Gustavo para colorear

Page 1

YE ยกINCLUE R T S O P PARA ! PINTAR

Johanna Rambla




Enero 12 Esperando la comunicaciรณn telefรณnica. (Carlos en primer plano con una barbita considerable).






























Acerca de “Gustavo para colorear”

Gustavo fue mi tío abuelo que no llegué a conocer por pocos años de diferencia. El murió en 1983 y yo nací en 1987. Era el hermano de mi abuelo Carlos. Afortunadamente mi familia materna conserva miles de fotos y relatos que me permitieron acercarme a él. Cuando yo era chica había una foto de Gus colgada en la pared mi casa. Yo no sabía quién era, sin embargo siempre me llamó la atención su existencia. A medida que fui creciendo y sabiendo más sobre mi familia, empezó a aumentar mi curiosidad hasta meterme de lleno en su mundo. Hay algo en su belleza y carisma que me cautiva. Siento a través de sus fotos que me mira y me invita a entrar en su mundo con él. ¿Quién es Gustavo? ¿Cómo puede ser que sienta que lo conozco? Lo veo adentro de esos paisajes atemporales moverse con la holgadez de quien está donde quiere estar. Posa, le divierte ser mirado como parte de un juego en el que, sin dudarlo, entré. ¿Por qué tanta gente le sacó fotos tan hermosas? Sé que fue intérprete de Naciones Unidas, hablaba varios idiomas y viajaba por todo el mundo. Vivió en Argentina, Israel, Colombia y Estados Unidos (quizás también en algún otro lugar). Era gay y se lo ocultó a la familia. Se contagió de SIDA a principios de los 80, cuando todavía era la “peste rosa” y no tenía tratamiento ni cura. Me duele saber que pudimos haber coincidido en este mundo pero no sucedió.

Esta publicación surge de mi necesidad de comunicarme con él. Siento que tenemos muchas cosas en común y hubiésemos sido grandes amigos. Me hice varias preguntas. ¿Cómo puedo comunicarme con alguien que ya no está y que ni siquiera conocí? ¿Puedo sentir una conexión real con él? ¿Se puede extrañar a alguien nunca antes visto? ¿Qué hay de él en estas imágenes? La primera foto, la que está pintada de rojo, la internivo él. Incluso quedaron marcadas sus huellas digitales. Las dos personas de adelante de todo son mi abuelo Carlos y mi abuela Raquel . Se tomaron esa foto mientras esperaban el llamado de Gustavo justamente, que vivía afuera. Y después se la mandaron por correo. Mi abuela estaba embarazada, a días de parir a mi mamá. Elijo comunicarme con él desde lo lindo que me transmite. La libertad, el juego, la diversión. El arte. *** Ésta es apenas una pequeña selección de todas las fotos increíbles que hay de Gustavo. Hay también fotos sacadas por él. Cuando venía de visita retrataba a mi mamá y mis tíos que todavía eran chicos. Mi mamá está segura que hay un disco grabado con su voz. Sigo buscando.


/ 100 Segunda edición © Johanna Rambla Gracias a mi mamá Graciela Hoffman y a mi abuela Raquel Cohn por ser fuente fundamental de sabiduría y amor. Gracias también a Iara Kremer por ser guía y a Sol De Benito por el apoyo y la confianza. ~ Esta publicación fue realizada durante octubre y noviembre de 2019 en Buenos Aires, Argentina. Se imprimió en Club del Prado en septiembre de 2020.