Page 1

A単o 7 No. 98

Febrero 2009


Col egi o Mexi cano de Reumat ologí a

Editorial

E

l Colegio Mexicano de Reumatología, AC, es una institución médica, diversa y robusta cuya fuerza principal es cada uno de sus integrantes. Además de las sesiones académicas mensuales y del Congreso Nacional, el colegio organiza cursos de actualización para médicos generales en diferentes sedes del país, conmemora el Día Nacional del Paciente Reumático, también en varios lugares de nuestra nación; auspicia el encuentro entre residentes y profesores, copatrocina la revista Reumatología Clíni ca, edita el Boletín del Colegio Mexicano de Reumatología y colabora con asociaciones de diferentes países, con lo que demostramos que la academia es uno de sus valores torales. Estos productos no son gratuitos, pues son muchas las personas que con su quehacer cotidiano han contribuido a forjar nuestra agrupación de hoy. Este número especial de Médicos de Méxi co está dedicado a mostrar algunos acontecimientos que han cimentado la historia de nuestra organización. Tenemos el gusto de leer a algunos protagonistas. Éste es un privilegio que para las generaciones actuales quizá no tenga valor alguno, pero que con el paso del tiempo ojalá capten la relevancia histórica de lo que nuestros fundadores dicen. Si el Colegio Mexicano de Reumatología goza de la solidez actual y del respeto de sus pares es, entre otras razones, gracias a la visión y buenos oficios de quienes nos precedieron. A quienes aún tenemos el honor de conversar con ellos y a quienes ya no podemos oír, vaya nuestra gratitud. En estas páginas el lector también encontrará testimonios de reumatólogas y reumatólogos que, sin ser fundadores, por derecho propio son parte de la historia moderna del Colegio Mexicano de Reumatología. Lo diré sin ambages: sin ellos nuestra institución tampoco sería lo que es. Sabemos que no todos los que han contribuido a la construcción del colegio están en estas hojas, pero no por eso son menos importantes. Su testimonio tal vez dé para la edición de un número venidero.

Dr. Antonio R. Cabral Castañeda Colegio Mexicano de Reumatología Presidente 2008-2009

Nuestra participación en Médicos de México tuvo como objetivo difundir la gestación, nacimiento y crecimiento de nuestro querido Colegio Mexicano de Reumatología. Si algún lector encontrara faltantes, imprecisiones o de plano errores, sin duda tendría razón. Todos los testimonios narrados aquí son las experiencias interpretadas por los recuerdos de quienes las vivieron. La memoria es una aliada inicua que reproduce lo que cree haber incorporado, por eso hay que ser benévolos con ella.

3


DIRECTORIO Editor y Director General Luis del Villar García director@medicosdemexico.com Consejo Médico Dr. Luis Lepe Montoya Dr. Enrique Udaeta Mora Dr. Miguel Ángel Rodríguez Weber Dra. Ana Lucrecia Arias Romero Dr. Luis Alberto Fernández Carrocera Dr. Claudio Serviere Zaragoza Directora de Ventas Publicidad Silvia Juárez Toro silviajuarez@medicosdemexico.com Directora de Relaciones Públicas Adriana Salazar Juárez adrianasalazar@medicosdemexico.com Asesor Jurídico Lic. Christian García Tavera Coordinación de Ediciones Mensuales María Luisa Santillán Silva masantil@medicosdemexico.com Coordinación de Proyectos en los Estados Ricardo Alberto Islas Cortés ricardoislas@medicosdemexico.com Director de Arte y Diseño Héctor Dorantes López Diseño Gráfico e Ilustración Estudio Arte Dorantes Reporteros Rodolfo Bautista Valdez rodolfobautista@medicosdemexico.com Violet Nishán Alcántara Corrector de estilo Víctor M. García Coodinadora de Sucripciones Karla Juárez Salazar (5590 4241) karlasalazar@medicosdemexico.com Webm@ster Mario Aceves Dávalos Fotógrafos Eduardo Melo Edgar Mendoza

Año VII. No. 98, Febrero de 2009. Médicos de México es una publicación mensual editada por Alianza 3 Grupo Editorial, S.A. de C.V., Av. Río San Joaquín 285-4 Col. Granada, México D.F., C.P. 11490, Tels. y Fax: 52 50 27 00, 52 50 27 01 y 58 87 31 16 Reserva al uso exclusivo del título No. 04-2007-050909573500-102, otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, de la Secretaría de Educación Pública. Certificado de Licitud de Título No. 12112, Certificado de Licitud de Contenido No. 8764, otorgados por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal PP09-0998, otorgado por Sepomex. Impresión a cargo de Equilibrio S.A. de C.V. Dr. Andrade #321, Col, Doctores, Del. Cuauhtémoc, México, D.F. El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores. El material publicitario se acepta con criterio ético, pero los editores se deslindan de cualquier responsabilidad respecto a la veracidad y legitimidad de los mensajes contenidos en los anuncios. Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción parcial o total del material publicado sin consentimiento escrito de los editores. PRINTED IN MEXICO

Coordinación de proyecto (Investigación, entrevistas y redacción): Ma. Luisa Santillán

8

Dr. Alfonso Chávez Sánchez

12 Dr. Píndaro Martínez Elizondo

16 Dr. Antonio Fraga Mouret

20 Dr. Manuel Martínez Lavín García


26 Dra. Leonor Adriana Barile Fabris

30

Dr. Antonio Rafael Cabral Castañeda

Co legio M exi cano d e Reu matolo gía

36 Dra. Carolina Duarte Salazar

39 Dra. Angélica Hayleen Peña Ayala ía


6

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

Misión:

Somos un grupo de profesionales en búsqueda de la excelencia académica y liderazgo, dentro de un marco ético, a través de la superación continua para difundir el conocimiento y ofrecer una atención integral del paciente reumático y su entorno.

Visión del Futuro:

El Colegio Mexicano de Reumatología es reconocido por la sociedad en su conjunto como un grupo de profesionales de alto nivel académico y moral, comprometidos con ella mediante acciones que beneficien a los pacientes reumáticos, a sus colegas y a los futuros médicos en el ejercicio de su profesión

Ética

Código de conducta que orientará al colegiado en sus relaciones con la sociedad basado en un conjunto de principios que incluyen: justicia, honradez, honestidad, respeto, diligencia, discreción, honorabilidad, responsabilidad, lealtad, sinceridad, probidad, dignidad y buena fe, que guien el comportamiento del individuo con conciencia de sus limitaciones profesionales.

EXCELENCIA ACADÉMICA

Valores:

Búsqueda permanente del conocimiento así como su difusión y aplicación para la enseñanza, asistencia e investigación.

Trabajo en Equipo

Capacidad de interactuar en armonía con los integrantes del colegio y otras agrupaciones para optimizar resultados, al aportar lo mejor de cada uno.

Liderazgo

Capacidad para servir, impulsar y guiar, proyectando con sus acciones, pautas y directrices tendientes al bien del colegio.

Espíritu de Servicio

Compromiso de acción con el colegio, con los profesionales de la salud, con la comunidad científica, así como con los pacientes y su entorno.

Mística

Sentido de identidad, compromiso y satisfacción de pertenecer al colegio.


C olegi o Mexi cano de Reumat ologí a

Presidentes Sociedad Mexicana de Reumatología, A.C.

Colegio Mexicano de Reumatología, A.C.

Dr. Alfonso Chávez Sánchez Dr. Píndaro Martínez Elizondo Dr. Aurelio Gutiérrez Moyano Dr. Gregorio Mintz Spiro Dr. Antonio Fraga Mouret Dr. Jorge Badia Flores Dr. Gabor Katona Salgo Dr. Alberto Cancino León Dr. Donato Alarcón Segovia Dr. Sergio Ulloa Quiroz Dr. Jesús Gudiño Quiroz Dr. Efraín Díaz Jouanen Dr. Carlos Lavalle Montalvo Dr. Fernando Romano del Valle Dr. Pedro Antonio Reyes López Dr. Jorge Ramírez Peredo Dr. Manuel Martínez-Lavín Dr. Rafael Herrera Esparza Dr. Rubén Burgos Bragas Dr. Jorge Morales Torres Dr. Jorge Alcocer Varela Dr. Javier Orozco Alcalá Dr. Juan Manuel Miranda Limón Dr. Carlos Abud Mendoza Dr. José Moreno Rodríguez Dr. Ignacio García de la Torre Dra. María del Carmen A. Amigo Castañeda Dr. Francisco Ramos Niembro Dr. Luis Javier Jara Quezada Dr. Guillermo F. Huerta Yáñez

Dr. Francisco G. Medina Rodríguez Dr. Mario Alberto Garza Elizondo Dr. Carlos Pineda Villaseñor Dr. Francisco A. Rosas López Dra. Leonor A. Barile Fabris Dr. Manuel Robles San Román

1960-1962 1962-1964 1964-1966 1966-1968 1968-1970 1970-1972 1972-1974 1974-1976 1976-1978 1978-1980 1980-1982 1982-1983 1983-1984 1984-1985 1985-1986 1986-1987 1987-1988 1988-1989 1989-1991 1991-1992 1992-1993 1993-1994 1994-1995 1995-1996 1996-1997 1997-1998 1998-1999 1999-2000 2000-2001 2001-2002

2002-2003 2003-2004 2004-2005 2005-2006 2006-2007 2007-2008

7


8

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

Dr. Alfonso Chávez Sánchez “La sociedad fue creciendo, fue progresando, fuimos haciendo escuela, fueron egresando más reumatólogos que mandábamos a los diferentes estados de la República Mexicana para extender la especialidad en el país y fue creciendo hasta como está en la actualidad”.


C olegi o Mexi cano de Reumat ologí a

A

l mismo tiempo en que el doctor Ignacio Chávez dirigía el Instituto Nacional de Cardiología (INC) se gestó el inicio de la Reumatología mexicana. Ahí se empezaron a atender a los pacientes reumáticos cuya cifra aumentaba día con día; además los residentes conocieron la especialidad y su interés en ésta se reflejó al incrementarse notablemente la cantidad de estudiantes interesados por estos padecimientos, situación que llevó a crear escuela y colocar los cimientos de la Reumatología en nuestro país. En México, al no existir la especialidad como tal, sólo se sabía de médicos que se capacitaban de manera autodidacta en los padecimientos reumáticos. El primer servicio de Reumatología que existió en nuestro país fue el del INC, dirigido posteriormente por el doctor Javier Robles Gil. Conforme se consolidó la Reumatología surgió el interés de los médicos dedicados a la atención de estos padecimientos por capacitarse y conocer qué se realizaba en otros países, por lo que en 1959 varios asistieron al Segundo Congreso Panamericano de Reumatología celebrado en Washington. Después de platicar sobre la importancia de que existiera una agrupación que congregara a los reumatólogos mexicanos y en la cual fuera preponderante la actividad científica, académica y social, se acordó una reunión a su regreso. Fue así durante una reunión celebrada en la ciudad de México, un mes después del Congreso Panamericano, que se formó la Sociedad Mexicana de Reumatología, hoy ya denominado Colegio Mexicano de Reumatología.

Inicio de una historia

La primera Mesa Directiva estuvo integrada por el doctor Alfonso Chávez Sánchez, como presidente y el doctor Manuel Boesterly, como secretario. El doctor Chávez recuerda: “a mí me tocó ser el presidente fundador de la sociedad, entonces trabajaba en el Instituto Nacional de Cardiología. La sociedad fue creciendo, fue progresando, fuimos haciendo escuela, fueron egresando más reumatólogos que mandábamos a los diferentes estados de la República Mexicana pa-

ra extender la especialidad en el país y fue creciendo hasta como está en la actualidad”. Al ser la primera Mesa Directiva le tocó vivir cambios importantes para la sociedad, uno de ellos fue conformarla con aquellos médicos que tuvieran un interés particular en esta especialidad, por lo que los reumatólogos del Instituto Nacional de Cardiología, del Instituto Nacional de Nutrición y del Hospital Colonia formaron la plantilla de socios. Fue una Presidencia de múltiples cambios y propuestas. De la mano del doctor Alfonso Chávez Sánchez se creó el Boletín Mexicano de Reumatología, que fue la primera publicación dedicada a los padecimientos reumáticos en nuestro país. En ese entonces era cuatrimestral y como un plus se distribuía a los reumatólogos de todo el país, así como a las sociedades de Reumatología de distintas partes del mundo con las que se empezó a crear contacto. Cabe destacar que en la actualidad este boletín aún se edita en el CMR como un órgano informativo de las actividades que realizan los socios del colegio, pues los trabajos científicos se publican en la revista Reumato logía Clínica editada en colaboración con la Sociedad Española de Reumatología. “Cuando estuve en la Presidencia y fundé nuestra revista la mandé a todo el mundo, hice un intercambio con todas las revistas de Reumatología que existían en ese tiempo: la inglesa, la española, la francesa y la italiana, y aquí de América la Sociedad Americana, la Argentina y la Brasileña”. El doctor Chávez Sánchez recuerda que en los inicios de la entonces Sociedad Mexicana de Reumatología la Mesa Directiva duraba dos años y los congresos

9


10

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

estamos registrados como Colegio Mexicano de Reumatología a nivel mundial”. Por último, el doctor Alfonso Chávez Sánchez opina sobre un cambio importante que vivió el CMR en su denominación legal: “se cambió el nombre de sociedad por colegio, igual que lo hicieron primeramente en Estados Unidos, porque abarca un poco más del trabajo normal clínico, entonces, se da un enfoque importante en la enseñanza para adiestrar los nuevos médicos que quieren dedicarse a la Reumatología”.

Dr. Alfonso Chávez Sánchez

se celebraban al término de cada administración; sin embargo, conforme creció esta agrupación médica las directivas fueron de un año, situación que se mantiene hasta la fecha. Un trabajo más que realizó la primera Mesa Directiva fue el primer Congreso Mexicano de Reumatología, que para el doctor Chávez Sánchez fue muy significativo: “lo hice en el Hospital 20 de Noviembre, en ese entonces uno de los médicos de ahí fue maestro mío, el doctor Teófilo Ortiz Ramírez, quien me facilitó el auditorio y ahí se hizo el evento. Invitamos a varios reumatólogos muy famosos, algunos de los estadounidenses que traje habían sido presidentes de la Sociedad Americana de Reumatología, que también ahora es colegio; traje al doctor Barceló, que era presidente de la Liga Internacional contra el Reumatismo, al presidente de la Sociedad de Reumatología Brasileña y la Argentina, que eran los que ya existían”. Durante el tiempo que estuvo como presidente también surgió la insignia del Colegio Mexicano de Reumatología, su escudo, el cual creado por el doctor Alfonso Chávez y elegido durante un concurso realizado para elegir el logotipo que representaría a la entonces recién creada SMR. En la actualidad ha sufrido alguna modificación por el cambio de denominación de sociedad a colegio. “La imagen que está en el centro es Quetzalcóatl, la puse ahí porque en el Código Sahagún se le menciona como un tipo que curaba el reumatismo y hay una fotografía de un cuadro que se hizo en donde está curando un reumático, por eso la puse, fue el primer reumatólogo mexicano”. En opinión del doctor Chávez la Reumatología se consolidó en México a medida que pasó el tiempo y creció la sociedad, “fuimos creciendo y fuimos aceptados en la Escuela de Medicina de la UNAM, y la sociedad se aceptó a nivel internacional, de manera que

Médico cirujano por la UNAM. Realizó los cursos de posgrado en Cardiología en el Instituto Nacional de Cardiología en los años 1942, 1944 y 1947. Se especializó en Reumatología en la University of Maryland, Estados Unidos, en 1945 y en el Hospital General de Munich, Alemania, en 1946. Asimismo realizó el doctorado en Cardiología en el INC de 1948 a 1950. Fue profesor titular de Fisioterapia de 1947 a 1964 en la UNAM, en la Escuela de Posgraduados de la UNAM y de la Escuela de Enfermería del INC y profesor titular de Reumatología de 1960 a 1961. Ocupó el cargo de director general del Hospital General de Arcelia, Guerrero, de 1943 a 1944, además de haber sido jefe de la Delegación Sanitaria de Arcelia, Guerrero en 1944. También fue médico comisionado por la UNRRA (United Nations Relief and Reahabilitation Administration) de 1945 a 1946, para ayudar a la Alemania de la posguerra. Dentro de su actividad asistencial fue médico adjunto del Instituto Nacional de Cardiología y médico reumatólogo del IMSS. También fue asesor médico del secretario de Salud de 1970 a 1977 y director General de Control de Bebidas, Alimentos y Medicamentos de la Secretaría de Salud de 1977 a 1978. Es miembro fundador de la Sociedad Mexicana de Reumatología, de la Sociedad Internacional de Dermatología Tropical y del Consejo Mexicano de Reumatología. Es miembro honorario, activo y emérito de distintas asociaciones, entre las que destacan la Sociedad Mexicana de Cardiología, la Sociedad Mexicana de Ortopedia, la Sociedad Mexicana de Angiología, la Liga Panamericana contra el Reumatismo, la Liga Internacional contra el Reumatismo, la American Rheumatism Association y la American College of Rheumatology. Su pasión por las letras lo ha llevado a escribir dos libros de cuentos, poemas y vivencias, dos novelas cortas y varias decenas de canciones.


12

Col egio Mex icano de Reumatol ogía

Dr. Píndaro Martínez Elizondo “El objetivo que ha movido a los reumatólogos mexicanos es tan simple como valioso: llevar a los pacientes los beneficios logrados por los avances nacionales e internacionales para el reconocimiento y tratamiento de las tan diversas enfermedades reumáticas. El desarrollo continuo y la consolidación del CMR son producto de la constancia, de la perseverancia desde su fundación de la fraternidad que forman los reumatólogos mexicanos que hoy son, por cierto, más de cien veces que al inicio”.


Col egi o Mexi cano de Reumat ologí a

A

l inicio de la década de 1940 la fiebre reumática en México era un problema de salud que afectaba seriamente a una parte de la población con desarrollo de cardiopatía en proporción elevada, por lo que eran atendidos en el Instituto Nacional de Cardiología, donde inició la actividad asistencial en Reumatología en nuestro país. Fue durante esta época cuando se formó la llamada Liga Mexicana contra el Reumatismo, al seguir la tendencia de agruparse en ligas, como ocurrió con la Panamericana, la Europea y la Internacional, que aún existen. Durante su corta existencia trabajó siempre a la sombra de la Sociedad Mexicana de Cardiología y aunque no realizó ninguna actividad como agrupación médica, sí hizo acto de presencia en eventos internacionales de la especialidad. El doctor Píndaro Martínez Elizondo, segundo presidente (1962-1964) de la Sociedad Mexicana de Reumatología (SMR) relata: “la historia de la SMR empieza en junio de 1959, cuando los que entonces practicábamos la Reumatología coincidimos en el Segundo Congreso en Washington, DC, y en una reunión amistosa se decidió la conveniencia de dar consistencia a la especialidad en México. “Luego de aquel buen propósito siguieron algunas reuniones de entusiastas de la Reumatología en la ciudad de México y por fin, en febrero-marzo de 1960, inició la actividad de la Sociedad Mexicana de Reumatología –hoy Colegio Mexicano de Reumatología (CMR)–, misma que quedó debidamente registrada ante notario el 6 de noviembre de 1963”. Por razones de actualidad, de aquí en adelante la organización se menciona como CMR.

Los primeros pasos

A lo largo de su historia esta agrupación médica ha obtenido importantes logros que sin duda la distinguen y caracterizan, ya que después de 48 años de existencia se ha consolidado como una institución en la que la excelencia académica es una prioridad. Una de las primeras participaciones de nuestro país en la Reumatología internacional fue en 1961, cuando un médico mexicano resultó electo como presidente de la entonces Liga Internacional contra el Reumatismo (ILAR, que actualmente con las mismas siglas originales en inglés, se denomina International League for Associations of Rheumatology), cargo que ocupó hasta 1965. Además, en esta trayectoria internacional, otro reumatólogo mexicano formó parte activa (1963-1978) de la Mesa Directiva de la Liga Panamericana contra el Reumatismo (PANLAR). El crecimiento de la Reumatología mexicana no se ha detenido en ningún momento. Desde la década de 1950 ya existían cuatro instancias médicas en donde se atendían las enfermedades reumáticas: el Instituto Nacional de Cardiología

Ignacio Chávez, el Hospital La Raza del IMSS, el Hospital Central Militar y el Hospital Español de México; durante la siguiente década estos centros crecieron y aumentaron de manera importante, ya que además de la atención se realizaba investigación y dio inicio formalmente la enseñanza de la Reumatología. Además llegaron los primeros médicos mexicanos entrenados formalmente como reumatólogos en Estados Unidos en el decenio de 1960 quienes, comenta el doctor Píndaro Martínez, “hicieron crecer lo ya iniciado en las instituciones mexicanas e inyectaron auge a la formación de especialistas”. Durante ese tiempo el número de centros de atención para reumáticos en México llegó a nueve, puesto que a los cuatro que existían se añadieron el Centro Médico Nacional del IMSS (hoy Centro Médico Nacional Siglo XXI), el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán, el Hospital General de México, el Centro Hospitalario 20 de Noviembre del ISSSTE y el Hospital de Ferrocarriles Nacionales de México (Hospital Colonia). En aquellos años la SMR (hoy CMR) organizó los primeros cinco congresos mexicanos, reuniones regionales e inició una campaña intensa de difusión de la Reumatología en las escuelas y facultades de Medicina y en las agrupaciones médicas de todo el país. Todas estas acciones de la Reumatología mexicana persisten hasta la fecha. “Esos congresos mexicanos han continuado con toda regularidad cada dos años hasta el número XI, que se realizó en Mérida en 1983; a partir de entonces se realizan cada año. Está reconocido que son reuniones que se distinguen no sólo por su calidad humana y fraternidad, sino por mostrar año tras año los progresos de la Reumatología mexicana en sus diversas áreas y compartirlos con los no especialistas y los estudiantes de Medicina y ha logrado atraer a colegas especialistas de otros países”. Se hacen actualmente cursos formales con el reconocimiento del CMR y universitario de las escuelas de posgrado de distintas universidades como de Guadalajara, Monterrey, Mérida, Puebla, Oaxaca y otras más. El reconocimiento internacional del CMR ha quedado manifiesto al organizar en 1967, en el Distrito Federal y con éxito, el Cuarto Congreso Panamericano de Reumatología respaldado por PANLAR (siglas que hoy significan Pan American League of Associations of Rheumatology) y un congreso más, también PANLAR, efectuado en 1990 en Guadalajara.

13


14

Col egio Mex icano de Reumatol ogía

Reconocimiento académico

médicos (sumadas a las que ya lo habían iniciado) y así la cátedra se había establecido en Zacatecas, Tijuana, Tampico, Con la intención de formalizar y legalizar la práctica, así coChihuahua, Monterrey, Veracruz, Querétaro, León, San Luis mo la calidad de la especialidad por médicos debidamente Potosí, Puebla, Guadalajara, Morelia, Colima, Mérida. Más preparados, el CMR (SMR de entonces) impulsó y logró en tarde se sumaron Tampico, Poza Rica, Torreón, Saltillo, Ma1972, con ese objetivo, estructurar el Consejo Mexicano de zatlán, Durango, Cuernavaca, Tuxtla Gutiérrez y otras. Reumatología. Desde 1985 y como estímulo al trabajo de sus agremiaEs importante recalcar que además de su labor incansa- dos el CMR logró, por gestión de uno de sus miembros, que ble a favor del conocimiento de la especialidad, continuó su se estableciera un premio nacional con el apoyo de una emfunción de dar información sobre las enfermedades reumáti- presa farmacéutica que sería otorgado anualmente a trabajos cas, tanto a pacientes como al público en general e incluir la mexicanos de investigación básica y clínica, distinción que Reumatología en los programas universitarios. persiste hasta la fecha. Durante los años setenta el Otro galardón, establecido por número de instituciones universila entonces sociedad a partir de tarias involucradas creció, se inte1988, ha sido el de Maestro de la graron Mérida, Monterrey, OaxaReumatología que se entrega ca y Puebla, las escuelas y aquellos reumatólogos que han facultades de Medicina de León, Egresado de la Escuela Médico Militar de la cual contribuido a la formación de esGuanajuato y de Torreón, Coahuies Profesor Emérito por su labor en la cátedra de pecialistas y al desarrollo de la esla; San Luis Potosí, Veracruz, Mopecialidad en México. Introducción a la Clínica durante más de 40 años. relia, Chihuahua, Querétaro, TamUn logro más, de reconociRealizó su carrera hospitalaria en Hospital Central pico, Tamaulipas y otras. miento internacional como resultaMilitar, desde médico interno hasta jefe de resiSe formaron los primeros cludo del trabajo de los reumatólogos dentes e instructor en Medicina Interna, donde bes de reumáticos de los que el mexicanos, fue que en 1989 otro además en 1954 fundó el Servicio de Reumatoloiniciador fue el de Puebla, que de ellos fuera designado por votagía. Fue docente del Diplomado en Farmacología hasta nuestros días se mantiene ción como vicepresidente y presiactivo y fructífero; algo semejante Clínica en la Universidad Nacional Autónoma de dente electo de la ILAR, aunque ocurrió en Morelia, Monterrey, México y el Instituto Politécnico Nacional; asimissu lamentable fallecimiento no dio Mérida, Oaxaca, Guadalajara, mo ha sido profesor invitado y conferencista en dicumplimiento a esa distinción. Ciudad Obregón, León y otras ciuversas facultades de Medicina en México, LatinoEl colegio, desde su fundación dades más. américa, España y Francia. como sociedad, ha tenido la inquieDurante esta década se dio tud de llegar a reumatólogos y méEs miembro fundador, emérito y expresidente reconocimiento universitario a los dicos no especialistas, por lo que de la Sociedad Mexicana de Reumatología (accursos de posgrado en Reumatocontó con publicaciones periódicas tualmente Colegio Mexicano de Reumatología). El logía del Instituto Nacional de de la especialidad. El Boletín Me CMR lo distinguió como Maestro de la ReumatoloCardiología Ignacio Chávez, el xicano de Reumatología, que surgía. Como editor destaca su trabajo en las edicioInstituto Nacional de Nutrición gió durante los primeros años de la nes 2, 3 y 4 del libro Introducción a la Reumatolo Salvador Zubirán, el Centro MédiSMR y Goniómetro, que estuvo vico Nacional IMSS (hoy Siglo XXI), gía, obra diseñada como libro para los no gente de 1978 a 1979: “ambas fueel Centro Médico La Raza, el Hosespecialistas y texto para estudiantes. Además fue ron importantes en su momento y pital General de México y el Ceneditor de la Revista Mexicana de Reumatología de se convirtieron en el foro de expretro Hospitalario 20 de Noviembre. 1986 a 2000. Es fundador y presidente de la Asosión de la Reumatología mexicana”. Asimismo se editó por primera ciación Mexicana de Editores de Revistas BioméAsimismo, se creó la Revista vez en 1977 el libro imagen del Mexicana de Reumatología, que dicas AC (AMERBAC). Actualmente funge como CMR, Introducción a la Reumato alcanzó una situación distinguida director médico de Intersistemas S.A. de C.V. logía, con el aval de la Sociedad dentro y fuera del país, y fue un órOtras actividades que han comprendido su Mexicana de Reumatología que gano de información de 1986 hastrayectoria profesional fue su cargo como director luego sería el Fondo Editorial del ta 2005 y foro de la Reumatología médico del laboratorio Geigy y Ciba-Geigy de CMR. mexicana, para ser sustituida por 1960 a 1985. Asimismo, es fundador del Consejo una publicación híbrida (MéxicoMexicano de Reumatología con el que contribuyeEspaña) titulada Reumatología ra como presidente, secretario y tesorero. A nivel Clínica. internacional es miembro emérito del American

Dr. Píndaro Martínez Elizondo

Formalizar la enseñanza

En la década de 1980 creció la acción de la entonces SMR para difundir la Reumatología entre los no especialistas y en particular entre los médicos generales y familiares y los estudiantes de Medicina. Se logró incluirla como materia en centros de formación de

College of Rheumatology y miembro de las Sociedades de Reumatología de Brasil, Costa Rica, Ecuador, Panamá y Perú. Hoy en día se desempeña en el Centro Hospitalario Nuevo Sanatorio Durango en la ciudad de México y es conferencista de temas reumatológicos en todo el país.

Crecimiento al interior del país

Para la década de los noventa se formalizaron los Capítulos de la Sociedad Mexicana de Reumatología y en la actualidad cuenta con agrupaciones prácticamente en to-


do México: Centro, Centro Sur, Jalisco, Michoacán, Noreste, Noroeste, Norte y Sureste. También dos nuevos centros de formación en Reumatología fueron reconocidos: el Hospital Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León y el Centro Médico de Occidente en Guadalajara, Jalisco. Cabe destacar que durante esta década se logró llegar con información continua a médicos, pacientes y público en general, y con el apoyo de la Secretaría de Salud se declaró el Día Nacional del Paciente Reumático, acción de información anual a nivel nacional para sanos y enfermos establecida hace diez años. “El colegio y sus miembros están convencidos que nada es mejor que un paciente y una población informados sobre sus problemas de salud”. En 1990 nuevamente México fue la sede del Décimo Congreso Panamericano de Reumatología, cuya sede fue Guadalajara, Jalisco.

Una vida de logros

Para los primeros años del nuevo milenio, ya consolidada en diversas áreas, la Sociedad Mexicana de Reumatología cambió su denominación a Colegio Mexicano de Reumatología. Al seguir con la tradición la actividad nacional e internacional ha sido continua y la Reumatología Pediátrica se ha incluido en los cursos de preparación y actualización. Al respecto, nuestro entrevistado comenta: “existen en México centros avalados por el Colegio Mexicano de Reumatología y dedicados especialmente a dar cursos para reumatólogos, pediatras y médicos interesados en la Reumatología en niños, tales como el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional Siglo XXI, el Hospital Infantil de México Federico Gómez, el Centro Médico La Raza y el Hospital General de México. Los niños padecen un buen número de enfermedades reumáticas y por eso existe la Reumatología, considerada en particular para los niños. No es válida, ni ahora ni nunca, aquella conseja de la antigüedad que decía ‘estar reumático es estar viejo’. Es importante señalar que dentro de sus funciones sociales, el CMR apoyó en 2004 la formación de una unidad de servicio independiente: la Fundación Mexicana para Enfermos Reumáticos, AC, (Fumerac) destinada a brindar apoyo para su padecimiento e información sobre enfermedades reumáticas tanto a pacientes como a público en general. En la actualidad también cuentan con reconocimiento académico el Hospital Universitario de la Universidad de Guadalajara, el Hospital General de Occidente, en Zapopan; el Centro Médico de Occidente en Guadalajara, Jalisco; la Facultad de Medicina del Hospital Universitario José E. González de la Universidad Autónoma de Nuevo León y las Universidades de Zacatecas y San Luis Potosí. El libro Introducción a la Reumatología, del Fondo Editorial del Colegio Mexicano de Reumatología, imagen del CMR, se ha editado ya hasta la cuarta edición en 2008.

Las metas

A lo largo de su historia son evidentes los logros que encierran progreso y éxito para la Reumatología mexicana. Uno de los principales es que el CMR ha sido capaz de agrupar formalmente a la totalidad de los reumatólogos mexicanos y ha obtenido intercambio con todas las especialidades afines y los médicos generales y familiares; además difunde la existencia de la Reumatología en México y prácticamente todo el mundo; lleva también información de la especialidad a los médicos del país y crea la especialidad en los programas de enseñanza universitaria. La participación continua y creciente de las publicaciones mexicanas en la literatura médica especializada ha trascendido fronteras y estas contribuciones se han distinguido por sus conceptos originales, han sido y son motivo de cita de lo más frecuente en la literatura médica. “No está por demás ni es exagerado mencionar las numerosas contribuciones mexicanas a la literatura médica nacional e internacional en Reumatología, Inmunología y otras disciplinas relacionadas con el problema de salud que representan las enfermedades reumáticas”, concluye el doctor Píndaro Martínez


16

Col egio Mex icano de Reumatol ogía

Dr. Antonio Fraga Mouret “La mayor parte de las enfermedades reumáticas no tiene cura, porque no sabemos qué las produce pero sí sabemos cómo detenerlas. En los últimos años ha habido una reversión de tratar al paciente activamente durante los primeros años de su enfermedad y ha habido una conciencia médica para tener grupos de pacientes para darles apoyo social y psiquiátrico; esto es importante, porque en vez de ser una ciencia muy sofisticada se convirtió en una especialidad muy humanizada. El reumatólogo tiene un compromiso muy serio de darle no solamente el mejor diagnóstico y tratamiento al paciente, sino también apoyo a él y a sus familiares”


Col egi o Mexi cano de Reumat ologí a

U

no de los protagonistas que ha vivido de cerca el desarrollo histórico de la Reumatología mexicana es el doctor Antonio Fraga Mouret, quien ingresó a la Sociedad Mexicana de Reumatología (SMR) –hoy Colegio Mexicano de Reumatología, (CMR)– sólo tres años después de haber sido fundada. Tras haber cursado Medicina Interna y Reumatología en Estados Unidos, regresó a México en 1963 y fue de los primeros médicos mexicanos formados en la especialidad. En 1963 ingresó a la SMR, época en la que recuerda que no eran más de 20 médicos quienes la integraban; además se empezaron a formar servicios de Reumatología en instituciones como el IMSS e ISSSTE. Durante los primeros años ocupó los cargos de secretario y tesorero, hasta que de 1968 a 1970 fue presidente. En ese tiempo se realizó el primer congreso formal. Era una época en la que la Reumatología crecía a nivel mundial y por lo tanto contó con la participación de profesores de Estados Unidos y Europa. En 1967 se estructuró, a nivel División de Estudios Superiores de la UNAM, el curso de Reumatología cuyas sedes fueron el Instituto Nacional de Cardiología, el de Nutrición, el Centro Médico Nacional del IMSS, el Hospital General de México y el Hospital 20 de Noviembre del ISSSTE. Conforme la especialidad creció y se obtuvieron mayores espacios, el doctor Fraga fundó el Servicio de Reumatología del Centro Médico La Raza: “desde entonces he tenido más de 150 reumatólogos que han estado conmigo, en su entrenamiento y hemos estado en mucho contacto con la Universidad Nacional y con el colegio para mejorar los programas académicos”. Una actividad más en la que el doctor Fraga ha sido partícipe es la fundación del Consejo Mexicano de Reumatología, en 1972, lo cual demostraba la importancia y avance que tenía la especialidad en nuestro país, así como el interés de los reumatólogos por certificar su actividad. Cabe destacar que éste fue el segundo consejo de especialidades que surgió en México. “Ese consejo se hizo entre siete miembros: el doctor Javier Robles Gil, el doctor Gregorio Mintz, el doctor Gabor Katona, el doctor Donato Alarcón, el doctor Alberto Cancino, el doctor Sergio Ulloa y un servidor; fuimos de los primeros que se evaluaban a sí mismos y mucho antes de que existieran los consejos o la recertificación en Estados Unidos”.

Formar más reumatólogos En la actualidad el CMR tiene alrededor de 450 integrantes, cada año salen aproximadamente 29 reumatólogos, que de acuerdo con nuestro entrevistado son insuficientes para los 100 millones de habitantes que tiene México. Comenta que esto puede cambiar si se cuenta con suficiente presupuesto en las distintas instituciones para elevar la cantidad de médicos que estudien Reumatología, además de ser necesario desconcentrar de las capitales estatales a los reumatólogos para que ejerzan en el interior del país y además de contar con áreas de rehabilitación y medicamentos. Enfatiza que no han logrado, como gremio, penetrar en la conciencia de las autoridades: “en el sentido de que las enfermedades reumáticas realmente pueden ser consideradas como prioritarias dentro de las políticas de salud y que, dentro del Seguro Popular, deberían considerarse como catastróficas, ya que si un paciente tiene artritis reumatoide, en 50 por ciento de los casos, a los cinco años deja de trabajar y entonces no tiene ingresos. Eso desestabiliza la familia. Tenemos estudios al respecto que muestran su alto impacto social y económico porque además las enfermedades reumáticas son de gente joven, no de viejitos. Fundamentalmente entre los 20 y 50 años tiene usted lupus, gota o artritis reumatoide, enfermedades de gente joven, en edad productiva y reproductiva de la vida, entonces, tienen un alto costo económico y social”.

Cambios que trascendieron “Hemos impulsado mucho la investigación en Reumatología en México, la cual es considerada una de las mejores del mundo porque se ha hecho con mucha disciplina. Al principio quienes iniciaron la investigación se formaron en el extranjero y muchos de los trabajos hechos en México han tenido una repercusión internacional”.

17


18

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

Comenta sobre algunos momentos clave que ha vivido la Reumatología mexicana, uno fue en sus inicios, cuando era una materia que fundamentalmente le interesaba a los cardiólogos, motivo por el cual la sede era el Instituto Nacional de Cardiología, cuando estudiaban la fiebre reumática, y que con el paso del tiempo se dieron cuenta que había otras enfermedades reumáticas: “ahí el doctor Javier Robles Gil fue el pionero en la Reumatología. Él estuvo en Boston y tuvo la oportunidad de asistir a la creación de la Sociedad Norteamericana de Reumatología; sin embargo, el parteaguas se da en los años sesenta, cuando los médicos que nos entrenamos en Estados Unidos regresamos a formalizar la enseñanza de la Reumatología”. Por otra parte, han sido muy importantes los congresos panamericanos y mundiales que se han realizado en México, el primero de ellos fue en 1965, otro en 1990, en Guadalajara; en los cuales el CMR ha participado de manera muy activa. Señala que en los últimos 30 años se ha tomado en cuenta la asistencia al paciente: “la mayor parte de las enfermedades reumáticas no tiene cura, porque no sabemos qué las produce pero sí sabemos cómo detenerlas. En los últimos años ha habido una reversión de tratar al paciente activamente durante los primeros años de su enfermedad y ha habido una conciencia médica para tener grupos de pacientes para darles apoyo social y psiquiátrico; esto es importante, porque en vez de ser una ciencia muy sofisticada se convirtió en una especialidad muy humanizada. El reumatólogo tiene un compromiso muy serio de darle no solamente el mejor diagnóstico y tratamiento al paciente, sino también apoyo a él y a sus familiares”. Agrega que también es importante señalar cómo ha variado la forma de pensar del reumatólogo con el paso del tiempo: “nuestro pensamiento era el tradicional de los años sesenta, de que con el paciente que empieza con artritis reumatoide, hay que iniciar con un tratamiento muy débil y cuando estaba muy avanzado y no respondía, darle tratamiento más fuerte. Hoy es al revés: el paciente que empieza con una enfermedad reumática, hay que tratarlo intensamente y así se evita todo el daño posterior que puede tener en las articulaciones, los músculos y su vida”. El otro gran cambio, señala, es que hace 40 años existían pocos medicamentos para tratar a los pacientes: “sabíamos que la cortisona y sus derivados podrían ser muy buenos, pero no sabíamos realmente cuál era la dosis ni la indicación real; con el tiempo hemos aprendido que no todos los pacientes se tratan con la misma dosis, que no todas las indicaciones son las mismas en los pacientes para darles esteroides y hemos disminuido mucho las complicaciones del tratamiento en enfermos reumáticos gracias a este conocimiento.

“La Reumatología es una especialidad joven que tiene 60 años de evolución, comparada con la Gastroenterología, la Cardiología, pero creo que se requiere una evolución como la que hemos tenido, que el reumatólogo no solamente se concentre en las enfermedades reumáticas, sino que tenga los conocimientos de diagnóstico en Medicina Interna; de hecho se exige que seamos internistas primero y luego reumatólogos”. En la actualidad los cursos de especialización se imparten en el IMSS, el Instituto Nacional de Cardiología, el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y de la Nutrición, el ISSSTE, el Hospital General de México, el Hospital Juárez de México, el Hospital Infantil de México, en Monterrey y en Guadalajara: “una de las grandes ventajas de esto es que el Colegio Mexicano de Reumatología, es una sociedad muy unida, de tal manera que la enseñanza es muy uniforme y que tenemos la capacidad de discutir entre todos el plan de trabajo para las nuevas generaciones”. En cuanto al futuro del CMR, el doctor Fraga comenta: “creo que cada vez estamos ganando más terreno, que los nuevos reumatólogos son gente que está muy preparada, tenemos una gran actividad científica, así como un gran reconocimiento internacional. Por ejemplo, el doctor Donato Alarcón, que desgraciadamente ya falleció, y un servidor fuimos reconocidos como Masters del Colegio Americano de Reumatología, distinción que nunca se había otorgado a ningún latinoamericano. Este hecho demuestra el nivel de reconocimiento que se tiene hacia la Reumatología mexicana. Los estándares de educación continua que tienen nuestros reumatólogos son muy buenos internacionalmente, reconocidos a muy buen nivel”.

Dr. Antonio Fraga Mouret De 1965 a 1972 fue jefe de Enseñanza e Investigación del Hospital General del Centro Médico Nacional, en donde fundó los servicios de Reumatología y Medicina Interna. Durante 14 años dirigió el Hospital de Especialidades del Centro Médico La Raza, donde también fundó el Servicio de Reumatología. Fue presidente de la Academia Nacional de Medicina, así como de la Sociedad Mexicana de Reumatología y del Consejo Mexicano de Reumatología, del cual además es miembro fundador. Recibió el Master por parte del Colegio Americano de Reumatología y la Liga Panamericana contra el Reumatismo En la actualidad es director de Investigación y Enseñanza de la Secretaría de Salud del Distrito Federal, y profesor titular de Reumatología de la UNAM y Coordinador de los cursos de posgrado en Reumatología de la División de Estudios Superiores de la UNAM.


20

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

Dr. Manuel Martínez Lavín García “Los que participamos en el Colegio Mexicano de Reumatología estamos muy orgullosos porque es una agrupación de altísima calidad científica, verdaderamente democrática y de carácter nacional”.


C olegi o Mexi cano de Reumat ologí a

S

er parte de las primeras generaciones que recibieron una preparación de manera formal en Reumatología es una característica que ha acompañado la trayectoria del doctor Manuel Martínez Lavín García, quien a su vez es parte de la historia de esta especialidad en nuestro país y maestro de múltiples generaciones de reumatólogos. En la actualidad labora donde nació dicha especialidad en México: el Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez; se encuentra al frente del Departamento de Reumatología, lugar por demás conocido por su histórica tradición. El doctor Martínez Lavín nos comparte sus primeros años como reumatólogo: “ingresé a la entonces Sociedad Mexicana de Reumatología a mi regreso a México, después de haber pasado cinco años en Estados Unidos en estudios de posgrado, la mayoría de estos años fue entrenándome de manera formal en Reumatología con unos magníficos maestros clínicos, esto fue en 1977; desde entonces he sido miembro de la sociedad, ahora colegio”. Reconocido mundialmente por sus amplios estudios en fibromialgia, investigaciones por las que es considerado una autoridad dentro y fuera de nuestro país, ocupó la Presidencia de la entonces Sociedad Mexicana de Reumatología de 1987 a 1988. “Tuve el privilegio de ser el presidente de la SMR y ese año fue en el cual se consolidó el carácter nacional y democrático de la sociedad. Los que participamos en el Colegio Mexicano de Reumatología (CMR) estamos muy orgullosos porque es una agrupación de altísima calidad científica, verdaderamente democrática y de carácter nacional”.

Altos valores

El especialista señala que en el CMR lo que predomina y tiene valor son las discusiones científicas académicas: “esto le ha permitido tener una repercusión no sólo nacional sino internacional, creo que de manera única el colegio tiene lazos con otras sociedades similares de diversas partes del mundo, por ejemplo, con la Canadiense de Reumatología hacemos congresos conjuntos cada cinco años en los que tanto reumatólogos canadienses como mexicanos nos reunimos en un solo congreso, creo que esto es único y habla muy bien del nivel académico de nuestro colegio”.

Añade que también con la Sociedad Española de Reumatología han creado fuertes lazos a lo largo de varios años de trabajo conjunto, además que también colaboran con la Sociedad Cubana de Reumatología. El doctor Martínez Lavín señala que gracias al trabajo que han realizado y en el que han privilegiado los valores científicos y académicos es como han logrado ser un colegio consolidado y unido, con una visión a futuro fundamentada en que no son una agrupación política, sino académica. Considera que el colegio es una institución médica democrática porque en ella todos los puntos de vista son aceptados, además de que participan todos sus integrantes, no sólo como miembros activos, sino en la Junta Directiva. Cabe destacar que otra característica a resaltar del CMR es que el gremio de los reumatólogos no se encuentra dividido, lo cual lo convierte en una organización única a nivel nacional: “nuestros colegas de los estados participan de manera activa, no como miembros, sino en la Mesa Directiva como presidentes de nuestro colegio; tenemos personas de todos los ámbitos de la República Mexicana que han sido y son candidatos a presidentes del CMR. Todos juntos lo que hacemos es propugnar por una sociedad académica y hasta ahora esto ha sido muy exitoso”. Al respecto el doctor Martínez Lavín es enfático al señalar que “el día que los valores académicos y científicos no sean prioritarios va a ser muy peligroso para nuestro CMR. Estamos todos muy orgullosos del colegio y muy entusiasmados en el trabajo que hacemos en pro de él”.

Reconocimiento internacional

A pesar de ser una especialidad joven, la Reumatología mexicana ha sido impulsada por grandes maestros, quienes se preocuparon por formalizar su enseñanza, crear servicios de atención en los centros hospitalarios, investigar sobre las enfermedades reumáticas y dar a

21


22

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

“nuestros colegas de los estados participan de manera activa, no como miembros, sino en la Mesa Directiva como presidentes de nuestro colegio”

conocer al mundo lo que en México se hacía al respecto. Por eso no es extraño que en la actualidad la Reumatología mexicana se destaque por su productividad académica a nivel internacional, lo que se demuestra en las múltiples publicaciones científicas de más impacto a nivel mundial y en las cuales con gran frecuencia hay autores mexicanos. “Los reumatólogos mexicanos son constantemente invitados a participar en diversos congresos internacionales y entre los mejores se pueden nombrar el congreso del Colegio Americano y el Congreso Europeo de Reumatología, siempre se verán ponentes mexicanos presentando sus investigaciones originales y más tarde publicando en las revistas primordiales de la Reumatología”, señala el doctor Martínez Lavín. Las consolidaciones más importantes que ha vivido el CMR, de acuerdo con el doctor Martínez Lavín, es que se conformó como un colegio nacional, democrático y científico: “esto no se ha dado en fechas específicas pero se ha ido nutriendo en parte por la actitud, una actitud seria, cordial de los líderes de la Reumatología mexicana que hemos sabido conciliar diferencias y puesto como una prioridad las actividades científicas y académicas”.

Se necesitan más reumatólogos en México, indica el jefe del Departamento de Reumatología del INC, en parte por la nueva conformación de la sociedad que es más de gente madura, por lo que los problemas reumáticos son cada vez más frecuentes. Y aunque no existen muchas plazas para reumatólogos en los sistemas de salud de nuestro país, apunta que “afortunadamente la Reumatología, desde el punto de vista científico, es muy atractiva porque hay mucho que investigar en los diversos campos que la conforman”. Por último, el doctor Manuel Martínez Lavín García comenta que “muchos reumatólogos se consideran líderes en sus campos específicos dentro de la Reumatología, creo que sigue viviendo su etapa de oro gracias en parte a la labor del Colegio Mexicano de Reumatología”.

Dr. Manuel Martínez Lavín García

Obtuvo el título de médico por la Universidad Nacional Autónoma de México. Hizo la especialidad de Medicina Interna en Saint Louis University Estados Unidos y Reumatología en Scripps Clinic de ese país. Está certificado por los consejos de Medicina Interna y de Reumatología de México y de Estados Unidos. Sus cargos actuales son: jefe del Departamento de Reumatología del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, profesor titular de Reumatología por la UNAM, miembro titular de la Academia Nacional de Medicina, Investigador Nacional nivel III. (Conacyt). Sus principales líneas de investigación: fibromialgia y osteoartropatía hipertrófica. Sus investigaciones cuentan con más de mil citas en Science Citation Index.


26

Col egio Mex icano de Reumatol ogía

Dra Dra.. Leonor Adriana Barile Fabris “De alguna manera yo siempre sentí que el colegio era mi segunda casa, todos sentimos que es una especie de hogar que nos ha abrigado y cobijado durante muchos años”.


Col egi o Mexi cano de Reumat ologí a

E

n la historia de éxitos del Colegio Mexicano de Reumatología (CMR) muchos han sido los participantes con cuyo esfuerzo y dedicación han logrado crear un grupo unido, único en el país y altamente especializado. ”De alguna manera siempre sentí que el colegio era mi segunda casa, todos sentimos que es una especie de hogar que nos ha abrigado y cobijado durante muchos años”, señala la doctora Leonor Adriana Barile Fabris, quien ingresó al CMR en 1987 y cuya presidencia ocupó de 2006 a 2007. Satisfecha, comenta que desde su ingreso siempre ha trabajado para el colegio: participaba en las sesiones mensuales, auxiliaba a los residentes, colaboraba en las actividades organizadas por la agrupación médica, apoyó a las mesas directivas y a los congresos nacionales con ponencias y trabajos libres. “Llegado el momento de retribuir en algo al colegio y todo lo que me había dado fue cuando decidí optar por la Presidencia, antes había estado en diversos comités como el de Relaciones Internacionales, Finanzas y el de Publicaciones, en donde fui muchos años coeditora, primero de la entonces Revista Mexicana de Reumatología y después de Reumatología Clínica, de la cual soy editora asociada y a partir del siguiente año seré editora en jefe”. Cuando la doctora Barile Fabris decidió participar por la Presidencia del colegio era vicepresidenta del Consejo Mexicano de Reumatología: “afortunadamente fui aceptada por unanimidad por el Comité de Proporciones Nominales y la asamblea me ratificó”. La Mesa Directiva que trabajó con la doctora Barile la integraron el doctor Daniel Xibillé, secretario; el doctor Rolando Espinosa, tesorero; y el doctor Manuel Robles, vicepresidente. “Realizamos un arduo trabajo, nos tocó una plaza difícil, que fue Chihuahua, la cual no la selecciona el presidente, pero para mí fue una grata sorpresa. El apoyo de la doctora Natalia Santana fue fundamental y la sacamos adelante”. Comenta que durante el congreso organizado, cuando ocupó la presidencia del CMR, se realizaron varios eventos que lamenta no se hayan repetido, tales como el Primer Curso Colegio Americano de Reumatología-Colegio Mexicano de Reumatología, talleres para residentes con los profesores invitados y el simposio México-Latinoamérica con la presencia del presidente de la Sociedad Argentina de Reumatología.

Una de las características del CMR es mantener las relaciones internacionales, mediante la invitación a profesores extranjeros a las sesiones mensuales; la doctora Barile Fabris recuerda que durante su gestión invitó a cuatro de ellos, además de que aparte del formato tradicional –que consiste en que cada uno de los servicios de Reumatología participara– invitaron a médicos de otras especialidades como ortopedistas y cirujanos plásticos: “profesionistas que no trabajan en los servicios de Reumatología pero que están muy en contacto con pacientes reumáticos: vinieron profesores de Argentina, Chile, de la Clínica Mayo y Grecia, sin olvidar a los nuestros porque el colegio es por y para los reumatólogos mexicanos”. Además, señala que se siguieron los simposios tradicionales en nuestro país, como el México-España y México-Canadá: “las relaciones con estos países siempre se vieron fortalecidas, no sólo a través de la revista, sino de la asistencia de representantes de ambos colegios a las actividades que realizaban”. Agrega que después de terminar su gestión participó dentro de las actividades de la Fundación Mexicana para el Apoyo de los Enfermos Reumáticos (Fumerac).

Trabajo conjunto La doctora Barile Fabris lleva muchos años como coeditora, al inicio de la Revista Mexicana de Reumatología y después fue partícipe del trabajo que implicó la edición conjunta con la Sociedad Española de Reumatología, cuyo resultado es que desde hace cinco años se publica Reumatología Clínica, de la cual es editora asociada y a partir del siguiente año será editora en jefe: “después saldré para dar lugar a los nuevos”. Narra cómo decidieron fusionar ambas ediciones: “al principio no estábamos muy convencidos, somos un poco nacionalistas nos envolvimos en la bandera y dijimos qué

27


28

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

barbaridad, es el órgano oficial de la sociedad; después vimos que podía tener ventajas indexarnos a ambos países y empezamos a trabajar en el proceso editorial de juntar dos revistas, que es complejísimo, nos llevó varios años, más de tres de trabajo intenso junto con la editorial de España. Solíamos ir el fin de semana a Barcelona para regresar a trabajar el lunes después de haber estado en juntas de trabajo”. Tras vencer muchos obstáculos, comenta que ahora la comunicación con los editores españoles resulta fácil gracias a la tecnología, por lo que en la actualidad sólo se reúnen tres veces al año en congresos específicos: el de la Sociedad Española de Reumatología, el del CMR y el del Colegio Americano de Reumatología.

Apoyo a las nuevas generaciones De acuerdo con la doctora Barile Fabris estar colegiados brinda muchas ventajas, algunas de tipo legal, porque permite defender a sus integrantes y participar activamente cuando éstos tienen algún problema; sin embargo, reconoce que se perdieron algunas otras como certificar, lo cual no representó un problema, pues esa labor la cumple el Consejo Mexicano de Reumatología y siempre han trabajado muy a la par: “no es nada raro que alguien esté en la Mesa Directiva del consejo y del colegio al mismo tiempo, fue mi caso y el de muchos otros; es por los muchachos que trabajamos porque ellos son los que van a darle continuidad a nuestras sesiones”. Señala que a pesar de que son un gremio pequeño han logrado consolidarse con base en esfuerzos individuales y gracias a los maestros de la Reumatología que “supieron inculcarnos el amor a la investigación y a la publicación, muchos de ellos ya no están con nosotros, pero digamos que los grandes maestros, el doctor Donato Alarcón, el doctor Antonio Fraga, nos inculcaron que había que brillar, además de demostrar que somos orgullosamente mexicanos, que no necesitamos salir al extranjero para publicar y después regresar y no hacer nada, que la intención es hacer por y en México; eso ha permeado y es lo que intentamos con las jóvenes generaciones. De hecho pocas especialidades tienen tantos miembros que seamos parte del Sistema Nacional de Investigadores. “Tenemos que inculcar a los jóvenes a tener ese mismo amor por la Reumatología mexicana, por la academia; son tiempos muy difíciles, tal vez muy distintos, un país e instituciones diferentes de los que nosotros vivimos, pero mi idea, y espero que la de muchos otros, es que no se pierda la mística, que logremos mantenernos como una sociedad sólida y unida, porque hay muchas que están fragmentadas en dos o hasta en tres colegios y nosotros hemos logrado mantenernos como una sola agrupación, tratando de darle representatividad con muchos trabajos”. Finalmente, la doctora Barile habla de lo que significó estar al frente del CMR: “compromiso, una enorme responsabilidad y mucho trabajo además de la enorme satisfacción de realizar la gestión bien; aprende uno muchas

cosas, a defender lo propio, los recursos del colegio, además a lidiar con las distintas personalidades, uno se sorprende de ver apoyo en donde no pensaba verlo, reconocimiento de gente que jamás pensaba que fuese a darlo y eso es muy satisfactorio, además de hacer camino al andar e impulsar a las personas para que sigan en este camino y que algún día lleguen a ser ellos mismos los presidentes del colegio”.

Dra. Leonor A. Barile Fabris Es médico cirujano por la Universidad Lasalle y especialista en Reumatología por la UNAM. Laboró en el Departamento de Reumatología Hospital de Especialidades, Centro Médico La Raza del IMSS de 1987 a 2000. En el Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI ha sido Investigadora Asociada A y C, fue directora de Educación e Investigación en Salud y actualmente es jefa del Servicio de Reumatología, en donde también es profesora titular del curso de Reumatología. Es investigadora nacional nivel II desde marzo de 2007. Estudió un diplomado en Epidemiología Clínica en el IMSS de 1994 a 1995, así como un doctorado avanzado en Ciencias de la Salud, cuyo campo de estudios principal fue Epidemiología Clínica en la Facultad de Medicina de la UNAM. Ha sido investigadora en cohortes multinacionales multicéntricas del Grupo Latinoamericano para el estudio del Lupus Eritematoso Sistémico (GLADEL), de 1997 a la fecha. Investigadora responsable de proyecto; y del Grupo Latinoamericano para el estudio de la Artritis Reumatoide (GLADAR), a partir de 2003. Asimismo, ha coordinado y elaborado ensayos clínicos multinacionales multicéntricos como el ESCALAR (Estudio de Calidad de Vida con Adalimumab en la Artritis Reumatoide) y PERFORMANCE (Protocolo Fase IV para evaluar el efecto sobre la calidad de vida y la eficacia de Rituximab (AbMo anti CD20) en pacientes con artritis reumatoide). Pertenece al Colegio Mexicano de Reumatología, a la Sociedad Médica Hospital Especialidades CMN SXXI IMSS, Fellow American College of Rheumathology, Sociedad Chilena de Reumatología (Socio por Correspondencia) y a la Panamerican League Against Rheumatism. Ha sido certificada y recertificada por el Consejo Mexicano de Reumatología, del cual fue presidenta. Ha recibido múltiples distinciones, participado en varios congresos nacionales e internacionales, publicado en revistas de prestigio y en capítulos de libros y dirigido múltiples tesis. En la actualidad en coeditora de la revista Reumatología Clínica.


30

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

Dr. Antonio Rafael Cabral Castañeda “Somos un gremio académico en donde la investigación científica es uno de nuestros mayores valores”.


C olegi o Mexi cano de Reumat ologí a

E

l que la Reumatología mexicana sea reconocida en todo el mundo ha sido una labor de muchos años, durante ese tiempo los reumatólogos han conformado un grupo en el que comparten intereses comunes, trabajan día a día para crear una escuela, impulsan la investigación científica y capacitan a las nuevas generaciones. En estos principios se ha basado la historia del Colegio Mexicano de Reumatología (CMR), que impulsado por cada uno de los reumatólogos que ha estado al frente y acompañado de su Mesa Directiva, ha forjado durante más de 40 años una institución cuyos cimientos son la academia, el compromiso de sus colegiados y el trabajo continuo. Desde hace dos años forma parte del Consejo Directivo del CMR el doctor Antonio Rafael Cabral Castañeda; primero como vicepresidente y a partir del 19 de febrero de 2008 ocupa la Presidencia del colegio, cargo que desempeñará hasta febrero de 2009. Confiesa sentirse satisfecho con el trabajo logrado y menciona: “ha sido un año que he vivido con mucha intensidad porque no hay de otra manera, hay que hacerlo así aunque sea un trabajo voluntario por el que no ganamos un centavo, eso no nos exime de meterle todo nuestro corazón, nuestro orgullo y nuestra pasión. Desde mi perspectiva es la única manera para que las cosas salgan como se planean”.

Unidad de Investigación-Colegio Mexicano de Reumatología

El plan de trabajo presentado por el doctor Cabral contiene un punto principal que consideró su proyecto fundamental a su llegada: la creación de la Unidad de Investigación del CMR. “En el colegio hay mucha alcurnia en la investigación científica, los reumatólogos somos un gremio de subespecialistas de Medicina Interna que tiene una larga tradición en investigación, cada uno de ellos por su cuenta y en las instituciones en donde trabajamos. Los reumatólogos como gremio quizá somos los subespecialistas que más investigación hacemos en México, casi podría decir que por nuestro número es probablemente la subespecialidad que más publica en revistas de alto impacto”. Con base en esta idea fue necesario crear la Unidad de Investigación con el objetivo de congregar a los

reumatólogos mexicanos. El objetivo a largo plazo es que la UI-CMR sea una especie de rectora institucional en la investigación en Reumatología clínica en el país: “no que nosotros digamos a los reumatólogos qué investigar, la intención es la conducción de proyectos de investigación clínica, especialmente epidemiología de interés común a los reumatólogos”. Los objetivos de la Unidad de Investigación del CMR, aprobada en febrero de 2008 por la Asamblea General de Colegiados, máximo órgano de gobierno del CMR, es patrocinar proyectos que sean estratégicos para el colegio y brindar asesoría en metodología de la investigación a los reumatólogos colegiados que lo soliciten. Cuenta con bases y estatutos propios. Su coordinadora es la doctora María Victoria Goycochea Robles. El doctor Cabral Castañeda señala que la intención de la Unidad de Investigación es consolidarse como unidad bien estructurada para que persista por muchos años y que en un futuro cuente con sus propios recursos económicos; actualmente tiene un presupuesto anual aprobado por la asamblea y que proviene de los fondos del CMR. Dentro de los programas de la UI-CMR está la formación de estudiantes becarios patrocinados por la propia Unidad de Investigación, pero que la base de su proyecto esté en alguna institución del país en donde se haga investigación en Reumatología, tales como hospitales, institutos y universidades.

Apoyo académico

El CMR, al tener como uno de sus preceptos fundamentales el crecimiento académico de sus colegiados y estudiantes de Reumatología, ha organizado desde su creación sesiones mensuales en las que se tratan temas de actualidad e interés para el especialista. Por otro lado, el CMR también apoya la formación de residentes en la especialidad, actualmente son alrededor de 54 en todo el país, entre Reumatología de adultos y Pediatría.

31


32

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

“Cada mes aquí en el colegio organizamos un curso para los residentes, impartidos todos por expertos en el área. Los alumnos que vienen de provincia, entre 11 y 12, son patrocinados en su totalidad por el CMR”. Asimismo, en noviembre de 2008 se realizó un encuentro de profesores y residentes de Reumatología cuyo tema fue la metodología de investigación, al que asistió 90 por ciento de los residentes del país. “La participación de la industria farmacéutica es muy importante para el CMR, sin embargo, en los cursos para residentes y en la Unidad de Investigación los recursos que usamos fueron fondos emanados directamente de la Tesorería del colegio; es decir, somos una entidad autónoma, independiente en estos aspectos importantes, hay pocos colegios y sociedades médicas que tengan la independencia económica que nosotros tenemos”.

Crecimiento del CMR

De acuerdo con el doctor Cabral Castañeda existen tres momentos que han sido representativos en la historia del CMR, uno de ellos fue la fundación de la entonces Sociedad Mexicana de Reumatología, a partir de la cual se sentaron las bases y los fundamentos de dicha institución: “nació muy robustamente, gracias a la participación de diferentes reumatólogos que en ese tiempo habían regresado de su entrenamiento en Estados Unidos, con una fuerte tradición de publicaciones; gracias a nuestros fundadores, que tenían ese espíritu de academia y de amor por la publicación científica que nos legaron a los que llegamos después, somos esa robusta agrupación médica de la que hablo al inicio”. Otro momento clave fue el cambio de Sociedad Mexicana de Reumatología a Colegio Mexicano de Reumatología, que entre muchas ventajas permite tener mayor presencia académica a los colegiados. El tercero de los logros del CMR fue cuando dejó de depender de las agencias operadoras para la organización de sus eventos académicos; merced a ello se ha allegado de recursos económicos sustanciales que hacen del colegio una institución con finanzas sanas.

Esfuerzo conjunto

Estar al frente del CMR ha sido un arduo trabajo enriquecedor. “Hay toda una historia detrás de nosotros en donde la Sociedad Mexicana de Reumatología al principio y ahora el CMR es el producto del esfuerzo constante y directo de los expresidentes, de los miembros del colegio y de los reumatólogos investigadores que conjuntamente han hecho contribuciones científicamente muy relevantes en el ámbito de la Reumatología internacional. La investigación científica es uno de nuestros principales valores y con mucho orgullo podemos decir que cada mes se publica algún artículo de un reumatólogo mexicano en revistas de investigación de alto impacto internacional”. El doctor Cabral fue muy enfático en señalar que el CMR es producto del esfuerzo de muchas personas: “a mí

Dr. Antonio R. Cabral Castañeda

Nació en Teziutlán, Puebla. Estudió la carrera de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México de 1971 a 1976. Realizó el internado rotatorio en la Comisión Federal de Electricidad en 1977; cursó las especialidades en Medicina Interna y Reumatología en Centro Médico La Raza y en el Rheumatology Fellowship University of Michigan, en Ann Arbor, Michigan. De 1983 a 1986 fue Investigador Científico Asistente por el Research Assistant Scientist, Rackham Arthritis Research Research Unit University of Michigan Ann Arbor, Michigan. Es Investigador Titular F del Departamento de Inmunología y Reumatología en el Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán. Además fue Tutor Académico de Maestría y Doctorado en Ciencias Médicas de la Facultad de Medicina de la UNAM, desde 1988; así como Profesor Asociado del Curso de Posgrado en Reumatología Facultad de Medicina. Es investigador nacional desde 1987, recibió el Premio de Investigación Médica Doctor Jorge Rosenkranz, en1990; fue presidente del Consejo Mexicano de Reumatología; recibió el Premio CIBA-Sociedad Mexicana de Reumatología. Investigación Clínica en 1996 y el Premio Glaxo en 1997. Es Coordinador del Comité de Investigación Biomédica en Humanos del Instituto Nacional de Ciencia Médicas y Nutrición Salvador Zubirán desde 2000, miembro numerario de la Academia Nacional de Medicina de México a partir de 2004. Ha sido certificado y recertificado por el Consejo Mexicano de Reumatología, pertenece al Colegio Mexicano de Reumatología, a la American College of Rheumato logy, a la Asociación de Médicos del Instituto Nacional de la Nutrición Salvador Zubirán, al Colegio de Bioética, AC (México), y al Comité Institucional de Investigación en Humanos Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán desde 1995. Pertenece al Consejo de Colaboradores Revista Ciencias, órgano de difusión de la Facultad de Ciencias UNAM, desde 1995; fue parte del comité Editorial de la Revista de Investigación Clínica, coordinador del Comité de Publicaciones de la Sociedad Mexicana de Reumatología y coordinador de la sección Ciencia y Filosofía de la Revista Mexicana de Reumatología de 2001 a 2005. Fue articulista de la columna Página Médica, Suplemento dominical La Jornada Semanal, de La Jornada de 1992-1995; profesor visitante del Departamento de Medicina Interna, División Reumatología de Rheumatology Division. University of Michigan Medical School. Cuenta un con alto número de publicaciones, trabajos presentados en congresos; ha formado 41 especialistas formados en Reumatología, y publicado ensayos y artículos periodísticos en revistas no médicas


me toca cuidar lo que los otros han hecho; por supuesto que estamos haciendo nuestras aportaciones, de ello hablarán, yo me siento muy agradecido con los colegas que me precedieron y que me heredaron una institución sana y robusta. Espero entregarles buenas cuentas”. Finalmente, el doctor Cabral nos habló de su experiencia como líder del Consejo Directivo del CMR: “ha sido un año de mucho aprendizaje y conocimiento de mí mismo, realmente uno no está entrenado para este tipo de puestos, en el año de la Vicepresidencia uno va captando cosas y planea, el de la Presidencia es el de la ejecución, aún así tiene uno que ir transformándose continuamente”. “Afortunadamente he tenido la oportunidad de conocer a mucha gente con la que he aprendido, sobre todo, a tratar a las personas en situaciones de tensión. Tengo la fortuna de tener a mi lado a la doctora Carolina Duarte Salazar, secretaria del CMR, y al doctor Mario Salazar Páramo, el tesorero, quienes han sido aliados incondicionales; por supuesto, junto con el vicepresidente, el doctor Federico Galván Villegas, la prosecretaria, doctora Angélica Peña, y el protesorero, el doctor Miguel Ángel Saavedra Salinas”.

“Los reumatólogos somos un gremio de subespecialistas de Medicina Interna que tiene una larga tradición en investigación”. Un nuevo comienzo

Del 12 al 17 de febrero de 2009 se realizará el XXXVII Congreso Mexicano de Reumatología del CMR, cuyo lema será Un nuevo comienzo. Tendrá como sede el magistral Poliforum de la ciudad de León, Guanajuato, para el cual se esperan alrededor de mil asistentes. “Nosotros hemos dado en llamar al congreso una fiesta académica. Tendremos profesores extranjeros que van a venir de Milán, Lyon, Londres, Israel y de diversas partes de Estados Unidos, en total serán alrededor de 30. Igualmente, tendremos una plantilla de profesores nacionales también de gran altura académica, todos líderes en sus respectivas áreas del conocimiento”. “Habrá 201 trabajos libres que se presentarán en esos días, la mayoría evaluados por tres revisores. Según el puntaje obtenido, el Comité Organizador los distribuyó en sesiones plenarias (24), simultáneas (54) y carteles (123). Habrá simposios, conferencias magistrales, presentaciones de casos clínicos, cena de instituciones y un atractivo programa para acompañantes”. Orgullosamente, en una ceremonia que también tendremos durante el congreso, entregaremos los premios a los ganadores del concurso literario de cuento Antón Chejov, y ensayo Lewis Thomas, el primero en su género en la historia de nuestra especialidad”, concluyó el doctor Cabral Castañeda.


36

Col egio Mex icano de Reumatol ogía

Dra. Carolina Duarte Salazar “El buen nivel de la Reumatología mexicana es reconocido internacionalmente. Médicos Reumatólogos mexicanos han contribuido enormemente al conocimiento, reconocimiento y entendimiento de las enfermedades reumatológicas”.


Col egi o Mexi cano de Reumat ologí a

D

urante dos años la doctora Carolina Duarte Salazar ha colaborado con la Mesa Directiva del Colegio Mexicano de Reumatología (CMR), primero como prosecretaria y desde febrero de 2008 es la secretaria. Ingresó inicialmente a la Sociedad Mexicana de Reumatología y a partir de 2002 al CMR. Ha desempeñado múltiples funciones y trabajado al lado del doctor Antonio Rafael Cabral, presidente actual del CMR, para impulsar y mantener la calidad que caracteriza a dicha agrupación médica. “Ha sido para mí un gran honor y una gran experiencia ser la secretaria del CMR y haber colaborado con el doctor Antonio Cabral Castañeda. También, haber trabajado con el personal del colegio, que con su experiencia compensó dificultades en el camino. Los momentos más importantes fueron los muchos retos y sus resultados”, dice la doctora Duarte Salazar. Las funciones de la secretaria se encuentran establecidas en los estatutos: tramitar y contestar correspondencia del colegio, redactar y dirigir oficios de citación, orden del día para todos los actos del colegio –según el mandato que reciba del presidente–, redactar las actas de las asambleas generales y de las reuniones que celebre el Consejo Directivo en pleno o permanente, con expresión de los miembros asistentes y verificar que se copien –después de aprobarlas– en el libro correspondiente con las firmas del presidente. Asimismo, la secretaria es la encargada de vigilar que en cada reunión se presenten los trabajos programados, llevar los libros necesarios para el mejor y más ordenado servicio –por lo que debe existir aquél en que se anoten las sanciones impuestas a los colegiados, así como las fechas de su rehabilitación–, además de recibir y dar cuenta al presidente de todas las solicitudes y comunicados que se remitan al colegio o a la secretaria. También expedir las certificaciones solicitadas, remitir –con la autorización del presidente– los informes y comunicados dirigidos a las autoridades, instituciones, corporaciones, colegiados y a la opinión pública; avisar oportunamente de sus ausencias para ser sustituida por el prosecretario; sustituir al presidente cuando el vicepresidente no estuviera en capacidad de hacerlo; acompañar al presidente, al vicepresidente o al tesorero en las representaciones.

Trabajo y compromiso La doctora Duarte Salazar señala que durante febrero de 2008 se creó e impulsó la Unidad de Investigación Colegio Mexicano de Reumatología (UI-CMR), propuesta del doctor Antonio Cabral Castañeda. Este es uno de los proyectos de gran importancia para la actual Mesa Directiva ya que permitirá llevar a cabo proyectos de investigación de beneficio para la sociedad. Durante esta gestión, se impulsó la atención integral de la problemática de la artritis idiopática juvenil, en colaboración con la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, para que los niños con este padecimiento puedan tener garantizado los medicamentos para su atención y sean afiliados al Seguro Médico de una Nueva Generación. En el área académica, se ha apoyado a los residentes y médicos especialistas en Reumatología con becas para asistir a congresos nacionales e internacionales en los que presentan sus proyectos de investigación. Además en el evento magno del CMR –el Congreso Mexicano de Reumatología– se presentan los avances en etiología, patogenia, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades reumáticas. Se realiza el curso anual Encuentro de Residentes y Profesores y otro de residentes de la especialidad que se imparte en el aula del CMR por parte de profesores nacionales. Cabe destacar que el CMR tiene intercambio con la Sociedad Española de Reumatología (SER) y con la Canadian Rheumatology Association (CRA). Los doctores tienen una estancia en estos países donde se involucran con el programa académico y de atención médica. De la misma manera se mantiene la colaboración con sociedades internacionales, hay grupos de estudio con la CRA y proyectos de investiga-

37


38

Col egi o Mex icano de Reumatol ogía

ción con la SER. A futuro se piensa realizar un Tratado de Reumatología México-España.

Conocimiento compartido

Con relación al congreso que se efectuará del 12 al 17 de febrero en León, Guanajuato, la doctora Duarte Salazar explica que se ha invitado a profesores nacionales e internacionales, reconocidos como vanguardistas en sus áreas. Asimismo se han programado Cursos Precongreso que incluyen actualidades en varias áreas de la Reumatología impartidos por profesores nacionales e internacionales, presentación de conferencias magistrales, simposios y la presentación de 200 trabajos libres de la Reumatología mexicana, los que evidencian la creatividad y desarrollo de la investigación reumatológica en nuestro país. Todos estos eventos académicos proporcionarán conocimientos recientes sobre la etiopatogenia, diagnóstico y tratamiento de enfermedades reumáticas, principalmente en artritis reumatoide, lupus eritematoso, vasculitis, síndrome de anticuerpos antifosfolípido, osteoartritis y en las enfermedades reumatológicas de los niños. Nos honrarán, en el Congreso Mexicano de Reumatología, tres maestros de la Reumatología, quienes recibirán un reconocimiento en nuestra gestión. Se premiará el mejor trabajo de Investigación Básica y el mejor trabajo de Investigación Clínica en Reumatología con el premio Colegio Mexicano de Reumatología 2009 Doctor Donato Alarcón Segovia. “Sabemos que durante este congreso de 2009 los colegiados obtendrán un acervo personal de conocimientos, un cimiento sólido para la solución de problemas en el área”.

Especialidad de alto nivel

Muchas áreas muestran el alto nivel que ha adquirido la Reumatología mexicana con el paso del tiempo, pero la más conocida es la investigación, que de acuerdo con la secretaria del CMR “representa para los reumatólogos una actividad de búsqueda de conocimientos para solucionar problemas científicos, que nos permite estar en contacto con una realidad a fin de que la conozcamos y desarrollar la solución. Es una oportunidad, también para los colegiados de mantener una comunicación efectiva entre la ciencia y la Reumatología. Es importante mencionar que el colegio privilegia el presupuesto asignado a la academia para asistir a congresos y presentar los trabajos de investigación. En la actualidad, a través de la UI-CMR, se apoyará la investigación de las enfermedades reumatológicas con la creación de una infraestructura que permitirá generar trabajos de investigación propios o bien ser el

soporte de grupos de investigación y asesoría metodológica a socios. Por último, la doctora Duarte Salazar señala que el futuro del CMR es de “crecimiento, desarrollo y proyección. Muchos de los nuevos reumatólogos representan a una generación de jóvenes que en un futuro incrementarán y desarrollarán la investigación, los cuales seguramente aportarán nuevos conocimientos a la Reumatología mexicana e internacional”.

Dra. Carolina Duarte Salazar

Originaria de Torreón, Coahuila, estudió en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAC) la carrera de Médico Cirujano. Realizó la especialidad en Reumatología en el Hospital Centro Médico La Raza, del IMSS, y ha sido certificada y recertificada por el Consejo Mexicano de Reumatología. Recibió también la Certificación del Consejo Mexicano de Reumatología en Reumatología Pediátrica en 2003. Realizó una estancia en el Departamento de Reumatología Pediátrica de la Universidad de Pavia, Italia, en 1998; ha colaborado en trabajos de investigación orientados a conocer la calidad de vida de los niños con enfermedades r e u m á t icas, de la Organización Internacional para el Estudio de las Enfermedades Reumáticas (PRINTO, por sus siglas en inglés). Recientemente publicó un estudio sobre el impacto de la discapacidad en la calidad de vida en adultos mexicanos con artritis idiopática juvenil y espondilitis anquilosante. Durante su trayectoria ha publicado diversos artículos científicos, participando en los congresos del CMR y dictado múltiples conferencias en distintas instituciones médicas de nuestro país. Es investigador Asociado “C” en el Sistema Institucional de Investigadores de la Secretaría de Salud, ha sido integrante del Comité Editorial de la revista Reumatología Clínica, así como secretaria suplente de 2007 a 2008 y secretaria de febrero de 2008 a febrero de 2009. Actualmente labora como médico reumatólogo del Instituto Nacional de Rehabilitación y ha creado en esta institución pública una Clínica de Reumatología Pediátrica, que atiende niños con enfermedades reumatológicas para prevención de la discapacidad.


C olegi o Mexi cano de Reumat ologí a

Dra. Angélica Hayleen Peña Ayala “Es indispensable que se dé a conocer qué es la especialidad, qué hace el reumatólogo, qué tipo de enfermedades maneja, cuál es el impacto de las enfermedades reumáticas en nuestro país en materia de discapacidad y los gastos que genera al sistema de salud, esto sólo puede ser posible a través de la generación de información propia mediante la investigación y su posterior difusión”.

39


40

P

Col egio Mex icano de Reumatol ogía

ara el Colegio Mexicano de Reumatología es fundamental fortalecer el área académica, trabajar en conjunto y ampliar sus horizontes para que los colegiados se integren y logren un grupo sólido como el que hasta ahora forma. Para alcanzar estos objetivos, es necesario que la política de la actual Mesa Directiva trabaje coordinadamente con la que será la próxima, la cual tomará posesión después de su congreso anual, por lo que cada integrante tiene un año previo de preparación antes de ocupar el cargo que tendrá una duración similar. Así, la Mesa Directiva actual trabaja de la mano del vice-

neral son coordinadas por un miembro activo del colegio, y co-

presidente, el prosecretario y el protesorero, como una forma

laboran profesores invitados de origen tanto nacional como

de instrucción y planeación.

extranjero, dependiendo de cada gestión: “Este año el doctor

La Doctora Angélica Hayleen Peña Ayala, prosecretaria

Antonio Cabral invitó a cinco profesores extranjeros de alto ni-

del CMR, explica que sus funciones para este periodo consis-

vel, con trabajos de investigación en campos muy específicos,

ten en asimilar el trabajo administrativo del Colegio, apoyar al

lo que enriqueció enormemente esta actividad; al término de la

secretario y planear las actividades para la gestión correspon-

presentación del ponente invitado se organiza una sesión de

diente junto con el vicepresidente y el protesorero, así como

preguntas, en donde la discusión enriquece aún más el cono-

participar en las tareas relacionadas con la formación acadé-

cimiento de todos los asistentes”.

mica, el congreso anual y sesiones mensuales.

El máximo evento organizado por el CMR es el congreso

Reumatóloga certificada por el Consejo Mexicano de

nacional, que se realiza anualmente. El programa se elabora

Reumatología desde hace tres años, la doctora Peña Ayala

para cada uno de los campos de estudio de la especialidad,

asumirá a partir de marzo de 2009 el cargo de secretaria del

con énfasis en las diferentes innovaciones tecnológicas. Éste

Colegio. “El doctor Federico Galván, quien reside y practica la

incluye cursos precongreso, sesiones plenarias, conferencias

Reumatología en Guadalajara, actual vicepresidente, y

magistrales y eventos para pacientes, entre otros.

próximo presidente del colegio, me extendió la invitación para

Por otro lado, la doctora Peña Ayala comenta que para los

colaborar con él durante su periodo. La prosecretaría es un

residentes existe una capacitación continua en apoyo a su for-

puesto por invitación, es decir, el vicepresidente elige al

mación; cada mes tienen sesiones sabatinas especialmente

candidato a secretario, y es la asamblea general de asociados

destinadas para ellos e independientes de las mensuales.

quien ratifica esa decisión”.

“Los residentes participan activamente en todas la sesiones

Actividades académicas

mensuales y durante el Congreso Nacional se les hace entre-

En opinión de la doctora Peña Ayala la Reumatología en Mé-

encuentro anual de residentes y profesores de Reumatología

xico es reconocida a nivel mundial, por lo que el CMR está

que últimamente se ha llevado a cabo en la ciudad de México,

obligado a perpetuar el alto nivel académico de sus colegia-

en donde se prepara algún tema de interés y de uso práctico,

dos: “Es un colegio trabajador, estudioso y exigente con su

el cual culmina con una convivencia entre maestros y alumnos

Mesa Directiva, cuya prioridad es siempre la parte académica,

de cada centro formador de residentes”.

en beneficio de sus agremiados”.

ga de su certificación dentro del gremio. Además, se realiza un

yos temas de interés general para el reumatólogo son elegidos

La investigación, un pilar importante

por la Mesa Directiva en turno. Se realizan en total diez sesio-

El número de reumatólogos en México asciende a 580 certifi-

nes por año, las cuales tienen lugar los últimos martes de ca-

cados. Es una especialidad para la cual se necesita contar con

da mes; excepto diciembre y febrero. Estas sesiones por lo ge-

un perfil muy específico enfocado en la investigación. “Desde

Una de las actividades más importantes son las sesiones mensuales, a las cuales asisten los miembros colegiados cu-


Col egi o Mexi cano de Reumat ologí a

Biobadamex: innovación al servicio del paciente Como una muestra del trabajo conjunto con otras instituciones a nivel mundial, la doctora Angélica Peña Ayala comenta que

neración de información propia mediante la investigación y su posterior difusión”.

Conocer la especialidad La doctora Peña Ayala no deja de señalar la fórmula para man-

junto con la Sociedad Española de Reumatología coordina un

tener un alto nivel en el CMR: “es el trabajo continuo y com-

proyecto al lado del doctor Lucio Ventura, secretario del CMR

partir los mismos intereses. Todas las gestiones, a pesar de

en la pasada administración, y que consiste en un registro na-

que cambian cada año, mantienen una continuidad en los pro-

cional sobre efectos adversos en terapia biológica.

gramas de trabajo, siempre con miras a fortalecer al propio co-

Ese proyecto está basado en el que desarrolló la Sociedad

legio para continuar el reconocimiento internacional. El gremio

Española de Reumatología, llamado Biobadaser, del cual se re-

es riguroso, el congreso siempre es altamente académico y

alizaron múltiples publicaciones y ahora se adaptó a Latinoa-

cuenta con ponentes de prestigio internacional; se desarrollan

mérica con el nombre de Biobadamérica. México trabaja junto

mesas de trabajo sobre todos los temas porque hay reumató-

con la Liga Panamericana de la cual forma parte y aquí se co-

logos que trabajan sobre investigación básica, clínica, econó-

noce como Biobadamex.

mica o epidemiológica. Nuestro evento magno debe satisfacer

La doctora Peña Ayala explica: “en los últimos años se han

estos parámetros para que todo el mundo se sienta satisfecho.

desarrollado una serie de medicamentos que actúan específi-

Cabe destacar que la prosecretaria comenta que en su

camente contra diversas moléculas que están involucradas en

búsqueda de una profesionalización de la Reumatología se tra-

la fisiopatogenia de las enfermedades reumáticas. Son terapias

baja de cerca con la Sociedad Española de Reumatología, la

innovadoras que han demostrado su efectividad y seguridad pa-

Asociación Canadiense de Reumatología, el Colegio America-

ra el tratamiento de diversas enfermedades, principalmente

no de Reumatología, la Liga Panamericana y con la Liga Euro-

artritis reumatoide, artritis idiopática juvenil y espondilitis anqui-

pea de Reumatología.

losante, que han modificado el panorama de la Reumatología y mejoran la calidad de vida de los pacientes.

Por último, señala que lo que se buscará en un futuro es que más gente se forme como reumatólogo, que se abran más

“En México contamos actualmente con cuatro de estas te-

plazas de trabajo para los reumatólogos jóvenes, que la pobla-

rapias; lo que pretende el registro es incluir a los pacientes que

ción en general conozca qué es un reumatólogo y pida ser

son tratados con ellas y darles seguimiento para estudiar el ti-

atendido por un reumatólogo, si es necesario.

po de acontecimientos adversos que se presentan y analizar si

“La mayoría de las veces las personas no saben y nos pre-

se encuentran relacionados o no con el medicamento, porque

guntan: ‘ustedes qué ven, las enfermedades reumáticas son de

efectivamente son terapias que han venido a revolucionar a la

gente muy grande’, lo cual no es así, hay padecimientos que

Reumatología a nivel mundial, pero es nuestra obligación to-

afectan desde la infancia, hay otros que predominan en adul-

mar todo con cautela por el bien de nuestros pacientes”.

tos jóvenes; aquí radica la importancia del diagnóstico temprano y tratamiento oportuno para la prevención de la discapacidad, lo que contribuirá a la disminución de costos para el

que se está en la Facultad de Medicina y en los años de Medi-

sistema de salud en México. Por lo tanto, una de las priorida-

cina Interna se hace patente como se comportan las diferentes

des de nuestra gestión será dar a conocer la especialidad, que

especialidades: el reumatólogo definitivamente se inclina hacia

se difunda la labor del reumatólogo. Para esto tenemos plane-

la investigación con mayor tendencia que otras áreas de la Me-

ado trabajar muy de cerca con la Fundación Mexicana para el

dicina existiendo un alto porcentaje que la ejerce”.

Paciente Reumático, AC planeando eventos dedicados a los

La doctora Peña Ayala señala que actualmente se ha in-

pacientes e idealmente realizando campañas de detección

crementado el número de estudiantes que solicitan ingresar a

temprana para tratamiento oportuno de las diversas enferme-

Reumatología. Sin embargo, enfatiza que a pesar de que por

dades reumáticas”.

año egresan alrededor de 40 reumatólogos no están cubiertas las necesidades del país. “Se está en desventaja en parte porque no se crean las suficientes plazas de trabajo para la especialidad en las diferentes instituciones de salud. Una de las causas probables es la falta de información acerca del quehacer de la especialidad por parte de la población general y las autoridades de salud. Esta situación se está tratando de modificar por el propio colegio a través del contacto con las mismas y con grupos de pacientes. Es indispensable que se dé a conocer qué es la especialidad, qué hace el reumatólogo, qué tipo de enfermedades maneja, cuál es el impacto de las enfermedades reumáticas en nuestro país en materia de discapacidad y los gastos que genera al sistema de salud, esto sólo puede ser posible a través de la ge-

Dra. Angélica Hayleen Peña Ayala Médico general por la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Querétaro. Reumatóloga egresada del Hospital de Especialidades Doctor Antonio Fraga Mouret del Centro Médico Nacional La Raza. Médico adscrito al servicio de Reumatología del Instituto Nacional de Rehabilitación. Pro-tesorera de la Fundación Mexicana para el Paciente Reumático, AC.

41


Médicos de México  

Colegio Mexicano de Reumatología

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you