Issuu on Google+

ENTREVISTA CON PSIC: IVETTE LIRA

ENSAYO: EL ARTE Y EL ESPรRITU

CUENTO:_ EL NOMBRE DE DIOS Morelia, Michoacรกn a 03 de Diciembre 2013


NOTA EDITORIAL Estimado público lector: Los finales de año suelen ser indispensables para poner nuevas metas, nuevos horizontes y vienen a ser un pretexto muy común para cambiar algo que no nos gusta de nosotros y nos vemos motivados para emprender aventuras o tareas difíciles. Es nuestro deseo que alcancen todos esos retos de los cuales serán sin duda merecedores. En este fin de año no podemos olvidar la labor que ha desempeñado esta revista como portavoz del grupo de psicólogos que día con día hacen posible que la vida de las personas que nos visitan sean, sino mejores, más tolerables. Siempre comprometidos por llevar una psicología útil y cotidiana, entregamos un número más, esperando que entre estas páginas esté mas, mucho mas que un momento grato. Gabriel Torres Editor


ENSAYO: EL ARTE Y EL ESPIRITU, UN PUNTO DE VISTA PSICOLÓGICO (Gabriel Torres) INTRODUCCIÓN

Dentro de una sociedad cada vez más demandante y con menos tiempo para pensar en las cosas que no solucionen necesidades, es imperativo buscar el espacio del arte, no por que en realidad no tenga un universo en el cual exista, la problemática que desde mi punto de vista es latente radica en la poca apreciación y casi nulo conocimiento en lo que arte se refiere como enriquecimiento del espíritu. Por lo tanto al decir “buscar el espacio para el arte” debe entenderse; buscar que el arte nos alcance, la labor que debemos desarrollar es simple de entender, no así en la práctica; debemos encaminarnos (como sociedad) a un entendimiento del arte para que podamos deleitarnos en lo espiritual y en lo social con las obras que de él se desprendan.

Bajo la apreciación que hace Hegel, el arte viene a significar mucho más de lo que una persona inexperta pudiera imaginar, pero pareciera que ese enriquecimiento del espíritu es exclusivo de aquellos que son capaces de entender el arte más allá de los límites de las reglas impuestas por el mundo común, la expresión de lo que es un persona, reflejada en una obra de cualquier genero, pudiera parecer una apreciación netamente personal, la cuestión interpretativa de la obra de arte recae en un conocimiento que requiere una disciplina personal y un avance dentro de los sentidos, de nuestra sensibilidad.


Dentro de todo lo necesario que pudiera parecer una renovada y poderosa intervención del arte en la vida de una sociedad como la nuestra, considero necesario plantear cuestionamientos que son relevantes no solo parta la comprensión del arte, sino para su existencia misma, no podría asegurar si el conocimiento masivo de las bellas artes y su apreciación en masa sería el comienzo de su extinción, ¿el arte es arte porque solo unos cuantos lo comprenden?, pareciera que es así, y sin embargo que necesitadas están naciones enteras por entender un poco más lo maravilloso de este universo.

EL ARTE COMO NECESIDAD PARA EL ESPIRITU

La interpretación profesional de una obra de arte es (afortunadamente) cosa de unos cuantos, está idea me surge de la expresión de Hegel que hace al exponer; “la obra de arte al no ser un producto mecánico no puede estar subordinada a una regla”, ello refiere una división entre los conocedores y los que intentan comprender el arte, ya no digamos en aquellos que ni siquiera se interesan en el. Las reglas son falsas, el talento es lo realmente importante dentro de cualquier disciplina, por ejemplo yo pudiera ir a un curso de mecánica automotriz, sabría el funcionamiento del mundo automotriz, sin embargo ello no me convierte en un gran mecánico, mis habilidades son escasas en esa


materia, pero sabría la teoría. En este aspecto, la expresión del espíritu no es expresiva donde se carece de talento, en la expresión artística el ser humano aspira a la perfección, la creación de algo que es pulcro potencializa a su autor como alguien inmortal, entonces podremos apreciar que el arte en verdad enriquece el espíritu y la sociedad, el despliegue de una habilidad que tal vez, muchos no saben que existe en su interior es la cuestión que toca realizar. Representarse a sí mismo en una expresión artística representa, según Hegel, la exteriorización del espíritu, pero dentro de esta idea viene una cuestión que es necesario analizar; el espíritu se hace presente ó se exterioriza dentro de una obra, digamos por ejemplo dentro de una pintura, dentro de la cual no existe una buena imagen según se aprecie por los conocedores del arte, pero supongamos que se tiene talento aunque no desarrollado, entonces valdría la pena pensar que resultaría necesario el pulir aquel talento para encontrar una mejor manera de expresión artística, el sujeto en cuestión trata de representar la perfección de la que carece, en un sentido netamente material, la expresión en su obra representa aquello que quiere llegar a ser, hablamos de una actitud, lo material refleja un deseo del espíritu, estampa la posibilidad de


estar por encima de lo realmente plasmado en el plano de lo real, entonces engloba el arte el deseo de una vida mejor en todos los aspectos, dentro de esta idea que intento desplegar, habría que pensar en el marco social, ¿cabría la posibilidad de educar a una nación para el desarrollo del arte en ella? Es absurda la idea de generalizar, es imposible desde un punto de vista frío y real, sin embargo el impulso del arte en cualquier forma aumentaría la conciencia de si mismo de los sujetos interesados y dotados de posibilidades. “Entre los civilizados, el hombre busca aumentar su valor por la cultura espiritual” con este razonamiento pareciera que el arte es una vía para un repunte de la civilización en cuestiones de riqueza cultural y, claro está del espíritu, los sentidos que son los encargados de encontrar las formas más placenteras para nuestro deleite se desarrollan a través del contacto con el arte, lo bello llega a nosotros gracias a ellos, pero la expresión del arte debe llegar más profundo, hasta nuestros sentimientos, el arte debe de provocar un sentir, lo que nos indica que el arte desarrolla el bienestar con el mundo externo y con nosotros mismos, debemos apreciar más la posibilidad que tenemos por el hecho de conocer el arte.


La materialización de lo inexpresivo reclama un aspecto de identificación con aquello que expresa lo que somos incapaces de expresar, entonces el fin del arte viene a ser como dice Hegel; “el medio para expresar” la verdad del ser humano, en este sentido es interesante la forma de apreciar el arte, surgen más cuestiones para reflexionar, no así para resolver, puesto que tal vez la reflexión genere más producción positiva que la solución misma, en un plano del arte mismo, las reglas no serán la solución sino algo solo aceptado, pero ello no nos lleva a la realidad. Si entendemos el arte como lo expresivo del alma del ser humano debemos llegar ala reflexión de que en muchos lugares no será posible que exista el arte, digamos en un lugar donde reina la pobreza, la infelicidad, la miseria, donde los sentimientos bellos no sean algo cotidiano, entonces sería necesario cuestionar que la idea de la expresión de esas personas será solo de malas presentaciones y no así de obras de arte. Pero como entender el arte en un lugar donde hay poco espacio para lo bello, tal vez ello sea la respuesta de porque el arte está hecho para unos pocos, digamos que se exprese un sentimiento de ira o de desesperación en una obra, entonces será quizá cuestión de gustos, pero el arte será juzgado por gustos que no entendieron aquel sentimiento y que solo lo desvalorizan por no ser bello, entonces cabría preguntar si es posible aceptar el arte de nosotros mismos como tal, es indispensable que pensemos en crear cosas que demuestren en el alma de quien las contempla un sentimiento profundo, pero regresando al punto central sería necesario pensar que los lugares que son miserables lo seguirán siendo por la falta del conocimiento de las expresiones bellas, ello podría ser una invitación para que las personas dedicadas al arte llevemos la enseñanza de lo que es bello con las obras mismas, utilizar el arte para expandir el bienestar común del espíritu en una comunidad, encontrar la expresión ideal para crear nuestra propia obra de arte en la mente de alguien más mediante la expresión de lo bello del espíritu ajeno.


CONCLUSIÓN

Considero que es necesaria una valoración del arte, tomar en serio como sociedad, las oportunidades que el arte mismo nos ofrece, potencializar nuestros conocimientos y buscar en nuestro interior la expresión que nos lleve a nuestra máxima capacidad, la capacidad que lleve a la elevación del espíritu. También es importante pensar que sería un error generalizar el arte, los conocedores son pocos y ahí es donde radica el poder de la magia artística, es necesario promoverlo más, pero se debe de proteger de la vulgarización para conservar su estado de impulsor y deleitante de los sentidos del alma y del cuerpo humano. Estoy de acuerdo con Hegel en casi todos los aspectos de su escrito (el espíritu del arte), solo queda preguntar si los parámetros de su tiempo empatarían con los actuales, mas aún, pensar que si construyéramos nuevos sería necesario revalorar las obras del pasado.


CUENTO Gabriel テ]gel Torres Ramos

A Omar Susano


El Nombre de Dios He pretendido en toda mi vida lúcida, eludir la palabra “destino”, niego con fervor que esa palabra existe y que su significado es sólo valido para fijar el fin de un viaje o un objetivo. Ya sabrá el lector mi postura ante ciertas circunstancias. Por esto me ha sido casi imposible comprender y creer los sucesos de las semanas pasadas.

mucho de árabe, el papel era el responsable de ese olor viejo que rápido inundó el cuarto, su color era de un amarillo pajizo, en esto estaba cuando Omar llegó, dejo caer la botella que llevaba y me arrebató el manual de las manos, apenas ensaye una disculpa, Omar no me dejó, me El veintiuno de Enero, lunes, me dirigí a la librería de viejo de mi injurió, con palabras bruscas me juzgó de metiche, de ladrón y terminó buen amigo Omar Verdín, el sol moría en el horizonte y el frio comenzó por echarme de su casa. a calar hondo, la distancia es poca y sin apuros llegué en veinte minutos. Su casa, (ahí instaló la librería) era pequeña, de un piso, el Pasaron veinte días y la pena seguía embargándome, mi mejor amigo negocio estaba en la cochera, al principio fue suficiente, luego tuvo la había dejado de serlo y los fines de semana me parecían mortales, caí necesidad de invadir la sala y poner anaqueles a la entrada del baño en la cuenta que mucha de mi rutina estaba en las visitas que ambos nos para poder almacenar y exhibir el descomunal número de ejemplares procurábamos. Un viernes tomé la decisión de salir al cine después del que le llegaban cada semana. Me saludó con visible emoción, somos amigos desde la escuela y los catorce años que llevo de amistad con él trabajo, me duché y estaba rasurándome cuando sonó el timbre, el han sido, en pocas palabras, muy interesantes. Me dio un breve hecho me extrañó, yo vivo solo en la esquina de tabachín y jacarandas, recorrido y me mostró las nuevas adquisiciones, “toma el que gustes”, en una planta baja de un dúplex, a excepción de las visitas esporádicas dijo de pronto, “te lo regalo”. Esa aseveración me sorprendió, pero le de algún cobrador no recibo a nadie más. Abrí la puerta, Omar entró sin tome la palabra y vislumbre algunos tomos que podrían interesarme. Cerró la librería cerca de las diez, me invitó a cenar, preguntó si decir palabra, los ojos alarmantes y un sudor espeso le cubría el rostro, deseaba algo de beber y acto seguido salió a comprar el vino. Aproveché jadeaba, parecía que había llegado corriendo, temí que lo persiguieran, aquel instante para pasear por la sala, tres libreros rodeaban las salí a la cochera, la calle estaba desierta. En vano pregunte que le paredes, de pronto advertí que en una habitación estaba un librero más, pasaba, entre los brazos traía el manual que había sido motivo de su entendí que era la colección de Omar, entré en la habitación, los libros estaban colocados en a doble fila, serían no menos de doscientos enojo, le ofrecí agua, la bebió con desesperación, pidió más, ensayó ejemplares, tomé “Nieve” de Orhan Pamuk, noté (no pude dejar de unas palabras y rompió a llorar, no le dije nada, no sé si porque no hacerlo) las letras en rojo que dictaban con pedantismo en la portada; comprendía el motivo de su llanto o porque sabía que me esperaba algo Premio Nobel de Literatura, asentí levemente, quise regresarlo a su que no podría resolver. Después de una hora interminable, se arrodillo a sitio, en la fila interior del librero, entre el hueco que dejaba el libro que tomé, se asomaba un compuesto de papeles que llamó mis pies y me dijo: poderosamente mi atención, recubierto en tela, era notoria su antigüedad, al sacarlos el olor confirmaba mi teoría de una reliquia, -Perdóname Gabriel, te contaré mi secreto, sin duda me odiarás, pero estaban muy gastados, los abrí como a sabiendas de que cometía un no puedo hacer otra cosaacto inhumano, tal vez un pecado. La letra fue incomprensible, no era muy grueso pero su peso me sorprendió, lo ojee con curiosidad, con Lo conduje a mi habitación, traje dos sillas del comedor y llevé algo de comer para ambos. morbo, la escritura tenía


Me contó que de niño su padre le habló de un poder sin límites, que podía ser capaz de realizar lo imposible, ese poder era el poder de Dios, dijo que era permitido invocar ese mando de una forma mágica o divina, dijo también que su padre y su abuelo y el padre de su abuelo antes que ellos lo buscaron toda su vida, pero fue su padre quien tuvo éxito. En esta parte del relato lo interrumpí. -¿Tuvo éxito?- pregunté con incredulidad. -¡Sí!- dijo con terror. -¿Cómo lo hizo?- indagué.

-Con esto- y extendió las manos para darme el manuscrito. Tome el epítome con incredulidad, advertí que además me entregaba un tanto de hojas nuevas recién impresas, lo miré (creo) con compasión, lo abrí, el volteó el rostro, cerró los ojos y me pidió que revisara la última página, así lo hice. -Ese es- me dijo- Ese es el Nombre de Dios. -¿El nombre de Dios? Dije -En las hojas nuevas viene casi toda la traducción, el idioma es antiguo, mi padre encontró las páginas con un sacerdote Indú o árabe, ya no sé si lo trajo de Egipto o de Libia, o de Sudán, el hecho es que mi negocio fue para encontrar una traducción, hace tres días me llego un encargo de libros, en ellos viene una guía para este idioma, ensaye el hacerlo, mi padre sabía que estaba el nombre escrito o señalado, hoy descubrí que existe, solo son cuatro letras, el rito dice que si pronuncias El nombre adquieres los dones de Dios, en las hojas está una historia, explica cómo llegó a nosotros. Yo no puedo… ¡No quiero!... yo… te lo doy.

Omar salió de mi casa, no pude detenerlo, me empujó, me pidió perdón de nuevo y hasta el sol de hoy no he sabido de él. La traducción es breve, dice así: …(faltan páginas) medía no menos de tres metros, su tremenda blancura me impidió ver sus rasgos, caí a sus pies como fulminado por algo invisible, me comporté temeroso, después supe que lo que sentía era un infinito respeto… …Después supe que era un Ángel, se acercó a mí, me miró con seriedad y dijo: -He traído el Nombre de Dios, mi nombre es Satariel (‫)שהריאל‬, no temas de mí que vengo del cielo, yo te digo que el creador adora a los humanos pero tendrá a bien no ser obedecido por ellos, yo, que he desertado del majestuoso Ejercito del Señor, ofrezco a los hombres lo que robé del reino celestial, he tenido que luchar con otros hijos de Dios y he peleado bien, no volveré a su lado nunca y sin duda seré castigado al fuego eterno, pero la esperanza de algunos que evadieron al Todo Poderoso recae en la raza humana, les pongo sobre el mundo el Nombre de Dios, El Señor me ha vedado que yo entienda ese Nombre, pero los humanos en la tierra tienen libre albedrío y podrán, si se lo proponen, invocar el Verbo--Yo soy un simple pastor- contesté- soy nacido aquí en el desierto, no conozco a un Dios del cielo y tampoco a un ser como tú, dices que vienes del cielo también, creo tu palabra puesto que tu belleza es magnífica, ¿cómo podría yo, saber ese nombre que tan bien se dice que es espléndido?eso dije al Ángel, y él me respondió así. -Dejo en tus manos El Nombre, date prisa y busca la forma de leerlo.


Con él podrás hacer milagros, obtendrás las riquezas que desees, y podrás tener los atributos de Dios, con esto los Ángeles caídos podremos defendernos de su ira, con su propio poder nos refugiaremos y no seremos llevados al abismo donde todo es sufrimiento y desesperaciónEntonces extendió su mano y me entregó una piedra blanca que era blanda y suave a la vez, me dijo que su nombre era Semyaza (‫)שמיחזה‬, en ese instante la piedra cambió de forma y se convirtió en una especie de pergamino, en él se veían cuatro símbolos que no sé escribir, adiviné que la piedra se transformaba al oír su nombre, pude volverla a su estado natural repitiendo las palabras del Ángel, antes de desaparecer me dijo unas últimas frases: -Ve al rio grande que está al sur, ahí busca en esa región (Nubia) a los sabios, no les expongas tu encomienda, sólo indaga la forma de leerlo, si fracasas pasa El Nombre a tu descendencia, pero evita que se conozca el secreto, solo podrá ser revelado una vez que pueda ser leído-

Así hice como el Ángel me ordenó, he buscado por todos los medios saber leer ese Nombre, no lo he conseguido, espero que tu hijo mío puedas hacer…. (Aquí termina la traducción) La página siguiente era Semyaza (‫ )שמיחזה‬en su forma de papiro blanco, el nombre está inscrito en cuatro letras, tienen una forma compleja, vislumbro un pequeño trozo de papel, es la letra de Omar, veo un Nombre, es el Verbo, no lo he pronunciado, me fascina, comienzo a sudar, lo oculto temeroso y pienso como será mi vida de dios, seré un dios que no permita las injusticias, seré un dios que imponga la paz, de repente entiendo que seré un tirano, un enfermo de poder, me compadezco, me humillo y siento una vergüenza terrible, no dejo de pensar que soy indigno y que solo haría un caos, me da

miedo, siento vértigo y me invade el llanto, mi ser se desmorona, no alcanzo a comprender cómo pudo traducirlo Omar, acaso el libro de donde sacó la traducción está en su casa. Pienso en buscarlo y salgo hacia la librería. No he visto a Omar en semanas, pienso en mi destino, terrible destino el tener en mis manos el poder infinito, presiento una soledad temeraria, como si hubiera perdido algo para siempre, algo irrecuperable. Sé que nunca diré ese nombre puesto que no lo he leído otra vez, acaso lo utilice para borrar mi memoria, para olvidar que existe, ignoro si puedo borrarlo si pronuncio el Nombre y decreto que esto se cumpla, no lo sé, pero voy a intentarlo, tal vez convierta esto solo en un mal cuento y un recuerdo que jamás existió.


LO BUENO DE SER BUENO

PSICOLOGÍA DE LO MASCULINO


EL MALESTAR DEPRESIVO: Una experiencia vivida por los hombres a través de su construcción de género. CLARA FLEIZ (recomienda Psic. Omar Susano) Es una analogía de la analogía de genero pasando por las etapas de feminismo, como surge la ideología de género, a diferencia del feminismo hace un análisis de la necesidad de lo masculino en la sociedad actual, menciona como el feminismo le dio otredad al feminismo, lo hizo notar como la parte faltante, en donde la mujer era lo mas importante. El libro trata de depresión y aborda las temáticas de como el hombre es poco hábil emocionalmente ya que no le es permitido expresar esta parte de manera social, lo que lo lleva a múltiples conflictos y finalmente a la depresión.


LO BUENO DE SER BUENO Linda Kaplan (recomienda Psic. Gabriel Torres).

Este libro determina que las buenas acciones repercuten en nuestras decisiones, pero lo realmente interesante es que no sólo son el resultado de nuestros actos cómo una operación matemática en donde si tomo “buenas” elecciones para mi, el resultado será favorable. Este texto conjuga el karma en la modernidad y el caos de esta vida cotidiana que es cada día mas intolerable. “Lo bueno de ser bueno” nos demuestra todo lo que podemos generar desde una “buena postura”. Excelente.


Es una gran experiencia entrevistar a la Licenciada Lourdes Ivette Lira Barragán, egresada de la facultad de Psicología de la UMSNH, con vasta experiencia en Talleres teórico-vivenciales, Conferencias en ciudades como Morelia, Lázaro Cárdenas, Pátzcuaro y Uruapan. Actualmente cursa el 3er semestre en Maestría de Terapia Familiar (IFADEH). Cuenta con diversos diplomados cómo: Tanatología (CODES), Redacción de Tesis y Corrección de Estilo (UMSNH), Prevención Social contra la violencia y participación ciudadana (Gobierno del Estado) y Fortalecimiento de las OSC (Indesol). Actualmente es presidenta de Psychologicall Home A.C. donde ha demostrado su enorme talento y capacidad.


-¿Te gusta la tanatología?-

-Me encanta, considero que la tanatología es un bálsamo para el corazón. He podido encontrar sentido a mi vida mediante el apoyo a otras personas en sus perdidas significativas y sus procesos de duelo-¿Porqué estudiaste tanatología?-Fue por una perdida significativa que tuve, de ahí surge ese deseo, primero de entenderlo y después por querer servir a otros a superar esos momentos tan difíciles-Te quedaste en Psychologicall Home A.C. ¿porqué?-

-¿Porqué estudiaste psicología?-Fíjate que siempre quise serlo, no me imaginé otra profesión, pero no por lo que dicen todos “para ayudar a los demás”, yo siempre quise ser psicóloga porque me imaginé que era algo estupendo estar con otras personas y entenderlas¿Y cómo te profesión?

imaginaste

que

era

esta

-En un principio no tenia una idea clara, solo se que quería ser psicóloga. -¿Qué fue psicología?-

lo

mas

difícil

de

estudiar

-Dejar a mi familia, estar lejos de la casa, enfrentar este desafío de ser buena en lo que hago y del compromiso personal de crecer.

-Bueno, creo en el proyecto, yo había pensado ya hacer una AC, no había tenido la posibilidad de realizar este sueño y me recibieron con los brazos abiertos, me siento muy a gusto, no ha sido fácil, pero los resultados ahí están, tenemos una buena expansión y seguimos creciendo-¿Qué significó el evento que realizó la AC en el Poliforum de Morelia?-Imagínate, bueno pues tu estuviste ahí de maestro de ceremonias, es un escenario magnifico y tuvimos mucha gente, además gran número de asistentes, el reconocimiento de las personas es lo mejor que puede existir, y nos motiva a buscar una mejora continua, esto me dice que las cosas se están haciendo bien, no solo en ese momento, sino que la AC ha ido y va por muy buen camino-¿Cómo vez el futuro de la asociación? -Veo un futuro de crecimiento, de mucho trabajo y con un impacto importante dentro del ámbito de la psicología-¿Por qué lo vez tan positivo si la sociedad y el entorno se ve tan escabroso?-Porque en este malestar social se necesita mucho de la psicología, ahora mas que nunca podemos ser un factor determinante de cambio en la sociedad y que nuestra asociación Psychologicall Home AC sea un lugar que transforme y aporte nuevas herramientas dentro de la psicología y otras áreas afines.


EVENTO “DUELO, LA DEPRESIÓN DEL SIGLO XXI”

El equipo de Psychologicall Home AC se da ánimo.


Nuestro agradecimiento a Abigail, Juan Carlos y Griselda. Apoyo mas indispensable para la ejecución de este proyecto.

El éxito no llega sólo, el trabajo en equipo y la determinación de triunfar han sido las premisas de Psychologicall Home AC, gracias a todos nuestros lectores, este triunfo no habría podido ser posible sin ustedes.


Post Data El equipo de trabajo de Psychologicall Home les desea a todos un feliz fin de año, ya que todas las demás personas sólo desean un feliz año nuevo, nosotros además queremos que tengan un excelente fin de año, que aprovechen el tiempo, que es el regalo más preciado que tenemos puesto que es limitado y nadie sabe cuanto tiene.


Revista empatik edicion 28 de psychologicallhome ac