Page 1

www.conelmonohecho.blogspot.com

01


Ă?ndice Sinny Wolf 06 -KO Soldier -She went with the sunshine & with her blue velvet dress

-Moonrise

Michelle Ricardo 24 -La ciudad de los reflejos

Lorenzo BĂĄez 66 -La barca

-E


Esmeralda Montero 14 -Cr贸nica de un deseo

Claudio Troisemme

46 -Caleidoscopio -Del hombre del exterior al 煤tero de la madre tierra por amor. Ambiorix Nova 74

El plazo


Moñohecho® ha sido concebida y parida con amor por Claudio Troisemme. Gracias a los diferentes escritores que aparecen en la presente edición. Cada una de las piezas literarias son fruto de sus respectivos autores, las cuales deben ser respetadas conforme a los derechos de la propiedad intelectual. No reproducir bajo ningún medio impreso sin el debido permiso de los autores. Publicación gratuita, no usar con fines comerciales. Moñohecho®, mayo 2012. conelmonohecho@gmail.com


mail

m

o .c

il

a gm

@ me

em

is

ro

ot

di

ww

ho@g

au

la

c w.

ot

i ud

m

se

i ro

bl

. me

po

s og

om

c t.

ohec

cl

w

ne

co

. ww

h

no

o lm

p

bl

lmon

m co

. ot

s og

o.

h ec

cone

.com


6


7

KO Soldier

Mi pecho estalló en un millón de flores al verte, se envolvieron nuestras pieles desnudas en una danza de miel y arena, misiles de fuego penetraban bajo los restos de mi, tu boca manchada , de carne, de huesos, de vino tinto y flores, recorrían todas las grietas de mi imperfecta estructura. Lobos y dioses enarbolaban gritos de furia y pasión en un canto unisono, al tiempo que tus manos se ceñían en mi cintura, y mis dedos se aferraban a la espalda de un soldado herido.


8 She went with the sunshine & with her blue velvet dress Me la encontré en el bar tomando algunos gin tonics, no paso mucho tiempo antes de tenerla en mis brazos, no hace falta contar cómo ni porque, ella estaba sola y yo también. Solo sé que antes de despertar ella estaba en mi cama y se fue con el sol, sin decir adiós, solo vi su espalda blanca marcharse, a pesar de que le había prometido llevarla a los campos de fresa, seguramente, ya estaba muy harta de promesas.


9


10

Moonrise Si la noche nos atrapa encontrará nuestras lenguas rosadas danzando una sobre la otra un ritmo unisono y un sonido sordo de lenguas enamoradas. Sorprenderá a nuestros dedos unidos como una sola masa vibrante de calor. No habrá plan de escape ni adiós, ni camas, ni sueños azules, ni charcos de agua, ni ladrones de soles astrománticos, nos entregaremos a ella. Fin. Como un ladrido de perro, como un sonar de agua tac tac tac, no habrá soledades, un ciento de estrellas doradas despojaran sus hilos sobre nuestras cabezas de plata, atándonos, vistiéndose y desvistiéndonos, volviéndonos negros como perras, dejándonos inmensos, parados sobre el verde del mar, sobre el verde del césped, de esta habitación sin cielo. Fin.


11

Como paridos por la misma noche, como un fuego en su opus principal antes de morir, la misma noche que nos expulsa, que nos escupe como 2 semidioses desterrados. Si la noche nos atrapara, Ojalรก que la noche nos atrape. Ojalรก que nos atrape la noche.

Fin.


www.conelmonohecho.blogspot.com

12


13


14


15


16

Cr贸nica de un deseo Unas manos ansiosas que hurgan lugares h煤medos y rec贸nditos, miel que se destila de forma inconsciente, gemidos que brotan cual capullo hasta volverse fieras enloquecidas. Ira que no maltrata, golpes que son gratos, palabras secretas susurradas en un idioma desconocido y la cordura que se pierde. Dos cuerpos mojados y exhaustos que se desploman, un suspiro final tan profundo como la


17


18 muerte. Paz completa que lo inunda todo, el final de un rito sagrado que tiene miles de aĂąos repitiĂŠndose en distintos cuerpos, sabor a ĂŠxtasis que no perdura, la muerte deliciosa que tanto se anhela para volver a sentir la vida. Placer escurridizo, tangible que se disuelve con la rapidez de un suspiro, amalgama de sensaciones, sincretismo de sabores secretos. Bello pecado que se ejecuta mil veces y cada vez es distinto, ansiado final que se espera para poder reiniciar, movimientos cadenciosos, dos cuerpos que bailan a un ritmo secreto y tan antiguo como la vida. Olores prohibidos, frases picantes que solo son oportunas en ese


19


20 justo instante. Deseo que lo cubre todo, mordiscos, maldiciones, bendiciones, rasguĂąos felices. Todo es vĂĄlido, todo es Ăştil, nada es obsceno, almas que se desnudan y se entrelazan hasta confundirse y sentir algo tan pleno y completo que se asemeja a Dios


21


22


www.conelmonohecho.blogspot.com

23


24


25


26 La ciudad de los reflejos Casi.

Una cima petulante. Por sobre la gran ciudad se expande. Tú con todo el ritmo metido por cada rincón del cuerpo. La torre se abstrae camuflajeándose. Arriba, arriba… Al unísono la misma canción. ¿Por dónde vas? Justo por la misma calle. Justo al frente de plaza central. Recurriendo al recurso del recuerdo. Erre, ere, re. Erre, ere, re. El cuerpo también se expande. Con el deseo animoso de adolescencia. La vida adolece.


27

la


28

La ley siempre terca de la atracción. La histeria y la malversación. El territorio nacional no existe. Puta Madre. Aquí nada existe maldita sea. Parece que el territorio caribeño Tiene reflejos de todos los lugares del mundo. Justo como la piel de los vampiros de Twilight. O la crema con brillantina. O un muchacho jodiendo con escarcha. O las aceras anchas de la Churchill. El significado establecido. Tú por encima. Yo siempre por debajo. El nosotros no existe.


29

El territorio nacional no existe. El territorio caribeño no existe. A los niños los violan y los matan. El presidente mata. El policía mata. La historia mata. Los mosquitos matan. Y el cólera también. Este estado placentero erotizado. Exotizado. Idiotizado.


30 Somatizado. ¿A dónde vas? A coger el metro. Casi llegando. Bien cerca. Con el deseo risueño, Con las intenciones de tocar el progreso. La Isla de la eterna juventud. Tan visceral…tú. No hay que pagar nada. ¿Acaso se te olvida? En esta temporada el circo es gratis. Por supuesto, la memoria trascendental tampoco existe. Istoria siempre mata con intención. Isla, istmos, ismos. Los significantes salvajes eliminados. Perdidos. Obstruidos. Asesinados. Mitificados. Confiscados. Asesinados. Sometidos. Apedreados. Esclavizados. Invisibilizados. Cagados.


31

Violados. Pura retórica contigo. ¡Mariconazo, coño!!! Brum, brum, brum… El motor. La prisa y las ganas insondables de que la muerte llegue a liberarlos a todos.

¡Marrrrdito motorista! Surrrrrrrrrrrrr. Erre, ere, re. REPUBLICA. Yo no soy


32 República. Yo dejé de serlo el día que nací. Como todos. Como casi todos. Todas y todos. El límite de mi cansancio. Que llueva, que llueva la virgen de la cueva los pajaritos cantan la lluvia se levanta. Yo me convertiré en cemí. Yo me apostaré sobre la entrada. Yo te protegeré del sol. Platón y Yaya. Platón desnudo. La ciudad petulante se mimetiza en el reflejo. La ciudad de los reflejos. Vidrios en cada rincón de la ciudad. ¿A dónde vas? Casi llegando a la estación de los taínos. Abrazada del progreso. Acurrucada por el frío del metro. Inarú se descompone. ¡Olle Anacaona bájate de ahí! ¡¿Mujer pero ese Toto al aire?! Buena sucia. Bruja. Prieta. Bruta.


33 Maricona. Cuero. Maldita loca. Inarú se descompone en este sueño. ¡Olle muchacha derrrrízate el pelo! La quietud del mar no anda conmigo. Pura rabia de agua salada. Pura compostura. Salitre abofetea la cara. ¿Morena y hasta dónde es que tu llegas? A la mamá Tingo. Jesú pa’ Villa Mella. ¡A matar los indios! ¡No coño, a revivirlos e’que voy! Erre, ere, re. RRRrrrrrrrrrrrrrrrrrr. Los sonidos guturales se transforman en ritmos. El ritmo se transforma en oración. La oración en vida. El baile en energía. La energía tumba gobiernos. Desasimila el significado cotidiano. Mwen Bat. Mwen Bat tambou. Yo voy vestida de blanco y de morado. Yo voy alejándome de este mundo para convertirme en Isla. Yo quiero volverme piedra. Yo me apostaré delante de la cueva para que no temas al Sol. Para que no te escondas de la luz. El Kumbá también se expande. Como el cristal en el calor. Como


34

ta. rta sedien d a d emimue u s i c n ó a i t es adic sta tr ecer. Como e reapar a o d n apunta . scribe o Niñ e . scribe tan. Niña e s repi o ñ i n y Niñas OS. R T NOSO S. A ional. NOSOTR pliega no nac m i h se des l e e u s q e Este toria la his s e a t Es mbá. del Ku n. ande. olvide se exp n é No lo i b bá tam El Kum rbera. Y reve era. Reverb era. Reverb era. Reverb era. Reverb


35

Se vue lv Se met e cos tu e Mwe n b en el mbre. a cor t t ¡Ma azó am ld n. ¡Va ita B bou. ruj d e a Yo ! soy ahí! No l a h dig ay na Isla. a l d Com o c ie qu o e ont e par l s rar a r ol i El eco que o. que nun sol no rdar. ma ca s e t de e la en esc pi est apa a c el iud ad


36 . del mundo ma. señalada bre la ci o s o y y del Como tú imo piso t l ú l e d Al borde edificio, . el viento se Sintiendo nius Monk o l e h T s a Mientr hace putador. de el com s e d n ó g e pr ena, Crow resu Y Toxic cia, s diferen la sin mucha xtremo de e o r t o l desde e calle. fondo dad en el i s n e t n i La a misma. es casi l voz. anhelo de El mismo ciendo pación ha i c i t r a p La esencia. s resionamo Tú y yo p eclas ciertas t ca. r más cer a t s e a r a p el tirnos en r e v n o c a Par de mar. timo piso l ú l e e d Des cima. una misma undo Todo el m do. recorrien y yo Tú


37

ejos. estamos l omos Tú y yo s Isla. ñas Niños, ni espués repitan d de mi. Tú y yo, somos. sla. Y somos I xiste Aquí no e ncia. la difere La a diferenci


38

entre Thelonius Monk y el Toxic Crow es que uno olvidó más q Juzgue usted. ¡Muchacha ya llegamos Camina. Hay que ver como anda Hello Du you want chicharro Inglés? !Que no carrrrrajo! Mami tenemos los zapat ¿Rubia ven, qué es lo q ¿Rubia? Sí, mami. ¿Y de cuándo a dónde t No morena, no te diga Ven pero dime, yo ten quieres. Voy a cambiarme el cu Voy a salir volando. Voy a evitar las carr rabia y voy a ser la Voy a buscar unas cari que salven. El tú en todas partes , construyéndose así mismo en la única obsesión plausible Tú, tú, tú, tú… Tucu tucu tucu tu… Los montes en los extremos de la ciudad repiten el eco. Se denominan así mismos libertad. ¿Rubia y tú crees en eso? ¿En qué? En la libeltá bebé.


que el otro.

s!

a la gente.

one mami?

tos y los yines a 100 pesos. que tú quieres?

tú has visto una rubia prieta? así. ngo de to’aquí, qué es lo que tu

uerpo.

rasperas de magia. icias

e.

39


40

¡Oh pero claro! Y pa’donde es que tu vas. A Mata Los Indios. No muchacha si ha esos ya los mataron. ¿Corazón, pero tú no eres indiecito? ¡Claro, morena! Pero tú sabes que ahí abajo, mandinga de la buena. Los significantes perdidos. ¡Llégate negra! El mar se ve desde encima de la palmera. El mar se ve desde la cima. El mar se ve desde el elevador. El mar se ve desde el balcón. El mar en todas partes. Y nosotros el resto, los que no salimos del abrazo alimentamos el mito. El mismo mito. Olvidando olvidamos. Y nos extraviamos en lo bonita c que adorna el horizonte. Esta actitud tan clara de la la piel clara, la ropa cla claras, la comida


cortina azul

a Isla, ara, las casas a clara, la

41


42 idiosincrasia clara. La ciudad de espaldas al mar. Levanten la mano los que saben nadar. Yo llego vestida de blanco y de morado. Acurrucada en los brazos del amor. Porque negra es el alma que llevo dentro. Enamorada del amor estoy. Convirtiendo en obsesión cada caricia ofrecida. Yo me convertí en Isla. Yo me convertí en todo

cue El rpo d e Y El o no scon exi Soy s El soy es tu t Y t yo y o c Y t dos m ada p is oda nie car la i Tod beño. viole a l n de a v mis iol en en anc m est cia Lle ar. ros gué mor ado vesti Soy . da de Soy tierr b a Cas el co de I ntr i s ast la. Sin . e. i n Soy ter me l ciu a osc dios. uri dad da de los d en es refl ejo s.


noc i te. do. o c or peq az贸n. u eto e帽o. s y n nci a d ietas . e e ste a d mar e tra la sa nsf n orm gre ada bla nco y d e

sta .


www.conelmonohecho.blogspot.com

44


45


46


47


48

Caleidoscopio (Preferiblemente leer escuchando: “ America “ de Simon And Garfunkel)

Se quiebra mi voz, “la voz”, entre ojos que tienen alas, mariposas estelares de frondosas venas aéreas. Cucarachas que dejan su mala racha par germinar fuera del odio de los seres huma se vuelven larva, se vuelven todas un anim soplo. Aquí todo se ve de más, como si tod se duplicase de manera cúbica, y más allá. Una pestaña se vuelve un mar de cabello, u ojo se vuelve un ave real de antológicos m griegos. Hipos de rima se vuelven flor y ca hálitos de inconstantes travesías. Transmu ermitaños jolgorios de círculos polares me de una seda imaginada, desnudo a los ojos futuro, en espera. América, Europa, Asia, Muerte por inanición dirías. Yo diría qu reencarnación por intolerancia a la lact estás tú, algo ha cambiado para bien. Un refleja las alturas de emisiones de gas/ víctimas de la literatura de piedras i Hola poeta, sé que cuando hablamos no volvemos


. ra anos, mal/ do . un mitos alan los utando e visto s del , OceanĂ­a. ue muerte y tosa. Ahora n espejo /gastadas, incrustadas. os

49


50

siameses. Autohipnosis, sonrisa para mí pues me entiendo. Te veo poeta en la cercanía de un espejismo mientras mi globo ocular se sumerge en un estramb intento de soñar. Me veo. Da la casual allí te encuentro mujer, al lado del lado del ser humano soñador que dict falsos para que tú los rompas con t de reglas. Estamos uno a cada lado añorando algo. Léeme y quédate, per no físicamente. Yo me quedaré tamb contigo cada vez que releas esta líneas peleadas consigo mismas. Este es solo un pretexto más pa guardarte de alguna forma en el y hacer que no mueras lentamente otras tantas cosas que se vuelv parte de la nada. Esta es mi


i bótico lidad que poeta, al ta parámetros tu ausencia como ro quizás bién as . ara alma e como ven .

51


52

forma de hacerte un homenaje, una vi de dioses que hacen polvo estel con tu risa. Hoy al siente muy bien: qu meter mi cabeza comple esa atmósfera multipl hace que te vea millon de veces más de lo norm Entiendo ya el por qué d la ingravidez. Risa como tornasolado de esperanza de felicidad extendida. seguro de que perdures, p basta eternizarte aquí, aquí no morirás de ninguna forma. Ese p mira y que posee mi propio rostro a caleidoscopio te sonríe al igual q seremos tan distintos. No sé por nostálgico con canciones como és toda mi historia se volvie ojos y solo me quede sonr persona que conmigo ha c algo. Para ustedes ent


isión e se lar lgo se uizás eta en licada nes mal. de plasma a, intento No estoy pero me í sé que poeta que me a través del que yo. Nunca qué me pongo sta: es como si ese ante mis reír por cada compartido tonces.

53


54

Del

hombre

del exterior

útero de la madre tierra por amor. al

Preferiblemente para ser leído en la madrugada escuchando la canción “Possibly maybe” de Bjork. Se abren un arsenal de 30 ojos como simulando la travesía del alma por un caleidoscopio mental. Besos intravenosos hacen la ósmosis entre nuestras naturalezas. Somos el mejor ambigrama posible. Tus esporas se liberan, olores desprendidos, natural susurro líquido ante las manos, no hay nada siniestro que nos atañe. Somos dos seres que no tienen nombre, no tienen formas iguales, no tienen por qué decir palabra alguna. Es mejor callarlo todo y dejar que los cuerpos hablen el lenguaje del amor. Ese par de manos


ennegrecidas por las sequĂ­as interiores terminan en unas uĂąas filosas en las que no se distingue la divisiĂłn entre la carne y el hueso. Animal de instinto sapiente. Tus dedos

55


56

filosos acarician suavemente la corteza de mis brazos que aún no están desprendidos por co y me hacen abrir la boca de un micro-espanto. mar hacen una estela de corales y algas en mi el devenir de los milenios en la marejada. Col cuarzos, zafiros: estamos sobre un mar de escal el escenario, es difícil concentrarse en un pun copas de los árboles. Ahora estamos en medio de termostática de murmullos y animales fantásticos con nuestro aliento: hace que se iluminen las ho arbustos. ¡Qué sueño más hermoso el tocarte! Nos compañía, pero seguimos en silencio. Este parece espasmo de mi cerebro que se obsesiona por narra la travesía. De repente se escuchan violines. Un voz de la nada que quizá solo escuche yo ejerce influjo de hechizos ancestrales. Bajan los volca del horizonte distante y me muestran a lo lejos flor del fuego. El Bosco imaginó este sitio algu vez, lo presiento. O quizá sea esa la mezcla com amalgama de imaginación con carencias internas. Quizás el cerebro juegue un papel menos importan que el corazón, o quizá la razón dicte tanto sus mandatos de autoridad omnipresente que lo demás sea solo un mínimo destello de lo que es. Algunas palomas han agitado los arbustos superiores de las copas más altas de los árboles de este bosque. Sollozo de la emoción que me inunda el ser. Por momentos siento que el tiempo se detiene para que pueda contemplar la vida: unos pequeños choques eléctricos producidos por mis nervios


ompleto Mis tonalidades de costado rememorando llares , perlas, lpelos. Cambia nto fijo de la e una selva s que se activa ojas y los s hacemos e un ar na su anes s la una mo

nte

57


58 recorren mis vértebras y me recuerdan lo que un escalofrío significa. Vuelvo a mirarte y recobro la cordura. Siguen tus manos ajenas al pensamiento mío recorriendo las llanuras inhóspitas de mi espalda sudorosa, de mis alas plateadas espinadas, de mis costillas salidas. Estos ojos en forma de semilla te ven multiplicada. Todo ha pasado en un solo segundo, la vida parece eso. Por momentos el amor hace su juego y nos olvidamos prácticamente del dolor, del marqués que llevamos dentro cada uno de nosotros. Siguen tus dedos principales caminando. Tus uñas separan la piel con una muy delgada línea de ternura que nunca pretendió herir: y solo da tiempo para que se desborde una gota, una gota verdosa. Tus alas


59

azules de dos metros y medio de estatura tratan de reparar el poco daño y me arropan como queriendo protegerme de la vida. ¿Será posible? Hay todo un imperio de cordones umbilicales alrededor, como flores aéreas que carecen de raíz. Hay también cientos de grillos saltarines, colmenas de

azafranes voladores, lianas de violetas compungidas en rojo carmín. Miro al cielo mientras me besas en este verde olvido que nos rodea


60

y ya no me siento tan sediento. Arropados de sabanas lésbicas que no conocen otra cosa que su propia virginidad descansan dos seres que no son de la estirpe humana: solo sus rostros con hileras de ojos ovalados nos recuerdan un mero atisbo del hombre como ser y esencia. Somos un montón de seres sin sexo pero con ganas de coger, sin ganas de ntrar enco e más tón d neas de algo n o m n rá ros que u ficies fo os nuest o. Somos ro e super d. Tenem el exili itales p emos a n d n ab e r e s g ve ones órganos y no ué se z a l r e o i c sin la p Por q seres actos en ignos. ¿ te de un s ca s con t der los l per o de uno a s n e e r c t n n o ent ent encue an? r eriza do o el se mi e soni u q ojos Las


s e n s

61

carótidas se inflan, flujo transgénico de sustancias químicamente alteradas por la psique: la sinapsis se ejecuta entre tú y yo como por telequinesis, y las


62

cuerdas vocales salen de la garganta atravesando en un vuelo salvaje la boca para ir como mariposas a explorar el mundo exterior. No me había percatado de que mi rostro había buscado lo alto para encontrarlo. Bajo el rostro de nuevo y al mismo tiempo se hace un útero de venas azules y verdes sobre nosotros dos: el pulmón de la tierra empieza a absorbernos y entre su superficie translúcida vemos los destellos del otro lado. Esta visión cósmica parece uno de los más bellos espejismos descritos, como un tránsito ambivalente de concavidad y


63


64

osteoporosis tempo Me debilito. Me siento completamente frágil al e nuestros latidos al uníson el concierto. Nuestras mano nuevamente en un abrazo mági sella, y nuestras piernas se elásticas para enrollarse. N vuelto un caduceo. Esta bol empieza a achicarse, y cada más tenemos menos aire disp Poco a poco empiezan a dars últimos sonidos del concier naturaleza a traído para no nos disuelven las emociones de segundos aún, es decir q una decena de sensaciones aú se está volviendo cada vez m mientras que el exterior es incierto. Andaremos, pues, re en nuestras escamas antes de q volvamos polvo.


oral.

escuchar no dando os se unen ico que las e vuelven Nos hemos lsa uterina a vez ponible. se los rto que la osotros, y se s. Quedan un par que nos faltan ún. El interior más importante cada vez más evolcándonos que nos

65


66


67


68

La barca Se cierran mis ojos ante la belleza. No puedo encontrarme. Mucho ruido en los adentros. Mi rio de luz no tiene cause que alumbrar, se cerraron las puertas con cada piedra, me deja beber muy pocas gotas la insondable grieta, hendidura que me rebana las palabras, horas que terminan en frases que nunca estรกn de acuerdo para ofrecerme una cuota de dicha como


69

desde mi cama poder ver el mar. Estoy tan triste que huelo a naufragio, estoy listo para que me parta en dos la ola o la linterna mรกgica del mรกstil me explote


70 los sue単os, y que en medio de esta sal se me niegue el aire y me deje para siempre varado en la barca cruel de la vida.


71


www.conelmonohecho.blogspot.com

72


73


74


75


76

El plazo

El plazo se muerde la lengua, agitado, La sangre forma su gĂŠlido rastro sobre el silenc Mientras mudan las horas inicuas Razones para volver a c oscuro. Las aguas abren sus br garia Ah! No es solo frio lo en el pecho, Son ansiedades l el gemido Que hi


cio aquellas

caer en lo

razos de ple-

o que siento

largas como

ierve distante en la noche que se rompe. Ya le quedan pocos pasos al hartazgo, Ya todo se hace corto entre mis labios Ruedo sin parar en lo poco que me queda Y le dejo al dĂ­a los cris-

77


78

tales rotos de la noche quebrada. No pude lanzar la existencia como siempre quise, Nunca fue la vida una bola de boliche Yo falle el objetivo. El miedo cristaliza mis manos. Hay una sinfon铆a que me trepa, Me envuelve cual serpiente Y se hace c贸mplice del final.


79


www.conelmonohecho.blogspot.com

80


81


moñohecho 01  

Moñerío existencial de ideas enmarañadas, poesía y arte visual.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you