Page 1

CUENTOS DE HALLOWEEN 2017


ÍNDICE Walking Pumpkins (Por Ismael Triguero Rodríguez) ….......................... Página 3 Primer premio

Halloween: un día inolvidable (Por Alejandra Rodríguez) ….................. Página 4 Segundo premio

El viejo colegio (Por Isabel Calderón Sánchez) …......................................Página 6 Mención especial del jurado


WALKING PUMPKINS Por Ismael Triguero Rodríguez, 4º ESO-B Llega el día de Halloween. Todos los ciudadanos de un pequeño pueblo llamado Malford preparan sus casas, ponen sus calabazas y compran caramelos para esos chicos entusiasmados e inocentes que van con sus disfraces. En este pueblo, a las afueras, vive una anciana Lhela, vulgarmente llamada Lhela “La loca”. Muchos de los pequeños confiesan haberla visto alguna noche montada en su escoba volando, por lo que se rumoreaba que era una bruja. A muchos de los gamberrillos que le tiraban huevos en años anteriores les había avisado de que este era el año de las siete lunas, en el que su hechizo se podría cumplir a partir de media noche. Con este hechizo, a partir de media noche a todas las calabazas del pueblo les saldrían patas y brazos, sembrando el mal hasta el amanecer. Cayó la tarde y todos los pequeñajos disfrazados pasean de casa en casa y los gamberros esperan a ver si se cumple la profecía de la bruja, para batallar contra las calabazas. Justo a las 00:00 horas, la bruja lanza su hechizo, y un destello de luz en el cielo impresiona a todo el pueblo. Siete lunas de distintos colores se iluminan. A las calabazas empiezan a salirle brazos y patas, corren asustando a la gente, pero al darse cuenta de que los gamberros destrozan unas cuantas a palos, se los empiezan a comer. Un alquimista se pone a buscar el libro de hechizos para encontrar uno que pueda romper este y empieza a fabricar muñecos espantapájaros con el resto de gamberros, que reparten por el pueblo. Cada calabaza que los vea se petrificará. Muchas de ellas se petrifican otras estallan al amanecer vomitando a los niños que se han comido. La próxima vez se lo pensarán dos veces antes de molestar a la bruja.


HALLOWEN: UN DÍA INOVILDABLE Por Alejandra Rodríguez Díaz, 1º ESO-B

Una niña de Sevilla que vivía en Almensilla llamada Sara que tenía 10 años, que nunca imaginó que este sería su último Hallowen, salió un martes de colegio, cuando llegó a su casa se la encontró vacía. No estaba su madre que era alcohólica. Sara ya estaba acostumbrada

a quedarse sola. Una amiga iba a salir con ella esa tarde para pedir

chucherías por las casas del pueblo y Sara se preparó un disfraz con un tutú Blanco, unas mallas y una blusa blanca.

Cuando salieron a pedir caramelos las dos amigas se asustaron al pasar por una calle oscura, Sara observó cómo una farola parpadeaba de forma muy rápida y cuando se giró, la farola se apagó de pronto y salieron a correr hacia otra calle con más gente y las dos estaban muy asustadas. Llegaron al cetro del pueblo donde fueron a una que había organizado La hermandad de san diego era el patrón de Almensilla.

Sara fue al baño y cuando salió se quedo muy extrañada ya que no estaba su amiga, La buscó por todas partes pero no la encontró.

Sara la llamó pero no contestaba, se preocupó mucho y se fue a su casa llorando, cuando llegó se fue directamente a su cama cansada y angustiada, se quedó dormida casi sin darse cuenta. De pronto, de madrugada, un fuerte ruidosa despertó y con mucho miedo Sara bajo las escaleras para ver que pasaba.


¿Qué ha sido eso? Se pregunto Sara. Cuando encendió la luz del pasillo de la planta baja de su casa descubrió el cuerpo de su amiga desaparecida sin vida, ni una remota pizca de vida. Sara gritó y salió de su casa asustada. De pronto vio una sombra detrás de su espalda, le preguntó

-

¿Quién eres? – le preguntó.

-

La última persona que verás.

-

Nooooo… - gritó Sara. Y salió corriendo. A su paso todas las luces de las farolas se apagagan.

De pronto, apareció su madre, porque lo que Sara no sabía es que su madre tenía el poder de ir a donde su niña la necesitara, pero del monstruo que la perseguía se paró y le dijo a Sara: “Tu madre o tú”. Y Sara contestó que prefería que si tenía que hacerle daño a alguien que fuera a ella. Pero el monstruo le preguntó por qué si nunca se había preocupado por ti y nunca está en casa. Sara le dijo que no importaba lo que le hiciera, pero que era su madre… Entontes el monstruo le dijo que nunca podría quitarle la vida a Sara porque él era su padre y se había dado cuenta cuando había visto a su madre, de la que se había enamorado hacía mucho tiempo. Cuando Sara nació, el monstruo se alejó de ellas para no hacerles daño y su madre ahogaba su dolor en el alcohol. Sara y su madre se unieron para vencer al monstruo y así proteger al resto del pueblo. Fin


EL VIEJO COLEGIO Por Isabel Calderón Sánchez, 3º ESO-B

El miedo es una sensación de angustia provocada por la presencia de un peligro real o imaginario. En muchas ocasiones el misterio tiene curiosas formas de manifestarse, puede hacerlo ante sorprendidos testigos, en nuevos edificios o en derruidos palacios.

La historia nos lleva a Sevilla, una ciudad rica en leyendas, en monumentos y en lugares misteriosos. Hace unos meses recibí una llamada de un amigo mío que me contó que en el colegio donde estudiaba, varios compañeros de la clase habían observado alguna sombra “de otro mundo”. Mi amigo me cuenta que cuando entraban en el aula y abrían las persianas podían ver cómo varias sombras abandonaban la clase y algunas desaparecían por el pasillo y otras por la zona de los servicios.

Después de esta larga conversación le dije que podíamos averiguar que sucedía, lo mejor sería ir el día que celebraban "puertas abiertas".

Cuando llegué al colegio lo que mas me impresionó fue el cambio tan brusco de temperatura que se producía de un aula al pasillo, cuando estaba todo cerrado. De pronto comenzamos a escuchar cómo si alguien nos estuviera siguiendo... Pero no podía ser ya que no había nadie, en ese momento, estábamos solos en el pasillo, entonces vimos como si una sombra saliera de una de las aulas, y eso, la verdad, no era de este mundo, se nos cambió la cara y nos fuimos del pasillo corriendo para comprobar que es lo que era. Una especie de sombra nos llevó a otro pasillo y abrió una puerta, la seguimos y al entrar notamos un extraño olor, estaba oscuro pero pronto nuestros ojos se


adaptaron y lo que vimos nos heló la sangre en las venas, absolutamente todos los alumnos eran esqueletos que nos miraron hasta atravesarnos, mi amigo y yo queríamos salir de allí pero ellos se levantaron y nos rodearon, de pronto el conserje encendió la luz y todos los esqueletos desaparecieron, pero el aula estaba desordenada, sucia y con papeles en el suelo, yo cogí uno y no daba crédito, la fecha del trabajo era 31 de octubre de 1895. Fin

Cuentos de halloween ganadores  
Cuentos de halloween ganadores  
Advertisement