Page 1

Estrategias para trabajar con el alumnado con TDAH Recopilaci贸n de las aportaciones de los alumnos/as en la wiki del curso

Curso Formaci贸n Profesorado en Red del INTEF Febrero 2013


Aportaciones hechas por los alumnos y alumnas del curso Respuesta educativa para el alumnado con TDAH (Déficit de atención e hiperactividad) AGUSTÍN BAUTE SUÁREZ ALBA MARTÍNEZ PEREIRA ALICIA DÁVILA ÁLVARO PERIÁÑEZ ANA BELÉN ROSELL CERRO ANA GONZÁLEZ DEL ROSARIO ANA Mª ARCA SALERO ANDRÉS SALTER IGLESIAS ARACELI JIMÉNEZ EGEA CAROLINA PARRA MORA DIANA PALACIOS CÁRDENAS ELENA GONZÁLEZ ALVAREZ ELENA Mª DOMÍNGUEZ CARRASCO ENRIQUE FONTALBA BLASCO ESTEFANÍA MUNILLA MICÓ EVA ISABEL TEJEDA EVA PULIDO ORTEGA GENOVEVA GARCÍA SOTO INÉS VÁZQUEZ ARROCHA ISABEL CABEZA ISABEL MUÑOZ MAZO

Tutores del curso: ANTONIO JESUS GONZALEZ PICAZO GLORIA LOPEZ RUIZ SERGIO LOZANO DELGADO

JOSE ALFREDO ESPINOSA RABANAL JOSÉ MARÍA CELEIRO BEBERIDE JOSE MURILLO GÓMEZ JUAN ANTONIO BENÍTEZ GARCÍA JUAN HEREDIA URBANO LAURA BULLIDO HERNÁNDEZ LAURA SECO SOTO LOURDES GÓMEZ ARROYO LUIS RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ LUTGARDA REYES DE LA RUBIA. LUZ DIVINA NIETO SUÁREZ Mª ÁNGELES GIL Mª DEL CARMEN ESTRADA DURÁN Mª ISABEL GARCÍA VILLALBA Mª LUISA SÁNCHEZ GÁLVEZ Mª PETRONILA MENDO RUIZ Mª TERESA ÁLVAREZ CARBONELL MAGDALENA MONTALVO. MARGARITA AVILES MARÍA CONCEPCION VÁZQUEZ PÉREZ MARÍA ESCALONA BAUTISTA MARÍA LORENTE CORRAL

MARÍA RODRÍGUEZ ESQUILAS MARIO ERNESTO COLOCHO PONCE MARIBEL LAGARES FUENTES. MÓNICA OJEDA HERNÁEZ NADHYELI VELASCO MEJÍA OLGA GARCÍA PEDRO GARCÍA BELLÓN PILAR DE MATA APARICIO ROSA ANDRÉS EIXARCH ROSA Mª RUIZ LÓPEZ RUBÉN GARCÍA GÓMEZ SANDRA Mª ROMERO BARRERO: SANTIAGO LÓPEZ FERNÁNDEZ-AGUADO SEILY ELIZABETH CORTEZ ACHILA SILVIA GARCÍA ESCAMILLA SONIA MÚÑEZ FUENTES SONIA SÁNCHEZ MUÑOZ SUNIL GULABRAI NANWANI. VANESA RAMÍREZ BELLIDO VÍCTOR MANUEL SÁNCHEZ PORRAS


Estrategias del profesorado •

Usar el refuerzo positivo, reforzando lo que haya hecho bien o la buena conducta.

Evitar reñirle en público , para no crear estereotipos.

Hablarle de forma calmada, que transmita confianza, dándole órdenes pausadas y claras.

Órdenes simples y breves, manteniendo el contacto visual mientras se habla.

Después de darle la orden, pedirle que la repita en voz alta.

Premiar las conductas positivas y las pequeñas tareas

Son recomendables los refuerzos sociales como una felicitación pública, una caricia en la cabeza o un aplauso de la clase. También se le puede ofrecer alguna distinción, como pedirle que ayude a borrar la pizarra o que traiga los cuadernos.

Trabajar la integración con el grupo e insistir en valores como el respeto y la tolerancia.

Permitirle participar en todas las actividades grupales, siempre recordándole cumplir las reglas.


Organización del espacio aula-clase •

• • •

• • •

Colocar al alumno/a con TDAH cerca de la pizarra y del profesor/a (en las primeras filas). Así, podremos hacerle gestos y/o miradas que le ayuden a centrar la atención. Colocar al alumno en una posición en la que estén fuera de su campo visual posibles distracciones: carteles, fotos, elementos decorativos. Proporcionarle el espacio disponible para organizar bien sus materiales. Sentarle cerca de compañeros con perfiles calmados y responsables que le aporten tranquilidad a la hora de realizar la tarea. Es importante que el aula sea un grupo poco numeroso que permita distribuir las actividades y tareas en parejas, de tal manera que se colocará otro compañero/a válido como referente, que le ayude a recordar las normas y consignas habituales, al igual que lo que hay que hacer en cada momento de las actividades y/o tareas de modo adecuado. Fomentar hábitos de orden, organización y limpieza. Proporcionarle un espacio que facilite su organización. Dar pautas o identificadores para captar su atención, por ej. palmada en el hombro.


Organización temporal •

Hay que planificar las actividades de las distintas áreas, para adecuar a primera hora de la mañana, cuando su capacidad atencional es más alta, aquéllas en las que necesita más concentración y alternar las asignaturas que le son más fáciles con las que le son más difíciles.

Adaptar los tiempos a las actividades.

Anticipar: proporcionarle un horario claro para que pueda anticiparse al área que le toca.

Proporcionarle tiempo suficiente para la realizar las tareas.

Reducir y fragmentar las actividades, supervisar los ejercicios a medida que los acaba, mostrarse un poco más pendiente de su actuación y asegurarse de que conoce las tareas que tiene que desarrollar y que ha realizado los deberes.


Actividades y tareas • • • • • • • •

• • • •

Consensuar normas claras y sencillas con el grupo y con él o ella. Entregar las tareas de una en una y, una vez que termine una, se le dará la siguiente. Evitar que las actividades le resulten monótonas. Evitar los detalles innecesarios que puedan llevarle a la confusión. Utilizar frases cortas y sencillas.. Resaltar los conceptos clave y las ideas principales. Se segmentarán las actividades individuales o colectivas, negociando un tiempo para realizarlas. Ajustar los contenidos e incluir actividades que garanticen el éxito del alumno/a en su realización para lograr su motivación y favorecer su atención. Para evitar la desmotivación y el abandono de las actividades y/o tareas, adaptar la exigencia de éstas a su capacidad de atención y control, estructurándolas en pequeños pasos y marcando un tiempo para cada fase. Posteriormente reforzar al final de cada actividad y/o tarea antes de pasar a la siguiente, para que el alumno/a tenga éxito y se sienta seguro y motivado. Alternar las actividades individuales con las de pequeño y gran grupo al igual que facilitar información de tipo visual y auditivo. Dar una atención más personalizada. Planificar tareas más atractivas, motivadoras y creativas. Utiliza distintos canales sensoriales para explicar, solicitar atención, etc.


Estrategias para mejorar la lectura • • •

• • • •

Consolidar el conocimiento de las letras del alfabeto Desarrollar habilidades de síntesis y segmentación fonética Es importante utilizar formatos simplificados, pues favorecen la motivación del niño para no desanimarlo con una sobrecarga de información. Por lo general, es útil utilizar pequeños textos en letra grande y a doble espacio. Dedicar tiempo a la lectura de fichas con palabras importantes de los textos y que les ayuden a comprenderlo. Utilizar textos motivantes para practicar la lectura individual o grupal. Utilizar el cartón señalador para no perder el hilo de la lectura. Practicar en clase técnicas de lectura rápida.


Estrategias para mejorar la escritura •

• • • • • • •

La expresión lingüística (ortografía, expresión, orden lógico…), el razonamiento lógico (reflexión, resolución, etc.), los hábitos de trabajo, y la realización y presentación de tareas, son las áreas en las que el alumnado con TDAH presenta mayores dificultades Proporcionar retroalimentación inmediata de los errores Evitar actividades poco valiosas, como son la copia reiterada de las mismas palabras o frases. Realizar caligrafías sobre los errores y dictados. Plantear actividades de deletreo. Realizar crucigramas y otros juegos de palabras. Diseñar actividades con el diccionario. Trabajar con las palabras con las que suele cometer faltas.


Evaluación •

Ajustar la evaluación al niño y no viceversa. Se trata de verificar que el niño ha adquirido los contenidos. Debemos apostar por una evaluación continua cuyos resultados sean perceptibles a corto plazo por el alumno, con el fin de motivarle.

Hay que realizar una evaluación diferente, adaptando el momento y el tiempo de evaluación al tiempo de atención del alumno/a, al igual que reducir la cantidad de actividades, ejercicios o cuestiones a realizar.

Es muy recomendable complementar los exámenes con pruebas orales y no sólo escritas, al igual que dar las instrucciones de evaluación incluyendo consignas verbales y autoinstrucciones.

Pactar el modo de realización de las actividades escritas o exámenes para lograr que el alumno pueda realizarlas, por ej. con periodos no muy prolongados. Dar ayudas verbales del tipo: controla tu tiempo, repasa las respuestas, etc.


PAUTAS A SEGUIR


Pautas educativas y consejos a tener en cuenta •

Darle refuerzo positivo inmediato cuando está haciendo bien las cosas.

Poner en práctica un sistema de economía de fichas con aquellos comportamientos que se deseen modificar.

Utilizar la extinción para reducir las conductas inadecuadas.

En cada sitio de la casa, colocar cartulinas con las normas a seguir: por ejemplo, en la habitación: levantarme a las 8:00h y vestirme solo... En el cuarto de baño: recoger la ropa y doblar las toallas... (siempre afirmaciones positivas).

Refuerzos positivos y mensajes de ánimo.

Comprobar que ha entendido la explicación.


Pautas para el profesor •

Mantener una enseñanza activa y una continua especificación de la conducta que se espera del niño/a cuando trabaja.

Prácticas graduadas y uso explícito de refuerzo social para dar apoyo, no sólo al rendimiento, sino al hecho de estar sobre las tareas, es decir de estar trabajando, intentándolo.

Posibilidad de que determinadas horas de la semana reciba apoyos, de instrucción individual o en pequeño grupo.

Mucho énfasis en el aspecto organizativo: enseñar a planificar antes de actuar (desde cosas simples como preparar “todo el material necesario” antes de iniciar una tarea hasta aspectos más complejos de la resolución de problemas).

Aumentar la estimulación de las tareas (necesidad de cambiar formatos, introducir novedades, etc.)

Permitir un acceso continuado a las instrucciones de “cómo se hace” en todas las tareas, incluso durante los controles de evaluación.

Emplear un sistema de auto reforzamiento individual y colectivo en el aula.

Alternar en una misma prueba o control diferentes formas para evaluar (opción múltiple, falso y verdadero, desarrollo de preguntas, frases para completar, evaluación oral, …)


Pautas generales • • • •

Potenciar sus habilidades de aprendizaje. Entrenarle para "parar y pensar" antes de actuar. Ayudarle a considerar las consecuencias de su conducta en los demás. Entrenarle para que sepa resolver problemas interpersonales y educarle en valores y preocupación por los demás: fomentar su empatía y su altruismo. Mejorar su autoestima incrementando sus competencias y responsabilidades, tanto a nivel recreativo como escolar.


Pautas para las explicaciones •

Utilizar frases cortas, claras, con construcciones sintácticas sencillas.

Focalizar la atención en los conceptos "claves" proporcionando al estudiante un listado antes de comenzar la explicación .

Presentar la idea principal explícitamente al principio de la explicación.

Fomentar las estrategias de categorización y de formación de imágenes mentales de los conceptos.

Proporcionar un sistema de tutoría de un compañero/a que le ayude a revisar los puntos fundamentales de la explicación y, a su vez, dar la oportunidad al alumno/a con TDAH de explicar los conceptos a otro estudiante con más dificultades que él en el aprendizaje.


Pautas para trabajar la disciplina •

Adoptar una actitud firme a la hora de hacer que se cumpla la norma. Esta actitud se caracteriza por la claridad, pero siempre de forma respetuosa, abierta y afectiva.

Evitar actitudes permisivas (falta de firmeza y constancia) y dominantes (promueven la hostilidad y el ambiente negativo), que son menos efectivas.

Adoptar una comunicación positiva, en la que se escuche al adolescente, sin enjuiciar, ni criticar, primando siempre la comprensión, la confianza y la empatía.

Utilizar la negociación para la resolución de conflictos. El profesorado debe identificar el origen del problema y plantear posibles formas de solucionarlo, haciendo partícipe al alumno para que asuma su responsabilidad.

Cambiar castigos por consecuencias lógicas: cuando un alumno/a lleve a cabo una conducta inadecuada, en lugar de amonestarle, se le aplicará una consecuencia lógica de la misma.


Pautas para dar órdenes •

Situarse físicamente próximo al niño/a y captar su atención, situándonos a su altura y hablándole mirándole a los ojos.

Para asegurarnos de que nos ha escuchado y que nos ha entendido bien, le pediremos que repita en voz alta lo que tiene que hacer.

Las órdenes deben ser claras, específicas, cortas, coherentes y firmes.

Se deben dar en un número reducido. Hay que evitar dar consignas que tengan varias premisas: en su lugar, dar la primera directriz y esperar a que el estudiante la siga y, después, proceder con la siguiente.

Escribir las órdenes en la pizarra usando, para destacarlas, tizas de colores.

Formular las normas o límites en positivo: debemos expresar lo que queremos que haga y no lo contrario. Las daremos de una en una y suficientemente espaciadas en el tiempo como para permitir el cumplimiento de cada una de ellas.

Si es posible, darlas en el mismo lugar donde se encuentra el niño/a.


Refuerzos verbales •

Utilizar un lenguaje claro y sencillo.

Apoyarle con refuerzos y consignas positivas.

No elevar la voz excesivamente ni perder los nervios.

Es imprescindible controlar el tono de nuestra voz, modulando y dirigiéndonos al alumno/a de forma calmada, transmitiéndole serenidad y confianza con mensajes verbales de “haz la tarea con calma”, “repasa las actividades”…

También es importante realizar pausas periódicas durante las explicaciones para que pueda procesar la información.

Es muy importante darle pocas órdenes y de una en una.

Una técnica muy eficaz son las autoinstrucciones.


Trabajar capacidades verbales •

Enumerar palabras que pertenecen a una categoría dada.

Generar familias de palabras.

Comenzar/terminar una historia de la que sólo conocemos el principio/final.

Inventar historias.

Trabajar el lenguaje no verbal, los gestos.


TRABAJAR LAS CONDUCTAS


Prevención de aparición de conflictos •

Crear un ambiente en el que se fomente la comunicación.

Establecer las reglas de una forma clara y precisa.

Tener previstos patrones de actuación para afrontar situaciones de enfado, frustración o, incluso, agresión.

Mantener una actitud hacia el alumno/a que favorezca la confianza.


Cómo afrontar las conductas desafiantes •

Es conveniente no prestar atención a determinadas conductas.

Ofrecer alternativas de solución ante un problema.

Mostrar una actitud firme en la toma de decisiones.

Escuchar sin entrar en discusiones.

Utilizar el “tiempo fuera”.

No hay que sermonear, presionar, adoptar una actitud de superioridad, ni tampoco promover una lucha de poder.


Cuando los alumnos/as hablan demasiado en clase

Colocar en el pupitre una imagen que recuerde guardar silencio.

Encargar al alumno/a que anote las veces que el maestro/a manda callar a la clase. Así, el alumno/a es el/la responsable (aumentando su autoestima), y presta atención y guarda silencio cuando se ordena callar.


No debes olvidar… •

Crear un clima silencioso y tranquilo de trabajo.

Tener un rincón con el calendario en el aula, ya que les es muy difícil recordar el día, el mes y el año en el que viven.

Hay que organizar y estructurar el trabajo diario del alumno/a estableciéndole el uso de la agenda escolar como forma de recordar las tareas y el material que necesite llevar.

Dar estrategias para organizar su trabajo, facilitar normas o reglas de clase por escrito o con imágenes ( para los más pequeños) y dejarlas en un lugar visible dentro del aula, de forma que puedan ser consultadas por los alumnos/as.

Clarificar las Normas de Convivencia y de comportamiento establecidas en el aula, tanto de forma verbal como visual mediante imágenes precisas y fáciles de interpretar.


No debes olvidar… Tener en cuenta que: •

El profesorado debe ser sistemático en su relación con los alumnos/as dando respuestas coherentes, proporcionando un clima de convivencia adecuado en el aula, manteniendo la calma en situaciones de estrés, resaltando los pequeños avances de los alumnos/as y minimizando los errores.

Otras recomendaciones: • •

Reforzar conductas positivas de forma inmediata motiva su repetición. Prestar atención a una conducta inadecuada la refuerza. Es mejor mostrar indiferencia ante conductas inadecuadas y prestar atención a las adecuadas o que queremos reforzar.


CONCRETANDO IDEAS


Organizar el espacio •

Situar al alumno/a alejado de posibles distracciones.

Rodearle de niños/as tranquilos y trabajadores.

Fomentar hábitos de orden y limpieza.

Proporcionarle espacio para que se organice cómodamente.


Normas del aula •

Levantar la mano/tarjeta para hablar.

Respetar los turnos.

Uso de colores para marcar las diferentes asignaturas.

Abordar las tareas: qué tengo que hacer, cómo lo voy a hacer, lo estoy haciendo bien, cómo lo he hecho.

Controlar la ansiedad: relajación. respiración, técnica de la tortuga.


Actividades generales de refuerzo •

Empleo de apoyos visuales.

Asegurar un ambiente estable y predecible, evitando cambios inesperados.

Favorecer la generalización de los aprendizajes.

Descomponer las tareas en pasos más pequeños.

Ofrecer oportunidades de hacer elecciones.

Enseñar de manera explícita habilidades y competencias.

Incluir temas de interés para motivar su aprendizaje.

Evitar en lo posible la crítica y el castigo, y sustituirlos por el refuerzo positivo, el halago y el premio a sus logros.

Ayudar a organizar su tiempo libre.


Fomentar la atención del alumnado •

Realización de actividades variadas e interesantes acordes a sus motivaciones.

Empleo de diferentes y variados recursos materiales: visuales, táctiles... que le entren por los diferentes sentidos.

Situarles en primera fila, lejos de estímulos como juegos, ruidos, luces... facilitará su concentración y atención.

A veces, tomar notas les impide prestar atención y poder comprender las explicaciones.

Facilitarles apuntes organizados de las diferentes materias es una ayuda importante para ellos.

¡¡Atención!!


Empleo de técnicas comportamentales en el aula •

Retirada de atención del profesor ante malas conductas.

Utilización de refuerzos positivos en el aula cuando termine él solo las tareas.

Empleo de premios como: borrar la pizarra, repartir el material, hacer recados, dedicar especial atención al alumno, otorgar puntos...

Les resulta más fácil comprender y aprender las normas sociales, si se les explican de forma detallada (situaciones, contextos, personas) y se refuerza de forma positiva el aprendizaje de las mismas.


Empleo de técnicas comportamentales en el aula •

Retirada de atención del profesor ante malas conductas.

Utilización de refuerzos positivos en el aula cuando termine él solo las tareas.

Empleo de premios como: borrar la pizarra, repartir el material, hacer recados, dedicar especial atención al alumno, otorgar puntos...

Les resulta más fácil comprender y aprender las normas sociales, si se les explican de forma detallada (situaciones, contextos, personas) y se refuerza de forma positiva el aprendizaje de las mismas.


Fomentar la autonomía •

Utilización de autoinstrucciones en el aula: verbalizar secuencialmente los pasos de la tarea según la está realizando, para comprobar que la interioriza

PARO ● MIRO ● DECIDO ● SIGO ● REPASO ●


Trabajar las habilidades sociales y de comunicación •

Proporcionar una adecuada integración en el grupo, dándole pautas de relación social y enseñándole lo que no funciona en su trato con los demás y por qué.

Enseñarle a entender las emociones de los demás y a empatizar, para que vea de qué forma su respuesta condiciona la relación con sus compañeros/as.

Ocasiona cambios en él, ya sean favorables o desfavorables y, enseñarle a empatizar.

Técnicas: por medio de actuación teatral o situaciones simuladas, aprender a hacer elogios y a recibirlos, plantear quejas y cómo encajarlas, saber decir no a una petición...


Aprender con el juego •

Necesitan conocer las normas de todos los juegos paso a paso. Dárselas por escrito y utilizar la figura de un adulto en los primeros momentos para que comprenda que los juegos puede facilitarle la inclusión.

Las clases de educación física y las tutorías son una excelente oportunidad para enseñar normas de juego paso a paso, dinámicas de socialización, juegos cooperativos...


Recursos de aula •

Uso de la pizarra como referente de tareas:.

Apuntar deberes, exámenes, notas para casa...

Uso de la agenda.

Dar tiempo extra para anotar las tareas en la agenda.

Establecer rutinas que le ayuden en la secuenciación de actividades. uso de los horarios personales para planificar la jornada.

Uso de autoinstrucciones para verbalizar internamente "Cómo se hace“


Estrategias para promover la atención •

Elegir un escritorio aislado que el alumno con TDAH pueda usar voluntariamente al considerar que necesita mayor concentración.

Reforzar que el alumno tenga únicamente sobre la mesa el material que necesite

Ubicar el lugar del alumno cerca del maestro y de la pizarra.

Controlar la atención y el trabajo del alumno de forma directa: al explicar, caminar cerca de su escritorio, tocándole la cabeza o el hombro cuando se distraiga, hacerle preguntas sobre lo que se está explicando y, ante los nuevos datos, buscar su asentimiento con frases como , ¿verdad? y el nombre del alumno. Acercarnos a su tarea con frecuencia para ayudarle o simplemente alabarle su trabajo.

Procurar dar instrucciones concretas y cortas, manteniendo contacto visual con el alumno.

Hacer que repita en voz alta las instrucciones para asegurarnos de que está atendiendo, que se planifica y que sigue correctamente los distintos pasos.

Presentar la información de manera explícita

Fraccionar su tarea en pasos y felicitarle cuando los supere.

Permitir al alumno moverse después de haber permanecido sentado durante un período considerable de tiempo.


Más estrategias para promover la atención •

Conocer sus intereses y preferencias para favorecer la concentración y la motivación. Por ej., utilizar pasatiempos y juegos tranquilos como premio para motivar al alumno

Presentarle la tarea de manera atractiva y motivante.

Reforzar toda conducta positiva que el niño realice.

Para promover la atención en la lectura, se premiará con una ficha cada tres o cuatro palabras bien leídas, favoreciendo el incremento en su atención y reduciendo los errores. Después de varias frases, se cambiarán las fichas por algún premio acordado.

Ante las pruebas de evaluación, ser claros a la hora de plantear las preguntas, procurando hacer una lectura en voz alta de las cuestiones y marcando al comienzo el tiempo disponible para la prueba. Sería conveniente no plantear exámenes en formato tema o preguntas largas, sino intercalar preguntas de relación, de respuesta corta o tipo test. Una vez que tengamos la corrección de la prueba, comentar individualmente con el alumno la valoración y todas las puntualizaciones convenientes. Si la calificación ha sido negativa proponer un plan para mejorar, ofrecer ayudas concretas y mostrar expectativas favorables. Apuntar sus fallos en el cuaderno de estudio, de manera que a la hora de repasar vaya a las cuestiones en las que ha presentado más errores.


Motivar al alumno/a en clase •Hablar con el alumno, a fin de crear lazos afectivos maestro/alumno más eficaces. Cuando el niño se siente querido y valorado se esfuerza más. •Utilizar reforzamiento positivo de acuerdo a la edad del alumno: puntos extras, figuritas, premios, elogios, etc. •Utilizar explicaciones dinámicas, cuando sea posible, introducir un “factor sorpresa” agradable a la rutina diaria. •Mantener el contacto visual y los gestos con el alumno durante el trabajo. •Variedad de actividades, con ciertos límites, para prevenir la fatiga y el aburrimiento. •Establecer planificaciones realistas de trabajo en función del nivel evolutivo e intelectual del alumno, especificando estrategias para conseguir objetivos a corto plazo, ya que así el éxito es más frecuente y la confianza aumenta. •Promover situaciones de éxito. Mostrar los trabajos realizados a los demás; llevarlos a casa acompañados de una nota de felicitación. •Hacerle sentir que puede conseguir lo que se proponga con esfuerzo. •Graduar la tarea para evitar abandonos por la poca resistencia a la frustración y vincular los contenidos con la experiencia del niño. Igualmente, favorecer una interacción cooperativa entre iguales, ya que la competencia social se adquiere practicando y fomentar la participación de los niños en la preparación de actividades y en la elaboración de normas.


Mejorar la conducta y la impulsividad •

• • • •

Cuando los alumnos estén cansados o hayan trabajado durante un período considerable de tiempo, rompa la rutina, pídales que se paren, se estiren o hagan ejercicios breves.. Supervise constantemente al alumno con TDAH sin que sea el centro de atención constante de todos sus compañeros: camine junto a su lugar, acérquese a ver la evolución de su trabajo, asesórelo, pregúntele si tiene dudas, etc. Emplear señales o códigos privados pactados para mantener su atención. Establecer con él la señal y su significado, por ejemplo “cuando la profesora, mirándole, se toca el mentón” querrá decir que “tengo que mirar el papel y volver a trabajar” Anticipe al alumno lo que se espera de él en las situaciones nuevas como excursiones, salidas del salón, actividades culturales, etc. Relacionar sus emociones con los colores de un semáforo para hacerle ser consciente de su comportamiento. (Rojo: parar; amarillo: pensar; verde: adelante) Establecer normas claras y explícitas de conducta en el contexto escolar para facilitar la auto evaluación de la conducta al alumno y poder establecer expectativas. Ayudar al alumno a analizar correctamente sus problemas. Cuando cometa un error, analizar con él la causa, "generalmente una distracción", y darle pautas para tenerlo en cuenta en el futuro.


Más estrategias para mejorar la conducta y la impulsividad •

Las alabanzas son una de las estrategias que más motivan y pueden realizarse de forma general al grupo, para que el niño/a con TDAH se sienta uno más.

Los padres también pueden realizarlas en casa, mejorando la relación padres/hijos.

Para mejorar la impulsividad y la conducta, la estrategia es no prestar demasiada atención a sus continuos movimientos. Cuando el movimiento sea molesto para la dinámica de la clase, podemos encargar alguna tarea en la que se tenga que levantarse: una fotocopia, un mensaje a otro profesor, darle algo a un compañero…

Sacarlo fuera unos minutos cuando la situación sea extrema antes de llegar a la confrontación.

Se pueden utilizar varios métodos de trabajo como: la ludo-terapia (fomenta el proceso de socialización, aceptación del grupo de iguales, de reglas, adopción de actitudes positivas ante el grupo,...); el fomento de deportes (el niño pertenece a un equipo en el cuál se sentirá aceptado, respetará las normas del juego, destrezas sociales y actitudes positivas) o los talleres (comenzando con manualidades o trabajos artesanos sencillos que le ayudan a obtener niveles óptimos de desarrollo psicomotor).


Mejorar la autoestima y la integración •

Evitar las ridiculizaciones, faltas de respeto y puestas en evidencias frente a sus compañeros.

Reforzar positivamente los esfuerzos realizados. Valorar cualquier pequeño logro.

Crear situaciones de confianza para mejorar la comunicación con los estudiantes.

Corregir al alumno de forma razonable pero con tranquilidad.

Potenciar actividades que fomenten la integración en el aula (trabajos en grupo, juegos…), dejándolo asumir responsabilidades, compartir juegos y ayudar a otros.

Reconocer nuestros errores delante de nuestros alumnos. No debemos adoptar una actitud de persona que nunca se equivoca, para no transmitiéndoles una idea irracional de perfección totalmente equivocada. Nadie es perfecto y, al igual que ellos, nosotros también nos equivocamos.

Descubrir qué tiene de especial y decírselo. Aceptar al alumno tal y como es, haciéndole sentir único, verbalizar todos los aspectos positivos de su conducta, ofrecerle confianza, darle mensajes positivos que le indiquen qué se espera de él y evitar acusaciones, ridiculizaciones y comentarios irónicos.

Hacerle sentir que siempre tiene una oportunidad para rectificar, cada nuevo día que comienza puede ser un éxito.


CONCLUSIONES


Conclusiones • Situarlo cerca del profesor/a procurando evitar los estímulos distractores: ventanas o ruidos molestos (ajenos a la tarea). Esto es imprescindible en momentos didácticos tales como explicaciones y trabajo individual concentrado. • Elaboración de carteles con normas claras y sencillas. • Para facilitar el cumplimiento de las instrucciones, es fundamental asegurar su atención estableciendo contacto ocular directo con el alumno y proximidad física; acto seguido se darán las instrucciones concretas, de una en una y con un lenguaje positivo; y, por último, una vez que se cumplan, deberán elogiarse de forma inmediata. • Poner poca atención en las conductas negativas leves y reforzar las positivas. • Evitar las situaciones de competencia en clase. • Procurar relaciones afectivas sanas maestro/a – alumno/a. • Encomendar tareas de responsabilidad en el aula, para que se sientan "importantes". • Establecer sistemas de comunicación efectiva con las familias psicólogos y otros profesionales de la escuela.


Más conclusiones •

• •

Diseñar un blog de aula (donde colgar apuntes, tareas de casa, fechas de entrega de trabajos, fecha de controles, ...) para que la familia y/o otros profesionales que atiendan al alumno/a puedan ayudarles en sus tareas escolares. Apuntar en la pizarra los deberes y tareas para el día siguiente. Uso de la agenda, donde el alumno/a recoja la actividad diaria (para fomentar el seguimiento de las materias, tareas, planificación de estudio...). Así facilitaremos la información familia-escuela-profes de apoyo...No apuntar las incidencias negativas como acostumbramos a hacer sino las positivas. El tutor/a o el orientador/a revisará la agenda para fomentar la autonomía del alumno/a. Con los más pequeños: colocarles cerca una pequeña cartulina con sus pautas de trabajo plastificadas y, aparte, algunas caritas felices, que cada día, colocarán en las tareas bien hechas o comportamientos adecuados.


Gracias por vuestras contribuciones

Corrección wiki estrategias gl  
Corrección wiki estrategias gl  
Advertisement