Issuu on Google+

1


DEDICATORIA A los niños de 5° año de primaria, del Colegio London School de Cuernavaca. Queridos niños, Les dedico esta antología y proyecto académico sobre la poesía de José Emilio Pacheco, dado que sin su ayuda mi proyecto no sería tan bonito como lo es ahora. Agradezco profundamente su ayuda: las calurosas bienvenidas con las que me recibieron cuando los visité, los muchos minutos de varios días que pasé en sus salones leyéndoles la poesía de José Emilio Pacheco, explicándoles los poemas y recibiendo sus dibujos y poesías. La emoción de todos al terminar las lecturas era contagiosa, les confieso que me la pegaron y al final la más emocionada ¡creo que era yo! A pesar de que su profesora, Miss Elizabeth, ya los había introducido a la poesía semanas antes que yo, creo que mi pequeña aportación a su estudio de la poesía les fue muy agradable. Más agradable fue para mí leer sus creaciones poéticas, pues encuentro en varios de ustedes un talento natural para el bello arte y encanto que son las letras. Me hubiera gustado muchísimo trabajar con ustedes un poco más en la creación lírica, ya que los encontré muy inspirados….lástima que había un plazo de tiempo determinado. ¡Y qué decir sobre sus dibujos! Son muy hermosos y cómo me hubiese gustado también trabajar más con ustedes en esta parte, experimentar con muchas más texturas y materiales para hacer toda clase de dibujos. Espero que su creatividad y esfuerzo para construir un poema y expresarlo artísticamente sea reconocido por ustedes y por todo aquel que pase sus dedos por este proyecto académico, les aseguro que yo lo reconozco. Les repito lo que les dije el primer día que me presenté a explicarles en qué consistía el proyecto: esta antología es para ustedes, para presentarles un poco de aquello que a mí me apasiona y contagiarles un poco esa pasión que tengo por las letras. Este proyecto se construyó con sus manos, su creatividad e imaginación. Espero haber logrado mi principal objetivo: inspirarlos a leer poesía. ¡Muchísimas gracias! Fuensanta Cué Ochoa.

2


PRESENTACIÓN Estimado lector, La presente antología, como toda compilación, está diseñada para dar a conocer algunos de los poemas del escritor y poeta mexicano, José Emilio Pacheco, pero, con la particular característica de estar orientada hacia los niños. Como puede darse cuenta, me dirijo a usted, lector adulto, que alguna vez fue niño, para darle una introducción sobre el libro que tiene usted en las manos y así, pueda saber qué mensaje dará a los niños. Un día, de boca de una gran profesora, escuché que “el público infantil implica un mayor reto”. Esta aseveración es verdad. Los niños requieren de mayor atención y cuidado en todos los aspectos de su vida, sobre todo en el ámbito educativo. Para un niño, todo libro que se le ponga en las manos será educativo, todo libro le dejará un aprendizaje. Es una gran responsabilidad de parte de nosotros, adultos, proporcionar a nuestros niños ese aprendizaje. Bien lo dijo la Dra. María Montessori, estamos en el umbral de una nueva época, en la que será preciso trabajar para dos humanidades distintas: la humanidad del adulto y la humanidad de niño. Y vamos hacia una civilización que deberá preparar dos ambientes sociales, dos mundos distintos: el mundo del adulto y el mundo del niño 1. Hoy día podemos decir que María Montessori no se equivocó: tenemos ya muchos años enfrentándonos al gran reto que significa la educación infantil en México y, probablemente, en todo el mundo. Redundante es decir que un punto importante en la educación infantil mexicana es el de la lectura. Conocemos los anuncios de radio y televisión del Gobierno Federal que nos sugieren un tiempo estimado de lectura al día con nuestros hijos/niños. Como adultos, es de nosotros el compromiso de inculcar en nuestros niños el hábito de la lectura, hábito que enriquecerá enormemente su conocimiento. Como mencioné, esta antología dará a conocer una variedad de poemas selectos especialmente para niños, del escritor mexicano José Emilio Pacheco. La antología está pensada para que niños entre los 9 y los 12 años de edad, por iniciativa propia, tomen el libro y se sienten a leerlo. Sin embargo, esta antología no descarta a niños más 1

MONTESSORI, María, El niño, Mario M. Montessori, Pról., México, Editorial Diana, 1982, pág. 23.

3


pequeños: se sugiere, entonces, que para niños menores de 10 años, la antología se lea en compañía de un adulto o adolecente. Elegí el rango de edad de los 9 a los 12 años gracias al pensamiento montessoriano: María Montessori explica que el desarrollo del niño se puede dividir en lo que ella propone como “Periodos Sensibles”. Los “Periodos Sensibles” comprenden edades y así, el penúltimo periodo de la Dra. Montessori afirma que En el periodo de los nueve a los doce años, el niño está listo para abrirse al conocimiento del universo en sí. […] Ahora está aprendiendo con su mente consciente, y en lugar de estar limitado a su medio ambiente inmediato, puede oscilar hasta el propio cosmos. El interés intelectual durante su vida entera dependerá de las oportunidades que tenga en este periodo. 2

Enseñar poesía en este periodo de la vida del niño, de acuerdo a la pedagogía Montessori, es ideal. Esta antología no pretende educar específicamente en la poesía de José Emilio Pacheco, sino que, mediante los poemas de este gran escritor mexicano, esta antología quiere llegar al objetivo vital de inspirar en los niños la confianza y el gusto por la poesía en general. José Emilio Pacheco es una gran inspiración para este primordial objetivo, pues su poesía está llena de palabras sencillas, de historias completas y de vida que serán de gran ayuda para presentar poesía al público infantil. Vicente Quirarte, menciona que José Emilio es maestro en todos los géneros literarios que cultiva, […] dejó de apostar todas sus cartas a la idea de El Libro, para emprender, mediante textos breves e intensos, un combate contra la ignorancia, la indiferencia y el olvido. […]Ser poeta y ser inteligente es una de las dualidades más difíciles de sobrellevar. José Emilio nació con ambas alas, y si su obra tiene esa tensión esencial es porque su actividad primordial es la poesía. 3Menciono también a Julio Trujillo, quién se dirige a los niños (y no tan niños) en la introducción de Gotas de lluvia y otros poemas de José Emilio Pacheco para niños y jóvenes:

2

POLK, Lillard, Un enfoque moderno al Método Montessori, México, Editorial Diana, 1977. QUIRARTE, Vicente, “Inventario de José Emilio Pacheco”, Revista Excéntrica Online, texto Publicado en el Periódico La Jornada, en Agosto de 1999. Obtenido de la Red Mundial el día 10 de Mayo del 2013 de la página web: http://www.excentricaonline.com/libros/escritores_more.php?id=7220_0_8_0_M#text6

3

4


José Emilio es un poeta al que le gustan las palabras sencillas y las historias sencillas: digamos que para él el mundo es redondo y las hojas verdes. Pero eso no quiere decir que no sea un poeta poderoso […] Cuando terminas de leer un poema de él, algo queda ahí, invisible, flotando en el aire (como un globo): tal vez una enseñanza, un secreto, algo que te hace sentir diferente.

José Emilio Pacheco para niños/niños para José Emilio Pacheco, está dividida en dos partes. En la primera parte, me dirijo personalmente a los niños, en una pequeña introducción sobre quién es José Emilio Pacheco, el Poder de Las Palabras que tiene la poesía de Pacheco y finalmente, el contenido de lo que encontrarán en el libro, así como una sorpresa. De esta manera, los niños integrarán a su mente la poesía de Pacheco, analizando los poemas mediante los dibujos que niños entre 10 y 12 años de edad realizaron sobre los poemas que se seleccionaron de la grande obra lírica del escritor y poeta mexicano. No todos los poemas se encuentran ilustrados, pues se permitió que los niños eligieran el poema que más les había llamado la atención para ilustrarlo. Esto no significa que los poemas no ilustrados sean de menos inspiración o más difíciles de leer y entender para los niños; recordemos que todos los niños son diferentes y es justo permitir que el niño se invente como mejor le hagan sentir los poemas. Es por ello que permití que los niños hicieran uso del material que quisieran para realizar los dibujos, las técnicas son variadas: pastel, acuarela, lápiz, plumón, plumas, colores, crayolas. Cada poema viene marcado con el libro de dónde procede y al lado del título del libro, entre paréntesis, agrego el año en el que se publicó el libro de dónde procede el poema. Por otra parte, en la segunda sección de esta antología, los niños hallarán una bonita sorpresa: los mismos niños que trabajaron e ilustraron la poesía de José Emilio Pacheco se convierten en “pequeños grandes poetas” e ilustradores de sus creaciones. Me fue sumamente grata la sorpresa de varios niños que, al mismo tiempo que entregaron sus dibujos, me pidieron, por favor, que echara un ojo a sus creaciones líricas. Maravilloso es el resultado del efecto que la poesía tiene en los niños: por una parte los dibujos, pero por otra, la imaginación y la capacidad creativa de cada uno de ellos para construir un poema. Hago mención de nuevo a la Dra. Montessori, pues sus palabras describen mejor que ningunas otras el objetivo de mi trabajo con los niños:

5


El secreto de la buena educación consiste en hacer de cuenta que la inteligencia del niño es un suelo fértil donde se sembrarán semillas que crecerán al calor del fuego de la imaginación. Por lo tanto, nuestro objetivo (y el mío) no es meramente hacer que el niño comprenda, y mucho menos forzarlo para que memorice hechos: nosotros apuntamos a conmover su imaginación y entusiasmarlo hasta lo más profundo de su ser. 4

Así, gracias a la poesía y con el apoyo de aquello que transmite José Emilio Pacheco, estoy convencida de haber conmovido la imaginación de los niños que fueron partícipes de este proyecto y de haberlos entusiasmado. Ese resultado, se encuentra sublimado tanto en los dibujos como en los poemas de los niños que decidí agregar a esta antología, como una segunda parte. De ahí que surgiera el nombre Niños para José Emilio Pacheco, como un homenaje a lo que la poesía de Pacheco sembró en la mente de los niños. Agradezco infinitamente el apoyo y el entusiasmo de los tres grupos de 5° año de primaria del Colegio London School de Cuernavaca, así como de su profesora Elizabeth Ortiz, para llevar a cabo este proyecto.

Fuensanta Cué Ochoa

4

MONTESSORÍ, María, La educación de las potencialidades humanas, Argentina, ERREPAR, 1998, pág. 22.

6


AGRADECIMIENTOS Quiero agradecer enormemente al Colegio London School De Cuernavaca, a la Directora General de la Primaria, María del Carmen Martínez Casigas, a la Coordinadora de Español de Primaria, María Esther Vázquez Hurtado y a la profesora Elizabeth Ortiz encargada del grupo de 5° año de primaria. Es un honor, mencionar a todos los niños que participaron y contribuyeron a este proyecto con sus dibujos, sus poemas y su presencia en el salón de clases, escuchándome y compartiendo conmigo sus experiencias: Del grupo de 5°A: Anaya Orozco Constanza Blanco Olachea Nicolás Benavides Aguilar Ana Caamaño Granados Alejandro Galván Del Cueto Arturo García García Rafael Giovanini López Gianni González Botello Miguel Ireta Moreno José Miguel Lamadrid Silva María Fernanda

Lavín Martínez Carlota Mata Calvillo Daniela Mendieta Trujillo Regina Ochoa Castañeda Luis Andrés Ortiz Tascón Ana Paula Romero Pérez María Fernanda Romo Salcedo Maximiliano Santana Gallegos Arturo Stefano Santos Llanes Claudio Suárez Fernández Julián

7


Urióstegui Zagal Luz Mariana Verdugo Toledo Alexa

Del grupo de 5° B: Barbosa Arriaga Natalia Benítez Gaona Montserrat Blanco Manjarrez Mario Carmona Smeke Valeria Chávez Mercado Santiago Cunillé Loustalot Mauricio Garro Fuentes Bernardo González Melgarejo Montserrat

Martini Bellot Yael Nájera Cambero Regina Ortiz Reyna Renata Querol Meneses Diego Vicente Ríos Félix Eugenia Rodríguez García Emilio Ruiz Tovar Juan Pablo Teutli Gutierrez Ana Karina Turner Escalante Jorge Emiliano Verdad Rodríguez Romeo Armando Verdugo Toledo Santiago

Gutierrez Villaumé Diego Hernández Menéndez Karla Romina Landero Ríos Alejandro López Galván Natalia

8


Del grupo de 5° C:

Ayluardo Aubert Michelle

López Bello Karen

Bustamante Martínez Sandra Yazmin

Mariscal Kuhnke Nicolás

Carrillo Santana Ana Sofía

Mercado Quiroz Emiliano

Cortina De La Garza Mariana

Muñoz Quintero Diego

De Los Cobos Majewsky Patricio

Oscós Gordillo Gerardo Emiliano

Díaz Oliveros Miranda Gerardo

Peña Ramos Bernardo

Domínguez Gómez Lolha Cristhiane

Rolón Zamora Emilio

García García Emiliano

Román Guerrero Alan Emiliano

González Botello Luis Alberto

Rovira Flores Alan

González Velasco María Fernanda

Vázquez Inzunza Pamela

Gros González Héctor

Verdugo Toledo Emiliano

Jaimes Ponce Alexia Sofía

Zavala Franco Vanessa

9


“El niño es el constructor del hombre, y no existe ningún hombre que no se haya formado a partir del niño que fue una vez” María Montessori

10


¿Quién es José Emilio Pacheco? José Emilio Pacheco es un escritor mexicano que nació en la Ciudad de México el 30 de Junio del año 1939. Ser escritor significa muchas cosas, por ejemplo, ser escritor quiere decir que escribes cuentos, novelas, ensayos, poesías, artículos para el periódico o para una revista, entre otras cosas. José Emilio estudió en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para formarse como escritor. Durante su estancia en la UNAM, dirigió con Carlos Monsiváis, quién fue un excelente escritor también, un suplemento, es decir, un pequeño apartado literario, de la revista Estaciones. Colaboró con otra revista que se llamaba Medio Siglo y fue secretario de redacción de la Revista de la Universidad de México y de los suplementos México en la Cultura y La Cultura en México del periódico Novedades y de la Revista Siempre!; y finalmente, dirigió la Biblioteca del Estudiante Universitario, que es una colección de libros publicados por la UNAM. Fíjate bien, la gran actividad que tuvo como escritor en sus primero años como escritor, fue un joven emprendedor, es decir, muy trabajador. 11


José Emilio, como la gran mayoría de los escritores, es un poeta. Probablemente te preguntarás “¿a qué se dedica un poeta?”. Julio Trujillo, otro escritor-poeta, admirador de José Emilio, te puede ayudar a definir muy bien a los poetas y a la poesía. Él dice que los poetas son muy amigos de las palabras, porque trabajan con ellas todo el día, escuchan su sonido, estudian su significado, las combinan con otras palabras, hacen experimentos...en fin: escriben poemas. 5 La poesía de José Emilio ha sido publicada en diversos libros. Algunos de esos libros son: Los elementos de la noche, No me preguntes cómo pasa el tiempo, El reposo del fuego y El silencio de la Luna. En esta antología de poemas de José Emilio que tienes en las manos, tú tendrás la oportunidad de leer algunos poemas de los libros que se te menciono. Ahora, te preguntarás “¿qué es la poesía?”. Sobre la poesía Julio Trujillo dice que es una manera de ver y de sentir el mundo, como la música y la pintura. A mí me gusta mucho como Julio

5

PACHECO, José Emilio, Gota de lluvia y otros poemas de José Emilio Pacheco para niños y jóvenes, Julio Trujillo Selec. y Pról., México, Era, 2005, pág. 7.

12


explica que así como una casa se hace con ladrillos, la poesía se hace con palabras. ¿Tú qué opinas de esta comparación? A José Emilio Pacheco le han otorgado muchos premios y reconocimientos por su obra literaria y su aportación al enriquecimiento de nuestra lengua, el español. La lista de sus premios es larga, pero te mencionaré algunos: 1) La Medalla de Oro al Mérito Artístico otorgada por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en el 2010. 2) La Medalla de Bellas Artes otorgada por El Instituto Nacional de Bellas Artes en 2009 3) El Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana que otorgan Patrimonio Nacional de España y la Universidad de Salamanca en 2009 4) El Premio Miguel de Cervantes, otorgado por el Ministerio de cultura de España, en 2009.

13


Además, en su honor, se le puso su nombre a La Casa de la Cultura de la Delegación Azcapotzalco, en el Distrito Federal, que se llama desde el 2006: Casa de la Palabra José Emilio Pacheco. ¿Te das cuenta de lo lejos que ha llegado José Emilio? ¡Es un gran escritor!

14


El poder de las palabras de José Emilio Pacheco Julio Trujillo dice que las palabras son muy poderosas (es un secreto que todos los poetas saben)6, y José Emilio sabe usar el poder de las palabras muy bien. A José Emilio le gustan las palabras sencillas y disfruta mucho contar historias en muy pocas palabras. Nuestro amigo Julio Trujillo dice que escribir poemas fáciles y buenos es dificilísimo, y son muy pocos los que lo saben hacer bien 7, como José Emilio. Te voy a dar un ejemplo del poder de las palabras: podemos encontrar ese poder en las palabras que se leen igual de izquierda a derecha o de derecha a izquierda, ¿te ha pasado? ¿Has encontrado alguna vez una palabra o frase que puedes leer en cualquier dirección? Estas palabras se llaman palíndromas. Por ejemplo:

6 7

ídem Ídem

15


1) Ana 2) Ala 3) Solos 4) Oro A veces en la poesía nos puede suceder que encontremos frases enteras palíndromas, por ejemplo: 1) ¡Aire, ven a la nevería! 2) Leí miel 3) ¡aten al planeta! 4) Acá va la vaca ¿Qué te parece el poder que tienen las palabras? Imagínate ahora que pasaría si éstas palabras tan sencillas que tienen el poder de leerse al revés, son aplicadas a los poemas. ¡El resultado será maravilloso! Como dice Julio, muy pocos son los poetas tan buenos como José Emilio Pacheco que conocen el poder de las palabras. ¡Imagínate que encuentras en los poemas de José Emilio palabras 16


poderosas como los palíndromos! ¡Estarás cada vez más cerca de conocer los secretos y misterios que José Emilio te comparte! Muchísima gente ha hablado sobre lo que siente cuando termina de leer un poema de José Emilio. Cuando he terminado de leer sus poemas, siento que, efectivamente, me han contado una historia en muy pocas palabras; además José Emilio es muy bueno para darte esa imagen tan poderosa que se imprime en tu mente e imaginar muy bien qué está sucediendo o qué pasa cuando estás leyendo sus poemas. La poesía, como dice Julio Trujillo, es muy misteriosa y es muy difícil, o tal vez imposible, conocer todos sus secretos8. Pero no te preocupes por esto, si tú le das la oportunidad a José Emilio de llevarte al mundo de sus poderosas palabras, te pasará lo que Julio Trujillo afirma: la poesía te va a

8

Ídem

17


revelar muchas cosas: la mirada te va a cambiar, y vas a aprender a ver cosas muy bellas, o muy feas, o muy peligrosas, o muy felices, donde antes sólo veías cosas normales.9 Otro gran escritor, amigo de José Emilio Pacheco, es el peruano Mario Vargas Llosa, y él sobre su amigo José Emilio ha dicho que la poesía ayuda a vivir, es vida en sí misma y Pacheco afirma una y otra vez que la poesía contiene lo mejor del hombre […] 10 Mario Vargas Llosa nos quiere decir que las palabras están vivas y el conjunto de esas palabras que le dan cuerpo a un poema hacen del poema una forma de vida, a la que llamamos poesía. Además, Mario dice que José Emilio sabe darle vida a sus palabras y como había dicho Julio Trujillo, muy pocos poetas son capaces de logar eso.

9

Ídem VARGAS LLOSA, Mario, “La poesía de José Emilio Pacheco”, José Emilio Pacheco ante la crítica, Hugo J. Verani, Selec. y Pról, México, Era, 1994, pág. 16.

10

18


José Emilio Pacheco para niños Te diré que a José Emilio, como a ti, le gustan muchos los animales y la naturaleza. Él sabe mucho sobre animales de todos los tamaños: desde elefantes hasta mosquitos. Julio Trujillo dice que además del poder que tienen las palabras para dar vida, la poesía ayuda a entender mejor el mundo. Probablemente entiendas mejor a los animales después de que leas algunos de los poemas de José Emilio Pacheco que hablan de ellos. José Emilio es también un gran conocedor de nuestra lengua, el español, y es un experto en las palabras. Con esto, quiero decirte que si hay palabras que no entiendes, no te preocupes, puedes preguntarle el significado a tus papás o a tu profesor o profesora de la escuela o consultar un diccionario. Julio Trujillo da la misma recomendación que yo sobre el diccionario y además remarca

19


que la poesía también es una buena oportunidad para conocer mejor las palabras, su significado y su sonido. 11 Julio Trujillo nos da muy buenos tips para leer poesía. El cree que si te gusta la poesía, eres muy suertudo o suertuda. ¿Por qué? Porque leer poesía no es fácil y requiere de mucha práctica para entender que es lo que nos quiere decir el poeta. Si tú crees entender la poesía muy fácilmente, ¡felicidades! Estás lleno de confianza y la confianza es muy importante para este ejercicio. ¡No pierdas esa confianza! Julio te sugiere que si tienes confianza, descubrirás que en el mundo de la poesía TODO puede pasar 12. Es decir, en el mundo de la poesía los monos pueden hacer poemas, los mosquitos se convierten en vampiros, los grillos crean un orquesta sinfónica, el planeta Tierra cuenta su historia, la arena del mar se convierte en galaxias.

11 12

PACHECO, José Emilio, Gota de lluvia y otros poemas de José Emilio Pacheco para niños y jóvenes, Julio Trujillo Selec. y Pról., México, Era, 2005, pág. 8 Ídem.

20


¡Adelante! ¡Ten confianza y muchísima imaginación para leer poesía, porque la imaginación es la clave!. Albert Einstein, un gran físico que nació 60 años antes que José Emilio, dijo que la “imaginación es más importante que el conocimiento, porque, mientras el conocimiento marca todo lo que está ahí, la imaginación apunta a todo lo que va a estar” 13. Lo que Albert Einstein nos quiere decir es que no te impacientes si no sabes todo del mundo o si al leer un poema no entiendes lo que las palabras te quieren decir, mejor haz gran uso de tu imaginación, que es tan poderosa como las palabras de un poema, y verás como ella te dará las respuestas a eso que no comprendes, y así agregarás un conocimiento nuevo a tu vida. ¡Acompáñame entonces a leer la poesía de José Emilio Pacheco!

13

IBARRA, Luz María, Aprende mejor con gimnasia cerebral, México, Garnik Ediciones, 2000, pág. 41

21


Como añadido del poder de las palabras, encontrarás en este libro que algunos de los poemas de José Emilio tienen dibujos hechos por niños como tú: niños y niñas de entre 10 y 12 años de edad, que después de sentir esa confianza y la emoción que les causaron los poemas, muy inspirados, decidieron hacer un dibujo del poema que más les llamó la atención. Con éstos dibujos que hicieron de los poemas es muy probable que entiendas mejor el contenido del poema, porque tendrás de inmediato una imagen del éste, es decir, se hará trasparente. Por supuesto que tú también puedes hacer tu propio dibujo de los poemas, recuerda que todos somos diferentes y si tú crees que el león que aparece en el poema es morado y no amarillo, o que las flores que sienten la lluvia se ponen a bailar, ¡se vale! ¡Dibújalo como tu imaginación te diga que es! Y al final de este libro, hallarás un detalle muy hermoso: los mismos niños y niñas que hicieron dibujos sobre la poesía de José Emilio, ¡se convirtieron en poetas! Encontrarás poemas y dibujos

22


creados por los mismos niños que ilustraron la poesía de José Emilio, en homenaje a este gran escritor y poeta mexicano. Si tú también sientes esa inspiración que no tiene palabras suficientes para describirse, ¡no lo dudes! ¡Siéntete poeta y siéntate a escribir un poema! No limites a tu imaginación y deja que las palabras y el poder de ellas fluyan y se impriman en el papel. Diviértete jugando a ser un poeta y te aseguro que aprenderás muchas cosas, entre ellas, aprenderás del gran trabajo y dedicación que requieren las palabras. Fuensanta Cué Ochoa.

23


24


De El reposo del fuego (1966) JARDĂ?N El viento trae la lluvia. En el jardĂ­n las plantas se estremecen.

25


Luis Andrés Ochoa Castañeda 26


De Desde entonces (1980) MONÓLOGO DEL MONO Nacido aquí en la jaula, yo, el babuino, lo primero que supe fue: este mundo por dondequiera que lo mire tiene rejas y rejas. No puedo ver nada que no esté ennegrecido por las rejas. Dicen: Hay monos libres. Yo no he visto

sino infinitos monos prisioneros, siempre entre rejas. En las noches sueño con la selva erizada por las rejas. Mi existencia consiste en ser mirado. Viene la multitud que llaman “gente”. La gusta enardecerme. Se divierte cuando mi furia hace sonar las rejas. Mi libertad es mi jaula. Sólo muerto me sacarán de estas brutales rejas.

27


Vanessa Zavala Franco

28


De No me preguntes cómo pasa el tiempo (1984) RATONES Comunidad de ritos primitivos, los ratones adoran las tinieblas. De noche se les ve inquietos, siempre huyendo. Incisivos, hambrientos, enfrentados a la persecución, al ocultarse. Siempre al asecho de quién los acecha…

29


María Fernanda González Velasco

30


Héctor Gros González

31


MOSQUITOS Nacen en los pantanos del insomnio. Son negrura afilada que aletea. Diminutos vampiros, sublibélulas, pegasitos de pica del demonio.

LEGÍTIMA DEFENSA (POEMA #8: ARTE POÉTICA) Tenemos una sola cosa que describir: este mundo.

32


De Irás y no volverás (1985) TARDE OTOÑAL EN UNA VIEJA CASA DE CAMPO Alguien tose en el cuarto contiguo. Un llanto quedo. Luego pasos inquietos, conversaciones en voz baja. En silencio me acerco, abro la puerta: Como temí, como sabía, no hay nadie. ¿Me tendrán miedo los fantasmas?

33


Pamela Vรกzquez Inzunza

34


Alan Emiliano Romรกn Guerrero

35


ELEFANTES MARINOS Miden generalmente cinco metros de largo. Tienen los ojos grandes y brillantes, dulces como los ojos de un animal nocturno. Forman manadas, viven en cavernas marinas.

Aparecen inm贸viles: grandes rocas negruzcas, amarillentos, sucios, pesadamente informes. Pertenecen al orden de los pinn铆pedos, familia de los f贸cidos. Nombre cient铆fico: Mirounga angustisrostris.

36


Ana Paula Ort铆z Tasc贸n

37


ANÓNIMO

38


UN GORRIÓN Baja a las soledades del jardín y de pronto lo espanta tu mirada. Y alza el vuelo sin fin, alza su libertad amenazada.

HOY MISMO Mira las cosas que se van, recuérdalas, porque no volverás a verlas nunca. 39


ENIGMAS Como el pasado ya pas贸 no sabes qu茅 es en realidad lo que ha pasado.

40


Vanessa Zavala Franco

41


MAR ETERNO Digamos que nos tiene comienzo el mar: empieza donde lo hallas por vez primera y te sale al encuentro por todas partes.

42


Daniela Mata Calvillo 43


Juliรกn Suรกrez Fernรกndez 44


De Islas a la deriva (1985) AGUA Y TIERRA: PAISAJES 1 Es la hora imperceptible en que se hace de noche. Y nadie se pregunta cómo se hace la noche, qué materia secreta va erigiendo a la noche. 2 Mar, devuelve a la noche la oscuridad que atraes a tu abismo. 3 Llueve y el mundo se concentra en llover. El agua se ensimisma. La tierra entera se está hundiendo en la lluvia. 45


De Ciudad de la memoria (1989) LA CENIZA La ceniza no pide excusas a nadie. Se limita a fundirse en el no ser, a dispersarse en concentrada grisura. La ceniza es el humo que se deja tocar, el fuego mismo ya de luto por sĂ­ mismo. Aire nuestro que se hizo llama y ahora no volverĂĄ a encenderse.

46


Arturo Stefano Santana Gallegos

47


Gianni Giovanini L贸pez

48


GOTA DE LLUVIA Una gota de lluvia tiembla en la enredadera. Toda la noche estĂĄ en esa humedad sombrĂ­a. De repente la luna la ilumina.

49


De El silencio de la luna (1994) EL CAPITÁN El viejo capitán sale a cubierta y dice adiós. Es la última tormenta. Se hundirá con su barco.

50


Diego Gutiérrez Villaumé 51


Eugenia Ríos Félix 52


RELÁMPAGO A la luz del relámpago aparece indefensa la tierra. A LA ORILLA La arena que estuvo aquí hace un instante ya no es la misma de ahora. Y todas sus galaxias se conmocionan cuando llega y se aleja la marea.

53


De La edad de las tinieblas (2009) ALGAS El mundo estaba lleno de algas. De las algas salió el oxígeno y del oxígeno salimos todos. Fuimos durante millones de años bacteria, protozoario, pez, reptil, ave, mono y quién sabe cuántos otros animales. Un día nos erguimos en do patas y al cabo de nadie sabe cuántos siglos inscribimos el primer texto en un libro de piedra. La escritura nos hizo humanos. También nos permitió tiranizar al resto de la naturaleza con los resultados que estamos padeciendo. De todos modos el libro de piedra quedó allí con sus signos milenarios. Hoy ya no existe lo que duró un tiempo sin edad ni memoria. Una bomba lo deshizo en segundos. Ya hemos comenzado el retorno a las algas. 54


Eugenia RĂ­os Felix 55


Sandra YazmĂ­n Bustamante MartĂ­nez 56


Monserrat BenĂ­tez Gaona 57


De Como la lluvia (2009) RUIDO Los grillos se alimentan de oscuridad. Nadie sabe De quĂŠ se trata su rumor incesante. Acaso se interrogan sobre otro enigma: QuĂŠ pretendemos decirnos Con el ruido de nuestras bocas.

58


Romeo Armando Verdad RodrĂ­guez 59


LEONES El león es el rey de los animales. En estos días hay casi tantos leones entre rejas como fuera de ellas. Cuando te ofrezcan la corona recházala.

60


Renata Ortiz Reyna 61


Karla Romina HernĂĄndez MenĂŠndez 62


Valeria Carmona Smeke 63


Diego Vicente Querol Meneses 64


Lolha Christiane Domingu茅z G贸mez

65


MEJOR QUE NADIE Los ríos conocen la soledad mejor que nadie. Fluyen a solas, van siempre solos, no dan tregua a su oficio solitario. También mejor que nadie saben que al fin se unen al mar y acompasan su encuentro con la sagacidad de la muerte unánime.

66


De Tarde o temprano (2009) EL CARDO El cardo es pura hostilidad. Inmóvil escorpión, acecha y sabe que alguien irá a clavarse en sus púas. Planeta de odio, error de la tierra. El cardo sólo sirve para herir, sólo tiene lenguas para la injuria. Quiere vengarse de ser cardo. Es la ofensa a todo, el erizo que se difunde para clavar su pica de rabia. Y al cumplir su función morirse. 67


Sandra YazmĂ­n Bustamente MartĂ­nez

68


Diego Vicente Querol Meneses 69


Alejandro Landero RĂ­os 70


De La arena errante (Tomado de TARDE O TEMPRANO, 2009) NUBES Estas nubes inmรณviles se irรกn dentro de poco tiempo, cuando lo quiera el viento y entonces se quedarรกn la tarde y el bosque ya sin testigos, frente a frente y mirรกndose.

71


“Cuando uso mis manos soy obrero. Cuando uso mis manos y mi cabeza soy artesano. Cuando uso mis manos, mi cabeza y mi corazón, soy artista.” María Montessori.

72


73


FLOR DORADA María Fernanda González Velasco

Pétalos dorados como un amanecer que iluminan los cielos a tu hora de crecer. Linda flor del sol hecha por el amor que crece estrecha Si la lluvia te moja tu resplandor se acaba pero no te enojes, si se acaba cuando salga el sol serás dorada.

74


Ana SofĂ­a Carillo Santana 75


Patricio De Los Cobos Majewsky 76


Ana Karina Teutli GutiĂŠrrez 77


Sandra YazmĂ­n Bustamante MartĂ­nez

78


ANÓNIMO

79


COZUMEL María Fernanda Gonzáles Velasco

De alegría y fantasía lleno está el mar. animales y armonía música bajo el mar El mar es como el cielo y el cielo como el mar. Los pájaros nadan, los peces vuelan existe armonía en el fondo del mar. Animales hermosos y peligrosos que viven bajo el mar, con sus cantos armoniosos, para escucharlos al andar.

80


Carlota Lavín Martínez 81


EL TIGRE Yazmín Bustamante

Tú eres un ser tan despreciado Mas que no tienes la culpa de ser tan odiado. Tú eres una criatura majestuosa, come carne… Tu color tan brillante y colorido dan brillo a mi corazón Tigre, tú eres mi gran amigo.

82


Nicolรกs Mariscal Kuhnke 83


Luis Alberto Gonzรกlez Botello

84


Karen L贸pez Bello

85


Héctor Gros González

86


LOS ANIMALES Michelle Ayluardo Aubert Rápido y feroz la llama de sus ojos hambrientas de enojo comiendo nuestra carne el león y el oso… Lenta y bonita con piel tan fina con sus cinco sentidos enamoran mi vida una hermosa tortuga verde… Tierno y pequeño juguete viviente con quien se juega mucho y se esconde es un conejo…

87


Emiliano García García 88


María Fernanda González Velasco 89


Gerardo DĂ­az Oliveros Miranda

90


María Fernanda González Velasco 91


EL HERMOSO PAISAJE Vanessa Zavala Franco

Fue ese paisaje de aguas cristalinas el que me dijo que la vida seguía y aquel manzano el que predijo que no me rendiría. Y cada vez que veo ese hermoso paisaje, me levanto y pongo la mirada arriba y doy gracias por este día.

92


Santiago Chรกvez Mercado 93


Diego Mu帽贸z Quintero

94


Emiliano Verdugo Toledo

95


Rafael García Rafael

96


LA NATURALEZA Jorge Emiliano Turner Escalante ¡Ay, naturaleza! Siempre tan caprichosa. En el día muy hermosa, en la noche siempre indefensa y con los animales eres melosa. El fresco olor del campo al amanecer alegra mi día. Siempre llena de alegría, yo jamás te lastimaría. ¡Ay, naturaleza! Tan vanidosa. Todas las mañanas, me hago siempre la misma pregunta: ¿por qué eres tan caprichosa?

97


Jorge Emiliano Turner Escalante

98


Mauricio CunillĂŠ Loustalot

99


Regina Nรกjera Cambero

100


GEMAS Y ESTRELLAS Las estrellas, una gema sin igual. Adornan a alguna mujer aquí y allá. Algunas con el color del mar, otras son rojas, como el sol. Hermosas y bellas, tan hermosas que son. Estrellas y gemas adornar el cielo. ¡ay, estrellas! Qué poema más bello. Algunas tan finas, que tienen poca suerte, algunas tan fuertes, que duran para siempre.

Algunas adornar cuellos, otras brazos, pero solo en una tan blanca, yo siempre estoy pensando. Es aquella que viene del mar y no tiene brillo, pero es tan bella como un sueñito. ¡Ay, gemas! Siempre brillando como estrellas, todas y cada una con una gran belleza. Hay tantas personas con una gema en su interior, que un día la sacarán sin excepción…

Monserrat Benítez Gaona

101


Alejandro Landero RĂ­os 102


Karla Romina HernĂĄndez MenĂŠndez 103


Santiago Verdugo Toledo 104


Valeria Carmona Smeke 105


Emilio Rodríguez García

106


Renata Ortiz Reyna 107


LA LUNA BRILLANTE Diego Querol Meneses

Luna, tu luz es tan brillante Como el resplandor de un diamante. Luna, quisiera tocarte Y con mis brazos abrazarte. Luna, tienes diferentes formas Y en la noche haces tus rondas. Luna que vigilas mi sue単o Aunque yo sea el due単o.

108


Diego Gutiérrez Villaumé 109


ANÓNIMO 110


ANÓNIMO 111


Montserrat Gonzรกlez Melgarejo

112


Natalia Barbosa Arriaga 113


EL CIELO Arturo Stefano Santana Gallegos Eres tan infinito, azul claro del día, azul rey de noche. En el día, con una lámpara de lava redonda brillante… De noche, desde la laguna, veo tu luna y tus diamantes de un kilate. Cielo hermoso, cielo bello, que das color al océano. Lo que yo más deseo, es volar en tus vientos.

114


Luz Mariana Uri贸stegui Zagal

115


Regina Mendieta Trujillo 116


Daniela Mata Calvillo 117


Alexa Verdugo Toledo

118


Ana Paula Ortiz Tasc贸n

119


Luis Andrés Ochoa Castañeda 120


GUASAVE Claudio Santos Llanes

¡Tan lindo Guasave! Madre Agricultura de México. Tus calles relucientes tus fuentes con estatuas ¡Me llenan de alegría! Tu estadio de beisbol iluminando por la noche. Veo tu cosecha del más rico frijol y tu playa llena de brisas Al atardecer, tu rio deslumbra mis ojos… ¡Gracias, Guasave!

121


ANÓNIMO 122


Carlota Lavín Martínez

123


Ana Benavides Aguilar

124


Constanza Anaya Orozco

125


Nicolรกs Blanco Olachea 126


BIBLIOGRAFÍA Bibliografía directa PACHECO, José Emilio, Ciudad de la memoria, México, Era, 1989. PACHECO, José Emilio, Como la lluvia, México, Visor Libros, 2009. PACHECO, José Emilio, Desde entonces (poemas de 1975-1978), México, Era, 1980. PACHECO, José Emilio, Gota de lluvia y otros poemas de José Emilio Pacheco para niños y jóvenes, Julio Trujillo Selec. y Pról. México, Era, 2005. PACHECO, José Emilio, El reposo del fuego, México, Era, 1984 PACHECO, José Emilio, Irás y no volverás (poemas de 1969-1972), México, Era, 1973. PACHECO, José Emilio, No me preguntes como pasa el tiempo (poemas de 1964-1968), México, Era, 1985. PACHECO, José Emilio, Tarde o temprano (Poemas de 1958-2009), México, Fondo de Cultura Económica,2009. Bibliografía indirecta IBARRA, Luz María, Aprende mejor con gimnasia cerebral, México, Garnik Ediciones, 2000. MONTESSORI, María, El niño, Mario M. Montessori, Pról., México, Editorial Diana, 1982. MONTESSORÍ, María, La educación de las potencialidades humanas, Argentina, ERREPAR, 1998. OCAMPO, Aurora, M. Dir. y asesora, Diccionario de escritores mexicanos. Siglo XX. Tomo IV (N-Q) , México, UNAM, 2002. PACHECO, José Emilio, Álbum de Zoología, ilustraciones de Francisco Toledano, México, Era, 2006.

127


POLK, Lillard, Un enfoque moderno al Método Montessori, México, Editorial Diana, 1977. VARGAS LLOSA, Mario, “La poesía de José Emilio Pacheco”, José Emilio Pacheco ante la crítica, Hugo J. Verani, Selec. y Pról México, UNAM-Era, 1994, pág. 16.

Bibliografía de fuentes electrónicas QUIRARTE, Vicente, “Inventario de José Emilio Pacheco”, Revista Excéntrica Online, texto Publicado en el Periódico La Jornada, en Agosto de 1999. Obtenido de la Red Mundial el día 10 de Mayo del 2013 de la página web: http://www.excentricaonline.com/libros/escritores_more.php?id=7220_0_8_0_M#text6

128


ÍNDICE DE POEMAS DE JOSÉ EMILIO PACHECO PARA NIÑOS                       

AGUA Y TIERRA: PAISAJES ALGAS A LA ORILLA EL CARDO EL CAPITÁN ELEFANTES MARINOS ENIGMAS GOTA DE LLUVIA HOY MISMO JARDÍN LA CENIZA LEGÍTIMA DEFENSA LEONES MAR ETERNO MEJOR QUE NADIE MONÓLOGO DEL MONO MOSQUITOS NUBES RELÁMPAGO RATONES RUIDO TARDE OTOÑAL EN UNA VIEJA CASA DE CAMPO UN GORRIÓN

45 54 53 68 50 36 40 49 39 25 46 32 61 42 67 27 32 72 53 29 59 33 39

129


ÍNDICE DE POEMAS DE NIÑOS PARA JOSÉ EMILIO PACHECO          

COZUMEL EL HERMOSO PAISAJE EL CIELO EL TIGRE FLOR DORADA GEMAS Y ESTRELLAS GUASAVE LA LUNA BRILLANTE LA NATURALEZA LOS ANIMALES

81 93 114 83 75 101 121 108 98 88

130


ÍNDICE DE ILUSTRACIONES                       

JARDÍN MONÓLOGO DEL MONO RATONES TARDE OTOÑAL EN UNA VIEJA CASA DE CAMPO ELEFANTES MARINOS ENIGMAS MAR ETERNO LA CENIZA EL CAPITÁN ALGAS RUIDO LEONES EL CARDO FLOR DORADA COZUMEL EL TIGRE LOS ANIMALES EL HERMOSO PAISAJE LA NATURALEZA GEMAS Y ESTRELLAS LA LUNA BRILLANTE EL CIELO GUASAVE

26 28 30-31 34-35 37-38 41 43-44 47-78 51-52 55-57 59 61-65 68-70 75-79 81 83-86 88-91 93-96 98-100 102-107 109-113 115-120 122-126

131


José emilio pacheco para niños niños para josé emilio pacheco