Page 1


Llega la Pascua, y como viene siendo tradicional, la Pastoral Juvenil Vocacional Redentorista (PJVR), pone en tus manos este Cuaderno de Oración 2014. Con este sencillo material, queremos brindarte una oportunidad para que cada día te acerques a la Palabra de Dios. Tras los años anteriores que nos acercamos desde la óptica de la Fe (Believe), pasando por la Comunidad (Be life), este año lo hacemos de una manera más personal y directa, pues el “protagonista” estás siendo “tú”. Bajo el lema del curso, “Be you– Sé tú”, queremos que te preguntes por ti mismo, por tu lugar en el mundo, en la sociedad, en la Iglesia. Es el momento de responder a esa pregunta que muchas veces has escuchado y que igual aún no te has atrevido a dar respuesta: ¿Señor, qué quieres de mi?

Be you - Sé tú

Queridos amigos:

En el Cuaderno 2013 os invitábamos a la Alegría, a vivir la Alegría del Evangelio, como más tarde el Papa Francisco nos ha recordado en su Exhortación Apostólica. Esa Alegría de los que han conocido y se han encontrado con Jesús resucitado, se ha hecho vida, y quieren ser ellos los que quieren contártelo en primera persona. Conocerás sus nombres, sus rostros, sus experiencias, cómo les cambió la vida, cómo se enamoraron de un carisma, el de la Redención Abundante, y cómo se encuentran hoy comprometidos en diferentes ámbitos de la sociedad y de la Iglesia, siempre en misión. 3


Año de la Vocación Misionera Redentorista 4

Es algo muy personal lo que estas más de 60 personas nos han contado. Además de estos testimonios, también han querido regalarte una oración, aquella que en un momento más les puso en relación con Dios, o esa otra que ha brotado de su propio corazón al escribir su testimonio. Son solo un grupo de personas, no estáis todos –no sería posible recogerlos en un solo cuaderno-, pero te invitamos a que allá donde te encuentres puedas dar tu propio testimonio a los que te rodean, incluso nos lo puedes hacer llegar a pjvr@cssr.es y lo daremos a conocer en las redes sociales. También al final encontrarás un material vocacional complementario para que lo puedas utilizar en catequesis y reuniones de jóvenes. Así juntos podremos seguir celebrando el Año de la Promoción de la Vocación Misionera Redentorista, al que nos convocaba el P. Michael Brehl, -Superior General de los Redentoristas– a festejar desde el pasado 1 de Agosto (San Alfonso), hasta el próximo 9 de Noviembre, fecha en la que celebraremos 282 años de la fundación de esta Congregación Misionera. Solo nos queda desearte una FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN 2014 y que seas TESTIGO de la mejor noticia jamás escuchada: ¡CRISTO VIVE PARA SIEMPRE! Él cuenta contigo para ser su discípulo-misionero. Te está llamando…. ¡VEN y VERÁS!


Los Redentoristas tenemos una manera instintiva y pastoral de entender y anunciar la Redención, a pesar de las diferencias teológicas y culturales entre nosotros. Esta manera de entender la redención nos viene de San Alfonso y puede ser encontrada en nuestra tradición espiritual y pastoral. No escatimamos esfuerzo alguno para ayudar a la gente a comprender que la Redención es siempre iniciativa de Dios, quien nos ama de un modo prácticamente inconcebible por la imaginación humana y, a cambio, desea nuestro amor. En nuestro ministerio, la Redención se proclama como liberación del pecado y como llamada de Dios a vivir en una relación de amor con él.

Semana Santa

La Redención

5


Semana Santa

Generalmente, somos conocidos por nuestra cercanía al pueblo, especialmente a los pobres más abandonados. La misericordia generosa, el perdón y la reconciliación son notas características de nuestro ministerio. Jesús invitaba a las gentes a cambiar sus corazones y sus mentes, así también nuestra predicación tradicionalmente incluye una insistente llamada a la conversión. El apostolado del confesionario es apreciado por nosotros porque la celebración de este sacramento ofrece a la gente una experiencia tangible de la redención. La mayoría de los Redentoristas establece una conexión fundamental entre la redención y las exigencias de la justicia social, del reconocimiento de los derechos humanos y del respeto por la integridad de la creación. (J. W. Tobin CSsR, La redención, 10)

6


Si hay una ciudad en España que viva intensamente la Semana Santa, ésa es Sevilla. La comunidad de Misioneros Redentoristas de Sevilla nace en 1958, pero en 1962 se convierte en Parroquia del Santísimo Redentor y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

Semana Santa

La Parroquia Redentorista de Sevilla

7


Semana Santa

La Parroquia, conocida popularmente como “los Redentoristas”, se encuentra en el barrio de Nervión y es un referente para las familias del barrio y un la pastoral juvenil de la ciudad. La comunidad Redentorista cultiva, especialmente, la formación de laicos, el compromiso misionero (todos los años envía misioneros a otros países y los laicos redentoristas están comprometidos con el CESPLAM), la solidaridad con los más pobres a través de Caritas y Asociación para la Solidaridad, la iniciación en la fe con unos 100 catequistas, la pastoral juvenil vocacional redentorista y la celebración festiva del amor de Dios, manifestado en Cristo. Sus testimonios nos ayudarán a seguir al Señor esta Semana Santa.

8


Semana Santa Domingo de Ramos

Domingo

13 abril

Introducción

Bendito el que viene en nombre del Señor La Semana Santa es el recuerdo de la entrega de Jesús: 'nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos'. Cada uno de los gestos que escucharemos y veremos con nuestros ojos en estos días santos son un paso dentro del proceso de donación del amor más puro jamás existente. Pero todo comienza con una humilde entrada en la ciudad santa. Jesús, montado sobre una borrica, viene en nombre del Señor para traer la paz, el amor y la justicia. Él nos llama a seguirle, a acompañarle con nuestros ramos y palmas, a formar parte de los que le acompañan. ¿Le seguiremos hasta la cruz y la resurrección? 9


Domingo

13 abril

Semana Santa Domingo de Ramos

Palabra de Dios

[Mateo 21, 1-11]

Cuando se acercaban a junto al monte de los Olivos, Jesús mandó dos discípulos, diciéndoles: «Id a la aldea de enfrente, encontraréis en seguida una borrica atada con su pollino, desatadlos y traédmelos.» Fueron los discípulos e hicieron lo que les había mandado Jesús: trajeron la borrica y el pollino, echaron encima sus mantos, y Jesús se montó. La multitud extendió sus mantos por el camino; algunos cortaban ramas de árboles y alfombraban la calzada. Y la gente que iba delante y detrás gritaba: «¡Hosanna al Hijo de David! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en el cielo!» Al entrar en Jerusalén, toda la ciudad preguntaba alborotada: «¿Quién es éste?» La gente que venía con él decía: «Es Jesús, el Profeta de Nazaret de Galilea.»

10


Semana Santa Domingo de Ramos

Domingo

13 abril

La vocación redentorista de... Siento como que Dios me ha estado llamando siempre, pero es verdad que la llamada más fuerte sucedió a los 12 años, en el colegio. En aquella eucaristía, las palabras: “haced esto en memoria mía” estaban dirigidas expresamente a mí. En la Eucaristía se produjo el encuentro. Y hacer todo en memoria suyo significa ver al Señor en cada Laureano rostro y vivir la vida totalmente despojado de lo Del Ot que no es la alegría del Evangelio. sacerdot ero, e Por eso soy misionero redentorista, y formo parte del equipo de sacerdotes que anima la Parroquia del Santísimo Redentor de Sevilla, y me siento apóstol entre niños y jóvenes, ya sea en la parroquia, ya en los colegios en los que celebro la fe. Cultivan mi entrega como misionero sobre todo los jóvenes que cada verano se van de misiones con AS -¡son jóvenes muy valientes!- y el compromiso de muchos por llevar esperanza a los más necesitados, como por ejemplo sevilla28, el coro de PJVR de nuestra Parroquia. En Sevilla, con unos jóvenes maravillosos, experimento la alegría del Evangelio. 11


Domingo

13 abril

Semana Santa Domingo de Ramos

Mi oración de hoy Dios, Dios, no me des más horas, no añadas días al calendario, no me des más trabajo, no me llenes la agenda, no me presentes a más gente, no me descubras nuevas cosas por hacer, nuevas palabras por decir, nuevas personas las que visitar, y no me permitas creer que todavía puedo hacer más!!! ¡¡Ya sé que puedo hacer más, pero si me dejas, me creeré que puedo hacerlo todo!!! Por favor, Dios, dime: ¿por qué sólo soy capaz de decirte 'no' a ti? ¡Eso es culpa tuya!!!! ¡Me falta un tornillo! Pero como al final siempre haces lo que quieres y yo quiero lo que hago y haces: ¡amén, amén! ¡Y que sea lo que Tú quieras! 12


Semana Santa Lunes Santo

Lunes

14 abril

Introducción

Derramar un perfume ante Cristo Cuando una persona descubre a Cristo en su vida, desea ponerlo todo a su servicio y ofrecerle lo mejor. El encuentro con el Señor provoca en nosotros el servicio y la donación. Muchas personas un día descubrieron a Jesús y han derramado sus cualidades, como si de un perfume se tratara, llenando el mundo con la fragancia del evangelio. Así lo ice san Pablo cuando señala que los cristianos vamos difundiendo por el mundo la agradable fragancia de Cristo.

13


Lunes

14 abril

Semana Santa Lunes Santo

Palabra de Dios

[Juan 12, 1-11]

Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa. María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió los pies a Jesús y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume. Judas Iscariote, uno de sus discípulos y el que lo iba a entregar, dice: “Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselo a los pobres?”. Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa llevaba lo que iban echando. Jesús le dijo: “Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tendréis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tendréis”. Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús. 14


Semana Santa Lunes Santo

Lunes

14 abril

La vocación redentorista de... “Mi diario, 14 de Julio 2013: Acabo de llegar a mi casa en Villa Reconciliación, Managua. Según me han dicho, viviré aquí durante dos semanas. La familia parece muy simpática y acogedora, espero que José haya tenido la misma suerte. […] Hemos visitado por la tarde el barrio, es muy grande, hemos tardado más de una hora en recorrer las calles principales, no os podéis Alfonso L o imaginar el laberinto de calles que tiene, si a laico mis ra, io nero eso se le pueden llamar calles. Es un barrio extremadamente pobre, nunca había visto algo así, sobre todo la parte de los Rieles, donde la inseguridad es evidente. Estoy bastante impactado y sobre todo molido. Buenas noches, a ver si duermo algo con el este calor, que mañana madrugo: 5 a.m.!!!” Este texto de mi diario veraniego me hace reflexionar sobre mi vocación de entrega al prójimo, al que lo necesita, que viene de tiempo atrás. Considero que la llamada de Dios en mi vida ha sido y es un proceso continuo que se va construyendo día a día. Recuerdo muchas personas que fueron participes, mi madre, Alberto, Bea, mis catequistas… 15


Lunes

14 abril

Semana Santa Lunes Santo

Pero si he de marcar un momento especial es el Espino 2006, en donde sentí que verdaderamente podía aplicar el Evangelio, entregándome a los demás y era lo que más feliz me hacía. Empecé entonces siendo catequista e involucrándome en la parroquia. Actualmente participo en la Junta Directiva de Sevilla de la ONG para el Desarrollo Asociación para la Solidaridad, en la que coordinamos el trabajo de muchas personas para que den fruto real en otras partes del mundo, donde más lo necesitan. A su vez, coordino el grupo de jóvenes de Youcat junto a Rafa y Laureano, y también a los catequistas de Preadolescentes junto a Chema, Jorge y Elena. Lo que siempre intento es transmitir mis vivencias y lo que soy con humildad y alegría.

16


Semana Santa Lunes Santo

Lunes

14 abril

Mi oración de hoy… Envíame, estoy dispuesto Envíame sin temor, que estoy dispuesto. No me dejes tiempo para inventar excusas, ni permitas que intente negociar contigo. Envíame, que estoy dispuesto/a. Pon en mi camino gentes, tierras, historias, vidas heridas y sedientas de ti. No admitas un no por respuesta. Envíame; a los míos y a los otros, a los cercanos y a los extraños, a los que te conocen y a los que solo te sueñan, y pon en mis manos tu tacto que cura; en mis labios tu verbo que seduce; en mis acciones tu humanidad que salva; en mi fe la certeza de tu evangelio. Envíame, con tantos otros que, cada día, convierten el mundo en milagro.

17


Martes

15 abril

Semana Santa Martes Santo

Introducción

Dar la vida por él

18

Cuando el Señor llama, nos invita a seguirle, también por el camino de la entrega y la cruz. Nuestras solas fuerzas, nuestro entusiasmo, no es suficiente. Acompañar a Jesús significa abrirnos a nuestra propia carne, a las personas que sufren y están alejadas de todo lo que necesitan para ser felices. Significa optar por la comunidad, ya que solos no podremos llegar a la meta. Pedro es fiel reflejo de esta situación: cuando se vea solo, no cumplirá su promesa de acompañar a Jesús siempre y a todo lugar. Sólo él nos da la fuerza para acompañarle.


Semana Santa Martes Santo

Palabra de Dios

Martes

15 abril

[Juan 13, 21-33.36-38]

Durante la cena, Simón Pedro le dijo: “Señor, ¿a dónde vas?” Jesús le respondió: “Adonde yo voy no me puedes acompañar ahora, me acompañarás más tarde.” Pedro replicó: “Señor, ¿por qué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por ti.” Jesús le contestó: “¿Con que darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces.”

19


Martes

15 abril

Semana Santa Martes Santo

La vocación redentorista de... La llamada de Jesús siempre ha estado en nuestras vidas, porque hemos nacido en familias cristianas, aunque quizás no fuéramos conscientes de ello, y como consecuencia ha sido un camino entre momentos claros y oscuros. Fue nuestro encuentro Diego y Ric con la Comunidad Redentorista y a y su hij con algunos sacerdotes en familia mis a Beatriz, ionera particular, que nos presentaron a un Jesús diferente y personal lo que marcó nuestras vidas. Comprendimos que a Jesús no se le sigue por libre. Que Jesús ofrecía vivir su evangelio con alegría y que ser creyente es hacer de la vida un servicio. Y nos llamaba a un compromiso por el Reino, concretado en la familia. Desde entonces hemos acompañado a grupos de familia y hemos seguido caminando con ellos para construir un mundo mejor. Ahora comenzamos una nueva andadura con el Cesplam en las misiones populares acompañando a los grupos de familia. 20


Semana Santa Martes Santo

Martes

15 abril

En la Comunidad de Sevilla, desde un compromiso de servicio y disponibilidad, participando en la Eucaristía y desde la Oración compartida y colaborando con Asociación para la Solidaridad, pertenecemos al grupo de laicos Redentoristas donde intentamos ir caminando hacia un compromiso misionero con El Cesplam. (Diego y Rica) Fruto de esta experiencia de mi familia con la comunidad Redentorista, crecí en un ambiente de fe y en unos valores misioneros que me han llevado a un compromiso con la Asociación para la Solidaridad y a un trabajo comprometido con nuestros hermanos que menos posibilidades de desarrollo tienen. Nos sentimos cada vez más identificados con el carisma Redentorista y eso nos lleva a comunicar con alegría la Buena Noticia del Evangelio. (su hija Beatriz)

21


Martes

15 abril

Semana Santa Martes Santo

Nuestra oración de hoy

22

Felices los que siguen al Señor por la senda del buen Samaritano. Los que se atreven a andar tras sus pasos, a superar las dificultades del camino. A vencer los cansancios de la marcha. Los que al andar van trazando sendas nuevas para que otros sigan, entusiasmados, y continúen la obra del Señor. Los que, atentos y presurosos, cambian su ruta para salir al encuentro del Señor vivo en el que sufre, tan presente en estos tiempos, tan cercano para algunos, para otros tan lejano. Felices los que dan la vida por los demás.


Semana Santa Miércoles Santo

Miércoles

16 abril

Introducción

¿Qué estáis dispuestos a darme? Esta pregunta es importante en el evangelio de este día: ¿qué estáis dispuestos a darme? La pregunta la realiza Judas, con el fin de entregar a Jesús. Pero también es la pregunta que nos podría hacer Jesús a cada uno de nosotros: ¿qué estáis dispuestos a darme? Piensa por un momento cómo te entregas a Jesús, y déjate llenar por el testimonio de personas sencillas que han puesto todo en las manos de Dios.

23


Miércoles

16 abril

Semana Santa Miércoles Santo

Palabra de Dios

[Mateo 26, 14-25]

Uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a donde los sumos sacerdotes y les propuso: “¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?”. Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo: “Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar”. Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro: “¿Soy yo acaso, Señor?”. Él respondió: “El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero ¡ay del que va a entregar al Hijo del hombre, más le valdría no haber nacido!”. Entonces preguntó Judas: “¿Soy yo acaso, Maestro?”. Él respondió: “Tú lo has dicho”.

24


Semana Santa Miércoles Santo

Miércoles

16 abril

La vocación redentorista de... Nosotros tres hemos nacido en el seno de una familia cristiana, pero cada uno ha experimentado la llamada a ser parte de la Iglesia de Dios en momentos distintos. La experiencia de Mari Ro es como la del hijo pródigo: faltaba a catequesis, se Mari Ro, confirmó, y su único nexo a Dios José Mar ía y Jorg hermano era asistir a misa en la iglesia s y cateq e Aguilar, uistas más cercana que le pillara… hasta que fue a su primera Misión de los Jóvenes de El Espino, donde descubrió a otros jóvenes como ella que vivían su fe intensamente, y sobre todo, en su día a día, poniendo sus dones al servicio de los demás. En el caso de José María, fue en su primera Pascua, en la adoración de la cruz, donde sintió la presencia de Dios y decidió ser parte de su comunidad y partícipe de la transmisión de su Evangelio. El más pequeño, Jorge, desarrolló poco a poco su fe, evolucionando y madurando su relación con Dios en las catequesis y en la parroquia. 25


Miércoles

16 abril

Semana Santa Miércoles Santo

A día de hoy los tres participamos activamente en nuestra comunidad: cantamos todos los domingos en las celebraciones de la parroquia y en el coro Sevilla28, colaboramos con AS mediante el concierto solidario o el rastrillo, y somos catequistas de niños desde 10 hasta 17 años. Además asistimos cada martes a la oración de los jóvenes, donde nos sentimos más comunidad y cultivamos nuestra relación con Dios a través de la oración.

26


Semana Santa Miércoles Santo

Miércoles

16 abril

Nuestra oración de hoy es de… J.M.R. Olaizola sj Te sentirás solo, sin testigos. Te encontrarás aislado, sin puentes. Te abrumará el silencio, sin palabras. Te dolerá el silencio, sin aplausos. Te inquietará la duda, sin respuestas. Te pesará la carga, sin ayudas. Te asustará el compromiso, sin seguridades. Te verás desnudo, sin mentiras. Y yo seré tu testigo, tu puente y tu palabra. Yo seré tu aplauso, tu respuesta y tu apoyo. Yo seré tu refugio y amaré tu desnudez y te enseñaré a vivir de verdad. 27


Jueves

17 abril

Semana Santa Jueves Santo de la Cena del Señor

Introducción

El corazón es el servicio

28

La cena es símbolo de la intimidad entre personas. Jesús se siente familia de los apóstoles, y les abre su corazón, lleno de amor y servicio. Su corazón está tan lleno que rebosa y se derrama, lavando sus pies y multiplicando una vez más el pan que da la Vida. En cada Eucaristía sentimos cómo Jesús también pone en juego nuestros corazones, creados únicamente para el servicio, para la felicidad… porque servicio y felicidad se identifican.


Semana Santa Jueves Santo de la Cena del Señor

Palabra de Dios

Jueves

17 abril

[1 Corintios 11, 23-26]

Hermanos: Yo he recibido una tradición, que procede del Señor y que a mi vez os he transmitido: Que el Señor Jesús, en la noche en que iban a entregarlo, tomó pan y, pronunciando la acción de gracias, lo partió y dijo: "Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía." Lo mismo hizo con el cáliz, después de cenar, diciendo: "Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; haced esto cada vez que lo bebáis, en memoria mía." Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva.

29


Jueves

17 abril

Semana Santa Jueves Santo de la Cena del Señor

La vocación redentorista de... Una tarde cualquiera volviendo a casa de catequesis de confirmación me di cuenta de que Jesús contaba conmigo para sus planes. No sabía para qué pero sentí que eso no importaba en ese momento, que estaría “atenta” tratando de vivir de cerca su Palabra y ya sabría en algún momento algo más concreto. Supongo que por eso mi pasaje del Evangelio preferido es Jn 15, 1-17; porque nos anima a vivir cerca de Él para poder dar fruto. (Loreto)

Fidel y L o familia m reto, isionera

Yo sentí con más fuerza esa llamada durante el verano posterior a mi Confirmación; concretamente en la Misión de Jóvenes del Espino. Las vivencias de aquella semana cambiaron por completo mi manera de vivir la fe y a partir de entonces mi relación con Él fue afianzándose y haciéndose cada vez más importante en mi vida. (Fidel)

30


Semana Santa Jueves Santo de la Cena del Señor

Jueves

17 abril

Poco a poco descubrimos que Jesús contaba con nosotros para ser catequistas, para crecer en la fe con nuestros hermanos en grupos de formación, para compartirla en “Fe y Luz”, y para ser misioneros. Fidel estuvo en Trojes (Honduras) en 2008, y en 2012 pudimos irnos los dos a Otuzco (Perú). Tuvimos la suerte de participar en una misión en los caseríos (aldeas) celebrando de una manera muy sencilla. Y descubrimos que compartiendo la fe con los que menos tienen ves el rostro de Jesús más claramente… En nuestro caminar juntos como pareja, también llegó un día en el que vimos claro que Jesús contaba con nosotros para formar una familia cristiana para desde ella construir su Reino. Nos casamos y hace unos días llegó Miguel, nuestro primer hijo. A día de hoy compartimos nuestra fe y la celebramos de una forma muy especial en “Esperanza”, el grupo de Fe y Luz, y nos formamos compartiendo con otros “jóvenes adultos” en el grupo Scala.

31


Jueves

17 abril

Semana Santa Jueves Santo de la Cena del Señor

Nuestra oración de hoy es de… Bob Dylan Que Dios nos bendiga y nos proteja siempre, que nuestros deseos se hagan realidad, que ayudemos siempre a los demás y dejemos que los demás nos ayuden. Que construyamos una escalera hasta las estrellas y la subamos peldaño a peldaño. Que nuestras manos estén siempre ocupadas, nuestros pies estén siempre dispuestos, nuestros corazones estén siempre alegres, que nuestra canción sea siempre cantada, que permanezcamos por siempre jóvenes, por siempre jóvenes… 32


Semana Santa Viernes Santo de la Muerte del Señor

Viernes

18 abril

Introducción

Toma tu cruz y sígueme «Si alguno quiere venir en pos de mí, tome su cruz y sígame» (Mc 8, 34), dijo Jesús varias veces a los discípulos. Hoy es el día de la cruz, cuando Jesús hace realidad su capacidad de entregarse, sin fisuras y sin guardarse nada, porque la cruz de su vida es hacer la voluntad de Dios, amar sin esperar nada a cambio. En la vida de las personas aparece la desgracia y la catástrofe. Unos ven en ellas el signo evidente de la ausencia de Dios; otros, guiados por su Espíritu, reconocen la llamada de Dios a la vida y la esperanza.

33


Viernes

18 abril

Semana Santa Viernes Santo de la Muerte del Señor

Palabra de Dios

[Isaías 53, 1-12]

¿Quién creyó nuestro anuncio?, ¿a quién se reveló el brazo del Señor? Creció en su presencia como brote, como raíz en tierra árida, sin figura, sin belleza. Lo vimos sin aspecto atrayente, despreciado y evitado de los hombres, como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos, ante el cual se ocultan los rostros, despreciado y desestimado. Él soportó -nuestros sufrimientos y aguantó nuestros dolores; nosotros lo estimamos leproso, herido de Dios y humillado; pero él fue traspasado por nuestras rebeliones, triturado por nuestros crímenes. Nuestro castigo saludable cayó sobre él, sus cicatrices nos curaron. Todos errábamos como ovejas, cada uno siguiendo su camino; y el Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes. Maltratado, voluntariamente se humillaba y no abría la boca; como cordero llevado al matadero, como oveja ante el esquilador, enmudecía y no abría la boca. Sin defensa, sin justicia, se lo llevaron, ¿quién meditó en su destino? Lo arrancaron de la tierra de los vivos. 34


Semana Santa Viernes Santo de la Muerte del Señor

Viernes

18 abril

La vocación redentorista de... A los 15 años, cuando decidí que Jesús sería el centro de mi vida, estudiaba en los Maristas de Granada y estaba metido de lleno en los Grupos de Vida Cristiana en el ‘cole’, pero nunca pasó por mi cabeza la idea de ser sacerdote o religioso. A los 17 y de casualidad, me encontré un verano en El Espino. Allí, ante la Virgen, viví un momento intenso de oración a través de la música. Todo había cambiado. La Carlos A. Galán, posibilidad de ser sacerdote y redentorista apareció religioso de repente entre mis opciones de futuro como clara ganadora. Ocho años después me encuentro en Filipinas, ya redentorista y en la última etapa de mi formación para el sacerdocio. Aquí me ha tocado estar al lado de los supervivientes del súper-tifón Yolanda que asoló parte del país el pasado noviembre. He podido compartir con ellos su inmenso dolor y su sufrimiento, su pasión y su cruz. Pero también he comprobado que la fuerza del viento que trajo tanta muerte no se ha llevado la esperanza de esta buena gente. Conscientes de que será un camino arduo y duradero, han decidido comenzar a andar, siempre adelante y con su peculiar sonrisa que presagia el triunfo de la vida: la Resurrección. 35


Viernes

18 abril

Semana Santa Viernes Santo de la Muerte del Señor

Mi oración de hoy Oh Dios todo ternura y bondad. Tú que en tu incomprensible amor das vida a cada ser humano, Tú que tanto nos amas que te hiciste hombre, débil y frágil como nosotros. Tú que sufriste tanto y moriste injustamente. Tú que venciste a la muerte con tu Resurrección. Tú que nos abriste la puerta de la Vida para siempre, para todos. Tú que eres Dios de Vivos y no de muertos. Escucha y consuela a tus hijos que lloran la inexplicable muerte de sus hermanos. Escucha y consuela a los que han perdido su casa, su hogar. Escúchalos y consuélalos oh Padre en estos momentos tan trágicos. 36


Semana Santa Viernes Santo de la Muerte del Señor

Viernes

18 abril

Y a nosotros Señor, danos la fuerza y la entereza para poder ser tus oídos a sus gritos callados de angustia, tu brazo amigo sobre sus hombros, tu abrazo liberador y tus palabras de consuelo. Que nunca dejemos de sentirte presente, Padre, entre los que más sufren. Que nunca dejemos de hacerte presente entre los que más te necesitan.

37


Sábado

19 abril

Semana Santa Sábado Santo de la Sepultura del Señor

Introducción

Sepultados con él para resucitar con él

38

La llamada de Dios nos puede llevar a lo más alto, pero también a lo más bajo. Con él nos sentimos en al gloria, pero también nos vemos urgidos a acudir allí donde las personas se sienten pequeñas y necesitadas de ayuda. El Sábado Santo no es sólo el día de la frialdad del sepulcro de Jesús, pues no se quedó allí: le sirvió de peldaño para rescatarnos a todos del aburrimiento, la mentira, los caprichos y la insolidaridad. En la experiencia más grande de debilidad, él nos hace fuerte. En todo dolor está escondida la alegría. En cada persona, el misterio de la fuerza en su debilidad.


Semana Santa Sábado Santo de la Sepultura del Señor

Palabra de Dios

Sábado

19 abril

[Romanos 6, 3-11]

Hermanos: Los que por el bautismo nos incorporamos a Cristo fuimos incorporados a su muerte. Por el bautismo fuimos sepultados con Él en la muerte, para que, así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en una vida nueva. Porque, si nuestra existencia está unida a él en una muerte como la suya, lo estará también en una resurrección como la suya.

39


Sábado

19 abril

Semana Santa Sábado Santo de la Sepultura del Señor

La vocación redentorista de... No lo recuerdo bien pero empecé a conocer a Jesús, más o menos al mes de nacer, cuando me bautizaron. Lo he ido conociendo gracias a mi abuela, mis padres y a la catequesis que he recibido durante muchos años. Le he ido descubriendo poco a poco como un amigo, un amigo que está cerca de mí, que me lo puedo imaginar, tratar, cuidar, hablar y dejar también, que me hable, me cuide, me trate y de lo que Marta Sánchez de l Villar, estoy más convencida: nos quiere a todos, tal joven como somos. Intento vivir mi fe, en mi familia, en mi trabajo, con las compañeras, la jefa, en mis actividades diversas, en mi parroquia - la del Santísimo Redentor de Sevilla- muy concretamente en Sevilla28, el coro, en el Espino, en el movimiento Fe y Luz porque son lugares de encuentro con Dios, con otros jóvenes, con amigos, familias, sacerdotes redentoristas, a todos los quiero muchísimo, además, me ayudan a ser cada día un poquito mejor. 40


Semana Santa Sábado Santo de la Sepultura del Señor

Sábado

19 abril

Mi oración de hoy es de … Madre Teresa de Calcuta Tengo que ser expresión viva de la amabilidad de Dios, amabilidad en mi rostro amabilidad en mis ojos amabilidad en mi sonrisa amabilidad en mi afectuosa manera de saludar. Regala siempre una sonrisa gozosa a los niños, a los pobres, a todos los que sufren y se encuentran solos. Darle no sólo cuidados sino también, tu corazón.

41


Los redentoristas, como testigos del evangelio de la gracia de Dios, reconocen ante todo la grandeza de la vocación del hombre y del género humano. Saben que todos los hombres son pecadores, pero saben también que ya han sido radicalmente elegidos, redimidos y congregados en Cristo (Rm 8,29) . Tratan, pues, de ir al encuentro del Señor allí donde Él ya está presente y actúa de modo misterioso.

I Semana de Pascua

La Alegría del Evangelio

43


I Semana de Pascua

Según las circunstancias se interrogarán constantemente qué es lo que conviene hacer o decir: si anunciar explícitamente a Cristo, o hacerlo, al menos, con el testimonio callado de la presencia fraterna. Cuando por situaciones especiales no es posible proponer de modo directo e inmediato el evangelio o su proclamación completa, los misioneros den testimonio de la caridad de Cristo con paciencia y prudencia unidas a una gran confianza, y empéñense por todos los medios en hacerse hermanos de todos y de cada uno. La expresión de esta fraternidad se realizará en la oración, el servicio sincero prestado a los demás y el testimonio de vida, irradiado en formas diversas. Este modo de evangelizar prepara poco a poco los caminos del Señor e intensifica la vocación misionera de los redentoristas. El testimonio de vida y de caridad lleva al testimonio de la palabra. (Constituciones CSSR, Los caminos de la Evangelización, 7-10)

44


La comunidad redentorista del Perpetuo Socorro en Madrid, comienza a existir el 25 de diciembre de 1879 al servicio de la iglesia de Las Salesas, pero será el 6 de julio de 1892, cuando se traslade a la actual ubicación en la calle de Manuel Silvela. Una vez allí, la comunidad emprendió las obras de la Iglesia, siendo inaugurada en 1898. El P. Tirso Cepedal distingue tres períodos en esta historia particular¹: El primero es el tiempo del equipamiento de la Iglesia, acompañado de un progresivo incremento del culto. Poco a poco el ministerio de las misiones fue tomando incremento, convirtiéndose la comunidad de Madrid PS en un importante centro misionero. La guerra civil (1936-1939) y la consiguiente persecución religiosa constituyen corte brusco. Iglesia y casa totalmente desmanteladas y ocho de sus miembros martirizados.

I Semana de Pascua

La Parroquia del Perpetuo Socorro de Madrid

45


I Semana de Pascua

El nuevo período supondrá un resurgimiento espectacular, sobre todo con la irradiación apostólica, tanto desde el santuario como en el ministerio misionero. Un dato reseñable: el 1 de enero de 1942 comenzaría a radiarse desde el santuario la Misa para enfermos e impedidos, la primera Misa radiada que hubo en Madrid. Finalizando este período tuvo lugar la ampliación del lugar de culto con la construcción de la actual capilla y del salón de actos (1961). El tercer período se inicia cuando el santuario es erigido parroquia el día 1 de noviembre de 1965. Durante estos años, el salón de actos ha dado buen juego para conferencias, funcionando incluso como salón de cine “Silma”. También aquí tuvo sus comienzos, con algunos congresos de Moral, el futuro instituto Superior de Ciencias Morales que posteriormente nacería en Félix Boix en 1971. Durante estos años, esta comunidad ha sido sede de la curia provincial y sede de la Editorial del Perpetuo Socorro. La actividad misionera de la casa siguió siendo intensa hasta los años 70 en que surge el equipo misionero CESPLAM. Podemos preguntarnos si la remodelación de los salones parroquiales en 2012 y la oferta que esta nueva estructura permite… ¿Habrá comenzado un nuevo período para esta comunidad? ¹ Cf. T. Cepedal, «Las comunidades de la Provincia»: Boletín de la Provincia española,

46

Vol. XXVII-151, (2000) 62-64.


I Semana de Pascua 20 abril Domingo

Domingo de Resurrección del Señor

Introducción

La llamada a la Vida ¡Cristo ha resucitado! Desde el sepulcro vacío, el Señor nos llama a la Vida. pero no a cualquier vida, sino a la Vida nueva que brota del dolor, y da como fruto el ciento por uno, la multiplicación del amor. Hoy es la Pascua, el día de la Resurrección del Señor. Cristo Redentor, a través del sufrimiento y la muerte en cruz, ha sido glorificado a la derecha del Padre, y camina delante de nosotros, indicándonos el sendero de la salvación. Esta es la causa de nuestra alegría, el centro de nuestra esperanza, la razón única de nuestra fe: ¡Cristo ha resucitado! ¡Síguele! 47


I Semana de Pascua 20 abril Domingo

Domingo de Resurrección del Señor

Palabra de Dios

[Juan 20, 1-9]

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro. Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.» Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos. 48


I Semana de Pascua 20 abril Domingo

Domingo de Resurrección del Señor

La vocación redentorista de... Ser creyente en una comunidad redentorista significa para mí ser misionero. En el origen de mi vocación cristiana está la llamada de Dios a ser misionero redentorista que sentí desde muy pequeño. Las dificultades que he encontrado en el camino para seguir esta llamada me han ayudado a personalizar la fe. Incluso la llamada a ser sacerdote la descubrí en la vocación misionera.

Nicanor B rasa, párroco

En los momentos de mayor incertidumbre en mi vocación he tenido muy claro que mi respuesta a la llamada de Jesús estaba en seguirle como misionero y sacerdote redentorista. No concibo mi vida fuera de la comunidad. Seguir a Jesús en la comunidad redentorista es lo que ha dado y da sentido a mi vida. En este ser fiel a Jesús ha tenido mucho que ver María bajo la advocación de Madre del Perpetuo Socorro. Ella ha puesto mucha luz en mi vida.

49


I Semana de Pascua 20 abril Domingo

Domingo de Resurrección del Señor

Hoy me siento feliz e ilusionado siguiendo a Jesús con compañeros (hermanos) que viven las mismas inquietudes de anunciar el evangelio de Jesús como Buena Noticia de salvación. Doy gracias a Dios que siempre ha puesto a mi lado algunos compañeros con los que me ha sido fácil compartir más en profundidad inquietudes y proyectos, alegrías y dificultades. Vivir en comunidad no siempre ha sido fácil; pero ha sido muy decisivo. En todos los destinos a los que he sido enviado me he sentido feliz. Desde el primer momento los he vivido con ilusión y he tratado de identificarme con las nuevas tareas. Como contrapartida he sufrido bastante cada vez que he tenido que despedirme y dejar una tarea en la que me había volcado para iniciar otra nueva.

50


I Semana de Pascua 20 abril Domingo

Domingo de Resurrección del Señor

Mi oración de hoy es de… Cristo Es muy difícil elegir una oración, porque en cada momento la oración es diferente, según sea la situación que estoy viviendo. Pero la oración con la que más me identifico y a la que siempre recurro es el Padre Nuestro. Esa es la que propongo hoy para acoger su vida resucitada.

Padre Nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu voluntad en la Tierra como en el Cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén. 51


Lunes

21 abril

I Semana de Pascua Lunes de la Octava de Pascua

Introducción

La llamada a la Alegría

52

Las mujeres fueron al sepulcro aquella mañana de pascua. Dice Dolores Aleixandre que a través de sus sentimientos y de su mirada descubrimos lo que “habita” la interioridad profunda de esas mujeres: buscan, recuerdan y miran a Jesús, a quien llevan “grabado como un sello sobre su corazón, como un sello sobre su brazo” (Cantar 8,6). Se acercaron para ungir a un cadáver, y se encontraron con una doble invitación: “No temáis”, “¡Alegraos!”. ¿Cuál fue la respuesta de estas mujeres a las voces, a las invitaciones, a los encargos recibidos? Anunciar. La misión siempre es respuesta a la experiencia de Cristo Resucitado. Ellas pregonan lo que han visto y escuchado. Anunciar es también, hoy, nuestra misión.


I Semana de Pascua Lunes de la Octava de Pascua

Palabra de Dios

Lunes

21 abril

[Mateo 28, 8-15]

Las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas y llenas de alegría corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: “¡Alegraos!”. Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies. Jesús les dijo: “No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”.

53


Lunes

21 abril

I Semana de Pascua Lunes de la Octava de Pascua

La vocación redentorista de... Formar parte de una comunidad redentorista es, en mi caso, parte de un camino comenzado de niño casi sin darme cuenta. A mi edad (28 años) es verdad que mi vida de fe ha ido cambiando, como la vida misma. Tras una época donde mi vida y experiencia de fe ha ido en constante progresión, siempre Antonio vinculado a una presencia activa en la Yr j oven mi izar, parroquia casi a diario, ahora por diferentes sionero circunstancias esa presencia constante ha bajado un poco. Esto ha generado dos cosas: Un cierto distanciamiento personal con Dios, ya que no se generan como antes, momentos y situaciones propicias para ello. Y a raíz de esto, he confirmado la tremenda importancia de la comunidad y sus momentos compartidos.

54


I Semana de Pascua Lunes de la Octava de Pascua

Lunes

21 abril

Estoy feliz. Sé que Él me trata mucho mejor de lo que merezco y sé que me mira con el cariño de un padre que, de alguna manera, se fía de mí, aunque yo no sepa porqué. Esto genera nuevos retos en mi fe, los retos de actualizarla y encontrarle de nuevo a diario, a todas horas. ¿Qué ha de ser un cristiano si no un buscador de permanentes retos de acercarse más y más a Cristo? Como experiencias fuertes destacaría los viajes de voluntariado que he tenido la suerte de vivir. En tierra de misión he tenido experiencia de un Dios nuclear, centro del ser humano (gracias a ser Él mismo un ser humano), algo que me ha cuestionado y sobrepasado a menudo. También una experiencia de Iglesia universal (católica) donde me ha impresionado encontrar a Dios tan claramente. Estaba acostumbrado a encontrarle en más en “petit comité”, pero de nuevo Dios es capaz de sorprenderme.

55


Lunes

21 abril

I Semana de Pascua Lunes de la Octava de Pascua

Mi oración de hoy Mi oración favorita se compone de dos momentos. El primero es la lectura del Evangelio que corresponde al día, que siempre sorprende y que además me ayuda (como hábito) a acercarme de nuevo a la fuente, a refrescarme una y otra vez. El segundo momento suele venir justo después y es la oración personal e íntima que genera un diálogo directo. Esta oración es variable, va vinculada a la vida cotidiana, a lo que me pasa, me preocupa, a las personas que echo en falta, aquellas de cuya compañía disfruto, de mis sueños e ideas de futuro, etc. Reconozco que no comienzo ni termino con ninguna fórmula concreta, pero tampoco lo hago en las conversaciones con mis amigos o mis padres.

56

Hoy te propongo, por tanto, que cierres los ojos, y hables de corazón a corazón con el Señor.


I Semana de Pascua Martes de la Octava de Pascua

Martes

22 abril

Introducción

La llamada a la Comunidad Hay momentos en los que experimentamos emociones desbordantes que superan nuestra capacidad de expresar, de transmitir, de compartir. María Magdalena, junto al sepulcro vacío, lloraba desconsolada, con un atisbo de desesperanza: ni siquiera podía honrar el cuerpo sin vida del “amor de su vida”. Sus ojos, llenos de lágrimas, como a veces los nuestros, no dejaban ver con claridad la realidad. Cristo estaba vivo, delante de ella, pero su mirada estaba obcecada por su mundo interior de preguntas e interrogantes. En esta mañana de Pascua, abre los ojos. Cristo está delante de ti y te envía a tus hermanos.

57


Martes

22 abril

I Semana de Pascua Martes de la Octava de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 20, 11-18]

En aquel tiempo, fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les contesta: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.» Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: «Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?» Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré.» Jesús le dice: «¡María!» Ella se vuelve y le dice: «¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!» Jesús le dice: «Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: "Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro."» María Magdalena fue y anunció a los discípulos: «He visto al Señor y ha dicho esto.» 58


I Semana de Pascua Martes de la Octava de Pascua

Martes

22 abril

La vocación redentorista de... Me llamo Lucía y tengo 9 años. Vivo en Madrid, voy al colegio Blanca de Castilla y mi parroquia es el Perpetuo Socorro (o PS como le llamamos todos). Este año hago la Primera Comunión y estoy muy contenta porque voy a volver a decir a todas las personas que quiero y a Dios mismo que soy cristiana. Dios me perdona y me quiere como el mejor Padre del mundo y, como Dios creo a Adán y a Eva, todos somos hermanos y me encanta pensar Lucía Fer n pequeña ández, que todos mis amigos son como mis hermanos. mis

ionera

Todos los domingos a las 9 de la noche voy a misa. Llego siempre antes porque soy monaguillo y tenemos que dejar todo listo. Lo que más me gusta es preparar el Altar y escuchar la homilía de Damián o de Pedro, ¡para escucharles nos sentamos todos los monaguillos en las escaleras! Es muy importante estar cerca cuando consagran el pan y el vino y ver, cuando rezamos el Padre Nuestro, a toda la gente darse la mano, aunque no se conozca. Además, cuando termina la misa y recogemos todo en la Sacristía nos dan recortes. En la Parroquia estoy como en mi casa, a gusto. 59


Martes

22 abril

I Semana de Pascua Martes de la Octava de Pascua

Mi oración de hoy es de… la Iglesia La oración que más me gusta es el Credo, porque me lo he aprendido este año para la primera comunión y Bea, mi catequista, se ha esforzado mucho para que todos la aprendamos y, aunque es algo difícil, dice en todo lo que creo.

60

Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra. Creo en Jesucristo, su Único Hijo nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen. Padeció bajo el poder de Poncio Pilato. Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día, resucitó de entre los muertos. Subió a los Cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.


I Semana de Pascua Miércoles de la Octava de Pascua

Miércoles

23 abril

Introducción

La llamada a la Eucaristía Es compañero invisible de camino, a veces difícil de reconocer. Pero por eso cada domingo, el día de la Resurrección, nos reunimos para celebrar la Eucaristía. ¿No te das cuenta? Él está ahí, vivo y entregado, partiendo el pan para que no te falte alimento en esas Vida Nueva que estrenas. No seas torpe u necio como los que sienten que la misa no les dice nada, o que se aburren en la eucaristía. Deja que te arda el corazón y no puedas evitar salir corriendo para decir a los demás: “He visto al Señor, y he estado a la mesa con él”.

61


Miércoles

23 abril

I Semana de Pascua Miércoles de la Octava de Pascua

Palabra de Dios

[Lucas 24, 15-35]

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?» Jesús les dijo: «¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?» Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura. Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.» Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció. Ellos comentaron: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?». 62


I Semana de Pascua Miércoles de la Octava de Pascua

Miércoles

23 abril

La vocación redentorista de... Cuando era pequeña, me hubiera gustado ser maestra, militar y sobre todo misionera; pasa el tiempo y hace 4 años nos proponen a Mariel y a mí echar una mano en la Catequesis de Comunión. Nos miramos las dos pensando si seríamos capaces de llevar a cabo un encargo tan bonito y de tanta responsabilidad... y aceptamos. ¿Qué aportamos los catequistas?, tratamos de transmitir a los Lolita Va lenzuela, niños la fe, insistimos en los dos Mandamientos catequis ta más importantes el amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. Que sepan que el Señor está siempre con todos nosotros y que sólo tenemos que sentirnos sus hijos y El, como Padre y Madre estará a nuestro lado. Cuando empiezan su andadura a los 8 años, les hablamos del Niño Dios, a lo largo del tiempo vamos entrando en temas más amplios y ahora que estamos con niños de Primera Comunión, son capaces de interpretar las Parábolas. ¿Es gracias a que la semilla va dando su fruto? Yo, por mi parte, pienso que a mi edad, el Señor me ha permitido llegar a ser misionera con minúscula, pero doy gracias a Dios por dejarme poner mi ladrillo en la construcción de la Iglesia. 63


Miércoles

23 abril

I Semana de Pascua Miércoles de la Octava de Pascua

Mi oración de hoy es de… Santa Teresa Siempre que tengo algún "problema" canto:

Nada te turbe, nada te espante. Quien a Dios tiene, nada le falta. Nada te turbe, nada te espante: ¡solo Dios basta!

64


I Semana de Pascua Jueves de la Octava de Pascua

Jueves

24 abril

Introducción

La llamada al compromiso Al aparecerse, Jesús “toca” la historia y se deja “mirar” por todas las personas. Este hecho, dejarse mirar y tocar, no sólo atestigua que la resurrección es un acontecimiento real, sino que Jesús transforma en vida todo lo “tocado”. Nadie puede permanecer igual después de haber sido mirado por él, o de haber sentido su mano. Tampoco sucedió antes, durante la vida pública de Jesús, en la que curaba imponiendo las manos, o en la que escuchaba respuestas con sólo mirar a los ojos. Con la resurrección, Jesús “toca” definitivamente la vida, convirtiendo cada instante en un avance de la eternidad, y la historia de cada persona en un momento de gracia y salvación. Toca. Comprométete. 65


Jueves

24 abril

I Semana de Pascua Jueves de la Octava de Pascua

Palabra de Dios

[Lucas 24, 35-48]

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: «Paz a vosotros.» Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: «¿Por qué os alarmáis? ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.» Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: «¿Tenéis ahí algo de comer?» Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos.

66


I Semana de Pascua Jueves de la Octava de Pascua

Jueves

24 abril

La vocación redentorista de... Somos Mónica y Daniel que junto con nuestras hijas Blanca y Paula formamos una familia que intenta vivir la fe de una manera sencilla y comprometida. Aunque vivimos en Pozuelo (a 12 km de Madrid) tenemos la parroquia de nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Madrid como referencia, ya que allí hemos vivido una gran parte de nuestra historia como cristianos. En este momento, compartimos especialmente nuestra fe en la comunidad de laicos redentorista de la parroquia.

Daniel y M familia m ónica, isionera

La familia redentorista nos presenta a un Dios cercano que nos acompaña y perdona siempre y que nos regala la sobreabundante redención. En las comunidades redentoristas descubrimos una Iglesia joven, alegre y en la que es fácil siempre encontrar una cara amiga que te acoge y te hace sentir como en casa. 67


Jueves

24 abril

I Semana de Pascua Jueves de la Octava de Pascua

Hace unos años decidimos dar un paso más y asumimos el compromiso como Misioneros Laicos del Santísimo Redentor e intentamos, en la medida de nuestras posibilidades, dedicar nuestro tiempo libre al servicio de la Congregación. En nuestro momento actual, nuestra fe la vivimos los cuatro juntos en familia, intentando hacer que nuestras hijas puedan descubrir y hacer crecer en ellas el regalo de la fe como nuestros padres y tanta gente hizo con nosotros.

68


I Semana de Pascua Jueves de la Octava de Pascua

Jueves

24 abril

Nuestra oración de hoy es de… San Alfonso Señor, cuando mi alma esté dormida, despiértame el deseo de tu amor. Cuando mi corazón sea prisionero de aficiones mezquinas, levántame hasta Ti. Cuando esté poseído por el orgullo o un amor insano por mí mismo, dame el conocimiento de mi gran pobreza. Pon en mi oración la confianza sencilla del necesitado. Dame la gracia de no pensar, buscar o desear, sino lo que sea de tu agrado divino. 69


Viernes

25 abril

I Semana de Pascua Viernes de la Octava de Pascua

Introducción

La llamada a la Comunión

70

Una de las opciones más costosas de la vida cristiana es la de ofrecer al Señor nuestros fracasos. No estamos acostumbrados a entregar a Dios aquello que es limitación, error o fracaso. Como con las personas, pensamos que sólo debemos ofrecer y entregar aquello que “no tiene defecto de fábrica”. Y sin embargo, la confianza en Dios pasa por la ofrenda total: presentar y entregar al Señor el fracaso. Cristo Jesús, al morir en la cruz, entrega al Padre no sólo su Espíritu, sino también el final del camino recorrido. Después de anunciar el amor y el Reino, su misma gente ha acabado con su vida. ¿No es la historia de un fracaso? Y la Pascua es la respuesta de Dios a nuestras limitaciones.


I Semana de Pascua Viernes de la Octava de Pascua

Palabra de Dios

Viernes

25 abril

[Juan 21, 1-12]

Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Estaban juntos Simón Pedro, Tomás el Mellizo, Natanael, los Zebedeos y otros dos discípulos. Simón Pedro les dice: «Me voy a pescar.» Ellos contestan: «Vamos también nosotros contigo.» Aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo cuando Jesús se presentó en la otra orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: “Muchachos, ¿tenéis pescado?”. Ellos contestaron: “No”. Él les dice: “Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis”. La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo a quien Jesús tanto quería le dice a Pedro: “Es el Señor”.

71


Viernes

25 abril

I Semana de Pascua Viernes de la Octava de Pascua

La vocación redentorista de...

72

Para mi, vivir la fe en una comunidad redentorista supone vivirla como con-vocación en verdadera comunión fraterna: porque comunión de fe y de amor es la Iglesia, de cuya vida y misterio forma parte especial nuestra vida consagrada (LG 44). Inspirados en el Vaticano II, nos consideramos una verdadera familia, congregada en nombre del Señor, que goza de su presencia, por el Espíritu Santo que ha Esteban Mtnez. M sido derramado en nuestros corazones (PC 15). arcos, sacerdot e Tenemos como patrimonio familiar, propio e irrenunciable, el espíritu y misión originales que san Alfonso Mª de Liguori nos dejó como carisma en la Iglesia. En ella intentamos activarlo y vivirlo, en empeño responsable y unánime, al servicio de la abundante redención de Jesucristo, a favor de los más pobres y necesitados del mundo hoy. Y, ya a mis noventa y dos años, vivo mi vocación sacerdotal concreta como ofrenda de servicio y ayuda a la causa de Cristo y de los hermanos. Inspirados y confortados sobre todo por la celebración diaria de la Eucaristía, por la oración personal y comunitaria y el estímulo mutuo de nuestra vida de comunidad fraterna.


I Semana de Pascua Viernes de la Octava de Pascua

Viernes

25 abril

Mi oración de hoy es de… la Misa Dom.XXVIII Señor, que tu gracia inspire, sostenga y acompañe nuestras obras, para que todos nuestros trabajos comiencen en ti, como en su fuente, y se dirijan siempre a ti como a su fin. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos. Amén 73


Sábado

26 abril

I Semana de Pascua Sábado de la Octava de Pascua

Introducción

La llamada a la alternativa

74

La mañana de Pascua se presenta como una alternativa a la semana de trabajo y estudio, de rutina y repetición. La mañana de la Pascua es un tiempo nuevo, en el que los cristianos comprobamos que Dios es el Señor de la historia. La tentación de las personas es “prolongar el sábado”: resignarse en sus dificultades, abstraerse para realizar bien su trabajo, aislarse para divertirse, dar vueltas a los mismos problemas cada día, permanecer en el mismo lugar del proceso de fe, rezar mucho y hacer poco, hacer mucho y rezar poco, etc. La mañana de Pascua es una alternativa para experimentar que la luz arrebata el poder a las tinieblas, y no detenerse, porque Cristo va delante de nosotros. Pascua es una alternativa de vida.


I Semana de Pascua Sábado de la Octava de Pascua

Palabra de Dios

Sábado

26 abril

[Marcos 16, 9-15]

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando a una finca. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.»

75


Sábado

26 abril

I Semana de Pascua Sábado de la Octava de Pascua

La vocación redentorista de... Hola a todos, me presento: soy Tito, del PS Madrid. Llegué aquí gracias a dos de mis catequistas, que fueron a mi colegio, a presentar la catequesis de confirmación, y desde entonces no me he ido, ni tengo intención de hacerlo. Me piden que de un testimonio de mi vida como joven, y a mí solo se me ocurre pensar en esa gente de la Iglesia que siempre ha estado conmigo: curas, catequistas, jóvenes y no tan Alberto A lbitre (Tit jóvenes, que nunca dudaron en echarme una mano. o), j o ven Gracias a todas esas personas, he cambiado mi vida… He llegado a comprender que si sitúas a Dios en el centro, nada puede salir mal; ni Él, ni la gente que tienes a tu alrededor te van a dejar caer. Resumir este sentimiento en unas pocas líneas es muy difícil… Explicar, además, cómo una Parroquia se ha convertido en tu casa… parece raro, pero así lo siento: Ir por los pasillos y saludar a los sacerdotes, cuidar y limpiar la Parroquia decorándola siempre que podamos; saber que llega un punto en el que te sientas con los que coordinan y dices “estoy a tu disposición, para lo que necesites”; pasarte por allí simplemente porque sabes que no te va a faltar una sonrisa, o un chocolatito calentito de Olegario... Gracias a todos los que me han acompañado en mi camino, gracias, por haber puesto PS en mi vida, gracias a Dios, por recordarme, que seguía allí. Un abrazo. 76


I Semana de Pascua Sábado de la Octava de Pascua

Sábado

26 abril

Mi oración de hoy es del… anciano Simeón Nunc Dimitis Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos. Luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. 77


Alfonso fue el renovador de la moral; con el contacto de la gente en el confesionario, especialmente en el decurso de la predicación misionera, gradualmente y con mucho trabajo sometió a revisión su mentalidad, llegando progresivamente al justo equilibrio entre la severidad y la libertad. A propósito del rigor excesivo, a veces ejercido en el sacramento de la Penitencia, que él llamaba "ministerio de gracia y de perdón", solía repetir: " Con los pecadores se necesita caridad y dulzura; éste fue el carácter de Jesucristo. Y nosotros, si queremos llevar almas a Dios y salvarlas, debemos imitar no a Jansenio sino a Jesucristo, que es el Jefe de todos los misioneros".

II Semana de Pascua

La moral y la reconciliación

79


II Semana de Pascua 80

Por ello, la congregación tanto ahora, como en los años futuros, debe empeñarse generosamente en proseguir la actuación de esta prioridad pastoral a todos los niveles. Sin duda la vida moderna plantea nuevos problemas que a menudo no es fácil resolver. Sin embargo, deberá tenerse siempre presente, en la dirección de las almas y en el ministerio de la enseñanza, que el criterio irrenunciable al que hay que atenerse siempre sigue siendo la Palabra de Dios, tal como es auténticamente interpretada por el Magisterio de la Iglesia. Además, hay que dejarse guiar siempre por la benignidad pastoral, según la sabía advertencia del Papa Pablo VI: "No disminuir en nada la saludable doctrina de Cristo es eminente forma de caridad para con las almas. Pero ello debe acompañarse siempre con la paciencia y la bondad de las que el Redentor mismo ha dado ejemplo al tratar con los hombres". Sed siempre en vuestra vida y en vuestra actividad, sin ceder jamás, los continuadores de la obra del Redentor, del que lleváis el título y el nombre, según el fin de vuestro instituto marcado por el Santo: "Seguir el ejemplo de Jesucristo, predicando la Palabra de Dios a los pobres, como Él dijo de sí mismo: He sido enviado a evangelizar a los pobres". (Juan Pablo II, Carta Spiritus Domini, 1987)


Fruto de la llamada del arzobispo de Madrid a los religiosos para que fundaran nuevas comunidades en las zonas de expansión de la capital de España, nace la comunidad del Santísimo Redentor. Una comunidad numerosa en miembros, situada al lado de la Plaza de Castilla y marcada por dos actividades fundamentales: la Parroquia del Santísimo Redentor y el Instituto Superior de Ciencias Morales (ISCM). De hecho, en octubre de 1971 comienzan las celebraciones en la amplia iglesia parroquial y al mismo tiempo da comienzo el primer curso en el Instituto.

II Semana de Pascua

La Comunidad del Stmo. Redentor de Madrid

81


II Semana de Pascua 82

Muchos han sido los redentoristas que han desarrollado su misión en este lugar. La parroquia desarrolla una pastoral muy amplia y siempre marcada por su carácter formativo, con numerosos grupos en los que en un primer momento abundaba la gente joven. Las celebraciones destacan por la participación de los fieles y el servicio a la reconciliación. Por su parte, el ISCM ha sido siempre un centro especializado en la investigación y la difusión de la teología moral católica, a través de la formación académica, las publicaciones especializadas como la revista Moralia, y la difusión de la ética cristiana entre profesionales y cristianos interesados. Si bien, en las primeras décadas la dedicación moral de los redentoristas se expresaba en los cursos de licenciatura y doctorado del ISCM, en la actualidad es Funderética (Fundación Europea para el Estudio y la Reflexión Ética) el ámbito que aglutina el esfuerzo de redentoristas laicos y religiosos por proponer la ética del Evangelio en la sociedad actual.


II Semana de Pascua Domingo de la Divina Misericordia

Domingo

27 abril

Introducción

La llamada a la felicidad ¿Qué necesitas para ser feliz, para creer de verdad y entregarte a la misión? Si necesitas meter tu mano en las llagas de Cristo para creer, no temas, mete tu mano. Hay más signos visibles de la resurrección de Cristo a tu alrededor de los que crees. Cristo llena la realidad con esta nueva presencia, y se ha quedado de una forma especial en la Eucaristía. La Eucaristía es Cristo resucitado que se entrega, se deja tocar y se come, que se palpa y se comparte. No seas incrédulo, sino creyente.

83


Domingo

27 abril

II Semana de Pascua Domingo de la Divina Misericordia

Palabra de Dios

84

[Juan 20, 19-31]

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.» Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.» Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.» Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.» A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.» Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.» Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!».


II Semana de Pascua Domingo de la Divina Misericordia

Domingo

27 abril

La vocación redentorista de... Decía el gran filósofo español José Ortega y Gasset: “yo soy yo y mi circunstancia”. Creo que la “circunstancia” de todo creyente y de todo ser humano es la “comunidad”. Al principio de nuestra vida está la “comunidad familiar”. Después viene la “comunidad eclesial” en la que comenzamos a vivir y celebrar la fe, comunidad a la que intentamos querer a pesar de sus luces y sobre todo de sus muchas sombras. Y, finalmente, en mi caso, viene Laurentin o Pineda la “comunidad redentorista”, a la que he elegido y , párroco ella me ha elegido a mí, con la que me he comprometido y ella ha aceptado mi compromiso. Pero atención: la comunidad es como un “pequeño jardín que hay que cultivar”. Yo siempre he dicho que tengo vocación de religioso y de misionero. Necesito una comunidad con la que compartir alegrías y penas, proyectos, retos, ilusiones… Me gusta la comunidad, necesito la comunidad, aunque creo y siento que no es fácil vivir en comunidad, ni trabajar en equipo. Y en los tiempos en que vivimos cada día menos. 85


Domingo

27 abril

II Semana de Pascua Domingo de la Divina Misericordia

Y tengo vocación de misionero. En mis primeros años de sacerdote se me encomendó la enseñanza en nuestro seminario de Granada. Fui feliz. Trabajamos duro y con ilusión con los niños y adolescentes pero siempre sentí que era un servicio pasajero. Lo mío era la pastoral misionera… y en ello estoy. Mi ideal es una pastoral misionera en equipo, con proyectos, con creatividad, con dedicación… Con un carisma: “el de San Alfonso”, con un estilo concreto: la sencillez, la acogida, la misericordia y con una debilidad: “extender la devoción a la Virgen del Perpetuo Socorro”. Me siento feliz en esta misión y también realizado. Sé que cada día es más difícil la misión, que el mundo que nos toca vivir nos pilla con el pie cambiado, que mis límites son muchos… pero lo nuestro “es sembrar”.

86


II Semana de Pascua Domingo de la Divina Misericordia

Domingo

27 abril

Mi oración de hoy es de… Cristina de Arteaga Sin saber quién recoge, sembrad, serenos, sin prisas, las buenas palabras, acciones, sonrisas; sin saber quién recoge, dejad que se lleven la siembra las brisas. Con un gesto que ahuyenta el temor, abarcad la tierra: en ella se encierra la gran esperanza para el sembrador. Abarcad la tierra.

87


Domingo

27 abril

II Semana de Pascua Domingo de la Divina Misericordia

No os importe no ver germinar el don de alegría. Sin melancolía, dejad el capricho del viento volar la siembra de un día. Las espigas dobles romperán después; yo abriré la mano para echar mi grano, como una armoniosa promesa de mies en el surco humano. Brindará la tierra su fruto en agraz, otros segadores cortarán las flores, pero habré cumplido mi deber de paz, mi misión de amores. 88


II Semana de Pascua Lunes II de Pascua

Lunes

28 abril

Introducción

Nacer de nuevo La Pascua nos regala la oportunidad de vivir un nuevo comienzo. Cuando vives una experiencia única, sientes que todo vuelve a empezar. Es como si estrenaras la vida. Así es la Pascua: renaces del agua y el Espíritu, renuevas tu bautismo, y entonces te sientes impulsado por el mismo Espíritu que habita al Resucitado. Su voz dice tu nombre y te hace nuevo.

89


Lunes

28 abril

II Semana de Pascua Lunes II de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 3, 1-8]

Había un fariseo llamado Nicodemo, jefe judío. Éste fue a ver a Jesús de noche y le dijo: «Rabí, sabemos que has venido de parte de Dios, como maestro; porque nadie puede hacer los signos que tú haces si Dios no está con él.» Jesús le contestó: «Te lo aseguro, el que no nazca de nuevo no puede ver el reino de Dios.» Nicodemo le pregunta: «¿Cómo puede nacer un hombre, siendo viejo? ¿Acaso puede por segunda vez entrar en el vientre de su madre y nacer?» Jesús le contestó: «Te lo aseguro, el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañes de que te haya dicho: "Tenéis que nacer de nuevo"; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.» 90


II Semana de Pascua Lunes II de Pascua

Lunes

28 abril

La vocación redentorista de... Para mi ser creyente en una comunidad redentorista es mi sello de identidad en la fe y en la Iglesia, yo me considero "creyente de mundo" (es decir con los mismos conocimientos y preocupaciones que el resto de la sociedad en la que vivo). Además, ser creyente en una Ana Dom comunidad redentorista significa ínguez, joven convertir en familia a la gente de tu propia comunidad y del resto de comunidades redentoristas y, por tanto, estar al día de las necesidades de los demás. Es también la manera de meter a Dios en mi vida, en la Universidad, entre mi familia y amigos e intentar seguir el ejemplo que nos dejó Jesucristo, pero aquí y ahora.

91


Lunes

28 abril

II Semana de Pascua Lunes II de Pascua

En mi día a día el carisma Redentorista tiene mucha presencia ya que a lo largo del año comparto la alegría del evangelio con otros jóvenes en convivencias, pascuas y Espinos, de los que he sacado grandes amigos. Intento transmitir la fe de la Iglesia a los niños en catequesis los viernes (sin duda el mejor momento de mi semana), ayudo a los más necesitados en voluntariados como los que nos ofrece Fundación Madrina, y comparto en comunidad dos de los momentos más importantes de la semana: la Eucaristía y la oración comunitaria los miércoles (¡ambas no serían lo mismo sin las canciones del C9!) de las que saco fuerzas para arrancar cada día de la semana.

92


II Semana de Pascua Lunes II de Pascua

Lunes

28 abril

Mi oración de hoy es de… Mª Lourdes TÚ, SEÑOR, ERES MI ALEGRÍA Cuando comparto y doy algo de mí. Cuando busco el bien de los demás. Cuando procuro buscar la reconciliación. Si lucho contra el mal y la mentira. Si te busco en el buen obrar. Si trabajo por las pequeñas cosas de cada día. Si ofrezco y recibo la paz. Si doy lo bueno que tengo. Si me pongo de tu parte en el mundo. Si soy persona con esperanza. Si cuido la bondad de mi corazón. Porque no tengo miedo al qué dirán. Porque manifiesto que soy cristiano. Porque soy feliz de ser tu amigo. Porque soy lo que soy… gracias a Ti, Señor. Yo creo, espero, vivo y camino en Ti y por Ti, Señor. Amén.

93


Martes

29 abril

II Semana de Pascua Santa Catalina de Siena, Patrona de Europa

Introducción

La fe

94

Fe es palabra corta pero de gran contenido. Jesús pide a Nicodemo que tenga fe, que crea que Jesús es el Hijo de Dios y que ha venido del Padre. Hoy Jesús nos pide lo mismo y así podremos conocer a Dios Padre. Nuestras imágenes de Dios muchas veces están distorsionadas, manipuladas; pero si nos acercamos a Jesús con fe descubriremos a un Dios más cercano y misericordioso. Un Dios que es Padre y que nos ama. Hagamos un rato de silencio, e intentemos escuchar al Padre por medio de su Hijo querido. Jesús nos enseña y nos guía a lo largo de nuestra vida. Intentemos descubrir su presencia en todo cuanto hagamos.


II Semana de Pascua Santa Catalina de Siena, Patrona de Europa

Palabra de Dios

Martes

29 abril

[Mateo 11, 25-30]

En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mí yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

95


Martes

29 abril

II Semana de Pascua Santa Catalina de Siena, Patrona de Europa

La vocación redentorista de... En primer lugar, mi vida como religioso Redentorista, no sacerdote, durante cincuenta años en la Congregación es altamente positiva en mi crecimiento de FE más madura, aunque falte mucho para alcanzar lo que debería ser. Esta FE compartida en comunidad me ha proporcionado momentos muy felices que han superado con creces los momentos oscuros que han podido acontecer.

Fernando hermano González, redentor ista

Como sabemos, Dios escribe recto en renglones torcidos. Por eso, la ilusión, la esperanza y tirar siempre adelante ha sido mi meta. Conseguí hacer los estudios de teología y catequética en el Seminario de Madrid, terminados bastante bien.

96


II Semana de Pascua Santa Catalina de Siena, Patrona de Europa

Martes

29 abril

En segundo lugar, estos estudios me han dado la ocasión de ejercer durante largos años en esta parroquia donde me encuentro una labor pastoral que me ha ayudado mucho en el crecimiento de mi FE y a poder compartirla. He procurado sembrar la Buena Nueva de Jesús, sin esperar un fruto inmediato, ya que es Dios el que se encarga del crecimiento espiritual y humano de las personas, una vez que nosotros ponemos de nuestra parte los medios. He procurado también escuchar, acoger y compartir con alegría mi FE tanto con los niños como con los catequistas. Para mí vivencia cristiana ha sido muy importante este encuentro con ellos, ya que los catequistas con su entrega generosa y los niños con su sinceridad e ingenuidad te ayudan a descubrir esa FE y bondad de Dios hacia nosotros. Al fin todo esto te empuja a vivir con alegría y testimonio una vida más en consonancia con el Evangelio y, en consecuencia, seguir a Jesús que es nuestra meta como cristianos.

97


Martes

29 abril

II Semana de Pascua Santa Catalina de Siena, Patrona de Europa

Mi oración de hoy En este momento concreto de mi vida me dirigiría a Dios con esta oración:

Señor Jesús, que nos has hecho instrumentos de tus manos, haz que seamos capaces de anunciar tu Buena Noticia allí donde nos encontremos con entrega generosa y testimonio verdaderos. Danos fuerza para seguir tu camino y que seamos luz que alumbre a todos, para que vean tu verdadero rostro de amor. Ayúdanos para que nunca nos desanimemos, a pesar de las noches oscuras, y tengamos la esperanza de que Tú lo llevarás todo a buen fin.

98


II Semana de Pascua 30 abril

Mioércoles

Miércoles II de Pascua

Introducción

El hogar de la fe Es un gran don tener la fe, y además, desear compartirla. Porque no hay fe que no se comparta, en la casa, con los de fuera, con los de cerca y con los de lejos. La fe mueve montañas y construye hogares. La verdadera fe siempre va acompañada de las obras. No podemos creer en Dios y en su Hijo, si no lo manifestamos en la vida… la de cada día. Dios que es amor exige que tratemos a los demás hombres con amor, especialmente a los más pobres, principalmente a nuestra familia. Las obras dan testimonio de nuestra fe viva.

99


II Semana de Pascua 30 abril Miércoles II de Pascua Miércoles

Palabra de Dios

[Juan 3, 16-21]

Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él, no será juzgado; el que no cree, ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. En esto consiste el juicio: la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron las tinieblas a la luz, porque sus obras eran malas. Todo el que obra mal detesta la luz y no se acerca a ella, por temor de que sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra conforme a la verdad se acerca a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras han sido hechas en Dios".

100


II Semana de Pascua 30 abril Miércoles II de Pascua Miércoles

La vocación redentorista de... Qué orgullo y qué responsabilidad compartir nuestro testimonio. Confiamos en que, con la ayuda de Dios, sirva para algo. Los dos hemos tenido la suerte de tener el don de la fe y de contar con unas familias y un entorno social en el que desarrollar, profundizar y La Famil confesar nuestra fe sin grandes ia Peset-P érez dificultades. Desde que nos casamos Dios nos ha hecho los dos mejores regalos de nuestra vida: tres hijos maravillosos, hoy adultos extraordinarios, y puso en nuestro camino la parroquia del Santísimo Redentor en la que nos fuimos introduciendo poco a poco y de la que formamos parte activa desde hace ya bastantes años. Formar parte de la comunidad Redentoristas es sentirte miembro de una gran familia en la que todos sentimos y compartimos una misma fe con gran intensidad. 101


II Semana de Pascua 30 abril Miércoles II de Pascua Miércoles

Es inexplicable con palabras el orgullo de sentirse parte de un grupo de personas de todas las edades, formaciones, profesiones e ideas que están en el momento en que se necesita su apoyo, todos a una, dejando a un lado lo demás (las redes, la barca...) dando testimonio de Jesús, de nuestra fe, haciéndole presente en las situaciones necesarias para salir al mundo a tratar de ser las manos y la voz de Jesucristo con quienes lo necesitan y no lo encuentran, no le conocen o lo tienen olvidado. En nuestra parroquia compartimos oración, amistades profundas y desinteresadas, profundización en la fe y, lo mas bonito de todo, enseñar a los niños a prepararse para recibir la Primera Comunión. Asistimos cuando podemos a la oración de los miércoles que es una experiencia sublime y es indeclinable y esencial la cita de la Misa de nueve de los domingos para poder afrontar con ánimo y alegría cada semana.

102


II Semana de Pascua 30 abril Miércoles II de Pascua Miércoles

Nuestra oración de hoy Esta oración, que nos pone en línea directa con Jesús, nos ayuda todos los días a recordar que debemos trabajar como si todo dependiera de nosotros y rezar porque todo nos viene de Dios:

¿Por que te confundes y te agitas ante los problemas de la vida? Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor. Cuando te abandones en mí todo se resolverá con tranquilidad según mis designios. No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tu deseos. Cierra tus ojos del alma y dime con calma: "Jesús yo en ti confío". Evita las preocupaciones y angustias y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después. No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas. 103


II Semana de Pascua 30 abril Miércoles II de Pascua Miércoles

Déjame ser Dios y actuar con libertad. Abandónate confiadamente en mí. Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro. Dime frecuentemente: "Jesús, yo confío en ti". Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera. Cuando me dices: “Jesús, yo confío en ti”, no seas como el paciente que le pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo. Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo, YO TE AMO. Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando. Cierra los ojos del alma y confía.

104

Continúa diciéndome a todas horas: "Jesús yo confío en ti". Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles. El mal quiere eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz. Confía solo en Mí, abandónate en Mí. Así que no te preocupes, echa en Mí todas tus angustias y duerme tranquilamente. Dime siempre: Jesús yo confío en Ti y verás grandes milagros. Te lo prometo por Mi AMOR.


II Semana de Pascua San José, Obrero

Jueves

1

mayo

Introducción

La fe nuestra de cada día ¿Cómo vive José su vocación como custodio de María, de Jesús, de la Iglesia? Con la atención constante a Dios, abierto a sus signos, disponible a su proyecto, y no tanto al propio. José es «custodio» porque sabe escuchar a Dios, se deja guiar por su voluntad, y precisamente por eso es más sensible aún a las personas que se le han confiado, sabe cómo leer con realismo los acontecimientos, está atento a lo que le rodea, y sabe tomar las decisiones más sensatas. En él, queridos amigos, vemos cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad, con prontitud; pero vemos también cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo. (Francisco, homilía pontificado 2013)

de

la

inauguración

del 105


Jueves

1

mayo

II Semana de Pascua San José, Obrero

Palabra de Dios

[Mateo 13, 54-58]

Jesús fue a su pueblo y se puso a enseñarles en la sinagoga. La gente, admirada, decía: “-¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿No están todas sus hermanas entre nosotros?. ¿De dónde, pues, le viene todo esto?” Y los tenía desconcertados. Y Jesús decía: “-Un profeta sólo es despreciado en su pueblo y en su casa.”

106


II Semana de Pascua San José, Obrero

Jueves

1

mayo

La vocación redentorista de... Para mí, vivir la fe en una comunidad redentorista significa comprometerme a hacer las cosas bien: con mis hermanos, con mi familia y mis amigos. No pelearme con ellos, ayudar en la casa haciendo la cama, poniendo la mesa… No decir palabrotas, no responder a mis padres, no mentir… Además, compartir la fe en una comunidad de amigos me ayuda mucho a creer más en Dios, y a conocer a la Virgen María. Ellos nunca fallan y están siempre ahí.

Ignacio, pequeño misioner o

Lo más importante de todo es que voy a misa y me gusta mucho. También ayudo a mis amigos cuando no saben hacer los deberes porque hay que ser buenos para ser cristianos. Y, por último, no me olvido de Dios cada día: leo la Biblia por las noches y rezo el Padre Nuestro antes de dormir.

107


Jueves

1

mayo

II Semana de Pascua San José, Obrero

Mi oración de hoy Mi oración favorita es el Credo porque resume muy bien cómo murió Jesús y cómo resucitó.

108

Creo en Dios Padre, Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra. Creo en Jesucristo, su Único Hijo nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen. Padeció bajo el poder de Poncio Pilato. Fue crucificado, muerto y sepultado. Descendió a los infiernos. Al tercer día, resucitó de entre los muertos. Subió a los Cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.


II Semana de Pascua Viernes II de Pascua

Viernes

2

mayo

Introducción

Multiplicación Compartir la mesa es símbolo de vivir juntos, de reconciliación y de inclusión. Para Jesús compartir la comida significa que él no condena sino perdona (por eso come con pecadores) y que Dios abre su mano para que todos los hombres le encuentren (por eso las parábolas de los banquetes tienen que ver con el Reino de Dios). La Eucaristía es el resultado de un Dios-con-nosotros que come-con-nosotros y se hace nuestro-alimento. ¿Con quién compartes el pan? ¿Con quién te haces un solo corazón y una sola alma? ¿Con quién caminas y repostas fatigado?

109


Viernes

2

mayo

II Semana de Pascua Viernes II de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 6, 1-15]

Después de esto, Jesús atravesó el mar de Galilea, llamado Tiberíades. Lo seguía una gran multitud, al ver los signos que hacía curando a los enfermos. Jesús subió a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Se acercaba la Pascua, la fiesta de los judíos. Al levantar los ojos, Jesús vio que una gran multitud acudía a él y dijo a Felipe: "¿Dónde compraremos pan para darles de comer?". El decía esto para ponerlo a prueba, porque sabía bien lo que iba a hacer. Felipe le respondió: "Doscientos denarios no bastarían para que cada uno pudiera comer un pedazo de pan". Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: "Aquí hay un niño que tiene cinco panes de cebada y dos pescados, pero ¿qué es esto para tanta gente?". Jesús le respondió: "Decid a la gente que se siente". Había mucha hierba en ese lugar. Todos se sentaron y eran uno cinco mil hombres. Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó a los que estaban sentados. Lo mismo hizo con los peces, dándoles todo lo que quisieron. 110


II Semana de Pascua Viernes II de Pascua

Viernes

2

mayo

La vocación redentorista de... Definir lo que significa para mí ser creyente en una comunidad redentorista es muy difícil, ya que mi vida está íntimamente ligada a la de la parroquia Redentorista del Santísimo Redentor desde los 14 años que comencé en los grupos de confirmación, pasando por la etapa universitaria, hasta la actualidad, casada y viviendo una fe más madura desde la catequesis y el grupo Scala de jóvenes adultos.

Sari Jimé nez, joven

Con los Redentoristas he visto crecida mi Fe, la fe que me han transmitido mis abuelos, mis padres... la fe de la acogida, del compartir, de ser sensible a los dolores de los demás, de ayudar siempre, de tener a Dios en el centro de tu vida. Una fe sencilla, pero sincera... y siempre basada en los "cuatro pilares" (como diría Pineda, nuestro párroco): la oración, la formación, compartir en comunidad y la solidaridad. 111


Viernes

2

mayo

II Semana de Pascua Viernes II de Pascua

Como catequista siento la responsabilidad de transmitir todo esto no sólo con las palabras, sino con el ejemplo, y siguiendo la parábola del sembrador: echando semillas y esperando a que crezcan. La catequesis me ha aportado muchísimas cosas y, sobre todo, he de decir que las mejores experiencias de mi vida, las he vivido como monitora de campamento (durante 8 años). Mucha responsabilidad y un cansancio horrible..., pero a la vez risas, amistad y alegría. Ver a los niños que tuviste un día a tu cargo (en la catequesis, campamentos o monaguillos...), convertidos en hombres y mujeres que dejan a un lado sus intereses para llevar a Dios comprometiéndose por los demás, es de las cosas que más feliz hacen a un catequista.

112


II Semana de Pascua Viernes II de Pascua

Viernes

2

mayo

Mi oración de hoy Me encanta la canción de "Alma Misionera", porque en cuanto la oí, supe que algo tenía que hacer con mi vida y, sobre todo, ponerla al servicio del Señor. Pero como no sabía cómo hacerlo, destacaría la canción "Señor, condúceme", que me sirvió en su momento para saber que lo que tenía que hacer era confiarme a Dios:

Adónde iré lejos de tu aliento, dónde escaparé de tu mirada. Te encontraré en lo alto del cielo, en el fondo del abismo y en el confín del mar. Señor, condúceme. Ponme a prueba y guíame, según tu voluntad. ¡Oh, Señor! Según tu voluntad. 113


Sábado

3

mayo

II Semana de Pascua Santos Felipe y Santiago, Apóstoles

Introducción

Hacer lo que hace el Padre

114

Seguir a Jesús es seguir a aquel hombre que pone el mundo patas arriba con sus palabras y gestos. Es darle la vuelta a todo, subvertir el orden establecido, obrar las “obras del Padre”, hacer realidad el Reino de los cielos: pobreza de espíritu, mansedumbre de corazón, misericordia, paz, pan y justicia. El seguimiento de Cristo es el camino que recorrieron los apóstoles, un camino feliz y tortuoso al mismo tiempo, que implica tocar lo que Cristo tocó y decir lo que Cristo dijo. Y en todo el recorrido, sentirse profundamente habitado por el Padre, que permanece en nosotros, fortaleciendo los pasos, cueste lo que cueste ser apóstol.


II Semana de Pascua Santos Felipe y Santiago, Apóstoles

Palabra de Dios

Sábado

3

mayo

[Juan 14, 6-14]

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.» Felipe le dice: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Jesús le replica: «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí.»

115


Sábado

3

mayo

II Semana de Pascua Santos Felipe y Santiago, Apóstoles

La vocación redentorista de... El Señor me puso desde muy pequeño en un ambiente muy creyente y muy redentorista. Continuamente veía y oía a los frailes y monjas de mi familia. Y como las cerezas se enganchan al coger una… pues eso me pasó a mí. Tres tías monjas de clausura en Astorga a las que visitábamos con frecuencia. Algunas veces venían mis dos tíos redentoristas, el H. Avelino y el P. Constantino. Algo menos mi primo el H. RamónLeandro, pues lo destinaron a fundar a Portugal.

Avelino C abez sacerdot a, e

Con mi hermano el P. Marcelino, prácticamente cada poco le veía de estudiante en Astorga, le llevábamos algo de comida… Y el mismo año en que se ordenó de Sacerdote, ese verano él se fue como misionero a México, durante 60 años, hasta que murió allí, y yo a El Espino. Esto sin contar con otros redentoristas del mismo pueblo de Sueros, cerca de Astorga. Así que en ese ambiente lo redentorista lo era todo para mí. Nunca tuve tentaciones de abandonar. 116


II Semana de Pascua Santos Felipe y Santiago, Apóstoles

Sábado

3

mayo

La vida como redentorista se ha desarrollado, excepto el año de Pastoral en el Perpetuo Socorro, de formador en los seminarios redentoristas, en El Espino hasta que se cerró, luego en El Escorial hasta que también se cerró y, por último, en Santa Fe, que siguió unos años. Pero donde más tiempo he estado es en la pastoral de Parroquias. En San Gerardo, parroquia y colegio Gamo Diana, estuve 22 años, siendo párroco 9 años, arcipreste 6 y director del cole 12. Fueron años muy felices, con muchos niños, cada año unos 70 niños hacían la 1ª Eucaristía, adolescentes (cada año unos 40 confirmaciones), y todos los años íbamos de campamento, unos 125 niños y monitores. Prácticamente en todos esos años, incluidos los campamentos, nos ayudaba Antonio Cañizares, al que estoy muy agradecido. En este tiempo se vivía muy cercano a la gente: el barrio de Aluche tiene una vida sencilla, pues todos han venido de provincias cercanas.

117


Sábado

3

mayo

II Semana de Pascua Santos Felipe y Santiago, Apóstoles

Mi oración de hoy es de… Madre Teresa de Calcuta

118

Las personas son irrazonables, ilógicas y centradas en sí mismas, ámalas de todas maneras. Si haces el bien, te acusarán de tener motivos egoístas, haz el bien de todas maneras. Si tienes éxito ganarás falsos y verdaderos enemigos, ten éxito de todas maneras. El bien que hagas se olvidará mañana, haz el bien de todas maneras. La honestidad y la franqueza te hacen vulnerable, se honesto y franco de todas maneras. Lo que te tomó años en construir puede ser destruido en una noche, construye de todas maneras. La gente de verdad necesita ayuda pero te podrían atacar si lo haces, ayúdales de todas maneras. Dale al mundo lo mejor que tienes y te patearán en los dientes, dale al mundo lo mejor que tienes de todas maneras. Amén.


III Semana de Pascua

Los más abandonados Los más abandonados, a los que la Congregación es enviada de modo especial, son aquellos a quienes la Iglesia no ha podido proporcionar aún medios suficientes de salvación; los que nunca oyeron el mensaje de la Iglesia o no lo aceptan al menos como buena nueva, y finalmente aquellos a quienes perjudica la división de la Iglesia. La solicitud apostólica de la Congregación se extiende al mismo tiempo a los fieles que gozan de atención pastoral ordinaria, a fin de que, robustecidos en su fe, se renueven de continuo en su conversión a Dios y den testimonio de su fe en la vida cotidiana.

Beato Pedro Donders, con los pobres y leprosos del Surianm.

119


III Semana de Pascua

Entre los grupos humanos más necesitados de ayuda espiritual, los redentoristas han de prestar atención especial a los pobres, a los de condición más humilde y a los oprimidos, cuya evangelización es signo de la llegada del Reino de Dios (Lc 4,18) y con quienes Cristo ha querido en cierto modo identificarse (Mt 25,40). La preferencia por las situaciones de necesidad pastoral o por la evangelización propiamente dicha y la opción por los pobres constituyen para la Congregación su misma razón de ser en la Iglesia y la contraseña de su fidelidad a la vocación recibida. La misión encomendada a la Congregación de evangelizar a los pobres comprende la liberación y salvación de toda la persona humana. Los congregados deben proclamar explícitamente el evangelio, solidarizarse con los pobres, y promover sus derechos fundamentales de justicia y de libertad, empleando los medios que son más conformes con el evangelio y a la vez más eficaces.

120

(Constituciones CSSR, El anuncio de la buena nueva a los pobres, 3-5).


La presencia redentorista en Valencia hunde sus raíces en las misiones predicadas en 1914, que buscaron una presencia estable en la ciudad del Turia. Sorteadas varias dificultades, el 24 de mayo de 1917 nacía la comunidad. Se instaló provisionalmente en la Iglesia del Temple. Desde entonces, la comunidad ha mantenido esta provisionalidad mi si o n e ra c a mb i a n d o d e domicilio y apostolado, pero siempre con un mismo espíritu, caracterizado por: -Talante misionero: la comunidad nació fruto de las misiones, y este talante evangelizador ha sido su emblema a lo largo de estos casi 100 años. Nunca se ha caracterizado por tener un culto multitudinario, ni los templos han sido significativos en la ciudad. Su significatividad ha sido el trabajo evangelizador, bien a través de las misiones, predicaciones o trabajo catequético.

III Semana de Pascua

La Comunidad Redentorista en Nazaret-Valencia

121


III Semana de Pascua 122

-Itinerancia: Es la comunidad española que más ha cambiado de domicilio; desde 1917 a 1993 en la iglesia del Temple; de 1993 a 2010 en la Parroquia de Ntra. Sra de Tejeda; de 2010 a la actualidad en el barrio de Nazaret; de forma paralela, de 1970 a 1983 en la Parroquia de La Resurrección. Este peregrinar ha estado guiado por una búsqueda de las periferias de la Iglesia en la ciudad. -Desprendimiento y servicio a la Iglesia diocesana: nunca los redentoristas han tenido una obra propia. Han buscado con la Diócesis el lugar de la ciudad donde eran más necesarios desde su carisma, estableciéndose allí provisionalmente, desplegar la misión encomendada, y buscar otro lugar. -Contagio del cariño a la Virgen del Perpetuo Socorro: No hay iglesia en donde no se encuentre el Icono de María, fruto de tantas misiones. En la actualidad, esta comunidad formada por tres sacerdotes y tres postulantes vivimos en el barrio de Nazaret, una de las periferias sociales y eclesiales de la ciudad, donde intentamos cada día ser luz del Evangelio entre nuestros vecinos. Atendemos las parroquias de Nazaret y La Punta; somos capellanes en el centro penitenciario de Picassent; ofrecemos un hogar de acogida a presos en 3er grado, llamado Hogar Scala; con la asociación de vecinos y el ISO, tutelamos unos pisos de acogida de inmigrantes subsaharianos y promovemos una escuela para el empleo de estos inmigrantes y jóvenes del barrio. Nuestra presencia y trabajo en estos barrios olvidados quiere ser luz del Evangelio.


III Semana de Pascua Domingo III de Pascua

Domingo

4

mayo

Introducción

Por los caminos de la vida Decía san Alfonso (fundador de los redentoristas) que a Dios hay que acercarse ante todo como Padre, luego como Médico, Maestro o Compañero, y por último como Juez. Una vez le preguntaron a un preso qué le pediría a un voluntario de la Pastoral Penitenciaria, y éste le respondió: “la sociedad ya nos ha juzgado, nos ha condenado y estamos cumpliendo… vosotros no nos juzguéis”. Así es como hoy se acerca Jesús a los dos jóvenes que deambulan por los caminos y encrucijadas de la vida. Se pone a caminar con ellos como su compañero. Les explica las escrituras como maestro. Cura sus tristezas y decepciones como médico. Comparte la mesa con ellos como hermano y amigo. 123


Domingo

4

mayo

III Semana de Pascua Domingo III de Pascua

Palabra de Dios

[Lucas 24, 13-35]

Ya cerca de la aldea de Emaús adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante; pero los dos discípulos le apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.» Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció. Ellos comentaron: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?» Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.» Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan. 124


III Semana de Pascua Domingo III de Pascua

Domingo

4

mayo

La vocación redentorista de... Procedo de una familia media española en la que me sentí y me siento querido. En la adolescencia, sin saberlo, tomé decisiones equivocadas que afectarían a mi vida de una manera negativa e irreversible, acarreándome graves problemas de salud y jurídicos, acabando en prisión un largo periodo de tiempo. A mi salida del centro penitenciario, partí acompañado por Javier, Capellán de prisión y hermano Mercedario, Ángel Jav hacia una casita situada a las afueras de Valencia y ier, joven hoy regentada por Miguel y Antonio, hermanos Redentoristas. Junto a ellos había una pequeña familia cohesionada de compañeros que luchaba por sacar sus vidas adelante. En dicho Hogar se aceptaba nuestro pasado, se apoyaba nuestro presente y se motivaba nuestro futuro por estos siervos de Dios, grandes personas y mejores amigos. Hoy ya no me encuentro en el “Hogar Scala”, pero gracias a Dios, al Hogar y a los hermanos citados, me encuentro insertado en la sociedad, cumpliendo con mis deberes y obligaciones, trabajando en una empresa en la cual me siento integrado con mis compañeros, y lo más importante, me siento con el corazón lleno de alegría, ilusiones, amor y esperanza.

125


Domingo

4

mayo

III Semana de Pascua Domingo III de Pascua

Mi oración de hoy Gracias Señor: Por posar tu mano y hacer que se crucen los caminos de tus fieles siervos con los más necesitados. Por cada beso. Por cada caricia. Por cada mirada. Por cada beso. Gracias Señor, por llegar a mi vida cuando todos se habían ido. Gracias Señor, por llenar mi corazón de esperanza. ¡Alabado seas Señor!

126


III Semana de Pascua Lunes III de Pascua

Lunes

5

mayo

Introducción

Buscando puertos nuevos Jesús siempre nos pone en camino. Incluso cuando hemos llegado al puerto donde creemos que le encontraremos, de nuevo nos invita a salir en su búsqueda. Así sus contemporáneos le buscaron, y para encontrarse tuvieron que lanzarse en barcas a otro puerto. También en nuestra vida Jesús nos pide estar en camino, buscarle, lanzarnos al mar para encontrarnos con él. Desprendernos de seguridades para seguirle más de cerca. En esta búsqueda, hasta los acontecimientos más dolorosos adquieren sentido y nos ponen de nuevo en camino para encontrarnos en otros puertos vitales. Siempre es tiempo de tomar decisiones.

127


Lunes

5

mayo

III Semana de Pascua Lunes III de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 6, 22-29]

Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra orilla del lago le preguntaron: “¿Maestro cuando has venido aquí?” Jesús les dijo: “Me buscáis no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura, el que os dará el Hijo del hombre”.

128


III Semana de Pascua Lunes III de Pascua

Lunes

5

mayo

La vocación redentorista de... Mi nombre es Pilar de Fez, esposa, madre de dos hijos, uno de ellos redentorista y contemplativa. Mi familia estaba formada por Avelino, mi esposo, Santi, el hijo mayor y Carlos, el pequeño. Vivíamos en la parroquia de la Resurrección del Señor de Valencia conocida como La Barraqueta y atendida en los años setenta por los Misioneros Pilar redentor de Fez, Redentoristas. ista y m

adre d Carlos M tnez CSsR e

Pero cuando más conocí a los redentoristas fue el día que me dijeron que mi marido tenía cáncer. Sin saber qué hacer, me dirigí hasta la parroquia y les pedí que me ayudasen; en aquella tormenta, la comunidad fue para nosotros cuatro la Luz de Dios. Su acogida, cercanía y apoyo fue una gran ayuda para la familia y nos ayudó a los cuatro a vivir nuestra fe.

129


Lunes

5

mayo

III Semana de Pascua Lunes III de Pascua

Tanto impactó en la familia aquella comunidad de misioneros que Carlos, el hijo pequeño, quiso ser uno de ellos, y con sólo 12 años fue a Granada para prepararse. También aquel contacto despertó en mí la vocación contemplativa. Cuando mi marido murió, el hijo mayor se casó y Carlos profesó como redentorista, yo me fui a un monasterio, donde encontré la alegría de vivir. En la vida contemplativa descubrí el sentido de mi vida y mi vocación redentorista, pues aunque no sepa hablar de Dios a los demás, mi vida es para hablar a Dios de todos. Desde el silencio del monasterio he vivido la vida misionera de Carlos y su muerte en la misión de Costa de Marfil. Ahora vivo mi fe y esta vocación en una residencia de Hermanitas de los Ancianos Desamparados, donde pido a Dios por todos y colaboro en la atención de los ancianos. Madre del Perpetuo Socorro, tú que siempre nos ayudas y guías, danos una vida santa y feliz.

130


III Semana de Pascua Lunes III de Pascua

Lunes

5

mayo

Mi oración de hoy es de… San Agustín ¡Tarde te amé, hermosura tan antigua y tan nueva, tarde te amé! Tú estabas dentro de mí, y yo fuera, y por fuera te buscaba, y deforme como era me lanzaba sobre las cosas hermosas por Ti creadas. Tú estabas conmigo, y yo no estaba contigo. Me retenían lejos de Ti todas las cosas, aunque, si no estuviesen en Ti, nada serían. Llamaste y clamaste, y rompiste mi sordera. Brillaste y resplandeciste, y pusiste en fuga mi ceguera. Exhalaste tu perfume, y respiré, y suspiro por Ti. Gusté de Ti, y siento hambre y sed. Me tocaste, y me abraso en tu paz. 131


Martes

6

mayo

III Semana de Pascua Martes III de Pascua

Introducción

Construyendo con energía

132

Jesús se nos da como alimento para vivir nuestra vida con su mismo estilo. Al aceptarlo por la fe, al comerlo en la eucaristía, al confrontarnos con él al leerle en el Evangelio, nos hacemos uno en él; es más, nos hacemos como él y viviremos nuestra vida desde el servicio, la gratuidad, la entrega y la construcción del Reino. A lo largo de la historia muchas personas han ido creciendo en su identificación con el proyecto de Jesús y entusiasmando de su persona. No es algo sólo del pasado; pues muchas personas siguen haciendo opciones de vida desde el servicio y la gratuidad de Jesús, sintiéndose animadores de la comunidad cristiana, trabajando como trasmisores de la fe y construyendo el Reino de Jesús. Pero estas opciones sólo son posibles si nos alimentamos de Cristo y el ensancha nuestro corazón y fortalece nuestra debilidad.


III Semana de Pascua Martes III de Pascua

Palabra de Dios

Martes

6

mayo

[Juan 6, 30-35]

Jesús les dijo: “El Pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo”. La gente le dijo: “Señor, danos siempre de ese pan”. Jesús les contestó: “Yo soy el pan de vida. El que viene a mi no pasará hambre y el que cree en mi no pasará sed”.

133


Martes

6

mayo

III Semana de Pascua Martes III de Pascua

La vocación redentorista de...

134

Somos Laia y Jose (25 y 29 años), una pareja de novios que vivimos nuestra fe y nuestro compromiso en la Parroquia de Ntra Sra. de Tejeda. Hace años que conocemos a los redentoristas y no tenemos más que palabras de agradecimiento para ellos. Hemos crecido a su lado, como personas y como cristianos, desde que éramos niños del Juniors “La Amistad” Laia y Jo en la Parroquia, y luego como monitores. Los se, laicos de Ntra. Sra . de Teje redentoristas nos han enseñado cómo seguir y vivir da el estilo de vida de Jesús, nos han mostrado su reflejo más humano, cada sacerdote y postulante que ha pasado por nuestra pequeña parroquia ha sido un ejemplo de cercanía, humildad, acogida, alegría, fe y esperanza. Con ellos aprendimos a comprometernos con el barrio, con la Comunidad cristiana y con todos y cada uno de nosotros; despertaron en nosotros la necesidad de vivir nuestra fe en comunidad. Hace 3 años que marcharon de Benicalap, por lo que hay momentos en que se echa de menos su presencia; pero firmes en lo que nos enseñaron, seguimos adelante en la parroquia, trabajando por aquello en lo que creemos. Comprometidos en la animación de la comunidad cristiana y trabajando en el centro Juniors en la trasmisión de la fe a las generaciones que viene detrás nuestra.


III Semana de Pascua Martes III de Pascua

Martes

6

mayo

Mi oración de hoy es del... Movimiento Junior md En el comienzo de mi juventud voy hacia ti, Jesús. Quiero marchar decidido por el camino que tú me marques, para que mi vida sea lo que tú esperas de ella. Tú eres mi mejor amigo; juntos marcharemos en equipo para que compartas conmigo el pan de la amistad y me enseñes a darlo generosamente a mis hermanos. Fortalece mi voluntad para vencer mis pasiones, cumplir siempre con mi deber y seguirte sin cansarme con lealtad y alegría. Amén.

135


Miércoles

7

mayo

III Semana de Pascua Miércoles III de Pascua

Introducción

Para que tengamos vida y alegría

136

Nos dice hoy el libro de los Hechos cómo la Ciudad se llenó de alegría. Alegría es lo que vivimos aquellos que compartimos la vida desde el Evangelio. Alegría es lo que transmitimos los que llevamos la Buena Noticia a cada circunstancia y ambiente en el que nos movemos, empezando por lo más cercano, en la propia familia, hasta el trabajo u otros lugares de la sociedad. Jesús cuenta con todos, no quiere perder a nadie, y nos quiere para llenarnos de vida, para que tengamos vida en él. La familia redentorista es un lugar privilegiado para vivir y crecer en la fe, para que la Vida siga alcanzando al mundo.


III Semana de Pascua Miércoles III de Pascua

Palabra de Dios

Miércoles

7

mayo

[Juan 6, 35-40]

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed; pero, como os he dicho, me habéis visto y no creéis. Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Ésta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que lo resucite en el último día. Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.»

137


Miércoles

7

mayo

III Semana de Pascua Miércoles III de Pascua

La vocación redentorista de...

138

Nuestra vida en común ha estado siempre ligada a nuestro grupo de laicos redentoristas. De hecho, en los 20 años que llevamos juntándonos somos varios quienes hemos creado nuestra familia en su seno y más los que compartimos La Famil parte de nuestra vida familiar allí. Pertenecer ia Lluch-B eté laicos re a la familia redentorista a través de este dentorist s, as grupo nos fortalece en nuestra fe, nos ayuda a relativizar nuestros problemas, a compartir nuestras vivencias y poder iluminar y ser iluminados por los otros. Aquí vivimos entre personas buenas, entre amigos que como nosotros queremos ser mejores, educar a nuestros hijos en el amor, construir el Reinado de Dios en la tierra... Nuestros hijos también se acostumbran a solucionar sus problemas y a crecer en clave de amor, a sentir el cariño de los otros, a poder ir contra corriente con alegría, a hacer las cosas de otra manera, a madurar queriendo y a anunciar que nuestra buena noticia es buena para todos... Todo esto nos lleva a dar gracias a Dios porque ha bendecido a nuestra familia con otra familia más amplia, la redentorista, que está, ha estado y estará enseñándonos que el amor es fuente de vida, que el evangelio se puede hacer realidad con alegría y que hay caminos de esperanza en un mundo, tantas veces desesperanzado.


III Semana de Pascua Miércoles III de Pascua

Miércoles

7

mayo

Nuestra oración de hoy es de… San Francisco Señor, haz de mí un instrumento de tu paz: donde haya odio, ponga yo amor, donde haya ofensa, ponga yo perdón, donde haya discordia, ponga yo unión, donde haya error, ponga yo verdad, donde haya duda, ponga yo la fe, donde haya desesperación, ponga yo esperanza, donde haya tinieblas, ponga yo luz, donde haya tristeza, ponga yo alegría. Oh Maestro, que no busque yo tanto ser consolado como consolar, ser comprendido como comprender, ser amado como amar. Porque dando se recibe, olvidando se encuentra, perdonando se es perdonado, y muriendo se resucita a la vida eterna.

139


Jueves

8

mayo

III Semana de Pascua Jueves III de Pascua

Introducción

Anunciando con cercanía y cariño

140

Hoy la Palabra de Dios nos muestra a Felipe, un ejemplo de misionero, un hombre que escucha la voluntad de Dios y la sigue, alguien que anuncia el evangelio de Jesús de Nazaret con una cercanía y cariño que atraen y facilita a quien se encuentra con él la compresión del mensaje de Jesús. Hoy también se nos presentan dos jóvenes entusiastas, también de Nazaret, Valencia, que también se dedican a explicar y compartir el Evangelio de Jesús. Te invito a qué como Felipe y estás jóvenes tú también anuncies el evangelio a aquellos con los que te encuentres, a que también les ayudes a comprender a quien oye pero entiende o a quien mira pero no ve.


III Semana de Pascua Jueves III de Pascua

Palabra de Dios

Jueves

8

mayo

[Hechos de los Apóstoles 8, 26-40]

El Espíritu Santo dijo a Felipe: "Acércate y camina junto a su carro". Felipe se acercó y, al oír que leía al profeta Isaías, le preguntó: "¿Comprendes lo que estás leyendo?". El respondió: "¿Cómo lo puedo entender, si nadie me lo explica?". Entonces le pidió a Felipe que subiera y se sentara junto a él. El pasaje de la Escritura que estaba leyendo era el siguiente: Como oveja fue llevado al matadero… El etíope preguntó a Felipe: "Dime, por favor, ¿de quién dice esto el Profeta? ¿De sí mismo o de algún otro?". Entonces Felipe le anunció la Buena Noticia de Jesús. Siguiendo su camino, llegaron a un lugar donde había agua, y el etíope dijo: "Aquí hay agua, ¿qué me impide ser bautizado?". Felipe lo bautizó. Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor, arrebató a Felipe, y el etíope no lo vio más, pero seguía gozoso su camino. Felipe se encontró en Azoto, y en todas las ciudades por donde pasaba iba anunciando la Buena Noticia, hasta que llegó a Cesarea. 141


Jueves

8

mayo

III Semana de Pascua Jueves III de Pascua

La vocación redentorista de... Mi fe no siempre ha brillado igual, no siempre he manifestado mi posición respecto a la fe. Pero sí que puedo decir que poco a poco esto fue cambiando hasta que en un justo momento se hizo visible. Yo comencé a formar parte de un grupo scout católico, lo que me llevo a retomar las ganas de tomar mi primera comunión. Pasé a formar parte del grupo de confirmación de mi barrio.

Alejandr a

, Eva y C arla, jóvenes

Con 15 años, en Cádiz por fin comulgué. Más tarde me confirmé como cristiana adulta. Posteriormente experimenté un viaje al Espino que me hizo ver las diferentes formas de vivir la fe desde las personas jóvenes. Hoy en día mi relación con mi parroquia es mucho más seria. Soy catequista de comunión y pertenezco también al grupo de jóvenes. (Carla) 142


III Semana de Pascua Jueves III de Pascua

Supongo que el primer acercamiento que tuve con los redentoristas fue en confirmación, y sinceramente pienso que son de esas personas que te transmiten por completo a Dios, te lo acercan porque lo viven realmente y no digo que los demás no, pero se nota que su misión es transmitir y difundir el evangelio porque no cualquiera sirve para ello, pero estos si. Son capaces de acercarte al Señor, hacértelo sentir tan a tu lado, verlo en cosas tan sencillas y diarias, a saber apreciarlo en tu día a día .Y estas cosas no aparecen de repente, no te levantas un día y dices Dios está aquí, sino que (yo por lo menos) los necesite a ellos sentir como lo viven, saber cómo Dios les acompaña y una vez lo sientes es todo tan especial, sientes como si todo el peso que la vida ejerce sobre ti disminuyese, sientes que jamás estas ni estarás solo, sientes una confianza infinita hacia algo o hacia alguien, hacia él hacia Dios. Supongo que un hecho muy importante para mí fue la pascua, pero otro que a este le resta importancia fue el Espino, es todo como tan tranquilo, y es que ese es su ambiente orientado en la reflexión y en ponerte en armonía, relajarte para encontrarte. Allí conoces tantas personas, vas a las eucaristías de 7 de sus sacerdotes y cada una tiene algo especial, pero si coinciden en algo es en esa manera tan especial de hacerte sentir a Dios, en esa manera de invitarte a servir, porque al fin y al cabo esto es lo importante y lo que nos hace sentirnos realmente felices, poder dar algo de valor a nuestra vida a nuestros actos que lo que hagamos tenga algún sentido y un beneficio para los demás. (Alejandra)

Jueves

8

mayo

143


Jueves

8

mayo

III Semana de Pascua Jueves III de Pascua

Nuestra oración de hoy es del… Espino 2013 SALMO DE ALABANZA El Señor ha puesto su mirada sobre nosotros; ha puesto su confianza y su esperanza; el Señor Dios ha hablado y cuenta con nosotros. Jesús cuenta con nosotros para devolver la luz donde hay oscuridad; cuenta con nosotros para construir entre todos la civilización del amor allí donde hay egoísmo, tristeza y angustia. Cuenta con nosotros para luchar por la paz, en medio de un mundo donde muchas veces la solución se encuentra recurriendo al uso de la fuerza. 144


III Semana de Pascua Jueves III de Pascua

Jueves

8

mayo

Jesús cuenta con nosotros para que su palabra y liberación llegue al último rincón de la tierra; cuenta con nosotros para sembrar la semilla de su Evangelio; semilla que produce frutos de fraternidad, liberación y amor. Jesús ha puesto su mirada en nosotros y nos dice que seamos sal de la tierra. Sal para dar sentido a la vida; para hacer ver que merece la pena ser vivida desde el proyecto de Jesús. Nosotros queremos ser sal de la tierra y luz del mundo porque la Buena Noticia no ha perdido su vigencia; porque nunca como hoy su papel es importante, porque siempre tendrá algo que decir. Nosotros queremos ser sal que dé sentido y felicidad al mundo. Cuenta con nosotros, Señor, queremos ser luz que ilumine y muestre el verdadero rostro de Dios, el Dios Amor, cuenta con nosotros, Señor. 145


Viernes

9

mayo

III Semana de Pascua Viernes III de Pascua

Introducción

Llamados

146

Jesús te llama, ¿lo oyes?, grita tu nombre, ¿lo escuchas? En el día de hoy, te invitamos a que cierres los ojos y abras los oídos, especialmente los del corazón; a que descubras, en el silencio de la oración, a un Dios que se presenta ante ti para decirte que te ama, que quiere mostrarte el camino de la felicidad, es decir, el plan que tiene para ti, para que seas plenamente feliz. Si por un momento nos quedamos “ciegos” y nos centramos en sentir su llamada desde lo más profundo de nuestro ser, podremos responder con sinceridad a ese proyecto que tiene preparado para cada uno de nosotros. Cuando hallemos respuesta y abramos los ojos, veremos con claridad que Jesús nos invita a ser instrumentos colaboradores de su Evangelio desde una propuesta individual e intransferible: desde una vocación personalizada. ¿Te atreves a escuchar tu nombre? ¿Te atreves a decir, como Ananías, “aquí estoy, Señor”?


III Semana de Pascua Viernes III de Pascua

Palabra de Dios

Viernes

9

mayo

[Hechos de los Apóstoles 9, 1-20]

En aquellos días, Saulo seguía echando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor. En el viaje, cerca ya de Damasco, de repente, una luz celeste lo envolvió con su resplandor. Cayó a tierra y oyó una voz que le decía: - «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» Preguntó él: - « ¿Quién eres, Señor?» Respondió la voz: - «Soy Jesús, a quien tú persigues. Levántate, entra en la ciudad; allí te dirán qué has de hacer.» Sus compañeros se quedaron mudos de estupor, porque oían la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía. Lo llevaron de la mano hasta Damasco. Había en Damasco un discípulo, que se llamaba Ananías. El Señor lo llamó en una visión: - «Ananías.» Respondió él: - «Aquí estoy, Señor.» El Señor le dijo: - «Ve a la calle Mayor, a casa de judas, y pregunta por un tal Saulo de Tarso. Anda, ve; que ese hombre es un instrumento elegido por mí para dar a conocer mi nombre.» 147


Viernes

9

mayo

III Semana de Pascua Viernes III de Pascua

La vocación redentorista de...

148

Cada uno de nosotros tenemos una gran y apasionante historia de cómo hemos llegado hasta aquí; las tres, diferentes, pero con un elemento común: todos escuchamos un día cómo la llamada de Jesús se hacía presente en nosotros, cómo nuestro nombre resonaba cada vez con más fuerza. Éste sentimiento se hacía presente Guille, C en nosotros y llenaba de “ruido” el postulan arlos y Lalo, tes reden silencio de nuestra oración. toristas Desde entonces, casi dos años después, a punto de terminar el Postulantado, volvemos la vista atrás y vemos que ese “sí” sincero, que dimos por primera vez, se ha ido repitiendo día tras día. Durante todo este tiempo en Valencia, hemos vivido momentos de todo tipo: intensos, relajados, alegres, alicaídos, etc. Hemos compartido experiencias diversas con pobres, inmigrantes, presos, jóvenes, mayores, religiosos, laicos… siempre dispuestos a anunciar el Evangelio desde el carisma redentorista al que el Señor nos llama, tanto en el barrio de Nazaret como de misión.


III Semana de Pascua Viernes III de Pascua

Viernes

9

mayo

Hemos aprendido lo que significa vivir en comunidad, la riqueza que supone compartir con ella mesa, oración, pastoral... Hemos descubierto el apoyo que nos ofrecen nuestros hermanos, tanto en los buenos momentos, como cuando las fuerzas parecen flaquear; las risas, la confianza, la entrega, la sinceridad y la fraternidad que se desprende entre personas que viven bajo un mismo techo, y que participan de un proyecto común al servicio de los más abandonados. Este tiempo en Valencia ha supuesto para nosotros todo un descubrimiento, una gran iniciación a la vida a la que Jesús nos llama, la confirmación del rotundo sí con el que le contestamos cuando, hace ya dos años, escuchamos de Él nuestro nombre. Esperamos y le pedimos que siga habiendo jóvenes que, tras escuchar su vocación, se animen sin miedo a vivir el carisma redentorista que tanta felicidad nos ha traído a nosotros tres.

149


Viernes

9

mayo

III Semana de Pascua Viernes III de Pascua

Nuestra oración de hoy es de… Rafael Moreno Hoy, en oración, quiero preguntar Señor, quiero escuchar tu voz, tus palabras con amor. Ser como eres Tú: servidor de los demás; dime cómo, en qué lugar, te hago falta más. Dime, Señor, en qué te puedo servir, déjame conocer tu voluntad. Dime, Señor, yo quiero vivir en ti, quiero aprender de ti, saber amar. Hoy quiero seguir tus caminos, tu bondad, tus palabras, tu verdad, ser imagen de ti. Ser como eres tú: servidor de los demás; dime cómo, en qué lugar, te hago falta más. 150


III Semana de Pascua San Juan de Ávila, Patrón de los sacerdotes españoles

Sábado

10

mayo

Introducción

Discípulos-Misioneros Ser discípulo misionero de Jesús es un regalo, pero a la vez una gran responsabilidad. Muchos misioneros han asumido con alegría y sin vacilaciones esa responsabilidad, dejándose llevar por Dios a lo largo del mundo allá donde los soñaba para hacer el bien. Así de claro lo expresa el Papa Francisco en Evangelii Gaudium 120: “En virtud del Bautismo recibido, cada miembro del Pueblo de Dios se ha convertido en discípulo misionero. (cf. Mt 28,19). Si uno de verdad ha hecho una experiencia del amor de Dios que lo salva, no necesita mucho tiempo de preparación para salir a anunciarlo, no puede esperar que le den muchos cursos o largas instrucciones. Todo cristiano es misionero en la medida en que se ha encontrado con el amor de Dios en Cristo Jesús; ya no decimos que somos «discípulos» y «misioneros», sino que somos siempre «discípulos misioneros».”. 151


Sábado

10

mayo

III Semana de Pascua San Juan de Ávila, Patrón de los sacerdotes españoles

Palabra de Dios

[Juan 6, 60-69]

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: «¿Esto os hace vacilar? […] Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo: «Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.» Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: «¿También vosotros queréis marcharos?» Simón Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.»

152


III Semana de Pascua San Juan de Ávila, Patrón de los sacerdotes españoles

Sábado

10

mayo

La vocación redentorista de... Me veo acogido, guiado, sostenido por Jesucristo, Y experimento que El se me da total e incondicionalmente, y me da el creerlo… Me he propuesto corresponder también totalmente como la única forma seria de creer en El y en las personas. Para ello me he propuesto acoger con alegría lo que entienda que Dios y mi Comunidad me pidan. Jesús He Se me pidió ir (y luego dejar) al Congo y así lo hice r sacerdot nando, e misione sin dudar. Luego se me pidió irme a Venezuela ro donde he estado 30 años. Ambos destinos los tengo como un gran regalo de mi Dios y guardo un bello y enriquecedor recuerdo. Estoy supersatisfecho de haberme fiado-entregado, como la única forma seria de acoger y responder al “Esto es mi Cuerpo que se entrega” porque “Se de quien me he fiado” y con El me encuentro cada día. Así he ido creciendo, conociendo progresivamente al que es La Vida. Hace 4 años regresé. Hoy soy párroco en La Purísima Concepción donde radica La Escuela de formación para el trabajo y dos pisos de acogida, semitutelados, todo para personas con riesgo de exclusión social. Me experimento realizando el máximo logro del ser humano: Ser amado y poder gastar la vida tratando de co-responder.

153


Sábado

10

mayo

III Semana de Pascua San Juan de Ávila, Patrón de los sacerdotes españoles

Mi oración de hoy es de… Lauro Núñez CSsR Señor Jesús, ¡Qué bien se está aquí, al amparo de tu mirada! Gracias porque me llamas por mi nombre. Me asombra recordar la misericordia y ternura con que me has invitado a ser misionero del Reino de tu Padre y Padre nuestro. No soy mejor que los demás. Mis cualidades son pobres y mis pecado, grandes. Me estremezco al pensar que me has hecho tan importante para ti. Es poco lo que te puedo dar. Pero iré donde Tu vayas, donde Tú me envíes… Te ofrezco a mis hermanos misioneros. Que sepamos ser, hoy y aquí, la comunidad de tus discípulos, dispuestos a dejarlo todo por Ti, por tu Evangelio, por tu Reino y por este pueblo oprimido que nos has confiado. 154


III Semana de Pascua San Juan de Ávila, Patrón de los sacerdotes españoles

Sábado

10

mayo

Que nos dejemos transformar por el Evangelio que vamos a anunciar en tu nombre. Que la vida maltratada de este pueblo, que Tu amas tanto, nos descubra el reclamo de tu voz y de tu rostro herido, tu entrega redentora y tu fuerza liberadora. Comunícanos el ardor, la capacidad creadora y la fuerza expresiva de tu Espíritu, para que podamos contribuir fielmente a hacer nuevas todas las cosas. Te lo pedimos por la intercesión de la Madre misionera, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y de San Alfonso el fiel servidor de tu misión entre los pobres. Te lo pedimos, Señor, a Ti, que estás siempre con nosotros. Amen. 155


Dice San Pablo en su segunda Carta a los Corintios que “el amor de Cristo nos urge” (2Corintios 5, 14). Es Cristo y la experiencia del infinito amor que Dios nos tiene, el que nos lanza a comunicarlo, a hacerlo extensivo a los demás, a colaborar en la tarea de donarlo a los demás… pero de un modo especial a aquellos más abandonados, a aquellos a los que no llega de otro modo, a aquellos que lo necesitan de un modo muy especial.

IV Semana de Pascua

La urgencia de la misión

Esta fue también la experiencia de San Alfonso, nuestro fundador. Muchas eran las necesidades pastorales en el Nápoles de su tiempo, pero lo cierto es que su encuentro con las gentes abandonadas de Scala, en la costa amalfitana, le urgió a una nueva fundación. 157


IV Semana de Pascua 158

Una Congregación que anunciara el Evangelio a estas personas pobres, abandonadas en la acción pastoral ordinaria de la Iglesia. Ellas, como ningunas otras, necesitaban sentirse amadas, salvadas, liberadas por Dios. Ya en la Constitución Redentorista número 1 se indica que la Congregación lleva a cabo su acción con dinamismo misionero, esforzándose por evangelizar en las urgencias pastorales a los más abandonados, especialmente a los pobres. Hoy también nosotros tenemos que detectar las urgencias pastorales, quiénes son los destinatarios privilegiados de nuestra misión. En este sentido, los Redentoristas de Europa nos hemos sentido enviados de un modo especial a proclamar explícitamente la Palabra a todos los afectados por el aumento de la secularización y los temas que tienen que ver con la vida humana contemporánea (la vida y la muerte, la sexualidad, las relaciones, las nuevas realidades de la vida familiar, las adicciones, la promoción de la justicia social); a cuantos, en un momento muy difícil en la historia de la Iglesia, están intentando permanecer fieles a la misma, y a quienes se han alejado de ella; a los jóvenes y a los jóvenes adultos; y a los migrantes y a "cuantos se quedan".


Estamos de aniversario. En este curso se cumplen 100 años de presencia redentorista en el Santuario, que en otro tiempo fuera de San Felipe Neri. Situado en el centro de la ciudad, hoy nuestro Santuario de Granada no solo atrae por la mirada maternal de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, cuya advocación es conocidísima en la ciudad y despierta gran devoción, sino que es un foco de evangelización, una verdadera misión permanente. La comunidad, compuesta por diez redentoristas, comparte su misión con un numeroso grupo de misioneros laicos, laicos redentoristas, laicos en general, adultos y jóvenes que desempeñan una activa labor misionera.

IV Semana de Pascua

El Santuario del Perpetuo Socorro de Granada

159


IV Semana de Pascua 160

Niños, adolescentes, jóvenes, universitarios, matrimonios, separados y divorciados, ancianos, numerosos coros, oración, formación, Cáritas y una delegación de nuestra ONGd Asociación para la Solidaridad, son solo algunos ejemplos de grupos y destinatarios. A ello hay que sumar las capellanías y numerosos colegios y centros que se atienden pastoralmente desde el Santuario. También es llamativo el permanente goteo de personas que se acercan cada día al Santuario para reconciliarse con el Señor, con la confianza de que los redentoristas han sido, son y serán siempre verdaderos testigos e instrumentos de su misericordia. Pero si hay algo que hay que destacar sobremanera es que el Santuario se trata de una verdadera referencia en Pastoral Juvenil. Los grupos de jóvenes, universitarios y jóvenes adultos, así como su equipo de catequistas jóvenes, son muy reseñables. Y de un modo muy especial destaca la eucaristía dominical de la noche, que desde hace años llama la atención por la cantidad de gente que se acerca a ella, por su coro, su numeroso grupo de monaguillos y la presencia tan numerosa y llamativa de jóvenes. Hoy damos gracias a Dios por todo lo que ha venido haciendo en el Santuario y le pedimos de corazón que sean muchos los centenarios que se celebren en el futuro.


IV Semana de Pascua Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Domingo

11

mayo

Introducción

Puertas y apriscos Jesús no es un ladrón ni un salteador. No es un aprovechado, tampoco un jefe o rey que viene a ejercer su autoridad con vara de hierro. Lo suyo es pastorear, amar, cuidar, llevar a los mejores pastos. Los reyes de este mundo no conocen a sus súbditos: ejercen su dominio tiranizando (cf. Mateo 20, 25-26). Jesús, por el contrario, conoce a sus ovejas por su nombre. Él es la puerta por donde hemos de entrar para alcanzar el cuidado, la paz y la alegría verdaderas. Si entramos por otras puertas, si nos dejamos pastorear por quienes no nos conocen ni nos aman, no hallaremos pastos buenos, careceremos de alimento. Jesús es, por el contrario, el verdadero alimento. Él no ha venido de parte de Dios a juzgar o a imponer, sino a dar la vida, una Vida abundante que no se acaba. 161


Domingo

11

mayo

IV Semana de Pascua Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Palabra de Dios

[Juan 10, 1-10]

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Os aseguro que el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A éste le abre el guarda, y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas, camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños». Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús: «Os aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estrago; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante». 162


IV Semana de Pascua Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Domingo

11

mayo

La vocación redentorista de... Nací en Salamanca en el seno de una familia muy religiosa, donde la fe lo atraviesa todo y es vivida en lo más cotidiano y concreto. En este sentido, tanto para mis hermanos como para mí, el testimonio de entrega por parte de mis padres, así como su fe profunda y probada, han Carlos Sá nche sido cruciales. Diría más: mis padres sacerdot z, e han sido el mayor y mejor instrumento para la acción de Dios en nuestra vida. Estudié en un colegio de Salesianos y me confirmé en la parroquia redentorista de Santa Teresa, situada muy cerca de la casa familiar. Estaba haciendo el bachillerato de ciencias-tecnológico con la intención de estudiar una ingeniería.

163


Domingo

11

mayo

IV Semana de Pascua Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

En febrero de 2002 tuve una experiencia de encuentro con Dios que cambió totalmente mi vida: le sentí con una cercanía y una misericordia increíbles y, lo más importante, con una llamada para mí: “ser sacerdote”. Cuando comencé un discernimiento vocacional, supe que el Señor me estaba llamando a serlo como misionero redentorista. No sin dificultades, en septiembre de ese mismo año estaba ya en Granada como postulante. Han pasado más de 10 años desde entonces y ahora desempeño mi tarea pastoral –particularmente enfocada a la pastoral juvenil– en esta misma comunidad redentorista de Granada, en misión compartida con religiosos, laicos y jóvenes a los que quiero y admiro porque buscan al Señor y lo hacen de una manera alegre, coherente, activa, misionera y solidaria. Hoy como misionero y sacerdote redentorista me siento feliz de renovar mi vocación: sé que es mi vocación eterna y eso me hace sentir realmente afortunado y feliz. Hoy, como consagrado y delegado de Pastoral Vocacional, pido también al Señor que siga llamando a jóvenes a los que llene el corazón y envíe a anunciar la Buena Noticia del Evangelio como redentoristas. Que nunca nos cansemos –con palabras y obras– de anunciar que Dios ama a todos sus hijos de una manera infinita. 164


IV Semana de Pascua Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones

Domingo

11

mayo

Mi oración de hoy es de… San Alfonso Mª Te amo, Dios del amor. Te amo, bondad infinita. Te amo, amor mío. Te amo, mi todo. Te amo y siempre quiero poder decir: te amo, te amo, te amo.

165


Lunes

12

mayo

IV Semana de Pascua Lunes IV de Pascua

Introducción

Pastores en misión

166

Ya en la antigüedad a los reyes se les llamaba frecuentemente pastores. Cuidaban de los hombres como el pastor cuida de su rebaño. Eran pastores de hombres. Esta figura del pastor estaba arraigada sobre todo en Israel, que era descendiente de un pueblo nómada, dedicado al cuidado de los rebaños. El pastor es a la vez jefe y compañero. El Pueblo de Israel tiene la experiencia de que Dios le cuida, le guía, le da lo que necesita en cada momento. Por esto le reconoce como a su único pastor: «El Señor es mi pastor, nada me falta» (Salmo 23). Jesús cumple la profecía de Ezequiel sobre el buen pastor (Ezequiel 34, 2-3.11-12). Hoy Jesús nos dice que Él es definitivamente el Buen Pastor y nos invita a nosotros a ejercer nuestra misión, responsabilidad o autoridad con amor y entrega. Hoy mirando al Buena Pastor nos sentimos urgidos a cuidarnos unos a otros con verdadera ternura y solicitud.


IV Semana de Pascua Lunes IV de Pascua

Palabra de Dios

Lunes

12

mayo

[Juan 10, 11-18]

En aquel tiempo, dijo Jesús: «Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo hace estrago y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías, y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre». 167


Lunes

12

mayo

IV Semana de Pascua Lunes IV de Pascua

La vocación redentorista de...

168

Hace ya bastante tiempo, mi esposa Ana y yo empezamos a sentir que Dios nos llamaba de forma especial para ser misioneros suyos. Con los años y por distintas circunstancias familiares, fuimos a parar al Santuario del Perpetuo Socorro. Poco a poco fuimos descubriendo el carisma redentorista y nos sentimos llamados a formar parte de la comunidad, Antonio Iz quierdo, al principio como laicos y más tarde, como laico del Stmo. Re dentor misioneros laicos del Santísimo Redentor. Intento ser portador de la alegría del Evangelio a través de la participación en misiones populares cuando las circunstancias lo permiten; a través de los grupos de matrimonios que, junto con mi mujer, coordino; en los encuentros con las parejas que se preparan para el matrimonio; y en las diversas actividades relacionadas con el mundo de la misión, en ayuda a los más necesitados del tercer mundo. Todas estas actividades me hacen sentir que todo lo que llevas dentro no te lo puedes guardar para ti; sientes la necesidad de compartirlo, porque dando recibes y el que es evangelizado evangeliza. La espiritualidad de San Alfonso ha transformado mi vida en cuanto a mi relación con Dios y con mis hermanos. Y esta transformación la vivo en los distintos campos de mi vida: familia, trabajo, personas cercanas y cuantos me rodean.


IV Semana de Pascua Lunes IV de Pascua

Lunes

12

mayo

Mi oración de hoy Me has llamado Señor a continuar la obra del anuncio del Reino que inauguró tu Hijo Jesús. Aquí estoy, Señor, para cumplir tu voluntad y anunciar a todos que Tú eres el Dios del amor. Tú, Señor, conoces bien toda mi vida: mis dudas, mi fragilidad y mis pasos vacilantes. No puedo presumir de nada, pero confío en la acción del Espíritu en mí, pues tú mismo nos has prometido: “Seréis revestidos con la fuerza del Espíritu”. Solo quiero contar a los demás las maravillas que has hecho por nosotros. Ayúdanos, Señor, para que en la familia, nuestros grupos y comunidad seamos portadores de la Buena Noticia. 169


Martes

13

mayo

IV Semana de Pascua Martes IV de Pascua

Introducción

Somos de los suyos

170

Aquellos que no pertenecen al rebaño de Jesús son incapaces de reconocer que Él viene de parte de Dios. Y si no son de su rebaño y no le reconocen es porque viven en una sospecha permanente, son incapaces de creer que en Jesús Dios ha querido hacerse uno de nosotros por amor. Cuando uno vive entregado a la letra de la ley, a la sospecha, a la crítica y al juicio, es incapaz de ver con corazón limpio las maravillas que Dios realiza en nuestra vida. Jesús no va a decir tajantemente que es el Mesías hasta que no aparezca detenido y humillado antes de ser crucificado. Son sus obras – su entrega, sus milagros de sanación, su hacer el bien, su ‘debilidad’ y su amor hasta el extremo– las que le definen como el verdadero Mesías, el Hijo de Dios que nos conoce, nos ama y da la vida por nosotros.


IV Semana de Pascua Martes IV de Pascua

Palabra de Dios

Martes

13

mayo

[Juan 10, 22-30]

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación del templo. Era invierno, y Jesús se paseaba en el templo por el pórtico de Salomón. Los judíos, rodeándolo, le preguntaban: «¿Hasta cuando nos vas a tener en suspenso? Si tú eres el Mesías, dínoslo francamente». Jesús les respondió: «Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ésas dan testimonio de mí. Pero vosotros no creéis, porque no sois ovejas mías. Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno».

171


Martes

13

mayo

IV Semana de Pascua Martes IV de Pascua

La vocación redentorista de... Estoy convencida de que la vocación viene incluida desde el principio en el paquete de tu vida: lo único que tienes que hacer es descubrirla. En mi caso ha sido fácil gracias a mi madre, que junto a la vida física me dio el regalo mas preciado que todo ser humano debiera tener: LA FE, su fe, una fe fuerte, robusta, que sostiene toda su vida y la de nuestra familia. Creo que Dios ha estado y está aquí siempre, pero sin duda hay momentos cruciales en los que viene a abrirte los ojos para que descubras cuán equivocada estás.

Mª Isabel Beltrán, laica red entorista

Como en la Pascua de 1982, concretamente el Viernes Santo 9 de abril, hace ya casi 32 años, en la que el Señor se mostró ante mis sentidos, para que pudiera saborearlo, verlo, escucharlo, olerlo, tocarlo… Sintiéndome libre, ligera, transparente, escuché su voz con tanta fuerza y claridad que no había lugar a dudas: “No tengas miedo, sé fuerte, elige la primera opción que voy a poner en tu camino”. 172


IV Semana de Pascua Martes IV de Pascua

Martes

13

mayo

Y así me comprometí a aceptar su voluntad con agrado, convencida de que coincidiría con uno de los sueños de mi vida, pero no fue así. Justo el Domingo de Resurrección, 11 de abril, puso en mi camino a un joven llamado Juan Manuel (Juan, “poseedor de la Gracia de Dios”; Manuel, “Dios está con nosotros”), decidido a conquistar mi corazón, a formar una familia cristiana, a demostrarme que hay hombres buenos en los que poder confiar. Después de casi 25 años casados, puedo afirmar que su empresa ha tenido éxito, seguimos juntos y enamorados con una hija, que es un regalo del cielo. Y como en 2007, cuando nos insta a salir de nuestra comodidad y volvernos a poner en camino, volver a empezar. Y otra vez sin dudarlo el “hágase tu voluntad”. Y así volvimos a Granada y aterrizamos de lleno en el Santuario del Perpetuo Socorro, donde el carisma redentorista entra en nuestras vidas como un torrente de agua fresca. Hace madurar mi fe, invitándome a dar un paso más, a descubrir que Dios nos ama a todos por igual, tal y como somos. Solo cuando mi corazón avanza de la indiferencia al perdón sincero, Dios me ofrece la posibilidad, desde el grupo de laicos y desde la ONGd “Asociación para al Solidaridad”, de ser “misionera en la ciudad”. Y ahí estoy cumpliendo los sueños que Dios tenía previstos para mí y en el orden que Él estableció. Cuando te sientes tan amada por Dios, tan privilegiada por todo lo recibido, surge la evangelización espontánea. Estoy disfrutando de la primavera del servicio al más necesitado. Desde mi trabajo, mi familia y el entorno intento evangelizar desde la sencillez y la coherencia. Viviendo mi fe en comunidad, con el apoyo de la oración.

173


Martes

13

mayo

IV Semana de Pascua Martes IV de Pascua

Mi oración de hoy es de... San Francisco El Señor te bendiga y te guarde, te muestre su rostro y tenga misericordia de ti; vuelva su mirada a ti y te dé la paz. El señor te bendiga, hermano León. (cf. Num 6, 27b)

174


IV Semana de Pascua San Matías, Apóstol

Miércoles

14

mayo

Introducción

Como el Padre te ha amado El apóstol Juan lo dice de la manera más simple y contundente que uno puede imaginar: «Dios es amor» (1Juan 4, 16). La vida de Jesús, en quien se ha revelado el rostro amoroso de Dios, está atravesada con sus palabras y gestos, y su entrega hasta el final, por este amor. Un amor que es divino, que viene de Dios y que se convierte en mandamiento para nosotros. El amor será el signo por el cual los discípulos de Jesús serán reconocidos. Somos amigos de Dios cuando acogemos su amor. Pero no es suficiente con acogerlo: hay que donarlo, regalarlo, multiplicarlo, dejar que transforme la vida y dé fruto abundante con nuestras palabras y nuestros gestos. Palabras de comprensión y misericordia, ausencia de críticas y juicios temerarios, gestos de fraternidad, entrega y servicio desinteresado son las mejores plasmaciones de este amor de Dios que se nos ha dado en Cristo, que nos hace sentir tremendamente afortunados, pero que es exigente y espera dar fruto. 175


Miércoles

14

mayo

IV Semana de Pascua San Matías, Apóstol

Palabra de Dios

[Juan 15, 9-17]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros». 176


IV Semana de Pascua San Matías, Apóstol

Miércoles

14

mayo

La vocación redentorista de... Siempre he deseado ser madre. Desde muy pequeña me encantaban los niños pequeños, soñaba con crear una familia. Y el día en que Fernando se cruzó en mi camino fue más claro aún. Era la mejor persona que podía encontrar: un hombre maravilloso, estupendo padre y magnífico esposo. Me crié en una familia cristiana, fui a un colegio de educación católica, estaba en un grupo de las JMV… Mi mundo siempre giró alrededor de Dios.

Carolina A madre de migo, familia

Y un 21 de abril del 2001 sellamos nuestro compromiso ante Dios y Nuestra Señora del Perpetuo Socorro de Granada, ¡13 años va a hacer ya! Tenemos tres hijas maravillosas de 10, 8 y 4 años, que estudian en el Colegio de la Presentación, van a catequesis al Santuario del Perpetuo Socorro y son monaguillas en la misa dominical de las 20h. Ahora también participo en el Grupo Liguori (+D35) del Santuario y colaboro en la catequesis de Primera Comunión en el colegio de mis hijas. Toda nuestra vida familiar gira en torno a Dios, muy presente en nuestras vidas. 177


Miércoles

14

mayo

IV Semana de Pascua San Matías, Apóstol

Nuestra oración de hoy

178

Señor, gracias por nuestra familia. Ahí aprendemos a convivir con los demás, a respetarnos, a ser responsables, a amar la vida, a ser emprendedores. a tener ilusión, a dar y recibir, a vencer los obstáculos, a ser cristianos. Señor, te encomendamos nuestra familia en este tiempo de poco respeto al matrimonio, de rechazo a los hijos y a los ancianos, de poco espíritu de sacrificio, de materialismo y falta de consideración por los demás. Señor, que hagamos de nuestra familia un lugar donde seas el centro, un lugar de paz, de fuerza y de aliento, un lugar de edificación y de amor. Bendice nuestra familia y nuestro hogar. Amén.


IV Semana de Pascua Jueves IV de Pascua

Jueves

15

mayo

Introducción

Puesta en práctica “El criado no es más que su amo” es una invitación a que nosotros, sus discípulos, reproduzcamos el gesto de Jesús: también nosotros hemos de lavarnos los pies unos a otros. Seguir a Jesús no es un ir subiendo escalones hacia no sé qué lugar, sino un ir abajándose que nos configura con él, un doblar la rodilla para hacer trabajos de siervos y esclavos: es ahí, en el servicio callado al más pobre, donde brilla el gesto de Jesús, donde se revela el amor misericordioso de Dios para con el hombre. Solo así, amando, entregándonos y sirviendo, se puede verdaderamente recibir al enviado de Dios, a Jesús, que pasó por uno de tantos… haciendo el bien. 179


Jueves

15

mayo

IV Semana de Pascua Jueves IV de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 13, 16-20]

Cuando Jesús acabó de lavar los pies a sus discípulos, les dijo: «Os aseguro, el criado no es más que su amo, ni el enviado es más que el que lo envía. Puesto que sabéis esto, dichosos vosotros si lo ponéis en práctica. No lo digo por todos vosotros; yo sé bien a quiénes he elegido, pero tiene que cumplirse la Escritura: "El que compartía mi pan me ha traicionado". Os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis que yo soy. Os lo aseguro: El que recibe a mi enviado me recibe a mí; y el que a mí me recibe recibe al que me ha enviado».

180


IV Semana de Pascua Jueves IV de Pascua

Jueves

15

mayo

La vocación redentorista de... Nací en una familia profundamente creyente, y en su seno aprendí que el amor recibido de Cristo había que traducirlo al amor al prójimo, siendo, sobre todo, reflejo de Dios en el hablar, en el sentir, en el hacer y sobre todo en el ser. Mi vocación ante todo es ser cristiana, pero Dolo también tuve mis crisis y mi despertar a la catequis Ortiz, ta y misio madurez en la fe por mí misma. n

era

Hace más de 25 años, por “casualidad” (a lo que yo llamo cuando Dios quiere pasar desapercibido), y en esos momentos de desierto, conocí a los Misioneros Redentoristas, a través de las catequesis de Confirmación, y me fue calando el carisma alfonsiano, que fui descubriendo y que removió en mi interior esa urgencia por anunciar la Buena Noticia de la sobreabundante redención a los más necesitados de nuestro tiempo, cercanos y lejanos, entendiendo que Dios nos ama con pasión y se nos muestra inmensamente misericordioso. 181


Jueves

15

mayo

IV Semana de Pascua Jueves IV de Pascua

Así comencé a trabajar con la pastoral juvenil, que me ha ido forjando lo que soy hoy y, junto a los religiosos y laicos redentoristas, con los que comparto experiencias, formación y vida, descubrí el tesoro de la misión, aquí y allá, a este y al otro lado del mundo, sin hacer nada especial, solo dar testimonio de mi fe, razón de mi esperanza con mi presencia, estando, acompañando, regalando una sonrisa, un abrazo y compartiendo la vida, con la certeza de que, poniendo a Cristo como centro y Señor de tu existencia, esta merece la pena, aun cuando haya días grises y empinadas subidas. Mi afán es intentar, cada día, dar gratis lo que gratis he recibido, con ilusión constante, esperanza renovada y profunda alegría, aquella que brota del corazón, y seguir descubriendo en cada rostro, en cada gesto y en cada hermano el verdadero rostro de Dios.

182


IV Semana de Pascua Jueves IV de Pascua

Jueves

15

mayo

Mi oración de hoy es de… José M. R. Olaizola Mi equipaje será ligero, para poder avanzar rápido. Tendré que dejar tras de mí la carga inútil: las dudas que paralizan y no me dejan moverme. Los temores que me impiden saltar al vacío contigo. Las cosas que me encadenan y me aseguran. Tendré que dejar tras de mí el espejo de mí mismo, el “yo” como únicas gafas, mi palabra ruidosa. Y llevaré todo aquello que no pesa: muchos nombres con su historia, mil rostros en el recuerdo, la vida en el horizonte, proyectos para el camino. Valor si tú me lo das, amor que cura y no exige. Tú como guía y maestro, y una oración que te haga presente: “A ti, Señor, levanto mi alma, en ti confío, no me dejes. Enséñame tu camino, mira mi esfuerzo. Perdona mis faltas. Ilumina mi vida, porque espero en ti".

183


Viernes

16

mayo

IV Semana de Pascua Viernes IV de Pascua

Introducción

Sin miedo en misión

184

No hay nada que nos paralice más que el miedo y la incertidumbre. Muchos, más aún en esta terrible crisis en que nos encontramos, han experimentado el vacío de no saber qué será de uno sin trabajo, sin pareja o sin un proyecto claro de futuro. Hoy el Señor nos invita, una vez más, a no tener miedo: “¡que no tiemble vuestro corazón!”. Podría haberlo dicho de otro modo: quien está conmigo no puede temer nada, conmigo lo tenéis todo ganado, en mí está la verdadera seguridad. Hoy Jesús se presenta como el camino, la verdad y la vida. No es un camino más, sino el camino por el que el hombre halla la seguridad, la paz, la tranquilidad y la plenitud para su vida. En Él está la salvación: “nadie va al Padre sino por mí”.


IV Semana de Pascua Viernes IV de Pascua

Palabra de Dios

Viernes

16

mayo

[Juan 14, 1-6]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino». Tomás le dice: «Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?». Jesús le responde: «Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí».

185


Viernes

16

mayo

IV Semana de Pascua Viernes IV de Pascua

La vocación redentorista de...

186

Soy un joven inquieto que siente a Dios en todo lo que hace. Desde que empecé mi camino como catequista, tanto en el Santuario del Perpetuo Socorro como en mi Colegio de la Presentación, fui notando cómo mi fe se hacía más madura y más firme. Veo a Dios en cada grupo, en cada niño, y experimentar cómo crecen en la fe me hace muy feliz, tan feliz que José M. Q uesada, encaucé mi pasión por transmitir y enseñar a través joven ca t e quista del estudio del Grado en Educación Primaria. La experiencia cercana que tengo de Dios hace que lo sienta en todos los aspectos de mi vida. El deporte es un buen ejemplo de ello. Soy un gran aficionado al atletismo y al ciclismo, deportes que requieren una gran fuerza mental y mucho tiempo de soledad. Esta soledad y esta concentración me invitan a orar, a hablar con Dios, a compartir mis preocupaciones, a darle gracias por mi vida y por las vidas de la gente que tengo a mi alrededor. Tengo una estrecha relación con Él y cada día necesito ese pequeño tiempo para mí, para nosotros. Mi vida esta llena de experiencias, buenas y malas, y de personas que han ido y han venido, pero tengo claro que Dios siempre ha estado a mi lado. Y las ocasiones en que no se le siente tan cercano nos invitan a verlo, a buscarle con más fuerza, porque Él es serenidad, es confianza, es amor.


IV Semana de Pascua Viernes IV de Pascua

Viernes

16

mayo

Mi oración de hoy es de… Padre Lebret Señor, danos locos de los que se comprometen a fondo, de los que aman con algo más que palabras. Señor, danos locos de los que se olvidan de sí mismos, de los que entregan su vida hasta el fin. Señor, danos locos dispuestos a dar el salto hacia la inseguridad, hacia la incertidumbre sorprendente de la pobreza. Señor, danos locos de los que aceptan diluirse en la masa, de los que no utilizan la superioridad en su provecho. Señor, danos locos enamorados de una forma de vida sencilla, liberadores eficientes, amantes de la paz.

187


Sábado

17

mayo

IV Semana de Pascua Sábado IV de Pascua

Introducción

Queremos conocer a Jesús

188

Los cristianos creemos que Dios se ha revelado en Cristo Jesús. Tras la encarnación, muerte y resurrección del Hijo de Dios, ya no podemos pensar al Dios “vivo y verdadero” como un dios airado, déspota, violento, tendencioso, despreocupado o controlador. En Jesús se ha manifestado tal cual es: “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”, le dirá a Felipe. Por tanto, en la mirada de Jesús se revela la misma mirada tierna de Dios; en los abrazos de Jesús se revela la cercanía de Dios para con los pequeñuelos; en los milagros de Jesús se revela la compasión de Dios, que jamás quiere el mal y la muerte; en la entrega de Jesús en la cruz se revela el amor de Dios por el hombre, que llega hasta el extremo, hasta la locura; en la resurrección de Jesús se muestra Dios tal cual es: el Dios fiel, el Dios de la Vida, que no condena, sino que salva, que no fulmina sino que glorifica, que hace partícipes a todos de su felicidad infinita.


IV Semana de Pascua Sábado IV de Pascua

Palabra de Dios

Sábado

17

mayo

[Juan 14, 7-14]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto». Felipe le dice: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta». Jesús le replica: «Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mi, hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mi. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mi, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré». 189


Sábado

17

mayo

IV Semana de Pascua Sábado IV de Pascua

La vocación redentorista de... Aunque no tengas claro qué es lo que Dios quiere de ti, lo verdaderamente importante es pararte en el cómo y dónde. Y en este sentido sé que ha tenido un papel fundamental mi abuela Chelo, que durante su juventud conoció a los Misioneros Redentoristas en acción y siempre ha tenido una gran devoción por la Virgen del Perpetuo Socorro.

Lourdes G arcía, joven ca tequista

Ya en el Santuario, he seguido profundizando en la fe que mis padres nos han transmitido a mi hermano Borja y a mí. Recibí la Confirmación y tras un tiempo de catequista en la etapa de Comunión, ahora soy catequista de Confirmación en el Santuario, donde también continúo formándome. También me gustaría, poco a poco, involucrarme más en el equipo misionero y participar de las distintas misiones, dependiendo del tiempo con el que mi carrera me deje disponer. 190


IV Semana de Pascua Sábado IV de Pascua

Sábado

17

mayo

Mi oración de hoy es de… Madre Teresa de Calcuta Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida; cuando tenga sed, dame alguien que precise agua; cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor; cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo; cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro; cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado. Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos; cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos; cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión; cuando sienta necesidad de cuidar de mí, dame alguien a quien atender; cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos. Dales, a través de nuestras manos, no solo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo. 191


La espiritualidad redentorista es un modo de vivir, un estilo de vida. En Jesús, Hijo de Dios ‘nacido de una mujer’ (Gal 4,4), los redentoristas descubren la presencia de Dios en la existencia humana y en la historia como amor que se entrega a sí mismo libremente y en abundancia ‘por nosotros y para nuestra salvación’. Los redentoristas quedan subyugados de tal modo por esta experiencia que se entregan plenamente a Jesús y asumen como propio su afán misionero. Desean llevar a todos el amor de Dios.

V Semana de Pascua

La Espiritualidad Redentorista

193


V Semana de Pascua

La espiritualidad redentorista es esencialmente misionera. Al experimentar el amor y la misericordia divinas, el redentorista se siente impulsado a llevar a la humanidad entera al amor de Dios. Todos los redentoristas están llamados a ser misioneros, “lo mismo si están dedicados a las diversas tareas del ministerio apostólico que si se encuentran impedidos para el trabajo”. La espiritualidad redentorista nos lleva a vivir y trabajar en comunidad. Dios nos ha escogido a cada uno de nosotros para encontrarnos y compartir la vida apostólica. De este modo testimoniamos y apoyamos lo nuevo que Dios quiere para el mundo. (F. Catalá CSsR, Cien palabras para el camino, 167-169)

194


En noviembre de 1960, los Misioneros Redentoristas daban los primeros pasos para hacer una fundación misionera en tierras extremeñas. La ciudad elegida fue Mérida. Durante años, las misiones fue su tarea exclusiva. Hoy son muchos los pueblos evangelizados que recuerdan el paso de los redentoristas por sus iglesias llevando la Palabra de Dios. En 1967 se ofrece a los misioneros redentoristas la posibilidad de estar al frente de una parroquia. Surge así la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, inaugurada el 8 de septiembre de 1967.

V Semana de Pascua

La Parroquia del Perpetuo Socorro de Mérida

195


V Semana de Pascua 196

Nacida en el seno de una comunidad misionera, esta parroquia ha querido mantener siempre su talante misionero y evangelizador y su cercanía al pueblo. Por eso, no se queda en el centro, lugar de residencia hasta este momento de la comunidad, sino que se va a la periferia, al Este de la ciudad, donde vive la gente más sencilla. La primera iglesia se levanta junto a un conjunto de casas blancas, simétricamente distribuidas, sin apariencia de originalidad; son las famosas Sindicales, en del barrio de la “La Antigua”. Es una iglesia con carácter provisional, un edificio que no pasa de ser más que una simple capilla formada por cuatro paredes y un altar en medio. Hasta junio de 1991 no se comenzó a construir el templo actual que sería inaugurado un año más tarde: 13 de diciembre de 1992. Cambiaron las paredes pero no cambió el carisma. El nuevo templo sigue al servicio de la misión y del pueblo y quiere ser un hogar abierto y acogedor para todos. La Patrona de la parroquia es la Virgen del Perpetuo Socorro, la Virgen de los misioneros redentoristas. Un rincón en la Iglesia para la esperanza y la ternura.


V Semana de Pascua Domingo V de Pascua

Domingo

18

mayo

Introducción

Una casa grande Confiar en Cristo y vivir con gozo la promesa de que también resucitaremos es la experiencia central de la Pascua. En estos días celebramos con gozo una buena noticia: que Jesús ha ido al Padre para prepararnos un sitio en el que podamos vivir para siempre. Si queremos llegar allí, sólo un camino: Jesucristo. Él envía sobre nosotros su Gracia para que podamos creer y recorrer la vida con fe y confianza, sin temores, sabiendo que estamos en manos de un padre bueno.

197


Domingo

18

mayo

V Semana de Pascua Domingo V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 14, 1-12]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: -«Que no tiemble vuestro corazón; creed en Dios y creed también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas estancias; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy a prepararos sitio? Cuando vaya y os prepare sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que donde estoy yo, estéis también vosotros. Y adonde yo voy, ya sabéis el camino.» Tomás le dice: -«Señor, no sabemos adónde vas, ¿cómo podemos saber el camino? » Jesús le responde: -«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»

198


V Semana de Pascua Domingo V de Pascua

Domingo

18

mayo

La vocación redentorista de... Nací y crecí en una familia cristiana. Todo el pueblo lo era. Nadie faltaba a la misa dominical. Fui monaguillo y rezaba el rosario y acudía a misa a diario. En una ocasión el párroco me dio un folleto sobre una congregación religiosa. Lo leí con interés pero no influyó en mi vida. Tomás T El 8 de septiembre vino a mi pueblo un padre irapu sacerdot , redentorista para predicar el sermón de la e Natividad. No me enteré de nada. Al terminar la misa me dijo: ¿quieres estudiar para ser sacerdote? Tenemos un colegio donde estudian muchos niños como tú. ¿Quieres? Sin pensarlo dos veces le contesté “si”.

A los 15 días ya estaba en el Espino. ¿Quién me impulsó a dar ese si? La gracia de Dios que se hizo presente en mi vida a través de un sacerdote.

199


Domingo

18

mayo

V Semana de Pascua Domingo V de Pascua

Mi oración de hoy Recibe, Señor, nuestros miedos y transfórmalos en confianza. Recibe, Señor, nuestro sufrimiento y transfórmalo en crecimiento. Recibe, Señor, nuestras crisis y transfórmalas en madurez. Recibe, Señor, nuestras lágrimas y transfórmalas en plegaria. Recibe, Señor, nuestra ira y transfórmala en intimidad. Recibe, Señor, nuestro desánimo y transfórmalo en fe. Recibe, Señor, nuestra soledad y transfórmala en contemplación. Recibe, Señor, nuestras amarguras y transfórmalas en paz del alma. Recibe, Señor, nuestra espera y transfórmala en esperanza. Recibe, Señor, nuestra muerte y transfórmala en resurrección.

200


V Semana de Pascua Lunes V de Pascua

Lunes

19

mayo

Introducción

Está en tus manos Seguir al Señor es fiarse de su palabra y cumplirla. El amor al Señor se demuestra con hechos concretos, con acciones cotidianas de amor, de caridad y cercanía al prójimo, especialmente al que más necesita. Tenemos la suerte de haber recibido el don del espíritu Santo en el bautismo y con él hemos recibido la buena noticia del evangelio. Podemos desecharla o ponerla en práctica, podemos aprovechar la oportunidad que se nos ha dado o desperdiciarla, está en nuestras manos.

201


Lunes

19

mayo

V Semana de Pascua Lunes V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 14, 21-26]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: - «El que acepta mis mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre, y yo también lo amaré y me revelaré a él.» Le dijo judas, no el Iscariote: - «Señor, ¿qué ha sucedido para que te reveles a nosotros y no al mundo?» Respondió Jesús y le dijo: - «El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que estáis oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Os he hablado de esto ahora que estoy a vuestro lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo y os vaya recordando todo lo que os he dicho.»

202


V Semana de Pascua Lunes V de Pascua

Lunes

19

mayo

La vocación redentorista de... La Asociación para la Solidaridad es como una cadena, en el que nuestro trabajo haciendo campañas y colaborando de esta manera para que pueda llegar a otros países con necesidades. Me ayuda en la fe, aunque no trabaje con esas personas directamente, se que el señor quiero eso para mí. Sé que algún día todo el esfuerzo que hago aquí hará que pueda encontrarme de frente Alberto P aredes, con el rostro de Jesús, con el rostro de los más joven necesitados. Es muy gratificante para mí porque me ha ayudado a conocer y fijarme más en los problemas ajenos, muchas veces no nos damos cuenta de lo que pasa a nuestro alrededor. Pero sobretodo la asociación me ayudado en la fe, me ha hecho creer que hay gente buena, gente que vive para y por los demás. Muchos de vosotros os estaréis preguntando que como es posible que quiera regalar mi tiempo con gente que no conozco o a veces muchos de mis amigos me han preguntado cómo puedo creer en dios si no lo he visto nunca, pues gracias a la asociación no me ha hecho falta verlo en persona se que esta hay. 203


Lunes

19

mayo

V Semana de Pascua Lunes V de Pascua

Mi oración de hoy es… “Nacerá” (GenRosso) No he encontrado quién me ame, a ninguno he conocido que llene mi vida como tú. Junto a ti todo es un juego, junto a ti no existe el tiempo la vida es sencilla como tú. No veo inquietud ni melancolía que me puedan ensombrecer la alegría. Que gran novedad descubrir que tú inventas el tiempo sólo para mi NACERÁ EN MI SER EN EL SILENCIO QUE VIVE EN MI BROTARÁ UN CANTO QUE NUNCA NADIE CANTO PARA Ti 204


V Semana de Pascua 20 mayo Martes

Martes V de Pascua

Introducción

Acoge su paz No hacen falta muchas palabras para acoger a Jesús y confiar en él. Si miramos su vida, su muerte, sus palabras y su resurrección, podemos ver el camino que todos buscamos. Todo aquello que anhelamos lo encontramos en Cristo y él mismo es el camino para encontrar la plenitud de nuestra vida acogiendo y cumpliendo la voluntad de Dios en cada circunstancia de la vida. La paz de Cristo habita en nuestro corazón por el Espíritu Santo y nos lleva por el camino de la vida, si le dejamos, a puerto seguro.

205


V Semana de Pascua 20 mayo Martes

Martes V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 14, 27-31]

«La paz os dejo, mi paz os doy; no os la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble vuestro corazón ni se acobarde. Me habéis oído decir: "Me voy y vuelvo a vuestro lado. "Si me amarais, os alegraríais de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Os lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigáis creyendo. Ya no hablaré mucho con vosotros, pues se acerca el Príncipe del mundo; no es que él tenga poder sobre mi, pero es necesario que el mundo comprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo hago.»

206


V Semana de Pascua 20 mayo Martes

Martes V de Pascua

La vocación redentorista de... Cuando Dios llama al corazón es difícil negarse a escucharlo. Mi vocación sacerdotal, redentorista, nace así, con una llamada de Dios al corazón “Deja de preocuparte por tus cosas y ocúpate de las mías”… En eso procuro gastar mi vida cada día, en preocuparme de las cosas de Dios y de su Iglesia. Llevar a todos la certeza de que Dios es un padre que no defrauda, que siempre es fiel en el amor, a pesar de nuestras limitaciones.

Jorge Am bel, sacerdot e

Hoy en día vivo esta vocación caminando en la Iglesia de Mérida, en la Parroquia del Perpetuo Socorro, donde intento que los que me rodean perciban que merece la pena ocuparse y preocuparse de la cosas de Dios, dejando que él entre en el corazón y todo lo llene.

207


V Semana de Pascua 20 mayo Martes

Martes V de Pascua

Mi oraci贸n de hoy Dejarte andar y andar contigo es buscar el vuelo alto, el gran camino. Dejarte ver y ver tu rostro es percibir la luz, la paz, el canto. Buscar la meta, andar descalzo, pisando arena, hierba, barro. Llegar a ser el gorri贸n que en una tarde de verano buscaba el cielo de la mano. Si no hay amor, si no hay quebranto quiero estallar mi dura roca, dejar al pie dar ese paso, vivir de ti, cerrar la boca. Dejarte andar y andar contigo es caminar despreocupado, para ocupar cada camino buscando hacer lo que has so帽ado. 208


V Semana de Pascua Miércoles V de Pascua

Miércoles

21

mayo

Introducción

Dispuestos a dar buen fruto Sólo unidos al Señor podemos dar buen fruto. Sólo de la mano del amigo fiel lograremos avanzar en los caminos de la vida. Permanecer en Cristo no es fácil, pero merece la pena, porque al unirnos a él recibimos la fuerza para ser testigos, en medio del mundo, de la alegría de la resurrección. Por nuestra cuenta, separados, palidecemos en la debilidad. Sostenidos y aferrados a Cristo recibimos la savia de vida que nos hace dar fruto abundante. ¿Buscas a Dios? Busca a Cristo y síguele. Vive unido a él y encontrarás la verdadera vida.

209


Miércoles

21

mayo

V Semana de Pascua Miércoles V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 15, 1-8]

«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto. Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Corno el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre, con que deis fruto abundante; así seréis discípulos míos.»

210


V Semana de Pascua Miércoles V de Pascua

Miércoles

21

mayo

La vocación redentorista de... Soy Javier y pertenezco al Movimiento Fe y Luz. Aquí en nuestra ciudad tenemos una comunidad que se llama Eulalia, en la Parroquia del Perpetuo Socorro. En Fe y Luz estamos personas con discapacidad intelectual, familiares, un sacerdote y amigos que son personas que no tienen a nadie con discapacidad y a todos nos une Dios.

Javi, Com unidad ‘Eulalia’ d e Fe y L uz

A mi Fe y Luz me ha valido para acercarme más a Dios, saber que El me quiere a mí y a cada una de las personas tal y como somos; y que para Jesús las personas más importantes eran y son los pobres, los enfermos, los discapacitados, los que están solos y lo pasan mal. Para mí todo esto es muy importante.

211


Miércoles

21

mayo

V Semana de Pascua Miércoles V de Pascua

Mi oración de hoy es… la oración de Fe y Luz Jesús, tú has venido a nuestra tierra para revelarnos a tu Padre, nuestro Padre, y para enseñar a que nos amemos los unos a los otros. Envíanos el Espíritu Santo que nos has prometido. Que Él haga de nosotros, en este mundo de guerra y de división, instrumentos de paz y de unidad. Jesús, tú nos has llamado a seguirte en una comunidad de Fe y Luz. Queremos decirte "sí". Queremos vivir una alianza de amor en esta gran familia que nos has dado, para compartir nuestros sufrimientos y dificultades, nuestras alegrías y nuestra esperanza. Enséñanos a aceptar nuestras heridas y nuestra debilidad, para que en ellas se despliegue tu poder. 212


V Semana de Pascua Jueves V de Pascua

Jueves

22 mayo

Introducción

Darse y recibir alegría Entregarlo todo…¡qué difícil! Vivir la entrega con alegría, ¡qué gozo tan grande! Vivir y cumplir la voluntad de Dios como lo hizo Jesús es el secreto para caminar felices. Si amamos como Jesús, entregándonos sin reproches, sin condiciones, gratuitamente, entonces permaneceremos unidos al Padre, fuente de toda paz, de todo consuelo, de toda alegría. Seguir a Cristo, confiar en su palabra es encontrarse con la verdadera alegría que calma el corazón. Si está al alcance de nuestra mano, ¿por qué nos empeñamos en vivir separados del Señor? 213


Jueves

22 mayo

V Semana de Pascua Jueves V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 15, 9-11]

Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud.»

214


V Semana de Pascua Jueves V de Pascua

Jueves

22 mayo

La vocación redentorista de... El origen de mi vocación es un proceso iniciado en un grupo de jóvenes en el que fui madurando mi fe como un compromiso de entrega y como respuesta a la presencia del Señor en los más pequeños y vulnerables. La pregunta surgió en un tiempo de voluntariado Víctor Ba en Arequipa (Perú) con los Redentoristas. “¿Y yo? llesteros , párroco ¿Por qué no puedo vivir como ellos?”. En ese momento fue fundamental el acompañamiento de otros, laicos y redentoristas, con los que discernir la autenticidad de la llamada. Ahora, vivo mi vocación misionera como un verdadero regalo de Dios en el servicio a las familias y personas concretas que el Señor me confía en la parroquia. Me siento muy bendecido, especialmente, por la posibilidad de acompañar situaciones de marginación y pobreza. Alimento la esperanza real y palpable de que “otro mundo es posible.” 215


Jueves

22 mayo

V Semana de Pascua Jueves V de Pascua

Mi oración de hoy es de… Carlos de Foucauld Padre mío, me abandono a Ti. Haz de mí lo que quieras. Lo que hagas de mí te lo agradezco. Estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal que tu voluntad se haga en mí y en todas tus criaturas. No deseo nada más, Dios mío. Pongo mi vida en tus manos. Te la doy, Dios mío, con todo el amor de mi corazón. Porque te amo y porque para mí amarte es darme, entregarme en tus manos sin medida, con una infinita confianza, porque tú eres mi Padre. 216


V Semana de Pascua Viernes V de Pascua

Viernes

23 mayo

Introducción

Somos tus amigos La amistad con el Señor es diferente. Él nos ha confiado el mayor de los secretos: la felicidad profunda que busca nuestro corazón sólo se encuentra e la entrega a los hermanos. Pero cuántas veces desfallecemos, cuántas veces nos cuesta mantener la voluntad de seguir el Evangelio… El Señor nos ha llamado y él no nos pide nada que no podamos hacer. Si vivimos desde la respuesta ala llamada primera de Dios, si somos capaces de encontrar nuestra vocación y seguirla, entonces toda la fuerza brota en nuestro corazón, donde el Espíritu arde con fuerza para mantenernos unidos a Dios y dar verdadero fruto de vida para el mundo. 217


Viernes

23 mayo

V Semana de Pascua Viernes V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 15, 12-17]

«Este es mí mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.»

218


V Semana de Pascua Viernes V de Pascua

Viernes

23 mayo

La vocación redentorista de... En la vida te encuentras con personas que están vinculadas a la Iglesia y a Dios, que viven la Fe de forma diferente. Nunca había tenido interés por "ningún" tema relacionado con la Iglesia, hasta que me metí de "lleno" y descubrí que es mas que la figura de un cura los domingos a las 12 predicando la Palabra del Señor. Yo he descubierto que la Iglesia es una comunidad unida con muchos objetivos, pero sobre todo el ayudar al prójimo, Mayte Fr aile, ayudarnos los unos a los otros: jóvenes dando laica catequesis, grupos de ocio y tiempo libre con la fe por delante para niños, festivales y migas solidarias, reuniones de emigrantes vinculados a la parroquia, Caritas... Podría seguir escribiendo pero tardaría en terminar. Ahora veo y miro con otros ojos, ahora sé lo que realmente hay detrás de esas "cuatro" paredes de la parroquia del Perpetuo Socorro, ahora es cuando realmente estoy creciendo en la Fe y aprendiendo lo que dice el Evangelio. Y puedo decir con la voz muy alta que una de las mejores experiencias de mi vida ha sido conocer a fondo la Iglesia y compartir la fe con los redentoristas de la parroquia del Perpetuo Socorro. 219


Viernes

23 mayo

V Semana de Pascua Viernes V de Pascua

Mi oración de hoy es … la canción “Cosas de locos” Si pienso lo que quieres que yo haga, si tengo que hacer caso a tus palabras. Si quieres que te diga lo que pienso: que es de locos, que es de locos. Si quieres que me quite las cadenas, que me hacen sentir seguro aquí abajo, es como si me vaciara las venas, estás loco, estás loco. SÓLO TE PIDO FUERZAS PARA HACER DE MI DEBILIDAD UN FÉRREO VENDAVAL, DESDE EL CONVENCIMIENTO QUE TAL VEZ HOY TODO PUEDE SER, DE NUEVO REALIDAD, QUE YA ESTÁS AL LLEGAR. (Alberto y Emilia) 220


V Semana de Pascua Sábado V de Pascua

Sábado

24 mayo

Introducción

Tras tus huellas ¿Cansado de ser cristiano? ¿Harto de que todos sigan haciendo las cosas mal mientras tú te esfuerzas por hacer el bien? ¿Piensas que no sirve para nada todo el bien que haces? Enhorabuena, por fin estás acercándote a los sentimientos de Cristo en la cruz, donde estuvo sólo y abandonado, maltratado por todos. Mantente fiel y contemplarás con tus ojos la luz de la resurrección. No busques la gloria, la comodidad, la admiración de todos. Ese no es el camino. No quieras ser más que Jesús. Busca las huellas de Jesús: suben hasta el Calvario, descienden hasta la muerte y ascienden en la resurrección. Entrega total para alcanzar la vida eterna, ése es el camino de los que siguen a Cristo. 221


Sábado

24 mayo

V Semana de Pascua Sábado V de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 15, 18-21]

«Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros. Si fuerais del mundo, el mundo os amaría como cosa suya, pero como no sois del mundo, sino que yo os he escogido sacándoos del mundo, por eso el mundo os odia. Recordad lo que os dije: "No es el siervo más que su amo. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra." Y todo eso lo harán con vosotros a causa de mi nombre, porque no conocen al que me envió.»

222


V Semana de Pascua Sábado V de Pascua

Sábado

24 mayo

La vocación redentorista de... “Mi nombre es Agustín Panero. Soy misionero redentorista. Nací el año 1926 y desde el año 2002 gozo de la compañía de San Alfonso en el cielo. Desde allí sigo intercediendo por mi querida parroquia del Perpetuo Socorro de Mérida, donde estuve cerca de 21 años anunciando el evangelio. Todos en Mérida me conocen por mi dedicación a los pobres y a los enfermos. Es tanto el cariño que me tienen ¡que hasta me han dedicado una estatua y una calle!

Agustín P aner sacerdot o, e

Mi vocación nació en el Espino, donde descubrí a María como Madre y estrella en mi camino, a la que rezaba siempre tres ave-Marías al levantarme y al acostarme. Fui un gran amigo de Jesús, al que no me cansaba de visitar en el Sagrario conversando con él largas horas. Amar a la Congregación del Santísimo Redentor y a la Iglesia fue una constante en mi vida, que quise entregar al amor a Dios y al prójimo hasta el extremo”. [Relato]

223


Sábado

24 mayo

V Semana de Pascua Sábado V de Pascua

Mi oración de hoy es de… Lope de Vega y San Bernardo Pobre bequilla mía Entre peñascos rota Sin velas desvelada Y entre las olas rota. ¿A dónde vas, perdida? ¿A dónde, di, te engolfas? En el mar tempestuoso de la vida, si miras la Estrella, si invocas a María, Ella te llevará a seguro puerto.

224


La Pastoral Juvenil Vocacional Redentorista surge en España hace más de 30 años, para responder a las inquietudes de los jóvenes que quieren comprometerse en una participación activa y creativa dentro de la Iglesia. Los jóvenes descubren en el Dios de Jesucristo una llamada a ser felices y solidarios. Los jóvenes tienen un papel muy importante en la Iglesia. Los jóvenes consiguen renovar a la comunidad cristiana, y cuestionar aquellos elementos que van haciendo menos radical su testimonio y misión.

VI Semana de Pascua

La Pastoral Juvenil

225


VI Semana de Pascua 226

Los jóvenes, por tanto, son para los Redentoristas un desafío y, al mismo tiempo, una urgencia. Un desafío porque en ellos la expresión del evangelio es espontánea y reveladora de una nueva forma de vida cristiana. Una urgencia, porque los jóvenes están abandonados por la actividad pastoral de muchas comunidades cristianas, y necesitan espacios para la reflexión, la convivencia y la oración. Una de las propuestas más llamativas de la Pastoral Juvenil Vocacional Redentorista es la Misión de los Jóvenes, que se celebra cada año en el Monasterio de El Espino (cerca de Miranda de Ebro, en Burgos), la última semana de Julio. Se calcula que unos 9000 jóvenes han vivido esta experiencia desde 1983, año en que se inició. Hoy en día es una de las actividades más carismáticas de la PJVR. Un encuentro, de domingo a domingo, donde el Evangelio es anunciado de nuevo a los jóvenes, y los jóvenes se comprometen a ser también misioneros de Jesucristo entre los mismos jóvenes.


Los misioneros redentoristas llegan al madrileño barrio de Aluche siguiendo la llamada del arzobispo de Madrid a cultivar pastoralmente las zonas por las que estaba creciendo la capital. Gentes venidas de toda España iban haciendo nacer nuevos barrios, y la Iglesia respondía a esta nueva realidad con su presencia en todos los órdenes. Así, en Aluche, los redentoristas se comprometen en el desarrollo del barrio, ofreciendo una atención que va más allá de lo meramente pastoral: una comunidad humana está naciendo, una iglesia local se está configurando.

VI Semana de Pascua

La Comunidad Redentorista de San Gerardo (Madrid)

227


VI Semana de Pascua 228

Todo comenzó con una escuela-capilla vinculada a una colonia de la base aérea de Cuatro Viento, pero poco a poco se fue configurando y creando en Aluche el Colegio Gamo Diana y la parroquia de San Gerardo, en 1966, y la parroquia de San Alfonso, aunque ésta última dejó de ser redentorista pocos años después de su inauguración. La comunidad redentorista atiende a tres misiones: por un lado, es la casa de formación de los jóvenes religiosos; por otro, los sacerdotes conforman el equipo parroquial; finalmente, la comunidad también trabaja pastoralmente en el Colegio Gamo Diana, un centro de referencia para el barrio. La parroquia de San Gerardo está llena de vitalidad, con gran movimiento de catequesis, actividades de tiempo libre (Alces) y grupos de formación en la fe y el compromiso. Además, es la única dedicada a este santo redentorista que tanto se entregó a los demás.


VI Semana de Pascua Domingo VI de Pascua

Domingo

25 mayo

Introducción

Razones para la esperanza Busco un clima agradable, hago silencio, cierro los ojos y me voy preparando para hacer oración. Pido al Espíritu de Dios que me ilumine, Él conoce mi intimidad más que yo mismo. Pongo mi vida en sus manos para que su Palabra la modele como barro en manos de un alfarero. En lento dejarme hacer en las manos del Padre puedo dar razones de mi esperanza, en el siempre nuevo encuentro con el que nos ama puedo dar testimonio de amor.

229


Domingo

25 mayo

VI Semana de Pascua Domingo VI de Pascua

Palabra de Dios

[1 Pedro 3, 15-18]

Queridos hermanos: Glorificad en vuestros corazones a Cristo Se帽or y estad siempre prontos para dar raz贸n de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere; pero con mansedumbre y respeto y en buena conciencia, para que en aquello mismo en que sois calumniados queden confundidos los que denigran vuestra buena conducta en Cristo; que mejor es padecer haciendo el bien, si tal es la voluntad de Dios, que padecer haciendo el mal.

230


VI Semana de Pascua Domingo VI de Pascua

Domingo

25 mayo

La vocación redentorista de... Jesús ha sido el personaje principal de nuestra historia. De la de cada uno por separado y de la que, gracias a Él, iniciamos juntos hace ya varios años. Es el motor de nuestra vida y su gran regalo ha sido habernos encontrado. No siempre ha sido fácil porque ambos hemos tenido nuestros momentos de duda, pero en ellos la Fe siempre ha sido una fortaleza.

Sara y M igu jóvenes m el Ángel, isioneros

Muchas personas nos han ayudado a crecer como pareja y como creyentes. La vida en comunidad, los grupos parroquiales y los encuentros interparroquiales han sido un impulso en este camino. Además, hemos podido compartir ese regalo colaborando en la Parroquia de San Gerardo como catequistas, en el coro, en la sensibilización con Tercer Mundo y la Asociación para la Solidaridad, y como misioneros laicos con el CESPLAM. Lo mejor que Dios nos ha regalado es el AMOR. Para nosotros, este amor se realiza en la felicidad de compartirlo en nuestro entorno cercano y dónde Él guíe nuestro camino. 231


Domingo

25 mayo

VI Semana de Pascua Domingo VI de Pascua

Nuestra oración de hoy es de… Michel Quoist Escucha, pequeño. Párate un momento y haz silenciosamente un largo viaje hasta lo más profundo de tu corazón. Avanza a lo largo de tu amor recién hecho, como a contracorriente del río hasta encontrar su fuente. Y, al principio y al fondo del infinito misterio de tu amor inquieto, me encontrarás a Mí. Pues Yo me llamo Amor y soy Amor, ya desde siempre, y el Amor está en ti. Soy yo quien te hizo para amar, para amar eternamente. Créeme, el amor necesita un largo entrenamiento, y no hay diversas clases de amor, sino una sola: Amar es olvidarse de sí mismo para ir hacia los demás. 232


VI Semana de Pascua Lunes VI de Pascua

Lunes

26 mayo

Introducción

Cerca de las orillas La lectura de hoy nos habla de un encuentro, de un corazón que se abre para acoger a Dios y los hermanos. El lugar donde se desarrolla no puede ser más hermoso, a la orilla de un rio, y como banda sonora original el sonido relajante del agua que corre salvando todo impedimento en busca del mar. Antes de seguir leyendo, párate, cierra tus ojos y trata de recordad dónde te llamó el Señor, desplázate con tu mente allí y quédate un rato junto a Él.

233


Lunes

26 mayo

VI Semana de Pascua Lunes VI de Pascua

Palabra de Dios

[Hechos de los Apóstoles 16, 11-15]

El sábado salimos de la ciudad y fuimos por la orilla del río a un sitio donde pensábamos que se reunían para orar; nos sentamos y trabamos conversación con las mujeres que habían acudido. Una de ellas, que se llamaba Lidia, natural de Tiatira, vendedora de púrpura, que adoraba al verdadero Dios, estaba escuchando; y el Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo. Se bautizó con toda su familia y nos invitó: -«Si estáis convencidos de que creo en el Señor, venid a hospedaros en mi casa.» Y nos obligó a aceptar.

234


VI Semana de Pascua Lunes VI de Pascua

Lunes

26 mayo

La vocación redentorista de... A lo largo de mi vida he experimentado la presencia de Dios en muchas ocasiones, aunque no de manera explícita y llamativa. A veces a través de pequeños gestos y acciones de las personas que me rodean, aunque casi nunca he sido consciente de ello en el momento sino que me he dado cuenta al reflexionar sobre lo que había sucedido. Otras veces he sentido su presencia simplemente observando un paisaje.

Juan Sán chez, joven

Si bien no soy capaz de sentir a Dios siempre debido a que en ocasiones tengo la cabeza llena de cosas y preocupaciones que me distraen e impiden que note que está a mi lado. Por eso, cuando quiero hablar con Él procuro buscar una cierta paz interior y así poder acercarme a Él.

235


Lunes

26 mayo

VI Semana de Pascua Lunes VI de Pascua

Mi oración de hoy es de… Michel Quoist Me gustaría levantarme en vuelo, Señor, por encima de mi ciudad, por encima del mundo, por encima del tiempo, Purificar mi vista y pedirte prestados tus ojos. Desde arriba vería el universo, la humanidad, la historia, como los ve tu Padre, vería en la prodigiosa transformación de la materia en el continuo burbujear de la vida, tu gran Cuerpo que nace bajo el soplo del Espíritu. Vería el maravilloso, eterno sueño de amor de tu Padre: todo centrándose y resumiéndose en Ti, oh Cristo, todo: el cielo y la tierra. 236


VI Semana de Pascua Martes VI de Pascua

Martes

27 mayo

Introducción

Más que palabras No importa donde estés, puede que donde tú te mueves no se quiera ni escuchar hablar de fe, quizás te veas como en una cárcel, preso por no poder hablar de aquel que da sentido a tu vida, que realmente te llena. Te repito, no importa donde estés, tus obras hablarán de ti y de Dios incluso cuando el lugar en el que estés no sea favorable. Quizás no te lo preguntes frecuentemente, pero… ¿tu vida habla de Dios?

237


Martes

27 mayo

VI Semana de Pascua Martes VI de Pascua

Palabra de Dios

[Hechos de los Apóstoles 16, 22-34]

A eso de media noche, Pablo y Silas oraban cantando himnos a Dios. Los otros presos escuchaban. De repente, vino una sacudida tan violenta que temblaron los cimientos de la cárcel. Las puertas se abrieron de golpe, y a todos se les soltaron las cadenas. El carcelero se despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en par, sacó la espada para suicidarse, imaginando que los presos se habían fugado. Pablo lo llamó a gritos: - «No te hagas nada, que estamos todos aquí.» El carcelero pidió una lámpara, saltó dentro, y se echó temblando a los pies de Pablo y Silas; los sacó y les preguntó: - «Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?» Le contestaron: - «Cree en el Señor Jesús y te salvarás tú y tu familia.» Y le explicaron la palabra del Señor, a él y a todos los de su casa.

238


VI Semana de Pascua Martes VI de Pascua

Martes

27 mayo

La vocación redentorista de... No podía imaginarme que aquel día que parecía como todos los demás, odio al despertador cuando suena, un vasito de leche para desayunar… fuera a cambiar mi manera de afrontar y vivir la vida. Todo seguía el guion establecido, hasta que llegó la Adoración de la Cruz. Ese momento de silencio en el que parecía no escuchar nada, Él me habló y me dijo que siempre estará conmigo, que no me preocupara, ya nunca estaría solo.

Víctor Cu esta, joven ca tequista

Ahora soy catequista del grupo de Confirmación, estoy dentro de bastantes actividades de mi Parroquia, pero no solo ha cambiado mi vida dentro de la parroquia sino también con la familia, amigos y gente que me rodea siendo mucho más alegre e intentando siempre demostrar que Dios es quien me guía. 239


Martes

27 mayo

VI Semana de Pascua Martes VI de Pascua

Mi oración de hoy es de… Michel Quoist Señor, da a mis ojos el saber cerrarse para hallarte mejor, pero que jamás se aparten del mundo por tenerle miedo. Concede a mi mirada el ser lo bastante profunda como para conocer tu presencia en el mundo y haz que jamás mis ojos se cierren ante el llanto del hombre. Que mi mirada, Señor, sea clara y firme, pero que sepa enternecerse y que mis ojos sean capaces de llorar. Que mi mirada no ensucie a quien toque, que no intimide, sino que sosiegue, que no entristezca, sino que transmita alegría, que no seduzca para apresar a nadie, sino que invite y arrastre al mejoramiento. 240


VI Semana de Pascua Miércoles VI de Pascua

Miércoles

28 mayo

Introducción

Oír para anunciar Al enviar a sus discípulos, Jesús “sopla su aliento sobre ellos y les dice: Recibid el Espíritu Santo”. Sin el Espíritu de Jesús, la Iglesia es barro sin vida: una comunidad incapaz de ser sal y luz en el mundo. Puede pronunciar palabras preciosas, pero vacías, sin un contenido que comunique el aliento de Dios a los corazones. Necesitamos del Espíritu y que sea Él quien nos libre del miedo que a veces nos invade y sobrecoge.

241


Miércoles

28 mayo

VI Semana de Pascua Miércoles VI de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 16, 12-15]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan por deciros, pero no podéis cargar con ellas por ahora; cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable no será suyo: hablará de lo que oye y os comunicará lo que está por venir. Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que os irá comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso os he dicho que toma de lo mío y os lo anunciará.»

242


VI Semana de Pascua Miércoles VI de Pascua

Miércoles

28 mayo

La vocación redentorista de... No me gusta escribir a mano, ni la playa es el mejor lugar para mí… pero Dios tiene este tipo de cosas: te sorprende de la manera más inimaginable. Ahí estaba yo: rodeado casi por completo de desconocidos, viviendo mi primera pascua y sin tener muy clara mi fe. Sentado en la iglesia, a la sombra y en una zona fresca, me dedicaba a volcar mis pensamientos sobre Luis Anto el papel, sin saber muy bien qué estaba escribiendo. nio Entre ese batiburrillo de frases, mi boli parecía joven ca Moreno, tequista sacar una convicción, una sensación plena, una “certeza”. Era algo sencillo y a la vez inmenso. Algo que solo por el hecho de darte cuenta de ello, te hace exultar de alegría. Escribí: “Dios está a mi lado y me ama, lo siento”. Desde fuera puede ser visto como un momento de locura o simplemente que saqué las cosas de contexto, pero yo sé que no es así. No vivía un momento especialmente complicado en mi vida, ni especialmente bueno. No buscaba nada especial. Simplemente indagaba en mi interior a ver que encontraba. Y en ese momento, Dios decidió aparecer con todo su amor. Esto fue el punto de partida de un largo viaje. A partir de entonces tuve que tener en cuenta una dimensión más de mi ser y de mi vida: Dios. Así he ido viviendo de otra manera, sintiendo que iba por buen camino. Surgieron, surgen y surgirán dudas. Pero tan solo el recuerdo de ese momento es tan poderoso y tan verdadero, que me hace tener claro de qué parto. 243


Miércoles

28 mayo

VI Semana de Pascua Miércoles VI de Pascua

Mi oración de hoy es de… José M. R. Olaizola, sj Curiosa forma de quedarte, Señor, sin imponer tu presencia, sin apagar la sed, sin convertir la fe en evidencia. Y curiosa forma de irte sin atarnos a la ausencia, sin dejarnos solos, sin forjar tristezas. Y así, de ese modo, ausencia y presencia siembran en nosotros hambre de respuestas. Y eres espíritu, aliento, fuerza. Eres la palabra que a veces aquieta y a veces golpea. Eres el silencio poblado de historias, eres la justicia que llama a la puerta, eres un profeta pidiendo justicia, eres el soldado sin arma ni guerra. Por eso te fuiste, y así te nos quedas. 244


VI Semana de Pascua Jueves VI de Pascua

Jueves

29 mayo

Dispuestos a entender

Introducción

Para los discípulos la partida de Jesús va a ser un momento duro y difícil por la inseguridad que les origina. Pero a pesar de todo, esta marcha tiene que producirse, porque de ella va a depender la madurez de la comunidad. ¡Cuántas veces no entendemos nada de lo que sucede en nuestras vidas! Es difícil saber qué quiere Dios de cada uno. Resulta complicado saber cómo pretende que seamos felices y luego parece guardar silencio ante situaciones que no parecen tener sentido en nuestras vidas… Pero Jesús nos recuerda hoy, a través del evangelista Juan: “vuestra tristeza se convertirá en alegría”. Jesús parece hoy decirnos: “aunque no lo creas, aunque no me veas, confía. Sigo a tu lado. Especialmente cuando parece que nada tiene sentido, cuando tus fuerzas flaquean… Confía. 245


Jueves

29 mayo

VI Semana de Pascua Jueves VI de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 19, 16-20]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver.» Comentaron entonces algunos discípulos:«¿Qué significa eso de "dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver", y eso de "me voy con el Padre"?» Y se preguntaban: «¿Qué significa ese "poco"? No entendemos lo que dice.» Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: «¿Estáis discutiendo de eso que os he dicho: "Dentro de poco ya no me veréis, pero poco más tarde me volveréis a ver"? Pues sí, os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría.»

246


VI Semana de Pascua Jueves VI de Pascua

Jueves

29 mayo

La vocación redentorista de... Siempre he estado convencida de que Dios se encuentra allá donde mire: ¿Que he tenido un mal día? No importa, Él me habla a través de un amigo, de mi madre, de alguien especial y me consuela, me acoge en sus brazos y me dice que todo irá bien. Pero si pienso en un momento concreto en el que Bea Sego haya sentido a Dios más fuerte que nunca, eso fue, via, sin ninguna duda, hace dos años en el Espino. La joven primera cosa que me dejó tocada fue el hecho de que tantos jóvenes de España, se reunieran en un mismo lugar por el mismo motivo: Dios. Y así, sin esperármelo, en una de las oraciones de la noche, mientras cantábamos, simplemente se avivó en mí Su presencia de una manera inexplicable, recorrió cada punto de mi cuerpo, me erizó la piel y con lágrimas en los ojos comprendí que mi lugar estaba ahí, junto a Dios, y que mi cometido en la vida es entregarme a los demás. 247


Jueves

29 mayo

VI Semana de Pascua Jueves VI de Pascua

Mi oración de hoy es de… Seve Lázaro, sj

248

Y salió el amor, a recorrer nuestros caminos, a visitar ciudades, a mezclarse entre la gente. Un extraño viento lo llevaba y lo traía, y con él Iba su voz, su alegría y su mensaje: ¡Hagamos del amor nuestra señal! ¡Dichosos aquellos que renuevan el amor gastado! ¡Dichosos aquellos que curan el amor herido! ¡Dichosos aquellos que encienden el amor apagado! ¡Dichosos aquellos que levantan el amor caído! ¡Dichosos aquellos que perdonan el amor equivocado! ¡Dichosos aquellos que enderezan el amor torcido! ¡Dichosos aquellos que liberan el amor atado! ¡Dichosos aquellos que entregan el amor recibido! ¡Dichosos aquellos que resucitan el amor muerto!


VI Semana de Pascua 30 mayo Viernes

Viernes VI de Pascua

Introducción

Habitados por la alegría Dice la biblista Dolores Aleixandre que a través de sus sentimientos y de su mirada descubrimos lo que “habita” en la interioridad profunda de esas mujeres que van al sepulcro y se encuentran con el Resucitado: buscan, recuerdan y miran a Jesús, a quien llevan “grabado como un sello sobre su corazón, como un sello sobre su brazo” (Cantar 8,6). Se acercaron para ungir a un cadáver, y se encontraron con una doble invitación: “No temáis”, “¡Alegraos!” Esta es la invitación que hoy volvemos a recibir: ¡Alegraos! Nos recuerda el Papa Francisco en el número 5 de su exhortación Evangelii Gaudium que “El Evangelio, donde deslumbra gloriosa la Cruz de Cristo, invita insistentemente a la alegría”. Esa desbordante alegría va contagiándose: de María a Isabel, a Juan el Bautista, Jesús mismo es portador de inmensa alegría, sus discípulos, las primeras comunidades… ¿Hemos entrado nosotros también en ese río de alegría?

249


VI Semana de Pascua 30 mayo Viernes

Viernes VI de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 16, 20-23]

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os aseguro que lloraréis y os lamentaréis vosotros, mientras el mundo estará alegre; vosotros estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría. La mujer, cuando va a dar a luz, siente tristeza, porque ha llegado su hora; pero, en cuanto da a luz al niño, ni se acuerda del apuro, por la alegría de que al mundo le ha nacido un hombre. También vosotros ahora sentís tristeza; pero volveré a veros, y se alegrará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestra alegría. Ese día no me preguntaréis nada.»

250


VI Semana de Pascua 30 mayo Viernes

Viernes VI de Pascua

La vocación redentorista de... Justamente, Gracias a Dios, no pude entrar en el Colegio Público más cercano de casa. Desde el principio Él ya tenía un plan para mí y empezó porque dejar mi educación en manos del Gamo Diana. Fue en apenas dos años después de la Comunión, cuando me di cuenta que quería ser parte activa de mi parroquia, que tenía que tomar ejemplo de todos aquellos adultos que me rodeaban e intentar que esa semilla que mis padres, catequistas y redentoristas habían plantado y aun seguían mimando.

Sara Pan ad joven mo ero, nitora

Actualmente, soy monitora del grupo de Postcomunión, ALCES, en la Parroquia San Gerardo de Madrid. Y muchas veces sigo siendo aquella niña de 11 años que necesita que cuiden de esa semilla; ¿la diferencia?, esa semilla tiene ahora algunas raíces, raíces que intentan llegar a los niños a quienes doy catequesis. Niños que dejan entrever a Dios y en los que está creciendo un nuevo fruto, el fruto de la Fe, que es Felicidad y Alegría. 251


VI Semana de Pascua 30 mayo Viernes

Viernes VI de Pascua

Mi oración de hoy es … sobre Isaías Desbordo de gozo con el Señor, y me alegro con mi Dios: porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novio que se pone la corona, o novia que se adorna con sus joyas. Como el suelo echa sus brotes, como un jardín hace brotar sus semillas, así el Señor hará brotar la justicia y los himnos ante todos los pueblos. [...]

252

Ya no te llamarán «Abandonada», ni a tu tierra «Devastada»; a ti te llamarán «Mi favorita», y a tu tierra «Desposada», porque el Señor te prefiere a ti... sueña contigo.

61, 62


VI Semana de Pascua Visitación de la Virgen María

Sábado

31

mayo

Momentos alegres

Introducción

La escena que se nos relata hoy en el Evangelio es conmovedora. La ha compuesto Lucas para crear la atmósfera de alegría, gozo profundo y alabanza que ha de acompañar el nacimiento de Jesús. La vida cambia cuando es vivida desde la fe. Acontecimientos como el embarazo o el nacimiento de un hijo cobran un sentido nuevo y profundo. Estoy convencido de que una persona está a punto de tomar en serio a Jesús cuando intuye que en él puede encontrar lo que todavía le falta para conocer una alegría más plena y verdadera. El saludo a María puede extenderse de alguna manera a todo creyente. A pesar de nuestras incoherencias, dichoso también hoy el que cree desde el fondo de su corazón. (José Antonio Pagola) 253


Sábado

31

mayo

VI Semana de Pascua Visitación de la Virgen María

Palabra de Dios

[Lucas 1, 39-56]

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: «¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»

254


VI Semana de Pascua Visitación de la Virgen María

Sábado

31

mayo

La vocación redentorista de... Descubrir en mi vida la Fe ha sido algo muy importante. La fe es ambigua y no, pero cuando te sientes lleno de ella, ya nunca te vacías. Por mucho que te alejes, o creas haberla perdido, la fe sigue ahí. Porque Dios nunca nos abandona y siempre nos sostiene, aunque creamos no dejarle e intentemos impedírselo. A mí me ayudó a encontrar dicha alegría la Misión de Jóvenes Laura He rnández, Redentoristas que se realiza todos los años en el joven Monasterio del Espino (Burgos). Fue una semana fantástica, en la que pude reflexionar y tomar perspectivas nuevas. Fue como un renacer en mi vida cristiana hasta el momento algo pobre. Y digo pobre porque ahora los jóvenes, que andamos algo perdidos por el mundo, tenemos muchas dudas y muchas veces nos limitamos a apartarlas del camino en vez de resolverlas. Y es allí, en el Espino, donde me di realmente cuenta de lo importante que es para mí mi Fe. Desde entonces he intentado ayudar en la parroquia en distintos ámbitos, como AS o como catequista en Comunión. El camino nunca acaba y lo importante es no desistir y seguir alimentando esa Fe que he dicho nos llena, y nos llena de amor, de amistad, de cariño, de alegría, de solidaridad y de todas esas cosas buenas que tenemos dentro de nosotros y de las que no siempre sacamos partido.

255


Sábado

31

mayo

VI Semana de Pascua Visitación de la Virgen María

Mi oración de hoy es de… Lucas

1, 46-53

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí. Su nombre es Santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación. Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos. 256


La misión es la razón de ser de todo redentorista. A ella consagran la vida entera, porque nadie puede apagar un fuego que lleva dentro ni callar la mejor noticia del mundo. Esta misión es universal: para jóvenes y mayores, para laicos y sacerdotes. Cuando una persona se encuentra con Jesús, cuando una persona siente en su vida que Dios la convierte en un don para los demás, entonces uno reorganiza todo lo suyo para hacer de Cristo el centro de su existencia, de sus proyectos, de sus sueños de futuro.

VII Semana de Pascua

La Misión

257


VII Semana de Pascua 258

Desde 1732, el carisma misionero redentorista ha ido creciendo por todo el mundo, adquiriendo tantas formas como personas lo han acogido y acrecentado con su propia experiencia y pasión evangelizadora. San Gerardo Mayela lo expresó con una caridad sin límites y San Clemente Mª Hofbauer, superando las dificultades de su tiempo, haciendo de su vida una permanente misión. San Juan N. Neumann y el Beato Javier Seelos fueron misioneros entre los inmigrantes de EEUU y el Beato Pedro Donders junto a los leprosos del Surinam. El Beato Jenaro Sarnelli luchó por la dignidad de las mujeres prostituidas y el Beato Gaspar Stanggassinger formando a futuros misioneros. También tenemos una larga lista de misioneros que dieron su vida, primero dedicados a las misiones, y con el supremo testimonio de la fe: cuatro en Ucrania y uno en Eslovaquia, durante la persecución del totalitarismo comunista; y seis españoles en la ciudad de Cuenca, condenados por el único delito de proclamar a todos que Cristo es la Redención del mundo.


El carisma redentorista no pertenece únicamente a una congregación religiosa. En realidad, el origen del carisma reside en un doble instituto del Santísimo Redentor: las monjas Contemplativas Redentoristas, fundadas por la Madre Celeste Crostarosa en 1731, y los Misioneros Redentoristas, fundados un año más tarde por San Alfonso, ambos en Italia. Durante todo el siglo XIX, un buen número de Congregaciones activas en el apostolado han compartido y extendido este carisma de la Redención sobreabundante de Cristo, y en el siglo XX han nacido nuevas iniciativas que asocian a religiosos y laicos en esta tarea misionera.

VII Semana de Pascua

La Familia Redentorista

259


VII Semana de Pascua 260

De entre las congregaciones, destacamos en España las hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, fundadas por Antonia de Oviedo y el obispo José María Benito Serra, para la atención de las mujeres en situación de prostitución, que hoy cumplen su labor, muchas veces oculta a los ojos de las instituciones y los medios de comunicación. Por parte de los laicos, existen muchos grupos de Laicos Redentoristas al lado de las comunidades de Misioneros, que trabajan en la misión parroquial, en las instituciones provinciales o en plataformas de transformación del mundo. En España existen 8 grupos de Laicos Redentoristas, y también hay una veintena de Misioneros Laicos del Santísimo Redentor que se han comprometido públicamente a vivir en carisma redentorista en su vida cotidiana. Finalmente, señalamos la Asociación para la Solidaridad, una organización no gubernamental para el desarrollo vinculada a los Redentoristas, que agrupa a religiosos y laicos que trabajan por un mundo mejor a través de proyectos de desarrollo y la promoción del voluntariado misionero.


VII Semana de Pascua Ascensión del Señor

Domingo

1

junio

Introducción

Id Celebramos la Ascensión de Jesús al Cielo, junto a su Padre, por fin ocupa el lugar que le corresponde después de haber mostrado la gloria de su amor en el mundo. Y nos toca leer hoy el final del evangelio de Mateo con un magnífico proceso. Primero la duda, "algunos vacilaban" aún. Les costaba todavía creer en Jesús, no digamos ya el seguirle. Siempre estamos "amenazados" por la duda que nos provoca lo costoso, lo difícil. Y creer en el resucitado siempre tiene algo de difícil. Después viene su mandato: "Id y haced discípulos" "bautizad y enseñad". Lo que habéis vivido conmigo, compartidlo. Que la vida nueva y resucitada que os doy no se quede en vosotros. Esta esperanza crece cuando se reparte y fenece si se acapara. La vacilación y el mandato, pero lo más importante es su presencia en nuestra vida: "yo estoy con vosotros" siempre, todos los días hasta el fin del mundo. Tú nunca nos dejas Jesús, ayúdanos a disfrutar de tu presencia, a vivir y evangelizar unidos a ti.

261


Domingo

1

junio

VII Semana de Pascua Ascensión del Señor

Palabra de Dios

[ Mateo 28, 16-20]

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban. Acercándose a ellos, Jesús les dijo:"Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra. Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo."

262


VII Semana de Pascua Ascensión del Señor

Domingo

1

junio

La vocación redentorista de... Mi vocación nace en un campamento de mi "cole", cuando apenas contaba 16 primaveras, y nació viendo a un misionero en acción. Su presencia sencilla y alegre, su testimonio de vida, su manera de celebrar la Eucaristía... Me cuestionaron. Aunque todavía hubieron de pasar dos años y muchas personas que Dios fue poniendo en mi camino. Víctor Entre ellas los redentoristas y la comunidad del misioner Chacón, o del CES Santuario de Granada. Allí rezaba con los jóvenes, PLAM celebraba mi fe y crecía en mi amor a aquel estilo sencillo, alegre y misionero de anunciar a Jesucristo. Hoy soy sacerdote redentorista y misionero en el equipo itinerante del Cesplam. Vivo con alegría el pasar por nuestros pueblos y ciudades y animar a la fe a aquellos que la tienen algo dormida o que aún no se decidieron a "usarla". El encuentro con mayores, jóvenes y niños, con tantas personas con nombre y apellidos, con tantas historias, enriquece mi vida, me estimula a continuar anunciando a Cristo, y me hace sentirlo como algo muy necesario. 263


Domingo

1

junio

VII Semana de Pascua Ascensión del Señor

Mi oración de hoy es de… A. López-Baeza Dios nos habla por su Espíritu: "Estoy contigo en todas tus luchas y caminos; ni tus muchos pecados te hundirán en el polvo, ni tus duros trabajos quedarán infecundos. Cada vez que me llames me tendrás a tu lado, te haré fuerte en la fe, generoso en la entrega, y serás ante todos gloria del hombre libre".

264


VII Semana de Pascua Lunes VII de Pascua

Lunes

2

junio

Hablando claro

Introducción

La vocación misionera de la Iglesia nace después de la Resurrección. Cuando Jesús estaba con ellos, los discípulos no se enteraron de quién era Jesús y lo que pretendía. Fue más tarde, cuando Jesús ya no estaba con ellos, cuando se les abrieron los ojos y el entendimiento. Y sintieron la necesidad de pregonarlo a los cuatro vientos. La vocación es una llamada, así me lo dijo mi “maestro de novicios”. Más tarde, por mi cuenta descubrí que también es una respuesta. También he ido descubriendo que mi vocación no es sólo mía, sino de la comunidad. Y que es un servicio al pueblo de Dios, que siempre conlleva un riesgo; a algunos seguidores de Jesús, se le pide mucho, hasta la propia vida. Y tú que lees estas letras en este tiempo de Pascua, no olvides que Dios te quiere feliz. La vocación más importante es la vocación a la vida y a la felicidad. 265


Lunes

2

junio

VII Semana de Pascua Lunes VII de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 16, 29-33]

“En aquel tiempo, dijeron los discípulos a Jesús: “Ahora sí que hablas claro…; por ello creemos que saliste de Dios”. Les contestó Jesús: “¿Ahora creéis” Pues mirad: está para llegar la hora, mejor, ya ha llegado, en que os disperséis cada cual por su lado y a mí me dejéis solo. Pero no estoy solo, porque está con nosotros el Padre. Os he hablado de esto para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis luchas pero tened valor; yo he vencido al mundo”.

266


VII Semana de Pascua Lunes VII de Pascua

Lunes

2

junio

La vocación redentorista de... Debo escribir sobre mi vocación, pero con humildad y vergüenza, debo decir que no sé ni cómo, ni cuándo nació mi vocación. Yo no tengo una vocación tan “tumbante” como la de san Pablo, ni tan clara como Carlos de Foucault, que descubrió su vocación en el metro de París. Lo mío esta borroso y confuso. Por mucho que doy vuelta a los Arsenio D íez, misioner recuerdos de mi infancia, no descubro o del CES PLAM ninguna vocación, la verdad. Simplemente me encontré contento con la posibilidad de ser misionero, igual que me encontré viviendo y me encontré creyendo. Lo de ser misionero, me gustaba, no así lo de ser cura… ¡Qué Dios me perdone! Bueno, ya he respondido a la primera parte. Ahora viene la segunda: “cómo la vivo ahora”. Respuesta: con alegría y con agradecimiento. También con dificultad y resistencia. Eso de “heme aquí, envíame”, que dice el profeta Isaías, no se lo he dicho nunca al Señor. 267


Lunes

2

junio

VII Semana de Pascua Lunes VII de Pascua

Me identifico más con Jonás, porque todas las resistencias y excusas suyas, también son las mías: “Nínive está muy lejos, no quiero dejar mis comodidades, búscate a otro mejor preparado que yo…” No debo de ser buen seguidor del Maestro… Y a pesar de todas mis negaciones y resistencias, esta vocación misionera es lo que da sentido a mi vida. Me ilusiono, trabajo y sufro como misionero redentorista desde el año 80, ya en el siglo pasado, cuando fui ordenado sacerdote en el Perpetuo Socorro de Madrid. Por eso estaré eternamente agradecido, al Señor de la vida, ahora que ya voy “pa” viejo. Pero es ahora cuando más me lo creo y lo disfruto. Oye: y ¿tú te fías del Señor?

268


VII Semana de Pascua Lunes VII de Pascua

Lunes

2

junio

Mi oración de hoy es de… agradecimiento... Dios mío y Señor de mi vida. Me has bendecido con una vocación misionera. Sigue apoyando los años que me quedan de vida. Que sean años de servicio a los humildes. Dios mío y Señor de mi vocación, sostenme en el momento de la prueba y de la caída, Dios mío, destruye todas mis resistencias, dame buen humor y no me abandones jamás. Amén

269


Martes

3

junio

VII Semana de Pascua Martes VII de Pascua

Introducción

Faros para el mundo

270

El cristiano, como discípulo misionero, está en el mundo. Su presencia en este pequeño rincón del universo no es gratuita o decorativa: tiene una gran misión que cumplir. Porque entre las muchas cosas que nos rodean, ser un faro que muestra la luz, ser una señal que avisa de lo que te vas a encontrar en el camino, es muy importante. De esta forma, quien es llamado por Jesús puede responderle en la práctica, y no en la teoría: “Señor, aquí estoy. Envíame. Haz de mí lo que quieras. Dame tus palabras y tus sentimientos, y así los demás verán que yo mira la vida como tú la ves, que veo el corazón de los hombres con tus mismos ojos”. La oración nos da esta mirada profética y espiritual.


VII Semana de Pascua Lunes VII de Pascua

Palabra de Dios

Martes

3

junio

[Juan 17, 1-11]

Por ellos te ruego; no ruego por el mundo, sino por los que tú me has dado, porque son tuyos; y todo lo mío es tuyo y todo lo tuyo es mío; y yo he sido glorificado en ellos. Yo ya no estoy en el mundo, pero ellos sí están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno como nosotros.

271


Martes

3

junio

VII Semana de Pascua Martes VII de Pascua

La vocación redentorista de... Era un chavalín de pueblo. Uno más de los que iban a la escuela del pueblo; niños y niñas juntos en una misma aula y un solo maestro. Éramos pocos pero aprendíamos y nos divertíamos con lo más simple que caía en nuestras manos… Un día llegó a la escuela el P. Simón, un redentorista “reclutador”. Ese fue mi primer contacto con los redentoristas. Sin saberlo, también la Virgen del Perpetuo Manuel Socorro y San Alfonso, en un cuadro reversible, misioner Cabello, o del CES que sigue en la iglesia de mi pueblo. Con 11 años PLAM llegué al colegio redentorista de Astorga, en realidad, porque allí estaba mi primo. Me contaba lo bien que se lo pasaban. Es decir, que en estos inicios se mezclaba lo más profano con lo menos. Dios sabe cómo escribe el itinerario vocacional de cada uno. Lo importante es que allí descubrí un mundo nuevo donde ser cristiano era más que ser monaguillo, donde la oración era más que hacer misas, novenas, rosarios y rogativas, donde había hombres misioneros que hablaban de tierras lejanas de misión, de hombres y mujeres de otras latitudes, hablaban de amor a Dios y a los demás, etc. 272


VII Semana de Pascua Martes VII de Pascua

Martes

3

junio

Poco a poco la vocación, ser como ellos, crecía abriendo los ojos y el corazón al tiempo que desaparecían los miedos y el “yo no seré capaz”. Gracias a Dios lo fui, confié, decidí… Y casi sin darme cuenta ya no era como los chavales de mi pueblo, era como Dios quería y yo empezaba a descubrir. Todo gracias a Dios y muchas personas que puso en mi vida, especialmente a mi mamá Lourdes que con humildad, sencillez y mucho amor siempre me guió. Ahora siento que me acompaña desde el cielo. Ya como redentorista, casi desde el principio, soy miembro del equipo misionero CESPLAM (Centro de Estudios y Planificación Misionera). Dedicándome a la predicación de Misiones Populares/parroquiales por pueblos y ciudades de España y América Latina. Un regalo de Dios que ha enriquecido mi vida religiosa y sacerdotal buscando humildemente ser una oportuna “disculpa” para que Dios toque el corazón de quienes más le necesitan. Oro por tantos corazones hondureños, peruanos y españoles que tienen el color bello de la diferencia, el calor de la vida de todo ser humano y el amor de Dios que lo transforma todo.

273


Martes

3

junio

VII Semana de Pascua Martes VII de Pascua

Mi oración de hoy es de... Mons. Hazim, “El Espíritu Santo es personalmente la novedad que actúa en nuestro mundo. Es la presencia de Dios con nosotros unido a nuestro espíritu (cf. Rom 8,16) Sin el Espíritu Santo, Dios queda lejos, Cristo permanece en el pasado, el Evangelio es letra muerta; la Iglesia, una mera organización; la autoridad, un dominio; la misión, una propaganda; el culto, una evocación, simple recuerdo; el obrar cristiano, una moral de esclavos. 274


VII Semana de Pascua Martes VII de Pascua

Martes

3

junio

Pero, en el Espíritu, el mundo es liberado, se eleva y gime por el alumbramiento del Reino; el hombre, en lucha contra el pecado; Cristo Resucitado, se hace presente entre nosotros; el Evangelio, fuente de vida; la Iglesia, comunión Trinitaria; la autoridad, servicio liberador; la misión, un nuevo Pentecostés; el culto, memorial y anticipación; la acción humana, cada vez más divina”. (Mons. Hazim, Metropolita ortodoxo de Lataquia, Siria)

275


Miércoles

4

junio

VII Semana de Pascua Miércoles VII de Pascua

Necesitados de Tu fuerza

Introducción

Rezamos en el Padre Nuestro: ‘líbranos del mal’, y ésta es la petición de Jesús al Padre para los llamados por él. La llamada de Dios a veces viene acompañada de la duda, de la falta de fuerzas para responder, del fracaso.

276

Pues este tesoro lo llevamos en vasijas de barro, dice san Pablo, y nuestras solas fuerzas no son suficientes para comprometernos de lleno en la ingente tarea del Reino. Hoy oramos con el Señor pidiendo una intensa unidad con él y con la misión a la que nos llama.


VII Semana de Pascua MiĂŠrcoles VII de Pascua

Palabra de Dios

MiĂŠrcoles

4

junio

[Juan 17, 11-19]

Padre santo, guarda en tu nombre a los que me has dado para que sean uno, como tĂş y yo somos uno. Yo les he comunicado tu mensaje, pero el mundo los odia, porque no pertenecen al mundo, como tampoco pertenezco yo. No te pido que los saques de este mundo, sino que los defiendas del maligno. Haz que ellos sean completamente tuyos por medio de la verdad; tu palabra es la verdad.

277


Miércoles

4

junio

VII Semana de Pascua Miércoles VII de Pascua

La vocación redentorista de...

278

Mi historia de vida de fe ha estado desde siempre unida a la iglesia-comunidad de la familia redentorista, desde mi discernimiento vocacional con las Oblatas en Vitoria hasta el día de hoy. Recuerdo mi primera experiencia en el Espino, en esa Pascua definitiva para mi, antes incluso de que existiera la Misión de Jóvenes. Ahí y de la mano de una Oblata recién llegada del Bronx y un Redentorista muy querido para mi (Octavio) Dios se hizo presente en Justi Sán ch mi vida, haciéndome una llamada directa al Asociación para la Soelidz, aridad corazón, primero en mi vocación como Oblata y después (mejor dicho desde siempre) en mi vocación como laica redentorista. Hasta hoy para mí es un gozo (una gozada) vivir la espiritualidad redentorista como una experiencia cotidiana de la bondad y la redención real del Redentor que anda a pie descalzo sobre las realidades humanas. Me siento feliz y siento su predilección por los más pequeños en mi trabajo dentro de la Asociación para la Solidaridad donde intento dar lo mejor de mí. La experiencia de voluntariado varios años en Perú y Bolivia y todos estos años dentro de AS me permite un encuentro directo con el Dios de la vida, de lo pequeño y lo escondido; un Dios que no juzga, un Dios que acoge. Este es el Dios del Redentor en el que creo y por el que me siento comprometida.


VII Semana de Pascua Miércoles VII de Pascua

Miércoles

4

junio

Mi oración de hoy es de… San Francisco Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo ponga el amor. Que allá donde hay ofensa, yo ponga el perdón. Que allá donde hay discordia, yo ponga la unión. Que allá donde hay error, yo ponga la verdad. Que allá donde hay duda, yo ponga la Fe. Que allá donde desesperación, yo ponga la esperanza. Que allá donde hay tinieblas, yo ponga la luz. Que allá donde hay tristeza, yo ponga la alegría. Oh Señor, que yo no busque tanto ser consolado, cuanto consolar, ser comprendido, cuanto comprender, ser amado, cuanto amar. Porque es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno se encuentra a sí mismo, es perdonando, como se es perdonado, es muriendo como se resucita a la vida eterna.

279


Jueves

5

junio

VII Semana de Pascua Jueves VII de Pascua

Introducción

Todos Uno

280

Jesús nos revela que hemos sido llamados por Dios para ser testigos vivos de su amor, y llegamos a serlo siguiendo a Jesús y amándonos los unos a los otros. Su amor es germen de unidad. Sin embargo, la Iglesia sigue dividida, igual que nuestro mundo. Hay división entre ricos y pobres, ciudadanos e inmigrantes, católicos y protestantes, etc. Y la división es causada por el odio, el rencor, la incomunicación. El Espíritu Santo que vamos a recibir es el vínculo de la paz: abrámonos a su poderosa acción.


VII Semana de Pascua Jueves VII de Pascua

Palabra de Dios

Jueves

5

junio

[Juan 17, 20-26]

Padre, te pido que todos sean uno, lo mismo que tú estás en mí, y yo en ti, que también ellos estén unidos a nosotros; de este modo, el mundo podrá creer que tú me has enviado. Yo les he dado a ellos la gloria que tú me diste a mí, de tal manera que puedan ser uno, como lo somos nosotros.

281


Jueves

5

junio

VII Semana de Pascua Jueves VII de Pascua

La vocación redentorista de...

282

Dios siempre me sorprende… ya siendo adolescente me sorprendió: ¿Cómo podía fijarse en mí? ¿Por qué me descubría su proyecto de amor? No podía creer que me llamase a seguirle en una vida totalmente consagrada a Él; yo tenía amigas más formales y “espirituales”… En el fondo, sentía la llamada pero el miedo al qué dirán me paralizaba... Poco a poco fui descubriendo que sólo Él me llenaba del todo y que las demás cosas me dejaban Paloma A un vacío en el corazón. Terminé la Universidad, rro M a dre Rede yo, trabajaba, pertenecía a un grupo cristiano dónde ntorista podía darme a los demás, pero...¡no era feliz! Dentro de mí sentía una atracción por Jesucristo, una llamada a vivir una mayor intimidad con Él. Dios me sorprendió de nuevo. Me llamaba a vivir para Él, me soñaba en un camino que a mis ojos era inútil y comodón :¡Dios me quería contemplativa redentorista! Quería que mi vocación consistiese en estar con Él, orando por la humanidad y siguiendo a Jesús no en su actividad misionera, sino en su vida oculta, en su dimensión orante. Para ello debía dejar mi trabajo de profesora y, sobre todo, separarme de personas a las que quería mucho... Como siempre, su Amor en mi vida ha sido más fuerte… Hoy puedo decir que después de 20 años como redentorista, su Amor me sigue desbordando, llena mi vida de sentido y gozo profundo, me abre siempre nuevos horizontes, y me acerca más y más a todas las personas. Para todos quiero ser memoria viva de Jesús.


VII Semana de Pascua Jueves VII de Pascua

Jueves

5

junio

Mi oración de hoy es de… Hna Cecilia, redentorista ¡Señor vacíame totalmente hasta que sólo en mí quedes Tú! Fuego abrasador que penetras hasta lo más hondo de mi ser... Manantial de agua viva... Tú eres para los demás, desde mí, en la medida en que yo te dejo ser... Nuestro estar siempre llenos de nosotros mismos no nos permite descubrir tu Presencia en el rostro de cada hermano. Él es la “tierra sagrada” para nosotros, Templo vivo dónde Tú habitas. ¡Es necesario que nos vaciemos de nosotros mismos para acogerte a Ti como eres! Sólo entonces se dará el Encuentro entre tres. ¡Y qué gozo más grande produce! Eres un Dios ¡tan sencillo, tan humano! Tu Rostro se revela en el rostro concreto de cada persona. Allí me invitas al amor, a un amor concreto... 283


Viernes

6

junio

VII Semana de Pascua Viernes VII de Pascua

Introducción

Habitados por la alegría

284

¿Qué significan estas palabras: “¿Me amas?”? ¿”Apacienta mis ovejas”? Es como si, con ellas, dijera el Señor: “Si me amas, no pienses en apacentarte a ti mismo. Apacienta, más bien, a mis ovejas por ser mías, no como si fueran tuyas; busca apacentar mi gloria, no la tuya; busca establecer mi reino, no el tuyo; preocúpate de mis intereses, no de los tuyos, si no quieres figurar entre los que, en estos tiempo difíciles, se aman a sí mismos y, por eso, caen en todos los otros pecados que de ese amor a sí mismos se derivan como de su principio.


VII Semana de Pascua Viernes VII de Pascua

Palabra de Dios

Viernes

6

junio

[Juan 21, 15-19]

«Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?». Pedro se entristeció, porque Jesús le había preguntado por tercera vez si lo quería, y le respondió: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero». Entonces Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas».

285


Viernes

6

junio

VII Semana de Pascua Viernes VII de Pascua

La vocación redentorista de...

286

Mi llamada a la vida religiosa sucedió en un momento en el que ya pensaba que tenía las cosas más o menos claras, una perspectiva de futuro interesante y una vida encaminada a ser compartida con otro. Yo pensaba que… pero sin saber muy bien de qué manera y paseando por el barrio de San Francisco - Las Cortés, me topé con una realidad diferente, dura, sangrante… que simplemente me impactó. Yo no me Inm había planteado la opción de ser religiosa (creo que Oblata delaS Porras, tmo. Red entor nunca) pero ese momento, ése transformó mi pensamiento, mi corazón y mi vida. Tuve la gran suerte de conocer a unas religiosas que vivían y trabajaban en el barrio y con las que, de vez en cuando, charlaba (solo de vez en cuando). Las mujeres en situación de prostitución me llevaron al encuentro de un Jesús desconocido y atrayente y a una cita bíblica que ha acompañada mi caminar durante este tiempo: Descálzate porque el lugar que pisas es sagrado (Ex. 3,5). Por eso soy Religiosa Oblata del Santísimo Redentor, y comparto mi vida y mi vocación caminando con otras; con mis hermanas y con gente magnífica que he ido encontrando en el camino de la vida (gracias) y con las mujeres que me enseñan el porqué de una opción que me ocupa la vida entera. Y hoy, después de experiencias varias en otros lugares, estoy, de nuevo, en San Francisco, en el mismo lugar donde comenzó todo recreando con gozo aquel primer enamoramiento.


VII Semana de Pascua Viernes VII de Pascua

Viernes

6

junio

Mi oración de hoy es … la bendición irlandesa Que los caminos se abran a tu encuentro, que el sol brille sobre tu rostro, que la lluvia caiga suave sobre tus campos, que el viento sople siempre a tu espalda. Que guardes en tu corazón con gratitud el recuerdo precioso de las cosas buenas de la vida. Que todo don de Dios crezca en ti y te ayude a llevar la alegría a los corazones de cuantos amas. Que tus ojos reflejen un brillo de amistad, gracioso y generoso como el sol, que sale entre las nubes y calienta el mar tranquilo. 287


Viernes

6

junio

VII Semana de Pascua Viernes VII de Pascua

Que la fuerza de Dios te mantenga firme, que los ojos de Dios te miren, que los oĂ­dos de Dios te oigan, que la Palabra de Dios te hable, que la mano de Dios te proteja, y que, hasta que volvamos a encontrarnos, otro te tenga y nos tenga a todos, en la palma de su mano.

288


VII Semana de Pascua Sábado VII de Pascua

Sábado

7

junio

Introducción

El que da testimonio El epílogo o final del evangelio de Juan está relacionado con la misión del discípulo amado. Él es testigo cualificado de lo que Jesús hizo y dijo. Y constata que muchas cosas se quedan en el tintero, pero esas son las que Jesús está revelando por medio de nosotros. Su evangelio queda abierto, porque nosotros seguimos escribiendo páginas y páginas. ¿Y tú, que vas a escribir hoy?

289


Sábado

7

junio

VII Semana de Pascua Sábado VII de Pascua

Palabra de Dios

[Juan 21, 20-25]

En aquel tiempo, Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús tanto amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar?» Al verlo, Pedro dice a Jesús: «Señor, y éste ¿qué?» Jesús le contesta: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme.» Entonces se empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?» Éste es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hizo Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que los libros no cabrían ni en todo el mundo.

290


VII Semana de Pascua Sábado VII de Pascua

Sábado

7

junio

La vocación redentorista de... La experiencia de un Dios cercano que se hacía compañero de camino en Jesucristo me fue transmitida desde pequeño. En ese caldo de cultivo caló hondo el paso de los misioneros que llegaban hasta Santa Fe desde las misiones de África y de América. Su testimonio de alegría, de entrega generosa, de pasión misionera no tardaron en despertar en mí un profundo amor a Jesucristo y Pedro Ló un deseo ardiente de poner mi vida al servicio del pez, superior provincia Evangelio. l Y eso ha sido mi vida: anuncio de Evangelio. Durante 20 años de lugar en lugar con la maleta a cuestas. Ahora, alentando a mis hermanos en su tarea de llevar a todos la alegría del Evangelio, desde el testimonio de la vida fraterna, desde una opción por las situaciones de especial necesidad, en misión compartida con los laicos que participan de nuestro carisma. Y todo desde la cercanía, la sencillez, la misericordia. Y soy feliz, muy feliz, viviendo cada día esta vocación de discípulo y misionero; sin duda un regalo precioso. 291


Sábado

7

junio

VII Semana de Pascua Sábado VII de Pascua

Mi oración de hoy es de… Gabriela Mistral Toda providencia es un anhelo de servir. Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco. Donde hay un árbol que plantar, plántalo, tú; donde hay un error que enmendar, enmiéndalo, tú; donde hay un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo, tú sé el que apartó del camino la piedra, el odio de los corazones y las dificultades del problema.

292


Domingo

8

junio

Pentecostés Domingo de Pentecostés

Introducción

La hora del Espíritu, tu hora

294

Hoy la Iglesia celebra que ha recibido un don, un regalo: el Espíritu Santo. Éste guía nuestros pasos, se derrama sobre cada uno de nosotros y así manifiesta su fuerza “para el bien común”. Todos los que hemos sentido la llamada de Dios, sabemos que contamos con esta fuerza para responderle con un “sí”, para continuar con la misión, para desarrollar el don que cada cual ha recibido. Porque hemos recibido el Espíritu, los que vivimos el carisma de la Redención, nos sentimos convocacionados a evangelizar a los pobres, a dar la vista a los ciegos, a liberar a los cautivos y a los oprimidos, tal y como hizo Jesús… a proclamar un año de gracia (Año Vocacional) del Señor.


Pentecostés Domingo de Pentecostés

Palabra de Dios

Domingo

8

junio

[Hechos de los Apóstoles 2, 1-11]

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. Enormemente sorprendidos, preguntaban: «¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.» 295


Domingo

8

junio

Pentecostés Domingo de Pentecostés

La vocación redentorista de... Me presento; mi nombres es “———”, y pocas veces me había planteado cuándo y cómo Dios ha estado presente en mi vida. Menos aún me había preguntado por cuándo fue la primera vez que le hablé, que me habló, que le escuché o que me escuchó. Ni por asomo se me habría ocurrido preguntarle por mi Vocación, no fuese que me complicase la vida. “¿Señor, qué quieres de mi?” era una pregunta prohibida. Ahora tras Mi nombr e leer vuestros muchos testimonios, veo que sentirse llamado a una misión, a vivir un carisma como el de la abundante redención, no es nada raro. Yo conocí a los Misioneros Redentoristas…….. De este carisma he experimentado……….. he vivido….. he sentido…. Hoy me siento llamado a…… y desde esta vivencia me siento comprometido con la Iglesia, con el Mundo, con el hermano más necesitado y me he lanzado a la misión, porque si algo es la Iglesia y son los Redentoristas, es que somos Misioneros. 296


Pentecostés Domingo de Pentecostés

Domingo

8

junio

Mi oración de hoy es de… Lucas 4, 18-22 “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado a anunciar a los pobres la Buena Nueva, a proclamar a los cautivos la libertad, la vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos; a proclamar el año de gracia del Señor”. Enrollando el volumen lo devolvió al ministro, y se sentó. En la sinagoga todos los ojos estaban fijos en él. Comenzó, pues, a decirles: «Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.» Y todos daban testimonio de él. (Texto que inspiró a San Alfonso para fundar la Congregación del Santísimo Redentor)

297


Catequesis Infantil

Fichas 1 y 3

A

299


Catequesis infantil Ficha 2

300


Catequesis Comuni贸n

B

301


C Catequesis de Confirmación 302

1. Tres jóvenes redentoristas Introducción ‐ Aunque a menudo se habla de la ‘crisis de vocaciones’, de que ya no hay sacerdotes o religiosos jóvenes, lo cierto es que el Señor sigue tocando los corazones de personas para que le sigan más de cerca y consagren su vida el anuncio del Evangelio. ‐ Y la experiencia general es que Dios siempre sorprende: no se trata de personas perfectas o cuya vocación estaba clara desde que eran niños, sino de jóvenes como tú y yo que se vieron sorprendidos por la mirada de Dios que les invitaba a entregarse a Él. Para el diálogo previo a la proyección de los vídeos: ‐ ¿Cómo imagináis a un joven llamado por el Señor antes de decidirse por Él? (perfil: estilo de vida, edad, apariencia, cualidades, etc.). ‐ ¿Puede Dios llamar a cualquiera? ¿O es imposible que a algunos de vosotros os suceda? ‐ ¿Cómo puede darse la llamada de Dios? (circunstancias, etc.). ‐ ¿Es un ‘marrón’ que genera tensión, que complica la vida y la hace más triste o llena el corazón de alegría y paz? Indicaciones para la proyección de los vídeos: (Antes de ver los vídeos, se les reparten hojas y bolis para que cada uno apunte las frases o expresiones que más les hayan impresionado o sorprendido. Después de los vídeos se comentarán).


Catequesis de Confirmación Tres jóvenes redentoristas

Proyección de los vídeos (uno tras otro): ‐ Parte 1: http://youtu.be/sCavJoLqU8k ‐ Parte 2: http://youtu.be/YcR10X_emcw

Diálogo después de la proyección de los vídeos:

‐ Se les va preguntando qué frases han ido apuntando en sus papeles y se hacen comentarios a propósito de ellas. ‐ A continuación recogemos algunas de las más importantes, por si alguna no hubiera sido comentada:  

Que, aunque hay experiencias particularmente fuertes y trascendentales, toda la vida es vocación: Pablo: “Uno acaba descubriendo que la llamada se ha producido durante toda la vida”.

Antonio: “Yo pienso que toda la vida es vocación, aunque pueda haber un momento que sea más especial para ti… Pero toda tu vida ha sido llamada por Dios”.

 

Importancia de las mediaciones: Carlos: “Mi vocación empieza con tres elementos: mi familia, mi colegio y el encuentro con los redentoristas”.

303


Catequesis de Confirmación Tres jóvenes redentoristas

 

Sentimiento al recibir la llamada de Dios Carlos: “Cuando uno se siente llamado, siente una alegría inmensa y, a la vez, una

 

gran responsabilidad y un poco de miedo, porque es algo muy grande, demasiado grande para mí”. Pablo: “Tremendamente feliz”. Antonio: “Es el regalo más grande… Gracias a esto quiero decir sí: sí, Señor, aquí estoy… Cristo no te quita nada, te lo da todo… Mi vida, desde que he dicho sí al Señor, es maravillosa”.

 

Un carisma determinado: Pablo: “De los redentoristas me atrajo su cercanía, su contacto con los jóvenes, su

palabra, su acompañamiento y su carisma: la misión, el acerarse a los más abandonados, a los más pobres”. Antonio: “La actualidad del carisma redentorista es algo que la Iglesia necesita, que es urgente: acudir a los más abandonados… Además, la sencillez con la que se predica el Evangelio es algo que a mí, desde un principio, me llamó”.

    304

Un seguimiento expresado en los votos: Carlos: “Los votos no sirven para hacerte más perfecto, sino para amar más a Dios y a los demás”. Pablo: “Los votos significan para mí decir sí, es comenzar a formar parte de una grandísima familia: la Familia Redentorista”. Antonio: “Los votos son el lugar donde más he experimentado mi libertad”.


Catequesis de Confirmación Tres jóvenes redentoristas

Conclusiones 

Se les puede preguntar a ellos mismos con qué se quedan de lo que han visto en los vídeos y de lo dialogado después.

Habría que añadir para terminar:

  

Que Dios sigue llamando a jóvenes a su seguimiento. Que puede ser cualquiera, también alguno de vosotros. Que la llamada llena la vida de alegría, de paz, de una plenitud que, además, es contagiosa. ¡Y que decir no al ‘sueño de Dios’ sobre nosotros supondrá perder el gran tesoro que Él nos tiene preparado!

305


C

1I. La familia de un joven con vocación

Catequesis de Confirmación

Introducción ‐ ¿Te has preguntado alguna vez qué dirían tu familia, amigos, compañeros de clase si respondieras afirmativamente a la llamada de Cristo a seguirle más de cerca? ‐ Aunque muchos de vosotros pensáis que no recibiríais apoyo en esta decisión (y, tristemente, esto es bastante cierto), también es verdad que la familia puede ser en ocasiones el mejor apoyo para una vocación: ellos mismos pueden (antes o después) sentir que eso ha sido también para ellos un regalo. Para el diálogo previo a la proyección de los vídeos: ‐ ¿Qué diría tu familia si les dijeras que vas a ser misionero o sacerdote? ¿Y tus amigos? ¿Y tus compañeros de clase? ‐ ¿Tendrías valor para hacerlo o podrían ellos más que tu llamada? ‐ ¿Crees que lo que piensan los demás tiene en ocasiones demasiada fuerza o influencia en nosotros? Indicaciones para la proyección de los vídeos: (Antes de ver los vídeos, se les reparten hojas y bolis para que cada uno apunte las frases o expresiones que más les hayan impresionado o sorprendido. Después de los vídeos se comentarán).

Proyección del vídeo: ‐ Vídeo completo: http://youtu.be/f6dw7NzYefk 306


Catequesis de Confirmación La familia de un joven con vocación

Diálogo después de la proyección del vídeo: 

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención del vídeo? Frases y comentarios de algunas ideas del vídeo:

Sorpresa de la familia ante esta decisión (Carlos estaba pensando en estudiar una ingeniería, más volcado hacia el voluntariado, ¿pero sacerdote?). Apoyo por parte de la familia (¡qué orgullo tener un hermano sacerdote, qué satisfacción más grande, que Dios se haya fijado en nuestra familia…!). Alegría por ver feliz a Carlos y compartir su vocación. En absoluto surge el pensamiento de haber perdido a un hijo o a un hermano.

 

307


Catequesis de Confirmación La familia de un joven con vocación

Conclusiones 

308

Aunque una de las mayores dificultades de un joven llamado por Dios es cómo comunicarlo a su familia y amigos, lo cierto es que finalmente se recibe un gran apoyo si se percibe que la decisión responde a una llamada, a algo más grande que él. Incluso si la familia y amigos no apoyan inmediatamente, a medio o largo plazo lo acabarán haciendo, puesto que verán que la respuesta a esa vocación ha traído verdadera felicidad a ese joven; y, más aún, cuando experimentan que no han perdido a un miembro de la familia, sino que lo sienten tan cerca o más que antes. En todo caso, todo esto no debe ser una dificultad para responder de corazón al Señor. Será solo la primera prueba de tu confianza en Dios, en su llamada y en el camino que Él tiene preparado para ti. Finalmente, no olvidar esa frase: “Dios no te quita nada, te lo da todo”. Uno acabará experimentando que la misma familia se verá muy enriquecida con la propia vocación.


La Cultura Vocacional en nuestra Comunidad

D

Vivimos un momento eclesial en el que muchas personas viven preocupadas por la escasez de vocaciones. La necesidad de generar en nuestras comunidades una “cultura vocacional” que enriquezca la vida cristiana choca en muchas ocasiones con una sociedad en la que la capacidad de compromiso parece estar de capa caída.

Reunión con jóvenes

Dios, que nunca nos engaña, nos prometió enviar obreros a su mies y el Señor nos mandó orar sin desfallecer para que el Padre enviara obreros a su mies. Sin embargo, cada vez es menos frecuente el compromiso personal con una vocación determinada. Faltan sacerdotes, religiosos, misioneros y familias cristianas, faltan personas que escuchen la voluntad de Dios y quieran seguirle para siempre. En el año internacional de la vocación redentorista queremos crecer juntos en el aprecio y compromiso con la vocación como llamada de Dios a la entrega. Esta reflexión busca ayudarnos a caer en la cuenta de que necesitamos regenerar en nuestras comunidades cristianas una cultura vocacional que anime a las personas a comprometerse con la construcción del Reino según la voluntad de Dios.

309


Reunión con jóvenes Catequesis Vocacional

Palabra de Dios

[Mateo 9, 35-38]

Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias. Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque andaban maltrechos y postrados, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a los discípulos: ---La mies es abundante pero los obreros son pocos. Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies

310


¿Qué crees que es la “Cultura Vocacional”?

1

Diálogo

Reunión con jóvenes

Aclaración: Llamamos “cultura vocacional” a la importancia que damos en la Iglesia a la búsqueda y seguimiento de la voluntad de Dios para la vida particular de cada bautizado. Jesús llama a cada uno de los apóstoles por su nombre y les invita a seguirle radicalmente. La vocación está en el origen de la Iglesia y en el corazón de Dios, que llama a cada uno al seguimiento como camino de encuentro con la plenitud. En una sociedad “de lo provisorio”, donde pocas cosas son duraderas, es un signo contracultural y plenamente evangélico identificar nuestra vida con una llamada y una respuesta duradera al dicha llamada. Valorar la vocación como don del Padre, que se fija en nosotros personalmente y nos llama a un camino determinado forma parte de la cultura vocacional.

311


2 Reunión con jóvenes 312

¿Es necesaria esta “Cultura Vocacional”? ¿Por qué?

Diálogo Aclaración: Todos nosotros hemos recibido el bautismo. La fe nos ha sido transmitida en la Iglesia, que a través de la familia o de la comunidad nos ha hecho llegar la Palabra de Dios. Esta transmisión no es algo abstracto, sino que se materializa en la entrega diaria de muchas personas que se empeñan en anunciar a tiempo y a destiempo la sobreabundante Redención que encontramos en Cristo. Ellos son los “obreros de la mies” que el Señor ha enviado al mundo. Sacerdotes, religiosos, laicos… personas que preguntaron a Dios sobre su voluntad y quisieron seguirle. Preguntar a Dios “¿qué quieres de mí?” No es cosa fácil. Necesita de un ambiente que facilite hacerse esta pregunta, que valore y favorezca la respuesta.


¿Es necesaria esta “Cultura Vocacional”? ¿Por qué? 2 Es muy difícil que una persona se pregunte por su vocación si no sabe que Dios tiene para él un “plan trazado desde antiguo”, si no es consciente de que “antes que se formara dentro del vientre de su madre” Dios le había pensado y amado, si cree que en su vida ha de hacer siempre su propia voluntad porque así será feliz. Es también muy difícil que una persona responda “sí” a la llamada de Dios si cree que su entorno no va a entender la respuesta, si siente que va a ser tomado por loco. Asumir que puedo ser feliz haciendo la voluntad de Dios, asumir que la llamada de Dios a cada bautizado es un don valioso, que la respuesta valiente de los bautizados merece respeto y admiración, que la perseverancia en la respuesta se sostiene también en el respeto, el apoyo y la oración de los hermanos es algo que se aprende, no “nos viene de serie”. Por eso es necesario fomentar la “cultura vocacional”, porque así creamos las condiciones necesarias para que cada persona encuentre el camino que Dios ha soñado para él y siguiendo ese camino, encuentre la plenitud en el servicio al prójimo. 313


3 Reunión con jóvenes 314

¿Cómo podemos nosotros fomentar hoy la Cultura Vocacional en nuestras familias y comunidades?

Diálogo Aclaración: Tener la capacidad de dialogar con Dios y preguntarle sobre su voluntad estando dispuesto a escucharle y seguirle es algo que se logra con tiempo y que necesita entrenamiento. Destacamos aquí algunos rasgos que pueden ayudar a fomentar la “cultura vocacional”. Quizás entre todos podemos completar la lista. 1. FOMENTAR EL DISCERNIMIENTO: tener en cuenta a Dios en la toma de decisiones personales y comunitarias es necesario en el proceso de fe. Vivir el acompañamiento personal como algo normalizado, no como algo ocasional reservado a momentos de dificultad y transmitir la necesidad del discernimiento en el camino de la fe a los que están entrando en la edad adulta es un paso previo al necesario discernimiento vocacional de cada bautizado.


¿Cómo podemos nosotros fomentar hoy la Cultura Vocacional en nuestras familias y comunidades?

3

2. HABLAR DE LA VOCACIÓN Y REZAR POR ELLA: que en la familia y en la comunidad cristiana se hable con naturalidad de la vocación, que se ore “con insistencia al dueño de la mies para que envíe obreros a su mies” es un buen camino para fomentar la “Cultura vocacional”. Adultos, niños y jóvenes acostumbrados a rezar por los sacerdotes, los misioneros, las familias cristianas o los laicos comprometidos verán con naturalidad esos caminos para su propia vida. 3. VALORAR LAS RESPUESTAS VOCACIONALES: si la vocación es un don de Dios, cada respuesta positiva a ese don es algo increíblemente valioso y un motivo de alegría en una familia o una comunidad cristiana que busca cumplir la voluntad del Padre. Por eso es necesario valorar las realidades vocacionales que se dan en cada familia, en cada comunidad. Tomar en serio la opción vocacional de cada persona, respetar la intimidad vocacional de todos y fomentar una sana valoración de aquellos que se atreven a responder la Señor de manera más radical es un modo de fomentar en toda la comunidad cristiana la necesaria “cultura vocacional”. 315


3

¿Cómo podemos nosotros fomentar hoy la Cultura Vocacional en nuestras familias y comunidades? 4. DAR TESTIMONIO DE LA PROPIA VOCACIÓN: cuando una persona comparte con otros la alegría de saber que está respondiendo a la voluntad de Dios, cuando transmite la importancia de discernir esa llamada, y ora con i nsi stenc ia por la s vocaciones en la Iglesia, esa persona se convierte en un foco de “cultura vocacional” que se irradia a sus más cercanos, entre sus amigos, su familia, sus compañeros…

316


También hoy Jesús vive y camina en nuestras realidades de la vida ordinaria para acercarse a todos, comenzando por los últimos, y curarnos de nuestros males y enfermedades. Me dirijo ahora a aquellos que están bien dispuestos a ponerse a la escucha de la voz de Cristo que resuena en la Iglesia, para comprender cuál es la propia vocación. Os invito a escuchar y seguir a Jesús, a dejaros transformar interiormente por sus palabras que «son espíritu y vida» (Jn 6,63). María, Madre de Jesús y nuestra, nos repite también a nosotros: «Haced lo que él os diga» (Jn 2,5). Os hará bien participar con confianza en un camino comunitario que sepa despertar en vosotros y en torno a vosotros las mejores energías. La vocación es un fruto que madura en el campo bien cultivado del amor recíproco que se hace servicio mutuo, en el contexto de una auténtica vida eclesial. Ninguna vocación nace por sí misma o vive por sí misma. La vocación surge del corazón de Dios y brota en la tierra buena del pueblo fiel, en la experiencia del amor fraterno. ¿Acaso no dijo Jesús: «En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os amáis unos a otros» (Jn 13,35)?

4 Reunión con jóvenes

Del Mensaje del Papa Francisco en la LI Jornada de Oración por las Vocaciones

317


5

Nuestra oración de hoy es de… Juan Pablo II

Reunión con jóvenes

A ti, Señor, nos dirigimos con confianza. 

 Hijo de Dios, enviado por el Padre a los hombres de todos los tiempos y de todas las partes de la tierra, te invocamos por medio de María, Madre tuya y Madre nuestra: haz que en la Iglesia no falten las vocaciones, 
sobre todo 
las de especial dedicación a tu Reino. 
Jesús, único Salvador del hombre, te rogamos
por nuestros hermanos y hermanas
que han respondido "sí"
a tu llamada al sacerdocio, a la vida consagrada y a la misión. Haz que su existencia se renueve de día en día, y se conviertan en Evangelio vivo. 


318

Señor misericordioso y santo, sigue enviando nuevos obreros a la mies de tu Reino. Ayuda a aquellos que llamas a seguirte en nuestro tiempo: haz que, contemplando tu rostro, respondan con alegría a la estupenda misión que les confías para el bien de tu pueblo y de todos los hombres. Tú, que eres Dios, y vives y reinas con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. 

Amén.


I. La historia de tu vida

E

Dios ha estado contigo

Reflexiones de DISCERNIMIENTO

En la vida hay historias que nos atraen, nos llenan de alegría y de paz o nos admiran. Ahora queremos que tú escribas tu propia historia, haciendo especial hincapié: ‐ En los momentos en que Dios ha estado de una manera especial en mi vida, es decir, en esos momentos en los que ha salido a mi encuentro, haya sido yo consciente o no. ‐ En los momentos en que lo he sentido de una manera especial (hitos). ‐ En los momentos en que he intuido que tiene una llamada especial para mí. No te conformes con enumerar los momentos: piensa detenidamente en el cuándo, el cómo, el sentido de cada cosa, etc.

319


I. La historia de tu vida Dios está contigo

Piensa de qué manera está Dios ahora contigo: en este momento o etapa de tu vida, en el instituto, universidad, trabajo o búsqueda de él... ‐ ¿Cómo le sientes? ¿Está cerca de ti? ‐ ¿Lo percibes amenazante o te da paz, calma, alegría, verdadera felicidad? ‐ ¿Sientes que te invita o te pide algo más?

Dios estará contigo

Piensa, por último, cómo imaginas tu futuro con Dios: ‐ ¿Te habrás alejado de Él? ¿Habrás ganado intensidad en tu experiencia de Dios? ‐ Imagina, aunque sea a modo de fantasía, que estás ya consagrado a Dios, que eres misionero o sacerdote. No pienses en lo que has tenido que dejar o lo que has tenido que hacer hasta llegar ahí. ¿Cómo te ves? ¿Te sientes libre? ¿Estás feliz? ‐ Imagina que tienes unos cuantos años más y te ves aún sin una decisión: has pospuesto tu respuesta a Él, ya sea por coherencia, o quizá por tus miedos, inseguridades o desconfianzas. ¿Cómo te ves? ¿Qué sientes? ¿Te ves feliz y en paz? 320


Si alguien te preguntara qué es la confianza, ¿cómo la definirías? …………………………………………………………………………………………………………………… Después de la tuya, puedes leer ahora una definición más ‘técnica’, que quizá te aporte algunos elementos nuevos: “La confianza es una actitud interior compleja y al mismo tiempo sencilla, un modo de mirarse a sí mismo, al mundo, a los demás y a Dios, como una percepcion‐intuición de un sustancial positivismo dentro y alrededor de sí, ligada al yo y al tú, a algo verdadero‐bello‐bueno que me atrae y que siento poder alcanzar; a una realidad que, de todas formas, siento como amiga y acogedora”. ¿Una definición demasiado complicada? Quizá. Por eso podemos decir, con mayor simplicidad, que lo específico de la confianza se dice mejor con un verbo reflexivo: me fío.  ¿De qué personas te fías? Tráelas a tu memoria.  ¿Por qué te fías de ellos y no de otros? ¿Qué es lo que tienen ellos, qué es lo que has sentido de ellos o con ellos, que te da esa confianza?  ¿Qué es, por otra parte, lo que te genera desconfianza en otras personas? Nuestro ‘fiarnos’ ‘sensaciones’:

de

alguien

–también

de

Dios–

contiene

seis

Reflexiones de DISCERNIMIENTO

E

II. Me fío de ti

321


II. Me fío de ti 1) Has sido amado

En el principio de tu confianza está el amor, la experiencia de un amor fuerte y seguro: en una palabra, la certeza de que has sido amado. Cuanto más fuerte sea en ti esta certeza, más grande será tu confianza. Se trata de esa sensación segura reconfortante de que has recibido benevolencia, una benevolencia que ha llenado tu corazón y ha hecho callar tus expectativas y pretensiones; una certeza más fuerte que todas las adversidades y contradicciones de la vida, y que te da la valentía para afrontar serenamente el futuro y tomar decisiones. Por tanto, no se trata de algo meramente pasivo, sino de algo activo y emprendedor. Es decir, de la certeza de que has recibido amor derivará otra: la de que seas capaz de dar amor. Ambas certezas te harán más libre y te darán más confianza, en ti mismo y en los demás.  ¿Te has sentido verdaderamente amado? ¿Por quién?  ¿Te has sentido amado por Dios? ¿En qué momentos o experiencias? Descríbelas.  ¿Te consideras una persona capaz de dar amor? 322


II. Me fío de ti 2) Tu confianza se amplía

Tu confianza, unida a esta experiencia de amor, se expresará después en una combinación de más percepciones positivas: confianza hacia ti mismo y hacia los otros, hacia Dios, hacia la realidad en general y hacia lo que tenemos delante, sin que por ello caigamos en la ingenuidad.  ¿Cómo percibes la realidad? ¿Vives con una mayor confianza o desconfianza?  ¿Sueles confiar o desconfiar de los otros en un primer acercamiento?  ¿Confías en ti mismo? ¿Confías en tus posibilidades?  ¿Hasta dónde confías en Dios? ¿Estás dispuesto a tirarte en sus brazos?

3) La confianza va más allá de tus razones

Cuando entra en juego la confianza, hay algo que no está enteramente en tus manos, que escapa a tu control. La confianza solo es confianza si caes en la cuenta de que lo que vas a hacer no está del todo motivado racionalmente o que tiene un objetivo difícil de alcanzar con tus solas capacidades, es decir, que se trata de algo casi irrealizable en perspectiva futura.  Lee el texto de Lucas 1, 26‐38. En él se ve muy bien que lo que el ángel pide a María no solo requiere de ella un fiarse completamente, sino que se le pide confiar en algo que va más allá de sus capacidades y que parece absolutamente imposible. 323


II. Me fío de ti 4) Cree en Él y apuesta

Tienes confianza si crees en el otro. Fiarme de alguien equivale a entregarme en sus manos, confiarme a él y abandonarme. Así ocurre en el matrimonio o incluso en la amistad; pero igual que el enamoramiento es confianza radical llevada al máximo, así también el acto de fe está ‘hecho’ de confianza. El niño que se fía de su madre es el ejemplo más claro. El hecho de fiarse es también como una apuesta, como la aceptación a la que está ligada un riesgo. La apuesta vocacional, en este sentido, no es tanto una apuesta sobre ti mismo, cuanto sobre Dios. ‐ ¿Crees realmente en Dios? ¿Qué apostarías por Él? ‐ ¿Estás dispuesto a entregarte a él y abandonarte en sus manos? ‐ ¿Qué te falta para tirarte en sus brazos sin más?

5) Siéntete libre… pero decide

La confianza es un gesto libre, precisamente porque en la confianza no hay obligación; es más, si te fías sobrepasarás lo racional (y a veces lo razonable), y desafiarás lo imposible, precisamente por la fuerza de tu confianza. Por otra parte, es natural que te fíes: lo debes hacer por fuerza. En todas tus opciones siempre hay un margen que no controlas y que acaba siendo gestionado precisamente por esa confianza. En todo caso, ‘debes’ entregarte a algo o a alguien: estás hecho para abandonarte al otro. 324


II. Me fío de ti    

¿Te sientes ‘presionado’ u obligado a responder a Dios? ¿Cuáles son tus miedos en tu respuesta a Él? ¿Qué es lo que te da inseguridad porque no controlas? ¿Prefieres gestionar tu vida de acuerdo a tus ‘razones’ e intereses?

6) Lo contrario a la confianza

A la confianza se le oponen una serie de actitudes:  Desde la sospecha más o menos generalizada al actuar calculado;  De la desconfianza hacia el otro al rechazo de cualquier cosa que se perciba por encima de mis capacidades;  De la exagerada timidez a un equivocado sentido de mis límites;  Del miedo al otro al temor de quedar mal;  De la prudencia que es falsa cuando inhibe las opciones, a la incapacidad de soñar y de desear a lo grande;  De la mirada amargamente escéptica sobre todo y sobre todos, a la pretensión de fiarme solo de mí mismo y de mis asuntos, de mi gente, etc. ¿Cuáles de estas actitudes ves en ti? Enuméralas y razónalas. ¿Has pensado alguna vez que dar un ‘sí’ incondicional a Dios es imprudente?  ¿Qué harías por Dios si no tuvieras en cuenta lo que piensan los otros?  ¿Cuáles son tus sueños? ¿Te conformarías con una vida ‘normal’ o ‘común’?  

325


E Reflexiones de DISCERNIMIENTO 326

III. DECÍDETE La decisión es el momento fundamental de la vida humana, es el momento en el cual la evidencia del misterio se da de una manera particular. Cuando decides estás inevitablemente frente al misterio: ante el misterio de ti mismo, del otro, de la vida… y de Dios. Decidiendo es como manifiestas lo que hay en tu corazón. Lo más fácil –también, por qué no decirlo– es no decir: vivimos en la cultura de la indecisión. Elegir no está de moda, las verdaderas elecciones son muy pocas, poquísimas, especialmente si nos referimos a las más comprometidas y responsables. En este sentido, hay quienes prefieren quedarse con su perpetua crisis de discernimiento vocacional, uniéndose a los eternos indecisos, o a quienes llegan al final de la vida sin haber decidido todavía si vivir o no, o cómo vivir.

Todos deciden… ¿pero de qué manera?

Por eso, por un lado están los que no deciden nada. • Pero también están quienes delegan su decisión: mejor dejar que otros tomen decisiones en mi lugar. Estos no tienen valor de dar un sentido original a su historia: en definitiva dejarán que la cultura que les rodea decida por ellos. 


III. Decídete • Luego, más sutilmente, están quienes en cada opción dejan siempre abierta la posibilidad de dar marcha atrás, dejando una puerta abierta o desmintiendo lo que habían decidido: estos temen, más que nada, el ‘para siempre’, borrando así el drama y la belleza de la vida humana. • También están quienes eligen solo lo más seguro, los que nunca dan pasos demasiado largos; son superprudentes y exigen todas las garantías. • Están los que solo se miran a sí mismos y a sus propios intereses, y deciden en base a ellos, sin tener en cuenta a los demás. • Finalmente están los que deciden porque ya no saben qué hacer para sentirse bien o vivos, los que han agotado otras posibilidades o los que tienen miedo a otras opciones.    

¿Has decidido alguna vez algo realmente importante? ¿Qué? ¿Te identificas con alguno o algunos de estos modelos de decisión? ¿Cómo eres en tus decisiones y cómo te gustaría ser? ¿Crees que tomar decisiones arriesgadas por Dios es una temeridad?

327


III. Decídete Características de toda buena decisión

• Se elige una posibilidad no porque sea la única probable, sino porque se la prefiere a las otras, aun siendo asequibles. O porque hay un deseo intenso que atrae en esa dirección. Desear, en realidad, significa concentrar todas las energías en la tensión hacia algo la persona siente como central para su vida. Es como aquel hombre que descubrió el tesoro en el campo y, lleno de alegría, se desprendió de todo para comprarlo (Mateo 13, 44‐46). • Pero para realizar lo que deseo he de renunciar. Querer una cosa significa automáticamente renunciar a otra incompatible con la precedente. Y no es solo renunciar a cosas externas (posibilidades, ocasiones, etc.), sino a una parte de mí mismo o mí mismo por entero. Cada decisión es una limitación de las tendencias personales: una mortificación. • Cada decisión es también una unión con el pasado. Toda decisión tiene su historia y dice algo de nosotros, está inevitablemente unida a las opciones precedentes o con un estilo de vida ya experimentado. Toda opción tiende a repetirse o crea, de alguna forma, tendencia en la misma dirección. Queda claro, por tanto, que una gran opción va precedida de una buena cantidad de microopciones, que la preparan abriendo un camino en esa dirección. O bien al contrario, pequeñas opciones de signo opuesto alejan cada vez más al sujeto de la posibilidad de hacer una auténtica opción vocacional. 328


III. Decídete • Decidirse es también diseñar un marco: delimitar unos confines y distinguir el espacio interior del que queda fuera. Este espacio interior deberán llenarlo las decisiones futuras, que serán calificadas como logradas y verdaderas solo si van en la misma línea de este primer inicio elegido libremente. • En toda decisión, sin embargo, especialmente en decisiones importantes de la vida, queda una zona oscura en la cual escasean evidencias y apoyos y no bastan cálculos ni previsiones. No es posible prever los acontecimientos futuros; decidiéndose, el ser humano da un paso hacia un futuro desconocido, pero no arbitrario, porque está guiado por la opción elegida y, sobre todo, porque está en manos de Dios. El ‘para siempre’ da vértigo, pero expresa también la grandeza del ser humano.  ¿Sientes deseo de darte a Dios y a los demás?  ¿A qué renuncias si te entregas a Él? ¿Qué es lo que más te dolería?  ¿Qué opciones ya has tomado por Dios?  ¿Qué ‘zona oscura’ ves o prevés?

Reflexiona este párrafo:

«¿Cómo no fiarme de la voluntad de Dios? La que me ha elegido y llamado a la vida, cuando yo no podía merecer en absoluto nada de esto. A ella estoy confiado, desde siempre: vivo solo porque estoy en sus manos. Así pues, es completamente natural seguir fiándome, dejarme elegir por ella, puesto que quiere mi bien y mi felicidad, aun cuando me pida algo difícil y costoso, o que parece ir más allá de mis capacidades o sobrepasa ciertos cálculos que parecen tan evidentes».

329


Cuaderno de Pascua 2014_RedentoristasPJVR  

Misioneros Redentoristas. La Pastoral Juvenil Vocacional Redentorista (PJVR), se ofrece este material para orar durante la Semana Santa y t...

Cuaderno de Pascua 2014_RedentoristasPJVR  

Misioneros Redentoristas. La Pastoral Juvenil Vocacional Redentorista (PJVR), se ofrece este material para orar durante la Semana Santa y t...

Advertisement