Page 1

El poder de la oración LA ORACIÓN CON PODER Por:

R.A. Torrey Año 1910

Publicado por:

Editorial Gran Comisión Hermano Sam Gaddis


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

Índice introducción ...........................................................3 ―El Poder De La Oración‖.........................................8 ―Qué Resultados Definidos Y Deseables Producirá La Oración Definida Y Determinada‖. ................................................ 38 Lo Que La Oración Puede Hacer Por Las Iglesias Y Por La Nación Y Por Todas Las Naciones. ................................................. 68 Cómo Orar De Manera Que Uno Obtenga Lo Que Pide. ...................................................... 102 ¿Quién Puede Orar De Manera Que Obtenga Lo Que Pide? ................................... 147 ―Orando En El Nombre De Jesucristo‖................. 191 Orando Hasta Atravesar Y Orando En El Espíritu Santo .............................................. 260 La Oración Que Prevalece Y Verdadero Avivamiento .................................................. 297 ¿Quién Es El Editor Hno. Samuel Gaddis? 2014 ............................................................. 338 Libros Ofrecidos .................................................. 341

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 2


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

Introducción La gran necesidad de la iglesia en la actualidad y de la sociedad humana en general es un avivamiento genuino enviado por Dios. O es avivamiento o revolución y una revolución que sumergirá a la sociedad humana y a la civilización en un caos y en completa confusión. Es tiempo de una apostasía esparcida por doquier. Esta puede ser la última apostasía de la que seremos salvos por el regreso de nuestro Señor Jesucristo a esta tierra para tomar las riendas del gobierno en sus manos competentes plenamente, es ese día por supuesto el mayor y más glorioso de los avivamientos, un avivamiento que nunca terminaría. Sin embargo no sabemos si ésta es la última apostasía, ha habido otras apostasías más abrumadoras e impactantes en el pasado que ésta en la presente era. La apostasía en Inglaterra en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 3


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión tiempo de los Wesley y en los Estados Unidos en el tiempo de Jonathan Edwards fue mucho más completa que la apostasía de la actualidad. La apostasía en este país al comienzo del siglo XIX fue mucho más impactante por lo menos en lo que se refiere a la vida universitaria que la apostasía de la actualidad. Fue el avivamiento bajo los Wesley y sus asociados que salvó a la iglesia y salvó a la civilización en su tiempo. Hasta un racionalista tan consumado como Lecky, el historiador reconoce que fue el avivamiento bajo los Wesley que salvó a la civilización en Inglaterra. Fue el gran despertamiento bajo el liderazgo de Jonathan Edwards y otros que salvaron la iglesia en los Estados Unidos. Nuestra necesidad más apremiante en la actualidad es un avivamiento enviado por Dios, profundo, completo y obrado por el Espíritu Santo, tal avivamiento en lo que se refiere a la agencia humana siempre viene de una sola manera: por oración. Fue Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 4


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión el llamado a la oración de Jonathan Edwards que produjo el gran avivamiento. El maravilloso avivamiento de 1857 fue producido por el misionero citadino Landfear's, por su motivación a los cristianos de Nueva York para que oraran. Fue la oración de cuatro cristianos humildes de Kells y las oraciones de otros que produjeron el maravilloso avivamiento de Ulster de 1859 a 1860. El escritor de este actual libro a petición de D.L. Moody, a fines del siglo 19, escribió un libro titulado "Cómo orar" y Dios usó ese libro para mover a muchos miles a orar y la gran obra en Australia, en Nueva Zelanda en 1902 que se extendió por toda Inglaterra, Escocia, Irlanda y Gales, el gran avivamiento de Gales de 1904 y a la India y a muchas otras tierras que resultaron en la conversión de cientos de miles de almas fue el resultado directo de la publicación de ese libro. Este libro actual está mucho más completo y más lleno que el de "Cómo orar" y cubre Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 5


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión todo el tema de la oración no sólo en su relación a los avivamientos, sino en relación a los varios departamentos de las actividades y de la vida cristianos. Los capítulos están compuestos principalmente de mensajes sobre la oración que el escritor ha predicado al ir por todo el mundo predicando el evangelio. Han crecido a través de los veintidós años y más en los que él se ha involucrado en esta obra. En su forma presente y completada se han predicado a su propia gente en la iglesia de la Puerta Abierta, los Ángeles, y se han transmitido por la radio a quizás cien mil personas, algunos dicen que mucho más; cada semana en lugares desde una milla hasta tres mil millas de distancia. Estos fueron radioescuchas de domingo tras domingo en el otoño y el verano y la primavera de 1923 y 1924. Al escribir este autor el prefacio, el autor está en medio de un avivamiento en Winnipeg, Canadá, en donde anoche cinco mil personas repletaron el estadio que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 6


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión solamente sienta a cuatro mil cien y muchos no pudieron ni entrar. Muchos hombres, mujeres y niños hicieron una profesión pública de aceptar a Cristo en esa hora. ¿Tendremos un avivamiento de gran poder que se extienda a muchas tierras? Yo creo que sí. Que Dios conceda que este libro lo apresure. R.A. Torrey.

Traducido por José Luis Torres Carolina Norte y Gloria Jacinto, de Gutiérrez Mexicali Mex. En el año 2010

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 7


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

“EL PODER DE LA ORACIÓN” Por Dr. RA Torrey 1910 Capítulo 1. “No tenéis…, porque no pedís” − Santiago 4:2

En estas cinco palabras se encuentra un mensaje de Dios. Dos de estas cinco palabras son monosílabas y las otras son palabras bastante conocidas y fácilmente entendidas en el idioma español. No obstante hay mucho en estas sencillas cinco palabritas que han transformado muchas vidas y que han hecho que muchos obreros ineficientes llegaran a un lugar de gran poder. Usted encuentra estas cinco palabras en Santiago 4:2, las últimas palabras del versículo ―No tenéis…, porque no pedís‖. Estas cinco palabras contienen el secreto de la pobreza y la falta de poder del cristiano promedio, del ministro promedio y de la iglesia promedio. ¿Por qué es? Se preguntan muchos cristianos ¿Por qué es que avanzo tan poco en mi vida cristiana? ¿Por qué tengo tan poca victoria sobre el pecado? ¿Por qué gano tan pocas almas para Cristo? ¿Por qué crezco tan despacio Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 8


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión a la semejanza de mi Señor y Salvador Jesucristo? Y Dios contesta en las palabras de nuestro texto: “Descuido de la oración. No tenéis…, porque no pedís”. ―¿A qué se debe…?‖ Se preguntan muchos ministros ―¿… que veo tan poco fruto de mi ministerio? ¿Por qué hay tan pocas conversiones? ¿Por qué mi iglesia crece tan despacio? ¿Por qué los miembros de mi iglesia son ayudados tan poco o en forma tan limitada por mi ministerio? Y ¿Por qué son edificados tan poquito en su conocimiento y en su vida cristianos? Y una vez más Dios contesta: ―Descuido de la oración. No tenéis…, porque no pedís”. ―¿A qué se debe…?‖ Tanto los ministros como las iglesias se preguntan, ―¿…que la iglesia de Jesucristo está avanzando tan lentamente en el mundo en la actualidad? ¿Por qué tiene tan poco avance contra el pecado, contra la incredulidad, contra el error en todas sus formas? ¿Por qué tiene tan poca victoria sobre el mundo, la carne y el diablo? ¿Por qué el cristiano miembro de iglesia promedio vive en un nivel tan bajo de la vida cristiana? ¿Por qué el Señor Jesucristo recibe tan poco honor de la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 9


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión condición de la iglesia hoy en día? Y una vez más Dios contesta: ―Descuido de la oración. No tenéis…, porque no pedís”. Cuando leemos la única historia de la iglesia inspirada que jamás haya sido escrita, la historia de la iglesia primitiva como quedó registrada por Lucas bajo la inspiración del Espíritu Santo en Hechos de los Apóstoles, ¿qué encontramos? Encontramos un relato de constante victoria, un relato de avance perpetuo. Leemos, por ejemplo, declaraciones como ésta en Hechos 2:47: “Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”, y declaraciones tales como ésta en Hechos 4:4: ―Pero muchos de los que habían oído la palabra, creyeron; y el número de los varones eran como cinco mil” y declaraciones como ésta en Hechos 5:14: “Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres”. Y declaraciones como ésta en Hechos 6:7:”Y crecía la Palabra del Señor, y el número de los discípulos se multiplicaba grandemente en Jerusalén; también muchos de los sacerdotes obedecían a la fe”. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 10


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Y así podríamos continuar capítulo por capítulo por todo el libro, y en cada uno de los veintisiete capítulos después del primero encontramos la misma nota de victoria. En una ocasión me fui por todo el libro de Hechos de los Apóstoles, marcando las notas de victoria y sin excepción alguna el grito triunfante de victoria resonó en cada uno de los capítulos. Qué diferente a la historia de la iglesia de Cristo Jesús en la actualidad. Tome por ejemplo la primera declaración: “El Señor añadía cada día a la iglesia”, eso significa todos los días, o como lo pone la Versión Revisada ―día tras día a los que debían ser salvos‖. Porque en la actualidad si tenemos una campaña de avivamiento una vez al año con una adición de cincuenta a sesenta miembros y pasamos el resto del año deslizándonos hacia atrás, a donde estuvimos antes, pensamos que vamos muy bien, pero en aquellos días había un avivamiento todo el tiempo y había adiciones no solamente de algunos que ―simpatizaban‖, si no que eran verdaderamente ―salvos‖. ¿A qué se debe la diferencia entre la iglesia primitiva y la iglesia de Jesucristo en la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 11


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión actualidad? Alguien podría responder: ―Porque hay mucha oposición hoy en día‖. Oh, pero hubo oposición en aquel tiempo, oposición de la más recrudecida, con más determinación y más despiadada; una oposición que en comparación con la que usted y yo afrontamos en la actualidad es como un juego de niños. Pero aun así, la iglesia primitiva siguió adelante venciendo toda oposición, venciendo todo obstáculo, conquistando todo enemigo, siempre victoriosa, siempre sin reveses; desde Jerusalén hasta Roma, de cara al paganismo más fuertemente arraigado y la incredulidad. Yo repito la pregunta: ¿A qué se debe?, si va a los capítulos a los que ya nos referimos va a encontrar la respuesta. Vaya por ejemplo a Hechos 2:42: “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. Esa es una descripción muy breve pero muy sugestiva de la iglesia primitiva. Era una iglesia que oraba. Era una iglesia que no solamente oraban de vez en cuando sino que perseveraban en las oraciones. Todos oraban, no solamente Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 12


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión algunos escogidos, sino toda la membresía de la iglesia, todos oraban continuamente con firme determinación. Persistían en la oración, como se traduce la palabra griega en Hechos 6:4. Vayamos al 6:4 y vamos a ver el resto de su respuesta: “Y nosotros persistiremos en la oración”. Ese es el cuadro del ministerio apostólico, - era un ministerio de oración, era un ministerio en el que persistían continuamente en la oración; para traducir la palabra griega como se traduce en el pasaje anterior de Hechos 2:42, ―perseveraban en la oración‖. ¡Una iglesia que oraba y un ministerio que oraba!, ¡Oh!, tal clase de iglesia y tal clase de ministerio puede lograr lo que debe lograr. Va a continuar con firmeza derribando toda oposición, venciendo todo obstáculo, conquistando todo enemigo en la actualidad como lo hizo en el tiempo de los apóstoles. No hay otra cosa en la iglesia de la actualidad, en el ministerio de la actualidad o, para ser más explícitos en la que usted y yo nos hayamos alejado tan notoriamente y tan lamentablemente del precedente apostólico que en este asunto Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 13


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de la oración. No vivimos en una era de oración. Una proporción considerable de la membrecía en nuestras iglesias evangélicas en la actualidad no cree ni teóricamente en la oración, o sea, no creen en la oración que logre que suceda algo que no sucedería si no oraran. Creen en la oración como si solamente tuviera una especie de ―reflejo de influencia benéfico‖, o sea, un beneficio a la persona que ora, una clase de edificación espiritual hasta el nivel de las lengüetas de sus zapatos, pero en cuanto a una oración que haga suceder algo que no ocurriría si no oráramos, no lo creen y muchos de ellos francamente lo dicen y aun algunos de nuestros ministros modernos lo dicen. Y aun esa parte de nuestra membrecía de iglesia que cree en la oración teóricamente (y gracias a Dios yo creo que todavía la gran mayoría de nuestras iglesias evangélicas) no hacen uso de este poderoso instrumento que Dios ha puesto en nuestras manos como uno lo esperaría en forma natural. Como dije, no vivimos en una era de oración. Vivimos en una era de ajetreo, de esfuerzos humanos, de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 14


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión determinación humana, de confianza del hombre en sí mismo y en su propio poder para conseguir y alcanzar cosas, ―una era de organización humana, de maquinaria humana, de empuje humano, de planeación humana y de logro humano‖; en las cosas de Dios esto significa que realmente no hay logros. Yo pienso que sería acertado decir que en la iglesia de Cristo nunca estuvo, en toda su historia tan repleta, con tantos talentos y tan organizada, completa y perfectamente como lo está en la actualidad. Nuestra maquinaria es maravillosa, es justamente perfecta, pero ¡ay!, es una maquinaria sin poder y cuando las cosas no salen bien, en vez de ir a la fuente verdadera de nuestro fracaso, de nuestro descuido de depender de Dios y de mirar hacia Dios y de buscar de Dios nuestro poder, miramos a nuestro alrededor para ver si no hay una nueva organización que pudiéramos establecer, un nuevo engrane que pudiéramos añadir a nuestra maquinaria. Ya tenemos demasiados engranes, lo que necesitamos no es una nueva organización, no son nuevos engranes sino ―el Espíritu del ser

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 15


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión viviente en las ruedas‖ a quien nosotros ya poseemos. La oración tiene tanto poder en la actualidad, cuando los hombres y las mujeres se colocan en el plano de la oración y cumplen con las condiciones de la oración que prevalece, como la ha tenido en el pasado. Dios no ha cambiado y su oído está tan presto para escuchar la voz de la verdadera oración y su mano es tan larga y tan fuerte para salvar como lo ha sido en el pasado. “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír” (Isaías 59:1, 2). La oración es la llave que abre los almacenes de la gracia y el poder infinito de Dios. Todo lo que es Dios y todo lo que tiene Dios está a disposición de la oración. Pero necesitamos usar la llave. La oración puede hacer todo lo que Dios puede y como Dios puede hacer lo que sea, la oración es omnipotente. Nadie le puede hacer frente al hombre que sabe orar y que cumple todas Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 16


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión las condiciones de la oración que prevalece y que realmente ora. ―Jehová, Omnipotente Dios‖ obra a su favor y obra a través de él. I.- La Oración Promoverá Nuestra Santidad Personal Como Ninguna Otra Cosa Excepto El Estudio De La Palabra De Dios. Sin embargo, específicamente ¿qué hará la oración? Hemos estado tratando con las generalidades, ahora vamos a enfocarnos a lo definido y especifico. La palabra de Dios claramente responde a esta pregunta. En primer lugar, la oración va a promover nuestra consagración personal, nuestra santidad individual, nuestro crecimiento individual a la semejanza de nuestro Señor y Salvador Jesucristo como ninguna otra cosa excepto el estudio de la Palabra de Dios; y estas dos cosas, la oración y el estudio de la Palabra de Dios, siempre van de la mano, porque no hay oración verdadera sin el estudio de la Palabra de Dios, y no hay verdadero estudio de la Palabra de Dios sin la oración. Considerando todo en la misma proporción, su crecimiento y el mío en la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 17


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión semejanza de nuestro Señor y Salvador Jesucristo va a estar en la exacta proporción al tiempo y la dedicación que pongamos en la oración. Note por favor exactamente lo que digo: ―su crecimiento y el mío en la semejanza de nuestro Señor y Salvador Jesucristo va a estar en la exacta proporción al tiempo y a la dedicación que pongamos en la oración‖. Lo pongo de esta manera porque hay muchos que le dan mucho énfasis al tiempo en la oración pero poco énfasis a la dedicación en su oración, que realmente oran muy poco en el largo tiempo que pasan en hacerlo. Hay otros que puede ser que no pongan tanto tiempo en la oración pero que ponen mucha dedicación en su oración, logran bastante más en su oración en el corto tiempo que lo que logran otros en su oración por tanto tiempo. Dios mismo nos dijo en Jeremías 29:13: “y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. Se nos dice en la Palabra de Dios en Efesios 1:3, que Dios nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. O sea, Jesucristo con Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 18


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión su muerte expiatoria por medio de su resurrección y ascensión a la diestra del Padre ha conseguido en Cristo Jesús toda bendición espiritual posible para todos los creyentes. No hay bendición espiritual que el creyente disfrute que no pueda ser suya. Le pertenece a usted ahora, Cristo la compró con su muerte expiatoria y Dios la ha hecho accesible en Él. Ahí está para usted, pero le corresponde a usted reclamarla, extender la mano y tomarla. La manera señalada por Dios para reclamar, o de extender la mano para apropiarse las bendiciones que fueron procuradas para uno por la muerte expiatoria de Cristo Jesús: es por la oración. La oración es la mano que nos trae las bendiciones de Dios que Él ya proveyó en su Hijo. Si usted va por toda la Biblia encontrará declarado en forma definida que toda bendición espiritual concebible se obtiene por la oración. Por ejemplo, es en respuesta a la oración que aprendemos del Salmo 139:23, 24, que Dios nos escudriña y conoce nuestros corazones, nos prueba y conoce nuestros pensamientos y trae a la luz el pecado que está en nosotros y nos Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 19


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión libra de él. Como aprendemos del Salmo 19:12, 13, es en respuesta a la oración la manera como somos limpiados de nuestros pecados ocultos y Dios nos aleja de los pecados presuntuosos. Es en respuesta a la oración que aprendemos del Salmo 19:14, que las palabras de nuestra boca y la meditación de nuestro corazón sean aceptables delante de Dios. Es en respuesta a la oración que aprendemos del Salmo 25:4, 5, que Dios nos muestra sus caminos y nos enseña sus veredas y nos guía en su verdad. También aprendemos de la oración que el Señor mismo nos enseñó que somos guardados de la tentación y librados del poder del mal en respuesta a la oración (Mateo 6:13). Como aprendemos de Lucas 11:13, es en respuesta a la oración que Dios nos da su Espíritu Santo, y así podríamos ir por todo el catálogo de bendiciones espirituales y encontraríamos que todas se obtienen pidiéndolas. Verdaderamente nuestro Señor mismo lo ha dicho en Mateo 7:11: “Pues si vosotros, siendo malos sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos ¿Cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?” Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 20


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Uno de los pasajes más instructivos y sugestivos de toda la Biblia que muestra el poder grandioso de la oración para transformarnos a la semejanza de nuestro Señor Jesucristo mismo se encuentra en 2 Corintios 3:18: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”. La idea es ésta, que el Señor es el Sol, y usted y yo somos espejos y así como un niño travieso en un día soleado capta los rayos del sol en un pedazo de vidrio y lo refleja en sus ojos y en los míos casi cegándonos, así nosotros como espejos cuando tenemos comunión con Dios captamos los rayos de su gloria moral y los reflejamos al mundo ―de gloria en gloria‖, o sea, cada nueva oportunidad en que tenemos comunión con Él, captamos algo nuevo de su gloria y lo reflejamos al mundo. Usted recuerda el relato de Moisés, (no un cuento como algunos nos quisieran hacer creer, sino un relato verídico). Él subió al monte y se quedó a solas con Dios por cuarenta días contemplando la gloria inefable y captando Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 21


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión tanto de la gloria en su propio rostro que cuando descendió del monte, aunque él mismo no lo sabía su rostro brillaba de tal manera que tenía que poner un velo sobre él para cubrir de sus compatriotas israelitas la gloria enceguecedora; de igual modo nosotros subiendo a la montaña de oración, lejos del mundo, a solas con Dios y permaneciendo un tiempo a solas con Dios, captamos los rayos de su gloria. Cuando descendemos con nuestros semejantes, no es tanto que nuestros rostros resplandezcan, (aunque creo que a veces nuestros rostros resplandecen), sino nuestra virtud moral con la gloria que hemos estado contemplando. De esa manera reflejamos al mundo la gloria moral de Dios, ―de gloria en gloria‖. Cada nueva ocasión de comunión con Dios captamos algo nuevo de su gloria para reflejarlo al mundo. ¡Oh, aquí está el secreto de llegar a ser más como Dios: quedándose a solas por mucho tiempo con Dios! Si uno no se queda por mucho tiempo con Él no va a ser como Él. Uno de los hombres más sobresalientes de la historia de Escocia fue John Welch, el Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 22


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión yerno de John Knox, el gran reformista escocés. No fue tan conocido como su famoso suegro, pero en algunos aspectos fue más sobresaliente que Juan Knox mismo. Mucha gente tiene la idea que fue Juan Knox el que oró: ―dame Escocia o me muero‖. No fue él, sino John Welch su yerno. John Welch dejó registrado antes de morir que consideraba un día desperdiciado el día en que él no pasaba siete u ocho horas en oración en privado, y cuando John Welch al fin murió un viejo escocés que lo había conocido desde su niñez dijo de John Welch: ―John Welch era un tipo de Cristo‖. Por supuesto no era muy acertado el uso del idioma pero lo que el viejo escocés quiso decir era que Jesucristo había sellado la huella de su contenido moral sobre John Welch, ¿cuándo había hecho esto Jesucristo? En esas siete u ocho horas de comunión diaria con Él mismo. Yo no supongo que Dios haya llamado a alguno de nosotros a pasar siete u ocho horas diarias en la oración, pero si estoy confiado de que Dios nos ha llamado a la mayoría de nosotros, sino es que a todos nosotros, a poner más tiempo en la oración de la que ponemos. Ése es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 23


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión uno de los grandes secretos de la santidad ciertamente es la única manera en la que podemos llegar a ser verdaderamente santos y continuar siendo santos. Seguido cantamos el himno Toma Tiempo para Ser Santo, yo quisiera que lo cantáramos más en estos días. Se necesita tiempo para ser santos, uno no puede ser santo a las carreras, y mucho del tiempo que se necesita para ser santo se debe pasar en oración, en secreto. Algunas gentes se sorprenden de que los cristianos profesantes de la actualidad se parezcan tan poco al Señor, pero cuando me detengo a pensar cuán poco tiempo el cristiano promedio en la actualidad pone en su oración en privado, lo que me sorprende más es no qué tan poco nos parecemos al Señor, sino que realmente nos parezcamos siquiera algo al Señor. II.- La Oración Va A Hacer Que Venga El Poder De Dios En Nuestra Obra. La oración no solamente promueve como ninguna otra cosa la santidad personal, la oración también hará que descienda el poder de Dios en nuestra obra. Leemos en Isaías 40:31: “Pero los que esperan a Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 24


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantaran alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” Es el privilegio de todo hijo de Dios tener el poder de Dios en su servicio. Y el versículo que acabamos de citar nos dice cómo obtenerlo y es: “esperando a Jehová”. A veces usted escuchará a la gente que se pone de pie en un culto, quizá no tan frecuente en estos tiempos como en la antigüedad, que dicen: ―estoy tratando de servir al Señor en mi pobre y débil manera‖. Bueno, si usted está tratando de servir al Señor en su pobre y débil manera, deje de hacerlo, su deber es servir a Dios en la manera poderosa y triunfante de Él. Pero usted dirá: ―Yo no tengo habilidades naturales‖, entonces consiga una habilidad sobrenatural. La religión de Jesucristo es una religión sobrenatural de principio a fin y debemos vivir nuestras vidas en el poder sobrenatural de Dios a través de Jesucristo y deberíamos realizar nuestro servicio con poder sobrenatural el poder de Dios ministrado por el Espíritu Santo a través de Jesucristo. Usted dirá: ―yo no tengo dones naturales‖. Entonces obtenga dones Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 25


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sobrenaturales. Se ha prometido el Espíritu Santo a todos los creyentes para que puedan obtener los dones sobrenaturales que los capaciten para el servicio particular al que Dios los ha llamado. ―Él, (El Espíritu Santo) reparte a cada uno de los creyentes en particular como él quiere‖ (1 Corintios 12:11), nos corresponde a nosotros tener el poder de Dios, si solamente lo buscáramos en oración en todos y cada uno de los aspectos de servicio a los que Dios nos llama. ¿Es usted madre o padre? ¿Usted desea el poder de Dios para criar a sus hijos en la ―disciplina y amonestación del Señor‖? Dios se lo manda y Él se lo manda especialmente al padre. Dios dice en Efesios 6:4: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor” Ahora bien, Dios nunca manda lo imposible y al mandarlo a nosotros como padres y también a las madres de criar a nuestros hijos en la ―disciplina y amonestación del Señor,‖ es posible que lo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 26


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión podamos hacer. Si alguno de sus hijos no es salvo, la primera culpa está al pie de su puerta. Pablo dijo al carcelero de Filipos: “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31). Así es, es el deber solemne de todo padre y madre guiar a cada uno de sus hijos a Cristo. Pero nunca lo podremos lograr a menos que estemos mucho en oración con Dios para que Él dé el poder para hacerlo. En mi primer pastorado tuve como miembro de la iglesia, a una excelente cristiana. Ella tenía un niño de seis años que era uno de los jovencitos más incorregibles que yo hubiera conocido; era el terror de la comunidad. Un domingo, al final del servicio de la mañana, su madre vino a mí y me dijo: ―¿Usted conoce a‖ (Mencionando al niño por su primer nombre)? ―Sí‖, le respondí, ―lo conozco‖. Todo mundo en el pueblo lo conocía. Entonces dijo, ―Usted sabe que no es muy buen niño‖. ―Sí‖, contesté, ―sé que no es un buen niño‖. Realmente esa era una manera definitivamente eufemística de decirlo, de hecho él era el terror del vecindario. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 27


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Luego su madre con un corazón cargado dijo: ―¿Qué debo de hacer?‖ Le contesté: ―¿Ha intentado la oración?‖ Dijo ella: ―Por supuesto, yo oro.‖ ―Oh‖, le dije, ―a eso no es a lo que yo me refiero. ¿Le ha pedido usted a Dios en forma específica que regenere su hijo y luego ha esperado a que Él lo haga?‖ ―Yo no pienso que he orado en forma así de específica‖. ―Bueno‖, le dije, ―vaya a su casa y sea así de específica‖. Ella se fue a su casa y fue así de específica, y yo pienso que fue en ese mismo día, ciertamente en esa semana, que su hijo fue transformado y llegó a ser un buen joven. ¡Oh, madres y padres, es un privilegio guiar a cada uno de sus hijos al Salvador! Pero le va a costar algo lograr que sean salvos. Se necesita mucho tiempo a solas con Dios y mucho tiempo en oración. También cuesta hacer esos sacrificios y corregir todas aquellas cosas en su vida Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 28


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que están mal, cuesta cumplir los requisitos de la oración que prevalece. Y si alguno de ustedes tiene hijos no salvos, vaya a solas con Dios y pídale que le muestre qué es lo que hay en su vida que es responsable de la condición actual de sus hijos y corríjalo de una vez, luego vaya a solas delante de Dios y agárrese de él en oración ferviente por la conversión definitiva de cada uno de sus hijos. No descanse hasta que, por la oración y después de haber puesto todo su esfuerzo usted sepa más allá de toda duda que cada uno de sus hijos se ha convertido definitiva y positivamente y ha nacido de nuevo. ¿Es usted maestro de Escuela Dominical? ¿Usted quisiera ver convertirse a cada uno de sus alumnos de la Escuela Dominical? Ese es su principal deber como maestro de Escuela Dominical. Usted no está ahí meramente para enseñar geografía bíblica o historia bíblica, ni aún doctrina bíblica, sino ver que todos y cada uno de sus alumnos en su clase sean salvos. ¿Usted desea el poder de lo alto para que lo capacite para salvarlos? Pídaselo a Dios.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 29


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Cuando mi asociado, el Sr. Alexander y yo estuvimos en Sídney, Australia, los cultos se tuvieron en el Town Hall que albergaba como a cinco mil personas, pero las multitudes eran tan grandes que algunos días tuvimos que dividir al grupo y las mujeres sólo podían asistir en la tarde y los hombres en la noche. Un domingo en la tarde, el Auditorio Town Hall de Sídney estaba repleto de mujeres. Di la invitación para que los que aceptaran a Jesucristo como su Salvador personal, se entregaran a Él como su Señor y Maestro, y comenzaran a confesarlo ante el mundo y esforzaran a vivir desde ese tiempo en delante de modo que lo agradaran en todos los aspectos de día en día. A mi izquierda una fila de señoritas (yo diría de unos veinte años de edad), se pusieron en pie, eran dieciocho en total. Al mirarlas una al lado de otra, pensé: ―Esta es la clase bíblica de alguien.‖ Después pasaron al frente con otras mujeres que fueron a hacer una profesión pública de aceptar a Cristo. Cuando terminó el culto una señorita vino a mí, su rostro adornado con sonrisas y me dijo: ―Esta es mi clase bíblica. He estado orando por su Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 30


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión conversión y todas ellas han aceptado a Cristo hoy‖. Estábamos teniendo cultos en Bristol Inglaterra. Un fabricante prominente en Exeter, tenía una clase bíblica en esa ciudad, una clase de veintidós hombres. El los invitó a todos a ir a Bristol con él, para escucharme predicar. Veintiuno de ellos estuvieron de acuerdo en ir. En esa reunión veinte de ellos aceptaron a Cristo. El vigésimo primero aceptó a Cristo en el tren de regreso a su casa, y luego, todos ellos a su regreso se reunieron alrededor del que faltaba que no quiso ir y él también aceptó a Cristo. El maestro estaba orando por la conversión de los miembros de su clase y estaba dispuesto a hacer los sacrificios necesarios para que sus oraciones fueran contestadas. ¡Qué avivamiento tendríamos si todos los maestros de Escuela Dominical fueran a orar de tal manera que vieran la conversión de cada uno de los alumnos de su clase! ¿Está usted involucrado en obra pública, quizás es predicador, o quizás habla desde una plataforma pública? ¿Anhela usted el Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 31


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión poder en su obra? Pídalo. Nunca olvidaré la escena de la que fui testigo hace muchos años en la ciudad de Boston. Estaba en la Convención Internacional de Obreros Cristianos que se estaba llevando a cabo en el Templo Tremont que sienta a 3,500 personas. Fue mi privilegio presidir en la convención un sábado en la mañana a las once en punto. El Templo Tremont estaba repleto a toda su capacidad, todos los asientos estaban ocupados. Cada centímetro de la sala estaba lleno de mujeres y hombres a quiénes se les permitió estar de pie y multitudes afuera aun clamaban para que se les dejara entrar. La audiencia era una audiencia fina en calidad y era muy grande en cantidad. Al mirar detrás de mí en la plataforma, parecía que todos los ministros líderes y clérigos no solamente de Boston sino de Nueva Inglaterra estaban en esa plataforma. Frente a mí miré sentados a los líderes no sólo de la vida eclesial sino de la vida social, comercial y política de Boston y de las regiones circunvecinas. Me puse de pie para anunciar al siguiente orador en el programa y mi corazón se Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 32


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hundió pues la siguiente oradora era una mujer. En aquellos días yo tenía prejuicio contra las mujeres que hablaban en público bajo cualquier circunstancia. Pero esta mujer en particular era una cristiana profesante, era presbiteriana (y supongo que eso es bastante ortodoxo para la mayoría nosotros) y ella había sido lo que llamaríamos ―cristiana mundana‖, que bailaba, jugaba a las cartas e iba al cine. No obstante tenía ella una experiencia de la que yo no había oído. Una noche al estar sentada en su hermosa casa en Nueva York (ella era un mujer rica), ella se dirigió a su esposo mientras estaba sentado leyendo el periódico y le dijo: ―Esposo me enteré que están haciendo una buena obra en la Misión de Jerry McAuley's en el 316 de Water Street. Vamos a ayudarlos.‖ Y él era como ella, de un corazón generoso, pero muy mundano. Dejó a un lado su periódico y dijo: ―pues vamos‖, se pusieron sus abrigos y se dirigieron al 316 de Water Street. Cuando llegaron se encontraron el auditorio de la misión lleno y se sentaron en la parte de atrás cerca de la puerta. Al Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 33


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sentarse y al escuchar uno tras otro a esos hombres rescatados fueron llenos de un nuevo interés, parecía que un nuevo mundo se les abría a ellos y al final la mujer se dirigió a su esposo y le susurró ―supongo que ellos van a tener que ayudarnos en vez de nosotros a ellos, ellos tienen algo que nosotros no tenemos,‖ y cuando se dio la invitación, este culto caballero tan elegantemente vestido y su esposa pasaron al frente y se arrodillaron en el altar, en el aserrín, junto a los vagos, borrachos y otros desechados, en la Water Street. Pero de esto yo no sabía nada. Sólo sabía el tipo de mujer que ella había sido y cuando vi su nombre en el programa, mi corazón se hundió y pensé: ―qué desperdicio de esta oportunidad tan magnífica, aquí está esta maravillosa audiencia y solamente va a hablarles esta mujer‖. Pero yo no tenía autoridad para cambiar el programa, mi responsabilidad era simplemente anunciarla. Reuniendo toda la cortesía que podía bajo las circunstancias, presenté a la dama y después me sumí en mi asiento de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 34


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión encargado de programa y enterré mi rostro en mis manos y empecé a orar a Dios que nos salvara del desastre. Algunos años después estaba yo en la ciudad Atlanta y uno de los obreros cristianos, líderes de esa ciudad que había estado en esa convención de Boston vino a mí riéndose y dijo: ―Nunca olvidaré como usted presentó a la señora tal y tal en la Convención de Boston y luego usted fue y se sentó en su silla y se cubrió el rostro con las manos, como si usted hubiera hecho algo de lo que se sentía avergonzado‖. ―Bueno‖, le dije. ―Pero al decirlo empecé a orar y no mucho después saqué mi cara de entre mis manos y comencé a mirar mientras oraba. Cada uno de esos tres mil quinientos pares de ojos se sobresaltaron mientras esa mujer hablaba. Pronto vi lágrimas que venían a los ojos de los que no estaban acostumbrados a llorar y vi a mujeres y hombres que sacaban sus pañuelos y al principio trataban de disimular que no estaban llorando y luego aventando toda simulación a los vientos, los vi inclinar sus cabezas en los respaldos de sus asientos enfrente de ellos y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 35


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sollozaban como si sus corazones se fueran a quebrantar. Antes de que terminara ese maravilloso discurso toda la audiencia había sido arrasada por el poder de las palabras de la mujer como los árboles en los bosques a veces son arrasados por el ciclón.‖ Esto fue el sábado en la mañana. El siguiente lunes en la mañana el Dr. Broadbeck, en ese tiempo pastor de una de las iglesia metodista principales de Boston, vino a mí y dijo con voz entrecortada: ―Hermano Torrey, no podía abrir mi boca para hablar ni a mi propia gente en mi propia iglesia ayer en la mañana sin romper en llanto, al recordar esa maravillosa escena de la que fuimos testigos aquí el sábado en la mañana.‖ Cuando terminó ese maravilloso discurso algunos de nosotros fuimos a esa mujer y le dijimos: ―Dios la ha usado maravillosamente esta mañana.‖ ―Oh‖, respondió ella, ―¿quisiera usted saber el secreto? Anoche al estar pensando en la gran multitud que iba a llenar el Templo de Tremont esta mañana, y en mi propia falta Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 36


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de experiencia para hablar en público, me pasé toda la noche en mi rostro delante de Dios en oración.‖ ¡Oh! hombres y mujeres, ¡si pasáramos más noches delante de Dios en nuestros rostros en oración, habría más días de poder, cuando estuviéramos delante de nuestras congregaciones!

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 37


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

“QUÉ RESULTADOS DEFINIDOS Y DESEABLES PRODUCIRÁ LA ORACIÓN DEFINIDA Y DETERMINADA”. CAPÍTULO 2. “La oración eficaz del justo puede mucho”. Santiago 5:16.

“La oración eficaz del justo puede mucho”. Santiago 5:16. Estas palabras de Dios establecen la oración como una fuerza que obra, como una oración que hace que pasen cosas que no pasarían si no fuera por la oración; esto se hace aún más claro en la Versión Revisada: “La súplica del justo puede mucho en su obrar”, aunque esta traducción significa prácticamente la misma cosa que en la Versión Autorizada, no solamente es una traducción más precisa, sino que es más sugestiva, nos dice que la oración es algo que funciona y que puede mucho porque está trabajando. Sí, la oración ciertamente funciona. A menudo se hace un contraste entre la oración y el trabajo. Una vez conocí a un hombre, un oficial de la Escuela Dominical Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 38


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en Brooklyn; un día el superintendente le pidió que orara, se puso de pie y dijo: no soy un cristiano que ora, soy un cristiano que trabaja. Pero orar es trabajar, es el trabajo más aflictivo que uno puede hacer, o sea, podemos lograr que ocurra más orando, que lo que podríamos hacer de cualquier otra forma de esfuerzo que podamos poner. Además la oración, si va a ser verdadera oración, la clase de oración que puede mucho con Dios, a menudo es trabajo más duro que cualquier otra clase de esfuerzo, demanda más de uno que cualquier otra clase de esfuerzo. Cuando el señor Alexander y yo fuimos a Liverpool para nuestra segunda serie de cultos allí, el reverendo Mascrued Brown, vicario de una de las parroquias de las iglesias de Inglaterra líderes en esa ciudad, era el presidente de nuestro comité; su salud se quebrantó la primera semana de nuestros cultos y su doctor le ordenó que fuera a Suiza. Poco después de llegar a Suiza escribió y dijo: ―esperaba ser de tanta ayuda en estos cultos y esperaba tanto de ellos, pero aquí estoy, mucho muy lejos en Suiza, estoy aquí porque me lo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 39


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ordenó mi doctor y ahora lo único que puedo hacer es orar”. Luego añadió: ―pero después de todo, eso es lo más grande que uno puede hacer.‖ Luego añadió: ―y la verdadera oración demanda más de uno que cualquier otra cosa, ¿no es cierto?” Sí, y frecuentemente lo hace. La verdadera oración es un ejercicio costoso, pero paga mucho más de lo que cuesta. No es trabajo fácil, pero es el trabajo que más beneficia de todos. Podemos lograr más con el tiempo y la fuerza si éstos se ponen en la oración, de lo que podríamos si pusiéramos la misma cantidad de tiempo y fuerza en cualquier otra cosa. Usted notará que en la versión revisada la palabra ―súplica‖ se sustituye por la palabra ―oración‖, la razón es la siguiente: hay una cantidad de palabras griegas que se traducen ―oración‖ en la versión autorizada y que tienen variedad de significados diferentes, a veces una gran variedad de significados. La palabra griega que en la versión autorizada se traduce “oración”, en este pasaje es una palabra muy significativa; establece la oración Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 40


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión como la expresión definida de una necesidad que se siente en lo más profundo, verdaderamente el significado primario de la palabra es necesidad, por lo tanto nuestro texto enseña que la oración definida y con determinación a Dios puede mucho. La palabra griega traducida ―puede‖ también es una palabra expresiva y de significado, su significado primario es ―ser fuerte‖, ―tener poder o fuerza y luego ejercitar el poder‖, de modo que la idea en nuestro texto es: Que la oración definida y con determinación ejerce mucho poder en su obrar, que logra grandes cosas. Luego, en los siguientes versículos, se nos dicen cosas sorprendentes que Elías hizo que pasaran por sus oraciones: Cómo cerró los cielos por tres años y seis meses para que no cayera ni una gota de lluvia durante ese periodo de tiempo y el relato del Antiguo Testamento nos dice no solamente que no hubo una gota de lluvia, sino que además ni una gota de rocío (1 de Reyes 17:2). Cuando llegó el tiempo oportuno, Elías oró otra vez y los cielos dieron la lluvia y la tierra produjo su fruto, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 41


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión o como el Sr. Moody solía decirlo en su manera expresiva: ―Elías cerró los cielos bajo llave por tres años y seis meses y se echó la llave en la bolsa‖. Ahora bien, no hay ni una necesidad en particular que usted y yo conozcamos por la que deberíamos cerrar los cielos por tres años y seis meses, o para ese caso por tres días; pero hay una necesidad de lo más imperante de otras cosas que tenemos que hacer que sucedan. No hay otra manera en la que nosotros podamos hacer que sucedan que orar por ellas; con la oración definida y con determinación. Así es, entonces, que llegamos a estar cara a cara con la pregunta de suma importancia: ¿Cuáles son algunas de las cosas definidas que se necesitan demasiado en nuestro tiempo que la oración hará que sucedan? Ya hemos visto dos cosas inmensurablemente importantes que la oración puede lograr: Primero que va a promover nuestra piedad o consagración personal, nuestra santidad individual, nuestro crecimiento individual a la semejanza de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Segundo que va a Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 42


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hacer descender el poder de Dios en nuestra obra. Ahora vamos a descubrir de un estudio de la Biblia algunas otras cosas extremadamente importantes que logrará la manera correcta de orar: I.- La Oración Salvará A Otros. Mire 1 de Juan 5:16 “Si alguno viere a su hermano cometer pecado que no sea de muerte, pedirá, y Dios le dará vida; esto es para los que cometen pecado que no sea de muerte. Hay pecado de muerte por el cual yo no digo que se pida.” Esta es una de las declaraciones más asombrosas de toda la Biblia en el asunto de la oración y su impresionante poder; la declaración de este versículo no es solamente extraordinaria, sino que es la más alentadora y la que produce más alegría. Es aquí donde nos dice que la oración no solamente traerá bendición al que ora, sino que traerá de las bendiciones más grandes, hasta la bendición de vida eterna a otros, a aquellos por los cuales oramos; nos dice que si vemos a otro cometer un pecado que no sea de muerte, cualquier pecado excepto el pecado imperdonable, podemos ir a Dios Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 43


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en oración por esa persona y que como respuesta a nuestra oración Dios le dará vida, vida eterna a esta persona por la que hemos orado. Este pasaje por supuesto a veces se le fuerza a enseñar sanidad divina y es interpretado como si la idea que se habla ahí de vida, fuera una mera vida natural o física y que por nuestra oración podemos obtener vida física para el que está enfermo por su pecado, pero que no ha cometido el pecado por el que podría ser que fuera tomado de este mundo; pero esto no solamente es incorrecto, sino que es una interpretación imposible. El apóstol Juan en sus escritos utiliza dos palabras griegas diferentes para vida, una significa la vida física, la otra significa vida espiritual o eterna, nunca se utiliza para vida natural o vida meramente física. He consultado cada pasaje en los que Juan utiliza esta última palabra en su evangelio y en sus epístolas y en el libro de Apocalipsis y ni en un sólo caso utilizó la palabra de este versículo para otra cosa sino para la vida espiritual o eterna. Ésta es una palabra que Juan usa en este Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 44


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pasaje; la idea de este pasaje es entonces no que uno pueda obtener vida física o ser librado de la muerte natural al orar por aquel pecado, sino que puede obtener vida eterna (salvación en su sentido más completo) para el que ha pecado, pero no ha pecado para muerte. Es un pensamiento maravilloso y un pensamiento lleno de consuelo y de aliento. Podemos lograr más para la salvación de otros al orar por ellos que lo que haríamos de cualquier otra manera. No quiero decir con ello que cuando sintamos nuestra responsabilidad por la salvación de otros que deberíamos simplemente orar por ellos y no hacer nada más, eso es lo que muchos hacen, no están dispuestos a hacer su deber de ir a ellos y hablarles de Cristo, y así ellos van a Dios en oración y cuando han orado por su salvación se ufanan de que han hecho todo su deber y de esa manera hacen de la oración una excusa de su cobardía y pereza y descuido de su deber. Esta clase de oración es una burla, es simplemente un intento de encubrir y excusar nuestra negligencia del Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 45


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión deber, y Dios no va a poner atención ninguna a oraciones de ese tipo. Dios nunca nos dio ese maravilloso privilegio de la oración como una cubierta para tapar nuestra holgazanería y nuestro descuido del deber. Sin embargo, estamos dispuestos a que Dios nos use como respuesta a nuestras oraciones, estando dispuestos a hacer lo que sea que Dios nos guie a hacer para asegurar la salvación de aquel por el que estamos orando, estando dispuestos a hacer cualquier cosa a nuestro alcance para hacer que alcancen la salvación aquellos por los que estamos orando, entonces podemos lograr mucho más por su salvación orando por ellos que de cualquier otra manera. ¿Usted alguna vez ha pensado cómo el Señor Jesús mismo logró cosas orando que en lo que pudo haber logrado de cualquier otra manera? Tome por ejemplo el caso de Simón Pedro: Estaba completamente confiado en sí mismo y por lo tanto estaba en peligro inminente, nuestro Señor procuró por sus enseñanzas y sus advertencias librar a Pedro de esta confianza en sí mismo. Le habló a Pedro de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 46


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión su tentación venidera y de su caída, pero Pedro completamente confiado en sí mismo, contestó: “Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré” (Mateo 26:33). Y una vez más: “Mi vida pondré por ti”, (Juan 13:37). La enseñanza falló, la advertencia falló y luego nuestro Señor recurrió a la oración, Él dijo: “Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos” (Lucas 22:31, 32). Satanás obtuvo lo que pidió, obtuvo a Simón en su cedazo y lo sacudió y ¡oh!, Pobre Simón, ¡cómo fue golpeado y amoratado contra los bordes del cedazo de Satanás! Pero durante todo el tiempo que Satanás lo sacudió, nuestro Señor Jesús oró y Simón estuvo perfectamente protegido, aunque estaba en el cedazo de Satanás. Y lo único en que pudo Satanás tener éxito con él, fue sacudirle la paja y Simón salió del cedazo de Satanás como trigo más puro de lo que era antes. Fue la oración del Señor, por la que transformó al Simón que negó a su Señor tres veces y lo negó con juramentos y maldiciones en el patio de Anás y Caifás, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 47


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en Pedro el hombre de la roca que afrontó al mismo tribunal que sentenció a Jesús a muerte y les lanzó un desafío en su cara y les dijo: “…Gobernantes del pueblo, y ancianos de Israel: Puesto que hoy se nos interroga acerca del beneficio hecho a un hombre enfermo, de qué manera éste haya sido sanado, sea notorio a todos vosotros, y a todo el pueblo de Israel, que en el nombre de Jesucristo de Nazaret, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de los muertos, por él este hombre está en vuestra presencia sano.” (Hechos 4:8-10). La oración alcanzará abajo, abajo, abajo en las más bajas profundidades del pecado y de la ruina y se apropiará de hombres y mujeres que parecen que están perdidos más allá de todo posibilidad o esperanza de redención y los levantará hasta hacerlos adecuados para un lugar al lado del Hijo de Dios en su trono. Hace muchos años en Chicago, en los primeros días de la obra del Sr. Moody en esa ciudad, hubo un hombre desesperado que acostumbraba asistir a los cultos y trataba de interrumpirlos; era un escocés que había sido criado en un hogar Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 48


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cristiano, por una madre consagrada a Dios, pero se había alejado de las enseñanzas de su niñez. Este hombre era temido hasta por los hombres disolutos en Chicago. Una noche él estaba parado afuera del tabernáculo con una jarra de cerveza en su mano, ofreciendo bebida gratis a todos los que se salieran del tabernáculo, en otras ocasiones él se introducía a los cultos y en las reuniones después de los cultos y trataba de molestar a los obreros. Una noche el Mayor A. Wittle estaba aconsejando a los jóvenes y éste escocés desesperado estuvo de pie cerca burlándose hasta que el Mayor Wittle se volvió a los jóvenes y les dijo: Si ustedes valoran en algo sus almas yo les aconsejo que no tengan nada que ver con este hombre desesperado, y él nada más se río; pero su anciana madre en Escocia estaba orando y una noche él se fue a acostar tan perverso y tan alejado de Dios como siempre y en respuesta a la oración de su madre, Dios lo despertó a media noche y le trajo a su mente un texto de la Escritura que él ya había olvidado en la Biblia, Romanos 4:5 “más al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 49


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión contada por justicia”, ese versículo de la escritura fue directo a su corazón y él aceptó a Cristo sin levantarse de la cama. Él llegó a ser uno de los miembros más activos y más útiles de la iglesia de Moody; cuando fui pastor de esa iglesia él fue uno de los ancianos y más adelante llegó a ser uno de los que hacían visitación para la iglesia y fue usado por Dios para llevar a muchos a Cristo. Algún tiempo después de su conversión él fue a Escocia a visitar a su anciana madre, él tenía un hermano en Glasgow, en los negocios y este hermano estaba tratando de ser agnóstico, pero la madre consagrada a Dios y el hijo convertido oraron por este hermano y él se convirtió y se entregó a la obra de Dios. Fue a la universidad Free Church College a preparase para la obra misionera extranjera y durante treinta años fue médico misionero en la India bajo la Agencia Misionera De Escocia de la Iglesia Libre. Pero todavía había otro hermano, un trotamundos, no sabían en dónde estaba, aunque suponían que estaba en alguna parte en los altos mares, pero la madre consagrada y el hermano Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 50


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión convertido se pusieron de rodillas y oraron por este hijo y hermano deambulante. Al orar, ese hijo, aunque ellos no lo sabían, estaba en la cubierta de un barco al otro lado del globo, en la bahía de Bengala, no lejos de Calcuta y el Espíritu de Dios vino sobre el hijo en la cubierta de esa nave y se convirtió. Por muchos años fue miembro de la iglesia Moody, en donde yo fui pastor y cuando me fui a los Ángeles él me siguió y se hizo miembro de nuestra iglesia en los Ángeles, y cuando murió, tuvo una muerte triunfante. La oración había alcanzado y salvado instantáneamente al otro extremo del mundo a un hombre que parecía que estaba totalmente fuera de toda esperanza. Cuando estuve en Inglaterra teniendo cultos en la ciudad de Manchester, uno de los hombres de negocio más importante, vino y me pidió que orara por la conversión de su hijo. Me dijo: ―Mi hijo es graduado de la Universidad de Cambridge y es un abogado brillante, tiene una esposa y dos niños, pero los ha dejado y no sabemos dónde está, ¿podría orar por su conversión?‖ Le prometí que lo haría. Algunos meses después este hombre vino a Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 51


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión mí en la convención de Keswick y dijo: ―He encontrado a mi hijo, está en Vancouver British, Columbia, ¿usted conoce algún ministro en Vancouver a quien yo le pudiera mandar un cable?‖ Yo le di el nombre de un amigo que era ministro del evangelio en Vancouver y él le envió un cable. Al día siguiente vino y me dijo: ―Ah, demasiado tarde, el ave ha volado, se ha ido de Vancouver, pero, ¿podría seguir orando por él?‖ Yo le dije que lo haría. Al final del mismo año cuando comenzamos la segunda serie de cultos en Liverpool, sin que lo supiera el padre, este hijo había regresado a Inglaterra y estaba en Liverpool, vino a nuestro primer culto vespertino del domingo y fue uno de los primeros en aceptar a Cristo, inmediatamente él empezó a estudiar para las santas órdenes bajo el obispo de Liverpool. ¿Usted tiene seres queridos que no son salvos? Hay una manera de alcanzarlos, esa manera es por el trono de Dios. Por medio del trono de Dios, usted puede alcanzar a las partes más lejanas de la tierra y tocar a sus seres queridos de los Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 52


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que usted ha perdido todo rastro, Dios conoce dónde están y Dios escucha y contesta la oración. Al final del culto en una cierta ciudad, una mujer vino a mí y me dijo: Yo tengo un hermano de más de sesenta años, he estado orando por su salvación por años y me había rendido, pero voy a empezar otra vez. En menos de dos semanas, ella vino y me dijo: Ya se puso en comunicación mi hermano conmigo y él ha aceptado a Cristo. ¡Sí, sí, sí, la oración del justo puede mucho y si solamente oráramos más y estuviéramos más confiados que hemos llenado los requisitos de la oración que prevalece, veríamos más multitudes de hombres y mujeres acudiendo a Jesucristo! ¡Oh! ¡Qué pudiéramos orar como debemos, de la manera inteligente como debemos, en forma definida como debemos y con el fervor y la determinación con la que debemos para la salvación de los hombres, mujeres y niños que sabemos que no son salvos! II. La Oración Para Traer La Bendición Y El Poder A Los Ministros De La Palabra.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 53


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos; y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del evangelio por el cual soy embajador en cadenas; que con denuedo hable de él, como debo hablar” (Efesios 6:17-20). Aquí Pablo está pidiendo urgentemente las oraciones fervientes de los creyentes en Éfeso por él mismo, que en respuesta a sus oraciones pudiera predicar el evangelio con denuedo y con poder. Pablo hizo una petición semejante cada una de las iglesias a las que les escribió con una excepción impactante o sorprendente, esa excepción fue la iglesia de Galacia, esa iglesia era una iglesia que estaba alejada de Dios y no le importaba a él que una iglesia alejada de Dios orara por él. En todos los demás casos, el fustigó a la iglesia para que oraran por él. Aquí vemos el poder de la oración que trae bendición y denuedo y eficacia a los ministros del evangelio. Un ministro puede llegar a ser un hombre de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 54


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión poder por la oración, pero también se puede desbaratar y ser despojado de poder si la gente deja de orar por él. Toda iglesia puede tener un hombre poderoso de Dios por su pastor, si está dispuesta a pagar el precio y ese precio no es un gran salario, sino gran oración. ¿Tiene usted un pastor que no le cae bien? ¿Un pastor que quizás es ineficiente? ¿O que no conoce o predica claramente la verdad? ¿Usted desea un nuevo ministro? Yo le puedo decir cómo conseguirlo: Ore por el que tiene, hasta que Dios lo renueve. Hace muchos años, en una de las parroquias de Cornish, de la Iglesia de Inglaterra, el pastor no era ni siquiera un hombre convertido. Él tenía muy poco interés en las verdaderas cosas de Dios; su interés estaba más bien en restaurar iglesias antiguas y en cuestiones de ritualismo. Había muchas personas consagradas a Dios en esa parroquia y empezaron a orar a Dios para que se convirtiera su ministro. Iban a la iglesia todos los domingos y esperaban la respuesta a sus oraciones. En un Día del Señor, cuando él se levantó a predicar, no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 55


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión había dicho muchas frases antes que la gente que tenía discernimiento espiritual se diera cuenta que al fin sus oraciones habían sido contestadas y un clamor se escuchó por toda la iglesia: ―¡El párroco se ha convertido, el párroco se ha convertido!‖ Y era verdad. No solamente se había convertido, sino que estaba envestido con poder de lo alto y por muchos años Dios utilizó a este hombre por toda Inglaterra para la conversión de pecadores, para la bendición de todos los santos y para el avivamiento de iglesias, casi como a ningún otro hombre en la Iglesia de Inglaterra. Había una iglesia en la ciudad de Hartford, Connecticut, que tenía un hombre muy brillante como pastor, pero el pastor no era sano en la doctrina. Había tres hombres consagrados a Dios en esa iglesia que se dieron cuenta que su pastor no estaba predicando la verdad. Pero ellos no anduvieron por allí instigando inconformidad entre la congregación, ellos hicieron un convenio entre ellos de reunirse todos los sábados en la noche para orar por mucho tiempo o muy Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 56


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión entrada la noche por su ministro, y así cada sábado en la noche se reunieron para orar con fervor por tiempos prolongados, luego los domingos en la mañana iban a la iglesia, se sentaban en sus bancas y esperaban para ver la respuesta a sus oraciones. Un domingo en la mañana cuando el ministro se levantó para predicar, era tan brillante y dotado como siempre lo había sido, pero pronto se hizo evidente que Dios había transformado sus ideas y había transformado al hombre, y el Dr. Theodoro Cuyler es una autoridad para atestiguar de que Dios envió a la ciudad de Hartford el avivamiento más grande que esa ciudad había tenido a través del ministro que había sido transformado por las oraciones de sus miembros. ¡Oh, si habláramos menos unos a los otros en contra de nuestros ministros y más a Dios a favor de ellos, tendríamos mucho mejores ministros de los que tenemos! ¿Usted tiene un ministro que le cae bien? ¿Quisiera que fuera aún mejor? ¿Quisiera que fuera mucho más efectivo de lo que es en la actualidad? Ore por él hasta que Dios

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 57


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión le dé nueva sabiduría y lo cubra con nuevo poder. ¿Alguna vez ha escuchado usted como Dwight L. Moody llegó a ser un evangelista por todo el mundo? Después del gran incendio de Chicago, el Sr. Moody se quedó en Chicago el tiempo suficiente para juntar el dinero para dar de comer a los pobres y para proveer un nuevo edificio para su propia obra, y luego se fue a Inglaterra a descansar. Su intención no era predicar para nada, sino escuchar a grandes predicadores al otro lado del océano: Spurgeon, Jorge Muller y otros; pero lo invitaron a predicar un domingo en una iglesia congregacional al norte de Londres de la cual el Sr. Lessey era el pastor. Él aceptó la invitación. El domingo en la mañana mientras predicaba, tuvo grandes dificultades, según él me lo relató a mí muchos años después, él dijo: ―No tenía el poder, ni la libertad, parecía que yo estaba tratando de jalar un pesado tren cuesta arriba y mientras predicaba me decía a mí mismo: ‗Qué tonto he sido de haber aceptado predicar, yo vine a escuchar a otros y aquí estoy Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 58


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión predicando‟. Al acercarse el fin de mi sermón empecé a sentir una sensación de alivio de que ya estaba cerca de terminar y luego me vino un pensamiento: ‗Bueno, lo tengo que volver a hacer en la noche‘. Traté de convencer al Sr. Lessey de que me relevara de predicar esa noche pero no estuvo de acuerdo. Fui al culto de la tarde con un corazón cargado pero no había estado predicando por mucho tiempo cuando me parecía que los poderes de un mundo invisible habían descendido sobre la audiencia. Al acercarme al final de mi sermón tuve el valor de arrojar la red, les pedí allí, en ese momento que los que quisieran aceptar a Cristo se pusieran de pie, y como quinientas personas se pusieron de pie. Yo pensé: ‗debe haber un error‘, así que les pedí que se sentaran y luego dije: ‗va a haber una reunión después del culto, en el vestuario y si alguno de ustedes realmente quieren aceptar a Cristo véannos al pastor y a mí en el vestíbulo‘. ―Había una puerta a cada lado del púlpito hacia el vestíbulo y yo me volví al Sr. Lessey y le dije: ‗Hermano Lessey, ¿Quiénes son estas personas?‘ Él Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 59


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión contestó: ‗Yo no sé‘. ‗¿Son su gente?‘ ‗Algunos lo son‘. ‗¿Son cristianos?‘ ‗Hasta donde yo sé, no‘. Fuimos al vestuario y repetimos la invitación de una manera más fuerte y todos se volvieron a poner de pie. Yo todavía pensaba que había algún error y les pedí que se sentaran. Repetí la invitación en una forma todavía más fuerte y una vez más todos se pusieron de pie. Yo aún pensaba que tenía que haber algún error y le dije a la gente: ‗Mañana me voy a Irlanda, pero su pastor estará aquí mañana en la noche y si ustedes realmente dijeron en serio lo que dijeron aquí esta noche, véanse con él aquí‘. Después que llegué a Irlanda recibí un telegrama del Sr. Lessey diciendo: ‗Sr. Moody hubo más gente el Lunes en la noche que el sábado en la noche, se desató un avivamiento en nuestra iglesia y usted tiene que regresar a ayudarme‘. El Sr. Moody se apresuró a regresar de Dublín a Londres para tener una serie de cultos en la iglesia del Sr. Lessey, que añadieron cientos de personas a las iglesias del norte de Londres, y eso fue a lo que condujo la invitación que lo llevó por todo Inglaterra Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 60


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión después, para la gran obra que agitó al mundo entero.‖ Después que el Sr. Moody me lo contó, le dije: ―Sr. Moody alguien debe haber estado orando‖, ―¡Oh!‖, dijo, ―¿No le platiqué? Ese es el punto principal de todo el relato. Había dos hermanas en esa iglesia, una de las cuales estaba confinada a su lecho, la otra me escuchó el domingo en la mañana. Se fue a la casa y le dijo a su hermana: ‗¿Quién crees que nos predicó esta mañana?‘, la hermana contestó: ‗No sé‘, entonces ella le dijo: ‗adivina‘, y la hermana mencionó a todos los hombres con los que el Sr. Lessey tenía el hábito de hacer intercambio, pero su hermana le dijo: ‗No‘. Entonces su hermana preguntó: ‗¿Quién nos predicó esta mañana?‘ Y ella contestó: ‗El Sr. Moody de Chicago‘. No mucho tiempo después de que ella dijera eso, su hermana palideció como si fuera a morir y dijo: ‗¿Qué? ¿El Sr. Moody de Chicago? Yo he leído de él en un periódico americano y he estado orando que Dios lo envié a Londres y lo mande a nuestra iglesia. Si yo hubiera sabido que él iba a predicar esta mañana, no me hubiera Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 61


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión desayunado y hubiera pasado toda la mañana en ayuno y oración. Ahora bien hermana, sal, cierra la puerta, no dejes que nadie me venga a ver, no dejes que nadie me mande de comer, voy a pasar el resto de la tarde y la noche en ayuno y oración‘. Y orar fue lo que hizo y Dios escuchó y contestó.‖ Dios está tan presto a escucharle y responderle a usted como lo estuvo a esa santa confinada a su lecho. No importa a qué iglesia usted pertenezca y quien sea su pastor, usted puede convertirlo en un hombre de poder. Si ya es un hombre de poder, usted puede hacer que sea un hombre de aún más poder. ¿Me podría tolerar por un poco de tiempo si le diera una hoja de mi propia experiencia? Cuando fui a Chicago, no fue para tomar el pastorado de una iglesia, sino para ser el superintendente del instituto Bíblico y de la sociedad evangelizadora de Chicago. Después de que había estado ahí por cuatro años, el púlpito de la iglesia de Moody quedó vacante y el Sr. Moody y yo les pedimos que llamaran a un predicador muy dotado Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 62


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de Aberdeen, Escocia, lo cual ellos hicieron. Mientras esperábamos para que él contestara, para ver si aceptaba la invitación de suplir el púlpito, Dios bendijo tanto la predicación de Su Palabra, que un buen número de gente estaban orando que el ministro de Escocia no aceptara la invitación y no lo hizo. Después, ellos me llamaron al pastorado. Yo no veía cómo lo podía tomar; mis manos estaban llenas con el Instituto, las clases, la correspondencia y otros deberes; pero el señor Moody me conminó a aceptar la invitación, él dijo: ―Eso es lo que he estado deseando todo el tiempo, si usted acepta la invitación, le daré toda la ayuda que me pida y le proporcionaré hombres que le ayuden en el instituto‖. Y acepté la invitación. El primer sermón que prediqué después de tomar el pastorado de la iglesia fue sobre la oración, y en él dije algunas de las cosas que he dicho aquí. Al acercarme al final de mi sermón, dije: ―¡Cómo se pondrá de contento su pastor si supiera que algunos de ustedes, hombres y mujeres de Dios se quedaran hasta tarde el sábado en la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 63


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión noche o se levantaran temprano el domingo en la mañana para orar por su nuevo pastor!‖; y muchos de esos amados santos de Dios me tomaron la palabra. Muchos de ellos se quedaron hasta tarde en la noche del sábado orando por su ministro y muchos de ellos se levantaron temprano el domingo en la mañana para orar por su ministro; y Dios contestó la oración. El edificio de la iglesia cuando yo tomé el pastorado albergaba dos mil doscientas personas sentadas, mil doscientas en el piso principal y mil más en la galería, pero en los años precedentes solamente se llenaba el primer piso de la iglesia y la galería sólo se abría en ocasiones especiales, cuando el Sr. Moody estuvo ahí o algo parecido. Casi inmediatamente se vio la necesidad de abrir la galería y luego en un servicio de la tarde cada centímetro del auditorio estaba repleto de personas de pie. Hasta lo llegamos a llenar con dos mil setecientas gentes por un conteo real y las autoridades de la policía ya no nos permitieron que se sentara más gente en las escaleras o estuvieran de pie en los pasillos. Luego tuvimos una reunión de los que ya no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 64


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cabían en los salones de abajo, que albergaban a mil cien personas y a veces hasta en la sala de las clases del instituto también. Pero eso no era lo mejor, hubo conversiones todos los domingos, ciertamente hubo conversiones en y alrededor de la iglesia prácticamente todos los días de la semana. La gran mayoría de los que se convirtieron, no se hicieron miembros de la iglesia Moody, eran foráneos que pasaban por la ciudad o gente que venía de otras iglesias. Llegó a ser una costumbre que algunos de los ministros enviaban a su gente a nuestra iglesia para que se convirtieran, después regresaban y se hacían miembros de las iglesias a las que propiamente pertenecían. De tal manera que solamente una proporción pequeña, comparativamente hablando, de esos convertidos se hicieron miembros de nuestra iglesia y aun así el número más pequeño que se admitió a la membresía de la iglesia durante esos ocho años en que quedé ahí como pastor activo fueron doscientos cincuenta. Y en esos ocho años tuve el gozo de extenderles la diestra de compañerismo a más de 2,000 miembros nuevos. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 65


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Y así siguió sucediendo de la misma manera los cuatro años que yo fui solamente pastor nominal y no estaba realmente en la iglesia, bajo los diferentes hombres que vinieron y por los que la gente oró para tuvieran el poder. Siguió sucediendo de la misma manera bajo el pastorado del Dr. Dixon. Y no eran tanto los hombres que predicaban, sino la gente que estaban detrás de ellos orando, los que lograron grandes cosas para Dios. Después cuando empecé a viajar por el mundo, esa gente me seguía con sus oraciones, y se reportó cuando yo regresaba, por uno de los que decía saber, que hubo más de 102,000 personas que hicieron una profesión definida de aceptar a Cristo en los diferentes lugares que yo visité en esos meses que yo estaba fuera. Cuando regresé después de mi primera ausencia de dieciocho meses el Dr. Dixon se reunió conmigo un día y me dijo (esto fue antes de que él llegara a ser el pastor de la iglesia): ―Torrey, cuando supimos de las cosas que sucedieron en Australia y en otras partes, todos nos sorprendimos, no pensábamos que estuviera en usted‖. Él estaba perfectamente en lo correcto sobre eso, no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 66


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión estaba en mí. Después añadió: ―Pero cuando fui a suplir a su iglesia por un mes y escuché orar a su gente por usted, comprendí‖. ¡Oh! cualquier iglesia puede tener un ministro que sea hombre de oración, un ministro que esté bautizado y lleno del Espíritu Santo si estuvieran dispuestos a pagar el precio y el precio es la oración, mucha oración y mucha oración verdadera, oración en el Espíritu Santo.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 67


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

LO QUE LA ORACIÓN PUEDE HACER POR LAS IGLESIAS Y POR LA NACIÓN Y POR TODAS LAS NACIONES. CAPÍTULO 3 “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” Efesios 6:18.

¡Qué tremendo énfasis pone Pablo aquí en la importancia y poder de la oración, y sobre la necesidad imperativa de una persistencia fervorosa que nunca se desgaste en la oración! Escuche el texto una vez más: “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” Ya hemos visto en los estudios algunas de las cosas de principal importancia que produce por la oración, cosas que no podemos hacer que pasen de ninguna otra manera. Hemos visto que la verdadera oración promoverá la piedad personal y nuestra santidad individual y nuestro Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 68


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión crecimiento individual a la semejanza de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, como ninguna otra cosa excepto el estudio de la Palabra de Dios. Hemos visto que la oración va a producir poder en nuestra obra, que es el privilegio de todo hijo de Dios tener el poder de Dios manifestado en su obra en cualquiera que sea el área de servicio al que él ha sido llamado y que este poder se obtiene por la oración y no de ninguna otra manera. Hemos visto que la oración puede lograr mucho poderosamente para otros así como para nosotros mismos, y que podemos lograr más para la salvación de otros orando por ellos que de ninguna otra manera; que la oración logra la salvación de hombres y mujeres que están tan hundidos en pecado y tan alejados de Dios que parecería que no hay esperanza posible para su redención. Hemos visto, además, que la oración le da poder al ministro del evangelio y que cualquier iglesia puede tener a un hombre de poder como pastor, si ellos están dispuestos a pagar el precio y que el precio no es un gran salario, sino grande oración.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 69


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Vamos a hacer otros descubrimientos en este capítulo, cosas que se desean grandemente, que pueden hacer que ocurran por medio de la oración y que no pueden hacer que pasen de cualquier otra manera. Andrew Murray ha dicho: ―El Hijo de Dios puede conquistar lo que sea con la oración. ¿Es de admirarse que Satanás haga todo lo que está de su parte para arrebatar esa arma del cristiano o para impedirle que la use?‖ Bueno, si el diablo está haciendo ―su mayor esfuerzo para arrebatar el arma de los cristianos o para impedirle que la use‖, yo quiero hacer todo lo que esté de mi parte para restaurar esa arma poderosa en las manos de la iglesia y para estimularle a usted a usar esa arma en un ataque a muerte poderoso y de victoria sobre Satanás y sus fuerzas. Es cierto que tenemos una lucha enorme en nuestras manos, que ―… no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.‖ (Efesios 6:12), pero Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 70


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión podemos ganar esta lucha con oración; ya que la oración hace que Dios esté en el campo de batalla y el diablo no representa amenaza o reto para Él. Yo digo que podemos ganar esta lucha por la oración, por terrible y grande que sea el poder y tanta la astucia que posean nuestros enemigos; y no la podemos ganar de ninguna otra manera. Están apareciendo constantemente, hombres que han descubierto algunas nuevas maneras de derrotar al diablo por alguna astuta estratagema que ellos se han inventado, por el evangelio social, por ejemplo, o por algún otro método de invención humana. Y no hay otra manera que traiga la victoria, sino la manera antigua, la manera de la Biblia, la manera de una oración definida, determinada y persistente en el Espíritu Santo, es lo que hará que uno gane en cada ocasión. I.- La Oración Va a Traer Bendición A Las Iglesias. Ahora miremos algo más además de las cosas importantes que ya se mencionaron que hará la oración. Vaya a 1 Tesalonicenses 3:11-13: “Mas el mismo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 71


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Dios y Padre nuestro, y nuestro Señor Jesucristo, dirija nuestro camino a vosotros. Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.” En el capítulo anterior vimos que la iglesia oraba por Pablo: en este pasaje vemos a Pablo orando por la iglesia. La oración va a traer bendición, una bendición definida, rica e inmensurable a la iglesia; orar va a hacer más que la iglesia sea lo que debe de ser, que ninguna otra cosa. La oración va a hacer más para desarraigar la herejía que todas las pruebas contra la herejía que jamás se hayan sostenido. La oración va a hacer más para resolver nuestros enredos, nuestros malos entendidos y nuestras complicaciones infelices en la vida de la iglesia que todos los concilios y todas las conferencias que se hayan tenido. La oración va a hacer más para producir un avivamiento más profundo y duradero, un Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 72


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión avivamiento que sea real y que perdure y absolutamente de la clase correcta y del tipo adecuado que todas las otras organizaciones que jamás se hayan inventado por el hombre. La historia de la iglesia del Señor Jesucristo en la tierra ha sido principalmente una historia de avivamientos. Cuando uno lee de las muchas historias de la iglesia que han sido escritas, la impresión que uno se lleva en forma natural es que la historia de la iglesia de Jesucristo aquí en la tierra, ha sido principalmente una historia de malos entendidos, disputas, diferencias doctrinales y conflictos de amargura; sin embargo si uno estudia la historia de la iglesia viviente, uno encontrará que ha sido principalmente una historia de avivamientos. Humanamente hablando, la iglesia de Jesucristo debe su existencia en la actualidad a los avivamientos. Una y otra vez la iglesia ha parecido estar al borde del total naufragio; pero justo entonces, Dios ha enviado un avivamiento para salvarla. Y si uno estudia la historia de los avivamientos, uno encontrará que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 73


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión todo avivamiento verdadero en la iglesia ha sido el resultado de la oración. Ha habido avivamientos sin mucha predicación, ha habido avivamientos con absolutamente nada de organización, pero nunca ha habido un poderoso avivamiento sin oración poderosa. Tome como ejemplo el gran avivamiento que fue bendecido en forma tan maravillosa en nuestra nación en 1857. ¿Cómo se produjo tal avivamiento? Un humilde misionero citadino en la ciudad de New York, un hombre llamado Landfear, llegó a tener una carga tan grande por el estado de la iglesia, él y otros dos hombres que eran del mismo sentir comenzaron a orar por un avivamiento. Después empezaron a tener reuniones a mediodía, todos los días, para orar e invitaron a otros. Estas reuniones al principio tenían muy poca asistencia. En una ocasión, si yo recuerdo bien, hubo solamente dos personas presentes y creo que en una ocasión solamente hubo una persona presente, el mismo humilde misionero citadino; este hombre desconocido, Landfear, cuyas hermanas después conocí Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 74


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión muy bien y cuyo primo era un miembro de la iglesia de la cual yo fui pastor. Pero pronto el interés comenzó a profundizarse y grandes multitudes empezaron a acudir a las reuniones de oración. Tales multitudes asistieron, que fue necesario programar otras reuniones de oración, y me han dicho (y creo que me dijeron lo correcto), que después de un tiempo, hubo reuniones de oración a cada hora del día y de la noche en la ciudad de Nueva York, y no solamente los templos fueron usados para las reuniones de oración, sino también los teatros y otros lugares públicos. Y estos lugares estuvieron atiborrados de hombres y mujeres que oraban. El fuego se esparció de New York a Filadelfia y a otras ciudades y luego se esparció por la nación entera. Un joven asistió a una de estas reuniones en Chicago en una ocasión y dijo que acababa de regresar de un viaje al lejano Oeste y que en todo lugar en donde él se había detenido de regreso a Chicago, se estaban teniendo reuniones de oración. En la ciudad de Nueva York, en unas de las reuniones de los ministros Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 75


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión presbiterianos, el Dr. Gardiner Spring, que era quizás en ese tiempo el ministro más prominente en Nueva York, dijo a los hermanos congregados: ―Es evidente que nos ha llegado un avivamiento y nosotros los ministros debemos predicar‖, alguien contestó: ―Bueno, si alguien debe predicar, usted debe predicar el primer sermón, porque usted es el mejor calificado para hacerlo que cualquier otro hombre en la ciudad‖. De modo que se anunció que en cierto día el Dr. Gardiner Spring iba a predicar, pero no asistieron más a escuchar la predicación que los que iban a las reuniones de oración, entonces dejaron de predicar y se continuaron orando. Todo el énfasis era sobre la oración, y toda nuestra nación fue sacudida por el poder de Dios como nunca había sido sacudida antes, y quizás nunca ha sido sacudida desde entonces. Ese es el tipo de avivamiento que yo anhelo ver aquí en nuestra ciudad; sí, por toda la tierra; sí, por todo el mundo. No un avivamiento en donde haya gran predicación y hermosos cantos y toda clase de payasadas sorprendentes realizadas por predicadores o cantantes o manipuladores o Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 76


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión administradores hábiles; sino un avivamiento en donde haya oración poderosa y se manifieste maravillosamente la convicción y la conversión y el poder regenerador del Espíritu Santo como respuesta a la oración. No me venga a decir lo que este hombre o aquel hombre, lo que esta mujer o aquella mujer están haciendo que usted cree que está mal o que usted cree que está bien. Vaya a Dios y dígale a Dios si usted quiere; pero es mucho más importante que usted ore a Dios. Ore, ore, ore por él, para que bendiga su iglesia y para que bendiga otras iglesias de su ciudad y para que bendiga toda la tierra, sí, y para que bendiga toda la tierra. Las noticias de lo que Dios estaba haciendo en 1857, en América, se esparció por todo el norte de Irlanda y la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de Irlanda envió una Comisión a los Estados Unidos para estudiar la obra y regresar con un reporte. Cuando regresaron dieron a la siguiente Asamblea General un reporte positivo de lo que se estaba haciendo en los Estados Unidos. La gente comenzó a Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 77


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión orar para que Irlanda también tuviera una visitación semejante de Dios. Cuatro hombres del pueblito de Kells, en el norte de Irlanda, se juntaron y se reunieron todos los sábados en la noche para orar por un avivamiento. Pasaron toda la noche en oración. Eran hombres humildes, uno de ellos era granjero, otro era herrero, otro era maestro de escuela y no recuerdo lo que era el cuarto, pero sé que estaba en una esfera de la vida de lo más humilde. Cuando el Sr. Alexander y yo estábamos teniendo cultos en Londres y Dios estaba obrando ahí con gran poder, uno de estos cuatro hombres, que en ese tiempo vivía en Glasgow, envió a su nieto a Londres para consultar con el Sr. Alexander y conmigo y para observar la obra y para que regresara con un reporte sobre si era una verdadera obra de Dios o no. Después de que estos hombres habían estado orando por algún tiempo, salieron a tratar de predicar, pero su intento fue fallido y regresaron y continuaron en oración. Dios escuchó su oración y el fuego de Dios cayó y la obra continuó con Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 78


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión tal poder maravilloso en algunas partes de Irlanda que los tribunales suspendían las sesiones porque no había casos que ventilar, las cárceles se cerraron porque no había prisioneros que encarcelar, y en algunos de los lugares hasta la cosecha se quedaba sin recoger en los campos porque los hombres estaban tan ocupados en las cosas de Dios y de la eternidad que no tenían tiempo ni de asistir o atender a las cosas que normalmente eran necesarias atender. Muchos de los más notorios y endurecidos pecadores sin esperanza en la tierra se convirtieron y fueron completamente transformados. Déjeme decirle cómo ocurrió el avivamiento en Coleraine. Se algo acerca de eso, porque cuando el Sr. Alexander y yo estuvimos en Beldfast, Irlanda, en 1903 estaban por celebrar en Coleraine el XLIII aniversario de cómo había llegado el avivamiento a Coleraine, y habían enviado un comité a Beldfast para invitar al Sr. Alexander y a mí para que fuéramos a celebrar el aniversario del avivamiento que había venido a Coleraine cuarenta y tres años atrás. No pudimos ir; pero yo leí con Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 79


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión mucho cuidado el relato del avivamiento como lo relató el Rdo. William Gibson, moderador de la Asamblea General De La Iglesia Presbiteriana en Irlanda en 1860, en su libro, El Año De La Gracia. Se reportó que en un cierto día en Coleraine que tres jóvenes iban a Coleraine en esa tarde para tener una reunión al aire libre en el mercado. A la hora señalada los ministros de la ciudad fueron al mercado por pura curiosidad para ver qué ocurriría. Para su sorpresa, vieron que la gente estaba llegando al mercado de todos los rincones, hasta que hubo no menos de 15,000 personas reunidas en el mercado. Los ministros se miraron unos a otros en desconcierto y confusión y dijeron: ―Debemos predicar, estos jóvenes nunca podrían atender a tan vasta multitud‖. Colocaron cuatro púlpitos en las cuatro esquinas del mercado y se subió un predicador a cada uno de los púlpitos. No habían estado predicando por mucho tiempo cuando un muy solemne sobrecogimiento cayó sobre toda la multitud y pronto en una de las secciones del mercado hubo un clamor en voz alta y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 80


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión un hombre cayó al suelo bajo tal convicción sobrecogedora de pecado que no podía estar en pie. Fue llevado a la Presidencia Municipal, la cual no estaba terminada todavía. Pronto otro clamor se escuchó de otra parte del mercado y otro hombre cayó bajo tal poder de convicción de pecado que él también tuvo que ser llevado a la Presidencia Municipal, luego otro, y luego otro, y luego otro cayó, cayeron en diferentes partes del mercado, hasta que la convicción llegó a generalizarse tanto que la reunión se disolvió y los ministros tuvieron que dar por terminada la sesión para ir a la Presidencia Municipal para atender individualmente a las almas acongojadas. El ministro presbiteriano que cuenta el incidente dice, que él estuvo en la Presidencia Municipal toda la noche hablando con las almas sobrecogidas con profunda convicción de pecado. Cuando amaneció, este ministro nos cuenta que se encaminó hacia su casa, pero al ir caminando por la calle encontró a gente que estaban a la puerta de sus casas esperando que él pasara porque había gente bajo convicción de pecado en sus Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 81


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión casas y querían invitarlo a que hablara con ellos. Entró a un hogar tras otro y había tantos con los que tenía que tratar que el sol se puso antes de que él llegara a su casa. Todo el pueblo de Coleraine fue transformado de tal manera y tan impresionado que al terminar la construcción del Palacio Municipal pusieron una placa con una inscripción de dedicación en memoria del avivamiento, y cada uno de los años hasta llegar a los cuarenta y tres años de ese tiempo estuvieron conmemorando la llegada de ese avivamiento a Coleraine y creo que han continuado con la conmemoración anualmente hasta el tiempo presente. Yo creo que fue hacia fines de la semana de oración en enero de 1901, que la señorita Strong, superintendente de las mujeres del Instituto Bíblico de Chicago, vino y me dijo: ―¿por qué no continuamos con estas reuniones de oración por lo menos una vez a la semana después de que termine la semana de oración y oramos por un avivamiento a nivel mundial?‖ La sugerencia le pareció bien al cuerpo docente y programamos una Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 82


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión reunión de oración cada sábado en la noche de las nueve a las diez, (después de que terminara la clase bíblica popular) en la que la gente se podría reunir para orar por una sola cosa: Un avivamiento mundial. Trescientos o cuatrocientos se reunieron cada sábado en la noche con ese propósito y Dios nos dio gran libertad y gran expectación en la oración. Pronto comenzamos a escuchar de la obra de Dios en Japón y otras tierras y aun así la obra no era tan extendida como la queríamos ver. La gente venía conmigo y con mis colegas que estaban más íntimamente asociados conmigo en la manera de conducir las reuniones y preguntaban: ―¿Ya vino el avivamiento?‖ Contestábamos: ―No, nosotros sabemos.‖

no

hasta

donde

―¿Cuándo va a venir?‖ ―No sabemos‖. ―¿Cuánto tiempo van a estar orando?‖. ―Hasta que venga‖. Después de que estuvimos orando por algunos meses, dos hombres de un lugar Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 83


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión muy lejano de Australia se presentaron en la sala de conferencias. Después de haber estado asistiendo a la conferencias por algún tiempo, pidieron tener una plática en privado conmigo. Me dijeron que cuando se fueron de Australia habían sido comisionados para ir a Inglaterra, a Keswick y a otros lugares de reunión en los Estados Unidos y escogieron a alguien para invitar a Australia a tener una campaña evangelística. Además, también dijeron que ambos estuvieron de acuerdo de que fuera yo. – ¿Irá?— Les contesté: ―No veo cómo puedo irme de Chicago, tengo que estar al pendiente del Instituto Bíblico, también estoy a cargo la Iglesia de la Avenida Chicago (la Iglesia Moody) y no veo cómo pueda yo de alguna manera ausentarme de Chicago‖. —‖Bueno‖, dijeron ellos,‖Ud. va ir a Australia‖. Pasaron algunos meses y yo estaba en una Conferencia Bíblica en San Louis y recibí una carta de Australia que me pedía que enviara por cable mi aceptación a su invitación y que ellos inmediatamente me girarían el dinero para ir. Yo llevé el asunto ante la Conferencia y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 84


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión les pedí que oraran por eso, y me fui de la Conferencia para estar a solas en oración. Y Dios me manifestó claramente que debería ir, así que les envié un cable. Cuando el Sr. Alexander y yo llegamos a Australia, vimos que había un grupo de unos diez a doce hombres que habían estado orando por años por un gran avivamiento en Australia. Se habían unido a orar por ―el gran avivamiento‖, como ellos lo llamaron en sus oraciones, para orar por el avivamiento no importaba cuánto tiempo se necesitara. El grupo fue dirigido por el Rdo. John McNeil autor de La Vida Llena del Espíritu, pero él había muerto antes de que nosotros fuéramos a Australia. Un segundo miembro del grupo el Rdo. Allan Webb, murió la misma semana de nuestros cultos en Melbourne. Él había ido a Melbourne para asistir a los cultos y murió de rodillas en oración. Un tercer miembro del grupo, aún antes de que fuéramos invitados a Australia había tenido una visión de grandes multitudes yendo al Auditorio de la Exposición, gente colgando de los vagones por donde quiera que podían; y cuando se cumplió esa visión, vino de una larga distancia a Melbourne Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 85


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sólo para ver con sus propios ojos lo que Dios le había revelado antes. También encontramos a una señora en Melbourne que había leído un libro sobre la oración y había sido profundamente impresionada por una corta frase en el libro, ―orar hasta el final‖, y que ella había organizado reuniones de oración por toda la ciudad antes de que nosotros llegáramos al lugar. Verdaderamente encontramos, cuando llegamos a Melbourne, que había unas 1,700 reuniones de oración en los vecindarios que se estaban llevando a cabo cada semana en Melbourne. Nos quedamos en esa ciudad por cuatro semanas. Las primeras dos semanas de las reuniones fueron dirigidas por muchos diferentes pastores y evangelistas en algunos cuarenta o cincuenta diferentes centros de reunión por toda la ciudad y, a pesar de que los cultos por toda la ciudad empezaban a la una y a las dos y a las tres en punto todos los días, en la Presidencia Municipal. Las últimas dos semanas, todas las reuniones se concentraron en el Auditorio de la Exposición que albergaba alrededor de unas 8,000 personas. En la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 86


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión primera reunión del Auditorio de la Exposición, la multitud era tanta que se llevaron arrastrando a la policía que estaba enfrente de ellos, abarrotaron el edificio mucho más allá de su capacidad y aún grandes multitudes no pudieron entrar. Durante las cuatro semanas 8,642 personas hicieron una profesión definida de haber aceptado al Señor Jesucristo como su Salvador. Y cuando regresamos a Melbourne unos meses más tarde y tuvimos una reunión con los convertidos, 6,000 de ellos estaban presentes en esa reunión, la mayoría de los cuales se habían hecho miembros de la iglesia y la mayoría de los que no se habían hecho miembros de la iglesia todavía, prometieron que lo harían inmediatamente. El reporte de lo que Dios había hecho en Melbourne se esparció no solamente por toda Australia, sino en la India, en Inglaterra, Escocia e Irlanda y resultó en una obra maravillosa de Dios en ciudades importantes de Inglaterra, Escocia e Irlanda, y toda la obra de alcance mundial fue el resultado de las reuniones de oración que se tuvieron en Chicago y de

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 87


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión las oraciones de ese pequeño grupo en Australia. El gran avivamiento de Gales en 1904, el principio del cual yo fui un testigo ocular, ocurrió en una manera semejante. El Sr. Alexander y yo habíamos sido invitados a Cardiff, Gales para una misión de un mes. El anuncio de que íbamos a estar ahí se hizo como un año antes de que fuéramos y comenzaron la oración por toda Inglaterra, Escocia y Gales para que Dios enviara un avivamiento no solamente a Cardiff, sino también por todo Gales. Cuando llegamos a Cardiff encontramos que por casi todo un año habían estado teniendo reuniones de oración de las seis a las siete todas las mañanas en Penarth, un suburbio de Cardiff, orando por un gran avivamiento. Durante las primeras dos semanas, las cosas iban algo lentas, grandes multitudes venían y había gran entusiasmo en los cantos, pero no veíamos que la gente hiciera obra personal. Entonces señalamos un día de ayuno y oración y ese día también fue observado en otras partes de Gales así como Cardiff.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 88


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión En un lugar, Set Josué, quien más adelante llegó a ser grandemente usado en el avivamiento, era la figura líder y el encargado del culto y me escribió un relato de lo más animador y positivo de lo que Dios había hecho en ese lugar ese día. Creo que fue en ese mismo día que yo estaba hincado junto a Evan Roberts y mientras él oraba, el poder de Dios descendió sobre Evan Roberts. El poder de Dios descendió en Cardiff en una manera tan maravillosa que cuando el Sr. Alexander y yo fuimos compelidos a irnos al final del mes para cumplir con un compromiso en Liverpool, las reuniones continuaron sin nosotros y continuaron por todo un año; cultos cada noche por todo un año y multitudes se convirtieron. De Cardiff el fuego se esparció por todas partes, por los valles de Gales. No mucho tiempo después de que habíamos llegado a Liverpool, la siguiente ciudad que visitamos, recibí una carta del ministro que era el secretario de nuestra misión en Cardiff, en la que decía que su ayudante había ido el domingo anterior por la noche a uno de los valles de Gales y que mientras predicaba, el poder de Dios descendió Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 89


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sobre él y cien personas se convirtieron mientras estaba predicando. El fuego se esparció por todo el país bajo Evan Roberts y otros, y se dice que más de 100,000 almas se convirtieron en doce meses. Eso es lo que necesitamos más que ninguna otra cosa en la actualidad, en nuestra tierra y en todas las tierras: un derramamiento poderoso del Espíritu de Dios. El problema más fundamental con la mayoría de los así llamados ―avivamientos‖ de la actualidad es que son hechos por el hombre y no enviados de Dios. Son fabricados (diría casi inventados) por la maquinaria de diseño astuta del hombre, pero no son producidos por la oración. ¡Oh!, que viniera un avivamiento al estilo antiguo, un avivamiento que no sea espurio, sino realmente al patrón del Pentecostés; ya que ese avivamiento nació después de una reunión de oración de catorce días. Pero no lloremos simplemente por él; vamos a clamar por él, vamos a levantar nuestra voz a Dios, a llorar y a clamar en voz alta si es necesario y luego de seguro que vendrá. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 90


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión II. - La Oración Va a Traer Bendición y Victoria En Las Misiones Foráneas. “Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies” (Mateo 9:36-38). Aquí vemos, de las propias enseñanzas de nuestro Señor que la oración va a traer bendición a las misiones foráneas, va a producir a los hombres y mujeres necesarios y la clase correcta de hombres y mujeres para la obra en todos los campos que ahora están blancos para la siega en muchas tierras. También va a traer bendición y poder a los hombres y mujeres que van al campo. La necesidad más grande de las misiones foráneas en la actualidad es oración. Es cierto que hay una gran necesidad de hombres y también es cierto que se necesita dinero; pero la oración es lo que se necesita mucho más. Cuando oremos como debemos hacerlo, los hombres y las mujeres vendrán y el dinero llegará. Y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 91


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión aunque los hombres vengan en multitudes, sin la oración no servirán para nada; no servirán para nada, a menos de que sean respaldados con la oración. En este país hombres de gran mente y fuerza de carácter han animado grandemente a estudiantes a interesarse en las misiones foráneas y han reunido grandes números de hombres y mujeres para el campo misionero foráneo, sin mucha oración, y estos hombres y mujeres, aunque dotados, algunos de ellos con grandes talentos, a menudo se han convertido más bien en una verdadera maldición para la obra. Es mi convicción, fundada sobre una más bien pequeña observación, que la obra de las misiones foráneas estaría mucho mejor hoy en día si estos hombres se fueran al trabajo secular y dejaran en paz las misiones. Los resultados de su trabajo han sido de lo más siniestro. He visto mucho de esto con mis propios ojos en China y otras partes, y estoy convencido que uno de los problemas más desalentadores que afrenta la obra misionera foránea ha surgido de un gran número de hombres y mujeres que han ido Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 92


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión a la obra foránea, no porque fueron enviados por Dios en respuesta a la oración, sino porque fueron animados por un hombre de personalidad atractiva, pero con escaso poder. Lo que hemos dicho de hombres, es cierto del dinero. No importa cuánto dinero ponga uno en las misiones foráneas, el dinero no va a ser de verdadera utilidad a menos que los hombres y las mujeres que envían el dinero lo apoyen en oración. Ciertamente, sin oración, el dinero será una maldición en vez de bendición. Probablemente ninguna otra sociedad misionera, en toda la historia de este mundo jamás logró hacer tanto bien, cuando tomamos en cuenta todos los factores (o sea un valor real y duradero), como la misión al interior de la China y esto es así debido a que esta misión nació de mucha oración y fue apoyada por mucha oración. Pero ¿qué es lo que debemos orar en conexión con las misiones foráneas? 1.- Primero que nada que debemos orar.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 93


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Tal como las palabras de nuestro Señor Jesucristo que estamos estudiando nos manda a orar, por hombres y mujeres. Escuchen las palabras de nuestro Señor otra vez: “A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envié obreros a su mies.” No es tanto un gran número de hombres y mujeres lo que se necesita, es la clase correcta de hombres y mujeres. Se necesita un gran número de hombres y mujeres, no hay duda de ello. Los campos nunca han sido tan blancos para la siega antes como lo que están en la actualidad, y los obreros en verdad son pocos; pero la necesidad más grande es la clase correcta de hombres y mujeres. Las misiones en la China y en otras partes estarían en mejor situación hoy en día si muchos de esos hombres y mujeres que han ido se quedaran mejor en su país. Hombres y mujeres con intenciones fervientes de este país que han visitado a la China y que han llegado a estar en contacto cercano con algunos de los jóvenes y señoritas que estaban siendo enviados a la China por ciertas sociedades misioneras, se sorprendieron con la idea de que hombres Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 94


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión y mujeres de este tipo fueran enviados a la obra de la misión foránea. Muchos de los misioneros más ancianos que han hecho grandes sacrificios para la obra y mucho esfuerzo y oración, han reunido a grupos de creyentes que realmente conocen al Señor, tiemblan al pensar de la influencia que este tipo de misioneros tendrían sobre la doctrina y sobre la vida de los convertidos chinos. Muchos de los chinos cristianos mismos sentían que tenían que protestar contra la enseñanza y el estilo de vida de estos misioneros aspirantes. 2.- En segundo lugar, debemos orar por los misioneros que ya se han ido. Ya hemos visto cómo la abundante oración hace a un ministro del evangelio lo que debe ser. Si es posible, la oración es aún más efectiva al hacer de los misioneros lo que deben ser, y el descuido de la oración de parte de la gente en casa, tiene tanto que ver con el relativo fracaso de muchos de los misioneros en el campo. Todo cristiano en casa debe tener algunos misioneros definidos en el campo por los que él ora en forma definida, constante, persistente y con intensidad. El hombre o Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 95


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión la mujer en casa que ora, frecuentemente tiene mucho que ver con la efectividad del misionero en el campo y consecuentemente con los resultados de sus labores, como el misionero mismo. 3.- Y en tercer lugar, debemos orar por el derramamiento del Espíritu en los diferentes campos. ¡Oh, cuánto se necesitan avivamientos genuinos de religión en el poder del Espíritu Santo en los diferentes campos misioneros del mundo! Y los avivamientos en el campo extranjero vienen exactamente de la misma manera cómo hemos visto venir los avivamientos aquí en nuestras ciudades: en respuesta a la oración. Esto se puede demostrar con varias ilustraciones. El Sr. Finney habla de un poderoso hombre de oración que estaba interesado no solamente en la obra en casa, sino en el extranjero, y después de su muerte encontraron su diario y al examinarlo se encontró que ciertos días estaba registrado que él tenía una gran carga para orar por un campo misionero extranjero específico, y al preguntar se descubrió que en cada caso habían surgido Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 96


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión avivamientos en el campo extranjero seguido por la intercesión insistente de este hombre y estaban seguidos en el orden exacto de sus peticiones como estaban registradas en su diario. Muchos de nosotros estamos tentados a criticar la obra extranjera por los resultados mediocres, pero ¿no debería comenzar nuestra crítica con nosotros mismos? ¿No será que la mediocridad de los resultados es consecuencia de la mediocridad de nuestra oración? A toda costa podemos incrementar los resultados bendecidos y gloriosos de la obra en los campos extranjeros al dar más tiempo a la verdadera oración aquí en nuestras ciudades. 4.- En cuarto lugar debemos orar por los convertidos nativos. Es difícil que nosotros nos demos cuenta cuántos y qué tan grandes son los obstáculos que se encuentran en el camino de la conversión de nativos que se mantienen firmes en la nueva vida y las dificultades que yacen en el camino de su vida, de la vida como la debe vivir un cristiano en el ambiente que él respira a Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 97


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión diario. Muchos de los convertidos en muchos campos son hombres y mujeres de un alto contenido moral fuera de lo común. Mi hijo me ha dicho que algunos de los cristianos chinos que él conoce íntimamente lo ponen en vergüenza por su claridad de entendimiento de las cosas profundas de Dios y por su semejanza a Cristo y su devoción en sus vidas. Pero aunque esto es cierto, no debemos olvidar que es mucho más difícil para un convertido en una tierra pagana llevar una vida cristiana como la debe vivir, que lo que es para un convertido en esta tierra, y, por lo tanto, los convertidos necesitan grandemente nuestras oraciones. Y nuestra oración eficaz puede mucho en las vidas de los que son ganados para Cristo en el campo foráneo. 5.- Y en quinto lugar debemos orar por las iglesias nativas. No solamente debemos orar por los convertidos como individuos, sino por las iglesias y organizaciones. Cada iglesia tiene sus propios problemas. Tome por ejemplo la iglesia de Cristo en Corea. Es difícil para alguien que no ha visitado esa tierra, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 98


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que ha sido favorecida por Dios en forma maravillosa en la obra misionera y al mismo tiempo tan atacada en forma tan sorprendente por el diablo de tantas otras maneras; que se dé cuenta cuánto necesita la iglesia de Cristo en Corea las oraciones de aquellos en nuestras ciudades que creen en Cristo y en la oración. Y de la mima manera, tanto las iglesias en África, en India y en todas las demás partes, necesitan grandemente nuestras oraciones aquí en nuestra tierra. 6.- En sexto lugar debemos orar por los secretarios y miembros oficiales de las diferentes agencias aquí en nuestra tierra. 7.- En el séptimo lugar y finalmente, debemos orar por dinero. Muchas de las agencias y sociedades misioneras están en extremada estrechez de fondos en la actualidad. Esto es cierto aun cuando las agencias y concilios, cuya lealtad a la fe es indudable, están en gran necesidad de aumento de ofrendas. La manera de obtener el dinero es orar por ello, y no solamente deben orar por el dinero los que son responsables inmediatos del mismo, sino que todos Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 99


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión nosotros debemos orar por él. Lo más probable es, que si oramos como debemos, Dios nos va a conceder ver que nosotros también deberíamos ir a nuestros propios bolsillos como nunca lo hemos hecho para ayudar a contestar nuestras propias oraciones. Hay muchas otras cosas definidas y cosas que se desean grandemente, que la oración definida y con determinación puede hacer que ocurran, pero yo deseo concentrar su atención solamente en estas dos cosas en este capítulo: Primero, que la oración va a traer bendición a las iglesias; y segundo, que la oración va a traer bendición y victoria a las misiones extranjeras. ¡Oh, cómo necesitamos la bendición que incluya otras bendiciones para la iglesia, un avivamiento grande, profundo, completo y que se esparza por doquier! Y cómo necesitamos una mayor bendición y una victoria más completa en la obra de misiones foráneas. Podemos tener ambas si pagamos el precio, y el precio es la oración; verdadera oración, oración con determinación, oración prolongada, un

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 100


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión clamor a Dios de corazón compungido en el poder del Espíritu Santo. Traducido por Dr. José Luis Torres Carolina N. 2010

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 101


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

CÓMO ORAR DE MANERA QUE UNO OBTENGA LO QUE PIDE. Capítulo 4

“Pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él” Hechos 12:5.

Nuestro tema es: ―Cómo obtener aquello que uno pide‖. No puedo pensar en otra cosa que sea más importante que hablar de esto con usted. Supóngase que se había anunciado que yo diría a los hombres de negocios de Los Ángeles como podrían ir a cualquier banco de la ciudad y obtener cualquier arreglo financiero que ellos quisieran, cualquier día del año. Suponga también que yo realmente conociera el secreto y se los pudiera decir, ¿cree usted que esos hombres de negocios de esa ciudad lo considerarían importante? Sería difícil pensar que ellos pudieran considerar alguna otra cosa más importante. No obstante la oración es como ir al banco, ir al banco que tiene el capital más grande que cualquier otro banco del universo: el banco del cielo, un banco cuyo capital es absolutamente ilimitado. Y si yo le pudiera mostrar cómo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 102


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión usted puede ir al banco del cielo cualquier día del año, a cualquier hora del día o de la noche y sacar del banco todo lo que usted desea, eso sería ciertamente de importancia incalculable. Ahora bien, la Biblia nos enseña precisamente eso, nos dice cómo podemos ir al banco del cielo, cómo podemos ir a Dios en oración cualquier día del año, a cualquier hora del día o de la noche y obtener de Dios las mismas cosas que le pedimos. Lo que la Biblia enseña a este respecto ha sido experimentado por decenas de miles de personas, que han descubierto por experiencia propia que es absolutamente cierto, y eso es los Que estamos a punto de descubrir en las propias palabras de Dios. En Hechos 12 tenemos el registro de una oración sobresaliente; sobresaliente por lo que se pidió y sobresaliente por los resultados de lo pedido. El rey Herodes había matado a Santiago, el hermano de Juan, y esto ―agradó mucho a los judíos‖, de modo que procedió a arrestar al líder de toda la compañía apostólica: al apóstol Pedro, con la intención también de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 103


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión matarlo. Sin embargo, el arresto se hizo en la Semana de la Pascua, la Semana Santa de los judíos, y aunque los judíos estaban perfectamente dispuestos y aún ansiosos a dejar que asesinaran a Pedro, no estaban dispuestos a que su Semana Santa fuera profanada con una muerte violenta. De ahí que arrojaran a Pedro a la prisión para que lo resguardaran ahí hasta que terminara la Semana de la Pascua y luego sería ejecutado. La semana de la Pascua casi terminaba, era la última noche de la Semana de la Pascua y muy temprano a la mañana siguiente, Pedro sería llevado y decapitado. Parecía que había pocas esperanzas para Pedro, (más bien no había ninguna esperanza), estaba en un calabozo resguardado, en un fuerte impenetrable, custodiado por dieciséis soldados y encadenado de cada una de sus muñecas a soldados que dormían a cada uno de sus lados. Parecía que no había ninguna esperanza para Pedro. No obstante, los cristianos en Jerusalén se habían propuesto sacar a Pedro de esta posición peligrosa y ponerlo en completa libertad. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 104


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Pero ¿cómo lo lograron? ¿Organizaron una turba y rodearon el castillo? No, no había ninguna esperanza de éxito por ese camino, el castillo era impenetrable contra cualquier turba y además estaba resguardado por soldados romanos bien entrenados que representaban un reto difícil de superar para cualquier turba. ¿Hicieron circular una petición y consiguieron los nombres de líderes cristianos de Jerusalén para que la firmaran y presentársela a Herodes pidiendo que soltaran a Pedro? No; eso podría haber tenido peso, ya que los cristianos en Jerusalén en ese tiempo ascendían a miles en número y entre ellos había no pocas personas de influencia. Una petición así, firmada por tanta gente y por tanta gente de tal calibre, seguramente habría tenido influencia con un político tan marrullero como lo era Herodes. Pero ellos no intentaron ese método de liberación. ¿Levantaron una colecta y reunieron una gran cantidad de dinero de los creyentes en Jerusalén para sobornar a Herodes para que librara a Pedro? Muy probablemente, eso hubiera resultado

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 105


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión exitoso, ya que Herodes estaba abierto a esa estrategia. Pero ellos no hicieron eso. ¿Qué fue lo que hicieron? Tuvieron una reunión de oración, para sacar a Pedro de la prisión con oración. ¿Alguna vez se intentó algo aparentemente tan fútil y ridículo cómo lo que hizo este grupo de fanáticos? ¿Orar por un hombre que estaba encarcelado con mucha seguridad y tan cerca de su ejecución para sacarlo de la prisión? Si los enemigos de Pedro y de la iglesia hubieran sabido de ese intento, entonces se hubieran reído mucho, se hubieran reído de la idea de que estos cristianos fanáticos estaban tratando de sacar a Pedro de la prisión con oración, sin duda alguna se hubieran dicho uno al otro: ―Vamos a ver qué es lo que pasa con las oraciones de estos cristianos tontos‖. Pero el intento de sacar a Pedro de la prisión con oración fue totalmente exitoso. Aparentemente Pedro mismo no tenía temores, sino que estaba reposando tranquilamente en Dios, ya que estaba profundamente dormido en las vísperas de su programada ejecución. Y mientras Pedro estaba profundamente dormido, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 106


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión resguardado por dieciséis soldados, encadenado a soldados que dormían a ambos lados de él; de repente brilló en la prisión una luz, una luz del cielo y debió haberse visto junto a Pedro un ángel de Dios. El ángel tocó a Pedro en el costado mientras él dormía y lo despertó y le dijo: “Levántate pronto”. Las cadenas de Pedro instantáneamente se le cayeron de las manos y se puso de pie. El ángel le dijo: “Cíñete, y átate las sandalias.” Pedro lo hizo. Y luego el ángel le dijo: “Envuélvete en tu manto, y sígueme”. Pedro atolondrado y deambulando pensó que estaba soñando y salió y siguió al ángel, aunque pensaba que ―estaba viendo una visión‖. Los soldados estaban todos dormidos, pero el sorprendido Pedro pasó por la primer guardia y por la segunda guardia y llegó al fuerte portón de hierro que conducía a la ciudad. Movido por el dedo de Dios, ―el portón se les abrió por sí solo‖ y luego ellos salieron y silenciosamente pasaron por una calle. Ahora Pedro estaba seguro y el ángel lo dejó. De pie ahí en el frío aire de la noche, Pedro volvió en sí, se dio cuenta que no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 107


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión estaba soñando y dijo: ―Ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel, y me ha librado de la mano de Herodes, y de todo lo que el pueblo de los judíos esperaba”. Deteniéndose unos momentos para reflexionar se dijo a sí mismo: ―Hay ahorita una reunión de oración, debe estar en la casa de la madre de Marcos, voy para allá‖. Pronto los que estaban orando fueron sorprendidos por un fuerte golpeteo afuera en la calle a la puerta de la casa de la mamá de Marcos. Había una pequeña sierva llamada Rode, que estaba de rodillas entre los que oraban. Instantáneamente ella saltó sobres sus pies y se fue aprisa a la puerta, pensando dentro de sí: ―¡Es Pedro!, ¡es Pedro!, yo sabía que Dios iba a escuchar nuestras oraciones, Dios lo ha liberado y está a la puerta‖. Llegando a la puerta ella alzó su voz con entusiasmo: ―¿Eres tú Pedro?‖ ―Sí‖. Demasiado emocionada como para abrir la puerta, dejó a Pedro parado ahí afuera, regresó aprisa y dijo a los que estaban orando y que estaban sorprendidos: ―Nuestras oraciones han sido contestadas, Pedro está Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 108


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión a la puerta.‖ ―Oh, Rode tú estás loca‖, clamó la compañía incrédula. ―No‖, dijo Rode, ―no estoy loca; es Pedro. Dios ha contestado nuestras oraciones, yo conozco su voz, yo sabía que vendría y él está aquí‖. Y luego todos clamaron: ―No es Pedro, es su espíritu, lo mataron en la noche y su espíritu ha salido y está llamando a la puerta‖. Pero Pedro siguió tocando y ellos abrieron la puerta y allí estaba Pedro. La evidencia viva de que Dios había contestado su oración. Por cierto, ¿ha notado usted alguna vez que entre la compañía de los que estaban presentes en esa reunión de oración, solamente una persona es mencionada por nombre? Esa persona era la muchacha Rode. Sin duda alguna, los obispos y los ancianos de la iglesia en Jerusalén estaban ahí, pero ni uno solo de sus nombres ha quedado registrado. Probablemente algunos de los líderes de Jerusalén que para entonces eran cristianos estaban ahí, pero ni un solo nombre es mencionado. Rode y solamente Rode, ¿Por qué? Porque Rode era la única que tenía realmente fe y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 109


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión era por lo tanto la única que merecía ser mencionada, aunque ella era solamente una sierva. Rode significa Rosa, y esta Rode era una rosa muy fragante para Dios, aunque solamente era una sierva, porque no hay fragancia más dulce para Dios que la fragancia de la fe. Ahora bien, si podemos averiguar cómo oró esta gente, entonces vamos a saber cómo podemos orar también nosotros para obtener lo que pedimos. En el quinto versículo se nos dice exactamente cómo oraron, déjeme leérselo: “Pero la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él”. Todo el secreto de la oración que prevalece, de la oración que obtiene lo que pide se encuentra en esta breve descripción de su oración. La primer frase es: “La iglesia”, la segunda es: ―Sin cesar‖; la tercera es: ―a Dios‖; la cuarta era: ―por él‖. 1.

-―A DIOS‖.

Vamos a tomar estas cuatro frases y estudiarlas. Vamos a tomar primero la tercera frase porque es la más importante: “a Dios”. La oración que obtiene lo que pide, es la oración que es dirigida a Dios. Alguien dirá: ¿no son dirigidas a Dios Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 110


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión todas las oraciones? No, comparativamente hablando, muy pocas de las oraciones que ascienden de esta tierra en la actualidad realmente son dirigidas a Dios. Yo a veces pienso que una de cada cien oraciones realmente es dirigida a Dios. Usted se preguntará ¿Qué quiere decir? Quiero decir exactamente lo que digo, que ni una oración de cien realmente es dirigida a Dios. ―Oh‖, dirá usted: ―Sé a lo que se refiere, usted está hablando de las oraciones que los paganos dirigen a sus ídolos y a sus falsos dioses‖. No, yo me refiero a las oraciones de la gente que se dice cristiana. Yo no creo que ni una en cien de esas oraciones es realmente dirigida a Dios. ―Oh‖, dirá usted: ―Ya sé a lo que se refiere, usted está hablando de las oraciones de los católicoromanos a la virgen María y a sus santos.‖ No, yo me refiero a las oraciones de la gente que se llaman a sí mismos protestantes. Yo no creo que ni una en cien de las oraciones de los creyentes protestantes sea realmente dirigida a Dios. ―¿Qué quiere decir?‖ Dirá usted. Quiero decir exactamente lo que digo.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 111


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Deténgase un momento y piense, ¿no es cierto que a menudo cuando los hombres se ponen en pie para orar en público o se arrodillan para orar en privado, que realmente están pensando más en lo que están pidiendo que pensar en el gran Dios que hizo los cielos y la tierra y quien tiene todo el poder y de quien están pidiendo todo? ¿No es cierto que a menudo en nuestras oraciones no estamos pensando mucho ni en lo que estamos pidiendo, ni estamos pensando en aquél a quien estamos pidiendo, sino que nuestros pensamientos andan deambulando por doquier? Tomamos el nombre de Dios en nuestros labios pero realmente no hay un acercamiento consciente a Dios en nuestros corazones. Realmente estamos tomando el nombre de Dios en vano mientras imaginamos que le estamos orando a él. Si va a haber poder en nuestra oración y si nuestra oración va a llegar a alguna parte, lo primero que debemos asegurarnos cuando oramos es que hemos llegado realmente a la presencia de Dios y estamos realmente hablando con Él. Nunca debemos pronunciar una silaba de oración ni en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 112


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión público ni en privado hasta que estemos definitivamente conscientes de que hemos llegado a la presencia de Dios y que realmente estamos orándole a Él. ¡Oh, que esas dos palabras: ―a Dios‖, ―a Dios‖, ―a Dios‖ se sumerjan profundamente en su corazón y de ahora en adelante nunca ore, nunca pronuncie una sola sílaba de oración hasta que se asegure que ha llegado a la presencia de Dios y que realmente está hablando con Él! Hubo un tiempo cuando yo me alejé de Dios y había decidido definitivamente que no iba a aceptar a Jesucristo, no obstante oraba todas las noches. Había llegado a un lugar en el que yo tenía dudas de si la Biblia era la Palabra de Dios y si Jesucristo era el Hijo de Dios y hasta dudé de si habría un Dios personal; sin embargo, yo oraba todas las noches. Yo me alegro de que fui criado de esa manera y que se inculcó en mí el hábito de la oración (tanto que llegó a ser algo de costumbre y hábito); porque fue gracias a eso, que yo regresé de la oscuridad del agnosticismo a la clara luz de una fe inteligente en Dios y su Palabra. Sin embargo la oración era Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 113


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión principalmente una cuestión de formalidad. Había muy poco pensamiento de Dios y no había un acercamiento real a Dios. Y aun después de que me convertí; incluso después de que entré al ministerio, la oración era en mayor parte una cuestión de formalidad. Pero llegó el día, cuando me di cuenta lo que significaba la verdadera oración, me di cuenta que la oración era tener una audiencia con Dios. Era llegar verdaderamente a la presencia de Dios y pedir y obtener cosas de Él. Y el reconocimiento de ese hecho transformó mi vida de oración. Antes de eso, la oración era un mero deber y a veces un deber muy tedioso, pero desde esa vez en adelante la oración ya no ha sido meramente un deber, sino un privilegio, uno de los privilegios más altamente valorados de la vida. Antes de eso el pensamiento que yo tenía era: ―¿Cuánto tiempo debo pasar en la oración?‖ Y ahora el pensamiento que yo poseo es: ―¿Cuánto tiempo puedo pasar en oración sin descuidar los otros privilegios y deberes de la vida?‖

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 114


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Suponga que algún inglés fuera invitado al palacio de Buckingham para ver a la reina. Él responde a la invitación y está esperando en la antesala para que lo introduzcan a su presencia. ¿Qué cree usted que estará diciéndose a sí mismo mientras espera para que lo introduzcan? Cree que él estará pensando: ―Mmm… me pregunto ¿cuánto tiempo debo pasar con la reina?‖ Realmente no; más bien, él va a estar pensando: ―¿Me pregunto cuánto tiempo me irá a dar la reina?‖ No obstante, la oración es tener una audiencia con el Rey de reyes, el Rey eterno, omnipotente en cuya comparación todos los reyes y reinas terrenales no son nada. Y toda persona inteligente que reconozca ese hecho se preguntará: ―¿Cuánto tiempo debo pasar en la oración?‖ No, nuestro pensamiento será: ―¿Cuánto tiempo puedo pasar en la oración, cuánto tiempo me dará el Rey?‖ Así que deje que estas dos palabras se sumerjan profundamente en su corazón: ―a Dios‖ y gobiernen su vida de oración desde ahora en adelante. Siempre que usted se arrodille para orar o esté de pie en la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 115


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión oración, ya sea que sea en público o en privado, asegúrese completamente antes de pronunciar una silaba que usted realmente se ha allegado a la presencia de Dios y que realmente está hablando con él. ¡Oh, este es un secreto maravilloso! Sin embargo, en este momento surge una pregunta: ¿Cómo podemos llegar a la presencia de Dios y cómo podemos asegurarnos de que hemos llegado a la presencia de Dios y de que realmente estamos hablando con Él? Hace algunos años yo estaba predicando sobre uno de los versículos de la Escritura en Chicago, y hacia el final de la predicación, una mujer cristiana inteligente (una de las más inteligentes y más espirituales que yo jamás hubiera conocido), se me acercó y dijo: ―Sr. Torrey, me gusta ese pensamiento de ―a Dios‖, pero ¿cómo podemos llegar a la presencia de Dios, cómo podemos estar absolutamente seguros de que hemos llegado a la presencia de Dios y que realmente estamos hablando con Él?‖ Fue una pregunta sabia y una pregunta de gran importancia. Eso se contesta

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 116


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión claramente en la Palabra de Dios, hay dos partes en la respuesta: 1.- La primera parte de la respuesta la encontrará en Hebreos 10:19: “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el lugar santísimo por la sangre de Jesucristo”, esa la primera parte de la respuesta. Llegamos a la presencia de Dios por la sangre de Cristo, y no podemos llegar a la presencia de Dios de ninguna otra manera. Pero ¿qué significa eso? Significa lo siguiente: Usted y yo somos pecadores, aún los mejores de nosotros somos grandes pecadores y Dios es infinitamente santo, tan santo que hasta los serafines, esos ardientes maravillosos (puesto que serafín significa eso), que arden en su propia santidad intensa, deben poner un velo en sus rostros y en sus pies ante Su presencia (Isaías 6:2). No obstante, nuestros pecados fueron puestos sobre el Señor Jesús cuando murió en la cruz del Calvario e hizo expiación perfecta por nuestros pecados. Cuando Él murió allí, tomó nuestro lugar, el lugar de rechazo por Dios, el lugar de ―maldición‖; y en el momento en que lo aceptamos y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 117


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión creemos en el testimonio de Dios concerniente a Su sangre, que por Su sangre derramada hizo una expiación perfecta por nuestro pecado y confiamos en Dios para que nos perdone y nos justifique por la muerte del Señor Jesús en nuestro lugar, en ese momento nuestros pecados son perdonados y somos declarados justos y somos introducidos a un lugar por encima de los serafines, el lugar del único y perfecto Hijo de Dios: el Señor Jesucristo. Ahora bien, no necesitamos cubrir con un velo nuestros rostros o nuestros pies cuando llegamos a su presencia, porque ya hemos sido hechos en forma perfecta ―aceptos en el Amado‖ (Efesios 1:6), para entrar en el Lugar Santísimo. Por lo tanto, llegar a la misma presencia de Dios por la sangre de Jesús, significa que cuando nos acercamos a Dios debemos renunciar a todo pensamiento de que nuestra aceptación delante de Dios depende de nosotros, debemos reconocer que somos pecadores miserables, pero también debemos creer que cada uno de nuestros pecados ha sido expiado por la sangre Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 118


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión derramada de Cristo Jesús, y por lo tanto, nos acercamos ―con denuedo‖ a la misma presencia de Dios, ―al Lugar Santísimo por la sangre de Jesús‖. El mejor hombre o la mejor mujer sobre la tierra no pueden llegar a la presencia de Dios confiados en sus propios méritos ni por un momento. Ni pueden obtener nada de Dios en base a su propia bondad, ni siquiera la bendición más pequeña, sino en base a la sangre derramada de Cristo Jesús. El más vil pecador que haya caminado sobre esta tierra, pero que se haya vuelto de su pecado y aceptado a Jesucristo y haya confiado en la sangre derramada como la base de su aceptación delante de Dios puede llegar a la presencia de Dios cualquier día del año, cualquier hora del día o de la noche, y con un denuedo perfecto para hablar cualquier deseo que haya en su corazón y obtener lo que pide de Dios. ¿No es eso maravilloso? Sí, y gracias a Dios es verdad. Los de la Ciencia Cristiana realmente no pueden orar. A lo que ellos llaman oración es simplemente una meditación o una concentración de pensamiento. No es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 119


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pedirle a un Dios personal por una bendición definida. En realidad la señora Eddy negó la existencia de un Dios personal y negó la eficacia expiatoria de la sangre; ella dijo que la sangre de Jesucristo, cuando fue derramada en la cruz del Calvario no hizo más bien que cuando corría en sus venas. De modo que un miembro de la iglesia de la Ciencia Cristiana realmente no puede orar, no tiene un fundamento para orar. Tampoco el unitariano puede orar. ¡Oh! si puede tomar el nombre de Dios en sus labios y llamarlo Padre y decir unas palabras hermosas, pero realmente no tiene un acercamiento verdadero a Dios. Nuestro Señor Jesucristo mismo dijo: ―Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre si no por (eso significa literalmente ―a través de‖) mí”. Hace algunos años yo estaba en un comité de tres personas en Chicago, una de las cuales era un ministro líder unitariano de la ciudad. Era un hombre encantador en muchos aspectos. Un día al final de nuestra reunión de comité este ministro unitariano volteó a mí y me dijo: ―Hno. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 120


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Torrey, a veces voy a su iglesia para escucharlo. Yo le contesté: ―Oh, me da mucho gusto escuchar eso‖. Y luego continuó: ―Especialmente me encanta ir a sus reuniones de oración. Frecuentemente los viernes en la noche paso por allí y llego a su reunión de oración, me siento cerca de la puerta y realmente lo disfruto‖. Yo contesté: ―Me alegra que lo haga, pero dígame algo: ¿Por qué no tiene usted reuniones de oración en su propia iglesia?‖ ―Bueno‖, dijo, ―usted me ha hecho una pregunta honesta y yo le voy a dar una respuesta honesta: Porque no puedo. Lo he intentado y ha fracasado cada una de las veces. Por supuesto que ha fallado, porque no tienen base o fundamento para acercarse a Dios. Han negado la sangre expiatoria. De la misma manera hay muchos supuestos cristianos ortodoxos, y muy frecuentemente en estos tiempos, hasta supuestos ministros ortodoxos que niegan la sangre expiatoria. No creen que el perdón de nuestros pecados depende Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 121


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión exclusiva y totalmente del fundamento de la sangre derramada de Jesús como expiación por el pecado a favor nuestro en la cruz del Calvario, por lo tanto no pueden realmente orar. Hay algunos que llaman a la teología que insiste en la verdad tan claramente enseñada en la Palabra de Dios (del carácter sustitutivo de la muerte de Cristo y que somos salvos por el derramamiento de su sangre) una ―teología de carnicería o matadero‖. El Sr. Alexander y yo estábamos teniendo unos servicios en el auditorio Royal Albert de Londres. Yo había recibido por correo un día uno de nuestros himnarios que un hombre se había llevado en uno de nuestros cultos. Había tomado y cortado todas las referencias a la sangre de Cristo; con el himnario venía una carta que le acompañaba, y en esta carta el hombre decía: ―Yo he revisado todo su himnario y le he cortado toda referencia a la sangre en cada lugar que se encontraba y le estoy regresando este himnario. Ahora cante sus himnos de esta manera dejando la sangre fuera, y entonces ya habrá lógica en los himnos‖. Yo llevé ese himnario a uno de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 122


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión los cultos conmigo esa tarde y lo enseñé; era un libro lastimeramente mutilado. Leí la carta de este hombre y luego dije: ―No, no voy a arrancar la sangre de mi himnología, no voy a arrancar la sangre de mi teología, porque cuando yo deje fuera la sangre de mi himnología y de mi teología habré dejado fuera todo acceso a Dios de mi experiencia‖. No, uno no puede acercarse a Dios sobre ningún otro fundamento que la sangre derramada y hasta que uno crea en la sangre de Cristo Jesús como una expiación perfecta por sus pecados y como único fundamento sobre el cual uno puede encontrar perdón y justificación, será una imposibilidad la verdadera oración. 2.- Usted encontrará la segunda parte de la respuesta a la pregunta: ―¿Cómo puedo llegar a la presencia de Dios y cómo puedo asegurarme de que he llegado a su presencia?‖ En Efesios 2:18: “Porque por medio de Él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre”. Aquí tenemos repetido el mismo pensamiento: Que es ―por medio de Él, o sea, a través de Cristo Jesús tenemos Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 123


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión nuestro acceso al Padre; pero también tenemos un pensamiento adicional: el pensamiento de que mientras nos acercamos a la presencia de Dios ―por medio‖ de Cristo Jesús entramos ―en‖ un Espíritu, o sea, el Espíritu Santo. Pero, ¿Qué significa eso? Significa lo siguiente: Es la obra del Espíritu Santo (cuando usted y yo oramos), que nos lleva de la mano como si fuéramos conducidos a la misma presencia de Dios y presentados delante de Él y nos hace a Dios tan real a nosotros cuando oramos. La palabra griega traducida ―entrada‖ es exactamente la equivalente en su etimología de la palabra ―introducción‖, que es realmente una palabra latina transliterada al inglés. Es la obra del Espíritu Santo que nos introduce a Dios, o sea, que nos conduce a la presencia de Dios y que hace que Dios sea real para nosotros cuando oramos (o agradecemos o adoramos). Y cuando oremos, para que nosotros realmente podamos llegar a la presencia de Dios y nos asegurarnos de que realmente hemos llegado a su presencia, debemos ir al

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 124


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Espíritu Santo para que nos haga a Dios real. ¿Alguna vez ha tenido usted esta experiencia (que cuando usted se arrodilló para orar parecía que no había nadie allí) como si usted solamente estuviera orando al aire? o ¿que nada más estaba en un espacio vacío? ¿Qué debemos hacer en un momento así? ¿Debemos dejar de orar y esperar el tiempo cuando sintamos que estamos orando? No, cuando menos sintamos que estamos orando y cuando Dios sea lo menos real a nosotros, ese es el tiempo cuando más necesitamos orar. ¿Qué debemos hacer entonces? Simplemente estar quietos, mirar hacia Dios y pedirle a Dios que cumpla su promesa de enviar su Espíritu Santo para que nos conduzca a su presencia y nos lo haga real, luego espere y anticipe y Él llegará, Él nos llevará a la presencia de Dios y Él nos lo hará real. Yo puedo testificar hoy en día, que algunas de las horas más maravillosas de oración que yo he tenido han sido horas cuando al principio me arrodillé para orar pero no tenía un sentido real de Dios; parecía que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 125


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión no había nadie allí, parecía como que si yo estuviera hablando en el espacio vacío y elevaba mi vista a Dios y le pedía y confiaba en Él para que enviara su Espíritu Santo para enseñarme a orar, para llevarme hasta su presencia y para que me lo hiciera real. Y el Espíritu Santo vino y me hizo a Dios real, que hasta parecía como si yo hubiera abierto mis ojos y lo pudiera ver. De hecho, sí lo vi, con los ojos de mi alma. Una noche, hacia el final de un sermón en Chicago, en una de las iglesias del lado del sur, fui por el pasillo para hablar con diferentes individuos, me acerqué a un hombre de mediana edad y le pregunté: ―¿Es usted cristiano?‖ ―No‖, contestó, ―soy infiel. ¿Usted alguna vez ha visto a Dios?‖ Y rápidamente le contesté: ―Sí, yo he visto a Dios‖. Ese hombre se quedó pasmado y en silencio. ¿Quise yo decir que había visto a Dios con los ojos de mi cuerpo? No, pero gracias a Dios yo tengo dos pares de ojos; no solamente mi cuerpo tiene ojos, sino mi Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 126


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión espíritu tiene ojos y tengo lástima por la persona que solamente tiene un par de ojos, no importa qué tan buenos estos estén. Le doy gracias a Dios que tengo dos pares de ojos, estos ojos corporales con los que yo lo veo a usted y los ojos de mi espíritu con los que veo a Dios. Dios le ha dado a mi cuerpo ojos maravillosos, a los 67 años de edad no he tenido que usar gafas, yo no sé lo que significa que mis ojos estén cansados o que me duelan por cualquier circunstancia. Pero yo con mucho gusto daría mis ojos físicos, antes que dar los ojos que Dios me ha dado, los ojos con los que yo veo a Dios. Ésta es; pues, la manera de cómo llegar a la presencia de Dios y asegurarse de entrar en su presencia: Primero, se acerca uno por la sangre. Segundo, se acerca uno en el Espíritu Santo. Elevando los ojos al Espíritu Santo para que nos lleve a la presencia de Dios y para que nos lo haga real. Déjeme ahora llamar su atención brevemente a la importancia práctica de la doctrina de la Trinidad. Hay muchos que piensan que la doctrina de la Trinidad es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 127


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión meramente una doctrina abstracta, metafísica y completamente impráctica; pero no lo es. Involucra toda nuestra vida espiritual y es una cuestión de lo más importante en la cuestión práctica de la oración. Necesitamos a Dios el Padre a quién orar, necesitamos a Jesucristo el Hijo a través de quién oramos y necesitamos al Espíritu Santo en quién oramos. Es la oración dirigida a Dios el Padre, a través de Jesucristo el Hijo, y bajo la dirección y el poder del Espíritu Santo que Dios el Padre contesta. II.- CON URGENCIA INTENSA. Consideremos ahora otra de las cuatro frases utilizadas en Hechos 12:5 que contiene todo el secreto de la oración que prevalece. Las dos palabras “sin cesar”, que la iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él. La Versión Revisada dice un poco diferente, dice: “Se hacía oración con vehemencia de parte de la iglesia hacia Dios por él”. La palabra ―con vehemencia‖ se acerca mucho más a dar la fuerza del original que las palabras ―sin cesar‖, pero aún ―con vehemencia‖ no le da toda la fuerza de la palabra griega utilizada. La Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 128


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión palabra griega es ekiptenos y significa literalmente ―en forma extendida‖, se puede ver como los traductores tradujeron ―sin cesar‖. Consideraron que la oración se estaba extendiendo por mucho tiempo, como una oración incesante, pero ésa no es la idea en realidad. La palabra griega nunca se utilizó en ese sentido en ninguna otra parte del Nuevo Testamento y yo no conozco ni un sólo lugar en la literatura griega, fuera de la Biblia, en donde se haya utilizado así. La palabra es descriptiva, tal como lo son muchas de las palabras bíblicas. Representa al alma extendiéndose en la intensidad y en su vehemencia hacia Dios. ¿Alguna vez ha visto usted una carrera? Los competidores se ponen en la línea de salida, lo más cerquita posible, esperando a que digan: ―¡Fuera!‖, o que se dispare la pistola en señal de arranque. Cuando se acerca el momento crítico, los corredores se ponen más y más tensos hasta que llega la palabra: ―¡Fuera!‖, o dispare el revólver. Arrancan empujando por la pista con todos sus nervios y sus músculos extendiéndose más allá de la meta, y a veces las venas Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 129


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hasta se les saltan tiras de látigo. Todo ganador. Este es extendiéndose con hacia Dios.

en sus frentes como corredor quiere ser el el cuadro: el alma vehemencia intensa

Es la misma palabra que se usa, en el modo comparativo en Lucas 22:44 en donde leemos: ―Y estando en agonía, oraba más intensamente (literalmente en forma más extendida); y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”. La idea es, como ya lo señalé, que el alma se extiende hacia Dios en intensa vehemencia de deseo. Probablemente la traducción más precisa que se puede dar en una sola palabra sería: ―intensamente‖. ―La iglesia hacía sin cesar oración a Dios por él‖. De hecho la palabra ―intensamente‖ viene de la misma raíz, sólo que tiene un prefijo diferente. En la Biblia de 1911, el pasaje se traduce: ―oración de instante e intensidad fue hecha de la iglesia hacia Dios por él‖; que no es una mala paráfrasis, aunque no es una traducción. ―e intensa vehemente oración fue hecha de la iglesia hacia Dios por él‖, sería una forma de traducción aún mejor. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 130


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Es la oración que se hace con intensa vehemencia a la que Dios le pone atención y la que Él contesta. Este pensamiento surge una y otra vez en la Biblia, lo encontramos hasta en el Antiguo Testamento, en Jeremías 29:13: ―y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón”. Aquí descubrimos la razón por la que muchas de nuestras oraciones no son escuchadas por Dios. Hay muy poco corazón en ellas, muy poca intensidad de deseo por lo que se está pidiendo, que no hay razón por la que Dios debiera poner atención a ellas. ¿Usted oró esta mañana? Sin lugar a dudas, cada uno de ustedes contestaría: ―Claro que lo hice‖. Entonces, suponga que le pregunto otra vez: ―¿Por qué oró usted esta mañana?‖ Me temo que algunos de ustedes dudarían y pensarían y luego tendrían que decir: ―Realmente ya olvidé por lo que oré esta mañana‖. Bien, entonces Dios va a olvidarse de responder. Pero yo debería de preguntarles a algunos de ustedes si oraron esta mañana, algunos dirían: ―Sí‖. Luego, si yo preguntara ¿por qué oró? Usted me lo podría decir inmediatamente; porque usted siempre Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 131


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ora por lo mismo, usted tiene una pequeña rutina de oración por la que pasa cada mañana o cada noche. Usted cae de rodillas y hace por su oracioncita automáticamente, apenas pensando en lo que está diciendo; de hecho, a menudo ni piensa lo que está diciendo, sino que está pensando en una docena de otras cosas mientras está repitiendo su oración. Tal oración es obscenidad, es tomar el nombre de Dios en vano. Cuando la Sra. Torrey y yo estuvimos en la India, ella fue a Dargeline, en los Himalaya, en la frontera del Tíbet; yo no pude ir porque estaba muy ocupado con los cultos en Calcuta. Cuando ella regresó trajo una ruedita de oración tibetana. Es como un vasito de cobre redondo que en la parte de arriba tiene un palito y el vaso da vueltas cuando se gira el palito. La gente del Tíbet escribe sus oraciones, las ponen dentro del vasito y luego le dan vueltas al palito y cuando la rueda gira pronuncian sus oraciones. Esto es justamente la manera como ora un gran número de americanos, sólo que la ruedita está en su cabeza en vez de estar en la parte superior Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 132


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de un palito. Se arrodillan y luego balbucean una oración de rutina, día tras día la misma cosa sin que casi se detengan a pensar en lo que están orando. Esa clase de oración es obscenidad, es tomar el nombre de Dios en vano y no tiene ninguna clase de poder para con Dios, es mera pérdida de tiempo, es pérdida de tiempo de la peor. Y si yo les preguntara a algunos de ustedes ―¿por qué oraron esta mañana?‖ Me lo podrían decir, puesto que mientras estaban en oración el Espíritu de Dios vino sobre ustedes (y hasta un gran dolor de cabeza) por la intensidad de deseo con la que ustedes clamaron a Dios por aquello por lo que necesitaban tener. Bueno, Dios va a escuchar su oración y les concederá su petición. Si hemos de orar con poder, habremos de orar con vehemencia intensa, poniendo toda nuestra alma en la oración, este pensamiento surge una y otra vez en la Biblia. Por ejemplo encontramos en Romanos 15:30: ―Pero os ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que me ayudéis orando por mí Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 133


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión a Dios”. La palabra traducida “ayudéis” en este versículo es sunagonizo, significa: luchar, esforzarse, batallar o pelear y este versículo se podría traducir correctamente: ―Ahora yo os ruego, hermanos, por el amor de nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que luchéis junto conmigo en vuestras oraciones hacia Dios por mí‖. Se oye mucho en estos tiempos acerca del reposo de la fe; lo que los hombres normalmente quieren decir con ello es que debemos tomar las cosas con suficiente calma en nuestra vida cristiana, y cuando oramos debemos simplemente acercarnos a la presencia de Dios como niños, y calladamente y con plena confianza le pidamos por lo deseado, y darlo por nuestro, y luego que nos vayamos calmadamente y lo demos por nuestro. Ahora bien, hay algo de cierto en ello, es una gran verdad, pero solamente es parte de la verdad y la verdad normalmente tiene dos lados. El otro lado de esta verdad es que no solamente hay reposo de la fe, sino que también hay lucha en la fe y mi Biblia tiene más que decir acerca de la lucha de la fe que del reposo de la fe. La idea de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 134


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión luchar o pelear en la oración no es la idea de que debemos luchar con Dios para hacer que Dios nos conceda nuestras oraciones. No, nuestra lucha es ―contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes (Efesios 6:12), contra el diablo y todas sus fuerzas poderosas y no hay lugar que el diablo nos resista tanto como cuando oramos. A veces cuando oramos parece como si todas las fuerzas del infierno se interpusieran entre nosotros y Dios. ¿Qué deberíamos de hacer? ¿Darnos por vencidos? No, mil veces no. Debemos luchar por ello hasta el final de rodillas, luchar en oración con Dios y ganar. Hace algunos años yo estaba asistiendo a una conferencia bíblica en la iglesia antigua del Dr. James H. Brocks, en San Luis. En el programa estaba uno de los maestros de Biblia más instruidos y más dotados que los Estados Unidos jamás haya producido, y ese día él iba a hablar sobre ―El Reposo de la Fe‖. En su mensaje él dijo: ―Yo reto a todos a que me muestren Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 135


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión un sólo pasaje de la Biblia donde se nos diga que debemos luchar en oración. Ahora bien, ningún predicador debe contradecir a otro, pero había un reto ahí y yo estaba sentado en la plataforma, y fui obligado a tomar el reto; así que yo dije en voz baja: ―Romanos 15:30, hermano‖. Él era erudito en griego, lo suficientemente bueno como para saber que yo lo tenía atrapado, es más, lo que es menos frecuente, él fue lo suficiente honesto para reconocerlo en el mismo instante. Sí, la Biblia nos manda que luchemos en oración; y es la oración en la que realmente luchamos en poder del Espíritu Santo, la que gana con Dios. La palabra, que es la raíz de la palabra ―ayudéis‖ es agone de donde viene la palabra agonía. De hecho en Lucas 22:44, al que ya hice referencia, es justo la misma palabra que se traduce agonía “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.” ¡Oh! que nosotros tuviéramos más oración agonizante. Ahora vaya a Colosenses 4:12, 13 y encontrará una vez más la misma idea Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 136


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pero en diferentes palabras: “Os saluda Epafras, el cual es uno de vosotros, siervo de Cristo, siempre rogando encarecidamente por vosotros en sus oraciones (La Versión Revisada traduce en vez de ‗siempre rogando encarecidamente por vosotros‘, ‗esforzándose por vosotros‘ la misma palabra que en Romanos 15:30), para que estéis firmes, perfectos y completos en todo lo que Dios quiere. Porque de él doy testimonio de que tiene gran solicitud por vosotros”. Las palabras traducidas ―gran solicitud‖ en la Versión Revisada se traducen ―mucha labor‖ que es una traducción correcta y la palabra traducida ―labor‖ es una palabra muy fuerte y significa ―trabajo intenso‖ ―trabajo con dolor‖. ¿Sabe usted lo que es orar con trabajo intenso? ¿Laborar con trabajo que produce dolor en oración? ¡Oh con cuánta liviandad tomamos la oración, y con cuán poco corazón la mayoría de nosotros oramos, y cuán poquito esfuerzo le ponemos a la oración, y cuán poca influencia tiene con Dios! Los hombres poderosos de Dios que a través de los siglos han obrado grandes Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 137


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cosas por la oración son hombres que han laborado con mucho dolor en la oración. Tome por ejemplo a David Brainerd, que era débil físicamente pero era un poderoso hombre de Dios espiritualmente. Por años tembló al borde de quedar consumido de lo que al final murió en una edad muy joven. Brainerd sintió que Dios lo llevó a trabajar entre los indios de Norteamérica. En los primeros años, en los bosques primitivos del norte de Pennsylvania, y a veces en alguna noche de invierno salía al bosque y se arrodillaba en la fría nieve, cuando tenía 30 centímetros de profundidad, y laboraba de tal manera con Dios en oración que le escurría el sudor a pesar del frío de invierno durante las horas de la noche. Y Dios escuchó a David Brainerd y envió tan poderoso avivamiento entre los Indios de Norteamérica como nunca se había escuchado antes, y en realidad, ni como nunca se había soñado antes. Y no solamente envió Dios en respuesta a las oraciones de David Brainerd este poderoso avivamiento entre los Indios de Norteamérica, sino que también en respuesta a las oraciones de David Brainerd, Él transformó al suegro de David Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 138


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Brainerd: Jonathan Edwards, ese príncipe poderoso de la metafísica, probablemente el pensador más consumado que los Estados Unidos jamás hayan producido, el único metafísico americano cuyo nombre está en el Salón de la Fama Americano. Ese Jonathan Edwards que fue un evangelista de fuego. Edwards predicó de tal manera sobre el tema de Pecadores en las Manos de un Dios Airado en la iglesia de Einfield en el poder del Espíritu Santo, que hasta los hombres fuertes en el público sintieron, cuando predicaba, como si el piso de la iglesia se estuviera abriendo y ellos se estuvieran cayendo al infierno. Se ponían de pie y abrazaban los pilares de la iglesia y clamaban a Dios por misericordia. ¡Oh!, que tuviéramos más hombres que pudieran orar como David Brainerd, entonces tuviéramos más hombres que pudieran predicar como Jonathan Edwards. Predicando en una conferencia en el estado de New York, una vez utilicé la ilustración de David Brainerd, el Dr. Park, el nieto y biógrafo de Jonathan Edwards estaba entre el público asistente y se me acercó al Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 139


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión final y dijo: ―Yo siempre pensé que había algo anormal en David Brainerd‖. Yo le respondí: ―Dr. Park, sería algo muy bueno para usted y para mí si hubiera un poquito de esa clase de anormalidad en nosotros‖. Y bien lo sería; y sería algo bueno si muchos de nosotros tuviéramos esa clase de así llamada ―anormalidad‖ que hace que se postre un hombre con intensidad deseando el poder de Dios, que nos hiciera orar de la manera en que oró David Brainerd. No obstante, surge una pregunta práctica en este punto, ¿Cómo podemos obtener esta intensa vehemencia en la oración? La Biblia responde a esta pregunta en forma llana y sencilla. Hay dos maneras de tener vehemencia en la oración: la manera correcta y la manera incorrecta. La manera incorrecta sería forzándola con la energía de la carne. ¿Usted alguna vez ha visto que se haga eso? Una persona se arrodilla en una silla para orar, empieza calmadamente y luego empieza a empujarse y comienza a gritar y a clamar y a golpear la silla y a veces hasta escupe espuma y entonces Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 140


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión grita hasta que se le parte a uno la cabeza con el ruido tan ensordecedor. Esa es la manera incorrecta, es un fuego falso, es la energía de la carne que es una abominación a Dios. Si fuera posible, eso sería hasta peor que las oraciones descuidadas, sin intención, de las que mencioné anteriormente. Pero hay una manera correcta de obtener la vehemencia que mueve corazones y que produce compunción de corazón de parte de Dios en la oración. La manera correcta nos la dice la Biblia en Romanos 8:26, 27: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. Esta es la manera correcta, acudir al Espíritu Santo que es el que produce la vehemencia. La vehemencia que cuenta para con Dios no es la vehemencia que usted y yo fingimos, es la vehemencia que el Espíritu Santo crea en nuestros corazones. ¿Alguna vez Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 141


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ha ido usted a Dios sin nada de vehemencia en su oración? Eran sólo palabras, palabras, palabras, una mera cuestión de formalidad; parecía como que no había verdadera oración en su corazón. ¿Qué hace uno en tiempos así? ¿Deja de orar y espera uno a sentir más el deseo de orar? No. Si hubo alguna vez la necesidad de orar es cuando uno no tiene los deseos de orar. ¿Qué debemos hacer? Quédese callado y acuda a Dios para que Él le envíe su Espíritu Santo de acuerdo con su promesa para mover su corazón a la oración, y para despertar y crear verdadera vehemencia en su corazón en la oración; y Él se lo va a enviar y usted va a orar con vehemencia intensa muy probablemente con gemidos indecibles. ¡Oh, esa es la manera en que debemos orar si queremos obtener lo que pedimos en la oración, orar con una vehemencia intensa que solamente el Espíritu Santo puede inspirar! III.- ―LA IGLESIA‖. Ahora vamos a ver brevemente otra de las cuatro frases, la frase “la iglesia”. La oración que Dios se deleita en responder Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 142


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en forma particular es la oración unida. Hay poder en la oración de un solo individuo y la oración de individuos ha producido grandes cosas, pero hay mucho más poder en la oración unida. Nuestro Señor Jesús enseñó esta gran verdad en Mateo 18:19, 20: ―Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Dios se deleita en la unidad de su pueblo y Él hace todo lo que está en su poder para promover la unidad de modo que Él especialmente honra la unidad en la oración, hay poder en la oración de un solo creyente verdadero, hay mucho más poder en la oración unida de dos, y mucho más poder en la oración unida de aún más. Pero debe ser unidad verdadera. Esto resalta en las palabras exactas que utilizó el Señor, Él dijo: ―si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos”. Alguien puede decir: ―Yo no veo ninguna diferencia‖. Déjeme explicárselo: alguien tiene una carga en su corazón, viene con usted y le pide que se Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 143


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión una con él en oración por ese asunto. Usted está de acuerdo y los dos oran por eso. Ahora bien, usted ha estado ―de acuerdo‖ en orar, pero no ha estado de acuerdo en orar acerca de lo que está pidiendo. Él lo está pidiendo porque lo desea intensamente, usted lo pide simplemente porque él le pidió a usted que lo hiciera, pero ustedes no están ―de acuerdo‖ sobre lo que están pidiendo, pero cuando Dios por su Espíritu Santo pone la misma carga en dos corazones y ellos de esta manera en la unidad del Espíritu oran por la misma cosa, no hay poder en la tierra o en el infierno que les impida obtenerlo. Nuestro Padre celestial les concederá lo que le pidan. IV.- ―POR ÉL‖. Ahora vamos a ver la cuarta frase: “por él”. La oración, era una oración definida, para una persona definida, y ésta es la clase de oración que Dios responde: la oración definida. ¡Oh qué generales y vagas son muchas de nuestras oraciones! Son bonitas, están parafraseadas en forma encantadora, pero realmente no están pidiendo nada definido, así que no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 144


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión obtienen una respuesta específica, definida. Cuando uno ora a Dios, debe tener una idea definida, perfectamente clara de qué exactamente uno quiere de Dios, y le pide esa cosa definida, específica; y si uno cumple las otras condiciones de la oración que prevalece, uno va a obtener esa cosa específica, definida, por la que uno pidió. La respuesta de Dios será tan definida como su oración. Para finalizar, déjeme llamar su atención a nuestra dependencia del Espíritu Santo en todas nuestras oraciones. Si vamos a lograr algo por nuestras oraciones, es el Espíritu Santo (como lo vimos en nuestro estudio de la primera frase) quien nos capacita para realmente orar a Dios, el que nos guía a la presencia de Dios y nos lo hace real. Es el Espíritu Santo una vez más quien nos da la vehemencia intensa en la oración que prevalece con Dios, y una vez más, es el Espíritu Santo quien nos hace estar unidos para que conozcamos el poder de la verdadera oración unida; y es el Espíritu que nos demuestra las cosas definidas por las que debemos orar en forma definida. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 145


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Para resumirlo todo: La oración que Dios contesta es la oración que se dirige a Dios el Padre sobre las bases de la sangre expiatoria de Dios el Hijo y que está bajo la dirección y el poder de Dios el Espíritu Santo.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 146


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

¿QUIÉN PUEDE ORAR DE MANERA QUE OBTENGA LO QUE PIDE? Capítulo 5

“y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. 1 Juan 3:22.

En el capítulo anterior estuvimos estudiando juntos cómo averiguar lo que Dios nos dice en su Palabra para que oremos de manera que obtengamos lo que pedimos. Ahora vamos a tomar el tema de ―Quién Puede Orar de tal Manera que Obtenga lo que Pide‖. La impresión que mucha gente tiene es que todas las promesas en la Palabra de Dios concernientes a sus respuestas a nuestras oraciones son hechas para todos y que cualquiera puede reclamar estas promesas; pero esto está muy alejado de la verdad. Las promesas de Dios de contestar la oración les han sido dadas a personas específicas, y Dios tiene mucho cuidado en su Palabra de decirnos quiénes justamente Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 147


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión son estas personas a quienes Él promete contestar sus oraciones. Una de las maneras más comunes de malinterpretar la Palabra de Dios es tomar las promesas que se le han hecho a un grupo específico de personas y aplicarlas a otro grupo completamente diferente. Por supuesto, cuando se hace eso y la gente a quienes nunca se les hicieron las promesas, las reclaman, el resultado inevitable es desilusión; porque no obtienen lo que piden y piensan que las promesas de Dios han fallado. Pero la promesa de Dios no ha fallado. Alguien ha reclamado el cumplimiento de esa promesa, alguien que no tenía el derecho de tomar esa promesa como propia. Dios nos dice en las palabras más llanas posibles, palabras que cualquier persona inteligente puede entender, precisamente las oraciones de quién Él promete responder. Una de las descripciones más definidas y claras que se pueden encontrar en la Biblia acerca de a quién Dios va a contestar sus oraciones, se encuentra en 1 Juan 3:22, déjeme leérselo: ―y cualquiera Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 148


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. ¿Alguna vez ha notado la declaración sobresaliente que el Apóstol Juan hace en este versículo? Él dice que él obtuvo de Dios lo que él pidió: “Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él”. Juan aquí dice que nunca le pidió a Dios ninguna otra cosa, sino lo que él obtuvo, justo lo que él había pedido. ¿Cuántos de nosotros pudiéramos decir: ―Yo obtengo lo que le pido a Dios?‖ Muchos de nosotros, sin duda alguna, pudiéramos decir: ―Muchas de las cosas que le he pedido a Dios, las obtengo‖. Otros podrían decir: ―Algunas de las cosas que le pido a Dios las recibo‖. Y algunos de nosotros muy probablemente tendríamos que decir: ―Yo no sé, si alguna vez he recibido algo que le he pedido a Dios‖. Pero Juan dice que: ―Todo lo que yo le pido a Dios, lo obtengo‖. Luego Juan procede a decirnos por qué él dice eso, y al decirnos el por qué podía él decirlo, nos dice cómo nosotros también podemos entrar en esta relación con Dios para que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 149


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión nosotros también podamos decir: ―Obtengo lo que pido‖. I.- Dios Contesta las Oraciones de los que Guardan Sus Mandamientos. En dondequiera que usted encuentre la palabra ―porque‖ en la Biblia o ―por tanto‖ o ―así, pues‖, uno debe de poner mucha atención, ya que estas palabras señalan la razón de las cosas. Juan aquí dice que la razón de que Dios le dio lo que pidió fue porque él y los otros a los que él incluye con él en la palabra ―nosotros‖, fue “…porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. Hay dos partes en la descripción de Juan de aquéllos a los que Dios siempre contesta. La primera parte de la descripción es: “Guardamos sus mandamientos”. Dios escucha las oraciones de los que ―guardan sus mandamientos‖, o sea, de los que estudian su Palabra todos los días y averiguan cuál es esa voluntad, y, cuando la descubren, la hacen cada vez que la encuentran. Dios demanda reciprocidad: Él demanda que escuchemos su Palabra antes de que Él escuche nuestras Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 150


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión oraciones. Si tenemos un oído presto para los mandamientos de Dios, entonces Dios tendrá un oído presto para nuestras peticiones; pero si nosotros hacemos oídos sordos a uno de los mandamientos de Dios, Dios va a hacerse de oídos sordos a cada una de nuestras peticiones. Si hacemos las cosas que Dios nos manda que hagamos, entonces Dios va a hacer las cosas que le pidamos que haga; pero si no ponemos debida atención a la Palabra de Dios, Dios no va a poner atención a ninguna de nuestras oraciones, no importa cuáles sean. Para ponerlo todo en una sola oración: Si deseamos que Dios conteste nuestras oraciones, debemos estudiar la Palabra de Dios diligentemente todos los días, para averiguar cuál es la voluntad de Dios y para hacerla cada vez que la encontremos. Aquí estamos abordando una de las razones más comunes por las que nuestras oraciones no son contestadas: los que oran, o bien están descuidando el estudio de la Palabra de Dios, o no la están estudiando con el propósito específico de averiguar cuál es la voluntad de Dios para Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 151


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ellos; o bien, no están haciendo esa voluntad todas las veces que la averiguan. En mi primer pastorado había una hermana que asistía a todos los servicios de la iglesia, pero no era miembro de la Iglesia. Era una las mujeres más inteligentes en la comunidad. Un día alguien me dijo que esta hermana había sido miembro de la iglesia de la que yo era pastor. Así que, un domingo en la mañana, al ir yo caminando de la iglesia a la casa, fui caminando junto a esta hermana, quien vivía en la misma calle que yo; cuando llegamos a la puerta frente de mi casa, y yo estaba por entrar, le dije: ―Me dicen que usted era antes miembro de la iglesia de la cual soy pastor‖. Ella contestó: ―Sí, lo era‖. ―Bueno,‖ yo dije, ―¿porque ya no es miembro ahora?‖ Ella contestó: ―Porque yo no creo en la Biblia‖. Yo dije: ―¿No cree en la Biblia?‖ ―No,‖ dijo ella, ―no creo en la Biblia‖. Le pregunté: ―¿Por qué no cree en la Biblia?‖

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 152


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Ella contestó: ―Porque he puesto a prueba sus promesas y las he encontrado que no son ciertas‖. Yo dije: ―¿Me puede decir una sola promesa de la Palabra de Dios que usted haya puesto a prueba y haya encontrado que no sea verdadera?‖ Ella dijo: ―¿No dice en alguna parte de la Biblia que ‗todas las cosas que deseamos cuando oramos, creed que las recibiremos y las tendremos‘?‖ Yo dije: ―Sí, dice algo bastante parecido‖. Ella dijo: ―Mi esposo estaba muy enfermo. Yo oré para que se recuperara y yo creí plenamente que Dios lo levantaría, pero murió. ¿No falló esa promesa?‖ ―No, para nada‖, dije yo. ―¿Qué?‖ Exclamó ella, ―¿no falló la promesa?‖ ―No‖, le respondí, ―la promesa no falló‖. ―Pero‖, dijo ella, ―¿no dice que ‗las cosas que deseemos cuando oramos, creed que las recibiremos y las obtendremos?‘‖ Yo dije: ―Dice algo bastante parecido‖. ―Entonces, ¿cómo es que dice?‖ Yo contesté: ―Dice que ‗cualesquiera cosa que [vosotros] deseáis cuando oréis, creed

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 153


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que las recibiréis y las obtendréis.‘ ¿Es usted una de los ‗vosotros‘?‖ Ella preguntó: ―¿A qué se refiere?‖ Yo contesté: ―¿Es usted una de las personas, a quienes se les hizo esta promesa?‖ ―¿Cómo?‖ Exclamó ella, ―¿no se les ha hecho esa promesa a todos los cristianos profesantes?‖ Yo le respondí: ―Claro que no, Dios define muy claramente en su Palabra, precisamente a quiénes se les han hecho sus promesas de contestar la oración‖. ―Me gustaría ver la definición de Dios‖, dijo ella. Le dije: ―Déjeme mostrársela‖, y abrí mi Biblia en 1 Juan 3:22, donde leemos: “Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque [nosotros] guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. Luego le dije: ―Esa es la definición de los ‗nosotros‘ y de los ‗vosotros,‘ cuyas oraciones Dios promete contestar: ‗a los que guardan sus mandamientos y hacen las cosas que son agradables delante de Él‘. ¿Estaba guardando usted sus mandamientos? ¿Estaba usted haciendo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 154


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión las cosas que eran agradables delante de Él? ¿Estaba viviendo usted para la gloria de Dios en todo?‖ ―No‖, dijo ella, ―ciertamente no lo estaba haciendo‖. ―Entonces‖, le dije, ―la promesa no se le hizo a usted‖. ―No‖, dijo ella, ―no lo fue.‖ ―¿Entonces, no falló?‖ ―No, no falló‖. Ella vio su error y regresó a Dios y llegó a ser uno de los miembros más activos y más usados de esa iglesia. Hay una multitud de hombres y mujeres que son justo como esa hermana, toman una promesa dada a alguien más y se la aplican a sí mismos, y por supuesto, falla. ¿Es usted uno de los ‗vosotros‘? o sea, ¿está usted estudiando la Palabra de Dios todos los días de su vida con dedicación y con cuidado para averiguar cuál es la voluntad de Dios para usted y la está haciendo usted, siempre que la encuentra? Si es así, entonces usted está sobre fundamento propicio para orar y pertenece a la clase de aquellos, cuyas oraciones Dios va a contestar, y les va a dar lo que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 155


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pidan. Si no lo es, usted no pertenece a esta clase a los cuales Dios promete contestar sus oraciones. Tuve otra ilustración sobre esto mismo, en nuestra iglesia en Chicago. Tenía en mi iglesia a dos hermanas: una era la ama y la otra la sirvienta. La ama, era una cristiana dedicada e inteligente. Una noche, al final del servicio, la sirvienta vino y me dijo: ―la Sra. – (la patrona) piensa, Sr. Torrey, que yo debo hablar con usted‖. ―¿Por qué la Sra. fulana__ usted debe hablar conmigo?‖

piensa que

―Porque estoy muy perpleja‖ Le dije: ―¿Por qué está usted perpleja?‖ Ella dijo: ―Estoy perpleja, porque Dios no contesta mis oraciones‖. ―Oh‖, yo dije, ―no hay nada de sorprendente en ello, ¿promete Dios en alguna parte contestar sus oraciones? Dios nos dice muy claramente en su Palabra, las oraciones de quienes Él va a contestar‖. ―Luego, una vez más le cité 1 Juan 3:22: “Y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 156


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. ―Ahora bien, Jenny‖, le dije, ―¿Eso la describe a usted? ¿Está usted estudiando la Palabra de Dios todos los días de su vida para averiguar cuáles son los deseos de Dios que usted haga y los cumple usted, todas las veces que los descubre?‖ ―Oh, no‖, contestó haciendo‖.

ella,

―no

lo

estoy

―Entonces‖, le dije: ―no hay nada misterioso, ¿o sí?, sobre si Dios contesta sus oraciones‖. ―No‖, dijo ella, ―no lo hay‖. Le propongo a usted, la misma pregunta: ¿Está usted estudiando la Palabra de Dios todos los días de su vida, para averiguar cuál es la voluntad de Dios y para hacerla cada vez que la encuentre? Si lo está haciendo, como dije antes, usted está sobre fundamento apto para orar, y Dios va a atender sus oraciones y darle las cosas que usted le pida; pero si usted está descuidando el estudio de la Palabra de Dios para averiguar cuál es su voluntad, o no está haciéndola cada vez que la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 157


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión descubre, entonces usted no tiene ningún derecho de esperar que Dios conteste sus oraciones. Él no promete hacerlo, es más, Él claramente dice en su Palabra, que no lo hará. Ahora bien, usted puede ir por toda la Biblia y usted encontrará, en relación a cada una de las grandes promesas de Dios de contestar nuestras oraciones, que saldrá esta misma idea en conexión con la cual se encuentra la promesa. Tome, por ejemplo, esa promesa maravillosa de Jesucristo de contestar la oración, que a menudo es mal citada y que nos es tan familiar a todos nosotros, Juan 14: 13 y 14: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Ahora bien, la mayoría de la gente cuando citan esta promesa se detienen ahí y por lo tanto, tienen la impresión de que si cualquiera pide cualquier cosa en el nombre de Cristo, Jesucristo les ofrece hacerlo, pero Jesucristo no se detiene ahí, Él continuó; mire otra vez: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 158


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos. [O como dice la Versión Revisada: ‗si me amáis, guardaréis mis mandamientos.‘ Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros”. En otras palabras, Jesucristo les dijo a sus discípulos que si ellos tenían ese amor por Él, que los llevara a guardar sus mandamientos, o sea, estudiar la Palabra y averiguar cuáles eran esos mandamientos, que los hicieran cada vez que los descubrieran, que Él oraría al Padre y el Padre, en respuesta a sus oraciones, les daría el Espíritu Santo, y el Espíritu Santo los guiaría en sus oraciones para que lo que pidieran de acuerdo a la voluntad de Dios, y todo lo que pidieran en su nombre (ellos, los que guardan sus mandamientos y oraran así, dirigidos por el Espíritu Santo), Él lo haría. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 159


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Ahora vayan a otra promesa muy conocida: Juan 15:7 “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. Este versículo se cita constantemente como si dijera: ―Si permanecéis en mí, pediréis lo quisiereis y les será hecho,‖ pero no dice así. Dejan fuera una de las cláusulas más importantes del versículo; déjeme leérselo otra vez tal como dice: “Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. De modo que el Señor Jesús nos dice que, no es solamente necesario que permanezcamos en Él, sino que sus palabras permanezcan en nosotros, si vamos a pedir algo de modo que obtengamos lo que pidamos. Ahora bien, para que las palabras de Cristo permanezcan en nosotros, debemos estudiar estas palabras, ¿no es cierto? A menos que las hagamos estar en nosotros, no van a poder estar en nosotros y ciertamente las palabras de Cristo no van a estar en nosotros a menos que las estudiemos diligentemente. Pero no es suficiente que las palabras de Cristo estén Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 160


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en nosotros, sus palabras deben permanecer en nosotros, o sea, se deben quedar en nosotros. Y solamente hay una manera posible en la que las palabras de Dios pueden permanecer en nosotros, y esa manera es obedeciéndolas diligentemente. Tres versículos más adelante en este mismo capítulo, Jesús dice una vez más: “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”. Usted puede así ir por toda la Biblia y encontrará que todas las promesas de Dios a contestar nuestras oraciones son hechas para los que estudian diligentemente su Palabra, que averiguan cuál es su voluntad, y los que obedecen su voluntad cada vez que la encuentran. ¿Está usted sumamente perplejo de por qué Dios no le da las cosas que pide? No hay ningún misterio allí: usted no está estudiando la Palabra de Dios para averiguar cuál es su voluntad para usted o no la está haciendo cada vez que la encuentra. Usted la está haciendo en muchas ocasiones, pero hay algo en particular que usted no está haciendo, que usted sabe que Dios desea Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 161


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que haga, y no hay ni la más ligera razón del por qué usted deba esperar que Dios conteste sus oraciones. II.- Dios Contesta las Oraciones de los que Hacen lo que es Agradable Delante de Él. Sin embargo, no es suficiente que guardemos sus mandamientos. Hay algo más en el versículo que estamos estudiando. Déjeme leérselo otra vez: ―y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. No es suficiente que hagamos lo que Dios nos manda que hagamos específicamente, además de eso, debemos hacer las cosas que son agradables delante de Él, aunque no nos haya mandado a hacerlas. Hay muchas cosas que serían agradables para Dios que nosotros hiciéramos que no nos las manda a hacer específicamente. La idea que mucha gente tiene del gobierno de Dios es ésta: Que Dios es un gran gobernador moral y que Él establece muchísimas leyes para que nosotros las obedezcamos: ―no hagas esto‖ o ― haz esto‖, ―haz esto otro‖, ― no hagas esto otro‖, ―no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 162


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hagas esto otro‖, ―no hagas esto otro‖ y que todo el deber cristiano yace en las cosas que hacemos, que Dios específicamente nos dice que hagamos y dejamos de hacer las cosas que Dios específicamente nos dice que no hagamos. ¡Qué idea tan extraña del gobierno de Dios! Dios no es solamente un mero gobernador moral. Sí lo es, pero es mucho más que eso; algo infinitamente mejor que eso. Dios es nuestro Padre, ese es el pensamiento que yace en el mismo fundamento de la doctrina bíblica de la oración: el pensamiento de la paternidad de Dios. Y todos estos argumentos aparentemente filosóficos e inteligentes que los hombres presentan contra la doctrina de la respuesta de Dios a la oración, desde ―la uniformidad de la ley‖ y de ―el curso establecido de las cosas en la naturaleza y en la providencia‖, son totalmente necios y realmente no son filosóficos (con todo y ese desfile ostentoso de ser profundamente científicos y filosóficos), porque pasan por alto la verdad fundamental de Dios que yace en el mismo fundamento de la doctrina bíblica de las respuestas de Dios a la oración: la verdad de que Dios no es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 163


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión meramente el Creador y el Gobernador del universo físico y moral, sino que Dios es nuestro Padre. Ahora bien, ¿Cómo gobierna a sus hijos un Padre? ¿Les pone un montón de leyes? ―Haz esto‖, ―haz aquello‖, ―haz esto‖, ―no hagas aquello‖, ―no hagas esto‖, ―no hagas aquello‖. ¿Él se queda contento cuando sus hijos hacen las cosas que Él les dice específicamente que hagan y dejan sin hacer las cosas que Él específicamente les dice que no hagan? No, no si es un Padre sabio. Si Él es un Padre sabio, Él va a poner algunas reglas para la conducta de sus hijos, las cuales Él, por su conocimiento superior, sabe que son sabias. Sin embargo, esas reglas no van a ser muchas y ciertamente Él no va a estar contento si sus hijos simplemente obedecen esas reglas. No, el Padre sabio espera que sus hijos se familiaricen enteramente con Él para que conozcan instintivamente lo que le agrada a Él y cuando ellos sepan lo que le agrada a Él, lo hagan sin esperar a que se les diga. Tome como ejemplo el gobierno de mis propios hijos y el gobierno de mi esposa Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 164


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sobre nuestros hijos. ¿Ponemos nosotros un montón de reglas para que las sigan nuestros hijos en relación a lo que deben hacer y lo que no deben hacer? No, claro que no. Nosotros ponemos algunos principios de acción, los cuales nosotros en nuestra sabiduría superior, sabíamos que sería lo mejor para nuestros hijos y no siempre les explicamos a nuestros hijos por qué pusimos esas leyes, porque deseábamos que nuestros hijos aprendieran a obedecer la autoridad. En mucho de la vida en el hogar en los Estados Unidos en la actualidad, y en mucho de la vida escolar de los Estados Unidos en la actualidad, y en mucho de nuestra vida nacional, hemos perdido de vista completamente el grande y saludable principio de la autoridad, y algunos de nuestros potenciales educadores modernos nos dicen que debemos explicarles todo lo que les mandamos hacer a nuestros hijos en el hogar y en la escuela, y que debemos dejar que nuestros hijos ―sigan su propia individualidad‖ , y que ―no los esclavicemos con la autoridad paterna o escolar‖.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 165


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Esto es uno de los principios más peligrosos en la enseñanza moderna. Por ella, estamos produciendo a muchos rebeldes, rebeldes el hogar, rebeldes en las escuelas y más adelante rebeldes en la sociedad y en el gobierno civil. Si hay algo que la presente generación necesita aprender, y que nosotros, los que estamos en autoridad de una manera u otra, necesitamos enseñar a nuestros hijos es el principio de la autoridad por derecho, la autoridad del padre en el hogar, la autoridad de los maestros en las escuelas, y la autoridad de los gobernadores civiles en nuestro gobierno. Así, pues, a nuestros hijos se les enseñó a obedecer cuando se les decía que hicieran algo, sin preguntar ―¿por qué?‖. Y si su madre o su padre les habían dicho a sus hijos que hicieran algo y ellos no lo hacían, no sabríamos nosotros qué pensar de eso; o si nosotros les habíamos dicho que no hicieran algo y ellos lo hacían nosotros no sabríamos qué pensar de eso. Yo no recuerdo ni un sólo caso en todos estos años en que nuestros hijos nos hayan desobedecido en una sola cosa.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 166


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión No obstante no estábamos satisfechos con eso. Muy por encima de las pocas reglas que nosotros pusimos para la guía de nuestros hijos, esperábamos que nuestros hijos se familiarizaran completamente con nosotros, de modo que ellos instintivamente supieran lo que le agradaba a su padre y a su madre, y, cuando lo supieran, que lo hicieran sin esperar que se les dijera. Nos hubiéramos puesto muy tristes, si nuestros hijos hubieran hecho las cosas que nos agradaban solamente cuando se les dijo específicamente que las hicieran. Ahora bien, cuando nosotros consideramos así cuidadosamente todas nuestras acciones y todas nuestras decisiones en cuanto a nuestra conducta: lo que le agradaría a Dios y lo que desagradaría a Dios, y si hiciéramos siempre las cosas que pensáramos que serían agradables a Él, y rehusáramos hacer siempre las cosas que pensáramos que le serían desagradables, aunque Él no nos haya dicho específicamente que hagamos lo uno, o no hagamos lo otro, entonces Dios va a escuchar nuestras oraciones. Si nosotros Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 167


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión estudiamos siempre las cosas que son agradables delante de Él, Él siempre procurará hacer las cosas que nos agradan, y por lo tanto, concedernos nuestras peticiones. ¿Está usted considerando cuidadosamente siempre en todas sus decisiones qué es lo que agrada o desagrada a Dios? y ¿usted está haciendo siempre las cosas que usted cree que son agradables delante de Él, y no haciendo las cosas que usted cree que son desagradables delante de Él, aunque Él le haya dicho unas y no le haya dicho las otras? Aquí es donde encontramos una manera muy sencilla de decidir las cuestiones que dejan perplejos a muchos cristianos nuevos en la actualidad; sí, y aún a cristianos ya de tiempo también: por ejemplo, la cuestión de ―si el cristiano debe ir al teatro‖ o ―si el cristiano debe ir a bailar‖ o ―si el cristiano debe jugar a las cartas‖ o ―si los cristianos deben ir al cine‖, etc., etc. Ahora, la manera como muchas personas buscan decidir estas cuestiones es la siguiente: se preguntan: ―¿Dios dice en alguna parte de su Palabra, ‗no irás al Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 168


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión teatro‘, ‗no bailarás‘, ‗no jugarás a las cartas‘?‖ Esa no es la cuestión, si usted fuera un verdadero hijo de Dios leal, usted no haría esa pregunta. La pregunta es: ―¿Agradará a mi Padre?‖ ―¿Agradará a Dios?‖ Tome por ejemplo, la cuestión de ir al teatro. Si yo pensara que agradaría a Dios que yo fuera al teatro más en vez de que me alejara de él, yo iría, no importa lo que nadie pensara de eso, o lo que alguien más haría; pero si yo pensara que agradaría más a Dios que yo me mantuviera alejado en vez de que yo fuera, yo me mantendría alejado no importara quien más fuera. Cuando yo vivía en Chicago, frecuentemente me mandaban boletos de cortesía de muchos teatros diferentes, especialmente de uno de los teatros de alta clase, y con los boletos a veces venía una nota que decía que la obra era de un alto carácter moral, y que el obispo ―fulano de tal‖ de esa ciudad o el Dr. ―zutano de tal‖ la había aprobado ampliamente, y que había asistido a la obra, y que ellos se sentirían altamente complacidos si yo ocupara un palco en esa obra. Ahora bien, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 169


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión yo no me iba a dejar atrapar en una nimiedad como ésa. A mí no me importaba si el obispo o el doctor fulano de tal habían ido. Lo importante para mí era que si iba a agradar a Dios más si yo fuera que si no fuera, y si yo hubiera pensado que iba a agradar más a Dios que yo fuera en vez de que yo me mantuviera alejado, yo hubiera ido, ya sea que el obispo fulano de tal hubiera ido o no. Pero por otro lado, si yo hubiera pensado que hubiera agradado más a Dios que yo me mantuviera alejado, yo me hubiera mantenido alejado, aunque el obispo y aún todos los ministros en Chicago hubieran ido. Cada uno de nosotros debe decidir estas cuestiones por sí mismo, ninguno de nosotros puede ser la conciencia de otro. No obstante, estas cosas no son muy difíciles de decidir, si las decidimos basados en la Biblia; de hacer las cosas que son agradables a nuestro Padre, y no hacer las cosas que no son agradables a Él. Tome, por ejemplo, el teatro. ¿Le agrada a Dios que uno de sus hijos asista al teatro? Ahora bien, hay ciertas cosas que todos nosotros sabemos del teatro y que nosotros Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 170


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión podemos aprender fácilmente si es que todavía no las sabemos. Todos nosotros sabemos que hay una gran diferencia entre las obras que se ponen en el escenario. Algunas de ellas son de alto carácter moral y el efecto natural de ellas es de edificación. Otras no son tan buenas moralmente, y otras son lo más viles que las gentes del teatro se atreven a hacerlas. Además, sabemos también que hay una gran diferencia entre los actores y entre las actrices. Sabemos que algunos actores y algunas actrices tratan de mantener un alto estándar moral, y que otros están entre los miembros más corruptos de la sociedad moderna. Sabemos que algunas actrices van al escenario con altos ideales morales y que otras actrices no tienen nada de ideales morales. ―Bueno, entonces‖, alguien diría, ―la manera de decidirlo es la siguiente: ir a aquellas obras, y solamente a aquéllas, en donde la obra misma es de un alto carácter moral que edifique, y en donde los actores y las actrices sean hombres y mujeres que traten de mantener altos ideales morales‖.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 171


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Bueno, si usted lo decide de esa manera, usted no iría a muchas de las obras. Pero la cuestión no es así de simple. El teatro es una institución, y lo debemos juzgar como una institución, lo debemos juzgar como existe en la actualidad. Es posible imaginar un escenario del carácter más puro y elevado, e imaginar obras que serían de las más edificantes de todas las influencias en la sociedad; pero la cuestión no es el escenario, ni las obras, como las podamos imaginar, sino el escenario como realmente existe en la actualidad. Ahora bien, hay ciertas cosas que todos nosotros que hemos estudiado el problema en forma concienzuda sabemos del escenario como tal como existe en la actualidad: sabemos que la influencia del escenario sobre los hombres y las mujeres que actúan en él, son de un carácter de lo más inmoral. Sabemos que muchas mujeres han ido al escenario con la determinación de mantener los más altos ideales morales, y han descubierto, después de haber estado en el escenario por un tiempo, que deben hacer una de dos cosas: o deben bajar la bandera, o Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 172


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión deben renunciar al escenario. Algunas han renunciado al escenario, otras han bajado la bandera. Clement Scott, quien fuera crítico dramaturgo de los más sobresalientes de su tiempo en Inglaterra, y cuya vida entera fue dedicada a la crítica del drama, dijo hace algunos años en uno de los periódicos más importantes de Londres, por encima de su propio nombre, que era prácticamente imposible que una mujer pudiera seguir en el escenario y mantener su modestia femenina. Esta declaración suya, naturalmente causó un gran alboroto entre la gente que va a los teatros, mucha indignación, y por causa de diversos tipos de amenazas Clements Scott se vio obligado a decir que lamentaba haber hecho tal declaración, pero que nunca nadie lo iba a poder hacer decir que no era verdad. Cuando el Sr. Alexander y yo estábamos teniendo cultos en Londres, Herbert Beerbohm Tree, que se mantuvo a la cima de la producción de los dramas de su tiempo, y quien después llegó a ser nombrado por el rey entre los caballeros de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 173


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión la corte por su prominencia y sus dones extraordinarios, vino a verme en donde me hospedaba con uno de los periodistas de una de los periódicos más importantes de Londres, para convencerme de que estaba equivocado en mi actitud hacia el escenario. Tuvimos una larga conversación. Yo invité al Sr. Alexander para que escuchara la conversación y tomara parte de ella. En esa conversación, tanto el Sr. Alexander como yo le hicimos preguntas muy directas a Beerbohm Tree, y él las contestó con franqueza, y reconoció, (por supuesto no concerniente a cualquier cuestión de su propia conducta moral, sino concerniente a lo que era necesario hacer en la conducta en el escenario) me hizo pensar peor del teatro de lo que yo antes pensaba. Cuando yo estaba teniendo Gran Armería Cleveland, administrador de teatro me hotel y dijo: ―Yo exijo el defender el escenario plataforma‖.

cultos en la Ohio, un visitó en mi derecho de desde su

Le pregunté: ―¿por qué?‖

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 174


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Él dijo: ―Porque usted le está haciendo un gran daño a esta gran profesión. Yo estaba en Filadelfia cuando usted estaba teniendo cultos allí, y los administradores de teatro nos reunimos mientras usted estaba allí, y estuvimos todos de acuerdo de que sus cultos les estaba costando a los teatros de Filadelfia 50 mil dólares‖. Yo le contesté: ―Esa es una de las mejores cosas que yo jamás haya escuchado acerca de los cultos en Filadelfia. Ahora‖, le dije, ―¿qué es lo que quiere decir?‖ Él dijo: ―quiero defender el escenario‖. ―Bueno‖, le dije, ―el Fígaro de Paris ha dicho que no está bien juzgar a las actrices con los mismos cánones morales con los que juzgamos a otras mujeres, porque lo que es malo para otras mujeres está bien para las actrices, porque es parte de su arte‖. ―Bueno‖, dijo él, ―eso es justo lo que yo creo‖. ―Bueno‖, le dije, ―eso es peor que cualquier otra cosa que yo haya dicho acerca del teatro‖.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 175


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Cuando estaba en la misma ciudad de Cleveland, uno de los actores más respetados estaba actuando con su compañía teatral en esa ciudad en ese tiempo. Era una compañía teatral famosa conocida a ambos lados del agua y de alta reputación. Una de las damas principales en esa compañía teatral estuvo bajo la influencia de nuestros cultos, y en una conversación privada con mi secretaria, esta mujer le dijo lo que se requería prácticamente de cualquier mujer que aspirara a llegar a ser una estrella. Cuando se me reportó eso, no pude evitar sentir, que yo preferiría ver a una de mis hijas en su ataúd, antes que verla en el escenario. ¿Se complace Dios cuando uno de sus hijos patrocina una institución como esa, que tiene tal influencia en las mujeres que actúan en el escenario? Cuando el Sr. Alexander y yo estábamos teniendo cultos en Londres, y había dicho algunas cosas bastante directas sobre el escenario en nuestros cultos en el auditorio Royal Albert Hall, recibí una carta de un hombre que estaba administrando en ese tiempo más de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 176


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión treinta teatros en Londres. Me escribió diciendo: ―soy el administrador de más de treinta teatros en Londres en la actualidad, pero quiero que escribirle que cada palabra que usted ha dicho sobre el escenario es cierta. Ojalá que yo no estuviera en este negocio, pero lo estoy; no obstante, lo que usted ha dicho es cierto‖. Un número de personas bastante prominentes conectadas con el escenario renunciaron a ese trabajo durante nuestros cultos en Londres. ¿Y qué del baile? ¿Debe bailar el cristiano? La respuesta a esa pregunta se encuentra en la otra pregunta: ¿Le agrada a Dios? ¿Se agrada Dios más cuando uno de sus hijos baila, o cuando uno de sus hijos se rehúsa a bailar? Ahora bien, hay ciertas cosas que todos nosotros sabemos del baile. Primero que nada, sabemos que se permite un contacto de mucha cercanía entre los sexos en el baile moderno, que no se permite en ninguna otra parte en una sociedad decente. ¿Cómo puede ser mejor ese contacto en el baile que en cualquier otro lugar? Cuando yo estuve en Balarat, Australia, yo dije algunas cosas bastante directas sobre Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 177


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión el baile, que hizo que muchos de los que bailaban renunciaran al baile, y que se desbaratara uno de los clubs de baile prominentes en la ciudad. Algunos meses más tarde, yo estaba cruzando Tasmania rumbo a Australia, y un compañero de viaje en el barco, que era abogado de Balarat. Este abogado vino y me dijo: ―¿No es usted el Dr. Torrey?‖ ―Sí.‖ ―Bueno, yo no creo que usted fue justo con los que bailaban en Balarat‖. ―¿Qué dije yo que no fuera cierto?‖ Él contestó: ―Simplemente yo pienso que usted no fue justo.‖ ―Sí, pero ¿puede usted decir una sola cosa que no haya sido cierta?‖ Él dijo: ―Simplemente creo que usted no fue justo.‖ ―Ahora considere lo siguiente‖, le dije, ―¿baila usted?‖ ―Sí‖. ―¿Es usted casado?‖ ―Sí‖. ―¿Baila su esposa?‖ ―Sí‖. ―Bueno, dígame, si usted viera a su esposa con la misma actitud hacia otro hombre Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 178


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que tiene con usted, que ella asume en la sala de baile, en algún otro lugar que no sea la sala de baile, ¿qué haría usted?‖ Él contestó: ―Habría problemas‖. Yo le dije: ―¿Me podría decir por favor cómo es mejor en la sala de baile bajo las notas seductivas de la música que en cualquier otra parte? Ahora, dígame otra cosa, ¿no sabe usted que en todas las clases de la sociedad, aún en las más selectas, hay hombres que son leprosos morales?‖ Él contestó: ―Por supuesto, todos sabemos eso, Dr. Torrey, que en toda las clases sociales hay hombres que son corruptos‖. ―¿Y su esposa baila con esos hombres?‖ ―Bueno‖, dijo él, ―ella no conoce su carácter moral‖. ―¿Está usted dispuesto‖, le dije, ―que otro hombre, que sea leproso moral, abrace a su esposa, solo porque ella no sabe qué tipo de carácter moral tiene?‖ Él no contestó. ¿Qué respuesta podría dar? Ahora, yo no creo ni por un momento que todas las mujeres que bailan tienen pensamientos malos. Yo pienso que algunas de las señoritas que bailan son amables, inocentes, de mente limpia, pero si ellas supieran los pensamientos que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 179


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión están en las mentes de los hombres con los que bailan, nunca irían a la sala de baile otra vez. Tres jóvenes me vinieron a ver de una universidad de una ciudad del este, y me dijeron: ―Dr. Torrey, ¿qué tiene usted contra el baile?‖ Yo les pregunté: ―¿Ustedes bailan?‖ ―Sí‖. ―¿Son cristianos?‖ ―Sí‖. ―¿Podrían decirme, por favor, cuáles son sus pensamientos mientras bailan?‖ Ellos dijeron: ―Nuestros pensamientos están bien, si bailamos con una joven pura‖. Yo dije: ―¿Bailan con alguna otra clase de señoritas?‖ ―Bueno‖, dijeron ellos, ―usted sabe Dr. Torrey, hay algunas señoritas que no son lo que debieran ser‖. Y, dije: ―¿bailan con ellas?‖ ―Sí‖. ―Bueno, ustedes han contestado a su propia pregunta‖. Es un hecho bien sabido y comprobado de muchas maneras, que el baile selectivo es el que alimenta más, y ayuda más a la institución más terrible que existe en la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 180


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión sociedad civilizada en la actualidad. ¡Oh!, si las mujeres puras solamente supieran a dónde van los jóvenes que bailan con ellas, inmediatamente después de que termina el baile. Y si solamente pudiera yo decirles las cosas que yo sé personalmente, no de las que he leído en libros, sino las que han llegado o estado bajo mi observación personal en relación al efecto del baile selectivo entre las que son llamadas las mejores clases de nuestra sociedad, no hay una sola mujer que se respetara a sí misma, que volvería jamás a la sala de baile. Pero, ¿qué de las cartas? ¿Debe jugar a las cartas el cristiano? Bien, yo reconozco honestamente que el caso contra las cartas no está tan claro como el caso contra el teatro o el baile, pero está lo suficientemente claro. Todos los que han estudiado el asunto saben que las cartas son el arma más peligrosa del que juega al azar. Sabemos también que casi todos los que juegan al azar, tomaron las primeras lecciones que les llevó a la mesa de juegos de azar de una mesa de cartas de la familia. Yo no he conocido en mi vida a una sola persona reformada que jugó a las Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 181


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cartas (y he conocido a muchos), que no aborrecieran las cartas tanto como aborrecieron el veneno, ¿Por qué? porque ellos sabían que las cartas eran el secreto de su caída. Cuando estábamos teniendo cultos en Nashville, Tennessee, mi esposa fue a una de las instituciones penales de la ciudad de Nashville y ahí se enteró que había un hombre que estaba cumpliendo una sentencia de por vida por homicidio, porque le había disparado a un hombre en la mesa de juegos. Él dijo que había tomado el primer paso en esa dirección cuando él contaba los totales para su madre cuando ella jugaba a las cartas con sus amigas. Hace algunos años, un secretario del Y.M.C.A. (Asociación de Hombres Joven) en Ohio, iba a la Penitenciaria del Estado a visitar a algunos de los prisioneros. Antes de que él fuera, vino una señora y le preguntó: ―¿va a visitar a los prisioneros?‖ Él dijo: ―Sí‖. Ella dijo: ―Yo tengo un hijo en esa prisión ¿le puede llevar esta Biblia por mí, y le puede decir que su madre se la mandó?‖ Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 182


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión El secretario del Y.M.C.A. estuvo de acuerdo. Cuando llegó a la prisión preguntó por el joven. Trajeron al joven, empezaba a entregarle la Biblia diciendo: ―Tu madre te envía esta Biblia‖. El prisionero lo miró y dijo: ―¿Mi madre me manda esta Biblia?‖ ―Sí‖. ―Bueno‖, dijo él, ―entonces se la puede regresar a mi madre. Yo no quiero la Biblia de mi madre. Si mi madre no me hubiera enseñado a jugar a las cartas, no estaría aquí hoy. Yo no quiero la Biblia de mi madre, devuélvasela‖. Yo conocí a una familia en la que el padre y la madre trataron de hacer de su hogar de lo más placentero para sus tres hijos, que no deseaban ir a ninguna parte en la noche. Y sí hicieron de su hogar, un hogar placentero, el lugar más agradable de toda la comunidad y los hijos estaban perfectamente contentos de pasar las noches en casa. Entre otras cosas para entretener a sus hijos, este padre y esta madre jugaban a las cartas con ellos. De los tres hijos, a uno no le gustaron las Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 183


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cartas. Él no era mejor que los otros dos, sus gustos simplemente iban en otra dirección. Los otros dos jugaban a las cartas en la casa. Ahora bien, esta teoría de hacer el hogar lo más placentero hubiera estado del todo bien, si los jóvenes siempre hubieran estado en la casa; pero había veces que los jóvenes salían de la casa. Estos tres jóvenes se iban de la casa, y los dos que habían aprendido a jugar a las cartas en su casa con su papá y mamá cristianos, se hicieron jugadores de cartas. El Mayor Colt, el evangelista, en una ocasión estaba teniendo cultos en una ciudad de Arkansas. En una de las reuniones en la Iglesia Presbiteriana, entró un hombre de apariencia detestable y se sentó del lado derecho de la iglesia. Cuando empezaron los testimonios durante el culto, este desviado moral se puso de pie, miró alrededor de la iglesia y dijo: ―Todos éstos se me hacen conocidos. Cuando yo era niño, asistía a esta iglesia. Mi padre era uno de los ancianos en esta iglesia. Ésta es su antigua banca donde yo estoy parado. Había siete muchachos como yo que estaban en esta clase de Escuela Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 184


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Dominical. Nuestra maestra era una hermana muy amable. No solamente nos enseñaba la Biblia los domingos, sino que nos invitaba a su casa los sábados en la tarde. Nos enseñaba la Biblia y se ponía a jugar con nosotros. Un día después de que habíamos estado allí un rato, sacó un juego de cartas, y nos enseñó unos trucos con las cartas. Más tarde jugamos con las cartas. Muy pronto queríamos más cartas y le pedimos a la maestra que si nos daba menos Biblia y más cartas. Pero no nos daba suficientes cartas ahí, así que dejamos la Escuela Dominical y pasábamos los domingos en la tarde en una empacadora de algodón jugando cartas‖. ―Había siete miembros en la clase. Dos de esos miembros ya se ahorcaron; dos están en las prisiones estatales en la actualidad; le perdí la pista a uno de ellos; el sexto miembro de la clase ahorita es un fugitivo de la justicia, y si las autoridades supieran donde está, lo arrestarían; yo soy el séptimo miembro de la clase, si las autoridades supieran donde estoy, yo quedaría bajo arresto‖. En ese mismo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 185


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión momento, una hermana vestida de negro en la parte trasera de la iglesia se puso de pie, vino corriendo por el pasillo ondeando sus manos en el aire y llorando: ―¡Oh Dios mío! Yo soy esa maestra‖. Cayó a los pies de él como si estuviera muerta. Ellos pensaron por un momento que estaba muerta. A mí no me hubiera gustado ser esa maestra. ¡Oh! padres y madres, feliz el joven o la señorita que va al mundo sin poder distinguir una carta de la otra, y plenamente instruidos de los peligros que hay en las cartas. Si algunos de ustedes padres, tienen un juego de cartas en su casa yo les aconsejo que lo quemen tan pronto como lleguen a su casa. Bueno y ¿qué hay del cine? No necesito abundar mucho sobre eso. Las películas son tan malas como el teatro jamás soñó que sería; inmensurablemente peor. El escenario en su peor condición nunca estuvo tan ocupado con la descripción tan gráfica y degradante del pecado como en las películas en la actualidad, y es bien conocido el carácter moral de los actores y las actrices de las películas. No estoy queriendo decir ni por un momento que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 186


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión todas las actrices de las películas son inmorales Lo sé muy bien. Una de las señoritas cristianas más modestas y más amables que yo he conocido, que ahora es esposa de un ministro y una hermosa madre cristiana, fue una actriz de cine cuando yo recién la conocí. Yo no cuestiono que haya otras como ella. Pero las vidas de los actores y las actrices de cine en general, están llenas de tentaciones terribles y muchas han cedido a esas tentaciones. Los temas de las películas que existen en la actualidad, (y yo no hablo de las películas educacionales, aunque algunas que son pasadas como en un desfile como educacionales, están entre las más viles que pueda haber), son en su mayoría unas de las más grandes amenazas que existen para la juventud en nuestro país y también a la vida familiar pura. ¿Se agrada Dios cuando uno de sus hijos patrocina una película, sabiendo lo que es en la actualidad? Hay muchas otras cosas que yo debería mencionar, pero esto es suficiente para ilustrar el principio. Alguien podría preguntar: ―¿Dr. Torrey quiere usted decir Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 187


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que bailar, ir al teatro, jugar a las cartas, ir al cine es pecado como robar es pecado, como el adulterio es pecado, como el homicidio es pecado, como el chismear es pecado, como levantar falsos a su prójimo es pecado?‖ No, yo no digo eso. ―Entonces‖, preguntará usted, ―¿qué daño hay en ello?‖ Aquí está: Nuestro deleite en estas cosas no agrada a Dios, y por lo tanto, le roba poder a la oración; y yo quiero cada gramo de poder en la oración que yo pueda tener, y si hay algo, no importa cuán inocente pueda parecer en sí mismo, o cuánto se pueda decir en su defensa, que le robe poder a la oración, yo lo voy a dejar. Recuerde en todo lo que estoy diciendo, que no estoy legislando para el mundo; si estuviera en mi poder hacer una ley para que no hubiera bailes, que no hubiera juegos de cartas, que no hubieran teatro, y no hubiera cines, yo no haría esa ley, yo no creería en ella. No, no estoy legislando para los que no son salvos en estos asuntos, ni en ningún otro asunto. Simplemente estoy tratando de decirles a los hombres y a las mujeres que profesan ser cristianos cómo sacarle el mejor provecho a su vida Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 188


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cristiana, y en particular, en estos tiempos, cómo tener el poder en la oración. Además, más allá de cualquier pregunta sincera, estas cosas le roban poder a la oración. El cristiano que baila, o que va al teatro, o juega a las cartas, o va al cine, o hace muchas otras cosas que no son agradables a Dios, no puede ser un hombre o mujer de poder en la oración. Para resumir todo lo que he dicho: Los que pueden orar para que Dios escuche sus oraciones y les conceda lo que pidan, son los que estudian la Palabra de Dios todos los días de sus vidas para averiguar cuál es la voluntad de Dios, y para hacerla siempre que la encuentren; y además, se proponen familiarizarse tanto con Dios, para saber instintivamente lo que agrada a Dios y lo que desagrada a Dios, y en todas las acciones de sus vidas buscan hacer aquello que agrada a Dios, aunque no agrade a los hombres; y no hacer las cosas que desagradan a Dios, no importa quién pueda estar haciéndolas. ¡Oh, qué todos pudiéramos entrar a ese maravilloso lugar de privilegio descrito en nuestro texto: ―y cualquiera cosa que pidiéremos la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 189


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”!

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 190


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Capítulo 6

“ORANDO EN EL NOMBRE DE JESUCRISTO”. “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Juan 14:13, 14.

Esta es una de las promesas más conocidas, más maravillosas, pero al mismo tiempo más malentendida de la Biblia concerniente al deseo de Dios de contestar la oración. Aquí nuestro Señor Jesucristo mismo nos dice que si una cierta clase de personas oran de una cierta manera, Él les va a conceder justo lo que están pidiendo. Eche un vistazo otra vez a la promesa: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Estas palabras son llanas, sencillas, positivas, muy valiosas y animadoras; nos dicen que hay una cierta clase de personas que pueden obtener de Dios lo que pidan, si tan solo lo piden de una cierta manera.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 191


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Hay una doctrina concerniente a la oración que es muy común en nuestros días y es ésta: que si oramos, nuestra oración va a producir mucho provecho de muchas maneras, quizás no obtengamos lo que estamos pidiendo, pero nos va a producir algo, algo tan bueno como lo que pedimos o quizás algo mucho mejor de lo que pedimos. Yo no dudo que hay algo de cierto en esta doctrina. Es bueno que a veces algunos de nosotros no obtengamos lo que pedimos; somos tan descuidados, tan despreocupados y tan apresurados y tan poco bajo el control del Espíritu Santo cuando oramos, que a menudo es bueno que nosotros (y aún para otros), no obtengamos lo que estamos pidiendo. Sería una gran calamidad si algunos de nosotros obtuviéramos las cosas que le pedimos a Dios. Sin embargo, aunque hay algo de cierto en esa doctrina, no es la doctrina de la oración que se enseña en la Biblia. La doctrina de la oración como se enseña en la Biblia es que hay una cierta clase de personas que pueden orar de una cierta manera y que no solamente van a obtener algo bueno, o algo que sea tan bueno como lo que piden o algo aún mejor de lo que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 192


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión piden, sino que van a obtener justo lo que piden: ―Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Hay dos cosas que señalar de esa promesa: Primero, a quién se le hace la promesa, quién es el que puede pedir en el nombre del Señor Jesús y obtener lo que está pidiendo. Segundo, cómo deben orar estas personas para obtener lo que piden. I.

- ¿A Quién se le Hace la Promesa?

Primeramente, note a quién se le hace esta promesa, una de las causas más comunes de malinterpretación de la Biblia es aplicar las promesas que fueron hechas a una clase claramente definida de personas a otros a quienes nunca les fueron hechas las promesas. Dios no promete contestar las oraciones de todos; de hecho, Él nos dice claramente que hay personas a cuyas oraciones Él no pondrá nada de atención. En el caso de la presente promesa se nos dice muy definidamente en el contexto, y hasta en lo que va antes y lo que viene después de la promesa, precisamente a quiénes Dios les va a contestar la oración si la ofrecen de una cierta manera. ¿Quiénes son las personas a quienes Dios dice por medio de su Hijo Jesucristo: “Si Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 193


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”? Están claramente descritas en el versículo doce, el versículo que precede inmediatamente y en los versículos quince y diecisiete, versículos que están inmediatamente después de la promesa. 1. De ahí que, antes que nada, considere el versículo 12: ―De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre”. Y luego nuestro Señor continúa diciendo: “Y todo lo que [vosotros, o sea los que creen en el Hijo, como acaba de ser definido] pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré...” La promesa, pues, ha sido hecha, antes que todo, a los que creen en Jesucristo. Observe que no se les hizo la promesa a los que creen acerca de Jesucristo, sino a los que creen en Jesucristo. La gente está constantemente confundida en sus propias mentes sobre estas dos cosas completamente diferentes: lo que es creer acerca de Cristo y creer en Cristo. Dios no promete contestar las oraciones de los que solamente creen acerca de Jesucristo aún a pesar de que su fe pueda ser Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 194


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión perfectamente y rígidamente ortodoxa, Él sí promete contestar las oraciones de aquellos que creen en Jesucristo. Una persona puede creer correcta y perfectamente acerca de Jesucristo y aun así no creer en Él para nada. El diablo mismo cree acerca de Jesucristo y es sin duda una fe perfectamente ortodoxa; él sabe más acerca de Jesucristo, de cómo Él es realmente más que nosotros, pero el diablo ciertamente no cree en Jesucristo. Hay muchos hoy en día que se imaginan que porque tienen una creencia de Jesucristo que es perfectamente ortodoxa, creen que eso es creer en Jesucristo, pero eso no es una conclusión lógica para nada. ¿Qué significa creer en Jesucristo? Creer en Jesucristo significa poner nuestra confianza personal en Jesucristo como lo que Él afirma ser y aceptarlo para que sea para nosotros lo que Él ofrece ser para nosotros. Significa que nosotros le aceptemos como nuestro Salvador, como el que llevó nuestros pecados en su propio cuerpo sobre la cruz, y significa confiar en Dios para que nos perdone en base a que Jesucristo murió en nuestro lugar, y significa también aceptarlo como nuestro Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 195


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Señor y Amo a quien nosotros rendimos el control absoluto de nuestras vidas. Esto se nos dice en esas precisas palabras en el primer capítulo del mismo libro en el versículo doce: ―Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. En ninguna parte de toda la Biblia, Dios promete escuchar las oraciones de la gente que no creen en Jesucristo, o sea, las oraciones de la gente que no están unidas a Jesucristo en una fe viviente en Él mismo como su Salvador y como su Señor. No estoy diciendo que Dios nunca contesta las oraciones de los que no son creyentes en Jesucristo, yo creo que Él a veces lo hace. Él contestó algunas de mis oraciones antes de que yo fuera, en un sentido bíblico, un creyente en Él, pero Él no promete hacerlo. Esta acción pertenece a lo que los antiguos teólogos solían aptamente llamar: ―las misericordias fuera del pacto de Dios‖. Él promete de la forma más clara y más positiva contestar las oraciones de los que creen en Jesucristo, pero nunca promete contestar las Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 196


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión oraciones de aquellos que no creen en Jesucristo. El que no crea en Jesucristo, no tiene ningún derecho de esperar que Dios conteste sus oraciones, y no tiene ninguna razón de quejarse de que las promesas de Dios no sean verdaderas porque Él no contesta sus oraciones. Hay mucha gente que dice que sabe que Dios no contesta la oración, porque nunca les ha contestado sus oraciones y ellos lo han intentado una y otra vez. Pero eso no es ninguna prueba de que Dios no conteste la oración, pues Dios nunca ha prometido contestar sus oraciones. Esa es una de las muchas buenas cosas de creer en Jesucristo, nos coloca sobre un fundamento apropiado para la oración, nos coloca en un lugar en donde podemos ir a Dios todo el tiempo de necesidad y obtener de Él justo lo que necesitamos y pedimos. Yo preferiría estar sobre un fundamento de oración, y en una relación con Dios tal en la que Él pueda y quiera contestar mis oraciones, que tener una riqueza de cien Rockefellers. Los tiempos vendrán en la vida de cada uno de nosotros antes que lo esperemos, cuando ningún amigo terrenal Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 197


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión nos podrá ayudar y ninguna cantidad de riqueza nos podrá ayudar, pero nunca vendrá el tiempo cuando Dios no pueda ayudarnos y librarnos completamente. Esta pregunta importante, por lo tanto, nos confronta a todos nosotros: ―¿Creo en Jesucristo?‖ No sí creo acerca de Él, sino sí creo en Él. Si usted no cree en Él, hay una sola cosa sabía qué hacer. Hay solamente una cosa que hacer que tenga el más mínimo rastro de inteligencia y eso es creer en el Señor Jesucristo ahora mismo. Ponga ahora mismo su confianza en Él como su Salvador y ahora mismo busque a Dios para que perdone sus pecados ahora mismo porque Jesucristo murió en su lugar; y también ponga ahora mismo su confianza en Él como su Señor y Amo, a quien usted ahora mismo rinde el control total de sus pensamientos, su vida y su conducta. 2. Pero esto no es todo de la descripción de aquellos cuyas oraciones Dios promete contestar. El resto de la descripción de esta clase afortunada la encontramos en el versículo quince, el versículo que le sigue a la promesa: ―Si me amáis, guardad mis Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 198


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión mandamientos”. La promesa se le ha dado entonces a los que creen en Jesucristo y lo aman con un amor genuino que los guía a guardar sus mandamientos. Por supuesto, para guardar sus mandamientos debemos conocerlos, y para conocerlos debemos estudiar su Palabra en la cual Él nos ha revelado su voluntad para nosotros. De modo que vemos que la promesa le fue dada a los que estudian la Palabra de Dios todos los días de sus vidas para que puedan conocer cuál es esa voluntad de Dios concerniente a su conducta, y quienes cuando la descubren, la hacen todo el tiempo. Esto nos lleva justo a donde estábamos cuando estuvimos estudiando 1 Juan 3:22: ―y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él”. No hay una sola promesa en todo el Libro de Dios, de que Dios escuche y conteste las oraciones de un hijo desobediente. Si vamos a esperar que Dios nos escuche cuando oramos a Él, debemos primeramente escuchar a Dios cuando Él Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 199


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión nos habla en su Palabra. Debemos obedecer a Dios todas las veces que Él lo mande, y entonces, y sólo entonces, Él va a escuchar siempre que oremos. Debemos estudiar su Palabra todos los días de nuestras vidas para que podamos averiguar cuál es su voluntad, y cuando la averigüemos, la hagamos siempre. Entonces, y sólo entonces, estaremos sobre un fundamento de la oración. Para resumirlo todo, entonces, la promesa de Dios de darle a cierta clase de personas lo que pidan de una cierta manera, se hace a aquellos que están unidos a Él por una fe viviente y un amor obediente; a ellos y solamente a ellos. Alguien quizá quisiera preguntar: ―¿Qué es más importante en la vida de oración, que tengamos una fe viviente en Jesucristo o un amor obediente para Jesucristo?‖ La respuesta es sencilla: usted no puede tener una sin la otra, si usted tiene una fe viviente en Jesucristo, inevitablemente le guiará a tener un amor obediente para Jesucristo. El apóstol Pablo lo dice así claramente en Gálatas 5:6: “porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale algo, ni la incircuncisión, sino la fe que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 200


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión obra por el amor”. Por otro lado, usted nunca va a amar al Señor Jesucristo hasta que comience creyendo en su amor por usted. Nosotros comenzamos creyendo en su amor para nosotros y terminamos amándolo a Él o como lo dice Juan en 1 Juan 4:19: “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”. Hay mucha gente que está tratando de amar a Dios como una cuestión de deber, pero nadie jamás tiene éxito en ese intento. Por supuesto debemos amar a Dios porque Él es infinitamente digno de nuestro amor, debemos amarlo por su perfección moral, y porque Él es el Infinito y nuestro Creador; pero nunca nadie lo amó por esa razón, y nunca nadie podrá amarlo o querrá amarlo. Aquí es donde los unitarianos bajo el liderazgo de Channing y otros grandes líderes intelectuales de su época cometieron su error. Intentaron amar a Dios como una cuestión de deber. Nosotros nunca podremos y nunca lo haremos. Pero si primeramente ponemos nuestra confianza en su maravilloso amor por nosotros, tan viles e indignos pecadores como somos, pronto nos veremos amándole a Él sin ningún esfuerzo. El Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 201


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión amor a Dios es el resultado inevitable de que nosotros hayamos creído en su amor por nosotros. Un día en Londres una niñita se le acercó a Mark Guy Pearse, el gran predicador inglés y lo miró con tristeza en su rostro y dijo: ―Sr. Pearse, yo no amo a Jesús. Yo quisiera amar a Jesús pero no amo a Jesús. ¿Me podría decir por favor cómo amar a Jesús?‖ Y el gran predicador miró a esos ojos ansiosos y le dijo a ella: ―Niñita, vete a tu casa hoy y di a ti misma: ‗Jesús me ama‘, ‗Jesús me ama‘, ‗Jesús me ama‘ y cuando regreses el próximo domingo yo creo que tú vas a poder decir: ‗Yo amo a Jesús‘‖. El siguiente domingo la niñita fue con él otra vez con ojos alegres y un rostro radiante, y exclamó: ―¡Oh Sr. Pearse, yo amo a Jesús, yo amo a Jesús! El domingo pasado me fui a la casa diciéndome a mí misma: ‗Jesús me ama‘, ‗Jesús me ama‘, ‗Jesús me ama‘ y empecé a pensar en su amor, y empecé a pensar como Él murió en la cruz en mi lugar, y yo descubrí que mi frío corazón se iba calentando, y antes que

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 202


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión me diera cuenta, estaba lleno de amor por Jesús‖. Esa es la única manera cómo cualquiera pueda aprender a amar al Señor Jesús. Primeramente, creyendo lo que la Biblia nos dice acerca de su amor por nosotros, aunque somos los más viles de los pecadores, y cómo Él murió en nuestro lugar, y cómo Él “herido fue por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados” y cómo ―el castigo de nuestra paz fue sobre Él y por su llaga fuimos nosotros curados”. Comenzamos creyendo en Él, comenzamos creyendo en su gran amor por nosotros, y terminamos amándolo y demostrándole nuestro amor con nuestro estudio diario de su Palabra para encontrar cuál es su voluntad y haciéndola siempre que la encontremos, luego entonces, estaremos sobre el fundamento adecuado para orar. Hace algunos años, un gran maestro escocés dio un sermón en Northfield sobre el tema de si era mejor tener fe en Jesucristo sin amor o tener amor por Jesucristo sin fe, y llegó a la conclusión de que era mejor tener amor sin fe, que tener fe sin amor. Pero todo el sermón, aunque Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 203


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión fue un gran sermón en muchos aspectos, estaba elaborado sobre un malentendido y un falso supuesto. Había supuesto que podíamos tener amor sin fe, lo cual no es posible; el amor a Cristo es el resultado de la fe en Cristo, y la fe en Cristo es la raíz de la cual crece el amor a Cristo. Para abundar, hablar sobre si es mejor tener fe sin amor o amor sin fe es como hablar de si sería mejor tener un huerto de manzanas cuyos árboles pudieran tener buenas raíces pero no dieran manzanas o de tener un huerto cuyos árboles no tuvieran raíces pero produjeran buenas manzanas. Por supuesto, un huerto en donde los árboles no tienen raíces no producirán ningunas manzanas, y la vida que no está arraigada en la fe y en el amor de Jesucristo, para nosotros no tiene raíces y no puede llevar el fruto de amor y la obediencia que resulta de ese amor. Por lo tanto, entonces, esta promesa que estamos considerando les ha sido dada a los que tienen una fe viviente en Jesucristo que se manifiesta en un amor obediente. II. Orando en el Nombre de Jesús.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 204


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Pero, ¿cómo deben orar aquellos que están unidos a Jesucristo por una fe viviente que se revela en un amor obediente, si han de obtener aquello por lo que están orando? Vamos a leer el versículo una vez más: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Si hemos de obtener de Dios lo que pedimos, debemos pedirlo en el nombre del Señor Jesús. La oración en el nombre de Jesucristo prevalece con Dios y ninguna otra oración lo hace; no hay otra manera en la que ningún hombre o mujer puede acercarse a Dios excepto por medio de Jesucristo, como el Señor mismo nos dice en el sexto versículo de ese mismo capítulo: ―Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. ¿Pero qué significa precisamente orar en el nombre de Jesús? Yo he escuchado muchas explicaciones de esto, algunas de ellas tan profundas o místicas, o tan rebuscadas, o tan confusas, que cuando terminé de leerlas o de escucharlas yo sabía menos de ello que cuando comencé. Yo he escuchado a dos grandes maestros de la Biblia, dos de los maestros de Biblia Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 205


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión más reconocidos en el mundo, que han dicho que orar en el nombre del Señor Jesús significa orar en la persona de Jesús. Ahora bien, yo no cuestiono que estos dos grandes maestros de Biblia tienen algo de pensamiento definido en sus propias mentes, pero ciertamente no transmitieron ningún pensamiento claro ni definido a mi mente. Lo cierto es que no hay nada misterioso en el asunto; es de lo más simple que pudiera ser. Tan simple que cualquier niño inteligente lo puede entender. A mí siempre me entran sospechas de explicaciones profundas de las Escrituras, explicaciones que se necesita de un erudito o filósofo para entenderlas. La Biblia es el libro sencillo para el hombre. El Señor Jesús mismo dijo en Mateo 11:25: “Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y de los entendidos, y las revelaste a los niños”. En por lo menos noventa y nueve de cien casos el significado de la Escritura yace en la superficie, el significado que cualquier hombre o mujer o niño de mente sencilla que realmente quiere conocer la verdad y

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 206


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión obedecerla va a ver realmente significa.

ahí,

es

lo

que

Me encanta lo que dijo la niña que cuando en una ocasión escuchó a una persona educada tratar explicar el significado sencillo de la Escritura, exclamó: ―Si Dios no quiso decir lo que dijo: ¿Por qué no dijo lo que quería decir?‖ Bueno, Dios siempre dice justo lo que Él quiere decir, justo lo que usted y yo entenderíamos por ello, si nuestras voluntades estuvieran realmente rendidas a Dios, y nosotros realmente deseáramos conocer exactamente lo que Dios quiere decirnos, y no tratar de leer en la Biblia nuestras propias opiniones. Con esta expresión, “en mi nombre”, Él quiso decir exactamente lo que las palabras indicarían a cualquiera que busque la verdad con vehemencia e inteligencia, y esté dispuesto a tomar las palabras de Dios por lo que simplemente significan. Cuando uno se topa con una palabra o frase en la Biblia y no sabe lo que significa, lo que hay que hacer no es correr a un diccionario, o a un comentario, o algún libro de teología, sino tomar uno su concordancia, e ir por toda la Biblia, y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 207


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión consultar todos los lugares donde se use esa palabra o frase o palabras sinónimas o frases sinónimas. Entonces sabrá usted lo que esa palabra o frase significa exactamente. El significado de las palabras y de las frases en la Biblia se han de determinar tal y como están en todos los otros libros: por el uso. Ahora bien, yo he hecho esto con esta frase: ―en mi nombre‖ y con frases sinónimas: ―en su nombre‖ o ―en el nombre de Jesucristo‖. Yo he consultado todos los pasajes en la Biblia donde aparecen, y he descubierto lo que yo sospechaba desde el principio: que estas frases significan exactamente lo mismo en la Biblia que en cualquier otro lenguaje ordinario. ¿Qué significa en el lenguaje ordinario diario pedir algo en el nombre de alguna otra persona? Simplemente significa esto: que uno pide lo que uno le está pidiendo, a la persona de quien lo está pidiendo, sobre las bases de algún derecho que la persona en cuyo nombre usted lo está pidiendo tiene sobre aquél a quien lo está pidiendo. Déjeme ilustrarlo, supóngase que yo fuera al First National Bank de su ciudad y que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 208


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión yo hiciera un cheque: ―páguese a la orden de R.A. Torrey la cantidad de cinco dólares‖, y luego yo firmara al calce del cheque, y luego fuera a la ventanilla de la cajera y presentara el cheque. ¿Qué estaría haciendo? Yo estaría rogando que el banco me diera cinco dólares. ¿Y a nombre de quién lo estaría pidiendo? En mi propio nombre. ¿Y qué pasaría? Que la cajera tomaría el cheque, lo miraría y luego me miraría a mí y luego diría: ―Dr. Torrey, ¿usted tiene dinero en nuestro banco?‖ ―No‖. Entonces, ¿qué diría? Algo así: ―Nos gustaría ayudarle pero eso no sería una buena transacción comercial. Usted no tiene absolutamente ningún derecho en este banco y no podemos pagar su cheque, aunque sea solamente por cinco dólares‖. Pero, supóngase que en vez de eso, un hombre en su ciudad que tiene 100,000 dólares en ese banco me llamara y dijera: ―Dr. Torrey, estoy muy interesado en la obra del Instituto Bíblico y quería darle algo de dinero para el Instituto y se lo voy a entregar‖. Y luego hace un cheque: ―páguese a la orden de R.A. Torrey la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 209


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cantidad de 5,000 dólares‖, y luego lo firma al calce. Yo voy al banco otra vez, y al presentar el cheque, ¿qué estaría yo haciendo? Estaría pidiendo que el banco me diera 5,000 dólares. ¿Y a nombre de quién lo estaría pidiendo? No en mi propio nombre, sino en el nombre del hombre cuya firma aparece al calce del cheque, el cual sí tiene derechos sobre 100,000 dólares en ese banco. ¿Qué pasaría? La cajera miraría el cheque, y luego no me preguntaría si yo tengo dinero en ese banco, y no le importaría si yo tengo ni un solo centavo en ese banco, o en otro banco. Si el cheque está hecho y endosado correctamente, la cajera me contaría los 5,000 dólares porque yo lo estaría pidiendo a nombre de ese hombre. Yo lo estaría pidiendo en base a los derechos que él tiene en el banco. Ahora bien, eso es exactamente lo que significa orar en el nombre de Jesucristo. Significa que vamos al banco del cielo, en el cual ni usted, ni yo, ni ningún otro hombre sobre la tierra tiene derecho ninguno por sí mismo, sino sobre los derechos infinitos que tiene Jesucristo. En Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 210


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión el nombre de Jesús, quien nos ha dado el derecho de poner en nuestros cheques, si estamos unidos a Él por una fe viviente que se manifiesta en un amor obediente, podemos pedir lo que necesitamos en su nombre. O, para ponerlo de otra manera: Orar en el nombre de Jesucristo es reconocer que no tenemos ningún derecho con Dios, que Dios no nos debe nada y que no merecemos nada de Dios, sino creer lo que Dios mismo nos dice acerca de los derechos de Jesucristo con Él, le pedimos a Dios las cosas sobre la base de los derechos de Cristo con Dios, y cuando nos acercamos a Dios de esa manera podemos tener ―lo que pidiereis” no importa cuán grande sea. Orar en el nombre de Cristo significa más que simplemente adherir la frase: ―En el nombre de Jesús‖ o ―por causa de Cristo‖ a nuestras oraciones. Muchos hombres piden cosas y ponen la frase: ―En el nombre de Jesús‖ o ―por causa de Jesús‖ en sus oraciones, cuando en realidad todo el tiempo ellos se están acercando a Dios en base a algún derecho que ellos se imaginan que tienen con Dios. En realidad Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 211


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión aunque ellos utilizan la frase, no están orando en el nombre de Jesucristo, sino que están orando en su propio nombre. Y puede ser que alguien más ni ponga esa frase en su oración y aun así todo el tiempo se esté acercando a Dios dándose cuenta que él no tiene derechos con Dios, sino creyendo que Jesucristo tiene derechos con Dios y se está acercando a Dios en base a los derechos de Jesucristo. Aquí es en donde muchas personas fracasan en obtener respuesta a su oración. Tales personas pueden estar pidiendo cosas de Dios en base a algún derecho que se imaginan que tienen con Dios. Ellos se imaginan eso porque son buenos cristianos, tan consistentes en sus vidas, y tan activos en su servicio, que Dios está en la obligación de concederles sus oraciones. En Melbourne, Australia, al dirigirme a la plataforma un día en una reunión de hombres de negocios, me pusieron una nota en mis manos. Esa nota decía: Querido Dr. Torrey estoy sumamente perplejo, he estado orando por mucho tiempo por algo que yo estoy confiado Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 212


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que está de acuerdo a la voluntad de Dios, pero no lo obtengo, he sido miembro de la iglesia presbiteriana por treinta años, he tratado de ser consistente todo el tiempo, he sido superintendente de la Escuela Dominical por 25 años y he sido anciano en la iglesia por 20 años y aun así, Dios no contesta mi oración y no lo puedo entender, ¿me lo podría explicar? Tomé la nota conmigo a la plataforma y la leí y dije: ―Esto es perfectamente fácil de explicar. Esta persona piensa que porque ha sido miembro consistente de la iglesia por treinta años, y superintendente de la Escuela Dominical por veinticinco años, y anciano de la iglesia por veinte años, que Dios está bajo la obligación de contestar su oración. Él realmente está orando en su propio nombre, y Dios no va a escuchar nuestras oraciones cuando nos acercamos a Él de esa manera. Debemos renunciar, si hemos de tener las respuestas de Dios a nuestras oraciones, a cualquier pensamiento de que tenemos derechos con Dios. Ninguno de nosotros merece nada de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 213


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Dios, y si obtuviéramos lo que merecemos, todos y cada uno de nosotros pasaríamos la eternidad en el infierno. En cambio, Jesucristo sí tiene grandes derechos con Dios y debemos ir a Dios en nuestras oraciones, no sobre la base de cualquier bondad en nosotros, sino sobre la base de los derechos de Jesucristo. Esta persona está yendo sobre el fundamento de los derechos que él supone que tiene porque él ha sido miembro fiel de la iglesia por treinta años, superintendente de escuela dominical por veinticinco años, y anciano de la iglesia por veinte años. Está orando en su propio nombre‖. Al final del culto, un caballero se me acercó y dijo: ―Yo escribí esa nota. Usted le pegó al clavo en la mera cabeza. Yo sí pensaba que porque yo había sido miembro consistente de la iglesia por treinta años, y superintendente de la Escuela Dominical por veinticinco años, y anciano por veinte años, que Dios estaba bajo la obligación de contestar mis oraciones. Ya veo mi error‖. Multitudes están cometiendo el mismo error. Se imaginan que porque han sido miembros fieles de la iglesia, y han estado Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 214


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión activos en el servicio cristiano, que Dios está bajo la obligación de contestar sus oraciones, y que ellos tienen algún derecho para con Dios. Ninguno de nosotros tiene derecho ninguno para con Dios. Somos pecadores miserables; pero Jesucristo tiene derechos delante de Dios, y nos ha dado el derecho de acercarnos a Dios en su nombre; o sea, en base a sus derechos para con Dios. Orar, pues, en el nombre de Jesucristo, significa simplemente lo siguiente: Que reconocemos que no tenemos ningún derecho para con Dios, que no tenemos ningún mérito delante de Él, y además de que Jesucristo tiene derechos inmensurables para con Dios, y nos ha dado el derecho de acercarnos a Dios, no en base a nuestros derechos, sino en base a sus derechos. Y cuando nos acercamos así a Dios en oración, Él nos va a dar lo que pidamos. ¡Qué precioso privilegio es orar en el nombre de Jesucristo! ¡Cuán ricos seríamos si solamente nos diéramos cuenta de que Jesucristo nos ha dado el derecho de acercarnos al Padre celestial en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 215


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión su nombre en base a sus derechos con Dios! Cuando yo era niño, mi padre había dejado el manejo de la mayor parte de los gastos de la casa y otras cosas a manos de mi hermano mayor que seguía de mí; siendo que el mayor de todos estaba lejos de casa. La cuenta del banco estaba a nombre del hermano que seguía de mí, pero él también se tuvo que ir lejos de casa, y me encargó la tarea de pagar las cuentas, y de manejar los negocios. Me dio una chequera llena de cheques en blanco con su firma y dijo: ―cualquier cantidad de dinero que necesites, solo llena uno de esos cheques por la cantidad que necesites y ve y preséntalo al banco‖. ¡Cuán rico me sentí con esa chequera llena de cheques en blanco, que podía llenar en cualquier momento, e ir al banco y obtener lo que pidiera! ¿Pero, qué es lo que el Señor Jesucristo ha hecho por nosotros? Él ha puesto su cuenta de banco a nuestra disposición. Nos ha dado el derecho de acercarnos al Padre en su nombre y de pedir a Dios lo que sea en base, no a nuestros derechos con Dios, sino al fundamento de sus derechos para con Dios. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 216


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Aún antes de que el Sr. Moody renunciara a su negocio, ya era obrero cristiano activo, y a menudo iba de Chicago a algún pueblito campirano para tener una serie de cultos. En una ocasión estaba teniendo una serie de cultos en un pueblo de Illinois, a cierta distancia de Chicago, la esposa del juez de ese distrito se le acercó y dijo: ―Sr. Moody, ¿no quisiera ir a hablar con mi esposo?‖ El Sr. Moody contestó: ―Yo no puedo hablar con su esposo. Su esposo es un hombre culto y yo no soy más que un ignorante vendedor de zapatos de Chicago‖. Pero la esposa del juez fue muy insistente de que fuera a hablar con él y finalmente el Sr. Moody consintió en ir y fue. Cuando entró en la recepción de la oficina del juez, la recepcionista cuchicheó en forma audible de cómo pensaban que el hábil juez rápidamente se iba a deshacer de este trabajador joven e ignorante de Chicago. El Sr. Moody entró en el despacho del juez y le dijo: ―Juez, yo no puedo hablar con usted. Usted es un hombre preparado y yo no soy más que un vendedor de botas sin preparación de Chicago, pero quiero Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 217


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión preguntarle algo: ¿Cuándo convierta me puede avisar?‖

usted

se

El juez contestó con una risa de menosprecio: ―Sí joven, cuando me convierta yo le aviso. Sí, cuando me convierta yo le aviso. Buenos días‖. Y cuando salía el Sr. Moody del despacho hacia la recepción, el juez levantó su voz aún más alto para que los empleados de la recepción pudieran escuchar: ―Sí joven, cuando me convierta yo le aviso‖. Y los empleados de la oficina se rieron aún más fuerte que antes. Pero el juez sí se convirtió durante el año. El Sr. Moody regresó a ese pueblo y visitó al juez y le dijo: ―Juez ¿le importaría decirme cómo se convirtió?‖ ―No, Sr. Moody‖, contestó, ―me daría mucho gusto decirle: ‗muy poco tiempo después de que usted estuvo aquí, en una noche de oración, mi esposa fue a la reunión de oración como siempre lo hacía y yo me quedé en casa como siempre lo hacía a leer el periódico vespertino. Después de haber estado un rato ahí leyendo me empecé a sentir muy miserable. Empecé a sentir que yo era un Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 218


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión gran pecador. Antes que mi esposa llegara a la casa yo estaba tan miserable que no me atrevía a afrontar a mi esposa y me retiré antes de que ella llegara a la casa. Ella llegó a la recámara y preguntó: ‗¿estás enfermo?‘ Yo contesté: ‗No, no me estaba sintiendo bien y pensé mejor en irme a acostar. Buenas noches‘. Me sentí miserable toda la noche y cuando llegó la mañana me sentía tan mal que no me atreví a darle la cara a mi esposa a la mesa del desayuno y simplemente me asomé al comedor y le dije: ‗Esposa, no me siento bien. No voy a desayunar esta mañana. Adiós, me voy a la oficina‘. Cuando llegué a la oficina me sentía tan miserable que les dije a los empleados que se tomaran el día, y cuando se fueron, le puse llave a la puerta que da al exterior y me metí a mi despacho, le puse llave a la puerta y me senté. Me sentí más y más miserable al estar pensando en mis pecados, hasta que al fin me arrodillé y dije: ‗Oh Dios perdóname mis pecados‘. No hubo respuesta, y yo clamé con más ansiedad: ‗¡Oh Dios perdóname mis pecados!‘ Aún no había respuesta. Yo no iba a decir: ‗Oh Dios por causa de Cristo perdóname mis Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 219


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pecados‘, porque yo era unitariano y yo no creía en la expiación. Una vez más clamé: ‗¡Oh Dios perdóname mis pecados!‘, pero no había respuesta. Al fin yo me sentía tan miserable al pensar en mis pecados que clamé: ‗¡Oh Dios por causa de Cristo perdóname mis pecados!‘ Y yo encontré paz inmediata. No hay caso de tratar de acercarse a Dios de cualquier otra manera que en el nombre de Jesucristo y en base a sus derechos para con Dios y en base a su muerte expiatoria por la cual Él tomó nuestros pecados sobre sí mismo e hizo posible que nos acercásemos a Dios en base a sus derechos con Dios. Aunque nosotros no tenemos derechos para con Dios por nuestra bondad o por nuestro servicio, Jesucristo, como hemos dicho, tiene derechos infinitos para con Dios y nos ha dado el derecho de acercarnos a Dios en su nombre, y debemos de ir confiadamente a Dios y pedir grandes cosas de Dios. A menudo cuando oramos y pedimos algo que parece que es muy grande, el diablo viene y nos dice: ―Tú no debes orar por algo así de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 220


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión grande, tú eres tan pobre cristiano, eso es más de lo que tú mereces‖. Sí, es más de lo que merecemos, pero no es más de lo que Jesucristo merece. Una y otra vez Satanás me ha dicho, cuando me he atrevido a pedir algo de Dios que parece muy grande: ―¡Oh! no te atrevas a pedir algo así de grande, tú no eres digno de nada que sea así de grande‖, y yo he contestado: ―Yo lo sé y sé que no soy digno de nada así de grande y no soy digno de nada en realidad, pero Jesucristo es digno de eso, y no lo estoy pidiendo en base a mis derechos con Dios sino en base a sus derechos‖. Y a veces al pensar cuán precioso es el nombre de Jesucristo para Dios, cómo se deleita en honrar el nombre de su Hijo, yo obtengo más confianza y le pido a Dios grandes cosas. ¿Se da cuenta de que honramos el nombre de Cristo cuando pedimos grandes cosas en ese nombre? ¿Se da cuenta de que deshonramos ese nombre por no atrevernos a pedir grandes cosas en su nombre? ¡Oh, tened fe en el poder del nombre de Cristo y atrévase a pedir grandes cosas en su nombre! Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 221


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Durante la Guerra Civil, hubo un padre y una madre en Columbus, Ohio que tenían un solo hijo que era el gozo de sus corazones. Muy pronto después de que se desató la guerra, él vino a la casa un día y le dijo a sus padres: ―Me he enlistado en el ejército‖. Por supuesto, se sintieron mal de que su hijo se fuera de la casa, pero amaban a su país y estaban dispuestos a hacer el sacrificio de dar a su hijo para que fuera a la guerra y peleara por su país. Después de que se fue al frente, él escribía a casa en forma regular hablándoles a sus padres sobre sus experiencias en el campamento y en otras partes. Sus cartas estaban llenas de entusiasmo, de ánimo y traían gozo a los corazones solitarios de su padre y de su madre. Pero un día a la hora regular que debería llegar la carta, no llegó. Pasaron los días y no llegaban cartas. Pasaron las semanas y ellos se preguntaban qué habría pasado con su muchacho. Un día llegó una carta del Gobierno de los Estados Unidos. En ella se les decía que había habido una gran batalla y que muchos habían muerto y que su hijo estaba entre los que habían muerto Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 222


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en batalla. La luz se apagó en ese hogar. Pasaron días y semanas, meses y años. La guerra llegó a su fin. Una mañana, cuando ellos estaban sentados a la mesa del desayuno, la mucama entró y dijo: ―Hay un señor pobre y harapiento a la puerta y quiere hablar con usted. Yo sabía que usted no querría hablar con una persona así y me entregó esta nota y me pidió que se la pusiera en su mano‖. Al ponerla en las manos del padre, ese pedazo de papel sucio y arrugado. El padre lo abrió, y cuando sus ojos se posaron sobre la escritura, entonces él tartamudeó, pues reconoció la escritura de su hijo, la nota decía: ―Querido papá y mamá, me han dado un disparo y tengo poco tiempo para vivir. Les estoy escribiendo esta nota de despedida. Mientras la escribo, está aquí arrodillado a mi lado mi íntimo amigo de esta compañía, y cuando termine la guerra, él les llevará esta nota, y cuando lo haga, sean tan amables con él por causa de Charlie. Su hijo, Charlie‖. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 223


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ¡No había nada en esa casa que fuera demasiado bueno para ese pobre limosnero ―por causa de Charlie‖! Y no hay nada en el cielo demasiado bueno o demasiado grande para usted y para mí en el nombre de Cristo. ¡Oh que tengamos tanto denuedo como para pedir grandes cosas a Dios en el nombre de Jesús!

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 224


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Capítulo 7

LA ORACIÓN DE FE “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” 1 Juan 5: 14 y 15

Esta es una de las declaraciones más sobresalientes que se encuentran en toda la Biblia. Trata con la respuesta de Dios a la oración, y de nuestro conocimiento de que Dios ha escuchado nuestra oración y nos ha concedido lo que le hemos pedido. Mírelo otra vez: “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho”. Observe cuidadosamente, por favor, exactamente lo que Dios nos dice en este pasaje. Se nos dice que hay una manera en la que ciertas personas pueden orar de tal manera que no solamente obtengan lo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 225


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que pidan, sino que pueden saber antes de que lo obtengan, que Dios ha escuchado su oración y que por lo tanto, Él les ha concedido lo que han pedido. Ciertamente esta es una declaración sorprendente, nos da la seguridad llana y positiva de que hay algunas personas que pueden orar de cierta manera, y que si esas personas oran de esa manera, no solamente van a obtener lo que pidan, sino que de antemano pueden saber antes de obtenerlo, que Dios ha contestado su oración, y les ha concedido lo que han pedido. Sin lugar a dudas, es un gran gozo cuando uno ora poder saber que su oración ha sido escuchada, y que lo que hemos pedido ha sido concedido; y que se puede estar tan seguro de que es propio, como lo estará después, cuando uno lo tenga realmente en su mano. A Quién se le Hace la Promesa Observe por favor, antes que nada, precisamente a quién le hace Dios esta promesa. Como he dicho con tanta frecuencia anteriormente: cuando uno intenta comprender y aplicar las promesas Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 226


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de Dios que uno encuentra en la Biblia, siempre debe tener el cuidado de observar precisamente, a qué personas exactamente se les ha hecho la promesa. Precisamente a qué personas se les hace esta promesa se nos dice en el contexto inmediato, en el versículo que precede inmediatamente: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.” Inmediatamente después, sigue la promesa que estamos estudiando; de modo que es claro que la promesa se les ha hecho a aquellos que creen en el nombre del Hijo de Dios, a ellos y no a nadie más. Y el que no crea en el nombre del Hijo de Dios, no tiene ningún derecho de tomar esta promesa como propia, o pensar que si se apropia esta promesa y no se cumple, que la Palabra de Dios ha fallado. La culpa es de él y no de la Palabra de Dios. Él se ha apropiado una promesa que fue hecha a otros. Precisamente qué significa creer en el Hijo de Dios es lo que nos dice en el evangelio que fue escrito por el mismo que escribió la epístola. En Juan 1:12 se nos dice: ―Mas a todos los que le recibieron, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 227


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión [esto es, recibieron a Jesucristo a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios.” Juan mismo lo interpreta de esta manera: que creer en el nombre del Hijo de Dios significa recibir al Hijo de Dios, o sea, recibirlo para que sea para nosotros lo que Él se ofrece a sí mismo ser a todos los que ponen su confianza en Él: Nuestro Salvador personal quien llevó nuestros pecados en su propio cuerpo en la cruz; y nuestro Señor y Amo a quien debemos rendir el control absoluto de nuestros pensamientos, nuestra voluntad y nuestra conducta. Se hace la promesa pues, a aquéllos que han recibido a Jesucristo como su Salvador personal y han confiado para que Dios los perdone a causa de que Cristo murió en la cruz en su lugar, y quienes, además, lo han recibido como su Señor y Amo, a quien ellos han rendido el control absoluto de sus pensamientos, su voluntad y su conducta; aquéllos que han hecho una rendición absoluta a Cristo Jesús el Hijo de Dios. Se ha hecho a ellos y no a nadie más. Y nadie más tiene, ni el más mínimo derecho a reclamarla. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 228


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Es justo aquí, donde muchos se desvían, no creen realmente en el nombre del Hijo de Dios, realmente no lo han recibido, y aun así se apropian de esta promesa que nunca les fue hecha a ellos. I.

¿Cómo Debemos Orar para Saber Que Dios Ha Escuchado Nuestras Oraciones y Nos Ha Concedido lo Que Hemos Pedido?

Ahora llegamos a la pregunta: ¿Cómo deben orar aquellos que han creído en el nombre del Hijo de Dios para saber que Dios ha escuchado su oración y concedido lo que han pedido? Lea 1 Juan 5:14 otra vez: ―Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye”. Para saber si Dios ha escuchado nuestra oración y concedido lo que hemos pedido debemos orar de acuerdo a su voluntad. Cuando nosotros, los que creemos en el nombre del Hijo de Dios, oramos por algo que sabemos que está de acuerdo a su voluntad, entonces podemos saber, simplemente porque Dios lo dice en su Palabra, que Dios ha escuchado la oración y nos ha concedido lo que hemos pedido. Lo podemos saber, no Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 229


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión porque lo sintamos y no por ninguna iluminación interior del Espíritu Santo. Lo podemos saber por la mejor de las razones: porque Dios lo dice en su Palabra y Dios no puede mentir. Pero, ¿es posible que nosotros sepamos cuál es la voluntad de Dios para asegurarnos mientras oramos que estamos pidiendo lo que es de acuerdo a su voluntad? Por supuesto que podemos conocer la voluntad de Dios con certeza absoluta en muchos casos cuando oramos. ¿Cómo podemos conocer la voluntad de Dios? 1. En primer lugar, podemos conocer la voluntad de Dios por las promesas en su Palabra. La Biblia nos da el propósito específico de revelarnos la voluntad de Dios, y cuando encontramos que algo está prometido en forma definida en la Palabra de Dios, sabemos que esa es su voluntad por que Él lo ha dicho en esas palabras. Y cuando nosotros, los que creemos en el nombre del Hijo de Dios, vamos a Dios y le pedimos cualquier cosa que está prometida en forma definida en su Palabra, podemos saber con absoluta certeza que Dios ha Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 230


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión escuchado nuestra oración y es concedido aquello que le hemos pedido a Dios. No tenemos que tener un sentimiento respecto a eso. Dios lo dice y eso es suficiente. Por ejemplo, Dios dice en Santiago 1:5: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” De manera que cuando yo voy a Dios y le pido sabiduría, si soy creyente en el nombre del Hijo de Dios, sé con absoluta certeza que Dios ha escuchado mi oración y que se me concederá esa sabiduría. Hace algunos años, yo estaba predicando sobre la oración, en la Conferencia Bíblica en el Y.M.C.A. en Mahtomede, White Bear Lake, Minnesota. Tenía que salir de prisa inmediatamente del anfiteatro hacia el tren. Al pasar del anfiteatro vi a otro ministro de Minneapolis. Él seguía de mí en el programa y estaba muy emocionado. Me detuvo y dijo: ―Sr. Torrey, voy a hacer pedazos todo lo que usted le ha dicho a estos jóvenes esta mañana.‖ Le contesté: ―Si yo no he hablado conforme a la Biblia, yo espero que usted lo haga pedazos; pero si he hablado conforme al Libro, más le Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 231


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión vale que tenga cuidado de cómo trata de hacerlo pedazos.‖ ―¡Pero!‖, exclamó él, ―¡usted ha hecho que estos jóvenes tengan la impresión de que pueden orar por cosas y obtener justo lo que están pidiendo!‖ Y yo contesté: ―Yo no sé si he producido esa impresión o no, pero ciertamente es la impresión que me proponía producir.‖ ―Pero,‖ dijo él, ―esto no está bien, usted debe decir: ‗si es de acuerdo a la voluntad de Dios.‘‖ Y yo contesté: ―Si usted no sabe si lo que está pidiendo es de acuerdo a la voluntad de Dios, entonces está bien decir, ‗si es de acuerdo a la voluntad de él‘. Pero si uno sabe cuál es la voluntad de Dios, ¿qué necesidad hay de decir ‗que sea de acuerdo a la voluntad de Él‘?‖ ―Pero,‖ dijo él, ―no podemos conocer la voluntad de Dios.‖ Yo respondí, ―¿Para qué se nos dio la Biblia? ¿Si no fue para revelarnos la voluntad de Dios? Ahora,‖ yo dije, ―cuando uno encuentra una promesa definida en la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 232


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Biblia y se la lleva Dios, ¿no sabe uno que ha pedido de acuerdo a su voluntad? Por ejemplo, leemos en Santiago 1:5 „Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.‟” “Ahora,‖ dije yo, ―cuando uno pide sabiduría, conoce uno que Dios nos la va a dar.‖ ―Pero,‖ dijo él, ―yo no sé qué es sabiduría.‖ Yo dije, ―si lo supiera, no tendría que pedirla, pero sea lo que sea, uno sabe si Dios lo va a conceder.‖ Y él no contestó. Y yo no supe si él trató de hacer pedazos lo que yo había dicho. Pero sé, que después él mismo habló con denuedo sobre el tema de pedir confiadamente a Dios las cosas que necesitamos de Él y que son de acuerdo a su voluntad. No, cuando uno tiene una promesa definida de la palabra de Dios, uno no necesita ponerle condiciones. Todas las promesas de Dios son Sí y Amén en Cristo Jesús (2 Corintios 1:20). Son absolutamente seguras, y si uno se apropia cualquier promesa llana en la Palabra de Dios, uno no tiene que poner Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 233


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión condiciones en su petición. Uno puede saber que está pidiendo algo que está de acuerdo a la voluntad de Dios, y es un privilegio saber que Dios lo ha escuchado; y es un privilegio saber que uno obtiene lo que ha pedido. Es un privilegio levantarse de la oración con la misma certeza absoluta de que aquello es suyo, tal como lo será después, cuando uno realmente lo vea en su mano. Suponga que en una mañana fría de invierno, cuando yo vivía en Chicago, me hubiera ido a la Avenida South Clark, (en ese entonces, estaba llena de pordioseros). Suponga que un limosnero temblando de frío, se me acercara y me dijera: ―Sr. Torrey, hace mucho frío y yo necesito un abrigo, ¿me podría dar un abrigo?‖ Y que yo le contestara: ―Si usted va a mi casa esta tarde en el 39 de la calle East Pearson a las 2:00, yo le voy a dar un abrigo.‖ Rápidamente a las 2:00, el limosnero hace su aparición, lo encuentro a la puerta y lo paso a la casa. Y luego me dice: ―Sr. Torrey, usted me dijo esta mañana en la calle South Clark que si yo venía a su casa a las 2:00, esta tarde, usted me daría un Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 234


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión abrigo. Ahora, si le place, por favor deme el abrigo.‖ ¿Qué diría yo? Le diría: ―Señor, ¿qué es lo que usted dijo? Le dije: ―que si le place, por favor, deme el abrigo.‖ ―Pero, ¿por qué le va a poner usted alguna condición? ¿No dije yo que se lo daría? ¿Duda usted de mi palabra?‖ ―No.‖ ―Entonces, ¿por qué pone usted condición? ¿Por qué le pone un sí condicional allí? ¿No dije que lo haría?‖ ―Sí.‖ ¿Usted duda de mi palabra?‖ ―No.‖ ―Entonces, ¿por qué le pone un sí condicional?‖ ¿Por qué pondríamos un sí condicional cuando vamos a Dios con alguna de sus propias promesas? ¿Alguna vez miente Dios? Hay muchos casos en los que no sabemos la voluntad de Dios, en tales casos está bien poner un sí condicional, ―si es tu voluntad‖. Y aun en los casos en que no conocemos su voluntad, nuestras oraciones siempre deberían estar sujetas a su voluntad, porque lo más valioso de todo, para un verdadero hijo de Dios, es la voluntad de Dios, y no hay necesidad de poner un sí condicional, cuando Él ha revelado su voluntad. Poner un ―si‖ en tales casos, es como dudar de Dios; dudar Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 235


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de su Palabra; y realmente es hacer a Dios mentiroso. Este pasaje de la Escritura es uno de los que más se ha abusado en la Biblia. Dios lo puso en su Palabra para darnos confianza cuando oramos. Constantemente es usado mal, para hacernos dudar cuando oramos. A menudo cuando algún nuevo y entusiasta creyente pide algo con gran confianza, algún hermano precavido se le acerca después de la reunión y le dice: ―Ahora bien, mi nuevo hermano, usted no debe estar así de confiado en sus oraciones, puede que no sea la voluntad de Dios, y debemos someternos a la voluntad de Dios. Usted debería decir: ‗si es tu voluntad‘‖. Y de esa manera, muchos hombres tienen el elemento de incertidumbre en sus oraciones, y le hace creer como si 1 Juan 5:14 dijera: ―esta es la incertidumbre que tenemos en Él, que nunca podemos conocer la voluntad de Dios y por lo tanto nunca podemos estar seguros que nuestra oración será escuchada.‖ Pero el versículo no dice así; dice: “Y esta es la confianza [no la incertidumbre, la absoluta confianza que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 236


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho”. ¡Oh, qué sutil es el diablo para tomar un pasaje de la Escritura que Dios ha puesto en su Palabra para llenarnos de confianza cuando oramos, y lo utiliza para que no tengamos esa confianza cuando oramos! 2. Pero, ¿podemos conocer la voluntad de Dios cuando oramos, aun cuando tenemos una promesa definida en relación a lo que estamos orando? Sí, y en muchos casos podemos conocerla. Romanos 8: 26 y 27, responde a la pregunta: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.” Es la obra del Espíritu Santo cuando oramos, hacernos saber cuál es la voluntad de Dios en el asunto por el cual estamos orando, y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 237


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión mostrarnos, si eso está de acuerdo a su voluntad, que eso está de acuerdo a su voluntad. Necesitamos muchas cosas que no están prometidas en forma definida en su Palabra. Pero no es lógico concluir, que por no estar prometidas en forma definida en la Palabra de Dios, que no están de acuerdo a la voluntad de Dios. Es la voluntad de Dios darnos muchas cosas que Él no ha prometido en forma definida en su Palabra, y es el método de Dios cuando oramos, darnos a conocer, por la iluminación directa del Espíritu Santo, su voluntad aún respecto de las cosas de las cuales Él no nos ha dado una promesa definida. Por ejemplo, cuando yo era pastor de la Iglesia Moody en Chicago, una hijita de unos miembros de nuestra iglesia se puso muy enferma. Al principio tuvo rubeola, y después de la rubeola, meningitis. Se decayó mucho, y el doctor le dijo a la madre: ―Ya no puedo hacer mucho por su hija. No va a vivir.‖ La madre inmediatamente se apresuró a ir por mí a mi casa para que fuera a su casa a orar por su hija, pero yo estaba fuera de la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 238


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ciudad en unos cultos en Pittsburg. De modo que ella mandó traer al pastor asistente, el Rvdo. W. S. Jacoby, y él fue a la casa con uno de mis colegas a orar por la niña. Esa noche, cuando llegué a la casa, vino a mi casa para decírmelo todo, y dijo: ―Sr. Torrey, si alguna vez yo vi respuesta a mis oraciones en mi vida, fue hoy cuando estuve orando por la niña de los Duff.‖ Él estaba seguro que Dios había escuchado su oración, y que la niña se iba a sanar. La niña sanó inmediatamente. Esto sucedió un sábado. A la mañana siguiente el doctor visitó la casa una vez más, y hubo un cambio tan notable en la niña, que le dijo a la Sra. Duff: ―¿Qué le hizo usted a la niña?‖ Ella le dijo exactamente lo que ella había hecho. Luego dijo él: ―Bueno, le voy a dar un poco más de medicina.‖ ―No,‖ dijo ella, ―no se la dé. Usted dijo que ya no podría hacer nada por ella, que se iba a morir, así que nosotros fuimos a Dios en oración y Él la ha sanado. Usted no se va a llevar el reconocimiento, dándole medicina‖. Ciertamente la niña no sólo se había mejorado esa mañana, sino que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 239


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión estaba completamente sanada. Ahora bien, ni el Sr. Jacoby, ni yo, podríamos orar por cada uno de los niños enfermos de esa manera; porque no es la voluntad de Dios sanar a todo niño enfermo, ni a todo adulto enfermo. Es la voluntad general de Dios en relación a sus hijos, que usted tenga un cuerpo sano, pero hay casos en los que Dios, en sus sabios propósitos, no considera apropiado sanar al enfermo. Hay casos cuando Él sí considera sanar al enfermo, y en esos casos, si estamos viviendo cerca de Dios y escuchando la voz del Espíritu Santo sabios y si estamos completamente rendidos al Espíritu en nuestra oración, el Espíritu de Dios va a hacernos muy clara la voluntad de Dios, y nosotros sabremos que nuestra oración ha sido escuchada, y sabremos que aquello es nuestro, mucho antes de que realmente lo obtengamos. He aquí otra ilustración, en un aspecto totalmente diferente. La sanidad del cuerpo es solamente uno de los aspectos en los que Dios contesta la oración y de ninguna manera es el más importante. En mi primer pastorado, tuvimos una reunión de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 240


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión unión para todas las iglesias de la ciudad, y en el transcurso de los cultos tuvimos un día para ayunar y orar. Durante el culto de la mañana, mientras orábamos, Dios me guió a orar para que uno de los hombres menos probables en la ciudad, fuera salvo esa noche. Él había llevado una vida desordenada, algunos de sus familiares eran cristianos; pero, al arrodillarnos para orar esa mañana, Dios puso una gran carga en mi corazón por la salvación de ese hombre, y yo oré para que él fuera a los cultos y fuera salvo esa noche. Al orar, Dios me dio la gran confianza de que él iría y sería salvo esa noche. Y sí fue a los cultos, y sí fue salvo. No había otro hombre en toda esa ciudad, que fuera el menos probable de ser salvo que él. Eso fue hace más de 40 años, pero cuando fui a Chattanooga, Tennessee hace algunos años, encontré a otro hombre cuya madre había sido salva ese mismo día, y me dijo que este hombre ahora vivía en Tennessee y todavía estaba viviendo la vida cristiana. Ahora bien, yo no puedo orar por la salvación de todas las personas no salvas de esa manera. Pero Dios, por su Espíritu, me reveló su voluntad respecto a ese Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 241


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hombre, y en muchos casos Él ha revelado así, su voluntad. Consideremos otra ilustración en otro aspecto. Un día en Northfield Massachusetts, recibí las noticias de Chicago de parte del Sr. Fitt, yerno del Sr. Moody, que necesitábamos 5,000 dólares inmediatamente para la obra de Chicago y me pidió que orara por ello. Otro miembro del profesorado del Instituto Bíblico estaba en Northfield en ese tiempo, y esa noche salimos a una casa de verano de mi propiedad, y nos arrodillamos y oramos a Dios para que enviara el dinero. Y Dios le dio a mi amigo la gran confianza de que Él había escuchado la oración. Y él me dijo: ―Dios ha escuchado la oración y los 5,000 dólares van a llegar.‖ El Sr. Fitt y el Sr. Gaylord también oraron en Chicago y Dios le dio al Sr. Gaylord la gran confianza de que el dinero llegaría. Sabíamos que era de nosotros, sabíamos que Dios había escuchado la oración, que habíamos recibido los 5,000 dólares. Y en el telegrama que llegó el día siguiente (creo que así fue), de Indianápolis, decía que se habían depositado 5,000 dólares en un Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 242


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión banco de Indianápolis a nuestra cuenta y que estaban esperando nuestra orden. Aunque habíamos orado y esperado, el Sr. Fitt casi ni podía creerlo; cuando lo supo, mandó a nuestro Banco en Chicago para que averiguaran del Banco en Indianápolis si era cierto y dijeron que sí. Y hasta donde yo sé, el hombre que depositó el dinero en nuestra cuenta del banco en Indianápolis, nunca había dado un centavo para el Instituto Bíblico antes. Yo no sabía que existía tal hombre en el mundo, y hasta donde yo sé, nunca ha vuelto a dar un centavo al Instituto Bíblico desde entonces. Ahora bien, yo no puedo ir a Dios todo el tiempo que necesite dinero, o que piense que lo necesito, y pedírselo a Dios con la misma confianza. Pero sí ha habido veces cuando he pedido; ha habido muchas veces como esa en mi vida, y Dios nunca ha fallado y nunca lo hará. Los bancos a veces fallan, pero Dios nunca falla. Para resumirlo: cuando Dios nos hace saber cuál es su voluntad, ya sea con una promesa específica de su Palabra, o por el Espíritu Santo, mientras oramos que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 243


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión aquello por lo que estamos pidiendo sea de acuerdo a su voluntad; es nuestro privilegio saber, si realmente creemos en el nombre del Hijo de Dios, que lo que hemos pedido ha sido concedido, y que es nuestro; tan nuestro como lo será cuando después lo tengamos en nuestra mano en forma real. III. Orando con Fe El pasaje que hemos venido estudiando está muy relacionado con otro pasaje en el evangelio de Marcos que contiene una promesa de nuestro Señor, en relación a que Dios contesta la oración. Es un pasaje muy conocido, se encuentra en Marcos 11: 24: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” No me voy a detener para llamar su atención a quién se le ha hecho esta promesa, más allá de simplemente decirle que se le ha hecho a los que se les han hecho las otras promesas de Dios, que son los que creen en Jesucristo; los que están unidos a Jesucristo con una fe viviente que se manifiesta en un amor de obediencia. Esto es evidente por el contexto, como usted lo puede averiguar Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 244


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión por sí mismo, si lee la promesa en su contexto. Y ¿cómo debemos orar para obtener lo que pedimos? Debemos orar con fe, o sea, debemos orar con una expectación de confianza de que obtendremos justo lo que hemos pedido. Hay algunos que dicen que toda oración que esté bajo sumisión a la voluntad de Dios, y con fe en Él, y dependencia de Él, es una oración de fe. Pero no es ―la oración de fe‖ en el sentido bíblico de ―la oración de fe‖. ―La oración de fe‖ en el sentido bíblico de ―la oración de fe‖, es la oración que no tiene ninguna duda de que Dios ha escuchado la oración y ha concedido la cosa específica que le hemos pedido a Él. Esto es evidente en Santiago 1:5 al 7: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.” No importa cuán positivas sean las Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 245


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión promesas, nunca las recibiremos de nuestra experiencia propia hasta que las creamos completamente. La oración que obtiene lo que pide es ―la oración de fe‖, o sea, la oración que no tiene ninguna duda de obtener aquello que se ha pedido. Esto se hace aún más claro en Marcos 11:24. Permítame leérselo, dice así: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” Cuando oramos a Dios, y oramos de acuerdo a su voluntad, tal como es revelada en las promesas de su Palabra, o como es revelada por el Espíritu Santo que nos revela su voluntad, debemos creer con confianza que aquello que hemos pedido ha sido concedido. Debemos creer que hemos recibido lo que después tenderemos en una experiencia de manera real personal. Tome por ejemplo, la cuestión de orar por ―el bautismo con el Espíritu Santo‖. Cuando alguien ora por el Espíritu Santo, alguien que esté unido a Cristo por una fe viviente que se manifiesta en un amor de obediencia, alguien que haya recibido a Cristo como su Salvador, y confía en Dios Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 246


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión para que lo perdone, solamente en base a los méritos de Jesucristo quien murió en su lugar, y que ha recibido a Cristo como su Señor y Maestro, y ha rendido toda su mente y sus propósitos y conducta bajo su control; esa persona puede saber que ha orado por algo que está de acuerdo a su voluntad, pues Jesucristo en forma clara dice en Lucas 11: 13: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Y al saber esa persona que ha pedido algo que está de acuerdo a la voluntad de Dios, como Él lo ha revelado claramente en su Palabra, es su privilegio decir: ―Tengo lo que pedí. Tengo al Espíritu Santo‖. No es cuestión de ninguna manera, de si uno siente que ha recibido al Espíritu Santo. No, no es cuestión de una experiencia sobresaliente; simplemente es cuestión de creer en la Palabra de Dios y de que el que ora, cree que ha recibido (tal como Dios lo dice), lo que uno ha tomado con una fe desnuda, basada en la Palabra de Dios, simplemente creyendo que lo ha Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 247


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión recibido porque Dios lo dice, uno tendrá después una posesión experimental real. No hay necesidad de ir a una ―reunión de quedarse‖. No hay necesidad de inducirse a un emocionalismo frenético. No hay necesidad de caer en un trance o caer inconsciente (una experiencia completamente extraña a todo lo que se describe en el Nuevo Testamento). Uno tiene una base mucho mejor para su seguridad de que ha recibido lo que ha pedido, más que cualquier sentimiento o éxtasis. Uno tiene la Palabra de Dios inmutable y Dios no puede mentir. Orar con fe, es pues, orar con una fe incuestionable de que uno va a recibir exactamente lo que pide. Sí, creyendo al orar que Dios ha escuchado su oración y que ha recibido aquello que pidió. Es uno de los factores más importantes para obtener lo que pedimos cuando oramos, como lo pone Santiago en Santiago 1:6 y 7: ―Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 248


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión alguna del Señor.” O sea, que nadie que tenga dudas de si Dios ha escuchado su oración, piense que recibirá cosa alguna del Señor. Surge la cuestión de tremenda importancia: ¿Cómo podemos orar ―la oración de fe‖? ¿Cómo podemos orar, con una certeza de confianza incuestionable, en nuestras mentes de que Dios ha escuchado nuestra oración y ha concedido lo que hemos pedido? Esto ya se ha contestado en parte, con lo que hemos dicho, pero para dejarlo más claro en forma más perfecta, déjeme repetir su esencia otra vez. 1. Para hacer ―la oración de fe‖, uno debe antes que nada estudiar la Palabra de Dios, especialmente las promesas de Dios, y averiguar cuál es la voluntad de Dios, y edificar nuestras oraciones sobre las promesas escritas de Dios. La fe inteligente, (y ésa es la única clase de fe que cuenta para con Dios), debe tener una garantía. No podemos creer con solamente tratar de hacernos creer. Tal fe no es fe, sino es un deseo. Es superstición. El gran fundamento de la fe inteligente es la Palabra de Dios, como lo pone Pablo en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 249


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Romanos 10:17, “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” La fe que está edificada sobre la Palabra segura de Dios es una fe inteligente, tiene algo en qué descansar. De modo que si vamos a hacer ―la oración de fe‖, debemos estudiar mucho la Palabra de Dios y averiguar lo que Dios ha prometido en forma definida; y luego con la promesa de Dios en mente, acercarnos a Dios y pedirle lo que nos ha prometido. Aquí está el punto en el que muchos se desvían. Aquí está el punto en el que yo me desvié, cuando yo empezaba a orar. No mucho después de mi conversión, yo me apropié esta promesa de nuestro Señor Jesús en Marcos 11:24: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.” Yo pensé: ―Todo lo que tengo que hacer si quiero algo, es pedírselo a Dios, y luego hacerme creer que lo voy a obtener, y lo tendré.‖ De modo que, siempre que quería algo se lo pedía a Dios y trataba de hacerme creer que lo iba a obtener, pero no lo obtenía; porque era solamente un fuerte deseo y realmente no lo creía. Pero después aprendí que “la fe es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 250


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” Y que si yo deseaba hacer ―la oración de fe‖, yo tenía que tener un fundamento para mi fe, una base sobre la cual apoyar mi fe. Y el más seguro de todos los fundamentos para la fe, estaba en la Palabra de Dios. De manera que cuando yo deseaba algo de Dios, lo buscaba en las Escrituras, para ver si había alguna promesa que cubriera esa situación, y luego iba a Dios y le rogaba su misma promesa; y así, apoyando esa promesa, creía que Dios me había escuchado y que Él ya lo había hecho, y yo obtenía lo que había pedido. Uno de los hombres de oración más poderosos en la última generación fue Jorge Muller de Bristol, Inglaterra, quien en los últimos sesenta años de su vida, (él llegó a vivir hasta los noventa y dos o noventa y tres), obtuvo el equivalente inglés a 7,200,000,000 por la oración. Pero Jorge Muller nunca oró nada solamente porque lo quería, ni siquiera porque sentía que era una gran necesidad para la obra de Dios. Cuando el corazón de Jorge Muller estaba cargado para orar por algo, él escudriñaba las Escrituras para Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 251


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión encontrar si había alguna promesa que cubriera esa situación. A veces, él escudriñaba las Escrituras durante días antes de presentar su oración ante Dios. Y luego, cuando él había encontrado la promesa, con su Biblia abierta delante de él y con su dedo sobre esa promesa, él reclamaba esa promesa y así recibía lo que pedía. Él siempre oraba con la Biblia abierta delante de él. 2. Pero esto no es todo lo que hay para decir acerca de hacer la oración de fe. Es posible que nosotros tengamos fe en muchas ocasiones cuando no haya una promesa definida que cubra esa situación, y oremos con la seguridad absoluta de que Dios ha escuchado nuestra oración, para creer con fe que no tenga ni sombra de duda en ello, de que hemos recibido lo que hemos pedido. La manera como eso ocurre, se nos dice claramente en el pasaje al que ya he hecho referencia en el principio de este capítulo: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 252


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. O sea, como ya hemos dicho, el Espíritu Santo a menudo nos aclara al orar, cuál es la voluntad de Dios para hacerla, para que al escuchar su voz podamos orar con absoluta confianza; con una confianza tal, que no tiene sombra de duda, de que Dios ha contestado nuestra oración y nos ha concedido lo que hemos pedido. Mi primera experiencia (por lo menos la primera que yo recuerdo) sobre este maravilloso privilegio de conocer la voluntad de Dios, y de orar con la fe confiada, aun cuando uno no tiene una promesa definida en la Palabra escrita de Dios de que Dios escuchará la oración, vino al principio de mi ministerio. Había un joven dentista en mi congregación, cuyo padre era miembro de nuestra iglesia. Este dentista fue llevado muy enfermo de fiebre tifoidea; él llegó a estar en los umbrales mismos de la muerte. Fui a verlo y lo encontré inconsciente. El doctor y su padre estaban a un lado de su lecho, y el doctor me dijo: ―Él no va a vivir, ya pasó la crisis y Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 253


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ya se dirige en la dirección equivocada. No hay posibilidad de su recuperación.‖ Me arrodillé para orar, y mientras oraba, una gran confianza vino a mi corazón. Una confianza absolutamente inamovible, que Dios había escuchado mi oración y que ese hombre se iba a levantar. Al levantarme de estar de rodillas le dije al padre y al doctor: ―Ebbie se va a poner bien pronto, él no va a morir ahora.‖ El doctor sonrió y dijo: ―Está bien, Sr. Torrey desde su punto de vista, pero él no va vivir, él va a morir.‖ Le contesté: ―Doctor, eso está bien desde su punto de vista, pero él no va a morir, él va a vivir.‖ Y me fui a mi casa. No mucho tiempo después, me llegaron las noticias del joven que estaba muriendo. Me dijeron lo que estaba haciendo, y dijeron que nunca nadie jamás había hecho esto, excepto cuando alguien está muriendo. Y yo con calma contesté: ―él no se está muriendo. Él no va a morir. Él se va a recuperar.‖ Yo sabía que lo haría, y lo hizo. Lo último que supe, es que todavía vivía. Y su sanidad ocurrió, hace unos cuarenta o cuarenta y cinco años. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 254


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Pero yo no puedo orar por todos los enfermos de esa manera, ni siquiera si es un buen cristiano, (y este hombre no lo era en ese tiempo). A veces no es la voluntad de Dios sanar. Normalmente es la voluntad de Dios, si se cumplen las condiciones. Pero no siempre es la voluntad de Dios sanar. ―Y la oración de fe salvará al enfermo,” nos dice Dios en Santiago 5:15, pero no es posible hacer siempre ―la oración de fe‖, sólo cuando Dios lo hace posible por la dirección de su Espíritu Santo. No obstante, ―la oración de fe‖ no solamente sanará al enfermo, sino que también traerá muchas otras bendiciones, bendiciones que son mucho más importantes que la sanidad física: Va a traer salvación al perdido, va a traer poder en nuestro servicio, va a traer dinero a los tesoros del Señor, va a traer grandes avivamientos de religión. En mi primer pastorado, una de las primeras personas que aceptaron a Cristo fue una mujer que había estado alejada de Dios por muchos años. Ella no solamente regresó al Señor, sino que regresó en una forma completa. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 255


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión No mucho tiempo después de su conversión, Dios le dio un gran espíritu de oración por un avivamiento en nuestra iglesia y en nuestra comunidad. Cuando apenas llevaba yo ahí como un año, a ella la llamaron para ir a California con un amigo enfermo, pero antes de que ella fuera a la reunión de oración, en su última reunión de oración allí, dijo: ―Dios ha escuchado mi oración por un avivamiento. Ustedes van a tener un gran avivamiento aquí en la iglesia‖. Y tuvimos un avivamiento, no sólo en la iglesia sino en toda en la comunidad. Un avivamiento que transformó a todas las iglesias en la comunidad y llevó a muchas almas a Cristo. Y el avivamiento continuó otra vez el siguiente año, y el siguiente, y el siguiente, hasta que yo dejé ese campo y continuó con el pastor que tomó mi lugar, y el pastor que tomó su lugar. ¡Oh, sí! La oración de fe es el gran secreto de obtener lo que necesitamos en nuestra vida personal, de lo que necesitamos en nuestro servicio, y lo que necesitamos en nuestra obra, lo que necesitamos en nuestra iglesia, lo que necesitamos en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 256


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión todos los aspectos. No hay límite para lo que puede hacer la oración de fe. Y si oráramos más y oráramos más inteligentemente, e hiciéramos la oración de fe, no hay manera de saber lo que podríamos hacer. Pero, como hemos dicho, para hacer ―la oración de fe‖, debemos primero que nada, estudiar nuestras Biblias intensamente para conocer las promesas de Dios, cuáles son, cuán grandes son, cuán definidas son, y precisamente qué es lo que ha sido prometido. Además de eso, debemos vivir tan cerca de Dios, como para estar completamente rendidos a la voluntad de Dios. Tener tal deleite en Dios y, sentir nuestra total dependencia del Espíritu de Dios, que el mismo Espíritu Santo nos pueda guiar en nuestras oraciones e indicarnos claramente cuál es la voluntad de Dios, y darnos la seguridad al orar de que hemos pedido algo que es de acuerdo a la voluntad de Dios, y nos capacite así, a orar con la absoluta confianza de que Dios ha escuchado nuestra oración, y de que hemos recibido lo que le hemos pedido.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 257


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Aquí es donde muchos de nosotros fallamos en nuestra vida de oración: o no sabemos que es nuestro privilegio ―orar en el Espíritu‖, o sea, orar bajo la dirección del Espíritu de Dios; o bien, no nos damos cuenta de nuestra completa dependencia del Espíritu Santo y nos arrojamos sobre él para que él nos dirija cuando oramos, y por eso oramos por aquellas cosas que nuestros corazones nos impulsan a orar, nuestros propios deseos egoístas; o bien, no tenemos una actitud hacia Dios tal que el Espíritu de Dios pueda hacer que su voz sea escuchada en nuestras oraciones. ¡Oh, que nosotros pudiéramos darnos cuenta las inmensurables bendiciones disponibles para nosotros, para nuestros amigos, para la iglesia y para el mundo que yacen al alcance de ―la oración de fe‖! Y que determináramos que vamos a hacer la oración de fe. Y luego que nos pongamos a estudiar la Palabra de Dios para que conozcamos la voluntad de Dios y qué orar; y estar en tal relación con Dios, estar completamente rendidos a su voluntad y deleitándonos en Él y en una dependencia Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 258


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión constante completa del Espíritu Santo, y confiando en el Espíritu Santo al orar, que no sea tanto nosotros los que oramos, sino el Espíritu Santo que ora a través de nosotros. Entonces pronto veríamos como nuestras ciudades muertas espiritualmente, y nuestras iglesias muertas espiritualmente, florecen como la rosa.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 259


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión CAPITULO 8

ORANDO HASTA ATRAVESAR Y ORANDO EN EL ESPÍRITU SANTO “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar”. Lucas 18:1 “Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá”. Lucas 11:8,9 “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” Efesios 6:18

I. Orando Hasta Atravesar (Penetrar) Hay dos pasajes en el evangelio de Lucas que arrojan todo un diluvio de luz sobre la cuestión: ¿qué tipo de oración es la que prevalece con Dios y obtiene lo que se está buscando de Él? Y también sobre la cuestión de: ¿por qué muchos de los mismos hijos de Dios que oran se quedan cortos de obtener lo que buscan de Dios? El primero de esos pasajes lo encontramos Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 260


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión en Lucas 11:5-10, el Señor mismo, es quien habla: Les dijo también: ¿Quién de vosotros que tenga un amigo, va a él a medianoche y le dice: Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido a mí de viaje, y no tengo qué ponerle delante; y aquél, respondiendo desde adentro, le dice: No me molestes; la puerta ya está cerrada, y mis niños están conmigo en cama; no puedo levantarme, y dártelos? Os digo, que aunque no se levante a dárselos por ser su amigo, sin embargo por su importunidad se levantará y le dará todo lo que necesite. Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. La lección central en esta parábola de nuestro Señor, es que, cuando oramos, si no tenemos lo que pedimos la primera vez, debemos orar otra vez; y si no lo obtenemos la segunda vez, debemos orar por tercera vez; y si no lo obtenemos en la centésima vez que oramos, debemos seguir Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 261


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión orando hasta que lo obtengamos. Debemos pensar muy bien antes de pedir algo a Dios para estar seguros que lo que pedimos está de acuerdo a su voluntad. No nos debemos apresurar en forma descuidada a ir a la presencia de Dios y pedir lo primero que se nos venga a la mente, sin dar la debida consideración a la cuestión de si es realmente, algo que debemos tener o no. Y cuando hayamos decidido que debemos orar por algo, debemos seguir orando hasta que lo obtengamos. La palabra traducida ―importunidad‖ en el versículo ocho, es una palabra de un profundo significado. Su significado primario es ―sin avergonzarse‖, o sea, establece la determinación persistente de orar a Dios, que no será motivo de vergüenza por una aparente falta de voluntad de parte Dios de conceder lo que pedimos. Esta es una manera sorprendente que nuestro Señor Jesús utiliza para establecer la necesidad de la importunidad y la persistencia en la oración. Es como si el Señor Jesús quisiera que entendiéramos que Dios nos va acercar a Él con una determinación resuelta para obtener las cosas que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 262


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pedimos. Una determinación que no va a ser causa de vergüenza por un aparente retraso de parte de Dios. Nuestro Padre celestial se deleita en nuestro denuedo santo, de que no vamos aceptar una respuesta negativa. La razón del porqué Él se deleita en ello, se debe a que es una expresión de gran fe, y nada agrada a Dios más que la fe. Tenemos una ilustración de este denuedo santo en la mujer siro-fenicia de Mateo 15:21-28. Ella se acercó a Jesucristo para pedir la sanidad de su hija. Ella clamó: “¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio”. Pero, nuestro Señor parecía como si no le estuviera poniendo ninguna atención, y como lo menciona Mateo: ―Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros”. A pesar de su aparente sordera a su clamor, ella siguió clamando, luego Él se volteó hacia ella con una recriminación aparentemente más positiva diciendo: “No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel”. Y ella no era de la casa de Israel. Luego, ella lo adoró y siguió Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 263


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión invocándolo diciendo: “¡Señor, socórreme!” Luego, vino lo que casi parece como una reprensión cruel, cuando el Señor dijo: “No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos”. La palabra que Él usó para ―perrillos‖, era una palabra peculiar que significaba un perrito mascota, y no es algo tan brusco como parece; aunque si era una falta aparente de escuchar su oración; pero como lo vamos a ver, nuestro Señor simplemente estaba poniendo a prueba su fe, para que ella recibiera una bendición aún mayor. Luego, dijo ella: “Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Ella no iba aceptar una respuesta negativa. Y luego vino una de las más maravillosas palabras de reconocimiento que jamás hayan salido de los labios de nuestro Señor. En las palabras de Mateo: “Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora”. Este tipo de cosas agrada a Dios, Él quisiera que nosotros tuviéramos esa clase de fe en su bondad amorosa y en Él mismo, que aun cuando parece que Él no nos escucha, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 264


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión vamos a seguir confiando en que Él nos escuchará. Dios no siempre nos da las cosas que pedimos, la primera vez que las pedimos. Luego entonces, no nos debemos rendir. No, debemos seguir orando hasta que las recibamos. No debemos solamente orar, sino que debemos orar hasta el atravesar. (Estar conectada) Es profundamente significativo, que esta parábola de persistir en la oración venga casi inmediatamente después de la petición de parte de los discípulos de nuestro Señor en la que ellos dijeron: “Señor enséñanos a orar”; y luego sigue la versión de Lucas, del así llamado ―Padre Nuestro‖, (realmente es, la oración de los discípulos). Y luego sigue esta parábola. Se enseña la misma lección de una manera más impactante en el segundo pasaje de Lucas al que ya me he referido; Lucas 18:1-8. También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar, diciendo: Había en una ciudad un juez, que ni temía a Dios, ni respetaba a hombre. Había también en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 265


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión aquella ciudad una viuda, la cual venía a él, diciendo: Hazme justicia de mi adversario. Y él no quiso por algún tiempo; pero después de esto dijo dentro de sí: Aunque ni temo a Dios, ni tengo respeto a hombre, sin embargo, porque esta viuda me es molesta, le haré justicia, no sea que viniendo de continuo, me agote la paciencia. Y dijo el Señor: Oíd lo que dijo el juez injusto. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?‖[Literalmente, ―la fe sobre la tierra‖. La lección central en esta parábola, es lo que encontramos en las palabras con las cuales el Señor Jesucristo comienza la parábola, que son realmente el texto de toda la parábola. Estas palabras son: ―que los hombres deben orar siempre y no desmayar‖. El significado evidente del cual, es que, cuando comenzamos a orar debemos seguir orando hasta que obtengamos lo que deseamos de Dios. La Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 266


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión fuerza exacta de la parábola es que, aún si un juez injusto va a ceder a la oración persistente, y conceder lo que en un principio no quería conceder; ¡cuánto más un Dios amoroso cederá al clamor persistente de sus hijos, y les dará las cosas que Él anhela darles todo el tiempo!; pero, que no sería sabio darlo, (y no lo sería por el bien mismo de la persona), que se lo dé. A menos que ellos estuvieran capacitados para esa fe perseverante que no aceptara una respuesta negativa. Vemos, pues, que Dios no siempre nos da al principio lo que pedimos, cuando pedimos lo que deseamos de Él en oración. ¿Por qué es que Dios no nos da la primera vez las cosas que le pedimos a Él? La respuesta es sencilla: Dios haría más por nosotros, y mejor por nosotros, que simplemente dárnoslas. Él nos hará un bien mucho mayor, al capacitarnos para que tengamos una fe persistente. Las cosas que obtenemos por las otras formas de esfuerzo nuestro, aparte de la oración a Dios, no siempre llegan a ser nuestras la primera vez que hacemos un esfuerzo de obtenerlas. Por nuestro propio bien, Dios nos motiva a ser persistentes en nuestro Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 267


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión esfuerzo; y de igual manera Dios no siempre nos da lo que pedimos en oración la primera vez que oramos. Así como Él nos quiere capacitar para que seamos hombres y mujeres más fuertes, en otras formas de esfuerzo; así también nos quiere capacitar para hacernos hombres y mujeres más fuertes de oración, al motivarnos a orar con mayor intensidad por las cosas mejores. Él nos motiva a seguir orando ―hasta atravesar‖. (Penetrar, alcanzar) Mucha gente en la actualidad nos dice que no deberíamos orar por la misma cosa una segunda vez. A veces nos dicen que la manera de orar es: pedirle a Dios algo, y luego ―tomarlo‖ por fe la primera vez que pedimos. Esto, a menudo es cierto, cuando encontramos algo que está prometido en forma definida, podemos descansar en la Palabra desnuda de Dios. Y cuando hemos orado, sabemos que hemos pedido algo de acuerdo a la voluntad de Dios, y por lo tanto, que la oración ha sido escuchada, y eso hemos recibido. Y descansando así, ya no pedimos, sino reclamamos la cosa como propia. Pero eso es sólo una parte de la verdad. El otro lado de la verdad es que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 268


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hay ocasiones en las que no se hace claro la primera vez, ni la segunda vez, ni la tercera vez, que lo que estamos pidiendo es de acuerdo a su voluntad, y que por lo tanto, la oración haya sido escuchada, y lo que se pidió ha sido concedido. En tal caso debemos seguir orando y orando. Aunque, sin lugar a dudas, hay ocasiones en las que podemos, por medio de la fe en la Palabra, o a través de la dirección clara del Espíritu Santo, reclamar algo la primera vez que se la pedimos a Dios; no obstante, no hay duda de que hay otras ocasiones en las que debemos orar una, y otra, y otra vez por lo mismo, hasta que consigamos la respuesta. Los que dicen han orado más de dos veces por lo mismo, o han hecho más que nuestro Maestro, nuestro Señor y Salvador Jesucristo, o no han llegado hasta donde Él llegó. Pues se nos dice en forma específica, respecto a Él, en Mateo 26:44: “Y dejándolos, se fue de nuevo, y oró por tercera vez, diciendo las mismas palabras”. Lo cierto es, que ellos no han llegado hasta donde llegó el Maestro, ni se han pasado de donde Él llegó.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 269


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Hay otros, (y son muchos), quienes cuando oran por algo una o dos veces y no lo obtienen, dejan de orar y le llaman a eso, ―sumisión a la voluntad de Dios‖, para ya no orar más cuando Dios no concede su petición la primera o la segunda vez que la piden. Dicen ellos: ―bueno, quizás no es la voluntad de Dios‖. Y le llaman a eso, ―sumisión a la voluntad de Dios‖. Pero como regla, esto no es sumisión a la voluntad de Dios, es pereza espiritual y falta de determinación en el área de esfuerzo de más importancia de todo esfuerzo humano: la oración. A ninguno de nosotros ni siquiera se le ocurriría llamarle sumisión a la voluntad Dios, cuando nos rendimos después de uno o dos esfuerzos al tratar de obtener cosas por medio de otros esfuerzos diferentes a la oración. En tales casos le llamamos: falta de fuerza de carácter. Cuando un hombre fuerte en la acción comienza a lograr algo, si no lo logra la primera o la segunda o la centésima vez, él sigue martillando, hasta que lo logra. De la misma manera el hombre fuerte en la oración cuando empieza a orar por algo, sigue orando hasta el final y obtenga lo que busca. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 270


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ¡Cuán prestos somos para ponerles buenos nombres a aquellas cosas malas de nuestra conducta! ¡Llamamos ―sumisión a la voluntad de Dios‖ a nuestra inercia y pereza e indiferencia espiritual! Debemos tener cuidado con lo que pedimos de Dios; pero una vez que comencemos a orar por algo, nunca nos debemos de rendir de orar por ello hasta que lo obtengamos, o hasta que Dios definitivamente nos haga bien claro que no es su voluntad dárnoslo. Me alegro de que Dios no siempre nos de las cosas la primera vez que se las pedimos. No hay capacitación más bendecida en la oración, que la que viene de estar motivados a orar una y otra y otra vez, aún por largos periodos de años, antes de obtener lo que buscamos de Dios. Y luego, cuando al fin llega, ¡qué sensación tenemos de que Dios verdaderamente es real, y realmente contesta la oración! Recuerdo una de mis propias experiencias, que fue para mí de mucha bendición, y de ánimo para mi fe. En mi primer pastoreado, había dos personas que Dios había puesto en mi corazón, por cuya salvación yo oré, hasta el fin de mi pastoreado ahí. Pero, me fui de ese campo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 271


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión de labor sin ver convertido a ninguno de ellos. Fui a Alemania para seguir estudiando, y luego tomé un nuevo pastoreado en Minneapolis, pero seguí orando todos los días por esas dos personas. Regresé al lugar donde había comenzado mi ministerio, para tener una serie de cultos, orando todos días por la conversión de esas dos personas. Luego, una noche, en esa serie de cultos, cuando di la invitación para todos los que querían aceptar al Señor Jesucristo como su Salvador personal, esas dos personas se pusieron de pie uno al lado del otro. No había una razón especial por la que ellos debían de estar uno al lado del otro, puesto que ellos ni eran parientes. ¡Oh!, y cuando yo vi a esas dos personas por las que había orado todos los días por todos estos años, puestos de pie uno al lado del otro para aceptar al Señor Jesucristo, ¡qué sensación tan sobrecogedora vino a mi alma que hay existe Dios, y que escucha la oración, si cumplimos las condiciones de la oración, y seguimos el método de la oración que prevalece como se enseña en su propia Palabra!

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 272


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Encontramos exactamente aquí, la razón de por qué muchas oraciones no logran aquello por lo que esperamos de Dios. Oramos, oramos y oramos, y estamos casi a punto de obtener aquello por lo que estamos orando, y entonces, cuando Dios está a punto de contestar la oración, paramos y nos perdemos la bendición. Por ejemplo, en muchas iglesias y en muchas comunidades, hay gentes que están orando por un avivamiento, y el avivamiento no llega inmediatamente, y no llega por algún tiempo, pero siguen orando. Han estado orando casi hasta el final, están casi a punto de obtener lo que están esperando, y si ellos oraran un poquito más, el avivamiento se desbordaría sobre ellos. Pero se desaniman, levantan las manos y se dan por vencidos justo al borde de la bendición, pero no entran a la Tierra Prometida. En un enero, el profesorado de un Instituto Bíblico de Chicago organizó una reunión de oración los sábados por la noche de las 9:00 a las 10:00, para orar por un avivamiento a nivel mundial. Después de que hubimos orado por algún tiempo, ocurrió lo que yo sabía que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 273


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión ocurriría cuando comenzamos. La gente vino conmigo, o con algunos de mis colegas más allegados a mí en la conducción de estas reuniones y preguntaban: ―¿Ya llegó el avivamiento?‖ ―No, hasta donde nosotros podemos ver‖. ―¿Cuándo va a llegar?‖ ―No lo sabemos‖. ―¿Cuánto tiempo van orar?‖ ―Hasta que venga‖. Y sí llegó, un avivamiento que comenzó allí en ese cuartito de reunión de oración del Instituto Bíblico en Chicago, y luego se desató en la lejana China, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Tasmania e India, y arrasó por todo el mundo con las más maravillosas manifestaciones del poder salvífico de Dios. No meramente a través del Sr. Alexander y yo, sino a través de multitudes de otros en la India, en Gales y por doquier. En Gales, por ejemplo, bajo Evans Roberts y otros, produjo cien mil profesiones de conversiones en doce meses. Y yo creo que Dios está buscando que hoy nosotros oremos hasta el final otra vez. Yo oré por quince largos años por la conversión de mi hermano mayor. Él Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 274


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión parecía que se alejaba más y más de cualquier esperanza de conversión. Pero seguí orando, y una mañana, mi primer invierno en Chicago, después de quince años de orar, nunca habiendo fallado un solo día, Dios me dijo al arrodíllame para orar: ―he escuchado tu oración, ya no tienes que orar más, tu hermano se va convertir‖. Y en dos semanas, mi hermano estaba en mi casa confinado con una enfermedad que le hacía imposible que él pudiera salir de mi casa. Confinado por dos semanas. Y luego el día que él se fue, aceptó a Cristo en el Instituto Bíblico en la oficina del Sr. Moody, en donde él y yo fuimos a hablar y orar juntos. Yo platiqué de este incidente, en una ocasión, cuando estaba teniendo cultos en una cierta ciudad. Una anciana se me acercó al final del culto y dijo: ―yo he estado orando por la conversión de mi hermano, que ahora tiene sesenta y tres años de edad, por muchos años. Pero hace poco tiempo, yo dejé de hacerlo, me cansé y dejé de orar‖. Pero añadió: ―voy a empezar orar otra vez‖. Y a dos semanas de esa ocasión, ella vino y me dijo: ―yo he tenido noticias de mi hermano y él ha Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 275


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión aceptado a Cristo‖. ¡Oh hombres y mujeres, oren hasta atravesar, oren hasta el atravesar, oren hasta el atravesar! No solamente comiencen a orar, y oren por un poco de tiempo, y luego avienten las manos al aire y se den por vencidos; sino oren, oren y oren, hasta que Dios abre los cielos desciende. II. Orando En El Espíritu Santo Hay otro pasaje muy relacionado con los dos que acabamos de estudiar, y que está relacionado con ellos en la idea, al cual le quiero yo llamar su atención. Se encuentra en Efesios 6:18: “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”. Las tres palabras a las que yo quiero llamar su atención, son éstas ―en el Espíritu‖. Encontramos la misma idea en la epístola de Judas versículos 20 y 21: “Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna”. En esas Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 276


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión palabras, ―orando en el Espíritu‖ y ―orando en el Espíritu Santo‖ encontramos uno de los dos secretos más grandes de la oración que prevalece. El otro de estos dos grandes secretos de la oración que prevalece, se encuentra en las palabras de nuestro Señor en Juan 14:13-14: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Esas palabras las hemos estudiado anteriormente. ―Orar en el nombre de nuestro Señor Jesucristo‖, y ―orar en el Espíritu Santo‖, son los dos secretos más grandes de la oración que prevalece. Si alguien me preguntara: ―¿Cuál es el gran secreto de la vida santa?‖ Yo le diría inmediatamente: ―Vivir en el Espíritu Santo‖. Si alguien me preguntara: ―¿Cuál es el gran secreto del servicio efectivo para el Señor Jesucristo?‖ Yo le respondería inmediatamente: ―Servir en el Espíritu Santo‖. Si alguien me preguntara: ―¿Cuál es el más grande secreto del estudio bíblico provechoso?‖ Yo le respondería: ―Estudiar en el Espíritu Santo‖. Y si alguien me preguntara: ―¿Cuál es el secreto que incluye todo de la oración que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 277


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión prevalece?‖ Yo le contestaría: ―Orar en el Espíritu Santo‖. Es la oración que el inspira Espíritu Santo, la que contesta Dios el Padre. ¿Qué significa orar en el Espíritu Santo? Orar en el Espíritu Santo es orar en el Espíritu. Significa orar en el Espíritu Santo, nuestro Amigo que mora en nosotros, nuestro Consejero, nuestro Guía, el ―otro Consolador‖ siempre presente, a quien el Señor Jesús mismo nos prometió cuando se fue de este mundo, (Juan 14:15-17, 26), y quien ha tomado el lugar de nuestro Señor durante su ausencia; quien nos inspira y dirige a orar. Una y otra y otra vez, en nuestro estudio juntos, hemos visto nuestra dependencia del Espíritu Santo si hemos de orar correctamente. Cuando estuvimos estudiando Hechos 12:5 en nuestro capítulo: ―Cómo Orar para Obtener lo que Pedimos‖, vimos que fue el Espíritu Santo, cuya obra fue la que nos llevaba a la presencia de Dios, y nos hacía a Dios real, para que estuviéramos orando a Dios verdaderamente. También vimos que era Él, quien produce un deseo intenso en la oración, de prevalecer con Dios. Y cuando Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 278


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión estuvimos estudiando: ―Cómo Orar de Acuerdo a la Voluntad de Dios y Cómo Hacer la Oración de Fe‖, vimos que era el Espíritu Santo quien nos revelaba cuál era esa voluntad de Dios cuando orábamos, y nos guiaba a orar de acuerdo a su voluntad, para que nosotros pudiéramos saber al orar que habíamos pedido algo que estaba de acuerdo a la voluntad de Dios, y para que pudiéramos saber que la oración había sido escuchada. 1. ¿Cuáles son las características de la oración que se hace ―en el Espíritu Santo‖? Las características de la oración que inspira el Espíritu Santo 1) La primera característica de la oración en el Espíritu Santo es una vehemencia intensa. Esto lo vemos en Romanos 8:26, “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”. Como vimos al estudiar Hechos 12:5, la oración que prevalece con Dios es la oración en la que ponemos todo nuestro Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 279


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión corazón, la oración de vehemencia intensa. Y es el Espíritu Santo quien nos inspira esa vehemencia intensa en la oración. ¡Oh, cuán fríos y formales somos en muchas de nuestras oraciones! ¡Cuán poco deseo hay en nuestras almas de obtener aquello por lo que estamos pidiendo! Oramos hasta por la salvación de los perdidos con mucha indiferencia, aunque deberíamos darnos cuenta que si nuestras oraciones no son escuchadas, ellos van pasar la eternidad en el infierno. Pero los hombres y las mujeres, cuya vida de oración está bajo el control del Espíritu Santo, oran con vehemencia intensa. Ellos claman poderosamente a Dios. Hay una gran carga de oración en sus corazones. Oran a veces con gemidos indecibles. El Sr. Finney nos platicó de un hombre llamado Abel Clary; decía de él: Le habían dado la licencia para predicar, pero su espíritu de oración era tal, que estaba tan cargado con las almas de los hombres, que no podía predicar por mucho tiempo; su tiempo y sus fuerzas eran dadas a la oración. La carga de su alma a menudo era tan Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 280


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión grande, que ni podía estar de pie, y gemía y clamaba en agonía. Yo lo conocí bien, y conocí algo del maravilloso espíritu de oración que estaba sobre él. Era un hombre muy callado, casi como todos los que tienen el espíritu poderoso de la oración. Abel Clary fue de gran ayuda al señor Finney con sólo orar. Y su obra en Rochester, New York, donde se desató un avivamiento que resultó en avivamientos por todo el país, y según se dice, llevó a cien mil almas a Cristo en un año. De la obra del Sr. Clary en Rochester, el Sr. Finney escribió: Cuando yo me enteré por primera vez que estaba en Rochester. Un caballero que vivía como a una milla al oeste de la ciudad, me visitó y me preguntó que si yo conocía al Sr. Abel Clary, un ministro. Yo le dije que lo conocía bien. ―Bueno‖, dijo él: ―Está en mi casa y ha estado ahí por algún tiempo y yo no sé qué pensar de él‖. Yo le dije: ―No lo he visto en ninguno de nuestros cultos‖. ―No‖, contestó él, ―no puede ir al culto. Él ora casi todo el tiempo, día y noche; Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 281


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión y con tal agonía del alma, que yo no sé qué pensar. A veces él no puede ni estar de pie o de rodillas, sino que se postra completamente en el suelo, y gime y ora de tal manera que me asusta‖. Yo le dije al hermano: ―Yo le entiendo; por favor manténgase tranquilo. Todo va a salir bien; él de seguro va a prevalecer‖. El Sr. Finney dijo del Sr. Clary, en otra ocasión: Yo pienso que fue el segundo Sabbat, que yo estaba en Auburn. En esa ocasión, observé en la congregación el rostro solemne del Sr. Clary. Parecía como que había estado afligido, en agonía de oración. Conociéndolo tan bien como lo conocía, y conociendo el gran don de Dios que estaba sobre él: el Espíritu de oración; me dio gusto verlo allí. Se sentó en la banca con su hermano, el doctor, quien también era profesor de religión, (pero que no tenía para nada por experiencia, yo me imaginaría, del gran poder de su hermano Abel con Dios). En el receso, tan pronto como me bajé del púlpito, el Sr. Clary y su hermano encontraron en Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 282


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión los escalones del púlpito, y el doctor me invitó a pasar el receso y tener un refrigerio con él en su casa, y lo hice. Después de llegar a su casa, nos llamaron a la mesa. Nos sentamos a la mesa y el Dr. Clary volteó con su hermano y dijo: ―Hermano Abel, ¿quisieras orar por los alimentos?‖ Y el hermano Abel agachó su cabeza y comenzó en forma audible a pedir la bendición. Había apenas pronunciado una frase o dos, cuando fue conmovido de tal manera, que se retiró de la mesa de repente, y se fue aprisa a su recámara. El doctor supuso que se había sentido enfermo en forma repentina, de modo que se levantó y fue tras él. En unos momentos, él bajó y dijo: ―Sr. Finney el hermano Abel lo quiere ver‖. Dije yo: ―¿Qué le pasa?‖ Él dijo: ―No lo sé, pero dice que usted sabe. Se lo ve con gran aflicción, pero pienso que es su estado mental‖. Lo comprendí al instante, y fui a su cuarto. Él estaba postrado gimiendo en la cama, y el Espíritu haciendo Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 283


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión intersección por él y en él, con gemidos indecibles. Apenas había yo entrado en la recámara, cuando él alcanzó a decir: ―Ore, hermano Finney‖. Me arrodillé y lo ayudé en oración, guiando su alma por la conversión de los pecadores. Yo continué orando hasta que la angustia se había ido de él, y luego volvimos a la mesa‖. Comenzó un maravilloso avivamiento en Auburn; cientos de almas se convirtieron en seis semanas. ¡Oh, que tuviéramos gentes en nuestras la iglesia que supieran orar así! Yo creo que la necesidad más grande de la Iglesia del Señor Jesucristo en los Estados Unidos en la actualidad, y la Iglesia de Jesucristo por todo el mundo, es que haya hombres y mujeres que oren en el Espíritu Santo con la vehemencia intensa que Él da, y que Él solamente puede dar. 2) La segunda característica de orar en el Espíritu, es orar con inteligencia, con sabiduría perfecta, y orar las cosas de acuerdo a la voluntad de Dios. Esto viene en el siguiente versículo, Romanos 8:27: Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 284


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión “Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. 3) La tercera característica de la verdadera oración que se hace ―orando en el Espíritu Santo‖, es una seguridad absoluta de que Dios ha escuchado y contestado nuestra oración. Esto lo vimos cuando estudiamos Marcos 11:24, ―la oración de fe‖. Es la oración que inspira el Espíritu Santo, la que realmente es ―la oración de fe‖, y el que así ora, sabe que está orando de acuerdo la voluntad de Dios, y tiene la seguridad, sin sombra de duda, de que Dios ha escuchado y contestado su oración. 4) La cuarta característica de la verdadera oración que se hace ―orando en el Espíritu Santo‖, es la determinación en nuestra oración. La determinación de obtener lo que pedimos de Dios. Una persistencia al pedir, hasta que lo obtengamos. Esto se hace evidente en Efesios 6:18: “Orando en todo tiempo, con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”. ¡Qué Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 285


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión maravillosa enunciación al unir palabras del más profundo significado; la determinación y la perseverancia en la oración que resulta cuando el Espíritu Santo controla nuestra vida de oración! No necesitamos abundar sobre ello en este momento, porque acabamos de hablar de ello en la parte inicial de este capítulo. Tales son las características en la oración que se hace en el Espíritu Santo. 2. Llegamos ahora a la cuestión sumamente práctica e importante: ¿Cómo podemos orar en el Espíritu Santo? O sea, ¿cómo podemos asegurarnos de que el Espíritu Santo es el que nos guía en nuestras oraciones, cómo asegurarnos que nuestras oraciones no son solamente el avance de nuestros deseos egoístas, sino la guía confiable del Espíritu de Dios dentro de nosotros? La respuesta a esta pregunta tan importante, claramente está desplegada en la Palabra de Dios: (1) En primer lugar, si vamos a orar en el Espíritu, debemos rendir nuestra voluntad, y aún nosotros mismos, absolutamente y sin reservas a Dios. Esto se ve en muchos lugares en la Escritura; Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 286


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión por ejemplo, en Hechos 5:32 leemos: “Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen”. Aquí se nos enseña claramente que Dios da el Espíritu Santo a los que lo obedecen, y solamente a ellos. El corazón de obediencia está en rendir uno su voluntad, y rendirse uno mismo a Dios. A menos que hagamos esta rendición absoluta, Dios no puede tomar el control de nuestras vidas por el Espíritu Santo, y no puede tomar el control de nuestra vida de oración, más que cualquier otro aspecto de nuestra vida. Nuestra rendición a Él debe extenderse a nuestra oración, así como a otras esferas de nuestras actividades. (2) En segundo lugar, si hemos de orar en el Espíritu Santo, debemos obedecer a Dios en forma escrupulosa en todas las áreas de nuestras vidas. La desobediencia en cualquier punto de nuestra vida contrista al Espíritu Santo, y hace imposible que Él nos controle en nuestras acciones. Es tan imposible que Él tome el control de nuestra vida de oración, así como cualquier otra parte de nuestra vida.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 287


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Para obedecer a Dios, debemos estudiar la Palabra de Dios todos los días de nuestras vidas, para averiguar cuál es la voluntad de Dios, y luego que la hayamos averiguado, hacerla siempre. Si nos rehusamos a hacerlo en cualquier aspecto, el Espíritu Santo no puede controlar nuestra vida de oración, y no podemos orar en el Espíritu Santo. Esto está bastante claro en Juan 14:13-14: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Luego el Señor Jesucristo siguió diciendo (y al hacerlo, claramente mostró la relación entre la obediencia diaria y el poder en la oración que viene de orar en el Espíritu Santo): “Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros”. En otras palabras, el Señor Jesucristo dice que si tenemos la clase de amor para Él, que nos lleve a obedecerlo en todo día Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 288


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión tras día, entonces Él oraría al Padre y el Padre enviaría al Espíritu Santo a ayudarnos en todas las emergencias de la vida, especialmente en nuestra vida de oración. De manera que lo que pidamos en su nombre, de acuerdo a su voluntad, y por lo tanto lo que pidamos, lo obtendremos. ¡Oh, cómo hemos llegado una y otra y otra vez en nuestro estudio, de estas maravillosas promesas de Dios de contestar la oración, a la idea de que no hay oración efectiva de ningún tipo posible por parte nuestra, a menos que estudiemos la Palabra Dios diariamente para averiguar la voluntad de Dios, y para hacerla siempre que la encontremos! (3) En tercer lugar, si hemos de orar en el Espíritu Santo debemos darnos cuenta, y mantener en mente, nuestra total incapacidad de orar bien, y nuestra total dependencia del Espíritu Santo, si hemos de orar con sabiduría y en forma que prevalezca. ¡Oh, si alguna una vez ha habido un tiempo cuando necesitamos sentir nuestra total dependencia del Consolador, el Siempre presente Amigo, y Ayudador y Consejero, el Espíritu Santo, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 289


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión es cuando oramos! Necesitamos sentir profundamente nuestra dependencia de Él en nuestra vida, en nuestra lucha diaria con el mundo, la carne y el diablo. Necesitamos sentir nuestra dependencia de Él en nuestro servicio a Cristo, dándonos cuenta de que no es con ejército, ni con fuerza, ni con cualquier otro don o habilidad natural que tengamos, sino con el Espíritu Santo que vamos a lograr cualquier cosa para Dios en este mundo, (Zacarías 4:6). Necesitamos sentir nuestra dependencia de Él en nuestro estudio bíblico, dándonos cuenta de que Él es el único intérprete de la Palabra, y que está listo para interpretarnos la Palabra cuando la estudiamos. Pero sobre todo, necesitamos sentir la dependencia de Él cuando oramos. Haremos bien, si mantenemos siempre en mente las palabras inspiradas de Pablo en Romanos 8:26: “…pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos…” Si Pablo, ese poderoso siervo de Jesucristo, ese apóstol inspirado, ese maravilloso hombre de oración, no sabía cómo orar como debía; seguro que nosotros tampoco. No obstante, debemos mantener siempre en mente las Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 290


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión palabras que le siguen inmediatamente en el mismo versículo y en el versículo que sigue: “… pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos”. Cuando vaya a Dios en oración, reconozca que no sabe orar como debiera, y mantenga delante de sí su total dependencia del Espíritu Santo en todas las palabras de la oración. (4) En cuarto lugar, si hemos de orar en el Espíritu Santo, debemos pedir en forma definida a Dios, que nos guie con su Espíritu Santo cuando oramos. Dígale a Dios que usted no sabe orar como debiera, y pídale que lo guíe con su Espíritu Santo al orar, y lo hará. (5) En quinto lugar, si hemos de orar en el Espíritu Santo debemos contar con que Dios va responder nuestras oraciones para que envíe a su Espíritu Santo para que nos enseñe a orar. Podemos contar con que Él va enviar a su Espíritu Santo para enseñarnos a orar. Podemos contar con Dios sin vacilación para que nos lo envíe, por los pasajes que acabamos de leer, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 291


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión (Romanos 8:26-27). Él en forma definida lo ha prometido. (6) En sexto lugar, si hemos de orar en el Espíritu Santo, debemos continuar siendo llenos del Espíritu Santo. La exhortación inspirada de Pablo en Efesios 5:18: “Sed llenos del Espíritu Santo”, o para traducirla más literalmente ―sean llenados con el Espíritu Santo‖, es un proceso continuo, como lo indica el tiempo del verbo griego que se usa aquí. Tiene la más íntima conexión con nuestra vida de oración. Si hemos de ser llenos del Espíritu Santo, vamos a ser guiados con el Espíritu en nuestras oraciones, así como en todo lo demás. Un hombre lleno del Espíritu siempre va a ser un hombre de oración, y sus oraciones serán en el Espíritu Santo. La manera para estar continuamente llenos del Espíritu Santo, se indica en lo que acabamos de estudiar bajo los cuatro encabezados anteriores. Si hacemos lo que ahí se indica, vamos a estar siendo llenos continuamente del Espíritu Santo. (7) Finalmente, si hemos de orar en el Espíritu Santo, debemos estudiar la Palabra de Dios todo los días y con vehemencia. La Palabra escrita de Dios es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 292


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión el instrumento visible por el cual obra el Espíritu invisible de Dios. De manera que si uno se mantiene lleno con ese Espíritu, uno va a mantenerse lleno de la Palabra. Esto claramente se establece en el pasaje al que ya nos acabamos de referir, Efesios 5:18, cuando leímos con él, la frase del versículo que sigue inmediatamente, luego lo comparamos con Colosenses 3:16. Note Efesios 5:18, 19: “… antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones”. Ahora, note cuidadosamente lo que dice Colosenses 3:16: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales”. Vemos aquí, que Pablo en Colosenses atribuye el ser llenos con la Palabra exactamente con lo mismo que él atribuye ser llenos del Espíritu Santo en Efesios 5:18,19; y estas dos epístolas fueron escritas casi al mismo tiempo. Nunca debemos de olvidar, el hecho tan tremendamente importante de que el Espíritu invisible de Dios hace su Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 293


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión obra a través de la Palabra escrita visible de Dios. Si nos vamos a mantener en armonía con la mente de Dios por un estudio diario constante de la Palabra de Dios, y por una obediencia escrupulosa a la Palabra de Dios, el instrumento por el cual el Espíritu Santo trabaja constantemente, entonces el Espíritu Santo nos va a guiar en nuestras oraciones, y sólo entonces. Si nos mantenemos llenos de la verdad del Espíritu de Dios contenida en la Palabra escrita, es más que probable que el Espíritu Santo ore a través de nosotros. Desde este punto de vista, entonces, hay un significado de lo más profundo en las mismas palabras de nuestro Señor, que se encuentran en Juan 6:63: “El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida”. Cuán frecuente en nuestro estudio de los pasajes más significativos y preciosos en la Biblia que tratan con el tema de cómo orar de manera de obtener de Dios las cosas que pedimos de Él en oración; hemos llegado a estar frente a frente con la gran verdad de que la oración que prevalece, siempre va de la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 294


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión mano con el estudio persistente obediente de la Palabra de Dios.

y

Para resumir lo que hemos descubierto en el tema de la oración que prevalece: Si hemos de hacer la oración que obtenga de nuestro Padre celestial las cosas que le pedimos: Primero que todo, debemos tener cuidado de lo que le pedimos a Dios y asegurarnos de que es algo que debemos tener; algo que sea de acuerdo a su voluntad, la cual es infinitamente sabia y absolutamente santa. Y luego, cuando comencemos a orar por ello, seguir orando por ello por días, semanas, y meses; y si es necesario, por años hasta que lo obtengamos. Nosotros debemos orar siempre y no desmayar, y orar hasta atravesar. En segundo lugar, debemos asegurarnos que no oremos con nuestros deseos egoístas (y pueden ser hasta tontos), sino bajo el impulso, la inspiración y la guía y el control del Espíritu Santo. Que oremos en el Espíritu Santo, que lo dejemos orar a través de nosotros. Y que oremos en la sabiduría, la vehemencia, la Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 295


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión intensidad, la persistencia incansable y el poder irresistible de la oración que Él imparta. Luego entonces, nuestras oraciones serán la fuerza más poderosa de la tierra, puesto que todo lo que tiene Dios, y todo lo que es Dios está a disposición de esa clase de oración. Esa clase de oración puede lograr lo mismo que Dios. Esa clase de oración participa de la omnipotencia del Dios, con quien esa clase de oración nos pone en perfecta conexión. Yo anhelo vivir en el Espíritu Santo. Anhelo predicar y testificar en el Espíritu Santo. Anhelo estudiar y comprender la Palabra de Dios en el Espíritu Santo. Pero sobre todo, anhelo orar en el Espíritu Santo. También anhelo que la iglesia, como cuerpo, aprenda a orar en el Espíritu Santo. Solo así no habrá nada se pueda contraponer a la iglesia al ir arrasando de victoria en victoria para Dios.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 296


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Capítulo 10

LA ORACIÓN QUE PREVALECE Y VERDADERO AVIVAMIENTO “Tiempo es de actuar, oh Jehová, Porque han invalidado tu ley”. Salmo119:126. Nuestro tema es: La Oración que Prevalece y Verdadero Avivamiento. Tengo cinco pasajes; analícelos con mucho cuidado por favor. El Primero se encuentra en el Salmo 119:126: “Tiempo es de actuar, oh Jehová, Porque han invalidado tu ley”. El segundo pasaje está en Salmos 85:6: ―¿No volverás a darnos vida, Para que tu pueblo se regocije en ti?” El tercer pasaje está en Hechos 1:14; 2:14, 41, 42: “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego…” “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 297


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. . .” “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. El cuarto pasaje está en Ezequiel 37:9, 10: “Y me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán. Y profeticé como me había mandado, y entró espíritu en ellos, y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.” El quinto pasaje está en Lucas 11:13: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” La gran necesidad de la iglesia en la actualidad es un avivamiento generalizado Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 298


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que se esparza por doquier, profundo, completo y genuino. Esa también es la mayor necesidad del comercio, la mayor necesidad de la sociedad humana y la más grande necesidad del gobierno humano, la necesidad más grande de las relaciones internacionales, la necesidad más grande de misiones. En cada aspecto de la vida actual: los negocios, relaciones sociales, la política, relaciones internacionales, la educación, la iglesia; estamos afrontando problemas de los más amenazantes, y crisis de las más importantes que la raza humana jamás haya afrontado en siglos sino es que en la historia de la humanidad, desde la encarnación de Dios en la persona de su Hijo Jesucristo y el nacimiento de la iglesia, que fue el resultado de la Encarnación. La única esperanza de la iglesia es un gran avivamiento o revolución, revolución no solamente en Rusia, sino a través de todo el mundo civilizado. Ha de ser un advenimiento real y en mayor cantidad de la vida de Dios a la iglesia y a través de la iglesia en la sociedad en general; de lo contrario será un desastre universal; desastre en la iglesia, en el estado, en la escuela, en el Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 299


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hogar y en todas partes y un caos consecuente, y una oscuridad de media noche sobre la tierra, y una total y universal corrupción, desolación y destrucción. Por supuesto, nosotros los que conocemos nuestras Biblias, sabemos muy bien que el avivamiento final, el avivamiento que no ha de ser seguido por una reacción, sino un avivamiento que resulte en un reino universal y permanente de justicia sobre la tierra, así como en el cielo, cuando venga el reino de Dios, y su voluntad sea hecha en la tierra así como en el cielo (Mateo 6:10), y cuando: ―la tierra sea llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar‖ (Isaías 11:9), sólo vendrá como resultado del regreso de nuestro Señor Jesucristo a esta tierra para tomar las riendas del gobierno. La hora de esa venida es asunto de Dios y no nuestro (Hechos 1:7), y está en sus manos, y por esa venida es que debemos orar (Apocalipsis 22:20), y anhelar intensamente (2 Pedro 3:12), y esperar. Pero eso no significa que mientras tanto, nosotros debamos estar sentados y dejar Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 300


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que las cosas se echen a perder, ni gloriarnos en el hecho de que las cosas se empeoran cada vez más, ni felicitarnos de qué tan buenas personas somos y qué clase de gente resistente son los demás en los negocios, en la iglesia, en el Estado. No hay fundamento bíblico para estar seguros de que el Señor no se retrase y de que no pueda haber otro avivamiento. Y puede haber muchos avivamientos antes de que venga ese feliz día, y antes de que venga el más glorioso de todos los avivamientos. Si Wesley hubiera razonado así en su tiempo, cuando había una oscuridad espiritual y teológica esparcida por doquier, o cuando Martín Lutero en su tiempo, o Juan Knox en su tiempo, o Jonathan Edwards en su tiempo, o Carlos G. Finney en su tiempo ¿qué hubiera sido de la iglesia, el Estado, y la sociedad humana, y la fe en Dios? Ya sea que el Señor Jesús venga pronto o se tarde, necesitamos un avivamiento, y lo necesitamos desesperadamente. Y si Él regresara en un año, y nos encontrara todo haciendo lo que está de nuestra parte para producir ese avivamiento tan necesitado, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 301


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Él nos dirá: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor” (Mateo 25:21). Y: “Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así” (Mateo 24:46). Pero si, por otro lado, Él llegara en este año y nos encontrara sentados en meditación ociosa sobre la gloriosa verdad de su Segunda Venida, felicitándonos porque nosotros no somos como los demás, los que no conocen la verdad, Él nos castigará duramente y pondrá nuestra parte con los hipócritas (Mateo 24:50, 51). De ahí que mi primera oración debiera ser: “Sí, ven, Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20). Pero ya que yo no sé y no puedo saber qué tan pronto será contestada esta oración, (ya que Dios ha considerado apropiado poner ―los tiempos y las sazones en su propia potestad‖ Hechos 1:7), mi segunda oración es, y debería ser cada vez más intensa e insistente: “Señor mándanos un avivamiento, y (por lo que a mí respecta) que comience en mí”. Lo que voy a decir, va a venir bajo tres encabezados. El primero: Qué es un Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 302


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión verdadero avivamiento y cuáles son los resultados de un verdadero avivamiento El segundo: La necesidad de un verdadero avivamiento. El tercero: la relación de la oración persistente con el verdadero avivamiento. I ¿Qué Es Un Verdadero Avivamiento Y Cuáles Son Los Resultados De Un Verdadero Avivamiento? En primer lugar, entonces, consideremos lo que es un verdadero avivamiento y cuáles son sus resultados. 1. Un verdadero avivamiento es un tiempo de despertamiento o impartición de vida. Eso es exactamente lo que significa la palabra ―avivamiento‖ de acuerdo a su etimología, y de acuerdo a su uso en la actualidad, y eso es exactamente lo que significa la palabra hebrea traducida ―avívanos‖ en nuestro segundo pasaje: ―¿No volverás a darnos vida. . . (Salmo 85:6)?”, o como lo traduce la Versión Revisada: ―¿no nos avivarás?‖ En otras palabras: ―¿impartirnos vida otra vez?‖ Ya que Dios es el único que nos puede dar vida, un avivamiento es un tiempo cuando Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 303


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Dios visita a su pueblo, y por el poder de su Espíritu les imparte nueva vida, y a través de ellos imparte vida a pecadores muertos en delitos y pecados. Frecuentemente, nosotros tenemos emocionalismos religiosos y entusiasmos que surgen de métodos ingeniosos y de influencia hipnótica de un mero evangelista profesional o de un predicador de avivamientos, pero éstos no son avivamientos, y no son necesarios; son una maldición y no una bendición. Son la imitación del diablo de un avivamiento. Nueva vida de Dios. ¡Eso es avivamiento! Un avivamiento general es un tiempo cuando esta nueva vida de Dios no está confinada a lugares aleatorios sino que es general por todo el cristianismo y la tierra. La razón de por qué se necesita un avivamiento general es la sequedad y desolación espiritual y la muerte en general. No está confinado a ningún país, aunque puede ser más manifiesto en algunos países que en otros. Se encuentra en nuestros campos misioneros foráneos así como en nuestros lugares de residencia. Hemos tenido, y estamos Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 304


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión teniendo avivamientos locales. El Espíritu de Dios que da vida, ha soplado sobre éste ministro y aquél, ésta iglesia y aquélla, ésta comunidad y esta otra. Pero lo que necesitamos, y necesitamos desesperadamente, es un avivamiento que sea esparcido por doquier y general. 2. Ahora bien, para que nosotros podamos tener una idea más completa de lo que realmente es un avivamiento, echemos un vistazo a los resultados de un avivamiento: 1) Los primeros resultados de un avivamiento están en los ministros del evangelio. a. En los tiempos de avivamiento, el ministro tiene un nuevo amor por las almas. Nosotros los ministros, como regla general, no tenemos tal amor por las almas como deberíamos tener. No es un amor tal por las almas como el que tuvo el Señor Jesús. No es un amor tal por las almas como el que tuvo Pablo. Pero cuando Dios visita a su pueblo, los corazones de los ministros son grandemente cargados por los que no son salvos. Salen con un gran anhelo por la salvación de sus semejantes, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 305


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión se olvidan de su ambición de predicar grandes sermones, o sus ambiciones de fama; anhelan una sola cosa y sólo una: ver que hombres sean llevados a Cristo, y por lo tanto, sean salvos. b. Cuando llegan los verdaderos avivamientos, los ministros obtienen un nuevo amor por la Palabra de Dios, y una nueva fe en la Palabra de Dios. Arrojan al viento sus dudas, y los credos, y sus críticas de la Biblia, y se dedican a predicar la Biblia, y sobre todo, a Jesucristo crucificado. Los avivamientos hacen que los ministros se suelten de sus doctrinas ortodoxas. Un avivamiento genuino esparcido por todas partes hará más para que nuestros ministros y profesores de teología estén correctos en su doctrina, que todas las pruebas de herejía que jamás han sido instituidas. c. Los avivamientos hacen que los ministros tengan una nueva libertad, un nuevo gozo, y un nuevo poder en la predicación. No es una lata de toda la semana tener que preparar un sermón, y no es un esfuerzo que consume los nervios predicarlo después de que ha sido Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 306


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión preparado. La predicación se convierte en un gozo y un refrigerio, y hay verdadero poder en tiempos de avivamiento. 2) Miremos ahora los resultados de un avivamiento en los cristianos en forma general. Los resultados de un avivamiento en los cristianos en forma general son los mismos que se han señalado en los que están en el ministerio. a. En tiempos de avivamiento, los cristianos se apartan del mundo y viven vidas separadas. Los cristianos que han estado entreteniéndose con el mundo, que han estado jugando a las cartas, o bailando, o yendo a los cines y a los teatros, y teniendo indulgencia en tonterías similares que no convienen, renuncian a ellas. Reciben una nueva visión espiritual, por lo que ahora ven claramente que estas cosas son incompatibles con su vida y con su luz que van en aumento. b. En los tiempos de avivamiento, los cristianos obtienen un nuevo espíritu de oración. Las reuniones de oración ya no son un mero deber, sino que se convierten en la necesidad de un corazón hambriento y cargado. La oración en privado es Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 307


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión buscada con un nuevo entusiasmo. La voz de la oración de vehemencia a Dios se escucha día y noche. La gente ya no pregunta: ―¿Contesta Dios la oración?‖ Ellos saben que lo hace, y sitian el trono de la gracia día y noche. c. En los tiempos de avivamiento, los cristianos se ponen a trabajar por las almas perdidas. No van a los cultos simplemente a pasársela bien y a ser bendecidos. Van a los cultos para ver cómo las almas son llevadas a Cristo. Hablan a los hombres en las calles y en las tiendas, y en sus casas. La cruz de Cristo, la salvación, el cielo y el infierno, llegan a ser los temas de constante conversación. Se olvidan de la política, el clima, y los sombreros de pascua, y las últimas novelas. Las cosas de Dios ocupan todo el horizonte de su pensamiento. d. En tiempos de avivamiento, los cristianos tienen un nuevo gozo en el Señor Jesús. (Hechos 2:46; Juan 15:11). La vida es siempre gozo, y la nueva vida es un nuevo gozo. Los días de avivamiento son días de felicidad, días de gran

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 308


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión felicidad, días de cielo (Deuteronomio 11:21).

en

la

tierra

e. En los tiempos de avivamiento, los cristianos obtienen un nuevo amor por la Palabra de Dios. Desean estudiarla día y noche. Los avivamientos son malos para los bares y los clubs, y las fiestas, y los teatros, y los cines; pero son buenos para las librerías y las agencias bíblicas. 3) Ahora echemos un vistazo a los resultados del verdadero avivamiento en el mundo de los que no son salvos. Los avivamientos tienen una influencia de lo más definitivo en el mundo los que no son salvos. a. Antes que nada, los verdaderos avivamientos producen una profunda convicción de pecado. Nuestro Señor dijo que cuando el Espíritu viniera, Él convencería al mundo de pecado (Juan 16:7,8). Ahora bien, hemos visto que un avivamiento es el advenimiento del Espíritu Santo, y por lo tanto, debe haber una nueva convicción de pecado, y siempre la hay. Si uno tiene algo de lo que los hombres llaman avivamiento y no hay convicción de pecado, uno puede estar Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 309


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión bien seguro que no es un verdadero avivamiento, sino un avivamiento falso. Esta es una señal segura de un verdadero avivamiento: convicción profunda de pecado. b. Los verdaderos avivamientos también producen conversiones y regeneraciones. Cuando Dios renueva a su pueblo, también convierte a los pecadores. El primer resultado de Pentecostés fue nueva vida y poder a los 120 discípulos en el Aposento Alto, el siguiente resultado fue 3.000 conversiones en un solo día. Siempre es así. Yo leo constantemente los avivamientos aquí y allá, en donde los cristianos fueron grandemente ayudados pero que no ha habido conversiones. Yo tengo mis dudas sobre tales avivamientos. Si los cristianos han sido renovados verdaderamente, van a ir en pos de los que no son salvos en oración, y les van a testificar, y los persuadirán, y les predicarán, y harán obra personal. Tiene que haber conversiones verdaderas, vidas regeneradas, vidas completamente transformadas. Los incrédulos son convertidos en creyentes asidos de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 310


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Jesucristo; los borrachos se hacen sobrios, los hombres y las mujeres corrompidos se santifican; los ladrones se convierten en honrados y ciudadanos trabajadores; la gente perezosa se pone a trabajar con ahínco. Un verdadero avivamiento siempre comienza en el corazón de aquellos que ya son cristianos, pero nunca termina allí. Continúa hacia los que no son salvos, y hay conversiones definidas. II

LA NECESIDAD DE UN VERDADERO AVIVAMIENTO.

Ahora echemos un vistazo a la necesidad de un avivamiento en nuestro tiempo presente. Yo pienso que la mera descripción de lo que es un avivamiento y lo que hace un avivamiento demuestra que se necesita desesperadamente, pero echemos un vistazo a algunas de las condiciones específicas que existen en la actualidad que demuestran la necesidad de un avivamiento. Si uno se concentra en estas condiciones, lo más probable es que le van a decir a uno pesimista. Y si al afrontar la realidad a uno lo llaman pesimista, yo estoy dispuesto a que me llamen Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 311


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pesimista. Al considerar la realidad verdadera soy un optimista, un optimista de los optimistas; pero no soy un optimista ciego, o sea, uno que es optimista por cerrar sus ojos a la realidad que está tan clara como la luz del día. Si al ser optimista uno cierra los ojos; y llama a lo negro, blanco; y al error, verdad; y al pecado, justicia; y a la muerte, vida; no quiero ser optimista. Pero de todos modos soy optimista. Por señalar la realidad que está tan mal, lo cual producirá mejores condiciones. 1. Eche un vistazo en primer lugar al ministerio. 1) Muchos de nosotros que nos consideramos ministros ortodoxos, somos incrédulos en la práctica. Estas pueden ser palabras fuertes, pero también es un hecho irrefutable. No hay diferencia esencial entre las enseñanzas de Thomas Paine y Bob Ingersoll por un lado, y las enseñanzas de algunos de nuestros profesores de Teología por el otro. Los profesores de Teología no son tan directos, ni tan francos sobre esto como lo fueron Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 312


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Thomas Paine y Bob Ingersoll, lo ponen en una manera más elegante, y en oraciones más rebuscadas y adornadas, no obstante su enseñanza significa lo mismo y produce los mismos resultados condenables. La mayor parte del así llamado ―Nuevo Aprendizaje‖ y ―Alta Crítica‖ y ―Modernismo‖, no es otra cosa que la incredulidad de Thomas Paine adornada con un toque de falsa piedad. Hace algunos años el profesor Howard Osgood, quien era un verdadero erudito y no solamente un charlatán de la incredulidad alemana, en una ocasión leyó una declaración de algunas de las creencias sostenidas por los modernistas de su tiempo, que no eran diferentes esencialmente de los modernistas de la actualidad, aunque no tan malas, y él preguntó luego, si estas creencias como él las había leído, no representaban con fidelidad la crítica de erudición de su tiempo, y los mismos críticos reconocieron que sí, y justo en ese momento, les arrojó una bomba en los rangos de la ―Alta Crítica‖ diciendo: ―Estoy leyendo palabra por palabra La Era de la Razón de Thomas Paine‖. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 313


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Hay poco que sea nuevo en la ―Alta Crítica‖ o en la teología modernista o liberal en general. Nuestros futuros ministros a menudo han sido preparados académicamente bajo profesores incrédulos, y al hacerlo, cuando entran a la universidad o al seminario teológico, siendo tan sólo jóvenes inmaduros, obviamente salen incrédulos en muchos casos, y luego proceden a envenenar a la iglesia. 2) Aun cuando nuestros ministros sean ortodoxos, (como gracias a Dios la gran mayoría lo son en la actualidad), no obstante a menudo no son hombres de oración. ¿Cuántos ministros modernos supone usted que saben lo que significa agonizar en oración, (del griego en Romanos 15:30) y luchan en oración y pasan gran parte de la noche en oración? Por supuesto, no sabemos cuántos, pero sí sé que muchos no lo hacen. 3) Muchos de nosotros que somos ministros, no tenemos amor por las almas. ¿Cuántos de nosotros predicamos solo porque tenemos que predicar? ¿Predicamos porque sentimos que los Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 314


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión hombres en todas partes están pereciendo y por nuestra predicación esperamos salvar a algunos? ¿Cuántos de nosotros le damos seguimiento a nuestra predicación como lo hizo Pablo, rogando y persuadiendo a los hombres por doquier para que sean reconciliados con Dios (2 Corintios 5:20 y Hechos 20:31)? Quizás hemos dicho bastante sobre los ministros, pero es evidente que se necesita un avivamiento por causa nuestra, o algunos de nosotros vamos a estar delante de Dios, sobrecogidos de vergüenza en ese día terrible en que hemos de dar cuentas, que viene con toda seguridad (Romanos 14:12). 2.- Ahora echemos un vistazo a la iglesia. 1) Mire el estado doctrinal de la iglesia en la actualidad. Ya es de por sí bastante malo y aparentemente está empeorando con el tiempo. Muchos de nuestros miembros de iglesia no creen en toda la Biblia. Para muchos el libro de Génesis es un mito, Jonás es una alegoría, y hasta los milagros del Hijo de Dios son cuestionados. Han negado en un artículo reciente en una de nuestras revistas más Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 315


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión populares y de mayor circulación, por uno de los ministros presbiterianos más prominentes en este país, que es miembro de la Mesa Directiva de Misiones Foráneas de la Iglesia Presbiteriana. Para muchos, la doctrina de la oración es anticuada y se ríen de la obra del Espíritu Santo. Se nos dice que la conversión y la regeneración ya no son necesarias, y que ya no se cree en el infierno. Y luego fíjese en las modas y los errores que han surgido como consecuencia de esta pérdida de fe y de este caos doctrinal: la ciencia cristiana, el unitariarismo, el espiritualismo, el universalismo, el ruselismo, el babismo, la teosofía, la sanidad metafísica y el total pandemónium de doctrinas de demonios. 2) Mire el estado espiritual de la iglesia: a. La mundanalidad está fuera de control, si no es que reina entre los miembros de las iglesias. Muchos miembros de iglesias están igual de ansiosos en la carrera de hacerse ricos. Utilizan los métodos del mundo en la acumulación de riqueza y se aferran a ello tanto como cualquier mundano cuando la obtienen.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 316


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión b. La falta de oración abunda entre los miembros de las iglesias por todas partes. Es dudoso si uno de cada diez miembros de iglesias en este país asiste a los cultos de oración con regularidad, y la oración en privado ocupa tan poco tiempo o tan poca atención de parte del miembro de iglesia promedio. Alguien ha dicho que los cristianos en promedio no pasan más de cinco minutos al día en oración en privado. Por supuesto ninguno de nosotros sabemos si eso es cierto o no, pero me temo que es más cierto de lo que la mayoría de nosotros sospechamos. c. Descuido de la Palabra de Dios va mano a mano con el descuido de orar a Dios. Muchos cristianos profesantes pasan el doble del tiempo todos los días de sus vidas en revolcarse en el lodo de los diarios que el que pasan en bañarse y limpiarse en la Palabra Santa de Dios ¿Cuántos cristianos promedian una hora al día invertida en estudio bíblico? d. Con el descuido de la oración y el descuido de la Palabra de Dios, va la falta de generosidad. Las iglesias están incrementando rápidamente en riqueza, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 317


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión pero las tesorerías de las agencias misioneras están vacías. Los miembros de las iglesias evangélicas no promedian más que unos pocos dólares al año para misiones foráneas, y esto es simplemente sorprendente. e. Luego, hay una falta de respeto que está incrementando hacia el Día del Señor. El primer día de la semana ha llegado a ser principalmente un día de placer mundano en vez de un día de servicio santo. El periódico del domingo con sus boberías y escándalos sucios toma el lugar de la Escuela Dominical y del servicio en la Iglesia. Los miembros de iglesia se mezclan con el mundo en toda forma de diversión cuestionable. En muchos lugares el joven o la señorita que no cree en el baile con sus indecencias descaradas, con la mesa de las cartas con su desviación definitiva hacia los juegos de azar, y con el teatro y con el cine con su creciente seducción a la lujuria, es considerado como persona anticuada, una reliquia de un puritanismo, y aún fuera de moda.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 318


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Y luego, ¡cuán pequeña porción de nuestra membrecía realmente ha entrado en compañerismo con Jesucristo con su carga por las almas! Pero suficiente se ha dicho del estado espiritual de la iglesia 3. Ahora echemos un vistazo al estado del mundo: 1) Note, antes que nada, cuán pocas conversiones hay. Muchas iglesias el año pasado perdieron más miembros que los que ganaron. Por aquí y por allí habrá una iglesia que tenga un gran número de adiciones en base a la confesión de fe, pero estas iglesias son raras, son excepciones. Y aún donde hay muchas adiciones, en pocos casos las conversiones son profundas, completas y satisfactorias. 2) También hay en la mayoría de los círculos una total falta de convicción profunda de pecado. Raras veces hay hombres sobrecogidos con una sensación de culpabilidad tremenda por haber hollado bajo sus pies al Hijo de Dios. El pecado es considerado como mera mala suerte, o como una enfermedad, o aún hasta una bondad en proceso. Rara vez es considerado como un mal enorme contra Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 319


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión un Dios Santo, condenación eterna.

que

merece

una

3) La incredulidad está fuera de control. Muchos consideran como una señal de superioridad intelectual rechazar la Biblia, y hasta la fe en un Dios personal y también la vida futura. En muchos de los casos están hasta más orgullosos de esta señal de superioridad intelectual debido a que es la única señal de superioridad intelectual que poseen. 4) Aunada a esta incredulidad predominante, está la peor de las inmoralidades. Como siempre ha sido el caso, la incredulidad y la inmoralidad son gemelos siameses. Siempre existen, y siempre crecen, y siempre engordan juntos. Esta inmoralidad prevaleciente se encuentra por doquier. Fíjese en el adulterio legalizado que llamamos divorcio. Muchos de los así llamados matrimonios, no es más que una prostitución legalizada. Los hombres se casan con una mujer y luego con otra, y aun así son admitidos en la buena sociedad, y de igual modo las mujeres. Hay miles de supuestamente hombres respetables en los Estados Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 320


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Unidos viviendo con las mujeres de otros hombres, y miles de las supuestas mujeres respetables están viviendo con los esposos de otras mujeres. La inmoralidad en incremento se ve en el estado del teatro. El teatro en el mejor de los casos, es lo suficiente malo. Pero no obstante, ahora las obras están impregnadas con tan malas sugestiones que parecen gobernar los tiempos, y las mujeres que se degradan así mismas al aparecer en tales obras, son justificadas en los diarios y se les da la bienvenida por gente supuestamente respetable. Los cines son todavía más viles que lo que se han atrevido a ser los teatros, y su corrupción es demostrada ante nuestros ojos en los diarios, que se nos motiva a recibirlo en nuestros hogares y que lo lean nuestros hijos. La mayor parte de la literatura está podrida, pero la gente lee los libros que hace apenas algunos años, hubieran estado en peligro de hacer que los que las publican fueran puestos bajo prohibición de la ley por ser literatura obscena. Yo digo

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 321


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión que aún la gente supuestamente decente leen estos libros porque son la moda. El arte es frecuentemente una mera cubierta para la indecencia desvergonzada. A las mujeres se les induce a echar de sí toda modestia y decencia por los vientos para que el artista pueda perfeccionar su arte y contaminar sus valores morales al utilizarlas como modelos. La codicia del dinero ha llegado a ser un vicio tanto entre los ricos como entre los pobres. Los multimillonarios a menudo venden su alma y pisotean los derechos de sus prójimos en la esperanza alocada de convertirse en multimillonarios. Y el hombre que trabaja, a menudo comete homicidio para incrementar el poder del sindicato y para mantener sus salarios. Se pagan guerras, y hombres caen muertos como perros o ejecutados con gases, y son puestos bajo todo tipo de crueldad para mejorar el comercio y para ganar prestigio político de los políticos sin escrúpulos que se hacen pasar por estadistas. El libertinaje descontrolado, y casi increíble, de estos tiempos levanta su cabeza de serpiente por todas partes. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 322


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Usted lo ve en los diarios, lo ve en los letreros, lo ve en los anuncios, lo ve en las calles de noche, lo ve hasta justo fuera de la puerta de la iglesia. Lo encuentra, no solamente en los terribles estercoleros apartados para ello en las grandes ciudades, sino en nuestros hoteles y apartamentos abarrotados y en las porciones residenciales de nuestras ciudades. Y desafortunadamente usted lo encuentra, si mira con cuidado, en lugares supuestamente respetables, y verdaderamente va a llegar hasta nuestros oídos por las confesiones de hombres y mujeres con un corazón quebrantado. La condición moral del mundo en nuestro tiempo es desagradable, nauseabunda, que enferma, y es aterradora. Necesitamos un avivamiento, un avivamiento profundo, esparcido por doquier, generalizado, en el poder del Espíritu Santo. O es un avivamiento general, o la destrucción general de la iglesia, del hogar y del Estado. Un avivamiento, una nueva vida de Dios, es la cura y la única cura que va a terminar con la tremenda ola de inmoralidad e Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 323


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión incredulidad. Los meros argumentos no lo lograrán, sino un viento del cielo, un nuevo derramamiento del Espíritu Santo, un verdadero avivamiento enviado por Dios. La incredulidad, la Alta Crítica, el liberalismo, el modernismo, la ciencia cristiana, el espiritualismo, el universalismo, la teosofía, todos se derrumbarán ante el derramamiento del Espíritu de Dios. No fue la discusión, o el argumento, o el razonamiento, sino el aliento de Dios que relegó a Tom Paine, Voltaire, Volney y los otros incrédulos triunfantes de antaño al limbo del olvido. Y necesitamos un nuevo aliento de Dios para enviar a los críticos destructivos alemanes de nuestro tiempo, y a los pericos que fueron enseñados por ellos, para ocupar las sillas en la universidad, y los púlpitos evangélicos de Inglaterra y de los Estados Unidos, para que les hagan compañía. III.El Lugar de la Oración en el Avivamiento. Ahora llegamos al lugar que tiene la oración en el avivamiento. Este es el punto más importante que quiero enfatizar, y todo lo que he dicho hasta ahora, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 324


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión solamente es una preparación para esto y lo que me proponía era llegar hasta este punto. Pero lo que se necesita decir se puede decir en unas cuantas palabras. La gran necesidad hoy en día, como lo hemos dicho, es un avivamiento generalizado; esto está claro y no admite ninguna diferencia de opinión sincera. ¿Qué haremos entonces? Orar. Hacer la oración del salmista: ―¿No volverás a darnos vida, para que tu pueblo se regocije en ti?”. Hacer la oración de Ezequiel: ―…Así ha dicho Jehová el Señor: Espíritu, ven de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos, y vivirán”. El primer gran avivamiento de la historia del cristianismo tuvo su origen, desde el punto de vista humano, en los diez días de reuniones de oración. Leemos de un puñado de discípulos que ―perseveraban unánimes en oración y ruego” (Hechos 1:14). El resultado de esa reunión de oración, leemos en el siguiente capítulo en Hechos de los Apóstoles, fue que “fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen” Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 325


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión (Hechos 2:4). Más adelante en el mismo capítulo leemos: ―Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas” (Hechos 2:41). En el siguiente versículo leemos cómo se demostró que el avivamiento fue real y duradero, puesto que éstas son las palabras allí registradas: ―Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones”. Y en el último versículo del capítulo, leemos: ―Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos”. El gran avivamiento en Hechos 4 llegó de la misma manera. Había llegado un tiempo de gran peligro para la iglesia, que parecía amenazar su misma existencia. Los dos grandes líderes de la iglesia, Pedro y Juan, habían sido arrestados, encarcelados y amenazados de muerte, ¿Qué hizo la iglesia? Leemos: ―Y puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 326


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Soberano Señor, tú eres el Dios que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay” (Hechos 4:23, 24). Más adelante leemos: ―Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios. Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad” (Hechos 4:31-35). Todos los verdaderos avivamientos desde ese tiempo hasta éste, han tenido su origen terrenal en la oración. El ―Gran Despertamiento‖ bajo Jonathan Edwards en el siglo XVIII, comenzó con su famoso llamado a la oración, y lo pudo sacar adelante con la oración. Se ha escrito que Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 327


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Jonathan Edwards laboró tanto en oración, que dejó marcados surcos en tablas de madera con sus rodillas, por haber estado así por tanto tiempo. La obra maravillosa de gracia entre los indios norteamericanos bajo David Brainerd, el yerno de Jonathan Edwards, en 1743, y los años que le siguieron, tuvieron su origen en los días y noches en que Brainerd pasó delante de Dios en oración para ser investido de poder de lo alto para esta obra. Pero nos podemos remontar aún más allá, y ver como el avivamiento siempre ha sido el resultado de la oración. A principios del siglo XVII hubo un gran despertamiento religioso en Ulster, Irlanda. Las tierras de los jefes rebeldes que habían sido concedidas a la Corona Británica, fueron ocupadas por una clase de colonizadores que, en su mayor parte, estaban gobernados por un espíritu de aventura salvaje. La verdadera piedad era escasa. Siete ministros, cinco de Escocia y dos de Inglaterra, se asentaron en esa tierra. Las primeras llegadas fueron en 1613. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 328


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Uno de estos ministros, de nombre Blair, escribió un contemporáneo, ―pasaba muchos días y noches en oración a solas y con otros, y se le atribuyó que tenía gran intimidad con Dios‖. El Sr. James Glandenning, un hombre de escasos dones naturales, también fue un hombre de oración. La obra comenzó bajo este hombre Glandenning. El historiador de esos tiempos dice: ―Era un hombre que nunca hubiera sido escogido por una asamblea sabia de ministros, ni hubiera sido enviado para comenzar una reforma en esta tierra. No obstante, éste fue el elegido del Señor para comenzar con él la admirable obra de Dios que yo menciono a propósito, para que todos puedan ver que la gloria es del Señor solamente, al hacer una nación santa en esta tierra profana y que no fue ―con ejército, ni con fuerza, ni con humana sabiduría, sino con mi Espíritu ha dicho Jehová de los ejércitos‖. Por la predicación de James Glandenning en Oldstone, multitudes de escuchas sintieron una gran ansiedad y terror de conciencia, se Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 329


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión vieron a sí mismos como perdidos totalmente y condenados, y clamaron: ―¡Hombres y hermanos, ¿Qué haremos para ser salvos?!‖ Fueron puestos en trance por el poder de Su Palabra. Una docena en un día fueron sacados por las puertas como muertos. No eran mujeres, sino que eran de los espíritus más atrevidos de la comunidad, ―algunos que anteriormente no tenían miedo de poner en combate con sus espadas a toda una ciudad comercial‖. Respecto a uno de ellos, el historiador escribe: ―He escuchado a uno de ellos, que en aquel tiempo era un hombre muy fuerte, pero ahora es un cristiano muy poderoso, que decía que su propósito de llegar a la iglesia era consultar con sus compañeros cómo hacer alguna diablura‖. Esta obra se esparció por todo el país. Para el año 1626 se sostenía una reunión de oración mensual en Antrim. La obra se esparció más allá de los límites de Down y Antrim a las iglesias de los condados circunvecinos. Tan grande llegó a ser el interés en las cosas religiosas, que los Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 330


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión cristianos venían desde treinta o cuarenta millas a los compañerismos y continuaban, desde la hora que llegaban hasta que se regresaban, sin cansarse o sin ni siquiera dormir un poco. Muchos de ellos, ni comían, ni bebían y aun así algunos de ellos afirmaban que ―se volvían más descansados y llenos de vigor, y sus almas tan llenas de la presencia de Dios. Este avivamiento cambió toda la moralidad del norte de Irlanda. He escrito en otros capítulos sobre el gran avivamiento, la maravillosa obra de Dios en Ulster y en otros condados norteños de Irlanda en 1859 y 1860; que también se lograron por la oración. Alrededor de la primavera de 1858 comenzó a manifestarse una obra de poder. Se esparció de ciudad en ciudad, y de condado en condado. Las congregaciones llegaron a ser demasiado grandes para los templos y las reuniones se tuvieron que tener al aire libre, a menudo asistidas por miles de personas. Muchos cientos de personas caían frecuentemente bajo convicción de pecado en una sola reunión. Y en algunos lugares, Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 331


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión los tribunales criminales y las cárceles cerraban por falta de ocupantes. Hubo manifestaciones de la obra de convicción del Espíritu Santo y su poder de regeneración de las características más notables, demostrando claramente que el Espíritu Santo está tan presto para obrar hoy como lo estuvo en los tiempos apostólicos, cuando los ministros y los cristianos realmente creen en Él y comienzan a preparar el camino con oración para que Él obre. Fue en respuesta a las oraciones de Wesley y sus asociados que el Señor salvó a la Iglesia y el Estado de Inglaterra a comienzos del siglo XVIII. El grupito se reunía a orar mucho antes de que Dios maravillosamente los usara en la predicación, y aún un historiador tan racionalista como Lecky, reconoce que fue el avivamiento Wesleyano lo que salvó a Inglaterra políticamente y comercialmente y en todos los demás aspectos. Las condiciones eran impresionantes cuando comenzó a orar el grupo de creyentes que Dios había levantado y dotado con el espíritu de súplica. Un testigo señala de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 332


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión los ingleses de ese tiempo, que ―eran de los que tenían menos vida en Europa‖. Se ha dicho que la mayoría de los estadistas prominentes de ese tiempo eran incrédulos o no creían en ninguna forma de cristianismo, y caracterizaban por la vulgaridad e inmoralidad de sus vidas‖, y aun así en respuesta a las oraciones de un grupo de hombres piadosos, oraciones que no recibirían una respuesta negativa, vino tal avivamiento religioso, que en unos cuantos años cambió toda la moralidad de la sociedad inglesa, y dio lugar a un período de gran vida y actividad espiritual en la iglesia. El maravilloso avivamiento de 1857 y 1858 en este país, que ha sido descrito como el más grande avivamiento conocido desde los días de los apóstoles, fue el resultado de la oración: primero, las oraciones de un misionero citadino desconocido en New York, y luego las oraciones de los que fueron antes que él y se asociaron con él en su carga de un deseo de un avivamiento. Se ha dicho de los Estados Unidos, en el tiempo que precedió inmediatamente a este Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 333


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión avivamiento, que su degradación moral y espiritual era tal, que ―todo el país estaba a punto de una erupción volcánica de vicio y desastre político‖, pero la oración prevaleció con Dios, el espíritu de oración se esparció, y se tuvieron reuniones de oración en New York en las iglesias, y en los teatros, a las que asistieron miles. Se tuvieron reuniones de oración a todas horas del día y de la noche, y se formó una cadena de oración de 3.000 kilómetros de longitud, y hubo un derramamiento del Espíritu de Dios tal, que incontables millares nacieron de nuevo, y la influencia de la gran obra que cruzó el Océano Atlántico y condujo a las oraciones en el norte de Irlanda que resultaron en el gran avivamiento de Ulster, del cual hemos hablado en un capítulo anterior. El gran despertamiento bajo el Sr. Moody en Inglaterra, Escocia, Irlanda y los Estados Unidos, y los resultados de los cuáles se sintieron en todos los campos misioneros de la tierra, y en las islas distantes del mar, tuvieron su origen, desde el punto de vista humano, en la oración. El Sr. Moody, aunque desde el Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 334


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión tiempo de su conversión fue un obrero de los más activos, no logró una impresión real hasta que los hombres y las mujeres comenzaron a clamar a Dios. Su ida a Inglaterra fue en respuesta a los clamores importunos de una santa confinada a su lecho, y mientras el espíritu de oración continuó, la obra maravillosa de Dios permaneció en fortaleza, pero con el trascurso del tiempo se hizo menos y menos oración, y la obra de ese poderoso hombre de Dios fue decayendo perceptiblemente en poder. Sin lugar a dudas, uno de los grandes secretos de la falta de satisfacción y superficialidad y falta de realidad y de contenido moral temporal de muchos de nuestros así llamados avivamientos modernos, es que se pone demasiada dependencia en la maquinaria del hombre y tan poca en el poder de Dios, que sea buscada y obtenida por una oración vehemente, persistente y de fe que no va a aceptar una respuesta negativa. Vivimos en tiempos que se caracterizan por la multiplicación de la maquinaria del hombre y la disminución del poder de Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 335


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Dios. El gran clamor de nuestro día es: ¡trabaja, trabaja, trabaja! ¡Organiza, organiza, organiza! ¡Denos una sociedad nueva! ¡Háblennos de los nuevos métodos! ¡Diseñen más maquinaria nueva! Pero la gran necesidad de nuestro día es: oración, más oración, y mejor oración. La oración puede obrar resultados tan maravillosos hoy en día como siempre lo hizo, si tan solo la iglesia se dedicara a la oración, a la verdadera oración, a la oración que prevalece. Parece haber señales que se incrementan de que la iglesia está despertando a esta realidad. Por aquí y por allá Dios está poniendo en algunos ministros e iglesias una carga por la oración que nunca antes habían conocido. Muchos están desilusionándose completamente con la mera maquinaria, y con avivamientos hechos por el hombre, y están aprendiendo a depender más de Dios. Los ministros están clamando a Dios por poder día y noche. En pocos lugares, o quizás muchos, las iglesias o porciones de iglesias se están reuniendo en horas tempranas de la mañana u horas tardes de la noche, clamando a Dios por una lluvia Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 336


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión abundante. Estas son indicaciones de la venida de un avivamiento poderoso y esparcido. Lo que se necesita es un avivamiento generalizado. Pero si no podemos tener un avivamiento generalizado que arrase toda la tierra, podemos tener avivamientos locales y avivamientos estatales y avivamientos nacionales. No es necesario que toda la iglesia se ponga a orar para que comience. Los grandes avivamientos siempre comienzan primero en el corazón de unos pocos hombres y mujeres a quienes Dios mueve por su Espíritu para que crean en Él como Dios viviente, como un Dios que contesta la oración, y sobre cuyos corazones Él pone una carga para la cual no pueden encontrar descanso, excepto en el importuno clamor hacia Dios. ¡Oh que Él por su Espíritu ponga tal carga sobre nuestros corazones en la actualidad! Yo creo que lo hará.

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 337


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

¿Quién es el Editor Hno. Samuel Gaddis? 2014 Soy Contratista de Aíre acondicionado y constructora de casas (ya jubilado). ¡No soy pastor! Trabajo solo, no hay obreros. Tengo 81 Años de edad. Después de años siendo religioso en una iglesia que no enseñó claro la necesidad de nacer de nuevo -- fui salvo en una Iglesia Bautista a la edad de 21 años. Fui diácono y maestro de escuela Dominical por más que 35 años. Me gustaba ganar almas en la cárcel. Aprendí el español a la edad de 52 años, para ministrar el evangelio. El nombre "BIBLE MISSION FELLOWSHIP" Y "Editorial Gran Comisión" aparece en libros, sobres y cursos es nombre de mi ministerio, no significa iglesia. En el año 1962 (más o menos) aprendí del utilidad y poder de literatura y de la necesidad por literatura en español. Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 338


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Compré mucha literatura y en el año 1992 es cuando hice el primero libro impreso. Al leer los libros, sabrás porque escogí los sermones de Dr. Tommy Ashcraft para imprimir, más que nada tuve permiso y disponible 300 mensajes en casetes para seleccionar. Hoy en día Dios me ayuda, mando más que 40,000 libros por año a hermanos e iglesias, México y a presos en 95 prisiones en California y por USA. Yo predico en el campamento de detención de la `Migra' en la ciudad de El Centro CA, un servicio cada semana. En este corralón se encuentra más que 575 hombres detenidos de varios países. Hoy en día; hagamos los servicios en la comedora de la cocina. Cada semana veo salvos nuevos. Ya cumplí 23 años de hacerlo. Estoy haciendo la Escuela por correspondencia con "Escuela Gran

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 339


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Comisión" (6 cursos) con cuestionarios para 6 de los libros. He predicado cada sábado y domingo por 5 años en 2 prisiones del estado. Ya no tengo las fuerzas para hacer esto. Hermano Sam

¡Por la Gloria de Dios!

Dios te Ama 

El día 25 de Septiembre del 2013, Dios llamó a su presencia el Hno. Sam Gaddis, editor de la Editorial "Gran Comisión". Gracias a Dios por el ministerio del hno. Sam Gaddis. En lo personal fue de gran bendición a través del material impreso que nos hizo llegar. Pastor Norberto Sánchez

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 340


El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión

Libros Ofrecidos Damos gracias a Dios por el ministerio del Hno. Sam Gaddis, y bajo su permiso se han dispuesto vía electrónica los libros; pero por causa de su partida con el Señor, libros físicos no hay, pero rogamos de sus oraciones el poder distribuir este material en su formato físico próximamente .

Más Libros Ofrecidos: Folleto # 1 "Jesucristo Salva", “Un Gran Folleto”, El Plan Claro De La Salvación. Folleto # 2: “La Segunda Venida De Jesucristo" Libro # 2: "Empezando A Ser Un Discípulo De Jesucristo", Por Dr. Tommy Ashcraft: Libro # 3: "Principios De La Vida Cristiana", Por Dr. Tommy Ashcraft: Libro # 4: "Amor", Por Dr. Tommy Ashcraft, “Claves Fundamentales Para El Éxito" En Toda Relación. Libro # 5: "Tenga `Victoria' Sobre El Diablo Y El Pecado", 5 Sermones Por Dr. Ashcraft, Dr. Curtis Hutson, y Dr. J. R. Rice Libro # 6: "El Fuego Del Ganador De Almas",Por Dr. J. Rice, Animando Al Cristiano A Ganar Almas Libro # 8: "La Oración: Pedir Y Recibir", Por Dr. John Rice, Indispensable Para Cada Cristiano. Libro # 9: "La Oración: Ayunar", Por J.R. Rice. Libro # 10: "El Espíritu Santo Y Su Obra", Por Dr. Jack Hyles / 12 Capítulos Seleccionados De Su Gran Libro Con 35 Capítulos, "Conozca El Espíritu Santo". Libro # 11:"La Plenitud Del Espíritu”, Por Tres Pastores: Dr. John R. Rice, Dr. Curtis Hutson, Dr. Jack Hyles. Libro #12: “El poder de la oración: La Oración Con Poder”, Por el R.A. Torrey Enseñanza #1: “Corrige A Tu Hijo”, Pastor David Cortes.

Todos disponibles en la página web:

www.icbf.com.mx/literatura

Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 341

Libro 12 'el poder de la oración'  

Autor R.A Torrey en 1910, 9 capitulos

Libro 12 'el poder de la oración'  

Autor R.A Torrey en 1910, 9 capitulos

Advertisement