Page 1

| Domingo 25 de Enero de 2009

PALABRAS MENOS

Domingo 25 Enero de 2009

NOTA

PALABRAS MAS

La campeona de nado FLASHEANDO MATERIA

LO QUE PINTE

MUESTRARIO

Clara Muschietti (por debajo del agua)

GARABATOS

Actriz, fotógrafa, poeta. Organizó el ciclo de literatura “Es a Propósito”, publicó su poemario “La Campeona de Nado”, fue antologada, y más tarde antologadora. Desde el blog “Una tarea Imposible” combina sus textos con autorretratos en los que imperan el color y el gesto, un universo creativo frondoso en el que bracea, campeona, hasta que el cloro haga arder la palabra. Valeria Tentoni valeriatentoni@periodicoatico.com.ar

[“…siempre me gustaron las misiones imposibles…”] Nexo: ¿Cómo se inició tu vínculo con la poesía? C.M.: Cuando era muy chiquita me leían rimas, poemas,

cuentos. Sobre todo cuentos, mi papá es un gran contador de cuentos. A los ocho años, recuerdo la elección consciente. Mi mamá me regaló Mariposa del Aire, de Federico García Lorca. Me enamoré tanto de ese libro. Me conmovía, me hacía llorar. A veces me encerraba en el baño a leerlo porque tenía la fantasía de que si veían que lloraba por el libro me lo iban a sacar. Es un libro “para niños” y tiene desde rimas ingenuas hasta poemas que hablan de la soledad y la muerte. Nunca dejé de leer poesía, es casi lo único que leo. Leer novelas me cuesta mucho, soy muy dispersa; cuentos leo, pero lo que más disfruto es la poesía. En la adolescencia descubrí en la biblioteca de mi casa Los Grandes Poetas una colección muy linda del centro editor de América latina, y leía eso, y Mafalda. La escritura me llegó de grande, un día muy triste de finales de 2002. Tuve una fortísima depresión, no podía hacer nada, casi no comía, pero me sentaba en la computadora y escribía, a veces lo hacía llorando. Llegué a tener cuatrocientos poemas en un archivo, cuando me recuperé fui con parte de ese archivo a verla a Irene Gruss. Con ella empezó otra etapa en mi escritura. El trabajo que hicimos fue intenso, Irene te ayuda a pensar los textos desde un lugar muy noble, gracias a eso yo ahora me corrijo sola.

[“…es que un corazón así /en esas circunstancias…”] N: ¿Cómo surgió la idea de escritura de tu primer libro publicado, “La Campeona de Nado”?. C.M.: No suelo escribir con ideas previas, yo escribo cuando

puedo no hacerlo. Y generalmente me sale algo que estaba ahí, latente. En “La campeona de nado” hay una serie de poemas sobre el verano, pero eso tampoco me lo propuse. Cuando finalmente los poemas se volvieron libro apareció la idea de separarlo con formas relacionadas con la natación.

N: ¿Qué elementos de esa Clara Muschietti persisten en tu poesía hoy, y cuáles has dejado de lado? ¿Por voluntad propia o por efecto de erosión? C.M: Yo creo que mi poesía cambió, porque yo cambié, porque

hice talleres que me enriquecieron mucho, la experiencia de taller con Fabián Casas fue reveladora. También siento que perdí cierta ingenuidad al escribir, en el sentido de no respetar tanto mi voz, la voz que sale sola, traicionarla un poco, distorsionarla, si no me sorprendo aunque sea un poco al terminar un poema, es que me estoy repitiendo.

[“…el cloro hiere…”] N: ¿Cuál es la misión del agua como elemento en ese libro? ¿De lo líquido? ¿Se asume la posibilidad de hundimiento, se la vanagloria o se le teme? C.M.: No creo que tenga una misión. Las obsesiones no tienen

una misión en sí mismas. Pero funcionan como disparadores de cosas, tienen una fuerza que si se puede canalizar es maravillosa. Si yo pienso en vida automáticamente pienso en agua. Es vital para tu cuerpo y también te contiene. Flotar es una experiencia sublime. Ahora en el libro aparece como una promesa, creo.

[“…los jardines son más ciertos en verano…”] N: Antologadora ahora, antes fuiste antologada; ¿cómo fue formar parte del libro “Poetas argentinas 1961-1980”? ¿Cómo viviste esa experiencia? C.M.: Fue hermoso, como un regalo que no esperabas y que ni

siquiera te habías dado cuenta que deseabas. Además el libro físicamente es muy parecido a las obras completas de Héctor Viel Temperley, que es mi poeta preferido, y eso dio mucha emoción, durante un tiempo largo los tuve a los dos de frente en la biblioteca, uno al lado del otro.

[“…este segundo es alusivo/ a los grandes segundos.”] N: ¿Cuál es la misión de un libro de antología? ¿Qué riesgos y, a la vez, qué resguardos sufre o agradece un poema (o un poeta) que es antologado? C.M.: Me cuesta pensar en la misión específica de una antología.

No sé si se diferencia mucho de la misión >>>

Continúa en página 2


PARAFRASE 2

Domingo 25 de Enero de 2009 |

PALABRAS MAS >>> Continúa nota de tapa NOTA

SEÑALANDO

de cualquier otro libro. La diferencia es que

hay muchos autores diciendo cosas. Las BLOGEANDO

antologías sirven para conocer autores,

AQUÍ Y AHORA son un recorte arbitrario sobre todo lo que

hay para leer. Yo he descubierto autores RE SOL ASÍ muy FA interesantes en antologías. Que te antologuen es un halago, la idea de que PRIMERA alguien elija loFILA que tenés para decir es muy halagadora.

MATADERO [“…La verdad

de los corazones es improbable…”] ANACRONETA N: ¿Cómo fue el proceso de selección en la antología de poesía contemporánea “Lo AGUJERO Humanamente Posible”? ¿Cómo surge el título? PRÓXIMOS ESTRENOS C.M.: Fue un proceso muy armónico.

La memoria me hacía ir hacia ciertos CRÓNICA autores que en algún momento me

habían conmovido, o producido alguna PISTA

particularidad. Nos juntábamos a leer

CORTOS con Carolina Sborovsky, leíamos en voz

alta, es bastante claro cuando un poema pide pista. Me desperté un día a las tres PALABRAS MENOS de la mañana diciendo “Lo humanamente posible, así se tiene que llamar”. [“…Al ras del mundo, ESTRENOS

todos los pies son demasiado lo mismo…”] N: ¿Cuáles te parecen son los ejes en que se columpia la poesía contemporánea argentina? C.M.: Creo que todavía está la marca

de los 90’ pisando muy fuerte. Antes la poesía hablaba “de lo de allá” ahora “de lo de acá”; a mí me interesa mucho cuando se da la comunión de las dos cosas.

[“…todos los otros eran de a ratos/un poco ellos/y un poco nosotros.”] N: ¿Qué hermana a todos estos autores, además del tiempo y del espacio, como para conformar una única obra? ¿Qué elementos de enlace encontraste en ellos? C.M.: Esta antología, como todas, es un

recorte arbitrario. Quizá un poco más que el resto, porque no hay divisiones por sexo ni edad ni tema. Son poemas que dicen algo, que dejan algo en el que lee, o por lo menos esa era nuestra premisa íntima.

[“…yo era, no/yo estaba.”] N: ¿Cómo están ligados la palabra y la imagen en vos? ¿Son elementos que se retroalimentan? C.M.: Empecé a leer poesía más o menos

a la misma edad que comencé a sacar fotos. Me dicen que mis poemas están llenos de imágenes y que mis fotos son muy poéticas. Así que parece que sí, que se retroalimentan. A mí me impactó mucho una película que se llama El globo rojo (1956) de Albert Lamorisse, yo la vi de muy chiquita, es un poema visual. Supongo que de ahí viene esa obsesión por los globos y por fotografiarme con ellos.

[“…un pez espada que no sabe/ que lleva, que es/un arma mortal…”] N: Como fotógrafa, ejercitás maravillosamente el autorretrato. ¿Es la poesía una suerte de autorretrato traducido en palabras? C.M.: Y sí, me parece que sí. Nunca lo había

visto de esa forma. Me parece que aunque se trate de escapar de ello, o se le tenga cierto prejuicio, la poesía es bastante auto referencial. Mis poetas preferidos lo son.

[“…es imposible decir el nombre completo de alguien/cada vez que se lo nombra.”] N: Cuando fotografías a otra persona; ¿qué hace del detalle de un gesto una foto perfecta? ¿Cuál es la magia detrás del truco? C.M.: Yo creo que la magia se produce si

el fotografiado puede olvidarse de que se lo está fotografiando, o aunque sea que esta

acción no se coma el momento. Por eso yo hablo con la gente, espero, cuando la cámara se vuelve parte de mi cuerpo, disparo.

[“…nosotras, nada/cosimos como pudimos nuestro disfraz.”] C.M.: También sos actriz; ¿en qué

influencia tu vínculo con lo corporal?

¿Qué herramientas te cedió el teatro a la hora de escribir? C.M.: El dejar fluir, yo pienso que para

poder escribir y quedarse medianamente conforme hay que poder soltar una traba que, sin saber específicamente que es y donde está, se siente. Para actuar también.

[“…una variedad imposible de formas con espacios…”] N: Para terminar; ¿cuál es la función de un ciclo de literatura oral como “Es a propósito” con respecto a la palabra? ¿Cómo describirías al ciclo? ¿Qué lo diferencia de otros ciclos? C.M.: El ciclo fue una experiencia muy

hermosa. Hay algo tan íntimo en una persona que lee en voz alta lo que escribió. Está bueno desarrollar la escucha, sobre todo en estos tiempos. Que la unión sea la voz, la palabra sonora. El ciclo era una vez por mes, lo hacía con Mercedes Halfon, una poeta muy luminosa, consistía en tres o cuatro poetas y un músico cantautor, con su guitarra o piano. No sé que lo diferenciaba, yo creo que tenía mucha calidad, tanto por parte de los poetas como por los músicos que tuvimos. Fue una experiencia muy enriquecedora, casi perfecta. Fue tan hermoso que no lo quisimos hacer más.

Blog: http://unatareaimposible.blogspot.com/

Clara Muschietti

Es fotógrafa y actriz. Realizó seminarios de poesía en la Casa de la Poesía con Irene Gruss y Andi Nachón. Fue seleccionada para integrar la Clínica de poesía del C.C.R Rojas coordinada por Fabián Casas. En 2006 ganó la convocatoria iROJO, sello que le publicó su primer libro de poemas La campeona de nado. Forma parte de la antología Poetas argentinas (1960-1980), publicada por ediciones del dock.. Durante 2007 organizó junto a Mercedes Halfon el ciclo de poesía “Es a propósito”. Fue seleccionada para el festival de poesía Chileno “Poquita fe”. Publicó poemas en la revista No retornable (2008). Integra el comité editorial de “El fin de la noche”. Seleccionó junto a Carolina Sborovsky la antología de poesía argentina contemporánea “Lo humanamente posible (2009)”. www.unatareaimposible.blogspot.com

(sin título, de LA CAMPEONA DE NADO iROJO 2007) este no es el tiempo de las grandes ligas los pies contra la alfombra escucho algo sobre los vientos huracanados que azotan la Florida ni siquiera puedo imaginar la Florida un viento huracanado sí algo parecido a la conciencia dicen que el huracán se llevó no sé cuántas casas y personas y qué horror y cuántos perros y autos y escuelas y qué horror ahora parece que soy alérgica tres días sin dormir venía en ese taxi y la radio y el tipo que le disparó al amigo ¿quién es? y lo de la Florida ¿y la Florida qué es? y no se por qué pero en estos días de tanta neblina y a esta hora me parezco mucho más a mí pero a mí antes me veo todo el tiempo en el reflejo de la ventana la bajaría pero el frío cierro los ojos pero tengo miedo de dormir el taxista adelante tararea esa canción o hace un sonido con la nariz ¿qué hace? este momento es de cambio camino sin contar las baldosas la palabra lago es una palabra inútil en mi estilo de mi vida camino sola porque estoy sola pero todo el tiempo no o sí no hay acuerdo entonces una casa con lago o un lago eventualmente un lago o soy todas o no soy ninguna


CRÓNICA PISTA CORTOS

3

| Domingo 25 de Enero de 2009

PALABRAS MENOS

La literatura y el objeto ESTRENOS

El bajativo de Vázquez Montalbán Por Emilio Zaina

nexo@periodicoatico.com.ar

Ya se sabe que la literatura nos hace ver y sentir el mundo de otra manera, que después de leer a Süskind creemos percibir olores nuevos o que la lectura de El viejo y el mar nos hace considerar seriamente la posibilidad de ir a pescar el pez que nos espera en algún lugar del océano. Sin embargo, más que en sensaciones, emociones o sueños suscitados por la lectura de relatos, pienso en cosas, sí, cosas materiales que, extraídas de las novelas, uno podría asentar en algún estante o en una parte del propio cuerpo. Recuerdo muy bien la balsa a escala que fabriqué en mi infancia como si yo mismo fuera Huckleberry Finn conspirando para ayudar a escapar al negro esclavo. Porque es cierto que también construí en esa época una pipa parecida a la que Huck fumaba junto con Tom Sawyer, pero todos cuando chicos armamos algún cigarrillo de papel, así que voy a pasar esta “cosa”, que no requiere de la literatura para ser creada, por alto. Tampoco voy a referirme a arcos y flechas hechos después de haber leído y releído una historia sobre Robin Hood, llamada La saeta de plata, porque pareciera que una pulsión atávica lleva a todos los niños a fabricar armas, si bien la profusa arboleda de casa fue siempre para mí el bosque de Sherwood y la vivienda de dos pisos de un vecino antipático el castillo del duque de Nottingham. No la balsa, que volví a hacer otras veces en mi vida, cada vez con más pericia, siempre imaginando el maderamen con que los personajes de Twain recorrían el Missisipi ocultando al indefenso esclavo. Construir otros navíos, a pesar de haberlo intentado con persistencia, no pude, como el sofisticado Nautilus del capitán Nemo, pero soy casi un experto fabricante de balsas a escala, gracias a Huckleberry Finn. Muchos creímos amar como Oliveira a la Maga o nos retorcimos el cerebro como Pablo Castell, o conocimos, sin ir allí, el Malecón y el barrio limeño de Miraflores de Conversación PARAFRASE en La Catedral. Muchos podríamos describir con detalle a San Petersburgo después de haber leído los libracos de Tolstoi, PALABRAS MAS Dostoievsky o Gorki y no hizo falta que fuéramos hasta París para ingresar a las tripas de la ciudad por las fauces de Les Halles, después de recorrer las páginas de Victor Hugo. NOTA Lo mismo podríamos decir de los polvorientos pueblitos de México, bastó con leer Pedro Páramo y se hizo casi innecesario ir a visitarlos. Pero cosas para acomodar en un estante o

SEÑALANDO

echarse al interior de la panza no es lo mismo, porque exceden los lindes de la imaginación. Agrego solo dos, además de la balsa de Huckleberry, entre muchas otras, azarosamente. Cuando voy a negocios de antigüedades a acompañar a mi mujer espero hallar aquel objeto inútil que Winston encontró en un barrio miserable de la ciudad que describe Orwell en 1984. He sopesado, e incluso comprado, objetos parecidos para guardar en mi casa, pero son solo sustitutos del modelo original. Es cierto, puede tratarse de cierto fetichismo, pero no me interesa mucho explicarlo de otro modo que no sea la poderosa impresión de la literatura sobre mi espíritu cándido que me hace ir a buscar afuera del relato cosas que solo pertenecen al universo de la ficción. Como no puedo hallar un pisapapeles de cristal esférico como el que Winston compró en el barrio viejo, vuelvo a releer el pasaje de Orwell y de ese modo se mitiga, y al mismo tiempo aumenta, mi falta. El otro ejemplo es líquido. Claro, a veces me gusta beber, pero no distraídamente. Es muy difícil conseguir el bourbon de Boris Vian e imposible obtener unos sorbos de El barril de amontillado o del odre de vino puro que Ulises le convida al Cíclope: la literatura suelen ponernos objetivos utópicos, pero lo es menos preparar el bajativo de Vázquez Montalbán en Asesinato en el Comité Central. Lo cierto es que esta vez las cosas no sucedieron tan directas. Primero encontré en la carta de tragos de un bar nocturno la oferta del bajativo y, aunque no era apropiado para la época beberlo, lo solicité con fruición anticipada. Más tarde lo preparé en mi casa: cognac, licor de menta…, un trago de color verde oscuro, básico y fuerte, nada sofisticado, pero el punto es que ese era el bajativo que la bella chilena le daba a Carvalho, después de una cena opípara, luego de llevarlo a la cama, en una novela que habla del asesinato del presidente del partido comunista de España y en la que, como en todas las novelas de Vázquez Montalbán, se come copiosamente y se bebe en medida parecida. En un principio pensé que las cosas que extraía de las novelas conferían a la gris realidad una luminosidad que esta no tiene, que trasladaban a mi universo cotidiano un orden del que este carece, pero ahora sospecho que no: creo que lo tornan más espeso, que ahondan su opacidad, que le añaden materialidad a la materia.

BLOGEANDO AQUÍ Y AHORA RE FA SOL ASÍ PRIMERA FILA MATADERO ANACRONETA AGUJERO PRÓXIMOS ESTRENOS CRÓNICA

La lectora provisoria

www.lalectoraprovisoria.com.ar María Ximena Venturini

mxventurini@periodicoatico.com.ar

El universo de la blogsfera posee un lugar único, famoso; donde, si algo pasa en este mundo paralelo (y sabemos que sí), seguro pasó por allí: de la mano de Quintín y Flavia, La lectora provisoria. Este sitio administrado por el célebre crítico cinematográfico y ex-director (y creador) de la revista El Amante cine y su esposa Flavia de la Fuente, nos brinda cada día noticias, opiniones y (lo mejor de todo) chismes varios sobre el mundo de la cultura. Pero, felizmente, lo interesante del sitio no es sólo esto; escritores (recientemente Mario Bellatin y Joaquín D. Freire), directores de cine (por ejemplo Mariano Llinás) y otros principales actores del campo cultural porteño opinan, discuten, se pelean. Afortunadamente, el blog es un espacio libre de pensamiento, donde los lectores de esta lectora también deliberan, insultan, agradecen y felicitan (véase “Crisis es LLP” posteado el 5 de febrero del 2008). Los cientos de comentarios en cada post, demuestran que está realmente vivo (en general hay unos ochenta comentarios cada vez). Además, en La lectora provisoria hablan –escriben- muchos personajes que no encuentran lugar en los medios culturales más tradicionales, oxigenando debates y ejerciendo la saludable crítica a los establecidos.

PISTA PARAFRASE CORTOS PALABRAS MAS NOTA PALABRAS MENOS SEÑALANDO ESTRENOS BLOGEANDO AQUÍ Y AHORA RE FA SOL ASÍ PRIMERA FILA MATADERO ANACRONETA AGUJERO PRÓXIMOS ESTRENOS

Wasily Kandinsky

/ (Rusia, 1866 – Francia, 1944)

Pintor ruso, precursor de la abstracción en pintura.

“El color es en general un medio para ejercer una influencia directa sobre el alma. El ojo es el martillo templador. El alma es un piano con muchas cuerdas. El artista es la mano que, mediante una tecla determinada, hace vibrar el alma humana”. * “El arte va más allá de su tiempo y lleva parte del futuro”. * “El artista ha de tener algo que decir, pues su deber no es dominar la forma sino adecuarla a un contenido”. * “Toda creación de arte es gestada por su tiempo y, muchas veces, gesta nuestras propias sensaciones. De esta manera, toda etapa de la cultura produce un arte específico que no puede ser repetido”. * “La armonía de los colores debe fundarse únicamente en el principio del contacto adecuado con el alma humana, es decir, en lo que llamaremos el principio de la necesidad interior”. * “El artista debe ser ciego frente a la forma reconocida o no, del mismo modo que debe ser sordo a las enseñanzas y los deseos de su tiempo”. * “El crítico de arte es el peor enemigo del arte”.

Acusados directos_ Nicolás Guglielmetti y Agustín Hernandorena. Cómplices y sospechados_ Valeria Tentoni, Ximena Venturini, Magalí Díaz Moreno, Beila Palma, Miguel Mendiondo y cada uno de los artistas mencionados y entrevistados en este ejemplar. Para comunicarte con nuestra guarida escribí a: nexo@periodicoatico.com.ar


NOTA SEÑALANDO BLOGEANDO 44 AQUÍ Y AHORA

Domingo 25 de Enero de 2009 |

RE FA SOL ASÍ PRIMERA FILA

La Vela Puerca en Carhué MATADERO

ANACRONETA AGUJERO PRÓXIMOS ESTRENOS CRÓNICA PISTA CORTOS PALABRAS MENOS ESTRENOS

En el Oeste el mundo gira al revés Este cronista y su compañera de aventuras, hacen un recorrido en su 147, hasta la ciudad que se reconstruyó a si misma. Ahí los esperaba un grupo de uruguayos que brindaron un concierto inolvidable. Aguas curativas, 15 mil almas y ritmos amables para la segunda noche del fantástico Epecuen Rock Festival. Nexo estuvo ahí y te lo cuenta. Agustín Hernandorena ahernandorena@periodicoatico.com.ar

Una señorita atiende del otro lado. No me miente, no inventa pronósticos. No me puede asegurar sobre el devenir del tiempo. Es muy cambiante por allá. Con amabilidad y calma me explica que no pinta para tormenta y que por el momento no se iba a suspender. Eran las 3 de las tarde en Bahía, el cielo encapotado, mal augurio, viaje pinchado. Comimos y decidimos viajar de cualquier manera. Para los dos era importante ese viaje. Lavamos el 147 y a eso de las 6, con el cielo un poco mas abierto enfilamos para el oeste. Ahí el mundo gira al revés. En el oeste de la provincia todo es diferente. Después de las sierras, más allá de los campos de girasol, un poco antes de la pampa: Carhué aparece como la historia viva de la resurrección, parece estar más allá del bien y del mal, se concentra en el futuro sin dejar de mirar el pasado. Tierra firme, aguas calidas y curativas sobre una especie de barro que en realidad es el néctar divino de la reconstrucción. La historia reciente de Carhué es verdaderamente apasionante, hasta rozar lo increíble. Ni su gente ni sus espacios hacen alarde de eso. Carhué dejó los edificios enterrados y volvió a empezar. No se quedo llorando en

un rincón. Mientras se secaba las lagrimas y tiritaba de frío, buscó el martillo y se empezó a resucitar a si mismo, se volvió a convertir en el lugar verde de su origen porque la esperanza viene en envases de ese color (Carhué en lengua mapuche: ‘carre’ verde; ‘hue’ donde hay). Desde el cruce Espartillar a Carhué, el camino te duerme. Eso está pensado. Carhué te despierta y no te deja caer. Llegamos a eso de las nueve y pico de la noche. Alcanzamos ver caer el sol detrás de los árboles petrificados por la sal. Eso no tiene precio. Carhué te cae fantástico y te lo da gratis. Como esta crónica no tiene al pie la publicidad de la Municipalidad de Adolfo Alsina, no tengo ningún prurito en afirmar que Carhué es un lugar fantástico y ahí el mundo gira al revés y “Vayan sudando la gota / Porque viene, a lo mejor, / Vayan pelando las sedas / Que La Vela ya llegó”. El transito un poco pesado, las violas ya sonaban de fondo, los cuerpos avanzan a un lugar común, el país canta en el Lago: “vamo’ la vela de mi corazón”. Encaramos para la playa, estacionamos el Rayo en la soledad del atardecer, caminamos unas cuadras y ya sentíamos la transformación. Epecuen te cura. La amabilidad de su gente es incorruptible. Pagamos la entrada a beneficio de los bomberos. Cinco pesos para ver rock del bueno. Miro hacia mi izquierda, al horizonte, violeta, manchas violetas estaban siendo chupadas por el Carhué subacuatico del fondo. Ese también es parte de este. Desde el fondo, mancomunado con este, hace su trabajo. A la vela no la apaga ninguna tormenta. Racimos de gente, abrazos, saltos, oídos atentos, huecos que se van tapando de a poco, cuando la noche se hace dueña. Caminamos por la playa, tocamos las aguas, corrimos como lunáticos para disipar el frío. Nos sentamos a sopesar cómo es posible, cómo un pueblo puede levantarse después de ser enterrado, cómo se puede convertir al infierno en paraíso sin ser dios, cómo la historia puede ser soterrada de esa manera y resurgir con tanta fuerza, pensamos en la fuerza que tiene un pueblo para no dejarse desaparecer. Ahí la historia volvió a renacer, ahí la nuestra tuvo nacimiento. Estábamos esperando que la Vela mantenga encendidas las brasas. A eso fuimos, Carhué sabe de eso. La tradición habla y hay que conservarla. Fuimos por un chori y una cerveza bien fría. Ya era una boca de lobo en la que chocarse con la gente significaba sentirse cómodo. Nos fuimos haciendo huecos, encontrando las fi-

suras, hasta llegar a una altura de buena vista: ni en el pogo ni en el fondo. En el límite. Un grupo de música latina que en cada tema practicaba un género distinto. Después se subió un alemán que parecía llegado de Roma, sacaba fotos a un multitudinario público y no dejaba de correr por el escenario, de toparse con el guitarrista. Violas bien al frente y mucha potencia para una voz que hacia agua. La cosa se iba calentando. Pero en Carhué el mundo gira al revés, ya lo dije. Conviven a la par, llegan el pibe con la remera del Che alzando una heladerita llena de elixires que reparte indiscriminadamente, el loco acalorado que te cuerpea con la panza sudada, la señora pituca que cae con los nietos que no sobrepasan los cinco años, la parejita recién consolidada, las chicas de 12 que no distinguen a Miranda de The Cure y el abuelo con la reposera que se acomoda en el fondo, junta las manos y observa con ojos costumbristas. Es una imagen repetida. Estuve en 2006 por Divididos, Los Cafres y La Mississippi, volví en 2007 por Kapanga, residí unos días y me banqué alcoholizado, de lejos, a los Pimpinela el año pasado. Carhué da pasos cortos pero precisos, se pone cada vez mejor, como los vinos. La organización es cada año más puntual, sin perder frescura, naturalidad, bonhomía. Eso se transmite desde los espacios, desde la libertad, desde su gente. Carhué es la prueba fiel de un mundo que funciona sin custodia, sin sistema carcelario, sin “seguridad” uniformada, sin rejas, sin limites y demuestra cada vez que paso por ahí, que es posible, que un mundo que gira al revés es posible al oeste de la provincia de Buenos Aires sin la Bonaerense, construido en base a esperanza, resucitado en la catástrofe. Se venia la Vela para encender nuestros corazones pero en toda preparación hay que seguir pasos. Antes subió la Escuela Municipal de Adolfo Alsina. Seis tipos con el mejor de los espíritus se despacharon con temas de Charly, Andrés, Los Abuelos y para irse con uno propio. Para confirmar que Carhué te da todo lo que tiene sin escatimar. La Escuela fue la mejor de las previas esperando a la Vela. Ella se preguntaba y me preguntaba porqué Carhué no ocupa todas las bocas, porqué muchos no saben siquiera que existe. Se irrita y le hablo al oído para calmarla: quizá Carhué es un secreto, quizá solo nosotros tenemos que saber de su existencia para poder transmitirla a nuestros hijos. Quizá es un lugar prohibido para la mayoría y nosotros somos

privilegiados al estar acá como estas quince mil personas. Tenia que ser nuestro lugar, en el que el fuego nació y vive. Quizá así sea mejor. Siempre quise participar de una cofradía, ser parte de un grupo secreto que se reúne en el límite con la pampa para escuchar sus ritmos, a la vera del lago de aguas curativas. Es el momento más excitante de todos. La piel se te pone de gallina. Los ojos se te entrecierran, un poco por el humo, un poco porque debería ser un sueño. Las luces se habían apagado. Todo está negro, totalmente oscuro, se oye un oh continuo y repleto de amor, fidelidad y alegría. Es el momento exactamente previo, un segundo antes del primer verso, el de éxtasis total donde todo se da vuelta y te sentís en el aire, un poco por el pogo, un poco por el aire viciado del porro. Es ese segundo antes de la fiesta. Todo puede resumirse ahí, como el meollo de una torta de frutillas. De golpe las luces blancas superiores del fantástico escenario del Lago Epecuen irrumpen simultáneamente, parecen una 4 x 4 de frente. Estallan los acordes y nada más. La Vela y ¿qué mas? Rompen el frío con “Va a escampar”, y justo ese tema tenían que elegir para empezar… Esa canción significa mucho para este cronista y disculpen el constante gesto autoreferencial pero no lo puedo evitar. Hace poco mas de un año mi abuelo se fue y “Va a escampar” surgió una tarde de mi equipo musical como cuadro de sus últimos días y como un grito de auxilio, una canción que me hizo entender algunas cosas: “Hoy que raro que lo miran / se pone en pie y quiere hablar / y a su boca se le olvida / lo que una vez quiso explicar”. La única diferencia con el original que aparece en “A contraluz”, el disco de 2004, es que éste bajó del escenario con mas power y como inicio de una lluvia de temas avasallantes y veloces. De derecha a izquierda: Nico Lieutier en bajo; Rafa Di Bello en guitarra; el Cebolla Cebreiro (por todos lados) y el Enano Teysera en voces y coros; atrás y pegándole duro Pepe Canedo en la bata; Santiago Butler en la otra viola; Alejandro Piccone en la trompeta; y muchas veces aparecía el saxo de Carlos Quijano. En el segundo tema nos protege la memoria del Bocha. Por el griterío no alcancé a distinguir las palabras que el Enano le dedicó al gran Sokol, pero quiero imaginar que dijo “El Bocha nos dio mucho”. Alejandro Sokol se fue a entregar una caja de ginebra de la buena para Luca, que se pudrió de sentirse tan solo en las travesuras divinas. Murió a los 48 en Río Cuarto, un poco después de sepa-


NOTA

PISTA

SEÑALANDO

CORTOS

BLOGEANDO AQUÍ Y AHORA

PALABRAS MENOS

RE FA SOL ASÍ

ESTRENOS

| Domingo 25 de Enero de 2009

5

PRIMERA FILA MATADERO ANACRONETA AGUJERO PRÓXIMOS ESTRENOS CRÓNICA PISTA CORTOS PALABRAS MENOS ESTRENOS

rarse de Las Pelotas para encarar un proyecto solista: El vuelto S. A. Sokol hizo de todo en Sumo, desde cargar los equipos hasta ser el baterista y bajista de la banda mas revolucionaria del rock argentino. Lo dejó antes de morir, porque a Sumo había que soportarlo. Él y Sumo nacieron en Córdoba, el Bocha decidió que ese sea el lugar por donde subir a llevarle la reserva al tano cabrón. Alejandro Sokol quería ser libre, volar y a veces era un pajarón (todo según sus palabras). La Vela le ilumina el camino al pájaro y recuerda, como en su última pasada por Bahía cuando todos nos sentamos en el piso y el Enano, con una criolla, nos recitó “Regtest”: un claro gesto de que Sumo superó las fronteras, el género, la música, atravesó la historia y la partió en dos. “Mañana”, “El ojo moro”, “Rebuscado”, “De atar”, “El huracán” y sin parar. Un aluvión de canciones bien arriba que parecían no bajar nunca. El círculo de 15 mil fieles frente al imponente escenario, flameando banderas de todos los pueblos, contribuía al éxtasis. La calma del lago acompañaba los silencios entre tema y tema, y la brisa que provenía de la pampa le ponía ese condimento esencial para concretar la noche perfecta del sexto Epecuen Rock Festival. Como todo grupo, La Vela nació de la casualidad, de la nada, de la necesidad de expresión. Una tarde del ’95 tres amigos se juntan a tocar en la vereda, enchufan en un bar y tocan antes de olvidarse. El nombre surgió la noche antes, porque tenían que hacer unas banderas. Tres años después con la forma-

ción consolidada, La Vela enciende “Deskarado”, un disco que presentaron por toda la costa uruguaya acompañados por artistas callejeros que le metían un toque diferente a otras bandas: malabares, teatro, tambores. En plena crisis argentina de 2001, llega desde la otra orilla “De bichos y flores”, un disco en el que La Vela se luce, mete dos exitazos que se escuchan en todos lados, y concretan un disco sin fisuras, con lo que logran entrometerse en la historia del rock argentino vistiendo la celeste. En ’03 llevan a cabo su primera gira europea. A la vuelta se ponen a grabar en estudio, un año después sale “A contraluz”. El 2006 significó el clavo que necesitaban para ser parte de nuestro rock. Los uruguayos coparon el Luna durante tres días seguidos. Fueron teloneados por Boskimanos Koriak, un espectáculo de teatro negro. “El Impulso” ve la luz en 2007 demostrando el constante crecimiento de la formación. Un poco de rock, baladas, protesta, gritos, voz baja, un impulso hacia arriba. La cosa estaba muy pesada. La Vela no pa-

raba y algunos sacados empezaron a subirse al escenario. Abrazos al Cebolla y al Enano, corridas, agarradas de micrófono e intentos de escape. La seguridad muy cuidadosa, por lo menos lo que se veía sobre el escenario, los maniataba y pedía que bajen para seguir disfrutando del show. Algunos no entendieron. Volvieron a subir. Uno se escapó de las garras seguras, se mando de nuevo al escenario y antes de que lo vuelvan a agarrar, metió un pique y se tiró onda Jim Morrison, de panza a la marea humana. Parece que la marea se abrió y cayó sobre el piso. Los acordes desaparecieron un rato. Lo trasladaron al hospital y el Enano nos mantuvo al tanto de su mejoramiento. Igualmente no cesaron las subidas. La organización tomó una curiosa determinación: estilo Nicole Neumann pusieron sentado a un hombre entrado en kilos en la punta del escenario. Como posando funcionó de muro a la incesante avanzada del publico. En un momento del recital, el Cebolla se acercó al borde y le dio voz a un grupo de 5 o 6 fanas colgados del escenario.

No bajaron un discurso moralista en ningún momento, no actuaron como rock-stars, pidieron cordura a la seguridad, manejaron a la perfección los tiempos y continuaron con el show maravillosamente, sin perder brillo. Desde los músicos no existió en ningún momento una posición antagónica con alguna de las partes: público y seguridad. Fueron mediadores. Estos gurises no vinieron a cumplir. Vinieron a dar todo. Desde lo musical hasta lo artístico, desde lo profesional hasta el aguante. Dos horas y media de show: muy power al principio, un meollo un poco más tranquilo, donde “bajamos un cambio”, se despidieron (por un rato) con cuatro temas bien arriba. Se dieron un descanso de no más de cinco minutos y volvieron con todo. Tocaron los éxitos del boliche, sus mejores temas, los preferidos, los olvidados, los dejado de lado y los de promoción del último disco. Hasta le dieron el gusto a uno del publico, que se quedo sin voz pidiendo “El Gavilán”, el ultimo tema del primer disco, que ni se acordaban cómo era pero salio una joyita con la ayuda de la gente. Sacaron todo de la mochila, escarbaron y se fueron vacíos pero con los corazones llenos, porque sus gurises, llegados de todos lados, también entregaron hasta lo que no tenían. Y el Enano no sabía. Se fueron todos los músicos. Nos saludaron y se escabulleron detrás del escenario. Pepe tiro sus palillos, símbolo de telón cerrado. Un minuto más y salio Teysera con una criolla. Le trajeron un banquito alto, se burló de si mismo y arrancó con “José sabia”. En el medio se olvidó las notas, se quedó en blanco y nos confesó “Joder, me olvidé cómo era”. Lo intentó unas diez veces y finalmente salió. Así se despidió el Enano y sus secuaces celestes. Ovación ininterrumpida mientras Teysera se va, salen a su encuentro todos sus compañeros que, como a Messi después de un gol, lo rodean, lo meten en el medio y le forman alrededor un solo abrazo comunitario. Saludos finales y hasta luego. La Vela pasó, mantuvo el fuego y seguro vuelve. Nosotros nos dimos un abrazo porque sabíamos que el frío se iba a volver a presentar. Otra vez la realidad. Buscamos al Rayo y nos montamos en él. Debo decir que Carhué no te deja salir tan fácil, quiere que te quedes, pero no nos daba el presupuesto. Alguna fuerza sobrenatural nos tiraba de atrás, un fuerte impulso nos quería devolver a la tierra verde, pero logramos vencerla. Llegamos al cruce y el mundo volvió a girar de modo convencional. No hay dudas, vamos a volver, es nuestro lugar, es el lugar.

La duquesa (The duchess)

Dirección: Saul Dibb / Protagonistas: Keira Knightley (Georgiana), Ralph Fiennes (duque de Devonshire), Charlotte Rampling (lady Spencer), Dominic Cooper (Earl Grey), Hayley Atwell (lady Foster), Simon McBurney (Fox). / Género: Drama / Duración: 110 min. / Calificación: Apta para mayores de 13 años con reservas / Nacionalidad: Inglaterra / Año: 2008 / Guión: Jeffrey Hatcher, Anders Thomas Jensen y Saul Dibb; basado en el libro “Georgiana: Duchess of Devonshire” de Amanda Foreman. / Música: Rachel Portman / Montaje: Masahiro Hirakubo / Fotografía: Gyula Pados / Productora: Paramount Vantage / Producción: Gabrielle Tana y Michael Kuhn / Estreno en Estados Unidos: 19 de septiembre de 2008 / Estreno en Capital Federal: 11 de diciembre de 2008 / Estreno en Bahía Blanca: 15 de enero de 2009.

Sinopsis:

Hermosa, glamurosa y adorada por el pueblo, Georgiana (Keira Knightley) fue, como su descendiente Diana de Gales, la mujer más fascinante de su época. Pero mientras que su belleza y su carisma le forjó un nombre en la historia, el amor siempre se le escapó. Casada muy joven con uno de los hombres más ricos de Inglaterra, el Duque de Devonshire (Ralph Fiennes), fue confidente íntima de ministros y de la Casa Real, llegando a ser un icono de la moda, madre adorada e influyente política para el partido liberal. Sin embargo, en el núcleo de su historia está la búsqueda desesperada de afecto y amor. Desde el apasionado pero fatídico romance con Earl Grey (Dominic Cooper) hasta el complicado triángulo amoroso con su marido y su mejor amiga Lady Foster (Hayley Atwell).

Recorta este talón y accede al beneficio

Descuento de $4 por persona (Del valor de la entrada general)

Válido para dos personas Días Viernes, Sábado y Domingo. Sujeto a capacidad de sala. No acumulable con otros beneficios. No utilizable en aquellas películas que posean restricciones por parte de las distribuidoras cinematográficas . Este cupón no es acumulable. Solo válido hasta el 01/02/09.


BLOGEANDO AQUÍ Y AHORA RE FA SOL ASÍ 6 PRIMERA FILA

Domingo 25 de Enero de 2009 |

MATADERO

Edgardo Scott ANACRONETA AGUJERO

PRÓXIMOS ESTRENOS CRÓNICA PISTA CORTOS PALABRAS MENOS ESTRENOS

Boca de lobo

Nació en Lanús, en 1978. En 2004 fue ganador del premio Lebensohn en la categoría “cuento breve” con un jurado integrado por Florencia Abatte y Diego Paszkowski. Ha publicado cuentos y artículos en diferentes revistas de Argentina y España, tanto gráficas como virtuales y es colaborador permanente de “Los asesinos tímidos”. Es fundador e integrante desde 2005 del grupo de narradores conocido como Alejandría con el que organiza el ciclo “Noches de cuentos”, becado por el Fondo Nacional de las Artes. En 2007 y junto a Alejandría publicó la antología de relatos inéditos “El impulso nocturno” por Gárgola. En 2008 publicó la mini antología de autor “Tres

mundos” junto a Clara Anich y Juan José Burzi y la nouvelle “No basta que mires, no basta que creas” por la Editorial de la Universidad de La Plata, con prólogo de Martín Kohan. Además de participar organizando las lecturas de Alejandría, ha participado de los otros ciclos de lecturas en Buenos Aires: Los mudos, Carne Argentina y el ciclo de nuevos narradores de Elsa Drucaroff. Hizo estudios de letras de manera sistemática y asistemática en la Universidad de Buenos Aires, el Malba, cursos de narrativa con Abelardo Castillo y Martín Kohan. En 2008 también participó en Canal (a) del ciclo literario “El fantasma” junto a Silvia Hopenhayn y Sylvia Iparraguirre.

Las luces apenas me dejan ver un par de líneas blancas delgadas a los costados y otra, discontinua, que separa la ida del retorno. La ruta, para mí es menos un relieve oculto, un pabellón oscuro, que una ficción o un sueño. Cualquier cosa que estuviera más allá de los setenta u ochenta metros que alumbran los faros sería no tanto imprevisible o inesperado como inexistente. Manejo a ciento diez kilómetros por hora; me parece una velocidad promedio que no fuerza el motor. El asfalto surca ahora una extensión despoblada. Salí ya de noche y es probable que, salvo que elija detenerme, también sea de noche cuando llegue. No me había fijado en el cielo, pero ahora que lo observo, se convierte en otra de las cosas inciertas o invisibles para mí; lo supongo arriba como siempre, neutral, pero no alcanzo a distinguir si hay luna nueva o si lo mucho o poco de luna que pueda haber, ha quedado oculto por una gruesa y cerrada nubosidad. Hasta ahora, no he visto amagos de tormenta. A veces escucho o presto atención a alguna parte de las canciones que se van sucediendo; otras, elijo pasar, saltear las que no me interesan, pero la mayoría del tiempo no voy concentrado en la música. Tampoco en el auto o en la ruta; atiendo el volante, no cometo imprudencias, pero no puedo decir que estoy concentrado; veo la ruta derecha adelante, el auto conserva la dirección adecuada y la velocidad es promedio, pero manejo sólo un poco más consciente de lo que respiro. Se me ocurren vaguedades, contornos de ideas, conflictos vanos: nada alcanza a tener un eje o una intención definida. Cada tanto el exterior también me distrae o interesa. Veo dos o tres casas juntas o incluso un breve pueblo (deshabitado o semideshabitado a causa de la hora) y pienso cómo será vivir en un lugar así, tan apartado y disímil de la ciudad. Creo que es menos una pregunta genuina o una legítima curiosidad que la punta de un deseo ordinario y repentino: el deseo de vivir ahí unas horas, de que mi destino o devenir, pasivamente, se altere con gracia y levedad (ya que de cualquier otra forma, comprendo, sería amenazante). Algo parecido me ocurre en la ciudad cuando hay cortes de calles o huelgas y mi día se despeja o licua sin por eso provocarme ninguna pérdida que yo juzgue importante. También pienso en los nombres desconocidos de las ciudades que distingo apenas como un conjunto de luces en la lejanía. No temo un accidente; no pienso en que podría yo tener un accidente de los tantos que veo todos los días por televisión o en la calle. Ni siquiera cuando un camión o micro de larga distancia pasan a mi lado, como pasan en las películas las manadas de búfalos, a no más de medio metro, llego a forjar ideas trágicas sinceras. No sé a qué se debe; si a que nunca he tenido accidentes (ni yo, ni nadie de mi círculo) o es pura inconciencia. Estoy cansado. Por segundos o menos que eso, el sueño me vence y me sobresalto. Voy a parar en la próxima estación de servicio que está adelante, a no más de cinco kilómetros. Ahora temo, casi con terror, dormirme, pero me infundo lucidez manejando un poco más rápido y haciendo cálculos con el reloj del auto y el cuenta-kilómetros acerca de la hora exacta, el número justo en que habré de llegar o de, un poco antes, divisar la estación. Por fin llego y a salvo, sin volver a dormirme. Miro el reloj: son las dos y veintiséis. Estoy más despierto, más alerta que antes de sentir el miedo o el verdadero peligro. Las estaciones de servicio en medio de la noche, clavadas en la oscuridad vasta y compacta, son lo más cercano, para mí, a la ciencia-ficción y a su imaginación infantil de la galaxia (de una galaxia ya conquistada por el hombre). Se vuelven construcciones irreales que no se parecen en nada a aquellas otras que descansan, durante el día, poco menos que indiferentes y necesarias al costado de la ruta. No tengo que cargar combustible ni revisar nada así que estaciono directamente. La estación, salvo por el chico que atiende la caja, está desierta. Hay un televisor encendido, colgado a cierta altura, donde me distrae la repetición de un partido de fútbol. Compro un café y me tienta un sándwich de cangrejo y recula que sin embargo no compro, por miedo o superstición de que la comida estimule la voluntad del sueño. Pago y dudo cuando el chico me pregunta si el café lo voy a tomar ahí o me lo voy a llevar. Le digo que es para llevar y creo que en esa elección, estimo o apuesto a que, si lo tomo mientras manejo, me aseguro durante un tiempo no volver a dormirme. El chico después de que yo lo endulzo se ofrece y le pone una mínima tapa de plástico a presión. Mientras lo hace, observo en él no tanto sueño como aburrimiento y cierto apuro en que yo me vaya y él pueda retornar a su soledad y a los rituales que debe repetir todas las noches. Vuelvo al auto. Si bien la tapa plástica del café parece segura, busco un lugar plano donde apoyar el pocillo de telgopor así puedo hacer unos kilómetros más del trayecto mientras el café se conserve caliente. Me conforman no tanto los compartimentos ideados para el caso, ya que resultan demasiado grandes y holgados, sino un hueco, una distancia entre la base del asiento del acompañante y la palanca del freno de mano. Pruebo y el vaso encaja justo. La ruta sigue igual de oscura y vacía. Me quedan algo más de doscientos kilómetros para llegar. Cambio el modo del stereo y busco sin suerte alguna radio local que me divierta por la torpeza de sus locutores o por los temas aburridos o absurdos que puedan hablarse a esta altura de la madrugada. Consigo apenas un par de canciones indescifrables y sucias y el resto es puro ruido de interferencias y acoples. Apago el stereo y sólo después de un rato se me vuelve audible el motor. Atravieso un monte o breve bosque y me llama la atención que la oscuridad, que para mí ya era absoluta, se vuelva más oscura. No son colores, porque todo es negro, pero sin embargo, son distintos negros; el negro de los árboles es más robusto o consistente que el del cielo o el del horizonte. De pronto, una mujer sale de entre los árboles, intenta subir corriendo, tropezando, desesperada hacia el camino. Todo sucede muy rápido, y en menos de un segundo, la mujer quedó atrás. Pude esquivarla sin hacer un movimiento demasiado brusco con el volante; evitando tanto atropellarla como irme a la banquina. No desconfío de mis sentidos, no dudo de lo que ví: seguramente ha ocurrido un accidente antes y la mujer salió justo en el momento en que yo pasaba, a buscar auxilio. Me doy cuenta de que he cometido una cobardía y de que debería regresar, pero el peso, el malestar que eso me provoca, no alcanza a decidirme del todo y mientras la cavilación sucede el auto se aleja cada vez más y avanza invulnerable y ajeno hacia delante. Me molesta la música, apago el stereo y durante unos kilómetros voy en silencio salvo por algún ruido de la noche y por la presencia del motor. Abro el café con la mano derecha (me resulta menos difícil de lo que había proyectado en la estación de servicio cuando el chico, costosamente, lo tapaba) y tomo un sorbo. Intento olvidar o sacarme de encima el error, pero la inquietud no pasa. No es un buen café, pero el aroma dulce y su calor mínimo me reconfortan. Hago durar el café. Lo voy tomando de a sorbos muy breves y espaciados entre uno y otro. Un cartel verde con letras blancas me informa que restan algo más de ciento cincuenta kilómetros para mi destino. Vuelvo a poner música. No siento rastro del cansancio que se había insinuado hace una hora, pero de todos modos, decido que voy a volver a parar en la próxima estación de servicio y quizá, incluso, duerma un poco. Una ambulancia pasa en dirección opuesta, hacia donde, ya no queda ninguna incertidumbre, ha ocurrido una desgracia. Pienso que alguien hizo lo que yo no pude o no quise; alguien se detuvo y usó el teléfono o salió con el auto a conseguir ayuda, y por eso ahora va la ambulancia para allá. Aunque la molestia sigue, me alivia que la ambulancia esté en camino, que alguien se ocupe. Sin quererlo, creo que hasta me libera. Atravieso un cruce de caminos con una rotonda grande, iluminada y vacía en el medio; es como una plazoleta circular con cordones blancos y pasto un poco crecido. El alumbrado que rodea su perímetro es amarillo; un amarillo cobrizo, sólo por costumbre digo que es amarillo porque en verdad el color que se propaga es el naranja. El tramo iluminado es tan efímero y tan diferente del resto del trayecto, de la continua oscuridad cerrada, que tampoco se me ofrece como del todo verdadero. Dura un instante, encandila casi, me deja ver esa porción de tierra circular y otro par de carteles verdes puestos para orientar y después me devuelve a donde nada se ve, salvo esos metros adelante, del todo insuficientes. Siento un poco de frío. En algo más de media hora llegaré a la próxima estación de servicio donde voy a parar y dormir un rato. Bajo el vidrio y tiro el pocillo de telgopor y la tapa. La noche se me ocurre interminable. Mientras sucede, me cuesta imaginar que en dos o tres horas, este mismo paisaje inexistente, casi secreto, sea una llanura vasta y parda a causa del otoño. Siento que desde siempre me sedujo la idea de vivir alejado de la ciudad, pero supongo que si nunca cobró forma, debe ser porque sólo está asociada a la pura distensión o a la falta de compromisos y obligaciones. De hecho me imagino eso de inmediato: que desayuno largo tiempo leyendo diarios, revistas, incluso libros; después el mediodía y la siesta son borrosos, y en la tarde voy hacia un arroyo o laguna a pescar hasta que oscurece. Ocio. Puro ocio. Un ocio que se engorda a su vez mediante un dinero abundante que obtengo sin noción ni esfuerzo.


7

| Domingo 25 de Enero de 2009

No diga que no le avisamos ACTIVIDADES DE BAHIA Y LA REGION El Hotel Casino Provincial Sierra de la Ventana / Municipalidad de Tornquist, presenta éste fin de semana (viernes 23, sábado 24 y domingo 25 de enero), al cantante Julio Buznego con su espectáculo de música romántica y alegres canciones del recuerdo, en un repertorio orientado especialmente a la gente mayor. El cantante bahiense, quien viene de ser telonero (ante 17.000 personas) de Sergio Denis en el marco del aniversario de Carhué (ver foto adjunta), será animador de la Fiesta Provincial de la Carbonada (Espartillar) y de la Fiesta Nacional del Ajo (Médanos); llega a la comarca serrana con una selección musical diferente en cada una de las tres noches. Los grandes éxitos del genero latino de ayer, de hoy y de siempre, podrán escucharse CON ACCESO LIBRE Y GRATUITO de 23 a 03:00 hs en el área de la confitería del mencionado Hotel Casino. Consultas al (0291) 4915024/25 JULIO BUZNEGO (cantante de géneros romantico pop latino y del recuerdo) Bahía Blanca / Buenos Aires / Argentina Teléfono Móvil (0291) 15645-9779 Teléfono particular (0291) 455-3669

JUEVES 29 KRIPTONITA CHIMICHURRI – 22.30 – Banda de música espontánea compuesta por Laucha Iencenella (bajo), Pulpo Ocaño (guitarra), Alejandro Briglia (batería) y Raúl Soto (saxo). En el carrito del Teatro del Lago, del Parque de Mayo.

VIERNES 30 JULIANA + DJ GABY MOLEDOUS

- Medianoche - Karaoke y batalla de mesas + pista latina. En el Complejo La Barraca, Fuerte Argentino 655.

SABADO 31 MERCEDES SOSA

– 21 hs – Yo tengo tantos hermanos/ que no los puedo contar/ y una hermana muy hermosa/ que se llama libertad. En la isla, Lago Epecuén, CARHUÉ. GRATIS.

DOMINGO 25

THE ONE & DR. QUEEN

FACUNDO CABRAL

– 23 hs – Vuele bajo, porque abajo/ está la verdad./ Esto es algo que los hombres/ no aprenden jamás. En el Centro Cultural Monte Hermoso (ex Cine Monte), MONTE HERMOSO.

MIERCOLES 28 CARLOS ‘CACEROLA’ SÁNCHEZ

– 23 hs– Tributo al grupo de Freddie Mercury. En el Centro Cultural Monte Hermoso (ex Cine Monte), MONTE HERMOSO.

JULIANA + LOS SOSPECHOSOS DE SIEMPRE + DJ GABY MOLEDOUS - Medianoche -- Karaoke y batalla de mesas + banda en vivo + pista latina. En el Complejo La Barraca, Fuerte Argentino 655.

– 23 hs – Humor. En el Centro Cultural Monte Hermoso (ex Cine Monte), MONTE HERMOSO.

I SALÓN ANUAL DE PINTURA “7 de Marzo” REGLAMENTO 2.009

La Dirección de Cultura, organiza el I Salón Anual de Pintura. La inauguración será el 4 de Marzo de 2009 a las 21:00 hs. en la Casa de Cultura, Mitre 27 de Carmen de Patagones. Las obras permanecerán expuestas hasta el 20 de Marzo de 2.009. Pueden concurrir a este Salón los artistas oriundos o con dos (2) o más años de residencia en los Partidos de la Pcia. de Buenos Aires, también quedan incluidos los residentes de igual tiempo de las Provincias: Chubut , La Pampa, Neuquen, Río Negro, Santa Cruz, Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur. Podrán participar artistas premiados o no en Salones oficiales de carácter nacional, provincial o municipal. Serán recibidas para su selección, todas las expresiones plásticas de pintura siempre que se ajusten a lo que determina el artículo quinto. Las obras destinadas a este Salón, deberán ser enviadas a nombre de la Dirección de Cultura, TE. 02920-463190, Mitre 27 - (8504) Carmen de Patagones, desde el 23 y hasta el día 27 de Febrero de 2.009 a las 14:00 horas, fecha en que se realizará un acta dejando constancia de todas las obras ingresadas. Horario de atención de 8:00 a 14:00 hs. Primer Premio - $ 2.000- Placa ,Segundo Premio $ 1.000- Placa,Tercer Premio placa y diploma Para mayor información Dirección de Cultura de Patagones Mitre 27- Tel: 463190

CONVOCATORIAS Seminario Intensivo Teatral “La Creación Colectiva como herramienta pedagógica en el Teatro para Niños”

El Instituto Cultural informa que se realizará a partir del sábado 21 de febrero próximo, un Seminario Intensivo Teatral destinado a actores, directores, autores, estudiantes y docentes de teatro dictado por Leonardo Gavriloff, director, actor y docente teatral, quien fuera seleccionado para la puesta en escena de la obra “La sombra de la Luna” en el marco de la Comedia Municipal de Bahía Blanca Primer Semestre 2009. Las clases, serán prácticas y guiadas por el docente durante 3 jornadas de 4 horas cada una, insertas en un PRIMER MODULO orientado a: desinhibición, confianza grupal, el juego como elemento indispensable de trabajo, dramatización é improvisación como elementos significantes para la Creación Colectiva, diferenciando etapas de actante, rol y personaje; elección del tema, búsqueda de estructura sólida y la importancia del director en esta etapa; fundamentos del teatro didáctico y Puntos Claves del Teatro para Niños, conformando grupos de trabajo que darán paso a la siguiente etapa. Así se proyecta un SEGUNDO MODULO de 3 jornadas de 4 horas cada una, donde se profundizará en el texto grupal, puesta en escena de temáticas didácticas y orientadas al niño, con la idea de plasmar lo aprendido en una Muestra Interna basada en mostrar una Escena Colectiva por cada grupo para invitados especiales. Los interesados pueden recabar información é inscribirse en el Instituto Cultural de la ciudad de Bahía Blanca, Alsina 41 (altos) de lunes a viernes de 8:00 a 13:00 hs. Cupos Limitados.

EL PELADERO un concepto www.fotolog.com/elpeladero despues de un breve descanso ... ¡volvemos a la carga! con las pilas renovadas y mas ganas que nunca de crecer, de encontrarnos , de hacer la resistencia a la mediocridad de propiciar comunicacion de difundir arte de producir cultura de apostar a la diversidad de ser parte del club el peladero ... trinchera de resistencia atencion artistas: volvemos a la carga con la programación fechas disponibles

elpeladero@hotmail.com 4862477

BIENAL NACIONAL DE ARTE DE BAHÍA BLANCA 2009 Recepción de las fotografías de las obras: hasta el 11 de marzo de 2009 Recepción de obras preseleccionadas: del 16 de marzo al 27 de marzo de 2009 Inauguración de la “Bienal Nacional de Arte Bahía Blanca 2009” el 11 de abril de 2009. Museo de Bellas Artes/ Museo de Arte Contemporáneo. Sarmiento 450. (8000) Bahía Blanca. Tel.: 0291-4594006. mac@bb.mun.gba.gov.ar NUEVO HORARIO A PARTIR DEL 2 DE ENERO 2009 Abierto de Lunes a Viernes de 9hs. A 13hs. Atención al público


PALABRAS MAS 8

Domingo 25 de Enero de 2009 |

FLASHEANDO

Testigo del vínculo MATERIA

Pintar como parte de algo LO QUE PINTE

MUESTRARIO

GARABATOS

El camino de Moira Carina Buscazzo

Dibuja, enseña, saca fotos, expone, pinta, toma y hace tomar conciencia. En el Nexo de hoy cerramos con un poco del arte de Moira Buscazzo, una bahiense que observa su entorno y lo pone de manifiesto. Nada más que mirar. Para saber más, su blog: www.moirabuscazzo.blogspot.com

Salones | Muestras de arte - 1997 Muestra “65° ANIVERSARIOESCUELA SUPERIOR DE ARTES VISUALES” Casa de la CulturaUNS- Bahía Blanca - 1998 “60° SALÓN COAP” Punta Alta. Coronel Rosales - 1999 MUESTRA COLECTIVA GALERÍA DE ARTE ORIGINALES, Casa de la Cultura - UNS- Bahía Blanca - 1999 PRIMERA EXPOSICIÓN DE ESCULTURAS DE ALUMNOS DE LA ESCUELA DE ARTES VISUALES Museo de Bellas Artes de Bahía Blanca. - 2000 IX SALÓN NACIONAL DE PINTURA “MARIQUITA SANCHEZ”, Fundación Avon - 2001 SALÓN DE PEQUEÑO FORMATO BIBLIOTECA RIVADAVIA, Bahía Blanca. - 2002 SALÓN DE JÓVENES ARTISTAS -ALIANZA FRANCESA, Bahía Blanca. - 2002 Participación en el PROYECTO PASTICHE (intervención en cajas de pastillas y tarjetas de colectivo ;en el proyecto participaron poetas, plásticos y personas en general) Bahía Blanca - 2002 MUESTRA DE PINTURAS “CUATRO INDIVIDUALES”, Andrada, José; Buscazzo, Moira; Milano, Adriana; Pergher, Miriam; Bolsa de Cereales de Bahía Blanca. - 2003 MUESTRA PERMANENTE EN TRANË, GALERÍA VIRTUAL, www.guiatrane.com.ar - 2003 1° MUESTRA ANUAL DE ARTE del Consulado de Italia en Bahía Blanca, Casa de la Cultura U.N.SBahía Blanca. - 2003 MUESTRA COLECTIVA Buscazzo- Milano- Pergher. Universidad Tecnológica Nacional. Bahía Blanca. - 2003 MUESTRA COLECTIVA Buscazzo- MilanoPergher . Biblioteca Rivadavia. Bahía Blanca. - 2003 XV° SALÓN REGIONAL DE JÓVENES ARTISTAS. Organizado por la Alianza Francesa y la Subsecretaría de Cultura de la Municipalidad de Bahía Blanca. - 2003 XI SALÓN ANUAL DE ARTE DE PIGÜÉ Subsecretaría de Cultura de Pigüé, Prov. De Buenos Aires. (Obtención de la MENCIÓN ESPECIAL con la obra participante) - 2003 XVIII SALÓN DE ARTE DE PEQUEÑO FORMATO Pintura, Arte textil, y fotografías. Biblioteca Rivadavia. Bahía Blanca. - 2003 Obra elegida para ilustrar tapa de la revista cultural TRANË, mes de Mayo. - 2004 MUESTRA INDIVIDUAL DE PINTURAS EN GRAN FORMATO (diferentes etapas) en CAFÉ & ARTE. San Martín 145 Bahía Blanca. - 2004 Participación en la muestra “RETRATOS EN EL MUSEO” Museo De Arte Contemporáneo- Bahía Blanca. - 2004 MUESTRA INDIVIDUAL “ DESDE UN ADIÓS” en el S.U.M. del Bahía Blanca Plaza Shoping. Bahía Blanca. - 2004 CONCURSO DE FOTOGRAFÍAS. ESCUELA DE FOTOGRAFÍA GÉNESIS. Bahía Blanca. (OB-

TENCIÓN DEL PRIMER PREMIO) - 2004 XII SALÓN ANUAL DE ARTE DE PIGÜÉ Subsecretaría de Cultura de Pigüé, Prov. De Buenos Aires - 2004 17° SALÓN CONCURSO NACIONAL DE FOTOGRAFÍA, San Cristóbal S.M. de Seguros Generales. Rosario - 2005 MUESTRA COLECTIVA “LÍMITES” BUSCAZZO- MILANO-PERGHER Casa de la CulturaU.N.S. Bahía Blanca. - 2005 MUESTRA “HISTORIA, EL ARTE Y FELIPE” Organizada por la Asociación Médica de Bahía Blanca. Bahía Blanca.

Jurado

- 2006 integrante del jurado en el concurso fotográfico “AVES EN FOCO” (jurado integrado por Moira Buscazzo, Oscar Wolk y Gustavo Lobos) Asociación Cooperadora de la Reserva Natural de Usos Múltiples Bahía Blanca, Bahía Falsa , Bahía Verde- y auspiciado por el Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

Proyectos realizados y en curso

- 2004 Relevamiento fotográfico de la flora autóctona de la región. (trabajo realizado con asesoramiento de personal de la Reserva Natural de Bahía Blanca- material inédito). - 2006 Elaboración de Proyecto para el Espacio de Especialización de Ilustración Científica para el 4° Año de la Carrera de Ilustrador Profesional. Escuela Superior de Artes Visuales de Bahía Blanca. ( Proyecto evaluado y elegido por Difícil Cobertura). - 2006 Elaboración de Proyecto para el Espacio Curricular Institucional: Producción Artística, 3° año de Polimodal, orientación Comunicación, Arte y Diseño. E.E.M.N° 2. Bahía Blanca. (Proyecto evaluado y elegido por concurso). - 2007 Proyecto Conjunto “Conociendo y valorando nuestra ría. Una experiencia a través del arte”- Silvia Bransburg- Moira Buscazzo- con la Reserva Natural de Usos Múltiples Bahía Blanca, Bahía Falsa, Bahía Verde. Y colaboración de la Fundación Vida Silvestre Argentina- E.E.M.N° 10, 2° y 3° año Arte, Diseño y Comunicación- Bahía Blanca. DECLARADO DE INTERÉS MUNICIPAL- JUNIO DE 2008 - 2008 Proyecto “Conociendo y valorando nuestra ría. Una experiencia a través del arte”- 2da. Etapa VALORARTE 2008- Silvia Bransburg, Moira Buscazzo - 2007- 2008 Proyecto Interdisciplinario Arte-Ciencia, Moira Buscazzo ( proyecto en curso a partir de la problemática del peligro de extinción del Cauquén Colorado Chloephaga rubidiceps. ) - 2008- 2009 Proyecto conjunto Arte -Fotografía de la Naturaleza Ilustraciones Científicas -Fotografías de Naturaleza Lee Bersano- Moira Buscazzo.

Nexo Deluxe Edición 19  

NEXO artes & culturas navegó durante 40 ejemplares en el medio de PERIÓDICO ÁTICO, por iniciativa de Emiliano De Leo y Nicolás Guglielmetti,...