Page 1

RECUERDOS DE UN VlAJE HECHO EN L A S PROVINCIAS MERIDIONALES DE

CHILE, EN LOS MESES DE ENERO 1 FEBRERO DE 4 8 4 5 .

POR

Mienitiio dc In ijniveisidarl de Chile, profesor del colqfio de Coquimbo.

C O N D@S MAPAS

DE

LAS PIIOViiV(;IAS MIGHiDlUNALBS LIIL LIílLE.


OF~~ESEMOSa1 piiblico una nueva obra de nuestro ilustre huésped el .%L D. gnlreio Doaeyko; a quien La RepWica debe ya tan útiles e intetesantes trabajos,-Gl St. Domeyko se ha hecho motar por sn

.

acierto en escojer aqueltos puntos cardinaies de los intereses de nuesIra sociedad, por el talento de dihcic1arIoc en el sentido mas favoral)le a la industria i a la civilizacion del pais. Su memoria sobre l a educacion literaria i científica en Chile, que se piiblicú en el Semanario de Santiago, promovió una discusion luminosa sobre esta interesante materia i desde enttjnces acá se ha emprendido,una reforma radical en el sistema de enseñanza en l o s colejios piiblicos. So ineinoria sobre la libertad de iinportacion al carbon de piedra, di6 orijen a la lei que acojiendo las -preciosas indicaciones contenidas en aquel documento, va a (lar iin gran empuje a la exploraciori de niiestros veneros metálicos, aliviando a l a agricultura de las provincias septcntrionales del ruinoso gravámen que les iiahia impuesto la fundicion con combust,il)lc indíjcna. ‘TL TRATADO DE ENSAYES”, “LOS E L E m m o s DE MINERALOJIA”que el ’Sr. DomeyBo Iia compiiesto i dado ya a l a prensa, han regularizado l a enseñanza en el paiis dc las ciencias inetaliirjicas destinadas a Iiaccr un papel Iwillante cntrc todos 10s ramos de conocimientos humanos que se han de cultivar entre nosotros. El Sr. Domeyko no se ha limitado aliacer sentir su Y O Z siempre iilil i 1)ienhechora en el rccinio de l a RepÚ1)lica: 1i;i


ADVERTENCIA PRELIMINAR.

dirijido tainbien interesantes comiinicaciones a sociedades slbias Europeas, relativas a 10s fenómenos que ofrece la niineralojía en Chile. Ha Iicciio tnaS todavia: no conkiito con sus lalioriosas tareas de gn~binete, h a imorrido en persona las Provincias del iiortc est,iidihnctolas bajo su aspecto jcoiUjico i procurando [orinar una tcoiia que, gtiie ltiiniiiosanieiite el desciiliriiiiiento i el laborio delas minas. Tanihien lia cvplorailo las cordilleras de Santiaso, indicando La csistencia de ricos minerales. El ardor relijioso clcl Sr. Domejiro por los traliajos científicos, i su c o i i s n p c i o n jenerosn en favor de los inlereces piil~licosle Iiaa lievatlo últiniaincnte a visitar las tribus indíjenas que se asientan independientes en medio del t.crritorio nacional. Iiivestigar el carácter de aquellos bárbarosl i tentar los medios mas adcc~iados para rediicirlos n la vida social, era irn gran objeto tic que l a filantropía del Si.. DoiiregI<o no podia prescindir. El r e s u P tado de esta excorsioii eminentemente cristiana i bienliediora es el asnnto del presente libro. El pilhlico, lo esperamos, lo acojerá con el aprecio de que es digno por S I I eininentc objeto, por la manera con que ha sido fe1izmi.iii.r (leseiiipcfiado, por la iniportaiicia de las revelaciones que coiiticiii~.i por lag reqiiltados ds iriralciiliihlc trascendencia a que puede dar oríj PII,


A no haber sido los armoniosos acentos del jeneroso poeta, quien prefirió cantar los triunfos de los que combatieron contra él, a las alabanzas i lisonjas del orgulloso conquistador ¿qué recuerdos quedarian de los memorables acontecimientos que en el siglo XVI se desenvolvieron en el reducido recinto habitado hoi por esos Indios fieros que llaman Araucanos? 1 sin embargo ¿en qué parte de América con mas enerjia i entereza se sostuvo la grandiosa lucha que a los Corteses i Pizarros abriólas puertas de los palacios de Montezuma i Atahualpa, i a la humanidad :una nueva época, un nuevo mundo? Si lleg6 la conquista de aquellos vastos imperios a sobrepujar en sus realidades las ficciones mas resplandecientes de los tiempos heróicos, la guerra de Chile, ese episodio espléndido de la sublime epopeya ini-


- 2 ciada en el puerto dc PSlos por el inmortal Jenoves, se estrelló impotente contra cl bárbaro pecho, sin que bastaran para rendir al hijo indómito de las araucanas selvas, ni la pericia militar de los agresores, ni el terror nacido del estruendo de sus instrumentos de muerte, ni los ardides de sus parlamentos. Si lograron arbolar cn algunos fortines sus e~isefiasde seriorío, no por eso dejó de ser aquel independiente i de trasmitir de jeneracion en jeneracion el lustrc de sus projenitores. ¡Con qué dcseo e interes va lioi el viajero a visitar aquel puebio que hasta ahora ha conservado su antiguo carácter i sus costumbres salvajcs; ique todavia sostiene su aItancra frente en faz del cristianismo, blandiendo su amenazadora lanza del medio de sus montañas!-.jCon que respeto va a ver con sus propios ojos, i pisar aquellos sitios memorables de Mariguenu, Tucapel, Lumacu, en que rindió sus colores elestandarte de Castiila; i con qué gratos recuerdos va a conocer a los descendientes de los Lautaros, Colocolos, Caupolicanes,que han logradollenar de admiracion al poeta, c imponer respeto a 10s valicntcs! , Otros deseos i pensamientos llevarán a estos parajes al culto chileno, amante a su patria, di que viendo la rapidez con que la riqueza, el órden, la civilizacion se extienden en su agraciado pais, extraña que cn el seno de esta misma patria constituida en una nacion libre, soberana, viva todavia un PUL ñado de hombres salvajes, extraños a la divina luz del cristianismo. El sabe que otra sangre corre en sus venas i otro fuego arde cn su alma; pero como hijo del mismo continente, de las mismas costas i montañas, quiere tender la mano a sus valientes hermanos i ellos desconocen su palabra, desconfian de su hermandad, de su civilizacion i de su Dios. El sabe cuanto importa al porvenir de su apasionado Chile, re-


- 3 -

-

coiiccntrar suc fuerzas físicas 1 morales, iiruforniar cns iepcs I t ostiimhrcc, facilitar !¡as de comuriicacion: poner, cn ima palabr,+, toda la nacinn cn estado de obrar como obra un solo i i i t i i r b r P Tiiriie, activo e iritelijente, i con doloinu 1 1 ;a Chile partido wk dos por csc mismo pufiado de Jrntilcs hostil+ n ~ivili7ítrioni sumerjidos e 3 la barbarie. El que con tales ídrLv i sentimiení.oc recorra el territorio de los Indios chilanos, tactrá que: cFtudiar: p,bz'mero, la sitiiacion física i l a naturalcza del p i s ocupado por ellos: segzutdn, el m h d o moral rii que se Iiallan actiialmente; sus usos i costunibres: fe/*erro,la? causas quc sc oponen hasta ahora a la civilizacion de dichos indios, coino tanibien los medios mas oportunos de quc sc debe valer Chile para la reduccion de ellos. Me propongo examinar estas tres proposiciones por separado en las tres partes de esta memoria.


PRIMERA PARTE.

SITUACION FISICA 1 XATURALEZA DEJA PAIS OCUPADO POR L O S I\RAUCAiYOS.

PARAadquirir una idea clara i exacta de la situacion fisica i de la naturaleza del territorio araucano, es menester echar una ojeada pronta i lijera sobre las provincias meridionales de Chile, en medio de las cuales se halla comprendidodicho territorio. El punto de donde se hace mas visible la configuracion exterior de ellas, i de donde, en un golpe de vista, se puede abrazar las principales variedades de formas i de colores de sus cerros, llanos i montarias, es aquella memorable cuesta de Chacabuco en cuya cumbre lució por la primera rezla aurora de la independencia chilena. De esta cuesta hácia el Sur, tres son las distintas fajas de terrenos que se divisan, paralelas entre sí i con el meridiano del lugar.


-

.>

-

L a faja del medio csun llano extenso, comprendido ciiíre

dos cordoncs dc cerros, comoun golfo entre dos contirientes. E1 cordon de la dereclia llamado comimmente CorcZL//ra.cr clr In costci, consta en jeneral de grupos de cerros redondos, aclriatados, bajos, graniticos, cuyas formas indeterminables se asemejan a las olas de unamar que se aquieta despues de una tempcstad borrascosa. E l d e la izquierda, es el cordoii de los Aizdes, cujas aristas son ásperas i esquinddas, 103 despeñaderos rapidos i frecuentes, las faldas rayadas {I ~i/kciez'oit~s en cintas de di\ ersos colores, i cuyas cimas sc pierden en la elevada rejion de los hielos p~'1 '1,etuos. A medida "qne eslas inmensas fajas dc terrenos ar atizan hacia el Sur, las tres bajan a un mismo tiempo, i en 5u mida przsentaii, taiito en la vejetacion quelas Fiste, como en lanaturalpia mineral de sus cerros, modificaciones dignas de Ilamar la atencion del naturalista. En el sitio que la populosa capital de la República escojio para sentarse, se apropió la parte mab hermosa del ZZmo in~rii.irictli0quc sc hallaaseiscientas sesenta i siete varas de altura sobre cl nivel del mar, i cuyos campos requieren todavia el auxrlio del arte p m proteer a sus necesidades por cerca de seis mcscs del afio. Al frente de cstd mpiial, la coidillerd d e la costa, rerdc cn la primaierd, llega a uiid dlitira t l i~i i i l cien vdras sobre el nivel drl ittar, inifwli ds qitc la d~ In- 4 1 d ? +rncíinecida por la nieje qiie la r u k i ~ s. u b c d I J U ~de cuatro mil 1ara.l sobre aquella, I ('11 c ~ i J d + iiiiibres abrigrd resto- clc 10s antiguos volcaii~s. Aperi,r+picarnoci 10, g l o i r o ~ or J~n i p o q del Maipo ~ i r a i i d oc n piezaii 10, doq I ordooes (ir. t indrseuno a otro 1 I e g ~ ~ (1,. i q ,1111 mlr c 11 w rna,jcsluosos hrazos. Pero a poco trecho de id Aiigodura de Paine tuelve 1


- 6 a cobrar su anchura i su fertilidad el mismo llano, parecido mas bien a un jardín inmenso cercado de vistosos cerros de todos tamaños, que -a un conjunto dehaciendas que son las que lo dividen. Llegando a fa ribera del torrentoso Cachapual, en donde detiene un triste recuerdo al viajero en el memorable campo de Rancagua, tiene todavia el llano mas de quinientas varas de altura sobre el nivel del mar, i poca variacion se nota en los dos cordones de cerros. Solo en lo mas alto de los Andes, cerca del límite extremo en que la vejetacion débil i desmedrada deslinda con la rejion de la muerte, la del hielo, aparece un liston de cipreses (thuja Andina de Poeppig) que por su aspecto triste i lúgubre, su pintoresca forma i su color oscuro, hacen recordar la rejion de los pinos de los Alpes i Pirineos; mientras que a pocas leguas de distancia, en las fajas de las Cordilleras de la costa, viven las palmas i el tan variado en sus caprichosas formas cactus, representantes este i aquellas de la zona tórrida. E n medio de esos dos extremos de la vejetacion terrestre sigue su rumbo el delicioso llano; los dos cordones de cerros huyen uno del otro, i la vista se recrea con los matices de los campos animados por el cultivo. Llegamos en esto a la pequeña villa de Rengo, como engastada en medio de una selva de árboles frutales; i a poca distancia de ella se nos estrecha por la segunda vez el llano, quedando enteramente cortado por un cerrillo bajo. Este lugar, llamado la Angostura de Regolemo, es el único, desde la costa de Chacabuco hasta Chiloé, enque el llano intermediose halla enteramente cerrado. L a loma que lo atraviesa, tendrá apenas treinta a cuarentavaras encima del plan del llano; i observando bien su naturaleza se vé que es un brazo


-- 1 w

-

de terreno estrati&cado de los Andes que se separa de su cadena-madre, corre en una direccion nord-oeste, i aparece todavia con SUS fajas de diversos colores en los cerros del ponien te. Del pié de csta misma loma vuelve a ensancharse el llano, i prosiguiendo su curso del norte al sur se va inclinarido insensiblemente, al paso que los Andes retirándose hácia el este, el cordonde los cerros bajos, graiiíticos, sigue rumbo opuesto, como que quisiera despedirse de su conipañcro. Mas de trcinta leguas corren, sucediéndose en ellas sin interrupcion numerosas poblaciones ; cl llano va tendiendo con mas igualdad i arreglo sus nbeles, i dando entrada al riego de infinitos rios i esteros. Antes de llegar a la orilla del Maule, ya tiene ocho o diez leguas de ancho el ZZano, i situados en su centro los campos de Lircay i Cancha Rayada, apénas llegan :a tener ciento veinte varas de altura sobre el nivel del mar. El soberbioDescabezado con su nevada cumbre hace todavia contrastes con las liumilladas, aunque llenas de minas de oro, cordilleras de la costa; pero ya ni él ni sus compafieros en los Andes, adquieren la altura de la cordilleras del norte. EIé aquí uno de los puntos que parecen destinados a llamar una atencion particular, tanto de un naturalista, i de un apasionado a la bella naturaleza, como de un historiador i liombre de estado. Aquí paró su marcha la conquista de los Incas, precursora de otra mas gloriosa. :En estos campos que tiene invadidos lioi el arte, compitiendo con la naturaleza misma, para cubrir sus vastas llanuras con las riquezas mas pingües de la vejetacion, se une un sin número de rios, esteros i manantiales, formando con el rápido i caudaloso Maule un confluent e inmenso que va a descargar sus aguas en puerto seguro.


- 8 Cerca de las riberas de este rio levanta sus hermosas torres la nueva ciudad de Talca, llamada con el tiempo a ser una de las mas poderosas de Chile. E n esta latitud sobre todo, principian a distinguirse en todo el ancho del territorio meridional de Chile, dcsde la mar hasta la línea de separacion de las aguas en los Andes, i en todo su largo hasta Chilod cinco o seis distintas w j i o n c s nalurrrfes. que ciitre sí se diferencian, tanto por su situacion, altura i coufiguracion exterior, como por su vejetacion, temperameiito i sus productos naturales. Importa sobre manera para él que quiera hacer un estudio de jeografía física de este interesante pais, el saber distingnir las dichas r e j i o i ~ e si estudiarlas cada una por scparado. En la descripcion de ellas se da a conocer el primer bosquejo de la naturaleza física de todo el territorio Araiicano, considerado en relacion con la de las provincias vecinas. L a primera de estas rejz'ones, la mas baja, es la costa misma del Océano. Extensos prados en las desembocaduras de los rios; masas de arena en largas i monótonas playas, bañadas por una mar rara vez quieta, i de trecho en trecho majestuosas peñas cubiertas de árboles, o bien vistosas lomas i cerríllos que se elevan en forma de anfiteatros al rededor de los pequeños golfos i ensenadas: hé aquí el car'ácter de esta rejion tan hermosa como variada en sus producciones. Inmediata a esta rejion baja, cuyos contornos son sinuosos, i penden de las irregularidades de la orilla del Océano, sc extiende en toda la lonjitud de la costa, la segunda rejion, conocida comunmente bajo el nombre de la montaña de la cosfcc. Ella comprende especialmente los declives occidentales del primer cordon de los cerros, las mesetas que se extienden en sus lomas mas elevadas i en parte sus declivesorien-


- 9 tales. Toda esta rejion se halla cubierta de bosques i sehas que por su proximidad a los puertos i por la buena calidad de sus mader,is, son de maior importancia para rl comercio i mas expuestos a qur loa de Tras de estd moniaña aparece tina faja de estos mismos cerros sitiiados en rl dccliie oriental de la e o r d ; / l ~ ~dei In costa, en parte o enteramente desprovista de árboles: consta por lo comun de ccrros bajos cubiertos con tierras de diversos colores, que abundan en tcrrcnos í‘vrlilt~s, vonio tambien en minas i lacadcros (le oro. Viene despucs el IEmo infc.r~ietlioque corisiitiig c 1 c i cuarta rejion, casi tan baja como la primera, :i 1 erciadciaa p u m p n d e Chile, en la que nunca han crecido árboles grírrides de los que constituyen la nto~ita6ade Zc cosfrr: i solo algunos bosques de espinos en la parte septentrional qiwlari del antigua vejetacion indíjena de esta parte. Vecina de esta pampa, pero ya al pie del cordori de los Andes, principia a subir la quinta rejion, rcjion subrcndina quelos habitantes del Sur suelen llamar montafin de los Andes, la cual se eleva hasta una altura de mil doscientas Yaras sobre el nivel de la mar. Es un cordon de sellas tan continuas i macizas como las de la monta6cr de Z~I C O . S ~ ( L i con poca diferencia compuesta de los niisinos árboles cpe esta última. Limitado este cordon de selvas por aquel liston de cipreses que mencioni: mas arriba, alcanza a la rcjion desierta de los Andes, eii cuya? faldas desaparecen los árboles i arbiistos, i en ciij as cumbres nunca ie deshace 13 niel c. En una plabra: una cosln i iin cordon dc C P ~ I W S )iou((dos, dos inoníafius i una p f i m p o 11,iiio intermedio, $0111 < 1 i cinco fajas anchas, paraiclcis, coinprcrididas entre la línea de 3


- ío - los Andes i la orilla del Pacífico, que constituyen el territorio de Chile en todas sus provincias meridionales. Tan pronto como atravesamos el Maule se nos abre el llano intermedio con taiita ancliura, que a pocas leguas d e alii,nos encontramos en una pampa, que nos haria recordar las 'de Buenos-Aires si por un lado la Sierra Nevada de Chillan, i por el otro unas lomas coloradas no nos advirtiesen, que dicho llano: no es otra cosa mas que la prolongacion del que seguimos desde Chacabuco. Este llano principia a tornar aquí un aspecto triste i monótono. Toda su vida se compone de unas pocas villas i poblaciones nacientes; luchando a porfia contra esa tristeza i monotonía. L a frecuencia de las lluvias es la que causa sin duda aquel descuido en los habitantes, porque confiados en ellascon imprudente demasía, dejan en tiempo de verano sus campiñas secas i áridas en medio de unos caudalosos rios, que para !as provincias del Norte serian fuentes de inagotable riqueza. Los dos Chillanes con su poblacion *de diez a doce mil almas, son los que constituyen el último pueblo grande d e esta llanura. Las estrelladas palmas de la antigua villa, i los naranjales del vecino valle de Itata atestiguan que en esta latitud el benigno temperamento de Chile 116 sufre el rigor d e los hicios australes. El crudo invierno, relegado en sus iievados castillos de la Cordillera, tras de su baluarte de pinos i cipreses, no se atreve todavia a bajar en los llanos, arrojando solo (le iez en cuando sus copiosas lluvias i tempestades. El liano en esta parte se halla todavia casi al mismo nivel que en las riberas del Maule, i toma tanta extension de Oriente a Poniente, que del pié de la montaña subandina apenas se divisan los Cerros del Oeste envueltos habitualmente en un vapor ténue, purpúreo del horizonte.


- íi

(Iotno a treinta leguas de allí se encuentra el hernioso Salto d P 1,i L i j a , verdadero Niágara de Cliilc, testigo de tantas correrids del fiero Araucano, e inagotable fuente dc irispiraciones poéticas para un chileno. Mas dc veinte legiiaq tiene aquí de ancho el llano, limitado al poniente por las dorridci< viíías de Yumbel i de San Cristobal, i sombreado por i i o a V‘ pesa montaña de bosques al este. Desparramadas las l,irctrcii de lavas i dc escoria., capc”t de crniza i de griijarro de I o( JC. fundidas, iinidcic con u n cemcnto iicqin. reiiskrilc, foi rn,iri ~ i i medio clc este I l ~ i i o1 a ílor (ir fici i i i tina meseta firme. cánica, sobrc cri? <1i sirp,>ific-ie lenta I majc~stuosamcritc~ c)il[’iil < I el caudal de su? a p i i r1 ancho rio dr la Laja: 1 t n r t i o P I I 1 1 mitad del llano. sc Irimdc en u i i prccipicio a l m i d o i,ube’r ti(. v,ipor, rnutir;addi;con los ~istososcoloresdel arco iris i del phlittu vcrclr: de lo- mirlo\ 1 Idrirelw quc sc abrigan en su seno húmedo. En Il.cntc dc es2 cnsclida airoja sus eternas llamas el volcan de Arituco, ctiyo inmenso cono resplandeciente de albura en su bricc ¡ r i e p cii la cima, se avecinda con las nevaddi iinibres del cerro Belludo, una hermosa laguna en quc nacv ri torreritoqo rio de la licxj 1 rodea en forma de un hemíciclo cl asiento del mencionado iolcan. i precipita sus espumosa\. azriladds aguas ?obre l u i iicgriis Id\ <asquc descienden dr.1 t e r TIhle crdtcr c l c \ ~ d ao tres m i l tiecientas Faras sobre el iiilrl dr.1 Oceano C” ). Del borde de este crhtcr, diriw el \i<ijrro todo el cordon de los Andes, al sur hasta cl ~ o l c a nrlc F illarica, i al norte hasta las cordilleras de ChilLiii i de Tdlca. Toda la Isld de la ~~~~

(


-

12 -

Laja, cuyo nombre se da a un inmenso llano comprendido entre el Biobio i el rio de la Laja, se presenta como la superficie dc una laguna en calma, i de allí mas al sur se ven las tierras de los Arauciirios i hácia el norte lasselvas de Tucapel n i i e ~ oi las llanuras sin horizonte. Senlado allí iin dia, un hijo de las riberas del Elba, cuando todatia los restos dispersos del enemigo de la sagrada causa exaltaban la ira del cruel Pehuenche, decia al mirar ese grandioso cuadro: -“estos hermosos campos, que d e aquí mirados, deslindan apknas con el horizonte ¿que muchedumL í bre dc laboriosa jente no alimentaran dentro de un medio “ siglo, cuando aquel grave, misterioso silencio que a un poe<’ta solo agradar pudiera, ceda su imperioso dominio al rui“ doso afan de una poblacion traba,jadora?”(*) Alpié del volcan de Arituco i por la orilla de la citada laguna pasa el camino para la Otra Banda, camino de suma importancia para los paises situados de ambos lados de la cordilierd. Por este camino, reconocido por la primera vez, hace cuareiita años por el bcnemBrito Jeneral Cruz en su expedicion a Buenos-Aires, hacian sus excursiones las tribus PeIiuenches, verdadero terror de los pueblos limítrofes. Profundas huellas de sus caballos quedan impresas en la dura escoria del VOIC~II,que en vano ponia barreras a suscorrerías feroces. Por este mismo camino, libre de todo miedoi recelo, pasa Iioi jente de Antuco, d e Tucapel nuevo, de los hnjdes, para traer sal de las salinas que se hallan a unas cuatro jorriadas del otro lado de Antuco, en los declives orientales de los Andes. Poco repecho i poca subida tiene este camino: lo áspero solo de las escorias maltrata la cabalgadura, i detiene en su ((

(”) Poeppig. Rcise in Chile, Perií etc. 1827-1832-T.

1.


- 13

-

inaTcha al impaciente jinete. A unas seis leguas lrasdel volcan i del cerro Belludo corrc la línea divisoria de las aguas por la punta de la cordillera de Pichachen que apCiias alcanza a dos mil doscicntasvaras sobre el nivel del mar. (") Sus lomas quedan descubiertas por toda la estacion del \erano, ian áridas i secas como las cumbres de las cordilleras de I-luasco 1 Copiapó; pero en todos los valles i quebradas inmediatas un pasto perde i estensos potreros ofrecen grandes recursos a la vida nómade i pastora del hombre. Un pequeño estero del cerro de Pichachen baja en surhorixontal declive al rio de RIancol, en ciijo valle sc hallan baños teirnales i el que juntocori el rio de Tucuman cae en el desconocido rio de Nanquen cuyas aguas corren por los llanas d e Patagonia. A unas pocas leguas de la línea divisoria de Pichachen, tienden sus tolderias de cueros los khuenchec, pueblo de pastores guerreros, pueblo nómacte, arruinado en sus úI timas correrias con Pinclieira, reducido a uiias pocas tribus, cuyo jefe dc caciques Humané parece dispuesto a buscar i conservar la amistad de los cliilerios, coiitcntándose con u11pequeño tributo de trigo i frijoles que Ic suelc pagar l a jente que va de rste lado para buscar sal cn su territorio. En dos dias de precipitada marcha pueden estos pueblosacometer a la pequella poblacion de Arauco, i de allí en iin diti saquear i devastar las poblaciones de l a isla de la Laja, sem(") "El primero (le marzo a las ocho I mctlia tic In mafiana, cima tic la Cortlillcra dC Pirhaclicn:-l)arUinetro 597, 65 m. TI,, tcrinúmetro 8.0 ~-o/o; cielo tlespej,itio, calri~n.-El inisiiio dia, n l a s nucvc tic ia rnafiana, heclids ias observaciones por cl scííor D. Luis Troncoso en Coqtl'm-. ho, le dieron:--larcimctro 760, O0 m. m. termúmctro 21." O&'' Id


-

í(l

-

brando el -terror i el espanto en todo el llano hasta Chillani Nacimiento. Por otra parte, por este mismo camino, el culto cIiileno puede ejercer un poderoso influjo sobre todas las tribus de Indios de la Otra Bande, e introducir cntre ellos el cristianismo i la civilizacion. Por allí se abrirá algun dia el camino mas corto para Buenos-Aires, i se estrecharán las relaciones entre las dos Repúblicas. E n fin, en esta entrada del volcan de Antuco i de la cordillera dc Pichachen, está marcada la puerta de l a civilizacion i de la barbarie, de lo culto i de lo salvaje: un punto destinado talvez a hacer gran papel en el porvenir americano. No ménos interesante es el pais que se exticnde del salto de la L a j a para la costa-Pasando el llano i el antiguo fuerte, repetidas veces destruido, i hoi renaciente de sus ruinas, el pueblo de Yumbel, se ven las primeras lomas sin árboles cubiertas en parte de una tierra colorada, en parte alfombradas con viñas i sementeras. La mayor altura a la que alcanzan apénas tiene trecientas varas sobre el nivel del mar. Pero a medida que se aproximan a la costa se hallan dc mas a mas Tariadas en su aspecto, adornadas, primero con ramilletes de Bosques i retazos de viñas, mas al poniente con pequeñas habitaciones, pueblos i nuevas iillas, i mas a la mar con selvas de árboles frondosos. En esta parte existen los mas antiguos lavaderos de oro explotados en tiempo de Valdivia, i aquí mismo es donde, al bajar del sur, se contornea el ancho i majestuoso Biobio para dar vuelta con su lentitud i gravedad chilena hácia el ponierite, engalanado con una vejetacion lujosa i amena. Tambien en esta parle se halla Berc con su campana de oro, Gualqui, Florida i un sin número de pequeñas propiedades, que 110 por ser pequetias dejan de agradar como si fueran moradas de ostentosa opulencia.


- 1I;

-

Lii fin, por l a ribera del Hiobio h,ijdiido cl la arltrgua ciudad dc Coricepcion. 5eno5 presentan eii 1111 p i p e de \istd l a dciieriihoc~diiiadcl rio i dos hermosa. balii+ Sari \ i( ctrrlr i TalLudqui i la favaliuario, con su montarioso pornoriiorio mosa isla Quiriquina. En la orilla de csta Ú ~ ~ l l l lhahia. a l<)i’c C I I ‘115 minas el irrfortunado Penco, orgullo de los pasados coriquistadorrs, la cuila primrra del cristianismo en el sur de Chile. Un pquciío fuerte coi1 su lcon i castillo baten todapia en \ario las t t w v i frenadas olas, i unas poca? familias de pescadores levantan allí sin chozas en medio (te los escombros de losantiguo. i r r n pios i cuarteles; rnikntras la capital, lieredcra de a q w l p r blo, reriace por la segunda VPZ en $11 mokedizo suelo. rplegada <I k i t i r a trrs leguas (le 1,t l ) c i l i i c ~ . Pasando ahora m i s a l 4 1 1 - de 1 , i ~ I iILrdLi, Ilaniiraq. r r i o i ~ t ~ i f i a 3 i cordilleids, n o \ I i ~ l I ~ i f’ii i ~I~ , L oi i ~w i i i I l i i i i d di, i i a i i c o , dando a cada paso con l o a i ~ I Ii P L I ~ Oi *l I~i c ~ r i i p oqur ~ Iiicion I ron las riberas cantadds por el estorzado Ercilla. L a naturalwa qiiedd la misma: los mismos cerros, llanos, I l a i mismas m n ~ f n f i c rse s prolongan sin desviarse de sus dilecciones ni cambiar. de aspecto. Solo las nLontai?ns se hacen i i i I i s I vi-ratias i íitpidas; regado por las continuas lluvias el lla110, ~ I I I I I3I 5 r despoja de sus lustrosas gnlas de la prima\era, clorit~ii~ic~o por el cordori de volcaiies de Antuco, Villarica, 11I I rrialiue i C J ibuco. \ o cs (11Biobio el qiie forma actualmente l a frontera entre * cl tcrritorio indio independicntc i las tierras que se hallan bajo el Gobierno Chileiio. A mas de treinta leguas se h a retirado dicha frontera por el lado de 13 costa, desde los memorables tratados del gobierno español con ,los hraucarios. L a cuesta de Andalican, tan célebre por las hazafiat; de Lautaro, el fuer&&

I


-

16

-

te de Arauco, famoso por el ardid del viejo Colocolo, i hasta las inmediaciones del fuerte de Tucapel, en cuyas ruinas crecen robles de dos siglos de edad, pertenecen a los cristianos. Solo en la parte de arriba subsisten aun algunas posesiones de los Indios hasta las vertientes del Biobio. Tucapel, el Nacimiento i Santa Bárbara pueden ahora COIIsiderarse como los puntos mas avanzados de la civilizacion Chilena; i pasando de allí hasta el rio de Cruces, tienen todavia los Indios mas de mil leguas cuadradas (como dos grados de lonjitud i dos de latitud) de un territorio que nunca se ha rendido al yugo de un gobierno fijo desde la memorable destruccion de las siete ciudades, acaecida a principios del siglo diez i siete. Para dar abora una idea jcneral de Ia naturaleza física de aquel pais comprendido entre el rio Biobio i el dc Valdivia, basta decir, que las tres principales fajas de terrenos que hemos señalado desde Chacabuco, lo atraviesan con todas las rejiones que hemos descrito, i que la única moclificacion quese nota en la riaturalcza de ellas proviene de la frecuencia d e lluvias que reinan en estas latitudes, como tambien de Ia bajada de todas ellas a un mismo tiempo:-una costa, dos cordones de montañas, dos de cordilleras i una pampa intermedia, hé aqui ?a configuracion exterior del territorio indio, reducida a su mas concisa i sencilla expresion. Gran número de manantiales i esteros que nacen en la cordillera de la costaen medio de espesas selvas, descienden directamente a la mar, formando eii sus desembocaduras rios anchos, pero de poca hondura i de poca corriente. Los mas importantes de ellos, sun: elAraquete, el Carampangue, elLembú, el Baicaví, el Lleulleri, el Tirua, el Rudi i el Quenle. Otros tantos esteros nacidos en el mismo cordon de las cor-


-

i7

-

dillcras dc la costa, bajan sobre los declives orientales de este cordon, desparramando sus aguas en las 1lanuras de la pampa intermedia. hllíse juntan con una infinidad de rios i esteros, de los cuales unos nacen en las cumbres i lagunas de los ele\ados Andcs, i otros en la rcjion de la montafia subandilla.

N o se conoce hasta ahora ni el número, ni la ramificaciori,

ni los n o m h i t ~de~ ellos. Solo se sabe que todos, Antes de pasar por cl coidoti t3c 1,i cordillera de la costa, el que, cualun inmenso dique, se opone a sus corricntes, eri tres grandes rios se aunan,elBiobio,el Cauten (ocl Imperial) i cl Tolten: rios de primer orden, navegables desde su altura en el llano, i los que algun dia servirán de otras tantas vías comerciales, para dar salida a loc abundantes frutos del mencionado llano i de toda la re,jion suhandina. Hermosos i bajo todo aspecto interesantes soii los dos cordones de montañas, que como hemos dicho, atrariesan todo este territorio, el uno en la re*jiori de las corrlilferus de fa costa i el otro en la ryYon szcbitníliua. El árbol mas abundante, el que ejerce un dominio uni.rercal en todala extension de las indicadas montañas, es el roble (Fagus Dobeyi, Mirbe], F. nustrnbS Pocppig). Este árbol, no ménos imponente que las eiiciiias de las riberas del DniPper, alcanza muchas Feces en los Andes a tener ochenta piés de altura, isu tronco grueso i derccho, se halla desnudo de ramas, hasta la primrra mitad de su altura. Su madera srgiin Poeppig igiiala can calidad a la de las encinas dc Inglalcrrd i dc Xortc-iimkricn. Su compañero constaiitc i tan parccido con 61 como dos Iiermciiloi . : inelliLos es cl pcsado i duro rauli (/irgzcs p i ~ o r o w Pocppig) loi dos hasta la mitad dc su altura sc \ e n muchas jeces matizados con infinidad dc plantas pardsitas i mredaderas. Al Id4


- 18 do de ellos exticndcn siis ramajes verde-oscuros el frxigantcIdu re1 (Lr~itr*c.<%ir ciro»iálica Juss. L. dentata Bert.) el pintoresco Iirigue con sus hojas correosas (LCIUIW lhgue, IIooh), el hermoso p u m a con sus encarnadas cliaquiraq, i di\ ersas especies d r mirtos, tan variados en SLIS formas i tamafios, como en cl corte 1 1 ; dktribucioii de sus hojas, flores i frutillas. Ericanta sobre todo con su deliriow fragancia de quc se llenan las extensas riberas (le los rios, la Iunia~(escalZmiatr’y?*soiclca)cuya flor blanca i coposa, i rosada corteza hacen el contraste mas lindo con el Iertle de su menuda hoja. Al pie i como di cibrigo de e& vcjetacion vigorosa i tupida se cria otra mas tierna que parece pedirle el apoyo de sus robustds ramas. Aquí abunda el avellano vistoso i lucido, tanto por el color verde claro de su hermosa hoja, como por la elegancia de SLIS racimos de fruta matizados en diversos colores: con i.1 cle halla asociado el caneio(ch4nis chilensis), tan simétrico en el desarrollo de sus ramas casi horizontales, tan derecho i tan lustroso en su espesa hoja. En ellos, por 10 comun sube i entre sus flexibles troncos se entrelaza la mas belL1 de las enredaderas, tan célebre por su flor encarnada, el cop<qu6. mientras de lo mas profnndo de sus sombras asoman a la IUA las pálidas hojas del lieleclio i miles de especiri de plantas i de yerbas, que no abrigan en su scno d n i n p r i icr ponsoñoso, ninguna nbora o serpiente temible al liornbr e. E n 611, para completar este lijero cuadro de I,is montanas de Arauco, he de agregar, que adonde qi1im-a quc nos tliii,jainos en cl iiitcrior de aquellas scltas, encontramos largos trcchos impenetrables, a donde todos los árboles, arliuiins 1 p I < i r I tns se hallan de tal modo enlazados i entretejido+ con un sin nílmero de enredaderas, lianas i cañaverales. que todo el espa( 10 sc llcna de n n a masa diforme de vcjctncion, derisa 1 w 1 n -


-

19

-

pacta. Allí de las cimas las mas elevadas d e los árboles, bajan innumerables cuerdas de madera, los Ilcxibles ÚOCJUP.Y, parrcidos a los cahos de los naiios. Algunos de ellos cual penduloh oscilari en el aire, otros firmes i tendidos. sujetan la orgullosa frerite del árbol al suelo en que hahia nacido. Rías aburr larites que todos i mas cargados son los coZigues que en parte trasforman todd 1~.S P ~ ~ Jen . un denso te,jido dc canas con hojaa ,iíiladns, ( o r i ii\,,icaiías hace su tcrrihle lanza cl aiidix ,\raiicmo: i Iaqi/ií/J.ind5 tierna, sutil, i mas fleiible que Iosprin i c ~ o IJ ~ . que de b u dclqado ramaje i de su hoja angosta dci ,iburirlarite pasto a los animales: un pasto allo, frorrdoso. que 40 alza hasta las cimas de lo\ mas aitos roblcs i laurelcs, como SI en medio de aquel cwcsivo lujo de lpjctacion, aun las vcrhii~ i los pastales sc coniírtiesen en arboles. En lo mas proliiriilo de estas monlañas, tras de aquellos dehsos i pantanosos cufid\erales, en ia parte superior de las corddieras de Zc COSCCI i en lo mas elerado de I,i w j i o n S U bmclina, crece i sc encumbra el esbelto, jigántico pirio de piiones, la célebre umzc<vrzi-r.Su tronco se cmpiria íi rpas de c& pie5 de altura i cs tan derecho, tan igual, como el palo mayor de un navio: tan vertical, firme e iiimóbil, como la colnmna de mármol de algun templo antiguo. Su cogollo en forma de un hemisfcrio, con la parte plana vuelta hácia arriba, i l a convexa Para abajo, se mueve incesantemente, alargando i rccqjiendo sus encorvadas ramas, terminadas por unas tripies 1 ciiádruplas ramificaciones, como manos de poderosos brazos. En las extremidades de estos h a z o s , en la cima horizontal dcl árbol es a donde maduran lospiñones, el verdadero pan delos Indios que l a ndtiiraleza próvida eii catrcmo subrniiiiitra ii estor pueblos. ‘Mes son las famosas moritanas que atratirsari cn dos in(


- 20 mensos cordones, todo cl territorio Indio desde el Biobio hacta Valdivia. Uno dv ello:, como ya tengo dicho, qne corre por las lomas mas elevadas de la coi*diZZei.a de Za cosía:-es un verdadero cordon de fuertes i trincheras naturales que interceptati toda comunicacion del Zlaiao intei-medio con los valles i las poblaciones de la costa. De cste cordon lonjitudinal, cuya parte mas cerrada i al mismo tiempo mas fangosa se halla en lasaltas mesetas de l a mencionada cordillera, se apartan algunos ramos cubiertos de selvas que se descuelgan hasta la orilla d e la mar, i son tan difíciles de penetrar como la montafia principal. Dos son d e estos ramos transversales de montañas, los que mas concurren a obstruir las comunicaciones en la costa: -uno de ellos se extiende entre el rio de Tirua, i el de la Imperial; como en la mitad del camino de Concepcion a ValdiFia, i se conoce bajo el nombre de la montaíia de Tima; el otro haja entre los rios de Quenle i de Lingue, a pocas leguas de distancia de los rios de Valdivia. Un tercero debe haber exktidct en ticgnpo de la Conquista, entre el fuerte de Arauco i Tucapel Viejo, como lo comprueban las antiguas tradiciones; empero esta montaña ha perdido su carácter salvaje i se ha trasformado en un conjunto de bosques i potreros fáciles de transitar, desde que esta parte de territorio ha caido bajo el dominio de los cristianos. Hai por consiguiente en la parte occidental del territorio un cordon de montañas impenetrables que se dirije del norte al sur i corre cntre la costa i l a pampa de arriba, i otzoa dos o tres transversales de segundo órden que bajan hasta la orilla de la mar, atra$esando toda la rcjion litoral de la costa. L a mayor parte de la poblacion India se iialla establecida


- 21

-

tanto al pic de las inoniaíías en el llano intermedio, como tambien en la orilla de las montañas de la costa, i en todos los trechos comprendidos entre esta montaria i la mar, con la diferencia, de que mientras entre los IImzrdos (*) las comunicaciones son fáciles, prontas, interrumpidas solo por la interposicion de los rios, la9 posesiones de los costeños se hallan separadas por unos cordones transversales de esta misma moiitaña i por unos rios mas anchos i mas hondos qne los de arriba. K i i \ista clc lodo lo m p i ~ + t o , flicil es ver cuales son las bias de coinunicacioii qur l a naturaleza presenta para la union de las d k e i w s p a r t e dcl i t o i i u iidio, i por dondi: lian de pasar l < i i qiw tici/;nri6.1 <it íe para inti-odiirir i afianzar una civilizacion durabic cnlre si13 I d j i l d i i L c s . En priiim íiigitr>cu cuanlo a las bias de comunicacioncs traneversales, es I ~ W I la3 qiic I I I I Cel ~ llano con la custd, la.; m a b naturales sin dirda, son 1,~s que pasan por los valles de los dos rios priiiripLilw lo. ?ni1wriai i rolten. Estos e al les abiertos i en gran parte ciiltn iiiltri. cncicrraii en su seno mucha poblacion india; i fui' eii Ici ciitracla principal del mas ini portante de estos caninos, en un lugar adonde el rio Cauten crecido con las vertientes del rio de las Damas atraviesa costci, el cordori de las bajas cordl%k;.rnsZnzonfafias de a donde los Espalioles, que tanto tino i perspicacia tenian en la eleccion de los puntos nias apropiados para fundar las ciudades, ecliaron cimientos para la que debia ser la capital de aquella tierrds, i a la cual dieron e1 nombre de su Emperadc.1

do1.

("1 Este i n l e mdio.

cc

el noiiilire que se da

a

los indios que habitan ei Zirino


22 --

I

A esios dos caminos principales que l a naturaleza misma ticne abicrtos, se agregan algunos que el arte, aunque en su infancia, abrió de pocos afios a esta parte. Uno de ellos mas scguro, es el que de la plaza dc Arauco \ a a Santa Juana; el otro apénas tiansitable va dc Tucapel Vicjo a los Anjeles atravesando las célebres montañas de pinales. Es regular que haya algunos que suben directamente de Tucapel a Puren i otros por los rios Lleullcn i Budi. Estos son los caminos i vias decomunicacion entre el oriente i el poniente, entre el llano dc arriba i las posesiones litorales. Pasemos ahora a las vias de comunicacion lonjitudinales, es decir a las que unen las diversas partes de la Arancania en toda su lonjitud desde el Biobio hasta Valdivia. Dos son estos caminos, uno de los cuales pasa por la rejion de los llanos, el otro por la parte que avecinda la mar: aquel se llama camino de la pampa, i este camino de In costa. Principiemos por este último. Parte este camino dc San Pedro, pequeña aldea situada frente de l a Concepcion, i corta derecho hácia la hermosa costa de Colcura, en cuyos contornos se ven explotaciones de minas de carbon, grandes edificios con máquinas i molinos. mucha poblacion i campos sembrados. E n su bahia fondean freciientemente embarcaciones que Iiaceri comercio de harina, madera i carbon. Dc allí sube este camino por l a misma cuesta que segun Errilla dividia “El distrito Andalicnno Del ftrtil vallc 1 Iíinik hrducaiio.”

Cuesta tancelebre por l a resistciicia qiie opuso en eild el osado Lautaro a Villagran, cuando a l recibir la fatal noticia de la derrota de los suyos en los llanos de Tucapel, corria aquel fa-


- 23 - moso conquistador pdra iengar la muerte de Valdivia. L a cuesta lleva hoi el nombre de los altos cle Villagrap i se presenta con l a misma forma que la pinta el poeta: “La subida no es mala del camino;

Mas todo lo denias despeñadero, Tiene al poniente el bravo mar vecino Que bate al pié de un gran derrumbadero, 1en la cumbre, 1 mas alto de la cuesta Se allana cuanto un tiro de ballesta.

Estaba el alto cerro coronado Del poderoso ejército enemigo etc.”

Pasada esta cuesta bajamos a una larga llanura, la que por la misma playa nos lleva a la orilla del Carampangue, cuyo nombre recuerda al viajero otros tiempos i otras hazañas. Dei otro lado de aquel rio al pie del cerro Colocolo, queda todavia casi intacto cl fuerte de Arauco con sus trincheras, fosos i murallas. Reconcentrada ántes en su interior la poblacion cristiana, rebosando está ahora fuera de los baluartes, sin recelo ni temor de los Indios, que ya no tienen ni una sola choza en SUS inmediaciones. En una piedra botada al suelo en la entrada del fuerte leí este letrero, borrado ya en parte por el tiempo i los pies de 103 caballos.

R’5

A. TI. Y. G. DE. D. Y 0. R d o L A l l h DE D CARLO.

11E LAS DESPBKAS. Y BE LAS YNI) Y GDODJVAK. FKRI‘(IVE SCA R o DEL ORDEN DE SAKTTAGO REE r m w o ESTA PLACA Y sv DI, RALLYAj-EN LOS AN. 1) 162s.

i

En otra parte, en un rincun deun patio c~scurohalle botado


-

24 -

al leoii de Castilla eiitdllado en una piedra que impuso hace cerca de dos siglos, terror i respeto, cuando la colocaron en el frontis de la principal puerta de la fortaleza(*). De la plaza dc /,rauco Iiai como quince a diez i seis leguas a Tucapcl Viejo, i dos caminos. Los dos se apartan miicho de la costa por causa del proniontorio que hace en esta parte el continente, avanzando de unas seis a siete leguas hácia'el DOniente. Los dos pasan por m a s selvas de lumaq, peurno? i robles, pero en su magor parte deshactadas i rcemplamIas por unos p r d o s herinosos, aigurioi trechos de sementeras, i habitaciones pertenecientes a los cristianos. Entre cstas posesiones quedan todaiia muchas, sobre todo en la cosla., habitadas por los Indios; i otras, aunque todaiia pertenecientes a los indíjcnas, estan arrendadas por los crishnos. No se sahe cuanta poblacioti haya actualmetite en todo el espacio que Iiai desde la plaza de Arauco hasta el rio Leubú i desde lamar hasta la ?nontnñn: pero ya sc puede considerar iodo este pais como rrrlucid0 (aunque Id poblacion quede toddvia tnezclada), i el río Leubú como la vcrdadera frontera de los Indios independientes. De los dos mencionados caminos, el que nias se aparta de la costa, conocido bajo cl nombre del camino de los Rios, es mas uniforme, abierio e interrumpido solo por unas tres o cuatro quebradas, por cuyo seno se lmxipitaii los torrentes quc nacen cn la nzoiitnña i los que se junlaii,unos formando elrio Qiiapo(?), otros el Leubú. Casi no qtieda liahitacion alguna en cste cami110 por el lado dc la montnfia. 151 srguiido cciminomas largo i mas quebrado, pdsa por C)u;ipo i dc 61 si' aparta otro pcqueño camino para l a boca del Lcubú, en cuyas irimediaciories Tiven (") híerece que esta piedr<i se coloque cn el museo nacioiial de Lr. Capital.


- 25

-

muchas familias indias i cristianas. En la boca de este rio tial iin desembarcadero con cinco, siete i diez brazadas de hondura (segunel mapa de Fitzroy) i segun parece, c.: un lugar mui apropósito para una poblacion que con eltiempo podria tomar mucha prosperidad i extension. . Auna legua de Tucapel Viejo se divisa una meseta bercle, alta, que domina los inmediatos valles, i al 13.2 de la cual corre serpcntcando eib rio de Tiicapel de agua clara i cristalina. E n la ceja de esta mcscta blanqiiea de Iéjos el nuevo coiikento de misiones, rodeado por iinas inmensas selvas i montañas. En otra parte de la misma meseta, en un despefiadero se Yen las ruinas del antiguo fucrte, eu cuyo interior, i en medio d e 1 os restos de los cuarleles i templos hallé sembrado el trigo, e invadidos los fosos con sus trincheras por árboles inmensos. Un poco mas al sur hai otras ruinas i escombros de Cañete que fué una de las siete ciudades destruidas en mil seiscientos dos i para cuya fundacion elijió el marques de Cañete un sitio hermoso en la orilla de u n rio que hoi lleva el nombre de rio de Cañete. Entre estos tres puntos, el convento, el fuerte i la desgraciada ciudad se extiende un llano o mas bien un vistoso prado, adornado con ramilletes de árboles i habitaciones de Indios, eri cuyas inmediaciones, segun la tradicion, se dió aquella célebre batalla eii que fue tomado i muerto Valdivia. E n la parte mas abierta de este llano, se ve una cruz alta en medio de unas espaciosas ramadas que sirvieron hace poco tiempo para u n p a r l a mento, al que asisteron mas de mil Indios, i se celebróiin tratado con los cónsules frances eingles, en virtud del cual sc comprometieron aquellos a entregar con seguridad todos los náufragos franceses e irigleses que la tempestad botase sobre las playas de la Araucania. Allí tambien secelebró otro tratado Fí


- 26 con el Gobierno Chileno para la entrega de los cautivos i el arreglo de varios otros asuntos, Pdrtieiido de TucapelViejo, el camino se arrima a la co:ta; i casi desde el pié de la mencionada meseta i de unos cerros de pizarra que se hallan como a tres o cuatro leguas de la playa. principia la famosa pampa de Taulen, cuyos potreros cubiertos de pasto alto i tupido bajan hasta la orilla de la mar, ocupando casi todo el espacio entre los rios Leubú i Paycaví. Este llano bajo i pastoso se une por el rio Paycaví con el llano d e Licureo, i al mismo tiempo se prolonga, aunque ménos fértil iménos ancho, por toda la playa hasta el rio Cudico. Por todas partes i adonde quiera que se dirija la vista, se dkisan casas de los Indios, siempre aisladas, separadas unas d e otras, i las mas arrimadas a?cordon de los primeros cerrillos en que principian las selvas. Torrentes dc llama i torbellinos de humo cubrian estos llanos en el mes de febrero cuando yo los iba atravesando: i esto provenia de que no pudiendo los Indios utilizar sus pastos por la escasez de sus ganados, les pegaban fuego para librarse de los perjuicios quc 1cs hubieran causado secándose aquellos para el año siguiente. En cuanto al número de habitantes, segun los informes que he podido recojcr en mi viaje i de cuya exactitud estoi lejos de responder, todos los Indios Tucapelinos, con los de los Hanos de'kaulen, de Paycaví, de Licureo, etc. hasta Cudico, pueden poner en tiempo de guerra seiscientos a ochocientos hombres en estado de llevar las armas; i segun esto alcanzaria l a poblacion dcIndius costeños de esta parte de la Araocania a unas cinco a seis mil almas. Tan pronto como pasamos el rio Cudico, se nospresenta un brazo de la cordillera de lu costcc que se separa del cordon principal de las montafias i llega hasta la misma orilla de la

\

b


r

-

27

-

mar. Por el centro de este brazo de montnfia baja el rio de Tirua, en cuyo desembocadero hai'unas quince a veinte casas de Indios, i un cacique hospitalario, dueño de vastas tierras. Se espera por lo comun la hora de la mar baja para pasar el rio a vado i de allí empieza el peor trecho del camino cerrado por unas selvas impenetrables i peligrosas peñas. Dos son los caminos que puede escojer el viajero para doblar la mui ancha i montañosa costa que separa el cajon del rio Tirua del valle del Imperial. Uno de ellos conocido bajo el nombre del camino de los Riscos pasa por la orilla de la mar i por unos despeñaderos peligrosísirnos; pero es mas corto que el otro, í en un dia conduce a la boca del Imperial. El otro, eamino deZos pinabs, es mas largo, igualmente incómodo i afanoso, pero mas seguro e interesante. Sube este camino por el rio Tirua, cuyas riberas contornean en medio de unos manzanales inmensos i mucha variedadad de plantas i árboles. Despues de haber pasado como ocho o diez veces el mismo rio, entra el camino en una montaña fangosa, oscura i cerrada con cañaverales; i por la cual haí !que andar de cuatro a cinco leguas con el mayor trabajo e incomodidad. Pero pasado este mal paso, de repente nos hallamos en unas lomas abiertas,, en cuyas cumbres asoman los majestuosos pinos de piñones acompañados con un cortejo de ro-. I-tles, lingues i laureles. En esta patria de la incomparable a~uucaria,l a que para su vida pide un aire libre, puro, de mucha altura, i un suelo húmedo i pedregoso, pase una deleitosa nocheel veinte de febrero, en un lugar donde segun indica la tradicion, fuk tomado por los Indios el Obispo Maran, cuya \ida, como se sabe, sortearondespues en un juego de chueca dos partidos contrarios de Indios.


-

28 -

De aquí este camino, despues de haberse apartado desiete a ocho leguas dela mar i despues de llegado a lo mas alto del coi.cloia de las cordilleras de la costa, da vuelta hácia el sur i empieza a bajar porunas selvas tan difíciles de transitar, que en algunos trechos bastante largos, todo el camino no es otra cosa mas que una hilera de atolladeros de mas de una vara de hondura, en los que a cada paso se entierra el caballo, teniendo que saltar al mismo tiempo por encima de unos troncos de árboles caidos, o pasar por debajo de otros inclinados, en meclio de una red de coliguales i d e puiles. Al salir de de esta montaña triste i sombria que por lo comun detiene por unos dos dias al impaciente viajero, de repente se abre a la vista un magnífico cuadro, que no tiene igual en toda la Araucania. El camino desciende de unas lomas altas, cultivadas i coronadas con canelos i avellanos. Dosicadenas de cerrillos en parte con sementeras de trigo i con chacras, en parte con manzanales o campiñas verdes cubiertas de pasto, bajan del oriente a la mar, i en toda su extension presentan habitaciones diseminadas en todos los declives, i huertas encerradas con prolijos cercados. Un inmenso llano de praderías se interpone entre estas dos cadenas, i en medio de este llano se sefiorea el ancho i calmoso rio Imperial, bien recojido en sus riberas i poco sinuoso. En su boca de I6jos se divisa la mar i algunas peñas solitarias: miéntras en la parte de arriba, yace en sus ruinas desde dos i medio siglos sepultada la infausta Imperial. Solo en el horizonte, por el lado del norte i del oriente, cubre las altiiras una negra espaciosa montaña. Nada de bárbaro i salvaje tiene en su aspecto aquel p i s : casas bien Rechac i espaciosas, jente trabajadora, campos extensos i bien cultivados, ganado gordo i buenos


-

29

--

caballos, testimonios todos ellos de prosperidad i de paz.

Dos a tres cuadras de ancho tiene en esta parte el rio, i su hondura principia desde las orillas, capaz de recibir embarcaciones de todo tamaño. Solo a una legua de distancia de la mar se divide en dos brazos, de los cuales uno mas ancho per o d e poca hondura, entra en la mar eri direccion sud-oeste, luchando enuna ancha i espaciosa playa contra los vientosreiniantes, mientras que el segundo da vuelta hácia el nord-oeste B desernbvca en medio de unas peñas escarpadas. Tiene tan poca corriente este rio, que la marea llega a muchas leguas de distancia desde su desembocadero. Buenas canoas servidas por diestros remeros se hallan a disposicion del viajero en todas partes de este rio; el camino baja en derechura a la playa, atravesando. el hermoso llano de pastales de cuatro a cinco leguas de largo i aunas tres leguas mas al sur llega al rio Budí (o Coldm) en cuyas riberas se repite elmismo cuadro de prosperidad I poblacion agrícola que en las del Imperial. S e ignora el número de poblacion de estos Indios Imperialistas i dc los de Budí. Rcsguardados por l a montafia traiisversal dela Tirua al norte e igualmente por la lonjitudinal al orieiite, careciendo por otra parte csta costa de buenos fondeaderos, han quedado estos Indioq desde la destruccion de la Imperial tan separados de todo contacto con los Espafioles, que nunca han querido admitir en su seno las misiones, i se hari resistido a entrar eri relacion con el Gobierno Chileno, mas que cualquiera otra tribu araucana. S e cree que su pohiacion no es inferior en número a la de los Tucapelinos juntos con toda la indiada desde el rio Paycaví Iiasta Tirua. Sus \ ecitics por el lado del oriente son los que tanta fama tienen por su cara blancai su pelo rubio. IosBoroanos, i por el lado del sur: los Toitefios.


- 30 Yendo por este lado el camino pasa por la misma playa sin encontrar el menor obstáculo hasta el mismo rio de Tolten. Hai en este trecho ocho a diez leguas de una playa derecha, dominada por una meseta baja, escarpada, el mismo terreno formado de tosca (arenisca) en que se explotan las minas de carbon fósil' de Colcura i de Talcahuano, i l a que siempre sigue apareciendo en toda la costa de Arauco i de Tucapel. Aquí tambien aparecen en algunas partes indicios de conbustible mineral, i hai probabilidad que el mismo carbon que se ha encontrado en Concepcion, Valdiyia, Chiloé i el Estrecho de MagaIIanes, aigun dia se descubra en diversas partes de l a Araucania. Algo arenosos, áridos i en parte cubiertos con vegas son 10s terrenos mas inmediatos a esta costa, comprendida entre los rios Budi i Tolten. Ni una sola habitacion se divisa eri ella, i todas las casas de Indios se hallan mas adentro, al pié i en medio del primer cordon d e unas lomas no mui altas, cubiertas con bosques i florestas que se extienden como a dos o tres leguas de la playa. El rio de Tolten tiene apénas l a mitad de l a anchura del Imperial, pero la naturaleza d e su fondo i de sus riberas es la misma. E l valle por donde corre es tan abundante d e pasto, los campos igualmente fértiles i vistosos como aquellos; la marea llega a mas de cinco leguas de distancia de l a playa, i cl desembocadero abierto por todos lados i desparramado sobre unas anchas i espaciosas playas es tan malo como el del principal brazo del Imperial. De aquí todavia hai siete a ocho leguas de un camino ancho, hienoli abierto, exceptuando un paso corto en el primer cerro a donde tocamos a un brazo de cordillera-que se aparta del cordon 'principal de la coi&llera de la costa, i el que bajahasta la orilla de la mar con todas las selvas i mon-

1


- 31 .tafias enterameiite parecidas a la de los pinales de Tirua. Esta segunda montaña priricipia a cerrar el camino del otro lado del rio Quenle i de la pequeña ensenada del mismo nombre. En esta parte se puede decir se termina el territorio i la poblacion de los Indios independientes, i aqui está la verdadera frontera de la Araucania. Aun los Indios que viven de aquel lado del rio Tolten, en un espacio comprendido entre este rio i las montañas que dan vuelta i bajan por el esterode Quede, pdrecen mas dóciles, humildes, mas pobres, i sus habitaciones, algo mas aproximadas unas a otras que en el Bmperia]; Ununcian mas sociabilidad. Tan pronto como pasamos el estero de Quede, entramos en una selva tan tupida i difícil de transitdr, como si por ella nadie hubiese pasado desde 10s tiempos en que los primeros conquistadores pisaron el suelo Araucano. Mas de ocho leguas hai dc esta montaña, en cuyo trecho involuntariamentese nos trae a la memoria 10 que decia Ercilla pasando porias montañas de Valdivia, que Nunca con tanto estorbo a los humanos Quiso impedir el paso la natura, i que así de los cielos soberanos Los árboles midiesen la altura: Ni entre tantos peñascos i pantanos Mezcló tanta maleza i espesura, Como en este camino defendido De zarzas, breíias i drboles tejido.

Sin embargo por esta montaña i por este mismo camino san su ganado los comerciantes que lo compran en la provincia de Valdivia, en particular en el departamento de la Union,

i

l o llevan a.?a provincia de Concepcion. Mucha pérdida

SU-

freri estos hombres en los animales que se les quedan en esta


les cuesta para alcanzar con lo restante el camino de la playa por la cual llevan su hacienda con seguridad hasta el rio Imperial, i de allí ía conducen por arriba, dirijiéndose por el mismo valle del Imperial a los llanos del Nacimiento ide los Anjeles. Se ve por consiguiente que todo este camino que pasa por las diversas partes de la rejion lateral de la Araucania, se halla cortado e interceptado solamente en dos pasos montaiiosos, colocados, uno en la montaña de Tirua i en los Riscos, i el segundo en las montaña de Quenle i de Lingue cerca devaldivia: pasando en lo restante de su curso por unos parajes llenos d e recursos i en medio de las poblaciones de indíjenas. El segundo camino de comuriicacion, el de arriba, conocido bajo el nombre del camino de la pampa, pasa por la rejion del llano intermedio, el que en toda su extension conserva el mismo aspecto monotono, triste i grandioso que el que tiene en la Isla de la Laja i en las inmediaciones de Chillan. Recorriendo estas pampas desde la orilla de Biobio se ven primero los llanos de Angol con las ruinas de su ciudad; mas al sur las vegas de Lumacoi el sitio de la antigua Puren, hoi residencia de uno de los mas esforzados caciques, 81que debe sus títulos de araucana nobleza no a la ciega herencia, sino a su lanza i ferocidad. Inmediatas a él viven otras tribus no ménos bárbaras i valientes, entre las cuales, segun corre la fama, otro cacique pudiente, descendiente de los antiguos caciques, Baynemal, extiende su dominio sobre mas de quinientos guerreros i posee muchos caballos i ganado. Con estas tribus confinan las de Cholchol, inquietas i turbulentas i las deBoroa célebres p o r la hermosura de su rostro. De allí ai sud-este viven los Indios de Maquegiia i estos deslindan con los de Villarica: los

>

ii'


que segun refiere la historia, escondieron sus minas i riquezas at aproximarse el conquistador, como oculta la inocente vírjen su rostro en vista de un pudiente tirano, poseido por bajas i viles pasiones. En sus tierras i pertenencias quedan todavia intactas las ruinas de la ciudad que en los dias de su fundacion fue destinada a ser lacapital de Ia codicia del hombre. En sus inmediaciones se halla una grande laguna en que nace el rio Tclten i el volcan deVillarica, mansion del Pillan, ídolo de aquella jente. Mas al sur principian las tribus de Pelecauhin i de Petrusquen, las que se hallan ya bajo el influjo de las misiones del sur i en relacion con las guarnicionesi el comisario d e Vaidivia. Seria digno de averiguar por que llegando a la latitud' de Valdivia, qué digo? a las vertientes cuyas aguas desembocan por el rio Valdivia, tocamos a las fronteras de la independencia indíjena, i nos hallarnos en medio de unos Indios reducidos, que ni se quieren juntar con los Araucanos, ni pueden desprenderse del antiguo odio i enemistad 'que los tiene separados de sus hermanos. Son sin embargo descendientes de aqueGuncos i Huilliches, que en tiempo de las primerasguerras de la conquista correspondieron al llamamiento de los Araucanos. Sus antepasados fueron los que tomaron parte tan activa en la destriiccion de las siete ciudades: sus padres asesinaron a fines del siglo pasado a los misioneros de Rio Bueno, i con la mayor tenacidad se opusieron a la reedificacion de Osorno. Esto parece tanto mas extraño cuanto que se sabe el abandono en que hasta la guerra de la Independencia, i digamos la verdad, hasta hoi dia se halla la provincia de Valdivia, cuán escasos son sus recursos i la distancia que la separa de las grandes ciudades i d e todo centro de actividad chilena. Empero, dejando estas consideraciones para la segunda par6


-

34

-

te dc esta memoria, i volviendo ala descripcion Se la naturaleza física de las provincias meridionales de Chile, me queda que decir, que l a misma disposicion de los cerros, llanos i selvas que se presenta en toda la exteosion del territorio chileno desde l a cuesta de Chacabuco hasta Valdivia, se observa todavia mas al Sur: es decir que los mismos dos cordones de cerros que con sus montañas i sullario intermedio se prolongan desde la mencionadacuesta paralelamente al meridiano, i como hemos dicho, bajan gradualmente'a medida que avanzan hácia el sur,siguen todavia hajando,sin desviarse de su direccion ni cambiar de aspecto. L a montaña de l a costa siempre igualmente espesa, entretejida con cañaverales i fangosa, baja por un lado hasta la misma orilla de la mar; mi6ntras por el lado del oriente se allana i se abre en la parte mas fértil i mas vistosa de la provincia d e Valdivia, conocida bajo el nombre de los Llanos de Valdivia a donde se hallan los departamentos de l a Union i de Osorno. Esta parte se encuentra en la prolongacion de la tercera rejion (*) que hemos señalado en los declives orientales de la Cordillera de la costa: con l a diferencia de que en esta latitud mui abundante de lluvias, todas las lomas i los cerrillos se hallan en una primavera continua, verdes i susceptibles de un cultivo europeo. E n esta parte tambien se hallan los famososlavaderos de oro, que en el primer siglo de la conquista hi'cieron subir tan alto la prosperidad de las ciudades de Valdivia i de Osorno i ocasionaron su ruina espantosa. E n l a montaña desaparecen los pinos de la imponente araucaria; empero en sulugar se extienden mas al sur los alerzales que constituyen la principal riqueza de aquellas selvas. El llano intermedio es aquí mas estrecho que el de las riberas de l a Laja: siempre verde, sin árboles, tan bajo que casi (*)

Véase páj.


- 3 8 --

-

hasta su borde occidental llegan las mareas (o); pero sube Insensiblemente aproximándose a la rejion subandina, i baja todavia mas extendiéndose al sur. Los Andes, como cansados de su larga corrida i humillados en su aitura, se ven interrumpidos por inmensos lagos, i presentan abras, por las cuales se establecerán con el tiempo comunicaciones con los llanos de la Patagonia. Ahora, como todo este continente, compuesto de dos cordones de cerros i de un llano intermedio va bajando, fácil es prevcer que siendo este último mas bajo que los dos primeros, será tambien el primero para sumerjirse i formará una bahia o un golfo de la misma forma que el llano; que despues de este, bañará sus cumbres enel océano el menor de los dos cordones, él de la costa, debiéndose transformar, Antes de desaparecer del todo en una cadena de islas o en un archipiélago, i que en fin, entónces el otro cordon estar& llamado a formar la costa. Es lo que en realidad se observa en la jeografia física de la parte meridional de Chile. A muchas leguas ántes de llegar a la latitud de Chiloe el llano intermedio se hunde en la mar, transformándose e n una ancha ensenada, señalada en el mapa de Fitzroy con el nombre de Ensenada de Reloncaví (Reloricavi-sound). A esta ensenada siguen en la misma direccion el golfo de Ancud, el de Corcovado i otros golfos poco conocidos, del mismo modo como al llano de Talca siguen los de Chillan, a estos, el de la Isla de la Laja i a esta última los llanos intermedios de Araucania i el de Valdivia. Desde el punto en que este último desaparece, del continente el cordon de Za eostu se prolonga primero en forma de un promontorio; pero luego se corta, iuna vez vencido por las altas mareasde Ancud que suben hasta 20 pies de altura, se transforma en una cadeaiia de Islas, encabezada por l a de Chilod, que no es otra cosa (0)


- 36 -

%

mas que la coihtinuacion del cordon de las cordifferas i montañas de la costa. Desde aquel mismo punto, separado de sus llanos i de sus bajas compañeras d e la costa, el cordon delos Andes se vé de repente bañado por el océano, i desde allí corre por l a orilla misma, enfurecido con sus repetidos volcanes; hasta que al fin, llegando a su término, s e hunde en el famoso puerto del Hambre, junto con todo el contiricnte americano.


SEGUNDA PARTE.

ESTADO MORAL EN QUE SE HALLAN ACTUALMENTE L O S INDIOS ARAUCANOS, SUS USOS I COSTUMBRES.

L o s Araucanos, comprendiendo bajo este nombre a los Indios independientes que viven entre Concepcion i Valdivi a> son todavia como los conocia, hace tres siglos, el poeta. -<â&#x20AC;&#x2DC;robustos desbarbados, Bien formados los cuerpos i crecidos; Espaldas grandes, pechos levantados, Recios miembros, de nervios bien fornidos; Ajiles, desenvueltos, alentados, Animosos, valientes, atrevidos, Duros en el trabajo, sufridores De frios mortales, hambres i calores.â&#x20AC;?

De carnadura morena, pero menos roja i mas clara que la de otros indijenas Americanos, de cara algo oblonga, ojos


P

- 38 grandes o medianos, vivaces, que no carecen de expresion, coa las cejas angostas i bien arqueadas, tienen estos Indios nn aspecto particular del rostro que se asemeja mas a la raza Caucasiana que a la Mongola. Tienen por lo comun la nariz ménos ancha i mas sobresaliente que la de íos Indios del norte, en algunos aguileña; los labios bien formados, aunque el inferior algo sobresaliente; el pelo mui negro, áspero i grueso, nunca crespo. E l carácter que predomina en su fisonomía, es uaíi altivez algo terca i excéntrica, mucha calma i sosiego. Tengo sin embargo que advertir, que en jeneral se nota entre esta jente mucha variedad de caras i fisonomías, distinguiéndose sobre todo l a raza de los caciques que en la época actual son mui numerosos, i en la cual no es raro encontrar caras blancas de facciones enteramente europeas: aun I J frente aunque baja, no es ni tan angosta, ni tan cubierta de pelo como la de las tribus septentrionales. E n jeneral puede decirse, que se encuentran en la plebe de las provincias del norte de Chile, entre la cual, como se sabe, han desaparecido completamente las tradiciones i el idioma indíjerio, caras mucho mas indias i mas cobrizas que entre la nobleza araucana. Esto, en mi parecer, puede atribuirse a esa frecuencia de p e r r a s i correrías, en que miles de niños de ámbos sexos i mujeres eran arrebatados, unos i otros a los Españoles por los Araucanos, o comprados a sus vecinos los Puelches i los Pampas. 1como los caciques habian sido siempre mas ricos i con mas proporciones para comprar cautivas que adoptaban por sus mujeres, nada de extraño seria que la raza de ellos se hubiese modificado mas pronto que la de la jeneralidad de los habitantes de Araucania. No es por cierto fácil escribir sobre la moral de un pueblo, sin haber vivido con él i tomado parte en su buena i su mala

1


39 suerte. No quisiera yo en esto entrar en l a senda de aquellos escritores ambulantes, que al primer encuentro con un hombrc tienen ya pronta una disertacion larga sobre sucorazon i alma. Debe haber sobre todo mayor dificultad i escrúpulo de conciencia para un escritor, en cuanto a que para penetrar en el foco de la vida moral e intelectual de un pueblo, es preciso principiar por iniciarse en el secreto de sus creencias i supersticiones: fuente comun de que dimanan el carácter i la conducta moral del hombre. A este respecto, cosas tan oscuras i contradictorias se han dicho sobre los Araucanos, ideas tm confusas e inciertas he oido emitir a los mismos misioneros que habianvivido entre ellos, que, segun mi concepto, nada se sabe de cierto i de seguro sobre la verdadera relijion que profesan. Lo único que se sabe es, que carecen enteramente de culto, i por consiguiente de sacerdotes, de templos, de ídolos i de ceremonias relijiosas. Esta falta sin duda di6 motivo aErcilla para considerar a los Araucatios como

-

“Jente sin Dios, ni le¡, aunquc respcta Aquel que fué del cielo derribado.”

Mas justo i profundo en sus investigaciones Molina, dice: “que ellos reconocen un Ente Supremo, autor de todas lascosas, al que dan el nombre de Pillan, que quiere decir espíritu por excelencia”- “que a mas de esto, creen en dioses subalternos, entre ~ G Scuales ocupa el primer lugar Cuecubú, ente maligno, autor de todos los males i de todas las desgracias”“que a estos dioses no prestan ningun culto exterior, pero que creen en la inmortalidad del alma” etc. L a s conversaciones que he tenido con los misioneros i con personas que habiaa tratado por mucho tiempo d, los. Indios,


-

40 -

me han convencido de la veracidad de las aserciones de MoiÍna. Solamente respecto al modo como invocan a sus diuses en casos de desgracias, reina hasta ahora no sé que confusion de ideas e incertidumbre, que aun no se sabe si en tales casos imploran la asistencia del Ente Malo i le ofrecen sacrificios para aplacar su ira, o bien si se dirijen al Ente Bueno. El hecho es que ellos creen i siempre han creido en Dios, creador d e todo el mundo, i en la inmortalidad del alma: por lo mismo que son hombres, siempre han tenido la seguridad d e la existencia de Dios, la misma seguridad que nosotros, pere no el mismo conocimiento. Por esta falta de conocimiento, admitiendo ellos dos priricipios opuestos, dos entes, el Ente Bueno i el Ente Malo, consideran todo lo bueno en poder del primero, como todo lo malo en poder del otro. No pudiendo pues creer que cualquier mal o sufrimieiito les haya de venir por voluntad del creadorinfinitamente bueno, parece que tampoco acuden a él en busca del alivio, sino que se dirijen directamente al que consideran como causa de sus pesares, i en quien suponen la facultad de quitárselos. De esto sin duda resulta, que de cualquier bienque reciben tributan su agradecimiento al Erite Bueno i le dan las primicias de la bebida que les encanta i de la sangre' de los animales que matan para sus juntas i regocijos; mientras que en caso de desgracia, enfermedad o muerte tratan de aplacar el enojo del EnteMaIo, o procuran con diversas prácticas supersticiosas luchar contra el enemigo del hombre. Por esta misma razones que aun en la pelea mas sagrada, la defensa de su patria, libertad e independencia, no invocan a l Ente Bue' no sino a la muerte i a la venganza que personifican. Esta ha sido sin duda la razon, por qiiese ha acreditado entre los Españoles la opinion de que el Indio adoraba alEnte Malo,


l

l

1

r

-

al

a1 der [mas: idea incompatible con la naturaleza del hombre, con la nobleza de su carácter intelectual, i degradante al mismo valor del valiente. Aunque convencidos de la inmortalidad del alma, conservan acerca de su espiritualidad i de la vida del otro mulndo las mismas ideas groseras que profesan acerca del orjjen del mal: ni pueden, ni saben representar en su imajinacíon inf;intil la vida futura sin aquellos goces i distracciones de la vida actual, que para ellos constituyen el objeto, el destino principal de esta vida: consideran al alma, aun despues de fenecido el cuerpo, poseida ~-de los mismos vicios, deseos i pasiones que teniadurar'LILB BU vida, De esto resulta que, aunque ignorantes, bárbaros, tienen presente la otra vida, la ven en su irnajinacion con coloires tan I^ ^^L^ BBLV vivos i fuertes, con tanta fé i seguridad, que respecto da les llevan ventaja a muchos hombres civilizados, entibiados en su fé i creencia. Ahora lo que mas habia llamado la atencion i priovocado la censura de los que sin profundizar el corazon del honibre, veían en el Indio un ser degradado, impropio para la civilizacion moderna, han sido sus supersticiones, aquellas prácticas bárbaras de susjuntas i sus agoreros que tan a menudo hacen corr ia sangre del justo i del inocente. Empero notemos queprivadc hombre de la divina revelacion que es laúnica que le da el ver( dero conocimiento de su creador, parece buscar esta revelaci en las cosas creadas: la busca en todo lo que le rodea, la vé en los ensueños, en el canto i vuelo de las aves, como en el tem blor de sus volcanes, en el ruido del viento i del océano, comc en lo sombrío de las nubes i en lo limpio del cielo. L a inquie ta conciencia, una secreta voz de lo mas profundo del alma, un no sé que presentimiento del mundo espiritual, i de la verdadera patria del hombre, les hace representar figuras i fantasmas 7

,

l


-

42 que obran en ellos con mayor fuerza i encanto que la realidad de esta vida. “El intrépido Araucano,”dice Molina, “que hace frente con increible valor a la muerte en los combates, tiembla a la vista de unbuho, o de una lechuza.’’ L a supersticion, dijo un célebre orador, es un comercio del hombre con Dios, pero contaminado de ineficacia, irracionalidad i falta de moral, mientras que solo la incredulidad es el desesperado rompimiento de todo comercio del hombre con su creador(*). Notemos que si en un cristiano la SUpersticion es la degradacion del entendimiento i su rebeldía coritra la verdad, en un salvaje puede ser aquella l a prueba de una cierta actividad que ajita el alma, que trata de desprenderse de la sensualidad i de la vida material a que se halla reducida, para encumbrarse a la rejion etérea, rejion invisible i misteriosa del espíritu. Tengamos presente que los pueblos que en tiempo de l a introduccion del cristianismo en Europa, manifestaron mayor tenacidad i apego a sus relijiones supersticiosas, i los que mas sangre costaron a los mártires i apóstoles, han sido los mismos en que despues la verdadera luz ha encontrado sus mas fervorosos i valientes defensores. Léjos por consiguiente de menospreciar al Indio por causa de aquella resistencia bárbara con que se ha mostrado hostil a la introduccion del cristiariismo, Iéjos de extrañar el valor en su pecho supersticioso, consideremos mas bien sus creencias groseras, aun sus supersticiones ciegas como otras tantas pruebas de la espiritualidad de su carácter, i a la Araucania, como un campo feraz i de gran porvenir para la viña del Señor. (*) L a superstition est un commerce:de]i’homme avecDieu, entaché dinbficacité, d’immoralité et de déraison; i’incredulité est uiw rupture désespbrée de tout comrnerce de I’hornme aYec Dieu (Lacordaire).


-

43

-

No se debe tampoco creer que el Indio conserva hasta ahora la misma tenacidad i el mismo apego a sus creencias, con exclusion de toda nueva luz i nueva verdad, que mostró a los primeros enemigos de su independencia. E s de notar que, con excepcion de unospocos casos que se citan, nunca ha tratado el Indio al sacerdote cristiano con el orgullo, terquedad i crueles sentimientos con que miraba a sus conquistadores. Nunca desde la primera invasion de los Españoles ha. sido enteramente abandonado aquel pais de los misioneros. Ellos han introducido en el idioma araucano l a santa palabra de Dios i otras palabras compuestas que expresan los atributos del Ser Supremo. Por todas partes se encuentran en la 6poca actual Indios viejos, unos con nombres cristianos, otros que han sido baiitizados en su infancia, o descienden de padres o abuelos bautizados; i aunque estos mismos Indios, muchas veces, fuera del nombre ni se acuerdan de cosa alguna de la relijion cristiana, todos sin cxcepcion respetan l a cruz, i le tributan mucha consideracion, sin saber lo que significa. E n sus cementerios plantan cruces en las tumbas de sus caciques; en los parlamentos o tratados que se hacen con ellos, exijen tambien que se les plante la cruz en memoria de lo sucedido, i miéntras la ven, guardan fidelidad i respeto. E n un hermoso llano cerca del desembocadero del rio Imperial, en un lugar separado de todo contacto con los cristianos, me aguardaron un dia quince caciques con unos cien mocetones a caballo, pasa darme el recibimiento que creian me fuera debido por verme acompañado por un capitan de Indios i un soldado, i haberse esparcido l a voz de que venia de la capital un viajero con el propósito de visitar las tierras de los Indios. En medio de este llano se veian dos cruces antiguas, inclinadas una sobre otra, en parte reverdecidas por el moho


-

a4 -

del tiempo, i en parte carcomidas, con sus palos atravesados abajo. Un prado vistoso, abundante de fragantes yerbas i flores, se extendia hasta la espumosa márjen de la playa, mientras un trasto horizonte al norte i al oriente cubria con sus apiñadas montañas las negras cordilleras de la costa. Al pie de estas cruces estaban los Araucanos puestos en una fila como para la pelea, i allí me convidaron por medio de sus enviados, con toda la cortesia i consideraciones propias de nn pueblo civilizado. Largas fueron las evoluciones i muestras de agasajo con que se empeñaron en honrar a su huésped; reunidos desplies de todo eso en un espacioso círculo al rededor de sus antiguas cruces, me dirijió la palabra un anciano caciqae, que por su estatura atlética, su poderosa voz, el rostro lleno de expresion i nobleza, me hacia traer a la memoria aquellos oradores del famoso consejo reunido por Caupolican cón ocasion del brillante triunfo de Marigueñu. “Aquf, en este lugar, me dijo el anciano, hace años que hemos celebrado un tratado de paz con los Españoles; testigo son de ello estas cruces que ves, i que hemos respetado hasta hoi;-queremospaz i la guardarémos fielmente como la guardaron nuestros padres.” iCuántoinflujo, +é poder no habrá ejercido en el ánimode aquella jente, solo la vista del sagrado símbolo de nuestra relijion, respetado por un medio siglo en sus hermosos campos! En otro lugar, en el serio de IasIndiadas mas reyoltosas, disp6nseseme la expresion usitada, cerca del fuerte de Tucapel Viejo, habia existido, ya hemos dicho, un humilde convento de misioneros por mas de dbs siglos. A este convento se acojieron las despavoridas monjas, huyendo de los horrores de la guerra en los primeros dias de la independencia Chilena; i su-


-

45

'-

cedió que, convertido luego despues este mismo convento en un cuartel del ejército de la patria, fué incendiado, i su ruina se completb con el terrible temblor del año 1835. Por mas de veinte años habia quedado el solitario llano de Tucapel sin cruz i sin mision. Parecian perdidos e inutilizados los frutos de los esfuerzos apostólicos i de tantos siglos de trabajo, cuando, hace dos años, por un impulso espontáneo de los mismos indíjenas, algunos de ellos fueron a ver al jefe de la provincia, para pedirle que se restableciese el convento i su misiori antigua, i que se les mandase un padre como uno de los que habia ántes. Sensible a esta manifestacion halagüeria, niuestra inequívoca de la bucna disposicion de los Indios, se apresuró el Gobierno en mandarles a iin sacerdote que debia reed dificar el convento i la Iglesia. Pero llegado que hubo dicho padre al fuerte de Tucapel, se despertaron entre Jos Indios antiguos zelos i temores por su independencia: empezaron a desconfiar del don que les mandaban, como ellos decian, los hijos de los españoles, i se formaron dos partidos opuestos, de los cuales uno aconsejaba que no se admitiese e l p a d r e , i se hiciese oposicion a la reedificacion del templo, miéritras el otro persistia enlos deseos de ver renacida de sus cenizas la antigua mision de Tucapel. No hubo tiempo para entrar en largos debates i razonamientos: recurrieron pues al arbitrio mas natural entre los salvajes, al fallo de la suerte; i armaron para esto un juego de chueca, que decidiese del triunfo de una de las dos opiniones. Mas de quinientos Indios se reunieron en estos mismos campos, en que tres siglos ántes, se confesaba el bizarro Valdivia con su capellan un rato ántes de recibir la muerte. Fué de tres dias l a lucha, armada con todo el aparato de calaveras iceremonias mas solemnes, i sostenida con todo el


1

- 46

-

ardor propio de aquella jente. Pero en fin se decidió la suerte en favor de los amigos delpadre, i todos unánimemente convinieron en qiic se le debia admitir i reedificar el convento. Empero no por cso habian desistido los prudentes i astutos caciques, de los jiistosrecelos que les suscitaba elamor a la libertad i a la independencia araucana. Hubo un parlamento en que se trat6 de arreglar los asuntos de la nueva mision idel convento. S e reunieron mas de ochocientos Indios, se plantó una cruz, i a la faz dc ella dcclararon que admitian todos gustosamente al padre i a la mision; pero al mismo tiempo impusieron al misionero la condicion de no traer a Tucapel artesanos ni peones españoles, i de edificar el convento con los indios. “Pero si vosotros no sabeis trabajar, ni habeis nunca edificarlo una casa como la que les voi a levantar” dijo el padre. “Tú nos vas a enseñar, contestaron, i se comprometieron a mandar todas las semanas el número necesario de peones que elpadre riquiriera. Convinieron tambien árnbas partes en el salario que se pagaria a los trabajadores; pero el padre tomó la precaucion de advertir que no se les pagaria sino el último dia de la semana previniendo a los caciques que e1,Indio que en la semana abandonase la obra, perderia el derecho a su salario, aunque hubiese trabajado por cuatro o cinco dias. Convinieron aun en esto los caciques, i cumplieron exactamente cuanto habian prometido, consintiendo a mas de esto a que se quedase con el padre un hombre que con 61habia venido para la fabricacion de los ladrillos i delas tejas. Tengo todavia presente al devoto padre, hijo de las riberas del Tiber, vestido del hábito de recoleto, dkbil i de baja estatura, como se ajitaba en medio d e sus pesados i membrudos trabajadores, enseñándoles i enojándose con ellos ,agotando hasta lo


- 47 Ultimo suimpaciencia. Elliecho es que ala vuelta demi viajede Valdivia, ya encontré al templo i convento hechos, en principios una escuela que se estaba aderezando; i oímisa del recien venido para esta mision, fray Querobin Bracamoros (Brancadori), sacerdote dígno de todo respeto i merecimiento. Allí tambien supe que entre los grandes caciques reunidos para el mencionado parlamento, se encontraron algunos, en particular el de Purén, i su poderoso competidor Paynemal, que manifestaron vivos deseos de ver tambien en sus dominios planta& la cruz, ya quizá por zelos al ver el gran favor que se le habia concedido al cacique de Tucapel a quien consideraban como inferior a ellos en nacimiento, valor i riqueza, i ya por otros deseos, como se suponiil? siendo 109 dos bautizados i dotados de un pequeño sueldo por el Gobieriio. Pasando ahora a la moral i a la vida práctica del Indio, debemos observarle por separado en tiempo de paz i en tiempo de guerra. L a falta da esta distincion tan esencial en la historia del hombre, ha sido muchas veces la causa de confusion, i oríjen de las contradicciones que se notan en l a descripcíon de las costumbres i del carácter de los pueblos salvajes. El Indio eii tiempo de paz, es cuerdo, hospitalario, fiel en los tratos, reconocido a los beneficios, zeloso del propio honor. Su jenio i sus maneras son mas suaves, i casi diré mas cultas, en cuantoa lo exterior, que las de la plebe en muchas partes de Europa. Grave i mui formal en sutrato, algo pensativo, severo, sabe respetar la autoridad, dispensando a cada cual el acatamiento icariño que le corresponde. Pero, en jeneral, parecen como pesados, perezosos, golusos, propensos a la embriaguez i al juego. Todo lo llevan al extremo, de tal modo que del seno de esa calma, de ese reposo i:quietud que los presentan tan impa-

-


-

48

-

sibles, cediendo de repente a una especie de huracan tumultuoso que les sale del pecho, se enfurecen i caen en movimientos rápidos i extremados. No cabe la menor duda en que el Indio conoce lo qué es justo i lo injusto, la probidad i la malicia, la jenerosidad i la bajeza, como cualquier otro hombre dotado de corazon i alma. Por un sentimiento de intuicion natural0 de una tradicíon oscura, lleva como grabado en su ánimo un código moral; i está dispuesto a cumplir con el en cuanto sus pasiones e inclinaciones brutales, no refrenadas por mandamiento alguno ni precepto divino, selo permiten. Sus casasson unos pequeños estados que gozan de tanta independencia i respeto unas con relacion a otras, como si fuesen capitales de distintas naciones. Todo en ellas esta sujeto a leyes i ceremonias antiguas: el umbral de la puerta tan temible i sagrado como la frontera deun poderoso imperio. Allegado a la habitacion de un araucano cualquier huésped, sin excepcion de los vecinos o relacionados de la casa, no se atreve a entrar en ella, obligado a pararse en su caballo delante de una pesada viga, sentada en dos o ires palos, la que sirve de lindero al patio i la que nadie puede pasar sin permiso i conocimiento del dueño. Luego que se ha tomado noticia de donde viene eltranseunte i que intencion le trae, salen las cuidadosas mujeres a barrer el patio, i acomodan lo preciso para el recibimiento del huésped. Debajo del corredor o en una ramada cerca dela puerta de la casa, ponen unos banquitos cubiertos con pieles para las personas de rango, i tienden en el suelo otras pieles de carnero para las demas personas de su comitiva; i tan pronto como se concluye esta tarea, se acerca a sus huéspedes el dueño, les dá a cada uno la’mano, convídalos a que se apeen, i casi sin hablar palabra, les señala los asien\I


- 49 tos, i se sienta en frente de ellos, siempre pensativo, formal i de una seriedad extraña. Entónces principia una larga i pesa-

da plática de cumplimientos i ceremonias que dura a veces mas de media hora. ‘lrodo en ella es de mera fórmula, prescrita desde tiempos inmemoriales.-Principia por lo comun el dueño, con una VOZ baja, gutural, mui séria i algo triste, recitando palabras de un modo algo parecido al modo como se recitan los salmos en una iglesia, con la diferencia, de que al fin de cada frase la concluye con un tono de una o dos octavas mas alto que lo que habia principiado, i prolonga las últimas sílabas a modo d e cantar. Contéstales luego el huésped, o en su lugar ellenguaraz, prolongando i cantando las últimas sílabas del mismo modo que el primero; i así alternativamente van platicandouno tras de otro, como quien dijera pisándose los talones, hasta que de esta confusion de voces se forma un fuerte zumbido, que subiendo por gradacioneq pasa a ser una verdadera batahola de palabras cruzedas i disonantes, i ¿quién creyera que a pesar de esto ni se miran uno a otro, nimodulan el tono como quien está pensando en loque va diciendo? E n este diálogo tan singular como extraño i fastidioso para el que no lo entiende, no se expresa otra cosa mas que una recíproca benevolencia e interes de ambas partes para saber todo lo relativo a l a felicidad individual i domestica de cada uno. Pregunta el dueño de casa no solo por la salud del huésped, de SUS padres, esposas, hijos, hermanos, tios, etc.; sino que tambien por la de los pueblos por donde ha pasado, por los ganados i sementeras, etc. Por su parte, ansiosísimo a su vez el huésped de saber todo l o relativo a la salud i felicidad de esta casa, pregunta por todos los de adentro i los de afuera; de sus relacionados, de los vecinos i los vecinos de los vecinos, expre8


--

50

-

sando a cadd palabra el buen deseo que todo vaga bien, que no suceda novedad alguna, i repitiendo mui a menudo la misma cosa por atencion i cariño recíproco. Por masextraña que parezca esta costumbre, no podemos dejar de notar en ella pruebasde caridad, de interes por el bien del prbjimo, deuna cierta fraternidad i de moral, Aun cuando esas pláticas i palabras no tuviesen ningun eco en el corazon de los habitantes actuales de la Araucania, lo que seria talvez desatino el suponerlo, pues que con tanta relijiosidad i puntualidad respetan esta costumbre, no puede ménos de inferirse que dicha costumbre debe haber sido en su orijen una expresion de la moral i del jenio de aquellos pueblos, i que aun ahora no dejará de despertar en los que la conservan, los nobles sentimientos de sus antepasados: puesnotemos que nunca una forma o ceremonia cualquiera, o costumbre se introduce en la vida moral de un pueblo por mero capricho o casualidad, sin quc la preceda alguna idea o algun sentimiento real i verdadero, i la imponga a la nacion entera. E n realidad, miéntrss se recita aquel ceremonial de etiqueta, i se pronuncim las palabras de fineza i delicadeza india, guardando todo el mundo el mayor silencio i respeto, como si asistiera a algun acto relijioso, corren los mocetones a buscar un cordero, lo matan, lo acomodan; atizm el hospitalario fuego las . dilijentes mujeres en el interior de la casa, pelanlas papas, cortan las verduras, ponen ollas, i en ménos de una ora hierve en medio de una espaciosa liarnauna sencilla i abundante comida. Concluida entre tanto la plhtica, se cambia el tono i se suavizan las caras del dueño de casa ide sus huéspedes, a manera de lo que sucede cuando un rei, despues de un recibimiento d e etiqueta de SUS enviados, desarruga la majestad de su cc'no compuesto, i se deja ir a una conversacion de confianza i expansion

.


-

5a

-

sobre los asuntos domésticos, cansados de las diplomáticas formas i ceremonias. E n este momento suele levantarse de su asiento el dueño, i acercándose a su huésped, si lo considera digno de tal honor, lo abraza tres veces, poniendo su cabeza alternativamente a la derecha, i a ia izquierda. Luego se sirven la comida i el refresco, puesta la primera en unos platos de madera semejantes a las bateas en que se lava el oro en las minas; i se principia por lo comun, por servir el U Q O , que es el alimento mas usual i esencial entre ellos. E n jeneral poco uso hacen de la carne, i en esto talvez consistirá una de las diferencias notables que hai entre estos Indios i los del otro lado de los Andes, que se alimentan casi exclusivamente de carne. El mayor decoro se observa en todo este recibimiento: las mujeres son las que sirven; pero en silencio, con modestia, con ojos vueltos al suelo: nadie les dirije la palabra, nadie entra adentro de la casa, ni mira en el interior de ella, como que temieran perturbar la paz i tranquilidad doniésticas. Orden, severidad i disciplina pirecen reinar en el interior de l a familia: los hijos sumisos a sus padres, las mujeres ocupadas, unas en cuidar a sus chicos, otras en el servicio de la cocina, otras continuamente hilando la lana i tejiendo la ropa. El Indio chileno es agricultor, agricultor por su carácter, por la naturaleia física de SLI pais, por su jenio i sus costumbres. E n eso harto difiere de los Pehuenches ,iotras tribus trasandinas,que son pastoras, nómada, verdaderas aves de rapiña, i cuyas tulderias de cuero se mueven como las espesas nubes de langostas. El pacífico Araucano tiene su casa bien hecha, grande, cspaciosa,de veinte i mas varas de largo i de ocho 'a diez d c ancho, bien abrigadncontra los vientos i las Ilovias, alta, construida con buena madera, coligiie i paja, con una sola entrada


-

52 -

agu,jero puesto en lo alto del techo para la salida del humo. Inmediatas a su casa, tienen huertas i sementeras de trigo, cebada, maiz, garbanzos, papas, linaza i repollos: todo bien cultivado i cercado; i como las habitaciones se hallan por lo comun en la vecindad de algun rio o estero, en sus contornos se divisan las lindas campirlias i floridas praderias, en que el Indio tiene sus caballos i SU ganado gordo, hermoso, aunque no tan nu'meroso como el de las haciendas chilenas. Español es el arado de que hace uso para labrar una o dos veces la tierra ántes de botar el grano; no conoce riego artificial, porque la naturaleza misma i la abundancia de lluvias le ahorran el afanoso trabajo de hacer canales i acequias. Hai entre ellos, sobre todo entre los caciques llanudos, algunos que poseen hasta cuatrocientos i mas caballos i cantidad considerable de gariado. 1aunque en jeneral entre los c o s t e ñ ~ no s se ve tanta riqueza i opulencia como entre aquellos, ec de advertir que la pesca, el luche i los mariscos que !a mar bota, i el beneficio cie la sal que en algunas partes de la costa saben extraerlos últimos por cocimiento, les suministran otros tantos medios de subsistencia de que carecen 10,s primeros. Agregaremos a esto que con la greda i las arcillas de que tinto abundan los terrenos Araucanos, saben estos indios hacer sus ollas, cántaros, i grandes botijas, dándoles comunmente la misma forma i tamaño que la que tienen las antiguas ollas i los cantaritos que la casualidad hace descubrir en las tumbas de los indios del norte de Chile i de los del Perb i de Bolivia. Hacen tambien con bastante destreza sus platoq, cucharas i bateas de madera: i sus mujeres hacen con la lana tejidas mui duraderos, suaves i abrigadores, i los tiñen con colores inalterabies, E n fin, hai entre ellos plateros que hacen, aunque de


.-

53

-

un mOdotQSC0i grosero, espuelas i diversos ab3rni)s para frenos, avios i pecheras de caballos. E n jeneral, el Indio es amigo del lujo i de la ostentacion; i aiin con esta pasion podrian contar los pretendidos civilizadores, que hacen consistir su propaganda en el arte de cebar i lisonjear el amor propio i las inclinaciones pueriles del hombre. Tal es el Indio observado en su vida doméstica, en medio de la paz i en la hora :de una perfecta calma de sus pasiones. Al verlo en este estado, malquier viajer~que se limite a observar el trato interior del d i o chileno, s u bienestar físico i las comodidades de que goza, su juicio i su buen sentido, su cordura i su hospitalidad afable, no lo tomará por cierto por un salvaje ni bárbaro: ántes por el contrario lo consideraria aventajado a algunos pueblos del mundo cristiano. Pero el cuadro cambia de colorido i quedi desencantado el observador tan pronto como empiece a profundizar l a organizacion social i politica de estos mismos Indios, i los vea en un tiempo de guerra, en la hora del desenfreno de sus pdsiones. Ve entónces cual fué el hombre Antes de que laLuz divina viniese a alumbrar larazon, a ilustrar el alma i ensanchar su corazon salvaje: descubre infinidad de hecho9 que aflijen i hieren el corazon;i lo que mas pronto, con nnticipacion a lo demas le cae a la vista, es la triste condicion a que se halla reducida en medio de que1 pais la infortunada mujer. Es por !o comun baja,de cara redonda i d e poca frente la mujer araucana. Sus ojos tienen cierto carácter de ternura i timidez; su !voz extremadamente cua) e i delicada es casi la expresion del inforturiio iesclavitud. Habla medio cantando i prolongando las últimas sílabas con un suspiro i un tono alto i agudo. Su andar es algo agachado, su traje largo, modesto, de


- 54 color negro i le cubre todo el cuerpo dejando solo los pies i loa brazos descubiertos. En dos hermosas trenzas divide su pelo, que entreteje con mil cuentecitas de vidrio, i con ellas ciñe su angosta frente a la manera de los tocados o turbantes de las mujeres de Asia. Mucha chayuira i cascabeles en el cuello i pecho, grandes prendedores de plata i brazaletes de chaquira en los piés i brazos, h é aqui los adornos con que satisfacen su gusto mujeril i su natural propension a la compostura. Basta entrar una sola vez en casa de un Indio para reconocer en sus esposas la imhjen de la verdadera esclavitud, de la degradacion de su bella naturaleza i del noble destino de la mujer. E n realidad la mujer india es esclava, o cuando mas, criada de su marido, comprada por él a su padre a precio convenido, destinada a trabajar, miéntras el hombre queda tendido cn el umbral d e s u casa o anda en sus correrías en pos de sus sangrientos malones. Ella en su buen2 como en su mala suerte le sirve sin poder cautivar ese exclusivo querer i ese cdrifio por que tanto suspira, i que ve partido entre otras esclavas del orgulloso amo. Degradada por la sensualidadel alma del hombre, aquella alma que aun en un pecho ardoroso no podria corresponder al amor de una sola, se subdivide entre muchas i para que quede compensada su inferioridad moral, que d e aquella subdivision de su afecto le resulta necesariamente, las rebaja, humilla i las endece. Ni a los hijos pudiera él dispensar el amor paternal igual al que un cristiano tiene a los suyos, viendo en ellos hijos de sus jornaleras, hijos de un amor subdiIido, sensual i pagado. En casa de un cacique, arrimada a la orilla de la mar, m e aparecí en una noche borrascosa, buscando abrigo contra l a tempestad i lluvia. Era ladino el Indio, i me acojió con una hospitalidad franca i sencilla. Desentendiéndose esta vez de las

l

l l


- 55

-

acostumbradas pláticas de etiqueta, hizo prender fuego lo mas pronto posible, i en ménos de un cuarto de hora me hallé sentado en el fogon de la casa con mi compañero de viaje, con dos caciques que me asistiari, un capitan de indios i ofros tres hombres. Agrupados en rededor del fuego i sumerjidos en una espesa nube de humo, luego se nos oIIid6 la intemperie del aire, a pesar deque rujia el furioso sur en la destrozada paja del hospitalario techo. S e animo la conversacion sin :saber de donde venia el principio, unos &fumandocigarros, i otros secando sus empapados ponchos. Entre tanto se afanaba en aprontar \ a cenauna bella miijer de ojos grandes, negros, fogosos, i con una cabellera que le descendia hasta la rodilla. Era la misma que se apresuró a traer leña, cuando entranios, i a encender lumbre, sin que alma viviente le ayudase en esta tarea. Nadie hacia caso de ella, i ella sin tener tiempo de mirar a sus huéspedes, cortaba la carne, raspaba las papas, traia agua, ponia sus ollas, atizaba el fuego, andaba, trajinaha, sin acusar la menor sena de impaciencia; haciendo solo sonar incesan temeute sus cliaquiras i cascabeles. Sentado al lado del impasible i pensatko duerño de I,a casa, le pregunte cuantas esposas tenia; m e contestó que solo una. Pregunté entónces si er(i cristiano. Entendió la pregunta el hombre, i me contestó que no, i que si tenia una sola miijcr era porque las mujeres costaban caro entre los Indios. “Vea vd., me dijo otroIndio que mr sirvió de intérprete, vea si hai injusticia: nosotros no solo tenemos que pagar al tiempo d e casarnos al padre ocho. diez, hasta doce prendas (3por la niña, sino que tambien otr;ls ocho o diez hemos de satisfacer a este mismo padre, a los hermanos i parientes d e la mujer: (”)

Cada prenda es una vaca, un cal)alla, un poncho, u n par de

espiielas, un freno, etc.


- 96 -cuando ella muere: i de no, no dejan enterrar la muerta hasta que se pudra, e incomodan al pobre marido que no sabe que hacerse.”-A. esto el cacique, removiendo las brasas con un palito, agregó: hum! ocho o diez! i si sucede que uno mate a la mujer, no se desquita ni con doce ni con catorce prendas, de modo que queda el hombre arruinado para toda su vida:-“I esto que a veces, agregó el otro indio, ni se puede probar al marido que la mato, sino que muere la vieja de algun golpe o herida que le dió.”-“Es cierto, añadió el cacique, avecesni se puede probar tallcusa, solo malician i amualui~al Indio.” Entre tanto seguia sirviéndonos la pobre mujer; i cuando se acabó la cena, fué el cacique el primero que se tendió en su catre de coligüe; luego se acostaron los huéspedes i los de l a casa, buscando cada cual el mejor lugar que habia. El espacioso fuego iba desvdneciéndose en su luz incierta, echando de vez en cuando llamaradas que alumbaaban las extrañas caras ilos atléticos cuerpos de los indios tendidos en el suelo. Solo la India con su desparramado pelo, i sus hermosos ojos fijos en el suelo, qyedaba todavia en pie, apoyando su diestra en la cabecera de la cama de su déspota marido. Un pudori una modestia natural la detenia, la desvelaba i precia obstar a que tomase su lugar acostumbrado, hasta que apagado el fuego, un profundo sueño se apoderó de los viajeros. Como consecuencia de aquel estado de sujecion i abatimiento en que se hallan las mujeres, sucede tambien que ellas viven casi enteramente excluidas del trato social: ellas no son admitidas ni a los bailes ni a los juegos, ni a cualesquiera entretenimientos de los hombres: cuando mas se les permite verter lágrimas i levantar gritos de dolor en los entierros de sus maridos. El indio araucano es un ser antimusical, i parece tener poca aptitud para las bellas artes.Es sucanto una especie de


$7 recitativo sin melodía ni consonancia, especie de canto destemplado i monó-tono. La misma gusto, gracia e imajinacion senota en el baile Indio: agac dos, con la rodilla medio doblada i la cara vuelta al suelo, saltan como sueleii hacerlo los pequeños niños en su infancia. El único instrumento que conocen es un cañuto que hacen de una planta silvestre, i del cual sacan un sonido lúgubre de poca modulacion i armonía. No ménos desgraciadas se hallan las Indiasen tiempo de una guerra, o invasion de alguna tríbu enemiga. Sin participar de a vida activa 1 aventurera de sus valientes maridos, tienen que esconderse con sus hijos en las impenetrables selvas, en donde Iprolongándose la guerra mueren de hambre i de miseria, o descubiertas, caen en el cautiverio. iI que fatal suerte aguarda a una cautiva, cuando sobre ella hacen pesar no solo el bárbaro derecho del sexo, sino tambien el de la fuerza,de la conquista i de la venganza? Vendida o retenida en poder del enemigo, del asesino de sus hijos i marido, queda para siempre esclava, i se considera como propiedad legalmente adquirida. Pero todo eso no debe admirar a un observador despreocupado. Lamisma condicion en que se hallan actualmente las mujeres araucanas, tienen todavia las mujeres en todas partes del mundo a donde la luz del evanjelio no ha penetrado: igual condicion tenian en las naciones aun civilizadas ántes de la introduccion del cristianismo. Ahora, del mismo modo que la falta de un principio vital en las creencias del Indio, es causa de la bajeza, sensualidad i ’ grosero materialismo con que mira i considera a sus mujeres, así tambieu influye la falta de otro principio no ménos fundamental, en 103 groseros medios i estravios con que se complace en honrar a los difuntos i la sagrada memoria de sus pa9 .-

\%


-

58

-

dres. Parece que ningun presentimiento moral de penas i recompensas lo conmoviera interiormente, no siendo para él la vida futura otra cosa mas que la prolongacion de esta, cargando en su sentido a los que el destino lleva al otro lado de l a lejanaribera, con los gustos, apetitos i pasiones que en esta pasajera mansion disfrutaban, como que se compusiera la eternidad de sensualidades sin cuenta i de goces sin límites; llegando a creer que tampoco puede haber mejor modG de honrar la muerte del que sufre, i celebrar su últimadespedida que el reproducir en su obsequio aquellas escenas de embriaguez, de glotoneria i de correrias que tanto le gustaban durante su vida. E n efecto, veamos cuan irracional se muestra el hombre en aquellas épocas de la vida, en que le falta la luz que le haga reconocer el alto fin para que fue creado. Muerto el encanecido cacique en el seno de su serrallo i de sus obedientes hijos, ponen sus restos enuna canoa,i la cuelgan de una viga atravesada de la casa, en el interior de ella, cerca del fogon; I desde luego no se piensa em otra cosa mas que en preparativos del entierro. Estos consisten en hacer ropa buena de lo mas lujoso para el difunto, en proporcionarse muchachicha para tres o cuatro dias de borrachera, en buscar trigo, maiz, i todo lo necesario para unos doscientos o trescientos vecinos, i poner de todo esto un adcopio considerable en otra canoa que han de llevar con el difunto a la tumba. Pasan en esto dos o tres meses, esperando muchas veces la estacion de las chichas, que ha de constituir sus libaciones, incienso principal de la ceremonia fúnebre. Entre tanto se pudrenlos restos mortales del hombre, e infestan la liabitacion en que se hallan condenados a vivir los hijos i las enviudadas mujeres; de manera que a algunas cuadras de


-

59

a -

distancia se hace inaccesible la casa por su olor pestífero. Llega en fin el dia; júntanse trescientos indios, i con estrépito de sus caballos i estruendo de sus trompetas i chibateos hacen resonar ;as amenas selvas i los valles. En medio de la mas completa borrachera i de un banquete opíparo principia la funcion; i dias i noches enteras, al rededor de los mortales restos del difunto, empiezan las arrebatadas correrias, en que soltada al viento ondea la negra cabellera de los mas diestros jinetes. Al sacar la fatal canoa del hogar doméstico no se descuidan los apasionadoshijos en observar las supersticiosas prácticas, cuyo objeto es el impedir que la extraviada alma vuelva a la antiguamorada de su casa; i al deponer 10s restos en el foso, los riegan empapan bien con la bebida, i meten adentro de la tumba todo lo que habia sido del gusto del difunto durante su vida. Allí le ponen su chueca de la que talvez tenia olvidado el uso, cargado como se hallaba por la madurez de los años; allí le ponen su lanza, tantas veces ensangrentada en sus terribles malones, los laques, verdadera arma de fuego de aquellas jentes, mantasi espuelas, manjares de lo mas esquisito, granos i semillas, para que tenga con que sustentarse, i pasar en el otro mundo la misma vida que en este i todo aquello sazonado conla locura i los alborotos risueños de la mas exaltada embriaguez en la que parecen enterrar con las cenizas del muerto, el juicio i la sensatez de los vivos. Tal es el entierro de un bárbaro, verdadero símbolo de las creencias araucanas acerca de la inmortalidad del alma i de la vida futura del hombre. Difícil es creer que un hombre, dotado de alma grande i de corazon noble, pueda vivir sin sentir la necesidad de tributar eldebido culto al Supremo Ser en quien tiene fé, i en cuyo poderoso apoyo cuenta: imposible que haya estabilidad de1


-

60

-

dogma, conservacion de las antiguas tradiciones i un verdadero progreso moral en un pueblo que no haya tenido hombres destinados abuscar una relacion mas íntima con lo pasado, con la vida futura i con el que reina en lo infinito. En este caso sin embargo se nos presenta la iiacion araucana, en la cual viendo el historiador una mezcla de tanta imperfeccion i de indios de una civilizacion mui avanzada, la tomó por un “residuo de algun gran pueblo ilustrado que debió caer por algunas de aquellas revoluciones físicas i morales, a que está tambien sujeto nuestro globo. (Molina. Hist. de Chile. Tom. 1.”). A una de estas faltas capitales en la organizacion política i moral de estd nacion, se debe atribuir sin duda su decadencia aun desde el tiempo en que por sus hazañas i proezas en las guerras contra los españoles, di6 a conocer al mundo cristiano tantos héroes que el polvo ha consumido. En efecto, por mas que se ponderen la enerjía, el patriotismo, i las virtudes cívicas de esta nacion, no se pueden desconocer síntomas tristes en ella, que prueban la degradacion del estado araucano desde la conquista. Estos síntomas se notan, primero en la falta de union política, i en la extincion de aquella necesidad moral que properide en una nacion a centralizar sus fuerzas i su poder, mientras siente en sí la enerjia i la voluntad de obrar. Ya no existen aquellas reuniones en que los jefes de todas las tribus deliberaban sobre el bien de su pais i la eleccion de sus jefes. Han desaparecido los nombres de las pasadas autoridades de topuzS i ulmenes. Vendidas o arrendadas las tierras de las fronteras han cambiado las divisiones políticas del territorio. Toda la nacion se halla hoi repartida entre la autoridad de los caciques, cuyo número ha aumentgdo tanto en los últimos tiempos, que


-

.

61

-

Rai ahora algunos entre ellos que apénas gobiernan diez o doce familias en su distrito. Los mas poseen todavia este título por herencia, pero hai otros que lo admitieron de parte del gobierno chi:eno en recompensa de los servicios prestados a la República en contra de sus hermanos. Hai algunos que son todavia ricos, i poseen muchos terrenos, mucho ganado, i muchas caballos; otros por lo contrario que poco se diferencian de la comunidad del pueblo. Ninguno tiene bastante poder o prestijio para hacer valer su jurisdiccion en tiempo de paz, i no siempre puede reunir sus vasallos en tiempo de guerra. Solo un eminente peligro, la invasion del territorio, o alguna venganza mortal uniria a los ciudadanos, i haria despertar en ellos el espíritu antiguo. Sus parlamentos o congresos, que se juntan de vez en cuando en algunas tribus de la Araucania, son parciales: las órdenes o voces que los caciques mas poderosos hacen correr i trasmitir unos a otros mediante sus enviados, i en aquel mismo lenguaje oficial que se usa en los recibimientos de un huésped, estas órdenes se comunican hoi dia solo entre las tribus mas inmediatas i poco efecto tienen sobre las remotas. Ya desaparecieron aquellos célebres telégrafos de fuego, que repetidos de un cerro a otro, lograban en una sola noche poner en alzamiento a toda la tierra, i concentraban casi en un mismo dia todas las fuerzas de los guerreros que el peligro comun llamaba a la defensa del hogar doméstico, i que reíluyendo por diversos caminos sobre un centro comun, iban allí a ensayar sus corazones a la creacion de aquel odio vivaz en que cada gota de sangre se convertia en una ardiente llama de venganza. Pero ¿qué mejor prueba de la decadencia polltica de aquel pueblo constituido en una nacion ide la disposicion en que de-

'


- 62 be hallarse para uilirse con

los clrilenos, que la conducta de ellos en la guerra de la independencia de Chile i en las guerras de partidos posteriores a la primera?Hé aquí algunos que pelean por el rei, otros por la patria, los mas por el interes del saqueo i otros en fin que quedan enteramente neutrales; -i nadie ha pensado en aprovechasse de aquella época para asegurar la independencia de la antigua Araucania. Nunca se borra de la memoria de un guerrero el haber tenido por compañero de armas al que consideraban sus antepasados como enemigo de la patria. Otro síntoma de la decadencia, o al ménos de la desaparicion de la antigua idea moral que inspiraba a aquellos pueblos e] ardor i extremado celo por la libertad e independencia de SUS dominios, es la extincion casi absoluta de las antiguas tradiciones de los mas eminentes hechos i héroes de su historia. Las tradiciones, aquel tesoro sagrado de la riqueza nacional, fuente perenne de la inmortal vida de un pueblo, se colocaban siempre en el mismo templo de la fé i creencias de los pueblos mas heróicos de la antigiiedad, custodiada por los ministros del culto i por sus poetas. El espíritu nacional i el noble orgullo se desvanecian en estos pueblos a medida que se debilitaban la fé i el culto, dejando campo abierto a los sofistas, POlíticos ioradores. LOS araucanos nunca han tenido templos ni sacerdotes, ni tributado culto alguno, e ignoro que hayan tenido bardos o trobadores. Nadie entre ellos sabe hoi quienes eran aquel esforzado Lautaro, ese sabio Colocolo, el impávido Caupolican, que solo viven en la memoria ipoesíade los cristianos; pocos saben cual fué el nombre del caudaloso rio Imperia1,i como llamaban sus padres a la memorable cuesta de Villagran; ni se acuerdan de su noble oríjen los hijos del cacique Pilmayquen. Solo se conoce la destruccion de las siete ciuda-


- 63

-

des: triste monumento del valor de los bárbaros, mas durable que la virtud del brazo que las habia erijido. Se eclipsó el orgullo del antiguo Arauco: amansados con la prudente pclítíca española muchos de los caciques se acostumbraron a recibir obsequios i regalos, armas mas funestas para el pecho del.bárbaro que el duro acero del adamascado sable de Castilla. Familiarizados hoi con su decaida condicion, unos reciben un miserable sueldo de sus antiguos enemigos, utros se complacen en admitir casacas, camisas o bastones como insignias de la poca autoridad que tienen en pago de sus humillaciones; otros de valde claman por los mismos favores que se les niegan por ser hombres ménos temibles. Empero, no cambia ni se abate de una vez el carácter d e u n pueblo, aun cuando sus jefes se doblen al imperio del tiempo, de las circunstancias i del egoismo. Despierta de cuando en cuando en medio de aquella degradacion, precursora de la nueva era que se les prepara, la soberbia valentía Araucana, sembrando terror i desolacion entre los suyos i los vecinos. Entónces es cuando aparece con todo su carácter salvaje el indómito Indio, como fiera insaciable de sangre i de saqueo. Este mismo indio, que en tiempo de paz, es tan hospitalario, cuerdo, honrado i amante de sus hogares, sale con todo el horror de la naturaleza del hombre poseido de sus pasiones mas brutales i bajas, sin que intervenga para refrenarlas ninguna idea noble i grandiosa. Desnudo el cuerpo, ernbadurnada la cara, i levantado el pelo, es cuando da espantosos gritos, i se echa desesperado sobre las enemigas filas, buscando como sorprender a sus contrarios en la hora del sueño mas profundo i del nocturno descanso. Al valor e ímpetu d e sus ataques une la astucia i la crueldad: no perdona a los cautivos,


T ERCERA PARTE.

CAUSAS QUE SE OPONEN A LA CIVILIZACION DE LOS INDIOS ARAUCANOS, I MEDIOS QUE PARECEN SER MAS OPORTüNOS PABA L A

REDUCGION DE ELLOS.

TENIEN~O ahora presente la naturaleza física del pais araiieano, su situacion jeográfica, el estado moral en que se hallan sus habitantes i todo lo que acerca de esto acabo de decir en las

dos primeras partes, pasemos a examinar las causas que detienen este pais en la marcha progresiva de que participan los demas pueblos de Chile, i cuales pueden ser los medios mas adecuados para la civilizacion i reduccion de los Indios. Nótese desde luego que de ningun modo puede ser la situacion física de aquel pais, la que pone dificultades a la importante obra de la civilizacion de los Araucanos. Las tierras oc.upadas por ellos, nada tienen de particular que las distinga de las provincias inmediatas ya sea de1 norte de Biobio, ya del Sur de Vaidivia: la misma naturaleza, la misma configuracion del terreno, las mismas montañas selvas i cordilleras, el mismo

10

,


- 66

Océano. 1 aunque la costa no abriga en sus contornos puertos i desembarcaderos tan cómodos como los del Sur idel Norte de Chile, no faltan sin embargo radas i caletas a donde se puede arrimar embarcaciones, i soltar jente a tierra. A mas de esto sabemos que la costa de aquella parte de la Araucania a donde se mantiene todavia en toda su fuerza la independencia de los Indios se extiende solo desde la boca del rio Leubú o bien desde la del rio Paycaví hasta la del rio Tolten, i no tiene mas que cincuenta a sesenta leguas de largo. Tengamospresente que en el desembocadero del mencionadoLeubú existe una ensenada de bastante hondurai abrigo, i en la de Meuhin o de Queule (en un lugar marcado en el mapa deFitzroy con el nombre de Chanchancove) hai u11 ancladero, en que encontré en el mes de Febrero una pequeiía embarcacion de pescadores, refujiados contra un temporal que los habia llevado de la isla Mocha. Falta todavia reconocer con prolijidad la boca delrio Imperial, para ver que partido se pudiera sacar de aquel punto de la costa que es la verdadera llave del territorio Indio. En cuanto a las comunicaciones por tierra, ya hemos dicho que el camino de la costa, el que va en derechura de la plaza de Araoco a Valdivia pasando por Tucapel Viejo i l a Imperial, i el que en la época actual sirve de principal via de comunicacion entre las provincias de Concepcion i Valdivia, tiene solo dos pasos malos, expuestos aque se intercepten en tiempo de guerra. Desmontando en estos pasos la selva i componiendo algo el camino, quedaria establecida la principal viu mz'Zz'tar z' comercial, una de las venas en que desde luego empezaría a batir el primer pulso de la nueva vida de aquellos pueblos. La obra no presenta grandes dificultades, ni creo que exija gastos extraordinarios. Se trataria ántes de todo de cortar aquel tejido de coliguales, i remover los troncos de árboles


-

67

-

caidos desde tiempos inmemoriales, que convierten cada una de las mencionadas montañas en verdaderos fuertes capaces de resistir a cualquiera fuerza armada. Creo que los mismos Indios se prestarian a este servicio viendo las ventajas que pueden resultarles del comercio de animales i de los diversos productos del pais, que por estos caminos se estableceria con ellos o con la provincia de Valdivia. Principia en efecto, como ya tengo dicho, a tomar mucho incremento el comercio que los habitantes del Sur hacen de ganado vacuno de los llanos de Valdivia, haciéndolo pasar en partidas considerables por todo el territorio araucano sin sufrir el menor impedimento de parte de los indíjenas. Antes por lo contrario los indios se acostumbran a ver este tránsito comercial, se aprovechan de los pequeños regalos que los conductores de ganado les hacen, i aun les ayudan en la penosa tarea de arrear los animales por las selvas i parajes pantanosos. Podria pues esto mismo servir de un pretesto mui justo a las autoridades fronterizas para abrir el mencionado camino, i emplear a los indios en la obra. Sé que mediante la persuasion i buenos medios i sin necesidad de recurrir a la fuerza i ala violencia, logró el Comisario en tiempo del verano pasado obligar a losIndios a que compusiesen un camino montañoso, ántes intransitable, que conduce de Tucapel Viejo alos Anjeles. Cuánto mas fácil i acertado seria esteempeño con ellos, si se tratase de favorecerlos con algun salario, por pequeño que fuera, o con nlgunos obsequios i regalos: lo que por otra parte seria conforme con la justicia i el bien de todos. Tambien hemos visto que el inmenso llano que se extiende entre las dos montañas (el ZZano intermedio), presenta campos abiertos, mui propios para un segundo camino militar i comercial, en que ningun obstáculo físico se opone al establecimiento de comunicaciones, En este camino que en derechu-


-

68

-

m va del Nacimietltda San José nada podria estorbar la msrcha i los movimientos:de un ejercito veterano amaestrado en la táctica i disciplina, i a cuyo valor, apoyado en estas condiciones del arte, difícilmente podria hacer frente el arrojo brutal'del Indio, sin mas estratejia que la robustez i pujanza de su brazo Establecidos de una vez i asegurados estos dos caminos principaIes, el uno de la costa i el otro de los llanos, la naturaleza misma se presta al establecimiento dc algunas vias de comunicacion transversales, COMO ya hemos dicho, tratando de los valles del Imperial i de Tolten, llamados a matitener algun dia poblaciones inmensas i a abrigar en su seno hermosas ciudades. De todos modos se puede considerar la sitiiacion físicai je6gráfica del territwio Indio del mediodia de' Chile como mui propia para el plantío i progreso de la civilizacion moderna. No ménosaventajado se hallaaquel pais tanto por su temperamento como por la fertilidad de sus terrenos. Allí no se COnoce ni aquel aire ardiente, cargado de vaporesi miásmas maiéficos, que con tanta fuerza i tenacidad luchan contra el hom$re civilizado en las inmensas selvas i desiertos de Mainas o del Orinoco; ni aparecen aquellas pestesmortíferas que tan amedrentado tienen al extranjero en las temibles costas del Chacó i Panamá; ni se ven aquellos llanos pantanosos, poblados de fieras que se extienden sobre las embocaduras del Misisipí o del Amazonas. Un aire sano i vivificante, renovado por las alternadas brisas del Sur i del Oeste, Ias estaciones mas marcadas que en las rejiones septentrionales de Chile, un suelo feraz i todo cultivable, la mas bellavejetacion selvática libre de toda fiera i de todo aninbal ponzofioso: todo en fin parece llamara ese


-

69 .-

pak la actividad i Ia'vidá del mundo cristiano i la civiliaacioa de la sociedad moderna. Si a esto se agrega la situacion política del mismo territorio comprendido en los límites del territorio Chileno, i que no tiene mas vecinos que la mar por el occidente i por el oriente la cordillera, fácil será convencerse que en jeneral, cuando se trata de averiguar las causas que se han opuesto basta ahora a launion de los Indios con la nacion de que son parte ,integrante, i los obstáculos que tarito retardan la verdadera civilizacion entre ellos, no se deben buscar estas causas i obstáculos ni en el exterior del pais, ni en su naturaleza física. Antes de descender ti la investigacion i senalamiento de estas causas i obstáculos, no será por demas que digamos algunas palabras sobre lo que llamamos verdadera civz'hzacion. E n efecto, en los tiempos en que vivimos pocas palabras hai que se repitan con:mas ffecuencia entre la jente ilustrada que la palabra civilziucion, i pocas €alvez cuyo sentido sea ménos susceptible de interpretaciones mas inciertas i vagas. Si bajo este nombre comprendemos (los que muchos civilieadores entienden) el trato exterior del hombre, su modo de vestirse, las comodidades que sabe proporcionarse, un cierto iuja i el uso de los útiles mas necesarios a la vida doméstica. su habitacion i el modo comorecibe en ella; si enfin, bajo este nombre se entiende la industria del hombre, es decir cierta intelijencia que le sirve paTa mejorar su bienestar físico, su modo de pelear i de negociar con sus vecinos, una cierta perspicacia i casi Malicia en SUS relaciodes con sus semejantes; confieso, que, si esta solo se llarha civiliiacion, los Indios Araucaaos do son s&lvdjer,i talvez son tnas civilizados que una gtan


-

70

-

parte de la plebe Chilena, que muchos de sus civilizadores de l a frontera. En realidad, mirando con ojos despreocupados, libres del orgullo eri que estamos imbuidos desde la mas tierna juventud, verémos que la modesta túnica (chiamal) de l a hija de la Selva Araucana, i su corta maiitilla o ichella componen, no diré un traje tan gracioso i acicalado, pero si tan cómodo i tan decoroso i racional como el de las mujeres de muchos pueblos civilizados. Adornadas las negras trenzas de aquella India con brillante s chaquiras i. rodeados su cuello i brazos de collares i brazaletes a cual mas inocente i sencillo en su hechura; ¿que tiene que repararle el hombre civilizado? No menos modesto i grave es el traje del Indio: su hermoso pelo unido con una faja bordada a manera de diadema, no tiene nada de bárbaro n i salvaje. En sus casas reina el órden, la tranquilidad, la sumision al jefe de la familia, en fin todos aquellos dones que harian l a envidia de muchas familias de los pueblos civilizados. Sus campos bien cultivados i cercados, sus ganados gordos, la abundancia de fruta, de legumbres i de bebidas espirituosas, ofrecen con que asegurar el bienestar de muchos pueblos que se tienen por mui avanzados en usos i costumbres. -1 no son ménos diestros para el comercio, los que entre ellos principian a ocuparse de este negocio: porque al decir de los mismos cristianos que con ellos comercian, no se descuidan aveces estos Indios en jugarles sus buenas chuecas a sus mercantiles maestros. 1 en fin si sus casas, aunque parecen palacios comparadas con miles de ranchos de la parte civilizada de Chile, no tienen todavia la comodidad i el aseo de las casas de nuestras ciudades i haciendas; si en ellas el lugar de las sillas lo ocupan todavía unos banquillos cubiertos con blandos cueros i tejidos; si en sus mesas ningun metal precioso reemplaza todavia los pla-


-

71 -

tos i las cucharas de palo: si, en fin, su industria no ha pasado todavia del liso del arado, sus fábricas del tejido de ponchos i de chiamales, tienen por otra parte con que aventajar a muchos buenos industriales con su lanza i vigoroso brazo, con su desprecio de la muerte i su amor a la libertad i a la independendencia. No pueden ser por consiguiente las ventajas que ofrece ia civilizacion material, las que dan al hombre verdaderamente civilizado el derecho, diré mas, las que le imponen la obligacion de aspirar a la redwcioii de los que él considera como atrasados en su estado social: pues, a decir verdad, no merecerian a mi modo de ver estas ventajas el consumo de un cartucho de pólvora, i mucho ménos el sacrificio de la vida de uno solo de aquellos zelosos filántropos que tanto cariño les profesan a los índijinas: la reduccion sería una mera conquista. Mucho mas nobles i elevadas han sido los miras que han movido a los pueblos, a aquellos que en realidad contribuyeron al progreso de la humanidad en la senda de la verdadera civilizacion i del bienestar moral del bombre; aun cuando una imperiosa mal entendida necesidad, un alucinamiento momentaneo o exaltacion desmesurada les haya hecho apelar a la fuerza. Elevacion del alma i del pensamieuto, convicciones ' fuertes, nacionales, la dignidad del hombre i su felicidad moral en este i en el otro mundo, amor a la libertad i a las verdades eternas, sublimes; en fin, el alto interes por el verdadero destino del hombre, estos han sido siempre los elementos de toda accion grande de las naciones, cuya única fuerza i única fuente de inspiraciones consistian en la fé i las creencias relijiosas. Consideremos pues bajo este punto de vista la obra de reduccion i civilizacion de los indios; con estos sentimientos o-


cupémonos de ella, i examinemos los medios que tiene ensu poder la Nacion Chilena para incorporar en su nacionolidad católico-republicana el mis noble vástago del hombre americano. Permítaseme en esto hablar sin miramiento de las personas ni opiniones mas acreditadas en la época actual: no escribo para lisonjear, quiero decir lo que pienso i lo que creo útil que se diga. Principiemos ántes de todo por confesar que a pesar del verdadero progreso de que con razon se gloría Chile desde la epoca de su independencia, mui poco ha hecho hasta ahora esta República para la obra de l a civilizacion 1reduccion de los indios.Tengamos presente que en lasguerras que por tantos años desolaban sus provincias meridionales, la civilizacion cristiana en lugar de continuar a extender su propaganda entre los indios, no hacia otra cosa mas que buscar entre ellos compañeros de armas para armarios contra sí misma. Peleando en las filas de sus civilizadores, vieron ellos l a civilizacion en su mas horrible i mas despravado delirio: ayudaron a los cristianos a derramar la sangre cristiana. Cebados en esta misma sangre se echaron despues sobre los mismos camaradas que les habian provocado a la lid contra sus hermanos. Quedaron arruinadas las misiones; desoida la autoridad de comisarios i capitanes de indios; huyeron los pocos sacerdotes que habia; los campos fueron devastados: toda la isla de la Laja hasta Antuco i Tucapel Nuevo, todas las posesiones litorales del actual departamento de Lautaro quedaron arruinadas: campeaba libremente en las hermosas viñas de las Canteras, el desenfrenado i cruel Pehuenche. Estas coIimociones tan perjudiciales a la civilizacion de los indíjenas no han podido hacer ménos que echar saices de


- 73

-

odios recíprocos i de rencores. Desencantado de aquella idea de superioridad moral con que se habia acostumbrado a mirar a los cristianos, el bárbaro no entendia ni podia comprenpor el verdadero motivo de la guerra: la consideraba como una buena i mui oportuna ocasion para descargar su pesado brazo sobre los que pretendian serle superiores en ilustracion. Ciego a las cualidades mas nobles i morales de sus instigadores, no tenia ojos i oidos sino para copiar sus vicios i remedar sus extravios. Harta sangre les ha costado despues a los chilenosel trabajo de detener a aquella furibunda jente que a gritos desaforados pedia la coutinuacion de la guerra en lugar de la civilizacion i de l a + a z que se le ofrecia. Largas i molestas campañas, dirijidas por los mas ilustres jefes de la República, apenas bastaron a sosegar la Araucania. Hubieron de organizarselas milicias de la frontera i las guarniciones de veteranos, a fin de mantenerla en respeto; i gracias a este aparato de fiierzas, ha quedado el indio quieto, sufrido, disimulando su pasion a la guerra i sus antiguos rencores. &Deberíapues la Nacion Chilena. permanecer en esta acti tudpasiva con respecto a sus hermanos, i limitarse a ostentaraquel aparato de fuerzas, cuando su mision es tan elevada i sus obligaciones la llaman a emprender otra tarea mas sagrada i civilizadora? Seguro estoi que no hai un solo chileno que digasi! Varias medidas aun ha tomado en esos últimos tiemposel Supremo Gobierno para empezar esta importante obra. Con razon sus primeros pasos se dirijen hácia los indio s fronterizos i sus primeros esfuerzos consisten en restablecer las antiguas misiones en organizar las autoridades competentes i en asegurarla paz i la tranquilidad a la poblacion cristiana que seha11


-

74 Ila en contacto con ellos. Puede la época actual considerarse como l a mas propia i ventajosa para llevar adelante tales empresas. Cada dia es mas sensible para las provincias del sur la falta que les hace la reduccion i la civilizacion de los Araucanos. El Gobierno como los particulares, todos igualmente dirijen su atencion hácia este punto que va a decidir dela suerte del sur de Chile: solamente hai segun parecedisidencia en las opiniones sobre los medios quese han de poner en práctica para lograr el fin, por que por su parte clama la humanidad. Tres son las opiniones, o diré sistemas de opiniones que he oido repetir, hablando sobre este asunto con las personas que tenian conocimiento del pais i de sus h&itantes. Estas opiniones no son puramente modos de pensar o teorias emitidas verbalmente, sino que tambien son el eco de sistemas distintos, cuya aplicacion se ha tratado de poner a prueba en diversas ocasiones. El primer sistema se funda casi exclusivamente en la fuerza, en el terror, en la propaganda por las armas. Es menester confesar que los mas que participan de estaopinion, son los que han peleado contra los Indios, muchos de los antiguos campeones. Esta opinion merece que nos detengamos en examinarla por cuanto es la expresion de los sentimientos de varias personas moderadas, de talento ¡probidad, de militares valientes i buenos patriotas. Los partidarios de este sistema sostienen que el indio por la naturaleza de su caráter, es indomable, enemigo encarnizado de los cristianos, traicionero, feroz, opuesto a todo órden i disciplina ,altanero i atrevido. Pero observamos que estas mismas personas son las que lo han visto i conocido en fa guerra, tratándolo a punta de sable, e injeniando arbitrios para exaltar su


-

75 furor belicoso; i preguntemos a los que lo saben, si el hombre aun civilizado dista mucho de lo que es una fiera, cuando le tocan el tambor i le hacen sonar la trompeta en el campo de batalla, Nada por cierto hai en este mundo de mas noble, mas hermoso, ni mas elevado que elvalor de un soldado, cuando le sirve este valor para sostener una causa santa i meritoria,para hacer triunfar algun principio vital de lahumanidad, para defender la fé i la libertad de los pueblos contra susopresores. La moral de estos mismos principios fundada en el jenio del cristianismo, fué la que enobleció al mismo valor i lo decoró con virtudes caballerescas, que son la jenerosidad, la lealtad, el honor, el desprendimiento. Pero estos principios no los conoce todavía el indio: ciego ala luz divina i a la fraternidad de los pueblos cristianos, i esclavo de sus pasiones impetuosas, para él la guerra es la única lei, el código que le permite hacertodo lo que puede en daño de sus enemigos. Traten pues de introducir primero esta luz entre ellos, procureri con caridad abrirles la vista i el corazon, denles a conocer laverdadera fuerza i el poder de la civilizacion moderna, i verán entónces lo queson el carácter indio i su alma. Este carácter, sise le examina en su estado irormal, es decir, en tiempo de paz, porque el hombre ha sido creado para la paz i no para la guerra, este carácter es afable, honrado, susceptible de las mas nobles virtudes, hospitalario, amigo de la quietud,i del órden, amante de su patria i por consiguiente dela independencia ds sus hogares, circunspecto, serio, enérjico: parece nacido para ser buen ciudadano. Los hombres de este temple no se convencen con las armas: con ellas solo se exterminan o se envilecen. E n ámbos casos la reduccion seria un crimen, cometido a costa de la mas preciosa sangre chilena.


--

76 -

Olra opinion, la que con frecuencia he oido repetir alos hombres de la frontera i aun en nuestraspartes a muchos buenos e ilustrados chilenos, es:-que en realidad la fuerza armada no sirve sino para exasperar al indio, i para causar un atraso mui grande en su civilisacion: que se les debe dejar en paz, sin meterse a imponerlesfiailes que son cosas de v e r d a d e r a intolerancia; que en fin, el mejor modo de reducirlos consistiria en tartar de s u a v i z a r sus costicmbres mediante e l comercio i kapolitica. iMediante el cormercio i lapolítica! dos palabras mui en boga en nuestra época, mui d e l siglo, como suelen decir los que pocos estudian este mismo siglo tan fecundo en acciones i pensamientos grandes. En efecto iquéidea tan seductora es el hacer cesar el ruido de las armas, respetar las creencias (por mas torpes i absurdas que sean), e ilustrar; moralizar, suavizar la jente mediante elcormercio ila polttica! queda solo por saber lo que entienden los partidarios de este sistema por las palabras comercio, política. El comercio con los Araricanos consiste hastaahora en el que hacen algunos buhoneros sueltos, que con una carga de pacotilla se llevan trajinando por el territorio de los indios de una casa a otra, cambiando con ellos el aliil, la chaquira, los pañuelos e infinidad de otras frioleras, por los ponchos, piñones, bueyes i caballos. Mui pocas produciones de su industria tienen todavia los indios que puedan ofrecer en cambio por aquellos ohjetos de pequeño lujo i comodidad con que los tratan de amansar los negociantes.La moneda casi no se conoce todavia entre balache se hace de un modo tan grosero que la ventaja queda siempre por el mas diestro. Tío quisiera preguntar a los que han tratado aquellos tenderos ambulantes ¿si de veras los consideran capaces de civilizar a los Indios,


- 77

-

sobre todo de amaestrarlos eri la moral i la justicia? quisiera preguntar a los que se entregan a ese pequeño comercio &asta qué punto se hallan interesados en la civilizacion de las indíjcnas, cuya credulidad e ignorancia tanta cuenta les hace explotar, sea cual fuere el destino moral del hombre i sil estado so-. cial? Sé que en los últimos tiempos a consecuenia de unos abusos i engaños cometidos por los traficantes que se internaban en el territorio indio, o por causa de unos chismes i falsedades que ellos mismos esparcian entre los Araucanos, la autoridad creyó ser oportuno prohibirles la entrada en dicho territorio, pensando que con esta prohibicion se hallarian obligadoslos indios a irlos a buscar a las ciudades fronterizaspara el cambalache de sus productos. IIlucho se ha censurado aquella medida, sin que hubiese quien negase la existencia del mal que aquellos misioneros financistas dejaban en el ánimo de los índijenas con su propaganda mercantil. Mas sutil i suceptible de diversas intepretaciones es la plabra polz'tz'ca, tomada en el sentido relativo a la obra de Ia reduccion de los indios. Esta palabra, si se hace u n estudio particular de loshombres que la usan, viene muchas veces a tener el mismo significado que lo que en el lenguaje del mundo llaman d+10?nacía, i lo que a vecesen el idioma vulgar, sencillo, claro, no quiere decir olra cosa sino e n g a ñ o legal o piZleria.Insiniiarse en el ánimo del indio fomentado en él el amor al lujo i a lascomodidádes que lo afeminen, lisonjeir su amor propio excitándole a que entre en competencia con sus hermanos, sembrar discordia entre ellos mismos, i echar si se puede a unos w b r e otros para que se destruyan mutuamente o que vayan


- 78 siquiera a solicitar proteccion a sus vecinos; quitarles sus tierras por una nada,una friolera, i bajo el pretesto de compras o arriendos, irlos arrinconando blanda i suavemente, sin asegurarles ventaja alguna proporcionada a las nuevas adquisiciones de los unos i perdida de terrenos de los otros;en fin, ir ganando el espacio i manteniendo cuidadosamente la ignorancia i la supersticion, procurando sobre todo adormecer la antigua enerjia i el valor pasado:- he aquí lo que muchas veces llaman politicu, i lo que se aconseja poner en práctica, lo que desgraciadamente se practica de cuando en cuando por los pretendidos civilizadores. Es escusado que me extienda en probar que este modode proceder, esta especie de politiea no es compatible con el carácter franco i jeneroso de una nacion como Chile e indigno de un cristiano. Toda accion inmural en si misma es perjudicial a la humanidad, por mas que sus resultados inmediatos prometan algun bien momantáneo i facticio: el castigo llega tarde a veces, pero nuncaralta. Terrible es la tentacion a que se expone un hombre poderoso i diestro, cuando se le presenta la ocasion de sacar ventaja de la inferioridad moral o física de su vecino, i nunca le falta la razon capciosa i engañadora que allí está siempre para paliar i disculpar cualquiera injusticia con las pérfidas palabras de necesidud i conveniencia. Pero las naciones tienen su conciencia como los individuos, i no se calman los remordimientos con palabras. Me abstendré por consiguiente del trabajo de analizar o diSecar aquel sistema de civilizacion: sistema ménos racional i eficaz i no ménos inmoral que el primero. L a tercera opinion o el tercer sistema que prevalece entre Ia jente llamada apensar i a ocuparse deeste asunto, es un sistema de reduccion, fundado en la educaczoic rel?jlosa


-- 79 e intelectual de los indíjenas. Esie'es el

.

sistema, que, segun entiendo, ha adoptado el Supremo Gobierno de la Republica, i único que merece un exámen serio i detenido en cuanto a los medios. En virtud de este sistema, lo que se propone es conservar ei vigor i el temple del antiguo carácter araucano, realzando su dignidad moral e intelectual mediante el cristianismo. E n realidad sin este medio ¿qué vinciilo firme i durable puede unir la jente indíjena con los chilenos?qué modo de entenderse con ella? ¿i de qué otro modo se dejaria ella, tan ciega i altanera, arrastrar tras del orgulloso carro d e lacivilizacion?-¿Puede haber 'acaso paz, fraternidad, fusion de intereses i nacionalidades entre pueblos que no adoran al mismo Dios? La respuesta es clara i conocida; i no ha sido porque desconfie yo del buen sentido i del sentimiento nacional de Chile, que l a he provocado, sino para indicar un punto de partida para el exámen del asunto que nos ocupa. El objeto principal que s e propone en la recluccion de los Indios, no debe ser el de crear desde luego entre ellos buenos comerciantes, artesanos i fabricantes; tampoco el de hacerles: olvidar el manejo de armas, de acobardarlos o afeminarlos con el lujo i la molicie; en fin, el de empobrecerlos para que sea11 siimisos. El objeto no puede ser otro que el de reformar aquellas ideas, costumbres e inclinaciones de la poblacion india, que mas se oponen a su verdadera civilizacion. 1ahora si n o buscamos los principales medios para esto en fa fé i la luz divina ¿de qué modo conseguiremos que el indio libre i voluntariamente se desprenda de su vida de serrallo, de sus juntas i borracheras, d e sus brujos i adivinos?-¿coi1 qué motivo renunciaria él a sus leyes de venganza i a su natural derecho


-

$0

-

de dañar a su enemigo sin reparar en medios ni arbitrios? 1 con qué argumentos, promesas o raciocinios se le haria emdncipar a sus mujeres, hijos i esclavos?-¡ mientras existan estas leyes i costumbres ¿podrá un indio llamarse Chileno? N o nos engañemos con falsas apariencias: un hombre salvaje es mas consecuente con sus falsos principios, o coii su falta de principios i con lo que Ic acomoda mas, que un hombre civilizado, cuando a este último faltan la fé ,i los principios qiieen ella se fundan. Aquel no hace nada por imitacion, por conveniencia o no sC: por qué miseria del siglo: mata a lo que odia, da gusto a sus apetitos, goza de lo que le agrada; capaz mil veces de morir por sus antojos i convicciones, qne en él ni sealteran ni se debilitan por algun sofisma o artificio de palabras, Es pues necesario obrar en lo mas profundo- de su corazon,. penetrar eniw secretos recóriditosde su alma, ablandar su natural dureza i hacerie participar de la verdadera luz. Mai obligacion de parte del hombre civilizado de presentar al indioa csta misma civilizacion por su lado mas lisonjero, mas noble, mas humano, procurando, en cuanto sea posible, apartar de su vista lo inmoral de las miserias que forman su triste séquito. Se vé que todo esto puede conseguirse, eri primerlugar, mediante una propaganda de misiones, desempeñadas porun clero enérjico, virtuoso, instruido en el idioma de los indíjenas, paciente i trabajador; en segundo lugar, mediante una estricta justicia i buenos ejemplos de parte de las autoridades i de los hombres que se pongan en contacto inmediato con los indios. En realidad, principiando por estas íiltimas consideraciones, figurémonos a un indio cargado con todo los vicios que se le atribuyen, boracho, ladron, traicionero,”pilío,desconfiado, cruel, material en sus goces e inclinaciones; i désele pos Capitan de Indios, por ajente de autoridad i de policía, por


- 81 maestro, por comerciante, en fin, por vecino a un Cristiano que sea tambien adicto al licor, carnal en sus apetitos, no mui meyente en su propia relijion, i que no piense en otra cosa m8s que en sacac utilidad del mismo indio, engañándole, quitándole sus terrenos, sus bueyes, sus caballos, pronto a tomar venganza con inaudita crueldad, por la menor seña de lo que él llama traicion en un indio, pregunto si en tal caso podrán avanzar la reduccion i civiiizacion del indíjena. Los dos beberán juntos, se embriagarán con un mismo licor, quizá robarán en compañia, peI:arán, i al cabo de algun tiempo en vez de ser el indio el convertido por el cristiano, saldremos con que en realidad el cristiano será el que se habrá pasado a la condicion d e l indio. . Hai algo mas que decir en esto. Un cristiano se entrega al juego, a la embriaguez, a la corrupcion a pesar de los goces mas nobles i elevados que le proporcionan su relijion i el estado de civilizacion en que vive: un indio va a buscar sus juntas, sus juegos, sus maZones, trata de aumentar su serrallo en virtud de los principios i delasleyes que sus antepasadosile transmitieron; i en virtud de esta misma conviccion que no hai otrosmejorcs goces eneste ni en el otro mundo,ni tampoco conoce mejor modo de honrar la memoria desus padreso deladquirir buena fama entre los suyos que cl imitar el ejemplo que estosledejaron. Un cristiano roba un caballo apesar de los principios imsndamientos de su relijion: por consiguiente lo hace movido por un sentimiento de:depravacion que en su propio conceptos rebaja su condicion moral; un indio cometerá esta misma accion en virtud del derecho que cree tener para apoderarse de un caballo ajeno en reemplazo del que le habian robado.-1 con todo esto, venseen tiempo de paz mas desarreglos, borracheras, robos i pillerias de toda c l a k en las fronteras del territorio indio que en su interior. 12


- 82

-

Con frecuencia oirá el viajero que visite Concepcíon i los pueblos fronterizos d e Arauco que bai entre los cristianos de la froiitera hombres mil veces peores que los indios, i que inspiramas confianza la palabra de este que la escritura de un cristiano". No me atrevo a adherirme a esta opinion, que por su exajeraciou misma lleva el carácter de las pasiones i del descontento de los que la emiten. No hago otra cosa mas que señalarla con el objeto de indicar que el mal de que hablo, no debe ser enteramente infundado, i ha de llamar la vijilancia de las autoridades. L o s vicios se pegan al hombre con mas prontitud i eficacia que la peste i las enfermedades contajiosas. L a enmiendade sus desarreglos, solo puede lograrla envista de la frugalidad i moderacion de otro semejante suyo, que sea d e mayor fuerza de ánimo i de alma mas elevada: no se cura un ciudadano malo de su propension a la traicion, a las venganzas, i a la rebelion contra todo órden, sino mediante la lealtad, l a jeneros?: dad i la sumision a las leyes de los que se hallan en contacto con él. 1 tal es el destino de toda lucha entre los vicios i las medias virtudes, que muchas veces no triunfando estas últimas, son los primeros los que se apoderan de los dos partidos Belijerarites, para siimirlos sin distincion de vencedores i de vencidos en un mismo precipicio de perdicion. Resulta de lo expuesto que las principales medidas que se han de recomendaral Supremo Gobierno deben ser: - i. O la de organizar de1,mejor modo posible la pohlacion cristiana limitrofe, proveyéndola de buenos curas, escuelas i gobernantes; 2." la de buscar entre ella o en otras partes de la República, hombres honrados, sobrios, desinteresados i valientes, para proponerlos al mando de las cupitanius de Endios, dotándolos con buenos sueldos i buenas instrucciones. Con esto se '(


--83 principiariauna campaña larga, justa i pacifica, en la cual, miéntras los misioneros i los escojidos capitanes de indios con sus respectivos jefes formasen la vanguardia i cl único cuerpo militante, organizadas eiitre la poblacion fronteriza las milicias, sirvieran para tener en respeto a los reducidos ¡a los que quedasen por seducir. Habria aquí mucho que decir sobre el asunto de los curas i en particular sobre la escasez de iglesias i buenos sacerdotes en la frontera de los indios. Pero sé que este asunto ha llamado la ntenciori particular de las autoridades, i que se han tomado varías medidas dc importancia sobre esto, se han exijido exámenes de los curas, i se han hecho indagaciones sobre su conducta i celo. Nótese que en toda la poblacioiicristiana litoral que se extiende desde Can Pedro sobre el Bíobio hasta Tucapel Viejo, es decir en una extension de treinta i cinco leguas no ha habido hasta ahora mas que u n cura i un misionero en la plaza de Arauco i un cura en Colcura. Con unamision recien establecida en Tucapel i iin curato que quedaria por'establecerse en la boca del rio Leuhú, avanzaria mucho la civilizacion moral de aquella parfe. En toda IaIslade la Laja, enaqirellos llanos comprendidos entre el rio de la Laja i el Biobio,agregando a esto,sitiiadas en frente de dichos llanos las cordilleras dc Antuco i de Sarita Bárbara liilsta la frontera'dc los Pehrienclies, no ha habido, sino me equivoco, mas que u n sacerdote en los Anjeles, uno en Nacimiento i otro en el pequeño pueblo de Antuco a la cntradadelascordilleras de esto nombre.%-a hemos dicho de queimportancia es para IaRepública esteúltimo punto, i d e esto se puede inferir cuanto empeño han de tomar el Gobierno i la autoridad eclesiástica de aquella provincia, en proveer el indicado pueblo con sacerdotes de alta virtud i relijioso celo, i sobre todo, cuanto a este respecto debc estimularse la atencion de las autoridades de la


- 84

-

villade los Anjeles, destinada tal vez a ser la capital de una de las mas hermosas proviricias de bChile. E n u n estado mas aventajado se halla lapoblacion de l a frontera meridional del mismo territorio indio, la que pertenece a la provincia de Valdivia. Establecidas desde muchos años en esta provincia las misiones, han suplido en parte la falta de loscuratos. Una poblacion india que no baja de cuatro a cinco mil almas, reducida icasi toda ganada al cristianismo se ve allí repartidai mezclada con la jente blanca, sometida a las mismas leyes, i con poca diferencia, al mismo comun réjimen administrativo. Ocho misioneros establecidos en las diversas partes deesta provincia, con ia dotacion de trescientos cuarenta i ocho pesos cada uno, i ocho escuelas agregadas a estas misiones con preceptores pagados por el Gobierno, forman por ahorauri cuadro bastante alhagüeño para el porvenir de los indios de Valdivia; atendiendo sobre todo a lo que en este ramo con tan justos motivos se espera de la cooperacion i del conocido celo del Ilustre Prelado que ocupa actualmente la silla del obispado de Chiloé. Solamenteseria de desear que desde luego las misiones se reconcentrasen mas al norte hácia la frontera de los indios de Villarica, a donde por ahora no hai mas que un misionero en el pueblo limítrofe de San José; i que haya la mejor armonía posible entre los misioneros i los curas, no debiendo reinar entre ellos otra competencia mas que la de aventajarse unos a otros en el celo con que todos indistintamente han de cooperar al mismo fin i objeto. En cuanto alasmisiones i los misioneros, poco hai que agregar a lo que desde los tiempos de la conquista ha enseñado la experiencia. Con justicia se ha distinguido siempre a los curas i al clero destinado a ayudarlos en el desempeño de sus curatos, de los verdaderos misioneros ocupados exclusivamente en


-

88

-

la propaganda de la fé entre los jentiles. Aquellos velan especialmente en la moral i relijion de lo que en la frontera llaman comunmentejente españoda, i de cuyas relaciones con los Iridios penden en gran parte, segun mi modo de ver, la moral i la civilizacion de estos últimos; miéntras que los misioneros tienen que hacer un estudio particular del carácter i del idioma indio, requieren para su vida una regla mas estricta, se hallan bajo distintas leyes i distintas autoridades, i con razon debenestar unidos bajo la direcciori de un solo jefe o prefecto de misiones. Dos cole,jios de misioneros o colejios de propaganda establecidos, uno en Chillan otro en Castro, proporcionarán sin duda sujetos intelijentes para aumentar el número de misiones que t1o pasa por ahora de doce. Cuatro de estas se hallan como ya he dicho en la frontera septentrional (en Tucapei Viejo, en Arauco, Santa Juana i Nacimiento), i ocho en la provincia de Valdivia, habiendo solamente una de estas últimas, la de San José en la frontera meridional de los indios ncj reducidos. En ninguna de estas misiones hai mas d e un sacerdote iseria de desear que a lo ménos en las mas avanzadas hubiese en cada una dos. Con el mayor placer he visto en una de las misiones de Valdivia un pequeña escuela compuesta d e unos quince indios de edad de diez a doce años, i a cuya rnanutencion contribuye mucho el sueldo de cuarenta pesos anuales que el Gobierno paga a cada cacique, que mande a cualquiera escuela doce alumnos de su reduccion. Es tambien de advertir que a todos los niños en las escuelas tienen obligecion de mantener de valde los misioneros, a cuya mantencion contribuye tambien el Estado. No cabe duda en que todas estas i muchas otras disposiciones que ya se han puesto en práctica, harian acelerar mu-


-

86

-

cho la obra de la civilizacion moral i relijiosa de los indios, sí, en primer lugar, los misioneros actuales se adiestrasen mejor en el idioma araucano, imitando en esto el ejemplo de los antiguos misioneros españoles, i en segundo lugar si se pudiese traer de Europa algunos misionerosde aquellos colejios de propaganda de Leon i de P a r i s p e todos los años suministran tantos sabios i valientes varones a las misiones de Cochinchinn, de las Indias Orientales, de las Islas del Pacifico, etc. Partiendo entónces de l a linea de las misiones actuales establecidas por el lado del Norte en Tucapel, Arauco iNacimiento, se principiaria por extender esta línea hasta la cordillerii colocando una mision en Santa Bárbara, en donde, désde tiempos mui antiguos ha habido un misionero. Afirmando en seguida ci puiito mas importante i mas avanzadofque es el de Tucapel, se levantariari consecutivamente misiones en Angol, eri Piiren i en algun punto entre los Indios subandinos (p. ej. entre lo.; Quecliereguas) para ponerse en una misma latitud con la misi011 de Tucapcl. Eritónces habria tiempo para pensar :en estender estas misiones a l a desgraciada Imperial, que es el corazon de la nacion India, el lugar adonde las misiones del Norte d a r h la mano a las del Sur, que simultáneamente hubiescir avanzado ocupando los importantes puntos de 'C'illarica, Maquegüa, Boroa i Cliolchol. ['dsemos ahora a la parte giiberiiativa i al réjimen interior. ( p e convendria establccer en aquella parte del territorio, 011 que habrá de colocarse el teatro de la indicada campafia. Siendo las relaciones entre los indios que estan al reduciys e i los cristianos mui distintas de las que existen entre los ciudadanos d e una nacion civilizada, es justo que tambien el gobierno interior, la administracion i las leyes a que se sometan dichos indios, sean por ahora de distinto órden de lo que


-- 87 -

,

4e pone en práctica en las demas parles de Chile. Este órden ,le cosas seria interino, aplicable a las circunstancias i necesidades dcl tiempo. Atendiendo a que para toda accion enérjica, pronta i eficaz, lo quc se requiere mas es la unidad del poder i la sencillez de los n i d o s , conviene que toda la obra de la rcduccio’n de los Indios, como tambien todo el pais comprendido entre los rios Biobio i Cruces, compuesto de las n i m a s reducciollcs de Indios, i aun los pueblos de la frontera, se pongan bajo el mando de u11 solo jefe militar ¡ civil, que sea al misnio tiempo comandante de las milicias dc l a frontera, jefe de las p a r Iiicioiies i comisario jeneral de Indios. Este jefe que a mas de tener conocimiento dcl pais i de poseerotras cualidades que exije u n puesto tan elevado e importante, deberia ser un verdadero creyente, celoso por la civilizacion moral i relijiosa de los indijenas, deberia tratar de entenderse directamente con el jefe de las misiones, i mantener con 61 en la mejor armonia las relaciones mas estrechas. Este jefe gobrrnaria en las i.educcLones mediante lus misioneros i los capitanes dc Indios. E n cada reduccion o en cada dos o tres reducciories debe haber un misionero i un Capitan de Indios: dos autoridades que hallándose de acuerdo una con otra, servirian al mismo tiempo de jueces del lugar. Solo en caso de haber entre ellos diverjencia de opiniones (sc entiende C A materias de pleitos i disensiones entre los Indios), ocurririan al jefe civil i militar para remediar el mal lo maspronto posible. Fácil es presiimir que estando eri todo caso el mencionado jefc al cabo de la conducta piiblica i privada tanto del Capitan de indios,’como del misionero, guardaria la mas estricta imparcialidad con ellos.


-

88

-

Insisto mucho sobre la necesidad i la suma importancia que hai en que la autoridad civil trate de guardar siempre la mejor armonia.con 10s misioneros, i 10s auxilie, cooperando en cuantosea posible, a la obra de la propaganda con una fé i conviccion sincera ino por cálculo O consideraciones de politica. Por culpa de la desarmonía que las mas veces proviene segun entiendo de la falta de caridad i de mencionada f6, años euteros de trabajo se pierden con una sola medida desacertada, sea cual fuere su oríjen -Citaré un hecho que tengo de uno de 10s mas celososmisioneros del Sur. , Hace algunos años que por haberse prolongado el mal tiempo por elespacio de Feinte dias en la estacion delas cosechas, 10s indios de una reduccion por grandes temores se vieron sobrecojidos, recelando que se les echasen a perder susmieses. Vi&dolos aflijidos el misionero, los reune i háceles rogativas; pero no cesaba de llover, como para probar la paciencia i la fe de los hombres. Júntasen entónces los principales de dicha reduccion, i van a pedir a SU misionero que les permita hacer una junta a la manera antigua con borracheras i mil prácticas supersticiosas en honor de Pillan, de quien esperaban mas que del Dios de los cristianos. ¿Qué tristeza i angustia causaría en el corazon del buen misionero semejante solicitud de sus feiigreses? Horrorizado con tdl pensamiento, les rcconviene, les tranquiliza, les hace ver l a enormidad del crimen a que los arrastra la ignoracia, i les manda asistir a sus rogativas. Pero Hobia, i los indios con la vista vuelta hácia sus campos anegados, fluctuaban entre la fé en el Dios verdadero i la esperanza en sus antiguos Dioses. Movidos en esto por el ente malo de sus antepasados, acuden a la autoridad civil, se humillan, ostentan su docilidad, sumision, cordura; alegan que una junta, una ceremonia tan inocente no puede hacer per-


-

-

'

89

-

juicio ni a l Gobierno ni al padre (misionero); que solo por tina vez piden el favor de que se les permita renovar la cereinoniadc sus padres, para aplacar el enojo de! antiguo Dios a quien habian servido ántes. Conmovido con tantg sencillez d e los pobres Indios el jefe, admitiendo que no podria causar males de mucha trascendencia cosa tan inocente, i ántes bien podria asegurar la fidelidad de aquella jente, les da permiso d e hacer Iajzcnta sin decir nada a! misionero. Corren los alborotados Indios a sus casas, convocan al instante una numerosa junta, hacen sus sacrificios, se embriagan, i con sus profanos gritos i alaridos que hacen estremecer las selvas i espantarse la tempestad misma,invocan a sus falsas divinidades i al demonio. El hecho es que despues de una lluvia de mas de treinta dias se aclaro el cielo; i cuando encantado con la hermosura del dia salió el misionero para dar gracias al Dios Infinito por su misericordia, se encontr6 con los In di os, que en voz firme i altanera triunfaban de haber conseguido con su Pillan lo que no habian'podido conseguir con el Dios delos cristianos.Harto trabajo despuescosto al padre sosegar a los Indios, nunca desde entónces pudo quitarles l a impresion que este acontecimiento ha causado en sus ánimos. &fuiamenudo pueden reproducirseejemplos de esta naturaleza. Los indios en jeneral son hábiles i diestros para entender las relaciones que ligan a su misionero con su capitan de indios i el comisario. No cabe duda en que uno de los principales deberes del misionero debe scr el de inspirar a l indio un verdadero respeto i sumision 3 las autoridades civiles; pero tambien debe ser de obligacion para estas úitimai tratar de rodear al misionero d e muchas consideraciones, las que léjos de perjudicar a la dignidad d e estas autoridades, les dan mayor realce a los ojos del indíjena. Es menester distinguir entre los indios a los que permane13


- 90

-

cen en el estado de una independencia completa, de los que ya se hallan medio-reducidos o acostumbrados a someterse de cuando en cuando a las disposiciones de los capitanes de indios, del misionero o del comisario. Ahora existe i desde mucho tiempo h a existido entre estos últimos indios la costumbre, que en caso de alguna desavenencia entre ellos, de algun robo o de alguna muerte, pelea o disputa, van primero a sus respectivos caciques, los que fallan i les imponen la obligacion de conformarse con la sentencia. De estas sentencias, cuando no quieren conformarse con ellas, apelan los indios al misionero o a los capitanes, i despues todavia les queda el recurso de acudir al comisario. Esta costumbre admitida en las mas reducciones de la frontera, indicaria a mi modo de ver el mejor sistema para un arreglo interino de la jurisdiccion en todo el territorio Indio sin necesidad de recurir a la autoridad de los Subdelegados i jueces ordinarios. E l misionero i el Capitan de indios podrian ser los únicos jueces enla sociedad naciente de aquel pueblo, i sus fallos en materias civiles i criminales deberian ser revisados solo por el Jefe civil i militar de aquel territorio, evitando, cuanto sea posible, las tramitaciones i demoras que puedanperjudicar a los Iitigantes i dar motivo i pábulo al engaño. Los pleitos i las contiendas entre aquella gente sencilla i eii realidad poco avanzada en la civilizacion, son corno SUS cnfermedades i males físicos: no presentan aquella complicacion refinada en malicia i pasiones que hace multiplicar al infinito las leyes de una nacion culta. L a s mas causas i diferencias que entre ellos se suscitan, deben tenersu código de leyes i sus procedimientos en el buen sentido i el buen corazon de SUS misioneros i capitanes.

-


-

91

-

Estas consideraciones me han sido sujeridas por el estado d e los indios de Valdivia, los que halljndose ya reducidos i en l a mayor parte bautizados, pero todavia surnerjidos en la ignorancia i en los vicios, se hallan sujetos a la jurisdiccion ordinaria de los Subdelegados, que muchas veces no omiten ccasion alguna para sembrar entre ellos jermenes de discordia, haciéndose despues pagar por los escritos i documentos que los indios no saben leer ni entienden. E n realidad iquégarantia puede ofrecer a un indio cualquier procedimiento judicial que tanta latitud da a la malicia i astucia de los jueces, cuando estos se hallan surnerjidos en los mismos vicios que el indíjina i protejidos por la misma complicacion d e leyes i procedimientos?-A esta causa he oido atribuir l a pobreza de dichos indios de Valdivia i su abatimiento; cuyo estado lamentable rnui mala impresion produce en el ánimo de los inde, pendientes del otro lado de Tolten, recelosos de la justicia de las leyes i de los jueces de sus vecinos. E n jeneral, el estudio de la condicionen que se encuentran actualmante los indios de Vddivia, i la indagacion de las causas de sus males i d e sus sufrimientos, pueden suministrar al Gobierno mui importantes datos para el arreglo de la conducta que de aquí en adelante se deberá observar para con los indios araucanos. Una instruccion clara i sencilla, relativa a Ia adminictracion de la justicia para los casos mas comunes entre los indios, í u?,p’i%glo del órden judicial que sedeberia observar entre el misionero, el Capitan de indios i el jefe supremo, bastaria por ahora para allanar a este respecto la dificultades e inconvenier:tes de que nunca han cesado de quejarse tanto los indijenas co.. mo lasautoridades. Pasemos ahora al otro asunto nomenos importante q w el


-

92

-

anterior, cuales el modo de adquiriri poblar los terrenos pertenecientes a los indios. Nadie ignora que uno de los modos mas eficaces para avanzar la civilizacion entre los indios, consiste en ir adquiriendo terrenos incultos que sin destino alguno para ellos, al paso que no les ofrecen la mas pequeña utiiidad, podrian quedar siglos enteros en sus manos sin que llenasen para con la bumanidad el objeto a q u e han sido destinados por la providericia; &quécosa hai por otra parte mas racional que el tratar de poblar los terrenos desiertos que por su fertilidad i situacion prometen grandes ventajas? -Pero, no olvidemos que estos terrenos tienen propietarios, hijos de los duefiosque los poseian desde tiempos inmemoriables, i que por lo mismo estos terrenos hdn d e ponerse bajo la garantía de las leyes llamadas a plantear la civilizacion en aquel suelo. De allf me parece viene l a necesidadde someter las compras d e los indicados terrenos a unarreglo fijo, el mas justoposible, i sentar todo trato con los indijenas en el pié de una igualdad racional. Dos cosas en esteasunto han de llamar particularmente la atencion de las autoridades: el precio i los límites. El precio deberia resultar de un convenio libre entre los propietarios i los compradores; i ninguna compra habria de hacerse sin participacion de las autoridades; tratando si fuese posible, de que se verificase la tasacion del terreno a tunto por cada euudrn i n o de un modo vago e incierto, como ha sucedido 1iasta:ahora. Cerrado el trato, se han d e fijar los límites del terreno vendido por un hombre intelijente, un agrimensor, delegado para este efecto por el mismo jefe o comandante. Convendria que el Gobierno mismo interviniese en estas compras d e tal modo que él de su cueiita, fuese comprador de los terrenos, i los vendiese al contado o 10s repartiese segun cre-


- 93

~

jere mas conveniente, comalohace, si no me equivoco, el Gobierno de los Estados Unidos en la compra de los terrenos abandonados por los indios. Tengo solamente que agregar algunas observaciones a este asunto. . E n primer lugar:--siendo del mayor interes para Chile que todos los terrenos de que pudieran desprenderse por ahora los indios, se poblasen lo mas pronto posible,con jente cristiana, trabajadora, capaz de defender las fronteras contra cualquier alzamiento de aquellos, seria a mi modo de ver cosa mui perjudicial para la República que se formasen desde luego en las fronteras del territorio indioi en medio de las nuevas reducciones, haciendas de mucha extensiori, pertenecientes a un solo. o aunos pocos indi\icluos. Todo el esfuerzo del Gobierno, en vez de protejerla aglomeracion de estos terrenos, debe dirijirse a que se formen propiedades numerosas, pequeñas, habitadas cada una por su dueño que la cuide, cultive, i saque de clla’toda la ventaja de que sea susceptible. En efecto. veamos que cosa son las haciendas que ya se forman en algunas partes de l a frontera i que con el tiempo irán tornando probablemente un incremento desmesurado si no se toman Antes precauciones para remediar el mal en su principio. Estas haciendas no son otra cosa mas que unos grandes potreros regados por la naturaleza, destinados para :>d‘” la crianza de losanimales. Unos tres o cuatros vaqueros, abrigados en otras tantas miserables chozas estan al:í para cuidar quinientas o mil vacas, únicos habitantes de un hermoso desierto, de donde huirá el pobre trabajador,ya por no ponerse bajo la dependencia del rico hacendado, ya por que no se le permite tampoco establecerse adentro, por causa de que no haria cuenta al propietario tener inquilinos en aquel lugar adonde el trabajo cuesta mas que el terreno. ¿Cuál seria por consi4


9s guiente el resultado que con el tiempo producirian dichas haciendas, colocadas unas al lado de otras? La única ventaja que sacaria de ellas el Estado, sería, que por fuerza tendria que mantener guarniciones en ellas, para defender a unos pocos ricos que habrian descubierto el modo de apropiarse un terreno feraz i cultivable para poblarlo con animales. E s por consiguiente justo i necesario que el Estado fije el maxzinum del terreno que un individuo o una familia pueda poseer en la frontera i en la parte del territorio indio que se vaya poblando. Sé que estas disposiciones, por mas que se vele en su observacion, no estarán exentas de fraude, i que seric difícil impedir que en casos extraordinarios se eluda la lei. Sin embargo una prohibicion de comprar i poseer terrenos de mayor extension que los que indicare la le¡, ejerceria indudablemente una saludable influencia en aquel pais, serviria para refrenar la codicia i e1 interes personal de los empresarios. E n segundo lugar: -debiendo encontrar los primeros pobladores de aquel tcrritorio ménos seguridad i sosiego i mas trabajo que en cualquiera otra parte de la República, i debiendo resultar al Estado inmensas ventajas de la mezcla de las poblaciones cristianas con las iridíjenas, es igualmente justo que se exima a aquellas por un tiempo indefinido o por un cierto número de años de toda clase de imposiciones i diezmos, como se hallan liasta ahora eximidos i libres de todo gravámen los indios reducidos de la provincia de Valdivia. La única obligacion que se les impondria, seria la de formar cuerpos de milicia destinados a mantener la paz i seguridad del pis. E n tercer lugar:-.por un sistema, o una costumbreque observaban los indios que vendian o arrendaban sus terrenos a los cristianos casi toda la poblacion indíjena se retiraba adentro

-

1*


- 95 .amedida que ~ O Scristianos se iban estableciendo en el territorio cedido. Con este motivo la adquisicion delos terrenos se hacia cada dia mas difícil, i la poblacion de la frontera de ménos ináujo en la civilizacion del interior del pais. Creo pues que seria mui ventajoso para Chile, si mediante el influjo de las autoridades i de los hombres relacionados con los indios se pudiese comprar terrenos en medio de las propiedades de los indios sin que estos se moviesen de sus antiguas posesiones quc habitan actualmente. Por ú1timo:-me parece que l a mayor parte de las indicadas medidas se podrian verificar con muchas otras ventajas inherentes a ese negocio, si el Gobierno, consultando la economia, la justicia i l a seguridad del pais, pudiese realizar un pensamiento que en varias ocasiones he oido insinuar a los chilenos. ablo dela oportunidad que podria tener el Estado para premiar los servicios i la buena comportacinn de los militares que han servido un cierto número de años en el ejército de la ]República, con los terrenos comprados B los Araucanos. No quieS tomaro confundiresta. idea con la de las C Q ? Q ~ Z ' ~ militares, das en el sentido que seles daenlas partes orientales de Europa, en donde se hallan puestas en prácticadesde mas de treinta años. Esta institucion siendo incompatible con el réjimen redyublicano de Chile,seria expuesta a incalculables males i abusos. * No hablo delproywto decolonizar a los militares en batallones i compañías:no hablo de ninguna clase de colonias.lo que qiiieFQ proponer, es que, atendiendo a l a buena comportacion, i;i honradez i lealtad de los mejores soldados veteranos, se escoi2 entreelloslos mas aparentes para dar a cada uno, en premio ffp cierto número de aiaos de serukxb, una propiedad de tantas cuadra3 de terreno, con herramientas i las cosas masnecesarias para el establecimiento de un agricultor. Nadie puede negar qiie


-

96 la vida del soldado es la que acostumbra mas al hombre al órden, ala disciplina i al respeto debido a lasautoridades. E n ningun destino tampoco se hacen conocer mejor el carácter i las cualidades personalesdel hombre que en este. Fácil por consiguiente será escojertodoslos años un cierto número de militares honrrados, en cuya probidad pueda confiar el Estado, i que sean dignos del favor de que hablo. Entre ellos podrán encontrarse algunos hombres aparentes para capitanes de indios; los demas formarian un cuadro de milicias en cuyo valor descaiisaria la seguridad i tranquilidad del pais. E n cuantoalacolonizacion propiamente dicha, i "sobre todo a la que se quiere efectuar con la jente extranjera, creo que esta medida de ningun modo podria ser aplicable al tcrritorio araucano, i todavia ménos a aquella parte d e dicho territorio que se extiende en Isembocadura del rio Imperial hasta la arruinada ciudad del mismo nombre. Esta parte, por mas fértil i hermosa que sea, se halla, como he dicho, pegada a una playa sin puerto, guardada al sur i al norte por dos rriontafias de difícil acceso i cubierta por el lado del este conla poblacion india de los llanos. Esta sin duda ha sido la causa por que aquellos indios Imperialistas, aunque de jenio quieto i afable i todos tigricultores, nunca han querido admitir en su seno misioneros ni capitanes de indios, i en jeneral son mui desconfiados, suspicaces i zelosos de su independencia. Ellos quedarán en paz i tranquilos, miéntras se respete su tranquilidad; pero, tan pronto cumo vieran a los extranjeros establecerse en su territorio empeaarian las hostilidades, las que serian probablemente auxiliadas p3r todas las indiadas de Boroa, Cholchol, PuPen, etc.lCfe parece que ántes que llegue el caso de pensar en el TPScate de la antigua Imperial, seria menester tener medio-reducidos los llanos de Angol i de Puren, i asegurado el pais por el


-

97

-

lado de Tucapel i de Tirua. A mas de esto, los terrenos que se extienden por las dos orillas del rio Imperial hasta la ciudad arruinada, los tienen sus dueños por :ahora mejorpoblados que las nueve décimas partes de la provincia de Valdivia. Para colonizar estos terrenos seria tal vez preciso destruir la mitad de aquella poblacion india que los cultiva actualmente i hacer perecer en los combates tantos Americanos cuantos colonos vinieran de Europa;-i esto en caso que vinieran: porque habria, a mi modo de ver, una imposibilidad de traer a esta parte agricultores, no pudiendo ocultarles, quelosprimerm que allí kiniesen tendrian que forjar desus arados i azadones lanzas i machetes para pelear, i empapar el suelo con la sangre de sus vecinos ántes de empezar a regarlo con el sudor de su trabajo. No entiendo tampoco que necesidad habria por ahora de obstinarse en querer colonizar las tierras que no pertenecen al Estado, sino a una jente trabajadora, honrada, valiente, miéntras hai en la provincia vecina mas al sur terrenos inmensos pertenecientes al Estado, tan desiertos como los dos polos del globo terrestre i no menos fértiles i feraces que los del Imperial. E n efecto, la provincia de Valdivia abunda en selvas i G , d montañas cuya lozania convida al colono a traer allí su industria. -La mayor parte de la costa de esta provincia desde Queule hasta la desembocadura de Maulín i a l a distancia de diez a doce leguas de la mar a la cordillera, como tambien la mayor parte del llano intermedio ofrecen un campo vasto para la colonizacion. La -mayor parte de terrenos segun entiendo son de propiedad fiscal, aunque nadie conoce su extension ni su inmenso valor. Colocados los colonos . a grande distancia de las indiadac independientes i protejidos por ld poblacion cristiana que se extiende porto14


- 98 dos los confluentes de Valdivia i por los Llanos de Valdivia hasta Osorno, tendrian asegurada la paz i la tranquilidad que es lo que mas apetece el agricultor. A mas de esto, el temperamento, por mas que la excesiva abundancia de lluvias lodesacredite en el concepto de los habitantes del norte, es el que de todas las provincias de Chile masseasemejaal temperamento de la parte septentrional de Europa. Por esta misma razon creo que allí nunca podrá avanzar laagricutlura miéntras no se introduzcan métodos europeos para reemplazar los que se observan actualmente en imitacion de los agricultores del norte. -Mencionsndo estos métodos no quiero hablar de los métodos científicos, de modelosi escuelas de agricultura miii perfeccionados, o que pidan auxilio de máquinas i de hombres de mucha instruccion: hablo aquí de los métodos prácticos i mas jenerahados entre la clase trabajadora en toda la Europa, relativos al culti\o i abono de las tierras, al modo de cosechar i guardar las cosechas, al arreglo de los trabajos durante el invierno, al modo de edificar tas casas, i sobre todo a lo que comprende la economia doméstica i la vida interior de un agricultor. Es fácil de convencerse que todo esto no se aprende ni se introduce en un pais lejano mediante los libros o los preceptos mejor escritos i publicados; tampoco mediante las escuelas i sociedades, sino mediante los ejemplos de unos centenares de familias honradas i trabajadoras qne viniesen de las partes mejor pobladas de Europa. Uno de los efectos mas benéficos que pudieran resultar de la colonizacion de aquellas selvas i montañas, consistiría en la mejora del temperamento de toda la pro\incia d e Valdivia; mejoraque se deberia al corte de los árboles i al cultivo de los terrenos que hasta ahora no hacen otra cosa mas que a-


-

99

-

traer 1 conservar la humedad i exhalar miasmas maléficos. Mucho mas ingratos que el temperamento de Valdivia habian sidolos de la antigua Galia i Jermania en tiempo de los Romanos, cuando inmensos bosques i pantanos cubrian una gran parte del centro de Europa. Aun se nota que en el estado actual de la provincia de Valdivia, su parte central compuesta de departamentos de la Union i de Osornn,la única parte algo poblada, cultivada i libre de las espesas selvas que la rodean, es l a que hoi goza de mejor temperamento, mas templado i mucho ménos lluvioso que el de la montañosa costa de la misma provincia (*). Pasemos ahora al asunto del comercio i de la industria, considerados como medios civilizadores. Nadie ignora que pronto;i saludable efecto producen estos medios en la civilizacion de los pueblos salvajes, sirviendoles de un poderoso aliciente t: indicándoles ventajas materiales. Se trata solo :de saber, de que modo se han de introducir estos medios, para que en su primer plantío concurran a la ediicacion moral del indio. Ya hemos mencionado los males e inconvenientes que se han notadoen estos últimos tiempos de resultas de algunos hombres que con motivo de venta o de cambalache de efec(*) Aqui tengo que recomendar al celo i actividad del Supremo Gobierno el proyecto que en relacion a este asuntole presentó el señor Filipi, establecido actualmente en el departamento de Osorno i tan celoso por el biende su adoptiva patria. Este proyecto que se refiere a hacer traer de la parte católica de Alemania unas doscientas familias i a establecerlas, ya sea en unos terrenos sitnados en el llano intermedio frente de Osorno, ya en alguna parte mas a l a costa entrevaldivia i Chiloé, este proyecto, digo, dos importantes ventajas promete al pais: l a primera resultaria del aumento de poblacion i dcl cultivo de aquellos terrenos desiertos; l a segunda (todavia mas importante que la primera) consistiria en aquel influjo benéfico que los colonos Alemanes, tan Conocidos por su laboriosidad, sobriedad


- 100

-

tos, viajabati entre los indios, abusando de la ignoracia i predisponiéndolos en contra de los misioneros i de las autoridades. Seriasin duda injusto i por lo mismo impolítico impedir enteramente a los cvmerciantes la entrada que se les tolera, cortando de un modo brusco i absoluto todas las relaciones entre los pueblos cultos i salvajes. Tampoco no seria fácil obligar a los indios a que se acostumbrasen a visitar las ciudades fronterizas para surtirse de objetos que en ellas pudieran cambiar por los productos de sus tierras i de su poca industria. El mejor medio que para remediar a estos inconveriientes he oido proponer por los hombres prácticos i conocedores de aquel p i s , consistiria en tratar de establecer despachos o pequeñas tiendas en cada mision al lado de las casas del misionero i del capitan de indios, dando permiso para que entablasen este negocio, a los hombres conocidos, honrados, 1 procurando impedir que lo hiciesen de su cuenta los de mal a fama i de conducta sospechosa. Estos hombres colocados bajo la inmediata inspeccion de las autoridades se abstendrian de sembrar odios e intrigas entre los indios, i no podrian engañarlos impunemente ni perjudicarles con la misma facilidad que lo hacen los comerciantes ambulantes. i moral, ejercerian indudableinente sobre una jenle tan descuidada, perezosa i llena de vicios, coino l a que habita los campos dc la citada provincia. Realizado este proyecto, juntamente con un otro meditado por el mismo señor i relativo a una empresa que consistiria en hacer navegable el r i o Maulín, o bien en abrir c o m ~ n i c a c i o n eentre ~ los Iianos de Valdivia i el golfo de Ancud por l a laguna de Llauquigue (CUyas márjenes segun dicho señor se Iiallnn a:cinco leguas de la costa) estds obras harian desde luego avanzar la prosperidad de las dos provincias vecinas i les afianzarianliin porvenir brillante. No tengo ia inenor duda en que estos objetos llamen particularinente la atencion de . los dos ilustresjeies a quienes se halla hoi confiado el Gobierno de las dos provincias, de cuya prosperidad pende en gran parte la futura grandeza i el poder de Ia Repiiblica.


- 101

-

Creo tambien que una de las obligaciones de los hombres a cuyo cargo se confie esta obra de la civilizacion de Arauco, debe ser la de buscar medios para introducir todos los ramos deaquella pequeña industria de que vive i se sostiene la jente del campo en diversas partes de la República. Seria útil para esto el observar i estudiar la vida doméstica de dicha jente i tratar de proporcionar a los Indios todo lo que en ella se encuentre de uso fácil i cómodo tanto en las herramientas i los útiles mas ordinarios, como en los trabajos i operaciones mas sencillas del campo. No ignoro que infinidad de otros asuntos relat ivos al mismo objeto se deberian examinar, para sentar los principios fundamentales que hubiesen de servir de base a un reglamento jeneral para la civilizacioni reduccion de los Araucanos. No1 tengo ia pretension d e creerme en aptitudde profundizar esta materia, faltándome datos prácticos i un conocimiento exacto del p i s . Quiero solamente dedicar algunos renglones al asunto de la formacion de los fuertes i poblaciones erl el territorio Indio, como tambien ocuparme algun tanto de los medios de poblar de nuevo las antiguas ciudades, i ajitar una cuestion que tanto ha preocupado al público en estos últimos tiempos. El objeto es sin duda grave e imponente, i presta mucl-io a la imajinaciorii al celo delos que quieran llevarlo adelante. i Q ~ é cosa en efecto mas grande i gloriosa que el fundar ciudades, delinear calles i espaciosas plazas para poblaciones, trazar i le vantar fuertes! Pero tengamos presente que este lujo i aparato de la actividad del poder, ha sido con harta frecuencia funesto a la humanidad, i que han echado a perder las mejores obras i las acciones mas :respetables del hombre. Admitido una vez el principio de que la reduccion de los indios ha de consist z r en su union en uiia rnisma familia con los ehi/eno.g,


-

102 medaunte una cz'vi&acz'on moraZz'i~elljzosa,inouna conquista, que en toda esta obra se debeevitar l o que pudiera sin necesidad despertar los celos i temores delindíjena i suscitar la guerra. Fácil es prever que al levantar algun fuerte entre ellos bastaria este hecho para hacerles recordar antiguos odios i temores; se alarmarian, se alzarian frustrando en una vez cuantas ventajas se hubieran sacado mediante la propaganda i una conducta justa i moderada de parte de los Chilenos. No me parece tampoco que haya necesidad absoluta de tener fuertes en el interior del territorio Araucano, manteniendo en buen estado los que existen actualmente en la frontera para almacenes de víveres i pertrechos de guerra. L a principal fuerza clestim d a a imponer respeto, a protejer a las misiones i las autoridades i a amparar a los nuevos pobladores, como tambien a escarmentar el pillaje i la barbarie, consistirá siempre en una milicia bien organizada en las fronteras, sostenida por una pequeña guarnicion veterana; i los verdaderos fuertes en el interior serán las misiones e iglesias que con el favor de Dios el Estado irá levantando a medida qne avance la obra. Tampoco me parece prudente i necesario el apresurarse en fundar entre los indios que se vayan civilizando, villas i poblaciones a la manera de los antiguos conquistadores. Es notorio qiie los indios temen i aborrecen las poblaciones o toda especie de aldeas, villas i ciudades. E n toda la Araucania no he visto dos casas de indios edificadas una al lado de otra: todas se hallan separadas entre sí por bosques i cerrillos de tal modo-que de la puerta de la una no se divisa la del vecino, bunlcuando hubiese dos habitaciones vecinas, una del padre i otra del hijo o del hermano. Ese odio a las poblaciones que ,se nota en ellos proviene en parte del hábito que es comun altodos los pueblos salvajes, en


- 103 parte al carhcter natural de los araucanos que es poco sociable, algo melancdlico, triste i pensativo, en parte a la reminiscencia de los tiempos en que una aldea, villa o ciudad eran para ellos iímbolos de l a conquista, de la reducciori i de la esclavitud. ;Cuánto mas odio, alarma i horror no siiscitaria en ellos u n celo inmoderado de parte de los que quisiesen poblar desde luego aquellas mismas ciudades, de cuyas ruiuas se vanaglorian los Indios como de trofeos mas augustos de sus antepasados. Es menester evitar que ellos confundan a 10s hermanos que tratan de incorporarlos en su familia, con la memoria de los antiguos conquistadores. Seria tal vez mas fácil conquistar de una vez todo el territorio indio, exterminando una gran parte de sus habitantes, que rescatar como se ha dicho la Imperial i Villarica. Basta echar una mirada en el mapa i ver l a situacion de las dos ciudades para convencerse de esta verdad. Es por consiguiente justo i prudente respetar por ahora en los indios aquel odio natural a las poblaciones, i renunciar a la noble vanidad de fundar ciudades, habiendo mas gloria i merito en la introduccion de la verdad cristiana i de lamoral evanjélica en un pueblo salvaje, que en todas las conquistasi fundaciones de capitales. Se podria, a mi modo de ver, imitar en esto el modo como se han formado las mas poblaciones cristianas en Europa; o mejor dire, que se deberia'por ahora, dejar esa obra de fundar las poblaciones al órden mas naturalde las cosas i al desarrollo progresivo de la civilizacion en aquel pais. Este brden es el siguiente: -Se levanta primero la iglesia i la casa del sacerdote; al lado de ella se hace la habitacion del juez o del capitan. Tendrá despues la del comerciante, su tienda i el despacho; -mejoráridose el bienestar de los vecinos mas inmediatos, a


-

104 -

este primer cimiento de la sociabilidadnaciente se arrimará otro grupo de negociantes, movidos por el interes de entrar en competenciacon el primero, i poco decpues no tardará en llegar algun artesano, medio-herrero, o medio-carpintero, a los que se irán despues aproximándose los mismos agricultores con sus chacras i sementeras. De este modo se formará por sí sola una pequcñs aldea, parecida a la de Colcura, Antuco etc. ¿Qué importa a la moral o a la civilizacion del pueblo qus sus calles sean derechas o sinuos o ~anchas , o angostas, i que concurran a iina plaza simétrica i espaciosa? iQjaiá vieran los que admiran la simetria i lo vistoso deias ciudades españolas en América, las mas de las antiguas ciudades de Alemania, los barrios mas poblados del centro de Paris i la famosa d t y de Lóndres! Mas de cien mil trabajadores sepultó en l a fundacion de la mui hermosa i simétrica Petersburgo, el bárbaro civilizador de los Rusos. Al termiirlar estos apuntes, recuerdos de mi viaje i de las muchas conversaciones que con los vecinos del sur de Chile he tenido, voi a agregar unas pocas palabras mascomo resúmen i complemento de mi escrito. Parece que el dia de la emancipacion de l a América Meridional, complacida la Providencia con este tan fausto comoglorioso acontecimiento, dejó a cada una de sus Repúblicas un hijo de sangre no mezclada, indijena, para que lo criase con el amor de una madre i lo educase en los principios de la única i verdadera moral, que es la relijion de nuestros padres. Para poner a prueba la paciencia de estas buenas madres, consintió qiie no-fuesen sus hijos del todo buenos, i aunque no les tuviesen todo el respeto debido, ni la confianza en las palabras que ellas Ics dirijiesen: pero dotó a estos hijos del valor i les di6 una al-


-

105 mas susceptible de impresiones fuertes i de poderosas creencias. Con ese fin recibió la mas relacionada con el antiguo continente, República del Plata, al rebelde hijo de las Pampas i a su criiel hermano del Gran Cháco i de los feraces llanos de Santa Fé; al cuidado de las cultas i opulentas Rerúblicas del Alto i Baio Perú quedó el morador de las impenetrables selvas de Mayrias i el flechero de las pampas del Sacramento; a la esíorzada i heróica, baííada en l a sangre de sus patriotas, Vmezuela, le dió al indomable jinete de I ~ sábarias s del Orinoco descendientes de los Caribes, i al pensativo Araucano que anidado en sus aéreas casas en la cima de la jigantea palma mnuricin ,debe sn libertad al fangoso i movedizo suelo que habita. En esa providencial herencia cupo la suerte a la mas juiciosa, a la que en toda su guerra de emancipacioii supo conciliar el valor del buen patriota con la moderaciou del campeon jeneroso, a la que salió victoriosa sin manchas de crueldad i de sanguinarias venganzas, que recibiera a su cargo al mas noble i valiente hijo, al que mas sangre costó a los conquistadores i mas sacrificios a la poderosa España. Dela educacionpuesmoral i relijiosa, de lacultura del antiguo carácter araucano i de su ponenir glorioso se debe tratar enla reduccion de estos Indios, i no de su conquista. La Repúhlica tiene sobrado poder, fuerza i medios para contener al mencionado hijo sin recurrir al rigor i a la sweridad deiina madrastra, bastantes hombres de probidad a quienes confidr esa meritoria obra. Allí está el hermoso campo en que ejercerá sus virtudes i sus relijiosos celos el sacerdote Chileno; allí tendran, el hombre de estado el mas noble objeto para sus medifaciones i desvelos, el soldado ocasiones bellas para ensayar su \ialor cívico i su patriotismo, i la juventud chilena un espacio inmenso para sus masnoblesinspiraciones.

,

,


-

106 -

;Uios quiera que Iiiiiguria sm’jra de egoismo, o de falsa, hipócrita política venga a oscurecer aquel liorizonte verde, semhradode tlorcs, embalsamado con la fragancia de las inmensas sclyas i praderias!

Araucanía y sus habitantes  

Araucanía y sus habitantes. Ignacio Domeyko. 1846.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you