Page 1

CUANDO LAS COSAS NO SALEN COMO UNO QUIERE Como jugador estoy expuesto a pasar malos momentos a lo largo de mi vida deportiva, como no ser convocado, no jugar lo que creo conveniente, tener problemas con algún compañero o con el entrenador, pensar que debería tener mayor participación, no jugar en el equipo que considero más acorde a mis habilidades y aptitudes, sufrir una lesión en el momento más inoportuno de la temporada, tener malas actuaciones deportivas, jugar mal o poco tiempo... Estos malos momentos o situaciones donde las cosas no salen como yo quiero, son una excelente oportunidad para aprender a “estar” en situaciones difíciles. Además, todo buen deportista debe entender que hay situaciones que no le gustarán pero que forman parte del “trabajo” de jugad@r, como aprender a ser suplente, a jugar pocos minutos, a no estar de acuerdo con la decisión del entrenador y aceptarla... y tú como padre tienes un papel muy importante para que tus hijos deportistas, aceptemos de forma constructiva este tipo de situaciones. En situaciones como éstas, generalmente, tendemos a reaccionar con molestia y decimos cosas como “ya no voy a jugar más a fútbol”, “esto es una porquería”... Es frecuente que los padres nos den la razón y nos animen a que sigamos comportándonos de la misma manera, justificando nuestra conducta y perdiendo de esta forma, la magnífica oportunidad de aprender de una situación difícil y de crecer como deportista y como persona. Como padres pueden hacer lo siguiente:

Es el momento

que tengas autocontrol. Cuando me ves sufrir es frecuente

que tiendas a protegerme, ponerte de mi lado de forma incondicional y busques argumentos que justifiquen lo que hago. Es importante que controles esta tendencia de “ayudarme pase lo que pase”, dándome siempre la razón; y analices los motivos que han producido tal circunstancia, aprovechando el


momento para enseñarme a enfrentar situaciones que no siempre van a salir como yo quiero. No intentes compadecerte de mí ni aliviar mis sentimientos, simplemente hazme entender que es una situación más del deporte y de la vida que debo afrontar de la mejor manera posible. Ofréceme la ayuda que necesite; es importante que entienda que estás a mi lado y, aunque puedas no compartir mi opinión, vas a ayudarme a enfrentar esos malos momentos. Explícame que superar estas situaciones me hará crecer como persona; es un buen momento para que me digas que la vida no “es un camino de rosas”, que me encontraré con muchas situaciones que no me van a gustar. Enfrentarme a ellas y aceptarlas de forma madura, me ayudará a ser mejor persona y deportista. Haz que entienda que enfrentarme a este tipo de situaciones forma parte del trabajo del deportista: un buen deportista, además de hacer buenas marcas, conseguir muchos goles o ser bueno, tiene que saber aceptar decisiones que no le van a gustar. Es un buen momento para que aprenda a ser mejor deportista aceptando este tipo de situaciones. Enséñame a que no me rinda y siga luchando: hay numerosos ejemplos de deportistas que han tenido momentos difíciles y han superado las dificultades, alcanzando el éxito tras “levantarse” una y otra vez. Es importante que tanto los deportistas como las personas en todos los aspectos de la vida aprendamos a enfrentarnos a las dificultades y no nos desanimemos en la primera ocasión en que las cosas no salen como uno quiere. Te quiere Tu hij@

¿Cómo podéis ayudarme?  
¿Cómo podéis ayudarme?  

¿Cómo podéis ayudarme?

Advertisement