Page 1

Un aV ue lta M ás !

O in tro ce vit nu hi pt a a ev st os s o or p ab y ia ar o re r f s de a re ear res nu pe un can es ns a e te tr ar xó n o ú pu las tic me eb tra a m ro lo di e d . ci zc e s on la t al de am Stam! es co ! no n- s

día! te Ju n e m llosa 08 Orgu rno 20 .Invie Otoño La 8va.. Año 3




LaF Sta oto

Stam!

elStaff

m!



Editor Responsable: Gabriel Weitz. Diseño Gráfico: DG Maximiliano Drzazga Editora Literaria: Nurit Weitz Redacción: Lic. Uriel Aiskovich, León Carpman, Simón Carpman, Laila Kazimierski, David Tabacman, Ezequiel Wajnrajch Ilustraciones: Gisel Levit, Daniel Sacroisky, Ariel Szklanny, Pablo Tajer Agradecimientos: a Gerardo Tyszberowicz Contacto Paraguay 1152, Rosario contacto@revistastam.com.ar www.revistastam.com.ar Registro de la propiedad intelectual en trámite. Las notas firmadas son responsabilidad de sus autores. Pero STAM! se hace cargo igual.

STAM! trabaja bajo la idea de un staff abierto: cualquiera puede unirse, en cualquier momento! Si creés que podés convertirte en colaborador de la mejor revista juvenil judía, escribinos a contacto@revistastam.com.ar


Este número de la revista llega a las manos de mucha gente por primera vez, por lo que es hora de una breve explicación: STAM! es el resultado del delirio de un grupo de jóvenes judíos de Rosario en el año 2006 que se ha ido expandiendo hasta abarcar diversas ciudades del país. De unos pocos cientos de ejemplares en el primer número hemos saltado a varios miles en esta octava edición, y en el camino hemos ampliado nuestro staff, atrayendo judíos laicos y observantes, miembros de comunidades y jóvenes alejados, sionistas y muy sionistas. Gente que hace años que escribe, dibuja y diseña, y también muchos que se animan a hacerlo por primera vez acá: para expresarse, para emitir una opinión o simplemente para mostrarnos otro color más del gran arcoiris que es la judería argentina. Porque llegamos manteniendo el mismo espíritu de nuestros comienzos: mostrar el Judaísmo tradicional, desde una mirada joven. Desde tiempos inmemorables la educación judía tiene como una de sus bases el calendario de festividades. Y este número de la revista sale poco antes de tres fechas importantes: Pesaj, Iom haShoá e Iom haAtzmaut. STAM! te ofrece una visión de ellas diferente a la típica historia que ya conocés: Pesaj ya no es el recuerdo de nuestra esclavitud en Egipto sino las esclavas sexuales que lamentablemente aún existen entre nosotros; la Shoá no está sólo en el pasado, sino también en el presente, obligándonos a luchar contra los genocidios actuales y dar refugio a quienes no lo poseen; y los 60 años de nuestra Medinat Israel son el motivo para reflexionar sobre el programa que más jóvenes judíos llevó a Eretz en los últimos tiempos. Y, como siempre, una buena dosis de pensamiento, de humor y de formas pos-modernas de vivir nuestro Judaísmo. STAM! empieza su tercer año remixando pasado, presente y futuro. Que lo disfrutes, lector!

Stam!

al i r o Edit Remixando pasado, presente y futu ro




Por Lic. Uriel Aiskovich

Atenas vs Jerusalem. Tercer Round

Stam!

Trabajar o no trabajar



¿Quién no soñó alguna vez con una vida sin necesidad de trabajo? Una vida donde todas tus preocupaciones sean cómo hacer tus salidas más interesantes, tus comidas más sabrosas y tus reflexiones más agudas… parece una propuesta más que interesante. Y si esperás encontrar en este artículo la respuesta para como lograrlo te sentirás decepcionado. Nosotros no podemos ofrecerte semejante vida (aunque a veces la deseamos!). Pero nuestros hermanos griegos en su momento lo intentaron. Aquellos ciudadanos griegos que, más de dos mil años atrás, gozaban de la fortuna de poseer esclavos que realicen todo tipo de trabajos por ellos, podían saborear la comodidad de desistir del esfuerzo que implicaba el tener un oficio o profesión. Su tiempo era dedicado a aquello que denominaban “ocio”. Lo más elevado. Reflexiones intelectuales durante hermosas caminatas ante la vista del mar Mediterráneo. Grandes banquetes repletos de comidas, manjares, vinos y, por qué no, muchas libertades. El trabajo era considerado algo bajo. Despreciable, y por ende tarea propia de los esclavos, los bárbaros, aquellos que no eran capaces de pensar correctamente. Así que ya sabés, si alguna vez te ofrecen viajar en el tiempo a algún momento y lugar del mundo la Grecia antigua se ofrece como uno de los más atractivos destinos! Pero cuidado de que no te engañe la suerte, y termines allí siendo un esclavo más de los ya muchos que había. Lejos de encontrar grandes banquetes, todos los días habrás de servirlos sin nunca poder saborearlos. Tus alimentos serán miga-

jas. ¿Aguardabas profundas conversaciones? Para tu amo serás un sujeto sin capacidad de habla. Igual a un perro que puede emitir sonidos ladrando pero no comunicar absolutamente nada. ¿Descanso, relax sobre el mar Mediterráneo? Solo recién cuando tu cuerpo no soporte tanto trabajo podrás dormir por algunas horas para seguir y seguir trabajando. Pero, continuando nuestro ejercicio mental de viajar en el tiempo, podemos imaginar un destino distinto, para el mismo tiempo antiguo, solo a unos km de distancia. La Jerusalem o Babilonia de los primeros sabios talmúdicos. Aquellos barbudos obsesivos por el saber que se decidieron por compilar libros y libros donde se relatan grandes discusiones acerca de todo tipo de asuntos de la vida cotidiana. Esos tomos fueron llamados el Talmud, que podemos traducir como estudio. ¿Que pensaban ellos acerca del trabajo? ¿Intentaban como sus contemporáneos griegos vivir una vida sin grandes ocupaciones ni preocupaciones a costa de conquistar muchos esclavos? Antes de ir a las fuentes seguramente nuestro lector con mucha razón esté pensando: ¿judíos viviendo de forma tranquila, despreocupada y relajada? Eso ni hace tres mil años pudo haber existido! Uno de los tratados centrales del Talmud, el Pirkei Avot, el tratado de principios, donde se enumeran las máximas con las cuales un hombre debía regir su vida ofrece interesantes respuestas. Allí Rabán Gamliel sentencia que “(…) El estudio de la Torá debe complementarse con el trabajo, pues la dedicación a ambos nos alejan del error. Todo estudio que no va


no con una limosna, si no brindándole la posibilidad de que su hermano logre mantenerse por sí mismo, sin necesidad de otra ayuda externa.

“ una justa y difícil combinación entre la reflexión y la acción. Una reflexión que solo era válida si motivaba a la acción capaz de hacer de este mundo un lugar mejor.” Volviendo a nuestro viaje imaginario en el tiempo, esos sabios barbudos no ofrecían ni los grandes banquetes ni las caminatas despreocupadas por el Mediterráneo. Su apuesta era diferente: una justa y difícil combinación entre la reflexión y la acción. Una reflexión que solo era válida si motivaba a la acción capaz de hacer de este mundo un lugar mejor. Podemos seguir imaginando, pero no hace falta viajar por el tiempo para intentar día a día que esas enseñanzas inspiren en nosotros acciones concretas, contundentes y efectivas para por fin sentirnos orgullosos del tiempo y el lugar en el que vivimos.

1. Pirkei Avot, Capítulo 2, Traducción del Sidur del Seminario Rabínico Latinoamericano. 2. Ibidem, Capítulo 13. 3. (Berajot, 8a).

Stam!

acompañado de un trabajo se torna improductivo y conduce al error.”1 Para nuestros sabios el paraíso del ocio del mundo griego nos llevaba a desconectarnos de los verdaderos problemas de este mundo, mientras que una vida sólo situada en el trabajo nos transformaba en meros autómatas incapaces de apreciar nuestro verdadero potencial espiritual e intelectual. Pero el Talmud va más allá y encuentra otros motivos por los cuales valorar el trabajo, siempre en su justo equilibrio. Nuestros sabios en el mismo tratado de principios insisten en la responsabilidad individual que le compete por el cuidado de sí a cada individuo; reflejado en las grandiosas palabras de Hillel : “¿Si no soy para mí, quién es para mí? Y si sólo soy para mí ¿Qué soy yo? Y si no es ahora, ¿cuándo?”2 Aquí se refleja la importancia de que cada individuo pueda hacerse cargo de sí mismo, para desde allí no sólo poder ayudar a los otros, sino poder generar acciones, y no meros pensamientos, capaces de mejorar nuestro entorno. Esto lleva a valorar la importancia del esfuerzo personal por encima de la explotación, propia de una civilización esclavista: “Los beneficios adquiridos como fruto del trabajo tienen tanto valor como el temor a Dios”3 Pero la responsabilidad en el cuidado y manutención propia llevan a su máxima expresión en la noción de Tzedaká, justicia social, concepto que se confunde erróneamente con caridad. El valor más alto de Tzedaká es aquel que ayuda a su semejante,




Briaje a Europa ierski

Por Laila Kazim

¡Hola lectores! Por primera vez tengo el placer de escribir en esta revista que con tanto gusto he leído. Así como delatan mi nombre y mi apellido (Laila Kazimierski), formo parte de la colectividad judía, debido a dos factores: porque así me tocó, y porque así lo elijo gustosa y orgullosamente. Vivo con mis prematuros 21 años en el barrio de Almagro, en la enloquecida ciudad de Buenos Aires. “En la vida todo cuesta”, dicen todas las lenguas. Sin embargo un día normal, estando lo suficientemente aburrida, decido hacerle caso a ese ilógico rumor que decía algo así como “A Israel se puede viajar gratis”. Sigo algunos simples pasos que me indica la página web de BRIA, como quien instala un antivirus o uno de esos programas para llenar de inutilidades la computadora, y poco tiempo después me encuentro a mí misma despertando a mis padres con el grito más agudo: “¡Me voy a Israel!”.

Y no me costó nada. Al menos eso pensaba antes de viajar. En realidad me costó la historia de un esfuerzo eterno, la lucha de todo el pueblo para lograr que el Estado de Israel no fuera sólo un deseo. Ese viaje se paga con la pertenencia, con el respeto y amor que se merece el recuerdo que a nuestra generación lamentablemente no le anda sobrando. Pero cuando digo BRIA se escucha Europa; cuando digo Israel se interpreta como el “mientras tanto” de un cuento con final feliz, probablemente con sede en la Torre Eiffel. Es cierto que hablo de una generalización, pero cierto es también que me encontraba completa y absolutamente incluida en ella. Puse un pie en Eretz Israel pensando en góndolas venecianas y cervezas alemanas, y 10 días después me fui de allá organizando mentalmente el regreso. Definitivamente no es como llegar a cualquier

s formas l… Hay mucha viaje a Israe n u ir u g e s de con , rte de ellas OS para entera CONCURS n ió c c e s la entrá a STAM! en: del blog de

Stam!

r a . m o c . m a t as t s i v e r . w w w 

hummus. Condiciones de uso: ! nos debés un pote de AM ST de g blo al s cia si ganás un concurso gra


invierten anualmente unos cuantos (cuatrocientos mil cuantos) dólares para que los jóvenes judíos tengamos la posibilidad de conocer Israel. Lo menos que podemos hacer es aprovecharlo, ¿no? Es bueno a veces responder con lo que se espera de nosotros, sobre todo si la demanda viene de donde proviene uno. El judío es judío por llevar una mochila cargada de historias, vivencias, penas, luchas y etcéteras que no podemos dejar a un lado. La idea del viaje gratuito es la idea de un judaísmo comprometido. Sería fantástico que podamos poner un pie en Eretz Israel pensando, efectivamente, en Eretz Israel. El viaje que organizaciones como BRIA nos regala, no es gratis en realidad. El viaje a Israel se paga con Judaísmo.

Stam!

otra parte: es llegar por primera vez a un lugar que, paradójicamente, ya se conoce; es caminar las calles y caer (en algún momento realmente tiene que suceder) en un llanto casi infantil. Todas esas historias de tiempos remotos que a lo largo de nuestra vida judía hemos tenido que escuchar o, incluso, estudiar, de pronto se hacen carne, y la conciencia pide permiso para entrar en un cerebro poco comprometido hasta el momento con una realidad que le era propia. Mucho tiempo perdido, mucha falta de respeto. Espero que de alguna manera estas líneas sirvan para todos aquellos que todavía pueden aprovechar el viaje y vivirlo de otra manera, pensando el motivo por el cual están pudiendo viajar gratuitamente y evaluar si coincide con el motivo por el cual viajan. No hay que perder de vista el hecho de que se




Poligamia Judía!!! Por Simón Carpman

Stam!

Seguro que estás pensando: “¿Dónde? Yo quiero!!! Voy ya!...”, etc… La respuesta es en ISRAEL. Al parecer, cuando Moshé nos guió hasta la tierra prometida y nos dijo que era la tierra de leche y miel, se olvidó un detalle, es también la tierra de la poligamia. Hoy en el año 2008 miles de familias practican la poligamia en Eretz Israel. Hay dos comunidades principales: una es la de los “Hebreos Negros”, que viven en Dimona desde 1969 (parece que hasta eligieron el año para mudarse!). La otra es de origen yemenita, que hicieron Aliá cuando se creó el Estado.



En Israel está prohibida la poligamia, pero como no existe una constitución ni una figura del matrimonio civil, es imposible controlar si un hombre está casado con una mujer, con su prima o con todas las del pueblo! El Estado Judío rige los asuntos matrimoniales por la Halajá (recopilación de leyes de la Torá y tradiciones judías) y existen interpretaciones de ésta según las cuales no hay nada en contra de casarse con muchas mujeres o que mencione la poligamia como algo “inmoral”. Revolver un poco la historia con este tema puede sacar unos trapitos al sol. Los primeros judíos que no se conformaron con una fueron Abraham e Itzjak, pero el que se fue al carajo fue Shlomó HaMelej, el Rey Salomón: 700 esposas y 300 concubinas!!! Mi morá nunca me enseñó eso! Más tarde se pudrió todo cuando en el año 1000 el rabino Guershom Ben prohibió las múltiples esposas para evitar confortamientos con los cristianos que lo consideraban la poligamia una degradación humana. A pesar de esta prohibición, algunos judíos sefaradíes y las comunidades yemenitas siguieron practicándola hasta el día de hoy. Toda bobe sueña con que llegue el momento en que le presentás una “novia judía”. ¿Te imaginás si le presentás setecientas? Los knishes que tendría que preparar!!


Pregunta: Estimado Rab STAM!: Decidí respetar las tradiciones para el próximo Pesaj y para ello ya leí sobre lo que no debo comer ni tomar (nada de sándwiches, nada de cerveza!). Mi duda es: ¿hay ‘algo’ que no se pueda fumar durante la festividad? Marleyvich

l a s a t l u s ! n o M A C T S Ray Pbesaj Ho

Respuesta: No hay nada prohibido en fumar cigarrillos de tabaco, pero si tu pregunta es sobre la marihuana, la respuesta es: depende. Te explico: El año pasado, la gente de Ale Iarok (“hoja verde”, el partido político israelí que propone la legalización de la marihuana) anunció que la marihuana no era “casher-le-Pesaj” para los judíos ashkenazim. El motivo hay que encontrarlo en una prohibición que surgió en Europa contra el consumo durante Pesaj de “kitniot”, generalmente llamadas legumbres, que incluyen arroz, maiz, habas, guisantes, lentejas y semillas de cáñamo, entre ellas la de Cannabis. Esta prohibición tradicional, que no tiene base en la Halajá, apareció en la Edad Media como prevención por si los kitniot estaban en contacto con granos nopermitidos. Los judíos sefaradim, en cambio, no siguen esta costumbre. Así que ya sabés: si sos ruso, nada de faso; si sos turco, se puede pero tenés que poner un cd de Matisyahu o de Shotei haNevuá (para ambientar). Y si sos miti-miti… elegí el que te convenga! Rab STAM!

Pregunta: Estimado Rab STAM!: En una revista estadounidense vi una foto de una cena de Pesaj en la que había naranjas en el medio de la kehará (el plato ritual). Nunca presté mucha atención en la escuela o en la tnuá, pero conozco por lo menos lo típico de esta festividad… ¿Me podés explicar qué tiene que ver una naranja con Pesaj?

Respuesta: la naranja en el Seder de Pesaj es una de las tantas costumbres de los judíos yanquis que nosotros no conocemos. La historia es la siguiente: cierta vez una mujer discutió con un Rabino sobre si las mujeres podían o no ser Rabinas o Jazaniot (quienes cantan el servicio religoso). El Rabino le respondió que “una mujer pertenece en el rabinato tanto como una naranja pertenece en una kehará”.

Marta Puztaim

Rab STAM

Tenés alguna pregunta para el Rab STAM!? mandala a contacto@revistastam.com.ar

Stam!

Y desde entonces, jóvenes judíos liberales disponen naranjas en sus Sedarim de Pesaj y así manifiestan su opinión sobre el rol que sí pueden cumplir las mujeres. Y, de paso, fusionan lo tradicional y lo moderno, marcando el camino de la vida judía para toda una generación.




Turistas y algo más…

El destino de los sin destino

Stam!

Por León Carpman, David Tabacman y Ezequiel Wajnrajch

10

En un inglés atravesado, Adam nos contó su historia. Costaba sacarle cada palabra. La cicatriz que atravesaba su frente era un recuerdo vivo de cuando mataron a su padre frente a sus ojos, cuando tenía sólo 11 años. Llegó a Israel atravesando Egipto desde su Sudán natal a pie. Su esposa e hija no tuvieron la misma suerte: fueron atrapadas por el ejército egipcio y supone que están en alguna cárcel en El Cairo. Su historia es una más dentro de las de los cientos de refugiados de Darfur que están huyendo del peor genocidio ocurrido en lo que va del siglo XXI. Llevábamos casi 5 meses siendo parte de la Sociedad israelí, viviendo Shnat Hajshará, un plan de 10 meses en Eretz, cuando viajamos a Polonia una semana para aprender lo estudiado tanto tiempo acerca de la Shoá. Al volver a Israel descubrimos que la palabra genocidio no pertenecía solo al pasado sino también al presente y conocimos que en el Estado Judío se refugiaban cientos de personas que escapaban del horror.

Para Israel fue un gran shock cuando comenzaron a llegar refugiados de Sudán: no los podía rechazar porque si los echaba los condenaba a una muerte casi segura en Sudán o en manos egipcias; pero por el otro lado Israel tiene problemas demográficos y debe mantener una mayoría judía para seguir siendo un Estado judío. Ante este dilema están surgiendo movimientos de israelíes que defienden los derechos de los sudaneses perseguidos y luchan no solo para que Israel sea el primer país en reconocerles el derecho de refugiados, sino para que además presione a la ONU para que otros países también lo hagan. Durante el principio de la Hajshará estaba la discusión de si cuando estamos en Israel somos turistas o algo más. Nosotros quisimos ser algo más, no conformarnos con solo mirar. Primero tomamos contacto con estudiantes universitarios, que nos invitaron a una marcha frente a la Knesset y a partir de ahí decidimos movilizarnos y ser parte de cada manifestación a lo largo y ancho de este corto y angosto país.


Con el correr del plan tuvimos la suerte de encontrarnos con las diferentes realidades que viven los Sudanim (como los llaman los israelíes). Viviendo en Beer Sheva, ciudad donde van a parar muchos de ellos cuando Tzahal los recoge en la frontera, nos cruzamos con un grupo de refugiados recién llegados, sentados en la vereda, esperando a que alguien se haga cargo de ellos, ya sea el gobierno, alguna ONG, kibutz o moshav o simplemente algún particular. No quisimos quedarnos de brazos cruzados, así que colaboramos con lo poco que pudimos, algo de comer y tomar. También, junto a Tnuot Noar de todo el mundo, organizamos un acto con el apoyo de la municipalidad de Beer Sheva exigiendo el reconocimiento del derecho de status de refugiados de guerra. Eilat, paraíso de playas, corales, sol y hoteles. Hoteles que emplean gran cantidad de trabajadores de manera temporal, con posibilidades de horas extras y hasta comida y alojamiento. Es el destino por excelencia de quienes quieren juntar algún dinero antes de abandonar el país. Trabajando allí nos enteramos que no sólo para nosotros era una buena salida, por su cercanía con la frontera de

Egipto también era un destino común entre los que tan solo quieren sobrevivir. No todos los refugiados tuvieron la misma suerte. Algunos fueron trasladados a una ex cárcel en el medio del desierto, adaptada a algo parecido a un campo de refugiados. Para Sucot pudimos compartir una sucá junto a refugiados, sobrevivientes de la shoá, estudiantes y un rabino, frente a la cárcel y marchar exigiendo que no sean deportados. También están aquellos a los que el destino los lleva a Tel Aviv, junto a trabajadores legales e ilegales de todo el mundo. Allí encuentran una posibilidad que muy pocos refugiados tienen: la de brindar educación a sus hijos. En una escuela extraoficial, dirigida por una ONG, se dictan clases para hijos de inmigrantes y allí participó una amiga como voluntaria. Ya sea en Ierushalaim, Beer Sheva, Eilat, Tel Aviv, algún kibutz o incluso en la cárcel, los refugiados de Darfur son una realidad más dentro de la compleja y original sociedad Israelí, y es nuestra obligación como sionistas tomar cartas en el asunto… Y vos… ¿Qué les vas a contar a tus nietos que hiciste durante el genocidio en Darfur?

Stam!

“los refugiados de Darfur son una realidad más dentro de la compleja y original sociedad Israelí, y es nuestra obligación como sionistas tomar cartas en el asunto…”

11


Stam!

Fe de Erratas

12

En el número anterior de STAM! publicamos un Mini-Am de ‘genios de la informática’ con algunas de las mentes más agudas “de la cole”: desde los programadores de la primera computadora digital hasta los creadores de Google, Facebook e ICQ. Pero, inadvertidamente, al realizar el proceso de selección, pasamos por alto a uno de los más relevantes: Kevin Mitnick. Judío estadounidense nacido en los ‘60s, Kevin fue el primer gran hacker de la historia de la informática, el más popular y el más buscado por el FBI. Previo a su arresto en 1995, Mitnick había penetrado los sistemas de seguridad de decenas de grandes compañías estadounidenses e inclusive poseía el número de teléfono personal del entonces presidente Bill Clinton. En un principio, Mitnick fue acusado de decenas

de crímenes económicos como robar online tarjetas de crédito; todos esos cargos fueron luego retirados. En una entrevista con el diario El Mundo, al ser interrogado sobre por qué nunca buscó sacar un beneficio económico con su talento, Kevin respondió: “Porque mis valores éticos me lo impiden. Unos valores que heredé de mis padres, judíos de origen ruso, que me educaron en el rigor moral. Nunca fui capaz de robar dinero.” Hace años que Kevin Mitnick está libre, dirigiendo su empresa consultora en temas de seguridad informática. Y desde STAM! queremos manifestar nuestra admiración por el super-hacker que mantuvo los valores de su Pueblo en alto.


m a i n i M l铆ticos

de py moujeres, de izquierda

Hombres tas y ha, socialis ron a y de derec die , todos acu capitalistas e Jewish politicians. nd esta reuni贸

Stam!

MINIAM

13


facebook

iajnes.com

Stam!

Entrar a un sitio web. Completar tu fecha de nacimiento, ciudad, país y tus películas, música y libros favoritos. Subir una foto. Buscar a tus amigos que tengan creada su propia cuenta. Y ya está. Quince minutos es el tiempo que te toma convertirte en un usuario de Facebook. Nadie sabe aún cuánto se tarda en dejar esta adicción.

14

¿Lo qué??? Hace sólo un año prácticamente nadie en Argentina había escuchado hablar de Facebook. Hoy día, el número de usuarios crece hora tras hora. Y hago un pequeño paréntesis para el que todavía no lo conoce: “Facebook es una herramienta social que te conecta con gente a tu alrededor” es la definición oficial. Pero esta frase no alcanza a definir lo impresionante que es este sitio web que te permite compartir tu vida con tus amigos, pasar en segundos de la diversión al activismo y expresar tus intereses y tu identidad. La base son los grupos. Los hay sobre la vida (“ex-alumnos de ORT”, o “Voluntarios del Kibutz Baram”), de intereses comunes (“Creo que Seinfeld fue el mejor programa de la historia”), de grupos de la vida real (“Stand de Israel 2007”), de protesta (“Creo que el Tren-Bala es un curro más grande que el Monorriel de Springfield”) y aquellos únicamente en joda (“Cuando yo era chico, Plutón era un planeta!” o “Mi profesor de facultad no puede pronunciar mi apellido”). Los grupos sirven para conectarte con gente , discutir ideas o simplemente reirte un rato. Se puede dejar mensajes en el Wall (o “Muro”), crear eventos o subir fotos y videos . Y así te reconectás con viejos amigos o te creás nuevos porque coincidís en algún grupo. Para esto Facebook cuenta con una herramienta excelente: la posibilidad de ver los ‘amigos’ de cualquier usuario, especialmente aquellos amigos en común. Y así ante cualquier persona desconocida podés ver que


“este sitio web te permite compartir tu vida con tus amigos, pasar en segundos de la diversión al activismo y expresar tus intereses y tu identidad. ¿Facebook en STAM!? Y si te estás preguntando qué tiene que ver Facebook con una revista juvenil judía, la respuesta es: ¡todo! Por empezar, Facebook es 100-porciento-joven: hasta hace poco más de un año en Estados Unidos tenías que ser estudiante de alguna universidad para poder hacerte una cuenta. Aunque esa regla no existe más, más del 90% de los usuarios somos jóvenes. Y además he aquí una verdad que llama la atención cuando uno empieza a ser un usuario, pero que muchas veces no nos animamos a decir en voz alta: FACEBOOK ES MUY JUDÍO!! ¿Por qué? A ver… empezando por que su creador es Mark Zuckerberg, un judío neoyorquino. Cuando Mark vio que el sitio tenía éxito, inmediatamente reclutó a Dustin Moskovitz, su roommate en Harvard, también ‘de la cole’ y entre ambos convirtieron a Facebook.com en el séptimo sitio más visitado de la web. El color que eligieron para el sitio fue, ¡oh casualidad!, el clásico Cajol veLavan, el azul y celeste de la bandera israelí. Pero lo que convierte a Facebook en algo intrínsicamente judío es que lleva a un nuevo nivel la expresión iajnerío (iajne = chismoso, en Idish): la primer página del sitio es un resumen de lo que andan haciendo tus contactos, lo cual es ideal para nuestras comunidades de chismosos pendientes del otro; además, hacer que a tus contactos les aparezca “tu amigo cambió su status de ‘en una relación’ a ‘soltero/ a’ “ es mucho más sencillo que tu bobe contándole a sus amigas que su nieto/a está disponible! La primera vez que ingresé al sitio, a mitad del 2007 me sorprendió que la mayoría de los usuarios en las redes argentinas tuvieran apellidos judíos; la razón,

descubrí más tarde, era que los primeros usuarios argentinos (como fue en mi caso) se habían unido como consecuencia de querer seguir en contacto con gente de un viaje al extranjero: en el caso de la cole, generalmente a Israel. Aún hoy día, que se ha ido popularizando su uso, se calcula que el 10% de los jóvenes argentinos lo utiliza, mientras que de las 14 personas que se ven en el staff de la página 2, doce tenemos cuenta en Facebook (el ochenta por ciento!!). Por último, es imposible no destacar que eso de dejar mensajitos en un ‘Muro’ es algo que los judíos venimos haciendo hace 2000 años, aunque en uno no-virtual y de Lamentos. ¿STAM! en Facebook? Fiel a su estilo de estar donde está el Judaísmo del siglo XXI, STAM! se antropomorfizó y se convirtió en usuario de Facebook (el sitio sólo permite como usuarios a personas reales y no a revistas, así que si lo ven a Mark Zuckerberg por favor no le cuenten!). Está bajo el nombre de “Stam revista” y pueden agregarlo como amigo y enterarse de las novedades sobre esta publicación, ver fotos del staff en acción y dejar sus felicitaciones, puteadas o recomendaciones. Y si vos sos de esos que llegó tarde al mIrc, que no conoció el ICQ, que recién tuvo cuenta en el MSN hace dos años, haceme caso: esperá a tener unos días libres (no lo hagas en época de exámenes, ni cuando estés jodido del laburo!) y creáte una cuenta de Facebook. Agregá a tus amigos y después dejate llevar por tus instintos. Unite a grupos, causas, eventos: tu vida se ve diferente, y tu vida judía seguramente también. Y si alguna vez lográs dejar esta adicción, llamame y decime cómo lo lograste!. O mejor aún, dejáme un mensajito en mi Wall. Gabriel Weitz

Stam!

en realidad se trata de la ex de tu amigo, o que fue madrij de tu prima, etcétera...

15


ución

it Pesaj y prost

a n a l t e v S a n

Stam!

a c z o n Co

16

“ E sclavos del Faraón fuimos en Egipto” es una de las frases que leemos de la Hagadá de Pesaj, justo después del popular “Ma Nishtaná”. El recuerdo, año tras año, de nuestro pasado en Egipto nos llevó a ser el primer Pueblo en seguir leyes que determinaban que nadie podía ser esclavo toda su vida, y posteriormente a la anulación por completo de la esclavitud. Y hoy en día, este recuerdo debe ser la base para la lucha en contra de la esclavitud en todo el mundo. Lamentablemente, en el Estado Judío aún sigue habiendo esclavos; es por ello que STAM! publica este artículo, aparecido originalmente en un diario israelí en el Día de la Mujer del año pasado.


“Svetlana habla un poco de hebreo, sabe que existen judíos y árabes y escucho hablar de Tel Aviv, Haifa y Eilat” éxtasis, un poco de cocaína y cualquier otra droga que le ofrezcan. 5. Ella fue abusada de chica. Como la mayoría de las prostitutas, aprendió su oficio en casa, a una edad en que la mayoría de las chicas están en la escuela. Lamento volver a decepcionarte, pero ella no eligió ser prostituta. 6. Ella tiene una hijita que quedó en Ucrania. Si Svetlana se vuelve problemática y los clientes no están contentos, Misha se va a asegurar que la nena reciba también 10 clientes por día. 7. Si por algún milagro Svetlana encuentra la fuerza para fugarse de su explotador, ella será deportada y devuelta a su país, donde los amigos de Misha se “encargarán” de ella. La única forma que tiene de estar segura, y sólo por algunos meses, es testificar en contra de Misha, pero ella tiene miedo de que él la mate si lo hace. 8. Svetlana habla un poco de Hebreo, sabe que existen judíos y árabes y escucho hablar de Tel Aviv, Haifa y Eilat. Lleva dos años en el país pero no tiene amigos. No tiene celular, pero aunque lo tuviera no tendría a quien llamar. 9. Sus únicas posesiones son un par de valijas con ropa, 500 shekels y un cartón de Marlboros. 10. Svetlana es muy disciplinada. Ha hecho lo que le ordenaron por años. Es una buena trabajadora. Nada la alegra o la entristece. No tiene ninguna esperanza o expectativa en su vida. Ella sólo quiere que la dejen en paz. Ahí la tienen, esa es Svetlana. Ella es la proveedora del servicio, vos el cliente. El sexo entre ustedes es completamente profesional y no hay lazos emocionales indeseables. Hoy a la noche, mientras otras mujeres reciban flores o alegres mensajes de texto, ella te tendrá a vos, y a una docena más exactamente como vos. Feliz Día de la Mujer Svetlana. Arik Diamant es un miembro de Amnesty Internacional y su lucha contra el tráfico de mujeres.

Stam!

Hoy a la noche más de 50.000 israelíes van a festejar el Día Internacional de la Mujer visitando un prostíbulo.¿Les suena escandaloso? De acuerdo a las estadísticas de Amnesty International hay entre 5.000 y 10.000 víctimas del comercio sexual en Israel. Mujeres que son forzadas a atender un mínimo de 10 clientes por día. Los clientes de la industria sexual israelí no son desviados ni “enfermos”, ni son sólo trabajadores extranjeros o turistas. Son gente normal, soldados, mecánicos, dentistas, ¿quizás conocidos tuyos? ¿Quizás vos? No te sorprendas. No sos culpable, no hiciste nada malo. ¿Qué tiene de malo que de vez en cuando llames a una call girl? Todos lo hacen. Eso no te convierte en un criminal. Pagaste bien y recibiste un servicio. Ni siquiera le pegaste o le hiciste algo desagradable. Comparado con otros clientes sos correcto y bien educado. Después de todo sos un hombre y tenés necesidades que satisfacer. Además, ella eligió esa vida, si no le gusta que se vaya a limpiar casas. Que intente conseguir alguien que le pague 200 shekels por 10 minutos de trabajo. Pero en honor al Día Internacional de la Mujer, dejáme que te presente a la mujer con la que pasaste tan buen momento anoche. Estos son 10 cosas que seguramente no sabías de ella: 1. Su nombre es Svetlana. Como la mayoría de las prostitutas en Israel, ella es de Europa Oriental y tiene 22 años. 2. Misha, el jefe de Svetlana, la compró por 5.000 dólares a un mafioso egipcio, que la contrabandeo a través de la frontera atada a un camello después que sus amigos la “examinaran” para asegurarse de que valiera el esfuerzo. Misha le trae entre 10 a 20 clientes por día, 200 shekels cada uno, sumando unos 100.000 shekels por mes. Él le paga unos 5.000 shekels a un matón para que vigile que ella no se escape, otros 2.000 shekels por el departamento y esos son todos sus gastos. Misha es un gran hombre de negocios, y aparte de Svetlana tiene varias chicas más en departamentos por todo el país. 3. Svetlana no ve mucho del dinero que le pagás. Misha le da entre 20 y 50 shekels por cliente. Ella suele usar ese dinero para droga y cigarrillos. 4. Svetlana es drogadicta. Lamento informarte pero su performance no es natural. Ella consume

17


18

Stam!


19

Stam!


20

Stam!

Revista STAM! número ocho  

Octava edición de la revista juvenil judía más copada de la Argentina!

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you