Page 1

Guglielmo Achille Cavellini

25 cuadros de la Colecci贸n Cavellini Edizioni Nuovi Strumenti 1


esta edici贸n virtual en castellano Factoria Merz Mail 2


Guglielmo Achille Cavellini

25 cuadros de la Colección Cavellini MUESTRA A DOMICILIO-PRIMAVERA 1976

DECLARACIÓN: Los museos, galerías de arte y todas aquellas personas que reciban esta colección de mis obras, consideraré que la han exhibido en sus salas de exposiciones o salas de estar y en el futuro lo mencionaré en mis notas biográficas. Cualquier persona que desee más catálogos o información más extensa sobre la misma no dude en escribirme. El material solicitado se enviará lo antes posible G. A. Cavellini—Brescia (Italia)

Este libro fue editado en 1976 por Edicioni Nuovi Strumenti/Pietro Cavellini, en italiano con la caligrafía de G. A. Cavellini en cada una de las cartas, en esta edición hemos usado una letra Arial 9,2 3


4


Brescia, 11 de septiembre 1289 Querido Cimabue,

la bondad de un amigo que tiene la ocasión de pasar por Asís me permite que te envié esta reproducción de la gran crucifixión que tan generosamente me has enviado a cambio de mi pequeño cuadro. Es entre tus primeros trabajos mi preferida. Sin embargo tengo un gran problema, es tan grande que no la puedo colocar en el cabezal de mi cama. y no quiero dejarla en el sótano por miedo a que se deteriore. Yo esperaba que el obispo de mi ciudad estuviera de acuerdo en guardarla en depósito, pero la media sonrisa que se dibujó en su rostro era una forma de decirme que la pintura no es de su agrado. Así que he decidido devolvértela y si estás de acuerdo elegiría una obra de menor tamaño. Dime cuando te va bien que me pase por ahí, mientras no te distraiga de los frescos que estás realizando de la Basílica de San Francisco de Asís. Te ruego que me disculpes por tantas molestias. Espero tus noticias, te envía un cariñoso saludo.

5


6


Brescia, 5 de mayo 1306 Querido Giotto, me prometiste volver en la primavera para completar los frescos en la pequeña iglesia de mi pueblo. ¿Por qué tardas tanto? Ven tan pronto como puedas, estoy muy impaciente. Aquí tienes una reproducción en color del mural. Pienso que ha quedado bastante bien. Mi tío, el famoso pintor Pietro Cavellini, al que una vez conociste en Roma ha quedado muy favorablemente impresionado por la calidad de tus frescos. Él esta ahora aquí en Brescia, si vienes pronto estarás a tiempo para para verlo. Hoy precisamente me habló de tu primer encuentro con Cimabue, cuando aun eras un joven pastor de ovejas en Vespignano. Pietro cuenta que Cimabue una vez que estaba paseando te vio dibujando una oveja en una piedra plana con un punzón y que estaba tan sorprendido por tu talento que te ofreció la oportunidad de aprender pintura en su taller. ¿Es cierto lo que dice mi tío? Él es amigo de Cimabue. Cuando llegues todo lo que necesitas para terminar los frescos estará listo y esperándote y con un asistente, igual que la última vez que estuviste aquí. Te esperamos, no tardes mucho. Mientras tanto un cariñoso saludo

7


8


Brescia , 12 de junio 1445 Querido Paolo Uccello , por fin he conseguido localizarte. Donatello me dijo que estás en Padua en la villa Vitaliani y que estás haciendo una serie de figuras colosales de personajes ilustres. El joven Mantegna me habló con entusiasmo de tu nuevo ciclo de obras. Ahora tengo curiosidad, voy a ir pronto a Padua para verlas, también necesito tu firma para por fin hacerme cargo del fresco del retrato ecuestre que me hiciste para las obras de la gran catedral de Florencia. Solo ahora después de nueve años, esta cuestión desagradable y desafortunada se ha resuelto favorablemente. Hay que extraer el fresco e instalarlo en mi casa de campo. Hace apenas unos días lo vi por primera vez en muchos años y todavía me resulta realmente extraordinario. Su plasticidad es tan vigorosa que parece de bronce. Entre mis papeles he encontrado un dibujo tuyo que hiciste en la mesa del restaurante, que frecuentábamos en Florencia, durante el periodo que estabas trabajando en el retrato. Nos veremos pronto, mientras tanto, un cariñoso saludo

9


10


Brescia, 15 de abril 1448 Querido Beato Angélico, acabo de llegar de Mantua, y me encuentro con tu carta esperándome, en la que me pides que venga a Orvieto para ayudarte a terminar la capilla de San Brizio de la Catedral, pero lamentablemente no voy a poder ayudarte. Actualmente estoy casi siempre en Mantua con Mantegna pintando en la casa de Ludovico Gonzaga, y esto me va a mantener ocupado durante bastante tiempo. Entre otras cosas me hablas de tus asistentes Benozzo Gozzoli y Filippo Lippi. Pensaba que sabías que Gozzoli y yo hemos tenido algunos problemas, esto también es una de las razones por las que no puedo aceptar tu propuesta. Hace tiempo que quería escribirte para hacerte saber que mi colección ha ganado mucho con una de tus obras, un boceto de una anunciación, algo que hiciste aquí en Brescia durante tu estancia con los Siervos de San Alejandro. Uno de los monjes me lo vendió a un precio muy razonable. Por favor permíteme darte las gracias por todo el respeto y la amistad que me has mostrado. Espero que nos veamos pronto, Todo lo mejor para tu trabajo, un cariñoso saludo

11


12


Brescia, 15 de junio 1465 Querido Piero della Francesca, hasta hoy no he visto tu carta del 15 de mayo. Estaba en Mantua invitado por los Gonzaga. Puedo llegar a Urbino en unos diez días, antes es realmente imposible. Te traeré la cámara oscura que te prometí. Es realmente un milagro de la técnica. Te será de mucha utilidad, particularmente para hacer retratos y para resolver problemas de perspectiva. A propósito de retratos: Federico de Montefeltro me ha cedido el que tú le hiciste a cambio de una obra mía. Él prefiere que lo retrates de frente y no de perfil. En cuanto al que me estás haciendo a mí, prefiero que sea de perfil pues me veo mucho más joven. Ya tendremos ocasión de hablar tranquilamente en Urbino. Yo también voy a estar pasando el verano en casa de Federico y su querida Battista Sforza. Hasta pronto. Mientras tanto un cariñoso saludo.

13


14


Brescia, 13 de septiembre 1485 Querido Mantegna, está muy vivo el recuerdo de nuestro último encuentro de Florencia en casa de Lorenzo de Medici. Los dos gozamos de protección y trabajo. No he olvidado nuestro primer encuentro en Mantua en la villa del marqués Ludovico Gonzaga cuando tú estabas terminando los frescos de la sala nupcial. Estabas impaciente por venir a ver mi obra en Brescia ya que quedaste muy impresionado con mi descripción. No mantuviste tu promesa, sería una buena idea que vinieras ahora, sería un placer volver a verte. Me gustaría mostrarte una de tus obras que he adquirido recientemente, es de una belleza extraordinaria, una verdadera obra maestra en todos los sentidos; Un cristo muerto yaciente sobre tela, que mide 66x81. Es necesario que le eches un vistazo al rostro de la mujer que llora en la parte superior izquierda pues está muy dañado. Traté de restaurarlo, pero no era capaz de continuar sin las pinturas especiales que utilizas y que no puedo encontrar en ninguna parte. Es algo que tendrás que hacer tú. Si realmente no puedes venir a Brescia, avísame y te llevaría el lienzo. Quedo a la espera de tus noticias. Mientras tanto un cariñoso saludo.

15


16


Brescia, 2 de enero 1509 Querido Giorgione, por fin puedo darte la noticia que has estado esperando. El pago para tus frescos en el Fondaco dei Tedeschi se ha fijado en 150 ducados , 20 más de lo que pedias. El Consejo de la Signoria y los Procuradores de Sala han designado a los árbitros de conflictos y, bajo mi consejo, han elegido a Giovanni Bellini y Carpaccio Vittore di Matteo. Al principio Bellini y Carpaccio eran bastante hostiles hacia ti, pero me las arreglé con unas pocas buenas palabras y los ablandé un poco. Espero que estés satisfecho. Recordarás tu promesa de pagarme por este favor dándome una pintura, me permito sugerir una pieza que vi en tu estudio, una tela al óleo de medio formato donde a la derecha se ve una mujer amamantando a su hijo, en medio hay un rio con un puente, en el cielo rayos y a la izquierda en primer plano un joven pastor. Me comentaste que la pintura estaba destinada a Gabriele Vendramin, pero me imagino que podrás encontrar alguna estratagema para que forme parte de mi colección. Y como compensación te daré una de mis obras, que se que te gustan, te lo he oído decir en público en numerosas ocasiones. Te iré a visitar pronto y recogeré el cuadro. Hasta entonces un cariñoso saludo.

17


18


Brescia, 5 de mayo 1509 Querido Botticelli después de nuestro dramático encuentro en tu taller, he hecho un gran esfuerzo para conseguirte un encargo. Pensé que la tarea sería fácil ya que siempre has sido el pintor favorito de los Médicis. He buscado un encargo para ti a través de Julio II, los Médicis y los Gonzaga, pero todo ha sido en vano. Todos te consideran como un pintor pasado de moda. Los que realmente están ahora en la cresta de la ola son Rafael, Leonardo y Miguel Ángel. Ahora estoy haciendo unos frescos en mi capilla de la campiña y necesito un ayudante, me pregunto si es muy atrevido hacer una oferta de trabajo a uno de mis maestros favoritos. En unos días voy a enviarte a un mensajero con dinero para pagarte el medallón de la "Madonna della Melagrana" y así no tendrás problemas financieros por el momento. Estoy bastante sorprendido que nadie haya valorado como se merece esta obra maestra. Nos veremos pronto. Tu hermano Simón me pidió saludar a un viejo amigo suyo que es monje, pero trasmítele que hace tiempo fue trasladado a Asís como castigo. Cuida tu salud. Hasta pronto, un cariñoso saludo

19


20


Brescia, 3 de agosto 1511 Querido Miguel Ángel, en una reciente visita que hice al Papa Julio II , se me pidió tomar una decisión sobre las canteras de mármol que están a pocos kilómetros de Brescia y que informara si son de buena calidad y adecuadas para el mausoleo que tú tienes que ejecutar. Aunque yo no soy un gran experto en esta materia, me parece que el mármol de Carrara es más sólido, de un blanco puro y sin vetas. Envío una carga a Roma de un bloque para que tú decidas sobre la calidad del mismo. Me pregunto si has oído hablar de un inesperado y totalmente extraordinario conjunto de circunstancias que me han permitido adquirir el medallón de madera que se hiciste para la boda de Agnolo Doni y Maddalena Strozzi. Ahora tu primera obra pictórica es una joya de mi colección. La he colgado encima de mi cama y queda muy bien. Me pregunto si vendrás algún día para volver a verla. Sé que ahora estás muy ocupado con la bóveda de la Capilla Sixtina y si no me equivoco ya llevas tres años ininterrumpidos con esta obra. Vendré algún día a echar un vistazo y de paso me dices si el mármol es de tu agrado. Mientras tanto un saludo cariñoso.

21


22


Brescia, 2 de febrero 1514 Querido Leonardo, como sabrás Giuliano de Medici me regaló para mi boda un cuadro tuyo (La Gioconda—formato 67x53) . Recuerdas que lo viste en mi casa y querías volver a tenerlo para hacerle un regalo a Francisco I, y a cambio me habías propuesto "La Virgen de las Roca". Por lo tanto no hay ninguna duda respecto a que La Gioconda está en mi colección y es una obra tuya. Te escribo para pedirte que entregues a mi amigo que te lleva esta carta una declaración de autenticidad, para así superar los desafortunados rumores sobre falsificaciones y copias que se están escuchando en todas partes. Te he de decir que desde hace un tiempo en mis diversos viajes a París, Milán, Mantua, Ferrara, Florencia, Urbino y en otros lugares he tenido la oportunidad de ver docenas de Giocondas y todo el mundo aseguraba que la suya era la original. Por un lado, yo me siento muy orgulloso de poder decir que tengo la verdadera "Gioconda", pero por otro lado es muy desalentador. Me pregunto si vas a hacer alguna cosa para defender tu honor y prestigio. ¿Quieres una lista de las personas que poseen Giocondas falsas? Espero noticias lo antes posible y ten la amabilidad de atender a mi amigo.

23


24


Brescia, 12 de agosto 1516 Querido Rafael, hace ya casi dos años que espero mi retrato y mientras tanto ya has realizado los de Giuliano de Medici y el cardenal Bibbiena, sabiendo que yo te lo encargué mucho antes que ellos. Recordarás el día que estuvimos en los aposentos del Papa León X, fui yo quien te propuso la idea de hacerme un retrato y tú aceptaste de buen grado. Estimado Rafael, las promesas se deben cumplir. Entiendo muy bien que después de tu nombramiento como arquitecto para las nuevas construcciones de la iglesia de San Pedro tus ocupaciones se han multiplicado, pero no quiero que esto impida la realización de mi retrato que es lo que deseo más que cualquier cosa en el mundo. Como probablemente sepas "El matrimonio de la Virgen" está ahora en mi posesión. El pobre Prior de San Francisco está terriblemente endeudado y sabiamente decidió recurrir a mí seguro que no dudaría ni un solo momento en decidirme a comprar esta obra maestra. No tienes que preocuparte por esto, ahora está en buenas manos. Ya te informaré del día de mi llegada. Mientras tanto los mejores deseos con respeto y amistad.

25


26


Brescia, 14 de octubre 1608 Querido Caravaggio, me dijiste que estarías buscando refugio en Agrigento, pero hoy nuestro amigo me informa que estás escondido en Siracusa. El descenso del muro de la prisión fue mortal para mí, y no sé cómo me las arreglé para llegar a Roma. Supongo que tú también estarás baldado después de esta rocambolesca evasión. Nuestro amigo me contó que cuando nos separamos fuiste hacia el puerto y subiste a un barco. Te has escondido tan bien que me ha sido difícil localizarte. Yo esperé dos días antes de salir de la ciudad. Y cuando llegué a Roma fui directamente a la dirección que me diste. Aquel individuo me entregó dinero, documentos y un cuadro que insistió en regalarme. Corresponde a las mismas medidas que tenía apuntado en la nota (64x46) y se ve en él un cesto de fruta. Me he ganado bien este regalo, pero ya tengo bastante, no pienso seguirte más en tus locas aventuras. Al principio me divertía a pesar de los peligros. Debo ser más razonable y volver a mi pintura, pues la he abandonado un poco. Me han dicho que es muy probable que recibas el perdón como resultado de la intercesión del embajador de Francia y puedas regresar a Roma, si realmente es así házmelo saber enseguida y me reuniré contigo. Se prudente. Un cariñoso saludo, tuyo

27


28


Brescia , 15 de abril 1611 Querido El Greco, insististe tanto que viniera a Toledo para colaborar en la realización de diversos encargos que al final vine y me hospedé en tu casa más de seis meses. He colaborado con gran entusiasmo en tu taller, me has tratado como un amigo y colega, pero decidí regresar a Italia por culpa de tus asistentes y especialmente tu hijo Jorge Manuel, estaban celosos de mi trabajo y tus alabanzas hacia mí. Ahora ya sabes por qué tan repentinamente decidí abandonar Toledo. Estoy arrepentido de esta decisión apresurada. Estaba acostumbrado a la vieja rutina de tu casa, las cenas con música, la atención de doña Jerónima de las Cuevas y ahora me encuentro solo, aburrido y sin ningunas ganar de pintar. Afortunadamente estoy mirando el gran lienzo de Laocoonte que insististe tanto en darme cuando me fui. Es como si fuera una obra mía, porque alguna mano puse en ella. Algunos colegas pintores lo han visto, pero encuentran desconcertante estas formas nuevas e innovadoras. Peor para ellos. Lo he puesto en el salón en lugar del medallón de Miguel Ángel. Si alguien viene de Toledo te haría llegar una obra mía, recuerdo que deseabas tener una. Espero que comprendas y perdones mi comportamiento. Serás siempre mi amigo.

29


30


Brescia, 18 de septiembre 1661 Querido Rembrandt, finalmente he podido conocer tu nueva dirección. Me gustaría que me hicieras un retrato. ¿Crees que es posible? ¿Cuándo puedo venir a Ámsterdam? Tú sabes, por supuesto, que yo también soy pintor y coleccionista de arte. Compro obras de jóvenes artistas con talento y procuro no gastar demasiado. Tú, por el contrario, por lo que me han dicho, has llenado tu casa con antigüedades y obras de arte de gran valor histórico y económico. Cuentan que eres el comprador más entusiasta en las subastas y que gastas sumas considerables. Pero has acumulado tantas deudas que han tenido que requisar tus pertenencias y ahora están dispersadas a los cuatro vientos. He encontrado una buena oferta a través de un amigo pintor de Ámsterdam, he comprado a ciegas un paquete de 180 dibujos tuyos, la mayoría son de paisajes hechos con plumilla y sombreados con pincel. Los temas son granjas, pantanos, presas, etc. Mi amigo también me sugirió que comprara "La ronda nocturna". Al principio la idea no me convenció ya que la pintura es muy grande y plantea algunos problemas para el envío y los permisos de exportación, pero finalmente me decidí ya que los Comisarios representados en el cuadro no están muy satisfechos y quieren pedirte que hagas otra versión. Todavía lo tengo envuelto en mi estudio, pero encontraré un lugar adecuado donde exponerlo. Espero noticias de mi retrato y que puedas empezar pronto a realizarlo. Un saludo de

31


32


Brescia, 2 de enero 1826 Querido Francisco Goya, apenas he llegado a casa, siento que tengo que escribirte de inmediato para agradecerte la estima y el afecto que tuviste la amabilidad de mostrarme durante mi estancia en Burdeos. Vine con el fin de aprender las técnicas de la litografía y además de encontrar un profesor he encontrado un amigo. Tus enseñanzas han sido de un gran provecho, considero tu serie de Toros de Burdeos con esta técnica un gran trabajo y me siento orgulloso de haber contribuido a su realización. Pero no debías haberte molestado en hacerme un regalo de una pintura que tenías enrollada en tu estudio y que solo la habías abierto una vez en casa. Te disculpaste por que la considerabas una obra poco importante y estaba un poco dañada y deberías cortar un trozo de tela. Por el contrario me parece una obra de extraordinaria belleza y te aseguro que la voy a restaurar con el mayor cuidado. Quiero expresarte mi gratitud y mis mejores deseos a tu fiel amiga Madame Leocadie Weiss, ella tiene todo mi respeto, por su carácter alegre y devocional que te alienta en la vejez. No te habrás dado cuenta, pero he guardado todas las notas con las que nos comunicábamos. Tengo en mente un gran cuadro poniéndolas en orden cronológico como si fuera un gran libro. Quién sabe si nos volveremos a encontrar. Me gustaría darte una de mis obras. Te escribiré pronto, mientras un cariñoso saludo.

33


34


Brescia , 11 de septiembre 1874 Querido Manet , mi viaje de regreso fue apresurado, pero en cualquier caso pasé un verano inolvidable. Tu casa de campo en Gennevilliers es más acogedora que la del año pasado. Además este verano nos encontramos con muchos de nuestros amigos que se alojaban en Argenteiul. Monet insistió en invitarnos a su cuchitril transformado en un atelier de verano, pero lo cierto es que no era muy cómodo. Creía que tenías una gran estima por la obra de Renoir, pero lo cierto es que estabas enemistado con él. Me sorprendió sinceramente cuando le dijiste a Monet, «aconseja a tu amigo Renoir para que deje la pintura". Estás cometiendo un error, querido Manet, deberías ser más cuidadoso en tus juicios, ya que Renoir es un pintor de gran talento. Mañana buscaré tu "Olimpia", la tiene el carpintero para ponerle un marco. Me contaste todas las vicisitudes de la obra, como fue criticada en el Salón de 1865, e incluso como fuiste acusado de ofensa al buen gusto y la moralidad pública. Pero tú tampoco estabas convencido de su importancia real, pues la tenías enrollada en un armario debajo de las escaleras e incluso estaba un poco dañada. Ahora forma parte de mi colección y la guardaré con mucho cuidado. La colgaré al lado del desnudo rojo de Modigliani. ¿Cuándo vas venir a verla? Espero verte pronto, y mientras tanto, un cariñoso saludo

35


36


Brescia, 29 de noviembre 1888 Querido Vincent, muy a mi pesar, tuve que cancelar mi estancia en Arles. Quería darte las gracias por tu generosa hospitalidad y por tu afecto. Pienso volver pronto por más tiempo. El pequeño cuadro que me regalaste, lo tengo ahora delante, veo la cama en la que dormí casi diez noches, la pequeña habitación donde cenamos y tuvimos las siempre excitantes discusiones con Gauguin. Por cierto ¿Cómo va vuestra relación? No creo que puedas soportar su presencia mucho tiempo, pues tenéis caracteres muy diferentes. Sin embargo he encontrado muchas cosas en común entre nosotros. Por un lado los dos somos felices por no haber aprendido nunca a pintar y por otro nunca nos han comprado un solo cuadro. Decidí ser el primero que te compraría un cuadro y además quiero que me hagas un retrato. Sé que solamente necesitas que pose una sesión, algo que nuestro amigo Cézanne no sería capaz de hacer, le pedí un retrato y aún estaría posando días y meses. Gauguin se ha comprometido a hacerme un retrato a cambio de una de mis obras. No te dije nada pero tengo una pintura de Gauguin que te representa mientras pintabas. Te escribiré pronto, Mientras tanto muchas gracias y un cariñoso saludo.

37


38


Brescia, 6 de febrero 1893 Querido Paul nunca seremos capaces de olvidar tu amistad y su exquisita hospitalidad. Lisetta me ha pedido que te envíe saludos para Hortense y por supuesto para ti también con mucho afecto. Ayer te envié una obra mía a cambio de la que me regalaste, te envío una foto en color tal como me pediste. Pero no he podido encontrar la medicina que necesitas para la diabetes, tendrás que esperar unos días más. Nuestras conversaciones y tu extraordinaria obra me han ayudado a aclarar algunos puntos oscuros sobre mi propia pintura. Tu obstinación es muy similar a la mía. Una vez me dijiste que te negaste a asistir al funeral de tu madre para no perder una mañana de trabajo. Pero no te había dicho que durante la guerra me levantaba cada mañana a las cinco para pintar una naturaleza muerta, poniendo en riesgo mi vida a causa de los bombardeos. Todas las casas del vecindario fueron destruidas y muchas personas murieron, pero yo seguí pintando mi naturaleza muerta a pesar de todo. Si vienes a Brescia, tal como me prometiste, podrás ver mi trabajo. Quiero que conozcas a mis amigos pintores Van Gogh y Gauguin, ellos ya conocen tu obra y están entusiasmados con ella. Espero tus noticias. Con nuestro agradecimiento y un afectuoso saludo

39


40


Brescia , 21 de abril 1895 Querido Monet, hoy he leído tu carta del 15 de marzo. Estaba en París en la inauguración de la muestra de Cèzanne en Vollard, Esta es la primera exposición individual de nuestro amigo. Poca gente, ninguna venta, críticas negativas. Le demostré mi solidaridad comprándole tres cuadros: una naturaleza muerta (jarrón de flores y manzana) y dos montañas de Saint-Victoire. Después lo acompañé a Aix y fui su invitado durante una semana. Me preguntas si puedo enviarte con urgencia un cuadro que tengo tuyo para la exposición en la Galería DurandRuel. Si se inaugura el 10 de mayo no sé si llegará a tiempo. ¿Cómo es que has tomado esta decisión en el último momento? Pero si quieres mostrar la serie de catedrales pintadas en los diferentes momentos del día, esta pintura del atardecer es absolutamente indispensable. Te la llevaré personalmente, pero tendré que volver a casa enseguida, no podré quedarme a la inauguración. Quiero explicarte mi experiencia con la Catedral de Rouen. Estábamos juntos y el recuerdo está aún vivo. ¡Cómo es posible olvidar esas tres semanas instalados en el segundo piso del negocio de Edouard Manquit «Au Caprice» en la rue du Grand Pont 81! Desde la ventana observábamos las variaciones de la luz en la fachada de la catedral. Durante una hora pintabas un lienzo y a la siguiente otro. Llegué a contar dieciocho. Y después los terminabas en el atelier de Giverny. Fue una experiencia extraordinaria y agotadora. La tela que me regalaste me la gané de sobras. Te la llevaré la semana próxima. Mientras tanto, un cariñoso saludo.

41


42


Brescia , 27 de agosto 1897 Querido Renoir, has querido enviarme tu obra «El columpio» como un regalo, ya sabes que es una de mis favoritas. Has sido tan amable, no deberías haberte molestado. Era mi deber intervenir en la resolución del problema de nuestro amigo Caillebotte, cuatro años para hacer frente a un sinfín trabas burocráticas. ¿Cómo es posible que el Estado ponga tantos problemas para aceptar el legado de la colección de nuestro generoso amigo? Las batallas que he tenido de librar como albacea legal son de sobra conocidas. Pero lo más desconcertante es que Estado ha aceptado la colección, pero solo en parte, excluyendo sobre todo a Cézanne. Caillebotte fue el primer mecenas y coleccionista de los impresionistas y gracias a él yo entré a formar parte del grupo y adquirió mis mejores obras. La colección será relegada a cualquier almacén, pero llegará un día que serán reconocidos como grandes maestros. Estoy orgulloso de haber pertenecido a uno de los más prestigiosos movimientos artísticos que el mundo ha visto jamás. Te prometo que tan pronto me sea posible iré a Essoyes para pasar unos días de reposo en tu hospitalaria casa. A propósito ¿cómo va tu brazo roto?. Un saludo cariñoso.

43


44


Brescia, 12 de febrero 1908 Querido Picasso, he estado en Venecia. Fue bastante tedioso encontrar al anticuario, tus instrucciones no eran muy precisas, solo he encontrado cinco esculturas de arte africano. Dos cabezas eran similares a las que vi en tu atelier. En otro sitio he encontrado alguna cosa que creo te puede interesar para tus investigaciones, te lo llevaré pronto, pero no antes de diez días. Mientras tanto te pido que saques del bastidor el cuadro que te compré porque he decidido llevármelo enrollado a Italia. Te tengo que decir que no me gusta el título de "Le Bordel d'Avignon", quedaría mucho mejor el que te propuse "Les Demoiselles d' Avignon" y por favor no toques más el lienzo, me gusta la forma que tiene ahora, pensar en ella nada más que como un esbozo. Aunque me dices que no estás satisfecho con esta versión, insisto que será un éxito, será una obra que va a determinar gran parte de la evolución del arte moderno. He encontrado en una carpeta uno de tus dibujos y una nota que dice que es un regalo "para el simpático pintor italiano". Muchas gracias. El día que pasamos juntos fue inolvidable. Te aseguro que el encuentro fortuito que tuvimos en la calle con Rouseau el Aduanero fue muy desconcertante. La ruptura de su matrimonio con Leonia debe haberle hecho sufrir mucho. Personalmente me gusta tanto él como su obra. Creo que no es justo que te diviertas a su costa. La broma de la visita de unos falsos ministros a su taller fue cruel. El hecho que duerma vestido me conmueve. "Cuando me despierto puedo saludar a mis cuadros" me contó ingenuamente. Le prometí ir a visitarlo. Hazme el favor de avisar a Apollinaire de mi llegada, necesito su ayuda. Hasta muy pronto. Buen trabajo. 45 Un cariñoso saludo


46


Brescia, 11 de octubre 1917 Querido Modigliani, han pasado cuatro meses y aún no he recibido los cuatro cuadros que compré en tu exposición en la galería Berthe Weill, en la calle Lafitte. La galería afirma que fueron enviados a principios de julio. ¿Es cierto? ¿Puedes averiguar algo? Sería el colmo que en la aduana tuvieran los mismos problemas que en la galería. Me quedé anonadado cuando la policía obligó a quitar los desnudos femeninos del escaparate. Se pusieron allí para atraer la atención del público, pero la policía los encontró ofensivos, fue humillante. Oí que Zborowski propuso a Jacques Lipchitz que le comprara los cuadros por 500 francos. Pero el escultor respondió que no sabría dónde poner cuatro desnudos en su casa. Le pregunté a Zborowski si la oferta también servía para mí y los compré. Pero tú habías desaparecido, después te encontramos en aquel bar de Montparnasse borracho como una cuba, acabamos la noche brindando en la habitación de mi hotel y tú recitando la Divina Comedia de memoria. Despertamos a todo el hotel y hubo un gran alboroto. No creo que recuerdes los detalles. En la mesita de mi habitación encontré uno de tus exquisitos dibujos con una nota "para festejar nuestro encuentro italiano". Al día siguiente tenía que volver temprano a Italia, y no pude darte las gracias por tu maravilloso regalo. Ahora querido Modi, no lo tomes a mal si te doy un consejo, debes tener más cuidado de tu salud, llevas una vida demasiado desordenada. Ya hablaremos. Tengo que volver a París pronto. Intenta averiguar alguna cosa acerca de estos cuatro desnudos, me gustaría tenerlos ya en casa, me preocupa este retraso. Un cariñoso saludo

47


48


Brescia , 18 de noviembre 1921 Querido Mondrian, ayer vino a verme el arquitecto Jan Wils con un cuadro tuyo y una carta . Te aseguro que pocos cuadros han sido capaces de crear una emoción tan especial. Este trabajo es el resultado final y definitivo de las teorías que hemos estado elaborando durante los últimos años. Me dices en la carta que el cuadro en un regalo para mí, nunca tuve un regalo tan precioso. Sin embargo me veo obligado a tomar la decisión difícil y dolorosa de rechazarlo ¿Por qué? Sabes la razón de sobras. Solo lo aceptaría si en el próximo número de la revista De Stijl publicas que el ensayo teórico "La realidad natural y realidad abstracta" no es un trabajo tuyo sino que lo hicimos en colaboración, y que quede claro que el término "Neo-plasticismo" es una invención de la que soy el único autor. Este regalo que me has enviado es solo una manera de silenciar la verdad. Pero ¿Qué pasa con mi dignidad y orgullo? Kandinsky y Klee cometieron el mismo error pero más tarde se vieron obligados a rectificar y declarar públicamente la verdad. Además, nadie te niega el mérito de haber sido capaz de lograr lo que nos propusimos en la teoría. Me gustaría que organizaras una reunión con Van Doesburg, Oud, Jan Wils, Van't Hoff, Vantongerloo, Husear y Van der Leck, y todos pudierais escribir un comunicado para aclarar las cosas y publicarlo en la próxima revista. Deberías hacerlo de inmediato, si estás dispuesto a aceptar mi sugerencia estaré feliz de aceptar tu regalo. Estoy convencido que prevalecerá el sentido común. Hazme saber la fecha de la reunión. Adiós

49


50


Brescia, 18 de octubre 1927 Querido Miró, hace más de un año que tengo delante tu cuadro «Personaje que lanza una piedra a un pájaro» Literalmente me ha embrujado. Tanto es así que he hecho mi propia versión. Como puedes ver en la foto que acompaña esta carta, he insertado mi propia cara sonriente en ella. Lo he pintado sobre madera, y la pierna está cortada de una hoja de plexiglás de color rojizo-anaranjado. Tu pintura es muy querida para mí, porque es un regalo tuyo como recompensa por mi colaboración en la ejecución del telón y la escenografía de Romeo y Julieta. En tu última carta me invitas a la inauguración del nuevo apartamento en la rue Tourlaque en Montparnasse junto con nuestros amigos Ernst, Arp, Magritte, Eluard y otros miembros del grupo surrealista. Lamentablemente no podré estar ya que todavía me estoy recuperando de las golpes y contusiones que recibí en la inauguración de los ballets rusos de Diaghilev. Si no hubiera sido rescatado por la policía me habría costado la vida. Cuando me desperté por la mañana en el hospital, estaba junto a Eluard, los dos llenos de dolor y envueltos en vendas. Juré que nunca volvería a participar en los turbulentos acontecimientos surrealistas. La noche en el teatro de Sarah Bernhard es uno de los recuerdos más dramáticos de mi larga aventura artística. Un saludo para ti y Pilar y para todos mis amigos, Adiós

51


52


Brescia , 29 de diciembre 1935 Querido Kandinsky, he nacido bajo una buena estrella, el destino decidió que pasáramos el verano de 1935 en el mismo pequeño hotel en Forte dei Marmi , fue el inicio de una amistad que será permanente, compré aquel cuadro que hiciste en tu estancia en Italia titulado "Movimiento 1". Aun no te he hablado de la aventura que pasé con este cuadro. No cabía en mi coche y lo tuve que cargar en un camión que trasportaba mármol a Verona. Llegó bien a pesar de todo. Le he puesto un marco del siglo XV que mide exactamente 116x89, es grande y pesado pero perfecto para el cuadro. Sin embargo el propósito de esta carta es para decirte que un comerciante alemán, un viejo conocido, me ha ofrecido una serie de cuadros, entre ellos algunos tuyos y a muy buen precio. Tú ya me contaste que por orden de Hitler numerosas obras de pintores modernos habían sido sacadas de los museos y quemadas en las calles ya que se consideraban "arte degenerado". Tal vez estas obras que me ofrecen se hayan salvado de esta locura. Así ahora tengo en mi colección ocho de tus pinturas, quince acuarelas y témperas que tu dabas por perdidas y ahora están en nuevas manos. Me contaste que tuviste que huir de Alemania y exiliarte en Francia, y tu situación financiera es precaria. Pronto verás cómo tus colegas descubrirán tu ingenio e inventiva. En el lote de obras que he adquirido también hay piezas de Duchamp, Ernst, Klee, Mondrian (seis acuarelas extraordinarias), Malevitch y otros. Te informo también que en la primavera te haremos una visita en Neuilly. Me gustaría ver a Christian Zervos, que ha prometido hacer un artículo sobre mí en «Cahiers d' Art». Lisetta me ha pedido que te envíe recuerdos 53 y también para nuestra querida Nina. Adiós.


54


55


56

25 cuadros de la colección Cavellini  

Guglielmo Achille Cavellini 1914-2014

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you