Issuu on Google+

2012

EL COMPOST TRABAJO DEL HUERTO SOUFIANE GRID Y MIKEL MORELLA

. IES VALLE DEL EBRO 25/10/2012


El compost es la base de la correcta fertilización en agricultura ecológica .  Compost poco descompuesto o fresco (con pocas semanas de fermentación).  Compost descompuesto (entre dos y cuatro meses).  Compost muy descompuesto o maduro, que también recibe la denominación de mantillo, y que es el resultado de una descomposición prolongada (uno o dos años). Tradicionalmente, el montón de compost en nuestro país ha sido el montón de estiércol del estercolero, en el que se mezclaba los restos de las cosechas y los restos orgánicos de la casa.

Cualidades del humus El humus, que es la vida de la tierra y de las plantas, está estrechamente relacionado con la materia orgánica. Se obtiene a partir de abonos verdes, estiércoles, paja, hojas, hierba segada, restos de poda y de cosechas bien triturados, algas, plumas, etc.,  Contiene prácticamente todos los elementos minerales que existían en los seres orgánicos de los que proviene y se halla en un estado directamente asimilable por las plantas.  Mejora la estructura del suelo.  Regula los intercambios del aire, el agua y el calor entre el suelo, el aire y las plantas.  Retiene el agua en los suelos ligeros.  Evita la lixiviación de minerales y nutrientes del suelo.  Es una de las claves importantes elementos constituyentes del suelo.  Juega un papel regulador del pH del suelo.  Constituye un medio excelente y favorable para la vida del suelo – es frecuente que existan gran número de lombrices en los suelos ricos en humus.  Permite solubilizar y, a la vez, fijar y retener los nutrientes fertilizantes del suelo.

Compostaje en montón y en superficie Desde el comienzo de la agricultura ecológica han existido dos corrientes, a veces enfrentadas, aunque de hecho complementarias, a favor del compostaje en montón o del compostaje en superficie. El compost descompuesto, de rápida absorción, sirve para aplicar en la fase productiva del cultivo, y el mantillo se usa para cubrir sembrados, para la preparación de los semilleros y para abonar parcelas donde se va a sembrar plantas sensibles a la materia orgánica fresca, como zanahorias o judías. La fermentación en superficie, o sea, esparciéndola en el mismo lugar en donde creen las plantas, tiene las ventajas de que cubrimos el suelo y lo protegemos de la radiación solar, y supone mucha menos mano de obra.

Realización de un Compostadero de madera:


1º. Se colocan dos postes en el suelo y se clavan en ellos los travesaños, dejando 1 cm de espacio entre cada uno de ellos.

2º. Se construyen los otros laterales, se apoyan en una pared y se colocan de modo que queden paralelos. Como sujeción momentánea se clava una madera que inmovilice ambos postes, y se levanta la parte trasera.

3º. Se retira la madera de sujeción, se gira el compostero y se prepara para construir la parte frontal. Para ello, se clava un travesaño en la base y los postes y las guías en cada una de las paredes laterales.

4º. Se introducen las tablas que harán de panel frontal y se atan los extremos de los postes con una cuerda para evitar que el compostadero pueda desmontarse cuando esté lleno. Masanobu Fukuoka, desde hace más de treinta años, consigue dos cosechas de cereales al año sin labrar la tierra esparciendo las semillas del cereal <<rebozadas>> de barro, en forma de bolitas en medio del sembrado de otro cereal, unos días antes de su cosecha. Una vez realizada la siega y tras haber extraído los granos del cereal, esparce la paja por el campo; alguna que otra vez, antes de esparcir la paja se esparce algo de estiércol (Poca cantidad). Este sistema crea una cobertura en permanente descomposición que, a lo largo de los años, crea una capa de elevada fertilidad, mullida y bien aireada, que retiene eficientemente la humedad y en la que no suelen crecer malas hiervas. Esto lo aconsejan Rüsch-Muller y Jean Marie Roger.

El montón de compost Un buen compost debe integrar un adecuado equilibrio entre los distintos materiales que lo componen. Existe una proporción óptima para las cantidades de materia orgánica ricas en nitrógeno (hojas verdes) y las de materia orgánica ricas en celulosa –carbono- (paja y vegetales leñosos), resultando de igual importancia la humedad de los materiales empleados y la del montón en sí mismo. Materiales con mucha humedad –césped recién cortado o restos de de cosechas (lechugas, coles, etc.) que no se dejan marchitar previamente, así como compost excesivamente húmedo o que retenga el agua, tenderán a pudrirse y a producir fermentaciones anaerobias que serán negativas para las raíces de las plantas en donde empleemos ese compost. Un exceso de materiales secos (pajas, hojas secas, etc.), así como la falta de humedad en el compost, impedirá el trabajo de las bacterias y demás microorganismos vitales en el proceso de fermentación y descomposición del mismo. Podemos añadir polvo de rocas como enmendante de las posibles carencias de la tierra de nuestro huerto: fosfatos naturales, rocas calcáreas (dolomita), sulfato de hierro, etc. También hay quien añade cenizas, por ser ricas en potasio. La incorporación de estiércol fresco al montón de compost le aporta el nitrógeno necesario para activar la vida bacteriana y, sobre todo, lo enriquece con bacterias que aceleran el arranque de la fermentación. Interesa que el estiércol esté equilibrado en cuanto a celulosa/nitrógeno.

Lombricompost En el suelo fértil las lombrices se encargan de transformar un gran cantidad de la materia orgánica en humus y nutrientes asimilables por las plantas. Nosotros podemos recurrir a otras lombrices: las del compost o rojas, que son grandes devoradoras de materia orgánica fresca para acelerar la descomposición de la materia orgánica y su transformación en fértil humus. Existen varias formas de poner a trabajar las lombrices y obtener el preciado lombricompost. Generalmente se recurre a montones en los que se van depositando nuevas capas de estiércol o materia orgánica triturada para que la vayan devorando las lombrices. En el caso del compost doméstico, podemos recurrir a un lombricompostadero comercializado o fabricamos uno.


Así son las lombrices del compost:

Elaboración del montón de compost Cuando el huerto es de dimensiones muy reducidas y el compost se basa principalmente en los restos orgánicos domésticos, algo de estiércol del gallinero y malas hierbas, podemos recurrir a un compostero. El compost entre cuyos materiales no haya alguna clase de estiércol, deberá enriquecerse con una capita de compost viejo o un inoculo bacteriano para compost, para asegurarnos una correcta fermentación. Algunos investigadores aconsejan regar el montón con orines dada su gran riqueza en amoniaco (es decir, nitrógeno) en la proporción de una parte de orín por tres de agua y regar con ello el montón. Se van cargando en el remolque, por capas, los diferentes materiales a compostar y luego se esparcen avanzando lentamente el remolque - la velocidad de marcha determinada la altura del montón.

Ubicación del montón de compost Sea un compostero doméstico, un pequeño montón de muchas toneladas ,le buscaremos un buen emplazamiento, lo ideal es un lugar sombreado, resguardado de los vientos dominantes, con acceso a toma de agua para cuando precise riego, que no esté muy lejos de donde se precisa emplear y con espacio suficiente para realizar los trabajos básicos de elaboración, volteado, carga de caretillas o de remolques, ect. una buen compost no debe oler mal en ninguna fase de su fermentación, por lo que no hay inconveniente en el que el montón estén cerca de casa , aunque por si acaso lo ubicaremos a distancia prudencial.

La fermentación La fermentación de la mezcla de materiales orgánicos a los que se puede añadir pequeñas cantidades de tierra o rocas trituradas ha de ser aerobia . El paso de la materia fresca a compost se conoce como fermentación o maduración, distinguiéndose entre compost joven o maduro según su composición más a la de la materia fresca o la del humus.


Trabajo sobre el Compost.