Issuu on Google+

Hamartia Año 1 - Nº1 Octubre 2011 Precio $12 Mirá qué bueno viejo

Bersuit Vuelve

y nos recibe en plena grabación de su disco

Diego Capusotto

“a Majul le tenés que meter un bife en la cabeza”

Jorge Altamira

“aprendí sobre la lucha de clases, antes de decir papá y mamá”

Eugenio Zaffaroni

“el último empujón a De la Rúa se lo dio la policía”

Luis D’Elía Ensayo sobre Carver por Pablo Ramos Peronlandia por Enrique Vázquez Schoklender y el MOSSAD por


Hamartia sumario 030407081012-

Editorial Entrevista a Zaffaroni Aliverti Textual La Pilastra de Arturro Hamartia en Chile Andrés Rivera

15- Jorge Altamira 16- Tomás Gubitsch 18-La Isla de Samora

20- Escribe Luís D’Elía 22-Espacio público en disputa 23- Eh? 24- Capusotto Textual

26-Bersuit Vuelve

30- Escribe Enrique Vázquez 32- La milonga que no se exporta 34- No te podés poner la gorra por un faso, Mamá

3638404244-

Abran Cancha Me dormí en el bondi Megaminería a cielo abierto Leonardo Favio y los años 70 El horóscopo de Altamira

46- Pablo Ramos 49- Andrés Zerneri 50- Carlingrilla

Suscribite a Hamartia enviando un mail a: info@hamartia.com.ar por milo


.

Revista Hamartia 2011. Año 1, Edición Octubre 2011. Propietarios: Damián Ezequiel Cots, Julián Mauro Saud, Santiago Mouradian. Venezuela 3344. Director: Damián Ezequiel Cots

Editorial

Se venden lágrimas poco creíbles, noticias aterradoras y refuerzos policiales, se venden horizontes chatos a cambio de impulsos altos, intensidades fugaces a cambio del abandono de las pasiones. Y la lista podría seguir y un mayor problema sería oponerle otra lista. Es un estado de cosas donde lo nuevo sólo garantiza la repetición, la actitud de consumo que nos sintetiza. Nadie está exento de esta lógica, salvo cuando toma conscientemente la decisión de enfrentársele. La disputa de ideas no se puede dar en un plano abstracto de ideas, porque el sólo hecho de permanecer ahí es ya abandonarse a la idea dominante, que intenta mantener el lenguaje (y los lenguajes) lejos de toda vinculación con lo real. En la lógica dominante, los conceptos conceptualizan conceptos, las palabras designan palabras y luego discuten entre ellas, y las metáforas dan vueltas sobre otras metáforas en un juego creativo que no logra trascender la articulación de lo ya dicho. El medio pasa a ser un fin en sí mismo, ya no se concibe como herramienta, sino como el punto de llegada, aunque no se venga de ningún lado. Recuperar el vínculo entre la idea y el cuerpo es entonces una de nuestras metas fundacionales. No se trata de cambiar una tendencia o fundar una escuela, nuestro desafío es corroer la lógica dominante de las prácticas culturales, para trascender la innovación estética como producto de novedad, recuperar la potencia crítica de nuestra producción y la vocación de sentido. Como diría Roberto Arlt, “Un libro tras otro. Y que los eunucos bufen” Aristóteles usó el concepto de Hamartia, en la tragedia griega. Nosotros, a partir del 2009. El origen de esta palabra está en la noción de errar al tiro, no dar en el blanco. El accidente, el error, puede llevar a resultados adversos, pero implica una acción. Es en el espíritu de esa acción en donde nos paramos. Hamartia avanza, pregunta, se equivoca, aprende. Vuelve a empezar. Fue por la época de la crisis del campo que empezamos a engordar la idea de hacer la revista. Familias enteras polarizadas, amigos sin asado, mates sojeros, los bares con música, otra vez. Claramente, parecía que el kirchnerismo había cometido un grave error. Había ido a parar a un lugar en dónde no iba a poder salir. Sin embargo, ese tiro que no alcanzó el blanco, encontró otro camino, otra posición para disparar. Entonces es más desde ahí, donde traemos el concepto de Hamartia, extrayendo el término directamente de la arquería. Tiene que ver con la forma en que se yerra, no en cómo se acierta. Para conocer el blanco es necesario tener dimensión real de cuáles son las distancias. No es posible saber qué va a ocurrir si no se ejecuta, si no se lleva el error hasta sus últimas consecuencias. La voluntad del error es la voluntad de recuperar el hacer del cuerpo, de la idea desde el cuerpo y a través de él. Una respuesta a una forma de ser de la cultura en estos tiempos, a nuestra propia forma de ser como actores sociales, como artistas e intelectuales, que muchas veces no logra ir más allá del habitante estadístico y consumidor. La manera en que entendemos nuestra práctica es nuestra manera de habitar el mundo. No somos dueños de la verdad. En realidad, no somos dueños de nada. Ni la primicia del pasado, ni la soberbia del futuro. Hamartia es el hacer de hoy. Un fumigador, una investigadora del CONICET con capucha, varios trabajadores de call center, un electricista bancario, el dueño de un bar, algunos estudiantes, un psicólogo, un corredor de seguros, Dios que vive en Canadá, egresados del ENERC, un prendedor de televisores clínicos, una especie de visitador médico, un mecánico de artefactos de limpieza, una vendedora de artesanías, una museóloga administradora de empresas y un administrador de empresas mudancero. ¡Ah, sí! Me olvidaba, también hay uno o dos periodistas. Cincuenta y dos páginas y a sólo doce pesitos, ¿no te la esperabas, eh? Vos sos de los que pensás que a nosotros nos banca el kirchnerismo. Acá tenés la prueba, te invito a ver el balance de esta empresa. Es negativo y ahora con más ceros. O sea, guión de diálogo: -La puta madre que los parió, sino salimos a vender esto, no morfamos ni fideos. Y es que sí, eso es lo que somos, eso es lo que queremos reproducir. La independencia artística dejémosla para quienes acceden a la verdad a través del floripondio del arte baba. Para nosotros, el arte es libertad y es una flor de mochila, que la mayoría de las veces, pesa y no poco. Y volviendo a lo del kirchnerismo, está claro que no nos banca, pero nosotros sí. Como alguien dijo por ahí “Perón nos dejó a Isabel y a López Rega, pero Néstor nos dejó a Cristina”. Hubiésemos preferido a Fidel, pero no pudo ser. Ahora vamos por más

Director:

Damián Cots

Editora Responsable: Natalia Morandeira

Consejo Directivo:

Damián Cots, Julián Saud, Santiago Mouradian, Natalia Morandeira

'LVHxR*UiÀFR Camilo Herzovich

Colaboró: Federico Rombolá

Ilustración:

Veronique Pestoni, Leandro Gillig

Colaboraron: Ricardo Rocambole, Mosqueira y Lurdes Pogoriles

Fotografía:

Lucía Marquillane, Aníbal Martínez, Paloma Lutzky, Ernesto González Colaboraron: Marianela Albornoz, Carmen Herrera

Arte de Tapa:

Veronique Pestoni

3RVWSURGXFFLyQ)RWRJUiÀFD

Camilo Herzovich Consejo de Redacción: Damián Cots, Santiago Mouradian, Natalia Morandeira, Julián Saud, Nacho Ibáñez, Santiago Gómez, Santiago Asorey, Sebatián Tafuro, Silvana Jáuregui Colaboraron: Anahí Perez, Gabriel Cóccaro, Arturro Puig

Columnistas:

Luis D’Elía, Enrique Vázquez, Pablo Ramos

Producción:

Gisela Mouradian, Elena Fernández, Nicolás Capusotto, Nicolás Finoli

Administración: Matías Sbora

Carlín:

Escribe, Diego Cots. Diseña, Federico Rombolá Carlíngrilla: Ricardo Reggio

Imprenta: Editorial Acercándonos Cultura Cochabamba 894, CABA

Dios: Federico Larumbe Agradecimientos: Alejandro Fernández, Angel Saúd, Inmobiliaria Kops, Matiz, La Buena Cocina, Bar El Tano de Arriba, Pepi, La Red Psicológica, Zulmar, Siete Punto Cero, Cerveza Deneben, Lucía Manusovich.


La cuestión es

organizar excluidos conquistar el poder lo que le sobra a los

y ponerlos a

Usted manifestó que ni a Evo ni al Perón del ’45 no le hubiera recomendado el parlamentarismo. ¿Por qué a nosotros sí? $QWHXQDVRFLHGDGVXPDPHQWHHVWUDWLÀcada, donde la mayor parte está excluida de la ciudadanía real, los cambios que hay que hacer son bastante estructurales. Si pensamos en el Perón del ’45, era un presidencialismo con mayoría en las cámaras. Normalmente esas transformaciones las hacen en nuestra región movimientos que se llamaron, peyorativamente, populistas. Son los únicos que pudieron protagonizar cambios tan grandes. No estamos en esa situación, no tenemos a la mayor parte de la población argentina excluida de la ciudadanía. Tenemos carencias, pobreza y un fenómeno de exclusión generado en la década del noventa que se está revirtiendo y que se puede ir superando gradualmente. Las brutalidades

, que es

, es decir, a conquistar el

sión y mucho más, una de tipo violento. Con el sistema electoral y el presidencialista cruzados es muy difícil que un Ejecutivo cuente con mayoría en el Congreso. Lo obliga a negociar cambiando cosas heterogéneas o bien, a gobernar a través de Decretos de Necesidad y Urgencia o La Banelco. Necesitamos gobiernos fuertes, pero institucionales y controlados. Lo único que puede garantizar y contribuir a la reconstrucción de los partidos políticos es el parlamentarismo, que fuerza por lo menos a dos coaliciones. Una que tiene que tener una mayoría para gobernar y otra de oposición que tiene que coaligarse para ser alternativa, sino no funciona. No me hace ninguna gracia la digresión de la oposición, es un problema para el sistema. No tener marcación es un riesgo a perder el sentido de la velocidad y en la primera curva podemos seguir derecho. La pulverización es producto del siste-

No tener marcación es un riesgo a perder el sentido de la velocidad y en la primera curva podemos seguir derecho más grandes que se han visto en toda nuestra región no han sido por los populismos, por más que hayan cometido todos los errores que se quieran. Los cometieron aquellos que trataron de frenar esa incorporación de ciudadanía real. Creo que ha llegado el momento de pensar en términos institucionales y de completar nuestra tarea en derechos humanos. Necesitamos una institucionalización que impida cualquier regre-

tiempo saber

ma electoral. Si yo con cincuenta mil votos soy diputado, para qué me voy a someter a una disciplina de partido. Voy con un nombre de fantasía y listo, sin una razón que me obligue a coaligarme. Un presidencialismo con una oposición fragmentada y sin mayoría en el Congreso no es fuerte. Un parlamentarismo para serlo tiene que ser mayoría en el Congreso, eso es ser fuerte. Y si un día la perdió, se fue, es una crisis normal,

hamartia  4

, .

no tenemos por qué salir a la calle, matar veinte tipos. Sería una crisis política, que no es crisis de sistema. Una acefalía presidencial es una crisis de sistema, lo pone al borde de un desastre. Tenemos que ver el 2001 y decir “Momento, no podemos volver a esa locura institucionalmente”. Económicamente ya sabemos.

Necesitamos una institucionalización que impida cualquier regresión y mucho más, una de tipo violento ¿El parlamentarismo no podría ser un obstáculo, teniendo en cuenta que hasta ahora se avanzó a través del presidencialismo? ¿Por qué lo tendría que frenar? No veo la razón. El parlamentarismo genera gobiernos fuertes pero requiere de mayores controles que el presidencialismo, eso es cierto. Pienso en la 125. Pienso en un Tribunal Constitucional en serio, que mantiene la vigencia de una ley o la hace caer. Y listo. Terminemos la historia. Es un tribunal político, está al margen del poder judicial en las constituciones parlamentarias. Me preguntarán cómo puedo pensar que se dinamiza la sociedad en un futuro no inmediato para seguir ampliando esto. Bueno, creo que al reconstruirse partidos y reconstruirse alianzas, naturalmente van a surgir alianzas más naturales, y no renunciaría a pensar que en diez años Mirá el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


Juez excluidos de

los

raĂşl eugenio

Z

affaroni


podamos tener un partido laborista en serio. Hoy parece una locura. La CGT, la CTA con sus dos sectores, que se maten adentro. Y afuera, presenten un frente unido como un partido laborista. Ningún sistema electoral es ingenuo, ni hay un sistema electoral perfecto donde cada voto esté representado, eso no existe. Cada uno tiene sus virtudes, sus defectos, y en cada coyuntura se piensa en eso, aunque no se diga.

Ningún sistema electoral es ingenuo, ni hay un sistema electoral perfecto donde cada voto esté representado, eso no existe. Usted halagó públicamente la gestión de Nilda Garré, al frente del Ministerio de Seguridad. ¿Por qué? Tomó decisiones interesantes, trajo Gendarmería, agilizó los ascensos dentro de la fuerza. Pero creo que tenemos que sentarnos en el país a pensar en serio el modelo de policía que queremos tener, en estos casi treinta años no se hizo. La Policía Federal debería constituirse en una suerte de FBI argentino, dedicado a delitos federales y complejos. Habría que pensar si la función de criminalística es conveniente que dependa de los tribunales

de justicia, porque eso de que alguien investiga siguiendo mis órdenes pero jerárquicamente dependa de otro no funciona mucho. Si le doy una orden a un policía y al superior no le gusta que la cumpla, le da un traslado a Ushuaia. Eso no funciona. Con respecto a la policía de seguridad de calle, habría que tratar que sea de cuerpos reducidos. El problema más grande es la Policía de la Provincia de Buenos Aires, enorme, muy difícil de conducir, de controlar, por muy buena voluntad política que tenga el que esté al frente. Nuestras policías se acostumbraron a la autonomización, a la recaudación independiente, hay que ir revirtiendo todo eso. La comunidad tiene que participar. Si pensamos en la Ciudad de Buenos Aires se tendría que poner en funcionamiento real las comunas, que haya un control comunitario sobre la policía. Es indispensable que los policías se sindicalicen, que como todo trabajador puedan discutir horizontalmente las condiciones de trabajo, formular peticiones colectivas. No veo la necesidad de tener una policía militarizada. El último golpe… el último empujón a De la Rúa se lo dio la policía, no se lo dio el ejército. Duhalde sale…, bueno, por dos muertos que le tira la policía.

Ping Pong

Néstor Kirchner: Tengo una imagen muy positiva de Kirchner. Hay líderes que tienen un trato, una imagen, medio de padre de la patria, un De Gaulle. Hay otros con una imagen paternal, tipo Alfonsín. Kirchner era un tipo que tenía una imagen fraternal, al rato de estar hablando uno no podía dejar de tutearlo. Scioli: Un buen tipo. Hay que cuidarlo. CGT: No puedo olvidar lo que representa la CGT, la lucha de la clase obrera, toda la resistencia a lo largo de tantos años frente a la represión. Hugo Moyano: Moyano es una coyuntura de la CGT, no hago evaluaciones de carácter personal. Ya sé que alguien que esté al frente de la CGT tendrá su interna, tendrá los otros que se le vengan encima, pero sea quien sea quien esté al frente de la CGT no puedo olvidar lo que ésta significa.

Aborto:

¿Le tira? (Risas) Bueh, qué se yo… No sé hasta qué punto a Solá y Arslanian no lo bajan, algún día habría que aclararlo. No necesitamos ir a ver lo que le pasó a Correa en Ecuador, todo eso nos pasó. ¢4XpVHGHEHPRGLÀFDUGHOSHUÀOMXdicial? 6H YD LU PRGLÀFDQGR HQ OD PHGLGD GH que vayan adviniendo nuevos jueces. Hay una autoestima diferente por parte del juez que emerge de un concurso, del que sólo pasa a través de una decisión política coyuntural. Esto cambia la imagen y va subiendo el nivel de conocimiento. Me dirán que esto puede producir cierto elitismo, eso también lo he pensado, pero eso es un problema social. Estamos en una época donde la revolución tecnológica hace que tengamos acceso a una información que hace muchos años no teníamos. Teóricamente desde Ciudad Oculta uno SXHGHHVFULELUXQDWHVLVVREUHÀORVRItD presocrática con los mismos elementos que en Cambridge. La cuestión es organizar lo que le sobra a los excluidos nuestros, que es tiempo, y ponerlos a conquistar el poder, es decir, a conquistar el saber. El día que manejen el saber, tienen el poder. Ese es un camino que no podemos hacer desde el poder judicial. Esa es otra tarea.

Algún día tenemos que ser razonables, sentarnos, decir bueno, sí a la vida. Hay que defender la vida intrauterina, extrauterina. Investiguemos cuántos abortos tenemos en el país, estimemos la cantidad, veamos cómo bajarlos, y cuántas mujeres muertas tenemos. Dogmáticamente como principio tenemos que defender la vida, eso no me cabe duda, el problema es cómo. Y en el cómo no hay dogma, tenemos que verlo con números, con información. Pelearnos por un pedazo de papel, no, los fetos no son de papel, nos estamos peleando por un pedacito de papel de un delito impune, y al lado tenemos el Aconcagua de fetos y cadáveres de mujeres, eso es absurdo. En los treinta y pico de años de juez me alcanzan los dedos de la mano para contar los casos de aborto que me han pasado. En ocho años en la Corte, uno solo. Entonces no podemos pelearnos por eso y olvidarnos de la realidad.

hamartia  6


Mirรก el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


Mi nombre es Arturro Puig. Ayer prendĂ­ la televisiĂłn a las tres de la tarde y lo primero que vi fue un culo. No es que me haya molestado, de hecho me sacĂł una ZVUYPZH4LKPQLSHW\[HX\LĂ&#x2026;VYKL[LVQL7LYVLUZLN\PKHTLWYLN\U[t!ÂŚWVYX\t todo lo que no tiene culo no funciona? Si camina es porque tiene culo, si no se estanca, no sirve, nadie lo ve. No hay nada mĂĄs arriesgado que invertir en cualquier cosa que no tenga culo. En mi idioma, tener culo es tener algo de suerte. Pero en realidad, tener culo es asegurarse la atenciĂłn. No es que pretenda descular SHĂ&#x201E;SVZVMxHKLSHZ\LY[LWLYVZLTLOHJLX\LHSTLUVZLJVU}TPJHTLU[LSVZX\L siempre la tienen,cuentan con la abundancia del culo. El usuario promedio de internet recibe unos THPSZWVYUVNYmĂ&#x201E;JVZ por dĂ­a. La edad promedio de inicio en la exposiciĂłn a la pornografĂ­a es de 11 aĂąos. Cada segundo, 3.075.640 usuarios estĂĄn pasando por un sitio WVYUVNYmĂ&#x201E;JV. *HKH TPU\[VZ!\UU\L]VvideoWVYUVNYmĂ&#x201E;JVZLLZ[mJYLHUKVLUSVZ,Z[HKVZ<UPKVZ La palabra SEX (sexo) es la palabra mĂĄs buscada en todos los motores de bĂşsqueda. 414 millones de sitios tienen la palabra SEX como palabra clave.

,ZJYPIL!(Y[\YYV7\PN

hamartia  8


No voy a negar que de vez en cuando me casco. Sรญ, me juego un solitario. Me hago una puรฑeta, me sacudo el gomero un poco. Pero eso es una necesidad de la naturaleza, como comer por ejemplo. Es sabido que en estas sociedades uno no siempre tiene para comer. Va mรกs allรก de los carozos, los huesitos, los chongos o las puertas con manija. A lo que hay que tenerle miedo es al pajero/a, no a la WHQH4PSP[tT\JOVZH|VZQ\U[VHS.VYdo Remolacha, un dirigente del cuarto WPZV KL \U LKPร„JV H KVZ J\HKYHZ KL *VUNYLZVJVUZ\ร„JPLU[LHS[\YHWVSx[PJH como para analizar coyunturas en pos de la creaciรณn de poder popular y potencia electoral. No es fรกcil ser elegido WVY LS V[YV <UV UV UHJL JVU JHILaH KL WHU[HSSH WLYV Zx WVUPtUKVSH MYLU[L H LSSH 7VUPtUKVSH +PNV LZ[V ` LUZLN\PKH HZVJPV! LS   KL SVZ \Z\HYPVZ KLPU[LYUL[]L76956ยฆ8\tLZSVX\L realmente se pone o se saca el usuario cuando consume pornografรญa?

El 42.7%KLSVZ\Z\HYPVZKLPU[LYUL[ve porno 3H KLS WVYUV LZ \UH PUK\Z[YPH KL \UVZ 13.000.000.000 dรณlares. Eso es mรกs X\L[VKHZSHZNHUHUJPHZKLSHZWYPUJPWHSLZLTWYLZHZKL[LJUVSVNxH(WWSL.VVNSL 4PJYVZVM[L)H`@HOVV`KLTmZ[VKHZQ\U[HZ

Los datos hablan por sรญ solos. Muchos de nosotros estamos a merced de la pornografรญa. Sรณlo por una diferencia KLS NHUHYxHULUWYPTLYH]\LS[H:L trata de un fenรณmeno similar al menemismo y, sรณlo a exigencia de ser contemporรกneos, al macrismo. Siempre ZVUTmZKLS WLYVUHKPLSVZ]V[} En este caso sucede algo muy similar, nadie ve pornografรญa... Lo que preocupa va mucho mรกs allรก de la exposiciรณn ante nuestros hijos, HU[LJ\HSX\PLYHSTHKtIPS`LYN\PKH5P siquiera le temo a la perversidad, a la aVVร„SPH H SH WVYUVNYHMxH PUMHU[PS H\UX\LS\JOLJVUร„YTLaHKxHHKxHJVU[YH todo eso. Lo que va en camino hacia lo irreversible es la solapada y sopapeada insistencia por imponer la oferta sexual. Y que por ella pasan los caรฑos de la identidad, del placer en sรญ mismo, KLSHX\xHOVYH`H`KLZW\tZ\UJHMt Resulta que la adicciรณn es al mundo virtual y en ese mundo, como en muJOVZ[HTIPtUTHUKHUSVZJ\SVZ Soy Arturro Puig y la verdad que como periodista me va para el culo pero les puedo decir que la guerra frรญa se ganรณ con pantallas, no con misiles

.

/H`TPSSVULZKLZP[PVZ WVYUVNYmร„JVZTPSSVULZKL WmNPUHZWVYUVNYmร„JHZWVYKxHZVU 68 millonesKLWLYZVUHZI\ZJHUKV WVYUVNYHMxHLU0U[LYUL[ZLYLJPILU

IPSSVULZKLTHPSZWVYKxH de VMLY[HZWVYUVNYmร„JHZWVYTLZ ZLYLNPZ[YHULUZPZ[LTHZ777LLY [VWLLYIPSSVULZKLKLZJHYNHZ YLSHJPVUHKHZHSHWVYUVNYHMxHOH` TPSZP[VZX\LVMYLJLU7VYUVNYHMxH 0UMHU[PS IlegalSVZX\LTmZ JVUZ\TLU[PLULULU[YL`H|VZ La demanda por la WVYUVNYHMxHLZ[HUHS[HX\LSHZ NYHUKLZJVYWVYHJPVULZJVTV(; ; .LULYHS4V[VYZ`SHZJHKLUHZKLOV[LSLZ 4HYYPV[ZHSPLYVUHI\ZJHYZ\WVYJP}UKLS [LZVYV`ZLJVU]PY[PLYVULUZ\WYPUJPWHS KPZ[YPI\PKVYH


Chile Hamartia en

CrĂłnica de otro septiembre agitado Escribe: SebastiĂĄn Tafuro | Foto: Marianela Albornoz

Otra vez Septiembre. Treinta y ocho aĂąos atrĂĄs, una dictadura militar se implantaba a sangre y fuego en el poder luego de derrocar al presidente socialista Salvador Allende, quien desde su despacho en el Palacio de la Moneda darĂ­a heroica batalla y finalmente se suicidarĂ­a para evitar una probable detenciĂłn. De ese modo, se inauguraba el mĂĄs perfecto ensayo neoliberal de la regiĂłn, cuya duraciĂłn persistiĂł, con matices y perfeccionamientos, durante todos los perĂ­odos democrĂĄticos desde los 1990 en adelante. La eternidad no es amiga de los procesos histĂłricos. El â&#x20AC;&#x153;exitoso modeloâ&#x20AC;? empezĂł a crujir, en momentos donde buena parte del mundo vivencia similares resquebrajamientos. Lo que comenzĂł como un reclamo sectorial centrado en la consigna de â&#x20AC;&#x153;EducaciĂłn gratuitaâ&#x20AC;? se extendiĂł transversalmente hasta dar lugar a una heterogeneidad de reclamos que, aunque la hegemonĂ­a siga dada por la cuestiĂłn educativa, constituyen el mayor cimbronazo que la institucionalidad dominante ha sufrido en las Ăşltimas dĂŠcadas. El hartazgo por un sistema que condena a la exclusiĂłn a grandes mayorĂ­as llegĂł tambiĂŠn a Chile. El desenlace estĂĄ abierto y se juega en las calles.

Maquillaje y nada mĂĄs El sĂĄbado 3 de septiembre, el mismo dĂ­a que llegamos a Santiago, el presidente SebastiĂĄn PiĂąera recibĂ­a a representantes estudiantiles y del Colegio GH 3URIHVRUHV (O FRQĂ LFWR KDEtD FRmenzado varios meses antes y reciĂŠn ahora se daba la primera instancia de diĂĄlogo formal, con el Palacio de la Moneda como escenario. El objetivo era armar una agenda de trabajo respecto a los 12 puntos que presentĂł la ConfederaciĂłn de Estudiantes de Chile. El primer eje apunta a una EducaciĂłn que estĂŠ garantizada â&#x20AC;&#x153;como Derecho Social, entendiĂŠndola como plataforma de construcciĂłn del conocimiento al servicio del desarrollo social, cultural y econĂłmico de nuestro paĂ­sâ&#x20AC;?.

El â&#x20AC;&#x153;exitoso modeloâ&#x20AC;? empezĂł a crujir, en momentos donde buena parte del mundo vivencia similares resquebrajamientos Sin embargo, y aunque las declaraciones a los medios de los actores involucrados en el encuentro fueron polĂ­ticamente correctas, con el correr de los dĂ­as quedĂł claro que el simbĂłlico paso adelante se volviĂł retroceso. O, mĂĄs bien, fojas cero. La intransigencia del gobierno â&#x20AC;&#x201C;hasta entonces simbolizada por las durĂ­simas represiones a

hamartia  10

las protestas estudiantiles que dejaron un muerto a manos de los carabineros (Manuel GutiĂŠrrez, de 16 aĂąos) ademĂĄs de numerosos heridos y detenidosâ&#x20AC;&#x201C; ahora quedaba explĂ­cita en las propuestas gubernamentales. La educaciĂłn gratuita, el reclamo insignia, continuaba sin ser la prioridad nĂşmero uno para el principal mandatario del paĂ­s y sus lugartenientes. Ese mismo dĂ­a, visitamos la sede central de la Universidad de Chile (uno de los establecimientos tomados) y conversamos con Camila, estudiante de IngenierĂ­a. Nos comentĂł que no pretenden del gobierno una cuestiĂłn de maquillaje, si no una reforma estructural en el plano educativo. AdemĂĄs nos contĂł que prĂłximamente, a travĂŠs de una beca, vendrĂ­a a estudiar GeologĂ­a en nuestra UBA. Una curiosidad que detalla en esencia el increĂ­ble escenario de un derecho privatizado.

Se va a caer, se va a caer, la educaciĂłn de Pinochet Casas de familia con carteles en sus YHQWDQDVQHJRFLRVFRQDĂ&#x20AC;FKHVGHDSRyo a los reclamos y un extendido sentido comĂşn, recabado en breves cruces verbales, de que â&#x20AC;&#x153;es justo lo que estĂĄn pidiendoâ&#x20AC;?. Es que estudiar en Chile tiene un costo aĂşn superior al de paĂ­ses del Primer Mundo, como EEUU o Australia. De hecho, las familias hacen


contribuciones econĂłmicas hasta 6 veces mĂĄs elevadas que el Estado. AsĂ­, una gran parte del conjunto social es la que ve afectada su nivel de vida por un modelo educativo elitista que, encima, ni siquiera proporciona calidad.

â&#x20AC;&#x153;Lo que el pueblo necesita es educaciĂłn gratuita, porque el pueblo estĂĄ cansado de las leyes de mercadoâ&#x20AC;? La colorida y maĂąanera movilizaciĂłn del 8 de septiembre en la ciudad portuaria fue un claro ejemplo del amplio apoyo ciudadano a las demandas del movimiento estudiantil. Mientras algunos medios criticaban la realizaciĂłn de la marcha por el duelo nacional que se vivĂ­a debido a la muerte de 21 personas (entre ellas, el popular animador Felipe Camiroaga) en un accidente aĂŠreo en la localidad de Juan FernĂĄndez, varios rostros denotaban algo mĂĄs que profesores y estudiantes recorriendo la bellĂ­sima capital de la quinta regiĂłn, asĂ­ como tambiĂŠn se sucedĂ­an constantePHQWHODVYLYDVGHVGHORVHGLĂ&#x20AC;FLRVSRU parte de vecinos y trabajadores. Salvador MuĂąoz, lĂ­der de PAIZ (Partido de Izquierda), nos transmitiĂł por la WDUGHTXH ´HO FRQĂ LFWRHVWXGLDQWLO HV OD expresiĂłn de una crisis institucional estructural. Los mismos estudiantes han sido enfĂĄticos al seĂąalarlo. Y cĂłmo no,

si seguimos sometidos a los amarres institucionales de Pinochetâ&#x20AC;?. Precisamente en los cĂĄnticos de una manifestaciĂłn plagada de creatividad en pancartas, banderas y vestimenta de algunos de los grupos movilizados se sintetizaba el fuerte impacto de las decisiones polĂ­ticas de una dictadura que la democracia no revirtiĂł. â&#x20AC;&#x153;Se va a caer, se va a caer la educaciĂłn de Pinochetâ&#x20AC;? o â&#x20AC;&#x153;Lo que el pueblo necesita es educaciĂłn gratuita, porque el pueblo estĂĄ cansado de las leyes de mercadoâ&#x20AC;?, con GLVWLQWRV ULWPRV PXVLFDOHV JUDĂ&#x20AC;FDEDQ un despertar social que trasciende el eje educativo.

La dictadura terminĂł hace rato pero, a diferencia de nuestro paĂ­s, no se fue por la ventana Es que Chile experimenta una especie GH ´Ă&#x20AC;Q GH FLFORÂľ WDO FRPR VXFHGLy HQ otros paĂ­ses del continente luego de aĂąos de hegemonĂ­a neoliberal con sus consecuencias ya tristemente conocidas. La dictadura terminĂł hace rato, pero, a diferencia de nuestro paĂ­s, no se fue por la ventana. La vuelta democrĂĄtica garantizĂł impunidades, conservĂł â&#x20AC;&#x153;enclaves autoritariosâ&#x20AC;? (concepto trabajado en gran forma por el abogado y politĂłlogo Genaro Arriagada) en el marco de una ConstituciĂłn que reciĂŠn

www.hamartia.com.ar

ORJUy PRGLĂ&#x20AC;FDUVH VXVWDQFLDOPHQWH HQ 2005. El rumbo econĂłmico pinochetista continuĂł a grandes rasgos, con grandes loas del mundillo empresarial a lo largo y ancho del orbe. Y como corolario, una buena parte de la sociedad se ha expresado en numerosas oportunidades como partidaria del rĂŠgimen militar que Pinochet encabezĂł con mano dura durante nada mĂĄs ni nada menos que diecisiete aĂąos. En ese contexto, con un paĂ­s que institucionalmente se ha caracterizado por una estabilidad enemiga de los grandes cambios, sĂłlo la fuerza de una masiva movilizaciĂłn puede alterar un orden que, aĂşn con visibles rasgos de GHELOLGDG LQVLVWH HQ PDQWHQHUVH Ă&#x20AC;UPH ante las justas demandas. En palabras de MuĂąoz otra vez: â&#x20AC;&#x153;Las derechas perdieron toda credibilidad, y toda facultad para imponer una dominaciĂłn excluyente que dejaba al margen a los pueblos. Eso le dio la oportunidad a otras formas de expresiĂłn polĂ­tica popular de acceder al poder por primera vez en nuestra historia. En Chile se trata, en este minuto, de recuperar la democracia y de desarrollar la participaciĂłn ciudadana en los asuntos que le conciernenâ&#x20AC;?. En ese camino, el de la participaciĂłn y la lucha, se encuentra el pueblo chileno. De a poco, pero despertando de un feroz letargo en que lo sumieron durante un largo tiempo

.


Andrés Rivera revoluciónsueño eterno

Escriben: Santiagos Gómez y Santiago Asorey

La

Ilustra: Veronique Pestoni

Alguna vez Julio Cortázar dijo que Antonio Di Benedetto pertenecía a esa clase de escritores que no buscan la reconstrucción ideológica del pasado, sino que está en ese pasado. No se trata de una evocación, sino de una voz que viene desde las entrañas profundas de la historia argentina. Andrés Rivera pertenece a esa clase de escritores. Acaso el triunfo de libros como “El Farmer” y “La revolución es un sueño eterno” sea el de construir el alma y el cuerpo de Rosas y Castelli. No se trata de utilizarlos para hacerlos decir aquello que el escritor quiere decir, si no de construir a Rosas y Castelli desde su mismo espíritu. Por este motivo la escritura del Farmer debe haber sido para Rivera una lucha contra su propio ego de escritor. Rivera comprendió el paso necesario de todo gran artista. Ir en contra de su propia habilidad. Sólo así pudo escribir desde la primera persona de su personaje histórico más odiado. Probablemente esta sea su enseñanza más grande.

sigue siendo un

(OSULPHURÀFLRGH$QGUpV5LYHUDIXHGH tejedor, en una fábrica en Villa Lynch, en el conurbano bonaerense. A la par con su trabajo como obrero textil, al caminar por esas calles donde los telares retumbaban las veinticuatro horas del día, Rivera se transformaba en escritor. “Aprendí que lo que se puede escribir en dos líneas no hay que escribirlo en diez, porque el resto es gordura. Eso IXHSDUWHGHPLDSUHQGL]DMHHQHORÀFLR de narrar. ¿Qué le quité a los escritos? Retórica. Un aprendizaje largo y lento”.

Balzac fue un reaccionario y así lo leyó Marx, pero Marx consideraba que era el mejor escritor de Francia, porque Balzac no traicionó su oficio. -Era un momento de fuerte despliegue industrial y con muy fuertes connotaciones políticas. La mayoría de los tejedores, de las devanadoras, eran peronistas. Yo no lo soy, no lo fui nunca. Me eligieron secretario de la Comisión Interna y ejercí ese cargo, que por cierto disfruté. Cuando me tocaba el turno noche, desde las 21 hasta las 5 de la mañana siguiente, no estaba el capataz. Entonces me podía cruzar, hablar con los otros compañeros, podía leer. Y por supuesto esas noches yo escribía. Los rollos de seda tenían en sus bordes largas tiras de papel para mantener la tensión del hilado y allí anotaba. Fue una experiencia muy placentera, muy intensa y eso me sirvió para advertir en qué mundo estaba viviendo. Ese mundo siguió vivo para mí y me hizo comprender con mucha intensidad el país en el que vivía y en el que intentaba escribir. Eso traté de trasladarlo, no exactamente “la pintura realista” de ese ambiente, pero traté de trasladar una cantidad de vivencias y de lecturas a lo que yo escribía y ahí empezaron a nacer los libros. El primero de ellos fue “El precio” y allí está más o menos con mayor o menor intensidad registrado ese universo.

hamartia  12

¿Hay algún escritor contemporáneo que le guste leer? Creo que fue Borges quien dijo, “Yo ya no leo, releo”. Tengo una buena biblioteca de los policiales negros norteamericanos, que son muy buenos, los norteamericanos y la serie negra, Chandler, Hammet, Thompson. Y luego la otra literatura que me influenció por larguísimo tiempo fue la norteamericana, particularmente Faulkner y Hemingway, de éste último particularmente sus cuentos. “Por quién doblan las campanas” me pareció siempre, de

“La revolución es un sueño eterno” es uno de los libros que puedo defender de la primera a la última línea la primera línea a la última, el ejercicio trabajoso, esforzado de un liberal norteamericano. Si quiere desde el punto de vista formal, un verdadero escritor es alguien que sabe cuándo hay que cortar, cuándo hay que limpiar, cuándo hay que borrar. Le doy un nombre: Borges, que no ha escrito ninguna novela, ha escrito cuentos, ensayos. Luego lo otro, que viene apareado, es la postura política del escritor. Pero quiero advertir esto: Balzac fue un reaccionario y así lo leyó Marx, pero Marx consideraba que era el mejor escritor de Francia, porque Balzac no traicionó su oficio. Usted afirmó que un verdadero escritor no puede ser peronista... Y efectivamente no. Usted me va a nombrar a Marechal. Empecemos por algo, Marechal vivió una contradicción muy profunda. Él ya era escritor cuando adivinó el peronismo y adhirió al peronismo y al mismo tiempo se manifestó solidario con la Cuba revolucionaria. En el “Amigo de Baudelaire” usted escribió: “Cuando el frenesí del Sr. Sarmiento no despierte siquiera pena. Cuando yo ya no esté.” ¿Qué cree que va a pasar cuando usted ya no esté? Durante mucho tiempo esa pregunta que me formula me atormentó. RealMirá el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


mente me atormentó. Porque uno tiene ego, voy a usar una palabra que ahora se usa con asiduidad, tiene ánimo de trascendencia. A esta altura no me interesa. Sé que he escrito algunos libros que merecen leerse y que confío que se leerán. Eso es todo. “La revolución es un sueño eterno” es uno de los libros que puedo defender de la primera a la última línea. He vuelto a reescribir “El precio” y hay una nueva versión en donde limpié toda la retórica, todo lo que era grasa que sobraba.

Meterse en política implica riesgos ¿Cómo ve hoy América latina y la situación regional que hoy vive? No conozco en América latina, un partido que, no importa cuántos votos pueda recoger en una elección, se proponga cambiar el sistema. Es decir, los países que en América latina, pueden encolumnarse en lo que se llama pro-

gresistas no han eliminado la propiedad privada y no hay más nada que decir luego. Porque eliminar la propiedad privada es cambiar radicalmente el universo de un país, tanto la conciencia, los impulsos de sus habitantes, como en el terreno ideológico, político y económico. Y eso no ocurre. Andrés Rivera, acerca de la juventud. Yo no doy consejos. Se equivocan solos, todos nos equivocamos sin necesidad de que nos vengan a aconsejar. Los jóvenes forman parte de un proceso. Una pregunta que hay que formularse es “¿Por qué los jóvenes desdeñan la política?”. Porque lo aprendieron, hubo transmisiones orales de generación en generación, que “todos los políticos son ladrones, la política es sucia, no te metás en política”, porque meterse en política implica riesgos. Además, ¿dónde van a ingresar los jóvenes para llevar adelante su ejercicio político, sus dibujos ideológicos? ¿A la Unión Cívica Radical? ¿Al PO? Para hablar del otro

www.hamartia.com.ar

extremo, ¿a las pequeñas organizaciones que se reivindican socialistas? Por cierto que aquellos que pisan el umbral de esas pequeñas organizaciones que se reivindican socialistas tienen una conciencia política uno o dos o tres escalones más avanzados que el resto de los jóvenes, porque los otros están en el no te metás. Esta es la situación

.

Aprendí que lo que se puede escribir en

dos

líneas diez,

no hay que

escribirlo en

porque el resto es

gordura


“Aprendí sobre la lucha de clases antes de decir papá y mamá”

Jorge

Altamira

Escribe: Santiago Mouradian | Foto: Lucía Marquillane

En un bar de Palermo hay una mesa con un collage de noticias recortadas a mano. Jorge Altamira está sentado a la mesa, con el cuerpo inclinado sobre un diario Clarín. Al subrayar, gira la cabeza de izquierda a derecha, como remarcando el trazo de la birome, o como asegurándose de que las líneas se dibujan sobre el papel. El dirigente del Partido Obrero que para nosotros es histórico, para muchos recién salió a la luz cuando Rial lo hizo jugar en las redes sociales y Altamira logró el “milagro” de ser candidato a presidente. Si el estereotipo de un trotskista encajara con Altamira, se podría prejuzgar que es un tipo duro, con el que es difícil dialogar y que habla desconociendo el país en el que vive. Pero nada más lejos de la realidad. Altamira, el del collage de recortes, pasa del relato con profundidad política al chiste con guiño de ojo, y llega al final de la entrevista emocionado: “No quisiera morirme sin ver dos cosas: un gobierno de los trabajadores y una reunión de la Cuarta Internacional, ese día va a ser maravilloso”.

¿Es importante la Ley de Medios? Claro, mirá la crisis que desató: se quieren revisar inversiones ya hechas de ciertos grupos privados, o el tema de un sistema de TV digital que plantea la creación de numerosísimos canales. Los periodistas que trabajan en medios privados pueden ser muy independientes, pero ellos no ponen los títulos, no diseñan la tapa, no deciden cuál es el tema que hay que privilegiar... Uno puede encontrar un artículo fenomenal firmado por tal o cual periodista en un recuadro chiquitito, pero eso implica una lectura atenta y muestra que el periodista no necesariamente está atado a los objetivos de la empresa que igual obtiene recursos fenomenales. No es que nosotros hayamos desconocido esto, para nosotros la propiedad de los medios de comunicación es clave, ya Lenin hablaba de esto. Pero estamos en contra del monopolio de los medios por parte del Estado, que es otra manifestación del capitalismo. Con el Estado también se corre el riesgo de que se imprima una comunicación uniforme.

Estamos en contra del monopolio de los medios por parte del Estado

Entonces, ¿qué habría que hacer para democratizar la comunicación? Para darte un ejemplo, vos le das a un sindicato la Radio “El Mundo”, y se la das en proporción a todas las tendencias de ese sindicato. Entonces la burocracia sindical tendrá el 40% del espacio y todos los clasistas que venimos abajo tendremos nuestra parte. Esto tiene que ver con nuestro concepto de una democracia obrera, socialista. La estrategia de comunicación del Partido Obrero combina afiches en letra Arial 8 llenos de texto, difíciles de leer, con spots televisivos y tweets. ¿Cómo lo explicás? Son distintos niveles de análisis y de comunicación. Si uno tiene una posición política clara sobre un hecho lo puede explicar en 24 segundos para un spot o en una hora en una conferencia. El punto es tener claro eso, si no no podés tener política comunicacional. Ustedes no lo saben porque son muy chicos, pero cuando sacamos los primeros afiches de texto, a fines de los 80, la gente hacía cola para comprarlos. Las redes sociales son la manifestación de un fenómeno colectivo, la deformación que hay es creer que las redes van a cambiar al mundo. Las redes no van a cambiar al mundo. Los que van a cambiar al mundo son las mujeres y los hombres de carne y hueso

.

Mirá el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv

www.hamartia.com.ar


Roquitango Escribe: Gabriel Martín Cócaro

Tomás Gubitsch es guitarrista, compositor, director de orquesta y dueño de una trayectoria sin par. Nacido en Buenos Aires, fue criado en un ambiente intelectual y melómano Su padre, inmigrante húngaro, poseía una fabulosa biblioteca que era consultada por Jorge Luis Borges. Su madre, de origen rumano, era dueña de una galería de arte y se vinculaba con pintores como Xul Solar, Antonio Berni y Raúl Soldi. Además de libros casi inhallables y cuadros de prestigiosos artistas, en la casa familiar había discos e incluso una guitarra con la que el pequeño Tomás jugaba.

A veces, las cosas menos pretenciosas son las que más perduran En 1967, con apenas diez años, era un asiduo concurrente al Teatro Colón para escuchar piezas de Ludwig van Beethoven o Wolfgang Amadeus Mozart. En una de esas visitas, descubrió “La consagración de la primavera”, de Igor Stravinsky. El impacto fue brutal. SimiSHYHSX\LKxHZKLZW\tZZPU[P}J\HUKV adquirió “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”, de Los Beatles. En la adoSLZJLUJPH IHQV PUÅ\LUJPH ILH[SL ` KL Frank Zappa, formó diversas bandas. Cierta vez, el vendedor de un negocio de instrumentos musicales, lo vinculó con un sello que necesitaba un N\P[HYYPZ[H KL WLYÄS YVJRLYV WHYH \UH NYHIHJP}U ;YHZ LSSH SH KPZJVNYmÄJH SV contactó con el bandoneonísta Rodolfo Mederos, quien reclutaba músicos WHYH \U PUJPWPLU[L WYV`LJ[V .\IP[ZJO LU[Y} HS JVUQ\U[V .LULYHJP}U *LYV ` YLNPZ[Y}LSmSI\T¸+L[VKHZTHULYHZ¹ “Mederos me hizo escuchar a Troilo, Salgán, Pugliese y Piazzolla para mostrarme lo que no quería hacer. Si bien les tenía mucha admiración, su idea era generar algo nuevo incorporando al tango elementos del rock y de otras músicas”, recuerda el creador.

En paralelo al trabajo con Mederos, comenzó a relacionarse con Luis Alberto Spinetta. “El Flaco” lideraba Invisible, un sorprendente trío de rock progresivo que mutó con la incorporación de .\IP[ZJO ;YHZ \U WHY KL ZOV^Z KL “fogueo” en la provincia de Santa Fe, su debut formal con el combo fue el 6 de agosto de 1976 en un colmado Estadio Luna Park. El cuarteto, completo JVU /tJ[VY ¸7VTV¹ 3VYLUaV LU IH[LYxH`*HYSVZ¸4HJOP¹9\ÄUVLULSIHQV grabó “El jardín de los presentes”, una obra plagada de viñetas urbanas, con una melancolía casi tanguera (reforzaKHWVYSVZIHUKVULVULZKL1\HU1VZt Mosalini y Mederos) y portadora de gemas como “Los libros de la buena memoria”. “A ese disco le tengo muchísimo cariño. Sigue siendo escuchable, quizá más que otros, porque tiene un formato de canciones. A veces, las cosas menos pretenciosas son las que TmZWLYK\YHU¹YLÅL_PVUHLSN\P[HYYPZ[H

Mederos me hizo escuchar a Troilo, Salgán, Pugliese y Piazzolla para mostrarme lo que no quería hacer. Tras la separación del grupo, se sumó al octeto electrónico de Astor Piazzolla con el que realizó actuaciones en 0[HSPH :\PaH )tSNPJH ` \UH ZLN\PKPSSH de conciertos en el Teatro Olimpia, de Paris, durante abril de 1977. Mientras tanto, en Argentina, el gobierno militar llevaba adelante su empresa criminal. Y .\IP[ZJOKLZVILKLJPLUKVSHYLJVTLUdación del autor de “Adiós Nonino”, denunció ante la prensa europea las atroJPKHKLZKLSHKPJ[HK\YH,Z[VSL]HSP}!LS ÄU KL Z\ ]xUJ\SV SHIVYHS JVU 7PHaaVSSH el secuestro de su pasaporte a manos del cónsul argentino en el país galo y el inicio, forzado, de una nueva vida.

hamartia  16

,U-YHUJPHNYHI}KPZJVZLUK‚VLU [YxV LU X\PU[L[V ` KPYPNP} VYX\LZ[HZ KL JmTHYH ¦*VU J\mS KL LZVZ MVY TH[VZZLZPU[P}TmZJ}TVKV& -La fórmula del dúo permite mayor diálogo musical y libertad de movimiento. El trío o el quinteto enriquece más la WYVW\LZ[HLU[tYTPUVZ[xTIYPJVZH\Uque da menos margen de improvisación. Ahora, trabajo mucho con grandes orquestas pero todo lo encaro con LSTPZTVJVTWYVTPZV!KHYSVTm_PTV

Mientras tanto, en Argentina, el gobierno militar llevaba adelante su empresa criminal ;HTIPtU JVSHIVY} JVU ]HYPVZ HY [PZ[HZ LU[YL LSSVZ JVU LS ]PVSPUPZ[H :[tWOHUL.YHWLSSP¦8\tLUZL|HUaHZ SLKLQ}& -Hay tipos que tocan muy bien y hay otros que son la música. Él, poseía la capacidad de meterse dentro de la música. Tenía un compromiso físico, psíquico y afectivo con lo que estaba OHJPLUKV ;VX\t JVU V[YVZ NYHUKLZ JVTV :[L]L 3HJ` ` 4PJOLS 7VY[HS +L todos, rescato la misma actitud. ,ULS[YHZ]LPU[PVJOVH|VZKL H\ZLUJPH]VS]P}HHJ[\HYLU(YNLU[P UH/HIYmZPKV\UHL_WLYPLUJPHT\` M\LY[L =PtUKVSV LU YL[YVZWLJ[P]H LS WHxZ TL LJO} +\YHU[L T\JOV [PLTWV ZLU[x \U profundo dolor y no pude afrontar el regreso. Cuando estuve en condiciones de hacerlo volví y fue emocionante, difícil de describir con palabras. Hace treinta y cuatro años que vivo en Paris, hablo muy bien el idioma, mi mujer es MYHUJLZH`TPZOPQVZ[HTIPtU(NYHKLaco todo lo que me dio la vida en Europa WLYVtZ[HLZTPJHZH

.


La isla de

Samora Por Natalia Morandeira | Ilustra: Lurdes Pogoriles

Con el tanque de nafta vacío y el Victoria que se oscurece no se puede pensar así de fácil si se está amarrando en tierra segura. Árbol más, barranca menos, a tipos como esos no les hace ninguna diferencia esa isla y cualquier otra donde los lleve la corriente. Eso no se los achaco. Pero hay que ser zonzo para entrar a casa ajena así de confianzudos, con su aire aporteñado y pisando fuerte. No sabían, no tenían por qué saberlo, que estaban en la isla de Samora. El gualicho estaba de antes, estoy convencido. Pero esos dos lo ayudaron. Los tipos llegaron una mañana por el lado del albardón, descalzos y en cueros. Temblaban en pleno verano, los mosquitos los cubrían de cabeza a pies y ellos parecían ni enterarse. Yo todavía no sabía que venían de lo de Samora; igual fue verlos y tener el mal presentimiento. Habían pasado dos semanas desde la bola de plumas, todo cerraba. Una bola de plumas que se te aparece en tu propia huerta no puede significar nada bueno, sobre todo si es una esfera perfecta, sin costuras visibles, y con las plumas grises brillosas. De paloma montera, quizás. Entreveradas unas con otras en una tarea del demonio. Una maraña de plumas la pueden armar unos gurises, un gato, hasta un lechuzón. Pero tal bola, no. Así, del tamaño de una pelota de fútbol y bien redonda y acabada seguro lleva malicia. Eso pensé en ese momento, antes de tirarle kerosene y prenderla fuego. Y eso volví a pensar cuando los vi aparecer a los dos desdichados. Malicia y desgracia. –Buen día, don –me dijo uno que era pelado, con voz demasiado pausada, como en los programas de radio de la medianoche. El otro asintió con un gesto. –¿Gustan pasar? –Me asombré de no conocerme a mí mismo porque fueron más las ganas de hablar un rato que las de echarlos con cualquier excusa. Los isleños tenemos un poco de eso, una necesidad de soltar las palabras y de afinar al detalle en qué anda el otro. A veces siento que es la curiosidad del río que nos empapa y pide que la calmemos; el río es uno sólo más allá del nombre que

tenga en cada lado y va marcando a la costa, a los troncos de los árboles y a nosotros mismos con esas ansias de ocuparlo todo. Esperé a que dejaran de acercarse y les tendí la mano. Todavía tenían las palmas grasientas, como si los pajonales que cruzaron hasta llegar a mi casa ni los hubieran rozado.

agua estuvo, me senté y cebé el primer mate. Cuatro ojos marrones, blanqueados como con lavandina, me devolvieron la mirada. –Preferimos agua–, me dijo el que aún no había hablado, con la voz también pausada pero algo más ronca–. Gracias igual. La jarra estaba sobre la mesa. Bajé dos va-

–Con su permiso –dijo el pelado antes de pasar a mi casa, de nuevo con voz lenta. El otro se rascaba la nuca, no supe si por una picadura o si era un gesto de nerviosismo. Adentro de la casa estaba más fresco que afuera y sin embargo fue entrar y que dejaran de temblar. Les señalé las sillas y puse la pava al fuego, dándoles la espalda unos minutos mientras el agua se calentaba. Eso es raro en mí, así me salió, sentía que la conversación no venía y los pensaba rascándose y soltando mosquitos como caspa. Cuando el

sos del estante, se los alcancé y les pregunté de dónde venían. Los tipos se turnaron para contarme la historia. Qué decir del tiempo que estuve sentado a esa mesa escuchando a uno y a otro, que se pasaban la posta, se interrumpían, se interrogaban, hacían silencios mientras tomaban agua y discutían si una cosa fue antes de la otra a un punto insoportable. Así y todo falté a la changa que me había conseguido Guzmán, tampoco salí a buscar huevos de pato a la laguna y para peor trasnoché con sólo mate en el estómago.

hamartia  18


Todo el día me tuvieron, o los tuve yo a ellos, porque en un principio más bien depende de cómo uno quiera ver las cosas. Parece ser que el plan era pasar un día navegando con la lancha de un tal César que no había podido tomarse el día en el trabajo, o que sí tenía franco pero su mujer no lo dejaba irse (en eso no se ponían de acuerdo).

ya no pude salir. Adonde mirara la veía, era como si la tuviera detrás de los ojos, a punto de aplastarme los sesos. El resto de la historia la escuché a medias. Los retos de mi padre cuando insistía en preguntarle por Samora se me mezclaban con el sonido de las palabras de esos tipos, y el color de sus ojos se me hacía uno con las

empacho, por la pesadez de una digestión que se les hizo demasiado larga. Eso dijeron, pero fue por el gualicho, que ya estaba de antes y que los tocó a ellos y a mí. Entonces se encontraron solos con los frascos vacíos desparramados por la casa. Veintitrés frascos, es el día de hoy que lo pienso y me vienen arcadas.

Habían salido bien de madrugada de Buenos Aires, primero en auto hasta Rosario y de ahí en lancha. Eso habrá sido varios días antes de que llegaran a mi casa, no me arriesgo a afirmar que fue el mismo día en que se me apareció la bola de plumas pero por ahí andamos. Cuestión que calcularon mal la cantidad de nafta. Acá también hubo discusión. El pelado decía que él había calculado bien y que fue el otro el que compró la mitad de lo necesario; el de voz ronca decía que su compañero le había pasado los litros de la ida nomás, sin contar el trayecto de vuelta, y que él no era adivino. No se peleaban, se contestaban con una calma impropia de la situación y nunca saldaban la disyuntiva. Sea por lo que sea, que se quedaron sin nafta, se quedaron sin nafta. Unos improvisados. Ahí es donde digo que tendrían que haber bajado la cabeza y pedir ayuda. Y en cambio esperaron a que se les viniera la noche y remaron hasta la isla que tenían más cerca. La isla de Samora, justamente. La costa limpia, la barranca alta, los cuatro sauces bien alineados y la casa elevada varios metros sobre una montaña de tierra. Cualquier isleño la reconoce, la haya visto o no, desde pibitos llevamos bien adentro la imagen. Los tipos, con su ignorancia de ciudad, hasta pasaron por alto la descripción de la isla en su relato, se las tuve que sacar a tirabuzón. Y apenas supe que venían de lo de Samora, la bola de plumas se me hizo una obsesión de la que

manos de mi madre el día en que olvidó su enojo con Dios y rezó por mí y por los hijos de los vecinos. Samora propiamente dicho estaba en la voz de esos dos tipos cuando contaban que la casa estaba vacía, que parecía abandonada sobre todo por el olor a humedad y que durmieron en el piso de tierra. Recién al otro día amanecieron con hambre y uno corrió la cortina de la alacena y encontró los frascos. Tenía razón mi madre, los guardaba en frascos. Creo que fue el pelado el que primero habló del sabor, el mejor escabeche de su vida, mejor que el de vizcacha de Concordia, mejor que el de no sé qué restorán de Buenos Aires. Al otro le brillaron los ojos y creí ver la hebilla del cinturón de mi padre. “Ya sabés lo necesario”, me decía. La curiosidad del río ya me había nacido y yo seguía preguntándole a riesgo de que me castigase y encerrase. Los tipos habían metido las manos en los frascos y se habían mandado la carne a la boca, con una ansiedad que yo casi podía tocar en el aire. Así que se quedaron un día más en la isla de Samora. Y otro, y otro. Mientras siguieron sacando frascos llenos, se quedaron. Sólo salían de la casa para tomar agua del río y para hacer sus necesidades, el resto del día comían y dormían. El cambio se dio de a poco y lo notaron recién cuando se quedaron sin escabeche. Parece ser que antes sabían reírse y hablaban acelerado como buenos porteños, y según dijeron todo eso lo perdieron por el

Los tipos revolvieron bien al fondo de la alacena, con la ilusión de que apareciese algún resto de conserva. Si tuvieron suerte o no, no soy capaz de juzgarlo. Lo que pasó fue que debajo de un estante encontraron un sobre de papel madera y lo abrieron desesperados. Eran recortes de diarios. Samora había guardado todas las noticias, desde la de la desaparición de Cecilia Acosta hasta las más terribles de cuando ya se le había puesto el apodo. Los tipos cayeron en la cuenta y salieron disparados hacia el fondo de la casa. Se les habrá hecho un revoltijo, o no, ya estaban distintos. Sin saber bien a dónde iban, estuvieron varios días recorriendo campos y pidiéndole a otros isleños que los cruzaran de costa a costa. Fueron a mi casa por azar, dijeron; yo digo que algo tuvo que ver la bola de plumas, la desgracia que cayó en mi casa y los arrastró a ellos. Hablaban lento y tomaban agua. Cebados con el hambre de Samora. Conocían el gusto, tenían los ojos demasiado blancos. No tenían vuelta atrás, por más que hubieran venido a pedirme ayuda. Cebados con carne de niños. Así que en una de esas discusiones calmas que tenían, descolgué de la pared la carabina y les metí una bala en el pecho a cada uno. No reaccionaron, yo tampoco. Esperé sentado a que el sol saliera y despejara a la niebla de la mañana. Recién entonces los arrastré hasta la costa y los devolví al río

www.hamartia.com.ar

.


Pura Por el Profesor LuĂ­s Dâ&#x20AC;&#x2122;ElĂ­a

Coincidencia Hace poco, en Radio Cooperativa di algunos datos sobre el ex-apoderado de las Madres de Plaza de Mayo, Sergio Schoklender, quien estĂĄ siendo investigado por presunto lavado de dinero y defraudaciĂłn a la administraciĂłn pĂşblica. Hice referencia a los vĂ­nculos que Schoklender pudiera tener con los servicios de inteligencia israelĂ­es: â&#x20AC;&#x153;HabrĂ­a que investigar cuĂĄles fueron las ligazones de este pibe (por Schoklender) con el servicio de inteligencia porque no se puede hacer tanto daĂąo gratuitamenteâ&#x20AC;?. Por estas declaraciones, recibĂ­ duras crĂ­ticas de algunos miembros de la Comunidad JudĂ­a.

SETEK traĂ­a especialistas israelĂ­es y daba cursos y capacitaciones

Sin embargo, esta investigaciĂłn descubre que Sergio Schoklender mantenĂ­a relaciones comerciales y realizaba negocios con compaùías de seguridad israelĂ­es y â&#x20AC;&#x153;especialistasâ&#x20AC;? entrenados en algunos casos por MOSSAD (Instituto de Inteligencia y Operaciones Especiales IsraelĂ­).

Estos vĂ­nculos son los que generan sospechas sobre la posibilidad de que Sergio Schoklender tenga relaciones con los servicios de inteligencia israelĂ­es 6HJ~QODGHQXQFLDGHOĂ&#x20AC;VFDO6FKRNOHQder ejercerĂ­a cargos gerenciales o directivos en un â&#x20AC;&#x153;entramado de empresasâ&#x20AC;?, entre ellas, SETEK S.A. lo que â&#x20AC;&#x153;habilita la sospecha de que se trata-

LUNES A VIERNES DE 7 A 9AM CONDUCEN LEONARDO COFRĂ&#x2030; LUĂ?S Dâ&#x20AC;&#x2122;ELĂ?A

hamartia  20

rĂ­an todas de pantallas a travĂŠs de las cuales se hace posible el blanqueo de los fondos o bien el desvĂ­o directo de aquellosâ&#x20AC;?. AdemĂĄs de Sergio Schoklender, en la causa estĂĄ imputado Marcelo Gabriel Lewkowicz. Lewkowicz estĂĄ en la lista de Apoderados Habilitados en la DirecciĂłn General de Seguridad Privada de CABA, por SETEK. Del indudable lazo con tecnologĂ­a y entrenamiento israelĂ­, tenemos que SETEK traĂ­a especialistas israelĂ­es y daba cursos y capacitaciones. Un claro ejemplo es el especialista en seguridad que se diplomĂł en SETEK, Cristian Javier Noschese. Noschese describe a SETEK como una â&#x20AC;&#x153;empresa israelĂ­ lider en formaciĂłn de custodios en Argentinaâ&#x20AC;?. Noschese fue entrenado en Buenos Aires por Ron Ziv (experto en seguridad israelĂ­), Joe Viron (israelĂ­ es-

AM770

RADIO COOPERATIVA


pecialista en “intervención en crisis”) y Ricardo Epstein (jefe de Seguridad de la AMIA, daba cursos en instrucción de tiro para el personal de SETEK).

Una “empresa israelí lider en formación de custodios en Argentina” Además, el Gerente General de Operaciones de SETEK es Nicolás Goldschmit, quien también es dueño de la compañía “NEGEV Security Solutions and

Training”, que en su sitio web describe: “Por medio de nuestros profesionales y un networking de relaciones tanto a nivel local como internacional, NEGEV Security Solutions and Training, cuenta con un know-how (“saber cómo”) israelí capaz de conducir al éxito los siguientes servicios de alta complejidad”. Por expresar mi opinión en el caso Schoklender y por el uso de un término común y amistoso como lo es la palabra “paisano”, fuí citado el 11/7 en la Fiscalía Sudeste por presunta viola-

ción de la Ley Antidiscriminación en las declaraciones en las que vinculo al ex apoderado de Madres con el MOSSAD. Estos vínculos son los que generan sospechas sobre la posibilidad de que Sergio Schoklender tenga relaciones con los servicios de inteligencia israelíes y dejan desnudos a los que se empeñan en acusar de antisemita a quien se atreva a hurgar entre los escondrijos de la derecha israelí que opera en la República Argentina. Acá están los datos, yo no inventé nada

Schoklender

MOSSAD

.


TEATRO CALLEJERO

en disputa

Espacio pĂşblico

Escribe: Santiago Mouradian

Defender arte rejas vecino cuidando SU EL eso el parque con

y trabajar para que el

sienta que estĂĄ

parque, no

Es medianoche y en el medio del Parque Avellaneda acaba de terminar la funciĂłn de DrĂĄcula. El Grupo La RunĂ D GLULJLGR SRU +pFWRU $OYDUHOORV VH propone recuperar algunas partes olvidadas de la obra original, como que nadie es mordido por el vampiro sin autorizarlo primero, bajo su propia voluntad. La obra se enreda en esos detalles, la sangre es el poder de DrĂĄcula y la sangre, somos todos. Unas 80 personas siguen a los actores de una punta del parque a la otra, debajo de personajes que aparecen colgados de los ĂĄrboles.

ÂżPor quĂŠ no gastan la plata en que no haya linyeras en lugar de enrejar el parque? El Avellaneda es un parque con carĂĄcter, que nunca se dejĂł encerrar. Alvarellos nos explica que el espacio pĂşblico es siempre un espacio en disputa. La reja es para dejar a alguien afuera: â&#x20AC;&#x153;El linyera no puede entrar al parque si le ponen una reja, entonces Âżpor quĂŠ no gastan la plata en que no haya linyeras en lugar de enrejar el parque?â&#x20AC;? y nos hace entender que si no estĂĄ enrejado

en lugar de

parque. De

es porque los vecinos lo defendieron. Este parque guarda misterios desde que se inaugurĂł en 1914 bajo el nombre de Parque Olivera (por haber sido estancia de esa familia). Rumores y leyendas que aĂşn hoy atrapan a los vecinos. TĂşneles subterrĂĄneos, una lĂĄpida antigua que hace pensar que quizĂĄs ahĂ­ hubo un cementerio. Pero el mayor misterio es cĂłmo el parque se resistiĂł con personalidad Ăşnica a los tiempos de abandono del espacio pĂşblico. Y es porque no es sĂłlo el lugar en sĂ­ mismo, la tierra, el pasto y esos palos borrachos que conozco de memoria; el parque es tambiĂŠn sus vecinos, es el barrio entero. Por eso, cuando todos los espacios verdes se resolvĂ­an con cemento, en ĂŠste se juntaban vecinos para ver cĂłmo levantarlo y para llenarlo de actividades culturales. Entonces, los vecinos lograron ser parte del cogobierno del parque a travĂŠs de una ley que regula la participaciĂłn comunal en una mesa de trabajo comĂşn, junto con el estado. Si el parque resiste, es porque los vecinos resisten. Lo usan, lo sienten propio y de alguna manera son el parque.

hamartia  22

se trata.

El teatro callejero es una opciĂłn estĂŠtica, para profundizar un lenguaje que permita recrear en este tiempo, la raĂ­z del teatro. Es que, como cuenta Alvarellos, el teatro naciĂł en la calle y fue la burguesĂ­a la que generĂł â&#x20AC;&#x153;el ĂĄmbito adecuado para el teatroâ&#x20AC;?, del que ĂŠl no reniega, pero le agrega los desafĂ­os de un artista que debe vencer con sus conocimientos a la luz del sol de frente, al pochoclero que pasa gritando en medio de una funciĂłn o al perro que se cruza en la parte mĂĄs inapropiada. La naturaleza aparece como parte de la escenografĂ­a de las historias que se cuentan. Historias que siempre tienen un trasfondo social. Alvarellos fue parte de la resistencia FXOWXUDO GH ORV  GHVGH /D 5XQĂ D \ aportĂł su grano de arena en la conducciĂłn del Parque. Sobre la relaciĂłn entre arte y polĂ­tica, nos cuenta que ĂŠl hace un teatro muy ideolĂłgico, pero esencialmente con contenido artĂ­stico, â&#x20AC;&#x153;Si no, hacemos pelota al arteâ&#x20AC;?

.

â&#x20AC;&#x153;DrĂĄcula, una metĂĄforaâ&#x20AC;?. SĂĄbados 20:30hs en el Parque Avellaneda (Lacarra y Directorio). Entrada libre y gratuita. XXXHSVQPMBSVOnBDPNBS MirĂĄ el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


Heller o Altamira: No elegiría en esos términos Actimel o Bondiola de cerdo: Bondiola de cerdo, claramente. Patricio Echegaray o Patricio Fontanet: Cualquiera de los dos es mejor a Patricia Bullrich Rodriguez Larreta o la gripe A: La Gripe A, porque por lo menos tiene la épica de llevarte hasta la muerte Racing Club de Avellaneda: Es como un buen disco rayado El doble cinco en el fútbol: a mí doble cinco me da diez, con eso ya te dije todo La Sociedad Rural: Tiene algo simétrico que yo respeto que es la bosta ¿Cuál es tu límite? La General Paz, porque ya de la provincia no me gusta nada, ¿viste?

Superlógico Diego Capusotto Textual

Entrevista por: Hermanos Cots | Foto: Ernesto González

TEORÍA SOBRE EL PERONÍSMO I

ES UN MAMARACHO

TEORÍA SOBRE EL PERONISMO II

marracho.

Hay un peronismo posible que es el que realizó obras, políticas concretas y hay un peronismo que excede la política, es como un relato que atraviesa la cultura de los argentinos.

El peronismo tiene esa cosa que siendo un partido burgués y teniendo a un militar como líder, se ha llegado a incendiar iglesias y el Jockey club. Un acto casi anarquista.

EL GENERAL DEL 45 Creo que esa idea que se decía en el 45 de que Perón era fascista era errónea, ¿entendés? Porque me parece que hubo una política a favor de los trabajadores y eso el fascismo no lo hace, el fascismo es mucho más clasista.

La gente no piensa que Lilita Carrió está sacada del circo Tiani, le va a creer y va a decir “Esta mina está diciendo la posta”, ¿entendés? Pero también era gorda con el pelo engrasado y era de centro izquierda y ahora se hizo rubia, ¿entendés? Y después le dice a la otra mina que va y compra perfumes, o sea, es un ma-

NO HABLEMOS DE MARX Habría que preocuparse por aquello en donde uno deposita una mirada un poco más esperanzadora. A pesar de que la palabra esperanza es siempre sospechosa porque es como estar esperando algo que nunca va a suceder y mientras tanto pasa tu vida y eso que estás esperando no sucede. Pero eso lo podemos pensar en términos cristianos. O en la existencia de Dios o no, pero no importa, no hablemos de Marx que ya lo dijo eso y tenía razón.

MACRI ES UN ÁGRAFO Macri es un empresario, Macri ni siquiera es un cuadro de derecha. Es un empresario para hacer una novela de las tres de la tarde viste: el papá que le dice al hijo inútil “Hacé algo”, ¿entendés? Es un ágrafo es como De Narváez que dijo que la tercera presidencia de Perón fue la mejor. Son tipos que son funcionales al momento y son funcionales a una política en donde lo mismo De Narváez que un perfume cuyo aroma lo vas a tener durante dos semanas, ¿entendés? Se vende como un electrodoméstico.

LA OPO

Yo le diría a la oposición que empiece a tener un marco de cohesíon y elegancia porque creo que los propios sectores opositores a ultranza del gobierno empiezan a ver que son una bolsa de gatos.

PERIODISMO INDEPENDIENTE

A Majul le tenés que poner un bife en la cabeza y decirle: escuchame acá hubo 30.000 desaparecidos ¿quién te va a seguir a vos, quién te pensás que sos, Ortega Peña? Tomatelá que te doy una patada en la cabeza ¿quién sos boludo, el Robi Santucho, quién te va a perseguir a vos? Un salame de los servicios te va a pegar dos bifes y vas a decir “Me pegaron” “Me pegó el kirchnerismo”.

hamartia  24

Mirá el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


Escriben: Damián Cots y Santiago Mouradian | Fotos: Paloma Lutzky

Desprejuiciarse, le hace tan bien al músico como al pueblo

A muchos de nosotros, los 90 y la crisis de 2001 nos encontró en la secundaria, en los centros de estudiantes. Por esa época resistíamos la privatización de la HVFXHODS~EOLFD\RUJDQL]iEDPRVÀHVtas en las que cantábamos los temas de la Bersuit. Era algo que iba mucho más allá del rock. Tenía que ver con nuestra identidad, con lo no decible, con lo importante que era encontrar un lenguaje que nos encolumne, que sea bailable, transmitible, convocante. Y lo que hay que decir es que Bersuit fue la banda de sonido del 2001. Diez años después Bersuit vuelve y por cómo viene la mano parece que va en serio. Caminando dos cuadras por la calle Del Cielito se llega a la quinta. Parque Leloir, Ituzaingó. En la puerta, descansan varios cadáveres de fernet y botellas de plástico. Son los primeros calores de septiembre, en donde el sol pica pero no embota. Del Cielito Records,

fue fundado en 1980 por Gustavo Gauvry. Para muchos, el lugar que forjó la independencia de la música en Argentina. Por ahí pasaron Charly, Pappo, el indio Solari, Mercedes Sosa, León Gieco, Santaolalla y, por supuesto, la Bersuit, que apareció en el medio de la FULVLVGHODVGLVFRJUiÀFDV\ORFRPSUy ¿Por qué un estudio de grabación tiene que ser un sótano para pocos cuando puede estar en el medio de una quinta, junto a la familia, el asado y el intercambio con el otro, con el que también forma parte del proceso pero no se ve?

Bersuit es una usina de canciones, música, ideas, es imparable, no termina nunca Bersuit está en plena grabación de su nuevo disco. Lo está produciendo Cachorro López y es el primero sin Gustavo Cordera. Armaron más de 70 temas.

hamartia  26

Sí, más de 70. Da la sensación de que estos tipos tienen pólvora para algo más que una bomba loca. Y no es ironía, ni metáfora. La Bersuit es una maquinaria impredecible. De esos temas, no van a quedar más de doce. Como cuenta Daniel Suárez “era muy difícil volver a México donde Bersuit era el “Sr. Bersuit” y representaba la imagen del pelado Cordera con la boca tapada por un código de barras”. Piénsenlo un segundo: volver sin Cordera y meter una multitud que te cante todos los temas habla de qué tipo de éxito construye Bersuit. No cualquier banda entiende la épica del rock latinoamericano. Son las once y media de la mañana. El sol está como loco, nos sentamos en semicírculo, arriba de unos troncos. Subirá está casi afónico, tiene la voz de Al Capone y el Cóndor juega a despedazar una cáscara de mandarina. Un rato después, se sumaría Dani Suárez. Mirá el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


Para nosotros, Bersuit fue la banda de sonido del 2001… Juan Subirá.–En los 90, estábamos en una trinchera. No era cómodo, pero tenía una lógica porque el enemigo era muy concreto. Las privatizaciones, liquidar las empresas del estado, los indultos, todo. Fue una atrás de la otra. Después vino el 2001 y apareció Duhalde, un presidente que no fue elegido democráticamente. Hasta que llegaron las elecciones y ganó Kirchner y nadie sabía con qué ideas venía y para dónde iba a tirar, pero yo me quedé impresionado con algunas cosas que dijo y otras muy puntuales que hizo. Empecé a ver a un tipo distinto, con pelotas, que se la estaba jugando por ciertas ideas y que estaba cambiando el rumbo de la historia de manera tajante.

En ese contexto se da la separación de Bersuit… Cóndor Sbarbatti.–Sí... Preferimos

llamarlo etapa de transición. Paramos a hacer una serie de discos solistas. Bersuit es muy demandante, te obliga a dejar cosas pendientes como artista individual. Pero llegó el momento de ponernos el pijama. Vos imaginate, los chicos desde hace 22 años, yo 17. Es una necesidad. Nos estuvimos juntando a zapar en la sala una o dos veces al mes, para despuntar el vicio. JS.–Hay una cosa importante: nosotros no decidimos terminar con esto. Sí, estábamos de acuerdo en frenar, hacer un descanso, proyectos alternativos, pero Gustavo quiso parar, fue una decisión personal, no grupal. ¿Cómo es la vuelta de la banda? ¿Qué significa “Bersuit Vuelve” como concepto? JS.–Bersuit es una usina de canciones, música, ideas, es imparable, no termina nunca. Qué sé yo… la vuelta sin Gustavo costó, pero cuando

www.hamartia.com.ar

arrancamos a tocar de nuevo y fuimos a España, fue impresionante cómo empezó a circular la energía, la respuesta de la gente. CS²1RV VHQWLPRV PX\ DÀDQ]DGRV como banda, ya nos conocemos tanto que ni nos miramos en el escenario, YDPRVÁX\HQGR\VHQRWD«/DDPLVWDG sale por los parlantes.

Muchos creen que en estos últimos años, faltó el lenguaje Bersuitero, o al menos, una banda que se haga cargo de lo que hay que decir, de hablar de este tiempo, de defender a las Madres por ejemplo. JS.–Lo de Hebe fue un episodio muy doloroso. Hebe es un referente. Las madres simbolizan la lucha, el amor, no claudicar en cuanto a las demandas, a los deseos. Vicentico dijo que la miraba a los ojos a Hebe y sabía que ella era una persona digna y verdadera.


Yo siento lo mismo. Pero es complejo, porque el verdadero poder, no sĂłlo en Argentina sino en el mundo, son las grandes empresas, grandes corporaciones, algunas familias. Los tipos que estĂĄn ahĂ­ y dicen â&#x20AC;&#x153;Armame un quilombo acĂĄâ&#x20AC;? o â&#x20AC;&#x153;Que se caiga la Bolsa allĂĄâ&#x20AC;?, y lo hacen. La pelea con esa gente es muy compleja y ademĂĄs, peligrosa. Son como fantasmas. Daniel SuĂĄrez.â&#x20AC;&#x201C;SĂ­, es como cuando Magnetto le dijo a Menem que el cargo de presidente era un cargo menor. Y todos pensĂĄbamos que el mĂĄs poronga era Menem que, aunque supuestamente nadie lo habĂ­a votado, ganĂł como por el 105%. JS.â&#x20AC;&#x201C;Es como un ajedrez. Si querĂŠs hacer un juego equilibrado, tenĂŠs que armarte bien en todas las lĂ­neas. Hay que LUGDQGRSDVRVĂ&#x20AC;UPHV\FRQFUHWRV\D

la larga se puede ganar. Es una batalla dura porque esos fantasmas siempre van a estar.

Bersuit estĂĄ en plena grabaciĂłn de su nuevo disco. Lo estĂĄ produciendo Cachorro LĂłpez y es el primero sin Gustavo Cordera Terminaron los noventa pero hay nuevas batallas. JS.â&#x20AC;&#x201C;La otra vez leĂ­a el libro de Feinmann â&#x20AC;&#x153;El Flacoâ&#x20AC;? y es muy interesante porque hay dos visiones. Por un lado, HVWiODSRVWXUDGHOĂ&#x20AC;OyVRIRTXHHVPiV idealista, que es ĂŠl mismo y discute con NĂŠstor, que el tipo es un polĂ­tico, es pragmĂĄtico y tiene que responder a un montĂłn de historias. Entre las dos cosas, tenĂŠs que buscar puntos de equilibrio. No podĂŠs dejar de lado los ideales pero tampoco podĂŠs dejar de saber que a veces tenĂŠs que meter las manos en la mierda para solucionar un problema. No podes evadirte de esas dos realidades. El poder estĂĄ conformado por todos esos fantasmas. Bueno, el tema del libro es el aparato... Por eso pienso que Cristina es una persona muy valiente, muy inteligente y que

siempre va por mĂĄs. DespuĂŠs habrĂĄ cosas que me gustarĂĄn mĂĄs, otras menos, pero en general, me produce mucho respeto y admiraciĂłn.

ÂżLeyeron la carta de Fito? JS.â&#x20AC;&#x201C;SĂ­. Es polĂŠmica, pero ni bien ODOHtPHVHQWtLGHQWLĂ&#x20AC;FDGR3RURWUR lado, mi vieja y mi hermana votaron a Macri y no me dan asco, trato de entender por quĂŠ lo hicieron. Fue un voto anti algo, antiperonista tal vez. Para mucha gente, Macri representa al ĂŠxito, al tipo que le va bien. Pienso que eso es lo que le gustarĂ­a que le pase a la gente que lo vota. Macri, QRWLHQHVRVWpQLGHROyJLFRQLĂ&#x20AC;ORVyĂ&#x20AC;co y, por ende, podrĂ­a deducir que la gente que lo vota tampoco lo tiene. Pero esa gente, forma parte de la sociedad, hay que respetarla aunTXHDXQRQROHJXVWH(QGHĂ&#x20AC;QLWLYD eso es la democracia.

ÂżY tener un Vice Rockero? CS.â&#x20AC;&#x201C;Uy, Dios mio, tiene que aprender a tocar mĂĄs la guitarra. ÂĄClases de canto urgente! ÂĄO nos ponemos hacer polĂ­tica nosotros! DS.â&#x20AC;&#x201C;Se pudre todo... CS.â&#x20AC;&#x201C;Si puede hacer mĂĄs de tres acordes seguidos, ya puede tocar rock, en el sindicato con tres acordes entrĂĄs. Pero toca, eh, algo toca

.


Peronlandia z e queiqu VázEnr POR

Foto: Lucía Marquillane

Más que la inesperada diferencia de votos entre Cristina Fernández de Kirchner y el resto, la gran revelación de las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias –increíblemente malinterpretadas y desaprovechadas por todo el arco de partidos políticos– fue la existencia de un país peronista. Vivimos en Peronlandia. Si a los votos propios del Frente para la Victoria –entre los cuales hay radicales como los de Misiones, Corrientes, Santiago del Estero y Río Negro, sin contar municipios del GBA más grandes que varias provincias juntas, como Vicente

López y San Martín– les sumamos los de Duhalde, los de Rodríguez Saá, los de De Narváez, los de Juez y los de partidos que hace ya décadas se llaman neoperonistas como el Movimiento Popular Neuquino– para la oposición pura y neta apenas quedaría un 15%

Si Cristina Fernández de Kirchner cuadruplicó los votos de todos los otros peronistas juntos, no fue por el viento de cola, sino por méritos políticos exclusivos. hamartia  30

Es muy cierto que el peronismo ha experimentado diversas y asombrosas mutaciones con el transcurso de los años. Algunas las protagonizó el propio fundador del “Movimiento”, que pasó de predicar “para un peronista no hay nada mejor que otro peronista”, a conceder que “para un argentino no hay nada mejor que otro argentino”; de meter preso a Balbín a recibirlo con un abrazo en su propia casa. Otras las introdujo el presidente Menem, en alianza con Bunge y Born primero y con los Alsogaray después. Y todas esas variaciones tanto diluyeron la hosquedad Mirá el video en www.hamartia.com.ar/hamartia-tv


votos de todos los otros peronistas juntos no fue como resultado de aquellas mutaciones, ni por el “viento de cola”, sino por méritos políticos exclusivos. El primero de ellos, haber gestado y expuesto una reformulación doctrinaria fundamental, cuando en Parque Norte corrigió al propio Perón: “Nosotros, los peronistas, somos pueblo, pero no todo el pueblo: hay otros sectores que también son pueblo y no son peronistas”. Esa admisión de igualdad para los demás distintos, que deriva en la anulación implícita de la matriz totalitaria del peronismo (“el pueblo es peronista, por lo tanto el que no es peronista no pertenece al pueblo”, como se repitió desde los ’50 hasta los ‘70) fue decisiva para que, a pesar del dedito índice en ristre y los retos de maestra primaria, CFK recibiera un alud de votos previstos e imprevistos.

En Parque Norte corrigió al propio Perón: “Nosotros, los peronistas, somos pueblo, pero no todo el pueblo

del peronismo inicial –aquel del “cinco por uno”- como amalgamaron la polarización interna de los ’70, en un mundo que colaboró en ese sentido con la amSXWDFLyQLGHROyJLFDTXHVXSXVRHOÀQGH la Unión Soviética, la caída en cascada de los regímenes socialistas y, casi por ley de gravedad, la volatilización de lo que alguna vez se llamó Tercer Mundo. También es cierto que “la víscera más sensible del ser argentino es la billetera”, como ironizaba el líder guiñando un ojo, y en tiempos de bonanza económica nadie quiere cambiar el rumbo de las cosas. Pero si CFK cuadruplicó los

(ORWURIDFWRULPSHUFHSWLEOHSHURHÀFD] para licuar las resistencias del otro antiperonismo duro fue la reaparición del debate en la escena intelectual argentina. La discusión de ideas -obturada por la violencia de los ’70, el terrorismo de Estado de la Triple A y la dictadura, el posibilismo de la primera etapa de la transición democrática y la claudicación ante el Consenso de Washington en los ’90- resurgió de manera caótica con la crisis del 2001 y encontró cauce y estímulo desde los medios estatales de comunicación del 2003 en adelante. La última gran etapa de discusión de proyectos de país, de modos de construcción política, de soluciones imaginativas para los problemas coyunturales y estructurales del país, se había silenciado con la Noche de los bastones largos. Después ya no se intentó persuadir sino imponer; y llegado el caso, silenciar el disenso mediante el deletéreo recurso de hacer desaparecer al disidente. Lo auspicioso es que el debate entre grupos y personalidades –desde Carta Abierta hasta el Grupo Aurora, o desde Horacio González hasta Santiago Kovadloff, pasando por Ricardo Forster y Marcos Aguinis, María Pía López y Beatriz Sarlo, Martín Caparrós y Juan José Sebrelli- tiene entre sus fogoneros

www.hamartia.com.ar

al propio staff de funcionarios gubernamentales, como Aníbal Fernández y Héctor Timerman. No deja de ser una pena que algunos periodistas -es decir: empleados de empresas de comunicación social- se sientan a sí mismos como protagonistas de la elaboración y el intercambio de ideas sobre el país y su pueblo. Ese papel nos excede largamente, por más que en algunos casos la actividad periodística se haya alternado o superpuesto con la docente o académica. El papel del periodista es el de transmitir, y eso que transmita debe haberlo percibido con sus sentidos o a través de fuentes GLYHUVDV\FRQÀDEOHV 6L FRLQFLGLPRV HQ TXH OD GHÀQLFLyQ GH Paul Shulze es idónea (“Comunicación social es la utilización, por parte de un grupo de expertos, de inventos mecánicos o tecnológicos para transmitir HOHPHQWRV VLPEyOLFRVLJQLÀFDQWHV D XQ publico vasto, heterogéneo y geográÀFDPHQWH GLVSHUVRµ  GHEHPRV DGPLWLU que hay un convencimiento previo, en el público receptor, acerca de la “expertez” de los comunicadores. Si esos comunicadores no son expertos, no saben hacer bien su trabajo, o admiten que les paguen para no hacer bien su trabajo (cosa muy frecuente en los medios de comunicación), se defrauda al público y sobreviene una merma de credibilidad. Porque, entre otras cosas, la credibilidad se obtiene mediante recursos tangenciales: si un Canal transmite los partidos de fútbol en los que el resultado de su transmisión coincide con las estadísticas de la AFA, habrá una tendencia natural del público a creer que muchas de las otras cosas que diga ese Canal serán igualmente ciertas. Si no, que lo diga el resultado de las primarias

.

El papel del

periodista es el de transmitir, y eso que

transmita

debe haberlo percibido con sus

sentidos

oa

través de fuentes diversas y

confiables

.


Macri soja porte帽a exclusivamente comercial arte industria

Cuando Mauricio

refiere al tango como la

expresa una concepci贸n con respecto al

, s贸lo lo ve como

cultural


Milonga

Escribe: Anahí Perez Pávez | Foto: Carmen Herrera

que no se

EXPORTA

La Grupa es un conjunto de jóvenes que desde principios de año organiza la milonga La Discépolo en el barrio de Monserrat. En julio impulsó el encuentro “El Tango no es soja, es cultura” que reunió a cientos de personas en la Estación de Retiro protestándole a la política del Pro. “Cuando Mauricio Macri refiere al tango como la soja porteña expresa una concepción exclusivamente comercial con respecto al arte, sólo lo ve como industria cultural. Pero no es como la soja, tiene aspectos que exceden el interés turístico, y el turista no es tonto, pretende verlo en su desarrollo más barrial”, cuentan el Secretario General de la organización, bailarín Campeón de Tango Salón en 2006 y estudiante de Ciencias Políticas, Pablo Rodríguez, y el Secretario Interno y estudiante de Turismo, Facundo Peñalba. La propuesta de La Discépolo es “que haya una Dirección de Tango para centralizar la ejecución y establecer cómo serán las políticas hacia los diferentes espacios barriales. Si el tango es un poquito “el patrimonio cultural” y un poquito “Festivales” quiere decir que no hay una mirada global”.

Apenas comenzado el primer gobierno de Macri se anunció que se suspenderían el BAFICI, el Festival de Teatro y el Festival de Tango. Luego se dio vuelta atrás y se habló del tango como una mercancía cuya prioridad es “ser ubicada” en el exterior. ¿Eso tiene que ver con que es una actividad que factura cientos de millones de dólares al año?

¿Cómo introducen la política en La Discépolo?

Por algo Macri dice lo que dice. Además hay

menos. Hemos visto esas oscilaciones y a lo

una realidad histórica: en el ´55 cuando se

que apuntan los sectores conservadores es

prohíbe el carnaval, se venden las dos pro-

al rechazo de la política como herramienta.

ductoras de discos más grandes a capitales

La muerte de Kirchner sumada a un proceso

extranjeros y se introduce el rocanrol, hay un

de realizaciones del gobierno nacional marcó

auge cultural que va en una dirección opues-

un regreso. Creemos que hay que sacarse las

ta al fomento del tango; una clara intención de

máscaras y llevar la política cruda, no ocultar

romper las estructuras de la cultura popular.

las ideologías cuando uno hace su actividad.

La falta de políticas públicas que fomenten las fiestas populares ha generado que el tan-

Entonces, ¿cuál es la misión del tango en la política?

go haya sobrevivido como emblema de Bue-

Se trata de desmitificarla, ponerla en tela de

nos Aires, vendiéndose y despertando interés

discusión todo el tiempo y hacerla en los es-

en otros lugares del mundo. En los ´80 con

pacios a los que uno pertenece. El tango es

el tango danza y el escénico se produce una

maravilloso, es esencial su sentido poético y

reactivación de la industria. Nosotros cree-

el bailarlo genera instancias de respeto y co-

mos que ese crecimiento ha sido constante,

nexión profunda. El tango es cultura y habla

pero tiene un límite: le está faltando una re-

también de la toma de conciencia y nosotros

consideración del tango nuevamente como

construimos pensando en un individuo cons-

cultura popular. No se puede contemplar sólo

ciente que se reconozca en la cultura, en el

el aspecto turístico.

arte, y, por ende, en la política

Exponemos biografías de pensadores nacionales y cuadros. La última vez le tocó a Carpani. También damos clases gratuitas y se habla al público sobre debates pendientes. Viene más que nada gente joven. Lo que hacemos también responde a una recuperación del interés. Hay momentos en que la sociedad se politiza un poco más o un poco

.

Agenda de lindas milongas con dictado previo de clases, en Capital Federal: La Discépolo 4ta. Edición (último viernes de cada mes, itinerante por barrios del sur, lagrupacomu5@gmail.com), La Milonga del Morán (un sábado al mes en Pedro Morán 2446, lamilongadelmoran@gmail), Floreal (todos los domingos 20 hs clases y 21.30 Milonga. César Díaz 2453), El Gardel de Medellín (todos los viernes 20 hs clase y 23hs milonga. Caseros 3033), Zonatango (todos los miércoles 20 hs clase y 22 hs milonga. Venezuela 2937), La milonga del Indio (al aire libre en la Pza. Dorrego de San Telmo. Domingos 17 hs).

hamartia  32


Escribe: Damito Cots | Ilustra: Camilo Herzovich

ÅVY de

;LUNVNHUHZKLHYTHYTL

IY\SV[L@ZxX\t[L]V`HTLU[PY:x THTmZHItZT\`IPLUX\L`VM\TV THYPO\HUH8\L]VZSVUPLN\LZ LZV[YHJVZH¦<UHHKPJJP}U&,Z[mIPLU

HKPJJP}U.

W\LKLZLYX\LZLH\UH

7LYVJ}TVZL[L]HHVJ\YYPYTHTmX\L

JOHY\[V]V`H JVU]LY[PYTLLU\UKLSPUJ\LU[L WVYM\THYTL\U

HZxUVTmZKL\UKxHWHYHLSV[YV

hamartia  34

O que me voy a tirar a muerto, con SVOPWLYX\PUt[PJVX\LZV`,SX\LUV hace nada en todo el día es un pajero, no le echemos la culpa al canabis por LZV4PYHTLHTx]PLQH¦]VZKLJxZ que soy un vago o un rastrero? Me la paso laburando, en lo que me pagan `LUSVX\LUVTLWHNHU[HTIPtU Como en la revista por ejemplo, eso sí que es una adicción, vieja. O PU[LYUL[TPZTVSH[LSL]PZP}U¦6TL vas a negar que vos no te quedás horas idiotizada viendo una pantalla que te come el coco y te roba toda tu JHWHJPKHKJYLH[P]H&¦7HYHKLZJHUZHY TPYmZSH[LSL&+LQH[LKLQVKLYTHTP LZVLZSVX\L]VZJYLtZ,UYLHSPKHK la ves porque es un hábito, porque ya te tuneaste el cerebro para recibir eso como algo normal. Pero vamos


a reconocer que no es normal que te angusties porque el gordo ese no bajรณ los dos kilos que tenรญa que bajar. Yo vi la cara de tristeza que tenรญas cuando te enteraste lo de Mirtha, que iba a KLQHYSVZHST\LYaVZKLZW\tZKLUVZt que punta de aรฑos. Casi te largรกs a llorar mami, ยกcรณmo te quiero vieja!

,Z[mIPLUZ\WVUNHTVZX\L `VYLJVUVaJVX\LLSM\THY THYPO\HUHLZ\UHHKPJJP}U ยฆLZ[mIPLUX\L[LYTPULWYLZV WVYM\THYTL\UV& No, parรก mamรก, ยกno digas eso! Justamente yo no soy el tipo que se merece ir a la cรกrcel, si soy mรกs bueno que la zanaOVYPHYHSSHKHยฆ6UVLZHZx&@I\LUV LU[VKVJHZV!ยฆH]VZ[LWHYLJLX\LH alguien que estรก enfermo se lo ayuda KLLZHTHULYHTL[PtUKVSVLUJHUH& Por supuesto que no estoy enfermo, mamรก. Lo que pasa es que segรบn vos, un tipo o una mina que se fuma \UWYPUJPWP[VLZ[mLUMLYTV<UWVYYV \UJPNHYYPSSVKLTHYPO\HUH:x`HZt que eso lo decรญa el Principito, mรกs a mi favor entonces. Lo esencial es invisible a los ojos, lo esencial soy yo mamรก, tu hijo, y los ojos que no ven son los tuyos. Estรก bien mamรก, ponele X\LLULZV[LUtZYHa}ULUX\L`V [HTIPtULZ[V`JPLNV`UVX\PLYV]LYTP problema con las drogas. Obvio que el exceso estรก mal. Todo en exceso es malo vieja, salvo la vida. Y a mรญ gusta ]P]PYHZxยฆX\tX\LYtZX\L[LKPNH& 3VKPZMY\[V]PLQHKLZW\tZKLX\LTP jefe me comiรณ la cabeza ocho horas, UV[\]L[PLTWVKLHSTVYaHY`]PHQt apretadรญsimo en los tres bondis que tuve que tomarme para llegar a casa), fumarme uno, tomarme unos amargos y escuchar algo de mรบsica, como OHJtZ]VZH]VZ[HTIPtU[LN\Z[HLZV o directamente tomarte una copa de vino o dos o tres. Sรญ, el cuento ese de

que vos lo controlรกs venรญ a encajรกrmelo a mรญ, claro. Y ni hablemos del cigaYYPSSV]PLQHWVYX\LWLYKtZWVYNVSLHKH Cada porro que me fumo yo, vos te clavรกs un atado de puchos. No jodas, ZPX\LYtZOHISHYKLSHZHKPJJPVULZ hablemos de las adicciones de todos. Las tuyas, las mรญas y las de todos. ยกAh bueno! Con eso sรญ que pasaste [VKVZSVZSxTP[LZTHTmX\t[PLULX\L ver el presidente de Venezuela con la despenalizaciรณn de la tenencia para JVUZ\TVWLYZVUHSยฆ*}TVX\tLZ eso? Vos acabรกs de decir que Chรกvez LYHUHYJV[YHร„JHU[Lยฏยฆ7LYVX\tKLcรญs? Eso es un programa de televisiรณn y lo de puntero es por puntero polรญtico, ademรกs ese es Julio Chรกvez, no Hugo, y es actor, no presidente. Pero claro que se drogan porque la sociedad se droga, la sociedad consume THTm@HZtX\L]VZUVJVUZ\TxZUV consumรญs eso. Pero bien que te comprรกs un atado de puchos por dรญa, tres botellas de vino a la semana, como tres horas diarias del programa de los gordos y unas cuantas golosinas que LZJVUKtZJVTV\UULULLULZLJHQ}U ยกNo voy a revisar el cajรณn, vieja! Estรก IPLUUVSVOHJtZTmZ[LJYLVSHZ habrรกs cambiado de lugar. )\LUV

OHNHTVZ\UHJVZHZP]VZUV HWHNmZLSW\JOV`VTLWYLU do el porro. O libres de humo o

OHZ[HSHZIVSHZ@HZtX\LLZ[\JHZH pero si yo te invito a comer a la mรญa no te voy a sacar el plato porque es TPJHZHยฆ*}TVX\t[PLUL]LY&+LZKL X\LSSLN\t`H[LM\THZ[LZLPZHSOPSV` OHJtZ\ULZJmUKHSVWVYX\LSLX\PLYV KHY\UWHYKLZLJHZHSHZร…VYLZX\L TLYLNHS}LS]PLQVยฆ*}TVX\t]PLQV& Tu marido, mi papรก. Ya se que es ex marido mamรก y vos sos ex adicta a las golosinas. Asรญ estรกs, es mรกs fรกcil saltarte que darte la vuelta. Cuรกndo vas

HYLJVUVJLYX\LSHNVYK\YH[HTIPtULZ una enfermedad. Bueno entonces si vos no estรกs enferma, yo tampoco.

ยง*SHYVX\LLZKYVNH`LS JPNHYYPSSVX\tLZยฆ]P[PUH& Y

LZVZJOVJVSH[LZX\L[LUtZHYYPIHKL la heladera, atrรกs de la bandeja de TPTIYLX\tZVUยฆOVQHZKLSLJO\NH& ยกEstas son hojas! Y no precisamente de lechuga mamรก y me las voy armar en este papelillo y ยกme las voy a fumar! ยฆ*}TVTL]V`HPYZPYLJPtUSSLNV ]PLQH&ยฆ:HItZJ\mSLZ[\WYVISLTH THTm&=VZX\LYtZX\L`VTL]H`H asรญ te encerrรกs a mirar ese programa de porquerรญa en dรณnde un tipo que pesa doscientos kilos baja cinco y se pone a llorar. Eso no sirve vieja, vos [LUtZX\LZHSPYHJHTPUHYOHJLY\U poco de ejercicio, valorarte un poco mรกs. Bueno perdoname mamรก, disculpame no te quise ofender, es que lo hago porque te quiero ayudar. Sรญ, ya ZtX\L]VZ[HTIPtUSVOHJtZWVYX\L TLX\LYtZH`\KHY7HZHTLLSJVU[YVS YLTV[Vยฆ*}TVUVTL]V`HX\LKHYH mirar el programa con vos, vieja? Ademรกs no es la primera vez que me fumo un gordo de estos y con el bajรณn que voy a tener encima, te ayudo a adelgazar un par de huevos de pascuas. Pero parรก, vieja, parรก, prometeme que KLZW\tZ]HTVZ\UYH[VHSWHYX\L;L JLIV\UVZTH[LZJSHYVยฆ7LYVX\PtU [L]HHYVIHYTHTm&ยง+LQH[LKLQVKLY


Abran cancha ¿Qué mágico somnífero adormeció a nuestro país en una larga noche? ¿Qué sucedió mientras pensábamos que estaba todo perdido, que el fin de las revoluciones gobernaría nuestra historia para siempre?

La historia la ganan

los que escriben

Escribe: Julián Saud | Ilustra: Veronique Pestoni


Los vencedores de cada ĂŠpoca hicieron desaparecer a sus oponentes fĂ­sica y culturalmente, quitĂĄndoles la altura de rival polĂ­tico. Siempre fueron los indios, los negros, los gauchos, los vagos, los inmigrantes, los cabecita negra, los subversivos, los villeros. Lo intentaron con San MartĂ­n cortĂĄndole los suministros, obligĂĄndolo a volver sin liberar Chile ni PerĂş. Antes lo hicieron con Belgrano â&#x20AC;&#x153;matĂĄndoloâ&#x20AC;? de hambre. TambiĂŠn con Moreno, esperaron que se vaya de viaje para envenenarlo. Dorrego, hijo de la patria, muriĂł fusilado. Felipe Varela, con todo un pueblo atrĂĄs, no pudo contra los IXVLOHVGH0LWUHTXHHUDQLQĂ&#x20AC;QLWDPHQte mĂĄs modernos que las lanzas de las montoneras. En el Paraguay, fue destruido el Ăşnico foco de carĂĄcter nacionalista no controlado por los ingleses. El General que estaba al frente de la batalla era Mitre. Se calcula que el 75% de la poblaciĂłn paraguaya fue exterminada. Nos mintieron descaradamente. El gobierno de Mitre se estudiĂł en las escuelas como el de la paz y la organizaciĂłn nacional, pero fue responsable de una sangrienta dictadura oligĂĄrquica. Sarmiento, el padre del aula, escribiĂł a Mitre: â&#x20AC;&#x153;Si mata gente, cĂĄllese la boca. Son animales bĂ­pedos de tan infame condiciĂłn que no sĂŠ quĂŠ VHREWHQJDFRQWUDWDUORVPHMRUÂľ 5HĂ&#x20AC;riĂŠndose al Chacho PeĂąaloza).

Los medios son la piel de la polĂ­tica Basta revisar la tapa del diario ClarĂ­n del 24 de marzo de 1976: â&#x20AC;&#x153;Nuevo Gobiernoâ&#x20AC;?. La operaciĂłn de los medios es la de contar la parte como si fuera el todo. Kirchner visibilizĂł lo invisible. Lo trajo a Magnetto a la contienda. DescubriĂł el velo de un poder acostumbrado a manejarse oculto: la dictadura fue una articulaciĂłn militar con sectores civiles, grupos empresariales y mediĂĄticos. La dictadura necesitĂł a los medios para legitimar socialmente la repre-

siĂłn y la entrega econĂłmica. A cambio se le â&#x20AC;&#x153;cediĂłâ&#x20AC;? el control de Papel Prensa. La ecuaciĂłn es simple: controlando el papel, controlan la palabra. Al nombrar lo innombrable, el gobierno logrĂł que ClarĂ­n asuma su parte. La Ley de Medios los obligĂł a defender sus posiciones, sacando a luz un tramado monopĂłlico de empresas que organizan la mĂĄquina de construir sentido comĂşn, desde el canal de noticias hasta las radios o internet. Un gran grupo econĂłmico que construyĂł un multimedio capaz de condicionar a cualquier JRELHUQR R DFWRU SROtWLFR HFRQyPLFR R VRFLDO TXH LQWHUĂ&#x20AC;HUD en sus dominios. Ya nadie podrĂĄ representar a â&#x20AC;&#x153;todosâ&#x20AC;? y este es el punto creativo, la nueva realidad: si un medio se erige nuevamente como portavoz de todos, habremos retrocedido ya que es en la creaciĂłn de un nuevo espacio de debate donde se reorganiza la disputa del poder. La Ley de Medios es sĂłlo el primer paso para construir nuevas voces que expliquen YLHMRVFRQĂ LFWRVSRUTXHORVPHGLRVVRQODSLHOGHODSROtWLFD el instrumento de contacto con lo demĂĄs.

El conflicto llegĂł para quedarse 9LYLUHQHOFRQĂ LFWRFRQJULVHV(VPX\FyPRGDODSDOHWDGH dos colores y sobre todo, si uno piensa que siempre estĂĄ SDUDGR HQ HO EODQFR$Ă&#x20AC;UPDU FRQ WDQWD VHYHULGDG TXH HVWH proceso es una continuidad inexorable del peor neoliberalismo, es no poder ponerse en el lugar del otro, es negar al sujeto que pretendemos protagonista. En criollo: â&#x20AC;&#x153;Si te llenĂĄs la boca hablando de los pobres y despuĂŠs decĂ­s que este gobierno es continuidad de los anteriores, no te estĂĄs poniendo en el lugar de esos pobres que hoy viven mejorâ&#x20AC;?. Que el voto cuota, que la asignaciĂłn universal por hijo geQHUDYDJRVTXHORTXHWULXQIDVRQORVRĂ&#x20AC;FLDOLVPRVTXHQR es mĂĄs que una buena administraciĂłn, que son puro cuento. AhĂ­ estĂĄn, esos son, los que siempre piden el agua antes que el vaso. Siempre estĂĄn ahĂ­, dando indicaciones de cĂłmo ser mĂĄs revolucionarios, de cĂłmo darle una soluciĂłn rĂĄpida a los problemas de fondo. Expropiando por acĂĄ, cortando cabezas por allĂĄ y de gobernar ni hablar. Porque cuando se WUDWDGHSDUDUVHHQHOFHQWURGHOFRQĂ LFWR\PHWHUODVPDQRV en la mierda, no estĂĄn, ya se borraron, ya se fueron a seguir perfeccionando sus teorĂ­as, esculpiendo en sĂłtanos ensombrecidos la luz de un nuevo mundo que nunca engendrarĂĄn. Una revoluciĂłn es un proceso, no un hecho que cambia todo de la noche a la maĂąana. Las revoluciones son como aparecen. No como nos gustarĂ­a que fueran

.

operaciĂłn medios contar parte todo La

de los

es la de

la

como si fuera el


Bondi dormĂ­

en el

me

AbrĂ­ los ojos y lo primero que vi fue la nuca del chofer y despuĂŠs su cara por uno de los espejitos redondos. El bondi estaba vacĂ­o y el aire de la noche olĂ­a a metal. Me hizo una seĂąa que no entendĂ­ bien pero su mirada de â&#x20AC;&#x153;Flaco, bajateâ&#x20AC;? era indiscutible. HabĂ­a llegado DOĂ&#x20AC;QDOGHOUHFRUULGRHQ5HWLUR0HEDMpWDPbaleando sobre el escalĂłn, caminĂŠ algunos metros medio dormido aĂşn y me alejĂŠ desconcertado. No hacĂ­a frĂ­o pero yo estaba en bermudas y ojotas, porque es una de las cosas que mĂĄs disfruto de la primavera. Poder exhibir mis pies como si fuesen dos tetas apretadĂ­simas en un escote blanco y azul. La noche ya era madrugada. MirĂŠ la hora en el celular y eran las cinco. El bondi llegĂł rĂĄpido asĂ­ que el recorrido Flores-Retiro lo habĂ­a hecho en cuarenta minutos, pero... Âżestaba en Retiro? MirĂŠ a mi alrededor y no encontrĂŠ ningĂşn punto de referencia, ya no estaba pisando la vereda ni el asfalto. Di un paso mĂĄs hacia delante y tuve que admitir que sin saber bien cĂłmo me habĂ­a metido en la Villa 31. Lo primero que me llamĂł la atenciĂłn son las construcciones. Completamente inauditas, casi surrealistas cuando se descubren puertas en los segundos pisos por las que se accede por fuera subiendo unas escaleras irregulares y que nada pueden envidiarle a las de Escher en complejidad y funcionalidad. Pero eran las cinco de la matina, no me sorprendĂ­an las puertas en los segundos pisos. Me sorprendĂ­an las puertas en los terceros, en los quintos, que la villa siga la tendencia del valor del metro cuadrado y se vaya para arriba, aunque seguro que el afĂĄn no es econĂłmico sino casi espiritual, tener un pedazo de aire que los acerque mĂĄs al cielo y tenga una parabĂłlica para el cable satelital.

SeguĂ­ caminando, asumiendo que si querĂ­a volver a mi casa iba a tener que preguntarle a alguien por la salida. A la vez que buscaba a alguna persona, cada paso que daba deshacĂ­a los prejuicios y me demostraba a mĂ­ mismo una vez mĂĄs que el miedo se mide sĂłlo por la percepciĂłn del riesgo o la amenaza y en determinadas condiciones uno mismo termina fortaleciendo ese miedo sĂłlo por hacerse cargo de la pesadilla que nos venden los medios o la ignorancia propia. El miedo real serĂ­a lo no decible, eso que subyace en cualquier emociĂłn como la sombra en el lado oscuro de la luna o ese pedacito de territorio debajo de nuestros pies al cual nunca le llega el sol sĂłlo por eso, porque ahĂ­ estamos parados pisando y tapando algo mĂĄs real. En la villa viven chorros, viven vendedores de paco y cocaĂ­na, viven hombres que le pegan a sus mujeres y mujeres que mandan a sus hijos a pedir plata en el subte. Pero tambiĂŠn viven trabajadores, estudiantes, mĂşsicos, poetas, inmigrantes y argentinos, jugadores de fĂştbol y chicas fanĂĄticas del rock-pop inglĂŠs. Vive gente igual que en Palermo, Caballito, Villa Pueyrredon o Paternal. AsĂ­ que seguĂ­ mi camino y de lejos escuchĂŠ mĂşsica alta, una canciĂłn de Rafaela CarrĂĄ que VLHPSUH OD DVRFLp D OD Ă&#x20AC;HVWD 0H DSXUp SDUD llegar al lugar y habĂ­a dos en una puerta tomando cerveza en vasos de plĂĄstico. SabĂ­an que yo no era del barrio, pero imaginaron TXHHUDXQLQYLWDGRDODĂ&#x20AC;HVWDTXHWUDQVFXUUtD adentro. Se hicieron a un lado y les expliquĂŠ que no, que estaba perdido, que querĂ­a llegar a la parada del 5, porque me dormĂ­ en el bondi (se rieron) y bueno, hace rato andaba dando vueltas por la villa. Me miraron nuevamente de arriba abajo y ahĂ­ se quedaron,

hamartia  38

Por Nacho IbĂĄĂąez

en mis ojotas (volvieron a reĂ­rse) y luego uno se metiĂł para adentro y el otro me dijo que EXHQRTXHFDPLQHKDVWDHOĂ&#x20AC;QDOGHHVDFDOOH despuĂŠs a la izquierda, hasta un descampado que era una canchita, quĂŠ groso que tienen canchita, ah sĂ­, claro, cĂłmo no va a haber canchita. Seguir derecho hasta el kiosco en una esquina, en esa esquina doblar y caminar hasta el fondo, ahĂ­ estaba afuera. CaminĂŠ dos cuadras mĂĄs y lleguĂŠ a la estaciĂłn de Ăłmnibus, el resto fue fĂĄcil. En el bondi no me dormĂ­ y me fui pensando en que es mĂĄs factible que la fĂ­sica cuĂĄntica nos explique mejor la ansiedad y el miedo antes de que la psicologĂ­a encuentre en la vida RWUDMXVWLĂ&#x20AC;FDFLyQH[LVWHQFLDOPiVKRQHVWDTXH la del entorno de la crianza. ÂżEs todo un mecanismo condicionado por el nido del que volamos? EntiĂŠndase por nido la casa materna, el remĂ­s donde nos quedamos dormidos sobre el regazo de la abuela o el mate que nos cebĂł alguien y no nos quemĂł la lengua sino el alma. Hasta dĂłnde volar depende de la actitud de cada uno, hasta dĂłnde dejar que el miedo te paralice y te deje encerrado y eso entonces te alcanza para comprarte un auto, una casa. QuizĂĄ no. PodĂŠs querer ser el tipo que desde un transbordador mira el planeta y mientras se le pianta un lagrimĂłn le vienen los deseos de volver a la Tierra con su humanidad y las ganas de ir a cagar al mismo tiempo. ÂżAcaso no hay otra posibilidad que la de ser hombre y repetir estĂşpidamente el miedo de todos los hombres? No lo sĂŠ, pero espero que ese tipo en el baĂąo del transbordador estĂŠ leyendo Hamartia y diga: â&#x20AC;&#x201C;Carajo, a la mierda con el miedo, yo pongo un tema de Rafaela CarrĂĄ e invito a mis vecinos a la luna

.


Por Natalia Morandeira | Ilustra: Veronique Veronique

MegaminerĂ­a aCIELOabierto

La megaminerĂ­a a cielo abierto se nos presenta como un monstruo. ÂżEs tan asĂ­? MontaĂąas dinamitadas y cianuro que podrĂ­a filtrarse al agua que tomamos. En el video contra la minerĂ­a mĂĄs difundido hay fotos de vĂ­ctimas de Chernobyl seguidas de un audio que dice â&#x20AC;&#x153;No queremos extracciĂłn de uranio ni explotaciĂłn de plutonioâ&#x20AC;?. Hay algo ahĂ­ que no cierra. Del otro lado suelen aparecer empresarios que aturden con numerologĂ­a. Los debates parecen darse a oĂ­dos sordos y con mĂĄs fundamentalismo que fundamentos. ÂżNo serĂĄ que a veces, en algunos lugares y para extraer algunos metales, hay que hacer minerĂ­a y a veces no? ÂżNo serĂĄ que lo que hay que discutir es cĂłmo se la hace, con quĂŠ empresas (Âżcon empresas privadas?) y con quĂŠ tecnologĂ­as y seguridad ambiental? O quizĂĄs la discusiĂłn tendrĂ­a que estar centrada en cuĂĄles deberĂ­an ser los mecanismos de participaciĂłn democrĂĄtica con los que se define el desarrollo estratĂŠgico del paĂ­s â&#x20AC;&#x201C;se trate de minerĂ­a, de la matriz energĂŠtica, de agricultura o de actividades industriales. SegĂşn Roberto Sarudiansky, geĂłlogo y coordinador del Centro de Estudios para la Sustentabilidad de la Universidad Nacional de San MartĂ­n, â&#x20AC;&#x153;en prĂĄcticamente todas las manifestaciones pĂşblicas de quienes asumen la oposiciĂłn a las actividades mineras metalĂ­feras, se evidencia una falta de sustento cientĂ­fico, tĂŠcnico y un desconocimiento de los aspectos econĂłmicosâ&#x20AC;?. Entonces, aquĂ­ estĂĄn sus respuestas a las afirmaciones que se escuchan comĂşnmente cuando se habla de la minerĂ­a.

Entrevista a Roberto

Sarudiansky

hamartia  40

â&#x20AC;&#x153;No a la minerĂ­a a cielo abiertoâ&#x20AC;? Se le adjudica a esta modalidad de H[WUDFFLyQ XQ FDUiFWHU FDWDVWUyĂ&#x20AC;FR \ DUUDVDGRU GH OD VXSHUĂ&#x20AC;FLH WHUUHVWUH (O procedimiento extractivo (a cielo abierWRRVXEWHUUiQHR VHGHĂ&#x20AC;QHDSDUWLUGH FULWHULRV JHROyJLFRV WRSRJUiĂ&#x20AC;FRV DPbientales y econĂłmicos para maximizar el aprovechamiento del recurso y minimizar los impactos negativos. La actividad minera, esencial para la vida moderna y cuyos productos son indispensables para el desarrollo econĂłmico y social de los paĂ­ses, afecta a meQRVGHOGHODVXSHUĂ&#x20AC;FLHWHUUHVWUH

Actualmente se producen u$s 6.700 millones anuales (casi un 1.400% mĂĄs que a principios de los 90) â&#x20AC;&#x153;En Argentina se practica minerĂ­a contaminanteâ&#x20AC;? Toda actividad humana, productiva o no, genera un impacto en el ambiente. El tema es mitigar los impactos negativos y aplicar las acciones de remediaciĂłn que correspondan. La minerĂ­a moderna, que es la que se desarrolla en nuestro paĂ­s, opera con altos niveles de seguridad. A modo de ejemplo, en el manejo del tan temido cianuro, utilizado en la extracciĂłn del oro de los minerales que lo contienen, se aplica el CĂłdigo Internacional para el Manejo de Cianuro. SĂłlo un 13% del cianuro que se produce en el mundo se utiliza en


minerĂ­a; el restante se usa en la producciĂłn de plĂĄsticos, telas sintĂŠticas, fertilizantes, herbicidas, tinturas y pinturas y productos farmacĂŠuticos. Por otro lado, debido a la limitada historia minera de nuestro paĂ­s, los pasivos ambientales de la minerĂ­a metalĂ­fera son muy escasos y presentan riesgos acotados y solucionables. A lo que sĂ­ debemos DSXQWDUHVDGHĂ&#x20AC;QLUFODUDPHQWHHOPDnejo de los futuros pasivos ambientales (toda actividad productiva los genera), normatizando el cierre y pos cierre de las operaciones.

â&#x20AC;&#x153;Hay un consumo desmedido de agua en la extracciĂłn y el procesamiento de mineralesâ&#x20AC;?

Es ineludible avanzar en los temas que hacen a la distribuciĂłn y aplicaciĂłn de los beneficios generados por esta actividad productiva

â&#x20AC;&#x153;Argentina intenta consolidar un modelo de exportaciĂłn de materia prima de minerales, que no GHMD JDQDQFLDV VLJQLĂ&#x20AC;FDWLYDV HQ el paĂ­sâ&#x20AC;?.

â&#x20AC;&#x153;Hay una legalizaciĂłn del contrabando: las empresas mineras sĂłlo pagan regalĂ­as por las exportaciones de oro, cobre y plata, pero exportan otros sesenta metalesâ&#x20AC;? En un concentrado de minerales â&#x20AC;&#x201C;que es lo que en algunos casos se exportaâ&#x20AC;&#x201C; existen numerosos elementos metĂĄlicos y no metĂĄlicos. Pero, en funciĂłn de las tecnologĂ­as actualmente disponibles a nivel global, sĂłlo unos pocos tienen valor econĂłmico. Algunos de los restantes elementos suelen incluso provocar una disminuciĂłn en el precio del concentrado. Esto es, las regalĂ­as que se pagan a las provincias y los aranceles que se aplican a las exportaciones se aplican, como en todos los paĂ­ses del mundo, en funciĂłn del contenido con valor econĂłmico de los concentrados.

Al respecto es oportuno observar, a modo de ejemplo, que mientras en una explotaciĂłn de verduras y hortalizas de 100 ha el agua utilizada para riego es de 62 litros/segundo, en un yacimiento que genera mĂĄs de 1.800 puestos de trabajo directo (y 9 trabajos indirectos por cada uno de ellos) y produce mĂĄs de 1.500 millones de dĂłlares anuales, el consumo total es de 750 l/s y, considerando que se recicla casi el 75%, el consumo efectivo es de 188 l/s.

Las actividades mineras han adquirido relevancia a nivel nacional y se han desplazado a regiones que estaban postergadas desde el punto de vista de su actividad econĂłmica (mayormente Catamarca, San Juan y Santa Cruz). Actualmente se producen unos u$s 6.700 millones anuales (casi un 1.400% mĂĄs que a principios de los 90), se exportan unos u$s 3.500 millones y se desarrolla una importante actividad exploratoria. El gran desafĂ­o es promover localmente la generaciĂłn de los bienes y servicios que demanda la actividad minera, asĂ­ como idenWLĂ&#x20AC;FDUHLPSOHPHQWDUQXHYRVSUR\HFWRV que continĂşen con el desarrollo de la UHJLyQ OXHJR GH OD Ă&#x20AC;QDOL]DFLyQ GH ODV operaciones mineras que estĂĄn hoy en operaciĂłn. Es importante considerar y evaluar en forma permanente la posibilidad de poner en marcha alternativas productivas que den valor agregado

a los recursos extraĂ­dos. A modo de HMHPSORODLQVWDODFLyQGHXQDUHĂ&#x20AC;QHUtD para la obtenciĂłn de cobre metĂĄlico (la cual es posible que no sea viable de acuerdo a las â&#x20AC;&#x153;economĂ­as de escalaâ&#x20AC;? actuales para la producciĂłn de concentrados de cobre).

Un aspecto que deberĂ­a ajustarse es el referido al cierre y pos cierre de las operaciones, con un enfoque que incluya tambiĂŠn los aspectos sociales ´'HEH PRGLĂ&#x20AC;FDUVH XUJHQWHPHQte la legislaciĂłn mineraâ&#x20AC;? Toda legislaciĂłn debe ser ajustada, adaptĂĄndola al marco econĂłmico, social y ambiental y a las nuevas tecnologĂ­as. Los ajustes deberĂ­an ser cuidadosamente analizados con la participaciĂłn de expertos en los distintos aspectos que integran la actividad minera. Considero que es ineludible avanzar en los temas que hacen a la distribuciĂłn y aplicaciĂłn de los beneĂ&#x20AC;FLRV JHQHUDGRV SRU HVWD DFWLYLGDG productiva. La minerĂ­a cuenta con un marco ambiental adecuado, incluido en el CĂłdigo de MinerĂ­a, que se aplica en todo el territorio nacional. Un aspecto que deberĂ­a ajustarse es el referido al cierre y pos cierre de las operaciones, con un enfoque que incluya tambiĂŠn los aspectos sociales. Otro tema que debe VHUFRQVLGHUDGR\GHĂ&#x20AC;QLGRHQIXQFLyQ de la adhesiĂłn de nuestro paĂ­s a la ResoluciĂłn 169 de la OrganizaciĂłn Internacional del Trabajo (Convenio sobre los derechos de los pueblos indĂ­genas y tribales), es la reglamentaciĂłn a nivel nacional de la Consulta PĂşblica

.


LEONARDO

FA VIO Y LOS AĂ&#x2018;OS Cine retro: Leonardo Favio, Nazareno Cruz y el lobo (1973)

70

Escribe: Santiago Asorey

Nazareno Cruz y el Lobo es la prueba mĂĄs grande de la capacidad de Leonardo Favio para leer el espĂ­ritu de una ĂŠpoca. Por la forma en que entiende que sobre todas las cosas la verdadera lucha es cultural. La inversiĂłn de personajes como la LeJOPN\HUH`LS+LTVUPVWLY[LULJPLU[LZ a la simbologĂ­a de la oscuridad en la tradiciĂłn occidental cristiana, nos da una reconstrucciĂłn en sentido opuesto a las creencias populares. Si el golpismo militar buscĂł en su esencia la PTWVZPJP}UHY[PĂ&#x201E;JPHS`THJHIYHKL\UH PKLU[PKHK J\S[\YHS JYPZ[PHUH OVTVNtnea, la lucha de Favio por construir un cine que subvirtiera la moral judeocris[PHUH ZL JVU]PY[P} LU LS YLĂ&#x2026;LQV KL \UH generaciĂłn que iba llevar la metĂĄfora de Nazareno hasta la exacerbaciĂłn. Era la clara construcciĂłn de una barrera a los discursos del golpismo. Inclusive la apropiaciĂłn de lo Kitsch y la JVTWVZPJP}UKLWSHUVZJVUSHPUĂ&#x2026;\LUJPHKLSHNYmĂ&#x201E;JHKLWVZ[LYZYVTmU[PJVZ KLSHtWVJHZLJVU]PLY[LLU\USLUN\HQL plĂĄstico que la pelĂ­cula necesita para concebirse como expresiĂłn popular y abierta. Es apenas la piel de una pelĂ­-

cula que compone en su interioridad la TL[mMVYHWYVMt[PJHKLSHTPYHKHYVTmUtica de la muerte, la resistencia ante la represiĂłn y la negaciĂłn de la cultura conservadora. El amor de Nazareno es el amor revoS\JPVUHYPV KLS *OL .\L]HYH LU [HU[V LZ LS HTVY KLS ZHJYPĂ&#x201E;JPV X\L LSPNL SH muerte como resistencia. La elecciĂłn de la muerte como acto de libertad y en relaciĂłn paradojal, como acto daKVYKL]PKH,ULSĂ&#x201E;UHSSH]VaKLS+PHISV JHUZHKV WPKPLUKV \UH [YLN\H H +PVZ trastoca profundamente los niveles TVYHSLZX\LZLWLY[\YIHU[HTIPtULU los colores. El negro que rodea a NazaYLUV`H.YPZLSKHUVZVU`HLSJVSVYKLS mal. Pocas obras fĂ­lmicas presagian la tragedia de una generaciĂłn como Nazareno Cruz y el Lobo, producida tan sĂłlo un aĂąo antes de que la Ăşltima dictadura militar irrumpiera. En la misma direcciĂłn de Favio, la obra de Rodolfo Walsh iba a cambiar el eje de los que hasta ese entonces se proponĂ­a como literatura despolitizada. La PU]LYZP}UKL>HSZOKL]HSVYLZLZ[t[PJVZ terminĂł por concluir que era imposible hacer literatura en la Argentina de la tWVJHZPUOHISHYKLWVSx[PJH3HVWLYHciĂłn de Walsh podrĂ­a ser pensada anĂĄ-

hamartia  42

loga a la de Favio. Con todas sus diferencias abismales el lenguaje de Walsh [HTIPtUZL]\LS]LWVW\SHY`HIPLY[VHS igual que el de Favio en Nazareno Cruz y el Lobo. Los textos de Walsh circulan en la clandestinidad y en circuitos diferentes a los literarios.

Pocas obras fĂ­lmicas presagian la tragedia de una generaciĂłn como Nazareno Cruz y el Lobo, producida tan sĂłlo un aĂąo antes de que la Ăşltima dictadura militar irrumpiera. Se trata de desplazar el arte hacia otro lugar de la cultura y de repensar su funcionalidad. Existe un matiz de este pensamiento en Nazareno Cruz y el Lobo al romper con los cĂĄnones artĂ­sticos academicistas y componer una obra que trabaja en dos niveles. Por un lado en el nivel popular en donde lo comunicacional se plantea como eje de apertura, y por el otro en un nivel de ruptura del pensamiento tradicional que la cultura de masas alberga laten[L 7HYH >HS[LY )LUQHTxU LU +PZJ\Ysos Interrumpidos, 1989), la era de la YLWYVK\J[P]PKHK[tJUPJHKLZSPN}HSHY[L


enemigo era la industria cultural, como ilusiĂłn y como engaĂąoâ&#x20AC;?

â&#x20AC;&#x153;

El

LU[tYTPUVZNLULYHSLZ`HSJPULLU[tYTPUVZLZWLJxĂ&#x201E;JVZKLSHYLSHJP}UJVULS objeto artĂ­stico como objeto de culto. Esa ruptura, entonces, subvierte las M\UJPVULZKLSHY[LH[YH]tZKLSHWtYKPKHKL]HSVYKLSHJVWPHH\[tU[PJH Los movimientos artĂ­sticos generados por Favio y Walsh podrĂ­an ser analizados en consonancia a La Hora de SVZ/VYUVZĂ&#x201E;STHKHWVY,S.Y\WV*PUL

prolongaciĂłn del mundo del cine. Por lo tanto el predominio del lenguaje del cine industrial americano, necesitaba \UHLZ[t[PJHKLVWVZPJP}UX\LSVKLZUH[\YHSPaHYH +L HX\x WHY[PTVZ WHYH marcar la utilizaciĂłn de fuertes elementos del lenguaje popular con la cual Favio reemplaza el mito de la razĂłn instrumental de la industria cultural por un mito local que funciona como resis-

Principalmente porque para Adorno, cualquier forma de arte â&#x20AC;&#x153;serioâ&#x20AC;? y que tenga algĂşn intento desestabilizador del monopolio cultural estĂĄ condenado a una difusiĂłn mĂ­nima y exclusiva. Mientras por el otro lado el arte â&#x20AC;&#x153;ligeroâ&#x20AC;? aparece como una distracciĂłn de los mecanismos de violencia ejercidos sobre los individuos. En este intervalo aparece el cine de Favio que refuerza

El amor de Nazareno es el amor revolucionario del Che Guevara, en tanto es el amor del sacrificio que elige la muerte como resistencia LiberaciĂłn liderado por Pino Solanas. En su programa se denunciaba a la intelectualidad pasiva que parecĂ­a existir afuera de la realidad social que afec[HIH H SH (YNLU[PUH ,Z KLJPY! [VKVZ aquellos movimientos disruptivos de los aĂąos 70 encontraban un enemigo comĂşn, al cual habĂ­a que vencer en primera instancia en el ĂĄmbito cultural H[YH]tZKLU\L]HZPKLHZKLJ}TVJVUcebir el arte. El enemigo era la industria cultural, como ilusiĂłn y como engaĂąo. ;OLVKVY (KVYUV LU +PHStJ[PJH KL SH IlustraciĂłn, 2007) entiende que el perfeccionamiento de duplicaciĂłn empĂ­rica de los objetos en el cine constituĂ­a la idea de que el mundo real era una

tencia cultural y vuelve a lo primitivo e irracional, como forma de expresar un cine y una cultura latinoamericana. Nazareno es la expresiĂłn ideolĂłgica de la resistencia ante la razĂłn como puro medio que no puede salir del cĂ­rculo de lo ya previamente calculado. Nazareno se entrega a la Hybris y rompe el cĂ­rculo de lo fĂĄctico. La decisiĂłn de Nazareno WVY JVU[PU\HY JVU LS HTVY JVU .YPZLSda, a pesar de las amenazas del des[PUV [YmNPJV THUPĂ&#x201E;LZ[H Z\ JHWHJPKHK de apostar por la imaginaciĂłn como una forma de liberaciĂłn. Sin embargo Favio nos fuerza a repensar el lenguaje en el cual Adorno piensa a la industria cultural y sus alcances totalizadores.

www.hamartia.com.ar

la posibilidad de pensar un cine capaz de proclamarse popular y serio, al mismo tiempo que ligero. Lo que da J\LU[HKLX\LLSLZWLJ[YVKLPUĂ&#x2026;\LUJPH de la industria cultural encuentra sus grietas en el corazĂłn de arte de masas latinoamericano

.

La lucha de Favio por construir un cine que subvirtiera la moral judeocristiana se convirtiĂł en el reflejo de una generaciĂłn que iba llevar la metĂĄfora de Nazareno hasta la exacerbaciĂłn.


hamartia  44


www.hamartia.com.ar


Ternura Moverse hacia la Sobre Raymond Carver, por Pablo Ramos

Si podemos hablar Âżpor quĂŠ entonces escribir? ÂżQuĂŠ sentido tiene hacerlo? ÂżQuĂŠ HVHQGHĂ&#x20AC;QLWLYDORTXHXQDSHUVRQDTXH escribe habitualmente, o sea, un escritor, persigue al sentarse horas y horas frente a una mĂĄquina de escribir? ÂżDinero, fama, gloria?, no creo, eso es para pocos, y en todo caso eso viene despuĂŠs. ÂżQuĂŠ es lo que descubre un escritor cuando descubre que va a ser escritor? ÂżQuĂŠ nombre propio le puso a ese sentimiento que tiene atornillado a la glotis? Ese que, al mismo tiempo de ser descubierto, promete una herramienta para la extirpaciĂłn y susurra al oĂ­do que, pase lo que pase, digan lo que digan (tus ex mujeres, tus ex suegras, tu propia madre, tu propio padre, tus hijos) tenĂŠs que escribir, tenĂŠs que escribir, tenĂŠs que escribir. Ese sentimiento es la impotencia. De la impotencia, de la imposibilidad de comunicarse con el mundo y en especial con el mundo cercano, con esos seres queridos que si no se estĂĄn yendo su permanencia en nuestras vidas pende de un hilo. Del terror que sentimos frente a la inminente ruptura de ese hilo, y de la impotencia, tambiĂŠn, que nos genera ese terror porque pese a amar, pese a necesitar, pese a ser necesitados no somos capaces ni siquiera de saber â&#x20AC;&#x153;de quĂŠ hablamos cuando hablamos de amorâ&#x20AC;?, de ahĂ­: de lugares como ese, viene Carver. De antes de ser escritor, de mucho antes de ser alguien que quiera expresarse en tĂŠrminos poĂŠticos. Carver viene del dolor y el asombro frente al dolor, de la desolaciĂłn y el asombro frente a la desolaciĂłn, de la caricia y el asombro frente a la caricia, y de mucho mĂĄs atrĂĄs de eso. MĂĄs cerca de la verdad que del arte, porque la gente estĂĄ mĂĄs cĂłmoda con el arte que con la verdad, ĂŠl quiere incomodarnos: incomodarse para incomodarnos. Y esto no entra en ningĂşn gĂŠnero literario. Descreo de esos nombres, acĂĄ no hay minimalismo, no hay realismo sucio, no hay mĂĄs

que honestidad brutal contada desde un alma preciosa que ha aprendido a darle potencia a la impotencia de las palabras, que ha descartado adjetivos, adverbios, vervoides, y pajas y mĂĄs pajas, para contarnos que no se puede decir â&#x20AC;&#x153;te necesitoâ&#x20AC;?, no se puede decir â&#x20AC;&#x153;te amoâ&#x20AC;?, no se puede decir casi nada porque es imposible saber o expresar la dimensiĂłn del amor o de la necesidad o de lo que fuera que uno sienta. Y que por eso te miento, cuidando la mentira, cuidĂĄndote de la mentira, porque HVHĂ&#x20AC;QJLUHVHOLQVWUXPHQWRGHPLYHUGDG de mi realidad no realista, de mi mĂ­nima cosa que ocupa toda mi vida. Carver dijo en un reportaje que de lo Ăşnico que se sentĂ­a orgulloso en su vida era de haber dejado de beber. TambiĂŠn, en el mismo reportaje, confesĂł que la primera vez que un cuento suyo saliĂł publicado en una antologĂ­a (Quieres hacer el favor de callarte, por favor), ĂŠl se fue a dormir llevĂĄndose el libro a la cama. â&#x20AC;&#x153;...El dĂ­a que me llego la antologĂ­a por correo me la llevĂŠ a la cama para leerla, simplemente para mirarla y para tenerla, pero verdaderamente la mirĂŠ y la tuve mĂĄs de lo que la leĂ­. Me quedĂŠ dormido y a la maĂąana siguiente me despertĂŠ con el libro en la cama a mi lado, junto a mi mujerâ&#x20AC;?.

MĂĄs cerca de la verdad que del arte, porque la gente estĂĄ mĂĄs cĂłmoda con el arte que con la verdad, ĂŠl quiere incomodarnos: incomodarse para incomodarnos CuĂĄnta honestidad. ÂĄQuĂŠ placer me produce leer esto! CuĂĄnto me tranquiliza, cuĂĄnto me llena de esperanza saber que es un hombre honesto y valioso quien produce su literatura honesta y valiosa. A cuĂĄntos de nosotros (escritores) serĂ­a un gran negocio comprarnos por lo que valemos y vendernos por lo que creemos que valemos. Raymond Carver, un genio

literario, es capaz de decir, casi inocentemente que se acurrucĂł junto a su primera publicaciĂłn. Esto es decir: yo quiero que me publiquen, yo escribo para que me lean, yo quiero tener suerte. CuĂĄntos fantasmas despeja este deseo, cuĂĄnta sanidad hay en ĂŠl. CuĂĄnto bien le hace al escritor principianteâ&#x20AC;Ś y no tanto. AcĂĄ podrĂ­an terminar mis palabras, Âżpor quĂŠ no? Pero tal vez haya algo mĂĄs que OH SXHGD DJUHJDU D HVWH SHUĂ&#x20AC;O GH DSXUR que terminĂł por salir de mi mĂĄquina de escribir, y hay un ejemplo publicado en la obra de Carver que habla mejor de ĂŠl de lo que, al menos, pueda hablar yo. En el aĂąo 1981, ĂŠl publica, en el libro â&#x20AC;&#x153;De quĂŠ hablamos cuando hablamos de amorâ&#x20AC;? un cuento no logrado. El cuento se llama â&#x20AC;&#x153;El baĂąoâ&#x20AC;?, y es la triste historia de Scotty que, en las vĂ­speras de su cumpleaĂąos, luego de que su madre le encargara un pastel con su nombre, es atropellado por un auto y queda en coma en el hospital. En realidad es la historia de la madre de Scotty, que despuĂŠs de pasar por el primer trance de acompaĂąar a su hijo en el hospital, vuelve a casa para baĂąarse y recibe la llamada del pastelero que se ha sentido estafado porque ella no fue a retirar el pastel ni a pagĂĄrselo. El tipo llama sin darse a FRQRFHU\DHQHOĂ&#x20AC;QDOGHOFXHQWRFRQHO chico en coma. La madre pregunta si se trata de Scotty y el pastelero dice â&#x20AC;&#x153;sĂ­, Scotty, se trata de Scottyâ&#x20AC;? No hay trucos, porque aunque ella no cae en la cuenta de quiĂŠn es el que llama el lector no tiene dudas, por eso el cuento no es malo en lo formal, pero es malo en su razĂłn de ser. No hay hondura, no hay punto de no retorno mĂĄs allĂĄ de la posible muerte de Scotty como circunstancia. Del comentario fuera de lugar del pastelero como circunstancia. Y si uno mide la dimensiĂłn teĂłrica del drama (el coma de Scotty, que el pastelero llame y llame por telĂŠfono a la madre diciĂŠndole que Scotty tal o cual cosa) contra el peso emocional


que uno siente al terminar de leer (esto es lo que deberĂ­a haber sentido contra lo que realmente siente) sale defraudado. SĂ­, ÂĄdefraudado por Raymond Carver! Es que a veces no alcanza con que el escritor contemple con la boca abierta o en puro asombro un zapato viejo o un atardecer, tal cual lo dice Carver. Y es que ĂŠl dice â&#x20AC;&#x153;a veces se necesita tan sĂłlo contemplarâ&#x20AC;Śâ&#x20AC;? y nosotros leemos â&#x20AC;&#x153;con eso alcanza, lo hago siempre y listoâ&#x20AC;? No. No es asĂ­: no es tan fĂĄcil escribir fĂĄcil. Hay palabras importantes que Carver hace renacer. Ternura, alma, talento, son algunas de ellas. Entonces si no tenĂŠs talento y no escribĂ­s con el alma jamĂĄs vas a lograr moverte hacia la ternura, y eso es lo que busca Carver, aĂşn en los cuentos mĂĄs duros, ĂŠl mismo lo dice cuando â&#x20AC;&#x153;meditaâ&#x20AC;? sobre la frase de Santa Teresa que tanto le gustaba â&#x20AC;&#x153;las palabras llevan a las accionesâ&#x20AC;Ś preparan el alma, la alistan y la mueven a la ternuraâ&#x20AC;?.

El genio literario es capaz de decir, casi inocentemente, que se acurrucĂł junto a su primera publicaciĂłn. Esto es decir: yo quiero que me publiquen, yo escribo para que me lean, yo quiero tener suerte Entonces volviendo al cuento â&#x20AC;&#x153;El baĂąoâ&#x20AC;?. La madre vuelve, al hijo le van a hacer mil estudios, escucha lo que escucha del pastelero y se termina el cuento. ÂżQuĂŠ cuento? NingĂşn cuento, porque no le saliĂł, porque asĂ­ no pasa nada, porque fue sĂłlo una idea que se publicĂł. Pero toda obra estĂĄ viva mientras su escritor estĂŠ vivo, dice Carver, y unos aĂąos despuĂŠs, cuando sale el notable libro Catedral, reescribe el cuento â&#x20AC;&#x153;El baĂąoâ&#x20AC;?, lo titula, â&#x20AC;&#x153;Parece una tonterĂ­aâ&#x20AC;? y lo convierte en una verdadera obra maestra. Lo extiende: la madre recibe mĂĄs llamados del pastelero, Scotty muere, el pastelero insiste â&#x20AC;&#x153;Scotty, lo tengo listo para usted, se ha olvidado de Scottyâ&#x20AC;? La madre

lo putea, minutos atrĂĄs acaba de enterrar D VX KLMR QL HOOD QL HO OHFWRU ß DWUDSDGR DKRUDVtHQHOVHQWLPLHQWRGHHOODß SXHden entender que categorĂ­a de enfermo es este tipo. Pero la genialidad es que el lector estĂĄ segundos por delante en comprensiĂłn que la protagonista, Carver nos regala esto, pero no abusa y unas lĂ­neas mĂĄs adelante, enseguida, ella cae en la cuenta. FĂĄcil: la torta, el nombre, el nĂşmero de telĂŠfono â&#x20AC;&#x153;Hijo de putaâ&#x20AC;? grita, y el marido la lleva a la pastelerĂ­a. Y ahora lo bueno, el pastelero no los quiere atender, ironĂ­as, soberbia. Finalmente les abre. Hay un momento de dudas, parece que va a haber violencia. El pastelero admite que llamĂł, que el pastel se estĂĄ poniendo rancio, dice que si quiere se lo deja a mitad de precio. Y Âżsaben cĂłmo se dice mi hijo muriĂł?: â&#x20AC;&#x153;Mi hijo ha muerto â&#x20AC;&#x201C;dijo Ann con un tono IUtR\FRUWDQWHß (OOXQHVSRUODPDxDQD lo atropellĂł un coche. Hemos estado con ĂŠl hasta que muriĂł. Pero naturalmente usted no tenĂ­a porquĂŠ saberlo, Âżverdad? Los pasteleros no tienen que saber todo, Âżverdad, seĂąor pastelero? Pero Scotty ha muerto. ÂĄHa muerto, hijo de puta!â&#x20AC;? Y todo el dolor del universo empieza a llover sobre los personajes y a travĂŠs de ellos sobre el lector, que ya estĂĄ emocionalmente preparado (preparado por el escritor) para vivir el momento estĂŠtico mĂĄs sublime que el arte nos puede dar (a mi gusto), que es cuando la literatura, LA LITERATURA, se hace presente y dice â&#x20AC;&#x153;acĂĄ estoyâ&#x20AC;?: â&#x20AC;&#x153;â&#x20AC;Śel pastelero dejĂł el rodillo de amasar en el mostradorâ&#x20AC;Ś los mirĂł y meneĂł la cabeza despacioâ&#x20AC;Ś

sacĂł sillas de debajo del mostradorâ&#x20AC;Ś ß 6LpQWHVHXVWHGHVSRUIDYRU ß 4XLVLHUDPDWDUORß GLMR $QQ ß  verlo muerto.â&#x20AC;? Ellos se sientan, ĂŠl se sienta con ellos. 嫧 3HUPtWDQPH GHFLUOHV FXDQWR OR VLHQWR ß GLMRDSR\DQGRORVFRGRVHQODPHVDß  SĂłlo Dios sabe cuĂĄnto lo lamento. Escuchen. SĂłlo soy un pasteleroâ&#x20AC;Śâ&#x20AC;?. SĂ­, dice eso: â&#x20AC;&#x153;Soy sĂłlo un pasteleroâ&#x20AC;Śâ&#x20AC;?. Una tonterĂ­a. Parece una tonterĂ­a. â&#x20AC;&#x153;â&#x20AC;Śen momentos como estos comer puede parecer una tonterĂ­aâ&#x20AC;Śâ&#x20AC;?. El cuento sigue. Les ofrece bollos, y ellos se quedan. Se hace de dĂ­a y ni piensan en irse, mientras el pastelero les da de probar y de oler y les sirve mĂĄs y mĂĄs cafĂŠ. Yo sĂłlo soy un pastelero. ÂżLe agregarĂ­an el adjetivo â&#x20AC;&#x153;simpleâ&#x20AC;? a â&#x20AC;&#x153;pasteleroâ&#x20AC;?? No es minimalismo, es talento. Yo leĂ­ este cuento por primera vez en el colectivo, un invierno de esos que andaba sĂłlo y hambriento por Buenos aires. No pude parar de llorar, nunca puedo parar de llorar cuando llego a esta parte del cuento. Por eso querĂ­a compartirlo. Y creo que no tengo mĂĄs para decir: ese es mi Carver personal, mi amigo Carver, el que no quiero ni pensar que se vaya mĂĄs allĂĄ (yo pondrĂ­a: que se vaya lejos, antes de que el amanecerâ&#x20AC;Ś) de que el amanecer haya arrojado sus luces pĂĄlidas en mis ventanas.


Signos

4762 0990 | 4721 9581

FM92.5

www.fmsignos.com.ar

FRECUENCIA CÓSMICA

mirada solidaria

MARTES 17hs 92.5FM Un encuentro con el análisis político, la información y la opinión sobre los temas que sabemos te preocupan. Cada Martes a las 17hs nos encontramos con vos para dialogar y encontrar juntos las preguntas. Buscanos! Todos los Martes tu cita con un equipo de primera Mara Vidal Maselli Christian Fernandez Guillermo Cayian Angel Saud

hamartia  48


arte juego

ENTREVISTA A ANDRĂ&#x2030;S ZERNERI

el

en

Escribe: Silvana Jauregui

â&#x20AC;&#x153;El arte es una estrategia de comuniFDFLyQQRHVXQĂ&#x20AC;QHQVtPLVPRÂľ&RQ esta frase AndrĂŠs Zerneri destaca el compromiso para con la idea de poner en valor a nuestros pueblos olvidados por la historia. AndrĂŠs Zerneri promueve junto a Osvaldo Bayer una colecta de llaves para levantar el Monumento a la Mujer Originaria. Una propuesta TXH DSXQWD D ORV VLJQLĂ&#x20AC;FDGRV \ D ORV sentidos de nuestra identidad. Cuando la tarea se nutre de lo colectivo se potencia la solidaridad y el compromiso haciendo que la acciĂłn tome rumbos LPSHQVDGRV´'HĂ&#x20AC;HQGRODSDUWLFLSDFLyQ en cualquier grupo desde las individualidades. Creo en los grupos, en la masa, en el pueblo. Somos un pedazo que existe con los otrosâ&#x20AC;?.

Zerneri es tambiĂŠn el autor del primer monumento de bronce a Ernesto Che Guevara en la Argentina, inaugurado el 14 de junio de 2008 en Rosario. â&#x20AC;&#x153;Todo lo que pienso y lo que intento decir lo encuentro en el arte, en esta posibilidad tĂŠcnica, como si fuera una trinchera, una espada en la mano. Y en particular la obra colectiva es una posibilidad de encuentro entre otras personas, sean artistas o no. Yo siento una feliz obligaciĂłn de generar espacios de expresiĂłn artĂ­stica, en cuanto lugar sea posibleâ&#x20AC;?. Cuenta que su facilidad para dibujar y pintar le viene desde niĂąo y que sin duda lo acercĂł a lo que hoy es su profesiĂłn y su vida. Zerneri viviĂł los aĂąos de la dictadura entre las tibias formas que en aquellos tiempos se buscaban,

para sentirse los unos con los otros. Hizo carteles, dibujos y escenografĂ­as para aquel pequeĂąo pueblo del oeste de Merlo que lo vio nacer, entre gente que lo reconociĂł y motivĂł como artista. ´)XL DUPiQGRPH HO SHUĂ&#x20AC;O TXH PH GLMHron que era, eso de ser el escenĂłgrafo o el artista del grupo. Es algo que naciĂł como un â&#x20AC;&#x153;juegoâ&#x20AC;? y se fue profesionalizando. Soy un seĂąor grande que vive de aquello que hacĂ­a cuando era chiquito. No creo en el â&#x20AC;&#x153;donâ&#x20AC;?, si no creo que la formaciĂłn proviene de los estĂ­mulos: a mĂ­ me estimulĂł la gente que me rodeabaâ&#x20AC;?. Por eso dice no sentirse artista, es que el arte se le metiĂł adentro sin que se diera cuenta, le llenĂł todos los espacios y ya no pudo ni quiso salir de ĂŠl

.

El Monumento a la Mujer Originaria se va a inaugurar cuando se junten las diez toneladas de bronce necesarias, igual a 200.000 llaves. AcercĂĄ tu llave al taller del artista plĂĄstico Zerneri en Cabrera 3653 - Palermo Viejo, Buenos Aires, sĂĄbados de 9 a 20hs. - Tel: 4862-8051 zerneria@hotmail.com MĂĄs informaciĂłn: www.mujeroriginaria.com.ar

www.hamartia.com.ar


a



Hamartia Numero 1