Issuu on Google+


Zona Fantasma en la Red Síguenos revistazonafantasma zona_fantasma Zona Fantasma Revista Zona Fantasma Zona Fantasma es una revista digital gratuita sin fines de lucro. Las imágenes son sólo usadas con fines estéticos. Si no quieres que un trabajo de tu autoría se usado aquí y quieres que lo retiremos, contáctanos a nuestro correo electrónico: revistazonafantasma@gmail.com Zona Fantasma is a nonprofit, free digital magazine. Images used here are just for aesthetics; if you do not a work of your authorship to be used here, and want it removed, contact us by email: revistazonafantasma@gmaill.com


EDITORIAL

K

awaii Radio es una radio de internet. Todo el día J-Rock, Anime music y K-Pop. Además de Martes a Jueves de 08:00 a 09:30 (GMT – 6) hay transmisión en vivo. Síganlos por Facebook y sintonícenlos a través del siguiente enlace. ¡Disfrútenla!


¡Un año más! Nuevo año, nuevas esperanzas y nuevas energías… (ajá). No sólo se completó una vuelta de la tierra alrededor del sol, sino que también se cumplieron doce meses más de vida oficial de esta revista, así es, es nuestro aniversario. Además no es él único cambio, sino que nuestro querido líder (Dante Locke) se ha retirado en un 90% (por cuestiones laborales), así que por eso yo ando escribiendo estas líneas (y la verdad no soy bueno para esto). Un número con varios cambios y sorpresas, algo atrasado, sí, pero que esperamos lo disfruten por igual. Un año más y los que faltan… hay Zona Fantasma para rato.

¡Hasta más leer! Atte:

MidnightMoon


NOTICIAS

Al fin regresa el anime de Fairy Tail

D

espués de tanto esperar, por fin fue revelado por la Weekly Shonen que el anime de Fairy Tail regresa para el mes de abril del 2014. Esta fue una noticia que muchos esperaban, ya que se había confirmado una nueva temporada desde hace unos meses, pero la pregunta «¿cuándo?» seguía rondando en la mente de los fanáticos.

Hay que considerar que Fairy Tail es un manga muy popular tanto en oriente como en occidente. Un detalle que habrá que comentar es el cambio en la producción, como el que el estudio que animará será Bridge, en lugar de Satelight. Además de que el nuevo encargado del diseño de personajes será Shinji Takeuchi, conocido por haber trabajado en el anime de Gintama. Ahora la pregunta que ronda la cabeza de muchos es: ¿cuánto durará antes de alcanzar la historia del manga y qué pasará después de que eso suceda.

@mundopalabras

008

RT @brecacha: Amigos escritores independientes: hagamos un trabajo profesional: http://wp.me/p369qC-ke vía @brecacha #autoresindies

Fuente: Chiki Otaku

@escuelafantasia

Mañana vuelve Pasamos página. Estrenamos año con muchas novedades. No te pierdas el programa: a las 19 h. http:// ow.ly/snM7c


Nintendo eShop caído y Pokémon Bank pospuesto

P

ara aquellos que tienen Nintendo WiiU o Nintendo 3DS, se habrán percatado que durante el día 27 hubo problemas con la eShop, esto fue causado por la saturación de los servidores y uno de los elementos fue el lanzamiento del Pokémon Bank, una aplicación que permite almacenar tus pokémones y transferir de versiones pasadas a X/Y. Después de este evento la aplicación fue suspendida en Japón y pospuesta de manera indefinida para el occidente. Pues ni modo, habrá que esperar. Fuente: Tekno Consolas

Se anuncia nueva serie de Yu-Gi-Oh!

S

e anuncia una nueva serie basada en el universo de Yu-Gi-Oh! ahora con el subtítulo Arc-V.

Esta sería ya la quinta serie basada en este universo y estaría viendo la en primavera del 2014. Hasta el momento se ha revelado poca información, sólo la imagen del nuevo protagonista llamado Yuuya Sakaki y de dos monstruos clave. ¿Qué más se podrá esperar de este anime? Quizá gratas sorpresas para los fanáticos, tanto de la animación como del juego de cartas. Fuente: Chiki Otaku

@MarianaEguaras

Dame letras y te daré lectores. La revista Peonza indaga sobre el fenómeno de convertirse en lector http:// www.eldiariomontanes.es/

@Zona_fantasma Colabora con #ZonaFantasma. #Relatos, #Ilustraciones e #Historietas. ¿Qué esperas? http:// www.revistazonafantasma.com/...


NOVEDADES LIGERAS

[Alianza] Golden Time Vol. 01

Qué mejor forma de despedir el año que con un volumen completo de una gran novela, de nada más y nada menos que Yuyuko Takemiya, autora de Toradora. Este volumen no podría ser posible sin nuestros amigos de TRADUCTION IN 123!... Un grupo prácticamente nuevo pero con muchas ganas, gente con quienes realmente fue bueno trabajar por distinta razones... y por que no decirlo: tener actitud profesional, por más que sean novatos.

Lanove Sword Art Onlie Vol. 03

En esta ocasión les traemos el volumen completo número 3 de SAO, siendo este el primero de los dos tomos que conforman el arco de Fairy Dance. Para los pacientes que se han esperado, disfruten del inicio del que es, probablemente, el arco más flojo de SAO (ojo, eso no lo hace malo ni mucho menos, sigue siendo bueno). Para los impacientes que se lo fueron leyendo por capítulos, pues ya pueden ir borrándolos y poniendo este volúmen completo.

010


Lanove Zero no Tsukaima Vol. 09 Cap. 08

Continuando con el regalo de navidad preparado gracias a todo el equipo de Zero no Tsukaima, les traigo (tal como anuncié anteriormente, si me leen) uno de los mejores capítulos, dado su gran nivel descriptivo que sobrepasa grandiosamente a cualquier adaptación... un gran motivo para leer y seguir leyendo esta novela. Desde ya los invito a disfrutar este capítulo, como un regalo de noche buena (adelantado), deseándoles una muy Feliz Navidad de parte de todo el staff.

Lanove Baccano! Vol. 04

Primero que nada. Esto no es una broma. Ahora sí, habiendo aclarado eso, aquí tienen el cuarto volumen de Baccano!: Drogas y Dominós. Sé lo que están pensando, ya lo habíamos sacado pero cómo nos gusta consentirlos lo volvemos a publicar con la bonita edición qué tanto amaron; hasta dan ganas de imprimirlos y guardarlos en tu librero. No lo nieguen. Esta sería la última sorpresa que les tenemos para este año y creo que nos hemos redimido bastante bien de todos esos meses sin publicaciones de Baccano!

Lanove Hidan no Aria Vol. 02

Aquí Kinji, trayendo un regalo de navidad un poco tarde. Después de meses de no saber de esta novela, ¡les traemos el Volumen 2 completo de esta obra maestra! El proyecto se ha atrasado un poco, para empezar, ¡necesitamos un corrector! Así que si te gustan las novelas, las tsunderes, Lanove, el helado de vainilla y tienes buena gramática y ortografía, te invitamos para que te unas a nuestro staff. Y con mucho cariño para todos y cada uno de ustedes de parte de Lanove, los dejo con Kinji, Aria, Reki, Shirayuki & Riko quienes les desean un feliz 2014.

011


HOJA EN BLANCO

L

lega otra vez mi pequeña sección de noticias, comentarios, quejas o lo que sea; muy dadas a mi manera, centrándome como siempre en los comics y otras cosas diversas, ¿qué más puedo decir? Es el mundo donde yo me muevo.

¡Disfruten!

Rat Queens

Un grupo un poco peculiar...

M

e resistí por varios meses a comprar este comic, pero lo compré en Diciembre y oh, qué bendita sorpresa. Un mundo basado en la pura fantasía épica tipo juego de ROL con un gremio un tanto peculiar. Cuatro chicas, cada una con un pasado y con su personalidad que en apenas tres números se han ganado el cariño de muchos lectores. Tanto así que este comic se ha llevado buenos puestos en tops diversos que circulan por la web. Si les gustan la fantasía, la acción y el humor negro, no se pueden perder este comic. Pueden comprarlo en digital aquí.

Pokémon X/Y

Un juego lleno de misterios

Q

uizá a nadie le importe, pero hace menos de un mes adquirí un Nintendo 3DS y obviamente adquirí un Pokémon, en este caso Pokémon X (sí, ya saben, Mega Charizard X). Pero al estarlo jugando me topé con un mundo lleno de misterios que intensificaron mi experiencia: La fantasma de la ciudad Luminalia, la nota en la estación, el viajero que te habla de una región diferente a todas las demás; en fin, tantas cosas más. Esto no es una noticia, ni nada por el estilo, sólo es un comentario personal sobre mi experiencia con este juego y, chance, Game Freak nos sorprenda con más cosas en los próximos meses. Hay que estar al tanto.

012


Madoka Magika: Rebellion

Ya cerca la fecha para verla en México

H

ay muchas historias que me han emocionado y una de ellas ha sido el anime Puella Magi Madoka Magika, una historia de chicas mágicas fuera de lo normal, más cruda y con una historia más profunda. De hecho, quizá recuerden que hace unos meses hice una reseña en el blog. Bien, pues gracias al grupo de Kukoban, tendremos a esta película (y otras cuatro más) en México. Veintiún sedes diferentes, a lo largo de cuatro semanas. Y yo espero ir para la segunda, así que si voy, esperen mis comentarios por aquí. Más información aquí.

Absolution: Happy Kitty Una auténtica badass

E

sto puede sonar algo pervertido, pero tengo debilidad hacia las chicas vestidas de colegiala que portan una katana… ¿Qué?, no me culpen, culpen a internet.

El mes pasado, también conocí este comic, un spin-off que parte del comic llamado Absolution, que hasta el momento tiene dos sagas. Ciertamente yo sólo lo compré por unos paneles que vi en un blog, pero ahora estoy pensando seriamente en comprar los otros para entender más ese mundo. Si les gusta la violencia, sangre, crudeza y una chica capaz de acabar con una mafia entera, no se lo pueden perder.

013


FICCIÓN FANTASMA

¿QUÉ TAL PASARON ESTE AÑO NUEVO?

E

stos concurso ya se están haciendo más frecuente, ya vamos por el tercero a dos meses de que haya terminado el anterior.

¿Qué tal les pareció el pasado ganador con su relato de terror? Algo interesante, ¿no es así? Pero en esta ocasión no tratará de terror este concurso, sino del año nuevo, ¿y qué significa el año nuevo? Pues renovación. En esta ocasión tuvimos grandes competidores, lamentablemente esperábamos tener al menos diez participantes para poder dar todos los premios planeados, pero tuvimos menos recepción de la esperada y, como comentamos hace unas semanas, los premios serán repartidos de una manera diferente.

014

Fue difícil escoger el ganador, cuatro relatos estuvieron muy bien trabajados y cada uno tuvo su esencia, por un lado tenemos El dictador de Jorge Álvarez, un relato que al mismo tiempo es una pequeña reflexión política; Era ella de Emiliano Pérez un relato de una pérdida y de como al final debemos buscar la manera de salir adelante; Uvas de Abbi Corleone, un curioso relato sobre un no creyente y un nuevo comienzo que le es otorgado… o quizá una simple tortura. Pero de todos ellos el que decidimos destacar fue Cuento de navidad de Eduardo, un relato escrito con una rima muy bien trabajado, y que nos plasma un gran sentimiento, en algunos momentos descuida un poco la rima, pero la trama sigue fluyendo dejándonos un final conmovedor.


Cuento de Navidad

E

n la ciudad la gente dormía, o al menos eso parecía. Desde el cielo nada se veía, aún cuando este no oscurecía, no había ruido alguno y era la calma quién ejercía su supremacía. La nieve caía. Oh, sí, es cierto, al menos eso me decían. Caía desde el cielo hasta la alcantarilla, ya que al tocar el asfalto de las calles el hielo de poco se deshacía y en una transparente corriente de agua se convertía. Y las luces ¡oh! las luces quién lo diría. Danzaban ellas solas en los faros, madre mía. Danzaban a la luz de las velas ―qué ironía―, danzaban y danzaban en majestuosa armonía. La luna observaba a través de las nubes con alegría, con dicha de una madre que a su niño sonreía, miraba solemne como la nieve blanca todo lo cubría. Desde casas parceladas en la lejanía hasta edificios empresariales allí por las grandes avenidas.

Todo era color plata bajo la sombra de la melancolía, allí donde la noche de Navidad en las horas se extendía. La gente dentro de las casas se refugiaba del frío que afuera hacía y embutidos en sus tibias camas, con calor humano el hielo combatían. ¿Una taza de chocolate, tal vez jerez el lector querría? Un abrigo de lana o una bufanda mi madre seguro os brindaría. Y es que en cosas de atención mi persona vacila, ya que no es mi costumbre entender lo que las personas en sus mentes cavilan. Pero mi madre, ella sí que lo sabría. Atender a vecinos era parte de su día, aunque luego nadie le recordaría puesto que las visitas de una noche no siempre quedan en las retinas. Y esto nos lleva a la historia de Polly, la niña que en estos barrios vivía. Una niña tierna y amorosa, diez y siete años tenía. Su vida en estudios y libros trascurría, donde la soledad y las sombras eran ―casi siem-

015


FICCIÓN FANTASMA pre― su única compañía. Polly pocas cosas nos diría, ya que en su mundo interno estar prefería y sociabilizar, conocer gente, no es algo que le gustaría. Este año, primer semestre de la universidad cursaría. O al menos ese era el plan que ella seguiría, pero el destino cruel ―destino maldito― otras cuentas sacaría y un desafío enorme en su camino interpondría, y escapar de ello no es algo que un Dios dejaría. En esta noche llegará la melancolía, pobre Polly, quien lo diría. Ella, que disfrutaba de la pena más que la alegría, que sólo de amores vacuos pecaría, ella… en mis libros ya no estaría. La luna, si supiera su destino, lloraría. El sol, quién no la vio en la noche ―pues tuvo que despertar en otro país ese día― por la mañana se lamentaría. La casa de Polly está cerca de una relojería, cuatro calles a la derecha de la tercera avenida. Si siguen la línea del tren probablemente no la verían, ya que los pinos que plantase hace ocho años, su vista obstaculizaría. No es más grande ni más pequeña que una casa de esta villa, tiene las dimensiones correctas incluso en las rejillas. La cocina donde Polly comía nada extravagante poseía, ni siquiera un detalle de valiosa cuantía. Las cajas de pizza, las bolsas con nuggets y el agua de la tetera que hervía. Era navidad y Polly así lo sentía, motivo de goce y alegría, motivo de reunión y cenas en familia. Pero esta navidad así no sería. Polly dentro de la casa se escondía, y en la mesita de noche una nota ponía. «Antes que se asusten, estoy jugando a las escondidas», su nota decía. «Búsquenme en los rincones de esta casa vacía y si me encuentran, por favor, cuiden bien de esta indefensa y frágil vida mía». Las calles despertaban con alegría, puesto que Navidad llegaba con los rayos del mediodía. Los villancicos por los rincones se repartían, inundando cada esquina con pegajosa armonía mientras que desde

016

el cielo diurno la nieve aún caía. Los niños jugaban con bicicletas nuevas y trineos en la vía, la que ausente de vehículos ahora a los infantes pertenecía. Desde la distancia el aroma a chocolate se sentía, y el pavo desde el horno un agradable aroma desprendía. Es agradable el abanico de sabores tan extensos y deliciosos que me llenan de algarabía, pensando en la cena más tarde y el desayuno al otro día. Ya os dije con anterioridad lo que mi madre diría, acerca de atención y modales para con mis invitados a estas líneas, pero yo soy atarantado y sólo comprendo de personas cuando estas ya no están en nuestras vidas. Como Polly. Por la mañana la gente buscaba a Polly, la dulce niña que vivía en melancolía. Buscaron por la pieza donde dormía, donde soñaba con príncipes y castillos de roca pulida. Buscaron en el comedor donde Polly sus almuerzos compartía, con la sombra y el polvo ―su única compañía―. Buscaron en el patio donde las flores de invierno florecían, pero la yerba amarga había invadido todo al punto que ya jardín no parecía. Y Polly dormía, perdida en los recuerdos que la sumían en las profundidades de su mente vacía. La navidad su curso seguía, dentro de poco la luna a su trono ascendería y las estrellas la noche colmarían. Pero Polly con nosotros no estaría, ya que desde la bóveda en las alturas nos vigilaría. Mientras en una cuna silente, un bebé consiente aparecía. Nadie en el vecindario acerca de la vida de Polly la niña sabía, menos aún de la madre conocían. Y es que ella siempre me decía que con los invitados ser amable uno debía, puesto que algún día ellos vendrían y me tomarían. Y desde el cielo ella me vería, mientras en los rincones de la casa su presencia me acompañaría.


¿Te gustaría formar parte de nuestra revista? Relatos

Consulta las bases a través de nuestro blog

Dibujos

www.revistazonafantasma.com


3° LIGHT TIME CUP

E

n algunos meses ya les estaremos dando información sobre la 3° Light Time Cup, ¿no están emocionados? Nosotros sí, en los años anteriores grandes artistas se han pasado, como dos que hoy en día trabajan con nosotros Eliand Xander con su historia One More Time; y Sameq, con La niña que tocaba el guzheng. Seguro que en este año también habrá grandes sorpresas. Pero no podemos empezar sino tenemos una mascota oficial y decidimos que lo mejor era hacer un concurso con ustedes, nuestros lectores. Y se preguntarán: ¿Qué tenemos que hacer? Pues es sencillo: una ilustración original a color, en posición vertical y de cuerpo entero, carente de fondo y que contenga la leyenda «3° Light Time Cup», y que, por supuesto, sea referente a algún tema referente a la literatura y a las novelas ligeras. Y por supuesto que habrá premios, teniendo hasta el momento 1000 puntos de deviantArt y códigos de dos grandes juegos: Batman: Arkham Asylum y Batman: Arkham City. Claro está, además de que su

018

creación será la imagen del concurso, implicando al mismo tiempo, publicidad durante casi un año. Tendremos un selecto jurado que se encargará de evaluar los trabajos: Dante Locke, administrador de Zona Fantasma y creador de ¡Ponme Atención!; Marta Navarro, mejor conocida como Lunática, ilustradora de Zona Fantasma y creadora de la historia Hijos de Sëele; Van Reke, ilustradora creadora del webcomic Lexa y que ha colaborado con nosotros en más de una ocasión; Sameq, escritora e ilustradora ganadora de la 2° Light Time Cup con su historia La niña que tocaba el guzheng; e Irask, ilustradora mexicana de gran talento entrevistada en este número. Tienen hasta el final del mes de enero para enviar su trabajo. Esperemos recibir todas sus ilustraciones hechas con pasión y ayudarnos a promover lo que se busca con este concurso, el formato de novela ligera en occidente. Pueden ver las bases enteras en nuestro blog o en nuestro grupo de deviantArt.


«Debo de estar paranoica, pero no soy un androide».

¿Qué harías si tu condición de ser humano fuese cuestionada?

¿Y si todo cuanto es real para ti no fuese más que el producto plástico de una fantasía?


ANIVERSARIO

¡OTRO AÑO MÁS!

H

ola a todos nuestros lectores. El 2014 ha llegado tan de prisa y nos hace recordar de súbito todo lo bueno que trajo el pasado 2013. Pasamos el fin del mundo para seguir creciendo como revista. Hubo tantos buenas amigos que llegaron para quedarse, como el genial Jean Hathaway quien empezó el pasado enero como autor invitado, ¿recuerdan eso? Mas sin embargo jamás empacó las maletas. También, Sameq, una gran ilustradora y escritora que nos ha sorprendido con su talento al ganar la 2° Light Time Cup. Claro, no solo ellos, si no que todo el año fueron llegando muchos más talentos: Juillet, Ed-Kun, Sati-chan, Kyo-kun y muchos más que nos fueron sorprendiendo tanto en la revista, como en el blog y el foro. Pero claro, esto no es ningún resumen de lo que hemos hecho el año pasado, que detalles hay muchos, sino más bien la forma de celebrar que llevamos dos años cumplidos trayéndoles esto que nos hace

018

felices escribir y mostrarles. Inicié este proyecto en privado dentro del foro de TGZ: Historias y Fanfics, el cual aún está activo y lo seguirá por mucho tiempo. Luego de un prototipo de periódico que pasó a una revista de seis números, retomé nuevamente la cosa con Zona Fantasma, el nombre con el que rebauticé a la revista, con el objetivo de mostrar lo que hacíamos como pequeños, pero ambiciosos autores amateur. Zona Fantasma para mi justo ahora es la prueba de que no nos estancamos. Ver todo el progreso que hemos logrado en estos dos años y pensar en lo que podría llegar a suceder en el futuro es algo que me llena de emoción. Pero claro, esto no sería posible sin los lectores y aquellos que nos han apoyado en este tiempo. No olvidemos que nuestros humildes orígenes fueron casi imperceptibles, pero aunque aún no somos millones creo que cumplimos ese objetivo que nos hicimos al empezar y ahora somos una comunidad que puede enorgullecerse.


ZF y mi vida por Drake Epsilon

E

star en el foro todos estos años (ya perdí la cuenta) ha sido una experiencia genial. He publicado varias historias en él y me alegra haber conocido a muchos de sus miembros. Casi he olvidado que cuando entré, era un foro muy diferente, con poca circulación y apenas unas pocas secciones además de ningún arte decorándolo. Sin duda ha evolucionado mucho. Este año, además de la mucha mayor afluencia de gente y de historias (rayos ni he podido leer la mitad) ha crecido en secciones, administradores y lectores. Realmente creo que vendrán grandes cosas para el foro. La revista por otro lado, vaya que ha crecido más allá de lo que podía imaginar. Con tan poco tiempo siento que los seguidores no dejan de añadirse y que vendrán muchos más. Lo único que espero para este año es poder acabar Delta City y poder empezar a publicar otra de mis historias Gente como ninguno. Así que… Gente de TGZ, ¡les deseo un feliz año!

¿Cómo llegué a ZF? por Lunática

L

legué al foro TGZ allá por 2009 cuando Onni todavía estaba liderando, de hecho fue él quien me encontró en el foro de jesulink (si no recuerdo mal). Me uní para colaborar en un proyecto de cómic que tenían, mi labor era diseñar a los personajes. Llegó un momento que no avanzaba y me distancié un poco del foro. No recuerdo mucho de esa época, pero regresé cuando empecé a hablar más con Locke. Y poco a poco hasta hoy. Zona Fantasma significa mucho para mí. Es algo que ha estado ahí mientras me recuperaba de una enfermedad, apoyándome. Es más que una revista o un foro, es un grupo de amigos que, aunque están lejos, puedo creer en ellos. Este año ha sido bastante activo, excepto en verano que me dejé llevar por la pereza y desconecté. Ha sido un buen año, hice muchas colaboraciones además de la portada de la antología. También me relacioné con más miembros del foro. 2013 ha sido un buen año.

019


ANIVERSARIO ¿Qué es para mí la Zona Fantasma? por Kenny Uroboros

O

dio, la Zona Fantasma es un lugar de odio incalculable, conflicto inmundo y celos sin represión. Nah, es un buen sitio, aquí somos muy unidos, todos tenemos una relación especial, como primos tomado un baño juntos. Pero como llegué allí es una historia para contarse. Hace dos años yo estaba buscando un sitio donde poner un fanfic que había escrito (no lo busquen, lo borré de cada página a donde lo subí, quemé las copias físicas y al terminar de escribir esto borraré su recuerdo bebiendo pintura), pasé por varios foros y páginas; algunos pequeños, algunos grandes, pero todos tenían un problema ―más que todo los grandes―: poca interacción. ¿De qué servía que hubiese tres mil personas registradas si nadie le hablaba a nadie fuera de los foros off-topic? Pero un tiempo después, gracias a la magia de san google, encontré, por mera suerte, el foro más pequeño en el que había posado mis ojos. Todas las personas allí eran como un enano calenturiento, pequeño pero increíblemente activo. No fue hasta un mes después que publiqué una reseña a un libro, que Dante Locke puso en la revista digital del foro, que empecé a abrir los ojos a la zona. Locke luego me pidió que escribiera una columna para la webzine y desde entonces no ha habido una sola edición de la revista que no lleve algo de mí. No puedo dejar de estar agradecido con la zona y con todos los que conocí allí, gracias a ellos, mejoré mi narrativa, mejoré mi juicio en cuanto a lo que leo y veo, también encontré mi estilo, decidí que seguiría una carrera literaria con seriedad, y nada de eso podría haberlo hecho sin la ayuda de los enanos calenturientos que conocí en la Zona Fantasma. Locke, Dario, Edwin, Henry, Luna, a ustedes y a todos los que no menciono aquí: Gracias.

T

¿Cómo llegué a Zona Fantasma? por The Death Shadow

odo empezó allá por el 2009/10 cuando platicando con una desaparecida miembro del foro conocida como Clockwork o Firenze Sun me habló de un nuevo foro mejor que en el que estábamos. Si bien al principio tenía mis dudas, le di una oportunidad, y hasta ahora no me ha fallado en casi todos los aspectos. Zona Fantasma siempre ha significado para mí un lugar para dejar volar mi imaginación y poder salir de la cotidianidad que representa mi familia y las redes sociales. Pues este año el foro me permitió formar diversas amistades, incluidos algunos familiares de Ed-kun; Marck y Kyra Lanove, Lunatica, Dark Manson y otros más cuyo nombre o nick no recuerdo de momento… Siempre encuentro interesantes charlas y discusiones que tenemos con Mid, Locke, Cloud y Dark Manson. Sin nada más que decir, me despido por ahora. Nos seguimos leyendo.

020


¿Cómo llegué a ZF? por Juillet Rivera

T

ras no lograr participar en la light cup de este año decidí enfocarme en otros concursos de escritura, entonces me llegó la noticia de su pequeño concurso de one-shot. Al principio no pensé participar pero el último día me dije: ¿Por qué no?, no pierdes nada. Y sucedió que estuve entre los primeros lugares. Curioso, porque no fue una historia a la cual haya pensado y dedicado mucho. Zona Fantasma significa para mí una nueva experiencia. Cotidianamente estoy del otro lado del camino, la parte que recibe, revisa y da diseño al texto. Es divertido ser la parte que probé sin preocuparme por el aspecto gráfico. Este año con Zona Fantasma fue una locura para mí. Pese a que mi entrada fue después de mitad del año y siendo poco el tiempo que llevo. Se trató de volver a organizarme y estimular mi mente a la creación literaria continúa. Como buena mala escritora tengo tendencia a hacer historias largas, ahora me provocó a mí misma escribir en pequeño. Tan pequeño como puedo, claro.

El de fondo morado por Dangelsem

S

i bien Internet nos brinda grandes herramientas para muchas cosas, entre ellas para la comunicación, también tiene sus riesgos. Un foro, conocido como «el de fondo morado», el «31970», o simplemente «el de DP» ha tenido un sinnúmero de incidentes con gente que se dedica a trollear y spamear. El problema crece cuando los integrantes responden, intentando ahuyentar a esas personas, en un intento de proteger a los usuarios más jóvenes. Esta situación se agravó en 2009, pues entonces los trolls publicaban fanarts pornográficos o tenían imágenes así como avatares. El gran problema era que nadie podía banearlos ni borrar el contenido que ellos ponían. Fue entonces que varios usuarios tomamos la decisión de crear foros nuevos donde sí hubiera cierta regulación. Sin embargo, pocos de esos foros han sobrevivido hasta hoy en día. Uno de ellos es el entonces llamado The Ghost Zone. Mi participación en TGZ comenzó con publicar, leer y comentar fanfics de Danny Phantom. Algo que he notado entre phans es que a veces, los fanfics llegan a tener más personajes nuevos creados por el autor que los originales de la caricatura, o se crean mundos completamente nuevos, maravillosos y extraños. Es así que poco a poco, varios comenzamos a explorar el mundo de las historias originales. Es por esto que posteriormente me animé a leer historias originales, y me encontré con obras bastante buenas; tiempo después me animé a escribirlas.

021


ANIVERSARIO

¿Cómo conocí Zona Fantasma? por Ed-kun

¡O

h, buen Google! Suena extraño decirlo, pero fue a través de este buscador que me encontré con Zona Fantasma. Estaba yo un día de Marzo cualquiera, navegando en busca de algún foro donde se tratara el tema de las light novels (en ese tiempo estaba con ganas de aprender a escribir una) y, cansado de acabar siempre en Lanove, encontré por fin un blog que trataba no solo del tema, sino además hablaban de ser una comunidad de escritores novatos en vías de aprender a ser escritores. Más por curiosidad que por otra cosa, me descargué las revistas (sí, ¡todas!). Ya lo demás se lo saben…

Nuestra pequeña familia por MidnightMoon

B

ien, me toca cerrar con los comentarios del staff, faltaron tantos más por decir, pero no todos son personas de muchas palabras (o algunos carecían de tiempo), yo por mi parte me extenderé.

Llegué a Zona Fantasma hace dos años, creo yo, la verdad estos últimos años han pasado para mí como un limbo, el tiempo pasa y no me doy cuenta… en fin. Al principio sólo quise mostrar mis historias, hoy me dan pena mis primeros comentarios; a la larga aprendí, y algunos dicen que mucho, yo no lo creo así, sigo siendo un completo novato. Poco a poco Zona Fantasma fue tomando más de mí, gracias a las personas que ahí conocí, aprendí a escribir mejor y aprendí a corregir mejor. Hoy en día ya no sólo escribo (de hecho es lo que menos hago), sino que me dedico a gran parte de la labor administrativa (a veces toca sacar el látigo, ya saben). No me molesta y me siento orgulloso de hasta donde hemos llegado y, por supuesto, a donde planeamos llegar. Hay Zona Fantasma para rato y esperamos aún después de nosotros, haya más personas que la mantengan a flote. Tenemos muchos proyectos por delante y esperamos con su ayuda lograrlos todos. ¡Muchas gracias a todos los que nos han seguido hasta el momento, sin ustedes no estaríamos donde estamos! Este melodrama no termina aquí, en las siguientes páginas algunos amigos de nosotros comentarán, nos insultarán, nos felicitarán… o lo que caiga. Además, no olviden que durante este mes les estaremos trayendo un par de sorpresas y regalos de nosotros a ustedes (debería ser al revés).

022


JV + ZF por Jóvenes Escritores

E

n este poco pedazo nos gustaría representar al grupo de Jóvenes Escritores y decir unas palabras:

Lorena Cecy Meza: El grupo de Jóvenes Escritores quiere agradecer a Zona Fantasma, el habernos permitido ser parte de su revista y de contar con miembros de la misma como jurados de nuestros concursos. Es un gran privilegio el ser parte de la revista, y de contar con su patrocinio. Nos vimos en la obligación de felicitar y de agradecer su desempeño y trabajo, ya que sabemos que no es fácil llevar a cabo una página como lo es Zona fantasma, es un gran trabajo el que han desempañado, brindando a lectores y a escritores un espacio para darse a conocer. Sus comentarios y evaluaciones a nuestros integrantes, han sido de mucha ayuda, ya que dan pie al mejoramiento en su técnica implementada a la expresión escrita. Joa Pepino: Seré menos formal, nuestro acercamiento a ZF fue algo que no imagine, indagando por la web en mi búsqueda de novelas ligeras, me topé con ZF. He de decir que fue gracias a páginas como Lanove, entonces, intrigado por el primer Light Time Cup! Pero bueno, entrando de lleno en la página de ZF, indagué sus revistas y los foros, llevándome una grata sorpresa, dando pie a un compañerismo y amistad forjada a base de errores ortográficos y una gramática terrible de mi parte, conocí gente como Dario, Kenny, Fabián (tienen sus propios motes pero no me acostumbro a ellos). Un día de pertinente se me ocurrió pedirles ayuda con un concurso dentro del grupo de JE, mi sorpresa fue grata, nos ayudaron con el jurado, dando su opinión y votos. De ahí en adelante siguieron más concursos, y su participación dentro de nuestro grupo, después llego el 2° Ligth Time Cup!, motivado por anteriores concursos y con platicas de mis nuevos compañeros de ZF me animé a participar (se los agradezco). 300 palabras no son suficiente para decir las experiencias echas en este año anterior con ustedes, GRACIAS POR AYUDARNOS, GRACIAS POR PUBLICARNOS Y GRACIAS POR PERMITIRNOS SER UNA PEQUEÑA PARTE DE USTEDES.

¡Felicidades! por Errror de Imprenta

D

esde que descubrimos la existencia de Zona Fantasma, nos asombró mucho. Era curioso para nosotros que un proyecto tan complejo como una revista virtual hecha por jóvenes hubiera podido mantenerse por tanto tiempo, y tan bien. En lo que llevan activos, es seguro que, al igual que muchos, han tenido momentos críticos, pero también que han sabido superarlos. Y confiamos en que continuarán superando las dificultades que se les presenten, porque poseen unas ganas y un compromiso envidiables. Y eso es lo más valioso en cualquier proyecto. Enviarles un saludo no bastaría para reflejar su esfuerzo, es por eso que preferimos felicitarlos, pero no por cumplir años, sino por mantener vivo, pese a todo, un compromiso llamado Zona Fantasma.

023


EL CASILLERO DE KENNY

La ironía de la originalidad

T

al vez no lo sepan pero nuestro querido escritor, editor principal, maquetador y dentista Dante Locke nos ha dejado abruptamente, por cuestiones de trabajo debe retirarse por un tiempo. Cuando discutíamos como trataríamos ese problema muchas opciones se escucharon en la habitación, algunos propusieron cambiar de editor, otro maquetador se propuso, algunos propusimos eutanasia para con Dante, y hubo. Y que sería de un homicidio por piedad, sin quitarle sus pertenencias al difunto. Así que yo, Kenny Uroboros me quedaré con el casillero de Dante de aquí en más... lástima que no tuviera nada interesante dentro, solo un montón de papeles viejos y quebradizos bajo el nombre de algún tipo llamado William Shakespeare y algo de goma de mascar. Hay un tema del que siempre quise hablar, pero nunca pude hacerlo en realidad. Más allá de las fronteras zona fantasma soy parte de un grupo de escritura creativa, cada que se nos pide que escribamos algo corto en base a un tema hay una palabra que viene a la boca de casi todos: «originalidad». Todos parecen tener la meta de que cada cosa que escriban debe ser original, nada de lo que hiciesen debe parecerse a cualquier cosa que alguien en esa habitación o en cualquier otro lugar hubiese escrito o escribirá en algún momento de la historia. Luego de un par de sesiones salí pensando en un tiempo en el que yo solía tener esa mentalidad. Los días pasaron y olvidé el tema, hasta que un día conversando con mi compañero, y también colaborador de la Zona Fantasma, HenryT, me habló de una fantasía gaslamp que escribía en sus ratos libres ―eso siendo casi todo el tiempo, hasta hace poco―, en una de las

024

curvas que nuestra charla tomó el me pidió que le sugiriese un nombre para un personaje, pues el que tenía coincidía con el de uno de una novela que había leído recientemente, mi respuesta fue: «¿y eso qué?». Aún ahora sigo pensando en él porqué se le da tanta importancia a que una obra no se parezca ni siquiera en un simple nombre a su vecina creativa. Tras un montón de pensamientos en ello durante estas últimas vacaciones, vi la respuesta que siempre había tenido en frente, bajo mis narices, y nunca la había notado. La verdad que se muchos encontrarán incómoda es que en realidad nada es original; lo que fue, eso será, y lo que se hizo, eso se hará; no hay nada nuevo bajo el sol. Incluida esa cita y el libro de donde viene. Siendo un lector frecuente sé que mientras más lees un género más parecido encuentras entre sus mismas historias. La autocrítica es algo bueno, siempre hay que buscar lo mejor de entre lo que se crea. Pero no hay otra práctica que considere tan perversa, diabólica y dañina como la autocensura, más que todo cuando ni siquiera se ha terminado el borrador. El hecho de pensar que te acusarán porque algo que hiciste es parecido a algo que ya existe es naturalmente aterrador. Hay algo que se debe entender para superar ese miedo, y es que el hecho de que tú ―y alguien más― encuentres en lo que haces un parecido con otra cosa es algo totalmente natural. Si hay algo que sé con mi poco conocimiento de Psicología, es que la creatividad humana viene del reciclar lo que ya se conoce. No podemos soñar con alguien si no lo hemos visto, aunque sea por un minuto en nuestro día a día.


El Señor de los Anillos vino de las memorias de guerra de Tolkien; Carrie vino de los días de escuela secundaria de Stephen King y su esposa; Harry Potter vino de los años de bruja del bosque de J. K. Rowling… tranquilo, tranquilo, esa última es broma. Pero la verdad es que la serie por la que la autora inglesa es conocida toma bastante del folklore tolkieniano; Carrie nació de un artículo de la revista Life sobre adolescentes y telepatía; y El Señor de los Anillos, nació de la necesidad de Tolkien de criticar la mecanización forzada del paisaje inglés. Demonios, este punto trasciende el arte escrito, dime que ves cada vez que miras un cuadro de arte abstracto, ¿caras fuera de orden?, ¿paisajes derretidos?, ¿barcos con mariposas por velas? Cosas que ya conoces con un giro creativo en ellas. Deja que las preocupaciones vengan después y deja tu creatividad hacer desastres en libertad, luego de eso, es que toca limpiar los escombros. Quiero dejar claro que al decir esto no estoy condonando el plagio, una cosa es hacer algo para parecer a una obra que ya conoces, se hizo famosa, o te guste ―o las tres juntas―; y otra muy distinta es preocuparte porque algo que haces se parezca a algo que alguien más hizo en algún momento de la historia, porque en un mundo donde todo se ha dicho antes, lo mejor que podemos hacer es encontrar nuevas palabras para expresar lo que ya sabemos.

025


PREGUNTAS DEL AUTOR NOVEL

P

or alguna confusión de parte de mi compañero Kenny Uroboros, fui despojado de mi espacio (mi casillero, para ser más preciso) y ni siquiera me ha devuelto mis cosas. Pero no se preocupen, que ya lo recuperaré, pero mientras tanto me puse de melancólico a echar un vistazo a los pasados números de la revista. Vaya que empezábamos ambiciosos, pero siempre de forma que nunca llegamos a pensar que lo que escribimos es arte pura. Ni mucho menos, cada quién tendrá sus gustos y será lo suficientemente crítico como para saber qué historia no le gusta de esta revista. Sorprendentemente me encontré en la revista de Enero del 2012 (la primera revista oficial de Zona Fantasma) un artículo escrito por Lord Locke (yo cuando era un Lord) titulado «¿Publicar Online?», en el que exponía las ventajas de publicar en este medio. Ese año fue el auge de los Blogs y del creciente Wattpad. Me sorprende además que citaré a ese yo de hace dos años atrás: «Los escritores novatos vivimos en un constante temor de que nuestras obras sean robadas. Pero la verdad es que a nadie le interesa una historia mal redactada,

026

llena de errores ortográficos y gramaticales. ¡Yo pensaba en mis historias como si fueran oro puro!, que llamaría la atención de quien las leyera y que me la robarían para venderla y sacar así la fama con ella. Una idea que se fue diluyendo con el tiempo, al poner los pies en la tierra». Ese chico se lo tenía claro desde entonces y aún estoy de acuerdo con él. Por lo que la primera pregunta de los autores noveles será contestada:

¿Me robarán mi historia si la pongo en internet? Para nada, compartirla con un público controlado o durante una cantidad de tiempo limitada no es peligroso, mucho menos porque lo más seguro es que si es tu primera versión llevará muchos cambios en el futuro y el resultado será diferente al que muestras ahora. ¿Versiones beta de historias famosas? Aún no se ha escuchado nada de eso, pero debe haber algunas por ahí. Quizá por ahí alguien tiene el primer manuscrito de Harry Potter sin saberlo, pero ahora tiene otro nombre y es un tanto diferente.


¿Las editoriales me tomarán en cuenta aún con la edad que tengo o por mi sexo? Definitivamente es una pregunta absurda. No hay ninguna discriminación sexual en la escritura desde los tiempos de Sor Juana (mira que ahora tiene su cara en un billete), no importa si eres hombre o mujer o quizá algo de ambos, mientras escribas bien las editoriales no tendrán problema. Para el caso de los menores de edad es igual, aunque un tanto complicado. Algunas editoriales lo aclaran; no pueden entregar dinero a disposición de un menor, pero si pueden hacerlo mediante su tutor legal. Igual no hay edad para ser autor, puedes ser muy joven o muy viejo.

¿Las editoriales no me toman en serio? Ya he mandado cartas y e-mails. Lamentablemente se dan casos en que hay cambios de editores. Unos entran otros salen y lo que queda de sus tareas se traspapela y se pierde, es algo perfectamente normal, eso además que la cantidad de manuscritos que llegan es a veces descomunal y es un proceso tardado. Lo mejor es tener paciencia. Mi experiencia personal me dice que por lo general siempre hay contestación, si pasa un tiempo considerable (hablamos de meses, no de minutos) envía otro correo. Las complicaciones pasan, no pienses que te ignoran.

¿Me rechazarán por no ser famos@? Hay quienes tienen la errónea idea de que las editoriales solo publican a autores consagrados. Algo como la cruel realidad de quienes quieren una tarjeta de crédito pero no pueden tenerla por falta de un «historial crediticio». El «No puedo tener algo así porque no tengo una maldita tarjeta». Oh, ironía… Pero en el mundo editorial, eso es falso. Es algo tonto pensar que las editoria-

les no buscan nuevos tratos o aumentar la variedad de sus contenidos con nuevas personas. Para ejemplo les dejo lo dicho por mi amigo Juan José Diaz, quien hace poco entrevistamos por su libro La Habitación 352: «Te cuento según mi experiencia, aunque te aviso que no es lo más normal... Yo envié mi manuscrito a todas las editoriales en las que pensé que podía encajar la temática de mi relato. Y me encontré de todo: desgraciadamente, las más comunes fueron las editoriales que no respondían y las que intentaban cobrarme por publicar. Sin embargo, cuando ya habían pasado bastantes meses, y ya ni me acordaba, recibí la contestación del Planeta diciéndome que estaban interesados en publicarla. Por eso, si tuviera que dar un consejo a un autor novel (y que conste que no me considero capacitado para dar consejos, puesto que apenas he salido de la categoría de novel) sería éste: PACIENCIA. Y creer en lo que haces. Fíjate que, de casi treinta editoriales a las que envié mi trabajo, sólo a una le pareció interesante. Y precisamente Planeta, que no se puede decir que no sepa lo que se lleva entre manos».

¿Tengo que escribir sobre vampiros y sueños húmedos para ser tomado en cuenta? Vamos, si sigues pensando que vivimos en al auge de las novelas románticas de vampiros vives realmente en la negación. Abre bien los ojos; Crepúsculo no fue la primera novela de romance entre vampiros, ni tampoco la última, pero realmente la cantidad de material que se produce de esto actualmente no es procesado por las editoriales, si no por los fans. Es verdad que es un mercado que aún genera sus ganancias, pero las editoriales no buscan otro Crepúsculo ni mucho menos. Si investigas un poco te darás cuenta de que las novelas con esta temática que te encuentras en venta son igual o más viejas que la original de Crepúsculo. Obras que siguen vendiendo, pero que en definitiva no son nuevas. Las edito-

027


PREGUNTAS DEL AUTOR NOVEL riales buscan cosas frescas, pero claro, si la situación lo amerita pueden disponer de obras de archivo que costeen un poco sus ventas.

Entonces, ¿qué es lo que buscan actualmente los lectores y el mundo editorial? Todos los lectores son diferentes en sus gustos, no es como si hubiese un tema del cual nunca llegarán a cansarse. Lo mejor es que escribas con gusto, no para vender si no con seriedad. Claro, no condeno el cliché, de hecho lo apoyo (tal como mi compañero Kenny) pero tampoco estamos justificando el que quieras escribir otro Harry Potter con otros nombre y la cicatriz en otra parte. Uno siempre busca innovar, en la medida de lo posible destacar de esos millones de libros que puedes encontrarte.

¿Cómo se puede empezar en el mundo editorial? Bueno, aquí introduzco la respuesta que me dio Marcelo Di Marco, autor publicado y también quien imparte el popular curso Taller de corte y corrección: «Yo llegué a ser autor de Random gracias a haber ganado un concurso literario, querido Fabián. Pero el asunto está muy difícil para el autor novel. Lo primero que hay que hacer es publicar los primeros libros en sellos «chicos», para ir haciéndose un nombre. Un abrazo grande, MDM». Ya lo leyeron, lo mejor es empezar por lo bajo y tener paciencia antes de decidir mandar algo a alguna editorial grande. Comenzar en comunidades online, cursos, concursos pequeños y luego mandar

028

algo alguna editorial pequeña. Claro, siempre ten cuidado de leer bien contratos de publicación o normas de publicación antes de proceder. Quizá se empiece con tratos que no te garantizan mucho, pero ten en cuenta que siendo nuevo la editorial se arriesga, por lo que al principio todo trato podría no ser muy bueno. Siempre sugiero entonces tener alguna obra de respaldo, la cual no sea tan importante como la obra maestra que seguro tienes, pero que muestre bien tus facultades. Ya luego irán llegando las oportunidades y mejores contratos.

¿Qué hay luego de publicar? ¿Esperarías que te dijera: La Fama? Pues no, luego de ser publicado hay trabajo. Sobre todo si te autopublicas o estás en una pequeña editorial se tratará del Marketing: buscar gente interesada en darte un espacio publicitario. Nunca llegar al spam, sino buscar blogs, foros, revistas, periódicos, radios y demás que puedan apoyarte.

¿Cómo debo escribir un e-mail? Siempre y para el asunto que sea, debe ser con el mayor respeto posible. Si tú lo envías debes tener claro que tú eres el interesado. Mostrar interés, humildad y diplomacia. No vas ir llegando con una editorial diciendo: «Aquí les dejo mi historia, es un obra de arte, me dicen cuando hablemos del contrato y la edición». Si hiciste algo remotamente parecido entonces ahí tienes la respuesta de el porqué no te han tomado en cuenta. Debes saber a quién te diriges, mostrar respeto y tu interés: «Hola, soy Fulano Pérez. Conozco su sitio desde hace tiempo, al igual que ustedes me encanta la ficción y la fantasía.


Hace poco terminé mi primer obra y me gustaría pedir su opinión sobre ella. La adjunto en este correo. De antemano gracias por su tiempo y cualquier comentario o crítica estoy para aceptarla, que quiero pulir mi historia». No sé, pero ya hasta me calló bien Fulano. ¿Notaron todo lo que hizo bien? Mostró interés, dejó una obra acorde a los gustos de a quién va dirigido y dio una muestra gratuita de su trabajo, porque justo el sabe que puede mejorarse y que realmente no es oro puro.

¿Cómo recibir la negación o las críticas? Pues primero que nada, sé objetivo. Las criticas y las negativas tienen siempre el tono que tú quieras darles. Quien te las hace no es por celos, ni envidia o mala onda. Hay de esas gentes que luego de una crítica se «defienden»: «Me leí tu critica y no puedo estar más en desacuerdo. Todos mis conocidos, grandes lectores están de acuerdo en que mi historia es la mejor de todos los tiempos. Si tu no lo ves así, es porque seguro te hace falta leer más novelas importantes y menos basura barata editorial». Eso me hizo hasta reír. Seguro sus ilustres amigos lectores jamás han leído

más obra que la suya o no han leído más «basura editorial» que un chico de primaria. Además de que al llamar algo publicado «basura editorial» estás desprestigiando el trabajo de aquellos autores que si llegaron a publicarse. En tal caso es seguro que te contesten de forma que se corte todo lazo, se despidan de forma educada y nunca más sepas de ellos. Qué tal contestar así: «Me han sorprendido tus comentarios a mi obra y los agradezco. El ir notando lo que puedo mejorar me ayudará a llegar a más lectores y gustar a más personas. Gracias nuevamente por tu tiempo, trabajaré en lo que me has dicho y espero contar con su ayuda en futuras ocasiones. Muchas gracias nuevamente». Bien, eso es todo. Un artículo extenso, ¿no es cierto? Sin embargo espero les sirva para aclarar esas dudas que todos tenemos al empezar. Cierto es que no soy un autor publicado, pero no es que me hayan rechazado ni nada, que simplemente no lo he intentado. Tengo la paciencia para saber que tengo mucho que pulir y trabajar antes de publicar. Ya que como dijo Leonardo Da Vinci; «Una obra de arte nunca se termina, solo se abandona».

029


ENTREVISTA | IRASK

S

aludos a todos los lectores, en este mes tenemos entrevista con Irask, una muy buena ilustradora que accedió a respondernos unas pequeñas preguntas. Aplausos, por favor. Es un gusto tenerte con nosotros. Bien, antes que nada, platícanos algo de ti, tampoco es que sea esto una investigación policial, pero tu nombre, tu edad, tu país, tu tipo de sangre…, vale, omite eso último. Irask: Haha, bueno antes que nada, ¡muchas gracias por la invitación!, en verdad me tomó por sorpresa, pero créanme que ha sido una muy grata. Veamos, mi nombre real es Esthela Lavariega, pero desde que comencé a usar internet e interactuar con personas online me hice del pseudónimo Irask, al inicio realmente no pensé en esa palabra como un nombre o nickname, pero ya que mi correo electrónico llevaba esa composición, simplemente comenzaron a llamarme así y realmente nunca me molestó, me parecía único y por eso decidí utilizarlo como mi nick oficial. (Si se lo preguntan es «Ira» por las tres primeras letras de mi segundo nombre y «sk» por ese manga/anime llamado Shaman King, que en ese tiempo era mi favorito, y hasta usé las iniciales *risa*)…. Y bueno continuando con la presentación, soy orgullosamente Mexicana, del estado fronterizo de Sonora, tengo actualmente 22 años de edad, mi signo zodiacal es cáncer, me encantan las cosas «lindas», mi color favorito es el verde y por si las dudas, soy O+ hehehe MidnightMoon: Tenemos entendido que eres ilustradora, aunque también guionista de tus propias historietas. Dinos, ¿desde cuándo empezaste a dibujar y por qué comenzaste? Irask: Siempre, siempre he dibujado, pero digamos que en secundaria y prepa es cuando lo vi un poquito más serio, mi gran inspiración desde que recuerdo ha sido el anime, incluso antes de saber que se llamaba así, tu sabes, crecí viendo Dragon Ball, Sailor Moon, Las Guerreras Mágicas (Magic Knight Rayearth), Zenki y todas esas series que pasaron en televisión abierta en ese entonces. El estilo visual y las historias fantásticas es lo que me atrapó y hasta la fecha sigo al pendiente de los nuevos títulos que van saliendo con cada temporada. MidnightMoon: Tu estilo es muy… kawaii, por decirlo de una manera. ¿Quiénes son los principales ilustradores que han influenciado tu estilo?, o bien, ¿a quiénes ilustradores admiras, aunque no necesariamente trabajen el estilo que tú quieres plasmar? Irask: Ah… bueno, creo que los diseños de Naoko Takeuchi (Sailor Moon) y CLAMP son mi base, conmigo pasaba que cada cierto tiempo tenía una serie favorita o un ilustrador favorito y «adoptaba» su estilo de dibujo. Después se me pasaba, pero me quedaba con algo de ese estilo, entonces creo que en la actualidad, mi dibujo es una mezcla de todo lo que me gusta o en algún punto de mi vida me gustó mucho. De todas formas siempre hay menciones importantes en esto de mis inspiraciones e influencias y puedo decirlo rápidamente, mis ilustradoras favoritas son: Tohjo Sakana, Izumi Sakurasawa, Noizi Itoh y Kurot. En cuanto a mangakas Akira Amano (Katekyo Hitman Reborn!) me dejó mucho de su estilo artístico, Koge Donbo (Pita Ten), Hiroyuki Takei (Shaman King) y Go Ikeyamada (Moe kare) también entran en este reconocimiento.

030


MidnightMoon: En este número de Zona Fantasma estarás compartiendo también un one-shot de los que has hecho, pero ¿qué otros proyectos has elaborado que puedas o quieras destacar?, ¿quizá un best seller por ahí? Irask: Tengo un problema con los proyectos que he realizado, y es que ninguno de ellos (a excepción de un one-shot que hice ya hace algunos años, Tenshi no Koi para un concurso y el más reciente, Secret Princess) está finalizado. Ninguno ha sido lo suficientemente serio como para dedicarle su tiempo y por eso terminaron siendo dejados de lado por trabajo de mayor prioridad en mi vida. Pero haciendo un recuento, mis primeras publicaciones fueron: Another crazy love story (Otra loca historia de amor), un boys love bastante cómico; Neko´s Love; Ai no Princess Paradise y Otome Dream, historias al más puro estilo shoujo. MidnightMoon: Y ya que estamos en esto, ¿algún proyecto que estés trabajando o planeando con el que nos sorprenderás en un futuro? Irask: De hecho uno de mis propósitos para el 2014, hablando de esto, es concretar la historia para un título que desde hace rato tengo en la cabeza: Fuera de este mundo, algo con corte más shonen-accióncomedia, con varios capítulos; diferente de lo que he hecho hasta ahora. Lo que sí es cierto, es que cada historia que he hecho en el pasado, si bien han quedado inconclusas por razones de la vida, me han servido de práctica, tanto narrativamente como en dibujo, así que no creo que ninguna de ellas haya sido en vano, por el contrario, espero algún día poder retomarlas y hacerlas como se debe, aunque sea en formato de oneshot, también ya estoy pensando en sacar un segundo capítulo para Secret Princess, así que por favor, estén atentos. MidnightMoon: Por otro lado, a través de tu página se puede ver que dedicas mucho en

hacer de tus ilustraciones posters, llaveros, etc. Los llaveros en formato chibi son bastante geniales, nosotros tenemos una ilustradora llamada Lunática que también usa mucho este estilo. Pero bien, ¿cómo te va con todo esto?, ¿cuál es la manera de conseguir alguno de estos productos? Aunque claro, tengo entendido que sólo vendes para una región cercana a tu residencia, ¿o me equivoco? Irask: ¡Sí! Justamente estos trabajos ocupan la mayoría de mi tiempo, estoy muy contenta de que sean tan bien recibidos por las personas de mi comunidad y poco a poco va creciendo (aunque a veces siento que me hacen falta brazos hahaha). Por lo general hago estos productos para convenciones o eventos, sin embargo cada cierto tiempo abro pedidos, para atender órdenes más específicas, suelen pedirme muchas parejitas para regalarse en sus aniversarios o cumpleaños, realmente es muy lindo y hablando de mi trabajo como diseñadora también participo en la creación de logotipos y papelería para negocios locales. Sobre cómo adquirirlos, siempre estoy a la orden para pedidos extranjeros, no se ha dado el caso hasta la fecha para otros países, pero he enviado productos a otros estados de la República Mexicana y he estado presente en dos convenciones en Estados Unidos, la primera en 2010, la Comicon en Phoenix, Arizona; y la segunda en 2011, Saboten Con, igualmente en Phoenix. Fueron experiencias muy gratificantes porque a pesar de la barrera del idioma (que más o menos me defiendo con el inglés) igual puedes ver el gusto en la cara de las personas cuando ven tu trabajo y les agrada, eso no tiene precio, y hablando de manera local siempre asisto de regla a dos eventos en mi ciudad natal y a uno a finales de año en una ciudad cercana. ¡Espero el próximo año poder viajar más y exponer mi trabajo en más lugares! MidnightMoon: Ahora platícanos un poco de tu labor, ¿cuánto tiempo dedicas al día a la ilustración?, ¿cuál estilo de dibujo es tu fa-

031


ENTREVISTA | IRASK vorito?, ¿qué herramientas prefieres ocupar (tanto físicas como digitales)? Y alguna otra cosa que quieras añadir a esto. Irask: Bueno, definitivamente ilustrar es algo que adoro hacer, aunque no les mentiré, si no tengo trabajo pendiente, hay días que no dibujo absolutamente nada hahaha. Tomarse un descansito es súper importante, ¿no creen?… Pero bueno, ya hablando en serio, creo que en promedio dibujo unas tres o cuatro horas al día, no continúas, claro; y a veces más, a veces menos. De unos años para acá mi herramienta favorita es la tableta digital, prefiero no gastar mucho papel, pero de vez en cuando me pongo a bocetar «a la antigüita» con mi lápiz y un buen sketchbook. Y hablando de técnicas manuales, me gusta mucho usar lápices de colores y marcadores para colorear. En cuanto a las técnicas digitales, mi programa de cabecera es Easy paint tool SAI y Photoshop para añadir efectos. MidnightMoon: Varios de nuestros autores son al mismo tiempo ilustradores, o tienen ilustradores colaborando con ellos. ¿Qué consejos les puedes dar en lo que respecta a la ilustración? O vamos con esto más general: ¿qué consejo le puedes dar a aquellos que están empezando a dibujar, que quieren empezar o que tienen ansias por mejorar en su estilo? Irask: Va a sonar súper cliché, pero en serio, si les gusta, no lo dejen y ¡¡PRACTIQUEN!! Observen bien su alrededor, estas dos cosas son vitales para mejorar. El dibujo es de mucha observación y análisis, siempre es importante tener metas o ideales para dibujar, pero nunca se comparen con los trabajos de alguien más, mejor concéntrense en su propio progreso y felicítense cuando noten que han avanzado. Pregunten y compartan tips con otros artistas, nunca es bueno cerrarse y sobre todo acepten de buena manera las críticas, a veces aunque nos duela un poquito, al final podemos tomar algo de eso y avanzar.

032

MidnightMoon: Creo que ya estamos llegando al final de esta entrevista, así que dinos: ¿A dónde quieres llegar? Vamos, ¿que cuál es tu meta? Irask: Mi meta, por lo pronto tener un negocio estable, donde pueda atender a mis clientes y trabajar en mis propios proyectos, un estudio vaya. También me encantaría viajar y conocer más lugares, ¿por qué no? Impartir talleres; y, sobre todo, si en algún punto lo que hago puede inspirar a las personas, transmitirles algo o ayudarlas de alguna manera me sentiré más que satisfecha. Creo que si lo que haces, lo haces con gusto, lo demás llega por añadidura, pero siempre hay que estar en acción. MidnightMoon: Creo Pues muchas gracias por respondernos estas preguntas, fue un gusto tenerte con nosotros. ¿Algunas palabras finales para nuestros lectores? Irask: No, no, ¡muchas gracias a ustedes! Espero no haberlos mareado con tanto bla bla hahaha, pues un saludo a todas las personitas que lean este artículo, ya saben que estoy a sus órdenes si les interesa saber alguna cosa en específico sobre lo que hago o sobre técnicas, etc, o simplemente para saludar, con toda confianza pueden comunicarse conmigo por medio de mi página de Facebook. Una vez más, gracias por el espacio y hasta siempre.


ยกDescarga el primer mes de nuestro calendario, mรกs el wallpaper exclusivo, en HD!


HISTORIETA | IRASK


ÂĄDescarga gratis nuestra Primera AntologĂ­a de Cuentos!

www.revistazonafantasma.com


AUTOR INVITADO

E

Cuaderno de Réquiem ¡Saludos!

n esta ocasión traemos como autor invitado al peruano Rubén Mesías Cornejo, escritor de cuentos de fantasía, ciencia ficción y horror. Comenzó a escribir desde 1992 y desde entonces no ha dejado de colaborar en antologías, revistas independientes, así como revistas digitales. Pueden conocer más de su trabajo a través de su página de wattpad.

31 de diciembre de 2099

D

eambulo para matar el tiempo. Las horas pasan con lentitud exasperante, aunque solo faltan un par de ellas para el arribo del Año Nuevo; sin embargo todavía estoy a tiempo para retornar a mi casa, y enfrentarme con el extraño dilema que dejé sin resolver. Mientras vuelvo, contemplo la euforia que invade a los celebrantes, sin duda todos tienen las manos puestas en terminar la confección de los muñecos que se consumirán en la hoguera del Año Viejo; en ese instante el transcrono que llevo implantado se activa arrastrándome suavemente hacia mi pasado: ahora me encuentro ante una escena similar, y veo como el incendio ha consumido a todos los muñecos colocados a través de la avenida que vengo recorriendo. A mi alrededor la gente se aglomera para solazarse con la paulatina destrucción de aquellos emblemas del pasado, no obstante la vigencia del instante resulta efímera pues el fuego casi ha declinado, redu-

060

ciéndose a una copiosa humareda que emerge de los vestigios que alimentaron la combustión. Inesperadamente, la visión se interrumpe y soy devuelto fatigado al presente pues el dispositivo detectó mi intención de intervenir en el pasado; sin embargo sumergirme en aquel recuerdo ha traído a mi consciencia una pregunta que me ha acechado desde que empecé a dictar las palabras de este diario a mi ordenador. ¿Qué ocurrirá conmigo cuando arribe la medianoche? Claro que no dispongo para responder esta pregunta, mi transcrono solo puede enviarme a las zonas más añoradas de mi pasado, en cambio le está vedada la prospección del futuro, pero puedo decir que permaneceré ajeno a la estúpida alegría que comparten todos los ciudadanos de este planeta. Poco a poco, voy dejando atrás los atildados edificios que componen la arquitectura del Distrito Central, para internarme en un territorio situado más allá del puente para peatones que separa este distrito de las zonas periféricas; es obvio que la lentitud de mis pasos delata mi embelesamiento ante el olor que emana de la pólvora recién quemada, una acritud que también impregna el aire de las paupérrimas calles de este sector periférico. Al mismo tiempo, una an-


danada de cohetes levanta vuelo desde la acera trazando sinuosas estelas sobre el tapiz de la noche, al rato el cielo se cubre con una serie de rutilantes destellos que subrayan la muerte del proyectil sobre el firmamento de diciembre. De nuevo, la sugestión de aquel episodio pone en marcha el transcrono, llevándome hacia un momento análogo del pasado; y vuelvo a ser un niño ocupado en la tarea de enviar un cohetón al cielo, en mi pensamiento solo hay lugar para la diversión que me proporciona hacer eso; de hecho la emoción de apuntarlo contra el firmamento me hace sentirme parte de un todo, pero cuando el proyectil ha estallado experimento algo parecido a la nostalgia de un sueño quebrantado por el despertar, y advierto que todo ha sido efímero. Tan solo el sondeo del transcrono me permite recuperar aquellos minutos que revivo complacido. Sin embargo más allá de este ejercicio, las circunstancias de la vida me obligan a moldearme a ella, limpiándome de los recuerdos que no me dejen mirar hacia adelante. A pesar de la felicidad que me embarga, todavía me queda espacio para plantearme una duda ¿Será posible contemplar el futuro mediante algún artilugio como el que llevo implantado? Claro que sería formidable que la tecnología dispusiera a disposición de sus usuarios una manera de plasmar el devenir favorable de las cosas, pues el futuro es la materia más dúctil de la dimensión que llamamos tiempo. Lamentablemente mi especulación no pasa de ser una fabulación exquisita, pues por el momento no podemos llegar a tanto, en vez de eso, sería aconsejable ―me digo― un reajuste aquí para provocar un cambio más allá y encaminar los acontecimientos por senderos menos inexorables; sin embargo comprendo que para llegar a ello tendría que dejar de lado las fricciones conmigo mismo. Comprobar mi impotencia provoca una sombra de duda que termina entristeciéndome pues se trata de un fenómeno demasiado complejo cuya evolución resulta difícil de pronosticar. Lo dejo allí: mi cabeza

está cansada de tantas borrascas estériles, pero ahora no hay tiempo para seguir divagando y debo marcharme de este paisaje del ayer, tan repleto de espectros alegres, pues no resulta saludable permanecer aquí, convertido en el centinela de mi propio pasado. Y así, el transcrono me devuelve al presente dejándome a escasos metros del edificio donde estoy viviendo. La mortecina luz de un farol arcaico me permite divisar la ominosa figura de un buitre que escarba pacientemente entre los desperdicios acumulados; me acerco, y el ave se asusta como si temiera una agresión de mi parte. Pero no pretendo hacerle año, mi intención es otra y en ella no hay lugar para esta miserable ave. A paso raudo rodeó el charco de inmundicia del cual se alimenta el carroñero, y me acercó impetuosamente a la puerta de vaivén del edificio donde vivo, enérgicamente empujo la puerta, y el ruido vuelve a la vida a un hombrecillo calvo y cariacontecido que se incorpora bruscamente esgrimiendo un revolver, pero al reconocerme depone su actitud defensiva, y me saluda preguntándome que tal me ha ido durante mi paseo. Le respondo evasivamente, y me escabullo huyendo del lazo que me tiende su conversación, dirigiéndome hacia las escaleras, pues siempre he desconfiado de los ascensores. Las gradas se suceden unas a continuación de otras, y cuando menos lo espero me encuentro ya en el tercer piso, recorriendo el pasillo en el cual se encuentra la puerta que encubre todo mi dilema, sin dificultad ubico mi puerta entre todas las demás, sirviéndome de la escasa luz que ilumina el ambiente, finalmente consigo situarme frente al Identificador, y extraigo mi diestra del bolsillo de mi casaca para introducirla en las fauces de aquella cálida concavidad que gentilmente me solicita cumplir con la rutina. Desconfiando, pues nunca me he fiado de la sabiduría de estos dispositivos biométricos, pongo mi mano en el lugar que se me pide; al rato siento como mi extremidad queda totalmente envuelta por aquella radiación que indaga la identidad de mis células; para fortuna mía ningún indicio de cáncer permite que el Identifica-

061


AUTOR INVITADO dor se confunda, pues si eso llegara a suceder el dispositivo no vacilaría en mutilarme. Conjurado el peligro, escucho como la cerradura de la puerta gruñe levemente como si fuera una pequeña fiera, casi puedo sentir como su resistencia cede ante el empuje de mi ansiedad. Y luego tengo ante mí una puerta abierta de par en par, que apenas permite que la débil luz del pasadizo desgarre el seno de aquellas tinieblas. Bajo esa luz, el recinto se asemeja a un lugar más propio de este mundo, y distingo claramente el aspecto de los objetos que permanecen allí; por ejemplo, frente a mi puedo distinguir los contornos del ordenador en cuya memoria se conserva la versión definitiva de mi diario. Ha llegado el momento, me digo, de enfrentarme a la pantalla que espera recibir mis palabras. me acerco a éste, aunque confieso que la funda que recubre el monitor le confiere un aspecto siniestro que me hace pensar en la cabeza de un guillotinado: de pronto se me ocurre que esa cabeza es la mía, y que me encontraré a mí mismo apenas le quite la funda al monitor, es más cuando me siento ante el ordenador percibo como si algo redivivo estuviera moviéndose dentro de aquellos pixeles, como si ese algo empezara a despertarse en este momento. Sobre la pantalla empiezan a desfilar las palabras que mi compulsión me induce a digitar como una infinita procesión de pensamientos que se aglutinan hasta adquirir la entidad de un párrafo. A continuación traslado al formato vocal, lo que acabo de escribir, mi intención es que el ordenador registre esta información y la incorpore al cuerpo total del diario; doy la orden y la unidad de memoria empieza a modular con su voz metálica las palabras que he conseguido hilvanar. «23,30 minutos de la Noche de San Silvestre». «Resulta extraño archivar el pensamiento, y trabajar esforzadamente sobre la memoria acumulada a diario para darle curso nuevamente apelando al transcrono. Este modo de reciclar los recuerdos para brindarles una frágil vida virtual solo me sirve,

062

lo sé, como un caro placebo a mi exagerada nostalgia por el pasado; aunque si lo vemos de otro modo podría significar la existencia de un ser anexo, de un alter ego, que oriente una fracción de su propia conciencia. Alguien, podría decirse, superior a su asociado mortal, y al que invocamos cada vez que leemos lo escrito; eso esclarece, al menos para mí, que existe una diferencia sustantiva entre el autor y el texto que debe asumirse con cierta cautela; si esto no se comprende así la disociación empezaría a hacerse evidente. He advertido esto después de releer los párrafos más antiguos de este diario, pero resalto todavía más cuando revisé los textos correspondientes a los meses recientes; me pregunto si la crisálida que fui en aquel tiempo ha culminado su metamorfosis. En este momento no aflora de mi ninguna palabra, casi como si temiera evocar una realidad patente, alejada de cualquier metáfora». Aterrado por este descubrimiento me alejo del teclado: saberme atrapado dentro esta paradoja detiene la singladura de mis dedos, ahora temo develar un secreto aciago que pueda destruir la conexión que todavía me vincula con esta orilla dela existencia. La pantalla recibe angustiada mi mirada con su resplandeciente indiferencia de objeto inanimado, sin embargo fulge como una estrella cercana, suspendida en la oscuridad más próxima, casi como si aquellos destellos pretendieran cegarme. Por esa razón me alejo de la pantalla, y me obligo a contemplar, a media distancia, el párrafo inacabado, despojado del contexto que lo armonice y le brinde sentido. Desde su silencio, aquellos signos me exigen que le otorgue vida plena, y me parece oír al homúnculo de Frankenstein farfullar desde aquellas palabras nonatas. Desde afuera se filtran los ruidos de fiesta de Fin de Siglo, como si de repente se hubiera desatado una guerra contra el pasado: hay que aniquilar lo viejo, y despojarse de los recuerdos para renacer cínicamente. Tal es la filosofía que anima la efeméride que invade la urbe, y todo el planeta, a través de la Red, comparte tal sentimiento.


La música y el fuego pretenden consumir las eternas ruinas, mientras en mi interior se produce cierta desazón que me lleva a desconectar el transcrono, pues siento que ya no lo necesitaré más. Algo en mi se ha sublevado contra el jolgorio general que llega hasta mis oídos induciéndome a regresar al sillón que abandoné porque siento que es mi deber lidiar con el párrafo que dejé inconcluso sobre la pantalla del ordenador. Emprendo la tarea, y vuelvo a digitar de nuevo, ahora las oraciones fluyen con facilidad cual un dócil rebaño que se agrupa en una sintaxis perfecta y única ,ahora puedo leer claramente mi próximo destino, pues aquella revelación que siempre eludí, me contempla con diabólica ironía desde la pantalla. Y siento como un poderoso estimulo eléctrico empieza a transmitirse de neuro-

na en neurona hasta llegar a mi cerebro, y de repente advierto la presencia de aquel vórtice de fuego que parece arrasar la Tierra. De golpe, mi cerebro se comprime, y los hemisferios se juntan, mezclando todas las tendencias, desapareciéndolas al fin; y luego mis nervios estallan impelidos por el cauce de las llamas que percibo debajo de mi epidermis inflamada. Soy una nova a punto de colapsar, y mi piel ya no resiste la tensión, el ascenso de las lenguas de fuego que me envuelven cual tentáculos quiméricos. El dolor se expande por toda mi anatomía, pero nadie escuchará mis alaridos de muñeco herido. Y la combustión seguirá avanzando hasta consumirme por completo, mientras mis dedos parecen todavía danzar sobre el teclado ennegrecido. Pronto seré un puñado de ceniza reposando sobre un sillón, y todos mis recuerdos habrán partido conmigo.

063


AUTOR INVITADO

Iker y la Bestia de los Pirineos

P

¡Saludos!

ara esta ocasión, sí, así es, tenemos un segundo autor invitado. Teniendo un relato de Ricardo Riera, autor de Dragún. Además de ser la persona que entrevistamos el número pasado, si quieren saber más sobre él no olviden leer dicha entrevista. Y tampoco olviden visitar su blog personal: Lobo Hombre Riera.

a Natalia

I

E

n Pamplona, si uno se mete por el callejón que pasa por detrás de la catedral, a la izquierda del famoso Mesón que lleva allí más de un siglo, encontrará una larga terraza desde la cual se puede ver gran parte de la ciudad y un magnífico atardecer. Al final de esta terraza, se levanta una iglesia más pequeña. Detrás de ella hay unas escaleras de piedra muy antiguas que el tiempo se ha encargado de cubrir con una gruesa capa de maleza y olvido. En lo alto de estas escaleras yacen los restos

064

de lo que fue una antigua torre vigía en los tiempos ancestrales de la ciudad. Este sitio carece ―al parecer― de interés arqueológico, y hoy sólo es frecuentado durante las noches por gente dedicada a actividades no del todo legales. De día, sin embargo, es perfectamente seguro, y aquel que haya tenido la suficiente paciencia para llegar hasta allí puede ver, cuando el sol se pone, la sombra de una figura que asoma por la pared exterior de lo que antes fue la torre. Esta sombra la proyecta una cabeza de lobo tallada en piedra, que sobresale de la pared unos quince o veinte centímetros. Para llegar hasta ella hay que dar la vuelta a la esquina de la torre y caminar por una cornisa que apenas mide la mitad de mi pie, sobre una caída de casi veinte metros. La tarea es muy arriesgada, ya que sólo puede hacerse cuando el viento sopla directamente contra la pared, cosa que sucede únicamente unos cuantos días al año, por lo general durante el otoño. Aquel que se considere lo bastante valiente podrá realizar esta acrobacia y ver que justo debajo de la cabeza de piedra están grabadas las letras I.E. Yo no las he vis-


to aún, pero Natalia, en nuestra visita a Pamplona, me dijo que eran las iniciales de un hombre llamado Iker Etxeberri, experto cazador de lobos y responsable de la muerte de la terrible Bestia de los Pirineos, un monstruo que asoló los alrededores de la ciudad en tiempos de Felipe II. La cabeza de piedra marca el lugar desde donde Iker, al día siguiente de lograr su heroica hazaña, se quitó la vida arrojándose al vacío. Ignoro cómo hizo Natalia para ver esas letras. Al principio pensé que sólo era un cuento suyo, a sabiendas de la gran imaginación que siempre ha tenido, pero desde algún tiempo comencé a sentir mayor curiosidad por aquella historia, y decidí saber más sobre el asunto. Quien me sacó de la duda fue mi amigo Fernando Soto, joven historiador que había conocido en la Universidad de Navarra. Fernando me dijo que Iker Etxeberri existió, al menos en las leyendas populares de la región. Muchas de sus hazañas no dejaron testimonio escrito, pero la gente recordaba sus dos más grandes proezas: el exterminio de una gran manada de lobos que puso en peligro la construcción de la famosa ciudadela pamplonica y la muerte de la Bestia de los Pirineos, ambas hazañas durante el reinado de Felipe II. La investigación que Fernando hizo para mí a manera de favor personal para compensar las veces que lo saqué de sus deudas de juego me llegó en apenas dos hojas escupidas por el fax unos días más tarde. He tratado de transcribirlas ordenando un poco los datos y poniéndolos en mis propias palabras, pero más o menos decían lo siguiente:

II Las crónicas son bastante elusivas con respecto a la figura de Iker Etxberri. Sólo se le menciona claramente en las constancias de pago de la primera fase de la construcción de la ciudadela de Pamplona, allá por el siglo XVI ―debido al mal estado del origi-

nal ha sido imposible determinar el año exacto―. El servicio prestado por Iker fue dar muerte a una peligrosa manada de lobos que había decidido hacer suyo el terreno dedicado a la construcción. El resto de lo que sabemos del personaje no se encuentra en las crónicas, sino en las memorias de un monje franciscano llamado Sancho Zubizarreta, escritor mediocre cuando más, que sin embargo alcanzó cierta notoriedad durante las viejas cortes de Navarra. Las memorias, que han sido catalogadas por muchos como pura ficción, hablan con cierto detalle de la plaga de los lobos, así como de la venida de Iker Etxberri, un hombre que ya era, al parecer, un famoso cazador. Dicen que Iker vivía como un recluso en la falda de los Pirineos, y cuando finalmente se le llama para el trabajo aparece en la ciudad con un niño pequeño que es evidentemente su hijo; ambos tienen el mismo cabello, los mismos ojos y la misma mirada siniestra de la gente que ha pasado demasiado tiempo sola en la montaña. Aquella criatura lleva y limpia sus mosquetes y su espada, pero además le sirve de intérprete, ya que Iker solamente habla en vascuence. Nadie sabe si no conoce el castellano o ―como muchos creen― simplemente se niega a hablarlo, aunque poco le importa el tema a las autoridades reales. No le han contratado por sus habilidades lingüísticas, sino por su puntería. Según las memorias, el trato queda cerrado al día siguiente. Iker y su hijo se internan en los terrenos de la construcción de la ciudadela. Sancho Zubizarreta los sigue a escondidas, deseoso de verlos en acción. Más adelante relata cómo el cazador se enfrenta a aquella manada de enormes bestias, disparando fríamente desde lo alto de un montículo, mientras su joven aprendiz carga los mosquetes con fría calma. Algunos lobos logran acercarse peligrosamente a ellos, pero Iker los traspasa con su espada, siempre interponiéndose entre su hijo y los animales. Relata Zubizarreta que vio como una de aquellas bestias muerde al cazador en el brazo, y éste, sin lanzar ni

065


AUTOR INVITADO siquiera un gemido de dolor, le corta la cabeza con el sable, cayendo el animal muerto a sus pies. Al final, Etxeberri cumple con lo prometido, y regresa ante las autoridades que lo han contratado con las cabezas cercenadas de todos aquellos lobos, y con apenas una leve herida. El cazador recibe veinte monedas de oro y el derecho a conservar las pieles de los animales que ha matado. El pueblo celebra la hazaña, pero él y su hijo se marchan sin unirse a la algarabía popular. La sombra de Iker Etxeberri desaparece de la historia por casi veinte años. Pasan dos décadas, y nuevamente la construcción del recinto armado se ve amenazada. Esta vez, el peligro es mayor, y así lo indica no solamente el texto de Zubizarreta, sino también las crónicas oficiales, que hablan de decenas de muertos en muy poco tiempo, cadáveres que poco a poco se apilan en los actor funerarios. Se podría pensar que es debido a algún tipo de peste, sin embargo, un grabado de la época, realizado por el artista Mikel Atxaga, nos muestra por primera vez lo que la tradición oral confirma: la leyenda de la Bestia de los Pirineos, representada bajo la forma de un lobo gigantesco, casi del tamaño de un hombre, al que se atribuyen más de cincuenta muertes, entre ellos algunos niños. Varias expediciones de guerreros temerarios parten para dar caza al monstruo, que al parecer acecha el área cercana a la ciudadela, pero todas fallan. Nadie parece tener la habilidad suficiente para acabar con él, y cada hombre que sale en su busca es simplemente otro cuerpo muerto que añadir a la lista al siguiente día. Se dice que incluso el mismo Felipe II llega a autorizar el uso de la guardia imperial en tan escabroso asunto. Todos sus esfuerzos son inútiles. Al final, el buen fraile Zubizarreta, ya entrado en años, se acuerda del temerario Iker Etxeberri y manda a por él. El mensajero trae de vuelta al legendario cazador al cabo de pocos días. Al verle, Zubizarreta no sale de su asombro: los veinte años que los separan de su primer encuentro no parece haber pasado por su rostro.

066

Sigue tan joven y recio como el primer día, con la misma mirada tétrica en los ojos, con la misma barba negra cubriéndole la cara. Sólo hay una diferencia: esta vez el muchacho no viene con él. Sancho comete la imprudencia de preguntarle por el niño, y la mirada de odio que Iker le dedica basta para comprender la verdad: el jovencito ha muerto. No pregunta la causa, ya que el oficio de Iker habla por sí solo. Además, el cazador ostenta en el costado una herida muy grande, vendada con habilidad pero también con prisa. Los riesgos de la vida que ha escogido no perdonan a nadie. No hacen falta explicaciones ni detalles. Hasta los oídos de Iker han llegado las historias del monstruo. Tampoco es necesario un intérprete: al parecer, el misterioso hombre de la montaña ha decidido romper su mutismo hablando un castellano torpe pero suficiente. Las autoridades le ofrecen veinte monedas de plata por la muerte de la criatura. El precio es ridículo, pero Iker ni siquiera intenta negociar. Dice a todos que se internará en la ciudadela esa misma noche y matará al monstruo. Advierte que deben dejarlo solo, y esperarlo al mediodía siguiente en la torre del vigía. Nuevamente el cazador entra en el terreno donde se llevará a cabo el enfrentamiento. La mayoría cree que no volverá a verlo con vida, pero Sancho Zubizarreta, que ha visto sus habilidades con sus propios ojos, tiene fe en él. Tampoco en esta ocasión quiere desaprovechar la oportunidad de ser testigo de su hazaña, y, con mucho cuidado, se abre paso entre la maleza y encuentra un sitio seguro donde esconderse y observar sin ser detectado. Su curiosidad, al parecer, es más fuerte que su miedo por el monstruo. Pasan varias horas, pero finalmente, cerca del amanecer, la criatura aparece. Iker Exteberri la ha estado esperando, mosquete en mano, frente a una pequeña fogata, envuelto en pieles de lobo. No se ha movido en horas. El vaho de su respiración es lo único que se percibe en aquella semipenumbra. Trato de imaginarme cómo debe haber sido aquel momento de tensión entre


los dos: Iker y el Monstruo, mirándose durante varios minutos seguidos antes de lanzarse el uno sobre el otro. Sancho Zubizarreta cuenta como el cazador, con la misma increíble frialdad, levanta el mosquete ante la embestida de la criatura y dispara un único proyectil que le golpea en el pecho. Aquel enorme ser que había sido la amenaza de toda una ciudad cae, y durante unos instantes reina el silencio. Iker Etxeberri se acerca entonces con paso lento hasta donde yace la Bestia de los Pirineos y, sacado su espada del cinto, se la clava en la garganta. El curioso fraile corre a avisar a las autoridades. La noticia se propaga por toda la población. Cientos de personas se acercan a los terrenos de la ciudadela, antorchas en mano. Quieren exhibir el cuerpo de la bestia colgado de las murallas, como hicieran en su tiempo los habitantes de la gloriosa Saraqusta cuando se enfrentaron a una amenaza similar. Pero entonces, cuando llegan al sitio, se encuentran con algo que no esperan: Iker Etxeberri ha levantado una gran hoguera donde arde el cuerpo sin vida del monstruo. El cazador está arrodillado frente al fuego y, justo antes de que se levante, Sancho Zubizarreta cree verle secarse unas lágrimas con el dorso de la mano. Es entonces cuando Iker, en un fuerte y claro castellano, advierte que dará muerte a cualquier hombre, mujer o niño que se atreva a tocar el cadáver antes de que se convierta en cenizas. La gente no lo entiende, pero nadie es tan tonto como para no tomar en serio su advertencia. Poco a poco retroceden y lo dejan en paz. El fraile Zubizarreta, antes de desaparecer junto con la muchedumbre, no puede evitar una mirada furtiva dentro de la hoguera. Lo que ve le llena de espanto: entre las llamas, cree distinguir brevemente la silueta de un hombre. Al mediodía, siguiendo las instrucciones de Iker, todo el mundo está concentrado al pie de la torre del vigía, pero el cazador sigue sin aparecer. Al fin, tras una angustiosa espera, se deja ver en lo alto de la torre, subido a una estrecha cornisa. Nadie sabe

cómo ha llegado hasta allí, pero su voz se oye clara y fuerte a casi veinte metros por encima de los espectadores. Habla un castellano casi perfecto, y desea que todos le escuchen. Sus palabras son recogidas por el fraile Zubizarreta: «Pueblo de Pamplona: tal como me habéis pedido, sois libres del monstruo. Quiero pediros perdón. Sabed, pueblo de Pamplona, que la única Bestia he sido yo». Tras decir esto, Iker Etxeberri salta al vacío con los brazos abiertos en cruz. La caída lo mata instantáneamente. El misterio de sus últimas palabras nunca es aclarado. Una cabeza de lobo es esculpida en la pared de la torre en el punto exacto donde se quitó la vida. Dicen las malas lenguas que el rostro del temible cazador también se puede ver tallado en las puertas del claustro de la catedral. La de este hombre es una historia que se pierde en el tiempo como tantas otras. Nada más se puede decir a ciencia cierta.

III Debo decir que la investigación de Fernando no me dejó satisfecho. Sabía que tenía que haber algo más. Fue así como me dirigí nuevamente a Pamplona y, gracias a mis contactos, logré tener acceso a la sección de libros raros de la Biblioteca. Allí, sepultado entre polvorientos volúmenes, encontré aquello que mi amigo historiador había dejado de mostrarme por descuido, desidia o mera maldad: el segundo tomo de las memorias del fraile Sancho Zubizarreta. La historia de su encuentro con Iker no terminó con la muerte de este. Según cuenta el segundo tomo de las memorias, al acercarse a dar la extremaunción al cuerpo, Sancho notó que el cazador llevaba una pequeña pulsera de cuero rojo con una piedra negra. Él recordaba haber visto esa pulsera veinte años atrás, pero no en el formidable Iker, sino en su pequeño hijo. Inmediatamente comprendió lo que debió haber sido obvio para él desde un

067


AUTOR INVITADO principio: el hombre que había matado a la Bestia y que ahora yacía muerto entre las rocas no era Iker Etxeberri, sino el niño que le había acompañado en su anterior proeza. Se hizo clara entonces tanto la juventud del cazador como su fluidez con el castellano. ¿Pero qué había sido de Iker? La explicación más probable era que había muerto años atrás, pero eso no cuadraba del todo con el misterio que rodeaba al suicidio de su hijo y aprendiz. Y a decir verdad, a mí tampoco me dejaba satisfecho esa historia, ya que dudaba de que Natalia se interesara por un final así. Debía de haber algo más detrás de todo aquello. Afortunadamente Sancho Zubizarreta pensó lo mismo que yo. Buscó al mensajero encargado de encontrar al cazador y le pidió que lo llevara al que había sido su hogar al pie de los Pirineos. Lo que encontró allí fue una vieja casa de piedra, una de cuyas paredes estaba pegada directamente a la montaña. Al fondo de la vivienda, cavada en la pared, había una enorme jaula, con la puerta destrozada, cuyo interior estaba lleno de huesos inmersos en olor a sangre y excrementos. No le costó trabajo al fraile ―y a mí tampoco― adivinar cuanto tiempo había permanecido encerrada allí la Bestia de los Pirineos: veinte años. La historia se explica por sí sola: dos décadas atrás, el verdadero Iker Etxeberri había logrado matar a los lobos que asolaban Pamplona, pero tras la mordida de uno de ellos se había llevado algo consigo. La bestia que había mancillado su carne pasó de alguna forma a su sangre y terminó por dominarlo, primero transformando su mente, y al final, su cuerpo. Este proceso, lento y seguramente muy doloroso, había sido presenciado de principio a fin por su pequeño hijo, que finalmente tuvo que defenderse de su propio padre. Incapaz de matar a aquel que hasta ese día había sido toda su familia, el joven había decidido encerrar a Iker en aquella jaula, alimentándolo con las presas que iba cazando por la montaña. Su padre no trata-

068

ba con nadie, por lo que su ausencia no fue notada. El niño, mientras tanto, aprendió poco a poco lo que había que saber acerca de la cacería. No le fue difícil, con el tiempo, hacerse con el nombre y la fama de su progenitor. Pero aquella situación no podía durar para siempre. Tras veinte años de intentos frustrados, aquel monstruo que antes había sido Iker escapó finalmente de su cautiverio, y su cerebro de bestia lo llevó al único lugar posible: la ciudad donde por última vez había sido humano. Su hijo no había salido bien parado de aquel trance: en la fuga, al intentar detener a su padre, también él resultó herido. La llegada del mensajero enviado por Sancho Zubizarreta, días después, le reveló el paradero de su padre, y supo que tenía que hacer algo. La maldición ya comenzaba a crecer dentro de él, pero todavía podía arreglar las cosas si se daba prisa. El resto es historia. La confrontación entre padre e hijo tuvo el final que todos conocieron. Por alguna razón, Sancho Zubizarreta no quiso divulgar sus conclusiones. Como buen erudito, había escuchado y creía en los antiguos relatos que la tradición local atribuía a ese tipo especial de metamorfosis, pero el escritor menor que era no supo expresarlo de manera que pudiera ser captado por todos. Creo, además, que temió la ira de la Inquisición sobre sus espaldas. Sus temores resultaron fundados: algo que Fernando Soto olvidó decirme fue que el fraile Sancho Zubizarreta fue quemado por el Santo Oficio pocos años después, acusado de herejía y superchería. Sus obras, de las cuales sólo se salvaron algunos los dos manuscritos con los que he construido este relato, también sucumbieron en la hoguera. El cuerpo del bondadoso y curioso hombre del clero ardió en los terrenos de la ciudadela, a pocos pasos de donde había ardido, a su vez, el cuerpo del verdadero Iker Etxeberri, el mejor cazador del reino de Navarra, la Bestia de los Pirineos.


ยกReescribiendo la historia! Entra, lee y vive. ยกNo te arrepentirรกs!


CONTEO REGRESIVO...

Conteo regresivo del final de una carrera exitosa PARTE I AB ÍNFERUS

T

odos tienen aquel sentido de fama, de vida ideal, de ser el mejor, o el más reconocido. Quizá sea porque la sociedad nos impulsa a ser así. Quizá sea una pequeña traza de orgullo, heredado o aprendido. «Be the best»¿El mejor en qué? El mejor en todo lo que hagas. Pero, ¿ser el mejor nos traerá la felicidad?, ¿todo el que es el mejor SIEMPRE es feliz? Para una persona que busca logros debe

070

ser así. Hasta ahora mi único logro en la vida había sido sobrevivir. Con penas y sin glorias. Para estar en una carrera de Literatura Histórica, un «intelectual», no fui especialmente destacado. Aunque cada día me divertía y encontraba placer en las clases. Fui un cabeza hueca, jamás negaré esa parte de mí. Iba y venía de la universidad sin pensar en nada más que el buen rato. Era el tipo que esperas encontrar en cada clase; idealista, soñador empedernido. Algunos dicen que no hay nada de malo en ello, siempre y cuando pueda llevar a cabo esos sueños, sufrir por ellos. Pero para las personas con mente más asentada me mi-


raban con antipatía. Y yo en gran parte me mantenía apartado de ellos. El problema fue cuando me tuve que enfrentar a la vida, o más bien a la competencia ahí afuera, en el mundo real. Los castillos de cristal no son resistentes sino están bien planeados, se rompen con la misma facilidad con que se construyen. Son conquistados y aplastados por las verdaderas ideas asentadas de raíz, en sólido lodo o arena humedad. El efecto cayó en mí abrumador, lacerante como la soledad puede ser. La realidad: una ola gigante, tan sólida como maleable, hermosa, pero aterradora, me engulló y arrastró. Dando de vueltas y rebotes en su interior. La ansiedad, la asfixia son inherente a ella. Siguen su curso, se estabiliza y vuelve brusca otra vez. Pero a ella no le importa. Es natural, es selectiva, caprichosa y egoísta. Así es la realidad. Y me estaba ahogando en ella, más profundo, más oscuro, más frío y desolador. No había nada de esperanza, ni razón. Solo la brillante luz de la superficie que jamás lograba alcanzar. Fue por eso que no rechace ni por un momento la idea de la muerte; la acaricié, la saboreé, bailaba cada principio y final del día con ella. Sí, la dulce muerte, un rato de agonía que no serían nada en comparación con una vida de tortura. Si la muerte me quería, era todo de ella. Así, me rendía al vació y la oscuridad del alma. Pero… No contaba, con que la muerte NO me quisiera. Al parecer, es una tipa bien selectiva.

No oí el claxon que sonó varias veces, y cuando alcancé a notar las luces cerca de

mí ya era tarde. La moto me impactó a 120 Km por hora en una vía transitada, estaba aún el verde, por lo que fue culpa del motociclista. Sé que los accidentes automovilísticos son bastante usuales, también la muerte de peatones por él; pero un cabeza hueca como yo nunca cree que eso le vaya a pasar. Jamás pasa por su mente. Fui impactado con la fuerza de una bala de cañón y lanzado a cinco metros lejos, en una perfecta y aterradora curva aérea. O Eso quiero creer. El dolor no fue nada, apenas algo me empujó, vi gente, vi al cielo pasar ante mí y yo ya estaba en el frío asfalto. Luces destellaban en mis ojos, no importaba cuanto los cerrara, seguían tronando. Oí con una espesa claridad el sonido de la gente a mí alrededor, murmullos, pasos, voces llamando a una ambulancia, al policía. Una persona cerca me hablaba, decía que tuviera los ojos abiertos. Pero los párpados estaban tan pesados. Era consciente del contraste entre lo frió que se puso mi cuerpo y lo cálido de una mano en mi cuello, en la muñeca. Sí, aún estaba vivo, o eso parecía. Tampoco que tuviera muchos deseos de vivir. Sí, solo vámonos, dejen mi cuerpo descansar, dejen que me vaya de esta vida. Déjenme morir, por favor. Mi vida termina aquí, inútil y efímera. No sentía ningún arrepentimiento al respecto. Mi alma descansaría… ¿verdad? Cerré los ojos lo que creí un momento y todo sonido a mi alrededor cesó. Inhalé y exhalé con profundidad. Mi cuerpo entonces se empezó a mover, temblaba sobre algo como si estuviera en movimiento y me sentí sentado. Al abrir los ojos me encontré en un vagón de tren, de esos viejos a vapor. Había estado en uno que otro de viaje con mis padres, en los lugares que estos funcionaban, además de reconocer la

071


CONTEO REGRESIVO... estructura por sus apariciones en televisión. Pero, ¿qué hacía en un tren como esos?

— Pero tú me conoces —dije lentamente. Entre líneas logré captar aquello. La sonrisa de ella se amplió.

No, no debía estar ahí. Aunque tal vez sí, debía estar ahí. Era lo correcto, existía una atmósfera calmada confirmando ese sentimiento. Inhalé y exhalé otra vez, miré a la ventana y corrí su cortina de gasa bordada. Afuera todo estaba oscuro; viéndome reflejado en la claridad del cristal, me asombré de no distinguir el cielo de la tierra. Era como un túnel, tan oscuro que ni el material del que estaba hecho se notaba. Igual a atravesar el vació. Entonces recordé, el vacío del mar, la gran ola y mi deseo impoluto de morir.

—Claro, ¿cómo no podría? Todas las noches súplicas que alguien te ayude, quién sea, como sea… para lo que sea. Con un sentimiento tan fuerte como ese, es imposible no oír de ti. Lo que me sorprende aún más es que estando tan desesperado no hayas recurrido a la prostitución.

La puerta del vagón repentinamente se abrió y en ella apareció una rubia de pelo suelto, largo; ataviada en ropa formal: saco de cintura estrecha y falda entallada, bastante más corta para ser adecuada. Alta, esbelta pero con curvas. Traía una sonrisa confiable, tan acostumbrada a tratar con la gente. Sería una vendedora con esa apariencia. ―Vas camino a la muerte, Kale, ¿no deberías estar feliz? ―Su voz era sensual, ni chillona, ni muy grave, era un susurro perfectamente audible hasta el otro lado donde yo estaba sentado. Todo un encanto. Entró con ligereza y sin darme la espalda cerró con cuidado la puerta tras ella. Como una amante a punto de hacer travesura alguna. —Disculpa. ¿Nos conocemos? —le pregunté, un poco desconfiado, pero sonriendo. Ella había dicho mi nombre con confianza y sin dudarlo, pero yo no recordaba a nadie como ella, y vaya que dejaba una impresión difícil de olvidar. Sus ojos dorados se entornaron y bufó a medio sonreír. —No, claro que no. Es la primera vez que nos vemos cara a cara en realidad.

072

Fruncí el ceño al instante, desconcertado. —No me va algo así. —Claro, no tan desesperado para abandonar cualquier escrúpulo con tal de vivir, pero si lo suficiente desesperado para dejarse morir, somos un tanto cobardes, ¿verdad? Acentúe mi ceño fruncido. —¿Quién eres tú y qué haces aquí? ¿Dónde estamos? ¿De dónde me conoces? ¿Por qué sabes eso de las… de las noches y mis rezos? —Rezos. —La mujer rió. Se sentó frente a mí, cruzando lentamente las largas piernas revestidas de mallas transparentes. — Si así los quieres llamar —dijo con burla. —Si vienes a insultarme, te pido que te vayas. Prefiero estar solo. —Kale —dijo mi nombre con tono juguetón, como una novia que trata de ser seria pero no pude evitar sonreír. Yo me cuadre en reflejo—. ¿En verdad quieres morir? La dorada mirada taladro en mí. Un silencio reino entre nosotros. Ella soltó un bufido medio burlón y miró a la ventana. —Si tanto es tu deseo por morir, está bien, realmente existen muy pocas fuerzas capaces de cambiar el albedrío, pero no así el Sino frente a todos.


La observé atentamente. Tenía un semblante tranquilo, pero coqueto, la sonrisa pendía de sus labios como de un truco de malabares. —¿Sino? —Así es Kale, Sino. —Ella repitió con encanto, puede que una ligera pizca malvada. —¿A qué Sino estarías refiriéndote? —Indudablemente, este Sino, el hecho de que estas yendo al infierno.

073


OCRE


PRÓLOGO

M

i nombre es Leonardo Bravo, y han pasado dos semanas desde mi ingreso a la preparatoria. Mi objetivo para este nuevo nivel escolar era llevar un buen promedio para obtener una beca completa en alguna universidad importante y demostrarle a mi familia que yo también puedo ser alguien en la vida. Ahora mi objetivo ha cambiado completamente… mi vida es como una comedia romántica escolar, aunque ciertamente todavía no veo la parte «Romántica», y la parte «Comedia» solo sería para cualquier persona que no sea yo, pues estas situaciones son tanto física como mentalmente peligrosas. Como en toda comedia romántica escolar, esta historia debe tener una serie de personajes cliché: El primero sería el protagonista que, lamentablemente, soy yo; un chico promedio al que su familia no tiene esperanzas respecto a obtener buenas calificaciones. Sinceramente no me gusta estudiar, pero debo hacerlo para poder conseguir un buen trabajo en el futuro, soy lo que muchos llamarían «alguien patético». La siguiente persona sería la chica que conozco desde hace varios años, su nombre es Brenda Cruz. Vamos a la misma escuela desde la primaria y es la persona con la que mejor me llevo, sin embargo esta no es la historia clásica en donde la amiga de la infancia está enamorada del protagonista que es lo bastante tonto para no darse cuenta de la situación; cuando íbamos en segundo año de secundaria le declaré mis sentimientos pero solo contestó con un «¿No podemos ser solo amigos?». El siguiente es el chico más falso que he conocido, digo esto porque siempre se muestra con una sonrisa tranquila digna de un santo que vuelve locas a las chicas de la clase, sin embargo siempre me ordena todo lo que le plazca con esa maléfica expresión; la única razón por la que le hablo es

porque tenemos intereses en común. Su nombre es Nicolás Caballero y parece que no sufre de ninguna preocupación en su vida estudiantil; algo anormal en mi opinión. Después se encuentra Paola Rivero, una curiosa chica que siempre actúa, razona y habla de forma fría, no sé más sobre Paola, pero podría decirse que tengo un «acuerdo» con ella. Finalmente en esta serie de personajes repetitivos de cualquier historia de este tipo, tenemos a la linda y tierna amiga imaginaria con la que jugaba a los cinco años y que dejé de ver tiempo después, ahora se ha vuelto real y por alguna razón desarrolló un odio extremo hacia mí, cada vez que nos vemos termino con una contusión en la cabeza… Ahora que lo pienso, este personaje no es tan común, sin embargo mi objetivo ahora es descubrir cómo es posible que un ser imaginario de mi mente infantil de cinco años logró volverse real, y por qué tiene esas intenciones de asesinarme. Aun no comprendo cómo terminé en esta situación, porque que yo… Odio las Comedias Románticas Escolares.

CAPÍTULO 1 AHORA ERES REAL Mi mente comienza a recordar el momento cuando me enteré que había sido aceptado en la escuela de nivel medio superior que tanto anhelaba. Mis padres se encontraban felices y a la vez aliviados, después de todo no tenían muchas esperanzas en que lo lograra. Mi hermana mayor me felicitaba con una tonalidad sarcástica debido a que siempre ha sido superior a mí en los estudios y se encontraba completamente becada en una prestigiosa universidad. «Esta vez les demostraré que yo también puedo obtener un buen promedio». O eso es lo que pensaba. Al mismo tiempo que recuerdo todas estas cosas, mi visión se nubla mientras caigo al suelo hacia

075


OCRE un lado. Ya nada importa pues estoy a punto de morir. ―¡Idiota! —Es la última palabra que escucho. Mientras me encuentro en el piso, veo un par de zapatos dar media vuelta y alejarse. Todos alrededor comienzan a reír, logrando dar el toque perfecto para esta humillación el primer día de clases, todo se vuelve silencioso y oscuro. Esto será el final, mi vida se escapará sin haber cumplido mis metas… ―Leo, despierta. Leo, vuelve a la vida. — Comienzo a escuchar una voz lejana en esta infinita oscuridad, enfrente de mí aparece una silueta celestial iluminada por un resplandor impresionante. ―¿Eres el Arcángel Gabriel? ¿Mis pecados capitales fueron perdonados por el dios Yahveh para llevarme al Nirvana? ―¿No acabas de mezclar religiones? — me contesta una voz femenina de forma burlona con algunas carcajadas cortas en ella.

do y no hablar con casi nadie. ―Como sea ―respondo mientras me levanto y sostengo la chamarra en mis manos. ―Buenos días, Leo, veo que ya despertaste —dice la chica mientras sonríe y comienza a quitarme restos de polvo de la playera. ―Buenos días, Brenda —contesto al mismo tiempo que le entrego su chamarra—. Oye, ¿esta chamarra no es muy gruesa? ―Sí, pero mi abuela no quiere que me enferme en los primeros días de escuela. ―Ya veo… Cierto, la escuela, mejor entremos, quiero explorar un poco. ―Sí, claro. Después de decir esto último, ambos nos dirigimos hacia el edificio que se encontraba frente a nosotros, listos para empezar el año escolar.

―Tal vez porque todos los días que nos vemos hacemos este tipo de cosas.

Las clases pronto acabarán y no hemos hecho nada más que presentaciones una y otra vez, hora tras hora, profesor tras profesor. Esto siempre es lo más tranquilo y a la vez molesto del inicio de un año escolar. Lamentablemente Brenda fue asignada a otra clase, así que tengo que platicar con alguien más para no aburrirme. No he hablado con casi nadie, más que con un chico que se sienta detrás de mí, su nombre es Nicolás; parece alguien tranquilo y agradable, ambos tenemos un gusto similar por las series de anime y manga.

―Bueno, tú iniciaste al decir cosas de pecados capitales y el Nirvana. Supuse que tu exageración merecía algo como esto.

―Oye, Leonardo, ¿qué vas a hacer terminando las clases? —me pregunta el chico de cabello oscuro detrás de mí.

Después de escuchar estas palabras regreso a la realidad y veo a una chica a un lado mío cubriéndome el rostro con una gran chamarra de color blanco. ―Sabes que no estoy muerto, ¿verdad? —contesto con una tranquilidad extraña para esta situación. ―¿Por qué lo preguntas tan calmado como si hiciéramos esto todos los días?

Técnicamente tiene razón, el decir que iba a morir es muy exagerado para lo que en realidad pasó. Sin embargo en mi mente siempre tiendo a exagerar mucho y burlarme de los demás; esto lo hago principalmente para divertirme un poco. Mi comportamiento fuera de ella es completamente diferente, ya que prefiero quedarme calla-

076


¡Reclutamos Articulistas! ¿Escribes reseñas, noticias, llevas un blog o das información de libros o material audiovisual?

Si te gustaría realizar cualquiera de las anteriores. ¡Contáctanos!

Requisitos básicos: - Cierta regularidad - Cuenta de google - Ortografía respetable

revistazonafantasma@gmail.com


ONE MORE TIME


CAPÍTULO 11 EVIL´S ROOT VI: ENDE

E

n lo alto de la residencia que presidía la villa de Anoix, dos hombres se miraron el uno al otro, sus manos aferradas con fuerza a sus respectivas armas. Uno sostenía un sable resplandeciente en su mano izquierda, la única de la que conservaba todos los dedos. La larga capa oscura que colgaba de su espalda, así como su túnica azulada, se adherían a su cuerpo, empapadas y convertidas más en un obstáculo que en una comodidad. El pendiente que llevaba en una de sus orejas titilaba cada vez que era golpeado por las incesantes gotas de lluvia. Era Charles Mondiém Finisterre, el Duque de Anoix. El otro sostenía un bastón improvisado, el fusil que el anciano Hermes había cuidado con tanto empeño durante su vida y cuyo último uso había coincido con el momento de su muerte. Su camisa blanca manchada de sangre había quedado convertida en un pedazo de tela inservible, negruzca y transparente, que dejaba entrever las numerosas heridas y cicatrices que cubrían el torso de su dueño. Su cabello, de un blanco plateado, apenas dejaba entrever sus ojos, que brillaban entre los mechones húmedos como dos esmeraldas de un brillo mortífero. Su nombre era Zeit, el viajero del tiempo. Dos hombres que habían acabado con numerosas personas en su camino hacia sus objetivos. Dos monstruos.

Con un rugido ensordecedor, un rayo rasgó el oscuro cielo tras ellos, partiendo el lienzo tormentoso en dos. Y como si esa fuera la señal que habían estado esperando, ambos hombres se abalanzaron al unísono sobre el otro. Con el arma en su mano derecha, Zeit lanzó un golpe en diagonal contra el Duque, que lo repelió con su espada. Sin detenerse, giró sobre sí mismo y volvió a atacar, esta vez contra el costado izquierdo de su enemigo. Charles se volteó a la par que bloqueaba el ataque y, con el fusil aún enlazado con la hoja del sable, forzó éste a levantarse hacia arriba. El bastón improvisado, así como la mano que lo sostenía, salió disparado en la misma dirección, dejando a Zeit al descubierto. Al verlo, Charles se relamió y se preparó para asestarle una estocada. Sin embargo, lejos de afectarle, el viajero aprovechó la situación. Sosteniendo el fusil con ambas manos por encima de su cabeza, lanzó un golpe en vertical desde arriba, que fue directo a por la cabeza del Duque. En respuesta, Charles recargó todo su peso en la pierna adelantada y al mismo tiempo blandió el sable en su mano izquierda, que voló formando un arco desde abajo hasta chocar con el fusil del viajero a sólo un par de centímetros de su rostro. El golpe fue tan fuerte que incluso saltaron chispas. Fruto del impacto, ambos guerreros retrocedieron, creando de nuevo cierta distancia entre ellos. ―¿Eso es todo, monstruo? ¿No decías que ibas a matarme? ―dijo Charles con una sonrisa demente en su rostro. A pesar de que sólo estaba usando la mano izquierda, no mostraba señales de que le estuviera resultando difícil mantener el ritmo de la pelea.

079


ONE MORE TIME Zeit le lanzó una mirada asesina, consciente de ello, y replicó: ―¿Son ésas tus últimas palabras? Inmediatamente después se agachó, en el instante preciso en que la hoja de la espada cortó el aire allí donde había estado su cabeza hasta hacía un momento. La proximidad de la muerte hizo que un escalofrío recorriera su espalda, pero no por ello se atemorizó. En lo que a simple vista parecía un ataque desesperado, lanzó su arma hacia arriba, hacia el Duque, que apenas tuvo tiempo de dar un paso atrás antes de que el fusil pasara enfrente suyo. ―¿Qué…? ―comenzó a decir. No tuvo tiempo de acabar la frase, porque un instante después, y siguiendo la trayectoria del arma, una de las manos del viajero, afilada como una espada, voló hacia el cuello de Charles. Éste trató de retroceder para esquivarlo, pero aun así la garra le alcanzó el rostro, causándole un pequeño corte en la mejilla izquierda. Molesto, se dispuso a atacar al viajero de nuevo, que al haberse despojado de su arma ahora estaba indefenso. Pero justo cuando la espada iba a alcanzarlo, Zeit recogió su arma del aire y, con la misma rapidez, desvió la hoja de la espada, quebrando momentáneamente la guardia del Duque. Y sin mostrar atisbo de duda, acortó aún más la distancia entre ambos, hasta el punto en que sus narices casi se tocaron. Deslizó el fusil por el suelo, arrancando un par de tejas en el proceso, que se despedazaron entre chispas y el sonido del agua volando por los aires, y, dejando escapar un grito enfurecido, asestó un golpe decisivo al Duque de Anoix. O no. De pronto, Zeit retrocedió varios pasos, tambaleándose y con el rostro cubierto de

080

sangre. Su nariz se había tornado de un color rojizo casi morado, parecía haberse partido, y de la comisura de sus labios asomaba un hilillo de sangre. Y Charles… Su mano herida, las vendas cubriendo los muñones que ahora sustituían varios de sus dedos se habían teñido de un vívido color rojo, el de la sangre fresca. A pesar de que era evidente el resultado, que con seguridad hacerlo abriría de nuevo las heridas, en el momento en que el viajero se atrevió a acercarse tanto a él, le propinó un puñetazo en el rostro sin pensárselo dos veces, con la misma mano que había estado evitando utilizar durante todo el combate. No sólo no dudó, sino que, al ver el rostro de su enemigo, soltó una carcajada. ―Me gusta la expresión de tu rostro. Es por eso precisamente que no te maté mientras estabas en el calabozo. Así es más divertido. Tu fuerza, tu valor… todo. ¡Quiero ver cómo reaccionas cuando lo aplaste ante tus ojos! Zeit se limpió la sangre de la boca y escupió. ―Bastardo psicópata… Charles se rió. ―¿Me estás llamando asesino? ¿De todas las personas en el mundo que podrían decirlo? ¿Tú, maldito monstruo? ¿A cuántos han asesinado esas manos hasta ahora, eh? ―le provocó.


THE HIGHLANDS


ACTO PRIMERO LA CIUDAD DONDE...

CAPÍTULO 4

L

ee esta historia en el orden que quieras. Coge capítulos, actos y sucesos. Corta, pega, desordena y recoloca a tu gusto. Siempre empezará y acabará con Roxanne y conmigo en un lugar de mi imaginación o mis recuerdos en el que pasó esto: Un día la esperaba en la columna nordeste. Esta fue la primera y única vez que la vi venir. La escuché entre los árboles durante una tregua del viento, cuando empecé a estar mucho más sano. Me aparté justo cuando saltaba hacia mí y ella cayó de bruces al suelo. —¡Ah! Inmediatamente me lancé sobre ella. La reduje —dos brazos contra uno— y le quité su espada. La puse bocarriba y me senté en el suelo a su lado. Mientras aún estaba estupefacta, junté mis labios con los suyos y la mordí. Luego escupí la sangre en el suelo. —Pero ¿qué? Se incorporó y empezó a limpiarse la sangre. —¿Sorprendida? —¡¿Sorprendida?! Pero… ¡pero qué diablos! ¿¡Cómo lo has hecho?! ¡Eres genial! —Comenzó a sonreír, y su rostro brilló casi con luz propia—. ¡Te he enseñado bien, pequeñajo! —Deja que te ayude. Saqué un pañuelo que llevaba en el bolsillo, el de mi chaqueta cara de chico joven huérfano y rico. Me acerqué a ella y le limpié la sangre poco a poco. —Ouch… Me has hincado bien el diente.

—Te lo debía. Quería que estuvieras orgullosa de mí. —¡Lo estoy! Volví a besarla fugazmente. Me sentía lo suficientemente feliz; lo suficientemente libre como para hacerlo sin miedo. Su chaqueta se había manchado de sangre. Era día de descenso. Nadie iba a venir y los dos estábamos sonriendo. —Habrá que lavarla. Eché mano a la manga izquierda vacía y la retiré de su cuerpo, dejando al descubierto la camiseta sencilla que yo recordaba típica en ella. Poco tardé en quitarle toda la túnica y, finalmente, también la camiseta. —¿Qué está pasando? —me preguntó. —Tú ya lo sabes bien. Soy yo el que no. Con su mano derecha sujetó el cabello detrás de mi cabeza, apretándolo con fuerza mientras la besaba, esta vez sin morderla y sin que ella me mordiera. En ese breve beso solo hubo pasión. Luego me aparté, me levanté y le pedí disculpas. —Será mejor que me vaya —susurró—. Esto no está bien. —¡No! No… te vayas. Solo no hagamos esto. Vístete. Su ropa interior estaba muy limpia. Desde que la llamé fea había cogido la costumbre de bañarse casi cada día. —Sí. Después del día que se la llevaron empecé a frecuentar ciertos lugares y conocer a gente marginada de la sociedad por sus actividades ilegales. Depositarios clandestinos que te ayudan a deshacerte de ciertas

083


THE HIGHLANDS cantidades de dinero, inversores Patricios corruptos... Conocí a Stanley Rabil, un tipo amable que me recibía una vez a la semana en su tugurio, el Susurros Perdidos, un local de música ambiental, tapadera de todo tipo de trapicheos. «¿Y qué hace un muchachito como tú en un lugar sucio como este?», fue probablemente la pregunta que más veces escuché. Stanley es de raza negra, un tipo grande y fornido, un poco sobrado de peso quizás, calvo como una bola y siempre sonriente. «Yo te ayudaré a reunirte con tu chica», me prometió. Pasaron dos días de descenso más, es decir, aproximadamente dos quincenas. Supuestamente todo estaba preparado para que en el tercero se montara un operativo para secuestrar a un miembro de El Sindicato, robarle la ropa y cambiarlo por mí. Un plan bastante pueril que, no obstante, me juraron que ya había funcionado otras veces. Yo me lo creo. —¿Estás preparado? —me pregunta. —No estoy muy seguro. Pero nunca he estado muy seguro de todas las cosas en las que he tenido éxito —bromeo—. Soy rico, ¿no? Esta noche, en el local, baila la hija de Stanley, una chica mestiza que tuvo con una blanca, muy atractiva; hace las delicias de todos los hombres y permite que Stanley me hable detalladamente de las debilidades de cada uno. —Bajan completamente la guardia… — me burlo, al ver como todos, embobados, no pueden hacer otra cosa que reparar en cada movimiento de caderas de la chica. —Mi niña lo hace bien. Escucha… —El hombre se acerca a mí. El ambiente del local es nauseabundo; además literalmente. Huele a vómito, se respira humo de cigarrillo y se comen cosas podridas. Lo único que vale la pena es el Whisky—. Son tiem-

084

pos difíciles. Y no lo digo por lo de Highlands. —Apaga su puro en un cenicero de oro—. Tú llevas poco en estos negocios, pero te juro que nunca hemos estado tan apretados como ahora. Esto está lleno de chivatos. ¿Ves a ese de allí? Hay un hombre pálido y enjuto, muy alto. Mira y casi chorrea saliva ante la hija de Stanley. —¿Quién es? —Se llama Shadowstone. Sobra decirte que no es su nombre real; es ridículo. Nadie lo sabe, pero trabaja como informante para los Patricios. A veces se enteran de que alguien se está haciendo muy pobre y, justo en las vísperas de los días de descenso… ¡Pam! Lo eliminan… —Debo cuidarme, entonces. —No, mientras sigas siendo asquerosamente rico. —Ambos nos reímos—. Sin embargo, este otro… —Me señala a un tipo gordo con sombrero vaquero—. Él se dedica a espiar movimientos como el tuyo. Es decir, que cuando queremos hacer un cambiazo está atento. Si sabe que vamos a enviarte a Highlands en el siguiente descenso, tratará de matarte allí mismo. Cuídate mucho para que no descubra tus planes. —¿Por qué me ayuda? —pregunto sinceramente. —Bueno… La chica deja de bailar y se baja del escenario. Los hombres aplauden. —¿Bueno? —Bueno. Quédate con una frase, pequeño Luca: Coitus interruptus. —El viejo Stanley ríe a carcajadas—. Como metáfora está muy bien según de que quieras hablar, pero si es literal duele mucho. Sé lo que es perder a alguien a quien amas.


HIJOS DE SËELE: DESOLACIÓN

DESOLACIÓN


-3-

V

anties guió a los visitantes por el bosque. Entre los árboles podían verse pedazos de edificios oscuros surcados por palpitantes líneas azul eléctrico. Estas, estrechas y de complicados diseños con motivos naturales, se alzaban hacia el cielo con suma lentitud. El bosque, para asombro de Alexandra, parecía apartarse del camino de las agujas sin sufrir apenas daño. Los ojos de la chica habían recuperado el característico tono naranja de siempre. Observaba con curiosidad todo a su alrededor, notando como el resto de habitantes de Nixas murmuraban sobre ella. Pero no le importó, su corazón palpitaba emocionado. Era la primera vez que se sentía de aquella forma desde la muerte de Ledar. Era como estar en casa. ―Es relajante estar aquí ―murmuró posando la mano sobre el tronco de uno de los árboles cercanos―, parece como si me dieran la bienvenida. ―Y lo están haciendo. ―Vanties se acercó a ella―. Naciste aquí, te conocen ―dio un golpe con su bastón en el suelo y los árboles frente a ellas se abrieron― y tú a ellos. Bienvenida a casa. Elisabeth pasó junto a algunos soldados mientras los otros vigilaban la retaguardia. Los aldeanos junto a la druida pasaron primero y, tras ellos, Shizns que cargaba con Shion y por último Alexandra seguida de los restantes soldados. Los árboles volvieron a cerrarse a su espalda. Se formó una sonrisa en el rostro de la chica al ver las construcciones que, aunque no las recordaba, le resultaban tan familiares. Riedd se acercó a Alex, posó la mano sobre su hombro y asintió, guiándola junto a Vanties que esperaba con Shizns. El slizsinth no había hablado en ningún momento del camino, tan solo sostenía a Shion que continuaba inconsciente. El rostro del

muchacho estaba surcado de escamas, al igual el resto de su piel, y sus ojos habían recuperado su aspecto original. —Os guiaré hasta la cabaña de Vanties. ―Riedd hizo un gesto y de uno de los árboles descendió una niña—. Nímera, serás nuestra retaguardia. —Como ordene, capitán. ―La pequeña, que no tendría más edad que Shion, caminó alegremente hasta la parte trasera del grupo. Obervó a Alexandra y sonrió―. Tú eres la hija de la sacerdotisa, ¿cierto? Soy Nímera Odwerast, teniente de la división de exploración. Estoy a tu disposición. ―Sonrió alegremente y ajustó la armadura de cuero que llevaba. Sus orejas se movían al mínimo sonido y su cola danzaba de un lado a otro, mostrando su felicidad. —Eres muy joven. —Tan solo tengo cuarenta y tres años pero el capitán Riedd me ha aceptado. —Nímera es muy hábil —comentó el ask’zaris mientras guiaba al grupo―, aunque todavía no es adulta pasó bien la prueba. Merece estar en mi escuadrón aunque haya gente que se oponga. —Como la comandante Elisabeth — gruñó la pequeña mientras retiraba el oscuro cabello trenzado de su rostro. —Comandante Kirinn, Nímera. —Lo lamento. —Tienes rasgos cánidos. Creía que tan solo los hombres los tenían —señaló Alexandra con curiosidad. —Así es. Pero algunas nacemos diferentes, igual que algunos chicos. Tú hueles a lobo también. Como el capitán general Ion. —Se refiere a Nicodemo —aclaró Riedd cuando llegaron a la puerta de su casa. La vivienda se alzaba en lo más alto del árbol Allure. El tronco estaba rodeado de una rampa que facilitaba el acceso a los extranjeros y a los miembros más ancianos de la tribu. Desde aquella altura se podía ver toda la aldea y su actividad. A la izquierda, en otra copa cercana conecta-

087


HIJOS DE SËELE: DESOLACIÓN da con un puente colgante, otra construcción más estilizada y elaborada. A través de una de sus ventanas podía verse una sala de reuniones con una gran mesa redonda y cinco asientos sencillos. —¿Estar sobre este árbol no es peligroso? —Shizns parecía nervioso―. Es decir, es un Allure. He sentido sus efectos y no son agradables. —No temas. Tan solo es nociva la madera interior, la exterior y sobretodo la copa de los Allure son potenciadores mágicos. —El slizsinth torció el gesto, sin estar muy seguro de las palabras de la druida. —Shizns, no seas desconfiado. Podrían habernos matado o encarcelarnos si hubieran querido. Estamos débiles. —Pruébalo tú mismo. Intenta esconder tu aspecto.

chacha―. Alexandra Ion, tengo entendido que soñaste con Silvan, del bosque albo. Si se presentó ante ti sin duda sería por un asunto importante. Cuéntame. —Silvan… —la chica recostó la frente sobre la palma de su mano―, aquel anciano de mi sueño, dijo que se llamaba así. Me contó la guerra entre dioses y primordiales. Dijo que era la que haría resurgir Sëele de sus cenizas junto con los demás. —Busca a tus iguales. Encuentra los cristales y los templos, ¿verdad? —La anciana sonrió. —Exacto. Pero aquel bardo me llamó con un nombre extraño… Alzalel. —Eso no puede ser —murmuró Shizns con rostro ensombrecido, clavando sus ojos en Alexandra.

Sin mucha seguridad intentó hacer lo que Vanties le decía. Con una rapidez asombrosa las escamas desaparecieron y los ojos de serpiente se ocultaron bajo la ilusión del aspecto humano. —Es cierto. —Así es. Pasad. Riedd y Nímera vigilarán la entrada. Puedes recostar al pequeño en el diván. La druida, con paso lento, caminó hasta la chimenea. Cogió unas hojas azules de una vasija y las echó al fuego. El hogar prendió y un aroma reconfortante llenó la sala. Vanties tomó asiento en una butaca similar a un trono de formas sencillas hecho de madera tallada y dejó su Sígueme cayado a un lado. Extendió la en Twitter: mano señalando el resto de asientos alrededor de la mesa cuadrada frente a ella. Alexandra y Shizns acompañaron a la anciana.

@lunatica yaoi

—Permitidme que me presente adecuadamente. Vanties Nattura, druida de Nixas y quinto miembro del consejo. Tenéis mucho que contarme y yo también a vosotros. ―Clavó sus ojos azules en la mu-

088


¿No sabes qué escuchar? Lo mejor de j-rock, j-pop y anime music

www.kawaiiradio.es


LA NIÑA QUE TOCABA EL GUZHENG


CAPÍTULO 10 EL ABISMO I

P

asaron cinco días desde que inició mi viaje con los cazadores y el paisaje había cambiado drásticamente. Los campos, rocas, árboles y riachuelos desaparecieron por completo de la vista y solo quedó la línea que dividía esta tierra mortal de lo Alto. A medida que nos alejábamos de la región protegida por el Rey Demonio, nos internamos en un extenso obstáculo geográfico: el desierto de arena, sal y metal. Me había preparado para soportarlo, pues no sería el único desafío que vería en mi camino. Sin embargo, algo más llamó mi atención, algo inesperado y extraño, y es que ya no podía distinguir el día de la noche. Cruzando tormentas de arenilla, buscando refugio en medio de la nada, resguardando las provisiones de las bestias que surgían bajo la tierra, tenía bastantes cosas de qué ocuparme para percibir la forma en que el cielo había cambiado. Pero al cabo de cinco días llegamos al primer punto de descanso de nuestra ruta y entonces fui capaz de observar con verdadera atención a mi alrededor. Nos encontrábamos en el Campamento del Alba, lugar de paso y reunión de cazadores. En tiempos de cacerías solía funcionar como un mercado para comerciar o intercambiar especies capturadas y armas, pero estos días en que pocos cazadores se aventuraban en la región, las visitas y circunstancias eran otras. Dejamos a nuestras bestias en un establo con suficiente alimento y agua. Mi baizun, de gran tamaño y carácter dócil, se había habituado con facilidad al resto. Acostumbrado a soportar cargas pesadas, poseía una gran resistencia que compensaba el hecho de no ser demasiado rápido. Solo una vez escapó de mi control, tras el sorpresivo ataque de una bestia de las arenas. Se espantó tanto que corrió veloz por el desierto, mugiendo y dando saltos en su

desesperación, hasta que Velhi Fay lo alcanzó en el vuelo y consiguió tranquilizarlo. Por nuestra parte, alojamos en una de las viviendas de piedra y compartimos la única habitación de la construcción para descansar. Recostado en el suelo sobre unas mantas, hice el intento de dormir, pero me distraía el sonido del fuego. El líder Velhi Fay había preparado una hoguera afuera de la vivienda, justo en el centro del campamento. Junto a él estaba Tumak Dee, otro Alado de nuestro grupo, y dos extraños. Los demás descansaban, lo que me parecía sensato. Pero algo me resultaba inusual, aunque al principio no sabía qué era. Aprovechando que todos dormían, saqué entre mis ropas la fina cadena que sostenía el espejo-talismán. Había tenido cuidado de ocultarlo bien y solo mirar cuando me encontrara aparte del grupo. Pero todavía no era capaz de descubrir qué era lo que hacía, si es que hacía algo. Normalmente solo lo hacía girar y observaba el reflejo de la luz sobre las cosas. Eso mismo fue lo que llamó mi atención en esta ocasión. Hasta ese entonces, creía ciegamente que el día había acabado y era de noche: estaba oscuro y no veía estrellas, pero eso lo atribuí a la nubosidad del cielo. Esperaba dirigir la luz de la hoguera y proyectarla con nitidez en las paredes de la casa. Pero el reflejo era tenue, porque de hecho sí estaba iluminado y esa luz no provenía únicamente del fuego. Moví el espejo entre mis manos, observando las formas que aparecía en él, pero nada fue extraño hasta que vi la imagen del cielo: rojizo como la sangre y luminoso como la mañana. Tuve que salir de la vivienda para observar todo lo Alto de un extremo a otro y convencerme de que esa era su verdadera apariencia. Pero, por alguna razón, su imagen no permanecía en mi mente. Mientras más lo miraba, menos podía distinguir en qué era diferente del cielo nocturno que conocía, hasta que ya no pude encontrar aquello que había visto en un principio. Y sin embargo, sabía que era extraño.

091


LA NIÑA QUE TOCABA EL GUZHENG ―Ya te acostumbrarás ―me dijo Sathri Caallën, que había despertado y asomaba sus plumas azules al exterior. ―Ya me acostumbré ―le dije―, pero eso no me sirve. El joven Alado se encogió de hombros y se dirigió hacia la hoguera. Escondí el espejo-talismán y lo seguí, pues no estaba cansado. Velhi Fay sonrió con rudeza al verme. ―¿Asustado? ―No, señor, solo estoy un poco confundido. ¿Acaso puede decirme usted si este es el día o la noche, o si ya amaneció o está atardeciendo? Nunca había visto algo semejante y sin embargo, siento que soy incapaz de ver. El Alado se rió de mis palabras. ―La cola de la Espiral, eso es lo que ves ―dijo entonces uno de los extraños. Era un demonio enjuto y anciano, sus ojos se habían perdido entre las arrugas que marcaban un rostro achatado y sin escamas. Esta criatura era un demonio salvaje, demasiado viejo para servir como esclavo. El que lo acompañaba se encontraba en condiciones similares, solo que estaba cubierto de pelo raído y descuidado. Los cazadores me habían comentado algo al respecto de estas asociaciones. De vez en cuando se encontraban con demonios tan miserables que estaban dispuestos a venderles pistas sobre asentamientos de tribus que conocían o incluso información de los miembros de sus propios clanes. No siempre eran pistas reales, algunas veces los cazadores habían sido engañados y llevados a trampas en las que varios de sus integrantes perdieron la vida, pero en muchas ocasiones el dato había resultado fiable. ―¿La cola de la Espiral? ―pregunté intrigado. El anciano indicó con su dedo alrededor, en un gesto bastante ambiguo. ―La Espiral, todo esto de aquí y más allá. La gente que vive en el norte no es ca-

092

paz de ver estas cosas. Todo en este Mundo se está moviendo hacia alguna parte y el centro de todo eso es la Mancha Hambrienta, el Abismo. Puedes ir hacia Él, o fuera de Él, pero siempre estarás dentro de la Espiral. Este era el primer demonio libre que conocía, capaz de promulgar sin ningún reparo sus creencias. En ese tiempo solía pensar que cualquiera que creyera en la divinidad del Abismo era un demente, un loco encandilado por la existencia de una terrible fuerza natural, pero que no era más que eso. No los comprendía, aunque me resultaban curiosos. Ignorando que mis propias creencias también eran arbitrarias, creía ver una cierta gracia en las supersticiones ajenas. ―Ya que pareces tener mejor vista que yo y alcanzas a notar una cola en lo Alto, ¿puedes decirme, anciano, si este es el día o la noche? El demonio emitió un ligero gruñido. ―No creo que pueda ayudarle en esa cuestión ―dijo al fin. ―¿Qué entiende el joven por «día»? ―lo interrumpió el otro extraño. Sathri Caallën palmoteó mi espalda, sonriente. Yo no dejé que su gesto me apabullara. ―Pues el día ―comencé a explicar―, es el tiempo en que el Gran Astro permanece sobre la línea que bordea lo Alto y también el momento de mayor luz; la noche, en cambio, es oscura porque el Gran Astro se oculta bajo esta línea, llevándose su luz. Ambos demonios me observaron pensativos durante largo rato. Luego intercambiaron algunas palabras entre sí, en un idioma que no conocía. ―Pues siendo del modo que acabas de decir, solo puede ser de día ―concluyeron muy serios. Miré en derredor. ¿De qué forma era eso posible? ―¿Acaso ven al Gran Astro? ―pregunté.


―No del todo, pero su luz está por ahí ―señaló vagamente uno de ellos―, detenida hace tiempo. Yo no veía nada. ―¿Por qué te importa? ―me preguntó el Alado Azul, con aire risueño―. Aquí siempre es igual, al menos desde que recuerdo. El tiempo no está en el cielo, lo tienes dentro. Si sientes hambre, comes, si quieres dormir, lo haces. No necesitas un cielo que te diga qué hacer. Me sorprendió que también pensara de ese modo, como si el paso del tiempo no tuviera ninguna relevancia. No encajaba con la vida que estaba acostumbrado a llevar y además, me parecía una pérdida demasiado importante para pasarlo por alto. Pero no insistí con el tema, pues veía claramente que no iba a conseguir nada. ―¿Por qué no nos cuentas una de tus historias? ―dijo de pronto Tumak Dee, quien se había mantenido silencioso hasta entonces. Le hablaba al demonio cubierto de pelo, y los demás parecieron entusiasmarse al escuchar esta petición. ―¿Qué quieren que cuente? ―gruñó el anciano―. Ya conocen casi todas mis historias y la mitad las acusan de ser falsas. El líder de los cazadores y Sathri Caallën le insistieron como niños. Parecía divertirles la negativa del demonio y su apego a que tomaran sus relatos con seriedad. ―Vamos, viejo, cuéntanos cómo se creó el Abismo ―pidió Velhi Fay. ―Para qué si ustedes no creen en nada. ―Ah, pero nuestro invitado no ha escuchado de estas cosas. Estoy seguro que le interesarán ―lo persuadió el Alado Gris. El anciano me observó con atención, refunfuñó un poco más y finalmente consintió a los cazadores. Antes de iniciar su relato, hizo una pausa para aclarar su garganta, tomando un trago de la vasija roja que llevaba consigo.

―Ya te traeremos más ―convino Tumak Dee. ―Bien. Esto que voy a contar sucedió hace más de dos mil años, cuando el cielo y la tierra eran tan grandes que no tenían final, pues por mucho que se viajara siempre habría más y más tierra para caminar, a menos que se llagara al principio otra vez. ―¿Cómo puede ser eso? ―me reí. ―Así era entonces ―gruñó él y por un momento pareció que no retomaría su relato, pero continuó―: Los demonios de antaño temían a los dioses que caminaban por el Mundo, que eran tan grandes como montañas y sostenían los pilares invisibles que evitaban el derrumbe del cielo sobre la tierra. Nadie se atrevía a ponerse en sus caminos, ni siquiera ese al que llaman rey de los demonios… Escuché atentamente su historia de principio a fin, sin volver a interrumpirlo. Después de describir a cada uno de los dioses y las regiones que habitaban, el anciano habló de un terrible enfrentamiento celestial que mantuvo a las deidades luchando durante un siglo sin que ninguna de ellas prevaleciera sobre las demás. ―Usaban terribles poderes como nunca más se ha visto, y eran tan devastadores que podrían haber acabado con toda la vida en este Mundo. Pero antes de que eso sucediese, Erhä, el Ojo de la Verdad, engañó a cada uno de sus parientes celestiales, ofreciéndoles en secreto un trato para vencer en la guerra. «Si me das tu brazo más fuerte», decía la diosa, «yo, que todo puedo ver, te enseñaré la forma en que vas a ganar». Uno a uno, los dioses aceptaron su ofrecimiento, sin enterarse de la trampa hasta el estallido de la última de sus batallas. Entonces se vieron entre sí y comprendieron que Erhä había hablado con falsedad…

―Licor blanco, es tan poco el que queda...

093


DELTA CITY: CRÓNICAS

«La única verdad es la realidad» Isaac Asimov

Del autor de « Memorias Japón » y « Entre el Cielo y el Infierno » una obra que te enganchará si te atreves a descubrirla desde adentro.


CRÓNICA 1 ATAQUES

CAPÍTULO 7 RECONOCIMIENTO

L

ejos de allí, en la base final, la agente rubia le termina de indicar al teniente Cicerone el funcionamiento de un arma.

―…y así es como inutilizas a un mutante con el poder de usar agua. ―Lo veo, sin duda eso lo explica ―comenta el teniente bastante interesado—. Bueno, vuelvo a mi posición. —Extrae un cigarrillo. ―No puedes fumar aquí. ―De acuerdo, agente Igras. ―Dime, Michelle. —Sonríe la chica—. Iré a ver al comandante, fuma afuera. ―Lo haré. Sin decir más el teniente se retira mientras ella vuelve a la sala de comunicaciones. Cuando ingresa al lugar, puede ver el como comandante Castillo termina su trasmisión con Powermind. ―¿Por qué confiar en ti? ―pregunta con evidente furia. ―Porque, comandante, soy su mejor oportunidad para capturar a esos sujetos con vida. Cambio y fuera ―termina de decir su interlocutor. ―Maldito hijo de… —empieza a exclamar el comandante mientras cuelga el radio. Súbitamente las luces parpadean mientras una corriente eléctrica recorre cada foco haciéndolo reventar al mismo tiempo que a lo lejos la sirena resuena para luego cortarse súbitamente. Alrededor de toda la base a cada persona se le erizan los pelos de la piel mientras el destello los deja temporalmente cegados.

Tan rápido como puede el comandante sale hacia el patio central mientras por los pasillos se encienden las luces de emergencia, a sus espaldas la agente Igras lo sigue. Apenas logra salir alcanza a ver el relámpago que había impactado contra la base mientras se pierde en medio de las nubes. ―Ya están aquí —murmura el comandante mientras gira para ver a la agente Igras llegar junto a él―. ¡Ve por el resto del equipo! Que traigan las armas. ―Espero que sepa lo que hacen — comenta el teniente Cicerone desde el otro lado del patio, sosteniendo un cigarrillo encendido—. Algo me dice que no se lo pondrán fácil. ―Entonces es momento de ponérselos difícil también —responde el comandante. Mientras se aleja del edificio el relámpago impacta en varios techos iluminando a grupos de soldados posicionados con rifles de francotirador. Una vez ha terminado de golpear al menos cada techo de las casas en cuatro calles a la redonda aterriza en la azotea de un edificio de apartamentos, en medio de un grupo de gente. Cuando el destello ha terminado se pone en pie, en medio del lugar del impacto, un joven de pelo blanco y ojos azul eléctrico. Tras acomodarse su casaca, el recién llegado mira a sus compañeros, un joven de pelo negro que usa lentes oscuros y una chica de pelo oscuro con ojos celestes. Tras unos gritos, se abre la puerta que conduce a la azotea y un joven de pelo marrón ingresa mirando a su compañero. ―Ya es el momento —dice el joven de lentes oscuros mientras se los quita, mostrando un par de ojos con sus iris brillando de color rojo—. Que todo arda. ―Saben que vamos, nos estarán esperando —comenta la chica.

095


DELTA CITY: CRÓNICAS ―Descuida, Killer Freeze, no tienen forma de llamar refuerzos —comenta el joven de pelo blanco—. También eliminé los francotiradores de los edificios cercanos. Tenemos tiempo. Mucho quizás. Y acabaremos con esto. ―Sí, al fin acabamos —murmura Heatwave con calma. No hacía mucho, Heatwave se encontraba oculto en un cuarto barato reposando de los largos días de fuga y esperando pasar desapercibido mientras comía una comida fría y sin sabor. Con el poco dinero que había conseguido al robar un par de casas se había dirigido a un cibercafé donde fue que recibió el mensaje que cambió su vida. Al abrir su correo electrónico encontró un mensaje de una persona que no conocía. «Me dijeron que tú puedes tener los talentos que necesito para hacer un trabajo, llámame al número que pongo abajo y dime si te interesa. Tienes hasta las 17 horas del día de hoy. El dinero no es un problema». Aquel benefactor anónimo parecía ser algo muy bueno para ser cierto. De hecho, bien podría ser una trampa para capturarlo, él se temió. Así que cuando llamó, lo hizo desde un celular que había robado a un desafortunado transeúnte que de seguro estaba corriendo al hospital con feas quemaduras de tercer grado en su brazo. Estaba en ese momento en medio de un atestado centro comercial en una esquina escondida, si algo salía mal, bien podría mezclarse entre la gente para salir. Tecleó el número lentamente. Al otro lado el sujeto demoró en responder. ―Esperaba que llamaras más temprano —contestó finalmente una voz modulada al otro lado. Sin duda aquel sujeto quería mantener su identidad en secreto—. ¿Cuál es tu respuesta? Heatwave sonrió entonces. ―¿Cuál es el truco aquí? —preguntó. ―No hay truco. Te doy el dinero, la cifra

096

que quieras y te encargas de los blancos que te daré. La mitad ahora y la otra mitad luego. ―¿Cómo sabes que lo haré? Podría tomar el dinero e irme. ―Entonces te diré qué es lo que quiero que hagas. Quizás eso te motive. ―Haz el intento. ―Existen estas instalaciones gubernamentales secretas que están creando e investigando el químico que te dio a ti y tus amigos sus asombrosos poderes. Heatwave se quedó en silencio un momento, esa noticia no lo sorprendió del todo. Según él sabía desde el incidente en Delta City, cuando un agente químico se liberó en el aire afectando a su población, se rumoraba que el gobierno había intentado usar este creador de súper héroes a su favor. Sin embargo, fue evidente que las muestras que quedaban estaban contaminadas por agentes externos y era imposible determinar su efecto en las personas. Incluso luego salieron noticias de personas afectadas indirectamente por el químico que se había esparcido en la atmosfera en cantidades pequeñas, pero concentradas en muchos casos, la mezcla del químico con la contaminación propia de algunas zonas había generado efectos de lo más nocivos. Esto al parecer detuvo a las compañías de intentar usar abiertamente el químico aun cuando los súper humanos empezaron a proliferar lentamente. Sin embargo, seguía habiendo rumores de compañías que seguían experimentando con el químico para el gobierno. Esto no decayó pues hacía pocos meses un laboratorio había sido devastado por una misteriosa explosión en cuyos restos luego encontraron rastros concentrados de radiación...


.com


ยกPONME ATENCIร“N PORQUE TE ODIO!


CAPÍTULO 4

«M

esas llenas. Un cúmulo descontrolado de jóvenes en las tiendas, todos intentando adquirir el vital alimento que les permitirá resistir el resto de las horas que faltan de clase», pensó por un momento Alex, observando la cafetería de la escuela. «Aún después de gastar tanta energía persiguiendo a ese chico con aspecto de Súper Saiyajin mal diseñado jamás me atrevería a comer algo en esta pocilga escolar», tras una pausa en sus pensamientos, el joven de lentes hurgó en su bolsillo para sacar su videojuego y levantó disimuladamente la vista para ver a Sofía y Sharon mientras se preparan para almorzar. Al parecer no habían notado su presencia. «Pero si eso me da tiempo para estar cerca de ella, podría recibir un Kameha incluso».

mirada del videojuego—. Ah, no, yo nunca como en la escuela. —¡Pero si salimos hasta las dos de la tarde! ¡Vas a desfallecer! —Estaré bien… En lo que mantuvo la boca abierta Sharon le introdujo un rollito de Enchila, siendo tan solo tortillas enrolladas como un cilindro no fue nada difícil meterle a la fuerza una a Alex. —¡Debes comer! ―dijo mientras el chico de lentes le veía confundido. El chico no tuvo otra que masticar y tragar. —¿Qué tal, te ha gustado? ―Sharon apartó la vista de Alex y agachó su cabeza mirando sus rodillas. ―Mmm, está… muy bueno. «¡Jamás pensé que fuera a gustarle!», Sharon intentó no parecer sorprendida.

—Es por eso mejor traer comida hecha en casa —dijo Sharon mientras sacaba una enorme charola cerrada de plástico.

Ambos se sonrojaron y apartaron la vista al lado contrario. Sofía lo notó y estuvo a punto de decir algo, cuando de lejos, en la zona de las tiendas se escuchó un grito furioso:

—¿Qué has preparado para hoy? ―Sofí se saboreaba mientras frotaba sus manos, deseosa de comer.

—¡Entonces quieres pelea, enano! —La potente voz era de un grande y robusto chico de tercer grado.

—Esta vez he traído unas clásicas y saludables Enchiladas Rojas.

—No, solo dije que puedes dejar algo para los demás. Llevas ya diez minutos pidiendo tantas cosas que terminarás el inventario de la tienda. —Quien le respondía era nada menos que Francisco, quien no aparentaba temor a decir lo que pensaba a tal grandullón de peso pesado.

—¡Oh! ¡Se ven deliciosas! Sofí tomó la charola y empezó a comer un poco. Ya era costumbre para ambas compartir su comida, turnándose cada semana para preparar sus alimentos y comerlos juntas. Claro que entre ambas, la cocina que más destacaba era la de Sharon. La chica de cabello negro mantuvo su sonrisa mientras veía comer a su amiga, hasta que volteó hacia Alex, que estaba junto a ellas y le vio tan apegado a su consola portátil como siempre. —¿Qué tú no piensas comer? —¿Eh? —contestó el chico sin apartar

—No sabía que dejaban a los niños de Kinder estudiar aquí. —Ni yo sobre los hipopótamos ―contestó nuevamente el niño, escuchándose la sorpresa de la gente a sus espaldas, quienes ya lo consideraban muerto. —¡Te dejaré como tortilla! El grandulón empujó a Francisco al suelo y se preparó para golpearlo, hasta que una

099


¡PONME ATENCIÓN PORQUE TE ODIO! figura se paró enfrente, interponiéndose entre ambos. Una figura de cabello largo y color rosa, tal cual, tan rosa como la goma sabor fresa. El enorme chico detuvo su puño frente al rostro de la chica. —¿Quién es la chica del cabello rosado? —dijo Alex mientras apagó su consola y vio como la joven y el grandulón discutían. —Es Rosa… —respondió Sharon mientras soltó un suspiro―, la hermana menor de Pablo y prima de Sofía… ―Supongo que la acaban de transferir, porque una chica linda con ese color de cabello no puede pasar desapercibida tan fácilmente… «¿Dices eso en frente de mí? ¿Acaso yo estoy pintada o qué?», Sharon apretó el puño y apartó la vista para que el chico no notara su enfado. —De hecho está en el mismo grado que nosotros, en la otra sección. Pero como supongo que eres tan introvertido —agregó Sharon con una sonrisa de malicia―, eso lo único que demuestra es que eres tan aburrido y sombrío como el rincón del salón en el que te pasas todo el tiempo… —¡Mira! ¡No voy a dejar que sigas…! — Alex fue interrumpido por su propio estómago, el cual no puede pasar un momento más sin alimento, por lo que no tuvo más opción que coger otra enchilada de la bandeja—. Me pondría a discutir contigo, pero tengo demasiada hambre y estas enchiladas están exquisitas… «¡Por supuesto! Aprendí de la Señora López, aunque no me molestaría que me dieras un gracias al menos…». Sharon dejó de prestarle atención y dirigió su mirada nuevamente a la chica de cabello rosado. Justo en el mismo momento en que Kenny apareció en escena y observó con especial atención como este se quedó prendado de ella y tartamudea al hablar... «Dios, no permitas que Sofía vea esto.» Pero fue tarde… —Justo lo que me temía… —murmuró con preocupación mientras observaba a

100

Kenny, Frank y Sofí platicando―, primero Soto y ahora Rosa… —¿Qué hay con ellos? —Alex estaba perdido mientras engullía su tercera enchilada―. No creo que tengan buena química… —¿Eres despistado o te haces el tonto? —Ninguna de las dos, solo no me interesan esos temas… —Mira, por lo que acabo de observar, Kenny, el amor platónico de mi mejor amiga se acaba de enamorar de Rosa… —¿Qué quieres que haga? Ambos sabemos perfectamente que si me meto de nuevo en esto voy a recibir una paliza de ti. —Ni que lo digas. —Sharon mostró una sonrisa de complicidad a Alex, quien se mostraba confundido y asustado al mismo tiempo―. ¿Pero qué me dices si te doy la oportunidad de que me ayudes en la complicada conquista amorosa de Sofía? —¿Qué obtendría a cambio? —Yo que sé: tener tiempo libre, tener más amistades, pasar más tiempo fuera del salón, elige tú… «Pasar más tiempo contigo, o…». ―Pasar más tiempo con Sofía… — murmuró Alex observando sus rodillas, pensando en la posibilidad que le acaba de dar Sharon. —Ahora nos estamos entendiendo… ella necesita compañía en estos momentos, y no estoy hablando solo de mí. —¿Qué tienes en mente? —Nada que te interese de momento, pero ya lo verás… —Alex no puede evitar tener miedo al ver la sonrisa de malicia que Sharon muestra, pero cuando va a abrir la boca, Sharon lo calla al tiempo que voltea a ver a Sofía en el suelo, llorando desconsolada.


¡Entra y participan en Jóvenes Escritores!

Grupo de Facebook dedicado a la escritura y poesía

Una comunidad dispuesta a comentar y ayudar

¡Visítalos!


STAFF Dirección Editorial Dante Locke (Fabian Ramos) Edición André Espinoza Midnigthmoon (Dario Carazo)

Autores

¡Ponme atención porque te odio! The Death Shadow Idea original: Dante Locke

Autores Invitados Cuaderno de Réquiem Rubén Mesías

Iker y la bestia de los pirineos Ricardo Riera

Articulistas Dante Locke Kenny Uroboros MidnightMoon

Conteo regresivo del final de una carrera exitosa Julliet Rivera Delta City (Crónicas) «Drake Epsilon» La niña que tocaba el guzheng Sameq The Highlands Jean Hathaway Ilustrador: Eliand Xander Odio las comedías románticas escolares KyoKyo-kun One More Time «Eliand Xander» Hijos de Sëele Marta «Lunática» Navarro

Nuestra pasada edición La revista de diciembre, un especial de navidad poco navideño. Portada de manos de Sameq. Continuamos con La niña que tocaba el guzheng, Es una promesa, The Higlands, La paradoja del humano solipsista, Delta City. Ten Fe llega a su fin y One More Time se encuentra cerca de lo mismo. Ganadores del 4th concurso de Jóvenes Escritores. By the grace of the witch, como historieta invitada. ¡No se la pierdan!

Diciembre: 13602 + 181 Descargas


CRÉDITOS

Colaboraciones P-cate (Deviantart)

Van Reke (Deviantart)

Marta «Lunática» Navarro (Deviantart)

Irask (Facebook | Deviantart | Subcultura)

Ilustradora chilena con un estilo oscuro, pero atrayente. Colaborando con nosotros con la ilustración de contacto en las páginas 2 y 3.

La ilustradora oficial de la revista. Creadora de promocionales y portadas, como la imagen de la Primea Antología de Cuentos. En este número vemos la ilustración en la hoja de staff y la tira cómica de las páginas 12 y 13.

Ilustradora autora del webcomic Lexa. En este número colaboró con la ilustración del banner del Ficción Fantasma. ¡Año nuevo!

Ilustradora mexicana con un gran talento, que además de ser nuestra entrevistada en este número, colaboró con nosotros con su webcomic Secret Princess.

Créditos exploring (Página 04-05) Arte por sangvine

Railway Dread (Página 73) Arte por tristipen

蟲師 (Página 06) Arte por まり

Whitescape (Página 74) Arte por H.A

猫耳 (Página 07) Arte por かじゃねこ

Risa (Página 77) Arte por あさひろ

Winter day (Página 15) Arte por Fiinyanne 読書ちゅう (Página 26) Arte por ましゅにょろ 読書の秋 (Página 29) Arte por からたま 忘れ (Página 59) Arte por 初枝 秋 Spontaneous Combustion (Página 63) Arte por baldrickthecunning Wolf (Página 64) Arte por 321click

キミの音が。キコエテルヨ。 (Página 89) Arte por supo 雨上がりの交差点 EU63 (Página 94) Arte por Piumu 天空の城ラピュタ (Página 97) Arte por ハラダミユキ 秋読書 (Página 101) Arte por めぐむ 不思議の国のアリス (Página 105) Arte por おにねこ


PÁGINA FINAL Lunática: Aquí termina el primer número de este nuevo año que empezamos con fuerzas, aunque cansados por las fiestas navideñas, que nos han retrasado un poco con este número (al menos a mí, casi muero con la portada. Por su culpa tengo un trauma con los caballos).

Visítanos en nuestro blog

Nos seguiremos esforzando para mejorar cada día más en todos los ámbitos del proyecto. Personalmente, espero poder hacer otra portada pero sin sucumbir ante ella. Los comentarios siempre son bien recibidos por los autores así que no olvidéis exponer vuestras opiniones. Esperamos que os haya gustado el número de Enero. Gracias a todos por seguirnos mes a mes.

Búscanos en revistazonafantasma.com o contáctanos al nuestro correo: revistazonafantasma@gmail .com, únete a nuestra comunidad de escritores o síguenos en las redes. Todos los derechos reservados a los autores del contenido de la revista.



Enero 14 Zona Fantasma