen un nivel de calidad y diseño muy alto. Pero lo que en verdad se agradece son los espacios que genera para la expresión en cualquiera de sus vertientes.

¿Cuándo comenzó tu relación con Aprovechando la reciente participación en Muro Cinco de Raúl Urias, importante ilustrador oriundo de Chihuahua, y de Cáncer, destacado grafitero, decidimos cuestionarlos acerca de la relevancia que tienen los muros en sus vidas, y sobre todo, Muro Cinco.

¿Cómo preparas tu obra antes de plasmarla?

Sólo después de ponerles pintura encima.

¿Los muros hablan?

¿Qué representa la nada en tu trabajo? Un espacio que puedes llenar con lo que quieras, la nada sólo sirve para habitarla… tan divertido es, que nunca es un trabajo.

? ¿Cuál es la sensación visual de manchar un lienzo en blanco?

Primero como comprador, y ahora colaborando en esta pieza. Se dio a partir de varias pláticas con gente de la empresa, hasta que se concretó este proyecto.

La acción de pintar siempre es placentera, y aunque al principio sea justo eso: manchas, depende de uno qué te provoque al finalizar.


Por: Medi / @delabuena La vida es un misterio, y la incertidumbre que la misma nos provoca, un regalo del cosmos. Cada uno de los seres que habita esta dimensión, es un cosmos en sí mismo, que forma parte de una gran red. Tener conciencia plena sobre esto es un trabajo espiritual que debe hacerse día a día. La trascendencia es algo que debe resultar cada vez más familiar para nosotros, habitantes de esta realidad. Todo aquello que no tiene una importancia trascendental, que constantemente gira alrededor de nuestra existencia, debe cada día recibir menos atención de nuestra parte para así poder concentrarnos en cultivar nuestro espíritu.

Podemos estar deprimidos y pintar un cuadro oscuro. "Sacar de la caja” al monstruo. Nuestra desesperación se ha materializado para ser vista desde la distancia; reflejar nuestro estado de ánimo es necesario para poder trascenderlo. Éste es el trasfondo de mi libro, La Misión del Arte.

Los grandes maestros del universo siempre han estado ahí para nosotros, pero, justo ahora, la inspiración y sensibilidad que pueden despertar en nosotros está más presente que nunca. Alex Grey, originario de Ohio, EUA, artista consagrado, escultor, visionario y líder espiritual, comparte con la comunidad creadora su sabiduría y sensibilidad.

¿CÓMO DESCRIBIRÍAS EL LSD?

¿QUÉ SIGNIFICA LLEVAR UNA VIDA ESPIRITUAL? Significa que mantienes una práctica que te alinea y te conecta con la dimensión de lo divino. Una vida espiritual implica tener una perspectiva intuitiva, multidimensional y trascendental, así como una perspectiva física racional y aterrizada de la realidad. Todas las tradiciones sabias hacen énfasis en la verdad, justicia, compasión, caridad y en la creatividad como las bases de la civilización humana. Así que tu vida espiritual te debe proveer un compás moral, es un tipo de guía para convertirnos en mejores personas. Hoy creo que una vida espiritual también demanda una conciencia ecológica: la Tierra es sagrada, Dios la creó, la humanidad debe parar de destruir la red de la vida. ¿Qué significa tener a Dios en tu vida? Ser agradecido, no tomar el crédito, dar las gracias a todos, hacer alabanza a Alá, Jehová, tener conciencia de Cristo, Buddhamind, el Atman en el Brahman, Sophia, Yahvé, Adonai, Atón, del único, de la Fuente Cósmica, del Todo como es y su evolución. Todo esto para estar en sintonía con la fuerza creativa.

¿CÓMO TE HA AYUDADO EL ARTE EN TU CAMINO ESPIRITUAL? El arte es mi religión, mi vida espiritual, mi camino y mi práctica. Veo a Dios como el artista divino y al cosmos como la pieza maestra evolutiva de la creación. Todas las religiones del mundo tienen el arte sacro y la arquitectura, la música, la danza y la escritura. La imaginación visionaria, mística y creativa es parte de todas las tradiciones de sabiduría y se manifiesta a través de este arte sagrado y de artefactos. Cuando el arte es tu religión, estás conectado con todas las religiones del mundo. Nuestra conciencia es el medio artístico final. Esculpimos nuestros pensamientos. Cada momento puede ser contemplado estéticamente, abriendo su singular belleza. Somos todos los artistas de nuestras propias vidas, mismas que cocreamos con nuestro creador. Como práctica espiritual, el arte puede ser una experiencia catártica y curativa, permitiendo a los artistas literalmente objetivar el estado emocional o subjetivo, requisito previo para la transformación del estado mental como un componente de curación.

SI TUVIERAS LA OPORTUNIDAD DE CONOCER UNO DE LOS GRANDES SECRETOS DE LA HUMANIDAD, ¿CUÁL TE GUSTARÍA SABER? ¿Cuál es la verdadera relación entre el Neandertal y el Homo sapiens?

Describiría el lsd como un evento religioso, un sacramento revolucionario, una apertura a la experiencia mística visionaria, en última instancia, la ocurrencia más sanadora de mi vida y de la vida de muchos, ya que es un despertar a la realidad espiritual.

¿CREES QUE EL CONOCIMIENTO QUE SE OBTIENE DEL LSD, LA PSILOCIBINA Y LA AYAHUASCA SE PUEDE CONSEGUIR SIN ESTAS HERRAMIENTAS? Hasta el día de hoy, los psicodélicos son la única manera científicamente comprobada para alcanzar la experiencia mística visionaria. Que yo sepa, no existen estadísticas sobre una disciplina o religión mundial que se compare con la capacidad medible de la psilocibina de acercar a 65% de todos los buscadores a una completa unidad con la divinidad en una sola experiencia de cinco horas.

SI TUVIERAS LA OPORTUNIDAD DE CAMBIAR UNA CARACTERÍSTICAS DE LA RAZA HUMANA, ¿CUÁL CAMBIARÍAS? Fortalecería la capacidad humana por tener compasión.

¿CREES QUE LA CONCIENCIA DE UN DIOS SUPERIOR Y LA COMPLETA DEVOCIÓN HACIA ÉL ES EL CAMINO QUE LAS ALMAS DEBEN SEGUIR? El terreno transcendental de existir va más allá del género. Dios no es ni masculino ni femenino. No hay nada más que Dios, así que Dios es masculino y también femenino. Somos una red de Dios mismo que ocurre en nodos separados. Puedes llamarlo Dios o puedes llamarle la conciencia primordial, el gran misterio, la tierra trascendental del ser, la fuerza creativa que permanece en toda la naturaleza, el orden cósmico... ¿Cuántos nombres tiene Dios? Un sinfín, así como Dios tiene infinitos rostros. Cada rostro es el rostro de Dios. Por supuesto, toda devoción al servicio de lo divino es el camino Bodhisatvic, el camino real, el camino de la intención altruista de beneficiar a todos los seres.

KRISHNA DICE QUE SÓLO SE REQUIERE DE LA CONCIENCIA DE SU EXISTENCIA PARA LOGRAR LA ILUMINACIÓN. ¿CREES EN LA EXISTENCIA DEL BIEN Y EL MAL? En el milagro de nuestra encarnación en el mundo material, existen consecuencias karmáticas de

nuestras acciones. En el reino que existe más allá de la forma material, el vacío trascendental, no hay justicia ni injusticia, no hay existencia o no existencia, por lo que no hay bien ni mal, pero existe potencial para la manifestación de cualquier existencia. El océano de la compasión, el gozo y la infinita concientización se eleva junto con el trascendental terreno del existir.

¿CÓMO DESCRIBIRÍAS EL UNIVERSO? Como una universidad. Es un entorno de aprendizaje así como un viaje, una catedral para el despertar del espíritu humano.

POR FAVOR, COMPARTE UNAS CUANTAS PALABRAS SOBRE MAYNARD KEENAN. Maynard Keenan es un autoproclamado y demostrado multi tasker de clase mundial, creador de vino, artista y cascarrabias.

¿CÓMO TE SIENTES DE SER UN GUÍA ESPIRITUAL? ¿EN QUÉ FORMA TE AFECTA? Allyson y yo somos cofundadores de la Capilla de los Espejos Sagrados, COSM. También codirigimos un centro espiritual en el valle Hudson de Nueva York, viajamos por el mundo juntos, hablándole a nuestra comunidad espiritual como una pareja. Allyson inspiró y nombró a los Espejos Sagrados, que se han transformado en un contexto para nuestra comunidad espiritual, la cual se unió a nosotros para construir templos para la mundial tribu del amor. Nuestra intención es actuar como líderes que promueven el equilibrio de género y la unidad que traspasa cualquiera barrera de edad, raza, sexo o tradiciones. Todos los caminos que llevan a lo divino son alabados en la transdenominacional comunidad de COSM.

CONSIDERANDO LOS AÑOS DE EXPERIENCIA ESPIRITUAL QUE TIENES, ¿CÓMO VES EL CUERPO HUMANO? El cuerpo es un milagro de la evolución cósmica y biológica. La imaginación creativa del humano es el instrumento más sensible del mundo para recibir las transmisiones de Dios.

¿CÓMO FUE QUE ESTUDIAR LA ANATOMÍA HUMANA TE LLEVÓ A CONVERTIRTE EN UNA PERSONA ESPIRITUAL? L a conciencia del cuerpo nos permite apreciar la intrincada red de carne que teje nuestro vehículo físico en conjunto como un anfitrión de la conciencia. Miles de millones de años de desarrollo morfogenético de las algas verde-azules a nuestros multicelulares cuerpos, aboga por el diseño inteligente. Ha sido un verdadero placer para El Fanzine haber tenido el honor y la oportunidad de comunicarse con Alex Grey, somos profundos seguidores de su trabajo y ejemplo. Queremos agradecer la colaboración de este líder espiritual con nuestra comunidad ya que sin ella no hubiéramos contado con la fuerza y la profundidad necesaria para construir esta edición.


The soul finds its way. 2001. AcrĂ­lico sobre panel de madera.


"Great Net of Being". Alex Grey.


change is inevitable Conversación con Emory Douglas, ex ministro de Cultura del Partido de las Panteras Negras. Por: Medi / @delabuena Entrevistar a Emory Douglas ha sido una de las experiencias más inspiradoras e importantes en mi corta carrera. Conversar con un personaje histórico de la relevancia de Emory ha sido muy nutritivo, el bagaje cultural y humano que posee el ex ministro de Cultura del Partido de las Panteras Negras cambió aún más mi perspectiva sobre la situación actual de la humanidad. Nuestro encuentro tuvo lugar en la galería Vértigo, ubicada en la calle de Colima, en la colonia Roma, donde Emory preparó una exposición a petición de Clarisa Moura y el Dr. Alderete. Llegué 10 minutos antes a la cita, le di al parquímetro mi dinero, caminé hacia la galería y entré con el presentimiento de que, al salir de ahí, sería una persona diferente. Parecía un día como cualquier otro en Vértigo, pero al adentrarme más, vi a Emory sentado al fondo de la galería, y entendí que no era así. El Dr. me pidió amablemente esperar a que terminara la entrevista en curso, así que me senté y esperé. En mi cabeza rondaban las preguntas que deseaba hacer a tan importante activista social, a este ícono de la cultura afroamericana, amigo de Afeni Shakur y pionero del arte público. Poco tiempo pasó para que una vez más se acercara a mí el Dr., quien me pidió iniciar la conversación. Caminé unos cuantos metros con una sonrisa nerviosa, y me presenté con Emory. La primera impresión que tuve de él tras un apretón de manos, fue de amabilidad y sencillez. Nos sentamos y, después de una breve introducción, le hice la primera pregunta.

¿PODRÍAS PLATICARME UN POCO SOBRE TU NIÑEZ? Crecí en San Francisco, y desde niño me encontré inmerso en las zonas menos privilegiadas y pobres de la ciudad. Mi madre era ciega y legalmente considerada discapacitada.

¿Cómo llegaste a formar parte del partido? Me involucré con el Partido desde el principio, en enero de 1967, tres meses después de que se formó. Yo estaba comprometido con la creación de la estética del movimiento del Arte Negro. En ese momento existían muchos jóvenes que estaban interesados en tener una voz ante las injusticias y represiones que se vivían en todo el país, así que una manera de expresarse fue a través del arte. Me encontraba haciendo arte negro en ese momento, conciencia negra, orgullo negro, porque la raza negra estaba en proceso de encontrarse. Estábamos pasando de ser negros a afroamericanos en América [a lo largo de la conversación, el entrevistado se refiere a Estados Unidos como América], y esto enojó a muchas personas, a muchas instituciones que se estaban encargando de crear una oposición. Por esa razón llegué al Partido de las Panteras Negras.

Hablando de tu técnica, ¿cómo se desarrolló? Teníamos muy pocos materiales, como plumones, latas; tal vez algunos materiales prefabricados para dar texturas, que comprabas en tiendas de arte; era básicamente con lo que trabajábamos. En el Partido de las Panteras Negras no teníamos mucho dinero, así que nuestro trabajo artístico por lo general estaba en nuestro periódico, hacíamos pósters, y casi siempre utilizábamos un solo color más el negro, a veces incluíamos más de un color. Mi trabajo realmente evolucionó porque mantuve una mirada crítica sobre él, empecé a utilizar el collage en él, ya sabes cosas así que hacían diferente el enfoque y el mensaje.

Cada revolución y cada movimiento tienen su estética. ¿Cómo describirías la estética de las Panteras Negras? La estética del Partido de las Panteras Negras se basaba en la estética y belleza de la gente, que se reflejaba en el arte mismo.

¿Crees que se ha perdido la naturalidad del arte público? Actualmente están tratando de controlar el arte público, tienen lugares asignados para el arte público, existe, es muy popular, pero está siendo controlado. Sobre todo cuando se trabaja en un museo o con alguna marca que pone restricciones.


La estética del partido de las Panteras Negras se basaba en la estética y belleza de la gente, la cual se reflejaba en el arte mismo. Desde que eras joven, la humanidad estaba en serios conflictos; ahora han pasado algunos años, y pareciera que seguimos con los mismos e inclusive con otros nuevos. ¿Crees que el humano está destinado al conflicto? Siempre estará lo placentero y lo no placentero… es como las dos caras de la moneda, siempre habrá un Sol y un Águila, pero es la misma moneda, así que son dos aspectos que forman parte de la naturaleza humana. Constantemente estamos en potencia de ser constructivos, de ser positivos y negativos, pero no necesariamente cuando somos negativos tenemos que causar caos o sufrimiento. La naturaleza humana contiene estos dos aspectos, lo placentero y lo no placentero; ahora, entre más trabajamos en expresar y mostrar los aspectos positivos y en lidiar con la resistencia, será mejor. Mientras más conversaciones escuchemos sobre el tema, mientras más diálogo exista sobre ello, más cerca estamos de que se vuelva la tendencia que domina. Creo que es mejor que ir de un extremo a otro, necesitamos encontrar el balance.

¿Todavía peleas por lo mismo que peleabas cuando eras joven? Sí, claro. Por mucho que las cosas cambien, otras permanecen iguales. Ya sabes, lo que cambia tal vez es un poco la dinámica, y es probable que necesites comunicarte de otra manera, pero por mucho que algunas cosas evolucionen, otras siguen exactamente igual. Por más que de alguna forma se perciba un progreso aparente en el comportamiento humano, en el núcleo siguen siendo las mismas personas las que tienen el poder: si te fijas, abrieron la puerta a las personas de color para formar parte de la dinámica, pero esto es sólo una ilusión.

L a lucha que sostenía el Partido de l as Pa n t er a s Negr a s p or l o s der echo s de l as personas de color parecier a haber triunfado con la elección del presidente Barack Obama. ¿De verdad esto es un triunfo? La elección de Obama fue un momento histórico, para la gente negra fue sorprendente, tomando en cuenta que antes no tenían ni siquiera derecho a votar; además de que existieron torturas, asesinatos y demás acciones lamentables en el sur del país para evitar que la raza negra votara. En ese sentido fue grandioso, pero en el contexto de lo que él representa simbólicamente, representa el imperialismo estadounidense, no representa al pueblo, es una marioneta en una caja. Es un gran comunicador.

¿Cuál es tu punto de vista sobre el racismo en la actualidad en tu ciudad? Pues existen más personas de color trabajando en el departamento de la policía; hay más personas de color trabajando en las instituciones gubernamentales, pero en la profundidad del asunto, quienes manejan las cosas, siguen siendo los racistas. La misma actitud que existía en ese entonces existe ahora. Es lo que te decía: lo que obtienes es un engaño sobre el progreso.

Sabemos que la música es una de las más fuertes influencias en las personas, sobre todo para una cultura como la afroamericana, que tiene en sus raíces a la música como un mecanismo de sobrevivencia. ¿Qué opinas sobre lo que se está produciendo en el hip hop hoy en día? El hip hop de hoy, lo podríamos ver como la América corporativa: me parece necesario tener principios arraigados, porque ahora estas figuras del hip hop, así como las figuras deportivas, están dando un ejemplo a la juventud de perseguir un estilo de vida al estilo del imperialismo corporativo. Ya no se trata del nosotros sino del yo, es más sobre el individuo que sobre la colectividad. Muchas veces puedes obtener frases muy creativas, bien construidas, pero si lees entre líneas, ves lo que realmente están diciendo. Como en todo, aún quedan artistas de calidad con un mensaje, me gusta el hip hop, de hecho estuve con M-1 de Dead Prez en Suecia.

¿Qué te mantiene vivo? Pues creo que tratar de comer bien [risas].

Para finalizar esta pl ática me gustaría saber: ¿qué opinas de la especie humana? [Risas] Pues creo que seguimos aquí tratando de llegar a la plenitud. Como especie, todavía estamos pasando por algunos cambios, es lo que es, ahora hay muchas personas por muchas partes, tienes muchos puntos de vista sobre la realidad, tienes muchas personas que saben lo que existe, otras que no lo saben, tienes muchas otras que pretenden no saber del calentamiento global entre tantas otras cosas que están sucediendo. Están explotando más que nunca los recursos naturales de millones de personas alrededor del mundo, así que hay muchas dinámicas sucediendo que necesitan ser corregidas. Por eso tienes estas resistencias como los veganos, la gente comienza a ver más y más, así que cuando tienes algo que va en declive, de alguna forma hay más represión. Porque se vive algo que jamás se esperó vivir. La gente comienza a demandar más derechos y más acceso a los recursos de su comunidad, que han sido privatizados. Como puedes ver, existen estos forcejeos, estos retos que tenemos como especie. La conversación con Emory Douglas fue magnífica. La disposición que este personaje muestra ante la vida después de pasar por tantos obstáculos, y después de ver tanto conflicto, me sorprende. La actitud positiva que mostró en todas sus respuestas me dio cierta tranquilidad, me regresó la esperanza en la humanidad y me cargó de energía para seguir en la lucha. EL ARTE REVOLUCIONARIO DE EMORY DOUGLAS se presenta en Galería Vértigo hasta el 28 de noviembre. Agradecimientos espaciales: Clarisa Moura, Dr. Alderete, Ricardo González y a todo el equipo de Vértigo, por su esfuerzo y dedicación en estos 4 años.


Por: Juan Manuel Carmona Loaiza Ilustración: Yurex Omazkin

En cierto sentido, todos somos prisioneros del tiempo. Así es: todos estamos restringidos a ir hacia el futuro y jamás volver atrás, ni siquiera se nos permite tomar un descanso en algún momento placentero de nuestras vidas. Somos viajeros involuntarios en el tiempo desde el momento en que nacimos, sin necesidad de una “máquina del tiempo”; cada segundo que pasa, viajamos en el tiempo un segundo hacia el futuro. De manera completamente análoga, si decidiéramos explorar el interior de un agujero negro, estaríamos restringidos a movernos siempre hacia el centro, para jamás volver atrás. Así, entrar a un agujero negro sería como subirnos a un tren expreso directo a su centro, del que no podemos escapar. Nadie sabe qué nos sucedería exactamente al llegar al centro, pero lo que sí se sabe con certeza es que cada átomo de nuestro cuerpo, previamente desgarrado por las intensas fuerzas de gravedad, pasaría a formar parte del agujero negro, del punto central de densidad infinita, de la singularidad. Pero no hay por qué entrar en pánico si aún no cruzamos esa puerta de entrada. Así como muchos animales no atacan si no se les molesta, un agujero negro no come si no invadimos su espacio. Todos hemos visto alguna vez el Sol (o eso espero), la estrella que da vida a nuestro planeta, y cada año nuestro planeta completa una órbita alrededor de él. La Tierra no cae hacia el Sol porque la fuerza centrífuga que se genera debido a la velocidad de la Tierra (que la empuja en dirección opuesta al Sol), contrarresta la fuerza de gravedad que ejerce el Sol sobre ella (que jala la Tierra hacia el Sol) —equilibrio de fuerzas, seguramente recuerdas al profe de física de la prepa con sus diagramas de cuerpo libre—. Ahora imaginemos que alguien reemplaza instantáneamente el Sol con un agujero negro de su misma masa. ¿Tendríamos razón para entrar en pánico? ¡Ciertamente! La ausencia del Sol implicaría la extinción inminente de nuestra especie, aunque no tendríamos que preocuparnos por ser engullidos por el nuevo miembro del vecindario. La Tierra, la Luna y los demás planetas seguirían sus trayectorias habituales como si nada hubiera pasado: Un agujero negro no come si no invadimos su espacio. Para saber si estamos invadiendo el espacio de un agujero negro, necesitamos conocer su masa y saber un par de cosas acerca de la estructura de nuestro universo. La teoría de la relatividad especial de Einstein nos dice que nada se mueve más rápido que la luz y que, sin importar el estado de movimiento de un observador, la velocidad de la luz será siempre la misma constante: c, una cantidad absoluta. Este descubrimiento, al inicio del siglo xx, trajo una consecuencia filosófica muy grande: El tiempo y el espacio dejaban de ser entes absolutos y pasaban a formar parte de la arena verdadera en que se desenvuelven todos los eventos de nuestro universo: el espacio-tiempo. Diez años más tarde, Einstein daría a luz su nueva teoría, la Teoría de la relatividad general, la cual describe el movimiento de los cuerpos a través del espacio-tiempo. En esta teoría, la masa deja de ser un agente pasivo que se limita a moverse a través del espacio-tiempo para pasar a formar una parte activa que lo modela y le da la forma que tiene, curvándolo en las regiones con más contenido de masa. Así, si uno decide concentrar una cantidad suficiente de masa en una región suficientemente pequeña, uno rompe el espacio-tiempo, y se genera un agujero negro. En su centro, donde la densidad de masa tiende a infinito, la física conocida deja de ser válida. Esto, en cierto

sentido no nos importa a nosotros los outsiders, porque como explicamos antes: lo que sucede dentro de un agujero negro, se queda dentro del agujero negro. Es precisamente la Teoría de la relatividad general de Einstein, al combinar dos de las constantes fundamentales de la naturaleza —la velocidad de la luz y la constante de gravitación universal— con la masa del agujero negro, la que nos dice qué tan cerca podemos estar del centro de éste sin embarcarnos en un viaje sin regreso, mientras vemos a todos nuestros amigos y familiares diciéndonos: “Hasta la vista, baby”. Y la distancia mínima a la que podemos estar del centro del agujero negro sin caer en él es… r = 2 x G x M ÷ c2, donde c es la velocidad de la luz, G la constante de gravitación universal y M la masa del agujero negro en cuestión. A este radio se le conoce entre los cuates como radio de Schwarzschild, y esta ecuación nos dice que la masa del Sol tendría que estar contenida en una esfera de 3 km de radio para formar un agujero negro, y si quisiéramos en cambio formar un agujero negro con la masa de la Tierra, o convertir la Tierra en un agujero negro como mucha gente temía cuando encendieron el Large Hadron Collider (si no sabes de qué estoy hablando, es un buen momento para googlear “agujero negro LHC”), tendríamos qué comprimir su masa en una región del tamaño de una nuez. Ok, basta de suposiciones. En la naturaleza, los agujeros negros vienen en tres presentaciones: chicos, medianos y grandes, mejor conocidos entre los compas como: microagujeros negros, agujeros negros de masa estelar y agujeros negros supermasivos. Los microagujeros negros, con masas de alrededor de mil veces la masa del protón, sólo han sido postulados teóricamente como el resultado de colisiones de partículas subatómicas moviéndose a velocidades cercanas a la de la luz (tales como los experimentos que se llevan a cabo en el Large Hadron Collider, o los rayos cósmicos que impactan nuestra atmósfera a diario), o formados en el universo temprano, cuando la densidad de materia era tan grande, que esta clase de objetos nacían como conejos. En cambio, los agujeros negros de masa estelar y los agujeros negros supermasivos han sido observados en la naturaleza, aunque nunca directamente. Los primeros nacen después de la muerte de estrellas alrededor de 25 veces tan masivas como nuestro Sol, y su masa varía desde unas cuantas hasta 100 veces la masa del Sol, mientras que los segundos aún no se sabe cómo se forman, pero son observados en los centros de la mayoría de las galaxias, y poseen una masa de entre un millón y mil millones de veces la masa del Sol. Las observaciones, aunque indirectas, no dejan prácticamente lugar para dudar de la existencia de estos dos tipos de agujeros negros. Dudar de su existencia sería como encontrar un animal que hace como pato, camina como pato, tiene pico de pato, nada como pato, y al final decir que probablemente el animal en cuestión no es un pato. Puede ser, pero es altamente improbable. Aunque lo que pasa dentro de los agujeros negros no puede influenciar lo que sucede alrededor de ellos, los agujeros negros forman parte importante de nuestro universo. A través de su influencia gravitacional, los agujeros negros supermasivos han servido para modelar cada galaxia, y no sólo eso: cuando este tipo de agujeros negros crecían rápidamente al engullir el gas galáctico e intergaláctico que caía hacia ellos, principalmente hace alrededor de 11 000 millones de años, este gas se calentaba a tal punto, debido a movimientos turbulentos y a intensos campos magnéticos, que la formación estelar en las regiones galácticas que circundaban al agujero negro cesaba. El gas que llegaba a la vecindad inmediata de estos agujeros negros sin atravesar su horizonte de eventos, debido a complicados procesos magneto-hidrodinámicos, era expelido violentamente, formando jets de una longitud de hasta 1000 veces el diámetro de la galaxia. De esta manera, los agujeros negros supermasivos no sólo han influido localmente sobre las galaxias que los albergan, sino también han sido modeladores activos de su entorno intergaláctico. Procesos similares a menor escala tienen lugar en agujeros negros de masa estelar, ya sea al nacer, o cuando tienen una estrella compañera que los alimenta de gas. Quién sabe, quizá si los agujeros negros no existieran, nosotros, seres dotados de conciencia a través de los cuales el universo se explora a sí mismo, no estaríamos aquí, prisioneros del tiempo.


empirismo metafísico, como el yoga “unión” (en su literal y amplio sentido), la ciencia y la química entran en juego para comprender dichas limitaciones  y  expandir así su foco de comprensión y ampliar las posibilidades existenciales.

Por: Julia García / @liebejulia ¿Quién soy?, ¿de dónde vengo?, ¿qué hago aquí?, ¿quién es Dios?, ¿qué es la realidad?, ¿de qué se trata la vida? Todas estas son preguntas que los seres humanos, al poseer la autoconciencia como característica principal y diferenciadora de los otros seres de la Tierra, se hacen desde el principio de su historia. Y no ha importado el pasar de los siglos, siguen sin tener una respuesta. Empeñado en responder estas incógnitas, el hombre se ha dedicado por medio de la observación de los fenómenos conductuales, cognitivos y naturales, a encontrar una explicación sobre el universo. A través de los siglos ha elaborado conocimiento sobre el tema en tres áreas principales: la ciencia, la filosofía y la religión. Sin embargo, estas tres corrientes de pensamiento aparentemente siguen siendo insuficientes para la comprensión de la realidad. El ser humano ha tenido una tendencia a separar los supuestos teóricos de dichas corrientes de pensamiento y ha tratado de comprobarlas de manera alienada. Es decir, existe una brecha entre la religión, la filosofía y la ciencia que nos impide el entendimiento del universo como un todo; nuestros mecanismos cognitivos tienden a modularizar el conocimiento, y nuestras limitadas herramientas sensibles, constructos sociohistóricos y nuestro bajo nivel de desarrollo espiritual (experiencia metafísica), o lo que en las religiones llaman “el velo”, “Maya” o “Babylon”, no nos ha permitido sentir la verdad (el universo) tal y como es. Tanto las corrientes racionalistas, idealistas y metafísicas, así como las ciencias espirituales orientales, consideran que hemos nacido con una razón pura innata (razón = espíritu) que incluye las respuestas a dichas preguntas existenciales, con el objetivo principal de lograr una estado de conciencia unificador del todo, entendiendo a la realidad, a Dios y a la naturaleza como una totalidad manifestada y consciente de sí misma, en contraste con el enfoque empirista, que resalta el papel de la experiencia, sobre todo el sentido de la percepción, como único método de validación de la realidad. Sin embargo, tanto los maestros espirituales como los grandes racionalistas concuerdan e insisten en reducir el uso de la experiencia sensorial como única forma de empirismo... ¿por qué?, esto se debe a que tanto nuestro plano de realidad así como nuestras capacidades sensoriales están completamente limitados a las estrictas leyes de la física material. Es aquí donde el

Además de los principios metafísicos de la física cuántica y espacial, también se ha demostrado que la materia está compuesta en todas sus formas por la misma materia prima. Ésta se transforma sin destruirse, pasando de materia a antimateria; todos los seres y objetos en el plano material compartimos la misma composición atómica, la cual es infinita y evolutiva, única e indestructible, y eterna. En otras palabras, todos los seres contamos con un origen antimaterial, “todos somos uno”, “somos polvo de estrellas”, pero a pesar de estos esfuerzos y concordancias científicas, el ser humano no ha logrado percibir e integrarse al universo como tal. Esta cuestión, como mencione anteriormente, se debe a nuestras limitaciones sensoriales y perceptuales. Un claro ejemplo de éstas son las dimensiones: en la Teoría M de supercuerdas, se explica que el universo material opera en 11 dimensiones, en lugar de 10 (3 +1 + 6). La dimensión extra provee el espacio en el cual las cinco versiones anteriores se sintetizan en una sola teoría. Gracias a la teoría de supercuerdas, se descubrió que existen 10 dimensiones en el feromión (materia), donde las ondas vibracionales viajan en el sentido del reloj; y 26 dimensiones en los bosones (antimateria), cuyas ondas viajan en contra del reloj. Entonces, si los humanos podemos percibir tan sólo cuatro de las 28 dimensiones posibles, tomando en cuenta que la materia se manifiesta a través de la vibración subatómica en ondas de frecuencias como la luz, podemos concluir que en el espectro visible de rayos gamma que corre de 0.0001 nm hasta 1.01 nm, un ojo humano es capaz de observar únicamente entre 400 nm y 700 nm. Entonces, ¿qué hay de esas 25 dimensiones a las cuales no tenemos acceso por nuestra naturaleza material, y qué hay del resto del rango rayos gamma que no podemos percibir? Dirac explica que “si un electrón (materia) y un positrón (antimateria) chocan, se aniquilan mutuamente y su total energía reaparece como rayos Gamma”, y son éstos los de menor alcance para el ser humano. Ahora podríamos responder a la pregunta: prácticamente aquello que está al borde del espectro de rayos gamma, es decir, el origen del universo. Curiosamente, dentro del Bhagavad-Gitá hay un escrito primordial de la ciencia védica fechado entre los siglos V y II a.C. que asegura la existencia de ambas, materia y antimateria, ya que está claramente descrito en él por el Señor Krishna: sad asac caham arjuna “Oh, Arjuna, ambos antimateria y materia están dentro de Mí”. Bhagavad-Gitá 9.19 Tal vez las 25 dimensiones a las que no podemos acceder con nuestro cuerpo físico, y aquel espectro de existencia en el rango gamma que es completamente invisible para nosotros, es un universo antimaterial al cual podemos acceder con otra carga

vibracional, sin nuestros limitados sentidos. Por eso la insistencia de los principios yóguicos de  desapegarse de ellos. Si analizamos a nuestro ser bajo estos términos, podríamos decir que nuestro cuerpo físico es la materia, y nuestra alma o espíritu es la antimateria, como el yin y el yang. Las hipótesis científicas suponen que en el origen del universo existían materia y antimateria en iguales proporciones; sin embargo, este universo que observamos está únicamente compuesto por partículas, no por antipartículas. ¿Entonces qué camino existe para conocer el resto del universo, si el ser humano está limitado por sus sentidos para acceder al mundo antimaterial, si es su derecho natural acceder al mismo? Debe de haber una forma de tener acceso, un cheat… Pues buenas noticias: la hay.  La primera forma, es como mencionan los grandes avatares de la historia, a través del dominio de los sentidos en función de cesar las fluctuaciones de la mente y activando la kundalini (del sánscrito, la serpiente enrollada, la energía sexual que hacia afuera crea vida a través de la eyaculación, y hacia adentro crea vida espiritual en términos de tantra yoga), en función de lograr la completa absorción de la realidad, samadhi. Esto se logra a través de la aplicación de las ocho ramas del Ashtanga Yoga, y logrando la contemplación de lo divino como uno. Ahora bien, este camino es sumamente costoso: toma años renunciar a los constructos y realidades materiales, tal vez vidas, pero es el mayormente efectivo y valioso a nivel cualitativo. Sin embargo, siguiendo las mismas estrictas leyes materiales; aceptando la teoría de Kaluza-Klein, que dice que una dimensión es un bucle o un espiral, y haciendo referencia a la teoría de hiperespacio de Stephen Hawking, donde afirma que existe la posibilidad de tomar atajos entre puntos de dicho bucle dimensional, como un agujero o gusano activo y celosamente escondido en este plano material; llegamos a otra opción de cheat dentro de un alcaloide triptamínico, de núcleo indólico, presente en todas las plantas y seres vivos, llamado DMT. ¡Oh! al fin llegamos al DMT… este alcaloide es el enteógeno más potente que existe y se encuentra de forma normal en toda la naturaleza. Algunos científicos sostienen que el DMT es producido en pequeñas cantidades por humanos y mamíferos; se produce durante el sueño natural, e incluso en las experiencias cercanas a la muerte, a la hora del nacimiento y otros estados místicos. El DMT, para ser utilizado con fines psiconáuticos, sólo puede ser consumido después de sintetizarse de dos maneras: a) fumada en pipa, sin necesidad de inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO), o b) ingerida en forma de ayahuasca. Sus efectos duran entre 5 y 30 minutos, y se caracterizan por una gran intensidad. La persona viaja intradimensionalmente, sin alucinar ni imaginar, sino más bien observando con la conciencia. Una vez fumando DMT, el sujeto se encamina a un viaje al hiperespacio, dejando su cuerpo físico en este plano, y sin perder nunca el control ni conciencia del mismo.

Los viajeros han descrito hechos recurrentes como el encuentro con entidades que tienen un lenguaje no verbal, con seres desconocidos, maquinaria y ciudades futuristas, viajes a otras realidades y planos, y expansión mental. Por esto hay científicos como Rick Strassman que llaman al DMT “la molécula del espíritu” ya que esta tiene su síntesis en la glándula pineal, considerada por la ciencia yóguica  oriental “el tercer ojo (Ajna Chakra)”. Casualmente, la glándula pineal es una pequeña glándula endocrina en el cerebro de los vertebrados. Produce melatonina, derivada de la serotonina, una hormona que afecta a la modulación de los patrones de vigilia / sueño y las funciones de temporada. Su forma se asemeja a una piña pequeña (de ahí su nombre), y se encuentra cerca del centro del cerebro, entre los dos hemisferios, escondida en una especie de ranura. Curiosamente, las civilizaciones más antiguas de la humanidad tienen, en sus estelas y códices, el símbolo de la glándula pineal, ya sea en forma de conífera —como los sumerios y sirios de Babilonia—, o en forma de ojo, como los egipcios y los romanos, quienes conocían los potenciales de dicha glándula. Incluso afuera del Vaticano se encuentra una de las estructuras más grandes de una pineal: el mismo báculo del papa contiene el símbolo del caduceo, una representación de la doble hélice del ADN en forma de serpientes, que son la kundalini levantándose a la pineal, como en la máscara de la muerte de Tut Ank famoso Aten (Tutankamón), Shiva, incluso el Buda tiene el cono de pelo piña, y es una de las representaciones más evidentes. Lo que busco resaltar con esto es cómo las culturas más antiguas, incluso prediluvianas, contaban con el conocimiento de dicha glándula y hormona, y la consideraban ya como un atajo intradimensional, o la clave para el despertar de la conciencia miles de años atrás. Aún más interesante es que todos los seres vivo contamos con DMT, al igual que cualquier objeto o ser cuenta con esa partícula de antimateria. Si ponemos atención, en realidad no tenemos que teorizar tanto; ni siquiera tener un trip a través del químico” sintetizado, lo genial del DMT es que a través del control  de los sentidos y la activación de la pineal, y a través de la respiración, podemos tener acceso a los reinos superiores u otras dimensiones cada vez que así lo queramos. Sin embargo, vale la pena tener este viaje intradimesional en función de crear dicha posibilidad, romper con los límites sensoriales, y entonces, comenzar o seguir con la unificación del todo, desde adentro.


Muchos años más tarde, quien le clavó el ojo fue James Cameron, el director de Terminator, Titanic y, más recientemente, Avatar. Cameron empezó a negociar los derechos de la novela desde fines de los 90. Cuando todo se acomodó, Steven Soderbergh se apuntó para dirigirla y Cameron, como productor, aceptó inmediatamente. Era 2002, Soderbergh venía de hacer Erin Brockovich y Traffic… ¿así o más camaleónico? ¿Es posible creer que una locura como Schizopolis y la saga megataquillera de La gran estafa (Ocean’s Eleven, Twelve, Thirteen) fueron realizadas por la misma persona? Cuesta creerlo, lo sé; pero Soderbergh es un caso raro en el mapa de Hollywood.

Por: Fátima López / @fatylopez Cuando pensamos en el futuro, muchas veces imaginamos un escenario que han replicado cientos de veces las películas de ciencia ficción. Nuestra vida cotidiana sería un poco como Los Supersónicos: con pequeñas naves voladoras en vez de autos, edificios automatizados donde los pasillos son bandas corredizas que nos facilitan el tránsito, con una Robotina que mantendría la casa en orden para no tener nunca más que lavar los platos, y con aparatos de comunicación increíblemente sofisticados.

Para adaptar la novela, Soderbergh se centró en un solo hilo conductor: la historia entre el Dr. Kelvin y su esposa, y mostró pasajes durante su vida en la Tierra, esos momentos de la cotidianidad que constituyen a una pareja. Además, cambió el nombre de la mujer, que era originalmente Harey en la novela y en las versiones rusas, al de Rheya, un anagrama de la misma palabra. Fue un guiño personal tal vez para decirnos que tomaría los mismos elementos que Tarkovski, pero crearía algo totalmente diferente. Y así fue.

Las pelis de ciencia ficción abundan en efectos especiales, naves increíbles, rayos ultravioleta, sistemas de transporte y de comunicación ultramodernos. Sin embargo, dicen los científicos, usamos sólo 10% de nuestro cerebro. ¿Y si el futuro no sólo se tratara de gadgets de alta tecnología y pizarrones de cristal en nuestras juntas de trabajo? ¿Y si tuviera que ver con avanzar un poco en ese 90% desconocido? Tal vez con la posibilidad de cambiar líneas de tiempo, comunicarnos por telepatía, teletransportarnos, mover objetos, viajar en fracciones de segundo a otras épocas o a otros universos, convertirnos en otras formas de vida, tal vez… Hace unos años entrevisté a Pepe Gordon, escritor y conductor de La oveja eléctrica, un programa sobre ciencia y tecnología. El motivo era conocer sus libros favoritos de ciencia ficción. Había, sin embargo, una última pregunta con jiribilla. “¿Qué tecnología del futuro te gustaría probar o experimentar?” Pepe fue rotundo: “La tecnología interior”. Al escritor polaco Stanislaw Lem también le quitaba el sueño pensar en el futuro como una nueva forma de construcción mental que podría cambiar por completo nuestra forma de relacionarnos. Lem escribió Solaris, una de las más hermosas novelas de ciencia ficción, en 1961. En ella plantea la historia del Dr. Kelvin, un psicólogo que es llamado para auxiliar a la tripulación de la estación espacial Prometeus, dedicada a investigar un planeta misterioso: Solaris. Las descripciones que hace Lem sobre este planeta y el “océano” que lo cubre, rayan en lo poético: “Alas de espuma planeaban muy cerca de mí, a pocos metros de la ventana; una de ellas rozó el cristal como una bufanda

El dúo dinámico George Clooney– Soderbergh estaba en sus primeras colaboraciones, pero ya formaban esa pareja actor-director que provoca la brillante consolidación de un personaje. El resultado es una película profundamente íntima; algunos la han llamado “de ciencia ficción psicológica”. La esposa del Dr. Kelvin es un recuerdo del que vuelve a enamorarse y que le produce una redención interior, al liberarlo de la culpa. El desenlace de la historia representa un problema más allá de la moral: cómo terminar con eso que no es real para la Tierra, pero sí para el alma. ¿Cómo volver luego de una experiencia tan inexplicable?

Afiche ruso de la película Solaris, 1972.

de seda”. El llamado “océano” de Solaris es la superficie que cubre al planeta, algo que está lejos de la composición química del agua; es “una entidad” formada por materia gaseosa y a veces sólida, con luz propia, que toma unos colores increíblemente hermosos. Es también un ser con inteligencia propia, capaz de leer las mentes de los tripulantes de Prometeus y replicar formas humanas que habitan en la mente de los científicos entre sus recuerdos más dulces o duros. Sólo con esto, Lem plantea dos cuestiones absolutamente alocadas: el lenguaje humano y las formas de las entidades extraterrestres. Lo primero es que ponemos palabras humanas a algo que no lo es; por ejemplo: llama océano a algo que se le parece, pero que no es. Nuestra obsesión por el lenguaje raya en la necesidad de etiquetar siempre lo desconocido. Lo segundo es que, cuando pensamos en formas de vida extraterrestre, nos remitimos a la imagen más difundida mediáticamente: seres humanoides, pero con cabezas gigantes y ojos saltones. ¿Y si un océano, un gas, o una estrella fueran entidades de vida inteligente? ¿Y si todo lo que está alrededor de nosotros lo fuera?

Al Dr. Kelvin se le aparece en la estación espacial su mujer fallecida años atrás en la Tierra. Él se debate entre la sorpresa y las ganas de correr a abrazarla; ella se había suicidado luego de la ruptura entre ambos. Kelvin tiene la oportunidad de volver a vivir su historia de amor, gracias a un regalo que el océano de Solaris le ha dado, pues éste es capaz de leer su mente y replicar sus recuerdos. Como era de esperarse, la novela de Lem resultó fascinante para los cineastas. El primer enamorado de la historia fue el ruso Nikolái Nirenburg, quien la adaptó como película para televisión. Sin embargo, fue Andréi Tarkovski quien hizo famosa la historia y la convirtió en un clásico. Tarkovski, fiel a su poética cinematográfica, creó una película con secuencias alargadas y momentos en los que se detiene la narrativa. Finalmente, mirar el paso del viento en las ramas de un árbol o cómo corre el agua de un río, son el reflejo del tono interior de los personajes. La versión de Tarkovski es bastante fiel a la novela, y aunque es una peli de culto, el director ruso siempre la consideró la menos lograda de sus obras.

En su regreso a la Tierra, el Dr. Kelvin intenta parecer normal, esa máscara que todos nos ponemos para ser socialmente aceptables. “Comportarse políticamente correctos” es la tentación que cada día nos impide comunicar que tal vez algo extraordinario pero inexplicable, algo que no podemos poner en palabras, nos ha ocurrido. La novela de Lem termina así: “Yo no tenía ninguna esperanza, y sin embargo vivía de esperanzas; desde que ella había desaparecido, no me quedaba otra cosa. No sabía qué descubrimientos, qué burlas, qué torturas me aguardaban aún. No sabía nada, y me empecinaba en creer que el tiempo de los milagros crueles aún no había terminado”. Mi Solaris personal, debo confesar, no es otro planeta, no podría definirlo así; pero sí me ha regalado —como a Kelvin— milagros crueles por los que vivo y que guardo secretamente, intentando parecer de aquí. Tal vez a alguno de ustedes también le haya ocurrido.


FOTOGRAFÍA: IVÁN AGUIRRE ARTE: RODRIGO D MANZANO ILUSTRACIóN: CHUKA "La Vulgarcita" ESTILISMO: IVÁN NUZA MAQUILLAJE Y PELO: DANIEL AVILÁN ASISTENTE DE FOTO: JOSÉ L. LOZANO y eric baal ASISTENTE DE ESTILISMO: KARLA HERNández modelo: jacquelin crespo para queta rojas.

FOTO 1 - Vestido: Crossheart / Short y Saco: Ana Behabik / Zapatos y Bolsa: Betsy Johnson / Accesorios: Helguera. FOTO 2 - Blusa: Royal Closet. FOTO 3 - Vestido y Blusa: Royal Closet. FOTO 4 - Vestido y Saco: Ana Behabik / Accesorios: Helguera / Zapatos: Steve Maden. FOTO 5 - Vestido: Crossheart / Accesorios: Helguera / Zapatos: Steve Maden.


Antes de comenzar a leer este texto, toma unos segundos para voltear a tu alrededor. Observa. Las paredes que te rodean, la página que sostienes frente a tu rostro. El sonido que lo envuelve todo. Cada elemento del que nos podamos percatar, parece tan sólido y estable. Sin embargo, existe la posibilidad de que todo —incluyéndote a ti y a mí— no sea más que una proyección de un simple holograma. Lo que tocamos. Lo que olemos. Lo que sentimos. Todos son parte de nuestra realidad. Pero, ¿y si la vida tal como la conocemos refleja sólo una cara de la historia? Algunos de los principales físicos del mundo piensan que éste puede ser el caso. Creen que nuestra realidad es una proyección, algo así como un holograma de leyes y procesos que existen en una superficie fina que nos rodea en el borde del cosmos. Para entender la verdadera naturaleza del universo que habitamos, a lo largo de siglos la humanidad produjo una serie de ideas que son aceptadas universalmente. Por ejemplo, todos aceptamos que existe una realidad objetiva (compartida) compuesta de tiempo y espacio. Que nada puede viajar más rápido que la velocidad de la luz (Teoría de la relatividad). Que a toda acción le corresponde una reacción (Ley de Newton) y, que al final del día, las personas podemos elegir entre una gama de alternativas de manera autónoma (libre albedrío). Estas ideas componen la concepción contemporánea de lo que entendemos como realidad. Sin embargo, existe un gran problema: No es posible que estos cuatro conceptos sean verdaderos de manera simultánea. Hoy en día, las mentes más brillantes investigan y debaten sobre la posibilidad de que este universo que habitamos sea un holograma de muchos otros universos que existen de manera simultánea. También discuten sobre la posibilidad de que la realidad sea mucho más que tiempo y espacio. Y que en ese caso, exista algo que, al viajar más rápido que la luz, permita ocupar dos lugares y momentos de manera simultánea. Es decir, que en el nivel más elemental de universo, la correlación causa y efecto sea irrelevante. Esto abre un nuevo abanico de posibilidades alternas para entender el universo y a nosotros mismos. Suena doloroso imaginarnos atrapados en la ilusión perpetua. La realidad es tranquilizadora —o se supone que debe ser— y víctimas de un trastorno mental como la esquizofrenia, luchan desesperadamente para llegar de nuevo. Así lo hace Neo, el héroe de Matrix, que se une a los rebeldes para luchar contra la ilusión definitiva, un todoenvolvente, tridimensional, alucinaciones impuestas a

toda persona mediante un programa informático que hace que la inteligencia artificial pueda explotar a los humanos como combustible. La revolución cuántica hizo el mismo trabajo que Neo intenta hacer: derrotar a toda una serie de ilusiones impuestas por los cinco sentidos. Pero fuera de las películas, resulta que la gente se resiste y lucha para mantener la ilusión intacta. La seguridad, así como los placeres de una ilusión, son sensaciones difíciles de sacudir. El surgimiento de algunos descubrimientos cuánticos, como el principio de incertidumbre, es suficiente para provocarle un mareo a quien intente concebirlo en su mente. Resulta que los objetos sólidos no son sólidos; que el tiempo no se mueve en línea recta; que la causa y el efecto se han desquiciado, y que 96% del universo está supuestamente compuesto de antimateria y energía oscura, que es totalmente diferente de la materia ordinaria y la energía que a todos nos parece evidente. Ideas que habrán de transformar la manera en que percibimos todo y el todo. Conceptos cuyo sustento se encuentra en concepciones ininteligibles para las mentes contemporáneas. Resulta que el universo es aun más inmenso y complejo de lo que pensamos en un principio. Hace unas semanas, el New York Times publicó un artículo del científico estadounidense Adam Frank, en donde asegura que estamos arribando a un periodo de la humanidad en donde es política, social y económicamente rentable y aceptable negar los avances científicos. Vivimos en los anales de una era de la negación e ignorancia autoimpuesta. Para que nos sean revelados todos los misterios del universo, necesitamos hacer las preguntas adecuadas, pero también estar listos para recibir e interpretar las respuestas. Por: Ricardo González / @Dr_Rigo_Mortis


Este impacto se ha resentido principalmente en Estados Unidos e Inglaterra, estamos viviendo, son síntomas de una catástrofe inminente. La En tan solo ocho meses hemos que donde las población de abejas se ha reducido casi a la mitad en 30 años humanidad sencillamente está usando más de lo que el planeta puede utilizado todos los recursos na- ofrecer. Ésta es una deuda ecológica, y el interés que pagaremos, tendrá (que, casualmente, coincide con la aparición de teléfonos celulares). turales que nuestro planeta es costos humanos y monetarios devastadores.” Global Footprint Network. ¿Podra ser cierta esta teoria? capaz de regenerar este ano. Beeware La ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones) indica que existen El Día del Exceso de la Tierra es la fecha aproximada en la cual la demanda anual de la humanidad sobre la naturaleza, excede lo que el planeta es capaz de renovar en un año. Global Footprint Network (una importante organización internacional de sostenibilidad) realiza las mediciones de la huella ecológica y de la demanda de la humanidad sobre los recursos ecológicos del planeta (alimentos, materias primas, CO2, etcétera). Los datos de esta organización indican que, en poco más de ocho meses, hemos utilizado todos los recursos naturales que nuestro planeta puede regenerar este año. “En 1961, la humanidad utilizó únicamente alrededor de dos tercios de los recursos ecológicos disponibles en la Tierra, lo cual significa que todavía contábamos con reservas naturales. A partir de 1970, sobrepasamos la capacidad de regenerar estos recursos y de mantener nuestras reservas, ocasionando el colapso de la pesca, la escasez de alimentos, el deterioro de la productividad del suelo y la acumulación de carbono en la atmósfera y océanos. (Teorema Ambiental). En 1993, la fecha del Día del Exceso de la Tierra fue un 21 de octubre; en 2003, fue el 22 de septiembre. Este año, el Día del Exceso de la Tierra llegó el 20 de agosto de 2013, lo que significa que cada año vamos acabándonos nuestros recursos con mayor rapidez.

¿Que significa? Que durante el resto del año viviremos en un déficit ecológico, empujando los límites de la Tierra, ejerciendo cada vez más presión en ella, lo cual nos llevará muy pronto a un total colapso mundial. Actualmente, nuestra demanda de recursos naturales y servicios ecológicos es equivalente a un poco más de 1.5 Tierras (¡Cómo puede ser eso, si sólo tenemos una!). Si seguimos así, para la primera mitad de este siglo, necesitaremos dos planetas completos para poder sobrevivir. “Este hecho de utilizar, o ‘gastar’, nuestro capital natural más rápido de lo que puede reponerse, es similar a tener gastos que superan continuamente nuestros ingresos. Las crisis ambientales y económicas

Durante varios años ha circulado la teoría de que con la extinción de las abejas, viene la extinción del resto del mundo. Las abejas tienen un papel muy importante en la polinización. Se estima que 70% de las especies cultivadas que proporcionan 90% de los alimentos de todo el mundo, son polinizadas por abejas. (FAO, Programa de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura). Sin polinización, las plantas no producen semillas, y por lo tanto, no pueden reproducirse. Las abejas pueden visitar entre 50 y 1000 flores en un viaje, y pueden realizar de 7 a 14 viajes por día. Ahora, en una colmena pueden haber hasta 25,000 abejas así que, en total, una colmena puede polinizar 250 millones de flores ¡en un día!, algo que nunca lograría hacer el ser humano por su propia cuenta. El Colony Collapse Disorder se caracteriza por la desaparición de las abejas. En la colmena quedan las larvas de abeja y la abeja reina, pero las encargadas de recoger el néctar y alimentar la colmena, simplemente desaparecen. Al analizar las colmenas, no se encuentran rastros de abejas muertas dentro o alrededor de ella. Las posibles causas de este fenómeno habían sido, hasta el momento: insecticidas (neonicotinoides), epidemias, parásitos, cambio climático y especies invasoras. Sin embargo, un nuevo factor se une a la posible lista de responsables: los celulares. Investigaciones recientes en Lausanne, Suiza, han demostrado que la señal de los teléfonos celulares no sólo confunde a las abejas, sino que tal vez pueda ser también la causa de su muerte. El investigador Daniel Favre, científico colaborador del Laboratorio de Biotecnología Celular (LBTC) del Instituto Federal de Tecnología Suiza (EPFL), comenta que las abejas perciben de manera significativa las señales transmitidas durante una llamada telefónica, y de inmediato quieren irse del lugar donde se encuentran, a la vez que emiten un zumbido hasta 10 veces más elevado de lo normal. Esto sucede mientras las señales de la llamada telefónica están activas. Pierden la orientación, se confunden enormemente, y no pueden regresar de vuelta a su colmena.

aproximadamente 6 800 millones de suscripciones de dispositivos móviles en el mundo repartidas entre 7 100 millones de personas (casi un celular por persona en el planeta). Imagínense cuántas llamadas telefónicas se hacen al día alrededor de todo el mundo. ¿Pueden imaginar todo lo que están percibiendo las abejas? Combinado con todos los otros factores mencionados responsables de su colapso, todo pinta para que ocurra la extinción de la especie si no logramos hacer algo al respecto pronto. Recuerda que 70% de las especies cultivadas que proporcionan 90% de los alimentos de todo el mundo, son polinizadas por abejas. A esto súmale la enorme demanda de recursos naturales y servicios ecológicos, equivalente a 1.5 Tierras, explicado anteriormente. ¿De dónde conseguiremos nuestros alimentos? ¿Cómo lograremos producir lo suficiente para los más de 7 000 millones de habitantes en la Tierra? ¿Dejarías de utilizar tu celular si se comprueba que es la causa del fallecimiento de las abejas? ¿Estarías dispuesto a regresar a la época sin celulares y adoptar antiguos métodos de comunicación, si fuera necesario? ¿Qué esperas para conocer cuál es tu huella ecológica actual y cuál debe ser la ideal? Consejo 1: No desperdicies, no compres de más ni compres cosas que no necesitas. Ocupa sólo lo necesario. Consejo 2: Desde este momento, disfruta al doble todos los alimentos que consumes: es posible que muy pronto no tengas tan fácil acceso a ellos. Consejo 3: Consulta los siguientes links para obtener asesoría:

www.footprintnetwork.org www.inhabitat.com www.teorema.com.mx http://www.fao.org/home/es/



Fanzine 49 cosmos