Page 1


mi grupo

Nº Nombre

Teléfono

Mail

PASCUA J

VEN — 1


indice A TANTO AMOR………………………………………………..................…..65 A VECES…………………………………………………………..........................1 ABRAZADA A TI EN TU CRUZ…………………………….............……….…2 ABRE EL CORAZÓN…………………………………………............…………87 ABRE LOS OJOS DE MI ALMA…………………………...........………….75 ALÁBENLO……………………………………………………..............…………..15 ALGO DE PAZ………………………………………………….............…………82 ALIANZA…………………………………………………………............………..14 ALIMENTO QUE DA VIDA…………………………………............……….95 ALMA DE CRISTO……………………………………………...........………...84 ALMA MISIONERA………………………………………............………………3 ANGELES DE DIOS………………………………………............…………….23 CANCIÓN AL CORAZÓN DE JESÚS ............................................109 CANCION DEL ESPIRITU SANTO……………............…………………..73 CANCION DEL PERDÓN………………………….............………………….…8 CARA A CARA………………………………………….............…………………72 CARTAS DE SAN PABLO…………………………................……………….60 CINCO PANES Y DOS PECES.……………………………...........…………..7 CONOZCO TU CORAZÓN ..........................................................106 COPLAS DE YARAVI.……………………………….............………………….70 CON ALMA DE NIÑO……………………………............……………………80 CON VOS…………………………………………………...........……………….91 CRISTO CALLA…………………………………............………………………..11 DAME TUS OJOS……………………………………...........…….……………78 DE SIRENE…………………………………………………...........….…………..49 DE TAL MANERA……………………………………….............….……………79 DIOS ES TERNURA………………………………….............………………….86 DIOS TE SALVE MARÍA…………………………………...............……………94 DISCIPULOS…………………………………………………….…............……..67 EL CAZADOR……………………………………………….............…….……….30 EL DIOS DE LA VIDA…………………………………..............……………….17 EL MAGNIFICAT………………………….……………............……………….20 EL NIÑO DE BELEN………………………………………………..............……64 EL QUE MUERE POR MÍ………………………….............………………….97 EL SEDIENTO……………………………………………..............…….…………33 EL SEÑOR ES MI FORTALEZA………………….............……….…………71 EN MI GETSEMANÍ………………………….……..............……………….….21 EN TODO MOMENTO………..............…………………….…………………85 ES EL SEÑOR…………………………………………….……...............…………5 ESCUCHAME DIOS…………………………………….…............……………52 ESPERANDO CONTRA TODA ESPERANZA………….............……….24 ESTA ES EL AGUA PURA…………………………….….............……………25 ESTAS AQUÍ……………………………………………............….……………..53 ESTATE..........................................................................................107 FRUTO NUEVO DE TU CIELO…………………….………..............……….28 GLORIA……..………………………………………………………..............……103 HACIENDOTE PAN……………………………………............…………….…39 HASTA DAR LA VIDA……………………………………...............…….………12 HAZME POBRE ………………………………………...........…………………89 HIJOS MIOS…………………………………………………............……………18 ILUMINADO POR EL FUEGO………………………………............……..69 JESÚS, ESTOY AQUÍ………………………………….………..............……….32 JESÚS……………………………………………………...............….……………….31 JESÚS MI ALEGRÍA .....................................................................108 JOVEN LEVANTATE…………………………….............………………………93 LÁGRIMAS DE VIDA ...................................................................111 LAS 7 PALABRAS…………………………………..............………………………9 LO QUE AGRADA A DIOS……………………………................…………….50 LOS YUYOS DE MI TIERRA…………………………............………………27 MADRE……………………………………………………………............………….6 2 — PASCUA J

VEN

MAR ADENTRO…………………………………………….............……………37 MARÍA DE LA ALIANZA…………………..……………..............……………38 MARÍA DE NAZARETH………………………………………..............……….74 MI CAMINO……………………………………………………...........…………35 NADA TE TURBE…………………………………………............…………….10 NADIE TE AMA COMO YO...........................................................40 NECESITO DE TU AMOR…………………………………...............………16 NOCHE HACIA LA PASCUA………………………………….............……….4 NO MUERAS HERMANO…………………………………...........…..…….96 NO SOY DIGNO………………………………………………..........…………83 NO TE PUEDO PERDER…………………………………..........……………48 NUEVA MAÑANA…………………………………………………..............……90 ORACION DEL REMANSO……………………………………..….........….92 OSCURA JERUSALEN....................................................................42 PARA DARLO AS DEMAS………………………………...................………26 QUIEN PIERDE SU VIDA LA ENCUENTRA……............………………43 QUIEN SOY YO………….………………………………...........………………44 QUIERO SER SANTO…………………………………...........……………….45 RENACE LA VIDA Y EL CORAZON……………………............………….41 RENDID A YAVHE…………………………………….............…………………47 SALMO 17……………………………………………..........……………………46 SALMO 22…………………………………………………............……………102 SALMO 103………………………………………………............…………….104 SALMO 115…………………………………………………...........…..……….98 SALMO 117…………………………………………………………...........….101 SALMO 139……………………………………………………...........……….100 SALMO EXODO 15…………………………………………...........………...99 SE ENTREGO POR MI…………………………………………...........……..29 SIEMPRE ME AMASTE………………………………………….............……19 SIGNOS DE AMOR……………………………………………..............…….51 SOLO EL AMOR…………………………………………………...........………81 TAN POBRE Y TAN RICO…………………………………………............…55 TE ALABO……………………………………………………...........…………….56 TE TRANSFORMARE…………………………………………….............…….59 TENGO SED DE TI……………………………………………...........…………13 TENGO UN IDEAL…………………………………………………...........……22 TRANSPARENCIA……………………………………………….............………66 TREINTA MONEDAS ....................................................................63 TOMA………………………………………………………………............……….54 TRIUNFO DE LA VIDA……………………………………………..............105 TU ESTAS AQUÍ……………………………………………………............……77 TU MIRADA…………………………………………………………...........……34 TU REINO ENTRE LOS VIVOS……….………………………...........…….88 UN NUEVO SOL……………………………………………………...........……68 UNCION…………………………………….………………………............……..61 VINE A ALABARTE .......................................................................110 VEN ESPIRITU SANTO CREADOR………………………….............…….36 VEN Y SIGUEME………………………………………………….............……..58 VUELVE A CASA………………………………………………….............……..62 YO ME ENTREGO……..………………………………….............…………….57 YO TE BUSCO……………………………………………...........………………76 DESIERTOS JUEVES .........................................................................................28 VIERNES .......................................................................................37 SÁBADO .......................................................................................48 LUNES DESPUÉS DE PASCUA........................................................50 EVANGELIO ................................................................................. 28 ROSARIO......................................................................................47 UBICACIÓN....................................................................................60


cancionero «A VECES»

l

1

A veces, en algunos días grises, cuando pierdo la esperanza, cuando no encuentro la paz, me pregunto si es verdad que existes, si realmente eres mi amigo y si lo eres dónde estás. Es ese el momento cuando dudo, un momento de vacío y de fría oscuridad. Cuando pienso, si en verdad no existes, mi vida sería vana como un libro sin final. Pero una voz siento surgir dentro de mí, que me devuelve toda mi fe, es la voz de Dios mi amigo y es esa voz que con dulzura me habla de paz, la que me dice que Dios será siempre nuestro amigo. Entonces me contás que estás perdido, que no encuentras el camino que te devuelva la fe, y me dices que Dios está muy lejos, que no puedes acercarte, quieres que se acerque Él. Ahora, que ya encontré de nuevo al Señor que me guía y que me enseña a amar, yo te invito a que intentes encontrarlo; verás que no está tan lejos y que Él te espera ya. Y tú también has de escuchar la dulce voz que te hablará llena de amor, es la voz de Dios mi amigo y es esa voz que con dulzura me habla de paz, la que me dice que Dios será siempre nuestro amigo.

l

«ABRAZADA A TÍ EN TU CRUZ»

2

Me arrodillo a tus pies mi adorado Rey y con mi perfume los ungiré. Con el ardor de mi a mor yo los lavaré y con mis cabellos los secaré.

Y todo el amor que pude tener no se le compara a tu querer. Eterna Alianza de amor entre Tú y yo un solo vivir, una sola pasión.

Señor, toma mi vida nueva, antes de que la espera, desgaste años en mí. Estoy dispuesto a lo que quieras, no importa lo que sea, Tú llámame a servir.

Te doy mi corazón sincero, para gritar sin miedo, lo hermoso que es tu amor. Señor, tengo alma misionera, condúceme a la tierra que tenga sed de Vos. Y así, en marcha iré cantando, por pueblos predicando, tu grandeza Señor. Tendré mis brazos sin cansancio, tu historia entre mis labios, Y fuerza en la oración.

«NOCHE HACIA LA PASCUA»

l

4

Noche tan deseada en camino hacia la Pascua con amigos y un ritual y la angustia en la mirada. El preanuncio de traición, se hace amargo en el alma del Señor que anticipaba su pasión. Quiso ardientemente, celebrar su sacrificio y dejar ya preparado el misterio de su muerte. Es su sangre derramada, es su cuerpo entregado en el vino y en el pan que allí nos dio. Haznos descubrir tu presencia en este pan, haznos celebrar la fe que nos une en comunión. Que en la Eucaristía encontremos la razón, para entregarnos por amor.

Abrazada a Tí en tu cruz, quiero por amor permanecer, eres el amor de mi vida hacia Tí tiende mi ser. (2)

«ALMA MISIONERA»

Llévame donde los hombres necesiten tus palabras, necesiten mis ganas de vivir. Donde falte la esperanza, donde todo sea triste simplemente, por no saber de Tí.

l

3

Esta es la comida en la que nos enseñaste cómo hacer la cruz presente, con su Pascua asegurada es la luz anticipada, vida nueva celebrada hecha don, hecha regalo, hecha oración. Danos hoy, Señor, recibir el alimento que nos diste por fermento para construir el reino, con amor y en unidad emprendamos la misión contemplando tu persona en este don. PASCUA J

VEN — 3


cancionero «ES EL SEÑOR»

l

5

Es el Señor, el que quiere que le abra mi puerta. Es El que quiere entrar en mí. Es el Señor, el que me pide permiso para poder hacerme feliz. ¿Cómo negarme, si mi corazón solo arde con tu voz? Y nunca dejes que el pecado ‘ en mi vida me aleja de tu amor. Solo te dijo que sí. A veces cuando tengo mi mirada en Ti, y alguna cosa me distrae, entonces tengo miedo y me empiezo a hundir, pero está tu mano para salvarme.

«MADRE»

l

Madre hoy quiero hablarte una vez más Y estar cerca de tu corazón Junto a vos. Y quiero contarte que ya estoy En la lucha diaria por lograr la santidad.

Ser respuesta para el mundo es la misión Y yo madre me consagro a vos por entero. Sé la reina de mi corazón Madre humilde esclava del señor Hazme fuerte en la alianza de amor.

4 — PASCUA J

VEN

8

Una vez más rezaré, de rodillas me pondré, puede ser que una vez más Él me perdone. Le diré que lucho en vano, que pequé, que soy humano, puede ser que una vez más Él me perdone.

Lo vi pobre y desahuciado, yo con los brazos cruzados, puede ser que una vez más Él me perdone.

El mal va dejando huellas tras de sí Pero el joven quiere construir Un mundo nuevo Donde el hombre tenga que luchar Para que Cristo pueda reinar junto a su Padre

Señor tengo cinco panes y dos peces, y veo tanto hambre a mi alrededor, lo pongo en tus manos, dale de comer a mis hermanos aquí está tu siervo mi Señor.

l

Hoy vi sufrir a mi hermano, y no le tendí la mano, puede ser que una vez más Él me perdone.

Quiero que tu me vayas guiando Por ese camino que escogí Ser como el padre Pero tengo miedo de caer Y en la oscuridad no ver Pero madre tu estarás allí.

Yo soy un mendigo de tu gracia, soy sólo un ladrón de tu amor. Perderte sería mi desgracia, no te vayas nunca mi Señor.

«CANCIÓN DEL PERDÓN»

Para un Dios que conoció la tentación, de un amigo la traición, yo no dudo me perdone, Dios mi amigo.

6

«CINCO PANES Y DOS PECES»

Y cuando te pierdo, pierdo la calma, soy un débil que se protege en Dios, en tu amor se limpia toda mi alma, soy un ambicioso lléname Vos.

l

7

«LAS 7 PALABRAS»

l

9

Jesús Nazareno, Rey de los Judíos... Jesús de las Siete Palabras... ¡y un grito! Corazón amigo... Corazón herido. Corazón de Cristo Jesús, ¡yo confío en Vos! «Ahí está tu Madre, ahí está tu hijo». «Conmigo estarás hoy en el paraíso». «Perdónalos, Padre, no saben lo que hacen». «Dios mío ¿por qué me abandonaste?». Dijo: «Tengo sed». Lanzó un fuerte grito. «¡En tus manos, Padre, yo pongo mi espíritu!». «Todo está cumplido»... y entrega su aliento. Emana agua y sangre del costado abierto.


cancionero «NADA TE TURBE»

10

l

Nada te turbe que nada te espante Que todo se pasa que el odio no queda Y la paciencia, que todo lo alcanza Y quien a Dios tiene ya nada le falta

«TENGO SED DE TI»

Solo Dios alcanza, sí, solo Dios. Estamos hechos para Dios. Solo Dios llena el vacío interior. Estamos hechos para Dios, para Dios.

«CRISTO CALLA»

11

l

Si pudiera preguntarte tantas cosas, aquellas que por hombre no comprendo. Cómo pudiste abrigar un sentimiento de tan inmenso amor y estar muriendo. Y cómo soportar que no entendieran todo el dolor del mundo en tus espaldas. Si hasta sudaste sangre en aquel huerto, sintiendo la traición de aquel que amabas. Te dolió, te dolió, te dolió tanto, que golpearan tu cuerpo hasta cansarse; pero quizá, te doliera mucho más el alma, al ver que no entendieron tu mensaje. Por qué callas, Tú, Cristo, tantas veces. Por qué dejas al hombre no escucharte. Acaso fue tu amor tan infinito, que pudo con la angustia confortarte. Si aún llevas la cruz, es por mi culpa, no supe levantarla en su momento, por culpa día a día de mi ofensa, hoy debes soportar el sufrimiento.

«HASTA DAR LA VIDA»

l

Cruzaré este mar hasta dar la vida, me levantaré y saldré de mi, Vos amigo fiel, precio del amor, Cristo mi Señor.

12

Háblame ya amigo al corazón, descansa en Vos mi frente, mi vida en vos porque me rescataste del fatal secuestro, porque me liberaste de mi eterna tumba.

l

13

Tengo sed de Tí. Oh fuente del amor, tengo sed de ti, tu amor es libertad.

«ALIANZA»

l

14

Te amé con todo mi amor, te rescaté del horror y te curé en el desierto; calmé tu hambre y tu sed, con juramento sellé un pacto de Amor eterno... Oh ¿por qué, entonces, te rebelaste? Fueron sordos a mi voz tus oídos. Y ahora estás tan sin luz... estás perdido. ¿Por qué no vuelves, hijo mío, si está en mis brazos tu lugar? Si tú conoces el camino ¿Por qué, por qué esperar? ¿Por qué no vuelves, pueblo mío? ¡Te abro la fuente del perdón! Que resplandezca nuestra Alianza: Será un lazo de amor. Mi rayo resplandeció, tu corazón aprendió qué son mi amor y justicia. Probaste mi intimidad, mi Ley, que es miel de bondad para curar tu malicia. Oh ¿Por qué, entonces, te separaste? Te apoyaste en lo que es nada y vacío. Y ahora estás desolado... Estás herido.

Porque me amaste hasta dar la vida. (bis)

«ALÁBENLO»

Tan asombrado miro, todo acabó, manso te has dormido hermano y Dios, muriendo descuajaste mi árbol más sombrío, muriendo conquistaste el centro de mi mismo.

Esta es la luz que brilla eternamente Este es Jesús quien ha resucitado Es el poder del que venció a la muerte Y nos salvo

Partir en una mesa y no guardar, soltar y echar a vuelo ya no aferrar, Yo recibí al nacer mi moneda dorada, no la atesoraré, quiero verla entregada.

Alábenlo cielos y tierra Adórenlo luz y tinieblas Un canto nuevo entonen al señor Dios es amor

l

15

PASCUA J

VEN — 5


cancionero

Cancionero

«NECESITO DE TU AMOR»

l

16

Necesito tanto... Necesito tanto, tanto de Vos… Necesito de tu amor. Necesito al fin tocarte, aunque sea solamente, en el borde de tu manto y en el medio de la gente; Y sentir que de Vos viene esa fuerza que me cura tantos años de esperar y de amargura. Necesito estar con Vos, bastará tocar tu manto, porque en Vos está el poder de enjugar por fin mi llanto. Sueño con volver a casa y que vuelva la alegría, y mi vida pueda al fin llamarse vida. ¡Necesito de tu amor...! Necesito estar más cerca, cerca de tu compasión ¡Tengo que jugarme todo, sé que eres el Señor! Todo, todo lo he perdido y mi pena sigue abierta, pero espero un signo y mi fe está alerta. Sentirás al lado tuyo que hay un pobre que se acerca, muy pequeño y que te toca con los ojos en la tierra; pero lleno de esperanza, de esperanza y decisión de alcanzarte y alcanzar tu corazón.

«EL DIOS DE LA VIDA»

l

Somos un nuevo pueblo gestando un mundo distinto, los que en el amor creemos, los que en el amor vivimos. Llevamos este tesoro en vasijas de barro. Es un mensaje del cielo y nadie podrá callarnos. Y proclamamos un día porque la muerte ha sido vencida. Y anunciamos esta Buena Noticia: hemos sido salvados por el Dios de la Vida. En el medio de la noche, encendemos una luz en el nombre de Jesús. Sembradores del desierto Buenas Nuevas anunciamos, mensajeros en un mundo que no entiende nuestro canto. Y aunque a veces nos cansamos nunca nos desalentamos, porque somos peregrinos, y es el amor nuestro camino. Y renunciamos a la mentira vamos trabajando por la justicia, y rechazamos toda idolatría: porque solo creemos en el Dios de la Vida. En el medio de la noche, encendemos una luz en el nombre de Jesús.

¡Necesito de tu amor...! Toda mi fragilidad y mis años lastimados, esta historia que no cesa de sangrar, y de mancharnos: esta herida que no cierra y es herida en cuerpo y alma. Tocará tu cuerpo santo y tendrá calma. Porque creo que sos Vos, nuestra fuente escondida, y alcanzarte es alcanzar como el centro de la vida. Toco el borde de tu alma y es un nuevo nacimiento. ¡Y se está curando el centro de mi centro! ¡Necesito de tu amor...! 6 — PASCUA J

VEN

17

Que nuestro mensaje llegue más allá de las fronteras. que resuene en todo el mundo y será una nueva tierra Es un canto de victoria a pesar de las heridas, alzaremos nuestras voces por el triunfo de la Vida. Y cantaremos con alegría corazones abiertos, nuestras manos unidas. Celebraremos con alegría porque está entre nosotros El Dios de la Vida


cancionero «HIJOS MIOS»

l

18

«EN MI GETSEMANÍ»

Hijos míos, voy a estar poco tiempo entre ustedes. Me buscarán más donde voy no podrán venir; les doy un mandamiento nuevo, ámense unos a otros así como los amé. En eso todos verán, que ustedes son mis amigos. (bis) Si alguien me ama cumplirá todas mis palabras. Y así mi Padre lo amará y vendremos a Él. Les dejo la paz, les doy mi Paz, no cómo le da el mundo. No teman ni se acobarden, oyeron lo que les dije. Me voy pero volveré. (bis) Ya no son como el siervo que ignora su dueño, conocen ya lo que mi Padre me ha dicho a mí. Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando, recuerden que los amé, no me eligieron a mí. Soy yo quien los he elegido. (bis)

«SIEMPRE ME AMASTE»

l

19

Puedo construir un muro imponente alrededor o ignorar la voz que pronuncia mi Señor. Pero aunque me olvide de Tí tu no te olvidas de mí y vendrás y me gritarás que siempre me amarás que siempre me has amado, que siempre has estado a mi lado y que jamás, quedaré separado porque mi pecado con tu sangre y tu cruz has lavado. Puede hacerme creer el orgullo que me pertenezco y no soy tuyo.

«EL MAGNIFICAT»

l

20

Mi alma cantará la grandeza de nuestro Señor. Porque Él me escuchó cuando dije que su esclava soy. Y se enamoró de mi humilde condición. Y por eso en adelante me dirán que soy feliz, porque el todopoderoso ha hecho gran cosa de mí. (Bis) Su misericordia alcanza a todos los hombres. Su amor permanece por siempre, santo es su nombre. Derribó a los poderosos, soberbios de corazón. Ensalzó a los humildes y amó su realidad y a los que tenían hambre los sació con su bondad. Y por eso en adelante me dirán que soy feliz, porque el todopoderoso ha hecho gran cosa de mí. (Bis)

21

l

Para que mi amor no sea un sentimiento, tan solo de deslumbramiento pasajero; para no gastar mis palabras más mías, ni vaciar de contenido mi «te quiero». Quiero hundir más hondo mi raíz en Tí, y cimentar en solidez, este mi afecto. Pues mi corazón, que es inquieto y es frágil solo acierta si se abraza a tu proyecto. Más allá, de mis miedos, más allá, de mi inseguridad, quiero darte una respuesta, aquí estoy, para hacer tu voluntad, para que mi amor sea decirte sí hasta el final. Duermen su sopor y temen en el huerto, ni sus amigos acompañan al Maestro. Si es hora de cruz, es de fidelidades, pero el mundo nunca quiere aceptar esto. Dame a comprender, Señor, tu amor tan puro, amor que persevera en cruz, amor perfecto. Dame serte fiel cuando todo es oscuro, para que mi amor sea más que un sentimiento. No es en las palabras ni es en las promesas, donde la historia tiene su motor secreto, sólo es el amor, en la cruz madurado, el amor que mueve a todo el universo. Pongo mi pequeña vida, hoy en tus manos, por sobre mis seguridades y mis miedos; y para elegir tu querer y no el mío, hazme en mi Getsemaní, fiel y despierto.

l

«TENGO UN IDEAL»

22

No, ya no puedo ser como fui hasta ayer. Hoy debo cambiar. Ya debo comenzar, pues para vivir tengo un ideal. Amar, amar, amar, morir por los demás. Y así, así, vivir y no volver atrás. (bis) Hoy ya comprendo al fin que debo morir si quiero nacer. Pues muriendo sé que al fin entraré en la eternidad. PASCUA J

VEN — 7


cancionero «ANGELES DE DIOS»

l

23

Sí sentís un murmullo muy cerca de ti un ángel llegando para recibir todas tus oraciones y llevarlas al cielo.

Jesús recibió el Espíritu en el río Jordán; nuestro pueblo en el bautismo nace a la libertad.

Así, abre el corazón y comienza alabar el gozo del pueblo todo sobre el altar hay un ángel llegando hay bendición en sus manos. Hay ángeles volando en este lugar, en medio del pueblo y junto al altar subiendo y bajando en todas direcciones no sé si la iglesia subió o si el cielo bajo sé que está lleno de ángeles de dios porque el mismo Dios está aquí. Cuando los Ángeles pasan la iglesia se alegra, ella canta ella llora ella ríe y congrega, enfrenta el infierno disipa el mal. Siente la brisa del vuelo de tu ángel ahora, Confía hermano pues esta es tu hora, la bendición llegó y te la vas a llevar.

«ESPERANDO CONTRA TODA ESPERANZA»

Por el paso del mar Rojo Dios a Israel libró en el agua del bautismo nace el pueblo de Dios.

l

24

Hoy, al fin, tenemos que seguir caminando en paz, esperamos contra toda esperanza. Y es así que todo va a cambiar, resucitarás, esperamos contra toda esperanza.

Del pecho abierto de Cristo sangre y agua brotó; es el agua del bautismo que da la salvación.

l

«PARA DARLO A LOS DEMÁS»

26

A veces me siento alejado y la vergüenza no me deja ni hablar solo se que me duele verte clavado porque me olvido de lo mucho que me amas. Quiero volver a serte fiel. Quiero volver a serte fiel. Toma de mi lo que te sirva para darlo a los demás, toma de mi lo que te sirva no me guardo nada más. Hoy quiero ser tu instrumento y predicar tu gran verdad, la de tu palabra, la de tu cuerpo, la de tu amor eterno, la de amar al más pequeño Trato de encontrarte en mis hermanos Pero se me hace imposible sin tu amor Soy débil y te pido que tus manos Abran de par en par mi corazón

«LOS YUYOS DE MI TIERRA»

l

27

Achícate, hermano, no busques la loma, Anda por los bajos, pisa el trebolar. No temas el charco que el agua es playita, y el barro del campo no sabe ensuciar.

Vos sos la vida, sos la paz, vos sos nuestra esperanza, sos el camino para andar, sos fuerza y sos confianza.

Si querés altura mirá las estrellas, No aflojar, seguirte hasta el final, tu cruz abrazar, donde anida el rumbo que conduce a Dios. esperamos contra toda esperanza. No negués tu rostro al ala del viento, Esperar, también es transformar, un sueño en realidad, ni cubrás tu frente por no ver el sol. esperamos contra toda esperanza. No vendas distancia por comprar sosiego, no dejes taperas después de acampar. Al saber que Vos vas a volver a resucitar, Tene fe en la huella, busca el horizonte, esperamos contra toda esperanza. de seguro un día lo habrás de alcanzar. Al sentir Jesús que estás aquí, esperándonos, esperamos contra toda esperanza. Florece a los vientos como lo hace el cardo,

«ESTA ES EL AGUA PURA»

l

25

Esta es el agua pura, que el Creador nos dio, esta es el agua nueva, que de la cruz brotó. Del agua y del Espíritu la vida comenzó por el agua del bautismo la nueva creación. El agua de nuestros ríos vida y salud nos da, y las aguas del bautismo vida eterna dan. 8 — PASCUA J

VEN

que llegado a seco libera el pompón. No apurés la historia, no arríes tus banderas, confiá en tus hermanos, como ellos en vos. Vení y matearemos despacito juntos, me hablarás de lucha, te hablaré de fe. Y al final del día nos daremos cuenta que en la misma senda andamos tal vez. Cuando el sol se vaya y la tarde caiga, se abrirán los ojos al partir el pan y por fin sabremos que por el camino nos venía arreando el Dios de la paz.


cancionero «FRUTO NUEVO DE TU CIELO»

l

28

Sopla Señor, te lo pido, quédate esta noche en mi alma, pues solo tu amor y abrigo me darán consuelo y calma. sopla Señor, sopla fuerte, envolvéme con tu brisa y en tu Espíritu renováme, hazme libre en tu sonrisa. A pesar de mis caídas, hazme fiel a tus promesas, sopla Señor en mi vida y arrancáme esta tristeza.

Esta Pascua descubrí una entrega por amor, que revive como el fuego que me enciende el corazón. Ilumina mi camino, me doy cuenta fuiste vos.

Sopla, sopla Señor tu grandeza, sopla, hazme fiel en mi pobreza, sopla. Sopla Señor en mi oído, sopla fuerte arranca el miedo pues sin Ti me hallo perdido, sin tu luz me encuentro ciego. Sopla Señor hazte viento y bautízame en tu nombre, llámame a servir, Maestro, hazme fiel entre los hombres. Toma mi vida en tus manos, mis sueños, mi amor, mi todo, mis cansancios, mis pecados y moldéame a tu modo.

Quien me amó y se entregó por mí por amor Él se entregó por mí. Él me amó y se entregó por mí y ahora yo me entrego a Tí. Cada vez que vuelva a dudar, se que ahora voy a recordar que Jesús vive y esta resucitado Él me salvó y tengo ganas de gritarlo!!!

«EL CAZADOR»

l

30

Me has forjado caminante, buscador de horizontes más lejanos y claros. Ser un rastreador paciente de tus huellas amadas es la cruz que yo abrazo.

Sopla y bautízame en tu brisa, sopla, renováme en tu sonrisa, sopla. Sopla Señor tu caricia, por sobre mis sentimientos, que sea el ángel de tu misa quien obre en todo momento. Sopla Señor y hazte canto, pon tu Palabra en mis manos en ella hazte providencia y bendice a mis hermanos. Quiero ser de tu árbol rama, fruto nuevo de tu cielo, que madure en tu Palabra como un ave en pleno vuelo.

Señor, que esté mi corazón velando, ardiente, cuida que no me olvide de mi destino. Que nunca la soberbia esté en mi frente: manténme como humilde peregrino, cazador paciente... viajero en camino. Como el cazador que anhela y no alcanza su presa, desfallezco y me canso.

Sopla, sopla Señor tu grandeza, sopla, hazme fiel en mi pobreza, sopla. sopla y bautízame en tu brisa, sopla, renováme en tu sonrisa, sopla.

«SE ENTREGÓ POR MÍ»

Y si yo tuviera que elegir, vivir ciego o mirarte a Tí Elegiría vivir lo que aprendí Que Jesús me amó y se entregó por mí.

l

Tantas veces me he sentido mal, es que no veía la verdad Que en la Cruz está Jesús crucificado y murió cargando todos mis pecados.

29

Me detengo y eso es vano: sólo vivo si pongo mi esperanza en lo arduo. Si mi marcha te conmueve, y alivianas mi carga, y agilizas mis pasos... Nos veremos una aurora. Y sabré al alcanzarte que soy yo el alcanzado.

PASCUA J

VEN — 9


cancionero «JESÚS»

l

31

Te miró a los ojos, entre tanto llanto, parece mentira, que te hayan clavado, que seas el pequeño al que yo acunaba el que se dormía tan pronto en mis brazos el que se reía al mirar el cielo y cuando rezaba, se ponía serio. Sobre ese madero, veo al pequeño que entre los doctores hablaba en el templo que cuando pregunté, respondió con calma que los asuntos de Dios se encargaba, es el mismo hombre, el que está en la cruz, el Dios de los pobres, se llama Jesús. Ese mismo hombre, ya no era el niño que en aquella boda le pedí mas vino, que dio de comer a un millar de gente y a pobres y enfermos los miró de frente, rió con aquellos quienes más quiso y lloró en silencio al morir su amigo. Ya cae la tarde, se nublan los cielos pronto volverás a tu Padre eterno, duérmete pequeño, duérmete mi niño que yo te he entregado todo mi cariño, como en Nazaret, aquella mañana, he aquí tu sierva, he aquí tu esclava.

«JESÚS ESTOY AQUÍ»

l

32

Jesús, estoy aquí, Jesús, qué esperas de mí. Mis manos están vacías, qué puedo ofrecerte. Solo sé que quiero ser diferente. Jesús, estoy aquí, Jesús, qué esperas de mí. Mis ojos temen al mirarte, quisiera poder enfrentarte. Amar como Tú amas, sentir como Tú sientes, mirar a través de tus ojos, Jesús. Contigo, mi camino es difícil, me exiges abrir un nuevo horizonte en la soledad de mi noche, Jesús. No, no puedo abandonarte, Jesús, en mí penetraste, me habitaste, triunfaste y hoy vives en mí.

«EL SEDIENTO»

l

33

Así cómo el sediento busca la vertiente de agua fresca Así mi corazón, te busca a ti Señor Y cómo un hijo busca el abrazo de su padre Así estoy yo, buscándote a ti Señor. 10 — PASCUA J

VEN

Y te busco, y te llamo, te deseo, dónde estás Señor. Si me buscas (en tu hermano voy). Si me llamas (palabra viva soy). Me deseas (cuerpo y sangre derramado me doy). Y tú te haces presente, en el silencio te haces fuerte. No estoy solo, ahora contigo estoy, me inundas de tu vida, en mí eres fuente de agua viva, tu torrente desborda mi corazón. Y te busco, y te llamo, te deseo, dónde estás Señor. Si me buscas (en tu hermano voy). Si me llamas (palabra viva soy). Me deseas (cuerpo y sangre derramado me doy). Ahora puedo verte, en tantos rostros de tanta gente. Te descubro en cada situación. Tu palabra me guía y a la vez me desafía a seguirte con toda mi pasión. Y te busco, y te llamo, te deseo, dónde estás Señor. Si me buscas (en tu hermano voy). Si me llamas (palabra viva soy). Me deseas (cuerpo y sangre derramado me doy).

«TU MIRADA»

l

34

No tengo palabras que puedan formar una oración que me salga entera. Bebo tu silencio de a sorbos pequeños para llenar mi aljibe solitario. Pedirte dones no me ocupa la intención, sino sentirme estando bien amado. Sólo Vos y yo, y tu mirada que traspasa, Y que me acaba sacudiendo el corazón. ¡Cómo te despiertas flor de primavera, mi Jesús, cuando a Vos me dispongo! Qué suave es tu aliento, mi respiración del corazón, rezando de tu mano. Y siento que en esto de la contemplación no miro yo tan hondo como me miras Vos. En mi soledad yo y tu mirada que traspasa, Y que me acaba sacudiendo el corazón.


cancionero «MI CAMINO»

l

35

«MAR ADENTRO»

Quisiera escuchar tus pasos en esta noche que aún no termina, quisiera descubrirte en medio de este invierno, quisiera sentir tu calor, yo sin ti muero.

Quisiera encontrarte oasis en medio de este desierto, quisiera recordar que eres palabra en mi silencio, quisiera oír tu voz, aunque no puedo. Y te apareces anunciando la aurora, y nos sorprendes una vez más con tu aroma, y nos regalas tu melodía de esperanza, que renueva el alma… Eres mi luz, eres mi paz, eres mi sol, Mi camino, mi verdad, mi vida y mi amor. (bis)

l

Ven, Espíritu Santo Creador, A visitar nuestro corazón, repleta con tu gracia viva y celestial, nuestras almas que Tú creaste por amor. Tú que eres llamado Consolador, don del Dios altísimo y Señor, vertiente viva, fuego, que es la caridad, y también espiritual y divina unción. En cada sacramento te nos das, dedo de la diestra paternal. Eres Tú la promesa que el Padre nos dio, con tu palabra enriqueces nuestro cantar. Nuestros sentidos has de iluminar, Los corazones enamorar, y nuestro cuerpo, presa de la tentación, con tu fuerza continua has de afirmar. Lejos al enemigo rechazar, Tu paz danos pronto, sin tardar, Y siendo Tú nuestro buen guía y conductor, Evitemos así toda forma del mal.

37

Es hora de partir mar adentro y no voy a esperar Él vendrá para ir mar adentro y yo voy a esperar. Él ya está junto a mí y sus ojos derraman ternura, Él espera mi sí, y yo no quiero hacerlo esperar.

Y te apareces anunciando la aurora, y nos sorprendes una vez más con tu aroma, y nos regalas tu melodía de esperanza, Que renueva el alma…

«VEN ESPIRITU SANTO CREADOR»

l

36

Quiero sentir tu amor y volver a nacer quiero decirte ven mi barca es tuya. Es tan inmenso el mar pero yo voy con Vos no temo navegar si estás mi Dios. Quiero ser como Vos y ser Pan que se deja comer quiero que los demás vean en mí tu sonrisa, Señor. Quiero ser manantial que da vida donde quiera que vaya quiero llevar tu luz a ese mundo que no habla de Dios.

«MARÍA DE LA ALIANZA»

l

38

Que silencio más delicado, amor del amor más escondido. Eres, mujer, puerta del cielo; tres colores adornan tu manto. Bajan las cascadas de los árboles que caen hasta el suelo y llegan al Santuario. Me quieres dar la mano y yo pedir la tuya, no puedo estar sin ti, María, sin tu mirada pura, tu voz me llena el alma, María de la Alianza, palabra hecha flor.

Concédenos al Padre conocer, A Jesús, su Hijo comprender, Y a Ti, Espíritu de ambos por amor, te creamos con ardiente y sólida fe.

He cambiado todo mi canto tan sólo para soñar tu risa, y no soy más que polvo en el camino aunque no es polvo de tu olvido.

Al Padre demos gloria, pues es Dios, a su Hijo que resucitó, y también al Espíritu Consolador por todos los siglos de los siglos, honor. Amén.

Quiero ser un puente hacia el cielo, hecho de barro y fuego, que nace en el Santuario.

PASCUA J

VEN — 11


cancionero «HACIÉNDOTE PAN»

l

39

Comenzaste a hacerte pan en Belén, sol pequeñito en nuestra noche. Aprendiste en Nazaret de ellos dos, el gesto manso de la entrega. Pibe que en Jerusalén te abrazaste de una vez a las cosas de tu Padre. Debe tu cuerpo crecer para poderse ofrecer como Pan a nuestro hambre. Mi Cuerpo es esto, mi Sangre es ésta, que por ustedes doy. Coman y beban, crean y vivan, que para siempre soy, soy Yo... ¡soy Yo.! Se multiplicó tu amor, se partió: todos saciados, aún sobraba. se mostró tu intimidad: eres Pan, que sólo vive por donarse. Noche de Jerusalén, «Cristo-Pan, entrégate, eres Tú nuestro Cordero». Cena, huerto, beso y cruz...y tu entrega, Pan-Jesús, fue más fuerte que el madero.

«NADIE TE AMA COMO YO»

l

Cuánto he esperado este momento, cuánto he esperado que estuvieras así, cuánto he esperado que me hablaras, cuánto he esperado que vinieras a mí. Yo se bien lo que has sufrido, yo se bien lo que has llorado, yo se bien lo que has vivido pues de tu lado nunca me he ido. Pues nadie te ama como Yo, pues nadie te ama como Yo, mira la Cruz, esa es mi más grande prueba, nadie te ama como Yo. Yo se bien lo que me dices, aunque a veces no me hablas, yo se bien lo que tu sientes, aunque nunca lo compartas. Yo a tu lado he caminado, junto a ti Yo siempre he ido, aún a veces te he cargado, yo he sido tu mejor amigo. Pues nadie te ama como Yo, pues nadie te ama como Yo, mira la Cruz, fue por tí, fue porque te amo, nadie te ama como Yo. 12 — PASCUA J

VEN

40

«RENACE LA VIDAY EL CORAZÓN» l

41

Ninguno de nosotros vive para sí y ninguno muere para sí. Si vivimos, vivimos para el Señor, si morimos, morimos para El, si morimos, morimos para El. Aleluya, todo es posible para nosotros resucitó, Cristo nuestro Señor Él vive hoy, nuestro amor Renace la vida y el corazón Renace la vida y el corazón. Nos apremia el amor del redentor, porque por nosotros el murió, para que todos los que vivan, vivan para Él, en la pascua de su amor vivan para Él, en la pascua de su amor

«OSCURA JERUSALEN»

l

42

Es difícil imaginar qué pudiste sentir, es difícil tener la piel que solo lleva el Rey. En secreto yo te seguí por temor a la multitud, cuando entraste a Jerusalén te diste a conocer. Y allá tu tormento empezó, desconcertado en tiempo y en Dios, tu lamento no llegó a los oídos del pueblo que te cantó una mañana, te celebró con tantas ganas proclamándote sin dudas Salvador. Que te creyó con esperanza y te abrazó en una Alianza, encontrando en tu mirada la de Dios. Pronto cruje este corazón de ansiedad, por saber donde irás después, a comer el pan que yo espere. Queda oscura Jerusalén, tus milagros y tanta fe, por el pueblo que te elevó y hoy se vuelve traidor. Por qué no te escapas al dolor recuperando el Reino para vos, desoyendo ese clamor que pide salvación. Dónde quedó mi Rey perfecto, que presintió el fracaso incierto. Casi oculto entre las sombras se quedó. Dónde dejaste tu corona, aquel brillo y esa gloria. Todo el Reino se te hundió en el corazón. Todo el Reino se te hundió en el corazón. Es difícil imaginar qué pudiste sentir…


cancionero «QUIEN PIERDE SU VIDA LA ENCUENTRA» Quien pierde su vida por mí, la encontrará, La encontrará, la encontrará. Quien deja a su padre por mí, su madre por mí, Me encontrará, me encontrará.

l

43

Aunque me cueste, aunque me duela Aunque no entienda, aunque me muera. Sólo lanzado a la aventura de tu amor, mi vida tiene sentido. (Bis)

No tengas miedo, no tengas miedo, Yo estoy aquí, yo estoy aquí,

Con los pies en la tierra, Pero los ojos en el cielo. Necesito tu mano Porque sólo no puedo.

Quien deja su tierra por mí, sus bienes por mí, Sus hijos por mí, la encontrará.

Aunque me cueste, aunque me duela Aunque no entienda, aunque me muera.

No tengas miedo, yo conozco a quienes elegí, A quienes elegí.

«SALMO 17»

Quien pierde su vida por mí, la encontrará, La encontrará, la encontrará.

«QUIEN SOY YO»

l

44

No sé cómo, pero tengo esperanza. No sé cómo, pero sé que soy feliz. He tratado tantas veces de encontrar una razón que justifique el porqué de tanto amor. No sé cómo, pero sé que soy distinto. No sé cómo, pero Él me transformó. Y no fue mi propio esfuerzo el que me hizo ver la luz, fue su sangre derramada en la cruz. Otra vez ante Ti en mi humilde oración, ni siquiera me contestes, solo mírame Señor. Ya no sé qué pensar, no sé cómo expresar el temor y el asombro que hay en mí. Todavía no lo sé, no me has dicho aún qué fue lo que viste en mí para quererme; es que no entiendo la razón de tanto amor derrochado, quién soy yo para que Tú me hayas amado. No se cómo pero hay gozo en mi alma. No se cómo pero Tú me has derrotado. Y soy libre como el sol, como la luna y el mar, nada puede detener tu libertad. Ya no intento comprender esta locura, palpitando al son del sol y luna. Sólo puedo darte gracias, repetírtelo otra vez, toma el alma del pimiento de mi ser.

«QUIERO SER SANTO» Quiero ser santo, Señor, Me cuesta tanto seguirte. Quiero ser santo, Señor, Porque Vos me lo pediste.

l

45

l

46

Yo te amo, Señor mi fortaleza, Mi roca, mi baluarte, mi liberador Eres la peña en que me amparo Mi escudo y mi fuerza, mi Salvador. En el templo se escuchó mi voz. Clamé por ti en mi angustia, extendiste tu mano y no caí, tu poder del enemigo me libró. Las olas de la muerte me envolvían, me aguardaba la ruina pero el Señor venció. Tú eres la luz que me ilumina, quien abre mis caminos, eres mi Dios. Cuando yo invoqué tu nombre, con mano poderosa, me salvó tu amor. Son perfectos tus caminos, tus manos me sostienen, Tú eres mi Rey.

«RENDID A YAVHE»

l

47

Rendid a Yahvé santos del Señor. Gloria y poder al que hace la creación. Rendid honor al glorioso nombre del Señor y adoradle en su Santo esplendor. Sobre los mares resuena la voz de Dios. Glorioso es Él, su voz hace temblar. ¡Que poderosa es la voz del altísimo! Aleluya, su voz descuaja los cerros del Líbano. Aleluya, la voz del Señor lanza llamas de fuegos. Aleluya, sacude los montes la voz del altísimo. Aleluya, en su santuario grita: «¡Gloria!» Sentado está Dios sobre la tempestad, sentado esta Yahvé cual rey eterno. La fuerza da al que pone su confianza en Él. Yahvé bendice a su pueblo con paz. PASCUA J

VEN — 13


cancionero «NO TE PUEDO PERDER»

l

48

Un clavo de hierro te atravesó, una espina clavada en tu corazón, de pensarlo me duele la flagelación. Solo por amor, fue tanto dolor.

No te puedo perder (no te puedo perder) Cargaste con mi cruz y vas a volver No te quiero perder, La sangre de tu cruz me hace renacer Y no te voy a perder A tus pies rezo y medito en paz, sé que lo hiciste por la Verdad, yo sé que quiero volverte a ver, Rey de mi Vida te encontraré, y no te puedo perder...

l

49

Venías por aquel camino hacia mí. En realidad nunca pensé cruzarte así. Bajo esa cruz, la majestad del Hijo de David. Todo el pecado y la soberbia original sobre tus hombros a mi lado pasarán. Y de repente el Salvador cayó y no sé si es que te puedo ayudar. Ayúdame a cargar tanto dolor, ayúdame, necesitan de tu corazón. Pero, Señor, no puedo, mira mi debilidad. Ayúdame y verás como la hago mía y mía es tu capacidad de amar. Los brazos se entrelazan para caminar. Tu aliento lastimado me va haciendo callar y, aunque nos griten, voy entrando más en nuestra intimidad. ¿Qué culpa hay en el hombre que merezca tu don? ¿Acaso dar la vida transforma un corazón? Cuando llegamos a la cima entendí: que es por amor.

«LO QUE AGRADA A DIOS»

l

50

Lo que agrada Dios de mi pequeña alma Es que ame mi pequeñez y mi pobreza (bis) Es la esperanza ciega que tengo en su misericordia. (bis) 14 — PASCUA J

VEN

l

51

Tienes que encender una luz aunque sea pequeña, Si ella se apaga este mundo será una tiniebla. Tienes que arriesgarte a creer Y no cerrar más la puerta, Vale la pena su brillo aunque sea pequeña.

Un madero inmenso que te abrazo, con tantos pecados ¡cuánto pesó! pero pesó menos que tu Amor, la fuerza del Señor todo lo aguantó.

«DE SIRENE»

«SIGNOS DE AMOR»

No permitas que la noche invada tu vida, hay mucha belleza en vos para que esté escondida. No le niegues a los otros tus ojos, tu amor, tu voz, tu alegría. No te quites la libertad, ni borres tu sonrisa. Tienes que atreverte a vivir de una forma distinta, llenarte los ojos de amor y sembrar cada día, y verás cómo cambia este mundo; cuando sin temor abras al fin la puerta y mantengas prendida tu luz por pequeña que sea. Y cuando la oscuridad te lastime muy dentro, deja brillar tu candil que puede ser eterno. Sólo podrás ser feliz si te atreves a amar sin medida y sin tiempo, manteniendo la llama encendida a pesar de los vientos. Si quieres te ayudo a cuidar tu pequeña chispa hasta que sea llamarada que de fuerza y vida; hasta que tu corazón, sea un signo de amor para el que camina. Y seamos muchos los que tengamos la luz encendida.

«ESCUCHAME DIOS»

l

52

Señor son tus ojos dolor y ternura Tus manos llagadas sembrando amor. Y es tu Palabra la fuente de Vida, Que alumbra las almas que van a Vos. Escúchame Dios, escúchame Dios. Quiero llegar, quiero llegar. Al horizonte donde haya paz. Yo quiero servir, quiero servir, hasta morir, hasta morir, a los hermanos que veo en Ti. Tu corazón llora el pecado del hombre, Que evoca tu Nombre, mi Redención. Y con el sol las tinieblas se alejan, y arrepentido, yo vuelvo a Vos.


cancionero «ESTAS AQUÍ»

l

53

Si el gris de mi historia se enciende en colores que nunca he soñado, si amanezco distinto y despierto a la vida en nueva plenitud, si mi gozo florece haciéndose gratitud, si vislumbro que Dios es fuente de mi virtud. Estás aquí, resucitando. Soy libre en Ti: me rescataste, me hiciste vivir. Señor Jesús ya no hay cadenas ni cruces ni clavos. Si estás en mí y haces Pascua en mi existir. Si el dolor es semilla que fue madurando y entrega sus frutos, si aún en el sufrimiento, de paz y consuelo se estremece mi ser, si descubro sentido o me entrego aún sin ver, y si intuyo que hay alguien en quién siempre creer. Si mi miedo a lo incierto y temor a entregarme se hacen confianza, si al sentir que me llamas no e scondo mi rostro y digo aquí estoy, si la duda no existe o es más puro mi amor, si una fuerza divina siento en mi interior.

«TOMA»

l

54

Al repetir tu nombre, se me llena de gozo el alma, y me brota este canto y un mar de calma. Quiero gritarle al mundo que el amor ha vencido al odio, y quiero amar al hombre como Tú lo amas. Si acaso Tú quisieras ser el dueño de esta alma inquieta, no dudes en tomarla que ella es tu sierva. Pero como es tan débil se resiste aconfiar su senda, hazla pues mansa y dócil como una oveja.

«TE ALABO»

l

56

Aún en la tormenta, Aún cuando arrecie el mar te alabo, te alabo en verdad. Aún lejos de los míos, Aún en mi soledad, te alabo, te alabo en verdad. Pues solo a Ti te tengo, pues Tú eres mi heredad, te alabo, te alabo en verdad.

Toma, que tu Cuerpo sea mi cuerpo, que tu Sangre sea mi sangre que tu Luz sea mi ciudad.

Aún sin muchas palabras, aún cuando no sé alabar, te alabo, te alabo en verdad.

Deja que penetre en tu Misterio, que me hunda en tu Palabra, tómame señor.

Aún cuando estoy vació, aún cuando en mi oscuridad, te alabo, te alabo en verdad.

Más tómame y fúndeme en Tí, olvida mi ayer, que vuelva a creer. Y así poder volver a gritar que vivo tu amor, que voy hacia Tí.

«TAN POBRE Y TAN RICO»

Soy tan pobre y tan rico, pues tu amor me hace valioso, pongo ante Ti mi nada, y reluce como el oro. Y al ver cuánto me amas, quiero regalarme todo. ¡Señor, hazme generoso como Tú!

«YO ME ENTREGO»

l

55

l

57

En esta ofrenda te doy, todo mi corazón Mi cruz y mis tormentas, y mis faltas de amor Te doy mi vida entera para hacerla mejor Haz de mi lo que quieras, soy tu siervo Señor.

Oye Señor, mi amigo, cuando veo tu amor eterno, siento encogerse mi alma, soy tan pequeño. No te importan mis obras, No te alejas si yo estoy lejos, Me amas aunque no te amé, no impones precio.

Y ahora yo me entrego Junto al vino y junto al pan Entrego mi vida entera Ser pan para los demás

Quisiera darte todo, Pero es tan poco lo que tengo: un pobre y tibio amor que busca dueño. Pero a pesar de todo, Tú lo aceptas con gran afecto, y haces del tibio amor, un amor nuevo.

Te olvidaste de vos, una tarde de amor Te acordaste de mí, que por tu muerte viví Te humillaste vos Dios, esa era tu misión Entregarte en la cruz como ofrenda de amor PASCUA J

VEN — 15


cancionero «VEN Y SÍGUEME»

l

58

Ven y sígueme y mar adentro hecha ya tus redes. Ven y yo te haré pescador de hombres. En tus palabras echaré mis redes, dejo mi barca y donde quieras iré. Tú me llamaste Señor por mi nombre y solo a ti Señor, Señor te seguiré.

Hoy yo te pido que confíes de nuevo, volve a tirar con la esperanza de ayer. Estoy contigo y te prometo abundancia, deja todo por mi amor, ven y sígueme.

l

59

Miras, no entiendes nada, Sientes que te traspasa, ven amigo y entrégamelo a mí que te transformaré.

Guardas todo escondido, vamos a compartirlo, ven amigo y dámelo a mí que te transformaré.

l

60

Si yo hablara todas las lenguas de la tierra. pero no tengo Amor, soy como un bronce que retiñe, un címbalo que resuena.

VEN

«UNCIÓN»

l

61

Señor quiero contarte algo que me está pasando. En medio de este silencio, una voz me está llamando. Es una voz que me dice que le diga a mis hermanos, con gozo y con alegría poniendo mi canto en alto.

Cuentas que estás perdido, oyes tan solo gritos, ven amigo y pelea por mí que te transformaré.

16 — PASCUA J

Pero el amor nunca morirá porque todo lo cree, todo espera, todo cubre, todo sufre, más goza de la Verdad.

«VUELVE A CASA»

Confía en mí, recibe de mí. tienes que vivir la vida transformando al mundo entero, pero deja que te transforme Yo a ti.

Si yo tuviera el don de profecía y conociera todas las ciencias,

Pasaran las profecías, Cesaran todas las leguas, Y la tierra algún día acabara.

Hay una unción aquí cayendo sobre mí Mudándome cambiando mí ser Mi espíritu y mi alma se están llenando Con el amor del Espíritu Santo Mi vida nunca más será igual

Sientes que es muy lejano, tratas de encontrarlo, ven amigo y ofrécemelo a mí que te transformaré.

«CARTAS DE SAN PABLO»

No soy nada, porque el hombre, No es hombre si no ama. (bis) Si yo diera a los pobres todos mis bienes. y mi cuerpo entregara a las llamas. pero no tengo amor, de nada me sirve.

Te vi trabajar, esa noche en que fracasaste. Sé de tu dolor, de tu vergüenza, de tus fragilidades.

«TE TRANSFORMARÉ»

si tuviera la fe de transportar las montañas, pero no tengo Amor...

Vuelve a casa hermano mío, vuelve a casa que el Señor con amor se alegrará y te abrazará. Ya no pienses en aquello que una vez te hizo alejar, pues saber arrepentirse es querer hacer la paz. Si yo sé que vos hermano no estás cerca de Jesús, te invito a tomar mi mano y marchemos tras su luz. Canta conmigo esta letra, carga en tu espalda la cruz, que el dolor de tus heridas es el camino a Jesús.

l

62


cancionero «TREINTA MONEDAS»

l

63

«A TANTO AMOR»

l

65

Hecha un mar de lágrimas al verlo allí en la cruz se acordó del niño que ella misma diera a luz. Entre el firmamento y su mirada de dolor bien supo serle fiel a tanto amor.

Fueron treinta monedas, Que cobró quien te entregó, El equivalente a tu crucifixión. Sólo treinta monedas, Del que se sirvió después que vos, La corona de espinas, todo tu dolor. Yo no quiero ser como Judas que te entregó, A esas treinta monedas, a tu flagelación. No me dejes ser como Judas que te entregó, Ni por treinta monedas, ni por nada. Treinta trozos de plata, ¿Cuánto valen en Tu Reino? ¿Cuánto suman para el Tiempo eterno?

No rompió el silencio cuando el cielo se quebró. No volteo sus ojos al final cuando expiro, se sintió caer pero así mismo no cayo y amó a pesar de que todo se oscureció. Sólo besó sus pies y a Dios se lo ofreció sin preguntar por qué a todos perdonó, pues entendió el amor que Jesús predicó. que su Hijo predicó ella entendió el amor que le enseñó.

Treinta pobres monedas, Pueden llegar a tentarte, Pero nunca van a resucitarte

Entre la llovizna, la tristeza y el temor lo tomó en sus brazos cuando ya no respiró. Junto con su alma le traspasó el corazón la espada que esa cruz, todo lo consumó.

Yo no quiero ser como Judas que te entregó, A esas treinta monedas, a tu flagelación. No me dejes ser como Judas que te entregó, Ni por treinta monedas, ni por nada.

No rompió el silencio cuando el cielo se quebró, no volteó sus ojos y el sepulcro se cerró. Se sintió caer pero su fe permaneció y amó a pesar de que el mundo lo entregó.

«EL NIÑO DE BELEN»

l

64

Nació como un bebé pequeño nada más, como uno entre tantos que a la vida nacen ya no ocurrió nada más, era un niño. Nació y ninguno preguntó si de mayor Él tendría gran poder para sanar, si andaría por el mar, era un niño Nació y ninguno preguntó si iba a morir, si la gente algún día lo iba odiar si sería el Redentor, si traería libertad ¿Quién pensó que aquel niñito moriría en la cruz trayendo a nuestro mundo nueva aurora de luz y una nueva vida y una oportunidad de llegar al Padre una vez más? ¿Quién pensó que al tercer día iba a resucitar batiendo al infierno y a la muerte fatal, abriendo nuevos tiempos de felicidad Por amor, por amor a tí... Escucha en esta hora la eterna verdad que el Niño de Belén un día va a regresar y en Gloria en poder Él juzgará tanta maldad marcando frontera final y todo el universo le podrá contemplar y toda obra oculta a la luz nacerá su Iglesia marchará con Él a un nuevo lugar, un hogar, un dulce hogar que Él prepara ya..

«TRANSPARENCIA»

l

66

Dame tu transparencia, oh fuente del ser, fuente de la vida. Dame tu transparencia, el deseo claro, tu estable armonía. No dejes que preocupen mi alma en exceso, las nubes que tienen que cruzar mi cielo. Dame ojos limpios, corazón más creyente y más bueno. Dame tu transparencia, oh fuente de todo, fuente de hermosura. Dame tu transparencia, creativas mis manos, mansas y seguras. Lava mi corazón del mal que lo enturbia, mi amor sea un arroyo de aguas profundas. Dame alma de niño: transparente a la mirada tuya. Dame tu transparencia, oh fuente de amor, fuente de la Gracia. Dame tu transparencia, sana la intención y fiel a la palabra. Devuelve la inocencia que robó el pecado, la estable certeza de saberme amado, dame tu presencia, agua viva que limpia mi barro. PASCUA J

VEN — 17


cancionero «DISCIPULOS»

l

67

«ILUMINADO POR EL FUEGO»

l

69

Diez mil ojos hoy han visto tu poder, el milagro de una multiplicación. Hoy tus manos han saciado toda mi necesidad Pero mi alma anhela más de tu presencia.

Señor aquí estoy, sintiendo una duda otra vez, no sé qué hacer, mi vida no tiene fe. Por eso mírame, dime lo que quieres para mí, enséñame a amar, a acercarme a Ti.

No quiero ser de los cinco mil que disfrutan del milagro, prefiero ser de los doce que recogen los pedazos y pasar la noche en vela Juntos sobre en un mar de seda, Conversar con el maestro hasta el alba.

Ya no estoy solo, hoy tengo tu amor porque Tú eres mi refugio, Tú eres salvación.

Sé que hay doce cestas más de provisión y tus ojos aún me miran con amor. Yo no quiero regresar como aquella multitud, déjame ser un discípulo, Señor. Ya no sólo quiero recibir tu pan, mi alma quiere conocerte de verdad, habitar en tu presencia, despertarme junto a ti para que sea formada en mí tu imagen.

«UN NUEVO SOL»

l

68

Una tierra que no tiene fronteras sino manos que juntas formarán una cadena más fuerte que la guerra y que la muerte, lo sabemos, el camino es el amor. Una patria más justa y más fraterna, donde todos construyamos la unidad, donde nadie es desplazado, porque todos son llamados, lo sabemos, el camino es el amor. Un nuevo sol se levanta sobre la nueva civilización que nace hoy. Una cadena más fuerte que el odio y que la muerte, lo sabemos, el camino es el amor. La justicia es la fuerza de la paz, el amor quien hace perdonar, la verdad es la fuerza que nos da la liberación, lo sabemos, el camino es el amor. El que tiene comparte su riqueza y el que sabe no impone su verdad, el que manda entiende que el poder es un servicio, lo sabemos, el camino es el amor. El que cree contagia con su vida y el dolor se cubre con amor, porque el hombre se siente solidario con el mundo, lo sabemos el camino es el amor. 18 — PASCUA J

VEN

Te veo y me siento iluminado por el fuego, enciende mi alma Señor. (bis) Mi vida cambió desde aquel encuentro, confirmó tu Espíritu Santo en mi corazón. En Ti encontré un Dios bondadoso que vio en mí su fiel servidor, su humilde pastor. Ya no estoy solo, hoy tengo tu amor porque Tú eres mi refugio, Tú eres salvación.

«COPLAS DE YARAVÍ»

l

70

Señor, que nuestra vida sea cual una quena simple y recta, para que Tú puedas llenarla, llenarla con tu música. Señor, que nuestra vida sea, semilla suelta por el aire, para que Tú puedas sembrarla, sembrarla donde quieras. Señor, que nuestra vida sea arcilla blanda entre tus manos, para que Tú puedas formarla, formarla a tu manera. Señor, que nuestra vida sea, leñita humilde y siempre seca para que Tú puedas quemarla para el pobre.

«EL SEÑOR ES MI FORTALEZA» El Señor es mi fortaleza Y en El me alegraré, Solo sus ojos miraré En El confío no es de temer, En El confío, no es de temer. (bis)

l

71


cancionero «CARA A CARA»

l

72

Espíritu Santo, Espíritu Santo, quédate en este lugar.

Solamente una palabra, Solamente una oración, cuando llegue a tu presencia, ¡Oh Señor! No me importa en qué lugar de la mesa me hagas sentar, o el color de mi corona, si la llego a ganar. Solamente una palabra, si es que aún me queda voz y si logro articularla en tu presencia, no te quiero hacer preguntas, solo una petición, y si puede ser a solas, mucho mejor. Sólo déjame mirarte cara a cara, y perderme como un niño en tu mirada, Y que pase mucho tiempo, y que nadie diga nada, porque estoy viendo al maestro cara a cara. Que se ahogue mi recuerdo en tu mirada, quiero hablarte en silencio y sin palabras, y que pase mucho tiempo, y que nadie diga nada, Sólo déjame mirarte, cara a cara. Sólo déjame mirarte cara a cara, aunque caiga derretido en tu mirada. Derrotado y desde el suelo, tembloroso y sin aliento, aún te seguiré mirando, mi Maestro. Cuando caiga ante tus plantas de rodillas, déjame llorar pegado a tus heridas, y que pase mucho tiempo, y que nadie me lo impida, que he esperado este momento toda mi vida.

«CANCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO» Espíritu de Dios, toma mi vida, toma mi alma, toma mi ser. Lléname con tu presencia, con tu poder, lléname de Ti. (x2) Enciéndeme Señor, préndeme fuego, quiero anunciarte, morir por Vos. Lléname con tu presencia, con tu poder, lléname de Ti. (x2) Espíritu Santo, Espíritu Santo, muevete en este lugar. (x3) Que haya paz, que haya paz, que haya paz en este lugar. Que haya amor, que haya amor, que haya amor en este lugar.

l

73

Ven Espíritu de Dios, ven a mi ser, ven a mi vida. Ven Espíritu de amor, ven a morar, ven hacia mí. (x2)

«MARIA DE NAZARET»

l

74

Dulce muchacha humilde de Palestina a vos para ser Madre Dios te eligió, y cuando desde el cielo te mandó un ángel para pedir tu consentimiento vos le dijiste: «su esclava soy» [bis] Por eso voy a darte mi corazón, y cantando repetiré tu nombre María de Nazaret [bis]. Fue tu materna espera luz de esperanza hasta que el gurisito nació en Belén y vinieron los pobres y peregrinos para adorarlo y Él sonreía, Dios con nosotros, el Emanuel [bis]. Ahora que en cuerpo y alma estás en el cielo, sentimos tu plegaria junto al Señor, y que vas caminando con el que sufre, con el que llora, con el que sueña con la justicia, con el amor [bis].

75

«ABRE LOS OJOS DE MI ALMA»

l

Abre los ojos de mi alma, abre mis ojos Oh Dios, yo quiero verte, yo quiero verte. (bis) Verte en alta majestad, brillas en la luz de Tu gloria nos brindas tu Gracia Oh Dios, y canto Santo, Santo, Santo.

«YO TE BUSCO»

l

76

Yo te busco yo te busco Con fuego en mi corazón Yo te busco yo te busco Recibe mi adoración Te anhelo te necesito Te amo más que a mi ser

PASCUA J

VEN — 19


cancionero «TU ESTÁS AQUÍ»

l

77

«DE TAL MANERA»

l

Aunque mis ojos, no te puedan ver te puedo sentir, sé que estás aquí. Aunque mis manos, no puedan tocar tu rostro Señor, sé que estás aquí.

De tal manera me amó Que su vida no escatimó Hasta el final Él se entregó Y a la muerte fue porqué me amó.

Mi corazón puede sentir tu presencia Tú estás aquí, Tú estás aquí. Puedo sentir Tu majestad Tú estás aquí. Tú estás aquí.

De tal manera me amó Que no hay forma en que podré pagar El precio de su gran amor pero toda mi alma quiero dar.

Mi corazón, puede mirar tu hermosura. Tú estás aquí. Tú estás aquí. Puedo sentir Tu gran amor. Tú estás aquí, Tú estás aquí.

«DAME TUS OJOS» Dame tus ojos quiero ver Dame tus palabras quiero hablar, Dame tu parecer... Dame tus pies yo quiero ir Dame tus deseos para sentir, Dame tu parecer... Dame lo que necesito Para ser como vos... Dame Tu voz dame Tu aliento Toma mi tiempo es para Ti Dame el camino que debo seguir Dame tus sueños tus anhelos Tus pensamientos tu sentir Dame tu vida para vivir. Déjame ver lo que tu vez Dame de tu gracia, tu poder, Dame tu corazón... Déjame ver en tu interior Para ser cambiado por tu amor, Dame tu corazón... Dame lo que necesito Para ser como vos... Dame Tu voz dame Tu aliento Toma mi tiempo es para Ti Dame el camino que debo seguir Dame tus sueños tus anhelos Tus pensamientos tu sentir Dame tu vida para vivir. Dame tus ojos quiero ver... Dame tu parecer... 20 — PASCUA J

VEN

l

78

79

Por Su amor yo viviré De Su amor yo cantaré Con mi Jesús caminaré Porque Él me amó a mí. Por Su amor yo viviré De Su amor yo cantaré Con mi Jesús caminaré Porque Él me amó a mí Le seguiré.

«CON ALMA DE NIÑO» Un niño en brazos de su Madre, Se duerme ya, acaba de mamar, Se siente muy feliz, y antes de dormirse, Sonríe al amor que le sonríe. No piensa en porque recibe tanto amor, confía en él, y se abandona en paz, se sabe protegido, seguro en esos brazos, responde con amor al amor. Como un niño en brazos de su Madre, quiero vivir confiando en mi Dios, y no pretender más que lo que pretende un niño, y esperar en el amor del Señor. Como un niño pequeño en brazos de su Madre, así quiero vivir en Dios, en Dios. Como un niño pequeño en brazos de su Madre, así quiero vivir en Dios, en Dios

l

80


cancionero «SOLO EL AMOR»

l

81

«ALMA DE CRISTO»

84

l

Debes amar la arcilla que va en tus manos. Debes amar su arena hasta la locura. Y si no, no la emprendas que será en vano: sólo el amor alumbra lo que perdura, sólo el amor convierte en milagro el barro.

Alma de Cristo, santifícame Cuerpo de Cristo, sálvame Sangre de Cristo, embriágame Agua de su costado, lávame Pasión de Cristo, confórtame ¡Oh, buen Jesús!, óyeme

Debes amar el tiempo de los intentos. Debes amar la hora que nunca brilla. Y si no, no pretendas tocar lo cierto: sólo el amor engendra la maravilla, sólo el amor consigue encender lo muerto sólo el amor alumbra lo que perdura, sólo el amor convierte en milagro el barro.

Dentro de tus llagas, escóndeme No permitas que me aparte de Ti Del maligno enemigo, defiéndeme Y en la hora de mi muerte, llámame

«ALGO DE PAZ»

l

82

Te pide luz mi mente, te pide luz mi vida, te pido por favor en estos malos días. Dios acompáñanos, brindanos fe y amor, para poder crecer con esperanza alguna. Algo de paz, algo de paz Algo de paz, algo de paz, hoy día. Te pide luz mi mente, iluminá mi vida, tu espíritu Señor, espero cada día. Dios acompáñanos, brindanos fe y amor, para poder crecer con esperanza alguna.

«NO SOY DIGNO»

l

83

No soy digno de que entres tú en mi casa, no soy digno Dios no lo soy Señor. Pero dime una palabra tuya y quedaré sanado, tendré sanidad, eso alcanzará Tu eres tan digno de gloria y de honra Yo que te canto soy tan pecador Me basta tu gracia que me hace valioso Pues tu poder, triunfa en mi Con tan solo yo tocar tu manto quedaré curado, solo con tocar, eso alcanzará Y me dijo hijo te has salvado gracias a tu fe, basta con creer, solo con creer Tú eres tan digno de gloria y de honra Yo que te canto soy tan pecador Me basta tu gracia que me hace valioso Pues tu poder, triunfa en mí

Y mándame ir Ti, Para que con tus santos te alabe Por los siglos de los siglos, Amén

«EN TODO MOMENTO»

l

85

Siempre estas Jesús, En todo momento sé que estás. (bis) Cuando todo está al revés, cuando la Fe no está. Cuando por dentro hay vacío, y me siento perdido. Siempre estás Jesús, En todo momento sé que estás. (bis) Lo que nos diste es un regalo, sufriste mucho por nosotros. Y sin siquiera pensarlo, Perdonas nuestros pecados. Siempre estás Jesús, En todo momento sé que estás. (bis) Y ahora rezando frente a frente, me doy cuenta que Tu amor no se compara con nada, y que es puro y transparente. Siempre estás Jesús, En todo momento sé que estás. (bis)

«DIOS ES TERNURA»

l

86

Dios es ternura, Atrévete a vivir por amor. Dios es ternura, No hay que temer.

«ABRE EL CORAZON»

l

87

Abre el corazón, Recibe lo que se te regala, y goza, sólo el Amor transforma.

PASCUA J

VEN — 21


cancionero «TU REINO ENTRE LOS VIVOS»

l

88

No permitas Jesús, que muera Sin antes ver tu reino entre los vivos Que no me vaya si alguien no te conociera Que me quede hasta que el mundo te haya oído. Maestro que bien estamos acá ¡Ay! si todos pudieran sentir tu paz Déjame quedarme y ser yo Por favor quedate y se vos Déjame quedarme y llevar tu amor. Que al final de mis días pueda decir Que he peleado el buen combate hasta el fin Completé mi carrera conservé mi fe La corona de justicia está preparada para mi.

«HAZME POBRE»

l

89

Hazme pobre, siempre pobre por favor jamás permitas, que me sienta tan seguro de mí mismo Y mantenme como lo que soy, una pobre y frágil vasija de barro, y hazme dócil, en Tus manos Señor, en Tus manos. Hazme vulnerable frente a Ti y a mis hermanos Y mantén, mantén mis manos siempre abiertas para pedir, y nunca tan seguras para sólo dar. Hazme Tu pequeño cántaro de barro, muy contento de llevar un gran tesoro dentro de mí, mi gran tesoro, Tú, Jesús. Porque es Tu grandeza que habita en mi pobreza Y en mi pequeñez, Señor, brilla aún más Tu fuerza. Cuando soy débil, Eres mi firmeza. Mándame hermanos que me recuerden mi flaqueza, cantaré así Tu gloria y Tu poder por siempre. En mi debilidad, Sé fuerte.

«NUEVA MAÑANA»

l

90

Mi cielo se nubla de miedo, Mis manos tiemblan porque no estás ¿Por qué me abandonaste? ¿Por qué, Señor, no te puedo encontrar? Dijiste que ibas a estar, Y que n me ibas a dejar, Yo te creí, yo me confié, Y, ¿Qué paso? No lo puedo entender.

22 — PASCUA J

VEN

Que injusto soy, perdóname. Te buscó, a veces, no te quiero encontrar. A veces huyo de tu vista, a veces quiero poderme escapar. A veces miento que no te encuentro, a veces, porque sé que está mal. Que injusto soy, perdóname, ahora sé que te encontraré. Sale de nuevo mi sol, en tu luz se funde mi corazón, voy a irradiar con mi vida, ser testimonio de tu amor. Comienza una nueva mañana, empiezo a comprender tu verdad, la sinrazón de tu entrega, o la simple razón de la caridad. Perdón Señor, por despreciarte, porque no quise buscarte más. Quiero llevarte por todas partes, mostrarle al mundo que no te vas.

«CON VOS»

l

91

Te alejaste de mí, estás perdido No encuentras el sentido. Te avergüenza quien sos, estás dolido, te sentís vacío. Elegí buscarte y llorar con vos, con tu corazón. Un corazón sediento, herido por el tiempo. Vuelve a casa hoy, vuelve por favor. Aquí yo te espero, no tengas miedo. Vuelve a casa hoy, vuelve por favor. Necesito verte, elijo todo lo que sos, quiero estar con vos. ¿Cómo hacerte entender lo mucho que te quiero, lo mucho que te espero? Espero para abrazar tu mundo entero, con mi amor sincero. No importa lo que hayas hecho, mi amor no cambió, escuchá mi voz, Una voz compasiva: «vuelve a la vida».


cancionero l

«ORACIÓN DEL REMANSO» Soy de la orilla brava del agua turbia y la correntada que baja hermosa por su barrosa profundidad; soy un paisano serio, soy gente del remanso Valerio que es donde el cielo remonta el vuelo en el Paraná.

92

Que tu vida sea luz, que tus pasos esperanza, el amor si se comparte para todos alcanza. y si sin fe te pierdes del camino, no hay tiempo de tener miedo ese no es tu destino. Acompaña al pobre, al que busca un amigo y estarás caminando conmigo.

Tengo el color del río y su misma voz en mi canto sigo, el agua mansa y su suave danza en el corazón; pero a veces oscura va turbulenta en la ciega hondura y se hace brillo en este cuchillo de pescador.

Joven levántate, aprende a amar lo que no ves. Despierta y anímate hay muchas esperando tu sencillez

Cristo de las redes, no nos abandones y en los espineles déjanos tus dones.

Dios te salve, María, sagrada María, Señora de nuestro camino, llena eres de gracia, llamada entre todas a ser la Madre de Dios. El Señor es contigo y Tú eres la sierva dispuesta a cumplir Su misión, y bendita Tú eres, dichosa te llaman a Ti, la elegida de Dios, y bendito es el fruto que crece en tu vientre, el Mesías del pueblo de Dios, al que tanto esperamos que nazca y que sea nuestro Rey.

«DIOS TE SALVE MARIA»

No pienses que nos perdiste, es que la pobreza nos pone tristes, la sangre tensa y uno no piensa más que en morir; agua del río viejo llévate pronto este canto lejos que está aclarando y vamos pescando para vivir. Llevo mi sombra alerta sobre la escama del agua abierta y en el reposo vertiginoso del espinel sueño que alzo la proa y subo a la luna en la canoa y allí descanso hecha un remanso mi propia piel. Calma de mis dolores, ay, Cristo de los pescadores, dile a mi amada que está apenada esperándome que ando pensando en ella mientras voy vadeando las estrellas, que el río está bravo y estoy cansado para volver. Cristo de las redes, no nos abandones y en los espineles déjanos tus dones.

«JOVEN LEVANTATE» Joven levántate, abraza tu cruz, sígueme. Despierta y anímate, a entrar en el misterio de la fe

l

93

l

94

María, he mirado hacia el cielo, pensando entre nubes tu rostro encontrar, al fin te encontré en un establo, entregando la vida a Jesús salvador. María, he querido sentirte entre tantos milagros que cuentan de ti, al fin te encontré en mi camino, en la misma vereda que yo, tenías tu cuerpo cansado, un niño en los brazos durmiendo en tu paz, María, mujer que regalas la vida sin fin. Tú eres Santa María, eres Nuestra Señora, por qué haces tan nuestro al Señor, eres Madre de Dios, eres mi tierna Madre y Madre de la humanidad, te pedimos que ruegues por todos nosotros, heridos por tanto pecar, desde hoy, hasta el día final de este peregrinar. María, he tu imagen serena vestida entre mantos de luz, y al fin te encontré dolorosa llorando de pena a los pies de una cruz.

PASCUA J

VEN — 23


cancionero «ALIMENTO QUE DA VIDA»

95

l

El señor está aquí para iluminar con el pan y el vino me transformará. El Señor está aquí para abrazar con el pan y el vino, te transformará. Jesús, alimento que da vida, Jesús, y abundante será Jesús como agua viva quiera llevar el mismo amor. El Señor está aquí para vida dar con el pan y el vino, nos transformará.

«NO MUERAS HERMANO»

l

96

Te siento respirar y te veo ahí en la cruz Y busco en tus ojos, no hay nada de odio A pesar de la sangre, que cubre tu rostro. Me mirás una vez más, como hiciste junto al mar No puedo ocultarte mis miedos humanos Quisiera que bajes y seques mi llanto. Ya sabías de mi andar, y también de tu final Sabias que el gallo que canta tres veces Sería mi lanza que te abre el costado. Perdóname Señor Jesús, hoy quiero conservar tu luz Perdóname Señor Jesús, hoy quiero cargar con tu cruz. Y estoy lejos de tus pies, en la tarde de mi Rey Me escondo entre gente que insulta y te odia Comieron tus panes, y olvidan tu gloria. Y no puedo levantar, ya mi espada sin pensar Que quieres que todo se cumpla en su nombre Mostraste su rostro arriba del monte. Y María no se va, será siempre tu Mama Te pierde en secreto y te ama en lo eterno Un hombre que muere por el mundo entero. Tanto me amas, y nunca sabré por qué Si soy débil y no te alcanzo a comprender Si me duermo en el Huerto de tu Fe En la noche que te voy a perder. ¿Quién te envía y por qué solo confiás? ¿Quién te pide tu fracaso y soledad? Si ya curaste y nos diste de comer Rey de mi vida, ¿cuánto más vas a entregar? Ya te cuesta respirar y miras a tu Papa Y entregas de nuevo, tu vida en sus manos Perdona mis faltas, no mueras Hermano. 24 — PASCUA J

VEN

«EL QUE MUERE POR MI»

l

97

Todo empezó en una cruz, donde un hombre murió y un Dios se entregó. Silenciosa la muerte llegó, extinguiendo la luz que en un grito se ahogó. Viendo su faz de dolor, Una madre lloró y su amigo calló. Pero siendo una entrega de amor, su camino siguió y en algún otro lado una luz se encendió Siendo hombre, amigo, esclavo y maestro, siendo carga pesada, profesor y aprendiz, entregó hasta su cuerpo en el pan y la vid. Desde entonces lo he visto caminar a mi lado. A ese Dios que se humilla y muere por mi. Es la barca en mi playa, el ruido del silencio que se acerca a su Hijo y me abraza feliz, que se acerca a su Hijo y me abraza feliz. Viendo un humilde calvario, con rostro cansado soporta la cruz, y al verme rezando a sus pies, se olvida de Él, me toma en sus brazos y me acoge otra vez. Siendo fuego, paloma, el agua y el viento, siendo niño inocente, un Padre y pastor, hoy acepta mi ofrenda, es mi vida Señor. Desde entonces lo he visto caminar a mi lado. A ese Dios que se humilla y muere por mi. Es la barca en mi playa, el ruido del silencio que se acerca a su Hijo y me abraza feliz, que se acerca a su Hijo y me abraza feliz. Y si ahora yo acepto esa cruz es por esa persona, ese Dios, es por Cristo Jesús.

«SALMO 115»

l

98

¿Cómo te pagaremos todo el bien que nos hiciste? Nuestro Dios es compasivo, está lleno de ternura. Él cuida de los pequeños, libró mi vida de la muerte. Qué le daré a mi Señor por todo el bien que me hizo. Voy a cumplir mi promesa en la presencia de su pueblo. Alzaré el cáliz que da vida e invocaré su nombre. Voy a cumplir mi promesa en la presencia de su pueblo.


cancionero «SALMO EXODO 15»

l

99

Cantemos al Señor, sublime es Su victoria. Cantaré al Señor que se ha cubierto de Gloria. Hundió en el mar a los jinetes y sus caballos, el Señor es mi fuerza y protección, Él fue mi salvación. El Señor es mi Dios y yo lo glorifico. Es el Dios de mi Padre y yo proclamo su grandeza. El Señor es un guerrero, su nombre es el Señor. Tu mano Señor se mostró admirable por su fuerza, Tú llevaste a tu pueblo y la plantaste en la montaña de tu herencia, en el lugar donde pusiste tu morada.

«SALMO 139»

l

100

Conoces Señor mi corazón, y llévame por el camino eterno. Señor tú me sondeas y me conoces, Tú sabes si me siento o me levanto. De lejos percibes lo que siento, te son familiares todos mis pasos. Me rodeas por detrás y por delante, tienes puesta sobre mí tu mano, si habitara en lo profundo del mar, allí me estarías cuidando. Me pensaste desde el seno de mi Madre, te doy gracias porque sos mi creador. Llévame por el camino eterno sondéame y conoce mi interior

«SALMO 117»

l

101

¡Este es el día que hizo el Señor, aleluya, alegrémonos todos en él, aleluya! Que lo diga la familia de Israel: es eterno Su amor. Que lo diga la familia de Aarón: es eterno Su amor. Que lo repitan los fieles del Señor: es eterno Su amor. En el peligro invoqué al Señor, Él me escuchó y me salvó. El Señor está conmigo, nada temo, quien podrá contra mí. El Señor está conmigo y me socorre. Triunfaré del enemigo. La piedra que rechazaron los arquitectos, ahora es la principal. Esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos. Este es el día que hizo el Señor, alegrémonos en Él.

«SALMO 22»

l

102

Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has abandonado? Los que me ven, se burlan de mí, Hacen una mueca y mueven la cabeza, «Confió en el Señor, que él lo libre; que lo salve, si lo quiere tanto». Me rodea una jauría de perros, Me asalta una banda de malhechores; Taladran mis manos y mis pies. Yo puedo contar todos mis huesos. Se reparten entre sí mi ropa y sortean entre sí mi túnica. Pero tú, Señor, no te quedes lejos; Tú que eres mi fuerza, ven pronto a socorrerme. Yo anunciaré tu Nombre a mis hermanos, Te alabaré en medio de la asamblea: «Alábenlo, los que temen al Señor; glorifíquenlo, descendientes de Jacob».

«GLORIA»

l

103

Gloria a Dios en el cielo y en la Tierra Paz a los hombres Gloria a vos Padre Nuestro poder y amor, Que hiciste de la nada la creación, Y por salvar al mundo de sus pecados, Enviaste desde el cielo a tu Hijo amado. Gloria a vos Jesucristo Dios hecho hombre, Que llevas en tu carne nuestros dolores, Que venciste a la muerte crucificado, Y reinas junto al Padre resucitado. Gloria a vos Santo Espíritu viento y fuego, Que hiciste de los pueblos un solo pueblo, Que animas a la Iglesia con tu aliento, Para que anuncie al mundo el Evangelio. PASCUA J

VEN — 25


cancionero «SALMO 103»

l

104

Señor, envía Tu Espíritu, Y renueva, toda la tierra.

Esta noche el pecado, lo redimiste, Se lava nuestra culpa, se alegra el triste. Ay qué noche más linda, hoy todo el cielo, Se junta con la tierra, y se hace nuestro.

Bendice alma mía al Señor, Dios mío que grande eres, Te vistes de esplendor y majestad, Y te envuelves con el manto de la luz. Afirmaste la tierra a sus cimientos, La cubriste con el manto del océano. Aparecieron las montañas y los valles, Cada cual en el lugar que le asignaste. Señor tu Gloria es eterna, Yo quiero cantarte mientras viva, ojalá que Tu escuches mi canto, bendice, alma mía, al Señor.

«TRIUNFO DE LA VIDA»

l

105

Que se alegre la tierra, por tanta luz, con que la ilumina, el Rey Jesús. Y que se sienta libre, de las tinieblas, que cubrirán el mundo, sembrando penas. Este es el triunfo lindo, muerte vencida, Triunfo de Dios y el hombre, triunfó la vida. Que se alegre la iglesia, que es nuestra madre. Hoy que esta revestida, de luz brillante, y que se escuche fuerte, en este templo, cantos y aclamaciones, de nuestro pueblo. Es justo y necesario, hoy aclamamos, con nuestros corazones, con nuestro canto. Al padre poderoso, Dios que no vemos, y a Su hijo Jesucristo, el Señor nuestro. El pago por nosotros, al Padre eterno. Todo lo que los hombres, a Dios debemos. Y al derramar Su sangre, ha cancelado, la deuda provocada por el pecado. Esta noche libraste, a nuestros padres, de la opresión de Egipto, cruzando mares. Esta noche alumbraste, con luz de fuego, toda la oscuridad del pecado nuestro.

VEN

«CONOZCO TU CORAZON»

l

106

Estoy a la puerta de tu corazón, llamando todo el tiempo, si escuchas mi voz y me abres tu puerta entrare y cenare contigo. (bis). Porque yo, Conozco tu corazón, conozco tu realidad, se todo de ti, vengo a saciar tu necesidad. (bis)

Que los ángeles canten con alegría, Que se escuche en el cielo, su melodía. Porque hoy ha triunfado, Rey poderoso, que suenen las trompetas llenas de gozo.

26 — PASCUA J

Hoy Tu gracia nos quita nuestros pecados, hoy nos une Tu amor a todos los santos. Cuanto que nos queres, cuantos beneficios, Qué grande es Tu ternura, y Tu cariño.

Porque te amo, porque te amé y te amare con todas mis fuerzas. (bis) Conozco tu corazón, conozco tu realidad, sé todo de ti y en nadie más puedo ser feliz, Sólo en ti.

«ESTATE»

l

107

Estate, Señor, conmigo siempre, sin jamás partirte, y cuando decidas irte, llévame, Señor, contigo. Porque el pensar que Te irás me causa un terrible miedo de si yo sin Ti me quedo, de si Tú sin mí te vas. Llévame en Tu compañía, donde Tú vayas, Jesús, porque bien sé que eres Tú la vida del alma mía. Si Tú vida no me das, yo sé que vivir no puedo, ni si yo sin Ti me quedo, ni si Tú sin mí te vas. Por eso, más que a la muerte, temo, Señor, Tu partida, y quiero perder la vida mil veces más que perderte. Pues la inmortal que Tú das yo sé que alcanzar no puedo cuando yo sin Ti me quedo, cuando Tú sin mí te vas, Señor.


cancionero «JESUS, MI ALEGRIA»

l

108

Oh Jesús de dulcísima memoria que nos das la alegría verdadera, más que miel y que toda otra cosa nos infunde dulzura tu presencia.

Vine adorarte Vine a postrarme Vine a decir que eres mi Dios. Solo tú eres grande Solo tú eres digno Eres asombroso para mí. Tú eres el rey Grandemente exaltado Glorioso por siempre Señor.

No habrá lengua que pueda expresarlo ni palabra que pueda traducirlo pues tan sólo el que lo ha experimentado es capaz de saber lo que es amarlo.

Con dolor carga nuestros pecados, siendo rey se vuelve esclavo fuego de amor poderoso salvador, humilde, fiel, silencioso. Amor que abre sus brazos de acogida quiero hablar del camino hacia la vida corazón paciente amor ardiente quiero hablar de aquel que vence la muerte. Quiero hablar de un amor generoso que hace y calla amor a todos búscandonos todo el tiempo esperando la respuesta al encuentro. Quiero hablar de un amor diferente misterioso inclaudicable amor que vence en la cruz, quiero hablar del corazón de Jesús.

110

Mi corazón adora tu hermosura Esperanza de mi vida eres tú

En Jesús, se confía el que sufre, qué piadoso Te muestras al que ruega, qué bondad en Ti encuentra el que Te busca, qué dichoso será el que te encuentra.

Quiero hablar de un amor infinito que se vuelve niño, frágil amor de hombre humillado quiero hablar de un amor apasionado.

l

Tú eres la luz Que brillo en las tinieblas Abrió mis ojos pude ver.

No habrá canto más suave al oído ni que grato resulte al escucharlo, ni tan dulce para ser recordado como Tú, oh Jesús el Hijo amado.

«CANCION AL CORAZON DE JESUS»

«VINE A ALABARTE»

Al mundo que creaste humilde viviste Y pobre te hiciste por Amor

l

109

«LAGRIMAS DE VIDA»

l

111

Cuando el corazón te duela, siempre ve. Si no tenés más sueños, siempre ve. Descansa en Mis brazos, en ti no hay fracaso Yo creo en tu vida, te soñé. Si tu Historia te pesa, siempre ve. Si oscureció el camino, siempre ve Todo un plan amado, contigo de mi mano. Descubramos juntos, para qué. Lágrimas de vida, brotan de Tus heridas, Que acaricio para poderte sanar. Ya no te me escondas, que mi amor salió a tu sombra, solo busca amarte en tu fragilidad. No me tengas miedo, que lo único que quiero, es saciar lo más profundo de tu ser! Cuando no haya esperanza, siempre ve. Si no encontrás sentido, siempre ve. Dos brazos clavados que se han regalado, derramando un nuevo amanecer. Cuando abunde la tristeza, siempre ve. Si no tenés más fuerzas, siempre ve. Yo soy tu refugio, te cargo y te busco. Hijo mío, te consolaré.

PASCUA J

VEN — 27


día jueves am

Evangelio Jn 8, 1-11 "Jesús se fue al monte de los Olivos. Por la mañana temprano regreso al templo, y toda la gente se reunió alrededor de Él. Jesús se sentó y les enseñaba. En esto, los maestros de la ley y los fariseos se presentaron con una mujer que había sido sorprendida en adulterio. La pusieron en medio de todos y preguntaron a Jesús: - Maestro, esta mujer ha sido sorprendida cometiendo adulterio. En la ley de Moisés se manda que tales mujeres deben morir apedreadas. ¿Tú qué dices? La pregunta iba con mala intención, pues querían encontrar un motivo para acusarlo. Jesús se agacho y se puso a escribir con el dedo en la tierra. Como ellos insistían en preguntarle, Jesús se levanto y les dijo: - Aquel de ustedes que no tenga pecado, que le tire la primera piedra. Después se agacho de nuevo y siguió escribiendo en la tierra. Al oír esto se fueron unos tras otro, comenzando por los más viejos, y dejaron solo a Jesús con la mujer, que continuaba allí frente a Él. Jesús se levanto y le pregunto: - ¿Donde están? ¿Ninguno de ellos se ha atrevido a condenarte? Ella le contesto: - Ninguno, Señor. Entonces Jesús añadió:

- Tampoco yo te condeno. Puedes irte, pero «no vuelvas a pecar».

28 — PASCUA J

VEN


día jueves am

"Nos hiciste Señor para Ti y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Ti" (San Agustín) DESIERTO JUEVES A LA MAÑANA ¡Arrancó no más! Ya podemos decir que, juntos, estamos compartiendo esta Pascua Joven. ¿Hace falta presentarme? creo que Valen y Delfi ya lo hicieron, pero capaz hay algo que no sabes: vos y yo, a partir de ahora, ¡vamos a ser uno sólo! Increíble ¿no? Todo lo que vos puedas sacar de mí y yo de ti, quedara entre nosotros, para siempre. Ante todo quiero decirte que sos especial, sí VOS sos especial. Nadie va a poder vivir esta Pascua de la misma forma en que vos lo vas a hacer. Si hoy no te encontrabas acá compartiendo conmigo, nadie más EN EL MUNDO iba a ocupar tu lugar. Acordate de eso, vos sos único e irremplazable, por lo tanto, quiero proponerte un desafío, ¿te animás? Quiero que juntos moldeemos esta Pascua a tu manera, que le agregues TU ingrediente secreto para poder exprimirla al máximo. Que lindo evangelio, seguramente habrá sido complicado para Jesús afrontar el desafío que le pusieron, probablemente sintió curiosidad o miedo antes de reaccionar, pero a pesar de ello decidió escuchar qué le decía el corazón y afrontar la situación. Tranquilo, con el correr de los días vamos a ir entendiéndolo mejor, te lo aseguro. Presentación en el grupo, listo, conocer a tus coordinadores, listo. Qué mejor momento que ahora, para que arranquemos con el desierto. Te voy a pedir que te tomes un tiempito, si estas en algún lugar con muchas distracciones alejate, busca ese espacio que te ayude a estar tranquilo y concentrado. ¿Lo encontraste? El colegio es grande y es todo para nosotros, tomate tú tiempo. ¡Ahora sí! seguime, EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL HIJO, Y DEL ESPÍRITU SANTO. Amén. Contame de tu vida, todo de ella, desde que te levantas hasta que te acostas. Estudios, deportes, trabajos, familia, amigos, risas, llantos, esos momentos de tu vida que te hayan marcado. Acordate que me encanta escuchar asi que no seas tímido y hablame con confianza, pieza fundamental para que podamos ser uno. Al tiempo no le gusta que no lo invitemos a las charlas, hagamosle el espacio. Habrás revivido muchos picos de tu vida, tanto altos como bajos. Lo que vamos a hacer con ellos es lo siguiente. Al final del desierto, hay un esquema que vendría a ser un «electrocardiograma» moldeado a

PASCUA J

VEN — 29


día jueves am

nuestra manera. La línea intermedia nos ayuda a orientarnos en el tiempo de nuestra vida, para poder ubicar los distintos momentos de una forma un poco más organizada. Hacia arriba, vas a dibujar los picos que te hayan dejado algo lindo, esos momentos de euforia y alegría, que la hayas pasado muy bien. Y hacia abajo, aquellos momentos de dolor, en los que sentiste que las cosas no estaban saliendo muy bien. Tomate tu tiempo. Hasta el mejor de los jinetes teniendo el caballo más manso del mundo lo primero que aprende es a caerse, para luego poder domar al más mañero. En nuestra vida es igual, de a poco vamos sintiendo esas caídas para luego comprender que estas son para dejarnos una enseñanza. Miremos juntos nuevamente tu electrocardiograma. No importa, que tamaño tengan los picos, de qué color sean, cuantos altos o bajos tenés o cuantos no, lo único que vale es que ese ritmo se mueve, en otras palabras, ¡que estás vivo! Esa vida es tuya, y de nadie más, con tantos altibajos, saltos o piruetas, eso que dibujaste, es lo que te ayuda a ir conociéndote lentamente, querelo es parte tuya. No te olvides que el barco siempre está más seguro en el puerto, pero este no fue hecho para eso, por lo tanto navega aguas abiertas, sin miedo a las distintas corrientes, conoce, experimenta, viví.

30 — PASCUA J

VEN


día jueves am

PASCUA J

VEN — 31


día jueves am

Reflexión en grupos: Jueves a la mañana. Todos venimos de distintos lugares, con diferentes experiencias e historias de vida que nos marcan y forjan la persona que somos. Hoy Jesús nos une a todos en este grupo y nos invita a conocernos, a abrir nuestro corazón. Somos todos diferentes por todas estas cosas que fuimos compartiendo, sin embargo todos tenemos el mismo valor, somos muy valiosos a los ojos de Dios. El electrocardiograma que hiciste representa una síntesis de todo lo que viviste hasta el día de hoy. Esos picos representan tus altos y bajos en este camino, momentos buenos y quizá no tan buenos. Los hechos que escribiste son parte de tu historia y como dijimos son lo que te hacen ser la persona que hoy sos. Con tu vida tal cual la representaste, hoy Jesús te invita a ponerla en sus manos, aceptando tu realidad y lo que sos. Él no necesita que seas perfecto para acercarte, sino que te acepta tal cual llegaste a Pascua. Él ya te está buscando, depende de vos abrirle la puerta de tu corazón.

32 — PASCUA J

VEN


día jueves pm

DESIERTO JUEVES A LA TARDE Antes de empezar este rato de desierto y oración, te invito a ponerte en presencia de Dios: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén Hoy a la mañana estuviste pensando sobre tu vida, con sus altos y bajos, sus diferentes momentos, sus alegrías y tristezas. Ahora, en este rato de reflexión, te invito a volver a mirar para atrás, pero esta vez tratando de enfocar tu mirada en la presencia de Dios a lo largo de tu vida. ¡No tengas miedo! Puede parecer difícil, porque a veces Dios no se manifiesta de una forma tan clara como lo puede hacer una persona de carne y hueso. Pero te aseguro de que si empezamos a fijarnos, nos damos cuenta de que Dios está más cerca de lo que podría parecer. Antes de empezar a pensar en tu camino de fe, es importante que entiendas que no hay una "fórmula" o receta de cómo debería ser tu relación con Dios. Como viste hoy en la reunión de la mañana, todos somos distintos, tenemos diferentes historias de vida, y esto no nos hace ni mejores ni peores que los demás. Lo mismo pasa con nuestro camino de fe, porque éste no está separado de nuestra vida, de nuestro "electrocardiograma", sino que todo lo contrario. Entonces este desierto no es para ver si tenés la fe "ideal", sino para que de a poco puedas empezar a reconocer las huellas de Dios en tu vida. Hay una lectura del Antiguo Testamento que nos puede ayudar a entender mejor esta forma tan sutil en la que Dios se nos hace presente: El profeta Elías estaba en una gruta. El Señor le dijo: "Sal y quédate de pie en la montaña, delante del Señor". Y en ese momento el Señor pasaba. Sopló un viento huracanado que partía las montañas y resquebrajaba las rocas delante del Señor. Pero el Señor no estaba en el viento. Después del viento, hubo un terremoto. Pero el Señor no estaba en el terremoto. Después del terremoto, se encendió un fuego. Pero el Señor no estaba en el fuego. Después del fuego, se oyó el rumor de una brisa suave. Al oírla, Elías se cubrió el rostro con su manto, salió y se quedó de pie a la entrada de la gruta. (Reyes 19, 11-13) En esta lectura podemos ver que Dios es como una brisa suave. Pensá en una brisa suave en el medio del verano… Muchas veces puede resultar imperceptible, especialmente en comparación con los "terremotos" o "vientos fuertes" que pueden aparecer en nuestra vida y que nos llaman tanto la atención. Pero si miramos más allá, como Elías, podemos ver que detrás de todo esto siempre se encuentra Dios pasando. Solo es cuestión de afinar el oído y prestar atención al rumor de su brisa. Dios elije ser así para respetar nuestra libertad. Él no quiere imponerse, sino que se queda esperando a que nosotros nos acerquemos. Teniendo esta imagen presente, tomate un rato para pensar en qué momentos de tu vida podés reconocer que "el Señor pasaba". Si podés, andá anotando lo que vas pensando:

Vayamos de atrás para adelante… ¿Cómo fue tu primer encuentro con Dios? ¿A través de tus papás, de algún amigo, de algún maestro? Seguramente con el tiempo fuiste aprendiendo cada vez más sobre Él. ¿Qué descubriste? ¿Qué personas o situaciones te ayudaron a conocerlo cada vez más?

Jesús nos dejó un gran regalo cuando estuvo entre nosotros: los sacramentos. Estos son muy valiosos porque a través de ellos Dios se hace presente de una manera especial.Un ejemplo muy claro es la PASCUA J

VEN — 33


día jueves pm Eucaristía, donde Jesús está presente en algo tan simple como un poco de pan y vino.¿Tuviste la oportunidad de recibir algún sacramento? ¿Bautismo, comunión, reconciliación...? ¿Te acordás cómo te sentiste el día que los recibiste?

Muchas veces nos da fiaca ir a misa o ir a confesarnos, porque nos olvidamos que esos son lugares de encuentro con Dios. ¿Sos consciente de este regalo que nos dejó Jesús?

Además de los sacramentos, hay muchas otras maneras en las que Dios se nos acerca de una forma especial. Cada uno de nosotros, según su personalidad, gustos y talentos, puede reconocer a Dios más en algunos lugares que en otros. Él se nos acerca de distintas maneras: personas, vínculos, paisajes, libros, gestos, charlas… ¿Cuáles son las situaciones de tu vida donde vos te sentís más cerca de Dios? Tratá de pensar en hechos concretos: ¿Te acordás de alguna charla profunda con algún amigo que haya sido especial?... O capaz escuchaste algún sermón de un sacerdote que te movilizó… ¿Te pasó alguna vez de ver un atardecer y decir "Dios existe"? Si te sirve, tratá de imaginarte estos momentos y de "revivirlos". Tomate tu tiempo, porque en estos hechos "simples" es donde a veces más nos cuesta ver a Dios, aunque en el fondo es ahí donde es más lindo encontrarlo.

Es muy normal que a lo largo de nuestra vida vivamos momentos de más incertidumbre, donde sentimos que Dios está lejos. Hasta los grandes santos pasaron por momentos de "aridez", donde les costaba ver a Dios. Así como muchas veces tenemos altibajos en nuestra relación con nuestra familia, amigos, o cualquier otra persona, lo mismo pasa con nuestra relación con Dios. ¿Cuáles fueron los momentos de tu vida donde más te costó mantener tu fe? ¿Por qué crees que pasó eso? A veces nos cuesta más acercarnos a Dios en los momentos difíciles de nuestra vida. O a veces solo acudimos a él en estos momentos y después cuando las cosas mejoran nos olvidamos. ¡Qué bueno sería poder perseverar con él tanto en las buenas como en las malas!

Y últimamente, ¿cómo está tu fe? ¿En qué aspectos crees que podés crecer un poquito más? Nuestra fe nunca llega a un "tope", siempre se puede dar un paso más. Tal vez en la oración, o en el amor y servicio hacia los demás…

Una de las formas más lindas de reconocer la presencia de Dios en nuestras vidas es siendo agradecidos. Si lo pensamos, todo lo que tenemos es un don del Padre. Dios se hace presente dándonos un presente, un regalo. Nuestra familia y amigos, nuestra vida, nuestros talentos,la creación entera nos muestra el amor que Dios nos tiene. Si querés, para cerrar este desierto, tomate un ratito para agradecerle a Dios por todas estas cosas que fuiste pensando. Pedile a la Virgen María que te ayude a reconocer siempre la presencia de su hijo Jesús en nuestras vidas.

34 — PASCUA J

VEN


día jueves pm

CUENTO HUELLAS EN LA ARENA Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida. Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor. Cuando la última escena pasó delante nuestro, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena. Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso real-mente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tu me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porque Tu me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba". Entonces, Él, clavando en mi su mirada de amor me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde te cargué en mis brazos".

Reflexión jueves a la tarde Dios está siempre con nosotros, aún en los momentos en que sentimos que estamos solos. Él nos llama por nuestro nombre, y está dispuesto a cargarnos como en el cuento. Es verdad que nos pasan cosas buenas y malas, también hay veces que nos sentimos más cerca de Dios y otras, más alejados, pero como vimos en el cuento Él siempre está dispuesto a acompañarnos. Depende de nosotros abrir nuestro corazón e ir a su encuentro, estando perceptivos a sus gestos de amor, pidiendo la gracia de poder descubrirlo presente en nuestra vida. Aunque estemos cerca de Dios nos pueden suceder momentos difíciles de superar, el desafío es hacerlo presente también en esas circunstancias. La vida y la fe no son dos caminos separados, ya que Dios nos invita a vivir nuestra vida de la mano de Él.

PASCUA J

VEN — 35


día jueves pm

CELEBRACIONES DEL TRIDUO PASCUAL l

l

l

36 — PASCUA J

VEN


día viernes am

"Yo tampoco te condeno" DESIERTO VIERNES A LA MAÑANA Si estás leyendo este desierto, puede que hayas ido o no a besar la cruz. No importa. Lo importante es que estás acá, a punto de encontrarte con Jesús. Y creeme, si abrís tu corazón y dejas que Él entre, no vas a salir igual después de este encuentro… Acomodate en el espacio, ponete cómodo. Respira profundo. Endereza los hombros y espalda. Seguí respirando profundo, inhala por la nariz y que el aire llegue a tu panza inflándola lo más que puedas. Ahora larga el aire. Cuando te diga, cerra los ojos y concéntrate en escuchar todos y cada uno de los ruidos a tu alrededor. El coro, la gente moviéndose, alguno que otro charlando, los pájaros, el viento que hace mover las hojas de los árboles… ¿Qué más escuchas? Y no los abras hasta que no sientas tu cuerpo relajado y tu mente lo más despejada posible. Ahora podemos empezar. Cerralos unos minutitos. Bueno, tampoco para tanto, no te me duermas que esto recién empieza. Primero lo primero, nos vamos a poner en presencia de Dios: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Hoy es Viernes Santo, día en que Jesús muere en la Cruz por nosotros. Esa Cruz, que es más que dos maderos juntos. Con ella carga todos nuestros pecados, nuestro sufrimiento, nuestros dolores. Todos tenemos algún dolor que cargamos día a día. Esas cosas que pesan, que te cuestan, te duelen, te hacen querer bajar los brazos, te hacen repensar tu fe, te hacen sentir que no podes más y queres largar todo. Dolores que te hacen enojarte con Dios y la vida y no entendes porqué pasan… porqué te pasan a vos. Todos tenemos una cruz con la que cargamos día a día, minuto a minuto y con la que tenemos que cargar en nuestras espaldas.

%

CORTAR

"INTENCIONES" Escribí tus intenciones y ofréceselas a Jesús en este día. Corta y Pone este papelito en la urna antes o después de ir a besar la cruz.

PASCUA J

VEN — 37


día viernes am Animate a pensar qué cosas te duelen hoy. Esas cosas con las que te gustaría no tener que enfrentarte más. Esas cosas que a veces te gustaría que por arte de magia desaparecieran de tu vida. Dedicate un tiempito a pensarlo y rezarlo. ¿Sabías qué? No sos el único que carga con su cruz. Hoy vivimos en un mundo en que es muy fácil disimular la tristeza, y aparentar alegría. Pensa en Facebook, Twitter, Instagram. A veces las fotos y comentarios que vemos de la gente, de nuestros familiares y amigos nos hacen creer que esas personas tienen la vida resuelta. Que no tienen problemas, y que son inmensamente felices. Tal vez lo sean, y eso es buenísimo. Pero, alguna vez te preguntaste, si ese amigo con el que no hablas tanto, o esa persona que seguís en Instagram, tiene algún dolor con el que carga todos los días. Sería más fácil si en vez de tantos hashtags (#), sus fotos dijeran: - Marcos sufre la separación secreta pero ruidosa de sus papás y nadie lo sabe. - Martu lucha con problemas de salud por su mirada distorsionada de su cuerpo. - Magda intuye que su hermano menor está enfermo, pero no se anima a preguntar. - Pedrito vuelve del colegio todos los días llorando a casa de su abuela porque le hacen bullying. - Juan no sabe cómo hacer para pedir ayuda para frenar su adicción que lo está alejando de sus seres queridos. Es importante reconocer qué cosas nos hacen mal, incluso llorar si es necesario y descargarse con alguien también. Pero por sobre todas las cosas, Jesús nos invita a amar sin condiciones, y eso significa también salir al encuentro del otro y acompañarlo en su dolor. ¿Qué persona crees que está sufriendo hoy y se siente sola? ¿Quién es ese al cual acompañaste en su dolor pero que hace un tiempo no sabes cómo está? ¿Se te ocurren nombres? Seguramente más de uno… Vos sabes lo que puede doler cargar con la propia cruz, y sabes que a todos nos gustaría ser acompañados. Así como Jesús tuvo a Simón de Cirene que lo ayudó a cargar su cruz, vos, ¿a quién podes acompañar en estos momentos? Cuando no hay mucho para hacer por el otro, el mejor regalo que se le puede dar, es rezar por él y por su situación. Pensa en su nombre y escribilo al final de la hoja, en el talón donde dice "Intenciones". Si te fijas bien, es un talón para que escribas el nombre de todas las personas a las cuales queres acompañar en la oración. También podes anotar tu nombre, e incluso alguna situación que no te deja tranquilo y te está haciendo sufrir. La idea es que recortes con cuidado el talón y lo lleves a la urna de intenciones.

%

CORTAR

"INTENCIONES" Escribí tus intenciones y ofréceselas a Jesús en este día. Corta y Pone este papelito en la urna antes o después de ir a besar la cruz.

38— PASCUA J

VEN


día viernes am Te preguntarás porqué besamos y adoramos la cruz que mató a Jesús. A nuestro Maestro, a nuestro Señor, a nuestro guía y a nuestro amigo… Te preguntarás porqué nos

alegramos los cristianos al saber que Jesús tuvo que morir por nosotros para después resucitar y salvarnos… Incluso cuando su muerte significó soportar intensos dolores físicos y toda la agonía de la soledad, de la traición y de la humillación.

La cruz, con sus dos maderos, nos enseña quiénes somos y cuál es nuestra dignidad: El madero horizontal nos muestra el sentido de nuestro caminar, al que Jesucristo se ha unido haciéndose igual a nosotros en todo, excepto en el pecado. ¡Somos hermanos del Señor Jesús, hijos de un mismo Padre en el Espíritu! El madero que soportó los brazos abiertos del Señor nos enseña a amar a nuestros hermanos como a nosotros mismos. Y el madero vertical nos enseña cuál es nuestro destino eterno. No tenemos morada acá en la tierra, caminamos hacia la vida eterna. Todos tenemos un mismo origen: la Trinidad que nos ha creado por amor. Y un destino común: el cielo, la vida eterna. La cruz nos enseña cuál es nuestra real identidad.

Si fuiste a besar la cruz, te invito que reces agradeciéndole a Jesús por cargar nuestros dolores y morir por nosotros. Que le pidas para que te ayude a cargar tu cruz, y a ayudar a cargar con la de otros. Si todavía no fuiste, recorda que besarlo en la Cruz, es signo de amor. Signo de que lo acompañamos en su dolor. Incluso sin entender porqué tanto sufrimiento, acompañémoslo. Así como María y los apóstoles, que lo estuvieron con en el camino a la Cruz, sin comprender porqué lo hacía, pero con mucha Fe se mantuvieron a su lado.

"La cruz es el recuerdo de tanto amor del Padre hacia nosotros y del amor mayor de Cristo, quien dio la vida por sus amigos." (Jn 15, 13) "Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que todo el que crea en Él no perezca sino que tenga vida eterna". (Jn 3, 16) Francisco, audiencia del miércoles Santo 16-abril-2014 Jesús alcanza la completa humillación con la "muerte de cruz". Se trata de la peor muerte, la que se reservaba a los esclavos y a los delincuentes. Jesús era considerado un profeta, pero muere como un delincuente. Contemplando a Jesús en su pasión, vemos como en un espejo los sufrimientos de la humanidad y encontramos la respuesta divina al misterio del mal, del dolor, de la muerte. Muchas veces sentimos horror por el mal y el dolor que nos rodea y nos preguntamos: "¿Por qué Dios lo permite?". Es una profunda herida para nosotros ver el sufrimiento y la muerte, especialmente de los inocentes. Cuando vemos sufrir a los niños se nos hace una herida en el corazón: es el misterio del mal. Y Jesús carga sobre sí todo este mal, todo este sufrimiento. Esta semana nos hará bien a todos nosotros mirar el crucifijo, besar las llagas de Jesús, besarlas en el crucifijo. Él cargó sobre sí todo el sufrimiento humano, se revistió con este sufrimiento." Nosotros esperamos que Dios en su omnipotencia derrote la injusticia, el mal, el pecado y el sufrimiento con una victoria divina triunfante. Dios, en cambio, nos muestra una victoria humilde que humanamente parece un fracaso. Podemos decir que Dios vence en el fracaso. El Hijo de Dios, en efecto, se ve en la cruz como un hombre derrotado: sufre, es traicionado, es insultado y, por último, muere. Pero Jesús permite que el mal se ensañe con Él y lo carga sobre sí para vencerlo. Su pasión no es un accidente; su muerte -esa muerte- estaba "escrita". En verdad, no encontramos muchas explicaciones. Se trata de un misterio desconcertante, el misterio de la gran humildad de

Dios: "Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito" (Jn 3, 16). Esta semana pensemos mucho en el dolor de Jesús y digamos a nosotros mismos: esto es por mí. Incluso si yo hubiese sido la única persona en el mu n d o , É l l o h a b r í a hecho. Lo hizo por mí. Besemos el crucifijo y digamos: por mí, gracias Jesús, por mí. Jesús, que eligió pasar por esta senda, nos llama a seguirlo por su mismo camino de humillación. Cuando en ciertos momentos de la vida no encontramos algún camino de salida para nuestras dificultades, cuando precipitamos en la oscuridad más densa, es el momento de nuestra humillación y despojo total, la hora en la que experimentamos que somos frágiles y pecadores. Es precisamente entonces, en ese momento, que no debemos ocultar nuestro fracaso, sino abrirnos confiados a la esperanza en Dios, como hizo Jesús. Queridos hermanos y hermanas, en esta semana nos hará bien tomar el crucifijo en la mano y besarlo mucho, mucho, y decir: gracias Jesús, gracias Señor. Que así sea. PASCUA J

VEN — 39


día viernes am

EXAMEN DE CONCIENCIA Estas son algunas preguntas como guía, para que revises en tu interior todas tus faltas de amor (al fin y al cabo, un pecado significa un acto hecho sin amor). Es un instrumento muy útil para acercarse a recibir el sacramento de la reconciliación. Seguro va a costar porque muchas veces no nos gusta admitir nuestros errores. Pero al hacerlo, podemos conocernos a nosotros mismos y crecer en nuestra relación con Dios. Nadie conoce mejor tu corazón que Él, asique animate a hablarle poniéndote en su presencia… ¿Estudiás y trabajás porque te obligan o porque queres

Tu familia: ¿Amas a tus padres y hermanos? ¿Colaborás en tu familia para que haya paz, amor y buenas relaciones? ¿Te ponés en el lugar de tus papás para comprenderlos? ¿Sos responsable con tus obligaciones (estudio, tareas, horarios, etc) para con ellos? ¿Sos obediente a tus papás y respetás a los mayores?

formarte? ¿Estudiás solamente al final para los exámenes, para safar, dedicándole mayor tiempo a cosas menos importantes? ¿Valoras a tus profesores, te pones en su lugar para comprenderlo y entenderlo?

Tu tiempo libre

¿Les exigís más de lo que pueden darte (dinero, ropa,

¿te tomás un tiempo para vos, para descansar, un rato

caprichos) ?

libre?

¿Cuándo intentan hablar con vos les contestás bien, los ignorás?

¿Anteponés la diversión a tu obligación?

¿Y a tus hermanos? ¿Los tratás bien? ¿Sos paciente

preguntarte si las necesitás o te conviene?

para comprenderlos? ¿Odiás, envidiás a tus hermanos? ¿Te comparás con ellos? ¿Pones malas caras en tu casa, estas siempre de mal

¿Te dejás llevar por la publicidad, la moda, sin

Vos: ¿Sos amable, cercano, sensible y alegre con los que te rodean? ¿O sos soberbio y egoísta? ¿Te sentís

humor?

superior a los demás?

¿Los tratás como te gustaría que te trataran a vos

¿Te sentís separado de alguien por peleas? ¿Perdonás

cuando se equivocan?

cuando te sentís ofendido, o sos rencoroso? ¿Sabes pedir perdón?

Tus amigos/as:

¿Sos humilde para pedir ayuda a tus amigos, padres,

¿Amas a tus amigos, sos entregado con ellos?

profesores?

¿Sos generoso o te aprovechás de ellos para tu

¿Te hacés compromisos para cambiar? ¿Cómo vivís tu sexualidad? ¿Te dejás llevar solamente

conveniencia? ¿Los criticás cuando otros los critican? ¿Los defendés cuando otros los acusan de

por los deseos de tu cuerpo y utilizas mal tu

falsedades?

¿Te dejás llevar por los excesos? ¿Buscás ser alguien

¿Te hacés el ciego y el olvidadizo para no

que no sos?

sexualidad?

ayudarlos?¿Te ponés excusas?

¿Te preocupás demasiado por tu apariencia externa?

¿Cumplís con la palabra que das? ¿Los tratás como te gustaría que te trataran a vos

¿La opinión de los demás influyen mucho tus

cuando se equivocan? ¿Los perdonás? ¿Los envidiás cuando tienen algo que vos no tenés?

decisiones? ¿Sos fiel a vos mismo?

Con Dios: ¿Tenés confianza en Él? ¿Hablás con Él de tus cosas? ¿Sos de agradecerle por tu familia, las cosas que

Tu estudio: ¿Agradeces por tu educación? ¿Valorás la posibilidad, el regalo de estudiar 40— PASCUA J

VEN

tenés? ¿Rezas, te tomas un rato para dialogar con Dios


día viernes pm

DESIERTO VIERNES A LA TARDE Primero antes de empezar, acordate de buscar algún lugar cómodo, lejos de tus amigos y de las cosas que te puedan llegar a distraer, ¡pero no tan cómodo para que te quedes dormido! Los días cada vez se hacen más largos y pesados, así que necesito que aproveches este tiempo para reflexionar, pensar y más que nada para rezar. Para esto ofrecemos en sus manos este tiempito poniéndonos en presencia de Dios: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. ¡Empezamos! Estaría bueno que hagas un resumen en tu cabeza de todo lo que fuiste viviendo en el día de hoy. Pensa en algo concreto que te haya gustado mucho, o que simplemente te haya llamado la atención. Te ayudo: La celebración de la cruz, la representación, las palabras del Obispo... volve al desierto del viernes a la mañana, y a esa cruz que tanto te cuesta llevar… ¿Listo? ¡Muy bien! "Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para poder acusarlo. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra. Él inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando por los más viejos; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más." "Ni yo te condeno" ¿Te suenan esas palabras? Recordá la dinámica que acabaste de hacer. Para eso estaría bueno que escribas lo que dijiste con tus propias palabras. "No me condenes por"

Profundicemos un poco más...Veamos un poco lo que es una condena... Tal vez la podemos imaginar cómo aquello que nos ata, y que no nos deja ser libres. Si pensamos un poco más, vemos que hay dos tipos. Vayamos a la primera: Se trata más de las condenas que no elegimos porque nos la impone el otro. Por ahí la escribiste ahí arriba. Por ahí también la pusiste como una de tus cruces. Son más conocidas como las "etiquetas" que tenemos. Por ejemplo, te pueden tener de rugbier, de gordo, de flaca, de fracasado en el colegio, o de inútil, irresponsable en tu casa. ¿De qué te etiquetan? ¿Estás orgulloso de esta etiqueta/condena? ¿Realmente te define y te dice ser quien sos? ¿Cómo te sentís con eso?

Te estarás preguntando qué puedo hacer con esta condena/etiqueta. Y yo te pregunto: ¿Que haría Jesús? Aún siendo acusado como un ladrón, se mantuvo en silencio. No porque tuviera miedo, sino porque Él sabía perfectamente quién era (nada más ni nada menos que Dios) y no hacía falta responder ante tanta mentira. Siguió siendo fiel a sí mismo, a su misión y no se traicionó. Y esta etiqueta ¿Te condiciona? ¿Sos fiel a vos mismo? ¿Buscas ponerte "otra" que tampoco te define o intentas escapar de la opinión de los demás?

PASCUA J

VEN — 41


día viernes pm Tal vez te estén condenando injustamente, como Jesús que fue tomado como un criminal. O por ahí hiciste algo y te estén castigando por eso, como la mujer adultera. Pero en ambos casos vemos algo en común: tanto Jesús, como hasta la misma mujer, son muchísimo más que su etiqueta. ¡Vos sos mucho más que tu etiqueta! ¡Tenes la dignidad de ser Hijo de Dios! Ahora te propongo algo que suele ser muy difícil. Que pongas una lista con todas aquellas cosas buenas que definen tu persona. Aunque seamos valiosos ya por el hecho de existir, Dios nos regaló muchas cosas para compartir y que nos hacen recordar que fuimos hechos para darnos. Por ahí sos una persona que comparte mucha alegría, o que suele prestar un oído a los demás. O tal vez sos humilde o transparente. Te podés preguntar, ¿Qué dones me dio Dios?

Uno no puede compartir a Dios si previamente no lo conoció. Así también pasa con el perdón: no se puede perdonar si antes no tuviste la experiencia de sentirte perdonado. ¿Te acordas de la dinámica? Antes de decirle al otro que no lo condenabas te tuvieron que decir a vos primero que no te condenaban. Y es que cuando uno siente esa caricia del perdón y liberación, inmediatamente quiere compartirla e intenta dejar de condenar, dejando de lado todos los prejuicios que puede llegar a tener de la otra persona. "Jesús no te condena, yo tampoco". ¿A quiénes condeno/etiqueto generalmente? ¿A qué persona de tu día a día tendrías que decirles esas palabras? ¿Por qué no te animás a escribirlas?

Y sí, muchas veces somos nosotros los que nos ponemos a condenar a los demás. Nos creemos jueces, como limpios de todo pecado y con injusticia catalogamos a una persona con una palabra, muchas veces para humillarla y hasta lo hacemos por sus espaldas. Y a veces en la vida nos olvidamos que a los primeros que tenemos que analizar es a nosotros mismos ¡Cuanto más necesitamos de eso y que tan inútil se hace hablar mal de otros! Te invito a que si esta persona se encuentra en el retiro te acerques y le digas un "¡Perdón! ¡Yo no te condeno!" Hablando un poco más de mirarnos a nosotros mismos, e ir dejando un poco de lado nuestras etiquetas, vayamos al otro tipo de condena. Se trata de las condenas que también nos atan y no nos dejan ser nosotros, aunque a veces cuesta mucho darse cuenta. La diferencia está en que es una condena que elegimos nosotros mismos. Fijate lo que Jesús le dice a la mujer al final de todo... ¿No estará exagerando un poco? ¿No pecar más? ¡Si soy humano! ¿Y porque le dice esto? Podemos llegar a ver esto de dos formas: La equivocada, que Jesús le dice esto porque sí, como una orden sin sentido y que solo quiere que cumpla con "no hacer cosas malas y ser buena persona", o de la forma correcta, que es una invitación de alguien que se preocupa verdaderamente del bien de ella y que nace de su amor. Jesús no solo la libera de la condena de los fariseos, sino también (y más importante) la quiere liberar del pecado. ¿Y porque el pecado nos condena? Porque como dije antes, esto nos ata, y nos aleja de la mejor versión que podemos dar de nosotros mismos. Fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, y esto se hace amando con la misma medida que Jesús amó. Cuando nos "traicionamos", cuando hacemos actos que están lejos de amar, que buscan encerrarnos en nosotros mismos y no nos hacen ver al que está al lado, podemos darnos cuenta que, si bien podemos encontrar una felicidad pasajera, terminamos igual o más vacios que antes. 42 — PASCUA J

VEN


día viernes pm Esto no solo nos hace sentir mal, pesados, o angustiados quizás, sino también nos aleja de Dios, y nos perdemos de la oportunidad de estar cerca de Él, que es el Único que puede verdaderamente darnos VIDA. Pero hay una realidad que no se puede ignorar. ¿Que deje de pecar? ¡Me están pidiendo un imposible! Y si, ¡es verdad! Pero tranquilo, ¡hasta los más santos pecaron, y se mandaron hasta de las peores! Es ahí cuando entra la el gran perdón de Jesús: Yo no te condeno. Te doy otra oportunidad para volver a empezar y volver al camino. Te pido que pongas tus pecados y todas aquellas cosas que no te enorgullecen de tu persona para que en mi cruz les de muerte y te transforme. Te regalo mi misericordia, mi perdón. De todos estos actos que no nos enorgullecen. ¿A que le quiero dar muerte hoy en la cruz de Jesús para que las transforme? ¿Qué cosas (que yo elijo) no me dejan dar lo mejor de mí?

Duro ¿no? ¡Cuántos errores tenemos todos! Igual te vuelvo a recordar una cosa importantísima: Jesús no te condena. Él ansía más que nadie a que no vuelvas a caer. Y aunque por ser imperfectos vamos a volver a caer miles de veces, la clave y el gran desafío está en ver que, con su perdón, siempre podemos LEVANTARNOS. Mil veces vamos a caer, pero mil veces Jesús me va a perdonar y a ayudarme a levantarme. Y lo más importante NUNCA me va a condenar. Nada que haga o pueda hacer me condena. Jesús confía más que nadie en que Vos podes dar lo mejor. ¡Para esto dio su Vida, para que lo tomes de ejemplo y la des también! Por ahí escuchaste alguna vez que en su cruz llevaba nuestros pecados... (seguramente te entró por un oído y se te fue por el otro)... Así como vos tenes que cargar con la cruz que pensaste hoy a la mañana, en la cruz de Jesús, en su corazón, está el peso de todas las veces que nos destruimos a nosotros mismos y a los demás. No porque quiere que te sientas culpable, ¡sino porque te Ama! y no hay nada que puedas hacer para que te ame menos. Si, leíste bien. Ahí va de vuelta: NO HAY NADA QUE PUEDAS HACER PARA QUE DIOS TE AME MENOS. Siempre te va a esperar con los brazos abiertos. Porque quiere más que nadie que te salves, que estés cerca de Él. Que te libres de todo eso que no te hace verdaderamente FELIZ. Es así, que nos ofrece cargarlas para dar muerte a todo eso y principalmente, para que resucitemos con Él.

PASCUA J

VEN — 43


día viernes pm

«Él me amó y se entregó por mi» Antes de que te vayas a tu grupo te propongo dos cosas: Primero: que, si todavía no fuiste, vayas a recibir el perdón de Dios en la confesión durante éste retiro ¡Aprovechá éste regalo que todavía estás a tiempo! Yo se que a veces puede ser difícil ir, que tenés tus dudas, tus miedos. Pero te recomiendo mucho que lo hagas. Es una posibilidad única de recibir el perdón de Dios y su gracia. De encontrarte con un Dios que nunca te condena. Segundo: te dejo una imagen y una oración para que aproveches éste tiempo a solas con Jesús, así como la mujer en el Evangelio. La oración la hizo un Santo que cuando tenía tu edad era bastante fiestero, mujeriego y soberbio. Después de años de idas y vueltas pudo encontrar lo que verdaderamente le llenó el alma. Se llamaba Agustín. La imagen/obra la hizo un señor llamado Rembrandt, que tuvo una vida intensa, llena de fama y prestigio pero murió pobre y abandonado. Meses antes de fallecer, se dice que se pintó a él mismo en esta obra que nos hace recordar la escena del Hijo prodigo. Lo más interesante es que tanto Rembrandt como San Agustín buscaban lo mismo... Y todos en esta vida buscamos lo mismo. Solo podemos encontrar eso que tanto buscamos si nos dejamos descansar y perdonar en las manos de Dios…

NOS HICISTE PARA TI (Confesiones. San Agustín) "Grande eres, Señor, y digno de toda alabanza. Grande es tu poder, tu sabiduría no tiene límites. Y este hombre, parte ínfima de tu creación, quiere alabarte. Precisamente este hombre, revestido de fragilidad, que lleva aún pegada la etiqueta de su pecado, y es la mejor demostración de lo que es la soberbia. A pesar de tanta miseria, este mismo hombre quiere alabarte. Y eres tú mismo quien lo estimulas a que encuentre deleite en ello. Porque nos hiciste, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti." 44 — PASCUA J

VEN


día viernes pm

Reflexión viernes a la tarde Muchas veces en nuestras vidas somos condenados. Por nuestros defectos, por los erro-res que cometimos, o simplemente por no cumplir con las condiciones que otros nos imponen. Pensa en todas estas veces en las que te menospreciaron, te insultaron, te excluyeron… Duele, ¿no? Pensá ahora en aquellas veces que vos condenaste, que juzgaste a alguien y lo menospreciaste sin conocer su historia, o incluso sin saber quién era. Esa vez que denigraste a alguien, que tildaste de "regalada" o que discriminaste a otros por su manera de hablar o de vestirse, por ser pobres o por ser ricos, por ser distintos a vos, o por cualquier error que hayan cometido… Tomate un segundo para reflexionar sobre esos momentos, en los que trataste a alguien de "boludo", de inferior por alguna cualidad física, o de "mala persona" por alguna actitud… Ofrecele a Jesús todo esto, pedile que te ayude a ser como Él y a no condenar, a amar al otro sin importar su condición o las cosas que haya hecho… Pedile también por todas estas personas, para que en su amor encuentren la resurrección y la nueva vida luego de haber vivido estas situaciones de muerte. Acabas de recibir una Cruz, la tenés en tu cuello, ¿en qué te hace pensar ella?, ¿te genera alegría o dolor? Aunque muchas veces veamos a la cruz como un signo de muerte y desesperanza, ella es al mismo tiempo la vida, la resurrección, el mayor gesto de AMOR y MISERICORDIA de Dios. Por intermedio de ella todas estas situaciones de muerte, condenas y limitación mueren para renacer y darnos nueva vida. Por medio de su entrega, Jesús no sólo muere en la Cruz, sino que resucita y NOS SALVA, y HACE NUE-VAS TODAS LAS COSAS en nuestra vida. Animate a poner todo esto que pensaste en sus manos, en su cruz. Jesús le dice a la mujer adúltera: "Yo no te condeno". El hace lo mismo con vos, conmigo y con todos nosotros, nos ama tal y como somos y no existe nada que podamos hacer para cambiar eso. Él nos invita a que sigamos su ejemplo, a que amemos sin límites y seamos misericordiosos. A que no condenemos, no etiquetemos, no excluyamos, ni despreciemos a las personas por sus defectos o por su pasado. Suena difícil, ¿no? Pero tranquilo, Él va a estar al lado tuyo para ayudarte, y bancarte cuando te equivoques, simplemente pediselo. Podes empezar HOY a mirar con otros ojos, a no condenar. Acordate que no estás solo, pero la decisión es TUYA, ¿te animas a seguirlo?

PASCUA J

VEN — 45


día viernes pm

46 — PASCUA J

VEN


día sábado am

"Quien tiene un por qué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo" Victor Frankl El Rosario es una síntesis maravillosa del Evangelio que nos permite contemplar los momentos más importantes de la vida de María y Jesús. Porque si queremos seguirlos e imitarlos, es fundamental conocer cómo vivieron ellos. Y, cuanto más recemos y meditemos los Misterios del Rosario, más se grabarán en nuestros corazones sus ejemplos. Pedile a María la gracia grande de poder contemplar, vivir los misterios del Rosario desde su Corazón Inmaculado, para aprender a amar a su Hijo, como Ella lo hace. Como dijo Juan Pablo II, "El Rosario es mi oración predilecta. Es una escalera para subir al Cielo". La oración empieza al hacer la señal de la Cruz para ponernos en presencia de Dios. El Rosario tiene 5 partes, que llamamos misterios en las que se reza un Padre Nuestro, 10 Ave María y 1 Gloria. Según el día de la semana en que se esté rezando, corresponde un determinado misterio que guiará la oración. Cada serie de misterios tiene 5 temas distintos que se meditarán en cada decena, correspondiente a algún momento de la vida de Jesús o María. Después de rezar las 5 decenas, quedan 5 últimas cuentas, y las dedicamos a las intenciones de la Iglesia entera (por el Papa, las almas del purgatorio, las vocaciones sacerdotales, matrimoniales y religiosas, la santidad de la Iglesia). En la primer cuenta se reza el Padre Nuestro, en las tres siguientes el Ave María y en la última un Gloria. Para cerrar la oración se vuelve a hacer la señal de la Cruz.

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábados)

MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)

1) La Anunciación (Lc. 1, 26-38) 2) La visita de María a su prima Isabel (Lc. 1, 39-56)

1) El Bautismo de Jesús en el Jordán (Mc. 1, 9-11) 2) Las Bodas de Caná (Jn. 2, 1-12) 3) El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión (Lc. 4, 14-22) 4) La Transfiguración (Mt. 4, 12-17) 5) La institución de la Eucaristía (Mt. 17, 1-9)

3) El Nacimiento (Lc. 2, 1-20/ Mt. 1, 18-25) 4) La Presentación (Lc. 2, 22-40) 5) Jesús es perdido y hallado en el Templo (Lc. 2, 41-52)

MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)

MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo)

1) La oración en el Huerto de los Olivos (Mt. 26, 36-46)

1) La Resurrección del Señor (Mt. 28, 1-10) 2) La Ascención del Señor (Lc. 24, 44-53 ) 3) La Venida del Esp. Santo (Hc. 2, 1-11) 4) La Asunción de María a los Cielos (Apoc. 12, 1-6 y 13-18 / Salmo 45 (44) ) 5) La Coronación de María como Madre y Reina de todo lo creado (Eclesiástico 24, 17-22)

2) La Flagelación del Señor (Mt. 27, 11-26) 3)La Coronación de espinas (Mt. 27, 27-31) 4) Jesús carga la Cruz a cuestas camino al Calvario (Mc. 15, 21-22) 5) La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo (Mt. 27, 33-54)

PASCUA J

VEN — 47


día sábado am

DESIERTO SÁBADO SANTO A LA MAÑANA En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén. Una vez en presencia de Dios, comenzaremos este desierto con una pregunta cuya respuesta tal vez ya tengas más que clara, pero nunca está de más el volver a hacérsela: ¿Cómo crees que es el camino de fe? A.Siempre progresivo B.Siempre decreciente C.Según como lo acompañan los sentimientos D.Sólo se vive en algunos momentos E. Crítico, con subidas y bajadas, con vacíos y pozos, con alegrías y euforias F. Ninguna de las anteriores es correcta Sin mirar la hoja del de al lado, ¿cuál es la respuesta que pondrías? Podés responder en base a cómo fue tu fe hasta hoy. Si estás comenzando el camino ¿cómo crees que será? De todos modos, desarrollaremos más cada una de las posibles respuestas.

¿El camino de fe es siempre progresivo? Se podría decir que siempre es en pendiente positiva, es decir siempre creciente y en camino hacia Dios, porque tanto los buenos momentos como los malos nos hacen crecer. Esto no quiere decir que sea una línea recta y no tenga bajones. Anoche, en una de las estaciones del Viacrucis observamos que Pedro negó a Jesús tres veces teniéndolo ante sus ojos. Su fe flaquea, las presiones de la gente que lo atemorizaban lo llevan a caer. Lo mismo le sucedió al caminar sobre el mar, "bajó de la barca y comenzó a caminar sobre el agua en dirección a Jesús. Pero al notar la fuerza del viento, tuvo miedo" (Mt. 14, 29-30). Al sacar los ojos de Dios y mirar la tormenta o la multitud,comenzó a hundirse. El camino de fe está lleno de distracciones que desplazan nuestra mirada. ¿Cuáles crees que son esos ruidos y miedos en tu vida que te quitan el foco de Dios?

Es importante reconocer que nuestra fe no es perfecta para poder estirarle a Dios la mano y que nos salve como lo hizo con Pedro. Solamente debemos pedirle, es decir, rezar para que aumente nuestra fe. ¿El camino de fe es siempre decreciente? ¡Claro que no! Pero de todos modos al caer, al sacar la mirada de Dios, puede que nos surja pensar que nuestro camino de relación con Él se encuentra en una caída constante. Que estamos en un pozo imposible de superar. ¿Alguna vez te pasó, el verte en la oscuridad, estar solo y creer que jamás podrías volver al camino de fe?

48— PASCUA J

VEN


día sábado am Por suerte el Amor de Dios es infinito y más allá de que su amigo fiel lo haya negado tres veces en el momento que Él más lo necesitaba, lo perdonó.Jesús conoce nuestra debilidad humana, Él mismo dudó de la presencia de su Padre en la cruz: "Dios mío, Dios mío ¿porqué me has abandonado?". De todos modos sabía que Él nunca lo dejaría solo, y por eso luego se entregó en Sus manos. Cristo sabe en carne propia cómo somos, y en el Amor que nos tiene es que nos perdona siempre. El camino de fe tiene bajones, pero lo importante es reconocer que estas bajadas son barrancas que nos permiten tomar envión para volver a subir.

¿El camino de fe es un momento o una emoción? Terminó Pascua Joven, terminó un retiro con el colegio, terminó el encuentro de confirmación, ¿también se terminó mi fe? "Mira no lo siento más, en esos momentos sí, pero ahora rezo y nada…". ¿Te pasó alguna vez? ¿Qué sentías? ¿Qué pensabas?

A todos nos pasa, porque la fe está ligada a nuestras emociones, pero gracias a Dios NO ES UNA EMOCIÓN. Si no un regalo que Él nos da y que no lo perdemosal sentirnos mal, tristes o apáticos. Sí, se nos puede hacer más difícil, pero no es la emoción que podemos vivir en un encuentro de Amor con Dios en un retiro o rato de oración, lo que marca que tenemos más o menos fe. El camino de la vida cotidiana, en el colegio, la facultad, la familia y los amigos, junto a Dios, no es un constante fuego en el corazón pero si una permanente alegría en el alma. Él está siempre con nosotros y la fe se trata de seguir avanzando tanto en los vacios como en las euforias, en los silencios como en las multitudes, con la certeza de que Cristo está a nuestro lado. Habiendo recorrido todas las posibles respuestas podemos unificarlas en que el camino de fe es CÍCLICO.

Si graficamos el camino de los discípulos nos quedaría algo muy semejante al electrocardiograma que hicimos el jueves. Ellos tenían a Cristo delante suyo, y viendo sus milagros y escuchando sus palabras, también dudaron y flaquearon. Este regalo de la fe, que nos da Dios, podemos verlo como una caja de herramientas, que cuenta con los nuestras emociones, oraciones y con cada paso que damos en nuestro camino a Dios. PASCUA J

VEN — 49


día sábado am Tanto los buenos pasos como los malos, todos suman y completan la caja. Todos son parte de este cicloque como dijimos es siempre progresiva, porque aún en las caídas o momentos difíciles, estamos avanzando. Te invito a que agarres nuevamente el electrocardiograma pero ahora en vez de mirar el camino que recorriste, continúa la línea con lo que aún no pasó, lo que queda del año 2015. Proyectá cuáles serán aquellas actividades que te permitirán mantener tu mirada puesta en Dios. Se suele decir que la fe es un músculo, y que como tal hay que ejercitarlo. Así que podemos poner unas horas semanales de gimnasio, como adoración y misa los domingos, que nos van amantener en buen estado. También es importante saber que el camino de Cristo, no está hecho para hacerlo solos. Muchas veces el otro tendrá en su caja de herramientas lo que nosotros necesitemos,y en tantos otros momentos, nos tocará apoyar al otro, animarlo a salir de los bajones, tenderle la mano para que no se hunda y alegrarnos juntos a lo largo del sendero. ¿Quiénes son aquellas personas que te acompañan en este camino y aquellas que te gustaría acompañar?

San Agustín, doctor de la Iglesia dijo: «Estamos en esta vida para ser felices». También remarcó: «Nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Ti, Señor». Y como seres insatisfechos y sedientos de esta alegría en el alma, reconocemos que Dios es quien llena nuestros corazones. Nuestra fe, regalo que Él nos da, nos permite seguir el camino que Jesús nos marcó a través del cual encontramos la verdadera felicidad.

50 — PASCUA J

VEN


día sábado pm

"Dame tus ojos, quiero ver" Reflexión sábado a la tarde Siempre va a haber algo que queramos cambiar de nuestra familia, alguien que no podamos tolerar o que no querríamos que esté. Hay días que hasta preferiríamos estar solos y que nadie nos moleste. Tal vez dejamos esa relación como está porque creemos que no hay chances de que mejore y nos damos por vencidos. Pero eso que queremos modificar tal vez no podamos hacerlo, ya que no está a nuestro alcance cambiar al otro, pero si frente a la realidad del otro, está en nuestras manos mejorar mi actitud, manera de encarar esa relación, modo, comentario, etc. Hoy una vez más tenemos la posibilidad de rescatar los momentos lindos en familia, buscar y reconocer qué aporta cada uno; cuál es la cualidad que los hace diferentes, únicos; qué ayuda a que entre todos, la familia pueda mantenerse estable o hasta salir a adelante en una tormenta. Todos tenemos nuestras virtudes y defectos, debemos aprender a descubrir en nuestros familiares esas virtudes que podemos potenciar, darles el espacio a desarrollarlas y crecer. A veces desgastamos mucha energía intentando comprender los motivos detrás de las imperfecciones de nuestra familia, juzgando a algunos miembros y enfrentándolos en cada oportunidad. Está en mí el dejar de aislarme, comprender el aporte y la cualidad de cada uno, para saber cómo disfrutar su compañía y hacer más agradable nuestro entorno. Puedo empezar implementando mi empatía para entender las situaciones por las que está pasando la otra persona. Ahora Jesús te pone como protagonista y te da la opción de transformar tu mirada, a una mirada de amor, de comprensión, que no busca motivos ni echa culpas. Aprender a "sacarnos las zapatillas ante la tierra sagrada del otro" y acompañarlo, escucharlo con respeto y amor. Te invito entonces a un rato de oración. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén + Ahora pensá en cada uno de los miembros de tu familia y agradece sus vidas. Reza a nuestra madre María un Ave María por cada uno de ellos/as. + Termina con esta oración: Gracias Jesús, por mi familia, por mi hogar, por este regalo que me das. Haz, Señor, que en nuestra casa, cuando se hable, siempre nos miremos a los ojos y busquemos crecer juntos; que nadie esté sólo, que los problemas de los otros no sean desconocidos o ignorados, que pueda entrar quien tiene necesidad y sea bienvenido. Jesús, que en nuestra casa sea importante el trabajo, pero no más importante que la alegría; que la comida sea el momento de gozo y de conversación; que el descanso sea paz del corazón y del cuerpo; que la riqueza mayor sea estar juntos, unidos. Padre, que en nuestra casa el más débil sea el centro de la atención; que el más pequeño y el más viejo sean los más queridos; que el mañana no nos dé miedo, porque te descubrimos siempre cerca; que cada gesto esté lleno de significado; que te demos gracias por todo lo que la vida nos ofrece y tu amor nos da. Señor, que nuestra casa sea un lugar que te reciba como la casa de Marta, María y Lázaro en Betania. Amén. PASCUA J

VEN — 51


dinámica

Dinámica piedras Acá te dejamos una lista de virtudes para orientarte a la hora de elegir las virtudes de los distintos miembros de tu familia. Alegría Amistad Amor Autenticidad Autocrítica Compasión Contentamiento Constancia Creatividad Determinación Devoción Empatía Equidad Espontaneidad

Efectividad Fidelidad Flexibilidad Franqueza Generosidad Gratitud Honestidad Integridad Justicia Laboriosidad Lealtad Nobleza Paciencia Perseverancia

Prudencia Receptividad Respeto Responsabilidad Sacrificio Sencillez Sensibilidad Servicio Sinceridad Sociabilidad Solidaridad Tolerancia Transparencia Voluntad

Acá abajo hay lugar para que puedas escribir los nombres de los miembros de tu familia y al lado su virtud.

52 — PASCUA J

VEN


carta

Carta Acá tenes dos carillas para que puedas escribir la carta o unas breves líneas como te acaban de proponer tus coordinadores.

PASCUA J

VEN — 53


carta

54 — PASCUA J

VEN


día lunes

DESIERTO LUNES ¡Hola amigo! Qué lindo es volver a encontrarte, esta vez lejos del Marín, seguramente en tu casa, con mucha menos gente, sin tener que hacer cola para comer, para ir al baño... En fin, una realidad muy distinta a la que viviste los últimos cuatro días. Tranquilo, sé que el impacto de volver es duro, por eso es que quiero acompañarte una vez más. Te invito a que nos dediquemos un ratito más de charla. Busca un lugar cómodo, donde puedas encontrarte en el silencio. Invítalo a Jesús que también seguro tiene ganas de encontrarse un rato con vos… En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. La idea es que hoy, lunes, escribas VOS tu propio desierto. Si, como escuchaste, ahora que estas tranquilo, sin que nadie te apure con banderas rojas ni azules, que no estás leyendo esto al mismo tiempo que otros, ni compartiendo el mismo lugar físico, es TU momento. Te regalo esta oportunidad para que te escribas una carta a vos mismo… Para que reorganices toda la información que recibiste durante el retiro, que la tomes, la filtres, la pienses, escribas las cosas que te cierran y las que no… Hoy mandas vos y podes contarte a vos mismo lo que más quieras. Para arrancar podes hacerte la pregunta: ¿Qué me diría a mi mismo después de lo que viví en Pascua Joven? Podes también anotar las frases que más te hayan gustado, las personas que te haya gustado conocer, las cosas que descubriste sobre tu propia vida o lo que se te ocurra… Tomate la libertad de escribir sobre esas cosas que te andan dando vueltas por la cabeza. La pregunta es… ¿Qué hacer con todo esto? Estos últimos días descubriste un Jesús misericordioso, un Jesús que no te condena, que es tu amigo y te comprende más que nadie, porque TE CONOCE en totalidad. No hay nada más lindo que encontrar una fuente de amor TAN grande, ser consciente de que existe alguien que TE AMA mas allá de tus defectos y virtudes y que no hay nada que puedas hacer para que te ame menos… ¿Y qué hacer con esa cruz de amor? Con el saber que sos tan valioso (todas las personas del mundo lo son) que vale la pena ser uno mismo, ser auténtico porque alguien ya dio hasta su vida por vos. Haber aprendido que la cruz no es tan solo dolor, sino que es un signo de resurrección y de amor enorme y que encima es ¡PARA VOS! Tranquilo, te tengo una buena noticia, podes tomar todo ese amor que te es dado y hacerlo pan para otros. ¿Cómo? ¿Pan para otros? Así es, aunque no lo creas sos mucho más poderoso de lo que vos pensas, porque tenés la capacidad de hacer más feliz a otros. Seguramente muchas veces lo hiciste sin saber: habrás llamado a algún amigo cuando estaba triste, o habrás cedido en alguna pelea con tus hermanos, habrás lavado los platos a tu mamá, habrás incluido a algún compañero que andaba solo, habrás dejado de criticar como se viste alguien, etc… Este tipo de pequeñas cosas que uno hace por el otro (sea un conocido o desconocido) es una de las formas más concretas de hacer carne y poner en práctica el mensaje de Jesús. Como ya te dije, VOS SOS EL PROTAGONISTA DE ESTE DESIERTO y sos vos, la persona que me está leyendo ahora, la que tiene en sus manos la decisión de tratar de vivir como Jesús lo hacía (mirando con sus ojos, dejando de condenar, apreciando a tu familia y a quienes te rodean, valorando las diferencias y enriqueciéndote con ellas, etc) o de vivir para vos mismo, pensando únicamente en tus problemas, sin considerar que hay otros cerca que puedan necesitarte. A partir de hoy, salís a la cancha de la vida, fuera del Marín, donde es más difícil que otros entiendan lo que viviste pero sólo por el simple hecho de no haber venido al retiro. Mi consejo es que no desesperes ni trates de imponer una verdad sobre el resto, cada uno vive su propia experiencia de fe y siempre es válida mientras sea propia y sentida. Lo que podes hacer, es demostrar de alguna forma con el ejemplo, lo lindo que es compartir nuestros sentimientos (como hiciste con tu grupo), rezar a un Dios que es tu amigo, estarse atento a la familia, a los amigos y a los desconocidos. No hace falta pisar fuerte y ruidoso, la pisada de Jesús en otros era mucho más suave pero más profunda, desde el silencio. PASCUA J

VEN — 55


día lunes ¿Quiénes vendrían a ser estos desconocidos? Te hablo de todas esas personas que ves pasar por la calle todos los días, que no te conocen pero si se merecen una de tus sonrisas, un por favor, un gracias, un gesto de atención… Sobre todo quiero hablarte de los marginados, de aquellas personas que por distintas razones no pudieron entrar en el sistema de la sociedad que vos conoces: la gente que vive en la calle, que está sola, sin trabajo, sin motivaciones, aquellos que son discriminados o ni siquiera tenidos en cuenta. Ahora que sos consciente de que TODOS somos hijos de Dios, y que no hay personas más o menos importantes (sino que cada integrante del mundo merece ser amado, por el simple hecho de ser creado por Dios) considero que ya tenés las herramientas para cuestionarte algunos parámetros sobre qué es lo esencial en la vida, sobre qué es lo que la sociedad necesita de vos. La Madre Teresa decía lo siguiente: «La mayor enfermedad hoy día no es la lepra ni la tuberculosis sino mas bien el sentirse no querido, no cuidado y abandonado por todos. El mayor mal es la falta de amor y caridad, la terrible indiferencia hacia nuestro vecino que vive al lado de la calle, asaltado por la explotación, corrupción, pobreza y enfermedad.» ¿Te acordás de la mujer adultera del evangelio? Bueno, ese es un gran ejemplo de una persona marginada para esa época. Para empezar era mujer y peor aún, considerada impura. La actitud que tiene Jesús frente a ella, ponerse a su altura y decirle «Yo tampoco te condeno» sin siquiera haber escuchado palabras de perdón de su parte, ni tampoco le habla a modo de condición «Yo no te condeno si...tal cosa» Este es el tipo de amor al que estamos llamados, un amor desinteresado y comprometido, y por suerte, Dios no nos deja solos y confía en que podemos copiarlo. Sí, yo sé que es difícil copiar a Jesús, y más aun buscar parecernos a él, pero no te preocupes, ya que Él no nos pide que lo copiemos, sino que lo sigamos, que aprendamos de Él. De a poco y con paciencia, uno va adquiriendo (si es que se lo propone) ciertas costumbres que nos llevan a parecernos mas a Él, y en definitiva, nos hacen más feliz. La clave está en saber que no estamos solos, que gracias a Dios estamos acompañados y que, si bien buscamos ser luz para otros, también vivimos iluminados gracias a distintas personas. Así como copiamos, vamos teniendo rasgos, palabras, frases de nuestra familia y amigos por el sólo hecho de estar con Él, lo mismo pasa si paso tiempo con Jesús. Se me van pegando sus gestos, sus palabras. Seguramente habrás pensado mucho en tu familia durante el retiro, ellos, junto con tus amigos y las personas con las que convivís a diario son los que te acompañan en esta vida o por lo menos en este momento y es también de su amor y sus gestos de donde probablemente saques las ganas de vivir. ¡Aprovechalos! Encontrate con la gente que querés, genera espacios de comunicación, de contarse lo que les pasa, abrirse al sentimiento que así, compartiendo la vida, los problemas se alivian muchísimo y las alegrías se agrandan. Bueno, te dejo un rato tranquilo, para que escribas tu propio desierto y puedas contarle a Jesús lo que tenés en mente, como preocupaciones, proyectos, actitudes a cambiar, intenciones, etc. Te propongo que lo retomes en unos meses, leyendo con atención pero esta vez escuchando lo que vos mismo tenías para decirte cuando estabas rebalsando de alegría de la resurrección pascual. No hay nada más sincero que la realidad escrita desde nuestra perspectiva. ¡Suerte! ¡Fue un gusto haber compartido este ratito con vos! ¡Hasta el reencuentro amigo!

56 — PASCUA J

VEN


devocionario

DEVOCIONARIO

ORACION PARA SONREIR

ORACIÓN DE LA MAÑANA

Señor, renueva mi espíritu y dibuja en mi rostro sonrisas de gozo por la riqueza de tu bendición.

Señor, en el silencio de este día que amanece. Te alabo, Te glorifico y Te agradezco por este nuevo día y por todo lo que me diste, Te pido paz, sabiduría y fuerza. Quiero mirar hoy al mundo, con ojos llenos de amor y perdón; quiero ser paciente, comprensivo,manso,humilde y prudente; quiero ver, a pesar de las apariencias, a tus hijos tal como Tú mismo los ves y así no ver, sino el bien en cada uno. Limpia mis pensamientos de toda impureza. Cierra mis oídos a toda calumnia. Guarda mi lengua de toda maldad. Si debo corregir, guíame y ayúdame. Que sólo de caridad se llene mi espíritu. Que yo sea tan bondadoso y alegre, que todos cuanto se acercan a mí, sientan tu presencia. Revísteme de tu belleza SEÑOR, y que en el curso de este día, yo te revele a todos.

ORACIÓN PARA DESCUBRIR AL OTRO Señor, enséñame a ver detrás de cada palabra un hermano. Alguien que se esconde. Que posee la misma profundidad o mayor que la mía. Con sus sufrimientos y sus alegrías. Alguien que tiene vergüenza, a veces, de mostrarse tal cual es. Al que no le gusta mostrarse ante los demás por timidez o porque quizá, se mostró una vez y fue lo mismo que nada. Señor, hazme descubrir detrás de cada rostro, en el fondo de cada mirada, un hermano, semejante a Ti y, al mismo tiempo, completamente distinto de todos los otros. Quisiera, Señor, tratarlos a cada uno a su manera, como Tú lo hiciste con la samaritana. Como lo hiciste con Nicodemo, con Pedro y como lo haces conmigo. Quisiera empezar hoy mismo a comprender a cada uno en su mundo, con sus ideales, con sus virtudes y debilidades y también, con sus manías. Ilumíname también para comprender a los que me dirigen, a los que tienen autoridad sobre mí. Que comprenda a aquellos a quienes estoy sujeto, de quienes, en cierta medida, dependo. Ayúdame, Señor, a ver a todos como Tú los ves. A valorizarlos no sólo por su inteligencia, su dinero o sus talentos, sino por la capacidad de amor y de entrega que hay en ellos. ¡Que en el «otro» te vea a Ti, Señor! Señor, que te vea detrás de cada rostro.

Que mis ojos sonrían diariamente por el cuidado y compañerismo de mi familia y de mi comunidad. Que mi corazón sonría diariamente por las alegrías y dolores que compartimos. Que mi boca sonría diariamente con la alegría y regocijo de tus trabajos. Que mi rostro dé testimonio diariamente de la alegría que tú me brindas. Gracias por este regalo de mi sonrisa, Señor. Amén. (Madre Teresa de Calcuta)

MANDA Y ORDENA LO QUE QUIERAS Señor, tú que nos diste el que te encontráramos y el ánimo para seguir buscándote, no nos abandones al cansancio ni a la desesperanza. Haznos buscarte siempre y cada vez con más ardor. Y danos fuerzas para adelantar en la búsqueda. Manda y ordena lo que quieras, pero limpia mis oídos para que escuche tu voz. Sana y abre mis ojos, para que descubran tus indicaciones. Aparta de mi toda ignorancia para que reconozca tus caminos. Dime a dónde debo dirigir la mirada para verte a Ti, y así poder cumplir lo que te agrada. Amén. (San Agustín)

ACCIÓN DE GRACIAS PARA DESPUÉS DE COMULGAR Te doy gracias, mi Jesús, del favor que me has de venir a mí. Si al recibir un regalo cualquiera, doy gracias, ¡cuántas más las daré a Vos, que me te me has dado en persona! Gracias te sean dadas por un tan grande regalo. Ahora puedo decir que yo soy tuyo, y Vos todo mío. Como correspondencia a este regalo, procuraré llevar una vida más santa, cuidarme, estar más cerca de Ti, Amén. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo: a un Dios que en Tres Personas se nos da. PASCUA J

VEN — 57


devocionario EN TU PRESENCIA

ORACIÓN PARA APRENDER A AMAR

Señor, en tu presencia vengo a hacer mi oración. Mi fe te mira aquí presente, porque Tú todo lo llenas. Estás en todas partes, para que en todas partes yo te busque, en todas partes te encuentre, en todas partes te conozca, en todas partes te tema, en todas partes te alabe, en todas partes te ame. Estás dentro de mí para darme y conservarme el ser; Estás delante de mí para guiarme; Estás detrás de mí para defenderme; Estás debajo de mí para sostenerme; Estás sobre mí para bendecirme; Estás a mi lado para acompañarme; Estás siempre conmigo para inspirarme, para fortalecerme, para trabajar conmigo. En tu presencia vengo, pues, Señor, a hacer mi oración. Haz que ella sea sencilla, humilde, sincera. Sencilla como la súplica del niño. Humilde como la petición del pobre. Sincera como la oración del publicano. Aquí estoy, Señor, en tu presencia; pobre ante el rico; enfermo ante el médico; débil ante el omnipotente; pecador ante la santidad infinita. Quiero postrarme reverente para adorarte. Quiero que mis pensamientos todos sean para Ti. Que para Ti sean todos mis deseos, todos mis afectos, toda mi voluntad, todo mi entendimiento. Y que mi oración, sencilla, humilde y sincera, sea Señor, para gloria y alabanza tuya. Amén.

Señor, Cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida; Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua; Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor. Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo; Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro; Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado. Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos; Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos. Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión; Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender; Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos; Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo. Amén. (Madre Teresa de Calcuta M.C)

NO ME MUEVE (SONETO) No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido, muéveme ver tu cuerpo tan herido, muévenme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

BENDICIÓN DE LOS ALIMENTOS Señor, bendice estos alimentos que recibimos de tu generosidad. Da pan a los que tienen hambre y hambre de Dios a los que tienen pan. 58 — PASCUA J

VEN

OFRECIMIENTO DE SI MISMO Toma Señor, y recibe toda mi libertad, mi memoria, mi entendimiento, y toda mi voluntad. Todo lo que soy, todo lo que poseo. Tú me lo diste; a tí, Señor, lo torno. Todo es Tuyo. Dispón de mi según Tu voluntad. Dame tu amor y gracia, que eso me baste.

CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN MARÍA Oh Señora mía, oh Madre mía, yo me ofrezco del todo a Ti y en prueba de mi filial afecto te consagro en este día mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo tuyo, oh Madre de bondad guárdame, defiéndeme y utilízame como instrumento y posesión tuya. Amén.


devocionario ESPARCIR TU FRAGANCIA Jesús mío, ayúdame a esparcir tu fragancia dondequiera que yo vaya, inunda mi alma con tu Espíritu y tu Vida; penetra en todo mi ser y toma posesión de tal manera, que mi vida no sea en adelante sino una irradiación de la tuya. Quédate en mi corazón con una unión tan íntima, que las almas que tengan contacto con la mía, puedan sentir en mí tu presencia y que, al mirarme, olviden que yo existo y no piensen sino en Ti. Quédate conmigo Señor. Así podré convertirme en luz para los otros. Esa luz, oh Jesús, vendrá de Ti; ni uno solo de sus rayos será mío: yo te serviré apenas de instrumento para que Tú ilumines a las almas a través de mí. Déjame alabarte en la forma que es más agradable,llevando mi lámpara encendida para disipar las sombras en el camino de otras almas. Déjame predicar tu Nombre con palabras o sin ellas, con mi ejemplo, con la fuerza de tu atracción, con la sobrenatural influencia evidentemente del amor que mi corazón siente por Ti. Amén. (Cardenal Newman)

ORACIÓN DE LA NOCHE Señor, ya es tarde; ya viene la noche. Quiero agradecerte por este día. Fue duro, con sufrimientos e inseguridades, pero lleno de amor, y vivido en la alegría de la esperanza. Gracias, Señor, por este día que acabo de vivir. Intenté vivirlo en Tu amor y nada me faltó. En tu compañía soporté mis sufrimientos y no fue un día perdido. Confié en Ti y acepté tu voluntad. No fui perfecto, pero intenté ser bueno. Perdona mis faltas, Señor, y recíbeme. Dame una noche tranquila y, por Tu gracia, restaura mis fuerzas, disminuya mis dolores y consérvame en salud. Haz que mañana yo esté listopara cumplir tu voluntad y para aceptar a todos mis hermanos. Amén.

ORACIÓN SIMPLE ¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz! Que donde haya odio, ponga yo amor; donde haya ofensa, ponga yo perdón; donde haya discordia, ponga yo unión; donde haya error, ponga yo verdad; donde haya duda, ponga yo fe; donde haya desesperación, ponga yo esperanza; donde haya tinieblas, ponga yo luz; donde haya tristeza, ponga yo alegría. ¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto ser consolado como consolar; ser comprendido, como comprender; ser amado, como amar. Porque dando es como se recibe; olvidando, como se encuentra; perdonando, como se es perdonado; muriendo, como se resucita a la vida eterna.

PLEGARIA DEL JOVEN Santísima Trinidad, eterna vida y juventud, Tú que eres la fuente de mi ser, haz que la aventura de mi vida, que recién comienza con toda la fuerza de lo nuevo, tenga el único sentido de caminar de retorno a la casa del Padre. Señor Jesús, que un día pensaste y amaste con alma de joven, imprime en mi corazón tus mismos ideales y sentimientos. Quisiera tener siempre sed de la verdad, buscada en el bellísimo libro de la creación en los acontecimientos de todos los días y, sobre todo, en ti mismo, el único Maestro que tiene para mí palabras de vida eterna. Concédeme un amor limpio y generoso, capaz de amar a mis padres y a mi patria, al varón y a la mujer, a los amigos y a los enemigos; que se entusiasme con prontitud y facilidad por todo lo que es noble, justo y grande; que sintonice con los héroes y santos de la historia; que sienta en lo más hondo del alma el llamado a las grandes empresas y tenga instintivo horror de lo mediocre, lo injusto, lo doble, lo hipócrita y lo bajo; que por encima de todo y con un corazón ensanchado y dilatado, logre correr por el camino de tus mandatos amándote con todo el corazón, toda el alma, toda la mente y todas las fuerzas. Educa mis pasiones, afectos y sentimientos para que nunca me desordenen ni me manchen, y sean los que me den fuerza y sensibilidad para el dolor, el amor y la belleza. Yo también quisiera, Señor, que como Tú, toda mi vida estuviese dedicada a las cosas de mi Padre, que ninguna de sus cosas me fuese indiferente, no me venciese el respeto humano y jamás buscase agradar a los hombres sino sólo a mi Dios. Quiero ser, con tu gracia, dedicado en el estudio, alegre en las diversiones, esforzado y limpio en el deporte, noble en la amistad, devoto en la oración y magnánimo en tu servicio. Sólo porque he vivido poco, aún no tengo que lamentar grandes fracasos ni me pesa la decrepitud de arraigados malos hábitos. Pero Tú sabes, Señor, que tengo necesidad de amar y ser amado, y que a veces siento el vértigo de la libertad, que mis pasiones me sacuden como un mar embravecido, el mundo me seduce con facilidad y mis propósitos son frágiles. Te imploro que madures y temples mi corazón como el del joven Juan, tu discípulo amado, con la castidad y la caridad, pues yo también quiero serte fiel en la amistad hasta la cruz. Mas si algún día te traicionara por el pecado, como Pedro, no te quedes en silencio soportando mi afrenta, mírame y muéstrame como te plazca, aunque tu mano me parezca dura, que he equivocado el camino, pues estoy dispuesto al arrepentimiento y a comenzar de nuevo. Tengo, por fin, Señor, un futuro que me atrae y mil proyectos que me fascinan. No sé que querrás hacer de mi vida ni qué planes e ilusiones tienes sobre mí, pero quisiera decirte que estoy dispuesto a todo, sólo que me ayudes en lo que mandes. Más allá de ello, manda lo que quieras. Quisiera que tu Madre, Señor, me tratase como a ti: formándome un corazón como el tuyo, buscándome con angustia cuando me pierda, estando siempre al pie de mi cruz y esperándome gloriosa en la gran fiesta de la eternidad. Amén. PASCUA J

VEN — 59


ubicación

60 — PASCUA J

VEN

Profile for Pascua Joven | San Isidro

Cancionero Pascua Joven 2015  

Cancionero y desiertos de la Pascua del 2015.

Cancionero Pascua Joven 2015  

Cancionero y desiertos de la Pascua del 2015.

Advertisement