Page 1

En clave REVOLUCIONARIA

ECR Nº 26 Noviembre 2013 Precio ¢500

Por la reconstrucción de la Cuar ta Internacional

Publicación de la Liga de la Revolución Socialista (LRS) - Integrante de la Fracción Trotskista (FT-CI)

ELECCIÓN HISTÓRICA DEL TROTSKISMO EN ARGENTINA

Se lanzó el Movimiento por una Internacional de la Revolución Socialista P. 11

Enfrentemos la privatización en curso de la información y el conocimiento: Hay que impulsar la lucha por la derogatoria del TLC en Costa Rica P. 4 A un año de la represión del 8N y la respuesta de miles de jóvenes contra la criminalización de la protesta social P. 7


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Una grave crisis polĂ­tica amenaza al gobierno de Chinchilla

Por Bryan Brenes

2

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Chovinismo y militarismo en Costa Rica bajo el paraguas del conflicto fronterizo con Nicaragua Por Bryan Brenes Los cuatro años de gobierno de Laura Chinchilla han estado marcados por la retórica “nacionalista” en relación a Nicaragua: en la primera parte de su mandato prácticamente todo su “plan de gobierno” se centró en la “defensa” de la llamada Isla Calero, para posteriormente, en la etapa final de su administración, centrar su discurso en la “defensa” del conjunto de la provincia de Guanacaste que reclama el gobierno de Daniel Ortega como propia. Solo los abundantes escándalos de corrupción, relacionados con la Autopista San José-Caldera, los casos de ministros que no pagaban impuestos, así como el robo a mansalva durante los trabajos de construcción de la Trocha Fronteriza 1856 le pusieron límite a la retórica del equipo de gobierno, que claramente apostó a rivalizar con el vecino país del norte para encubrir sus negocios al amparo del Estado. El significado y los alcances de las tensiones fronterizas Las actuales tensiones fronterizas tienen un claro significado: la asociación política y económica de Nicaragua con la República Popular China para construir un Canal Interoceánico. Un canal que en principio atravesaría parte de la frontera con Costa Rica -el territorio que hoy se conoce como Isla Calero- pero que ahora se conectaría a través del Lago de Nicaragua, tocando parte de la Isla Portillo. Los planes por construir el Canal han intensificado las pasiones “nacionalistas” en ambos lados de la frontera. En Nicaragua la conexión interoceánica puede significar el resurgir económico nacional, ya que una vía de comunicación de esas características rivalizaría con el Canal de Panamá, tanto en términos económicos (permitiría la circulación de grandes volúmenes de mercancías) como en el aspecto geopolítico. En este último plano, sería por ejemplo, más fácil ver circular barcos como el norcoreano Chong Gang recientemente confiscado con armas cubanas en Panamá, por el nuevo canal nicaragüense. El proyecto, que se enmarca dentro del derecho soberano de Nicaragua a disponer de su territorio, lamentablemente ha tomado el curso de un desarrollo desmesurado

de la “pasión nacionalista”, en detrimento de las relaciones entre los trabajadores nicaragüenses y costarricenses. Por otra parte en Costa Rica el proyecto de Canal nicaragüense es visto como una amenaza, no solo porque tocaría una parte del territorio nacional, sino porque de fondo se halla el padrinazgo político de los EE.UU., que son quienes más disputada sienten su hegemonía en el patio trasero, en este caso por China, que ha lanzado una verdadera ofensiva en cuanto a relaciones diplomáticas y comerciales. Aunque la señora Presidenta Chinchilla ha recibido millones de dólares del gobierno chino, a pesar de que financia a la policía con recursos chinos, que construirá nuevos tramos de carretera hasta la provincia de Limón provenientes del país asiático… pareciera no darse cuenta todavía que la campaña xenófoba y nacionalista contra Nicaragua la ubica como uno de los principales obstáculos que deberá sortear el país del norte y los empresarios chinos que construirán el Canal a través del lago nicaragüense. Chovinismo y militarismo en Costa Rica Si durante los primeros días del gobierno liberacionista la señora Presidenta colocó a los policías en condición casi que de héroes nacionales por defender la Isla Calero -al punto inclusive de pedir que se aprobara un impuesto especial en el Congreso para financiar a esa institución-, en la actualidad

www.lrscostarica.blogspot.com

se busca no solo dotar de legitimidad a la policía por proteger la integridad del territorio costarricense, sino que hay distintos sectores militaristas que buscan formar escuadrones paramilitares para colocar en la zona fronteriza. Este es el caso del ex Coronel José Fabio Pizarro, que ha llamado hasta a cuatro mil costarricenses a integrar la Patrulla 1856, con tal de aprender el manejo de las armas y defender a Costa Rica de la “invasión nicaragüense”. Más allá de lo ridículo que suena un llamado a defender un país que se lo están robando a pedazos desde adentro, es posible que sectores desclasados así como desempleados puedan vincularse a la Patrulla, sobretodo apoyados en la xenofobia y el odio contra los nicaragüenses. La salida de la Patrulla 1856 es una opción desesperada de un sector vinculado a la institucionalidad política costarricense, por eso no es casualidad que la Fuerza Pública y el MSP no haya pasado de expresar sus “reservas” y “preocupación” por el posible surgimiento de una fuerza política paramilitar de estas características. Es que esta “Patrulla” más allá de los fines reaccionarios inmediatos que cumpliría hacia afuera de las fronteras nacionales, los cumpliría tarde o temprano también hacia adentro, tanto contra los trabajadores nicaragüenses que se hallan en Costa Rica como contra los propios

3


En Clave Revolucionaria trabajadores costarricenses, especialmente de abrirse escenarios convulsivos de lucha de clases, sobretodo de reanimarse la crisis económica del capitalismo.

Noviembre

Enfrentemos la privatización en curso de la información y el conocimiento: Hay que impulsar la lucha por la derogatoria del TLC

Si los coroneles chovinistas hacen un llamado a miles de costarricenses para aprender el manejo de las armas con tal de defender la “patria”, los revolucionarios debemos también hacer un llamado a los miles de trabajadores, costarricenses y nicaragüenses para instruirlos en los fundamentos de la historia de nuestros pueblos y demostrarles quienes nos han robado nuestros países desde adentro. Es que el enemigo principal, el que más daño nos hace lo tenemos dentro de las fronteras nacionales. En el caso de Costa Rica es el gobierno de la corrupción de Chinchilla, el gobierno que no es capaz ni de mantener decentes las calles y principales vías de comunicación, porque todos los recursos que aportan los trabajadores por medio de los impuestos se los roban. Nuestro enemigo son los gobernantes que están destruyendo la salud, la educación pública, que se la entregan al Banco Mundial. ¿De qué soberanía nos están hablando? Nuestro principal enemigo es el gobierno de los viajes en aviones de narcotraficantes, vinculado al tráfico de órganos, etc. Los trotskistas no tenemos que defender ningún país hasta tanto no haberle arrebatado el poder a los empresarios y sus aliados y hasta tanto no haber construido un Estado obrero en base a la democracia directa de los trabajadores. Hasta tanto hacemos un llamado a los trabajadores, costarricenses, nicaragüenses y a la juventud a poner en pie un movimiento por la revolución social en Costa Rica, que sea parte de un gran movimiento por una internacional de la revolución socialista en todo el mundo hasta arrebatar el poder a la burguesía y al imperialismo, y acabar con los conflictos que provocan las fronteras nacionales.

Por Johanán León Hace ya varias semanas comenzó a ser aplicada la modificación en el esquema de cobro del servicio de internet celular prepago, que es utilizado por miles de usuarios cotidianamente y que ahora se cobra por cada fracción de datos descargada, lo que obviamente ha disparado su costo en el uso de aplicaciones básicas relacionadas con mensajería y redes sociales, sin mencionar el impacto al realizar descargas de distinto tipo de archivos. Tras este cambio iniciado por el ICE y que no tardaron en secundar Claro y Movistar en el marco de la apertura impuesta por el TLC, se ha sentado un peligroso precedente en lo que tiene que ver con el acceso a la información, el conocimiento e incluso el entretenimiento de miles de personas para quienes comunicarse por internet o realizar cualquier descarga ha pasado prácticamente a ser un lujo. Más allá del prepago, la privatización del acceso a Internet es el objetivo Con la implantación del modelo prepago se buscaba la masificación a bajo costo de la telefonía móvil, lo cual atrajo a importantes sectores que antes no podían acceder a ella, en su gran mayoría de clase trabajadora y sectores populares. En ese marco, las facilidades en el uso del internet fueron un factor clave para potenciar esta dinámica.

4

Hoy sin embargo la única dinámica sobre la que se escucha hablar es la de las restricciones y limitaciones para utilizar el servicio de internet en el celular, pues ya son pocos los usuarios que se permiten un uso del internet móvil como podían hacerlo hace algún tiempo. Sin embargo estas políticas están lejos de limitarse al servicio prepago, y las tres empresas ya vienen haciendo todo lo posible por generalizarlo al ámbito de la telefonía postpago. El propio gerente de Telecomunicaciones del ICE, Carlos Mecutchen, en una entrevista reciente realizada por el diario El Financiero, manifestaba que “La Sutel está atrasada en poner la política de trato justo y el pago por descarga (en pospago)”, y más adelante agregaba que “para los operadores la descarga de datos en pospago es prioritaria.” 1 En el caso de Claro y Movistar tan sólo esperan el visto bueno de la Sutel para poner en marcha el llamado throttling, un recurso legal que les permite disminuir la velocidad de navegación a cualquier usuario que sobrepase lo que consideran el límite mensual de descarga. El ICE también desde el año 2010 ha venido solicitando contar con este mismo recurso.2 El objetivo de fondo es estandarizar el mercado de las telecomunicaciones en Costa Rica con el modelo que impera a nivel internacional en el cual el cobro por tarifas

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria planas de internet (tal como lo conocemos hoy) ha sido sustituido por el cobro por descarga de datos, lo que por un lado le resulta sumamente beneficioso a los grandes monopolios como Claro o Telefónica, y por otro limita el acceso a internet en la mayoría de la población, mientras que las grandes corporaciones gozan de exorbitantes velocidades de navegación y de tarifas y tratos preferenciales.

Noviembre trabajadores contra las políticas privatizadoras que hoy afectan a miles de usuarios de clase trabajadora a nivel nacional, y atentan contra la propia estabilidad laboral dentro del ICE.

La lucha contra los cobros por descarga en cualquier segmento de la telefonía que solo terminan inflando los bolsillos de algunos jerarcas, de los directivos de la SUTEL y de las transnacionales, debería unirse a una pelea en toda línea contra los intentos por trasladar Urge impulsar una gran lucha contra la el costo de las tarifas de electricidad de las privatización en curso y por la derogatoria grandes empresas a los hogares de las familias del TLC trabajadoras. La idea de que la apertura y la privatización Sólo con una política de este tipo se puede de las telecomunicaciones es un hecho tejer una profunda alianza que sirva para poner consumado no puede ser más equivocada. Se a miles en las calles en defensa de un ICE que trata de un proceso en curso que inició tras la aprobación del TLC, y que a lo interno del ICE las gerencias en conjunto con el gobierno y entes como la SUTEL vienen intentando materializar interna y externamente por diversas vías. Las transnacionales Claro y Telefónica junto a las cámaras empresariales vienen también haciendo su parte.

deje de responder a los intereses de las grandes empresas como ocurre hoy, que pase a ser controlado directamente por trabajadores y usuarios, así como por la derogatoria del TLC y la salida de las transnacionales acuerpadas por el gobierno y las cámaras empresariales. [1] “Carlos Mecutchen, el gerente del ICE que se muestra desafiante ante la Sutel y la competencia”, www.elfinancierocr.com, 29 de setiembre de 2013. [2] “Telefónicas se preparan para penalizar descarga excesiva de datos”, www.elfinancierocr.com, 6 de octubre de 2013. [3] “Ingresos del ICE se resienten por competencia en telefonía”, www.nacion.com, 8 de octubre de 2013. [4] “Viceministro de Telecomunicaciones definió ruta para licitar espectro de Costa Rica”, www.elfinancierocr.com, 13 de octubre de 2013.

Breves líneas de balance sobre las elecciones para el directorio de la FEUCR

Sin embargo hasta el momento todavía el ICE mantiene la mayor parte del mercado de Telecomunicaciones, y dentro de la institución los directivos ligados al PLN no han logrado todavía alterar al ritmo deseado las condiciones laborales de los miles de trabajadores que conforman sus planillas; algo que muy seguramente estará en el centro de nuevo luego de los recientes anuncios de baja en los ingresos de la estatal.3 Por otro lado, actualmente las transnacionales y el gobierno buscan allanarle el camino a una redistribución del espectro radioeléctrico que iniciaría el próximo año, con la que sería arrebatado el 78% del espectro que hoy tiene asignado el ICE, en beneficio de los negocios de empresas como Claro y cualquier otro monopolio que quiera engrosar sus ganancias en Costa Rica.4 Algo sumamente peligroso pero que aún no está en marcha y es posible enfrentar. No hace falta sin embargo esperar a que destruyan el ICE por completo, o que entreguen todo el espectro radioeléctrico y las tarifas de la telefonía y el internet se disparan por las nubes para iniciar una lucha seria y sostenida. En este sentido las propias direcciones sindicales de los principales sindicatos como ASDEICE o ANTECC deberían comenzar cuanto antes a impulsar la organización y movilización del conjunto de

Los días 17 y 18 de octubre se realizaron las elecciones para definir la dirección de la federación de estudiantes de la UCR, las cuales concluyeron con 4228 votos para Progre impulsado por la juventud del Partido Acción Ciudadana (PAC) y un sector del Frente Amplio, 3164 para Convergencia impulsada por el PT/LIT, 938 para Ya Basta y 836 para Abran Paso (PRT/LRS), con 364 votos nulos. Abran Paso consiguió aproximadamente el 9% de los votos, lo que parece reflejar un voto más “activista”, en razón de los integrantes de la lista y su discurso, que lamentablemente, aunque incluyó demandas justas que

www.lrscostarica.blogspot.com

consensuamos para el programa (como los derechos de los estudiantes trabajadores o que ya son madres o padres), no se dirigió a dialogar con el conjunto de los estudiantes de la UCR, sino con un sector más reducido y menos resistente a un discurso marcadamente “combativo”, sin haber procesos abiertos de lucha. No se tomaron como centro demandas democráticas elementales dentro de la Universidad como la necesidad del voto universal y la democratización a la hora de tomar decisiones clave; o la necesidad de enfrentar aspectos como la corrupción creciente tanto a nivel nacional como dentro de la propia casa de estudios, que tendieran a

5


En Clave Revolucionaria proyectar a la lista Abran Paso a los grandes problemas políticos dentro de la UCR así como a nivel nacional. Más allá de esto, de nuestra parte caracterizamos en un primer momento que había un espacio importante para la izquierda, cuando se habían inscrito sólo listas vinculadas a grupos como el PT, NPS y nosotros en alianza con la JR. Este panorama sin embargo cambió luego de que el Tribunal Electoral cedió ante las presiones de Progre, que incluso hizo movilizaciones (que ahora esperamos que convoquen también para el próximo once de noviembre) y amenazó con apelar el proceso electoral. Sobre esto y la política de las distintas tendencias nos parece necesario hacer un balance. La falta de una política para enfrentar la corrupción “progresista” Lejos de algún escenario prescriptivo que impidiera a priori la participación de cualquier tendencia, la realidad es que Progre no cumplió “ni en tiempo ni en forma” con los requisitos que cumplieron las demás agrupaciones, pues más bien contaron con una prórroga exclusiva en la que pudieron presentar los requisitos pendientes y lograr la inscripción. Por si esto fuera poco durante el proceso electoral se presentaron irregularidades, como por ejemplo la participación abierta del Presidente actual de la Federación en la campaña electoral. En ese escenario, nos pareció vergonzosa la política de tendencias como Convergencia o Ya Basta, que a pesar de que después se reubicaron a “izquierda” como adversarios de Progre, no tuvieron reparo en sostener reuniones con miembros de Progre (en las cuales participó Camilo Saldarriaga actual presidente de la FEUCR), lo cual terminó por darle oxígeno al brazo estudiantil del PAC (y en menor medida del FA), siendo quizá la forma más visible de esto la propuesta de Convergencia de realizar una asamblea para decidir la participación de una tendencia que estaba desarmada apenas semanas antes de que iniciara el proceso electoral. A lo interno de Abran Paso, desde la LRS propusimos denunciar la corrupción y colaboración entre Progre y el TEEU, la desigualdad de las condiciones para los distintos partidos, así como los acuerdos por abajo en el local del PT entre Convergencia y Progre el día lunes 23 de setiembre. Además planteamos llevar hasta el final la exigencia

6

Noviembre de que renunciara Camilo Saldarriaga por utilizar su puesto en la FEUCR y por ende los recursos de esta para realizar campaña política a favor de Progre al mejor estilo de los partidos políticos tradicionales. Ninguna denuncia se hizo de conjunto, ni de las situaciones más inmediatas presentadas durante la campaña electoral, ni a la práctica política burocrática y de derecha de Progre en la Federación. Esta situación, más allá de las carencias propias de Abran Paso, creemos que ayudó a los jóvenes del PAC a ganar espacio y consolidarse apenas unas semanas antes de las elecciones. Se les claudicó pues no se les denunció abiertamente. Si bien esto por sí sólo no explica el resultado final, nos parece que fue un factor político de peso sobre el cual es necesario reflexionar. La participación de la LRS en Abran Paso y nuestras perspectivas frente al triunfo de Progre Más allá de la participación formal en las elecciones, intervenimos de forma táctica en estas para poder establecer un diálogo con un importante sector de compañeros y compañeras que vienen participando de las últimas luchas y procesos de organización así como haciendo su experiencia con las agrupaciones tradicionales que durante años han mostrado que sólo pueden ofrecer un manejo burocrático y rutinario al conjunto del movimiento estudiantil, a través de pactos de distinto tipo con las autoridades universitarias (como en el caso de Progre), o por medio de políticas conciliadoras y distintas alianzas oportunistas. Nos parece que se trató de una oportunidad para hacer propaganda de un programa político que toma aspectos centrales de las últimas luchas a una escala mayor a la habitual, utilizando la institucionalidad de la Universidad para re organizar y activar el movimiento estudiantil. En un marco donde se avecinan importantes luchas dentro y fuera de la universidad, y con una FEUCR que intentará ser contenida por Progre durante un año más, sin duda será clave pensar las vías para intervenir en frente único entre distintas tendencias políticas con tal de enfrentar el próximo gobierno, que probablemente llegue con la tarea de profundizar los ajustes de Chinchilla sobre la educación así como reorganizar el presupuesto nacional en función de la austeridad y las necesidades de los grandes empresarios.

Creemos que el punto de partida hoy en la Universidad pasa por impulsar espacios de lucha conjuntos para defender la educación y los servicios públicos amenazados por el PLN y los partidos de los empresarios. Además, es necesario activar el movimiento estudiantil para que luche y se movilice en solidaridad con las luchas de los trabajadores de la ciudad y el campo, cada vez más afectados por las políticas neoliberales del gobierno. Lo anterior constituye una base mínima para impulsar la coordinación y articulación política, pero obviamente también es necesario extraer lecciones de luchas como la de noviembre del año pasado (hasta ahora el proceso más dinámico a nivel universitario en los últimos años); así como de la política y el rol de las distintas tendencias políticas en el marco de estos procesos. Esto es así porque no se pueden obviar las diferencias políticas que han quedado al descubierto en los últimos procesos de resistencia dentro de la juventud, y la única forma de avanzar de manera principista consiste en reconocer aciertos o equivocaciones. El intercambio directo y honesto, la extracción de lecciones estratégicas, y la acción conjunta a partir de esta base, son los factores que pueden abrirle paso a una práctica política que busque superar la dinámica actual de dispersión y desarticulación entre los distintos agrupamientos que hoy intervenimos en el movimiento estudiantil. Hacemos esta invitación a la JR del PRT con quienes hicimos un ejercicio de trabajo conjunto en las pasadas elecciones, pero la extendemos para todos aquellos activistas y tendencias políticas que busquen construir de manera consecuente una alternativa independiente de Progre, de la Administración de la Universidad y los partidos políticos empresariales nacionales.

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

A un año de la represión del 8N y la respuesta de miles de jóvenes contra la criminalización de la protesta social

El pasado viernes 8 de noviembre participamos del Conversatorio “8N, memorias sobre la represión”. La actividad consistió en conmemorar un año desde que 300 manifestantes (entre asegurados, dirigentes sindicales y estudiantes) que se concentraban en la entrada del edificio central de la CCSS en protesta contra el cierre de decenas de Ebais y hospitales fueron agredidos por los antimotines del gobierno, en una larga jornada que además de tres arremetidas policiales terminó con más de 30 manifestantes detenidos y golpeados, en un hecho represivo que causó conmoción a nivel nacional. En la actividad organizada por colectivos autonomistas con el propósito de recordar el 8N y los retos frente a la militarización y represión de la protesta social, expusieron Luis Salas, quien se refirió a la contextualización de los objetivos de la movilización del 8 de noviembre frente al edificio de la CCSS; posteriormente expusieron Gloria y Flavio de Radio 8 de octubre sobre el papel de la comunicación popular frente a los hechos de represión; así como Marcela Zamora que se refirió al proceso de acompañamiento legal de los acontecimientos y detenidos de noviembre así como los del primero de mayo. También habló Bryan Brenes de la LRS sobre la represión y su relación con la teoría y estrategia de los trotskistas en esa

coyuntura, para terminar con Carlos Umaña, que se refirió a la organización estudiantil después de aquellas jornadas. (La síntesis oficial de la actividad y sus intervenciones se podrá encontrar próximamente en Radio 8 de Octubre y Perfil del 8N) Aportes políticos para comprender el 8N Desde la LRS recordamos en la actividad que la represión del 8/11 fue la tercera en una semana, junto a la de Medio Queso, Curubandé de Liberia o la comunidad de Pocora; y que estos hechos respondieron a los intentos de la clase dominante por imponer una nueva relación de fuerzas para introducir el programa neoliberal que le da contenido al TLC, como los ataques sobre la salud pública, los intentos por destruir el ICE, el CNP, e incluso de privatizar la educación. Que los sucesos frente a la CCSS mostraron que era necesaria una nueva relación de fuerzas para la burguesía con tal de reforzar no solo la lógica neoliberal de acumulación de capital, que es la que vienen implementando con el TLC, sino también con tal de reforzar la estructura latifundista que se mantiene en el campo, que tiene que ver con el uso y la distribución de la tierra. Se mencionó como ejemplo la resistencia en Pocora contra la contaminación del agua.

www.lrscostarica.blogspot.com

Durante el conversatorio Brenes señaló que la preparación para una eventual nueva relación de fuerzas es sistemática y consciente por parte de la clase burguesa, lo que se hace notable por ejemplo en que el aparato policial pasó de 8 mil efectivos en el comienzo del gobierno de Óscar Arias a 12 mil cuando terminó su mandato, mientras que en la actualidad ya tenemos aproximadamente 16 mil represores. Haciendo alusión a la preparación que impulsa la burguesía tanto a escala universitaria como nacional señaló que este tipo de medidas se combinan con acuerdos [para capacitación policial] como el firmado por Yamileth González [ex Rectora de la UCR] y Fernando Berrocal –ex Ministro de Seguridad- o con el imperialismo norteamericano por medio de la Ley Antiterrorista de Bush que se aprobó en el 2009. Esta última con elementos de corte fascista que tienen como objetivo garantizar la “gobernabilidad” del país. Además de la caracterización sobre la situación política, en una segunda parte se refirió a la participación que tuvo la LRS en esas jornadas, desde las asambleas como la de la noche del jueves 8/11 así como en la construcción de las comisiones que después se ampliaron. (Ver Cronología del artículo: Miles de jóvenes nos movilizamos contra la represión y la criminalización de la protesta

7


En Clave Revolucionaria

Noviembre

en www.lrscostarica.blogspot.com). Durante la intervención el expositor señaló que para los trotskistas los eventos políticos de noviembre contienen una serie de lecciones de las cuales hay que aprender ya que no es una lucha más, sino que entre otras cosas fue una coyuntura que rompió la tradición de la universidad en donde los aparatos eran los que de una manera burocrática terminaban hegemonizando y coptando las distintas marchas, lo que no se repitió en este movimiento, donde más bien tendencias -como el FA y PT- tuvieron que abandonar las asambleas y las comisiones por haber roto con los acuerdos. En alusión a la respuesta desarrollada del 8 hasta el 15/11 planteó que fue una lucha más consciente que involucró un sector que puede llamarse de alguna forma vanguardia política, lo que le pareció positivo. Finalmente abordó conceptos de la lucha contra el fascismo en Alemania, libro de León Trotsky (editado por el CEIP/IPS) que su agrupación está presentando por primera vez en Costa Rica. En relación a esos conceptos citó el frente único que se puso en práctica cuando todas las tendencias estaban involucradas al principio en las comisiones de seguridad o divulgación; pero que en un momento donde no todos estaban dispuestos a respetar las decisiones colectivas [como se puso a prueba en la asamblea del lunes 12/11] se apegaron al derecho de llevar hasta el final los acuerdos tomados en asambleas de 500600 personas. El militante trotskista argumentó que durante las jornadas que comenzaron el 8 de noviembre también se reflejó la potencialidad para generar una alianza entre clases explotadas como los trabajadores (que son una mayoría de los asegurados de la CCSS) con los sectores más populares de San José, lo que se expresó en la definición misma de la ruta como una oportunidad para dialogar con estos aliados. Planteó que estas acciones son necesarias para enfrentarse a la represión del Estado.

Para finalizar resaltó que en su agrupación política han sido firmes en la defensa de principios y conceptos teóricos que buscan poner en práctica cada vez que se dan determinadas situaciones. Recordó que los sucesos de noviembre pasado no los tomaron desprevenidos ni sindicalizando policías –en referencia a las tendencias políticas de “izquierda” que los consideran “trabajadores”-; y que más bien los trotskistas creemos en formar comités de autodefensa que sirvan para preparar el armamento general de la población, ya que en algún momento bajo los golpes de la crisis capitalista mundial quienes salgan a luchar se van a ver obligados a poner en práctica la autodefensa, no solo en relación a los ataques del Estado burgués; sino frente a posibles movimientos de tipo Costa Rica Libre, que ahora parecen estar tomando forma con la Patrulla 1856. Para finalizar su exposición invitó a la presentación de La lucha contra el fascismo en Alemania, el tercer tomo de las obras

escogidas de León Trotsky –editado por el CEIP-, que forma parte de las actividades programadas por la LRS con tal de dar a conocer las ideas revolucionarias en Costa Rica. Los trotskistas de la LRS vemos en la experiencia de noviembre de 2012 una muestra contundente de que la juventud puede ser un protagonista en la movilización de masas, tanto para impactar en la opinión pública nacional en cuanto al enfrentamiento contra el desmantelamiento de los servicios públicos o la represión; así como en solidaridad con las luchas de los trabajadores de la ciudad y el campo que se desarrollen en medio de la crisis capitalista que atravesamos. Creemos además que toda lucha parcial, debe ser puesta en función de construir una organización de los trabajadores y el pueblo pobre que luche por la revolución social en Costa Rica y a escala internacional.

Un aspecto que también abordó respecto a la represión de las luchas fue el de los debates que se dieron en relación a la autodefensa, planteando que quienes salgamos a las calles a movilizarnos tenemos derecho a defendernos, ya que si nosotros no estamos agrediendo a la policía y nos agreden el movimiento puede responder.

8

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Argentina:

El significado de la votación histórica del FIT

Por Christian Castillo, Diputado de la Provincia de Buenos Aires y dirigente nacional del PTS. La elección del FIT nos permitió consagrar tres diputados nacionales por Mendoza, Salta y Provincia de Buenos Aires (y una cuarta banca que le estamos peleando al fraude en Córdoba) y legisladores provinciales en varios distritos como Buenos Aires, CABA y Mendoza. Obtuvimos casi 1.200.000 votos a nivel nacional, 300.000 más que en las PASO, más de un 5% de los votantes. En Mendoza, en sólo dos meses, los votos aumentaron un 90%. Los medios nacionales que minimizaron la votación del FIT en las primarias y cubrieron lo menos posible nuestra campaña (al punto de no invitar a nuestros candidatos ni siquiera a los debates) ahora tuvieron que dar cuenta del resultado obtenido por la izquierda antiimperialista, anticapitalista y socialista. Varios medios internacionales se hicieron eco de nuestro crecimiento. No pocos “encuestadores” y “analistas” nos tiraron abajo en las encuestas (sobre todo en Provincia de Buenos Aires), y apenas conocidos los resultados debieron lanzarse a tratar de interpretar la votación del FIT. Hasta los gobernadores peronistas que visitaron a Gioja en San Juan “discutieron” qué expresaba la votación en Salta donde la lista de PO salió segunda con casi un 20% y en Mendoza la lista encabezada por Nicolás Del Caño (PTS) superó el 14%, como comenta Ámbito Financiero (30/10). En esas provincias, durante la campaña, como las encuestas no podían ocultar el crecimiento lanzaron todo el aparato mediático a cuestionar los aspectos del programa del FIT que creían que “espantarían” a los sectores populares, como el aborto o el problema de la seguridad, transformándolos en el eje de la discusión. En la Provincia de Buenos Aires, donde fue la elección de mayor significación nacional obtuvimos un 5% pese a la polarización entre Massa y el FPV. En todo el conurbano superamos a De Narváez que contó con el apoyo del moyanismo. Llegamos a la legislatura bonaerense arañando el 6% por la 3º Sección, la más populosa, que agrupa 19

municipios del oeste y sur del Gran Buenos Aires, como La Matanza y otros partidos. Los analistas vinculados al peronismo se ilusionan con que el voto a la izquierda sea pasajero. Pero un voto con resultados tan importantes en numerosas provincias, más allá de las particularidades, expresa una tendencia nacional que podríamos atribuir a la combinación de distintos fenómenos. Primero, la inserción de la izquierda entre los trabajadores y la juventud, con intervención en los movimientos de lucha (de trabajadores, DD.HH., de la mujer, etc.) que creció durante todo el ciclo K. Somos una izquierda que no desaparece entre una elección y otra, sino que tiene una presencia permanente en la lucha de clases y la política nacional. En 2009 la suma de los votos de quienes componemos el FIT rondaba los 400 mil votos. Para entonces habíamos protagonizado algunos de los conflictos más relevantes de la clase obrera bajo el kirchnerismo (la gran lucha de Kraft) algo que se repetiría en la lucha de los tercerizados ferroviarios del Roca, durante la cual fue asesinado Mariano Ferreyra. En particular el PTS fue conquistando comisiones internas y cuerpos de delegados en numerosas fábricas y empresas, con gran peso en el cordón industrial de la zona norte del Gran Buenos Aires. La unidad electoral consagrada en el FIT en 2011 dio mayor visibilidad e impulso a esa presencia, permitiendo lograr más de 500 mil votos a la fórmula presidencial y 660 mil a diputados nacionales.

www.lrscostarica.blogspot.com

A la izquierda del kirchnerismo no había “una pared” como decían desde Carta Abierta, sino una izquierda clasista que batallaba a contracorriente, independiente del gobierno y otras variantes patronales. No es casual que en fábricas donde la militancia del Frente tiene presencia nos votaron el 20, 30 y hasta 40% de los trabajadores. Y hablamos de empresas “grandes”. Si en todo el ciclo K se votaba a compañeros de izquierda como delegados o para las comisiones internas lo nuevo es que este voto político a la izquierda, en algunos casos repetido desde 2011 (ya son cuatro elecciones) y en otros por primera vez, es acompañado por la militancia activa de numerosos trabajadores. Hay establecimientos donde decenas de trabajadores fiscalizaron y convencieron de votar al FIT a compañeros, amigos, vecinos y familiares. El segundo aspecto tiene que ver con la desilusión con el gobierno kirchnerista. Una franja de quienes lo apoyaban “por izquierda”, con la ilusión de transformaciones progresivas, ahora votó al FIT, dándonos la razón en nuestra delimitación persistente respecto del carácter del gobierno y su política permanente de tomar causas justas para bastardearlas. Esto se acrecentó ante el giro a la derecha del oficialismo tras las PASO. Aquí queda la experiencia de que es una quimera pretender transformaciones “de izquierda” por parte de una coalición con sectores de derecha, como el peronismo conservador que gobierna provincias y

9


En Clave Revolucionaria municipios o la podrida burocracia sindical. Tercero, hay un fenómeno en la juventud, un gran componente del voto al FIT, tanto trabajadora como estudiantil. Este voto juvenil tiene razones sociales como políticas. Para muchos jóvenes que entraron por primera vez al mercado de trabajo o que estudian en terciarios o hasta hacen algunas materias en la universidad, el futuro aparece frustrante. El trabajo es precario y son una buena parte de quienes cobran menos de $5000 mensuales. Esa generación sufre la desilusión de la “promesa kirchnerista”, que se da en el marco de una crisis capitalista histórica que va por su sexto año, y todos los días ve cómo los gobiernos tanto conservadores como de “centro izquierda” aplican las mismas políticas de meter la mano en el bolsillo de los trabajadores para salvar a los bancos y monopolios. El FIT es la única fuerza nacional que

Noviembre denuncia estas políticas y plantea que la crisis la paguen las patronales. En esta elección fuimos los únicos que llamamos a votar contra el ajuste que plantean los grandes empresarios y sostienen en mayor o menor medida los políticos capitalistas. Un voto políticamente consciente El voto al FIT fue el más consciente de toda la elección. Difundimos por miles un Manifiesto electoral con nuestro programa transicional ante la actual situación, donde planteamos nuestro objetivo de luchar por un gobierno de trabajadores. Agitamos creativamente puntos destacados de nuestro programa en los espacios de radio y televisión. Eso no significa que todos nuestros votantes comparten el conjunto de nuestra perspectiva revolucionaria, pero sí que se identifican y apoyan parte importante de nuestro programa. Tenemos ahora el

desafío de poner las bancas al servicio de desarrollar y amplificar las luchas de los trabajadores, de apuntalar la conciencia de clase y de denunciar los negociados que hacen los políticos patronales a espaldas del pueblo trabajador. Vamos a articular los proyectos que presentemos en el parlamento y las legislaturas con organizaciones sindicales, estudiantiles, el movimiento de mujeres, de lucha por la vivienda. No se trata de presentar proyectos para que queden cajoneados sino de iniciativas políticas que favorezcan la movilización y la organización de los explotados y oprimidos. En lo inmediato está planteado el crecimiento de la militancia en fábricas, establecimientos, escuelas y universidades. El apoyo electoral debemos ponerlo en función de dar nuevos pasos en la construcción del gran partido revolucionario que la clase trabajadora necesita para vencer.

Sigue la pelea contra el fraude en Córdoba Por Hernán “Bocha”, PTS Este miércoles nuevamente marchamos por las calles de Córdoba rechazando el fraude que los partidos patronales y su Justicia quieren cometer contra el FIT, es decir contra los 150 mil trabajadores, jóvenes y mujeres que nos votaron. Quieren impedir que tengamos nuestra banca en el Congreso Nacional. Saben que otro diputado (en este caso la compañera Liliana Olivero, quien rotaría conmigo y con el compañero Eduardo Salas) que se sume a los tres que ya conquistó el FIT fortalece las peleas contra los ajustes que empiezan a caer sobre la población, como lo evidencia el impuestazo que prepara Mestre para 2014. Por eso estuvieron en Córdoba apoyando este reclamo los principales referentes del FIT de todo el país, como el diputado electo de Mendoza Nicolás del Caño, Christian Castillo y dirigentes de las otras fuerzas que integran el FIT como Néstor Pitrola y Marcel Ramal (PO) y Rubén “Pollo” Sobrero (IS). Así se buscó aportar a nacionalizar el reclamo. Junto a los partidos patronales, la Justicia es parte central de estos mecanismos fraudulentos. La misma institución que en Córdoba impide el derecho al aborto no punible o condena a los jóvenes pobres mientras deja impunes a los ladrones de “guante blanco” decidirá que las urnas no se abran, como ya se está anunciando. Solo

10

tres jueces, integrantes de la Junta Electoral, definirán por el voto de miles de cordobeses. Permitirían así que el fraude contra el FIT se consume. Una democracia recortada La negativa a abrir las urnas y contar los votos demuestra que los partidos patronales ni siquiera se atienen al mecanismo que su sistema social consagra como la mayor expresión de igualdad. Si abrieran las urnas quedaría en evidencia un enorme fraude que solo pueden cometer quienes cuentan con los recursos del Estado provincial y cientos de municipios. Solo así pueden contar con fiscales en todas las mesas, colocar boletas falsas o manejar la carga de datos. Quieren ocultar lo que está claro para cientos de miles de cordobeses que vieron las boletas de las PASO, los telegramas mal cargados y

hoy se sienten estafados. Decenas de miles que votaron al FIT sienten esa bronca por la “banca que nos están robando”, debido a que desde la izquierda nos negamos a aceptar el resultado manipulado que el escrutinio provisorio quería imponer. Esta pelea nos permite llegar a cientos de miles de trabajadores y jóvenes denunciando los acuerdos entre los partidos patronales y las enormes limitaciones que tienen la izquierda y los partidos que representan a los trabajadores para competir electoralmente. No alcanza solo con la denuncia. Hay que empezar a organizar a esos cientos de compañeros y compañeras que quieren pelear activamente contra el fraude, por tirar abajo el Código de Faltas, echar a Monsanto de Córdoba y para defender a los delegados y cuerpos de delegados opositores como el de VW de los ataques de la burocracia sindical.

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Se lanzó el Movimiento por una Internacional de la Revolución Socialista - IV Internacional

El 25/8 se realizó en el Estadio Cubierto de Atlanta de la Ciudad de Buenos Aires, el Acto Internacionalista que dio cierre a la VIII Conferencia Internacional de la Fracción Trotskista – Cuarta Internacional (FT-CI) con las consignas ¡Viva la lucha de los Trabajadores y la Juventud! ¡Abajo la represión de los militares golpistas en Egipto! ¡Qué la crisis la paguen los capitalistas! y ¡por una internacional de la revolución socialista, la Cuarta Internacional! Cientos de jóvenes estudiantes y trabajadores fueron los más destacados protagonistas de los más de 2.000 asistentes de Capital y el Gran Buenos Aires, que siguieron con atención los saludos de las delegaciones de Chile, Brasil, Bolivia, México, Estado español, Francia, Alemania, Venezuela, Costa Rica y Uruguay. Así fue posible conocer la intervención de cada una de las organizaciones que integran la Fracción Trotskista, en el marco del desarrollo de la lucha de clases actual y las principales conclusiones y propuestas votadas en la Conferencia. El acto de cierre fue el espacio donde se sintetizaron las principales conclusiones de la Conferencia: desde los históricos resultados de las elecciones en Argentina que anticiparon la obtención de diputaciones trotskistas escala nacional y provincial[1] por parte del FIT (compuesto por el PTS, PO e IS: quedando reflejadas las condiciones favorables para construir un partido de

trabajadores revolucionarios en ese país) En Costa Rica extendemos el llamado a hasta importantes intercambios sobre la debatir los fundamentos programáticos situación internacional, la economía y la expuestos en el manifiesto a la JR/PRT, con relaciones interestatales. quienes además de impulsar una práctica conjunta en cuestiones tácticas desde Además de estas deliberaciones, en la una posición de independencia de clase, Conferencia se expusieron las vías para percibimos que tienden a acercarse a las superar cualitativamente lo que hoy es la posiciones políticas que nuestra corriente FT-CI como organización internacional, y se ha levantado frente a procesos agudos de la votó un Manifiesto programático dirigido a lucha de clases internacional activados por impulsar el debate y la práctica política común la crisis capitalista, que se han instalado en con las distintas corrientes o alas izquierdas la izquierda mundial, como por ejemplo que se orienten a la revolución social, en el respecto al proceso revolucionario abierto en marco de impulsar un Movimiento por una Egipto o la guerra civil en Siria. Al mismo Internacional de la Revolución Socialista tiempo los invitamos a hacer un balance (MIRSCI) como paso transitorio para sobre las últimas luchas en Costa Rica y reconstruir la IV Internacional, el partido sacar conclusiones políticas comunes que mundial de la revolución. sirvan para forjar un partido de trabajadores revolucionarios en el país. El Manifiesto votado en la VIII Conferencia tiende a caracterizar la situación mundial, así Llamamos a los compañeros del MTC como poner a consideración los principales que estuvieron al frente del conflicto de núcleos estratégicos y programáticos que Matas por Costa Rica a coordinar acciones delimitan en el campo de la izquierda una comunes en la lucha de clases, a la vez que estrategia verdaderamente revolucionaria. A los invitamos a debatir los fundamentos que lo largo de varios apartados se aborda la crisis a nuestro entender delimitan una estrategia histórica por la que atraviesa el capitalismo, revolucionaria. Extendemos la propuesta la relación entre movimiento obrero y política a los colectivos políticos de la dirección revolucionaria, la necesidad de juventud y a los activistas independientes un internacionalismo de combate para que crean en una perspectiva revolucionaria reconstruir la IV Internacional, entre otros de transformación social, así como que aspectos que presentamos sintéticamente a coincidan con nosotros en la necesidad de continuación.[2] construir una organización mundial de la

www.lrscostarica.blogspot.com

revolución socialista, para nosotros la IV internacional.

11


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Una crisis capitalista de magnitud histórica El sistema capitalista mundial está atravesando el sexto año de una crisis económica, política y social de dimensiones históricas. Bajo los golpes de la crisis y los ataques de los gobiernos y los capitalistas, la lucha de los explotados está retornando a la escena política, pero a diferencia de la “primavera de los pueblos” de 1848, la actual oleada de procesos de resistencia no es consecuencia de los dolores de parto del capitalismo sino fruto de su decadencia. La crisis actual refleja con especial claridad que el capitalismo no pudo encontrar el camino a un nuevo ciclo de crecimiento prolongado, y que sus contradicciones han vuelto a estallar llevando al conjunto del sistema a una crisis de magnitud histórica. La crisis económica no ha dejado de tener repercusiones en el terreno político y social como ha quedado en evidencia con la “Primavera árabe”, que abrió un nuevo ciclo ascendente de la lucha de clases a nivel internacional, luego de décadas de retroceso y ofensiva burguesa. Los fenómenos de resistencia también se expresan en los centros del capitalismo mundial, principalmente en los países de la Unión Europea sometidos a los planes de ajuste como Grecia, el Estado Español o Portugal. Paralelamente la juventud viene actuando como caja de resonancia de las contradicciones sociales, como ya se ha visto en procesos como la lucha estudiantil en Chile, pasando por los indignados en el Estado español, los jóvenes del #yosoy132 en México y el movimiento OWS en Estados Unidos; los que tomaron la Plaza Tahrir en Egipto contra la dictadura de Mubarak, los de la Plaza Taksim en Turquía, o los cientos de miles que inundaron las ciudades de Brasil en el mes de junio; anticipando en muchos casos conflictos de clase.

El capitalismo en su decadencia amenaza la continuidad misma de la vida en el planeta con su contaminación, militarización y uso desproporcionado de los recursos naturales; al mismo tiempo que somete a millones de trabajadores a condiciones de explotación y precariedad insoportables.

Aunque los trabajadores todavía tienen al frente de sus organizaciones a burocracias sindicales cuyo rol es contener el descontento obrero y popular contra los capitalistas y sus gobiernos, lo que forma parte de la crisis histórica de dirección que arrastra el movimiento obrero, la nueva situación mundial que se está abriendo Movimiento obrero y dirección pone al descubierto las oportunidades para revolucionaria empezar a resolverla, construyendo sólidos partidos revolucionarios que se dirijan a la El retorno a escena del movimiento obrero y reconstrucción de la IV Internacional. la continuidad de la crisis mundial plantean la perspectiva de mayores enfrentamientos Hasta las primeras décadas del siglo XX entre las clases, más allá de que la clase la experiencia acumulada del movimiento obrera esté entrando al combate cargando obrero tuvo sus máximas expresiones en con las consecuencias de una larga etapa de los cuatro primeros congresos de la III ofensiva patronal bajo el programa neoliberal, Internacional, previo a su degeneración a lo que se suma la restauración capitalista estalinista y luego en la IV Internacional en los ex Estados obreros burocratizados y la fundada por Trotsky. Sin embargo, la IV desaparición de la revolución socialista del Internacional, que representaba la alternativa horizonte de los explotados, producto de la al estalinismo y la continuidad del marxismo identificación de los regímenes estalinistas revolucionario, no se transformó en una con el socialismo.

Estos procesos de lucha se presentan en momentos en que la crisis económica encuentra a los EE.UU. en un acelerado proceso de decadencia hegemónica, sin que todavía ninguna potencia imperialista se encuentre en capacidad de ocupar su lugar dominante en el mundo; y a la vez que ni China ni ningún país de los llamados “emergentes” -con una estructura económica dependiente del capital internacional- puede actuar como motor capaz de sacar al capitalismo de la crisis, cuando esta tiene su epicentro en el corazón del sistema imperialista.

12

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

organización con peso de masas, debido al contradictorio resultado de la II Guerra Mundial, que terminó fortaleciendo al stalinismo y a las variantes reformistas y socialdemócratas.

de sentar las bases que permitan impulsar un Movimiento por una Internacional de la Revolución Social, como paso transitorio para avanzar hacia la refundación de la IV Internacional sobre bases revolucionarias.

Por un internacionalismo de combate y un Movimiento por una Internacional de la Revolución Socialista (Cuarta Internacional)

A escala internacional hacemos este llamado a los compañeros de la Plataforma Z y la Plataforma Y del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) de Francia que ven necesario enfrentar la política de la dirección mayoritaria del NPA de establecer un bloque permanente con el reformista Front de Gauche de Mélenchon, a los compañeros del ex Secretariado Unificado de otros países que enfrentan la orientación mayoritaria de generalizar este tipo de bloques con reformistas, como quienes resisten la línea de subordinación a Syriza en Grecia. También hacemos este llamado a los compañeros del Partido Obrero de Argentina y a la Coordinadora por la Refundación de la Cuarta Internacional, con quienes integramos en Argentina el Frente de Izquierda y los Trabajadores; al sector de los mineros de Huanuni en Bolivia que han batallado por la independencia política frente al gobierno de Evo Morales y por la construcción de un partido de trabajadores, a pesar del sabotaje de la burocracia sindical vinculada con el oficialismo; y a todas aquellas organizaciones de la izquierda revolucionaria o de la vanguardia obrera y juvenil que busquen un camino hacia la revolución. El reagrupamiento revolucionario que hoy necesitamos no puede basarse solo en principios generales, sino que debe partir de acuerdos frente a las grandes cuestiones estratégicas que ya la crisis capitalista ha puesto en debate en la izquierda mundial. Este manifiesto está puesto al servicio de ese objetivo, por eso llamamos al debate y a la acción práctica en común en la lucha de clases.

La necesidad del internacionalismo proletario surge del carácter mundial de las fuerzas productivas y de la propia clase obrera, que es internacional, al mismo tiempo, la experiencia de las revoluciones sociales del siglo XX ha demostrado en los hechos que es imposible construir el socialismo en un solo país. Lo anterior es así porque los imperialistas además de sus “Estados Mayores” nacionales han contado con sus instituciones internacionales al servicio de mantener la opresión de los pueblos y evitar la revolución; respondiendo con todos los medios a su disposición (políticos, económicos y militares) para derrotar los intentos de los trabajadores por expropiar a los capitalistas y construir un nuevo estado, como lo demostraron frente a la Revolución Rusa. La Fracción Trotskista – Cuarta Internacional surgió a finales de la década de 1980 en momentos donde la mayoría de las organizaciones que se reivindicaban del trotskismo lo abandonaban. Nos constituimos como un reagrupamiento principista con el objetivo de defender la teoría, el programa y la estrategia revolucionaria, buscando profundizar nuestra inserción en el movimiento obrero y la vanguardia juvenil, y desarrollar una práctica internacionalista. Pero a pesar de esto ninguna organización internacional de las actualmente existentes que se reclaman revolucionarias –incluida la FT-CI- puede resolver por sí misma la crisis de dirección histórica que arrastra la clase trabajadora. Al contrario, la construcción de partidos obreros revolucionarios y la refundación de la Cuarta Internacional será el resultado de la fusión de alas izquierda de las organizaciones trotskistas y sectores de la vanguardia obrera y juvenil que se orienten hacia la revolución social. Creemos que no se trata de esperar pasivamente a que se produzcan estos acontecimientos, sino de llegar a ellos con la mejor preparación teórica, programática, estratégica y organizativa posible, con tal

La importancia de las demandas transitorias para enfrentar la crisis capitalista Contra la política de resignación ante los cierres de fábricas, levantamos la expropiación sin pago de las empresas que cierren o reduzcan drásticamente sus puestos de trabajo y su puesta en funcionamiento bajo control obrero. Ninguna intervención de los funcionarios del Estado burgués va a velar por los intereses de los trabajadores, solo el control obrero de la producción, en tanto escuela de planificación económica, puede preparar una alternativa frente a la

www.lrscostarica.blogspot.com

desorganización capitalista. Los trabajadores de Zanon en Argentina demostraron durante la crisis de 2001 que son un ejemplo para todos los trabajadores que hoy enfrentan la crisis, peleando por un programa para el conjunto de la clase trabajadora y que la crisis la paguen los explotadores, en contra de establecer como fin cooperativas. Además del control obrero, los revolucionarios luchamos por la nacionalización de ramas enteras de la producción y de los servicios bajo el control de los trabajadores, el reparto de las horas de trabajo entre todos los trabajadores sin afectar el salario, así como la nacionalización de la banca y su unificación en un sistema estatal único de crédito e inversión en función de los intereses de los trabajadores y los sectores populares. Impulsamos estas demandas apuntando a que el proletariado gane como aliados a los sectores medios arruinados y expoliados por el capital, y a las capas más sumergidas de los pobres urbanos. Para llevar adelante este programa, la clase obrera deberá tomar medidas de autodefensa, lo que incluye en perspectiva la organización de milicias obreras para responder al ataque de los capitalistas. El rol de las demandas democráticas Las demandas democráticas toman una importancia cada vez mayor frente a la

13


En Clave Revolucionaria

Noviembre llena de privilegios a costa de las penurias de millones, los marxistas revolucionarios levantamos consignas democrático radicales transicionales legadas por la Comuna de París de 1871: entre ellas que todos los funcionarios y cargos electivos cobren un salario igual al de un trabajador medio, la revocabilidad inmediata de mandatos para todos los cargos de elección popular, la eliminación de la institución bonapartista de la presidencia de la república, así como la conformación de una cámara única que fusione los poderes ejecutivo y legislativo y que sea electa por sufragio verdaderamente universal, donde voten todos los residentes mayores de 15 años sin distinción de su nacionalidad de origen. Este conjunto de medidas están orientadas a acelerar la experiencia de las masas con sus ilusiones democráticas y así facilitar el camino al poder obrero. Levantamos estas consignas democráticas no como un fin en sí mismo, sino con un carácter transicional en la perspectiva de destruir el estado burgués, su ejército permanente y sus cuerpos de policía y reemplazarlo por un estado obrero basado en organismos de democracia directa y milicias obreras y populares. La “Primavera árabe”, la lucha del pueblo palestino y la revolución permanente

profundización de la crisis económica y social. En diversas partes del mundo queda al descubierto el carácter cada vez más despótico de dominio del capital, esto se ve desde la tendencia a reforzar el poder ejecutivo, hasta el peso cada vez mayor que cobran en la Unión Europea instituciones burguesas no electas como la burocracia de Bruselas -bajo fuerte influencia de Alemania- o el Banco Central Europeo. Estas instituciones toman decisiones que condenan a millones de personas a sufrir la miseria. Paralelamente a la aparición de formas despóticas de dominio por parte del capital, se desarrolla una importante crisis de los partidos tradicionales y las tendencias a la “antipolítica” en distintas partes del mundo, que son parte de un proceso más general de desgaste de los regímenes democrático burgueses. La alternancia en el poder de los partidos tradicionales no comprende más que mínimas

14

variantes de un mismo programa de ajuste y cercenamiento de los derechos sociales, mientras que los “representantes del pueblo” (Diputados, Ministros, Presidentes) aparecen cada vez más como lo que realmente son: una inmensa casta de políticos burgueses y funcionarios, que con sus cuantiosas dietas utilizan sus puestos para garantizarse negocios personales. Junto a la mayor preeminencia del poder ejecutivo unipersonal, se desarrollan niveles inusitados de control social, se avasallan los derechos individuales apelando el discurso de la “seguridad” que se ha convertido en el argumento por excelencia para criminalizar la pobreza, perseguir a los inmigrantes y financiar enormes aparatos de inteligencia para vigilar a la población; como quedó al descubierto con las revelaciones realizadas por Edward Snowden. Frente a este panorama de degradación de los regímenes democrático-burgueses y de una casta de políticos de la burguesía que vive

El Norte de África se transformó en el punto más agudo de la lucha de clases, abarcando desde procesos revolucionarios profundos como en Egipto y Túnez, hasta intervenciones imperialistas como en Libia y guerras civiles como en Siria. Por la importancia económica y geoestratégica que tiene la región, estos procesos han concentrado una serie de debates programáticos y estratégicos en la izquierda mundial, mostrando que lejos de ser “revoluciones democráticas”, las “transiciones controladas”, se enmarcan en la necesidad imperialista de mantener el statu quo regional y la rapaz expoliación de sus distintos países, mientras niegan la satisfacción efectiva de las profundas demandas de los explotados. En países como Egipto y Túnez, la clase obrera ha jugado un rol importante en la caída de los regímenes dictatoriales. En el caso de Egipto, sectores avanzados de los trabajadores como los de la gran fábrica textil de Al Mahalla constituyeron la vanguardia en la lucha contra Mubarak y luego, contra las direcciones de empresas ligadas a los

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

militares y contra las leyes antihuelgas. También enfrentaron las políticas neoliberales del gobierno islamista moderado encabezado por la Hermandad Musulmana, que llevaron a las históricas movilizaciones de millones que inundaron Egipto en julio de 2013. Sin embargo, para evitar un desarrollo revolucionario de los acontecimientos, el ejército dio un golpe “preventivo” erigiendo un nuevo gobierno bonapartista, antiobrero, y proimperialista, con las figuras de la oposición burguesa. Las organizaciones islamistas moderadas que accedieron al poder –tanto el depuesto Partido Justicia y Libertad en Egipto como también el partido Ennhada en Túnez– son fuerzas burguesas que predican una mezcla de rigorismo religioso, populismo clientelista y neoliberalismo económico; por eso los revolucionarios combatimos estas corrientes políticas partiendo de una orientación de clase y antiimperialista, y no construyendo frentes con sectores de la burguesía liberal y laica o de su personal político. El proceso revolucionario egipcio demuestra que no hay revolución democrática sin dar respuesta definitiva a las demandas ligadas a las condiciones de vida de las masas, y estas últimas no pueden lograrse sin terminar con la opresión imperialista: esta es la primera cuestión democrática estructural que debe resolver la revolución y solo podrá ser llevada hasta el final por la clase trabajadora. En otro plano, en casos de guerra civil abierta como en Libia, es insostenible separar la lucha militar contra las dictaduras de la lucha contra el imperialismo dejando en segundo plano qué clase hegemoniza el proceso y cuál es su contenido social. La subordinación de lo político a lo militar lleva a confundir la intervención de la OTAN en la caída de Kadafi con un “triunfo” del movimiento de masas, justamente cuando la política de Estados Unidos y otras potencias es montarse en los movimientos antidictatoriales para limitarlos a lo sumo a un cambio de gobierno para conquistar nuevos aliados-clientes, y evitar de esta manera que los procesos adquieran una dinámica “permanentista”, es decir, que se eleven a la lucha contra el estado burgués y el imperialismo. En Siria repiten la misma política quienes se ubican acríticamente en el “bando rebelde”, sin ninguna delimitación ni estrategia independiente de las direcciones proimperialistas, sostenidas por los aliados de Estados Unidos.

Para el caso del pueblo de Palestina, vital para romper la ingeniería imperialista que prevalece en la región, defendemos el derecho al retorno de todos los refugiados palestinos, expulsados de sus tierras por la colonización sionista y su continuidad bajo la ocupación militar y la extensión de asentamientos de colonos. Contra la falsa solución de dos estados y la estrategia reaccionaria de las direcciones islámicas que buscan establecer un estado teocrático, luchamos por el desmantelamiento del Estado de Israel como enclave proimperialista y colonial y por un estado único palestino en todo el territorio histórico, una Palestina obrera y socialista donde puedan convivir en paz árabes y judíos. La revolución árabe solo puede triunfar como revolución permanente, esto es, mediante la toma del poder por los trabajadores apoyándose en las masas pobres y a través de sus organismos de lucha, y extendiendo la revolución internacional contra el dominio de sus burguesías nacionales y el imperialismo. Contra el imperialismo y por la independencia política de la clase obrera en América Latina Entre fines de la década de 1990 y los primeros años del siglo XXI América latina vivió un ascenso de masas protagonizado por los aliados del proletariado: los pobres de la ciudad y el campo y los sectores más explotados de la clase obrera como los desocupados en Argentina. Como producto de este ascenso cayeron los gobiernos neoliberales que adherían al llamado “Consenso de Washington” y asumieron gobiernos autodenominados “progresistas”

www.lrscostarica.blogspot.com

de corte populista o nacionalista. Estos gobiernos se beneficiaron de una década de crecimiento económico excepcional, durante la cual utilizaron una parte de la renta para desarrollar sectores burgueses ligados al mercado interno vía subsidios, tarifas bajas, devaluaciones, etc., pero no hicieron ninguna transformación estructural, y a pesar de su discurso, utilizaron el estado para su propio beneficio y para intentar crear una burguesía amiga. Con distintos ritmos y dinámicas estos gobiernos en países como Argentina, Bolivia, Brasil o Venezuela, comenzaron a agotarse. El proceso inicial de agotamiento de estos gobiernos “posneoliberales” viene de la mano de la vuelta a escena del movimiento obrero, dando lugar tanto a fenómenos de lucha y reorganización sindical como políticos, como se vió en Argentina en noviembre de 2012; en Bolivia con la gran lucha contra la ley de pensiones que tuvo en vilo al gobierno de Evo Morales durante dos semanas, o en Brasil en julio de 2013, luego de las históricas movilizaciones de la juventud que conmovieron al país, donde se desarrolló una jornada de lucha nacional, la primera acción en décadas de esta naturaleza. Y en Uruguay, la histórica huelga de 32 días que protagonizaron los docentes durante la primera mitad de 2013, también es parte de un cambio de clima en el movimiento obrero, con un creciente descontento con el Frente Amplio. Sostenemos que es clave pelear por la plena independencia política de los trabajadores frente a los gobiernos de la región, frente al

15


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Estado y los partidos de la burguesía. En el caso del chavismo –que fue la variante más de “izquierda” de los populismos latinoamericanos-, aunque hay que reconocer que hizo algunas concesiones a los sectores más pobres de la población sobre la base de una cierta redistribución de la renta petrolera aprovechando la suba del precio del petróleo; no cambió en lo esencial la estructura del país. Aun con su fuerte retórica “revolucionaria”, el proyecto de Chávez no dejó de ser un proyecto nacionalista burgués que perseguía lograr mejores condiciones de captación de la renta petrolera con el supuesto objetivo de “diversificar la economía nacional”, “industrializar” el país, de la mano de los capitalistas nacionales y también capitales imperialistas asociados, como se expresa en las grandes empresas mixtas petroleras y de la explotación del gas. Mientras tanto en el plano externo, aunque el chavismo tuvo en sus inicios una política relativamente independiente de los dictados de Washington, como se expresó en los casos de la oposición al ALCA, creación del ALBA, entrega de petróleo a Cuba, la relación estrecha con Irán o el alineamiento con China y Rusia, etc; hacia los últimos años adoptó una política exterior funcional a los intereses del imperialismo estadounidense, al colaborar estrechamente con el gobierno proimperialista de Santos en Colombia, primero pidiendo la rendición de las guerrillas y luego con trabajos de inteligencia común que implicaron el apresamiento y la entrega de militantes de las guerrillas, así como jugó un papel clave en la legitimación y estabilización del régimen surgido en Honduras tras el golpe auspiciado por los EE.UU., sellando luego su entrada en el Mercosur y pasando hacia un segundo plano la política del Alba. El régimen chavista tuvo rasgos de bonapartismo sui generis de izquierda, de los cuales el cardenismo en México y el peronismo en Argentina son los ejemplos más salientes. Sin embargo, comparado históricamente, tuvo un alcance mucho más limitado, lo que se expresa en que no produjo ningún cambio estructural en el carácter dependiente y rentístico del país. Aunque el chavismo hable de “socialismo”, en Venezuela no se ha tocado la organización social basada en la propiedad privada y la explotación capitalista, más allá de la compra a precio de mercado de algunas compañías

16

por parte del Estado. La izquierda se dividió ante estos gobiernos populistas: por un lado surgió una izquierda populista en el continente que tomó el “socialismo del siglo XXI” como modelo posible, pero también se expresó en la adaptación de gran parte de las corrientes de izquierda que se reclaman revolucionarias o marxistas a las variantes chavistas o “evomoralistas”, abandonando la lucha elemental por la independencia política de la clase obrera. Incluso hubo corrientes que directamente se sumaron al carro del reformismo burgués, la centroizquierda y el nacionalismo, y que han desaparecido para todos los efectos prácticos como tendencias independientes, entre ellos la mayoría de DS (SU) en el PT, proporcionándole incluso ministros; El Militante en el PRD y detrás de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México, así como integrándose al PSUV en Venezuela. Otras corrientes como la LIT o la UIT tuvieron una política oscilante pero igual de capituladora: el grupo de la UIT pasó de la subordinación al chavismo durante largos años llamando a “reventar las urnas” de votos por Chávez en las presidenciales del 2006 a contraer alianzas con burócratas sindicales orgánicos de los partidos de la derecha, mientras que la LIT -quien también llamó a votar por Chávez en las mismas presidenciales- confluyó en el voto “No” de la oposición burguesa en el referéndum constitucional de 2007. Detrás

de estos vaivenes y zigzags, sin anclaje en la más elemental independencia de clase y antiimperialista, está la lógica de la “teoría revolución democrática”, que los termina llevando a encolumnarse tras las supuestas banderas de la “democracia” de la derecha sin denunciar que detrás de las mismas actúa el imperialismo norteamericano. Para los revolucionarios la lucha contra el imperialismo es un problema de principios. No es posible asegurar la liberación nacional ni la unidad latinoamericana sin romper con el imperialismo. Contra el bloqueo imperialista y la restauración capitalista en Cuba La política hacia Cuba divide aguas en la izquierda latinoamericana y mundial: por un lado están quienes confundiendo la defensa de las conquistas que aún se conservan de la revolución, terminan defendiendo incondicionalmente el régimen de partido único del Partido Comunista Cubano y los Castro. Esta izquierda populista usa al viejo argumento de que cualquier crítica al gobierno de Raúl “le hace el juego a la derecha y al imperialismo” y, de esa manera, pretende obturar toda discusión sobre las medidas de restauración capitalista gradual que viene aplicando el régimen cubano y que están degradando cada vez más las bases del estado obrero. En el extremo opuesto, corrientes como la LIT sostienen que en Cuba ya se ha restaurado el capitalismo, que la lucha contra el bloqueo

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

imperialista no tiene importancia y que la clave es llevar adelante una “revolución democrática” contra el régimen cubano al que consideran una “dictadura capitalista” como las del cono sur. Esta política, que implica la unidad de todos los que se oponen a la “dictadura”, ubica a la LIT en el mismo campo restauracionista de la disidencia interna procapitalista, los gusanos de Miami y el gobierno de Obama. Contra estas dos posiciones, levantamos un programa de revolución política y social que parta de la lucha contra el bloqueo imperialista y de la defensa de las conquistas que aunque degradadas por la acción de la burocracia, aún quedan de la revolución. Defendemos el derecho de reunión, expresión y organización sindical y política de los trabajadores. Contra el régimen de partido único y la política imperialista de establecer una democracia burguesa parlamentaria, luchamos por un estado obrero revolucionario basado en consejos de trabajadores, campesinos y soldados y por la plena legalidad para los partidos que defiendan las conquistas de la revolución y los que se reivindiquen anticapitalistas. Luchamos por revertir las medidas de ajuste, como los despidos y los recortes de beneficios como los comedores obreros, revisar de manera exhaustiva y radical las medidas adoptadas durante el “período especial” y el gobierno de Raúl, incluyendo las concesiones al capital extranjero, por el control obrero de la producción y de las empresas hoy en manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (uno de los agentes internos de la restauración capitalista), por el restablecimiento del monopolio del comercio exterior y por reorientar la economía en beneficio de los intereses de la revolución y de los trabajadores, los campesinos y las masas populares cubanas, estableciendo una planificación democrática de la economía. La lucha contra la restauración capitalista en Cuba es parte de la lucha por la revolución social en el conjunto de América Latina. Por partidos de trabajadores revolucionarios e internacionalistas Un partido de trabajadores revolucionario debe tomar –como decía Lenin– todas las injurias, las ofensas y los abusos que sufren los sectores populares y los oprimidos en general para que la clase obrera conquiste la hegemonía sobre las clases oprimidas y sectores medios expoliados por el capital y

sea posible derrotar a la burguesía y tomar el poder. Cediendo al “espíritu de época” reaccionario, propio de la etapa de la restauración burguesa, un sector importante de las corrientes de izquierda de origen trotskista sostuvo que para huir del “corporativismo obrerista” y adoptar una estrategia hegemónica era necesario poner en pie “partidos amplios” o alianzas electoralistas donde se diluya el carácter de clase para incluir dentro de ellos la pluralidad de los “nuevos movimientos sociales”. Algunos ejemplos de esta política oportunista son la coalición RESPECT que integraba el SWP británico junto con sectores burgueses de la comunidad musulmana, o la conformación del NPA, un partido sin delimitación estratégica, cuya dirección ahora impulsa un bloque permanente con el reformista Front de Gauche de Mélenchon. Hoy, frente al creciente protagonismo de la clase trabajadora y el proceso de su recomposición subjetiva, este escepticismo en la clase obrera y su capacidad hegemónica, así como la política oportunista que le sirve de correlato, son cada vez más perniciosos. En el terreno electoral, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) de Argentina, que conformamos el PTS, junto al Partido Obrero e Izquierda Socialista, ha demostrado que no es necesario hacer seguidismo a las variantes de la centroizquierda para obtener el reconocimiento de franjas importantes de los trabajadores y la juventud. El caso del FIT también es un ejemplo para Costa Rica, y demuestra que no es necesario

www.lrscostarica.blogspot.com

hacer seguidismo ni llamados electoralistas a la centroizquierda del FA para obtener el reconocimiento de franjas de la juventud o los trabajadores. Ante la crisis de estos proyectos de partidos amplios o seguidismo a variantes de centroizquierda, que en muchos casos llevan a la desmoralización y la impotencia, reafirmamos la necesidad de construir partidos obreros revolucionarios de vanguardia a escala nacional e internacional para la intervención en la lucha de clases. Fracciones revolucionarias en los sindicatos, frente único y autoorganización Durante las últimas tres décadas ha habido una reconfiguración de la clase obrera mundial, llevando a que los trabajadores junto a sus familias constituyan la mayoría de la población mundial por primera vez en la historia, pero en el marco de una profunda fragmentación en sus filas. Junto a la tradicional división impuesta por el capital entre la clase obrera de los países imperialistas y las semicolonias y colonias; se sumaron otras como la proliferación de desocupados permanentes y el surgimiento de trabajadores “de segunda”, que conforman casi la mitad de la clase trabajadora mundial en contraste con el sector de la clase obrera “en blanco”, con salarios y condiciones de trabajo superiores a la media. Esta fractura fue producto de la ofensiva neoliberal y contó con la complicidad no solo de las direcciones políticas tradicionales (socialdemócratas, partidos comunistas, nacionalistas burgueses), sino también con la

17


En Clave Revolucionaria

Noviembre

de las sindicales burocráticas. Los revolucionarios impulsamos la más amplia unidad de las masas en lucha para resistir los ataques del capital y exigimos el frente único a las direcciones burocráticas del movimiento obrero. En países como Grecia, donde la clase obrera protagonizó decenas de paros generales pero sus direcciones oficiales impiden la unidad en la acción, está planteada con toda urgencia imponer el frente único obrero a las organizaciones de masas para desarrollar la lucha contra los planes de austeridad y los ataques del gobierno de Nueva Democracia-PASOK, para enfrentar y derrotar la amenaza neonazi de Aurora Dorada y para acelerar la experiencia millones y disputarle la dirección a los reformistas. Es necesario pelear para que los sindicatos levanten un programa transitorio que ataque los intereses de los capitalistas y supere toda política corporativa presentando una salida obrera para el conjunto de los explotados y oprimidos, que empiece por repudiar el memorándum y plantee la nacionalización de la banca bajo control de los trabajadores y la estatización de las empresas que quiebren bajo gestión obrera, mostrando así que hay una salida obrera a la crisis. En ese escenario es criminal la política del Partido Comunista Griego (KKE) que dirige un sector importante del proletariado, pero se niega a levantar esta política de frente único hacia las direcciones mayoritarias, y organiza sus propias acciones. Distintas corrientes de la izquierda interpretan en clave oportunista la táctica del frente único, transformándola en adaptación pasiva a las direcciones sindicales burocráticas y reformistas. Al contrario, esta táctica tiene por objetivo estratégico el desarrollo de fracciones revolucionarias, capaces de pelearle la dirección a la burocracia sindical o a los reformistas. La creación órganos de coordinación y autodeterminación de masas es de vital importancia, porque en determinado momento y ante un cambio en la relación de fuerzas, el frente único defensivo ante los ataques del capital, puede transformarse en ofensivo, lo que implica romper la legalidad burguesa y pasar a la lucha por el poder, sentando las bases para la construcción de un estado proletario.

18 18

La lucha contra la opresión: “movimientos sociales” y partido revolucionario El combate contra la opresión de género, la homofobia, el racismo y la xenofobia y contra toda forma de opresión y discriminación, es una cuestión de principios, y la consideramos parte indisoluble de la lucha de la clase obrera por conquistar la hegemonía en el combate contra la dominación burguesa. Esta pluralidad de luchas contra las diversas formas de opresión no debe ser una sumatoria de disidencias, sino que debe tener su centro en una fuerza social capaz de afectar los resortes estratégicos de la sociedad capitalista: la de la clase obrera. Pero reconocemos que la posición estratégica que tiene la clase trabajadora en el capitalismo -que la convierte en el sujeto fundamental de la revolución- no la hace de por sí portadora de una estrategia hegemónica. De hecho el proletariado sometido a las condiciones de explotación que le impone el capital es uno de los principales destinatarios de la propaganda burguesa de los prejuicios sexistas, misóginos, homofóbicos, racistas y xenófobos, que en muchos casos moldean la conciencia del obrero medio y son aprovechados por partidos de la extrema derecha como la Liga Norte en Italia o el Frente Nacional en Francia. Para los revolucionarios es un problema de principios enfrentar todo tipo de opresión y combatir los prejuicios que la burguesía inculca en la clase obrera, por eso en luchas como la de la liberación de la mujer o por la conquista de derechos civiles –que tienen una composición policlasista- buscamos que los trabajadores tomen en sus manos el combate contra todas las anteriores formas de

dominación. La cuestión del poder y la revolución: “gobierno de izquierda” vs. “gobierno obrero” La adaptación de gran parte de la izquierda a variantes neorreformistas se expresó en la sustitución de la consigna de “gobierno obrero” por la de “gobierno de izquierda” o “gobierno antiajuste”, de gestión del capitalismo en el marco del estado burgués. Esta política se expresó en el apoyo que la mayoría de estas corrientes que se reclaman trotskistas le dieron al llamado de Syriza a conformar un “gobierno de izquierda”. Sostenemos que no hay punto de contacto entre esta política oportunista, que lleva a sembrar ilusiones en posibles gobiernos de colaboración de clase, y la táctica de “gobierno obrero” discutida por la III Internacional en la década de 1920 y luego incorporada por Trotsky al Programa de Transición como consigna antiburguesa y anticapitalista. La condición para aplicar la táctica del “gobierno obrero”, dirigida a las organizaciones reales de la clase obrera, aunque estas sean reformistas, es que exista una situación revolucionaria y que esta política permita acelerar los preparativos para la toma del poder, principalmente el armamento del proletariado para la insurrección, y el desarrollo del partido revolucionario que sea capaz de disputar la dirección del movimiento obrero a las direcciones tradicionales. La concepción revolucionaria del frente único, planteado hacia las organizaciones

www.ft-ci.org


En Clave Revolucionaria

Noviembre

de masas de la clase obrera para desarrollar la lucha, no tiene nada que ver con llamar a votar, e incluso adoptar acríticamente el programa mínimo de variantes electorales reformistas de izquierda como Syriza La táctica de “gobierno obrero” está dirigida a enfrentar a las grandes mayorías de trabajadores con el conjunto del régimen burgués y busca acelerar la experiencia de las masas con las direcciones reformistas, y así incrementar la influencia de los revolucionarios. Las condiciones objetivas y subjetivas que se están gestando con la crisis capitalista nos plantearán la necesidad de aplicar tácticas y políticas audaces como la de “gobierno obrero”, pero estas para conservar un carácter revolucionario, no deben transformarse en un fin en sí mismo, sino estar indisolublemente ligadas a nuestro objetivo estratégico: la destrucción del estado burgués y la toma del poder por parte de la clase obrera para formar un régimen transitorio, basado en órganos de democracia obrera. Los soviets, la revolución obrera y socialista y la dictadura del proletariado Los trabajadores solo podrán derrocar al capitalismo por medio de una insurrección violenta que divida y derrote al ejército y la policía, que destruya el estado burgués y que sobre sus ruinas establezca su propio poder político, un estado obrero transicional basado en los órganos de autodeterminación del proletariado y las masas explotadas y el armamento general de la población. En situaciones revolucionarias estos organismos de autodeterminación tienden a constituirse en expresión del poder de los trabajadores y los explotados. El siglo XX estuvo plagado de ejemplos: los soviets rusos, surgidos originalmente en la revolución de 1905 y que en la revolución de 1917 fueron la base del poder obrero; los consejos de fábrica en Alemania en 1919, o los consejos obreros de la revolución húngara de 1956; las tendencias al surgimiento de estos organismos en los ’70 en Latinoamérica con la Asamblea Popular boliviana de 1971, o los Cordones Industriales en Chile. Los soviets, consejos, o el nombre que adopten en cada situación concreta las formas de autoorganización, son expresión del frente único de masas, que a través de la unidad de acción y la lucha política de las tendencias en

su interior preparan a las masas para la toma del poder. Consideramos que estos consejos representan la forma política más democrática de dominio por parte de la clase obrera, que necesitará del estado obrero transicional mientras exista el imperialismo y las clases enemigas, y por lo tanto esté planteada la necesidad de defender la revolución frente a los ataques tanto internos como externos.

capitalista.

El estado obrero se basa en el establecimiento de nuevas relaciones sociales surgidas de la expropiación y nacionalización de los principales medios de producción, el monopolio del comercio exterior y la planificación democrática de la economía y en el curso de la transición al socialismo.

Para quienes suscribimos este manifiesto, conquistar una sociedad sin Estado y sin clases sociales, libre de explotación y de toda opresión, es nuestro “objetivo político” más elevado al que pretendemos ligar, a través de la estrategia, todos los combates y las conquistas parciales.

La conquista del poder por parte del proletariado es sólo el inicio de un proceso de transformación de todos los aspectos de la vida económica, política y social de un país, a la vez que un punto de apoyo para la extensión de la revolución socialista en el terreno internacional, porque solo derrotando al capitalismo en todo el planeta será posible conquistar una sociedad sin opresión ni explotación.

Sostenemos que con los actuales desarrollos de la ciencia, la tecnología y el nivel alcanzado de la productividad del trabajo, podría reducirse enormemente el tiempo que la sociedad insume en la producción y reproducción de sus condiciones de existencia materiales. Pero el capitalismo es incapaz de generalizar los avances de la técnica, confinada a un selecto grupo de países y a un grupo de ramas de la producción, mientras que la mayoría de las enormes masas de trabajadores producen con un nivel tecnológico y de productividad más propio del siglo XIX, con ramas enteras de la producción donde se utiliza el trabajo intensivo, proliferando las “fábricas de sudor” y las maquilas, que extraen hasta el último aliento a sus trabajadores.

Nuestro objetivo es la conquista del comunismo La palabra comunismo fue bastardeada por el estalinismo a lo largo del siglo XX, y fué identificada con las dictaduras burocráticas parasitarias de los Estados obreros y las direcciones traidoras de la antigua URSS que terminaron pasándose a la restauración

www.lrscostarica.blogspot.com

El comunismo no es un estado que pueda implantarse coercitivamente por ninguna burocracia, sino que solo puede ser el fruto de la actividad colectiva consciente y el desarrollo de la más amplia democracia obrera, que sirva de transición hasta la extinción de toda forma de Estado.

19


En Clave Revolucionaria

Noviembre

Se lanzó el Movimiento por una Internacional de la Revolución Socialista - IV Internacional

El comunismo se diferencia de lo que buscaron todas las revoluciones anteriores al desarrollo del movimiento obrero, y no se limita a una nueva distribución del trabajo entre los individuos, ya que se propone, mediante los actuales avances de la ciencia y la tecnología, reducir al mínimo el trabajo indispensable hasta que represente una porción insignificante de las ocupaciones humanas. Por eso el comunismo no puede surgir dentro de los límites de los países atrasados, ya que no consiste en una mejor distribución de la escasez; sino que solo puede construirse si el aparato técnico y la enorme riqueza de países como Estados Unidos, Alemania o Japón fuera puesto en función de las necesidades de los trabajadores, de manera que las personas puedan dedicar sus energías al ocio creativo de la ciencia, el arte y la cultura, y desplegar

así todas las capacidades humanas y establecer una relación más armónica con la naturaleza. Para nosotros, al igual que para los fundadores del marxismo, el comunismo no es un ideal al que habría que sujetar la realidad para proponerse proclamar el “comunismo aquí y ahora” como sugirieron los teóricos del autonomismo. No se trata solo de crear una conciencia de lo existente sino de derrocar lo que existe. La lucha por el comunismo implica destruir la maquinaria estatal burguesa, principal garante de la explotación y la opresión, y que los trabajadores pongan en pie su propio poder a través del cual se reapropien de los medios de producción de la sociedad expropiados por los capitalistas. Solo la teoría-programa de la Revolución Permanente se enfrenta de conjunto a la teoría

del socialismo en un solo país en todas sus variantes y plantea una estrategia global que liga el comienzo de la revolución a escala nacional con el desarrollo de la revolución internacional y su coronamiento a nivel mundial, así como la conquista del poder con las transformaciones en la economía, la ciencia, y las costumbres, que conducen a nuestro objetivo fundamental: la conquista de una sociedad de “productores libres y asociados”. ___________________________________

[1] Ver “El significado de la elección histórica del FIT”. Del Diputado y dirigente nacional del PTS Christian Castillo. [2] El Manifiesto completo del MIRSCI puede encontrarse en el sitio de la FT-CI: www.ft-ci.org

La LRS (Liga de la Revolución Socialista) de Costa Rica integra la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional, junto con el PTS (Partido de los Trabajadores Socialistas) de Argentina, la LER-QI (Liga Estrategia Revolucionaria) de Brasil, PTR-CcC (Partido de Trabajadores Revolucionarios) de Chile, la LTS-CC (Liga de Trabajadores por el Socialismo - Contracorriente) de México, la LOR-CI (Liga Obrera Revolucionaria por la Cuarta Internacional) de Bolivia, la LTS (Liga de Trabajadores por el Socialismo) de Venezuela, simpatizantes de la FT en Uruguay, Clase Contra Clase del Estado Español, Grupo RIO, sección simpatizante de Alemania, Grupo RIO, sección simpatizante de la República Checa y Militantes de la FT en la CCR/Plataforma 4 del NPA de Francia.

Nos encontrás en:

20

www. lrscostarica. blogspot.com

http:// facebook.com/ lrscostarica

www.lrscostarica@gmail.com

www.ft-ci.org

Ecr26web  
Ecr26web  
Advertisement