Page 1

Maestría en Tecnología Educativa La función tutorial en la teleformación Por: Julio Cabero Almenara Tomado de : Martinez Sánchez, Francisco. (2004) “Nuevas tecnologías y educación” Editorial Pearson. Pág. 129-143

Introducción Creo que no es decir nada nuevo que la formación a través de las redes telemáticas está adquiriendo progresivamente un lugar importante en la educación formal y no formal. Términos como teleformación, e-learning, educación on-line,…, comienzan a ser referencias usuales en nuestro contexto, para describir con ellos la formación realizada a través de ordenadores computadores en línea a Internet o a una intranet. Frente a los que realizan todos los esfuerzos en explicar la teleformación centrándose exclusivamente en las características y potencialidades de la tecnología empleada y del entorno de la teleformación seleccionado, creo que su significación educativa vendrá de otra serie de variables, como por ejemplo: la calidad de los contenidos, la forma en que son presentados y estructurados, y el papel que desempeñe el profesor en el proceso. Recientemente hemos abordado en dos trabajos algunos de los aspectos anteriormente indicados. En uno expusimos la problemática del diseño de los materiales de enseñanza para su ubicación en la red (Cabero y Gisbert, 2001)y en el otro el rol del profesor ante las TIC (Cabero, 2000). En este último exponíamos que éntrelos diferentes roles que los profesores desempeñarán en estos nuevos entornos de formación nos encontramos con los siguientes: consultores de información-facilitadores de información, diseñadores de medios, evaluadores continuos y asesores, orientadores, administradores del sistema, y moderadores y tutores virtuales. Y es precisamente en la última función apuntada en la cual me voy a centrar a continuación. Pero antes me gustaría realizar unas indicaciones generales que van a limitar nuestro trabajo. En primer lugar, que nosotros nos centraremos en una perspectiva general, que después debe ser matizada teniendo en cuenta que se puedan dar diferentes situaciones que influirán sobre el comportamiento que desempeñará el profesor-tutor, como son: no mantendremos el mismo comportamiento en una tutoría virtual si estamos dentro de una situación de formación flexible donde se combinen las situaciones docentes presenciales con las realizadas a través de redes, que en aquella que exclusivamente se realice soportada en las redes; por otra parte, no será la función la misma, si el profesor Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa ha facilitado los contenidos o si solamente desempeña en la actividad formativa la función de tutor o moderador y, por último, su papel variará en función de la herramienta de comunicación sincrónica o asincrónica que se utilice para la realización de la acción tutorial, como podemos imaginarnos no se tendrá el mismo comportamiento ni se utilizarán las mismas estrategias y habilidades en un chat, en una lista de distribución o en una participación mediante el correo electrónico. En el último caso, el correo electrónico nos permite tener una comunicación asincrónica con el estudiante, pero una asincronía que casi es inmediata si las dos personas están conectadas a la red, independientemente de situaciones espaciotemporales, y con posibilidades de comunicación personal y grupal. Por su parte las listas de distribución requieren que el estudiante esté previamente apuntado, o esto se le haya asignado por requerimientos de la actividad formativa que realice, siendo también una herramienta de comunicación asincrónica. En contrapartida, el chat es una herramienta de comunicación sincrónica, donde los participantes, de forma individual o grupal, mantienen una conversación mediada por computador. Los que sí nos debe quedar claro es que, independientemente de la herramienta de comunicación utilizada o el modelo en el cual nos desenvolvamos, la acción tutorial exigirá una fuerte planificación y un cuidado esmerado de la actividad. Lo que, digámoslo desde el principio, exigirá más esfuerzo para el profesor que su participación en una enseñanza presencial. El rol de tutor virtual del profesor El rol que desempeñe el profesor como profesor-tutor virtual será fundamental para garantizar la calidad y eficacia del proceso formativo realizado a través de la red. Ahora bien, desde nuestro punto de vista este rol será más extenso que el realizado en una situación presencial deformación. En esta línea Ryan y otros (2000, p.110) nos hablan de cuatro roles básicos a desempeñar por el profesorado: pedagógico, social, de dirección y técnico. De todos ellos el más significativo es el primero, que es por el cual el profesor contribuye a la creación del conocimiento especializado, centra la discusión sobre los puntos críticos, contesta preguntas, responde a las diferentes contribuciones de los estudiantes y las sintetiza. No obstante, los otros son también significativos, ya que por el segundo se potencia la creación de una atmósfera de colaboración en línea entre los diferentes participantes, se lleva el tiempo de las intervenciones y se marca la agenda para el desarrollo y la exposición de los temas; y por los otros se establecen las normas de funcionamiento del proceso formativo, y se orienta sobre Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa el comportamiento técnico de las diferentes herramientas de comunicación que podrán ser utilizadas. Otros autores como Paulsen (1995), Mason (1991), y Collis y Berge(1995) nos hablan también de roles específicos a desempeñar por los profesores en las actividades de teleformación. El primero (Paulsen, 1995), nos habla de que los roles que fundamentalmente desempeña el moderador se pueden clasificar dentro de los tipos organizativo, social e intelectual. En el primero, el profesor se encargaría de estimular la participación del estudiante cuando se esté retrazando, requerir su participación regular en el proceso, invitar a expertos a que puntualmente se incorporen al proceso para aportar información especializada, o también hacer que los estudiantes conduzcan la discusión. En el segundo (Mason, 1991), los roles que desempeñará el profesor serán los siguientes: organizativos (establecer la agenda de la conferencia, determinar los objetivos de la discusión, marcar el itinerario, y especificar las reglas que marcarán las intervenciones y la participación en el proceso formativo), sociales (crear un ambiente amistoso y socialmente positivo que sea propicio para el desarrollo de una ambiente de aprendizaje positivo), intelectuales (enfocar los puntos fundamentales, recapitular y evaluarlas intervenciones). Por su parte, Collis y Berge (1995), en una investigación que realizaron para conocer el rol que debería desempeñar el moderador, llegan a la conclusión de que desempeña diferentes roles al actuar como filtro, apagafuegos, facilitador, administrador, editor, promotor, experto, ayudante, participante e indicador. Estos nuevos entornos nos están llevando a que el profesor tendrá que desempeñar nuevas funciones como consecuencia de las posibilidades de comunicación sincrónica y asincrónica que possen las nuevas herramientas (Cabero, 20001), y las posibilidades geográficas, físicas y temporales que nos aporta la situación. Al mismo tiempo el profesor deberá aprender a dar respuesta a un número de alumnos cada vez más heterogéneos, ya que el conocimiento estará deslocalizado en los lugares de origen, y los participantes se encontrarán ubicados en lugares diferentes a los del profesor. Al mismo tiempo, no hay que olvidar que la falta, por lo general de referencias visuales exigirá la palicación de estrategias diferentes para la motivación, el olvido del aislamiento y la superación de la inseguridad que produce, lo que requerirá un dominio de otras habilidades comunicativas por parte del profesor. Teniendo en cuenta los comentarios realizados más arriba e independientemente de la postura que seleccionaremos, lo que aquí nos interesa señalar es que como tutor virtual el profesor deberá librar funciones más amplias que la de mero consultor académico, desempeñando otras que podríamos considerar de tipo Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa técnico, social, orientador y organizativo, siendo todas ellas significativas en el engranaje de la acción tutorial (figura 14.1)

Estas funciones, como es lógico suponer, reclamarán que el profesor posea una formación específica para su desempeño. A continuación pasaremos a realizar algunos comentarios sobre las diferentes funciones que anteriormente hemos propuesto. Pero antes nos gustaría señalar dos matice: en primer lugar y de acuerdo son Sales (1999), no nos olvidemos que la tarea de las sesiones de tutorización en los cursos on-line consiste básicamente en hacer el seguimiento día a día del trabajo de los estudiantes y, en segundo lugar, que algunas de las tareas y actividades que los profesores deberán realizar en cada una de las grandes dimensiones que anteriormente hemos indicado son muy difíciles de encuadrar solamente en una de ellas, como corresponde a la vivacidad y multiplicidad del acto educativo. Por otra parte no todas las funciones serán desempeñadas simultáneamente por el profesor-tutor, algunas irán desapareciendo conforme avance la actividad formativa. El esquema que seguiremos para el desarrollo será el de presentar para cada una de las grandes funciones que anteriormente hemos indicado un cuadro resumen con algunas de las actividades que para nosotros deberán hacer los tutores en las mismas, para posteriormente realizar algunos elementos de extensión y algunas recomendaciones en cuanto a las exigencias de formación que le van a reclamar.

Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa Puesto que el profesor-tutor será una de las personas dentro del entramado telemático de formación con la cual el alumno sostenga más contactos y mantenga además los contactos iniciales, una de las primeras funciones que desempeñará será la de tipo técnico. En el cuadro 14.1, ofrecemos algunas de las actividades que le implicará el desarrollo de esta función, aunque ello también dependerá de la complejidad del entorno que se esté utilizando. FUNCIÓN TÉCNICA      

Asegurarse de que los alumnos comprenden el funcionamiento técnico del entorno telemático de formación Dar consejos y apoyo técnico Realizar actividades formativas específicas Gestionar los grupos de aprendizaje que forme para el trabajo en la red Incorporar y modificar nuevos materiales al entorno formativo Remitir al alumno a alguna parte del programa donde pueda bajarse los programas y ficheros necesarios para los diferentes formatos de información (audiovisual, de animación, sonora, etc.) que se presenten en el programa. Mantenerse en contacto con el administrador del sistema, etc.

Cuadro 14.1 Algunas actividades dentro de la función técnica a realizar por el profesor-tutor

Esta función exigirá que el profesor-tutor, antes de comenzar la actividad formativa, se asegure de que todos los alumnos dominan las herramientas comunicativas que utilizarán para comunicarse entre ellos: desde el correo electrónico, el chat, los grupos de discusión, hasta la bajada de ficheros ftp. Al mismo tiempo deberá asegurarse de que todos los alumnos están inscritos y poseen una clave de autorización para la entrada en el programa, así como que comprenden el funcionamiento del entorno de comunicación, sea éste uno específico para la institución formativa o comercial. Este aspecto de que el profesor se asegure del dominio de las herramientas telemáticas es verdaderamente importante. Pérez (1997), en una investigación que realizó sobre las posibilidades del debate telemático, una de las conclusiones a las que llegó fue que: <<Visto que la mayoría de los alumnos no poseían habilidades en el uso del correo electrónico (elaborar y enviar mensajes, revisar el correo,…), algunos alumnos retrasaran su incorporación en el debate tras superar algunas dificultades. Consideramos necesaria la ampliación de la fase de inicio de la experiencia (periodo de prácticas con el sistema)>> (Pérez, 1997, p. 79).

Los comentarios que estamos realizando nos llevan a recomendar que el profesor debería dejar tiempo suficiente para que los alumnos se acostumbraran a interaccionar en el sistema, y en caso necesario potenciar el aprendizaje y la solución de los problemas entre pares de estudiantes. Puede ser también Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa aconsejable la realización de un posible manual donde se les comente a los estudiantes los aspectos más usuales donde pueden encontrar respuestas a los problemas más comunes con que puede encontrarse. Como ya hemos señalado en otro lugar << El profesor, si bien no tendrá que ser un experto técnico, sí tendrá que poseer unas mínimas habilidades técnicas, por una parte para intervenir en el sistema, y por otra, para resolver las limitaciones qye se le vayan presentando al estudiante para interaccionar en el sistema. En consecuencia podemos decir que el profesor tendrá que tener habilidades técnicas para: usar las asistencias técnicas, proporcionar feed-back para la resolución de los posibles problemas técnicos, recomendar alternativas técnicas, u ofrecer información para el aprendizaje de determinados elementos técnicos>> (Cabero,2000). Así mismo deberá tener una mínima competencia tecnológica para saber interaccionar en la red, aspecto en el que nos detendremos posteriormente al comentar otra de las funciones. Sin lugar a dudas una de las funciones más significativas que tendrá que realizar el profesor-tutor se referirá al dominio académico, y ello le llevará a realizar diferentes cuestiones, que irán desde facilitar la comprensión y explicación de los contenidos ofertados, hasta el seguimiento y la evaluación de los estudiantes, sin olvidarnos de la realización de actividades específicas para el afianzamiento de los contenidos. En el Cuadro 14.2 ofreceremos una síntesis de algunas actividades que implicará el desarrollo de esta función. Como podemos imaginarnos, para la realización de algunas actividades anteriormente indicadas en esta función, el profesor-tutor deberá desempeñar y ser competente en una serie de aspectos básicos, como son: dominio de contenidos, diagnóstico y evaluación formativa de los estudiantes, y habilidades didácticas para la organización de actividades para la formación, aclaración y afianzamiento de los contenidos. Como ya hemos señalado, el papel del profesor-tutor en esta función que hemos denominado académica es bastante relevante, ya que coincidimos con Lewis(2001) cuando afirma que las tareas que se pueden realizar dentro de un proceso formativo estarán condicionadas por dos aspectos: grado de incertidumbre (falta de información) y d equivocidad (la información se puede interpretar de diferentes formas). Y tanto en uno como en otro el papel del profesor-tutor será determinante para, por una parte, ofrecer la cantidad suficiente de información y, por otra, asegurar la comprensión de la misma.

Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa FUNCIÓN ACADÉMICA            

Dar información, extender, clarificar y explicar los contenidos presentados Supervisar el progreso de los estudiantes y revisar las actividades realizadas Responder a los trabajos de los estudiantes Asegurarse de que los alumnos están alcanzando el nivel adecuado Formular preguntas para sondear los conocimientos que poseen los estudiantes y descubrir las posibles inconsistencias y errores que vayan teniendo Diseñar actividades para facilitar la comprensión de la información y su transferencia Diseñar actividades y situaciones de aprendizaje de acuerdo a un diagnóstico previo Introducir el tema de debate y relacionarlo cin los anteriores Resumir en los debates en grupos las aportaciones de los estudiantes Resolver las posibles dudas surgidas de la lectura de los materiales didácticos o en la realización de las actividades Hacer valoraciones globales e individuales de las actividades realizadas Informar de los resultados y valoraciones alcanzados, etc. Cuadro 14.2. Algunas actividades dentro de la función académica a realizar por el profesor-tutor

Lo mismo que aconsejabamos en su momento que el profesor-tutor tuviera paciencia para que los alumnos aprendan el dominio técnico d elas herramientas, también creemos que debe tener pacienciapara esperar las primeras contestaciones de los alumnos a sus requerimientos, ya que como se ha demostrado en diferentes investigaciones, bien sea por miedo, por desconfianza o por inseguridad ante sus propios conocimientos. Al respecto de la variable tiempo, Pallof y Pratt (1999, pp.52-53) nos ofrecen una propuesta donde relacionan aspectos referidos al tiempo, con las respuestas y el comportamiento que es aconsejable que se mantengan por parte del profesortutor. En concreto identifican las siguientes preocupaciones: << mínima participación de parte de uno o más estudiantes debido a la excesiva información, excesiva información debido al mal manejo o a su pobre organización, ansiedad en la comunicación, falta de participación debido a dificultades técnicas, participación reducida debido a las preocupaciones sobre la privacidad y la exposición, y excesivos anuncios acompañados de irritación, que no se pueden conservar. Para la primera nos indica que algunas de las respuestas que se deben ofrecer son las siguientes: tomar contacto personal con la causa, mandar una lectura exterior, mandar mensajes, etc.; para la segunda, asegurarse de que los estudiantes están mandando los correos al foro apropiado de discusión, si es necesario separar y organizar el material, presentar lecturas exteriores pero que sean manejables, si la clase es grande dividirla en pequeños grupos para favorecer la discusión, etc.; para la tercera, tomar contacto personal con el fin de tranquilizar a los estudiantes, asegurarse de que los estudiantes están cómodos Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa con la tecnología que están usando, dar respuestas positivas en los correos de los estudiantes hasta que la ansiedad esté deducida, etc; para la cuarta, tomar contacto personal con los estudiantes para ofrecer asesoramiento e instrucción sobre la tecnología usada, contactar con el administrador del sistema para resolver los problemas técnicos que están fuera del control de los estudiantes y del profesor, etc., para la quinta tomar contacto personal con los estudiantes para determinar la naturaleza de la preocupación y animar a la participación, ofrecer contestaciones positivas a los estudiantes para reducir la ansiedad, tapará cualquier problema de seguridad trabajando con el administrador del sistema y cambiando las claves de acceso si es necesario y, para la última, limitar la longitud de los correos, reducir el número de correos por semana, etc. Desde nuestro punto de vista la temática de las actividades es muy importante, y posiblemente su calidad y cantidad se convierta en una variable de discriminación de la calidad del entorno telemático formativo. Y al respecto de las actividades que se podrán realizar en esta función académica son diversas y van desde las sociales, que presentaremos en su momento, hasta las que pretenden afianzar los contenidos. Estas últimas irán desde la realización de trabajos y comentarios y la evaluación de los trabajos realizados por los compañeros, o participación en debates en grupo que los profesores organicen. En el trabajo que nosotros realizamos para la producción de materiales formativos multimedia para la red (Cabero y Gisbert, 2001, pp 92-105), presentamos una lista de diferentes actividades que podrían llevarse a cabo, en concreto allí decíamos: la realización de proyectos de trabajo, visitas a sitios web, el análisis y la reflexión de la información presentada, el análisis de imágenes estáticas y en movimiento, el estudio de casos, la resolución de problemas y la lectura de documentos específicos. Este aspecto de las actividades y la conformación de grupos para su realización, nos lleva también a reflexionar sobre una serie de aspectos: cómo formar grupos, si los hacemos fijos o variables, qué número de personas deben formarlos,…; aspectos que por otra parte también son problemáticos dentro de la formación presencial tradicional pero que adquieren una situación peculiar en nuestro caso. Lewis (2001), desde la perspectiva de la psicología sociocultural, nos formula una serie de preguntas para reflexionar sobre la constitución de los grupos; dice Lewis (2001): Si consideramos tres personas que no tienen ninguna zona de coincidencia, ¿qué tendrían en común para el intercambio de conocimiento? Por otro lado, si fuesen idénticas y los núcleos de conocimientos y las zonas de desarrollo proximal coincidieran totalmente, tampoco podrían aprender mucho unas de otras porque sólo sabrían las

Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa mismas cosas. Así es como vemos las zonas de desarrollo proximal que nos ayudan a identificar maneras de sugerir o apoyar la creación de grupos.

No olvidando lo anteriormente expuesto, nosotros también partiríamos de establecer una rotación en la composición de los miembros de los grupos, para consolidar de esta forma una verdadera concepción grupal entre los diferentes participantes y no grupos aislados. De todas formas también depende de las actividades y los objetivos que nos propongamos: en algunos casos la no utilización de grupos con un nivel parejo de conocimiento nos puede llevar a que alguno de sus miembros se automargine, bien por falta de información o bien por aburrimiento. Es también importante que el profesor-tutor diseñe actividades no sólo con un carácter individual, sino para que los alumnos tengan obligatoriamente que trabajar en forma grupal y colaborativa. Al respecto de los objetivos que podemos perseguir con el desarrollo de diferentes actividades, ya en otro trabajo lo expusimos en los siguientes términos: Si no queremos convertir los entornos de formación en red, en entornos puramente expositivos de materiales de información, ante los cuales el alumno lo único que debe hacer es la memorización de la información que se le presenta, se deben incluir una serie de actividades con las cuales persigamos diferentes objetivos que vayan desde la comprensión de los contenidos, la transferencia a otras situaciones y hechos diferentes a los presentados, o la profundización en los mismos. En contrapartida con lo que venimos afirmando tenemos que señalar que la mayoría de los sitios web formativos, es decir con material didáctico, con que nos encontramos están diseñados para soportar simplemente una actividad: la lectura y la memorización del material por parte del estudiante, lo que indirectamente sugiere un modelo pasivo de aprendizaje (Cabero y Gisbert, 2002, p.92)

Por último, en lo que respecta a esta función existe una temática que suele ser importante, y es el tiempo que, por una parte, el profesor-tutor debe estar a disposición y requerimiento de los estudiantes y, por otra, que debe transcurrir entre la solicitud y las respuestas. Y en este sentido existen opiniones contradictorias, que van desde aquellos que indican que debe hacerse manteniendo una mínima demora para que el estudiante no se acostumbre a no realizar esfuerzos en la búsqueda de información y el intento de la solución por sí mismo o apoyándose en el trabajo con sus compañeros. Por nuestra parte no creemos que deba existir una regla fija de funcionamiento y dependería del tipo de pregunta formulada, de la actividad a la cual nos refiramos y de los objetivos que persigamos. Lo que si creemos necesario es que desde el principio los alumnos conozcan las reglas que van a enmarcar la utilización de consultas al profesor, aspecto que es más necesario si estamos inmersos en un modelo de formación flexible (presencial y a distancia), o el profesor puede ver duplicado su trabajo Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa enormemente. En este último caso es más necesario que quede lo suficientemente claro en qué condiciones y para qué circunstancias se podrá utilizar la consulta al profesor, como algunas de las siguientes:  que sólo realicen consultas que sea necesario resolver antes de la próxima clase presencial;  qué no pregunten aspectos respecto a la organización de la clase si ello puede ser resuelto preguntando a sus propios compañeros;  que revisen el sitio web de la asignatura por si allí encontraran la respuesta a su pregunta Puede ser también verdaderamente útil introducir una zona FAQ (frequentlyAsked Questions) en el sitio web, donde ya hayamos contestado las cuestiones que usualmente suelen preguntarse los estudiantes. Esta zona se puede ir incrementando constantemente en función de nuestra experiencia en el trabajo con los estudiantes. Como podemos ir observando, una serie de actividades que deberá realizar el profesor-tutor se refiere a cuestiones de tipo organizativo, y en ella deberá realizar algunas acciones como las que presentamos en el Cuadro 14.3. FUNCIÓN ORGANIZATIVA       

Establecer el calendario del curso. Tanto de forma global (comienzo y final) como específica (fecha de entrega de las diferentes actividades y el trabajo) Explicar las normas de funcionamiento dentro del entorno: criterios de evaluación, exigencias o nivel de participación requerido Presentar las normas de funcionamiento para establecer contactos con el profesor-tutor Mantener un contacto con el resto del equipo docente y organizativo, haciéndole llegar rápidamente los problemas detectados al nivel de contenidos, de funcionamiento del sistema o de administración Organizar el trabajo en grupo y facilitar la coordinación entre los miembros Contactar con expertos para que desarrollen una conferencia a través de las redes Ofrecer cualquier información significativa para la relación con institución, etc. Cuadro 14.3. Algunas actividades dentro de la función organizativa a realizar por el profesor-tutor

Esta actividad organizativa requerirá una muy cuidada estructuración de las ejecuciones a desarrollar, con una explicación muy clara de las normas de funcionamiento, los tiempos asignados, el material necesario,… A título de ejemplo obsérvese la esmerada planificación que realizó un profesor de una Universidad venezolana en una actividad en la que se nos pidió que interviniéramos diferentes profesores (Cuadro 14.4) Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa ESQUEMA DEL GUIÓN A SEGUIR EN EL CHAT Preliminares: a) El chat en cuestión está pautado para el día miércoles 14 de noviembre a las 11:00 A.M. (hora de Venezuela), 10:00 A.M. (hora de Boston) y 4:00 PM( hora de España) y tendrá una duración de sesenta minutos; es decir una hora. b) La ruta de acceso a la web desde donde se realizará el chat es la siguiente: primero se busca la dirección htpp://www. Ucab.edu.ve/aulavirtual; segundo, se oprime el botón <<Aula virtual>> ubicado en la parte inferior izquierda de la pantalla; tercero, se oprime el botón <<Login>>; cuarto, se introduce el Username y el Password respectivamente; quinto, se selecciona la opción <<Informática>> que está ubicada en la sección correspondiente a <<Mis Cursos>> en el extremo derecho de la pantalla; sexto, seleccionamos la opción <<Comunicaciones>> entre las actividades básicas que ofrece el Aula en la columnas de la izquierda; séptimo, se hace clic sobre <<Virtual Classroom>>; octavo, se selecciona la opción <<Enter Virtual Classroom, esperamos que cargue el programa y habremos llegado al lugar desde donde se realizará el chat. c) Los actores del chat se han dividido en tres grupos atendiendo a la naturaleza de su participación, así tenemos: los invitados (los expertos en el tema, profesores Julio Cabero Almenara y Álvaro Galvis); el moderador (profr. Juan Carlos Álvarez) y los estudiantes (que sin los integrantes del curso participante y que, a su vez, se han organizado en tres grupos para formular los planteamientos a considerar). d) El moderador le hará llegar con antelación a cada actor involucrado en el chat, su <<Username>> y su Passwrd>> de acceso al Aula Virtual. e) Una vez distribuidos los username y los password entre losactores del chat, el moderador propiciará conexiones previas con los involucrados a fin de verificar el acceso y la fluidez del mensaje en el medio. f) El día del chat(14/11/01), el moderador se conectará 15 quince minutos antes de lo pautado, a fin de ir chequeando la llegada de los actores. g) El término clave para declarar finalizada una intervención durante la ejecución del chat será el adverbio circunstancial de lugar: <<ADELANTE>> Cuadro 14.5. Esquema de organización de un chat

Otra de las funciones a desempeñar por el profesor-tutor en los entornos telemáticos de formación será la orientadora, con ella se perseguirá ofrecer un asesoramiento personalizado a los estudiantes en diferentes aspectos referidos a las técnicas y estrategias de formación, así como a su motivación para la acción formativa en la que se encuentran inmersos y la realización de diferentes actividades. En el Cuadro 14.5 que presentamos a continuación pueden observarse algunas de las actividades que podrá implicar el desarrollo de esta función.

Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa FUNCIÓN ORIENTADORA         

Facilitar técnicas de trabajo intelectual para el estudio en red Dar recomendaciones públicas y privadas sobre el trabajo y la calidad del trabajo que se está desarrollando en red Asegurarse de que los alumnos trabajan a un ritmo adecuado Motivar a los estudiantes para el trabajo Informarle a los estudiantes sobre su progreso en el estudio, y facilitarle estrategias de mejora y cambio Facilitar acciones de compromiso cuando existan diferencias de desarrollo entre los miembros del equipo Ser guía y orientador del estudiante Aconsejar al estudiante para el seguimiento de cursos posteriores Adaptar los materiales a las características y conocimientos previos de los estudiantes, etc. Cuadro 14.2. Algunas actividades dentro de la función orientadora a realizar por el profesor-tutor

La última de las funciones a la que nos referimos en la Figura14.1 era la social, que implicará también, como en las anteriores, la realización por parte del profesor-tutor de diferentes actividades, como las que a título orientativo presentamos en el cuadro 14.6. Para nosotros esta función tendrá un papel muy significativo para el éxito de la acción formativa, ya que la creación de un ambiente socioemocional positivo es de vital importancia para el aprendizaje, y más aún en situaciones donde la persona puede sentirse aislada como consecuencia de la distancia física y espacial, sin olvidarnos de la situación de aislamiento que produce el trabajo con un computador. FUNCIÓN SOCIAL         

Dar la bienvenida los estudiantes que participan en el curso en red Facilitar la creación de grupos de trabajo Incitar a los estudiantes para que amplíen y desarrollen los argumentos presentados por sus compañeros Integrar y conducir las intervenciones, sintetizando, reconstruyendo y desarrollando los temas que vayan surgiendo Animar y estimular la participación Proponer actividades para facilitar el conocimiento éntrelos participantes Dinamizar la acción formativa y el trabajo en red Sancionar Facilitar la creación de un entorno social positivo, etc. Cuadro 14.2. Algunas actividades dentro de la función académica a realizar por el profesor-tutor

Para el desarrollo de esta función del profesor-tutor debe contar con una serie de habilidades y tener al mismo tiempo precaución por una serie de aspectos. Berge Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa (1995), por su parte, nos habla de algunas destrezas que el profesor debe poseer para realizar una interacción en la red que podríamos considerar como positiva y adecuada al cumplimiento de los objetivos a los cuales nosotros nos hemos referido anteriormente. Y en este sentido nos habla de:         

Tener claro los objetivos de la participación Mantener un estilo de comunicación no autoritario Animar a la participación Ser objetivo y considerar el tono de la intervención Promover conversaciones privadas: diseñar situaciones para las personas con intereses similares Presentar opiniones conflictivas Cuidar el uso del humos y del sarcasmo, ya que no todo el mundo puede compartir los mismos valores Alabar y reforzar públicamente las conductas positivas No ignorar las conductas negativas, pero llamar la atención en forma privada.

A ellas también podrían incluirse algunas sugeridas por Duggley (2001), como son:    

Saber iniciar y cerrar los debates No creer que debe ser siempre el tutor el que inicie las participaciones Comenzar cada nuevo debate pidiendo la contribución de un estudiante De vez en cuando intervenir para realizar una síntesis de las intervenciones.

En esta misma línea Salmon (1999) nos comenta algunas de las características que debe poseer un moderador en línea:      

Ser amable Ser atento, respetuoso y cortés Comprometerse con las personas de una manera no mecánica No escribir demasiado, ser conciso Tener habilidad para interaccionar y archivar la interacción Tener sensibilidad cultural

Es importante que desde el principio se establezcan unas claras normas en lo que respecta al tipo de lenguaje a utilizar, así como dejar lo suficientemente claro que no se admitirá el uso de términos sexistas, xenófobos, etc.

Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa Para un correcto seguimiento de las diferentes funciones que hemos comentado es conveniente que el profesor-tutor abra una carpeta por cada alumno, donde vaya registrando las diferentes actividades que han realizado, correos personales enviados, participación en las actividades, seguimiento del cronograma, valoraciones, etc. Esta misma podrá servirle como un portafolio del trabajo con los estudiantes. Algunas de las referencias que hemos realizado a lo largo de nuestro trabajo se refieren a la participación del profesor-tutor en una modalidad participativa de intervención y acción comunicativa: la conferencia medada a través del computador, y en este aspecto posiblemente sea Salmon (1997, 1998 y 2000) uno de los autores que en los últimos años se ha preocupado más por la temática que nos ocupa, siendo también uno de los autores que ha acuñado los térmnos emoderator y e-moderating, para referirse con ellos a la persona que preside y regula el encuentro electrónico on-line. Él parte para su planteamiento de algunos elementos de los cuales nosotros hemos comentado en nuestro trabajo, en concreto que paraqué una situación de formación en línea funcione se debe apoyar en dos requisitos básicos: el profesor y el diseño de los materiales; y en el caso del profesor, indica que una destreza que debe poseer es la capacidad de moderar situaciones de conferencia y participaciones realizadas a través de la red. Este autor nos presenta un modelo con cinco pasos a desarrollar por el profesor para una correcta moderación de las conferencias desarrolladas a través de la red: acceso y motivación, socialización en línea, intercambio de información, construcción del conocimiento y desarrollo (Figura 14.2) En el primero el profesor debe dar instrucciones a los estudiantes sobre cómo usar el sistema, cuáles son las claves para acceder al mismo y construir la confianza en los usuarios para animarlos a que sigan hacia adelante y participen en el sistema. En el segundo, se parte de la premisa de que el éxito de la actividad va a venir determinado por cómo los alumnos estén integrados en un contexto de formación virtual, por ello debe perseguir la cohesión del grupo procurando desarrollar un camino sistemático de trabajo on-line entre los diferentes participantes. En el tercero, se pretenderá animar a todos los participantes a contribuir en la discusión, reconocer y ofrecer diferentes estilos de aprendizaje y síntesis, y tejer la información que van construyendo. En el cuarto, se pretenderá la construcción del conocimiento, adoptando posiciones que nos permitan aprender de los problemas, tratar conflictos y ofrecer un feed-back a los participantes; en este momento el moderador debe ir progresivamente reduciendo sus intervenciones para que aumenten las de los alumnos, y de esta forma, generar su propio conocimiento y la realización de actividades colaborativas entre Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa ellos. Mientras que por el último, se pretende que el estudiante se haga independiente y comience a responsabilizarse de su propio aprendizaje.

Ante esta situación, Salmon (2000) nos señala que el profesor debe poseer una serie de cualidades y habilidades, que agrupa en el entendimiento de los procesos de formación on-line, destrezas técnicas, destrezas de comunicación en línea, experiencia en el contenido y determinadas características personales; a éstas las relaciona con la seguridad, la construcción, el desarrollo, la facilitación, la participación del conocimiento y el ser creativo. Aspectos sobre los que no nos centraremos en nuestro trabajo para no extendernos y remitimos directamente al lector interesado a la obra (Salmon, 2000, pp.38-41). La diversidad de funciones que le hemos incorporado al profesor-tutor nos lleva necesariamente a una pregunta: ¿qué número de alumnos puede ser asignado a un tutor? En definitiva, ¿Cuál es el número óptimo de alumnos para trabajar en estos aspectos y realizar las diferentes funciones asignadas? Las respuestas al respecto son diversas y dependen de una serie de variables como son: el nivel educativo en el cual nos movemos, la amplitud geográfica en la cual tenemos estudiantes, si estamos hablando de un modelo de comunicación flexible o completamente a distancia, o de si preferentemente estamos utilizando herramientas de comunicación sincrónicas o asincrónicas. Por lo general, parece que existe un acuerdo general en situar aproximadamente 25 alumnos por tutor Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.


Maestría en Tecnología Educativa en niveles de formación universitaria o en cursos de actualización profesional (Tucker, 1997). Para finalizar, de nuevo indicar algunos comentarios iniciales de nuestro trabajo: 1) que el éxito de la acción formativa en línea dependerá de una serie de variables que van desde la calidad de los contenidos, la forma en que éstos se estructuren y presenten a los estudiantes, y la forma en la actividad tutorial que realice el profesor, y 2) que la actividad tutorial del profesor en los contextos de formación a los que nos referimos supera con creces el simple seguimiento y asesoramiento de los alumnos.

Material para uso académico Dra. Judith Aguila M.

La función tutorial en la teleformación  

Lectura sobre la tutoría

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you