__MAIN_TEXT__

Page 44

RELATO | El arpa del sueño

El arpa del sueño La primera vez fue un sueño reposado y verde, con la profundidad de una tarjeta postal: los árboles parecían estar detrás de un vidrio que yo no podía trasponer para tocar ni una hoja, ni una piedra. El segundo sueño me devolvió otras percepciones: olí los pinos, pude meter los pies en el agua del arroyo. Alcancé a preguntarme, antes de despertar, por qué había vuelto allí. Para la tercera noche me preparé: antes de quedarme dormido traté de pensar en ciudades humeantes y grises, en teatros atiborrados de gente, en cualquier escenario que no se pareciera en nada a ese bendito bosque que ni sé de dónde había sacado. No recordaba haber estado nunca en un lugar así y no me gustaba nada esa recurrencia. Pero mi estrategia no resultó: volví a aparecer a orillas del arroyo. Al menos, en esa ocasión no estuve solo: Sancho correteó a mi lado, y fue una suerte, porque él fue el primero en verla. Lástima que su ladrido la ahuyentó. Alcancé apenas a ver su mano, asomando desde el agua para arrojar un objeto anaranjado a la orilla. Me acerqué, lo levanté, estaba empapado: era una bolsita de tela. Adentro, sobre un pedazo de corteza, pude leer las palabras: “NO TE DESPIERTES”. Cuando, de pronto, el techo de árboles volvió a ser el cielorraso de mi dormitorio, me maldije 42

por haber desobedecido. Pero en mi mano conservaba la bolsita naranja, y las patas de Sancho estaban sucias de barro.

sumergiera.

Algo emergió en la superficie: era un pétalo azul, de una flor que yo desconocía. Escrita en A la noche siguiente me fui a caracteres diminutos, la misma acostar más temprano; casi no frase de la noche anterior: “NO cené. En la duermevela creí oler TE DESPIERTES”. una brisa de pinos en mi cuarto. Sancho ladró, ya no en el sueño No tardamos en aparecer, Sansino bajo mi cama, y abrí los ojos cho y yo, en la misma orilla donde ella había arrojado su mensa- frustrado. Mis pies chorreaban agua pero, al menos, mis pantaje dentro de la bolsita naranja. lones estaban secos. Pero esta vez fue distinto: ni Durante todo el día traté de siquiera permitió que la viéramos dejar el arpa. El instrumen- dibujarla, de reconstruirla: no to apareció en la orilla opuesta, hubo caso. Miré largo rato el trobrillante y húmedo, y en el agua zo de corteza y el pétalo con las solamente pude distinguir la es- inscripciones, buscando algo de tela de ondas que su cuerpo dejó ella en los rasgos de esa escritura puntiaguda. al sumergirse. En cuanto anocheció, me fui a Me arremangué los pantalones para vadear el arroyo y, a mitad acostar. Bajo mi cama, Sancho se de camino, me dio risa haber to- me adelantó: alcancé a escucharmado tantas precauciones para lo roncar antes de quedarme no mojarme la ropa en un sue- dormido. Y cuando aparecí en ño. Alcancé la orilla y pude ver el bosque, él ya estaba nadando de cerca el arpa. Era pequeña; su en el arroyo, sin rastros del miecolor dorado sugería que podía do que habitualmente le daba el estar hecha de bronce, aunque agua. brillaba mucho más. Acerqué mis dedos a las cuerdas: no tenía idea de cómo tocar ese instrumento. Y sin embargo, en cuanto lo rocé, una melodía que recordaba a espigas meciéndose en el viento se extendió por todo el bosque.

El arpa no estaba en el mismo lugar. Ahora brillaba en el hueco del tronco de un pino, tan grande que podría haber estacionado allí mi bicicleta si la hubiese traído. Me acerqué, ansioso por volver a arrancarle esa melodía hipnótica. El hueco en el tronco Sancho me miraba desde la tenía casi mi altura; apenas neotra orilla, desconcertado. Sentí cesité inclinar la cabeza para enun cosquilleo en mis tobillos y trar. Me senté, y empecé a tocar bajé la vista hacia el agua. Al- el arpa. cancé a verla, pero durante tan Sancho ladró varias veces haspoco tiempo que no logré dis- ta que se cansó y, seguramente, tinguir su cara antes de que se se despertó. Yo seguí tocando

Profile for Huellas de Tinta

Huellas de Tinta: Julio 2014  

Revista mensual sobre literatura juvenil en Argentina.

Huellas de Tinta: Julio 2014  

Revista mensual sobre literatura juvenil en Argentina.

Advertisement