Page 1

1


2


3


4


#CrisisClimรกtica

Nuestra casa en llamas @GretaThunberg #FridaysForFuture

5


Ilustración: CarlosDaniel Mo Cuidado de edición: quetzadilla Contacto: kalicabra@riseup.net Este texto se editó en Software Libre, utilizando GNU/Xubuntu, GIMP 2.8 y Libre Office 6.1.5.2 Tipografías: Baskerbald ADF KG Life is Messy Obra publicada bajo la Licencia de Producción de Pares Atribución Compartir bajo la misma licencia ¡No Capitalista! Editado durante agosto y septiembre del 2019 en la Ciudad de México, bajo constantes contingencias ambientales durante las cuales lxs niñxs sufren hemorragias nasales nocturnas por respirar altos niveles de Partículas (PM) altamente nocivas para la salud -como plomo, polvo, cemento y hollín-. Editado también bajo un régimen de gobierno que, durante el verano con la peor contingencia ambiental en la historia de la ciudad, permite una simulación de “alerta ambiental” declarada por la Comisión Ambiental de la Megápolis (CAME) que solo incluye recomendaciones como; evitar actividades al aire libre, reducir el uso del automóvil y acudir al médico en caso de haberse expuesto al humo o si sintieron molestias. 6


índice 11 Nuestra casa en llamas Greta Thunberg

16 Crisis climática y una generación defraudada Fridays for Future

19 Espero que todxs puedan escucharme Greta Thunberg

27 Unirnos en favor de la ciencia Greta Thunberg

33 A la juventud con un futuro que no se vende kalicabra

7


8


sĂ­ hay futuro cuando en el presente existe una adolescente cruzando ocĂŠanos en velero, con el objetivo de denunciar las injusticias contra el clima y la humanidad. SĂ­ hay futuro cuando la juventud lucha incansablemente por la vida.

9


10


Nuestra casa en llamas Greta Thunberg Declaración durante el Foro Económico Mundial Davos, enero 2019 Nuestra casa está en llamas. Estoy aquí para decir que nuestra casa está en llamas. De acuerdo al IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático, por sus siglas en inglés), estamos a menos de doce años de ser incapaces de revertir nuestros errores. En ese tiempo, cambios sin precedentes tienen que ocurrir, incluyendo nuestra reducción de emisión de dióxido de carbono (CO 2) en al menos un 50%. Y por favor nótese que esos números no incluyen el aspecto de equidad, que es absolutamente necesario para hacer que el Acuerdo de París funcione a escala global. Tampoco incluye los puntos inflexión o de no retorno, ni los bucles de retroalimentación climática como el extremadamente poderoso gas metano que está siendo liberado del permafrost ártico en rápido deshielo.

11


En lugares como Davos1 a la gente le gusta contar historias de éxito, pero sus logros financieros cargan con un costo impensable. Y en cuanto a cambio climático, tenemos que reconocer que hemos fracasado. Todos los movimientos políticos en su forma actual lo han hecho, mientras que los medios de comunicación han fallado en crear conciencia social generalizada. Pero el Homo sapiens no ha fallado aún. Sí, estamos fallando, pero aún hay tiempo de cambiar las cosas. Todavía podemos arreglar esto, seguimos teniendo todo en nuestra manos. Pero a menos que reconozcamos las fallas generales de nuestros sistemas actuales, lo más probable es que no tengamos oportunidad. Nos enfrentamos a un desastre de sufrimientos inimaginables para grandes cantidades de personas. Ahora no es el momento de hablar con modales o enfocarnos en lo que no podemos decir. Ahora es el tiempo de hablar con claridad. Resolver la crisis climática es el más grande y complejo reto que el Homo sapiens jamás haya enfrentado. La principal solución, sin embargo, es tan sencilla que hasta una pequeña niña puede entender: debemos detener nuestras emisiones de gases de efecto invernadero. O lo hacemos o no lo hacemos.

1

Anualmente es llevado a cabo en el monte de Davos, Suiza, el Foro Económico Mundial, donde políticxs, académicxs, empresarixs y millonarixs conforman la lista de invitadxs, mientras que grupos opositores y activistas ejercen presión política en las afueras del evento.

12


Dicen que nada en la vida es blanco o negro, pero eso es una mentira, una mentira muy peligrosa, pues evitamos el calentamiento a 1.5°C o no lo hacemos. Evitamos esa reacción en cadena irreversible más allá del control humano o no lo hacemos. O elegimos seguir como civilizaciones o no lo hacemos. Eso es tan blanco y negro como puede ser. No hay grises cuando se trata de supervivencia. Todxs tenemos una decisión. Podemos generar acciones transformadoras que salvaguarden las condiciones de vida para nuestras generaciones futuras o continuamos con nuestros problemas individuales como hacemos de costumbre, y perdemos. Eso depende de ustedes y de mí. Algunxs dicen que no debemos (lxs niñxs y jóvenes) inmiscuirnos en activismo. En lugar, debemos dejar todo a nuestros políticos y simplemente votar por un cambio. ¿Pero qué hacemos cuando no hay voluntad política? ¿Qué hacemos cuando la política que necesitamos no está a la vista? Aquí en Davos, como en todos lados, todxs están hablando de dinero. Parece que el dinero y el crecimiento son nuestras principales preocupaciones. Y dado que la crisis climática nunca ha sido tratada como una crisis, las personas no son conscientes de las enormes consecuencias para nuestra vida diaria. Las personas no están conscientes de que hay algo llamado huella de carbono, y de lo increíblemente pequeño que es el presupuesto de carbono restante. Eso necesita cambiar hoy. Ningún otro desafío actual puede igualar la importancia de establecer una conciencia pública amplia y comprensión de nuestro presupuesto de carbono en rápida desaparición, eso debe 13


y tiene que ser nuestra nueva meta y el verdadero centro de nuestras economías presentes y futuras. Estamos en un momento en la historia en el que cualquiera con miras a la crisis climática que amenaza a nuestras civilizaciones y biosfera entera debe hablar en un lenguaje claro, sin importar lo incómodo y poco redituable que eso pueda ser. Debemos cambiar casi todo en nuestras sociedades actuales. Mientras más grande sea tu huella de carbono, más grande es tu deuda moral. Mientras más grande tu plataforma, más grande tu responsabilidad. Los adultos siguen diciendo: “Se lo debemos a los jóvenes el darles esperanza”. Pero yo no quiero su esperanza, no quiero que estén esperanzadxs. Quiero que entren en pánico, quiero que sientan el miedo que yo siento todos los días y después quiero que actúen. Quiero que actúes como lo hicieras en una crisis. Quiero que actúes como si tu casa estuviera en llamas. Porque lo está.

Fuente: https://www.theguardian.com/environment/2019/jan/25/our-houseis-on-fire-greta-thunberg16-urges-leaders-to-act-on-climate 14


15


Crisis climática y una generación defraudada Fridays For Future ( Jóvenes por el Futuro) Coordinación global de la huelga escolar por el clima Carta abierta Marzo 2019 Nosotrxs, lxs jóvenes, estamos profundamente preocupadxs por el futuro. Hoy, la humanidad está causando la sexta extinción masiva de especies y el clima global está a un paso de una crisis catastrófica. Sus devastadores efectos ya son sentidos por millones de personas alrededor del mundo. Sin embargo, estamos lejos de alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Lxs jóvenes conformamos más de la mitad de la población mundial. Nuestra generación creció con la crisis climática y tendremos que lidiar con ésta por el resto de nuestras vidas. A pesar de este hecho, la mayoría de nosotrxs no estamos incluídxs en el proceso de toma de decisiones locales y globales. Somos la generación sin voz de la humanidad.

16


No aceptaremos más esta desigualdad. Demandamos justicia para todas las víctimas pasadas, presentes y futuras de la crisis climática, por lo cual, nos estamos levantando. Cientos de nosotrxs hemos tomado las calles en las pasadas semanas al rededor de todo el mundo. Ahora haremos que nuestras voces se escuchen. El 15 de marzo protestaremos en cada continente. Tenemos que por fin tratar a la crisis climática como una crisis. Es la amenaza más grande en la historia de la humanidad y no aceptaremos las inacciones de aquellxs que toman las decisiones alrededor del mundo y que amenazan nuestra civilización entera. No aceptaremos una vida de miedo y devastación, tenemos el derecho de vivir nuestros sueños e ilusiones. El cambio climático ya está ocurriendo. Gente ha muerto, está muriendo y morirá debido a éste, pero podemos y lograremos detener esta sinrazón. Nosotrxs, lxs jóvenes, hemos empezado a movilizarnos. Vamos a cambiar el destino de la humanidad, ya sea que les guste o no. Juntxs nos levantaremos hasta que veamos justicia por el clima. Exigimos a aquellxs que toman las decisiones, sean responsables y resuelvan esta crisis. Nos han fallado en el pasado. Si continúan fallándonos en el futuro, nosotrxs, lxs jóvenes, haremos que el cambio ocurra por nuestra cuenta. La juventud de este mundo ha comenzado a moverse y no descansará. Fuente: https://www.theguardian.com/environment/2019/mar/01/youthclimate-change-strikers-open-letter-to-world-leaders 17


18


Espero que todxs puedan escucharme Greta Thunberg Carta al Parlamento Británico Londres, abril 2019 Mi nombre es Greta Thunberg, tengo 16 años, vengo de Suecia y hablo en nombre de las generaciones futuras. Sé que muchxs de ustedes no quieren escucharnos, dicen que solo somos niñxs, pero solo estamos repitiendo el mensaje de la ciencia del clima unida. Muchxs de ustedes parecen preocupadxs de que estemos perdiendo un valioso tiempo de clases, pero les aseguro que volveremos a la escuela en el momento en que comiencen a escuchar a la ciencia y nos den un futuro. ¿Es realmente mucho pedir? En el año 2030 cumpliré 26 años. Mi hermanita Beata tendrá 23 años. Al igual que muchos de sus propixs hijxs o nietxs. Esa es una gran edad, nos han dicho, una en la que tienes toda tu vida por delante, pero no estoy tan segura de que el futuro sea tan bueno para nosotrxs. Tuve la suerte de nacer en un momento y lugar donde todxs me decían que soñara en grande; que podría convertirme en lo que quisiera, vivir donde quisiera. La gente 19


como yo tenía todo lo que necesitábamos y más, cosas con las que nuestrxs abuelxs ni siquiera podían soñar. Teníamos todo lo que pudiéramos desear y, sin embargo, ahora no tenemos nada. Probablemente ya ni tengamos futuro, porque ese futuro se vendió para que una pequeña cantidad de personas pudieran hacer cantidades inimaginables de dinero. Nos robaron cada vez que decían que el cielo era el límite y que solo se vive una vez. Nos mintieron. Nos dieron falsas esperanzas. Nos dijeron que el futuro era algo que esperar. Y lo más triste es que la mayoría de los niñxs ni siquiera son conscientes del destino que nos espera. No lo entenderemos hasta que sea demasiado tarde. Y sin embargo somos lxs afortunadxs. Lxs más afectadxs son los que ya sufren las consecuencias, pero sus voces no se escuchan. ¿Está encendido mi micrófono? ¿Pueden escucharme? Alrededor del año 2030, a 10 años, 252 días y 10 horas de distancia, estaremos en una posición en la que desencadenaremos una reacción irreversible más allá del control humano, que probablemente llevará al final de nuestra civilización como la conocemos. Es decir, a menos que en ese momento se hayan producido cambios permanentes y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad, incluida una reducción de las emisiones de CO2 en al menos un 50%. Y tengamos en cuenta que estos cálculos dependen de inventos que aún no se han inventado, que supuestamente limpiarán la atmósfera de cantidades astronómicas de dióxido de carbono. Además, estos cálculos no incluyen puntos de inflexión imprevistos y bucles de retroalimentación como el extremadamente poderoso gas metano que se escapa del permafrost ártico en rápida descongelación. Tampoco estos cálculos científicos incluyen el calentamiento ya encerrado oculto 20


por la contaminación tóxica del aire. Tampoco el aspecto de equidad, o la justicia climática claramente establecida en el acuerdo de París, que es absolutamente necesario para que funcione a escala global. También debemos tener en cuenta que estos son solo cálculos; estimaciones. Eso significa que estos "puntos de no retorno" pueden ocurrir un poco antes o después de 2030. Nadie puede estar segurx. Sin embargo, podemos estar segurxs de que ocurrirán aproximadamente en estos marcos de tiempo, porque estos cálculos no son opiniones o suposiciones descabelladas. Estas proyecciones están respaldadas por hechos científicos, concluidos por diversas naciones a través del IPCC. Casi todos los organismos científicos nacionales importantes de todo el mundo apoyan sin reservas el trabajo y los hallazgos del IPCC. ¿Escucharon lo que acabo de decir? ¿Es correcto el idioma que utilizo? ¿Está encendido el micrófono? Porque estoy empezando a dudarlo. En los últimos seis meses, he viajado por Europa durante cientos de horas en trenes, automóviles eléctricos y autobuses, repitiendo una y otra vez estas fuertes palabras. Pero nadie parece estar hablando de eso, y nada ha cambiado. De hecho, las emisiones siguen aumentando. Durante mis viajes para hablar en diferentes países siempre me ofrecen ayuda para escribir sobre las políticas climáticas específicas en países específicos, pero eso no es realmente necesario porque el problema básico es el mismo en todas partes. Y el problema básico es que, básicamente, no se está haciendo nada para detener o incluso retrasar, el cambio climático y la

21


degradación ecológica, a pesar de todas las hermosas palabras y promesas. El Reino Unido es, sin embargo, muy especial. No solo por su alucinante deuda histórica de carbono, sino también por su actual y muy creativa contabilidad de carbono. Desde 1990, el Reino Unido ha logrado una reducción del 37% de sus emisiones territoriales de CO2, según el Proyecto Global de Carbono. Y eso suena muy impresionante. Pero estas cifras no incluyen las emisiones de la aviación, el transporte marítimo y las relacionadas con las importaciones y exportaciones. Si se incluyen estas cifras, la reducción es de alrededor del 10% desde 1990, o un promedio del 0,4% al año, según Tyndall Manchester. Y la razón principal de esta reducción no es una consecuencia de las políticas climáticas, sino una directiva de la UE de 2001 sobre la calidad del aire que esencialmente obligó al Reino Unido a cerrar sus centrales eléctricas de carbón muy antiguas y extremadamente sucias y reemplazarlas por centrales de gas menos sucias. Y el cambio de una fuente de energía desastrosa a una menos desastrosa resultará, por supuesto, en una reducción de las emisiones. Tal vez la idea falsa más peligrosa sobre la crisis climática es que tenemos que "reducir" nuestras emisiones. Porque eso está lejos de ser suficiente. Nuestras emisiones deben detenerse si queremos mantenernos por debajo del 1.5-2°C de calentamiento. La "reducción de emisiones" es, por supuesto, necesaria, pero es solo el comienzo de un rápido proceso que debe llevar a un alto en un par de décadas, o menos. Y por "parar" me refiero al cero neto, y luego rápidamente a cifras negativas. Eso descarta la mayor parte de la política de hoy. 22


El hecho de que estemos hablando de "reducir" en lugar de "detener" las emisiones es quizás la mayor fuerza detrás del negocio continuo. El apoyo activo actual del Reino Unido a la nueva explotación de combustibles fósiles, como es por ejemplo la industria de fracking, la expansión de sus campos de petróleo y gas del Mar del Norte, la expansión de aeropuertos y el permiso de planificación para una mina de carbón completamente nueva. Es más que absurdo. Este comportamiento irresponsable continuo sin duda será recordado en la historia como uno de los mayores fracasos de la humanidad. La gente siempre me dice a mí y a los otrxs millones de huelguistas escolares que debemos sentirnos orgullosxs de lo que hemos logrado. Pero lo único que debemos observar es la curva de emisión, y lo siento, pero ésta sigue subiendo. Esa curva es lo único que debemos mirar. Cada vez que tomamos una decisión debemos preguntarnos; ¿cómo afectará esta decisión a esa curva? Ya no debemos medir nuestra riqueza y éxito en el gráfico que muestra el crecimiento económico, sino en la curva que muestra las emisiones de gases de efecto invernadero. Ya no deberíamos solo preguntar: "¿tenemos suficiente dinero para seguir adelante con esto?", Sino también: "¿tenemos suficiente presupuesto de carbono para gastar en esto?" Eso debería y debe convertirse en el centro de nuestra nueva moneda Mucha gente dice que no tenemos ninguna solución a la crisis climática. Y tienen razón. Porque ¿cómo podríamos? ¿cómo “resuelves” la crisis más grande que la humanidad ha enfrentado? ¿cómo “resuelves” una guerra? ¿cómo “resuelves” ir a la luna por primera vez? ¿cómo “resuelves” inventando nuevos inventos? La crisis climática es el problema más fácil y más difícil que hemos 23


enfrentado. La más fácil porque sabemos lo que debemos hacer: debemos detener las emisiones de gases de efecto invernadero. La más difícil porque nuestra economía actual aún depende totalmente de la quema de combustibles fósiles y, por lo tanto, de la destrucción de los ecosistemas para crear un crecimiento económico eterno. "Entonces, ¿exactamente cómo resolvemos eso?", nos preguntan lxs escolares en huelga por el clima. Y decimos: "nadie sabe a ciencia cierta, pero tenemos que dejar de quemar combustibles fósiles y restaurar la naturaleza y muchas otras cosas que quizás aún no hayamos descubierto ”. Entonces dicen: "¡eso no es una respuesta!" Entonces decimos: "tenemos que empezar a tratar la crisis como una crisis y actuar incluso si no tenemos todas las soluciones". "Eso todavía no es una respuesta", dicen. Luego comenzamos a hablar sobre la economía circular y la naturaleza en reconstrucción y la necesidad de una transición justa. Entonces comienzan a entender de qué estamos hablando. Decimos que todas las soluciones necesarias no son conocidas por nadie, por tanto debemos unirnos detrás de la ciencia y juntos en el camino encontrarlas. Pero no escuchan eso, porque esas respuestas son para resolver una crisis que la mayoría de ustedes ni siquiera comprenden del todo, o no quieren entender. No escuchan a la ciencia porque solo les interesan las soluciones que les permitan continuar como antes, o como ahora, y esas respuestas ya no existen porque no actuaron a tiempo. Evitar la degradación del clima requerirá el pensamiento en conjunto. Debemos poner los cimientos aunque no sepamos exactamente cómo construir el techo. A veces simplemente 24


tenemos que encontrar un camino. En el momento en que decidamos lograrlo, podremos hacer cualquier cosa. Y estoy segura de que en el momento en que comencemos a comportarnos como si estuviéramos en una emergencia podremos evitar la catástrofe climática y ecológica. Los seres humanos son muy adaptables y todavía estamos a tiempo de arreglar esto, pero la oportunidad de hacerlo no durará mucho. Debemos empezar hoy, no tenemos más excusas. Lxs niñxs no estamos sacrificando nuestra educación y nuestra infancia para que nos digan lo que consideran que es políticamente posible en la sociedad. No hemos tomado las calles para que ustedes se tomen selfies con nosotrxs y nos digan que realmente admiran lo que hacemos. Lxs niñxs estamos haciendo esto para despertar a los adultos. Nosotrxs, los niñxs, estamos haciendo esto para que ustedes dejen de lado sus diferencias y comiencen a actuar como lo harían en una crisis. Nosotrxs, los niñxs, estamos haciendo esto porque queremos recuperar nuestras esperanzas y sueños. Espero que mi micrófono esté encendido. Espero que todos puedan escucharme.

Fuente: http://blog.apuestesuvida.com/2019/04/espero-que-todos-puedanescucharme.html 25


26


unirnos en favor de la ciencia Greta Thunberg Asamblea Nacional de París Julio 2019 Tengo buenas y malas noticias respecto a la crisis climática. Comenzaré con las buenas noticias: el mundo, como un pequeño número de personas ha estado diciendo, no terminará en once años. La mala noticia, sin embargo, es que alrededor del 2030, de continuar con nuestros negocios como de costumbre, lo más probable es que crucemos varios puntos de inflexión y seamos incapaces de revertir una crisis climática sin precedentes. Hay mucha gente, muchos políticxs, líderes empresariales y periodistas que no están de acuerdo con lo que lxs niñxs estamos diciendo. Nos tachan de exageradxs y alarmistas. Para responderles me gustaría referirme a la página 108, capítulo 2 del último informe del IPCC2. Ahí encontrarán todas nuestras "opiniones" resumidas, porque allí está detallado nuestro presupuesto restante de CO2. Justo ahí se muestra que si queremos tener un 67% de posibilidades de limitar el aumento de 2https://www.ipcc.ch/site/assets/uploads/sites/2/2019/05/SR15_Chapter2_ Low_Res.pdf 27


la temperatura global por debajo de 1.5 °C, contamos con 420 Gigatones de CO2 (GtCO2) restantes en el presupuesto global de CO2, contando desde el 1 de enero de 2018. Por supuesto, ese número es mucho más bajo hoy, ya que emitimos alrededor de 42 GtCO2 cada año. En los niveles de emisiones actuales, ese presupuesto restante desaparecerá en tan solo ocho años y medio. Dichos números son tan reales como pueden ser, y aunque muchxs científicxs sugieren que estos datos son muy generosos, estos son los números que han sido aceptados a través del IPCC. A pesar de todo, ni una vez he escuchado a ningún políticx, periodista o líder empresarial siquiera mencionar estos números. Es como si no los conocieran, como si no hubieran leído el último informe del IPCC del que depende el futuro de nuestra civilización. O tal vez, simplemente no tienen la suficiente madurez para decir las cosas tal como son. Incluso esa carga nos la dejan a nosotrxs lxs niñxs. Nos convertimos en lxs malxs que tienen que decirle a la gente realidades incómodas, porque nadie más quiere o se atreve a hacerlo. Y solo por citar y actuar sobre estos números, estos datos científicos, recibimos una cantidad inimaginable de desprecio y amenazas, y somos objeto de burla y engaños por parte de funcionarios electos, miembros de parlamentos, líderes empresariales y periodistas. Lo que realmente me gustaría preguntar a todxs aquellxs que cuestionan nuestras opiniones o que piensan que somos extremistas es; ¿tienen un presupuesto diferente que nos de al menos una posibilidad razonable de mantenernos por debajo del límite de calentamiento global de 1.5 °C? ¿hay otro panel intergubernamental sobre cambio climático? ¿existe un acuerdo secreto de París que declina el aspecto de equidad? Porque estos 28


son los números que cuentan, esta es la mejor ciencia disponible en la actualidad. No pueden inventar sus propios datos simplemente porque no le gusta lo que escuchan. No hay término medio cuando se trata del clima y la crisis ecológica. Claro que pueden sugerir que tomemos una alternativa más sencilla, como la de 580 GtCO2 a partir del 1ro de enero del 2018, la cual nos daría una probabilidad del 50-50 de limitar el aumento de la temperatura a 1.5°C. Esa cantidad de CO 2 se acabará en aproximadamente 12 años si seguimos con el sistema como si nada estuviera pasando. Pero por qué hacer eso, porque deberíamos de aceptar tomar ese riesgo y dejar el futuro de la humanidad a un simple volado. 420 Gt restantes de CO2 a emitir, ahora reducidos a menos de 360 Gt. Y por favor tengamos en cuenta que estas cifras son globales y no dicen nada sobre el aspecto de equidad claramente establecido en el Acuerdo de París, absolutamente necesario para funcionar a escala global. Eso significa que los países más ricos necesitan reducir sus emisiones a cero de manera más rápida para que las personas en las partes más pobres del mundo puedan mejorar su nivel de vida construyendo algunas de las infraestructuras que nosotrxs ya hemos construido; como escuelas, carreteras, hospitales, electricidad y proporción de agua potable. Debido a que han ignorado estos hechos, debido a que ustedes y casi todos los medios de comunicación hasta el momento siguen ignorándolos, la gente no sabe lo que está sucediendo. Si respetan la ciencia, si entienden la ciencia, entonces esto es todo de acuerdo al IPCC: 420 Gt de CO 2 restantes a emitir desde el 1ro de Enero del 2018 para tener un 29


67% de posibilidades de mantenernos por debajo del aumento de temperatura global de 1.5 °C. En el acuerdo de París solo hemos asumido la labor de mantenernos por debajo de 1.5~2°C, y eso claro, nos da un mayor presupuesto restante de CO 2, pero el último informe del IPCC muestra que apuntar a menos de 1.5 °C reduciría significativamente el impacto climático, y que sin duda salvaría innumerables vidas humanas. De esto se trata todo. Esto es todo lo que estamos diciendo. Pero también les diré esto: no pueden resolver una crisis sin tratarla como una crisis, sin ver la imagen completa. No pueden dejar la responsabilidad a los individuos, políticxs, al mercado o a otras partes del mundo. Tenemos que incluir todo y a todxs. Una vez que se den cuenta de cuán dolorosamente pequeño es el tamaño de nuestro presupuesto restante de CO2, una vez que se den cuenta de lo rápido que éste está desapareciendo, un vez que se den cuenta de que básicamente no se está haciendo nada al respecto, y una vez que se den cuenta de que casi nadie está al tanto incluso de la existencia de ese presupuesto de CO 2, entonces díganme ¿qué hacer? ¿y cómo hacerlo sin sonar alarmista? Esa es la pregunta que debemos hacernos a nosotrxs mismxs y a las personas en el poder. La ciencia unida es clara, todo lo que hacemos lxs niñxs es comunicar y actuar ante ésta. Ahora lxs líderes políticxs en algunos países están comenzando a hablar y a declarar crisis climáticas, anunciando fechas para la llamada "neutralidad climática". Declarar crisis climáticas está bien, pero solo establecer fechas distantes y dar la impresión de que están actuando y de que la acción está en camino, probablemente hará más daño que bien. Puesto que los 30


cambios requeridos todavía no se ven por ninguna parte, no se ven en Francia, no se ven la Unión Europea; en ninguna parte. Creo que el mayor peligro no es nuestra inacción, el peligro real son esas compañías y políticxs simulando acciones reales, cuando en realidad no están haciendo casi nada aparte de administraciones ingeniosas y relaciones públicas creativas. La crisis climática y ecológica está aquí, esta ocurriendo ahora mismo, pero acaba de comenzar y de hecho empeorará. 420 Gt de CO2 restantes a emitir desde 1ro de enero del 2018 para tener un 67% de posibilidades de mantenernos por debajo de 1.5 °C de temperatura global. Y ahora ese número se ha reducido a menos de 360 Gt. Con los niveles de emisiones actuales, ese presupuesto restante desaparecerá en aproximadamente ocho y medio años. De hecho, desde que comencé este discurso, el mundo ha emitido alrededor de 800,000 toneladas de CO 2. Y si aun tienen excusas para no escuchar, para no actuar, para no importarles lo que pasa, les pregunto una vez más: ¿hay otro panel intergubernamental sobre cambio climático? ¿existe un acuerdo secreto de París que no incluye el aspecto de equidad? ¿tienen un presupuesto diferente que nos de al menos una posibilidad razonable de mantenernos por debajo del límite de calentamiento global de 1.5 °C? Algunxs han decidido no venir aquí hoy y no escucharnos. Eso está bien, al fin y al cabo solo somos niñxs, no están obligados a escucharnos. Pero sí deben de escuchar a la ciencia. Todo lo que pedimos es que se unan en favor de la ciencia. Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=bvHtWjh-M2M 31


32


A la juventud con un futuro que no se vende kalicabra Carta abierta Septiembre 2019 Somos kalicabra, una editorial autogestiva de libros radicalmente ilustrados que subsiste en un mundo contaminado por el dinero tóxico y que escribe unas palabras a Greta Thunberg, al movimiento Fridays For Future (FFF) y a la juventud que no está dispuesta a vender su futuro. A ya un año de huelgas escolares sin respuestas reales por parte de las “personas en poder” y de los medios de comunicación, nos sigue aliviando, e inclusive esperanzando, el hecho de que Greta Thunberg y la juventud alerta a las injusticias sociales y climáticas puedan comunicar su postura frente al problema más grande que hemos enfrentado como Homo sapiens: la crisis climática. Queremos que toda la juventud del mundo les escuche, que la poca juventud sin precariedad se sacuda de su forma de vida zombie y entienda la realidad y el futuro amenazador al que se enfrenta; un futuro del que es responsable y con el que tendrá que lidiar por el resto de su vida. Queremos 33


que la juventud ya en sufrimiento y bajo realidades económicas y sociales adversas, al voltear a ver a la juventud en privilegio encuentre solidaridad. Queremos que el mundo entero les escuche, que sus palabras sean transmitidas e inclusive vueltas virales en las redes, y así, más niñxs, adolescentes y jóvenes participen en las Huelgas Globales por el Clima, tanto de FFF, de Cambiemos el Sistema No el Clima, Jóvenes por le Clima, Climate Strike Youth y de Extinction Rebellion Youth, como de las demás asociaciones dispuestas a actuar frente la crisis climática que han surgido y seguirán surgiendo, porque este despertar apenas comienza. Esperamos con ansias el momento en que las huelgas estudiantiles por el clima no solo protesten y pongan en evidencia al gobierno, a las empresas y a los medios de comunicación, sino que también volteen a ver al sistema escolarizado del que son víctimas y continúen rechazando sus mentiras y modos atiborrados de reglas adultocentristas imposibilitadoras de la identidad colectiva, que en vez de inspirar mentes libres capacitan empleadxs para el capital, de manera que permiten e incitan sobre-diagósticos y tratamientos farmacológicos útiles a los sistemas de producción y control. Las escuelas de hoy, provienen de las mismas escuelas que ayer le enseñaron a generaciones a pensar que la naturaleza está para servirles, permitiéndoles insultarla a su antojo. Esas enseñanzas no pueden continuar, así que les invitamos a juntxs evidenciar a las escuelas como explotadoras de la infancia y la naturaleza y como instituciones cómplices y culpables tanto de la formación de generaciones a las que el sufrimiento les es 34


indiferente, como de la implementación de una generalizada actitud empresarial y neoliberal capaz de aceptar su propia esclavitud y defenderla hasta la extinción. Nuestra realidad es tan abrumadora y la voluntad de la población parece tan agotada, que pocos acontecimientos nos ilusionan tanto como una juventud rebelde, especialmente cuando se trata de niñas y adolescentes mujeres. Sabemos que ustedes tienen toda la razón y el derecho de levantarse, protestar y retomar su poder político. De hecho, en el Abya Yala contamos con una larga historia de rechazo de saberes innecesarios para la realidad contextual y contrarios a la supervivencia propia, colectiva y de la tierra. Aquí los pueblos originarios se han estado levantando contra la destrucción de su hogar -la naturaleza- (y en consecuencia, el fin de nuestra existencia) desde hace más de quinientos años. Aquellas comunidades originarias autónomas que para tomar decisiones se reunían y en colectivo veían no solo por la vida presente sino también por la vida de las generaciones futuras, tal vez sabían que llegaríamos a este nivel de destrucción. Es posible que incluso hayan sentido desde hace cientos de años este miedo tan profundo que sobrellevamos día a día todas las personas que entendemos las implicaciones de la era del antropoceno (o capitaloceno, como muchxs prefieren llamarle). Pues la civilización occidental y occidentalizada entiende el cambio climático debido a la ciencia y a las mediciones y observaciones del planeta que la tecnología le ofrece a un desarrollismo cada vez más necesitado de autoaprobación, pero las poblaciones originarias siempre han entendido los peligros del 35


ecocidio, sin necesidad de que les avalen un grupo de científicxs y académicxs expertos. Para tener una historia milenaria de rebelión contra occidente solo les ha bastado con vivir con la tierra. El acto de defender no suele ser algo permitido y mucho depende de quién defiende y desde dónde defiende. En el pedazo de territorio que conocemos como Estados Unidos Mexicanos, igual llevamos mucho tiempo intentando oponernos ante constantes imposiciones y comunicar la verdad en cuanto a la explotación de la tierra y su gente. En el tema específico de huelgas estudiantiles, no tardamos mucho en poner en nuestra mente la matanza estudiantil de 1968 o la desaparición por el gobierno y las fuerzas militares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, abusos aún impunes. En el tema ecológico, tan solo en el 2019 van diez asesinatos a periodistas y trece asesinatos a defensores del medio ambiente -en su gran mayoría indígenas-. Esto, sin contar los agravios a propiedades, despojos, violencias físicas, amenazas y presxs políticxs. De hecho, somos el segundo país del mundo más peligroso en cuestiones de periodismo medioambiental, defensa del territorio y derechos humanos. En la lista de muerte nos encontramos por debajo de Afganistán y encima de Siria, países en guerra declarada, no como este país sometido a una guerra no declarada. Al menos niñxs y adolescentes, aunque sea en espacios específicos y bajo el escudo de la infancia, tienen el permiso de desinformar sin ser reprimidos o puestos en peligro. Nos gustaría poder pausar el tiempo, tanto para frenar el ecocidio como para que nuestras juventudes no crecieran y 36


estuvieran por siempre seguras, pero sabemos que eso es imposible, que a pesar de los esfuerzos por detener la barbarie, lo más probable es que esta masacre ecológica continúe por más tiempo del que tenemos, porque lo que de verdad le importa al poder hegemónico no es la vida, sino el dinero, aunque su acumulación sea directamente proporcional al exterminio de los ecosistemas. Por el contenido de sus discursos, entendemos que Greta no niega su condición de clase como menor sueca. Parece ser lo suficientemente crítica como para poder ver que la mayoría de las veces, cambios como convertirse al veganismo, usar auto eléctrico o “cero” emisiones y dejar de consumir a transnacionales, no son una opción sino un privilegio. Y es que, cuando el estómago de un hijx está vacío el mejor alimento es la comida que le quita el hambre. No nos lo enseñará la escuela, pero cada vez más iremos aprendiendo que estamos en medio de una injusticia global y que dentro del gran listado de injusticias que de este monstruo se desprenden está la injusticia social encadenada a la injusticia climática. Con sus lemas y pancartas, la diversidad de estudiantes dentro de las diferentes expresiones de FFF, parecen intentar comunicar que esta sexta extinción masiva de especies es consecuencia de la (sobre)producción-consumo que impone el capital con su mercado mundial en expansión y que funciona bajo la lógica de la explotación de un mundo con recursos limitados. Sin embargo, llevan meses sin real y directamente pronunciar el verdadero nombre del problema: el capitalismo, y no dejan de exigirle a gobiernos y empresas con eternos objetivos de 37


crecimiento económico, que respondan a sus peticiones. Tal vez nuestras clases de historia tampoco no nos han permitido aprender que el verdadero poder es el pueblo en furia y organizado, pero, ¿cuánto tiempo más estaremos dispuestxs a seguir tocando puertas en casas de oídos sordos? o dicho lo más directamente posible ¿en qué momento tendremos suficiente de pedirle respuestas a gobiernos que no mandan obedeciendo? Son ellos, controlados por las empresas -financiadas por los bancos-, quienes no pueden aceptar el engaño del Producto Interno Bruto (PIB), ni las consecuencias negativas de la extracción y quema de hidrocarburos y posiblemente no las acepten sino hasta que sean ellxs y sus familias acomodadas las que comiencen a sufrir las consecuencias del cambio climático, hasta que se den cuenta de que sus cuentas bancarias no les salvarán ni a ellxs ni a sus herederos de las olas de calor, de las inundaciones, de las diversas enfermedades a causa de la contaminación, de las sequías, ni de la hambruna. Tal vez sea demasiado tarde cuando la realidad les de una cachetata y de la peor manera aprendan que el dinero no se come. Al final todxs seremos víctimas y migrantes. No importa qué lucha tengamos hoy dentro de nuestras diversas realidades contextuales, en el cada vez más cercano futuro, la lucha de todxs será la misma y todxs deberemos unir fuerzas. Entendemos que el movimiento de jóvenes por el futuro en los países autodenominados primermundistas le pida acciones al Estado, al fin y al cabo sus gobiernos les han mantenido toda su vida en una burbuja de supuesto bienestar y riqueza, pero en los países obligados al subdesarrollo la súplica no nos ha funcionado. Nuestros partidos y sus gobiernos “legítimos” han sido y son 38


ineptos y descarados, especialmente cuando se trata de escuchar a la gente y a sus verdaderas necesidades. La comodidad del norte global (especialmente de EUA y Europa) ha sido posible gracias a la explotación de los países colonizados, y es el beneficio de la mínima poblacional (menos del 20%) el que está matando a todxs. Esa es una de las razones por las que vemos con duda el aspecto de equidad del Acuerdo de París, puesto que, si la inequidad es fundamental para mantener el estilo de vida que acumula en la cara de la mayoría de la población en austeridad ¿por qué empezarían a modificar la balanza en momentos de escasez? Llevan siglos viviendo a costa de muchxs, sin embargo cuentan con pocos años para cambiarse por completo a sí mismxs. A pesar de las desigualdades, a pesar de las responsabilidades históricas diferenciadas tanto de naciones como de clases, el cambio tiene que ser de todo y tiene que involucrar a todxs. Mientras más grande la huella de carbono por persona, más grande su responsabilidad y más grande el cambio. Eso es un hecho. Puede que se nos dificulte imaginar una transformación cuando casi todo nuestro estilo de vida es dañino, casi todo involucra diferentes niveles de destrucción de nuestros bienes comunes (mal llamados recursos naturales), especialmente para aquellxs que vivimos en las ciudades: los hogares que habitamos, nuestros baños, la ropa que nos cubre, los celulares y nuestra constante presencia en las redes, la comida que supuestamente nos nutre, los sistemas de salud de lxs que muchxs dependen, los transportes que nos llevan a nuestras escuelas, trabajos y eventos sociales, nuestras maneras de divertirnos, comunicarnos, conocer, dar cariño y enseñar-aprender, y en especial, el dinero con el que 39


compramos desde nuestras necesidades más básicas hasta las inventadas por la mercadotecnia (es decir, la mayoría). ¿Cómo le pedimos a la juventud del mundo que cambie radicalmente el único modo de vida que conoce? Suena agobiante y parece imposible, pero si lo analizamos un poco, eso ya se ha hecho antes. Muchos pueblos originarios, como ejemplo del Abya Yala antes de la invasión europea, tenían un modo de vida en respeto y unión con la naturaleza que fue rápida y violentamente masacrado casi por completo y sin opción. Pero como ya hemos mencionado, aún hay pueblos sobrevivientes que practican muchas de esas formas de vida, y que tienen una gran sabiduría que compartir. De manera que, cuando escuchamos la incertidumbre de la juventud en lucha con respecto al camino a seguir, nosotras podemos decirles que los pueblos originarios llevan sabiendo el camino a trabajar por mucho más tiempo de lo que ha durado la imposición occidental y sus negocios adictos al despilfarro y a los hidrocarburos. No solo es importante unirnos en favor de la ciencia, es también importante aprender de la sabiduría milenaria y unirnos desde abajo, en favor de los pueblos originarios que entienden el mandar obedeciendo y para quienes la propiedad privada y venta de la madre tierra les insulta. Lo que viene será duro, involucra habilidades que aún no llegamos a conocer y el desaprendizaje de mucho de lo que nos han enseñado incluso nuestrxs propixs padres y madres en su terca carrera por darnos lo mejor, en su obsesión de poner el mundo a nuestros pies. La mayoría de ellxs de verdad creen que la escuela prepara para la vida y esperan que sus hijxs estudien para ganar mucho dinero y sean lxs mejores. Tienen ya muy 40


digerido el discurso del mercado “libre” que depreda para ganar y no están siendo capaces de ver que trabajan y se esfuerzan por un futuro que no puede existir. Pero ustedes ese cuento ya se lo saben, así como saben la urgencia de evitar ese final que ellxs quieren contar. Los regaños y castigos se vuelven absurdos una vez que entendemos que la crisis climática es a lo que verdaderamente debemos temer. La tarea de combatirla es lo más prioritario a aprender-haciendo, puesto que sobrevivir es el único examen que no podemos reprobar todxs como sociedad. No queremos ser pesimistas del movimiento juvenil en defensa de la vida, no queremos desmotivarlxs, lo que menos necesitamos en estos momentos cruciales es paralizarnos ante el escenario por venir. Como ustedes, estamos siendo realistas frente a gente en poder que por décadas nos ha mantenido en el engaño y que cuando intentamos desenmascarar, fabrica el berrinche más grande y peligroso de todos, ingeniando soluciones negocio y vendiendo imposibles capitalismos verdes y humanos. Por favor sigan siendo críticos del sistema-mundo, sigan descubriendo las realidades en las que nos encontramos y sigan cambiando esas realidades, aunque les tachen de alarmistas, aunque se burlen de ustedes y les mientan. Al fin y al cabo, la lucha es lo que queda, es la respuesta más digna que le podemos pedir a la juventud. El horizonte de la humanidad camina junto al decrecimiento y a la autodefensa en sus diversas y gozosas expresiones, y va de la mano de compañerismo y de relaciones afectivas amorosas y sororas. El futuro lo cultivaremos, regresando las manos a la tierra, observando el cielo diurno y nocturno, escuchando y poniendo atención no al crecimiento de la ganancia monetaria o 41


del PIB, sino al de la flora y la fauna. Lo germinaremos con semillas de desprecio al lujo, al patriarcado, al extractivismo, al emprendimiento y a la banca… por tan solo nombrar algunas atrocidades. Y lo cosecharemos con paciencia y calma, porque a pesar de tener una necesidad urgente de transformarlo todo, no es conveniente hacerlo copiando las formas de actuar aceleradas y en competición de las sociedades modernas. Deseemos juntas que el destino del planeta cambie y podamos nacer, crecer y envejecer en ambientes limpios y sanos. Queramos tiempos y geografías en las que los mares dejen de ser tumbas líquidas y en el que lxs niñxs desplazadxs que caminan países enteros en búsqueda de un lugar habitable dejen de ser criminalizadxs, enjauladxs, humilladxs y asesinadxs. Defendamos un mundo en el que el jaguar pueda seguir en libertad por la selva de los Chimalapas, en el que continuemos escuchando el zumbido de las abejas y el canto de los pájaros, en el que las tortugas marinas llenen sus panzas de comida verdadera y no de plásticos, en el que los oseznos polares puedan seguir jugando sobre el hielo del norte. Imaginemos y en acto seguido posibilitemos con nuestro hacer esas realidades. Ya no es tiempo de solo resistir, todxs tenemos dos decisiones; actuar o no actuar. Nosotras, como la humilde editorial que somos, les ofrecemos seguir apoyándoles y difundiéndoles en su lucha. Convirtamos el dolor y el miedo en unión y fuerza, y tengamos la certeza de que ustedes no serán la última generación que ame la vida. Ustedes cambiarán el futuro de la humanidad. Porque otros sistemas de vida son posibles.

42


43


44

Profile for kalicabra

Nuestra casa en llamas  

Lecturas en búsqueda de una justicia climática exigida desde la juventud.

Nuestra casa en llamas  

Lecturas en búsqueda de una justicia climática exigida desde la juventud.

Profile for kalicabra