Issuu on Google+

Cien A単os de Soledad

Por Daniel Otero


Capitulo Uno

En el primer capítulo, se menciona Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Macondo, en ese entonces, era una pequeña aldea a la que llegaban todos los años, por el mes de marzo, los gitanos dirigidos por Melquíades, llevando los últimos inventos de la ciencia. El patriarca y fundador de Macondo, José Arcadio Buendía, se obsesiona con los inventos de los gitanos al extremo de descuidar a su familia. Descubre que la tierra es redonda y planea un viaje para encontrar la tierra de los inventos, pero luego de un peligroso viaje, solo llegó al mar. Ante su decisión de abandonar Macondo, Úrsula, su mujer, lo detiene y le dice que se ocupe de sus hijos. José Arcadio se entretiene en darles lecciones poco verídicas a sus hijos, José Arcadio y Aureliano. Cuando vuelven los gitanos, José Arcadio se entera de la muerte de Melquíades. Además, junto con sus dos hijos, conoce el hielo, que él cree es el más grande invento de su tiempo.


Capítulo 2

Cuando el pirata Francis Drake atacó Riohacha en el siglo XVI, la bisabuela de Úrsula Iguarán se asustó tanto con los cañonazos que se sentó en el fuego. Para librarla de la vergüenza, su esposo se la llevó a otro pueblo donde conoció al tatarabuelo de José Arcadio Buendía. Siglos más tarde los tataranietos de uno y de otro se casaron. Así que cuando Úrsula se enojaba con las locuras de su marido se saltaba más de tres siglos para maldecir al pirata. Habían crecido juntos y aunque para todos era seguro su futuro matrimonio, se opusieron tenazmente cuando los muchachos anunciaron su decisión de casarse. Pero igual se casaron en una fiesta que duró tres días. La madre de Úrsula no se dio por vencida y convenció a su hija de usar unos pantalones que se aseguraban con varias correas y una hebilla al frente pues tenía miedo de que su marido termine por violarla. Así estuvieron varios meses, y habían sustituido el acto del amor por la pelea para sacar la hebilla. Todo iba bien hasta que un día, el gallo de José Arcadio Buendía venció al de Prudencio Aguilar. Te felicito le dijo Prudencio. A ver si por fin ese gallo le hace el favor a tu mujer. José Arcadio Buendía no respondió, pero regresó al rato con una lanza que dejó clavado a Prudencio Aguilar en la pared, con el hierro atravesado en su garganta. Luego regresó a su casa, con la lanza aun chorreando sangre y le ordenó a Úrsula que se quite la hebilla del pantalón.


Capítulo 3

El hijo de Pilar Ternera y José Arcadio recibió el nombre de José Arcadio, pero terminaron por llamarlo Arcadio para evitar confusiones. Fue criado junto con la pequeña Amaranta por los indios guajiros y ambos aprendieron antes la lengua de los indios que el español. Aureliano se había empeñado en esos tiempos en la platería, andaba tan atareado que su padre pensó que le hacía falta una mujer y le dio un poco de dinero. Pero Aureliano gastó el dinero en agua regia y embelleció las llaves con un baño de oro. Una noche, la india que cuidaba a Rebeca la vio despierta en medio de la noche, chupándose el dedo y con los ojos brillantes y se espantó pues reconoció los síntomas de la peste del insomnio. Pronto sus temores quedaron aclarados. Por la noche nadie tenía sueño y al llegar a la mañana todos se sentían tan descansados como si hubieran dormido dos días. José Arcadio Buendía no entendía por qué era una peste si, al contrario, no dormir les daba más tiempo libre, pero la india le explicó que lo malo no era no dormir sino que con el tiempo se perdía la memoria. La peste del insomnio estaba en los animalitos de caramelo que vendía Úrsula y pronto todo el pueblo la había contraído.


Capítulo 4

Se organiza una fiesta para inaugurar las reformas de la casa, se compra un instrumento desconocido en Macondo, es la pianola. Para instalar la pianola y enseñar su funcionamiento viene Pietro Crespi, un italiano de refinados modales que se enamora de Rebeca. Esta le corresponde pero por medio está Amaranta que también se ha enamorado del italiano. Rebeca y Pietro fijan una boda que Amaranta intentará evitar, por eso Úrsula decide mandarla de viaje. Melquíades había muerto ahogado en el río y había sido enterrado en medio del terreno destinado al cementerio. Pilar Ternera cansada de esperar a José Arcadio se acuesta con Aureliano que va a buscarla una noche a su casa para calmar el amor que siente por Remedios, la hija pequeña del corregidor, después de confesárselo a Pilar esta lo arregla para conseguir fijar la boda. José Arcadio Buendía se trastoca y tienen que atarlo a un árbol para que no destroce la casa después de volver a ver a Prudencio Aguilar.


Cien años de soledad por daniel otero