Page 1

—¿Qué es el modelo fábrica en la educación?

El modelo tuvo lugar en Estados Unidos y, eventualmente, en todo el mundo occidental. La idea era simple: crear un grupo homogéneo de estudiantes para que el maestro o la maestra, de manera más eficiente, pudiese enseñar el mismo contenido, con la misma metodología, a todos los estudiantes al mismo tiempo. Este modelo fue introducido en México durante la presidencia de Benito Juárez.

El problema es que cada niño tiene un criterio diferente y esto hace mucho más complejo el proceso de enseñanza. Nos han acostumbrado a: tú no vienes a la escuela a pensar, a la escuela vienes a aprender.

Los planes de estudio no exigen que el niño tenga un pensamiento crítico, que aprenda a analizar e investigar y es ésta la parte central de la propuesta. Si los niños tuvieran un pensamiento crítico y reflexivo, estaríamos en otro lado.

—¿Las reformas que se han hecho, se han pensado para cambiar el modelo fábrica de la educación?

Las reformas educativas al sistema de enseñanza-aprendizaje nunca se han referido a este cambio, a este desarrollo paulatino, necesario para el crecimiento. (Pero) prometen más énfasis en el desempeño, mejoras en las calificaciones y optimización en las comparaciones internacionales de los exámenes estandarizados.

No podemos seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes, sin importar cuántas reformas educativas llevemos a cabo. Hemos seguido manteniendo el mismo paradigma pedagógico por más de un siglo y lo sostenemos por inercia.


—¿El modelo fábrica se reproduce sólo en las escuelas públicas?

No es exclusivo de las escuelas públicas, el patrón se repite también en las escuelas privadas, aunque sí hay escuelas (particulares) con modelos un poco diferentes, pero la normatividad que viene desde la SEP está diseñada para el modelo de fábrica.

—¿Qué tienen que hacer los tomadores de decisiones?

Es necesario replantear el objetivo de la educación, porque la escuela tradicional es inefectiva y porque no responde más a las necesidades de esta nueva era de la tecnología, la era digital.

De acuerdo con el libro Tu hijo en el centro, Sternberg descubrió que las habilidades realmente necesarias para triunfar en la universidad –creatividad, inteligencia analítica, inteligencia práctica y valores- no están relacionadas con las calificaciones ni con los exámenes de admisión.

La creatividad, la iniciativa, el trabajo en grupo y el pensamiento crítico son sustancialmente más importantes para el mercado laboral del siglo XXI que las calificaciones y el conocimiento inerte. Realizar un cambio en la educación, después de un siglo y medio de inercia, no es una tarea fácil.

—¿Cómo tiene que ser el cambio?

Tiene que ser sistémico y empezar por un cambio normativo, un marco legal de lo posible. Una vez que exista este cambio hay que enseñar a los maestros, a los alumnos (a los papás), cómo trabajar un nuevo sistema.

El cambio de paradigma tiene que ser amplio, el trabajo distinto, definir las áreas a enfocar, (porque) no se pueden implementar cambios (como parche) dentro del sistema. Si quitas las calificaciones y dejas todo lo demás, el sistema (modelo fábrica y la innovación) se cae, porque depende de sus piezas.


Es como deshacerte de la locomotora y, en vez de meter el coche completo, sólo metes las ruedas para sustituir las de metal; así las cosas no jalan, entonces no sirve.

—¿Cuáles son sus planes a futuro?

Abrir una universidad enfocada a la responsabilidad social, para tratar de poner todas las piezas y a todos los actores en su lugar y, evidentemente, no puede ser un negocio (en términos de colegiaturas). Va a ser muy accesible.

Estamos trabajando con la Junta de Asistencia Privada del Distrito Federal para que sean socios del proyecto y esperamos consolidar el proyecto en año y medio. La nueva universidad que pensamos es para carreras como Administración de Gerontología, Estudios de Género, Educación Especial, Derechos Humanos y Estudios de la Paz. Es decir,

Qué es el modelo fábrica en la educación  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you