Page 1

Carta de la

Dirección Regional

Año VI - Edición No. 55. Enero de 2014 - Distribución Virtual

REGIONAL TOLIMA

Más Trabajo

Apreciados Funcionarios, Instructores, Trabajadores Oficiales, Pensionados y Aprendices:

conforme a dicha formación, y a la apropiación de la ética profesional, para el desempeño de nuestros cargos.

Desafortunadamente el quehacer de lo público en nuestro país es mirado con malicia y desconfianza por la gran mayoría de los ciudadanos. Ser funcionario público es sinónimo de corrupción y como tal, estamos siempre en el ojo del huracán, desconociendo de entrada que existimos funcionarios con principios y valores, honestos y con actuaciones limpias y transparentes, que ponemos al servicio del Estado nuestros conocimientos y experiencia, en aras de lograr un mejor país. Actuamos con conciencia y responsabilidad, basados en dos criterios. El primero, por el compromiso que adquirimos desde lo profesional con el Estado y la sociedad a la cual pertenecemos, porque entendemos que son todos los ciudadanos los que reciben los beneficios o los perjuicios que resultan del desempeño de quienes somos funcionarios públicos. Por ende, somos éstos últimos los que a la postre empujamos a la sociedad a su desarrollo o atraso. El segundo criterio de actuación es desde lo personal, en virtud a los valores que adquirimos desde el hogar y en el recorrido que hacemos desde la escuela hasta la universidad, al igual que el conocimiento y la experiencia adquirida en el transcurso de nuestras vidas, lo que orienta nuestras acciones en el sector público,

Traigo este tema a la Carta de la Dirección dadas las circunstancia que esta Dirección enfrenta por un proceso abierto por la Procuraduría General de la Nación por posibles irregularidades en un contrato de prestación de servicios en el marco de una urgencia manifiesta declarada al parecer de manera irregular , tal como reza la imputación. Hecho que ha sido muy bien utilizado por los medios de comunicación y por quienes desafortunadamente no comparten el estilo y forma de administrar de esta Dirección, para ejercer el rol de jueces y a través de especulaciones e imaginaciones, condenar desde ya con expresiones como chanchullero , levantado , tránsfuga y otras que no son dignas de escribirse en este medio, el actuar de quien sólo ha servido a tan noble Institución. Por ello, como funcionario público y Director de esta Regional, considero pertinente y una obligación hacer las siguientes puntualizaciones con respecto al tema: En primera instancia, el proceso de contratación en la entidad se rige por la Ley 80 y sus decretos complementarios y reglamentarios, lo que hace necesario que diferentes funcionarios participen en el mismo, desde los Subdirectores de Centro -como ordenadores del Gasto-, Coordinadores Administrativos, funcionarios administrativos y los instructores que integran los distintos Comités de Evaluación, de las diferentes propuestas que lleguen a presentarse. En segunda instancia, el proceso de selección de contratistas como tal tiene unas fases: Preparatoria y Precontractual, donde una vez abierta la licitación o invitación, los miembros de los tres Comités que normalmente se constituyen: Jurídico, Económico y Financiero, y el Técnico, proceden a evaluar las propuestas contra los pliegos aprobados por la


Carta de la

Dirección Regional Año VI - Edición No. 55. Enero de 2014 - Distribución Virtual

REGIONAL TOLIMA Institución, buscando encontrar al proponente que mejor cumpla con los mismos, en estricto cumplimiento a los principios de selección objetiva y prevalencia del interés general.

En ese sentido el proceso de contratación del servicio de vigilancia del 2011 siguió cada una de las etapas que establece la Ley de Contratación, solo que desafortunadamente en el desarrollo de la audiencia de adjudicación no se pudo adjudicar el contrato en virtud a que ninguno de los oferentes cumplía con las condiciones establecidas en los pliegos de condiciones; situación nunca presentada desde que esta Dirección asumió la administración de la Regional, y que condujo a la misma y al equipo asesor a evaluar la situación, dado que el SENA Tolima se quedaría sin vigilancia en las siguientes 48 horas de haberse adelantado la audiencia de adjudicación, la cual se había declarado desierta. Después de evaluar la situación con el equipo asesor y los profesionales jurídicos, quedaban dos alternativas: Una, dejar la Regional sin vigilancia por un período de alrededor 45 días, y la segunda, declarar la Urgencia Manifiesta , que es una modalidad de contratación contemplada en la Ley. Esta Administración, con sentido responsable y en aras de evitar los riesgos y perjuicios futuros pero inminentes que implicaría dejar la Institución sin servicio de vigilancia, tomó la decisión de declararla, reportando la misma a la Contraloría General de la República, tal como lo establece la normatividad. Lamentablemente la Procuraduría, como ente de control, está considerando no ajustada la decisión a los criterios de Ley, y ese es el verdadero motivo por el cual abrió proceso disciplinario a esta Dirección Regional. Los invito entonces a que dialoguen con los Subdirectores, el equipo administrativo, los funcionarios administrativos e instructores que constituyeron los diferentes Comités de Evaluación y los profesionales del Derecho que asesoran a esta Dirección Regional para que con ellos confronten la versión aquí descrita.

Más Trabajo Considero que así como tengo la obligación de explicar la situación, como lo he hecho aquí, tengo también el derecho de exigir la presunción de inocencia, respeto como persona y ante todo respeto a mi dignidad, que como profesional he construido a lo largo de mi vida. Los invito igualmente a revisar mis antecedentes en los diferentes organismos de control del Estado, así como en las empresas donde he laborado. No acepto que personas, de forma folclórica , hagan comentarios sin ningún sustento jurídico con relación a la situación ya enunciada.

Solo espero demostrar ante el órgano de control que actué a la luz de la Ley, de la cual siempre he sido respetuoso; además, tengo mi conciencia tranquila, en virtud a las actuaciones transparentes, que he realizado, que son el gran activo que como profesional poseo; no he hecho nada más que trabajar por una Institución que cumple labor fundamental en la construcción de una nueva sociedad. Créanme que mis principios de hogar, los de mi profesión y los de mi formación militar, son soportes sólidos que no me permiten tener actuaciones dolosas, menos contra la Institución más querida por todos los colombianos. Espero seguir direccionando la Regional con la cabeza erguida y mirando a cada uno de ustedes a los ojos, porque no tengo nada que esconder. Hasta una nueva oportunidad. Félix Ramón Triana Gaitán Director SENA Regional Tolima

Carta de la dirección 55 enero 2014 (4)  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you