Page 1

17 de septiembre de 2011 • Número 48 Directora General: Carmen Lira Saade Director Fundador: Carlos Payán Velver Suplemento informativo de La Jornada

TEMA DEL MES

Página 20


17 de septiembre de 2011

2

EROSIÓN

QUE NO CESA

Suplemento informativo de La Jornada 17 de septiembre de 2011 • Número 48 • Año IV

COMITÉ EDITORIAL Armando Bartra Coordinador Luciano Concheiro Subcoordinador Enrique Pérez S. Lourdes E. Rudiño Hernán García Crespo CONSEJO EDITORIAL Elena Álvarez-Buylla, Gustavo Ampugnani, Cristina Barros, Armando Bartra, Eckart Boege, Marco Buenrostro, Alejandro Calvillo, Beatriz Cavallotti, Fernando Celis, Luciano Concheiro Bórquez, Susana Cruickshank, Gisela Espinosa Damián, Plutarco Emilio García, Francisco López Bárcenas, Cati Marielle, Yolanda Massieu Trigo, Brisa Maya, Julio Moguel, Luisa Paré, Enrique Pérez S., Víctor Quintana S., Alfonso Ramírez Cuellar, Jesús Ramírez Cuevas, Héctor Robles, Eduardo Rojo, Lourdes E. Rudiño, Adelita San Vicente Tello, Víctor Suárez, Carlos Toledo, Víctor Manuel Toledo, Antonio Turrent y Jorge Villarreal.

Publicidad Rosibel Cueto Flores Cel. 55 2775 8010 Tel. (55) 2978 4735 publicidadjornadadelcampo@gmail.com

L

a combinación de cambio climático que hace más erráticas las cosechas, estrangulamiento energético que aumenta sus costos, crisis alimentaria que encarece la comida y recesión económica que vuelve más pobres a los pobres y debilita la capacidad importadora de granos de las economías frágiles, provocó una emergencia global y la aparente modificación de los paradigmas neoliberales que desde hace tiempo propugnaban los organismos multilaterales. Así, en los años recientes no sólo la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), sino también el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) están aconsejando incrementar las inversiones en agricultura, involucrar más al Estado en el fomento agropecuario, apoyar la producción interna de alimentos y fortalecer la economía campesina. Recomendaciones que muchos países han seguido… menos México, que mantiene las añejas recetas mercadócratas. Y el encarecimiento de los granos se vuelve problema grave para un país dependiente como el nuestro, cuyas importaciones alimentarias han elevado notablemente sus costos en los años recientes al extremo de que bordean los 20 mil millones de dólares anuales, monto semejante al de los ingresos por remesas enviadas por los migrados, que habían llegado a 24 mil millones pero disminuyeron por la recesión. Así, importar alimentos estadounidenses cosechados ahí por mexicanos y “exportar” campesinos mexicanos que podrían producir aquí esos mismos alimentos dejó de ser el “buen negocio” que generaba un saldo favorable neto de unos diez mil millones de dólares anuales y hoy empieza a ser ruinoso, aun en términos económicos.

Diseño Hernán García Crespo

La Jornada del Campo, suplemento mensual de La Jornada, editado por Demos, Desarrollo de Medios, SA de CV; avenida Cuauhtémoc 1236, colonia Santa Cruz Atoyac, CP 03310, delegación Benito Juárez, México, Distrito Federal. Teléfono: 9183-0300. Impreso en Imprenta de Medios, SA de CV, avenida Cuitláhuac 3353, colonia Ampliación Cosmopolita, delegación Azcapotzalco, México, DF, teléfono: 5355-6702. Reserva de derechos al uso exclusivo del título La Jornada del Campo en trámite. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio, sin la autorización expresa de los editores.

Pero el éxodo campesino y la dependencia alimentaria son sólo parte de la erosión generalizada del mundo rural. Un curso prolongado y multidimensional de deterioro, degradación y desarticulación que por momentos se agudiza. Erosión en curso que de no rectificarse a tiempo nos llevará una crisis generalizada y terminal provocada por la combinación de múltiples conflagraciones puntuales estallando de manera simultánea y retroalimentándose.

PORTADA: Roy A. Gallant

Veamos por separado algunas de las dimensiones de la debacle: • Erosión económica, manifiesta en incertidumbre, poca rentabilidad y bajo crecimiento: un sector de la producción que entre 1945 y 1976 se expandió a una tasa promedio anual de 3.8 por ciento y que en los años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) creció sólo 1.8 por ciento al año, además de que se perdieron alrededor de 2.5 millones de empleos rurales. • Erosión de la seguridad alimentaria, manifiesta en la necesidad de importar casi la mitad de lo que comemos. • Erosión ecológica, manifiesta en pérdida de bosques, degradación de suelos, contami-

nación de aguas, desaparición de especies y desarticulación de ecosistemas. Erosión social, manifiesta en debilitamiento, descomposición y aun necrosis del tejido comunitario, derivados del deterioro de la economía y los servicios, de la imparable migración, de la expansiva narcoeconomía y de la violencia generalizada. Erosión demográfica, manifiesta en la desproporción en los porcentajes de población por género y edad, que ha sido ocasionada por un éxodo en el que aún predominan los varones jóvenes, de modo que el campo se feminiza y envejece. Erosión política, manifiesta en que cada vez más gente descree en el Estado de derecho, de modo que consiente, de grado o por fuerza, al delito o se hace justicia por propia mano, en una ingobernabilidad hormiga que, asociada a la militarización de muchas regiones, pone al campo en virtual Estado de excepción. Erosión moral, manifiesta en pérdida de la esperanza de que algún día mejore la vida en el campo, lo que desalienta a los viejos y provoca la deserción casi unánime de los jóvenes que no vislumbran ningún futuro rural deseable. Erosión cultural, manifiesta en la pérdida de saberes y prácticas tanto productivas como asociativas y festivas, usos y costumbres que guardan las raíces rústicas de nuestra identidad.

Pero sucede que si bien sólo el cuatro por ciento del PIB es agropecuario, el agro aún emplea al 16 por ciento de la población económicamente activa, y 23 por ciento de los mexicanos sigue viviendo en el medio rural. Es decir que la importancia del campo en el empleo es cuatro veces mayor que su peso en el valor de la producción y sigue siendo el lugar de residencia de uno de cada cuatro compatriotas.

Todas las facetas del desbarajuste en curso son alarmantes pero la más grave es la erosión de las estrategias productivas de solidaridad intergeneracional, con las que ancestralmente los campesinos han buscado asegurar el futuro de familias y comunidades.

Sólo uno de cada cuatro mexicanos habita en poblaciones de dos mil 500 habitantes o menos, pero esta socialidad rural, en estrecha simbiosis con la urbana, hace de nosotros una colectividad: un modo específico de convivencia. Y es que el campo es fuente nutricia de nuestra diversidad cultural, una pluralidad lingüística, pero también plástica, ornamental, musical, canora, dancística, festiva, arquitectónica, indumentaria, culinaria y espirituosa. Del campo nos vienen modos de ser que nos dotan de identidad y se reproducen en las ciudades.

Sometidos casi por definición a la incertidumbre climática, sanitaria y económica, los rústicos toman siempre muy en cuenta el largo plazo mediante estrategias productivas que, en las buenas y en las malas, garanticen la preservación de la colectividad. Lo que incluye la permanente preocupación por incrementar su patrimonio productivo: natural, técnico, económico y humano. Esta visión de futuro, que no rechaza la innovación pero es básicamente conservadora por cuanto busca evitar riesgos en los que se ponga en peligro la continuidad del núcleo familiar o comunitario, está hoy en un serio predicamento por la deserción física y espiritual de los jóvenes rurales. Fractura generacional que se manifiesta en la tendencia creciente a destinar las remesas que envían los migrados no al patrimonio productivo sino a bienes de consumo duraderos como la vivienda. Por primera vez de manera generalizada las familias rurales mexicanas están reduciendo el horizonte de sus previsiones a una generación, poniendo en severo riesgo el siguiente eslabón de la cadena que conforma la milenaria historia campesina. Algunos lo ven como mal menor pues el campo cuenta poco en el México del tercer milenio. Y es que en los años recientes la aportación del sector agropecuario al valor de la producción nacional ha sido de alrededor de cuatro por ciento ¿Por qué alarmarse, dicen, ante el desfondamiento de una actividad que genera apenas cuatro de cada cien pesos del Producto Interno Bruto (PIB)?

Pero aun esta ponderación es injusta porque la producción económica del agro, en términos de PIB poco relevante, incluye los alimentos, bienes fundamentales cuando la escasez y la carestía de los básicos provocan hambrunas. Además de que, si bien menos de dos de cada diez puestos de trabajo son agropecuarios, éstos se emplean en labores directamente vinculadas con la reproducción social de la naturaleza de modo que se trata del eslabón decisivo en la cadena que vincula a la sociedad con el medioambiente, nexo fundamental en tiempos de deterioro ecológico y crisis climática. El campo, que los tecnócratas consideran económicamente insignificante, nos aporta alimentos pero también aire fresco, tierra fértil, agua pura, clima benigno, diversidad de especies, paisajes amables... Dones impagables que algunos han querido transformar en “servicios ambientales” a los que se de precio en el mercado, cuando en verdad son las inapreciables premisas de la vida.

Nuestro imaginario colectivo huele a campo, pero también en el ámbito del conocimiento y la tecnología el aporte del agro es invaluable. Saberes y haceres heredados pero vivos, imprescindibles cuando la homogeneidad tecnológica propia del capitalismo muestra el cobre y nos urgen modos alternos de intervenir la realidad, formas virtuosas de humanizar la naturaleza como la holista, biodiversa y sustentable milpa. La palabra política viene de polis y remite a lo urbano. Pero en México como en otros países latinoamericanos, algunas de las propuestas más sugerentes para renovar nuestra anquilosada civilidad vienen las añejas experiencias rurales de los pueblos indios. Sin olvidar que somos porque fuimos y salvo las páginas más recientes, el libro de nuestra historia se escribió en el campo y es obra del México agrario que éramos, que de algún modo aún somos y que debemos seguir siendo si es que queremos tener futuro, pues la idea de que puede haber sociedades puramente urbanoindustriales es un peligroso espejismo.

BUZÓN DEL CAMPO Te invitamos a que nos envíes tus opiniones, comentarios y dudas a

jornadadelcampo@gmail.com

twitter.com/jornadadelcampo facebook.com/jornadadelcampo issuu.com/la_jornada_del_campo


PASADO Y FUTURO: CARA Y CRUZ, ÁGUILA Y SOL Una sociedad se define no sólo por su acƟtud ante el futuro sino frente al pasado: sus recuerdos no son menos reveladores que sus proyectos. Octavio Paz. Sor Juana Inés de la Cruz. Las trampas de la fe.

EL FUTURO DEL CAMPO A LA LUZ DE LA CRISIS CLIMÁTICA Y ENERGÉTICA En una era de caos climáƟco y recursos disminuidos, el modelo neoliberal se vuelve inviable. Su dependencia de las exportaciones con enormes gastos de transporte y creciente empleo de recursos es insostenible. La viabilidad económica futura demandará un dramáƟco vuelco hacia las economías locales, reintroducir una versión modernizada de la susƟtución de importaciones y promover una ordenada re-ruralización y revitalización de las comunidades a través de reforma agraria, educación, métodos agroecológicos de pequeña escala, control de importaciones-exportaciones y énfasis en la democracia local. Todo en preparación de la inevitable desindustrialización de la agricultura que vendrá al declinar la disponibilidad de combusƟbles baratos. Manifiesto sobre las Transiciones Económicas Globales

EL FUTURO SEGÚN LOS CAMPESINOS Quienes Ɵenen una noción del Ɵempo unidireccional no admiten la idea del Ɵempo cíclico (…) Quienes Ɵenen una visión cíclica del Ɵempo no Ɵenen gran inconveniente en aceptar la convención del Ɵempo histórico, que no es sino la huella de la rueda que gira. (…) Todas las revueltas campesinas espontáneas han tenido como objeƟvo la restauración de una sociedad campesina justa e igualitaria. Este sueño no es la visión usual del sueño del paraíso. El paraíso, tal como hoy lo entendemos, fue seguramente la invención de una clase relaƟvamente desocupada. En el sueño campesino, el trabajo no deja de ser necesario. El trabajo es la condición de la igualdad. Los ideales de igualdad marxista y burgués presuponen un mundo de abundancia: exigen la igualdad de derechos para todos delante de una cornucopia: la cornucopia que consƟtuirán la ciencia y el desarrollo del conocimiento. Lo que cada uno de ellos enƟende por igualdad de derechos es, por supuesto, muy diferente. El ideal campesino de igualdad, en cambio, consƟtuye un mundo de escasez, y su promesa es la de una ayuda mutua fraternal en la lucha contra ésta y un reparto justo del producto del trabajo. Estrechamente relacionado con su aceptación de la escasez, se encuentra su reconocimiento de la relaƟva ignorancia del hombre. Puede admirar el saber y los frutos de éste, pero nunca supone que el avance del conocimiento reduzca en modo alguno la extensión de lo desconocido. Esta relación no antagónica entre lo

desconocido y el saber explica por qué parte de su conocimiento se acomoda a lo que desde fuera se define como supersƟción o magia. (…) Una clase de supervivientes no puede permiƟrse el lujo de creer en una meta en la cual la seguridad o el bienestar están asegurados. El único futuro es la supervivencia y éste es ya un gran futuro. El camino del futuro cruzado de futuras emboscadas es la conƟnuación del otro camino viejo por el que han llegado los supervivientes del pasado. Esta imagen es adecuada por cuanto es siguiendo un camino, construido y mantenido por generaciones de caminantes, como pueden evitarse los peligros de los bosques, las montañas y las marismas circundantes. El camino es la tradición transmiƟda mediante instrucciones, ejemplos y comentarios. (…) Si nos fijamos en el curso que más posibilidades Ɵene de seguir la historia mundial: una lucha prolongada y desigual contra el capitalismo monopolista, una lucha cuya victoria no es segura, puede que la experiencia de supervivencia del campesino esté mejor adaptada para esta dura y lejana perspecƟva que una visión progresiva, conƟnuamente reformada, desencantada e impaciente por la victoria final. (…) El papel histórico del capitalismo es destruir la historia, cortar todo vínculo con el pasado y orientar todos los esfuerzos y toda la imaginación hacia lo que está a punto de ocurrir. La destrucción de los campesinos podría consƟtuir un acto final de eliminación histórica. John Berger. Puerca Ɵerra


FOTO: Jeff Werner

FRANCISCO MAYORGA CASTAÑEDA

Entendiendo que hay diferentes visiones del futuro, La Jornada del Campo hizo tres preguntas a personajes de diversos ámbitos, del aparato público, políƟco, empresarial, académico y de organizaciones sociales:

T®ã罃٠—› ½ƒ S›‘Ù›ãƒÙ°ƒ —› A¦Ù®‘ç½ãçك, GƒÄƒ—›Ù°ƒ, D›ÝƒÙÙʽ½Ê Rçك½, P›Ý‘ƒ ù A½®Ã›Äパ®ÌÄ (Sƒ¦ƒÙփ) 1) Si seguimos la tendencia actual, vamos hacia una polarización en el sector, donde los productores que han sido exitosos en comercialización, financiamiento y tecnología van a seguir creciendo, van a seguir encontrando mercados dentro y fuera de México, pero los que no han logrado eso, los que siguen marginados de todo este desarrollo, seguramente seguirán empeorando su situación. Y habrá regiones que conƟnuarán avanzando rápidamente en producƟvidad y compeƟƟvidad, y otras que seguirán rezagándose, deteriorando sus recursos naturales y que finalmente serán expulsadas del sector. No hay mucho Ɵempo, no podemos posponer reformas o cambios; lo ideal sería ir cerrando esta brecha, que la tendencia se fuera revirƟendo.

EL FUTURO ES DE LA ECONOMÍA SOLIDARIA*

Armando Bartra La economía solidaria y popular es el modo en que los productores por cuenta propia y los consumidores pobres nos organizamos para sobrevivir en el mundo deshumanizado del capital. Plataforma Campesina Mesoamericana

2) Quisiera que hubiera más flexibilidad en el marco jurídico. El tema de la Ɵerra, y en general los derechos de propiedad, nos están frenando. La agricultura moderna Ɵende a manejar unidades compactas. El minifundio, la pulverización de la Ɵerra resta muchísima compeƟƟvidad, y necesitamos desplegar el potencial que se Ɵene en diversidad, de recursos naturales y de capacidad humana. Tenemos que considerar esto más seriamente para el siglo XXI. Asimismo, debemos evaluar al sector agroalimentario al margen de consideraciones políƟcas que nos impiden a veces hacer un análisis más sereno; tomar medidas que no estén expuestas a perspecƟvas sexenales o de legislaturas, con una visión a futuro pero no viendo al campo siempre como el lastre de sociedad y de la economía, sino aceptar también que ha habido avances, que hay sectores compeƟƟvos, sin eludir fallas ni problemas. Esto es, quitarle algo de carga al sector.

1) Con las condiciones actuales en el campo mexicano, ¿hacia dónde se encamina y cuándo será su momento críƟco?

2) ¿Qué quisiera usted para el campo y cómo se podría lograr?

3) Desde la posición que usted ocupa en la sociedad, ¿qué podría hacer a favor del campo?

FOTO: Juli M.

He aquí las respuestas:

3) Puedo contribuir tratando de construir una visión más a futuro, sobre todo un nuevo arreglo insƟtucional. Dentro de la Sagarpa, y esto ha sido bien recibido, hemos compactado programas. Los cinco que hoy tenemos nos resultan úƟles para enfrentar los retos y las oportunidades del presente. Estamos planteando un cambio en el reglamento interior de la Secretaría para reasignar funciones y responsabilidades internas, pues queremos coordinarnos más con otras secretarías para desarrollar una políƟca en materia de alimentación, pues no la tenemos, mientras que en desarrollo rural tenemos una Ley de Desarrollo Rural y una comisión interinsƟtucional y tenemos los consejos mexicano y estatales de desarrollo rural y los Sistemas Producto. En breve daremos a conocer un estudio hecho por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con este tema de la políƟca de alimentación en México. Esta obra está hecha con la mayor seriedad y por una insƟtución de primer nivel, y ayudará al diseño de nuevas políƟcas en la siguiente administración.

N

uestra América está en marcha comprometida en una lucha en que los pueblos se enfrentan al imperio y las oligarquías; combate en que chocan colonizados contra colonialistas, explotados contra explotadores, oprimidos contra opresores, muy pobres contra muy ricos. Pero en otra perspectiva esta es también una disputa entre la economía de mercado y la economía social y solidaria, entre la economía inmoral del capital y la economía moral de los trabajadores. Y la que estamos librando es una batalla decisiva, no una confrontación entre dos “modelos de desarrollo”, ni siquiera entre dos “modos de producción”, es decir entre tipos distintos de economía. Es esta una lucha a muerte entre dos tipos opuestos de sociedad, entre dos diferentes órdenes civilizatorios: el de ellos donde impera el mercado y el nuestro donde priva la sociedad, el de ellos donde gobiernan las cosas y el nuestro donde mandan las personas. A la forma fraterna de producir y consumir, a la manera de vivir propiamente humana, la llamamos de muchas maneras. Unos la han bautizado “socialismo del siglo XXI”, otros “socialismo comunitario”. Pero, como quiera que se le designe, deberá sustentarse en una economía asociativa, una economía solidaria, una economía de la gente. Hoy el mercado lo es todo. Hace algunas centurias la humanidad pasó de vivir sociedades donde se intercambiaban bienes, es decir sociedades con mercado, a padecer sociedades sometidas al mercado, es decir sociedades de mercado donde la producción y el intercambio funcionan con base en un mecanismo impersonal que se pretende automático. Y desde entonces padecemos la dictadura de la economía. En el mercantilismo absoluto en que vivimos es la economía la que decide si vamos a comer o a pasar hambre; si vamos a andar vestidos o desnudos; si vamos a estudiar o seremos ignorantes; si nos vamos a casar o sólo nos vamos a arrejuntar; si vamos a sanar o, como no tenemos para el médico ni para las medicinas, habremos de morir.

Al tiempo que se instauraba la dictadura del mercado, comenzó la resistencia de las comunidades de productores y consumidores. Desde el nacimiento del capitalismo las colectividades solidarias nos rebelamos contra la autoridad de la desalmada máquina de producir y de consumir. Porque el veneno crea su contraveneno y la oposición a los sistemas injustos los acompaña desde que surgen y no tiene que esperar a que les llegue su ocaso.

A la economía inmoral del capitalismo las sociedades no capitalistas han opuesto lo que podemos llamar una economía moral, es decir regida por la colectividad y sus instituciones En todas las sociedades con división del trabajo hay intercambios, hay alguna clase de mercado. Pero hasta que se impuso el capitalismo, la producción y distribución de los bienes se pactaba socialmente. Casi siempre se negociaba de manera inicua y recurriendo a la fuerza pero en todos los casos se hacía por medio de relaciones sociales, de relaciones entre personas. En cambio en el capitalismo es el mecanismo frío y deshumanizado del mercado el que dizque se encarga de regular la producción y la distribución. Y lo hace sin sujetarse a otro principio que no sea el del lucro, el de elevar las ganancias del gran dinero. ¿Economía o sociedad? A la economía inmoral del capitalismo las sociedades no capitalistas han opuesto lo que podemos llamar una economía moral, es decir regida por la colectividad y sus instituciones. En particular, los pueblos y comunidades hemos opuesto a la capitalista una economía moral solidaria que reconoce el valor del trabajo y el derecho de todos a los satisfactores básicos. A este modo fraterno y generoso de producir y distribuir se le llama también economía social. Pero estos nombres ocultan una contradicción, pues la economía, como esfera autónoma y como disciplina científica, es producto de la modernidad y se precia de ser un sistema automático dotado de sus propias leyes, de modo que la economía no puede ser moral, ni solidaria, pues estos son atributos humanos. Cuando adjetivamos a la economía de esta manera, lo que hacemos es expresar nuestra voluntad de devolverle a las colectividades el control perdido sobre la producción y distri-

FOTOGRAMAS: The Wave (1936) - Emilio Gómez Muriel, Fred Zinnemann

17 de septiembre de 2011

4


17 de septiembre de 2011 bución, de reintegrarles el dominio sobre la economía. Economía que de esta manera dejaría de ser el monstruo frío, la satánica trituradora en que se convirtió por obra del capitalismo, para volver a ser una esfera de la vida social entre otras, junto con la política, la cultura, la religiosidad… Aunque a veces lo expresamos así, en el fondo no queremos otra economía. Lo que queremos es restaurar el poder de las colectividades sobre su trabajo y sobre la satisfacción de sus necesidades.

5 cesarias, pero no hace del crecimiento económico un objetivo en sí mismo. Y también alimenta sueños: visiones de futuros mejores donde sean menos los obstáculos que traban la convivencia libre y fraterna, y donde la felicidad resulte más frecuente y esté mejor repartida. Pero a diferencia de las utopías capitalistas y socialistas, las que nosotros soñamos no son Arcadias opulentas y por ello –sólo por ello– Arcadias solidarias.

Recuperar los valores. La economía de mercado y la economía que llamamos economía o solidaria no sólo son modos antagónicos de producir, distribuir y consumir, también conllevan formas de pensar, de valorar y de sentir contrapuestas. La economía capitalista incuba un pensamiento social, una ideología propia de la modernidad que en gran medida compartió el socialismo del siglo XX. Es esta la ideología del progreso entendido como crecimiento económico, como expansión acelerada y sin límites de la producción y el consumo.

Y el progreso alimenta también una utopía engañosa, la utopía de la opulencia. Un mundo de abundancia ilimitada donde se habrá superado por siempre la escasez, se habra dejado atras la carencia que, según esto, es lo que engendra disputas y conflictos. Y así –dicen–, al nadar en riquezas, podremos por fin ser generosos, solidarios, libres y felices. ¿Será? La economía social y solidaria no se opone al fomento y la expansión de aquellas actividades productivas que son socialmente ne-

PLURALIDAD DE ECONOMÍAS SOLIDARIAS

Para las personas y organizaciones que consideran la estrategia revolucionaria bajo un paradigma de centralización políƟca y de ruptura histórica abrupta, puede parecer extraño que una revolución antagónica al capitalismo pueda ocurrir bajo una estrategia de red donde lo económico y lo cultural no sean subalternos a lo políƟco, y en la cual la realización progresiva y compleja de innumerables redes solidarias sinérgicamente integradas no sea una ruptura inmediata del sistema capitalista en una determinada sociedad, ni tampoco una mera reforma a tal sistema, sino la expansión efecƟva de un nuevo sistema económico, políƟco y cultural anƟcapitalista, que crece negándole las estructuras y absorbiendo gradualmente las fuerzas producƟvas consƟtuyéndose el conjunto de estas redes en un nuevo bloque histórico. Euclides André Mance, Redes de colaboración solidaria.

Y no apostamos a la opulencia porque sabemos bien que no hay peor egoísmo que el de los ricos que nadan en la abundancia. Y sabemos también por experiencia que la fraternidad es perfectamente compatible con la escasez y que la solidaridad verdadera florece entre los que tienen poco pero lo comparten. No queremos ser pobres para siempre pero tampoco necesitamos ser ricos para ser generosos y felices. La economía social está ahí. La economía moral y solidaria no es descubrimiento académico, ocurrencia de la cooperación internacional, receta de ciertas organizaciones no gubernamentales o invento de los altermundistas. La economía social se ha practicado desde siempre en las comunidades agrarias que no interiorizaron del todo la lógica inhumana del mercado. La economía social es la que anima a los artesanos y demás pequeños y medianos productores urbanos. Y es también la que rige las actividades que llamamos domésticas o reproductivas que –por la persistente inequidad de género– casi siempre se las recargamos a las mujeres. En realidad la economía netamente capitalista domina los grandes mercados y controla la riqueza monetaria, pero ocupa un espacio social relativamente pequeño. De modo que si nos ponemos las pilas, pronto podría ser una fortaleza acosada por los miles de millones que practicamos la economía moral. La diversidad como virtud. En la economía solidaria, realidad y utopía se reconcilian de las más diversas formas, desplegando una pluralidad de pensamiento y acción que no es lastre sino signo de vitalidad. Fortaleza de una economía alternativa que, como las comunidades campesindias que desde siempre la practican, se niega a encerrarse en recetas: en teorías y modelos únicos. Por su carácter plural, multiforme, plástico y creativo –que embona bien con nuestras abigarradas sociedades–, las formas solidarias de producción, distribución y consumo pueden ser eje rector y columna vertebral de las economías plurales que se están impulsando en los países de Nuestra América enrolados en el cambio libertario y justiciero. Y es que en la economía asociativa está la clave para frenar la dictadura del mercado, pero también para prevenir la dictadura del Estado empresario. Poner al Estado en su lugar. En la construcción del nuevo mundo que deseamos, el Estado tiene una función económica insoslayable, no sólo debido a que por su escala

y complejidad ciertas actividades requieren de un gestor de gran calado, sino también porque en una sociedad donde el mercado es aún el regulador de los intercambios, las unidades familiares o asociativas de producción necesitan para prosperar de regulaciones estatales y de servicios económicos operados por instancias públicas. Pero estas funciones potencialmente virtuosas conllevan un riesgo: que el Estado gestor y sus aparatos económicos se impongan sobre la sociedad organizada para producir y distribuir, sustituyendo la iniciativa y creatividad de la gente. Como lo puso de manifiesto el llamado “socialismo real”, la burocratización autoritaria es uno de los peligros mayores que amenazan al altermundismo. Riesgo que no está solamente en que la burocracia, sus iniciativas y sus instituciones de Estado inhiban y suplanten a los actores económicos de carácter social, sino también en que las figuras asociativas que se adopten en la economía solidaria limiten la autogestión y se transformen en aparatos sociales coercitivos. Así por ejemplo, la colectivización impuesta por decreto en nombre de la eficiencia, y que se presenta como presunta “escuela de solidaridad”, es una pésima receta si de promover la economía solidaria se trata. Sobre todo cuando el colectivismo a ultranza trata de implantarse en el mundo rural y en actividades agropecuarias que –no sólo porque así es la tradición productiva campesina, sino también por su propia naturaleza técnica– funcionan mejor combinando el trabajo familiar en la producción primaria con formas asociativas en la agro-industrialización y comercialización.

La tecnología no es neutra. En un análisis un poco más profundo, descubrimos que la dictadura de la economía como máquina de producir sorda, ciega y desalmada, no sólo se impone por medio de la gestión empresarial centralizada, sea ésta privada o de Estado; se impone igualmente vía la tecnología y las formas de cooperación. Así como en los orígenes del capitalismo fabril los artesanos proletarizados veían con claridad que el mal del nuevo orden estaba también en las máquinas: monstruos de hierro que se comportaban como autómatas y autócratas arrebatándoles su creatividad laboral, así los campesinos y las comunidades agrarias se han enfrentado siempre a una presunta modernización que no sólo amenaza con quitarles la tierra y transformarlos en asalariados; también les arrebata sus saberes agrícolas al tratar de imponerles formas de cooperación sobre las que no tienen poder. O incluso los acogota mediante la pura tecnología: un “paquete” que no sólo los pone a trabajar para el capital, también los pone a trabajar como el capital, aun si formalmente siguen siendo campesinos. *Ponencia leída en un encuentro con representantes de organizaciones campesinas realizado en Bolivia a mediados de 2011.

ROLANDO CORDERA CAMPOS CÊÊٗ®Äƒ—ÊÙ —›½ S›Ã®ÄƒÙ®Ê UÄ®ò›ÙÝ®ãƒÙ®Ê —› ½ƒ Cç›Ýã®ÌÄ Sʑ®ƒ½, UNAM 1) Estamos en una ruta de deterioro ecológico, de la Ɵerra, del hábitat, con sobre explotación del agua, que no se ha corregido por la apertura del campo mexicano al mercado nacional de Ɵerras y de productos y al mercado internacional, sino que se ha agravado, al menos en algunas regiones vinculadas a algunos culƟvos. No se ha reverƟdo la tendencia al abandono del campo por parte primero de los jefes de familia y luego de los jóvenes, y entonces la feminización del sector es cada vez más evidente, pero estos nuevos actores, las mujeres, carecen del apoyo necesario para hacerse cargo de un campo en producción y no en decadencia. No tenemos resuelto el tema del abasto básico de la alimentación, ni siquiera bajo los criterios neoliberales de intercambiar hortalizas por maíz. Debemos buscar fórmulas de economía mixta en el sector que suponen un gran esfuerzo de transferencia de recursos de la ciudad al campo y de la industria a la agricultura, y una nueva visión en servicios financieros, sobre todo el seguro agrícola. Si la economía sigue comportándose de manera mediocre, la solución clásica, histórica, del tránsito del campo a la ciudad y a Estados Unidos, no será solución. El campo se despoblará, las ciudades se sobre-poblarán y generarán sus propios infiernos, pues habrá más pobreza, más informalidad, más pérdida de la cohesión social. Si no hay una dinamización de la economía urbano-industrial y de la economía de Estados Unidos que atraiga más mexicanos, el campo se deteriorará y trasladará las crisis al resto de la sociedad y quizá al resto del hemisferio. El problema es que en el campo viven 20 millones de personas, que no consƟtuyen un mercado interno dinámico porque son muy pobres y producen poco. 2.- Hay que insisƟr que el campo es uno de los pilares del desarrollo, tanto demográfica como socialmente. La sociedad no rural Ɵene que considerar que la sociedad rural no resuelve sus problemas saƟsfactoriamente por sí misma, por su precariedad, su debilidad, su heterogeneidad, y entonces se requiere un gran compromiso nacional de recursos, de cooperación que venga de los sectores urbano-industriales, por medio de la políƟca, de una nueva oleada de inversión pública, de rehabilitación y ampliación de infraestructura y de la generación de nuevas políƟcas a parƟr de las lecciones que nos lega el pasado. Y no generalizar: el campo es muy diverso, ecológicamente hablando, en términos de suelos, de posibilidades de culƟvo, de gente y se requieren políƟcas muy específicas inscritas en una estrategia nacional, y entonces las agencias de desarrollo ya no pueden ser las del pasado en donde se dividía el territorio con base en los culƟvos que la banca decidía. Deseo que haya una toma de conciencia de que el campo importa y que sin él nuestro desarrollo será muy muy desigual y muy precario. 3.- Puedo contribuir a fomentar la invesƟgación social, económica, sociológica, políƟca. ParƟcipar en la discusión de alternaƟvas de políƟca para el campo, y en la difusión de sus problemas y de sus perspecƟvas. Aunque no se quieran ver, hay opciones y caminos alternaƟvos.


17 de septiembre de 2011

6

PÙÊ¥›ÝÊك®Äò›Ý㮦ƒ—Êك —› ½ƒ UÄ®ò›ÙÝ®—ƒ— AçãÌÄÊà M›ãÙÊÖʽ®ãƒÄƒ, çÄ®—ƒ— Xʑ«®Ã®½‘Ê 1) Hay un efecto acumulado de mucho Ɵempo; sumamos 30 años de políƟcas de ajuste neoliberal que nos han llevado a una crisis profunda. El campo es uno de los espacios más golpeados y devastados en todos los planos: políƟco, social y económico, y eso se refleja en la desintegración de familias y comunidades por la emigración y la violencia. La crisis Ɵene dimensiones muy grandes, pero aún puede empeorar. La anomia social que se observa en muchos lugares puede agudizarse. Hay áreas donde todavía hay organizaciones campesinas y respuestas sociales que amorƟguan un poco, pero si no hay un giro radical, creo que sí pueden empeorar los problemas. Estamos llegando a un límite, o sea que no falta mucho para estar peor. 2) Suena como un sueño. Quisiera que los habitantes rurales que todavía están allí encuentren una forma de trabajar y de vivir dignamente. Que el campo volviera a ser un espacio amable y atracƟvo para la juventud. Sabemos que ya muchos y muchas jóvenes no están interesados en trabajar ni vivir en el campo. La migración debería ser una opción libre, pero los millones que se van lo hacen obligados por no tener alternaƟva. Quisiera que mujeres y hombres vivan con más equidad, que no sólo enfrentemos las desigualdades sociales, sino también las de género. ¿Cómo lograr esto? Hay dos recursos, dos palancas indispensables: por un lado, el Estado, sus agencias y políƟcas públicas. A 30 años de ajuste y neoliberalismo, fracasado todo esto, es muy obligado recƟficar. En esto hay viejas demandas, como sacar a los granos básicos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); una políƟca social en lugar de un combate a la pobreza; políƟca de crédito realmente efecƟva; todo el tema de equidad en los subsidios; políƟcas de género en un campo que se está feminizando (a las mujeres del campo se les sigue viendo como amas de casa, cuando viven situaciones sociales muy disƟntas); desenmascarar la falsedad de la ley de las ventajas comparaƟvas; etcétera. Es claro a estas alturas que hay prácƟcas muy alejadas de la libre competencia. Por otro lado, es importante que organizaciones campesinas, de jóvenes, de migrantes, de mujeres, tengan un papel más acƟvo y sean efecƟvamente escuchadas. No es que no se movilicen o que no tengan propuesta o experiencia, sino que son marginales ante un Estado ciego y sordo que manƟene su proyecto durante tantos años a pesar de que ya está haciendo agua. 3) Podría apoyar con la formación de estudiantes, profesionales compromeƟdos con el campo. En esto vamos a contracorriente con las políƟcas del gobierno. Y desde la academia, mostrar que el campo no sólo es sinónimo de crisis, sino un espacio donde se generan alternaƟvas para el propio campo y para toda la sociedad. Asimismo, realizar yo misma invesƟgación compromeƟda a favor del medio rural.

Víctor M. Quintana S. Hace tres años, en estas mismas páginas de La Jornada del Campo, nos preguntamos si tiene futuro el campo mexicano, y respondimos con tres posibles escenarios: 1) el del campo homogéneo de los negocios, 2) el del campo anómico y violento y 3) el del campo diverso, justo y sustentable. Ahora reafirmamos lo que entonces decíamos. El escenario uno es el campo para pocos, el de los monocultivos, de la lógica capitalista, de la ganancia a toda costa, del productivismo. Señalábamos que con la población que tenemos en el medio rural, con la lenta dinámica de la industria y nuestra precaria dotación de recursos naturales, este escenario sería muy inestable y poco sostenible, por lo que derivaría en el segundo, es decir, el campo dominado por la violencia y la anomia. Del campo para pocos pasaríamos al campo para nadie, y en muchos sentidos estamos presenciando esta deriva, dado que muchas zonas rurales han sido tomadas por la violencia criminal e institucional en los años recientes.

confianza y vuelvan a cultivar las formas de ayuda mutua y de solidaridad social; que se preocupen de integrar a los históricamente excluidos y más vulnerables, como son los ancianos y los discapacitados.

Del campo para pocos pasaríamos al campo para nadie, y en muchos sentidos estamos presenciando esta deriva, dado que muchas zonas rurales han sido tomadas por la violencia criminal e institucional en los años recientes Un lugar preferente del campo en el proyecto de nación: no basta con fortalecer a los actores comunitarios locales o regionales. Es necesario que las grandes decisiones sobre las prioridades nacionales, que las grandes

por medio de sus articulaciones horizontales y verticales, ya sea por medio de sus alianzas políticas, puedan exigir que al campo se le haga por fin justicia. El cambio cuantitativo y cualitativo en la producción de alimentos. Con el cambio climático, el incremento de los niveles de consumo y la mercantilización de los alimentos a escala global, la escasez en este rubro tenderá a ser crónica. Por lo tanto, es necesario priorizar en todos los sentidos la producción de alimentos básicos, apoyarla con toda la fuerza del Estado, como pilar de la soberanía nacional pero también de la paz social. Esto implica la transformación de la óptica agroalimentaria del país y de las políticas de precios, de distribución, de abasto, de importaciones y exportaciones. Las acciones de amortiguamiento del cambio climático: el destino ya nos está alcanzando: la sequía que se ha dejado sentir en todo el norte del país reducirá muy significativamente las cosechas de maíz y de frijol, así como lo hizo la drástica helada de principios de febrero. Las presas de esa zona han recibido pocas descargas de agua y será muy difícil que resistan dos ciclos agrícolas más. Han muerto decenas de miles de reses y los pastizales se están agotando. Urgen por lo tanto,

Entonces, dado que el campo para pocos (los ricos) no es viable, la única alternativa al campo para nadie es el campo para todos. No es el campo para los pobres solamente, pero sí donde se debe atender primero a los pobres para que ellos, los ricos y los clasemedieros puedan vivir en paz en nuestro medio rural. No hay de otra. Sentada esta premisa, creemos que para construir este escenario de un campo justo, diverso y sustentable, un campo para todos, se hace necesario incidir o emprender acciones dramáticas y eficaces en cinco áreas diferentes: El fortalecimiento de los actores rurales: si no hay familias, comunidades, hombres y mujeres fuertes como actores de sus procesos económicos, sociales, políticos y culturales, la concentración del dinero, de los recursos naturales, del poder, del prestigio y la influencia se seguirá dando en el medio rural. En la medida en que la gente del campo de forma individual y colectiva desarrolle competencias y actitudes críticas y demandantes; que exija y que rinda cuentas; que acceda a la información pertinente sobre su medio y tome decisiones, sobre todo colectivas, podrá regular el poder económico, político y social e incidir en la redistribución del mismo. Aquí nos referimos primordialmente a las organizaciones de base del medio rural: comunidades, ejidos, colonias y las diversas figuras asociativas locales y regionales. La reconstrucción del tejido social rural: una precondición para lo anterior es reconstruir las identidades, el entramado de relaciones de cooperación, de colaboración y de convivencia en el agro mexicano. Las comunidades se han ido destruyendo como tales, como resultado de la intensa emigración, del envejecimiento de la población y de las familias monoparentales, pero también del temor y de la desconfianza surgidos de la violencia. Son necesarias iniciativas nuevas que, en primer lugar, promuevan la reconciliación entre grupos enfrentados, siembren de nuevo la

FOTO: Thomas Gardner

GISELA ESPINOSA DAMIÁN

EL CAMPO: FUTURO PARA TODOS O FUTURO PARA NADIE

opciones sobre la asignación de recursos pongan como una de sus prioridades al campo, pero al campo de los campesinos e indígenas; que tanto dentro de un nuevo modelo económico, como en los presupuestos y programas multianuales y anuales, se dé un giro dramático para poner en manos de las agriculturas campesinas e indígenas los recursos y el poder que les permitan trabajar, producir y vivir con dignidad. Es obvio que esto supone que los actores rurales, ya sea

acciones sistemáticas gobierno-sociedad para siembra y cosecha de agua y un uso eficiente de la misma, recuperación de suelos, reforestación, manejo adecuado de agostaderos y disminución de la carga de ganado sobre los mismos, desarrollo de fuentes alternativas de energía y diversificación de cultivos. Si no queremos que el campo sea tierra de nadie, hagamos realidad un campo para todos. Es amenaza, pero también esperanza.

El colecƟvo de comparte con Enrique y Víctor el dolor por la parƟda de

Guillermina Suárez Carrera México, D. F., sepƟembre 2011


17 de septiembre de 2011

7

Los campesinos latinoamericanos frente al cambio mundial

ENTRE LA INTEGRACIÓN Y EL DESPOJO Blanca Rubio El neoliberalismo fracturó el tejido social, depredó los recursos naturales, devastó la soberanía alimentaria y destruyó el andamiaje estatal en el campo, pero no logró desaparecer a los campesinos. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la agricultura familiar produce más del 60 por ciento de los alimentos básicos en América Latina. Ningún sector enfrentó procesos de exclusión tan severos como los campesinos e indígenas de la región: desvalorización de sus productos, retiro de los subsidios, carencia de compradores, sustitución de su producción por la importada, fin del reparto agrario… abandono pues. Pero ningún sector tiene la resistencia y la fuerza para sobrevivir que han demostrado los campesinos. Y por eso siguen ahí, enfrentando ahora al nuevo orden agroalimentario mundial que emerge de la crisis de fase del capital.

Se trata de una versión reeditada del modelo primario exportador, al integrarse los países como exportadores de materias primas hoy revaluadas, combinada con una reedición del modelo de sustitución de importaciones, en el cual los campesinos fueron integrados como garantes de alimentos básicos baratos. ¿Cuál de estas dos tendencias se impondrá como la rectora del avance del capital? y, por tanto, ¿cuál destino del campesino, integración o despojo, será más visible? Depende, desde mi perspectiva, de la fuerza política del capital o de las clases subalternas en la salida de la crisis capitalista. Hasta ahora se observa que aquellos países que impulsan un modelo alternativo al neoliberal, a quienes Emir Sader llama postneoliberales, como Venezuela, Ecuador y Bolivia,o progresistas como Brasil, están impulsando políticas serias para fortalecer la soberanía alimentaria con el fin de no depender de las encarecidas importaciones, ni

JAVIER USABIAGA ARROYO PƒÄ®Ýãƒ, Öٛݮ—›Ä㛠—› ½ƒ CÊîݮÌÄ —› D›ÝƒÙÙʽ½Ê Rçك½ —› ½ƒ C…Ãك —› D®ÖçプÊÝ 1.-La sociedad, el espacio y la economía rural son variantes diferentes. En cuanto a la sociedad, la veo menos dependiente de la acƟvidad primaria, pero sigue careciendo de los saƟsfactores que goza la sociedad urbana, como salud, educación, conecƟvidad, y por tanto allí debemos hacer esfuerzos. En cuanto al espacio, el cambio climáƟco nos ha obligado atender la conservación y ser un poco más conscientes con el uso de los recursos naturales. En la economía, veo un desequilibrio, porque no son rentables el minifundio ni los patrones de culƟvo. Es imposible que una familia viva con una parcela de cinco o seis hectáreas de maíz. Tenemos que luchar por esa circulación de la Ɵerra que a la fecha no se ha dado para que se logre la conformación de unidades de producción que sean económicamente viables. En cuanto a la dependencia alimentaria, va a conƟnuar; no podemos ser autosuficientes en algunos productos como el maíz cuando nuestros rendimientos por hectárea siguen siendo los más bajos del mundo. Por eso hay que conƟnuar con los procesos tecnológicos que mejoren sustanƟvamente la capacidad producƟva.

Guaraní Itika Guasu, en Bolivia. En Brasil se ha impulsado fuertemente a los pequeños productores por medio del Programa de Adquisición de Alimentos de la Agricultura Familiar que ha beneficiado a 114 mil campesinos. Al mismo tiempo, se ha alentado el cultivo de la soya y la caña de azúcar para etanol, lo que ha traído consigo el despojo del territorio de múltiples comunidades. En los países neoliberales como México, Colombia y Chile, en cambio, se abre paso al capital que despoja a las comunidades, como las mineras en México, el caso de los mapuches en Chile, y la palma africana en Colombia, sin que, en contrapartida, se impulsen políticas para integrar a los campesinos a la producción de alimentos básicos. Podemos concluir que los campesinos se encuentran en esta coyuntura sometidos a dos tendencias opuestas: la que fortalece su rol de productores, que atañe más a los campe-

Los datos hablan por sí solos: la participación de la pequeña producción agrícola en el valor de la producción sectorial en 2007 fue de 38 por ciento en Brasil, 39 en México, 41 en Colombia, 45 en Ecuador, 67 en Nicaragua y 27 por ciento en Chile. En cuanto al empleo sectorial, la economía campesina contribuye con el 77 por ciento en Brasil y el 57 por ciento en Chile y Colombia, según datos de FAO.

En la etapa actual se han perfilado dos tendencias muy claras en relación a los campesinos. Por un lado, el aumento en el precio de las materias primas ha llevado a una encarnizada expansión del capital sobre los recursos naturales, la tierra, los territorios y el agua de las comunidades en el continente. Ello está generando un despiadado despojo que tiende a excluirlos, no sólo de la producción sino del campo. Por otro lado, la crisis alimentaria y la desestabilización que ésta trajo a los países más pobres están llevando a las Instituciones mundiales como el Banco Mundial y la FAO a reivindicar a los campesinos como depositarios de la alimentación nacional, mientras que los países desarrollados orientan su producción a los agrocombustibles y reducen la ayuda alimentaria. En consecuencia, los gobiernos latinoamericanos están siendo presionados para que se hagan cargo de su alimentación, con el fin de evitar nuevos episodios de hambre, como los ocurridos en Haití en 2008. En este contexto, la nueva fase productiva viene preñada de dos tendencias contradictorias: una enfocada a integrar a los campesinos como los depositarios de la alimentación básica y otra que disputa sus tierras y recursos naturales allanando sus territorios. La consabida tendencia a la reproducción/disolución de la economía campesina se materializa ahora en la síntesis: aliento productivo y despojo, como parte de la configuración del nuevo modelo económico en ciernes.

FOTO: Onny Carr

¿Cuáles son las tendencias que se observan para los campesinos e indígenas en la fase de transición que atraviesa el continente? ¿Lograrán sobrevivir a la expansión del capital que se impulsa ahora sobre sus tierras y recursos naturales?

exponer su soberanía política por la vulnerabilidad alimentaria. Este proceso se expresa en el programa de compras públicas a campesinos impulsado en Ecuador, el Plan de Tierras de Venezuela y Ecuador y la Revolución Agraria de Bolivia; asimismo, en el control en la distribución de alimentos básicos en Venezuela con el impulso del Mercado de Alimentos (Mercal) y la intervención por el gobierno de Hugo Chávez de las trasnacionales alimentarias como Gruma, La Polar y Cargill. Ello, además del incremento en la inversión pública en el campo y los procesos de integración regional como la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y el Banco del Sur, que contemplan acciones comunes orientadas, entre otras cuestiones, a la soberanía alimentaria de la región. A la par con estas acciones, los gobiernos de los países postneoliberales se han apoyado en las actividades extractivas para impulsar el proyecto redistributivo. Esta apertura al capital trasnacional, sin embargo, no ha podido ser regulada, por lo que ha generado un amplio rechazo de la población. Tal es el caso de la Petrolera Perenco en Ecuador o la Compañía Repsol que despojó al pueblo

sinos medios, aquellos que producen para el mercado y sobreviven de su ingreso rural, y la que fortalece el despojo de sus recursos naturales, que atañe en mayor medida a los indígenas y campesinos pobres de la región. A la vez, las tendencias a la integración son más fuertes en los países postneoliberales y progresistas, mientras que las de exclusión y despojo son más evidentes donde persiste la orientación neoliberal de los gobiernos. En este contexto, lo que definirá la suerte de los campesinos será sin duda la capacidad que tengan las clases subalternas para imponer su orientación al modelo que surja de la crisis. Por eso es tan importante la cohesión y unidad de los movimientos campesinos en esta etapa de transición. Resulta fundamental preservar y sostener los proyectos postneoliberales que han germinado en América Latina y en ellos enfrentar las políticas afines a la expansión del capital; a la vez, pugnar por encarrilar a los países neoliberales hacia el frente contrahegemónico que se construye en el sur del continente. Esa es una alternativa que cuenta actualmente con viabilidad histórica y puede abonar hacia una integración productiva y política de los campesinos de la región.

2.- Para el sector rural en su conjunto, quisiera una sociedad más justa, más equitaƟva y más equilibrada. Aspiro también a un espacio rural de respeto, que los recursos naturales se ordenen, que no encontremos quienes siembran en los bordos de los ríos, que no haya quien Ɵre cochinadas a nuestras aguas, que sigamos trabajando para recuperar la capacidad producƟva de los suelos, que se han erosionado. Aspiro a que en este país haya formalidad, que podamos hablar de unidades producƟvas y no de productores. Si seguimos pensando en los productores, nunca vamos a terminar de saƟsfacer las necesidades de los individuos. Lo que debemos hacer es fortalecer las capacidades de las unidades de producción. Si bien por otro lado debemos atender productor como un individuo de una sociedad rural que hoy Ɵene carencias y necesidades en seguridad social, carreteras, los drenajes, agua potable, etcétera. Hemos comeƟdo el error durante mucho Ɵempo de tener a los productores someƟdos a un patrón de culƟvos poco rentable y hemos permiƟdo la pulverización de la Ɵerra. Hoy tenemos que buscar de qué manera compensamos generacionalmente al productor, que tenga un ingreso digno, que le permita hacer ese cambio tecnológico hacia la producƟvidad. Y algo importanơsimo: necesitamos que los derechos de propiedad sean reconocidos y facilitados y que haya circulación de la Ɵerra. 3.- Con ideas. En mi carácter de productor, cambiando y esƟmulando el cambio tecnológico, generando fuentes de empleo por medio del valor agregado y el acceso a los mercados, con escolaridad y capacitando a toda la gente en nuestras comunidades.


17 de septiembre de 2011

8

D®Ù›‘ãÊÙ —›½ C›ÄãÙÊ —› D›Ù›‘«ÊÝ HçÃÄÊÝ —› ½ƒ MÊÄãƒÇƒ T½ƒ‘«®Äʽ½ƒÄ, ù PÙ›Ã®Ê D›Ù›‘«ÊÝ HçÃÄÊÝ 2011 —› AÃÄ®Ý㰃 IÄã›Ùă‘®Êă½ 1) En la región de la Montaña de Guerrero, que ha sido una de las más golpeadas del país, en verdad esa forma de mantener en el olvido al campo, y en especial a los pequeños productores, lo que está generando es, primero, una situación de hambruna sin precedentes y cada vez mayor; también, una mayor presión de migrantes hacia los campos de Sinaloa e intentos que están haciendo los jóvenes de cruzar la frontera. Todo esto, propiciado por el olvido, políƟcas privaƟzadoras y trato discriminatorio, genera una situación de mayor desesperación y mayor pobreza, pero no hay una esperanza en el corto plazo, no se ven formas de contener esta espiral de muerte que se está dando en el campo. Lo que ocurre es que hay una mayor confrontación de los pueblos, de las organizaciones con las autoridades, con los gobiernos. Cada vez la movilización es más generalizada; la inconformidad está extendida, aunque los más afectados son los campesinos y los pequeños productores que viven del temporal. La crisis está tocando fondo y puede devenir en estallidos. 2) Hay que volver a ver al campo en términos de inversión, sobre todo de generar condiciones para el desarrollo autogesƟvo y para garanƟzar la autosuficiencia alimentaria. Mientras tengamos pueblos que están peleándose por el ferƟlizante porque no hay maíz; mientras no haya la recuperación de toda la gama de conocimiento y cultura que Ɵene la agricultura campesina, que es autosuficiente y que es capaz de garanƟzar una vida digna; mientras no haya una vuelta a la cultura de las capacidades locales, y mientras no se apueste por los pequeños productores y ante todo por tener la garanơa de que haya alimentos suficientes para la gente más pobre, estaremos perdiéndonos en al camino. Seguiremos importando granos y alentando inversiones con tecnología de punta que desplaza los saberes tradicionales; seguiremos sin garanƟzar el primer piso de la subsistencia de los pueblos, y como país estaremos abonando más a una violencia que se genera desde el mismo Estado, por políƟcas etnocidas y anƟcampesinas. 3) La apuesta que hacemos es por el fortalecimiento de las iniciaƟvas locales, autogesƟvas, por el empoderamiento de los pueblos para que sean sujetos de su propio desarrollo; apoyamos la construcción de un país diferente desde lo local. Es inviable que desde arriba y sin la parƟcipación de los campesinos y los indígenas se pueda construir un país. Lo que estamos haciendo desde nuestras pequeñas fuerzas es impulsar las iniciaƟvas locales de recuperación de conocimientos en siembras tradicionales, en defensa del maíz; apoyamos que la colecƟvidad pueda tener asegurada su Ɵerra comunal, con la defensa de los territorios, y sobre todo de sus proyectos autogesƟvos como pueblos, en la lucha contra los megaproyectos, en tener varias formas de organización para defender su hábitat, en tener redes de comercialización alternaƟva para que esto mismo dinamice la economía regional.

AGRICULTURA CAMPESINA AGRICULTURA COMERCIAL

¿UN DILEMA? Luis Fernando Haro Encinas

P

ara entender el supuesto dilema entre la agricultura campesina y la comercial es necesario analizar diferentes factores vinculados con las necesidades y servicios básicos de la población. Un estudio del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en 2008 concluyó que en 25 estados de la República Mexicana entre 4.7 y diez por ciento de los hogares enfrentaban inseguridad alimentaria; en seis estados, entre diez y 15 por ciento, y en el estado restante, Tabasco, entre 15 y 20 por ciento. Hacia el 2010, nueve entidades mostraron un aumento significativo en este porcentaje, mientras que sólo dos registraron disminución. Además, según el Coneval, a partir del 2007 se revirtió la tendencia en la reducción de la pobreza que se venía observando desde 1997. La pobreza rural casi duplica la registrada en zonas urbanas, según datos de 2008 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi). Adicionalmente, más de 95 por ciento de la población rural tiene al menos una carencia social, de acuerdo con la nueva metodología para la medición de la pobreza del Coneval. Destaca el rezago educativo, que es una barrera al desarrollo y afecta especialmente a la población rural. Un tercio de los jefes de hogares rurales son analfabetas (el doble que en las zonas urbanas). Por otra parte, en México 75 por ciento de las unidades de producción rural (UPR) corresponden a la pequeña agricultura, misma que utiliza una cantidad importante de recursos productivos, juega un papel fundamental en el abastecimiento de alimentos en los mercados locales y contribuye a mitigar los riesgos potenciales de inseguridad alimentaria de muchas familias en situación de vulnerabilidad. Además, en nuestro país la productividad agropecuaria es muy reducida: De acuerdo con el Banco Mundial es de tres mil 22 dólares anuales por trabajador en México, en comparación con el rango de 20 a 40 mil dólares en países desarrollados, lo que nos ubica incluso por debajo de naciones de América Latina como Brasil, Costa Rica, Chile y Argentina. La estructura agraria de México es uno de los principales problemas en materia productiva, agudizado por la escasa organización. La producción en pequeña escala genera dificultades para brindar a los campesinos un ingreso suficiente para satisfacer las necesidades de una familia; de esta manera, ante un campo atomizado y con insuficientes ingresos, los jóvenes emigran quedando una proporción mayor de mujeres y adultos mayores.

Además, el fraccionamiento de la tierra ha continuando con las herencias y con la barrera que implica no contar con el dominio pleno de la propiedad, favoreciendo el seguir siendo minifundista. Lo anterior conlleva que en México el promedio de área cultivada por unidad de producción sea de ocho hectáreas, y de sólo 2.1 en 60 por ciento de las UPR, mientras que en Estados Unidos, que es nuestro principal competidor, es de 176.1 hectáreas. Asimismo, está el tema de la falta de valor agregado en la producción primaria, la cual está concentrada en los productos de menor aprecio comercial: el 70 por de la superficie cosechada corresponde a cereales y forrajes, y el valor de su producción representa sólo el 42.7 por ciento del total, mientras que la superficie cosechada de frutas y hortalizas cubre el 9.9 por ciento del área total, pero el valor de su producción es el 36.2 por ciento del total. Por otra parte, la baja escala de producción limita la generación de ingresos y la rentabilidad y favorece el rentismo: Un estudio de Procampo, hecho en 2007, reveló que 42.2 por ciento de la superficie trabajada es rentada. Además, parte de la problemática que enfrentan los sectores productivos del país está ligada a la falta de organización económica ya que, aun cuando algunas empresas cuentan con esquemas organizativos sólidos, son las menos. Para hacer frente a toda esta problemática se requieren instrumentos diferenciados para la atención de la agricultura campesina y para la comercial. En el caso de los programas gubernamentales de apoyo, se requiere que algunos estén orientados al soporte asistencial y otros al fomento productivo. Deben ser prioritarias las políticas que generen alternativas de empleo en las áreas rurales y las que favorezcan la generación de economías de escala. Aun cuando el agro es la principal actividad económica del medio rural, es incapaz de generar suficiente empleo para toda la población que lo habita (casi una cuarta parte del total nacional). En el caso de las economías de escala, es necesario adecuar el marco jurídico para tener plena certidumbre de la propiedad. El insuficiente grado de organización y de compactación de tierras representa un freno. El papel de los esquemas organizativos, particularmente de cara a la concentración en las cadenas de alimentos, es el de generar economías de escala para el aprovisionamiento de insumos a precios más competitivos y dar mayor poder de negociación en la comercialización de la producción. Asimismo, ofertar mayor volumen y con mayor valor agregado, y permitir el acceso al financiamiento a tasas más favorables y la adquisición de bienes de capital y tecnología de punta.

FOTO: Excellent development

ABEL BARRERA HERNÁNDEZ

Otras recomendaciones en ámbitos de acción prioritarios de la política pública para atender la agricultura campesina son la dinamización de los mercados internos, por medio del estímulo productivo a la pequeña agricultura; el desarrollo de mercados agroalimentarios; la gestión de riesgos por medio de apoyos gubernamentales; el desarrollo de capacidades técnicoproductivas y empresariales de los productores rurales, y una política que impulse los servicios de capacitación y asistencia técnica profesional y especializada a los productores y que, por lo tanto, aumente las probabilidades de éxito. También hace falta una agenda de política pública con atención a la pequeña agricultura que refuerce una visión de fomento productivo y mayor inserción en los mercados. Y se necesita mejorar el Estado de derecho, debido a que el actual no ofrece certidumbre a las inversiones, afecta el valor de los activos e incentiva los conflictos por la tierra: en México existen 22 estados con niveles alto y medio de riesgo de conflictos agrarios, de acuerdo con la Secretaría de Reforma Agraria. Datos de un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) reflejan que el valor de una hectárea ejidal que no tiene dominio pleno es aproximadamente 15 por ciento inferior a una que sí lo tiene. Además, contrario a lo que se esperaría, y de acuerdo con el Inegi (Censo del 2007), la propiedad social ha estado creciendo y sigue representado más del 50 por ciento del total de la tierra. Por todo lo anterior, es necesario incentivar la escala de producción; definir claramente los derechos de propiedad; bajar costos notariales para transitar al dominio pleno y la unificación del Registro Público de la Propiedad. En general, es necesario atender las restricciones tecnológicas, económicas, institucionales y ambientales que enfrenta la pequeña agricultura, de modo que ésta contribuya a incrementar la oferta local de alimentos, reducir la vulnerabilidad de las familias rurales ante la inseguridad alimentaria, mejorar el ingreso de las familias para superar la pobreza rural y mitigar los impactos ambientales de la actividad agropecuaria. En el caso de la agricultura comercial se requieren otro tipo de apoyos, orientados al fomento productivo y a la productividad, que le permita competir en condiciones más equitativas con las importaciones que provienen de otras naciones, principalmente desarrolladas, en las cuales se otorgan apoyos importantes al campo. Por lo anterior, el tema de las diferentes escalas de producción no se trata de un dilema entre una agricultura y la otra; se trata de identificar las diferentes necesidades de cada uno de ellas, para su debida atención con los instrumentos pertinentes y reconociendo que, en primera instancia, se debe dar plena atención a las demandas básicas de la población, como lo es la alimentación, salud y educación. Habría que decir que las UPR, más que dividirse en campesina y comercial, se clasifican por lo menos en tres rubros: productores de autoconsumo; productores con potencial productivo o de transición, con posibilidades de insertarse de lleno en el mercado, y productores plenamente orientados al mercado. Todos son importantes y, como ya se señaló, requieren un tratamiento diferenciado para su atención y apoyo. Director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA)


17 de septiembre de 2011

9 producción de gases con efecto invernadero.

EL FUTURO DEL CAMPO SEGÚN

MONSANTO Adelita San Vicente Tello Todo mi cariño y esperanza a Enrique Pérez, motor de esta Jornada del Campo,

E

ante la irreparable pérdida de su madre.

scuchamos con frecuencia que en los próximos años se requerirá alimentar a una población en constante crecimiento.

En esa lógica, Monsanto difunde un anuncio en varios medios, en donde señala: “Se estima que para el año 2050, la población mundial será de más de nueve mil millones de personas. Expertos pronostican la necesidad de duplicar la producción de alimentos para satisfacer a una población creciente”. Pero la realidad nos demuestra que aun cuando aumenta la producción de alimentos el hambre persiste. Buen ejemplo en estos días son las dramáticas fotografías de niños al borde de la muerte por inanición en Somalia, país que sufre una hambruna creciente y que empeora ante la falta de ayuda internacional. Al tiempo, golpea el estudio de este año de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que señala que una tercera parte de los alimentos del mundo se desperdicia. Esto significa toneladas que paran en los tiraderos de basura, o que se tiran al fondo del mar para evitar caídas de precios, lo cual genera problemas de desechos, amén del costo de producción inútil. Lo lógico sería enviar el excedente de alimentos de algunos países hacia aquellos que lo requieran. Pero no ocurre así; en este extraño mundo conviven la carencia y la abundancia. Crece el hambre y la desnutrición en paralelo a la obesidad. Así, el problema del hambre no se debe a la falta de alimentos sino a la mala distribución.

La situación, que cobra tintes de perversidad, se presenta porque los alimentos se han convertido en mercancías que dependen de las reglas del mercado, con lo cual su producción y distribución están determinadas por los intereses económicos de unos cuantos que hoy lucran con una de las necesidades básicas de la humanidad. Por ello, es una falacia decir que el problema del hambre se solucionará aumentando la producción con alternativas tecnológicas. Más de medio siglo de revolución verde lo ha demostrado: aun cuando se aumente la producción, los excedentes se acumulan y no se reparten de manera equitativa. La forma de producción llamada industrial permitió la aparición de nuevos actores en la producción de variedades híbridas: investigadores, instituciones estatales y privadas responsables de su producción. La industria que durante la Segunda Guerra Mundial creó y fabricó explosivos, gases y defoliadores, se transformó en la industria química productora de fertilizantes, plaguicidas y herbicidas. Las compañías Dow, DuPont y Monsanto ingresaron a estos mercados nuevos con una gran potencia económica y política. En términos económicos los beneficiados fueron estas empresas y los intermediarios. La verdadera revolución ha sido abrir los ojos a la ecología. A partir de la “primavera silenciosa”, se señalaron las graves consecuencias que esta agricultura tenía para los seres vivos del planeta: uso de agroquímicos (se ha demostrado crecientemente las graves consecuencias que tienen, sobre todo en los embriones y en los niños) y de fertilizantes (causantes de la emisión de gases con efecto invernadero y la eutroficación de los mares y ríos); el uso excesivo de agua dulce, y muchas más situaciones que hoy nos obligan a replantearnos la llamada agricultura industrializada. Hoy se señala que este modelo de producción de alimentos es el mayor causante de la

ILUSTRACIÓN: DeesIllustration

Cuando Monsanto anuncia con una linda foto de una gota de lluvia: “Necesitamos tomar más de cada gota de agua de riego”. Y dice “En Monsanto estamos desarrollando semillas de alta tecnología, para que el agricultor pueda producir más alimento, usando hasta un 33 por ciento menos de agua y así aproveche cada gota de lluvia”, claramente nos demuestra que sus alternativas están inscritas en el mismo círculo vicioso de la agricultura industrial: riego y tecnología. Pero analicemos sus tan anunciadas variedades resistentes a la sequía, que según ellos contenderán con el cambio climático y acabarán el hambre. En principio, es fundamental comprender que la respuesta de las plantas a condiciones de sequía involucra múltiples genes, es decir es poligénica y es difícil de intervenir con ingeniería sistemas tan complejos. Aún más complejo es el aumento de rendimientos. Éste responde no sólo a factores genéticos; involucra también variables externas como clima, suelos, prácticas agrícolas, etcétera. Por ello no es de extrañar que en las conferencias donde las trasnacionales anuncian sus supuestos avances tecnológicos como aquella en que “Científicos de Monsanto y de BASF anuncian el descubrimiento de un gen que confiere tolerancia a la sequía en plantas de maíz”, al final del boletín de prensa en letras pequeñas dicen “Advertencia sobre información respecto de expectativas futuras: (…) como estas declaraciones se basan en factores que involucran riesgos e incertidumbres, el desempeño y los resultados reales de la empresa pueden diferir considerablemente de los descritos en dichas declaraciones o implícitos en ellas. Los factores que podrían causar o contribuir a tales diferencias son, entre otros: el éxito de las actividades de investigación de desarrollo de las empresas (….)”. Así lo menciona un comunicado de Monsanto de 2009. Empezamos entonces a entender que más que ser una preocupación, “el hambre es un negocio. El capitalismo (…) ratifica la continuidad de la devastación del medio ambiente, la irracional explotación de los recursos no renovables y la pauperización de la vida de los que son millones. Y, al mismo tiempo, vende productos para saciar el hambre que impulsa y multiplica. La perversión llevada al extremo. La creación de masas de empobrecidos para que luego sean los Estados nacionales los clientes que compren productos para responder a esas demandas mínimas. Entre los que piensan el futuro y los negocios del mañana a partir del hambre de los que son más en esta cápsula espacial llamada Tierra, están las grandes multinacionales de la semillas y los agroquímicos, como Monsanto”. (Del Frade Carlos, 2011. Los negocios de Monsanto. Agencia de Noticias de Niñez y Juventud Pelota de Trapo, http://su.pr/1ad334) Regresando a su publicidad que recorre el mundo, Monsato dice “La agricultura no irrigada (de temporal para nosotros) produce el 60 por ciento de los alimentos del mundo”. También es esta agricultura la que ha desarrollado las variedades mejor adaptadas a las condiciones extremas, son estos agricultores los que mantienen por vía oral conocimientos milenarios que han generado la biodiversidad que hoy gozamos en nuestra alimentación y en buena parte de la farmacéutica.

ALFONSO CEBREROS MURILLO Fçđ®ÊÄƒÙ®Ê —›½ GÙçÖÊ MƒÝ›‘ƒ (GÙçÃ) 1) El campo enfrenta grandes retos, pero también Ɵene oportunidades únicas que debemos aprovechar. Los precios crecientes de alimentos, su mayor demanda cuando los inventarios mundiales están bajos y la oferta está sujeta a riesgos climáƟcos, la necesidad de mejorar su calidad e inocuidad, así como la posibilidad que ofrece el comercio internacional hacen facƟble e indispensable canalizar mayores recursos públicos y privados a este sector. Revalorizar el campo y elevar su producƟvidad son parte de la respuesta a la crisis global que enfrentamos. 2) Que se le considere como elemento básico de la estrategia de crecimiento económico y de combate a la pobreza. Esta se reduce más en la medida en que el crecimiento se genere en el sector agroalimentario, lo cual también ofrece mayor estabilidad para enfrentar la volaƟlidad que vemos a nivel global. El factor clave es contar con políƟcas públicas de largo plazo, orientadas a crear cadenas de valor eficientes en el campo, desde el productor primario hasta el consumidor final, formuladas de manera incluyente por todos los actores del sector. Tan necesario es producir mejor como distribuir y comercializar los alimentos con una logísƟca y mercadotecnia más cercana a las necesidades de la población. 3) De Ɵempo atrás, en Gruma trabajamos en alianza con los productores, apoyando principalmente a los pequeños para que eleven su producƟvidad, mejoren sus prácƟcas agronómicas y de manejo postcosecha. Promovemos esquemas de ganar-ganar para ambas partes, ya que la agroindustria, en una asociación de intereses bien entendida, puede dinamizar al campo y conectar con mayor eficiencia a productores con los clientes finales para mejorar las condiciones de abasto y calidad. Esto cobra mayor relevancia en la medida que persisten problemas de seguridad alimentaria en el mundo.

Esta agricultura no sólo ha resistido; ha innovado, ha aprendido a convivir y a utilizar algunas herramientas de la agricultura industrial. Mantiene sistemas como la milpa y la chinampa que son ejemplos de sistemas sustentables que conviven en un equilibrio ecológico perfecto. Esta agricultura, que a pesar del embate sigue dándonos de comer manteniendo bienes y servicios ambientales, como el agua y el oxígeno, nos dota de insumos básicos: madera, algodón y ahora agrocombustibles. En su entorno se creó, subsiste y se reproduce una cultura que hoy es una alternativa a la crisis que vivimos. Tal vez, como planteaba una mujer guaraní: “¡Debemos elegir entre ser una República de la soja o una del choclo (maíz)!”. A la humanidad nos toca elegir entre ser alimentados por campesinos o por empresas, bajo los preceptos de comunalidad o los del capitalismo, buscando la sustentabilidad o la ganancia, el futuro o el fin del planeta. Semillas de Vida, AC adelita@semillasdevida.org.mx


17 de septiembre de 2011

10

El campesinado sin cabeza

A Guillermina Suárez Carrera. Una vida plena de trabajo, alegría

A

y entrega amorosa a los demás.

casi 50 años de la publicación del Ensayo sobre un proletariado sin cabeza, me atrevo a retomar la idea central de José Revueltas pero referida a las clases subalternas en el medio rural, en sentido de que “el campesinado mexicano no tiene cabeza” y que es ineludible y urgente abordar y resolver este problema político central, si es que queremos y debemos cambiar el modelo agroalimentario y de “desarrollo” rural neoliberal y sustituirlo por un nuevo paradigma que revalorice la agricultura campesina con equidad y sustentabilidad; recupere la soberanía alimentaria, y reconozca plenamente los derechos individuales y colectivos de ejidos, comunidades, pueblos indios, campesinos y campesinas, jornaleros agrícolas y de la población rural en general, estableciendo un nuevo pacto histórico con las fuerzas nacionalistas, democráticas y progresistas de las ciudades, en el marco de la lucha por un nuevo proyecto de nación. La crítica central de Revueltas a los partidos comunistas existentes en esa época (el Comunista Mexicano y el Obrero-Campesino Mexicano) estaba dirigida a su falta de independencia política respecto de la clase en el poder y su alejamiento de un proyecto histórico de emancipación del proletariado.

En las tres décadas recientes, el campesinado mexicano ha sufrido ininterrumpidamente una verdadera estrategia de exterminio, despojo, exclusión, empobrecimiento y deportación, que no solamente se explica por el gigantesco poder de las corporaciones multinacionales, la hegemonía neocolonizadora estadounidense y la complicidad de las élites económicas y políticas nativas, sino también por la ausencia de una resistencia nacional campesina y la debilidad, desorganización, división, inmediatismo y falta de independencia política –en muchos casos– de los movimientos y organizaciones campesinas de nuestro país. Salvo la insurrección del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

(EZLN) en enero de 1994 y el Movimiento El Campo no Aguanta más (MECNAM) entre 2002 y 2003, el campesinado mexicano no ha sido capaz de articular un desafío significativo al neoliberalismo, con movilizaciones relevantes, con discursos nuevos y con una agenda autónoma, comprensible y de alcance nacional. El presente artículo tiene como propósito proponer y alentar el debate en torno a cómo dotar al campesinado nacional de un referente nacional amplio, autónomo, genuino, plural, de lucha y con un proyecto histórico de izquierda, que contribuya al mismo tiempo a la lucha del pueblo mexicano para remover a la oligarquía del poder, recuperar la soberanía nacional y propiciar la transformación del país.

FOTO: Enrique Pérez S. / ANEC

Víctor Suárez

El MECNAM: cuando estuvimos cerca. En el contexto de la continuidad de las políticas anticampesinas y de dependencia alimentaria impulsadas por el llamado gobierno de la alternancia y el “cambio”, y de cara a la penúltima etapa de liberalización del comercio agroalimentario prevista por el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para el uno de enero de 2003, diversas organizaciones campesinas (AMUCSS, ANEC, CCC, CEPCO, CIOAC, CNOC, CNPA, CODUC, FDCCh, Red Mocaf, Unofoc y UNORCA) lanzaron a la nación en octubre de 2002 el manifiesto ¡El campo no aguanta más! Seis propuestas para la salvación y revalorización del campo mexicano. En dicho manifiesto, que posteriormente dio nombre a uno de los movimientos autónomos más importantes en las décadas re-

cientes para dotar de cabeza al campesinado mexicano, se estableció lo siguiente: “Somos organizaciones campesinas, somos frentes nacionales y regionales, somos organizaciones productivas, somos empresas rurales. Estamos en los cuatro puntos cardinales de la geografía nacional. Venimos luchando desde hace años para que la agricultura sea un modo digno de vida para las familias del campo. Venimos luchando para que nuestro país recupere la soberanía alimentaria, para que nuestros compatriotas de la ciudad dispongan de alimentos baratos de buena calidad; para que la industria tenga materia prima suficiente y genere empleos bien remunerados. Venimos luchando por preservar y mejorar nuestros recursos naturales. Venimos luchando por los derechos y la cultura de los pueblos indios”. Las demandas centrales que enarboló el MECNAM (ver recuadro) representaron no sólo un pliego de reivindicaciones inmediatas, sino al mismo tiempo una agenda autónoma de cambios de fondo al modelo neoliberal hacia el campo y una propuesta para construcción de alianzas con los movimientos urbanos e indígenas del país. Más adelante, el manifiesto del MECNAM sirvió para elaborar con más profundidad y alcance un documento programático denominado Propuesta de Acuerdo Nacional para el Campo: Por el desarrollo de la sociedad rural y la seguridad y la soberanía alimentaria con campesin@s, como elementos fundamentales del Proyecto de Nación de México en el siglo XXI, al que Víctor Quintana nombró más sintéticamente y con más tino como Plan campesino siglo XXI. El MECNAM desarrolló una estrategia de lucha efectiva, innovadora, creativa, descentralizada y sin protagonismos para impulsar sus demandas hasta colocar el tema del campo, por primera vez en décadas, en la agenda política nacional.

radica en la capacidad de unidad, iniciativa y propuesta del movimiento campesino para representar y luchar por un programa de transformaciones de fondo. Después de este gran logro, el movimiento campesino se desarticuló y dividió concentrándose una parte de las organizaciones en las reivindicaciones inmediatas y en el reagrupamiento en torno a las organizaciones tradicionales –CAP–, debilitando la cohesión y movilización permanente para asegurar el cumplimiento del ANC y perdiendo una oportunidad histórica para conformar un referente nacional campesino autónomo, antineoliberal y de izquierda, independiente de la CNC y del CAP.

Es importante recordar que la Confederación Nacional Campesina (CNC) y el Congreso Agrario Permanente (CAP) se vieron obligados posteriormente a sumarse a la iniciativa del MECNAM, configurando un bloque campesino amplio y plural. Estos hechos obligaron al gobierno federal a dialogar y a negociar las demandas del MECNAM al más alto nivel, de tú a tú, desde la autonomía e iniciativa campesinas, con su propio programa y el respaldo de la opinión pública, lo que derivó en la firma del Acuerdo Nacional para el Campo (ANC) en abril de 2003. Más allá del debate de si debió o no firmarse el ANC, lo más relevante

FOTO: Enrique Pérez S. / ANEC

FOTO: Cuartoscuro

FOTO: Cuartoscuro

POR UN REFERENTE CAMPESINO NACIONAL AUTÓNOMO Y DE IZQUIERDA

Las lecciones. No obstante que el MECNAM representó el máximo avance en la época contemporánea de las luchas campesinas en México, el resultado neto fue una derrota estratégica cuya responsabilidad


17 de septiembre de 2011

11

FOTO: Enrique Pérez S. / ANEC

A continuación, se presenta un apretado recuento de los avances del neocorporativismo campesino de derecha en esta etapa (2003-2011):

De 2003 a 2011 se profundizó la política neoliberal hacia el campo con las consecuencias de todos conocidas: mayor desigualdad, pobreza y hambre en las zonas rurales, indígenas y urbanas; crecimiento de la dependencia alimentaria, la migración rural y del deterioro de los recursos naturales; concentración de los mercados, inversiones, créditos, subsidios, exenciones fiscales, asistencia técnica y desarrollo tecnológico, etcétera, en un reducido número de grandes corporaciones agroalimentarias y agricultores; mayor vulnerabilidad frente a la crisis alimentaria y la volatilidad de los precios; encarecimiento de la canasta alimentaria básica; crecimiento económico sectorial cero, etcétera. Asimismo, desaparece prácticamente la interlocución del Estado con las organizaciones campesinas autónomas y se fortalece y concentra aún más la interlocución con los organismos comprometidos con el modelo neoliberal y las corporaciones, el CNA y la CNC. Por su parte, el gobierno panista aprende la lección de las jornadas de movilización del MECNAM: hay que neutralizar y debilitar las expresiones autónomas y genuinas del campesinado en México y reproducir las enseñanzas del régimen priista: controlar, cooptar, dividir

FOTO: Enrique Pérez S. / ANEC

corresponde, esencialmente, a las propias organizaciones campesinas al desunirse, desmovilizarse y concentrarse en las reivindicaciones inmediatas y gremiales, favoreciendo la acción gubernamental de elusión de compromisos, cooptación y división.

• Transformación del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural (CMDRS) en un espacio de control y simulación, inútil para el diálogo, la deliberación, la construcción de propuestas, la concertación y la rendición de cuentas entre las organizaciones campesinas y el propio gobierno federal, con lo cual se incumple el mandato de la Ley de Desarrollo Rural Sustentable y se soslaya algo que se exigiría en cualquier sistema democrático. • Cooptación del CAP, con la oposición de la mitad de sus centrales agremiadas, para respaldar y otorgar “legitimidad campesina” a las decisiones gubernamentales anticampesinas, a favor de las corporaciones y la dependencia del exterior, así como para transformarlo en el brazo electoral campesino del panismo (véase el reciente acto del 4 de septiembre en Morelia en apoyo a la campaña electoral de la hermana de Felipe Calderón para la gubernatura de Michoacán). • Reclutamiento de un buen número de centrales campesinas priistas e intervención en la vida interna de organizaciones campesinas autónomas para dividirlas así como crear organismos filopanistas a modo, con base en sendos cañonazos de recursos públicos.

• Creación, de la noche a la mañana, de cientos de siglas y “organizaciones” campesinas, indígenas, de mujeres y jóvenes rurales a lo largo y ancho del país, vía acceso privilegiado y discrecional de abundantes recursos públicos, como brazo electoral del PAN, destacándose entre otras, Unimoss, la CNC panista. • La mayor parte de los delegados federales de las dependencias con vinculación al campo no tienen perfil técnico ni de servidores públicos; son simplemente operadores políticos del partido en el poder, nombrados desde Los Pinos. • Reconocimiento al representante de las megacorporaciones agroalimentarias mexicanas y trasnacionales –el CNA– como único interlocutor y beneficiario de

Por su parte, la CNC se ha desempeñado en esta época de la alternancia y en especial en el periodo 2003-2011 con un discurso antineoliberal y antigubernamental pero en la práctica, junto con el CNA, ha apoyado y legitimado a los gobiernos panistas –lo mismo que su partido– que han continuado y profundizado las políticas anticampesinas y de entrega de la soberanía alimentaria del país. Entre los hechos que confirman lo anterior tenemos los siguientes: • Aprobación de la contrarreforma salinista al artículo 27 constitucional y la negociación del capítulo agropecuario del TLCAN. • Otorgó el visto bueno en el sexenio pasado a la propuesta gubernamental para la desintegración de la Comisión de Seguimiento del ANC (siete representantes campesinos y siete secretarios de Estado coordinados por el secretario de Gobernación) y para asignar el “seguimiento del ANC” al secretario de Agricultura, en ese entonces Javier Usabiaga, y al Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural. • Asociación con Monsanto y participación activa y continuada en la campaña de dicho monopolio trasnacional para promover la siembra ilegal a escala comercial de maíz transgénico, pese haber firmado junto con la mayoría de las organizaciones campesina de México el manifiesto campesino del 31 de enero de 2008 en el que se compromete a luchar por una moratoria a la siembra de maíz transgénico. • Participación en la aprobación de los presupuestos rurales enviados por el Ejecutivo federal, sin cambios en su orientación anticampesina y cuyos beneficiarios principales han sido los agricultores comerciales del norte y las grandes corporaciones. • Oposición junto con el CNA a que el Procampo tenga una mayor progresividad y beneficie mayoritariamente a los pequeños y medianos productores. • Aprobación, junto con el CNA, del TLC con Perú siempre y cuando existan ciertos apoyos y fondos “de compensación y para la transición”. • Ha mantenido sin cambio alguno su subordinación al PRI y a sus gobernadores, desempeñándose como parte de la maquinaria de control y de utilización políticoelectoral del campesinado, impidiendo el surgimiento de la ciudadanía y el ejercicio pleno de los derechos de los campesinos y campesinas, retrasando y obstaculizando el empoderamiento y la resistencia de la población rural a las políticas neoliberales.

Lo anterior no significa que la CNC sea homogénea, sin contradicciones internas o que carezca de militancia y dirigentes valiosos. No significa que sea en sí misma una organización antagónica del movimiento campesino autónomo. Es posible aliarnos con ella en coyunturas específicas como lo hicimos en las negociaciones del ANC y otras luchas puntuales. La necesidad de construir un referente campesino nacional autónomo y de izquierda. No habrá futuro para el campo sin un actor campesino nacional, sin un sujeto nacional, genuino, autónomo, con proyecto histórico, capaz de articular y conducir la organización y conciencia del campesinado hacia una lucha por el cambio del modelo neoliberal y la instauración de un nuevo paradigma agroalimentario y rural, en el contexto de la lucha por un nuevo proyecto de nación.

En este sentido, consideramos pertinente proponer al conjunto de las organizaciones y movimientos campesinos autónomos, de carácter nacional y regional, la creación de un referente nacional campesino de izquierda que tenga como propósito central unificar las fuerzas campesinas en torno a la lucha por el cambio del modelo neoliberal agroalimentario y rural, y la construcción de un nuevo pacto histórico con la sociedad urbana y el Estado mexicano. Pensamos que la base de dicho referente podría estar constituida por las organizaciones de izquierda de la iniciativa El hambre no espera (ANEC, CCC, CIOAC, COCYP, CODUC, CNPA, FDCCh, UNORCA y UNTA), organizaciones del Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas (CONOC), que aún no participan en dicha iniciativa (AMUCSS, CNOC, MAIZ y Red Mocaf) así como otras organizaciones y movimientos importantes tales como el Barzón-ANPAP, AMAP y ANAA, entre muchísimos más.

FOTO: Archivo

las políticas gubernamentales del sector agroalimentario.

La conmemoración del centenario de la promulgación del Plan de Ayala el 28 de noviembre próximo podría ser ocasión propicia para proponer al campesinado y a la nación una versión actualizada del Plan campesino siglo XXI y para constituir el 10 de abril de 2012 un espacio nacional de articulación y coordinación, con respeto a las autonomías de sus integrantes, de las organizaciones y movimientos campesinos nacionales y regionales.

FOTO: Enrique Pérez S. / ANEC

y corporativizar a las organizaciones y los movimientos campesinos y crear con los recursos públicos una clientela rural propia.

Es importante precisar que esta iniciativa pretende construir un escenario en el que quite al CNA y a la CNC el monopolio de la incidencia en el rumbo de las políticas públicas. Y no tendría subordinación a ningún partido y/o candidato presidencial de izquierda, si bien no sería ajena a la lucha por lograr un gobierno progresista, nacionalista y antineoliberal en las elecciones del 2012, como condición necesaria, si bien no suficiente, para emprender un cambio del paradigma neoliberal en el campo, como parte de un nuevo proyecto de nación. El campesinado no puede seguir sin cabeza. Sin ella, no habrá futuro. Director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC)


17 de septiembre de 2011

12

ma nacional de alimentación” (PNA). Sería integrado por los recursos de 13 programas del PEC que se deben fusionar y coordinar.

D®Ù›‘ãÊك ›¹›‘çã®òƒ —› Gٛ›Ä֛ƒ‘› Mø®‘Ê 1) Lamentablemente lo que le espera al campo es el abandono debido a una políƟca entreguista de los recursos. En el campo han crecido la pobreza, la violencia y la inseguridad. Con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se abrieron las fronteras a la importación indiscriminada de maíz y frijol de Estados Unidos, lo cual ha minado la producción nacional y nos ha forzado a consumir granos de baja calidad al precio que deciden las trasnacionales de alimentos. Y funcionarios de Agricultura y Medio Ambiente han buscado allanar el camino a las corporaciones de transgénicos, poniendo en riesgo de contaminación por flujo génico la gran diversidad de maíces que alberga México. Dado que la mayor parte de la producción de maíz en México es de temporal, este culƟvo será el más afectado por el cambio climáƟco, parƟcularmente en primaveraverano. Según expectaƟvas de los insƟtutos Nacional de Ecología y de InvesƟgaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias, entre 2020 y 2025, las lluvias esƟvales disminuirán, con consecuencias negaƟvas para la agricultura de temporal, y sobre todo, el maíz. En las décadas posteriores al 2025, se pronosƟca una mayor escasez de agua para la producción de culƟvos debido a la sequía y la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos, y eso amenazará seriamente a los culƟvos de riego. Los impactos serán seguramente más severos en el norte y noroeste, pero habrá una presión creciente sobre los recursos de agua en todo el país. 2) Quisiera cambios radicales en el sector agrícola. DefiniƟvamente la respuesta para incrementar la producción del campo no está en los transgénicos, sino en la diversidad de semillas. InverƟr en una tecnología extremadamente costosa, como los transgénicos, que no Ɵene ninguna capacidad para enfrentar el reto del cambio climáƟco, es arriesgado y poco sensato. Ninguna variedad transgénica ha sido creada con una tolerancia más alta al calor, ni tampoco a los estreses hídricos y térmicos. Requerimos adaptar la agricultura mexicana a las condiciones del cambio climáƟco, con miras a preservar la producción alimenƟcia y de autoconsumo en las áreas rurales. Debemos combaƟr la dependencia alimentaria y el hambre con una producción campesina e indígena, con políƟcas públicas favorables al desarrollo sustentable, de un agro con campesinos. 3) ¿Cómo contribuir? Fortaleciendo nuestra campaña de agricultura, informando y sensibilizando, tanto a productores como a consumidores para formar un gran frente que exija la creación de políƟcas públicas a favor de una agricultura sustentable basada en la biodiversidad, que proteja los bosques y otros ecosistemas naturales, reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero, promueva la salud de los suelos y el agua, use menos ferƟlizantes y plaguicidas, que sea libre de transgénicos, que promueva un comercio justo y la seguridad y soberanía alimentaria para todas y todos.

PRESUPUESTO RURAL ¿CONTINUIDAD O CAMBIOS DE FONDO? Olegario Carrillo Meza

E

l presupuesto rural sufrió una brusca restructuración en los 80s, cuando fueron eliminados los subsidios a la producción y se desmantelaron las instituciones de apoyo al campo. Se trató, en esencia, de un alineamiento de las políticas públicas a las directrices del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y a los dictados de organismos externos como la Organización Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Con este diseño presupuestal, se concentraron los recursos en sólo tres programas eje: Procampo, con el cual los apoyos se desvincularon de la producción; Pronasol, que concentró el llamado combate a la pobreza, y Procede, al cual se asoció lo agrario. Fueron las llamadas tres “P” que en el sexenio de Carlos Salinas transformaron la política pública rural. Si bien cada sexenio se habla de nuevos programas, en lo fundamental se trata sólo de cambios para identificar el presupuesto con la administración en turno. Por ejemplo, la Alianza para el Campo de la administración de Zedillo se transformó en Alianza Contigo con Fox y en Adquisición de Activos Productivos con Calderón, y para responder a los cambios del secretario del ramo, ahora se denomina Programa de Inversión e Infraestructura Rural. El Procampo continúa concentrando la mayoría de los recursos de la Secretaría de Agricultura, con un efecto regresivo en la población rural, ya que otorga más apoyo a los productores más pudientes. Según un estudio del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), diez por ciento de los productores –los más grandes– concentran 45 por ciento del Procampo y 80 por ciento del Ingreso Objetivo. El Pronasol se transformó en Solidaridad y éste en Oportunidades, manteniendo la esencia de una política de apoyos asistencialista, y es el programa con más recursos para el campo. Si bien el presupuesto rural mantiene una tendencia creciente año con año a partir de 1999, y se elevó 150 por ciento al pasar de 117 mil 144 millones de pesos en 2003 a 294 mil 526 millones en 2011, los resultados no son congruentes.

Derivado de una serie de políticas que no están asociadas a metas de producción, tenemos un considerable incremento en la dependencia alimentaria: 42 por ciento de lo que consumimos es importado, según la Auditoria Superior de la Federación. Lo grave es que tenemos una gran ineficiencia en el gasto público del campo. Según Luis Gómez Oliver, consultor externo de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), México ocupa el último lugar en eficiencia del gasto rural en América Latina. Es el país que más invierte y que menos resultados obtiene. Y de acuerdo con el informe del relator de las Naciones Unidas para el Derecho a la Alimentación, Olivier de Schutter, el presupuesto rural no está dirigido a las zonas más marginadas, los municipios más pobres ni las regiones menos desarrolladas. Cambiemos el modelo agroimportador de alarmante dependencia alimentaria. Pasamos de importar dos mil180 millones de dólares antes del TLCAN a 23 mil 362 millones en 2008, esto es diez veces más en sólo 15 años. Lo grave es que si comparamos esas importaciones de 2008 en pesos (292 mil 25 millones) contra el presupuesto total autorizado en el Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural (PEC) para ese año (204 mil millones de pesos), resulta que éstas fueron 88 mil 25 millones superiores al presupuesto, incluyendo gasto en educación, administración, social, salud, laboral, financiamiento, etcétera. Si realizamos la comparación sólo con el gasto productivo (17 por ciento del PEC), las importaciones fueron casi diez veces mayores. Para 2010 la situación también fue alarmante, cuando el PEC fue de 269 mil 79 millones de pesos. De ellos, 47 mil 743 millones fueron de gasto productivo y tuvimos importaciones seis veces mayores a ese monto, por 263 mil 450 millones de pesos. Nuestra propuesta principal es que para 2012 se logre un cambio estructural y cualitativo en el presupuesto rural, más allá de un simple incremento de montos. 1.- Es necesario reconocer el derecho constitucional a la alimentación en el presupuesto 2012. Ello significa la reorientación de políticas, de programas y montos para atender el grave problema alimentario que vive el país. 2.- Se debe modificar la estructura programática del PEC 2012 con la creación del “progra-

FOTO: International Maize and Wheat Improvement Center

PATRICIA ARENDAR

El PNA es una iniciativa de producción social de alimentos a nivel local, es un cambio de paradigma en torno a la producción y distribución de alimentos y busca resolver la gran contradicción de que en el campo se producen los alimentos y ahí es donde se concentra la pobreza alimentaria, la desnutrición y el hambre. El 81 por ciento de la población rural es pobre y en el medio rural viven 20 de los 28 millones de mexicanos que padecen hambre. Con el PNA se buscaría también reducir en 30 por ciento la dependencia alimentaria, estableciendo módulos de producción para el consumo local, pero sobre todo definiendo metas específicas en la aprobación del presupuesto rural. El PNA reactivaría el campo y fomentaría el empleo mediante sus componentes, que son: la incorporación de un promotor alimentario por cada 20 comunidades; campañas de educación alimentaria; un impulso al cambio tecnológico vía la adopción de tecnologías medias; la protección de los recursos naturales y el ambiente, con tecnologías alternativas como la energía solar y cosecha de agua, y brindar opciones a los jóvenes rurales vía los módulos productivos. 3.- Contar con un presupuesto rural que se incremente en términos reales y compense la inflación esperada, llegando a un total de 318 mil 986 millones de pesos. 4.- Crear el “fondo nacional para la alimentación rural”, integrado con recursos no aplicados de ejercicios anteriores o subejercicios, tanto del gobierno federal como de los fideicomisos estatales. 5.- Crear el “instituto mexicano de la alimentación”, como un organismo público autónomo encargado de garantizar una alimentación sana, suficiente y de calidad y que permita atender las necesidades nutricionales de la población, como instancia encargada de instrumentar la reforma constitucional que reconoce el derecho a la alimentación. Esto, en congruencia con otras reformas constitucionales que propiciaron la creación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y del Instituto Federal Electoral, y la adecuación de la Comisión para la Atención y Desarrollo de los Pueblos Indios. Es un tema nodal que los recursos públicos destinados a la atención de la pobreza dejen de ser entregados por la autoridad municipal, estatal o federal incrementando año con año su padrón, pues eso le da un carácter clientelar y anula la eficiencia del gasto. Necesitamos un organismo autónomo, profesional, ajeno a los partidos políticos, con metas específicas, con padrones definidos de atención. El instituto permitiría lograr el otro objetivo hasta ahora ignorado por la lógica gubernamental, que es la concurrencia de recursos y programas. Lo que hay ahora es una descoordinación institucional y una competencia entre los diferentes niveles de gobierno. 6.- Y por último, pero no menos importante, es necesario restablecer el Programa de Recuperación de Tierras Ejidales y Comunales, iniciado en el 2009. Dirigente de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas y Autónomas


17 de septiembre de 2011

13

TERCERA VÍA PARA EL MOVIMIENTO RURAL Luis Meneses Murillo Como movimiento campesino e indígena, enfrentamos retos: • Las políticas del gobierno federal, de origen panista y conservador, que no muestran una estrategia para el desarrollo rural, ni para enfrentar el problema del hambre, mucho menos para mejorar las condiciones de vida de los pequeños productores y de los indígenas. Estos gobiernos no tienen meta alguna de producción de cereales, mucho menos de mejoramiento de los recursos naturales. • Las posiciones de los partidos políticos que, en el caso del PRI y del PRD, consideran a las organizaciones campesinas e indígenas como estructuras para los procesos electorales; y en el caso del PAN, como un mal necesario que hay que desaparecer, y por eso aplica políticas, desde el gobierno federal, para fortalecer despachos de servicios y para fragmentar a las propias organizaciones. • El fortalecimiento del movimiento campesino y de las organizaciones existentes, para permanecer, consolidar sus estructuras locales y regionales y formar nuevos liderazgos que conduzcan al movimiento en pro de la producción de alimentos para, primero, erradicar el hambre y superar la pobreza y miseria creciente en los pueblos rurales. Asimismo construir un amplio proceso de convergencia y unidad de acción, al menos con las organizaciones de izquierda. • Revertir las políticas neoliberales, en cuyo marco se ha agudizado la pobreza en el campo; ha emigrado más de medio millón de mexicanos por año; dependemos de importaciones de 50 por ciento de los alimentos básicos; y, con la Ley Agraria de 1992, a ejidos y comunidades se les ha despojado de autonomía para controlar sus territorios, se puso en circulación mercantil las tierras rurales y se anularon todos los instrumentos gubernamentales para el fomento rural. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es el instrumento que condensa esta situación de dependencia alimentaria, de destrucción económica y de debilitamiento de los ejidos y comunidades y de los pequeños productores. • Impulsar el fortalecimiento de las organizaciones y los movimientos campesinos, de mujeres, de jóvenes y de los pueblos indígenas, para revertir las políticas públicas que los marginan, a fin de que se conviertan en actores principales del desarrollo en el campo. • Construir enlaces horizontales y estructurales con organizaciones no gubernamentales (ONGs) que quieran estar al servicio del movimiento rural en México. • Apoyar las expresiones políticas de izquierda, que nos conduzcan a instaurar gobiernos locales, estatales y nacional, con carácter progresista y democrático, donde la equidad y la justicia sean una realidad.

Las estadísticas reflejan el abandono que sufre el campo, debido a las políticas gubernamentales de los 28 años recientes. El 57 por ciento de la población padece pobreza y siete de cada diez de éstos viven en el campo; 28 millones de mexicanos padecen hambre y de ellos 20 millones son campesinos e indígenas; 40 por ciento de los niños padecen algún tipo de desnutrición; 600 mil mexicanos emigran cada año a Estados Unidos

(EU). Actualmente importamos 12 millones de toneladas de maíz, y de lo que consumimos, viene del exterior 95 por ciento del frijol soya; 80 del arroz, 56 del trigo, 33 del frijol y 40 por ciento de carne de res y cerdo. De 1982 al 2009 el gasto público para el sector agropecuario disminuyó de 9.9 al o.6 por ciento del Producto Interno Bruto, y la inversión pública, del 1.48 al 0.15 por ciento; en ese mismo lapso las importaciones agropecuarias, procedentes principalmente de EU, pasaron de dos mil 756 millones de dólares a 18 mil 400 millones y en 2010 la cifra estimada es de casi 25 mil millones de dólares. Esto evidencia que los gobiernos federales han sido entreguistas, responsables del deterioro del campo, provocadores de la pobreza y miseria campesina e indígena y beneficiadores de los grandes agricultores, agrupados en el Consejo Nacional Agropecuario (CNA) y de las trasnacionales, como Cargill, la cual se beneficia año tras año con 500 millones de pesos de subsidios (en coberturas) por comercializar con cereales en nuestro país. Hoy el movimiento campesino e indígena y sus organizaciones están disgregados. En la vertiente de la izquierda se encuentran organizaciones que pertenecen al Consejo Nacional de Organismos Rurales y Pesqueros (Conorp); al Consejo Nacional de Organizaciones Campesinas (Conoc); la CNPA, UNORCA, El Barzón, la UNTA y la UCD. Asimismo, mayoría de las organizaciones locales y regionales que no tienen referente nacional, como los pueblos de la sierra y costa chica de Guerrero agrupados en torno a su organismo CRAC, de “policía comunitaria”; organizaciones populares como la APPO y sus vertientes estatales de este movimiento (Oaxaca, Guerrero y Michoacán) y Afectados Ambientales; también, los Consejos Indígenas creados después del surgimiento del EZLN. Todos éstos son presionados, en particular en momentos electorales, por los gobiernos federal y estatales, por los diferentes partidos políticos, por las decisiones de alguno de sus dirigentes para ocupar cargos públicos. Tales presiones han reproducido la disgregación del movimiento y limitan la capacidad de respuesta del movimiento para enfrentar a los gobiernos y los retos señalados arriba. Ante esto proponemos impulsar un amplio movimiento de convergencia, que se base en fortalecer a cada una de las organizaciones existentes y a sus agrupamientos nacionales; que se fundamente en la organización desde los pueblos rurales; que construya propuestas de políticas públicas y que se atreva a implementarlas, aun cuando los gobiernos caminen en sentido contrario; que luche por cambiar los gobiernos conservadores y derechistas a partir de la defensa del sector rural, de la vida campesina e indígena, de sus territorios y recursos naturales y de la preservación de las semillas criollas. Un movimiento que defienda con orgullo el producir en nuestro país los alimentos que requieren sus habitantes. Y para ello, la propuesta de estrategias es: 1.- Construir y consolidar procesos en cada organización ya existente, de fortalecimiento de la autonomía e independencia de sus organizaciones de base en cada localidad, pueblo o comunidad. Que fortalezcan la producción de alimentos, practiquen la de-

mocracia participativa, discutan y tomen decisiones respecto de las nefastas políticas gubernamentales actuales y construyan una estrategia de amplia convergencia del movimiento rural y con los pobres del país. Es decir construyamos “fuerza rural” desde las comunidades con el objetivo de cambiar el actual rumbo del país. 2.- Convocarnos como organizaciones campesinas e indígenas y rurales, nacionales o regionales, a realizar eventos, foros y movilizaciones, para construir un “programa nacional de los campesino e indígenas”, que oriente nuestras luchas y acciones y que ese sea el motivo para encontrarnos. Pongamos por delante los intereses y necesidades de las mujeres y hombres del campo, de los pueblos rurales, de las comunidades y pueblos indígenas y dejemos para otro momento nuestras diferencias políticas electorales, de competencia organizativa y de capacidad de gestión. La propuesta es que a más tardar el 28 de noviembre de 2011 realicemos un gran congreso nacional rural en el que acordemos el programa nacional mencionado. No se trata de fusionar organizaciones; sólo construiremos la propuesta que dé rumbo al movimiento campesino e indígena, para que todos nos fortalezcamos y para combatir las políticas de los gobiernos derechistas y conservadores. Para iniciar la discusión proponemos los siguientes ejes temáticos: • Que el campo y los campesinos e indígenas sean prioridad en el desarrollo nacional. • Impulsar una reforma rural integral y sustentable, que contemple: la agricultura multifuncional; creación y fortalecimiento de instrumentos comerciales, de finanzas rurales populares, de asesoría técnica y transferencia de tecnologías; una política social que enfrente la pobreza, promueva la educación, la salud y el mejoramiento de la vivienda; y una reforma jurídica que garantice la propiedad social de la tierra y de nuestros recursos naturales. • Reconocer a los pueblos indígenas como sujetos de derecho; garantizar su autonomía, su desarrollo propio y su cultura. • Promover la bioseguridad alimentaria y la protección a la biodiversidad de los recursos naturales. Nos oponernos al uso de semillas transgénicas y a la producción de biocombustibles usando alimentos como el maíz. • Apoyar la organización de los trabajadores migrantes y sus familias, en sus derechos laborales y humanos. • Fortalecer y fomentar a las organizaciones campesinas e indígenas, con especial énfasis en la integración de las mujeres y los jóvenes. • Fortalecer la integración local, comunal, ejidal y de pueblos indígenas como espacio para crear fuerzas rurales para el cambio de rumbo del país. • Realizar una reforma institucional bajo el diseño de nuevas entidades gubernamentales que se coordinen para atender al campo, que faciliten el acceso a los recursos públicos y que orienten sus programas al fortalecimiento de los campesino e indígenas, de sus pueblos rurales y de sus organizaciones locales, estatales y nacionales. • Establecer un vinculo permanente y de respeto con las ONGs, académicos e investigadores rurales que se comprometan con este movimiento campesino e indígena. Ex secretario general de la UNORCA

CARLOS ZARCO MERA D®Ù›‘ãÊÙ ›¹›‘çã®òÊ —› Oø¥ƒÃ Mø®‘Ê 1) Hay una desatención desde hace décadas y hoy convergen factores globales: ambas cosas explican la crisis rural, que es evidente. En el campo se concentra la pobreza extrema, el impacto de los fenómenos climáƟcos y la migración; allí está haciendo crisis la falta de agua y de oportunidades. Veo una erosión generalizada del campo que no sólo afecta la Ɵerra, sino la dimensión ambiental, social y económica. Pero hoy también es un momento de gran oportunidad porque mucho de la crisis financiera global tendría en el campo y en la agricultura un mecanismo de recuperación y de estabilización. Momento de crisis, momento de oportunidad, para poderlo aprovechar si se Ɵenen las condiciones y las políƟcas adecuadas. 2) Quisiera que el campo fuera una prioridad para la políƟca económica del país, que fuera estratégico porque es la clave para la producción de alimentos, para enfrentar la pobreza y para avanzar en lo que hoy mira el mundo: “una economía verde baja en emisiones de gases de efecto invernadero”. El campo es fundamental para lograr un crecimiento sostenible e incluyente y para garanƟzar lo que hoy en México es ya un derecho consƟtucional, el derecho a la alimentación. ¿Cómo lograrlo? En principio, hay que ir fortaleciendo la capacidad producƟva de los pequeños y medianos agricultores, y luego universalizar el acceso a las nuevas tecnologías, al crédito y a la capacitación, que son indispensables. Pero esto Ɵene que ver con el desarrollo de cadenas producƟvas regionales, que garanƟcen no sólo la reacƟvación económica del país con la creación de empleos, sino también la capacidad exportadora y comercializadora, y sobre todo la soberanía alimentaria. También es fundamental la inversión en adaptación al cambio climáƟco, y la regulación para evitar la especulación y la volaƟlidad de los precios de los alimentos. En el mundo se está hablando de que los Estados cuenten con reservas transparentes. 3) Desarrollamos una campaña global en Oxfam, se llama Crece y Ɵene como foco principal la producción de alimentos en el mundo y la seguridad alimentaria. También estamos financiando en varios estados del país el programa de organización campesina, con énfasis en el rol de las mujeres; el programa se orienta a diversos campos de la agricultura, del manejo sustentable de los bosques, del agua y la energía. Estamos desarrollando proyectos específicos en comunidades. También apoyamos con recursos espacios de confluencia y discusión de organizaciones campesinas para que idenƟfiquen agendas comunes, unan fuerzas en algunos objeƟvos y hagan incidencia en políƟcas públicas. Estamos realizando invesƟgaciones que fortalezcan las políƟcas de las mismas organizaciones para mostrar sus experiencias e incidir en políƟcas públicas. Y estamos promoviendo en el ámbito legal, y en la políƟca específica económica, propuestas de mayor competencia porque la comercialización de alimentos es el sector donde hay más monopolios y por tanto menos competencia y quienes dictan las reglas son unas cuantas empresas. Eso afecta la seguridad alimentaria en el mundo.


17 de septiembre de 2011

14

ca de la Sagarpa, a partir de dar click en el vínculo de Informes sobre el Sistema de Rendición de Cuentas. En éste, se coloca su presentación general, un apartado que explica cómo leer la información presentada, reportes gráfico-estadísticos, un primer avance sobre los padrones de beneficiarios y los catálogos del Sistema.

A‘ƒ—Ã®‘Ê —›½ D›ÖƒÙãƒÃ›ÄãÊ —› R›½ƒ‘®ÊÄ›Ý Sʑ®ƒ½›Ý —› ½ƒ UAM-Xʑ«®Ã®½‘Ê 1) A parƟr de la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se generó una gravísima crisis social, económica, producƟva y medioambiental, y ahora hay una permanente conflicƟvidad que se acentúa en varios momentos, como en 2007 con el encarecimiento de la torƟlla, o con la helada de principios del año que –por la falta de equidad en la aplicación de subsidios al campo– generó enormes ganancias a quienes han sido beneficiarios de esta políƟca: un puñado de productores de Sinaloa. Hablemos del maíz. Somos autosuficientes en maíz blanco, con una producción de unos 20 millones de toneladas y un consumo de 17 millones, aunque somos deficitarios en maíz amarillo. Pero cuando analizamos la estructura producƟva, vemos que la autosuficiencia del maíz blanco ocurre porque cuatro estados de la República producen 63 por ciento del grano. Y Sinaloa solo produce el 23 por ciento del total, Ɵene el 79 por ciento de las Ɵerras de riego para el maíz blanco y recibe el grueso de los subsidios a pesar de tener sólo 1.8 millones de las unidades de producción rural del país, del total nacional de cuatro millones. Vemos que las políƟcas para el agro, determinadas por el TLCAN, sólo favorecen a los grandes productores. La producción nacional no es apoyada, sólo la de unos cuantos. Se dice que hay 300 mil productores en México que son excedentarios, pero los subsidios sólo apoyan a cien mil, y 70 por ciento de ellos está en Sinaloa. No sé cuál sería el punto críƟco de esto, sería mayor concentración, pero lo que hay ya es un exceso. 2) Quisiera una renegociación del TLCAN, pero eso es un sueño guajiro, pues los tratados son la políƟca de vanguardia del capital mundial en términos de relación con la acumulación de capital. Habría que negociar, y se requiere la coordinación de fuerzas sociales que impulsen esto. Además se requiere un fomento real a la agricultura. Pudiera parecer una políƟca trasnochada, arcaica, que la agricultura fuera un factor de desarrollo, pero si uno observa la experiencia de la PolíƟca Común Europea, es viable apostar por la autosuficiencia alimentaria y la elevación del nivel de vida de los productores para converƟrlos en ciudadanos parơcipes de las ganancias, de la acumulación. Hoy la mayoría de los productores mexicanos no Ɵene esa posibilidad. Ya ni se les considera productores, sino marginados o consumidores. Por eso la gran migración. Debe también haber una transformación insƟtucional, para ejecutar una políƟca de Estado que de verdad busque mejorar las condiciones de vida y de producción de mucha gente que hoy resiste, que está presente en la agricultura y que sobrevive por el arraigo al campo porque no Ɵene alternaƟva más que emigrar. 3) Cualquier académico, cualquier ser humano debería tener más cercanía con el campo, invesƟgar, aportar información, análisis y propuestas; impulsar organización, y acompañar los procesos sociales, lo cual hemos estado haciendo nosotros desde siempre.

FOTO: International Maize and Wheat Improvement Center

JUAN ARTURO LEÓN LÓPEZ

PADRÓN ÚNICO DE BENEFICIARIOS: PERSPECTIVA DE LA TRANSPARENCIA EN EL AGRO Ana Joaquina Ruiz Guerra

E

n términos de transparencia y acceso a la información, uno de los grandes problemas que ha presentado el seguimiento y monitoreo de los recursos agrícolas ha sido la inexistencia de un padrón único de beneficiarios. La falta de esta información impide a cualquier ciudadano, e incluso a la propia autoridad, conocer con puntualidad qué beneficiarios han recibido apoyos a lo largo del tiempo, por diferentes programas y en diferentes vías. Para el futuro de los programas agrícolas resultará prioritario contar con este padrón en aras de lograr la mayor transparencia, evitando duplicidad de la información y el mal uso de los recursos. Este problema ha sido puesto sobre la mesa por el equipo técnico de la página web www. subsidiosalcampo.org.mx, pues, al sistematizar la información de los padrones de beneficiarios de la Secretaría de Agricultura (Sagarpa), para colocarlos en un formato amigable a la ciudadanía, se encontraron diversas inconsistencias en los mismos. Particularmente llamaba la atención la dificultad de transparentar los recursos a partir de la existencia de múltiples claves para diversos beneficiarios. Lo cual, impedía conocer si beneficiarios que parecían similares, pero diferenciados por alguna letra o alguna denominación (en caso de ser personas morales) dentro del mismo programa, estaban recibiendo recursos duplicados; o bien, si algunos beneficiarios recibían apoyos desde diversos programas. La existencia de claves múltiples para un mismo productor no sólo es un problema de concentración de recursos en grandes beneficiarios, también impide a la autoridad conocer quiénes son los beneficiarios principales totales de sus programas y cuáles son los beneficios en términos de productividad de esta inversión pública, y le incapacita para frenar los abusos, como el caso de funcionarios públicos que reciben apoyos.

Así pues, es imperativo el establecimiento de un Padrón Único de Beneficiarios, que, según la obligación establecida en el Presupuesto de Egresos de la Federación (2011), debe estar listo a más tardar el 31 de diciembre de este año. Este padrón es el elemento innovador del sistema pues agrupará a los beneficiarios de 13 dependencias gubernamentales, y se detallarán los recursos fiscales destinados a los 11 productos básicos y estratégicos.

Para el futuro de los programas agrícolas resultará prioritario contar con este padrón en aras de lograr la mayor transparencia, evitando duplicidad de la información y el mal uso de los recursos Desde 2007 se establecía en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) la obligación de establecer el Registro de Beneficiarios del Sector Agropecuario y Pesquero, a publicarse en la página electrónica de la Sagarpa, que incorporaría a los beneficiarios de todos los programas del Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural (PEC). Sin embargo, apenas en el PEF 2011 es que se materializa tal planteamiento a partir del Sistema de Rendición de Cuentas. Según el decreto del PEF 2011, el Padrón Único de Beneficiarios incorporará los siguientes elementos: clave o número de registro de beneficiario; región geográfica (entidad federativa, municipio y localidad); actividad productiva; ciclo agrícola; eslabón de la cadena de valor; concepto de apoyo, y monto fiscal otorgado. Cuando se trate de bienes públicos, se considerará beneficiario a aquellas personas con las que se concerte la realización de acciones para alcanzar los objetivos correspondientes. El primer avance del Sistema de Rendición de Cuentas se ubica dentro de la página electróni-

Es de destacarse el enorme avance que está haciendo la Sagarpa para concentrar en un solo padrón único a los beneficiarios de todos los apoyos destinados a la población del medio rural. Sin embargo, aún quedan interrogantes y, esperamos, se subsanen cuando dicho padrón sea presentado en su totalidad. Por ejemplo, sería interesante saber si se incluirán los nombres de los beneficiarios, y si se integrará la información en una sola base de datos que pueda ser consultada o si tienen que descargarse cada uno de los padrones (como hasta ahora, según el avance presentado). También sería importante conocer si la información permitirá que la clave de beneficiario sea la misma para todos los programas, o si tendrá un identificador por programa, lo cual hará que sea distinta en cada caso. Sería destacable conocer también, si se hará un padrón único a partir de 2011 o se hará en retrospectiva también. Una sugerencia más es la utilización de formatos para un procesamiento más sencillo, en lugar de colocar la información en formatos PDF. En términos de rendición de cuentas, también será fundamental conocer qué pasará con aquellos beneficiarios que concentran el mayor monto de recursos o quienes tengan conflicto de interés. ¿Cuáles serán las consecuencias efectivas para establecer un claro Sistema de Rendición de Ciuentas? En fin, hay dudas, pero no podemos dejar de reconocer el gran avance que representará dicho padrón para el futuro del agro mexicano en términos de transparencia. Investigadora de Fundar-Centro de Análisis e Investigación, AC

ELIMINAR LOS VIEJOS VICIOS DEL CORPORATIVISMO APUESTA DE LA CNC SI EL PRI GANA LA PRESIDENCIA De recuperar el ParƟdo Revolucionario InsƟtucional (PRI) la Presidencia de la República a parƟr del 2012, la Confederación Nacional Campesina (CNC) aspira a corregir errores del pasado, “dejar atrás los vicios del corporaƟvismo”. Si bien esta central –nacida en 1938 e idenƟficada históricamente como la base rural del priismo y la fuente del voto verde clientelar– manƟene y mantendrá su fidelidad al PRI, “tendrá que haber una nueva forma de interlocución políƟca, de entendimiento con el gobierno” y lo mismo deberá ocurrir con otras estructuras, como sindicatos y grupos afines al PRI. De acuerdo con Gerardo Sánchez García, quien preside la CNC desde enero de este año, “cuando regrese el PRI a los Pinos, cuando regresemos a ser gobierno, indiscuƟblemente que la CNC va a conservar su independencia, su iniciaƟva proposiƟva (…) y podremos detonar algunas experiencias exitosas en beneficio de los campesinos del país. Creo que diİcilmente podremos regresar a la etapa del


17 de septiembre de 2011

15

sierra norte de puebla

DEFENDER EL FUTURO, LA VIDA Y LA TIERRA Milton Gabriel Hernández García

E

l futuro de la vida campesina y de los pueblos indígenas de la Sierra Norte de Puebla se avizora incierto. Ciudades Rurales, invasión de maíz transgénico, disputa por la custodia de las semillas nativas y transferencia de tecnologías para la agricultura campesina. La estrategia de desarrollo que se instrumenta en la región para abatir la “baja productividad” implica un proceso de “modernización sustentable de la agricultura tradicional”. Desde la perspectiva de los sujetos sociales de la región, nos encontramos frente a una dialéctica que se caracteriza por visiones encontradas en torno a la construcción del desarrollo. Una que promueve el desplazamiento de la agricultura diversificada para orientarse hacia el monocultivo, promovida por las agencias externas de desarrollo. Otra que se afianza en la recuperación de los saberes y las tecnologías “nativas”, a partir del manejo indígena y campesino de los “recursos naturales” para seguir preservando la agricultura ecológica totonaca y nahua. Es así que frente a lo que se mira como amenazas a la agrobiodiversidad regional, al territorio compartido y al modo de vida campesino, emergen propuestas desde abajo que no renuncian al pasado. Un ejemplo de ello es lo que se construye en torno a la Unidad Indígena Totonaca Náhuatl (Unitona), organización regional que a partir de una experiencia de lucha de diez años se posiciona de cara al futuro y frente a un cúmulo de adversidades como las ya mencionadas. En los meses recientes, producto de una serie de talleres comunitarios, así como de asambleas

locales y regionales, la Unitona ha logrado estructurar el proyecto “Desarrollo con autodeterminación para la vida digna de los pueblos indígenas de la Sierra Norte de Puebla”, el cual se despliega en varias dimensiones, como derechos indígenas, territorio, agrobiodiversidad, prevención de la violencia, cargos comunitarios, servicios colectivos, educación comunitaria, economía solidaria, impartición de justicia, recuperación de la memoria histórica, sistemas normativos y medicina tradicional, entre otras. A continuación se describen algunas de ellas:

de un proceso histórico de larga duración. La multiplicación de las Ferias Regionales del Sagrado Maíz apuntala la concientización, el intercambio campesino de semillas y sobre todo la preservación de la agrobiodiversidad regional, sustento de la seguridad alimentaria. Articulando las dimensiones de vivienda y biodiversidad, la Unitona, con el apoyo del Centro Operacional de Vivienda y Poblamiento, AC (Copevi), ha dedicado importantes esfuerzos a la promoción y edificación de “viviendas ecológicas” en distintos municipios que son parte de su radio de influencia. Estas viviendas se construyen con materiales y diseños arquitectónicos locales y cuentan con algunas innovaciones ecotecnológicas.

En lo que respecta al impulso a la productividad, las organizaciones locales que integran a la UNITONA promueven la recuperación de técnicas históricas de cultivo y manejo de la milpa. Esto supone la diversificación agroecológica y la asociación complementaria de cultivos, la recuperación, conservación y mejoramiento campesino de las semillas nativas y la conservación comunitaria de suelos y agua. Además de la promoción de la toma de acuerdos para renunciar a la utilización de agroquímicos, se multiplican de manera vertiginosa a nivel regional los procesos locales de producción de biofertilizantes, de saneamiento y limpieza de ríos, manantiales y de manejo agrosilvopastoril sustentable.

El proyecto histórico de Unitona y de otras organizaciones de la región apuntala procesos de construcción de autonomía desde abajo, desde la articulación de la defensa del territorio, de la biodiversidad y de la política comunalitaria. De tal manera que esta propuesta de futuro que se fragua en la región parte de la recuperación de un elemento fundamental: la memoria histórica. Tal memoria señala que si “durante muchos soles nuestros pueblos han soportado la carga de ser indios, si por muchas lunas hemos estado en la oscuridad que se nos ha impuesto, sumidos en la marginación y la discriminación, si nuestras flores se habían marchitado y nuestros cantos habían enmudecido, nuestros pueblos han dicho con firmeza: ¡ya basta! Que nuestros dioses sigan iluminando al pueblo en este camino que nos hará libres. Si con el nombre de indios nos humillaron, con ese nos levantaremos y venceremos”.

La defensa del “maíz de la vida”, definido como el fundamento de la construcción de la autonomía, es uno de los ejes sustantivos de la plataforma de lucha de la Unitona. A partir de un proceso orientado hacia la “recuperación de la espiritualidad del maíz”, la organización promueve la revaloración de la comunalidad que hasta hace unos 50 años se practicaba en la sierra en torno a la producción colectiva del maíz nativo. Esto se realiza a partir de la puesta en marcha de parcelas comunitarias con las distintas variedades de maíz local que los campesinos han mejorado incesantemente a partir

Profesor de la Escuela Nacional de Antropología e Historia

un proyecto diferente al que el presidente de la República nos envía”.

fortalecimiento del corporaƟvismo, a abdicar a ciertos derechos y a que nuestra organización pierda su independencia.

–Pero la visión neoliberal, tecnócrata, de desmantelamiento del aparato público de apoyo al agro, de olvido de los campesinos, viene desde gobiernos priistas, de Miguel de la Madrid y de Salinas.

“Esta vez tenemos la oportunidad de redefinir políƟcas públicas; modernizar a la organización, como lo estamos haciendo ahora; conservar la independencia, y sobre todo consolidar con claridad lo que debe hacerse en favor de los hombres y las mujeres del campo y donde nuestra organización Ɵene que jugar un rol importante como protagonista de esta nueva estrategia”.

Entre los elementos de políƟca pública para el campo que impulsa hoy la CNC, está una innovación del programa social Oportunidades, para “no apostar los recursos sólo a la dependencia (al asistencialismo); tenemos que ver cómo involucramos medidas

que nos permitan generar empleo en las zonas de alta y muy alta marginación del país, y que éste a su vez nos permita romper con el círculo vicioso de la pobreza y la marginación. De acuerdo con Sánchez García, se requiere un cambio radical de la visión gubernamental del campo. “La CNC ha reiterado la necesidad de replantear las políƟcas públicas para el agro, en razón de la pulverización del sector primario del país y de una serie de problemas adicionales. Nos interesa que el sector primario pueda contribuir de manera significaƟva al crecimiento del PIB. Ha sido un batallar constante con el gobierno desde la lucha presupuestal para darle recursos al campo, que año con año tenemos que estar lidiando y defendiendo

La CNC, dijo, busca “la planeación estratégica; la parƟcipación decidida de los diferentes grupos; el rediseño de la políƟca pública; el que fortalezcamos de verdad –de carne y hueso– los diferentes órganos de decisión del sector agropecuario; que modernicemos la toma de decisiones, que haya una corresponsabilidad entre gobierno y sociedad. En la CNC estamos haciendo ejercicios de esta naturaleza que nos han permiƟdo, al interior de nuestra organización, presentar una cara diferente y fortalecer nuestra central campesina” (Lourdes Edith Rudiño).

FOTO: Archivo

Según el dirigente –que concibe a la CNC como de izquierda y al PRI de centro-izquierda–, la Confederación ha interpretado “lo que nos han dicho los campesinos y campesinas a lo largo y ancho del país” y con ello, en su pasado congreso nacional, en agosto, en el Estado de México, “aprobamos ya una nueva declaración de principios, un nuevo programa de acción, nuevos estatutos y una nueva plataforma electoral campesina”. Entonces, “tenemos claridad de lo que queremos, a dónde vamos, cuál es el rol que le corresponde jugar a la CNC en este proceso de transición y cómo poner de manifiesto los intereses que estamos defendiendo y que nos exige nuestra gente”.

–Desde luego que, como todo un sistema políƟco, el mexicano se debilita, se fortalece y si perdimos nosotros en su oportunidad la Presidencia de la República, fue consecuencia de los errores, del alejamiento del parƟdo respecto de la sociedad, a lo mejor del desgaste del propio modelo económico, y esto Ɵene que ser un referente para el PRI, que le permita relanzar su propuesta y desde luego ejercer un gobierno eficiente, moderno y que responda a los intereses que hoy está demandando la sociedad.

MILTON GABRIEL HERNÁNDEZ. PÙÊ¥›ÝÊÙ —› ½ƒ ½®‘›Ä‘®ƒãçك ›Ä AÄãÙÊÖʽʦ°ƒ Sʑ®ƒ½ —› ½ƒ Eݑ盽ƒ Nƒ‘®Êă½ —› AÄãÙÊÖʽʦ°ƒ › H®ÝãÊÙ®ƒ (ENAH) 1) Desde hace mucho Ɵempo el campo mexicano sufre una profunda crisis; Ɵene que ver con la forma como se configuró la relación del Estado posrevolucionario con el mundo rural, con el campesinado; décadas de políƟcas contradictorias han generado los efectos que hoy tesƟficamos. Han sido políƟcas dirigidas desde el Estado sin considerar la perspecƟva de los sujetos que viven en el campo, y propician desigualdad social. Hay un empobrecimiento impresionante; migración; violencia; erosión de la diversidad biocultural, y fenómenos antes impensables, como el reclutamiento de campesinos y campesinas jóvenes y no tan jóvenes al crimen organizado y al narco. La crisis es por tanto social ambiental, cultural y producƟva. 2) Quisiera que no desapareciera la forma de vida campesina, y parece que eso ya es mucho decir pues en la actualidad los procesos económicos empujan a la población rural a un exilio forzado por la pobreza y la violencia. Quiero un futuro donde haya campesinos y campesinas, pero no en el senƟdo como muchos los toman –como los pobres, o los sujetos a los que hay que llevarles el desarrollo porque son incapaces de generarlo ellos mismos–. Es decir, que puedan seguir reproduciendo su forma de vida de una manera digna. Hoy vemos políƟcas que atentan contra el modo de vida campesino, como son las ciudades rurales en Chiapas y en Puebla. La dispersión territorial en que viven los campesinos es asociada automáƟcamente con pobreza. Entonces se piensa que la solución para llevarles el “desarrollo” es concentrarlos en un núcleo poblacional compacto, con servicios, sin considerar la vinculación que Ɵenen con la Ɵerra, con sus ancestros, con los panteones, las iglesias, etcétera. 3) Desde la ENAH estamos replanteando la discusión antropológica en torno a la forma de vida campesina. Hay algunos proyectos de invesƟgación enfocados a eso y a comprender la importancia del campesinado en la sobrevivencia de la humanidad y de cara a la crisis ambiental contemporánea. Hay que seguir discuƟendo sobre el tema, pues a pesar de toda esta circunstancia adversa, persiste y resiste la forma de vida campesina. Necesitamos fortalecer también el debate en disƟntos espacios, en la agenda políƟca, en las academias, en las organizaciones sociales, etcétera. En la ENAH tenemos un seminario de invesƟgación sobre etnoecología: indagamos las formas de relación que Ɵenen los pueblos indígenas y campesinos con la naturaleza y nos damos cuenta no por la teoría, sino por el trabajo de campo, que evidentemente ésta es mucho más sustentable, más racional, respecto de la visión dominante occidental.


17 de septiembre de 2011

16

PÙÊÃÊãÊÙ ›Ä ‘ÊÃçÄ®—ƒ—›Ý ®Ä—°¦›ÄƒÝ ù ݃‘›Ù—Ê㛠ƒÝ®Ýã›Ä㛠—› ÊÙƒÝ ¹›Ýç®ãƒÝ ›Ä Mø®‘Ê 1.- La baja inversión en el campo, y el modelo rural neoliberal, más centrado en los monoculƟvos y en los agronegocios, han llevado al campo a una crisis, y estamos en el punto más diİcil, donde no se sabe si hay retorno, por la depredación del medio ambiente, y de la economía campesina, que carece de apoyos. Y hay factores que está despresƟgiando al trabajo campesino, como es el propio proyecto educaƟvo. Eso preocupa, pues cuando la gente deja algo es diİcil que lo vuelva a retomar. Nos estamos encaminando a una dependencia alimentaria. No creo que los principaels afectados, los grupos campesinos, se vayan a levantar, aunque hay condiciones objeƟvas para ello. Pero sí creo que nos encaminamos hacia una polarización cada vez más peligrosa: por un lado los grupos de poder económico, políƟco y social, y por otro, grupos de “mayorías minoritarias”. Me explico: aunque la mayoría de familias campesinas están afectadas, en realidad es una minoría la que está buscando alternaƟvas. Esto puede conducir al etnocidio o a una sumisión total al sistema que nos están imponiendo. La perspecƟva es terrible. 2.- Quisiera que hubiera un cambio de mentalidad de los grupos que toman las decisiones políƟcas, de ver con otros ojos al campo, a los indígenas; que no los vean como flojos que no saben trabajar la Ɵerra, cuando casi un millón al año migra a buscar trabajo en donde sea. Se requiere una políƟca similar a la de Brasil donde se ve al campo de manera diferenciada. Tienen programas diversos: aunque hay proyectos neoliberales (con monoculƟvos, por ejemplo en el norte), también hay trabajo muy efecƟvo que fortalece a la economía campesina. Debe abandonarse ese juego absurdo del Procampo, de Oportunidades, que nada más manƟenen un clientelismo y empobrecen a la gente. Se requieren inversiones de largo plazo que rescaten la economía campesina, que implica a muchas regiones de México, de América LaƟna, del sur, en general del mundo. Hay experiencias campesinas, sustentables, que demuestran que se puede producir mejor, más sano y más económico, pero, cito la Biblia: estos señores Ɵenen ojos que no ven y Ɵenen oídos y no oyen. Hay que apoyar a las organizaciones autogesƟvas, que cuidan el medio ambiente. El problema es que cuando empiezan a surgir, las hosƟgan, las quieren corromper con dádivas o las quieren cooptar grupos políƟcos. 3.- Acompañar en el senƟdo más pleno a los grupos campesinos e indígenas que están luchando por mantener y mejorar su economía. Hay muchos esfuerzos, muchos fracasos y avances. Como promotores comunitarios debemos estar con ellos, apoyar y revalorar su cosmovisión indígena que es ecológica, pues consideran sagrada a la madre Ɵerra y respetan los recursos.

Leticia López Zepeda

D

espués de más de 30 años de rigurosa aplicación de la política neoliberal, los efectos destructivos para la agricultura campesina se han agudizado y profundizado. La persistencia de la crisis alimentaria es alarmante. El alto precio de los alimentos y su volatilidad en los mercados, la especulación, la incertidumbre y la concentración del poder de los monopolios son una prueba de ello y ponen de manifiesto la gravosa pasividad de un Estado que se muestra débil y sin rumbo. De igual manera, en nuestro país los modelos hegemónicos de organización campesina que han sobrevivido gracias a prácticas paternalistas y clientelares demuestran que están agotados y sin perspectiva al no ser capaces de dar respuesta a la crisis alimentaria y a las necesidades del sector rural. Estos modelos reproducen el autoritarismo y el caudillismo, la pasividad y la dependencia, el individualismo, un ambiente de corrupción y, por ende, la erosión de valores, en detrimento de estrategias organizadas, colectivas y solidarias.

de capacitación, asesoría y acompañamiento para el desarrollo de capacidades locales directivas, técnicas y gerenciales de sus asociados.

hoy una prioridad. Asimismo se revisan los procedimientos y prácticas de ejercicio de la gobernabilidad en los diferentes órganos de gobierno.

Sin embargo, los diversos problemas que hoy enfrentan las organizaciones en su capacidad para tomar decisiones democráticas y adecuadas, en el control de sus procesos productivos y en la sostenibilidad social y económica, plantean nuevos paradigmas de enfoque y contenido pedagógico. Los problemas de gobernabilidad han obligado a las organizaciones a revisar y replantear sus valores esenciales. Para ello se ha discutido por largo tiempo y en todos los niveles un Decálogo ANEC, en el que se expresan los valores que deben regir la vida de la organización, acompañado de un código de prácticas de buen gobierno.

Los planes educativos son sustanciales en la promoción de prácticas de una agricultura sostenible, diversificada y con agregación de valor, con una visión de desarrollo integral, incluyente, territorial y comunitario y en la construcción de relaciones de mercados locales y regionales alternativos.

“La mayor dificultad a superar se encuentra en la capacidad interna de la ANEC para el fortalecimiento de la gobernabilidad campesina con equidad a todos los niveles, el ejercicio interno de la transparencia y rendición de cuentas, el desarrollo de una nueva generación de dirigentes, gerentes y técnicos, el crecimiento con calidad de su membresía. En particular mujeres y jóvenes, así como el alineamiento de todas sus estrategias e iniciativas nacionales a la misión, modelo organizativo y plan quinquenal ANEC”, dice el Plan estratégico ANEC 2011-2015.

entre el técnico (asesor) y los sujetos sociales, ya que observamos con frecuencia una concentración de poder por quien tiene la “posesión” del conocimiento y el resultado ha sido que los equipos técnicos y gerenciales son los que terminan tomando las decisiones.

Parte de este proceso es la formación de técnicos y asesores con un enfoque distinto al de la educación tradicional, que se basa en la “transferencia” de términos y técnicas de maestro a alumno. Incluso es necesario romper también con la relación que se establece

En un contexto de desatención de la organización campesina y de sobrevaloración de los agentes privados como motores del desarrollo, no es de extrañar que las políticas públicas hayan minimizado casi por completo el tema de la educación rural. No sólo hay carencia de presupuesto, sino también de contenidos y propuesta, porque no hay interés en promover el desarrollo de capacidades de los campesinos y sus organizaciones, pues sencillamente su desarrollo no es compatible con los intereses de los agentes privados del mercado. La organización campesina como sujeto-actor para enfrentar y superar la crisis, y como promotora del desarrollo rural, se abre paso frente al fracaso de las políticas neoliberales en lo productivo, social y ambiental. Esta situación representa una enorme oportunidad para organizaciones como la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), con modelos alternativos, autónomos y autogestivos de organización local, regional y estatal que han demostrado el potencial productivo, social y ambiental y con propuestas innovadoras. Como parte de una estrategia de supervivencia campesina, la ANEC se propone en su misión “representar los intereses de pequeños y medianos productores, principalmente de granos básicos, por medio del fomento a la organización autogestiva y la gobernabilidad campesina, así como del desarrollo de estrategias productivas, comerciales, financieras, de diversificación productiva, agregación de valor y de mejoramiento de la calidad de vida, y de la promoción de políticas públicas para la revalorización de la agricultura campesina, la soberanía alimentaria y la equidad. La organización campesina, para superar los problemas estructurales.” Para este fin, el tema educativo está íntimamente relacionado con la historia y misión de la ANEC y sus estrategias y programas de trabajo. A contracorriente de la visión estatal, el derecho a la educación ha sido una de las propuestas y por ello, desde los orígenes de la Asociación, se han puesto en marcha planes

FOTO: Archivo / ANEC

SERGIO COBO

EDUCACIÓN, FORMACIÓN Y CAPACITACIÓN CAMPESINA: LA EXPERIENCIA DE ANEC

No sólo hay carencia de presupuesto, sino también de contenidos y propuesta, porque no hay interés en promover el desarrollo de capacidades de los campesinos y sus organizaciones, pues sencillamente su desarrollo no es compatible con los intereses de los agentes privados del mercado El desarrollo de capacidades locales de dirigentes, socios y socias en todos los ámbitos de interés de las organizaciones locales, y la formación de una nueva generación de dirigentes y técnicos que incluya mujeres y jóvenes comprometidos con los valores de la democracia, la solidaridad, la equidad de género y generacional, la transparencia y la rendición de cuentas, son

Los equipos técnicos deben estar al servicio de la organización y ser gobernados por ésta, cumpliendo su papel de asesores, facilitadores y animadores que se incorporan a un proceso organizado de construcción de capacidades, y sus conocimientos deben estar al servicio de los sujetos-actores y de sus estrategias organizativas para lograr la autonomía y el poder de sus decisiones en forma colectiva, colegiada y democrática. Para lograr pasar del sujeto adiestrado al ser pensante, crítico, dinámico y autogestivo capaz de transformar conscientemente su realidad, es necesario modificar las formas de enseñanza-aprendizaje. Es indispensable reconocer los conocimientos, habilidades y sistema de valores existentes en los actores sociales y, por medio de nuevas técnicas didácticas que combinen práctica y teoría, hacer del espacio organizativo un laboratorio de incursión a nuevos conocimientos donde el alumno es el centro, el actor y el sujeto del aprendizaje y el instructor como facilitador y acompañante comprometido. Se entiende que la reconstrucción del tejido social atraviesa por el acceso a la educación. Coordinadora de Organización y Formación de la ANEC leticia.lopez@anec.org.mx


17 de septiembre de 2011

17

EL DISCURSO EDUCATIVO MIXE

como son el trabajo organizado, el respeto a la madre tierra, y la interrelación social.

FOTO: DieStimme

UN PROYECTO EN CONSTRUCCIÓN

Sonia Comboni Salinas y José Manuel Juárez Núñez

E

l sistema educativo nacional se mantiene inamovible en su misión homogeneizadora, occidentalizante y castellanizadora, desconociendo la estructura heterogénea del país y por lo tanto profundizando las contradicciones frente a las requisitos de construcción de una educación de calidad, culturalmente pertinente y adecuada a las necesidades que surgen desde territorios distintos en un horizonte de diversidad cultural, étnica y lingüísticamente diferentes. En este panorama existen dos tipos de propuestas educativas: una que se basa en cómo las culturas entienden su mundo y su incorporación al ritmo de sus necesidades, y otra que se da por la vía de la imposición de una cultura ajena que promueve el Estado y violenta las formas de vida. Esta última domina el panorama educativo nacional por medio del cual se ha desplazado a los indígenas de sus proyectos de vida, con la imposición del pensamiento occidental que se asume como modelo único civilizatorio. La escuela en el mundo mixe se visualiza como un espacio de disputas y tensiones por los sentidos y contenidos de su enseñanza frente a la vocación civilizatoria y castellanizante de la educación oficial que entra en contradicción con la percepción de una educación integral comunitaria para la vida bajo la pedagogía del aprender haciendo. La construcción de este proyecto educativo se basa en la comprensión de la interculturalidad como el diálogo horizontal y equivalente entre culturas. No se trata de la imposición de ciertas concepciones y prácticas enmascaradas en la naturalización de una forma de ver y saber en el mundo. La interculturalidad se genera en una relación equivalente y horizontal, empezando por reconocer la condición cultural de igualdad de oportunidades frente a los otros, buscando la comprensión y el respeto de las diferencias en un proceso de mutuas construcciones de un espacio diferencial reorganizado y caracterizado por tensiones y acuerdos dialógicos en el tiempo. La interculturalidad es algo que se construye cada día por voluntad de las personas y de la sociedad entera.

En el campo de la educación, la interculturalidad debe construirse desde lo local, desde las perspectivas simbólicas y cognitivas de los propios pueblos, desde sus mundos de vida y cosmogonías. Lo que implica hacerse cargo de la pluralidad cultural y lingüística del país con el fin de aprovecharlas como recurso pedagógico. No se ha aceptado aún por las políticas públicas, ni por los diversos niveles de gobierno, una educación para los indígenas que emerja de su historia y de sus formas de vida y cultura, a fin de resolver las asimetrías caracterizadas por la exclusión, la negación y la invisibilidad. No se ha reconocido aún que para los indígenas es estratégica la educación porque con ella apuntan a reconstruir retrospectivamente un pasado ajustado a las necesidades de un presente. Para los mixes, el referente del potencial de todo individuo es un concepto poco desarrollado que se denomina Wejën Kajën. Se supone que la energía está dentro del ser, pero se requiere del impulso educativo para que esa fuerza se potencie y el individuo empiece a caminar solo. De ahí viene su importancia en la escuela mixe porque implica vivir, ser, hacer y aprender. Wejën significa despabilar, despertar; kajën quiere decir desenredar o desenvolver algo. La escuela, para los mixes, debiera servir de espacio de reflexión y de análisis sobre la vida en comunidad. Las partes que conforman este concepto son las prácticas que marcan la identidad de la persona en el ambiente comunitario,

La idea de educación mixe integra el aprendizaje que el individuo adquiere en familia y comunidad y lo complementa con el proceso de formación escolar nacional. Juntando ambos, se busca una educación integral que contemple al individuo como sujeto y como miembro de la comunidad.

FERNANDO CELIS CALLEJAS

Para los mixes, el Wejen Kajën es un proceso complejo de las formas de vida que se construyen desde que el individuo nace, y están relacionadas con las dualidades fundantes y que atraviesan su cotidianidad y cosmogonía: tierra-vida (näxwiiny-jujkäjtën), trabajo-tequio (tunmujkën-amukkë tunk), humano-pueblo (käjp jää`y-äjtën), tres vertientes en las que se forma el individuo. En la reflexión en torno a su realidad emerge la estructura educativa del pueblo que da vida a una forma pedagógica.

1) Los precios agrícolas estuvieron deprimidos en 200-2005, después de eso ha habido una tendencia al alza, y los buenos precios hoy deberían aprovecharse en México para fomentar la producción de alimentos básicos y garanƟzar así que se tenga un abasto importante con producción nacional. El riesgo que hay es que, si se presenta una mayor recesión económica a escala mundial, ligada a especulación en los mercados financieros, habrá mucha incerƟdumbre en el comercio y los precios internacionales de materias primas alimentarias. El año próximo podríamos vivir esto, por eso hay que fortalecer la producción interna.

Esta concepción de educación, según los mixes, se contrapone a la formación en la escuela oficial. En la cosmogonía mixe no existe la escuela institucionalizada porque el humano-pueblo se forma en la vida cotidiana dando soluciones inmediatas a los problemas complejos, favoreciendo el vivir la vida plena. Dicen los mixes, “la educación que nosotros tenemos es la que enseña a nuestros hijos el deber del trabajo que beneficia a todos desde la más tierna edad”. En la propuesta mixe, la familia y la comunidad son el corazón del proceso educativo, ya que, por medio de la comunicación, la observación, las relaciones personales, el ejemplo y la participación activa, es que los individuos aprenden. Los jóvenes indígenas aprenden haciendo; sus experiencias son extraídas de la realidad y de esa manera aprenden en la práctica. Aprender haciendo y aprender de la experiencia es el eje de la pedagogía mixe. Así cada una de las acciones se construye-reconstruye e incorpora por medio de la experiencia directa y de esa manera se asegura la continuidad del saber cultural y el apego al territorio así como la identidad compartida. Para los mixes, aprender haciendo es un acto creativo y productivo, no contemplativo: asumirse como actores de un proceso social; tomar conciencia de que se es parte de una historia: de un territorio con ciertas particularidades propias, permite la transmisión, reconstrucción y reproducción de esa cultura, historia y cosmogonía. Profesores investigadores de la UAM-Xochimilco, Departamento de Relaciones Sociales. sonia.comboni@gmail.com, jjuarez@correo.xoc.uam.mx

Todos sus compañeros y amigos del CONOC lamentamos el sentido fallecimiento de Guillermina Suárez Carrera, madre y hermana insustituible. Sabemos que atraviesan por un momento muy difícil y queremos expresarles nuestro apoyo y solidaridad incondicionales para superarlo. Les enviamos un sincero abrazo.

A Enrique Pérez y Víctor Suárez

AݛÝÊÙ —› ½ƒ CÊÊٗ®Äƒ—Êك Nƒ‘®Êă½ —› OÙ¦ƒÄ®þƒ‘®ÊÄ›Ý Cƒ¥›ãƒ½›ÙƒÝ (CNOC)

2) La población urbana y los que trabajan en la industria y los servicios han desvalorizado la producción campesina. La gente quiere productos baratos y eso ha sido aprovechado por la gran industria para vender comida chatarra. Eso es una gran tragedia para México y para cualquier país en una situación así y es una tragedia para los campesinos, cuya labor es un aporte muy importante. Esperaría que haya un regreso de la población mayoritaria, que hoy es urbana, a demandar y comprar más directamente los productos del campo, y que éstos sean culƟvados en condiciones ecológicas, que sean sanos. Lograr esto depende mucho del trabajo que hagan los campesinos y las organizaciones para tener una oferta de estos productos. Pero también es necesario que el gobierno aplique una políƟca amplia de no privilegiar la comida chatarra, por medio de mecanismos de eƟquetación y fomento a la producción de pequeña y mediana escala. En parƟcular para la caficultura, hay mucha especulación e incerƟdumbre. Estamos viviendo actualmente un segundo ciclo anual consecuƟvo de buenos precios, pero esto deriva en sobreproducción y luego desplome de los precios. Los productores quisieran más cerƟdumbre en los precios que reciben y esto se lograría por medio de acuerdos de regulación con los demás países oferentes del Ɵpo de café que vende México, de variedad arábiga. Con certeza, la producción podría aumentar, pero sobre todo deberíamos alentar el consumo interno. En una década deberíamos llegar a un consumo de 4.5 millones de sacos (de 60 kilos cada uno), en comparación con 2.2 millones actuales. 3) Debemos aprovechar las experiencias de las décadas recientes de organización campesina para dar un salto cualitaƟvo y tener estrategias más adecuadas para fortalecer a las organizaciones, y promover una nueva cultura democráƟca y organizaƟva en el campo y que eso contribuya a una sociedad más democráƟca y más justa en el país.


17 de septiembre de 2011

18

Evento: IX Encuentro Nacional de Escuelas Campesinas. Organiza: Varios. Fecha: Del 22 al 24 de septiembre de 2011. Hora: 09:00 horas. Lugar: Inauguración en Chapingo. Informes: UACh: Bernardino Mata García ciismer@yahoo.com.mx / María Virginia González Santiago marvirginia2000@yahoo.com.mx Tel: 01 5959521500 ext. 5627 y 5309. Comité Organizador Local: Rebeca López Reyes (Coodireción CENTLI) rebe_ lopez56@yahoo.com.mx / Juan Macedas Jiménez (CENTLI) mictlax@ yahoo.com.mx Tel: 5979755287 Red Origen Volcanes: Mayahuel Herrera López redvolcanes@yahoo.com.mx

Documental: Mind Bomb (40 años en la historia de Greenpeace – 40 años Ambientando el Planeta). Organiza: Greenpeace México. Fecha: 26 de septiembre de 2011. Lugar: Cineteca Nacional (Av. México – Coyoacán 389). Hora: 18:30 horas. Donativo: A partir de 100 pesos (Boletos disponibles en Greenpeace México). Informes: www.greenpeace.org.mx / 56879595 exts. 109, 228 y 230 / 01800 024 0474 y 01800 877 8080.

Evento: Foro Nacional sobre Organismos Genéticamente Modificados en la agricultura 2011. Organiza: Senasica. Fecha: 29 y 30 de septiembre de 2011. Hora: 09:00 horas. Lugar: Hotel Fiesta Inn, ubicado en Avenida Prolongación Anillo Circunvalación Sur Num. 248 Fraccionamiento Santa Elena, en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Informes: http://www.senasica.gob.mx/default. asp?id=1777

Evento: Foro – Tianguis Alternativo de la Ciudad de México. Organiza: Colectivo Tejiendo Redes entre el Campo y la Ciudad. Hora: 10:00 a 17:00 horas. Fechas: 25 de septiembre y 9 de octubre de 2011. Lugar: Zoológico de los Coyotes, localizado en Av. Escuela Naval Militar, esquina con Calzada de la Virgen, Colonia Ex-Ejido San Pablo Tepetlapa, Delegación Coyoacán. Informes: Luis Eduardo Pérez llamas <pell7011@yahoo.com.mx

Revista: UANDAKUA, La Voz de las Organizaciones. Editor: Consejo Consultivo de Organizaciones Campesinas de Michoacán (Cococam). Contacto: revista.uandakua@gmail.com

“SOLOS CON SU ESPANTO”

CAMPESINAS DE PETATLÁN HABLAN DEL PRESENTE Y DEL FUTURO Lorena Paz Paredes

M

ilpas abandonadas, animales sueltos en el monte, casas solitarias y comunidades desiertas, así se ve hoy la sierra petatleca, un lugar donde las amenazas, la inseguridad y la muerte se han vuelto cosa de todos los días. “En Barranca del Bálsamo –cuenta Delia– había 20 familias y se fueron 17. En El Parazal, un poblado donde vivían 25 familias, hoy sólo se ve a tres… que ganas de irse no les faltan, pero no tienen dónde, no tienen cómo”. “Antes eran cuatro pero ya sólo una familia está en Parotitas –se lamenta María–. Y más arriba en un caserío de nombre El Zapotillal, cinco familias dejaron todo y se fueron. Ni un alma quedó en el Guamilón, ni en la Florida, ni en otros caseríos de por acá… Si una pasa por ahí, nada se oye… sólo el chiflido del viento”. La cuenca de Petatlán empezó a despoblarse desde principios de este año, cuando la violencia del narco se ensañó en lugares como La Morena, de la cuenca del río Coyuquilla, y La Laguna, del vecino municipio de Coyuca de Catalán, hacia el Filo Mayor de la Sierra Madre del Sur. En la serranía se respira temor. Hay zozobra en los que se quedan y desesperanza en los que se van. No es que antes estuvieran bien, pero hoy los petatlecos viven en una pesadilla que ya se prolonga por más de seis meses. Las pasajeras que conectaban la cabecera municipal con los poblados serranos suspendieron los acostumbrados dos o tres viajes a la semana y ahora únicamente suben de vez en cuando. Los que no quisieron o no pudieron salir, están aislados. “Solos con su espanto”, me dicen. María explica que la gente se sale porque tiene miedo de que la maten: “Les avisan, nomás, que si se quedan se mueren y apenas tres días les dan para que se retiren. Se va la familia completa, antes se iban los hombres pero ora salen todos. Muchos llegan a la cabecera municipal, y si tienen parientes en otros estados –en Jalisco o en Veracruz–, pues para allá agarran camino”.

“La delincuencia que se ha regado por todas las comunidades –dice Delia– nos afecta mucho a nosotras las mujeres y también echa para atrás el trabajo que veníamos haciendo por cuidar el medio ambiente y cultivar alimentos sanos”. “Yo me traje de Barranca mis 13 gallinas – cuenta María–, pero acá en Petatlán se me fueron muriendo y ya no tengo nada. Estamos con un familiar yo y mis hijos y mi marido, que orita somos nomás siete”. “Las familias que salen huyendo de la sierra y llegan a la cabecera municipal de Petatlán –dice Delia– viven arrimados o en casas prestadas. A veces rentan con el dinero que sacaron vendiendo sus animales antes de venirse. Y así se van acabando sus ahorros. ¿Que irán a hacer cuando ya no tengan? A los niños los sacaron de la escuela y perdieron sus clases…Y no hay dinero porque no hay trabajo. Pero además ¿qué pueden hacer aquí en la ciudad si son campesinos...? “Tener que salir a fuerzas de la comunidad a todos nos duele... Pero yo creo que el mujerío sufre más que los hombres –continúa Delia–, porque ellas son las que se preocupan de que los hijos coman. Ellas, que siempre están viendo cómo se las arreglan para la comida del diario, ¿qué pueden hacer lejos de su casa? Allá tienen sus gallinas, sus puercos, su maíz, su verdura… su comida de ellas ¿Qué van a hacer si vienen a un pueblo que no conocen, donde tienen que comprar todo, hasta el agua. Y luego, sin dinero...” Pregunta Delia: “No hay autoridad que apoye… ¿qué hace el gobierno?”, y responde María: “A la autoridad municipal no le interesa. Ni se dan por enterados los del gobierno… Pero bien que saben, bien que saben”. El desplazamiento de tantas familias, “arrimadas en un lugar que no conocemos y donde no sabemos hasta cuándo nos aguanten”, como dice María, trajo desconsuelo y va a traer hambre. “Como estamos en una crisis de alimentación, el maíz se escasea y todo está muy caro. En Petatlán el grano vale siete pesos el kilo y la tortilla 14. Y ya no nos queda dinero…”, se lamenta María.

FOTO: Gabriel Figueroa. De la película Nazarín. Dirección: Luis Buñuel, 1959 / Cortesía Fundación Televisa

Guerrero

“Me da tristeza –reflexiona Delia– que nosotras en las comunidades trabajamos mucho para que la gente campesina cultive lo que se come, en vez de comprarlo. Y con esta violencia se nos está yendo para atrás lo que habíamos avanzado… Da harta muina que no nos dejen trabajar... La milpa se va a quedar tirada, se va a perder el frijolar, los arrozales... Se viene el hambre. Ya nos llegó la hora del hambre”. Los jóvenes de esta región –como los de otras zonas rurales de México– de por sí emigraban bastante. Pero ahora es peor. “Es que, como están la cosas, ellos no tienen futuro –dice Delia–. Huyen de la violencia en la sierra y en la cabecera no hay en qué trabajar. Por eso muchos agarran camino a Estados Unidos... Si son casados dejan a la mujer con sus niños, a ver cómo ellas le hacen mientras empiezan a mandar dinero. Así es su vida”. Hace ya tiempo que la violencia se avecindó en la sierra, pero aun así Delia y María dicen que no todo es desgracia. “Aunque las cosas están feas orita, sí ha habido mucho cambio por acá –dice Delia–. Por nuestro trabajo las mujeres ya se defienden, ya conocen sus derechos. Yen los pueblos de la sierra ya comíamos mejor: teníamos las hortalizas, volvíamos a sembrar arroz, costumbre que se había perdido. Porque los escombrábamos, ya estaban limpios los arroyos…” “No sé si el futuro será peor… Quiera que no. Tengo esperanzas de que el gobierno tome cartas en el asunto…”, dice María. “No es que, a ver si quiere, es que es su obligación de él… –explica Delia–. El gobierno debe apoyar a las familias desplazadas, ayudar a que los niños vuelvan a la escuela, a que la gente tenga dónde vivir, qué comer… Pero lo que más queremos es regresar. Porque trabajando en nuestras comunidades, aunque estemos pobres, podemos vivir. Pero así ¿cómo hacemos? Aquí no se puede trabajar y nomás nos hacemos aún más pobres de lo que ya éramos”. “Yo quisiera un futuro donde no haya tanta delincuencia –dice María– Un futuro sin violencia, sin tanta pobreza, sin tanta discriminación a las mujeres…” “Que viviéramos mejor, pues… Que ya no nos quiten, aunque no nos den”, remata Delia. Y ya encarrerada, echa a andar la imaginación: “Mi sueño es que la gente del campo siga sembrando sus milpas, que sepa sobrevivir de lo propio que produce, que no vuelva a dejar el arroz que aquí se crió, que no dependa de los mercados… Un futuro donde la gente despierte, reconozca sus derechos, y ya no se deje embaucar con los programas de un gobierno que no se fija en el bienestar de los pueblos, sino en sus campañas electoreras… Queremos que la gente defienda su patrimonio, su maíz, las costumbres que tenemos, y que no caiga en las redes de los políticos… “Para los jóvenes –sueña Delia– me gustaría un futuro donde estudiaran o pudieran trabajar. Porque orita no hay cómo. Y si no estudian, no trabajan… ¿que hacen?... Pues se meten a lo que se les hace más fácil, a lo que los invitan…” “Si esta violencia acaba vamos a regresar al campo. Las familias desplazadas traemos ese pensamiento, de que el espanto pase… Varias mujeres me lo dicen: que esto se va a acabar y vamos a volver a nuestros ranchos en paz… Esa es la ilusión que trae la gente: cerrar los ojos y que pare la violencia… Pero quién sabe…” Instituto Maya


17 de septiembre de 2011

19

María Luisa Albores González

P

ara hablar del futuro de los jóvenes que viven en el campo mexicano, es pertinente preguntarnos ¿qué está pasando con ellos? Partamos de que son la generación de Oportunidades, pero no porque el sistema les ofrezca oportunidades adecuadas, sino porque son el resultado de uno de los programas gubernamentales más exitosos en los últimos tres sexenios. Recordemos que inició con Ernesto Zedillo bajo el nombre de Progresa y ha crecido posteriormente. Quienes vivimos en las zonas rurales percibimos que este programa ha dado buenos resultados en cuanto a jalar votos y desarraigar a los jóvenes de las comunidades campesinas. No ha sucedido lo mismo con el fin para el que se nos dijo que había sido creado: disminuir o acabar con la pobreza. Los padres de esta nueva generación son campesinos que en su mayoría sólo aprendieron a leer, a escribir y hacer cuentas. Sin embargo, se han preocupado porque sus hijos sí tengan acceso a lo que ellos no pudieron tener y le han apostado a Oportunidades para que por lo menos concluyan el bachillerato. De esta manera los jóvenes han adquirido conocimientos “científicos” para brincar a las universidades y manejan herramientas tecnológicas (computadora, internet, chat, facebook...) que les permiten estar informados. Pero han dejado de asimilar los cono-

FOTO: María Luisa Albores González

¿QUÉ LES ESPERA A LOS JÓVENES RURALES?

cimientos tradicionales y de utilizar las herramientas necesarias para cultivar la tierra. Lamentablemente cerca de 80 por ciento de estos jóvenes no pueden acceder a los estudios universitarios, por lo que, en el mejor de los casos, se han visto obligados a emigrar hacia las grandes ciudades o Estados Unidos, al no encontrar fuentes de empleo en sus propias regiones; en el peor de los casos, han optado por engrosar las filas del ejército o de los carteles del narcotráfico y la extorsión. En pocas palabras, el sistema educativo formal los encamina a ser migrantes consumidores y ya no productores de alimentos, a ser carne de cañón y ya no sujetos de su propio desarrollo. Ante esta triste realidad, quienes vivimos en el campo, sobre todo quienes estamos organizados, tenemos la responsabilidad de arraigar a nuestros jóvenes a la tierra que los vio nacer, fomentando en ellos su sentido de pertenencia y permanencia, así como ofrecerles un mejor futuro apoyándolos con la generación de fuentes de empleo. Menciono aquí lo que hemos estado haciendo desde nuestra trinchera: la Cooperativa Tosepan Titataniske, que tiene su sede en Cuetzalan, Puebla. Cuando cumplimos 25 años de trabajo organizado, nos planteamos la estrategia de brindar oportunidades a nues-

tros jóvenes. Una de las primeras acciones fue permitirles el acceso a las responsabilidades de dirección de la cooperativa. Estamos haciendo realidad el relevo generacional, al incorporar a los jóvenes a nuestro consejo de administración. Más adelante apoyamos a nuestros jóvenes a encontrar alternativas de arraigo y empleo por medio de la constitución de tres nuevas cooperativas: Tosepankali, que ofrece servicios de ecoturismo; Tosepan Ojtasentikitini, que preserva y transforma el bambú, y Tosepantomin, que ofrece servicios financieros. Tosepankali inició con tres mujeres jóvenes y hoy está constituida por 27 socios (14 muchachas y 13 muchachos) que dirigen, administran y ejecutan todas las acciones para garantizar a los visitantes un turismo que respeta la cultura y el medio ambiente de la región. Tosepan Ojtasentikitini está integrada por 15 jóvenes que acopian, preservan y transforman el bambú en cabañas, muebles y artesanías. Y Tosepantomin da empleo a más de 40 jóvenes que se dedican a la promoción de la cultura del ahorro, del pago y del seguro entre nuestros socios. A todos estos jóvenes, que ya lograron terminar el bachillerato, se les brinda la oportunidad de seguir estudiando en alguna universidad con el compromiso de regresar a su comunidad o a su organización para que contribuyan a construir el futuro deseado para la región. La Cooperativa Tosepan Titataniske, junto con otras organizaciones sociales, el ayuntamiento de Cuetzalan, el Centro Universitario para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) de la Universidad Autónoma de Puebla y la población del municipio, nos dimos a la tarea de diseñar y aprobar el Ordenamiento Territorial Integral del Municipio de Cuetzalan. Este Ordenamiento establece los lineamientos que deberán seguirse para preservar la cultura, para aprovechar los recursos naturales, para “producir conservando y conservar produciendo” y para ofrecer servicios turísticos sin deterioro del medio ambiente.

LA MANO VUELTA DE REGRESO Sofía I. Medellín Urquiaga y Mauricio González González

C

onocidas son las voces que destacan una y otra vez el abandono del campo por parte de las generaciones más jóvenes, sea por la búsqueda de mejores condiciones laborales, sea por las condiciones de marginación que las políticas gubernamentales han forjado y a las que han condenado a este sector de la población. Lo cierto es que, lugar común, ese supuesto “abandono” lo mismo sirve para justificar el inmenso apoyo a empresas agroindustriales como a la reconversión productiva en aras de apuestas conservacionistas o, de forma mucho más agresiva, para intentar destinar amplios territorios indígenas campesinos a megaproyectos petroleros, eólicos, a mineras trasnacionales, construcción de presas o proyectos de “gran turismo”. Argumento afilado en la sala de consejos empresariales que rasga en más de una forma la mirada hacia los rústicos pero que, pacientes, ellos devuelven en más de una forma, muchas de ellas silentes, siendo reflejo de un campo vivo que no cesa de insistir que está presente. Hermelindo Lorenzo, miembro del Centro de Estudios para el Desarrollo del Totonacapan, AC (Cedet), al ver el futuro en el rostro de sus hijos sabe y confía que no podrán dejar de producir maíz, “porque de eso vivimos”. Y aunque procura que sean muchachos que sepan leer y escribir, que sepan de licenciaturas y agronomía, sabe que habrán de vérselas con el maíz, el saber campesino por excelencia

que, por ejemplo en Ixtepec, Puebla, hace que hoy mismo, en estos instantes, se busquen alternativas para saldar las magras cuentas que la sequía dejó este año, innovando ciclos cortos y largos en la milpa, estirando y experimentando los varios bordes de la temporalidad agrícola, subsanando la escasez de dinero con los modos en que los abuelos hicieron, “la mano vuelta está de regreso, así hace la gente ahorita cuando no tiene dinero”. No obstante, no son ingenuos, tienen presente que el futuro en nada es claro y que, a fuerza de malas experiencias y los continuos palos que dan los gobernantes en turno, dentro los mayores retos que se presentan en el horizonte están la pobreza que padecen las familias totonacas y nahuas de la Sierra y la avaricia que de tanto en tanto se deja sentir por líderes políticos que dejan atrás y muy abajo a los mismos que les permitieron subir. Si hay dinero para el campo, no es para el campesino; “se sufre y no hay tierra donde trabajar”, susurra cabizbajo Miguel Morales, también parte del Cedet, quien desde siempre renta “cachos” de parcela para alimentar a los suyos. Nadie niega que muchos jóvenes se han ido y se van, pero habrá que enfocar más fino pues muchos también regresan y otros apenas se dan cuenta de cómo es que están. Así, desde chicos todos, niñas y varones, se arriman a la parcela, sea para hacer mandados, sea para limpiar o para ayudar a cargar, sea para llevar “la tortilla”. En este trajín, aprenden y se aprehenden milperos, quienes de muchachos serán fuerza privilegia-

El comité técnico del Ordenamiento invitó a jóvenes estudiantes de ocho bachilleratos del municipio a incorporarse a los trabajos. Ellos aceptaron la invitación y decidieron convertirse en promotores del Ordenamiento. Cuarenta constituyeron el Comité Juvenil del Ordenamiento de Cuetzalan “Tajpianij” (palabra náhuatl que significa “guardianes”). Este comité se constituyó en marzo de 2011 y de inmediato se puso a trabajar. Entre las acciones más relevantes que ha hecho destacan la elaboración de un programa de trabajo para cada uno de los bachilleratos; la convocatoria a la brigada de limpieza “Cuetzalan limpio”, que involucró a otras escuelas (secundarias y primarias), a organizaciones campesinas y sociales, a la presidencia municipal y al comité técnico del Ordenamiento, y la iniciativa de un foro para dar a conocer las actividades que ha realizado y premiar a las escuelas ganadoras de los concursos de dibujo, cuento, fotografía, videos y carteles con el tema del cuidado del medio ambiente. Los “Tajpianij” siguen en acción: han diseñado su propio blog, se comunican vía el facebook para compartir sus trabajos comunitarios y realizan campañas de concientización en las diferentes escuelas del municipio. En un futuro próximo se espera que estos “guardianes del Ordenamiento” sean quienes se inscriban en la licenciatura de Territorio y Bioculturalidad que pondrá en marcha la UAP y en cuyo diseño han estado participando personalidades del mundo académico como Víctor Manuel Toledo, Eckart Boege y Andrés Barrera Basols. De esta licenciatura egresarán los futuros diseñadores y ejecutores de los proyectos que surjan de los planteamientos plasmados en el Ordenamiento Territorial Integral de Cuetzalan y que le darán vida al Cuetzalan que queremos para nuestros hijos y nietos. Otro mundo es posible para el campo mexicano si desde ya nos atrevemos a preparar a nuestros relevos generacionales. Asesora de la Cooperativa Tosepan Titataniske. Comité de Educación y Ordenamiento Integral de Cuetzalan mary@tosepan.org

da de las cuadrillas y faenas comunitarias. Y son los jóvenes los que dan el empuje a muchos de los proyectos que emprenden familias y comunidades enteras, sean éstos productivos, comerciales o culturales. Son ellos los que conquistan la música y el espíritu de gran parte de las radios comunitarias en todo el país. La mística de la radio se encarna en piel tersa y lúcidas ideas que, explícitamente, aspiran a cubrir no sólo espacios radioeléctricos. El futuro augura medios de comunicación masivos desde lo campesino, hechos por campesinos. Las necesidades educativas día a día se amplían y cada vez más es común encontrar profesionistas de raigambre campesina, aunque eso sí, la gran mayoría viviendo en ciudades. Sin embrago, hoy también son muchos los esfuerzos locales por remediarlo y que, por ejemplo, en la Sierra Norte de Puebla se inspiran en experiencias como la del Centro de Estudios Superiores Indígenas Kgoyom (CESIK), quienes desde 1994 ofrecen un modelo de educación cercana a las necesidades de quienes le constituyen. Las llamadas universidades interculturales aspiran a ello y, no sin tropiezos, por todos lados hay proyectos en curso. Y no sólo son los rurales, pues a pesar de cierto letargo que sufrió la investigación, poco a poco vuelve y, tal como sucedió en otras décadas, jóvenes profesionistas fincan aspiraciones junto a los trabajadores de la tierra, ejemplo de ello es el Proyecto de Investigación Formativa Etnoecología, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), en el que futuros antropólogos crean el espacio para subvertir espacios, o el diplomado de Perspectivas Antropológicas sobre el Campo y la Ruralidad, que superó toda expectativa. La mano vuelta está de regreso, el campo no esperó el futuro. CEDICAR / ENAH-INAH


17 de septiembre de 2011

FOTO: Lorena Paz Paredes

ILUSTRACIÓN: DeesIllustration

20

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

CONVENIO CNC-MONSANTO

zzi, con el representante de la CNPAMM, José Luis Herrera, y el director del Proyecto Maestro Maíces Mexicanos, Samuel Peña. Ella nos transmitió la indignación que sintió al verlos platicar en lo oscurito sobre las necesidades que, según la CNPAMM, tenían para proteger el maíz de Tlaxcala.

El camino a Tlaxcala fue en un viaje colectivo recogiendo pasajeros en diferentes puntos, lo cual nos dio la oportunidad de entablar un debate sobre el futuro y las posibilidades del campo.

Mientras abajo platicábamos y discutíamos más de cien personas de manera abierta y transparente, arriba tres personas solicitaban 82 millones de pesos del presupuesto destinado al campo de Tlaxcala (el presupuesto 2010 fue 123 millones). Personas éstas que ni siquiera son de Tlaxcala, que han firmado un convenio con Monsanto y que no sabemos a quién beneficiarán los recursos que están pidiendo, ni cuál es el objetivo de Monsanto al querer contar con colecciones de semillas nativas del maíz.

(…) y tú, quién sabe por dónde andarás, quién sabe qué aventura tendrás, que lejos estás de… nosotros

Adelita San Vicente Tello

A

sí fue: una vez más el viernes 26 de agosto pasado, el brazo maicero de la Confederación Nacional Campesina (CNC), la Confederación Nacional de Productores de Agrícolas de Maíz de México (CNPAMM) nos demostró lo alejados que están de quienes libran una lucha por la defensa del maíz. Ese día fuimos invitados por los compañeros del Grupo Vicente Guerrero (GVG) al foro titulado “Por nuestra seguridad y soberanía alimentaria, defendamos nuestro maíz criollo o nativo”. Desde Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Puebla y el Distrito Federal nos transportamos para apoyar la construcción colectiva del reglamento de la Ley de Fomento y Protección al Maíz, como Patrimonio Originario en Diversificación Constante y Alimentario para el Estado de Tlaxcala, y conocer la situación de los maíces tlaxcaltecas ante la amenaza de las semillas transgénicas. Con campesinos de todo el estado, estudiantes, profesionistas, académicos, diputados y ex diputados, nos reunimos en el patio central del Congreso del estado de manera pública y abierta. Este foro es parte de la larga ruta que el GVG se ha trazado en la defensa del maíz nativo, camino que iniciaron con el resguardo de sus semillas, el intercambio de las mismas en ferias, el reconocimiento a los campesinos que mejores ejemplares presentaban, la defensa legal y muchas otras acciones. Hoy en México y tal vez en otros países, al GVG se le reconoce como pionero y maestro en el resguardo campesino de semillas nativas y en el uso de técnicas agroecológicas.

El evento fue inaugurado por el diputado Jorge García Luna, quien nos informó que en la parte superior se realizaba una reunión de la CNPAMM. Varios pensamos: “quién sabe qué aventura tendrán”. Iniciamos con una charla de Armando Bartra, en la que nos recordó que somos gente de milpa y que esto implica una cosmovisión, un modo de pensar y concebir al mundo. Describió la enorme riqueza que significa la milpa en la que de múltiples maneras el maíz se acompaña con una amplia variedad de plantas en una relación en que se benefician uno y otras. Al decir que somos gente de milpa, hablamos de esta forma de convivencia entre los seres humanos y la naturaleza, en una relación armónica, ventajosa para unos y otros. Relató que las sociedades prehispánicas, si bien eran despóticas y sometían al tributo a los pueblos vecinos, eran tolerantes en cuanto a las formas de vivir que estos pueblos tenían. Lo definió como un despotismo tributario plural. Pero cuando llegaron, los españoles impusieron su modo de vivir, de pensar, de creer; homogeneizaron a las sociedades indígenas. Así, la humanidad ha caminado colocando a todos en el mismo molde buscando “igualar” a todos. La milpa representa la resistencia a este modelo, como una forma diferente de vivir, un paradigma en que la diferencia es una virtud.

Finalmente, Bartra señaló que frente a la crisis que vivimos en la actualidad, la milpa se convierte en una estrategia que nos permite convivir con la situación, entre nosotros y con la naturaleza, de una manera respetuosa y conveniente para todos. Concluyó con el exhorto: ”¡hagamos del planeta una milpa!”. Después, don Moisés Angoa Mauricio nos señaló la problemática que enfrentamos por la invasión de semillas genéticamente modificadas. Nos cimbró cuando nos recordó la responsabilidad moral y social que todos tenemos frente a este problema. Para acabar las exposiciones generales, el abogado que en Tlaxcala transformó en ley las inquietudes de los campesinos por proteger su maíz, Rene Sánchez, nos dijo que la ley no es de los abogados, es de todos y es el instrumento que nos iguala. Nos explicó que la Ley de Protección del Maíz es un instrumento que apoya a los campesinos y así lo señala el artículo primero, que obliga al gobierno de Tlaxcala a convertirse en el abogado defensor de los campesinos ante la Federación. Estábamos por pasar a las mesas de trabajo, escuchando algunos saludos de comisariados y representantes de otros movimientos presentes, cuando tomó el micrófono Ana Lilia Rivera –quien logró esta Ley siendo diputada en la anterior legislatura de Tlaxcala. Dijo que en la parte alta del edificio, a puerta cerrada, estaban reunidos el diputado Jorge García Luna, quien había inaugurado el evento, y el secretario de Fomento Agropecuario de Tlaxcala, Jaime Bretón Gelea-

Sabemos mucho de la historia de Monsanto y de la CNPAMM, y por eso sospechamos de malos manejos tanto de los recursos naturales como de los monetarios. Todos nos sentimos indignados de esta falta de respeto al trabajo que realizamos, de ver cómo un supuesto representante campesino acompañado de profesionistas vendidos a intereses oscuros trabajaban a contra mano de nosotros. Bajaron los de menor jerarquía: Samuel Peña y Ricardo Gómez, este último con camisa con logotipo CNPAMM que de inmediato cubrió con una chamarra. Les exigimos que hicieran público el Convenio CNC-Monsanto (ver “Los niños al cuidado de Herodes” en La Jornada del Campo No.1, 9 de octubre de 2007). No respondieron, salieron después de afirmar que ellos nada tenían que ver con Monsanto y se comprometieron a platicar sobre el tema. Ya les contaremos si cumplen. Seguimos trabajando en grupos amplios de 30 personas, para discutir tres temas: cómo prohibir los transgénicos, cómo proteger los maíces mediante fondos comunitarios de semillas nativas, y los programas y presupuestos para la implementación de la Ley. Finalizamos con los acuerdos y con una emotiva ceremonia en que los compañeros de Oaxaca entregaron semillas nativas para su resguardo a los compañeros de Ixtenco, Tlaxcala. Semillas de Vida, AC Para ver el video: http://youtu.be/-f8mkpANyG8

No. 48 Lo que se viene. Miradas al futuro del campo  

Hace tres años, en estas mismas páginas de La Jornada del Campo, nos preguntamos si tiene futuro el campo mexicano, y respondimos con tres p...

Advertisement