Page 1

Red de “Ministerios Apostólicos” Haciendo discípulos desde 1991.

Dones Espirituales

Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 1ª Corintios 12:7

Juan Carlos Santiago y Vicky Vázquez Pastores y Profetas 1


ESTUDIO SOBRE LOS DONES ESPIRITUALES INTRODUCCIÓN En alguna ocasión, echamos un vistazo al tema de “la gran tribulación”, tomando como referencia a los 4 jinetes del Apocalipsis, donde notamos que el primer jinete que monta sobre un caballo blanco, se le ha dado una corona y un arco. Sobre este jinete, el apóstol Juan señala que ha salido “venciendo y para vencer”. Analizando los simbolismos y las referencias bíblicas, llegamos a la conclusión por el Espíritu Santo que: Cuando el Todopoderoso trazo sus planes para la Gran Tribulación, lo primero que introdujo en ese escenario fue una Iglesia Victoriosa y Vencedora, coronada (con la dignidad y autoridad de reyes y sacerdotes, llena de favores y misericordias), con armas de guerra en sus manos, que se apresurará a llevar el evangelio de Jesucristo hasta lo último de la tierra. Para que la Iglesia de Jesucristo tome este papel, victorioso y conquistador, es necesario que conozca, manifieste y opere los diversos dones espirituales; así como las armas de guerra que son poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas. Hemos notado que en el grueso de la comunidad cristiana existe un desconocimiento práctico de los dones espirituales, ya que se han diseminado diversas enseñanzas: A. Las manifestaciones del poder de Dios terminaron al morir el último de los apóstoles del Cordero, aproximadamente en el año 100 D.C. B. Los dones espirituales están reservados únicamente para los ministros súper extra mega híper, ungidos. C. Existen malos testimonios y abusos de los dones espirituales. D. Se han falsificado los dones espirituales, dando lugar a manifestaciones satánicas. Los anteriores argumentos y más, han provocado que los dones espirituales queden marginados e incluso muchas personas sienten temor y experimentan una aversión a este tema. 2


Algunos ministros y pastores, no hablan sobre los dones espirituales, debido a las malas experiencias que han tenido con hermanos y hermanas que han provocado divisiones, confusión, pleitos, celos y otras manifestaciones carnales que han lastimado al Cuerpo de Cristo. Nosotros creemos que es indispensable que cada redimido de Dios descubra, deje fluir y ministre a los demás los dones espirituales que Nuestro Padre Celestial nos ha concedido a cada uno de nosotros en Jesucristo, ya que solo de esta forma confrontaremos y venceremos al reino de las tinieblas con autoridad y poder. El uso responsable de los dones espirituales, bajo la dirección del Espíritu Santo, deben manifestarse “decentemente y con orden” para la edificación del Cuerpo de Cristo. De esta manera, veremos levantarse una iglesia vencedora y conquistadora para la Gloria de Dios. Al dar inicio a un estudio detallado de los dones espirituales, esperamos que el Espíritu Santo que traiga revelación al respecto y que provoque experiencias espirituales en cada valeroso guerrero y guerrera de Jesucristo. Bienvenidos a esta experiencia Espiritual.

3


LECCION 1 DEFINIENDO EL DON 1. TRES CONCEPTOS DIFERENTES a) Talento. Don natural. Gracia común del espíritu del hombre, presente desde su nacimiento. Características que hacen especiales a una persona. - Inteligencia, aptitud natural, o capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación. b)Habilidad. Capacidades que una persona va adquiriendo mediante el aprendizaje, el desarrollo y perfección de ciertas tareas o funciones. Propósito: instruir, entretener. Inspiración natural. - Gracia y destreza en ejecutar algo que adorna a la persona c) Don Espiritual. Gracia especial impartida por el Espíritu Santo en una persona de acuerdo a la majestad y soberanía de Hassem. - Naturaleza: Habilidad espiritual, dada por el Espíritu Santo, dotación de poder - Propósito: Servir a otros. Ministrar para edificar a los santos. Servicio cristiano. 2. TODOS LOS HIJOS DE DIOS, POR LO MENOS TIENEN UN DON. - Hechos 2:38 “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros … y recibiréis el don del Espíritu Santo” - 1ª Corintios 1:4-7: “Nada os falta en ningún don” - 1ª Corintios 7:7 “Cada uno tiene su propio don de Dios” - 1ª Corintios 12:7 “Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho” - 1ª Corintios 12:11 “repartiendo a cada uno en particular como Él quiere” - Efesios 4:7 “Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo” - 1ª Pedro 4:10 “Cada uno según el don que ha recibido…”

4


3. EXISTEN MANIFESTACIONES ESPIRITUALES OTORGADOS POR EL ENEMIGO. Hechos 8:9-11 El diablo es un mal imitador y usurpador y a dotado de poder fraudulento por medio de sus demonios a sus seguidores. Por lo tanto es necesario que de existir alguna manifestación, habilidad o gracia especial dada por el enemigo, por medio de pactos, hechizos, conjuros, herencias de pecado, consagraciones, ritos, rituales, etc: - Debe renunciar en el nombre de Jesucristo a esos dones y desechar el “poder” que haya estado obrando en su vida al estar sin Cristo. - Debe renunciar en el nombre de Jesucristo, también al espíritu guía o protector asignado por el diablo sobre su vida. - Debe desechar en el nombre de Jesucristo toda herencia espiritual y espíritus familiares, para que nos puedan obrar más sobre su vida y descendencia. Entre los dones satánicos se pueden encontrar los siguientes: Adivinación (Hechos 16:17-19), premoniciones, alta gracia, visiones, poder económico, influencia (Hechos 13:7-10), control mental, conocimiento oculto, ocultismo, médium, levitación, nahualismo, viajes astrales, sanidad con brujería (de cualquier color), etc. Herencias Espirituales Existen manifestaciones espirituales que se van heredando de generación en generación. Esto consiste en un traspaso de estafeta, donde la persona que “carga” determinada autoridad y poder espiritual, consagra a “un favorito (a)” para que reciba la herencia. Los espíritus que se manifiestan en una persona, se trasfieren a otra persona cuando la primera muere. De tal forma que existe una predisposición para entrar, moverse e interactuar en el mundo natural y en el espiritual. Cuando esto se presenta, el enemigo trata de cautivar a la persona “marcada” para controlar no solo una persona; sino a toda una generación. Por tanto, si entre nuestros antepasados existieron personas involucradas en el ocultismo (en cualquiera de sus manifestaciones), es necesario romper con herencias del pasado. En ocasiones hemos encontrado a congregantes que aunque están en Cristo, siguen fluyendo en alguna herencia espiritual por lo que sin darse cuenta, “ministran” lo que tienen. Por tanto, si usted 5


detecta una manifestación espiritual en su vida que no viene de Dios o que siempre se ha manifestado en su vida sin Cristo, es necesario que renuncie a los pactos o herencia espiritual que da lugar a la habilidad, predisposición, facilidad, conocimiento o influencia espiritual. Rompa en el nombre de Jesucristo, todo nexo con el diablo que se haya formado, por medio del nombre, apellido, oficio, pacto, manda, promesa, signo zodiacal, etc. Lobos vestidos de ovejas Lo más importante en el reino de Dios y en el desarrollo de cualquier servicio o ministerio en la iglesia, tiene que ver con el carácter de la persona. Es más importante el fruto del Espíritu Santo manifestado en la vida de la persona, que las diferentes manifestaciones espirituales que pudieran presentarse. Podemos dedicarnos a desarrollar un servicio o una función en la iglesia, sin llegar a ser verdaderos seguidores de Cristo e hijos de Dios (Mt. 7:22-23). La ausencia del fruto del Espíritu Santo en una persona que ejerce autoridad en el reino de Dios, puede llevar a dicha persona a ser catalogado como lobo vestido de oveja, pues en cualquier momento la siembra y la ministración que hace en su carne, dará fruto corrompido (Gálatas 6:7,8). 4. LOS DONES ESTÁN AÚN ACTIVOS Y VIGENTES EN LA IGLESIA DE CRISTO, Y VIENEN PARA MANIFESTAR EL PODER DE JESUCRISTO. Debemos entender, que cuando el Todopoderoso pensó en constituir a su Iglesia lo hizo en base de la siguiente premisa: “Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos…” Hechos 1:8. Mientras que el carácter de Cristo se manifiesta por medio del Fruto del Espíritu Santo (Gálatas 5:22,23), el poder de Jesucristo se manifiesta por medio de los dones espirituales, de tal manera que dichos dones deben estar activos en cada uno de los miembros del Cuerpo de Cristo, el cual no solo esta constituido por los apóstoles del cordero; sino por los miles y millones de personas que han creído y creerán en Jesucristo como Salvador y Señor. Por eso la Biblia dice: “Levántate, resplandece; por que ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.” Isaías 60:1. 6


LECCION 2 PANORAMA GENERAL DEL MINISTERIO En la vida como hijos de Dios, redimidos por la sangre de Jesucristo, existe un proceso por el cual todos debemos pasar, para que en nosotros se manifieste y afirme la obra del Eterno en nuestra vida. Este proceso da comienzo inmediatamente que aceptamos a Jesucristo como nuestro Salvador y Señor. Veamos las etapas más importantes de este proceso: 1. LLAMADO. El Espíritu Santo nos revela el propósito por el cual nacimos. Nos revela la tarea especial en la que nos desarrollaremos dentro del Cuerpo de Cristo. Generalmente esto se afirma dentro de los primeros seis meses de convertidos. Es en esta etapa donde caminando en el primer amor (le damos a Jesucristo el primer lugar de manera preferente sobre todas las cosas), el Espíritu Santo nos da sueños, visiones, anhelos, metas, y una carga especial con respecto a un área de la Iglesia. Nuestro corazón se dispone a pasar a la siguiente etapa, impulsados por el llamado que hemos recibido y aceptado de parte de Dios. 2. SERVICIO. En la mayoría de las personas el deseo de servir, nace desde el primer momento de convertidos, de tal manera que comenzamos a realizar algunas tareas y labores encomendadas por las autoridades establecidas por Dios en la iglesia y fuera de ella siendo guiados por el Espíritu Santo. En esta etapa el Todopoderoso, comienza a realizar una fuerte labor en nuestro carácter, idiosincrasia y estilo de vida. Entre más servimos a otros y caminamos en obediencia: - Vamos adquiriendo el carácter de Cristo (fruto del Espíritu), - Aprendemos a reconocer la voz de Dios - Avanzamos en madurez espiritual, en sujeción a las autoridades - Recibimos revelación en la Palabra de Dios y sabiduría - Comenzamos a disfrutar de la unción y respaldo de Dios - Conocemos en la práctica lo que significa Mateo 20:25-28 En conclusión podemos decir que los servicios que prestemos o desarrollemos en la Iglesia local, nos permitirán tener un panorama más amplio sobre el Reino de Dios y así ir identificando el área donde posteriormente nos desarrollaremos como ministros de Dios. 7


3. DONES. Conforme vamos sirviendo, vamos reconociendo el poder de Dios manifestado por medio de los dones espirituales; de tal manera que aprendemos a desarrollarlos con libertad, responsabilidad, confianza. Los dones espirituales se convierten en características personales de tal manera que logramos tomar nuestro lugar y función espiritual dentro del Cuerpo de Cristo. La Biblia nos anima a utilizar los dones espirituales al servicio de la Iglesia 1ª Pedro 4:10,11. Los dones se convierten en herramientas que nos auxiliaran en el cumplimiento de nuestro llamado y serán clara señal del ministerio al que el Todopoderoso nos ha llamado en Jesucristo. 4. MINISTERIO. Podemos decir que el ministerio es el oficio dentro del Reino de Dios que Adonai nos permitirá desarrollar para su Gloria. Esta etapa es la suma de toda la experiencia, testimonio, fidelidad, obediencia y sujeción que hayamos mostrado a lo largo de todo este proceso. Aquí es donde da comienzo una labor espiritual especializada dentro del Cuerpo. Para desarrollar un ministerio es necesario: - Haber sido probado y aprobado por Dios - Contar con el reconocimiento y aprobación del ministerio que da cobertura - Haber manifestado los frutos ministeriales correspondientes - Estar siempre dispuesto a ser pastoreado y encaminado por personas establecidas por Dios para este fin. Ahora bien, esta secuencia, tiene el propósito de marcarnos un camino que nos saque del estancamiento espiritual y que nos motive a cumplir con el llamado que nuestro Padre Celestial nos ha hecho. De la misma forma, bajo la dirección pastoral y ministerial, iremos desarrollando los dones y ministerio hasta llegar a la estatura del Varón Perfecto (Jesucristo). Nuestro Señor Jesucristo es el apóstol por excelencia, el profeta, evangelista, pastor y maestro por excelencia. Ha manifestado en plenitud todos los dones y todos los frutos del Espíritu. Nos ha mostrado la forma y el camino que todo hijo de Dios debe seguir.

8


AsĂ­ que, cuando decimos que llegaremos a la estatura del VarĂłn Perfecto, eso nos abre un panorama donde podremos desarrollar en alguna medida todos los dones y ministerios, no por capricho o esfuerzo personal; sino por la gracia, misericordia y voluntad de Hashem Dios Todopoderoso. AmĂŠn.

9


LECCION 3 CONSIDERACIONES BÁSICAS SOBRE LOS DONES Tomando como punto de partida 1ª Corintios capítulo 12, encontraremos principios importantes que debemos poner especial atención, para dar fundamento a este estudio. 1. LA IGNORANCIA – EL ENEMIGO A VENCER. “No quiero hermanos que ignoréis acerca de los dones espirituales” RV60 (vrs. 1). Veamos como lo dicen otras versiones de la Biblia: - Quiero que entiendan bien este asunto (NVI) - No quiero hermanos que estéis en ignorancia (BJ) - “Quiero que sepan muy bien de que se tratan los dones espirituales” (PDT) El apóstol Pablo nos alerta y exhorta a conocer con la mayor claridad posible sobre los dones espirituales. Existen muchas personas que no saben, ignoran, desprecian, rechazan todo lo relacionado con los dones espirituales. Algunos han sido confundidos por malos testimonios. Otros tienen miedo de entrar en el ámbito espiritual, por lo que evitan hablar este tema en la congregación. Pero el apóstol dice: no quiero que ignoréis. Abra su espíritu y permita que el Espíritu Santo le revele los dones espirituales que Él le ha conferido en el nombre de Jesucristo. 2. JESUCRISTO ES LA FUENTE. El reconocimiento de Jesucristo como Señor, es el primer paso que podamos recibir los dones de parte del Espíritu Santo. No pierda de vista lo que el Señor Jesucristo dijo con respecto del Espíritu Santo: “Él me glorificará porque tomará de lo mío y os lo hará saber”(Juan 16:14,15). El Espíritu de Dios por medio de los dones glorificará a Jesucristo. Pues todo es de Él y para Él (Colosenses 1:16-19). Así que, abra su espíritu y reciba de la abundante herencia y poder de Dios en Cristo Jesús. 3. LA PERSONA DEL ESPÍRITU SANTO. La Biblia revela que la Persona del Espíritu Santo ha sido el agente primario en lo referente al ministerio de la Palabra a través 10


de los siglos. Así que, las Escrituras nos muestran al Espíritu Santo asumiendo de forma única los siguientes papeles: 1) Como autor del Antiguo Testamento (2ª S 23:2; Is 59:21; Jer 1:9; 2ª Ti 3:15–17; 2ª P 1:21) y el Nuevo Testamento (Jn 14:25, 26; 1ª Co 2:13; 1ª Ts 4:15; Ap 1:10, 11; 2:7). 2) Como el que unge a los personajes del Antiguo Testamento. Las Escrituras mencionan no menos de dieciséis líderes de Israel que fueron ungidos por el Espíritu: José (Gn 41:38); Moisés (Nm 11:17); Josué (Nm 27:18); Otoniel (Jue 3:10); Gedeón (Jue 6:34); Jefté (Jue 11:29); Sansón (Jue 14:6, 19; 15:14, 15); Saúl (1ª S 10:10; 11:6); David (1ª S 16:13); Elías (1ª R 8:12, 2ª R 2:16); Eliseo (2ª R 2:15); Azarías (2ª Cr 15:1); Zacarías (2ª Cr 2:20); Ezequiel (Ez 2:2); Daniel (Dn 4:9; 5:11; 6:3); Miqueas (Mi 3:8). De manera que el Espíritu Santo, ungió a profetas del Antiguo Testamento, como Isaías y Joel, para que escribiesen sus profecías sobre el día cuando el Espíritu sería derramado, y sus dones esparcidos a lo largo de toda la era de la Iglesia (Jl 2:28–32; Hch 2:17–21). En Isaías 28:11, 12, Dios usó a Isaías para decirle a Judá que le daría una lección en una forma que no sería de su agrado, y que le daría conocimientos a través de idiomas extranjeros en vista de su incredulidad. Siglos más tarde, el apóstol Pablo hizo extensivo el sentido de este pasaje al don de hablar en lenguas dentro de la iglesia como manifestación o señal a los que no eran creyentes (1ª Co 14:21, 22). Esta señal podía manifestarse en lenguas conocidas o no por los seres humanos (compárese 1ª Co 14 con Hch 2:1–11; 10:45, 46). En todos estos aspectos, vemos al Espíritu Santo como alguien que obra en la Iglesia con una personalidad definida, como una Persona dada a la Iglesia para garantizar que el ministerio del Cristo crucificado sea continuamente proclamado y verificado. El Espíritu Santo, pues, tiene todas las características de una persona: 1. Tiene conocimiento (Ro 8:27), voluntad (1ª Co 12:11) y sentimientos (Ef 4:30). 2. Participa en la revelación (2a P 1:21), la enseñanza (Jn 14:26), el testimonio (Heb 10:15), la intercesión (Ro 8:26), la exhortación (Ap 2:7), la comisión (Hch 16:6, 7) y la afirmación (Jn 15:26). 11


3. Se relaciona con seres humanos. Lo pueden entristecer (Ef 4:30), se le puede mentir (Hch 5:3) y blasfemar (Mt 12:31, 32). 4. El Espíritu Santo posee los atributos de la divinidad: Es eterno (Heb 9:14), omnipresente (Sal 139:7–10), omnipotente (Lc 1:35) y omnisciente (1ª Co 2:10, 11). 5. Se habla de Él como Espíritu de Dios, Espíritu de Cristo, Consolador, Espíritu Santo, Espíritu Santo de la promesa, Espíritu de verdad, Espíritu de gracia, Espíritu de vida, Espíritu de adopción, Espíritu de santidad. 6. Se le simboliza con: el fuego (Hch 2:1, 2), el viento (Hch 2:1, 2), el agua (Jn 7:37–39), un sello (Ef 1:13), el aceite (Hch 10:38) y una paloma (Jn 1:32). Todo esto revela una parte del vasto ámbito o esfera de acción del Espíritu Santo en el Antiguo Testamento y la iglesia contemporánea. 4. BAUTISMO DEL ESPÍRITU SANTO En primer lugar, se considera el bautismo del Espíritu Santo como una experiencia subsecuente a la conversión cristiana: algo que ocurre a través de un proceso de entrega completa al Espíritu que nos llena y guía. Estamos de acuerdo con que el Espíritu Santo obra en cada creyente y en los varios ministerios de la Iglesia. Aun así cada creyente debe contestar la pregunta de Hechos 19:2: «¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?» Aquí deben examinarse dos expresiones: A. Se entiende que, al hablar del «bautismo del Espíritu Santo», no se refiere a ese bautismo del Espíritu Santo que se produce en la conversión, mediante el cual el creyente es integrado al cuerpo de Cristo por medio de la fe en su obra redentora en la cruz (1 Co 12:13). Pero, en ningún momento se ve al cristiano que no ha sido bautizado en el Espíritu Santo como «menos salvo» o menos espiritual que el que si lo es. El bautismo con o en el Espíritu Santo (Jn 1:33; Hch 1:5) fue y está dirigido por el Señor Jesús para que sea «recibido» (Jn 20:22; Hch 1:8) como un «don» que había de otorgarse después de su ascensión (Jn 7:39; Hch 2:38, 39). Este bautismo representa el momento en que somos “Sumergidos” en el Espíritu Santo. Esto puede ser cuando se ora por esa persona imponiéndole las manos y desatando el bautismo y llenura del Espíritu de Dios. La evidencia más notoria de esto es que la 12


persona comienza a hablar en lenguas. Algunas personas han testificado haber tenido visiones espirituales, otras han sentido cambios espirituales en su vida personal, carácter, corazón, mentalidad, en un instante. Algunas más han sido quebrantados en llanto. Otros han sentido como una corriente eléctrica o un intenso calor ha recorrido su cuerpo, etc. Sin importar cual haya sido su experiencia personal, el Bautismo en el Espíritu Santo, marca con claridad y evidencias un antes y un después en la vida del cristiano, nacido de nuevo y redimido por la Sangre de Jesucristo. B. Cuando habla del proceso de «rendirse por completo al Espíritu» no se debe entender como: (a) pasividad de mente, mente en blanco o algo parecido, pues el Espíritu Santo no necesita ni hace zombis. (b) un estado de hipnosis auto provocada o de «trance». No debe confundir la manifestación del Espíritu Santo con prácticas y rituales espiritistas u ocultistas En lugar de ello, esta terminología alude a una búsqueda consciente y ferviente de Dios. - La mente permanece activa, adorando a Jesucristo, el que bautiza con el Espíritu Santo (Jn 1:33). Ante cada manifestación espiritual, el Espíritu de Dios traerá a tu mente una confirmación o comparativa de lo que te está mostrando en el momento, con lo que ya ha ocurrido en la Biblia. Esto necesariamente mantendrá tu mente en activa participación. Tome en cuenta que la Biblia dice: “En parte conocemos y en parte profetizamos” 1ª Cor. 13:9. - La emoción crece mientras el amor de Dios se derrama en nuestros corazones (Ro 5:5). El motor de todo lo que hacemos es el amor; sin embargo también, mientras el Espíritu Santo desata sus manifestaciones espirituales, nuestro carácter, es impactado, nuestras emociones se van moldeando ante las maravillas del Señor. Con esto debemos entender que aunque nuestras emociones sean “tocadas”, no debemos caer en emocionalismos o desenfrenos emocionales, pues esto inhibe las manifestaciones del Espíritu Santo y confunde a las personas que observan. - El ser físico participa de ello, mientras se adora y alaba, elevando la voz en oración (Hch 4:24) o las manos para adorar (Sal 63:1– 5). Presentamos nuestro cuerpo en sacrificio vivo, santo y 13


agradable. No es posible asociar las manifestaciones del Espíritu Santo con desenfrenos carnales ya que esto apaga y contrista el Espíritu. Más bien, es importante que una persona que es honrada con alguna de las diversas manifestaciones del Espíritu Santo debe aprender a presentar sus miembros como instrumentos de justicia. La Biblia lo diría de la siguiente forma: “de gracia recibisteis, dad de gracia” Mateo 10:8. Podemos decir en conclusión que es necesario que la persona que camina “en” y “con” el Espíritu Santo, siendo un instrumento de Dios y no solo recibiendo los beneficios, debe permitir que el Dios de Paz, santifique su espíritu, alma y cuerpo. No se trata de guardar apariencias, sino de mantenerse irreprensibles hasta el día del Arrebatamiento. 1ª Tes. 5:23. 5. PROPÓSITO DE LOS DONES Es importante recalcar que los dones espirituales no son dados para un beneficio egoísta y personal; ni tampoco es para comerciar con ellos. Los dones deben cumplir con los siguientes propósitos: - Edificar - Unificar - Santificar - Perfeccionar - Manifestar el poder de Dios - Liberar al pueblo - Deshacer las obras del diablo - Manifestar la presencia de Dios - Glorificar a Jesucristo - Establecer el reino de Dios con - Doblegar y confrontar el Poder. reino de las tinieblas RECOMENDACIONES FINALES Consecuentemente, el creyente sensible a las enseñanzas de la Escritura reconoce las siguientes recomendaciones del Nuevo Testamento sobre los dones espirituales: 1. Hablar en «lenguas» sólo edifica en las reuniones públicas cuando se interpretan; quien adora debe orar por la interpretación, y si ella no llega, guardar silencio, a menos que se sepa que está presente alguien en posesión del don de interpretación (1 Co 14:5, 28). 2. El Espíritu se manifiesta sólo para edificar; por lo tanto, dondequiera que está verdaderamente presente todo se halla en orden y nadie siente vergüenza o se perturba (1 Co 14:26, 40). 14


3. «Los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas» (1 Co 14:32). Toda persona que de verdad sea llena del Espíritu es capaz de ejercer el dominio propio; de ahí que la confusión pueda y deba ser evitada de manera que prevalezcan la decencia y la unidad (1 Co 14:40). 4. El fundamento de todos los dones es el amor. El amor, no la experiencia de un don, es lo que califica a aquellos que ejercitan los dones espirituales. De esa forma, en la administración de la autoridad espiritual en la congregación local, la Palabra exige que juzguemos (1 Co 14:29) a fin de confirmar que aquellos en posesión de dones sigan «el amor» y procuren «los dones espirituales» (1 Co 13:1–13; 14:1). 5. El autor y dispensador de los dones es el Espíritu Santo, que los reparte según su voluntad; por lo tanto, ningún don se convierte en posesión exclusiva de un creyente para su edificación personal y vanagloria. Al contrario, los dones son dispensados a la Iglesia para ser ejercitados por ella en la mutua edificación de los creyentes (1 Co 12:1–11) y como un medio para extender su ministerio. 6. La práctica del don de lenguas debe limitarse a una secuencia de dos o tres manifestaciones a lo sumo (1 Co 14:27). Aunque muchos sostienen que ésta es una norma muy rígida, otros la consideran una guía para mantener el equilibrio en el culto de adoración. En la práctica, el Espíritu Santo raramente se mueve más allá de estos límites; sin embargo, en ocasiones, por razones y necesidades especiales, puede que se produzca más de una secuencia de dos o tres manifestaciones apropiadamente espaciadas en un culto dado. La pauta principal es la siguiente: «Pero hágase todo decentemente y con orden» (1 Co 14:40). Esperamos que estas breves consideraciones generales les permitan tener un panorama más claro de lo que conlleva el manifestar los dones espirituales.

15


LECCION 4 DONES ESPIRITUALES Moviéndonos más allá de la plenitud del Espíritu, es importante comprender el impacto de los dones en la vida y el testimonio de la Iglesia. FRUTO DEL ESPÍRITU Carácter de Jesucristo. La experiencia de la plenitud del Espíritu representa algo más que «hablar en lenguas». En realidad debe comenzar con la manifestación del Fruto del Espíritu, que tiene que ver con la formación del Carácter de Cristo en cada creyente. Esto es de suma importancia, pues de nada o de muy poco serviría que una persona tuviese diversas manifestaciones del Espíritu Santo y que pudiese ser de bendición para muchas personas, si con su mal comportamiento, mal testimonio y carácter carnal derribase lo que Dios pudiese edificar. Por tanto, entre más su carácter se alinee al carácter de Jesucristo, más serán las manifestaciones del Espíritu Santo sobre su vida y a favor de las personas que le rodean. » Amor » Gozo » Paz » Paciencia » Benignidad » Bondad » Fe » Mansedumbre » Templanza Es, en realidad, entrar en posesión de la plenitud de los dones y el fruto del Espíritu, como se describe en el Nuevo Testamento (1ª Co 12:7–11; Gl 5:22, 23). También abarca, en sentido amplio, el ejercicio de los dones de Dios para la edificación espiritual que se mencionan en Romanos 12:3–8 y Efesios 4:7–12. DEFINIENDO La palabra griega charisma (singular) o charismata (plural) se utiliza para designar los dones espirituales, y de acuerdo con una terminología más técnica, «dones de la santa gracia». En Efesios 4:11–13, las palabras dorea y doma también se usan para designar los dones, calificándolos como aptitudes que nos «equipan» para el servicio personal en el reino de Dios. Asimismo, la palabra 16


pneumatika, empleada en 1 Corintios 12:1, se utiliza para describir los dones como «cosas del Espíritu». El asunto es que cada uno de estos términos revela el significado actual de la acción sobrenatural del Espíritu en nuestras vidas, en tanto nos prepara para crecer en gracia y en el servicio del reino. Con ese fin, se nos llama a procurar «los dones mejores» (1 Co 12:31). Así que superar la pasividad, y buscar ardientemente cómo obrar y qué actitud adoptar ante todos los dones espirituales es lo correcto desde el punto de vista bíblico. Sin embargo, hablar de los dones nunca implica exclusivismo alguno. Los dones son dispensados a la Iglesia como recursos para ser utilizados donde sea necesario ministrar el cuerpo de Cristo. Ello quiere decir que no todos los creyentes poseerán los mismos dones. Por el contrario, el Espíritu Santo es el autor y dispensador de los dones para hacer que las expresiones del culto y el reino posean integridad. LOS DONES DE LA DIVINIDAD Muchos consideran útil la clarificación de las funciones específicas que cada una de las personas de la Trinidad desempeña en la dispensación de los dones a la humanidad. En sus orígenes, como es natural, nuestra existencia, la vida humana, la debemos al Padre (Gn 2:7; Heb 12:9), quien también entregó a su Hijo Unigénito como redentor de la humanidad (Jn 3:16). Desde el punto de vista de la redención, Jesús es el dador de la vida eterna (Jn 5:38– 40; 10:27, 28). Dio su vida y derramó su sangre para ser acreedor de ese privilegio (Jn 10:17, 18; Ef 5:25–27). Aún más, el Padre y el Hijo enviaron juntos al Espíritu Santo (Hch 2:17, 33) a fin de hacer avanzar la obra de la redención por medio del ministerio del culto, el magisterio de la Iglesia y la evangelización. A CADA UNO Ha habido una serie de malas enseñanzas humanas con respecto de los dones espirituales, que han puesto al pueblo de Dios muy lejos y prácticamente inaccesible a los dones espirituales. Sin embargo, en la Biblia encontramos la expresión “a cada uno”, cuando se habla de la repartición de los dones. A. A cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. 1ª Corintios 12:7 17


B. Repartiendo a cada uno en particular como Él quiere. 1ª Corintios 12:11. C. Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Efesios 4:7. D. Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros… 1ª Pedro 4:10 E. … conforme a la medida de la fe que Dios repartió a cada uno. Romanos 12:3 Notemos como se hace referencia que “a cada uno”, a cada creyente nacido de nuevo, a cada hijo de Dios lavado con la Sangre del Cordero, redimidos por Jesucristo, les han sido otorgados de los dones que da el Espíritu Santo, el Hijo y el Padre. Por lo que podemos concluir que cada cristiano, por lo menos ha recibido y es responsable de manifestar 3 dones espirituales.

Por otra parte, debemos notar también que cuando la Biblia nos habla de dones espirituales, dice y a uno le es dada … y a otro … y a otro … Con lo cual podemos entender que los dones espirituales están repartidos en todo el Cuerpo y no son propiedad absoluta de ninguna persona; sino del Cuerpo de Cristo y para el Cuerpo de Cristo. Derribe por tanto, esa limitante que le impedía el considerarse digno o insuficiente para manifestar los dones de Dios en su vida; más bien le invitamos a que los busque, los anhele y ponga a funcionar para la gloria de Dios. DONES DADOS POR EL PADRE Romanos 12:3–8 describe una serie de dones otorgados por Dios como Padre, los cuales parecen identificarse con «motivaciones básicas» funciones fundamentales, que llamaremos como Dones de Servicio, esto es, inclinaciones inherentes a cada persona, según las cualidades que les concedió el Creador desde su nacimiento. Aunque sólo se mencionan siete categorías, al observarlas vemos que a pocos individuos se les puede describir con un solo don. Lo más común es encontrar una combinación de varios dones, con diferentes rasgos de cada don presentes hasta cierto grado, mientras que a la vez uno es el rasgo dominante en la persona. Sería un error 18


pensar que uno cumple con el llamado bíblico a «procurar los mejores dones» (1 Co 12:31) si se limita a desarrollar uno o más de los dones del Creador mencionados en estas categorías. Estos dones que Dios nos da para ocupar nuestro lugar en su creación son la base. DONES DADOS POR EL ESPIRITU En segundo lugar, en 1 Corintios 12:7–11 se relacionan los nueve dones del Espíritu Santo. Su propósito es específico: para «provecho» del cuerpo de la Iglesia. («Provecho», del griego sumphero, significa «reunir, beneficiar, favorecer», lo cual ocurre mientras la vida colectiva del cuerpo se fortalece y se expande por medio de su ministerio evangelístico.) Estos nueve dones están a disposición de cada uno de los creyentes pues el Espíritu Santo es quien los reparte (1 Co 12:11). No se debe adoptar una actitud pasiva ante ellos, sino desearlos y buscarlos activamente (1 Co 13:1; 14:1). Esto representa la capacitación y preparación personal que el Espíritu Santo hará en cada hijo del Rey, impartiendo el poder de Dios de manera profunda, dinámica, de tal manera que estemos preparados para manifestar el Poder de Jesucristo en todo lugar donde nos encontremos por medio del Espíritu Santo. DONES DADOS POR EL HIJO En tercer lugar, los dones dispensados por el Hijo de Dios constituyen el fundamento que garantiza que las primeras dos categorías de dones se apliquen al cuerpo de la Iglesia. Efesios 4:7– 16 no solamente indica que estos dones los ha dado Cristo a la Iglesia de acuerdo con su propósito. El ministerio de los líderes es «equipar» al cuerpo de Cristo ayudando a cada persona: 1) A que perciban el lugar que el Creador les ha reservado, de acuerdo con las cualidades con que los ha dotado, y las posibilidades que la salvación les ofrece ahora para la realización del propósito divino en sus vidas; 2) Para que reciban el poder del Espíritu Santo, y comiencen a responder a los dones que cada creyente recibe a fin de expandir sus capacidades innatas en aras de llevar a cabo su ministerio redentor, edificar la Iglesia y evangelizar al mundo. A la luz de lo anterior, examinemos las siguientes categorías de dones claramente identificadas: los otorgados por el Padre (Ro 19


12:6–8), el Hijo (Ef 4:11) y el Espíritu Santo (1 Co 12:8–10). Si bien el análisis va más allá de los dones aquí mencionados, y de la estructura de los dones de la Divinidad a que antes nos hemos referido, el siguiente bosquejo general puede ayudarnos de dos maneras. - En primer lugar, nos ayuda a identificar las diferentes funciones y la obra de cada una de las personas de la Trinidad en nuestro perfeccionamiento. - En segundo lugar, contribuye a que no confundamos nuestras cualidades innatas en la vida y en el servicio a Dios con nuestra búsqueda consciente de la plenitud del poder y los recursos del Espíritu Santo para servir y ministrar en la Iglesia.

20


LECCION 5 DONES DEL ESPÍRITU SANTO 1 CORINTIOS 12:8-10,28 == DONES DE REVELACIÓN == Se les ha llamado dones de revelación, por su inherente cualidad del fluir del Espíritu Santo mostrando cosas, circunstancias o aspectos espirituales que humanamente no son percibidos; pero que son “manifestados, descubiertos, dados a conocer por el Espíritu Santo a una persona para ser más efectiva en su función espiritual. 1. PALABRA DE SABIDURÍA a. DEFINICION: Es un fragmento de la Sabiduría de Dios que es dada por medios sobrenaturales para una ocasión especial (tiempo preciso). - Sabiduría humana: Tiene que ver con la acumulación de conocimiento y experiencia en la aplicación de dicho conocimiento para resolver conflictos. Esta sabiduría viene del ensayo de error y acierto que a lo largo de la vida se nos va presentando. - Sabiduría de lo alto: La Biblia dice que si alguno tiene falta de sabiduría la pida a Dios el cual la dará a todos abundantemente y sin reproche. Santiago 1:5. Cada uno de nosotros podemos recibir por revelación la sabiduría de Dios para saber cómo conducirnos en esta tierra como le es agradable a nuestro Señor Jesucristo - Inteligencia: Es la capacidad humana para tomar decisiones correctas, en base a un análisis de las cuestiones que se involucran con dicha decisión. b. Ahora bien, es el Espíritu Santo quien por medio de ésta Palabra de Sabiduría, nos da revelación sobrenatural para saber qué hacer en una determinada situación, una vez conociendo los hechos de ella. (Col. 2:3) c. Ser guiado por el Espíritu Santo a fin de actuar apropiadamente en determinadas circunstancias. d. Conocimientos correctamente aplicados; la sabiduría interactúa con el conocimiento y el discernimiento.

21


e. Ejemplos sobre la función de este don: Pr. 8:27,28; Gn. 41:16, 33-38; Dn. 1:19, 20; Mt. 21:25-27; Mt. 22:16-17; Hch. 6:2-4; Hch. 8:30-39; Hch. 6:7-10 2. PALABRA DE CIENCIA a. DEFINICIÓN: La Palabra de Ciencia es la habilidad sobrenatural de recibir de Dios por medio de revelación hechos acerca de cualquier cosa que la persona no puede saber por medios naturales. Es lo que la Biblia dice: “una palabra”, “un fragmento” o “una porción” de toda la ciencia divina de Dios. (1ª Co. 13:9) b.Visión sobrenatural o comprensión de las circunstancias o de un conjunto de evidencias por medio de revelaciones; es decir, sin ayuda humana alguna, gracias solamente al auxilio divino. c. Implica una comprensión más profunda y amplia de la revelación de Dios. d. Lo que nos puede ser revelado por medio de este don pueden ser: Los pensamientos del corazón (Mt. 3:7,8) Conocimiento de eventos pasados, presentes o futuros, donde los hechos que tienen que ver con el futuro están ligados a la profecía. (Jn. 1:1-5); Conocimiento del sitio específico donde se encontraban los hombres (Hch. 10:1-6; Hch. 9:10-17) e. Ejemplos del funcionamiento del don de Palabra de Ciencia: (1ª S. 3:7, 10-18; 1ª S. 9:15-16; Gn. 40:9-22; 2ª S. 3:6-25; 2ª R. 6:8-23; Dn. 2:19-45; Jn. 2:24, 25; Jn. 1:47-50; Hch. 27:21-26; 2ª R. 5:2-26) 3. DISCERNIMIENTO DE ESPÍRITUS a. DEFINICIÓN: El discernimiento de espíritus es la habilidad sobrenatural que permite a las personas que lo poseen, poder percibir la presencia de espíritus visibles o invisibles e identificar su naturaleza y carácter. La habilidad para discernir e identificar a un espíritu, usualmente viene acompañado del conocimiento de lo que el espíritu está haciendo. Esto es importante porque nos pone en una mejor posición para tratar la situación. b. Tome en cuenta que al hablar de “espíritus” se hace referencia tanto a los ángeles como a los demonios. Lo cual significa que el don de discernimientos es la puerta hacia el 22


mundo espiritual, donde se libra una tremenda batalla por las almas que pueblan esta tierra. Este Don nos capacita para saber como resistir, reprender y desmantelar la obra del enemigo; así como también nos permite saber de que manera poder colaborar con los ángeles de Dios en esta lucha espiritual. c. Implica la posesión de visión espiritual para revelar sobrenaturalmente los planes y propósitos del enemigo y sus fuerzas. También se pueden activar en algunos casos el sentido del olfato u otros sentidos para discernir los espíritus que operan en el ambiente. d. Ejemplos de la acción de este don en la Biblia: (Jos. 5:1314; Jue. 6:11-40; Jue. 13:1-23; Dn. 10:5-21; Lc. 1:11-22; Lc. 1:26-38; Lc. 2:9-20; Hch. 12:5-7; 2ª R. 6:15-17; 2ª Co. 12:17; 2ª R. 6:14-17; Gn. 28:10-15; 32:1; Hch. 16:16-18; Hch. 8:20-23; Mr. 9:25-27; Hch. 13:9,10) == DONES DE INSPIRACIÓN == Se les ha llamado de inspiración, porque estos dones inspiran en las personas de Dios mensajes o expresiones verbales donde la parte del Espíritu Santo (intención, palabra, visión, sonido, colores, aromas, mensaje), activa o inspira al hombre o mujer de Dios, el mensaje espiritual que es recibido por la congregación. Podemos recibir de Dios una porción y en nosotros surge un caudal. 4. DON DE PROFECÍA a. DEFINICION: El don de profecía es la habilidad dada por Dios, de hablar en su propio idioma un mensaje bajo la influencia sobrenatural del Espíritu Santo. El griego tiene una sola palabra para profecía y es “propheteía” que significa hablar por otro o hablar el plan y propósito de Dios. En su uso en el Nuevo Testamento es inseparable del concepto de inspiración directa del Espíritu”porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía” Ap. 19:10 En hebreo se usan tres palabras que se traducen como profecía y nos dan un cuadro hermoso de este don maravilloso, las palabras son: - Naba “Burbujear y fluir” como una fuente - Chazah “Ver” para levantar - Nataph “Hacer caer” como lluvia 23


b.

Existen tres niveles de profecía: - Espíritu de Profecía o Mover profético.- Cuando el Espíritu de profecía se mueve, muchos, que nunca antes habían profetizado, son ungidos para dar una palabra profética y pueden entrar a este nivel profético con facilidad. Esto no necesariamente significa que todos sean profetas o tengan el don profético, sino que el Espíritu esta presente de tal manera que por medio de la fe hay libertad para el fluir profético. 1ª Co. 14:31,32; 1ª S. 10:5,6, 9,10; 19:19-24). Por medio de estos ejemplos podemos concluir que todos podemos profetizar si se hacen presentes los tres factores que a continuación citamos: 1) Una adoración fuerte y alta 1ª S. 10:5-6 2) En la presencia de otros profetas 1ª S. 10:9,10; 19:19-24 3) El bautismo en agua y el bautismo en el Espíritu Santo Hch. 19:1-6

- Don de profecía.- El don de profecía es un don soberano del Espíritu Santo implantado en el creyente; es un nivel más alto que el Espíritu de profecía. Pues cuando una persona recibe el don de profecía, es responsable de avivar y no descuidar el don, dándose a sí mismo a la práctica de este don por medio de la oración, la lectura y meditación en la Palabra, para fluir en el don para el bien del Cuerpo de Cristo. 1ª Co. 14:3 - Ministerio del Profeta.- Según 1ª Co. 12:28, podemos ver que el ministerio de profeta es el segundo oficio en importancia en la Iglesia. El profeta es constituido por Dios como un Don para la congregación, cuyo oficio así como los demás ministerio son para perfeccionamiento de los santos Ef. 4:10-11. Un poco más adelante analizaremos con más claridad este asunto. c. Este don pone en acción el intelecto, la fe y la voluntad, pero su ejercicio no está basado en el intelecto. Constituye la proclamación de un mensaje del Espíritu de Dios. b. Existen varios tipos de profecía, las cuales se pueden bosquejar de la siguiente manera:

24


-

 En el antiguo testamento Profecía de los patriarcas (Gn. 9:24-29; 27:26-29, 37-40; 49:129; ) Profecías de exhortación (Dt. 28:2-10, 15-68 Profecías en cántico (Dt. 32; Jue. 5:7,9,12) Profecías de edificación (Sal- 50:5,7, 14-15; Sal. 34) Profecías Mesiánicas (Salmos 2; 16; 22; 23; 24) Profecías de Juicio (Nm. 16:28-30; 1ª R. 13:1-2; Jon. 3:4;) Profecías de lamentación (Jer. 1:4-7; Jer. 19:14-15) Profecías apocalípticas (Is. 24 - 29; Dn. 7 - 12)  En el nuevo testamento Profecías de Elizabeth, María y Zacarías (Lc. 1:45; Lc. 1:46-48; Lc. 2:29-32) La Adoración de Simeón y Ana (Lc. 2:26, 29-32; Lc. 2:38) Profecías de Jesús (Jn. 6:63; Mt. 11:21-27; 24:1-2) Profecía de Caifas (Jn. 11-49-52) Profecía en la Iglesia neotestamentaria (Hch. 13:1-4; Hch. 21:816)

5. DIFERENTES TIPOS DE LENGUAS a. DEFINICIÓN: Es la capacidad dada por Dios de dar un mensaje en un idioma desconocido. Son expresiones sobrenaturales no conocidas por quien habla: estos lenguajes puede que existan en la tierra, procedentes de antiguas culturas, o «desconocidos» en el sentido que son medios de comunicación inspirados por el Espíritu Santo (Is 28:11; Mr 16:17; Hch 2:4; 10:44–48; 19:1–7; 1 Co 12:10, 28–31; 13:1–3; 14:2, 4–22, 26–32). b.Sirve de evidencia y señal de la plenitud y la acción del Espíritu Santo. c. Existen tres tipos de lenguas en la Biblia: - Lenguas habladas al recibir el bautismo en el Espíritu Santo (Hch. 2:1-4; Hch. 10:44-47; Hch. 19:6) - Las lenguas habladas para la comunión personal con Dios sobre una base continua. Estas lenguas son habladas en fe, El Espíritu Santo está encontrando expresión en ella por medio de su boca. 1ª Co. 14:1-4; Jd. 20; Ro. 8:26-27; Ef. 6:18 - Las lenguas dadas en la congregación para edificar al cuerpo y ser una señal para el incrédulo. 1ª Co. 12 y 14. En esta categoría cae el don de lenguas pues su propósito es el de 25


hablar en lenguas con la finalidad de que éstas sean interpretadas. Son estas lenguas que el apóstol Pablo dice que deben de evitarlas hablar si no tiene la interpretación o si no está presente una persona con el don de interpretación de lenguas. d. Por medio del don de lenguas puede ser expresado con diferentes estilos y propósitos: Puede ser una Oración de intercesión que Dios desea que se realice con un propósito específico. Puede presentarse a manera de adoración para guiar y conducir al pueblo a un nuevo nivel de alabanza y adoración especiales. Puede venir como una exhortación o como profecía, todo esto se sabrá si la interpretación es verídica. e. El que habla en lenguas debe pedir en oración la interpretación. 6. INTERPRETACIÓN DE LENGUAS a. DEFINICION: La habilidad sobrenatural y espontánea de interpretar (no traducir) un mensaje dado en otras lenguas al lenguaje entendido por la gente presente. 1ª Co. 14:13 b. No constituye una traducción (el intérprete nunca comprende la lengua que interpreta), sino una declaración de su significado. c. Es de singular importancia que el interprete se centre solo en manifestar la interpretación de las lenguas, no debe procurar hacer una explicación de lo que él cree que signifiquen, pues esto restaría autoridad o propósito al mensaje de Dios.

== DONES DE PODER == Se han llamado a estos dones de poder, ya que su desarrollo provoca la manifestación del poder de Dios de forma visible para la bendición y edificación del Cuerpo de Cristo, así como para toda persona necesitada. Es por medio de estos dones que el Brazo Poderoso de nuestro Dios se extiende a favor del necesitado. 7. FE a. DEFINICION: El don de fe es una impartición de fe sobrenatural que viene directamente de Dios, y que se extiende más allá de lo humano, hasta llegar a veces al nivel creativo (He. 11:32-34). Podemos decir que el don de fe es la habilidad dada 26


por Dios para creer que Él hará cumplir lo imposible, y esto a nuestra palabra. (1ª Jn. 5:14, 15) b. El don de fe se basa en el conocimiento de la voluntad de Dios. Este puede venir por medio de revelaciones especiales, tales como sueños o visiones; también puede venir por medio de una voz interior del Espíritu, por la Palabra escrita de Dios cuando es vivificada para una dirección específica. c. El don de fe opera sobre el mismo principio que cualquier otro tipo de fe: (Ro. 10:17) d. El don de fe nos impulsa a obrar en fe, esto significa que no es algo pasivo, sino más bien es agresivamente activo. (Stg 2:17; Ro. 4:20,21). Tome en cuenta que fe es un sustantivo y creer es un verbo de acción; por lo tanto debemos activar nuestra fe o no vamos a recibir nada. e. Enemigos de la fe.- No tener una meta u objetivo; debilidad mental y espiritual; temor y cinismo f. Ejemplos de la Biblia sobre el funcionamiento del don de Fe: (Jos. 6:1-5, 12, 15, 16,20; 2ª Cr. 20:1-4, 12-14, 17, 20-25; Jn. 11:11; Nm. 13:17-33) 8. DONES DE SANIDADES a. Es la capacidad sobrenatural dada por Dios para impartir a otros sanidad en el nombre de Jesucristo. Debemos notar que Pedro dijo: ”Lo que tengo te doy” (Hch. 3:6) Lo cual significa que la persona posee dicho don y es responsable de impartirlo a otros bajo la guíanza del Espíritu Santo. b.Sanar a los enfermos es un mandato dado por Jesucristo y es una manifestación de una fe activa. (Mr. 16:16-18 Lc. 9:1,2) c. Debemos tener en cuenta que al referirse a este don se hace de manera plural “dones de sanidades” Con lo cual podemos considerar que una sola persona puede tener un don de sanidad especializado en ciertos tipos de enfermedades, d. Puede incluir la aplicación de terapias y medios de cura humanos bajo la dirección divina. (Jn. 9:6, 11, 14, 16; 2ª R. 20:7; Mr. 7:33-35;) c. Bajo la guíanza de Dios es posible utilizar algunos instrumentos proféticos para desatar o despertar una fe sobrenatural para sanar. 1) Paños ungidos (Mt. 9:21; 14:36; Hch. 19:11,12. 2) La 27


sombra de Pedro (Hch. 5:12-16). 3) Por medio de la Alabanza (Jn. 11:1-42; Hch. 16:25; Jon. 2:9; Lc. 17:15-18) d. El don de sanidad no siempre produce Milagros instantáneos, esto significa que aunque la sanidad es algo milagroso, en algunas ocasiones la oración de fe provocará el inicio del proceso de sanidad o restauración física. 9. DON DE HACER MILAGROS a. DEFINICION: Es la capacidad que Dios da al hombre para que éste pueda cooperar con él en la realización de un milagro. Un milagro es una intervención sobrenatural en el curso normal de la naturaleza; es un rompimiento temporal del orden acostumbrado en las leyes naturales. Un milagro también puede ser llamado fenómeno sobrenatural. b. Clasificación de Milagros: He. 2:4 La operación del don de milagros tiene muchos aspectos diferentes y se pueden denotar de las siguiente manera: - Milagros que no pueden ser clasificados.- (Dt. 29:5; Neh. 9:21; Jue. 6:34-40; Nm. 22:5-33; Gn. 11:1-9) - De resurrección.- (1ª R. 17:17-24; 2ª R. 4:8-37; Lc. 7:11-17; Lc. 8:40-56; Hch. 9:40-42; Hch. 9:36-43) - De provisión.- (Gn. 22:14; Ex. 16:1-22; Ex. 17:1-7; 2 r. 4:4244; Jn. 2:1-12; Jn. 6; Mt. 17:24-27) - Dominio sobre la Naturaleza.- (Gn. 7:7-24; Ex. 14; Stg. 5:17,18 1ª R. 18: 36-39; Jos. 10:12-14; 2ª R. 6:1-7) - De liberación.- (Ex. 14:9:31; Nm. 21:5-9; 2ª Cr. 20:1-25; Dn. 3:19-28; Hch. 5:17-29; Hch. 12:1-9; Hch. 16:16-40) - De Juicio.- (Ex. 9. 14. 15; Gn. 19:24-25; Ez. 26:3-5; 28:2023; Gn. 19:26; Nm. 12:1-2; Nm. 16; Hch. 5:1-11; Hch. 13:612) Terminaremos este capitulo recordando que a cada uno de nosotros nos es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Así que, yo le pregunto, ¿Con cual don se ha identificado usted?, ¿Cuál ha visto funcionar en su vida? Si no tiene respuesta concreta a estas preguntas, le invitamos a que se acerque a sus líderes para que le ayuden a identificar el don o dones que usted ha recibido en esta categoría para que se dedique a avivarlos y ponerlos a funcionar lo más pronto posible para el beneficio del Cuerpo de Cristo. 28


AcuĂŠrdese, decentemente y con orden. Shalom.

29


LECCION 6 DONES DEL PADRE ROMANOS 12:3-8 (Propósitos y motivaciones básicas) a. b. c. d.

1. DON DE PROFECÍA Hablar con franqueza y visión, especialmente cuando lo hacemos bajo la inspiración del Espíritu de Dios (Jl 2:28). Demostrar valor en lo moral y un inquebrantable compromiso con los valores dignos. Influir sobre los que están en nuestra esfera de acción con un espíritu positivo de justicia social y espiritual. La motivación prioritaria es volver el corazón del pueblo hacia el Todopoderoso.

NOTA: Como las tres categorías de dones —los del Padre, los del Hijo y los del Espíritu Santo— involucran «aspectos proféticos», hace falta hacer algunas distinciones. En la primera categoría (Ro 12) se destaca lo general; aquel nivel del don de profecía al alcance de cada creyente («toda carne»). El «don de profecía» dispensado por el Espíritu Santo (1 Co 12) se refiere a la inspiración sobrenatural, hasta el punto que el hablar en lenguas y su interpretación se incluyen en esta categoría (1 Co 14:5). El don de oficio de profeta, dado por Cristo a la Iglesia a través de los ministerios individuales, constituye otra expresión del don de profecía; aquellos que lo desempeñen deben llenar tanto los requisitos del Antiguo Testamento sobre la fidelidad del mensaje como las exigencias del Nuevo Testamento en torno a las normas de vida y carácter requeridas para ejercer el liderazgo espiritual. 2. DON DE SERVICIO a. Identificarse con el supremo llamado que Jesucristo estableció para sus discípulos (Mt. 20:26,27) b. Ministrar y servir amorosamente a todos los que están en necesidad. c. Ser comedido, cortés, amable, atento a la necesidad o necesidades de los demás. d. Que encuentra satisfacción invirtiendo su tiempo, fuerzas con dedicación buscando el bienestar de otros. 30


e. Sencillo y humilde, dispuesto a toda buena obra 3. DON DE ENSEÑANZA a. Habilidad sobrenatural para descubrir, explicar y aplicar las verdades recibidas de Dios para la Iglesia. b. Presupone el estudio y la inspiración del Espíritu que permite presentar con claridad la verdad divina al pueblo de Dios. c. Habilidad y gracia especial de Dios para encontrar la mejor manera de presentar los principios divinos a cada tipo de persona.

a.

b. c.

d.

4. DON DE EXHORTACIÓN Significa literalmente llamar a alguien para animar a otra persona a realizar una acción específica motivada por el Espíritu Santo. En sentido amplio, equivale a suplicar, consolar o instruir (Hch 4:36; He 10:25). Sentido de rectitud, misericordia y amor que en su mejor combinación impulsa a los demás a realizar las obras del reino de Dios. Nace del conocimiento práctico de los principios bíblicos y de la naturaleza humana, buscando en todo momento la superación personal y el cumplimiento de la voluntad de Dios.

5. DON DE REPARTIR o DON DE DAR a. Su significado esencial es dar en un espíritu de generosidad. b. Desde un punto vista técnico se refiere a aquellos que proveen recursos a quienes no los tienen. c. Este don debe ser ejercido con liberalidad, sin ostentación ni vanagloria (2 Co 1:12; 8:2; 9:11, 13). d. Habilidad y Gracia especial de Dios que permite a una persona encontrar, administrar y dirigir recursos materiales y económicos para suplir necesidades a personas, ministerios e Iglesias. e. Corazón misericordioso que conoce y vive los principios de prosperidad, cuya motivación no solo es dar o suplir necesidades; sino enseñar dichos principios a todas las personas. 31


6. DON DE PRESIDIR a. Alude a alguien que se «pone al frente» en alguna actividad. b.Gracia especial de Dios que provee de visión, iniciativa, chispa e ingenio para atraer la atención de las personas y dirigirlas hacia un objetivo particular. c. Especial habilidad que permite ver la problemática o necesidad existente, así como la mejor solución; mediante lo cual logra marcar el camino correcto para las personas que le rodean. d. Este don tiene que ver con liderazgo. 7. DON DE HACER MISERICORDIA a. Identificarse con el sufrimiento de otros. (Ro, 12:15) b. Establecer relaciones de comprensión, respeto y sinceridad con otros. c. En combinación con el don de servicio, despierta el deseo de ayudar y apoyar al prójimo de acuerdo a sus posibilidades (Lc. 10:33-35) d.Motivación especial que desea y procura el bienestar de las personas que se encuentran en debilidad, necesidad o desgracia. e. Es un don que, inspira e impulsa a realizar labor social como Iglesia de Cristo

32


LECCION 7 DONES DEL HIJO EFESIOS 4:11 (TAMBIÉN 1 CO 12:28) (Para equipar el cuerpo de la Iglesia y facilitar su misión) CONSTITUIDOS En el texto de Efesios 4:11, comienza diciendo: “Y Él mismo constituyo” que en el original nos da la idea que es el Señor Jesucristo quien “Dio”, “Estableció”, “Puso” a estas personas en una posición de gobierno y servicio general al Cuerpo de Cristo. El proceso de constituir, se encuentra ejemplificado en la forma en que nuestro Señor, estableció a sus doce apóstoles. Mt. 10:1-10; Lc. 6:12,13. - Primero eran discípulos, dejaron todo por seguir al maestro. Siempre estaban con Él. - Subió a orar durante toda la noche - Llamó a doce - Los llamó apóstoles y les envió a predicar - Les dio autoridad para hacer señales - Les dio claras indicaciones. - Entraron a un tiempo de prueba. - Fueron probados y aprobados. Ahora bien, una persona que es establecida en uno de los 5 ministerios, debe ser una persona de clara madurez espiritual y experiencia ministerial bajo sujeción; quien además haya dado fruto y testimonio en el ministerio en que anhela ser establecido. Ésta debe ser respaldada y establecida por sus autoridades para funcionar en el Cuerpo de Cristo. No basta con saber que somos llamados con un ministerio en particular, es necesario ser establecido o constituido para comenzar a ejercer el oficio que el Señor nos ha concedido.

33


I. APOSTOL DEFINICIÓN: Transcripción de la voz griega apóstolos derivada del verbo apostello que significa (enviar o despachar) Este verbo se distingue del verbo tempo (otro verbo que significa “enviar” en que involucra la idea de ser enviado con un propósito especial o con autorización oficial. Pero en el griego no cristiano en general significa “flota” o quizá ocasionalmente “almirante” Transcripción de la voz griega apoŒstolos, derivada del verbo griego apostello (enviar o despachar). Este verbo se distingue del verbo pempo (otro verbo que significa «enviar») en que involucra la idea de ser enviado con un propósito especial o con autorización oficial. El sustantivo se emplea en el Nuevo Testamento de tres distintas maneras: - Designa un «enviado», «delegado» o «mensajero». En Jn 13.16 la palabra no se transcribe sino se traduce «enviado». En este sentido Cristo es un apóstol de Dios (Heb 3.1; cf. Lc 11.49). Epafrodito es un apóstol a los filipenses (Flp 2.25, donde apoŒstolos se traduce «mensajero», igual que en 2 Co 8.23). 1. Tres tipos de apóstoles en el Nuevo testamento: - Apóstoles del Cordero.- (Mt. 10:1-5; Ap. 21:14) Tiene una relación especial con la nación de Israel, (Ap. 21:12) En el reino por venir, ellos se sentarán en doce tronos para juzgar a Israel (Mt. 19:28) - Apóstoles de la Ascensión.- Tienen una relación especial con la Iglesia gentil. Aquellos mencionados en el Nuevo Testamento son Pablo y Bernabé (Hch. 14:14), Adrónico y Junias (Ro. 16:7), Santiago (Ga. 1:19), Silas y Timoteo (1ª Ts. 1:1, 2:6) y otros (1ª Co. 9:5; 2ª Co. 8:23) - Falsos Apóstoles.- Son aquellos que hacen alarde público de ser apóstoles (2ª Co. 11:13; Ap. 2:2). Un verdadero apóstol no se interesa en ser reconocido como tal; sino que servirá humildemente como si fuera esclavo (del griego= doulas) de Jesús. 2. Señales de los apóstoles genuinos: Implica el desempeño de un papel especial de liderazgo asignado por Cristo. a) Tienen un carácter santo b) Señales, Milagros y Maravillas 34


c) Predicar el Evangelio d) Su Disposición para sufrir e) Funciona como mensajero o enviado de Dios. f) En nuestra época se refiere a quienes poseen un destacado espíritu apostólico, hacen una contribución destacada a la ampliación de la obra de la Iglesia, abren nuevos campos misioneros y supervisan los principales órganos del cuerpo de Jesucristo. II. PROFETA 1. Un vocero espiritualmente maduro, portador de un mensaje divino especial dirigido a la Iglesia o el mundo. Por lo regular el llamado de un profeta tiene que ver con un encuentro personal con Dios y un llamado contundente que define el carácter personal y ministerial. 2. Una persona que en ciertas ocasiones recibe el don de prever los acontecimientos futuros. Hechos 11:28-30; 21:10,12. 3. Entre sus funciones particulares, esta el de confrontar el sistema religioso ocultista. Juntamente con los apóstoles, enfrentar espíritus territoriales hasta someterlos bajo los pies de Jesucristo. Hechos 19:24-34. 4. Guiar a la Iglesia y en especial a los ministerios hacia la búsqueda de Dios y su Presencia en santidad. 5. Son consejeros de reyes y gobernantes, con la finalidad de establecer el Reino de Dios en esta tierra con poder. 6. Confirma y establece junto con los apóstoles a los ministros emergentes en las iglesias a nivel Cuerpo de Cristo. Y respalda al pastor en el establecimiento de ancianos y diáconos. 7. Su ministración en el ámbito local, despierta y desata un mover profético y activa una unción profética en la congregación, propiciando la manifestación de los dones del Espíritu Santo. 8. Dentro de sus prioridades debe estar el conformar una compañía de profetas y de establecer en el orden de Apostólico un presbiterio profético para benéfico del Cuerpo de Cristo. Hechos 13:1-3.

35


III. EVANGELISTA 1. Un evangelista se caracteriza por ser portador de un impresionante mensaje de arrepentimiento, salvación y de fe. 2. Es una persona que abre brecha en territorios no alcanzados para Cristo, mediante un mensaje agresivamente positivo y confrontador. 3. Es acompañado por sanidades, milagros y manifestaciones sobrenaturales a favor del necesitado. 4. Tiene una visión siempre hacia fuera de las cuatro paredes de la iglesia. Camina con una pasión conquistadora y ganadora de almas. 5. Por lo general el llamado del evangelista en su punto de conversión es sumamente dramático y poderoso, constituyéndose en su principal punto de partida para hablar a otros de Jesucristo. 6. Provoca una revolución espiritual en todo lugar donde desarrolla su ministerio, ya que cuenta con ayuda angelical que confronta, somete y hace huir las fuerzas de las tinieblas. 7. No soportan la indecisión de la gente, no entienden la razón por la que las personas se conforman con vivir sin Cristo, por lo que parecen agresivos, intemperantes; sin embargo, es su amor genuino por las almas, lo que le motiva a seguir caminando en su desarrollo ministerial. IV. PASTOR. 1. La palabra «pastor» deriva de una raíz que significa «proteger». 2. Cuidan y protegen a los miembros de la Iglesia. 3. Apacientan al rebaño del Señor. 4. Son enviados para guiar a los miembros de una congregación hacia su mejor desarrollo espiritual. 5. Los mueve un amor genuino, un interés especial por el bienestar de sus congregantes 6. En el orden y diseño de Dios, son establecidos como cabeza visible de la iglesia local. Son administradores y Coordinadores generales de los ministerios locales. 7. De forma tradicional, se ha querido identificar al pastor como una persona bonachona, apacible y de carácter débil; sin embargo, este oficio demanda de un amor firme, de lineamientos bien establecidos y de un ejercicio maduro de la 36


autoridad espiritual, tanto para atender a la débil como para meter al redil a la descarriada. 8. Este ministerio demanda sobre todo de mucha sabiduría y un espíritu restaurador, ya que de esta forma el trabajo del pastor logrará mucho más que simplemente cuidar o atender a una congregación; pues la llevará a crecer, multiplicarse y llenar la tierra, para la Gloria de Dios. 9. El verdadero ministro que es pastor, entiende sus limitaciones, por lo que permite la interacción de los 5 ministerios para edificar y fortalecer la congregación. V. MAESTRO 1. El maestro no es aquel que lo sabe todo; sino es aquel que busca respuestas en Dios y que en ese proceso va compartiendo con los demás lo que le va siendo revelado por el Espíritu Santo. 2. Profundiza en las enseñanzas Bíblicas, de tal manera que aprende a discernir y a comprobar cuál es la perfecta voluntad de Dios para su vida y para la Iglesia. 3. Ha recibido una gracia especial de Dios para presentar con sencillez la Palabra divina, de tal forma que pueda ser aplicada a la vida cotidiana. 4. Su prioridad es hacer discípulos, enseñando a otros a caminar en el camino de justicia y rectitud. 5. Aprovecha toda oportunidad posible para compartir con otros las revelaciones otorgadas por el Todopoderoso. 6. Son de invaluable provecho en la iglesia a todos los niveles, pues son portadores de la Verdad Inmutable de la Palabra de Dios, especialmente necesarios en momentos de conflicto o de disensión. 7. El mayor riesgo de un maestro es querer buscar más revelación de la Palabra fuera de la fuente original que es Dios. De pensar que todo lo sabe y no aceptar frescura del Espíritu en la enseñanza. 8. La más grande bendición de un maestro es caminar de la mano de un ministerio profético pues pondrá frescura a la letra, provocando así abundante bendición en la congregación. 37


VI. MISIONERO (algunos incluyen al «apóstol» y al «evangelista» en esta categoría). a. Implica desarrollar un plan para dar a conocer el evangelio a todo el mundo (Ro 1.16). b. Da ejemplo de la humildad necesaria para seguir el llamado de acudir a regiones remotas y enfrentar situaciones desconocidas. c. Connota una compulsión interna para guiar todo el mundo a una comprensión del mensaje de Jesucristo (2 Co 5:14–20). GRACIAS ESPECIALES 1. HOSPITALIDAD a. Significa literalmente, amar, hacer el bien o auxiliar a otros con alegría. b.Ilustra la noción de Pedro sobre una de las dos categorías de dones: 1) enseñar y 2) ministrar (1 P 4:10, 11). c. Se manifestaba en el cuidado prodigado a creyentes y obreros que llegaban de visita para adorar, trabajar y formar parte del cuerpo de Cristo. d. Se ejemplifica en las enseñanzas de Cristo sobre el juicio de Dios (Mt 25:35, 40). 2. CELIBATO (Mt 19.10; 1 Co 7:7–9, 27; 1 Ti 4:3; Ap 14:4). a. La Biblia considera el matrimonio como algo honorable, ordenado por Dios, y una necesidad de cada individuo. b. Implica un don especial, que libera al individuo de los deberes, presiones y preocupaciones de la vida familiar, permitiéndole dedicar toda su atención a la obra del Señor. 3. MARTIRIO (1 P 4:12, 13) a. Se ejemplifica en el espíritu de Esteban (Hch 7:59, 60).

MENSAJE FINAL Esperamos que con este sencillo manual, se despierte en usted el deseo no solo de manifestar; sino de promover el desarrollo de los dones espirituales en la iglesia para la Gloria de Dios. 38


Toda esta información ha sido recopilada de varios materiales y sobre todo de la experiencia que hasta aquí hemos ido acumulando durante nuestro desarrollo ministerial. No pretendemos agotar el tema sobre los dones espirituales, le animamos a que tome sus notas durante la exposición en la Iglesia para retener la revelación que el Espíritu Santo siga derramando en cada clase de discipulado.

39


Ministerios Apostólicos de Restauración Av. Tero casi esq. con Av. Halcón Col. Rinconada de Aragón. Ecatepec Edo. Méx. Tel. 55*4373-9116

www.minap-restauracion.blogspot.mx www.redminap.blogspot.mx 40

Dones espirituales  

Dones espirituales dados a la iglesia

Dones espirituales  

Dones espirituales dados a la iglesia

Advertisement