Page 1


4

AUTORIDADES DR. CÉSAR ACUÑA PERALTA Fundador DR. SIGIFREDO ORBEGOSO VENEGAS RECTOR DRA. ANA TERESA FERNANDEZ GILL VICERRECTORA ACADÉMICA Mg. VERONIKA CALDERÓN ROJAS VICERRECTORA DE ASUNTOS ESTUDIANTILES Mg. MERCEDES LOPEZ GARCIA VICERRECTORA DE LA CALIDAD MG. JUAN QUIJANO PACHECO DECANO DE LA FACULTAD DE HUMANIDADES MG. HUGO MARTIN NOÈ GRIJALVA DIRECTOR DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIÒN PSICOSOCIAL

ISSN 2307-4302


5

REVISTA DE INVESTIGACIÒN DE ESTUDIANTES DE PSICOLOGÌA “JANG”                         PRESENTACIÒN ANUAL Rev. Psicol. Vol. 02 Nº1 – Agosto 2013 Publicación de la Facultad de Humanidades, Escuela de Psicología, Universidad César Vallejo S.A.C. Trujillo Perú

Director Mg. Juan Quijano Pacheco. Universidad César Vallejo. Trujillo Editor Mg. Martín Noé Grijalva. Universidad César Vallejo. Trujillo Comité Editorial Mg. Raul Murata Escobedo. Universidad César Vallejo. Trujillo Mg. Gino Reyes Baca. Universidad César Vallejo. Trujillo Mg. Henry Santa Cruz Espinoza. Universidad César Vallejo. Trujillo Mg. Velia Vera Calmet. Universidad César Vallejo. Trujillo Lic. Marvin Moreno Medina. Universidad César Vallejo. Trujillo Comité Asesor Científico Nacional Mg. José Livia Segovia. Universidad Nacional Federico Villarreal. Lima Mg. Rubén Toro Reque. Universidad César Vallejo. Piura Dr. Luis Vásquez Rodríguez. Universidad Privada Antonio Guillermo Urrelo. Cajamarca Mg. Hugo Rojas Celestino. Universidad Ciencias Aplicadas. Lima Mg. César Merino Soto. Universidad Científica del Sur. Lima Diseño y diagramación

Publicación: Bienal Electrónica en la página de la UCV Correspondencia Av. Larco 1770 – Teléfono 044-48500 anexo 7146-7145 E-mail: fhumanidades@ucv.edu.pe hnoe@ucv.edu.pe Website: www.ucv.edu.pe


6

ÍNDICE Rev. Psicol. Vol. 02 Nº1 – Agosto 2013

EDITORIAL

ÍNDICE

INVESTIGACIONES DE FIN DE CARRERA Propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de empresas industriales de Laredo Susely Marycé Vera Aguirre Universidad César Vallejo – Trujillo ....................................................................................... 10 Propiedades psicométricas del Cuestionario Valores y Antivalores (valanti) en trabajadores de grifos en Chiclayo María Del Carmen Muñoz Villavicencio Universidad César Vallejo – Trujillo ........................................................................................ 24 Propiedades Psicométricas del Inventario de Ansiedad Rasgo Estado en Estudiantes de Secundaria del Distrito de Florencia de Mora Julio Domínguez Vergara Universidad César Vallejo – Trujillo ........................................................................................ 41 Propiedades Psicométricas de la escala multidimensional de asertividad (EMA) en estudiantes de la Institución Educativa Santa Rosa de Trujillo. Leidy Mariana Caballero Esquivel

Universidad César Vallejo – Trujillo ........................................................................................ 55 Propiedades psicométricas del Inventario de Respuestas de Afrontamiento Forma Adultos (CRI-A) en estudiantes de institutos superiores del distrito de la Esperanza Esmeralda Roxana Polo Zavala

Universidad César Vallejo – Trujillo ........................................................................................ 67 Efecto de un Programa de Manejo de Ira en Estudiantes de la UCV, Chimbote – 2012 Alberto Rubén Ruiz Ysla *

Universidad César Vallejo ............................................................................................ 86 Estilos de socialización parental y bullyng en estudiantes de Secundaria de la Institución educativa parroquial  ‘’santa  María  de  Cervello’’  Nvo.  Chimbote-2012 Merly Esteves Reyes*, Karla Fernández Matos**

Universidad César Vallejo ............................................................................................ 97 ESTUDIO DE CASO Hablando con el carrazón en la boca Mary Rodriguez Gamboa Universidad César Vallejo – Trujillo ........................................................................................ 95 TESINA Propiedades Psicométricas del cuestionario de dependencia emocional de la pareja en alumnos de secundaria de la Institución educativa publica Nº80819 Francisco Lizarzaburu del Distrito del Porvenir.


7 Veronika Castillo Sanchez, Sayra Gerónimo Vásquez, Ingrie Mendez Reyes y Edinson Perez Linares Universidad César Vallejo – Trujillo ...................................................................................... 113 Propiedades Psicométricas del índice de reactividad interpersonal (IRI) en alumnos del ISTP San Luis de Trujillo. Díaz Saldaña Bonnie, Rivas Quevedo Nelcy, Rodriguez Avalos Kelita, Rodriguez Gamboa Mary, Sebastián Campos Mirella y Ulloa Cuba Jeniffer Universidad César Vallejo – Trujillo ...................................................................................... 133


8

EDITORIAL La Revista   de   Investigación   de   estudiantes   de   Psicología   “JANG”,   de   la   Escuela   de   Psicología de la Universidad Cesar Vallejo de Trujillo, tiene como objetivo el promover la investigación formativa entre sus estudiantes de los diferentes ciclos en su formación profesional, permitiendo el desarrollar habilidades investigativas. Dicha actividad académica se cimienta en el propósito que tiene la universidad en generar conocimiento científico y de desarrollar semilleros investigadores. Dentro de la investigación formativa el docente universitario cumple una función de motivador y orientador a sus estudiantes en el desarrollo de las investigaciones dentro de su asignatura como parte de una metodología para el desarrollo de alcanzar las competencias. Para asegurar la metodología investigativa la Universidad Cesar Vallejo tiene un Sistema de investigación que considera el procedimiento la investigación formativa como un eje transversal en todas sus asignaturas, culminando en la investigación de fin de carrera. Este aspecto ha permitido que nuestra Escuela de Psicología tenga indicadores del 100% de alumnos con tesis para optar para la Licenciatura. En así, que la Revista  de  Investigación  de  estudiantes  de  Psicología  “JANG” busca mayor periodicidad en la publicación de trabajos de investigación de los estudiantes de psicología. Considerando en su presente edición 05 investigaciones de fin de carrera en donde han investigado la línea psicométrica, 01 Estudio de Caso que fue parte del curso de Consejo psicológico del VII ciclo y 02 Tesinas producto del curso de Psicometría del VII ciclo. El Director


9


10

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL CUESTIONARIO DE VALORES INTERPERSONALES EN TRABAJADORES DE EMPRESAS INDUSTRIALES DE LAREDO Susely Marycé Vera Aguirre * Universidad César Vallejo RESUMEN La presente investigación de tipo tecnológica tuvo como objetivo determinar las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de las Empresas Industriales de Laredo, para ello se evaluó a una muestra de 316 personas usando el Cuestionario de Valores Interpersonales (SIV) de Leonard V. Gordon. El estudio determinó mediante la validez de constructo que existe predominio de correlaciones inversas, de grado considerable y altamente significativo (p<.01) entre las escalas. En cuanto a confiabilidad se obtuvo un valor de 0.77 en la escala de independencia, en soporte y liderazgo 0.75, en reconocimiento 0.78, en benevolencia y conformidad 0.72 lo que indica una confiabilidad muy respetable. Finalmente se elaboraron baremos percentilares generales y por edad. Palabras Claves: Valores Interpersonales, Validez, Confiabilidad, Baremos, Trabajadores y Empresa.

PSYCHOMETRIC PROPERTIES OF THE INTERPERSONAL SECURITIES FIRMS IN WORKERS OF LAREDO ABSTRACT The present technological investigation of type had as aim determine the properties psychometrics of the Questionnaire of Interpersonal Values in workers of Laredo's Industrial Companies, for it was evaluated to a sample of 316 persons using the Questionnaire of Interpersonal Values Leonard V. Gordon's (SIV). The study determined by means of the validity of constructo that exists predominance of inverse correlations, of considerable and highly significant degree (p <.01) between the scales. As for reliability a value of 0.77 obtained in the scale of independence, in support and leadership 0.75, in recognition 0.78, in benevolence and conformity 0.72 what indicates a very respectable reliability. Finally scales were elaborated percentilares general and for age. Key words: Interpersonal Values, Validity, Reliability, Scales, Workers and Company.

*Alumna de XI Ciclo Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo. Tesis para Licenciatura. Correspondencia:

Susely_90@hotmail.com


11

Bien sabemos que los valores en la actualidad cambian de manera vertiginosa, según la pluriculturalidad y principios que desglosan de ella, es por ello, que estos adquieren relevante importancia en la sociedad actual, partiendo del punto de vista que los valores se encuentran soslayados en la sociedad actual y cada quien los asimila según el contexto, que puede ser social y económico, el estudio ofrece una exposición sobre la validez y confiabilidad de la variable a través de los principios de la metodología de la investigación del comportamiento que fundamenta los descubrimientos en el campo de la psicología, tratando de dejar plasmado como un antecedente, que servirá como base para investigaciones futuras, colaborando con medidas acerca de las estrategias que han de tomarse en cuenta para la realización de acciones que promuevan la formación de principios, cediendo a los cambios, enfrentando situaciones complicadas, buscando soluciones concretas a los problemas complejos que la modernidad conlleva. De esta manera se formuló el siguiente problema de investigación: ¿Cuáles son las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de las Empresas Industriales de Laredo? Teniendo como objetivo general, Determinar las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de las Empresas Industriales de Laredo. Además de los objetivos específicos: - Identificar la validez de constructo del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de las Empresas Industriales de Laredo.

-

-

Identificar la confiabilidad del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de Empresas Industriales de Laredo. Encontrar los baremos percentilares del Cuestionario de Valores Interpersonales en trabajadores de las Empresas Industriales de Laredo.

MÉTODO Se trabajó en baso al tipo de estudio Tecnológico, Para Sánchez & Reyes (2009) la investigación tecnológica se refiere a que un estudio es tecnológico en la medida que aporta a la ciencia con instrumentos, métodos o programas que serán válidos para posteriores investigaciones. Participantes La población estuvo conformada por 1774 operarios de empresas industriales de la ciudad de Laredo, que laboran más de 6 meses y son de sexo masculino. Se trabajó con una muestra constituida por 316 operarios de empresas industriales de la ciudad de Laredo. Siendo éstos elegidos a través del muestreo estratificado. Según (Sánchez & Reyes, 2009, p.145) este muestreo es empleado cuando se considera que una población posee subgrupos o estratos que pueden presentar diferencias en las características que son sometidas a estudio. Instrumento Se utilizó el Cuestionario de Valores Interpersonales, a continuación describimos el instrumento de estudio: Ficha Técnica - Nombre Original: “Cuestionario   de  valores  Interpersonales”   - Autor: Leonard V. Gordon


12

Procedencia: Science Research Associates - Chicago, Illinois Adaptación Peruana: Leonardo S. Higueras y Walter M. Pérez Aplicación: Colectiva o individual. Tiempo de Aplicación: No hay límite de tiempo, normalmente toma entre 15 y 20 minutos, incluyendo el periodo de instrucciones. Corrección: A mano, mediante la aplicación de plantillas de corrección directamente sobre la hoja de respuestas. El formato de la prueba permite una corrección rápida: 3 minutos aproximadamente. Puntuación: 2, 1, ó 0 puntos según el tipo de respuestas. Puntuación máxima: 32, 30 ó 26 según las escalas. Ámbito de Aplicación: 14 ó 15 años en adelante; diversos niveles culturales y profesionales, aunque no es apropiada su aplicación en ambientes o individuos de poco nivel formativo.

Una vez obtenido el permiso se seleccionó a los colaboradores que cumplían con los criterios de inclusión y se les informó sobre el trabajo a realizar, seguido a ello se les mencionó el fin de la evaluación y la confidencialidad con respecto a los resultados obtenidos. Luego de aplicado el instrumento de medición se codificaron los cuestionarios. Se elaboró una base de datos en donde se vaciaron los resultados recogidos, usando fórmulas estadísticas, con lo cual los datos recogidos se plasmaron en tablas, que permitieron realizar la descripción de lo identificado, así mismo esto permitió que se planteen conclusiones y sugerencias.

Procedimiento Se emitieron las solicitudes dirigidas a las Empresas Industriales de Laredo, en donde se detallaba el trabajo que se realizaría con los colaboradores y el beneficio a la organización, ya que los resultados permitirán proponer alternativas de solución a las diferentes dificultades que se puedan encontrar.

significativas (p<.01) entre las escalas

-

-

-

RESULTADOS 1. Resultados de la Validez Constructo del Cuestionario Valores Interpersonales – SIV

de de

Los resultados de la tabla 1 muestran un predominio de correlaciones inversas, de grado

considerable

y

altamente

debido a las relaciones impuestas por el formato de selección forzada utilizado en el SIV. Por ende estas intercorrelaciones altamente significativas muestran el alto grado de validez del cuestionario y su aporte a la consistencia de la escala.


13

TABLA 1: Intercorrelaciones entre Escalas del Cuestionario de Valores Interpersonales Escalas S B C L R

I r -0.83 -0.65 -0.66 0.58 0.83

S Sig. .000 ** .000 ** .000 ** .000 ** .000 **

r

B Sig.

0.59 0.50 -0.58 -0.79

r

C Sig.

r

L Sig.

r

Sig.

.000 ** .000 ** 0.48 .000 ** .000 ** -0.57 .000 ** -0.56 .000 ** .000 ** -0.69 .000 ** -0.60 .000 ** 0.65 .000 **

**p<.01

2. Resultados de la Confiabilidad del Cuestionario de Valores Interpersonales – SIV. Los resultados de la tabla 2 indican una confiabilidad muy respetable en

las escalas Independencia, Soporte, Liderazgo y Reconocimiento y una confiabilidad respetable en las escalas Benevolencia y Conformidad del Cuestionario de Valores Interpersonales - SIV.

TABLA 2: Estadísticos de Confiabilidad de las Escalas del Cuestionario de Valores Interpersonales Escala Independencia Soporte Benevolencia Conformidad Liderazgo Reconocimiento

Alfa de Cronbach 0.77 0.75 0.72 0.72 0.75 0.78

N de ítems

Media

DE

EEM

16 15 15 14 16 14

16.43 12.58 14.37 14.93 15.22 15.71

5.55 5.35 4.96 5.29 5.86 5.75

2.67 2.68 2.64 2.81 2.92 2.71


14

3. Normas tipo Percentil y Eneatipos del Cuestionario de Valores Interpersonales – SIV TABLA 3: Normas generales del Cuestionario de Valores Interpersonales –SIV PC

I

S

B

C

L

R

Eneatipo

99

28

28

29

27

28

30

9

95

28

26

24

24

23

29

8

90

27

25

22

22

21

28

8

85

26

24

19

20

21

27

7

80

26

23

18

20

20

27

7

75

25

22

17

19

20

26

6

70

25

21

16

17

18

25

6

65

25

21

16

16

18

24

6

60

24

20

15

15

18

23

6

55

22

19

14

15

17

22

5

50

22

16

14

15

16

21

5

45

21

15

13

14

16

20

5

40

19

14

13

14

15

19

4

35

17

14

12

13

15

17

4

30

16

13

11

12

14

16

4

25

15

13

11

12

13

15

4

20

14

13

10

10

12

15

3

15

14

12

9

9

6

14

3

10

13

12

9

9

4

13

2

5

11

11

7

7

4

12

2

1

10

9

5

2

2

10

1

N

316

316

316

316

316

316

N

Media

20.4

17.6

14.4

14.9

15.2

20.7

Media

Moda

25

13

14

15

18

27

Moda

DE

5.5

5.4

5.0

5.3

5.9

5.7

DE

Mín

9

9

4

2

2

10

Mín

Máx.

31

31

29

27

29

31

Máx.


15

4. Normas según edad TABLA 4: Normas del Cuestionario de Valores Interpersonales –SIV (25 – 35 años)

PC

I 29

S 28

B 29

C 27

L 29

R 30

Eneatipo

99 95

28

26

24

24

22

29

8

90

27

25

22

21

21

28

8

85

26

24

18

20

21

28

7

80

26

23

17

18

20

27

7

75

25

21

16

17

18

27

6

70

25

21

16

16

18

26

6

65

25

20

15

16

18

25

6

60

25

20

14

15

18

24

6

55

23

16

14

15

17

24

5

50

22

15

13

14

16

22

5

45

21

14

13

14

16

21

5

40

21

14

13

13

16

20

4

35

18

13

12

12

15

19

4

30

17

13

11

12

14

17

4

25

16

13

11

11

14

16

4

20

15

13

10

10

12

15

3

15

14

12

9

9

12

14

3

10

13

11

9

9

5

13

2

5

12

9

8

4

3

12

2

1

10

9

5

2

2

11

1

N

163

163

163

163

163

163

N

Media

20.93

17.14

13.96

14.17

15.58

21.44

Media

Moda

25

13

13

15

18

27

Moda

9

DE

5.401

5.347

4.760

5.194

5.512

5.777

DE

Mín

9

9

4

2

2

11

Mín

Máx.

31

28

29

27

29

31

Máx.


16

5. Normas según edad TABLA 5: Normas del Cuestionario de Valores Interpersonales –SIV (36-52 años) PC 99

I 28

S 31

B 29

C 27

L 28

R 30

Eneatipo

95

28

27

25

27

22

28

8

90

26

25

24

23

21

27

8

85

26

24

22

22

21

27

7

80

26

23

19

20

20

25

7

75

25

22

18

20

20

25

6

70

25

22

17

19

18

24

6

65

23

21

16

19

17

23

6

60

22

21

16

16

16

22

6

55

21

20

15

15

16

21

5

50

20

19

14

15

15

19

5

45

19

17

14

15

4

11

5

40

17

16

13

15

15

18

4

35

16

15

12

14

15

17

4

30

16

14

11

14

14

16

4

25

14

14

11

13

12

15

4

20

14

13

10

12

11

15

3

15

14

13

9

11

9

14

3

10

12

12

8

9

4

13

2

5

11

11

7

7

4

13

2

1

10

9

5

2

2

10

1

N

127

127

127

127

127

127

N

Media

19.64

18.46

14.84

15.98

14.44

19.60

Media

9

Moda

14

13

11

15

15

13

Moda

DE

5.51

5.23

5.46

5.37

6.16

5.65

DE

Mín

10

9

5

2

2

10

Mín

Máx.

28

31

29

27

29

30

Máx.


17

DISCUSIÓN El presente estudio psicométrico cuyos resultados se han dado a conocer, tuvo como objetivo determinar las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores Interpersonales (SIV) para la evaluación tanto cuantitativa como cualitativa en trabajadores de empresas industriales de Laredo. Para ello, tenemos a Gordon (1979 citado en Saldaña, 2006) señala que los valores interpersonales constituyen aquellos medios que determinan lo que las personas hacen y cómo lo hacen y que éstas están influidas conscientes o inconscientemente por el sistema de valores que ellos adopten. Asimismo, los valores interpersonales constituyen la compatibilidad e incompatibilidad entre valores inter o intraindividuales; es decir, aquel que implica relaciones de un individuo con los demás. Por otro lado, Almeyda, O. (2003, citado en García 2010) quien refiere que los valores son las normas de conducta y actitudes según los cuales nos comportamos y que están de acuerdo con aquellos que consideramos correcto. Son principios normativos y duraderos que sugiere una determinada conducta o un estado final de existencia personal y socialmente preferible a otros que consideramos opuestos o contradictorios. Así vemos que en la actualidad, los valores juegan un papel muy importante ya que son la base para vivir en comunidad y poder relacionarnos con los demás; así como también nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de cómo deseamos realizarnos como personas y de qué manera nuestra

práctica en valores influirá en los diferentes aspectos de nuestra vida personal, profesional, laboral y social. Es por ello que, en una organización, los valores son el cuadro del comportamiento que deben tener sus miembros. Por tanto, hoy en día, las organizaciones en su gran mayoría, esperan que el personal que ingresa a laborar en su comunidad empresarial, ya posea valores definidos no sólo de manera implícita sino que los lleve a la práctica; los cuales se van a ir moldeando de acuerdo a la naturaleza de la institución de la cual, ahora, forman parte. Para que de esta manera, se pueda cumplir con los objetivos y políticas de trabajo previamente establecidas. Siempre buscando el bienestar tanto del colaborador como de la organización. En lo que respecta a la Validez de Constructo (Sánchez & Reyes, 2009) considera que este tipo de validez se refiere al grado en que un test mide la construcción teórica elaborada respecto de la conducta que se mide. Un test posee validez de constructo teórico si el resultado obtenido es el esperado de acuerdo a la teoría formulada. A partir de los resultados obtenidos de la investigación se puede apreciar una validez de constructo que de acuerdo a las escalas que forman parte del instrumento en estudio, existe un predominio de correlaciones inversas, de grado considerable y altamente significativas (p<.01) entre las escalas debido a las relaciones impuestas por el formato de selección forzada utilizado en el SIV. Por ende estas intercorrelaciones altamente significativas muestran el alto grado de validez del cuestionario y su aporte a la consistencia de la escala.


18

De acuerdo con Gordon (1960) señala que el Cuestionario de Valores Interpersonales fue desarrollado mediante el uso del análisis factorial. Puede decirse, por lo tanto, que las escalas del SIV tienen validez factorial. Sugiriendo también, que otra manera de evaluar la validez de un cuestionario de personalidad es determinar la razonable relación entre dicho instrumento y otras medidas. Si estas relaciones corresponden a las expectativas y son lógicas y uniformes, se acumula la confianza adicional respecto a la utilidad práctica de la prueba. El SIV ha sido correlacionado con otras medidas de valores y de rasgos de personalidad. En cuanto a la Confiabilidad, se trabajó a través del método de consistencia interna mediante el Alfa de Cronbach, en donde la investigación tuvo como resultados para la Escala de Independencia una puntuación de 0.77 (según Vellis, 1991) este valor indica una confiabilidad muy respetable; de la misma manera sucede con la Escala de Soporte con una puntuación de 0.75, la Escala de Liderazgo también con una puntuación de 0.75 y la Escala de Reconocimiento con un valor de 0.78. Por otra parte en la Escala de Benevolencia, se encontró una confiabilidad de 0.72 (según Vellis, 1991) este valor indica una confiabilidad respetable, así también la Escala de Conformidad presenta una confiabilidad de 0.72. por lo tanto, se puede decir que los resultados de las Escalas del Cuestionario de Valores Interpersonales (SIV) aplicado en los trabajadores de empresas industriales de Laredo, indican una confiabilidad muy respetable en las escalas Independencia, Soporte,

Liderazgo y Reconocimiento; mientras que en las Escalas de Benevolencia y Conformidad, una confiabilidad respetable. Según Gordon (1960) en el Cuestionario de Valores Interpersonales indica que la confiabilidad de la prueba es buena, obteniendo coeficientes a través del método test-retest en todas las escalas que varían entre 0.78 y 0.89. Además usando la fórmula de Kuder-Richarson, una puntuación que oscila entre 0.71 y 0.86. Estos coeficientes de confiabilidad, según opina Gordon, son lo suficientemente altos como para permitir interpretaciones individuales. Del mismo modo Gamarra, et al. (2001) quien realizó la estandarización de la Escala de Valores Interpersonales de Leonard V. Gordon en alumnos de psicología de la Universidad César Vallejo de Trujillo, encontró que la confiabilidad de la prueba fue buena, obteniendo puntuaciones entre 0.71 y 0.88, usando la fórmula de Kuder – Richarson. En base a todos los resultados obtenidos, convino realizar baremos percentilares, asignando a cada posible puntuación directa un valor que indicaría el porcentaje de sujetos del grupo normativo que obtienen puntuaciones iguales o inferiores a las correspondientes directas. Generando tablas de baremos percentilares generales, es decir, de la muestra completa, así como también, tablas de los baremos percentilares por edad, puesto que se identificó diferencias altamente significativas (p<0.01) entre las puntuaciones del Cuestionario de


19

Valores Interpersonales entre las edades de los trabajadores considerados en la muestra. Asimismo, también se proporciona, tanto en las tablas de los baremos percentilares generales como por edad, puntuaciones percentilares por cada escala. Es decir, se podrá hallar una categoría general en el Cuestionario de Valores Interpersonales, así como también, categorías por cada escala (Independencia, Soporte, Benevolencia, Conformidad, Liderazgo y Reconocimiento). Finalmente, el estudio psicométrico permitirá a los futuros profesionales que estén vinculados en el área organizacional, tener una mejor perspectiva e información respecto al trabajo desarrollado sobre los Valores Interpersonales; de esta forma podrán plantear programas de desarrollo organizacional o capacitación para mejorar, las aptitudes y actitudes de poblaciones similares a la muestra. Ya que los resultados del estudio indican que el instrumento trabajado es válido y confiable, lo que indica ser de utilidad en el campo de la psicometría tanto a nivel local como regional, teniendo como base las normas percentilares elaboradas a partir de un sustento estadístico. CONCLUSIONES De acuerdo a los resultados obtenidos en el estudio psicométrico, se puede concluir en lo siguiente: - El Cuestionario de Valores Interpersonales (SIV) presenta una

-

-

-

validez de constructo que de acuerdo a las escalas que forman parte del instrumento en estudio, existe un predominio de correlaciones inversas, de grado considerable y altamente significativas (p<.01) en una muestra de trabajadores de empresas industriales de la Ciudad de Laredo. Respecto a la confiabilidad que se obtuvo del Cuestionario de Valores Interpersonales (SIV), para la Escala de Independencia una puntuación de 0.77, Escala de Soporte y Liderazgo con una puntuación de 0.75, la Escala de Reconocimiento con un valor de 0.78, la Escala de Benevolencia y Conformidad con 0.72. Éstas demostraron ser confiables en una muestra de trabajadores de empresas industriales de la Ciudad de Laredo. En lo que se refiere a los baremos del Cuestionario de Valores Interpersonales (SIV), se elaboró una tabla con baremos percentilares generales. Del mismo modo, debido a las diferencias altamente significativas entre las puntuaciones del Cuestionario de Valores Interpersonales entre las edades de los trabajadores considerados en la muestra, se proporciona baremos percentilares por edad.


20

REFERENCIAS Angulo (2001). “Estudio Comparativo   de los Valores Interpersonales en alumnos con alta y baja autoestima de los tres primeros ciclos de la escuela de Psicología de la Universidad Señor de Sipán, en   la   ciudad   de   Chiclayo”. Tesis de Licenciatura en Psicología. Universidad Señor de Sipán. Chiclayo – Perú. Antolín, L., Oliva, A., Pertegal, M., y López, A. (2011). Desarrollo y Validación de una escala de valores para el desarrollo positivo adolescente. Psicothema, 23, 153159.Extraido el 7 de Mayo del 2012 de http://www.psicothema.com/pdf/3864 .pdf Argandoña, A. (2012). Cómo generar valores en una organización. Universidad de Navarra. Extraído el 24 de abril del 2012 de http://www.unav.es/noticias/08020205.html Campos, L. (2009). Los estilos de vida y los valores interpersonales según la personalidad en jóvenes del departamento de Huánuco. Universidad Nacional Hermilio Valdizán de Huánuco, Perú. Revista de Investigación en Psicología, Vol. 12, N. º 2. Castillo, G., Palomino, E. y Poma, M. (1999). Estudio y tipificación del cuestionario de valores interpersonales de L.V. Gordon en estudiantes de Cajamarca, Huancayo y Cuzco. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima. Tesis de Bachiller en Psicología. Extraído el

día 7 de mayo del 2012 de http://es.scribd.com/doc/53922743/Lo s-Valores-Inter-Person-Ales-en-LosUniversitarios-Asturianos Daft, R. (2005). Teoría y Diseño Organizacional. (8ª ed.). México. Thomson.

De

Vellis, R. F. (1991). Development: Theory Applications. Newberry Sage, USA.

Scale and Park,

FUNIBER. Fundación Universitaria Iberoamericana. (2010). Los valores y las empresas. Extraído el 25 de abril del 2012 de http://blogs.funiber.org/direccionempresarial-rsc/2010/03/12/losvalores-y-las-empresas/ Gamarra, E. (2001). Escala de Valores Interpersonales de Leonard V. Gordon en los alumnos de Psicología de la Universidad Cesar Vallejo de la ciudad de Trujillo. Tesis de Licenciatura. García (2010). “Relación entre  Valores   Interpersonales y Estilos de Liderazgo en el Personal Administrativo de la Universidad  Nacional  de  Trujillo”. Tesis de Licenciatura en Psicología. Universidad Cesar Vallejo. Trujillo – Perú. Gómez, G. y López, M. (2012). Carencia de valores y virtudes de los miembros de una empresa familiar. Extraído el 25 de abril del 2012 de http://www.edgarcorrea.com/index.ph p?option=com_content&view=article &id=105:-fomentar-valores-yvirtudes-es-clave-en-el-desarrollo-dela-empresa-familiar&catid=12:empresasfamiliares&Itemid=12


21 Grimaldo, M. (2005). Manual de Actitudes y Valores. Universidad San Martin de Porres. Lima. Extraído el 21 de junio del 2012 de http://es.scribd.com/doc/20929584/6 %C2%BA-Actitudes

Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2010). Metodología de la Investigación. (5ª ed.). México: Mc Graw-Hill. Manual del Test de Valores Interpersonales (SIV) de Leonard V. Gordon. (2010). Círculo de Estudio de Psicología. Universidad San Pedro. Extraído de: http://es.scribd.com/doc/63547885/38 541160-Test-de-Valores-Inter-PersonAles-Siv Pedreira, S. (2012). El fracaso tiene que ver con la falta de valores. Extraído el 25 de abril del 2012 de http://www.cincodias.com/articulo/dir ectivos/fracaso-tiene-ver-faltavalores/20051029cdscdidir_4/

Revista Diversitas, (2009). Valores personales e interpersonales en adolescentes y adultos de la ciudad de Medellín y el área metropolitana. En Perspectivas en Psicología, Vol. 5, Nº 1. Saldaña, M. (2006). Valores Interpersonales en el Personal Administrativo de la Universidad Nacional de Piura. Tesis de Licenciatura en Psicología. Trujillo. Sánchez, H. y Reyes, C. (2009). Metodología y diseños en la investigación científica. 4ª Edición. Lima, Perú: Editorial Visión Universitaria. Sevillano (2005). “Estudio Comparativo  de   los niveles de Valores Interpersonales en los estudiantes de la escuela profesional de Enfermería y Psicoterapia de I y Vl ciclo del Instituto  San  Luis”. Trujillo – Perú.


22

ANEXOS Análisis complementario Prueba de Normalidad de Kolmogorov- Smirnov de las Escalas del Cuestionario de Valores Interpersonales – SIV según edad Escala Independencia Soporte Benevolencia Conformidad Liderazgo Reconocimiento

Edad

Z de K-S

gl

Sig.

22 - 35

0.192

163

0.000**

36 - 52

0.142

127

0.000**

22 - 35

0.212

163

0.000**

36 - 52

0.121

127

0.000**

22 - 35

0.135

163

0.000**

36 - 52

0.101

127

0.003**

22 - 35

0.086

163

0.005**

36 - 52

0.123

127

0.000**

22 - 35

0.148

163

0.000**

36 - 52

0.149

127

0.000**

22 - 35

0.131

163

0.000**

36 - 52

0.118

127

0.000**

**p<.01

Prueba de Normalidad de Kolmogorov- Smirnov de las Escalas del Cuestionario de Valores Interpersonales – SIV según grado de Instrucción Escala Independencia Soporte Benevolencia Conformidad Liderazgo Reconocimiento **p<.01

Grado de Instrucción Secundaria Técnico Secundaria Técnico Secundaria Técnico Secundaria Técnico Secundaria Técnico Secundaria Técnico

Estadístico

gl

Sig.

0.188 0.176 0.164 0.204 0.119 0.121 0.102 0.109 0.155 0.148 0.110 0.130

200 116 200 116 200 116 200 116 200 116 200 116

0.000** 0.000** 0.000** 0.000** 0.000** 0.000** 0.000** 0.002** 0.000** 0.000** 0.000** 0.000**


23

Prueba U de Mann – Whitney de las diferencias en las escalas del cuestionario de valores interpersonales según edad Prueba U de MannWhitney

Edad

Escala

22 - 35

36 - 52

Independencia

N 163

R 153.44

SR 25010.5

N 127

R 135.3

SR 17184.5

U 9056.5

Z -1.833

Sig. 0.067

Soporte

163

135.95

22160.5

127

157.8

20034.5

8794.5

-2.205

0.027*

Benevolencia

163

139.44

22728.5

127

153.3

19466.5

9362.5

-1.398

0.162

Conformidad

163

133.54

21766.5

127

160.9

20428.5

8400.5

-2.761 0.006**

Liderazgo

163

152.27

24820.5

127

136.8

17374.5

9246.5

-1.565

Reconocimiento

163

157.16

25617.5

127

130.5

16577.5

8449.5

-2.688 0.007**

0.118

Prueba U de Mann – Whitney de las diferencias en las escalas del cuestionario de valores interpersonales según grado de instrucción Grado de Instrucción

Escala

Secundaria

Prueba H de Kruskal Wallis

Técnico

Independencia

N 200

R 153.74

N 116

R 166.71

X2 1.493

gl 1

Sig. 0.222

Soporte

200

162.82

116

151.05

1.229

1

0.268

Benevolencia

200

159.32

116

157.09

.044

1

0.834

Conformidad

200

165.62

116

146.23

3.330

1

0.068

Liderazgo

200

153.13

116

167.76

1.899

1

0.168

Reconocimiento

200

151.40

116

170.75

3.304

1

0.069


24

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL CUESTIONARIO VALORES Y ANTIVALORES (VALANTI) EN TRABAJADORES DE GRIFOS EN CHICLAYO María Del Carmen Muñoz Villavicencio* Universidad César Vallejo RESUMEN El presente estudio, tuvo objetivo determinar las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) en trabajadores de la empresa Grifo Repsol – Grupo San Antonio de la ciudad de Chiclayo. Se aplicó el Cuestionario VALANTI, con 60 ítems, tomándose de la prueba original del Autor: Ps. Octavio Augusto Escobar, participando 118 personas de ambos sexos con edades de 18 años en adelante. En cuanto el análisis psicométrico, se realizó la validez de constructo hallándose valores no significativos en cada una de las escalas; asimismo, la confiabilidad se procedió a analizar mediante el coeficiente de Alpha de Cronbach, dando como resultado un puntaje de 0.65 en la escala de Paz lo que se traduce como una confiabilidad mínimamente aceptable , en la escala de Amor una puntuación de 0.49 lo que la coloca como una confiabilidad moderada y puntajes entre 0.16 y 0.22 en las demás escalas lo que demuestra una confiabilidad inaceptable. Por último, al no encontrarse valores significativos en la validez y confiabilidad, no se obtuvo los baremos correspondientes del cuestionario analizado. Palabras claves: Valores, antivalores, confiabilidad, validez.

PROPERTIES OF THE QUESTIONNAIRE AND ANTI VALUES (VALANTI) TAPS ON WORKERS IN CHICLAYO

ABSTRACT The present study was designed to determine the psychometric properties and anti Values Questionnaire (VALANTI) in workers Repsol Faucet Company - San Antonio Group Chiclayo City. VALANTI the Questionnaire with 60 items, taking the original test Author: Ps. Octavio Augusto Escobar, involved 118 people of both sexes aged 18 and older. As psychometric analysis was conducted construct validity nonsignificant values being found in each of the scales, also reliability was analyzed using Cronbach Alpha coefficient, resulting in a score of 0.65 on the scale of peace which translates as a minimally acceptable reliability in Love scale score of 0.49 which places a moderate reliability scores between 0.16 and 0.22 in the other scales demonstrating acceptable reliability. Finally, found no significant values in the validity and reliability, no normative data obtained from the questionnaire analysis. Keywords: Values, antivalues, reliability, validity.

*Alumna de XI Ciclo Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo. Tesis para Licenciatura. Correspondencia: maricarmen_5389_4@hotmail.com


25

En la actualidad, el contexto de la globalización, la alta competitividad, la libre economía de los mercados, están experimentando diversos cambios que plantean desafíos y que ponen a prueba la capacidad de las organizaciones; para hacer frente a estos nuevos retos rodeados de un cúmulo de nuevas oportunidades, donde los diferentes países descubren un mundo en donde el poder y el liderazgo se comparten cada vez más (Agüero, 2011). En el Perú se evidencia aún más que en muchas organizaciones poseen un enfoque tradicional, destacando el término “Recurso   Humano”   para   describir a la persona que labora en su organización, percibiéndolo como un instrumento de producción, sin tomar en cuenta que éste es el activo o el capital vital en sus empresas, el cual posee habilidades y características que le dan vida, movimiento y acción a toda organización, en contraposición a las empresas modernas quienes manejan el término Talento Humano - Capital Humano“   Ayer   recurso   humano   hoy   talento  humano”.  Las  organizaciones  en   continuo tratan de buscar nuevas formas de gestionar a su talento humano, tratando de desarrollar sus ventajas competitivas, e incluso incorpora los valores institucionales redactados en la visión y la misión de la empresa, pero no son incorporado por sus trabajadores, pues por el contrario carecen de compromiso y de valores personales y corporativos que sustenten su valor (Agüero, 2011). Asimismo, nuestra realidad atraviesa por una crisis de valores en todos los niveles con influencia a nivel personal, familiar y laboral, motivo por el cual las instituciones públicas y privadas vienen

realizando campañas y programas en lo que se refiere a la educación en valores buscando mejorar la calidad de vida; por otro lado, según un artículo publicado en el diario El Comercio (IPSOS APOYO, 2011), aseguraba que más de la mitad de la población del Perú en un 51% consideraba como principal problema del país la corrupción; el mismo artículo señala que esta opinión ha ido incrementándose en los últimos años, ya que para el 2003, solo el 25% de la población le asignaba a la corrupción esta calificación, además para el mismo 2010, y según el mismo estudio, se pensaba que la corrupción de funcionarios y autoridades era el principal factor que impedía el desarrollo del Perú. De la misma forma, en un estudio más cercano a la variable en estudio, se halló a través de una encuesta por la Universidad Católica del Perú, de que la situación social en el país revela que se debe en un 16% a la crisis de valores morales y un 13% a la inseguridad ciudadana.(Diario El comercio, Diciembre 2007). Breña (2011 citado en Neciosup, 2012) detectó que la ciudad de Chiclayo se ha incrementado en un 40% el índice de denuncias por extorsión, dentro de ellas, principalmente con empresas de transporte, comerciantes, problema el cual poco o nada es lo que se sabe sobre los planes municipales para frenar el delito en la ciudad. Ante esta problemática suscitada, se observa que en dicha ciudad, tiene una realidad similar a la que sucede en las grandes ciudades del Perú.


26

Por otro lado, desde otra perspectiva, como afirma García (2011), que la falta de valores, no solo se observa dentro de nuestro mundo cotidiano, sino también en las empresas tanto públicas o privadas, en donde se puede expresar que existe la insuficiencia o carencia de valores por parte de los trabajadores que conforman la organización, lo que no permite su crecimiento, por el contrario origina resultados no esperados por la empresa, causando un gran impacto a nivel personal, social, laboral; ya que también es posible que la falta de valores de algunos empleados no están de acorde al puesto que ejercen, lo que puede ocasionar mayores gastos para el estado o para la entidad a la cual pertenece por la presencia de los antivalores, originando un clima de desorganización, que muchas veces se sale de los limites jerárquicos, a esto se asocia un inadecuado funcionamiento en relación a la supervisión, la economía, la producción de la empresa. Debido a lo expuesto anteriormente, se hace necesario e importante evaluar los valores con los que cuentan las personas que integran una organización, así como también las personas que deseen insertarse en ella, y con esto poder determinar si poseen los valores que la empresa necesita o por el contrario los antivalores de los mismos. Para determinar los valores de un individuo, existen numerosos instrumentos que miden la variable en cuestión tales como: Escala de Valores de Allport, Venon & Linszey (1972), así como el cuestionario de valores de Schwartz (2001). Sin embargo, existen también, instrumentos adaptados como

la escala de valores de Interpersonales de Gordon (1977), con resultados óptimos ya que demostraron ser válidos y poseer una alta confiabilidad, sin embargo dichos instrumentos no mide los valores en el campo organizacional o laboral, algo que el cuestionario de valores y antivalores VALANTI de Escobar (1999) realiza; el cual es el más actualizado para evaluar valores dentro del área laboral, que en comparación con las anteriores pruebas mencionadas, posibilita su elección para realizar una investigación en la población de Chiclayo. Este Cuestionario de valores y antivalores (VALANTI), ha sido diseñado para obtener información que permita apreciar preferencias valorales de la persona, que son relevantes e importantes a considerar en los procesos de selección de personal y desarrollo de potencial. De tal forma, la medición constituye uno de los principales campos de acción de la psicología, siendo así, es necesario tener instrumentos adaptados a la realidad local, que permitan obtener datos de las características psicológicas de la población a estudiar. <

Sin embargo, en el Perú nos enfrentamos a dificultades que obstaculizan dicha tarea; como la multiculturalidad, la centralización de las investigaciones en Lima y la falta de recursos económicos en el campo de la salud mental. Esta tarea dificulta enormemente la labor de la medición, puesto que no se cuenta con suficientes pruebas adaptadas a las características de las diferentes regiones existentes en nuestro país, como es en este caso particular de la ciudad de Chiclayo en la


27

cuál se hace necesario un instrumento válido y confiable para ciertas actividades psicológicas del ámbito laboral. Por estas razones mencionadas, el presente trabajo de investigación, se enfoca en determinar las propiedades psicométricas de la prueba VALANTI Valores y antivalores El valor y/o antivalor se define como una creencia perdurable en que un modo de conducta específica, o un estado final de existencia, es personal o socialmente preferible a un modo de conducta o estado final de existencia opuesto o contrario (Escobar, 2007). Y presenta los siguientes indicadores: Valor Verdad, este indicador evalúa el nivel intelectual, es decir cuál es la forma de pensar de la persona, considerando cómo trata de encontrar el porqué de las cosas (Escobar, 2007). Valor Rectitud, este punto evalúa el nivel físico, reflejando la forma de actuar de la persona, permite conocer las acciones del sujeto con lo que es bueno y correcto (Escobar, 2007). Valor Paz, este punto mide el nivel emocional, es decir la forma de sentir de la persona, permite conocer el grado de felicidad con satisfacción y paz del sujeto. (Escobar, 2007). Valor Amor, este indicador permite conocer el nivel psíquico de la persona, mediante la forma de intuir, hace referencia como se encuentra el sujeto expresado en el carácter, en la forma de bondad, simpatía, amistad, patriotismo y devoción (Escobar, 2007).

de la realidad mencionada y por ende la obtención de datos validos y confiables de las características de la población, ya que en el Perú son pocos los instrumentos que existen, con los que no se cuentan en provincias o ciudades, como es el caso de la ciudad de Chiclayo Valor No Violencia, este indicador evalúa el nivel espiritual, es decir como es la persona, aquí se refleja el respeto y amor hacia todos los seres y cosas del universo, la identificación con todas y cada una de las personas y las cosas y la incapacidad de dañar a nada ni a nadie (Escobar, 2007). Antecedentes: Escobar (2007), realizó la adaptación del cuestionario VALANTI de valores y antivalores, la muestra estuvo conformada por 730 sujetos con una edad mínima de 18 y máxima de 61 , la validez se realizó mediante una investigación a 80 secuestradores u homicidas en donde se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre el valor de rectitud, entre el grupo control y cada uno de los grupos delincuenciales; la confiabilidad se realizó en un examen estadístico para cada uno de las cinco escalas : el valor de verdad (.6469), rectitud (.6133), paz(.7918), amor(.7918), no violencia(.8412), hallando el puntaje estándar con una media de 50 y una desviación de 10. Llacza (2011), realizó un estudio sobre las propiedades psicométricas del cuestionario VALANTI, en una población de 300 colaboradores entre hombres y mujeres de una empresa privada de servicio al cliente, cuyas edades fluctúan entre los 18 a 25 años. En cuanto los resultados, se analizó la confiabilidad de cada una de las dimensiones del cuestionario mediante el método de alpha de cronbach, demostrando existencia de niveles moderados de


28 confiabilidad en las escalas de rectitud, paz y amor, por otro lado se encontraron valores alfa de cronbach menores que 0.40 en las escalas de verdad y no violencia demostrando una confiabilidad baja. Posteriormente se analizó la validez de constructo y se hallaron correlaciones en la gran mayoría significativas, por lo tanto se comprueba que los ítems pertenecen o miden lo que la escala pretende medir. Pizarro (2011), realizo la adaptación del cuestionario VALANTI de valores y antivalores, en una muestra que estuvo conformada por 326 trabajadores, de la provincia de Santa en el departamento de Ancash, de ambos sexos con edades de 18 años en adelante también se tomo en cuenta el grado de instrucción de los evaluados. Las propiedades psicométricas que se investigaron en esta población fueron los de confiabilidad y validez, para determinar la confiabilidad del instrumento se procedió a analizar cada una de las escalas de cuestionario mediante el coeficiente de Alpha de Cronbach, dando como resultado un puntaje de 0.445 en la escala amor lo que se traduce como una confiabilidad moderada y puntajes entre 0.007 y 0.395 en las demás escalas lo que demuestra una confiabilidad baja. Posteriormente se analizó la validez de constructo hallándose correlaciones con valores significativos en cada una de las escalas, por lo que se puede afirmar que los ítems de cada escala miden lo que su correspondiente escala pretende medir.

Formulación del Problema ¿Cuáles son las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) en trabajadores de la empresa Grifo Repsol – Grupo San Antonio de la ciudad de Chiclayo? Objetivos El objetivo general es determinar las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) en trabajadores de la

empresa Grifo Repsol – Grupo San Antonio de la ciudad de Chiclayo. Y como objetivos específicos, hallar la validez de constructo del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI), estimar la confiabilidad a través del método de la consistencia interna por medio del coeficiente alfa de Cronbach Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) y hallar los baremos a través de los puntajes percentilares del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) en trabajadores de la empresa Grifo Repsol – Grupo San Antonio de la ciudad de Chiclayo. MÉTODO Según Sánchez y Reyes (2006), refiere que el tipo de investigación a utilizar es tecnológica la cual está orientada a demostrar la validez de ciertas técnicas bajo las cuales se aplican principios científicos que demuestran su eficiencia en la modificación o transformación de un hecho. La investigación tecnológica aprovecha del conocimiento teórico científico producto de la investigación básica o sustantiva, organiza reglas técnicas cuya aplicación posibilita cambios en la realidad. Participantes La población lo constituye un total de 170 trabajadores que pertenecen a la cadena de grifos Repsol – Grupo San Antonio, de la ciudad de Chiclayo. El Muestreo fue el Aleatorio Simple, un aspecto básico y a la vez esencial es el supuesto de que cada uno de los miembros de una población tiene igual posibilidades de pertenecer a la muestra. Este tipo de muestreo implica los siguientes pasos (Sanchez & Reyes, 2006


29

Por lo que, la muestra estuvo conformada por 118 colaboradores, todos empleados pertenecientes al personal operario que pertenecen a la cadena de grifos Repsol – Grupo San Antonio, de la ciudad de Chiclayo. Asimismo, en los criterios de Inclusión se consideró a los trabajadores que tengan segundaria completa, como mínimo en lo correspondiente a grado

de instrucción, de ambos géneros y a trabajadores con un mínimo de edad de 18 años. En cuanto a los criterios de exclusión, se tiene a los trabajadores que se rehúsen a participar de la investigación, trabajadores que no llenen correctamente sus datos personales y trabajadores que no hayan completado correctamente las respuestas de los items.

Tabla 2. Distribución de la muestra según características demográficas Ocupación Grifero Llantero Lavador Vigilante Otros Total Edad 19 – 25 26 – 35 36 – 58 Total Sexo Mujeres Varones Total Grado de Instrucción Secundaria Completa Técnica Universitaria Total Estado Civil Casado Conviviente Divorciado Soltero Total Tiempo laborando Menos de 1 año 1 año 2 - 4 años 5 años a más Total

N 83 10 9 8 8 118

% 70,3 8,5 7,6 6,8 6,8 100,0

31 49 38 118

26,3 41,5 32,2 100,0

36 82 118

30,5 69,5 100,0

69 31 18 118

58,5 26,3 15,3 100,0

48 23 1 46 118

40,7 19,5 0,8 39,0 100,0

31 42 38 7 118

26,3 35,6 32,2 5,9 100,0


30

Instrumento Instrumento: Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Ficha técnica: Nombre: VALANTI, cuestionario de Valores y Antivalores. Autor: Ps. Octavio Augusto Escobar Torres. Procedencia: Bogotá – Colombia. Edición: Tercera, 2007. Forma de Aplicación: Colectiva o individual. Rango de Aplicación: La Prueba VALANTI está dirigida a evaluar a personas con un nivel educativo mínimo de octavo grado. Duración: Aunque no tiene tiempo límite, el requerido para su resolución es de 15 minutos en promedio. Se deben responder todos los ítems para la correcta interpretación; así puede concederse unos minutos adicionales. En cualquier situación de aplicación es muy importante cerciorarse que ha habido una adecuada comprensión de las instrucciones. Tipo de Ítem: Frases apareadas. Validez: Escobar (2007) el proceso de validez de la prueba Valanti se realizó mediante un cuidadoso análisis de las áreas y sus valores, las cuales estuvieron definidas por V. Gokak y se elaboró un perfil para cada área. Confiabilidad: Para llegar al cuestionario actual, se realizó un análisis estadístico para cada una de las cinco escalas; a través de alpha de cronbach. Baremos: Según Escobar (2007) para hallar los baremos del cuestionario VALANTI de valores y antivalores, se utilizó el puntaje estándar con una media de 50 y una desviación de 10.

Método de análisis de datos Primero se elaboró la base de datos, estos se procesaron por medio del paquete estadístico SPSS 20.0. Para el análisis de la información se procedió al empleo de la estadística descriptiva e inferencial. En cuanto la estadística descriptiva, se procedió al empleo de las frecuencias y porcentajes, las medidas de tendencia central, desviación estándar, la media, la moda, mínimo y máximo (Sánchez & Reyes, 2006). Con respecto a la estadística inferencial, se utilizaron estadísticos para hacer correlaciones y también el análisis ítemtest para la validez. El cálculo de la consistencia interna del instrumento se ejecutó por medio del coeficiente de confiabilidad de alfa de Cronbach. RESULTADOS Los resultados de la tabla 3 muestra respecto a la escala Verdad del VALANTI un índice de discriminación muy bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a3, a6, a16, b18 y b23, un índice de discriminación bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a5 y a12, un índice de discriminación deficiente y altamente significativo (p<.01) en los ítems b7 y b9, un índice de discriminación deficiente y significativo (p<.05) en el ítem b8 y un índice de discriminación insuficiente y no significativo en los ítems a20 y b25.


31

Tabla 3. Distribución de los estadísticos de Validez de Constructo de la escala Verdad del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Ítem a3 a5 a6 a12 a16 a20 b7 b8 b9 b18 b23 b25 **p<.01 *p<.05

r 0,433 0,340 0,405 0,326 0,434 0,176 0,244 0,215 0,238 0,467 0,423 0,089

Los resultados de la tabla 4 muestra respecto a la escala Rectitud del VALANTI un índice de discriminación muy bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a28, b1 y b5, un índice de discriminación bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a21, a26, b2, b6, b13 y b24, un

Sig. 0,000 0,000 0,000 0,000 0,000 0,056 0,008 0,019 0,009 0,000 0,000 0,337

** ** ** ** ** ** * ** ** **

índice de discriminación deficiente y altamente significativo (p<.01) en el ítem a7, un índice de discriminación insuficiente y significativo (p<.05) en el ítem a11 y un índice de discriminación insuficiente y no significativo en el ítem a29.

Tabla 4. Distribución de los estadísticos de Validez de Constructo de la escala Rectitud del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Ítem a7 a11 a21 a26 a28 a29 b1 b2 b5 b6 b13 b24 **p<.01 *p<.05

r 0,243 0,188 0,308 0,388 0,524 -0,122 0,408 0,358 0,442 0,302 0,312 0,335

Sig. 0,008 0,042 0,001 0,000 0,000 0,188 0,000 0,000 0,000 0,001 0,001 0,000

** * ** ** ** ** ** ** ** ** **


32

Los resultados de la tabla 5 muestra respecto a la escala Paz, del VALANTI un índice de discriminación muy bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a19, a24, b10, b15 b17, b26 y b28, un índice de discriminación bueno

y altamente significativo (p<.01) en los ítems a25 y a14, un índice de discriminación insuficiente y no significativo en los ítems b3, b12,b21 y a4.

Tabla 5. Distribución de los estadísticos de Validez de Constructo de la escala Paz del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Ítem a4 a14 a19 a24 a25 b3 b10 b12 b15 b17 b21 b26 b28

r 0,163 0,372 0,673 0,657 0,336 0,044 0,575 0,090 0,609 0,653 0,093 0,723 0,701

Sig. 0,078 0,000 0,000 0,000 0,000 0,634 0,000 0,335 0,000 0,000 0,319 0,000 0,000

** ** ** ** ** ** ** ** **

**p<.01 *p<.05

Los resultados de la tabla 6 muestra

un índice de discriminación deficiente y

respecto a la escala Amor del VALANTI

altamente significativo (p<.01) en el ítem

un índice de discriminación muy bueno y

a2

altamente significativo (p<.01) en los

insuficiente y no significativo en los ítems

ítems a15, a17, b16, b19, b22, b27 y b30,

a1 y a8.

y

un

índice

de

discriminación


33

Tabla 6. Distribución de los estadísticos de Validez de Constructo de la escala Amor del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Ítem a1 a2 a8 a15 a17 b16 b19 b22 b27 b30 **p<.01 *p<.05

r 0,161 0,261 0,161 0,592 0,573 0,444 0,548 0,433 0,520 0,517

Los resultados de la tabla 7 muestra respecto a la escala No violencia del VALANTI un índice de discriminación muy bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a10 y a18, un índice de discriminación bueno y altamente significativo (p<.01) en los ítems a13, a22, a23, a27 y b14, un índice de discriminación deficiente y altamente

Sig. 0,081 0,004 0,082 0,000 0,000 0,000 0,000 0,000 0,000 0,000

** ** ** ** ** ** ** **

significativo (p<.01) en el ítem a9, un índice de discriminación deficiente y significativo (p<.05) en el ítem b29, un índice de discriminación insuficiente y significativo (p<.05) en los ítems b11 y b20 y un índice de discriminación insuficiente y no significativo en los ítems a30 y b4.

Tabla 7. Distribución de los estadísticos de Validez de Constructo de la escala No Violencia del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Ítem a9 a10 a13 a18 a22 a23 a27 a30 b4 b11 b14 b20 b29 **p<.01 *p<.05

r 0,248 0,485 0,380 0,536 0,315 0,349 0,333 0,103 0,150 0,190 0,373 0,197 0,210

Sig. 0,007 0,000 0,000 0,000 0,001 0,000 0,000 0,267 0,106 0,039 0,000 0,032 0,022

** ** ** ** ** ** ** * ** * *


34

En la tabla 8, se aprecia una confiabilidad mínimamente aceptable en la escala Paz, una confiabilidad moderada en la escala Amor, con una desviación estándar mayor

que el error estándar de medición y una confiabilidad inaceptable en las escalas Verdad, Rectitud y No violencia.

Tabla 8. Distribución de los estadísticos de confiabilidad del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) Alfa de N de Escala Cronbach Ítems Media Varianza DE EEM Verdad 0,22 12 16,86 8,94 2,99 2,65 Rectitud 0,16 12 18,89 8,85 2,98 2,73 Paz 0,65 13 15,74 19,36 4,40 2,61 Amor 0,49 10 18,03 11,73 3,42 2,45 No violencia 0,16 13 20,48 9,17 3,03 2,78 Nota: DE:

Desviación estándar

EEM: Error estándar de medición

DISCUSIÓN En la actualidad, en diversas ocasiones se observan la falta de valores en el ser humano se refleja también en el trabajo y en las grandes corporaciones. Se han hecho algunos estudios sobre el porque del fracaso de algunas empresas y en la gran mayoría había algo que faltaba: los valores compartidos (Figueroa, 2004). A lo mencionado, se suma los cambios en la organización del trabajo productivo y en las características y exigencias de los perfiles profesionales. Están cambiando también las concepciones e incluso los valores. Las comunicaciones y las nuevas tecnologías, al mismo tiempo que abren inmensas posibilidades, muestran un mundo en el que las necesidades humanas pueden ser manipuladas y satisfechas por realidades virtuales (Martínez, 1999).

Asimismo, los valores organizacionales son los pilares dela cultura de una organización, lo que a su vez facilita y garantiza la integración y el crecimiento de las personas quela conforman. Pero la coherencia de esa cultura, es decir, el grado de consistencia entre lo que dicen y hacen sus integrantes, es lo que determina el nivel de armonía y la calidad del desempeño de esa organización (o comunidad).Es así que constituye beneficioso invertir tiempo y esfuerzo en fomentar que cualquier organización tenga una cultura basada en valores compartidos, que se ponen en práctica todos los días a través del comportamiento cotidiano de todos sus integrantes o la mayoría (Jiménez, 2007). Por lo que, considerando que la evaluación forma parte principal en el campo de acción psicológica, además


35

necesaria para la selección de personal y un adecuado informe de resultados psicolaborales, se da la necesidad de contar con instrumentos validos y confiables para nuestra realidad, que permitan obtener datos fiables y acordes a las características psicológicas de la población. No obstante, en nuestro país las investigaciones sobre los comportamientos de los miembros de una organización, son escasos, además no se cuenta con instrumentos adaptados a nuestra población, dificultando así actividades de índole psicológica laboral. Por esta razón el actualizar y adaptar instrumentos psicológicos resulta ser de mucha importancia. Es así, que en el caso de la medición los valores en un contexto laboral, el Cuestionario de Valores y Antivalores VALANTI, es uno de los instrumentos que se puede desarrollar en este contexto (Escobar, 2007). Por lo expuesto anteriormente, en el presente estudio tiene como finalidad, determinar las propiedades psicométricas del Cuestionario de Valores y Antivalores (VALANTI) en trabajadores de la empresa Grifo Repsol – Grupo San Antonio de la ciudad de Chiclayo. El cuestionario de Valores y Antivalores – VALANTI es un instrumento basado en las 5 dimensiones de la personalidad y su relación con los valores, Baba (1992), elaborándose así un perfil para cada dimensión. El cuestionario está constituido por 60 ítems, distribuidos en 30 frases apareadas. Cada área valoral esta constituida por el siguiente número

de ítems: tanto el área de verdad como la de rectitud cuentan con 12 ítems; en lo que concierne a paz y a no violencia, estas cuentas con 13 ítems cada una; y por ultimo el área de amor cuenta con 10 ítems en total. En primer lugar se llevo a cabo el proceso de validación del instrumento se determinó realizar una corrección lingüística del contenido de los ítems respecto a su pertinencia y claridad, puesto que en su versión original esta dirigida a una población de cultura diferente como también a ambos géneros. Como refiere Muñiz y Hambleton (1996), que la mayoría de los constructos utilizados en Psicología deben ser altamente dependientes de los aspectos culturales, por lo tanto, nos debemos cerciorar que el constructo a evaluar es equiparable a la cultura de la población que se evaluará. Si no se da esa equivalencia razonable carecerá de sentido la aplicación, pues se estarán midiendo constructos distintos en cada cultura. Es así que se optó por corregir la versión original al contexto de la población objetivo. Teniendo en cuenta el objetivo de esta fase del estudio, la cual consiste en desarrollar una versión semánticamente equivalente a la original, (trasmitir el significado original) tomando en cuenta aspectos culturales con el propósito de facilitar la comprensión de los ítems como también al género al cual iba ser aplicado, se optó por aplicar el instrumento en su versión original a una muestra piloto en 31 trabajadores de la cadena de estaciones de grifos Repsol- Grupo San Antonio, de la ciudad de Chiclayo, denotando que los ítems de la prueba no eran entendibles, no obstante, las instrucciones no fueron claras y


36

teniendo una confusión al momento de relacionar el número correspondiente con la alternativa de respuesta para cada una de las frases apareadas con cada uno de los ítems , tal como lo proponen los autores. Por lo que se realizó las modificaciones correspondientes en el cuestionario, donde se corrigieron ítems que puntuaban por debajo de 0.20, lo cual indica una confiabilidad inaceptable en las escalas Verdad, Rectitud y No violencia, en donde en cada una de las escalas mencionadas se hicieron necesarios algunos ajustes como: agregar sinónimos de las palabras utilizadas, colocadas al lado de estas como aclaración para que el ítem, de tal forma que sea más fácil de entender, por ejemplo en el ítem 6(a) Pienso con integridad (actuó y pienso con honestidad); siendo así, se corroboraron la mayoría de los datos dispuestos, demostrando que los cambios realizados cumplieron su objetivo. Esto, se ve reforzado por la propuesta dada por Muñiz (1996), quien refiere que para no sesgar de entrada el uso de estos test hay que asegurarse de que su traducción/adaptación es la adecuada. Así mismo refiere que traducir un test no es una mera cuestión de conocer bien los dos idiomas implicados, es un proceso mucho más complejo, por eso más que de traducción habría que hablar de adaptación. Posteriormente se realizó la validez del constructo, esto se lleva a cabo para observar que el test mide el constructo o rasgo que realmente pretende medir (Abad, Garrido,

Ponsoda & Olea, 2006). Dichos análisis se realizaron para la muestra conformada por 118 trabajadores de ambos géneros. Para ello se realizó mediante la técnica de correlación ítemtest. Hallándose como resultados, se tiene que en la Escala de Verdad se encontraron valores entre el 0.089 y 0.467, lo que indica que incluye items de un índice de discriminación deficiente y altamente significativo (p<.01), es decir, su resultado denota una invalidez en la escala que evalúa el nivel intelectual y forma de pensar de la persona (Escobar, 2007). En cuanto a la Escala de Rectitud, se encontraron valores que fluctúan entre 0.122 y 0.524, lo que significa que existen en los items un índice de discriminación deficiente y altamente significativo (p<.01) e insuficiente y significativo (p<.05); por lo que resultado también hace referencia a una invalidez en la escala que evalúa el nivel físico y la forma de actuar de la persona (Escobar, 2007). En la Escala de Paz, se encontraron valores entre 0.044 y 0.723, lo que implica que esta escala posee items con un índice de discriminación insuficiente y no significativo; por lo que se explica que la escala que mide el nivel emocional, y la forma de sentir de la persona (Escobar, 2007), es invalida. En relación a la Escala de Amor, obtuvo valores entre 0.161 y 0.592, en donde se indicaría un índice discriminación deficiente y altamente significativo (p<.01) e insuficiente y no significativo, lo que significa que la esta escala que evalúa el nivel psíquico de la persona, mediante la forma de intuir (Escobar, 2007), es inválida también.


37

En la última escala No violencia, se evidencia valores entre 0.103 y 0.536, indicando un índice de discriminación deficiente y altamente significativo (p<.01) e insuficiente y significativo (p<.05), lo que denota que esta escala es invalida en la evaluación del nivel espiritual de como la persona refleja el respeto y amor hacia todos los seres y cosas del universo (Escobar, 2007).

En lo que respecta a la confiabilidad del VALANTI, se procedió a evaluar mediante el análisis de consistencia interna mediante el método Alfa de Cronbach porque según Alarcón (1991), refiere que es considerado como una de las mejores medidas de la homogeneidad de un test. Siendo así, el instrumento demostró no ser confiable en la medición constituyéndose en algunas de sus escalas, valores inaceptables (Vellis, 1991).

un 0.65, en la escala Amor se obtiene un 0.49 considerándola una confiabilidad moderada, y finalmente en las escalas de Verdad un 0.22, Rectitud un 0.16, No violencia 0.16, indicando en estas últimas tres escalas una confiabilidad inaceptable; en contraste con los datos de los resultados obtenidos en la prueba original se aprecia una diferencia significativa en cuanto a los valores del alpha de Cronbach, puesto que estos alcanzan valores elevados obteniendo así una alta confiabilidad (Escobar, 2007). Pero cabe resaltar que la confiabilidad de una prueba puede variar de acuerdo a las características de la muestra, según (Martinez, 1996; Anastasi y Urbina, 1998 en Escurra, 1999), dado que la presente investigación fue aplicada en su mayoría a personas con un grado mínimo de instrucción, mientras que en la prueba original el cuestionario fue aplicado a auxiliares de oficina, profesionales y directivos. Por otro lado si apreciamos la cultura de Colombia con respecto a sus creencias y costumbres difiere mucho con la cultura y costumbres en el Perú, según un artículo publicado en el diario El Comercio, aseguraba que más de la mitad de la población del Perú en un 51%, consideraba como principal problema del país la carencia de valores morales, cifra que ha ido incrementándose en los últimos años, colocándolo como el principal factor que impedía el desarrollo del Perú. (IPSOS APOYO, 2011)

Siendo así, para el presente estudio, se obtuvo una confiabilidad mínimamente aceptable en la escala Paz

Finalmente de los datos obtenidos de la investigación psicométrica se concluye que el Cuestionario de Valores y Antivalores

Lo mencionado a la validez, demuestra que el Cuestionario Valores y Antivalores (VALANTI), incluye items inválidos, lo cuales cumplen con el criterio establecido para su validez, por ende, Abad, Garrido, Olea y Ponsoda (2006), los ítems con bajos índices de homogeneidad miden algo diferente a lo que refleja la prueba en su conjunto, colocando sus puntuaciones en una escala de valoraciones que van desde 0 a 0.19 ( Insuficiente), de 0.20 a 0.29 (Deficiente), de 0.30 a 0.39 (Bueno) y de 0.40 a más (Muy bueno)


38

(VALANTI), en una población de trabajadores que laboran en la cadena de grifos de la empresa Repsol – Grupo San Antonio de la ciudad de Chiclayo, no pudo ser válido, ni cuenta con una confiabilidad aceptable para ese tipo de población, por ese motivo, se restringió la elaboración de baremos, lo que puede deberse a las diferencias que existen a en cuanto a las costumbres, cultura, nivel de instrucción, donde fue creado el cuestionario y donde obtuvo una confiabilidad muy alta según muestra su autor Octavio Escobar en el manual del cuestionario. Asimismo, esta ausencia de baremos se ve justificada por Bisso (2000), que menciona que todo instrumento de medición de ver ser valido y confiable para ser utilizado, y que dichos valores pertinentemente, son la preliminar para la elaboración y los baremos y sus respectivos criterios. REFERENCIAS Abad, F; Garrido, J; Olea, J; Ponsoda, V. (2006). Introducción a la Psicometría, Teoría Clásica de los Tests y Teoría de Respuesta al Ítem. Universidad Autónoma de Madrid. Recuperada de web: http://www.uam.es/personal_pdi/p sicologia/fjabad/PSICOMETRIA/ MATERIALES/IntPs_5.pdf Alarcón, R. (2009). La Contribución de Reynaldo Alarcón al Desarrollo Y Fortalecimiento de la Psicometría en el Perú. Facultad de Psicología, UNMSM. Lima: Revista de investigación psicológica. Vol. 12 - n. º 2 – 2009, pp. 239 – 250. ISSN Electrónica: 1609 – 7475.

Recuperada de http://www.scielo.org.pe/pdf/rip/v 12n2/a17v12n2.pdf Anastasia, A. & Urbina, S. (1998). Test psicológicos. 7ª Ed. México: Prentice Hall. Antolín S., Oliva D. Pertegal, V. & López J. (2011) Desarrollo y validación de una escala de valores para el desarrollo positivo adolescente. Universidad de Sevilla. Facultad de Psicología. Psicothema 2011. Vol. 23, nº 1, pp. 153-159. ISSN 0214 - 9915 CODEN PSOTEG. Recuperada de http://www.psicothema.com/pdf/3 864.pdf Acevedo, M., (2009) Psicología Social de los valores humanos. México: Ed. México. Agüero, V. (2011). El contexto de las organizaciones. Recuperado de http://institutodelperu.org.pe/desc argas/victor agüero 20110628 final.pdf Assael, M. (1999) Valores culturales. Recuperado de: http://es.scribd.com/doc/5892583 6/87/valores-culturales-ycomportamiento-del Cabrera, V. (1999) El análisis Psicosocial de los valores. Psicología Social. México. Ed: Santillana. Castro A. y Nader M. (2006) La Evaluación de los Valores Humanos con el Portr Ait Values


39

Question Naire De Schwartz. Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Colegio Militar de la Nación. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. INTERDISCIPLINARIA, 2006, 23, 2, 155-174. Recuperado: http://www.scielo.org.ar/pdf/inter d/v23n2/v23n2a02.pdf Chávez, G. (2008). Guía Metodológica para la Elaboración de Proyectos e Informes De Tesis para Estudiantes de Psicología de la Ucv. Editorial El comercio (2011, diciembre). El Perú es más corrupto que en el 2010. Artículo revelo transparencia. Recuperado de: http://elcomercio.pe/politica/134 1811/noticia-peru-hoy-mascorrupto-que 2010-segun-indicetransparenciaEscobar O. (2007) Manual VALANTI Cuestionario de Valores y Antivalores. Colombia: Ed. PSEA, Ltda. Escurra M. (1999) El Pluriempleo en Profesionales Universitarios. Recuperado de http://fresno.ulima.edu.pe/sf%5Cs f_bdfde.nsf/imagenes/FC7B53EF 6F7EC7DF05256F39004DF270/$ file/escurra.pdf Fundación Mundial Sri Sathya Sai (2008). La Educación de Sri SathyaSai en el Mundo: Visión General. Recuperado http://www.sathyasai.org/files20

07/GlobalOverviewSpan/GOfront. pdf Gamarra, et. al. (2001) Estandarización de la escala de Valores interpersonales de Leonard Gordon en los alumnos de psicología de Universidad Cesar Vallejo de la ciudad de Trujillo. Perú. Tesis para optar el título profesional de licenciado. Facultad de psicología. García H. (2011) Análisis y Opinión. Recuperado de: http://www.americaeconomia.co m/analisis-opinion/corrupcion-enel-peru-tan-dificil-es-caminarderechoGarcía & Dolan (1997). Naturaleza de los Valores. Recuperado por http://redalyc.uaemex.mx/pdf/737 /73712303.pdf. Grimaldo, M. (2005) Manual de Actitudes y Valores. Universidad San Martin de Porres. Perú. Grimaldo M. (2010) Valores en un Grupo de Abogados de la Ciudad de Lima. Recuperado http://www.iztacala.unam.mx/ca rreras/psicologia/psiclin/vol13nu m4/Vol13No4Art14.pdf. Grimaldo M., & Merino C. (2007) Valores en un grupo de estudiantes de Psicología de una Universidad Particular de la ciudad de Lima. Recuperado: http://pepsic.bvsalud.org/pdf/liber abit/v15n1/v15n1a05.pdf


40

Hambleton, R. (1996). Adaptación de test para su uso en diferentes idiomas y culturas: fuentes de error, posibles soluciones y directrices prácticas. En J. Muñiz (Coordinación), Psicometría. Madrid: Universitas. Recuperado de http://www.papelesdelpsicologo.e s/vernumero.asp?id=737 Hernández, R., Fernández, C. & Baptista, P. (2010). Metodología de la investigación (5ª ed.). México. D. F.: Mc Graw Hill. Hogan, F. (2004). Propiedades Psicométricas de los instrumentos de Medición. Ed. Mc Graw Hill. Muñiz, J. & Hambleton, R. (1996). Directrices para la traducción y adaptación de los tests. Madrid. Ed. Papeles del Psicólogo. Neciosup, H. (2011) La delincuencia es principal preocupación en Chiclayo. Recuperado de: http://noticias.latam.msn.com/pe/p eru/articulo_rpp.aspx?cpdocumentid=32795647 Palencia E. M (2006) Individualismo, colectivismo y su relación con la autoestima colectiva de los docentes de enfermería respecto a los valores educativos de la carrera. Recuperado de :http://rua.ua.es/dspace/bitstream/ 10045/761/1/tesis_doctoral_esper anza_palencia.pdf Sánchez H. & Reyes C. (2006) Metodología y Diseños de

Investigación Científica. Perú: Ed. Visión Universitaria. Singer. (1995). La Moralidad y el Desarrollo Psicológico. Ed. Alianza. Madrid Peiró S. y Palencia E. (2009) Adaptación Transcultural del Cuestionario (P.V.Q.) IV versión basada en el modelo de HRQOL Instruments. Recuperada de http://servicio.bc.uc.edu.ve/multi disciplinarias/educacion-envalores/v1n11/art1.pdf. Suárez, A., Delgado, O., Pertegal, V., & López, J. (2011) Desarrollo y validación de una escala de valores para el desarrollo positivo adolescente. Universidad de Sevilla. Vellis, R.F. (1991). Desarrollo a Escala: Teoría y aplicaciones. California: Ed. Newbury Park, Sage


41

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL INVENTARIO DE ANSIEDAD RASGO ESTADO EN ESTUDIANTES DE SECUNDARIA DEL DISTRITO DE FLORENCIA DE MORA Julio Domínguez Vergara* Universidad César Vallejo de Trujillo

RESUMEN El presente estudio tiene como finalidad descubrir las Propiedades Psicométricas del Inventario de Ansiedad Estado Rasgo en el Distrito de Florencia de Mora. Para ello, se realizó una adaptación lingüística y se evaluó a una muestra de escolares de dicho lugar. La muestra probabilística intencional fue de 525 adolescentes entre 12 y 18 años. La prueba alcanza una confiabilidad aceptable en ambas escalas; tanto en la escala de Ansiedad Estado (Alfa= 0.904) y en la escala de Ansiedad Rasgo (Alfa=0.882) y una adecuada correlación ítem-test corregida en todos los ítems que conforman el inventario; En lo referente al análisis de variables, se encuentran diferencias significativas en función a la variable sexo determinándose así baremos percentilares tanto generales como por género; asimismo se elaboraron baremos con puntuaciones T, tal como determina la prueba original. Se concluye que el Inventario de Ansiedad Estado Rasgo es un instrumento con características psicométricas apropiadas para Florencia de Mora. Palabras Clave: Inventario de Ansiedad Estado Rasgo, Adolescentes, Florencia de Mora.

PSYCHOMETRIC PROPERTIES OF TRAIT ANXIETY INVENTORY STATE DISTRICT HIGH SCHOOL STUDENTS OF FLORENCE OF MULBERRY ABSTRACT The present study has as purpose discover the Properties Psicométricas of the Inventory of Anxiety State I tear in Florencia's District of Default. For it, a linguistic adjustment was realized and was evaluated to a students' sample of the above mentioned place. The sample probabilística intentional probabilística belonged 525 teenagers between 12 and 18 years. The test reaches an acceptable reliability in both scales; in the scale of Anxiety State (Alpha = 0.904) and in the scale of Anxiety I Tear (Alfa=0.882 and one suitable correlation article - test corrected in all the articles that shape the inventory; In what concerns the measured variables, significant differences are in function to variable sex deciding scales like that percentilares and punctuations T general and for sex.One concludes that the Inventory of Anxiety State I Tear is an instrument with characteristics psicométricas adapted for Florence of Default. Key words: Inventory of Anxiety State I Tear, Teenagers, Florence of Default.

*Alumna de XI Ciclo Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo. Tesis para Licenciatura. Correspondencia: Julio_slash_duff@hotmail.com


42

Actualmente, se puede apreciar en la realidad educativa, que nuestros jóvenes pasan por una fase de actitudes y aptitudes tanto de desmotivación, ausentismo, problemas de aprendizaje y rendimiento académico; tales patrones comportamentales se deben a que están atravesando una etapa dura dentro de su propia etapa evolutiva que es la adolescencia. Estos problemas antes mencionados son difíciles de sobrellevar, ya que en las instituciones educativas el profesor únicamente toma importancia a que estos aprendan el curso, ignorando muchos factores que podrían estar afectando su rendimiento académico en ese mismo momento. Es por tal motivo que se topan con la Ansiedad, donde por fuerza mayor este debe afrontar las exposiciones, exámenes y participaciones orales por él mismo; sin recibir instrucciones de cómo afrontarlo. Es así que por tal motivo esta situación puede tornarse muy perjudicial para el desarrollo personal y emocional del adolescente, manifestando un sinfín de problemas, no solo académicos generado por la ansiedad, sino: sociales, conductuales y usualmente emocionales. De esta forma es que el psicólogo a cargo de cada una de las instituciones educativas haga práctica de los diversos instrumentos psicológicos que posee para poder detectar estos problemas. La ansiedad es un problema que debe ser afrontado no de forma instintiva por el alumno, sino debe de haber una orientación en función al control de esta

problemática. Siendo importante para la vida estudiantil del adolescente. Es por ello que parte el principal interés de conocer:  “Propiedades  Psicométricas   del Inventario de Ansiedad Rasgo – Estado en estudiantes de secundaria del Distrito  de  Florencia  de  Mora” Buscando así un instrumento que pueda poseer necesariamente las bondades psicométricas para la población adolescente de Florencia de Mora, del cual se presenta en siete capítulos. La primera sección, se expone el Planteamiento del Problema, formulación del problema, justificación, antecedentes y los Objetivos. Asimismo en el Marco Referencial, se exponen primero la definición de la Ansiedad según las dos dimensiones, Ansiedad Estado y Ansiedad Rasgo según Spielberger, a su vez lo Fundamentos teóricos según el mencionado autor. Asimismo también el marco conceptual, donde se aprecian las definiciones de los autores del presente trabajo de investigación, precisando de esta manera los conceptos más importantes que han de estar presentes en casi toda la investigación. La segunda sección denominado Marco Metodológico se refiere a las variables, la metodología de estudio, población y muestra, método de investigación, técnicas e instrumentos de recolección de datos y métodos de análisis de datos. La tercera sección, se observan los resultados obtenidos en la investigación, donde se describen las tablas de características de la muestra,


43

estadísticos de fiabilidad de la prueba, validez de constructo y las tablas de baremos.

cada estrato (Palella y Martins, 2006, p.121) el cual se muestra a continuación:

La cuarta sección corresponde a la discusión de resultados. En este se analiza lo hallado en función a los resultados, además se mencionan y evalúan los antecedentes y el marco teórico, realizándose un análisis entre ellos.

Instrumentos y variables Utilizamos para la investigación, el siguiente instrumento: El Nombre del instrumento que se utilizó es el Inventario de Ansiedad RasgoEstado (IDARE), cuyos autores son Charles D. Spielberger y su traducción al español es por Rogelio Díaz-Guerrero, la Aplicación es de tipo Individual o Colectivo, consta de 40 ítems, es aplicable a Adolescentes de 12 a 18 años, no posee límite de tiempo, pero aproximadamente se ejecuta alrededor de 15 a 20 minutos, su finalidad es la evaluación de la ansiedad en sus dos dimensiones, tanto de A-Rasgo como AEstado. El IDARE fue diseñado para ser autoadministrable y puede ser aplicada ya sea individualmente o en grupo. Las instrucciones completas están impresas en el protocolo de ambas escalas tanto la escala de A-Rasgo como la de A-Estado. El valor numérico de la calificación para los reactivos en los cuales las valoraciones altas indican gran ansiedad son los mismos representados por el número que se haya sombreado. Para aquellos reactivos en los cuales una valoración alta indica poca ansiedad el valor numérico de la calificación es inverso. Así pues, el valor numérico de la calificación para las respuestas marcadas 1, 2, 3, ó 4, en el caso de los reactivos inversos, viene a ser de 4, 3, 2 y 1 respectivamente La escala A-Rasgo del IDARE tiene 7 reactivos invertido y 13 reactivos de calificación directa. Los reactivos

En la quinta sección se plantean las conclusiones de la investigación, permitiendo de esta manera tener una visión general de lo planteado en este estudio y se termina formulando algunas recomendaciones. En la sexta sección se hace mención a todas las fuentes de información e informantes que han sido consultadas; así como también los anexos, en los que se presentan el protocolo del instrumento y la carta del consentimiento informado. MATERIAL Y MÉTODOS Tipo y diseño de investigación La investigación es de tipo tecnológica (Sánchez y Reyes, 1996) y de diseño descriptivo (Hernández, Fernández y Baptista, 2006). Participantes Se administraron los cuestionarios a 525 estudiantes de secundaria de los colegios nacionales del distrito de Florencia de Mora. Se utilizó un muestreo estratificado con afijación proporcional donde se subdividió en estratos (diferentes muestras para diferentes grados), y se le asignó una proporción a


44

invertidos de las escalas del IDARE son los siguientes. -

Escala A-Estado: 1, 2, 5, 8, 10, 11, 15, 16, 19 y 20

-

Escala A-Rasgo: 1, 6, 7, 10, 13, 16 y 19

Los coeficientes de confiabilidad alfa son típicamente más altos para la Escala A-Estado cuando se aplica bajo las condiciones de tensión psicológica siendo 0.92 y de 0.94 cuando es aplicada inmediatamente después de ver una película generadora de ansiedad, y de 0.89 cuando fue aplicada siguiendo un periodo breve de entrenamiento de relajación. A-Rasgo es relativamente alta. Los coeficientes de estabilidad para la escala de A-Estado tiende a ser baja como era de anticiparse en medida que ha sido diseñada para ser influenciada por factores situacionales. Por último El IDARE provee medidas operaciones de ansiedad-estado y ansiedad-rasgo tal cual estas locuciones empíricas fueron definidas con anterioridad. En la construcción del IDARE se requirió que los reactivos individuales llenaran los criterios de validez prescritos, para la ansiedadestado y para la ansiedad-rasgo, en cada ua de las etapas del proceso de construcción del inventario a fin de poder ser conservados para la evaluación y validación.

Procedimiento Se realizó en dos ocasiones aplicaciones piloto donde se realizó la adaptación lingüística de diversos ítems que no alcanzaban una correlación alta. La aplicación del instrumento se realizó en el aula de las clases teóricas habituales, en el día y hora acordada con el coordinador de curso. Las secciones que participaron fueron seleccionadas al azar de entre los grados de los colegios nacionales de Florencia de Mora. Antes de la administración de los instrumentos psicológicos se aclaró a los encuestados sobre los criterios básicos de la selección de la muestra así como de las condiciones sobre su participación en la investigación. Los participantes con conocimiento de los fines de estudio y del empleo de la información, firmaron la carta de consentimiento informado y posteriormente, los alumnos empezaron con el llenado de la prueba psicométrica. Análisis de resultados Se utilizó el Alfa de Cronbach como coeficiente de fiabilidad de las escalas de Ansiedad Rasgo estado comprobamos las características de los ítems y variabilidad de la consistencia de las escalas. Asimismo se halló la validez de constructo mediante la correlación ítem test. Se efectúo la prueba de Normalidad de Kolgomorov Smirnov para determinar el tipo de estadístico a utilizar. Para el análisis entre variables se utilizó la prueba de contraste de Kruskall Wallis. Todos los análisis estadísticos se han realizado con el programa estadístico SPSS18.0


45

RESULTADOS En la tabla 1 los resultados mostrados en la tabla 1, evidencian la consistencia interna del instrumento, el cual obtuvo un coeficiente alfa de Cronbach de 0.904 para la escala de Ansiedad Estado, Así

mismo la escala de Ansiedad Rasgo obtuvo una buena confiabilidad de 0.882. Por ello se puede deducir que la prueba alcanza una confiabilidad aceptable (Hernández, et al. 2006).

TABLA 1 Estadísticos de Fiabilidad de las Escalas del Inventario de Ansiedad Estado - Rasgo Ansiedad Estado – Rasgo Ansiedad Estado Ansiedad Rasgo En la Tabla 2 se muestra la correlación Ítem-test como una medida de la discriminación del ítem, de la cual se encontró una adecuada correlación ítem-

Alfa de Cronbach 0.904 0.882

N de elementos 20 20

test corregida en todos los ítems, obteniéndose correlaciones por encima de 0.2 de las escalas de Ansiedad Estado – Rasgo.

TABLA 2 Tabla de Correlación ítem – Test de las Escalas Ansiedad Estado y Rasgo. ANSIEDAD ESTADO ÍTEM r 0,534 Ítem 1 0,498 Ítem 2 0,518 Ítem 3 0,510 Ítem 4 0,563 Ítem 5 0,447 Ítem 6 0,431 Ítem 7 0,473 Ítem 8 0,530 Ítem 9 0,553 Ítem 10 0,634 Ítem 11 0,530 Ítem 12 0,504 Ítem 13 0,592 Ítem 14 0,524 Ítem 15 0,561 Ítem 16 0,510 Ítem 17 0,534 Ítem 18 0,628 Ítem 19 0,661 Ítem 20

ANSIEDAD RASGO ÍTEM r 0,514 Ítem 21 0,346 Ítem 22 0,485 Ítem 23 0,460 Ítem 24 0,486 Ítem 25 0,417 Ítem 26 0,445 Ítem 27 0,554 Ítem 28 0,464 Ítem 29 0,596 Ítem 30 0,407 Ítem 31 0,546 Ítem 32 0,497 Ítem 33 0,465 Ítem 34 0,618 Ítem 35 0,486 Ítem 36 0,489 Ítem 37 0,515 Ítem 38 0,460 Ítem 39 0,542 Ítem 40


46 La tabla 3 se muestra la correlación Ítem-

en

todos

los

ítems,

obteniéndose

test como una medida de la discriminación

correlaciones por encima de 0.2 de las

del ítem, de la cual se encontró una

escalas de Ansiedad Estado – Rasgo.

adecuada correlación ítem-test corregida

TABLA 3. Baremos Percentilares del Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo

PC 99 95 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 1 N Media Mediana Desv. típ. Mínimo Máximo

PUNTAJE DIRECTO ANSIEDAD ANSIEDAD ESTADO RASGO 74 72 63 63 56 57 52 53 49 49 47 47 44 45 43 44 41 42 40 40 39 39 38 38 37 37 36 37 35 36 34 35 33 34 31 33 29 31 28 30 20 23 525 525 40.878 41.789 39 39 10.417 9.842 20 23 74 72

PC 99 95 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 1 N Media Mediana Desv. típ. Mínimo Máximo


47

En la tabla 4 se muestra el Baremo Percentilar masculino, obteniéndose una media de 39.7 en la dimensión de Ansiedad Estado y 40.0 en la dimensión

de Ansiedad rasgo. Asimismo las puntuaciones oscilan con un mínimo de 20 y un máximo de 70 para A- Estado y un mínimo 23 y un máximo 68 para ARasgo.

TABLA 4. Baremos Percentilares del Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo. Varones PC 99 97 95 93 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 7 5 3 1 N Media Mediana Desv. típ. Mínimo Máximo

PUNTAJE DIRECTO Ansiedad Estado Ansiedad Rasgo 70 68 64 64 61 61 58 58 54 54 50 49 48 45 46 44 43 43 41 41 40 40 38 39 37 38 37 37 35 36 35 36 34 35 33 33 32 33 30 32 29 30 28 30 27 29 26 26 20 23 277 277 39.71 40.01 37 38 9.900 9.258 20 23 70 68

PC 99 97 95 93 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 7 5 3 1 N Media Mediana Desv. típ. Mínimo Máximo


48

En la tabla 5 se muestra el Baremo Percentilar Femenino, obteniéndose una media de 42.1 en la dimensión de Ansiedad Estado y 43.8 en la dimensión

de Ansiedad rasgo. Asimismo las puntuaciones oscilan con un mínimo de 23 y un máximo de 74 para A- Estado y un mínimo 25 y un máximo 72 para ARasgo

. TABLA 5. Baremos Percentilares del Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo. Mujeres

PC 99 97 95 93 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 7 5 3 1 N Media Mediana Desv. típ. Mínimo Máximo

PUNTAJE DIRECTO Ansiedad Estado

Ansiedad Rasgo

74 67 66 62 59 54 51 49 45 44 42 41 40 39 38 37 35 34 33 32 30 28 28 27 23 248 42.18 40 10.83 23 74

72 66 64 63 59 57 53 50 48 46 44 43 41 40 39 38 37 36 35 35 33 31 31 29 25 248 43.377 41 10.10 25 72

PC 99 97 95 93 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 7 5 3 1 N Media Mediana Desv. típ. Mínimo Máximo


49

DISCUSIÓN En este capítulo se discutirán los principales resultados respecto al proceso de validación del Inventario de Ansiedad Estado – Rasgo en una muestra de la población escolar de Florencia de Mora de la ciudad de La Libertad. El inventario de Ansiedad Estado Rasgo (IDARE) se presenta como un instrumento construido, en su origen, por Charles D. Spielberger (1970), el cual presenta 40 ítems con un tipo de respuesta Escala Likert. Posteriormente, se realizaron investigaciones en con estudiantes universitarios (Hodges, 1967; Gorsuch, 1969 y Sachs, 1969), Bachilleres (Hall, 1969; Taylor, Wheeler y Altman, 1968) y pacientes hospitalizados (Graham, 1969; Edwards, 1969 y Swarts & Herron, 1961), generando así una escala con ítems directos. La importancia de estudiar la ansiedad se debe a detectar dicho estado emocional por medio de las diversas sintomatologías que describe el autor. Ello debido a que un alto nivel de ansiedad se asocia con sentimientos de tensión y de aprensión subjetiva por un aumento de la actividad del sistema nervioso (Spielberger, 1970). En contraste con una persona con un bajo nivel de ansiedad, favorecido por sentimientos de seguridad y autoestima (Lazarus, 1966). Por tal motivo, el objetivo principal de este estudio, entonces, es analizar las características psicométricas del

Inventario de Ansiedad Estado - Rasgo, creado por Spielberger en 1970. Tomando en cuenta el proceso de adaptación lingüística, encontramos que, a pesar de que la prueba original está construida con un lenguaje sencillo para que pueda ser entendida por niveles muy básicos de escolaridad, las particularidades lingüísticas de la población estudiada hicieron necesaria esta adaptación. Para ello se ejecutó una aplicación piloto constituida por 30 participantes, donde por medio del análisis de ítems se efectuaron cambios en los ítems con la finalidad de facilitar la lectura y la comprensión en los alumnos. De esta manera, se realizaron ligeras modificaciones a los enunciados, tratando de que ellas no alteren el sentido original de los mismos. En primer lugar, se modificaron las palabras o frases de uso poco frecuente en la zona. Así por ejemplo las palabras: Contrariado, excitado, aturdido, sosegado, ansioso, melancólico y   “a   punto   de   explotar”;;   fueron cambiadas por respuestas, desilusionado, desesperado, confundido, sereno,   angustiado,   triste   y   “a   punto   de   estallar”.   Las frases como por ejemplo: “Pierdo   oportunidades   por   no   poder   decidirme   rápidamente”;;   se   cambiaron   por   frases   como:   “Pierdo   oportunidades   por mi falta de decisión”. En la segunda aplicación piloto del inventario, se corroboraron la mayoría de los cambios dispuestos y se propusieron nuevos cambios que permitieron mejorar el inventario definitivo.


50

Es así que a partir de los cambios realizados en base a la experiencia de la administración de las pruebas, así como los resultados de la prueba a nivel de validez y confiabilidad, se puede concluir que los cambios ejecutados han cumplido su objetivo. Por ende la prueba de Ansiedad elaborada es un instrumento comprensible para los alumnos de secundaria del Distrito de Florencia de Mora. Con respecto a la confiabilidad del instrumento, se halló una consistencia interna elevada donde se obtuvo 0.904 en la escala de Ansiedad Estado y 0.882 en la escala de Ansiedad Rasgo, lo cual indica que los resultados obtenidos son consistentes y no se deben al azar. Ya que en investigaciones anteriores se ha evaluado la confiabilidad del instrumento con el mismo estadístico, tales como las de Vera y otros (2007) que obtuvo una confiabilidad estimada de 0.92 para Ansiedad Estado y 0.87 para Ansiedad Rasgo; y Guillén & Buela (2011) quienes consiguieron coeficientes de confiabilidad aceptables valorada en 0.90 para Ansiedad Estado y 0.94 para Ansiedad Rasgo. A su vez la confiabilidad alcanzada en esta investigación alcanza resultados similares a los antes descritos, por lo que se puede afirmar que el instrumento está midiendo de manera consistente. Estos resultados nos permiten entender mejor el comportamiento de las dimensiones que componen el Inventario de Ansiedad Estado - Rasgo y el buen grado de funcionamiento que ha demostrado la prueba específicamente en la población de Florencia de Mora.

Dentro de los resultados, se puede observar la existencia de adecuados índices de correlación ítem – test en la totalidad de los ítems, alcanzando una puntuación mayor a 0.2 (Klein, citado por Tapia & Luna 2010). Por ende se deduce que los ítems miden la variable que debe medir. De esta manera, los valores obtenidos oscilan para Ansiedad Estado entre .431 y .661, a su vez la Escala de Ansiedad Rasgo alcanzó valores entre 0.346 y 0.618 lo que significa que todos los ítems considerados miden la misma variable y por tanto son válidos, logrando medir, así, la Ansiedad Estado – Rasgo. En base a todos los resultados obtenidos, convino realizar baremos percentilares, asignando a cada posible puntuación directa un valor que indicaría el porcentaje de sujetos del grupo normativo que obtienen puntuaciones iguales o inferiores a las correspondientes directas. Generando tablas de baremos percentilares generales, es decir, de la muestra completa. Para la elaboración de los baremos en función a las variables de control, se requirió la ejecución de un análisis diferencial, en donde en función a la variable edad, se encontró que no había diferencias significativas en los análisis de año a año. Sin embargo, En lo referente a las diferencias de los puntajes de con la variable sexo, las mujeres obtienen un mayor promedio que los varones. Existiendo así diferencias significativas, por lo que se puede afirmar que existe diferente sintomatología ansiosa tanto entre


51

varones y mujeres, en lo que respecta a ambas escalas. En la Escala Estado se encontró diferencias significativas (p=0.006) y en la Escala Rasgo se halló diferencias significativas (p=0.000) en función a la variable sexo. Por ende la elaboración de tablas de baremos percentilares por género. Es así que basándonos en lo anteriormente expuesto, la investigación colaboraría a tener un sustento tangible con el cual respaldar si un estudiante universitario necesitaría ayuda psicológica o intervención terapéutica en función a la Ansiedad tanto Estado como Rasgo. Además, poder comprobar en qué medida podríamos preparar a un sujeto, con características parecidas a nuestra muestra, a enfrentarse a una situación, literalmente, de ansiedad, como puede ser una exposición, participación oral o conversación social y con ello brindarle una mejor calidad de vida y un mejor rendimiento escolar. Todo ello, nos abre más puertas, en cuando a la investigación psicométrica de Inventario de Ansiedad Estado Rasgo, en otros ámbitos, circunstancias y poblaciones, con el fin de brindar un alcance especializado en el abordaje de escolares que experimenten la ansiedad en estas dos formas. Finalmente, consideramos que este instrumento ayudará a la prevención de dificultades de la ansiedad, donde actualmente, se conocen cada vez más problemas emocionales en adolescentes y el efecto que causan en ellos. Por lo tanto, está siendo indispensable que se intervenga pronto, con el apoyo

de pruebas, para llevar a cabo un adecuado trabajo de intervención. Dado que el rol del psicólogo gira en torno al planeamiento de un tratamiento con el fin de ayudar a las personas, en este caso a estudiantes de secundaria, a controlar sus niveles de ansiedad y así poder potenciar, de alguna manera, el buen desarrollo del adolescente. Por lo tanto, el Inventario de Ansiedad Estado Rasgo ha demostrado ser confiable y tener ciertos indicadores de validez en esta muestra, lo cual permitirá al psicólogo acercarse poseer un adecuado entendimiento de la dinámica, posibilitándose la creación de una estrategia terapéutica pertinente, bien enfocada, para el beneficio del adolescente en su futuro profesional y crecimiento personal.

CONCLUSIONES La adaptación lingüística del Inventario de Ansiedad Estado Rasgo permitió desarrollar una versión más entendible para esta población con una equivalencia conceptual y semántica; demostrando su utilidad para futuras investigaciones, mantiene una buena confiabilidad, estabilidad y capacidad de respuesta. Los resultados han demostrado tener una confiabilidad elevada, debido a su consistencia interna a la que fue sometida dicho estudio, alcanzando un Alpha de Cronbach de 0.904 en la escala de Ansiedad Estado y 0.882 en la escala de Ansiedad Rasgo. Con respecto a la validez de constructo Los coeficientes de


52

correlación ítem-test fueron adecuados en todos los ítems de la prueba, donde alcanzaron una correlación superior a 0.2 En relación a las diferencias, la variable edad, se encontró que no había diferencias significativas en los análisis de año a año. En lo que respecta a la variable sexo se hallaron diferencias significativas, por ello se elaboraron Baremos percentilares y Puntuaciones T respecto a dicha variable. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Ayora, A. (1993). Ansiedad en situaciones de evaluación o examen, en estudiantes secundarios de la cidudad e Loja (Ecuador). Revista Latinoamericana de Psicología, Vol. 25, número 003. Bueche, F. (1997). Los Principios de la Física. EEUU - New York: McGraw-Hill. Cannon, W. B. (1929). Físicamente cambios de dolor, hambre, miedo y rabia. EEUU - New York: Appleton. Cano Vindel, A., & Miguel-Tobal, J. (2001). Emociones y Salud. Ansiedad y Estrés, pp. 111-121. Castrillon, D., & Borrero, P. (2005). Validación del Inventario de Ansiedad Estado-Rasgo (STAIC) en niños escolarizados entre los 8 y

15 años. Acta Colombiana de Psicología, 13, 79,90, 05. Darwin, C. (1965). Expresión de emociones en hombres y animales. EEUU - Chicago: Prees. Edwards, K. R. (1969). Cambios psicológicos asociados con embarazo y complicaciones obstétricas. EEUU Florida: Unpublished doctoral dissertation. Freud, S. (1926/1984). Inhibición, Síntoma y Angustia, en obras completas. España Madrid: Biblioteca Nueva. Freud, S. (1936). El Problema de Ansiedad. México: W.W. Norton. Glass, D. C., & Singer, J. E. (1972). Estrés Urbano: Experimentos sobre ruidos y estresores sociales. EEUU New York: Academic Press. Gorsuch, R. L. (1969). Cambios de ansiedad de rasgo como una función de los estados recientes de ansiedad. EEUU: Unpublished manuscript. Graham. (1969). Los efectos de dos tipos de entrevista sobre la ansiedad estatal de pacientes recién admitidos esquizofrénicos. EEUU Florida: Unpublished manuscript. Guillen, A., & Buela, G. (2011). Actualización Psicométrica y


53

funcionamiento diferencial de los ítems en el Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado (IDARE). Psicothema, Vol. 23, Nº3, pp. 510-515. Hall, B. (1969). Ansiedad, tensión, dificultad de tarea y logro en la vía de instrucción programada. EEUU - Florida: Unpublished Doctoral dissertation. Hodges, W. F. (1967). Los efectos de los sucesos, amenaza de choque y fracaso sobre ansiedad. EEUU - Florida: Ann Arbor. Hernández, R., Fernández, C., & Baptista, P. (2006). Metodología de la Investigación (Tercera Edición). México D. F.: McGraw-Hill Interamericana. Lazarus, R. S. (1966). Ansiedad psicológica y el proceso de adaptación. México: McGraw-Hill. Ministerio de Salud. (12 de Mayo de 2001). Cuadros estadísticos. Subprograma Nacional de Salud Mental Dirección General de las Personas. Obtenido de http://bvs.minsa.gob.pe/local /PROMOCION/153_lineams m.pdf Ministerio de Salud. (18 de Diciemre de 2009). manifiesta que la ansiedad puede manifestarse en niños y adolescentes. Obtenido de

http://www.minsa.gob.pe/po rtada/prensa/notas_auxiliar.a sp?nota=8311 Ontiveros, M., & López, J. (2010). Relación entre la adaptación psicosocial al Embarazo y la Ansiedad estado en mujeres primigestas de bajo riesgo obstétrico. Bol Clin Hosp Infant Edo Son, 27(2):92-98. Quintana, A. (1998). Estrés y Afrontamiento del Estrés frente al examen en Educación Superior: ¿Un estilo o un proceso? Perú. Revista de Investigación en Psicología, Vol. 1, Nº 2. Rank, O. (1952). El trauma de Nacimiento. EEUU - New York: Robert Brunner. Riveros, M., Hernández, H., & Rivera, J. (2007). Niveles de Depresión y Ansiedad en Estudiantes Universitarios de Lima Metropolitana. Revista de Investigación en Psicología, Vol. 10, Nº1. Rojas, K. E. (2010). Validación del Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado en padres con un hijo en Terapia intensiva. Revista Med. Instituto Seguro Social, 48 (5): 491 496. Ruiz, A. L., Grau, J., Fumero, A., Vizcaíno, M. d., Martín, M., & Prado, F. (2003). Validación del Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado para Niños adolescentes Cubanos.


54

Psicología y Salud, Vol. 13, Num. 2: 203-214. Sachs, D. A. (1969). La relación entre ansiedad estado y ansiedad rasgo y la percepción de figuras integradas y modelo paternos. México: Unpublished manuscript. Sánchez, C., & Reyes, C. (2006). Metodología y Diseños en Investigación Científica. Lima Perú: Visión Universitaria. Sikes, S. M. (1978). Relación de la Ansiedad y la lectura en niños de 1er grado de primaria. Unpublished Mast`s Thesis, University . Sleye, H. (1956). El estrés en la vida (Edición revisada). EEUU New York: McGraw-Hill. Spielberger, C. (1966). Tensión y Ansiedad. México: Harper & Row latinoamericana S. A. de C. V. . Spielberger, C. (1972). Ansiedad como un estado emocional. México: tendencias corrientes en la teoría e investigación.

Spielberger, C., & Diaz-Guerrero, R. (1970). Inventario de Ansiedad Rasgo-Estado (IDARE). USA: Consulting Psychologists Press. Inc. Tapia, V. & Luna, J. (2 010). Validación de una prueba e habilidades de pensamiento para alumnos de cuarto y quinto año de secundaria y primer año de universidad. Revista de investigación en psicología, 13 (2), 17 – 59. Taylor, D. A., Wheeler, L., & Altman, I. (1968). Reacciones de tensión en grupos socialmente aislados. Journal of Personality and Social Psychology , 9, 369-376. Vera, P., Atenas, K., Córdoba, N., & Buela, G. (2007). Análisis Preliminar y Datos Normativos del Cuestionario de Ansiedad Estado-Rasgo en Adolescentes y Adultos de la Ciudad de Santiago de Chile. Revista Terapia Psicológica, Vol. 25, Nº2, 155-162.


55

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DE LA ESCALA MULTIDIMENSIONAL DE ASERTIVIDAD (EMA) EN ESTUDIANTES DE LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA SANTA ROSA DE TRUJILLO. Leidy Mariana Caballero Esquivel* Universidad César Vallejo RESUMEN El presente estudio tuvo como objetivo determinar las propiedades psicométricas de la Escala Multidimensional de Asertividad (EMA) de Flórez y Díaz Loving en adolescentes de la Institución Educativa Santa Rosa de Trujillo. La muestra empleada estuvo constituida por 310 alumnas de 4to y 5to grado del nivel secundario. Los resultados obtenidos de EMA fueron sometidos a un análisis estadístico encontrando que el test es válido y confiable. Para determinar la validez de constructo se hizo por medio del análisis ítem - test, en el cual se obtuvieron puntajes mayores a 0.20 y en el análisis factorial realizado obtuvo un valor alto en la prueba KMO=0.85 lo cual indica la existencia de muchas correlaciones altamente significativas entre los factores, esto produce la composición de las tres dimensiones planteadas por los autores de la prueba. La confiabilidad se determinó por medio del análisis de Alfha de Cronbach, obteniendo resultados, en las dimensiones de no asertividad y asertividad indirecta [0.80 - 0.85>, una buena confiabilidad y en el caso de la dimensión de Asertividad, una confiabilidad [0.75 - 0.80> una confiabilidad muy respetable. Por otro lado se desarrolló un baremo general, ya que no existía diferencia entre edades ni grados. Finalmente se concluyó que la escala de Multidimensional de EMA permite una buena replicabilidad del instrumento. Palabras claves: Asertividad, Validez, confiabilidad y estudiantes.

PSYCHOMETRIC PROPERTIES MULTIDIMENSIONAL SCALE ASSERTIVENESS (MEA) IN STUDENTS THE COLLEGE SANTA ROSA FROM TRUJILLO. ABSTRAC .The present study aimed to determine the psychometric properties of the Multidimensional Scale of Assertiveness (EMA) and Diaz Loving Florez in adolescents of School Santa Rosa de Trujillo. Her sample consisted of 310 students of 4th and 5th grade secondary level. EMA results obtained were subjected to statistical analysis to find that the test is valid and reliable. To determine construct's validity is made by analyzing item - test, in which higher scores were obtained at 0.20 and the factor analysis obtained a high value on the test KMO = 0.85 which indicates the existence of many high correlations significant among the factors that produce the composition of the threedimensional raised by the authors of the test. Reliability was determined through Cronbach Alfha analysis, getting results, not the dimensions of assertiveness and assertiveness indirect [0.80 to 0.85>, good reliability, and in the case of the dimension of Assertiveness, reliability [0.75 to 0.80 > very respectable reliability. Furthermore we developed a general scale, since there was no difference between ages degrees. Finally it was concluded that the EMA Multidimensional scale allows good reproducibility of the instrument. Keywords: Assertiveness, Validity, reliability and students

*Alumna de XI Ciclo Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo. Tesis para Licenciatura.

mce_estrellita@hotmail.com

Correspondencia:


56

Las personas son seres sociales y la mayor parte de su tiempo se encuentra interactuando con los demás. El poseer buenas habilidades sociales, determina en gran medida facilitar o entorpecer la calidad y la satisfacción que se tiene en la vida (Díaz, 1999). Para Flores y Díaz - Loving ( 2002 – 2004 ) consideran la asertividad como una habilidad social que permite expresar los pensamientos, sentimientos, aceptar las críticas, dar y recibir cumplidos, iniciar conversaciones y defender los derechos de cada uno, de manera directa, honesta y oportuna respetándose a sí mismo y a los demás . En nuestra actualidad necesitamos personas capaces de relacionarse satisfactoriamente con otras personas como: actuar competentemente, afrontar las demandas, los retos y las dificultades de   la   vida”,   pudiendo   así   lograr un bienestar personal y colectivo, y vivir una vida más satisfactoria. Para lograr todo esto es necesario la asertividad. El interés por realizar la presente investigación parte de este hecho, de conocer las propiedades psicométricas de la Escala multidimensional de EMA, en una muestra de 310 adolescentes de 15 a 17 años de edad del distrito de Trujillo, para determinar los baremos según nuestra población se tuvo que realizar un análisis estadístico para obtener una herramienta que permita evaluar la asertividad de acuerdo a nuestra población, en este caso adolescentes.

Este instrumento estará acorde a nuestra realidad y además será útil para el campo de la investigación, evaluación y tratamiento, contribuyendo al trabajo psicológico. La presente investigación ofrece un nuevo instrumento dirigido a la población adolescente, para evaluar la asertividad. Este instrumento se distribuyó de la siguiente manera:

ANTECEDENTES Mirta Margarita Flores Galaz y Rolando Díaz-Loving (2002- 2004) realizaron un estudio en Mérida, México y la ciudad de Cuba, con 426 estudiantes universitarios los cuales fueron seleccionados mediante un muestreo no probabilístico, de los cuales el 50.5% (215) fueron de la ciudad de Mérida, México y el 49.5% (211) de la ciudad de la Habana - Cuba. Los resultados muestran diferencias significativas en los tres factores de EMA entre los estudiantes de México y Cuba, aunque hay resultados similares en sus respuestas. Además los investigadores concluyen que EMA ha sido un instrumento válido y confiable para la investigación específica que se desarrolló, pero recomiendan que sea necesario continuar trabajando con este instrumento, en diversas culturas para verificar su replicabilidad. León et al. (2009), en la investigación titulada “Asertividad   y   autoestima   en   estudiantes del primer semestre de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad   Pública   de   Santa   Marta”   (Colombia), cuya investigación


57

correlacional, tuvo como objetivo establecer el grado de asociación que existe entre el nivel de asertividad y autoestima que presentan los estudiantes de primer semestre, utilizando el diseño correlacional de Pearson con 200 estudiantes como población y 153 como muestra; el instrumento que se utilizó fue la Escala Multidimensional de Asertividad (EMA) y la Escala de Autoestima de Resenberg (RSES), cuyos resultados arrojaron fuerte evidencia de la validez y confiabilidad de estos instrumentos en la medida que se alcanzó establecer una relación entre las variables Autoestima y Asertividad, la cual es positiva directamente proporcional, es decir, a mayor nivel de autoestima, mayor nivel de asertividad. Monje et al (2009) en la investigación de diseño cuasi-experimental, titulada “Influencia de   los   estilos   de   comunicación asertiva de los docentes en   el   aprendizaje   escolar”,   realizada   en   Nieva (Colombia), su objetivo fue determinar la influencia de la comunicación asertiva de los docentes en el aprendizaje de los estudiantes, trabajando con una población de 42 docentes, y una muestra de 24 docentes, el instrumento fue la Escala Multidimensional de Asertividad (EMA), la misma que evidenció su validez y confiabilidad al ser reconocida por   los   autores   como   “un   instrumento   que muestra gran veracidad para el reconocimiento de pautas que se desean en   actores   socialmente   determinados”.   Asimismo, los autores concuerdan – en cuanto a la EMA – “que   su   uso   y   práctica profesional son ideales para el trabajo clínico de diagnósticos así como

para guía en la intervención terapéutica y la  evaluación  de  los  efectos”.   Flores y Padilla (2009), en su investigación   denominada   “Hombres   y   mujeres asertivos o no asertivos: Un estudio comparativo en estudiantes Españoles   y   mexicanos”,   en   la   que   intervinieron 599 estudiantes de la Universidad Autónoma de Yucatán, de los cuales el 53.7% (317) fueron hombres y el 46.3% (273) mujeres, con una edad promedio de 19.57 años y 588 de la Universidad de Granada, 25% (146) hombres y 75% (438) mujeres con una edad promedio de 21.09 años, todos seleccionados mediante un muestreo no probabilístico de diferentes facultades. Se les administró la Escala Multidimensional de Asertividad (EMA) (Flores y Díaz-Loving, 2004), que mide tres dimensiones: Asertividad (Alpha = 0.80), No asertividad (Alpha = 0.85) y Asertividad Indirecta (Alpha = 0.86). MÉTODO La presente investigación es de naturaleza psicométrica, correspondiente al tipo tecnológica puesto que Sánchez y Reyes (2006) refieren que un estudio es tecnológico en la medida en que aporta a la ciencia con instrumentos, métodos o programas que serán válidos para posteriores investigaciones. Los datos generados poseerán los estándares de validez, confiabilidad y las conclusiones derivadas contribuirán a la generación de conocimiento. La población de estudio está conformada por 343 estudiantes de 15 a 17 años de nivel secundaria de la Institución Educativa Santa Rosa de Trujillo.


58

Para determinar el tamaño de la muestra se asumió una confianza del 98 % (Z=2.32), un error de muestreo de 2 .0% y una varianza máxima (PQ=0.25) para asegurar un tamaño de muestra lo suficientemente grande con respecto al tamaño de la población objetivo (N=343 alumnas). Por tanto la muestra estuvo conformada por 310 estudiantes de la

I.E Santa Rosa de Trujillo, que cumplan con los criterios de inclusión. También se realizó un muestreo estratificado. Así tenemos: RESULTADOS 3.1. Resultado del Análisis de los Ítems de la Escala Multidimensional de Asertividad

TABLA 1: Análisis de los ítems de la Escala Multidimensional de Asertividad Ítem AI4 AI16 AI18 AI20 AI23 AI24 AI25 AI28 AI29 AI32 AI35 AI36 AI37 AI40 AI44

ritc 0.23 0.40 0.31 0.46 0.47 0.62 0.45 0.52 0.49 0.51 0.44 0.57 0.53 0.50 0.61

Alfa sin el ítem 0.85 0.84 0.84 0.84 0.84 0.83 0.84 0.83 0.83 0.83 0.84 0.83 0.83 0.83 0.83

Ítem NA2 NA3 NA5 NA6 NA9 NA10 NA13 NA30 NA31 NA34 NA39 NA41 NA42 NA43 NA45

ritc 0.56 0.55 0.43 0.47 0.56 0.62 0.43 0.29 0.57 0.47 0.49 0.30 0.46 0.47 0.36

Alfa sin el ítem 0.83 0.83 0.83 0.83 0.82 0.82 0.83 0.84 0.82 0.83 0.83 0.84 0.83 0.83 0.84

Ítem A1 A7 A8 A11 A12 A14 A15 A17 A19 A21 A22 A26 A27 A33 A38

ritc 0.38 0.29 0.22 0.31 0.38 0.46 0.34 0.47 0.32 0.34 0.40 0.40 0.36 0.40 0.45

Alfa sin el ítem 0.75 0.76 0.77 0.76 0.75 0.74 0.76 0.74 0.76 0.76 0.75 0.75 0.75 0.75 0.74

Los resultados de la tabla muestran que las tres escalas tienen índices de homogeneidad según Elosua Oliden & Bully Garay (2012) porque sus ritc, son superiores a 0.20 y tienen valores de alfa de Cronbach según Vellis (1991) es respetable [0.70 - 0.75>, corroborando así la homogeneidad de los ítems y su aporte a la consistencia interna del EMA.


59

3.2 Resultados de la Validez de Constructo de la Escala Multidimensional de Asertividad

TABLA 2: Estructura factorial de primer orden de la Escala Multidimensional de Asertividad (factores 1-4).

Factor 1er orden

Ă?tem

NA1 NA1 NA1 NA1 NA1 NA1 NA1 AI2 AI2 AI2 AI2 AI2 A3 A3 A3 A3 A3 AI4 AI4 AI4 AI4 AI4 AI4

NA10 NA5 NA3 NA2 NA6 NA42 NA43 AI28 AI29 AI23 AI36 AI44 A33 A22 A38 A1 A17 AI16 AI18 AI20 AI24 AI25 AI4

NA1 0.71 0.68 0.66 0.61 0.54 0.52 0.27

Factor de 1er orden AI2 A3

AI4

0.83 0.77 0.76 0.52 0.50 0.76 0.67 0.59 0.57 0.55 0.66 0.63 0.63 0.61 0.57 0.52

h2 0.64 0.57 0.64 0.54 0.56 0.68 0.63 0.75 0.69 0.70 0.65 0.59 0.62 0.54 0.58 0.51 0.58 0.63 0.63 0.65 0.58 0.49 0.52


60 TABLA 3: Estructura factorial de primer orden de la Escala Multidimensional de Asertividad (factores 6-13). Factor 1er orden NA5 NA5 NA5 NA5 A6 A6 AI7 AI7 AI7 AI7 NA8 NA8 A9 A9 A10 A10 A10 NA11 NA11 A12 A12 A13

Ítem NA13 NA31 NA45 NA9 A12 A27 AI35 AI32 AI40 AI37 NA34 NA39 A11 A14 A8 A15 A7 NA30 NA41 A19 A21 A26

NA5 A6 AI7 0.73 0.66 0.65 0.56 0.67 0.62 0.75 0.59 0.49 0.39

Factor de 1er orden NA8 A9 A10 NA11

A12

A13

0.66 0.65 0.79 0.56 0.79 0.61 0.72 0.48 0.29 0.79 0.43 0.67

h2 0.63 0.62 0.54 0.55 0.61 0.54 0.65 0.64 0.62 0.59 0.63 0.65 0.71 0.64 0.69 0.50 0.65 0.55 0.67 0.74 0.62 0.63

En el Análisis Factorial de primer orden mostrado en las tablas 2 y 3 se obtuvo un valor alto en la prueba KMO=0.842 según (George y Mallery, 1995) lo cual indica la existencia de muchas correlaciones altamente significativas entre los ítems y un valor altamente significativo de la Prueba de esfericidad de Bartlett que indica que todos los ítems siguen una distribución normal múltiple (Ver Anexos). Estos resultados indican que es pertinente realizar el Análisis Factorial, en el cual a través del método de extracción por componentes principales con rotación ortogonal y normalización de Káiser se hallaron cargas factoriales altas para cada factor, determinando así que los trece factores (tablas 2 y 3) con valores propios mayores o iguales a uno, que explican el 51.75% de la varianza total acumulada. Estos trece factores de primer orden presentan una estructura fraccionada de las dimensiones de la escala por lo cual se creyó conveniente la aplicación de un análisis factorial de segundo orden, hallándose los siguientes resultado:


61

TABLA 4: Estructura Factorial de Segundo Orden de la Escala Multidimensional de Asertividad

F. 1er orden

NA 0.77 0.74 0.72 0.40

Factor de 2do orden A

NA5 NA1 NA8 NA11 A9 A3 A12 A10 A13 A6 AI4 AI7 AI2 % Var 32.32 Medida de Kaiser – Meyer - Olkin. Prueba de esfericidad de Bartlett

AIN

0.68 0.59 0.58 0.56 0.54 0.50

9.10

0.79 0.73 0.71 8.60 KMO X2 gl Sig.

Comunalidades h2 0.61 0.67 0.60 0.18 0.54 0.47 0.37 0.38 0.33 0.43 0.64 0.67 0.61 50.02 0.85 944.13 78 0.000**

**p<.01 En el Análisis Factorial de segundo orden mostrado en la tabla 4 se obtuvo un valor alto en la prueba KMO=0.85 lo cual indica la existencia de muchas correlaciones altamente significativas entre los factores de primer orden y un valor altamente significativo de la prueba de esfericidad de Bartlett que indica que todos los factores de primer orden siguen una distribución normal múltiple. Estos resultados indican que es pertinente realizar el Análisis Factorial de segundo orden, el cual se realizó a través del método de extracción por componentes principales con rotación ortogonal ( Varimax ) el cual permite minimizar el número de variables que tienen saturaciones altas en cada factor. (Morales 2011) y normalización de Káiser se hallaron cargas factoriales altas para cada factor, confirmándose la estructura con las tres dimensiones propuestas originalmente y que cumplen con los criterios de parsimonia e interpretabilidad.


62

3.3

Resultados de la Confiabilidad de la Escala Multidimensional de Asertividad

TABLA 5: Estadísticos de Confiabilidad de la Escala Multidimensional de Asertividad Escala AI NA A

Alfa de Cronbach 0.84 0.84 0.77

Ítems

Media

DE

EEM

15 15 15

38.15 38.05 56.49

9.25 9.23 7.03

3.65 3.69 3.41

Los resultados mostrados en la tabla 5, evidencian la consistencia interna de la Escala Multidimensional de Asertividad (EMA), donde se aprecia en las dimensiones de asertividad indirecta y no asertividad una buena confiabilidad [0.80 - 0.85>, y una confiabilidad muy respetable [0.75 - 0.80> en el caso de la dimensión de Asertividad, con una desviación estándar mayor que el error estándar de estimación indicando que la consistencia interna es aceptable para esta dimensión, corroborando la consistencia interna de dicha escala multimensional, según George y Mallerry 1995 , citado por Pinto (2008 ).


63 3.4 Normas tipo  “T”  de  la  Escala  Multidimensional  de  Asertividad TABLA 6 Normas  generales  tipo  “T”  de  la  Escala  Multidimensional  de  Asertividad PD 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 Asertividad Indirecta No asertividad Asertividad

AI 25 26 27 28 29 30 31 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 N 310 310 310

Puntuación T NA A 25 26 27 28 29 30 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 45 17 46 18 47 19 48 21 49 22 50 24 51 25 52 27 53 28 54 29 55 31 56 32 58 34 Media Mediana 38.15 38 38.05 56.49

37 57

PD

AI 57 58 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 73 74 75 76 77 78

Puntuación T NA 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 71 72 73 74

45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 Moda 38

DE 9.25

Mín 15.00

A 34 35 37 38 39 41 42 44 45 46 48 49 51 52 54 55 56 58 59 61 62 64 65 66 68 69 71 72 73 75 76 Máx 64

45 56

9.23 7.03

15.00 33.00

60 75


64 DISCUSIÓN En esta investigación se muestran los

Para establecer la validez de constructo se

resultados obtenidos de la evaluación de las

utilizó el análisis factorial, cuyo objetivo es

propiedades psicométricas

de la escala

determinar cuáles son los factores que

multidimensional de asertividad (EMA), en

podrían explicar las relaciones observadas

estudiantes de la Institución Educativa

entre las puntuaciones obtenidas

Santa Rosa de Trujillo.

participantes

en

la

escala

de los aplicada

(Coolican, 1994). Antes de aplicar el Estos resultados han permitido fundamentar

análisis se comprobó las condiciones para

la validez y confiabilidad del instrumento

su correcta aplicación, el cual se realizó a

acorde a nuestra realidad.

través del índice de Kaiser Meyer Olkin (KMO), el cual obtuvo un valor de 0.84,

Este proceso de validación se inició con un

significando

una

adecuación

estudio piloto, el cual estuvo conformado

buena (George y Mallery , 1995 )

muestral

por 34 alumnas del 4to y 5to grado de secundaria de la Institución Educativa Santa

En la medida de KMO se obtuvo puntajes

Rosa de Trujillo. Esta prueba piloto

altos lo cual significa que, satisficieron los

consistió en aplicar el test de EMA en las

criterios para realizar y continuar con el

alumnas, con la finalidad de saber si las

análisis factorial.

adolescentes entendían los ítems

y el marcado

las indicaciones, de la hoja de

Al realizar el Análisis Factorial se dividió

respuesta, denotando que los ítems del test

en un primer y segundo orden. En el primer

son entendibles y las instrucciones como el

orden obtuvo en su muestra un valor alto

marcado de la hoja de respuesta eran

en la prueba KMO = 0.842 (TABLAS 2 y

entendibles.

3), lo cual indica la existencia de muchas correlaciones altamente significativas entre

Luego de haber obtenido la legibilidad de

los ítem.

los ítems se aplicó la evaluación en una muestra de 310 estudiantes de 4to y 5to

En el segundo orden se realizó la extracción

grado de nivel secundario ( TABLA 1).

de los factores y se probó con el método de rotación ortogonal

( Varimax ), el cual

Los resultados del análisis psicométrico del

permite minimizar el número de variables

test de EMA , demostraron en general

que

validez de constructo, esto significa que el

factor. Por tanto, se trata de un recurso para

test mide el rasgo que realmente pretende

simplificar el análisis de la matriz y

medir ( Abad , Garrido , Ponsoda y Olea

hacerla más fácil de interpretar (Morales

2006 ).

2011).

tienen

saturaciones

altas en cada


65 varianza, saturando los ítems: 2; 3; 5; 6; 9; Con este método se realizó el análisis de

10; 13; 30; 31; 34; 39; 41; 42; 43; 45,

componentes principales, obteniendo así

finalmente se saturan los ítems: 1; 7; 8; 11;

las 3 dimensiones con un total de varianza

12; 14; 15; 17; 19; 21; 22; 26; 27; 33; 38, y

de 51.75 % que se considera satisfactorio

explica el 9.10% de la varianza para la

( TABLA 5 ).

dimensión Asertividad .

Una vez

Por otro lado, se determinó la confiabilidad

establecida la idoneidad del

análisis factorial, se sometió los datos a la

mediante

el

análisis

de

consistencia

prueba de esfericidad de Bartlett, que

interna, con el método

reportó un valor de 0.000, lo que significa

Cronbach

que se confirma la presencia de correlación

refiere que es considerado como una de las

entre los ítems.

mejores medidas de homogeneidad de un

de

Alfa de

porque según Alarcón (1991)

test. La confiabilidad referida al grado en Estos análisis exploratorios de los datos

que su aplicación repetida al mismo sujeto

tienen como objetivo comprobar, clarificar

u

e identificar los aspectos que subyacen a

(Hernández, Fernández Baptista, 2010).

objeto

produce

resultado

iguales

una serie de variables o ítems que definen para cada factor y cómo estos factores están

Para la investigación, se obtuvo en la

relacionados entre sí (Morales 2011).

dimensión de asertividad indirecta y no asertividad

En la (TABLA 4) se encuentran

con

0.84

una

buena

las

confiabilidad y finalmente para dimensión

saturaciones de los ítems en las 3

de asertividad se obtuvo un alfa de 0.77,

dimensiones: Asertividad Indirecta, No

una confiabilidad respetable, según [George

asertividad y Asertividad. Los valores de

y Mallerry (1995) , citado por Pinto (2008

cada ítem aparecen según su aporte, en cada

).

uno de las dimensiones extraídas. Se demuestra sólidamente la estructura teórica

Luego

de la escala, así como la inclusión de los

confiabilidad y la validez del instrumento

ítems redactados en cada uno de los

se procedió a realizar una comparación

componentes

Asertividad

entre la edad y el grado de instrucción con

Indirecta, que satura los ítems: 4; 16; 18;

el fin de determinar si existen diferencias

20; 23;24; 25; 28; 29; 32 ; 35; 36; 37; 40;

en los puntajes promedio. Según la Prueba

44: siendo esta dimensión la que tiene

U de Mann Whitney y la Prueba H de

menor porcentaje de la varianza explicada

Kruskal Walis evidencia que no identifican

con un 8.60 %: para la dimensión No

diferencia significativa. Esto quiere decir

definidos:

Asertividad explica un 32.32 % de la

de

haber

determinado

la


66 que se construirá un solo baremo general

En las propiedades psicométricas se encontró la validez de constructo a través del análisis factorial donde se hallaron cargas factoriales altas para cada factor, confirmándose la estructura con las tres dimensiones propuestas originalmente y que cumplen con los criterios de parsimonia e interpretabilidad.

(TABLA 9 y 10). En cuanto a los baremos, en la adaptación original

mexicana ofrece tres baremos

específicos en cuanto a muestra general, por sexo y por

nivel escolar,

para

el

presente estudio se ha consignado baremos en referencia a la muestra

En las propiedades psicométricas de asertividad EMA se demostró que es confiable a través de la consistencia interna en una muestra de adolescentes de 4to y 5to grado del nivel secundario de la Institución Educativa Santa Rosa.

en general,

obtenidos a partir de los estadísticos encontrados en la muestra normativa y que a su vez se expresan del porcentaje de sujetos de la muestra de estandarización que cae bajo determinada puntuación directa ( Anastasi , 1998 ).

Se elaboró un baremo global con puntajes “T”   de   la   Escala   Multidimensional de Asertividad (EMA) en estudiantes de 4to y 5to grado de secundaria de la Institución Educativa Santa Rosa de Trujillo, debido a que no hubo diferencias entre grado ni edad.

Por lo tanto, el contar con la escala multidimensional de asertividad

que ha

demostrado validez y confiabilidad en la muestra va a permitir al profesional

en

psicología acercarse a los adolescentes con un instrumento útil con las características psicológicas,

propias

de

su

realidad,

proporcionándole resultados confiables al momento de evaluar la variable.

conclusiones

Aguilar, C., Flores, M. & Díaz-Loving, R. (2001). Asertividad, abnegación y autoritarismo

CONCLUSIONES Las

REFERENCIAS

provienen

de los

resultados hallados en las propiedades psicométricas de EMA. Se determinó las Propiedades Psicométricas de la Escala Multidimensional de asertividad (EMA) a través del Alfa de Crombach en estudiantes de 4to y 5to grado de secundaria de la Institución Educativa Santa Rosa de Trujillo

en

una

subcultura

tradicional. Revista Sonorense de Psicología, 15 Alberti,

R.

&

Emmons,

M.

(2006).

Viviendo con autoestima: Como fortalecer con asertividad lo mejor de tu persona. México Editorial Paz. Bishop (2000). Desarrolle su asertividad. Barcelona: Gedisa.


67 Flores & Díaz-Loving (2004). Manual de la Caballo, V. (2002). Manual de evaluación y

Escala

multidimensional

entrenamiento de las habilidades

Asertividad.

sociales Madrid: Siglo XXI – 5ª

Moderno.

México:

de Manual

edición. Flores, M & Padilla, J (2009). Hombres y Castanyer, O. & Ortega, E. (2001). ¿Por

mujeres asertivas o no asertivas: un

qué no logro ser asertivo? España:

estudio comparativo en estudiantes

Descleé de Brower.

Españoles y mexicanos. Universidad Autónoma de Yucatán. Universidad

Castanyer, O. (2003). La asertividad:

de

Granada.

Enseñanza

e

expresión de una sana autoestima.

Investigación en Psicología número

Bilbao: Desclée de Brouwer. 20ª

especial XXXVI Congreso Nacional,

edición.

Mayo 2009.

Díaz, R. (2003). Psicología del Mexicano 2.

García & Magaz (1992). Manual Técnico:

Bajo las garras de la cultura. México:

Escala de evaluación de Asertividad

Trillas.

Lima: Equipo Albor.ADCA-1(pp.2627).

Elizondo, M. (2000). Asertividad, en Asertividad y escucha activa en el

Ortiz, F. (2006). Replicabilidad del modelo

ámbito académico. México Editorial

factorial de los cinco grandes y la

Trillas.

asertividad

en

México.

Revista

Electrónica de Psicología Iztacala, 9, Flores, M (2002) Asertividad: una habilidad

1, 126-152.

social necesaria para el mundo de hoy.

Revista

de

la

universidad

Sánchez,

H.

&

Reyes, y

C

diseños

(2006).

Autónoma de Yucatán. Vol. 17,

Metodología

de

la

segundo trimestre, 221, 34-47.

investigación científica. (4a ed.). Lima: Editorial Visión Universitaria.

Flores & Díaz-Loving (2002). Asertividad: una alternativa para el óptimo manejo de las relaciones interpersonales. México: Miguel Ángel Porrúa

Vellis, R. F. (1991). Scale Development: Theory and Applications. New


68

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL INVENTARIO DE RESPUESTAS DE AFRONTAMIENTO-FORMA ADULTOS (CRI-A) EN ESTUDIANTES DE INSTITUTOS SUPERIORES DEL DISTRITO DE LA ESPERANZA ESMERALDA ROXANA POLO ZAVALA * Universidad César Vallejo - Trujillo RESUMEN El presente estudio tuvo como objetivo evaluar las propiedades psicométricas del Inventario de Respuestas de Afrontamiento-Forma Adultos (CRI-A) de R. H. Moos en su versión española. Se trabajó con 560 estudiantes de ambos sexos, 78.0% hombres y 22.0% mujeres, con edades entre los 18 a 25 años (M=19.7; SD=1.9), de III a V ciclo de los institutos de educación superior del distrito de la Esperanza. Se analizó la consistencia interna de las escalas del inventario, efectuando diferencia entre sexos, los resultados demostraron que los puntajes eran moderados y aceptable, por lo que demuestra su confiablidad, la correlación entre escalas mostraron correlaciones significativas y muy significativas con adecuada intensidad. Por otro lado, se comprobó que el inventario posee validez, el análisis Ítem-test efectuado, mostró correlaciones adecuadas entre los ítems de las escalas, la validez de constructo obtenida mediante el análisis factorial, demostró la existencia de dos factores aproximación y evitación, corroborando lo obtenido en la adaptación española, con excepción de la escala Descarga emocional que satura en el factor contrario a lo planteado teóricamente. Palabras clave: Estrategias de afrontamiento, propiedades psicométricas, confiabilidad, validez.

PSYCHOMETRIC PROPERTY INVENTORY-FORM COPING RESPONSES OF ADULTS (CRI-A) ON TOP STUDENTS DISTRICT INSTITUTES OF HOPE ABSTRACT The present study aimed to evaluate the psychometric properties of the Coping Responses InventoryAdult Form (CRI-A) of R. H. Moos Spanish version. We worked with 560 students of both sexes, 78.0% men and 22.0% women, aged 18 to 25 years (M = 19.7, SD = 1.9), from III to V cycle higher education institutes of the Esperanza District. We analyzed the internal consistency of the inventory's scale making difference between sexes. The results showed that the scores were moderate and acceptable, demonstrating it’s confiability. The correlation between scales showed significant and very significant correlations with appropriate intensity. On the other hand, it was found that the inventory has validity. The item-test analysis showed adequate correlations between of the scale's items, obtained construct validity by factor analysis. It shows the existence of two factors approach and avoidance, corroborating the obtain in the spanish adaptation except Emotional Release scale factor saturates contrary to the theoretical suppositions. Key words: Coping, psychometric properties, reliability, validity

*Alumna de XI Ciclo Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo. Tesis para Licenciatura. Correspondencia: epolo@ucv.edu.pe


69

La

importancia

de

realizar

investigaciones orientadas a identificar

diversos (Instituto Nacional de Salud Mental, 2006).

la forma en que las personas adultas logran adaptarse a su realidad e intentan

Moos (2002) plantea, que para

hacer frente a situaciones estresantes de

lograr

su vida, se sustenta en que la vida adulta

influencia de los agentes o situaciones

va acompañada de acontecimientos

estresantes,

generadores de cambios, los cuales

transitorios, es necesaria la utilización

difieren de aquellos que afrontan los

de

niños

enfocadas

y

adolescentes

(Aldwin

y

canalizar

y

tanto

estrategias al

modificar estables

de

la

como

afrontamiento

problema

o

a

las

Levenson, 2001 citado en Papalia,

emociones, las cuales serían esfuerzos

Wendkos y Duskin, 2005), estos pueden

cognitivos o conductuales que se

ser: personales, familiares, académicos,

llevan a cabo para enfrentar las

sociales

y laborales,

demandas

2006).

Si

o

internas,

permitiendo el buen funcionamiento y

estresantes se manifiestan en todas las

maduración personal. Es así, que el

etapas de la vida, es en la adultez donde

afrontamiento se enfoca como un

la frecuencia e intensidad aumenta y

factor estabilizador que puede ayudar

donde el plano de la salud física y

a los individuos a mantener su

bienestar psicológico del sujeto se ve

adaptación

afectado considerablemente, debido a la

períodos de alto estrés. (Lazarus y

inadecuada e ineficaz utilización de

Folkman, 1984; Moos y Schaefer,

estrategias de afrontamiento, (Mikulic y

1993, citados en

Crespi, 2008). Según Myers y Sigaloff

2008).

las

las

externas

situaciones

(2005)

bien

(Cornachione,

situaciones

psicosocial

durante

Mikulic y Crespi,

estresantes

Si bien distintos estudios reconocen

valoradas por el sujeto como amenazas

el papel central que el afrontamiento

y desafíos, que exceden o desbordan sus

tiene en el manejo de diversas

recursos personales, altera e impide el

situaciones

logro del bienestar personal. En tal

apoyan el supuesto que el tipo de

sentido, la valoración y el afrontamiento

situación generadora de estrés y las

poco eficaz de los estresores está

estrategias de afrontamiento utilizadas

relacionado

el

por los individuos, varían de acuerdo a

desarrollo de problemas o trastornos de

las distintas etapas evolutivas. Es así

la salud mental y con problemas físicos

que en el año 2006, según el estudio

directamente

con

estresantes,

también


70

epidemiológico de salud mental en la

sentido, se ve la necesidad de contar

costa peruana, la población adulta de

con instrumentos válidos y confiables,

la ciudad de Trujillo expuesta a

que permitan obtener datos fiables y

estresores psicosociales, presentaron

acordes

niveles elevados de estrés, oscilando

psicológicas de nuestra población.

a

las

características

entre el 61.1% a 70.7% en mujeres y el

66.5% a

79.9%

en varones,

No obstante, en nuestro país la

reflejando la escasa, inadecuada o

investigación

ineficaz utilización de estrategias de

afrontamiento en sujetos adultos es

afrontamiento

la

escasa y se desconoce de instrumentos

población (Instituto Nacional de Salud

acordes, dificultando así el accionar

Mental, 2006). En el caso de la

psicológico. Por esta razón, resulta de

población del distrito de la Esperanza,

gran importancia actualizar y evaluar

se desconoce datos epidemiológicos,

instrumentos psicológicos en base a

pero se sabe de la existencia de

las características socioculturales de

estresores psicosociales que afectan a

nuestra población. Para el caso de la

la población en general (El comercio,

medición

08/10/2011).

afrontamiento en adultos, el Inventario

por

parte

de

sobre

de

las

respuestas

respuesta

de

de

de Respuestas de Afrontamiento Considerando que en la actualidad,

Forma Adultos (CRI - A) de R. H.

el movimiento de salud mental tiene

Moos, es uno de los instrumentos

sus pilares enfocados al afrontamiento,

adecuados,

el estrés y el apoyo social, que

propiedades psicométricas estudiadas

demuestran estar relacionados directa

en múltiples contextos socioculturales

o indirectamente con el proceso de

(Mikulic y Crespi, 2008).

debido

a

que

posee

salud - bienestar - enfermedad en las personas; una de las áreas de la

Por lo expuesto anteriormente y

psicología que se ha desarrollado para

considerando

acompañar la actual demanda, es la de

psicosociales generan niveles elevados

evaluación

esta

de estrés que afecta la salud, el

manera, la evaluación forma parte

bienestar psicológico y la calidad de

principal en el campo de accionar

vida la población (Cockerham, 2001

psicológico

el

citado en Sandin, 2002), se considera

diagnóstico e intervención. En éste

al distrito de la Esperanza el lugar

psicológica.

y

necesaria

De

para

que

las

situaciones


71

idóneo para realizar la evaluación de

probabilístico aleatorio y el tamaño se

las propiedades psicométricas del

determinó mediante el uso de la fórmula

Inventario

de Cochran, estando constituida por 560

de

Respuestas

de

Afrontamiento - Forma Adultos (CRI -

estudiantes

A) de R. H. Moos, debido a presentar

varones, que constituyen el 78.0% y 123

evidentes

psicosociales

mujeres, que representan el 22.0%. Los

generadoras de estrés y ser uno de los

participantes fueron sujetos entre las

distritos más poblados de la provincia

edades 18 a 25 años (M=19.7; SD=1.9),

de Trujillo.

del III a V ciclo de educación superior,

situaciones

de

ambos

sexos,

437

pertenecientes a los institutos superiores MÉTODO

del distrito de la Esperanza y aptos,

La presente investigación corresponde

física y psicológicamente

al tipo de estudio tecnológico, según Sánchez y   Reyes   (2006)   “un estudio es tecnológico en la medida en que aporta

Instrumento: Ficha Técnica:

a la ciencia con instrumentos, métodos

Instrumento de recolección de datos:

o programas que serán válidos para

Para la evaluación de la muestra se

posteriores investigaciones”  (p.39).

utilizó el inventario de respuestas de afrontamiento-adultos CRI-A de Moos (1993), Adaptación Española: Kirchner

Participantes: la

y Forns (2010). El CRI-A, combina dos

población objetivo estuvo conformada

perspectivas al evaluar el afrontamiento

por estudiantes de ambos sexos, de las

de un sujeto, la orientación o foco del

distintas carreras técnicas del III a V

afrontamiento, el cual se divide en:

ciclo, entre los 18 a 25 años de edad,

aproximación y evitación, y cada uno

pertenecientes al Instituto de Educación

por un método de afrontamiento que

Superior Tecnológico  Público  “NUEVA  

pueden ser cognitivo y conductual. El

ESPERANZA” y   al   Servicio   Nacional  

Inventario se compone de 48 ítems que

de Adiestramiento en Trabajo Industrial

evalúan

“SENATI”, ambos   ubicados   en   el  

afrontamiento: Análisis Lógico (AL),

distrito de la Esperanza.

Revalorización Positiva (R), Búsqueda

En

la

presente

investigación

de Para

el

estudio,

la

muestra

fue

seleccionada mediante un muestreo

ocho

Orientación

Resolución Evitación

de

respuestas

y

de

Apoyo

(BA),

Problemas

(RP),

Cognitiva

(EC),


72

Aceptación/Resignación (A), Búsqueda

muestra baremos de población general

de Gratificaciones Alternativas (BG),

en percentiles y puntuaciones T por

Descarga Emocional (DE).

sexo.

En la versión española, se obtuvo un coeficiente de alfa moderados de 0.55 en varones y 0.60 en mujeres en la escala

análisis

lógico,

la

escala

reevaluación positiva se obtuvo 0.64 y 0.66; en la escala búsqueda de guía y soporte se obtuvo 0.52 y 0.58; en la escala solución de problemas se obtuvo 0.70 y 0.63; en la escala evitación cognitiva se obtuvo 0.58 y 0.60; en la escala aceptación-resignación se obtuvo 0.61 y 0.50; en la escala búsqueda de recompensas alternativas se obtuvo 0.59 y 0.52; en la escala descarga emocional se obtuvo presenta

0.60 y 0.51. También intercorrelaciones

entre

escalas, las que muestran correlaciones significativas moderadas convergente

pero a

de

bajas.

intensidad La

realizada

validez mediante

correlaciones de Pearson entre escalas del CRI-A y el CSI, mostró una validez moderada pero adecuada, la validez predictiva establecida por la utilización de correlaciones de Pearson entre las escalas

del

CRI-A

y

SCL-90-R,

identificó una validez adecuada, la validez

de

constructo

obtenida

al

efectuar análisis factorial comprobó el modelo teórico de Moos. Así mismo,


73

RESULTADOS: Seguidamente se muestran los resultados encontrados en la presente investigación. Tabla 1 Análisis de validez por correlación ítem - test de las escalas en varones

Ítem e Índice de correlación

Escalas de CRI-A Ítem1

Ítem9

Ítem17

Ítem25

Ítem33

Ítem41

Análisis lógico

.229

.144

.274

.266

.276

.247

Reevaluación

Ítem2

Ítem10

Ítem18

Ítem26

Ítem34

Ítem42

positiva

.309

.134

.274

.223

.308

.335

Búsqueda de

Ítem3

Ítem11

Ítem19

Ítem27

Ítem35

Ítem43

guía y apoyo

.384

.377

.342

.394

.330

.224

Solución de

Ítem4

Ítem12

Ítem20

Ítem28

Ítem36

Ítem44

problemas

.485

.506

.540

.346

.407

.363

Evitación

Ítem5

Ítem13

Ítem21

Ítem29

Ítem37

Ítem45

cognitiva

.285

.337

.100

.309

.189

.251

Aceptación-

Ítem6

Ítem14

Ítem22

Ítem30

Ítem38

Ítem46

resignación

.324

.300

.410

.255

.215

.312

Búsqueda de recompensas alternativas

Ítem7

Ítem15

Ítem23

Ítem31

Ítem39

Ítem47

.212

.229

.285

.281

.216

.168

Descarga

Ítem8

Ítem16

Ítem24

Ítem32

Ítem40

Ítem48

emocional

.271

.181

.254

.418

.359

.081


74

Tabla 2 Análisis de validez por correlación ítem - test de las escalas en mujeres

Ítem e Índice de correlación Escalas de CRI-A Ítem1

Ítem9 Ítem41

Ítem17

Ítem25

Ítem33

.256

.260

.308

.269

.352

.313

Reevaluación

Ítem2

Ítem10

Ítem18

Ítem26

Ítem34

Ítem42

positiva

.301

.094

.409

.308

.545

.479

Búsqueda de

Ítem3

Ítem11

Ítem19

Ítem27

Ítem35

Ítem43

guía y apoyo

.210

.268

.335

.209

.309

.109

Solución de

Ítem4

Ítem12

Ítem20

Ítem28

Ítem36

Ítem44

problemas

.500

.559

.469

.503

.432

.334

Evitación

Ítem5

Ítem13

Ítem21

Ítem29

Ítem37

Ítem45

cognitiva

.373

.446

.201

.393

.168

.243

Aceptación-

Ítem6

Ítem14

Ítem22

Ítem30

Ítem38

Ítem46

resignación

.449

.369

.468

.237

.174

.383

Ítem7

Ítem15

Ítem23

Ítem31

Ítem39

Ítem47

.210

.412

.369

.227

.163

.170

Ítem8

Ítem16

Ítem24

Ítem32

Ítem40

Ítem48

.314

.228

.365

.502

.382

.262

Análisis lógico

Búsqueda de recompensas alternativas Descarga emocional


75

Tabla 3 Análisis factorial de las escalas del CRI-A en varones Saturaciones factoriales Varones Escalas del CRI-A

Factor I

Factor II

Análisis lógico

.658

.243

Reevaluación positiva

.774

-.097

Búsqueda de guía y apoyo

.610

-.016

Solución de problemas

.819

-.164

Evitación cognitiva

.095

.714

Aceptación o resignación

-.151

.859

Búsqueda de recompensas alternativas Descarga emocional % Varianza explicada por cada factor Consistencia interna (α) Kmo

Barlett

.219

.528 .062

.687

33.58

53.34

0.80

0.72 0,746 X2=679. 410 G.l.= 28 p<0.0 00


76

Tabla 4 Normas percentilares en varones

Percentiles

Puntuaciones directas AL

RP

BG

SP

EC

AR

BR

DE

1

2

2

0

2

1

0

2

0

5

4

5

2

5

4

1

4

1

10

5

6

3

6

5

2

5

2

15

6

7

4

7

5

3

6

3

20

7

8

5

8

6

4

7

3

25

7

8

5

9

6

4

7

4

30

7

9

6

9

7

5

8

4

35

8

9

6

10

8

5

8

4

40

8

10

7

11

8

6

8

5

45

8

10

7

11

8

6

9

5

50

9

11

8

12

9

6

9

5

55

9

11

8

12

9

7

10

6

60

10

11

9

12

10

7

10

6

65

10

12

9

13

10

8

11

6

70

11

12

10

13

10

9

11

7

75

11

13

10

14

11

9

12

7

80

12

13

11

14

11

9

12

8

85

12

14

12

15

12

11

12

9

90

13

14

13

16

13

12

13

10

95

14

15

15

17

15

13

15

12

99

16

17

16

18

16

15.

16

15

Media Desv. típ. Mínimo Máximo

8.99

10.38

7.81

11.14

8.68

6.65

9.26

5.67

2.92

3.09

3.58

3.57

3.19

3.53

3.13

3.12

.00

.00

.00

.00

.00

.00

18.00

18.00

18.00

17.00

17.00

18.00

.00 18.00

.00 17.00


77

Tabla 5 Normas percentilares en mujeres Puntuaciones directas

Percentiles AL

RP

1

0

3

5

5

10

BG

SP

EC

AR

BR

DE

1

3

3

1

1

0

5

4

5

4

2

4

2

6

6

5

7

5

3

5

3

15

6

6

6

7

6

4

6

4

20

7

7

6

8

6

4

6

5

25

8

8

6

8

7

5

7

5

30

8

8

7

9

7

5

8

6

35

9

9

7

9

8

6

8

7

40

9

9

7

10

8

6

8

7

45

10

10

8

11

9

7

9

7

50

10

10

8

11

9

7

9

7

55

10

11

8

12

10

8

9

8

60

11

11

9

12

10

8

10

9

65

11

12

10

12

11

9

10

10

70

12

12

10

13

12

9

11

10

75

12

13

11

14

12

10

11

11

80

12

13

12

14

12

11

12

11

85

13

14

13

15

13

12

13

12

90

14

15

13

16

14

14

13

13

95

15

16

15

17

15

14

14

14

99

17

17

18

18

18

17

17

17

Media

9.83

10.31

8.73

11.08

9.47

7.54

9.19

8.03

Desv. típ.

3.17

3.38

3.28

3.47

3.36

3.59

3.22

3.77

1

3

3

1

1

0

18.00

18.00

17.00

17.00

17.00

Mínimo

0

3

Máximo

17

17.00

18.00


78

aceptación-resignación

DISCUSIÓN En esta investigación, se muestran los resultados obtenidos de la evaluación de las propiedades psicométricas de la

adaptación

inventario

de

española

del

respuestas

de

afrontamiento forma adultos CRI-A, en estudiantes de institutos superiores del distrito de la Esperanza, realizando una diferenciación por sexo.

0.56,

descarga emocional 0.50, búsqueda de guía y soporte 0.60,y solución de problemas

0.70.

De

la

misma

manera, Kirchner y Forns (2011) obtuvieron puntuaciones moderadas, para varones reportando alfas entre 0.52 (búsqueda de guía y soporte) a 0.70 (solución

de

problemas);

refieren

si

bien

que

los

coeficientes de alfa son moderados Para determinar la confiabilidad del instrumento, se hizo uso de dos métodos: estadístico alfa de Cronbach e intercorrelaciones entre las escalas. Es así, que al efectuar el análisis de consistencia interna del instrumento por escalas específicas en varones, se obtuvo como resultados coeficientes de

en

la

mayoría

concuerdan

de

con

la

las

escalas,

bibliografía

existente de los cuestionarios de afrontamiento, donde los valores de consistencia interna no suelen ser elevados. En la versión original se informó de una consistencia interna moderada, los coeficientes alfa de

alfa bajos y medios, éstas puntuaciones

Cronbach oscilaron entre 0,61 y

oscilan entre 0.46 hasta 0.70.

0,74 para los hombres (media de alfa

De las ocho escalas que conforman el

inventario

tres

presentan

= 0,67). De la misma manera, al efectuar el

0.5

análisis de consistencia interna por

confiabilidad

escalas específicas en mujeres, se

puntuaciones

menores

indicando

baja

a

(Hernández, Fernández y Batista,

obtuvieron coeficientes de alfa bajos y

2010) estas escalas son, análisis

regulares. Las escalas que mostraron

lógico 0.47, evitación cognitiva 0.48

coeficientes bajos y por esa razón

y

baja confiabilidad fueron búsqueda de

búsqueda

de

recompensas

alternativas 0.46.

guía y soporte 0.47 y búsqueda de

Por otro lado, el resto de las

recompensas alternativas 0.49.

escalas muestra una confiabilidad

escalas

regular, reevaluación positiva 0.50,

confiabilidad regular, análisis lógico

restantes

Las

presentaron


79

0.55,

reevaluación

positiva

0.61,

diferentes

escalas

solución de problemas 0.73, evitación

relativamente

cognitiva 0.56, aceptación-resignación

otro,

0.61,

afrontamiento

descarga

emocional

0.60.

“una

eran

independientes. o

Por

dos respuestas de pueden

aliviar

el

Estos resultados se asemejan a los

estrés

reportados por

alternativas de respuesta en la misma

Kirchner y Forns

(2011), donde los coeficiente varían

y

reducir

así el uso de

categoría” (p. 31).

entre 0.50 en la escala aceptación – resignación (evitación) hasta 0.66 en

Otros aspectos a considerar en el

la

análisis de la consistencia interna,

escala

reevaluación

positiva

(aproximación). Así mismo,

en la

es

lo señalado por Hernández,

versión original Moos (1993 citado en

Fernández y Batista (2010) donde la

Kirchner, Forns, Muñoz y Pereda,

confiabilidad varía de acuerdo al

2008) refiere que los puntajes fueron

número de

moderados

ítems

y

se

obtuvieron

ítems y cuantos más

conformen

el

instrumento

coeficientes alfa entre 0,58 y 0,71

mayor será la confiabilidad. En tal

para las mujeres (media de 0.64 alpha).

sentido,

la

confiabilidad

de

las

escalas está siendo afectada por el No obstante, investigaciones anteriores

número de ítems que lo conforman

efectuadas con el fin de analizar y

(seis), los cuales son relativamente

probar las propiedades y bondades

independientes entre sí. Así mismo,

psicométricas del inventario, señalan

según Oviedo y Arias (2005) el valor

resultados bajos y moderados, mucho

de

más evidentes al efectuar el análisis

características de las poblaciones a

de las escalas específicas (Mikulic y

la que se aplica el instrumento. Cabe

Crespi, 2008). Moos (1993, citado en

mencionar que la población en la

Kirchner y Forns,

que se aplicó el instrumento posee

alfa

cambia,

según

las

2010) atribuye el hecho, que los

características -culturales y sociales-

coeficientes de alfa del CRI-A sean

distintas

bajos o moderados, a dos factores.

También se considera, que se tomó

Por un lado, al intento de minimizar

como muestra a estudiantes entre un

la redundancia de los ítems, lo que

determinado rango de edad, según

significa

Papalia, Wendkos y Duskin, R.

diversos

que que

los

elementos

componen

las

a

la

muestra original.

(2005) involucra la etapa de adultez


80

temprana. Para establecer la validez de Al efectuar

el

análisis

por

intercorrelaciones entre escalas, se obtuvieron

correlaciones

significativas y muy significativas; entre escalas que comparten foco, método

o

ambos;

presentaron

a

la

coeficientes

vez

débiles

(<0.3), moderados (0.3 y 0.7) y fuertes (<0.7). Es

así,

para

la

población

fue de 0.448 (análisis lógico y solución de problemas) y el más bajo fue de 0.103 (solución de problemas y evitación cognitiva), se observó correlaciones

entre

las

escalas que comparten foco, donde las

correlaciones

son

altamente

significativas y

de

moderada

aceptable,

y

intensidad el

coeficiente más elevado para las escalas de aproximación es de 0.44 (análisis

hizo uso de la validez por correlación ítem-test

lógico

y

solución

de

problemas) y el más bajo es de 0.23 (análisis lógico y búsqueda de guía y el

representado

análisis

confirmatorio.

factorial

Respecto

más por

0.42

alto

esta

(evitación

a

la

correlación ítem-test Jong (2004) menciona que un valor entre 0.2 y 0.3

es aceptable, pero requiere de

mejoras. Sin embargo, valores entre En

ésta

investigación se obtuvo, según la correlación elemento-total corregida coeficientes superiores e inferiores a 0.20, valores altos y adecuados en los ítems indican la validez de la escala y aceptación

de

ítem.

Se

debe

considerar, que cada escala esta compuesta por seis ítems, indicando un total de cuarenta y ocho. Para el caso de los varones las escalas búsqueda de guía y apoyo, solución de

problemas

y

aceptación-

resignación, obtuvieron coeficientes ≥ a 0.20 en todos sus ítems, siendo aceptados y válidos.

apoyo), en el caso de las escalas de evitación

y

0.3 y 0.4, son buenos.

que

masculina el coeficiente más elevado

fuertes

constructo del inventario CRI-A, de

Respecto al análisis de la validez de

constructo,

método

de

realizado

por

el

análisis

factorial

cognitiva y aceptación-resignación)

confirmatorio, tanto para varones y

y

mujeres, se encontró que las ocho

el

más

bajo

con

0.12

(aceptación- resignación y búsqueda

escalas

de recompensas).

factores principales (escala global

se

agruparon

en

dos


81

de aproximación y escala global de

realizado en los primeros estudios

evitación), considerándose para la

del inventario, con la finalidad de

interpretación

probar la estructura (Kirchner et al.,

superiores citado

las

saturaciones

a 0.40(Stevens,

en

2002,

2008), indicó un buen ajuste de las

Martínez, Hernández y

cuatro escalas vinculadas por Moos

Hernández, 2006). Los dos factores encontrados

respaldan

la

teoría

propuesta por Moos (1993) donde evidencia

la

existencia

de

dos

factores globales. En el análisis correspondiente a los varones, las saturaciones para cada factor varían entre

0.52

(búsqueda

de

recompensas) a 0.81 (Solución de problemas) en el factor I y de 0.68 (descarga

emocional)

a

0.85

(aceptación o resignación) en el factor II. Sin embargo, una de las escalas, específicamente Búsqueda de Recompensas

(correspondiente

a

evitación), carga más fuertemente en

(1993). Por otro lado, para el caso de las mujeres las cargas factoriales para el factor I varían entre 0.18 (descarga emocional)

a

0.83

(reevaluación

positiva) y para el factor II de 0.79 (evitación

cognitiva)

a

0.89

(aceptación o resignación). De la misma manera que en el caso de

los

varones,

la

escala

búsqueda de recompensas satura con mayor carga (0.59) en el factor contrario coincidiendo con Kirchner y Forns (2011), para este caso la escala

búsqueda

de

recompensas

satura con 0.52.

el factor contrario a la propuesta en la teoría. Esto replica lo obtenido por Kirchner y Forns (2011), que al realizar

el

análisis

factorial

en

varones se obtuvo dos factores en los que las cargas que saturan el factor I están entre 0.47 a 0.72 y en el factor II varían de 0.66 a 0.79. Así mismo, reportan que la escala búsqueda de recompensas contrario

satura en el factor (aproximación).

obstante, la realización análisis

factorial

de

No un

confirmatorio,

CONCLUSIONES En

lo

referente

lingüística,

el

a

la

revisión

contenido

inventario

de

afrontamiento

no

respuestas sufrió

del de

cambios,

manteniendo la redacción original. Hademostrado

tener

Consistencia

interna regular, los coeficientes de confiabilidad Alfa de Cronbach en varones, de las escalas reevaluación positiva, búsqueda de guía y apoyo,


82

solución de problemas, aceptación o

comparten solo una característica.Los

resignación

coeficientes de correlación ítem-test

ydescarga

emocional

alcanzaron niveles aceptables.

fueron en su mayoría adecuados.

Los coeficientes de confiabilidad Alfa

de

Cronbach

en

varones

alcanzaron niveles bajos, en escalas

análisis

cognitiva

lógico,

y

las

evitación

búsqueda

de

recompensas alternativas mostrando baja consistencia interna, Mostró

una

regular,

Se elaboraron normas percentilares para varones y mujeres.

consistencia

los

interna

coeficientes

de

confiabilidad Alfa de Cronbach en mujeres

de

las

En relación al análisis factorial confirmatorio, se observó los factores señalados teóricamente, diferenciándose en que la escala descarga emocional, carga en el factor contrario.

escalas

análisis

REFERENCIAS: Aguilar, M. E., & Coping

Abiari, M. (2007). Response

Inventory:

positiva,

Assessing coping

evitación

college students and introductory

cognitiva, aceptación resignación y

development of an adapted Iranian

lógico,

reevaluación

solución

de

descarga

problemas,

emocional

alcanzaron

niveles aceptables.

interna en las escalas búsqueda de y

apoyo

recompensas

y

búsqueda

de

alternativas;

los

coeficientes de confiabilidad

Las intercorrelaciones entre escalas correlaciones

significativas y muy significativas, con

intensidad

escalas

que

Response Inventory (CRI)

[resumen]. Mental Health, Religion

moderada

comparten

doi:10.1080/13674670600996639 Alcalde del segundo distrito del Perú con más alto índice delictivo pide más policías. (08 2011).

Alfa de Cronbach en mujeres alcanzaron niveles poco aceptables.

mostraron

Iranian

& Culture, 10(5), pp. 489 – 513.

Demostró tener baja consistencia guía

Coping

among

entre

foco

y

método. Pero débil entre escalas que

de

septiembre de

El

Comercio.pe.

Recuperado

de

http://elcomercio.pe/peru/1281655/no ticia-alcalde-segundo-distrito-perumas-alto-indice-delictivo-pide-maspolicias Cornachione,

M.

(2006).Desarrollo

psicosocial. En, Adultez: aspectos biológicos, psicológicos y

sociales

(1a. ed). Córdoba, Argentina: Brujas.


83 Recuperado

de

Kirchner, T., Forns, M., Muñoz, D. y

http://books.google.com.pe/books?id

Pereda, N. (2008). Psychometric

=3BznIWWshLEC&dq=adultez&hl=

properties and dimensional structure

es&source=gbs_navlinks_s.

of

the

spanish

coping Cruz, C. (2001). Estrés: entenderlo es manejarlo. México: Alfaomega.

version

of

the

responses Inventory-adult

form. Psicotema, 20 (4) 902 – 909. Latorre, D., Sanariz, P., y Vargas, P. (2011). Estresores psicosociales y

Farre, J. M., y Casas, J. M. (2001). La

depresión mayor recurrente. Revista

reacción del cuerpo. En C. Gispert, J.

Salud Bosque,

Gay

Recuperado

y

J.

Enciclopedia

A. de

Vidal la

(Eds.),

psicología3.

(2) 1, 39 – 53. de

http://www.uelbosque.edu.co/sites/de fault/files/publicaciones/revistas/revi

Barcelona, España: Océano. Fierro, A. (1997). Afrontamiento: Aspectos

sta_salud_bosque/volumen1_numero

generales. En, Manual de psicología

2/estresores_revista_salud_bosque_v

de la personalidad 2 (pp. 177 – 208).

ol1_num2.p Df. Martínez, R.; Hernández, J.; Hernández, V.

Barcelona, España: Paidos. Hernández, R. Fernández, C. & Baptista,

(2006). Psicometría. Madrid: Alianza Editorial S.A.

P. (2010). Metodología de la Investigación. Quinta Edición. México: Mc

Mikulic, I.M. (2007). Calidad de Vida: Aportes del Inventario de Calidad de

Graw- Hill Interamericana. Estrés,

Vida percibida y del Inventario de

afrontamiento y adaptación. Estrés y

Respuestas de Afrontamiento a la

salud. (pp.9 – 38). Valencia, España:

Evaluación

Hombrados,

M.

I,

(1997).

Psicológica.

Promolibro. Instituto Nacional de Salud Mental, Estudio Epidemiológico de Salud Mental en la Costa Peruana 2006. (2007).

Facultad

74. Mikulic, I. M, y Crespi, M. C. (2008). Adaptación

2).

inventario

de

Psicología.

Universidad de Buenos Aires, 3, 1 –

Anales de Salud Mental 23 (1 – Lima.Recuperado

de

y de

validación respuesta

del de

http://www.insm.gob.pe/publicacion.

afrontamiento de Moos (CRI-A)

htm

para

Kirchner, T., y Forns, M. (2010). Inventario de respuestas de afrontamiento para adultos – R. H. Moos. Manual. Madrid, España: TEA Ediciones.

adultos.

Investigaciones.

XV

Anuario

de

Universidad

de

Buenos Aires, 2, pp.305 - 312.


84 Molerio, O., Arce, M., Otero, I., y Nieves,

Estrategias

de

Z. (abril, 2005). El estrés como factor

ante

de riesgo de la hipertensión arterial

análisis

esencial.

bomberos con

Revista

Higiene

y

Cubana de Epidemiología,

43(1).Recuperado

de

http://bvs.sld.cu/revistas/hie/vol43_1_05/hi e07105.htm

de

estrés:

Un

comparativo y

entre

sin experiencia.

Revista de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones,

16(3),341-

356.

de

Recuperado

http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/

Morris, C. (1992). Estrés y ajuste. En R. Cruzado y J. Pérez (Eds.), Psicología: un nuevo enfoque (7a. 554.

situaciones

afrontamiento

México:

ed) pp.519– Prentice-Hall

Hispanoamericana.

ArtPdfRed.jsp?iCve=231317662006 &iCveNum=0#. Reeve, J. (1994). Estrés, afrontamiento y salud.

En

I.

Capella

(Ed.),

Motivación y emoción (pp. 391 –

Myers, D., y Sigaloff, P. (2005). Psicología (7a. ed). Madrid, España: Médica Panamericana Recuperado

de

420). Aravaca, España: McGraw – Hill. Sánchez, A. (2000). Influencias del estrés,

http://books.google.com.pe/books?id

afrontamiento y apoyo social en la

=I_OkN3KLPsAC&dq=adultez&hl=

salud. Revista internacional

es&source=gbs_navlinks_s.

Salud,2(1-2).Recuperado de

Ovideo,

H.,

(2005).

http://www.rosario.gov.ar/siti/salud/Revista

Aproximación al uso del coeficiente

_Inv_Web/vol2n1y2_datosedicion.ht

alfa de

m

cronbach.

y

Campos,

Revista

A.

de

colombiana

de

psiquiatría, 34 (4), p 577.

Sánchez,

H.

y Reyes,

Metodología

Palmero, F., Fernández, E., Martínez, F., y Chóliz, M. (2002). Proceso de estrés. En J. M. Cejudo (Ed.), Psicología de la motivación y la emoción (425 – 447).

C.

y

diseños

ed).

Lima:

(2006). en

la

investigación científica

(4a.

Visión

Universitaria. Sánchez, R. y Vasco, A. (febrero, 2011). Análisis psicométrico del Inventario

Aravaca, España: McGraw-Hill.

de Respuestas de Afrontamiento de

Papalia, D., Wendkos, S. y Duskin, R.

Moos (CRI-A) en población clínica.

(2005). Edad adulta intermedia. En S.

Estudios

Campos (Ed.). Desarrollo humano

presentado en el Decimo Segundo

(9a.ed) pp. 603

Congreso Virtual de Psiquiatría y

– 607. México:

McGraw-Hill/Interamericana. Peñacoba,

C.,

E.,

&

Díaz,

L.,

preliminares.

Trabajo

Neurociencias, Argentina. Resumen Goiri,

Vega, R. (2000).

recuperado http://hdl.handle.net/10401/2543

de


85 Sandín, B. (2002). El estrés: un análisis basado en el papel de los factores sociales. Revista Internacional de Psicología Clínica y de la Salud, 03(1), 141 –157. Recuperado de http://www.aepc.es/ijchp/articulos_p df/ijchp-65.pdf Trucco M. (2002). Estrés y trastornos mentales: aspectos neurobiológicos y psicosociales.

Revista Chilena

neuro-psiquiátrica; 40 (2), 8-19.


86

Efecto de un Programa de Manejo de Ira en Estudiantes de la UCV, Chimbote – 2012 Alberto Rubén Ruiz Ysla * Universidad César Vallejo

RESUMEN El objetivo de esta investigación fue determinar los efectos de la aplicación del programa de Manejo de la Ira en estudiantes de Psicología de la Universidad César Vallejo, Chimbote 2012. Es un estudio explicativo con un diseño cuasiexperimental. La muestra fue 30 estudiantes divididos en un grupo control y un grupo experimental, elegidos de forma no probabilística por conveniencia. Los instrumentos empleados fueron el Inventario de Expresión de la Ira (STAXI-2) y el Programa de Manejo de la Ira de Sender, Valdez, Riesco, Martin. Se encontró diferencias significativas entre el grupo experimental y el grupo control luego de la aplicación del programa. En la escala Estado (t=2,821; gl=14; p=0,014), en Rasgo (t=2,930; gl=14; p=0,011) y en Expresión (t=2,078; gl=14; p=0,057); mostrando diferencias significativas entre ambos grupos. Palabras Clave: Manejo de la Ira, Programa de Intervención, Ira, TREC.

ABSTRACT The objective of this research was to determine the effects of the implementation of the Anger Management in Psychology students from Universidad César Vallejo, Chimbote 2012. It's an explanatory study with quasi-experimental design. The sample was 30 students divided into a control group and an experimental group, be a non-probability convenience. The instruments used were the Expression Inventory of Anger (STAXI-2) and the Anger Management Sender, Valdez, Riesco, Martin. Significant differences were found between the experimental and control groups after the implementation of the program. In the scale state (t = 2.821, df = 14, p = 0.014) in Trait (t = 2.930, df = 14, p = 0.011) and Expression (t = 2.078, df = 14, p = 0.057); showing significant differences between groups. Keywords: Anger Management, Intervention Program, Anger, TREC.


87

En la ciudad de Chimbote y Nuevo

Por otra parte dentro de los datos que se

Chimbote, existen diversos tipos de

tienen y más atención han recibido, han

problemáticas psicosociales, que a lo

sido los constantes asaltos, secuestros y

largo del tiempo no se han ido tomando

asesinatos que han teñido las calles de

en cuenta para su prevención, sino que

sangre, han llenado de malas noticias los

por el contrario se han descuidado hasta

canales de televisión y han sometido a la

llegar al punto actual en que la

población a una angustiosa preocupación

delincuencia, la prostitución, la venta de

y desconfianza en su propia ciudad.

drogas y demás problemáticas estén en la

(Comisaría de Mujeres, 2012).

boca de todos tratando de detener el

Se sabe que la violencia no apareció de

avance progresivo de estos males en

forma imprevista, sino que por mucho

nuestra sociedad.

tiempo ha sido ignorada mientras ha

Durante el año pasado nuestra ciudad fue

dormido y crecido sutilmente entre los

catalogada

más

ciudadanos; y no es sólo eso, sino que

peligrosas por los diversos incidentes que

cada ciudadano con sus respuestas

hubo por motivos de los procesos

violentas contribuye en cierta forma a la

electorales, cuyos resultados generaron

generación de este problema social. Por

una

violentas,

lo que en cierto modo todos, como parte

ataques

de la sociedad, formamos también parte

acontecimientos

del problema, ya sea que contribuyamos

propios de una ciudad como la nuestra.

con la violencia o seamos indiferentes a

(Villanueva, 2011)

ella, también tenemos responsabilidad.

Hasta el mes de mayo de este año se han

(UNESCO, 1999)

registrado 529 denuncias de violencia

Los jóvenes universitarios no están

familiar sólo en el distrito de Nuevo

ajenos a esta problemática, pues aunque

Chimbote, es decir si se considerara a

se considera que al recibir formación

toda la provincia, el número muy

profesional ésta ayuda a mejorar el

probablemente se duplicaría. Siguiendo

comportamiento

con esa tendencia, se podría sobrepasar

encontrado que el aprendizaje de cómo

el número de denuncias del año 2011 en

manejar las emociones tiene una mayor

dicho distrito, donde los registros de

influencia del entorno familiar, y no del

denuncias sólo por violencia familiar

académico. Por ello que en diversas

sobrepasaron la considerable suma de

investigaciones en países cercanos al

1200. (Pacheco, 2011)

nuestro,

ola

como

de

acusaciones delictivos

una

protestas

llenas y

de

demás

de

ira,

las

con

humano,

realidades

se

ha

sociales


88

semejantes, se ha encontrado hasta una

Las variables son: Programa de Manejo

incidencia

conductas

de la Ira y Ira-Enojo. Los indicadores son

violentas en estudiantes universitarios,

las dimensiones que mide el Inventario

incluso sin considerar el abuso de drogas

de Expresión de Ira (STAXI-2) son:

e intentos de suicidio, que también son

Estado de Ira (sentimiento, expresión

parte de la realidad problemática de

física, expresión verbal), Rasgo de Ira

muchos

(temperamento de ira, reacción de ira) y

del

21%

universitarios.

de

(Fernández,

Rodríguez, Hernández y Ramírez, 2006)

Expresión de Ira (expresión externa,

Por esto que se considera importante en

expresión

esta investigación ver los efectos que

control interno)

tiene la aplicación de un Programa de Manejo

de

Ira

desde

un

enfoque

La

interna,

control

población

externo,

investigada

comprende a los 423 estudiantes de I a X

cognitivo conductual en personas que a

ciclo

matriculados

en

la

Escuela

diario muestran un inadecuado manejo

Académico Profesional de Psicología de

en la expresión de la ira. Existe pues la

la Universidad César Vallejo en la

necesidad de la adaptación de algunos de

ciudad de Chimbote durante el periodo

los múltiples programas psicológicos de

2012.

intervención para el manejo de la ira.

La muestra para esta investigación fue de

Anticiparnos a las consecuencias dañinas

30 estudiantes separados en un grupo de

y perjudiciales para la juventud, y

control de 15 estudiantes y un grupo

establecer estrategias de intervención

experimental de también 15 estudiantes.

primaria en lo que es la promoción de la

La selección de la muestra fue de tipo no

salud mental y prevención de problemas

probabilístico por conveniencia, es decir,

psicosociales.

la elección de los elementos no dependía de la probabilidad, sino de causas

MATERIALES Y MÉTODO:

relacionadas con las características de la

La presente investigación tiene un tipo

investigación o de quien hace la muestra.

de estudio explicativo; su diseño es

Aquí el proceso no es mecánico ni se

cuasiexperimental,

son

usan fórmulas, sino que la muestra

manipulaciones deliberadas de al menos

seleccionada obedece a los criterios de la

una variable independiente para ver su

investigación. (Hernández, Fernández

efecto y relación con alguna variable

2006)

dependiente.

es

decir,

Las técnicas utilizadas son la evaluación psicométrica previa a la


89

aplicación del programa de manejo de la

Ira (STAXI-2) y el Programa de Manejo

ira

de la Ira de Sender, Valdez, Riesco,

y

una

evaluación

psicométrica

después de la aplicación del programa

Martin (adaptado).

con la misma prueba STAXI-2. Así mismo, diversas mediciones en algunas sesiones del programa de manejo de la

RESULTADOS

ira para evaluar el avance de los participantes y los puntos necesarios de

A continuación se presentan las tablas de

mejorar en la aplicación del mismo.

cada uno de los análisis realizados como

Los

instrumentos

utilizados

fueron el Inventario de Expresión de la

parte de los resultados obtenidos en esta investigación:

Análisis comparativo de Expresión de Ira antes de la aplicación del programa Tabla 1 Comparación de medias de la Escala ESTADO antes de la aplicación del programa

N Media Experimental 15

25,6

15

27,3

Control

t

gl

p

-0,449 28 0,657

La tabla, la Prueba T para muestras independientes, permite apreciar que no existen diferencia significativas entre el grupo control y el grupo experimental que presentan los estudiantes en la escala Estado antes de la aplicación del programa de manejo de la ira respecto a su expresión de la ira (t = -0,449; gl = 28; p > 0,05)


90

Análisis del Escala RASGO del STAXI-2 Tabla 2 Comparación de la Escala RASGO antes de la aplicación del programa en los grupos control y experimental.

N

Media

t

gl

p

Experimental

10

23,7

0,085

28

0,933

Control

10

23,5

La Tabla 2, la Prueba T para muestras independientes, permite apreciar que no existen diferencia significativas entre el grupo control y el grupo experimental que presentan los estudiantes en la escala Rasgo antes de la aplicación del programa de manejo de la ira respecto a su expresión de la ira (t = 0,085; gl = 28; p > 0,05)

Análisis del Escala EXPRESIÓN del STAXI-2 Tabla 3 Comparación de la Escala EXPRESIÓN antes de la aplicación del programa en los grupos control y experimental.

N

Media

t

gl

p

Experimental

24

32,1

-0,615

28

0,544

Control

24

34,2

La Tabla 3, la Prueba T para muestras independientes, permite apreciar que no existen diferencia significativas entre el grupo control y el grupo experimental que presentan los estudiantes en la escala Rasgo antes de la aplicación del programa de manejo de la ira respecto a su expresión de la ira (t = 0,085; gl = 28; p > 0,05)


91

Análisis comparativo de los resultados de la evaluación pre y post programa del grupo experimental Tabla 4 Comparación de los resultados antes y después de la aplicación del programa en el grupo experimental.

Escala

N Pre

Estado

Rasgo

Media

15

gl

p

8,512

2,821

14

0,014

5,111

2,930

14

0,011

12,425

2,078

14

0,057

19,4 23,7 10

Post Pre

19,8 32,1 24

Post

t

25,6

Post Pre

Expresión

DS

25,4

Se aprecia en la Tabla 4 que al comparar el grupo experimental en las dos condiciones antes y después de la aplicación del programa en la escala Estado, se observa que existen diferencias significativas (t = 2,821; gl = 14, p < 0.05), observándose una disminución significativa en el estado de ira en el post test (media antes= 25,6; media después 19,4). En la escala Rasgo, se observa que existen diferencias significativas (t = 2,930; gl = 14, p < 0.05), observándose una disminución significativa en el rasgo de ira en el post test (media antes= 23,7; media después 19,8). Finalmente en la escala Expresión, se observa que no existen diferencias significativas (t = 2,078; gl = 14, p > 0.05), observándose un resultado similar en la Expresión de la Ira en el post test (media antes= 32,1; media después 25,4).


92

Análisis comparativo de los resultados de la evaluación pre y post programa del grupo control Tabla 5

Comparación de los resultados antes y después de la aplicación del programa en el grupo control.

Escala

N Pre 15

Estado Post Pre Rasgo Expresión

Media 27,3

DS

t

gl

p

10,376

1,244

14

0,234

2,356

-0,767

14

0,456

11,855

0,523

14

0,609

23,9 23,5 10

Post Pre

23,9 34,2 24

Post

32,6

Se aprecia en la Tabla 5 que al comparar el grupo control en las dos condiciones antes y después de la aplicación del programa en la escala Estado, se observa que no existen diferencias significativas (t = 1,244; gl = 14, p > 0.05), observándose ninguna variación significativa en el estado de ira en el post test (media antes= 27,3; media después 23,5). En la escala Rasgo, se observa que tampoco existen diferencias significativas (t = -0,767; gl = 14, p > 0.05), observándose ninguna diferencia significativa en el rasgo de ira en el post test (media antes= 23,5; media después 23,9). Finalmente en la escala Expresión, se observa que no existen diferencias significativas para un nivel de significación del 5% (t = 0,523; gl = 14, p > 0.05), observándose un resultado similar en la Expresión de la Ira en el post test (media antes= 34,2; media después 32,6).


93

Análisis comparativo con los resultados de la evaluación posterior a la aplicación del programa a los grupos control y experimental. Análisis del criterio Estado del STAXI-2 Tabla 6

Comparación de medias de la Escala ESTADO del STAXI-2 de las evaluaciones a los grupos control y experimental posterior al programa.

N

Media

t

gl

p

Experimental

15

19,4

-2,348

18,622

0,030

Control

15

23,9

La Tabla 6, en la Prueba T para muestras independientes apreciamos que existen diferencias significativas entre el grupo experimental y el grupo de control que presentan los estudiantes después de la aplicación del programa de manejo de la ira respecto al Estado de la Ira (t = -2,348; gl = 18,622, p < 0,05).

Análisis del criterio Rasgo del STAXI-2 Tabla 7

Comparación de medias de la Escala RASGO del STAXI-2 de las evaluaciones a los grupos control y experimental posterior al programa.

N

Media

t

gl

p

Experimental

10

19,8

-2,077

28

0,047

Control

10

23,9

La Tabla 7, en la Prueba T para muestras independientes apreciamos que existen diferencias significativas entre el grupo experimental y el grupo de control que presentan los estudiantes después de la aplicación del programa de manejo de la ira respecto al Rasgo de la Ira (t = -2,077; gl = 28, p < 0,05).


94 Análisis del criterio Expresión del STAXI-2 Tabla 8

Comparación de medias de la Escala EXPRESIÓN del STAXI-2 de las evaluaciones a los grupos control y experimental posterior al programa.

N

Media

t

gl

p

Experimental

24

25,4

-2,612

25,711

0,015

Control

24

32,6

La Tabla 8, en la Prueba T para muestras independientes apreciamos que existen diferencias significativas entre el grupo experimental y el grupo de control que presentan los estudiantes después de la aplicación del programa de manejo de la ira respecto a l a Expresi ón de l a Ira (t = -2,612; gl = 25,711, p < 0,05)

DISCUSIÓN Los programas para el manejo de la ira son relativamente nuevos en nuestro medio, por lo que comprobar y difundir la efectividad de alguno de ellos es de vital importancia, a fin de ofrecer nuevas herramientas de trabajo para los profesionales encargados de la conducta humana y contribuir también con aquellas personas que a diario se confrontan con su propia emoción de la ira. Obtener control de las emociones, en especial de la ira, se ha vuelto un punto importante y necesario en nuestro contexto, pues cada vez se exige más a las personas que tengan tolerancia a la frustración y sepan trabajar bajo presión, que sepan mantener la calma cuando las cosas se complican, y todo esto sin dejar de lado el constante estrés al que están expuestos por las mismas actividades diarias propias de la ciudad, que procura mantenerse a la velocidad que avanza el mundo entero.

Es probablemente ésta la razón por la que un buen porcentaje de estudiantes presenta un nivel de expresión de ira elevado en por lo menos una de las escalas evaluadas por el Inventario de Expresión de la Ira Estado-Rasgo (STAXI-2) y que algunos incluso mantengan sentimientos de ira por tiempos prolongados, es decir, que muestren hostilidad, generando un impacto negativo para su propio bienestar físico y psicológico (Biaggio, Supple y Curtís, 1981; citado por Fernández-Abascal y Palermo, 1991). Según lo hallado por Castrillón y Vieco en el 2002, y los resultados obtenidos en esta investigación, respecto a la existencia de una mayor presencia de violencia física en los varones, mientras que las mujeres utilizan más la agresión verbal o indirecta, considero que gran parte de esto se debe a que en la mayoría de los casos, las mujeres reprimen más sus respuestas de ira, por mantener la idea de lo que es socialmente esperado o


95

aceptable en la conducta de un hombre y lo que es socialmente esperado o aceptable en la conducta de una mujer. Por lo tanto, cuando se abrió las puertas a que pudieran ser sinceras con sus pensamientos que despertaban su ira, fue grande el avance que se pudo hacer en la mejora de su calidad de vida. Sugimoto en el 2008 encontró en su estudio que la población joven, tanto de hombres como de mujeres, tenía dificultades en su convivencia, lo cual también se vio manifiesto durante el desarrollo de esta investigación, pues varios de los participantes mencionaron tener dificultades en su interacción con compañeros de clase y en especial con sus familiares más cercanos. En esta investigación también se pudo comprobar la efectividad del enfoque de intervención de la Terapia Racional Emotiva al hacer conscientes a los participantes de los pensamientos previos a su respuesta emocional y cómo es que la modificación de ellos puede ser útil para el manejo de dicha emoción, como también lo comprobó Murillo en el 2008. Así mismo es importante establecer que la Terapia Racional Emotiva integra distintos componentes de un proceso de aprendizaje emocional, de percepción, comprensión y manejo, permitiendo que la intervención realizada afecte los pensamientos, las emociones, y el comportamiento. Esto permite que separar los problemas emociones de los problemas prácticos y así afrontarlos con mayor eficiencia. (Ellis, 2000) Finalmente, en cuanto a la efectividad del programa se obtuvieron diferencias

significativas entre los resultados del pretest y el post-test del grupo experimental, así mismo como diferencias significativas entre el grupo control y experimental después de la aplicación del programa. Esto muy probablemente podría indicarnos la efectividad del programa con el que se intervino a la población elegida para esta investigación. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Almansa, C. (2011). Las doce creencias irracionales que sustentan la neurosis y los doce curadores: estudio de su correspondencia. Congreso SEDIBAC. Alvira, F. (2009). Manual para la elaboración y evaluación de Programas de Prevención del Abuso de Drogas. Madrid: Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid. Boeree, G. (2002). Teorías de la Personalidad: Albert Ellis . (R. Gautier, Ed.) Recuperado el 23 de Junio de 2012, de Psicología Online: http://www.psicologiaonline.com/ebooks/personalidad/ell is.htm Borcherdt, B. (1989). Think straight, feel great. Sarasota, FL. Castrillón, D., & Vieco, F. (2002). Actitudes Justificadas del Comportamiento Agresivo y Violento en Estudiantes Universitarios de la Ciudad de Medellín, Colombia. Revista de la


96

Facultad Nacional de Pública , 20 (2), 51-66.

Salud

Comisaría de Mujeres, C. (28 de Mayo de 2012). Violencia familiar en Nuevo Chimbote registra 529 denuncias en lo que va del año. (RSD, Entrevistador)

Córdova, C., Cuyubamba, M., Escalante, C., Fernández, M., & Huamachuco, S. (2009). Enfermedades Cardiovasculares: Visión Psicológica. Lima: Universidad Sagrado Corazón UNIFE.

Elizalde, Bulnes, Escurra, & Dávila. (1997). Actitudes hacia la Violencia en Jóvenes Universitarios. Revista de Psicología - UNMSM , 1 (1). Ellis, A., & Grieger, R. (2003). Manual de Terapia Racional Emotiva. Bilbao: Desclée De Brouwer, Biblioteca de Psicología. Fernández, Rodríguez, Hernández, & Ramírez. (2006). Conductas agresivas, consumo de drogas e intentos de suicidio en jóvenes universitarios. Dialnet, 24 (1), 6369. Fernández-Abascal, E. (1994). Corren tiempos de ira. Boletín de la SEAS - Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés . Fernández-Abascal, E., & Palermo, F. (1999). Emociones y Salud. Barcelona: Ariel.

Hernández, R., Fernández-Collado, C., & Baptista, P. (2006). Metodología de la Investigación. México D.F.: McGraw-Hill. Hoshmand, L., & Austin, G. (1985). Criteria in lay self-judment of anger control. En Journal of Research in Personality (págs. 8994). Lorenz, K. (1971). Sobre la Agresión: El Pretendido Mal. México: Siglo XXI Editores. Moscoso, M. (1998). Estrés, Salud y Emociones: Estudio de la Ansiedad, Colera y Hostilidad. Revista de Psicología - UNMSM , III (3). Murillo Aguilar, O. (2008). El Enojo en Madres y Padres de Hijas Adolescentes: Propuesta de orientación desde la TREC y la Inteligencia Emocional. Actualidades Investigativas en Educación , 1-30. Pacheco, J. (17 de Noviembre de 2011). Áncash: Nuevo Chimbote registra alto índice de violencia familiar. (RPP, Entrevistador) Painuly, Sharan, & Mattoo. (2005). Relación de la ira y los ataques de ira con la depresión. RET - Revista de Toxicomanías , 11-18. Reilly, P. M., & Shopshire, M. S. (2006). Programa para el manejo del enojo en clientes con problemas de abuso de sustancias y trastornos de salud mental: Un manual de psicoterapia cognitiva-conductual. Rockville : Centro para el


97

Tratamiento del Abuso Sustancias, Administración Servicios para el Abuso Sustancias y la Salud Mental.

de de de

Rodríguez, L. (2011). Manejo de la ira en un grupo de niños de segundo grado de un colegio de Lima. Recuperado el 10 de Julio de 2012, de Pontificia Universidad Católica del Perú: http://tesis.pucp.edu.pe/repositorio/ handle/123456789/646 Sender, Valdez, Riesco, & Martin. (1993). El patrón A de conducta y su modificación terapéutica. Barcelona: Martinez Roca. Spielberger, C. (2001). Inventario de Expresión de Ira Estado-Rasgo (STAXI-2). Madrid: TEA Ediciones.

Spielberger, Johnson, Russell, Crane, Jacobs, & Worden. (1985). StateTrait Anger Expression Inventory (STAXI). Nueva York: Hemisphere/McGraw-Hill. Sugimoto, P. N. (Mayo de 2008). Aportes para la Gestión Institucional de Servicios Gerontológico. Conflictos en la Convivencia en residentes adultos mayores autoválidos institucionalizados en un Hogar Municipal de la C.A.B.A. Buenos Aires, Argentina. UNESCO. (1999). Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura dela Paz. Naciones Unidas. Villanueva, R. (14 de Noviembre de 2011). Áncash es la segunda región con mayores conflictos sociales. (RPP, Entrevistador)


98

ESTILOS DE SOCIALIZACION PARENTAL Y BULLYNG EN ESTUDIANTES DE SECUNDARIA DE LA INSTITUCION EDUCATIVA PARROQUIAL ‘’SANTA MARIA  DE  CERVELLO’’  NVO.  CHIMBOTE-2012 Merly Esteves Reyes*, Karla Fernández Matos** Universidad César Vallejo

RESUMEN Se analizó la relación entre Estilos de Socialización Parental y Bullying en los alumnos secundaria. La muestra comprendió a 315 estudiantes de secundaria de la institución educativa parroquial Santa María de Cervelló-Nuevo Chimbote. Se empleó un diseño no experimental de tipo descriptivo – correlacional. Se usó el Autotest de Acoso Escolar de Cisneros y el Inventario de Estilos de Socialización Parental (ESPA29) de Musitu y García.Se halló que un 43,8% en padres y un 35,9% en madres presentan un estilo de socialización parental indulgente, así mismo se encontró que un 44,1% de los estudiantes refiere que ha sido acosado por sus compañeros, siendo la modalidad más frecuente la dimensión de agresiones. Se halló que existe una relación significativa pero baja en los estilos de socialización parental de la madre y la dimensión agresión del acoso escolar. De igual modo se encontró que existe relación significativa moderada en los estilos de socialización parental de la Madre y acoso escolar, en los estudiantes de 12 años de edad. Palabras clave: Estilos de socialización parental, Bullying

ABSTRACT We analyzed the relationship between parental socialization styles and Bullying in secondary students. The sample included 315 high school students from the parish school of St. Mary Cervelló-Nuevo Chimbote. We used a non-experimental, descriptive - correlational. Autotest was used Cisneros Bullying and Styles Inventory Parental Socialization (ESPA29) of Musitu and Garcia. It was found that 43.8% of fathers and 35.9% mothers have an indulgent parental socialization style, also found that 44.1% of referred students who have been harassed by their peers, with the most frequent form of aggression dimension. It was found that there is a significant but low in parental socialization styles of mother and bullying aggression dimension. Similarly it was found that there is significant relationship moderate parental socialization styles of Mother and bullying in students 12 years of age. Keywords: parental socialization styles, bullying.


99

Uno de los temas que despierta una honda preocupación en la sociedad, es la violencia que se vive dentro del ambiente escolar en donde los agresores muchas veces resultan ser niños y adolescentes, que a muy temprana edad empiezan a fomentar la violencia entre sus compañeros de clase. Aquí se puede mencionar al Bullying (acoso escolar), este término hace referencia a las conductas agresivas, intencionadas y repetidas que ocurren sin motivación evidente contra otro compañero. A nivel mundial, según Vergara (2001) en su estudio sobre la violencia infantil demuestra que en nuestro país la violencia familiar es un problema urgente de tratar, siendo el 41% de los padres y madres quienes golpean a sus hijos como castigo para corregirlos y entre un 70% y 80% de padres que fueron maltratados en su infancia reproducen la violencia contra sus propios hijos. La mayoría de los padres refleja la crianza a la que fueron sometidos en su infancia. Por eso es necesario el trabajo en conjunto entre los padres y el colegio. Esto es solo un pequeño ejemplo de las conductas agresivas que se pueden dar en los colegios; cuyo abordaje de prevención se debe iniciar en la forma de crianza de los padres, quienes son los modelos sociales de sus hijos. Según Nicolson y Ayers (2002) refieren que, el que ejerce el acoso escolar lo hace para imponer su poder sobre el otro mediante amenazas, insultos, agresiones. Estos actos se han visto incrementados en los últimos tiempos. La Organización Mundial de la Salud (2010) define la violencia como el uso intencional de la fuerza física o el poder, de hecho o como amenaza, contra uno

mismo, otra persona o contra un grupo o comunidad, que dé como resultado o tenga alta probabilidad de causar lesión, muerte, daños psicológicos, trastorno del desarrollo o privación. En su reciente estudio mencionan sobre violencia y salud de los estudiantes entre los 13 y 15 años de edad, en la cual participó Chile, indicando que: un 42% de las mujeres y un 50% de los varones reportan haber sufrido bullying en los últimos 30 días. Del mismo modo la última encuesta nacional de violencia escolar, que realizó el ministerio del Interior de Chile en el año 2007, indicó que el 10,7% de los estudiantes reportan haber sufrido bullying de parte de sus compañeros, presentándose un 7,6% en colegios particulares, un 9,8% en subvencionados y un 12% en municipales. El problema del bullying está abarcando cada vez más distintos países en donde muchas veces se desconoce cómo poder hacerle frente. En nuestro país el colegio de psicólogos del Perú proponen la ley Nº 29719 que promueve la convivencia sin violencia en las instituciones educativas denominada la Ley Antibullying. Recién aprobada el 24 de junio del 2011 por unanimidad en el congreso, esta ley tiene por finalidad promover un trabajo integral entre profesores, psicólogos, padres de familia y los propios estudiantes para establecer los mecanismos necesarios que permitan prevenir, sancionar y erradicar la violencia entre los alumnos de las instituciones educativas. Así también reconoce la necesidad de contar por lo menos con un profesional de psicología encargado de la prevención y el tratamiento de estos casos. Según el artículo, Perú: ¿dónde hay más casos de bullying?, en su sección de


100

actualidad (2011), refiere que en la última encuesta desarrollada, con cerca de un millar de escolares por el Programa de Capacitación y Atención a las víctimas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, el 34% de los estudiantes no comunica estos hechos a sus padres o tutores y al 63% no le interesa defender al agraviado. En tanto el 25% indica que ante estos actos de violencia los profesores y padres no reaccionan. A pesar de la existencia de leyes distintas para promover la convivencia sin violencia en las instituciones educativas, en nuestra localidad existen escasas entidades especializadas para el manejo y abordaje de estos casos, si bien es cierto, existen instituciones donde los docentes logran identificar esta problemática, el abordaje no es de la manera adecuada, puesto que la mayoría de instituciones no cuentan con un profesional psicólogo especializado para el manejo de este problema, y en el caso de que alguna institución cuente con un profesional psicólogo, no es suficiente puesto que existe una gran demanda y necesidad en las demás instituciones las cuales aún no han sido cubiertas. Así mismo, hay que tomar en cuenta el rol que cumplen los padres en la aparición de esta problemática o como contribuyen ellos para que esta problemática haya incrementado en estos últimos años, debido a que la familia es el primer ente socializador de ser humano, y su participación en el desarrollo del mismo es primordial. Este problema no es ajeno a nuestra realidad local, así lo demuestra la investigación realizada por Díaz y Santos en el 2011 quienes hallaron que el

51.4% de los varones que formaron parte de la investigación, reporto un nivel moderado a alto en la agresividad, mientras que las mujeres niveles bajos de agresividad. Ante la gama de problemas mencionados anteriormente nos motivó investigar, si existe relación entre los estilos de socialización parental y el bullying en los estudiantes de secundaria de la Institución Educativa Parroquial Santa María de Cervelló- Nuevo Chimbote 2012. MÉTODO Participantes El presente estudio se realizó con 315 alumnos de   la   I.E.P   “Santa   María   de   Cervelló”   de   Nuevo   Chimbote,   matriculados en el semestre 2012. Instrumentos Escala de Estilos de Socialización Parental en la Adolescencia – ESPA 29 Autotest de Acoso Escolar de Cisneros Procedimiento Una vez seleccionado los instrumentos para la recolección de datos se procedió a ingresar   a   la   I.E.P   “Santa   María   de   Cervelló”– Nuevo Chimbote. Se dio la consigna de que se les evaluará con el propósito de obtener datos acerca de los Estilos de Socialización Parental y Bullying. Para ello se les explicó previamente conceptos acerca del tema a desarrollar. De otro lado se efectuó el análisis de los resultados de los datos y la interpretación de los mismos. De tal forma se determinó la relación entre los estilos de socialización parental y el Bullying en dicha población.


101

RESULTADOS Tabla 01:

Niveles de  Acoso  escolar  en  los  estudiantes  de    secundaria  de  la  I.  E.P.  “Santa  María   de  Cervelló” Índice Rara veces

Frecuencia 106

Porcentaje 33,7

139

44,1

70

22,2

315

100,0

Pocas veces Muchas veces Total

Figura01: Índice de Acoso escolar en los estudiantes de secundaria de la I. E.P “Santa María  de  Cervelló” En la tabla 1 y figura 1, se muestra el análisis sobre los niveles de acoso escolar   en  estudiantes  de  secundaria  de  la   I.E.P.   “Santa  María  de  Cervelló”  Se   observa que un 44.1%, de los estudiantes refiere que pocas veces a sido acosado, seguido por un porcentaje 33.7%, haber sido acosado rara veces y un 22.2% refiere que fue muchas veces acosado. Tabla 2 Modalidades Más Frecuentes Del Acoso Escolar Modalidades Rara vez Pocas Veces N

%

N

%

Muchas veces N %

Total N

%

105 33,3 152 48,3 58 315 100,0 Hostigamiento 18,4 238 75,6 77 315 100,0 Agresiones 24,4 282 89,5 33 10,5 315 100,0 Robos 262 83,2 53 315 100,0 Intimidación16,8 Amenazas 276 87,6 39 12,4 315 100,0 DesprecioRidiculización 276 87,6 39 12,4 315 100,0 RestricciónComunicación 262 83,2 53 315 100,0 Coacción 16,8 281 89,2 34 10,8 315 100,0 Exclusión-Bloqueo Social Figura 2: Modalidades más frecuentes en acoso escolar en estudiantes de secundaria de  la.      I.E.P.  “Santa  María  de  Cervelló. Se observan en la Tabla 2 las modalidades más frecuentes del acoso escolar, donde se evidencia que la modalidad más frecuente de acoso escolar en los estudiantes es en Agresiones (24.4%) seguido de Hostigamiento (18.4%)


102

Intimidación-amenazas y Coacción (16.8 %) siendo menos frecuentes la modalidad Restricción-Comunicación y Desprecio-la Ridiculización (12.4%) y por último Robos en promedio de 10,5% respectivamente.

Tabla 3 Relación entre de los estilos de socialización y acoso escolar en estudiantes de Secundaria de  la  I.E.P  “Santa  María  de  Cervelló”  Nuevo  Chimbote  – 2012

Padres Madres

Pruebas de Chicuadrado 2 X Pearson X2 Pearson

Valor 6,375a 5,999a 315

gi

Sig 6 6

,382 ,423

N de casos válidos En la Tabla 3 se observa el valor de la prueba Chi Cuadrada hace referencia la relación estilos de socialización parental (Autoritario – Autorizativo- Indulgente- Negligente) y el acoso escolar (rara vez-pocas vecesmuchas veces). La Tabla 7 muestra que no existe relación entre estilos de socialización parental y el acoso escolar tanto para la madre como el padre. Tabla 4 Relación entre de los estilos de socialización y las dimensiones del acoso escolar en estudiantes de Secundaria Chimbote X2 Pearson

Estilos de Socialización Parental / desprecio – ridiculización Estilos de Socialización Parental / coacción Estilos de Socialización Parental / RestricciónComunicación Estilos de Socialización Parental / agresiones V de Cramer (Valor =0,160) Estilos de Socialización Parental / IntimidaciónAmenazas Estilos de Socialización Parental / Exclusión-Bloqueo Social Estilos de Socialización Parental / Hostigamiento

Madre Valor

Sig

Padre Valor

gl

gl

Sig

9,083a

6

,169

7,603a

6

,269

1,051a

3

,789

2,766a

3

,429

2,773a

3

,428

4,641a

3

,200

8,046a

3

,045

3,653a

3

,301

5,290a

3

,152

4,152a

3

,245

,836a

3

,841

3,498a

3

,321

7,394a

6

,286

5,205a

6

,518


103 Verbal Estilos de Socialización Parental / robos

1,855a

3

,603

315

1,001a

3

315

En la Tabla 4 se observa el valor de la prueba Chi Cuadrada, hace referencia que la relación de los estilos de socialización parental (Autoritario – Autorizativo – Indulgente - Negligente) y las dimensiones del acoso escolar. La Tabla 8 muestra que no existe relación entre estilos de socialización parental y las dimensiones del acoso escolar tanto para la madre como el padre en la mayoría de las relaciones. Se observa que existe relación significativa (X2=8,046a; gl=3; p=0.045) pero baja (V de Cramer =0,160) en los estilos de socialización parental – indulgente y negligente de la Madre y la dimensión agresión del acoso escolar. Esto quiere decir que el estilo de socialización parental indulgente de la madre favorece a que se presente menos acoso escolar agresivo. Tabla 5 Relación entre de los estilos de socialización y acoso escolar en estudiantes de Secundaria de  la  I.E.P  “Santa  María  de  Cervelló”  Nuevo  Chimbote,  2012  según   sexo X2 Pearson Madre Valor

Padre

gl

Sig

Valor

gl

Sig

Masculino

7,156b

6

,307

4,631b

6

,592

Femenino

5,671b

6

,461

6,085b

6

,414

315

315

En la Tabla 5 se observa el valor de la prueba Chi Cuadrada hace referencia que la relación estilos de socialización parental (Autoritario Autorizativo- Indulgente- Negligente) y el acoso escolar. La Tabla 9 muestra que no existe relación entre estilos de socialización parental y el acoso escolar tanto para la madre como el padre según sexo. Tabla 6: Relación entre de los estilos de socialización y el acoso escolar en estudiantes de Secundaria   de   la   I.E.P   “Santa   María   de   Cervelló”   Nuevo   Chimbote   2012,   según grado. X2 Pearson Madre

Padre

,801


104 Valor Primero

gl b

11,392

6

Sig

Valor

,077

5,430

gl

Sig

b

6

,490

b

Segundo Tercero

b

3,074 9,433b

6 6

,800 ,151

4,382 6,653b

6 6

,625 ,354

Cuarto

5,010b

6

,543

5,899b

6

,435

Quinto

b

,227

b

6

,059

8,148

6

12,154

315

315

En la Tabla 6 se observa el valor de la prueba Chi Cuadrada hace referencia que la relación estilos de socialización parental (Autoritario Autorizativo- Indulgente- Negligente) y las dimensiones del acoso escolar. La Tabla 10 muestra que no existe relación entre estilos de socialización parental y las dimensiones del acoso escolar tanto para la madre como el padre según grado. Tabla 7 Relación entre de los estilos de socialización y el acoso escolar en estudiantes de Secundaria   de   la   I.E.P.   “Santa   María   de   Cervelló”   Nuevo   Chimbote   2012   según edad X2 Pearson Madre gl Valor 12 años(V de Cramer =0, 12,913b 503) 13 años 2,400b 14 años 6,678b 15 años 2,570b 16 años 5,715b 17 a 18 años 5,976b

Padre Sig

6

,044

Valor 3,606b

6 6 6 6 6 315

,879 ,352 ,861 ,456 ,426

5,313b 5,020b 1,954b 7,447b 7,900b

gl

Sig

6

,730

6 6 6 6 6 315

,504 ,541 ,924 ,282 ,246

En la Tabla 7 se observa el valor de la prueba Chi Cuadrada hace referencia que la relación estilos de socialización parental (Autoritario Autorizativo- Indulgente- Negligente) y las dimensiones del acoso escolar. La Tabla 11 muestra que no existe relación entre estilos de socialización parental y las dimensiones del acoso escolar tanto para la madre como el padre según edad. Sin embargo se observa que existe relación significativa (X2=12,913b; gl=6; p=0.044) moderada (V de Cramer =0, ,503) en los estilos de socialización parental de la Madre y acoso escolar, en los estudiantes de 12 años. Esto quiere decir que el estilo de socialización parental indulgente favorece a que se presente menos acoso escolar en la edad de 12 años.


105

DISCUSIÓN

Ser padres, llega a ser una de las tareas más apasionante y a la vez más comprometida, que tiene el ser humano. El arte de ser padres en líneas generales, es generar situaciones comprometidas hacia su desarrollo integral, y es dentro del núcleo familiar donde se marcan expectativas sobre cómo ha de ser uno y de la forma de comportarse hacia su entorno. El modelo o forma de actuar que se sitúan los padres es la clave para transmitir valores a los nuestros. Gran parte de lo que somos se lo debemos a la familia. Se puede confirmar lo anteriormente mencionado, con lo referido por Santrock (2003) quien señala que en el contexto familiar es importante el papel que desempeñan las relaciones tempranas entre padres e hijos, influyendo en la construcción de nuevas relaciones interpersonales a lo largo de todo el ciclo vital. Estas relaciones con los padres ayudan a cada individuo al desarrollo de sus capacidades y habilidades, puesto que estos van adquiriendo desde su infancia, unos hábitos y patrones de comportamientos determinados. Así lo reafirma lo manifestado por Conesa (2004) quien refiere que los niños, al nacer, tienen una inmensa capacidad de aprender e imitar. Están al tanto de la evolución de los padres, de sus sentimientos y vivencias para asumirlas y vivirlas a su manera. De su capacidad e imitación aprende a vivir según los modelos que conoce. Las primeras experiencias de la infancia van a ser el bastón donde se apoye para saber quién es, para encontrar su identidad. Se busca el modelo que le ha servido de referencia

y toma de él los factores que necesita para no encontrarse perdido. Nuestra capacidad de aprender e imitar se ha fijado en las formas de ser, pensar, querer y actuar que hemos visto en los más cercanos, en este caso las figuras parentales. Uno de los temas que se está convirtiendo en el foco principal de nuestra preocupación en la sociedad, es la violencia que vive dentro del núcleo familiar y como este repercute en la manifestación de la conducta agresiva por parte de los adolescentes, dando lugar a episodios repetidos de violencia dentro de la escuela, fenómeno conocido como bullying o acoso escolar. Los hechos de violencia cometido por los adolescentes entre 11 y 17 años van en constante incremento día con día, y la mayoría de casos pasa desapercibidos. Existen varios factores que se consideran importantes a la hora de analizar las causas de estos actos de violencia. Pero nuestro principal interés se centra en la población estudiantil y la familia. Ante esta realidad de los últimos años, nos embarcamos en la tarea de investigar y plantear como objetivo de investigación determinar la relación entre los estilos de socialización parental y bullying en los estudiantes de secundaria de la Institución Educativa Parroquial Santa María de Cervelló - Nuevo Chimbote 2012. Iniciaremos tomando en cuenta los resultados de orden descriptivo. Encontramos que el 43,8% y 35,9% de la población estudiada percibe en el padre y la madre un estilo de socialización indulgente respectivamente, lo que nos indica que ambos padres fomentan el dialogo y razonamiento para lograr un acuerdo con los hijos, tienen una imagen


106

más simétrica de ellos, reciben un importante feedback positivo cuando sus actuaciones son correctas y evitan el uso coerción cuando se desvían de las normas. Esto a su vez confirma lo referido por Musitu y García (2004) quienes señalan que el prototipo indulgente se comporta de manera afectiva, aceptando los impulsos, deseos y acciones del hijo. Consulta con ellos las decisiones internas del hogar y les proporciona explicaciones de las reglas familiares, evita el ejercicio del control impositivo y coercitivo, y no les obliga a obedecer ciegamente pautas impuestas por las figuras de autoridad, a no ser que estas sean razonadas. Por este motivo muy probablemente, los hijos de estos hogares son los que más sólidamente internalizan las normas de comportamiento social. Este postulado coincide con los estudios de Baumrind (1991; citado por Santrock, 2003) quien definió el estilo democrático como el estilo indulgente que motiva al adolescente a ser independiente pero sigue estableciendo controles y fijando limites a su comportamiento. Acepta e incentiva el dialogo y el afecto, y promueve el desarrollo de sus habilidades sociales. Respecto a los niveles de bullying, se obtuvo que el 44,1% de los estudiantes refirió haber sido acosado pocas veces por sus compañeros, lo que explica que estos estudiantes en algún momento fueron víctimas de acoso dentro de su institución educativa. Este resultado refuerza las experiencias que estamos vivenciando en los últimos años como lo menciona Rosales (2010), acerca del suicidio de una adolescente como consecuencia de incesantes burlas que recibía de parte de sus compañeras, así

también está el caso del adolescente 14 años de edad murió después de haber sido golpeado por sus compañeros del colegio en Arequipa. Así mismo, reafirma lo encontrado por Díaz y Santos (2011) en un colegio del distrito de Coishco donde un 51,4% de los estudiantes que fueron parte de la investigación, presentó un nivel moderado a alto de agresividad. En cuanto a las modalidades más frecuentes de acoso escolar se observo que los estudiantes perciben a las agresiones como principal medio de acoso, lo cual se traduce en conductas directas de agresiones ya sea física o psicológica, esto coincide con Moraleda (s/t, citado por Jugo y Chávez, 2004) quienes manifiestan que los adolescentes asumen conductas que implican una descarga negativa contra una persona en particular, donde por la ira el adolescente arremete contra uno de sus pares maliciosamente. De igual manera se encontró en segundo lugar al hostigamiento verbal, lo cual evidencia que entre los estudiantes existen conductas que consisten en acciones de hostigamiento y acoso psicológico que manifiestan desprecio y falta de respeto y de consideración por la dignidad del otro. El desprecio, el odio, la ridiculización, la burla, el menosprecio, los sobrenombres o apodos, la malicia, la manifestación gestual de desprecio y la imitación burlesca son indicadores de esta escala. Estos resultados reafirman lo encontrado por Oliveros y Barrientos (2007), quienes en su estudio realizado en un colegio particular de Lima hallaron que el 91% de los estudiantes señalo que el tipo más frecuente de acoso es poner apodo entre compañeros sin medir las consecuencias que estas acciones puedan


107

tener en las victimas. Así mismo, los resultados obtenidos refuerzan también lo aseverado por Train (2001, citado por Jugo y Chávez, 2004) quien señala que son las protestas verbales, el escapismo y la fantasía son las reacciones más comunes. Luego de haber analizado independientemente las variables de estudio, pasamos a examinar las relaciones más significativas halladas entre ambas. Referente a la edad que presentó menor nivel de acoso escolar, se halló que existe relación significativa moderada en el estilos de socialización parental -indulgente de la Madre y acoso escolar, en los estudiantes de 12 años. Esto evidencia que el estilo de socialización parental indulgente de la madre favorece a que se presente menor acoso escolar en la edad de 12 años. Esto confirma lo manifestado por Baumrind (1991; citado por Santrock, 2003) quien definió el estilo democrático como el estilo indulgente que motiva al adolescente a ser independiente pero sigue estableciendo controles y fijando limites a su comportamiento. Acepta e incentiva el dialogo y el afecto, y promueve el desarrollo de sus habilidades sociales. Reafirmando lo mencionado por (Samper, 1999; Pérez Delgado, Mestre, 1999), quienes refieren que el tipo de normas que una familia establece, los recursos y procedimientos con los que cuentan para hacer cumplir dichas normas, en conjunto con el grado de afectividad, comunicación y apoyo entre padres e hijos, constituyen factores importantes para el desarrollo personal de los más jóvenes, para su interiorización de valores y las decisiones que toma ante conflictos sociales.

Por otro lado, considerando nuestros resultados y la información e investigaciones de diversos estudiosos del tema, podemos decir que, si bien ya se evidencio en los resultados de esta investigación que los estilos de socialización parental no son determinantes para la presencia del agresión en los estudiantes, este tema sigue siendo causa de muchas controversias. Reafirmando lo mencionado por Oliveros y Barrientos (2007), quienes hallaron que el único factor de riesgo que mostró asociación con el Bullying fue la falta de comunicación de las agresiones. Los resultados obtenidos en la investigación hacen referencia que la relación entre bullying y estilos de socialización parental, evidencian una débil relación entre las variables mencionadas, lo cual significa que las variables presentadas en la investigación no necesariamente guardan una relación directa. Para ello cabe recalcar que las consecuencias que presenta el bullying no son participe de la crianza de los padres, puede ser un factor en menor escala, pero no es el determinativo para que se desencadene la problemática. Finalmente ahora es el momento de actuar y de implementar programas de educación familiar que conlleven a la práctica adecuada de métodos de crianza, para generar una mejor relación entre padres e hijos, desterrando la agresividad como método correctivo, así mismo, promoviendo modelamiento de conductas adecuadas mediante la práctica de un estilo indulgente. REFERENCIAS

Carozzo, Zapata y Benites (2011) Ley Nº 29719, Ley que Promueve la


108

Convivencia sin Violencia en las Instituciones Educativas. Ley Antibulling y los Psicólogos. Observatorio sobre la Violencia y Convivencia en la Escuela. Caruana, A. y Civera, P. (2005). Programa de Educación Emocional para la Prevención de la Violencia 2º ciclo de ESO. Vasco. Grafibel 2010 Conesa, M. (2004). El Arte de ser Padres. Madrid: Editorial EDAF, S.A. Chávez, G. (2008). Guía metodológica para la elaboración de proyectos e informes de tesis para estudiantes de Psicología UCV. Trujillo–Perú Geodelphos Chile Consultora y Tendencias Research (2009). Estudio de percepción de bullying en chile DELPHOEDUCA. Chile. Latorre, A. y Navarro, C. (2002). Psicología Escolar y Programas de Intervención. Archidona – Malaga: Ediciones ALJIBE, S.L. Musitu, G. y García, F. (2004). Escala de estilos de socialización parental en la adolescencia. Madrid: TEA Ediciones, S.A. Nicolson, D. yAyers, H. (2002). Problemas de la adolescencia. Madrid: Narcea Ediciones, S.A. Olweus (2006), Conductas de Acoso y Amenaza entre Escolares. Madrid: Ediciones Morata, S.L. Piñuel I. y Oñate A. (2005) Informe Cisneros VII   “Violencia   y   Acoso   Escolar”   en   Alumnos   de  

Primaria, Eso y Bachiller. Informe preliminar. España. Sánchez, H. y Reyes, M. (2002). Metodología y diseño de la investigación científica. Lima: Perú, Editorial Universitaria, Pág. 87. Santrock (2003), Familia y Estilos de Crianza. Editorial Mc Graw-hill, España. Serrano, A. (2006). Acoso y violencia en la escuela. Como detectar, prevenir y resolver bullying. España: Barcelona, Editorial Ariel. Trianes M. (2000). La Violencia en Contextos Escolares. . Editorial Aljibe. Revistas:

Amemiya I., Oliveros M., Barrientos A. Factores de riesgo de violencia escolar (bullying) severa en colegios privados en tres zonas de la sierra del Perú. Revista Anales Facultad de Medicina, Vol. 70 Núm. 4, 2009, pág. (255258) Cano, Gutiérrez y Nizama. (2009) Tendencia a la violencia e ideación suicida en adolescentes escolares en una ciudad de la Amazonía peruana. Rev. Perú. med. exp. Salud pública, abr./jun. 2009, vol.26, no.2, p.175181. ISSN 1726-4634. Cerezo F. (2009). Bullying: análisis de la situación en las aulas españolas. International Journal of Psychology and Psychological Therapy, Vol. 9, Núm. 3. España, Revista


109

Redalyc sistema de información científica. Diario Perú 21. Perú: ¿Dónde hay más casos de bullying?, publicado en el en su sección de actualidad (2011). Garaigordobil M. y Oñederra J., (2010), Inteligencia emocional en las víctimas de acoso escolar y en los agresores, European Journal of Education and Psychology, vol. 3, núm. 2. Revista Redalyc sistema de información científica. Landázuri V. (2007). Asociación entre el rol de agresor y el rol de las víctimas de intimidación escolar, con la autoestima y las habilidades sociales de adolescentes de un colegio particular mixto de Lima, Pontificia Universidad Católica del Perú, Revista Psicológica Herediana, ed. 2, pág. (21). Mestre, M., Tur A., Samper, P., Nácher, M., Cortés, M., & Cortés, M. (2007). Estilos de crianza en la adolescencia y su relación con el comportamiento prosocial. Revista Latinoamericana de Psicología, 39, 211-225. Oliveros M. Y Barrientos A. (2007). Incidencia y factores de riesgo de la intimidación (Bullying) en un colegio particular de Lima - Perú, Revista Peruana Pediatría, ed. 3, pág. 150. Oliveros, Figueroa, Mayorga, Cano, Quispe y Barrientos (2008). Violencia escolar (bullying) en

colegios estatales de primaria en el Perú. Rev. Perú. Pediatría. 61 (4) 2008. Tesis de grado y post grado:

Barría P., Matus C., Mercado D. y Mora C. (2004). Bullying y Rendimiento escolar. Tesis para optar al titulo de Licenciatura en Educación. Universidad Católica de Temuco. Temuco, Chile. Ccoicca,T. (2010). Bullying y Funcionalidad Familiar en una Institución Educativa del Distrito de Comas. Tesis para optar al título de Licenciatura en Psicología. Universidad Federico Villarreal, Lima, Perú, (pág. 32 - 74). Díaz, A. y Santos, H. (2011). Relación entro los estilos de socialización familiar y la agresividad en los estudiantes de secundaria de la Institución Educativa N 88044, Coishco. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología. Universidad César Vallejo, Nuevo Chimbote, Perú Hernández, A. y Solano, I. (2007). Ciberbullying, un problema de acoso escolar. Informe de estudios. España. Jugo, C. y Chávez, G. (2004). Relación entre el clima social familiar y niveles de agresividad en los alumnos de quinto año de educación secundaria del Centro Educativo Estatal mixto “Gustavo Ríes”  de la ciudad de Trujillo. Tesis para optar el título de Licenciado en


110

Psicología. Universidad César Vallejo, Trujillo, Perú. Raya, A. (2009). Estudio sobre los estilos Educativos Parentales y su relación con los Trastornos de Conducta en la infancia. Tesis para optar el título de Doctorado de Psicología. Universidad de Córdoba. Valadez, I. (2008). Violencia escolar: maltrato entre igual en escuelas secundarias de la zona metropolitana de Guadalajara. Informe de estudios. México, Impresora Mar- Eva, Primera Edición. Linckografías:

Bulnes, M., Ponce, C., Huerta, R., Álvarez, C., Santiváñez, W., Atalaya, M. (2008, 14 de diciembre). Resiliencia y estilos de socialización .

parental en escolares de 4to y 5to año de secundaria de Lima Metropolitana. Revista de Investigación en Psicología, 11(2) ,67-71; extraído el 20 de setiembre, 2010, de http://dialnet.unirioja.es/ser vlet/investigaciones?codigo= 305961. Flores, K. (2007). El dilema del acoso escolar. Recuperado el 05 de setiembre de http://www.el-refugio.net Vergara, B. (2001). Realidad de la infancia Peruana. Semanario virtual de la familia Soto Vergara, Recuperado el 12 de Mayo del 2010 de http://www.sonrieperu.com/pro blematica_infantil2.htm


111


112

HABLANDO CON EL CORAZÓN EN LA BOCA Intervención en un Caso de Miedo a Hablar en Público con Aplicación de PNL y EFT. Mary Esther Rodríguez Gamboa* Walter Jesús Ojeda Murguia ** RESUMEN A continuación se presenta un estudio de caso en el que se aplica las Técnicas de programación Neurolingüística y la Técnica de Liberación Emocional en un consultante que manifiesta tener Miedo para Hablar en Público (MHP). La metodología de intervención se basó en un abordaje psicológico integrativo, con estrategias basadas en el anclaje de recursos para el fortalecimiento de las habilidades orales del consultante, además se trabajó submodalidades sensoriales para menguar los recuerdos negativos asociados al MHP, así como la reducción de emociones asociadas a lo mismo, favoreciendo la disminución de .síntomas fisiológicos, motores y cognitivos. Los resultados se evaluaron con la Escala SUDS y con dos test proyectivos; El Test de la Persona Bajo la Lluvia y El Test Casa – Árbol – Persona, antes y después de la intervención, los principales resultados fue la disminución de síntomas del Miedo a Hablar en Público, como el temblor en las piernas, hiperhidrosis palmar y taquicardia, así como la evitación de exponer o terminar rápido de hacerlo, además de la autoevaluación y la percepción de la coevaluación negativa. Palabras clave: Miedo a Hablar en Público, Programación Neurolingüística, Técnica de Liberación Emocional.

ABSTRACT Below is a case study in applying the techniques of neurolinguistic programming and Emotional Freedom Technique on a client who have manifested Public Speaking Fear (MHP). The methodology followed was based on an integrative psychological approach, with strategies based on resource anchor to strengthen oral skills consultant also worked to diminish sensory submodalities negative memories associated with the MHP and emotions reduction associated to the same, favoring decreased. physiological symptoms, motor and cognitive. The results were assessed with the Scale SUDS and two projective test, the Test of Person in the Rain and The Test House - Tree - Person, before and after the intervention, the main results was the decrease in symptoms Speaking Fear in public, as the tremor in the legs, palmar hyperhidrosis and tachycardia, as well as avoidance of exposing or quick end to, in addition to the self and the perception of negative peer assessment. Keywords: Fear of Public Speaking, NLP, Emotional Freedom Technique.

*Alumna de VII Ciclo del Curso de Consejo Psicológico. Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo.. Correspondencia: mergyz@gmail.com ** Docente Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo


113

Actualmente hay un gran número de personas que padecen de dificultades para hablar frente al público, o quizá a lo largo de su vida por lo menos una vez han experimentado sensaciones, pensamientos o conductas asociadas a esto. El poder hablar en público trae muchos beneficios sociales, sin embargo existen personas que quisieran expresar sus ideas en público, pero la falta o escasas habilidades, o el propio medio no les permiten hacerlo (Bados, 2005). Por lo que muchos prefieren evitar estas situaciones o tienen una actuación con notables deficiencias durante la exposición. El DSM IV hace diferencias entre los ataques de pánico y el trastorno de pánico, es decir, se puede diagnosticar ataques de pánico relacionados a situaciones sociales, con criterios enfocados en la Fobia Social, y no sólo incluye el temor a situaciones sociales por miedo a actuar de manera humillante, sino también por mostrar síntomas de ansiedad con respuestas fisiológicas (APA, 1994, citado por Gallego, 2006); características parecidas al Miedo a Hablar en Público (MHP). Asimismo, Clevenger (1955, citado por Bados, 1986) opina que el MHP es una condición emocional en donde la emoción supera al intelecto en la extensión en que la comunicación queda perjudicada, ya sea en la recepción y en la emisión del mensaje, y donde el estímulo de la emoción es la situación de hablar en público. El MHP ha sido revisado por diversos autores, as así que Orejudo, Nuño, Fernández, Herrero, y Ramos (2006) refieren que hay autores que relacionan al MHP con factores biológicos o con factores cognitivos. Y los autores que cita Bados (1986) la

relacionan con factores conductuales o la distinguen entre estado de MHP y rasgo de MHP. Este miedo escénico tiene características como la ansiedad que provoca respuestas físicas (Freimuth, 2006, citado por García, Toral, & Murelaga, 2012). Cosa que termina perjudicando la calidad de comunicación oral que se pretende realizar, produciendo una coevaluacion y autoevaluación negativa. Por lo que, este miedo se concibe como la suma de tres sistemas de respuestas: el cognitivo, motor y autónomo, que interactúan entre sí, aunque no tiene por qué correlacionarse de un modo elevados; pues la aparición de estos componentes viene inducida por estímulos externos (socio-ambientales) e internos (cognitivos y fisiológicos). Es así, que se tiene la siguiente clasificación (Bados, 2001, citado por Bados 2005): Dentro de este sistema cognitivo aparecen dificultades para concentrarse, recordar el discurso, asimismo ocurre una autoevaluación negativa y una fijación en los síntomas somáticos y en los errores, además de tener temor ser criticados, acompañado de pensamientos negativos, donde estos reflejan también una serie de errores cognitivos típicos: como la subestimación propia y sobrestimación de las expectativas ajenas, atención selectiva a las reacciones negativas de los demás hacia uno y falta de atención a las reacciones positivas, así como las interpretaciones erróneas y negativas del comportamiento de los demás (percibir crítica y desaprobación donde no las hay o exagerar su grado de intensidad u


114

ocurrencia) y la atribución de éxito a factores externos. Por otro lados las respuestas de tipo motor (conductuales), pueden considerarse las conductas de escape y evitación de las situaciones en donde se tenga que hablar en público, así como la perturbación en la actuación (gestos faciales, expresión de miedo, sonrisa o risa inapropiada, inexpresividad facial, voz monótona, voz baja, gestos de inquietud, tartamudeo, vocalización deficiente, incoherencias, postura rígida o cerrada, encogimiento postural, y otros). Cuando las circunstancias impiden eludir la situación temida, aparecen conductas defensivas como beber alcohol antes de la charla, leer notas, evitar el contacto visual con el público, o acabar lo antes posible, etc. En este sistema autónomo (fisiológico) se observan reacciones como taquicardia, temblor (voz y manos), parpadeo excesivo, hiperhidrosis palmar o en otra parte del cuerpo, sonrojamiento de las mejillas, músculos tensionados, malestar gastrointestinal, boca seca, y urgencia urinaria. Las personas con MHP asignan a estos síntomas más intensidad y una mayor frecuencia que los demás podrían observar en ella. En ocasiones estos síntomas y signos pueden alcanzar niveles muy altos de intensidad, por lo que pueden ser considerados como ataques de pánico. Asimismo, la ansiedad que se manifiesta al hablar en público es uno de los temores más frecuentes entre la población universitaria, que si bien no llega a alcanzar criterios de patología;

salvo en una pequeña proporción, condiciona a más de la mitad de los estudiantes (Montorio, Fernández, Lázaro y López, 1996, citados por Orejudo et al., 2006). Dentro de este entorno, el MHP tiene influencia, en muchos casos, en el abandono de los estudios y el sufrimiento personal (Straham, 2003, citado por Orejudo et al., 2006). Es por eso que la capacidad de comunicación oral es una de las competencias en formación general que se contemplan en el nuevo contexto curricular universitario en todas áreas de comunicación, ya que los estudiantes en la actualidad la reconocen como imprescindible en su formación académica (García et al., 2012), he ahí la importancia de la aplicación de diferentes técnicas para que el Miedo a Hablar en Público como en este caso la Programación Neurolingüística (PNL) y la Técnica de Liberación Emocional (EFT); técnicas con efectos a corto plazo. Pues la utilidad de la PNL ha resultado ser muy valiosa para los contextos empresariales, asimismo se considera que es una herramienta fundamental para el desarrollo personal (Mohl, 2006), donde el lenguaje verbal y no verbal, estructuraran los sistemas de percepción y representación, dado eso, el sistema de creencias creará programas o esquemas motores (Bórquez, 2002). Además es entendida como una magnífica colección de técnicas altamente eficaces de comunicación y transformación de la conducta (Stahl, 2000). O tal como lo decía Richard Bandler: “Creo   que   es   muy   apropiado   describir la PNL como un proceso educativo. Básicamente desarrollamos maneras de enseñar a la gente a usar su


115

propia cabeza”  (Bertolotto, 1996). Por la misma senda, Bandler (2004), señala que la PNL representa una manera de enfocar el aprendizaje humano, siendo más que parte de una terapia; un proceso educativo. En este caso, la posición perceptiva (asociada o disociada) toman un papel importante durante la intervención, la cual se basa en la capacidad humana para asociarse y disociarse subjetivamente de las experiencias que le suceden, lo que se espera es que se actue con flexibilidad y cabiar de una posición a otra,según convenga; pues aquellas personas con posición asociada, demuestran ser egocentricas y egoistas, y los que están en la segunda posición son meramente empaticos tratando de complacer al resto y no a ellos mismo (Dilts, 1990, citado por Bórquez, 2002). Y los que vivan en la tercera posición (disociada objetiva) serán espectadores de la vida, y para que esta posición sea util, se necesita estar en un estado de plenitud de recursos muy fuerte, pues se ocntempla el comportamiento a fin de poder hacer una evaluación y generar opciones útiles en cualquier situación dificil (O'Connor & Seymour, 2007). Para lograr efectos positivos en la intervención existen diferentes técnicas y acá se recogen las principales (Bórquez, 2002): Los anclajes: estímulos que son utilizados en etapas concretas de las estrategias y/o estado interno para producir la capacidad de hacerlo por sí misma (anclas de recursos). En este caso, para poder hablar en público se produce en la intervención un anclaje de recursos para que el cliente los pueda utilizar en el momento adecuado, usando la técnica

conocida como   “Rescatando   recursos”,   entre otras, como el circulo de la excelencia (Armas & VonRuster, 2009). Y también el tratamiento de Fobias y traumas; submodalidad de doble disociación, que le permite contemplar el proceso traumático, para luego desprogramar la secuencia original con que dicho evento ingresó y permaneció latente en su mapa, como es el caso del miedo a hablar en público. La técnica de liberación emocional (EFT) es otra de las técnicas de intervención en el MHP, pero para poder comprender la EFT es necesario entender la apucuntura, técnica china, con la EFT los puntos que se manipulan en la apucuntura son tapeados (tapping) en vez de utilizar agujas, se hace presión con los dedos, siendo esa su diferencia básica. Esta establece que la causa de todas las emociones negativas es una desarmonización del sistema energético del cuerpo y que si las emociones negativas no se resuelven a tiempo, se contribuye a la formación de la mayoría de nuestras enfermedades (Valencia, 2009). Además Solvey y Solvey (2006, citado por Moreno y Morillo, 2009) la clasifica dentro de las Terapias de Energía. Los desequilibrios en el sistema energético del cuerpo humano tienen efectos profundos en la configuración psicológica de cada uno, por lo que las emociones negativas son las causantes de muchos problemas somáticos. (Núñez, 2005). Corregir estos desequilibrios energéticos, se consigue haciendo tapping y con tan sólo golpear levemente cerca de los terminales de los meridianos energéticos, se pueden experimentar


116

cambios profundos en la salud emocional y física (Ferrer, 2011). Se distingue entre dos puntos principales antes de empezar la técnica: el punto sensible y el punto Kárate, Craig (2009) señala que frotar el punto sensible es más efectivo que hacer el tapping sobre el punto Kárate, sin embargo el segundo actúa cuando hay algún tipo de bloqueo. Luego de haber encontrado el punto inicial se sigue con esta secuencia de tapping: ceja, lado del ojo, debajo del ojo, debajo de la nariz, debajo de la boca, debajo del brazo, dedo pulgar, dedo índice, dedo medio, dedo meñique, punto de karate. El tapeado de estos puntos debe ser confortable, ni muy fuerte ni muy liviano (Valencia, 2009). Lo central de la técnica del tapeo es concentrarse en el problema y describirla con una frase específica, si es así dará mejores resultados (Valencia, 2009). Por lo tanto la frase recordatoria que hace referencia al problema es simplemente una frase corta que se debe repetir en voz alta cada vez que se hace el tapping (Craig, 2009). Además, las unidades subjetivas de la escala de angustia es una manera muy fácil de determinar cuál es la intensidad de un problema, la cual se puntúa del 0 al 10, que se utiliza para medir la intensidad emocional de un tema. La mejor manera de utilizar la técnica es medir con SUDS antes de tapear, luego de una secuencia lo medimos y seguimos tapeando hasta que la medición llegue a 0 (Valencia, 2009). Lo que sugieren las técnicas anteriormente mencionadas es que gracias a su apropiada aplicación se

podrá conseguir el objetivo del proceso terapéutico, pues con la PNL se logrará formar un anclaje de recursos para que el cliente pueda utilizarlos a su beneficio cada vez que así lo disponga y con la EFT, al hacerla habitual, conseguirá eliminar o minimizar (si se quiere) las emociones negativas asociadas al MHP, pues Según Craig (1998, citado por Moreno y Morillo, 2009) se ha comprobado la efectividad de la técnica en diferentes asuntos, como adiccones, alergias, ansiedad, manejo de ira, dislexia, miedos y fobias, culpa, potenciación de desempeño como es el caso de Hablar en Público con más efectividad, como en este caso se pretende conseguir con la intervención. A continuación se presenta un estudio de caso en el que se aplican estos procedimientos terapéuticos en un sujeto que padece de MHP. MÉTODO Sujeto Luis es un consultante de 17 años de edad con problemas de exponer sus ideas frente al público (MHP). Esto le sucede desde que ingresó a la Universidad, aproximadamente hace 1 año y medio, y la situación que desencadenó el problema fue una exposición en un curso de Habilidades Comunicativas, donde tuvo reacciones fisiológicas, motoras y cognitivas asociadas al MHP. Se trata del segundo de tres personas, actualmente no vive con sus padres, pues estos están en otra ciudad por trabajo, por lo mismo no conocen el problema que éste manifiesta. Las únicas personas que conocen este problema son sus primas Bonnie (21


117

años) y Paula (23 años), que son las personas con las que mantiene más confianza. En cuanto a la autopercepción de la personalidad se rescata que él se define como alegre y estudioso. Así también en su jerarquía de valores estima que el respeto es uno delos valores que priman en él y en el aspecto negativo de los valores no le agrada que las personas se burlen de otras debido a discapacidades u otros problemas. Regularmente se acuesta a las 12 y media de la noche y aproximadamente duerme 10 horas, y generalmente se despierta de buen humor. En su niñez cuando se sentía nervioso, la conducta que mostraba era morderse las uñas, cosa que sucede actualmente, también. Las reacciones fisiológicas, relacionadas al MHP, que tenía eran taquicardias, sudoración palmar, malestar estomacal, y temblor en las piernas. Asimismo, las reacciones motoras que manifestaba era terminar de exponer de la manera más rápida y permanecía en un solo lugar cuando exponía. Sus reacciones cognitivas que tenía era la autoevaluación negativa y la fijación en los síntomas somáticos, además de tener errores cognitivos como la percepción inadecuada de las miradas de sus compañeros de clase, así como la certeza de que lo estaban criticando. Esto sucedía con más frecuencia cuando exponía frente a compañeros nuevos, puesto que cuando se encontraba con sus compañeros esto ocurría con más baja intensidad. Medidas utilizadas Para valorar los resultados se utilizaron medidas antes y después de la

intervención, una de ellas fue el Test de la persona bajo la lluvia (Querol y Chavez, 2004) para medir su respuesta frente a estresores, además de otro proyectivo como el Test Casa-ÁrbolPersona de John N. Buck (1949, citado por Pérez, 2003) en donde se desea saber cuál es la percepción de sus asociaciones con la vida hogareña y las relaciones intrafamiliares, la percepción de sus aspectos más profundo y de su fortaleza, así como su autopercepción. Objetivo de la Intervención El objetivo es que al finalizar el proceso terapéutico Luis tendrá la fortaleza necesaria para exponer en público, minimizando las respuestas fisiológicas, las respuestas motoras y cognitivas, las cuales eran su principal preocupación a la hora de hablar frente a sus compañeros de clase, sobre todo si algunos de ellos no eran conocidos por el consultante. Es por eso que la terapeuta recurrió a técnicas basadas en un enfoque psicológico integrativo, es decir la aplicación de Programación Neurolingüística con anclaje de recursos y movilización de traumas, así como la utilización de la Técnica de Liberación Emocional, pues se pretendía remover las emociones negativas relacionadas al MHP. INTERVENCIÓN En el primer contacto se logró establecer un adecuado rapport con el consultante, ya que hubo una apropiada interacción y comunicación, al principio de las sesiones éste se mostraba ansioso, ya que manifestó que antes no había tenido relación con algún psicólogo, pero conforme pasó el tiempo se mostró más


118

colaborador. En la segunda y tercera sesión se procedió preguntarle datos acerca de su vida, en los que se pudo rescatar que el MHP se inició en una exposición que el hizo frente a sus compañeros y profesor en un curso de Habilidades Comunicativas. Además él manifestó: “cada  vez  que  salgo  a  exponer   frente a mis compañeros, siento temor y cuando estoy frente a ellos me empiezan a sudar las manos y mi corazón se acelera, por lo que prefiero exponer rápido para salir de esa situación”,  por  lo   que estableció el objetivo de la intervención en acuerdo con él. En la cuarta sesión se aplicó el pretest, para conocer su estado actual relacionado al MHP, con respecto a su personalidad y su respuesta frente a estresores, además de la escala de SUDS, en donde el consultante colocó una puntuación de 8 a problema que manifestó. En la quinta sesión se le comunicó al paciente los resultados de la primera evaluación, en donde se le habló de los aspectos positivos y negativos recogidos en ésta. Ya en la Sexta sesión hasta la Décima se procedió, de acuerdo al objetivo planteado, empezar de forma gradual el proceso de intervención; lo cual constaba de cinco técnicas de PNL y de la EFT. Por lo tanto en la Sexta sesión el objetivo era lograr que se relaje con la técnica   “El   tren”,   en   donde   el   paciente   poco a poco se fue olvidando de los problemas que había tenido en la semana anterior y así consiguiera entrar en un estado de relajación, en esa misma sesión se   aplicó   la   técnica   “Calma   en   vez   de   Estrés”,  con  la  finalidad  de  que  cada  vez   que se encuentre frente a hechos que le perturben, en este caso exponer frente al público logre calmarse antes que

responder de manera negativa. En la Sétima sesión el objetivo era que paciente aprenda a generar recursos para afrontar situaciones conflictivas, en este caso el MHP, a través de la técnica de PNL: “Rescatar   los   Recursos”,   donde   se   consiguió que rescate y genere los recurso de autoconfianza y la motivación de logro para poder hablar en público. Luego en la Octava sesión, el objetivo fue que aprendiese una nueva forma de expresar sus ideas sin autovalorarse negativamente, con la técnica   “Adquiriendo   seguridad   de   uno   mismo   respetuosamente”,   en   donde   el   consultante aprendió cómo cambiar el significado de sus limitaciones por pensamientos de optimismo, para así actuar con seguridad cuando quiere decir lo que piensa. En la Novena sesión, se puso  en  práctica  la  técnica  “Superando  el   pánico   de   escena”,   el   objetivo   en   esta   ocasión era aprender a superar la ansiedad generada por exponer frente al público, en donde el consultante eligió la escena que se desencadenó el MHP, La evaluación de estas técnicas se hicieron a través  de  “el  puente  al  futuro”, en donde se corroboró la efectividad de las mismas, además en las últimas 2 técnicas se trabajó con submodalidades sensoriales y en las primeras con la disociación objetiva. En la misma sesión seguido de la aplicación de la última PNL, se empezó la aplicación de la EFT en donde el paciente   trabajo   con   la   frase   “Tengo   miedo a   expresar   mis   opiniones”,   esta   antes de empezar la técnica el puntuó esa emoción con el valor de 8 en la escala de SUDS, y se le recomendó seguir con la técnica hasta que perciba que la emoción


119

tiene un valor de 0. En la décima sesión, ya se estaba culminando con la aplicación de las técnicas mencionados, por lo que el objetivo era remover las emociones relacionadas al MHP del consultante, esta vez él trabajó con la frase “tengo  miedo  a  hablar  en  público”,   puntuó a esa emoción en la escala de SUDS con un valor de 9 al inició y al finalizar la técnica la puntuó con 1, por lo que se le hizo la misma recomendación anterior. Luego en la Onceaba sesión se hizo el postest, para corroborar si las técnicas aplicadas habían surgido efecto, puesto que al ser técnicas con resultados comprobados a corto plazo, entonces se volvió aplicar las medidas citadas líneas atrás. Finalmente, después de todo el proceso de intervención se hizo la correspondiente despedida entregándole al paciente los resultados de la última evaluación. RESULTADOS La intervención se llevó a cabo durante un mes y medio aproximadamente, con un total de 5 sesiones, durando cada una de ellas alrededor de 45 minutos. El diseño fue de caso único con medidas antes y una vez finalizado el tratamiento. Por lo que se distinguen diferencias significativas entre la primera evaluación y la segunda evaluación. Pues en la primera medida (Figura 1), se distingue que antes de empezar la intervención el consultante no contaba con recursos de defensa para enfrentar a estresores, asimismo denota una tendencia a percibir mucha presión por parte del medio ambiente, con ciertos rasgos de agresividad, sin embargo suele

controlarlos. Ya en el segundo dibujo se ve que el consultante cuenta con recursos de protección ante estresores y que la presión que sentía del medio ambiente ahora es menos, mostrando además control de sus impulsos. Figura 1: Dibujos del pre y postest del Test Proyectivo de la Persona Bajo la Lluvia

En la Figura 2, en el primer dibujo; el paciente proyecta que su casa se adecúa a su expectativa. También se muestra como una persona que protege su intimidad, y que tiene tendencia a la ansiedad, cosa que se ve reflejada en su vida personal, por los problemas que manifiesta tener cuando tiene que exponer frente a sus compañeros de clase. Y en la segunda evaluación hay algunos cambios, pues esta vez proyecta que desea disfrutar de la vida, y quizá ya no resguarde la intimidad de su vida hogareña como antes. Figura 2: Dibujos del pre y postest del Test Proyectivo HTP (Casa).

En la tercera figura se aprecia que hay notables cambios en el segundo


120

dibujo con respecto al primer árbol, pues en el primero muestra inhibiciones en sus intenciones, proyectando afán de superación y de colaboración, y que está tratando de olvidardciertas experiencias negativas que son difíciles de desechar, por lo que le cuesta desprenderse de algunas cosas del pasado; además, muestra que es sociable y entusiasta, sin embargo denota miedo y ansiedad en situaciones sociales como es el caso del MHP. En el segundo también hay diferencias notables, pues al parecer, ya ha olvidado las situaciones difíciles que le aquejaban. Figura 3: Dibujos del pre y postest del Test Proyectivo HTP (Árbol).

En la Figura 4, en el primer dibujo el consultante se autopercibe como una persona con apropiada adaptación a su entorno, asimismo tiene tendencia a mostrar sus intenciones de hostilidad de forma camuflada, tratando de manejar sus impulsos, proyectando ansiedad, quizá relacionada a eventos del pasado. Asimismo, en el segundo dibuja a una persona significativa a diferencia del primero, en donde dentona menos ansiedad, pero sigue el control de sus impulsos.

Figura 4: Dibujos del pre y postest del Test Proyectivo HTP (Persona).

Asimismo, haciendo una comparación con la escala de SUDS antes de la intervención el paciente puntuó al MHP con un valor de 8 y al finalizar la intervención lo puntuó con 2, por lo que se le encomendó que siga aplicando las técnicas aprendidas de manera individual. Asimismo en la Tabla 1, se muestra la calificación en la escala de SUDS, antes y después de la intervención, en las reacciones del sistema motor, fisiológico y cognitivo del consultante; hallando diferencias significativas, puesto que el promedio de la valoración de SUDS antes de la intervención es de 8, 16 y el promedio después de la misma, tiene un promedio de 1.33, lo que indica que la incidencia de estas reacciones ha disminuido.

Fisiológicas Motoras

Cognitivas

Reacciones Antes Temblor en las piernas. 7 Taquicardia 8 Respiración rápida. 8 Sudoración Palmar 7 Evitar exponer. 10 Acabar rápido. 07 Escaso movimiento. 09 Temor a la crítica social. 08 Sentir impedimentos de 10 exponer Temor a responder mal a 07 preguntas del público. Temor a la burla 08 Temor a que noten su 09 nerviosismo. Promedio 8.16

Después 1 1 2 0 2 01 02 01 02 02 02 0 1.33

Tabla 1: Pre y postest de la Escala de SUDS con respecto a las reacciones


121

fisiológicas, motoras y cognitivas de consulate.

Discusión de resultados El objetivo del presente caso es demostrar la efectividad de las técnicas de PNL y EFT sobre el Miedo a Hablar en Público, como se puede apreciar, se consiguió mejoras de acuerdo al postest realizado, ello es debido a que los síntomas fisiológicos asociados al MHP han disminuido (taquicardia, la sudoración palmar y los temblores en las piernas, aumento en la frecuencia de respiración). Así como, las respuestas conductuales de evitación de exponer o exponer rápido, también han disminuido. Del mismo modo, sus pensamientos de autoevaluación y la percepción de una coevaluación negativa también disminuyeron. Tal como lo menciona Craig (2009), la EFT es muy eficaz para poder expresar con más fortaleza en público. De la misma manera, se destaca la confianza que tuvo el paciente para manifestar los síntomas que le provocaban el MHP; antes, durante y después de la intervención. En cuanto al procedimiento utilizado, se ha seguido el Manual de Técnicas de PNL de Estrategias de PNL de Armas y Von Ruster (2009), este tipo de abordaje consistió en el anclaje de recursos, trabajo con submodalidades sensoriales, movilización de traumas, y la evaluación de estas técnicas se hizo a través del puente al futuro, para asegurar que los efectos de la intervención se dieron de forma positiva. Y también el

Manual de Técnicas de Liberación Emocional de Craig (2009), quien menciona que si el consultante se enfoca en la emoción directa que le causa; en este caso se utilizó la frase recordatoria “Tengo miedo  a  hablar  en   público”,  los   resultados serán más eficaces. Además el mismo autor señala, que no se necesita mucha experiencia para para poner en práctica la técnica, pues está basada en un aprendizaje activo, en donde el cuerpo ocupa un lugar importante, pues lo que se logra con su adecuada aplicación es quitar la aceleración en el ritmo cardíaco, la boca seca, y otros síntomas del miedo, de manera que uno está libre y se siente cómodo para desarrollar sus habilidades de hablar en público. Añadido a eso tenemos otras efectividades de la EFT en el caso de la cefalea tensional Marvin y Morillo (2009), lograron reducir los síntomas asociados a ésta en una muestra de 20 alumnos de la UCV de Trujillo, gracias a la apropiada aplicación de la técnica mencionada, encontrándose diferencias muy significativas entre el pre y postest. Otra de las intervenciones es como ya se mencionó, el trabajar con traumas emocionales, pues en la investigación realizada por Serna y Valverde (2009) se redujo este trauma de manera efectiva en 10 adolescentes de Trujillo. Es por eso que resulta importante la aplicación de esta técnica en diferentes campos de intervención, como es en este caso el Miedo a Hablar en Público. Referencias Bibliograficas Armas, L., & VonRuster, C. (2009). Manual de técnicas de PNL de


122

estrategias de PNL. Obtenido de www.EstrategiasPNL.com Bados, A. (2005). MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO. Barcelona: Universidad de Barcelona. Bados,

A. (1986). Análisi de componentes de un tratamiento cognitivo-somático-conductual del miedo a hablar en público: I parte. Barcelona: Universidad de Barcelona.

Bandler, R. (2004). Use su Cabeza para Variar. Santiago de Chile: Cuatro Vientos. Bertolotto, G. (1996). Programación Neurolingüística Desarrollo Personal. México: Editorial Diana.

Bórquez, S. (2002). PNL: Tres letras para facilitar el cambio. PHAROS Revista Semestral de la Universidad de las Américas. Craig, G. (2009). Técnicas de Liberación Emocional. Obtenido de http://www.dianaarbol.org/libros/ Ferrer, T. (30 de Enero de 2011). El Tapping como herramienta en las EFT. Obtenido de Terapias Alternativas: http://suite101.net/article/eltapping-como-herramienta-enlas-eft-a37702 Gallego, J. (2006). Un estudio controlado que compra un tratamiento auoadministrado vía internet para el miedo a hablar en público vs. el mismo

tratamiento administrado por el terapeuta. Castellón: Universidad Jaume I. García, I., Toral, G., & Murelaga, J. (2012). Propuesta docente para la formación de comunicadores: desarrollo de competencias psicológicas y conexxión con los retos profesionales. Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 413-423. Mohl, A. (2006). El aprendiz del Brujo: Manual de ejercicios prácticos de Programación Neurolinguística. Barcelona: Sirio S.A. Moreno, M., & Morillo, G. (2009). Efectos de la Técnica de Liberación Emocional sobre la Cefalea Tensional en Alumnos de la Universidad César Vallejo. Tesis para optar el título de Licenciado en Psicología. Facultad de Humanidades, Universidad César Vallejo: Trujillo Perú. Núñez, A. (2005). Integración Cuerpo, Emoción y Mente: el Enfoque Bioenergético de A. Lowen. Obtenido de Universidad Pontificia Comillas: http://psicologoslaureanocuesta.o rg/articulos/bioenergetica.pdf O'Connor, J., & Seymour, J. (2007). Introducción a la PNL. Barcelona: Urano. Orejudo, S., Nuño, J., Fernández, T., Herrero, M., & Ramos, T. (2006). Evolución del miedo a hablar en público en la universidad. Variables personales y del


123

entorno de enseñanza aprendizaje. I Jornadas de Innovación Docente, Tecnologías de la Información y la Comunicación e Investigación Educativa en la Universidad de Zaragoza (págs. 1-26). Zaragoza: IBERCAJA - Universidad de Zaragoza. Pérez, A. (2003). Aprenda a Interpretar Dibujos. Buenos Aires: Imaginador Ediciones. Querol , S., & Chavez Paz, M. (2004). Test de la persona bajo la lluvia. Buenos Aires: Lugar Editorial. Serna, C., & Valverde, U. (2009). Efectos de la EFT en el Trauma Emocional en Adolescentes del Cuarto año de Secundaria, con Antecedentes de Maltrato Físico Intrafamiliar de la Parroquia Jesús Solidario de Trujillo-Perú. Tesis para optar por el Título de Licenciado en Psicología. Universidad César Vallejo: Trujillo - Perú. Stahl, T. (2000). Introducción a la programación neurolingüística (PNL): Para qué sirve, cómo funciona y quién puede beneficiarse de ella. Barcelona: Editorial Paidós. Valencia, C. (2009). Tecnicas de Liberación Emocional - Sanación Emocional. España: Building Self Esteem.


124

PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL CUESTIONARIO DE DEPENDENCIA EMOCIONAL A LA PAREJA Verónica Castillo Sánchez* SayraGeronimoVasquez** Ingrie Méndez Reyes*** Edinson Pérez Linares**** Raul Muratta Escobedo ***** Universidad César Vallejo - Trujillo RESUMEN Este estudio tuvo como objetivo establecer las propiedades psicométricas del Cuestionario para la Evaluación de Dependencia Emocional a la Pareja. La muestra estuvo constituida por 196 estudiantes de la   institución   educativa   publica   N°   80819   “Francisco   lizarzaburu”   del   distrito   de   El   Porvenir,   provincia de Trujillo perteneciente al Departamento de La Libertad; la muestra se caracterizó porque todos fueron sujetos de ambos sexos, entre los 14 y 17 años de edad. Los resultados revelan que la validez de constructo obtenida mediante el coeficiente de correlación item – test alcanzaron valores mayores a 0.20 correspondiendo a un nivel de apreciación Muy Bueno. La confiabilidad de consistencia interna obtenida mediante el coeficiente Alfa de Cronbach fue significativa (0.917) que corresponde a una valoración Elevada; sin embargo, los ítems 1, 4, 10 y 12, se mostraron no confiables, por lo que fueron eliminados. Finalmente, se obtuvieron las normas percentilares generales para las dimensiones en vista de que no hubieron diferencias por sexo: llegándose a la conclusión que el instrumento reúne las propiedades psicométricas adecuadas para estimar la Dependencia Emocional en la Pareja en el contexto cultural de los estudiantes secundarios del distrito de El Porvenir. Palabras claves: Dependencia Emocional, validez y confiabilidad

ABSTRACT This study aimed to establish the psychometric properties of the Questionnaire for Evaluating Emotional Dependency to the couple. The sample consisted of 196 students of the school advertises N ° 80819 "Francisco Lizarzaburu" district of El Porvenir, Trujillo Province in the Department of La Libertad, the sample was characterized because they were all subjects of both sexes, between 14 and 17 years of age. The results reveal that the construct validity obtained by the correlation coefficient item - test, which reached values higher than 0.20 corresponding to a level of appreciation Very Good. The internal consistency reliability obtained by Cronbach's alpha coefficient was significant (0.917) corresponding to a valuation High, but items 1, 4, 10 and 12, were unreliable, so they were removed. Finally, we obtained the general percentile norms for the dimensions given that there were no differences by sex: reaching the conclusion that the instrument has adequate psychometric properties to estimate the couple Emotional Dependency in the cultural context of secondary students district of El Porvenir. Keywords: Emotional Dependency , confiabilidad y validez. *Alumna de VII Ciclo del Curso de Psicometría. Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo.. Correspondencia: stefy_2011@hotmail.com *, sayra016@hotmail.com **, ingrie_64_27_9@hotmail.com ***, martin9398@hotmail.com **** ***** Docente Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo rmuratta@yahoo.es


125

Introducción En la actualidad, las características más sobresalientes de este nuevo siglo las constituyen los vertiginosos avances y cambios que la tecnología, la globalización y la información significan para el ser humano, no obstante la problemática acerca de las humana , el tema de parejas ha cobrado relevancia a cerca de la forma de relacionarse e involucra las emociones y sentimientos, siendo de tal manera la sobrevaloración de sus cualidades, desde físicas hasta intelectuales, escogen con unas características determinadas: ególatras, con gran seguridad en sí mismas, frías emocionalmente, por un lado, mientras que por la contraparte se refleja el narcisismo de estas personas es la contrapartida de la baja autoestima de los dependientes emocionales, por eso se produce esta idealización y fascinación. La dependencia emocional es para Castelló una necesidad extrema de afecto de una persona con respecto a otra dentro de la pareja. Así mismo tenemos como antecedentes a Ángeles, quienes definen la Dependencia como la búsqueda de acercamiento, atención y aprobación que busca una persona de los demás. Por su parte Bornstein, Languirand, Geiselman después de realizar un estudio comparativo entre hombres y mujeres se llegó a las siguientes conclusiones: las tres subescalas para la prueba que diferían con respecto al grado en que ellas reflejaban comportamientos estereotípicamente masculinos y femeninos. La escala desapego disfuncional fue percibida como más estereotípicamente masculina, mientras que la sobre dependencia destructiva más estereotípicamente femenina; resultados similares a los esperados.

Además Deseos de exclusividad en la relación, se entiende aquí en ambos sentidos, en el del propio dependiente, que voluntariamente se aísla en mayor o menor medida de su entorno para dedicarse por entero a su pareja, y en el del anhelo de que el objeto haga lo propio. No obstante, esto último le resulta más difícil por la reacción de la pareja, que en lugar de participar de esa «burbuja» imaginaria en la que ambos se fusionarían y se distanciarían de los demás, intentará marcar sus propias pautas. Como veremos más adelante en el capítulo dedicado a las «formas atípicas», existe una modalidad de dependencia emocional (la dominante), en la que el sujeto que la padece sí consigue imponer sus deseos al otro. Obviamente, la exclusividad es una de las reglas que se imponen, consiguiendo que la pareja se aísle casi por completo de su entorno. Si hubiera alguna frase que pudiera ilustrar con claridad los deseos de exclusividad del dependiente emocional hacia su pareja, podría ser «yo soy sólo para él y él es sólo para mí, nosotros nos bastamos mutuamente». Asimismo la Prioridad de la pareja sobre cualquier otra cosa, siendo una de las características más frecuentes y más observables por el entorno social, entre otros motivos porque éste está directamente afectado al sentirse minusvalorado o simplemente despreciado. El dependiente emocional considera a su pareja el centro de su existencia, el objeto predilecto de su atención, el sentido de su vida. No habrá nada más importante, incluyéndose a sí mismo o incluso a sus hijos. Si la pareja considera que algo debe hacerse se hará sin dudar, si ella piensa que habría que mudarse de casa o que el dependiente debería cambiar de trabajo también se procederá a hacerlo porque la otra persona es lo más importante. Ocupará continuamente el


126

pensamiento con él, reproducirá sus frases, se esperará con expectación cualquier gesto, movimiento o palabra porque, sencillamente, el objeto se habrá convertido en lo más importante y necesario de la vida, pasando todo lo demás a un segundo plano mucho más discreto. También se plantea la Idealización del objeto, es decir el dependiente suele idealizar enormemente a su pareja a lo largo de la relación, a pesar de ser consciente con el paso del tiempo de sus defectos. El objeto representa todo aquello que no tiene el dependiente, como es seguridad en sí mismo, auto aprecio y una posición de superioridad sobre los demás; por esto supone su tabla de salvación, la persona a la que tiene que aferrarse para encontrar lo que le falta. Precisamente esta carencia, la del afecto de los demás y la de su propia autoestima, es la que genera esa visión de sí mismo tan negativa y empequeñecida y esa concepción de la pareja como alguien endiosado y salvador. El dependiente busca al otro pero no sabe realmente hacerlo bien, tiene un concepto distorsionado de lo que significa el amor y de lo que supone una relación; por otra parte, la pareja también suele tener una idea distorsionada, aunque desde otro punto de vista, entendiendo la relación como la pleitesía que el dependiente debe rendirle y como un ámbito en el que él es la única persona relevante. La dependencia emocional puede ser conceptualizada de diversas formas, para Bringas y García (2013) la dependencia emocional es la manifestación a través de la violencia física comprendiendo un amplio rango de agresiones: desde un empujón o un pellizco hasta lesiones graves como secuelas físicas permanentes, o la muerte misma, y la Violencia psicológica siendo un acto u omisión que dañe la estabilidad psicológica, que

puede consistir en negligencia, abandono, descuido reiterado, celotipia, insultos, devaluación, marginación, infidelidad, comparaciones destructivas, rechazo, restricción a la autodeterminación y amenazas, las cuales conllevan a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al suicidio. La definición anterior es Complementado por Zavala y López (2012) quienes plantea que la dependencia emocional como el uso pobre de las emociones para manifestar un estilo saludable de vida, en donde en donde la inteligencia emocional se ve necesaria como forma interna de autorregulación emocional. Por esta razón al tratar la dependencia emocional se plantea que,   “La   esencia   de este problema es que el dependiente presenta una frustración o una insatisfacción en su área afectiva que pretende compensar centrándose preferentemente en sus relaciones de pareja. (Castelló, 2012, p.17) Asimismo, Sánchez, Latorre y Fernández (2012) dicen que la dependencia emocional en la pareja comienzan a manifestarse durante las relaciones de noviazgo, concretamente: trivializaciones, reproches, no empatía ni apoyo, juzgar, criticar, corregir, insistencia abusiva, acusaciones, etc. Así es que la dependencia emocional puede considerarse como además de “Carácter  patriarcal  de  nuestra  sociedad   occidental (Hué, 1994), materializado en expectativas estereotipadas de género (Cantón, 2003) que inculcan una educación emocional desigual para varones y mujeres. Las consecuencias conductuales y actitudinales de este aprendizaje diferencial fomentará en los niños comportamientos de agresividad, trasgresión y fuerza; y en las niñas de obediencia y pasividad (López, 2001), reforzando el rol de agresor y víctima respectivamente, al asumir cualidades


127

de dependencia afectiva que convierten a la mujer en una víctima potencial de maltrato. Para ello el trabajo de investigación consiste en la creación de un cuestionario, que nos permita evaluar la Dependencia emocional a la pareja, como objeto de estudio. Está basado en los alumnos del Cuarto y Quinto grado de secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu. Método: Se empleó el diseño psicométrico. Participantes: La muestra estuvo conformada por 196 alumnos de secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu,entre hombres y mujeres del distrito del Porvenir, perteneciente a la provincia de Trujillo. En la presente investigación se hiso uso del muestreo probabilístico de tipo aleatorio simple. A continuación se señalan las características de la muestra en las tablas del 1 al 3. Tabla 1. Distribución de la Edad de la Muestra

Estadísticos Edad N 196 Media 16,17 Moda 16 Desv. típ. 1,193 Mínimo 13 Máximo 20 En la tabla 1, la edad media es de 16 años, siendo la edad mínima de 13 años y la máxima de 17 años.

Tabla 3. Distribución de sexo según la muestra Sexo Variables Frecuencia Varón 102 Mujer 94 Total 196

Porcentaje 52,0 48,0 100,0

En la tabla 3, el género sexual de mayor frecuencia es la variable Varón con un porcentaje del 52%


128

Ficha Técnica: Nombre: CUESTIONARIO DE DEPENDENCIA EMOCIONAL A LA PAREJA DEAPC Autores: Verónica Castillo Sánchez Sayra Gerónimo Vásquez Ingrie Méndez Reyes Edinson Pérez Linares Procedencia: Trujillo Aplicación: Individual y colectiva. Duración: Variable; entre 25 y 30 minutos. Finalidad:Evaluación de los niveles de dependencia emocional a la pareja en personas de 14 a 17 años promedio. Materiales: Validez de la Versión Peruana: El Instrumento cuenta con los siguientes tipos de validez: -Validez de contenido -Validez de Constructo. Confiabilidad: Midió la confiabilidad, realizándose mediante el Alfa de Cronbach, realizándose bajo la modalidad del uso de Software IBM SPSS Statistics 20 Procedimiento: Para analizar los datos se ha hecho se ha usado de la Estadística Descriptiva, a través de la Media, la Desviación Estándar y la Tabla de Frecuencias. Asimismo la Estadística Inferencial, a través de la prueba estadística de Correlación Producto – Momento – Signo, y finalmente el Coeficiente Alfa de Cronbach Resultados: Seguidamente se muestran los resultados encontrados en la presente investigación. Validez de Contenido La validación de contenido de los ítems se realizó a través del criterio de 10 jueces, indicando que los ítems 2, 6 y 33 con una razón de validez de contenido de 0.90, de tal manera los Ítems 3, 5, 9, 10, 13, 14, 16, 18, 19, 24, 25, 26, 30, 31 y 35 con una razón de validez de contenido de 0.80, y los Ítems 1, 4, 7, 8, 11, 12, 15, 17, 20, 21, 22, 23, 28 y 34 con una razón de validez de contenido de 0.70, alcanzando una razón de Validez de Contenido: Válido. Mientras que la validez de contenido índico que los ítems 27, 29, 32 y 36 con una razón de validez de contenido de 0.60, fueran reestructurados.


129

Tabla 4. Validez de Constructo Correlación Ítem –Test del DEAP Correlaciones Variables Estadísticos Puntaje Total de las Dimensiones Correlación de Pearson ,526** It1 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,664** It2 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,702** It3 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,499** It4 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,528** It5 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,317** It6 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,235** It7 Sig. (bilateral) ,001 N 196 Correlación de Pearson ,503** It8 Sig. (bilateral) ,000 N 196 **

p<,01 (bilateral).

En la tabla 4. Sobre Validez De constructo del Cuestionario DEAP, los Ítems 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8 Muestran un nivel Muy Bueno de Validez, con un nivel de significación de altamente significativo (p<.01).


130

Tabla 5. Validez de Constructo: Correlación Ítem –Test del DEAP Correlaciones Variables Estadísticos Puntaje Total de las Dimensiones Correlación de Pearson ,175* It9 Sig. (bilateral) ,014 N 196 Correlación de Pearson ,186* It10 Sig. (bilateral) ,009 N 196 Correlación de Pearson ,551** It11 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,620** It12 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,375** It13 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,749** It14 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,648** It15 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,602** It16 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,705** It17 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,794** It18 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,370** It19 Sig. (bilateral) ,000 N 196 * p<.05 (bilateral) ** p<.01 (bilateral). En la tabla 5. Sobre Validez De constructo el Cuestionario DEAP, los Ítems 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18 y 19 Muestran un nivel Muy Bueno de Validez, con un nivel de significación de p<01 (Altamente significativo).


131

Mientras que los ítem 9 y 10 presenta un nivel muy bueno de Validez, con nivel de significación de p<0.5 (Significativo).Si bien los Ítems 9 y 10 están por debajo de 0.20 como señalaba Kline, al compararlo con el Coeficiente Alfa de su eliminación, no disminuiría significativamente la Confiabilidad, por lo cual no se eliminaron. Tabla 6. Validez de Constructo: Correlación Ítem –Test del DEAP Correlaciones Variables Estadísticos Puntaje Total de las Dimensiones Correlación de Pearson ,684** It20 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,739** It21 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,329** It22 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,453** It23 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,776** It24 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,666** It25 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,403** It26 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,620** It27 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,512** It28 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,495** It29 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,274 ** It30 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,338** It31 Sig. (bilateral) ,000 N 196 Correlación de Pearson ,583** It32 Sig. (bilateral) ,000 N 196 ** p<.01 (bilateral).


132

En la tabla 6 Sobre Validez De constructo el CuestionarioDEAP, los Ítems 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31 y 32 Muestran un nivel Muy Bueno de Validez, con un nivel de significación de p<01 (Altamente significativo). Tabla 7. Numero de Sujetos de la Muestra. Resumen del procesamiento de los casos N % Total 196 100,0 Tabla 8. Confiabilidad Alfa de Cronbach. Estadísticos de fiabilidad Alfa de Cronbach N de elementos ,917 32 En las tablas 7 y 8, se observa una confiabilidad Alfa de Cronbach para 196 sujetos de muestra se obtuvo ,917 lo cual indica una apreciación de Elevada, por lo cual los ítems 1, 4, 10 y 12, no confiables, fueron eliminados, como se en la tabla 9.


133

Tabla 9. Correlaciones Ítem-Test con Alfa de Cronbach. Estadísticos Total-Elemento Media de la Varianza de Correlación Alfa de Cronbach si se Ítems escala si se la escala si se elementoelimina el elemento elimina el elimina el total elemento elemento corregida It1 69,41 182,192 ,489 ,915 It2 69,29 175,703 ,618 ,913 It3 69,15 177,675 ,615 ,913 It4 69,10 181,456 ,425 ,916 It5 69,34 181,342 ,478 ,915 It6 69,47 185,738 ,258 ,918 It7 69,56 186,678 ,188 ,919 It8 69,34 179,693 ,450 ,915 It9 69,57 188,226 ,110 ,920 It10 69,22 188,634 ,120 ,919 It11 69,51 182,754 ,520 ,915 It12 69,62 178,268 ,580 ,914 It13 69,47 184,343 ,315 ,917 It14 69,40 172,662 ,727 ,911 It15 69,85 174,130 ,638 ,912 It16 69,65 179,007 ,578 ,914 It17 69,77 176,291 ,695 ,912 It18 69,67 168,293 ,776 ,910 It19 69,65 184,248 ,349 ,917 It20 69,66 175,149 ,660 ,912 It21 69,60 170,128 ,733 ,911 It22 69,38 184,514 ,251 ,918 It23 69,85 182,229 ,432 ,916 It24 69,66 173,722 ,753 ,911 It25 69,73 176,719 ,649 ,913 It26 70,04 182,927 ,366 ,916 It27 69,51 178,149 ,593 ,913 It28 69,83 179,354 ,487 ,915 It29 69,87 181,305 ,474 ,915 It30 69,46 185,399 ,215 ,919 It31 69,68 185,489 ,320 ,917 It32 69,35 177,942 ,526 ,914 En la tabla 9 se pueden observar correlaciones elementos total para los ítems,1, 2, 3, 4, 5, 6, 8, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 31 y 32; con valores que van desde 0.31 a 0.77, lo que indica que los ítems son confiables. Mientras que los ítems 7, 9, 10, 22 y 30 presenta un valor bajo, lo cual indica ítems no confiables.


134

Tabla 10. Estadísticos de la Prueba Dependencia Emocional a la Pareja

Media 82,08

Estadísticos de la escala Varianza Desviación típica 200,588 14,163

N de elementos 32

En la tabla 10. La media es de 82.08 y la desviación estándar es de 14.163 para la prueba De Dependencia Emocional a la Pareja de 36 ítems. Tabla 11. Estadísticos de la Muestra para Puntaje Total Estadísticos Puntaje Total de las Dimensiones N Válidos 196 Media 82,09 Mediana 80,00 Desv. típ. 14,221 Rango 52 Mínimo 56 Máximo 108 25 69,00 Percentiles 50 80,00 75 92,00 En la Tabla 11; los cuartiles 1 o Q1 (P.D. =69,00), cuartiles 2 o Q2 (P.D=80), y cuartiles 3 o Q3 (P.D.= 92), muestran una media de 82.09 y una D. E. 14.2 para una muestra de 196sujetos.Los Valores mínimo y máximo fluctúan entre 56 y 108.


135

Tabla 12. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total EstadĂ­stico Puntaje Total de las Dimensiones Pc

Percentiles

99 89 88 87 86 84 83 82 78 75 71 67 63 62 59 58 57 54 53 52 41 39 37 35 32 31 30 27 26 24 23 21 20 19 18 8 3 2 1

PD 108 107 106 104 97 96 95 94 93 92 91 89 88 87 86 85 84 83 82 81 80 79 78 77 76 75 74 73 71 69 68 67 66 65 64 63 62 60 59

En la Tabla 12, se observan las normas percentilares generales para el Puntaje Total de la muestra de estudio.


136

Tabla 13. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Autoestima

N

Percentiles

Estadísticos Total Dimensión Autoestima Válidos 99 97 94 82 74 64 53 33 28 25 21 3 1

196 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 6

En la Tabla 13, se observan las normas percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Autoestima. Tabla 14. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Necesidad Excesiva del Otro

N

Percentiles

Estadísticos Total Dimensión Necesidad Excesiva del Otro Válidos 196 98 19 67 18 59 17 51 16 43 15 35 14 27 13 8 12 4 11 3 10 2 9 1 8

En la Tabla 14, se observan las normas percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Necesidad Excesiva del Otro.


137

Tabla 15. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Miedo e Intolerancia a la Soledad

N

Percentiles

Estadísticos Total Dimensión Miedo e Intolerancia a la Soledad Válidos 196 90 21 89 19 88 18 86 17 79 16 71 15 60 14 51 13 41 12 28 11 5 10 2 9 1 8

En la Tabla 15, se observan las normas percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Miedo e Intolerancia a la Soledad. Tabla 16. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Sumisión y Subordinación a la Pareja

N

Percentiles

Estadísticos Total Dimensión Sumisión y Subordinación a la Pareja Válidos 196 87 18 82 17 76 16 68 15 60 14 48 13 31 12 21 11 4 10 3 9 2 8 1 7

En la Tabla 16, se observan las normas percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Sumisión y Subordinación a la Pareja.


138

Tabla 17. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Deseo de Aprobación a la Pareja Estadísticos Total Dimensión Deseo de Aprobación a la Pareja N Válidos 196 99 20 97 19 85 18 79 17 71 16 Percentiles 53 15 45 14 18 13 11 12 6 11 3 10 2 9 1 8 En la Tabla 17, se observan las normas percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Deseo de Aprobación a la Pareja. Tabla 18. Baremos (Normas) Percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Idealización a la Pareja. Estadísticos Total Dimensión Idealización a la Pareja N

Percentiles

Válidos 98 97 96 89 83 66 58 48 42 24 20 8 1

En la Tabla 18, se observan las normas percentilares para el Puntaje Total de la Dimensión Idealización a la Pareja.

196 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9


139

Discusión: De acuerdo al objetivo general de la investigación se Estableció las Propiedades Psicométricas del Cuestionario de Dependencia Emocional a La Pareja (DEAP) en una muestra de 196 alumnos de Secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu, ubicada en el distrito de Porvenir. Obteniendo niveles de validez y confiabilidad aceptables, a partir de los cuales se puede concluir que el cuestionario puede funcionar en contexto de la investigación, siendo válido y confiable. Con respecto al primer objetivo específico sobre la validez de constructo obtenida mediante el Coeficiente de Correlación Ítem - Test, esta varía desde un nivel Muy Bueno de Validez, con una Significación de Significativo, para el ítem 9 (0.17), asimismo un nivel Muy Bueno de Validez, con una Significación de Significativo para el ítem 10 (0.18), y un nivel Muy Bueno de Validez, con una Significación de Muy Significativo, para los ítems 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36 (>23),Según Abad, Garrido, Olea, Ponsoda (2006), estos resultados indican que los ítems 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36, miden realmente lo que pretenden medir. Sin embargo la Correlación ítem-Test para los ítems 9 y 10, obtuvieron una Validez de Constructo por debajo de 0.20 como señalaba Kline, al compararlo con el Coeficiente Alfa de su eliminación, no disminuiría significativamente la Confiabilidad, por lo cual no se eliminaron. En relación al segundo objetivo específico, acerca de la validez de

contenido por criterio de jueces, se encontró un índice Validez de Contenido mayor a 0.62 en más del 85% de los ítems, teniendo un nivel de calificación de Contenido Validado. Con respecto al tercer objetivo específico sobre la confiabilidad de consistencia interna, se alcanzó un índice de Confiabilidad de 0.91 para el cuestionario en general, lo cual indica una apreciación Elevada, indicando que un 91.7% de la varianza de la escala es atribuible a las puntuaciones reales de la muestra investigada, dejando sólo un 8.3% de la varianza observada atribuible al error, acreditando la homogeneidad de los ítems del Cuestionario al medir la misma variable, además se pueden observar correlaciones elementos total para los ítems, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 31 y 32; con valores que van desde 0.31 a 0.77, lo que indica que los ítems son confiables. En conclusión los resultados muestran que los ítems de las escalas del cuestionario son consistentes entre sí y que por lo tanto miden un mismo constructo (Abad, 2006). Con respecto al cuarto objetivo específico sobre los Baremos Percentilares para el Puntaje Total de la muestra de estudio, así como para cada una de las 6 dimensiones, Baja Autoestima, Necesidad Excesiva del Otro, Miedo e Intolerancia a la Soledad, Sumisión y Subordinación a la Pareja, Deseo de Aprobación a la Pareja, y la Idealización de la Pareja, de estableció una interpretación normativa, basada en percentiles, y da la posibilidad de comparar las puntuaciones de un evaluado con una muestra de referencia. De tal manera la construcción del Cuestionario de Dependencia Emocional a la Pareja, ha sido favorable y optima, para su Validez, tanto de


140

Contenido como de Constructo, Así como para su Confiabilidad, y el Establecimiento de Normas Percentilares, teniendo una congruencia en las Propiedades Psicométricas, siendo las mismas elevadas, muy buenas y favorables. Conclusiones: Se determinaron las propiedades psicométricas del Cuestionario para la evaluación de la Dependencia Emocional a la Pareja (DEAP), en una muestra de alumnos de Secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu, ubicada en el distrito de Porvenir. Se obtuvo la Validez de Constructo del Cuestionario para la evaluación de la Dependencia Emocional a la Pareja (DEAP) de alumnos de Secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu, ubicada en el distrito de Porvenir, la cual fue obtenida mediante el Coeficiente de Correlación ítem – Test, y varía desde un nivel Muy Bueno de Validez, con una Significación de Significativo, para el ítem 9 (0.17), asimismo un nivel Muy Bueno de Validez, con una Significación de Significativo para el ítem 10 (0.18), y un nivel Muy Bueno de Validez, con una Significación de Muy Significativo, para los ítems 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33, 34, 35, 36. Se obtuvo la confiabilidad de consistencia interna del Cuestionario para la evaluación de la Dependencia Emocional a la Pareja (DEAP) de alumnos de Secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu, ubicada en el distrito de Porvenir, la cual fue obtenida mediante el coeficiente alfa de Cronbach siendo Elevada para el cuestionario en general (0.91), en cuanto a lascorrelaciones elementos

total para los ítems, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27, 28, 29, 31 y 32; con valores que van desde 0.31 a 0.77, lo que indica que los ítems son confiables, (Vellis, 1991, como se citó en Muratta, 2013). Se estableció la Tabla General de Baremos Percentilares, así como las normas para cada uno de los 6 constructos, Baja Autoestima, Necesidad Excesiva del Otro, Miedo e Intolerancia a la Soledad, Sumisión y Subordinación a la Pareja, Deseo de Aprobación a la Pareja, y la Idealización de la Pareja, del Cuestionario para la evaluación de la Dependencia Emocional a la Pareja (DEAP) de alumnos de Secundaria de la Institución Educativa Publica N° 80819 Francisco Lizarzaburu, ubicada en el distrito de Porvenir, Referencias: Abad, F., Garrido, J., Olea, J., Ponsoda, V. (2006). Introducción a la Psicometría. Madrid: Universidad Autónoma de Madrid. Álvarez, N. (2006, Aug 25). Dígale no a la pareja ansiosa. El Diario La Prensa. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/368614338?accountid=3740 8. Anaya, Mesta y otros (2012). Escala de Dependencia Emocional, adolescente y adultos. (Deserción de Psicología, no publicada). Trujillo: Universidad Cesar Vallejo. Ángeles, P. Paola y otros (1999). Cuestionario de Dependencia Emocional (CDEM). (Deserción de Psicología, no publicada). Trujillo: Universidad Cesar Vallejo.


141

Atoche y Medina (2011). Cuestionario de Dependiente Emocional CUDEEM. (Deserción de Psicología, no publicada). Trujillo: Universidad Cesar Vallejo. Bernal, C. A. (2006), Metodología de la investigación, México: Pearson Educación. Bornstein & Languirand (2002). El Test de Perfil Relacional. (Deserción de Psicología, no publicada). Trujillo: Universidad Cesar Vallejo. Bringas, M. G. D., & García, B.,Guadalupe Ojeda. (2013). Violencia Y Deserción de estudiantes de Educación superior / violence and desertion of students in highereducation. Revista Internacional Administración & Finanzas, 6(2), 101-117. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/1242453657?accountid=374 08. Cacique, T. (2008, Feb 10). Novios de toda la vida. Reforma. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/307991141?accountid=3740 8. Castelló, J. (2005). Dependencia emocional. Características y tratamiento. Madrid: Alianza Editorial. Castelló, J. (2012). La Superación de la Dependencia Emocional. Málaga: Ediciones Corona Borealis. Exposito y Moya (2009). SpouseSpecificDependencyScale SSDS, (Deserción de Psicología, no publicada). Trujillo: Universidad Cesar Vallejo. Macarena Blázquez Alonso, & Moreno Manso, J. M. (2009). Inteligencia emocional como alternativa para la prevención del maltrato psicológico en la

pareja. Anales De Psicología, 25(2), 250-n/a. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/1288735698?accountid=374 08. Méndez, Favila y otros (2012). Cuestionario de Dependencia Emocional (CDE). (Deserción de Psicología, no publicada). Trujillo: Universidad Cesar Vallejo. Moral Jiménez y Sirvent Ruiz, (2009). Dependencia afectiva y género: perfil sintomático diferencial en dependientes afectivos españoles. vol.43, n.2, pp. 230240. Recuperado de: http://pepsic.bvsalud.org/scielo.p hp?pid=S003496902009000200004&script=sci _arttext&tlng=en. Muratta, R. E. (2013). Separata de Psicometría. Trujillo: UCVTrujillo. Ricardo, D. C. (2006, Dec 07). Pareja/ las diferentes clases de amor. El Norte. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/316390644?accountid=3740 8. Sánchez, M. T., Latorre, J. M., & Fernández, P. P. (2011). ANÁLISIS DE LAS RELACIONES ENTRE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL PERCIBIDA Y LA SALUD MENTAL EN LA PAREJA. (Spanish). Ansiedad Y Estrés, 12(2/3), 343-353. Recuperado de http://web.ebscohost.com/ehost/ detail?vid=4&sid=8b06d6cbf18d-4047-89d0daf34a3a5f5d%40sessionmgr11 2&hid=18&bdata=Jmxhbmc9Z XMmc2l0ZT1laG9zdC1saXZl# db=a9h&AN=82029094. Sánchez, H., Reyes, C. (2006). Metodología y diseño de la investigación científica. Ed. Visión universitaria.


142

Sánchez Carlessi H. y Reyes Meza C. (2002). Metodología y diseños en la Investigación científica. Lima: URP-Editorial Universitaria Vitela, N. (2007, Jun 24). Conducen al fracaso los celos patológicos. Reforma. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/307898176?accountid=3740 8 Zavala, M. A., & López, I. (2012). Adolescentes en Situación de riesgo psicosocial: ¿qué papel juega la inteligencia emocional? Psicología Conductual, 20(1), 59-75. Recuperado de http://search.proquest.com/docvi ew/1010354245?accountid=374 08.


143

PROPIEDADES DEL ÍNDICE DE REACTIVIDAD INTERPERSONAL (IRI) EN ALUMNOS DEL  ISTP  “SAN  LUIS”  DE  TRUJILLO Díaz Saldaña, Bonnie * Rodríguez Avalos, Kelita ** Henry Santa Cruz Espinoza *** Universidad César Vallejo de Trujillo

Resumen Actualmente en nuestro contexto aún no hay instrumento para medir la variable reactividad interpersonal (empatía) de modo multidimensional Davis (1983, referido por Hick & Bien, 2011), es así que la presente investigación tiene como objetivo analizar las propiedades psicométricas del IRI en alumnos del  ISTP  “San  Luis”  de  Trujillo,  el  instrumento  fue  administrada  a  una  muestra  de  135   jóvenes estudiantes (M=32) (F=103). En cuanto a la validez la mayoría de los ítems (18) se correlacionan con la escala total (r>0.20), con respecto a la Confiabilidad el IRI alcanzó 0, 701, y las normas de calificación se realizaron por percentiles. Así concluimos, que los resultados obtenidos señalan, que las propiedades psicométricas del IRI en la ciudad de Trujillo poseen características similares a las de la versión original y versiones adaptadas. Palabras clave: Empatía, Toma de Perspectiva, validez y confiabilidad

Abstract Currently in our context is still no instrument to measure interpersonal reactivity variable (empathy) so multidimensional Davis (1983, reported by Hick & Bien, 2011), so that the present investigation is to analyze the psychometric properties of IRI students the ISTP "San Luis" of Trujillo, the instrument was administered to a sample of 135 young students (M = 32) (F = 103). Regarding the validity most items (18) are correlated with the total scale (r> 0.20), as well as to the reliability IRI reached 0, 701, and rating standards were performed percentiles. Thus we conclude that the results obtained indicate that the psychometric properties of the IRI in the city of Trujillo have similar characteristics to those of the original and adapted versions. Keywords: Empathy, Perspective Taking, Fantasy, confiabilidad y validez.

*Alumna de VII Ciclo del Curso de Psicometría. Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo.. Correspondencia: chio1811_04@hotmail.com *, mergyz@gmail.com ** ***Docente Esc. Psicología Universidad Cesar Vallejo: hsantacruze@gmail.com


144

En la actualidad resulta necesario conocer la conducta empática de las personas, más aún de los profesionales que atienden directamente a las personas. Asimismo, se sabe que su estudio suele ser un problema, ya que la variable implica diferentes definiciones, así como distintas dimensiones, sin embargo nos enfocaremos en algunas definiciones de este constructo. Por tanto, como primer tenemos la definición que ofrece Davis (1983, referido por Hick & Bien, 2011), la cual indica que la empatía suele considerarse como un constructo multidimensional que posee dimensiones afectivas, cognitivas, centradas en uno mismo y centradas en el otro. Asimismo, Caballo (1998) dice que la empatía consiste en darse cuenta y comprender los sentimientos y pensamientos de la otra persona. Por otro lado, Marshall, Hudson, Jones, Fernández (1995, referido por Caballo, 1998) la definen como un proceso que incluye cuatro etapas; el reconocimiento de la emoción, la adopción de una perspectiva, la reproducción de la emoción y la decisión de la respuesta. Así, Freud (1955, referido por Repetto, 1992), dice que hay un camino que nos conduce desde la identificación, por la imitación, a la empatía, es decir a la comprensión del mecanismo por el cual somos capaces de interesarnos y acortar la distancia hacia cualquier actitud de la vida del otro. Por su parte Redfield (1955, referido por Repetto, 1992), opina que la empatía implica dos aspectos: el compartir los pensamientos y los sentimientos de las personas, y el análisis conceptual de ese material que hemos obtenido a través de ese “ponernos en  el  lugar  del  otro”.  Y    Schaffer   (2000), propone que la empatía es la capacidad de apreciar los sentimientos internos de otras personas y de comprender que la conducta evidente de una persona está regida por diversos motivos internos que  son  esenciales  para  “leer”  a  los  demás,  

es decir la sensibilidad emocional que el individuo manifiesta ante los sentimientos experimentados por otra persona. Por lo que hoy en día, en nuestro País y porque no decir en nuestra ciudad, aún no se cuenta con instrumentos que evalúen el constructo de empatía, solo nos vemos obligados a utilizar otros instrumentos que no están adaptados a nuestra realidad. Según la clasificación que citan Fernández, López, y Márquez (2008); desde una visión cognitiva existe: la Prueba de comprensión y empatía de Dymond (1949), el cual nos da una puntuación aproximada de la capacidad de adoptar la perspectiva del otro, el cual se aplica en dos horas, por lo que resulta no factible hacerlo por el tiempo que toma, así también la Escala de Empatía de Hogan (1969), cuya administración es de menor tiempo, sin embargo no es aplicable a nuestra población por ser de origen estadounidense. Desde una visión afectiva: el Cuestionario de Medida de la empatía emocional (QMEE) de Mehrabian y Epstein (1972), el cual tiene una deficiencia, puesto que presenta subescalas redundantes, lo que dificultaría el entendimiento de los evaluados; que años más tarde fue mejorada por Mehrabian en la Escala de Empatía Emocional (1997), y la Medida de Empatía Emocional de Caruso y Mayer (1998), que por ser también de origen estadounidense no está adaptada a nuestra realidad. Desde una visión situacional la Escala de Empatía e Identificación con los Personajes de Iguartua y Páez (1998), la cual si está adaptada al español y su consistencia interna es muy buena, sin embargo a nivel de subescalas en algunos casos no es aceptable. Y finalmente los de visión integradora: Cociente de Empatía (EQ) de Baron Cohen y Weelbright (2004), la cual presenta adecuadas propiedades psicométricas; sin embargo no está adaptada al Perú, y el Test de Empatía Cognitiva y Afectiva (TECA) de López Pérez, Fernández Pinto y Abad (2008), la


145 cual muestra una adecuada fiabilidad y validez en otros contextos diferentes al nuestro. Por lo mencionado anteriormente el instrumento del que se pretende investigar las propiedades psicométricas: Índice de Reactividad Interpersonal (IRI) de Davis (1980, referido por Samper, Díez, & Manuel, 1998), el cual otorga la posibilidad de medir las diferencias individuales en las tendencias empáticas desde un enfoque más integrador y multidimensional, puesto que procura medir de manera más global la variable de empatía es decir desde lo cognitivo y también lo emocional. Por lo que se pretenderá medir los procesos cognitivos de comprensión que actúan al momento de entablar una relación de empatía, de adopción de perspectiva, así como los procesos emocionales de simpatía y experiencia de sentimientos coherentes con la experiencia ajena (Carrasco, Delgado, Barbero, Holgado, & del Barrio, 2011). Así también, se tiene que las dimensiones de empatía que se pretende medir son las siguientes según Davis (1983, referido por Mestre, Pérez, Frías y Samper, 1999, referido por Mestre, Frías, y Samper, 2004): Toma de Perspectiva (PT), Fantasía (FS), Preocupación empática (EC), Distrés o Malestar Personal (PD). Como se dijo existen diversos autores que definen a la empatía, ya sea como proceso cognitivo (Wispe, 1986), como comprensión del otro, como un modo de compartir estados emocionales con otros dirigidos a un objetivo (Hoffman, 1984), y también es vista como una respuesta emocional específica de la simpatía (Batson, 1991), (citados por Davis, 2004, Sánchez & Izquierdo, 2008). Asimismo, Davis (2004) señala que lo que tienen en común estas definiciones es que se hace referencia a las experiencias que se observan de otros en una respuesta individual, de tal manera que , mediante este proceso, se produce de manera temporal una unidad entre el individuo y

“los otros”   (referido   por   Sánchez   &   Izquierdo, 2008). Así también, Gallo (1987, referido por   Minzi,   2008)   refiere   que   “la   empatía   respuesta predominantemente cognitiva de comprensión acerca de cómo se siente el otro,   como   una   comunión   afectiva”,   conceptualizando la empatía desde un punto cognitivo, mostrando que es innato en las personas; también lo enfoca desde un punto individualista en cuanto al desarrollo del ser humano, sin embargo en cuanto a sus fines son de manera relevante comunicativos. Por otro lado, Avery & Haynes (1979, referido por Minzi, 2008) caracterizaron la empatía como   “la   habilidad   para   reconocer   y   comprender las percepciones y sentimientos de otra persona y para expresar cuidadosamente esa comprensión en una respuesta   de   aceptación”.   Así   mismo   esta   respuesta puede ser verbal o no verbal, sus finalidades son vistas desde un punto social, como también conductas prosociales tales como compartir o proveer ayuda y la capacidad de tener buenas relaciones interpersonales. Litvack, Mcdougall y Romney, (1997, referido por Garaigordobil, M y García, P. 2006) refieren que, “Actualmente,   se   define   la   empatía   desde   un enfoque multidimensional, haciendo énfasis en la capacidad de la persona para dar respuesta a los demás teniendo en cuenta tanto los aspectos cognitivos como afectivos, y destacando la importancia de la capacidad de la persona para discriminar entre   el   propio   yo   y   el   de   los   demás”.   La   empatía incluye tanto respuestas emocionales como experiencias vicarias o, lo que es lo mismo, capacidad para diferenciar entre los estados afectivos de los demás y la habilidad para tomar una perspectiva tanto cognitiva como afectiva respecto a los demás. Sobre las diferencias de género en la empatía, varios estudios han encontrado puntuaciones significativamente superiores en las mujeres


146 Hoffman, M (2002, referido por Ausín y Aramayo. 2008), refiere que la empatía es   “la   capacidad   humana   para   empatizar por la socialización moral empática en un contexto de libertad de prensa,  oposición  política,  y  buenas  leyes”.   Podemos percatarnos que la empatía surge de la socialización entre las personas, así mismo depende en el contexto donde uno se encuentra para poder tener capacidad de empatía. En efecto la empatía facilita o posibilita el respeto de la dignidad ajena en tanto que permita al sujeto ponerse en el lugar   del   otro,   en   el   lugar   de   “espectador   imparcial”,   permite   la   comprensión   en   primera persona de los estados emocionales de los demás. Por lo tanto debería ser tenida en cuenta en tano que capacidad influye directamente en la acción y, en consecuencia, en la toma de decisiones para los otros. La empatía hace, comprensible la dignidad del otro, sin juzgarlo por sus actos. Esto es, respeta la dignidad personal, basada en la capacidad de sufrir un daño moral, sin entrar en juicios morales de los demás, sin entrar en cuestionar la dignidad moral del otro, esto es, sin juzgar la calidad de los actos de un ser potencialmente vulnerable. Por otro lado también encontramos que existen dimensiones en la empatía, dentro de ellas tenemos según Davis (1983, referido por Mestre, Pérez, Frías y Samper, 1999, referido por Mestre, Frías, y Samper, 2004): Toma de Perspectiva (PT), que indica los intentos espontáneos del sujeto por adoptar la perspectiva del otro ante situaciones reales de la vida cotidiana, es decir, la habilidad para comprender el punto de vista de la otra persona. Fantasía (FS), es la tendencia a identificarse con personajes del cine y de la literatura, es decir, la capacidad imaginativa del sujeto para ponerse en situaciones ficticias. Preocupación empática (EC), que se refiere a los sentimientos de compasión, preocupación y cariño ante el malestar de

otros (se trata de sentimientos «orientados al otro»). Y distrés o Malestar Personal (PD), que hace referencia a los sentimientos de ansiedad y malestar que el sujeto manifiesta al observar las experiencias negativas de los demás (se trata de sentimientos «orientados al yo»). Asimismo Davis (1996) encontró que los sujetos que tendían a puntuar más alto en adopción de perspectiva puntuaban más alto en la condición imaginarse al otro. Asimismo, existen datos que indican que el componente cognitivo de la empatía, esto es, la toma de perspectiva, se relaciona inversamente con el nivel de agresividad (Richardson y Malloy, 1994, Fernández, López, & Márquez, 2008). El estudio sobre este tema tiene sus inicios con Davis (1980, 1983, 1996) plantea que el concepto de empatía debe ser considerado como un conjunto de constructos y no como un concepto unidimensional. Basado en este planteamiento, Davis (1980) desarrolló el Interpersonal Reactivity Index (IRI). Debido a que existen diversos estudios de este tema en muchos países, consideramos realizar un estudio para analizar las propiedades psicométricas del Índice de Reactividad Interpersonal (IRI) en alumnos del   ISTP   “San   Luis”   de   Trujillo?,   asimismo lo objetivos planteados fueron los siguiente: el objetivo general: Analizar las propiedades psicométricas del Índice de Reactividad Interpersonal (IRI) en alumnos del   ISTP   “San   Luis”   de  Trujillo;;   dentro   de   los específicos tenemos: Analizar la confiabilidad, la validez y la construcción de los normas de calificación del Índice de Reactividad Interpersonal (IRI) en alumnos del  ISTP  “San  Luis”  de  Trujillo.   MÉTODO El trabajo realizado tiene como tipo de investigación tecnológica puesto que busca describir las propiedades de un fenómeno que se analiza, en este caso las Propiedades Psicométricas del Índice de Reactividad Interpersonal (Hernández, Fernández &


147 Baptista, 1992, referido por Toro & Parra, 2006). La investigación se realizó en la ciudad de Trujillo, específicamente con una muestra de 135 jóvenes estudiantes (M=32) (F=103). Para cumplir con los objetivos planteados se buscó analizar las propiedades psicométricas del instrumento, a través de la Validez de Constructo (correlación ítem –test, correlación ítem subtest, correlación interésalas y validez de constructo por diferencia de grupos), asimismo se realizó la prueba de confiabilidad por consistencia interna a través del Coeficiente de Alfa de Cronbach. Y los baremos se realizaron por percentiles para hombres y mujeres. Por lo que, se utilizó el programa estadístico SPSS, para procesar los datos, donde la metodología utilizada fue cuantitativa, utilizando la estadística descriptiva e inferencial, haciendo diferentes procedimientos como análisis de validez, análisis de confiabilidad y análisis de normas de calificación de la prueba especificada líneas atrás.


148

RESULTADOS Validez de Constructo Tabla 1: Correlación ítem-escala total y Correlación ítem – subescala, ítem – subtest del Índice de Reactividad Interpersonal  en  estudiantes  de  ISTP  “San  Luis”  de  Trujillo Correlación ítem – escala Ítems Correlación ítems - subescala total IT3 -0.179 -0.056 IT8 0.313 0.395 IT11 0.304 0.199 Toma de IT15 -0.06 -0.151 perspectiva IT21 0.399 0.312 IT25 0.239 0.342 IT28 0.383 0.362 IT1 0.45 0.455 IT5 0.275 0.395 IT7 -0.04 -0.076 Fantasía IT12 -0.091 -0.178 IT16 0.244 0.364 IT23 0.422 0.485 IT26 0.44 0.385 IT2 0.308 0.293 IT4 0.005 0.141 IT9 0.163 0.184 Preocupación IT14 0.005 0.151 Empática IT18 0.283 0.367 IT20 0.427 0.286 IT22 0.455 0.209 IT6 0.39 0.2 IT10 0.399 0.369 IT13 0.058 0.122 Malestar IT17 0.471 0.466 personal IT19 -0.033 0.012 IT24 0.372 0.457 IT27 0.129 0.235 Se aprecia en la Tabla 1 que los ítems 3, 15, 7, 12, 4, 9, 14, 13, 19 y 27 obtienen correlaciones menores a 0.20 con la escala total, lo que indicaría que estos ítems no miden de manera adecuada lo que la prueba mide en su escala total. Del mismo modo, ocurre con la correlación ítem-subtest con los ítems 3, 11 y 15 de área Toma de Perspectiva, con los ítems 7 y 12 del área


149 Fantasía, con los ítems 4, 9 y 14 del área Preocupación Empática, y con los ítems 13 y 19 del área Malestar Personal. Tabla 2: Correlación inter-escalas del  Índice  de  Reactividad  Interpersonal  en  estudiantes  de  ISTP  “San   Luis”  de  Trujillo.

Toma de Perspectiva (PT)

Fantasía (FS)

Preocupación Empática (EC)

Correlación de Pearson Sig. (bilateral) N Correlación de Pearson Sig. (bilateral) N Correlación de Pearson Sig. (bilateral) N

Fantasía (FS)

Preocupación Empática (EC)

Malestar Personal (PD)

.240(**) 0.005 135

.366(**) 0.00 135

0.145 0.093 135

.175(*) 0.043 135

.375(**) 0.00 135 .306(**) 0.00 135

**p<0.01 *p<0.05 Como se muestra en la tabla 2, en las correlaciones inter-escalas observamos que las correlaciones, a excepción de PT y PD, son positivas. Además se muestra que todas las correlaciones son débiles, puesto que está por debajo del 0.70. Es decir, con respecto a la correlación entre FS y EC, es débil, porque la capacidad imaginativa del sujeto para ponerse en situaciones ficticias no guarda mucha relación con los sentimientos de preocupación y cariño ante el malestar de otros en situaciones reales; sin embargo poseen una correlación positiva. Asimismo sucede con la correlación entre PT y PD, ya que la habilidad para comprender el punto de vista de otra persona no se relaciona mucho con el malestar producido por reacciones emocionales ante las experiencias negativas de otros.


150 Tabla 3: Validez de Constructo por Diferencia de Grupos del Índice de Reactividad Interpersonal en estudiantes de  ISTP  “San  Luis”  de  Trujillo. Empatía

Grupos Empatía < 76 Área Total Empatía > 99 Toma de Empatía < 19 Empatía > 28 Perspectiva Empatía < 15 Fantasía Empatía > 25 Empatía < 19 Preocupación Empatía > 29 Empática Empatía < 16 Malestar Personal Empatía > 25

N 22 23 19 18 16 19 23 22 19 20

Media 72.95 104.48 17.57 29.33 13.93 27.31 18.04 30.50 14.05 27.00

DS 4.04 6.40 1.42 1.64 1.38 3.16 1.46 1.05 2.12 2.00

Gl

t

p

43

-19.82

0.00

35

-23.16

0.00

-16.63

25.57

0.00

43

-32.63

0.00

37

-19.62

0.00

Como se muestra en la Tabla 3, el nivel de significancia en el área total de la prueba y en sus dimensiones es menor a 0.05, por lo que hay diferencias significativas entre los grupos, lo cual indica que la prueba puede discriminar a las personas que tienen la variable en mayor medida y quiénes no. Confiabilidad Tabla 4: Confiabilidad por consistencia interna del Índice de Reactividad Interpersonal en estudiantes de ISTP  “San  Luis”  de  Trujillo. Empatía

Coeficiente Alfa de Cronbach

Magnitud

Área Total 0.701 Muy fuerte Toma de Perspectiva 0.41 Moderada Fantasía 0.49 Moderada Preocupación Empática 0.48 Moderada Malestar Personal 0.52 Sustancial Como se muestra es la Tabla 5, en el área total encontramos que el Coeficiente es mayor a 0.70, encontrándose en una magnitud muy fuerte de confiabilidad, por lo que se considera que los ítems en su totalidad miden Empatía de forma consistente. Asimismo, el área de Malestar Personal se aprecia un coeficiente comprendido entre 0, 50 y 0, 69 obteniendo una magnitud sustancial. Finalmente, las dimensiones de Toma de Perspectiva, Fantasía y Preocupación Empática tiene un coeficiente comprendido entre 0, 30 y 0, 49, observándose una magnitud moderada de confiabilidad (Para más comprensión véase la Tabla 3 de Anexos).


151 Normas Tabla 5: Puntuación percentilar para mujeres del Índice de Reactividad Interpersonal en estudiantes de ISTP “San  Luis”  de  Trujillo

Pc 95 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 N Media Desv. típ. Mínimo Máximo

PT 30 28 27 27 27 26 25 25 24 24 24 23 22 22 21 21 20 19 18 103 23.87 3.54 14 32

FS 28 26 25 24 24 23 22 21 21 21 20 20 19 19 18 18 17 16 15 103 20.94 4.25 10 35

EC 31 30 29 28 27 26 26 25 25 24 23 23 22 22 21 20 19 19 18 103 24.16 4.13 15 33

PD 29 26 25 24 24 23 22 21 21 20 20 20 19 18 18 17 17 16 13 103 20.67 4.27 8 32

TOTAL 109 103 99 99 97 96 94 91 90 89 88 87 85 84 81 80 78 76 74 103 89.64 10.81 59 123


152

Tabla 6: Puntuación percentilar para hombres del Índice de Reactividad Interpersonal en estudiantes de ISTP “San  Luis”  de  Trujillo

Pc 95 90 85 80 75 70 65 60 55 50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 N Media Desv. típ. Mínimo Máximo

PT 30 27 26 25 25 25 24 24 23 23 23 22 22 21 20 18 17 17 16 32 22.53 3.99 15 33

FS 22 22 20 20 19 19 19 19 18 18 17 17 16 16 15 15 14 14 13 32 17.56 2.69 13 23

EC 31 30 29 27 25 25 24 23 22 22 22 21 21 21 20 19 19 19 16 32 22.91 4.13 15 31

PD 27 23 22 21 21 21 20 19 19 19 18 17 17 17 17 17 16 15 14 32 18.97 3.32 13 28

TOTAL 99 93 92 89 88 86 84 84 82 82 81 79 79 77 75 74 72 71 69 32 81.97 8.81 65 108


153 DISCUSIÓN DE RESULTADOS

Al finalizar la investigación se concluye que se logró el Objetivo General, es decir se pudo analizar las propiedades psicométricas del Índice de Reactividad Interpersonal (IRI) en   alumnos   del   ISTP   “San   Luis” de Trujillo. Asimismo, se cumplió también con los objetivos específicos los cuales consistían en analizar la confiabilidad, la validez, así como la la construcción de los baremos de calificación del Índice de Reactividad Interpersonal (IRI) en alumnos del ISTP  “San  Luis”  de  Trujillo. Siguiendo, según la tabla de Correlación inter- escalas del Índice de Reactividad Interpersonal en estudiantes del ITSP "San Luis" encontramos que las correlaciones a excepción de PT y PD, son positivas. Además se muestra que todas las correlaciones son débiles, puesto que está por debajo del 0.70. Es decir, con respecto a la correlación entre FS y EC, es débil, esto quiere decir que la capacidad imaginativa del sujeto para ponerse en situaciones ficticias no guarda muchas relaciones reales; sin embargo poseen una correlación positiva. Asimismo sucede con la correlación entre PT y PD, ya que la habilidad para comprender el punto de vista de otra persona no se relaciona mucho con el malestar producido por reacciones emocionales ante las experiencias negativas de otros (Cuadro N° 3) así mismo en el cuadro N° 4, de Validez Interna por Diferencias de Grupos del Índice de Reactividad Interpersonal en estudiantes del ITSP "San Luis" de Trujillo observamos que el nivel de significancia en el área total de la prueba y en sus dimensiones es menor a 0.05, por lo que hay diferencias significativas entre los grupos, lo cual indica que la prueba puede discriminar a las personas que tienen la variable en mayor medida y quiénes no.

Con lo que respecta a la confiabilidad de consistencia interna se obtuvo que los ítems en su totalidad mide la empatía de forma consistente. Finalmente se hicieron percentiles para varones y mujeres tanto para los totales como para las sub-escalas. Comparado la presente con otras investigaciones referidas al mismo tema, tenemos que Pérez, De Paúl, Etxeberría, Montes y Torres (2003). Realizaron la adaptación de Interpersonal Reactivity Index (IRI) al español con tres muestras de conveniencia, la primera compuesta por 232 padres y 369 madres de la población general de Vizcaya, la segunda muestra estuvo compuesta por 512 varones y 1485 mujeres de la Universidad de País Vasco y de la Universidad de Santiago de Compostela, la tercera muestra estuvo compuesta por 207 varones y 295 mujeres. En la correlación inter-factores, en la primera muestra; los factores que tuvieron más correlación fueron Toma de Perspectiva y Preocupación Empática, Fantasía con Preocupación Empática, Fantasía con Toma de Perspectiva, y Fantasía con Malestar Personal; en hombres y mujeres. Por otro lado en el análisis de confiabilidad, así como en nuestro proyecto se hizo el análisis de la consistencia interna por factores mediante el Alfa de Crombach, por lo que se encontró un índice aceptable comprendido entre 0.63 y 0.80; en las tres muestras. . Así mismo en una investigación hecha por Mestre, Frias y Samper (2004) en donde realizaron un estudio denominado La Medida de la Empatía: Análisis del Interpersonal Reactivity Index, cuyo objetivo principal fue analizar las propiedades psicométricas del Interpersonal Reactivity Índex (IRI) tomando una muestra de 1285. Con respecto el análisis de la Validez de Constructo, se hicieron correlaciones inter-escalas, en donde se destaca la correlación entre las subescalas de Fantasía (FS) y Preocupación Empática


154 (EC) seguida de la correlación entre Toma de Perspectiva (PT) y Fantasía (FS) y la correlación entre Fantasía (FS) y Malestar Personal (PD). Las sub-escalas EC y PD mantienen la menor correlación estadísticamente significativa, Por tanto, se trataría de dos sub-escalas que hacen referencia a sentimientos diferentes, lo mismo encontramos en nuestra investigación pero con las sub escalas PT y PD. Con respecto al análisis de la confiabilidad se obtuvo a través Coeficientes de Alfa de Cronbach, el mismo procediemitno de nuestra investigación, donde Los valores de alfa oscilan desde 0.56 para la escala de Toma de Perspectiva (PT) hasta 0.70 para la de Fantasía (FS). Para terminar hicieron percentiles para varones y para mujeres, pero a diferencia de nuestra investigación sólo se hicieron por sub-escalas. Existe otra investigación realizada por Carrasco, Delgado, Barbero, Holgado y Del barrio (2011) en donde exploraron la dimencionalidad del Índice Interpersonal Reactivity Index, a través de la investigación llamada:   “Propiedades   psicométricas del Interpersonal Reactivity Index (IRI) en población infantil y adolescente   española”   en   una   muestra   de   721 sujetos españoles no clínicos entre 9 y 16 años. Se hizo un análisis factorial confirmatorio, para la validez de constructo. En el análisis factorial, en el primer factor se encontró un autovalor final de 5, 07 y una varianza de 18, 1 %. El segundo factor, su autovalor fue de 2,88 y su porcentaje de varianza fue de 10, 28 %. El tercer factor, obtuvo un autovalor final de 1, 71 y una varianza de 6, 12 %, y el último factor, obtuvo un autovalor de 1,5 y una varianza de 5, 38%. A diferencia del proceso utilizado en nuestra investigación para hallar validez, en esta adaptación las evidencias de valides se hicieron mediante los mínimos cuadrados no ponderados, lo que mostró los siguientes índices globales de   bondad   de   ajuste   de   χ2   (g.l=   336;;   p=  

0,0001)= 832,43; RMSEA= 0,064 con un intervalo al 90% comprendido entre 0,049 y 0,070; GFI= 0,93; y AGFI= 0,92. Por lo que vemos otra manera de cómo hallar la validez y confiabilidad del mismo instrumento. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Abascal, E., & Grande, I. (2005). Análisis de encuestas. Madrid: ESIC Editorial. Ausín, T., & Aramayo, R. (2008). Interdependencia del bienestar a la dignidad. Madrid: Plaza y Valdés Editores. Caballo, V. E. (1998). El Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos. Madrid: Siglo XXI de España Editores. Carrasco, M. Á., Delgado, B., Barbero, M. I., Holgado, F. P., & del Barrio, M. V. (2011). Propiedades psicométricas del Interpersonal Reactivity Index (IRI) en población infantil y adolescente española. Psicothema, 23(4), 824-831. Corral, Y. (2009). VALIDEZ Y CONFIABILIDAD DE LOS INSTRUMENTOS DE INVESTIGACIÓN PARA LA RECOLECCIÓN DE DATOS. REVISTA CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN, 16(33), 229-247. Davis, M. (1980). Un enfoque multidimensional de las diferencias individuales en Empatía. JSAS Catálogo de documentos seleccionados en Psicología, 85-103. Eisenberg, N. (1992). Infancia y Conductas de Ayuda. Madrid: Ediciones Moratta. Fernández, I., López, B., & Márquez, M. (2008). Empatía: Medidas, teorías y aplicaciones en revisión. Anales de psicología, 24(2), 284-298.


155 Garaigordobil, M., & García, P. (2006). Empatía en niños de 10 a 12 años. Psicothema, ,180-186. Hick, S. F., & Bien, T. (2011). Mindfulness y psicoterapia. Barcelona: Editorial Kairós. Mestre, V., Frías, M. D., & Samper, P. (2004). La medida de la empatía: análisis del Interpersonal Reactivity Index. Psicothema, 16(2), 255-260. Núñez, I. (2010). Diseños de Investigación en Psicología. Barcelona: Universidad de Barcelona: Departamento de Metodología de las Ciencias del Comportamiento - Facultad de Psicología. Pérez, A., de Paú, J., Etxeberría, J., Montes, M. P., & Torres, E. (2003). Adaptación de Interpersonal Reactivity Index (IRI) al español. Psicothema, 15(2), 267-272. Repetto, E. (1992). Fundamentos de Orientación: La Empatía en el Proceso Orientador. Madrid: Ediciones Morata. Richaud, M. C. (2008). Evaluacion de la empatia de la poblacion Infantil Argentina. REVISTA IIPSI, 11(1), 101 - 115. Samper, P., Díez, I., & Manuel, M. (1998). RAZONAMIENTO MORAL Y EMPATÍA. I Jornadas de Psicología del Pensamiento (págs. 389-404). Valencia: Universidad de Valencia. Sánchez, P., & Izquierdo, J. (2008). El fin de los historiadores: Pensar Históricamente en el siglo XXI. Madrid: Siglo XXI. Schaffer, H. R. (2000). Desarrollo Social. México: Siglo XXI. Toro, I. D., & Parra, R. (2006). Método y conocimiento: metodología de la investigación. Colombia: Universidad Eafit.

Revista de investigacion de estudiantes de psicologia  
Revista de investigacion de estudiantes de psicologia  
Advertisement