Issuu on Google+

 

Impresión personal

Siempre voy a hablar, desde mi punto de vista muy personal. Y digo esto, porque no se le puede decir a la gente, como se hace esto ó aquello, porque cada persona es un mundo, y cada uno tiene su propia personalidad, y lo que a mi, me gusta mucho, al que me escucha, puede que no le guste tanto como a mi, ó ni siquiera le interesa el tema que estoy hablando. Por eso, cuando yo me dirijo, a la gran familia del mundo del belén,siempre lo haré desde mi atalaya, y con gran respeto

hacia

los

demás,

sabiendo que el trabajo que uno hace, no siempre es del agrado de todos. Por eso, lo que les comento ahora, es simplemente mi opinión. Comenzaré diciendo, que este belén, tiene unas medidas de 2 x 2 metros aproximadamente. Si nos ponemos frente a el,podemos observar a nuestra derecha, un pueblecito acogedor. Normalmente no te fijas en nada, siempre es algo inventado, ya que

como de costumbre, nunca

tengo previamente, ningún boceto, ni tampoco apunte alguno.

   

    Página 1  


Simplemente, comienzas un buén dia, y a partir de ahí, das rienda suelta a tu imaginación. Como decía, este pueblecito, está elaborado con el corcho blanco. Normalmente te documentas , y te informas mediante imágenes de libros, videos etc. de cómo son más ó menos el aspecto de las casas judías. Con la información de tu mente, elaboras una, la colocas, donde tu creas, y a raíz de ahí, vas elaborando las otras, procurando, que queden a diferentes alturas, quedando un montaje agradable a la vista.

El espacio que ocupan las casas es muy poco. Son casas completas, las que se ven desde la posición del espectador. Otras son solo siluetas ó simulacro de casas. Las mas altas que vemos el la foto que nos ocupa, son simplemente un ángulo de dos lados (los que se ven) las demás casas y otros enseres, son en muchas ocasiones

simplemente

espejismos, que hacen ver al espectador, justo aquello que tu deseas que vean Por eso me inclino, por el montaje del belén , que se vé, desde un lado solamente. Eso te permite, crear perspectivas, que dan una profundidad increíble al belén, y tienes menos trabajo, porque solo vistes , aquello que puede ver el espectador desde su posición    

    Página 2  


Entre la cueva, y las casas, hay un gran espacio,que he dedicado a un gran mercadillo de frutas frescas, animales, puestos de tela, vasijas de barro, cestería, cacharrería, y también podemos observar, al carpintero asomado a la puerta, esperando como de costumbre a sus amigos para tener

una charla agradable,

hablando de sus cosas. Bajo el puente aparece un nutrido rebaño, que por su colocación, parece

que tienen movimiento, y de alguna forma, da vida al

mercadillo, dando al mismo tiempo, una impresión de realidad junto con el resto de los vendedores, que aparecen en la imagen. Vas

buscando

los

pequeños

detalles, que son los que llaman la atención al espectador, y, a medida

que

descubriendo,

avanzas, que

el

vas mismo

paisaje, te va pidiendo, aquello que

necesitas

para

seguir

adelante. Por eso, no me preocupa el boceto previo, ya que sin que pienses en nada, y poco a poco, vas observando lo que debes hacer en cada momento, según vas trabajando. Hablaba antes del mercadillo, y me parece un lugar importante, porque normalmente son lugares de encuentro, para todo el mundo.

   

    Página 3  


No todo el que visita el mercadillo, va a comprar. Muchas veces, nos acercamos, simplemente para curiosear, y descubrir en alguna ocasión cualquier objeto, que sin haber pensado en el, lo encontramos, nos gusta, y nos lo llevamos.

Este mercadillo, está bien servido, porque tiene como se puede ver, bastantes puestos de venta, con su mercancía correspondiente Todo esto se debe, a que durante todo el año, vas haciendo pequeños detalles, los pintas, y los guardas. Entonces,

cuando

llega

la

navidad, te puedes permitir, tener

un

gran

porque

comienzas

mercado, exponer,

todo lo que has hecho, y empiezas a seleccionar lo mas que te gusta en ese momento, y en esa ocasión. Por eso mi belén no es mejor que otro, simplemente, es diferente, pero porque eres tú quien lo hace diferente, y le das tu toque personal, derramando sobre lo que has creado, toda tu ilusión, tu personalidad, y tu capacidad creativa. En una palabra, todo cuanto llevas en tu interior, en ese momento, en que la navidad te envuelve con su ternura, y te transporta en ocasiones, a otros lugares de ensueño. Puedo observar también, las palmeras tras las murallas, que le dan un toque de realidad

a todo, ya que en mi opinión, las

   

    Página 4  


palmeras son siempre tan elegantes, tan esbeltas, que embellecen el paisaje, alla donde las pongas. En esta ocasión, creo que realzan la belleza del paisaje, dando un cierto esplendor con su belleza natural, haciéndose participe del resto del paisaje. 1. La cueva, ó nacimiento, que vemos en estas fotos, está colocada en primera fila, por dos motivos que explico seguidamente. Uno es porque me permite, que los pastores, y el resto de los personajes del belén, caminen figuradamente hacia delante,

y

asi

puedo

observar las caras de todos. Para mi eso es importante, porque a veces, tenemos figuras preciosas,, pero… no le vemos la cara, y yo me pregunto, ¿ para que quiero figuras tan bonitas, si no puedo disfrutar viéndolas en mi belén ? Y la otra razón, por la que me gusta colocar la cueva, en primera fila, es porque me permite dejar un espacio abierto, al fondo de la misma, y asi puedo crear un paisaje, con perspectivas de profundidad, y poder obvervar desde la cueva increíblemente bonita, dependiendo, de lo que se asome a tu mente en ese momento. Y ya para terminar de definir la estampa que estoy observando, a través de las distintas fotografías, que tengo encima de la mesa, quiero decir, el puente que aparece en el centro de casi todas las fotos, ha sido mi cómplice, en la creación el paisaje, ya que él,

   

    Página 5  


áunque parece muy poca cosa, me ha permitido, separar la presencia del pueblo en si mismo.

,

del

resto

del

paisaje, que representan, al campo y las montañas. Espero haber sabido llegar, al

corazón

belenistas,

de y

muchos haber

influenciado en su ánimo, para que puedan aprender algo nuevo, ya que todos aprendemos, los unos de los otros. Solo he intentado, compartir con ustedes, el entusiasmo que siento, y que me domina, al llegar la navidad. Espero haberlo conseguido. Un saludo: José Luis Tacoronte

   

    Página 6  


Impresión Personal del Autor