Page 3

“Cuanto más se organiza y domina tanto más insuficiente se revela la capacidad del hombre para construir y habitar el ámbito de lo esencial. Existe un juego de misteriosa correspondencia entre el uso de la razón y el abandono del suelo natal.” Martin Heidegger

la casa ya no es el interior de un cuarto ni se encuentra en un contexto externo que la rodea. La casa es ahora, en toda la extensión de la tela, una red abarcativa, una sucesión de puntos y líneas extendidas por su superficie. Muchas veces, simplemente un conjunto de líneas que aparecen y desaparecen. En las pinturas: cartografías del desierto, islas en el océano; en las esculturas: la madera y la idea de construir el hábitat desde lo pobre, simple, frágil, austero, inestable, precario; en el dibujo: grafismos y tramas que se amplían y extienden.

Mis últimas conjeturas. Quizás esta muestra es una metáfora del regreso, o una vuelta al primer amor, o un viaje al pasado, o una búsqueda inconsciente de pertenencia.

Rubén Caruso Nació en Mendoza, Argentina. Cursó sus estudios en la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Cuyo. Inició su carrera artística a mediados de los años noventa, período en el que realizó exposiciones en su ciudad natal y en Buenos Aires y en el que obtuvo reconocimientos importantes para su carrera.

La muestra “De desiertos y océanos” es una selección de obras realizadas en los últimos años. El nombre remite a diversos aspectos. Uno es la separación existente entre el lugar de trabajo y su sitio de origen. Otro la recurrencia del desierto y el océano (el azul) en la obra y los constantes intentos de una poética propia. También aparece el desierto como desgarro o liberación, que puede remitirnos tanto al enfrentamiento con nosotros mismos como a la huida. El océano como ese espacio azul que tanto aleja como iguala en la desnudez.

Probablemente sea como él dice “se juntó el deseo con la posibilidad”, afirmación que le aporta un componente también de azar a esta circunstancia. Vuelvo a la palabra

Luego de viajar por Latinoamérica, en 2001 se instala en Europa. Primero en Viena y luego en Barcelona, ciudad en la que reside actualmente.

Todo respondiendo a la continuidad de un trabajo atravesado por la casa. La poética de la casa y sus metáforas. En la etapa que compete a esta exposición,

azar y repito que hay una lógica debajo de ella: un triángulo amoroso.

colores, los recorridos que se materializan en los mapas, las texturas. Y, de paso, dejan traslucir una idea de arte sin lugar. Océanos y desiertos, todos y ninguno.

Caruso tiene un blog que se llama “remoalsur” (me lo apuntó Agustín). Laura Valdivieso Artista, docente y crítica de arte. Directora del Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza

Yo pienso que “océanos” es el mar que cruzó cuando se fue y “desiertos” el lugar donde nació. Tal vez la obra reflexione sin quererlo sobre la pertenencia distorsionada que dejan a su paso las migraciones. Tal vez aparezcan los paisajes de Mendoza, sus montañas, su diáfano cielo, sus ríos, sus noches. Tal vez, también, la precariedad de las ventanas de su barrio, de las puertas de su casa de la calle Espejo. Todo mezclado con la arbitrariedad con la que mezclan las cosas los recuerdos.

4

En esta muestra y vuelta al continente se hace palpable la lejanía y la soledad con la que se trabaja, el largo tiempo transcurrido y sus consecuencias. Paradójicamente sobrevuela la extraña sensación de nunca haber abandonado el “suelo natal”. Continúa la extrañeza, el apego a la duda o al interrogante de si, al hablar de origen, estamos refiriéndonos estrictamente al territorio que nos vio nacer. 5

De desiertos y océanos ruben caruso  

Catálogo de la exposición "De desiertos y océanos", MAMB del 6 al 29 de noviembre de 2014

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you