Page 1


Andrei Tarkovski 1932-1986


Pigeon P


SACRIFICIO «En el principio era el Verbo. »¿Por qué, papá?» A. Tarkovski La rama seca confía y espera, tiene fe en el riego hasta el verde, en su apoyo de pedernal, en la constancia del hombre. La constancia acerca el agua a su raíz, su paciencia hasta cubrirla en floración. Un ritual, todos los días, y el mundo será mundo. Espera también lo sombrío como príncipe la alegría del idiota, ese vuelo de pájaro. Al principio era la palabra y el silencio una boca de pez. Ser el espacio en la boca del pez o la inmolación de un insecto. No hay mayor certidumbre que, lo que humilde, se clava en la tierra.


Los pequeños incidentes se anudan a lo percibido en las sombras como una fotografía dactilar para un ciego. Un roce de ángel rompe un corazón u ocasiona un terremoto, un sonido de campanas derrama la jarra de leche y envuelve el suelo con su exquisita pureza. ¿Cómo esquivar algo tan limpio? La verdad enmudece, se arrastra en una bicicleta de radios rotos, en el juego de regar el leño día tras día, en la ofrenda, en la fe de que lo verde crecerá como palabra de mujer que alienta el tiempo. «Con esperanza y confianza».

Carmen Díaz-Maroto


Lola MarĂ­n


LA MUERTE DE ANDREI «Pero no me quedan fuerzas, ése es el problema», escribe Tarkovski en la última entrada de su diario, catorce días antes de morir. En esas dos semanas de lenta agonía hasta su fallecimiento no anota una sola palabra más. Ni siquiera había fuerzas para eso.

Bruno Benjamenta


JesĂşs Castro


Cristina Alegre


EL SACRIFICIO

—¿Qué haces en la cama con otra, asqueroso? —Cariño, no es lo que parece. —¿Ah, no? ¿No estáis follando? —Sí, pero por una buena causa. Resulta que María es una bruja. —Eso es evidente. —No, no me has entendido. Como es una bruja, tiene poderes. Y yo me acuesto con ella por nosotros, para que salve al mundo. Me sacrifico, vaya. Por nuestro bien y el de la humanidad entera.

Gabriel Noguera


«En el fondo yo tiendo a pensar que el mundo ya suena de por sí muy bien y que el cine en realidad no necesita música, con tal de que aprendamos a oírlo bien». Andrei Tarkovski


COLABORADORES Cristina Alegre Bruno Benjamenta Jesús Castro Carmen Díaz-Maroto Lola Marín Gabriel Noguera Pigeon P. DIRECCIÓN Sonia Marpez Gabriel Noguera

DISEÑO Y PORTADA Sonia Marpez

Obituario N.45 – Andrei Tarkovski Publicado el 29 de diciembre de 2016 obituariomag.blogspot.com


OBITUARIO #45  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you