__MAIN_TEXT__

Page 1

Vol. 6 l Núm. 1 l Abril 2015

Ganadora del: “2013 U.S. EPA Environmental Quality Award”

Cambio climático: fenómenos climáticos extremos Ver Pág. 15

Aumento en el nivel del mar alrededor de Puerto Rico Ver Pág. 26

Sequía y cambio climático: eventos extremos que amenazan la biodiversidad, la sociedad y la salud pública en Puerto Rico

www.corrienteverde.com

Ver Pág. 42

sección de agricultura

Lo jíbaro en la agroecología y los bolsillos de resistencia Ver Pág. 59


CRéDITOS

www.corrienteverde.com Editora Alma Reyes / 787-607-9722

reyealma@gmail.com contactanos@corrienteverde.com

Asesor Editorial Dr. Fernando Abruña, FAIA

Directora Editorial y de Redacción Elsa R. Arroyo Vázquez

Fundador Julian Mejías Reyes

Asesor Legal Lcdo. José A. Cay Colón Lcda. Beatriz Cay Vázquez

Director de Operaciones y Página Electrónica Jorge L.Vázquez / 787-448-1401

Foto de Portada Erosión costera: Parcela Suárez Loiza Cortesia de la Dra. Maritza Barreto

abrumus@gmail.com

jorvaz.jorge@gmail.com contactanos@corrienteverde.com

Directora de Expo Tour Yésica Mejías Reyes

Eventos y Ventas de Anuncios: Yésica Mejías Reyes

ycorrienteverde@gmail.com contactanos@corrienteverde.com

787-645-4157 ycorrienteverde@gmail.com

Director de Arte y Diseño Luis Fernando Díaz

Julian Mejías Reyes

Fotógrafos Miguel Maldonado / Jorge Omar Vázquez

Nelson Mejías Reyes

787-222-6420 jcorrienteverde@gmail.com

lfdiaz64@gmail.com

787-309-9025 ncorrienteverde@gmail.com

¡A LA VENTA YA! Busque localidades en nuestra página electrónica www.corrienteverde.com

¡RECíBELA EN CASA! CUPÓN DE SUBSCRIPCIONES Envíe cheque o giro postal por $12.00 (por tres ediciones: abril, agosto, diciembre) pagadero a: Corriente Verde Inc.

Urb. Paisajes del Lago #126 Camino del Mar Luquillo P.R. 00773-2538

Nombre_____________________________________________________________ Compañía__________________________________________________ Dirección Postal___________________________________________________________________________________________________________________ _______________________________________________________________________________________________________________________________ Tel. ( )___________________________________________

Correo electrónico___________________________________________


Colaboradores

Conozca nuestros colaboradores Y colaboradorAs Visite nuestra página y lea las ediciones anteriores, subscríbase y reciba por correo las ediciones futuras www.corrienteverde.com

Dr. Fernando Abruña, FAIA Abruña & Musgrave, Architects Founding and Past President US Green Building Council- Caribbean Chapter (787) 724-0987 abrumus@gmail.com

Dra.Yasmín Detrés Departamento de Ciencias Marinas Universidad de Puerto Rico en Mayagüez Investigadora del Centro de Ciencias Atmosféricas de NOAADesde el 2003 ha trabajado en investigaciones relacionadas al polvo del Sahara y su impacto en el Caribe.

Dr. Rafael Méndez Tejeda, Ph.D. Catedrático Universidad de Puerto Rico, Carolina Lab. de Investigación en Ciencias Atmosféricas Revisor Experto/Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) (787) 257-0000 (x) 4715 mendez_tejeda@hotmail.com

Dra. María Santos Corrada Escuela de Negocios y Empresarismo Universidad del Turabo msantos@suagm.edu

Dr. Pablo Méndez Lázaro Catedrático Auxiliar Universidad de Puerto Rico-Recinto de Ciencias Médicas Escuela Graduada de Salud Pública Departamento de Salud Ambiental

Dra. Alida Ortiz Sotomayor Bióloga Marina y Educadora Ambiental Presidenta Consultores Educativos Ambientales, C.S.P. alortsos@gmail.com

Dr. Aurelio Mercado-Irizarry Catedrático en Oceanografía Física Departamento de Ciencias Marinas Universidad de Puerto Rico en Mayagüez Treinta y cinco años trabajando en mitigación de peligrosidades costeras como mareas ciclónicas, tsunamis, oleaje y erosión de costas

Dr. Cecilio Ortiz García Catedrático Asociado en Ciencias Políticas Departamento de Ciencias Sociales-UPRM

Dra. Marla Pérez Lugo Catedrática Asociada Departamento de Ciencias Sociales-UPRM

Dr. José Seguinot Barbosa Departamento de Salud Ambiental Recinto de Ciencias Médicas Universidad de Puerto Rico jose.seguinot@upr.edu

Miembros del Comité Timón y fundadores Instituto Nacional de Energía y Sostenibilidad Isleña-UPR

Dra. Maritza Barreto Catedrática, especialista en playas Oceanógrafa Geológica y Geóloga Profesional, Lic. GP 102 Profesora en destaque en la Escuela de Planificación, UPR, Recinto de Río Piedras

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

7


SECCIONES:

10

Desde Barlovento

59

Agricultura

8

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


Cambio climático: fenómenos climáticos extremos........................................... 15 La variabilidad geomórfica de las playas en Puerto Rico .................................................................... 20

Carta de la Editora

Aumento en el nivel del mar alrededor de Puerto Rico..................................................................... 26 Posibles impactos del cambio climático sobre los humedales en Puerto Rico..................................... 30 El polvo del Sahara y sus interacciones con el clima........................................... 34 Cambio climático y salud: el caso de Puerto Rico......................................................... 36 Sequía y cambio climático: eventos extremos que amenazan la biodiversidad, la sociedad y la salud pública en Puerto Rico......................................................... 42 Arquitectura y cambio climático: muchas dudas sin contestar................................................. 46 El lado “suave” del cambio climático.................................... 50 El comportamiento de compra y la preocupación por el medio ambiente.............................. 56 Lo jíbaro en la agroecología y los bolsillos de resistencia...................................................................... 59

Derechos reservados. El contenido de esta publicación no podrá ser reproducido sin autorización de la gerencia. Corriente Verde no se responsabiliza por los productos y/o servicios anunciados. La revista se esmera en publicar material preciso, pero no se responsabiliza por omisiones o errores en el contenido de la publicación. Nos reservamos el derecho de publicar y/o editar cualquier material editorial suministrado.

Amigo público lector:

En el pasado, científicos y científicas han predicho los efectos del cambio climático que ahora están ocurriendo: pérdida de hielo marino, aumento acelerado en el nivel del mar, olas de calor más intensas y tormentas más fuertes… El cambio climático puede ser el reto más grande al que se enfrenta la humanidad. Hacer frente a la crisis implica cambios radicales de estilos de vida y las personas tenemos individualmente un papel importante que jugar en eso. En esta edición, se explica los efectos directos del cambio climático en Puerto Rico y cómo podemos minimizar las repercusiones. Corriente Verde agradece el apoyo solidario del Dr. Rafael Méndez Tejeda en coordinar la compilación del material editorial aportado por el distinguido grupo de académicos que participaron en esta edición. A este grupo, le damos gracias por aceptar la invitación del Dr. Méndez Tejeda y por colaborar con nuestra revista de manera voluntaria y solidaria a pesar de sus ocupadas agendas. Hasta la próxima, Alma

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

9


El Dr. Méndez Tejeda Entrevista

Dr. Rafael Méndez Tejeda rafael.mendez@upr.edu Catedrático, UPR en Carolina

Dr. JUAN GERARDO GONZáLEZ LAGOA*

RMT: ¿Qué factores determinan el clima en la Tierra? JGL: Tomando en consideración que cuando hablamos de clima nos referimos a ese cúmulo de valores estadísticos de parámetros atmósféricos tales como temperatura, presión atmosférica, precipitación (lluvia, nieve, granizadas, nubosidad, etc.) que ocurren en una región o en el planeta, los factores que determinan el clima son varios.

10

En primer lugar, la inclinación de la Tierra durante su traslación orbital alrededor del Sol. Esto es fundamental porque es lo que nos causa las estaciones de primavera, verano, otoño e invierno con la consabida climatología asociada a cada una de las estaciones. Sabemos que esto ocurre a medida que la inclinación de la Tierra cambia en su recorrido alrededor del Sol mientras mantiene su eje de rotación de 23.5 grados. En segundo lugar, la concentración de gases de invernadero en la atmósfera.

RMT: ¿Qué es el efecto invernadero? JGL: El efecto invernadero ocurre cuando tenemos una concentración de ciertos gases en la atmósfera que pueden ser transparentes a un largo de onda de la radiación que nos llega del Sol, pero no a otro. RMT: Dr. González, ¿podría explicarme eso un poco más claramente? CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

JGL: Por ejemplo, la capa de bióxido de carbono en nuestra atmósfera es transparente a radiación de onda corta, pero no es transparente a radiación infraroja, por lo tanto, ésta no puede salir del manto de bióxido de carbono. De este modo, la región se calienta paulatinamante al no poder ventilarse fuera de nuestra atmósfera. RMT: ¿Cuáles son los Gases de efecto invernadero? JGL: Entre los gases de efecto invernadero se encuentran el bióxido de carbono, el metano y el bióxido de nitrógeno. Se suele incluir también al ozono. RMT: ¿De dónde provienen los gases de efecto invernadero? JGL: Los gases de efecto invernadero se producen al quemar industrialmente compuestos orgánicos, pero también pueden producirse por actividad biológica, por ejemplo, el bióxido de


carbono por la respiración vegetal y animal. El mangle negro deja salir el gas metano por los pneumatóforos. El bióxido de nitrógeno y el ozono se pueden producir por tormentas eléctricas. RMT: Hay alguna diferencia entre el cambio climático y calentamiento global? JGL: Cambio climático se refiere a cambios en el clima de día a día, año a año o entre largos periodos de tiempo. El calentamiento global se refiere al aumento o incremento en la temperatura a través del tiempo.

de corriente normal, además de otros en el que entren otros pulsos en circulación a mayor profundidad, modificarán indudablemente la circulación, cargando con aguas en las que haya subido la temperatura a otros puntos. Tanto las corrientes de aire como las oceánicas, por la configuración geográfica del planeta, moverá masas de mayor temperatura hacia otras de menor temperatura.

RMT: ¿Hay alguna evidencia de impacto del calentamiento global para Puerto Rico y el Caribe? JGL: La evidencia más concreta que tenemos ahora del impacto del calentamiento global en Puerto Rico es el blanqueamiento de los corales y, para mí, el impacto erosional severo de las playas. RMT: ¿Qué medida sugiere para mitigar el impacto de calentamiento global en la isla?

RMT: Usted como oceanógrafo, ¿puede explicarme qué papel juegan los océanos en el calentamiento del planeta? JGL: Sabemos que las corrientes oceánicas transportan enormes masas de agua tanto por la superficie como a distintas profundidades a todos los confines de nuestro planeta. Por consiguiente, cualquier aumento en la temperatura en un lugar específico no se va a quedar en ese lugar porque a la postre esa masa de agua va a transportarse a los lugares a donde se dirige la corriente en particular. Por ejemplo, bajo condiciones normales, tenemos la corriente del Golfo (Gulf Stream) que se origina aproximadamente cerca de los estrechos de la Florida, que lleva masas de agua cálida tropical hasta las Islas Británicas. Esto hace posible que muchas veces los inviernos sean más crudos en el noreste de los Estados Unidos que en Inglaterra que está más al norte. Este patrón

de las playas, derrumbes y destrucción de vegetación costera). Esto es lo que implicaría para Puerto Rico un aumento global en las temperaturas del mar.

RMT: ¿Cuáles son los posibles impactos del calentamiento global a nivel mundial? JGL: Derretimiento de hielos continentales (que redundarán en el hecho de que el nivel del mar habrá de subir inundando lugares costeros bajos), sequías e inundaciones repentinas, olas de calor y de frío, entre otros fenómenos. RMT: ¿Cómo se afectaría Puerto Rico con este fenómeno.? JGL: Puerto Rico no escapará los efectos de lo que significa un alza en el nivel del mar. El ser una isla pequeña la hace más vulnerable aún más a los efectos secundarios (erosión CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

JGL: Yo no creo que pueda sugerir medidas para Puerto Rico porque esto es un problema global. Personalmente, creo que lo que se podría sugerir para Puerto Rico es que se suspendan las construcciones en lugares bajos en las regiones costeras. Lo que sí creo que se debe hacer a nivel mundial es respetar los tratados existentes y crear nuevos acuerdos internacionales más exigentes con respecto a las emisiones de gases o compuestos nocivos.

*El Dr. Juan Gerardo González Lagoa es Oceanógrafo Profesor Emeritus del Recinto de UPR Mayagüez.

11


International Controls was established in 1995, as a division of Dragoni Constructors, Inc. Among the services offered by International Controls are design, installation, programming, integration, maintenance and calibration of instrumentation control systems, Direct Digital Controls, and Programmable Logic Control systems. We represent Automated Logic Corporation. With this resource and our staff of qualified factory trained technicians and engineers, we can deliver highly sophisticated controls and Building Management Systems, including HVAC, process applications and lighting, all of which can be monitored and controlled remotely via WebCTRL ÂŽ.

787-836-3616

www.dragonipr.com office@dragonipr.com P.O. Box 7589 Ponce, PR 00732

Fax. 787-836-3617

Authorized Dealer of


Cambio climático: fenómenos climáticos extremos Rafael Méndez Tejeda, PhD.

Universidad de Puerto Rico en Carolina

E

l Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) define “evento meteorológico extremo” como un episodio, suceso o evento meteorológico que es raro o infrecuente, según su distribución estadística para un lugar determinado. En la actualidad, la humanidad está experimentando una serie de fenómenos climáticos extremos (huracanes, tormentas, lluvias intensas, nevadas, olas de calor y de frío, sequías, entre otros) que ocurren en un mundo diferente del que conocieron nuestros abuelos y abuelas. La temperatura media de la atmósfera ha aumentado 0.75°C en menos de un siglo. Los océanos también se están calentando y el hielo polar se está derritiendo a un ritmo acelerado, al igual que muchos glaciares. Los episodios de lluvia, nieve intensa, incendios forestales, deslizamientos de tierra, entre otros, se han vuelto más frecuentes y los períodos secos son cada vez más prolongados. El aumento de estos fenómenos climáticos afectará grandemente la flora y la fauna de todo el planeta y muy severamente la región tropical.

mínimas y se han observado patrones similares en todo el planeta. En el año 1950, la relación entre días de calor y días de frío era de un día de calor por cada 1.09 día de frío (1 : 1.09). Ya en el año 2000 la relación ha cambiado totalmente. La NOAA reporta que por cada día de frío tenemos 2.04 días de calor (1 : 2.04). Esta tendencia aumentaría si el análisis se extiende a 2014. De acuerdo con la OMM, desde que se tienen registros históricos (1880) de temperaturas medidas con instrumentos, los 10 años más cálidos corresponden al siglo XXI, siendo el 2014 el año más cálido de ese registro. Esta Organización, después de haber reunido los principales conjuntos de datos internacionales, observó que la diferencia de temperatura entre los años más cálidos

La aceleración del cambio climático y la presencia de los fenómenos climáticos extremos es el resultado del aumento de las concentraciones de gases invernadero a partir de la Revolución Industrial, tales como el dióxido de carbono, el metano, los óxidos nitrosos y los clorofluorocarbonos en la atmósfera terrestre. Es lo que se conoce como calentamiento global. Es importante señalar que al haber un aumento en la temperatura de los océanos y mares tropicales, se produce una mayor evaporación, lo que genera una mayor cantidad de nubosidad que, al ser distribuida por la circulación atmosférica en toda la primera capa de la atmósfera (troposfera), producirá en los trópicos lluvias de mucha intensidad, pero corta duración, mientras que en las altas latitudes (USA, Canadá, Europa, etc.) se precipitará en forma de nieve, causando frentes fríos y grandes nevadas. Por eso, los inviernos tenderán a ser más intensos y los veranos cada vez más cálidos, de acuerdo con los pronósticos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Por ejemplo, en los Estados Unidos se están registrando récords de temperaturas máximas con una frecuencia de más del doble que los récords de temperaturas CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

(Continúa en la pág. 16)

15


era tan solo de varias centésimas de grado, o sea, menor que el margen de incertidumbre. Las temperaturas medias mundiales del aire sobre la superficie terrestre y la superficie del mar en 2014 fueron superiores en 0.57 °C (1.03 °F) a la media a largo plazo de 14.00 °C (57.2 °F) del período de referencia 1961-1990. A modo de comparación, podemos decir que, según los cálculos de la OMM, en 2010 las temperaturas fueron superiores en 0,55 °C (1,00 °F) a la media y en 2005 en 0,54 °C (0,98 °F). El margen de incertidumbre se estimó en 0.10 °C (0,18 °F). Cabe señalar que este análisis se basa en informaciones ofrecidas por algunos de los centros de mayor prestigio en la investigación, tales como el Centro Nacional de Datos Climáticos de la Administración Nacional del Océano y de la Atmósfera (NOAA), la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica de Reino Unido y la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia de Reino Unido. El Instituto Goddard de Investigaciones Espaciales (GISS), entre otros, han confirmado abrumadoramente la tendencia a un aumento en los fenómenos climáticos extremos, así como diversas instituciones como la Universidad de Berkeley y la Universidad de Columbia, entre otras. Hace más de 20 años que los pronósticos climáticos han planteado diversos escenarios sobre el clima del planeta, pero todos o casi todos han coincidido en que los fenómenos extremos van a aumentar en frecuencia e intensidad, por lo que es inminente la preparación para este nuevo escenario climático. Por otro lado, se han visto afectadas algunas anomalías climáticas estacionales en numerosas partes

16

del mundo, tales como la Niña o el Niño. Resulta difícil atribuir explícitamente la causa de un fenómeno meteorológico extremo al fenómeno el Niño o la Niña sin tener en cuenta la influencia de otros factores. En la actualidad, se están llevando a cabo nuevas investigaciones para establecer de manera concluyente si el cambio climático provocará episodios más frecuentes e intensos que el Niño y/o la Niña. Algunas personas investigadoras tales como Pielke Jr (2005), Raghavan y Rajesh (2003), Stern (2007), entre otras, han encontrado que en las últimas dos décadas la frecuencia y la intensidad de estos eventos se ha incrementado en comparación con las primeras décadas del siglo XXI. La relación entre intensidad de estos fenómenos extremos de acuerdo a sus hallazgos es sólida. Se estima que los océanos han absorbido alrededor de 20 veces más calor que la atmósfera durante el último medio siglo, provocando temperaturas más altas en aguas superficiales y profundas. Así ha sido confirmado por otras investigaciones, tales como las de Barnett y otros (2005) y Levitus, Antonov y Boyer (2005). El tener una temperatura de los océanos más alta es sinónimo de tener mayor combustible para la formación de ciclones tropicales de mayor intensidad. Hansen (2000) sustenta la hipótesis de que existe una relación positiva entre la intensidad de los ciclones tropicales y la temperatura superficial de los océanos. Es preciso apuntar el impacto que los fenómenos climáticos extremos están causando y causarán en nuestra isla. En los últimos años hemos perdido decenas de metros de playas y costas, afectando el turismo y la pesca. De igual forma, CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

la agricultura y la ganadería se han visto afectadas por las sequías. En el caso de la sequía, esto contribuye a un aumento en incendios forestales y a la pérdida de cientos de cuerdas de terrenos anualmente. El área de la salud también se ha visto impactada debido a que algunas especies de insectos, en especial los mosquitos, están haciendo de la isla su hábitat. Por otro lado, la


presencia del polvo del Sahara y el aumento de los hongos y esporas impactan la salud grandemente. Aunque no sabemos exactamente cómo cambiará la distribución de las temperaturas, la mayoría de los climatólogos coinciden en que, en promedio, el clima mundial seguirá calentándose. No obstante, para un meteorólogo se hace más

difícil hacer una predicción a corto plazo que a largo plazo. Por tal razón, tenemos más incertidumbre en los pronósticos a corto plazo. Aquí es donde juega un papel determinante la climatología porque las predicciones se hacen a largo plazo, por su grado de certidumbre ser mucho mayor. Basándonos en la mayor certidumbre de la climatología, nos atrevemos a

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

pronosticar que tendremos en el fututo cercano un aumento en la frecuencia de fenómenos climáticos extremos y de mayor intensidad, por lo que corresponde a la sociedad y a los gobiernos hacer política pública sobre adaptación, mitigación y resiliencia con el objetivo de minimizar los impactos que estos fenómenos ocasionarán en los años próximos.

17


La variabilidad geomórfica de las playas en Puerto Rico Por Maritza Barreto, Ph.D

S

on varias las causas que han producido cambios morfológicos en las playas de Puerto Rico durante las pasadas décadas. Entre estas se pueden mencionar: 1) la ocurrencia de marejadas (producidas por sistemas ciclónicos, sistemas frontales, sistemas ciclónicos extratropicales); 2) la variabilidad en la descarga de agua y sedimentos de los ríos; 3) el efecto de la presencia de barreras naturales (corales, eolianitas, praderas de yerbas marinas y roca de playa) sobre la costa; 4) la presencia de cañones submarinos; y 5) la orientación de la playa. Todas estas variables pueden promover pérdida o ganancia de sedimentos en los sistemas de playa (Morelock y et al. 2001, Barreto, 1997, Bush y et. al., 1995, Morelock, 1978 y 1980). Por otro lado, algunos estudios realizados

han identificado que diversas actividades humanas, tales como la extracción de arena en las dunas, los dragados en la zona litoral, las construcciones de infraestructura en la costa, los cambios de uso y cobertura de terrenos, así como la alteración de cuencas hidrográficas y la presencia de represas en ellas, pueden modificar la morfología de los sistemas de playa (Morelock y Barreto, 2001). Son varios los estudios que hemos realizado en los últimos años que presentan ejemplos de cómo la interrelación de estas variables naturales y antropogénicas pueden producir variabilidad morfológica de nuestras playas. Desde el 2009, se han estado realizando estudios sobre la variabilidad en la morfología en varias playas en la costa norte de Puerto Rico. Algunas

de estas playas son: 1) La Boca en Barceloneta; 2) Tómbolo y Machuca en Manatí; 3) Fortuna en Luquillo; 4) Playa Puerto Nuevo en Vega Baja; y 5) Playa Piñones en Loíza. En estos estudios hemos encontrado que la morfología (ancho y elevación), así como la distribución de sus sedimentos (composición y tamaño de grano) en sus planos presentan gran dinamismo a través del tiempo y por área geográfica. En la mayoría de los casos descubrimos que los cambios en la morfología de las playas están asociados con la ocurrencia de marejadas producidas por sistemas frontales y sistemas extratropicales ubicados en el Atlántico Norte. Estas marejadas mayormente provienen del norte y noroeste con periodos de 11 a 18 segundos. Lo interesante de los hallazgos es que este tipo de marejada no solo produce erosión,

Playa Tómbolo, Manatí, Reserva Hacienda La Esperanza. Roca de playa y eolianitas en la zona litoral.

20

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


sino que también puede producir ganancia de sedimentos en las playas. Otro hallazgo es el del rol que desempeñan las barreras naturales como las eolianitas y las rocas de playa protegiendo los sistemas de playa en el norte de Puerto Rico. En el caso de las playas Puerto Nuevo, Piñones y Tómbolo se puede identificar claramente cómo la presencia de estas barreras protegen los depósitos de playa ante la ocurrencia de marejadas en la zona. Este hallazgo es significativo ya que nos dirige a seguir estrategias de protección y manejo de estas importantes barreras en la zona litoral de la Isla. Aunque varios de los estudios realizados en Puerto Rico sobre erosión en playas no incluyen una evaluación exhaustiva sobre el posible impacto del aumento del nivel del mar en la región, actualmente se da énfasis a esta variable dado el escenario de los cambios climáticos y procesos tectónicos imperantes en nuestra región. Es importante destacar que todas las proyecciones de aumento del nivel del mar que se apliquen a las costas de Puerto Rico deben ir acompañadas del análisis del posible impacto del tectonismo (levantamiento y hundimiento de zonas costeras) sobre la región a escala regional y local. Si esta variable no se incluye, podríamos sobre o subestimar el posible impacto de las inundaciones y erosión costeras en la Isla. Es evidente que la gran variabilidad de causas oceanográficas, climáticas y geomórficas que producen cambios en la morfología en nuestras playas está atada a la realidad de los sistemas isleños y no a la realidad de sistemas continentales. Esto nos da el aviso de no utilizar modelos de mitigación definidos para zonas continentales en sistemas isleños como Puerto Rico.

¿Conoce el pueblo puertorriqueño la diversidad geomórfica en las playas de Puerto Rico y el posible impacto de estas sobre los procesos de manejo y planificación costera en la isla? Muchas personas tienen la idea errónea de que Puerto Rico, al ser una isla de poca extensión territorial, posee recursos costeros que se comportan de manera similar a lo largo de su costa. Eso causa que en algunos casos se realice una caracterización general de estos recursos como parte del proceso de evaluación para implantar procesos de planificación en la zona. En muchas ocasiones, al leer documentos técnicos o declaraciones de impacto ambiental que describen las características de los componentes costeros playeros, se puede identificar que estos carecen de información detallada del comportamiento geomórfico del sistema de playa local, especialmente de su variabilidad. Estos informes enfatizan de manera exhaustiva la caracterización de la flora y fauna, especialmente aquellas identificadas como especies en peligro de extinción, la presencia o ausencia de sistemas hidrológicos, la caracterización del suelo, entre otras. La singularización de estas variables es extremadamente importante en la caracterización del escenario costero, pero no son las únicas características envueltas que nos permiten definir los criterios que nos ayuden a evaluar si el proyecto a proponer es viable para la zona. Cuando leemos muchos de estos informes, encontramos que no incluyen caracterización detallada de la variabilidad geomórfíca de las playas como lo son la descripción de los cambios de perfiles de playa (temporal y por localización) y su CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

sedimentología (granulometría y composición). Es de esperar que se presenten muchos menos datos de las causas de cambios geomórficos. La falta de información puntual sobre morfología de playas en estos informes produce que no se genere un escenario preciso de los posibles impactos que causaría este proyecto en la zona. Por tal motivo es imprescindible que las unidades que producen política pública en la Isla generen unas guías que incluyan los componentes geomórficos a caracterizar, la metodología y los protocolos recomendados para usar en la caracterización de playas, que se dirijan a generar información base para la caracterización precisa de las costas. Esta iniciativa debe ser concertada en conjunto con las personas científicas y las comunidades, que pueden aportar información importante sobre las caracterizaciones del área. Además, existe la necesidad de desarrollar un sistema de monitoreo de playas continuo que genere un banco de datos de información costera que esté disponible para las agencias, la academia y la comunidad, información que permita entender la variabilidad morfológica de estos sistemas por área geográfica y a través del tiempo. La visión no es detener que nuestros recursos costeros se utilicen….o que no estén a disposición de todos los puertorriqueños y puertorriqueñas. Nuestra visión debe ser que los recursos costeros se usen con inteligencia y que podamos garantizar que nuestros bienes costaneros, especialmente las playas, estén disponibles para las futuras generaciones. El principio es: No podemos manejar y planificar un escenario costero si no lo conocemos ni entendemos.

21


UNA MARCA. INFINIDAD DE SOLUCIONES.

Pinta verde en cualquier color. Pintar verde con PPG significa que tienes alternativas sensitivas al ambiente. Pure Performance es el primer producto reconocido nacionalmente como Cero VOCs (Volatile Organic Compounds), eliminando el impacto negativo en la calidad del aire. Esta pintura de bajo olor te permite pintar en la mañana y ocupar la habitación en la tarde. www.ppgpro.com

CONSIGUE LOS PRODUCTOS PPG EN CUALQUIERA DE LAS SIGUIENTES TIENDAS GLIDDEN/PPG: AGUADILLA 787-891-9345 BAYAMON - Drive In Plaza 787-269-0799 PPG BAYAMON - Magnolia 787-778-3600 / 778-3601 PPG CAGUAS 787-745-2566 / 745-2522 CAROLINA 787-757-0095 Baldorioty 787-768-0243 CAYEY 787-738-1095 FAJARDO 787-863-1375 GUAYAMA 787-864-0430 GUAYNABO - Acuarela 787-708-1005 HATILLO 787-880-4125 HUMACAO 787-285-4907 MAYAGÜEZ - El Maní 787-833-4593 / 833-4964 PONCE By Pass 787-842-4392 / 842-8143 PPG PUERTO NUEVO 787-774-5901 RÍO PIEDRAS 787-759-6654/1764/2933 SAINT CROIX 1-340-773-3124 SANTURCE 787-723-0463 VEGA BAJA 787-858-6113 Para más información puede contactarnos al 787-690-7742 Pure Performance es un producto de PPG Architectural Coatings. © 2014 PPG Industries. Todos los derechos reservados.

896 PPG Painting Green_Corriente Verde HP 3.1.indd 1

12/18/14 1:41 PM


Programas de educación continua en: • Principios de Diseño y Construcción Verde • Industria del Reciclaje • Turismo Ecológico y Cultural • Agricultura Urbana Agroecológica

Reeducamos

mercados y empleos verdes para

Programas conducentes a un certificado profesional universitario.

Centro de Estudios para el Desarrollo Sustentable (CEDES), Escuela de Asuntos Ambientales y la Escuela de Educación Continua

PARA INFORMACIÓN:

787.288.1100, Ext. 8251, 8255, 8280, 8291 cedes@suagm.edu http://cedes-umet.suagm.edu

S

omos distribuidores exclusivos de la compañía Quest Construction Products y sus sistemas Hydro Stop, United Coatings y Street Bond. Venta Servicio y Garantia en todos nuestros productos que se ajusten a su necesidad de impermeabilización. z Residencial – Impermeabilizamos techos, paredes y cisternas. z Comercial – Ofrecemos garantías que se acomodan a las necesidades de su estructura. z Industrial – Tenemos el sistema para su empresa ya sea el estacionamiento de asfalto, las paredes del edificio o los techos de su estructura.

(787) 308-0456 lionenterprisepr@gmail.com

www.lionenterprisespr.com


Custom LED Lights All Solar & Lighting Solutions, LLC Reasons way we provide the Best Solution for your LED Lighting Needs!

Photovoltaic Systems Residential

Commercial

Industrial

PPA available for commercial clients starting at $0.17 per kwh. LED Lighting can also be included in package.

l We can retro-fit many fixtures in a commercial or industrial setting. l T8 Lamps available with 240 degree angle beam. l We have the ability to manufacture different LED lighting to meet your retrofit needs. l LED lights can be customized to meet our clients needs with the color of the light, wattage, and voltage. l Financing Available. We also offer a special line of LED lights designed specifically for parking garages. LED lights for parking garage structures are available from 24-32 watts.

Project in progress: Plaza Ciudadela Santurce P.R. 516KW and 4,000 LED Light Retrofit currently installed

787-605-9486

www.allsolarpr.com

info@allsolarpr.com


AUMENTO EN EL NIVEL DEL MAR ALREDEDOR DE PUERTO RICO

L

Aurelio Mercado-Irizarry, PhD

os dos mareógrafos (instrumentos para medir la marea astronómica) más antiguos en el archipiélago de Puerto Rico son los que se encuentra en Isla Magueyes, La Parguera (costa sur), en el municipio de Lajas, y el que se encuentra en la base de la Guardia Costanera, en La Puntilla, San Juan. El de Isla Magueyes empezó a registrar en el 1955 y el de San Juan en 1962. Estos mareógrafos son cuidadosamente mantenidos por el Servicio Oceánico Nacional (NOS, por sus siglas en inglés) de la Administración Atmosférica y Oceanográfica Nacional (NOAA por sus siglas en inglés), perte-neciente al Departamento del Tesoro de los Estados Unidos. Entre varias estadísticas, estos mareógrafos nos dan la elevación promedio mensual de la superficie del mar relativa al Nivel Promedio del Mar (MSL por sus siglas en inglés). Las dos figuras que siguen muestran gráficas de estos datos para San Juan e Isla Magueyes. El eje vertical es el promedio mensual del nivel del mar relativo a MSL y el eje horizontal corresponde a los años desde que se comenzaron a medir las elevaciones. Cada crucecita es un valor del promedio mensual. El sube y baja de las curvas en ambas gráficas muestran que cuando empieza el verano las aguas se empiezan a calentar y se expanden, haciendo que el nivel del mar suba.Típicamente ocurre una inercia térmica de uno o dos meses entre el máximo en las temperaturas del aire y el máximo en las temperaturas del agua, haciendo que el nivel más alto del mar tienda a ocurrir durante los meses de septiembre a octubre. Lo opuesto ocurre durante los meses de invierno, cuando el mar tiende a disminuir su elevación debido al enfriamiento de las aguas. Y eso se refleja en el sube y baja de los datos. Podemos ver, de ambas figuras, que el aumento en el nivel del mar ha ocurrido desde que se lleva record (curvas negras), aunque no de una manera constante. Las curvas azules en ambas gráficas muestran un promedio móvil (running average) de 10 años de ancho, que tiende a suprimir variaciones de una década o menos. Es un suavizamiento de los datos que muestra la variabilidad a largo plazo. Esa variabilidad responde a muchos factores oceanográficos y meteorológicos que no vamos a discutir aquí.

26

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


(Continúa en la pág. 28)

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

27


Si ajustamos una línea recta mediante el método de cuadrados mínimos a todos los datos (empezando en 1955 en Isla Magueyes y 1962 para San Juan), y calculamos su pendiente, obtenemos que el aumento en San Juan ha sido a razón de 1.84 milímetros por año (mm/año), mientras que en Isla Magueyes ha sido de 1.67 mm/ año. Estos dos valores son típicos de muchos otros lugares en el planeta en donde también se cuenta con mareógrafos, algunos de los cuales son muchos más antiguos que los nuestros. En el 1993 se empezaron a obtener valores del aumento en el nivel del mar obtenidos por medio de satélites en órbita alrededor de la Tierra. Y una cosa que rápidamente se observó fue que la razón de aumento obtenida por satélites era mayor que la obtenida por el método de cuadrados mínimos ajustados a todos los datos de los mareógrafos. Dicho sea de paso, si ajustamos una línea recta, empezando en 1993, a los datos de la Isla (San Juan y Magueyes – rectas rojas), observamos que las pendientes han aumentado. Esto es, desde 1993 la razón de aumento en el nivel del mar alrededor de Puerto Rico se amplió a 3.24 mm/año, en San Juan, y a 3.77 mm/año en Magueyes. En otras palabras, la aceleración en la subida del nivel del mar ha sido por un factor de 1.85 en San Juan y 2.26 en Magueyes. Aceleración que también ha sido detectada en otros lugares alrededor del planeta.

en ambas figuras muestran la tendencia a largo plazo. El aumento observado incluye los efectos antes mencionados.También hay que incluir los efectos de variaciones en el nivel del mar debido a variaciones en los vientos a gran escala, variaciones en presión atmosférica y otros tipos de oscilaciones que se observan en cuencas oceánicas, pero un factor que se puede defender relativamente fácil es la expansión térmica debido al calentamiento de la atmósfera.

Existen dos causas principales de la aceleración observada a nivel global. Una es el hecho de que los cascos de hielo se están derritiendo a una razón no antes vista y esto también incluye su deslizamiento desde tierra hacia el mar. Esto último implica un aumento casi instantáneo (relativamente hablando) ya que no hay que esperar por el derretimiento. La otra causa mayor es el calentamiento de los mares, que se está observando a casi todas las profundidades, no solo en aguas superficiales. Los datos

n Julio de 2012 fue el octavo mes de julio más caliente en récord y el onceavo más seco.

28

Por ejemplo, en la figura para San Juan, el pico más alto ocurre en septiembre de 2012, cuando el promedio mensual subió hasta 0.189 metros. El segundo pico más alto ocurre en octubre de 2014, cuando subió hasta 0.166 metros. Esos dos años rompieron récords históricos en aumento del nivel del mar en, a lo menos, el área metropolitana. En Isla Magueyes sucedió lo mismo. Se observa un récord en la elevación de 0.163 metros para septiembre de 2012 y 2014. ¿Qué tienen de común esos meses de récords? En ambos casos fueron precedidos por récords de sequía y de temperatura del aire para los meses de verano. Por ejemplo, en el 2012 tenemos lo siguiente: n Junio de 2012 fue el mes más caliente de cualquier año desde que se lleva récords en el aeropuerto Luis Muñoz Marín.

n Septiembre de 2012 fue el mes de septiembre más caliente en récord y el quinto mes más caliente de cualquier año en récord. También fue el septiembre más seco en récord. n El año 2014 fue el tercero más caliente en récord para el área metropolitana de San Juan. Junio CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

de este año fue el tercero más caliente y más seco. Julio fue el segundo más caliente. En San Juan se estableció récord de temperatura para el día 30 de septiembre. Las consecuencias de estos niveles altos no se hacen esperar en nuestras playas y costas. En septiembre de 2012 se empezó a especular sobre la desaparición de la Isla Palominito, el oleaje empezó a hacer estragos en varias playas del área metropolitana, en Rincón ni se diga, y en una comunidad playera de Mayagüez el mar inundaba las calles cada vez que subía la marea, entre otros eventos. En septiembre-octubre de 2014 el oleaje comió playa como nunca en Luquillo, Loíza, San Juan. En Isabela las dunas en donde se construyeron estructuras hace muchos años, como las conocidas casetas Hau, y al frente de las cuales existía una amplia playa, empezaron a erosionarse. El consenso científico es que para el 2100 el nivel del mar debe de haber subido a, por lo menos, 1 metro sobre el actual. No será de una forma lineal sino cuasi-exponencial, debido a las retroalimentaciones. Lo que hemos descrito arriba son las consecuencias de un aumento temporero (un mes) de hasta cerca de 0.2 metros. Solo especulen las consecuencias de cuando esos aumentos se hagan permanentes. No hay que llegar a 1 metro para tener efectos catastróficos en nuestras playas y costas. Se comprueba lo que se ha observado en otros lugares del planeta, como Hawái, que por cada unidad que sube el nivel del mar, las playas retroceden por dos órdenes de magnitud. Los dados están echados. En donde se construyó estructuras fijas cerca de la orilla, esas playas desaparecerán. A menos que esas playas se realimenten (muy caro), o se retroceda. Decisión difícil.


Posibles impactos del cambio climático

sobre los humedales en Puerto Rico

D

e inicio, quiero reconocer el excelente trabajo que sobre este tema viene realizando el Consejo de Cambio Climático de Puerto Rico desde el año 2009 y, en especial, el informe presentado por el Grupo de Trabajo 2 sobre Ecología y Diversidad, el cual ha sido nuestra principal fuente de datos para el presente artículo. Uno de los componentes del sistema Tierra que mayor impacto recibirá por el cambio climático es el agua en todas sus formas: líquida (mares, océanos, ríos, lagos y lagunas), sólida (glaciares y capas polares) y gaseosa (vapor de agua en la atmósfera). Teniendo eso en cuenta, podemos pensar que en la medida en que los humedales son uno de los ecosistemas más dependientes del agua que tiene la Tierra, asimismo recibirán un gran efecto del cambio climático. Existen varias definiciones de lo que es un humedal: áreas que se inundan por temporadas, donde el nivel freático aflora en la superficie, o suelos de baja permeabilidad cubiertos por aguas poco profundas. Se consideran humedales las extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de agua, sean éstas de origen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros. Dependiendo de la localización geográfica del humedal, el agua puede variar, desde agua dulce hasta

30

Alida Ortiz Sotomayor, PhD

agua hipersalina. Esta condición de salinidad del agua puede darse durante todo el tiempo o variar, dependiendo del régimen de mareas, de la precipitación y de la época del año. En resumen, los ecosistemas de humedales se caracterizan por tres rasgos principales: z la presencia de suelos saturados o una lámina de agua sobre el suelo durante alguna porción del año, z las condiciones únicas del suelo, diferentes a las de los suelos en terrenos elevados adyacentes, y z la presencia de vegetación única y de organismos adaptados a condiciones de humedad. Como vemos, los humedales, pueden caracterizarse como ecosistemas de gran variabilidad en sus condiciones ecológicas. Por esta razón, los organismos que componen las comunidades de los humedales son igualmente diversos.

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

Los humedales son los ecosistemas costeros más abundantes en Puerto Rico. Pueden clasificarse en tres tipos: marinos, estuarinos y de agua dulce. El archipiélago de Puerto Rico tiene aproximadamente 87, 255 ha. de humedales, siendo más abundantes los humedales estuarinos (manglares y salitrales) y de agua dulce (pantanos de Palo de Pollo, ciénagas de hierba Enea, lagunas y pastizales húmedos). Para efectos de los posibles impactos del cambio climático, también pueden ser consideradas las lagunas costeras en el ámbito amplio de los humedales. Gracias a su localización geográfica y a esas características únicas que tienen los humedales, obtenemos muchos beneficios de ellos. Estos son tan variados como: la captura del bióxido de carbono atmosférico, la producción de alimentos derivados de la diversidad de peces e invertebrados que


habitan en los humedales, la de madera, la de carbón para uso como combustible, el control de erosión, el mejoramiento de la calidad del agua, la recarga del agua subterránea, el turismo y hasta la protección de la costa contra tormentas. A pesar de estos beneficios, por muchos años los humedales, especialmente los manglares y los pantanos salinos, han sufrido las consecuencias de la expansión urbana: se han considerado como obstáculo para la agricultura y todavía siguen siendo drenados y recuperados para habilitar terrenos agrícolas. Se drenan para localizar urbanizaciones, carreteras, instalaciones industriales e infraestructura de todo tipo. Además de estos efectos negativos de las actividades humanas sobre los humedales, especialmente en los manglares, el escenario de cambio climático que incluye elevación del nivel del mar, temperaturas más altas y eventos atmosféricos extremos puede traer impactos adicionales sobre los humedales. El elemento más notable es la elevación en el nivel del mar, cuyos efectos potenciales sobre los manglares pueden ser: z pérdida de manglares por efectos de erosión extrema de la costa, debido a pérdida de las barreras costeras y de las lagunas, z posible migración de los manglares más hacia tierra, dependiendo de la topografía del llano costero, provocando una reducción en la extensión de manglares, z cambio en la estructura del manglar con la sustitución del mangle negro por el mangle rojo y un aumento en la productividad de los manglares debido al aumento de bióxido de carbono en la atmósfera,

z aumento en las áreas de manglares y transformaciones en los humedales asociados a estos debido a cambios en la salinidad del agua. La intrusión de agua salada, a causa de la elevación en el nivel del mar y del aumento en la temperatura del agua en las ciénagas y en los pantanos de agua dulce, puede tener efectos notables sobre los organismos que caracterizan estos ecosistemas. Debemos tener en consideración los rasgos geográficos de las áreas en las cuales se establecen los humedales. Puede resultar que no todos los humedales reciban los impactos proyectados del cambio climático a la vez, ni con la misma intensidad, lo que requiere que se intensifique y se continúen los programas de investigación, monitoría, conservación y restauración de todos los humedales existentes en el archipiélago de Puerto Rico. El Plan de Uso de Terrenos debe ser una herramienta esencial para CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

reducir los impactos negativos que causamos sobre los humedales, que estos puedan adaptarse al cambio climático y que sus servicios ecológicos puedan seguir aportando a la protección de la costa, de los abastos de agua dulce y a la alimentación de la población. Un aspecto importante que considero debe destacarse en esta edición de Corriente Verde es la necesidad urgente de que el tema del cambio climático sea incluido en el currículo escolar a lo largo de todos los niveles y disciplinas. La generación de niños, niñas y jóvenes que están en la escuela en este momento constituyen realmente la ciudadanía que enfrentará las transformaciones de los humedales para adaptarse a los cambios climáticos. Aunque las decisiones de conservación y de protección de estos ecosistemas debemos tomarlas desde ahora, serán esas generaciones las que vivirán con lo correcto o incorrecto (Continúa en la pág. 32)

31


de estas determinaciones. Por esta razón, es imprescindible que conozcan en detalle los procesos ecológicos y la dinámica de las comunidades biológicas que componen estos ecosistemas. Mientras más conozcan, mejor será su participación en la toma de decisiones. En todos los cursos debe incluirse información sobre los humedales, su función en la biosfera y los beneficios que obtenemos de los servicios ecológicos. Este contenido debe relacionarse con los temas del cambio climático y la responsabilidad que tiene la ciudadanía de conservar, proteger y restaurar los humedales. Así el estudiantado podrá analizar las situaciones, la información científica y las decisiones que deben tomarse. Los maestros y maestras, irrespectivamente del curso que enseñen, deben exponerse a literatura, talleres y ejercicios prácticos sobre el tema del cambio climático y de cómo pueden integrarlos en sus cursos. Corresponde principalmente al Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, al Departamento de Educación y a las instituciones universitarias de preparación del magisterio, pero igualmente a todas las agencias del gobierno, producir los materiales educativos necesarios y pertinentes a nuestra realidad geográfica y cultural para educar a los maestros y maestras y que, a su vez, lo hagan con sus estudiantes. Los documentos Conocimiento climático (www.globalchange. gov) y el Estado del clima de Puerto Rico: Evaluación de las vulnerabilidades socio-ecológicas en un clima cambiante (www.drna. gobierno) son un buen inicio.

32

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


El polvo del Sahara y sus interacciones con el clima *Yasmín Detrés, Ph.D.

Anualmente se forman enormes tormentas sobre el

desierto del Sahara y la región conocida como el Sahel en el norte de África, las cuales incorporan millones de toneladas de polvo a la atmósfera. Estas tormentas, conocidas comúnmente como Eventos de Polvo del Sahara, contienen partículas muy finas, o aerosoles, que por su pequeño tamaño pueden permanecer suspendidas en la atmósfera y transportarse mediante los vientos alisios a regiones distantes como Europa, el Medio Oriente y el oeste del océano Atlántico (Figura #1). El polvo del Sahara viaja por el océano Atlántico tropical en la llamada Capa de Aire Sahariana, una masa de aire muy seca y caliente que se extiende desde 1.5 hasta unos 6 kilómetros en la atmósfera (Figura #2). Un evento de polvo del Sahara tarda aproximadamente siete días en viajar unos 5,000 kilómetros desde las costas de África hasta el Caribe. El transporte de estas partículas desde su fuente de origen puede ser observado con el uso de satélites y de modelos de transporte de aerosoles. Además de la región del Caribe, el polvo del Sahara que viaja hasta el oeste del Atlántico puede afectar América Central, el Golfo de México, el sureste de Estados Unidos y América del Sur en distintas épocas del año. Los cambios en la trayectoria de los eventos de polvo a través de las distintas latitudes está asociada a la convergencia de vientos alisios del norte y del sur. Aunque en Puerto Rico observamos la presencia de polvo del Sahara durante los meses de abril a octubre, es durante los meses del verano que normalmente recibimos los eventos más intensos con concentraciones de polvo que pueden alcanzar hasta 100 microgramos por metro cúbico de aire al día. La cantidad de polvo de África que llega anualmente a la región del Caribe se calcula en unas 20 millones de toneladas. Las partículas más finas son las que permanecen suspendidas en la atmósfera por más tiempo y logran completar la travesía a través del Atlántico.

34

Datos obtenidos en expediciones oceanográficas y estaciones instrumentadas muestran que el tamaño promedio de las partículas que llegan a nuestra región es menor de 2.5 micrómetros de diámetro (2.5 micrómetros es aproximadamente 1/30 del tamaño de un cabello humano). Al ser tan pequeñas, estas partículas pueden alojarse en los alveolos de los pulmones y hasta entrar al torrente sanguíneo provocando serias enfermedades respiratorias tales como asma e infecciones pulmonares. Estudios llevados a cabo en las islas de Puerto Rico, Trinidad y Barbados han asociado la incidencia de asma con la presencia de eventos de polvo del Sahara. Se han detectado además minerales, metales, contaminantes químicos, microorganismos (hongos, bacterias, virus), y otros productos biológicos tales como polen, esporas y toxinas que pueden estar asociadas a las partículas, aumentando el potencial de riesgos a la salud. El polvo del Sahara es responsable del transporte de minerales, principalmente hierro, al océano Atlántico tropical. En condiciones normales, esta región del océano tiene pocos nutrientes, lo que mantiene una baja concentración de fitoplancton. El fitoplancton son los organismos de origen vegetal que flotan libremente en la superficie del mar y constituyen la base de las cadenas alimenticias en el océano. Estas plantas utilizan la luz solar para convertir nutrientes y dióxido de carbono en materia orgánica mediante el proceso de fotosíntesis. Cuando las partículas con hierro son depositadas en la superficie del océano por la fuerza de gravedad, ocurre un efecto de fertilización que promueve el crecimiento acelerado del fitoplancton, aumentando las tasas de fotosíntesis y la producción de materia orgánica en la región. Esta dinámica ocasiona cambios al ciclo de carbono en el océano, que resultan en un aumento en la remoción o secuestro de dióxido de carbono atmosférico (CO2), uno de los gases responsables del calentamiento global. La disponibilidad de hierro también ha sido asociada a eventos de “marea roja”, en

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


los que proliferan especies fitoplanctónicas que pueden producir una coloración rojiza y toxinas que pueden afectar adversamente a los seres humanos, las aves y a numerosos organismos marinos. Los aerosoles atmosféricos juegan un papel muy importante en el clima. Dependiendo de sus propiedades, los diferentes tipos de aerosoles (por ejemplo, minerales, volcánicos, marinos, industriales) interactúan (reflejan o absorben) de manera diferente con la radiación solar en la atmósfera. Estudios científicos sugieren que, debido a su composición, los aerosoles minerales en el polvo del Sahara tienden a reflejar radiación solar con un potencial efecto de enfriamiento de la superficie terrestre. Por otro lado, se ha encontrado que el polvo del Sahara afecta las propiedades reflectoras de las nubes. Las partículas de polvo sirven como núcleos de condensación y forman nubes con gran cantidad de pequeñas partículas de hielo que reflejan más radiación solar en comparación con nubes que no han tenido interacción con el polvo. Al reflejar más energía solar, éstas provocan el enfriamiento de la superficie terrestre. La presencia de las partículas en las nubes también se ha relacionado con una disminución en la precipitación pluvial. Existe gran interés en conocer la relación entre el polvo del Sahara y la intensidad de los huracanes en el océano Atlántico. A estos efectos, se han realizado expediciones científicas a bordo de aviones especializados que cargan instrumentos altamente precisos. Los resultados de estas investigaciones indican que los aerosoles pueden intensificar o reducir la intensidad de los huracanes dependiendo de la parte del sistema ciclónico donde ocurra la interacción. Si los aerosoles interactúan con la banda principal y el ojo del huracán, tendrán el efecto de intensificar el sistema. Por el contrario, la interacción de los aerosoles con las bandas externas del huracán provocará una reducción en la intensidad del mismo.

Figura 1. Imagen del sensor MODIS (NASA, GSFC) mostrando un evento masivo de polvo del Sahara saliendo de la costa noroeste de África hacia el Océano Atlántico en marzo del 2004.

Durante muchos años se trató de establecer una relación entre la concentración de partículas en el polvo del Sahara con las condiciones meteorológicas en el norte de África y con la presencia de eventos climatológicos tales como el fenómeno El Niño. No obstante, en años más recientes, esta relación no ha podido establecerse de forma precisa debido a que se ha observado un aumento en las concentraciones de polvo en el Caribe, aun cuando las condiciones en el norte de África son más húmedas. Debido a las diferencias entre los diversos modelos que predicen las condiciones del clima y los patrones de lluvia en el norte de África, resulta difícil comprender y describir con precisión la relación entre el cambio climático, la generación de tormentas de polvo en África y el transporte de estas partículas a diferentes regiones. Con esta finalidad, la ciencia intenta mejorar la obtención de datos provenientes de satélites, modelos e instrumentos especializados que se han instalado en lugares estratégicos.

Figura 2. Imagen de satélite (Meteosat-9) mostrando la capa de aire sahariana en el Océano Atlántico el 28 de julio del 2006. Los colores amarillos a rojo indican las áreas que contienen altas concentraciones de polvo.

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

*La Dra. Detrés tiene un doctorado en Ciencias Marinas y trabaja en la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez como investigadora del Centro de Ciencias Atmosféricas de NOAA. Desde el 2003 ha trabajado en investigaciones relacionadas con el polvo del Sahara y su impacto en el Caribe.

35


Cambio climático y salud:

El caso de Puerto Rico Dr. José Seguinot Barbosa

E

l calentamiento global afecta la salud de la población de Puerto Rico y causa un aumento de las tasas de mortalidad y de morbilidad. También incrementa la vulnerabilidad de nuestra población. Los grupos de edad de alto riesgo, como las personas viejas y niñas no están preparadas para resistir temperaturas mucho más altas. Si se suman el calentamiento global y las islas urbanas de calor, las temperaturas podrían ascender hasta 5 grados Celsius por encima de lo normal. En Puerto Rico, se están registrando temperaturas altas extremas con mayor frecuencia que nunca antes. San Juan, por ejemplo, presenta un aumento térmico promedio de cerca de 4ºF comparado con las temperaturas de los años cuarenta. Igualmente Ponce y Mayagüez suelen registrar temperaturas más altas que en el pasado. Se puede asociar una mayor frecuencia de enfermedades respiratorias y de cáncer en la piel con las condiciones de cambio global. Por ejemplo, el aumento en la prevalencia de asma, cáncer de la piel y de mayor incidencia de dengue en la población de Puerto Rico puede relacionarse con los efectos del cambio climático. La cantidad de ozono presente en nuestra tropósfera, combinado con una mayor cantidad de particulado, polvo del Sahara y cenizas del volcán Le Sofriere, en Montserrat, entre otros contaminantes, ha incrementado la cantidad de casos por afecciones respiratorias. A largo plazo, tratar todos estos casos conlleva un costo y una inversión mayor por parte de la ciudadanía y del gobierno (Cuadro 1).

36

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

Las personas científicas sostienen que el cambio climático produce temperaturas y lluvias extremas, con olas de calor, inundaciones y sequías. Estos cambios extremos producen, a su vez, efectos directos sobre la mortalidad y la morbilidad. Los recursos de agua y de alimentos se vienen reduciendo como consecuencia de la contaminación y del efecto de los eventos catastróficos extremos. Puerto Rico ha sido afectado por la escasez de agua y de alimentos básicos durante el paso de acontecimientos como el huracán Hugo (1989) y George (1998). En este momento somos muy vulnerables a los acaecimientos extremos y nuestra población en riesgo se incrementa cada vez más dado que hemos creado unas condiciones ambientales muy frágiles e inestables. Por ejemplo, actualmente en Puerto Rico tenemos más zonas inundables que antes porque hemos alterado los drenajes naturales. Es fundamental crear conciencia de la magnitud del problema. Igualmente tenemos que educarnos y protegernos, así como disminuir el uso de gases de invernadero. Es necesario promover el uso de energías sostenibles y verdes mientras se protege el medio ambiente. Tenemos que establecer políticas y leyes cónsonas con atender el cambio climático para prevenir sus impactos en la salud y la morbilidad de la población. En síntesis, el cambio climático ya está con nosotros y debemos adaptarnos a esta realidad. De acuerdo con los estudios que hemos conducido con respecto a este tema, entre las conclusiones


específicas a las que podemos llegar como resultado de nuestros análisis se incluyen las siguientes: s El cáncer por melanoma es más alto en la región suroeste de Puerto Rico y en San Juan, asociándose con el recalentamiento del área y la exposición al sol por las personas residentes. s El asma es más alta en la región de salud de Bayamón porque es allí donde se recibe la mayor cantidad de contaminantes atmosféricos procedentes de San Juan, cargados por los vientos alisios. s La mortalidad por asma es más alta en las grandes ciudades como San Juan, Carolina y

Ponce y es más baja en los pequeños pueblos del interior montañoso. s El dengue sube o baja según el patrón temporal de la humedad y la temperatura. Los meses más calurosos (agosto, septiembre y octubre) son los de mayor incidencia de casos. s Los años más calientes del 2000 (2005 y 2007) han sido los de mayor prevalencia de dengue. Por ello, el dengue es uno de los mejores indicadores del calentamiento global. s Con respecto a la temperatura, las ciudades de Mayagüez, San Juan y Ponce se están recalentando.

s Existen islas urbanas de calor definidas en San Juan, Arecibo y Ponce e islas en desarrollo en Cabo Rojo, Mayagüez y Aguadilla. Las ciudades donde menos llueve son Ponce y Cabo Rojo. s La costa húmeda del norte y del oeste se están desertificando y la costa árida del sur se está humedeciendo. La costa este mantiene una tendencia a quedarse igual. s Los eventos del polvo del Sahara y de las partículas del volcán Le Sofriere en Montserrat afectan la salud respiratoria de la población en los meses de abril, agosto y septiembre.

Impactos del Cambio Climático en la Salud de la Población Puertorriqueña Aspectos de salud ambiental

Aspectos sociales

z Incremento de los vectores y enfermedades.

z Incremento de la mortalidad.

z Incremento de cáncer en la piel.

z Incremento del dengue y enfermedades tropicales.

z Incremento de cataratas y de pérdida de visión.

z Recurrencia de enfermedades infecciosas.

z Aumento de enfermedades respiratorias.

z Mayor demanda por servicios de salud y de especialistas.

z Mayores deficiencias alimenticias. z Envenenamiento, degradación y escasez de alimentos.

z Mayor diferencia entre la población que acude y no acude a los servicios de salud.

z Incremento en la vulnerabilidad.

z Incremento en el costo de servicios de salud.

z Mayor exposición a desastres.

z Aumento de la población indigente.

z Mayor cantidad de población en riesgo (vejez e infancia).

z Mayor tensión social, demográfica y ambiental.

z Incremento de la morbilidad. z Pérdida de recursos-agua, bosques, suelo. © J.Seguinot, 2014

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

37


Quality Energy Solutions Corp Energy Saving Company n Lighting Retrofit & Replacement 4 LED 4 INDUCTION 4 SOLAR n Photovoltaic Systems n Wind Turbines n Hydro Nanotechnology SAVE MONEY by changing to green and energy efficient technology. We provide customers with leading edge energy efficient solutions. Call us to get your FREE comprehensive ENERGY AUDIT, Lighting Study & Design (CAD) and Return on Investment (ROI) Analysis.

787-705-0909

www.qeslightingpr.com

|

Email: q.lighting.us@gmail.com


Environment e th r fo od go ’s at h w e ev li We be is Good for Business!!

Beat the High Cost of your Energy Bill, Produce your own by installing a Renewable Energy System. Own your system by taking advantage of the government incentive of 40% offered by the Green Energy Fund. Call us for a Consult:

787-912-7402 office 787-912-7405 fax info@greenergysys-pr.com / support@greenergysys-pr.com

WE PROvidE intEGRatEd EnERGy SOlutiOnS tO mEEt yOuR nEEdS! other services: Energy audits lighting System Retrofit Emergency Generators installation and Certification General Constructions Services: Electrical/Civil/mechanical Pv System Sales, design, installation, Certifications and maintenance Pv System Commissioning Permitting


Sequía y cambio climático:

eventos extremos que amenazan la biodiversidad, la sociedad y la salud pública en Puerto Rico

E

Dr. Pablo Méndez Lázaro

l agua se considera un recurso vital para todas las formas de vida. Es un recurso móvil, limitado (espacial y temporalmente) y de usos múltiples (agricultura, turismo, industria, recreación, necesidades vitales e higiene personal, entre otros). Se considera un recurso renovable en calidad y cantidad, sin embargo, la mala gestión y otros factores pueden reducir la cantidad disponible de él. Por ello, se considera el recurso más preciado para el ser humano y su entorno. En el siglo XXI, el recurso agua se maneja con dos principales enfoques, tratando siempre de mantener la integración entre ambos: la cantidad y la disponibilidad; la calidad y la accesibilidad. No obstante, existe un sinnúmero de factores (naturales o antropogénicos) que pueden reducir la disponibilidad del recurso hídrico, entre ellos la sequía. La sequía puede ser considerada como una amenaza climática que inicia con una disminución acusada de la precipitación promedio, ocasionando escasez del recurso agua en un lugar determinado durante un periodo específico. Generalmente, si la lluvia es 75% o menos de lo normal (lluvia promedio de 30 años) por un periodo de un año o más, se considera una sequía meteorológica. Debido a la variabilidad natural del clima, la probabilidad de ocurrencia

42

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

y frecuencia de estos episodios meteorológicos es cada vez mayor, lo cual afecta la vida de muchas personas y ocasiona pérdidas económicas millonarias en un país. En la mayoría de los casos, la presión que ejerce la escasez del recurso hídrico (la sequía) sobre el sistema se traduce en sequías agrícolas, sequías hidrológicas y sequía social. Según definido por el Comité Interagencial de la Sequía constituido en Puerto Rico, la sequía agrícola ocurre cuando no hay suficiente agua para que puedan crecer los cultivos, afectando mayormente la producción de cosechas y el ganado. La sequía hidrológica se refiere al efecto de la merma en el patrón de lluvia por un periodo prolongado sobre los cuerpos de agua superficiales y sobre los recursos de agua subterráneos y los efectos de esta escasez en el suministro de agua. Por último, pero no menos importante, la sequía social que está relacionada con los efectos de la escasez en el abasto de agua para las personas y las actividades económicas, potenciando desigualdades de acceso y aprovechamiento del agua en la población del país. En las últimas décadas, EE.UU y Puerto Rico han registrado graves sequías de manera periódica. Según (Continúa en la pág. 44)


CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

43


Embalse la Plata, 2 de julio del 2014, y Embalse Carraízo, 1 de agosto del 2014.  Fotos tomadas y suministradas por: División de Monitoreo del Plan de Aguas y del Negociado de Costas, Reservas y Refugios del Departamento de Recursos Naturales.

el Monitor de la Sequía de Estados Unidos, en el 2012, el 60% de los estados contiguos del país sufrieron la peor sequía en 60 años. Mientras, en Puerto Rico, el año 1994, verano de 2012 y verano de 2014 nos han demostrado que la Isla no está exenta de estas amenazas. La sequía de 1994 tuvo un costo económico de $200 millones aproximadamente. Además, estos episodios prolongados usualmente son acompañados por episodios de calor extremo. Los veranos de 2012 y 2014 han sido registrados entre los veranos más secos y más calurosos en la historia de Puerto Rico. La sequía tiene impacto directo

e indirecto en la sociedad, la biodiversidad y la salud pública. En EEUU y en Puerto Rico, durante periodos extensos de sequía, aumenta considerablemente el riesgo de fuegos forestales. Además, la ocurrencia de sequías en algunos estados del suroeste de los Estados Unidos son las responsables de un deterioro sustancial en la calidad del aire ocasionado por los suelos secos y a menudo los incendios forestales (aumentando la cantidad de partículas en el aire, como las de polen y humo). De acuerdo con el CDC, estas partículas pueden irritar las vías respiratorias y exacerbar las enfermedades respiratorias, sobretodo en

poblaciones inmunocomprometidas y vulnerables. También ha quedado evidenciado el impacto que tiene la sequía en la calidad del agua. La disminución de los caudales en las aguas fluviales podría fomentar la concentración de contaminantes. De igual forma, compromete la calidad de nuestros abastos de agua (embalses), dado que las altas temperaturas que se registran durante estos episodios, junto con la poca aportación de agua dulce, fomentan la disminución de oxígeno disuelto, afectando la vida en estos embalses. Por tales razones, se debe trabajar en la detección y acción temprana.

Embalse Cerrillos, 8 de julio del 2014. Fotos tomadas por Gaspar Pons Cintrón, Oficial de Manejo del Embalse Cerrillos. Suministradas por: División de Monitoreo del Plan de Aguas y del Negociado de Costas, Reservas y Refugios del Departamento de Recursos Naturales.

44

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


La gestión temprana y planificada puede tener el efecto positivo de reducir o evitar los efectos negativos de la sequía sobre la estructura y funcionamiento social de la comunidad por la demanda y disponibilidad de unos bienes y servicios. En otras palabras, estos tipos de episodios ponen en riesgo y comprometen la producción económica, la sanidad, la higiene y la continuidad de operaciones en hospitales, centros comerciales, hoteles y paradores, restaurantes, escuelas y actividades residenciales. En resumen, la continuidad de operaciones en la isla se ve directamente afectada por la escasez del agua. Cabe resaltar que el fenómeno de la sequía no depende única y exclusivamente de las condiciones climáticas, sino también de las actitudes sociales (el humano como híper-consumidor y con consumo poco responsable), la capacidad de almacenaje del recurso, la capacidad de respuesta que pueda tener el Estado para atender el asunto y la pérdida de agua que ocurre en el Sistema de Distribución Central de Puerto Rico. El conjunto de todos estos factores hacen de Puerto Rico un territorio sumamente vulnerable ante la ocurrencia de episodios de sequía. En el siglo XXI, Puerto Rico aún utiliza el “agua potable” para los inodoros. Esto significa que se usa el agua más cara del país (alto costo para potabilizar), la más regulada y monitoreada por las agencias federales y estatales y la de mejor calidad (cumpliendo con los mejores estándares federales y estatales) para enviarla directamente al sistema sanitario. El uso del inodoro puede representar entre 30 a 40% del uso del agua en una residencia común. Por tal motivo, exhorto a que implantemos alternativas con acciones directas, correctivas y a no continuar con las recomendaciones obsoletas.

Se debe enfatizar en alternativas seguras y viables para adaptarnos a los cada vez más frecuentes episodios de sequía. Puerto Rico tiene una alta dependencia al Sistema Central de Distribución de Agua (AAA). Algunas sugerencias para disminuir la dependencia y reducir la vulnerabilidad son expandir las áreas de captación en el territorio. El sistema de captación central de Puerto Rico está enfocado única y exclusivamente en la lluvia que cae en la montaña, las áreas de cabecera en las cuencas y un poco a las aguas subterráneas. Se le otorga muy poco crédito a la cantidad de lluvia que se precipita en los llanos costeros. Invito a que se observen los llanos como posibles fuentes de abastecimiento, siempre que existan los equipos adecuados. La lluvia en la costa alcanza hasta 1500mm/año (sobre todo en la costa norte), agua que no se utiliza. Tomando en consideración que la mayor expansión urbana en Puerto Rico se encuentra en los llanos costeros, debemos rentabilizar el espacio ocupado y analizar de manera integrada. Esta expansión de captación de agua será posible si equipamos y dotamos nuestros techos con sistemas de recolección de aguas de lluvia. A modo de ejemplo: nuestras escuelas públicas y privadas tienen grandes superficies de suelo urbanizado y de techos que solo sirven para generar escorrentía. Se puede equipar las escuelas con sistemas que les permitan utilizar el agua de lluvia para ciertos tipos de uso. Esto tendría beneficios inmediatos (minimiza el gasto de agua, lo que representaría un beneficio económico para el Departamento de Educación; minimiza la cantidad de agua que genera escorrentía, por lo tanto, se disminuye la probabilidad de ocurrencia de inundaciones urbanas; representa menos dependencia del Sistema Central de Distribución de Agua, por lo tanto, se reduce CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

tu vulnerabilidad con sistemas alternos). Esto significa que no se debe incentivar el modelo de cisterna que se llena con agua de AAA. Las cisternas que son llenadas con agua del Sistema Central ejercen mayor demanda y presión sobre el sistema de abastecimiento. Se debe incentivar aquel sistema que se llena con métodos alternos y que ayuden a minimizar la dependencia con la AAA. Esto disminuye también la presión que ejerce la sociedad sobre el Sistema Central de Almacenaje y Distribución. Estas no son ideas nuevas (se utilizan en un gran número de islas en el Mar Caribe), sin embargo, son métodos alternos que son muy poco fomentados en Puerto Rico. Estos sistemas pueden ser instalados en hospitales, escuelas, centros comerciales, residencias, etc. Por todo esto, le urge a Puerto Rico atender el asunto de las sequías. Necesita aumentar la resiliencia frente a estos fenómenos naturales para así fortalecer su seguridad hídrica. En respuesta a este problema, en el verano de 2014 se constituyó el primer Comité de la Sequía liderado por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y compuesto por agencias federales, estatales y la academia. Actualmente se encuentra en desarrollo el primer “Protocolo para el Manejo de la Sequía en Puerto Rico”. Dicho documento sienta los pilares para el manejo de las situaciones extremas. En vías de poder afrontar las amenazas del cambio climático y de adaptarnos a los episodios de sequías, se debe fomentar en Puerto Rico un consumo responsable, respeto por el medio ambiente, solidaridad de cada individuo hacia los demás, disciplina para usar sólo lo que necesitamos, responsabilidad para utilizar correctamente hoy los recursos disponibles y sabiduría para utilizar la tecnología.

45


Arquitectura y cambio climático:

muchas dudas sin contestar Dr. Fernando Abruña, FAIA Arquitecto

S

egún avanzamos en el tiempo, el Comité Intergubernamental de Cambio Climático va afinando sus modelos de simulación por computadora a través de algoritmos que reflejan los cambios en el planeta. Estos cambios se monitorean a través de diferentes instrumentos operados y manejados por múltiples instituciones académicas y de investigación. La experiencia nos ha enseñado que en todas las pasadas ocasiones en que se ha hecho una revisión del modelo para mejorar su confiabilidad, las predicciones basadas en estos son cada vez más sombrías. En pocas palabras, mientras más datos confiables entramos en modelos mejorados, mayor es la certidumbre de las predicciones... y ¡estas no son buenas! Los términos que están comentándose más reciente y frecuentemente sobre los efectos del cambio climático en el planeta incluyen algunos como extinción masiva y catástrofes de proporciones continentales. Imaginémonos por un momento, y para efectos del argumento, que, con un corto período de aviso, el Sol comenzara a salir por el Norte y a ponerse por el Sur, contrario a la experiencia milenaria de salir por el Este y ponerse por el Oeste… Las personas que nos involucramos en el diseño de edificios, que incluyen, entre otras, profesionales de la arquitectura, ingeniería y

46

planificación nos guiamos, entre múltiples factores, por los elementos y ciclos de la naturaleza para poder diseñar edificios que estén en armonía y sintonizados con el medioambiente. Aunque este es un evento que presumiblemente no ocurrirá, es un ejemplo de lo radicales que pueden ser los efectos que ocasione el cambio climático en la práctica del diseño y construcción de edificios. Añada a

escenarios de mitigación en la arquitectura y planificación de ambientes construidos y naturales. Este inventario no es, por mucho, exhaustivo. Según aumenten los niveles del mar por la expansión que supone un aumento en la temperatura del agua oceánica y por el descongelamiento de las capas polares, será necesario proteger nuestras costas,

El futuro del planeta nos presenta una plétora de retos que requerirán no solo del esfuerzo conjunto y coordinado de todos los seres que nos involucramos en el diseño de ambientes construidos, sino, además, ejercitar nuestras habilidades creativas para encontrar soluciones apropiadas y viables que nos permitan extender nuestra estadía en esta hermosa nave espacial llamada Planeta Tierra. esto, el impacto que estos cambios supondrían en los otros sectores que componen esta industria, incluyendo economistas, personas tasadoras, compañías financieras y aseguradoras, pero sobre todo, el sector consumidor. A continuación hacemos un corto inventario de las dudas que nos surgen con relación a los posibles CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

particularmente las más llanas, pues aumentos de tan solo un metro podrían suponer inmersiones de grandes áreas de litoral costero. Muchas de las áreas hoteleras y turísticas cercanas o de frente al mar serán impactadas enormemente. ¿Como lucirán estas instalaciones con DIQUES para proteger los espacios existentes? ¿Pierden o se afectan los atractivos turísticos de


una playa que solo podrá verse y disfrutarse desde un segundo nivel porque a nivel de tierra el dique esconderá su belleza? Según suba el nivel del mar, los embates de las olas serán mayores, ocasionando golpes fuertes y debilitantes contra muros existentes y un aumento en los efectos que potencialmente puede causar la erosión que se relaciona con estos. ¿Pueden afectarse los SISTEMAS DE CIMIENTOS de edificios (especialmente multipisos) que estén cerca de las costas? Podría ocurrir algún desplome por perder su capacidad portante los suelos que se ven afectados por esta erosión marina? ¿Mitigaremos esto con estructuras adicionales como riostras o pies de amigos de escala monumental? ¿Tendremos que construir ESTRUCTURAS ROMPEOLAS como las que se pueden ver ya instaladas en las costas de Panamá? Se verán las nuevas estructuras más o menos cercanas al mar obligadas a levantarse sobre COLUMNAS Y ZOCOS para permitir el paso de las (futuras) olas por debajo de los espacios de uso y de vivienda? ¿Cuán alta debe proyectarse la altura de estas estructuras para considerar el fenómeno de las revisiones continuas que sobre los efectos de cambio climático hace el Comité Intergubernamental de Cambio Climático, según comentamos al inicio de este ensayo? ¿Que sucederá con aquellas instalaciones de infraestructura tales como las CENTRALES TERMOELÉCTRICAS del país que por necesidades de funcionamiento se han construido cercanas al mar para permitir hacer transferencias de calor entre la planta y las aguas del mar?¿Habrá que protegerlas, reformarlas, cerrarlas, reubicarlas? ¿Hemos

desarrollado como país un plan para hacer estas transiciones? ¿Que sucederá con el AEROPUERTO INTERNACIONAL LUIS MUÑOZ MARÍN en Isla Verde? El contrato que se firmó con la empresa mejicana Aerostar Airport Holdings, que lo administrará hasta el año 2052, no trata en ningún lugar sobre el posible escenario de que las instalaciones estén sumergidas bajo el agua para la fecha en que caduca este contrato. ¿Tiene esta empresa algún plan de mitigación para este escenario? ¿Nos devolverán el aeropuerto inservible? ¿Como definiremos la ZONA MARÍTIMO TERRESTRE para determinar la distancia prudente entre las nuevas construcciones en las próximas décadas? ¿Debe ser esta una definición que introduzca algoritmos que permitan considerar los cambios en condiciones marítimas sin necesidad de tener que revaluar continuamente las distancias reglamentarias que deben pasar por procesos burocráticos de revisión y que pueden tomar más tiempo que lo que la emergencia climática nos permita? ¿Tendrán los HOSPITALES que revisar sus programas de diseño y prioridades de atención a sus pacientes con motivo de niveles más altos de humedad relativa y eventos de lluvias torrenciales que ya se pronostican? Estos pronósticos de cambio extenderán el período de gestación del mosquito aedes aegypti. ¿Tendremos salas más amplias, especializadas y dedicadas a atender posibles epidemias de Dengue y otras enfermedades similares? ¿Cómo se afectarán las PRIMAS DE SEGUROS que inciden sobre todas las propiedades que puedan ser afectadas por las CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

lluvias torrenciales pronosticadas y que pongan en riesgo aquellas edificaciones que puedan estar en llanuras aluviales (“floodplains”) de los ríos (y otros cuerpos de agua) del país? ¿Cómo se afectarán los edificios, en general, para atender intensidades mayores de fuerza en huracanes. Las predicciones incluyen términos como súper-tormentas y súper-huracanes con potenciales daños de proporciones bíblicas. ¿Que medidas de seguridad adicional deberán tener las escuelas del país que actualmente se utilizan como refugios, para atender emergencias causadas por el cambio climático? El concepto que se está utilizando en estos tiempos para describir cómo debemos reaccionar ante esta cantidad de interrogantes sobre cambio, que, repito, no es exhaustiva, es el de AMBIENTES CONSTRUIDOS RESILENTES. Este supone, de forma general, en el campo de la arquitectura e ingeniería, cómo diseñar y construir edificios que ya tengan incorporadas en sí, estrategias, tecnologías y protocolos que permitan afrontar estos cambios en el futuro, sin necesidad de hacer ajustes mayores, aumentando su vida útil y su presumible período de obsolescencia. El futuro del planeta nos presenta una plétora de retos que requerirán no solo del esfuerzo conjunto y coordinado de todos los seres que nos involucramos en el diseño de ambientes construidos, sino, además, ejercitar nuestras habilidades creativas para encontrar soluciones apropiadas y viables que nos permitan extender nuestra estadía en esta hermosa nave espacial llamada Planeta Tierra. Trato de lograr este mandato a través de mi práctica profesional de arquitectura y sigo entusiasmado y deseoso de enfrentar y resolver el reto.

47


EficiEncia EnErgética Es El rEsultado dE Equipos confiablEs VibrAnalysis monitorea la salud de tus equipos con el fin de mantenerlos operando de forma óptima. Así lograrás una operación sostenible, costoefectiva y amigable al ambiente.

Tecnologías para monitoreo de condición y eficiencia energética: w Termografía infrarroja w Ultrasonido acústico w Análisis de circuito de motores w Alineamiento láser

787-283-7500 | sales@vibranalysispr.com | www.VibrAnalysisPR.com


El lado “suave” del cambio climático Por: Dr. Cecilio Ortiz García y Dra. Marla Pérez Lugo

P

Resumen

roponemos que las posibles soluciones a los asuntos de política pública relacionados con el cambio climático no dependen únicamente de poseer las mejores personas “expertas” o el mejor conocimiento en las ciencias “duras”, sino de desarrollar capacidad como sociedad para consensuar valores, creencias, actitudes y percepciones conflictivas sobre cómo atajarlos. Nuestra incapacidad de innovar procesos político-administrativos y de toma de decisiones públicas ha sido ampliamente documentada y pone en cuestionamiento la relevancia que se le da a algunas áreas académicas (algunas ciencias naturales, o las “ciencias duras”) sobre otras a la hora de discutir el cambio climático en el contexto de la política pública. Si la raíz antropogénica del cambio climático es conductual (al nivel individual, grupal, institucional y nacional), nos preguntamos ¿cuáles son las verdaderas ciencias duras a la hora de enfrentar las consecuencias del cambio climático de manera efectiva? En este artículo apuntamos a la necesidad de reconocer que el desarrollo de un diálogo transdisciplinario y multi-saberes requiere que el país invierta en áreas científicas que en el pasado han sido ignoradas como esenciales, como la antropología, la sociología, las ciencias políticas y la psicología (las llamadas “ciencias suaves”), entre otras. Palabras clave: Cambio Climático, Política Pública, Inter/ Transdisciplinariedad, Ciencias Sociales. El lado “suave” del cambio climático A menudo, la ciencia “dura” percibe el concepto de cambio climático como si fuera de pertinencia

50

exclusiva de las ciencias naturales. Desde ese marco, el conocimiento necesario para entender y manejar el fenómeno se circunscribe a disciplinas como la meteorología, la ecología, las ciencias marinas y la física, entre otras, y los procesos políticos de toma de decisiones son irracionales, desprendidos de toda lógica y realidad. Perciben que la hechura de las políticas públicas ignora el peso del conocimiento científico y que el debate público es caótico, lento, ignorante e impredecible (obviamente, el hecho de que en estos momentos el Congreso de los EU de América pondera sobre si el cambio climático es real o no, no ayuda). Se percibe que los procesos políticos solamente “suceden” y que, por eso, no se estudian científicamente. Desde los 60’s, científicos como Herbert Simón y Charles Lindbloom exploraban los procesos de toma de decisiones públicas y los describían como procesos de “múltiples racionalidades limitadas” que avanzan incrementalmente y satisfaciendo temporalmente las necesidades múltiples de los actores envueltos. Sin embargo, aún esta visión incrementalista, choca con la premura que las ciencias “duras” pretenden asignarles a las acciones políticas apropiadas. Ciertamente, la academia puertorriqueña demuestra incapacidad, cultural y estructural, para dialogar en torno al entendimiento y resolución de un asunto trascendiendo las disciplinas tradicionales. Más aún, esta no ha podido abrir la puerta, lo que nos permitiría entender los procesos de política pública basados en su observación empírica y en toda su complejidad política, económica, CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

cultural y social: la integración del conocimiento científico-social. En ese sentido, las verdaderas ciencias “duras” son las sociales y es en ellas en las que Puerto Rico necesita poner énfasis. Aunque las políticas públicas efectivas para lidiar con el cambio climático requieren la transformación del aparato políticoadministrativo puertorriqueño, la sociedad puertorriqueña percibe como irrelevante la innovación en procesos políticos y administrativos. Lo importante son los avances tecnológicos en monitoreo climatológico, infraestructura civil y sistemas eléctricos. Inclusive, al introducir herramientas como esquemas contributivos noveles o nuevas perspectivas en educación, salud, y desarrollo económico, creemos que su mera implantación es suficiente, lo que refleja desconocimiento sobre la naturaleza de los problemas perversos y del conocimiento científico y profesional en esas áreas “sin importancia” como comunicaciones, conflictología, análisis político,y administración pública, entre otras. El concepto de cambio climático evoca actitudes, sentimientos y percepciones que enfrentan clases sociales, sectores económicos, ideologías políticas y paradigmas dominantes en el pensamiento gubernamental de Puerto Rico. Richard Lazarus, experto en derecho ambiental, considera el cambio climático como un problema “perverso” porque, tal como se entiende este término, reta cualquier tipo de resolución, dada la enorme cantidad de interdependencias involucradas (gubernamentales y privadas), incertidumbres y actores que necesitan colaborar.


La colaboración es necesaria, no solo para buscar soluciones, sino también para partir de una visión común del asunto. En lo legislativo, el cambio climático es aún más perverso ya que la inacción exacerba los costos futuros del fenómeno. Los cambios venideros en el clima y sus consecuencias en los sistemas económicos globales pueden en sí mismos obstaculizar el desarrollo de tecnologías que disminuyan las emisiones de gases de invernadero que puedan influir positivamente en la situación. Es más, el clima es un bien común global y, por tanto, la acción colectiva de países para lidiar con los asuntos relacionados es muy difícil. En Puerto Rico, por la noción de vulnerabilidad isleña, el cambio climático se percibe de manera distinta a la continental estadounidense. De hecho, Estados Unidos, aunque es uno de los mayores causantes de gases de invernadero, no percibe tener incentivo poderoso para tomar acción. Esto impacta negativamente a Puerto Rico, que, precisamente por su condición de isla, es más vulnerable y tiene menos recursos para incrementar su resiliencia, en parte, además, por la naturaleza de sus relaciones intergubernamentales. También carece de arreglos político administrativos e institucionales para una gobernanza (no gobierno) efectiva del asunto. En la administración púbica del siglo XXI, el gobierno no se concibe como un actor unitario y predominante, sino que adopta el rol de crear espacios de colaboración participativa para armonizar las múltiples visiones de la sociedad en una visión común, en lugar del de generar más conflictos. Por último, en vez de darle importancia a estos aspectos a nivel macro sociológico, los cursos de acción promovidos por

científicos/as naturales tienden a ser microsociológicos, aun cuando las causas del cambio climático son sistémicas (o sea, macrosociológicas). Se pretende educar al individuo con la mejor información científica disponible, pero, realmente,… ¿es culpa del individuo si hay muchos carros privados en Puerto Rico... o es la cantidad de vehículos una

Aunque las políticas públicas efectivas para lidiar con el cambio climático requieren la transformación del aparato políticoadministrativo puertorriqueño, la sociedad puertorriqueña percibe como irrelevante la innovación en procesos políticos y administrativos. función del desarrollo urbano desparramado al servicio de la industria automotriz y la ausencia de transporte colectivo confiable? ¿Existe realmente una correlación directa entre el conocimiento del individuo, sus actitudes y su comportamiento diario? Si la hay… ¿cómo se explica la baja tasa de reciclaje en la isla después de décadas de campañas educativas? ¿Hemos consultado a la pedagogía CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

(otra ciencia “suave”) antes de invertir nuestros recursos en maneras no comprobadas de modificar conducta? El énfasis en programas académicos innovadores, que promuevan la convergencia de saberes prácticoteóricos, se convierte entonces en un activo, no solo para aumentar nuestra resiliencia al cambio climático, sino también para nuestro desarrollo económico, social, cultural y político nacional. El dejar de enfocarse en las disciplinas tradicionales y congregarse alrededor de los asuntos que más nos preocupan promete un cambio paradigmático en la manera en que la sociedad puertorriqueña y sus instituciones perciben la importancia de la academia y la investigación. Como dice Rosa Marín, vicerrectora de postgrados de la Universidad de Valencia (2014): “Para contribuir al desarrollo de una sociedad del conocimiento es necesaria la integración de los estudios graduados en el tejido productivo. Así, se hace imprescindible una labor de sensibilización para que los agentes sociales valoren a los doctores como profesionales altamente cualificados. Esos que durante unos tres o cuatro años han desarrollado una investigación original, aprendiendo a formular las preguntas adecuadas a encontrar la solución a diversos problemas. Además de adquirir habilidades y competencias en las que la adaptabilidad y la movilidad son esenciales para desenvolverse con éxito en un mundo globalizado... Si la sociedad no vislumbra lo que conlleva la formación de doctores, si no comprende la esencia de la elaboración de una tesis doctoral y las implicaciones de la investigación realizada como primer paso en la estrategia de I+D+i de un país, difícilmente valorará la importancia de la investigación”.

51


“Your One-stop Fluid Handling Specialists” Email: service@psdpr.biz Tel. (787) 764-1020

Rotating Equipment Reliability Service Company

w w w.psdpr.biz


CRUYBELT CONTRACTOR, INC. (C&B) is a general contractor company, whose services include, among other: Mechanical s HVAC s Plumbing s Piping s Welding s Refrigeration Civil s Architectural s Site Work s Interior and Exterior Works s Specialized Finishes

Electrical s Low and High Voltage s Underground Power Lines s Power Distribution s Equipment Instrumentation

Nos puede contactar al:

(787) 733-4417 www.cruybeltpr.com

PO BOX 8720 Humacao, Puerto Rico 00791

Water treatment OptimizatiOn prOducts and services

zw zw zw zw zw zw

Waste Water Clarification and Recycle Reverse Osmosis Optimization and Water Reduction Low Energy Dow FILMTEC RO Membranes Water and Salt Saving Dow Ion Exchange Resins Avista RO Antiscalants and Cleaners Waste Water, Grease Trap, Septic Tank Bacteria

Phone: (787) 601-6699 | Fax: (787) 284-2841 admin@watertechgroup.com


From industrial signaling to public notification, there’s a Total Solution from Federal Signal. Integrate your industrial communications into a single, seamless solution with Federal Signal. With the world’s largest line of signaling and communication products, we’re committed to helping design, develop and deliver critical communications solutions that set a world standard of excellence. For a total understanding of what it takes to make your workplace work harder, turn to Federal Signal for a Total Solution. 708.534.4756

www.alertnotification.net

Contact our local distributor for more information: N.S.E.S., Inc Comerio 300 Bayamon, Puerto Rico 00959 787.774.0828 Fax: 787.774.0767 www.nses.net


El comportamiento de compra y la preocupación

por el medio ambiente

Por: María Santos Corrada, Ph.D.

El consumo personal tiene

importantes implicaciones ecológicas. Los individuos producen desperdicios sólidos igual que producen bienes. Los automóviles descargan una proporción significativa de contaminación de aire. Los fosfatos de los detergentes de lavar ropa, por ejemplo, han sido identificados en Estados Unidos como una fuente significativa de la contaminación en los Grandes Lagos. Los pesticidas para uso doméstico y los fertilizantes también contribuyen al problema de contaminación de los recursos hídricos. Por esa razón, la prudencia o, por el contrario, la falta de ella por parte de las personas compradoras, en el ejercicio de sus decisiones de compra cuando

56

adquieren este tipo de productos, o puede ayudar a preservar el ambiente o puede contribuir a su deterioro (Kinnear & Taylor, 1973). Se entiende por “actitud” (postura o disposición) las evaluaciones, sentimientos y tendencias relativamente consistentes de una persona hacia un objeto o idea. Las actitudes, a su vez, preparan mentalmente a una persona para que una cosa le guste o le disguste (Kotler & Armstrong, 2008). Las actitudes, entonces, se forman como resultado de varios factores entre los que se incluyen: conocimiento aprendido, evaluación basada en el conocimiento y predisposición a actuar basada en la evaluación. Por

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

lo tanto, un elemento imprescindible para que las personas consumidoras tengan una actitud o postura hacia el medio ambiente es el conocimiento que tengan de él. Laroche, Bergeron y BarbaroForleo (2001) encontraron que las dos actitudes o disposiciones de compra que más influyen en los consumidores y consumidoras se basan en la importancia o, por el contrario, la inconveniencia de ser ambientalmente amigables. Otra actitud hacia los asuntos ecológicos depende de la percepción de severidad del problema ambiental (Banerjee & McKeage, 1994). De acuerdo con estos autores, las personas consumidoras ecológicamente conscientes creen


que las condiciones actuales del medio ambiente se están deteriorando y representan un problema serio para la seguridad del mundo.

de “observadores” (cuyo interés y actividades son más limitadas), este grupo está compuesto por el 26% de la población.

Otro componente de las actitudes es el conocimiento. Según McDougall (1993), el conocimiento por parte del sector consumidor es de suma importancia porque la “revolución verde” es dirigida por el consumo, lo que implica que si las personas consumidoras poseen un entendimiento superior sobre los asuntos medioambientales y lo canalizan a través de una conducta de consumo ecológicamente consciente, es muy probable que las empresas que están dirigidas hacia la generación de ganancias estarán más motivadas a aplicar el concepto de “mercadeo verde” en sus operaciones (Chan, 1999).

Estos dos sectores han sido los de mayor crecimiento en los últimos años de acuerdo con Andrew Curry, director de Henley Centre HeadlightVision. Según el Sr. Curry, uno de los hallazgos más interesantes del estudio es que los miembros de estos dos grupos están dispersos a través de toda la sociedad, aunque todavía la sociedad británica está detrás en cuanto al compromiso “verde”. Otras sociedades grandes como la japonesa y la norteamericana tienen segmentos grandes de “observadores”. No obstante, ya hay signos de que el público consumidor Británico se está moviendo a tener el ambiente en mente. En la investigación de Tiltman (2007), encuentra que al preguntarles a las personas consumidoras sobre sus planes en los próximos 12 meses, el 69% dijo que comprará los productos en la plaza del mercado, comparado con el 53% que lo hace ahora, mientras que el 61% piensa comprar en los mercados agrícolas y el 54% opta por fuentes de alimentos locales. Para Tiltman, los consumidores y consumidoras que se hacen “verdes” están perdiendo la paciencia con las compañías que no lo son; el 26% dijo estar dispuestos a boicotear a las empresas que dañen el ambiente, comparado con el 9% en el 2001. Esto es una gran oportunidad para las marcas, según Stephanie Brown, directora de mercadeo de “Consultancy Landor”, que hizo su propio estudio sobre consumismo ético. Según la señora Brown, muchas personas dicen que el gobierno y la sociedad no hacen lo suficiente, lo que deja un espacio que las marcas pueden llenar.

Un estudio realizado en el Reino Unido en el año 2007 revela que, incluyendo a las personas ambientalistas más comprometidas (compuesto por las principales personas voceras de grupos ambientales y los grupos pioneros en el tema), integrado por el 8% de la población, y al grupo llamado

De acuerdo con nuestros hallazgos, en Puerto Rico no hay una “actitud” CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

o postura formada hacia el medio ambiente, por lo que este asunto no forma parte de los criterios de compra. La investigación demuestra que en PR no hay un conocimiento elevado de los productos y servicios que dañan el ambiente. Existe una disparidad entre la conducta de compra y lo que las personas consumidoras manifiestan, lo cual coincide con Miller (1991), que expresa que una gran cantidad de la investigación sobre el público consumidor en esta área apunta a que, a pesar de que muchas personas expresan estar preocupadas acerca de los problemas con respecto al medio ambiente, son pocas las que están dispuestas a actuar al respecto. Para poder crear una “actitud” hacia un objeto, debe darse antes un proceso de aprendizaje, lo que no ha ocurrido. Esto explica el por qué Puerto Rico es uno de los lugares del mundo donde más basura se genera (aproximadamente 2.3 kilos por persona por día), aun cuando es una isla. Tampoco se evita contaminar los cuerpos de agua o los bosques, utilizándolos como basureros clandestinos. La autoridad de desperdicios sólidos en más de una década no ha logrado alcanzar su meta de reciclar el 35% de los desperdicios (lo más alto ha sido el 15% de los desperdicios sólidos que genera el país). Por esas razones, se necesita evaluar el programa de educación ambiental del Departamento de Educación. Crear campañas de educación dirigidas a niños y otras dirigidas a los adultos es vital para poder crear política pública y para crear leyes y/o regulaciones en pro de la conservación del medio ambiente. Esa misma dirección debe tomar el sector privado, de forma que los consumidores y consumidoras no sólo reconozcan el tipo de producto beneficioso al ambiente, sino que lo valoren.

57


Programa ROF:

RECOLECCIÓN DE RESIDUOS

ORGÁNICOS FERMENTADOS Nutrientes para la Agricultura Orgánica

RECONOCIMIENTO VERDE Descubre los Beneficios del Programa, mientras promueves la protección y conservación del ambiente y recursos naturales de Puerto Rico

Servicios Comerciales e Industriales

(787) 982-2233

Info.services@taispr.com


Agricultura

Lo Jíbaro en la Agroecología

y los Bolsillos de Resistencia

L

a agroecología tiene una dimensión integral en la que lo social ocupa un papel muy relevante. Las relaciones entre las personas y las instituciones a través de las cuales se organizan constituyen la pieza clave de los sistemas agrícolas, que son ecosistemas fuertemente humanizados. Para la agroecología, el agro-ecosistema es la unidad sobre la cual se desarrolla la actividad productiva. Desde esta perspectiva, la estructura interna de los agroecosistemas resulta ser una construcción social, producto de la co-evolución de los seres humanos con la naturaleza.  Muchos de los movimientos de agricultura orgánica y ecológica puertorriqueña actual reivindican lo jíbaro como referencia campesina y algunos rescatan lo mejor de esa tradición con el concepto neo-jíbaro (lo nuevo jíbaro). Esa referencia

Por Nelson Álvarez Febles*

cultural representa hoy el cuidado del medio natural, la solidaridad, el auto-sustento, la laboriosidad y la inserción comunitaria. También incluye la comprensión de los ciclos naturales, el pensamiento complejo/multiplicidad y el manejo de matrices temporo-espaciales sobre biodiversidad productiva con integración de especies, variedades, animales domésticos, árboles, fauna silvestre, insectos, pájaros y otros animales, meteorología, ciclos de agua, uso y protección de los suelos. En la tabla siguiente compartimos una selección y descripción de conocimientos y prácticas jíbaro/ campesinas puertorriqueñas, que en la actualidad consideramos prácticas apropiadas para la agricultura ecológica. Acompañamos los conceptos descritos con ejemplos que hemos tenido la oportunidad de practicar, presenciar o escuchar de primera mano.1

La tabla y parte del texto de este artículo fue publicado como Lo jíbaro como metáfora del futuro [agroecológico]: http:// http://www.80grados.net/lo-jibaro-como-metafora-del-futuro-agroecologico/

1

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

59


Prácticas y conocimientos campesinos jíbaros con valor agroecológico PRÁCTICAS

60

EXPERIENCIAS DESCRITAS

Protección de los suelos a través de coberturas con la integración de árboles, policultivos y zanjas.

Uso de árboles en los cafetales, siembra de calabaza u otros cultivos bajo plátano y guineo; gandules o quimbombós en los bordes de las zanjas.

Rotaciones agroecosistémicas de cultivos, con ciclos de varios años cuando el acceso a la tierra lo permitía.

Rotaciones de 3 a 5 años en la siembra de frutos menores, con la conservación de árboles de valor e integración selectiva de frutales y cultivos que quedaban como silvestres durante la época de recuperación (ñames, malangas, guineos).

Sucesión de cultivos como parte integrada del manejo de los predios en el tiempo, por ejemplo, de acuerdo con la fertilidad, la sombra y las estaciones.

La siembra de las tres hermanas: calabaza, maíz y habichuelas.

Manejo del agua a través de la protección de las quebradas, riberas y cuencas, manteniendo vegetación en zonas delicadas.

Nunca talar hasta el borde de las quebradas o cuerpos de agua, dejando vegetación para evitar la erosión. Conservación de bosques alrededor de los manantiales de montaña.

Zanjas para proteger el suelo de la erosión cuando llueve y para infiltrar en el subsuelo durante períodos de sequía.

Uso de zanjas en los cultivos de laderas, la mayor en la parte superior de la tala y las transversales a distancias determinadas.

Protección y manejo sustentable de los bosques como refugios de biodiversidad, lugar de acceso a madera, a fuentes de agua protegidas y fuente de alimentos (frutas, caza, raíces, entre otros).

Por tradición, no se talaban los bosques en los topes de las colinas o cima de las montañas. En muchos lugares, el manejo era comunitario y se cortaban árboles para ocasiones especiales, como cuando una pareja construía su casa.

Sistemas agropecuarios integrados. La finca familiar intentaba tener zonas para siembra, pastos, frutales y bosques, en un manejo sinérgico integrado.

Agricultura de tubérculos y vegetales, frutales y cultivos anuales, animales domésticos, en un diseño múltiple que aprovecha las características de lugar para cada actividad.

Plantas medicinales para uso familiar y veterinario, integradas en el agroecosistema.

Las plantas medicinales estaban alrededor de la casa, en el huerto, integradas a las talas y silvestres en todo el entorno.

Integración de animales domesticados para alimentación, transportación y trabajo. Los animales formaban parte integrada del circuito alimentario, siendo a la vez alimentados y alimento.

Crianza de gallinas, cabras, cerdos, vacas, caballos, bueyes, entre otros.

Conocimientos para el uso sustentable de los recursos vegetales y animales, para así evitar su agotamiento o desaparición.

Había meses en los que no se pescaban bruquenas (cangrejos de río), porque estaban paridas. Cuando se cosechaban ñames silvestres, la cabeza o semilla se enterraba para volver a cosechar a los dos años.

Intercambio de recursos genéticos a través de semillas, tubérculos, animales domésticos. El intercambio era horizontal, entre personas vecinas, en los mercados y fiestas, y vertical, entre generaciones.

Cuando un vecino o vecina iba de visita a otra casa, por lo general se le regalaban semillas de cultivos novedosos, con alguna descripción de las características de cultivo y alimenticias.

Predicción y manejo del clima, de lluvias y sequías, de huracanes.

Los cambios en el canto del coquí se interpretaban para predecir la lluvia. La virazón de las hojas del yagrumo sin que soplara viento servía para prepararse para los huracanes.

Uso estacional de los recursos según disponibilidad.

Gandules en invierno, ñames en los meses fríos, panas en verano, mangoes en verano, chinas en invierno.

Las personas vecinas intercambiaban trabajo como manera de emprender tareas fuertes y/o complejas. Sistemas de reciprocidad.

En Maunabo se usaba el fotuto (caracol marino) para convocar a las yuntas para terrenos más pesados. El trabajo se compensaba con trabajo o con alimentos.

Transmisión intergeneracional de conocimientos.

Las generaciones jóvenes trabajaban con las mayores y aprendían sobre el manejo del medio.

Diversidad de componentes para el auto-sustento. Los niños y niñas aprendían a comer y recoger frutas del entorno. Se usaban hojas comestibles del bosque y los cultivos. Pesca y caza de fauna silvestre.

Las hojas de la yuca son nutritivas. Se hacen tortilla con hojas de ortiga hervidas. Las quebradas y ríos tienen camarones, bruquenas y pescado. Conocimientos especializados sobre épocas para cazar y recolectar.

Conocimientos, en ocasiones muy complejos, para la transformación y uso de lo cosechado en alimentos aptos para el consumo humano.

El grano de café en bebida, el cacao en chocolate, la yuca en pan casabe, eliminar toxicidad de algunas plantas medicinales.

Artesanías hechas de materia prima disponible en el conjunto de los agroecosistemas campesinos: madera, semillas, frutas.

Del tronco del mangó se hacían pilones. Con los bejucos del monte se tejían canastas. Con la hoja de guineo se formaban aparejos para los caballos y mulas. La fibra de la planta de emajagua servía para tejer sogas.

Construcción de casas y otras estructuras para la agricultura.

El campesinado carpintero escogía los árboles en el bosque, preparaba la madera, diseñaba y construía, muchas veces con herramientas rústicas.

Estrategias de previsión y manejo de emergencias: anticipar crecidas de cuerpos de agua, predecir huracanes, contrarrestar las sequías.

Cuando el huracán San Felipe arrasó con los cultivos en el 1929, el conocimiento sobre cortezas y raíces comestibles sirvió para sobrevivir en los campos arrasados.

Cultivos para proveer dinero para la familia (cash crops), para complementar las ventas regulares, el auto-sustento y los salarios estacionales como obreros agrícolas.

Los siguientes cultivos, además de las artesanías y los productos elaborados, han servido para aportar dinero a las familias agrícolas en Puerto Rico: café, cacao, tubérculos, flores, frutas, madera, animales.

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015


AGRICULTURA Hacia un futuro agroecológico ¿Cuánto conocimiento tradicional agroalimentario de carácter sustentable queda disponible entre nuestros mayores en Puerto Rico? ¿Habrá tiempo para rescatarlo? Cada viejo y vieja -dicho con cariño- que muere se lleva ese conocimiento si no lo ha trasmitido. Así como su recuperación y supervivencia,

hace falta sistematizarlo para que pueda ser (re)utilizado, hoy y por las generaciones futuras. De la misma manera, es necesario, a través de técnicas de investigación participativa y de extensión persona a persona campesina, desarrollar estrategias para aumentar e intensificar la producción de alimentos mediante tecnologías agroecológicas, lograr estabilidad agroecosistémica y compartir

horizontalmente los conocimientos y las innovaciones. El rescate y afirmación de lo jíbaro campesino aporta herramientas necesarias para manejar efectiva y exitosamente la complejidad que implica el desarrollo de un sistema agrícola y alimenticio propio, eficiente, sustentable, económicamente viable y ecológicamente sensitivo. Es decir, movernos como país hacia la soberanía alimentaria mediante la agroecología.

(Continúa en la pág. 62)

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

61


AGRICULTURA

Bolsillos de resistencia y semillas de esperanza En la introducción a la segunda edición de El huerto casero: manual de agricultura ecológica (2008), incluimos las ideas que siguen sobre cómo retener el optimismo en tiempos en que la correlación de fuerzas parece estar del lado de la destrucción de los recursos naturales y la dislocación de las estructuras sociales solidarias. Aquellos pensamientos nos parecen muy actuales y vinculados a la recuperación de esa especial relación con la naturaleza que subyace a la perspectiva jíbaro/campesina de la agricultura ecológica. Al final, se incluye un decálogo con propuestas para promover las semillas de la esperanza:2 Corren tiempos en los cuales mantener el optimismo es un reto constante. Necesitamos ver los procesos a mediano y largo plazo, pensar en términos temporales que van más allá de los ciclos anuales o de los de cuatro o cinco años de los gobiernos, apostar a que en las generaciones futuras los mejores elementos del ser humano sean los que terminen dictando los rumbos a seguir. Desde esa perspectiva, lo urgente es mantener vivos bolsillos de resistencia, bolsillos activos y creativos de resistencia: mantener vivos los recursos y el conocimiento, 2

62

permitir que evolucionen activamente en contacto con los pueblos, las comunidades y la naturaleza, no en bancos de semillas o en jardines botánicos, ni en comunidades empobrecidas en los alrededores de las ciudades, lejos del lugar de origen. Estos bolsillos de resistencia los podemos catalogar en tres áreas, aunque objetivamente existen integrados en una única realidad: a) Territoriales o ecosistémicos: el quehacer humano se da en el espacio físico, del cual es inseparable. Lo que llamamos agricultura está íntimamente ligado a sistemas naturales, con su fauna y flora, que son modificados para hacerlos productivos de acuerdo con las necesidades humanas. Esto son los agroecosistemas. b) Biológicos: flora y fauna silvestre, plantas medicinales, cultivos y semillas (frutales, hortalizas, cereales), árboles, microorganismos, insectos, animales domésticos. c) Culturales: tecnologías, conocimientos, cosmovisiones, idiomas, rituales, costumbres y valores. Se trata de pensar en estos bolsillos de resistencia como las semillas para el futuro, semillas de esperanza para los nuevos tiempos. En Puerto Rico

Nelson Álvarez Febles (2008). El huerto casero: manual de agricultura ecológica, San Juan, págs. 17-18.

CORRIENTE VERDE l ABRIL 2015

podemos promover las semillas de esperanza a través de: w Recuperar y documentar el conocimiento tradicional. w Rescatar la tierra para la agricultura. w Promover prácticas de agricultura orgánica y ecológica. w Promover el manejo responsable de los recursos naturales. w Educar a niños y niñas en las prácticas ecológicas. w Aprender a cultivar y cocinar lo que cosechamos. w Comprar lo que se produce localmente. w Favorecer la diversidad productiva y de consumo. w Comprometernos con la responsabilidad intergeneracional. w Rescatar valores como la solidaridad, la equidad y la justicia. * El autor es especialista en agricultura ecológica, autor de artículos y de los libros El huerto casero: manual de agricultura orgánica y La Tierra viva: manual de agricultura ecológica.


Profile for Revista Ambiental Corriente Verde

Revista Ambiental