Issuu on Google+

Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Trabajo Práctico N°2 “Sociedad de la Comunicación”

1. Lectura de noticias relacionadas con las TIC, como punto de partida.

INVESTIGACION DE LA UNIVERSIDAD DE LONDRES Aseguran que los mensajes subliminales son percibidos El mensaje subliminal es una señal creada para pasar por debajo de los límites normales de la percepción y se lo utiliza con fines publicitarios. Pero como estos mensajes permanecen tan poco tiempo frente a los espectadores, es difícil demostrar su efectividad. Lo cierto es que en tres experimentos llevados a cabo en la Universidad de Londres, consiguieron probar que la gente es capaz de procesar la información derivada de imágenes subliminales. Para este experimento, un grupo de científicos sentó a 50 personas frente a una computadora en donde se exhibía una serie de palabras. Cada término se mostraba en la pantalla durante una fracción de segundo, a una velocidad tal que no llegaran a ser leídas de forma consciente. Las palabras estaban divididas en tres categorías: positivas (alegre, flor, paz), negativas (agonía, desesperación, asesinato) o neutras (caja, oreja, tetera). Después de cada palabra, se les pedía a los participantes que indicaran la categoría a la que pertenecía y qué nivel de seguridad tenían en su decisión. Y tal como señala el estudio publicado en Emotion (la revista de la Asociación Estadounidense de Psicología) en esas condiciones la información que tiene valor negativo puede detectarse de mejor forma que la de valor positivo. Así fue que los investigadores encontraron que los asistentes respondían con mayor precisión a las palabras negativas, incluso cuando creían que estaban simplemente adivinando la respuesta. Y si bien las imágenes subliminales están prohibidas en muchos países, el temor es que éstas podrían tener implicaciones para transmitir mensajes tanto en publicidad como en anuncios de servicio público, como en campañas de seguridad. El término "anuncio subliminal" fue descrito por primera vez en 1957 por James Vicary, un investigador de mercados, que expresó que mensajes cortos e intermitentes en una pantalla de cine en Nueva Jersey habían provocado que la gente comprara más alimentos y bebidas. http://edant.clarin.com/diario/2009/09/29/sociedad/s-02008388.htm 2. Visitar CONARP.

1


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

El Consejo de Autorregulación Publicitaria es una asociación civil, sin fines de lucro y con personería jurídica, que promueve la práctica de la autorregulación publicitaria para auspiciar el ejercicio responsable de la libertad de expresión comercial.

El CONARP fue fundado en noviembre de 2001, por iniciativa de la Asociación Argentina de Agencias de Publicidad y de la Cámara Argentina de Anunciantes, sus actuales Miembros Activos.

En la Argentina, los antecedentes directos del CONARP son la Comisión Intersocietaria de Autorregulación Publicitaria (CIAP), la cual funcionó entre 1976 y 1992, y las respectivas Comisiones de Ética de la AAAP y de la CAA, que ejercieron sus funciones desde 1992 hasta la conformación del CONARP.

Publicidad subliminal (según la CONARP). Artículo 15º.- Ningún mensaje puede incluir técnicas dirigidas a inducir su percepción subliminal por parte del receptor sin que éste pueda reconocer que se trata de un aviso. Aquellas declaraciones que se refieran a la ausencia o reducción de un ingrediente particular pueden ser utilizadas únicamente si el nivel de dicha sustancia no excede límites reconocidos de contaminación. Desde el año 2001 hasta diciembre de 2009, se analizaron 283 piezas.

2


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

3


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

4


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Estos datos funcionarán como columna vertebral de nuestro trabajo y nos irán guiando por los distintos caminos.

3. Visitar el sitio web de las cámaras empresarias de publicidad. No se encontró información relevante.

4. Visitar los sitios web de las agencias de publicidad No se encontró información relevante.

5. Visitar Infobrand.

5


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

http://www.infobrand.com.ar/notas/8727-Publicidad-subliminal Publicidad subliminal por Hernán Fernández VIERNES 30 DE MARZO DE 2007 En la mayor parte del mundo, incluida la Argentina, la publicidad subliminal está prohibida. Sin embargo, en países como los Estados Unidos sólo se la cataloga como “contraria al interés público”, casi a modo de sugerencia. Un estudio realizado por científicos de Londres asegura por primera vez que esta técnica atrae la atención del cerebro y, en consecuencia, es realmente efectiva. No se indagó acerca del grado de la influencia. El debate acerca de la licitud de la publicidad subliminal no se limita a los últimos años. 50 países han legislado en su contra individualmente, entre los que se incluyen los principales de Europa y la Argentina. El caso de los Estados Unidos es curioso: la Comisión Federal de Comunicaciones de ese país manifestó esta técnica como contraria al interés público (“Nosotros creemos que el uso de la percepción subliminal es contrario al interés público”), pero no la penaliza. Incluso, se armó revuelo en el año 2000, durante la campaña presidencial de George W. Bush: dos senadores lo acusaron de utilizar esta técnica para desacreditar al candidato opositor Al Gore y, ante la repercusión del supuesto hecho, el candidato republicano decidió levantar la pieza de la campaña. Por otra parte, en Brasil se acaba de condenar a la tabacalera Souza Cruz a financiar con 6 millones de dólares una campaña antitabaco en televisión, por considerarse que la compañía utilizó mensajes publicitarios que inducían a un comportamiento de riesgo y al consumo irresponsable. La publicidad subliminal es aquella que, por débil o breve, no es percibida concientemente, pero influye en la conducta. Hasta ahora, está definición no tenía sustento científico. Pero, un estudio realizado por investigadores del Colegio Universitario de Londres acaba de demostrar cómo las imágenes subliminales atraen la atención del cerebro en el plano subconsciente. Y la principal conclusión del equipo fue: “La publicidad subliminal es realmente efectiva”. Los científicos del plantel de Bahador Bahrami, del Instituto de Neurociencias de la citada universidad, hallaron que los cerebros de personas voluntarias que se sometieron al estudio respondieron a los estímulos visuales de una imagen que aparentemente pasaba desapercibida. Utilizaron la resonancia magnética y confirmaron que, una vez que alcanza la retina, la imagen actúa en el córtex visual primario. “Hay una respuesta del cerebro en la corteza visual primaria a las imágenes subconscientes que atraen nuestra atención. Estos resultados señalan la clase de impacto que la publicidad subliminal puede tener en el cerebro”, apuntó Bahrami. 6


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Igualmente, el especialista dejó en claro que la investigación no abordó el grado de influencia de este tipo de mensajes, aunque aseguró que “es probable que la publicidad subconsciente afecte a nuestras decisiones”. Del estudio se desprende que, para que las imágenes subliminales impacten en el cerebro, se requiere de un mínimo grado de atención; de lo contrario, el cerebro bloquea ese tipo de imágenes y no se detectan cambios en la actividad cerebral.

6. Visitar Management TV ManagemenTV es más que un canal multitarget hecho por y para adultos y jóvenes adultos con vocación de éxito. Es un canal con espíritu propio, un perfil descubridor, joven y comprometido, abierto e innovador, respetuoso de las trayectorias pero irreverente con los paradigmas. En su programación combina en la dosis justa experiencia, conocimiento, diversión, desafío, realidad e imaginación. ManagemenTV demuestra que en la vida de cualquier hombre o mujer que hace negocios, además de información y preparación, hay emoción, fuego sagrado, determinación, riesgo, y sobre todo pasión, ganas. No se encontró nada relevante.

7. Identificar temas transversales, que atraviesan a todas las manifestaciones de las TIC (mirar categorías de actuación del CONARP, para orientarse). Esta investigación hace verdadero hincapié en los temas de índole horizontal ya que son cuestionas “filosóficas” las que se tratan. Es decir, de qué manera repercute la “personalidad” de las campañas publicitarias en la gente.

8. Identificar temas verticales, que profundizan en un dispositivo, fenómeno o tendencia que emerge desde las TIC. Como tema vertical, se analizará principalmente la publicidad gráfica y televisiva. 9. Plantearse una pregunta que motorice el trabajo y sea funcional a la formulación de hipótesis. I)

¿Creen que en la argentina la publicidad subliminal debería estar prohibida?

II)

¿Existe o no existe la publicidad subliminal / mensajes subliminales? 7


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

10. Es necesario construir una masa crítica de información con sus fuentes. Todos los casos se analizarán bajo la mirada del “Código de Ética y Autorregulación Publicitaria” propuesto por la CONARP. 23 DE NOVIEMBRE DE 2009

Créase o no, la publicidad subliminal no existe

Todos

hemos

escuchado

hablar

de

publicidad

subliminal,

la y

según

las

encuestas que se realizan habitualmente, la mayoría de la gente piensa que ese tipo de publicidad no solo existe sino que además es muy efectiva en influenciar sus valores,

actitudes

y

comportamiento. Antes de seguir definamos un poco más en detalle qué es la publicidad subliminal. Publicidad subliminal es aquella comunicación que utiliza estímulos por debajo del umbral de la consciencia incorporando palabras, dibujos, sonidos u otros estímulos que no son percibidas en forma conciente (1) pero que pueden influenciar la actitud o el comportamiento. Un ejemplo generalmente utilizado para ilustrar a la publicidad subliminal es la cajetilla de Camel. ¿Qué ve Ud. en esta imagen?

8


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Algunos investigadores han encontrado una imagen disimulada en el dibujo del camello:

Esos mismos investigadores dicen que esa imagen sexual, no percibida en forma consciente, afecta positivamente la percepci贸n que tenemos de la marca y puede incrementar

nuestra

atracci贸n

hacia

ella.

Otro ejemplo muy utilizado en este tema es un anuncio de las p谩ginas amarillas en EE.UU. que supuestamente fue retirado cuando los editores se dieron cuenta de que la imagen

pod铆a

significar

otra

cosa

9

cuando

era

rotada

verticalmente.


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Un poco de historia… La alarma generalizada sobre este tipo de publicidad subliminal comenzó a sonar en los 1950s, cuando autores como Cousins (2) y Packard (3) reportaron su existencia y “desenmascararon” a algunos publicistas inescrupulosos que estaba intentando manipular nuestra psiquis utilizando anuncios subliminales, que nuestra consciencia no podía

captar,

y

ante

los

cuales

estábamos

indefensos.

Los medios (originalmente diarios y revistas y, más recientemente, TV e Internet) han contribuido a la difusión de esta alarma relatando experimentos tales como el realizado por James Vicary. Ese experimento probablemente sea el primer estudio documentado sobre los efectos de la publicidad subliminal; fue realizado en 1957, cuando James Vicary insertó durante una película en un cine las palabras “Come palomitas” y “Bebe Coca-Cola” en una imagen con una duración de 3/1000 de segundo repetida cada 5 segundos, y reportó que las subsecuentes ventas de palomitas y bebidas se habían disparado

(58%

y

18%

10

respectivamente).


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

La difusión de la prensa fue tan efectiva (4) que en 1958, tan solo 9 meses después que el estudio de J. Vicary saliera en los diarios, una encuesta demostró que 41% de las personas habían oído hablar de la publicidad subliminal. Esa cifra había subido a 81% en los 1980s y la mayoría de la gente señalaba a la prensa como la fuente de tal conocimiento. Desde aquel primer estudio que puso el término publicidad subliminal al tope de la preocupación pública, numerosos artículos han contribuido a mantener y difundir tal creencia. El autor que probablemente más haya contribuido a difundir esta ola alarmista es Wilson Bryan Key quien publicó hasta su muerte en 2008 numerosos libros al respecto (5), comenzando por “seducción subliminal” en 1973 y llegó a decir: “la indoctrinación subliminal es más peligrosa que las armas nucleares” mientras supuestamente mostraba que la publicidad subliminal está presente en “casi todos los anuncios”.

11


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

En ámbitos científicos, el estudio (6) probablemente más citado demostrando el poder de la publicidad subliminal fue llevado a cabo por Del Hawkins en 1970. En ese experimento las personas que participaron creían que el objetivo era identificar marcas de automóviles, pero sin que ellas lo supieran fueron divididas en dos grupos: a uno de ellos los científicos le mostraron, mezclada con el estímulo original, una imagen de 4 palabras sin sentido (por ej, NYTP) durante 2,7 milisegundos mientras el otro grupo era expuesto a la palabra COKE, en ambos casos el mensaje subliminal era mostrado 40 veces a lo largo de 15 minutos. Al finalizar el experimento, las personas debían completar un cuestionario respondiendo cuánto tiempo llevaban sin beber y cuán sedientos se sentían en ese momento. Hawkins reportó luego del experimento que “los resultados en el grupo que había sido expuesto al mensaje COKE eran estadísticamente diferentes a los del grupo de control” y que “un simple estímulo subliminal podía incrementar Entonces

una podemos

necesidad asumir

que

la

¿O

básica

como

la

sed”.

publicidad

subliminal

es

efectiva. no?

Pruebas

científicas

Varios científicos se han hecho esa pregunta en los últimos 40 años y para responderla han realizado innumerables estudios (7).Por ejemplo, Anthony Pratkanis en 1992 publicó un análisis (8)recolectando investigaciones sobre la publicidad subliminal que cubrían más de 100 años -el primero era un estudio alemán publicado por M. Suslowa 12


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

en 1863 (9)-, incluyendo más de 100 artículos periodísticos y más de 200 estudios científicos sobre el tema, y en ninguno de ellos encontró clara evidencia que demuestre que

la

publicidad

subliminal

afecta

nuestro

comportamiento.

Otra área donde supuestamente se utilizan mensajes subliminales es en las cintas de autoayuda. Numerosos anuncios promueven cintas subliminales que prometen efectos deseables tales como perder de peso, dejar de fumar, combatir el insomnio, dejar de beber

o

mejorar

el

desempeño

sexual.

Incluso en esta área de “auto-ayuda” se ha demostrado que los mensajes subliminales no tienen ningún efecto. En un conocido estudio (10) que buscaba analizar el efecto de las cintas de autoayuda la mitad de los participantes escucharon una cinta que, según el fabricante, contenía mensajes subliminales diseñados para mejorar la memoria (por ej, “mi habilidad para recordar se incrementa día a día”) mientras que la otra mitad escucharon una cinta que tenía mensajes subliminales diseñados para incrementar la auto-estima (por ej. “Me valoro y tengo una alta auto-estima”). Ninguna de las cintas logró su cometido, mostrando que los mensajes subliminales no tenían ningún efecto. Sin embargo los participantes del experimento sí pensaron que las cintas habían tenido éxito. Los científicos les había dicho a la mitad de los que escucharon la cinta para la memoria que la cinta tenía ese cometido, pero a la otra mitad le habían dicho que la cinta era para mejorar la autoestima, y la misma división habían hecho con el grupo de la cinta para la autoestima. Después de escucharlas, aquellos a los que se le había dicho que la cinta era para mejorar la memoria reportaron que efectivamente su memoria había mejorado, incluso los que habían escuchado la cinta de la autoestima, y en forma similar, aquellos que creían que la cinta era para mejorar la autoestima dijeron que su autoestima había mejorado, aún cuando habían escuchado la cinta de la memoria. En definitiva, las personas pensaban que habían mejorado en aquello que se suponía que tenían que mejorar, aún aquellas que habían escuchado una cinta que no tenía nada que ver con ese objetivo. Esto explica en parte el éxito de las cintas de autoayuda: aún cuando

no

funcionan,

la

gente

piensa

que

sí.

Los únicos estudios que han demostrado algo remotamente cercano a la publicidad subliminal han sido algunos experimentos(11) en los cuales se ha logrado asociar algún objeto neutro (por ej, un ideograma chino) con una vaga sensación de aprobación (e.g. 13


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

“me gusta”, “no me gusta”) en ciertas condiciones completamente controladas (e.g. iluminación, distancia, etc.), pero en ninguno de esos casos se logró influenciar el comportamiento de una persona en relación con un producto, servicio o idea real. Mientras es notoria la evidencia en contra de la publicidad subliminal, la evidencia a favor de la publicidad subliminal es nula o sufre de problemas metodológicos que la invalidan. Por ejemplo, los trabajos realizados por W.B. Key que mencionamos anteriormente han sido ampliamente criticados en la comunidad científica por su falta de rigor metodológico ya que no ofrecen ninguna evidencia empírica al respecto. Por otro lado, el mismo hombre que comenzó la alarma social con aquel experimento inicial de los mensajes “subliminales” de Coca-Cola y las palomitas en el cine –James Vicarydespués de mucha presión porque no publicaba los detalles de su estudio finalmente reconoció en una entrevista con ‘Advertising Age’ en 1962 que el estudio original había sido “fabricado” intencionalmente para tratar de reflotar su empresa de marketing (otros autores (12) han demostrado ampliamente que ese estudio fue un fraude). Pero, así como la mayoría de la población había escuchado hablar del estudio original, muy pocos se enteraron de la confesión de Vicary, con lo cual la mayoría siguió creyendo que había sido real. Tal como ha sintetizado Stuart Rogers, un Profesor de la Universidad de Denver, que fue contemporáneo del famoso experimento: “un blitz promocional

creó

el

mito

de

la

publicidad

subliminal”.

Incluso el autor del estudio más citado defendiendo la publicidad subliminal, Del Hawkins, también se ha retractado. Ese científico intentó replicar su estudio en 1989 sin 14


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

poder obtener los mismos resultados. Cada esfuerzo que realizó el científico para replicar la experiencia mostró que no había diferencias significativas entre el grupo al que se le mostraba la imagen subliminal COKE y el grupo al que se le mostraba las 4 letras sin sentido. Para explicar los resultados únicos obtenidos en su experimento original de 1970, D. Wawkins dijo (13) que “la metodología no tuvo ningún efecto, pero las personas del grupo de control reportaron una menor sed debido al azar”, es decir que en aquel experimento el científico había cometido un error con la muestra que invalidaba todos los resultados. Es loable que el científico se retractara, aún casi 20 años después, pero el daño estaba hecho: innumerables textos todavía citan a aquel experimento de 1970 como la prueba de que la publicidad subliminal tiene algún efecto en

nuestro

comportamiento.

En resumen, la publicidad subliminal no logra que compremos más palomitas, CocaCola o cualquier otro producto y los mensajes subliminales en las cintas de autoayuda no

nos

ayudan

(desafortunadamente)

a

dejar

de

fumar

o

perder

peso.

(Anuncio irónico de la Asociación Americana de Agencias de Publicidad, el cual titula: "la gente ha intentado encontrar los pechos en estos cubos de hielo desde 1957" y cierra diciendo: "si alguien dice que ve unos pechos en esa copa, no están en los hielos, sino en los ojos de quien los mira").

Sin embargo, a pesar de toda la evidencia en contra de la publicidad subliminal, la gente sigue creyendo que existe y que Créase

tiene

un

efecto

de o

influencia

muy

poderoso. no…

Hace unos años una encuesta en EE.UU. (14) mostró que 74,3% de las personas piensa 15


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

que la publicidad subliminal existe y 72,2% de los que piensan que los anunciantes usan esta técnica también piensan que la publicidad subliminal es efectiva y puede afectar nuestra

percepción.

La creencia en el efecto de la publicidad subliminal esté tan intrincada en el imaginario de la sociedad que el 80% de las personas prefieren no ser expuestas a un mensaje subliminal, por temor a ser influenciados, aunque solo el 28% de las personas prefiere no ser expuestas a un anuncio común de TV (15). Esto es realmente llamativo, ya que demuestra que la gente prefiere evitar un anuncio –el subliminal- que no tiene ningún efecto comprobado, pero no tiene problemas en ser expuesta a los anuncios normales que son los que realmente pueden modificar nuestra percepción a actitud. Siguiendo estas encuestas, la verdadera pregunta que debemos hacernos no es si la publicidad subliminal es efectiva –cosa que ha sido científicamente refutada- sino, más bien, cómo es que estas ideas sin sentido cobran tal halo de seriedad y credibilidad en la sociedad. Algunos responden a esta última pregunta culpando a los mismos científicos quienes han dejado de lado la divulgación de la ciencia, resumiendo y simplificando sus hallazgos para el gran público, y dejan esta tarea en manos de la prensa y educadores los cuales, en su mejor versión, proveen información con contexto deficiente y, en su peor versión, recolectan información fragmentada y confusa fabricando controversias que contraponen

a

“expertos”

con

opiniones

encontradas.

Sin embargo, hay otras razones que explican por qué tanta gente sigue creyendo que la publicidad subliminal tiene un efecto comercial si no hay ninguna prueba científica que lo demuestre. Algunos expertos explican esa creencia infundada en 5 tendencias humanas (16). La primera es la predisposición humana a achacarle causas externas a los resultados desfavorables (17). Dado

que

muchos

consumidores

no

están

completamente

satisfechos con la compra de productos publicitados, pueden sentirse inclinados a echarle la culpa a factores externos fuera de ellos mismos, y una fuerza “fuera de su control” como la manipulación de la publicidad, puede ser un gran candidato a asumir esa culpabilidad. De hecho este supuesto puede medirse, ya que la tendencia a creer en 16


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

la manipulación de la publicidad debería ser más alta (con todos los demás factores iguales) para aquellos productos que presentan mayores desilusiones, o incluso en aquellos productos que la gente disfruta pero no son saludables (cigarrillos, alcohol, comida

alta

en

grasas).

La segunda tiene que ver con la tendencia que tienen las falsas ideas a perdurar en el tiempo (18). Muchos consumidores están al tanto de la controversia alrededor de la publicidad subliminal y aunque son expuestos a artículos que mencionan numerosos estudios empíricos demostrando su falta de efectividad, esto parece no ser suficiente para eliminar la larga creencia en el poder de la publicidad subliminal. Las personas pueden tener asociaciones mentales entre esa idea y otras experiencias que la apoyan, que hacen que las creencias en defensa de la publicidad subliminal prevalezcan y sean más fáciles de evocar, provocando que la nueva información que contradice a esas ideas sea eliminada (memoria selectiva) o directamente no percibida (atención selectiva). Además, no pasa mucho tiempo hasta que algún artículo de prensa sea publicado, cuyo autor no se toma la molestia de investigar, con pseudo-evidencia a favor de la publicidad subliminal lo cual refuerza las ideas pre-concebidas en su defensa. La tercera tendencia emerge de la experiencia diaria de ‘estar de acuerdo/a gusto’ vs. ‘no de acuerdo/a disgusto’ con mensajes incomprensibles o ininteligibles (19). Desde nuestra más tierna infancia nos acostumbramos a reaccionar a estímulos que no entendemos, como las verbalizaciones de nuestros padres y ya como adultos usamos pistas contextuales para interpretar y responder a mensajes en lenguajes extranjeros que no

hablamos.

La cuarta está relacionada con la experiencia de muchas personas de tener creencias y actitudes para las cuales no recordamos la fuente. Un supuesto central de la respuesta cognitiva del proceso de persuasión es que el destinatario tiene un rol activo, agregando material (por ej, sensaciones, argumentos, etc.) que no estaba en el mensaje original. Más aún, la fortaleza de la persuasión depende del extremo hasta el cual el destinatario revive posteriormente esas respuestas cognitivas auto-generadas(20) más que cuánto revive elementos propios de la comunicación (ej. frases contenidas en el mensaje original). En consecuencia, un mensaje que maximiza esas respuestas auto-generadas tendrá un efecto más duradero que aquel que no tiene tales respuestas, con lo cual un mensaje que fuerza a su destinatario a depender de esas respuestas auto-generadas más 17


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

que recordar el propio mensaje puede incrementar su efectividad, sin embargo, tal experiencia puede generar en el destinatario la impresión de haber sido sujeto de una publicidad subliminal, ya que el mensaje que originalmente generó la respuesta ha sido olvidado aunque la persona se encuentre a si misma de acuerdo con puntos de un mensaje

que

no

recuerda.

La quinta tendencia que aumenta la tendencia de la gente a creer en la publicidad subliminal es la “falacia de que la presencia implica efectividad” (21). Una vez que se acepta la presencia de un estímulo, aún por debajo del umbral de percepción consciente, entonces se asume que dicho estímulo tiene un efecto en las propias creencias y actitudes. Así como generalmente asumimos –muchas veces en forma correcta-que cantidades muy pequeñas de alimentos o químicos pueden tener efecto en nuestro organismo, quizás ciertos estímulos simbólicos indetectables manifestados como imágenes breves o sonidos cuasi-inaudibles puedan también tener consecuencias serias.

En resumen, después de más de cincuenta años desde que se promulgó por primera vez en forma pública la “amenaza” de la publicidad subliminal, todavía no se ha encontrado una simple evidencia científica que respalde sus alegatos, y toda la evidencia disponible muestra que la publicidad subliminal no puede cambiar nuestra actitud o comportamiento

hacia

un

producto,

servicio,

candidato

político

o

hábito.

Sin embargo, las razones que hacen que la gente crea en la efectividad de la publicidad subliminal son tan poderosas que no podemos más que esperar y aceptar que la gente siga creyendo aunque la comunidad científica haya demostrado lo contrario. Pero ahora que Ud. sabe que la publicidad subliminal no logra ningún efecto comercial, 18


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

ya sabe cómo ahorrar su dinero: si alguien le propone gastar el presupuesto de marketing en esta técnica, podrá enviarle una copia de este artículo y agradecerle amablemente su “charlatanería”. Publicidad Subliminal La publicidad subliminal nace en 1956 en Nueva Jersey cuando James Vicary intercaló dos fotogramas en una película. Uno de ellos era un anuncio de Coca Cola y otro de palomitas de maíz. Esos fotogramas, imposibles de ver para el público provocaron un incremento en la venta del refresco un 18% y en el de las palomitas un 58%. Estos datos no son del todo reales ya que también influían el calor dentro de la sala del cine y los anuncios colocados a la entrada. Un ejemplo de publicidad subliminal son las latas de pepsi-cola de la izquierda, en las que se puede leer SEX o SEXY. Éste tipo de publicidad se basa en lo mismo que los juegos de magia, no se ve, pero sin embargo queda grabada en el subconsciente. No se trata de determinar algo, lo que se trata es de sugerir. Es difícil determinar el grado de influencia que ejerce en el individuo, pero a mayor consciencia menor manipulación. La publicidad subliminal está totalmente prohibida, sin embargo se usa a diario ya que muchas veces es imposible determinar el margen entre la publicidad legal y la subliminal. Publicidad Subliminal como propaganda política

Durante un gol de Butragueño en el Mundial 86 apareció PSOE en la televisión sin que nadie supiera porqué, ni siquiera Felipe Gonzalez, por aquél entonces presidente.

El informativo suele ser algo que se ve todos los días y se está familiarizado con las letras de fondo a las que casi nunca se les presta atención. En las fotos de arriba cada vez que aparecía algo del PP cambiaban las letras de informativos a: empleo, PENSIONES, Europa, menos impuestos, etc.

19


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Publicidad Subliminal basada en el sexo Suele ser la más común ya que es en la que la gente es más influenciable. El bote de Pepsi era un ejemplo.

La franja verde nos descubre un pene y una vagina o un culo (según se mire).

En un periódico se podía leer el primer anuncio de una chica sosteniendo un vaso, y unas páginas después aparecía el anuncio boca abajo. ¿Lo veis? Y parecíatan inocente la chica…

20


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Botella de Absolut cubierta de rosas que recuerda a la chica guapa de American Beauty. No es estrictamente publicidad subliminal pero est谩 ligado con la misma idea de recordar situaciones sexuales. http://www.google.com.ar/imgres? imgurl=http://www.ojovago.com/media/superman.jpg&imgrefurl=http://www.ojovago. com/2006/05/24/publicidadsubliminal/&usg=__Go54bP3pdwka7zVwFS0S1qVt_Io=&h=592&w=400&sz=60&hl= es&start=18&itbs=1&tbnid=wDG14nYvEIESfM:&tbnh=135&tbnw=91&prev=/images %3Fq%3Dpublicidades%2Bsubliminales%26hl%3Des%26sa%3DG%26gbv %3D2%26tbs%3Disch:1

11. Identificar casos que pongan a la informaci贸n y a las preguntas en acci贸n.

驴Hay un mensaje grafica de cervezas

subliminal en esta Heineken?

21


Ayerza, Victoria Espoueys, Martina Palaviccini, Agustina

Encontramos una página que trata sobre publicidades graficas subliminales. Aquí tenemos un par de ejemplos: http://www.google.com.ar/imgres? imgurl=http://publisubliminal.files.wordpress.com/2009/09/publicidadsubliminal.jpg&imgrefurl=http://publisubliminal.wordpress.com/2009/09/09/galeria/&u sg=__Hs8kn0c6nSqgZ1DzyZpNzJStG3g=&h=518&w=416&sz=34&hl=es&start=3&it bs=1&tbnid=7HkjLROe5HU5vM:&tbnh=131&tbnw=105&prev=/images%3Fq %3Dpublicidades%2Bsubliminales%26hl%3Des%26gbv%3D2%26tbs%3Disch:1

22


Este fué nuestro punto de partida...