Page 1

Nombre: Carmen Mendoza Nombre de profesores: Catalina Bravo Gonzalo Drago Carlos Garrido Carolina Millanao


2

INDICE

Portada………………………………………………………………………………………………..pag.1 Introducción…………………………………………………..............................pag.2 ¿Qué es la tuberculosis?................................................pag.3 Síntomas Tuberculosis Pulmonar………………………………………….. pag.4 Síntomas Tuberculosis extra pulmonar, pleural, ganglionar. ……………………………………………………………………………………………………………….pag.5 Síntomas Tuberculosis Ósea………………………………………………………pag.6 Programa nacional de control de la Tuberculosis (PCT)…pag.7 Diagnostico Tuberculosis Pulmonar………………………………………..pag.8 ¿Eres Portador?.............................................................pag.9 Tratamiento de la Tuberculosis…………………………………………..……pag.10 Día Mundial de la Tuberculosis……………………………………………....pag.11 Gráfico…………………………………………………………...............................pag.12 ¿Quiénes tienen mayor riesgo?.....………………………………………...pag.13


2

INTRODUCCIÓN La tuberculosis, por ser uno de los más graves problemas de salud mundial, es abordada en parte importante del mundo, incluido nuestro país, en forma diferente a las demás enfermedades respiratorias. Su enfrentamiento

está

regido

por

normas

oficiales

cuya

aplicación

corresponde en la parte diagnóstica básicamente a clínicos en el nivel primario y en el tratamiento, a un programa nacional. Los contenidos de este capítulo son esenciales para comprender el por qué de las normas y así asegurar su fiel aplicación.


3

¿QUÉ ES LA TUBERCULOSIS? La tuberculosis es una enfermedad bacteriana que suele afectar los pulmones (TBC pulmonar). También pueden verse afectadas otras partes del cuerpo, por ejemplo, los ganglios linfáticos, los riñones, los huesos, las articulaciones, etc. (TBC extra pulmonar). Cada año en el Estado de Nueva York se registran aproximadamente 1.800 casos.


4

Síntomas de la tuberculosis pulmonar La tuberculosis pulmonar es la manifestación más común de la enfermedad. La transmisión se lleva a cabo por el aire, a través de aerosoles expelidos por la tos, estornudo o por la propia habla. Se estima que una persona infectada, si no es tratada, puede contaminar a otras 15 en un intervalo de un año. De acuerdo con las estadísticas, de estas quince, apenas una o dos desarrollan síntomas. Atención: apenas los casos sintomáticos son capaces de transmitir la enfermedad. Si usted entró en contacto con el bacilo, pero no desarrolló enfermedad, no hay riesgo de transmisión de bacteria para otros. El cuadro típico de tuberculosis pulmonar es de fiebre con sudores y escalofríos nocturnos, dolor en el pecho, tos con expectoración, por momentos con rayas de sangre, pérdida del apetito, postración y adelgazamiento que llega a 10 o 15 kg en algunas semanas. Por ser también una infección pulmonar, el cuadro puede recordarnos el de una neumonía. No obstante, mientras la neumonía es una enfermedad más aguda, que se desarrolla en horas/días, la tuberculosis es más lenta, evolucionando en semanas. Algunos enfermos con tuberculosis sólo buscan atención médica dos meses después del inicio de los síntomas. Se debe pensar siempre en tuberculosis pulmonar en


5

Aquellos pacientes con cuadro de neumonía arrastrada que no mejoran con antibióticos comunes.

Síntomas de la tuberculosis extra pulmonar La tuberculosis en otros órganos también suele causar adelgazamiento, fiebre, sudores nocturnos, postración, pérdida del apetito, etc. La diferencia es que no hay síntomas respiratorios, como la tos, pero sí síntomas específicos de la afección de cada órgano. Ejemplos: Síntomas de la tuberculosis pleural: La tuberculosis extra pulmonar más común es la tuberculosis pleural, que, como dice el nombre, afecta la pleura, membrana que recubre los pulmones. Los síntomas más comunes (además de los descritos anteriormente) son dolor torácico unilateral y falta de aire, causado por el aparecimiento de derrame pleural, más conocido como agua en la pleura.


6

tomas de tasín tuberculosis ganglionar La tuberculosis ganglionar es una manifestación común en los pacientes seropositivos infectados por el bacilo de Koch. El cuadro típico es de aumento de los linfonodos en la región del cuello. Al principio, los ganglios tienen crecimiento lento y son indoloros; posteriormente, aumentan de volumen y tienden a agruparse, pudiendo crear fístulas (comunicaciones) hacia la piel.

Síntomas de la tuberculosis ósea La tuberculosis ósea suele afectar la columna vertebral, causando destrucción de las vértebras. La tuberculosis de la columna también es llamada de «Mal de Pott». La enfermedad progresa lentamente con síntomas

de

dolor

leve/moderado

en

la

espalda,

que

empeora

progresivamente. Conforme la vértebra se va destruyendo, la médula puede ser afectada, causando intenso dolor y alteraciones neurológicas, incluyendo parálisis de los miembros.


7

PROGRAMA NACIONAL DE CONTROL DE LA TUBERCULOSIS (PCT). El Programa de Control de la Tuberculosis es un programa de salud pública

de

alcance

nacional

descentralizado,

cuyas

normas

y

operaciones técnicas se cumplen en todos los niveles de la estructura del Sistema Nacional de Servicios de Salud del país y en las Secretarías Regionales Ministeriales de Salud. Su éxito depende fuertemente de la convicción que exista a nivel político de la importancia del problema de salud pública que significa la TBC de manera que se otorguen y mantengan los recursos adecuados que, medidos como costo por año de


8

Vida ganado, son muy inferiores a los de otras enfermedades como el cáncer o el SIDA. El bacilo de Koch (BK) y el hombre han convivido durante miles de años, como lo prueba el descubrimiento de lesiones tuberculosas en osamentas muy antiguas. Entre ambas especies existe un especial modo de coexistencia, la cual en la mayor parte de los casos no significa enfermedad humana y sí destrucción de la mayoría de los bacilos. La supervivencia del bacilo depende de que algunos hombres enfermen y diseminen gérmenes al ambiente, lo que permite que algunos bacilos encuentren un nuevo huésped susceptible y así perpetuar su especie. Esto explica que el objetivo base de la lucha antituberculosa sea cortar la cadena del contagio.


9

DIAGNOSTICO: TUBERCULOSIS PULMONAR El diagnóstico de la tuberculosis pulmonar se hace a través del historial clínico, de la radiografía del tórax y del examen de catarro, este último es el examen que identifica la presencia del bacilo de Koch. Las infecciones extra pulmonares, en general, ocurren años después de la infección pulmonar o incluso de la contaminación asintomática. El diagnóstico de las formas extrapulmonaes es habitualmente hecho por la biopsia del órgano afectado. La radiografía del tórax es importante porque puede detectar lesiones pulmonares antigua en paciente que desconoce el hecho de haber tenido tuberculosis. Estas lesiones, llamada de «cavernas», pude reactivarse, causando un nuevo cuadro de tuberculosis pulmonar.

¿ERES PORTADOR? ¿Y cómo saber si usted es portador asintomático de la bacteria de la tuberculosis? Existe un test llamado de PPD (derivado proteico purificado, por sus siglas en inglés), o test de la tuberculina, que es realizado a través de la inoculación subcutánea de proteínas del bacilo de Koch muerto. Después de 48-72 horas es realizada la valoración del grado de reacción del cuerpo al material inoculado.


10

Si el paciente ya fue expuesto a la bacteria, su organismo posee anticuerpos que atacan las proteínas inoculadas en la piel. En personas saludables, una inflamación con el centro endurecido mayor que 15 mm (1,5 cm) es considerado positivo. En diabéticos, renales crónicos o en profesionales de la salud expuestos frecuentemente a personas infectadas, un resultado mayor que 10 mm (1 cm) también es considerado positivo. Pacientes con SIDA u otra causa de inmunosupresión, 5 mm (0,5 cm) ya es considerado positivo. El test de PPD sólo resulta positivo después de 12 semanas de exposición a personas infectadas. No sirve hacer el PPD apenas algunos días después del contacto con alguien supuestamente contagioso. Enfermos con el PPD positivo son candidatos al tratamiento contra tuberculosis latente, a fin de impedir una futura reactivación del bacilo.


11

TRATAMIENTO DE LA TUBERCULOSIS Los enfermos que presentan síntomas de tuberculosis son tratados con un plan de cuatro antibióticos por al menos 6 meses: Rifampicina, Isoniazida, Pirazinamida y Etambutol por 2 meses + Rifampicina y Isoniazida por 4 meses. El tratamiento de las formas latentes, esto es, pacientes asintomáticos pero con PPD positivo, tal como se describió anteriormente, es realizado apenas con la Isoniazida, también por un periodo de 6 de meses. El gran problema del control de la tuberculosis es el descuido antes del final de los 6 meses. Como los síntomas mejoran en poco tiempo y los efectos colaterales son comunes, muchos pacientes no completan el tiempo total del tratamiento, favoreciendo el surgimiento de cepas multirresistentes del bacilo de Koch. Los pacientes dejan de transmitir la tuberculosis después de aproximadamente 15 días de tratamiento. No obstante, pueden volver a ser bacilíferos (transmisores de bacilo) si no completan el curso de 6 meses de antibióticos. La tuberculosis no tratada lleva a la sepsis grave y a la muerte.

¿EXISTE VACUNA CONTRA LA TUBERCULOSIS? Existe una vacuna llamada

BCG, que forma parte del calendario

nacional. Es administrada en la infancia y sirve para prevenir las formas más graves de la enfermedad, como la tuberculosis diseminada y la meningitis tuberculosa. La vacuna, a pesar de disminuir la incidencia de la tuberculosis pulmonar no la evita por completo. Como es hecha a partir

de

bacterias

inmunosuprimidos.

vivas,

no

debe

ser

administrada

en


12

DIA MUNDIAL DE LA TUBERCULOSIS

AFECCIONES ESTIMADAS DE TUBERCULOSIS POR CADA 100.000 HABITANTES EN EL AÑO 2007 PERIODO DE CELEBRACIÓN: 24 DE MARZO

El Día Mundial de la Tuberculosis es una oportunidad para aumentar la concienciación sobre la carga mundial de esta enfermedad y el estado de los esfuerzos por prevenirla y controlarla. En los últimos años se han hecho progresos impresionantes hacia la consecución de las metas mundiales de reducción de los casos de tuberculosis y de las muertes causadas por esta enfermedad: la mortalidad mundial por tuberculosis ha disminuido en más de un 40% desde 1990, y su incidencia está disminuyendo.


13

GRÁFICO DE AUMENTO DE LA TBC EN EL MUNDO EN LOS ÚLTIMOS 11 AÑOS.

Datos y cifras La tuberculosis es la segunda causa mundial de mortalidad, después del sida, causada por un agente infeccioso. En 2011, 8,7 millones de personas enfermaron de tuberculosis y 1,4 millones murieron por esta causa. Más del 95% de las muertes por tuberculosis ocurrieron en países de ingresos bajos y medianos, y esta enfermedad es una de las tres causas principales de muerte en las mujeres entre los 15 y los 44 años. En 2010, unos 10 millones de niños quedaron huérfanos a consecuencia de la muerte de los padres por causa de la tuberculosis. La tuberculosis es la causa principal de muerte de las personas infectadas por el VIH, pues causa una cuarta parte de las defunciones en este grupo. La tuberculosis multirresistente se ha encontrado en casi todos los países estudiados.


14

Aunque lentamente, está disminuyendo el número anual estimado de personas que enferman de tuberculosis; ello quiere decir que el mundo está en camino de cumplir el Objetivo de Desarrollo del Milenio consistente en detener la propagación de esta enfermedad de aquí al año 2015. La tasa de mortalidad por tuberculosis disminuyó un 41% entre 1990 y 2011. ¿Quiénes tienen el mayor riesgo? La tuberculosis afecta principalmente a los adultos jóvenes, es decir, en la edad más productiva. Pero todos los grupos de edad están en riesgo. Más del 95% de los casos y las muertes se registran en los países en desarrollo. Las personas infectadas simultáneamente por el VIH y el bacilo tuberculoso tienen entre 21 y 34 veces más probabilidades de enfermar de tuberculosis (véase el apartado «La coinfección por el bacilo de la tuberculosis y el VIH»). El riesgo de desarrollar tuberculosis activa también es mayor en las personas aquejadas de otros trastornos que deterioran el sistema inmunitario. En 2011, aproximadamente medio millón de niños (de 0 a 14 años) enfermaron de tuberculosis, y una media de 64 000 murieron por esta causa. El consumo de tabaco aumenta mucho el riesgo de enfermar de tuberculosis y morir como consecuencia de esta. En el mundo, se calcula que más del 20% de los casos de tuberculosis son atribuibles al hábito de fumar.


15

CONCLUSIÓN : Los últimos tiempos se ha visto que el tema de la tuberculosis ha estado muy detenido o cómo podríamos decir quieto, pero hemos ido descubriendo. Que la enfermedad de la tuberculosis es una enfermedad crónica e infectocontagiosa causada por lo general por el micobacterium tuberculoso. Los pulmones son los órganos afectados por excelencia. Su cuadro clínico puede modificarse en numerosos casos, por lo que se precisa en el diagnóstico de certeza la demostración del bacilo como agente causal. La evolución natural de la enfermedad conduce en un 75% de los casos a un síndrome crónico de deterioro y muchas veces a la muerte. En general, puede decirse que el bacilo tuberculoso no distingue si esta en el pulmón de un niño o en el de un adulto, las drogas lo destruyen igualmente. Y aunque la respuesta inmunológica

a distintas edades puede

variar, no lo hace en forma significativa como para cambiar los resultados de la quimioterapia. Ya que la lucha tuberculosa es cortar la cadena de contagio

y

pesquisar a temprana edad desde el embarazo hasta la adultez ya que los recursos están dados porque no se trata de mucho dinero. A las autoridades que dirigen el programas de tuberculosis pulmonar en los consultorios, velar por la implementación rigurosa del protocolo y/ o normas para la administración de los cuidados del paciente

con

permanentes.

tuberculosis

utilizando

las

estrategias

que

sean

informe de tuberculosis  

Carmen Gloria Mendoza Mondaca

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you