Issuu on Google+


Contenido Editorial ............................................................................ 2 Actualidad Por la formulación de una teoría para el Desarrollo Económico y Social de nuestra América Latina

Año XLVIII ● No. 125 ● Abril de 2014

Presidenta: ANA BOLÍVAR DE CONSUEGRA Director: JORGE EMILIO SIERRA MONTOYA

Adiós a José Consuegra Higgins, Director de Desarrollo Indoamericano...................... 3 Documentos Así nació la revista Desarrollo Indoamericano ........ 7 Editorial: Nuestros propósitos ....................................... 12

Carrera 54 No. 59-102 E-mail: rdesarrolloindoamericano@unisimonbolivar.edu.co Teléfono: 344 1506 • Barranquilla

Declaración de los economistas latinoamericanos en México .......................................................................... 13 Registro de prensa ....................................................... 18

COLABORADORES ESPECIALES ARGENTINA: Oreste Popescu, Jorge Greco, Julio Godio, Marcos Kaplan, Leonardo Paso, León Zamosc, Jorge Beinstein, Ezequiel Ander-Egg. BOLIVIA: Eduardo Navas Morales, Fernando Baptista G. BRASIL: Celso Furtado, Joao Lyra Filho, Ruy Mauro Marini. COLOMBIA: Isidro Parra Peña, Luis Felipe Palencia Caratt, Carlos Pardey, Orlando Fals Borda, David Sánchez Juliao, Ernesto Saa Velasco, Gumersindo Serge, Antonio García, Néstor Madrid Malo, Vicente Pérez Silva, Abel Ávila, Francisco Morazán Escorcia, Carlos Calderón Mosquera, Fernando Cepeda y Roca, Armando Barrameda Morán, Arturo Valencia Zea, Carlos Villalba Bustillo, Álvaro Castro Socarrás, Orión Álvarez, Julio Silva Colmenares, Raúl Alameda, Alcides Vargas Castro, Otto Morales Benítez, Antonio Cacua Prada, Horacio Gómez Aristizábal, Florentino Rico Calvano, Judith Porto de González, Elvira Barceló Bolívar, Amylkar Acosta Medina, Bianor García Rojas, Ruderico Trujillo Prins, Jorge Artel Alcázar. CUBA: Carlos Rafael Rodríguez, Hermes Herrera. CHILE: Alejandro Lipschutz, Sergio Vuscovich Rojo, Alejandro Witker, André Gunder Frank, Oscar Waiss, Marcelo Segal, Galo Gómez, Antonio Cavalla, Oswaldo Arias. ECUADOR: Manuel Agustín Aguirre, René Báez, Pedro Lamas, Eduardo Larrea, Néstor Vega. EL SALVADOR: Rafael Menjivar, Salvador Osvaldo Brand. GUATEMALA: Saúl Osorio Paz, José Luis Barcárcel. HONDURAS: Marco T. Carias, A. Euceda Gómez. MÉXICO: Cuauhtémoc Cárdenas, Arturo Bonilla, Pablo González Casanova, Alonso Aguilar, Jesús Silva Herzog, Fernando Carmona, Ramón Martínez Escamilla, Víctor Manuel Barceló, Ángel Bassols Batalla, Arturo Guillén, Rodolfo Stavenhagen. PANAMÁ: Justo Arroyo, Luis Carlos Reyes, Carlos Del Cid, Aníbal Illueca, Giovana Benedeti. PERÚ: Humberto Espinoza Uriarte, Virgilio Roel, Jaime Serruto Flórez, Mario Arenas Rodríguez, Carlos Capuñay Mimbela, Max Getulio Luna Bustamante, Álvaro Collantes. PUERTO RICO: Obispo Antulio Parrilla Bonilla, Manuel Maldonado Denis, Víctor Quiñones, Jesús Cambre Meriño. REPÚBLICA DOMINICANA: Bolívar Batista, Marcio Mejía Ricart. URUGUAY: Vicente Rovetta, Carlos M. Rama, Carlos Borche, Carlos Quijano. VENEZUELA: D.F. Maza Zavala, Gastón Parra, Armando Alarcón, Armando Córdoba, Ramón Losada, Alejandro Gamboa, Diego Hernández, Mario Briceño Perozo, Eloy Párraga Villamarín, Federico Brito Figueroa, Guillermo Morón, Tomás Enrique Carrillo Batalla, Isbelia Sequeira.

Referente de la educación universitaria Martha Guarín y Carlos Sourdís .......................................... 21

El Maestro Amylkar Acosta, ministro de Minas y Energía ..................... 24

Paradigma de consagración docente Abdón Espinosa Valderrama, exministro de Hacienda ...... 26

El economista y humanista Amadeo Rodríguez Castilla, columnista de El Tiempo ....... 28

Ejemplo y orgullo para el mundo Editorial del diario La Libertad ............................................ 30

Protagonista de la economía colombiana Jorge Emilio Sierra Montoya, presidente de RSE Consultoría ............................................................. 31

Ensayos ............................................................................ 36 La visión de Maza Zavala sobre Consuegra Higgins ......................................................... 36 Semblanza de una vida al servicio de la patria Antonio Cacua Prada, miembro de las Academias de Historia y de la Lengua .................................................. 40

Abanderado del pensamiento propio Julián Sabogal Tamayo, investigador de la Universidad de Nariño ........................................................ 44

José Consuegra Higgins: El Maestro Raúl Alameda Ospina, secretario perpetuo de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas ...... 47

Vigencia del pensamiento económico de El Maestro José Consuegra Higgins Jorge Emilio Sierra Montoya, exdirector del periódico La República ....................................................... 49

Despedida a El Maestro................................................ 53 Distinciones....................................................................... 55 Mensajes de condolencia .............................................. 59 Crónica de las honras fúnebres .................................... 64 Historia Gráfica ............................................................... 68

EDICIONES *DESARROLLO INDOAMERICANO* Licencia No. 143 de Mingobierno/Tarifa especial para libros y revistas No. 155 de la Administración Postal Nacional. Esta Revista se obsequia a los directivos, profesores, estudiantes, funcionarios y trabajadores de la Universidad Simón Bolívar, y se envia como obsequio o canje a bibliotecas de universidades de Colombia, América Latina, Europa y Asia. Se ruega mencionar a DESARROLLO INDOAMERICANO en las citas y reproducciones que se hagan del material de este número.

DESARROLLO INDOAMERICANO rdesarrolloindoamericano@unisimonbolivar.edu.co Apartado Aéreo 50122 • Teléfono 344 1506 Barranquilla, Colombia


Revista Desarrollo Indoamericano

Editorial Nuestro director, José Consuegra Higgins, se ha

tonces; nos deja escuchar de nuevo las opiniones

ido. A sus 89 años, el pasado 28 de diciembre en

muy sentidas de algunos de sus mejores amigos

Barranquilla y tras una prolongada enfermedad

que le sobreviven (como el ministro de Minas y

que enfrentó con valor, siempre aferrado a la vida,

Energía, Amylkar Acosta, y Abdón Espinosa Val-

terminó su ciclo por esta tierra, donde dejó una

derrama); nos conduce a un recorrido por la vida

huella profunda, imborrable, entre sus familiares

y la obra de El Maestro, de la mano de prestigiosos

y amigos, entre sus miles de lectores y alumnos,

ensayistas (como Domingo Maza Zavala, Antonio

a lo largo y ancho de América Latina, del Tercer

Cacua Prada, Raúl Alameda, Julián Sabogal…), y

Mundo y, en general, de todos los países que aún

nos despide con las exaltaciones de su nombre y

luchan por la dignidad de su pueblo, por la inde-

los mensajes de condolencia a su familia, para ce-

pendencia y la libertad, por la superación de la

rrar finalmente con una crónica sobre sus honras

pobreza y por el desarrollo, el auténtico desarrollo

fúnebres. Es una edición de antología, sin duda.

humano integral, aquel al que dedicó su existencia. ¡Paz en su tumba!

Una edición para conservar, como todas las suyas. La única que él por cierto, durante más de cuatro

El Maestro se ha ido, en verdad. Pero, sigue pre-

décadas, no dirigió, ni escribió, ni se encargó de

sente, lejos de abandonarnos. Está en sus libros,

distribuir con sus doce mil ejemplares a cientos

los mismos que han formado a cientos de econo-

de universidades del mundo entero, proclamando

mistas e investigadores sociales durante las últi-

aquí y allá la Teoría de la dependencia y el sub-

mas décadas; en su magna obra, la Universidad

desarrollo estructural. Creemos, sin embargo, que

Simón Bolívar, en cuya celebración de los cua-

nos continúa guiando “desde arriba”, con su espí-

renta años de fundación él llegó a participar con

ritu puro, con las sabias enseñanzas que nos dejó,

entusiasmo; en sus cátedras y conferencias, cuyo

con los principios y valores que fueron su norte,

eco escuchamos todavía en los salones de clases o

con sus palabras de estímulo y hasta con sus cor-

en los distintos escenarios donde hizo gala de su

diales regaños de padre bueno, interesado sólo en

elocuencia, sobre todo desde su hermosa Casa de

el bienestar de sus hijos. Seguimos “a la sombra de

la Cultura; en sus artículos de prensa y, de manera

El Maestro”, según decimos en el libro que circula

especial, en Desarrollo Indoamericano, la revista

con la presente edición.

que lo identificó durante casi medio siglo, desde enero de 1966, cuando la publicación nació tras la

Él nos acompaña, mejor dicho. No nos abandona.

histórica reunión del centenar de economistas que

Ni permitiremos que lo haga. Tanto es así que su

en México sentaron las bases de una Teoría propia

amada esposa, Ana Bolívar de Consuegra, asume

del desarrollo latinoamericano, de la que sus pá-

desde hoy como Presidenta de la revista que ge-

ginas se convirtieron en su principal vocero ante

renció desde sus inicios, mientras uno de sus fieles

el mundo.

discípulos, Jorge Emilio Sierra Montoya, es el nuevo director, quien cuenta para cumplir tan difícil

Sigue presente aquí, en su revista. Prueba de ello

misión con el apoyo decidido de la Universidad

es esta edición, dedicada a exaltar su memoria,

Simón Bolívar bajo el liderazgo de su rector, José

que se abre con la infausta noticia de su falleci-

Consuegra Bolívar, digno continuador de la obra

miento, registrada por diversos medios informa-

de su ilustre padre.

tivos; nos permite recoger algunos documentos históricos sobre el origen de Desarrollo Indoame-

Esperamos prolongar así la encomiable tarea que

ricano, desde su primer editorial y la Declaración

José Consuegra Higgins se propuso en 1966 “por

del citado Encuentro de Economistas en México,

la formulación de una teoría para el desarrollo

con el propósito obvio de seguir tras sus huellas,

económico y social de nuestra América Latina”.

siendo fieles a las directrices que él trazó desde en-

¡Desarrollo Indoamericano sigue su marcha!

2


Revista Desarrollo Indoamericano

Actualidad

Adiós a José Consuegra Higgins, Director de Desarrollo Indoamericano tres hijos: el actual rector ejecutivo de la Universidad Simón Bolívar, José Consuegra Bolívar, y Ana e Ignacio, quienes también ocupan cargos de dirección, como vicerrectores de las áreas Financiera y de Infraestructura, en ese importante centro educativo del Caribe colombiano.

El director de la revista Desarrollo Indoamericano y rector-fundador de la Universidad Simón Bolívar, José Consuegra Higgins, falleció el pasado 28 de diciembre en Barranquilla, a los 89 años de edad. El prestigioso economista, reconocido como uno de los máximos exponentes de la Teoría de la dependencia y el subdesarrollo estructural en América Latina, fue también periodista y escritor, educador y científico social, humanista e intelectual, según consta en sus cuarenta libros publicados que aún reciben amplia acogida entre numerosos lectores nacionales y extranjeros.

Le suceden, además, ocho nietos y una biznieta, a quienes se dedicó, con especial cariño, durante sus últimos días. Economista y planificador

Nacido en Isabel López, corregimiento del municipio de Sabanalarga (Atlántico), cursó estudios de primaria en su pueblo natal y de bachillerato en el Colegio San José, de Barranquilla, donde fue condiscípulo del futuro Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez.

Como es sabido, Consuegra Higgins fue líder del liberalismo de izquierda en su juventud, desde cuando dirigió el periódico Frente Nacional, y cursó estudios de Economía en la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá, por sugerencia del caudillo Jorge Eliécer Gaitán, quien se opuso a su decisión inicial de dedicarse a las ciencias jurídicas.

Casado con Ana Bolívar Romero, tuvo

“En este país sobran abogados. Yo lo que 3


Revista Desarrollo Indoamericano A c t u a l i d a d

el gobierno de Alberto Lleras Camargo, el departamento encargado de la planeación regional que dio origen a las distintas oficinas de planeación departamental en todo el país.

necesito son economistas. ¡Usted tiene que estudiar Economía!”, le dijo el dirigente liberal, asesinado poco después, el 9 de abril de 1948, según el mismo Consuegra lo describe, con dolor, en su libro Del recuerdo a la semblanza, bello relato literario, de carácter autobiográfico, que luego le abriría las puertas como miembro correspondiente de la Academia Colombiana de la Lengua.

Años más tarde, durante el mandato de Guillermo León Valencia, fue miembro del Consejo de Política Económica y Planeación, máximo órgano oficial de la planeación en Colombia.

Fue fundador, con Antonio García y Gerardo Molina, del Partido Socialista Colombiano, a cuyos ideales de justicia social siempre fue fiel a lo largo de su vida. En su tesis de grado defendió las políticas proteccionistas para el desarrollo latinoamericano, bajo la dirección de Antonio García, y tras obtener su título ejerció la docencia en distintas universidades del país y el exterior, donde igualmente era invitado como conferencista.

Desarrollo Indoamericano La revista Desarrollo Indoamericano, fundada y dirigida por él con el apoyo de su esposa Anita como gerente de esta empresa editorial, nació en enero de 1966, es decir, hace ya cerca de cincuenta años, y desde entonces se publica en forma ininterrumpida hasta llegar hoy a la edición número 125. “Por la formulación de una teoría para el desarrollo económico y social de nuestra América Latina”, señala el subtítulo que la ha identificado durante más de cuatro décadas.

Es considerado “El padre de la planeación regional”, tanto por su primer libro sobre la planeación en Colombia como por su Plan Regulador de Barranquilla, estudio recomendado por la Cepal para aplicarse en las ciudades de los diferentes países latinoamericanos, habiendo dirigido, en

“El estudio y la búsqueda del desarrollo

Panorámica de Isabel López, corregimiento de Sabanalarga (Atlántico), donde Consuegra Higgins nació y cursó estudios de primaria.

4


Revista Desarrollo Indoamericano A c t u a l i d a d

cuyo texto reproducimos a continuación– se dejó constancia de que la teoría del desarrollo formulada en los países industrializados de Occidente, además de superficial y tendenciosa, no explica los problemas del desarrollo latinoamericano.

económico y social constituye en nuestros días la primera inquietud de los pueblos atrasados del mundo”, decía Consuegra en la nota editorial de aquella primera edición, donde figuras tan representativas como Paul Sweezy, André Frank, Jaime Sanín Echeverri, Karl Parrish, Gastón Abello, Roberto Carbonell, Augusto Franco, Eduardo Wiesner Durán, José Raimundo Sojo, Misael Pastrana Borrero y Jorge Cárdenas Gutiérrez dejaban constancia de su entusiasmo, en mensajes al Director, por la nueva publicación.

”Ni puede en consecuencia –agregaba en tono crítico– servir de base a una conducta capaz de atacar con éxito esos problemas.

”Esta revista –precisaba, lejos de imaginar el largo recorrido apenas incipienDe hecho, la revista contó desde sus orí- te– quiere servir de órgano oficial de exgenes con “ensayos escritos –advertía al presión de todos los paisanos de nuestra final de su tabla de contenido– por los América Latina que tengan algo que demás eminentes economistas, sociólogos, cir, especialmente si sus palabras pueden juristas e investigaofrecer aportes en la dores de la América formulación de una Latina”, teniendo La revista Desarrollo teoría del desarrollo así una verdadera latinoamericano”. Indoamericano, fundada y nómina de lujo entre sus colaboradodirigida por José Consuegra La Universidad res: Oreste Popescu, Higgins con el apoyo de su Simón Bolívar de Argentina; Joao Lyra Filho, de Braesposa Anita como gerente de sil; Fernando MaPocos años después esta empresa editorial, nació teo, de Chile; Néstor de lanzar su revista, Vega, Óscar Loor y Consuegra Higgins en enero de 1966, es decir, Eduardo Larrea, de fue rector de la Unihace ya cerca de 50 años. Ecuador; Raúl Sierra versidad del AtlánFranco y Raúl Natico, el primer cenvas, de Guatemala; tro educativo de la André Frank, Alonso Aguilar, Fernando Carmona, Ramón Martínez Escamilla y región Caribe en Colombia y uno de los Arturo Bonilla, de México; Humberto Es- más importantes del país, pero ya desde pinosa, Carlos Capuñay, Virgilio Roel y antes, como docente y decano de la FaMax Getulio Bustamante, de Perú, y Gas- cultad de Economía en Cartagena, soñaba tón Parra, de Venezuela. con tener su propia universidad, regida por los ideales socialistas que pregonaba. En realidad, era –y sigue siendo– una publicación de pensadores sociales de “Una casa de estudios del pueblo”, decía América Latina, impulsores de la llamada mientras reclamaba de nuevo que fue“teoría propia”, según los lineamientos ra el centro por excelencia de esa Teoría trazados meses atrás en México durante propia del desarrollo latinoamericano, no las reuniones de economistas de la región. el escenario pasivo de aprendizaje de las “En esos dos históricos encuentros –de- teorías provenientes de países extranjeros cía Consuegra en el mencionado editorial, que sólo estaban interesados en perpetuar 5


Revista Desarrollo Indoamericano A c t u a l i d a d

A su muerte, El Maestro deja a la Universidad Simón Bolívar en pleno desarrollo, con varios programas de alta calidad y el reto de la acreditación institucional.

“Sus ideas nunca morirán”

nuestro subdesarrollo y la dependencia estructural.

José Consuegra Higgins fue también representante a la Cámara y senador de la República; recibió múltiples distinciones en el país y el exterior, especialmente de América Latina, y perteneció a las Academias de Historia, Ciencias Económicas y de la Lengua, en Colombia, y de Economía e Historia, en Venezuela.

Fue así como nació, a comienzos de 1973, la Corporación Educativa Mayor del Desarrollo Simón Bolívar, con énfasis en programas sociales (Economía y Sociología, en primer término), que con el tiempo se transformó en Universidad Simón Bolívar, nombre que conserva para expresar su profundo espíritu bolivariano, especialmente por la anhelada unidad de los pueblos latinoamericanos o, como él prefería decir, de nuestra Indoamérica.

Fue autor de numerosos libros que aún son textos de estudio en diversas universidades latinoamericanas –como Apuntes de Economía Política y Teoría de la Inflación–; dirigió, para la prestigiosa editorial Plaza & Janés, la Antología del Pensamiento Social y Económico de América Latina, mientras su revista Desarrollo Indoamericano fue galardonada como la mejor publicación de su género en el mundo por una asociación de escritores en Estados Unidos.

En efecto, rendía culto a nuestra identidad cultural, que se remonta hasta las comunidades indígenas anteriores al colonialismo español iniciado en 1492; a las diversas manifestaciones culturales, presididas por el rico folclor de nuestras tierras, y naturalmente a la mencionada teoría propia, auténtica, del desarrollo, para beneficio sobre todo de los sectores populares que padecían –y aún padecen–, en su inmensa mayoría, terribles condiciones de pobreza.

Fue igualmente un reconocido dirigente cívico en su amada Barranquilla, donde cientos de personas lo acompañaron en sus honras fúnebres, como postrer homenaje.

Atacaba por ello el centralismo característico de nuestros países, invocando los criterios cepalinos sobre el centro y la periferia que se imponen tanto a nivel internacional como en el plano local, al tiempo que en los últimos años se enfrentó con pasión al modelo neoliberal y de globalización, al cual interpretaba como la máxima expresión de dependencia en el marco de un imperialismo transnacional.

“Sus ideas nunca morirán”, dijo alguien durante el concurrido funeral que tuvo lugar el 29 de diciembre de 2013 en los Jardines de la Eternidad en la capital del Atlántico. ¡Paz en su tumba!

6


Revista Desarrollo Indoamericano

Documentos

Durante el encuentro de economistas latinoamericanos en México, que se efectuó en junio de 1965, se lanzó la idea de crear una revista que fuera vocera de la nueva teoría propia del desarrollo. Esa revista es Desarrollo Indoamericano.

Con motivo de la reciente celebración de los cuarenta años de la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla, el escritor y periodista Jorge Emilio Sierra Montoya escribió un nuevo libro sobre José Consuegra Higgins: A la sombra de El Maestro, cuya publicación coincide con la de esta edición. Reproducimos un fragmento de esa obra sobre el nacimiento de la revista Desarrollo Indoamericano y las circunstancias que le precedieron, en especial la ya célebre reunión en México, en junio de 1965, de un grupo de destacados economistas latinoamericanos que propugnaron por la teoría propia del desarrollo.

Así nació la revista Desarrollo Indoamericano Una teoría propia del desarrollo

La famosa Revolución Mexicana, en los albores del siglo XX, aún hacía sentir la fuerza de su espíritu nacional con acento socialista, mientras se creía que la revolución definitiva, con clara influencia comunista, estaba a punto de llegar.

Corrían los años sesenta. México era epicentro de la actividad intelectual en América Latina, tanto en honor a la extraordinaria cultura de sus pueblos indígenas (los aztecas y mayas que reinaron en la actual Centroamérica), como por su intensa vida política, atizada por la cercanía de Estados Unidos, a lo largo de su frontera en el norte que fuera escenario sangriento de una guerra que le costó parte de su territorio, y porque también ahí cerca, en el Mar Caribe, estaba la pequeña isla cubana, convertida en la principal base militar de la Unión Soviética.

En tales circunstancias, con tantos intelectuales metidos de lleno en la política no ya para interpretar la realidad sino para transformarla, era apenas natural que un centenar de ellos, economistas latinoamericanos de primer orden y profesores universitarios en su mayoría, se reunieran en la capital federal, hacia junio de 1965, para dejar constancia de su férreo compromiso 7


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

escuela cepalina, de la cual sin embargo conserva muchos rasgos si bien acentúa más la independencia en América Latina contra el sometimiento a los países desarrollados, en especial de los Estados Unidos, la suprema potencia imperialista?

social, de sus convicciones ideológicas, de su lucha por la libertad y la justicia, por la igualdad y la hermandad entre los pueblos. Venían de todas partes: Argentina y Chile, Brasil y Perú, Uruguay y Panamá, Ecuador y Costa Rica… La representación de Colombia estaba en manos de José Consuegra Higgins, profesor de la Universidad de Cartagena, a quien unos y otros conocían por sus libros, particularmente por su novedosa teoría de la inflación, donde se iba lanza en ristre contra el modelo cuantitativo que explica la variación en los precios por la oferta y demanda de bienes o por la cantidad de dinero en circulación, no por el control monopólico u oligopólico existente en el mercado.

Hagamos una breve síntesis, clave para entender los hechos posteriores. Para empezar, nuestros pueblos necesitan dar el salto al desarrollo, como ya otros lo han hecho en Europa, Norteamérica y Asia. Para tal propósito, de poco o nada sirven los modelos traídos de países desarrollados, no sólo porque sus condiciones son distintas a las nuestras sino porque simplemente no les conviene cambiar la dependencia que de ellos tenemos, dados Consuegra era un periodista los múltiples interereconocido, nada extraño ses (políticos, económicos, culturales, en aquella época cuando etc.) en juego.

Consuegra tuvo la oportunidad de exponer su teoría y quienes ejercían su trabajo en ponerla una vez más Así las cosas, Améria prueba, en medio diarios y revistas eran los más ca Latina, igual que de aplausos; lo misprestigiosos intelectuales que el Tercer Mundo en mo hicieron Alongeneral, debe seguir so Aguilar, con su en ocasiones daban el salto del su propio camino. juicio implacable a periodismo a la literatura. Develar, sí, nuestro los modelos de desubdesarrollo, sigsarrollo que pretenden imponernos desde fuera a los países nado por la pobreza de la inmensa mayolatinoamericanos, y Oreste Popescu, con ría, pero no por factores como el exceso su idea original sobre los antecedentes de población, la religión católica, la raza del modelo keynesiano en nuestras tie- o el clima, sino precisamente por la derras, entre otros ilustres expositores que pendencia, por la división internacional al término de las agitadas deliberaciones entre el Norte y el Sur, por el deterioro coincidieron en una declaración común, creciente en los términos de intercambio suscrita por la totalidad de los asistentes. al decir de la Cepal, o porque en definitiva hay factores estructurales, de fondo, ¡Ese era el nacimiento formal, efectivo, de que es preciso enfrentar de inmediato: la la Teoría de la dependencia y el subde- concentración de la riqueza, la propiedad sarrollo estructural, una teoría propia de rural con formas de organización feudal, la continua y masiva fuga de capitales, América Latina para el mundo! las cargas tributarias que benefician a los Pero, ¿en qué consiste esa teoría, llamada más favorecidos… a superar la formulada pocos años antes por el argentino Raúl Prebisch con su Una política defensiva, mejor dicho. 8


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

Portada de la primera edición de la revista Desarrollo Indoamericano, publicada en enero de 1966.

cidió de inmediato, en verdad. No. Pero meses después de su regreso, mientras dictaba clase en la Universidad de Cartagena, anunció dicho compromiso ante sus alumnos, quienes acogieron con entusiasmo la idea que de inmediato salió de las aulas, se regó por los diversos círculos intelectuales del país y trascendió las fronteras nacionales, donde sus colegas y amigos se declararon dispuestos a colaborarle. ¡La revista Desarrollo Indoamericano había nacido!

Como la que Consuegra había expuesto en su tesis de grado sobre cuestiones proteccionistas, acogidas ahora con entusiasmo por la reunión en pleno, la cual coincidió en que son necesarias otras medidas estructurales hacia afuera –encabezadas por la recia lucha contra la dependencia– y hacia adentro, en cada uno de nuestros países, sobre los más diversos temas: agrícolas, financieros, industriales… Se requiere –concluyeron– una publicación especializada que divulgue tales ideas y tan encomiables propósitos, como “órgano de expresión del pensamiento independiente y auténtico de América Latina”. Esa difícil misión se le encomendó al costeñito aquel de Isabel López, quien no se separaba un minuto de su elegante esposa, doña Ana Bolívar, una de sus alumnas de bachillerato cuando él regresó, con su cartón de economista, a Barranquilla.

Revista Desarrollo Indoamericano

Fue en 1966, es decir, hace casi medio siglo. Y Consuegra, siempre con el apoyo decidido de su esposa Anita, se puso al frente de tan ambicioso proyecto, confiado en salir adelante por su tesón que todos le admiraban, por la solidaridad que convocó y por ser la materialización de los ideales latinoamericanos, pero también por su trayectoria periodística, la cual contaba a su haber con varias décadas encima. Tenía méritos de sobra para triunfar en su empeño.

Él asumió el propósito general de la reunión en México como un reto. No se de-

En efecto, cuando apenas cursaba segundo de bachillerato en Barranquilla, con

¡Tremenda tarea la que le habían impuesto!

9


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

época cuando quienes ejercían su trabajo en diarios y revistas eran los más prestigiosos intelectuales que en ocasiones daban el salto del periodismo a la literatura (como fue el caso de García Márquez, entre muchos otros). En consecuencia, nadie se sorprendió al verlo en tales andanzas, como flamante director de la nueva revista Desarrollo Indoamericano, bajo cuyo nombre se leía en la portada cuál era su misión, cumpliendo con el sagrado mandato de la citada reunión en México: “Por la formulación de una teoría para el desarrollo económico y social de América Latina”. La teoría propia, a la cual acabamos de referirnos.

sólo doce años de edad, dirigió el periódico Tribuna Estudiantil, que fueron sus comienzos en “el oficio más hermoso del mundo”; después, todavía en el colegio, estuvo al frente de otras publicaciones: El Momento, Izquierda y Frente Nacional (vocero oficial del gaitanismo en el Atlántico); y, como si eso fuera poco, orientaba un programa dominical en la radio local: ‘Luz y ciencia’, donde le hacía eco al iluminismo y su profundo espíritu humanista, revolucionario.

En Bogotá, mientras estudiaba Economía, fue corresponsal del diario El Nacional, de Julián Devis Echandía, y como tal estaba acreditado para el cubrimiento inforA poco andar, Desarrollo mativo de la ConfeIndoamericano fue rencia Panamericamarcando la ruta de identidad na en abril de 1948, cuando fue asesinalatinoamericana o, mejor, do Jorge Eliécer Gaiindoamericana, que se remonta tán, su amado líder, a cuyas ideas siguió al glorioso pasado indígena siendo fiel por el resde nuestros pueblos, víctimas to de su vida.

Una teoría propia para el desarrollo de nuestros pueblos, insistamos. O un modelo propio, no importado, ni mucho menos impuesto por los países del Norte en beneficio de sus intereses particulares. Un desarrollo de la dependencia desde la en sentido estricto, En su exilio, fue coconquista española hasta los económico y social, lumnista de El Naciotiempos actuales. lejos de reducirlo al nal de Caracas y cosimple crecimiento laborador de varias económico, con la publicaciones de izquierda, como la revista Panorama, donde justa distribución de la riqueza y el énfacompartió sus páginas con las de presti- sis debido en aspectos humanos y sociagiosos escritores venezolanos, como Do- les, puesta la mirada en la dignidad de mingo Maza Zavala, uno de sus mejores cada persona. He ahí una apretada sínteamigos; de nuevo en Colombia, dirigió la sis del camino señalado por la incipiente revista El Economista con Fernando Cepe- publicación, ante la cual nadie sospechada y Roca, y se paseó a sus anchas por las ba siquiera que prolongaría su existencia páginas editoriales de los más importan- durante varias décadas. tes periódicos del país, desde El Tiempo y El Espectador hasta El Heraldo y El Univer- A poco andar, Desarrollo Indoamerisal, donde la sola mención de su nombre cano fue marcando la ruta de identidad latinoamericana o, mejor, indoamericana, bastaba para abrirle las puertas. que se remonta al glorioso pasado indíEn síntesis, Consuegra era un periodis- gena de nuestros pueblos, víctimas de la ta reconocido, nada extraño en aquella dependencia desde la conquista española 10


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

Una teoría propia para el desarrollo de nuestros pueblos. O un modelo propio, no importado, ni mucho menos impuesto por los países del Norte en beneficio de sus intereses particulares. Un desarrollo en sentido estricto, económico y social, lejos de reducirlo al simple crecimiento económico.

cada vez más a su causa, de veras quijotesca.

hasta los tiempos actuales, cuando el imperialismo hace de las suyas, con poderosas compañías multinacionales, a lo largo y ancho del planeta.

Por ahí desfilaron, en las numerosas ediciones de la revista, Celso Furtado, Domingo Maza Zavala, Ezequiel Ander-Egg, Virgilio Roel, Gastón Parra, René Báez, André Gunder Frank, Alonso Aguilar, Josué de Castro, Fernando Henrique Cardozo, Theotonio dos Santos, Ruy Mauro Marini, Helio Jaguaribe, José A. Silva Michelena, Teodoro Petkoff, Oreste Popescu, Salvador Brand, Lázaro Cárdenas, Jesús Silva Herzog, Cuauhtémoc Cárdenas, Antonio García, Gastón Parra, Gerardo Molina, Isidro Parra-Peña, Orlando Fals Borda, Arturo Valencia Zea, Raúl Alameda, Antonio Cacua Prada, Otto Morales Benítez…

Tal identidad, a su vez, implica la lucha contra el centralismo, tanto a escala internacional, dado el nuevo orden económico mundial con la tajante división entre el centro y la periferia al decir de la Cepal, como en el plano interno, del que era una prueba irrefutable lo sucedido en Colombia, cuya capital, Bogotá, desde los tiempos coloniales, concentraba cuantiosos recursos, como si el resto del país no existiera. Y, sobre todo, una identidad que lleva a la integración de nuestros países, a la verdadera unión latinoamericana, no la formal o también dependiente en organismos como la Organización de Estados Americanos –OEA– o la Alalc para impulsar el libre comercio, sino a la que proclamaba El Libertador Simón Bolívar junto a otros héroes de la independencia republicana, como San Martín. “El espíritu bolivariano es esencial a nuestra identidad”, repetía Consuegra en sus artículos, respaldado en sus investigaciones y las de sus compañeros de lucha, quienes se iban sumando

Consuegra, claro está, era el director de la publicación, pero también editor y quien la escribía en gran parte, la enviaba a los principales centros académicos y educativos del mundo, la sostenía a punta de publicidad que él mismo se encargaba de conseguir tras enormes esfuerzos, y la repartía en Barranquilla de casa en casa, de oficina en oficina, con la ayuda de sus pequeños hijos, guiados por su madre, quien fungía como gerente de esta empresa editorial apenas incipiente. Era una aventura quijotesca, sin duda. 11


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

Nuestros propósitos (Editorial de la primera edición de la revista Desarrollo Indoamericano, publicada en enero de 1966)

El estudio y la búsqueda del desarrollo económico y social constituyen en nuestros días la primera inquietud de los pueblos atrasados del mundo. Después de la Segunda Guerra Mundial, los países que se encuentran en desventaja económica han tomado más conciencia de su realidad. Casi todos se preocupan por su inequitativa situación y algunos se interesan en la aplicación de variadas conductas y en la utilización de medios que les permitan obtener resultados diferentes y más ventajosos. En el caso de América Latina, el afán y el deseo del desarrollo se presenta como una agitación permanente, como el reclamo de un derecho de sus gentes, como un imperativo impostergable.

Nada más hace unos pocos meses se reunieron los catedráticos de la Economía Política de los países latinoamericanos de las ciudades de Ica y México. En esos dos históricos encuentros se dejó definida constancia de que la teoría del desarrollo formulada en los países industrializados de Occidente, además de superficial y tendenciosa, no explica los problemas de desarrollo latinoamericano, ni puede, en consecuencia, servir de base a una conducta capaz de atacar con éxito esos problemas. Más aún, allí se dijo con todo énfasis, una vez considerados los orígenes históricos del subdesarrollo –cuyos linderos comienzan en la dominación y expoliación colonial para continuarse en las relaciones imperialistas de todos los tiempos–, que los principales obstáculos que frenan y deforman el desarrollo de nuestros pueblos son de carácter estructural, surgidos unos de la dependencia exterior y otros determinados por los sistemas internos de tenencia de la tierra, de desperdicios del ahorro, de intermediación comercial, de desorden administrativo y fiscal, etc.

Y a medida que pasan los días, parece existir más claridad no sólo en los conceptos del desarrollo sino también en el conocimiento de fenómenos que han permitido la situación comparativamente desventajosa de nuestros países. Ya se sabe que el problema no radica exclusivamente en los lentos crecimientos de las producciones, sino también en las incidencias sociales que puedan lograrse con incrementos más efectivos en la explotación de los recursos. Y en buena hora los economistas, los estadistas y demás personas que trabajan en este campo han comenzado a desechar las interpretaciones del subdesarrollo y las teorías del desarrollo enunciados por los tratadistas de los países desarrollados, para comenzar con seriedad a edificar un cuerpo de planteamientos y doctrinas que, surgidos de nuestra propia experiencia y del análisis de nuestros propios problemas, pueda servir realmente de fundamento a la decisión, a la política y a la estrategia que hasta ahora nos ha faltado.

Pero, ante la deformación de los conceptos, el juego de intereses personales y de grupos, la desorientación dirigida, etc., apenas si estamos en la etapa del despertar. En verdad, el desarrollo supone un rompimiento con las condiciones dadas, significa cambios, “modificaciones más o menos profundas del status y de las estructuras existentes, rupturas de ciertas situaciones de equilibrio (o lo que quiera llamarse como tales) para avanzar hacia otras”. Y la implantación de tales modificaciones o simple enunciación y defensa, reciben el Continúa en la página siguiente

12


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

Declaración de los economistas latinoamericanos en México (Texto de la Declaración de más de sesenta economistas latinoamericanos que asistieron a la histórica reunión de México, efectuada en junio de 1965 y en la cual se planteó la necesidad de una Teoría propia del desarrollo en nuestros países, cuyo medio de divulgación sería la revista Desarrollo Indoamericano bajo la dirección de José Consuegra Higgins)

1

ricano, ajustada a la realidad de nuestros países que la más comúnmente originada en los países industrializados. En ese esfuerzo, debe comprenderse el de lograr mayor precisión conceptual.

Los principales obstáculos que frenan y deforman el desarrollo económico latinoamericano son de carácter estructural, surgidos unos de la dependencia exterior: financiera, comercial, tecnológica, política, etc., respecto de los países desarrollados, y otros de carácter interno, denominados por los sistemas de tenencia de la tierra, fiscal, financiero, de intermediación comercial, administrativa, política, etc. Los factores externos e internos se vinculan estrechamente entre sí.

2

3

La teoría del desarrollo formulada en los países industriales de Occidente no explica satisfactoriamente los problemas del desarrollo latinoamericano, ni puede, en consecuencia, servir de base a una política capaz de atacar con éxito esos problemas.

4

Es necesario redoblar los esfuerzos para elaborar una teoría del desarrollo económico latinoame-

Los estudios que mejor pueden explicar el proceso de nuestro desarrollo serán aquellos que

Y pensamos nosotros que toda labor que se adelante a favor del desarrollo económico y social de nuestros pueblos, por pequeña o grande que ella sea, es sencillamente necesaria y oportuna. De ahí que nos hayamos animado a iniciar el esfuerzo de editar esta Revista que quiere servir de órgano oficial de expresión de todos los paisanos de nuestra América Latina que tengan algo que decir, especialmente si sus palabras pueden ofrecer aportes en la formulación de una teoría del desarrollo latinoamericano.

desdén o la oposición activa de los aprovechados con las condiciones presentes. Pero al lado de los que se aferran a impedir el bienestar de sus pueblos ante el temor de perder los privilegios y garantías que mantienen, se acrecienta el querer de las masas, de los hombres de trabajo, de los intelectuales y de los orientadores honestos, que se empeñan afanosamente en buscar nuevos caminos. Ya decía con razón el gran economista y visionario norteamericano: “Pocas partes hay en el mundo donde pueda verse con mayor claridad cómo la abundancia de recursos humanos y materiales no ha podido convertirse en base de un rápido progreso económico y social…, pero también hay pocas regiones en que, como América Latina, tantas personas dediquen toda su energía, todo su talento y todo su valor a la lucha para un futuro mejor”.

Invitamos pues, a los amigos de los países hermanos, a vincularse intelectualmente a este esfuerzo que sólo se apoya en la simple aspiración de cumplir con un deber histórico en estos momentos actuales de agitación y de esperanza de nuestros pueblos. 13


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

tradicionales, lo que no implica subestimar la importancia de los problemas financieros ni la necesidad de contar con una buena política monetaria y crediticia, así como un adecuado mercado de capitales. Es decir, no debe perderse de vista que los desequilibrios monetarios y cambiarios obedecen fundamentalmente a la defectuosa distribución del ingreso, a las fallas de sistemas de precios, la dirección y las condiciones del comercio exterior, la tendencia en general desfavorable de la relación de Una condición indispensable intercambio, los negativos movimientos para acelerar el crecimiento y me- internacionales de capitales, la inelasticijorar el nivel de bienestar de la dad de la oferta interna de muchos productos, el crecimienpoblación de nuesto de la población y tros países es la reasu concentración en lización de reformas actividades de baja estructurales proEs necesario redoblar los productividad e imfundas y la implanproductivas. tación de sistemas esfuerzos para elaborar de planificación con una teoría del desarrollo las modalidades más Las inversioconvenientes en cada nes extranjeeconómico latinoamericano, país y con la más ras directas ajustada a la realidad de amplia participación producen numerosos nuestros países que la más de nuestros países en efectos desfavorables su realización. sobre la balanza de comúnmente originada en los pagos, sobre la intepaíses industrializados. gración de la econoEl ritmo lenmía y la formación de to e inestacapitales de nuestros ble del desapaíses; determinan rrollo económico de también en gran meAmérica Latina, más que falta o escasez de recursos producti- dida el carácter y la orientación del comervos, obedece a la defectuosa utilización cio exterior, alientan la competencia model potencial real de inversión, el que en nopolística, absorben o subordinan a las proporción sustancial se dilapida en for- empresas nacionales más débiles, etc., por ma de consumos suntuarios e improduc- todo lo cual es necesario adoptar medidas tivos y se fuga al extranjero a través del capaces de impedir tales efectos negativos. comercio y los movimientos internacionales de capitales. Si bien los préstamos internacionales pueden contribuir a financiar el desarrollo, debe tenerse La inflación y los desajustes de la balanza de pagos en nuestros paí- presente que el monto de los otorgados ses son también en gran medida anualmente a la América Latina en geneproblemas de estructura, que deben ata- ral es inferior a las pérdidas causadas por carse al margen de las fórmulas ortodoxas el deterioro de la relación de intercambio comprendan y den el debido énfasis a factores de importancia realmente fundamental tales como la influencia múltiple de la dependencia del exterior, los efectos de la concentración de la riqueza y del ingreso sobre la producción, el consumo, la formación del mercado y el proceso de acumulación de capitales, así como los elementos de rigidez e ineficacia en la política económica que surgen de la estructura institucional.

5

8

6

9

7

14


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

posible, y adoptando las medidas internas que permitan fortalecer el comercio exterior, en particular con la participación decidida del sector público y con la mayor coordinación entre éste y el privado.

comercial y por los saldos desfavorables en el movimiento internacional de capitales, y que cuando excede ciertos límites el endeudamiento exterior agudiza la dependencia económica y política y es un factor de inestabilidad.

12

La reforma agraria no puede limitarse a la simple entreEs imprescindible diversifiga de tierras, con frecuencia car las fuentes externas de crédito recurriendo a todos marginales, a los campesinos; para que la los países que lo otorguen en condiciones transformación de la estructura agraria ventajosas, como una de varias maneras pueda contribuir a la consolidación del de llegar a lograr que los créditos exterio- mercado interno, al desarrollo de las acres pierdan el carácter de préstamos con- tividades secundarias y terciarias y a la dicionados que frecuentemente tienen. mayor integración económica general, la Esto coadyuvaría también a disminuir la reforma debe ser integral al proporcionar a los campesinos que dependencia de una trabajan la tierra y sola fuente tecnotodos los demás relógica y financiera, cursos productivos así como a la reducUna condición indispensable y facilitar la rápida ción de los tipos de para acelerar el crecimiento y elevación de su nivel interés y el aumende salud, educativo to de los plazos de mejorar el nivel de bienestar y técnico, así como vencimiento. Los de la población de nuestros mejorar sus sistemas préstamos exteriores de organización para deben canalizarse países es la realización producir y distribuir de acuerdo con los de reformas estructurales sus productos. planes nacionales de inversión, con preprofundas. ferencia en aquellas Los obque robustecen la injetivos dustrialización indede la pendiente de nuesplanificación deben tros países. ser los de aprovechar más racionalmente los recursos productivos de nuestros paíUna condición vital para ace- ses, e intensificar el ritmo de desarrollo, lerar el desarrollo es la de di- acelerar el proceso de formación de capiversificar el comercio exterior tales reduciendo el consumo suntuario y por los productos, países y regiones, y de- el gasto público y privado improductivo, fender la relación del intercambio latinoa- canalizando de mejor manera los recursos mericano, estrechando relaciones con los financieros internos en una mayor proporpaíses subdesarrollados de Asia, África y ción que la actual de los incrementos del la propia América Latina con vistas a ar- ingreso para elevar la tasa de inversión y monizar su oferta en el mercado interna- regulando los movimientos internacionacional, comerciando con todos los países les de capital, utilizar más cabalmente la del mundo, elevando el grado de elabo- capacidad instalada y seleccionar la técniración de sus productos de exportación ca, los medios y la combinación más adey sustituyendo importaciones al máximo cuada de los recursos productivos.

10

13

11

15


Revista Desarrollo Indoamericano D o c u m e n t o s

14

El mejoramiento de los recursos humanos constituye un medio y un fin en el proceso de desarrollo económico, y es por ello que debe conferirse especial importancia a la inversión con el propósito de elevar el nivel educativo y la capacidad de la población económicamente activa, así como las condiciones de salud y vivienda.

ción de la riqueza social para eliminar los principales desequilibrios económicos y sociales de nuestros países. En particular, dichas reformas deben comprender la redistribución de la tierra y los recursos agrícolas, la limitación del radio de acción de la iniciativa privada en el manejo de las actividades básicas y la correlativa ampliación del radio de acción del Estado en la dirección de la economía y la orientación de los A fin de que la planificación mecanismos de mercado por la planificasea eficaz, es preciso que ción, la transformación radical del sistema de distribución y del dessistema tributario, canse en planes con monetario, bancario, objetivos bien defiseguros, educación El mejoramiento de los nidos y viables de en todos sus niveles, recursos humanos constituye carácter integral y salud y seguridad no simplemente en un medio y un fin en el social; la modificaprogramas sectoriación del marco en proceso de desarrollo que se desenvuelven les o regionales sin económico, y es por ello las relaciones econóuna suficiente coormicas, financieras y dinación; que influque debe conferirse especial técnicas internacioya decisivamente importancia a la inversión nales; y una creciente sobre la tasa y esdemocracia interna, con el propósito de elevar tructura misma de la económica, social y el nivel educativo y la inversión y no sólo política. sobre el sector púcapacidad de la población blico en campos de La inteeconómicamente activa, así gración infraestructura; que como las condiciones de salud econótenga una clara conmica puede y debe creción geográfica, y vivienda. contribuir a aceley que las decisiones rar el desarrollo de económicas fundaAmérica Latina, y mentales surjan del más directamente a plan y no apoyadas en mecanismos del ampliar el mercado regional, a complemercado o en objetivos distintos a los de mentar las diversas economías nacionala planificación de acelerar el desarro- les, a estimular el avance tecnológico y a llo independiente de nuestros países y utilizar mejor los recursos productivos. mejorar el nivel de vida de la población. Entre los factores que condicionan desfavorablemente La planificación no puede el proceso de la integración, ser un substituto de las reformas estructurales sino podrían mencionarse la influencia, a meque debe involucrarlas. Estas deben nudo excesiva, de la inversión extranjera, consistir esencialmente en la redistribu- la ausencia de los sectores populares en

15

17

16

18

16


Revista Desarrollo Indoamericano

Una de las primeras ediciones de Desarrollo Indoamericano con ensayos de Antonio García, Josué de Castro y André Gunder Frank, además de un informe sobre el pensamiento político de Gaitán.

21

Los planes de estudio deben contribuir a la mejor comprensión de los problemas fundamentales de cada país, sin perjuicio de incluir disciplinas de diversa naturaleza, necesarias para la adecuada formación profesional del economista.

los organismos y labores a que da lugar la integración, los diversos grados de subdesarrollo existentes y el rezago en la realización de las reformas estructurales de mayor importancia en cada país.

19

Para impulsar la integración económica sería deseable prestar mayor atención a tal problema en las Facultades y Escuelas de Economía, auspiciar la participación de éstas en los mecanismos de integración, realizar estudios conjuntos, para lo cual la Universidad Nacional “Federico Villarreal” de Lima, Perú, ha ofrecido tomar la iniciativa y prestar su mayor cooperación. Es necesario, por otra parte, dotar a la ALALC de instrumentos que le permitan acelerar la integración y proponer a los gobiernos miembros de la Asociación, crear un organismo supranacional, investido de amplias facultades.

22 23

La investigación y el trabajo de biblioteca deben ser parte básica en la formación del economista. Convendría llevar a cabo una investigación acerca del estado de la enseñanza en las Facultades y Escuelas de Economía de América Latina, que permita obtener una visión integral del problema de la enseñanza y de la investigación.

24

Se recomienda, asimismo, que en las próximas reuniones de Facultades y Escuelas de Economía, se preste mayor atención a los problemas docentes y de organización.

20

Es necesario prestar mayor atención en las Facultades y Escuelas de Economía al estudio de la estructura económica latinoamericana. 17


Revista Desarrollo Indoamericano

Registro de Prensa

La bandera de la Universidad Simón Bolívar cubrió el féretro donde reposaba el cuerpo sin vida de José Consuegra Higgins, como si le diera un abrazo final al rector-fundador.

“José Consuegra Higgins fue un maestro del Caribe Colombiano. Periodista, economista, educador, literato, escritor, científico social, humanista e intelectual. Influyente tratadista de las Ciencias Económicas y Sociales de América Latina” Periódico El Tiempo - Bogotá, Colombia

Los principales periódicos del país, tanto nacionales como regionales, dieron amplio despliegue a la noticia sobre el fallecimiento de José Consuegra Higgins, director de la revista Desarrollo Indoamericano.

te tratadista de las Ciencias Económicas y Sociales de América Latina”. Nacido en el corregimiento de Isabel López –recordaba el periódico, tanto en su edición electrónica como en la impresa–, Consuegra fue concejal de Barranquilla, representante a la Cámara y senador de la República; ocupó los cargos de mayor importancia en Planeación Nacional; profesor universitario, decano de Economía y rector de la Universidad del Atlántico, antes de fundar la USB; miembro de distintas academias nacionales y extranjeras, en especial de Economía e Historia; Doctor Honoris Causa en varias universidades latinoamericanas, y conferencista internacional.

Así, el diario El Tiempo tituló: “Murió José Consuegra Higgins, fundador de la Universidad Simón Bolívar”, precisando que este lamentable hecho se presentó el pasado 28 de diciembre en la madrugada, a las 4 a.m., “en una clínica del norte de Barranquilla”. “Fue uno de los hombres notables de Barranquilla, el Caribe colombiano y el país”, señalaba la información mientras hacía una breve semblanza de su vida y su obra, destacándolo como un “influyen-

Sus dos grandes obras –decía– fueron su universidad y la revista Desarrollo In18


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

Por su parte, las principales cadenas radiales, como RCN y Caracol, incluían la trágica noticia en su agenda informativa, igual que algunos noticieros de televisión, como en los de ‘Telecaribe’ o programas especializados como ‘El boletín del consumidor’ de Ariel Armel, su compañero de tantas batallas por una economía del bienestar, en defensa del bien común.

doamericano, de la cual se han publicado, desde su fundación en 1966, más de 120 ediciones con doce mil ejemplares cada una. Entre sus numerosos libros publicados, mencionó los siguientes: El Pensamiento Económico Colombiano - El Control de la Natalidad como Arma del Imperialismo - La Teoría de la Inflación, el Interés y los Salarios - Las Ideas Económicas de Simón Bolívar - Prólogos, Diálogos y Críticas - Las Sorpresas del Tiempo - Del Recuerdo a la Semblanza - Neoliberalismo, Diálogos y otros temas - Desde mi Columna - Apuntes de Economía Política - El Compromiso de una Teoría Económica Propia Origen Latinoamericano de las Teorías de la Inflación - El Pensamiento Económico Venezolano - Doctrina de la Planeación Económica ¿Qué será de nuestra América Latina?

Tampoco fueron la excepción los portales de información por Internet, como RSE Consultoría que rindió un homenaje a Consuegra Higgins en sus diferentes secciones; ni redes sociales como Twitter, donde personalidades nacionales como el expresidente Ernesto Samper Pizano expresaron su dolor por la desaparición de “este digno representante de la escuela cepalina”; ni los modernos diarios electrónicos, cada vez más comunes en la actualidad.

Su velación –concluía la noticia– será en el Teatro José Consuegra Higgins de la Universidad Simón Bolívar.

Unos y otros observaban que la viceministra de Educación, Patricia Martínez, presidía la delegación del gobierno nacional en las honras fúnebres, a las cuales se hizo presente la alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera, quien exaltó al gran líder cívico y educador cuyo nombre –anunció, agradecida– llevará la Institución Educativa Cooperativa para el Trabajo Distrital, como homenaje póstumo.

Cubrimiento informativo Otros periódicos dieron la noticia respectiva en términos similares, no sólo los de circulación nacional –como El Espectador, también de Bogotá– sino especialmente los de carácter regional, fuera del Caribe colombiano –El Heraldo y La Libertad de Barranquilla, así como El Universal de Cartagena– o de otras zonas del interior del país, como El Diario del Huila.

“Falleció uno de los hombres más importantes del Caribe, el país y el mundo”, declaró el concejal Rafael Sánchez, quien hacía un alto elogio “del enorme e invaluable legado social, educativo y cultural” de Consuegra Higgins, una de cuyas obras más queridas por sus lectores: Un hombre a través de la anécdota, reeditada pocos días antes –según las versiones de prensa– podían llevarse los asistentes al acto de velación.

Así, El Universal, del que Consuegra fue colaborador cuando su amigo Domingo López Escauriaza (hermano del poeta Luis Carlos –‘El Tuerto’– López) era el director, despedía en términos elogiosos ‘al historiador’, mientras El Heraldo lo presentaba como “referente de la educación universitaria” y La Libertad, del que fuera editorialista hasta sus últimos años, decía simplemente: “Partió El Maestro”.

Luego aparecerían, en esos mismos medios periodísticos, los artículos de opi19


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

los momentos compartidos con su amigo Consuegra Higgins en la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, en su casa de Pradomar con su biblioteca particular –“la más completa en el país de cuantas pudiera haber sobre estos temas”– y el encuentro histórico de las Academias de Colombia y Venezuela en Barranquilla, promovido por el rector-fundador de la Universidad Simón Bolívar.

nión, encabezados por el de Amylkar Acosta, ministro de Minas y Energía, y el de Abdón Espinosa Valderrama, exministro de Hacienda, entre otros. Columnas de opinión ¿Qué dijo el ministro de Minas, Amylkar Acosta, sobre Consuegra Higgins, según artículo publicado en El Heraldo y reproducido por varios periódicos regionales? El título hablaba por sí solo: “El Maestro”, precisando en su comentario que él fue “el maestro de maestros”, como muchos de sus discípulos lo reconocen.

Lo destacó, pues, como economista, con una gran pasión por la ciencia económica y cuyo prestigio continental pudo comprobar cuando el profesor brasileño Celso Furtado le hizo un alto elogio de sus libros.

“Consuegra fue para Colombia lo que Furtado fue para Brasil”, dijo al observar que formó parte del grupo de economistas que en América Latina impulsó “el modelo propio”, resaltando su “gran proyección no sólo en Colombia sino a nivel latinoamericano, en donde tuvo un amplio reconocimiento”.

En términos semejantes se pronunció, también en las páginas editoriales de El Tiempo, el columnista Amadeo Rodríguez Castilla, con su artículo ‘El economista y humanista’. Para la presente edición especial de Desarrollo Indoamericano incluimos algunos de los textos mencionados:

En su opinión, Consuegra forjó con Antonio García “una nueva escuela de pensamiento económico en Colombia, unida a la corriente que aupó, desde la Cepal, Raúl Prebisch”, no sin recordar su dimensión intelectual y, sobre todo, sus muchas e importantes realizaciones como la Universidad Simón Bolívar, la revista Desarrollo Indoamericano y “la colosal empresa de publicar una Antología del pensamiento económico y social de América Latina, en la cual se compendia la contribución de los más prestigiosos exponentes del pensamiento económico de la región”. “La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”, enfatizaba sobre la muerte de El Maestro, citando a José Ingenieros. Por su lado, el exministro Abdón Espinosa Valderrama rememoró algunos de 20

ÍNDICE Referente de la educación universitaria

El Maestro

Paradigma de consagración docente

El economista y humanista

Ejemplo y orgullo para el mundo

Protagonista de la economía colombiana


EL HERALDO

Revista Desarrollo Indoamericano

Referente de la educación universitaria Martha Guarín y Carlos Sourdís

“Es mi afán extinguir la ignorancia. Soy del pueblo y traigo la paz”. Estos versos del himno de la Universidad Simón Bolívar recogen parte del pensamiento y la talla intelectual del fundador de esa institución, José Consuegra Higgins, tratadista de las ciencias económicas y sociales de América Latina, quien falleció en Barranquilla a los 89 años de edad.

da de libros del piso al techo, fue epicentro de encuentros con exponentes de la academia, la cultura y la política: Orlando Fals Borda, Manuel Zapata Olivella, Alfonso López Michelsen y David Sánchez Juliao, entre otros. Allí había cabida para la tertulia y el debate, la sencillez de su familia y el tecleo incesante de su máquina de escribir para producir la revista Desarrollo Indoamericano, fundada en 1966.

“Educación superior al alcance de todos” fue otro de los postulados de vida que logró hacer realidad Consuegra Higgins, creando en el año de 1972, al lado de su esposa Anita Bolívar, la universidad que ha facilitado la formación de miles de compatriotas, no sólo desde su sede en Barranquilla sino también en la ciudad de Cúcuta, Norte de Santander.

Defensor y admirador del legado de Simón Bolívar, adoptó el nombre de ‘El Libertador’ para su universidad, donde siempre se dieron cita rectores y pensadores sociales de América Latina buscando luces para problemáticas sociales comunes.

Intelectual influyente, mantuvo contacto con personalidades nacionales e internacionales desde mucho antes de crear la universidad. Su casa, literalmente colma-

Desde ese mismo claustro –que siguen expandiendo por el barrio El Prado sus hijos José, Ignacio y Anita en compañía de sus familias– enseñó respeto por la ciudad, sus referentes y la historia, conservando

La bella Casa de la Cultura de la Universidad Simón Bolívar ha sido escenario de importantes actos académicos, en muchas ocasiones con invitados internacionales.

21


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

correcto del idioma. Fue miembro de la Academia Colombiana de la Lengua.

desde el punto de vista arquitectónico las casonas patrimoniales, como La Perla, donde vivieron Obregón y Cepeda Samudio, del Grupo de Barranquilla, colectivo en el cual Consuegra Higgins compartió inquietudes intelectuales con el Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y con Juan B. Fernández Renowitzky, director consejero de esta casa periodística. Aquí también, Consuegra Higgins dejó huella de su pensamiento y de sus inquietudes desde una columna semanal que mantuvo por varias décadas. Igual lo hizo en periódicos como El Nacional.

Con su recio carácter y rectitud moral nunca declinó ante los embates. Escribió libros sobre economía política, teoría de la inflación y control de la natalidad. Este último, recomendado por el papa Pablo VI para ser traducido al italiano. Su legado intelectual, a través de su misión educativa y publicaciones, deja luces para irradiar a actuales y venideras generaciones.

Creó en su juventud el periódico Frente Sus allegados y cuantos compartieron con Nacional, abierto a expresiones literarias el profesor Consuegra Higgins en el terrey a la política, otras de sus inclinaciones, no personal atesoran la imagen de un ser dispuesto a servir, como que fue senasencillo como la medor de la República cedora de Mompox y representante a la “Educación superior al alcance en la que desde la Cámara, al igual que de todos” fue otro de los terraza de su hogar concejal de Barranpostulados de vida que logró todas las noches, quilla. Pero su vida con impecable pijaestuvo dominada hacer realidad Consuegra ma manga larga y en por la academia, por Higgins. pantuflas, contaba la docencia. Fue funcomo el mejor de los dador de la facultad educadores, a los hide Economía y rector jos de los vecinos, la de la Universidad del Atlántico, docente de las universida- historia de Colombia y del mundo, recaldes Jorge Tadeo Lozano, Gran Colombia, cando que la lectura, la educación, el trade América y del Cauca, entre otras. Ac- bajo y las correctas y sencillas maneras de tuó como conferencista internacional y vivir eran las llaves para disfrutar el parecibió Honoris Causa en varias universi- raíso terrenal y poder entrar al celestial. dades del país y de América Latina. Reconocimientos y distinciones Impulsó desde su universidad una hemeroteca y una editorial para respaldar el Una de sus más representativas distinaporte del profesorado y, en general, de ciones fue la de ‘Servidor Meritorio de la investigación social. A su natal Isabel la Educación Superior’, otorgado por López, corregimiento de Sabanalarga, le Comfenalco, Asiesca y el periódico El entregó un colegio a través de la Univer- Mundo, de Medellín, el 4 de marzo de 2004. sidad Simón Bolívar, así como una Casa Campesina para fomento educativo rural. Fue galardonado por los ministerios de Educación Nacional y de Cultura, AcadeJosé Consuegra Higgins enarboló con or- mia de Ciencias Económicas de Colomgullo la identidad Caribe, además el uso bia, Consejo Mundial de la Paz, el Icfes, 22


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

Tres ilustres representantes de la cultura latinoamericana: el poeta cubano Nicolás Guillén, su colega colombiano Jorge Artel y el maestro Consuegra.

que cuenta con 124 ediciones de 12.000 ejemplares cada una.

Cámara de Representantes, Congreso de la República de Colombia, la Sociedad de Mejoras Públicas de Barranquilla, la Gobernación departamental, alcaldías y concejos municipales.

Trayectoria José Consuegra Higgins fue elegido por la Cámara de Representantes como Consejero Nacional de Planeación, cargo del más alto rango en la estructura del manejo económico de la nación, lo que le permitió organizar las oficinas de Planeación Departamental y elaborar en Barranquilla, por recomendación de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL, un plan regulador, modelo en su momento para todo el país.

También fue distinguido por las Asociaciones de Periodistas. Fue miembro de la Academia Colombiana de Historia, directivo de la Academia de Ciencias Económicas de Colombia, Miembro de la Academia de Historia y Ciencias Económicas de la República Bolivariana de Venezuela y Miembro de la Comisión Preparatoria de la Conferencia de Ginebra sobre Comercio Mundial.

A lo largo de su prolífica carrera, el académico Consuegra Higgins fue profesor visitante y conferencista en las universidades Nacional Federico Villarreal, San Marcos y San Luis Gonzaga, en Perú; Central, de Ecuador; de El Salvador, en El Salvador; de Panamá, en Panamá; Católica y de La Plata, en Argentina, y Nacional Autónoma de México –UNAM–, en México. Fue fundador de la facultad de Economía y rector de la Universidad del Atlántico.

Publicaciones Publicó más de 40 libros. Entre ellos: El Pensamiento Económico Colombiano, El Control de la Natalidad como Arma del Imperialismo, Teoría de la Inflación, el Interés y los Salarios, Las Ideas Económicas de Simón Bolívar, Prólogos, Diálogos y Críticas, Las Sorpresas del Tiempo y Del Recuerdo a la Semblanza. Consuegra Higgins fue fundador de la revista Desarrollo Indoamericano, 23


EL HERALDO

Revista Desarrollo Indoamericano

El Maestro

Amylkar Acosta, ministro de Minas y Energía

“La muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida” José Martí

CEPAL Raúl Prebisch, la misma que promovió la industrialización y el desarrollo endógeno de la economía latinoamericana a través de políticas de protección de la industria incipiente y la diversificación de las exportaciones. El Profesor Consuegra hizo causa común con connotados exponentes del pensamiento económico latinoamericano de la época de la talla de Celso Furtado, Oswaldo Sunkel y Alonso Aguilar. Fue entonces cuando se gestó en nuestra región el primer destello de un Modelo propio, ya que al decir de nuestro laureado García Márquez, no obstante que “nuestra virtud mayor es la creatividad, sin embargo no hemos hecho más que vivir de doctrinas recalentadas”.

Para José Ingenieros, el intelectual no es sólo aquel que necesita de los libros, sino aquel a quien una sola idea, por elemental que sea, ordena y compromete la vida. Este es el caso del Profesor José Consuegra Higgins, nacido en 1924 en Isabel López, corregimiento del municipio de Sabanalarga (Atlántico) y quien después de una larga y fructífera trayectoria, llena de méritos y realizaciones, acaba de entregar su alma al Señor. Su consagración al estudio, a la investigación y a la docencia de la economía, lo llevaron a hacer aportes importantísimos y de gran valor a esta disciplina del conocimiento, con una gran proyección no sólo en Colombia sino a nivel latinoamericano, en donde tuvo un gran reconocimiento.

Podríamos decir, sin hipérboles, que Consuegra Higgins fue para Colombia lo que Furtado para Brasil; por lo demás, ambos incursionaron con suerte varia en la administración pública: Consuegra se inició en su dilatada carrera profesional como Consejero de Planificación en el gobierno de Guillermo León Valencia, mientras Furtado se desempeñó como Ministro de Planificación de Brasil. Consuegra fue, además, concejal de Barranquilla,

Consuegra fue un discípulo aventajado del gran pensador Antonio García, su profesor, y militó con él en la causa socialista; marxistas ambos, eran considerados en los años 60 ovejas descarriadas por parte del establecimiento. Pero ambos, como economistas heterodoxos que eran, fueron forjando una nueva Escuela de pensamiento económico en Colombia, unida a la corriente que aupó desde la 24


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

“Él fue el Maestro de maestros y con su sensible fallecimiento deja un gran vacío en la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, de la cual, además de ser uno de sus fundadores, era Miembro de Número.”

bién desde allí se comprometió en la colosal empresa de publicar una Antología del Pensamiento Económico y Social de América Latina, en la cual se compendia la contribución de los más prestigiosos exponentes del pensamiento económico de la región.

representante a la Cámara y senador de la República. Fue decano en la Facultad de Economía, tanto en la Universidad de Cartagena como en la Universidad del Atlántico, y rector de este claustro, del cual fue defenestrado por sus ideas de avanzada y por osar, según registros de la prensa de la época, concederle títulos Honoris Causa a personalidades de la cultura y de las letras, editar libros con ideas perniciosas y, lo que era peor, permitir que profesores de la institución se ‘distrajeran’ dictando conferencias en el exterior.

Fue, además, el Profesor Consuegra un autor prolífico; sus obras siguen siendo textos de obligada consulta para quienes quieran adentrarse en los vericuetos de esa ciencia abstrusa e inexacta que Thomas Carlyle catalogó como lúgubre, como lo es la economía. Él fue el Maestro de maestros y con su sensible fallecimiento deja un gran vacío en la Academia Colombiana de Ciencias Económicas (ACCE) de la cual, además de ser uno de sus fundadores, era Miembro de Número y sus pares lo vamos a extrañar mucho. Se nos fue El Maestro, pero nos deja al sinnúmero de discípulos sus valiosas enseñanzas, la primera de ellas la coherencia y la firmeza en las convicciones. Él, como buen keynesiano, era consciente, como todos los mortales, que a largo plazo todos estaremos muertos, esa es la ley de la vida, qué le vamos a hacer.

Pero, siendo que lo suyo era la academia, esta fue la ocasión propicia para fundar su propia Universidad, la Simón Bolívar (USB), en 1972, la cual regentó hasta hace muy poco, cuando Anita Bolívar, su inseparable cónyuge, y sus hijos José, Ignacio y Ana tomaron la posta para proseguir en la procelosa empresa de formar profesionales íntegros e integrales. Y a través de la USB le dio un renovado impulso a la revista Desarrollo Indoamericano que fundó en 1966 y circula desde entonces a lo largo y ancho de América Latina. Tam25


Revista Desarrollo Indoamericano

Paradigma de consagración docente

Abdón Espinosa Valderrama, exministro de Hacienda

bríamos de reencontrarnos en la junta directiva de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas. Por aquella época publicaba su prestigiosa revista especializada Desarrollo Indoamericano y, gradualmente, la Antología del Pensamiento Económico y Social de América Latina. En el exterior, el profesor brasileño Celso Furtado, a quien homenajearíamos en Bogotá, me había hablado de su obra con reconocimiento y encomio.

Una nota necrológica de Amylkar D. Acosta, merecidamente encomiástica de la vida y la obra de José Consuegra Higgins, distribuida a los miembros de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, nos enteró de su fallecimiento, tras años de discreto e inevitable retiro. El hecho de que se hubiera esfumado calladamente hace varios años, por razones de salud, no atenúa la solidaridad afectuosa con su esposa, Anita, y sus hijos en el hondo pesar por su desaparición definitiva. Pero sí revive el recuerdo de cuantos lo conocimos y admiramos su obra constructiva, docente y académica.

Su vasta y rica biblioteca particular sobre estas materias, en su casa de recreo o más bien de estudio con vista al mar, en Puerto Colombia, era la más completa en el país sobre cuantas pudiera haber sobre estos temas. De ella solía enorgullecerse, como de su cuna en el alegre e inolvidable corregimiento Isabel López.

Tenía varias generosas pasiones: la de la ciencia económica, por entonces muy de moda, la de transmitir a los jóvenes los nuevos conocimientos en esta rama del saber y la de la compenetración indoamericana, según prefería denominarla. Muy joven, se vinculó al magisterio en las universidades de la Costa Atlántica y acabó fundando la Simón Bolívar en Barranquilla, la capital del departamento de que era oriundo y del cual se ufanaba, tanto como de su condición costera y caribeña.

Memorable fue la oportunidad en que, por invitación de su centro universitario, nos reunimos los directivos de las academias de Ciencias Económicas de Colombia y Venezuela en Barranquilla. En esa oportunidad pudimos comprobar y admirar la calidad profesional de nuestros queridos vecinos y ocasionales interlocutores. En los foros internacionales brillaban por su bagaje de conocimientos, por

Ya rector de su propio centro educativo, llamado a consolidarse y expandirse, ha26


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

fueron evaporando. Imprevistamente, aquí vendríamos a tener también auge minero-energético, con el petróleo y el carbón de productos principales.

sus experiencias y talentos. Su capital intelectual y humano estaba a la altura de su riqueza en hidrocarburos. Nada hacía presagiar crisis económicas como la desgarradora que sufre esa nación hermana, con su economía desbaratada, con su dramática escasez de artículos esenciales de consumo y con inflación en el increíble nivel de 56,2 por ciento, en contraste con la de 1,94 por ciento de Colombia y la de 2,7 por ciento de Ecuador.

En Venezuela se afirmaba que su prioridad económica era ‘sembrar’ el petróleo y difundir su bonanza entre la población. Que recuerde, nadie, en esa reunión académica, se apuntaba a las teorías de Friedman, ni a las políticas de Reagan en Estados Unidos o de Margaret Thatcher en Gran Bretaña. Tampoco a las que habían aislado y mantenido en retraso a Cuba. La predilección pragmática era por las libertades democráticas como marco para reducir la pobreza y las desigualdades, sin que en el grupo académico faltaran los marxistas de formación.

En aquella época, nos hallábamos en pleno esplendor de la Comunidad Andina de Naciones, luego desgranada y, en la práctica, disuelta. Para no mencionar la tradicional grancolombiana, cuyas prósperas empresas y prospectos también se

“Tenía varias generosas pasiones: la de la ciencia económica, por entonces muy de moda, la de transmitir a los jóvenes los nuevos conocimientos en esta rama del saber y la de la compenetración indoamericana, según prefería denominarla.”

27


Revista Desarrollo Indoamericano

El economista y humanista

Amadeo Rodríguez Castilla, columnista

mería, y Química y Farmacia. Por ello, no era nada fácil abrirle el espacio a una nueva disciplina profesional en ese medio, sobre todo, cuando en el ámbito nacional se hablaba peyorativamente de ‘los economistas jóvenes’ y se hacían burlas con avisos de prensa que solicitaban ‘economistas con bicicleta’.

El fin de año nos sorprendió la noticia del sensible fallecimiento de José Consuegra Higgins, quien consagró su larga vida a la docencia, a la investigación, a la innovación y a la promoción social, de lo cual quedan fecundos logros para Latinoamérica, Colombia y la región Caribe colombiana de la cual fue uno de sus valores intelectuales más connotados.

Consuegra fue un devorador de los clásicos ingleses Adam Smith, David Ricardo, Stuart Mill y Marshall, pero también de autores de otros países y épocas como Quesnay, Marx, Schumpeter y Keynes, entre otros, cuyos planteamientos acogía o rechazaba con sentido crítico sobre su validez en el contexto de las economías subdesarrolladas, expresión que él prefería a la ‘políticamente correcta’ formulación hecha por la primera Conferencia Mundial sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD 1), de Naciones Unidas, celebrada en Ginebra en 1964, de “economías en proceso de desarrollo”, con el supuesto de que este concepto es dinámico y el otro estático.

Otras plumas ilustres y cercanas a su periplo vital nos han regalado estupendas semblanzas de la incansable y prolija labor intelectual de este insigne economista y mejor humanista, por lo que, en la presente columna, sólo quiero dejar mi testimonio sobre quien fuera mi profesor en la Universidad de Cartagena en los distantes años de 1963 y 1964. En esa época era toda una aventura iniciar estudios profesionales en esta rama del conocimiento y menos en un programa nuevo en una universidad de provincia como la de Cartagena, institución que tenía merecida fama en sus programas clásicos de Medicina, Derecho, Ingeniería Civil, Odontología, Trabajo Social, Enfer-

No aceptaba la simplista definición de 28


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

“No aceptaba la simplista definición de que la economía era la ciencia que estudiaba la producción, distribución y consumo de las riquezas, sino que le agregaba el estudio de los problemas de tipo social originados en aquellos fenómenos, dado que el hombre era el sujeto y objeto de la economía.”

que la economía era la ciencia que estudiaba la producción, distribución y consumo de las riquezas, sino que le agregaba el estudio de los problemas de tipo social originados en aquellos fenómenos, dado que el hombre era el sujeto y objeto de la economía.

plo que cuando uno recibía un billete, lo hacía como un acto de fe en la autoridad monetaria que lo emitía (de ahí lo fiduciario), tesis que después amplió en un pequeño opúsculo en el que predijo la desaparición del dinero tal como ahora se conoce, en un enfoque parecido al reciente de Paul Kugman quien se ha referido a los esfuerzos que se hacen para la creación de una moneda virtual.

Cuando enseñaba los sistemas económicos que en la historia han existido no vacilaba en decir que el esclavismo se había acabado cuando dejó de ser un negocio para los esclavistas, en el sentido de que los costos de producción de un esclavo eran superiores a su producción, con lo cual confrontaba a quienes decían que se había acabado por razones piadosas y de sentido humanitario.

Fue representante a la Cámara por el departamento del Atlántico y elegido más tarde como consejero nacional de Planeación en representación de la Rama Legislativa, pero una reestructuración del Estado promovida por el entonces ministro de Hacienda, Carlos Sanz de Santamaría, despojó al Congreso de su participación en la elaboración de los planes de desarrollo.

Fue un firme convencido de la necesidad de tener una explicación teórica sólida sobre el subdesarrollo que para él no sólo era el latinoamericano, al estilo Prebisch, sino que incluía las prácticas ancestrales de nuestros indígenas y la sabiduría campesina.

Pero cuando, en el gobierno de Carlos Lleras, se presentó la crisis y ruptura con el Fondo Monetario Internacional, que luego dio origen al Decreto-Ley 444 de 1967, el Maestro Consuegra desempolvó sus papeles de antiguo consejero para demostrar que las medidas tomadas en esa coyuntura él las había propuesto dos o tres años atrás.

A veces discernía como un lúcido heterodoxo frente a las teorías vigentes, en especial sobre el papel del dinero en la economía, aspecto en el que destacaba su carácter fiduciario y de medio de cambio pero rechazaba lo de acumulador de valor a través del tiempo. Ponía como ejem-

Paz en la tumba de este insigne y magnífico Maestro. 29


LA LIBERTAD Revista Desarrollo Indoamericano

Con la fuerza de la verdad

Ejemplo y orgullo para el mundo Editorial

Hoy, muchos de sus amigos reconocen en este gran maestro a uno de los más reconocidos exponentes de la autenticidad Caribe.

Barranquilla, Atlántico, la Región Caribe, el país en general y América Latina están de duelo con el lamentable fallecimiento de José Consuegra Higgins, hombre cabal e intelectual, íntegro, que dedicó gran parte de su existencia a la formación profesional de miles de compatriotas que se han educado en la reconocida universidad que lleva el nombre de nuestro Libertador Simón Bolívar. Economista reconocido y científico social, influyente tratadista de las Ciencias Económicas y Sociales de América, recibió durante su vida los más altos honores de las diferentes Academias de Ciencias Económicas y de Historia del país y del mundo.

Sus libros –más de 40 publicaciones– han recorrido el mundo llevando el mensaje de la defensa de una identidad que siempre enarboló con orgullo. Allí está su legado, porque su prolífica producción intelectual es materia de estudio por parte de eruditos y neófitos en los diferentes temas que abordó con impecable honestidad, algunos de ellos como Apuntes de Economía Política, El Control de la Natalidad, Teoría de la Inflación, el Interés y los Salarios, El Pensamiento Económico de Simón Bolívar y tantos otros que hacen parte de una extensa producción intelectual que ha reconocido el mundo entero, tanto que, en los años setenta del siglo pasado, el carismático papa Pablo VI, solicitó que varias de sus obras fueran traducidas al idioma italiano, teniendo en cuenta sus profundos conceptos humanistas emitidos en cada uno de sus escritos.

Desde esta casa periodística, que también fue su casa, hacemos extensivas nuestras más sensibles condolencias a sus familiares y a la comunidad universitaria en general. Su ágil pluma y sus numerosas publicaciones le abrieron durante su existencia un espacio a este connotado académico, periodista humanista y cultor de la intelectualidad barranquillera y costeña.

En buena hora, José Consuegra Higgins deja para la humanidad una extensa obra intelectual y un legado que a través de su Universidad Simón Bolívar, la cual fundó en 1972, podrá seguir irradiándose en las nuevas generaciones de barranquilleros, costeños y colombianos en general.

Sólo ayer cuando su hijo, el arquitecto Ignacio Consuegra Bolívar, nos visitaba para entregarnos la caricatura que se publica regularmente en este diario, lo recordábamos en su natal Isabel López, como aquel joven altivo y ávido de conocimiento que conocimos en un lejano ayer, el cual con fortaleza y tesón ha puesto el nombre de ese humilde corregimiento en los más encumbrados pedestales de la intelectualidad latinoamericana.

Paz en la tumba de este gran exponente de nuestra cultura, un gran amigo de sus amigos y como él bien lo expresaba: ‘amigo también de los amigos de sus amigos’. Pero además de un ser auténtico y de profunda nobleza, de recio carácter y rectitud moral, nunca desvió sus convicciones ante las adversidades de estos tiempos. 30


Revista Desarrollo Indoamericano

Protagonista de la economía colombiana

Portada del libro publicado por la Universidad Jorge Tadeo Lozano en la celebración de sus 50 años de fundada.

José Consuegra Higgins formó parte de la rigurosa selección de 50 Protagonistas de la Economía Colombiana, libro escrito por Jorge Emilio Sierra Montoya, con prólogo del economista Eduardo Sarmiento Palacio, que publicó la Universidad Jorge Tadeo Lozano en la celebración del cincuentenario de fundación de esa institución educativa. El siguiente es el texto correspondiente, tomado del portal de la firma ‘RSE Consultoría’, cuyo Boletín de Responsabilidad Social Empresarial, correspondiente al pasado mes de enero, se dedicó en su totalidad a exaltar la memoria de José Consuegra Higgins.

tel El Prado, tan representativo de La Arenosa como el Paseo Bolívar o el barrio El Prado.

Los Higgins son oriundos de Irlanda. Pero su abuelo Silvestre vino de Estados Unidos. “No era un gringo imperialista”, dice José Consuegra, uno de los tantos nietos, con ese dejo costeño del que se enorgullece y algo del humor negro que ratifica su conocida militancia de izquierda.

Este mismo personaje tiene, además, una historia particular, de antología: fue médico homeópata y estudioso de los recursos naturales de Colombia, campo que le permitió recorrer todo el territorio nacional y dejar varios libros, alguno de los cuales, Culebras y reptiles venenosos, fue un auténtico best-seller en su época, cuando muchos parroquianos eran víctimas de las letales mordeduras de serpiente.

Pues bien: afirma asimismo, en su condición de historiador, que su antepasado construyó todos los puertos del río Magdalena y hasta hizo el primer ferrocarril de nuestro país, con el cual se comunicó a Puerto Colombia con Barranquilla, su ciudad del alma.

Por el lado materno, los ancestros no poseen menos alcurnia intelectual. Así, Pedro Pastor Consuegra, un tío abuelo, dirigió el primer diario de la Costa en los años 30: La Nación, donde se dio el lujo de

No fue ese el único aporte de los Higgins al desarrollo industrial de la Costa Atlántica. Un sobrino del abuelo, ingeniero de profesión, construyó el ya legendario Ho31


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

continuar su carrera universitaria, posiblemente Derecho, hacia fines de 1945. Viajó en barco, a lo largo del río Magdalena, cuando la travesía era una verdadera odisea, sobre todo para un joven, así estuviese ansioso de aventuras, dispuesto a conquistar el mundo.

contar entre sus colaboradores con escritores de la talla de Julio Flórez y Porfirio Barba Jacob. De él –precisa José Consuegra– se conserva una estatua en el Cementerio Universal de la capital del Atlántico, que tiene el siguiente epitafio: “Sólo partiéndome el corazón, me callarán”. Fueron sus últimas palabras en el Congreso (pues era parlamentario), al defender sus ideas conservadoras de avanzada, como demócrata, que lo condujeron a rechazar la gestión del gobernador de entonces.

Como era gaitanista, se le apareció en la capital a su máximo líder, el gran caudillo Jorge Eliécer Gaitán, ahí, en su oficina, sobre la carrera séptima, donde precisamente, a la salida, fue asesinado pocos años después.

Dos o tres días después de regresar a Barranquilla, en la entrada del Teatro Cisneros, le propinaron Pedro Pastor Consuegra, un tío dos tiros. Su terrible abuelo, dirigió el primer diario premonición, lanzada como un reto a de la Costa en los años 30: sus enemigos, se haLa Nación, donde se dio bía cumplido al pie de la letra. el lujo de contar entre sus

“¿Y qué va a estudiar?”, le preguntó, a quemarropa, el dirigente político. Como entonces no se estudiaba –explica– sino medicina y derecho, creyéndose él un pichón de abogado para seguir acaso las huellas de su ídolo, la respuesta fue obvia: Derecho.

colaboradores con escritores Exhibió un valor comparable al del de la talla de Julio Flórez y coronel Higgins, hijo Porfirio Barba Jacob. de Silvestre, quien combatió al lado del “Nada de eso”, dijo general Rafael Uribe Gaitán, para rematar Uribe en la Guerra con sus frases caracde los Mil Días, y tuvo la vocación periodística que es propia de la familia, tanto terísticas: “En este país sobran abogados. por lo dicho antes como por un tío de su Yo lo que necesito son economistas. ¡Usmadre, José P. Esmeral (padre del exmi- ted tiene que estudiar economía!”. nistro César Esmeral Barros), director del periódico El Liberal y miembro respetable No sabía siquiera que hubiese esa carrera, ni mucho menos en qué consistía ni para del Consejo de Estado. qué servía, si servía de algo. Se quedó sorJosé Consuegra lleva el periodismo en prendido, confiesa. Pero no fue capaz de la sangre. llevarle la contraria. Le recibió, sin pensarlo dos veces, una tarjeta enviada al rector ‘Palanca gaitanista’ de la Universidad Nacional, Gerardo Molina (gaitanista Clase A), entre otras cosas José Consuegra Higgins, graduado de ba- porque sus escasos ingresos económicos chiller, emprendió rumbo a Bogotá para le alcanzaban apenas para entrar allá, a 32


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

Selección de libros de El Maestro José Consuegra Higgins, entre los que se destaca su bella autobiografía Del Recuerdo a la Semblanza.

en medio de sonoras carcajadas, para observar a continuación que entre sus compañeros tuvo a Jorge Child, Raúl Alameda, Dilio Donado y ‘numerosos exiliados’ de Venezuela, Ecuador, Panamá y Argentina, países que estaban gobernados por ‘dictadores intolerantes’.

una universidad pública, por el bajo costo de la matrícula. El profesor Molina lo atendió de inmediato. Leyó la tarjeta y a su vez le dio una más para llevársela a Antonio García (gaitanista Clase A, valga la insistencia), quien dirigía el Instituto de Estudios Económicos de la Nacional, cuna de la posterior Facultad de Economía.

Poco después se vinculó al Partido Socialista, del que formaba parte –afirma con orgullo– la élite intelectual del momento: Gerardo Molina, Antonio García, Carlos Rafael Robles, Guillermo Hernández Rodríguez, Diego Luis Córdoba…, profesores que no tardaron en volverse auténticos tratadistas, con quienes llegaría a tener, con el paso del tiempo, una estrecha amistad, sea como colaboradores de su revista Desarrollo Indoamericano o

Cuando García recibió el mensaje, seguramente pensando en tan buenas ‘palancas’, ordenó a su secretario que le tomara sus datos personales y académicos. Lejos estaba José Consuegra de imaginarse que así cumplía con el requisito ineludible y necesario de la matrícula. “Me matriculé sin darme cuenta”, anota 33


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

de las codiciadas esferas oficiales, particularmente en Planeación Nacional, cuyo director, Jorge Franco Holguín, le ofreció el cargo durante el gobierno de Alberto Lleras Camargo.

como conferencistas en las universidades donde él fuera profesor, decano de Economía y rector. El humilde estudiante provinciano de otrora comenzaba a ceder el puesto a uno de los más importantes economistas del país y de América Latina.

No fue el único mérito a su haber, sin embargo. Años atrás había sido director económico del Plan Regulador de Barranquilla, bajo la orientación del arquitecto Cristian Urjueta, y como dicho estudio era recomendado por la Cepal para aplicarse en las ciudades de los distintos países latinoamericanos, el oficio en cuestión le caía como anillo al dedo.

Padre de la planeación regional Hacia 1957, ya andaba por Popayán. Era profesor de economía en la prestigiosa Universidad del Cauca, adonde sus directivas llevaron las figuras más prestigiosas de las ciencias jurídicas y económicas, como Luis Carlos Pérez, Benjamín Iragorri, Arturo Valencia Zea y Antonio García. Fue cuando publicó su primer libro, sobre la planeación en Colombia, pionero en los estudios sobre planificación por cuanto los planes de desarrollo, en especial los de carácter regional y ‘con los pies en la tierra’, estaban en pañales.

Lo aceptó. Volvió, por consiguiente, a Bogotá. Y desde tan elevada posición, pudo montar las oficinas de planeación departamentales (en Pereira, Manizales, Medellín y, en general, ‘en todo el país’), por lo cual no es exagerado calificarlo como padre de la planeación regional dentro del enfoque descentralizado que ahora está en boga por mandato constitucional.

Esa obra, al parecer, le abrió las puertas

De aquella experiencia dejó un libro más,

Consuegra pudo montar las oficinas de planeación departamentales (en Pereira, Manizales, Medellín y, en general, ‘en todo el país’), por lo cual no es exagerado calificarlo como padre de la planeación regional dentro del enfoque descentralizado que ahora está en boga por mandato constitucional.

34


Revista Desarrollo Indoamericano R e g i s t r o

d e

P r e n s a

encuentro de economistas en México para llevar honrosamente la representación de Colombia, le hicieron una propuesta que aceptó de inmediato: dirigir una publicación sobre el pensamiento económico latinoamericano, del que era identificado entre sus máximos exponentes.

también sobre planeación, del que destaca su enfoque nacionalista, no aferrado a los modelos extranjeros, cuando los planes de desarrollo eran incipientes –sostiene en tono doctoral– dentro del mundo capitalista. Luego estuvo en Cartagena, donde dirigió el Departamento de Investigaciones Económicas y fue decano encargado de la Facultad de Economía, hasta cuando el presidente Guillermo León Valencia (cuyo hijo Ignacio, secretario privado del primer mandatario, fuera su alumno en Popayán) lo incluyó en la terna enviada para elegir a un miembro del Consejo Nacional de Política Económica y Planeación, lejano antecesor del Conpes.

Así nació su revista Desarrollo Indoamericano, en 1966, la misma que acaba de superar el centenar de ediciones y cuenta con la proeza de salir al mercado con doce mil ejemplares, distribuidos a su vez en las principales universidades del mundo, las cuales le envían también publicaciones similares, reunidas en una de las mejores hemerotecas de su género en el país. Hasta que llegó su histórico paso por la Universidad del Atlántico, como rector, por petición de profesores y estudiantes, quienes lo rodearon durante su gestión y naturalmente hasta su retiro, su involuntario retiro del que ni siquiera prefiere hablar.

Fue así como pudo tener en sus manos el manejo económico de la nación que ejercía dicho organismo, en el que los ministros –aclara– ‘tenían voz, no voto’. Estaba dispuesto a llevar los ideales gaitanistas a la práctica, claro está.

Con varios de ellos decidió abrir su propia universidad, encarnación del espíritu bolivariano que no deja de exaltar: la Universidad Simón Bolívar, en la que el poeta Jorge Artel, su amigo de tantos años, fue director de cultura.

La Universidad Simón Bolívar De Planeación regresó a la vida académica, a la Universidad de Cartagena, donde se puso en la tarea de reunir las conferencias escritas para las clases a sus alumnos en una ya larga actividad docente. Fue así como dio a luz el libro Apuntes de Economía Política, que se convirtió en otro éxito editorial, con segunda edición poco después de salir la primera.

Es ahí donde está ahora y donde permanecerá, con seguridad, hasta el fin de sus días. Ahí, en los últimos años, ha escrito más libros, nuevos libros, que van desde El Pensamiento Económico Colombiano y El Pensamiento Económico de Bolívar, hasta su muy popular Teoría de la Inflación, manual de consulta obligada entre los estudiantes de economía.

Fue tal el éxito –precisa– que con los 18 mil pesos recibidos por derechos de autor pudo dar la cuota inicial de esta casita, en el barrio El Paraíso, en cuyo jardín ha escrito cientos de páginas donde en ocasiones, por su ritmo interior, parece escucharse el canto de los pájaros.

Los pichones de economistas recorren, pues, sus huellas, como él lo hizo en su juventud con relación a Jorge Eliécer Gaitán, quien le impidió cursar la carrera de Derecho. En su caso, la sombra del caudillo liberal aún lo persigue…

Estando en esas, y tras ser invitado a un 35


Revista Desarrollo Indoamericano

Ensayos En esta sección publicamos algunos ensayos sobre la vida y obra de José Consuegra Higgins, como un homenaje a su pensamiento económico y social, pero también a sus invaluables aportes a la política, la literatura, la historia y, en general, el humanismo que él representó y del cual la revista Desarrollo Indoamericano fue sin duda su principal vocero, haciendo oír su voz a lo largo y ancho de América Latina. De la amplia lista de autores que escribieron en torno a El Maestro, nos limitamos ahora a Domingo Maza Zavala, exdirector del Banco Central de Venezuela; Antonio Cacua Prada, académico de Historia y de la Lengua; Julián Sabogal, profesor de la Universidad de Nariño; Raúl Alameda, exsecretario Perpetuo de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, y Jorge Emilio Sierra Montoya, presidente de RSE Consultoría.

Domingo F. Maza Zavala, exdirector del Banco Central de Venezuela

La visión de Maza Zavala sobre Consuegra Higgins Domingo F. Maza Zavala fue director del Banco Central de Venezuela, prolífico investigador, autor de varios libros y numerosos artículos, profesor y periodista, poeta y crítico literario. De su prólogo al libro José Consuegra Higgins, abanderado del pensamiento propio, del profesor Julián Sabogal Tamayo, tomamos algunos apartes sobre la vida y obra del Director de la revista Desarrollo Indoamericano, de quien fuera uno de sus mejores amigos.

Voluntad de servicio

Economista, periodista, pensador, escritor de estilo transparente, político cabal, creador de instituciones académicas y culturales, entre las cuales sobresale la Universidad Simón Bolívar, centro de formación de juventudes, lugar de discusión de ideas y procesos y de encuentro de amigos empeñados como él en la aper-

Polifacética es la actividad de José Consuegra Higgins, siempre movido por la inquietud de la lucha, del quehacer útil, de la voluntad de servir a las grandes causas de la transformación nacional, regional y mundial, hacia la libertad y la justicia. 36


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

tura de caminos para nuestras naciones y cultores de la amistad y la solidaridad por encima de fronteras y distancias.

mundo, que ha sido sostenido con evidente esfuerzo a través de contingencias, por más de 40 años. Allí podría encontrarse frecuentemente de primera publicación, mucho del más importante pensamiento económico y social de la América Latina y de otras procedencias.

No podía menos de ser un proteccionista, convencido de que la economía del subdesarrollo no puede romper las barreras de la dependencia y el complejo de inferioridad que limita su dinámica hacia una entidad propia sin una estrategia integral, no de aislamiento y autarquía, sino de relación soberana en procura de la paridad real de intercambio.

La colección de Desarrollo Indoamericano es, por tanto, una fuente impar de ideas, posiciones teóricas, análisis de la realidad, registro de obras que constituyen una vertiente de las contribuciones a la interpretación de la realidad del subFrente a las persistentes imposiciones del desarrollo y la indicación de las vías para neoliberalismo y del imperialismo que superarlo. Es la obra excelente de los Conpretenden exhibir las suegra –José y Anivirtudes supuestas ta– que, junto con la de la apertura inconUniversidad Simón “En 1966 fundó la revista dicional al comercio, Bolívar, representan las inversiones y la pedestales para la Desarrollo Indoamericano, tecnología de los memoria que siemque desde entonces ha sido países llamados depre se tendrá de sus sarrollados bajo el forjadores. la luminaria de América, de imperio del capitalisnuestra América, y vehículo mo, hay que levantar Autonomía eficiente del pensamiento y sostener firmemenuniversitaria te las banderas de la latinoamericano propio y autodeterminación Otro aspecto que libre.” en el campo econóvale la pena destacar mico, institucional y en las actuaciones político, atrincherade Consuegra es su do en la fortaleza de insurgencia ante los esa conciencia de autonomía militante. factores retrógrados que han pretendido cercenar la autonomía universitaria de Desarrollo Indoamericano Colombia y colocar las casas superiores de estudio e investigación al servicio de En 1966 fundó, con la colaboración in- la dominación interna y externa. Por ello valorable de Anita, su esposa, la revista Consuegra, que fue rector de la UniverDesarrollo Indoamericano, que desde sidad del Atlántico, de Barranquilla, fue entonces ha sido la luminaria de América, destituido, lo que dio lugar, afortunadade nuestra América, y vehículo eficiente mente, a la fundación de la Universidad del pensamiento latinoamericano propio Simón Bolívar que expresa en sus planes, y libre. ejecutorias y orientaciones lo que debe ser una universidad autónoma, auténtica y liEste es un órgano no sólo de difusión y bre, dentro del rigor académico. La irraanálisis, sino también de comunicación diación cultural de ese centro del saber no entre los pensadores de la región y del se circunscribe a Barranquilla, sino que 37


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

por sus realizaciones, por lo que los actos frecuentemente celebrados de presentación de libros, conferencias y foros mantienen la fibra del pensamiento y la acción renovadora de ese grupo.

trasciende a toda Colombia y al exterior. La lucha ha sido y es entre dos concepciones antagónicas de la universidad: la tecnocrática, aséptica en apariencias, reflejos y proyecciones de las más conservadoras universidades de Estados Unidos, y la democrática, consustanciada con las necesidades de conocimiento para el servicio de la transformación progresiva de nuestros países, con la bien entendida libertad de cátedra e investigación y de la difusión del conocimiento a la sociedad, exponente de la dinámica científica y tecnológica y del pensamiento crítico dentro del rigor intelectual que es indispensable. Antología, libros y prólogos

Varios de los libros cuya edición ha facilitado Consuegra, por su relación con editores importantes o el apoyo de la Universidad Simón Bolívar, han sido prologados por él, con una modalidad novedosa y hasta cierto punto original (en Venezuela ese tipo de prólogo ha sido utilizado con éxito), que consiste en imaginar un diálogo con el autor, sobre el contenido de la obra y, en general, sobre sus ideas y opiniones, lo que exige el conocimiento de ellas. En esto Consuegra es un maes“La irradiación cultural de tro. El lector tiene la este centro del saber, la impresión de que el diálogo es auténtico Universidad Simón Bolívar, no y por ello entra fácilse circunscribe a mente en el ámbito intelectual y humano Barranquilla, sino que del autor y del prolotrasciende a toda Colombia y guista interlocutor.

Una iniciativa feliz de José Consuegra es la Antología del Pensamiento Económico y Social de América Latina, integrada por obras representativas de los científicos sociales al exterior.” Por cierto que Conde esta región, entre suegra reunió sus los que destacan la prólogos en un volude Josué de Castro, men, lo que es muy Raúl Prebisch, Celso Furtado, Alonso Aguilar, Antonio García, útil, pues en ellos se pueden encontrar ideas entre otros, y un valioso Diccionario Eco- muy valiosas, observaciones y anotaciones nómico, de Salvador Oswaldo Brand, que que iluminan el pensamiento de los autores, es un verdadero compendio de la disci- llegando a constituir verdaderos ensayos. plina, único en su género; modestamente Aporte bibliográfico la Antología incluye una obra mía intitulada Ensayos sobre la Dominación y la Desigualdad, y otras de autores venezolanos Es numerosa e importante la contribución cuya coordinación y prólogo corrió de mi bibliográfica de José Consuegra H. al pencuenta, bajo el título ‘Dependencia y Sub- samiento económico y social latinoamericano. Esa contribución fue particularmendesarrollo’. te frecuente en el período comprendido En torno a Consuegra se ha agrupado una entre 1980 y el 2000. pléyade de intelectuales colombianos, animados por su ejemplo y estimulados Entre las más notables de sus obras hay 38


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

“Los venezolanos le agradecemos su preocupación por la contribución que hemos hecho al pensamiento económico propio en América Latina, lo que se plasma en su libro El Pensamiento Económico Venezolano (1996).”

que mencionar las siguientes: El Pensamiento Económico Colombiano (1986), un reconocimiento interpretativo a quienes en el vecino país han mantenido viva la llama de las ideas. El Control de la Natalidad como Arma del Imperialismo (1982), un estudio riguroso, a la par que combativo, para demostrar la falacia de la explicación que hacen los adalides de los centros académicos de países desarrollados acerca del subdesarrollo como causado por un supuesto exceso de la población y la incontinencia demográfica, para lo cual recomiendan el control de la natalidad, una medida represiva que tiende a encubrir las verdaderas causas del subdesarrollo y la pobreza. Teoría de la Inflación, el Interés y los Salarios (1997) (una cierta crítica a Marx) en que pone de manifiesto el origen latinoamericano de la teoría cuantitativa del dinero. Apuntes de Economía Política (edición de 1997, pero cuya primera publicación data de años anteriores), texto para estudiantes y estudiosos. El Compromiso de una Teoría Económica Propia (1998), una reiteración de la declaración de economistas latinoamericanos hecha durante el encuentro de Facultades y Escuelas de Economía, en ciudad de México, 1965. Las Ideas Económicas de Simón Bolívar (2001), un análisis contemporáneo de los escritos, discursos y proclamas de El Liberta-

dor, en una interpretación novedosa del pensamiento bolivariano. De épocas anteriores hay que hacer referencia de las obras siguientes: Cómo se Reprime la Universidad en Colombia (1972), una denuncia de la intervención de las casas de estudio por las autoridades gubernamentales y la defensa de la autonomía universitaria. Política Proteccionista Colombiana. Doctrina de la Planeación en Colombia. Los venezolanos le agradecemos su preocupación por la contribución que hemos hecho al pensamiento económico propio en América Latina, lo que se plasma en su libro El Pensamiento Económico Venezolano (1996). Consuegra no es sólo un científico social de primera línea, sino también un escritor galano, de castigado estilo e imaginación fecunda. Testimonio de ello son sus otros libros, de críticas, ensayos y estampas de la vida cultural de Colombia, tales como: Siempre en la Trinchera (1977), Las Sorpresas del Tiempo (1999) y Del Recuerdo a la Semblanza (1985). Parte de su labor periodística de opinión está recogida en el volumen Desde mi Columna (1997). Ya he mencionado un párrafo anterior a la colección de Prólogos, Diálogos y Críticas (2000). 39


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

Apartes de la conferencia de Antonio Cacua Prada, representante de las Academias de Historia y de la Lengua de Colombia, y de las Reales de España, en la Tercera Versión de la Cátedra América Latina José Consuegra Higgins - Noviembre 14 de 2012.

Antonio Cacua Prada, miembro de las Academias de Historia y de la Lengua

Semblanza de una vida al servicio de la patria se facilitaba la cicatrización. Hecho esto se colocaba a la iguana en el árbol”. Esta operación no la hacía ni el mismo célebre médico griego Claudio Galeno. Claro que en esos tiempos no existían las sociedades Defensoras de Animales.

Un escritor costumbrista Nuestro admirado amigo José Consuegra Higgins está más que pintado en sus escritos. Su prosa tiene de mar y de sol, de campo y de ciudad, de cielo y de barbecho. Su terminología es para todos los públicos. Sigue a pie juntillas el consejo de Don Quijote: “Lee mucho y anda mucho”, por lo tanto ‘va mucho y sabe mucho’. Como dicen las señoras: “Es una delicia leerlo”. Hasta los sesudos trabajos de sus eruditas tesis sobre economía, en la cual es un pontífice, están escritos para que los entiendan los rusos y los cachacos.

Confiesa el profesor Consuegra: “Yo comía los huevos de iguana, pero en verdad lo que más me gustaba era el paseo y el sentirme importante con mi perro Tigelino”. Es inagotable la mina de anécdotas del profesor Consuegra Higgins contadas en sus innumerables y amenísimos libros. Recordamos su picardía cuando le pedía al abuelo le diera la receta de ‘los polvos mágicos’ que él usaba en sus conquistas amorosas. O el cuento de su primo Armando al radicarse en Baranoa y establecerse como médico y carpintero, para lo cual puso en la puerta de su casa este letrero: “Medicina y ataúdes. Servicio completo”. Y esa crónica maestra sobre ‘La tía Pacha’, en Las Sorpresas del Tiempo.

De su “alegre niñez campesina”, se lee en las primeras páginas, Del Recuerdo a la Semblanza, cómo era la caza de las iguanas, de su ‘perro iguanero’ y de la cirugía que le hacía al pobre animalito con una cuchilla gillete usada, cuando le “rajaba el cuero y el vientre para extraer las ensartas de huevos, que luego se contaban por docenas. Con una aguja, prestada a las costureras de la casa y con hilo de acarreto, que era el más fuerte, se cosía la herida, previo embutimiento de cagajón o basura enmohecida, por creer que así

El profesor Consuegra, como la tía Pacha, “no conoció la envidia, las ambiciones estériles, ni mucho menos el odio”. Su sencillez, afabilidad, benevolencia y sin40


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

La filosofía de la Universidad Simón Bolívar, predicada y sostenida por su fundador, es la de ser “un organismo al servicio del pueblo para la investigación científico-social, la formación técnica y la promoción cultural e ideológica”.

ceridad siempre lo distinguieron como un eminente y cumplido ciudadano.

ver todo cuanto podía suceder. No era fácil su realización, pero todos los convocados estaban resueltos a luchar hasta culminar la meta.

Fundación de la Universidad Simón Bolívar

El lunes 16 de octubre del mismo año 72, en un quiosco de paja, levantado en el jardín de la casa de los esposos Consuegra-Bolívar, se constituyó la Corporación Educativa Mayor de Desarrollo Simón Bolívar – Universidad Simón Bolívar, en la ciudad de Barranquilla, cuyos promotores fueron José Consuegra Higgins y Ana Bolívar de Consuegra, Eusebio Consuegra Higgins, Eugenio Bolívar Romero, Eduardo Pulgar Lemus, Jorge Artel, Walter Suárez Glasser y Sofanor Moré Redondo.

El miércoles 1º de marzo de 1972, el profesor y economista José Consuegra Higgins con su atesorada experiencia como catedrático y exrector, y sus anhelos de crear un centro de formación profesional popular y democrático, comunicó a sus familiares y a un grupo de sus camaradas y amigos de su pueblo natal, Isabel López, la decisión de fundar una Universidad para las clases proletarias. La iniciativa fue recibida con manifestaciones de júbilo y alegría.

El miércoles 15 de noviembre de 1972 la Gobernación del Atlántico le otorgó la

Empezaron los estudios, análisis y a pre41


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

María del Castillo y Rada, al Libertador del Sur, general José de San Martín. Además es la sede del capítulo de la Sociedad Sanmartiniana de Barranquilla, presidida por El Maestro José Consuegra Higgins. También se encuentran la Biblioteca de Autores Costeños, la Biblioteca y Museo del Periodismo, y la Biblioteca José Martí.

Personería Jurídica mediante la Resolución No. 1318. El jueves 1º de marzo de 1973, en una casa arrendada por cinco mil pesos mensuales, en el barrio El Prado, inició labores la Universidad Simón Bolívar. “Fue un acto heroico de idealismo”, afirmó su fundador.

Cuenta con un amplio Teatro al Aire Libre y un espacioso proscenio, donde se presentan las actividades culturales y académicas de la Universidad Simón Bolívar. Allí hacen las presentaciones de libros y revistas, recitales poéticos, exposiciones artísticas, conciertos corales, danzas y conjuntos folclóricos. “Son verdaderas fiestas de las artes integradas”, las efectuadas en la Casa de la Cultura.

Abrieron clases con las carreras de Derecho, Economía, Sociología, Ciencias Sociales y Trabajo Social. Su filosofía, predicada y sostenida por su fundador, desde el primer día, es la de ser “un organismo al servicio del pueblo para la investigación científico social, la formación técnica y la promoción cultural e ideológica”. La Casa de la Cultura

Por las academias

Es inagotable la mina de anécdotas del profesor Consuegra Higgins contadas en sus innumerables y amenísimos libros.

Mención especial, en este recorrido histórico, merece la Casa de la Cultura, de la Universidad Simón Bolívar, creada en 1983, por el rector Consuegra Higgins, dedicada a la fraternidad de América Latina. Está constituida por tres edificaciones, ubicadas en el barrio El Prado de Barranquilla. La primera casa, denominada ‘La Perla’, fue el domicilio del célebre pintor Alejandro Obregón. Contigua está una construcción estilo Art Deco, ampliada en 1990 y restaurada el año 2000.

El Maestro, José Consuegra Higgins, es todo un académico. Además de sus profundos conocimientos teóricos y prácticos sobre economía, es un gran humanista.

La primera organización gremial de economistas en Colombia la fundó en Barranquilla el profesor Consuegra Higgins, con la colaboración de los economistas Euclides Acuña y Dilio Donado Comas, con el nombre: Sociedad de Economistas del Atlántico. Después creó la Sociedad Colombiana de Economistas, en Bogotá. Posteriormente, el 3 de mayo de 1984, coadyuvó a la institución de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, en Bogotá, con su gran amigo y condiscípulo Raúl Alameda Ospina, y lo eligieron segundo Vicepresidente.

En su adecuación brilló la imaginación artística del arquitecto y acuarelista, Ignacio Consuegra Bolívar, quien en las doce salas que integran el complejo colocó el Museo Bibliográfico Bolivariano, único en el mundo, en homenaje a nuestro Padre y Libertador Simón Bolívar, y las salas dedicadas a los próceres: Francisco de Paula Santander, Rafael Urdaneta, José

Con el académico doctor Otto Morales Benítez tuve el honor de proponer su nombre para Miembro correspondiente en la 42


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

El profesor Consuegra, como la tía Pacha, “no conoció la envidia, las ambiciones estériles, ni mucho menos el odio”. Su sencillez, afabilidad, benevolencia y sinceridad siempre lo distinguieron como un eminente y cumplido ciudadano.

Academia Colombiana de Historia, siendo aprobado. Se posesionó el miércoles 10 de julio de 1996, con un trabajo sobre Orígenes Latinoamericanos de las Teorías de la Inflación.

dad Bolivariana de Colombia. De la Sociedad Bolivariana del Atlántico. Honorario de la Sociedad Bolivariana de Panamá. Presidente del Instituto Sanmartiniano, capítulo del Atlántico. Presidente Honorario Vitalicio de la Sociedad Bolivariana del Magdalena.

Por expresa petición del autor, el jueves 4 de septiembre de 1997, hice la presentación de su libro: Desde mi Columna, en sesión especial pública de la Academia Colombiana de Historia.

En el año 2002, junto con el académico doctor Otto Morales Benítez, presentamos la candidatura del maestro José Consuegra Higgins a la Academia Colombiana de la Lengua y la aceptaron. Por delegación del señor Director doctor Jaime Posada, viajamos los numerarios Morales Benítez y Cacua Prada y el académico Raúl Alameda Ospina, a la ciudad de Barranquilla para hacerle entrega del diploma como miembro correspondiente. En solemne ceremonia académica celebrada el viernes 19 de noviembre de 2004, en el Auditorio Jorge Artel, de la Universidad Simón Bolívar, se realizó el programa para hacer entrega del diploma como Miembro correspondiente.

Posteriormente presenté su nombre a la Academia de Historia de Santander y lo aprobaron. Se posesionó en la Casa de Bolívar, de Bucaramanga, el viernes 27 de noviembre de 1998, con un trabajo titulado: “El compromiso de una teoría económica y social propia”. El distinguido humanista colombiano doctor José Consuegra Higgins es Miembro correspondiente de la Academia de Historia de Venezuela; Miembro de Número de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, 1984. De la Socie43


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

Apartes de la conferencia que Julián Sabogal Tamayo, investigador de la Universidad de Nariño, dictó el 13 de noviembre de 2012 en la Tercera Versión de la Cátedra América Latina - José Consuegra Higgins.

Julián Sabogal Tamayo, investigador de la Universidad de Nariño

Abanderado del pensamiento propio segundo lugar, estimulando a sus colegas a producir y publicar, como lo hizo conmigo, mediante las recomendaciones en las editoriales, la difusión personal de publicaciones en la colección APESAL, el obsequio de libros a diestra y siniestra y la publicación de artículos en las páginas de la revista Desarrollo Indoamericano, por la que, a lo largo de más de cuatro décadas, ha desfilado una parte importante del pensamiento económico y social de América Latina y, en tercer lugar, formando en la autonomía y el pensamiento libre, como maestro de juventudes y con la Universidad Simón Bolívar.

Un pensamiento latinoamericano Me es muy grato tomar parte en este acontecimiento, el nacimiento de un proceso que, como espero, irá a contribuir significativamente a la creación del pensamiento social en América Latina. La Cátedra América Latina - José Consuegra Higgins ha de ser la continuación de la marcha por el camino que nos trazaron los pioneros del pensamiento latinoamericano, desde Simón Rodríguez hasta José Consuegra Higgins, pasando por Simón Bolívar, Antonio García Nossa, Orlando Fals Borda, José Carlos Mariátegui, Aníbal Ponce y Celso Furtado, entre muchos otros. Hoy, más que nunca, ante la impotencia de la ortodoxia liberal para resolver, o al menos explicar, los problemas reales de la humanidad, como lo ratifica una vez más la crisis mundial, tenemos el deber de avanzar por el sendero que los pensadores de América Latina nos mostraron.

Me voy a detener someramente en los aportes teóricos del maestro. Teoría de la Dependencia Incluyo a Consuegra en el amplio grupo de latinoamericanos que, desde la década de los años sesenta del siglo XX, se esforzó por reinterpretar con independencia la historia y la realidad socioeconómica latinoamericanas. Él se integra en este grupo, particularmente después del encuentro de México en 1965. Clasifico a todo este

Consuegra ha hecho aportes al pensamiento latinoamericano en varias direcciones. En primer lugar, con sus reflexiones teóricas relacionadas especialmente con el desarrollo y con la inflación; en 44


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

suegra se enmarcan en la teoría del desarrollo. Esta actividad la adelanta mediante una crítica a la teoría ortodoxa, que centra el desarrollo en el crecimiento, y a partir de esa crítica propone alternativas novedosas, para la época, que sitúan al hombre en el centro del proceso social. Estos aportes se encuentran en sus libros de contenido fundamentalmente teórico, Planteo, en gracia de discusión, tres etapas como El Control de la Natalidad como Arma en la historia del pensamiento económico del Imperialismo, Teoría de la Inflación, el Inde América Latina. La primera etapa com- terés y los Salarios, El Pensamiento Económiprende la prehistoria del pensamiento, co Colombiano, El Pensamiento Económico desde quienes hicieron aportes teóricos en Venezolano, El Compromiso de una Teoría la época colonial, como lo plantea Oreste Económica Propia, Origen Latinoamericano Popescu; en la segunda etapa, están los de las Teorías de la Inflación, Doctrina de la Planeación Colombiaprotoeconomistas na y en algunos Pródel siglo XX, entre logos a las obras de quienes se encuen“Hoy, más que nunca, ante sus amigos. tran hombres como grupo en el concepto amplio de Teoría de la Dependencia, partiendo de una afirmación hecha por André Gunder Frank, con el fin de diferenciar a todos sus integrantes, por una parte, de los marxistas militantes y, por otra, de los seguidores del pensamiento neoclásico o burgués.

José Carlos Mariátegui de Perú, Josué de Castro de Brasil y Antonio García Nossa de Colombia y, en la tercera etapa, están los pensadores de la Teoría de la Dependencia.

la impotencia de la ortodoxia liberal para resolver, o al menos explicar, los problemas reales de la humanidad, como lo ratifica una vez más la crisis mundial, tenemos el deber de avanzar por el sendero que los pensadores de América Latina nos mostraron.”

Me quiero detener unas líneas en el aporte del libro Teoría de la Inflación, el Interés y los Salarios, publicado por primera vez en 1976, y para ello transcribo aquí unos párrafos tomados del tercer capítulo de mi libro:

En estos últimos está el grupo central que se formó en Santiago de Chile: Theotonio Dos Santos, André Gunder Frank, Ruy Mauro Marini, Vania Bambirra, Fernando Henrique Cardoso y Enzo Faletto. A ellos hay que agregar a Salvador de la Plaza, Domingo Maza Zavala y Gastón Parra, de Venezuela; Alonso Aguilar, Fernando Carmona y Rodolfo Stavenhagen, de México; José Consuegra Higgins, Isidro Parra-Peña, Jorge Child y Raúl Alameda Ospina de Colombia, para mencionar sólo a los más conocidos.

“Consuegra no limita su crítica a las teorías cuantitativistas de los teóricos burgueses, sino que enfila baterías muy especialmente contra los economistas soviéticos que a su entender, por medio de sus manuales de Economía Política, han terminado por convertir la teoría del dinero de Marx en una simple teoría cuantitativa del precio. Después de una revisión crítica de las distintas teorías de la inflación, Consuegra concluye en una propuesta original que denomina de Oferta-Precio y que, a su entender, es consecuente con la teoría del valor trabajo de Carlos Marx.”

Teoría del Desarrollo y la Inflación

El derecho a la utopía

Los principales aportes teóricos de Con-

A continuación, deseo compartirles parte 45


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

de los problemas en los que trabajamos hoy, con el firme propósito de continuar pensando con independencia y proponiendo alternativas como nos ha enseñado Consuegra Higgins.

“Necesitamos una ciencia social cuya preocupación sean los seres humanos, su bienvivir.”

Pensamos que si bien los latinoamericanos fuimos condenados, contra nuestra voluntad, a cien años de soledad, tenemos el deber de seguir buscando alternativas y estas tienen que ser novedosas, el camino de la repetición de las teorías heredadas de los países centrales no es una opción. En otras palabras, seguimos teniendo derecho a la utopía. Entendemos este concepto, no en el sentido de ningún lugar, sino con la idea del filósofo colombiano Darío Botero Uribe, como una racionalidad nueva y superior, que debe crear sus propios espacios de existencia.

Un pensamiento propio La construcción de una propuesta teórica de un modo de vida alternativo requiere de una teoría correspondiente, las teorías tradicionales son insuficientes para construir nuevas alternativas. Es por ello que hablamos de un pensamiento alternativo: un pensamiento propio. Necesitamos una ciencia social cuya preocupación sean los seres humanos, su bienvivir; los demás procesos quedarían reducidos a su verdadera condición de medios, es posible que sea necesario producir más objetos, como es posible que no se necesite mayor producción sino una distribución adecuada de la producción existente o que baste con sustituir la producción de bienes inútiles o dañinos para la vida, como los medios de guerra, por más alimentos, vestidos, viviendas, etc.

Estamos insistiendo en la construcción de un pensamiento propio. Entendemos que este pensamiento ha de construirse pari passo con propuestas teóricas hacia la búsqueda de maneras de organizar la sociedad en condiciones favorables al bienvivir de los seres humanos. Hemos tomado el concepto de bienvivir de la comunidad de Los Pastos, una de nuestras comunidades indígenas del sur del país, a cambio de bienestar, porque éste está contaminado de pensamiento ortodoxo. Por la misma razón, nos esforzamos por abandonar los conceptos de modelo y de desarrollo y optamos por hablar de un modo de vida alternativo.

Con esta nueva opción, los resultados se medirán en calorías, proteínas, tiempo de ocio, superficie de vivienda, participación democrática, calidad de formación e información, etc. Pensamos que, por ejemplo, el ocio creativo es particularmente importante para el bienvivir. Mientras el fin del modelo sea la rentabilidad, los incrementos en la tecnología, en la productividad del trabajo, repercuten en desempleo y, por ende, en menores posibilidades para la vida. Si el fin de la organización social es la vida, todo aumento en la tecnología tendrá como efecto mayor cantidad de tiempo libre; si nuestro trabajo es más productivo, necesitamos trabajar menos tiempo.

La característica fundamental del modo de vida alternativo del que hablamos es que sitúa la vida en el centro de la reflexión. Mientras el concepto de desarrollo apunta fundamentalmente al avance en los medios de producción, en los instrumentos para producir objetos, el nuevo concepto sitúa como fin al ser humano. El fin ya no es la rentabilidad sino el bienvivir de los seres humanos. 46


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

Prólogo del entonces secretario perpetuo de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, Raúl Alameda Ospina, al libro José Consuegra Higgins, El Maestro de Jorge Emilio Sierra Montoya, publicado por la editorial Plaza & Janés con posterior reedición de la Asociación Colombiana de Universidades, ASCUN.

Raúl Alameda Ospina, secretario perpetuo de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas

José Consuegra Higgins: El Maestro personalidad de Antonio García, Gerardo Molina, Carlos Lleras Restrepo, Guillermo Hernández Rodríguez y José María Ots Capdequí, entre otros, lapso en el que nos iniciamos en las luchas estudiantiles, ligadas a los movimientos sociales y políticos de entonces. Luego, en el ejercicio de la docencia universitaria, uno de los cuales, el de Cartagena, compartimos y que, lustros después, remató en la gesta de la creación de la Universidad Simón Bolívar.

He tenido el privilegio de ser contemporáneo muy próximo de José Consuegra Higgins. A lo largo y ancho de 56 años, he estado ligado por una profunda identidad conceptual y afectiva a la mayor parte de distintas etapas de su vida. Soy testigo excepcional de su curso vital, de sus múltiples y formidables realizaciones, de su estatura y de su independencia mental, de la solidez de sus convicciones, de la voluntad y la disciplina con que ha llevado a cabo sus propósitos, lo que se concreta en sus altas y trascendentales miras tan unidas a su familia, a su terruño, a su región, al país y a Latinoamérica.

También he estado próximo a otra de sus empresas, la revista Desarrollo Indoamericano, crisol en que se ha forjado y proyectado buena parte del ideario de esta gran nación multiestatal que es América Latina y el Caribe. Y qué decir de su labor incansable y fructífera como agudo y prolífico escritor, como generoso impulsor de talentos y como promotor y mecenas de una vasta actividad editorial, comple-

He podido seguir paso a paso su transcurrir, primero en la experiencia inaugural del Instituto de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, en donde recibimos el influjo del pensamiento y de la 47


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

“José Consuegra Higgins es, al igual que los varones que de vez en cuando marcan los hitos de la historia, un fundador de estirpe, un hacedor de la más noble dinastía, la de la inteligencia y la de los más dignos menesteres del servicio público.”

la cumbre a que ha llegado con el afecto, el reconocimiento y la admiración, tanto de sus vástagos, de sus coterráneos, de sus amigos, como de la comunidad internacional que han recibido los frutos de su energía innovadora.

mentada con la organización de tantas bibliotecas para su amada Barranquilla. Notable su papel de anfitrión internacional, gracias al cual ha reunido decenas de veces representantes del movimiento intelectual de las más diversas procedencias nacionales e ideológicas. Viajero incansable, sagaz y analítico, por todos los continentes y, sobre todo, firme y transparente como una roca de cristal en sus convicciones de humanista de amplio y hondo contenido democrático y socialista, que no han estado nunca sujetas a los vaivenes de la circunstancialidad.

Como lo he dicho varias veces, José Consuegra Higgins es, al igual que los varones que de vez en cuando marcan los hitos de la historia, un fundador de estirpe, un hacedor de la más noble dinastía, la de la inteligencia y la de los más dignos menesteres del servicio público, construida con la ayuda invaluable de Anita Bolívar y afortunadamente prolongada en sus hijos, José, Ignacio y Anita. De aquí su culto, su pasión por la nómina tan excelsa de quienes se atreven a retar los poderes imperiales y las hegemonías de casta.

Definitivamente, José es una de las más calificadas cifras de nuestra generación, demiurgo de las mejores y más variadas realizaciones en provecho de la ciencia social, de la cultura, de la educación y de la divulgación de nuestro ser nacional y cósmico, que de pie sobre su avanzada edad, desde la cumbre de sus ejecutorias, puede mirar con orgullosa satisfacción el largo y ascendente recorrido que va desde la humilde aldea de Isabel López hasta

Quienes se adentren en la lectura de esta breve pero estupenda semblanza espiritual y biográfica tendrán la oportunidad de sentir el orgullo de pertenecer a un país que en medio de la hecatombe tiene personas de las dimensiones de José Consuegra Higgins. 48


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

Las Obras Completas de José Consuegra Higgins fueron publicadas por la Universidad Simón Bolívar, recopilando así su amplia producción bibliográfica sobre temas históricos, políticos, económicos, sociales y literarios, reunida en cerca de cuarenta libros y cientos de artículos en revistas y diarios de Colombia y el exterior. En la mayoría de estos volúmenes, los prólogos respectivos fueron escritos por Jorge Emilio Sierra Montoya, quien entonces ocupaba la Dirección del periódico La República, en Bogotá. Reproducimos a continuación el ensayo introductorio al Tomo II de dicha colección, correspondiente a temas económicos y sociales, acerca de la vigencia del pensamiento económico de Consuegra Higgins.

Jorge Emilio Sierra Montoya, presidente de RSE Consultoría

Vigencia del pensamiento económico de El Maestro José Consuegra Higgins La economía, como ciencia, dispone de un amplio catálogo de conceptos, principios, leyes, etc., que hoy es aceptado por la comunidad científica internacional. Pues bien, la obra de Consuegra acoge gran parte de ese catálogo, demostrando además su pleno dominio con una extensa documentación bibliográfica, sorprendente en verdad (a propósito, ahí se evidencian una vez más su gran erudición y las condiciones excepcionales de humanista que hemos subrayado en anteriores escritos).

en el culto a la historia económica latinoamericana, desde las propias comunidades indígenas, para enfrentar la dependencia y el imperialismo… Esto no es lo fundamental, a mi modo de ver. No. Porque si bien esa teoría económica está vigente en gran medida, lo que tiene mayor vigencia es la visión propia, original, de Consuegra, lejos de someterse a la visión impuesta por textos extranjeros, los manuales provenientes de países desarrollados (en su momento, incluida la Unión Soviética).

Sin embargo, por momentos parecemos estar leyendo un manual de economía como tantos otros, al menos en el caso del libro Apuntes de Economía Política que realmente lo fueron en muchas universidades. Y hasta diríase que estamos ante un manual de economía marxista, socialista, cuyos criterios se manifiestan en la defensa de la economía planificada o de la planeación, y

Es la teoría económica propia por la que él tanto ha propugnado, para decirlo sin rodeos. Que se traduce aquí en un enfoque nacionalista de los estudios económicos, “no aferrado a los modelos extranjeros”, empleando un lenguaje didáctico, sencillo, para nuestros profesores y es49


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

tudiantes universitarios, sin recurrir a la complejidad técnica de autores foráneos.

épocas anteriores, está superado por completo.

Y que, para hacer comprensibles las leyes de ‘la ciencia lúgubre’, recurre a hechos tomados de nuestra realidad económica, como cuando explica las variaciones en los precios, según la ley de oferta y demanda, por la subienda de pescado y las cosechas de alimentos, o cuando cita la legislación vigente en Colombia para explicar la situación del país en materia de planeación.

Estas son pruebas, tomadas a vuelo de pájaro, de la vigencia del pensamiento económico de Consuegra Higgins en la Colombia de hoy, en la vida económica y social de nuestros tiempos, que justifican con creces seguir tras sus huellas. Sólo que su vigencia trasciende de nuevo las fronteras nacionales para remontarse hasta América Latina y el Tercer Mundo en general, ahora en el marco de la globalización. Veamos por qué.

Es ‘colombianizar’ la economía, mejor dicho. Y no sólo eso: es En la economía juzgarla con sentido mundial “El malestar en la globalización crítico, como cuando pone en tela de juicio Soplan vientos de produce por doquier, en las el modelo de compeneoliberalismo, de naciones del Tercer Mundo, tencia perfecta, piedra culto al libre comercio angular del neolibeen su máxima exprefuertes críticas al modelo de ralismo en boga, porsión, ya se sabe. En apertura que debe, en cambio, tales circunstancias, que existen condiciopara los círculos imadaptarse a las condiciones nes monopolistas (en perantes no está vitextiles y transporte de cada país, no que sea un gente, ni mucho meaéreo, por ejemplo) o nos, un pensamiento modelo igual para todos, porque a fin de cueneconómico amigo de tas en nuestro medio diseñado por el Fondo la planeación y la inse impone la concenMonetario y el Banco Mundial.” tervención del Estado, tración de la propieque además se declara dad territorial y del socialista, fiel al marcapital. xismo de otrora, y que por ello mismo proclama aún el avance inevitable de la historia ¿Quién puede negar, siempre y cuando hacia el reino de la igualdad social, dejando actúe con la debida objetividad, que tesis atrás el imperialismo de hoy. como estas mantienen su vigencia? Más aún: en cierta forma, Consuegra fue un Son tesis obsoletas, pasadas de moda, visionario sobre la planeación regional afirman los neoliberales, mientras aduy la descentralización, ordenadas como cen, a manera de pruebas, el desplome mandato supremo en la Constitución del comunismo soviético, que demostró Nacional de 1991. el fracaso estruendoso de la economía marxista, y la primacía universal del sistema capitalista, ahora en el marco de la globalización.

Sus críticas al respecto aún son válidas, igual que su reclamo sobre la necesidad de diversificar las exportaciones, cuando el monocultivo del café, característico de

En realidad, ¿qué tan válidos son estos 50


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

Las Obras Completas de José Consuegra Higgins, donde se incluyen sus libros sobre temas económicos y sociales, fueron publicadas por la Universidad Simón Bolívar.

O la puesta en entredicho de la confianza ciega, absoluta, en el crecimiento permanente y generalizado, universal, por la mayor libertad de mercado que pregonan organismos como la Organización Mundial del Comercio, reflejo a su vez del optimismo en el progreso que identificó al liberalismo político y económico desde sus orígenes.

criterios? La historia lo dirá. Por lo pronto, cabe anotar que en el propio capitalismo, en pleno auge del libre comercio a nivel mundial, se formulan tesis bastante similares a las de Consuegra Higgins, nada menos que de un Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, en su obra El Malestar en la Globalización. En efecto, también Stiglitz, al atacar las políticas trazadas por el Fondo Monetario Internacional especialmente en los países pobres o en desarrollo, recomienda políticas anticíclicas, con un aumento en la demanda a partir de la mayor intervención del Estado en la economía, que por cierto son eco de la doctrina keynesiana que permitió superar la gran crisis de los años treinta.

Ambos autores, por tanto, coinciden en atacar “el fundamentalismo del mercado” y la ausencia de bilateralidad en las negociaciones, o sea, la llamada ‘ley del embudo’ que favorece a los países desarrollados, genera una competencia desleal donde el Tercer Mundo lleva las de perder, e ignora o pretende ignorar las prácticas proteccionistas que conservan, 51


Revista Desarrollo Indoamericano E n s a y o s

en contra de los intereses locales, las naciones avanzadas que exigen la apertura total de nuestras economías.

la plena vigencia del ideario de El Maestro José Consuegra Higgins. El modelo propio

¿Cómo negar, en consideración de lo anterior, la vigencia del pensamiento económico de Consuegra Higgins? Sus tesis, de una u otra forma, se plantean hoy en los más altos círculos académicos del planeta, si bien por parte de autores extranjeros (Stiglitz, por ejemplo), lo cual ratifica por enésima vez la teoría de la dependencia estructural, cultural ante todo, en que él tanto ha insistido.

Señalemos, por último, que el citado ‘malestar en la globalización’ produce por doquier, en las naciones del Tercer Mundo, fuertes críticas al modelo de apertura que debe, en cambio, adaptarse a las condiciones de cada país, no que sea un modelo igual para todos, diseñado por el Fondo Monetario y el Banco Mundial.

En ese orden de ideas, viene abriéndose Nada mejor, entonces, para reconocer las paso la necesidad de un modelo económifallas del presunto mercado perfecto, que co propio, como el que propone Eduardo citar las que él menciona en sus escritos: Sarmiento Palacio, presidente de la Acalos monopolios u oligopolios, fruto de la demia Colombiana de Ciencias Econóconcentración de la micas. O el que se riqueza que estimupromueve desde la la el libre comercio, “Construir esa democracia Cepal, bajo la orieno el fenómeno de la tación de José Antoeconómica y social, viejo concentración de la nio Ocampo, o en el anhelo de nuestros pueblos, propiedad territogrupo Pekea, conforrial y del capital en mado por investigaes acaso lo que demuestra en Colombia, al tiempo dores de numerosos mayor grado la plena vigencia que se multiplica la países tercermundistas. pobreza, confirmadel ideario de El Maestro José do por múltiples es¿Cómo no admitir, Consuegra Higgins.” tudios realizados en en presencia de los últimos años. este fenómeno, que Consuegra Higgins Cuán válidos son, sí, sus reparos al boom es uno de sus pioneros, igual que en la de importaciones provocado por la aper- teoría económica propia de América Latitura económica desde comienzos de los na y el Tercer Mundo, donde se remonta años noventa, o el reclamo de una políti- incluso hasta nuestro pasado indígena, ca crediticia, orientada desde el Banco de precolombino, que desconocen por comla República (nuestro banco central) para pleto las tendencias contemporáneas? democratizar el crédito, piedra angular de la democracia económica y social, no Si alguien, pues, pone en duda la vigencia sólo política, a cuya construcción ha dedi- de su pensamiento económico, basta concado su vida. siderar lo anterior para ver cuán equivocado está. Y cuán actual, siempre actual, Construir esa democracia económica y so- es dicho pensamiento, en buena hora reucial, viejo anhelo de nuestros pueblos, es nido en las Obras Completas, cuyo nuevo acaso lo que demuestra en mayor grado tomo sale hoy a la luz pública. 52


Revista Desarrollo Indoamericano

Despedida a El Maestro Para cerrar esta edición en homenaje a El Maestro José Consuegra Higgins, destacamos algunas de las distinciones que se le hicieron con motivo de su reciente fallecimiento, así como una selección de los numerosos mensajes de condolencia a su familia y una crónica periodística sobre sus honras fúnebres.

mios empresariales como la Asociación Colombiana de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas –Acopi–, cuya junta directiva en el Atlántico, presidida por Fernando Pertuz Galofre, aprobó una Moción de Duelo por la pérdida irreparable de Consuegra Higgins. En igual sentido se manifestó la Asociación Colombiana de Ingeniería Química y profesiones afines, Capítulo del Atlántico –ACIQCA–, señalando en su declaración que personas como él nunca mueren sino que trascienden.

En primer término, aparece la exaltación de Consuegra Higgins por parte del Colegio Nacional de Periodistas – Seccional Atlántico, entidad que en sus 35 años de fundación, celebrados el pasado nueve de febrero con motivo del Día del Periodista, “honró la memoria de tan distinguido periodista y escritor” durante un acto especial.

“Aunque su materia ahora no está entre nosotros, sabemos que desde la dimensión superior en la cual se encuentra sigue iluminando el sendero que debe transitar esta gran familia para beneficio del que fue su ideal: el desarrollo de la patria grande Indoamérica”, dice el mensaje suscrito por Plinio Antonio Gutiérrez.

“A José Consuegra Higgins –In Memoriam–, en reconocimiento a su hidalguía por sembrar una semilla en la sociedad que germinó, como se lo propuso, creando una institución donde se han venido forjando hombres y mujeres que están esforzándose día a día por hacer de nuestra Patria la Colombia que anheló”, expresa la declaración firmada por los máximos directivos de esa organización.

Por su parte, la presidenta de Biocolombia S.A., Luz Elena Zabala Jaramillo, hizo público un comunicado en homenaje a quien no duda en calificar como su gran maestro. “Se me ha ido –escribe– el maestro, mi maestro, el visionario, el adelantado siempre a la época, el ser de la pedagogía de la integración de los pueblos, el fundador en Colombia del Movimiento de Unidad Latinoamericana en una época en la cual la cultura de la integración de nuestra América no constituía una meta humanista del pensamiento civilista de los latinoamericanos.”

De igual manera, los representantes de Telecaribe, el canal regional de televisión en la costa Caribe colombiana, exaltaron a Consuegra Higgins por “su don de gente, su ejemplo como bastión de una familia de sólidos principios, su espíritu emprendedor, su capacidad intelectual y su gran aporte como líder de la educación al levantar la Universidad Simón Bolívar”, que serán por siempre –concluyen en su mensaje– un modelo para las futuras generaciones”.

“Su memoria es indeleble y ella nos acompañará siempre”, concluye.

Otras distinciones

Mensajes de condolencia

También hubo pronunciamientos de gre-

Tras la muerte de Consuegra Higgins, su 53


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Ignacio Consuegra Bolívar, vicerrector de Infraestructura de la USB, hizo un exaltado y conmovido elogio de su padre, José Consuegra Higgins, en el cementerio Jardines de la Eternidad en Barranquilla.

por el Arzobispo Emérito de Cartagena, Carlos José Ruiseco, se sumaron “a los sentimientos ciudadanos de admiración y respeto por la ilustre persona que, con su labor y ejemplo, logró dotar a la ciudad y a la región de un centro de formación y de acción académica y científica de tan reconocido nivel”.

familia recibió centenares de mensajes de condolencia. En tal sentido se manifestaron prestigiosos directivos académicos como los rectores de las universidades Nacional de Colombia, El Bosque y Del Rosario; el Consejo Superior de la Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca y el rector de la Fundación Universitaria Colombo Internacional –Unicolombo–, así como el gerente general del Fondo de Desarrollo de la Educación Superior –Fodesep–.

Líderes del pensamiento social en América Latina, como Ezequiel Ander-Egg y Luis Emiro Valencia; ministros de Estado, como Amylkar Acosta; figuras estelares del periodismo nacional, como Juan B. Fernández Renowitzky; intelectuales como Antonio Cacua Prada y Carlos Arboleda González; profesores universitarios y promotores culturales en el exterior, como Teresinka Pereira en Estados Unidos, hicieron eco al dolor continental por la muerte de El Maestro.

De nuevo, voceros gremiales como el director regional del Icontec, Simón Antonio Bolívar, y representantes del Banco Davivienda en Barranquilla, manifestaron su voz de pesar, al igual que empresarios representativos de la región, como Antonio Celia, y dirigentes políticos con asiento en el Congreso de la República.

A continuación reproducimos algunos de los textos mencionados.

Autoridades eclesiásticas, encabezadas 54


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Distinciones

Reconocimiento del Colegio Nacional de Periodistas – Seccional Atlántico RESUELVE:

Que el ilustre caballero JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS se destacó por su probidad y gran señorío al servicio de la educación y la sociedad, fundando la Universidad Simón Bolívar como una institución patrimonio de su familia, fundamentada para la formación de un sinnúmero de profesionales, ejemplo de nuestra sociedad.

Artículo Primero: Lamentar el sensible fallecimiento del honorable hombre de letras y tratadista económico JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS. Artículo Segundo: Honrar con un reconocimiento la memoria de tan distinguido periodista y escritor en el mes de febrero, en acto especial organizado por el CNP, por motivo de los 35 años de fundación de nuestra agremiación en el Atlántico.

Que el célebre JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS, como periodista, economista, educador, literato, escritor, científico social, humanista e intelectual fue un influyente tratadista de las Ciencias Económicas y Sociales de América Latina, engrandeciendo con honores el nombre de nuestro país.

Artículo Tercero: Hacer entrega en nota de estilo del presente reconocimiento a su esposa e hijos en la ciudad de Barranquilla y cuya copia será remitida a los distintos medios de comunicación.

Que el maestro JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS, junto con su esposa, la distinguida Dama Ana Bolívar de Consuegra, y sus hijos José, Ana e Ignacio gozan del aprecio del periodismo local por su diligencia en la educación y en su labor humanitaria.

COMUNÍQUESE Y CÚMPLASE Dado en Barranquilla a los veintiocho días del mes de Diciembre de 2013. Carlos Ramos Maldonado Presidente Orlando Villarreal G. Vice-Presidente

Que el periodista JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS vivirá eternamente en el recuerdo de los afiliados del Colegio Nacional de Periodistas, CNP, Seccional Atlántico, como uno de sus más inmensurables colaboradores a nuestra digna labor, gestión que han venido igualmente realizando su esposa e hijos.

Wilber Fábregas Molina Secretario General Ricardo Díaz de la Rosa Vice-Presidente Nacional

55


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Resolución No. 008 (Diciembre 28 de 2013) A la memoria de José Consuegra Higgins

“Por medio de la cual se exalta la memoria del benemérito periodista, educador, escritor y científico profesional de las ciencias sociales y económicas, José Consuegra Higgins”

República de Colombia Colegio Nacional de Periodistas – Seccional Atlántico

El Colegio Nacional de Periodistas, CNP, Seccional Atlántico, su Junta Directiva, representantes de Comisiones y afiliados en general, en uso de su facultades estatutarias, y

“Qué grande fue haberlo tenido entre nosotros. Será por siempre un hombre para la historia”: Wilber Fábregas (In Memoriam) A

CONSIDERANDO: Que el día 28 de diciembre del año dos mil trece (2013), falleció en la ciudad de Barranquilla, el destacado hombre al servicio de la educación y la sociedad caribeña y colombiana, JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS.

JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS En reconocimiento a su hidalguía por sembrar una semilla en la sociedad, que germinó, como se lo propuso, creando una institución donde se han venido forjando hombres y mujeres que están luchando día a día por hacer de nuestra patria la Colombia que anheló.

Que este fiel letrado, hijo natural del corregimiento de Isabel López, departamento del Atlántico, escogió a nuestra ciudad de Barranquilla, para eternizarse en ella, dejándonos como herencia su sabiduría, amor original y aporte al periodismo.

Carlos Ramos Maldonado Presidente Orlando Villarreal G. Vice-Presidente

Que el destacado líder JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS consolidó los procesos sociales de nuestras agremiaciones periodísticas, facilitándonos, sin contraprestación alguna, espacios para que pudiésemos desarrollar con dignidad programas de capacitación en beneficio de sus afiliados.

Wilber Fábregas Molina Secretario General Ricardo Díaz de la Rosa Vice-Presidente Nacional

56


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Del canal regional Telecaribe Moción de duelo en Acopi

El gerente general de Telecaribe, Dr. Juan Manuel Buelvas Díaz, el equipo de producción y todo su talento humano, lamentan el fallecimiento del Dr. José Consuegra Higgins, hijo ilustre del Caribe colombiano.

Barranquilla, 10 de enero de 2014 Doctor JOSÉ EUSEBIO CONSUEGRA BOLÍVAR Rector Ejecutivo de la Universidad Simón

Su don de gente, su ejemplo como bastión de una familia de sólidos principios, su espíritu emprendedor, su capacidad intelectual y su gran aporte como líder de la educación al levantar la Universidad Simón Bolívar, serán por siempre un modelo para las futuras generaciones.

Bolívar La Junta Directiva de la ASOCIACIÓN COLOMBIANA

DE

LAS

MICRO,

PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS ACOPI – SECCIONAL ATLÁNTICO, aprobó

Moción

de

Duelo

por

la

De la Asociación de Ingeniería Química

pérdida del señor JOSÉ CONSUEGRA

LA ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE INGENIERÍA QUÍMICA y profesiones afines, Capítulo del Atlántico (ACIQCA), se une al sentimiento que embarga a LA FAMILIA BOLIVARIANA, en especial a la esposa e hijos y descendientes del epónimo Maestro Dr. JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS, por la expansión de su espiral vital, para encontrarse con el ABSOLUTO.

HIGGINS (Q.E.P.D.), solicitándole la haga extensiva a la familia, la cual me permito transcribirle: “La honorable Junta Directiva de la ASOCIACIÓN DE LAS MICRO, PEQUEÑAS Y MEDIANAS EMPRESAS ACOPI – SECCIONAL ATLÁNTICO, expresa con

Los saludamos con afecto sincero y nos solidarizamos acompañándolos de corazón, pues los hombres como el Dr. JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS nunca mueren, trascienden.

sentido afecto a la FAMILIA CONSUEGRA BOLÍVAR, su solidaridad en el dolor que los aqueja, por el fallecimiento del señor JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS.”

Aunque su materia ahora no está entre nosotros, sabemos que, desde la dimensión superior en la cual se encuentra, sigue iluminando el sendero que debe transitar esta gran familia para beneficio del que fue su ideal: el desarrollo auténtico de la patria grande, INDOAMÉRICA.

A lo anterior agregamos nuestros personales sentimientos de condolencia a la familia. Afectuosamente, Fernando Pertuz Galofre

Paz y bien a los que tienen el privilegio y la responsabilidad de mantener viva la antorcha encendida por él.

Presidente de Junta Rosmery Quintero Castro

Atentamente,

Directora Ejecutiva

Plinio Antonio Gutiérrez Gaviria Director de Relaciones Públicas de ACIQCA

57


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

De la Presidenta de Biocolombia

quier realización. Usted nos dio ejemplo de compromiso con el país. Su compromiso es nuestro compromiso, su accionar siempre en función de la inclusión social será el ejemplo, su entrega a la educación y en ella a la formación de las nuevas generaciones, será emulada por quienes mantenemos viva la vocación docente.

Todos sabían que él era mi maestro y, por ello, empezaba a recibir llamadas con la infausta noticia del fallecimiento de nuestro José Consuegra, el doctor José Consuegra. Muy hondo mi dolor… Se me ha ido el maestro, mi maestro, el visionario, el adelantado siempre a la época, el ser de la pedagogía de la integración de los pueblos, el fundador en Colombia del MOVIMIENTO DE UNIDAD LATINOAMERICANA en una época en la cual la cultura de la integración de nuestra América no constituía una meta humanista del pensamiento civilista de los latinoamericanos, ni el pensamiento de Bolívar era acatado en Colombia, como potencial ideario de un padre de la patria.

Doctor Consuegra: Gracias por la significativa herencia que nos deja. Su pensamiento visionario, su acción transformadora, su capacidad concertadora y, algo que no puedo soslayar hoy, nos deja a Anita y a una familia ejemplar que supo, con mucha inteligencia y criterio, dimensionar la huella del esposo y padre. Nos deja una familia que ha sido nuestra familia, una familia inteligente que ha honrado y honrará el nombre de El Maestro.

El doctor José Consuegra fue el colombiano más fiel de la historia y fueron su cultura, su universalidad, su generosidad sin límites, las calidades que lo identificaron, su invaluable obra deviene en ejemplo de compromiso patriótico para las actuales generaciones.

Doctor José Consuegra Higgins, filósofo, historiador, analista político y económico, ideólogo, escritor y, ante todo, humanista. Su memoria es indeleble y ella nos acompañará siempre. . Luz Elena Zabala Jaramillo Presidente Biocolombia S.A.

Mi mayor homenaje al doctor Consuegra, maestro y amigo entrañable, es la gratitud y admiración infinitas, que su nombre, su filosofía y su obra sean el norte de cual-

58


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Mensajes de condolencia del doctor José Consuegra Higgins, Rector-Fundador de la Universidad Simón Bolívar, y expresan su más sentido pésame y acompañamiento a toda su familia.

De la Universidad Nacional de Colombia EL RECTOR (E) DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA

Que Dios los bendiga y les dé fortaleza por esta gran pérdida.

y su equipo directivo, lamentan profundamente el fallecimiento del doctor

De la Fundación Universitaria Colombo-Internacional

JOSÉ CONSUEGRA HIGGINS

Doctor José Consuegra Bolívar Rector Universidad Simón Bolívar

padre del Doctor José Eusebio Consuegra Bolívar, Rector de la Universidad Simón Bolívar de Barranquilla, y hacen llegar a su familia sus más sentidas condolencias y nuestro sentimiento de solidaridad.

En mi nombre, en el de mi familia y de la institución que dirijo, les expresamos nuestras condolencias por el fallecimiento del Dr. José Consuegra Higgins y les deseamos de todo corazón que Dios les dé fortaleza para soportar tan gran ausencia.

Bogotá D.C., a los 9 días del mes de enero de 2014. Jorge Iván Bula Escobar Rector (E) Universidad Nacional de Colombia

No quiero pasar por alto hacerle un reconocimiento al maestro Consuegra Higgins, quien, además de su experticia en el campo académico, fue un hombre brillante y polifacético, destacándose como periodista, economista, literato, escritor, científico social, humanista, intelectual e influyente tratadista de las Ciencias Económicas y Sociales de América Latina, quien nos deja un gran vacío en el Caribe colombiano. Que Dios lo guarde en su Santo Reino.

De la Universidad El Bosque Envío mis más sentidas condolencias por el lamentable fallecimiento del Dr. José Consuegra Higgins. Él partió feliz al encuentro del Altísimo, pero ha dejado en nosotros un imborrable legado académico intelectual.

Recibe un fuerte abrazo.

Carlos Felipe Escobar Roa Rector Universidad El Bosque

Mario Ramos Vélez Rector Unicolombo

De la Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca

Del Fondo de Desarrollo de la Educación Superior

El Consejo Superior, el Rector y toda la comunidad académica de la Corporación Universitaria Empresarial de Salamanca, lamentan profundamente el fallecimiento

En nombre del Fondo de Desarrollo de la Educación Superior –FODESEP–, el Con59


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

educandos en la educación superior; frente a la cual el doctor José Consuegra Higgins fue un abanderado, dejando un gran legado con su vida y obra.

sejo de Administración, la Junta de Vigilancia, el Equipo Colaborador y el mío propio, presentamos nuestras sentidas condolencias, las cuales hacemos extensivas a toda la familia Consuegra Bolívar; muy especialmente a la doctora Ana Bolívar de Consuegra; así como a todos los estamentos de la Universidad Simón Bolívar, ante la partida de su fundador, el doctor José Consuegra Higgins.

La familia FODESEP hace votos para que el Todopoderoso los cubra con el manto de la fortaleza y serenidad para mitigar la nostalgia que hoy los embarga y les conceda la gracia de sentir la presencia del doctor Consuegra Higgins por siempre.

Nuestra solidaridad con la familia Consuegra Bolívar y con todos los estamentos de la Universidad Simón Bolívar, con quienes de siempre nos han unido lazos estrechos de amistad en torno a nuestro propósito común, la formación de los

Con sentimientos de consideración y aprecio, reciban un fraternal saludo. Eulalia Nohemí Jiménez Rodríguez Gerente General FODESEP

San Pedro Alejandrino nuestras sentidas condolencias a usted, a sus hijos José, Ignacio y Ana, a los miembros de su familia, a los directivos y comunidad estudiantil de la Universidad Simón Bolívar.

De la Fundación Museo Bolivariano Quinta de San Pedro Alejandrino Señora Ana Bolívar de Consuegra

Aquí en la última morada del gran héroe de nuestras hermanas naciones, albergamos sentimientos de pesar, dolor y tristeza por la partida de quien fuera un abanderado del sentir de identidad, equidad y Patria.

Huellas… Esas son las que dejan muchos personajes de nuestra Región Caribe y de nuestro país que hacen de algunos, valiosos ejemplos a seguir. Para la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo Quinta de San Pedro Alejandrino, el doctor José Consuegra Higgins representó un apoyo incondicional a las actividades programadas en torno a la figura y obra del Libertador Simón Bolívar.

Como Directora de la Quinta de San Pedro Alejandrino, recuerdo hoy a José Consuegra como un gran ser humano, un gran amigo, un caballero, un ser humano especial, un valioso bolivariano, fascinado con nuestro Prócer y con el Monumento de todos los colombianos.

Periodista, economista, educador, literato, escritor, científico social, humanista e intelectual, influyente tratadista de las Ciencias Económicas y Sociales de América Latina. Uno de los más importantes tratadistas de nuestro país fue el doctor Consuegra, amigo personal y de esta institución, identificado con la historia y el legado bolivariano.

La Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo Quinta de San Pedro Alejandrino, los miembros de su Junta Directiva, funcionarios y empleados se unen al sentimiento de tristeza y dolor que ha producido su muerte. Con mis sentimientos de consideración y respeto.

Ante su sensible fallecimiento, expresamos desde la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo Quinta de

Zarita Abello de Bonilla Directora Fundación 60


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Del Director Regional del ICONTEC

amor que pusimos en nuestra existencia.

De parte del Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación –ICONTEC–, reciban nuestras más sentidas condolencias por el fallecimiento del fundador de la Universidad Simón Bolívar, doctor José Consuegra Higgins, uno de nuestros más conocidos representantes a nivel intelectual, social, académico y quien ante todo luchó por el desarrollo de nuestro Caribe colombiano.

José: Pusiste tanto amor en lo que hiciste, que hoy, amigo de mi corazón, yo sufro por tu muerte, quiero que toda tu familia sienta mi dolor y mi amor. Nunca morirás en mi corazón. Ezequiel Ander-Egg De Luis Emiro Valencia Doctor José Consuegra Bolívar Rector Universidad Simón Bolívar Barranquilla

Paz en su tumba y nuestras condolencias a la universidad en general y a sus familiares. Simón Antonio Bolívar Meneses Director Regional Caribe ICONTEC

Expresándole mi más profundo pesar para usted y toda la familia del inolvidable Maestro y condiscípulo José Consuegra Higgins por su fallecimiento.

De Ezequiel Ander-Egg

El Maestro, amigo y condiscípulo de la Universidad Nacional de Colombia sede Bogotá, José Consuegra Higgins, deja un positivo legado no sólo como fundador de la Universidad Simón Bolívar, sino como pensador y escritor en el campo de la ciencia económica.

Ha muerto José Consuegra Higgins, una de las figuras más ilustres de Indoamérica como a él le gustaba llamar a la Patria Grande de América Latina. Su corazón ha dejado de latir… Al hacer esta afirmación, tengo que matizarla.

Como discípulos del otro gran Maestro, Antonio García Nossa, conservo el indeleble recuerdo de nuestros sueños en la Universidad Nacional. Por esta circunstancia aumenta mi pesar por su ausencia, pero reconozco que en usted y la familia queda el enorme patrimonio académico de quien fuera uno de los precursores de las ciencias económicas en Colombia y América Latina.

José Consuegra fue uno de los pocos seres humanos que tenía un corazón que latía fuera de su cuerpo: el corazón de Ana, su entrañable y admirada esposa, que compartía su vida, sus desvelos, sus sueños, sus ilusiones. Se suele decir que cuando alguien muere se desvanecen sus proyectos. No es así con la muerte de mi amigo: su obra se prolonga en la acción de sus hijos, de su familia y de todos aquellos que ponen lo mejor para la Universidad Simón Bolívar, uno de sus grandes sueños.

Reciba un fuerte abrazo de solidaridad y aprecio, extensivo respetuosamente a la familia del inolvidable José. Cordialmente,

En el atardecer de cada vida, decía san Juan de la Cruz, somos examinados por el

Luis Emiro Valencia 61


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

Del Arzobispo Emérito de Cartagena

E l

M a e s t r o

De Carlos Arboleda González Doctor José Consuegra Bolívar

La noticia del fallecimiento del doctor José Consuegra Higgins ha sido recibida con dolor y pena en los ámbitos culturales y sociales de Barranquilla. Permítanme asociarme a los sentimientos ciudadanos de admiración y respeto por la ilustre persona que, con su labor y ejemplo, logró dotar a la ciudad y a la región de un centro de formación y de acción académica y científica de tan reconocido nivel.

Su padre fue un gran colombiano que amó entrañablemente a su país. Deja, como intelectual destacado, una extensa y densa obra, en muchos de sus libros; en el campo educativo, una gran Universidad, y en el campo familiar, unos hijos que supieron valorar su legado. Deja también un millón de amigos que lo admirábamos y lo queríamos.

Al hacer llegar mi condolencia a los familiares y a los estamentos de la Universidad, quiero acompañarlos con mi afecto y oración, ofreciendo la celebración de la Santa Misa en sufragio por su alma.

A este gran hombre lo tenemos que recordar con alegría, así como fue él, porque su huella perdurable no permite otra opción.

Atentamente,

Sepa que el dolor de ustedes también es mi dolor. Cordial abrazo, extensivo a su querida madre y a todos sus hermanos.

Carlos José Ruiseco Arzobispo Emérito de Cartagena

Carlos Arboleda González De Jaime Eustorgio Fuentes González

De Amylkar Acosta

Doctor José Consuegra Bolívar Rector Universidad Simón Bolívar

Maestro: Que Dios te acoja en su seno de la sabiduría.

Estimado doctor:

Amylkar Acosta

Por medio del presente, le manifiesto mis sinceras condolencias por el fallecimiento de su honorable padre.

De Juan B. Fernández Renowitzky Al compartir los sentimientos de pesar, queremos hacerles llegar con verdadero y sincero dolor las demostraciones de estimación y aprecio. Elevamos nuestras plegarias por su felicidad eterna.

Lamentando mucho esta noticia. Atentamente, Jaime Eustorgio Fuentes González

Te pedimos, Señor, acoger nuestras súplicas por el alma de José Consuegra Higgins, por quien tenemos obligación de orar, a título de amistad o gratitud, para que la libres de todas sus culpas y le des parte de los frutos de tu redención, Tú que vives y reinas en unión con el Padre y el Espíritu Santo, por todos los siglos.

De Felipe García Vallejo Apreciado Rector: Me he enterado de la triste noticia del fallecimiento de su señor padre José Consuegra Higgins, líder, científico, académico y gestor de nuevas generaciones. Los

Juan B. Fernández Renowitzky e hijos. 62


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

labras de aliento son suficientes para aligerar la carga de sentimientos de profundo dolor que embarga los corazones por la partida, pero es precisamente la vida y obra del doctor José Consuegra Higgins, su legado, que ha trascendido en varias generaciones y ha sido fuente de inspiración para muchas personas que hemos optado por trabajar en función de una labor social y lo que en vida pudieron darle ustedes como familia, lo que poco a poco convertirá el dolor en la alegría de sentirse favorecidos al haber podido compartir con él tantos años y contar con su magno ejemplo como cabeza de familia.

académicos del país estamos de luto por la partida de un hombre íntegro que le sirvió a Colombia y le dio a la Costa Caribe todo su saber cristalizado en la Universidad Simón Bolívar. A la gran familia Unibolivarista, mis condolencias. Paz en su tumba. Con sentimientos de estima y consideración. Felipe García Vallejo, PhD Profesor Titular Universidad del Valle Exdirector General de Colciencias

Puedo atreverme a decir que su propósito en la vida quedó más que cumplido con la herencia que representa toda su labor que hoy, gracias a la constancia, dedicación y entrega, se hace realidad a través de nuestra Universidad.

De la Asociación Internacional IWAA A la familia Consuegra Bolívar Nuestro común amigo Oscar Flórez Támara me ha comunicado la triste noticia de la muerte del doctor José Consuegra Higgins. ¡Puedo imaginar la melancolía en su casa! Me acuerdo todavía de la linda recepción que me dieron en su residencia cuando fui a Barranquilla para recibir el diploma de Doctor Honoris Causa de la Universidad Simón Bolívar y me acuerdo de todos ustedes, de la familia.

Su espíritu y ejemplo perdurarán en nuestros corazones y en la labor que continuaremos desarrollando en su nombre. Con profundo aprecio, respeto y admiración, Rosario García González

Les deseo mucho consuelo y dulces recuerdos.

De Francisco Noguera Su presencia se ha ido, pero su esencia quedará en sus corazones por siempre.

Teresinka Pereira Presidenta de la International Writers and Artists Association –IWAA–

Francisco Noguera Rocha, señora e hijos

De Rosario García González De Efraín Cepeda Sarabia

Reciban nuestras más sentidas condolencias por el fallecimiento de nuestro querido rector fundador, amado esposo, padre y maestro.

Lamentamos notable pérdida y los acompañamos en su dolor.

En un momento como este, nunca las pa-

Efraín Cepeda Sarabia, señora e hijos 63


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

Crónica de las honras fúnebres

El rector de la Universidad Simón Bolívar, José Consuegra Bolívar, presidió las honras fúnebres de su padre en el Teatro José Consuegra Higgins de la Universidad Simón Bolívar. Aquí aparece en una de las intervenciones, agradeciendo su presencia a los numerosos asistentes.

El exdirector del periódico La República y del Instituto Latinoamericano de Liderazgo, Jorge Emilio Sierra Montoya, escribió la siguiente crónica de las honras fúnebres de José Consuegra Higgins, con la cual concluyó su libro A la sombra de El Maestro cuya publicación coincide con la de esta edición de la revista Desarrollo Indoamericano.

la tradición católica. De hecho, él ya se encontraba desde hacía varios años en estado de inocencia, víctima de una terrible enfermedad, y por ende era como un niño, dejando traslucir en sus ojos la paz interior, fruto de la bondad que irradió durante 89 largos años. “Fue también uno de los Santos Inocentes”, dijo alguien al recordar la dolorosa muerte de numerosos niños judíos, víctimas del poderoso Imperio Romano, poco después del nacimiento de Jesús en Belén.

El 28 de diciembre de 2013, en medio de las festividades navideñas y del fin de año, Barranquilla se despertó con una noticia muy triste: El Maestro José Consuegra Higgins había fallecido en la madrugada, tras varios días de permanecer en sala de cuidados intensivos por sus graves problemas de salud que afrontó con estoicismo pero aferrado a la vida, luchando como siempre, como si no quisiera dejar a los suyos, a su familia, a doña Anita, a sus hijos, nietos y biznietos, ni a sus amigos, a sus numerosos amigos, ni a su Universidad, ni a su ciudad, ni a su país, ni a su Indoamérica del alma.

Su familia estaba destrozada, con una tristeza enorme, sin límites. Doña Anita, en primer lugar, se veía traspasada por una espada, inconsolable, junto a su hija Ana,

Era el Día de los Santos Inocentes, según 64


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

lo como un auténtico modelo a seguir.

sin alejarse nunca del féretro donde yacía su amado esposo, pero fue acaso él quien le dio fuerzas para resistir tan rudo golpe, del cual nunca pensaba que podría levantarse. Se animó, por fortuna, con la celebración de la sagrada eucaristía, durante la velación, cuando el sacerdote le pidió a Dios mantener la esperanza y darles consuelo por la ausencia definitiva de quien “ha sido llamado a la casa del Padre”, cuya voluntad –agregaba– debemos aceptar aún en las situaciones más difíciles.

Llegaban más y más mensajes de condolencia, más y más coronas de flores que él tanto admiraba, hechos que al día siguiente, el domingo 29 de diciembre, se repitieron y multiplicaron al cumplirse las honras fúnebres en su teatro, el Teatro José Consuegra Higgins, donde estuvo en cámara ardiente, custodiado por las banderas de Colombia y la Universidad Simón Bolívar, mientras una muestra de sus decenas de libros lo acompañaban, dejando constancia de que su espíritu estaba todavía presente, dispuesto a hablarnos.

En ese momento, la noticia ya se había regado por todas partes. Publicada por los principales periódicos nacionales, transmitida por la radio y la televisión, compartida de inmediato en las redes sociales por sus millares de alumnos a lo largo de varias décadas, desató un sentimiento de pesar generalizado, de angustia por la desaparición de este gran hombre, sobre cuyas vida y obra, repasadas en detalle, se hacían los mayores elogios, describiéndo-

El teatro permanecía repleto, en silencio. Fue entonces cuando las máximas autoridades eclesiásticas de la región presidieron una segunda eucaristía, cuyo evangelio se refería esta vez a la Sagrada Familia, en recordación de la célebre huida a Egipto, y por ende los cientos de asistentes no pudieron menos que pensar en la familia Consuegra Bolívar, en el padre y abuelo

Una selección de libros acompañó a El Maestro en sus últimos momentos ante los numerosos estudiantes de la USB, quienes concurrieron en forma masiva a las honras fúnebres.

65


Revista Desarrollo Indoamericano

Por iniciativa de su hijo Ignacio, El Maestro Consuegra recibió un paquete con libros de sus autores más queridos (Simón Bolívar y Pablo Neruda, entre otros), puesto sobre el ataúd en su última morada.

que fuera un verdadero patriarca a la manera de personajes bíblicos, en los fuertes lazos de sangre que los unían y que no podrían, a pesar de todo, romperse, ni mucho menos separarlos.

tió el desfile mortuorio a los Jardines de la Eternidad, se leyeron más y más mensajes de reconocimiento a Consuegra Higgins, enviados por autoridades públicas, privadas y académicas de Barranquilla, el departamento y la región Caribe, el país y el resto de América Latina, a los que hacían eco las continuas intervenciones de personas que hablaban de su humanismo y bondad, su integridad o autoridad moral y, en definitiva, sobre sus virtudes excepcionales como dirigente político, escritor y académico, economista y pensador social.

El jerarca de la Iglesia hizo un llamado para que esos valores familiares tuvieran plena vigencia, al tiempo que recordaba su mensaje de fe en la otra vida, en la vida eterna, en la resurrección al final de los tiempos. “Los cristianos no hablamos de muerte sino del fin de la primera parte de nuestras vidas”, dijo.

El rector ejecutivo, José Consuegra Bolívar, agradeció en nombre de la familia este “caluroso acto” para despedir a su padre de la vida terrenal y ratificó el férreo compromiso, como máxima autoridad de la Universidad en representación suya, de preservar su legado y engrandecerlo –dijo con elocuencia– por la libertad de nuestro pueblo, basado en sus profundos valores éticos, como la solidaridad.

Al término de la ceremonia religiosa, el coro de la USB entonó su himno, el mismo que se interpretó por primera vez en los comienzos de la Universidad, cuando un joven estudiante de Derecho lo compuso, inspirado por la magna obra que abría las puertas hacia un mejor futuro, gracias a la educación: “Soy la llama procera que ofrece / en los claustros, radiante, el saber / a este mundo colmado de bienes, / repleto de amor y de paz y de fe… / Tras las metas gloriosas del arte, / del deporte y la ciencia social, / nuestras almas conducen la antorcha / que despide su lumbre, ¡Oh, luz inmortal! / ¡Simón Bolívar, ciencia y libertad! / ¡Simón Bolívar, tu Universidad!.”

“Le diremos adiós a su cuerpo, pero sus ideas quedan”, declaró mientras anunciaba que en 2014 se avanzaría con paso firme hacia la acreditación institucional ante el Ministerio de Educación, la cual será –observó– el mejor regalo para él, para José Consuegra Higgins, quien dedicó su vida a lograr una educación superior

En las horas siguientes, hasta cuando par66


Revista Desarrollo Indoamericano D e s p e d i d a

a

E l

M a e s t r o

una larga caravana de vehículos, con coronas de flores, tras haberse modificado, por disposición de las autoridades municipales, el tráfico vehicular en la ruta correspondiente para evitar las previsibles congestiones de tránsito desde el barrio El Prado hasta el cementerio en la vía a Puerto Colombia.

con calidad, único medio efectivo para la transformación necesaria de nuestra juventud y para el desarrollo social. “Los invito a que nos acompañen ahora –expresó compungido, con voz temblorosa– hacia los Jardines de la Eternidad”, donde por cierto –aclaró– se había encontrado un sitio, más bien discreto, donde El Maestro se sentiría a gusto, como él mismo lo hubiera deseado.

Al llegar a su destino, con el féretro al borde del sepulcro de tierra y debajo obviamente del árbol de almendro, Ignacio Consuegra Bolívar, vicerrector de Infraestructura en la USB, tomó la palabra para exaltar otra vez la memoria de su padre, dejarle un paquete de libros y CDs (con los escritos y las voces de Neruda, Gaitán y García Márquez, algunos de sus fieles e inseparables compañeros de viaje), y pedir no un minuto de silencio sino un minuto de aplausos en su honor para despedirlo, para darle el adiós definitivo a quien –dijo, para terminar su conmovida intervención– “murió anclado al mar de sus convicciones, sin haberse nunca doblegado”.

En efecto –observó, emocionado–, cuando pocas horas antes había ido al camposanto para escoger la que sería su última morada, vieron a lo lejos, como si los estuviera esperando, un hermoso árbol de almendro, similar al que en los albores de la Universidad, durante el solemne acto de iniciación de las labores académicas, cobijó con su sombra ‘al doctor Consuegra’ en el momento de pronunciar su discurso de bienvenida a los primeros estudiantes, hace más de 40 años, el primero de marzo de 1973.

De inmediato, los aplausos estallaron en la multitud y se fueron prolongando hasta caer en el silencio, mientras se alejaban los rostros tristes, apesadumbrados.

Y es que el árbol de almendro –explicó– nunca pierde sus hojas en verano, ni en invierno, por lo cual su espeso follaje es permanente, igual que su sombra, aquella que le seguirá dando, por siempre, a su ilustre padre.

Aquella noche, tal como había sucedido desde la noche anterior de un 28 de diciembre cuando se suele celebrar con alborozo la llegada del nuevo año, habría un silencio absoluto en el corregimiento de Isabel López, como si todos allá se hubieran quedado huérfanos, sin padre. Y ‘El niño Joche’ volvería, con seguridad, a hacer sus travesuras por las calles de polvo, por el alto de La Loma, por la iglesia y el Colegio Ana Bolívar de Consuegra, por los vastos pastizales y los palos de mango, persiguiendo a su perro ‘Tigelino’, herencia de ‘papá Ignacio’.

“Nosotros seguiremos recibiendo de él, también por siempre, sus sabias enseñanzas”, concluyó en tácita alusión a que él, desde la fundación de la Universidad, ha sido quien cubre y da su sombra permanente a la Universidad Simón Bolívar, como un imponente árbol de almendro. La USB ha estado y seguirá estando “a la sombra de El Maestro”, como tanto hemos dicho. ********** El cortejo fúnebre fue avanzando con lentitud. El rector y su esposa presidían, a pie, esta marcha dolorosa, seguidos por

Iría en busca, a lo mejor, de un árbol de almendro, para cobijarse con su sombra… 67


Revista Desarrollo Indoamericano

Historia Gráfica

Durante la celebración de la Eucaristía en el Teatro José Consuegra Higgins, el arzobispo auxiliar de Barranquilla, Víctor Tamayo, exaltó los valores éticos e intelectuales del fundador de la Universidad Simón Bolívar.

La viceministra de Educación Superior, Patricia Martínez, leyó un sentido mensaje de condolencia en representación del gobierno nacional, subrayando el gran legado de Consuegra Higgins en materia educativa.

La alcaldesa de Barranquilla, Elsa Noguera, asistió al acto de velación, donde manifestó su profundo pesar por la muerte del destacado líder cívico, a cuyos familiares y amigos expresó su mensaje de condolencia.

68


Revista Desarrollo Indoamericano H i s t o r i a

El secretario de Educación Distrital, José Carlos Herrera, entrega el reconocimiento del gobierno local a doña Ana Bolívar de Consuegra en honor de su esposo, José Consuegra Higgins, por su extraordinaria labor educativa.

G r á f i c a

El presidente de la Asociación de Comunicadores del Atlántico, Harold Salazar, presenta la declaración gremial en honor al escritor y periodista José Consuegra Higgins, fundador de la revista Desarrollo Indoamericano.

Ana Bolívar de Consuegra, acompañada por su hija Ana, vicerrectora financiera de la USB, recibe del rector de la Universidad Autónoma del Caribe, Ramsés Vargas, la correspondiente moción de duelo.

En el acto de velación, doña Ana Bolívar de Consuegra aparece al lado de su hija Ana, quien está en compañía de su esposo, Porfirio Bayuelo, y Patricia Martínez, viceministra de Educación Superior.

69


Revista Desarrollo Indoamericano H i s t o r i a

G r á f i c a

Durante los dos días de velación en cámara ardiente, el Teatro José Consuegra Higgins registró lleno total, especialmente por la presencia de funcionarios, profesores y estudiantes de la Universidad Simón Bolívar.

La despedida a El Maestro se hizo en el Teatro que lleva su nombre: José Consuegra Higgins, con la solemnidad y el respeto que el fundador de la Universidad Simón Bolívar se merecía.

70



Revista desarrollo 125