Page 1

Reticulas Luis Martinez

WOH


2

Indicé

Portada 1 Indicé 2 Breve descripción del tema seleccionado 3 Introducción 4 Editorial 5 Desarrollo teórico 6 ¿Para que sirve la retícula? 8 Conceptos básicos de la retícula 9 Anchura de la columna 14 Proporción de los blancos 16 Construcción de la mancha 18 Construcción de la retícula 20 Retícula de manuscrito 24 Retícula de columnas 26 Retícula Modular 29 Retícula jerárquica 31 Conclusión 33 Contra portada 34


3

Breve descripción del tema seleccionado El empleo de la retícula como sistema de ordenación constituye la expresión de cierta actitud mental en que el diseñador concibe su trabajo de forma constructiva. Esto expresa una ética profesional: el trabajo del diseñador debe basarse en un pensamiento de carácter matemático, a la vez que debe ser claro, transparente, práctico, funcional y estético. Así, el trabajo debe ser una contribución a la cultura común, e incluso debe ser una parte de la cultura. Mediante un tipo de creación constructiva analizable y entendible, se puede elevar el nivel del gusto de la sociedad, la cultura de las formas y la de los colores. La configuración constructivista o desarrollo con retítuclas significa la transformación de leyes perceptuales trabajadas de manera facil y estructural. En el trabajo formal riguroso y sistemático se cumplen las exigencias de claridad, transparencia e incorporación de todos los factores que en la vida son de la máxima importancia. Trabajar con el sistema retícular significa someterse a leyes universalmente válidas. La aplicación del sistema retícular se entiende como una voluntad de orden, de claridad, voluntad de penetrar hacia lo esencial, lo estructural, voluntad de cooperación constructiva con la sociedad, voluntad de objetividad en lugar de subjetividad, voluntad de racionalización de los procesos creativos, voluntad de etica e integración de los elementos formales y materiales, voluntad de dominio de la superficie y del espacio, voluntad de una actitud positiva, orientada al futuro, voluntad de una actitud auto crítica, ligada a los intereses generales, disciplina en los procesos mentales y reconocimiento de las consecuencias de los trabajos mal empleados. Con la retítucla se configuran con éxito las imágenes de las empresas. Cada trabajo visual y creativo es manifestación del carácter del creador. En él refleja saber y actitud.


4

Introducción

La presente publicación sobre retículas quiere ser un instrumento de trabajo para el diseñador que se ocupa de espacios bidimensionales y hasta tridimensionales de modo que le permita la concepción, organización y configuración de las soluciones visuales a sus problemas de forma más segura y rápida. Pero también quisiera poner en manos del lector un medio auxiliar que pueda serle de utilidad en la enseñanza orientada hacia la solución de problemas. Al estudiante le brinda la posibilidad de que se familiarice con la naturaleza y el proceso de invención de la retícula y de aprender su uso a través de sus ejemplos. El autor ha intentado registrar y explicar con detalle, y paso a paso, los puntos esenciales que deben tenerse en cuenta en la concepción de una retícula. Cuando un diseñador desee utilizar la retícula de forma inteligente y funcional precisará de un estudio cuidadoso de todos los criterios desde los que se plantea el problema. El hecho de que la mayor parte de los diseñadores no conozcan el sistema de retículas o lo entiendan indebidamente y, por lo tanto, tampoco lo apliquen de modo adecuado, constituye una advertencia para que se aprenda con rigor el empleo de la retícula. Quien no tema someterse a este esfuerzo acabará advirtiendo que, con auxilio del sistema reticular, se encuentra en condiciones de resolver múltiples problemas en forma más funcional, lógica y hasta estética.


5

Editorial

Dirección Lorena Collins Editor Luis Martínez Diseño y diagramación Luis Martínez Comercialización Woh Tutorials Revisión Técnica Lorena Collins


6

Para algunos diseñadores gráficos se ha convertido en una parte incuestionable del proceso de trabajo que proporciona precisión, orden y claridad.

Para otros, en cambio, simboliza la opresión estética de la “vieja guardia”, una jaula sofocante que dificulta la búsqueda de expresividad.

La retícula es un principio organizador en el diseño gráfico cuya influencia esta profundamente arraigada en la practica actual y, al mismo tiempo, se combate en las escuelas de diseño; un principio que se ensalza y se vilipendia por igual debido a las ideas absolutas inherentes a su concepción. Se trata de un principio enraizado en las mas antiguas sociedades del planeta. Llevar adelante una existencia con algún tipo de significado y crear un orden que haga comprensible ese significado es una de las actividades que diferencian a nuestra especie de todas las demás. El pensamiento estructural, incluso antes de su codificación mas reciente, llevada a cabo por la modernidad europea y americana, ha sido el sello de las culturas que se han esforzado por alcanzar la civilización y el desarrollo. La retícula tipografía un dogma fundamental del estilo internacional es un sistema ortogonal de planificación que parcela la información en fragmentos manejables. Los objetos semejantes se disponen de una manera parecida, a fin de que sus semejanzas resulten mas evidentes y por consiguiente mas reconocibles.


7

La retícula sitúa los elementos en un área espacial dotada de regularidad, lo que los hace accesibles; los lectores saben donde encontrar la información que buscan, porque las uniones entre las decisiones verticales y las horizontales actúan como señales indicativas. El sistema ayuda al lector a comprender su uso. En cierto modo, la retícula es como una especie de archivador visual. El orden y la claridad se convirtieron en los dos objetivos mas importantes de los diseñadores gráficos que ayudaron a la sociedad a progresar tras dos guerras inimaginables. En parte, por supuesto, tal orden implicaba comodidades de consumo; y los hombres de negocios que las proporcionaban enseguida se dieron cuenta de que la retícula podía organizar su imagen, su cultura corporativa y sus lineas principales y esenciales. En los últimos años la profesión de diseñador ha saltado a la palestra de la conciencia publica en diversas ocasiones, a medida que nuestra cultura ha ido reaccionando ante las nuevas tecnologías de la comunicación y el desarrollo.

Entre los debates sobre temas como la raza, el sexo, la conservación del planeta, el poder político o los derechos civiles, quizás podría resultar valiosa una sencilla reflexión sobre donde poner las cosas, es decir, sobre esa “mundana tarea domestica” del diseño basado en retículas.

Dentro de la comunidad de diseñadores, los debates en torno a cuestiones como la accesibilidad, el sexo, la raza y otras preocupaciones sociales han pasado a un primer plano frente a las discusiones sobre forma y organización, este tipo de debate en cambio ha dejado de ser frecuente en la industrial del diseño.


8

¿Para qué sirve la retícula?

La retícula es empleada por tipógrafos, diseñadores gráficos, fotógrafos y diseñadores de exposiciones para la solución de problemas visuales bi o tridimensionales. El diseñador gráfico y el tipógrafo se sirven de ella para la configuración de anuncios, prospectos, catálogos, libros, revistas, etc.; el diseñador de exposiciones, para la concepción de exposiciones, escaparates, etc. En la división en rejilla de las superficies y espacios el diseñador tiene la oportunidad de ordenar los textos, las fotografías, las representaciones gráficas, etc, según criterios objetivos y funcionales. Los elementos visuales se reducen a unos pocos formatos de igual magnitud. El tamaño de las ilustraciones se establece en función de su importancia temática. La reducción de los elementos visuales y su subordinación al sistema reticular puede producir la impresión de armonía global, de transparencia, claridad y orden configurados.

El orden en la configuración favorece la credibilidad de la información y da confianza. Una información con títulos, subtítulos, imágenes y textos de las imágenes dispuestos con claridad y lógica no sólo se lee con más rapidez y menor esfuerzo; también se entiende mejor y se retiene con más facilidad en la memoria. El diseñador debiera tener siempre presente este hecho, científicamente probado. Con la retícula se configuran con éxito las imágenes de las empresas. Por imagen de empresa (o corporativa) se entiende todo tipo de elemento portador de información visual, desde la tarjeta de visita al puesto de la exposición, pasando por los formularios de circulación externa e interna, la publicidad impresa, los vehículos para el transporte de personal y de mercancías, los rótulos en edificios, etc.


9

Conceptos básicos de la retícula

Cualquier diseño implica la resolución de una serie de problemas tanto a nivel visual como a nivel organizativo. Imágenes y símbolos, campos de texto, titulares, tablas de datos: todo ello debe reunirse con el fin de comunicar. Una retícula es simplemente una forma de presentar juntas todas esas piezas. Las retículas pueden ser flexibles y orgánicas, o bien rigurosas y mecánicas. Para algunos diseñadores la retícula representa una parte inherente al trabajo de diseñar, de la misma forma que la carpintería constituye una parte de la fabricación de muebles. La historia de la retícula ha formado parte de una evolución en la forma de pensar de los diseñadores gráficos en relación con el proceso de diseño, ademas de una respuesta a problemas específicos de comunicación y producción que necesitaban resolverse. Un programa con textos corporativos, por ejemplo, es un problema surgido

a finales del siglo XX que debe satisfacer complejos objetivos y adaptarse a requisitos también complejos. Entre otras cosas, una retícula esta indicada para ayudar a resolver problemas de comunicación que presentan un alto grado de complejidad. Los beneficios que reporta trabajar con una retícula son sencillos: claridad, eficacia, economía y continuidad. Mas que nada, una retícula aporta a la maquetación un orden sistematizado, distinguiendo los diversos tipos de información y facilitando la navegación del usuario a través del contenido. El uso de una retícula permite que un diseñador pueda maquetar cantidades ingentes de información, como por ejemplo en un libro o en una serie de catálogos, en un tiempo sustancialmente mas corto, porque muchas de las cuestiones que afectan al diseño ya se habrán


10

resuelto en el momento de construir la estructura reticular. La retícula permite asimismo que muchas personas colaboren en el mismo proyecto, o bien en una serie de proyectos relacionados, a lo largo del tiempo pasando de un proyecto al siguiente sin que las características visuales se vean afectadas o perjudicadas. Fragmentar la página en partes. Construir una retícula eficaz para un proyecto determinado significa valorar de forma profunda el contenido especifico de dicho proyecto, en lo que se refiere a las características visuales y semánticas del espacio tipográfico y del entorno entero. El espacio tipográfico es gobernado por una serie de relaciones entre las partes y el todo, una letra es un núcleo, parte de una

palabra. Las palabras juntas crean una linea: no tan solo una linea de pensamiento, sino también una linea en la pagina, un elemento visual que se dispone en el campo espacial del formato. Si se coloca una linea de tipografía en el paisaje vació de una pagina, se crea de manera instantánea una estructura. Es una estructura simple, pero que tiene una orientación, un movimiento y ahora dos áreas espaciales definidas: un espacio sobre la linea y un espacio bajo la linea. Una linea tras otra, y después otra, se convierte en un párrafo. Ya no se trata simplemente de una linea, sino de una forma con un limite físico y visual. El limite físico crea una referencia para la pagina y a medida que se estira y crece, el párrafo se convierte en una columna, que rompe el


11

espacio y al mismo tiempo se convierte en espacio por si misma. Las columnas repetidas o de proporciones diversas crean un ritmo de espacios intermedios en los que el limite del formato se reafirma, se contrarresta y se reafirma de nuevo. Los espacios vacíos entre párrafos, columnas e imágenes contribuyen a orientar el movimiento del ojo a través el material, así como también la masa que cons-

tituye la textura de palabras a la que rodean. Las alineaciones entre masas y espacios vacíos los conectan o los separa visualmente entre si. Si rompe el espacio dentro del campo de la composición, el diseñador estimula e implica al observador. Una composición pasiva, en la que los intervalos entre elementos son regulares, crea un campo de textura fijo.

Anatomía de una retícula: las partes básicas de una pagina Una retícula consiste en un conjunto determinado de relaciones basadas en alineación, que actúan como guías para la distribución de los elementos en todo el formato. Cada retícula contiene las mismas partes básicas, con independencia del grado de complejidad que alcance. Cada parte cumple una función determinada; estas partes pueden combinarse en función de las necesidades, o bien omitirse de la estructura general, según la voluntad del diseñador y dependiendo de la forma en que interprete los requisitos de información del material.


12

Construir una estructura adecuada. El trabajo con retículas depende de dos fases de desarrollo. En la primera fase, el diseñador se propone valorar las características informativas y los requisitos de producción del contenido. Esta fase es extremadamente importante; la retícula es un sistema cerrado una vez ha sido desarrollada y, a la hora de construirla, el diseñador debe tener en cuenta la idiosincrasia del contenido, como por ejemplo la existencia de múltiples tipos de información, la naturaleza y la cantidad de las imágenes. Ademas, el diseñador debe adelantarse a problemas de diseño potenciales que puedan surgir durante la maquetación del contenido dentro de la retícula, como por ejemplo, la existencia de titulares especialmente largos, el encuadre de las imágenes o los aquellos puntos muertos que surgirán en el momento en que se agote el contenido de una sección determinada. La segunda fase consiste en maquetar el material de acuerdo con las guías establecidas por la retícula. Es importante comprender que la retícula, aun y cuando es

una guía precisa, nunca debería imponerse a los elementos que se colocaran dentro de ella. Su trabajo es proporcionar una unidad global sin rebajar la vitalidad de la composición. En la mayoría de los casos, la variedad de soluciones para maquetar una pagina dentro de una retícula dada es inagotable, pero incluso entonces es aconsejable romper la retícula de vez en cuando. Un diseñador no debería tener miedo de su propia retícula, sino forzarla a fin de poner a prueba sus limites. Una retícula realmente bien planeada crea infinitas cantidades de oportunidades de investigación. Todos los problemas de diseño son distintos, y cada uno de ellos exige una estructura reticular que sea útil para sus elementos particulares. Existen algunas clases de retículas básicas y como punto de partida, cada una de ellas es adecuada para resolver determinados problemas. El primer paso del proceso radica en considerar cual es el tipo de estructura básica que se adaptara mejor a las necesidades de cualquier proyecto.


13

Los margenes son los espacios negativos entre el borde del formato y el contenido, que rodean y definen la zona “viva” en la que pueden disponerse la tipografía y las imágenes. Las proporciones de los margenes requieren una consideración profunda, ya que contribuyen a establecer la tensión general dentro de la composición, los margenes pueden utilizarse para dirigir la tensión general dentro de la composición, pueden servir como espacio de descanso para el ojo, o bien pueden contener determinada información secundaria.

Las zonas espaciales son grupos de módulos que, en su conjunto, forman campos claramente identificables. Puede asignarse un papel especifico a cada campo para mostrar información; por ejemplo, un campo alargado horizontal puede reservarse para imágenes y el campo situado debajo de este puede reservarse para una serie de columnas de texto.

Las lineas de flujo son alineaciones que rompen el espacio dividiéndolo en bandas horizontales. Estas lineas guían al ojo a través del formato y pueden utilizarse para imponer paradas adiciones y crear puntos de inicio para el texto o las imágenes. Las columnas son alineaciones verticales de tipografía que crean divisiones horizontales entre los margenes puede haber un numero cualquiera de columnas; a veces, todas tienen la misma anchura y a veces, tienen anchuras diferentes en función de su información determinada y especifica.

Los módulos son unidades individuales de espacio que están separados por intervalos regulares que, cuando se repiten en el formato de la pagina, crean columnas y filas.


14

Anchura de la columna

La anchura de columna no es sólo una cuestión de diseño o de formato: también es importante plantear el problema de la legibilidad. Un texto debe leerse con facilidad y agrado. Esto depende, en última instancia, del tamaño de los tipos de letra, de la longitud de las líneas y del interlineado entre éstas. El material impreso en formato normal se lee habitual-mente a una distancia de 30-35 cm. El tamaño de los tipos debe calcularse para esa distancia. Letras muy grandes o muy pequeñas se leen con esfuerzo. El lector se cansa antes. Según una norma empírica, para un texto de alguna longitud debe haber por término medio siete palabras por línea. Si quisiéramos de 7 a 10 palabras por línea, puede calcularse fácilmente su longitud. Para que la página impresa en su conjunto dé la impresión de ser abierta y ligera debemos establecer el interlineado, esto es, la distancia vertical de linea a linea, adaptada al tamaño de la letra. La foto-composición ha planteado un problema adicional, el del espaciado entre las letras. En la composición con tipos de plomo, el espaciado

entre letras se determinaba y equilibraba por el grosor del cuerpo de los mismos. En el caso de la foto-composición, el espaciado entre letras debe ajustarse en la compone-dora para cada ocasión. De ahí el aspecto irregular que presentan las palabras, demasiado apretadas la mayor parte de las veces. El diseñador hará bien en exigir un espaciado normal entre letras. Cualquier dificultad en ta lectura significa pérdida de comunicación y capacidad de retener lo leído. Al igual que las líneas demasiado largas, las demasiado cortas también fatigan. El ojo siente las líneas largas como algo pesado, porque hay que .emplear demasiada energía en mantener la línea horizontal a gran distancia del ojo; en la línea demasiado corta, el ojo es obligado con demasiada rapidez a cambiar de línea. También esto requiere, a su vez, gasto de energía. El ancho de columna adecuado crea las condiciones para un ritmo regular y agradable, que posibilita una lectura distendida y por completo pendiente del contenido.


15


16

Proporción de los blancos

La mancha queda siempre rodeada de una zona de blancos. De un lado por motivos técnicos: el corte de las páginas varía normalmente entre 1 y 3 mm, a veces hasta 5 mm. Así se evita que el texto quede cortado. Por otro lado por motivos estéticos. Unos blancos bien proporcionados pueden acrecentar extraordinariamente el goce de leer. Todos los trabajos bibliográficos célebres de siglos pasados presentan las proporciones de los blancos cuidadosamente calculados, bien mediante ¡a sección áurea o con otra relación matemática. Se recomienda no dejar muy pequeña la anchura de los blancos, de modo que un corte impreciso de las páginas no provoque una impresión óptica negativa. Cuando la zona marginal es pequeña, en seguida se advierte un eventual corte impreciso de la página. Cuanto mayor sea el blanco tanto menos podrá afectar a la impresión global de una página bien configurada

una imprecisión técnica, con las que siempre, en mayor o menor medida, hay que contar. Teniéndolo en cuenta, el diseñador sensible tratará de conseguir las proporciones más atractivas para los blancos. El estudio de la configuración de los libros de conocidos diseñadores tipográficos como Gutenberg, Caslon, Garamond, Bodoni y ei de las obras de los pre-cursores del siglo XX como Jan Tschichold, Karel Teige, Moholy-Nagy, Max Bill, etc. podrá ser de gran utilidad. En libros con grandes ilustraciones se prefieren las pá-ginas, sin blancos, cuando las mismas deban cobrar una apariencia muy llamativa. En cuatro páginas las ilustraciones se ponen a sangre y por lo tanto se impri-men al tamaño máximo, casi siempre se combinan las páginas con ilustración a sangre con las que llevan blancos. Con una buena pauta, la configuración puede presentar un aspecto más generoso.


17


18

La construcción de la mancha La mancha puede determinarse cuando el diseñador conoce la amplitud y la naturaleza de la información gráfica y textual que debe incorporar al diseño. También se requiere una idea previa sobre el aspecto que pre-sentará, en su conjunto y en detalle, la solución del problema. El boceto debe estar lo bastante desarrollado para que en principio resulte claramente reconocible la distribución de texto e ilustraciones y pueda derivarse de ella la clara determinación de la mancha. Se recomienda que el diseñador trace los bocetos en formato reducido y con toda la precisión necesaria para que sea posible el traslado a la solución definitiva.

se requiere práctica. La mejor forma de lograr-la para el diseñador consiste en dibujar, fiel a la escala, las letras lo más a menudo que pueda. Debe alcanzar un sentido certero de las formas y proporciones de los diversos alfabetos y ser сараz de diseñarlos de memo-ria. A partir de entonces, progresivamente, adquiere la capacidad de trazar diseños tipográficos, incluso de las dimensiones más reducidas, que puedan pasarse sin dificultades al formato definitivo. Si la información visual consiste principalmente en textos a los que deben incorporarse pocas ilustraciones, la mancha puede ajustarse al tamaño del formato de impresión.

El error que se encuentra a menudo, y que siempre se repite, consiste en trazar de forma irreal las líneas del texto, normalmente con trazos demasiado gruesos. Como consecuencia, en la re composición en formato 1:1 no pueden alojarse los textos con el tamaño deseado. Para poder trazar textos de forma realista en un formato reducido

La amplitud del texto y el número de páginas de que se disponga serán elementos determinantes en relación con la altura y anchura de la mancha, así como al tamaño de los tipos. Un texto largo que tenga que componer-se en pocas páginas requiere una mancha lo más gran-de posible, con un tamaño de letra y zonas margi-


19

nales relativamente pequeños. Que la mancha conste de una, dos o más columnas depende del formato de impresión y del tamaño de los tipos.

problemas varían de un caso a otro. Pero también se modifican constantemente las situaciones económicas, sociales y culturales.

La imagen general de armonía y buena legibilidad de una página impresa depende de la claridad de las formas de los tipos, de su tamaño, de la longitud de las líneas, de la separación entre ellas y de la amplitud de los blancos marginales. El formato de la página y la amplitud de los márgenes determinan las dimensiones de la mancha. La calidad en las proporciones del formato de página, de la dimensión de la man-cha y de la tipografía dan por resultado ta impresión estética.

Tales situaciones influyen en mayor o menor medida en las actividades publicitarias.

Los ejemplos que siguen ilustran la diversidad de tos problemas con que puede enfrentarse el diseñador. Los

Así como cada problema se distingue de los demás, es nuevo y requiere de una nueva reflexión, también la retícula debe ser objeto de una concepción específica correspondiente al problema en cuestión. Para el diseñador, esta exigencia significa que debe estar abierto ante cada nuevo problema y procurar analizarlo y resol-verlo objetivamente. La dificultad de cumplir este requerimiento se explica por el hecho de que entre los diversos problemas pueden existir inmensas diferencias en el grado de dificultad.


20

La construcción de la retícula

Al principio de cada trabajo debe estudiarse el problema implícito en él. En esa etapa deben aclararse las cuestiones del formato, del material textual y gráfico, de las leyendas, del tipo de letras, de la modalidad de impresión y de la calidad del papel. Después, el diseñador comienza a aproximarse a la solución del problema con pequeños esbozos. Es conveniente que los esbozos tengan ya las dimensiones del formato definitivo, al objeto de que no surjan dificultades al pasar a la escala del formato original. Los esbozos en formato pequeño facilitan la visión del conjunto. Al esbozar debe considerarse en cuántas columnas van a dividirse las páginas: Una columna para texto e imágenes ofrece pocas posibilidades de mostrar las figuras grandes, pequeñas o de tamaño medio. Dos columnas para texto e imágenes ofrecen más posibilidades: en la primera columna pueden ponerse los

textos, en la segunda las imágenes. El texto y las imágenes también pueden ponerse en la misma columna uno encima de las otras o viceversa. Además, la distribución en 2 columnas puede ser partida de nuevo en una página de 4 columnas. Tres columnas pueden ofrecer también un número suficiente de posibilidades de variación para la colocación de los textos y la disposición de imágenes de distintos tamaños. También la concepción de 3 columnas se puede descomponer en una de 6. Una desventaja de las 3 y 6 columnas es que las líneas del texto se hacen relativa-mente estrechas y, consiguientemente, debiera elegirse un tipo de letra más pequeño. Esta cuestión depende del problema planteado. La división en 4 columnas se recomienda cuando haya que colocar mucho texto y muchas ilustraciones o cuan-do deba aparecer material estadístico con muchos números, curvas


21

y gráficas. También las 4 columnas pueden dividirse de nuevo en 8, 16 y más columnas, una forma habitual para la representación de tablas. La anchura de las columnas influye en el tamaño de la letra a utilizar. Cuanto más estrecha es la columna más pequeña será, normalmente, la letra. En una columna estrecha y con letra grande puede ponerse un número demasiado pequeño de letras en la línea. El rápido cambio de línea durante la lectura cansa el ojo. La distancia normal de lectura es de 30-35 cm entre el ojo y el prospecto, libro o periódico. A esa distancia debe poder leerse el texto sin esfuerzo. Los ensayos con 2, 3 y 4 columnas, con letra más pequeña o más grande, deben proseguirse hasta que se perfile una posible solución. Es entonces cuando pueden compararse entre sí los esbozos. Las ideas inequívocamente inservibles se descartan, después las otras, de modo

que al final que-den 2 o 3. Es útil ampliar éstas al tamaño 1:1, después se comparan de nuevo entre sí, hasta que sólo quede un diseño. En este diseño se esbozan las líneas con el tamaño de letra que debe emplearse. Después se colocan encima las divisiones de la retícula y se controla cuántas líneas caben en un campo reticular. La primera línea del texto en el campo reticular tiene que corresponder exactamente al límite superior del campo, mientras la última debe encontrarse sobre la última línea de delimitación. Rara vez se logra una solución definitiva en el primer intento. En la mayor parte de los casos el campo reticular deseado es demasiado alto o demasiado bajo. En este estadio del trabajo de diseño se recomienda proceder mediante cálculos. Lo aclararemos con un ejemplo: Supongamos que la altura de columna es en nuestro caso de 57 líneas.


22

La construcción de la retícula

Deseamos 4 campos reticulares por columna, es decir, la columna debe dividirse en cuatro campos reticulares de igual tamaño, existiendo entre los campos un espacio intermedio. Como medida de espacio intermedio elegimos el que ocupa una línea. Este espacio se llama «linea vacía», es decir, el espacio en que podría estar la línea queda vacío. De las 57 líneas que forman la altura de la columna deducimos las 3 que precisan los espacios intermedios de los campos reticulares. Tenemos ahora aún 54 líneas que deben llenar 4 campos reticulares. Dividimos por4elnúmerodecolumnasynosquedan54:4=13,5 líneas por campo reticular. Puesto que la tipografía no tiene medias líneas, buscamos el número inmediata-mente inferior divisible por 4. Es el 52, que dividido por 4 da 13. Si cada uno de los 4 campos reticulares tiene 13 líneas tenemos, contando también las 3 líneas va-cías,una al tura de columnade55líneas, (4x 13) + 3-55. Conforme a esto corregimos nuestro diseño. Demos un paso más y deter-

minemos el número de columnas. Si elegimos 2 columnas, cada una de ellas tiene 55 líneas o 4 campos reticulares. Los campos reticulares están pensados para las figuras. La columna corregida de 55 líneas coincide rigurosa-mente con 4 campos reticulares de 13 líneas y 1 línea de espacio intermedio entre ellos. La altura de la columna es ahora de 54 cíceros y 8 puntos o bien de 24,7 cm. Si, por ejemplo, la columna izquierda una página tiene 55 líneas y la derecha 4 campos, uno sobre otro, con fotografías a la distancia de 1 línea cada una, los bordes superior e inferior de las figuras están siempre alineadas con las letras de trazo alto y trazo bajo. En un sistema reticular perfeccionado están alineadas con las figuras no sólo las líneas de texto, sino también las leyendas, los títulos y los subtítulos. Para que la leyenda se lea como información subordinada al texto debe ponerse en cursiva o con un tipo más pequeño. En nuestro ejemplo, para que las letras de la leyenda puedan alinearse con las líneas del texto, deben tener junto con el interlineado


23

la misma altura. Es decir, a una letra del texto de 10 puntos con 2 puntos de interlinea = 12 puntos de altura corresponden 2 líneas con 6 puntos sin interlinear = 12 puntos. Con esta relación están alinea-das todas las líneas del texto con las de la leyenda. Bajo las imágenes pueden ahora ponerse letras de 6 puntos en una o más líneas. El mismo proceso de cálculo debe realizarse para la elección de los tipos de títulos. Si, por ejemplo, se adopta para los títulos un tipo de letra de 20 puntos con 4 puntos de interlinea = 24 puntos, entonces se alinean 2 líneas de 10 puntos con 2 puntos de interlinea = 24 puntos. Así pues, si las líneas del título se alinean con las del texto, lo mismo ocurre con los campos reticulares. La pauta se completa con el título. Si para la solución de un problema se requiere, además, otro tamaño de letra, hay que efectuar las mismas consideraciones.

Las ilustraciones, tablas, cuadros, etc. Se manejan como campos reticulares, es decir, se diseñan en función de aquéllos. Si se desea, varios campos reticulares pueden juntarse para dar otros mayores, operación en la cual el borde superior e inferior de los campos debe alinearse con las líneas del texto. Una vez que se ha llevado a cabo el ajuste entre las líneas y los campos reticulares debe verificarse si el conjunto impreso produce un efecto satisfactorio y estético con relación al tamaño de la página. Para ello hay que examinar las proporciones de los márgenes, la relación entre ellos y su relación con y la superficie del conjunto impreso. Si el resultado no es satisfactorio hay que empezar otra vez desde el principio. Este trabajo puede llevar tiempo. Pero merece la pena, porque de su resultado depende el efecto de la publicación.


24

Retícula de manuscrito Las retícula de bloque o manuscrito es, estructuralmente, la retícula mas sencilla que puede existir. Como su nombre implica, su estructura de base es un área grande y rectangular que ocupa la mayor parte de la pagina. Su tarea es acoger textos largos y continuos, como es un libro, y se desarrollo a partir de la tradición de manuscritos que finalmente condujo a la impresión de libros. Tiene una estructura principal, el bloque de texto y los margenes que definen su posición en la pagina y una estructura secundaria, que define otros detalles de tamaño folio explicativo, los títulos de capitulo y la numeración de las paginas, junto con un área para las notas a pie de pagina, si es necesario. Incluso dentro de una estructura tan simple es precio tomar precauciones para que la textura de tipografía continua pueda leerse cómodamente pagina tras pagina. Un gran volumen de tipografía es, en esencia, una composición pasiva y gris. Es importante crear un interés visual, comodidad y estimulación a fin de motivar de manera constante al lector y evitar que el ojo se fatigue demasiado pronto durante sesiones prolongadas de lectura. Una de las formas de introducir interés visual es ajustar las proporciones de los margenes. Dentro de una doble pagina, los margenes interiores tienen que ser lo suficientemente anchos como para evitar que el texto desaparezca en el medianil, las retículas clásicas reflejan los bloques de texto de las paginas izquierda y derecha en torno a un margen de medianil mas amplio. Algunos diseñadores utilizan una proporción matemática para determinar el equilibrio armónico entre los margenes y el peso del bloque de texto. En general, los margenes mas anchos ayudan al ojo a centrarse en el texto, y producen una impresión de calma o estabilidad.


25

Unos margenes laterales estrechos aumentan la tensión, porque la materia viva esta mas próxima al borde del formato. Aunque las retículas de manuscrito tradicionales utilizan margenes que tiene anchuras simétricas, también puede crearse una estructura asimétrica en la que los intervalos de margen sean diferentes. Una estructura asimétrica añade espacio blanco en el que descansar la vista o en el que colocar notas, ilustraciones pequeñas u otros elementos editoriales que no se dan con regularidad y que por lo tanto, en realidad no exigen la articulación de una verdadera columna para ellos. El cuerpo de la tipografía en el bloque de texto al igual que el interlineado, el espacio entre palabras y el tratamiento del material secundario tienen enorme importancia. Considerar el cuerpo de la tipografía para el texto y sus características de espacio permitirá al diseñador añadir interés visual al conjunto, creando un sutil efecto de contraste con el tratamiento del material secundario. Debe recordarse que simples modificaciones en el color de la tipografía, el énfasis o la alineación dan lugar a diferencias muy significativas a la hora de percibir la jerarquía general de la pagina; en este caso, incluso los cambios de menor calibre suelen ser igualmente efectivo.


26

Retícula de columnas Retícula de columnas La información que es discontinua presenta la ventaja de que puede disponerse de columnas verticales. Dado que las columnas pueden depender de las otras en el caso de texto corrido, puede ser independientes si se trata de pequeños bloques de texto, o bien pueden cruzarse para crear columnas mas anchas, la retícula de columna es muy flexible y puede utilizarse para separar diversos tipos de información. Por ejemplo, pueden reservarse algunas columnas para el texto corrido y las imágenes de mayor tamaño, en tanto que los pies de foto pueden situarse en una columna adyacente; esta disposición separa claramente los pies de foto del material principal, pero a la vez permite que el diseñador establezca una relación directa entre ambos. La anchura de las columnas depende del cuerpo de la letra del texto corrido. Debe encontrarse una anchura en la que quepan tantos caracteres como

resulte cómodo leer en una única linea de tipografía de un cuerpo determinado. Si la columna es demasiado estrecha, probablemente habrá demasiadas particiones de palabras, y sera difícil conseguir una manera uniforme. En el extremo contrario, con una columna demasiado ancha para un cuerpo de letra determinado, al lector le resulta mas difícil encontrar el principio de las lineas consecutivas. Estudiando los efectos de las alteraciones del cuerpo de letra, el interlineado y el espaciado, el diseñador podrá encontrar un ancho de columna cómodo. En una retícula de columna tradicional, al medianil entre las columnas se le da una medida x y a los margenes dos veces la anchura del medianil, esto es, 2x. Los margenes mas anchos que los medianiles entre las columnas atraen la atención del ojo hacia la parte interior, relajando la tensión entre el borde de la columna y el borde del formato.


27 Sin embargo, no existen reglas, y los diseñadores tienen libertad para ajustar la proporción entre columna y margen de acuerdo a sus propios gustos. En una retícula de columna existe también una estructura de flujo: intervalos verticales que le permiten al diseñador acomodar los cortes poco frecuentes que se dan en el texto o las imágenes en una pagina, y que crean bandas horizontales que atraviesan el formato. La linea superior es una clase concreta de linea de flujo; se trata de la primera linea del bloque de texto corrido, situada encima de todas las demás. Esta linea defino la distancia vertical desde la parte superior del formato del papel, desde donde comenzara siempre el texto de las columnas.

En ocasiones, una linea de flujo próxima al borde superior de la pagina indica el lugar destinado a los folios explicativos, a la paginación o de las divisiones de sección, otras lineas de flujo adicionales, situadas en el medio o hacia el borde inferior de la pagina, puede establecer áreas que el diseñador destine a imágenes solamente, o bien diferentes tipos de texto corrido que deben aparecer junto al texto principal. Cuando se dan diversas clases de información que hay que tratar de manera yuxtapuesta y que son radicalmente diferentes entre si, puede optarse por diseñar una retícula de columna concreta para cada tipo de información, en lugar de intentar construir una única retícula de columna para todas ellas.


28

RetĂ­cula de columnas


29

Retícula modular Retícula de columnas Los proyectos de gran complejidad requieren cierto grado de control que va mas allá del que ofrecería una retícula de columnas. En esta situación, la elección mas eficaz podría ser una retícula modular es, en esencia, una retícula de columnas con un gran numero de lineas de flujo horizontales que subdividen las columnas en filas, creando una matriz de celdas que se denominan módulos. Cada modulo define una pequeña porción de espacio informativo. Agrupados, estos módulos definen áreas llamadas zonas espaciales, a las que pueden asignarseles funciones especificas. El grado de control dentro de la retícula depende del tamaño de los módulos. Los módulos pequeños proporcionan mayor flexibilidad y precisión, pero el exceso de subdivisiones puede resultar confuso o redundante. Las proporciones de los módulos puede determinarse de muchas formas. A veces, por ejemplo, el modulo puede tener la anchura y la longitud de un párrafo medio de texto principal, en un cuerpo de letra determinado. Los módulos puede ser proporción vertical u horizontal, y esta decisión puede estar vinculada al tipo de imágenes que se vayan a organizar, o bien al

tono general que el diseñador considere mas adecuado. Las proporciones de los margenes deben considerarse de manera simultanea a las del modulo que los separa o divide. Las retículas modulares se utilizan sobre todo para coordinar los sistemas extensivos de publicación. Si el diseñador tiene la oportunidad de considerar todos (o la mayoría de) los materiales que se requieren presentar por medio de un sistema determinado, los formatos pueden convertirse en una extensión del modulo, o viceversa. Regulando las proporciones de los formatos y del modulo entre si, el diseñador alcanza varios objetivos. Interrelacionar juntos de un modo armónico; y ademas, sera mas probable que puedan imprimirse al mismo tiempo y; por consiguiente, con un costo mucho mas bajo. Una retícula modular también resulta adecuada para el diseño de información tabulada, como cuadros, formularios, programaciones o sistemas de navegación. La repetición rigurosa del modulo lo ayuda a estandarizar el espacio de las tablas o los formularios, y también puede contribuir a integrarlos en la estructura del texto y las imágenes que los rodean.


30

RetĂ­cula modular


31

Retícula jerárquica Retícula de columnas A veces, las necesidades informativas y visuales de un proyecto exigen una retícula extraña que no encaje en ninguna otra categoría. Estas retículas se adaptan a las necesidades de la información que organizan, pero están basadas mas bien en la disposicion intuitiva de alineaciones vinculadas a alas proporciones de los elementos, y no en intervalos regulares y repetidos. La anchura de las columnas, al igual que los intervalos entre estas, tienden a presentar variaciones. El desarrollo de una retícula jerárquica empieza por analizar la interacción óptica que provocan los diversos elementos si se sitúan de manera espontanea en diferentes posiciones y, a continuación, habrá que elaborar una estructura racionalizada que los coordine. Si se presta atención a las variaciones que provocan los cambios de peso, cuerpo de letra y posición en la pagina, quizá se encuentre un armazón que pueda repetirse a lo largo de muchas paginas. En ocasiones una retícula jerárquica unifica elementos dispares, o crea una superestructura que se opone a los elementos orgánicos situados en un formato sencillo, como un cartel. Una retícula jerárquica también puede utilizarse para

unificar los lados de determinados envoltorios, o bien para crear nuevas disposiciones visuales si estos se muestran en grupos. Este tipo de retícula, tanto si se utiliza para construir libros como si se usa para diseñar carteles o paginas web, constituye una aproximación casi orgánica a la manera en que se ordena la información y los elementos que la integran; y aun así, también fija todas las partes al espacio tipográfico de una forma arquitectónica. Las paginas web constituyen ejemples de retículas jerárquicas. Durante la primera época de desarrollo de internet, muchas de las variables que se dan en la composición de paginas web no pudieron fijarse debido a los ajustes de los navegadores que utilizaban los usuarios. Incluso en la actualidad, con el control para establecer margenes fijos, el contenido dinámico de la gran mayoría de paginas web, y con la posibilidad de alterar la escala de la ventana del navegador exigen una flexibilidad de anchura y longitud que hace imposible cualquier clase de retícula modular estricta, aunque sea necesario que se estandaricen las alineaciones.


32

Retícula jerárquica


33

Conclusión

Cuando se habla de diagramación y retículas se hace referencia a la parte visual implícita de cualquier diseño, es decir, al proceso de reunir, de manera orgánica y armónica, los textos e imágenes que pretenden ser entregados al lector. La diagramación es una fase aparentemente sencilla, pero su complejidad radica e que de ella depende que haya una fácil lectura, que el cuerpo del texto sea correcto y proporcionado, que las imágenes sean comprensibles y concuerden con el texto o la información que están apoyando, etc. Los encargados de esto son los diseñadores, quienes, por lo general, se encargan de tareas o secciones específicas, siguiendo, eso sí, las directrices generales dadas por un diseñador. En el momento de llevar a cabo la diagramación, hay que tener en cuenta cuestiones como la caja tipográfica, la paginación, el encabezado, los títulos, los subtítulos, la fuente y su tamaño, los espacios, las gráficas, las fotos, las ilustraciones, entre otras cosas.


Agradecimiento especial para Lorena Collins

Retículas_preview  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you