Page 1

NÚMERO

Por Cristo, con Él y en Él...

01 MARZO 2014

d

Intenciones del mes Del Santo Padre “Para que todas las culturas respeten los derechos y la dignidad de la mujer”.

En este número

Misionera

Editorial P.1

“Para que numerosos jóvenes

Algo para compartir P.2

acojan la invitación del Señor a

Aprendiendo a ser misionero P.4

consagrar sus vidas al anuncio del Evangelio".”.

Espigas vocacionales P.6 Grupo de Profesionistas P.7

Editorial

Odre viejo a odre nuevo P.9 Apreciados amigos:

Entretenimiento P.10 Agenda P.11

Colaboradores Artículos Pbro. José Sánchez Silvia Tovar Luz María Hernández Miriam Valdez Rosalva Mendoza Héctor Ponce Diseño Ma. Estela Ruiz

Los acontecimientos nos van llevando a adaptarnos a las nuevas realidades. Esto es lo que nos pasa con esta nuestra revista, que hasta ahora ha sido nuestra revista misionera, donde transmitíamos nuestra disponibilidad para ayudar a los lugares necesitados en su evangelización. A partir de este mes y, bajo el amparo del Señor San José, a quien tanto amó el Padre Enrique y que nos transmitió también a nosotros esta hermosa devoción, esta revista la convertimos en la revista del Movimiento Seglar de los Operarios del Reino de Cristo. Vamos a compartir con ustedes no solo lo que hacemos en la Misión, sino todo lo que hacen nuestros grupos de seglares. Queremos ser la voz de las acciones que los diferentes grupos, en los diferentes lugares, van realizando y viviendo. Estamos empeñados en que el Reino de Cristo llegue a todos los lugares y a todas las personas, por eso los operarios seglares son los niños, adolescentes, jóvenes, adultos que trabajan en las diferentes realidades del mundo y donde dan testimonio de ser discípulos de Cristo como son las empresas, las escuelas, los laboratorios, las oficinas, el campo, etc. Los Operarios Seglares han de ser un gran movimiento que trabaja con Cristo para instaurar su Reino, de ahí la riqueza que supone el estar con él. En este número vamos a iniciar presentando algunos de los grupos ya constituidos, para dar a conocer lo que hacen y cuál es su misión dentro de la Confraternidad, aún somos pocos, pero en la medida que nos contagiemos del entusiasmo de trabajar por Cristo, vamos a crecer. Quien tiene a Cristo tiene la vida y da frutos. Este Movimiento Seglar ya está dando frutos, aún incipientes, pero que van a ser abundantes. Los invitamos a todos a preguntarse qué podemos hacer para que este Reino de Cristo venga a nuestro corazón, a nuestra familia, a nuestras comunidades y veamos cómo, desde este Movimiento podemos hacerlo realidad. Trabajamos con sencillez, sin muchos medios ni humanos ni materiales, pero con una gran ilusión por estar en Su Reino. Padre nuestro, venga a nosotros tu Reino. Por Cristo, con Él y en Él. Un abrazo P. Pepe Asesor espiritual

1


Algo para compartir

Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma El Pontífice reflexiona acerca de la “pobreza que enriquece” desde el punto de vista de Cristo, y de las diferentes formas de pobreza que la humanidad sufre en el momento actual. La pobreza de Cristo es, para el Papa Francisco, una pobreza que “libera y enriquece” y muestra su “confianza ilimitada en Dios Padre”. “Se ha dicho que la única verdadera tristeza es no ser santos; podríamos decir también que hay una única verdadera miseria: no vivir como hijos de Dios y hermanos de Cristo”, afirma el Papa. En este texto, Francisco también alerta contra tres tipos de miseria: “miseria material, moral y espiritual”, que aquejan al ser humano.

Resumimos a continuación las ideas principales del texto en sus dos secciones: La pobreza de Cristo 1. “Dios no se revela mediante el poder y la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza: ‘Siendo rico, se hizo pobre por vosotros…’. Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria, se hizo pobre”. 2. “Dios no hizo caer sobre nosotros la salvación desde lo alto, como la limosna de quien da parte de lo que para él es superfluo con aparente piedad filantrópica. ¡El amor de Cristo no es esto!”. 3. “Cuando Jesús entra en las aguas del Jordán y se hace bautizar por Juan el Bautista, no lo hace porque necesita penitencia, conversión; lo hace para estar en medio de la gente, necesitada de perdón, entre nosotros, pecadores, y cargar con el peso de nuestros pecados. Este es el camino que ha elegido para consolarnos, salvarnos, liberarnos de nuestra miseria”. 4. “Cuando Jesús nos invita a tomar su ‘yugo llevadero’, nos invita a enriquecernos con esta ‘rica pobreza’ y ‘pobre riqueza’ suyas, a compartir con Él su espíritu filial y fraterno, a convertirnos en hijos en el Hijo, hermanos en el Hermano Primogénito (cfr Rom 8, 29)”.

2


El testimonio de los creyentes 5. “La riqueza de Dios no puede pasar a través de nuestra riqueza, sino siempre y solamente a través de nuestra pobreza, personal y comunitaria, animada por el Espíritu de Cristo”. 6. “Los cristianos estamos llamados a mirar las miserias de los hermanos, a tocarlas, a hacernos cargo de ellas y a realizar obras concretas a fin de aliviarlas. La miseria no coincide con la pobreza; la miseria es la pobreza sin confianza, sin solidaridad, sin esperanza”. 7. “La miseria material es la que habitualmente llamamos pobreza y toca a cuantos viven en una condición que no es digna de la persona humana: privados de sus derechos fundamentales y de los bienes de primera necesidad (…) Cuando el poder, el lujo y el dinero se convierten en ídolos, se anteponen a la exigencia de una distribución justa de las riquezas. Por tanto, es necesario que las conciencias se conviertan a la justicia, a la igualdad, a la sobriedad y al compartir”. 8. “No es menos preocupante la miseria moral, que consiste en convertirse en esclavos del vicio y del pecado. ¡Cuántas familias viven angustiadas porque alguno de sus miembros —a menudo joven— tiene dependencia del alcohol, las drogas, el juego o la pornografía! (…) Y cuántas personas se ven obligadas a vivir esta miseria por condiciones sociales injustas, por falta de un trabajo, lo cual les priva de la dignidad que da llevar el pan a casa, por falta de igualdad respecto de los derechos a la educación y la salud”. 9. “Esta forma de miseria [moral], que también es causa de ruina económica, siempre va unida a la miseria espiritual, que nos golpea cuando nos alejamos de Dios y rechazamos su amor. Si consideramos que no necesitamos a Dios, que en Cristo nos tiende la mano, porque pensamos que nos bastamos a nosotros mismos, nos encaminamos por un camino de fracaso”. 10. “La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza. No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele”. Que el Espíritu Santo, gracias al cual «[somos] como pobres, pero que enriquecen a muchos; como necesitados, pero poseyéndolo todo» (2 Cor 6, 10), sostenga nuestros propósitos y fortalezca en nosotros la atención y la responsabilidad ante la miseria humana, para que seamos misericordiosos y agentes de misericordia. Con este deseo, aseguro mi oración por todos los creyentes. Que cada comunidad eclesial recorra provechosamente el camino cuaresmal. Os pido que recéis por mí. Que el Señor os bendiga y la Virgen os guarde.

Luz María Hernández

3


El Rincón misionero

Aprendiendo a escuchar el llamado. Y por qué nos cuesta tanto escuchar el llamado de Dios, si él lo único que quiere es que vivamos en armonía con quienes nos toca convivir? Sin lugar a dudas cada ser humano es especial y tiene una misión muy particular que llevar a cabo durante la vida, de acuerdo a los dones que Dios nos otorga desde que nos envía al mundo, dones que nos regala muy especialmente en el bautismo y que tenemos que aprender a descubrirlos para ponerlos al servicio de los demás y llevar a cabo esas maravillosas palabras que escuchamos siempre en el Evangelio: “ámense los unos a los otros como Yo los he amado”. En nuestra primera infancia esa misión toca a nuestros padres descubrirla y brindarnos lo necesario para que aprendamos a convivir con los demás, para enseñarnos a ser felices y a vivir la vida plenamente de acuerdo al Evangelio, a formarnos como personas de bien y ser virtuosos ciudadanos y muy buenos cristianos. Pero llega el momento en que cada persona tiene que tomar la decisión de cómo va a ser este caminar, cómo descubrir ese llamado de Dios a vivir más plenamente y cooperar para tener un mundo mejor y más humano

Quienes deseamos ser discípulos de Cristo, intentamos escuchar ese llamado y buscar ese estilo de vida que vaya esculpiendo nuestro corazón para aprender a ser Misioneros según el Corazón de Cristo, buscar amar lo que su Corazón más ama. El Padre Enrique Amezcua fue una persona que aprendió a descubrir el llamado que Dios le hacía y logró hacer un gran proyecto en el cual muchas personas nos sentimos insertadas y llamadas a ser “Operarios del Reino de Cristo” y disfrutamos de ese Carisma. Hay muchas personas que muy atinadamente descubren y viven de acuerdo a la misión que Dios les tiene encomendada. El Señor San José Padre aquí en la tierra de Jesús, descubre su misión a través de su sencillez y humildad y tiene la gran misión de formar a Jesús en su infancia y preparar su camino para, junto con la Virgen María, le enseñen a Jesús humanamente a tener la armonía de una familia y pueda a su vez cumplir la voluntad de Dios de esa gran misión, de la cual todos gozamos de esos frutos.

.

4


Estos sencillos pensamientos me han llevado a reflexionar en estos días…. ¿Y por qué motivamos a las personas a vivir una misión? Todos tenemos una misión, Dios tiene una plan especial para cada persona, pero muchas veces nos perdemos en la cotidianidad de la vida, el estudio, el trabajo, los compromisos, las responsabilidades y a veces no comprendemos cómo vivir integralmente nuestra fe. Este es uno de los motivos primordiales por el cual nos atrevemos a invitar a personas de todas las edades a vivir una misión evangelizadora, llevar la Palabra de Dios a lugares necesitados de clero, en donde la pobreza material es a veces la menos importante, porque si bien la mayoría de las comunidades que visitamos en Chiapas desde hace 9 años, carecen de una vivienda digna, un pan que llevarse a la boca, su necesidad más imperante es también el acompañamiento, de alguien que le hable de las maravillas de Dios, que despierte la esperanza, otros horizontes y desee compartir con ellos su casa y su alimento, que los escuche y les brinde amistad y fraternidad. .El vivir esta misión implica buscar el Rostro de Dios en cada persona y en cada lugar, igualmente darse a los demás, en la forma particular como cada quien lo pueda hacer de acuerdo a sus dones y carismas, dando testimonio de que Nuestro Señor Jesucristo vive dentro de nuestro corazón, y que es Él quien nos llama a compartir con las personas esa semana Santa, donde podemos poner en práctica el Mandamiento del Amor y lo más maravilloso es que si Dios nos permite vivir ese encuentro en la Misión, nos transforma en seres más humanos y aprendemos a comprender que Servir es un privilegio y un don. ¿Y quiénes somos? Somos un grupo de personas que nos atrevemos a llamarnos Misioneros Operarios del Reino de Cristo, y que trabajamos operativamente tanto para la Misión de Semana Santa como la Misión Urbana, somos aprendices de misioneros y nos reunimos un día a la semana para formarnos bajo la guía espiritual del Padre José Sánchez (padre Pepe), quien nos orienta y nos indica qué documentos tenemos que conocer. Convivimos como comunidad, además tratamos de llevar a nuestro ámbito familiar, social o de trabajo esa semilla misionera, para hacerla extensiva. Este pequeño grupo está comprendido por Marta, Estela, Luz María y Víctor, Miriam y Eduardo, Irma y Silvia. Este año iniciamos nuestra formación para la Misión en Chiapas a fines del mes de enero en el Seminario Mayor de los Operarios del Reino de Cristo, nos estamos reuniendo alrededor de 50 personas, entre jóvenes, adolescentes, personas adultas y matrimonios. Nos preocupa llevar personas con una buena disponibilidad para el servicio, con un corazón abierto a la Voluntad de Dios, una entrega generosa y llevar la alegría del Evangelio con una donación total, para hacer vivir realmente el Mandamiento del Amor. Queremos ser las manos de Jesús para abrazar a todas las personas que lo necesiten.

Que la Virgen María, Señor San José y Dios Nuestro Señor nos acompañen.

Silvia Tovar

5


Fortaleciendo a nuestras familias

Grupo de profesionistas “PEDRO BAUTISTA” No recuerdo el mes, si fue en junio o en julio, nuestra primera reunión como grupo seglar de jóvenes profesionistas. Si recuerdo el día, fue un sábado a las cuatro de la tarde del año de 2010. Éramos sólo dos personas en esa reunión, en las siguientes dos semanas ya éramos tres integrantes. Dios provee y en poco menos de dos meses fuimos siete profesionistas. Ingenieros, Químicos, Nutriólogos, Pedagogos, Licenciados, jóvenes con una o varias especialidades han formado, construido las bases y empujando este movimiento seglar. Nuestro objetivo es servir y disponer nuestra formación profesional para rescatar el concepto, la estructura básica y el dinamismo (roles) de la familia. Nos reunimos cada martes, durante una hora y media, acordamos estar puntuales a las “ocho y treinta de la noche”, ¿por qué el horario esta entre comillas? Porque mis compañeros y yo somos propensos a enviar un mensaje a las ocho veintinueve de la noche con la siguiente leyenda; “mañana debo de entregar un proyecto, todavía no terminamos, vamos para largo, llego tarde” o qué tal “voy saliendo de la chamba, no sean gachos, no vayan a empezar”. Profesionistas al fin y al cabo. Iniciamos nuestra sesión con una oración comunitaria, rezando la oración para las familias de la Madre Teresa de Calcuta, después uno de los miembros expone al grupo un tema de catequesis, o bien de formación personal o del interés de los miembros del grupo. Por ejemplo, se ha compartido el tema de “Milagros Eucarísticos”, “¿Cómo preparar una buena confesión?”, “La postura de la iglesia católica con el uso de métodos anticonceptivos”, “La Lectio Divina”, etc. Al finalizar la exposición revisamos en grupo las actividades agendadas en el resto del año, avances en comisiones y anuncios propios del movimiento de seglares de los Operarios del Reino de Cristo. Nos retiramos haciendo una oración final. Adicional a nuestra formación en catequesis y de crecimiento personal estamos trabajando en nuestro apostolado. Son dos los proyectos sociales que este año en las comunidades eclesiales implementaremos; fomentaremos en las familias la educación financiera, específicamente en la elaboración de un presupuesto de gastos partiendo de un ingreso definido, esquemas de ahorro familiar y para los menores de edad, hacer un uso adecuado de los esquemas de financiamiento como lo son las tarjetas de crédito y el aprovechamiento de instrumentos en el mercado financiero que aseguran el patrimonio construido. El segundo proyecto trabará en la promoción de valores sociales, nuestro foco de atención se concentrará en los jóvenes.

6


Ponemos nuestro esfuerzo cada año en preparar para las familias seglares de los ORC el Congreso de las Familias, típicamente en el mes de julio. La temática de algunos de los congresos se ha desarrollado a partir de títulos como “La familia, un vínculo de solidaridad”, “Familia, vocación al amor y a la vida”. La comunidad es dinámica, vivimos en un sentido de responsabilidad, Lourdes es nuestra coordinadora vigila que nuestros objetivos se cumplan, dos ingenieros industriales, Enrique y Adriana, están encargados de la logística de este grupo. Dany que es especialista en mercadotecnia se responsabiliza de la espiritualidad del grupo (pronto tendrá disponible la página web que nos permita comunicarnos con otros jóvenes en la red). Ale, la doctora es quién lleva las finanzas de la comunidad, todos aportamos al final de cada reunión una cantidad fija de dinero para costear nuestro apostolado y la organización del Congreso de las Familias. Quique lleva con mucho empeño la secretaría del grupo, y también nos comparte su talento en la repostería llevándonos cada martes una rica rebanada de pastel. Yo, por la vía de la democracia, fui elegido como responsable de las actividades sociales, de promover la buena vibra, ya lo decía San Juan Bosco –Aquí hacemos consistir la santidad en estar siempre alegres-. Mención especial se merece el “Padre Pepe”, a lo largo de estos casi cinco años ha sido constante su acompañamiento espiritual, su guía y amistad con cada uno de los miembros del grupo. Nos corrige cuando se es necesario, nos da luz en los temas de catequesis y seguros estamos que él también aprende de nuestras enseñanzas. De hoy hacia atrás, al 2010, es mucho trabajo realizado, muchos jóvenes comprometidos han participado en la comunidad, algunos de ellos han abrazado la vocación del matrimonio y otros están consolidando su vocación profesional, seguro estoy que en sus familias y empresas cumplen con sus responsabilidades con el amor y misericordia que Cristo nos han enseñado. La invitación está abierta a cualquier joven profesionista que quiera disponer sus manos al trabajo de apostolado, que esté habido de comprometerse con la actividad espiritual de una comunidad seglar, que guste de promover la figura social de la familia y que valore el sentido de la amistad y de la superación personal.

Héctor Ponce

7


Espigas vocacionales “Donde estén los Operarios del Reino de Cristo deben brotar Vocaciones Sacerdotales Y Religiosas, Misioneras y de Apóstoles seglares, para la Confraternidad Y para toda la Iglesia. Cuidad especialmente las Vocaciones Sacerdotales. Que ningún día falle nuestra ferviente oración por las Vocaciones; y que ningún día Vayamos al descanso sin haber hecho algo por las Vocaciones” PBRO. ENRIQUE AMEZCUA MEDINA

Hemos querido en éste primer artículo, el Grupo de Operarios Seglares Adultos, iniciar con un párrafo de la visión de nuestro fundador, que encierra prácticamente nuestra misión como parte de la Confraternidad. Para irnos adentrando poco a poco en la función de éste apostolado, iniciaremos por definir a que “vocaciones” nos enfocaremos sin dejar de lado nuestro propio estado. En el terreno religioso, vocación indica la llamada por parte de Dios, como iniciativa suya amorosa, y la respuesta de la persona en un diálogo amoroso de participación corresponsable. El problema de la vocación se presenta, por tanto, como una realidad compleja. Para poder ser entendido completamente, debe considerarse por tanto desde un doble punto de vista: por parte de Dios y por parte del hombre. Vista desde la perspectiva de Dios, la vocación se presenta como la iniciativa de Dios que se da y que al darse llama. Por parte del hombre, la vocación es una invitación, una interpelación a la que hay que dar una respuesta. Por consiguiente, la vocación es un don que se realiza en un diálogo: presupone la iniciativa de Dios y solicita una respuesta del hombre. En esta óptica el concepto vocacional se presenta como: diálogo relacional, en cuanto que se desarrolla en la relación entre Dios y el hombre; que se ve comprometido en la vocación, está llamado a dar su respuesta en el contexto histórico y cultural concreto en que le ha tocado vivir. Una vocación es una realidad dinámica. Dios llama al hombre en cada instante de su vida. La vocación religiosa es, por tanto, una realidad vital que se desarrolla progresivamente en un diálogo entre el Señor que no cesa de llamar y el creyente que no cesa de responder. Este diálogo comienza en el tiempo y termina en la eternidad (LG 48). No nos resignamos a Iglesias casi sin sacerdotes, en las que agentes pastorales laicos se encarguen prácticamente de todo: catequesis, enfermos, pobres, matrimonios, gobierno pastoral de la comunidad, etc., y en las que los pocos sacerdotes que haya corran de aquí para allá «diciendo misas», lo único que los laicos no pueden hacer. Eso implica una gravísima desfiguración de las Iglesias y del mismo ministerio sacerdotal. Es una situación excepcional, que habrá que superar cuanto antes, y que no debe llegar a considerarse ordinaria. «Queremos sacerdotes y religiosos» para las comunidades cristianas. Queremos, pues, que se reconozcan y supriman las causas que están produciendo la actual escasez de vocaciones apostólicas en las Iglesias, y que se recupere en éstas la salud doctrinal y disciplinar que hace posibles y numerosas las vocaciones. Nosotros lo queremos. Y nos atrevemos a quererlo porque estamos convencidos de que lo quiere Dios. Rosalva Mendoza

8


Grupo Beato De odre viejo a odre nuevo. Corazón cambia de domicilio. Tras un día de aquellos en los cuales no te ves motivado a salir casa, fijas la vista y pierdes la mirada, de esos momentos en que miras más de una vez a tu alrededor esperando que nadie te esté mirando para no tener que sostener una mirada o en su defecto, dar una explicación. En este día nos situamos un viernes por la noche esperando que el tiempo no pase o pase demasiado rápido. Unas palabras emitidas no hace mucho y escuchadas el día de hoy por segunda ocasión; hacen el eco en mi mente que retumba en ciertos complicados pensamientos… ¿Qué pensamos? Sería quizá la pregunta del millón. De repente recuerdo, o creo recordar, una imagen difusa de personas, así es; de esto se trata todo -casi siempre de personitas-, que pueden hacer tu vida maravillosa o como a mí en este caso, ponerme a pensar. ¿Es la comprensión una práctica tan complicada que se limita a estar presente en la vida de unos cuantos? ¿De verdad si una persona tiene por facultad elegir el amor en su práctica más sencilla, (para con el próximo) de verdad opta por no hacerlo?, ¿por qué?, ¿o es que acaso existe un para qué? El hombre es lobo del hombre decía Hobbes, el hombre se come al hombre decía mi hermano… Si cualquiera articulara la definición hoy sería tú me comes a mí y yo te como a ti, ¿por qué nos definimos a base de individualismos, egoísmo e hicimos relativa la comprensión, el amor? Sería curioso pensar que somos tan fríos como demostramos, pero en lugar de eso uno voltea y ve a las personas… ¿Qué transmiten esas miradas? ¿Qué transmiten esas vidas? Sobra decir que zozobra, pesadez, necesidad… De repente las palabras adecuadas aparecen en el momento adecuado, aquel eco forma sonidos articulados constantes y claros: “el odre viejo revienta con el vino nuevo”, le echamos una hojeada al corazón y nos percatamos de la mirada que manifestamos, nos percatamos que la vida cambió al igual que los corazones de mucha gente que quizá lleva consigo un pequeño trozo del tuyo. Quizás hiciste algunos cambios que creías necesarios, te sentiste vino nuevo y en ese proceso de purificación quizá se manchó un poquito el corazón, se hizo más holgado o peor aún se le formaron cicatrices… ¿Y qué sucedió entonces? Vertimos el vino en un corazón mallugado y por tanto el odre estalló. ¿Qué hacer, estamos condenados a hacer estallar el corazón? No, de todas formas, siempre habrá errores, siempre habrá quien lastime o mallugue sin que nos demos cuenta de corazón que espera ser el pequeño recipiente en donde se deposite el vino que además de hacerlo vivo, le de vida. Entonces pienso… ¡sencillo!, no podemos cambiar el odre porque fue el único que se nos dio y poco a poco irá envejeciendo, sin embargo existe una solución, podemos depositar nuestro ser en un recipiente que no se desgate, ergo… ¡Hagamos un cambio de domicilio! No es necesario notificar al IFE. Elijamos un corazón que sea lo suficiente bello y a la vez fuerte, para poder ir añejándonos dentro de él pero que al mismo tiempo, nos permita tomar un poco para poder compartirlo a otras personas. La respuesta es sencilla puede ser en el de un hombre o en el de una mujer (inmensamente bella debo comentar). Las personas son las mismas, los corazones uno solo y, tú y yo tenemos la facultad de rentar un nuevo apartamento con un costo que vale la pena pagar… el amor en la vida y la vida en el amor. Silvia Ruiz

9


Entretenimiento

Estela Ruiz

10


Agenda

San José, casto esposo de la Virgen María; intercede para obtenerme el don de la pureza Tú que a pesar de tus inseguridades personales, supiste aceptar dócilmente el Plan de Dios tan pronto supiste de él, ayúdame a tener esa misma actitud para responder siempre y en todo lugar a lo que el Señor me pida, Amén.

Seglares CORC Número 01 Marzo 2014

Miriam Valdez

Confraternidad de los Operarios del Reino de Cristo Director Espiritual: Pbro. José Sánchez Ramírez Troje de Peñuelas No. 172, Fracc. Las Trojes, Querétaro, Qro. Teléfono: (442) 213 48 69 Correo electrónico: seglarescorc@hotmail.com

11

Por Cristo, con Él y en Él... Marzo 2014  

Revista misionera de la Confraternidad Sacerdotal Operarios del reino de Cristo.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you