Issuu on Google+

SISTEMA MORFOCLIMATICO CHINO

Por Marcos G贸mez Mart铆n

1


INDICE  1. Relieve y situación geográfica. Pág.3  2. El clima: zonas climáticas, flora dependiendo de los suelos y redes fluviales. Pág.5  3. La fauna. Pág.7  4. Noticia interesante. Pág.8

2


1. RELIVE Y SITUACION GEOGRAFICA

China es un Estado de Asia central y oriental. Limita con Corea del N, Rusia y Mongolia al N, los mares Amarillo, de la China oriental y de la China meridional al E, Vietnam, Laos, Birmania, India, Bután y Nepal al S y Afganistán y Rusia al O. La capital es Pekín. Tras Rusia y Canadá, la República Popular de China constituye el tercer estado más extenso del mundo. Su relieve se caracteriza por la importancia de sus cadenas montañosas, tanto por su altitud, que aumenta hacia el O, como por su extensión, ya que ocupan 1/3 del total del territorio. Estructuralmente, el país se divide en tres grandes regiones: la oriental, la sudoccidental y la noroccidental. La región oriental presenta un relieve complejo: a lo largo de 2.500 km, desde la cuenca del Sichuan hasta el mar de la China oriental, se suceden amplios valles y cuencas (al NE), regiones accidentadas de altitud moderada (al O), colinas (al SE), y llanuras aluviales (al S). La llanura del NE ocupa la región histórica de Manchuria y se halla rodeada de montañas antiguas: el gran Khingan en el O, el pequeño Khingan en el N, y los macizos de Changbai en el SE. Al O de esta amplia llanura se extienden regiones accidentadas, entre las que destacan las mesetas de Shanxi y Shenxi (1.200 m y 1.600 m), a ambos lados del río Amarillo. Esta zona, altamente erosionada, se halla cubierta de suelos de loess, material que fue transportado durante las glaciaciones por vientos procedentes de Mongolia. 3


Las colinas del SE presentan altitudes inferiores a los 2.000 m, culminando en los montes de Nanjing (1 922 m). Al O de Nanjing se encuentra un conjunto de tierras altas compuestas por materiales calizos: las mesetas de Yunnan y Guizhou. Aunque en general su altitud es inferior a los 2 000 m, los montes Dieqiang, al O, superan los 3 680 m. En el S se halla una gran llanura aluvial que ocupa el territorio que se extiende desde Pekín a Shanghai. En este gran valle se distinguen tres conjuntos geográficos, cuyos límites se corresponden con las tres provincias en que se hallan divididas administrativamente estas tierras: el Hebei, el Henan y el Shandong. La provincia de Hebei es, en buena parte, montañosa; su llanura, abierta al E sobre el mar de Bohai, está adosada, al N y al O, a la meseta mongola y al Shanxi, con una altitud de 1.000 a 1.500 m. La provincia de Henan está limitada al N por los rebordes del Shanxi, al O por la prolongación terminal de los Qinling, y al S por la cadena de los Dabieshan, que la separan de la cuenca del Yangzi. La provincia de Shandong presenta un marcado contraste entre su mitad occidental, que forma parte de la llanura aluvial del Huanghe, y su mitad oriental montañosa, donde destacan al O el monte Tai (1.532 m), y al E el monte Lao (1.100 m). El sector más oriental de China, bordeado por el mar, constituye un territorio de baja altitud. De N a S, hasta la bahía de Hangzhou, las costas, formadas por materiales aluviales, son bajas y arenosas. Al S de Shanghai, estos relieves se vuelven muy rocosos y escarpados, y las estribaciones montañosas llegan hasta el mar. Los accidentes litorales más importantes son las penínsulas de Liaodong y Shandong, que forman el golfo de Bohai o Chili, la bahía de Hangzhou, al S de Shanghai, la bahía de Guangzhou, al borde de Hong Kong y Macao, y la península meridional de Leizhou, frente a la isla de Hainan. La región sudoccidental, o bloque tibetano, es conocida como el techo del mundo. Está formada por un conjunto de mesetas y cadenas montañosas de orientación paralela, que se inician al S con la vertiente septentrional de la cordillera del Himalaya. Al O se encuentra la meseta occidental, rodeada por las montañas más altas del mundo: al N los montes Kunlunshan, donde destaca el pico Gonggeershan (7.719 m), y al S el Transhimalaya, con el Kula Kangri (7.554 m), y el Everest, el pico más alto de la Tierra (8.848 m), que hace frontera con Nepal. En el extremo oriental de los Kunlunshan se encuentra la meseta de Tsaidam, que constituye una vasta región semidesértica con una altitud media de 2.700 m. La región noroccidental se caracteriza por el predominio de las mesetas. La de Xinjiang está dividida en dos grandes conjuntos por una cordillera de dirección E-O: los Tian Shan o montes Celestes, cuya altitud máxima se halla en el pico Pobedy (7.439 m), y la depresión de Dzungaria, en la parte N, con una altitud inferior a los 500 m.

4


La parte S es una gran cuenca con alturas que oscilan entre los 700 y los 1.400 m, con el desierto de Takla Makan en el centro. Esta cuenca se halla rodeada de altas montañas: los Kunlunshan, al SO; los Tian Shan, al N; y los Altin Tagh, al E. Al E de Xinjiang, rodeando la República Popular de Mongolia, se encuentra la meseta de Mongolia interior; con una altitud media de 1.000 m, tiene una topografía plana y un clima árido, lo que explica la formación de desiertos como los de Gobi y Ordos. La circulación atmosférica, junto con la elevada altitud de algunas regiones y la vastedad del territorio, constituyen rasgos determinantes de la diversidad climática de China.

2. EL CLIMA: ZONAS CLIMATICAS, REDES FULVIALES Y FLORA DEPENDIENDO DE LOS SUELOS. El país puede dividirse en dos grandes regiones climáticas: la China oriental o monzónica, que cabe subdividir entre una zona continental del NE y una zona subtropical del S; y la China occidental, fría y árida, que comprende los desiertos del NO y las tierras tibetanas. La región oriental se caracteriza por la presencia de los monzones, vientos periódicos que soplan unos meses en una dirección y otros en la opuesta. El monzón de invierno es una masa de aire polar, fría y seca, procedente de Siberia en dirección al mar, mientras que el monzón de verano es un viento cálido y húmedo, procedente del Pacífico, que penetra en la China, debilitándose cuanto más al interior, y que llega hasta los bordes de Mongolia interior y del bloque tibetano. El fenómeno monzónico explica la notable pluviosidad durante el verano, y la existencia de inviernos secos y fríos en la parte más sudoriental. La zona NE del país (Manchuria), presenta un clima continental: las temperaturas son extremadas en invierno y cálidas en verano, mientras que las precipitaciones son moderadas, en torno a los 700 mm anuales. Según se avanza hacia el S, los inviernos se vuelven menos rigurosos, mientras que los veranos son muy calurosos. En el SE el clima es de tipo subtropical, húmedo y caluroso. Las precipitaciones, de origen monzónico, son muy abundantes y las temperaturas son suaves en invierno y muy altas en verano. Entre ambas zonas se halla una región intermedia, con un tipo de clima particular, conocido como el clima chino; constituye una zona de transición entre el semiárido del N y el subtropical del S, con precipitaciones y temperaturas moderadas. Destaca el papel de divisoria climática ejercido por los montes Qinling. En la China occidental, en cambio, la cordillera del Himalaya ejerce la función de barrera, evitando la penetración del monzón del Pacífico. Las precipitaciones son muy escasas, y la aridez generalizada.

5


El clima se vuelve más seco cuanto más al interior, y más frío cuanto más al N (desiertos fríos de Takla Makan, Ordos y Gobi). En el SO la altitud es un factor determinante que acentúa la aridez y las bajas temperaturas de la meseta tibetana. La regionalización climática de la China, junto a las características del suelo, se traduce en una zonación de la cubierta vegetal: la parte NE del país, en el área comprendida entre el Yangzi, el litoral y el Gran Xingan, presenta dos tipos de vegetación diferenciados, según la naturaleza de los suelos; sobre los terrenos aluviales aparece una estepa densa y una substitución progresiva del bosque natural por cultivos agrícolas, mientras que en los suelos castaños se desarrollan bosques caducifolios, de especies muy variadas (robles, abedules, castaños, olmos, etc.). Con la altitud aparecen las coníferas. En la zona SE del país las abundantes precipitaciones someten los suelos a un lavado intenso, por lo que éstos son pobres y mediocres; en esta región son comunes los bosques tropicales de árboles de madera dura (bambúes, con lianas y helechos). Hacia el N le sucede la zona de clima chino, donde se alternan los caducifolios y los perennifolios, configurando el denominado bosque chino, sustituido por el monte bajo en lo alto de las colinas. Los escasos bosques que subsisten presentan sobre todo coníferas (cedros). En la parte occidental del país, las áridas regiones del N constituyen el dominio de la vegetación esteparia fría, sustituidas progresivamente, con la latitud, por el desierto. Presentan suelos pobres en humus y muy calizos, que dan paso a formaciones minerales que el viento acumula en dunas. Únicamente en las laderas de las montañas aparecen suelos más ricos, que permiten el crecimiento de coníferas y, en las zonas más elevadas, de prados alpinos. En los valles tibetanos, al SO del país, se puede encontrar una vegetación densa, integrada sobre todo por coníferas. En las mesetas, en cambio, la extrema aridez sólo permite el desarrollo de estepas de gramíneas. China cuenta con numerosos ríos, algunos de los cuales muy caudalosos. Las precipitaciones, distribuidas irregularmente sobre el territorio y con una estacionalidad muy acusada, determinan la desigualdad de los regímenes fluviales. La topografía articula una serie de cuencas hidrográficas: la del Pacífico, la del Índico y la del Ártico, a las que cabe añadir un conjunto de cursos internos. Más del 80% de los ríos desembocan en el océano Pacífico y su curso se desarrolla

6


enteramente en territorio chino. Entre ellos se hallan los tres ejes fluviales más importantes: el Huanghe, o río Amarillo, el Changjiang, o río Azul, y el Hsi. El río Huanghe (5 200 km), es el más septentrional de China; nace a unos 4 500 m de altitud, en una depresión lacustre de la meseta tibetana. Su curso y la totalidad de su cuenca se extienden de O a E, desde los montes Kunlun hasta el mar de Bohai, al N de la península de Shantung. El Changjiang, o río Azul, es el curso fluvial más largo y caudaloso (5 525 km), y la cuarta arteria fluvial del mundo; su cuenca abarca ampliamente los 1 800 000 km2, de los que 1 300 000 constituyen la China del centro. Nacido en las mesetas del Tibet oriental, el río presenta una primera sección montañosa orientada hacia el S. Tras unos 1 000 km de recorrido, se dirige hacia el E, hacia la cuenca del Sichuan. En su curso medio fluye por la gran llanura oriental, describiendo numerosos meandros. Es en este sector donde las inundaciones causadas por el desbordamiento de las aguas resultan más catastróficas, ya que las orillas se encuentran a menudo a escasos centímetros por encima del lecho, levantado por grandes cantitades de aluviones. El río Azul desemboca, formando un delta, en el mar de la China oriental, al N de Shanghai; sus principales afluentes son el Huai, el Han y el Min. El río Hsi, en la China meridional, nace en las altas tierras de Yunnan y desemboca en Guangzhou, al S. Otros ríos importantes de la cuenca del Pacífico son el Liaho y el Xijiang, cuyo curso inferior, unido al de otros ríos, constituye el río de las Perlas. En la región del Tibet, al extremo sudoccidental, nacen diversos ríos que transcurren en su mayor parte por otras naciones, desembocando en el Ártico y en el Índico; es el caso del Brahmaputra, el Irawadi y el Indo. La parte noroccidental está ocupada por cuencas endorreicas (que no desembocan en el mar), alimentadas por aguas procedentes de la fusión de las nieves: tal es el caso del Tarim.

3. FAUNA Los diversos hábitats de China hacen posible la vida de una amplia variedad de fauna, desde especies árticas en Dongbei Pingyuan (Manchuria), hasta numerosas especies tropicales en el sur del país. Algunas especies, ya extinguidas en otros lugares, aún sobreviven en China, como el gran pez poliodóntido del río Yangtzé, especies de cocodrilos y salamandras, el panda gigante (que habita de forma exclusiva en el suroeste del país) y el ciervo de agua chino (que se puede encontrar sólo en China y Corea).

7


En el sur tropical abundan distintos tipos de primates, entre los que se encuentran el gibón y el macaco, al igual que distintas especies de simios y monos. Confinados a las áreas más lejanas hay algunos ejemplares de grandes carnívoros, como osos, tigres y leopardos, estos últimos distribuidos en la periferia de las regiones más pobladas; en el norte de Dongbei Pingyuan (Manchuria) hay leopardos, en el Tíbet se encuentran leopardos nivales, y en el extremo meridional se puede observar el leopardo moteado. Los carnívoros de menor tamaño están más extendidos y son numerosos localmente, como el zorro, el lobo, el perro mapache y el gato de algalia. En las tierras altas y cuencas del oeste habitan antílopes, gacelas, gamuzas, caballos salvajes, venados y otros animales ungulados, mientras que en el norte de Dongbei Pingyuan (Manchuria) se puede encontrar el ratón de Alaska. Las aves son muy diversas y engloban faisanes, pavos reales, loros, garzas y grullas. Además de los animales domésticos más comunes se puede encontrar el búfalo de agua, un importante animal de carga en el sur, el camello, que se utiliza en los terrenos áridos del norte y oeste, y el yak, un animal similar al buey, semidomesticado, que se utiliza en las tierras altas del Tíbet. La vida marina es abundante, especialmente a lo largo de la costa sureste y comprende platija, bacalao, atún, sepia, cangrejo marino, gambas, camarones y delfines. Los ríos de China contienen una gran variedad de especies de carpas, así como salmón, trucha, esturiones, siluro y el delfín de río chino. Son muy frecuentes las piscifactorías en el interior de China.

4. NOTICIA INTERESANTE El clima de la región noroeste de China pasa de cálido-seco a cálido-húmedo En los años 80 y 90 del S.XX se registró un notable aumento del vapor de agua en el aire de la región noroeste de China, pasando el clima de cálido-seco a cálido-húmedo. Esto se debe principalmente al fuerte calentamiento global que da por resultado el traslado del vapor de los mares tropicales del sur hacia el norte, explicaron expertos del instituto de Zonas frías y Zonas secas pertenecientes a la Academia de Ciencias de China.

8


Expresaron que las causas de la transformación climática son complejas. Analizando el paso del vapor de agua en el aire y la circulación atmosférica, creen que la región de Xinjiang, en particular, sufre más el impacto de los vientos del oeste procedentes del océano Atlántico y del Ártico. Durante los 100 años anteriores a la década del 1980, el clima en el oeste y en el centro de la región noroccidental tendía prácticamente a tornarse cálidoseco. Se caracterizo de modo obvio por la subida de a temperatura, pocas precipitaciones, reducción del caudal de los ríos, disminución de los lagos y empeoramiento del entorno ecológico. A partir de 1980, y sobre todo en la década de 1990, se ha experimentado el periodo más cálido en los últimos 1000 años. Los expertos señalaron que, con la elevación acelerada de la temperatura, se han incrementado en general y fuertemente las precipitaciones y el derretimiento de los glaciares. Sobre la base de simulación numérica, previsión estadística, análisis del ciclo natural y contraste de similitudes paleoclimáticas, expertos sostienen que el actual paso del clima en el noroeste a ser cálido-húmedo es probablemente secular y durante este podrían aparecer fluctuaciones en sentido inverso entre décadas, que se manifestarían, sin embargo, como fluctuaciones en torno a un nuevo nivel de clima cálido-húmedo. Se estima que el clima seco en el este de la región noroccidental se acabaría pronto para pasar a ser cálido-húmedo y que hacia el año 2050 toda la región noroeste podría entrar en un periodo de precipitaciones abundantes.

9


BIBLIOGRAFIA      

Microsoft encarta Enciclopedia Larousse 2000 www.embajadachina.es http://mural.uv.es www.diariodelpueblo.es http://enciclopedia.us.es

10


Sistema morfoclimatico chino