Page 1


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’2

Una moda que no pasa: La belleza Interior Índice 1.

Introducción: ¿Qué es la belleza?

2. Concepto de belleza en las distintas etapas de la historia. 3. Idea de belleza en las múltiples culturas del mundo. 4. Idea de narcisismo. 4.1 Mito de Narciso. 4.2 Rasgos de la personalidad narcisista. 5. La belleza en los medios de comunicación. 5.1

La belleza en la publicidad.

5.2 La belleza en el cine 6. Repercusión en la sociedad. 6.1 Educación y autoestima.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’3

7. El valor de la imagen.

8.

Comparaciones: Películas.

9. Conclusión. 10. Bibliografía.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’4

1.

INTRODUCCIÓN: “Concepto de belleza’’

La belleza es una noción genérica asociada a numerosos aspectos de la vida humana. Podemos definir la belleza como la característica de un objeto que a través de una experiencia sensorial (percepción) provoca una sensación de placer o un sentimiento de satisfacción. En este aspecto, la belleza procede de manifestaciones tales como la forma, el aspecto visual, el movimiento y el sonido, aunque también se la relaciona, en menor medida, a los sabores y los olores. Debido a que constituye una experiencia subjetiva, a menudo se dice que “La belleza reside en el corazón de quien la contempla” 1. Pero, ¿Qué es en realidad la belleza? La belleza no es la apariencia física. Es lo que hay en el interior, lo que hay en el corazón. La humildad es belleza. Seguridad y autoestima son belleza. Eso te capacita para aceptarte y amarte a ti mismo con tus defectos. Podemos diferenciar distintos aspectos de la belleza: -

Belleza subjetiva: Se percibe en nuestra mente y no por los sentidos, independientemente de si el objeto es bello o no.

-

Belleza objetiva: Se percibe por los sentidos, depende de la belleza del objeto en sí, pero está influenciada por la cultura del individuo que lo observa.

Podemos diferenciar otro tipo de belleza el cual no depende del observador, de la cultura o de factores externos, sino que se encuentra intrínseca en el objeto. Se trata de la belleza interior. La belleza interior es un concepto usado para describir los aspectos positivos de algo que no es físicamente observable. La sociedad actual acostumbra a valorar a las personas por su belleza externa: el vestido que llevan, su dinero. Todo esto nos lleva a pensar que nuestros problemas personales en general podrían solucionarse si fuéramos “Los más guapos del planeta”. Luego resulta que lo que admiramos en las personas es su físico y no su interior. 1

Albert Einstein. Físico alemán (1879 – 1955)


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’5

La belleza interior hay que buscarla con ojos interiores de un modo que nos permita ver lo invisible pero que es realmente lo valioso. Solo la belleza interior agrada siempre. En la medida en que dejemos de preocuparnos por los bienes materiales los cuales son perecederos y permanecen en un periodo determinado de tiempo nos daremos cuenta de cómo son las personas en realidad. La belleza interior hay que descubrirla pues está en nosotros. Éste tipo de belleza es sentida como una armonía incapaz de expresarse racionalmente. Pero debemos exteriorizarla, pues “El que no lleva la belleza dentro del alma no la encontrará en ninguna parte” 2. ¿Por qué existen “ciegos” que no son capaces de ver esta belleza interior? Hoy en día encontramos personas que no se paran a contemplar el interior de las personas sino que se quedan con lo meramente superficial como el dinero o la belleza física. En un futuro estas personas perderán esos elementos puesto que no duran eternamente y no se sentirán completas puesto que no se han quedado con lo importante, ya que buscaban estar bien exteriormente. Sin embargo, aquellas personas que amplían su mirada y van más allá de lo físico son los que hacen de la belleza interior un motivo de su existencia dado que es lo realmente necesario y que nos acompaña durante toda nuestra vida. Solo la belleza interior agrada para siempre.

2. BELLEZA EN LAS DISTINTAS ÉPOCAS Y CULTURAS El concepto de belleza humana ha variado notablemente a lo largo de los tiempos y en las distintas culturas. El origen de este concepto puede remontarse incluso en los orígenes de la humanidad, como una capacidad del hombre para distinguir lo bello y sentirse atraído hacia ello. El ser humano siempre ha buscado la belleza y ha intentado plasmarla en todas sus obras, incluido su propio cuerpo. Según las distintas etapas de la historia de la humanidad, la belleza ha variado de la siguiente manera: 2

Noel Clarasó. Escritor español (1899 – 1985)


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’6

PREHISTORIA Los orígenes de la estética se remontan a la sociedad prehistórica, donde a través de las primeras manifestaciones artísticas y los instrumentos de uso cotidiano, podemos apreciar como entonces había una preocupación por la belleza. En las sociedades prehistóricas destacaba la mujer gruesa pues simbolizaba la fertilidad, el prestigio y el alto estatus. En la figura masculina se ensalzaba al hombre fuerte, pues era éste el que cazaba y gracias al que podían sobrevivir.

Venus de Willendorf. Simboliza la fecundidad.

EDAD ANTIGUA En la Edad Antigua con las sociedades de Grecia, Roma y Egipto se perseguían distintos cánones de belleza que se establecieron para toda la sociedad:


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’7 En Egipto el cuerpo ideal era aquel que medía 18 veces su puño. Se distribuían en dos puños para la cabeza, 10 de la barbilla a las rodillas y los seis últimos de la rodilla a los pies. Las mujeres eran claras de piel pues una piel bronceada era símbolo de pobreza y servidumbre. Los hombres debían tener la piel bronceada, ya que eran ellos los que trabajaban. En el Antiguo Egipto ya comenzaron, tanto hombre como mujeres, a maquillarse en un intento de tapar sus imperfecciones.

Nefertiti. Esposa de Akenatón.

Tutankamón. Faraón de la dinastía XVIII de Egipto.

Grecia ha sido desde siempre la cuna de la belleza, y su influencia se extendió por todas las culturas occidentales. Se llevó hasta el extremo el ideal de belleza de tal manera que se decía que “En Atenas no hay mujeres viejas ni feas”3. La sociedad griega buscó siempre la perfección del cuerpo a través de los cánones que se impusieron. En el Siglo V a.C el cuerpo debía medir 7 veces la cabeza, un siglo más tarde el canon se alargó a 8 cabezas. Tanto hombres como mujeres debían ser esbeltos en su figura.

Doríforo y Diadumeno de Polícleto.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’8 En Roma la belleza constituyó una auténtica obsesión, de tal manera que hombres y mujeres se aprovisionaban de cosméticos para mejorar su imagen. El cuidado del cuerpo llegó a convertirse en un acto social donde acudir a las termas y a los baños distinguía la posición social. En cuanto a los cánones se siguieron los modelos griegos, aunque en los hombres se acentuó la musculatura. Se comenzó a considerar la barba en los hombres como símbolo de belleza, las mujeres con cabellos largos pero recogidos.

Augusto de Prima Porta. Museos Vaticanos.

EDAD MEDIA En la Edad Media las frecuentes guerras y las epidemias marcaron la sociedad, estas guerras causaron el contacto entre las diversas culturas de Oriente y Occidente. El cuidado de la belleza personal resurge con el Imperio musulmán. En esta época engordar era símbolo de riqueza y salud. Las vestimentas de hombres y mujeres eran similares, y se les daba más importancia a la ornamentación en ella.

3

Apolonio de Herofila. Escritor.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’9

RENACIMIENTO El Renacimiento tiene un canon de belleza semejante al del mundo clásico, donde tenía su principal fuente de inspiración estética, de este modo es que se basa sobre todo en la armonía y en la proporción. Entre las características femeninas se pueden señalar la piel blanca, pelo rubio y largo, ojos grandes y claros… En cuanto al ideal masculino se siguieron los modelos clásicos pero con cabellos largos, cejas pobladas y facciones fuertemente marcadas.

Nacimiento de venus. Botticelli

Autorretrato de Durero

BARROCO Durante la época barroca de desarrolló como ideal de belleza la piel clara, casi transparente, y los cabellos rubios tanto en hombres como en mujeres. Las caderas debían ser más anchas que los hombros, y los brazos y piernas gruesas, mientras que los tobillos, muñecas y el resto de articulaciones solían ser más finas. Las mujeres comienzan a utilizar el corsé para estilizar su figura.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’10

La reina Mariana. Velázquez

SIGLOS XIX-XX La limpieza y la higiene se convierten en un elemento que distingue a la burguesía del proletariado. La expansión de revistas femeninas cambia de forma radical la manera de ver el cuerpo; las mujeres empiezan a imponerse sus propios cánones de belleza y no los que los hombres le imponen en la sociedad. Las figuras femeninas y masculinas comienzan a estilizarse más y a dejar de lado las grosuras del siglo anterior. Se abandonan las pieles claras dando paso a cuerpos bronceados.

NUEVO MILENIO Los últimos estudios realizados muestran que en la sociedad actual la belleza es sinónimo de riqueza y éxito en el ambiente profesional. Hoy en día responder a los parámetros de belleza se ha convertido en una obsesión para


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’11 muchos hombres y mujeres de tal manera que esta búsqueda ha llevado a muchos de ellos a cambiar su cuerpo. Las más importantes firmas de cosméticas consideran que no basta con tener un rostro bonito. Además de poseer belleza, las modelos elegidas deben tener carisma y personalidad para proyectar actitudes cómplices con la mujer de hoy.

3. Idea de belleza en las múltiples culturas del mundo El concepto de belleza varía en cuanto a la situación geográfica en la que se encuentre un grupo social concreto. ORIENTAL Sobre todo en zonas centrales asiáticas, la belleza femenina está caracterizada por una estatura pequeña o mediana y un tono de piel blanquecino. En algunas tribus, como por ejemplo en Tailandia, aún encontramos mujeres que se alargan el cuello con anillos lo que para ellos es sinónimo de belleza.

AFRICANA Existen variedades del concepto de belleza tan numerosas como tribus conviven en este continente. Así, por ejemplo, el pelo es un símbolo muy importante en la vida de las personas. En las tribus masai las mujeres llevan la cabeza rapada y son los hombres los que poseen las largas melenas. En


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’12 algunos países las mujeres intentan ganar muchos kilos antes de casarse ya que esto refleja que poseen una posición social alta.

LATINOAMÉRICANA El concepto de belleza ha sufrido un gran cambio debido a la influencia que ejercen las grandes potencias mundiales en ella. En la mujer se busca la feminidad como principal rasgo y tanto hombres como mujeres tienen tonos oscuros de piel.

Angelina Jolie.

NORTEAMÉRICANA Aún se siguen observando los patrones anglosajones de belleza: personas de pelo rubio y piel clara, debido a la colonización inglesa. Aunque sea uno de los países con un estricto modelo de belleza tiene uno de los índices más altos en obesidad.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’13

Blake Lively.

EUROPA impera el modelo de belleza occidental. Aunque en cada país varían los cánones de belleza estos son en todo el conjunto del continente más suaves y no se le exige a las personas un gran esfuerzo para alcanzar esa belleza.

4. Idea de narcisismo 4.1 El mito de narciso Narciso era un hombre joven de gran belleza admirado por todo el mundo. Todas las personas querían ser como él, pero orgulloso y vanidoso, rechazaba a todo aquel que no fuese igual de bello. La ninfa Eco se enamoró perdidamente de Narciso, pero cuando éste la rechazó hirió los sentimientos de la ninfa quedando transformada en una simple voz. Un joven al que anteriormente Narciso había despreciado rezó a los dioses pidiéndole que se amara a sí mismo sin descanso. Una diosa atendió el rezo del joven e hizo que Narciso tuviese sed y se parase a beber en un manantial del monte Helicón. Cuando este vio su imagen reflejada en el agua del manantial se enamoró de ésta al instante, pero el movimiento de las aguas hacía que la imagen se desvaneciera cada vez que Narciso pretendía abrazarla. En una de estas ocasiones en las que Narciso quiso acercarse al reflejo del agua, cayó al río y como consecuencia se ahogó. En el lugar donde su cuerpo se hundió creció una nueva flor, llamada Narciso, haciendo honor a su nombre.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’14 El mito de Narciso nos muestra una personalidad característica de aquellas personas que no son capaces de ver más allá de su propio ser y su propio beneficio. Narciso es una persona que se creía merecedora de todo por su simple apariencia física, lo que según él le hace estar por encima de las demás personas que no eran como él. Éste personaje se basta consigo mismo sin tener en cuenta a las demás personas que se le acercan por el simple hecho de no ser agraciado físicamente. Despreciando a las demás personas éste se ahoga en su propia belleza. 4.2 Rasgos de la personalidad narcisista GRANDIOSIDAD La persona narcisista se cree inmensamente importante, considerándose por encima de cualquier persona. Ven a los demás de forma negativa o pesimista. Son personas que se sienten insuperables y especiales, y por ello demandan un trato preferencial. NECESIDAD DE APROBACIÓN Poseen una gran necesidad de aprobación y admiración por parte de la gente que le rodea. Sienten que merecen respeto por parte de los demás, de quienes esperan que deseen satisfacer todos sus deseos. Son personas a las que les gusta ser el centro de atención. FALTA DE EMPATÍA No son capaces de ponerse en la piel del otro y compartir sus sentimientos. Se muestran personas insensibles y desconfían de los motivos de los demás. Piensan que deben sentirse queridos sin necesidad de corresponder.

Estas son algunas de las características de la personalidad narcisista, quienes se sienten elegidas para estar en la cima de cualquier grupo humano y no soportan ningún tipo de crítica.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’15 Es cierto que a todos nos gusta recibir halagos de los demás, pero no por que hagan lo contrario les despreciamos porque pensamos que somos superiores a ellos. Las personas que no sufren personalidad narcisista se toman las pequeñas críticas como una manera de poder mejorar en aquellos defectos que al fin y al cabo todos tenemos. Este rasgo de las personalidades narcisistas es un fenómeno creciente en nuestra sociedad. Es común que hoy en día se clasifiquen a las personas como winners (ganadoras) y loosers (perdedoras). Las primeras son aquellas admiradas por el resto de la sociedad y necesitan serlo para mantener su reputación (rasgo narcisista fundamental) y las segundas pueden vivir sin ello.

5. La belleza en los medios de comunicación El físico desempeña un papel fundamental que hace que mantengamos y fijemos nuestra imagen, hace que tengamos más seguridad en nosotros mismos y que nuestra autoestima sea mayor. Esto sucede sobre todo en las personas de carácter más inestable así como en los adolescentes de hoy en día. Para estos, la imagen lo es todo y ayuda a que las personas se dirijan a ese yo de un físico bonito de una forma más agradable. El cuerpo se convierte en un objeto el cual hay que llevar a la perfección: medidas justas, y modificaciones con fines estéticos. Esta preocupación de lo físico gira en torno a dos ejes fundamentales: el peso y la edad: Nunca se es demasiado joven ni demasiado delgada. Así pues el siglo XX se convirtió en el siglo del cuerpo ya que la industria de la moda, la cosmética y la belleza en general toman las riendas del cuerpo femenino sobre todo. Dado que la perfección era posible lo único que faltaba es que esta moda saliera al exterior, por lo que en las revistas se comenzó a divulgar el mensaje de belleza escondido detrás de las modelos perfectas que aparecían en ellas. Y por primera vez en la historia, la moda, ese juego inventado para embellecer a las personas hace que cada vez más personas caigan en enfermedades como la bulimia y la anorexia. Por lo tanto se puede decir que ‘’para estar guapa hay que sufrir’’.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’16

5.1 La belleza en la publicidad Hoy en día es habitual encontrar a nuestro alrededor diferentes mensajes publicitarios que utilizan la belleza y el cuerpo humano para promocionar algún producto o servicio. Es frecuente encontrar a nuestro alrededor anuncios publicitarios conectados con la belleza, o con el ideal de belleza que actualmente manipula la sociedad. Al mirar hacia la gente real, nos damos cuenta que son sólo unas pocas personas las que cumplen este estándar de belleza que referencian las marcas en sus pautas publicitarias. La publicidad es una herramienta de comunicación masiva, donde, algunas veces, la gente considerada por la sociedad como un modelo de lo estéticamente bello trata de persuadir a los consumidores a comprar o hacer algo; conducta debida a que nuestra sociedad otorga gran importancia a la atracción física y tiende a asumir que lo que es hermoso es bueno. La felicidad, canalizada a través de lo bello, ha causado grandes trastornos en el mundo desde que la moda empezó a idealizar al cuerpo humano, haciendo de éste una substancia maleable, influenciable y extremadamente vulnerable, al principio dirigida a la mujer y actualmente también al género masculino. En el ámbito de la publicidad hay un gran cambio en cuanto al trato con las modelos femeninas y los modelos masculinos, juegan con papeles muy diferenciados. La mujer adopta papeles relacionados con la belleza y el hogar teniendo una buena presencia traducida en un peso bajo. La moda femenina se presenta en este contexto como un conjunto de mensajes enmarcados en reales campañas publicitarias que difunden el estereotipo de la mujer sensual y seductora que funciona como modelo de identificación de millones de mujeres, que buscan un acercamiento a esta imagen por medio del consumo de las mercancías y/o servicios que a través de esa imagen se promueven.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’17

Sin embargo, hoy por hoy, el uso del cuerpo en los mensajes publicitarios ocupa un lugar privilegiado desde donde se pueden observar los mecanismos de expresión y las presiones ejercidas sobre las representaciones femeninas y/o masculinas. El cuerpo es para la publicidad un espacio más para colocar productos y ofrecer servicios, un espacio desde el cual dictar modelos estéticos y funciones. Por tanto, y dada su utilidad en el discurso, notamos que la publicidad ejerce directa y específicamente gran influencia y presión sobre la imagen del cuerpo. La naturaleza de tal presión varía en intensidad según sea la edad de los personajes femeninos o masculinos. El poder y la influencia sobre los medios masivos de comunicación sobre el comportamiento humano se comprueba en el fenómeno psicosocial de la moda, que dicta las reglas del juego orientando la conducta de consumo de grandes capas de la población.

5.2 La belleza en el cine


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’18 Todos hemos hablado alguna vez de esos cuerpos soñados, admirados por todos y todas las jóvenes, deseados y envidiados. Todos estos cuerpos son cuerpos de estrellas de cine, ya que, al igual que los cantantes y los deportistas, son los máximos representantes de los cánones de belleza de hoy en día. Lo que no sabemos es que nos dejamos engañar por las apariencias de todas estas personas, y lo que en las películas, series y televisión se ve de forma natural y bello, en la realidad no es lo mismo. El canon de belleza ha ido variando con el paso del tiempo. Los aspectos como la elegancia, la belleza y el saber estar han cambiado notablemente según la época donde se desarrolla la escena o la película en sí. Aunque esto sea normal las actrices siempre han intentado imitar el estilo de belleza de las más clásicas como son Elisabeth Taylor, Marilyn Monroe y Rita Hayworth que dominaban las alfombras rojas en la década de los años 40 y 50. “La esencia real”4 es lo que hace a estas actrices ser atractivas ante los hombres y ante la moda, es como decir que no las vean por la belleza, sino por su inteligencia. Éstas demostraron tanto su belleza, como su inteligencia.

Trataban de crear una imagen perdurable en lugar de crear tendencias que se sucederían hasta el día de hoy. La meta es poder conseguir un estilo que sea simple pero bien cuidado ya que, de todas formas, lo que importa no es la belleza física. No todos tenemos que buscar ser iguales de “perfectos” que estos actores o actrices, debemos admirar la belleza de lo imperfecto.

4

Jenn Karsten. Directora de arte de la marca de cosméticos Make Up For Ever.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’19 Los medios de comunicación generan figuras humanas ideales a las que podamos admirar, imitar o con las que, muy pocas veces, podemos identificarnos. Por lo tanto los medios de comunicación deben informar conforme a la verdad. La investigación y la publicación de los hechos deben tener en cuenta los derechos y la dignidad de la persona.

6. Repercusión en la sociedad Esta moda repercute en la sociedad de una forma en que hay que educar según los principios de las personas enseñando que la belleza física no es lo importante, teniendo en cuenta que ‘’el físico atrae, la personalidad enamora’’.

6.3 Hombres y mujeres ante la belleza El fenómeno de la moda, ya sea masculina o femenina, es todo un proceso bien planificado de manipulación social en el cual participan un conjunto de profesionales a quienes no les interesa la repercusión social que esta pueda tener. La esencia de la existencia de la moda es el lucro, la ganancia lograda a través de la manipulación de sentimientos, deseos, fantasías e impulsos de toda índole, sin importar la frustración que se provoque en aquellos que no tienen la capacidad adquisitiva para adquirir determinados productos. Cuando nace la posibilidad de tener más ropa asistimos a un fenómeno curioso: hombres y mujeres dan a los trajes significados diversos. Los hombres se visten con trajes oscuros y serios, en cambio las mujeres prefieren vestirse de colores vivos. Mientras la moda masculina hasta nuestros días cambia en forma muy lenta y mantiene un principio reconocible, la moda femenina cambia siempre con mucha rapidez de tal manera que no se ha llegado a asentar un canon estético cuando ya hay otro en curso. Aunque la moda en un principio parecía ser “algo de mujeres”, los hombres ya no se avergüenzan por interesarse a la moda pero, en ese dominio, están todavía en etapa de aprendizaje y cambian de "look" con menor frecuencia que


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’20 las mujeres pero son ellos los que, cada vez más, se preocupan por su apariencia física y por seguir la moda establecida.

6.2 Educación y autoestima Las personas que se pueden ver más influidas por la moda que nos imponen en los medios de comunicación pocas veces se fijan en los secretos que esconde esta belleza idealizada. Estas imágenes que nos presentan no son totalmente reales, ya que, para conseguir esa belleza imposible, se necesita un trabajo costoso que retoca aquellos defectos que todos tenemos, los defectos que nos hacen ser nosotros y no otra persona. No todos tenemos que ser como los modelos a los que solemos seguir, ya que no estamos desarrollando nuestra propia personalidad.

Nos creemos que vamos a conseguir una mejor aceptación en la sociedad consiguiendo un físico que todo el mundo persigue, sin tener en cuenta lo importante que es la belleza interior. Esta belleza a la que llamamos interior es la que nos hace ser buenas personas, no el físico, que hay veces que hace que nos deterioremos interiormente provocando que nos volvamos unas personas que solo piensan en sí mismas, en gustar a todo el mundo, cosa que no es posible.

7. El valor de la imagen La imagen exterior de una persona es una muestra de su estado físico y psicológico. El papel que juega la imagen en la sociedad es muy importante ya que lo primero que se ve de una persona es su aspecto físico, y este pude dar información sobre su personalidad.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’21 Es cierto que nos gusta estar bien físicamente debido a que cada vez tenemos más en cuenta lo de que nunca se tiene una segunda oportunidad para dar una primera buena impresión. Esto a veces puede ser represivo puesto que la sociedad tiende a juzgar a una persona por su aspecto físico porque da una mala impresión, que en ocasiones no se corresponde con la realidad ya que la verdadera belleza de una persona reside en su interior. Hoy en día multitud de hombres y mujeres se someten a operaciones quirúrgicas para que su físico sea más bello, esto es una prueba de la importancia de la apariencia física en nuestra cultura. Una persona que cuida su imagen se siente más segura y confiada en lo que ofrece, pero no siempre coincide con lo que esa persona tiene en su interior. Las personas tienden a no exteriorizar sus defectos y mostrar solo sus cualidades dando una imagen que no es del todo real. No nos debemos dejar engañar por las apariencias físicas de las personas, porque, lo que en un primer momento puede ser un hombre o una mujer muy atractivo físicamente o con una personalidad encantadora puede terminar no siéndolo. También puede darse el caso de que ocurra al revés, que una persona que a primeras no nos agrada, ya sea por su físico o su modo de hablar o de vestir puede acabar siendo una persona con una belleza interior que no hubiésemos visto en una primera toma de contacto. Los ideales físicos no siempre pueden ser alcanzados por la mayoría de las personas por lo que tienden a valorar su cuerpo como negativo ya que está lejos del prototipo que fomenta la sociedad. Las personas pueden desarrollar una preocupación excesiva por su apariencia física, y esto tiene más probabilidades de ocurrir entre personas que usan esta apariencia para ser aceptados por la sociedad y fortalecer su posición social. Psicólogos expertos aconsejan, por supuesto que no descuidemos nuestra imagen física, pues esta es nuestra carta de presentación en la sociedad; pero sí que dejemos esta un poco de lado a la hora de dar una buena impresión y


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’22 nos centremos más en el modo en que tratamos a la otra persona que es lo que verdaderamente refleja nuestra personalidad y nuestro yo interior. Es natural una cierta preocupación por la apariencia dentro de una personalidad saludable, sin embargo una preocupación exagerada por esta es sinónimo de que la autoestima del individuo es demasiado débil. Una persona que posee realmente la belleza, no es aquella que se ve perfecta físicamente en todas las ocasiones, sino que es aquella que es bondadosa y modesta, respetuosa con los demás y sabe ver en ellos sus cualidades y apreciarlas. No solo son personas buenas sino que al final aquellas personas que saben ver la belleza interior en los demás son aquellas capaces de elegir su propia vida, tienen dignidad, coraje y valentía y su autoestima es muy alta pues conocen sus limitaciones e intentan superarse tanto como les es posible.

8. La belleza interior en las películas Es innegable que el cine tiene una influencia importante en nuestra vida, y esta influencia se acrecienta a medida que va disminuyendo la edad. El cine, por su enorme capacidad comunicativa, influye, impresiona, conmueve a la mayoría de las personas que aceptan exponerse a su influencia. Pero sobretodo los niños más pequeños y jóvenes han nacido en un mundo que fundamentalmente es audiovisual y que

la televisión ha sido su medio

ambiente. A pocas muy cosas, quizás a ninguna, le han dedicado tanto tiempo, tanta atención, tanto interés como el que le dedican los más pequeños a la televisión y al cine. Es por tanto el trabajo de los directores de cine, si quieren ir dirigidos a esta porción de la sociedad, hacer que sus películas y series estén impregnados de valores morales ya que luego estos influirán en la vida de las personas, sobretodo en la de los más pequeños que siempre buscan imitar a los personajes de sus películas preferidas. La belleza interior es uno de los valores que se enseñan en algunas películas, protagonizadas por personajes que no son el típico superhéroe


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’23 musculoso ni la princesa guapísima, sino que son individuos no tan agraciados pero con unos grandes valores y una belleza de corazón que los pone por encima de todos aquellos que solo tienen la imagen. La misión del cine es llevarnos a un mundo en el que todo es posible, analizar nuestros sueños y filmar una película que los haga realidad. En “Shrek” por ejemplo el tradicional príncipe azul pasa a convertirse en un ogro que es capaz de salvar a la princesa, la cual su bella apariencia física durante el día esconde una no tan agraciada durante la noche. A pesar de ello los dos personajes se enamoran y son capaces de vencer los contratiempos que les van sucediendo para conseguir estar juntos.

Otro ejemplo relevante es “El Jorobado de Notre Dame” donde el personaje, cuya apariencia física es desagradable hasta tal punto de ser marginado por la sociedad y tener que vivir aislado de ella, en el fondo presenta un gran corazón y es capaz de ayudar a sus amigos, aunque estos al principio no parezcan tener mucho interés en él, porque eso es lo que él considera lo correcto.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’24 Pero sin lugar a dudas la película que mejor refleja que la verdadera belleza reside en el interior de las personas es “La bella y la Bestia”, donde el protagonista debido al desprecio que hace al inicio de la película hacia una anciana es condenado a convertirse en una bestia, y es gracias a Bella, la protagonista, que consigue cambiar su antiguo modo de ver las cosas y darse cuenta de que lo realmente importante en las personas no es como se vean física y exteriormente, sino como se vea su corazón.

La belleza interior, desgraciadamente, solo está presente sobretodo en películas para niños, y no para adultos, que a veces son ellos también los que se quedan con el simple aspecto físico y no saben ver más allá del velo de nuestra apariencia física, donde está lo verdaderamente importante y que no siempre se puede exteriorizar.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’25

9. Conclusión. Belleza, apariencia física, juventud, delgadez… son algunas de las características que hoy en día anhelan la mayoría de las personas y que hacen todo lo que esté a su alcance para conseguirlo. Se trata de aspectos que están estrechamente relacionados con la imagen corporal de las personas y que en la actualidad son sinónimo de éxito y felicidad. Ya hemos visto el papel decisivo que juegan los medios de comunicación, la publicidad, el cine y la creciente globalización en nuestra concepción de la imagen ideal; y la industria de la belleza se beneficia de ello, cuando hemos alcanzado un ideal de belleza, este ya ha cambiado, la moda siempre va un paso más adelantada que el resto de la sociedad.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’26 El problema de la belleza surge cuando la moda se plantea como algo inaccesible para cualquier persona, independientemente de las características de cada una, nunca llegarán a ser como esas modelos de las fotos, cuyos cuerpos no son más que producto de la informática. El verdadero problema es que se ha llegado a la conclusión de que el cuerpo es maleable, es decir lo podemos modificar en función de las modas que imperen en un momento en la sociedad, y nada se halla más lejos de la realidad. Cuando hombres y mujeres se pasan una vida entera intentando llevar su cuerpo al ideal de belleza se encuentran que lo único que han hecho es desgastarse físicamente. De esta manera se ha creado en la sociedad una necesidad de ser, no solo agraciado físicamente, sino de tener ciertas posesiones económicas como pueden ser choches, joyas, etc... Que al fin y al cabo no dan al hombre la verdadera felicidad que busca. Resulta imprescindible por tanto fomentar una nueva conciencia sobre estos valores estéticos prestablecidas, que nos sumergen a un mundo de sacrificios e insatisfacciones constantes. Una capacidad crítica que se nos debe inculcar desde que somos niños y que debemos seguir cultivando el resto de nuestra vida. Sólo de esta manera lograremos crecer y madurar como personas, y desarrollaremos un criterio propio aprendiendo a querernos tal y como somos puesto que de este modo alcanzaremos la felicidad. El papel que juegan los padres, tutores y educadores en el caso de los más jóvenes es primordial. Son ellos los encargados de crear en sus hijos y alumnos una bueno conciencia crítica que les permita mantener alta su autoestima. Se considera también importante, ya que las cadenas televisivas no lo hacen controlar en cierto modo el tipo de contenido y los valores que se desprenden de los programas televisivos, puesto que mensajes erróneos en lo que a concepción de belleza se refiere puede marcar a los más jóvenes y somos nosotros lo que debemos decidir qué valores queremos interiorizar y tomar como positivos. Por último, para mejorar la sociedad en conjunto las personas debemos aprender todo lo que somos y mostrarlo. No quedarnos sólo con la imagen, que nos limita la visión completa de los demás, sino interiorizar y llegar a ver a la


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’27 persona en su conjunto, puesto que la belleza está en uno mismo, y ya sea el caso de jóvenes o de ancianos, de personas de norte o del sur, la belleza interior es una moda que no pasa.

10. Bibliografía http://es.catholic.net/mujer/472/552/articulo.php?id=25727 http://www.cepvi.com/articulos/narcisismo.shtml http://mrbio.blogcindario.com/2006/01/00220-definen-rasgos-de-personalidadque-identifican-a-los-narcisistas.html http://www.labellezaestetica.com/la-belleza-interior www.tcasevilla.com/.../mujer_y_medios_de_comunicacion ‘’Youcat’’ JMJ 2011 http://carinadurnhofer.suite101.net/la-belleza-de-lo-imperfecto-a12781 Guinsberg, Enrique. CONTROL DE LOS MEDIOS, CONTROL DEL HOMBRE. Ediciones Nuevo Mar. México, D.F. 1985. Clark, Eric. LA PUBLICIDAD Y SU PODER. Las técnicas de provocación al consumo. Ed. Planeta mexicana. México, D.F. 1989.


La belleza interior: “Una moda que no pasa’’28

La belleza Interior  

Trabajo realizado por Carmen Pardo y Marina Jimenez

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you