Page 1

Londres REINO UNIDO Norte del Cauca COLOMBIA

Preparado porthe el Prepared by Centro Internacional de Enseñanza International Teaching Centre Haifa,Bahá’í Israel Centro Mundial

Tiriki Occidental KENIA

Bihar Sharif INDIA

Glimpses from Impresiones de fivecontinentes continents cinco

Tarawa Sur KIRIBATI

Creating Llegando the a la dynamics dinámica of growth de crecimiento


Llegando a la dinámica de crecimiento Impresiones de cinco continentes

Preparado por el Centro Internacional de enseñanza Centro Mundial Bahá’í


Centro Mundial Bahá’í Abril de 2008


Contenidos

página

A los delegados presentes en la   Décima Convención Internacional Bahá’í . . . . . . . . . . . . 2 Londres, Reino Unido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 Norte del Cauca, Colombia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15 Bihar Sharif, India . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25 Tiriki Occidental, Kenia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 Tarawa Sur, Kiribati . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 Aceleración del aprendizaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55


A los delegados presentes en la Décima Convención Internacional Bahá’í En tan sólo unos pocos años, el programa intensivo de crecimiento ha surgido como un medio poderoso para la expansión y consolidación de la Fe a gran escala. Al frente del proceso de aprendizaje que impulsa el progreso se hallan los resultados de las agrupaciones donde los amigos han descubierto, gracias a un trabajo arduo y sistemático, cómo implementar los ciclos de actividad que conforman tal programa. Tan instructiva es la experiencia de estas agrupaciones, que solicitamos al Centro Internacional de Enseñanza que seleccionara un ejemplo en cada continente y preparara un documento que mostrara simultáneamente la diversidad de condiciones en las que los creyentes de todas partes del mundo trabajan y la visión coherente que los une conforme avanzan en el proceso de entrada en tropas. El documento consiste de cinco casos de estudio y un análisis final. Les encomendamos su estudio que de seguro les resultará inspirador. Aunque los casos de estudio presentan un admirable relato del trabajo de cada agrupación, esperamos que no se contenten únicamente con su lectura, sino que traten de identificar los principios, cualidades y métodos que han hecho posible el progreso logrado hasta ahora. Lo que debe quedar claro es cuán hábiles han sido los amigos e instituciones de las agrupaciones para aprovechar el marco de acción descrito en nuestro mensaje de 27 de diciembre de 2005, a fin de insuflar el espíritu de la Revelación de Bahá’u’lláh en lugares tan diversos como la concurrida ciudad de Londres y el pequeño archipiélago de Kiribati. Lo que sobresale a primera vista es el grado en que los amigos han confiado en el poder de la asistencia divina; esto los ha fortalecido en el campo de la acción y les ha permitido persistir ante las inevitables pruebas. Igualmente importante es el sentido de propósito que anima sus esfuerzos, un propósito que se complementa con la actitud de aprendizaje que han mostrado. Aun más destacable, no obstante, es el modo en que estos atributos se van perpetuando en el conjunto de creyentes a medida que éste crece, pues en todos los casos estos atributos han llegado a caracterizar no sólo la acción personal sino también la de toda la comunidad. Tan enfocada está la energía colectiva de los amigos cuando realizan las tareas centrales del Plan de Cinco Años, bien por iniciativa personal o al participar en campañas organizadas, que están empezando a vislumbrar los primeros indicios de lo que significa la multiplicación de sus poderes mediante la acción mancomunada. Al leer los casos de estudio, comprobarán como los métodos adoptados y el sistema de administración puesto en marcha sirven como medio para facilitar la dinámica de dicha acción mancomunada. En toda agrupación, la camaradería y el apoyo mutuo son la base que los sustenta. Ya sea que realicen una visita hogareña a una familia para entablar una conversación sobre la Fe, o que se ayuden los unos a los otros a realizar actos de servicio como parte de su estudio de los cursos de instituto, la alegría de acompañar a otras almas en su viaje espiritual es lo que motiva a los creyentes.


Esta fuerza motivadora guía a las instituciones y agencias de la agrupación en sus esfuerzos por administrar el programa intensivo de crecimiento. Claramente, la complejidad de los esquemas de coordinación de las cinco agrupaciones varía en cierta medida. Mas, independientemente del nivel de complejidad, los mecanismos administrativos establecidos representan una respuesta al deseo de más y más amigos que ansían expresar el fervor de su fe en la acción. Estos mecanismos les ofrecen el apoyo necesario para participar en equipos de enseñanza, celebrar reuniones devocionales, ofrecer clases de niños, formar grupos prejuveniles y abrir círculos de estudio. Que las instituciones y agencias en cuestión sean capaces de mantener un modelo de administración tan dinámico demuestra el alto nivel de habilidad organizativa y flexibilidad que han alcanzado. En el análisis final, el Centro Internacional de Enseñanza examina las estrategias que se están empleando para transferir la experiencia obtenida en agrupaciones avanzadas —tales como las cinco descritas en el documento— a agrupaciones en etapas tempranas de crecimiento. El efecto de esta transferencia ha sido admirable. Lo que tomaba a los amigos varios años para lograr puede aprenderse ahora en otra agrupación en un tiempo relativamente corto. A menudo, tal como indica el Centro de Enseñanza, en cuestión de meses puede establecerse un patrón dinámico de actividad que refleje el mismo énfasis en los dos procesos de expansión y consolidación. En todos los casos, los creyentes hacen suyo el programa de crecimiento inmediatamente y pronto llegan a la unidad de pensamiento. Conforme empiezan a poner en práctica lo aprendido con el estudio de los cursos de instituto, especialmente lo que se refiere a métodos de enseñanza directa, comprueban como se confirman sus esfuerzos y como desaparecen las nociones preconcebidas sobre la falta de receptividad. El compromiso con el proceso de crecimiento se eleva a niveles cada vez mayores a medida que participan en la toma de decisiones a través de la reunión de reflexión. Los planes establecidos por las instituciones y agencias de la agrupación se vuelven cada vez más efectivos en el grado en que su habilidad para interpretar la experiencia adquirida por los amigos se torna más aguda. Por una parte, tienen la capacidad de pensar estratégicamente, fijar prioridades y usar los recursos con criterio. Por otra parte, identifican creyentes capaces de asumir nuevas responsabilidades para la consecución de los planes y canalizan las energías de un número creciente de servidores de la Causa. La comunidad crece con fuerza a medida que da la bienvenida amorosa a nuevos creyentes. En definitiva, el proceso de desarrollo de la capacidad de los tres protagonistas del Plan se acelera a un ritmo frenético. Es este avance lo que más nos conforta y lo que nos da la seguridad de que el potencial del Plan de Cinco Años se va a desplegar. La Casa Universal de Justicia Rid. ván 2008


Londres REINO UNIDO

Londres Reino Unido

La experiencia de la agrupación de Londres es una lección de cómo movilizar equipos de enseñanza y cambiar actitudes hacia la expansión de la Causa en un área considerada «poco receptiva». Al igual que muchas otras ciudades grandes, Londres era considerada durante mucho tiempo un lugar en el que enseñar era especialmente difícil, a pesar de que el proyecto de enseñanza directa llevado a cabo en el borough de Hackney entre 1992 y 1997 demos­ trara claramente la receptividad tan alta que había entre las poblaciones afro­caribeña, turca y kurda . Por desgracia, ese proyecto careció de los medios adecuados para profundizar a los nuevos creyentes y fomentar la vida comunitaria . Sin suficientes maes­ tros activos y estrategias efectivas, sólo un pequeño grupo de la gran cantidad de individuos y familias que entraron a la Causa desarrollaron una identidad bahá’í sólida . en 2001, al inicio del Plan de Cinco Años, Londres se dividió en siete agrupaciones . Una de las que mostraba un potencial significativo de cre­ cimiento era London City east, que incluía la zona donde se llevó a cabo el proyecto Hackney . Tras varias consultas, los Consejeros, instituciones y agencias de la agrupación decidieron subsanar las carencias del proyecto de enseñanza anterior . Decidieron llevar a cabo campañas para generar recursos humanos invi­ tando a todos los creyentes a apuntarse a un grupo de estudio y avanzar de forma acelerada por la secuencia de los cursos de instituto . De ese modo se esperaba que los nuevos creyentes asumieran inmediatamente un sentido de responsabilidad por el progreso de la Fe y se convirtiesen en maestros activos . Cuando se presentó la idea de la campaña intensiva en una reunión de reflexión, recibió una

La agrupación en resumen  1610 km2 de superficie  La ciudad más grande en Europa occidental: 7,5 millones de habitantes  Más del 40 % de los habitantes pertenecen a grupos «minoritarios», especialmente africanos, caribeños y de la India  La ciudad se divide en 33 boroughs (municipios dentro de la ciudad)  La comunidad bahá’í cuenta con aproximadamente 1000 creyentes; un alto porcentaje son amigos de origen iraní  Hay asambleas espirituales locales en 29 boroughs  Segundo programa intensivo de crecimiento en Europa (en abril de 2005)  La primera bahá’í en Londres fue Virginia Thornburgh-Cropper, una integrante del primer grupo de peregrinos de Occidente en 1898  ‘Abdu’l-Bahá visitó Londres en 1911 y en 1912–13  Lugar donde reposan los restos de Shoghi Effendi

Impresiones de cinco continentes — 5


respuesta entusiasta. En pocos meses, un grupo de unos 30 creyentes, muchos de ellos jóvenes, ya habían formado clases de niños vecinales y habían atraído con éxito a amigos de la Fe a reuniones devocionales y visitas hogareñas. Esta experiencia sentó las bases para otras agrupaciones de Londres en las que los creyentes empezaban a ver el efecto transformador del proceso de instituto en el trabajo de expansión y consolidación.

Preparación y lanzamiento del programa intensivo de crecimiento A principios de 2005, se decidió fusionar las siete agrupaciones de Londres en una sola. Los recursos humanos así combinados permitían lanzar un programa intensivo de crecimiento. El enfoque de la primera reunión de reflexión de la nueva agru­ pación de Gran Londres, organizada en preparación al lanzamiento del programa, era doble: realizar una campaña de visitas hogareñas e identificar amigos, parientes, vecinos y compañeros de trabajo potencialmente receptivos. El trabajo preliminar llevado a cabo en este período de preparación demostró ser decisivo para el éxito de los primeros ciclos del programa. Fue sólo semanas antes de que se lanzara el programa intensivo de crecimiento, cuando se estableció un esquema de coordinación a nivel de agrupación. El consejo bahá’í de Inglaterra, en consulta con los Consejeros, nombró un comité de enseñanza de área, compuesto por cinco amigos con experiencia en el proceso de instituto. Luego se nombró un coordinador del instituto, así como un coordinador de clases de niños, para la agrupación. El tiempo era justo y había mucho por hacer. Para iniciar el programa era nece­ sario movilizar estratégicamente a los amigos que habían finalizado los cursos del instituto. Se habían dado casos de buscadores participando en actividades básicas en el pasado, pero no a la escala que se requería ahora. ¿Lograrían movilizar a los amigos alrededor del programa intensivo de crecimiento? El entusiasmo que sentían los miembros del comité de enseñanza de área se mezclaba con una preocupación considerable, sensaciones que se acrecentaban al saber que éste era sólo el segundo programa intensivo de crecimiento en toda Europa occidental. No había ejemplos para seguir. 6 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Londres REINO UNIDO

Los resultados del primer ciclo de actividad sobrepasaron las expectativas. Más de 150 creyentes participaron de algún modo en la fase de expansión, un logro digno de mención dado los pocos creyentes que se consideraban a sí mismos maestros de la Causa al principio. La confianza de los amigos se disparó, y los ánimos de la concurrida reunión de reflexión estaban elevados, resueltos y galvanizados. El objetivo de las instituciones y agencias sirviendo en la agrupación había sido el de aumentar sustancialmente el número de buscadores que participaban en las actividades básicas, aprender acerca de la enseñanza y lograr algo de crecimiento. El número de amigos de la Fe participando en las actividades básicas aumentó de manera espectacular, de 40 a 133, y 6 de ellos se declararon bahá’ís. Sin duda, las posibilidades de crecimiento fueron realmente mucho mayores que las previstas. Pero más allá de los resultados tangibles, se evidenció que los creyentes se estaban volviendo cada vez más audaces en acercarse a la gente, empleando las herramientas adquiridas en los cursos de capacitación del instituto, tales como las visitas hogareñas y los equipos de enseñanza, para darle forma a sus esfuerzos. Al saber que el relato de sus victorias resonaba en tierras lejanas, los amigos de Londres se sintieron aún más confirmados en sus esfuerzos.

Aprendiendo de los equipos de enseñanza Desde el inicio del programa intensivo de crecimiento de Londres, los equipos de enseñanza han desempeñado un papel crucial propulsando el proceso. En general, los equipos se han centrado en invitar a la gente a las actividades básicas, lo cual, por supuesto, les ha permitido compartir el Mensaje en mayor o menor medida en cada caso. Se realizó un gran trabajo para preparar a los equipos iniciales para el primer ciclo de actividad a fin de asegurar el éxito. Como estrategas militares movilizando un ejército, las agencias de la agrupación con la ayuda de los miembros del Cuerpo Auxiliar empezaron por observar la lista de creyentes que participaban en el proceso de instituto, especialmente aquellos que habían finalizado los Libros 6 y 7 del Instituto Ruhi, e identificaron grupos de amigos que vivían relativamente cerca el uno del otro, quienes podían formar equipos de tres o cuatro miembros. Se seleccionó un coordinador potencial para cada equipo, a quien se le preguntó acerca de posibles miembros, y mediante este proceso de consulta surgieron los primeros equipos. En poco tiempo, el papel de los coordinadores resultó ser fundamental para asegurar el flujo de información, consejo, recursos y estímulo entre aquellos que llevaban a cabo el trabajo y las agen­ cias de la agrupación, un flujo imprescindible para que este ejército de intoxicados amantes de Bahá’u’lláh pudiera funcionar correctamente. Se elaboró un pequeño bosquejo sobre los equipos de enseñanza, que se es­tudió primero con los coordinadores de equipo y luego con todos sus miembros. Los miembros del Cuerpo Auxiliar se pusieron al frente de esta tarea. Debido a la poca experiencia en el trabajo de los equipos de enseñanza y una experiencia limitada en la enseñanza individual, estos conceptos habían de examinarse dete­ nidamente. Los materiales estaban pensados para subrayar principalmente que la fase de expansión era un período para enseñar, y para enseñar con una intensidad más allá de cualquier esfuerzo anterior. De los cerca de 30 equipos formados en el primer ciclo, quizás 12 tuvieron éxito en atraer contactos a las actividades básicas. Aunque preocupado por los equipos menos efectivos, el comité de enseñanza de área confió en que pronto el aprendizaje de los equipos más activos se transmitiría a otros. Más tarde esto resultó ser cierto cuando el número de equipos efectivos aumentó de un ciclo a otro. Impresiones de cinco continentes — 7


Las historias de los equipos durante la primera semana —acerca de cómo s­ uperaron el miedo, cómo realizaron con éxito visitas hogareñas para compartir oraciones, cómo enseñaron mediante reuniones hogareñas, o invitaron a sus colegas a reuniones devocionales— reforzaron muchas de las ideas estudiadas con anterio­ ridad e hicieron que se apreciara más el nuevo método de trabajo. Se palpaba el entusiasmo. Se recogieron y compartieron historias inspiradoras para animar a otros, las cuales también se utilizaron en ciclos posteriores para ampliar el entendimiento de los amigos al reflexionar sobre experiencias reales. La confianza ganada durante las primeras etapas del programa para enseñar la Fe fue clave pues se tradujo en hábitos más efectivos en los ciclos posteriores. Muchos creyentes se sentían cohibidos al principio, pues suponían que la gente de su ­círculo cercano no era receptiva. Con la experiencia, no obstante, vieron que cuando presentaban la Fe de forma natural, sus amigos, parientes, vecinos y compañeros de trabajo respondían positivamente en la mayoría de los casos. A medida que los equipos entraban en el campo de la acción, experimentaron el poder inmediato de la oración y empezaron a confiar cada vez más en ella. Las insti­ tuciones han enfatizado el hábito de la oración encarecidamente, como un medio para atraer la asistencia divina y para recordar la naturaleza exaltada y espiritual de esta empresa. El plan para cada ciclo de actividad sigue incluyendo una oración especial para la campaña en la que todos están invitados a participar. Con 50 equipos repartidos en más de 30 comunidades en Londres, ha sido real­ mente un desafío para las agencias de la agrupación mantenerse en contacto con todos ellos para apoyar sus esfuerzos. Mas la habilidad de trabajar hombro con hombro con los equipos ha aumentado progresivamente durante los ciclos. A medida que los miembros del comité de enseñanza de área han ido adquiriendo experiencia personal, han aprendido a confiar en su método de acompañamiento a los amigos. Asimismo, las destrezas y entendimiento de los equipos también se han ido desarrollando con­ forme han ganado experiencia en el campo. A finales del sexto ciclo, había ya una cultura arraigada de invitar a los amigos a hacer el Libro 1 sin temor alguno.

Los círculos de estudio como entornos para la enseñanza Al igual que en otros lugares, los círculos de estudio han sido un campo fértil para la enseñanza, y este potencial se ha ido percibiendo poco a poco, a medida que los 8 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Londres REINO UNIDO

amigos han superado sus temores a enseñar . La experiencia ha demostrado que al estudiar el Libro 6 se eliminan muchas barreras . Varios amigos han resaltado incluso que sus hábitos de pensamiento estaban tan arraigados, que no lograron deshacerse de su retraimiento a la hora de compartir el Mensaje hasta haber ejercido como tutores del libro unas cuantas veces . Más aun, algunos tutores han conseguido contribuir al patrón de crecimiento de la agrupación basado en los cursos de instituto . estos creyentes forman círculos de estudio y, al finalizar cada círculo, ayudan a los buscadores a realizar la actividad básica correspondiente con amigos de la Fe . Al acompañar a los participantes en el estudio y la práctica de los libros del 1 al 7, logran multiplicar sistemáticamente el número de aquellos con la capacidad de ayudar a que otros se vuelvan maestros dinámicos de la Causa . el relato de un tutor ilustra el tipo de transformación que puede darse .

Vida facilitó su primer círculo de estudio como resultado de los esfuerzos de un miembro de un equipo de enseñanza que no se había declarado aún en la Fe. El miembro del equipo organizó un círculo de estudio durante el día para ocho madres, de las cuales sólo dos eran bahá’ís, ofreciendo hacerse cargo de los niños mientras Vida llevaba el círculo. Vida, que estaba bastante nerviosa al principio, con las nuevas participantes mirándola con expectación, confesó más adelante: «Oía latir mi propio corazón». A pesar de los nervios, las primeras sesiones fueron bien, las participantes estaban entusiasmadas y su confianza pronto empezó a crecer. Por sus propios esfuerzos y los del miembro del Cuerpo Auxiliar y coordinadores de agrupación, quienes le acompañaron en su trabajo, las destrezas de Vida se desarrollaron significativamente. De su primer círculo de estudio con madres surgió de forma natural una clase de niños. Varias participantes se nutrieron y abrazaron la Fe mediante visitas a los hogares, reuniones hogareñas y reuniones devocionales. A medida que estas personas empezaban a pasar por la secuencia de cursos y, en consecuencia, a enseñar la Fe, aparecían cada vez más oportunidades de enseñanza, lo que estableció un patrón de crecimiento. Ahora, dos años más tarde, Vida sirve como persona recurso, viajando a otros países en los que los creyentes se enfrentan a ciertas tareas relacionadas con el crecimiento, acompañando a los amigos a realizar visitas a los hogares y ayudándoles a confirmar almas en la Causa. En cuanto al miembro del equipo de enseñanza original, ¡éste ingresó en la Fe formalmente en el séptimo ciclo!

Vislumbres de crecimiento Fruto de los esfuerzos de los creyentes de la agrupación de Londres, el ritmo de enseñanza continúa cobrando impulso . La siguiente tabla contiene información estadística relevante del primer al octavo ciclo de actividad, que concluyó en enero de 2008 . CiClo

1.º

2.º

3.º

4.º

5.º

6.º

7.º

8.º

N.º de participantes en actividades de enseñanza

156

106

147

115

129

143

114

75

N.º de jóvenes y adultos que se declararon durante el ciclo

10

9

10

6

8

11

10

8

N.º total de individuos que se declararon durante el ciclo

12

12

12

6

9

12

10

8

N.º de nuevos creyentes que entraron en el programa de instituto

10

7

7

3

6

11

10

8

N.º de buscadores en actividades básicas al final del ciclo

133

124

120

128

150

140

180

131

Impresiones de cinco continentes — 9


Resulta significativo que el 86 % de los nuevos creyentes jóvenes y adultos han iniciado el proceso de instituto de capacitación, y casi la mitad de ellos son activos en el campo de la enseñanza . Varios se incorporaron a los equipos de enseñanza rápidamente —en algunos casos, antes de declararse bahá’ís formalmente— y están considerados como los maestros más naturales . Sin viejos hábitos o actitudes que cambiar, ven la capacitación como una oportunidad para desarrollar las destrezas que les permitan compartir de forma más efectiva el Mensaje que han abrazado y responden con entusiasmo cuando se les invita a avanzar en los cursos de instituto . ¡Todavía recuerdan con cariño el ciclo de actividad en el que abrazaron la Fe!

Descentralización de las clases de niños Antes de que se lanzara el programa intensivo de crecimiento, muchos de los niños de familias bahá’ís en Londres participaban en unas «clases de la comunidad» cen­ tralizadas en tres localidades, a las cuales los padres que vivían fuera de la ciudad también traían a sus hijos . Sólo uno o dos niños de familias no bahá’ís participaban en estas clases . Por decisión de la Asamblea espiritual Nacional, estas clases se suspendieron para centrar los recursos en iniciar clases vecinales abiertas a todos . Desarrollar una cultura que enfatiza la importancia de extender la educación bahá’í a niños de cualquier procedencia ha sido un proceso de transición lento y a veces difícil . Pero con el paso del tiempo, se ha hecho patente el valor de las clases vecinales . Tal como muestra el siguiente relato, los niños de familias bahá’ís no sólo desarrollan una sólida identidad bahá’í por medio de las clases, sino que se convier­ ten también en agentes de crecimiento de manera natural .

Florence y Abigail

La transparencia de los niños y su habilidad natural de enseñar se hizo evidente cuando Florence, una de las niñas bahá’ís, le dijo a su amiga: «Mañana no tenemos clase porque es Día Sagrado». Su amiga, una participante entusiasta de las clases bahá’ís de niños, le dijo a su madre que ella también quería celebrar el Día Sagrado. Perpleja, la madre llamó a la maestra de la clase de niños, quien le explicó que los niños bahá’ís tenían permiso para quedarse en casa durante el aniversario sagrado del nacimiento del Báb, una Manifestación de Dios. Entonces, la madre, que no era una creyente y no participaba en ninguna de las actividades básicas, llamó a la escuela y dio permiso a su hija para tomarse libre el Día Sagrado también. Madre e hija participaron en la conmemoración del Día Sagrado. La niña sigue siendo una de las alumnas más entusiastas de la clase, identificándose sin ningún problema como bahá’í. Abigail, una niña de seis años que también participaba en las clases bahá’ís de niños, decidió organizar una reunión devocional en casa para sus padres. Los invitó a sentarse en cojines que había preparado y tocó algo de música. Cuando su padre empezó a leer la oración antes de tiempo, les explicó que debían leer las oraciones cuando fuera su turno, con una pausa entre oración y oración. La madre de Abigail, que estaba estudiando el Libro 1, se conmovió por esta experiencia con su hija y poco después declaró su fe.

Una joven madre nombrada coordinadora de clase de niños durante el quinto ciclo ganó buena experiencia al invitar a los niños del vecindario a sus clases y al estudiar con sus padres la secuencia de cursos de instituto . ella ha visto el avance en la comprensión de los amigos acerca de la naturaleza de las clases bahá’ís de niños y su lugar en el proceso de crecimiento . Al principio, las conversaciones entre los bahá’ís tendían a girar en torno a si era prudente suspender las clases bahá’ís centrali­ zadas de los domingos . Luego, al organizarse a nivel de vecindario, las conversaciones 10 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Londres REINO UNIDO se dirigieron hacia aprender cómo invitar a los niños a las clases y qué decir a los padres . De ahí, las consultas pasaron a tratar la cuestión puramente práctica de cómo trabajar con todos los niños que participaban en las clases y luego a cómo invitar a los padres a las actividades básicas . Pero la cuestión más urgente ante los amigos fue cómo invitar a las almas receptivas de entre los padres a declararse formalmente como bahá’ís . La historia de los esfuerzos de una madre ilustra las enormes posibili­ dades que se presentan a quienes se ofrecen a educar a los niños .

Julia tenía un círculo de estudio y una clase de niños. Las madres de los niños también estaban aprendiendo acerca de la Fe con ella y poco a poco adquirieron la capacidad para organizar clases. Uno de los desafíos de Julia fue aprender cómo invitar a los participantes de su círculo de estudio a aceptar la Fe: «Mi amiga y yo nos juntamos tras la primera sesión del círculo de estudio del Libro 1. Ella tenía algunas preguntas y, a medida que consultábamos, ella parecía tratar de decir algo: ‹¿Qué nos diferencia? ¿Cómo es que tú eres bahá’í y… y yo no? ¿En qué nos diferenciamos tú y yo?›. Respondí que yo entendía ser bahá’í como alguien que acepta que Bahá’u’lláh trae el Mensaje de Dios para esta época, y que ser bahá’í es una comprensión que se da en nuestros corazones. En algún momento, nos damos cuenta de que creemos. A lo que ella respondió: ‹Pero yo ya creo eso. Me di cuenta casi la primera vez que hablamos de la Fe juntas›». Julia ha acompañado a varias de estas madres en el estudio del Libro 3 y de otros libros. Ahora son bahá’ís, organizando clases de niños y contribuyendo vigorosamente al proceso de crecimiento.

De las 15 clases de niños en Londres, 13 cuentan con niños de familias no bahá’ís, y todos los que están participando están inmersos en un proceso intenso de aprendizaje . Conforme se acumula la experiencia en cuanto a la formación de grupos Impresiones de cinco continentes — 11


prejuveniles, los coordinadores de clases de niños y grupos prejuveniles encuentran que trabajar juntos asegura que estas dos actividades se refuercen mutuamente.

Mirando hacia delante Ocho ciclos, en un lapso de dos años y medio, han presenciado las declaraciones de 81 nuevos creyentes en Londres. El efecto de este logro sobre los miembros de los equipos de enseñanza, la mayoría de los cuales no habían experimentado antes que sus amigos y familiares aceptaran la Fe, ha sido profundo. Sin embargo, incluso con la oración y el esfuerzo intensos, no está resultando fácil acelerar más el índice de declaraciones en Londres. Han de superarse una serie de desafíos importantes: aumentar el número de maestros efectivos; asegurar que la enseñanza en la fase de expansión alcance el nivel necesario de intensidad; apoyar adecuadamente el trabajo de los equipos; y, por encima de todo, realzar la habilidad para identificar segmentos de la población con mayor receptividad al Mensaje de Bahá’u’lláh. Hasta ahora, los equipos de enseñanza han reforzado básicamente iniciativas individuales, si bien es cierto, a una escala cada vez mayor. La próxima frontera de aprendizaje es la acción colectiva en el campo de la enseñanza. En el octavo ciclo, la introducción de un esfuerzo especial de enseñanza dirigido a poblaciones recep­ tivas en vecindarios seleccionados, invitando a participar a algunos de los equipos más audaces y experimentados con un mayor nivel de organización, coordinación e intensidad de acción, ha abierto nuevos prospectos para el crecimiento. Cuando ‘Abdu’l-Bahá visitó Londres en 1911, dijo a los amigos que su amor era la fuerza de atracción que Le había traído a esta ciudad. Es más, afirmó: «En el mundo de la existencia no hay imán más poderoso que el imán del amor»1. Hoy, cuando los creyentes de Londres se esfuerzan por compartir el Mensaje divino con las diversas

12 — Llegando a una dinámica de crecimiento


1

‘Abdu’l-Bahá en Londres. Terrassa: Editorial Bahá’í, 1999. p. 79.

2

Ibídem, p. 69.

3

Ibídem, p. 56.

Londres REINO UNIDO

almas que conforman esa ciudad, son conscientes de que su éxito está directamente relacionado con el creciente ardor de su amor por todos sus conciudadanos, quienes proceden de casi todos los orígenes posibles. En el fondo de los corazones y mentes de los amigos resuenan las palabras del Maestro sobre la diversidad que observó entre los bahá’ís de Londres: «Siendo todos de todas las razas y credos, pertenecéis a una sola familia. Las enseñanzas de Bahá’u’lláh os compelen a hacer realidad la hermandad de unos con otros»2. No obstante, también saben que la buena voluntad no es suficiente pues ‘Abdu’l-Bahá también les aconsejó: «Estas reuniones aquí en Londres están bien, el conocimiento y la intención son buenas, pero ¿cómo puede haber resultados sin acción?»3. Es por medio de los esfuerzos infatigables dentro del marco de acción del Plan que los amigos de esta agrupación han encontrado los instrumentos efectivos para expresar su creciente amor por la humanidad.

Impresiones de cinco continentes — 13


14 — Llegando a una dinåmica de crecimiento


Norte del Cauca Colombia

el lugar se llenó con los 300 adultos, jóvenes, pre­ jóvenes y niños que llegaron a unirse a la alegre celebración y a tomar parte en la consulta seria y disciplinada . Todo esto iba a darles sustento espi­ ritual adicional . Mientras los amigos se dividían en grupos, según las actividades básicas en las que participaban, a las instituciones y las agencias que sirven a la agrupación les iban invadiendo sentimien­ tos profundos de agradecimiento a Bahá’u’lláh, no sólo por la gran asistencia sino también por el alto nivel de madurez que mostraban estas almas activas y dedicadas . el proceso de aprendizaje sobre la expansión y consolidación en el Norte del Cauca empieza en los años sesenta, cuando un pequeño grupo de bahá’ís de otras partes del país comenzó a visitar el área . Los métodos de enseñanza que evolucionaron gra­ dualmente les permitieron atraer grandes números a la Fe . Con el tiempo, encontraron también una forma sistemática de visitar a los nuevos creyentes que está descrita hoy día en el Libro 2 del currículo del Instituto Ruhi . Fue también durante estos pri­ meros años cuando empezaron a surgir proyectos de desarrollo social y económico que tendrían un enorme impacto en la región . Se destacaron en par­ ticular los proyectos iniciados por la Fundación para la Aplicación y enseñanza de las Ciencias (FUNDAeC) —una organización de inspiración bahá’í— en un esfuerzo por crear e implementar el concepto de una universidad para el desarrollo integral . en los años siguientes, los esfuerzos de ense­ ñanza se fueron volviendo cada vez más sistemáticos, pero la meta de lograr que la población local de la

Norte del Cauca COLOMBIA

La reunión de reflexión que los bahá’ís del Norte del Cauca tuvieron a finales de octubre de 2007 señaló el cierre de su décimo ciclo de actividad.

La agrupación en resumen  Ubicada en la región sudoeste de Colombia, justo al sur de Cali, la tercera ciudad más grande de Colombia  Población: 235 000 habitantes aproximadamente  La mayoría de los habitantes son de descendencia africana  La religión predominante es el catolicismo mezclada con tradiciones africanas, dando lugar a un sincretismo religioso  Siete pueblos semi urbanos y varias docenas de comunidades rurales, divididas en siete municipios con una población de 5000 a 50 000 habitantes  Región donde nació el Instituto Ruhi  Una larga trayectoria de aprendizaje sobre expansión a gran escala así como de esfuerzos de desarrollo social y económico de inspiración bahá’í  Originalmente cinco agrupaciones, se fusionaron en una hacia finales del 2004  Una de las primeras agrupaciones de Colombia en lanzar un programa intensivo de crecimiento (febrero de 2005)

Impresiones de cinco continentes — 15


agrupación se encargara de sostenerlos seguía siendo esquiva. Con el paso de los años, el establecimiento del Instituto Ruhi demostró ser crucial para el desarrollo de recursos humanos. En sus primeras etapas, el Instituto enfocó muchos de sus esfuerzos en traer jóvenes de toda Colombia a una instalación céntrica, casi siempre en el contexto de un programa de año de servicio. Estos jóvenes después se dispersa­ ban por todo el país para trabajar en aldeas, estableciendo las que ahora se conocen como las actividades básicas. Esta práctica comenzó a cambiar al inicio del Plan de Cuatro Años en 1996, cuando la guía de la Casa Universal de Justicia dio nueva luz a la experiencia bahá’í mundial de expansión y consolidación. Finalmente, los años posteriores trajeron consigo el tan anhelado desarrollo de recursos humanos desde las bases de la comunidad. En 2005, 812 personas habían terminado el Libro 1 de la secuencia de cursos, 208 amigos se habían capacitado como maestros de clases de niños, 81 individuos habían terminado el Libro 6, y 45 estaban sirviendo activa­ mente como tutores de círculos de estudio. Sobre estas bases sólidas, los amigos de la agrupación lanzaron su programa intensivo de crecimiento y, desde entonces, se entró en una nueva fase de la historia de la Fe en el área: más de 1500 personas en el Norte del Cauca se han unido a la comunidad bahá’í, aumentando así el número a 4300, entre niños, jóvenes y adultos. Aunque la enseñanza de la Fe en el área nunca ha sido difícil, lo que ahora es diferente es la capacidad de balancear y mantener los elementos complejos de un programa de crecimiento dentro de la agrupación. Durante tres años de actividad 16 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Norte del Cauca COLOMBIA

continua, los creyentes han adquirido una mayor conciencia de la responsabilidad de contribuir a la creación de los rasgos distintivos de la vida comunitaria bahá’í, una conciencia que se hace patente en el nivel de entusiasmo; en su preocupación por la educación de los niños y prejóvenes; en su deseo de capacitarse para llevar a cabo actos de servicio; en el grado de participación en las Fiestas de Diecinueve Días, conmemoraciones de los Días Sagrados y reuniones devocionales, y en su entusiasmo por contribuir a los Fondos de la Fe. Llegar a este punto no ha sido fácil. Ha requerido un trabajo intenso, matizado tanto por momentos de dificultad como de alegría. Los planes y esquemas de organización a menudo han necesitado ajustes cuando los resultados no han sido acordes con las expectativas, y las condiciones de vida del área han representado un desafío persistente para los creyentes.

El desarrollo de los recursos humanos A pesar de la larga trayectoria de enseñanza en el Norte del Cauca, los primeros ciclos del programa intensivo de crecimiento carecieron del énfasis necesario en la expansión, pues la atención se centró principalmente en la participación de un mayor número de bahá’ís en el proceso de instituto. Los primeros 45 amigos disponibles para servir como tutores ayudaron a cerca de 400 personas a estudiar los cursos de la secuencia, proporción que se ha mantenido en los ciclos poste­ riores. Sin embargo, la movilidad de la población de la agrupación, especialmente los jóvenes —quienes a menudo emigran a las ciudades en busca de trabajo— ha hecho difícil aumentar los recursos humanos del área, como indica la siguiente tabla. De hecho, un número considerable de aquellos que han terminado los libros de la secuencia no han quedado reflejados en la tabla, pues hace tiempo salieron de la agrupación.

66

Libro 7

94

81

Libro 6

122

0

Libro 5

59

122

Libro 4

173

208

Libro 3

282

271

Libro 2

366

812

Libro 1

953

Ciclo 1

Ciclo 10

El desafío de trabajar con una población móvil ha exigido de los coordinadores de la agrupación ser flexibles con sus métodos. La mayoría de los participantes reali­ zan los cursos en círculos de estudio, pero también tienen acceso a sesiones intensivas de dos o tres días que se ofrecen los fines de semana en varios lugares, especialmente en el caso de los cursos más avanzados de la secuencia. A los que participan en círculos de estudio también se les anima a organizar períodos de estudio intensivo durante una tarde, un día completo o un fin de semana, a veces en coordinación con otros grupos que utilizan los mismos materiales. Esta combinación permite que el sistema de cursos se adapte a la disponibilidad de los participantes. Las historias de dos jóvenes, Rosa Elena y Mónica, ilustran cómo las agencias que operan en la agrupación han aprendido a identificar, preparar y movilizar siste­ máticamente individuos que han llegado a convertirse en recursos humanos vitales.

Impresiones de cinco continentes — 17


Rosa Elena, la coordinadora actual de los grupos prejuveniles de la agrupación, es una joven del área que asistió a clases de niños y participó luego en un grupo de prejóvenes en Chalo, una pequeña comunidad de 1200 habitantes. Durante el período del primer Plan de Cinco Años, estudió los cursos de la secuencia del instituto. Cuando se iniciaron los primeros ciclos del programa intensivo de crecimiento en el Norte del Cauca, Rosa estaba ofreciendo lejos su año de servicio junto con una amiga de su comunidad. Al regresar, las dos empezaron a estudiar educación rural en el Centro Universitario de FUNDAEC. Pronto, el coordinador de grupos prejuveniles identificó a Rosa Elena como alguien con capacidad para apoyar las actividades del instituto, en particular los grupos prejuveniles. Como primer paso, el coordinador ayudó a Rosa a iniciar su propio grupo en Chalo, acompañándola a invitar a los participantes y a visitar a sus padres. De ahí, Rosa empezó a acompañar a otros en la formación de nuevos grupos. Durante meses, trabajó de cerca con el coordinador para desarrollar las habilidades necesarias para coordinar las actividades prejuveniles de la agrupación y capacitar más animadores. Al marcharse el coordinador de grupos prejuveniles durante el séptimo ciclo, Rosa Elena asumió la responsabilidad de coordinadora mientras seguía con sus estudios.

Mónica es una joven que vive en la pequeña comunidad de Yarumales. Escuchó hablar de la Fe bahá’í cuando la coordinadora de clases de niños que buscaba bahá’ís locales para animarlos a dar clases llegó a su casa por error. Todos los amigos que la coordinadora buscaba se habían mudado o no estaban disponibles, pero Mónica mostró interés en la descripción de una clase de niños y respondió de forma positiva a la oferta de que iniciara una. Con la ayuda de la coordinadora, Mónica pudo estudiar rápidamente los libros necesarios de la secuencia del instituto y obtener experiencia práctica en dar clases. Semanas después, Mónica estaba llevando la clase en Yarumales sola. Al ver el gran interés de Mónica por la educación, la coordinadora la animó a que se matriculara en el programa universitario de educación rural del Centro Universitario de FUNDAEC. Durante el primer semestre, Mónica declaró su creencia en Bahá’u’lláh y empezó a participar activamente en las actividades bahá’ís de la agrupación. Ahora continúa estudiando la secuencia de cursos y está trabajando con el instituto, acompañando a otros en sus esfuerzos por formar y mantener clases de niños. Los lunes, cada dos semanas, Mónica y unos cuantos más estudian con los coordinadores del instituto y consultan sobre sus esfuerzos para apoyar el crecimiento de las actividades del instituto. La vitalidad de la fe de Mónica se ha extendido a aquellos que la rodean, y en los últimos ciclos de actividad, la madre de Mónica y todos sus hermanos se han declarado bahá’ís.

Movilizando a los amigos a enseñar Cuando se lanzó el programa de crecimiento en el Norte del Cauca en 2005, algunos pensaron que la receptividad de la población local de los años sesenta y setenta había disminuido, y que esta era la causa de la lentitud con que la expansión cobraba impulso . Sin embargo, a medida que avanzaron los ciclos de actividad y se notó la respuesta entusiasta de aquellos a quienes se les enseñaba la Fe, esta idea equivocada se disipó . De hecho, la experiencia mostró que la población no sólo era todavía receptiva a la Fe sino que además sentía admiración por ella, gracias a la influencia positiva que había ejercido en el área durante años . Aunque la receptividad seguía siendo alta y los métodos de enseñanza del pasado efectivos, las instituciones y agencias de la agrupación pronto se dieron cuenta de que la magnitud del trabajo precisaba de un método con mayor enfoque que el adoptado hasta el momento . Tenían que aprender a movilizar a los amigos para que llevaran 18 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Norte del Cauca COLOMBIA a cabo campañas regulares de enseñanza durante la fase de expansión de cada ciclo y a incorporar rápidamente a los nuevos creyentes a la vida comunitaria. Después de una serie de ajustes a los planes y operaciones que se hicieron con base en lo aprendido en el terreno, surgieron arreglos organizacionales viables. Actualmente, en cada comunidad local donde se tiene programada una campaña de enseñanza, se selecciona una persona que organice las actividades. A esta persona le ayudan uno o dos amigos que se asignan por ciclo como coordinadores para la campaña. Estos coordinadores identifican un grupo base de maestros en cada comunidad, compuesto por maestros activos residentes en la misma localidad y por otros amigos de diferentes partes de la agrupación. Aquellos que se ofrecen para participar en la actividad durante la reunión de reflexión se añaden al grupo base. Los coordinadores escriben en un cuaderno la información relacionada con la campaña —los nombres de los maestros que participan cada día, el número de individuos a visitar, así como los nombres de aquellos que se declaran— para luego pasarla al Comité de Enseñanza de Área. Al final de la fase de expansión, todos los que han participado se reúnen para celebrar los resultados de los esfuerzos de enseñanza, comparten historias y reflexionan sobre sus logros y los desafíos que encontraron. En el ciclo más reciente, hubo 90 personas presentes en esta reunión. Con el método actual, un equipo de enseñanza de dos o tres miembros hace una visita previamente acordada a una casa. Equipados con una ayuda visual, precursora de la presentación más amplia que actualmente aparece en el Libro 6, los miembros del equipo dedican entre treinta minutos y una hora para explicar a los anfitriones los aspectos esenciales de la Fe. Ya que tienen la esperanza de crear una relación espiritual íntima con quienes conversan, siempre dejan tiempo para las preguntas y la discusión. Al final, después de haber explicado lo que significa ser bahá’í, los maestros preguntan a los presentes si les gustaría formar parte de la comunidad bahá’í local. La mayoría de los creyentes que han entrado en la Fe en la agrupación ha sido fruto de esta invitación. Impresiones de cinco continentes — 19


Los individuos que se visitan no son desconocidos para la comunidad bahá’í. Al principio de cada ciclo, los coordinadores de la fase de expansión, que tra­ bajan con las agencias de la agrupación, hacen una lista con los nombres de los individuos sugeridos por los bahá’ís de la agrupación, muchos de los cuales son padres de los niños o prejóvenes que participan en las clases de niños o grupos prejuveniles, o amigos de la Fe que participan en reuniones devocionales y ­círculos de estudio. Generalmente, uno de cada tres individuos a los que se enseña la Fe acepta, y la mayoría de los restantes siguen mostrando interés. Los creyentes reco­ nocen que este éxito depende, en gran medida, del intenso ambiente espiritual de la campaña. Unas 90 personas participan actualmente en los esfuerzos colectivos de ense­ ñanza por más de dos días en cada ciclo. Otros enseñan de manera individual o participan por un período de tiempo más corto. La tarea inmediatamente después de la fase de expansión es la de atender a las necesidades de los nuevos creyentes. Esto se hace mayormente por medio de los círculos de estudio, los grupos prejuveniles, las clases de niños y las reuniones devo­ cionales, así como visitas organizadas sistemáticamente a los hogares durante la fase de consolidación de cada ciclo. La mayoría de estas visitas hogareñas las llevan a cabo aquellos que estudian el segundo libro de la secuencia de cursos y generalmente se espera que los nuevos creyentes empiecen a sentirse integrados en la comunidad al haber recibido cinco de estas visitas. Aunque hay una larga tradición de visitas hoga­ reñas en el área, el número de familias a las que se llega por ciclo —entre 80 y 95— todavía no es suficiente. Se están haciendo esfuerzos para aumentar este número. En cada ciclo, el Comité de Enseñanza de Área dedica un día a las visitas, animando a los miembros de la comunidad a que hagan un compromiso per­sonal de continuar contactando a familiares e individuos durante el resto del ciclo. Sin embargo, la experiencia sugiere que para que tales visitas se vuelvan un rasgo distintivo de la

20 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Norte del Cauca COLOMBIA

vida comunitaria bahá’í, habrá necesidad de más tiempo para ayudar a los amigos a entender mejor la dinámica de esta actividad. Lo que quizás ha tenido mayor efecto son los esfuerzos realizados para formar círculos de estudio con los nuevos creyentes que se declaran durante la fase de expan­ sión. A un creyente nuevo, trabajando con el coordinador del instituto o alguien que sirva como tutor, se le motiva para que haga una lista de amigos, familiares y vecinos que pueden estar interesados en participar en esta actividad. Se invita a las personas de la lista para informarles sobre el programa del instituto y luego se forma un círculo de estudio con los que expresan el deseo de participar. A menudo, los miembros de un grupo de este tipo avanzan juntos por varios de los cursos de la secuencia. En la agrupación del Norte del Cauca, ésta ha sido una manera de levantar recursos humanos y expandir sistemáticamente la lista de amigos de la Fe, creando así una dinámica que perpetúa el crecimiento.

Multiplicando actividades básicas El énfasis puesto sobre el componente práctico de los cursos del instituto como parte integral de su estudio ha tenido un efecto considerable sobre la multiplicación de círculos de estudio, reuniones devocionales, clases de niños y grupos prejuveniles. Igualmente importantes han sido los esfuerzos hechos para acompañar a los amigos que empiezan a caminar conscientemente por el sendero del servicio a la Causa. Cuando se hicieron los primeros intentos para aumentar el número de reunio­ nes devocionales en la agrupación, un miembro del Comité de Enseñanza de Área visitó sistemáticamente a los individuos que habían terminado el primer libro de la secuencia y realizó talleres con los interesados en iniciar su propia reunión devocio­ nal. Ella también les proporcionó materiales, les ayudó a elaborar listas de personas que podrían invitar y trabajó de cerca con cada anfitrión. Cuando creció el número de reuniones devocionales más allá de la capacidad de coordinación de una persona, el Comité de Enseñanza de Área empezó a pensar en las actividades de la agrupación en términos de cuatro rutas. Hoy día, los anfitriones de las reuniones devocionales en las comunidades de cada ruta reciben visitas una semana específica, y en algunas comunidades hay individuos que sirven como contactos para ayudar a otros a ini­ ciar reuniones devocionales. El contacto regular con personas clave en las rutas ha ayudado a identificar creyentes con el potencial de organizar actividades para la agru­ pación. De esta manera, se está desarrollando un sistema de apoyo a los anfitriones de varias comunidades, evitando así que un miembro del Comité de Enseñanza de Área tenga que participar en cada una de ellas. Una lección importante aprendida recientemente es que las reuniones devocionales formadas en torno a familias son más regulares y permanentes que las que organizan círculos de estudio o grupos prejuveniles. La siguiente tabla muestra un incremento continuo de la participación en esta actividad durante varios ciclos. Ciclo

N.° de reuniones devocionales N.° de participantes

1.°

2.°

3.°

4.°

5.°

6.°

7.°

8.°

9.°

10.°

52

68

80

101

131

145

113

135

126

129

522

737

776

968

1193

1563

1227

1365

1269

1258

El número de clases de niños ha aumentado gracias al trabajo con los maestros en sus propios pueblos. Como muestra la historia de Mónica, cuando la coordina­ dora de clases de niños identifica a individuos con un interés especial o con la capaci­ dad de enseñar clases de niños, se esfuerza por ayudarlos a avanzar rápidamente por Impresiones de cinco continentes — 21


los cursos del instituto correspondientes. También los acompaña en sus esfuerzos por identificar a niños que quieran unirse a sus clases, a visitar a sus padres y a trabajar con las primeras lecciones. Luego continúa ayudándolos, ofreciéndoles materiales, apoyo y más capacitación. Cuando se ofrecen las clases en una localidad por primera vez, muchas empie­ zan con un número grande de niños —de hecho, en algunos casos, demasiados— pero finalmente el número se normaliza. La naturaleza de la vida en el área es tal que la participación en general ha variado desde el inicio del programa intensivo de crecimiento, como puede verse en la tabla siguiente. Sin embargo, el número de participantes regulares está aumentando gradualmente, y ahora la comunidad bahá’í puede atender a las necesidades educativas de alrededor de 1500 niños. El desafío actual es el de poder llegar a tener clases separadas para cada grupo de edad en cada pueblo. Ciclo

N.° de clases para niños N.° de participantes

1.°

2.°

3.°

4.°

5.°

6.°

7.°

8.°

9.°

10.°

66

72

79

85

91

81

89

95

97

99

1263

1459

1331

1737

1851

1416

1525

1525

1335

1358

La larga experiencia trabajando con jóvenes de 12 a 15 años de edad en el Norte del Cauca ha contribuido considerablemente a su participación entusiasta en los gru­ pos prejuveniles y a que el número de grupos casi se haya duplicado desde los prim­ eros ciclos de actividad. Las instituciones y las agencias de la agrupación han fijado la meta de llegar a tener un total de 1000 prejóvenes beneficiándose del programa de capacitación espiritual, en alguno de sus tres niveles, al momento del cierre del Plan de Cinco Años actual. Tras haber experimentado varias maneras de administrar esta actividad básica, la coordinadora de grupos prejuveniles actualmente trabaja de cerca con varios colaboradores que acompañan a aquellos sirviendo como animadores en las diferentes comunidades de la agrupación. Ciclo

N.° de grupos prejuveniles N.° de participantes

1.°

2.°

3.°

4.°

5.°

6.°

7.°

8.°

9.°

10.°

24

30

32

35

37

39

38

38

42

44

236

312

336

344

378

407

400

400

413

429

Una empresa espiritual Regresando a la alegre atmósfera de la reunión de reflexión del Norte del Cauca, queda claro que los creyentes realmente tienen algo maravilloso que celebrar. Es el logro del muy anhelado y querido sueño para el área: aprender a desarrollar sistemática­mente la capacidad de los amigos que viven allí; la capacidad de admi­ nistrar una red compleja de coordinadores que acompañan a cientos de maestros de clases de niños, animadores de grupos prejuveniles, tutores de círculos de estudio y equipos de enseñanza; la capacidad de tomar decisiones por medio de un proceso de acción y reflexión que le da a la estructura organizacional de la agrupación un alto grado de flexibilidad y permite hacer correcciones y ajustes cuando surgen dificultades; la capacidad de traducir una visión de la realidad en acción coherente y consistente que está dirigiendo a la comunidad bahá’í hacia niveles sustanciales y sos­ tenibles de crecimiento. Todo esto será motivo de celebración en años venideros. No obstante, los creyentes del Norte del Cauca son muy conscientes de que estos logros son sólo las manifestaciones externas de la empresa espiritual de gran 22 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Norte del Cauca COLOMBIA alcance en la que están comprometidos; una empresa que, durante los 30 años que llevan en este camino, ha infundido gradualmente en la cultura de su comu­ nidad un sentido de propósito y los ha unido fuertemente. Ellos comprenden muy bien las fuerzas de desintegración que operan en el mundo. Lo viven en el contexto de la sociedad colombiana, y claramente ven la inmensa necesidad de la transformación a la que exhortan los Escritos bahá’ís. Su desarrollo espiritual ha moldeado su progreso intelectual a tal punto que su análisis y comprensión de las estructuras y fuerzas que dan forma a la sociedad están influyendo ahora sobre la comunidad en la que viven. Su conver­ sación es la conversación espiritual que emana de los Escritos, de los pasajes grabados en lo profundo de sus recuerdos y corazones, de los conceptos que los cursos del instituto elaboran y de los actos de servicio que realizan. Son conscientes de la Mano Divina que guía y sostiene sus esfuerzos. Saben en qué punto se encuentran. Saben hacia dónde van. Y saben que, al permanecer alineados con la guía de la Casa Universal de Justicia, llegarán.

Impresiones de cinco continentes — 23


24 — Llegando a una dinåmica de crecimiento


Bihar Sharif En respuesta al llamamiento para que los amigos capacitados por el instituto se levantaran a ayudar a ciertas comunidades de la agrupación de Bihar Sharif (India), Shravan decidió fijar su atención en Palni, una aldea prácticamente sin ninguna actividad bahá’í situada unos cuatro kilómetros de su casa en Tetrawan. Shravan, quien ya servía como tutor en su propia comunidad, empezó a visitar Palni semanalmente . Pero la respuesta que encontró fue fría . Los aldeanos que dudaban de sus intenciones, le preguntaban: «¿qué ganas con todo esto?, ¿en qué nos benefi­ ciará hacer lo que nos pides que hagamos?» . Aun así, Shravan persistió y finalmente estableció un círculo de estudio . Pese a que lo seguían tratando con desconfianza, visitaba la aldea regularmente para trabajar con los participantes del círculo de estu­ dio . entonces llegó el monzón . el río que separaba Tetrawan de Palni se desbordó, y el único modo de cruzarlo era caminando con el agua hasta el pecho . Y así lo hizo Shravan . Cuando los aldeanos vieron el grado de compromiso, su actitud cambió . el éxito del círculo de estudio, junto con el espíritu de devoción y servicio de los participantes, atrajo a otras personas de Palni a la Fe . Ahora existe allí una comunidad vibrante con cinco reuniones devocio­ nales y dos clases de niños . el ejemplo de Shravan inspiró también a otros bahá’ís de su aldea quienes se integraron a las actividades básicas . este grado de participación contrasta marcadamente con la apatía que predominaba en la región una década y media atrás . La comunidad bahá’í de Bihar Sharif se ha transformado desde las bases mediante las acciones

La agrupación en resumen  Situada en la provincia de Bihar, al noreste de India  Población: 1,2 millones de habitantes  Predominantemente rural  Cerca de 1200 aldeas, cada una con una población media de 1000 habitantes  Dos ciudades municipio: Bihar Sharif y Rajgir  Panchayat es la unidad básica de la administración civil compuesta por un grupo de 10 aldeas  La economía se basa principalmente en la agricultura y el cultivo  La Fe bahá’í se introdujo en la región en los años cincuenta  Uno de los primeros lugares con expansión y consolidación a gran escala  De las primeras agrupaciones de India en lanzar un programa intensivo de crecimiento (en marzo de 2005)

Impresiones de cinco continentes — 25

Bihar Sharif INDIA

India


de individuos como Shravan, quienes han liberado su potencial gracias a los esfuer­ zos unificados de las instituciones y agencias de la agrupación. Pero por encima de ello, lo más destacable es la capacidad desarrollada por la comunidad para adminis­ trar una gran cantidad de actividades y para acoger en su seno a un número cada vez mayor de buscadores.

Primeros pasos en el sendero del crecimiento sostenido Bihar Sharif fue uno de los lugares donde ocurrió la expansión a gran escala en India durante los años sesenta. La Fe fue introducida en la región en los años cincuenta por una mujer dinámica llamada Rasoola, quien enseñó y sirvió a la Causa fielmente, incluso sobreponiéndose a la persecución y el boicot social. Durante esos años de enseñanza intensiva, maestros viajeros apoyaban los esfuerzos locales. Proyectos exitosos de enseñanza abrieron muchas aldeas a la Fe, y un grupo de jóvenes viajó de pueblo en pueblo proclamando, mediante la música y el teatro, el Mensaje de Bahá’u’lláh. Las escuelas de verano e invierno, junto con los cursos en el Instituto de Enseñanza Permanente, fueron los medios principales para la consolidación, pero aunque en un principio generaron entusiasmo entre los participantes, no lograron aumentar la capacidad de los amigos para embarcarse en un proceso sostenible de crecimiento. En los años noventa, la región fue testigo de un declive gradual de la actividad bahá’í. Los esfuerzos de profundización no estimularon a los bahá’ís ni respondieron a sus necesidades; las instituciones a nivel provincial tampoco pudie­ ron apoyar a las comunidades que terminaron desenfocándose; y muchos creyentes activos se fueron de la región por motivos económicos y de otra índole. La reactivación de Bihar Sharif se dio en una serie de pasos. En el año 2000, unos pocos jóvenes que habían finalizado los primeros libros del Instituto Ruhi de forma

26 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Bihar Sharif INDIA

intensiva establecieron las clases de niños. Al año siguiente, se elaboró e implementó un plan sencillo para ofrecer los cursos del instituto en tres comunidades, dándole un impulso al proceso de instituto en el área. El proceso se fortaleció más en 2002, cuando un grupo de amigos capacitados como tutores en una campaña regional empezaron los primeros círculos de estudio. Luego, se introdujo la idea de la reunión de reflexión. Como instrumento principal para acelerar el crecimiento en Bihar Sharif, las reuniones de reflexión se convirtieron en el espacio para planificar los cursos del instituto localmente y para compartir experiencias, principalmente entre los que servían como tutores; estas reuniones motivaron a creyentes como Shravan a actuar, aumentó el entusiasmo y reforzó el sentido de pertenencia con el proceso de crecimiento puesto en marcha. Pronto todas estas iniciativas empezaron a dar fruto. Hubo un incremento progresivo en el número de clases de niños, y se introdujeron actividades dirigidas a los prejóvenes. Las reuniones devocionales se vieron no sólo como ocasiones para la elevación espiritual de las almas sino también como portales para el crecimiento, y una campaña que se llevó a cabo para multiplicarlas dio un gran impulso al creci­ miento de la agrupación. Aquellos que participaban en las reuniones devocionales empezaron en forma natural a integrarse a los círculos de estudio; por otro lado, las visitas regulares al área del miembro del Cuerpo Auxiliar y del coordinador del instituto ayudaron a mantener alto el nivel de motivación entre los que servían como tutores. Finalmente tomó forma un esquema de coordinación a nivel de agrupación con el nombramiento de un coordinador de instituto de la agrupación y de un comité de enseñanza de área, con un secretario a tiempo completo. Ello contribuyó enormemente a multiplicar el número de actividades básicas; y hubo un aumento sostenido del número de círculos de estudio desde mediados de 2003 en adelante. En 2004, con 56 individuos que habían completado el Libro 7, 42 reuniones devocionales, 11 clases de niños, 13 grupos prejuveniles y 8 círculos de estudio las condiciones parecían propicias para lanzar un programa intensivo de crecimiento. Sin embargo, el primer ciclo de actividad no logró la mayoría de los objetivos que Impresiones de cinco continentes — 27


se propusieron. Tras la reflexión y consulta, los amigos decidieron intentarlo otra vez. Su nuevo plan era más estratégico. Identificaron varias comunidades en las que se centrarían durante el siguiente ciclo y las categorizaron según su fortaleza y potencial. Los miembros de las agencias de la agrupación visitaron estas comu­ nidades para invitarlos a participar. El nuevo ciclo, que pasó a considerarse el primero realizado por la agrupación, se lanzó teniendo reuniones de oración en las comunidades. Aunque la planificación para este ciclo había mejorado, resultó demasiado largo —siete meses— y casi no se diferenció la fase de expansión con la de consolidación. La aceleración del crecimiento finalmente ocurrió en el segundo ciclo oficial, cuando las agencias empezaron a calcular la capacidad de las comunidades de la agrupación y la receptividad de la población local revisando datos estadísticos rele­ vantes del ciclo anterior. A partir del análisis, los amigos de la agrupación adoptaron la visión de integrar 1000 participantes nuevos a las actividades básicas cada año, esmerándose en aumentar el número de clases de niños y grupos prejuveniles, una visión que gradualmente están haciendo realidad.

72

Libro 7

115

67

Libro 6

159

19

Libro 5

132

123

Libro 4

248

145

Libro 3

345

169

Libro 2

411

337

Libro 1

723

Ciclo 1

Ciclo 8

Estableciendo un patrón de crecimiento sostenible En los ocho ciclos de su programa intensivo de crecimiento, los amigos de Bihar Sharif han aprendido a administrar la expansión y consolidación a gran escala, a medida que la población bahá’í de la agrupación ha ido creciendo de cerca de 1200 creyentes que había en el momento en que se lanzó a más de 2100 en diciembre de 2007. Durante el proceso, las agencias de la agrupación han desarrollado la capacidad de asumir los desafíos relacionados con la administración de grandes números. Equipos de enseñanza efectivos. En cada ciclo ha habido un aumento continuo del número de amigos que enseñan por su propia iniciativa y participan en equipos de enseñanza, así como del número de comunidades abiertas a la Fe gracias a sus esfuerzos. Ahora, con el apoyo de los miembros del Cuerpo Auxiliar y las agencias de la agrupación, los equipos enseñan intensiva y sistemáticamente durante la fase de expansión, y el hecho de que sus métodos son acordes con las habilidades adqui­ ridas en el proceso de instituto ha elevado la confianza. Los equipos se han vuelto más y más exitosos a la hora de invitar a buscadores a las actividades básicas, y más del 70 % de los nuevos creyentes han entrado en el proceso de instituto. Las visitas hogareñas han encontrado un nuevo propósito amén del de profundizar: se han convertido en una poderosa herramienta de enseñanza en este contexto rural. Los individuos y las familias visitadas normalmente se apuntan a una actividad básica después de la segunda visita.

28 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Bihar Sharif INDIA

Liberando el potencial de las mujeres. Históricamente, el porcentaje de muje­ res en la comunidad bahá’í de esta región de India ha sido bajo, alrededor del 10–15 %, a pesar de los distintos programas llevados a cabo durante años para reme­ diar este desequilibrio . en la agrupación de Bihar Sharif, no obstante, los esfuerzos por llegar a las mujeres resultaron exitosos con la formación de un equipo de ense­ ñanza especial . La proporción de mujeres en la comunidad bahá’í de esta agrupación ha llegado al 40 %, y la confianza con la que participan en las actividades queda patente en el hecho de que son las promotoras directas del 25 % de las actividades básicas de la agrupación . Las mujeres ahora aseguran que sus hijos asistan a las clases de niños, y mujeres jóvenes se están levantando a servir como animadoras de grupos prejuveniles, convirtiéndose en ejemplo para los adolescentes con los que trabajan . Las historias siguientes ilustran el modo cómo tres mujeres de la agrupación se han lanzado valientemente a poner en práctica el conocimiento, las habilidades, y la visión que han adquirido en el estudio de los cursos del instituto .

Sarita, Anita y Kiran

Para afrontar el desafío de la baja participación de las mujeres en actividades bahá’ís en Bihar Sharif, un pequeño número de mujeres de diferentes partes de la agrupación se prepararon rápidamente para servir como tutoras y ayudar a iniciar círculos de estudio con otras mujeres. Una de ellas era Sarita, quien, tras finalizar el estudio del Libro 7, hizo algo que, dada las prácticas culturales y sociales de Bihar, rozaba en lo heroico: fue a su aldea paterna Daryapur y ahí empezó a enseñar la Fe. La visitó regularmente y pronto formó un círculo de estudio para mujeres, acompañando a 16 de las participantes a lo largo de la secuencia de cursos. Ahora continúa visitando la comunidad y ofrece a sus nuevas hermanas espirituales su cariñoso apoyo conforme se integran a las actividades básicas. Otra mujer, Anita, se inspiró tanto en el círculo de estudio en el que participó en una aldea cercana, que pidió a la tutora que visitara su aldea. Mientras avanzaba en la secuencia de cursos, Anita ayudaba a la tutora a trabajar con un grupo de mujeres y a realizar las actividades básicas. Esto ha llevado al crecimiento de una comunidad donde la inmensa mayoría de seguidores son mujeres. Kiran, una joven entusiasta de Rajgir que se capacitó como animadora de grupos prejuveniles, empezó un grupo en la escuela. Resultó ser una actividad muy popular, pero recibió oposición. Ella afrontó este desafío dirigiéndose al director para explicarle la naturaleza y el propósito del programa, tras lo cual la escuela le dio su apoyo incondicional.

Impresiones de cinco continentes — 29


Aumentando el número de reuniones devocionales. Muy al comienzo se iden­ tificaron las reuniones devocionales como esenciales para el crecimiento de la Fe en la agrupación de Bihar Sharif, y por lo tanto se inició una campaña para multiplicar su número con la ayuda de 50 amigos que habían completado el Libro 1. Se les visitó para ayudarles a entender los elementos básicos de las reuniones devocionales y para alentar su participación en la campaña. Se identificaron anfitriones y colaboradores voluntarios, y se les proporcionó materiales tales como cintas de audio de reuniones devocionales bahá’ís. Como resultado, el número de reuniones aumentó de 8 a más de 50. Este rápido crecimiento tuvo varios efectos positivos: se enriqueció la vida de la comunidad bahá’í y se compartieron los Versos sagrados con los buscadores; se desarrolló un método sistemático para trabajar con los buscadores, que ayudó a muchos de ellos a pasar de las reuniones devocionales a los círculos de estudio y de ahí a declarar su fe; aumentó la participación de las mujeres y niños en las activi­dades bahá’ís, y el Mensaje de Bahá’u’lláh se difundió ampliamente por toda la agrupación. A lo largo de los ciclos, las reuniones devocionales de Bihar Sharif han seguido evolucionando y expandiéndose. Organizadas en sintonía con la cultura local, tales reuniones se caracterizan por la decoración floral, música y un sencillo refrigerio. Han inspirado a los amigos, en muchas ocasiones por vez primera, a cantar y memorizar oraciones y selecciones de los Escritos bahá’ís. En el octavo ciclo, se llevaban a cabo 190 reuniones devocionales regulares, con 1520 participantes.

Construyendo la capacidad de la próxima generación La capacidad de las agencias de la agrupación de Bihar Sharif para administrar los asuntos de grandes números de creyentes se evidencia claramente en los programas para la educación moral y espiritual de los niños y prejóvenes. En este momento trabajan con 1600 participantes, 900 niños de 65 clases y cerca de 700 prejóvenes

30 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Bihar Sharif INDIA

de 55 grupos. Aunque los creyentes de la agrupación tenían alguna experiencia con las clases de niños, el programa de prejóvenes era completamente nuevo. Las condiciones de esta región geográfica crean un ambiente receptivo al ali­ mento espiritual que ofrecen los bahá’ís. Bihar es una provincia económicamente deprimida, con más del 50 % de la población viviendo bajo el umbral de la pobreza, y una tasa de analfabetismo del 60 %, una de las más altas del país. Las escuelas de las aldeas cuentan con 200–300 estudiantes en los ocho cursos, y los que desean con­ tinuar su educación más allá de ese nivel deben hacerlo en otro lugar. Los habitantes de Bihar son en su mayoría hinduistas, con sólo un 15 % de musulmanes, quienes viven en áreas sumamente concentradas. La fuerte influencia de los prejuicios de casta y religión a menudo conducen a la tensión social y a la violencia. Las mujeres se encuentran particularmente desfavorecidas. Por ejemplo, no hay maestras en las escuelas. Hay también una serie de cuestiones delicadas relacionadas con la seguri­ dad. Con todas estas dificultades, no es de extrañar que la migración sea común. En este entorno, el programa de capacitación espiritual de los prejóvenes ofrece a un número cada vez mayor de participantes, un refugio de esperanza único, en el que pueden desarrollar sus poderes de expresión y pensamiento, además de una estructura moral para sus vidas. Conforme se integran a este proceso, su motiva­ ción aumenta, asegurando así la salud y vitalidad futuras de la comunidad bahá’í y aumentando su capacidad para transformar la sociedad en la que viven. Las expresiones de esperanza y cambio en esta agrupación son sencillas y con­ cretas pero profundas en sus ramificaciones. En primer lugar, los grupos no están separados por casta, religión o nivel económico. Segundo, las instituciones bahá’ís han animado a los hombres a llevar a sus hijas a grupos prejuveniles y círculos de estudio, lo que no sólo ha beneficiado a las jóvenes del área, sino que ha creado además la oportunidad para que todos los miembros de la familia se conviertan en participantes activos en la vida comunitaria. En algunos casos incluso ha trans­ formado el modo como los padres valoran a sus hijos. Por ejemplo, cuando una Impresiones de cinco continentes — 31


familia con cuatro niñas aceptó la Fe, los padres se volvieron más conscientes de la necesidad de desarrollar la capacidad de sus hijas . Tal como ilustra el relato de Kiran, el programa sirve para proporcionar a las jóvenes las destrezas para servir como animadoras de grupos prejuveniles . De hecho, los prejóvenes de ambos sexos que participan en el programa han pasado al estudio de los cursos del instituto y a menudo se han convertido en promotores entusiastas de las actividades básicas .

Rajive y Shankar

Rajive tenía 13 años cuando se integró al primer grupo prejuvenil de su aldea, Hargawan, en 2003. Su confianza y claridad de expresión aumentaron a tal nivel durante los tres años del programa, que sin dificultad pudo pasar a estudiar la secuencia de cursos del Instituto Ruhi. Al finalizar el libro 5, organizó su propio grupo prejuvenil y pronto se comprobó que era una animador muy eficaz. El espíritu de devoción y servicio de Rajive inspiró a cuatro de sus amigos a unirse al proceso de instituto, quienes ahora han establecido dos clases de niños y cuatro círculos de estudio y se encuentran entre los participantes más entusiastas y activos en el proceso de crecimiento de su aldea. Shankar es otro de los que participaron en el programa de prejóvenes y terminó completando la secuencia de cursos del instituto. Inició su propio grupo prejuvenil, así como un círculo de estudio, con el fin de ayudar a los participantes en las prácticas relacionadas con cada libro antes de acompañarles al siguiente curso. Sus esfuerzos han contribuido al crecimiento constante de la Fe en su aldea, que cuenta ahora con nueve reuniones devocionales, cuatro clases de niños, tres grupos prejuveniles y dos círculos de estudio.

el objetivo de sostener un número tan alto de participantes se persigue sistemáticamente con la ayuda de los animadores más capaces que van ayudando a generar capacidad en los demás . Animadores ingeniosos ayudan a los prejóvenes con sus deberes escolares para reforzar la confianza entre ellos . Muchos participantes en los grupos prejuveniles entran de un modo natural en los círculos de estudio cuando los animadores continúan siendo los tutores de cursos del instituto . Reforzar el componente del servicio del programa de prejóvenes e integrar las artes en sus actividades son las prioridades actuales del coordinador de esta actividad . en Bihar Sharif, donde las artes no han florecido tradicionalmente, se ha desarrollado una obra teatral para cada historia del libro Caminando por el sendero recto, mientras que un grupo cultural ha promovido el programa mediante el teatro . CiClo

1.º

N.º de grupos prejuveniles N.º de participantes

2.º

3.º

4.º

5.º

6.º

7.º

8.º

22

31

44

48

48

53

53

55

219

320

547

582

582

632

632

656

Colaboración y capacitación La transformación y capacitación de un círculo de creyentes de la agrupación de Bihar Sharif que va expendiéndose se hace posible gracias a planes que emplean recursos disponibles y promueven una colaboración estrecha en todos los niveles . Las agencias de la agrupación gustosamente adaptan sus planes para incluir las con­ tribuciones de los amigos en las reuniones de reflexión y frecuentemente visitan a las comunidades para evaluar y planificar actividades . Se reúnen con los miembros del Cuerpo Auxiliar para compartir las noticias más recientes, la información y las estadísticas que les permitirán a integrar a los nuevos creyentes en círculos de estudio y ayudar a los participantes en los cursos de instituto a realizar actos de servicio . La colaboración estrecha entre las instituciones y agencias de Bihar Sharif ha creado un ambiente donde se libera el potencial de los creyentes para llevar la iniciativa y 32 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Bihar Sharif INDIA

actuar, un progreso significativo en el contexto de la agrupación. Los grilletes de las limitaciones preconcebidas caen conforme se exhorta a todos a disponerse a desarrollar sus capacidades de servicio. El potencial de tales acciones queda reflejado en las historias de personas como Shravan, Sarita, Anita, Kiran, Rajive y Shankar, y en las de muchos otros que reciben capacitación y se adentran en la arena del servicio. Por cuanto a medida que se transforman a nivel individual, gracias a sus acciones también se transforma la sociedad en la que viven. Hoy, la comunidad de Bihar Sharif ha desarrollado una capacidad sofisticada para aligerar y sostener la expansión y consolidación de la Fe de Bahá’u’lláh a gran escala, y se eleva como un faro de esperanza para cualquier alma que desea entrar en el círculo cada vez más amplio de su radiante luz.

Impresiones de cinco continentes — 33


34 — Llegando a una dinåmica de crecimiento


Tiriki Occidental Kenia

En 1959, las semillas de la Fe fueron sembradas en las receptivas tierras de Tiriki Occidental. Poco después de que los primeros creyentes abrazaran la Fe, pioneros intrépidos y maestros viajeros fueron por toda el área caminando de pueblo en pueblo, . . .

La agrupación en resumen  Ubicada en el distrito de Vihiga en la Provincia Occidental de Kenia  Población aproximada de 76 370 habitantes; alrededor del 4 % son bahá’ís  Mayormente un área rural  Habitantes principalmente de la tribu Luhya (90 %), seguido por las tribus de Kalejin y Luo  Economía basada en agricultura: agropecuaria, ganadería y avicultura en parcelas pequeñas  La religión predominante es el protestantismo con una minoría musulmana  La Fe bahá’í se introduce por primera vez en el año 1959; para el año 1962 una rápida expansión a 5000 creyentes  Enfoque temprano en la educación  Primera agrupación de Kenia en lanzar un programa intensivo de crecimiento (2005)  42 asambleas espirituales locales

Impresiones de cinco continentes — 35

Tiriki Occidental KENIA

. . . invitando a los habitantes a que se unieran a ellos en la celebración de este nuevo Día de Dios, y reci­ bieron una calurosa bienvenida . en esos primeros proyectos y campañas de enseñanza, los visitantes se reunían con los creyentes a orar y a profundizar en los escritos, dirigiendo la alegría y energía generadas hacia la enseñanza de puerta en puerta en equipos de cuatro o cinco . Se invitaba a los creyentes nuevos a participar en un programa nocturno o a asistir a una conferencia que se llevaba a cabo al final del proyecto o la campaña . Desde entonces, la enseñanza de la Fe ha sido el área de principal enfoque para los bahá’ís de Tiriki Occidental; otra ha sido la promoción de la educación . Las clases de alfabetización para adul­ tos y las escuelas preescolares que se establecieron en los centros bahá’ís para servir a la población del área produjeron dos efectos importantes . Primero, el apoyo a la educación por parte de la comuni­ dad bahá’í, en particular la de las niñas, redundó en una buena reputación ante la sociedad en general, aún cuando la mayoría de los esfuerzos iniciales no lograron mantenerse por la falta de recursos huma­ nos . Segundo, el énfasis puesto por los maestros de escuela bahá’ís y facilitadores de clases de alfabeti­ zación sobre la rectitud de conducta y la promo­ ción de una vida familiar sana, especialmente entre los hombres, atrajo a muchas mujeres a la Causa . Hoy, esta agrupación tiene la proporción más alta de mujeres creyentes del país .


Desarrollando recursos humanos Durante todas esas décadas Tiriki Occidental se enfrentó con el desafío común de las áreas donde ha habido una expansión a gran escala: aunque la población era muy receptiva a las enseñanzas bahá’ís, la consolidación se volvió un enorme obstáculo a medida que crecía el número de creyentes. Los pioneros y maestros viajeros no podían satisfacer la demanda y muchas personas se alejaron de la Fe. Claramente, era necesario que de la misma área surgieran trabajadores dedicados y competentes pero, ¿cómo se podría lograr esto? Cuando la Casa Universal de Justicia en 1996 hizo el ­llamado para que se desarrollaran recursos humanos por medio de los institutos, inicialmente se hicieron esfuerzos para crear un curso de estudio nacional, pero estos esfuerzos no dieron los resultados deseados. En 1999, después de con­ sultar con los Consejeros, la Asamblea Espiritual Nacional de Kenia decidió adoptar los materiales del Instituto Ruhi. Unos tres años después, seis creyentes de Tiriki Occidental asistieron a un curso intensivo en Uganda para aprender cómo ser tutores de estos materiales. Al regresar a casa llevaron a cabo cursos centralizados en varias partes del área, mientras levantaban más amigos a servir en esta capacidad por medio de campañas de instituto. En enero de 2005, se lanzó un programa intensivo de crecimiento, y desde ese momento el desarrollo de recursos humanos ha proseguido sin contratiempos durante nueve ciclos. Uno de los mayores indicadores de éxito ha sido el incre­ mento significativo de la participación en los cursos más avanzados, como muestra la siguiente tabla. El deseo de aumentar el número de tutores y de animadores de grupos prejuveniles, considerado clave para mantener y acelerar el crecimiento, ha sido una de las fuerzas propulsoras de este incremento.

54

Libro 7

131

85

Libro 6

154

0

Libro 5

81

120

Libro 4

227

171

Libro 3

275

297

Libro 2

434

798

Libro 1

953

Ciclo 1

Ciclo 9

En el transcurso de estos ciclos, el instituto descentralizó la capacitación gradual­mente y en este momento todos los cursos se ofrecen por medio de círculos de estudio locales, como muestra la siguiente tabla. Ciclo

N.° de círculos de estudio N.° de participantes

1.°

2.°

3.°

4.°

5.°

6.°

7.°

8.°

9.°

24

37

31

28

36

29

32

31

44

147

202

182

94

125

125

192

153

163

Como en otros lugares, el aspecto práctico de los cursos del instituto se pasó por alto inicialmente, y en la agrupación no se hacían esfuerzos para llegar a la 36 — Llegando a una dinámica de crecimiento


comunidad en general . Poco a poco, esta debilidad se fue remediando al invitar a buscadores, amigos y familiares de los bahá’ís a participar en los círculos de estudio y en otras actividades básicas, haciéndose éstas instrumentos eficaces para compartir el Mensaje .

Reunirse con alegría y reverencia Las acogedoras y agradables conmemoraciones de los Días Sagrados en Tiriki Occidental han ayudado a fortalecer las actividades básicas, especialmente las clases de niños y los grupos prejuveniles. Las conmemoraciones claramente demuestran a los participantes lo atractivo de una vida comunitaria vibrante y, por lo tanto, se convierten en una potente herramienta de enseñanza. Los buscadores expresan su deseo de aprender más sobre la Fe, invitan a bahá’ís a sus hogares, y más tarde se declaran o se incorporan en las actividades básicas. Con su atmósfera alegre y acogedora, estas celebraciones que duran todo el día son un imán poderoso que atrae a personas de todas las procedencias. Los lugares de reunión se embellecen con flores que proclaman la importancia del día y los amigos de la periferia de la agrupación llegan cantando alabanzas a Dios, atrayendo a muchos otros a medida que se acercan. Cada celebración empieza con oraciones conmovedoras y escrituras relacionadas con la ocasión y luego pasa a las presentaciones artísticas inspiradoras y cautivadoras. Personas de todas las edades —hombres, mujeres, jóvenes, prejóvenes y niños— presentan bailes y obras teatrales, recitan fragmentos de los Escritos Sagrados, narran historias de las Figuras Centrales de la Fe y cantan canciones. Aunque el programa dura todo el día, a veces aún así no hay suficiente tiempo para que contribuyan todos los participantes. Para ofrecer a los amigos la oportunidad de expresar su fe artísticamente, se ha establecido en la agrupación un festival de arte, en el que todas las presentaciones están basadas en los Escritos bahá’ís, algunas de las cuales se presentan en las conmemoraciones de los Días Sagrados. El festival, organizado por las agencias de la agrupación, se celebra cada vez en una localidad diferente para dar a varias comunidades la oportunidad de ser anfitrión.

Aprendiendo sobre la enseñanza a través de ciclos de actividad Tiriki Occidental KENIA

Durante 2003–2004, Tiriki Occidental se embarcó en los preparativos para el lanza­ miento del programa intensivo de crecimiento que pronto empezaría . Los miembros del Cuerpo Auxiliar y las agencias de la agrupación se reunieron para analizar la etapa de desarrollo de la agrupación y para identificar los recursos humanos dis­ ponibles . Luego iniciaron actividades para establecer un ritmo que ayudaría a las instituciones y a los creyentes a volverse sistemáticos en el proceso de consulta, acción y reflexión, que es vital para adoptar una actitud de aprendizaje . Se forma­ ron equipos de enseñanza, se llevaron a cabo consultas intensivas para preparar el primer ciclo y se conformó un grupo base de creyentes . el plan inicial se presentó en una reunión de reflexión a la que asistieron más de 300 amigos, llevando a las agencias de la agrupación a crear tres zonas para que los detalles específicos fueran elaborados por los residentes de cada una . el primer ciclo se lanzó en enero de 2005 y su cuidadosa preparación dio frutos . La colaboración entre las instituciones y las agencias de la agrupación fue estrecha y hubo un alto sentido de responsa­ bilidad por el proceso de crecimiento que sin duda contribuyó a llegar a tener 151 declaraciones . Los nueve ciclos de actividad en la agrupación han resultado en un promedio de 56 nuevos ingresos de jóvenes y adultos, como figura en la siguiente tabla . Por lo general, 17 nuevos amigos han entrado en el programa del instituto en cada ciclo, Impresiones de cinco continentes — 37


mientras que ocho han terminado la secuencia actual de cursos. Dentro de las posi­ bilidades, los nuevos creyentes que no participan en círculos de estudio, han sido integrados en otras actividades. Durante todos estos ciclos se ha aprendido mucho sobre la naturaleza de la enseñanza. Los desafíos han incluido la falta de intensidad durante las fases de expansión; el programar fases de expansión en las fechas de las festividades tradicionales, desviando la atención de las actividades de enseñanza; y la emigración de recursos humanos a las zonas urbanas en busca de trabajo. También se ha aprendido sobre los métodos de enseñanza directa. Particularmente, el énfasis puesto en el uso de «la presentación de Ana» del Libro 6 durante los ciclos más recientes ha mejorado la efectividad de los esfuerzos de enseñanza. Ciclo

Número de equipos

1.°

2.°

3.°

4.°

5.°

6.°

7.°

8.°

9.°

31

31

31

31

31

31

31

30

24

Maestros movilizados

155

120

195

175

210

230

150

150

120

Ingresos en la campaña

124

66

22

65

21

25

29

54

38

Total de ingresos*

151

66

22

76

21

25

29

54

61

* Estas cifras sólo toman en cuenta adultos y jóvenes; no están incluidos los niños ni prejóvenes de las familias bahá’ís nuevas que participan en las actividades básicas.

Aprendiendo sobre los equipos de enseñanza Durante los primeros ciclos, se formaron equipos de enseñanza de tres a cinco miem­ bros en las reuniones de reflexión, cada uno encabezado por un amigo que tuviera experiencia sirviendo como tutor y que pudiera convocar reuniones de equipo para elaborar planes de enseñanza sistemáticos. Se designaron algunos equipos para visitar y enseñar a buscadores que participaban en las actividades básicas, así como a los padres de niños y prejóvenes integrados en las clases y grupos, todos previamente identificados por las agencias de la agrupación. Otros equipos enseñaron de puerta en puerta en pueblos seleccionados; aun otros visitaron escuelas y dispensarios. La semana previa a la fase de expansión de dos semanas, se realizaron reuniones 38 — Llegando a una dinámica de crecimiento


devocionales y cursos de repaso de los Libros 2 y 6 para inspirar a los amigos. Luego, durante la fase de expansión, los equipos visitaron los pueblos asignados conforme a sus propios horarios. No se propusieron metas específicas. Como resultado de estas primeras experiencias con los equipos de enseñanza, surgieron un número de lecciones valiosas que llevaron a ciertos cambios de enfo­ que. Entre las lecciones más importantes estaban las siguientes: 1) la continuidad de los equipos es importante si se quiere mantener el contacto con los buscadores y los creyentes recién declarados; 2) los miembros del equipo deben vivir cerca el uno del otro y deben incluir algunos que estén capacitados para servir como tuto­ res, maestros de clases de niños y animadores de grupos prejuveniles que puedan iniciar diferentes actividades durante la fase de consolidación; 3) los equipos de enseñanza son más efectivos cuando se proponen metas específicas antes de cada fase; y finalmente, 4) aunque los cursos de repaso pueden ayudar a preparar a los equipos de enseñanza, necesitan que se les acompañe y que se les asista para superar los obstáculos que puedan encontrarse durante el ciclo. Además, dado que al final del ciclo es demasiado tarde para hacer ajustes, los miembros del Cuerpo Auxiliar y las agencias de la agrupación han empezado a fijar reuniones con los coordinadores de los equipos en el punto medio de las fases de expansión y consolidación para incluir el aprendizaje obtenido.

Niños y prejóvenes

Tiriki Occidental KENIA

La educación espiritual de los niños bahá’ís siempre ha sido un aspecto fuerte de la comunidad de Kenia y ha sido la base para el progreso actual. Cuando se lanzó el programa de crecimiento en Tiriki Occidental, había 171 maestros capacitados y 93 clases con 557 niños. Al final del noveno ciclo, había 131 clases de niños con casi 1000 participantes.

Impresiones de cinco continentes — 39


Durante los ciclos del programa de crecimiento, se ha avanzado en la compren­ sión y práctica de tres aspectos importantes: integración, regularidad y continuidad . Ahora la comunidad bahá’í se acerca con confianza a la sociedad en general y ofrece clases a niños de todos los orígenes en los pueblos de la agrupación . el proceso de instituto ha dado lugar a una red de maestros capacitados que emprenden este servicio de una manera más sistemática que antes, manteniendo así la regularidad de las clases . Las instituciones y las agencias que funcionan en la agrupación han aprendido que la transición de los participantes de clases de niños a grupos prejuve­ niles, y de éstos al estudio de la secuencia principal de cursos, es más suave cuando el maestro los acompaña año tras año . esto se constató en marzo de 2007 al matri­ cular a 100 niños en el programa de prejóvenes y a 40 prejóvenes en la secuencia de cursos tras haberlos acompañado de este modo . Diecisiete de estos prejóvenes han ingresado a la Fe y el resto está recibiendo visitas hogareñas . A medida que ha aumentado la demanda de clases de niños, un plan de acompañamiento a los maestros en todos los niveles para aumentar su capacidad y movilizarlos ha evolucionado gradualmente . Las agencias de la agrupación también tratan de asegurar que en cada ciclo suficientes maestros se levanten a formar nuevas clases . Ahora se motiva a los prejóvenes a que trabajen de cerca con las clases de niños mientras avanzan en su propio programa, con la esperanza de que al final se conviertan en maestros permanentes de clases de niños .

Talleres de concienciación para los padres Como la experiencia ha mostrado que la contribución de los padres en la educación de sus hijos es esencial para mantener las clases, el coordinador de las clases de la agrupación organiza talleres de concienciación para los padres. Con ello se quiere familiarizarlos con el currículo y pedirles su colaboración creando en el hogar un ambiente de aprendizaje. Se invita a los padres a las presentaciones realizadas por los niños y las visitas hogareñas se usan para hablar sobre el carácter y el comportamiento de los hijos. También se llevan a cabo talleres para los padres de los prejóvenes de la agrupación, y se les invita a un lugar central donde los prejóvenes hacen presentaciones basadas en lo que han aprendido en los grupos, mostrando cómo tal aprendizaje les ayuda a tomar decisiones concretas en la vida, se comparten pasajes de las cartas escritas por la Casa Universal de Justicia, o en su nombre, referentes a los niños y prejóvenes, y se responden preguntas.

40 — Llegando a una dinámica de crecimiento


La designación de los grupos de prejóvenes en diciembre de 2005 como la cuarta actividad básica centró mayor atención sobre los que se encuentran en este rango de edad, y el número de animadores de grupos de prejóvenes en Tiriki Occidental ha dado un salto de 5 a 81 desde entonces. Como se puede ver abajo, el número de grupos y participantes, la mayoría de los cuales proceden de familias que no son bahá’ís, también ha aumentado sustancialmente. Muchos han sido atraídos por los actos de servicio que han realizado los de su grupo.

N.° de grupos prejuveniles N.° de participantes

1.°

2.°

3.°

4.°

5.°

6.°

7.°

8.°

9.°

4

6

9

16

20

22

34

49

53

34

57

109

208

232

272

418

613

631

Tiriki Occidental KENIA

Ciclo

Impresiones de cinco continentes — 41


Los coordinadores de clases de niños y grupos prejuveniles actuales crecieron asistiendo a las clases bahá’ís y participando en los grupos prejuveniles y círculos de estudio . Cuando se nombró al actual coordinador de los grupos prejuveniles, se identificaron otros jóvenes para reemplazarlo en la clase de niños que tenía y ayudarle con sus dos grupos prejuveniles cuando estuviera fuera de la comunidad visitando a otros animadores . Disponer de tales reemplazos capacitados en la agrupación es un indicio del grado de desarrollo de recursos humanos alcanzado entre los jóvenes .

Jóvenes a la vanguardia

Wycliffe, Patrick, Vahid, Godfrey y Linhanda son solo algunos de los jóvenes destacados de la agrupación de Tiriki Occidental. Criados en familias bahá’ís, han pasado por clases de niños, grupos prejuveniles y la secuencia principal de cursos, convirtiéndose en animadores, tutores de círculos de estudio y ahora tutores de un programa de desarrollo social y económico de inspiración bahá’í llamado Preparación Intelectual para la Acción Social (PAS). Ellos también han servido como maestros viajeros en otras agrupaciones de Kenia que están en sus etapas iniciales de desarrollo, ayudando a los nuevos creyentes a estudiar los cursos del instituto durante un fin de semana. Bajo la recomendación de las instituciones de la Fe, pronto servirán como pioneros de frente interno por dos años con la meta de abrir otras agrupaciones.

42 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Como en el caso de los tutores de círculos de estudio, la migración de los ani­ madores a los centros urbanos en busca de empleo ha afectado la sostenibilidad de los grupos prejuveniles de Tiriki Occidental. En respuesta a esta situación, se están capacitando más animadores para que estén listos cuando sea necesario. Asimismo, se está motivando a algunos de los participantes del Libro 7 a que entren en este campo de servicio.

Reflexionando sobre lo pasado, mirando hacia adelante

Tiriki Occidental KENIA

Hoy Tiriki Occidental está cosechando los frutos del aprendizaje sobre la enseñanza de la Causa y la educación de los niños, cuyas semillas fueron sembradas tantas décadas atrás. Desde 2005, el número de bahá’ís conocidos por las instituciones de la agrupación ha crecido de 1955 a 3056 y la expansión constante de clases de niños y grupos prejuveniles, en particular, augura triunfos futuros. La unidad de pensamiento y la estrecha colaboración en todos los niveles entre las instituciones, las agencias y los amigos han sido claves para el progreso de la agrupación. La flexibilidad también ha sido fundamental, conforme la experiencia ha ido enseñando cómo administrar el crecimiento y el esquema de coordinación y funcionamiento de las agencias de la agrupación ha ido evolucionando orgánica­ mente con la multiplicación de las actividades básicas. Las bases para el progreso aún mayor de esta agrupación se han cimentado firmemente mediante la acción paciente, coherente y unificada. La receptividad de la población sin duda generará niveles aún mayores de crecimiento. En los próxi­ mos ciclos, se tratará de intensificar la enseñanza por medio de acciones colecti­ vas bien concebidas que realzarán la capacidad de la comunidad de atraer almas receptivas. La vitalidad de la salud espiritual de Tiriki Occidental crece con cada ola de declarantes, embargando a los amigos con una profunda felicidad espiritual y sentido de propósito a medida que van contribuyendo cada vez más al bienestar de la sociedad en general.

Impresiones de cinco continentes — 43


44 — Llegando a una dinåmica de crecimiento


Tarawa Sur Kiribati

La agrupación en resumen  Situada en la franja sur de Tarawa, es uno de los 33 atolones que forman la nación de Kiribati en el océano del Pacífico Sur entre Hawai y Australia.

 Idioma oficial: inglés Conforme empezaron a cantar oraciones y escritos Idioma local: ikiribati bahá’ís, la bella melodía llegó a oídos de los vecinos (anteriormente gilbertense) a través de la cálida brisa del Pacífico . Conmovidos  Población: de 40 000 a 45 000 por la belleza de las palabras y de la melodía, se acer­ habitantes (cerca de la mitad de caron atraídos como polillas a una llama, y la reunión la población total de Kiribati) devocional se transformó en una oportunidad para  Aldeas más importantes: Ambo, la enseñanza . Bairiki, Betio, Bikenibeu Occidental La población de Kiribati ha sido receptiva y Bonriki, ubicadas a lo largo a las enseñanzas bahá’ís desde que se introdujo la de un camino de 29 km. Fe en las islas en 1954 gracias a los Caballeros de  Centro para el gobierno y foco principal Bahá’u’lláh Roy Fernie y elena Marsella . Varias cam­ de comercio y negocios de Kiribati pañas de enseñanza a lo largo de estos años trajeron  Población bahá’í: 1343 creyentes un número considerable de declaraciones, pero los  La Fe bahá’í es la cuarta comunidad desafíos en torno a la profundización y al desarrollo religiosa más grande, después de la de la capacidad de la comunidad siempre estuvie­ católica, protestante y mormona ron presentes . en el pasado, maestros veteranos que  Programa intensivo de crecimiento conocían bien la Biblia visitaban las aldeas, trayendo lanzado en enero de 2005 las buenas nuevas del retorno de Cristo y el cum­ plimiento de las profecías . Sin embargo, no pudie­ ron volver a visitar y nutrir a las muchas almas que habían abrazado la Causa, y la mayoría de los nuevos creyentes volvieron poco a poco a sus iglesias . Con el paso del tiempo, se fueron probando varios enfoques de enseñanza . A mediados de los noventa, se animó a los creyentes de las aldeas a levantarse a enseñar empleando métodos acorde con la cultura de Kiribati y las artes interpretativas tradicionales . Aun así, el problema no se resolvió . ¿Cómo podían los creyentes profundizar en su recién adoptada fe? ¿Cómo podía desarrollarse en los amigos locales la capacidad para llevar a cabo la profundización necesaria?

Impresiones de cinco continentes — 45

Tarawa Sur KIRIBATI

Un domingo por la tarde en la aldea de Eita, en la agrupación de Tarawa Sur (Kiribati), un grupo de jóvenes se congregó para una reunión devocional en la maneaba del recinto familiar de un hogar, una construcción tradicional sencilla con techo de paja sustentado por postes y sin paredes.


Desarrollando recursos humanos La respuesta a la tan importante cuestión del desarrollo de recursos humanos llegó con el proceso de instituto. El instituto nacional de Kiribati, establecido en 1996 y llamado Elena Marsella en honor de esta Caballero de Bahá’u’lláh, ofreció al principio cursos intensivos con sus propios materiales, añadiendo el currículo del Instituto Ruhi en 1999. Al año siguiente, siete bahá’ís de Kiribati, tres de ellos de Tarawa Sur, viaja­ ron a Australia para participar en una sesión de estudio del Libro 1 en inglés durante una semana. Meses más tarde, un creyente conocedor del tema y con experiencia en Filipinas viajó a Kiribati para facilitar una segunda sesión, proporcionándole a Tarawa Sur su primer contingente de creyentes capacitados para facilitar el estudio del Libro 1; a partir de ahí, el instituto empezó a centrarse únicamente en los cursos del Instituto Ruhi. Era evidente que la traducción de los libros al ikiribati era esencial si se pretendía que grandes números de amigos participasen en la secuencia de cursos. Aunque el proceso de traducción disminuía el ritmo de los esfuerzos por aumentar los recursos humanos, las instituciones eran conscientes de que al final permitiría que el proceso de instituto llegase a la mayoría de la población de Kiribati, creándose un sentido de pertenencia en las bases de la comunidad. Con esta idea en mente, el instituto de Kiribati empezó vigorosamente el trabajo de traducción. En mayo de 2001, los Libros 1 y 2 ya estaban traducidos; inmediata­mente se formaron círculos de estudio. La traducción del Libro 3, termi­ nada en diciembre de 2001, era esperada con ansia por aquellos que deseaban servir como maestros de clases de niños. El Libro 4 estuvo disponible al año siguiente, el Libro 6 en Rid.ván de 2003 y el Libro 7 en diciembre del mismo año. Los círculos de estudio empezaban tan pronto se traducía, revisaba y publicaba un libro. A lo largo de todo este esfuerzo, la base de recursos humanos creció sin parar, acrecen­ tada por un mayor estudio de la guía de la Casa Universal de Justicia. Terminada la traducción de todos los libros disponibles, el instituto estaba preparado para producir la primera cohorte de tutores, lo cual hizo mediante una serie de campañas intensivas. En Rid.ván de 2004, 48 personas finalizaron el estudio del Libro 7. Al aumentar el nivel de actividad, el coordinador nacional del instituto empezó a servir a tiempo completo a la vez que desempeñaba la tarea de coordinador de la

46 — Llegando a una dinámica de crecimiento


agrupación de Tarawa Sur, donde se estaban desarrollando rápidamente los recursos humanos. En enero de 2005, cuando se lanzó el primer ciclo del programa intensivo de crecimiento de la agrupación, 74 personas habían completado la secuencia de cursos hasta el Libro 7. A partir de ese momento el número de amigos capaces de servir como tutores ha seguido creciendo.

Los jóvenes a la vanguardia del trabajo de enseñanza

Tarawa Sur KIRIBATI

La vitalidad y creatividad de los jóvenes ha sido clave para los avances logrados en la agrupación de Tarawa Sur. Más y más de estas almas brillantes se han colocado a la vanguardia del trabajo de enseñanza a medida que ha progresado el programa intensivo de crecimiento. Hacia el sexto ciclo, varios jóvenes recién declarados que habían estudiado la secuencia de cursos en campañas de instituto impulsaban las actividades bahá’ís. Con guía y aliento, los jóvenes se han convertido en maestros hábiles y creativos para invitar a la gente a las actividades básicas. Una campaña de instituto lanzada en agosto de 2006 para ayudar a un grupo de jóvenes a estudiar los siete cursos de la secuencia del instituto fue decisiva para impulsarlos a actuar. Dignatarios e invitados especiales asistieron a la ceremonia de graduación, en la que un miembro del consejo municipal alabó los esfuerzos de los bahá’ís por promover el liderazgo moral y espiritual. Llamó al programa «la medicina para la enfermedad social que afecta a la juventud» y los animó a dirigirse al consejo para cualquier ayuda que necesitaran. Semejante reconocimiento por parte de oficiales gubernamentales, que se entendió como un apoyo al enfoque vigoroso del instituto de poner a disposición de la sociedad sus programas, dio un gran ánimo a los creyentes. Impresiones de cinco continentes — 47


Testimonios de los jóvenes En una reunión de reflexión de Tarawa Sur, un grupo de jóvenes se levantó a hablar sobre sus experiencias en el campo de la enseñanza para animar a los adultos que deseaban enseñar la Fe pero se encontraban indecisos. Esto es lo que algunos de ellos expresaron: 

«Yo hace poco que me he declarado, y durante mi participación en la conferencia de jóvenes de Betio en la que estudiamos los diversos libros Ruhi, me sentí como si hubiera adquirido un nuevo espíritu y una fuerza renovada. Cuando empecé a enseñar por las casas, desaparecieron el miedo y la soledad.»

«La primera vez que me lancé al campo de enseñanza tenía miedo, a pesar de estar preparado, pero cuando recordé las palabras de ‘Abdu’l-Bahá ‹No consideres tu debilidad e impotencia; considera más bien el poder de tu Señor, que ha abarcado todas las regiones›, mi miedo se evaporó rápidamente y me levanté a enseñar.»

«Yo soy sólo un joven, y no sabía qué decir. Tenía miedo; además, nunca antes había enseñado. Pero cuando me levanté a enseñar, descubrí mi fuerza y confianza y fui capaz de hablar con la gente.»

«Yo, al igual que ellos, tenía miedo y, en la mayoría de los casos, no hablaba con la gente. Sin embargo, tras la capacitación pude levantarme y empezar a enseñar. Ahora soy capaz de hablar.»

La participación de los jóvenes en el trabajo de enseñanza ha generado entu­ siasmo entre los mayores . Aunque al principio muchos creyentes veteranos eran escép­ ticos con el método de enseñanza adoptado por los jóvenes, las actitudes se fueron transformando a medida que más y más bahá’ís antiguos estudiaban la secuencia de cursos y entraban en el campo del servicio . La siguiente historia de los constructores de barcas es sólo un ejemplo de los muchos que han estimulado a los amigos .

48 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Los constructores de barcas

Tarawa Sur KIRIBATI

Dos bahá’ís de Tarawa Sur estaban realizando una reunión hogareña durante el descanso para el almuerzo en el astillero donde trabajaban. Empezaron como los bahá’ís habían enseñado la Fe durante varios años: leyendo citas de la Biblia para explicar la llegada de Bahá’u’lláh. Un grupo numeroso de trabajadores se sentó alrededor para escuchar, y aunque tenían algunas preguntas, permanecieron en silencio hasta que el más alto y corpulento de ellos se levantó y dijo: «Ya hemos oído todo sobre la Biblia antes». Lo que realmente querían saber era de Bahá’u’lláh. ¿Quién era Él? Los bahá’ís se sintieron un poco apurados pero persistieron en sus explicaciones basadas en la Biblia. Otra vez, el hombre les interrumpió para repetir que de lo que querían oír hablar era de Bahá’u’lláh. En ese momento, una mujer bahá’í que había finalizado los siete cursos del instituto se acercó y les explicó la historia del sueño del padre de Bahá’u’lláh sobre el océano y los peces. También habló de los libros del Instituto Ruhi y de cómo puede uno aprender más sobre la vida de Bahá’u’lláh y Sus Enseñanzas estudiándolos. Los constructores se sentaron y la escucharon atentamente, y cuando acabó, el hombre que había hablado sonrió y le dio las gracias, comentando que eso era lo que realmente quería oír. Ahora, ¿podría él unirse a uno de estos libros Ruhi?

Impresiones de cinco continentes — 49


Tal como ilustra la historia, las mujeres se han vuelto bien audaces a la hora de poner en práctica lo aprendido en el estudio de los cursos del instituto . esto ha acelerado aun más el ritmo de enseñanza . Desde el lanzamiento del programa intensivo de crecimiento, las agencias de la agrupación se han centrado en motivar a las mujeres a formar equipos de enseñanza y visitar hogares en sus vecindarios . el relato a continuación de un equipo de mujeres de Betio habla por sí solo .

Una vida transformada

Durante la fase de expansión del segundo ciclo, un equipo de mujeres de Betio se propuso conocer a nuevas personas y enseñarles la Fe. Durante este empeño se toparon con un vagabundo que vivía en condiciones degradantes. Las mujeres, que no prestaron atención a su apariencia, entablaron una conversación con él acerca de las Enseñanzas bahá’ís. Como resultado de ello, el hombre se apuntó a un círculo de estudio del Libro 1. A los cuatro meses se declaró bahá’í, estudió todos los libros de la secuencia y se convirtió en un maestro activo de la Fe. Un día se presentó en el centro nacional con tan solo una funda de almohada y un pedido de 30 copias del Libro 1, uno para cada una de las personas a quienes había enseñado la Fe e invitado a unirse a los círculos de estudio que había iniciado. La contribución de este hombre, completamente transformado en su apariencia y forma de actuar, animó e inspiró a todos los presentes en la reunión de reflexión donde iba a lanzarse el siguiente ciclo.

Reuniones de reflexión Uno de los rasgos distintivos de la agrupación de Tarawa Sur es el modo en que las instituciones y las agencias han aprendido a utilizar las reuniones de reflexión como una herramienta efectiva para movilizar maestros . Las reuniones grandes y prolongadas son un rasgo característico de la vida de las aldeas de Kiribati . Por eso las reuniones de reflexión se han convertido de manera natural en ocasiones importantes para crear unidad de visión, generar entusiasmo, dirigir la atención hacia las prioridades y elaborar planes de acción a corto plazo . en el segundo ciclo, se integraron en las reuniones de reflexión cursos de repaso de los Libros 2 y 6 que incluían tanto el estudio como la práctica . A estas reuniones, que llegaban a durar hasta dos o tres días, acudían familias enteras que se quedaban todo ese tiempo . en el sexto ciclo, el programa de la reunión de reflexión incluyó un período reservado para la enseñanza . La primera noche se dedicó a la celebración; el día siguiente se dedicó a la revisión y análisis del ciclo que terminaba, a la presentación y discu­ sión de las metas para el próximo ciclo, y a un taller del Libro 6; el tercer día, los amigos formaron pequeños equipos y visitaron hogares en la aldea para practicar sus destrezas de enseñar . Al final de la actividad se reunieron de nuevo en la casa para compartir sus experiencias y elaborar sus propios planes de enseñanza . Una y otra vez, los nuevos creyentes, muchos de los cuales se declararon después de participar en los círculos de estudio, contribuyen enormemente a las consultas de las reuniones de reflexión, demostrando así la efectividad de los círculos de estudio en concienciar a los amigos . Mantener estadísticas precisas de una agrupación con población extremadamente móvil y compuesta por aldeas donde la comunicación se ve afectada por la falta de teléfonos y servicios postales ha sido un desafío tremendo . Afortunadamente, los teléfonos móviles ahora permiten una comunicación más rápida, frecuente y fiable entre las agencias e instituciones de la agrupación, y la instalación de banda ancha y la conexión de voz por Internet facilitan un mejor contacto con el exterior .

50 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Participación de las Asambleas Espirituales Locales En Kiribati, la cultura tradicional valora profundamente la obediencia y el respeto por la autoridad reconocida, por lo que el apoyo de las asambleas espirituales locales fue, desde el inicio, fundamental para el logro de cualquier meta en Tarawa Sur. ¿Pero cómo podía ejercerse la iniciativa individual en una comunidad donde los creyentes se volvían hacia sus asambleas para aprobar cada una de sus acciones? Los creyentes no estaban seguros del alcance de la libertad de que disponían para tomar iniciativa; al mismo tiempo, las asambleas espirituales locales no tenían claras sus funciones en la nueva dinámica que se estaba promoviendo. Finalmente, se vio que los participantes de los círculos de estudio seguían activos cuando sus esfuerzos eran alentados por una asamblea espiritual local y cuando había una buena cola­ boración entre las instituciones y las agencias funcionando en la agrupación. Las asambleas locales cuyos miembros participaban en el proceso de instituto y ganaban experiencia con actividades básicas lograban movilizar a los amigos de sus aldeas en campañas de instituto. A fin de promover tal participación y realzar la colaboración, la Asamblea Espiritual Nacional hizo gestiones para que uno de sus miembros, junto con el coordinador nacional del instituto, se reuniera con todas las asambleas locales de Tarawa Sur. Esto les ayudó a comprender el papel del instituto en un programa intensivo de crecimiento y a ver cómo podían apoyar sus actividades y trabajar de forma efectiva con el coordinador del instituto y los miembros del Cuerpo Auxiliar y sus ayudantes.

Grupos prejuveniles

Tarawa Sur KIRIBATI

Llegar a los prejóvenes con un programa para su capacitación moral y espiritual es sin duda el proceso más dinámico que se está impulsando sistemáticamente en la agrupación de Tarawa Sur. Cada vez se hace más evidente que el programa, lanzado en 2004, es capaz de contribuir a la liberación del potencial de una generación entera de este diminuto archipiélago. Los primeros cuatro grupos prejuveniles se establecieron en las aldeas mediante la acción de jóvenes que trabajaban bajo el Instituto Elena Marsella. Un animador comentaba: «La mayoría de mi grupo proviene de familias cristianas. Antes de empezar con mi grupo prejuvenil fui a visitar a todos los padres con los libros para explicarles lo que iba a enseñar a sus hijos. Cuando lo entendieron, se ale­ graron de que sus hijos asistieran a mis clases». Equipos compuestos por mujeres realizaron el mismo tipo de visitas en otra aldea y tuvieron igual éxito. Poco a poco, los esfuerzos por expandir el programa se extendieron a lugares donde sólo había unos pocos bahá’ís, ninguno de los cuales había avanzado en la secuencia de cursos del instituto ni se había capacitado como animador de grupos preju­ veniles. Cuando se establecieron grupos en estas áreas, aparecieron una serie de desafíos: los anima­dores que debían viajar desde sus propias aldeas no podían sostener el esfuerzo; con el gran interés que había por recibir los materiales y el curso en inglés, muchos animadores sintieron que su conocimiento de la lengua era inadecuado; y el tamaño del grupo era difícil de controlar, pues en algunas ocasiones se presentaban hasta 40 prejóvenes. Mientras se realizaban los primeros esfuerzos en las aldeas, se formaron tres grupos en los centros de secundaria, que se reunían durante los períodos asignados a instrucción religiosa. Poco después, la comunidad bahá’í recibió una solicitud de personas del gobierno para que abordara la creciente preocupación sobre la conducta de los prejóvenes. Estos grupos se replantearon como un proyecto de desarrollo social Impresiones de cinco continentes — 51


y económico bajo patrocinio del Instituto de educación Otan Marawa (OMeI), una organización de desarrollo de inspiración bahá’í . Al igual que con los esfuerzos en las aldeas, la expansión del número de grupos en las escuelas resultó difícil de sostener . en respuesta, OMeI decidió concentrarse en un grupo para aprender de la experiencia . Al año siguiente, se establecieron de forma sostenida tres grupos en dos escuelas .

El grupo de prejóvenes en el centro de educación secundaria de Betio En 2006, un pequeño grupo prejuvenil se formó bajo el patrocinio de OMEI para estudiar los materiales del programa de capacitación espiritual en una escuela de Tarawa Sur. El programa se ofreció como un complemento a los estudios que abordaría dos necesidades apremiantes: mejorar el nivel de inglés de los estudiantes y ayudarles en su desarrollo moral y espiritual. En acuerdo con el director, siete participantes de la clase con el nivel más bajo de conocimientos de inglés empezaron a reunirse en la escuela los fines de semana. En junio, la capacidad lectora de los estudiantes había mejorado de manera tan espectacular que a algunos los pasaron a un curso más avanzado, aunque les dolía abandonar el grupo que tanto querían. El programa también tuvo un efecto positivo en el comportamiento de los participantes; un joven incluso comentó que cuando creciera quería ser como su animador.

La colaboración de una persona recurso de Australia fue vital para ayudar a los amigos a responder a las muchas oportunidades y desafíos que surgieron con los prejóvenes en las aldeas y en las escuelas . Mediante una combinación de visitas y contacto por correo electrónico, ella capacitó a animadores, ayudó a expandir el número de grupos prejuveniles y ayudó a los que trabajaban en las escuelas a obtener una mayor comprensión tanto de los principios de desarrollo social y económico como de la base conceptual del programa de prejóvenes . También desarrolló de manera sistemática la capacidad de los que servían en OMeI, de modo tal que en un año, la organización se hizo cargo de los creyentes locales . Trabajó con las agencias de la agrupación para afrontar los desafíos en el contexto de la coordinación, haciendo hincapié en el apoyo constante a los animadores para asegurar la continuidad . Juntos revisaron aspectos como el de la preparación de los animadores empleando el Libro 5, la importancia de celebrar «encuentros» regulares con los animadores y de organizar cursos de repaso para ellos, así como la necesidad de visitar grupos prejuveniles periódicamente . Las agencias aprendieron lo que significa acompañar a los animadores recién capacitados en sus esfuerzos por formar y mantener grupos prejuveniles, qué tipo de proyectos de servicio pueden llevar a cabo los jóvenes, y cómo realzar el componente artístico del programa . Como el trabajo con este grupo de edad estaba claramente por encima de la capacidad de un único coordinador, se nombró a un grupo de ayudantes capaces, uno de los cuales era Marebo Teem .

Marebo Teem, una joven nacida en una familia bahá’í, asistió a clases de niños. Ya mayor disfrutaba ayudando con las clases de los niños más pequeños. Animada por sus padres, participó en las campañas de instituto organizadas para los jóvenes y pronto avanzó en la secuencia de cursos. Marebo se capacitó como animadora de grupos prejuveniles en 2006 y, a los 16 años, fue invitada a ayudar al coordinador en las aldeas de Bikenibeu y Causeway (Tarawa Sur), visitando grupos cada dos semanas, realizando encuentros de animadores cada dos meses, organizando cursos de repaso cuando fuera necesario y consultando con los demás ayudantes del coordinador.

52 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Los esfuerzos de los creyentes de Kiribati, apoyados por la persona recurso, han dado fruto. El número de grupos en las aldeas ha sido sistemáticamente 20 o más desde principios de 2007, y aunque la participación haya fluctuado en cada ciclo del programa intensivo de crecimiento, en general ha sido superior a 250, procedentes en gran parte de la comunidad en general. En octubre de 2007, había 11 grupos prejuveniles en escuelas locales.

Clases de niños Aunque el mensaje de Rid.ván de 2000 dio un fuerte impulso a la educación de los niños bahá’ís, las clases regulares sólo lograron establecerse al enfocarse más sistemática­mente en la educación de los niños con la traducción del Libro 3 al ikiribati. Las clases de niños vecinales empezaron una vez se lanzó el programa intensivo de crecimiento, y a finales del primer ciclo, el número de clases de niños había crecido de 12 a 19, con 285 participantes. La colaboración entre los coordina­ dores de agrupación de las clases de niños y grupos prejuveniles ha facilitado en gran medida la multiplicación de estas actividades, conforme los coordinadores visitan juntos los hogares de los buscadores para explicar los materiales disponibles para cada grupo de edad. Se invita a los padres a inscribir a sus hijos en los programas y se asignan animadores y maestros de clases de niños capacitados para trabajar con la población joven. El potencial de expansión de las clases de niños es inmenso. En octubre de 2007, el número de clases aumentó a 27, con 330 niños participando, y en enero de 2008, el poblado de Buota solicitó a los bahá’ís que alguien fuera a su aldea a establecer una de estas clases para sus hijos.

El camino por delante

Tarawa Sur KIRIBATI

Bahá’u’lláh dijo: «Si intentaran ocultar Su luz en el continente, sin duda hará que su cabeza resurja de la entraña misma del océano, y que, alzando su voz, proclame:

Impresiones de cinco continentes — 53


‹¡Soy el vivificador del mundo!›»1 La visión de crecimiento de la comunidad bahá’í de Kiribati, la primera nación en contemplar la salida del sol al amanecer del nuevo milenio, ha sido inspirada profundamente por estas palabras. En la agrupación de Tarawa Sur, unas 30 almas se resguardan bajo el amparo del Bienamado en cada ciclo, el 40 % de los cuales, por lo general, inicia el estudio de los cursos del instituto. De seguro, mayores desafíos y oportunidades les aguardan, mas con cada paso que los amigos de Tarawa Sur dan en el sendero del crecimiento, con cada oportunidad que aprovechan y cada desafío que afrontan, se acercan cada vez más al cumplimiento de la afirmación profética de Bahá’u’lláh.

1

Dios pasa. Barcelona: Arca Editorial, 2001. p. 355.

54 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Aceleración del aprendizaje

Los casos de estudio presentados en este volumen describen el recorrido de los ami­ gos de cinco agrupaciones por el camino de aprendizaje y progreso que los llevó a establecer bien en cada una de ellas un programa intensivo de crecimiento . en las cinco, los elementos del marco para la acción dieron lugar a un vigoroso patrón de crecimiento sólo tras años de esfuerzo . Mas uno de los rasgos más prometedores del segundo año del actual Plan de Cinco Años ha sido cómo la diseminación de las lecciones aprendidas y la percepción ganada en estas agrupaciones ha acelerado el paso de otras por los sucesivos estados de desarrollo . Cuando las lecciones han estado relacionadas con el acto de alto contenido espiritual de presentar el Mensaje de Bahá’u’lláh «de una manera abierta y al mismo tiempo atractiva» 1, el incremento del índice de expansión ha sido, con frecuencia, espectacular . Gran parte de la aceleración observada tiene su origen en el impulso creativo que el mensaje de Rid .ván de 2007 de la Casa Universal de Justicia dio a los bahá’ís del mundo . el mensaje recordaba a los creyentes que, con un cimiento tan firme construido tras 12 años de esfuerzo consagrado, la enseñanza debía ser el primer pensamiento en la mente de todos . La expresión de anhelo por parte de la Casa Universal de Justicia de ver cómo la enseñanza se convierte en «la pasión dominante de la vida de todo creyente»2, un estado de encendimiento que se expresa en «acción sin tregua»3, evocó en los creyentes una respuesta enérgica que ha demostrado ser tanto dinámica como sistemática . en el mensaje de Rid .ván, la Casa de Justicia hace referencia al funcionamiento de las agrupaciones «en un sólido estado de crecimiento»4, indicando que en tales áreas se habían encontrado los medios para llevar adelante, al mismo tiempo, las labores de expansión y consolidación . en los meses siguientes, se adoptaron una serie de estrategias sencillas para acelerar la propagación del aprendizaje de estas agrupaciones más fuertes a cuantas más fuera posible . Conforme se implementaron estas estrategias en diversos lugares, se hizo cada vez más evidente que el proceso de entrada en tropas avanzaba a un nuevo ritmo .

[…] se adoptaron una serie de estrategias sencillas para acelerar la propagación del aprendizaje de estas agrupaciones más fuertes a cuantas más fuera posible.

El individuo, un canal para la propagación del aprendizaje Tras la difusión del mensaje de Rid .ván, el renovado deseo de los creyentes por entrar en el campo de la enseñanza se hizo evidente . No obstante, también era evidente la necesidad de acompañar a los amigos en diferentes momentos por medio de individuos que pudieran compartir la experiencia de sus agrupaciones en cam­ pañas efectivas de enseñanza, así como inspirar confianza, generar entusiasmo y mostrar cómo implementar los métodos y enfoques estudiados en los cursos del instituto . A principios del verano de 2007, el Centro Internacional de enseñanza, con la colaboración de los Consejeros, identificó a algunos creyentes con experiencia Impresiones de cinco continentes — 55


Aunque el intercambio de aspectos prácticos del aprendizaje y el consecuente aumento de la capacidad de los creyentes locales han sido vitales […] sus viajes han tenido una profunda influencia espiritual […].

demostrada en poner en práctica los elementos del marco del Plan de Cinco Años en sus agrupaciones, particularmente en el contexto de la expansión . Luego, pidió a estos amigos que viajaran a ciertas agrupaciones donde las condiciones eran propicias para un programa intensivo de crecimiento pero en las que, pese a los esfuerzos realizados, el nivel de declaraciones seguía siendo bajo . La agrupación de Bangui (República Centroafricana) es uno de los primeros ejemplos de lo que este tipo de movimiento de personas puede lograr . Un creyente de la agrupación de Lubumbashi (República Democrática del Congo) viajó a Bangui, donde el índice de expansión no correspondía con el claro potencial de crecimiento . el visitante colaboró estrechamente con los miembros del Cuerpo Auxiliar y las agencias de la agrupación, quienes habían tomado medidas para preparar el terreno antes de su llegada . Juntos, planificaron un proyecto de enseñanza para las áreas peri­ féricas de la agrupación, seleccionando poblaciones en las cuales centrar sus esfuerzos, consultando sobre el número de equipos que debían formar, analizando materiales de enseñanza y estableciendo metas . Dado que generar la capacidad entre los amigos locales es parte integral del trabajo de los creyentes que sirven como personas recurso, el visitante acompañó cada día a los equipos de enseñanza en sus actividades, pres­ tando especial atención a la función de los coordinadores de equipo . Un total de 72 almas abrazaron la Causa durante el noveno ciclo (12 veces el promedio de declaraciones de los cuatro ciclos anteriores) . Pero lo que fue aun más sorprendente fue la transferencia de lo aprendido en Lubumbashi a Bangui acerca de enfoques prácticos y eficaces para la organización de los esfuerzos de consolidación, que llevó a la creación de un calendario detallado de cómo debía consolidarse cada creyente nuevo, especialmente mediante las actividades básicas . Un notable 58 % de los nuevos creyentes inició el proceso de instituto . en una visita posterior de la per­ sona recurso sirviendo a la agrupación, hubo un aumento del número de ingresos, y la capacidad y entusiasmo de los amigos y agencias de Bangui creció aun más . en otoño de 2007, se emprendieron una serie de iniciativas similares en todos los continentes con resultados parecidos . Aunque el intercambio de aspectos prác­ ticos del aprendizaje y el consecuente aumento de la capacidad de los creyentes locales han sido vitales, es evidente, por el sentido de entusiasmo generado y la acogida a los maestros visitantes, que sus viajes han tenido una profunda influencia espiritual, reminiscente de las palabras de Bahá’u’lláh: «el moverse en sí de lugar en lugar, hecho por amor de Dios, siempre ha ejercido su influencia en el mundo, y puede ahora ejercerla»5 .

Sitios para la diseminación del aprendizaje Otra estrategia encontrada durante el año pasado, muy relacionada con la movili­ zación de personas recurso, consistió en seleccionar agrupaciones fuertes como sitios para la diseminación del aprendizaje . Las agencias que trabajan en tales agrupa­ ciones, todas en un sólido estado de crecimiento, ayudadas por los Consejeros, empezaron a desarrollar la capacidad de recibir a un grupo de amigos de otros países para exponerlos a los métodos y enfoques que se estaban empleando con éxito para sostener la expansión y consolidación aceleradas de la Fe . Tales grupos bien podrían incluir creyentes que más adelante iban a aprovechar la experiencia para reforzar el desarrollo de sus agrupaciones de origen, así como aquellos que podrían servir como personas recurso para apoyar otras áreas . Al reconocer la necesidad de contar con creyentes que pudieran ayudar como personas recurso, los Consejeros de las Américas identificaron a 17 amigos de 7 países de Centro y Sur América con el potencial para servir en esta capacidad . 56 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Dada la fortaleza del proceso de crecimiento de la agrupación del Norte del Cauca (Colombia), se invitó a estos amigos allí a un taller de un mes de duración para que pudieran participar en un proceso que combinaba el estudio y la acción . el taller incluía el estudio de la guía de la Casa Universal de Justicia y de ciertos conceptos desarrollados en los cursos del instituto, la práctica de analizar el estado de progreso de una agrupación a partir de la información disponible, y la formulación de planes con base en dicho análisis, tanto para la expansión como para la consolidación . el estudio y la práctica de métodos de enseñanza directa y la organización de un proyecto de enseñanza se basaban en los contenidos del Libro 6 del Instituto Ruhi . Los participantes también tuvieron la oportunidad de visitar círculos de estudio en marcha, asistir a las consultas de las agencias de la agrupación y a una reunión de reflexión, y participar en la fase de expansión del ciclo de actividad y en varios días de la fase de consolidación . estos amigos viajaron luego como personas recurso a algunas de las agrupaciones más fuertes de distintas partes de América Latina . Los resultados fueron inmediatos: se impulsó el trabajo de enseñanza y se realzó de forma considerable la capacidad de los amigos locales para promover la expansión y consolidación sistemáticas . De agosto a noviembre de 2007, unas 30 agrupaciones se beneficiaron de esta transferencia del aprendizaje, que trajo consigo 1700 nuevos creyentes que abrazaron la Causa, un 42 % de los cuales se incorporaron al proceso del instituto de capacitación . este método demostró ser tan efectivo que el Centro Internacional de enseñanza animó a los Consejeros de cada continente a tomar medidas para emular la experien­ cia . el desarrollo de sitios de aprendizaje en otras partes del globo está demostrando tener el mismo éxito en dar un impulso al proceso de crecimiento por todo el mundo . en noviembre de 2007, por ejemplo, la agrupación de Almaty (Kazajistán) fue seleccionada para ser uno de estos sitios para la parte oriental de Rusia y varios países vecinos . Allí, 25 amigos participaron en un programa de preparación espe­ cialmente diseñado, tras el cual fueron enviados a algunas agrupaciones específicas de la región . Con la idea de establecer una campaña efectiva de enseñanza directa, colaboraron con las agencias de las agrupaciones, ayudaron a formular planes de acción sistemáticos y participaron en su implementación trabajando de cerca con los creyentes locales . Tras apenas un mes, cerca de 420 almas ingresaron en la Causa, un 65 % de los cuales entraron directamente en el programa del instituto, muchos de ellos empezando el estudio del Libro 1 antes de que finalizara la fase de expansión . este método, aplicado en esa extensa zona del mundo de agrupaciones remotas con escasas poblaciones bahá’ís, produjo un resultado que de otro modo hubiera llevado años obtener . La experiencia ha demostrado que los sitios para la diseminación del aprendizaje pueden emplearse eficazmente no sólo para difundir conocimientos relacionados con todos los aspectos del movimiento de las agrupaciones, sino también para lograr un mayor entendimiento de algunos aspectos específicos del proceso . el trabajo con los prejóvenes es un buen ejemplo . en la agrupación de Portal da Glória (Brasil), los amigos lograron multiplicar de forma significativa el número de grupos prejuveniles durante el año pasado, hasta llegar actualmente a alrededor de 800 participantes . Los primeros 21 jóvenes que completaron el programa de tres años de capacitación moral y espiritual han continuado con el estudio de la secuencia de cursos del instituto, y 5 de ellos ya ejercen como maestros de clases de niños . Muchos de los participantes prejóvenes actuales aspiran a convertirse en animadores de grupos . La percepción que han ganado los amigos sobre la forma de trabajar con un número tan grande de jóve­ nes en grupos sitúa a la agrupación de Portal da Glória a la vanguardia de este

[…] los sitios para la diseminación del aprendizaje pueden emplearse eficazmente no sólo para difundir conocimientos relacionados con todos los aspectos del movimiento de las agrupaciones, sino también para lograr un mayor entendimiento de algunos aspectos específicos del proceso.

Impresiones de cinco continentes — 57


[…] los pioneros que trabajan eficazmente dentro del marco de acción del Plan pueden dar visión, velocidad y dirección al desarrollo de una agrupación […] volviéndose de este modo agentes para la aceleración del aprendizaje.

proceso de aprendizaje, convirtiéndola así en un lugar ideal para el desarrollo de las capacidades de los individuos a cargo de la coordinación del trabajo con pre­ jóvenes en toda la región . en febrero de 2008, a petición de los Consejeros y en colaboración con la Oficina de Desarrollo Social y económico del Centro Mundial Bahá’í, se celebró un seminario en Portal da Glória para todos los que trabajaban con prejóvenes en Brasil —en su mayoría coordinadores de agrupación— en el que revisaron materiales, reflexionaron sobre sus propias experiencias apoyando a los animadores, y organizaron un «encuentro» para un gran número de animado­ res . Las visitas que realizaron a varios grupos prejuveniles de Portal da Glória, en compañía del coordinador de esta actividad en la agrupación, les permitió ver en la práctica cómo se acompaña a los animadores . Hoy en día, más de 50 agrupaciones han sido identificadas como sitios para la diseminación del aprendizaje . Casi la mitad de estas agrupaciones se centrarán especialmente en apoyar los esfuerzos por expandir el programa de prejóvenes . Será esencial que, en cada uno de estos lugares, se lleve a cabo con rigor el proceso global de aprendizaje y que se desarrolle consistentemente la capacidad para recibir grupos de visitantes .

Pioneros de frente interno, agentes de aprendizaje el establecimiento de pioneros como medio para difundir la Causa es, sin duda, un rasgo de la vida bahá’í bien comprendido . Lo que muestra la experiencia reciente es que los pioneros que trabajan eficazmente dentro del marco de acción del Plan pueden dar visión, velocidad y dirección al desarrollo de una agrupación, sobretodo a una que esté en una etapa inicial de crecimiento, volviéndose de este modo agentes para la aceleración del aprendizaje . Camboya es un ejemplo notable de lo que se puede conseguir . La experiencia de este país en aplicar el marco para la acción es rica, y la reserva de recursos humanos sigue creciendo a medida que aumenta el número de los que participan en el estudio de cursos del instituto . esto ha hecho posible que varias agrupaciones fuertes actúen como semillero, desde donde se despachan pioneros de frente interno y se les ofrece un apoyo sistemático y permanente . en todos los casos, tales pioneros han adquirido un alto sentido de servi­ cio mediante la participación en el proceso de instituto y han demostrado tener experiencia tanto en realizar actividades básicas como en trabajar en equipos de enseñanza . Lo más indispensable, sin embargo, es su habilidad para fortalecer la capacidad de otros . Tras instalarse en una agrupación que no ha sido abierta a la Fe, congregan a un grupo de jóvenes receptivos al Mensaje y establecen al menos una actividad básica, normalmente un círculo de estudio . Conforme estas personas pro­ fundizan en su comprensión de la Fe, se vuelven protagonistas cada vez más activos en el proceso de crecimiento, protagonistas que ven las actividades básicas como componentes necesarios para construir una comunidad rica en su vida espiritual y socialmente activa en su orientación . Una vez que esta primera cohorte de nuevos creyentes ha estudiado los primeros libros de la secuencia —normalmente los Libros 1 y 2— se invita a aquellos que muestran mayor interés a participar en cursos centralizados de una agrupación fuerte cercana . Allí realizan el estudio del Libro 3 al Libro 5 con creyentes de reconocida experiencia —tales como coordinadores— y ganan práctica realizando clases de niños y organizando actividades prejuveniles en el contexto de la dinámica de trabajo de enseñanza de esa agrupación .

58 — Llegando a una dinámica de crecimiento


Tras su regreso a casa, estos creyentes relativamente nuevos pueden iniciar y multiplicar las clases de niños y grupos prejuveniles, fortaleciendo así el patrón de actividad de su comunidad en una etapa temprana de desarrollo . Sólo semanas des­ pués, algunos vuelven otra vez a la agrupación fuerte, esta vez para estudiar los Libros 6 y 7 . Ahora están preparados para aumentar significativamente la fortaleza del proceso del instituto de capacitación en su agrupación, la cual puede alcanzar rápidamente el estado de autosuficiencia . Durante las primeras etapas, los equipos de maestros viajeros enviados desde agrupaciones más fuertes ofrecen su ayuda al pionero en varios aspectos del proceso de crecimiento y refuerzan los esfuerzos locales . Mediante este método sistemático comprobado, las agrupaciones de Camboya no sólo generan suficientes recursos humanos para su desarrollo, sino que tienen ade­ más la capacidad de establecer un patrón de crecimiento dinámico en agrupaciones vecinas en cuestión de meses . Por ejemplo, en febrero de 2006, una familia pionera de frente interno se mudó a la agrupación de Pursat, en la que había pocos creyentes en aquel momento . en diciembre de 2007, el número de creyentes había crecido a 610, muchos de los cuales estaban recibiendo alimento espiritual en una cantidad importante de actividades básicas: 31 círculos de estudio, 19 reuniones devocionales, 14 clases de niños y 12 grupos prejuveniles . en base a esta experiencia, las institu­ ciones de Camboya han hecho planes para asegurar que las demás agrupaciones del país establezcan programas intensivos de crecimiento a finales del Plan actual .

Aprendiendo a llegar a poblaciones receptivas Las estrategias descritas anteriormente están siendo empleadas ahora con un éxito considerable en agrupaciones por todo el mundo . Como ya se ha indicado, gran parte del aprendizaje que se ha propagado ha sido en torno a cuestiones prácticas sobre cómo administrar un programa intensivo de crecimiento, cómo organizar equipos de enseñanza en campañas y cómo analizar información . Pero el aprendizaje difundido más importante ha sido el relacionado con la enseñanza directa, probable­ mente el área en la que más se ha aprendido a nivel mundial el año pasado . Alcanzar grandes números en regiones donde la población ha mostrado tradi­ cionalmente un alto grado de receptividad hacia la Fe nunca ha sido difícil . Sin embargo, la enseñanza a gran escala en estas regiones había bajado considerable­ mente a lo largo de los años, pues no fue posible responder a los desafíos relacio­ nados con la consolidación . en los últimos meses, se ha presenciado un despertar del espíritu de enseñanza directa por medio de campañas colectivas en agrupaciones con poblaciones receptivas que ahora constituye uno de los varios elementos integrados en un programa coherente de crecimiento sostenido . Más destacable, no obstante, fue que el mismo tipo de presentación directa de la Fe resultó ser igualmente efectivo en áreas en las que se pensaba que la población era menos receptiva, por lo general centros urbanos . La chispa de la enseñanza se había vuelto a encender en agrupaciones en las que los creyentes aprendieron a abrir las actividades básicas a parientes, amigos, compañeros de trabajo y conoci­ dos . en los últimos meses, estos creyentes han dado el paso significativo que sigue, anticipado por la Casa Universal de Justicia en su mensaje de 27 de diciembre de 2005 . Animados por la receptividad que han encontrado en sus círculos más inme­ diatos y gracias a su experiencia en la enseñanza directa personal, ahora llevan a cabo campañas en poblaciones receptivas, por lo general en aquellas ubicadas en una parte bien definida de la ciudad, como un vecindario, un bloque de apartamentos o un conjunto de viviendas .

[…] el aprendizaje difundido más importante ha sido el relacionado con la enseñanza directa, probablemente el área en la que más se ha aprendido a nivel mundial el año pasado.

Impresiones de cinco continentes — 59


Que en cuestión de meses la adopción de unas pocas estrategias sencillas haya producido una aceleración tan formidable del aprendizaje es un testimonio de la capacidad realzada de la comunidad.

Durante varios años, los amigos de Toronto (Canadá) se esforzaron por com­ prender la dinámica de la enseñanza de la Fe en poblaciones receptivas . en 2007, se lanzó un proyecto para construir sobre la experiencia acumulada hasta el momento, especialmente la de cómo presentar el Mensaje de una forma más directa de como se había hecho en el pasado . Se seleccionaron ocho vecindarios —principalmente bloques de apartamentos con grandes comunidades de inmigrantes— donde sen­ tían que había receptividad entre sus habitantes . Por fin, la tan ansiada meta de los amigos de Toronto se cumplió . Aunque hubo varias declaraciones fruto de ese esfuerzo, el resultado más sorprendente fue que más de 500 personas empezaron a asistir a actividades básicas . Los padres se sintieron particularmente atraídos a las actividades para la educación moral y espiritual de sus hijos y prejóvenes, una pre­ ocupación apremiante ocasionada por el desarraigo cultural y social . estimulados por la pasión de enseñar entre las poblaciones que habían empezado a conocer, 15 creyentes, la mayoría jóvenes y jóvenes adultos, se mudaron a estos vecindarios para nutrir las capacidades de buscadores y nuevos creyentes y para promover el creci­ miento de comunidades nacientes, donde las actividades básicas son vistas como parte natural de la vida colectiva . este método para encontrar almas receptivas se está empleando ahora con resul­ tados significativos en contextos tan diversos como las ingentes ciudades de India y los centros urbanos periféricos de los estados Unidos . Tal es el caso de Arizona . Durante un año, la multiplicación de clases vecinales en la agrupación de Phoenix proporcionó una sólida educación espiritual a un gran número de niños cuyos padres no eran bahá’ís, especialmente entre la población hispana . Como consecuencia natu­ ral, cuando se lanzó un programa intensivo de crecimiento en diciembre de 2007, se vio que los padres de estos niños eran especialmente receptivos al Mensaje . el trabajo con estos padres y con otros amigos incorporó el aprendizaje sobre la ense­ ñanza en contextos urbanos que los amigos de otras agrupaciones habían tardado meses, incluso años, en obtener . en la fase de expansión, emplearon métodos de enseñanza directa en proyectos colectivos que se distinguían por la intensidad y el entusiasmo . Con la declaración e ingreso de 70 personas en 15 días, la fase de expan­ sión de Phoenix se convirtió en la fase de este tipo más efectiva de Norteamérica . Conforme se establecían las actividades básicas, se integró fácilmente a los amigos recién declarados en el patrón de vida comunitaria que había surgido gradualmente durante años . Tres semanas después, los amigos de la agrupación vecina de Tucson lanzaron su propia campaña de enseñanza incluyendo las lecciones aprendidas en Phoenix, lo que llevó su programa de crecimiento a un nuevo nivel . Pero esto no es todo . Tres semanas más tarde, los creyentes de east Valley lanzaron su programa de crecimiento, con la ventaja de contar con el aprendizaje adquirido por las otras dos agrupaciones . Creyentes seleccionados de distintas partes de los estados Unidos acudieron para participar y aprender, y una vez más, los resultados no tuvieron precedentes . Más de 100 almas abrazaron la Causa de Dios en nueve días, y muchos más expresaron su interés por seguir aprendiendo acerca de la Fe . De hecho, tal fue la receptividad y respuesta, que las agencias de la agrupación tuvieron que terminar la fase de expansión tres días antes de lo previsto para asegurar que el trabajo de consolidación pudiera avanzar al mismo ritmo que el de expansión . el eco de estas tres agrupaciones hermanas en Arizona resuena ya por todo los estados Unidos .

el análisis que acaban de leer demuestra, otra vez si cabe, el valor de la actitud de aprendizaje presente cada vez más en la comunidad bahá’í . Que en cuestión 60 — Llegando a una dinámica de crecimiento


de meses la adopción de unas pocas estrategias sencillas haya producido una ace­ leración tan formidable del aprendizaje es un testimonio de la capacidad realzada de la comunidad. El conjunto de conocimientos al que tienen acceso los amigos para promover el crecimiento en una agrupación se ha expandido enormemente con la visión ganada sobre la dinámica de la enseñanza directa durante el segundo año del Plan. En toda agrupación, sin importar su estado actual de desarrollo, los creyentes pueden pensar ahora en términos de ciclos de actividad y establecer un ritmo de crecimiento que se caracteriza por un aumento constante de la expansión seguido de un período de consolidación, en el que la atención que se le da al pro­ ceso de instituto hace que el número de recursos humanos necesarios para elevar el nivel de intensidad aumente rápidamente. No hay duda que valga entonces, la meta de establecer al menos 1500 programas intensivos de crecimiento al final del Plan de Cinco Años está a nuestro alcance.

1

Mensaje de 27 de diciembre de 2005, escrito por la Casa Universal de Justicia a la Conferencia de Cuerpos Continentales de Consejeros.

2

Mensaje de Rid.ván de 2007, escrito por la Casa Universal de Justicia a los bahá’ís del mundo.

3

Ibídem.

4

Ibídem.

5

El advenimiento de la justicia divina. Buenos Aires: Ebila, 1972, pp. 123.

Impresiones de cinco continentes — 61


DINAMICA DE CRECIMIENTO  

Experiencias de crecimiento en distintas agrupaciones del mundo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you