Page 1

Aura Susana Sรกez

1


Aura Susana Sáez de Camacho Cuando Vitisay era un caserío poblado de pocas familias y donde la bucólica cotidianidad se desenvolvía entre arduas faenas en el campo, el ordeño y la crianza de los hijos que empezaban a formar una gran estirpe trujillana, nace Aura Susana, en el seno de la respetable familia Sáez Montilla el 15 de Enero de 1931. Los Primeros años de Aurita, que así le decían a la inquieta y voluntariosa niña, transcurrieron en un ambiente de mucha rigidez y disciplina con los valores por el estudio y el trabajo, desde muy temprana edad. Al Padre: José Lorenzo Sáez Camacho (fallecido en 1939, a los 47 años de edad), la Niña Aurita, solo pudo disfrutarlo unos 8 años; pero suficientes para atesorar sus enseñanzas y compañía. La Madre: Francisca Honoria Montilla de Sáez, (1900-1974) se le conoció como una gran Matrona de baja estatura pero de un gran temple y personalidad, y de quien recibió una recia educación fundamentada en los más estrictos principios y cánones de moralidad y buen vivir, fundamentada además, en la viudez prematura que la hizo continuar con sus hijos las enseñanzas del padre ausente. El carácter rebelde de la Niña Aurita, así lo ameritaba. La familia Sáez Montilla le dio a Aura Susana 9 hermanos, ella es la séptima: Adolfo María (1920+2009), el mayor, y el encargado de continuar la disciplina del padre, investido de una personalidad recia en el andar y ejemplar en el hacer, no dejó de preocuparse nunca por el bienestar de sus hermanos menores a los que trató de inculcarles los principios que dejó su Padre.

Son ellos: Fortunato (1921; en el 22 murió de tétano), Gilberto, 1922, Rosalía del Carmen 1925, Guillermo Alejandro 1927, (muerto antes de los 8 años), Rito Fernando 1929, José Clemente 1932, Castor Lorenzo 1934, Luis Alberto 1936, (murió 1938 de una bronquitis) Aura Susana Sáez

2


Las Vicisitudes que marcaron Vida: Las consecuencias de la primera y la segunda guerra mundial se reflejaron en América y en Venezuela por el hecho de haberse convertido, este Continente en proveedor de productos agrícolas, y otros rubros a los países afectados. Entre estos: café, cacao, arroz, maíz, sal, etc., lo cual, de alguna manera afectó el abastecimiento a los poblados más pobres y alejados, del país, así como al comercio de sus producciones, lo cual, unido a su lejanía de las grandes ciudades, los hicieron sufrir con más rigor, las consecuencias de la guerra, quedándose sin alimentos, con los consiguientes efectos de hambre, plagas y enfermedades. Niquitao y Vitisay no escaparon a la vicisitud, pero nunca faltó la solidaridad entre sus pobladores para la ayuda mutua. Los Sáez Montilla, entre ellos, ya que contaban con tierras, afán de trabajo y producción, lo que les hacía mantener provisiones, y en ese orden ayudaron a todo aquel que recurrió a ellos. En aquella época, los pobladores tuvieron que recurrir al “guaje” (ocumo chino) con ají para subsistir porque una famosa plaga conocida como “La Langosta” devastó la mayoría de los sembradíos y el ganado moría de hambre. Eran esos tiempos cuando todos penaban por una libra de sal, una vela o caja de fósforos, que costaba 4 pesos que hoy en día serían como 2 mil o tres mil Bs., si la conseguían. El queroseno y la bencina habían desaparecido de las pipas, por lo que la luz se obtenía de lámparas de aceite. De las vicisitudes también se aprende y quizá eso fue lo que motivó a Aura Susana a no dejarse vencer por ellas y mantener una actitud luchadora a todo lo largo de su vida. Prueba de ello, está haber sobrevivido a la fiebre tifoidea que le dejó momentáneamente ciega, a sus doce años. No obstante, el amor de su Madre, Doña Chica Honoria, como cariñosamente le decían, así como la ayuda de sus Maestros la condujeron a Barquisimeto en una larga travesía para obtener ayuda de los mejores oftalmólogos de la época, quienes le devolvieron la visión satisfactoriamente.

La formación: Sus Maestros La primera escuela en Vitisay de 1º a 3º, funcionaba en la Casa de Andrea Montilla en ll camino real, y luego en Casa de Santiaguito Camacho. Pero solo se recibían allí las primeras letras porque ya, para cuarto grado había que trasladase al “pueblo”, a Niquitao para poder alcanzar el 6° de Primaria. Sus primeras e inolvidables Maestras fueron La Niña, (que así se les llamaba a las señoritas que aún no se habían casado), Lola Bocaranda, (por cierto, tía del periodista Nelson Bocaranda Sardi), Se convierte, ella luego en la Señora, Doña Lola Bocaranda de Contreras pero siguió siendo su maestra en Niquitao para convertirse, con los años en Comadre debido a los estrechos lazos de afecto desarrollados entre maestra y Alumna. Luego, contó con las enseñanzas de la Niña Aminta Briceño, quien vivió, 104 años (1907+2011) con una lucidez asombrosa. Ella marcó para Aura Susana, la prosecución de estudios en vista de las dotes para el estudio que despuntaban en Aura Susana. Aura Susana Sáez

3


Llega la Escuela Grande: Caminar largo para “El Pueblo” desde muy tempranito, (con el avío en una talega de fique o de lienzo, compuesto por papelón con queso, o arepas de harina de trigo, o de queso, envueltas en hojas ahumadas de cambur) a fin de aprovechar la sabiduría de Don Concho quien a pesar de lo estricto, algunas veces reía con las tremenduras de “Aurita”, cuando, por momentos, entretenida con sus propios planes para gastarle alguna broma a algún compañero, no atendía las clases mientras preparaba amarres para sus compañeros en los bancos, o simplemente les escondía la merienda. En los exámenes se iba a estudiar bajo un árbol para aprenderse de memoria extensos textos de historia, de ciencia o de lógica y de los cuales obtenía las mejores calificaciones. Don Miguel Contreras fue su Maestro hasta que salió de 6to y luego su mentor en sus inquietudes por enseñar. Muy joven como de 15 años, con los conocimientos que tenía y con sus primeros pasos alfabetizando a quien lo deseaba, Don Miguel Contreras, su Maestro intercedió por ella y por otros a Muchachos, ante la Dirección de Educación del Estado para que optaran a un patrocinio de estudios en Boconó. Así, junto con Hugo Santos, su primo, ganaron una beca para estudiar en Boconó: Economato, ella y Bachillerato él (luego convertido en connotado Abogado, Juez y Profesor) . Esta vena de inteligencia nata es una característica reconocida y muy apreciada de los Sáez, ya que sus descendientes han sido destacados en el estudio y las careras que escogen. Inicia el Apostolado Docente Le dan a Aura Susana, su primer nombramiento para ejercer la docencia, fechado en Trujillo, el 22 de octubre de 1948 con el N°: E701 y rubricado por el Insigne Secretario de Gobierno, Adolfo Altuve Salas. Es de destacar que el cargo fue creado especialmente para la Señorita Aura Sáez, de 17 años, ya que las autoridades tenían noticias de la inquietud docente de ella, conociendo además, que hacía largas travesías a caballo desde Vitisay para enseñar a los habitantes del sector, algunos mayores pero que ella los sabía convencer para que conocieran las letras y aprendieran a firmar. En la Loma de las Ovejas, encuentra cobijo y lugar para el inicio de su apostolado docente en la casa de Doña Carmen Camacho de Vergara, y Valentín Camacho, donde transcurre la semana bajo el cuidado y protección de sus primos. Allí ejerce hasta principios de 1950 cuando la trasladan para Las Cortaderas, cargo que no aceptó decidiendo renunciar inmediatamente ya que se había enamorado y debía preparar su matrimonio.

La Familia: el Eje donde gira su vida. Las Fiestas de San Rafael en aquel año de 1949, fueron propicias para fijarse en el Primo José Rafael que venía de Maracaibo, de trabajar con la Shell Corporation. Era un Joven buenmozo y agradable; de vestir elegante que cautivaba con esa personalidad de Patiquín y hombre de mundo moderno. La rendición, no se hizo esperar y desde ese momento el tiempo solo alcanzaba para esperar noticias suyas o alguna que otra nota que algún amigo,

Aura Susana Sáez

4


venido de esas tierras traía con agrado cómplice. Los Hermanos Camacho, Cándida, Elena, Marcelino y Argenis, fueron claves en el enamoramiento ya que se confabularon para que La Niña Aura, Maestra ya, y de familia honorable de Vitisay, se emparentara con el hijo de Gerardo Camacho (Yayo) e Isolina Camacho ya que después de la muerte de esta, José Rafael emprendió camino hacia la vida, y la boda, lo regresaría a su tierra. Luego de esporádicas visitas, y eso sí, muchas cartas, la Señorita Aura Susana contrae nupcias con José Rafael, un 5 de octubre de 1950. El Casorio, apadrinado por Don Elbano Battonni y su Señora esposa Doña Victoria Mora de Battonni fue celebrado en Vitisay con una gran comilona y muchos invitados durante dos días. Luego del respectivo “Guardar de los Votos de Castidad”, (consistía en quedarse encerrada en la casa después de la boda sin que el marido la pudiese tocar hasta tanto no se hubiese tenido de Luna de miel), la recién desposada, aprovechando el encierro, prepara maletas para emprender viaje a su nuevo hogar en la Mitisús, Mérida, donde ya había empezado a trabajar su esposo en el Ministerio de Obras Públicas. Del Matrimonio, consolidado por casi 60 años hasta la viudez, nacieron: Noris Cristina, Milagro Coromoto, Rafael Gerardo, María Concepción, Judith Francisca y Luis Eduardo. Todos avenidos a Docentes, luego de 3 de ellos obtener el título de Administrador pero todos haciendo gala de la educación y principios heredados de su Padres. También formaron parte de la familia: Alirio Ramón (hijo de Rafael) y Marcia Josefina, adoptada. Todos, conformando una gran familia y agrandando el legado de nietos y biznietos que heredaron la misma vena de progreso de sus padres y abuelos. Su consolidación profesional. La Mitisús, caserío del Municipio Las Piedras del estado Mérida, ubicado en la carretera trasandina entre Santo Domingo y Barinitas, vino a ser un paso importante en la consolidación de la misión docente iniciada en la Loma de Las Ovejas por Aura Susana. Allí trabajó enseñando a algunos campesinos de la zona en una humilde casita de bahareque prestada para tal fin. Antes, ejerció como Preceptora interina en la escuela de Santo Domingo. Luego, patrocinada por su primo, el abogado y maestro Cipriano Camacho quien era el Superintendente de Educación en Mérida, Barinas y Trujillo, Aura comienza a trabajar en la Piedras en la Escuela Federal Unitaria N° 533, De allí y luego de pasar las vicisitudes propias de la consolidación matrimonial, hubo de regresar a su terruño para dar a luz a su primogénita en la seguridad y apoyo del calor materno y fraternal de sus hermanos. Regresó a La Mitisús, donde dio a luz a su segunda hija. Al poco tiempo regresa a Vitisay donde nace el resto de sus hijos, y hasta que el matrimonio, emprende nuevos rumbos que lo llevan hasta Altagracia de Orituco, luego a San Casimiro para asentarse por largos años en Cúa, Estado Miranda, donde los dos, consolidan su vida familiar y laboral. La Cruz Verde, a la entrada de Cúa, quizá como símbolo de bendición y protección, recibe a la numerosa familia Camacho Sáez a comienzos del año 1955 donde llegan luego de sufrir persecuciones por sus simpatías políticas con Acción Democrática, partido al que el

Aura Susana Sáez

5


Dictador Marcos Pérez Jiménez no aceptaba. Los sucesos políticos del año 1957 y 1958, crearon incertidumbre y preocupación en los esposos Camacho Sáez. Afortunadamente, la ayuda y protección del hermano Fernando Sáez y la solidaridad y apoyo de la cuñada Cándida fueron cruciales para que la familia no pasara penurias. Aura logra superar obstáculos y consigue hacer suplencias en el grupo Escolar “Lesbia Pláter” de La Fila donde era Directora para ese entonces la Insigne Docente Margarita Delgado. Su experiencia y tesón son reconocidos por las autoridades educativas del estado Miranda y le dan cargo de Preceptora Interina en el caserío Agua Dulce en la Escuela Unitaria n° 190, donde, a pesar de las tres horas a pie que debía caminar los lunes en la mañanita, o el domingo en la tarde para llegar a la escuelita, iba con la alegría y la seguridad que la juventud y la esperanza le daba. Los viernes por la tarde, El Esposo con sus hijos iban en paseo hasta la Siempre Viva de San Miguel, a recoger a Aura, luego de su labor semanal. El 5 de octubre de 1961, le comunican a Aura que la escuelita ya no se justifica y le ofrecen cargo para la Escuela Unitaria N° 101 en el caserío El Conde, ubicada al lado del río Marín de Cúa, pero la escuela es arrasada por el río en una crecida. Es así como le dan el cargo de preceptora Interina en la Escuela Unitaria N° 91, de La Fila pero más cerca de Mume, donde laboró hasta Julio de 1962. Ante el hecho de quedarse sin cargo, por finalizar su interinato, comenzó a tocar puertas en los organismos educativos del estado. Así, consigue que le den por fin, un cargo fijo pero le ponen como condición que, consiguiera la matrícula necesaria. Pues bien, ¿Qué era un reto más para Aura Susana? Es cuando a pleno sol de agosto y en compañía de sus hijitos, comenzaba muy temprano, cantimplora al hombro, el recorrido por la naciente Comunidad de La Fila de Cúa; casa por casa, censando alumnos y convenciendo a sus Padres para que los inscribieran. Así comienza la escuelita de La Fila, con 25 alumnos aproximadamente. Pasaron solo unos meses para que la Comunidad creciera y con ella, la escuela, atendiendo Aura sola, desde el primero hasta el tercer grado lo cual influyó para que la consolidaran en el cargo y le dieran su nombramiento definitivo en la ya denominada Escuela Estatal Unitaria N° 257, de la Fila, la cual comenzaba con el cuarto, quinto y sexto grado para el año de 1964. Esto hizo que mandaran refuerzos docentes y es así como nombran a dos jóvenes maestros Freddy Lazo y Víctor Roche. Años después la Escuelita fundada por Aura Susana, fue convertida en Escuela Nacional y fue nominada “Consuelo Hernández”, insigne y apreciadísima maestra en Cúa. Nota aparte se menciona que el Gran pelotero de las Grandes Ligas, Baudilio Díaz y quien residía en La Fila, recibió las primeras letras de Aura Susana. En Cúa, deja grandes afectos y mejores recuerdos: Honorio Hernández, La señora Carmen y su hija Auristela Istúriz; la Sra. Teresa de Aponte y su esposo el Señor Aponte; El Señor Tobías y su quincalla en la Cruz Verde donde el “fiaó” no se hacía esperar en tiempos difíciles; la Señora Prudencia que cuidaba a los hijitos; Los jóvenes Serrano, Mireya Miguel,

Aura Susana Sáez

6


Nasly y Miriam, los demás (Narvis, Lisbeth, Alexis…) eran más chiquitos. ¡Hermosos recuerdos atesoró Aura de las tardes con Encarnación y Avelino en medio de la bulla de las guacamayas y los perros; Las Jáuregui: (la señora Guillermina, Esther (Tato), Ignacia, Virna, Samuel, Horacio, Mitica); las Delgado (Sra. Margarita y su hija: Catón), las Lara, el Maestro Mauro, Ángela la Ecónoma, Carmen Trías, Nancy Barrios, La maestra Corina, Nelly Barreto, El profesor Repillosa, el Profesor Flores y las reuniones de Núcleo en Pitahaya; El Director, Jesús Fernando Pérez, Nilda Paz, Nieves (la vecina española), Las Cupá, Los Espinoza, El señor Julián Méndez, el señor Natalio Maurell, Juan Ramón, y la comadre América, Delia Láseres y su esposo Oscar. La negra y Dominguito, con su hijita Margarita y la prima “Cachete”…. Las misas de aguinaldo, las fiestas patronales en honor a santa Rosalía, las reuniones políticas…. Los paseos al río Talma… las compras en Ocumare del Tuy, los amigos de Charallave… La constancia y deseos de superación de Aura Susana la motivan a continuar su preparación. Estudia en el Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio, con el Programa de Profesionalización de Maestros No graduados en ejercicio en la modalidad de Educación a Distancia, durante los períodos vacacionales en los llamados Cursos Directos. De allí, egresó en 1968, con un apoteósico Acto de Grado celebrado en el Teatro Municipal de Caracas y donde le fue concedido el Título de Maestra de Educación Primaria. Los Teques… el asentamiento: La posibilidad de progresar en el aspecto laboral e intelectual, lleva a Aura Susana a seguir su preparación académica por lo que en 1967, participa en el Primer Concurso de Aspirantes al Curso de Formación de Directores de Educación Primaria. Quedando registrada como la Participante N° 8-N-127-1, y obteniendo el puesto de Aprobación al Curso N° 10 entre 73 Concursantes seleccionados en todo el Estado Miranda. Realiza el curso en el Grupo “Libertador” de Caracas. Este nuevo conocimiento conlleva un ascenso profesional obtenido mediante Concurso nacional de Credenciales y Oposición y el cual consistió en un Cargo de Subdirectora ganado para ejercerlo en la Ciudad de Los Teques, específicamente en la Escuela Taller Experimental de El Vigía. Este progreso la obliga a trasladar su vivienda y familia a la ciudad de Los Teques. Allí consiguió vivienda propia, gracias a las posibilidades que brindó el Estado a los Profesionales luego del terrible terremoto que azotó a Caracas el 27 de julio de 1967 el cual afectó muchas viviendas. La inquietud intelectual, además del deseo de prestar una labor cada vez más eficiente la hacen tomar un Curso de perfeccionamiento para Directores de Escuelas Primarias, el cual realiza en el Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio entre. De este obtiene el certificado de Director de Escuela Primaria, recibido del padrino de la promoción: Dr. Rafael Caldera Rodríguez, en 1972. La Escuela Taller, marca un hito en la carrera y en el pensamiento de Aura Susana, puesto que participa activamente en la primera Huelga Nacional de Maestros en 1969. Es así como, con gran valentía cierra la escuela ´y comienza a hacer guardias diurnas y nocturnas

Aura Susana Sáez

7


con su personal hasta que son desalojados por la Guardia Nacional a punta de bombas lacrimógenas, peinillazos y amenazas. Sin embargo, ella, junto a decenas de docentes de todos los ámbitos educativos de Los Teques y alrededores, hacen carpas y montan guardias por muchos días en los terrenos donde hoy funciona el Gimnasio Urquía, frente a la Escuela Rodríguez López y al lado de la hoy, Comandancia de la Policía y en otros lugares.. Es preciso dejar a la historia, que la Huelga del 69, crea un precedente irreversible e histórico en el país ya que es iniciada por la Federación Venezolana de Maestros, luego de la XXI Convención, realizada en la ciudad de Trujillo, donde se reconoce a la Federación Venezolana de Maestros, presidida por el Prof. Isaac Olivera, (FVM) como Central Sindical de los Trabajadores de la Educación, lo que significará un cambio y un viraje profundo en la concepción de la organización, porque adquirió fuerzas para que la acción reivindicativa a favor de los docentes, fuera más intensa y determinante. La Primera Huelga de maestros, se proclama en protesta por la Ley de Carrera Administrativa promulgada por el Presidente Rafael Caldera, en la cual se les daba la opción a los empleados públicos de crear sindicatos pero sin derecho a la huelga y al Contrato Colectivo. Esta Ley, produjo una gran discusión sobre la cualidad del trabajador de la enseñanza, de si era un trabajador o un empleado público. Luego de muchos días en que los maestros de todo el país se mantuvieron en paro, se logra la firma de la Primera Acta Convenio que regula las condiciones de trabajo de los docentes en concordancia con la ley del trabajo pero también unió a muchos docentes para nuevas luchas sindicales surgiendo el Comando Nacional Intergremial y los Comandos de Conflicto los cuales obtienen el mejor aumento salarial logrado por el magisterio mejora el salario.

Tiempo para la Comunidad y el Necesitado El gran espíritu de colaboración a sus semejantes, hizo que Aura Susana participara en paralelo a sus obligaciones familiares y profesionales, en otras actividades en pro de la Comunidad. Así prestó su colaboración y asesoramiento pedagógico a los Planes Vacacionales que implementaba Doña Teresita Alcalá de Mantilla, en la Fundación Festival del Niño, de la cual fue su Presidenta durante el mandato del Dr. Manuel Mantilla en la Gobernación de Miranda. Allí, participó como Miembro Principal del Consejo Asesor, encargándose de planificar las actividades que debían cumplir los Niños de la entidad en las vacaciones pedagógicas del mes de agosto. En el mismo orden, Aura Susana se involucró a modo Ad Honorem a los servicios que comenzó a prestar la Diócesis de Los Teques con la Fundación CARITAS que montó un Consultorio de Especialidades Médicas en el Edificio donde estuvo el Cine Lamas del paseo del mismo nombre, aledaño a la Iglesia Catedral. Estos servicios se extendieron a un Ropero Escolar, donde las familias de menos recursos podían obtener de manera gratuita, uniformes, zapatos y útiles para sus hijos, además de alimentos. Todo esto se lograba a través del Comité de Damas que colaboraban con la Iglesia y donde consiguieron extensión de su apostolado, insignes docentes del Estado Miranda; entre ellas Aura Susana Sáez de Camacho, quienes

Aura Susana Sáez

8


con la guía de Monseñor Eduardo Boza Masvidal. (Cuba, 1915+Los Teques, 2003) realizaron una loable labor a favor de los más necesitados. Hoy día, Monseñor está está camino a los altares, ya que su proceso de beatificación comenzó en El vaticano y afortunadamente, Aura Susana supo y disfrutó la noticia por el gran cariño que ambos se tenían. El apostolado de Aura Susana y su lucha social por los más necesitados la llevó a convertirse en impulsora, motivadora y mentora de muchos jóvenes para que abrazaran la carrera docente u otras carreras porque ella mantenía una Premisa: “Dale estudios a un muchacho, y tendrás un ciudadano ejemplar”. Con este cantar, se hacía conocer y pregonaba igual: “Si alguien quiere estudiar... hay que ayudarlo” . Así, pasaron por su casa o por su asesoramiento, varios jóvenes (familiares muchos) que pudieron estudiar y convertirse, hoy en excelentes profesionales. El trabajo de Aura fue escuetamente reconocido, quizá porque su personalidad fue muy estricta en la dirección de los que necesariamente estaban bajo su tutela. Como era incansable, responsable y sobre todo, muy honesta, exigía trabajo y disciplina, lo cual acompañaba con el ejemplo. Muchos, lo agradecían y tomaban como la mejor enseñanza para más tarde, reconocerlo y homenajearla con algún abrazo, con algunas palabras, con alguna vista y también con algunos reconocimientos públicos que ella agradecía eternamente con una ejemplar humildad. Con los bemoles propios de un cambio de ambiente laboral, familiar y social, debido a la mudanza obligatoria a la capital del Estado, continúa Aura Susana su carrera docente. Es su trajinar directivo, acumula experiencia en la Escuela, Leoncio Martínez del Paso como Subdirectora; luego la Escuela “Juan de Dios Guánchez de San Pedro de Los Altos, ya como Directora titular hasta 1978, para culminar su carrera en la Escuela “Víctor Padilla” de Carrizal, donde es jubilada en 1980 a propósito de haber quedado parcialmente incapacitada por un accidente de tránsito sufrido al regreso de Trujillo en la Semana Santa de 1979. Luego del accidente y la jubilación a temprana edad, ya había adquirido el título de Abuela, y le estaba tomando gusto a la agricultura aunque fuese a control remoto. Estas dos actividades concedidas por Dios y por la vida, pasan a llenar los espacios de Aura Susana, sobre todo en los tristes momentos de la despedida total de su esposo José Rafael, quién se va a la eternidad, dejando un vacío no concientizado hasta ese momento. La gran fortaleza y el temple guerrero que siempre caracterizó a Aura Susana unidos a la rectitud y verticalidad de sus principios éticos, morales y familiares hacen que esta despedida se haga más llevadera porque su legado será el consuelo y su recuerdo será la compañía que signe la vida de cada uno de sus hijos, nietos, biznietos, sobrinos y sobrinos nietos para que a cada anécdota, a cada remembranza de sus rutinas, consejos , frases y hasta regaños sean motivo de sonrisas en el corazón y bastones para el caminar de cada quien.

Aura Susana Sáez

9


La profunda convicción religiosa de Aura Susana y sus sólidos principios cristianos, le depararon una vejez tranquila y rodeada de su familia, sus matas, sus periódicos, sus crucigramas y sus tejidos, hasta el fin de su salud, que resentida por los sacrificios de la vida, le ganaron un ACV fulminante que la desconectó totalmente de este mundo terrenal, el martes 29 de enero y la conectó eternamente con el Señor, el Domingo 11 de marzo de 2018.

¡ Esa fue Aura Susana Sáez de Camacho….. Un Ejemplo de honradez, reciedumbre y tesón!

Aura Susana Sáez

10

Profile for Luis Eduardo Camacho

Biografía de Doña Aura Susana Saez de Camacho  

La profunda convicción religiosa de Aura Susana y sus sólidos principios cristianos, le depararon una vejez tranquila y rodeada de su famili...

Biografía de Doña Aura Susana Saez de Camacho  

La profunda convicción religiosa de Aura Susana y sus sólidos principios cristianos, le depararon una vejez tranquila y rodeada de su famili...

Advertisement