Page 1

LA HUELLA CAL ASANZ


OPINION LOS JÓVENES SOMOS LOS CULPABLES EDITORIAL NACEMOS PARA SERVIR EN CLAVE SOCIAL CRÓNICA DE UNOS JUEGOS ANUNCIADOS

4 4 4 5 5 6

EN LOS ZAPATOS DE.....

8

ORTOGRAFON

12

CALACHITO

12

SOCIEDAD

14 14 15

CUCMUN 2014: CRÓNICA DE UNA MUERTE CÓMO NOS VIERON

CIENCIA Y TECNÓLOGIA COMIENZAN A VERSE LOS FRUTOS ESTUDIANDO EL UNIVERSO

ARTE Y LETRAS

16 18

22

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

3


LOS JÓVENES SOMOS LOS CULPABLES Juan Pedro Villamizar, estudiante 11° Partamos de una verdad universal: los jóvenes tenemos la culpa de todo. Ya literatos como George Bernard Shaw lo decían: “la juventud es una enfermedad que se cura con los años”. Tal vez tenga razón, pues así como un loco seguirá siendo demente hasta que el psiquiatra diga lo contrario, nosotros no valdremos nada hasta que tengamos un cartón, un empleo y la sociedad, nalmente, se atreva a llamarnos pensantes sensatos . Somos una generación desnuda, sorda e indomable, que viste bermudas, minifaldas y camisas sin manga, creadas por una moda que se inspiró en las frenéticas temporadas de calor, muestra del calentamiento global provocado por las malas decisiones de otros que piensan en extraer antes que en desarrollar. Pero, igualmente, es culpa de nosotros que nos vistamos “mal”. ¿Quién nos mandó a tener que vivir en estas épocas? Los mayores hablan y sermonean sobre cómo es tan difícil educar a las nuevas generaciones. No hay quién estudie, no hay quién quiera aprender, no hay quién quiera escuchar, pero lo que más les duele es que no hay quién quiera ser como ellos. A n de cuentas, es culpa nuestra que ellos ignoren nuestras ideas, metas y aquello que nos agrada. El desconocer estas cosas los lleva a no saber cómo hablarnos, cómo llegar a nuestro más recóndito interior. Se jactan de ser ejemplo a seguir, pero solo hablan y nunca escuchan. Sin esa comunicación resulta difícil, aunque hay que tenerles paciencia, ya que ni ellos mismos saben relacionarse entre sí sin amenazas, golpes e insultos. No pidamos mucho. PAGINA

4|LA

HUELLA CALASANZ

Hoy en día, somos una mancha hasta en la religión, donde los obispos, arzobispos y demás cargos burocráticos del clero piensan que somos de mediados del siglo XX y, en su mayoría, no saben cómo dirigirse a nosotros, de qué manera aconsejarnos. Siguen con ancestrales tradiciones que, según ellos, nos llenarán en nuestra vida espiritual, tildando a los inconformes de ateos impuros, endemoniados, que preeren salir a tomar, ir a una esta o quedarse en casa antes que ir a una iglesia. El mismísimo papa Francisco lo ha dicho, lo ha recalcado y lo ha reiterado: las nuevas generaciones obligan a hacer cambios. Nosotros reejamos lo que la sociedad y cotidianidad nos educa. Tenemos la culpa de todo, puede que sí. Pero que seamos como somos es a la vez culpa de aquellos que nos señalan, porque, como siempre, se habla de problemas y nunca de soluciones. No hay remedio.

EDITORIAL EL FACTOR DIFERENCIADOR Últimamente, como si se tratara de la película “Rápidos y furiosos”, algunos colegios tratan de sacar al Calasanz del primer puesto del “ICFES” en nuestra ciudad. ¿Qué pasaría si este año no ocupásemos el primer lugar? Nada, simplemente nada. El “ICFES” no es el objetivo de este colegio, hace tiempo que muchos colegios, privados y públicos, se encuentran también en nivel muy superior, y por tanto, eso no nos diferencia. ¿Qué nos hace diferentes entonces de los demás colegios? Posiblemente, no sea tan fácil encontrar una respuesta Piensen, queridos lectores, en ello…


NACEMOS PARA SERVIR

en CLAVE SOCIAL

"El que no vive para servir, no sirve para vivir". Agnes Gonxha Bojaxhiu, Teresa de Calcuta (1910 - 1997), religiosa. Premio Nobel de la Paz en el año 1979. Por: María Alejandra Lara Lizcano y María Camila Rubio Ayala, estudiantes de 10° grado Mientras nuestra felicidad, muchas veces, se basa en celulares costosos, ropa de marca o viajes alrededor del mundo, cosas tan sencillas como una caja de colores, un balón para jugar o, incluso, un pequeño mercado, hacen que a un grupo de personas les surja la sonrisa en sus rostros. En nuestro servicio social de 10° grado, hemos tenido el honor de conocer personas con muy pocos recursos, pero con grandes corazones, capaces de superar cualquier dicultad con un toque de amor, alegría, empeño y sacricio. Erika, Dina, Jonatan, Deiby, el Pibe… Todos ellos son ejemplos de vida, que en cada encuentro nos enseñan a valorar más lo que tenemos. Con ellos hemos aprendido que no hay nada más graticante que recibir una sonrisa por un servicio realizado desde el fondo de nuestros corazones. Semana tras semana, hemos vuelto a ser niños, hemos reído, disfrutado, jugado… y todo nuestro empeño puesto en este proyecto se ve recompensado con el más puro y sincero de los agradecimientos, y han dejado en nuestras vidas la enseñanza de cómo, con tan poco, se puede ser feliz. Para muchos, el servicio social, es tan solo un requisito para poder salir bachiller, pero lo que no se alcanzan a imaginar es que en cada uno de esos barrios, en cada una de esas escuelas, encontrarán personas maravillosas, capaces de cambiar sus vidas y la forma de ver la misma, ya sea en el barrio La Esmeralda, en el hogar de Santa Rosa de Lima, en el barrio San Rafael o en cualquier otro lugar, lo que verdaderamente importa es la calidad de servicio, que nosotros, como estudiantes calasancios estemos dispuestos a brindar, ya que ellos, como grandes personas que son, nos estarán por siempre agradecidos. Este año culmina nuestro proyecto, pero dejamos en manos de futuras generaciones cada una de estas personas que se han ganado nuestro cariño, aprecio y respeto. Esperamos que con bondad, paciencia y responsabilidad, puedan dar lo mejor de sí mismos en este llamado, servicio social. LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

5


CRÓNICA DE UNOS JUEGOS ANUNCIADOS María Clara Jácome Estudiante de 11° grado.

Recuerdo perfectamente aquella semana. Sin duda quedará en mi memoria como una de las mejores experiencias de mi último año en el colegio. Llevábamos bastante tiempo preparándonos para el evento. Todos esos cambios en la infraestructura, permisos, alquileres, entrenamientos y ensayos se habían llevado a cabo en pro de ese momento. Y allí estábamos. Los IV Juegos Intercalasanz al n habían llegado y nosotros estábamos listos. Bogotá, Pereira y Medellín habían sido las sedes anteriores. Este año era nuestro turno. La inauguración empezó y con ella el evento. Recuerdo la entrada de las delegaciones y los comentarios de mis compañeros acerca de quién estaba “buena” y quién no. Las presentaciones y reconocimientos a nuestros padres escolapios dieron paso a la presentación de la llama olímpica y de nuestro nativo motilón, un nativo motilón que, por un momento, pensé que con su arco y echa iba a encender la llama olímpica desde el escenario, El tradicional juramento del deportista culminó con unos nada esperados fuegos articiales, que terminaron por encender la llama olímpica. La banda show vino después a deleitarnos con su actuación, y las palabras de nuestro alcalde, y padre de familia de la Institución, no se hicieron esperar. Hasta el momento todo iba muy bien. Salvo el calor y un mínimo conato de incendio, la velada había avanzado sin contratiempos. Yo sólo me interesaba por la comodidad de nuestros invitados. Llegó el turno de nuestra presentación. Desde los más pequeños del colegio hasta los más grandes de la primaria hicieron su baile de gradería. Primero uno por uno y luego en conjunto. Más tarde, los estudiantes de séptimo grado hicieron su propio baile de gradería en honor a Colombia y su participación en el mundial Brasil 2014. PAGINA

6|LA

HUELLA CALASANZ

Después fue el turno para los de undécimo y décimo, que en conjunto con la Academia “Deiby Dance”, cerraron la velada con una mezcla de ciertos bailes que han tenido inuencia en Colombia durante diferentes épocas. Y luego, tan rápido como empezó, la velada acabó. Las cartas estaban sobre la mesa. Nuestra primera impresión ya había sido dada y poco sabíamos de lo que pensaban nuestros invitados de nosotros Sin embargo, mi noche no terminó ahí. El hecho más memorable de mi velada vino después del show. Al ser mi padre egresado de la primera promoción de nuestro colegio, poco contacto tenía con compañeros o profesiones de su época. Pero aquella noche, mi familia y yo fuimos testigos del reencuentro de mi padre con uno de los sacerdotes presentes en los primeros pasos de Calasanz en Cúcuta. Actualmente radicado en Medellín, este escolapio de más de 80 años compartió con nosotros algunos de sus experiencias y nos demostró que la edad es en realidad un estado mental. Debo decir que ese encuentro me hizo sentir la verdadera familia que en realidad somos los calasancios en cualquier parte del mundo. Al día siguiente llegué al colegio, tarde debo admitir, -aunque espero que mi testimonio no sea tomado en cuenta- y los comentarios no se hicieron esperar. No hubo comentarios negativos, sólo se podía sentir la expectativa de lo que vendría a continuación. El primer partido dio paso al segundo y al tercero, y aunque era físicamente imposible estar en todos a la vez, me las arreglé bastante bien para observar un poco de cada encuentro. No hizo falta mucho tiempo para que cada quien deniera sus favoritos.En mi caso, después de Cúcuta, mi mayor apoyo fue para Ecuador.Y es que


no había forma de no reconocer el enorme esfuerzo y las horas de viaje gastadas para cumplir con su cita programada. Estar presente en cada juego al que fui fue una experiencia única. La energía que emanaba de los que apoyábamos y de los jugadores dándose ánimo a sí mismos y planeando estrategias, fue lo mejor de esos tres días. Incluso los gritos de los entrenadores complementaron la experiencia. Aunque experimenté una gran frustración por no encontrar quien jugara ajedrez conmigo, debo admitir que pasé varias horas en la biblioteca observando los encuentros en esta disciplina. Me siento obligada a destacar además, la actuación de nuestro equipo de básquetbol, que a pesar de no llegar a la victoria, me hizo vibrar al ritmo del drible del balón. También la actuación de nuestro equipo de fútbol, que se levantó una hinchada digna de las barras bravas del estadio. Esas, entre muchas otras cosas, le dieron a mi experiencia un sabor inolvidable. Y a pesar de que no llegué a conocer mucha gente, -debido a que las más pequeñas del bachillerato se dedicaron a acaparar a nuestros invitados masculinos-, sí pude ver que calasancio llama a calasancio, y que la parte del vídeo de presentación de los juegos “aquí más que rivales encontrarán amigos”, se cumplió a la perfección. Creo que cuando llegó el momento de la despedida nadie quería decir adiós. Por mi parte acudí al evento de clausura, más por casualidad que por otra cosa, y puedo decir con toda certeza que la felicidad de que la copa se quedara en casa, no fue nada comparada con la sensación de misión cumplida que sobrevino después de escuchar de boca de nuestros invitados que habían disfrutado de su experiencia en la ciudad.

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

7


Juan Carlos Silva

“Soy un servidor entre servidores” En una modesta ocina junto a la sala de informática, rodeado de computadores y otros medios electrónicos, se encuentra un personaje bastante particular: Juan Carlos Silva. Muchas veces lo buscamos para pedirle un favor: ¡Juan Carlos, necesito un video beam! ¡Juan Carlos, ayúdeme a salvar esta USB! ¡Juan Carlos, no puedo entrar a mi maleta! ¡Juan Carlos, colabóreme para subir este archivo a la página web! ¿Será que alguna vez nos hemos preguntado, realmente, quién ese geniecillo de los sistemas dispuesto a colaborar en todo lo que pueda? Yo les tengo la respuesta: se trata de un hombre bastante culto, con una larga historia de vida llena de alegría y desazones; un lector clásico de obras de talante universal; fanático de Silvio Rodríguez y de las tiras de Condorito; pionero de los derechos humanos y partidario de las ideas políticas de izquierda con pasión social. ¿Sabían todo eso de Juan Carlos? Pues aún les falta mucho más por conocer… Les invito a contemplar su lado más humano, el que pocos conocen, el mismo que él nos narró en medio de una mezcla de sentimientos encontrados. Una entrevista que pudimos sacar adelante pese a los muchos intentos que tuvimos que hacer para tener esta conversación y las interrupciones de estudiantes y maestros pidiendo ayuda a Juan Carlos para solucionar innidad de problemas. Sin embargo, aquí la tienen, invaluable y, sobre todo, muy interesante. ¿Quién es Juan Carlos Silva y cómo se dene? En el año 2011, tuve una claridad respecto a quién era yo, cuando en un encuentro de los grupos de Misión Compartida en Bogotá nos preguntaron, más o menos, lo mismo. Lo que yo descubrí fue que yo soy un servidor entre servidores. Ustedes saben que “servidor” también es como se le nombra a los computadores que tienen diferentes servicios. Me PAGINA

8|LA

HUELLA CALASANZ

parecía curioso que yo, en medio de servidores, fuese también un servidor para los muchachos, profesores y demás miembros del colegio. ¿Qué lo diferencia de su generación? Pues tenemos anidades y diferencias, pero podría decir que hasta cierto punto la política es lo que nos diferencia, aunque también conozco personas de mi generación anes a mis ideales. época, de los mismos gustos, de la misma música, de los mismos hechos en Colombia, de la misma cultura, así que somos muy similares en ese sentido. S i p u d i e r a retroceder en el tiempo y cambiar algo de su vida, hacer algo que no pudo o dejar de hacer algo de lo que se


arrepiente ¿qué sería y por qué? Sí me arrepiento de una cosa y es de no haber terminado mi pregrado a tiempo y estar todavía con esa cola que ya va alcanzando en distancia como de acá hasta el océano Pacíco por los lados de Hawái. De eso me arrepiento, porque (y esto lo se lo digo a ustedes, muchachos) una persona tiene que ser responsable con su estudio y yo he sido completamente irresponsable con eso. Todos tenemos alguna frustración. ¿Qué es lo que anhela pero no ha podido conseguir en su vida? Es que mientras haya vida hay esperanza, por eso, yo no lo llamaría frustración. Mire, a mí me tocan mucho las violaciones a los derechos humanos. Yo quisiera conocer Ruanda. Hay una escritora llamada Inmaculada Ilibagiza. Ella es una sobreviviente del genocidio en Ruanda y tiene una serie de libros. El primero de ellos se llama como la autobiografía de García Márquez, se podría traducir cómo Vivir paracontarlo o Haber sido dejada para poder contar. Es como si Dios la hubiera dejado vivir para contar su historia en la que habla de país, el cual está a nivel ecuatorial, más o menos a la altura de Colombia. Es un territorio muy parecido al nuestro, con montañas y vegetación exuberante. Quisiera llegar allí, y también quisiera conocer esos sitios en donde el sufrimiento de las personas se ha hecho patente y maniesto. Por eso, también mencionaría Auschwitz, los museos del holocausto en Washington o Jerusalén… Esa parte me gustaría sentirla y vivir la experiencia de estar allí. Eso anhelo.

Tenemos conocimiento que Juan Carlos es exalumno de la promoción 1990 del Colegio Calasanz. ¿Cuáles son sus mejores recuerdos del colegio de ese entonces: compañeros, profesores, actividades? Respecto a mis compañeros, los mejores recuerdos serían la subida a la montaña de las tres cruces en Pamplona durante los retiros, toda la preparación del anuario de ese año, la ilusión en el día del grado, la alegría del día del grado y una obra de teatro que presentamos en la Semana Calasancia, que por ser de once ganamos y que fue muy divertido hacer. En cuanto a los profesores, pues con todo el cariño recuerdo a todos, o sea, a Luis Penning, a Mario Picón, a “Chacho” Barreto, a Judit, a Álvaro Suárez (el profesor de Química), a Ángel Matute (de Filosofía), Carlos Pulido (profesor de Matemáticas en ese entonces), Javier Cancino, que era el psicólogo en esos años de bachillerato, todos ellos... Uno como que pierde a veces las anécdotas concretas de lo que pasó, pero esa sensación de estar frente a personas interesadas por el bienestar de uno, esa sensación permanece en todos ellos. Y lo que más recuerdo es la casi frustración que hubo ese año con las Pruebas de Estado porque tuvimos una caída signicativa en los resultados. Fue agridulce, en el sentido de que muchas personas sintieron que como promoción habíamos defraudado a la “herencia calasancia” de estar siempre “plus ultra”, como llaman. Eso lo recuerdo mucho. Juan Carlos su generación conoció al padre Ceferino, iniciaron la onda de la informática con los diagramas de ujo y el BASIC, escucharon a Vilma Palma y Vampiros, bailaron en Macro Efectus. ¿Qué recuerdos le trae esa época y cómo vivió esa juventud “divino tesoro”? Pues mire, en ese sentido, yo sí me diferencié mucho de mi generación. Yo era poco estero. Vine a aprender a bailar como a los treinta y nueve años (se ríe). La única vez que estuve en un baile de Macro Efectus fue porque lo organizó la promoción, de resto, no estuve en ningún otro. O sea, yo en ese sentido no tengo como un equilibrio, esa parte nunca la viví. Lo que hacía era los domingos acompañar a un grupo apostólico a hacer catequesis en Santa Ana, un barrio por los lados de Boconó, pero arriba en la montaña, más bien era eso lo que prefería hacer.

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

9


¿Qué opina de la generación de hoy en día, esos jóvenes que nos vamos a graduar? ¿En qué nos parecemos y en qué nos diferenciamos de sus amigos y compañeros de promoción? ¡Demasiado profunda esa pregunta! (suspira). Yo diría, especulando, que no nos diferenciamos en nada. Pero ¿en qué sentido? En que uno solo comienza a hablar de las generaciones más jóvenes cuando se le ha olvidado lo peor de la generación de uno. En ese sentido, no podría decir algo al respecto. ¿En qué se asemejan? En la ilusión del futuro, en la sensación de poder abarcarlo todo con solo estirar las manos, y yo creo que eso es el tesoro de la juventud. Esa conanza en que es posible con sus compañeros abrazar al mundo para triunfar, transformar, mejorar, creyendo en el fondo del corazón que es posible hacer eso. Yo creo que eso es lo que hermana a todos los jóvenes del mundo. Hay una escena de una película, que se llama “La sociedad de los poetas muertos”, donde el maestro se lleva a sus estudiantes al hall donde tiene las fotos de todas las promociones que habían salido de ese Colegio y comienza a susurrarles al oído la voz de lo dicho por los que estaban en la fotografía, que era lo mismo que decían ellos en ese momento. Es esa sensación que nos hermana a todos de poder sentir que se puede conseguir, que se puede lograr, que se puede alcanzar… El qué varía de acuerdo a las generaciones, pero luchar por él nos une a todos. ¿Por qué decidió retornar al Colegio Calasanz a trabajar? ¿Cómo fue ese regreso ya no como estudiante, sino como servidor de la institución? (Lo piensa mucho, suspira y su voz se quiebra) ¡Señor bendito! Bueno, la verdad es esta: cuando yo salí del colegio, yo creí que mi futuro estaba en la Orden de las Escuelas Pías y entonces entré en la formación de los padres escolapios. Allí duré tres años, pero me retiré… Antes de graduarme, acá en el colegio había un programa que se llamaba “Monitorias”, las salas de computo se abrían a los muchachos en las tardes (no es como ahora que todo el mundo tiene computador en su casa). En ese programa, yo ingresé a los catorce años (cuando estaba en octavo) y para mí fue un apoyo inconmensurable el que me dio Jorge Serrano, gerente del Colegio hasta el año 2007, él me acogió, me recibió en el programa y empecé a trabajar en las tardes en el Colegio acompañando a los jóvenes en la sala de cómputo. Ahí comencé a aprender programación, me fascinaron desde un comienzo los computadores y aprendía de los otros monitores PAGINA

10|LA

HUELLA CALASANZ

que habían acá, dos muchachos brillantes llamados Juan Carlos Mendoza y Andrés Morelli, ellos se graduaron en 1987 y 1988, respectivamente. Ellos fueron para mí unos maestros, me enseñaron los rudimentos de programación, en n, todo. Yo trabajé acá en el colegio apoyando esos procesos hasta grado once y después me fui a la casa de formación. Después de tres años, regreso a Cúcuta sin saber muy bien qué hacer y así llego al único sitio donde había trabajado. Hablé con Jorge y me dieron la oportunidad de estudiar medio tiempo y de trabajar el otro medio tiempo, y desde entonces seguimos acá. Estamos seguros que de alguna forma su vida está marcada por Calasanz. El día que por alguna razón se despida de este plantel, ¿qué hará con su vida? ¿Cómo piensa vivir cuando deje de trabajar? El día que deje de trabajar, me imagino yo, es porque estaré muerto o me habré ganado la lotería, esos serían los dos escenarios. El día en que deje de trabajar acá en el Colegio, la verdad, no sé. Ese es el problema de una persona que ha trabajado en un solo lugar toda su vida. Que no es capaz de imaginarse en escenarios distintos y eso, en últimas, no es algo encomiable, eso es algo aterrador hasta cierto punto. Porque mire, implicaría un chantaje por un lado: “No sé qué más hacer si no estoy en el colegio”; “Ah, pues de malas, como la piraña mueca, vea a ver que aprende a hacer”. Me imagino yo que acompañaré desde lo que sé a las personas que lo requieran. Hay un dicho que dice “no se cierra una puerta sin que se abre una ventana”, así que, yo me imagino que cuando me cierren esta puerta habrá algún ventanuco al cual treparme para salir. Si pudiera hacer un álbum de momentos y experiencias vividas, ¿cuál pondría como el recuerdo más signicativo? (Analiza muy bien antes de responder) ¡Es una pregunta con trampa! Pero mire, cuando yo estaba en la casa de formación, nos veníamos de la universidad todos los días caminando por la circunvalar (Bogotá) y había un terreno baldío donde varias veces nos sentábamos a ver el sol de las cinco de la tarde, con los nevados recortándose al fondo en la sabana y los aviones que iban llegando y saliendo del aeropuerto El Dorado…(Piensa y se ríe) Yo creo que de los momentos pacícos en mi corazón, ese es el más signicativo. Hay una


alocución latina que habla del aurea mediocritas, muy devaluada hoy en día que nos piden que en todo tenemos que ser excelentes. Pero los romanos tenían un concepto de la dorada medianía o dorada mediocridad que se reeja en el yo me imagino sentado a las cinco de la tarde sobre un montículo de tierra mirando como apaciblemente caía la noche sobre una ciudad, esa imagen está en mi corazón y es muy signicativa. Ahora, ¿qué sea el mejor momento? Pues yo no creo que sea políticamente correcto decirlo, pero es una entre tantas imágenes que habría en ese álbum. Pedir una sola es muy complicado porque uno muchas veces cae en el lugar común, por ejemplo, el que es papá dice: “cuando mis hijos nacieron”… O sea, el problema de eso es que son preguntas tan cargadas de signicado que uno muchas veces tiene que optar por el compromiso. Para nadie es un secreto que usted es fundamental en muchos de los procesos que se desarrollan aquí. ¿Qué puede pasar sí Juan Carlos falta una semana completa al Colegio? Nada… Porque mire, todo lo que tiene que ver con video beam lo lleva Zhamir. Los sistemas de información se llevan solos. De pronto, habría una que otra cosa por aplazar (un correo electrónico o dominio que el servidor esté rechazando). De hecho, estaría en desacuerdo con la palabra fundamental porque tiene una connotación demasiado importante que no me parece que reeje la realidad de los hechos. Lo que podría decir es que a mí me ven en muchos procesos, pero no por ser fundamental, sino porque mis talentos ayudan de alguna forma a facilitar el proceso. Fundamental implica sostener una edicación, el fundamento es eso y yo no soy fundamental. Yo hago parte de los procesos, pero no como una parte fundamental, sino simplemente como una parte igual a las demás. La cuestión, más bien, sería esta: “Si Juan Carlos llega faltar una semana en el colegio, ¿nos daríamos cuenta de qué es lo que hay que arreglar para que, así haga falta Juan Carlos, las cosas puedan seguir funcionando?”

¿Está casado? Sí . ¿Quién es su mejor amigo? (Lo piensa detenidamente antes de responder) Lida Quintero. ¿Qué cosa nunca le puede faltar? ¡Problemas! (se ríe). ¿Cuál es su canción favorita? Rabo de nube de Silvio Rodríguez. ¿Cuál es el mejor libro que ha leído? Rojo y negro, de Stendhal. ¿Con cuál profesor se la lleva mejor? Con Ludwing Sierra. ¿Cada cuánto tiempo va a misa? Una vez al mes aproximadamente. ¿Cuál es su talento escondido? Tocar canciones de Silvio con la guitarra. ¿Cuál es su película favorita? Persuasión. ¿Practica algún deporte? No. ¿Liberal, conservador o no le gusta la política? Me gusta la política, soy afín a las ideas del Polo Democrático mas no pertenezco al partido.

En la vida siempre se tienen pasiones. ¿Le apasiona lo que hace en el diario vivir? ¿Cómo aprovecha su vocación? Sí, me apasiona enfrentarme a las situaciones y pensar maneras creativas para poder salir adelante con los proyectos. Para terminar, Juan Carlos, lo invito a responder esta serie de preguntas cortas de las que esperamos igualmente respuestas cortas y concretas. LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

11


¿Puedo escribir mi nombre como quiera?

La respuesta es no. Durante mucho tiempo, se ha confundido la libertad de elegir el nombre, es decir, que los padres en el momento de imponer el nombre al niño puedan elegir el nombre que quieran, con que haya una libertad para escribir ese nombre como se quiera, y eso no es cierto. Los nombres propios también forman parte del vocabulario español y tienen una ortografía jada y estable; de la misma manera que no podemos escribir burro con v, no es posible escribir Álvaro con b o Hernández sin h. Es verdad, también, que algunos nombres presentan variantes y podemos encontrar, por ejemplo, nombres como Genaro escrito con g y escrito con j, o nombres como Jimena escritos con j o con x. En esos casos en los que hay dualidades admitidas, en el momento de imponer el nombre o registrar al niño, se puede elegir entre una de las dos variantes. Ahora bien, lo que no se puede hacer es, si a una persona le han impuesto el nombre de Jimena escrito con j, decidir aleatoriamente escribirlo unas veces con x y otras veces con j. Tendremos que elegir una de las formas y asumirla como propia. Es conclusión, los nombres propios tienen ortografía y no se puede alterar libremente.

CALACHITO

PAGINA

12|LA

HUELLA CALASANZ


LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

13


CUCMUN 2014: CRÓNICA DE UNA MUERTE VESANIA ANUNCIADA Por: Juan Pedro Villamizar Hoyos Me despierto, miro el celular y me doy cuenta de que es martes, 19 de agosto. Una vez en el colegio, empiezan los últimos retoques de aquello que nació como un proyecto dirigido por los jóvenes y para los jóvenes, que tanto tiempo, esfuerzo y dedicación ha requerido. Son las cuatro de la tarde, las personas empiezan a llegar al colegio. El reto: hacer una inauguración sencilla, agradable y valedera que no se vea afectada por la alta temperatura que se siente al interior del coliseo. Empiezan los himnos, los videos introductorios y, rápidamente, los discursos protocolarios son leídos. CUCMUN 2014 es inaugurado. Al día siguiente, a las dos de la tarde se supone que debe comenzar el trabajo en cada uno de los comités en el Hotel Casa Blanca. Sin embargo, la cultura cucuteña ataca de nuevo y logra imponerse ante un cronograma estipulado. Los delegados no se presentan oportunamente y el equipo organizador aparentemente se queda dormido en los laureles y no aparece. De un momento a otro, retumba el sonido de los tacones en el suelo, ese mismo que se repetiría una y otra vez durante los tres días del modelo. Jóvenes infortunados buscan un alma caritativa que les ayude con el fastidioso nudo de la corbata. Después de lo imprevistos, se inicia el trabajo, media hora después de lo planeado. Es momento de cerciorarse del desarrollo de cada comité. Más allá de encontrarme con amigos de otros colegios, creo que voy a encontrar participantes nerviosos pero entusiasmados por debatir. Me equivoco. El temor por hablar en público no es algo que se pueda resolver tan fácilmente. Las mesas directivas tienen que ingeniárselas para poner coto al problema. Es en este momento, cuando las numerosas salidas de clase para reunirme con ellas dan sus frutos, puesto que no pasaría mucho para que se rompiera el hielo en cada salón. Llega la hora del refrigerio. Poco a poco, los grupos de PAGINA

14|LA

HUELLA CALASANZ

amigos se conforman y noviazgos inesperados se dan a conocer. Es lo normal, en CUCMUN no solo se debate, también se conocen personas y se disfruta de una experiencia de vida. Una vez más debe volverse al trabajo. Al nalizar la jornada del primer día, los organizadores deberán quedarse para una reunión general. Se escuchan quejas caprichosas y reclamos, aunque paso por sordo. Por primera vez desde que ostento el cargo de Secretario General, debo subir el tono de voz, dar un sermón con aires de regaño y fruncir el ceño. A nadie le gusta. A mí tampoco. No obstante, la reunión resulta útil. Al día siguiente, a pesar de que falta media hora para reanudar la sesión, ya todos los directivos y demás miembros del personal están en el hotel, listos para lo que se viene. Es día de crisis y la incertidumbre se tomará las comisiones. Y así sucede. Los agentes de crisis bailan de un lugar a otro buscando cómo hacer las plenarias más dinámicas y entretenidas. Situaciones que, en primera instancia, parecerían absurdas, pero que comúnmente se presentan en medio de una congregación de las Naciones Unidas. La polémica desborda sin permitir visualizar soluciones tan ecazmente como se esperaría, pero el ánimo conciliador logra ver la luz nalmente. El segundo día ocial de CUCMUN transcurre con normalidad. Una vez los delegados se retiran para descansar de una jornada completa y dispendiosa, los organizadores vuelven a ser convocados. En esta ocasión hay un ambiente diferente, uno de satisfacción. Los equipos son felicitados por su meritorio esfuerzo y se trazan planes para el que sería el último día del Modelo de este año. Viernes, 22 de agosto. Los comités sesionan por última vez, esbozando plausibles resoluciones tras una ardua


labor de tres días. Todos desean que el reloj marque las 2:00 pm para el momento cumbre del evento: la Asamblea General. El equipo de logística tiene poco tiempo para gestionar en el Hotel Tonchalá la acomodación del Salón Rojo, majestuoso espacio que brinda un lugar para la plenaria favorita de los participantes. Es hora del almuerzo y a pesar de que los estómagos suenan, lo mejor es ignorarlos. El trabajo detrás del telón, tal y como es habitual, es el más difícil, aunque siempre hay personas cargadas de altruismo que, con su apoyo, permiten que todo sea posible. Es el momento. Poco a poco ingresan los casi trescientos delegados para tomar asiento. Dirigir un debate con ese número de participantes supone un reto. Se sabía. De un momento a otro, una situación inesperada acaece y los grupos beligerantes de las FARC y Hamás hacen acto de presencia para la última crisis. Una respuesta contundente se presenta y se da una solución adecuada. Los proyectos de resolución, documentos que formalizan la labor de los comités, son leídos y aprobados en su totalidad. No queda mucho para que culmine el Modelo. La ceremonia de clausura es celebrada. Se escuchan palabras por parte del señor alcalde, la rectora y la maestra encargada. Un nudo en la garganta inapreciable para el público trata de apoderarse de mi voz, aquella que ha de pronunciar sus últimas palabras en el discurso de entrega de cargo. El auditorio no ayuda, pues mientras leo los agradecimientos, súbitamente percibo aplausos y exclamaciones de mi nombre. Recuerdo entonces que mi etapa en CUCMUN ha concluido. Me pongo nostálgico en mi interior y logro exponer al nal los nombres de aquellas que darán sucesión al proyecto de ocho generaciones calasancias. Aquel que me acompañó en esta travesía, pronuncia las palabras de clausura. Solo queda hacer entrega de

2007

reconocimientos. No es más. El Modelo de las Naciones Unidas de San José de Cúcuta, en su octavo capítulo, naliza y, según creo yo, su primera temporada también. Una segunda, en estos momentos, está en producción, para seguir haciendo historia en la vida calasancia de jóvenes líderes. CÓMO NOS VIERON Por: Luciá Palacios

Entrevistamos a Marcela Juleidy Polentino Caballero, Dilvis Jaira Portillo Manrique y León Ángel Becerra Moreno, estudiantes del colegio San José de Cúcuta. En esta edición del Modelo CUCMUN 2014, contamos con unos espectadores muy especiales, un grupo de estudiantes del colegio San José de Cúcuta, que asistieron muy atentos a todas las jornadas de la comisión del Consejo de Seguridad y que nos manifestaron su satisfacción por haber podido observar y analizar este modelo tipo ONU, organizado por el colegio Calasanz, resaltando el valor del mismo, de “conocer cómo vamos, cómo se maniestan las comisiones que componen el modelo de la ONU y tener una mejor idea de lo que está pasando, ya que en la ciudad no se da tanta importancia para este módulo diplomático”. Nos cuentan que tomaron nota de los llamados de atención: “prác camente en sí el análisis de todo lo que se habla, los temas que se debaten para si algún día se propone un modelo ONU en nuestro colegio, hacerlo de la mejor manera, aprendiendo del error del compañero y haciéndolo propio de modo que podamos mejorar”. Lo que más les gustó de este modelo fue “la seriedad con la que se ha tomado el modelo, es algo impresionante teniendo en cuenta que somos todos adolescentes locos y rebeldes, y aun así, hemos mantenido una ac tud que nos hace parecer prác camente diplomá cos. Además, nos ha ayudado a saber qué es lo que sucede en el mundo y de qué forma podemos actuar frente a ello”.

2014 LAHUELLA CALASANZ|PAGINA

15


CIENCIA Y TECNOLOGIA Comienzan a verse los frutos Por Laura Alejandra Contreras, estudiante de 8° grado Al nalizar el año escolar 2013, hace ya diez meses aproximadamente, recibimos la invitación a participar de un semillero de investigación que se desarrollaría en las horas de la tarde de algunos días de la semana. Realmente, me animó la oportunidad de compartir con mis compañeros y conocer qué era eso de investigar, hacer ciencia o hasta ser jóvenes cientícos. Lo primero fue buscar un nombre para nuestro grupo y, después de mucho pensar y proponer, escogimos el de BIOCHANGE, una palabra que signica vida y cambio, buscando ser personas que le ayuden a la naturaleza y a mejorar las actuaciones del ser humano en ella. Ahora sí podíamos comenzar a trabajar, animados por estudiar y saber de muchos temas para poder hacer propuestas novedosas y propias. Con mis compañeros, después de muchas reuniones e ideas, tomamos la decisión de que nuestro proyecto fuese construir un dispositivo que utilizara un panel solar, a partir del cual pudiéramos obtener energía para su funcionamiento. Después de varios meses de aprendizaje, de reuniones cada jueves, estudiando, discutiendo, recibiendo asesoría, haciendo visitas y salidas de observación, hemos avanzado y ya no solo haremos el proyecto propuesto, sino que también podremos medir la temperatura y la cantidad de ruido que haya en un espacio en ese momento; y para ello, solo necesitaremos del sol como nuestra principal fuente de energía. Al principio creí que esto sería solo una experiencia de laboratorio o una clase más de ciencias en la que realizar sencillos proyectos, sin mayor PAGINA

16|LA

HUELLA CALASANZ

profundización, pero con el paso del tiempo, me di cuenta de que era totalmente diferente. Llevamos meses consultando, analizando y observando, hemos aprendido sobre temas variados y experimentado la posibilidad de realizar un gran trabajo con nuestras propias manos, y no hay forma ya de no sentirnos investigadores. Esta experiencia ha sido maravillosa y me ha ayudado mucho en mi vida y en el estudio. Por eso, quiero terminar invitando a los jóvenes y niños del colegio a participar de los semilleros de investigación, en los cuales podrán aprender, compartir con los compañeros, ser asesorados por maestros con una forma diferente de ver la ciencia, y divertirse sintiéndose personas creativas.


LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

17


CIENCIA Y TECNOLOGIA ESTUDIANDO EL UNIVERSO: LOS COMETAS Por: Mario de Jesús Picón de la Rosa, maestro del colegio Calasanz. Los antiguos griegos los llamaron ASTERKOMETES (estrellas menudas) y representan elementos constitutivos celestes remanentes de la formación de los planetas. Son restos de muchos desintegrados. Según el Holandés J. H. Oorten 1950 hay un vasto de depósitos de 100.000.000 en los connes helados. Un cometa permanece totalmente inactivo en la zona de mayor congelamiento del espacio. El cometa se introducía en la esfera de atracción gravitacional (Júpiter o Saturno), y giraría alrededor del Sol, unos cientos o miles de veces hasta que se disipe.

HISTORIA La palabra “COMETA” (Kometes: cabellos largos) es una palabra de origen griego que signica “CABELLO”. Los astrónomos chinos comparan los cometas con una escoba barriendo la constelación. En la era romana y la Edad Media se pensó que los cometas eran objetos celestes de emisiones vaporizadas procedentes de la atmosfera de la Tierra. En el siglo XVI, Brahe midió la posición de un cometa y observó que el cometa estaba siguiendo un camino a través del sistema solar. Halley investigó que el cometa que había aparecido en 1607, 1531 y 240 a.C., volvía en 1758 y reapareció en 1910 y en 1986. Newton conrma la teoría orbital solar del Halley. Cuando los cometas son descubiertos aparecen asignados como 1980 a, 1980 b, 1980 c. Al existir mucha información se aplica la segunda asignación; un número romano indica el orden en el cual el cometa pasa por el perihelio (Sol) ej. : 1980 n (El cometa 14 descubierto en 1980) o puede convertirse en 1981 II (El segundo cometa alcanza el perihelio en 1981). La tercera categoría se emplea el nombre de la persona. Ej. : SEKI o ARENROLAND.

ESTRUCTURA El núcleo está formado por amoniaco, metano, dióxido de carbono y agua en forma compacta de hielo que da como resultado una densidad y una masa pequeña y con un tamaño 1 um (10-6) y 1 mm. Los silicatos rocosos de masa nucleicos y de masa baja es incapaz de acrecentar material expulsados por vaporización o Difusión Física. Por consiguiente, el cometa pierde su masa y libera silicatos de grano no que acompañan el núcleo residual. El tiempo de vida se debe tener en cuenta la fuerza del viento solar, la distancia real del perihelio, la masa del núcleo y el material que queda disponible para una futura vaporización. Cuando el cometa se acerca a unos 2 au, la radiación solar que colisionan con el núcleo vaporiza a los hielos y desarrolla una nube difusa alrededor del núcleo denominado CABELLERA. Se libera el metano, el dióxido de carbono, el amoniaco a medida que la temperatura aumenta y siendo liberados al nal hidrógeno, moléculas de hidroxilo y oxígeno. La Cabellera puede llegar a un radio de 103 a 2 x 105 kilómetros. La cola puede alcanzar una longitud de 2 x 108 kilómetros. La radiación solar produce la cola de polvo, que está situado en la línea en el lado antisolar y produce el viento solar una segunda cola que surge de la cabeza forman un arco curvado separado en forma recta. Este plasma o segunda cola, se conforma una línea magnética en espiral. El Halo es una capa de hidrógeno visible y puede tener un radio de 2 x 107; causado por la irradiación de la cabeza.

Ň

N

a. b. c. d.

Produce la Cabellera Núcleo del cometa La cola, gas y polvo Halo de gas de hidrógeno que rodea a la cabeza.

Ń

M COLA

FILAMENTOS (GAS) POLVO

PAGINA

18|LA

NÚCLEO

HUELLA CALASANZ

ÓRBITA

CABELLERA


Las partículas eyectadas que poseen carga eléctrica (iones) sufren la acción del viento solar (ujo de protones y electrones, que el sol emite y forman la COLA RECTILINEA. La parte más brillante, formada por la cabellera. La eyección de material lo convierte en un progresivo “envejecimiento”, porque al pasar por el sol va perdiendo masa, hasta convertirse en objetos muertos. Frecuentemente terminan por disgregarse y en su lugar quedan un enjambre de Meteoroides. Según estudios, los cometas se originan en la NUBE DE OORT, en lo que gravitan fríos o inertes a más de siete millones de kilómetros al sol; sus núcleos se forman en la parte más externa de la nebulosa interestelar. COMPOSICIÓN En el espectrógrafo ha revelado que un cometa tiene gases incluyendo Cianógeno (CN), Carbono (C2), Monóxido de Carbono (CO), Nitrógeno (N), Oxidrilo (OH) e Hidruro de Nitrógeno (NH). También otros cientícos revelan la existencia de: hierro, calcio, níquel y elementos metálicos. CÓMO APARECEN Se aparecen difusos y tenues con una ligera condensación o zonas más densas, en el centro, la nebulosa, o región velada que lo circunda, es la cabellera. Núcleo y cabellera forman juntos la CABEZA, LA CABELLERA desde una masa circular difusa o capas denidas como ENVOLTURAS. Existen cometas con una sola cola y otras tienes dos o más colas. MOVIMIENTO DE LOS COMETAS En 1682, apareció Edmund Halley, y advirtió que los cometas se habían desplazado (1607 – 1531 – 1456) casi del mismo modo, predijo que el cometa retornaría en 1758, 1831, 1910 y 1986. (Se le vió en el año 407 ac. En el 66 y 451 ac.) Para entender la naturaleza de sus órbitas es necesario señalar, que los cometas deben desplazarse alrededor del sol en una sección cónica. (Una sección cónica, es una curva obtenida cuando un plano atraviesa un cono). CIRCULO ELIPSE

HIPERBOLA

Hoy solamente dos de esas curvas que son cerradas: el círculo y la elipse, un cuerpo que recorre una de estas curvas retornan al lugar de partida un cometa no puede desplazarse en círculo, la atracción de los planetas lo deformaron un en una elipse, pues podemos concluir que los cometas periódicos deben trazar curvas elípticas. En un punto de su órbita, un cometa estará más cerca al sol, se llama Perihelio, y el más lejano Afelio, un ejemplo fue el Halley estaba en el perihelio e 1910 y en el año 1948 estaba en el afelio. DETERMINANDO LA ÓRBITA Los astrónomos comienzan a medir la posición aparente del astro con referencia a las estrellas conocidas. Su posición, da una suciente información para calcular una órbita preliminar y predecir el movimiento del cometa en el futuro, la dicultad para determinar una órbita en que al principio no tenemos idea cuan distancia está el cometa. Sólo se tiene cierta medida cuando se mueve contra el fondo de la constelación podemos comenzar a calcular su distancia real de la Tierra. Si su órbita ha sido computarizado, se establecen en tablas astronómicas o EFEMËRIDES. Cada observación debe ser confrontada, se debe obtener la posición mejor conocida para cada estrella de referencia y la atracción (perturbación) de otros miembros del sistema solar. A esto se denomina ELEMENTOS DE ÓRBITA. ÓRBITAS Se considera dos tipos de órbitas: a) de período largo y corto, los cometas se originan en capas situados a distancias entre 4 x 104 y 1.5 x 105 ua. El 60% de los cometas tienen períodos largos y su órbita se acercan a una parábola. El origen de los metas puede revelarse midiendo las grandes elípticidad, si la excentricidad es 1.0, la órbita es parabólica; si la excentricidad es menor que la unidad, el cometa se ha originado en la profundidad del interior del radio gravitatorio del sistema solar y si lo superan, los cometas procederán del espacio interestelar y se alejaran después de un paso por el perihelio. La existencia remota y las perturbaciones de los planetas externos, pueden encontrarse. KOBOUTEC, que ocupaba una órbita con un período de 4 x 106 años, situado a una distancia de 5 x 104 ua (7.48 x 1012) , este fue desplazado por una estrella local y desviado hasta que quedó PARÁBOLA

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

19


atraído hacia el sol. Esto ocurrió hace 2 x 106 años1. en el perihelio en 1973. El cometa fue desviado por los planetas hacia un perihelio de 2.09 x 107 y un Afelio de 5.15 x 1011 kilómetros con un período de 7.5 x 104 años. Se saben de cometas que han desaparecido como el WESTAHAC de 1913, que tenía un período de 62 años, y se desvaneció cuando se aproximaba al perihelio. El BIELA, que tardaba 6.75 años, se dividió en dos en 1846; y la pareja se vio de nuevo en 1852. El tiempo que transcurre entre dos retornos de un cometa al perihelio se llama PERÍODO. Cuando un cometa se acerca al sol se denomina “RASANTES”. Algunos cometas se mueven en elipses comparativamente pequeñas, de manera que a intervalos frecuentes vuelven al perihelio, es decir, que tienen períodos de unos pocos años, por ejemplo: El cometa ENCKE de corto período de 3.3 años. Se descubrió en 1786 y se le ha visto volver al perihelio más de 40 veces. Existen órbitas, alrededor de 30, se ve que todos afelio; o posiciones más alejados del sol, caen cerca a la órbita de júpiter. Esos cuerpos de períodos cortos se les llama familia de cometas de Júpiter. La familia de Saturno es notable el 1925 II (Schwasmann – Wachman) que tiene un período de 16 años y una órbita casi en círculo. El cometa Halley pertenece a la familia Neptuno y Saturno y el cometa 1884 I (Pons – Brooks). Según E Opik, algunas órbitas largas pueden extenderse hasta las estrellas más cercenas, más de 4 años luz. (9.500.000.000.000 kilómetros). La mayoría de los cientícos creen que los cometas tienen períodos de miles y millones de años, por ejemplo, el cometa 1814 V (Delavone) que tiene un período de 24.000.000 de años.

A

(1)

2. DE LARGO PERÍODO: (B) Tiene su afelio cerca de la órbita de Neptuno (2) ej. : Halley.

3. DE PERÍODOS MUY LARGOS (c) Son órbitas tan excéntricas que resulta muy difícil trazar sus trayectorias. Son cometas brillantes y se pueden medir con pequeños ángulos.

TIPOS DE COMETAS Existen tres tipos de cometas.

1. DE PERÍODO CORTO: (A) Suelen tener su afelio más o menos a la distancia de la órbita de Júpiter (1). Su período sólo de unos años y poco luminosos. PAGINA

20|LA

HUELLA CALASANZ

OTROS COMETAS 1. MOREHOUSE (1908) con una compleja cola. 2. AREND-ROLAND (1957) Aparente punta


1. delantera, es el resto de un meteorito iluminado que se encontraba la órbita del cometa. 2. HUMASON (1961) Primer cometa. 3. KOHOVTEK (1973) Se puede ver en el perihelio dentro de 75.000 años. 4. DONATI (1858) Considerado como el más bello de todos los cometas observados. 5. DAYLIGHT (1910) El más brillante del siglo XX. 6. RONS-WINNECKE (1927) Se aproximó a 6.5000.000 kilómetros de la tierra y su núcleo tenía un diámetro no mayor de 3.2 kilómetros. EL HALLEY La sonda vega 1 y 2 llegaron a 9.000 y 8.200 kilómetros del núcleo y la Giotto en 1986 llegó a 600 kilómetros y detectó: es de forma alargada, tiene un eje mayor de 14 kilómetros y el menor de unos 7 kilómetros y gira alrededor con un período de 52 horas. El núcleo oscuro (3% inuye el sol) y constituido por materiales muy frágiles. La supercie irregular. Los chorros de gas y polvo son emitidos por zonas activas en hondonadas, cráteres o fallas. Tiene un perihelio 90.500.000 y un afelio de 5.450.000.000 kilómetros y con una revolución de 75.

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

21


ARTE y letras

PAGINA

22|LA

HUELLA CALASANZ


El incendio Anette La pira ardió. Se quemó por completo; y mientras se consumía, yo solo observaba. El chisporroteo del fuego hacía crecer mi angustia y a la par del calor da la llama aumentaba mi tristeza. Al principio fue solo una chispa. Cayó por ahí y no me di cuenta, pensé que sería una mota de polvo volando. Ahora me parece obvio que esa pequeña llamita voladora fue la que inició todo el alboroto del incendio, pero en ese instante no lo vi. Empezó a salir humo, traté de ignorarlo, como si no me incumbiera, mas pronto comenzó a arder más y más. Contemplé como el fuego invadía todo y no hice nada por apagarlo, solo me quedé allí mirando, observando el principio del n. Fue entonces cuando me di cuenta: no había marcha atrás, el fuego lo consumiría todo, para bien o para mal. Las llamas seguían ascendiendo y las amas lo cubrían ya todo. Lamían y se agitaban y subían y consumían y se agitaban con más fuerza. Las lágrimas corrieron. Los ojos lloraron. Las llamas abrazaron. Y al nal, nada, sólo cenizas.

Princesa Animus Liber Hey, tú, princesa, sentada entre las ores soñando, dulce, delicada, hermosa, te amo... Mi corazón late, late por los deseos de tenerte a mi lado. Mis ojos están cegados por tu belleza, dominados por ti, reina, reina de mi vida, acostada entre las ores, bella, única… Espero bajo la sombra de un árbol el momento en el cual estemos unidos, el momento en el cual sólo estemos los dos y el mundo desaparezca. Tú, la estrella que ilumina el camino de mi vida... Tú, princesa. Tu silueta se acerca por el horizonte, los rayos del sol acarician suavemente tu piel y la brisa juega tranquilamente en tu cabello. No espero más... te beso, y soy feliz...

Nunca imaginé lo doloroso que sería, lo amargo que resultaría, lo mal que acabaría. Tantos recuerdo tirados por la borda. Tantos momentos vividos vueltos cenizas. Tantas promesas rotas. Tantas palabras olvidadas. Se fue. No volverá a ser lo que un día fue. Nunca imaginé lo doloroso que sería, ver arder nuestra amistad.

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

23


SIEMPRE HE QUERIDO CONOCER A MI PAPÁ. David Alejandro Pérez (Egresado del colegio Calasanz y estudiante de la Ponticia Universidad Javeriana)

Siempre he querido conocer a un niño campesino, tan suave y dulce como las brisas montañeras, tan rojizo como los cafetales maduros, tan alegre como los amaneceres despejados, tan soñador como las noches estrelladas. Siempre he querido conocer a un seminarista taciturno, joven expectante de frutos no oridos, poeta encascarado de frágil rompimiento, amante sin motivos, aventurero, de la sotana no hay duda, del horizonte todas las que quedan. Siempre he querido conocer a un militar fugitivo tan valiente como el antónimo cobarde, tan solitario como el nocturno helado frío, tan nostálgico como el eclipse anaranjado, tan fornido como el león mismo de Nemea. Siempre he querido conocer a un principiante de político, de erguida espalda y fuerte caminar, de humilde origen, de destino sin nal, con hombres eles blindados de valor, incorruptibles entre aquellas eras. Siempre quise conocer a un bohemio de noches consteladas de licor, de sueños tan distintos de los que lo vieron nacer. Tan distante al ahora y tan cercano al tal vez, tan lírico como el verso puro de nito declamar, tan triste como la tristeza prostituta facial. PAGINA

24|LA

HUELLA CALASANZ

Siempre he querido conocer a un anciano de andar pausado sin trajín, de dulce mirada que llora por volver, de historias innitas por su repetición verbal, de personajes metafóricos o reales quizá, de sueños cumplidos y de otros prisionero. Tan soñador como la metamorfosis del niño campesino. Un niño campesino, un seminarista taciturno, un militar fugitivo, un político principiante, un bohemio andante, un anciano nostálgico. Eso, eso es lo único que siempre quise conocer. La vida gloria bendecida, probablemente, de una divinidad me dio por regalo de carácter ojalá eterno, el cumplir dichoso mi profunda querella: ver a diario lo que es y fue mi papá.


Crónica del moribundo Días oscuros que con sus nubes opacan mi luz. ¿Podrá ser tan maldito el rayo que está por caer? Me escondo entre las ramas de un viejo cedro de virtud, ahora soy más vulnerable a morir antes del amanecer. Quiero ser cera que forme cirio de vida, vida que se oculta bajo la oscuridad de la luna como la virtud del alma que se encuentra escondida, fuerte furia del viento que acaba como cual duna. Deseo no ser endeble pues mi fuerza está perdida, mis aquezas me corroen y a la vez me abruman y veo morir mi ego en otra vida. Soy el débil auxilio del sincero sin cuna que navega con inseguridad lejana a la viña, viña de paz completa y felicidad divina. Gris memoria que contrasta con el tiempo, víctima de las pirañas que en el río nadan, descubren los vacíos que en mis adentros luchan por camuarse entre las marañas. Apaciguado en mi cuerpo y sus lamentos nadie me puede juzgar si de mí no saben nada. Es así como escucho sus lamentos al no poder acabarme con sus miradas. Ya naliza la espera encarnada, al paredón me guían los sargentos, el sacerdote y sus oleos vienen de bajada. Ahora, en manos del viento, se viene el apuro, pero espero, como si nada. Pasadas son las horas ya en tragedia, el silencio en el espectáculo culmina la hora. Adiós se dijo en mi hojarasca comedia, morí en manos suyas, mi preciosa señora. Mundo que me despide, anunciado fui, pues muero en desgracia del que asesinado fallece, pero sin laceraciones ni llagas me vi, Juan José Sánchez. Estudiante de 10° grado. LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

25


PAGINA

26|LA

HUELLA CALASANZ


LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

27


PAGINA

28|LA

HUELLA CALASANZ


LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

29


PAGINA

30|LA

HUELLA CALASANZ


LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

31


PAGINA

32|LA

HUELLA CALASANZ


LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

33


LA HUELLA

2ª Ed

DIRECCIÓN

IGNACIO SORIA (Maestro del área de Humani

DISEÑO Y DIA

ANDRÉS FELIPE RODRÍGUEZ M

REDAC

MARIO DE JESÚS PICÓN DE LA ROSA MARÍA CLARA JÁCOME ( MANUEL ALEJANDRO LUN ANA LUCÍA PALACIOS (E DANIEL FELIPE RAMÍREZ JUAN PEDRO VILLAMIZAR MARÍA ALEJANDRA LARA MARÍA CAMILA RUBIO (E JUAN JOSÉ SÁNCHEZ (E RICARDO PÉREZ (Es LAURA ALEJANDRA CONTRE

FOTOGR

MARÍA JULIANA LABRADO

SILVIA CAROLINA SEPÚLVED ZHAMIR ANAYA (Servicios Com

OCTUBR

PAGINA

34|LA

HUELLA CALASANZ


CALASANZ

dición

N Y EDICIÓN

ANO CARRERAS nidades y Lengua Castellana)

AGRAMACIÓN

MURILLO (Estudiante de grado 9°)

CCIÓN

A (Maestro del área de Ciencias Sociales) (Estudiante de grado 11°) NA (Estudiante de grado 11°) Estudiante de grado 11°) Z (Estudiante de grado 11°) R (Estudiante de grado 11°) A (Estudiante de grado 10°) (Estudiante de grado 10°) (Estudiante de grado 10°) studiante de grado 9°) ERAS (Estudiante de grado 8°)

RAFÍAS

OR (Estudiante de grado 11°)

EDA (Estudiante de grado 10°) mputacionales Colegio Calasanz)

RE 2014

LA HUELLA CALASANZ|PAGINA

35

LA HUELLA CALASANZ edicion 2 octubre 2014  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you