Issuu on Google+

PARROQUIA NTRA. SRA. DE FÁTIMA

FICHAS PARA GRUPOS DE JÓVENES Y DE CONFIRMACIÓN Preparada por coordinadores de grupos de jóvenes y de Confirmación de Fátima

− 2006 −


2


Prólogo.

PRÓLOGO Las FICHAS son recursos para coordinadores de grupos de espiritualidad diseñadas para que puedan resultar útiles a coordinadores de Confirmación y de cualquier grupo de jóvenes. Hemos decidido poner todos nuestros conocimientos y experiencias como coordinadores en estas fichas para ser aprovechadas por quienes tengan a cargo dichos grupos. Hemos considerado muy importante que resulte fácil encontrar los contenidos de las fichas y por eso hay varios índices, uno general al principio de la presente guía, y un índice temático y otro de dinámicas al final. Lo primero que encontrarán será un índice general. A continuación vienen los 10 principios que consideramos fundamentales para coordinar cualquier grupo. Estos principios son directrices generales para que el grupo funcione bien. Luego vienen las fichas, que están divididas por temas. Los temas son generales y tienen un cierto orden. Los primeros temas son generales y básicos. En esta primera sección ponemos los cimientos, el fundamento de nuestras vidas de fe, que estará básicamente en Cristo Jesús. Acá tratamos temas como la libertad, los valores, Jesús como ideal de vida, etc. Lo importante de este comienzo es la elección que se toma por seguir a Jesús, una elección que implica muchas cosas, y que es personal de cada uno. En la segunda sección tratamos temas un poco más concretos pero también fundamentales para nuestras vidas de fe. Acá hablamos acerca de las herramientas que nos dejó Jesús y aclaramos un poco el panorama acerca de todo lo que implica este seguimiento. Esta sección se centra en los sacramentos y en las cuestiones que de ahí derivan. La tercera sección está dedicada a los tiempos litúrgicos y fiestas especiales. La cuarta sección trata temas varios. Las fichas contienen dinámicas, charlas, cuentos, oraciones, reflexiones, documentos, canciones, información, artículos, etc. Los contenidos son de lo más variados. Para que sea útil toda la información, es imprescindible poder encontrarla fácilmente. Aparte de los índices especiales, nos pareció conveniente numerar cada uno de los contenidos en cada ficha. Esto resultará útil para buscar en el índice, y también para utilizar la guía de Confirmación. Después de las fichas hemos incluido una parte especial para coordinadores de Confirmación. Acá hay una guía detallada del esquema de las reuniones para el año de Confirmación; los lineamientos generales del retiro, del reencuentro y de la convivencia; y una ayuda para organizar la Misa de Confirmación. Hay muchos recursos en estas fichas que son exclusivamente utilizados en el retiro de Confirmación y en la Convivencia. Estos recursos son especialmente para coordinadores de Confirmación de la parroquia y no deberían ser usados indiscriminadamente en otros grupos y retiros. Resumiendo, la guía está estructurada de la siguiente manera: I. Índice general y referencias. II. Cuestiones previas. Referencias. 10 principios para coordinar un grupo. Fuentes para obtener más recursos. III. Fichas temáticas (4 secciones) IV. Guía de Confirmación. Estructura del año. Retiro, reencuentro, convivencia, Confirmación. V. Índice de recursos. VI. Índice temático. Destacamos que lo central es manejarse siempre con material católico al preparar las reuniones, principalmente usando el Catecismo de la Iglesia Católica. Siempre que se preparen reuniones deben los coordinadores complementar este material con fuentes católicas serias como es el Catecismo. Esta guía está en constante actualización. Pedimos la colaboración de todos para completarlas y agregar nuevos contenidos que puedan resultar de ayuda para todos. Por último, aclaramos que en ningún caso pretendemos defraudar los derechos de autor en estos materiales por lo que siempre citamos la fuente de dónde fue obtenido el material y el autor. Si falta la cita o si hay omisiones o errores pedimos que se contacten con

3


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

nosotros para agregar los datos faltantes, o modificar o eliminar el contenido. Si han de retirar material de estas fichas pedimos que también se los respete salvaguardando el autor y la fuente. El material realizado especialmente por los coordinadores mencionados a continuación es de uso libre siempre y cuando se respete al autor. Cualquier duda, reclamo, aporte, agradecimiento o pedido, pedimos que se comuniquen a esta dirección de mail: jovenes@fatima.org.ar Mariano A. Sapag msapag@fibertel.com.ar

Esta guía fue preparada por el grupo de coordinadores de Confirmación y de Jóvenes de la Parroquia Nuestra Sra. de Fátima. Agradecemos la colaboración de las siguientes personas:

Mariano Augusto Sapag, Padre Guillermo Piñero Jolly, Mariana Fernández Hileman, Marcelo Beruto, Eugenio Zucal, Georgina Martínez, Lucas Carissimi, Agustina Canullo, Rosario Rodríguez Lascano, Martín Fernández Hileman, Inés de Ezcurra, Sofía Carissimi, Lucila Astolfi, Francisco Buquet, Ezequiel Croce, Josefina Pietranera, Juan Dalvit, Cecilia Maraniello.

4


Índice General.

ÍNDICE GENERAL Prólogo................................................................................................................................................................3 Índice General....................................................................................................................................................5 Referencias:.....................................................................................................................................................7 Los 10 principios para coordinar un grupo...............................................................................................9 Recursos complementarios........................................................................................................................11 Fichas.................................................................................................................................................................13 Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha

nº nº nº nº nº nº nº nº nº

1........................................................................................................15 2........................................................................................................27 3........................................................................................................35 4........................................................................................................43 5........................................................................................................53 6........................................................................................................73 7........................................................................................................85 8........................................................................................................95 9......................................................................................................113

Fichas...............................................................................................................................................................121 Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha

nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº

10.....................................................................................................125 11.....................................................................................................133 12.....................................................................................................139 13.....................................................................................................143 14.....................................................................................................151 15.....................................................................................................165 16.....................................................................................................179 17.....................................................................................................193 18.....................................................................................................195 19.....................................................................................................197 20.....................................................................................................203 21.....................................................................................................211 22.....................................................................................................213 23.....................................................................................................223

Fichas...............................................................................................................................................................225 Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha

nº nº nº nº nº

24.....................................................................................................227 25.....................................................................................................229 26.....................................................................................................233 27.....................................................................................................239 28.....................................................................................................243

Fichas...............................................................................................................................................................245 Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha

nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº nº

29.....................................................................................................247 30.....................................................................................................253 31.....................................................................................................255 32.....................................................................................................267 33.....................................................................................................271 34.....................................................................................................281 35.....................................................................................................285 36.....................................................................................................287 37.....................................................................................................291 38.....................................................................................................293 39.....................................................................................................295 40.....................................................................................................301 41.....................................................................................................309 42.....................................................................................................317

Programa del año de preparación ..............................................................................................................323 para la Confirmación.....................................................................................................................................323 Programa del año de preparación ..........................................................................................................325 para la Confirmación................................................................................................................................325 Las Tres Etapas.........................................................................................................................................326 5


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Sugerencia de Temas y Recursos para las Reuniones..........................................................................327 Eventos especiales de Confirmación.....................................................................................................333 El Retiro de Confirmación......................................................................................................................334 Reencuentro del Retiro de Confirmación.............................................................................................340 La Convivencia..........................................................................................................................................341 La Misa de Confirmación........................................................................................................................342 Índice de Recursos........................................................................................................................................351 Índice Temático.............................................................................................................................................357

6


Cuestiones previas.

Referencias: Estos son algunos símbolos y abreviaciones que encontrarán a lo largo de estas fichas.

GC = grupo de Confirmación. Este recurso se suele utilizar en los grupos de Confirmación por lo que pedimos que no sea utilizado en otros grupos. Si se hace en otros grupos probablemente ya lo hicieron o lo van a hacer. Ret = Retiro de Confirmación o reencuentro. Este recurso se hace en el retiro o en el reencuentro posterior al retiro. Pedimos que este recurso no sea usado en los grupos ya que seguramente lo van a hacer en el retiro. Con. = Convivencia de Confirmación Este recurso se hace en la Convivencia de Confirmacion por lo que pedimos que no sea utilizado en los grupos.

Abreviaturas: CIC

Catecismo de la Iglesia Católica

Código de recursos: Encontrarán que cada uno de los recursos (dinámicas, reflexiones, cuentos, etc.), tienen en el margen izquierdo un código (v.gr. F19-09). Este código identifica el recurso para hacer una búsqueda más sencilla. Estos códigos son utilizados en algunas fichas haciendo referencia a recursos en otras fichas, y también en la guía de Confirmación en la que nos remitimos a los recursos de las fichas utilizando estos códigos. La explicación es la siguiente: F##-## =

La “F” significa Ficha. El número al lado de la “F” indica el número de ficha. El número después del guión indica el número de recurso en la ficha.

Ejemplo: F13-11: indica la ficha n° 13 y el recurso n° 11 dentro de la ficha.

7


Cuestiones previas.

Los 10 principios para coordinar un grupo 1. Acerquen a los chicos a Jesús. Lo principal en los grupos de espiritualidad es acercar a los coordinados a Jesús. Los coordinadores son instrumentos de Dios que deben mostrarles la invitación que Jesús hace a cada uno de ellos a seguirlo. Muéstrenles a Jesús. Enséñenles que Jesús está realmente presente entre nosotros y que está en la Eucaristía. Adórenlo a Jesús en la Eucaristía. Jesús se queda con nosotros en la Eucaristía y por eso es muy importante recordarles que está ahí, esperando a que vayan a su encuentro. 2. Preparar las reuniones con anticipación. Los coordinadores deben preparar las reuniones con anticipación al grupo. Esto demuestra seriedad, que se preocupan, que no es todo al azar. Lean las fichas, busquen información en distintos lugares. De esta manera van a poder plantear mejor los temas y hacer una mejor conclusión. Interésense por los temas que hacen en el grupo, así aparte van a aprender ustedes también y se van a formar, van a sentir que el grupo es también para ustedes. Busquen cerrar los temas con alguna conclusión final redondeando lo hecho. No hagan todo a último momento, si dejan todo para último momento se van a cansar ustedes mismos del grupo. Ustedes como coordinadores van a interesarse más y van a disfrutar mucho más las reuniones si las preparan. 3. Rezar en cada encuentro. Cada reunión tiene que tener un momento de oración. Es un grupo católico y la oración es muy importante; es en estos grupos en donde uno aprende a rezar y hablar con Jesús. También aprende a escuchar y por eso los momentos de silencio y reflexión personal son muy buenos. La oración es una oportunidad para frenar un poco con el estrés de nuestras vidas diarias y mirar un poco hacia donde vamos. Una oración profunda y preparada hará un encuentro mucho más fructífero. Si rezan van a encontrar que los chicos se van a abrir, van a participar más, y van a encontrar un sentido a las reuniones porque Jesús estará presente en cada uno de ellos. Para rezar usen la Biblia, reflexiones, oraciones especiales, etc. Les recomendamos que vayan y utilicen el oratorio, donde está Jesús. Jesús está adentro del sagrario y les está pidiendo que vayan a rezarle. Recuerden hacer la genuflexión cuando entren al oratorio, esto significa arrodillarse frente a Jesús apoyando realmente la rodilla. 4. Utilizar material católico y usar la Biblia. Es esencial recurrir a fuentes y material católico. Hay que tener cuidado con esto porque pueden encontrar cosas en distintos lugares que parecen muy buenas pero que tienen errores doctrinales o morales muy grosos. Siempre en primer lugar recomendamos complementar las fichas recurriendo principalmente al Catecismo de la Iglesia Católica (CIC). En las fichas van a encontrar referencias al CIC, recomendamos que recurran ahí para más información. Usen la Biblia, tanto para rezar como para dar fundamentos sólidos de los temas que tratan. Usen la Biblia como modo de mostrar a Jesús. 5. Hacer que se lleven algo a sus vidas de todos los días. Para que las reuniones sirvan de algo deben dejarles algo que puedan aplicar a sus vidas, alguna misión por ejemplo, o un mensaje que pueda dejarles pensando.

9


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

6. Fomentar que vayan a Misa y participen en las actividades parroquiales. Obviamente nadie puede obligarlos a hacer este tipo de cosas. Pero nunca se olviden de invitarlos a todas las cosas que hacemos, las actividades parroquiales, obras de caridad, etc. Motívenlos a que vengan a este tipo de cosas. El grupo no termina cuando vuelven a sus casas, justamente debe nacer de ellos querer hacer este tipo de cosas. Aparte que se une mucho más el grupo cuando todos participan. Es importante que los motiven también a ir a Misa si es que no están yendo ya que si no van, de poco les va a servir el grupo y eventualmente van a dejar de ir. Recuérdenles siempre lo importante que es comulgar y confesarse cada tanto. La gracia de los sacramentos es fundamental para que el grupo funcione bien. 7. Comprometerse con el grupo y ponerle onda. No falten a las reuniones, muestren compromiso, no vayan como si fuera un peso en sus vidas. Transmitan alegría, interés en los temas, ríanse con ellos, pero también sean serios cuando hay que ser serios. 8. Generar confianza. Conozcan a los chicos, generen confianza en los chicos hablando con ellos personalmente antes y después de las reuniones. Traten a los chicos siempre por sus nombres. No los tilden de chiquilines e inmaduros. Hagan que se junten después de las reuniones en algún lado. Hagan actividades grupales donde todos puedan participar, expresarse y dar sus opiniones. No callen a nadie, salvo por cuestiones de orden. Pásenles sus datos, números de teléfono, mail, así se pueden comunicar con ustedes. Pásenles información por mail. Trátenlos amablemente siempre. 9. No discriminar, no burlarse, no ser arbitrarios. Para generar confianza es necesario mostrar respeto y amistad. Nunca discrimen por diferencias de opinión, sexo, edad, madurez, etc. No dejen que eso suceda entre los chicos, no permitan que se burlen de los demás, y nunca hagan eso ustedes. Trátenlos como personas respetando cómo cada uno es. Conozcan sus inquietudes, háblenlas. Si hay que hacerles alguna observación, háganla siempre en privado y nunca frente a todo el grupo. 10. Ser humildes, abiertos, pero firmes. Aparte de ser líderes de grupos, coordinadores, son seres humanos igual que sus coordinados. Ustedes también pueden tener dudas, no saber todo, equivocarse, etc. Están ahí también para aprender y formarse así que por un lado son coordinadores, pero por el otro lado están siendo de alguna manera coordinados por los chicos. Es importante la búsqueda de formación. Sean humildes y nunca intenten imponer conocimientos a nadie. Aún así sean firmes en los valores y en la fe. Un buen coordinador tiene que mostrar objetivos, valores, y ser firmes con ellos. Tienen que ser coherentes dentro del grupo con la fe católica, no denigrar a la Iglesia, mostrar sus puntos de vista aunque no estén de acuerdo. Es una misión difícil, pero no pueden ir contra de la Iglesia ni de sus enseñanzas porque ustedes están para ser instrumentos de Dios, no enemigos.

10


Cuestiones previas.

Recursos complementarios Esta es una lista de recursos de donde obtener información y recursos adicionales para hacer en las reuniones. •

Catecismo de la Iglesia Católica (CIC). El Catecismo es la herramienta más importante para preparar las reuniones. En algunas fichas se destacan los puntos del Catecismo para recurrir a ellos, en otras se resume el Catecismo. Cuando encuentren las siglas CIC quiere decir que hay una remisión o cita del Catecismo. El número a continuación es el párrafo. Si no tienen el Catecismo recomendamos comprarlo ya que no solamente es una herramienta para preparar las reuniones sino también es una herramienta para la vida.

Biblia.

Encíclica Veritatis Splendor. Esta encíclica trata especialmente algo muy mencionado a lo largo de las fichas. La Encíclica intenta demostrar que la fe es mucho más que una obligación, o un Mandamiento. Lo central es seguirlo a Cristo como le pidió al Joven Rico, y esa es una visión positiva. Habla mucho acerca de la libertad.

http://www.jovencristiano.org Acá hay recursos de todo tipo especiales para jóvenes. Muy completo y útil. Hay dinámicas, reflexiones, cuentos,

http://www.fragmentos.org - Página del equipo de Pastoral de Juventud de la Diócesis de San Isidro. Página que hay que visitar de vez en cuando para informarnos acerca de los retiros y actividades de la Diócesis de San Isidro. También hay buenos recursos y un muy buen cancionero.

http://www.paracatequistas.com

http://www.obispadogchu.org.ar/caminante/mapa.htm cuentos y fichas para grupos de jóvenes.

http://www.elcarmenvigo.com/mapa.htm

http://www.aciprensa.com - Gran fuente de recursos de todo tipo. Hay imágenes muy buenas para hacer algún cartel o dibujo, información de santos, documentos, fiestas litúrgicas, etc.

http://www.encuentra.com/ - página con muchos artículos de todo tipo, cuestiones de fe, moral, etc. Puede servir para profundizar.

http://es.catholic.net página católica muy buena con un buen buscador para encontrar documentos y recursos.

http://www.juventudcatolica.com.ar canciones que cantamos en la Parroquia.

http://www.fatima.org.ar - página de la Parroquia. En la sección jóvenes encontrarán fotos y próximamente subiremos recursos.

http://www.corazones.org

http://www.teologoresponde.com.ar - esta página resulta muy útil para encontrar respuestas a muchas preguntas y dudas que tenemos.

http://www.buenasnuevas.com/ acá podrán encontrar muy buenos recursos, especialmente cuando se vienen fiestas litúrgicas especiales o para la Cuaresma, el Adviento, etc.

-

en esta página hay varios

acá encontrarán un cancionero con las

11


Parroquia Ntra. Sra. de Fรกtima

12


FICHAS

Primera Sección Esta primera sección contiene las siguientes fichas: -

Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha Ficha

1 2 3 4 5 6 7 8 9

– – – – – – – – –

Presentación Confianza y unión del grupo. Dios y la divina providencia. Autenticidad. Jesús, ideal de vida Valores (El Amor) Ideal y proyecto de vida. La libertad. Las Bienaventuranzas (La nueva ley)

Estas fichas tienen varias cosas en común. Son fichas de fundamentos, es decir, pretender brindar herramientas para ayudar a los coordinados a fundar los cimientos de la fe. Hay recursos para formar un grupo sólido en donde haya confianza, apertura y participación. Hay mucho de Jesús como ideal de vida y de valores. También se hace mucho hincapié en la idea de búsqueda y de libertad. La nueva ley es la ley del amor que Jesús nos enseña en miras a nuestra felicidad por eso hemos incluido la ficha de las Bienaventuranzas, para no perder de vista que seguir a Jesús es una elección libre de amor que hacemos que conduce a nuestra felicidad. En esta sección se pone énfasis la idea de que libertad-amor-verdad-felicidad van unidos y que elegir a Jesús no es algo que nos limite nuestra libertad, sino que es algo que nos hace más libres, más plenos y más felices. Para el curso de Confirmación, esta sección es muy importante ya que las primeras reuniones tienden justamente a que los chicos se planteen por qué van al grupo, por qué se quieren confirmar y qué es lo que quieren y eligen para sus vidas.

13


14


Presentación.

Ficha nº 1

PRESENTACIÓN

TEMA DE LA FICHA: Esta ficha sirve para los primeros encuentros, o para la presentación en un retiro. Contiene dinámicas y recursos de conocimiento y de confianza. Es importante crear un clima de confianza, que los chicos se sientan cómodos en el grupo, que se puedan abrir y participar. Se trata el tema de la perseverancia. Aparte de dinámicas de presentación incluimos también en esta ficha recursos para hacer en la primera reunión.

F01-01.

Juego de los nombres Duración: 5 minutos. Es importantísimo que todos se aprendan los nombres de todos, especialmente los coordinadores. Para eso hacemos este juego. Los integrantes del grupo son personas, no cosas. El coordinador debe tratar a sus coordinados por el nombre no señalando o diciendo “che”. Aparte esta dinámica ayuda crear un ambiente distendido y sirve para romper el hielo.

F01-02.

(i)

Los chicos dicen sus nombres en forma rápida.

(ii)

En ronda hacemos el juego. El primero de la ronda dice su nombre, después el segundo dice el nombre del primero y el suyo, el tercero dice el nombre del primero, el del segundo y el suyo. Así sucesivamente hasta llegar al último que le va a tocar decir todos los nombres.

(iii)

Hacemos esta dinámica dos veces, una empezando de una punta, la segunda vez al revés empezando con el que le tocó último.

El Fósforo Materiales: una caja de fósforos. Esta es una dinámica de presentación muy sencilla que sirve para hacer una presentación ágil y divertida y que se genere un clima de distensión para que los chicos se presenten y se larguen a hablar. A cada participante se le entrega un fósforo. El primero enciende el suyo y durante el tiempo que permanece encendido debe presentarse y contar el porqué de su participación en el grupo de jóvenes o de Confirmación. Antes de que se consuma totalmente, el participante que tiene el fósforo encendido debe prender el del compañero de la derecha para que este pueda presentarse y así sucesivamente hasta que todos se hayan quemados los dedos. Más allá de la dinámica se puede hacer una relación y una puesta en común con el tema del fuego y de la luz. Se puede hacer la dinámica con las luces apagadas. La luz nos saca de la oscuridad, nos podemos ver, etc. Relacionar con Jesús como luz y nosotros llamados a ser luz para los demás. Leer Mt. 5, 14. Dinámica relacionada: F04-04. 15


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F01-03.

La canastita Material: una canastita; preguntas en papelitos doblados. Duración: no más de 20 minutos. Esta es una actividad para romper el hielo y para conocerse más. Como todas las presentaciones son un poco aburridas, esta es un poco más entretenida. También se puede hacer con un ovillo para hacer una telaraña. Se utilizará la canasta, los papelitos en tiritas con las preguntas, y si se quiere el ovillo de lana. Cada integrante del grupo, incluidos los coordinadores, deben pasar la canasta, sacar una pregunta al azar, presentarse y responder la pregunta, luego elige a quién le pasa la canasta para que siga. Se explicará todo a continuación: (i)

Preparar una lista con preguntas diferentes para luego recortarlas una por una. Debe haber 2 preguntas por integrante del grupo. Ejemplo de preguntas: “¿Qué actividades hacés aparte de ir al colegio?”; “decir 2 virtudes”; “decir 2 defectos”; “si tuvieras que ir a una isla sólo ¿qué 5 cosas te llevarías?”; “el regalo más especial que te hicieron”; “el regalo más lindo que hiciste”; “mejores vacaciones de tu vida”; “¿cómo sería tu novio/a ideal?”; “el peor castigo que te pusieron tus papas”; “la peor macana que te mandaste en el colegio”; “¿a qué le tenés más miedo?”; “un momento vergonzoso de tu vida”; “materia y profesora que más odiás del colegio”; etc.

(ii)

Recortar las preguntas una por una y doblarlas. Meter todas las preguntas en la canasta.

(iii)

Empezar la dinámica. Elegir a alguien para que empiece sacando una pregunta de la canasta.

(iv)

El primer participante saca una pregunta, la lee, debe decir su nombre, colegio, año, algo que quiera contar, porqué eligió hacer confirmación, y responder la pregunta que sacó.

(v)

Luego elige a una persona a quien pasarle la canasta para que haga lo mismo.

(vi)

Los coordinadores también participan.

(vii) Una vez que pasaron todos, seguir pasando la canasta hasta que se acaben las preguntas, o hasta que cada uno haya respondido dos preguntas.

F01-04.

El ovillo de lana Material: un ovillo de lana. Temas relacionados: presentación, grupo, compromiso, perseverancia. Duración: 15-20 minutos. La presentación del grupo puede hacerse pasando un ovillo de lana. Para esto el que empieza debe sostener la punta del hilo de lana, presentarse bien y después tirar el ovillo a otro integrante del grupo, siempre sosteniendo la punta. El que recibe el ovillo se presenta y antes de tirar el ovillo debe sostener el hilo, luego le tira el ovillo a otro del grupo para que éste se presente. El mensaje detrás de esto es que todos tienen una punta de la telaraña, si alguien suelta su punta, la telaraña se cae, de la misma manera si alguien falta al grupo, si deja de ir o si no participa, la telaraña se cae. El mensaje es el compromiso y la idea de que la preparación para la Confirmación se hace en grupo y para eso es necesaria la presencia de todos, y cada uno es importante para el grupo.

16


Presentación.

F01-05.

La sal en la botella Material: sal gruesa; una hoja por cada integrante del grupo; tizas de varios colores; una botella transparente. Temas relacionados: presentación; talentos; conocimiento; autenticidad; identidad. Duración: 20-30 minutos. A cada uno se le reparte una hoja, un puñado de sal gruesa sobre la hoja, y una tiza de algún color. En el medio de la mesa se pone la botella. Los chicos deben dibujar la sal con la tiza. Se empiezan a presentar. Comienza uno presentándose contando quién es, qué hace de su vida, por qué decidió entrar al grupo de Confirmación, etc. Cuando terminó de presentarse agarra su hoja con la sal coloreada y la pone en la botella. Después éste elige a una persona del grupo para que se presente y haga lo mismo con la sal. Cuando hayan terminado todos de presentarse habrá quedado en la botella toda la sal de distintos colores que puso cada uno de los chicos. •

Preguntar al grupo, ¿porqué hicimos esto? ¿qué significado tienen la sal?

Leer: Mt. 5, 13.

Preguntar: ¿qué significa que seamos sal del mundo? ¿por qué los distintos colores?

Para el coordinador: La reflexión en el retiro la solemos dejar en suspenso hasta el final del retiro, dejando siempre expuesta la botella con la sal. Conclusiones: nosotros somos la sal del mundo. La sal realza el sabor de las comidas. Estamos llamados a dar sabor al mundo. A llevar lo que somos (por eso los distintos colores) a los demás. Estamos llamados a que los otros encuentren un sentido a sus vidas, estamos llamados a llevar a Jesús a los demás. Profundizar acerca de qué significa que cada uno tenga un color distinto. Relacionar con los talentos.

F01-06.

Presentación en afiche Material: una cartulina o papel afiche por cada integrante del grupo; tijeras; plasticolas; marcadores; muchas revistas. Temas relacionados: presentación; conocimiento; autenticidad; identidad; confianza. Esta dinámica está buena para fortalecer grupos de jóvenes ya que los integrantes se van conociendo y van entrando en confianza más fácilmente. También es una buena dinámica para uno mismo ver cómo es, y ver que tiene una identidad que lo caracteriza, tiene una historia, un presente y un futuro. Cada uno, con su forma de ser, integra el grupo y participa en él. Es fundamental que se muestre cómo es. A cada uno se le reparte una cartulina (o papel afiche). Cada participante escribirá su nombre arriba en la cartulina con un marcador en un tamaño grande. El integrante del grupo se presentará pero en forma visual. Para ello elaborará un “collage” personal utilizando recortes de diarios y revistas, marcadores, etc. Una vez que todos hayan hecho sus postres, los exponen uno por uno contando porqué eligieron esas imágenes y recortes. Hacer mitad del encuentro la elaboración de los afiches, y la otra mitad la exposición y la conclusión. El coordinador concluirá la reunión con algún mensaje acerca de la diversidad del grupo y la identidad de cada uno, de lo importante que es conocerse, abrirse y entrar en confianza para formar un grupo sólido. 17


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F01-07.

Un objeto que me identifica Material: depende, o no llevan nada, o pueden llevar varios objetos diferentes para que los chicos elijan. Duración: 10 minutos. Los integrantes del grupo se presentan a partir de un objeto que los identifique. Puede ser cualquier cosa, una cosa, un animal, un personaje, un libro, etc. Cuanto más profunda y extensa sea la presentación del coordinador, más se van a abrir los chicos. Los coordinadotes podrán llevar algunos objetos para poner sobre la mesa para que los chicos usen si les parece. Aunque es mejor dejarles que ellos piensen un objeto. La otra alternativa es que en una hoja dibujen ese objeto y a partir de allí se presenten.

F01-08.

La casa y yo Material: depende, hoja y lápices y biromes si quieren hacerlo escrito. Duración: 20-30 minutos. Temas relacionados: presentación; conocimiento; autenticidad; identidad; grupo; talentos. Cada uno de los chicos debe describirse por medio de una casa. Puede dibujar la casa o sólo imaginársela, y después poner en común con el grupo su casa. Que piensen en todas las partes de una casa (la casa en sí, los cimientos, el jardín, cocina, baños, etc.), cómo está construida, por qué, etc. Denles tiempo que lo piensen. Es mejor si dibujan una casa y escriben las características. Así, proponemos que entre todos formemos y construyamos una casa con los distintos materiales, talentos y puntos de vista que trae cada uno y así ir creciendo a partir de las diferencias de cada uno. Esas diferencias van a hacer que el grupo crezca en su conjunto. El grupo va a ser una gran casa construida por todos nosotros.

F01-09.

Presentación con prendas Materiales: papelitos con las prendas doblados, una canastita o una bolsa. Duración: 15 minutos. Esta es una dinámica muy divertida de presentación que sirve para que el grupo se desinhiba y se larguen a hablar. Igualmente el coordinador deberá tener mucho tacto y deberá cuidarse para evitar que los chicos se sientan mal o avergonzados. Si ven que el grupo es muy vergonzoso, sería preferible que hagan otra dinámica. La idea es que los chicos se vayan presentando contando quiénes son, a qué colegio van, por qué van al grupo, etc., pero deberán hacerlo respetando la prenda que les tocará. Por ejemplo, a alguno le podrá tocar tener que presentarse mientras salta en una pata. El coordinador preparará papelitos previamente con las prendas, que son conductas que los chicos deberán respetar para presentarse. Ejemplo de ellas son: presentarse en cámara lenta, en cámara rápida, con voz muy grave, saltando en una pata, como si fuera un mono, corriendo alrededor de la mesa, haciendo algún ejercicio físico, haciéndose el que se está quedando dormido, poniendo voz muy aguda, con voz de película de terror, presentarse cantando, etc. Se hace de la siguiente manera, el participante saca un papelito, lee la prenda, se presenta de acuerdo a lo que dice el papelito, y luego elige a otro del grupo que no conozca preferiblemente para que haga lo mismo. Cuando sacan la prenda, que no digan cual les tocó al resto del grupo.

18


Presentación.

F01-10.

Dinámica: El rompecabezas (versión simple) Material: una imagen de Jesús sobre una cartulina de color, forrada en papel contact. Esta es una dinámica para hacer el primer encuentro y para resaltar la importancia de ir al grupo. Se recorta en piezas de rompecabezas una imagen de Jesús hecha sobre una cartulina de color y forrada en papel contact si es posible. Que haya tantas piezas como integrantes haya en el grupo. Entregarles a cada uno la pieza y decirles que la imagen se completa con todas las piezas, si alguien falta, falta una parte importante del Cuerpo de Cristo. La siguiente reunión volver a armar el rompecabezas. Leer: 1 Cor. 12, 12-26. Para más detalle, la versión completa de esta dinámica la podrán encontrar en el recurso: F02-08.

F01-11.

Mira que estoy a la puerta… Material: hojitas con la cita de la Biblia y espacio para escribir (ver modelo); biromes; una canastita. Pueden complementar esta dinámica con la siguiente: “La Puerta del Corazón”. También pueden fotocopiar la reflexión “Mira que estoy a la puerta” incluida con esta dinámica. Duración: 20-30 minutos (sin reflexión); una reunión entera (con cuento, reflexión y fuego) Temas relacionados: libertad; compromiso; perseverancia; Espíritu Santo. Esta dinámica sirve para hacer al final de la primera reunión de un grupo de jóvenes Les entregamos a los chicos una hojita con la frase de la Biblia “Mira que estoy a la Puerta y llamo” (Ap. 3, 20). Esta hojita tiene un espacio para que ellos le escriban algo a Jesús. Jesús está tocando la puerta de nuestros corazones, esta puerta tiene sólo una manija, pero del lado de adentro. Tienen que escribir algo que se propongan hacer este año para abrirle más la puerta a Jesús. Consigna, “¿qué le ofrecen a Jesús para este año?”. Esto es algo personal y los coordinadores no lo van a leer (aclaren esto). Que doblen la hojita y pongan su nombre para identificarlas. Una vez que hayan hecho esto se van al oratorio (recordar hacer la genuflexión al entrar al oratorio que está Jesús). Poner la canasta en el oratorio. Hacemos una oración y le ofrecemos a Jesús estas propuestas, cada uno va pasando y va dejando su hojita en la canasta. Si quieren pueden leerles la cita de los papelitos del libro del Apocalipsis, en el Libro del Pueblo de Dios dice así: “Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos” (Ap. 3, 20). Hacemos un momento de silencio, leemos Jn. 15, 12-17, pedimos por las intenciones que tengan y por el grupo que acaba de empezar, rezamos un Padre Nuestro y un Ave María. Al final se puede hacer dos cosas, o pueden los chicos llevarse sus hojitas para guardarlas en sus cuadernos, o las juntan todas y se van afuera a la parrilla y las prenden fuego, como símbolo del fuego del Espíritu Santo que estará calentando y fortaleciendo el grupo para que estas intenciones se cumplan. Esta dinámica recomendamos complementarla con la siguiente en la que leen el cuentito “La Puerta del Corazón”. Es decir, antes de hacer las hojitas, pueden leerlo y comentarlo. También hemos incluido aquí una reflexión (“Mira que estoy a la puerta”) que puede leer, o entregárselas a los chicos para que la lean personalmente. Luego escriben las ofrendas a Jesús. El mensaje de esta dinámica es que Jesús viene a nuestro encuentro y nos llama. Ellos elijen si abren la puerta o no. Al haber ido a la primera reunión (hay que ver si realmente lo eligieron, seguramente no), es fundamental resaltar que le estamos abriendo la puerta a Jesús con todo lo que ello implica. Estamos dejando que Jesús entre a nuestras vidas. Este es un modelo de papelito con la cita, para cortar, fotocopiar y entregar uno a cada integrante del grupo. Después viene la reflexión “Mira que estoy a la puerta”. 19


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

“MIRA QUE ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO” (Ap. 3, 20) * ¿Qué le ofrecés a Jesús para este año en este primer día de grupo?

……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………………………………………………

“MIRA QUE ESTOY A LA PUERTA Y LLAMO” (Ap. 3, 20) * ¿Qué le ofrecés a Jesús para este año en este primer día de grupo?

……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………………………………………………

20


Presentación.

MIRA QUE ESTOY A LA PUERTA... “Mira que estoy a la puerta. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a su casa y cenaré con él y él conmigo” (Ap 3,20).

1.- MIRA. Abrí los ojos y los oídos. Mirá. El Señor en quien creés, pasa cada día a tu lado, camina junto a vos, alienta tus iniciativas, sostiene tus debilidades, te habla con palabras amorosas y llenas de vida: “¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?” (Lc 24,32). A los discípulos de Emaús les ardía el corazón, “pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo”(Lc 24,16). Miramos y no vemos. Estamos ciegos. Nos creemos listos, sabios, buenos, salvados. Sólo quien se reconoce ciego verá: “Yo he venido a este mundo para un juicio: para dar vista a los ciegos y para privar de ella a los que creen ver” (Jn 9,39). Somos ciegos, pero necesitamos reconocernos como tales, y pedirle al médico de los ojos que nos devuelva la vista: “Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no caminará a oscuras, sino que tendrá la luz de la vida”(Jn 8,12).

e imagen perfecta de su ser, sostiene todas las cosas con su palabra poderosa” (Hbr 1,1-3) Jesús es la Palabra. Todo lo que Dios tenía que comunicar a la humanidad lo ha hecho por medio de su Hijo. “La Palabra era la luz verdadera que con su venida ilumina a todo hombre. “A cuantos la recibieron, a aquellos que creen en su nombre les dio poder para ser hijos de Dios”. (Jn 1,9.12). Quienes creen que Jesús es el Hijo de Dios ya están salvados. Por el bautismo quedan constituidos en hijos de Dios. Ser hijo reclama diálogo constante con el Padre, escucha diaria de su Hijo, apertura al Espíritu Santo. Así escucharemos su voz, estaremos atentos a su voluntad, viviremos conforme el designio que El tenga pensado para cada uno. “Yo no puedo hacer nada por mí cuenta. Juzgo según lo que Dios me dice, y mi juicio es justo, porque no pretendo actuar según mi voluntad, sino que cumplo la voluntad del que me ha enviado” (Jn 5.3 0).

Mirá donde está la luz del mundo: ¡Jesucristo! Su luz te hará descubrir su paso en cada persona y en cada acontecimiento.

En la oración, en las largas horas de silencio, durante la noche o despoblado. Jesús escucha al Padre y pone por obra su voluntad.

2.- ESTOY LLAMANDO A LA PUERTA

¿Escuchamos así? ¿Meditamos e interiorizamos a diario, la palabra de Dios? ¿Buscamos largos ratos de silencio para leer el Evangelio y así ir identificándonos con Jesús?

No se cansa de llamar: al amanecer, al mediodía, al atardecer y a media noche. Siempre. Llama porque está enamorado de nosotros; porque no se cansa de amar; porque quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad; porque ha venido a liberamos del mal. Llama porque es respetuoso: no fuerza, no obliga, no violenta el seguimiento. Llama con insistencia: propone, sugiere, invita... “Vengan con conmigo y los haré pescadores de hombres””. (Mt 4,19). Está ahí a tu lado, en medio de tu trabajo, en medio de tu grupo y de tu comunidad parroquial: “Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”

3.- SI ALGUNO OYE MI VOZ “Ojalá escuchen hoy su voz: No endurezcan sus corazones”(Sal 95, 7-8)” Dios nos habla a diario. Es un Padre rico en comunicación: en la creación, en la historia del pueblo de Israel, en los patriarcas, en los profetas. “Después de hablar Dios muchas veces y de diversos modos antiguamente a nuestros mayores por medio de los profetas, en estos últimos días nos ha hablado por medio del Hijo(...) que, siendo resplandor de su gloria

Si hoy no escuchás su voz, ¿endurecés tu corazón? ¿Quién nos está impidiendo oír a nuestro Señor? ¿Qué ruidos, mensajes, entretenimientos, agobios, prisas, tareas, dedicaciones nos están dificultado oír la voz del Señor. Así les hecha en cara Jesús a los judíos su “sordera”: su palabra no ha tenido acogida en vosotros; así lo prueban el hecho de que no queréis creer en el enviado del Padre. Estudiáis apasionadamente las Escrituras, pensando encontrar en ellas la vida eterna; pues bien, también las Escrituras hablan de mi; y a pesar de ello no queréis aceptarme para tener vida eterna” (Jn 5,3 8-40) Se repiten con frecuencia los momentos de abandono de la multitud o de los discípulos ante las exigencias de su Palabra. Después de la multiplicación de los panes y los peces, y después del discurso eucarístico, “muchos de sus discípulos, a oír a Jesús dijeron: Esta doctrina es inadmisible. ¿Quién puede aceptarla? Desde entonces muchos de sus discípulos se retiraron y ya no iban con él” (Jn 6,60-66). En esta circunstancia cuando Jesús pone a prueba la confianza de sus discípulos en él:

21


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

“También ustedes quieren marcharse” Simón Pedro le respondió: -Señor, ¿a quién iremos? TUS PALABRAS dan la vida eterna”. Si escuchás su voz, tomala. Metela en tus entrañas; hacela tuya. No endurezcas el corazón. No pongas barreras. No le pongas excusas. Abrí la puerta: Que el Señor sea tu dueño, tu único Dios. Sus palabras son palabras de vida eterna. El es el Alfa y Omega, el principio y el fin.

4.- Y ABRE LA PUERTA Abrile el corazón a Dios: ¡Convertite! Dejá que pase Cristo, que te transforme, que te haga semejante a El. Dice Dios: “Los tomaré de entre las naciones donde estén; los recogeré de todos los países y los llevaré a vuestra tierra. Los saciaré con agua pura y los purificaré de todas vuestras impurezas e idolatrías. Les daré un corazón nuevo y les infundiré un espíritu nuevo. Les arrancaré el corazón de piedra y less daré un corazón de carne” (Ez 36, 24-27). Sin vos no lo hará. No te forzará. El llama a la puerta: ¿le dejas pasar? Cuando entra es fuego que quema la leña seca y los sarmientos improductivos. Es viento impetuoso que empuja las velas de tu esperanza. Es espíritu de vida que lo renueva todo. “Te gusta un corazón sincero y en mi interior me inculcas sabiduría. Rocíame con el hisopo, quedaré limpio. Lávame, quedaré más blanco que la nieve. Concédeme la alegría de tu salvación. Afiánzame con espíritu generoso”(Sal 50). Si lo dejás entrar, si le abrís la puerta, si le decís: “Sondéame y conocé mi corazón. Mirá si mi camino se desvía. Condúceme por el camino eterno” (Sal 138), el te convertirá en un HOMBRE NUEVO.

5.- ENTRARE EN SU CASA “Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto. De lejos penetras mi

22

pensamiento” (Sal 138) “Qué bueno es Dios para los limpios de corazón” (Sal 72).

6.- CENARÉ CON EL Y EL CONMIGO Quien ha escuchado la voz del Señor y le ha dado paso a su interior, quien se ha dejado transformar por la fuerza purificadora de su Palabra y le ha abierto la puerta, quien ha reconocido con humildad sus pecados y ha descubierto que sólo Dios salva, gozará de la fiesta del Señor: “El Señor todopoderoso preparará en este monte para todos los pueblos, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera, manjares exquisitos, vinos refinados. Destruirá la muerte para siempre, secará las lágrimas de todos los rostros y borrará de la tierra el oprobio de su pueblo - lo ha dicho el Señor -. Aquel día dirán: “Este es nuestro Dios en quien confiábamos; alegrémonos y hagamos fiesta pues él nos ha salvado” (Is 25,6-9) Este festín es signo de la alegría de quien ha experimentado la salvación de Dios. El quiere entrar cada día en nuestro interior, a través de su Palabra y de su Cuerno entregado. Es ahí donde hace fiesta con cada uno. Fiesta que se irradia en medio de la comunidad, entre los hermanos, porque Él, Cristo Resucitado, se sigue sentando a nuestra mesa en el festín de bodas: -“Y entró para quedarse con ellos. Cuando estaba sentado a la mesa con ellos, tomo el pan, lo bendijo, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero Jesús desapareció de su lado” (Lc 24, 30-3 2). - “El que come mi carne y bebe mi sangre vive en mi y yo en él. El Padre que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él. Así también el que me coma vivirá por mi” (Jn 6, 56-57).

Fuente: www.marianistas.org


Presentación.

F01-12.

La Puerta del Corazón Material: una copia del cuento para cada integrante del grupo. Duración: 30 minutos Temas relacionados: libertad; compromiso; Jesús. Este es un cuentito corto que pueden usar para hacer una reunión o para simplemente complementar la dinámica anterior. Después del cuento acompañamos una reflexión acerca del significado de este llamado que Jesús nos hace. Jesús está tocando nuestras puertas, viene a nuestro encuentro. posibilidades frente a este llamado:

Nosotros tenemos varias

-

O no lo escuchamos porque a nuestro alrededor hay mucho ruido, no podemos hacer silencio para escuchar el llamado de Jesús.

-

No le damos bola porque estamos muy preocupados con otras cosas. Vivimos postergando los compromisos. Nuestra respuesta es: “No, ahora no”. Creemos que más adelante nos podemos poner serios con nuestras vidas, pero al final de cuentas siempre decimos lo mismo “No, ahora no puedo abrirte”.

-

No queremos abrirle, porque abrir la puerta a Jesús para que entre implica muchas cosas que tenemos que aceptar y que por ahí no estamos dispuestos. No estamos dispuestos a cambiar aquellas cosas que nos hacen mal, o que implican mucho esfuerzo.

-

Le abrimos la puerta a Jesús y dejamos que sea parte de nuestras vidas.

“Yo estoy junto a la puerta y llamo: si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaremos juntos” (Ap. 3, 20). Leer el cuento (en la página siguiente) Preguntas para profundizar: -

¿Qué significa que Jesús llama?

-

¿Cómo nos llama Jesús? ¿Cómo viene a nuestro encuentro?

-

¿Para qué nos llama Jesús? ¿Qué quiere de nosotros? Sean concretos y no sólo “que lo sigamos”, vayan más profundo.

-

¿Por qué no entra directamente Jesús?

-

¿Qué significa tener la libertad de abrir la puerta?

-

¿Qué actitud tomamos nosotros?

-

¿Qué significa que Jesús cenará con nosotros?

-

¿Cómo puede Jesús transformarnos, convertirnos?

Leer la reflexión “Mira que estoy a la puerta…” incluida en la dinámica anterior. Aclaración para hacer una reunión entera con estas dinámicas: Estas dos últimas dinámicas se pueden utilizar para hacer una reunión entera. Puede alternar las cosas. Recomendamos leer el cuento primero y trabajar sobre él. Luego leen la reflexión que se puede hacer en el oratorio, y la pueden comentar, resaltando las partes más relevantes. Al finalizar, cada uno hace sus ofrecimientos a Jesús. Podemos también quemar estas hojitas como un símbolo del Espíritu Santo que estará guiando el grupo y fortaleciéndolo.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

LA PUERTA DEL CORAZÓN Un hombre había pintado un lindo cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso pintor, reconocido artista. Llegado el momento, se tiró el paño que revelaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso. Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, parecía querer oír si adentro de la casa alguien le respondía. Hubo discursos y elogios. Todos admiraban aquella preciosa obra de arte. Un observador muy curioso, encontró una falla en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al artista: "Su puerta no tiene cerradura, ¿Cómo se hace para abrirla?" "Así es," respondió el pintor. "Porque esa es la puerta del corazón del hombre. Sólo se abre por el lado de adentro."


Presentación.

F01-13.

Evaluación La primera reunión los coordinadores podrán hacer una pequeña evaluación para conocer con qué nivel de conocimientos llegan los chicos al grupo. Esto no es para ponerles nota ni para juzgarlos, sino simplemente para tener un panorama del grupo y saber cómo encarar las siguientes reuniones. También ayuda a conocer más a cada uno de los chicos. Entregar una copia a cada uno de los chicos. Tienen 5-10 minutos para contestar las preguntas. Luego ponen su nombre y entregan.

Nombre: 1. ¿Cuántos sacramentos hay? 2. ¿Cuáles son? 3. ¿Qué es la Confirmación? 4. ¿Cuántos Testamentos hay? 5. ¿Cuántos discípulos tuvo Jesús? 6. ¿Cuáles fueron las últimas palabras de Jesús? 7. ¿Qué se celebra el Domingo de Ramos? 8. ¿Cómo se llama la Iglesia del Vaticano? 9. ¿Con qué animal se representa al Espíritu Santo? 10. ¿Qué personas componen la Santísima Trinidad? 11. ¿Quién fue el primer papa? 12. ¿Cuántos Evangelios hay? 13. ¿Quién entregó a Jesús traicionándolo? 14. ¿Cuál es el mandamiento más importante? 15. ¿Por qué creés que murió Jesús?


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F01-14.

Dinámica: ¿Qué vinieron a buscar? Los primeros encuentros son reflexivos; reflexivos en cuanto a los personal. Es decir, se busca que los chicos se miren a ellos mismos y les tiramos el cuestionamiento de la búsqueda: •

¿Que vinieron a buscar?

¿A que se movilizan? ¿Qué buscan en sus vidas?

¿Qué sentido tiene tu vida?

¿Cuáles son tus miedos?

¿Qué es lo más importante en tu vida, hoy?

Tirar algunas frases disparadoras y que los chicos comenten, se larguen a hablar: "La vida es una vacilación antes del nacimiento. Sólo unos pocos hombres nacen de veras. Los demás, se quedan para siempre en la vacilación" "El sentido de la vida, o sea el valor supremo por el cual se justifica la existencia del hombre sobre el planeta es la felicidad. Estamos aquí para ser felices. Ninguna otra cosa puede justificar esta vida si entra en oposición y conflicto con el fin verdadero: ser lo más felices que podamos." “La vida se me parece en este instante, en este respirar, en este escribir. Si me preguntan cuál es el sentido de “este vivir”, respondería: amar, existir, estar, transmitir, acompañar, ser, serme fiel. En este seguir, en esa perseverancia en esa felicidad está el sentido, está Dios… Si me preguntás donde está Dios, donde está el “sentido”, me respondo y te respondo: en seguir caminando, mientras el corazón late y aun sigues respirando”.


Confianza y unión del grupo.

Ficha nº 2

CONFIANZA Y UNIÓN DEL GRUPO

TEMA DE LA FICHA: Demostrar la pertenencia de cada uno al grupo y a la Iglesia. Se busca también en esta ficha presentar recursos para romper el hielo y generar un clima de confianza en los primeros encuentros.

F02-01.

Cuando dos o más se reúnan en mi nombre… Duración: 10 minutos Jesús dijo a sus apóstoles: “Cuando dos o más se reúnan en mi nombre, yo estaré en medio de ustedes” (Mt. 18, 19-20). Jesús efectivamente se quedó con nosotros y cuando nos reunimos, él está presente en el grupo. Confiemos en Jesús que va a unir al grupo. Tengamos fe, porque nos reunimos en su nombre. Nos reunimos porque está en nuestra naturaleza ser sociales y vivir con otros. Esta es una oración para hacer al principio de algún encuentro.

Señor Jesús, que dijiste a tus apóstoles: "Cuando dos o más se reúnan en mi nombre yo estaré en medio de ustedes". En tu nombre queremos celebrar esta reunión para gloria tuya y bien de nuestros hermanos, dígnate hacerte presente entre nosotros, iluminándonos y fortaleciéndonos. Danos sinceridad y sencillez de corazón, amor a la verdad, a la justicia y a la paz, refuerza los lazos de amistad cristiana que nos unen y danos un corazón abierto y generoso para amar a todos los hombres nuestros hermanos, como tú los amas. AMEN.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F02-02.

Dinámica de los actitos Duración: 50 minutos. Se realizarán unos actitos en equipos. La idea es darles la misma consigna a todos los equipos, pero sin que ellos sepan que tienen la misma consigna que la de otro equipo. Van a hacer actos distintos. (i)

Dividir el grupo en grupitos de 3 o 4 personas y sin decirles absolutamente nada, mandar los equipos a lugares diferentes, a otras clases si es posible. No hacer más de 3 grupitos porque sino la dinámica se va a hacer interminable.

(ii)

Darles la consigna escrita en un papel a los equipos por separado y en forma secreta. La consigna tiene una situación que dice así: “A y B no se conocen, pero pronto se conocerán y tendrán un encuentro muy especial”.

(iii)

Darles 20 minutos para preparar los actos. Los coordinadores pueden pasar por los grupos para darles una ayudita. Aclaración: todos tienen que actuar y los actitos no tienen que durar más de 5 minutos cada uno, por último, que sean creativos.

(iv)

Actuar!

(v)

Recién cuando terminan de actuar todos los equipos pueden ver los papelitos (ojo con esto)

Puesta en común y desarrollo del tema Realizar las siguientes preguntas: ¿les pareció fácil preparar el acto? ¿por qué? ¿por qué creen que hicimos estos actos? Darles tiempo, no interrumpir, dejarlos hablar, no dar la respuesta. ¿Para qué están acá? ¿Cuáles son los objetivos del grupo? Ver recurso F01-14. El sentido de los actos: cada uno es distinto, los actos fueron diferentes y sin embargo la consigna era la misma. Acá tienen algunas ideas para resaltar: a.

Importancia del aporte individual. De la misma manera nos encontramos cada uno de nosotros en este grupo. Si bien todos acá somos personas, somos hijos de Dios y tenemos un fin en común que es confirmarse, cada uno es distinto. Por eso es importante conocernos y participar. No es lo mismo venir que no venir, hablar que no hablar. Conociéndonos nos vamos a divertir, etc. Destacar la importancia de estos valores necesarios para que funcione un grupo: amistad, servicio, ser sociables, saber escuchar y hablar, aportar.

b. Grupo: es una experiencia de todos en grupo. No nos confirmamos solos en casa y estudiamos de un libro y listo. Venimos para crecer en comunidad. Somos parte de una Iglesia. El hombre necesita de los demás y crece con la ayuda del otro, por eso nos preparamos para la Confirmación en grupo. Aparte en el grupo no sólo van a aprender ciertas cosas, sino que las van a vivir, y solamente se pueden vivir si se hace dentro de lo que Jesús nos dejó después de su muerte: la Iglesia (el Evangelio continuado como dice el Catecismo en algún lado) c.

Frase: “Cuando dos o más se reúnan en mi nombre yo estaré en medio de ustedes” (Mt. 18, 20). Leerla y analizarla (ver recurso anterior de estas fichas). Ubicarla en el Evangelio. Quién la dijo y cuándo. Porqué. “Nos reunimos en su nombre”, ese es el fin, el fin no es divertirnos aunque igualmente la vamos a pasar bien. Acá buscamos crecer en la fe, ser más como Jesús, prepararnos para la Confirmación. “Jesús realmente está con nosotros”, esto forma parte de nuestra fe.

Leer: 1. Cor. 12, 12-26.


Confianza y unión del grupo.

F02-03.

Dinámica: El lazarillo Esta dinámica sirve para unir al grupo y generar confianza y para trata el tema de la fe y del abandono en la Providencia. La dinámica se puede hacer de muchas distintas formas. Lo mejor es hacer esta dinámica en el jardín. Se divide el grupo en muchas parejas. Uno deberá ponerse un pañuelo o tela en la cabeza cubriendo los ojos. El otro será el lazarillo y deberá ir dándole indicaciones por dónde pasar y por dónde no debe pasar. Se puede armar un recorrido previamente por el coordinador. Cuando el coordinador indica, se largan las parejas a hacer el recorrido. Para hacerlo más entretenido se puede hacer en forma de competencia. Este depende del coordinador. Luego pueden hacerlo de nuevo pero el otro con los ojos vendados. Finalizada la dinámica se hace una puesta en común.

F02-04.

Dinámica: Dejarse caer Se forman parejas preferentemente del mismo tamaño, altura y sexo. El coordinador indica que se pongan uno detrás del otro. El de adelante deberá dejarse caer hacia atrás y el de atrás deberá sostenerlo. El de atrás no debe dejar que su compañero se caiga en ninguna instancia. El que se cae debe intentar de hacerlo con la mayor confianza posible y caerse en forma recta sin flexionar sus rodillas. Al finalizar la dinámica hacer una puesta en común y hablar acerca de lo que es la confianza y la fe con Dios. ¿Qué actitud asumimos frente a ese Dios que nos sostiene? ¿Por qué? Hablar sobre la confianza en el otro y la confianza dentro del grupo para su fortalecimiento. ¿Qué valores son necesarios para que el grupo crezca?

F02-05.

Dinámica: Dejarse tambalear Esta dinámica es muy similar a la anterior. Dividimos el grupo en grupitos de 7 personas +o-. La idea es formar un círculo bien cerrado entre 6 de los integrantes del grupito, el séptimo estará en el medio. El que está en el medio deberá dejarse caer para cualquier lado y los que están en el círculo lo deberán sostener y empujarlo para otros lados. Luego se pueden ir turnando.

F02-06.

Dinámica: Valores necesarios para el fortalecimiento del grupo Hablar en grupo acerca de los valores necesarios para que el grupo crezca y se fortalezca. Que cada uno de los chicos vaya diciendo los valores que les parecen importantes para el bien del grupo. Tratar cada tema en particular, por ejemplo: perseverancia, servicio, amistad, saber escuchar, saber hablar, compartir, participar, etc. Pueden dividirlos en grupo y que cada uno de los grupitos trate cada uno de estos valores en forma particular y muestre las actitudes positivas y negativas relacionadas con ese valor. Luego hacer una puesta en común.

F02-07.

Dinámica: La Foto Remisión: ver recurso F33-01.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F02-08.

Dinámica: El Escudo Objetivos: descubrir los valores necesarios para que el grupo funcione e implementarlos. Materiales: Un papel afiche de color claro. Cartulinas de distintos colores, o hojas “el nene”. Marcadores, lápices o crayones de distintos colores, plasticola y una imagen de Cristo para poner en el centro del escudo. Duración: todo el encuentro. Trabajar en el grupo con los siguientes elementos necesarios para que el grupo funcione y se mantenga: Amistad, Servicio, Ser sociables, Saber escuchar y hablar, Aportar, Perseverar, etc. Los chicos pueden ir sacándolos a medida que se va haciendo la puesta en común. Dividir el grupo en 5 equipos. A cada equipo se le da una palabra y se trabaja con el significado de esa palabra. 

AMISTAD

SERVICIO

COMUNIDAD

COMPARTIR

PERSEVERAR

Elegir un símbolo o imagen que represente esa palabra y cada equipo la dibuja en una cartulina de modo que encaje en el escudo que realizará el coordinador en el afiche grande. Luego pegarla en un ESCUDO que está dividido en 5 partes (5 equipos). Se pone en común. Se forma el Escudo con Cristo en el Centro. El escudo sería una cosa como el siguiente cuadro, esto es lo que el coordinador tendría que delinear en el afiche, donde se pegarán los dibujos de cada uno de los equipos.

El coordinador colgará el afiche en algún lugar visible y luego podrá hacer una conclusión explicando el sentido de estar en el grupo y lo que es necesario para que funcione. Enfatizar que cada uno de los integrantes es muy importante para el grupo. Leemos 1 Cor. 12, 12-26.

Fuente: www.obispadogchu.org.ar (Encuentros para grupos de perseverancia S.J. Bautista.)


Confianza y unión del grupo.

F02-09.

Dinámica: El Rompecabezas Objetivos: fortalecer el grupo resaltando las virtudes y talentos de cada uno que lo hace firme. Descubrir la importancia de cada uno para formar el grupo. Materiales: papel afiche grande, una lámina de cartón, papel contact transparente, marcadores y lápices de colores, tijeras, plasticolas, diarios y revistas, fotos, etc. Duración: todo el encuentro. Básicamente la idea de esta dinámica es armar un “collage” con todo lo que identifica al grupo y luego dividirlo en tantas partes como integrantes haya en el grupo para que lo guarden y lo lleven la próxima reunión y vuelvan a armar el rompecabezas. Cada vez que vean que están faltando al grupo, vuelvan a armar el rompecabezas para resaltar la importancia que tiene cada uno para el grupo y que sin ellos el grupo queda rengo. Esta dinámica es ideal para hacer a mitad de año, o después de las vacaciones, cuando el grupo ya se conoce, ya que la finalidad es consolidar el grupo. El coordinador deberá, antes del encuentro, pegar el afiche a una lámina de cartón del mismo tamaño. Todo esto, como también el papel “contact” se consigue en cualquier papelería. También deberá llevar varios marcadores, revistas, tijeras, plasticola, fotos del grupo impresas, imágenes de Jesús ya sea estampitas o lo que sea, etc. Se puede pedir a los chicos que traigan todas estas cosas. Con todos esos materiales el coordinador propone a los chicos armar un collage con todo aquello que identifica al grupo como tal, los valores, los objetivos, todos los integrantes, lo que aporta cada uno, lo que se hizo en reuniones anteriores, experiencias divertidas, etc. etc. Para eso se podrá hacer dibujos, pegar imágenes, poner frases, todo lo que se les ocurra. La idea es que quede un “collage” bien denso con muchas cosas. Que resalten bien también lo que aporta cada uno en el grupo, también los coordinadores. Hacerlo en 40 minutos masomenos. Una vez finalizado, el coordinador trazará líneas con un marcador negro indeleble sobre el afiche, delineando el rompecabezas. Deben quedar tantas piezas como integrantes haya en el grupo, incluyendo a los coordinadores. No hace falta que el rompecabezas sea tan complejo como la imagen de la derecha, pero la idea es simplemente que queden separadas varias piezas en forma irregular. Luego se recortan las piezas y cada uno agarra una. Al dorso pueden poner el nombre del integrante que se la lleva, el nombre del grupo y la fecha. Para que la pieza quede más presentable, recomendamos entregar a cada uno papel contact transparente para que la forren, así no se desgasta, no se caen las cosas. El papel contact no es caro, se vende por metro cuadrado en cualquier papelería/librería. Ahora cada uno tiene una pieza del afiche que representa una parte muy importante de todo el grupo. La idea es que la próxima reunión traigan esas piezas, y vuelvan a armar el rompecabezas. Si falta alguien, va a faltar una parte del rompecabezas, un elemento muy importante del grupo. Cuando vean que están faltando muchos al grupo, vuelvan a armar el rompecabezas. A partir de esta dinámica se puede hacer una puesta en común muy profunda, que puede continuar en la siguiente reunión. Resaltar los talentos de cada uno, los objetivos del grupo, las bases y fundamentos del grupo, etc. etc. Leer: 1 Cor. 12, 12-26.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F02-10.

Dinámicas para la unión del grupo Estas dinámicas son especiales para hacer cuando el grupo ya está avanzado y los chicos y los coordinadores se conocen y vivieron diversas experiencias juntos. La idea es que cada uno resalte lo bueno que el otro le brindó, sus talentos especiales que nos llegaron de una manera u otra. Esto se puede hacer de diversas maneras, en todas los coordinadores también participan: Opción 1: esta es la más recomendable. Se forma un círculo cada uno sentado en una silla sin mesa en el medio. Se crea un clima propicio para el momento, con luces bajas y/o velas. Se explica que cada uno se podrá levantar de sus sillas y acercarse a otro para decirle en forma personal lo que recibió de él en el grupo, podrá hacer un gesto como colocar la mano en el hombro al que le habla. El que está sentado, sólo puede escuchar y al finalizar sólo puede decir “gracias”. Aclarar que no hace falta ir a todos los chicos y que no se sientan obligados a decir algo a aquellos que fueron a hablarles. Al final terminan los coordinadores con una oración y cada uno agradece en general a Dios por lo recibido de todos y en el grupo. Opción 2: en lugar de hacerlo en forma personal, se hace grupal y todos hablan en voz alta de cada uno de los chicos. Se van turnando y se van diciendo los talentos y lo que recibió cada uno de la persona que toca. Se finaliza con una oración. Opción 3: se puede hacer en forma escrita. Se crea una hojita en forma de tira (una hoja cortada a la mitad o en tres partes en forma vertical). En la parte de debajo de cada tira se pone el nombre del integrante del grupo. Hay tantas tiras como integrantes haya en el grupo. La hoja va circulando y cada uno escribe en la parte de más arriba lo que recibió de esa persona, cuando termina dobla su parte para que el siguiente que reciba esa hoja no pueda leer lo que escribió el anterior. Las hojas siguen circulando y cada uno escribe lo que corresponda doblando su mensaje. Al finalizar el coordinador desdobla las tiras y lee todo lo que fue escrito en la de cada uno. Se termina también con una oración grupal en la que cada uno agradece a Dios todo lo recibido.

F02-11.

Dinámica: Cómo me encuentro Esta dinámica se puede hacer cuando regresan de las vacaciones para ponerlos de vuelta en clima de grupo, que demuestren los chicos cómo están en sus vidas y que sea un momento de conocimiento más profundo de cada uno. Para que salga bien creen un buen clima explicando bien al dinámica para que no sea tomada ‘en joda’. Complementar con oraciones y otros recursos. La dinámica consiste en elegir tres palabras de la lista A (gerundios) y tres palabras de la lista B (adjetivos) que reflejen cómo se encuentran en ese momento. Se les da a los chicos la hoja que contiene ambas listas que expresan las diversas situaciones (sacar fotocopias de la página siguiente). Se les deja unos 5 minutos para que reflexionen en silencio y escriben las palabras que eligieron del otro lado de la hoja en grande. Luego se hace una puesta en común explicando cada uno porqué eligieron esas palabras y qué situaciones los ponen de esa manera.


Confianza y unión del grupo.

Elegí tres palabras de la lista A y tres de la lista B que reflejen cómo te encontrás en este momento. Luego anotalas del otro lado de la hoja poniendo tu nombre y la fecha de hoy.

A

B

Empezando Buscando Huyendo Progresando Luchando Fastidiando Creando Destruyendo Olvidándome Gozando Entrando en juego Volviendo Añorando Animando Retrocediendo Cambiando Dudando Arriesgando Soñando Dándome Quejándome Esperando Haciéndome Aguantando Sudando

Aburrido Contento Animado Desanimado Confiado Inquieto Camuflado Hundido Encantado Marginado Desconocido Querido Tranquilo Angustiado Entusiasmado Parado Molesto Atascado Eufórico Despistado Desenganchado Abierto Alegre Ilusionado Triste


Dios y la Divina Providencia.

Ficha nº 3

DIOS Y LA DIVINA PROVIDENCIA

TEMA DE LA FICHA: Esta ficha merece estar al comienzo debido que el principal motivo de nuestra vida es conocer y amar más a Dios. Constantemente nos vemos llamados a algo grande, algo que nos supera y no entendemos qué es. Está en nosotros quedarnos en la mediocridad o zambullirnos en el misterio de Dios confiando en Él y creyendo su Verdad. La Divina Providencia no es otra cosa que esto, confiar en el Amor de Dios y dejarnos guiar por su Verdad.

F03-01.

Cuento: Morir en la pavada La idea es leer el cuento, que encontrarán en la siguiente página, en el grupo y comentarlo, hacer una puesta en común e ir haciendo preguntas al grupo teniendo en cuenta las conclusiones que pueden leer abajo. Leer: Mt. 6, 25-34. Hablar sobre esta lectura, ¿qué nos dice? Proponer al grupo que escriban una conclusión sobre todo lo que se habló en sus cuadernos. El coordinador finalizará con una conclusión y luego se hará una oración a nuestro Padre. Para el coordinador: El cuento “Morir en la Pavada” de Mamerto Menapace puede ser encarado de diversos puntos de vista. Se puede relacionar con muchas cosas, por ejemplo con el pecado, nuestras faltas y debilidades; también con la autenticidad; etc. En esta ficha se relaciona más que nada con Dios y la Providencia (Mt. 6, 25-34). Estamos llamados a algo muy alto, muy importante, que nos llenará de felicidad. En el fondo nuestra verdadera realidad está con Dios, pero a veces nos dejamos llevar por tantos comentarios, otros puntos de vista, caemos en inseguridades, no nos reconocemos a nosotros mismos, e intentamos evitar todo pensamiento en Dios. El cuento es un poco negativo, ya que el cóndor nunca se animó a salir a volar. A veces nos encontramos en la misma situación. Es muy sencillo ponerse en el lugar del cóndor. Nos encontramos en un mundo de “pavos” que impide muchas veces que salgamos a la búsqueda y encuentro con Dios y nuestra felicidad. Al final de cuentas nunca nos animamos porque nos cuesta ser nosotros mismos frente a los demás, demostrar lo que verdaderamente somos y que no somos como todos. A veces inclusive terminamos convenciéndonos de que somos unos pavos. ¿Pero es esa nuestra verdadera realidad? ¿somos verdaderamente felices haciendo lo que todo el mundo hace? ¿o somos inseguros? Tal vez perdemos noción de lo que es verdaderamente importante en nuestras vidas, andamos preocupados por tantas otras cosas, por la ropa que nos queremos comprar, por adelgazar y vernos espectaculares frente a los demás, por la plata que queremos tener, por vivir el mayor placer sin ningún tipo de compromiso y asumiendo ninguna responsabilidad, y tantas otras cosas. A veces perdemos la meta. Un grupo de Confirmación o de jóvenes tiende justamente a lo contrario, a ver y buscar la verdadera meta. Dios nos propone esto, respetando nuestra libertad, pero llamándonos a algo mucho más profundo y que nos hará felices, porque en el fondo en nuestra naturaleza está esto.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

MORIR EN LA PAVADA Por: Mamerto Menapace Publicado en Cuentos Rodados. Ed. Patria Grande

Una vez un catamarqueño, que andaba repechando la cordillera, encontró entre las rocas de las cumbres un extraño huevo. Era demasiado grande para ser de gallina. Además hubiera sido difícil que este animal llegara hasta allá para depositarlo. Y resultaba demasiado chico para ser de avestruz. No sabiendo lo que era, decidió llevárselo. Cuando llegó a su casa, se lo entregó a la patrona, que justamente tenía una pava empollando una nidada de huevos recién colocados. Viendo que más o menos eran del tamaño de los otros, fue y lo colocó también a éste debajo de la pava clueca. Dio la casualidad que para cuando empezaron a romper los cascarones los pavitos, también lo hizo el pichón que se empollaba en el huevo traído de las cumbres. Y aunque resultó un animalito no del todo igual, no desentonaba demasiado del resto de la nidada. Y sin embargo se trataba de un pichón de cóndor. Si señor, de cóndor, como usted oye. Aunque había nacido al calor de la pava clueca, la vida le venía de otra fuente. Como no tenía de donde aprender otra cosa, el bichito imitó lo que veía hacer. Piaba como los otros pavitos, y seguía a la pava grande en busca de gusanitos, semillitas y desperdicios. Escarbaba la tierra, y a los saltos trataba de arrancar las frutitas maduras del tuitá. Vivía en el gallinero, y le tenía miedo a los cuzcos lanudos que muchas veces venían a disputarle lo que la patrona tiraba en el patio de tras, después de las comidas. De noche se subía a las ramas del algarrobo por miedo de las comadrejas y otras alimañas. Vivía totalmente en la pavada, haciendo lo que veía hacer a los demás. A veces se sentía un poco extraño. Sobre todo cuando tenía oportunidad de estar a solas. Pero no era frecuente que lo dejaran solo. El pavo

no aguanta la soledad, ni soporta que otros se dediquen a ella. Es bicho de andar siempre en bandada, sacando pecho para impresionar, abriendo la cola y arrastrando el ala. Cualquier cosa que los impresione, es inmediatamente respondida con una sonora burla. Cosa muy típica de estos pajarones, que a pesar de ser grandes, no vuelan. Un mediodía de cielo claro y nubes blancas allá en las altura, nuestro animalito quedó sorprendido al ver unas extrañas aves que planeaban majestuosas, casi sin mover las alas. Sintió como un sacudón en lo profundo de su ser. Algo así como un llamado viejo que quería despertarlo en lo íntimo de sus fibras. Sus ojos acostumbrados a mirar siempre al suelo en busca de comida, no lograban distinguir lo que sucedía en las alturas. Pero su corazón despertó a una nostalgia poderosa. ¿y él, porqué no volaba así? El corazón le latió, apresurado y ansioso. Pero en ese momento se le acercó una pava preguntándole lo que estaba haciendo. Se rió de él cuando sintió su confidencia. Le dijo que era un romántico, y que se dejara de tonterías. Ellos estaban en otra cosa. Tenía que ser realista y acompañarla a un lugar donde había encontrado mucha frutita madura y todo tipo de gusanos. Desorientado el pobre animalito se dejó sacar de su embrujo y siguió a su compañera que lo devolvió a la pavada. Retomó su vida normal, siempre atormentado por una profunda insatisfacción interior que lo hacía sentir extraño. Nunca descubrió su verdadera identidad de cóndor. Y llegado a viejo, un día murió. Sí, lamentablemente murió en la pavada como había vivido. ¡Y pensar que había nacido para las cumbres!


Dios y la Divina Providencia.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F03-02.

¿Qué se piensa hoy de Dios? Esta dinámica puede servir para comenzar un encuentro acerca de Dios – Primera Persona. Empezar con alguna oración, pueden usar alguna lectura como el Salmo 139 o alguna canción. La idea es que los chicos se empiecen a cuestionar las cosas y de esta manera despertar en ellos el deseo de Dios. Dejen al principio que los chicos hablen haciéndoles preguntas. El coordinador podrá ir anotando respuestas en el pizarrón. Lo pueden plantear de la siguiente manera: 1) ¿Quién es Dios? ¿Cómo es Dios? Acá que los chicos expliquen quién es Dios para ellos en sus vidas, dónde lo encuentran, cómo lo encuentran, qué cualidades tiene Dios (ej: es perfecto, bueno, misericordioso, es la Verdad, Amor, etc.) También que se cuestionen ellos mismos qué es lo que más les cuesta creer y porqué. 2) Pensar en lo que el mundo cree hoy de Dios, qué es lo que escuchan entre sus amigos, en la sociedad, qué es lo que la gente cree. ¿Qué opina y dice la gente? El mundo en el que viven hoy ¿deja algún lugar para Dios? ¿Por qué? 3) ¿Existe Dios? Porqué dirían que sí y porqué se suele decir que no. Hoy en día es difícil decir que no existe Dios, pero algunos para cancherear dicen que no. El sentimiento general es que existe Dios pero nadie le quiere dar bola, o que es un Dios muy lejano que a nadie le interesa preguntarse si existe o no, y que no va a cambiar nada en nuestras vidas. Luego el coordinador podrá hacer alguna conclusión, hablar de las cualidades de Dios, de la existencia de Dios, su verdadera presencia en el mundo. Complementar con otros recursos de esta ficha.

F03-03.

Las preguntas esenciales Esta es una breve reflexión personal e interior. Esto se puede hacer para que los chicos puedan hacer suyas algunas preguntas básicas y ver qué es lo que pueden responder, si realmente creen en Dios o si tienen mil dudas o si directamente no creen. Este es el primer paso, plantear la pregunta, después buscaremos respuestas. Las respuestas a estas preguntas en el fondo nos van a llevar a que hay algunas cosas que son incomprensibles, no podemos saber que hay después de la muerte, pero desde la fe y de la confianza en Dios y su Providencia podemos aprender muchísimas cosas, y por ahí lo único que necesitamos es confiar un poco más en Dios. (i)

En primer lugar decir a los chicos que cierren los ojos un rato. Por ahí creen que es medio “cualquiera” cerrar los ojos, pero sirve para ponernos a pensar un poco y no distraernos.

(ii)

Hacer algunas preguntas para que vayan pensando. Entre cada pregunta dejar un buen espacio de silencio. Estas son algunas preguntas básicas que todo el mundo se hace: ¿De dónde vengo? ¿Qué hay después de la muerte? ¿Quién creó todo el universo y el mundo? ¿Quién me creó? ¿Podemos entender que viene después de la muerte? ¿Por qué hay cosas que no podemos entender?

Ahora abiertamente y en grupo, preguntar al grupo, yendo más a lo personal: ¿Que vinieron a buscar? ¿A que se movilizan? ¿Qué buscan en sus vidas? ¿Qué sentido tiene tu vida? ¿Cuáles son tus miedos? ¿Qué es lo más importante en tu vida, hoy? Ver recurso F01-14.


Dios y la Divina Providencia.

F03-04.

Dios. Desarrollo El texto a continuación es un resumen de ciertos puntos del Catecismo y algunas conclusiones sobre Dios. Esto puede ayudar a los coordinadores a conocer más el tema para explicarlo y poder hablar mejor a los chicos. •

Las preguntas básicas que se hace el hombre (¿de dónde vengo? ¿a dónde voy? ¿qué hay después de la muerte? ¿quién creo todo lo que existe? Etc.) nos demuestran que hay un límite a lo que podamos entender y responder. Pero sin embargo sorprende que esté en nuestra capacidad poder hacernos estas preguntas. Esta posibilidad de hacernos estas preguntas nos demuestran que estamos llamados a algo más alto y a buscar respuestas que escapan a la razón humana.

El hombre tiene un deseo de responder estas preguntas. Por ahí hoy en día estamos más preocupados en nuestra computadora y el “msn”, o en la televisión y ni siquiera le damos bola a estas preguntas que siempre vienen.

El hombre tiene un deseo de Dios. No se quiere quedar en el día a día, trata de buscar respuestas. Hay algo en nuestra naturaleza que nos lleva hacia Él. Es algo de lo que no nos podemos escapar, aunque queramos. La pregunta siempre está, por ahí a veces tratamos de escaparnos porque responder que Dios existe y que nos creó tiene muchas consecuencias, pero lo cierto es que el hombre no se puede escapar de Dios.

Esto nos lleva a una pregunta, ¿fuimos creados solamente por nuestros padres? ¿o alguien mucho más poderoso nos dio vida? Se puede explicar que papá y mamá me hayan concebido y por eso tengo este cuerpo, lo que no puedo explicar es quién me dio un alma o una forma de ser distinta de ellos, con inteligencia y libertad.

Esta pregunta se extiende a toda las cosas. Nosotros no sólo nos vemos como creados, sino que vemos que alguien creó todo lo que nos rodea.

Tema de la existencia de Dios, ¿podemos probar que Dios existe? •

Santo Tomás de Aquino, un teólogo y filósofo importantísimo del S. XIII, Doctor de la Iglesia, nos da explicaciones un poco complicadas pero muy ciertas de la existencia de Dios. [Seguramente esto es muy complicado enseñar esto a los chicos, pero por ahí les abre la cabeza]. Santo Tomás da 5 vías para saber que existe Dios. Estas son algunas de las explicaciones hechas fácil para explicar que es imposible que Dios no exista: 1.

Primer motor: algo tuvo que pasar para que el tiempo empezará a correr. Es como un reloj sin pila, en cuanto le ponemos la pila las agujas se empiezan a mover. Bueno, alguien tuvo que haber puesto la pila del mundo para que empezará a moverse todo, para que nosotros nos podamos mover y que el tiempo corra, sino no habría ningún cambio. Dios es el que dio el primer empujón para que todo empezará a moverse y cambiar y crecer y morir. Es como los chicos que andan preguntando siempre “porqué tal cosa, porqué tal otra, porqué porqué porqué porqué”, si nos preguntamos el porqué de todo, vamos a llegar inevitablemente a Dios, es la única explicación final de todas las cosas.

2.

Orden de la naturaleza: para el hombre la naturaleza tiene cierta belleza y cierto encanto, es como si todas las cosas estuvieran pensadas. Inclusive el hombre, es una criatura tan perfecta, con su libertad, su posibilidad de pensar, que es casi imposible pensar que el hombre no fue pensado por alguien superior.

3.

Jerarquía de los seres: en la naturaleza vemos como hay criaturas más perfectas que otras. El hombre es casi una de las más perfectas, pero ciertamente no es


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

perfecto, por lo tanto tiene que haber algo más perfecto que el hombre, algo totalmente perfecto, que es Dios. 4.

Voz de la conciencia: toda persona quiere ser feliz, no hay nadie que no quiera ser feliz, la conciencia nos va diciendo cómo ser feliz, qué hay que hacer, qué está bien y qué está mal. La voz de la conciencia es algo que no podemos explicar, pero sabemos que Dios está ahí de alguna manera, que es algo sobrenatural.

Ya sabemos que Dios nos creó y creó todo lo que nos rodea, tenía que haber alguien que creara todo, no puede ser que de la nada haya todo sin que alguien o algo intervenga ahí. Dios es ese alguien que creó todo y le dio un principio a todo. Esto nos lleva a dos preguntas: 1. ¿Cómo creó? 2. ¿Por qué creó? Ese Dios perfecto y eterno (sin tiempo), ¿qué necesidad tenía de crear algo? •

1. Dios siempre existió. Dios nos pensó desde la eternidad. Dios es eterno (no tiene tiempo, esto no quiere decir que no tengamos libertad, sino que Dios puede ver la cinta completa de la historia de la humanidad desde afuera como si toda la existencia fuera una película). Pero como nosotros somos temporales no podemos entender cómo es Dios porque tenemos nuestra propia forma de ser con un comienzo y dentro del tiempo. De la nada Dios creó todo (CIC 296-298). Como Dios es perfecto, es bueno, y como Dios es perfectamente bueno, nada de lo que podía crear podía ser malo. Entonces todo lo que crea Dios es bueno (CIC 299). El que introduce el mal en el mundo el hombre con su pecado (CIC 309-314). Dios crea al hombre a su imagen y semejanza (CIC 355 y ss.). Lo hace parecido a Dios. ¿Cómo? Le dio un cuerpo, un alma (CIC 362 y ss.), le dio libertad y le dio la razón. También Dios nos dio la posibilidad de conocerlo y elegirlo (bien podría no haberlo hecho) pero todos nosotros tenemos la posibilidad de pensar en Dios y quererlo y ese es uno de los regalos más perfectos.

2. Dios crea todo por amor, porque es perfecto (CIC 295 y ss.). Dios es libre, podría no haber creado. Pero siendo perfecto no necesitaba crear nada porque no necesitaba nada, entonces la única manera de entender porqué crea Dios el mundo es porque tenía un amor tan grande que eligió crearlo. El amor da frutos, porque se expande, y el mundo y cada uno de nosotros es fruto del AMOR tan grande de Dios. (Es parecido a lo que nos pasa cuando estamos enamorados, cuando amamos nos queremos entregar porque sí, sin necesidad de nada a cambio, por ejemplo, un padre daría su vida por un hijo).

Dios nos hace partícipes de su amor, podemos amar porque Dios nos amó primero. Somos especiales para Dios, especiales por sobre todo lo creado, porque es NUESTRO PADRE y nosotros somos sus HIJOS (CIC 2777-2793). “Padre Nuestro…” La oración más importante de la Iglesia empieza con la palabra “Padre”. Dios es nuestro Padre, y así es la primera persona de la Santísima Trinidad, junto con su Hijo Jesús y el Espíritu Santo (ver CIC 2777 y ss.). Un dato de la actualidad: hoy en día casi nadie duda de la existencia de Dios. Los científicos se están empezando a dar cuenta de que Dios existe, es la única explicación posible de la existencia de


Dios y la Divina Providencia.

todo. Pero muchos creen que ese Dios es un Dios lejano, muy lejano y que creó el mundo y lo libró a su suerte. Nosotros creemos que Dios creó el mundo y tenía todo un plan para ese mundo y está presente todo el tiempo en él (CIC 300). Creer en Dios nos da un objetivo a nuestras vidas que es Dios mismo. La gente que deja de creer en Dios no encuentra sentido a sus vidas. La existencia de Dios es lo que da sentido a todo lo que hacemos. Sin Dios no tendríamos objetivos firmes, algo por lo que valga la pena construir, todo es débil, sin sentido. Dios mismo es nuestra meta.

DIOS entonces es: (esto puede ser planteado en común) -

Uno (CIC 200-201 y 212-213.)

-

Perfecto (está en acto no en potencia)

-

Bueno, mejor aún, es el Bien

-

Creador del cielo y de la tierra.

-

Libre

-

Eterno (sin tiempo ni comienzo ni final) e inmutable (no cambia porque es perfecto)

-

Nuestro Padre (CIC 2779-2793).

-

Nuestra meta, nuestra felicidad (CIC 1718-1719).

-

Un Dios que se ocupa y preocupa por todos nosotros porque nos ama (CIC 300 y 301).

-

Dios es Amor (CIC 218 y ss.).

-

Es la Verdad (CIC 215 y ss.)

RESUMEN: Dios creó el mundo y creó a cada uno de nosotros. Dios pensó el mundo y nos pensó a cada uno de nosotros desde la eternidad. Dios creó por amor, por eso nos ama y somos sus hijos así como Él es nuestro Padre. No quiere ningún mal para nosotros, quiere el bien. Nos creó a su imagen y semejanza, y tenemos la libertad para elegirlo porque al ser especiales, Dios quiere que lo elijamos libremente. Salmo 139 Canción: Con Amor Eterno


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F03-05.

Dinámica: El Reino de Dios En esta dinámica los chicos trabajarán con las parábolas que hablan sobre el Reino de Dios. Antes que nada el coordinador podrá leer la siguiente lectura: Mt. 13, 10-17. La lectura explica porqué Jesús habla en parábolas y qué son las parábolas. El coordinador podrá explicar brevemente esto. Se divide el grupo en varios equipos y se entrega a cada equipo una o dos parábolas para que las discutan y extraigan una conclusión y un mensaje concreto que nos llega a nuestras propias vidas. Sería bueno que escriban esto en una hoja. La idea es ver cómo se hace presente el Reino de Dios en el mundo y cómo estamos llamados a alcanzarlo. Después de 20 minutos en los que cada equipo lee y discute las parábolas, el grupo se vuelve a juntar y se hace una puesta en común. Cada equipo hablará sobre la parábola que les tocó y dirán las conclusiones y el mensaje de dicha parábola. El coordinador planteará algunas preguntas como por ejemplo, ¿qué actitud tomamos frente al Reino de Dios? ¿de qué manera lo buscamos? ¿cómo lo rechazamos? ¿qué cosas hacemos para que el Reino de Dios se haga presente entre nosotros? ¿cómo lo anunciamos en nuestras vidas? ¿cómo lo llevamos a los demás? ¿lo escondemos? Etc. Estas son algunas parábolas que el coordinador puede elegir: -

Parábola del sembrador: Mt. 13, 1-9.18-23. Parábola de la cizaña: Mt. 13, 24-30.36-43. Parábola del grano de mostaza: Mt. 13, 31-32. Parábola de la levadura: Mt. 13, 33. Parábola del tesoro: Mt- 13, 44. Parábola de la perla: Mt. 13, 45-46. Parábola de la red: Mt. 14, 47-50. Parábola del servidor despiadado: Mt. 18, 23-35. Parábola de los obreros de la última hora: Mt. 20, 1-16. Parábola de los viñadores homicidas: Mt. 21, 33-46. Parábola del banquete nupcial: Mt. 22, 1-14. Parábola de las diez jóvenes del cortejo: Mt. 25, 1-13. Parábola de los talentos: Mt. 25, 14-30.

Para el coordinador: Para saber en qué consiste esta realidad misteriosa que Jesús vino a instaurar en la Tierra, cuál es su naturaleza y cuáles sus exigencias, hay que dirigirse al Nuevo Testamento. Jesús da al Reino de Dios el primer puesto en su predicación. Lo que anuncia en los pueblos de Galilea es la Buena Noticia del Reino. Los milagros que acompañan a la predicación son los signos de la presencia del Reino y hacen entrever su significado. El judaísmo, tomando al pie de la letra las profecías del Antiguo Testamento de parte de los profetas, se representaban la venida del Reino como algo fulgurante e inmediato. Jesús lo entiende como una semilla depositada en la tierra (Mt. 13, 3-9-18-23). Crecerá con su propio poder. Levantará al mundo como la levadura puesta en la masa (Mt. 13, 33 y ss.). Se extiende en la tierra en la medida en que la Palabra de Dios es acogida por lo hombres (Mt. 13, 23). En realidad, su venida no se deja observar como un fenómeno cualquiera (Lc. 17, 20 y ss.) Y sin embargo, se manifiesta al exterior como el trigo mezclado con la cizaña en un campo (Mt. 13, 24 y ss.). Si el Reino está llamado a crecer, esto supone que debe con el tiempo. Las parábolas de crecimiento (la semilla, el grano de mostaza, la levadura, la cizaña y el buen grano, la pesca: todas en Mt. 13) dejan entrever un espacio entre la inauguración histórica del Reino y su realización perfecta. El Reino es el don de Dios por excelencia. Para recibirlo hay que llenar ciertas condiciones (Mt. 25, 31-46). Si bien todo es gracia, lo hombres deben responder a la gracia. Un alma de pobre (Mt. 5, 3), una actitud de niño (Mt. 18, 1-4), una búsqueda activa del Reino y su justicia (Mt. 6, 33), el soportar las persecuciones (Mt. 5, 10), el cumplimiento de la voluntad del Padre (Mt. 7, 21), especialmente en materia de caridad fraterna (Mt. 25, 34) y por sobre todas las cosas amar (Jn. 14, 22-23). En un principio se requiere una conversión (Mt. 18, 3), un nuevo nacimiento, sin el cual no se puede entrar en el Reino (Jn. 3, 3). Leer la siguiente lectura para concluir: Lc. 17, 20-21. Repetirla. Analizarla si es posible. Terminar con una oración.


Autenticidad.

Ficha nº 4

AUTENTICIDAD

TEMA DE LA FICHA: Descubrir que cada uno es auténtico, único e irrepetible. Importancia de mostrarnos tal como somos y tomar nuestras propias decisiones evitando caer en los estereotipos que nos impone la sociedad.

F04-01.

Dinámica: La creación más especial La dinámica consiste en llevar una caja del tamaño de una caja de zapatos, al grupo. Decirles que dentro de ésta, se haya la creación más especial de todas las otras creaciones hechas por Dios. Todos querrán ver lo que hay dentro de esta caja, algunos pueden intentar deducir qué es, el coordinador debe hacer el compromiso de mostrarle a algunos (en forma individual) lo que hay dentro de la caja, pero deberá advertirles que no podrán decirle a los demás hasta que el coordinador lo haya enseñado a todos de una vez. ¿Querés vos también saber lo que había dentro de esta caja?, pues había un ESPEJO!!! Es decir, la obra más especial de todas las demás hechas por Dios, somos vos y yo... con este ejemplo práctico pueden enseñar a los chicos lo que es la autoestima, partiendo del principio que Dios nos hizo con sus propias manos, y para El somos lo más especial.

F04-02.

Cuento y dinámica: Identidad Leer el cuento “Identidad” (Cuento de la Cebolla) en la página siguiente. Discutir el cuento en grupo. Entregar las siguientes preguntas en una hoja para que hagan en forma personal. Después pueden hacer una puesta en común a partir de lo hecho.

YO CEBOLLA 1. ¿Qué cáscaras me pongo en las diferentes situaciones? ¿Me molestan? ¿Cuáles me molestan? ¿Por qué? 2. ¿Cómo soy sin esas cáscaras? 3. ¿Cuáles son mis cinco mayores defectos? 4. ¿Cuáles son mis cinco mayores virtudes?


IDENTIDAD Había una vez un huerto lleno de hortalizas, árboles frutales y toda clase de plantas. Como todos los huertos, tenía mucha frescura y agrado. Por eso daba gusto sentarse a la sombra de cualquier árbol a contemplar todo aquel verdor y a escuchar el canto de los pájaros. Pero de pronto, un buen día empezaron a nacer unas cebollas especiales. Cada una tenía un color diferente: rojo, amarillo, naranja, morado... El caso es que los colores erais irisados, deslumbradores, centelleantes, como el color de una sonrisa o el color de un bonito recuerdo. Después de sesudas investigaciones sobre la causa de aquel misterioso resplandor, resultó que cada cebolla tenía dentro, en el mismo corazón (porque también las cebollas tienen su propio corazón), un piedra preciosa. Esta tenía un topacio, la otra un aguamarina, aquella un lapislázuli, de las más allá una esmeralda... ¡Una verdadera maravilla! Pero por una incomprensible razón se empezó a decir que aquello era peligroso, intolerante, inadecuado y hasta vergonzoso. Total, que las bellísimas cebollas tuvieron que empezar a esconder su piedra preciosa e íntima con capas y más capas, cada vez más oscuras y feas, para disimular cómo eran por dentro. Hasta que empezaron a convertirse en unas cebollas de lo más vulgar. Pasó entonces por allí un sabio, que gustaba sentarse a la sombra del huerto y sabía tanto que entendía el lenguaje de las cebollas, y empezó a preguntarlas una por una - ¿Por qué no eres como eres por dentro? Y ellas le iban respondiendo: -Me obligaron a ser así... -Me fueron poniendo capas... incluso yo me puse algunas para que no me dijeran.... Algunas cebollas tenían hasta diez capas, y ya ni se acordaban de por qué se pusieron las primeras capas. Y al final el sabio se echó a llorar. Y cuando la gente lo vio llorando, pensó que llorar ante las cebollas era propio de personas muy inteligentes. Por eso todo el mundo sigue llorando cuando una cebolla nos abre su corazón. Y así será hasta el fin del mundo.


Autenticidad.

F04-03.

Dinámica: Ser Alguien, Ser Persona Describir un día típico de tu vida… 1. Día de semana. 2. Fin de semana. •

Dividir a los chicos de a dos o tres. Buscar las coincidencias y las diferencias.

Volcar las conclusiones al grupo.

En base a lo expuesto por los distintos grupos, podemos darnos cuenta que más o menos sus días son bastante similares. Se levantan temprano, van al colegio, cuando vuelven a sus casas hacen las tareas (a veces), duermen la siesta, miran televisión, hablan por teléfono con sus amigos, etc. En general sus días son bastante monótonos. La idea es que empiecen a cuestionarse si: i. ¿Están conformes con esto? ii. ¿Quieren seguir así el resto de sus vidas? iii. ¿Qué quieren SER?

Diferenciar entre SER, HACER y TENER. SER: el ser es la esencia de la persona, el alma, el espíritu, el crecer como persona, el ser feliz, ser buena persona, ser auténtico, ser libre, amar, servir, en fin, el seguir los pasos de Jesús. HACER: el hacer se relaciona con el crecimiento profesional, económico, social. Así como la esencia de las personas se relaciona al ser, el hacer se relaciona con la acción. TENER: el tener, por más que la mayoría de la gente lo relacione con las posesiones materiales, también incluye el tener una familia, amigos, una casa, un auto, etc.

Trabajo personal: ¿Cómo logro llegar a eso que quiero ser? ¿Cuál es el camino que voy a seguir para alcanzarlo? ¿Cuál es el sentido de ese camino? ¿Cuál es el sentido de mi vida?

F04-04.

La última pregunta puede quedar abierta para que lo piensen en sus casas.

Sal de la tierra y luz del mundo Lectura: Mt. 5, 13-26; ó Lc. 8, 16-18. Leer esta lectura. Algunas preguntas: ¿Qué significa ser sal? ¿Qué significado tiene la luz? ¿Cuáles son sus talentos, virtudes y valores? ¿Qué hacen con esas virtudes, talentos y valores? ¿Los esconden bajo tierra o se muestran así frente a los demás? Si perdemos nuestra autenticidad y no nos valoramos como somos, como hijos de Dios, vamos dejando de ser sal y luz del mundo con todo lo que ello significa. La sal: realza el sabor y conserva las cosas. La luz: permite que podamos ver, indica nuestro camino, permite reconocernos a nosotros mismos y a los demás, hace que no haya oscuridad ni tinieblas, el fuego calienta, moldea y transforma, el fuego es un catalizador natural, etc.


F04-05.

Cuadro sinóptico: Autenticidad

AUTENTICIDAD Por: Marcelo Beruto

DIOS CREADOR FELICIDAD

Nos ama tal como nos creó a cada uno. Encontrando el plan de vida Siendo auténticos Descubriendo nuestros dones Conocerse y dejarse conocer

“Cada uno de nosotros es una obra inédita de Dios.”

FALSA AUTENTICIDAD: -Espontaneidad

Solo muestra sentimientos y reacciones superficiales que no provienen de lo profundo del ser. Induce a copiar la vida de otra persona. Imitar a un ser limitado.

-Seguir falsos ídolos -Falsa libertad (libertinaje)

INAUTENTICIDAD: -Simulaciones

Crear una imagen de lo que pienso que otra persona tomaría como “muy buena” o “aceptable”. Nos acostumbramos a llevar estas caretas a tal punto que nosotros mismos las creemos propias y esto hace mas difícil poder encontrar o re-encontrar nuestra esencia. Tapamos lo bueno e interesante de nosotros mismos.


Autenticidad.

AUTENTICIDAD: -Volver a quien mejor nos conoce

DIOS

Ante Él no podemos ser inauténticos. -Descubrir nuestra esencia

Virtudes Defectos -Ser coherentes entre lo que pienso, siento, digo y hago. -Ser plenos y transparentes. -LIBRES Saber elegir Voluntad propia Aceptarnos a nosotros mismos Espíritu critico y contemplativo

¿CÓMO NOS DAMOS CUENTA QUE ESTAMOS SIENDO INAUTÉNTICOS? • • • • • • • •

No ser coherente entre lo que pienso, siento, digo y hago. No podemos reconocer virtudes de los demás (o solo reconocemos defectos) Es porque no reconocemos nuestros defectos y solo los vemos cuando están en el otro. No poder elegir bien Porque nos privamos de ser libres. Vivimos de lo que piensan los demás sobre mi Buscamos reconocimiento. Nos dejamos manipular por el entorno y por lo que nos imponen Falta de personalidad. No tener dominio de uno mismo. Escapar de uno mismo Alcohol Drogas Sufrimos de envidia No supimos encontrar nuestro valor.

ORACIÓN: Salmo 139 (138)


F04-06.

Reflexión: Carta a Jesús

Querido Jesús, Ahora sí, me encuentro acá sólo con vos, ¡por fin pude hacer un momento de silencio en mi vida! Tengo tantas cosas en mi cabeza que te juro que no tengo tiempo, entre el estudio… bueno, a decir verdad, no estuve estudiando tanto, fue más el tiempo que estuve en frente de la computadora o viendo televisión que el tiempo que estuve estudiando. Supongo que con vos puedo ser sincero y no me puedo esconder, aunque reconozco que hasta ahora nunca fui muy sincero que digamos. No sé por qué me pasa esto… no sé por qué me cuesta tanto dedicarte tan solo unos minutitos de mi día, no sé por qué me cuesta tanto mostrarme tal como soy. Voy a intentar ser sincero al menos una vez, a ver qué pasa… te cuento que me parece que estoy confundido, no sé para dónde ir con mi vida. Y cada vez la cosa se pone más difícil. Antes era mucho más fácil todo, cuando tomé la primera comunión estaba totalmente enamorado de vos, y mis amigos y amigas parecían estar en la misma. Pero ahora todo cambió, todo este tiempo mis amigos se fueron alejando de vos y de la Iglesia. Algunos se dicen ser cristianos, pero al final de cuentas no creen en nada y lo que muestran es sólo una máscara. ¡Qué hipocresía! … (pausa)… acabo de darme cuenta que por ahí yo también soy uno de esos. ¿Sabés lo que pasa Jesús? Siento que el mundo que me rodea me transmite la misma idea: “todo vale” …todo… menos seguirte. Algunos dicen que estás pasado de moda, que vos sos para las viejas aburridas y para los que no son libres. Otros me dicen que soy un aburrido porque todavía voy a Misa, cuando la mayoría dejó de ir. Escucho tantos cuestionamientos hacia vos y la Iglesia, tantas críticas, y ya no sé qué pensar, no me convence ni lo uno ni lo otro. Aparte, ¡hay tantas reglas! Se torna un poco pesado todo. Y como te dije antes, cada vez es más difícil seguirte, más teniendo en cuenta el mundo que me rodea. Me confunde ver que mis amigos hacen lo que quieren y siempre me dicen que haga tal o cual cosa. Por ejemplo, el otro día Maxi estuvo media hora jodiéndome porque no quería tomar alcohol. Al final le tuve que decir que era porque estoy tomando antibióticos. Está mal visto no tomar. Te cuento, hoy en día está mal visto un montón de cosas, por ejemplo sos un perdedor total si no te agarraste ninguna mina una noche en el boliche. Ni te explico si te agarrás a una que sea menos de un “6”. Hay todo un puntaje que hay que respetar, ¿viste?. Ahora hay algunos de mis amigos están de novios, pero la verdad les importa muy poco el noviazgo, se preocupan más por fijarse a ver si van a tener relaciones sexuales que por otra cosa. Está mal visto estudiar, está mal visto participar en clase y prestar atención. Está mal visto no burlarse de los que se toman en serio las cosas, o llevarse bien con los que fueron etiquetados como “nabos”. Está mal visto no ir a fiestas. Ni te explico lo mal visto que está ir a Misa. El otro día quise irme a un retiro de la diócesis y me gastaron a más no poder, aparte justo el retiro caía en el cumpleaños de un amigo, bah, no sé si es tan amigo, pero terminé usando eso de excusa para no ir. Para algunos está mal visto llevarse bien con la familia y ser cariñosos. Mientras más frío sos, mejor. Después algunos te dicen incitan a que fumes, porque “está bueno”. Algunos dicen que les gusta fumar, pero no es tan cierto. Antes te decían que nunca iban a fumar o tomar, y miralos ahora. En la televisión ves todo lo mismo, te muestran que las minas tienen que ser flacas, perfectas, y después de todo están todas operadas, teñidas, super maquilladas y retocadas con la computadora; esas son las “modelos” de nuestra sociedad, ¡qué ironía!. En los programas no sólo te muestran esto, te incitan a todo tipo de cosas, y los que muestran más sexo son los que más rating tienen, porque el sexo es lo que vende. Está mal visto no ver esos programas, está mal visto no ser como esas modelos, ¡está mal visto tantas cosas! No sé, me doy cuenta que todos te dicen una cosa, te fuerzan para que hagas esto o aquello, después hacen otra, después te dicen otra cosa, otros te dicen cualquier otra, no sé. Hay tantas opiniones y todos son tan incongruentes que la verdad es que nadie tiene una opinión de nada. Todos hacen lo que otros hacen, es como que las inseguridades de todos se juntan para intentar sentirse más seguros. ¡Cuánta inseguridad! ¡Nadie realmente elige nada! … y después te dicen que son más libres, cuando son más inseguros que ninguno. ¡Uy! Escribí todo esto hablando de otros y ni me di cuenta que también estoy hablando de mi mismo. Yo también soy inseguro. Mirá cómo empecé esta carta: ‘no sé que quiero de mi vida’ te dije. Y claro que no voy a saber, si al final de cuentas no me juego por nada, no elijo ningún objetivo. Vivo esclavizado en lo que el mundo me presenta. Claro, ¿cómo puedo ser feliz así? ¿Sabés qué Jesús? Hacía tiempo que no me sentía tan bien como ahora. Veo las cosas muy claramente. Sólo hace falta mostrarme como soy frente a vos, y me das la seguridad que necesito. Con vos soy realmente yo. ¿Por qué no puedo ser así siempre? En el fondo no es tan difícil, no fue tan difícil escribirte esta carta, y ahora me siento tan contento. Mirate ahí, clavado en la cruz, moriste por todos nosotros, luchaste toda tu vida por algo y después de tanto sufrimiento, dolor y traición, sin embargo fuiste feliz. Quiero jugarme por algo. Quiero seguirte Jesús. Me doy cuenta que lo que ‘valora’ la sociedad no siempre está bien y no siempre me hace realmente libre, pero en vos están los valores que me hacen feliz. Y no me importa lo que vayan a pensar los demás, quiero tomar mis propias decisiones, y espero ser respetado por cómo soy. Recuerdo el episodio que tuviste con aquel joven rico, que al final no pudo seguirte porque estaba muy atado a sus cosas. Yo no quiero ser así, yo quiero seguirte y así ser realmente libre y verdaderamente feliz. ¿Tantas reglas? Ahora me doy cuenta que no se trata de cumplir reglas, sino de amar y dejarme amar por vos. Y para dejarme amar por vos simplemente me tengo que mostrar como soy, porque así soy yo y esto es lo que elijo para mi vida. Gracias Jesús por haberme llamado a escribir esta carta, te quiero con todo mi corazón y con todo lo que soy, Pedro.


Autenticidad.

F04-07.

Cuento: El verdadero valor del anillo

EL VERDADERO VALOR DEL ANILLO Esta es una vieja historia de un joven que concurrió a un sabio en busca de su ayuda. -Vengo, maestro, porque me siento tan poca cosa que no tengo fuerzas para hacer nada. Me dicen que no sirvo, que no hago nada bien, que soy torpe y bastante tonto. ¿Cómo puedo mejorar? ¿Qué puedo hacer para que me valoren más? El maestro, sin mirarlo, le dijo: -Cuánto lo siento muchacho, no puedo ayudarte, debo resolver primero mi propio problema. Quizás después...- y haciendo una pausa agregó –Si quisieras ayudarme tú a mí, yo podría resolver este tema con más rapidez y después tal vez te pueda ayudar. -E...encantado, maestro- titubeó el joven pero sintió que otra vez era desvalorizado y sus necesidades postergadas. -Bien- asintió el maestro. Se quitó un anillo que llevaba en el dedo pequeño de la mano izquierda y dándoselo al muchacho, agregó –toma el caballo que está allí afuera y cabalga hasta el mercado. Debo vender este anillo porque tengo que pagar una deuda. Es necesario que obtengas por él la mayor suma posible, pero no aceptes menos de una moneda de oro. Vete antes y regresa con esa moneda lo más rápido que puedas. El joven tomó el anillo y partió. Apenas llegó, empezó a ofrecer el anillo a los mercaderes. Estos lo miraban con algún interés, hasta que el joven decía lo que pretendía por el anillo. Cuando el joven mencionaba la moneda de oro, algunos reían, otros le daban vuelta la cara y sólo un viejito fue tan amable como para tomarse la molestia de explicarle que una moneda de oro era muy valiosa para entregarla a cambio de un anillo. En afán de ayudar, alguien le ofreció una moneda de plata y un cacharro de cobre, pero el joven tenía instrucciones de no aceptar menos de una moneda de oro, y rechazó la oferta.

Después de ofrecer su joya a toda persona que se cruzaba en el mercado –más de cien personas- y abatido por su fracaso, montó su caballo y regresó. Cuánto hubiera deseado el joven tener él mismo esa moneda de oro. Podría entonces habérsela entregado al maestro para liberarlo de su preocupación y recibir entonces su consejo y ayuda. Entró en la habitación. -Maestro -dijo– lo siento, no es posible conseguir lo que me pediste. Quizás pudiera conseguir dos o tres monedas de plata, pero no creo que yo pueda engañar a nadie respecto del verdadero valor del anillo. -Qué importante lo que dijiste, joven amigo – contestó sonriente el maestro-. Debemos saber primero el verdadero valor del anillo. Vuelve a montar y vete al joyero. ¿Quién mejor que él, para saberlo? Dile que quisieras vender el anillo y pregúntale cuánto te da por él. Pero no importa lo que ofrezca, no se lo vendas. Vuelve aquí con mi anillo. El joven volvió a cabalgar. El joyero examinó el anillo a la luz del candil, lo miró con su lupa, lo pesó y luego le dijo: -Dile al maestro, muchacho, que si lo quiere vender ya, no puedo darle más de 58 monedas de oro por su anillo. -58 monedas??! –exclamó el joven. -Sí –replicó el joyero- Yo sé que con tiempo podríamos obtener por él cerca de 70 monedas, pero no sé... Si la venta es urgente... El joven corrió emocionado a casa del maestro a contarle lo sucedido. -Siéntate –dijo el maestro después de escucharlo-. Tú eres como este anillo: una joya, valiosa y única. Y como tal, sólo puede evaluarte verdaderamente un experto. ¿Qué haces por la vida pretendiendo que cualquiera descubra tu verdadero valor? Y diciendo esto, volvió a ponerse el anillo en el dedo pequeño de su mano izquierda.


F04-08.

Dinámica: Mi Planeta Loco El objetivo de esta dinámica es aprender a valorarnos como personas. Desarrollo: se dibuja un mundo grande divido en sectores que contienen distintos paisajes: montaña, desierto, mar, selva, etc. Se le pide a cada chico que escriba en diversos papelitos virtudes y defectos personales. Primero se explica lo que es el Planeta:  En un planeta voy a encontrar lugares fértiles, desérticos, montañosos, agrestes, cálidos, frescos...  En mi vida personal también: tenemos virtudes y defectos.  Todo lo que tiene mi planeta hace que sea como soy. A continuación los chicos deberán pegar "Mi Planeta Loco" en los sectores que ellos consideran oportuno asociar su defecto o virtud al paisaje elegido. Deberán explicar el porqué. Trabajo en grupo: Se busca un defecto y se hace una publicidad tipo "TV Compra". Llame ya", "Sprayette", para mostrar un producto que cura tal defecto.

FRASES COMUNES UTILIZADAS EN PUBLICIDAD Si usted tiene tal defecto... Termine con sus problemas... La más poderosa fórmula... Los resultados aparecen de inmediato... Miles de personas lo han experimentado.. Diga Basta a su defecto: Basta de ... Dígale Adiós a... Aproveche esta Oferta... .... es la solución definitiva TV .... Productos de Excelencia. Satisfacción Garantizada o realmente le devolvemos su dinero. Si escucho bien. Solo... ATENCION: Aproveche esta oferta espectacular A un precio alucinante... Haga su pedido.... No pague de mas... Cuidado con las imitaciones. Llame ahora. Llame ya.. Llame ahora mismo al teléfono que aparece en pantalla. Si llama antes de 10 minutos recibirá gratis...


Autenticidad.

Conclusión: reflexión sobre el ser persona. •

Estamos satisfechos con nuestro planeta..? O quisiéramos superar nuestras cosas negativas..

Acaso no nos damos cuenta que nuestros defectos y miedos no son exclusivos de uno mismo. Que les pasa a todos.

Que cuando empezamos a hablar con los demás encontramos cosas peores que las nuestras..?

Nunca tenemos que decir esa espantosa frase conformista y paralizante: "YO SOY ASI..." Tengo estos defectos porque Yo Soy Así...

En definitiva tener la IDEA FIJA de que uno ES ASI no es más que una IDEA.

Pero siempre a una IDEA se la puede REEMPLAZAR con otra IDEA. Sino vean: Antes pensaba que esto era así y hoy pienso DISTINTO.

Como se hace esto: No pensar en negativo. Decir SI PUEDO. Darnos TIEMPO. Pedirle a Dios la ayuda para SUPERARNOS. Poner ejemplos

Iluminación de la Palabra: Filipenses 4, 4-8


Jesús, ideal de vida.

Ficha nº 5

JESÚS, IDEAL DE VIDA

TEMA DE LA FICHA: reconocer a Jesús como verdadero Dios y verdadero hombre e incorporarlo a nuestras vidas amándolo y dejándonos amar por El.

F05-01.

“¿Quién dicen que soy?” – Encuestas. Objetivos: reconocer a Jesús como el Hijo de Dios. Él nos enseña nuestra identidad, pero para eso tenemos que reconocerlo primero a Él. Madurar nuestra fe en la confianza y entrega hacia Jesús. Materiales: cartel; pizarrón o afiches; marcadores; encuestas que hicieron los chicos la semana anterior. Para poder hacer esta dinámica los chicos tienen que haber hecho 10 encuestas cada uno durante la semana preguntando a sus familiares, amigos, compañeros del colegio y gente desconocida: “¿Quién es Jesús?”. Para ello el coordinador debe haberles avisado en la última reunión. (i)

Iniciar la reunión con una oración.

(ii)

Pueden preparar un cartel con la cita: “¿Quién dicen que soy?. Todavía no se explica. Preparar un papel afiche o el pizarrón, también en un lugar visible, con una línea al medio.

(iii)

Comenzar la exposición (ordenada) de los resultados de las encuestas. Mientras tanto los coordinadores irán anotando las respuestas de la gente a la pregunta de “¿Quién es Jesús” en el pizarrón o en una cartulina o papel afiche. Esto es esencial, que no se les pase. Los chicos también pueden ir anotando algunas de las respuestas más interesantes en sus cuadernos (recuerden que los chicos deben llevar un cuaderno y birome a las reuniones).

(iv)

Separarlos en equipos de 2 ó 3 personas para que piensen las siguientes preguntas (que anoten estas preguntas en sus cuadernos):

a.

¿Quién es Jesús para mí?

b. ¿Qué representa Jesús para mí? c.

¿Qué escuchaste sobre él?

d. ¿Qué creés que tiene para darte? (v)

Pasado un tiempo (10 min.), se vuelven a juntar y se hace una segunda puesta en común. Cada uno expone lo charlado y eso también se anota en el pizarrón o afiche. El afiche debería estar dividido en dos partes, una con las cosas sobre la encuesta (“¿qué dice la gente?”) y la otra con las cosas que reflexionaron las parejas (“¿Qué digo yo?”).

Para el coordinador: la idea es que los chicos puedan descubrir por qué es importante que nos preguntemos quién es Jesús para nuestras vidas. En la época de Jesús también sucedía lo mismo que ahora; le gente decía muchas cosas diferentes de Él. Un texto para tener en cuenta es el de Mt. 16, 13-18 para ver qué opinaba la gente de la época y qué contestó Pedro al respecto de lo que significaba Jesús para él.


Lectura y reflexión del Evangelio (i)

Leemos Mt. 16, 13-18.

(ii)

Hacer una puesta en común acerca de lo leído. Ir preguntado al grupo: a.

¿Qué pasó?

b. ¿En qué se asemeja lo que hicieron durante la semana (encuestas) y la lectura que acabamos de leer? c.

¿Qué le responde Pedro?

d. ¿Qué le dice Jesús a Pedro luego de su respuesta? e. (iii)

¿Por qué Pedro puede responder esto?

Teniendo en cuenta lo que dijeron los chicos, ahora el coordinador tomará la palabra y dará algunas explicaciones: En esta reunión vivimos lo mismo que vivieron los discípulos en aquel entonces. ¿Quién es Jesús? No es tan sencillo de responder, escuchamos miles de versiones y miles de opiniones diferentes. Lo mismo les pasó a los discípulos, nadie sabía bien quien era Jesús y por eso algunos dijeron que era Juan el Bautista, o Elías, o Jeremías. Sólo Pedro pudo responder: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo” y lo respondió con una profunda convicción, respondió en realidad inspirado por el Espíritu Santo, fue en verdad una respuesta de fe. A nosotros también nos pasa que dudamos y nos cuesta decir como dijo Pedro que Jesús es el Hijo de Dios. Si podemos verdaderamente responder como Pedro es gracias al Espíritu Santo, la fe es un regalo de Dios, esta tiene que ser verdaderamente una respuesta de fe nuestra hacia Jesús.

Conclusión de la reunión: “Recién escucharon quien era Jesús y porqué vino. Hoy Jesús viene a preguntarles personalmente a cada uno de ustedes la misma pregunta que le hizo a Pedro, “¿Quién dicen que soy?”, ustedes mismos tienen que responderla, háganse esta pregunta e intenten que su respuesta sea personal, lo ideal es que sea una respuesta de fe y que ustedes puedan decir que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios. Pero tiene que venir de ustedes, por ahí les cuesta entender, por eso tiene que ser una respuesta de ustedes. Hay muchas preguntas que nos hacen que por ahí no les podemos dar una explicación totalmente cerrada y por ahí no entienden todo. Hay muchas preguntas que ustedes se las tienen que responder, y como no van a entender todo, algunas veces van a tener que confiar en Dios y que esa respuesta sea: ‘todo no lo entiendo, pero tengo fe y creo’. Son ustedes mismos los que deciden abrirse para aceptar estas cosas y poder decir, ‘sí, vos sos Jesús el Hijo de Dios’”. “Cuando Pedro respondió a la pregunta de Jesús, Jesús también le dijo: ‘y vos sos Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia’. Cuando podemos responder esta pregunta y cuando esa respuesta es una verdadera respuesta de fe, ahí es cuando nosotros recibimos también una respuesta de Jesús, y ahí es cuando nosotros, como Pedro, descubrimos nuestra verdadera identidad”. Esto es muy importante ya que Jesús no se queda callado ante nuestra fe, nos responde y nos dice quiénes somos, a qué estamos llamados, cómo seremos felices.

Oración final: pueden hacer la oración de Santa Teresa de los Andes que está más abajo.


Jesús, ideal de vida.

F05-02.

¿Por qué vino Jesús al mundo? Hacer la pregunta al grupo: ¿Por qué vino Jesús al mundo? Leer Jn. 3, 16-21. Esta es una explicación de por qué y para qué vino Jesús al mundo. Sirve para complementar la dinámica anterior. Los coordinadores podrán explicar algunas cosas a los chicos, cosas que pueden ir anotando en sus cuadernos. Esto es importante que lo sepan. Si tienen tiempo pueden plantear esta pregunta al grupo para ver qué responden. San Pablo en su carta a los romanos dice: “En efecto, si por la falta de uno solo reinó la muerte(Adán), con mucha más razón, vivirán y reinarán por medio de un solo hombre Jesucristo, aquellos que han recibido abundantemente la gracia y el don de la justicia” (Rom. 5, 12-21) No había otra forma de salvar a los hombres sino a través de un hombre, pero el problema era “quién”. Se necesitaba alguien que amara mucho, porque era el único camino: el amor. Y no hay quien ame más que Dios, porque Dios es Amor (1 Jn 4, 8). Entonces, tenemos un Dios que desborda de amor por los hombres, tenemos a los hombres muertos por el pecado, el desamor a Dios, y necesitamos un hombre para amar aún más y darnos Vida, en abundancia, de la que no se acaba porque brota de Él. •

Jesús era verdadero Dios y verdadero hombre (CIC 464 y ss.) Dios se hizo verdaderamente hombre sin dejar de ser Dios. Jesús es inseparablemente verdadero Dios y verdadero hombre (CIC 469). Jesús es Dios y el Hijo de Dios. Acá pueden dibujar en el pizarrón el triángulo de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Concretamente, ¿por qué Dios se hizo hombre?: 1. Para salvarnos reconciliándonos con Dios (CIC 457). 2. Para que nosotros conociésemos así el amor de Dios (CIC 458). “Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn. 3, 16). 3. Para ser nuestro modelo de santidad (CIC 459). “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí” (Jn. 14, 6) 4. Para hacernos partícipes de la naturaleza divina (CIC 460).

Jesucristo tiene tres funciones o misiones principales: Maestro, Sacerdote y Rey.: b) Es Maestro (o “Profeta”) porque nos ha enseñado con propia autoridad el conocimiento de Dios Uno y Trino y sus designios. Los Profetas del Antiguo Testamento fueron enviados con el fin de anunciar al supremo Maestro, que es “la Palabra única, perfecta e insuperable del Padre” (CIC 65): plenitud de la Revelación. c) Es Sacerdote porque el oficio propio del sacerdote es ofrecer sacrificios a Dios, por los pecados, y Cristo se ofreció a sí mismo a Dios en el sacrificio de la Cruz, para reparar por nuestros pecados y reconciliarnos con Dios (cfr. CIC 616-617 y 1544). Así, Jesús es Redentor. d) Es Rey, no sólo en cuanto Dios, sino también en cuanto hombre; y “no sólo por derecho de naturaleza, sino también por derecho de conquista, adquirido a costa de la Redención” (Pío XI: Quas primas). “Ejerce su realeza atrayendo a sí a todos los hombres por su muerte y su resurrección (cfr. Jn 12,32)” (CIC 786). Su reino es espiritual y eterno: comienza en la tierra y se perfecciona en el Cielo. Es un Reino de santidad y de justicia, de amor, de verdad y de paz. “Cristo Rey y Señor del universo, se hizo el servidor de todos, no habiendo ‘venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos’ (Mt 20,28)” (CIC 786).


F05-03.

Cuento: “Y entendió por qué Dios se hizo hombre”

Y ENTENDIÓ PORQUÉ DIOS SE HIZO HOMBRE Anónimo

Érase una vez un hombre que no creía en Dios. No tenía reparos en decir lo que pensaba de la religión y las festividades religiosas, como la Navidad. Su mujer, en cambio, era creyente a pesar de los comentarios desdeñosos de su marido Una Nochebuena en que estaba nevando, la esposa se disponía a llevar a los hijos al oficio navideño de la parroquia de la localidad agrícola donde vivían. Le pidió al marido que los acompañara, pero él se negó. -¡Qué tonterías! -arguyó-. ¿Por qué Dios se iba a rebajar a descender a la tierra adoptando la forma de hombre? ¡Qué ridiculez! Los niños y la esposa se marcharon y él se quedó en casa. Un rato después, los vientos empezaron a soplar con mayor intensidad y se desató una ventisca. Observando por la ventana, todo lo que aquel hombre veía era una cegadora tormenta de nieve. Y decidió relajarse sentado ante la chimenea. Al cabo de un rato, oyó un golpazo; algo había golpeado la ventana. Luego, oyó un segundo golpe fuerte. Miró hacia afuera, pero no logró ver a más de unos pocos metros de distancia. Cuando empezó amainar la nevada, se aventuró a salir para averiguar qué había golpeado la ventana. En un campo cercano descubrió una bandada de gansos salvajes. Por lo visto iban camino al sur para pasar allí el invierno, y se vieron sorprendidos por la tormenta de nieve y no pudieron seguir. Perdidos, terminaron en aquella finca sin alimento ni abrigo. Daban aletazos y volaban bajo en círculos por el campo, cegados por la borrasca, sin seguir un rumbo fijo. El agricultor dedujo que un par de aquellas aves habían chocado con su ventana. Sintió lástima de los gansos y quiso ayudarlos. -Sería ideal que se quedaran en el granero -pensó-. Ahí estarán al abrigo y a salvo durante la noche mientras pasa la tormenta. Dirigiéndose al establo, abrió las puertas de par en par. Luego, observó y aguardó, con la esperanza de que las aves advirtieran que estaba abierto y entraran. Los gansos, no obstante, se limitaron a revolotear dando vueltas. No parecía que se hubieran dado cuenta siquiera de la existencia del granero y de lo que podría significar en sus circunstancias. El hombre intentó llamar la atención de las aves, pero sólo consiguió asustarlas y que se alejaran más. Entró a la casa y salió con algo de pan. Lo fue partiendo en pedazos y dejando un rastro hasta el establo. Sin embargo, los gansos no entendieron. El hombre empezó a sentir frustración. Corrió tras ellos tratando de ahuyentarlos en dirección al granero. Lo

único que consiguió fue asustarlos más y que se dispersaran en todas direcciones menos hacia el granero. Por mucho que lo intentara, no conseguía que entraran al granero, donde estarían abrigados y seguros. -¿Por qué no me seguirán? -exclamó- ¿Es que no se dan cuenta de que ese es el único sitio donde podrán sobrevivir a la nevasca? Reflexionando por unos instantes, cayó en la cuenta de que las aves no seguirían a un ser humano. -Si yo fuera uno de ellos, entonces sí que podría salvarlos -dijo pensando en voz alta. Seguidamente, se le ocurrió una idea. Entró al establo, agarró un ganso doméstico de su propiedad y lo llevó en brazos, paseándolo entre sus congéneres salvajes. A continuación, lo soltó. Su ganso voló entre los demás y se fue directamente al interior del establo. Una por una, las otras aves lo siguieron hasta que todas estuvieron a salvo. El campesino se quedó en silencio por un momento, mientras las palabras que había pronunciado hacía unos instantes aún le resonaban en la cabeza: -Si yo fuera uno de ellos, ¡entonces sí que podría salvarlos! Reflexionó luego en lo que le había dicho a su mujer aquel día: -¿Por qué iba Dios a querer ser como nosotros? ¡Qué ridiculez! De pronto, todo empezó a cobrar sentido. Entendió que eso era precisamente lo que había hecho Dios. Diríase que nosotros éramos como aquellos gansos: estábamos ciegos, perdidos y a punto de perecer. Dios se volvió como nosotros a fin de indicarnos el camino y, por consiguiente, salvarnos. El agricultor llegó a la conclusión de que ese había sido ni más ni menos el objeto de la Natividad. Cuando amainaron los vientos y cesó la cegadora nevasca, su alma quedó en quietud y meditó en tan maravillosa idea. De pronto comprendió el sentido de la Navidad y por qué había venido Jesús a la Tierra. Junto con aquella tormenta pasajera, se disiparon años de incredulidad. Hincándose de rodillas en la nieve, elevó su primera plegaria: "¡Gracias, Señor, por venir en forma humana a sacarme de la tormenta!


Jesús, ideal de vida.

F05-04.

Imagen: Palestina en la época de Jesús


F05-05.

Oración de Santa Teresa de los Andes Esta oración puede servir para hacer una oración final de la reunión. Leer esta reflexión de Santa Teresa de los Andes, una santa chilena nacida en 1900 que escribió lo que significaba Jesús para ella.

“¿Hay algo bueno, bello, verdadero que podamos concebir que en Jesús no esté? Sabiduría, para la cual no hay secreto. Poder, para el cual nada existe imposible. Justicia, que lo hace encarnarse para perdonar los pecados. Providencia, que siempre vela y sostiene. Misericordia, que jamás deja de perdonar. Bondad, que olvida las ofensas de sus hijos. Amor, que reúne todas las ternuras de una madre, del hermano, del esposo y que haciéndolo salir del abismo de su grandeza, lo liga estrechamente a sus criaturas. Belleza, que supera todo... ¿Qué otra cosa imaginas que no esté en grado infinito en este hombre - Dios? ¿Tienes miedo acaso que el abismo de la grandeza de Dios y el de tu nada jamás podrán unirse? En Él existe amor. Y esa pasión lo hizo encarnarse para que, viendo a un hombre Dios, no temieran acercarse a él. Esta pasión lo hizo convertirse en pan para poder asimilar y hacer desaparecer nuestra nada en su Ser infinito. Esta pasión lo hizo dar su vida, muriendo por vos y por mí en la cruz. ¿Tienes miedo de acercarte a él? Míralo rodeado de niños. Los acaricia, los estrecha contra su corazón. Míralo en medio de su rebaño fiel, cargando en sus hombros a la oveja infiel. Míralo llorando sobre la tumba de su amigo Lázaro. Y escucha lo que dice a María Magdalena: "Mucho se le ha perdonado, porque ha amado mucho". ¿Qué descubres en estos rasgos del evangelio, sino un corazón dulce, bueno, tierno y compasivo, un corazón manso y lleno de amor, en fin, el Corazón de un Dios?” Santa Teresa de los Andes


Jesús, ideal de vida.

F05-06.

Dinámica: Jesús, Verdadero Hombre Materiales: hojitas para hacer la dinámica (ver más adelante); Biblia. Duración: toda la reunión La reunión consiste básicamente en hacer lo siguiente: 1) Oración (Jn. 14, 1-11) 2) Dinámica. 3) Puesta en común 4) Conclusión del coordinador 5) Oración final. 1) Oración: La idea es empezar la reunión en el oratorio haciendo una profunda oración. Hay que recordar a los chicos que Jesús está presente, y si es necesario, hay que enseñarles que antes de entrar a la Iglesia o a algún lugar donde esté Jesús, hay que arrodillarse. Solo hay que arrodillarse, y no arrodillarse y darse un beso en la mano, o hacer la señal de la cruz, o cualquier otra cosa. Solo hay que arrodillarse, una vez cuando entran y una vez cuando se van. Para entrar en clima de oración, es mejor hacer la oración a la luz de las velas, pueden llevar alguna imagen de Jesús, etc.. Leemos Jn. 14, 1-11. Terminamos la lectura diciendo: “Es palabra del Señor, gloria a ti Señor Jesús”. Hacer una reflexión acerca de la Palabra de Dios: Ejemplo de reflexión: Jesús, te queremos conocer, queremos saber quién sos. Nos decís que sos el camino la verdad y la vida. Queremos saber de vos para llegar al Padre. Te hiciste hombre y fuiste perfecto hombre, pero también sos Dios. Es algo que nos cuesta entender, pero creemos en vos, y para creer más estamos ansiosos por conocerte más. Viniste al mundo para salvarnos del pecado, querés que te sigamos porque vos sos el camino, querés que llevemos nuestras cruces que se nos hacen tan pesadas, tenemos que cargar nuestros pecados, nuestras debilidades… (etc.) Despedirse de Jesús cantando una canción. Canciones sugeridas para cantar: Cristo Calla (p. 81 de los cancioneros) y Te miro a los ojos (p. 115). Recordar arrodillarse antes de salir del oratorio (que hagan la genuflexión). Hay que generarles este hábito.

2) Dinámica: (i)

Separarlos en grupitos de 3 ó 4 personas.

(ii)

A cada grupo, le damos 1 fotocopia con 2 lecturas cada una y con unas preguntitas para guiarlos (Ver más adelante).

(iii)

Explicar brevemente la actividad: ahora se separarán los grupos y tendrán que leer cada una de las lecturas en las hojitas, analizarlas y responder las preguntas en las hojitas que les dimos.

(iv)

Que los grupos se separen, si es posible, que se dispersen por la casa.


(v)

Darles tiempo, ir preguntándoles cuanto tiempo necesitan y ayudarlos si lo ven necesario (pero nunca darles la respuesta). Abajo hay una explicación de cada una de las lecturas para que los coordinadores tengan en cuenta.

(vi)

Pasados 20 minutos volvemos para hacer la puesta en común.

Equipo 1: Va a leer: Jn. 11, 25-44 respondiendo: ¿Cuáles son los sentimientos de Jesús? ¿Qué piensan que es para Jesús un amigo? ¿Cómo estarías vos ante la muerte de un amigo?; y van a leer Jn. 2, 1-12 respondiendo: ¿Qué les llama la atención de la actitud de María y de Jesús? Equipo 2: Va a leer: Mt. 4, 1-11 respondiendo: ¿Qué necesidades sufre Jesús? ¿Qué tentaciones tuvo? ¿Cuáles son tus necesidades? ¿Qué tentaciones tenés vos hoy? También van a leer Jn. 2, 1316 respondiendo: ¿Qué actitud les llama la atención? ¿Cómo hubieras reaccionado vos? Equipo 3: Va a leer Mt. 26, 38-48 y van a responder: ¿Qué sentimientos aparecen en Jesús? ¿Fue fácil para Jesús ir hacia la Cruz? ¿por qué? ¿Es fácil para nosotros hacer la voluntad de Dios? También van a leer Mt. 27, 32-50 respondiendo: ¿En qué vemos la humildad de Jesús? Este hombre, ¿muere realmente? ¿Qué es ser humilde? Acerca de las lecturas en la dinámica: Los coordinadores tendrán que leer las lecturas antes de la reunión porque sino no podrán aportar nada al grupo. Cada una de estas lecturas demuestra algo acerca de la humanidad de Jesús. Es esencial ubicar las lecturas en el contexto de la vida de Jesús. A continuación podrán leer una explicación de estas lecturas para tener en cuenta al ayudar a los chicos y para después poder hacer una buena puesta en común: •

Jn 11, 25-44: “La resurrección de Lázaro”. Jesús llora por su amigo Lázaro. Jesús amaba a Lázaro y lo ve morir, y así se pone a llorar. Llorar es algo totalmente humano, es demostración de nuestra debilidad, también de nuestra condición de seres mortales. La muerte es algo que no podemos controlar y cualquiera de nosotros hubiera llorado estando en esa situación, tal vez alguno ya estuvo en esa situación. Jesús resucita a su amigo rezándole a su Padre.

Jn. 2, 1-12: “Las bodas de Caná”. Por ahí en esta lectura no está tan clara la actitud humana de Jesús, pero es una lectura muy linda y demuestra, entre otras cosas, un gran aspecto de la relación entre María y Jesús, una relación de madre a hijo. Es interesante especialmente el versículo 5 cuando María dice a los sirvientes: “Hagan todo lo que él les diga”. En otras palabras, María le dio una orden a Jesús. Jesús le dijo a María que su hora todavía no había llegado, pero María ignoró esto que Jesús le dijo y le ordenó que haga algo. Es una típica orden de una mamá a un hijo, y Jesús, a pesar de no haber llegado su hora, obedeció a María porque era su mamá.

Mt 4, 1-11: “Las tentaciones de Jesús en el desierto”. Esta lectura tiene mucho para hablar. En primer lugar leemos que Jesús sintió hambre, ¿cómo no va a sentir hambre en el desierto? Jesús, como cualquiera de nosotros, sentía hambre. Jesús es tentado por el demonio, recibe las tentaciones como cualquiera de nosotros. Tres son las tentaciones: 1) tentación de vivir sólo de lo mundano, es decir, que nuestra vida se limite a tener cosas sin tener en cuenta a Dios; 2) tentación de poner pruebas a Dios para que nos demuestre que está ahí; 3) tentación del poder. Todos somos tentados, como Jesús, somos tentados por un placer sin amor, por dinero, poder, etc. Jesús fue todo hombre, salvo en el pecado. Jesús fue tentado y vivió las tentaciones pero nunca cayó en la tentación, es decir, nunca pecó.

Jn. 2, 13-16: “Expulsión de los vendedores del Templo”. Jesús se enoja muchísimo al ver a los vendedores comerciando en la casa de Dios, es decir, en la casa de su padre. Acá Jesús NO pecó. Jesús se enojó y echó a los vendedores del Templo tirando las mesas y desparramando las mercaderías. Imagínense si de pronto se encuentran que en sus casas se meten unas personas y se ponen a vender, nadie se sentiría muy contento, nos enojaríamos y los echaríamos de nuestras casas. Lo mismo hizo Jesús. Se enojó como cualquier de nosotros se enojaría en la misma situación.


Jesús, ideal de vida.

Mt 26, 38-48: “La oración de Jesús en el monte de los Olivos”. Esta es una lectura complicada, larga y muy importante en la vida de Jesús. Él reza sabiendo lo que iba a venir. Un sufrimiento insoportable y su muerte. Jesús siente “una tristeza de muerte”. Jesús reza a Dios diciendo: “Padre mío, si es posible, que pase lejos de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Jesús sentía miedo y tristeza, en ese momento no solo sabía que iba a morir sino también sabía cómo iba a morir, y estaba asustado. Imagínense ustedes en su lugar, o más bien, imaginen como estarían sabiendo que les espera un sufrimiento increíble. Jesús pide al Padre que aparte de él ese dolor, luego dice, “que no se haga mi voluntad sino la tuya”. Lo cierto es que Jesús no quería pasar por ese sufrimiento, pero se abandona en Dios sabiendo que iba a ser cuidado. En el relato de Lucas (Lc. 22, 44) nos enteramos que Jesús sudó sangre, en la película de la Pasión vemos a Jesús sudar sangre también. Está científicamente comprobado que en situaciones de extrema tensión o miedo una persona puede sudar sangre, explotan algunas venitas y así se suda sangre. O sea que Jesús realmente se sentía bajo mucha presión y con un inmenso miedo. Al finalizar la oración lo vemos a Jesús con muchísimas fuerzas, las necesarias para enfrentar lo que se venía.

Mt. 27, 32-50: Jesús sufre muchísimo. Se burlan de él, lo maltratan, le pegan, etc. hasta que finalmente muere clavado en la Cruz. Jesús se hace de lo más humilde, un simple hombre, asumió la condición de hombre, también en el sufrimiento y en la muerte. Con esto nos demostró que realmente se entregó por nosotros con un amor inmenso. Jesús luego va a resucitar y así nos va a demostrar que si vivimos en él también nosotros resucitaremos para la vida. Jesús asumió la condición de hombre, menos en el pecado, para salvarnos (redimirnos) del pecado, para tener un real modelo de vida y para enseñarnos el camino. Jesús nunca dejó de ser el Hijo de Dios, siendo plenamente Dios y plenamente hombre (lo que se llama unión hipostática: ver CIC 470).

3) Puesta en común Una vez que terminaron las actividades en grupos, se juntan todos, y cada grupo expone lo que estuvo trabajando. Tratar de que todos los integrantes digan algo. Es fundamental que los chicos se expresen, porque eso los va enganchando en el tema. Esta puesta en común tiene que ir siendo guiada por los coordinadores. Es necesario ir haciendo pensar a los chicos, y que ellos vayan descubriendo algunas cosas que les quedaron de las lecturas, etc. Una forma de guiarlos es a través de las preguntas. Pero éstas, deben estar bien formuladas y bien pensadas, para que los chicos piensen y se esfuercen por llegar a responder. Si nosotros preguntamos cosas obvias para que los chicos respondan rápido y se queden contentos, no tiene mucho sentido preguntar. 4) Conclusión del coordinador Lo más importante de la reflexión, es que los chicos se vayan pensando en algo. Si no hay una reflexión final de los coordinadores, y no se le da un cierre al tema, la reunión no tiene mucho sentido, sino que queda en una charla de café.

Puntos que no pueden dejar de mencionar: •

Jesús es hombre como cualquiera que vivió su época. [Para más información leer CIC 470] Él fue y es plenamente hombre, con todas sus consecuencias, y esto lo podemos ver en la Palabra de Dios (vulgarmente llamada Biblia). Jesús lloró y se conmovió (Jn. 11, 26-44), tuvo sed (Jn. 4, 1-10), tuvo problemas (Lc. 2, 41-52), tuvo hambre y tentaciones (Mt. 4, 1-11), se enojó (Jn. 2, 13-17), sintió tristeza y angustia (Mt. 26, 38-48), estuvo en las Bodas de Caná, y María, su madre, le ordenó a Jesús que hiciera algo (Jn. 2, 1-11), Jesús es servidor (Jn. 21, 114), fue humilde (Mt 27, 32-50). Estos son breves recortes de la vida de Jesús tomado de la Palabra de Dios.

Todas las cosas que hizo Jesús, pueden ser realizadas por cualquier hombre: ya sea hacer milagros, caminar por el agua, y todo lo que Jesús hizo en vida. El problema es que nosotros


no tenemos la fe suficiente para hacerlo. Si tuviéramos la fe del tamaño de un grano de mostaza, podríamos hacerlo. Todo esto, porque Jesús no hizo cosas que son imposibles para cualquier ser humano. Mateo 14,29-31: 28 Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. 29 Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. 30 Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: !!Señor, sálvame! 31 Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: !!Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Mateo 17,20: Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

Otras conclusiones que pueden dejarles a los chicos:

En primer término, Jesús se reconoce a sí mismo hombre y como tal se manifiesta desde que nace hasta que muere. Recorre todas las etapas de la existencia humana: niño, adolescente, joven, adulto. Participa de la pequeña historia de un hogar y de una población del Oriente, obedece a sus padres, aprende, se gana el pan trabajando. Cumple luego una misión: habla, escucha, dialoga, se traslada de un lugar a otro para comunicar su mensaje... El llanto y las lágrimas no lo humillan al llorar en público por la muerte de su amigo. Mira con indignación y enojo a los fariseos (eran los hombres religiosos de la época) y maestros de la ley por su mentalidad y corazón estrecho y mezquino y también por la hipocresía. Con una soga se fabrica un látigo para el ganado, vuelca las mesas, desparrama el dinero y expulsa del templo a los mercaderes que comerciaban con las cosas de Dios. Se alegra y se llena de gozo porque los discípulos enviados por él han tenido un buen recibimiento en un viaje misionero. Se queda dormido en una barca mientras hace la travesía del lago, porque necesitaba descansar un rato. Pide agua de beber a una mujer samaritana, porque el calor y la sed lo agotan en el camino. Sus discípulos lo cansan porque son duros para entender el mensaje de Jesús y les dice palabras como estas: " Hasta cuando tendré que soportarlos". Y a cada paso se enternece con los que sufren, y son ellos los que conquistan su corazón. A sus amigos los quiere y los consuela, los visita, les da su tiempo y su palabra en largas conversaciones. También sufre el abandono, la traición y la negación de aquellos con los que él contaba justo en el momento que más los necesitaba. Cuando llega su hora, se somete a la muerte, pero lucha antes con la idea de tener que morir; un enorme temor lo hace sudar sangre y pedir angustiadamente a su padre que aparte de él la copa del dolor; se estremece en su agonía y exhala un grito supremo cuando entrega su espíritu. Como se ve Jesucristo participa de la historia humana y se compromete con ella.

5) Oración Final Recen juntos pidiendo a Jesús tener sus mismos sentimientos y la fuerza para comprometernos con la historia de los hombres.

A continuación encontrarán unos modelos de hojitas para hacer la dinámica.


Jesús, ideal de vida.

Grupo 1 • Jn 11, 25-44 ¿Cuáles son los sentimientos de Jesús? ¿Qué piensan que es para Jesús un amigo? ¿Cómo estarías vos ante la muerte de un amigo?

• Jn. 2, 1-12 ¿Qué les llama la atención de la relación entre María y Jesús?

Grupo 2 • Mt. 4, 1-11 ¿Qué necesidades sufre Jesús? ¿Qué tentaciones tuvo? ¿Cuáles son tus necesidades? ¿Qué tentaciones tenés vos hoy?

• Jn. 2, 13-16 ¿Qué actitud les llama la atención? ¿Cómo hubieras reaccionado vos?

Grupo 3 • Mt 26, 38-48 ¿Qué sentimientos aparecen en Jesús? ¿Fue fácil para Jesús ir hacia la Cruz? ¿por qué? ¿Es fácil para nosotros hacer la voluntad de Dios?

• Mt. 27, 32-50 ¿En qué vemos la humildad de Jesús? Este hombre, ¿muere realmente? ¿Qué es ser humilde?


F05-07.

Dinámica de la caja Materiales: Biblia; caja; alguna imagen de Jesús. Duración: media reunión Esta dinámica es para mostrar a Jesús como verdadero hombre. Muchas cosas da la dinámica anterior se aplican a esta, especialmente las explicaciones acerca de Jesús como verdadero hombre y verdadero Dios. En el centro de esta dinámica está la pregunta del ¿Por qué y para qué Dios se hizo hombre? San Pablo en su carta a los romanos dice: “En efecto, si por la falta de uno solo reinó la muerte (Adán), con mucha más razón, vivirán y reinarán por medio de un solo hombre Jesucristo, aquellos que han recibido abundantemente la gracia y el don de la justicia” (Rom. 5, 12-21) No había otra forma de salvar a los hombres sino a través de un hombre, pero el problema era “quién”. Se necesitaba alguien que amara mucho, porque era el único camino: el amor. Y no hay quien ame más que Dios, porque Dios es Amor (1 Jn 4, 8). Entonces, tenemos un Dios que desborda de amor por los hombres, tenemos a los hombres muertos por el pecado, el desamor a Dios, y necesitamos un hombre para amar aún más y darnos Vida, en abundancia, de la que no se acaba porque brota de Él.

Dinámica: Poner la imagen de Jesús dentro de la caja. Decir al grupo: “Tengo una gran caja cerrada, adentro hay un hombre. características o cosas debe tener o hacer para definirlo como tal?”

¿Qué cualidades,

Los chicos empiezan a enumerar describiendo qué es lo que caracteriza al hombre. coordinadores van anotando en el pizarrón. Después se abre la caja, y de ahí sale Jesús! Ahora vemos si las cosas que ellos dijeron cuadran con Él. A continuación hay una lista de las características de Jesús que surgen del Evangelio.

Los


Jesús, ideal de vida.

Se desarrolla en el seno materno

Lc. 1,41

Duerme

Mt. 8,24

Nace y usa pañales

Lc. 2,7

Respeta las órdenes de su mamá

Jn. 2,4-5

Lo anotan en el registro civil

Lc. 2,22-23

Tiene amigas

Lc. 10,38-39

Crece

Lc. 2,40

Va a fiestas

Jn. 2,1-2

Sus padres se angustian por Él

Lc. 2,48

Paga impuestos

Mt. 17,24-25

Sigue creciendo

Lc.2,52

Enseña

Mt. 7,29

Vive en un pueblo

Mt. 2,23

Escribe

Jn. 8,6

Tiene un oficio

Mc. 6,3

Se compadece

Mt. 9,36

Come y bebe

Lc. 7,34

Ama

Jn. 13,1

Tiene sed

Jn. 19,28

Se enfurece

Mt. 21,12

Cocina

Jn.21,9

Llora

Jn. 11,33-36

Camina

Lc. 24,15

Se entristece

Mt. 26,38

Se fatiga

Jn. 4,6

Se angustia

Lc. 22,44

Va a la sinagoga

Mc. 1,21

Suda (chiva)

Lc. 22,44

Lee

Lc. 4,16

Sangra

Jn. 19,34

Se bautiza

Mt. 4,13

Muere

Lc. 23,46

Es tentado

Mt. 4,1

Es sepultado

Lc. 23,53

Se sienta a orillas del mar

Mt. 13,1

Es de carne y hueso

Lc. 24,39

La idea es que los chicos vayan reconociendo la humanidad de Jesús y de a poco también su divinidad; y al final develar su doble condición con su muerte y resurrección. La lista de citas a continuación son las veces en que Jesús, o alguna otra persona, reconoce la condición de Hijo de Dios y lo da a conocer.

Anunciación

Lc. 1,26-33

Sanedrín

Lc. 22,69-7’

Pastores

Lc. 2,10-11

Caminando sobre el agua

Mt. 15,33

Simeón

Lc. 2,25-35

Espíritus

Mc. 3,11

Templo

Lc. 2,49

La samaritana

Jn. 4,25-26

Bautismo

Lc. 3,21-22

La opinión pública

Jn. 7,12

Sinagoga

Lc.4,17-21

Herodes

Lc. 9,7-9

Tempestad

Lc. 8,22-25

La última cena

Jn. 13,13; Jn. 17,21

Demonios

Lc. 8,28

Con los judíos

Jn. 8,28-58

Transfiguración

Lc. 9,28-36

Con Pilato

Jn. 18,37

Pedro

Lc. 9,18-21

Tomás

Jn. 20,28

Dinámica extraída de las fichas de San Gabriel. ¡Gracias por la colaboración!


F05-08.

Dinámica: El Joven Rico Temas relacionados: Libertad; ideal de vida; la nueva ley; el amor. Esta dinámica está basada en el episodio del Joven Rico (Mt. 19, 16-22; ó Mc. 10, 17-22). El objetivo es que los chicos se den cuenta del llamado que les hace Jesús a cada uno y de lo que ello implica. En efecto, ser cristiano no es cumplir los mandamientos como si fueran una ley que nos oprime, que nos saca libertad. Ser cristiano es seguir la Nueva Ley de la que nos habla Jesús (CIC 1965 y ss.), esto es AMAR. Seguirlo a Cristo es amar como El amó y dejarnos amar por el (Mc. 10,21). Después viene el cumplir, pero si cumplimos por amor entonces va a ser mucho más sencillo y pleno este camino. Vamos a ser felices y libres. Del otro modo, cumplir por opresión, nos vamos a quedar muy cortos y no vamos a haber entendido el camino que nos tiene Jesús. Leemos el episodio del Joven Rico (Mc. 10, 17-22). Este episodio es central para esta reunión. Leemos el Evangelio y luego hacemos una puesta en común acerca de la lectura: Para esto podemos guiarlos haciendo una seria de preguntas al grupo como por ejemplo: que alguien la relate con sus palabras, ¿qué pasó?; ¿Qué le pregunta el joven rico a Jesús?; ¿Qué le responde Jesús?; ¿Qué pueden decir acerca de “lo miró con amor”; ¿Qué le pide Jesús?; ¿Que significa tener que vender todos nuestros bienes y seguirlo?; ¿porqué el joven se fue entristecido?; ¿Es posible hacernos la misma pregunta que Jesús le hizo al joven rico como si Jesús nos estuviera hablando a nosotros?; ¿Cuál es la diferencia entre cumplir simplemente los mandamientos y seguirlo a Jesús? Luego el coordinador explicará la lectura teniendo en cuenta los comentarios de los chicos. Para el coordinador: Dos ideas básicas para entender la lectura. Los chicos deben tomar apunte acerca de esto. Esto es central en toda la preparación para la Confirmación. •

Después de responderle Jesús al joven que cumpla los mandamientos, el joven rico le respondió que ya los cumplía, pero le preguntó qué más le faltaba. Marcos nos cuenta que Jesús “lo miró y lo amó”, es decir, miró adentro suyo, miró su corazón y vio que el joven tenía buenas intenciones, que realmente quería saber qué tenía que hacer para ser bueno y alcanzar la vida eterna. Y ahí Jesús vio que lo que el problema del joven era que sus bienes lo esclavizaban, que necesita liberarse de esos bienes. Jesús no nos dice a nosotros que tenemos que dejar todos nuestros bienes, lo que nos dice es que dejemos esas cosas que nos impiden seguir a Jesús, que nos esclavizan.

El joven rico dice que cumplía los mandamientos, esto está muy bien, pero para seguir a Jesús no basta con cumplir los mandamientos. No nos tenemos que quedar en una visión legalista de la fe, como si fuera un cumplir y listo. Para seguir a Jesús hace falta elegirlo y entregarnos, es decir, amar. Ese es el mensaje de Jesús. No es lo mismo ir a Misa porque “hay que ir” que ir a Misa porque “elegimos ir” porque es importante para nosotros. No es lo mismo rezar a la noche como rutina que rezar a la noche en una posición de amor hacia Dios. No es lo mismo venir al grupo de Confirmación porque “tenemos que venir” para confirmarnos, que venir al grupo porque queremos aprender y elegirlo a Jesús y poder seguirlo. Este mensaje es central y volveremos más adelante cuando tratemos el tema de la libertad. Si vienen a confirmarse es porque van a confirmar algo, su fe, y eso viene de ellos, porque eligen decirle que sí a Jesús, eligen seguirlo a Jesús. El joven rico no pudo seguirlo porque estaba demasiado atado a las cosas que tenía y eso le impedía amar. La pregunta que nos debemos hacer es, ¿quiero elegir a Jesús o prefiero hacer como el joven rico? Por un lado podemos elegir el CAMINO de Jesús, por el otro podemos tomar el camino más fácil y por ahí cumplir los mandamientos.


Jesús, ideal de vida.

F05-09.

Dinámica: El camino de Jesús Decir esto al grupo: recién vimos que Jesús nos invita a seguirlo. A cada uno de ustedes les pregunta si quieren seguir a Jesús, si están dispuestos a seguir su camino. Ahora bien, inmediatamente surge la pregunta ¿cuál es ese camino?, ¿cómo sabremos el camino? (i)

Después de haber hecho esta reflexión leer este pasaje muy lindo y conocido: Jn. 14, 5-6. Vale la pena transcribir este texto: “Le dice Tomás: ‘Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo podemos saber el camino?’. Le dice Jesús: ‘Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”.

(ii)

Que anoten: Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida.

(iii)

¿Qué significa que Jesús es el camino? impliquen seguir el camino de Jesús.

(iv)

Para saber cuál es el camino hay que saber un poco más acerca de cómo fue Jesús. Seguir a Jesús es imitarlo, porque él es el modelo y nuestro ejemplo de vida.

(v)

La presente dinámica consiste de lo siguiente: que los chicos se dividan en grupitos de 3 personas y en una hoja escriban qué cosas nos dejó Jesús como ejemplo para seguirlo. Deben escribir resumidamente los mensajes centrales que Jesús nos dejó como condiciones para seguirlo. Ayudar a los chicos un poco con esto, pero no darles la respuesta. Ellos deben ponerse a pensar qué es lo que nos pide Jesús que hagamos para seguirlo.

(vi)

Después 10 ó 15 minutos poner en común las ideas que surgieron.

Que hagan una lista de palabras que

Conclusiones de la dinámica: Luego de escuchar las ideas de los chicos, el coordinador concluirá la reunión mostrando algunas cosas que Jesús nos dejó, las más importantes, como claves para saber cuál es el camino de Jesús. Ponemos como ejemplo las siguientes claves: 1. Amor: es el centro del mensaje de Jesús. El que no ama no puede seguir a Jesús. Hay una gran diferencia entre cumplir (como el Joven rico) y amar como Jesús amó. Tan grande fue el amor de Jesús que se entregó por nosotros para salvarnos. Jesús nos dice que el mandamiento más importante es “amar a Dios sobre todas las cosas y a tu prójimo como a ti mismo”. Es positivo esto, es decir que sí al amor. Amar es entregarse, esto no necesariamente significa morir (como lo harían por ejemplo nuestros padres por nosotros), pero sí significa morir una parte mía por el otro. 2. Entrega y servicio. Jesús se entregó por nosotros en la Cruz, fue tan grande su amor que hizo eso. Jesús nos demuestra que el amor es darse uno al otro. Ponerse al servicio del otro. (Parábola del buen samaritano). Jesús nos dice que el que se entrega recibe el ciento por el uno, termina recibiendo 100 veces más de lo que puso. 3. Perdón. Jesús perdonó aun a aquellos que lo azotaron y crucificaron “perdónalos padre, no saben lo que hacen”. Inclusive sufrió la traición de sus amigos (Judas) y aún así los perdonó. También nosotros tenemos que perdonar, y ¿qué es perdonar? 4. Jesús nos dice que hagamos a otros lo que nos gusta que nos hagan… del “no hacer lo que no te gustan que te hagan” se pasa a hacé a lo otros lo que te gusta que te hagan a vos (Mt. 7, 12). 5. Oración: rezar es amar a Dios, es reconocernos pequeños. 6. Humildad. Ser humildes no es cosa fácil. Jesús fue el más humilde de todos. Dios, siendo el más grande de todos se hizo hombre y Jesús, siendo Dios, se hizo pobre. Nos dice que el que quiera ser el primero se haga el “servidor de todos”, ése será el primero en el Reino de los Cielos. 7. Cargar nuestra cruz. Jesús cargó su Cruz. El sufrimiento es parte de nuestra vida. Amar es esforzarse, es llevar esos dolores, los sufrimientos, los pecados, es cargarlos. El esfuerzo es


entrega, la entrega es amor. No estamos solos cuando llevamos nuestras cruces, estamos con Jesús que nos aliviana la carga y hace que esas cruces tengan un sentido. 8. Enseñar. Jesús trajo este mensaje de amor, nosotros también lo tenemos que llevar a otros poniendo en primer lugar nuestro ejemplo. Hay mil maneras de mostrar a otros el camino de Jesús. ¿Cómo hacer para llevar el mensaje de Jesús a otras personas? 9. Ser instrumentos de Dios: así como Jesús mostró el camino, nosotros somos instrumentos de Dios para que pueda mostrar el camino a los demás. Un ejemplo es lo que hacen los curas. Pero también nosotros lo hacemos a nuestra manera, ¿cómo? 10. Alegría: Jesús era alegre y feliz, eso quiere de nosotros. Alegría y dificultad de este camino Pregunta: ¿seguir el camino de Jesús implica estar siempre tristes, ser aburridos, aburrirnos, estar con cara de sufrimiento todo el tiempo? Respuesta: ¡NO! Todo lo contrario, el camino de Jesús es un camino de alegría, no es un camino de sufrimiento (más allá de los sufrimientos que podamos tener por vivir). Jesús quiere que seamos felices por sobre todas las cosas, pero él sabe que seremos felices en la medida que lo elijamos. Seguir el camino de Jesús a veces implica mucho esfuerzo. Parece casi imposible hacer toda esta lista de cosas. Parece imposible seguirlo a Jesús. Pero no es imposible, debemos al menos intentarlo, y tratar y tratar, aunque caigamos. Pero hay un elemento que nos falta en todo esto, que es ¡¡¡la ayuda del Espíritu Santo!!! Con la ayuda del Espíritu Santo esto ES posible. Que anoten esto. El Espíritu Santo nos ayuda y nos da las fuerzas y todo lo que necesitamos para seguirlo a Jesús.

F05-10.

Dinámica: Yo Soy El objetivo de esta dinámica es profundizar en quién es Jesús. Jesús muchas veces se describe usando metáforas, dice no sólo quién es sino también para qué vino. Estas son algunas citas del Evangelio según San Juan, “el evangelio espiritual”. •

Yo soy el pan de Vida (Jn. 6,35).

Yo soy la luz del mundo (Jn. 8,12).

Yo soy la puerta (Jn. 10,9)

Yo soy el buen Pastor (Jn. 10,11)

Yo soy la Resurrección y la Vida (Jn. 11,25)

Yo soy la Verdadera Vid (Jn. 15,1)

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida (Jn. 14,6)

La idea de la dinámica es que los chicos elijan una de estas metáforas, la que más les guste. Deben escribirla en una hoja, y responder las siguientes preguntas: ¿por qué eligieron esta cita? y ¿Qué creés que quiere decir? Sería conveniente que escriban sus respuestas en sus hojas así no improvisan. Denles un tiempito para que lo hagan. Al finalizar se hace una puesta en común con lo que cada uno eligió. Luego el coordinador explicará estas metáforas y concluirá la dinámica.


Jesús, ideal de vida.

F05-11.

Reflexión: ¿Quién es Jesús?

¿Quién es Jesús? El Jesús de Teresa de Calcuta «Para mí, Jesús es El Verbo hecho carne. El Pan de la vida. La víctima sacrificada en la cruz por nuestros pecados. El Sacrificio ofrecido en la Santa Misa por los pecados del mundo y por los míos propios. La Palabra, para ser dicha. La Verdad, para ser proclamada. El Camino, para ser recorrido. La luz, para ser encendida. La Vida, para ser vivida. El Amor, para ser amado. La Alegría, para ser compartida. El sacrificio, para ser dado a otros. El Pan de Vida, para que sea mi sustento. El Hambriento, para ser alimentado. El Sediento, para ser saciado. El Desnudo, para ser vestido. El Desamparado, para ser recogido. El Enfermo, para ser curado. El Solitario, para ser amado. El Indeseado, para ser querido. El Leproso, para lavar sus heridas. El Mendigo, para darle una sonrisa. El Alcoholizado, para escucharlo. El Deficiente Mental, para protegerlo. El Pequeñín, para abrazarlo. El Ciego, para guiarlo. El Mudo, para hablar por él. El Tullido, para caminar con él. El Drogadicto, para ser comprendido en amistad. La Prostituta, para alejarla del peligro y ser su amiga. El Preso, para ser visitado. El Anciano, para ser atendido. Para mí, Jesús es mi Dios. Jesús es mi Esposo. Jesús es mi Vida. Jesús es mi único amor. Jesús es mi Todo. »


F05-12.

Reflexión: El rostro de Jesús

EL ROSTRO DE JESÚS ¿Cómo era Jesús? ¿Cómo era su rostro? ¿Era alto o bajo?, ¿Castaño o morocho? ¿Cómo era Jesús? Es una pregunta que muchas veces nos hacemos o nos intriga. Dicen que tenia barba y pelo largo y que era mas bien alto para que, cuando hablaba la gente lo pudiera ver sin que lo tapasen los demás. Dicen también que probablemente era fornido por trabajar tantos años en el taller con José. Pero, ¿cómo era Jesús?, muchas veces nos lo imaginamos o lo identificamos con una imagen que vimos en una iglesia, en una cruz o en una estampita. Pero, ¿cómo era el realmente?... es una pregunta que muchas veces parece no tener una buena respuesta. Y es ahí cuando pienso que tal vez no encuentre la respuesta porque no es tan relevante, porque tal vez a El no le interese demasiado que sepamos como eran su rostro y sus caracteres físicos, seguramente le interese más que nos fijemos en sus actos, en su ejemplo, en su forma de vivir y desvivirse por los demás, en su entrega y en su amor. Pero... a pesar de llegar a esa conclusión en el fondo me seguía intrigando su aspecto, me seguía preguntando, ¿cómo era Jesús? Entonces trate de averiguarlo leyendo su palabra, la Biblia, pero su descripción física no aparecía ni por lo menos algún detalle que satisficiera mi intriga... Fue entonces cuando me di cuenta que mi pregunta no tenía respuesta porque estaba mal formulada. La pregunta correcta no es ¿cómo era Jesús? Sino ¿cómo ES Jesús?. Jesús no vivió solo hace 2000 años, ¡¡¡está vivo!!! Finalmente habiendo corregido mi pregunta pude encontrar una respuesta. ¿Querés saber como era el rostro de Jesús?, Mejor dicho, ¿querés saber como ES el rostro de Jesús?. Es simple, redondo y blanco. Si, no hay error de imprenta, es redondo y blanco, es tan simple como un pedazo de pan, el rostro que Él quizo y quiere que veamos es ese que nos muestra en lo que alguna vez fue un pedazo de pan y ahora es nada menos que Jesús, la Eucaristía. ¿Que harías si te dijeran que Jesús está en la esquina esperándote con los brazos abiertos?, seguramente dejarías todo y correrías a abrazarlo y besarlo y a estar con El. Hoy es tu día de suerte, no esta en la esquina, pero en Misa o en el Sagrario lo tenés ahí enfrente. Ese Jesús que murió por vos en la cruz está enfrente tuyo esperándote con los brazos abiertos, como lo estuvo y esta siempre. Esperando que lo abraces con tu mirada y lo ames con tu vida. No hace falta saber cómo era Jesús hace dos mil años porque ahora sabes como es hoy y como va ser siempre, el Es y está en esa Eucaristía, y así como hace dos mil años se entrega por completo a vos y te espera porque sabe que tus tiempos no son los suyos y te ama aunque a veces ese amor no le sea correspondido. Te ama así como sos y solo espera que algún día, y porqué no HOY, sepas darte cuenta de cuánto te ama y de que la única forma de que seas realmente FELIZ es respondiéndole a ese infinito AMOR con el tuyo.


Jesús, ideal de vida.

F05-13.

Cristo: Modelo de Vida

“Ya no vivo yo… Cristo vive en mí” (Gal. 2, 20)

Este es un resumen de una charla acerca de Cristo como modelo de vida: -

Jesús murió por nuestros pecados, pero resucitó y eso es lo que da sentido a nuestra fe (1 Cor. 15, 14.17) porque sabemos que Jesús se queda con nosotros y eso nos da la esperanza de una vida nueva y plena.

-

Jesús fue y es un hombre, nos entiende porque sabe lo que sentimos y nos conoce. Jesús no sólo vivió hace 2000 años, sino que vive hoy y conoce nuestras inquietudes, preocupaciones, el tiempo que vivimos, y nos ayuda día a día en todo momento, también en los más difíciles.

-

Jesús no quiere que lo tengamos como un extraño sino como un amigo (Jn. 15, 14-15). Ciertamente él nos tiene como sus amigos. Una amistad implica muchas cosas, confianza es una de ellas. Confianza significa “con fe”. Jesús nunca nos abandona, está con nosotros, acompañándonos en nuestro camino.

-

En la Biblia podremos encontrar un mensaje actual si vemos que Jesús está hablando directamente a nosotros y nos está dejando una enseñanza que podemos llevarla hoy a nuestras vidas.

-

Jesús vive en medio nuestro (Jn. 14, 18-20; Mt. 18, 20). Está presente principalmente en la Eucaristía y nos invita constantemente a entrar en comunión con Él (comulgando y adorándolo) y así incorporarlo a nuestras propias vidas, y permaneciendo en su amor (Jn. 15, 9c).

-

Jesús es fuente de amor, esperanza y fe. Es fuente de sabiduría y consejo. Cuando uno tiene una duda, no sabe qué hacer, o no sabe si algo está bien o está mal, puede preguntarle a Jesús. Es muy útil preguntarse “Qué haría Jesús en mi lugar”.

-

Tener a Jesús como modelo de vida no es otra cosa que vivir las Bienaventuranzas (Mt. 5, 112) que Jesús mismo vivió. Jesús fue feliz, era una persona que vivía alegre e irradiaba amor. Aún hoy irradia felicidad, alegría y amor que nosotros también podemos vivir estando, viviendo y muriendo con Él.

-

Cuando uno ama, tiene el deseo de entregar todo lo que tiene, tiene el deseo de ser pobre por los demás. Y cuando uno entrega todo y no se guarda nada, uno se siente totalmente libre. Así Jesús vivió el amor, y por ello Jesús era libre, y muy feliz.

-

El secreto de todo es simple. Vivir el amor de Jesús y llevarlo a los demás. No se trata de mirarnos a nosotros mismos (Mt. 16, 24-25) sino de mirarlo a Jesús, amarlo, amar como Él amó y dejarnos amar por Él.

-

Vivir todo esto implica una “conversión”, que no es otra cosa que lanzarse a vivir el camino que nos muestra Jesús, eligiendo tenerlo como modelo en nuestras vidas de todos los días, como nuestro guía, como nuestro alimento (Eucaristía), como nuestra roca firme, amando a los demás y dejándonos amar por Él. Así se cumple lo que decía San Pablo: “Ya no vivo yo, Cristo vive en mí” (Gal. 2,20).

A continuación tienen un cuestionario para entregar a los chicos y para que lo hagan en forma individual. Darles un buen tiempo, 30 minutos masomenos.


CRISTO MODELO

DE

VIDA

1. Leer: Lc. 24, 13-35 (La aparición de Jesús a los discípulos de Emaús). ¿Cómo se sentían los discípulos antes de encontrarse con Jesús? ¿Por qué?

¿Por qué no pudieron reconocerlo a Jesús?

¿Cómo se sintieron después de verlo a Jesús? ¿Por qué ocurrió eso?

2. ¿Cómo es Jesús para vos modelo en tu propia vida?

3. ¿Cómo harías para que Jesús forme parte en tu vida de todos los días?

4. Leer: Filipenses 2, 1-11. Después de leer esta carta de San Pablo, escribí acá abajo tres frases del texto que te hayan llamado la atención. A continuación leé Mt. 5, 1-12 y elegí y escribí acá abajo tu Bienaventuranza favorita, o la Bienaventuranza que te propongas vivir más de aquí en adelante teniendola especialmente en cuenta.


Valores (El Amor).

Ficha nº 6

VALORES (EL AMOR)

TEMA DE LA FICHA: descubrir cuáles son los valores importantes en nuestras vidas. Entender qué es el verdadero amor que nos muestra Jesús y aplicarlo a nuestras vidas.

F06-01.

Dinámica: Las rocas primero Materiales: un recipiente transparente, rocas, piedras, gravilla, arena y agua. Duración: 15 minutos Temas relacionados: ideal, felicidad, valores, amor, Jesús. Lo siguiente es un cuento breve que explica cómo llevar a cabo la dinámica. El mensaje importante que queda es que las piedras grandes hay que ponerlas primero ya que después será muy difícil que encuentren su lugar. Este mensaje los chicos lo tendrán que descubrir ellos mismos. ¿Qué significan las rocas? Las rocas significan a Jesús y los valores más importantes de nuestras vidas, especialmente el amor. Un experto asesor de empresas en Gestión del Tiempo quiso sorprender a los asistentes a su conferencia. Sacó de debajo del escritorio un frasco grande de boca ancha. Lo colocó sobre la mesa, junto a una bandeja con piedras del tamaño de un puño y preguntó: “¿Cuántas piedras piensan que caben en el frasco?”. Después de que los asistentes hicieran sus conjeturas, empezó a meter piedras hasta que llenó el frasco. Luego preguntó: “¿Está lleno?”. Todo el mundo lo miró y asintió. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla. Metió parte de la gravilla en el frasco y lo agitó. Las piedrecillas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto sonrió con ironía y repitió: “¿Está lleno?”. Esta vez los oyentes dudaron: “Tal vez no”. “¡Bien!”. Y puso en la mesa un cubo con arena que comenzó a volcar en el frasco. La arena se filtraba en los pequeños recovecos que dejaban las piedras y la grava. “¿Está lleno?”, preguntó de nuevo. “¡No!”, exclamaron los asistentes. “Bien”, dijo, y cogió una jarra de agua de un litro que comenzó a verter en el frasco. El frasco aún no rebalsaba. Bueno, “¿qué hemos demostrado?”, preguntó. Un alumno respondió: “Que no importa lo llena que esté tu agenda, si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas”. “¡No!”, concluyó el experto, “lo que esta lección nos enseña es que si no colocas las piedras grandes primero, nunca podrás colocarlas después”. •

Plantear al grupo: ¿Cuáles son las grandes piedras en tu vida?

Recuerden, pónganlas primero, el resto encontrará su lugar.


F06-02.

Sabio es el que construye su casa sobre roca Leer Mt. 7, 24-27. A partir de esta lectura y utilizando esta imagen analizar la lectura y hacer una puesta en común.

Este cuestionario se puede entregar para hacer en forma individual o se lo puede utilizar para hacer una puesta en común. •

¿Qué significa construir nuestras casas sobre roca?

¿Qué significa la roca? ¿Qué significa la casa?

¿Cuáles son las rocas de tu vida? (los valores más importantes de tu vida)

¿Cuál dirías que es la roca más importante de tu vida? ¿Por qué?

¿Cambia algo tener una objetivo firme en tu vida?

Esta dinámica se puede complementar con la anterior. Las rocas son los valores que nosotros elegimos para que sean los cimientos de nuestras casas. Los verdaderos valores que nos muestra Jesús son las rocas firmes. Pero si en cambio elegimos otras cosas, que pueden parecer rocas a simple vista, en realidad están hechas de arena y entonces nuestras vidas correrán el riego de derrumbarse. Todos los seres humanos elegimos determinados valores, cosas a las que les damos valor, objetivos de nuestras vidas. Esto lo hacemos porque tenemos un deseo de que nuestra vida tenga algún sentido, todos queremos ser felices. Lo que sucede es muchas veces elegimos mal, a veces por ignorancia, otras por pereza, por falta de compromiso, por ciertos intereses, movidos por otros, etc. Por ejemplo, si buscamos el sentido de nuestra vida en tener dinero, entonces algún día nuestra casa se va a derrumbar porque algún día todo lo que juntamos lo vamos a perder. Si construimos nuestra casa sólo sobre el objetivo de vivir todos los placeres sin ningún orden ni compromiso, entonces en algún momento nos vamos a dar cuenta que la casa se nos puede venir abajo porque en nuestras vidas no está el compromiso y orden necesario para llevar esos placeres a la verdadera felicidad, y así nos va a costar todo al menos 10 veces, nos va a costar mantener un noviazgo serio, tener una buena vida familiar, ser fieles, seguir una carrera, etc. Así podemos poner miles de ejemplos más. Pero si al contrario, construimos nuestras vidas sobre valores verdaderos que son los que nos propone Jesús, entonces no nos va a faltar absolutamente nada. Vamos a poder sobrepasar inclusive el terremoto más grande en nuestras vidas que es la experiencia de la muerte. Todos esos valores se resumen en uno que es el más importante: el AMOR (1 Cor. 13, 113; Rom. 13, 8-10; Jn. 13, 34-35; Jn. 14, 23-24; Jn. 15, 9-17; Mt. 5, 1-12; Mt. 5, 43-48; Mt. 16, 24-26) “El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y le que pierda su vida a causa de mí, la encontrará” (Mt. 16, 24-25)


Valores (El Amor).

F06-03.

Dinámica: Subasta de valores Materiales: cartelitos con los valores a subastar; hojitas con la lista de valores; un pizarrón. Objetivos: poner a los chicos en la situación de elegir valores para sus vidas, y teniendo que excluir otros. La dinámica consiste en ‘revalorizar’ lo que es el amor (palabra tan ‘devaluada’ hoy en día) y enfatizar que el verdadero amor, el amor de entrega (Mt. 16, 24-25; Jn. 15, 12-17), es lo más importante. Los que tengan amor, no les hace falta nada más. “Si no tengo amor, no soy nada” (1 Cor. 13, 2). La dinámica consiste básicamente de lo siguiente: 1. 2. 3. 4. 5.

Discusión en grupitos de los valores que van a comprar, jerarquizándolos (10 min.). Desarrollo de la subasta (20 min.). Puesta en común (15-20 min.). Conclusión del coordinador (10 min.). Oración: La Preeminencia del Amor (1 Cor. 13, 1-13) (10 min.).

Dividir el grupo en 3 equipos (pueden numerarlos del 1 al 3 y cada número es un equipo) Entregar a cada equipo una lista de todos los valores (ver más abajo) que serán subastados (belleza, justicia, amor, riquezas, generosidad, castidad, amistad, fe, alegría, libertad, compromiso, vida familiar). Proponemos estos valores, aunque los coordinadores pueden agregar o cambiar los que quieran. No agregar muchos más porque sino la subasta se hace interminable. Explicar brevemente los valores que no entiendan, como por ejemplo que castidad es la pureza en lo sexual. Explicar al grupo lo que tienen que hacer: Haremos una subasta (explicar lo que es una subasta) será una subasta de valores, ustedes comprarán los valores que elijan como los más importantes para sus vidas, para poner como cimientos de sus casas. Primero cada equipo se separará, se irán a otro lado para elegir de la lista de valores que les dieron, los que ellos crean que son los más importantes. Para eso numerarán los valores del 1 al 11 considerando que 1 es el más importante, el primero, y el 11 es el menos importante. Cada equipo va a tener en total 1500 ‘puntos’ (no darles más) para gastar en los valores. Después nos juntaremos y empezaremos (los coordinadores) a vender los valores y ustedes ofrecerán ‘puntos’ (esta será la moneda, no usen pesos) y se lo llevará el equipo que ofrezca más. ¿Entendieron? 1. Discusión de los valores que van a comprar en equipos. Después de explicarles la dinámica, se separan los equipos y darles 10 min. para que elijan los valores que consideren importantes. Recuerden que cada equipo tiene que numerar del 1 al 12 (o según el número de valores de la lista) en grado de importancia los valores de la lista. Mientras tanto los coordinadores van armando el salón de manera que los coordinadores con los valores queden detrás de la mesa poniendo del otro lado sillas para que los equipos se acomoden. Pasados los 10’ nos volvemos a juntar y se acomoda cada equipo en un lugar detrás de la mesa. 2. Desarrollo de la subasta. Comienza la subasta, el coordinador (martillero) subastará los valores mostrando tarjetas con el nombre de cada uno de los valores. Se pone en exhibición la primera tarjeta y así sucesivamente se van vendiendo al equipo que ofrezca más. No vender primero el valor del amor. Cuando se venda un valor, entregar la tarjeta al equipo vencedor marcando en ella la cantidad de puntos que gastaron. Hacer un ambiente de subasta, que todo sea rápido y cuando se venda un valor golpear algo en la mesa gritando por ejemplo: “¡Vendido al equipo 1!”. A medida que se vayan vendiendo el otro coordinador podrá ir poniendo en el pizarrón los puntos que gastó cada equipo para ir llevando la cuenta.


La subasta no debe durar más de 20 minutos por eso hay que hacer todo bien rápido, como en una subasta real. 3. Puesta en común. Una vez vendidos los valores se cierra la subasta y nos volvemos a colocar en nuestros lugares, aunque sería conveniente que sigan juntos los equipos. Hacemos la puesta en común que debe durar alrededor de 20 minutos. Todos deben participar, hacer espacio para todos y darles tiempo para que respondan. Preguntas: Resaltar los 3 valores que obtuvieron más puntos. Preguntas al grupo y a los equipos para hacer una puesta en común: a.

¿Cuál es el valor que más puntos obtuvo?

b. ¿A qué valor le dieron más importancia en sus equipos? ¿están contentos con lo debatido en los equipos? ¿por qué? c.

¿Cuál de todos los valores creen que es el más importante? ¿Por qué?

d. Alguna otra reflexión acerca de la subasta. e.

Hablar acerca de esta afirmación: “Si todo vale, nada vale”. ¿Vale la pena luchar por estos valores?

4. Conclusión del coordinador. Por último el coordinador dirá algunas palabras acerca de lo que vio en la subasta, los valores que fueron considerados importantes, hará una conclusión de lo que escuchó en la puesta en común y concluirá la dinámica con una pequeña reflexión del valor más importante, el amor. Para el coordinador: En primer lugar hay que hacer observaciones de los valores que los chicos eligieron como más importantes, hay que ver cuántos puntos le dieron a cada uno. Es probable que se den cuenta de que el valor más importante es el del amor, pero lo más común es que elijan valores como la amistad o la libertad. También lo más común es que el valor de la castidad quede en último lugar. La castidad es una virtud, es la pureza en lo sexual, que implica muchas cosas, es más que nada vivir lo sexual con un amor de entrega por el otro, por eso está mal y en muchas ocasiones es pecado (una falta grave de amor) como por ejemplo la masturbación, las relaciones sexuales antes del matrimonio, apretarse una mina porque se me canta sin compromiso alguno, actos impuros con la novia o el novio, etc. La castidad es muchas veces vista negativamente entre los jóvenes, cuando es una virtud de amor y entrega y fundamental especialmente en el noviazgo. Cuidar lo sexual es amarse y respetarse a uno mismo y amar y respetar al prójimo. Para más información leer los puntos del Catecismo 2331 y siguientes. En la encíclica Familiaris Consortio Juan Pablo II nos dice que “la castidad no significa absolutamente rechazo ni menosprecio de la sexualidad humana: significa más bien energía espiritual que sabe defender el amor de los peligros del egoísmo y de la agresividad, y sabe promoverlo hacia su realización plena” (FC 33). El valor de la libertad es algo muy querido generalmente, el tema es que la libertad sin amor es una libertad que no nos ayuda a crecer, es hacer lo que queramos inclusive lo que está mal y al final nos termina esclavizando. La única libertad realmente liberadora es la que se hace con amor, tenemos una libertad para el bien (CIC 1730-1742). La amistad es una manifestación del amor. Todo se resume en que el valor más grande, es el amor. Jesús ya lo hizo claro al decir que el amor es el mandamiento más importante (Jn. 15, 12-17). Pablo dice: “ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande de todas es el amor” (1 Cor. 13, 13). 5. Oración final. Antes de hacer la oración final podemos hablar un poco en grupo acerca de lo que es el amor, con el fin de darle un buen sentido a esta palabra conforme las enseñanzas de Jesús. Pueden irse al oratorio para leer la carta de San Pablo: 1 Cor. 13, 1-13 (La Preeminencia del Amor). Ver más adelante para más información acerca de esta lectura.


Valores (El Amor).

Ejemplo de lista de valores para entregar a los chicos:

Numerar estos valores del 1 al 13, considerando que 1 es el valor que mĂĄs quieren comprar y que 13 es el valor por el que menos van a ofrecer en la subasta. Recuerden que tienen 1500 puntos (no mĂĄs) para gastar en la subasta.

[

]

Belleza

[

]

Vida familiar

[

]

Justicia

[

]

Castidad

[

]

Riquezas

[

]

Fe

[

]

Amor

[

]

Compromiso

[

]

Libertad

[

]

AlegrĂ­a

[

]

Esperanza

[

]

Amistad

[

]

Generosidad


F06-04.

Dinámica: Afiche de valores Esta dinámica tiene como objetivo que los jóvenes hagan una mirada profunda a la sociedad de hoy en día y los valores que ésta nos propone, a diferencia de los valores que Jesús nos propone. (i)

Dividir el grupo en dos equipos y explicar la dinámica: a continuación cada equipo hará dos afiches recortando y pegando fotos, frases y todo lo que quieran, de diarios y revistas, pueden también escribir cosas con marcadores. En un afiche demostrarán cuáles son los valores que nos propone la sociedad de hoy y en el otro afiche cuáles son los valores que nos propone Jesús.

(ii)

Se separan los equipos y se hacen los afiches, tienen 25-30 minutos.

(iii)

Pasados los 30 min. se vuelven a juntar y se pegan los 4 afiches en la pared.

(iv)

Se hace la puesta en común. Todo girará en torno a los valores que surgieron. Cada equipo tendrá que explicar los valores de uno y otro afiche. Ojo que acá pueden salir cosas muy interesantes y/o muy peligrosas. Los coordinadores tienen que estar muy atentos y explicar las cosas, sin meterse mucho en lo que digan los chicos, a continuación vendrá el aporte de los coordinadores. Preguntas sugeridas: a.

¿Cuáles son los valores más importantes para la sociedad de hoy?

b. ¿Cuáles son los valores a los que casi ni se le da bola? c.

¿Para ustedes cuáles son los valores más importantes?

d. ¿Cuáles son los valores más importantes que nos propone Jesús? Desarrollar.

(v)

e.

Comparar el amor que nos propone la sociedad de hoy con el amor que nos muestra Jesús. Con este punto podríamos quedarnos hablando toda la hora, es re importante.

f.

Hablar acerca de esta afirmación: “Si todo vale, nada vale”. Discutir en grupo. ¿Vale la pena luchar por los valores?

Los coordinadores hablarán sobre los valores que salieron en los afiches, y harán las aclaraciones y explicaciones necesarias.

Para el coordinador: A veces nos parece que vivir los valores que nos ofrece Jesús es ir contra la corriente y hacer un esfuerzo sin sentido. Es cierto que es ir en contra de la corriente pero al final de cuentas es lo que nos va a hacer felices y algo por lo que vale la pena luchar. Detrás de cada valor hay un bien al que le decimos que sí porque consideramos que ese bien es importante para nuestras vidas. El mayor bien al que decimos que sí cuando aceptamos los valores de Jesús es al del amor. La sociedad de hoy nos propone un amor casi sin valor, “amo a mi perro”, “te amo porque podemos tener relaciones”, “te amo porque sos linda”, “amo mi computadora”, “amo salir a bailar”, etc. Jesús nos muestra un amor totalmente diferente, de entrega a Dios y a los demás, ponernos al servicio de los demás, en el punto 5) volveremos sobre esto. Yo diría que el valor al que más importancia se le da es al de la libertad, se entiende que la libertad es hacer lo que se nos canta, sin ataduras ni barreras de nada ni de nadie. Así se podría hacer cualquier cosa, emborracharme cuando quiera, apretarme a cuantas minas (o pibes) quiera, tener relaciones con quien quiera, ir a donde quiera hasta la hora que quiera, fumo lo que quiera, que no me jodan mis viejos, que no me joda nadie, que no me joda tampoco Dios. Eso es lo que hoy se cree. Ya ni se le da bola a Jesús porque se entiende que Dios es un límite a mi libertad. Lo cierto es que una libertad sin amor es una libertad que no sirve para nada y que termina esclavizando. Hay personas que no pueden divertirse si no están tomados, o que no pueden sentirse seguras si no se fuman un atado por día, o que no pueden asumir un compromiso porque se la pasan siendo infieles y apretándose minas y cuando quieren ponerse seriamente de novios no pueden. ¿Eso es libertad?. La libertad, ante todo, es una libertad para hacer el bien, es una libertad para amar, y eso es lo que nos hace libres realmente (CIC 1730 y ss.). Ver lo dicho acerca de la castidad en el punto anterior. Por todo esto decimos que el valor más grande es el del amor como tantas veces nos recuerda Jesús en el Evangelio y como lo demostró a lo largo de toda su vida hasta morir por nosotros en la Cruz, por amor, porque no hay mayor amor que dar la vida (Jn. 15, 13).


Valores (El Amor).

F06-05.

Dinámica: Cuadro de valores Materiales: hojas en blanco y marcadores. Temas relacionados: valores, autenticidad, talentos. 1. Pedir a los chicos, que en forma individual dibujen sus 5 valores (o talentos) principales. 2. Una vez que hayan terminado, juntar todos los dibujos, mezclarlos y repartirlos. La idea es que cada chico interprete el dibujo de otro (el autor del dibujo, luego de la interpretación, puede dar la propia). 3. Preguntarles: ¿Dónde colgarían el “cuadro” de sus valores? ¿En la cabecera de tu cama, en la pared del comedor, lo guardarías en un cajón para sacarlo sólo cuando te conviene? Cómo, dónde y por qué lo pondrías. 4.

A partir de la puesta en común, armar con los chicos una lista con los valores cristianos. Remarcar que los valores son regalos que Dios nos da para cultivar y multiplicar.

Lecturas para leer y reflexionar: Mt. 25, 14-30; Mc. 4, 1-9.13-20; Lc. 8, 16-18.

Los talentos o valores no son un fruto, sino una semilla que siembra Jesús en nuestro corazón. Depende de nosotros que éstos crezcan y den sus frutos. Si el tiempo alcanza pueden proponerse la discusión sobre cómo vivir los valores cristianos en el mundo de hoy con tantas propuestas diferentes y en donde se prima lo superficial.

F06-06.

Lecturas del Evangelio relacionadas con el amor Estas son algunas lecturas de la Biblia que hablan sobre el amor y nos explican qué es para ayudarnos a vivirlo como lo hizo Jesús, amándonos y muriendo por el prójimo. 1 Cor. 13, 1-13: La preeminencia del amor. El amor según San Pablo. Rom. 13, 8-10: El amor, resumen de la Ley. Gal. 5, 13-15: La libertad está para el amor. Relación entre amor y libertad. Amor como elección. Jn. 13, 34-35: El mandamiento nuevo. Amar como Jesús amó. Mt. 22, 34-39; Mc. 12, 28-34: El mandamiento principal. Jn. 14, 23-24: Amor y seguimiento de Jesús. Jn. 15, 9-17: Permanecer en el amor. Amor como entrega. No hay mayor amor… Mt. 5, 1-12: Bienaventuranzas. Amor y felicidad. Leer la 5ª Bienaventuranza. Misericordia = amor. Mt. 5, 43-48; Lc. 6, 27-35: El amor a los enemigos. Mt. 16, 24-26: Condiciones para seguir a Jesús, amor como renuncia a nosotros mismos. Mt. 7, 12: Amor como “un hacer”, no es una abstención. Jn. 13, 1-20: El lavatorio de los pies.


F06-07.

Dinámica: Aprender a discernir Materiales: recortes de revistas, noticias de diarios, escenas de programas de televisión y publicidades más que nada grabadas en un video que luego se pueda pasar durante la reunión, una televisión y videograbadora, etc. Objetivos: despertar en los chicos una mirada crítica frente a lo que ven en los medios de comunicación. Que los chicos se formen en el discernimiento cristiano, aprendiendo a distinguir qué cosas están bien y qué cosas están mal. Esta es una dinámica un poco complicada para hacer ya que requiere una buena preparación y dedicación previa de parte de los coordinadores. El coordinador deberá preparar material para exponer al principio de la reunión. Este material incluye todo tipo de cosas que hoy se ven en los medios de comunicación particularmente referidos a temas como: el sexo, el alcohol, el cigarrillo, la droga, la educación sexual, los ataques a la Iglesia, la lujuria, el consumismo desmedido, el deterioro de la familia, el libertinaje, etc. Sería ideal grabar en un video algunas escenas de programas de televisión y algunas publicidades, llevar recortes de revistas y noticias de diarios. Todo esto se expone al principio de la reunión. Luego se puede indicar a los chicos que elijan una de las tantas cosas que vieron y que la interpreten a la luz de los valores cristianos, principalmente del amor que nos enseña Jesús. Dejen que los chicos piensen un rato, pueden escribir sus ideas. Es importante que los chicos rescaten cuál el “bien” (o valor cristiano) que se encuentra comprometido y cómo se ve atacado. A continuación, cada uno de los chicos comparte con el grupo su interpretación y sus inquietudes. Los demás pueden contribuir con otras ideas. El coordinador luego concluirá la dinámica con algunas palabras haciendo especial referencia al material expuesto, relacionando con los valores, y cómo se encuentran comprometidos hoy en día, muchas veces implícitamente. También hablará sobre el objetivo de esta dinámica, que es despertar en los chicos una mirada crítica de lo que ven. Para el coordinador: Hoy en día no nos sorprende ver todo tipo de cosas en televisión: sexo sin ningún tipo de frenos, falta de respeto por el cuerpo y la vida, publicidades y noticias contra el sida repartiendo preservativos y anticonceptivos e incitando a la promiscuidad, incitación a la irresponsabilidad, un ilusorio libertinaje sin ningún tipo de restricciones, un incitación al consumismo, incitación a la violencia, etc. etc. Los medios de comunicación expresan todo este tipo de cosas y muchas más. Muchas veces es nuestra única fuente de información, y peor aún: de formación. Es terrible como aquellos valores que nos hacen felices y plenos se encuentran tan azotados hoy en día. Es muy fácil caer en un simple credulismo y aceptar en las cosas que escuchamos y vemos, sin ningún tipo de cuestionamiento, aceptando aquello que en la mayoría de los casos es erróneo y/o está motivado por otros intereses. En los medios de comunicación se ve cómo los bienes humanos, como por ejemplo la sexualidad, son distorsionados, explotados, exagerados, “desvalorizados”, y usados para otros fines, principalmente, con fines económicos. Es lo que vende. Se recurre a la mentira, o se falsea la verdad, y van logrando los fines que se propusieron: vender más, destruir a la Iglesia, elevar el rating, etc. A veces nos comemos como cerdos las tonterías que aparecen en la tele, como si fueran la verdad absoluta. ¿Nos preocupamos en buscar la verdadera verdad (valga la redundancia)? ¿Criticamos lo que vemos? ¿Nos oponemos a las cosas que son mentiras? ¿o hacemos todo lo contrario? Caer en esto es perder la libertad. La mentira esclaviza, en cambio la verdad libera (Jn. 8, 32). Debemos preocupar en buscar los verdaderos valores, teniendo una mirada crítica ante las cosas que vemos, particularmente en la televisión. Es importante tener en cuenta las finalidades que motivan todo ese tipo de cosas, para saber distinguir el bien del mal, y así encontrarlo a Jesús. Iluminación de la Palabra: Lc. 24, 13-35 (discípulos de Emaús) También se puede leer la oración que está a continuación.


Valores (El Amor).

APRENDER A DISCERNIR ¡Cuánto nos cuesta Señor, descubrir por dónde pasa tu voluntad en muchas ocasiones de nuestra vida! ¿Cómo ser fiel a tu Palabra, a tu práctica, a tu ejemplo? ¿Cómo actualizar hoy tu mensaje en las situaciones y frente a los problemas de nuestros días? ¿Cómo hacer real, viva y visible, una sociedad nueva y distinta? Aquí, en medio de las injusticias que nos rebelan a diario y que a veces nos hacen crujir la Esperanza de la Utopía del Reino. Ayúdanos, Maestro, a seguirte en tu cauce. Ayúdanos a reflejar hoy, en nuestras vidas, lo que Vos nos mostraste con tu vida. Ayúdanos a creer contra toda incredulidad, ayúdanos a actuar frente a toda inmovilidad, ayúdanos a esperar siempre frente al escepticismo creciente, ayúdanos a dar la vida y perderla por el evangelio frente al leif motiv de nuestra sociedad que nos grita: ¡salvase quien pueda! Queremos Jesús seguir tus pasos. Poner a Dios en su lugar. Arriba de todo. "Dejar a Dios ser Dios" y liberarlo de todos los prejuicios y preconceptos que le fuimos "colgando" hasta tapar su rosto verdadero. Santificar su Nombre como a diario rezamos en el Padrenuestro. Lo decimos y no nos ponemos a pensar cómo hacer Santo el nombre y la presencia de Dios en torno a un mundo que al condenar injustamente a la muerte en vida a grandes mayorías, profana ese nombre de Dios. Lo pisotea en cada niño hambriento, sin educación, ni salud, ni vida digna. Colocar a Dios por encima de todo y colaborar en su Reinado implica, como Vos, Jesús, gastar la vida en bien y beneficio del otro empezando por los más débiles y marginados de esta sociedad opulenta que ya ni migajas deja para la multitud de Lázaros que claman justicia y dignidad. Queremos Jesús seguir tus pasos.

Ayúdanos a descubrir al Dios que se hace menor, se empequeñece, se hace insignificante y revela su presencia entre los más pobres y afligidos. Ayúdanos a no escandalizarnos por encontrarte no donde creíamos que estabas sino donde precariamente pasas la vida sufriendo y compartiendo los dolores de un pueblo que camina un largo Vía Crucis. Ayúdanos a no darte vuelta la cara como hicieron el sacerdote y el levita en la parábola que tanto conocemos y tanto más nos cuesta vivir. Ayúdanos a contemplarte y reconocerte tan vivo y presente en medio de los pobres, volviendo a armar el pesebre de Esperanza y Vida nueva prometida. Queremos Jesús seguir tus pasos. Queremos aprender cómo discernir la voluntad del Padre. Queremos aprender cómo tenemos que vivir para que nuestras palabras, nuestras acciones, nuestros compromisos, nuestras luchas y nuestras opciones muestren y revelen al mismo Dios que Vos serviste y por el cual diste la vida. Discernir es, ante todo, cómo co-rresponder al Dios de la Vida, cómo actuar para que su presencia se haga explícita y renueve la sociedad. Discernir es estar dispuesto al conflicto que supone ser fiel a Dios en la construcción del Reino. No es fácil ser discípulo y Vos, Jesús, lo anunciaste muchas veces: "Felices cuando los persigan en mi nombre…" Quien se toma en serio el Evangelio que se haga cargo de su cruz. La cruz del rechazo, de la incomprensión, de la mentira, de la persecución y hasta de la entrega de la propia vida. Discernir es también estar dispuesto a pasar por las consecuencias de un buen discernimiento. Queremos seguir tus pasos, Señor, ayúdanos a discernir según tu Espíritu para vivir de acuerdo con tu práctica liberadora y así ser fieles al Padre Bueno construyendo con gestos y hechos su voluntad del Reino. Marcelo A. Murúa - BuenasNuevas


F06-08.

Documento: Animarse a vivir el verdadero amor

F06-09.

Oración y reflexión: La preeminencia del amor (San Pablo)

F06-09.

Reflexión: “Mi vocación es el amor” Este párrafo es un extracto de la autobiografía de Santa Teresita de Lisieux: “Historia de un alma”. Santa Teresita escribe lo siguiente: "Teniendo un deseo inmenso del martirio, acudí a las cartas de San Pablo, para tratar de hallar una respuesta. Mis ojos dieron casualmente con los capítulos doce y trece de la primera carta a los Corintios, y en el primero de ellos, leí no todos pueden ser al mismo tiempo apóstoles, profetas y doctores, que la Iglesia consta de diversos miembros y que el ojo no puede ser al mismo tiempo mano... Continué leyendo, sin desanimarme y encontré esta consoladora exhortación: ... Al contemplar el cuerpo místico de la Iglesia, no me había reconocido a mi misma en ninguno de los miembros que San Pablo enumera, sino que lo que yo deseaba era verme en todos. En la caridad descubrí el quicio de mi vocación... Entendí que la Iglesia tiene un corazón y que este corazón está ardiendo de amor. Entendí que sólo el amor es el que impulsa a obrar a los miembros de la Iglesia... Entonces, llena de alegría desbordante, exclamé:¡Oh Jesús, amor mío, por fin he encontrado mi vocación: mi vocación es el amor... En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor".


Valores (El Amor).

F06-10.

Oración para aprender a amar

ORACION PARA APRENDER A AMAR Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida; Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua; Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor. Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo; Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro; Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado. Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos; Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos. Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión; Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender; Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona. Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos; Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.


Ideal y proyecto de vida.

Ficha nº 7

IDEAL Y PROYECTO DE VIDA

TEMA DE LA FICHA: analizar qué significa tener un ideal. Buscar un verdadero ideal que nos haga felices. Plantear nuestros proyectos de vida pensando en nuestro futuro.

F07-01.

Dinámica: El ideal Plantear a los chicos la necesidad de encontrar un ideal que nos haga realmente felices. Ideal = Felicidad Eterna. Se busca que los chicos vean su realidad y entiendan que el ser auténticos es un elemento esencial para poder llegar a alcanzar el ideal. La dinámica consiste en lo siguiente: se dice a los chicos que una revista especializada en felicidad decide publicar unos clasificados de ideales de la felicidad. La idea es que cada chico publique el suyo. Sin más explicaciones se entrega una hoja y un lápiz. Luego cada uno irá leyendo su clasificado. Terminado esto el coordinador plateará la pregunta: ¿Qué es un ideal? Se arma un debate o intercambio de ideas. Para desarrollar el tema pueden distinguir las características del “Ideal”, y de lo opuesto, el “No ideal”. El ideal es eterno, espiritual, personal, y es algo que se sigue. En cambio el “No ideal” es pasajero, se corrompe, es individual y/o colectivo, y la meta se alcanza. En el no ideal la meta se alcanza y no llena, no satisface. Distinguir entre metas e ideal. El ideal para el cristiano es Cristo. Ejemplo de mete: “Cuento del Titanic” Cuentan que la persona que encontró los restos del Titanic estaba en una conferencia de prensa y uno de los periodistas que estaba allí le preguntó a este investigador: “¿Cómo se siente ahora?” y el investigador le dijo “Mal, porque mi ideal era encontrar el Titanic, y ahora que lo encontré ya no tengo una razón por la cual seguir luchando”. Para profundizar ver la siguiente dinámica.


F07-02.

Dinámica: Nuestros ideales Continuación de la dinámica anterior. El objetivo de esta dinámica es aprender a distinguir entre ídolos e ideales. También poder ver el mundo que nos rodea y ver qué es lo que el hombre busca como el fin de su vida. Plantear esto a los chicos: El hombre siempre anda en busca de ideales, o mejor aún, de un sentido para su vida. Para eso se propone objetivos, proyectos, fines. Cuando Jesús no está, el hombre lo reemplaza con otros ideales. ¿Con qué otros ideales los reemplaza? Que los chicos vayan aportando. Ejemplos: dinero, poder, placer, fama, diversión, etc. Que los chicos planteen ejemplos. Estas “metas”, ¿llevan a una verdadera felicidad? Lo realizado hasta acá es básico y obvio. La misión del coordinador ahora es ir más a lo concreto y ver como esto realmente nos rodea y está presente en nuestras vidas. Seguramente los chicos se imaginaron cosas extravagantes y ejemplos absurdos que nos les afectan en lo más mínimo. La preguntas centrales para reflexionar son las siguientes: -

Cuando falta Jesús en tu vida, ¿qué es lo que buscás?

-

¿Qué hacés cuando lo apartás a Jesús? ¿qué actitudes tomás?

-

¿Cómo te hace sentir eso?

-

¿Qué es lo que te hace verdaderamente feliz?

Que los chicos descubran después de hacer esto, que sin Jesús todo acaba, todo termina, todo es falso, todo es pasajero. Recordar la canción “Presente” de Vox Dei. Los placeres y alegrías que podamos tener en el medio son como espejismos. Esas sensaciones de felicidad son como partes de una realidad mucho más grande que nos supera pero a la que podemos aspirar. Si negamos esa verdad, nos quedamos en la pequeña parte que no conduce a nada algún día eso terminará por traicionándonos. Terminaremos corrompiéndonos si ponemos nuestras vidas en ideales falsos, que no son más que medios y no fines. Pero si todo eso lo ponemos al servicio de un verdadero ideal, entonces lograremos una felicidad que no nos traicionará. Hay que aprender a tomar como fin lo que es fin y medio lo que es medio, y que esos medios no se conviertan en el fin de nuestras vidas. Jesús es el fin de nuestras vidas, que coincide con la felicidad eterna. Iluminación de la Palabra: Jn. 15, 1-11. “Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes y ese gozo sea perfecto” (Jn. 15,11)

F07-03.

Otras dinámicas: Ideal “NO VALE LA PENA VIVIR SI NO TENGO UN IDEAL POR EL CUAL VALGA LA PENA MORIR” El joven rico: leer Mc. 10, 17. Analizar la frase de arriba. Para hacer en forma grupal o individual: ¿Cuál es tu ideal?, ¿Dónde encuentro mi ideal?, ¿Cómo voy a a hacer para llegar a mi ideal?

F07-04.

Dinámica: ¿Qué es la felicidad? Que los chicos se planteen qué significa la felicidad para ellos y lo discutan en grupo. Que cada chico escriba en una hoja una definición personal de “felicidad”. También pueden escribir algunas líneas acerca de cómo se puede alcanzar esa felicidad. Que cada uno de los chicos exponga y que los demás opinen acerca de las definiciones de cada uno. Dejar que se arme debate en un clima de


Ideal y proyecto de vida.

tolerancia. Que intenten llegar a una verdad acerca de lo que es la felicidad y cómo se puede alcanzar. Se podrá votar una definición entre los chicos o construir una nueva a partir de lo que se habló. ¿Qué rol juega Jesús en esa noción de felicidad? Plantear un compromiso para nuestras propias vidas y cerrar con una oración.

F07-05.

Dinámica: Búsqueda del tesoro Esta es una dinámica muy entretenida, ideal para hacer al aire libre y en un espacio muy amplio. El tesoro es Jesús. Las pistas son como una búsqueda del tesoro clásica. Pero también, para que los chicos puedan obtener esas pistas, deben primero responder ciertas preguntas. Hay muchas maneras de hacer la búsqueda del tesoro, depende de la creatividad e ingenio del coordinador. Recomendamos tener en cuenta lo siguiente: •

Limitar la dinámica a no más de 10 pistas y preguntas. Sino se va a hacer eterna.

Formar varios equipos de 3 o más personas.

Para que los chicos no corran, no hagan trampa, ni se separen, pueden hacer que realicen la dinámica atados. Los integrantes del grupo van atados y no podrán desatarse.

Los coordinadores deberán alternar las pistas entre los equipos, porque sino, todos van a salir siempre para el mismo lado y no tiene sentido. Es decir, cada equipo hace su propio recorrido que va a ser distinto al recorrido de los demás.

Empieza la dinámica con el coordinador explicando las reglas del juego. Que no hagan trampa. Explicarles que los coordinadores darán una primera PISTA, cuando encuentren el lugar, encontrarán un SOBRE cerrado con una PREGUNTA que deberán responder en ese papel y entregar al coordinador, una vez que el coordinador compruebe que está bien respondida, ahí les entrega la siguiente PISTA. Si algún equipo se roba el sobre que corresponde a otro equipo, quedan automáticamente descalificados y en su caso, termina la dinámica. Recordar a los equipos que les conviene esconder sus pistas y preguntas para que los demás no se copien y no vean a dónde van a buscar los sobres.

Hay que diferenciar: PISTAS y PREGUNTAS. Las pistas indican el lugar donde van a encontrar las preguntas. Es decir, el coordinador siempre da las pistas a los chicos, y los chicos salen en busca de los sobres que les corresponden. Estos sobres deben estar identificados, lo ideal es que cada sobre tenga un color correspondiente al color que identifica cada equipo. Cada sobre deberá tener un número también correspondiente al orden que les toca, así un equipo no agarra el sobre n° 9 cuando debían encontrar el sobre n° 3. Estos sobres contienen una PREGUNTA que los chicos deberán responder para que el coordinador pueda entregarles la siguiente pista donde encontrarán el siguiente sobre.

El juego finaliza cuando llegan al lugar de la última pista, que este lugar sí podrá ser común a todos los equipos. Ahí encontrarán el tesoro.

Una cita para tener en cuenta: “No acumulen tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los consumen, y los ladrones perforan las paredes y los roban Acumulen, en cambio, tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que los consuma, ni ladrones que perforen y roben. Allí donde esté tu tesoro, estará también tu corazón” (Mt. 6, 19-21) El coordinador podrá hacer una breve conclusión relacionando la dinámica por la búsqueda de un ideal firme actuando en consecuencia.


Ideal y proyecto de vida.

F07-06.

Cuento: Un pequeño gusanito Leer el cuento “Un pequeño gusanito” y entregar al grupo las siguientes preguntas para hacer en forma individual o grupal: 1. 2. 3. 4. 5.

¿Le doy demasiada importancia a los que me dicen que no voy a poder? ¿Cuál es mi forma de medir el éxito? ¿Soy exitista? ¿Qué es un ideal? ¿Cuál es mi ideal en mi vida? Desarrollar: ¿Qué es lo que quiero de mi vida?

UN PEQUEÑO GUSANITO Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes · Hacia donde te diriges?- le pregunto: Sin dejar de caminar, la oruga contesto: · Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gusto lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo. Sorprendido, el saltamontes dijo mientras su amigo se alejaba: - !Debes estar loco!, Cómo podrás llegar hasta aquel lugar? !Tu, una simple oruga! Una piedra será una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable. Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escucho. Su diminuto cuerpo no dejo de moverse. De pronto se oyó la voz de un escarabajo: · Hacia donde te diriges con tanto empeño? · Sudando ya el gusanito, le dijo jadeante: · Tuve un sueño y deseo realizarlo, subir a esa montaña y desde ahí contemplar todo nuestro mundo El escarabajo no pudo soportar la risa, soltó la carcajada y luego dijo: · Ni yo, con patas tan grandes, intentara una empresa tan ambiciosa. El se quedó en el suelo tumbado de la risa mientras la oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros. Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir. - !No lo lograras jamás! le dijeron-, pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir. Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar. Estar mejor, fue lo ultimo que dijo, y murió.

Todos los animales del valle por días fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal más loco del pueblo. Había construido como su tumba un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió por querer realizar un sueño irrealizable. Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una advertencia para los atrevidos. De pronto quedaron atónitos. Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: una mariposa. No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizar un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir. Todos se habían equivocado. Dios nos ha creado para realizar un sueño, vivamos por él, intentemos alcanzarlo, pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos, quizá necesitemos hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en nuestras vidas entonces, con otro aspecto, con otras posibilidades y con la gracia de Dios, lo lograremos. EL EXITO EN LA VIDA NO SE MIDE POR LO QUE HAS LOGRADO, SINO POR LOS OBSTACULOS QUE HAS TENIDO QUE ENFRENTAR EN EL CAMINO

Fuente: www.jovencristiano.org


F07-07.

Los yuyos de mi tierra Esta dinámica se puede hacer de muchas maneras, ya sea en forma de dinámica en grupo, reflexión individual, en forma de oración, etc. La canción se relaciona mucho con el tema de ideal y felicidad. La idea es cantar la canción “Los yuyos de mi tierra” de Mamerto Menapace y analizar sus versos.

Los yuyos de mi tierra Achícate, hermano, no busques la loma, andá por los bajos, pisá el arenal. No temas el charco que el agua es playita, y el barro del campo no sabe ensuciar. Si querés altura mirá las estrellas, donde anida el rumbo que conduce a Dios. No negués tu rostro al ala del viento, ni cubrás tu frente por no ver el sol. NO VENDAS DISTANCIA POR COMPRAR SOSIEGO, NO DEJES TAPERAS DESPUES DE ACAMPAR. TENE FE EN LA HUELLA, BUSCA EL HORIZONTE, DE SEGURO UN DIA LO HABRAS DE ENCONTRAR. Florecé a los vientos como lo hace el cardo, que llegando a seco libera el pompón. No apurés la historia, no arriés tus banderas, confiá en tus hermanos, como ellos en vos. Vení y matearemos despacito juntos, me hablarás de lucha, te hablaré de fe. Y al final del día nos daremos cuenta que en la misma senda andamos tal vez. CUANDO EL SOL SE VAYA Y LA TARDE CAIGA, SE ABRIRAN LOS OJOS AL PARTIR EL PAN Y POR FIN SABREMOS QUE POR EL CAMINO NOS VENIA ARREANDO EL DIOS DE LA PAZ.

F07-08.

Dinámica: Proyecto de vida Materiales: fotocopias del proyecto de vida para cada integrante del grupo, son dos carillas (ver más adelante) Duración: toda la reunión. Objetivos: pensar un proyecto de vida de acuerdo a los objetivos que nos planteamos. Ver cuál es nuestro proyecto para futuro, ver qué lugar ocupa Jesús en ese proyecto de vida y qué lugar queremos que ocupe. El proyecto de vida se hace en la primera mitad de la reunión por lo menos. Los chicos tienen mucho tiempo para pensarlo y escribirlo. Decirles que realmente se lo tomen en serio y que piensen bien todas las preguntas, porque hay muchas cosas que las damos por sentado cuando en realidad nunca nos pusimos a pensarlas detenidamente.


Ideal y proyecto de vida.

El proyecto de vida se puede hacer en los primeros encuentros de un grupo de Confirmaci贸n. Los chicos est谩n en edad de elegir su propio camino.


PROYECTO DE VIDA Nombre:

Edad:

Sexo: m / f

Localidad/Barrio:

Fecha:

1. ¿A qué te dedicas actualmente?

2. ¿Qué pensás hacer el año que viene? (Marcar todas las que correspondan) a) b) c) d) e) f)

Trabajar Estudiar Viajar Nada No tengo ni idea Ninguna de las anteriores, pienso......................................................................

3. ¿Qué haces con tus amigos/as cuando se encuentran?

4. ¿Que te gusta hacer cuando estás solo?

5. En tu opinión, ¿qué cosas les preocupan más a las chicas y chicos de tu edad?

6. ¿Cómo pensás que influye en tu proyecto de vida? : a) Tus padres: _________________________________________________________________________ b) Tus hermanos u otros familiares: _________________________________________________________ c) Tus amigos: _________________________________________________________________________ d) Dios: _______________________________________________________________________________ e) Los medios de comunicación: ___________________________________________________________ f)

Tus posibilidades económicas: ___________________________________________________________

g) Tu confianza en vos mismo: _____________________________________________________________ 7. ¿Qué pensás que tus padres esperan de vos?

8. ¿Qué pensás que la sociedad espera de vos?


Ideal y proyecto de vida.

9. Cuándo pensas en tu ocupación futura, ¿Cuáles son tus principales motivos de elegirla? (marcar todas las que correspondan) a) b) c) d) e) f) g)

La ganancia económica El gusto por la actividad Tu capacidad para esa actividad El hecho de que es una actividad familiar Los deseos de tu familia Por un deber social La facilidad

10. ¿Pensás casarte algún día? ¿Por qué?

11. ¿Pensás tener hijos?____________________________________________________________________ 12. ¿Pensaste alguna vez en la vocación religiosa (sacerdote, monja/monje)? _______________________ 13. Cuando te pones a pensar en tu proyecto de vida... (Marcar todas las que correspondan) a) b) c) d) e) f) g) h)

Te pones mal. Te pones ansiosa/o y querés ya tener una decisión tomada. Te da miedo equivocarte. Te da miedo no tener la capacidad para realizar lo que te propusiste. Te entusiasma la idea de poder decidir qué hacer. Tenés la ilusión de que finalmente vas hacer lo que te gusta. Sentís que te equivocaste en tu decisión y querés cambiar. Te sentís confundido/a y no sabes para dónde agarrar.

14. ¿Qué pensás que te ayudaría a aclarar tu proyecto de vida? a) b) c) d) e) f) g)

Más información sobre las cosas que se puede hacer Charlar más con la gente que te pueda aconsejar Charlar más con tus amigos/as o gente de tu edad Ponerte solo/a a pensar Conocerte más Charlar mas tus proyectos con Dios Tener mas experiencias en el mundo de hoy

15. ¿Cuáles son las cosas que más te gustaría lograr en tu vida?

16) ¿Qué lugar ocupa Jesús en tu vida? (marcar lo que corresponda) a) b) c) d) e)

Está en el centro de todo lo que hago Intento que sea este presente en toda mi vida pero me cuesta Solamente lo tengo presente cuando voy a Misa o vengo al grupo de Confirmación No le doy mucha bola No ocupa ningún lugar

17. ¿Qué lugar querés que ocupe Jesús en tu proyecto de vida? ¿Cómo harías para lograrlo?

Gracias por tu Tiempo...


Libertad.

Ficha nº 8

LIBERTAD

TEMA DE LA FICHA: Entender a la libertad como parte de la dignidad humana y como valor fundamental para poder discernir entre el bien y el mal, y por tanto, de crecer en perfección o caer y pecar. Descubrir que amar y seguir a Jesús es algo que se elige y que a su vez nos hace más libres.

F08-01.

Dinámica: Libres para elegir, ¿pero qué? El objetivo de esta dinámica es que los chicos puedan ver que la verdadera libertad no es “hace lo que se me canta”, sino como “hago libremente lo que debo, obedeciendo a lo que enriquece mi alma llevándome hacia la verdadera felicidad”. No soy libre si me someto a mis caprichos o presiones externas esclavizándome a ello. Dinámica: (i)

El coordinador planteará la siguiente pregunta al grupo: “¿Qué harían ustedes si yo ahora les digo que son libres de hacer lo que quieran?

(ii)

Cada miembro del grupo, incluyendo al coordinador, responderá la pregunta. Las respuestas podrían ser del tipo: sacarme los zapatos, sentarme en el piso, escupir, irme, etc. Denles libertad a decir lo que quieran. Otra pregunta: ¿Qué harían de sus vidas?

(iii)

A continuación se intentará demostrar que uno es libre incluso cuando acepta las normas, “uno elige entre obediencias, obediencia hacia los padres, las autoridades, mis deseos, lo que el grupo manda, etc.”.

(iv)

El debate debe estar conducido a mostrar a los jóvenes lo que se dice arriba.

Se puede abrir el debate con otras preguntas como por ejemplo: -

Ser católico, ¿nos hace menos libres?

-

Amar, ¿nos saca libertad?

-

¿Amar es un sentimiento o una elección?

-

¿Tener reglas, nos hace menos libres?

Usar el chiste que está más adelante para entender cuál es nuestra verdadera libertad, y la relación entre libertad y verdad. La verdad nos hace libres. Desarrollo del tema: Recomendamos al coordinador:  Leer CIC 1730 y ss.  Complementar esta dinámica con las siguientes.  Complementar esta ficha con la ficha acerca de las Bienaventuranzas (o Nueva Ley) ya que tiene mucha relación con esto.


 A continuación desarrollamos brevemente el tema de si seguir a Jesús, amar y dejarnos amar por él, es algo que nos hace menos o más libres y por qué. Mucha gente cree que la libertad es hacer lo que se me canta, es así como se ve que ser católico es ser un esclavo. Seguir los 10 mandamientos es una locura, ¿por qué no poder hacer todo? En realidad, seguir a Jesús es primero decir que sí, elegir entre dos caminos y seguir el más estrecho (Mt. 7, 13-14) porque implica un gran esfuerzo y porque muy poca gente se atreve a ir por ahí. Decir que sí a algo implica decir que no a otras cosas. Nunca seremos felices si sólo vemos esas obligaciones y no vemos la decisión que tomamos al principio. Por eso hoy los invitamos a tomar una decisión y a ver el lado positivo, el sí que tomamos, siendo fieles a ese sí es como seremos felices y así nuestras vidas tendrán un sentido porque sabremos que estamos yendo por un camino de alegría y felicidad junto a Jesús. Esto también nos lleva a una pregunta, amar ¿es un sentimiento o es una elección? Amar es mucho más que un sentimiento, amar es verdaderamente una elección. El sentimiento muchas veces acompaña esa elección, pero el sentimiento se queda muy corto al explicar lo que es el amor. ¿Se puede seguir amando cuando no hay sentimiento? ¿se puede amar en medio de una discusión? ¿Se puede seguir amando cuando hay sufrimiento? Amar es algo que decidimos hacer, es decidirnos a entregarnos por otro y por Dios (Mt. 16, 24-26; Jn. 15, 9-17). Esa entrega se elige con plena libertad así como Jesucristo eligió entregarse por nosotros en la Cruz y como María le dijo que sí a Dios a ser la Madre de su Hijo. Mirar estos ejemplos es esencial para poder ver que ellos fueron totalmente libres y también felices, aún cuando hubo dolor y sufrimiento. Podemos ver las vidas de miles de santos que le dijeron que sí a Jesús y que realmente fueron felices en sus vidas habiendo entregado sus vidas. Lo mismo podríamos decir de Juan Pablo II que fue un verdadero ejemplo de entrega. Todos estos, y muchos más dijeron un sí muy grande, y después los sacrificios salen solos. Ese decir que sí es un sí de amor, es elegir el amor tan grande que Dios nos tiene, y tratar de amar como Jesús amó. Nadie nos puede obligar a amar, ni siquiera Dios. Amar es una entrega que se elige, con un “si”. Decir que sí es lo que nos hace más libres aún.

Libres para elegir, ¿pero qué?


Libertad.

F08-02.

Dinámica: El Camino Estrecho Materiales: Una copia del cuento para cada integrante del grupo. Esta dinámica se relaciona con la elección de dos caminos, uno que es el que nos impone la sociedad, otro es el que verdaderamente elegimos. Jesús nos muestra un camino concreto que somos libres de elegir. Mucha gente no lo encuentra, y mucha gente no le da bola. En el centro de esta dinámica hay una lectura del Evangelio muy importante: Mt. 7, 13-14. La dinámica consiste en lo siguiente: 1) 2) 3) 4)

Hacer una oración y leer el cuento “El Camino Estrecho” incluido más adelante. Hacer una puesta en común (ver preguntas) y entre medio leer Mt. 7, 13-14. Alegría y felicidad del camino del Amor. Conclusión y oración final.

Citas del Evangelio relacionadas con el cuento: Mt. 7, 13-14 (léanla cuando hagan la puesta en común) Lc. 24, 13-35 (discípulos de Emaús – muy linda para relacionar con el tema y el cuento). Jn. 14, 1-7 (esta lectura está buena para concluir)

1) Hacer una oración y leer el cuento. Hacer una oración inicial que pueden elegir a discreción. Relaciónenla con lo realizado en la reunión anterior. Luego leer el cuentito, pueden hacerlo grupal o individual. 2) Puesta en común. A partir de la historia contada anteriormente se pueden analizar muchas cosas. Es interesante analizar distintos símbolos que tienen mucha relación con la fe: Los dos más importantes son el camino y la flecha. Importantísimos. Relacionar todo con el cuento. Camino: ¿qué significa? ¿adónde queremos llegar? ¿adónde llegan los caminos? ¿es fácil? ¿es difícil? “los caminos cuesta arriba son los más difíciles, pero son los únicos que nos llevan a la cima”. ¿se pierde a veces? ¿por qué a veces no lo vemos? ¿Cuál es el camino más fácil? Tema del camino estrecho ¿Cuesta seguir el camino de Jesús? Tentación: caer en la tentación: porque es más fácil, relacionar con el cuento. Flecha: ¿qué significa? Es una señal, muy importante. ¿Cuál es la señal más grande que Jesús nos dejó? La Cruz: miren cuanta semejanza hay entre la flecha y la Cruz. ¿Qué significa para nosotros la muerte de Jesús en la Cruz? ¿Cómo hace Jesús para mostrarnos el camino? ¿Nos impone algo? ¿nos da libertad? ¿Es fácil encontrar la flecha, las señales? ¿por qué? Amigos: ¿Es un camino que lo hacemos solos? Iglesia. Ayuda del otro. Mochila: ¿Qué significado puede tener? Las cruces que cargamos: ver Mt. 16, 24-26. Guardaparque: ¿Qué significado le podemos dar? Un poco parecido a Jesús, o no? O a un sacerdote ¿le damos bola a Jesús? ¿no somos soberbios de vez en cuando creyendo que todo lo podemos nosotros solos? Guía: La Biblia, comparar lo que dice la guía con lo que dice el Evangelio en Mt. 7, 13-14. Es increíble lo parecido que se parecen uno y otro, les juro que lo que cite de la guía es exactamente lo que dice. Paisajes: algún significado se le puede dar. ¿qué vamos viendo a lo largo de nuestras vidas?


3) Alegría y felicidad del camino estrecho. Preguntar al grupo: el camino que nos muestra Jesús, ¿es un camino de alegría y felicidad? ¿o es un camino de tristeza y angustia? Desarrollar. El camino estrecho es un camino de felicidad y alegría (Mt. 5, 12). Ser seguidores de Cristo no implica vivir infelices de ninguna manera. Si somos infelices y vivimos angustiados deberíamos preguntarnos realmente porqué estamos así. Jesús era un tipo alegre, amable, contento, feliz. Ese es también nuestro destino si seguimos su camino: la felicidad.

EL CAMINO ESTRECHO Por: Mariano A. Sapag

Este episodio ocurrió un verano en la cordillera de los Andes. Con tres amigos fuimos a hacer un recorrido de cuatro días por la montaña haciendo trekking. El viaje consistía en bordear un lago el primer día y el segundo día comenzábamos a subir un valle en el que corría un río, luego debíamos llegar al escorial de un volcán y después descendíamos hasta arribar a un lago en donde finalizaba la caminata. El lugar era fantástico, ideal para alejarse unos días de la ciudad y respirar aire fresco. Los paisajes no tienen comparación, atravesamos bosques, pastizales, una innumerable cantidad de arroyos, ríos en los que el agua llegaba hasta nuestras caderas, subíamos, bajábamos, en fin, el viaje era espectacular. Pero no era un camino fácil de hacer, a veces se ponía duro, y con 25 kilogramos de mochila en la espalda muchas veces nos resultaba difícil dar los pasos y cumplir las exigencias que el viaje nos imponía. Cada día implicaba más de 8 horas de caminata. Debíamos seguir una senda, pero muchas veces el sendero se perdía y costaba volverlo a encontrar. Por suerte teníamos un librito, una guía, que nos indicaba por dónde teníamos que ir. El segundo día debíamos subir un río llamado ‘Auquinco’ (palabra mapuche que significa ‘agua que resuena’) que atraviesa un amplio valle. Ese día, luego de caminar 8 horas, debíamos llegar a un mirador en el que podíamos acampar. Debíamos cruzar tres veces el río antes de llegar al mirador. Era pasado el mediodía cuando cruzamos el río por segunda vez. Después de cruzarlo la senda se ensanchaba hacia la izquierda y muchas pisadas la seguían por lo que sin pensarlo tomamos esa senda ancha. Seguimos caminando y a los quince minutos tomo la guía para ver cuánto faltaba y descubro algo: nos habíamos equivocado de senda. La guía decía exactamente lo siguiente: “En poco menos de 3 h deberíamos estar cruzando el Auquinco por segunda vez en el día. En la otra orilla aparece un camino ancho

que va hacia el O, que no hay que tomar. Una huella mucho más fina se abre a la derecha, seguí por ahí. Este dato es muy importante ya que lo lógico sería seguir por la huella ancha, no siendo el rumbo correcto”. En ese mismo momento doy un grito de alto a mis amigos, que iban bastante adelantados, para que se detengan. Sin duda nos habíamos equivocado y debíamos volver. Mis compañeros no estaban muy seguros y no querían perder 15 ó 30 minutos si debíamos volver, pero finalmente los convencí de que nos habíamos equivocado y que debíamos volver al río. Eso hicimos. En la orilla del río comencé a buscar la ‘senda fina’ pero no lograba encontrarla, y entonces dudé si el camino que habíamos tomado anteriormente no era el correcto (¡ya estaba pensando que mis amigos me iban a matar!). Al instante uno de mis acompañantes me dice: “Che, mirá el piso en frente tuyo”. Al dirigir mi mirada al suelo noté una flecha gigante hecha de piedras, la flecha tenía aproximadamente dos metros y apuntaba hacia el noreste, luego advertí que otras piedras marcaban por dónde iba el camino. Se ve que alguien dejó una señal, seguramente el guardaparque o tal vez otro viajante. Ahí pude localizar la senda, era difícil de ver, pero era una senda al fin, un sendero muy estrecho y un poco tapado por arbustos que se adentraba en un bosque. Ése era el camino correcto. Es curioso que el día anterior el guardaparque de la zona nos explicó brevemente por dónde teníamos que ir. No le prestamos mucha atención porque parecía que el recorrido era sencillo, pero recuerdo claramente que este hombre nos dijo algo acerca de un camino que no debíamos tomar y que de tomarlo podríamos perder un día entero ya que el camino ancho era un camino viejo que se perdía en la nada. Luego de este suceso prestamos buena atención a la guía y por suerte no nos volvimos a perder. Finalmente terminamos el recorrido atravesando lugares que nunca me imaginé que podían existir. Fueron cuatro días inolvidables.


F08-03.

Dinámica: Los dos caminos (Mt. 7, 13-14) Esta es una breve explicación de la lectura que leímos al comentar le cuento “El Camino Estrecho”. Acá presentamos un mini comentario sobre esta lectura relacionándola con el comienzo del grupo de Confirmación. Leer Mt. 7, 13-14. Al terminar de leer la lectura decir “Palabra de Dios, te alabamos Señor”. Recordar que los chicos anoten la cita en sus cuadernos. Entre todos comentar la lectura. Qué relación encuentran entre esta lectura y el comienzo de la Confirmación. ¿Cómo se ven identificados? ¿sienten que eligieron el camino estrecho? ¿qué hubiese sido elegir el camino ancho? ¿qué implica elegir la puerta estrecha? ¿qué es elegir? ¿por qué les toca elegir? Para el coordinador: esta lectura tiene una gran relación con el comienzo de la Confirmación. Los chicos que eligieron venir están acá para elegir algo, elegir seguirlo a Jesús. Los grupos están para poder ver cuáles son los dos caminos, uno es ancho, es por el que va la mayoría de la gente, esa gran mayoría que no lo elige a Jesús, que lo niega, que lo desprecia. Otra parte elige seguirlo a Jesús y para eso toma un camino más estrecho, a veces difícil de ver. Los chicos están en un punto donde van a poder ver los dos caminos y aprender acerca de Jesús y el camino que Dios nos propone. Los chicos eligen qué camino tomar. Es un camino que lo vamos eligiendo a lo largo de todas nuestras vidas, pero ahora tiene especial importancia por la Confirmación, que significa que ellos van a Confirmar lo que recibieron en el Bautismo, el inicio de sus vidas como cristianos.

F08-04.

Dinámica: Para saber los que es amar… Esta es una mini dinámica que se la puede hacer en menos de media reunión. Preguntar al grupo: ¿qué es la libertad? Ver las distintas opiniones. Preguntarse si somos libres para hacer el mal. Analizar la siguiente frase de una canción bastante conocida de Turf que dice así: “Para saber lo que es amar hay que perder la libertad y para mí eso no se llama amor”. Desarrollo del tema: Leer puntos 1730 y ss. del CIC. La libertad es una libertad para amar, para hacer el bien. Los límites, los sacrificios, los mandamientos, etc. más que prohibiciones son oportunidades para amar más. Es decir, cada mandamiento o regla contiene un bien que se protege y se valora, a medida que vamos valorando y haciendo nuestros esos bienes, nos vamos haciendo más libres y más felices. El pecado es lo que nos esclaviza y nos saca nuestra libertad. En cuanto a la canción de Turf, esa frase contiene una contradicción. Evidentemente entendió mal lo que significa amar, y que lo cierto es que si amamos, y con esto quiero decir si hacemos lo que está bien tanto hacia nosotros mismo como hacia los demás y hacia Dios, si realmente hacemos el bien entonces nos vamos haciendo más libre. La medida es la contraria, a mayor amor, mayor libertad. La gente que opina lo contrario es porque realmente le cuesta amar, le cuesta “entregarse”, y por eso piensa que los límites, los sacrificios son negativos y lo único que hacen es encarcelarnos, y si rompemos con esto seremos libres. Así es como se llega a muchas cosas: la infidelidad en el matrimonio, la separación y disolución del matrimonio, la imposibilidad de asumir compromisos, verse encarcelados en la moda pasajera o en superficialismos inútiles, en definitiva, en cosas que no llevan a una verdadera felicidad.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F08-05.

Reflexión personal acerca de la libertad Para hacer en forma individual. Luego se hace una puesta en común.

1) ¿Te sentís realmente libre cuando tomás decisiones importantes que afectan tanto a vos como a tu prójimo, o te dejás llevar a veces por las presiones de la sociedad (familia, amigos, novia/o, profesores…)?

2) ¿La obediencia a Dios y a la Iglesia, la interpretás como un fortalecimiento o como una limitación a tu libertad?

3) ¿Qué le contestarías a un amigo si te dijera: “yo soy más libre que vos porque me rateo del colegio y hago lo que se me canta, mientras que vos tenés miedo y no te rateás”?

4) ¿Acercarnos a Dios, nos ayuda para usar mejor nuestra libertad? ¿Cómo? ¿Por qué?


F08-06.

Dinámica: Señales por el camino Materiales: todos los carteles que quieran, consignas, ideas, etc. Mientras más creativos sean, mejor. Duración: depende de cuan largo hagan el recorrido. Esta dinámica se hace en la Convivencia de Confirmación. Este juego es muy divertido, y profundo. Recomendamos hacerla en retiros o en ocasiones especiales. Se puede hacer para grupos muy numerosos. La dinámica es parecida a un tren fantasma. Tienen que hacer un recorrido de a pares y separados, hasta llegar a un fin, que en nuestro caso será Dios. La idea es que armen un recorrido, bastante largo, como si fuera un ‘tren fantasma’, en el espacio que tengan, pasando por todos lados, con bifurcaciones, pasando por pasillos, cuartos, escaleras, jardín, y si pueden, que llegue hasta la capilla en donde está el sagrario. Hagan las señales en formas de carteles de masomenos media cartulina. Ejemplos de señales: Etc. También pueden incluir otras señales escritas como por ejemplo “Obra en construcción”, o “Peligro!”, pueden indicar que en algún lado hay un bar, etc. Adentro de los cuartos pueden poner algunas sorpresas, pueden poner alguna consigna a cumplir. Por ejemplo: “lugar para rezar, no te preocupes, tenés tiempo. Rezé un Padre Nuestro si querés”, pueden poner en el bar: “te quedaste con amigos, contá hasta 60 antes de salir”. Pueden hacer bifurcaciones con alguien que esté tentando a los que pasen a ir a caminos sin salida. O tentarlos a que se pierdan y encuentren un cartel: “cayeron en un pozo ciego, vuelvan al principio”. Hagan bifurcaciones para que tengan que elegir. Pongan coordinadores para distraerlos. En la estación de servicios pueden poner unos caramelos para que agarren. Les recomendamos comprar una cinta de peligro que se vende en cualquier ferretería. Pueden hacer miles de cosas, los límites dependen de la creatividad de cada uno. Mientras más creativos sean, más divertida será la dinámica (seguramente también más costosa, por eso la recomendamos para hacer en retiros y ocasiones especiales y con mucha gente). La idea es que las señales son verdaderas e indican el camino hacia Dios. Los coordinadores actuarán de gente que los confunde y los lleva por el mal camino, o los distrae, o los hace dudar, o algunos indican bien el camino, etc. Si los chicos siguen las señales y no las violan, no tendrán problema. Pero lo común es que hagan cualquier cosa y tomen caminos equivocados, violen las señales, etc. Los chicos pasan de a dos, de a pares, y hacen el recorrido. Van separados. Cuando llegan al final del camino se quedan ahí en silencio y rezando ya que recomendamos que el fin sea el sagrario. Ahí estará un coordinador con alguna guitarra cantando canciones. Cuando llegan todos hacen una oración grupal. Luego se hace una puesta en común en grupitos. A continuación les damos una guía para hacer la puesta en común aunque siempre dependerá de las señales que pongan y el recorrido que armen.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Sería conveniente que hayan escuchado una charla sobre la libertad o hayan hecho una reunión sobre el tema para que puedan ser profundas las respuestas. Preguntas para debatir. -

¿Qué pasó? (Darles un buen tiempo para que hablen sobre lo que les pasó, qué caminos tomaron, cómo se sintieron, etc.)

-

¿se perdieron? ¿qué problemas tuvieron?

-

¿siguieron y respetaron las señales?

-

¿servían de algo las señales? ¿qué pasaba si no seguíamos las señales?

-

¿les pareció que era una obligación seguir las señales?

-

¿se tomaron tiempo para abrir las puertas o lo tomaron como una carrera? (importante, el tema de la velocidad en la vida diaria, parar para abrir puertas, para rezar, para pensar en Dios)

-

¿qué es lo que más les gustó del recorrido?

Lo que pueden hacer es hablar sobre las señales en concreto. ¿qué señales nos ha dado Dios para ser libres? ¿qué significan? ¿qué son? ¿con qué señales se encontraron en el juego? Hacerlos pensar en el significado que tienen algunas señales. Esto se relaciona con todo lo que fueron viendo durante el año, porque la preparación significa mostrarles las señales. Pregunta importante: para hacer después de la charla ¿qué relación tiene lo que hicieron con lo que es la libertad? ¿el hecho de que existan reglas, significa que me limitan la libertad? ¿las señales me limitan? ¿se puede ser libre haciendo lo que nos plazca? ¿qué es la libertad? Ayudita para las señales: -

Estación de servicios: relacionar con los SACRAMENTOS, en especial la Comunión, Confesión, Esp. Santo, etc.

-

Los carteles de Pare y entre. Bajar la velocidad, parar un poco, tema de rezar.

-

Consejo, es bueno buscar consejo para evitar el pecado y todas aquellas cosas que nos hacen mal. Sacarnos las dudas, no dejarnos estar, ir y buscar la respuesta. En la Iglesia vamos a encontrar respuestas, no dormirnos. Los problemas se solucionan en la Iglesia.

-

¿Alguien quiso agarrar el atajo? Acá puede ir el tema de la tentación, mil veces nos van a tentar, y mil veces nosotros mismos nos vamos a poner en la situación de la tentación. Recuerden el pasaje del Evangelio: Jesús es tentado 3 veces (Mt. 4, 1-11).

-

Tener que volver a empezar: cuando pecamos rompemos nuestra alianza con Dios y caemos “en un pozo ciego”, para eso tenemos que salir y muchas veces empezar de cero. No es un castigo, es buscar el camino que nos lleva a la felicidad, muchas veces hay que volver muy atrás para salir del pecado.

-

Camino sinuoso: qué relación tiene con la vida? No es algo fácil, un camino recto y listo, a veces tenemos que dar mil vueltas.

-

Señales escondidas: a veces las señales, no son fáciles de encontrar, más cuando estamos en el pecado. No bajar los brazos, Jesús siempre está ahí con nosotros. Rezar y pedirle que nos ayude a ver las señales. Esp. Santo: eso es lo que hace, con el Espíritu Santo lograremos ver las señales más claramente.

-

Prohibiciones: 10 mandamientos: ¿son limitaciones a mi libertad? Nos dicen tantas veces que no que a veces parece que no somos libres!!! No es así. Los 10 mandamientos son señales, que si las seguimos seremos felices.

-

Flechas: sí, hay muchas flechas en nuestro camino: JESÚS!!! Nuestra libertad está en elegir seguirlo. Relacionar con las bienaventuranzas (Mt. 5, 1-11): acá ya no nos dicen “no harás tal cosa” acá nos dice Jesús, felices los que hacen tal o cual cosa: importante distinción: en las Bienaventuranzas está el camino hacia la felicidad.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F08-07.

Oración: Caminemos juntos hacia el Reino Esta oración sirve para complementar la dinámica anterior.

CAMINEMOS JUNTOS HACIA EL REINO Te damos gracias, Padre, por habernos reunido en esta comunidad. Gracias porque estamos unidos a tu nombre, buscando cómo vivir, con fidelidad, el Evangelio. Danos, Señor, la fuerza para la marcha, ayudanos a superar las dificultades, que los tropiezos y las vacilaciones no detengan nuestra caminada. que no perdamos el rumbo, que nuestra dirección sea hacia el Reino, que el viento nos empuje. Sea el aliento de tu Espíritu, presente y vivo entre nosotros. Enseñanos a discernir, necesitamos ver claro, las cosas que pasan alrededor. Lo que sucede en nuestro país y en el mundo. Danos sabiduría para interpretar los cambios que estamos viviendo, para aprender a estar a tu lado. Hacé que nos mantengamos unidos, que crezca el compromiso de unión fraterna, la solidaridad activa, la oración en común, los valores del Reino. Queremos seguirte, Jesús, en comunidad, tras de tí por dónde nos muestres que estás presente en la actualidad. Abrí nuestros corazones a tu Palabra en la Biblia. Que la tengamos presente, que la leamos a diario, que nos dejemos iluminar por ella, que permitamos que empape nuestras vidas. Señor, que la pongamos en práctica, viviendo todo lo que aprendemos de ella. Fortalece nuestra oración, que sea profundo encuentro con vos. Que escuchemos tu voz que nos habla

y nos invita al cambio y al seguimiento. Alienta a nuestros coordinadores, dales el empuje que necesitan para seguir alentándonos a todos, entendiendo los problemas comunes, rezando por nuestra marcha, preocupados por nuestro camino y nuestra fidelidad. Por los que sienten desánimo y desaliento, ayudanos, Señor, a contagiar esperanza fuerte y ganas de seguir adelante. Enseñamos a ser testigos de tu Palabra en el mundo que nos toca vivir. Que no escapemos a los conflictos y desafíos de la realidad. que aprendamos a ser sal y luz para los que nos rodean. Padre Bueno, acompañanos, caminá a nuestro lado, no nos dejes solos, te necesitamos, ven con nosotros. Te pedimos por los que formamos esta comunidad, por los que ya no están y por los que van a venir. Revestinos del hombre nuevo para que podamos construir una sociedad nueva y ser un signo viviente de tu presencia en el mundo. Por nuestra comunidad, Señor, para que sigamos caminando con alegría, entrega, y testimonio, construyendo con nuestras vidas un modelo de fraternidad nuevo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Por: Marcelo A. Murúa www.buenasnuevas.com


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F08-08.

Dinámica: La Novia y la Novicia Hacer copias del cuento La Novia y la Novicia, de Mamerto Menapace, y de las preguntas abajo. Realizar la siguiente dinámica en grupitos.

LA NOVIA Y LA NOVICIA De: Mamerto Menapace. Publicado en el libro Cuentos Rodados, Editorial Patria Grande.

1. Lectura Realizar la lectura del cuento en grupo. Se pueden ir turnando dos o tres personas para leer el cuento en voz alta. 2. Repasando el relato Al terminar la lectura entre todo el grupo se reconstruye el relato en forma oral (se lo vuelve a contar). • ¿Qué sucede en el cuento? • ¿Quiénes son las protagonistas? • ¿Qué actitudes tiene cada una de ellas? • ¿Cómo reaccionan los familiares/amigos ante sus decisiones? • ¿Qué sucede con los deseos? • ¿Cómo termina la historia? 3. Descubriendo el mensaje El cuento nos hace reflexionar sobre nuestras decisiones, sobre nuestra libertad, y sobre las opciones importantes que hacemos en la vida… las opciones por seguir a Jesús. ¿El cuento te hace acordar a alguna situación que hayas vivido? ¿Cuál? Compartirla con otros. ¿Cómo podrías caracterizar a cada una de las protagonistas? Compara el proceso de decisión que vive cada una de ellas. ¿Cómo es el sí de cada una? ¿Qué implica esa opción? ¿A qué dicen sí y no con sus decisiones? ¿Qué significa decidir, optar? ¿Tuviste que optar por Jesús a lo largo de tu vida? ¿Qué implicó esas decisiones? La sobrina de Ruperta, que eligió ser religiosa, sabía que renunciaba a muchas cosas en la vida, para vivir otras, y vivió esa renuncia con alegría y coraje. ¿Cómo vivis vos las renuncias que Dios te va pidiendo en la vida? ¿Qué mensaje nos deja el cuento? ¿Cómo lo puedes aplicar a tu vida? 4. Compromiso para la vida Sintetizar en una frase el mensaje del cuento para nuestra vida.

Para el coordinador: Tanto la novia como la novicia dicen “sí”. La novia se casó y dio un sí para aceptar y amar durante toda su vida a su marido. La novicia dijo que sí a Dios. Mucha gente cuestiona estas decisiones pensando que estamos limitándonos, que nunca más vamos a ser libres, que el matrimonio es una jaula, que entrar en un convento es una locura, etc. Pero lo importante es que ellas dijeron que sí a algo, eligieron amar. Después vienen las renuncias y los sacrificios, pero si decimos un sí muy fuerte, esas renuncias no duelen, porque lo importante es amar. Mucha gente pone el acento en las renuncias, sin tener en cuenta la decisión libre que se tomó antes, mucha gente mira mucho los “no” y no tiene en cuenta el “sí”. Por eso están siempre pendientes de todas esas renuncias y se cree que esas renuncias, como por ejemplo seguir los 10 mandamientos, son cosas que nos hacen menos libres, cuando en realidad al contrario, es jugarse por algo lo que nos hace libres, y los mandamientos o las limitaciones las vemos como indicaciones para seguir el mejor camino a la felicidad. Los mandamientos y las limitaciones pueden ser vistas de otra manera: como un regalo de Dios para que nos pueda guiar por el mejor camino.


LA NOVIA Y LA NOVICIA por Mamerto Menapace, publicado en Cuentos Rodados, Editorial Patria Grande

Diez pretendientes tuvo Ruperta. Bueno, claro, no simultáneamente los diez. Pero siempre se dio el lujo de decirles que no. Cuando alguno se ponía más insistente, y buscaba oportunidad de entrar en su vida, decididamente cortaba con una negativa que lo alejaba sin explicaciones. Cuando dijo el primer no, tenía clara conciencia de que aún le quedaban al menos nueve sí como posibles. Y como era joven y bonita, la seducía la idea de vivir de los posibles. Por ello el decir un no, la gratificaba asegurándola en su posición un tanto romántica de estar disponible para no sé qué futuro. Pero era evidente que con decir simplemente que no, el futuro no se construía. Cada negativa la dejaba exactamente donde estaba, y cada vez un poco más cerrada sobre sí misma. A medida que crecía el número de sus no, se iban acortando proporcionalmente las posibilidades de sus sí. Y pasaron los años. Cuando pegó la curva de los treinta y cinco, se dio cuenta de que su actitud conducía a nada. Apagó sus humos, reflexionó sobre su vida, y se abrió a los demás. Y aunque humanamente tuvo que renunciar a muchas de sus expectativas, por último corajió una de las posibilidades y comenzó su primer noviazgo a fondo. Lo defendió con uñas y dientes, sobre todo de sí misma y de sus ilusiones un tanto adolescentes. Y finalmente se dio cuenta de que valía la pena decir un sí a la vida y al amor. La mañana que se casaron; porque se casaron de mañana; unas cuantas amigas la acompañaron en su ceremonia. Todas se emocionaron felicitándola por el paso que daba. Quizá las amigas no se daban cuenta que Ruperta al decir en esa mañana su sí, englobaba en él todos los no a las futuras posibilidades que se le pudieran presentar. Porque aquella aceptación incluía definitivamente la renuncia a todos los otros hombres que pudiera presentársele en su vida. Pero eran personas realistas. Por ello se alegraron sinceramente por su elección. Sabían que sólo a través del sí, ella se ponía en marcha hacia el futuro, hacia la vida. Nadie se preocupaba de las renuncias encerradas en aquella elección.

La sobrina de Ruperta tenía diecisiete años. Llena de vida y con todo el futuro que le sonreía a través de los sueños de sus viejos, y de las aspiraciones de sus amistades. Había terminado quinto y tenía que decidir. Varias carreras eran posibles. Tenía inteligencia ella, y dinero sus padres. Pero desde el retiro de setiembre, algo le andaba bullendo dentro de su corazón de muchacha. Sentía que Cristo le pedía un sí entero. Y a ella le entusiasmaba la idea de decirle que sí, aunque le asustaba un poco lo que podría encerrar para el futuro. Cuando se supo que entraba al convento, se armó un bonito revuelo entre los parientes, sobre todo entre los y las que ya habían doblado la curva de los treinta y cinco. No les entraba en la cabeza que esta chica pudiera decir de golpe que no a tantas cosas que la vida le ofrecía como posibles, sin siquiera haberlas probado. Los tenía obsesionados la idea de que la chica al entrar al convento renunciaba a un futuro profesional, a una pareja feliz, a los hijos. Renunciar a tanto ¿pero qué necesidad había? ¿Quién le habría metido en al cabeza semejante idea? Se hablaron barbaridades y se dijeron estupideces sobre las monjas a cuyo colegio sus papis la habían mandado desde pequeña, porque era un colegio bien y daba status. Se criticó al cura que les había dado el retiro de setiembre a las chicas de quinto, y discretamente la andanada salpicó a los padres que inconscientemente le habían dado el permiso para hacerlo. En fin lo curioso fue que muy poco realmente pensaron que lo que la muchacha estaba haciendo no era decir que no a nada. Simplemente decía que sí a Alguien. Era ese sí el que encerraba tantos no. No había ninguna necesidad de esperar a los treinta y cinco como hizo la Ruperta, que se dedicó a decirlos en cómodas cuotas mensuales durante veinte años, para aflojar recién a la fuerza un sí medio tibión empollado por una nidada de no anteriores. La conozco a esta joven, que es hoy una gran religiosa. Conserva toda la frescura de un sí grandote dicho desde el principio.

Fuente: www.buenasnuevas.com


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F08-09.

Oración: Señor de la Libertad

SEÑOR DE LA LIBERTAD Caminó. Predicó. Sanó enfermos. Subió a Jerusalén. Se reunió con grupos pequeños Y con grandes masas que querían oírlo y conversar con Él.

De “campaña de bien público” Al revés: Los trata duramente y denuncia sus abusos: A los fariseos los trata de “hipócritas”, “sepulcros blanqueados”, “raza de víboras”, “necios y ciegos”.

Fue donde Él quiso ir. Hizo lo que Él quiso hacer. Habló lo que El creyó que debía hablar.

Jesús no les teme por la influencia que ejercen, Sino que trata de que el pueblo sencillo no los siga, Porque atan pesadas cargas sobre la gente Y ellos no son capaces de moverlas Ni con un dedo.

Jesús fue un hombre libre. Es el Señor de la Libertad. Como su pueblo. Israel nunca aceptó ser dominado. Y por eso, aunque con dolor, Siempre se sacude el yugo que cae sobre él. No aceptó Israel vivir en Egipto Bajo el dominio esclavizante del Faraón. Y salió al desierto en camino a la libertad. No aceptó ser dominado ni por asirios, Ni babilonios, ni romanos. Israel amó siempre la libertad. * Jesús es el hombre libre. Nunca se ató a nada ni a nadie. Solo inclina su voluntad A la voluntad del Padre. No depende de su familia, Sino que se desprende de ella. No pertenece a sectas ni agrupaciones De las cuales podría haber recibido ordenes. No tuvo nunca propiedades O bienes que defender, Todo lo contrario; Los pájaros del cielo tienen sus nidos Pero el Hijo del hombre No tiene donde reclinar la cabeza. No tuvo nada propio. Cuando nace El lugar en que es recostado Se lo prestaron los animales; Y cuando muere Desnudo y solitario El sepulcro en que es depositado Se lo ha facilitado un amigo. * Nunca se inclino ante el poder. Ni pidió facilidades Para una especie

Herodes, el rey sin escrúpulos, Que ya tiene a su haber la muerte del Bautista, También quiere ahora hacer morir a Jesús. Y se lo advierten. Pero Jesús contesta: “Vayan a decirle a ese don nadie; mira, hoy y mañana seguiré sanando y echando demonios; al tercer día acabo”. Jesús no habla ni calla por miedo. Tampoco se somete Para ser interrogado por Pilato. Su silencio es su única respuesta Aunque Pilato por eso se enfurezca. Jesús nunca pide favores que lo comprometan. Ni se allega al poder Para facilitar su misión, Ni pide dinero para extender su mensaje, Ni solicita clemencia para salvar su vida. Solo un hombre libre puede hacer esto. Y ese era Jesús * Nada había más sagrado para un judío de ese tiempo que la Ley. Jesús da por abolidos Muchos de sus preceptos. Ustedes oyeron que se les dijo Una cosa anteriormente, pues bien: Yo les digo otra: “Amen a sus enemigos, traten bien a los que los persiguen; el que se irrita contra su hermano será reo de juicio; si te pegan en la mejilla derecha ponle también la otra”.


No acepta los mandatos externos Que no tienen un significado mas profundo ¿de que les sirven las purificaciones rituales si por dentro están llenos de inmundicia? No acepta los ayunos ni los preceptos sabáticos: “¿No van ustedes de un pozo al buey que se ha caído en el día sábado? El sábado ha sido hecho para el hombre Y no el hombre para el sábado Y el Hijo del hombre es Señor del sábado”. Y por eso defiende a sus discípulos De las criticas que les hacen Porque un sábado arrancan unas espigas al pasar Porque tenían hambre: “¿No han leído lo que hizo David, que entró al templo a comer los panes que no le estaban permitido ni tocar?”. Esto provocó un escándalo muy grande. Pero no le importa. No podía callar. Porque era libre. * cuando San Pablo quiere resumir el Mensaje de Jesús dice:

A sacudirnos todos los yugos Y todas las esclavitudes. A sacudirnos del pecado. A sacudirnos de los preceptos de la ley. A sacudirnos de los complejos, los miedos y las frustraciones. Jesús ha venido a darnos la libertad. A ser dueños de nosotros mismos. A mandar sobre nuestra propia vida. Él nos ha dado ejemplo Para que sigamos sus pasos. * Por eso, si tú amas la libertad, Si quieres vivir sin ataduras, Si quieres ser libre a pesar de las mordazas: Sigue a Jesús. Se libre como Él. No te inclines ni te sometas, No te vendas, como el agua Que se vendió en las cañerías, Ni como la luz de la noche Que se compra en cada casa. “Que no te canalicen, que no te entuben, que no te encajen ni te compriman”. Vive libre como el aire Que respiras.

“Ustedes han sido llamados, hermanos, a la Libre como Jesús. libertad”. Sí. Eso ha venido a hacer Jesús. A darnos la libertad.

Sirviendo solo a Dios. Y pidiendo que su voluntad Se cumpla en ti Y en todas las criaturas.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F08-10.

La libertad en la Biblia Estas son algunas citas de la Biblia relacionadas con el tema de la libertad. Esto es útil para aquellos que quieran armar alguna charla. •

Jn. 8, 32: “Conocerán la verdad y la verdad los hará libres”. Relación entre libertad y verdad. Esto es muy importante. Para más información leer encíclica Veritatis Splendor.

Ga. 5, 1: “Para ser libres nos libertó Cristo”. Relación entre libertad y salvación.

2 Cor. 3, 17: “Donde está el Espíritu, allí está la libertad”.

Rm. 8, 21: “Porque también la creación será liberada de la esclavitud de la corrupción para participar de la gloriosa libertad de los hijos de Dios”.

Rm. 7, 6

Sobre el camino: •

Jn. 14, 1-19.

Flp. 3, 7-16.

Mt. 7, 13-14.

Jesús y la Verdadera Vid: •

Jn. 15, 1-11

CIC: 1730-1742.

Acerca del la ley: SALMO - Sal 118, 57. 72. 76-77. 127-130 ¡Cuánto amo tu ley, Señor! El Señor es mi herencia: yo he decidido cumplir tus palabras. Para mí vale más la ley de tus labios que todo el oro y la plata. Que tu misericordia me consuele, de acuerdo con la promesa que me hiciste. Que llegue hasta mí tu compasión, y viviré, porque tu ley es toda mi alegría. Yo amo tus mandamientos y los prefiero al oro más fino. Por eso me guío por tus preceptos y aborrezco todo camino engañoso. Tus prescripciones son admirables: por eso las observo. La explicación de tu palabra ilumina y da inteligencia al ignorante.


F08-11.

Dinámica: La liberación que trae Jesús Objetivo: profundizar la necesidad de liberación para crecer en la Acción de Gracias por la Salvación que nos da Jesús 1. Motivación: El coordinador colocará en la pared un cartel con la palabra: SOCORRO Y le preguntamos al grupo: ¿qué le puede estar pasando a una persona que dice "socorro"? ¿Qué situaciones pueden estar viviendo? Colocamos un segundo cartel con la frase: NO TEMAS, YO ESTOY. ¿Qué le está brindando a la primera? 2. Aporte al coordinador. En la siguiente técnica trabajaremos sobre la idea de una persona necesitada y que no puede salvarse a sí mismo y de otra que le brinda aquello que no puede alcanzar. En este encuentro profundizamos en la experiencia de descubrirnos necesitados de salvación.

Consigna: "Tratemos de sentir las manos atadas... no las puedo mover... si quisiera abrazar a alguien no podría... si quisiera acariciar a alguien no podría... si quisiera darle la mano tampoco podría. Tomo contacto con todo lo que siento por estar atado... trato de vivenciar sobre lo que siento al tener los pies atados... si quisiera correr no podría... si quisiera saltar no puedo... estoy atado. Necesito ser liberado... necesito liberarme de lo que me ata, pero solo no puedo... (Los colaboradores cortan los hilos y descubren los ojos de los participantes) Vayamos vivenciando el hecho de ser liberados... Tomamos aire nos desperezamos y abrimos los ojos. 3. Puesta en común: durante 15 minutos, lo que fueron sintiendo, las imágenes y en que nos hacían pensar. 4. Ejercicio: qué significado le damos a cada uno de estos hilos? ¿qué es lo que ata la libertad y la vida del hombre? Identificar cuatro causas de la esclavitud del hombre. Aporte para la reflexión. Hay muchas cosas que nos atan y los hombres estamos necesitados de liberación, por eso vamos a profundizar esta experiencia analizando las diferentes esclavitudes y ataduras del hombre. En este caso los hilos son el símbolo de todo lo que nos ata. De aquello que ata la libertad y la vida del hombre. De todo aquello de lo que necesitamos ser liberados y salvados. En este momento buscamos identificar las causas que esclavizan al hombre, al menos algunas de ellas. La conciencia del mal en el hombre actual. El hombre actual reconoce la presencia del mal en el mundo, ¿pero a qué nivel? A nivel del cuerpo, a nivel psíquico, social y técnico. Lucha por erradicarlo logrando varios avances, pero donde hay una dificultad grande es en reconocer que el mal tiene raíces profundas; que hay un grave desajuste en la relación de la criatura con Dios. El hombre no admite un mal o un desajuste que él no pueda verificar con sus técnicas, con sus análisis, y que pueda en algún momento superar por sí mismo. El hombre moderno cree que solo será cuestión de tiempo y de encontrar la técnica eficaz. Cree que no hay mal que no pueda ser superado por sus fuerzas. A las ataduras más profundas solo llegamos a reconocerlas por la fe, explícita o implícita. Sólo desde aquí el hombre se reconoce necesitado de salvación y a la espera de Aquel que lo libere, lo sane y lo salve. 5. Oración final en el oratorio: Nos preguntamos ¿por qué está clavado? ¿qué significa su cruz? Escuchamos la Palabra en silencio, que resuene en el corazón la confesión de Pablo, Rom. 5, 6-11.


Las Bienaventuranzas (La Nueva Ley).

Ficha nº 9

LAS BIENAVENTURANZAS (La nueva ley)

TEMA DE LA FICHA: Al finalizar la primera sección de fichas no podía faltar aunque sea una mínima referencia a la Nueva Ley. Es muy importante entender cuál es la ley de Cristo porque así podremos entender mejor qué es la verdadera libertad. La Ley de Cristo es la Ley del Amor. Esta ficha sirve para concluir todo lo visto acerca de Jesús como ideal de vida, acerca de la libertad, etc.

F09-01.

¿Qué es la “nueva ley”? “Maestro, ‘¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?’ Jesús le respondió: ‘Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Este es el más grande y el primer mandamiento. El segundo es semejante al primero: Amarás al prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los Profetas’”. La pregunta que le hizo el fariseo esta vez era una pregunta honesta. No pretendía desafiarlo a Jesús sino realmente saber cuál era la ley más importante porque resultaba que en esa época había tantas leyes, tantas normas, tantas tradiciones, tantas cosas que había que cumplir, que ya nadie sabía que era lo más importante. Jesús nos muestra así que lo importante es amar. De ahí sale todo el resto. Leer Rom. 13, 8-10. Como jóvenes y adolescentes, nos suele pasar que estamos podridos de cumplir. Toda nuestra niñez parece ahora que fue una terrible imposición de nuestros viejos. No pudimos elegir prácticamente nada. Hasta ahora era obligación ir a Misa, rezar y creer, y si preguntábamos porqué, era “porque sí”. La adolescencia se caracteriza por ser una edad de rebelión frente a todas esas normas. La típica respuesta a un padre que no nos deja salir es “dejáme hacer lo que quiera”, o “quiero hacer lo que se me cante”. Uno empieza a creer que la libertad está en hacer “lo que se nos cante”. Parece que hoy la sociedad es una sociedad “adolescente” ya que todos quieren ‘liberarse’ de las reglas. Tenemos tantas reglas que no sabemos cuál es la más importante (Mc. 12, 28-34). Y peor aún, nos terminamos quedando en las reglas sin saber porqué las cumplimos. Es de pura lógica que al poco tiempo queramos dejar de lado todas esas reglas. Ese es el problema de cumplir por cumplir y quedarse sólo en la obligación. De esta manera nos rebelamos contra todos, inclusive contra Dios, Jesús y la Iglesia, y nos apartamos. Jesús, en esta lectura y a lo largo de toda su vida, se recontra gastó en enseñarnos que lo más importante es el amor, la ley del Amor. Amar es lo que nos hace más humanos, más libres y más como Cristo. Amar es propio del seguidor de Cristo. Y nadie puede amar por obligación, amar es ante todo UNA ELECCIÓN. Por eso esta nueva ley es también llamada la “Ley de la Libertad”. Una vez que amamos, pero realmente amamos y comprendemos el verdadero significado de esta palabra (lastimosamente tan ‘devaluada’ hoy en día), los mandamientos los vamos a cumplir solos. Ya no vamos a ir a Misa porque “tenemos que ir a Misa”, sino que vamos a ir a Misa porque “queremos ir y porque queremos encontrarnos con Jesús y amarlo”. Y así todo. Cambia la perspectiva. Amar nos libera realmente. Jesús vino realmente a enseñarnos el verdadero sentido de lo que es amar. Leer Sal 118, 57. 72. 76-77. 127-130 (ver recurso F08-10). A continuación copiamos un capitulito del Catecismo de la Iglesia Católica (ptos. 1965-1974) en donde se habla justamente acerca de esto.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

LA LEY NUEVA O LEY EVANGELICA 1965 La ley nueva o Ley evangélica es la perfección aquí abajo de la ley divina, natural y revelada. Es obra de Cristo y se expresa particularmente en el Sermón de la montaña. Es también obra del Espíritu Santo, y por él viene a ser la ley interior de la caridad: "Concertaré con la casa de Israel una alianza nueva...pondré mis leyes en su mente, en sus corazones las grabaré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo" (Hb 8,8-10; cf Jr 31,31-34). 1966 La ley nueva es la gracia del Espíritu Santo dada a los fieles mediante la fe en Cristo. Obra por la caridad, utiliza el Sermón del Señor para enseñarnos lo que hay que hacer, y los sacramentos para comunicarnos la gracia de hacerlo: El que quiera meditar con piedad y perspicacia el Sermón que nuestro Señor pronunció en la montaña, según lo leemos en el Evangelio de S. Mateo, encontrará en él sin duda alguna la carta perfecta de la vida cristiana...Este Sermón contiene todos los preceptos propios para guiar la vida cristiana (S. Agustín, serm. Dom. 1,1): 1967 La Ley evangélica "da cumplimiento" (cf Mt 5,17-19), purifica, supera, y lleva a su perfección la Ley antigua. En las "Bienaventuranzas" da cumplimiento a las promesas divinas elevándolas y ordenándolas al "Reino de los Cielos". Se dirige a los que están dispuestos a acoger con fe esta esperanza nueva: los pobres, los humildes, los afligidos, los limpios de corazón, los perseguidos a causa de Cristo, trazando así los caminos sorprendentes del Reino. 1968 La Ley evangélica lleva a plenitud los mandamientos de la Ley. El Sermón del monte, lejos de abolir o devaluar las prescripciones morales de la Ley antigua, extrae de ella las virtualidades ocultas y hace surgir de ella nuevas exigencias: revela toda su verdad divina y humana. No añade preceptos exteriores nuevos, pero llega a reformar la raíz de los actos, el corazón, donde el hombre elige entre lo puro y lo impuro (cf Mt 15,18-19), donde se forman la fe, la esperanza y la caridad, y con ellas las otras virtudes. El Evangelio conduce así la Ley a su plenitud mediante la imitación de la perfección del Padre celestial (cf Mt 5,48), mediante el perdón de los enemigos y la oración por los perseguidores, según el modelo de la generosidad divina (cf Mt 5,44). 1969 La Ley nueva practica los actos de la religión: la limosna, la oración y el ayuno, ordenándolos al "Padre que ve en lo secreto" por oposición al deseo "de ser visto por los hombres" (cf Mt 6,1-6. 16-18). Su oración es el Padre Nuestro (Mt 6,9-13). 1970 La Ley evangélica entraña la elección decisiva entre "los dos caminos" (cf Mt 7,13-14) y la práctica de las palabras del Señor (cf Mt 7,21-27); está resumida en la regla de oro: "Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros; porque esta es la Ley y los profetas" (Mt 7,12; cf Lc 6,31). Toda la Ley evangélica está contenida en el "mandamiento nuevo" de Jesús (Jn 13,34): amarnos los unos a los otros como él nos ha amado (cf Jn 15,12). 1971 Al Sermón del monte conviene añadir la catequesis moral de las enseñanzas apostólicas, como Rm 12-15; 1 Co 12-13; Col 3-4; Ef 4-5, etc. Esta doctrina trasmite la enseñanza del Señor con la autoridad de los apóstoles, especialmente exponiendo las virtudes que se derivan de la fe en Cristo y que anima la caridad, el principal don del Espíritu Santo. "Vuestra caridad se sin fingimiento...amándoos cordialmente los unos a los otros...con la alegría de la esperanza; constantes en la tribulación; perseverantes en la oración; compartiendo las necesidades de los santos; practicando la hospitalidad" (Rm 12,9-13). Esta catequesis nos enseña también a tratar los casos de conciencia a la luz de nuestra relación con Cristo y con la Iglesia (cf Rm 14; 1 Co 5-10). 1972 La Ley nueva es llamada ley de amor, porque hace obrar por el amor que infunde el Espíritu Santo más que por el temor; ley de gracia, porque confiere la fuerza de la gracia para obrar mediante la fe y los sacramentos; ley de libertad (cf St 1,25; 2,12), porque nos libera de las observancias rituales y jurídicas de la Ley antigua, nos inclina a obrar espontáneamente bajo el impulso de la caridad y nos hace pasar de la condición del siervo "que ignora lo que hace su señor", a la de amigo de Cristo, "porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer" (Jn 15,15), o también a la condición de hijo heredero (cf Gál 4,1-7. 21-31; Rm 8,15). 1973 Más allá de los preceptos, la Ley nueva contiene los consejos evangélicos. La distinción tradicional entre mandamientos de Dios y consejos evangélicos se establece por relación a la caridad, perfección de la vida cristiana. Los preceptos están destinados a apartar loo que es incompatible con la caridad. Los consejos tienen por fin apartar lo que, incluso sin serle contrario, puede constituir un impedimento al desarrollo de la caridad (cf S. Tomás de Aquino, s.th. 2-2, 184,3). 1974 Los consejos evangélicos manifiestan la plenitud viva de una caridad que nunca se sacia. Atestiguan su fuerza y estimulan nuestra prontitud espiritual. La perfección de la Ley nueva consiste esencialmente en los preceptos del amor de Dios y del prójimo. Los consejos indican vías más directas, medios más apropiados, y han de practicarse según la vocación de cada uno: (Dios) no quiere que cada uno observe todos los consejos, sino solamente los que son convenientes según la diversidad de las personas, los tiempos, las ocasiones, y las fuerzas, como la caridad lo requiera. Porque es ésta la que, como reina de todas las virtudes, de todos los mandamientos, de todos los consejos, y en suma de todas leyes y de todas las acciones cristianas, la que da a todos y a todas rango, orden, tiempo y valor (S. Francisco de Sales, amor 8,6).


Las Bienaventuranzas (La Nueva Ley).

F09-02.

Dinámica: Las Bienaventuranzas Leer en grupo: Mt. 5, 1-12; también pueden leer el salmo del recurso F08-10 de estas fichas. Las Bienaventuranzas forman parte de esta Nueva Ley. Acá Jesús no nos dice: “Hacé esto…” o “No hagas aquello”. Acá Jesús nos dice “Felices los que hacen tal cosa”. Jesús nos está diciendo que nuestra felicidad está en elegir la Bienaventuranza. Las Bienaventuranzas son claves para ser felices siguiéndolo a Jesús. En esta lectura (Mt. 5, 1-12) está el resumen de toda la ley de Cristo. Fíjense bien cómo es la ley, es un cambio muy importante. Para profundizar, leer la charla a continuación. Entregar a los chicos el siguiente formulario para hacer en forma individual. Darles 20 minutos y después hagan una puesta en común.

LAS BIENAVENTURANZAS Leer: Mt. 5, 1-12 1) Elegí una Bienaventuranza con la que te identifiques respondiendo a las siguientes preguntas: ¿Cuál es MI Bienaventuranza? ¿Por qué elijo esta Bienaventuranza?

¿Me hace ser mejor cristiano? ¿cómo? ¿qué hace de bueno en mí esa Bienaventuranza?

2) ¿Cuál es la Bienaventuranza que más me cuesta? ¿Por qué me cuesta?

Me propongo hacer estas 5 cosas concretas para mejorar en esa Bienaventuranza: a)

Voy a ………………………………………………………………………..……..

b)

Voy a ………………………………………………………………………..……..

c)

Voy a ………………………………………………………………………..……...

d)

Voy a ………………………………………………………………………..……...

e)

Voy a ………………………………………………………………………..……...


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F09-03.

Dinámica: Los Mandamientos y las Bienaventuranzas El objetivo de esta dinámica es que los chicos descubran que ser cristianos no es cumplir un fardo de prohibiciones, sino amar y dejarse amar por Jesús. Todo el mensaje de Jesús está resumido en las Bienaventuranzas. La idea es comparar los Mandamientos con las Bienaventuranzas y descubrir que el mensaje de Jesús es un mensaje lleno de amor. Otra idea que nos deja las bienaventuranzas es que amor, libertad y felicidad van de la mano. 1) Leer Ex. 20, 1-17. Es la lectura de los Mandamientos. Luego de leer esta lectura los chicos pueden manifestar aquello que les llama la atención de esta lectura y este mensaje. 2) Leer ahora la lectura de las Bienaventuranzas: Mt. 5, 1-12. 3) Ahora se habla acerca de las similitudes y las diferencias entre los Mandamientos y las Bienaventuranzas. 4) Hablar acerca de las Bienaventuranzas en particular y resaltar que la Bienaventuranza más importante es la del medio, la 5ta., la Bienaventuranza de la misericordia. Misericordia es amor. Misericordia viene del latín y significa miseria de corazón, es aquella persona que no tiene nada porque lo entregó todo. No es otra cosa que el amor. La Bienaventuranza se puede leer así: Felices los que aman, porque ellos serán amados. Este es el centro de todo el mensaje de Jesucristo. 5) Armar una conclusión que explique en pocas palabras cuál es el verdadero sentido de ser cristianos. Buscar más información en esta ficha para que la reunión se más profunda.

F09-04.

Dinámica: Elegir una Bienaventuranza Esta dinámica puede servir para complementar alguna otra en esta ficha, especialmente la anterior. Leer en forma individual la lectura de las Bienaventuranzas: Mt. 5, 1-12. Que cada uno de los chicos, elija y escriba en una hoja, la Bienaventuranza con la que más se sientan identificados. Que escriban por qué elijen esa Bienaventuranza. Esta dinámica es muy linda para hacer porque justamente acá resaltamos lo bueno, lo positivo de nuestra fe. Generalmente tendemos a resaltar lo malo, y hablamos sobre el pecado, o sobre lo que hacemos mal. Acá elegimos aquello que hacemos bien y que nos hace felices por hacerlo. También es posible que se den cuenta los chicos que ser perfecto en alguna de esas Bienaventuranzas parece casi imposible o inalcanzable. Pero el sentido es tener esas Bienaventuranzas como metas e ir creciendo en ellas. El amor es infinito.


Las Bienaventuranzas (La Nueva Ley).

F09-05.

Charla: “Las Bienaventuranzas” La siguiente charla es larga a propósito. Más que una charla esto es un documento acerca de las Bienaventuranzas, es fuente de información para aquello que quieran armar una charla, o simplemente profundizar acerca de lo que son las Bienaventuranzas.

LAS BIENAVENTURANZAS Por: Mariano Sapag Abreviaturas: BV = Bienaventuranza. ES = Espíritu Santo. 10 M = 10 Mandamientos. AT = Antiguo Testamento. NT = Nuevo Testamento.

Algunos se preguntarán ¿qué serán las BVs? ¿Por qué una charla de las BVs? Hasta ahora veníamos escuchando charlas sobre Dios, el pecado, sobre Jesús, sobre el ES., sobre la Iglesia, y ahora, las BVs, parece que esta charla no tiene nada que ver con nada. Yo les voy a decir, esta charla tiene que ver con todo. Espero que después de esto se den cuenta realmente para qué estamos acá, en este retiro, escuchando todo esto. En las BVs van a entender todo lo que hablamos hasta ahora y por qué lo hablamos, van a encontrar un resumen de todo el mensaje de Jesús, todo lo que nos enseñó en pocas palabras está acá, esto no es chiste, acá están las claves para poder seguirlo. Por eso me parece que esta charla es importantísima, y por eso presten atención. Las BVs son nueve claves que Jesús nos da para ser felices. Para entenderlas tenemos que remontarnos a la Creación, al Génesis y a la Historia de la Salvación. En el Génesis se nos explica el principio de todo, la Creación, de la nada, el mundo. Un mundo que sólo una fuerza tan grande como la de Dios podría hacer. En el Génesis Dios habla, dice algo, y se crea algo, dice que haya luz y hubo luz. Crea lo que podemos llamar el orden natural. El orden de las cosas, la naturaleza. Y crea al hombre, con su propio orden natural. Dios nos crea, no somos cualquier cosa, nosotros no decidimos nuestra naturaleza, ese orden lo puso Dios y eso hace que seamos hombres y no otra cosa. Debemos respetar ese orden que se nos dio, porque si lo respetamos seremos felices, si no lo respetamos perdemos la felicidad. Lamentablemente eso es lo que pasó en la historia del hombre, Adán y Eva, el pecado original, y todos los pecados que siguieron, inclusive los nuestros. La naturaleza humana se debilitó. El hombre decidió no seguir ese orden. Dios no deja al hombre solo. Sin su ayuda es prácticamente imposible poder ser felices, poder llegar a Él. Por eso, llegó un momento en el que debía darle una ayuda al hombre, a la humanidad para poder ser felices y respetar ese orden que el creó. Ahora pasamos del Génesis al Éxodo, el segundo libro del AT. Es la época de Moisés, que se encargó de liberar a un pueblo esclavo de Egipto y llevarlo a la tierra prometida. En ese camino de liberación de Moisés, Dios le da en el monte Sinaí, lo que conocemos como los 10 M. Los 10M son una ayuda que Dios le dio al hombre para que pueda respetar el orden y ser feliz. Lo podemos llamar: el orden moral. Pero claro, tenía que darlo en forma de leyes, de normas obligatorias, porque el pueblo no estaba preparado, no era maduro para otra cosa. Es como cuando éramos más chicos y nuestros padres nos decían “no hagas tal cosa” “andá a bañarte”, “andá a dormir”, “no comas eso”, etc. Nosotros no entendíamos, pero ellos nos decían esas cosas para ayudarnos a

crecer. Esto es lo que hizo Dios, les dio estas 10 órdenes para que el hombre cumpla, sin más vueltas, no hagas esto, hace esto y no hagas aquello, muy simple, muy claro, como si se las estuviera diciendo a un chiquito. El problema fue que nos quedamos en el cumplimiento, en el “cumplo y miento”. No le encontramos el sentido a los 10 M, los cumplíamos, pero encontrábamos una vuelta y los rompíamos. Vino la adolescencia de la humanidad, el ¡dejá de decirme lo que tengo que hacer! ¡no me jodas más! Y vino Jesús. La venida de Jesús ya era anunciada por el profeta Ezequiel en el AT: decía “Yo santificaré mi gran nombre profanado entre las naciones, y las naciones sabrán que yo soy Dios cuando yo por medio de ustedes manifieste mi santidad a la vista de todos. Los tomaré, los recogeré de todos los países y los llevaré a su suelo, los rociaré con agua pura y quedarán purificados de todas vuestras impurezas y de todas vuestras miserias los purificaré. Y les daré un corazón nuevo e infundiré en ustedes un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y le daré un corazón de carne. Infundiré mi espíritu en ustedes y haré que se conduzcan de acuerdo al bien. Habitarán la tierra que yo les di, ustedes serán mi pueblo, y yo seré vuestro Dios” (Ez. 36, 23-28). Dios sabía que la cosa ya no daba para más, le dio una ayuda al hombre, y no sirvió de nada, los mandamientos eran palabras nomás, y si se cumplían era por tradición, pero nada más. Entonces mandó a su Hijo, Jesús, perfecto hombre y Dios al mismo tiempo, para que nos guíe y para que por fin el hombre pueda entender su sentido, siempre respetando nuestra libertad. Y en esa misión de Jesús, nos llegan las BVs. Las BVs son un mensaje de Jesús que lo da en un momento de su vida. Este momento se lo llama el Sermón de la Montaña. Con Jesús cambia todo, nos trae un mensaje nuevo. Dios ya se había encargado de darnos los 10 M, pero ahora la cosa es distinta, porque manda a su hijo para traernos un nuevo mensaje, un mensaje de salvación. Ahora, nos dice: “si querés ser feliz, hacé esto”, nos invita, nos llama, nos dice “mirá, este es el camino” “yo vine para mostrártelo”, “vine para que aprendas a ser el mejor de los hombres”, “vine para que por fin, puedas ser feliz”. Jesús vino a traernos un nuevo mensaje. Él dice “no vine a abolir la ley sino a dar cumplimiento de ella” (Mt. 5, 17). No vino a tirar los 10M y poner unos nuevos, no, Jesús eleva los 10M a la perfección, para que seamos perfectos no sólo en la Tierra, sino también en el Cielo. Jesús, en un momento de su vida se topa con un joven rico (Mt. 19, 16-22) que le pregunta qué debe hacer para alcanzar la vida eterna, Jesús le dice que cumpla los 10M, el joven, respondiéndole que ya los cumplía le preguntó: “¿qué más debo hacer?” y Jesús le dijo: “si querés ser perfecto vení y seguime”. Está clarísimo. Y Jesús, en las BVs, y en toda su enseñanza nos trae una nueva ley para hacer a lo que nos invita a seguirlo.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Veamos qué es lo que nos dice Jesús en estas BVs, cuál es este camino a la felicidad, y para eso leamos leer este pasaje tan importante del Evangelio (Mt. 5, 1-12) y lo vamos a ir analizando. Recuerden que hay distintas traducciones de la Biblia, la traducción más común es la del Libro del Pueblo de Dios, esta cambia la palabra BV´dos por felices. El sentido es el mismo. Igual voy a usar la otra versión más fiel, que es la Biblia de Jerusalén.

empujados por el ES, sino es imposible. Sólo con la ayuda del amor de Dios podremos ser realmente felices. Por eso necesitamos tanto del ES, necesitamos de la Iglesia, necesitamos de los Sacramentos, necesitamos la Gracia.

Las Bienaventuranzas: Mt. 5, 1-12

Pasemos ahora a las 9 BVs, cuáles son y cómo hay que entenderlas, acá está la clave, poder entenderlas.

Viendo la muchedumbre, subió al monte [Fíjense que dice subió al monte, o montaña según otras versiones de la Biblia, esto no quiere decir que Jesús escaló una montaña para hablar, simplemente subió a un lugar donde todos lo pudieran ver. Pero ¿por qué Mateo usa la palabra monte o montaña?, ¿por qué esta parte del Evangelio se llama Sermón de la Montaña? Porque Jesús está por decir algo muy importante, y así como Dios habló en el Monte Sinaí para decirle a Moisés algo tan importante como los 10M, acá Jesús habla una de las cosas más importantes de toda su enseñanza -- sigamos] se sentó [se sentó, que importante, estaba por decir una de las cosas más importantes, y en vez de empezar como haría un político: “Hermanas, hermanos, compañeros”, imagínense la escena, Jesús se sienta en un lugar donde todos pudieran escucharlo], y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo [Jesús enseñaba con cariño, enseñaba, no obliga a nadie, no agarra a nadie del cogote para que aprenda, no, Jesús enseña el camino, nos da la opción y nos dice que si querés ser feliz, seguime] [ahora vienen las nueve BVs, escuchen bien que después las vamos a analizar:] "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, alcanzarán misericordia.

porque

ellos

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alégrense y regocíjense, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.

Ustedes se preguntarán por qué se llaman BVs. Su nombre no sale de la nada. La palabra BV viene de “buenos vientos”. Era una palabra que en la época de Jesús se la usaba para despedir a los navegantes cuando se iban algunos días de pesca en el mar. Sus familiares no les decían “suerte”, o “que la pasen bien”, o “que tengan pique”, no, ellos les decían: “tengan buenos vientos”, o “bienaventurados”. Que tengan buenos vientos para que puedan tener un buen viaje y puedan volver sanos. Estos vientos son los que nos llevan, nos empujan, pero, ¿adónde? ¿a dónde queremos llegar todos? TODOS, a la felicidad. Felicidad que la vamos a encontrar en Dios. Por eso digo que Jesús con las BVs nos enseña a ser felices, porque nos muestra el camino y nos muestra los vientos que nos llevan hacia la felicidad y hacia Dios. Tener buenos vientos también significa otra cosa. ¿se acuerdan de la charla del ES? ¿se acuerdan que el ES se manifiesta como un viento que nos empuja? Acá es lo mismo. Estas nueve claves para ser felices que Jesús nos muestra sólo se pueden hacer si estamos

El ES es el viento necesario para tener estas 9 BVs y ser felices. Sin el ES no llegamos a esto, o muy poco, o a lo sumo podremos cumplir los 10M como los cumplía el joven rico, pero no los entenderemos y ciertamente no seremos perfectos.

[Dibujar en el pizarrón 9 espacios para las BVs e ir anotándolas a medida que se van viendo] Son en total 9 BVs las que Jesús nos da, o nueve actitudes de vida. Hay una BV que podemos decir que es la más importante y resume todo el mensaje de Cristo. Si dijimos que esto es el centro de la enseñanza de Cristo, el centro del centro está en una de estas BVs. Y es justamente la del centro, la número 5. En esta BV nos enseña Jesús a ser cristianos. La 5ª BV dice así: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia”. La palabra más importante de todo el cristianismo es esta, “misericordia”, que lamentablemente ya casi ni se usa, y si se usa es en las películas para cuando alguien está por matar a otro y éste le pide que le tenga misericordia. Pero el significado es este: significa nada más y nada menos que “amor”. Pero amor verdadero, simplemente el amor de Jesús. Misericordia viene de “miser”, y “cordis”. “Miser” significa “miseria” y “cordis” significa “corazón”, es decir, miseria de corazón. La misericordia es una actitud en la cual yo con mi corazón acompaño la miseria del otro. Y esta miseria de corazón no es más que amor desinteresado, amor que no es egoísta, amor incondicional, es decir, sin condiciones. No es un amor en el que yo digo: “te amo porque sos así”, o “te amo sólo si hacés tal cosa”, es un te amo y listo. Es un amor de entrega al otro, inclusive a Dios, eso es tener miseria de corazón, es una entrega, que no necesito nada de vos, pero te entrego todo. Y no es solamente amar a Dios, a mi familia, y a mi novia o novio. Es amar a Dios y a todas las personas, inclusive a nuestros enemigos. Es amar como Jesús amó, como Jesús nos amó y como Jesús amó a su Padre. Por eso Jesús nos dice ya cuando se estaba despidiendo de sus discípulos sabiendo lo que le iba pasar: “Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros” (Jn. 13, 34). Por eso, esta 5ª BV, que decimos que es la más importante porque resume todo el mensaje del Evangelio, la podríamos dejar así: “Bienaventurados, o felices, los que aman como Jesús, porque ellos alcanzarán el amor”. Qué difícil es amar como Jesús! Amar sin poner condiciones, amar desinteresadamente! Parece difícil, pero para hacer esto está el ES. Sólo movidos por el ES podemos hacerlo. Ahora veamos el resto de estas BVs, que vamos a ver que se derivan del amor, el amor va a estar también en estas siguientes BVs. Quiere decir que si tenemos amor, nos van a salir estas 9 actitudes, y al revés también, si tenemos estas 9 actitudes, tendremos también amor. La 1ª BV dice así: “Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los cielos”. Pobres de espíritu – Reino de los cielos. Si yo le digo a alguien que es un pobre de espíritu probablemente me va a querer pegar. Casi suena como una agresión. Perdimos este concepto. También, hoy hablar de pobres pareciera decir que solamente se refiere a una carencia material. Si bien la pobreza material puede significar una entrega total a Dios, como lo hacen los monjes, las monjas, etc., o cualquier hombre o mujer consagrada, la pobreza que ahora vemos se trata de otra cosa. Hay otra palabra que va mejor con este concepto de pobres de espíritu y que de alguna manera indica lo que Jesús quiso decir: el “desapego”. Bienaventurados los que tienen el corazón desapegado porque de ellos es el Reino de los Cielos. La primera condición para tener un amor incondicional es tener un desapego interior. ¿Qué es esto? No es no tener. La primera BV se dedica a los que no dependen de nada y de nadie, desapego del tener, desapego del poder, desapego del querer. Desapego de todo aquello que no nos permite ser libres. Desapego no es no tener, desapego es saber tener. Saber tener es saber que todo lo que tenemos es un medio. Todo lo que tengo, incluso las cosas


Las Bienaventuranzas (La Nueva Ley).

más nobles que tengo, son un medio para alcanzar un fin. Inclusive nuestra familia. Todos somos compañeros de viaje. Y todas las cosas que tenemos no son un fin en sí mismo, ni siquiera somos dueños de esas cosas! Somos administradores de ellas, Dios nos las dio para que las usemos bien para ayuda nuestra y de todos. Tendré en la medida en que me ayude para alcanzar mi fin. Busco mi beneficio porque con mi beneficio, beneficio a todos. Me desapego de todo. Nosotros no somos dueños de nada y de nadie, no somos dueños de nuestros hijos, nuestros padres no son nuestros dueños, son nuestros compañeros, y nadie nos puede usar. La BV después dice: “porque de ellos es el Reino de los Cielos”: es la consecuencia que nos dice Jesús. Como no tengo nada, como no me pertenece nada, me pertenece todo. Cuando uno vive este desapego, siente que le pertenece todo, el Reino de los Cielos. Es el lugar donde Dios reina, Dios reina en todo y en todo, por eso, la persona que tiene el corazón desapegado, va a tener todo. La 2ª BV es: “Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán en herencia la tierra”. Los mansos heredarán la tierra prometida. Parece que ser mansos es ser unos flojitos, unos manipulados, usados. La palabra misma nos parece poco seria. ¿Qué quiere decir la mansedumbre? Es la actitud del corazón. Es una paz interior. La mansedumbre es la persona que no es una dependiente emocional. Es una persona que adentro es tranquila, afuera podrá haber tormenta, rayos, truenos, todo. Afuera puede estar toda la agitación, pero eso no me toca por dentro. No me invade. No vivo emocionalmente dependiente del afuera, agitado por todo lo que pasa afuera. La mansedumbre es un corazón en paz frente a todo lo que sucede afuera. Es tener un eje, que pueda mantenerlo para que lo de afuera no me tire abajo, no me derrumbe. Estar alineado, estar en un eje. Nadie puede amar incondicionalmente es un dependiente de todas las emociones, si apenas me decís algo me pongo mal, me enojo, largo todo. No puedo amar incondicionalmente si estoy desequilibrado. Después dice: heredarán la tierra prometida: si estudiamos el AT en la huída de Egipto, se trata del paso de la esclavitud a la libertad. Quiere decir que el lenguaje es muy profundo, es la salida de la esclavitud, hacia la libertad. Sólo las personas mansas, con paz interior, pueden ser libres. La tierra prometida es la libertad. Esta Bienaventuranza parece imposible, porque con nuestra típica actitud de argentinos, no enganchamos en todo, si no encuentro el control de la televisión, ya me pongo nervioso. Cualquier cosita nos puede agitar adentro y ahí ya está, podemos hacer cualquier cosa. Nos molestan un poquito y nos enojamos, nos piden algo y lo tomamos como una carga, nos calentamos por cualquier cosa. Y ahí perdemos la orientación. Y voy a depender de mi estado anímico: hoy no te quiero porque me duele la cabeza, hoy no te quiero porque me empujaron, hoy no te quiero porque no puedo usar mi computadora, hoy no te quiero porque no puedo hablar por teléfono. Si solamente nos queremos cuando tenemos ganas, ¿adónde vamos a parar? ¿Cómo se puede ser libre así? Si a cada cosita mínima me enojo, me pongo mal, puteo, me bajoneo. Seremos libres cuando podamos desapegarnos de todas estas emociones y no dejemos que nos arrasen, cuando mantengamos un equilibrio, cuando en vez de calentarme por cualquier cosita, me tranquilizo. Mansedumbre, en el fondo, es paz. BV los que puedan mantener la paz y la tranquilidad porque ellos serán libres. La 3ª BV: “Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados”. Esta es un poco más complicada de analizar, ahora parece que no entendemos nada. ¿No me estabas diciendo que teníamos que tener una actitud de mansedumbre? ¿Porqué ahora tenemos que llorar? Otra vez acá tenemos que ir más en profundidad. El llanto es símbolo de impotencia, cuando no pudimos hacer algo, cuando nos sale mal, cuando no lo podemos evitar. El llanto es un reconocimiento de que no puedo con todo. Los hombres no lloran: sí lloran. Tendríamos que reconocer nuestra condición: que somos débiles. Significa: bienaventuradas las personas que reconocen su debilidad, su impotencia, su limitación. Es una clave para poder ser más humildes. Reconocé que no podés todo!. No te hagas el fuerte, no sos superman. Bienaventurados los que lloran porque se reconocen débiles, porque se sienten impotentes frente a muchas cosas, bienaventurados los que lloran porque se reconocen como humanos. Bienaventurados son también los que lloran por los pecados ajenos y por las injusticias que cometen. Eellos serán

consolados: para amar incondicionalmente no te hagas el perfecto, no vendas imágenes de perfección. Para amar, se requiera que te reconozcas vos como sos. Esta BV la podemos relacionar con un pasaje muy lindo del Evangelio, el de María Magdalena. María Magdalena era una pecadora pública, una prostituta, ella se encuentra con Jesús y se pone a llorar a sus pies, y los fariseos que Jesús tiene al lado decían: “si supiera lo que es esta mina, esta prostituta, esta pecadora” y él, leyéndoles el pensamiento les dice: “a esta mujer, porque se le perdonó mucho, amo mucho”, porque pidió muchas veces perdón, se cayó, pero se levantó mucho, reconoció sus caídas y pidió perdón por ellas. No se preocupen tanto de no caer nunca, traten de levantarse siempre. Cuando uno se cayó y se levantó mucho, comprende a aquellos que se cayeron y se levantaron muchas veces. Esta BV nos dice que seamos humildes, que nos mostremos cómo somos, que frente a los ojos de Dios no tenemos nada que esconder. Pasemos a la 4ª BV: “Bienaventurados los que tiene hambre y sed de justicia porque ellos serán saciados”. Hambre y sed de justicia parece que dice que son los que se pelean por la justicia social, los piqueteros que luchan por el hambre del pueblo. Pero esto no es tan así. Nada que ver. Hambre y sed significa “tener necesidad de algo”. La palabra justo era un halago en la tradición hebrea. Alguien pleno espiritualmente. Esto perdió sentido. La palabra cayó en la decadencia, como muchas otras palabras. Justa es la persona coherente, íntegra, que hace y dice lo que piensa y siente que es lo correcto. Todos tenemos incoherencias, San Pablo decía, “no hago el bien que quiero sino el mal que no quiero” (Rom. 7, 19). No somos justos, porque no somos coherentes, ni con lo que sabemos que es lo correcto ni con nuestra fe. No llevamos nuestra fe a nuestras vidas de todos los días, y así, no somos justos. Jesús nos llama a ser justos en las cosas pequeñas de todos los días, y así, por esas pequeñas justicias que hacemos contribuimos a que haya un mundo cada vez mejor y más justo, pero se empieza desde lo chiquito. Llegar a ser justo totalmente es una aspiración, no se trata de que lo seas, sino que luches por serlo. Si vos tratás de ser coherente, entonces podrás vivir este amor incondicional. La 5ª BV ya la vimos, y es la del amor. Veamos ahora la 6ª: “Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios”. Los limpios de corazón van a ver a Dios. Esto de limpios de corazón pareciera decir, y así se enseñaba siempre, que eran los que no cometían pecados sexuales, los que eran puros sexualmente. Los que vivían la castidad. Y no es realmente así, los limpios de corazón, o puros de corazón son aquellos que están libres de pecado, de todo pecado. Nuestros pecados dejan manchas en nuestro corazón que oscurecen todo. Nuestra falta de amor hacer que no podamos ver con claridad las cosas, y eso nos lleva a seguir pecando o a no ver el pecado. Es un gran problema. En esta BV Jesús nos dice que si vivimos libres de pecado, si intentamos lavar constantemente las manchas que dejan nuestros pecados, si vivimos el amor, así, veremos a Dios. Y esto es realmente lo que pasa. A mi me pasa generalmente cuando me voy a algún retiro que ahí puedo tranquilizarme, analizarme a mí mismo, sacarme mis pecados, y ahí es cuando me llega realmente la visión de Dios. Siento que lo puedo ver. Espero que alguno de ustedes acá le haya pasado eso, que pueda realmente tener tanta fe que puede ver con claridad las cosas. De repente vemos que todo tiene sentido, que hay algunas cosas que no sabemos o que no podemos entender, pero que a Dios lo vemos, que sabemos que Dios está con nosotros, sabemos que su Espíritu Santo nos acompaña. Ojalá nos pasara más seguido esto, y no sólo en los retiros. Y muchas veces nos pasa que nos saltan las lágrimas de ver a Dios, tal vez en un retiro, tal vez en alguna otra ocasión especial, pregúntenles a sus padres qué les pasó cuando los vieron nacer, a veces vemos con tal claridad las cosas, que sentimos que no necesitamos nada más, y eso nos emociona. Podemos ver a Dios, porque nuestro corazón está limpio. Lo vemos con nuestro corazón, porque nuestro corazón se abre. Y díganme si no son los chiquitos los que tienen abierto el corazón, los que aman sin protestar, sin exigir, los que aceptan lo que los padres les dicen: por eso Jesús nos dice “En verdad les digo que si no se hacen semejantes a los niños, no entrarán en el Reino de los Cielos” (Mt. 18, 3). Bienaventurados los que tienen limpio el corazón porque ellos verán a Dios. La 7ª BV dice así: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios”. La BV dice que


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

trabajemos por la paz, por la armonía. No vivir peleándonos, no vivir enfrentándonos los unos a los otros. Preocuparnos por solucionar los problemas de los demás, ayudar a los demás, en el fondo, lo que implica amar al prójimo. ¿Cómo se trabaja por la paz? Juan XXIII, dice que se construye la paz en base a cuatro pilares: (i) La Verdad, (ii) La Justicia, (iii) la Libertad y (iv) el Amor. Ellos serán llamados hijos de Dios, ser hijo de Dios no significa tener un carnet. Jesús nos dice quiénes son los hijos de Dios, no son lo que pertenecen a su club de fans. Es todo ser humano, hombre y mujer, de cualquier raza, que trabaje por la paz desde el amor, ese es hijo de Dios. Importa amar para ser hijo de Dios, no tener un carnet. Pasamos a las últimas dos BVs. Y acá Jesús nos advierte algo, nos dice que el que vive el amor, el que vive la misericordia, que se prepare. Cuidado porque cuando hagan esto, van a ser perseguidos. Las últimas BVs tienen que ver con esto. “Bienaventurados los perseguidos” como diciendo, lamentablemente se van a ganar enemigos. Por que? Porque la mediocridad no tolera la integridad. Porque al mediocre le molesta ver lo que el otro hace que yo no hago. Y mucha de esa gente no quiere cambiar, entonces pretende que nosotros cambiemos y nos adaptemos a ellos. Jesús al final nos dice bien claro “Bienaventurados los perseguidos por causas de la justicia” acá tiene que ver con la justicia humana. Y en la última dice “Bienaventurados cuando los injurien, los persigan, y digan mentiras contra ustedes por mi causa”. Bienaventurados porque defiendan su fe, o defiendan una causa de justicia humana. Bienaventurados porque el ES va a estar con ustedes. Ustedes dirán que a nosotros no nos persiguen como persiguieron a muchos cristianos, particularmente a los primeros cristianos que los mataron. Pero, ¿ustedes se creen que no nos persiguen? La persecución se da por muchas maneras, cuando nos burlan porque vamos a Misa, porque rezamos, porque creemos, cuando critican nuestra fe, cuando hacen toda clase de cosas para alejarnos de Dios, como lo hacen constantemente los medios de comunicación y también muchas veces nuestros amigos. De alguna manera, en

esta BV Jesús nos llama a morir con él. Muchas veces defendemos cosas que parece que todo el mundo está en contra, como por ejemplo la virginidad. Todos parecen estar a favor del aborto, de las drogas, de la pornografía, del alcohol. Vivimos siendo tentados, y si estamos en desacuerdo, no nos entienden y hasta incluso nos joden. Por eso Jesús nos da estas dos BVs, para que cuando defendamos una causa humana como la vida, o defendamos nuestra fe, el ES esté con nosotros ayudándonos. Para que seamos felices a pesar de todas esas tentaciones e injusticias. Llegamos al final del pasaje del Evangelio, y Jesús acá nos dice: “alégrense y regocíjense porque vuestra recompensa será grande en el reino de los Cielos”. Nos dice que nos alegremos y que nos regocijemos, es decir, que nos pongamos contentos. Y esto es re importante. ¿Ustedes se creen que esto es un eterno sufrimiento? Yo les digo que si sufren haciendo esto, algo están haciendo mal. Este es un camino de felicidad, un camino de alegría. Es probable que suframos muchos dolores a lo largo de nuestras vidas, pero si hacemos esto, igualmente seremos felices y vamos a estar BIENAVENTURADOS, es decir, empujados por el amor de Dios. Todo esto es algo que nosotros tenemos que elegir, Jesús nos da la opción. Nos da la opción de amar como él amó. Nos dice, como al joven rico: “seguime”. Muchas veces parecerá que estamos yendo contra la corriente, y esa corriente nos va a tirar para el otro lado, nos van a perseguir, pero siempre tendremos esta opción. Siempre tendremos la opción de ser felices con Jesús. Este camino lo eligen ustedes y es un camino que se puede hacer, y si vemos que no podemos, trataremos de seguir haciéndolo, porque así seremos felices. Pero no se olviden que necesitan al ES para poder hacerlo, porque sino es imposible. Estas son las 9 BVs, y este es el centro del nuevo mensaje que nos trae Jesús, pero recuerden que todo se resume al amor: “felices los que aman como Jesús, porque ellos alcanzarán a Dios”. FIN.


FICHAS

Segunda Sección Esta segunda sección contiene las siguientes fichas: -

Ficha 10 – Sacramentos (en general) y gracia. Ficha 11 – El Bautismo Ficha 12 – La Fe. Ficha 13 – La Eucaristía. Ficha 14 – El pecado. Ficha 15 – La Reconciliación. Ficha 16 – El mal, el sufrimiento y la muerte (incluye Unción) Ficha 17 – El cielo, el purgatorio y el infierno. Ficha 18 – La Confirmación. Ficha 19 – Espíritu Santo y Pentecostés. Ficha 20 – Iglesia Ficha 21 – El matrimonio y la familia. Ficha 22 – Noviazgo y sexualidad. Ficha 23 – Orden Sagrado y sacerdocio.

Esta sección está dedicada a los sacramentos y a las cuestiones conexas con los sacramentos. Empezamos con los sacramentos en general para pasar a ver todos los sacramentos: Bautismo, Eucaristía, Reconciliación, Confirmación, Matrimonio, Orden Sagrado y Unción de los enfermos. La fe se relaciona de alguna manera con el Bautismo. La Eucaristía es un tema esencial. La ficha de pecado, así como las fichas de el mal, el sufrimiento y la muerte, y la de cielo, purgatorio e infierno, se relacionan con el sacramento de la Reconciliación. El sacramento de la Unción lo incluimos con la ficha que habla acerca del mal, el sufrimiento y la muerte, ficha en la que también tratamos la virtud de la esperanza. Luego viene la Confirmación y las fichas conexas que son: Espíritu Santo y Pentecostés, y la ficha acerca de la Iglesia. A continuación sigue el sacramento del matrimonio con los temas relacionados: familia, noviazgo y sexualidad. La última ficha de esta sección es la que trata el sacramento del Orden Sagrado con cuestiones vinculadas a las vocaciones y al sacerdocio en general. Estas fichas son fundamentales para la segunda etapa del plan para el año de Confirmación.


Sacramentos y Gracia.

Ficha nº 10

SACRAMENTOS Y GRACIA

TEMA DE LA FICHA: descubrir la importancia de los sacramentos en nuestras vidas de fe. Entender que los sacramentos no sólo significan algo sino que también realizan algo y nos dan la gracia. Los sacramentos exigen fe y sinceridad.

F10-01.

Qué son los sacramentos Según el Catecismo de la Iglesia Católica (p. 1131):

Los sacramentos son SIGNOS EFICACES de la GRACIA, instituidos por CRISTO y confiados a la IGLESIA, mediante los cuales nos es dada la VIDA DIVINA. 1. Son SIGNOS: Todo lo que conocemos lo hacemos a través de nuestros sentidos y por medio de signos sensibles. Así después vamos tomando idea de lo que son las cosas, razonamos y elaboramos conceptos y captamos la esencia de las cosas, es decir, nos damos cuenta de lo que las cosas son. Podemos decir que los signos son cosas que representan otras que no están. Por ejemplo un cartel de tránsito que muestra una flecha hacia la derecha, bueno, esa flecha nos está indicando que próximamente va a venir una curva. Todavía no vemos la curva, pero el cartel nos dice que hay una curva que después vamos a ver. Jesús es un signo por excelencia. Dios mandó a su hijo, a un ser humano, porque sabía que era exactamente lo que nosotros necesitábamos para llegar a Él y respetando nuestra libertad. “Sólo un hombre podía mostrarle al hombre lo que es el hombre”. Jesús fue perfecto hombre y Dios al mismo tiempo. El nos indica el camino de Dios. La Iglesia también es signo, su misión es continuar la vida de Cristo. Por fin, los sacramentos son signos, indican otras cosas. Son realizados en forma humana, para que podamos entenderlos, se dicen palabras, se hacen gestos y se usa materia. Palabras: ej: “Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”. Gestos: ej: imposición de las manos en el sacramento de la Confirmación. Materia: ej: pan, vino, óleos, agua, etc. Es importante que se acuerden que los sacramentos tienen una parte humana que es esto, las palabras que se dicen, los gestos que se hacen y la materia que se usa, pero que significan otra cosa, la parte sobrenatural, la parte que viene de Dios, que no podemos captar directamente por nuestros sentidos. Como dice el Catecismo: “Los sacramentos son signos sensibles (palabras y acciones), accesibles a nuestra humanidad actual” (C 1084) 2. Son signos EFICACES: Los signos que solemos captar y usar (ej: lenguaje, letras, fotos, dibujos etc. etc.) simplemente indican cosas, se limitan a mostrar cosas que no están. La gran diferencia entre los simples signos y los sacramentos es que estos no sólo muestran sino también hacen algo. Son eficaces porque en ellos actúa Cristo mismo; Él es quien bautiza, Él es quien actúa en sus sacramentos (C. 1127).


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

En el mismo momento en el que el cura dice las palabras y hace las acciones que correspondan, y quien lo recibe se dispone a recibir el sacramento, instantáneamente actúa Cristo que es quien nos da la gracia y en ese momento recibimos al Espíritu Santo, el amor de Dios. 3. Son signos eficaces de la GRACIA Los sacramentos principalmente nos dan la gracia santificante. Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido queriendo ser como dioses, rompieron la conexión que tenían con Dios. Eso mismo es lo que hacemos nosotros todos los días cuando pecamos, rompemos la Alianza con Dios, lo alejamos. Dios no nos aleja, nosotros lo alejamos porque por nuestro pecado decidimos libremente alejarnos de Él. La gracia nos devuelve esa comunión con Dios, la gracia es nuestra participación en la intimidad de Dios. En los sacramentos recibimos al Espíritu Santo, que nos ayuda y nos impulsa a ser santos, por eso decimos que la gracia es santificante, nos lleva a ser mejores hijos de Dios. De ahí la importancia de los Sacramentos, de todos ellos que nos dan esto, nos dan fuerzas, nos dan una ayuda impresionante. Esto no es ninguna mentira, si uno se abre a recibir la gracia, la gracia entra, el Esp. Santo entra haciendo cosas increíbles. Cada uno de los sacramentos, además nos da una gracia sacramental especial. Por ejemplo la gracia del sacramento del matrimonio también ayuda para encaminar la vida matrimonial hacia la santidad. La gracia, siendo de orden sobrenatural, escapa a nuestra experiencia y sólo puede ser conocida por la fe (CIC 2005). 4. Instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia Todos y cada uno de los sacramentos fueron instituidos, creados, por Cristo mismo y los encontramos en los distintos pasajes del Evangelio. Los sacramentos han sido confiados por Jesús a la Iglesia (Mt. 28, 16-20). Por el Espíritu que la conduce “a la verdad completa” la Iglesia reconoció poco a poco este tesoro recibido por Cristo y fue precisando su dispensación. Así la Iglesia ha precisado a través de los siglos que los sacramentos son siete. Los sacramentos son “de la Iglesia” en el doble sentido de que existen “por ella” y “para ella”. Existen por la Iglesia porque ella es el sacramento de la acción de Cristo que actúa en ella gracias a la misión del Espíritu Santo. Y existen para la Iglesia porque ellos son sacramentos que constituyen la Iglesia, manifiestan y comunican a los hombres, sobre todo en la Eucaristía, el misterio de la Comunión del Dios Amor, uno en tres Personas. (Cfr. CIC 1117-1121). 5. Mediante los cuales nos es dada la vida divina. Los sacramentos son necesarios para la salvación. La gracia sacramental es la gracia del Espíritu Santo dada por Cristo y propia de cada sacramento. El Espíritu cura y transforma a los que lo reciben conformándolos con el Hijo de Dios.

Los sacramentos significan tres cosas: la causa santificante, que es la Muerte y la Resurrección de Cristo; el efecto santificante o gracia; y el fin de la santificación, que es la gloria eterna. “El sacramento es un signo que rememora lo que sucedió, es decir, la Pasión de Cristo; es un signo que demuestra el efecto de la pasión de Cristo en nosotros, es decir, la gracia; y es un signo que anticipa, es decir, que preanuncia la gloria venidera” (Santo Tomás de Aquino).


Sacramentos y Gracia.

F10-02.

Los sacramentos en nuestras vidas Esto se puede hacer como una breve dinámica. La idea es entender que los 7 sacramentos forman parte esencial en nuestras vidas. Preguntar a los chicos qué momentos, situaciones, acciones, consideran claves, esenciales en la vida del hombre. Se puede ir anotando las respuestas en un papel o en el pizarrón. La idea es hacer una comparación entre esos momentos que se consideren importantes en la vida con la importancia de los sacramentos en nuestra vida, y sacar conclusiones acerca de cómo nos acompañan, nos fortalecen, son signos de la gracias, etc. La base de este ejercicio sería este cuadro comparativo. El hombre nace El hombre se alimenta Se le otorgan responsabilidades, se compromete, dice que “sí” Se equivoca, comete errores, perdona y es perdonado. El hombre ha llegado a un punto en su vida donde decide qué hacer y cómo. Decide su vocación. Hace una elección de vida. Necesita fuerzas en su enfermedad y muere.

Bautismo Eucaristía Confirmación Reconciliación Matrimonio, Orden Sagrado Unción de los enfermos.

También se puede hacer este cuadro en forma de línea de tiempo, aunque hay que aclarar que no necesariamente se dan los sacramentos en un tiempo determinado ya que, por ejemplo, el bautismo lo puede recibir un adulto. En general cuando un adulto se inicia en la fe, recibe los sacramentos del Bautismo, Eucaristía y Confirmación al mismo tiempo. “Hay en la Iglesia siete sacramentos: Bautismo, Confirmación o Crismación, Eucaristía, Penitencia, Unción de los enfermos, Orden sacerdotal y Matrimonio” (C 1113). “Los siete sacramentos corresponden a todas las etapas y todos los momentos importantes de la vida del cristiano: dan nacimiento y crecimiento, curación y misión a la vida de fe de los cristianos. Hay aquí una cierta semejanza entre las etapas de la vida natural y las etapas de la vida espiritual” (C 1210). Forman un conjunto ordenado, en el que Eucaristía ocupa el centro, pues contiene al Autor mismo de los sacramentos (cfr. C 1211). Los tres sacramentos del Bautismo, Confirmación y Orden sacerdotal confieren, además de la gracia, el llamado carácter sacramental, que es un signo espiritual indeleble impreso en el alma, por el cual el cristiano participa del sacerdocio de Cristo y forma parte de la Iglesia según estados y funciones diversos. El carácter sacramental permanece para siempre en el cristiano como disposición positiva para la gracia, como promesa y garantía de la protección divina y como vocación al culto divino y al servicio de la Iglesia. Por tanto, estos tres sacramentos no pueden ser reiterados (cfr. C 1121). Los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía son sacramentos de iniciación mediante los cuales se ponen los fundamentos de toda la vida cristiana (C 1212). Por los sacramentos de iniciación cristiana, el hombre recibe la vida nueva en Cristo. Ahora bien, esta vida la llevamos en “vasos de barro” (2 Co 4, 7). Nos hallamos aún sometidos al sufrimiento, a la enfermedad y a la muerte. Esta vida nueva de hijo de Dios puede ser debilitada e incluso perdida por el pecado. (C 1420). Son sacramentos de curación la Reconciliación y la Unción de los Enfermos en los cuales Jesús sana, perdona y devuelve la salud al cuerpo y al alma. Los otros dos sacramentos, el Orden y el Matrimonio, están ordenados a la salvación de los demás. Contribuyen ciertamente a la propia salvación, pero esto lo hacen mediante el servicio que prestan a los demás. Confieren una misión particular en la Iglesia y sirven a la edificación del Pueblo de Dios (C. 1534).


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F10-03.

Dinámica: Signos Estas dinámicas sirven para descubrir el significado de los signos y señales diarias y de los sacramentos como tales. Se puede empezar sin decir a los chicos de qué se tratará la reunión para que se vayan dando cuenta solos. Primero se les pide a cada chico que busque y saque un efecto personal (medallita, cruz, muñequito, collar, birome, etc.). Se les avisa esto la semana anterior, los chicos podrán buscar algún objeto que tenga un significado especial, sino se puede trabajar con objetos que tengan en el momento y les recuerden algo, etc. Se les preguntará lo siguiente: -

¿Qué significa para ellos esa cosa?

-

¿Qué les recuerda? ¿De qué les habla ese objeto?

-

Si lo tuvieran que regalar, ¿A quién se lo darían? ¿Qué características debería reunir esa persona?

-

Etc.

A medida que los chicos vayan respondiendo se deberá dar importancia a ciertos puntos: en primer lugar, cómo cada cosa trasciende la forma del objeto, es decir que indica o recuerda otra realidad, otra cosa más allá… (por ejemplo un lápiz, si yo veo lo primero que me indica ese objeto es que me sirve para escribir, podría recordarme el lugar donde lo compré, o el tiempo del colegio, o a mis compañeros; si fue un regalo me traerá a la memoria la persona que me lo regaló, ese momento…) El coordinador va tomando lo dicho y agregando más datos, por ejemplo: si veo a una persona cualquiera, recuerdo cuál es su rol en la sociedad, si es padre, profesor, un amigo, un pariente, pero sobre todo esa persona tiene una realidad más allá de lo que nosotros vemos.. Luego se hará una reflexión con todo lo expuesto y charlado. Se debe comprender cómo los objetos, personas y gestos son signos que nos hablan de otra realidad, que trasciende, que va mucho más allá de lo que se puede ver. Por medio de todo esto nos comunicamos, vivimos y aprendemos el verdadero significado de las señales, de nuestros códigos. Los signos de la Fe son aprendidos y enseñados de la misma forma. Jesús nos dejó los sacramentos para que vivamos una vida en gracia, no individualista, sino como pueblo de Dios. Los sacramentos son señales de Cristo, son los signos que él nos dejó. Pero no sólo son signos, y esto es lo más importante, sino que también realizan aquello que significan, por eso los sacramentos son “signos eficaces de la gracia”. Por medio de nuestra fe podremos comprender que esos signos representan y realizan algo, el pan y el vino, en el sacramento de la Eucaristía, no sólo representan a Jesús sino que se convierten en su Cuerpo y su Sangre y así el pan, deja de ser pan (aunque conserven su materialidad) y es el verdadero Jesús el que está ahí. Lo mismo pasa con el agua del bautismo por ejemplo. O en el sacramento de la reconciliación cuando el sacerdote dice: “yo te absuelvo de tus pecados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”, ahí mismo Jesús nos borra todos los pecados y recibimos la gracia del Espíritu Santo que nos hace santos. Hay millones de signos alrededor nuestro, pero hay 7 signos especiales que Jesús nos dejó para que vivamos con Él y en Él y recibamos todo el amor de Dios. Dios se comunica con nosotros y nos manifiesta su amor a través de estos signos EFICACES, es decir, estos sacramentos, y el amor más grande que nos manifiesta es su propia presencia especialmente en el sacramento de la Eucaristía, el sacramento central de nuestra fe. Dios nos llama a abrirnos a estos signos y a aceptar la gracia, aceptar su amor, y acá está la relación con la fe. Nuestra fe, nuestra respuesta libre a esa invitación de Dios, es la que va a permitir que la gracia penetre en nosotros y nos haga santos.


Sacramentos y Gracia.

F10-04.

Dinámica: La mujer hemorroisa Leemos Mc. 5, 21-34 (curación de la mujer hemorroisa). Analizar la lectura haciendo preguntas a los chicos. Este episodio se relaciona mucho con nuestra actitud frente a los sacramentos. El objetivo de la dinámica es generar la actitud de acercarnos a los sacramentos, especialmente a Jesús mismo en la Eucaristía cuando comulgamos, con una fe como la de la mujer curada. Todo el mundo estaba aplastando a Jesús por todos lados, y una mujer que sufría de hemorragias hacía varios años sabía que se iba a curar si llegaba a tan solo tocar a Jesús. Aclaración: las mujeres en aquella época eran consideradas indignas e impuras cuando estaban en su “período”, debían permanecer fuera de todo contacto con toda persona, esta mujer era rechazada, considerada impura e indigna todos los días de su vida. La mujer se metió en la muchedumbre y lo tocó, y una FUERZA salió de él, sin que se diera cuenta, Jesús no hizo nada, la fuerza salió simplemente. La mujer se asustó! Jesús preguntó quien había sido, la mujer se mostró y Jesús le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado. Vete en paz, y queda curada de tu enfermedad”. Jesús no dice: “tu fe te ha curado”, dice: “tu FE te ha SALVADO”. Y esa fuerza que sale de Jesús, que obviamente es el amor de Dios que salva, es la gracia. Nuestra fe hace que salga ese amor de Dios y entre en nosotros y nos salve. Nuestra fe implica no solo creer, sino amar. Acá vale una aclaración, en los sacramentos, aunque no seamos concientes, también recibimos la gracia porque el amor de Dios llega igual y no se detiene por no haber fe en estos casos, p.ej en el bautismo o en la unción. La fe es nuestra respuesta de amor a Dios y por esa respuesta nos abrimos a su propio y tan grande amor, recibiendo entonces la gracia y actuando como templos del Espíritu Santo. La gracia del Espíritu Santo es la intimidad con Dios, la vida de Dios en mí, un regalo de Dios que proviene de su amor, de su Espíritu Santo. Reflexionar en grupo con las siguientes preguntas. También se puede hacer un trabajo individual con estas mismas preguntas, queda a criterio del coordinador: -

¿Cuál es nuestra actitud al recibir los sacramentos? ¿No acercamos con fe? ¿o nos acercamos como si fuera algo más en nuestro día? ¿A quiénes nos parecemos más, a los que estaban alrededor de Jesús, o a la mujer curada? Estas preguntas pueden dar motivo a una puesta en común muy profundo con la participación de todos. Se puede reflexionar también acerca de la frecuencia con la que nos acercamos a comulgar, a confesarnos, etc.

-

Si mañana fuera tu Confirmación, ¿cómo te acercarías a Jesús? ¿Creés que te falta un camino para confirmarte? ¿Por qué? ¿Qué sabés del sacramento de la Confirmación?

-

¿Qué creés que podés hacer para acercarte a recibir los sacramentos con mayor fe? ¿Qué nos demuestra la mujer curada?

-

¿Cuál es la diferencia entre “salvarse” y “curarse”? Notar que Jesús dice “tu fe te ha salvado”. Pista: salvarse es no sólo curarse interiormente y por ahí físicamente, sino también recibir la gracia del Espíritu Santo.

-

¿Cuál es la relación entre Fe y gracia?

Leer el siguiente recurso para más información.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F10-05.

Documento: “La tímida audacia de la mujer hemorroisa”

LA TÍMIDA AUDACIA DE LA HEMORROÍSA Por Pbro. Dr. Enrique Cases ¿Por qué aquella mujer no pidió un milagro a Jesús cuando es patente que tenía mucha fe? Las circunstancias del momento lo explican bastante bien. Esta enfermedad era considerada “impureza legal”. Eso era así durante los ritmos naturales, pero este caso era más fuerte aún. No es fácil saber el origen de esta separación, pero estaba prohibido tocar o acercarse a una mujer en esas circunstancias. Era una enfermedad que ni se podía mencionar. Aquella mujer debía saber muy bien lo que era una intocable. No podía clamar como la cananea que su hijo estaba muriendo, si habla la rechazarían. El milagro de la hemorroísa es distinto de los demás, es un milagro peculiar. Al leerlo en el evangelio se ve aflorar la personalidad de una mujer en la que se juntan la timidez y la audacia. Por una parte es tímida, pues no se atreve a pedir el milagro a Jesús directamente. Por otra, su fe le lleva a creer que con sólo tocar la orla del vestido de Jesús bastará para curarse. Con este doble juego de pensamientos y sentimientos se ingenia para realizar su propósito de la manera más discreta. Busca un momento en que mucha gente rodea al Señor; y cuando éste avanza entre estrecheces y apreturas, se abre paso con decisión y esfuerzo y toca la orla del vestido de Jesús. Quizá tuvo que arrojarse al suelo para conseguirlo. Muchos pensarían que su actuar era excesivo, que quizá era una fanática, o que estaba loca. Pero lo cierto es que a los ojos de Dios su modo de actuar fue grato y quedó curada. Dios busca la fe y eso es lo que movía a aquella buena y atribulada mujer. Pero leamos lo que dice el evangelio de San Marcos Una mujer padecía flujo de sangre desde hacía doce años, y había padecido mucho por parte de muchos médicos, y gastado todos sus bienes sin aprovecharle nada, sino que iba de mal en peor, cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la muchedumbre y tocó su vestido; porque decía: si pudiera tocar, aunque sólo fuera su manto, quedaré sana. En el mismo instante se secó la fuente de sangre y sintió en su cuerpo que estaba curada de la enfermedad[400]. Aquella mujer no se había quedado inactiva ante su enfermedad -que no era mortal- había acudido a muchos médicos y había gastado todos sus bienes, y eso durante doce años. La sensación de fracaso debía ser grande. Había hecho todo lo posible desde el punto de vista humano, pero no había nada que hacer. Hasta que oyó hablar de Jesús y, aunque no era timorata, el Señor le infunde respeto hasta el punto de no atreverse a hablar con El, y decide tocar su vestido solamente. La curación debió ir unida a una sensación nueva propia de una salud repentina, y el gozo le inundó el alma. Los que estaban alrededor aprenderán una nueva lección de Jesús sobre la verdadera pureza y el sentido de las prohibiciones. La fe es la condición de todo milagro, pero en éste hay un matiz nuevo: tocar el vestido de Jesucristo. Aquí esta mujer está dando una lección y un estímulo a los seguidores de Jesucristo: también podemos tocar al Señor. El trato con Dios es espiritual, pero como también somos cuerpo, Dios ha querido instituir unos signos sensibles de su gracia, que son los sacramentos. Así los define el Catecismo de San Pío V ciertas señales sensibles que causan la gracia, y al mismo tiempo la declaran, como poniéndola delante de los ojos [401]. Dios se nos da a través de algo sensible como el agua en el bautismo, el aceite en la unción de los enfermos, y, sobre todo, en el pan eucarístico, en el que más que tocarle podemos comerle. ¡Que grandeza de Dios que se nos hace tan próximo!

Verdaderamente es “Dios con nosotros”, como había sido profetizado. Aunque nos concede su gracia de muchos otros modos, ha instituido expresa y libremente -sólo El podía hacerloestos siete signos eficaces, para que de una manera estable y asequible a todos, los hombres puedan hacerse partícipes de los méritos de la Redención[402]. Nuestra actitud ante los sacramentos debería ser lo más cercana posible a la de la hemorroísa pues como dice San Ambrosio tocó delicadamente el ruedo del manto, se acercó con fe, creyó y supo que había sido sanada... así nosotros, si queremos ser salvados, toquemos con fe el manto de Cristo[403] . El manto de Cristo son los sacramentos. ¿Tocamos al Señor con la fe de la hemorroísa o como la muchedumbre que le deja pasar con dificultad? Comenta San Agustín: Ella toca, la muchedumbre oprime. ¿Qué significa ‘tocó’ sino ‘creyó ‘? [404]. Necesitamos tocar al Señor con la fe de aquella mujer en todos los sacramentos. La teología ha explicado los frutos de los sacramentos en el hombre con dos frases. Una es ex opere operato, con ella se indica la acción del sacramento independientemente de las disposiciones del que lo recibe. La otra es ex opere operantis e indica las buenas o malas disposiciones del sujeto que recibe el sacramento. Si las disposiciones son óptimas la recepción de la gracia del sacramento es altísima. Si las disposiciones están cargadas de distracción y de poca fe la recepción será pequeña, o incluso nula. Mejorar nuestras disposiciones en la recepción de los sacramentos es vivir aquella expresión tan bonita de la liturgia: sancta sancte tranctanda -las cosas santas deben ser tratadas santamente-. Así lo indicó el Señor pues al momento Jesús, conociendo en sí mismo la virtud salida de él, vuelto hacia la? Y le decían los discípulos: Ves que la muchedumbre, decía: ¿Quién me ha tocado mis vestidos muchedumbre te oprime y dices ¿quién me ha tocado? Y miraba a su alrededor para ver a la que había hecho esto. La mujer, asustada y temblorosa, sabiendo lo que le había ocurrido, se acercó, se postró ante él y le confesó la verdad. El entonces le dijo: Hija tu fe te ha salvado; vete en paz y queda curada de tu dolencia[405]. La mirada de Jesús a la muchedumbre llenaría de estupor a muchos que no entendían lo que había pasado. También hoy se repite esta mirada del Señor a tantos que se acercan a El con disposiciones de lo más variado: unos van porque todos lo hacen, otros por curiosidad, otros acuden con esa fe tan grande capaz de conseguir milagros. La tímida audacia de la hemorroísa debe servirnos para "tocar" a Jesús. Su timidez nos puede ayudar a no perder el respeto al Santo de los Santos. Su audacia para acercarnos más frecuentemente a los sacramentos. La fe une timidez y audacia y se manifiesta conseguir lo que se desea ardientemente. No olvidemos que Jesús está esperando que le toquemos en los sacramentos con audacia y respeto. Alegra comprobar como la hemorroísa cuenta a todos su curación. Por una parte es la alegría del milagro, pero además está la nueva libertad que Cristo trae ante prescripciones humanas que conducían a una situación injusta no querida por Dios. Nosotros podremos proclamar la alegría de los dones que se nos dan conectados a la recepción con fe viva de los sacramentos. [400] Mc 5,25-30 [401] Catecismo de San Pío V. II,1,3 [402] Beato Josemaría Escrivá. Es Cristo que pasa. n. 78 [403] San Ambrosio. tratado sobre el evangelio de san Lucas. in loc [404] San Agustín. Tratado sobre el evangelio de san Juan. 26,3 [405] Mc 5,30-34


Sacramentos y Gracia.


El Bautismo.

Ficha nº 11

EL BAUTISMO

TEMA DE LA FICHA:

F11-01.

Dinámica: Ceremonia y signos del Bautismo Esta dinámica es un juego que se propone para comenzar a hablar acerca del Bautismo y para reforzar lo que son los sacramentos, como signos sensibles eficaces de la gracia. Se divide rápidamente a los chicos en tres grupos y encomendarles que escriban en una hoja los cuatro signos más importantes del sacramento del Bautismo. Deben explicar qué significa cada signo, el por qué. El primer grupito que los adivine o deduzca gana un premio que deberá llevar el coordinador. El equipo que tenga más correctas gana. La idea es hacer que los chicos piensen. Seguramente alguno fue a algún bautismo y puede recordar los signos sensibles más importantes. Estos signos más importantes son: el agua, la luz (fuego), el óleo, y la vestimenta blanca. Cada uno de ellos representa algo y hace al sacramento en sí. Estos signos se anotan en el pizarrón y si los chicos no los dedujeron pueden ahora explicar qué representan. Luego el coordinador preguntará a los chicos si alguna vez asistieron a un bautismo que recuerden. Pedir que expliquen con mayor detalle posible lo que vieron. A partir de aquí el coordinador podrá explicar el sacramento del Bautismo y proponer alguna otra dinámica o reflexión personal.


F11-02.

Desarrollo: el Sacramento del Bautismo 1. Introducción 2. Signo del agua - importancia Significado de Bautismo: “sumergir”. Este sacramento recibe el nombre de Bautismo en razón del carácter del rito central mediante el que se celebra: bautizar (baptizein en griego) significa "sumergir", "introducir dentro del agua". Hablamos sobre la importancia del agua en la vida del hombre y del mundo. Agua asociada a la vida: donde hay agua hay plantas, oasis del desierto, civilizaciones siempre cerca del agua, somos 70% de agua, nos morimos sin el agua, con el agua nos bañamos, nos lavamos la suciedad. La "inmersión" en el agua simboliza el acto de sepultar al catecúmeno en la muerte de Cristo de donde sale por la resurrección con El (cf Rm 6,3-4; Col 2,12) como "nueva criatura" (2 Co 5,17; Ga 6,15). Hablamos sobre la relación del agua con la Resurrección de Jesús. En el Bautismo pasa lo mismo que en la Resurrección: pasamos del pecado, la muerte a la vida, la resurrección. 3. Los demás signos del Bautismo Óleo. La unción con el santo crisma, óleo perfumado y consagrado por el obispo, significa el don del Espíritu Santo al nuevo bautizado. Ha llegado a ser un cristiano, es decir, "ungido" por el Espíritu Santo, incorporado a Cristo, que es ungido sacerdote, profeta y rey (cf OBP nº 62). El que recibe el bautismo se vuelve participante de la misión sacerdotal, profética y real de Cristo. Misión sacerdotal: santificarse y santificar a los otros, principalmente por la participación en las celebraciones de la comunidad y por la ofrenda de la vida al servicio de los hermanos. Misión profética: practicar la justicia y dar testimonio de Dios vivo en la historia con palabras y ejemplos de vida. Misión real: poseedores del reino de Dios, consiste en ejercer un servicio para el bien de la comunidad. Vela. La luz de la vela simboliza lo que es Cristo para el Hombre: “Yo soy la luz del mundo.” (Jn 8, 12). Aquel que ilumina, que revela el hombre al propio hombre, aquel que enseña al hombre lo que él es, que guía su camino. El padre o el padrino es quien enciende la vela en el cirio pascual y se responsabiliza por conservar esa luz encendida en la vida del nuevo hijo de Dios. La vela es, un símbolo muy fuerte de la responsabilidad del cristiano de vivir iluminado por la luz de Cristo e iluminando a los hombres que lo rodean. Vestimenta blanca. Símbolo de paz, victoria y pureza. Victoria porque por el Bautismo vencemos el mal, al pecado y la muerte. La vestidura blanca simboliza que el bautizado se ha "revestido de Cristo" (Ga 3,27): ha resucitado con Cristo. Resucitamos con Cristo a la vida nueva. Renacemos para vivir la paz y la fraternidad. El bautismo también nos purifica, lava nuestros pecados. 4. Institución de este sacramento Jesús instituyó el bautismo. Leer lecturas. Todas las prefiguraciones de la Antigua Alianza culminan en Cristo Jesús. Comienza su vida pública después de hacerse bautizar por S. Juan el Bautista en el Jordán (cf. Mt 3,13 ), y, después de su Resurrección, confiere esta misión a sus Apóstoles: "Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado" (Mt 28,1920; cf Mc 16,15-16). Nuestro Señor se sometió voluntariamente al Bautismo de S. Juan, destinado a los pecadores, para "cumplir toda justicia" (Mt 3,15). Este gesto de Jesús es una manifestación de su "anonadamiento" (Flp 2,7). El Espíritu que se cernía sobre las aguas de la primera creación desciende entonces sobre Cristo, como preludio de la nueva creación, y el Padre manifiesta a Jesús como su "Hijo amado" (Mt 3,16-17).


El Bautismo.

En su Pascua, Cristo abrió a todos los hombres las fuentes del Bautismo. En efecto, había hablado ya de su pasión que iba a sufrir en Jerusalén como de un "Bautismo" con que debía ser bautizado (Mc 10,38; cf Lc 12,50). La sangre y el agua que brotaron del costado traspasado de Jesús crucificado (cf. Jn 19,34) son figuras del Bautismo y de la Eucaristía, sacramentos de la vida nueva (cf 1 Jn 5,6-8): desde entonces, es posible "nacer del agua y del Espíritu" para entrar en el Reino de Dios (Jn 3,5). Considera donde eres bautizado, de donde viene el Bautismo: de la cruz de Cristo, de la muerte de Cristo. Ahí está todo el misterio: El padeció por ti. En él eres rescatado, en él eres salvado. (S. Ambrosio, sacr. 2,6). 5. Efectos del bautismo. a) Perdón de los pecados Por el Bautismo, todos los pecados son perdonados, el pecado original y todos los pecados personales así como todas las penas del pecado (cf DS 1316). En efecto, en los que han sido regenerados no permanece nada que les impida entrar en el Reino de Dios, ni el pecado de Adán, ni el pecado personal, ni las consecuencias del pecado, la más grave de las cuales es la separación de Dios. No obstante, en el bautizado permanecen ciertas consecuencias temporales del pecado, como los sufrimientos, la enfermedad, la muerte o las fragilidades inherentes a la vida como las debilidades de carácter, etc., así como una inclinación al pecado que la Tradición llama concupiscencia, o "fomes peccati": "La concupiscencia, dejada para el combate, no puede dañar a los que no la consienten y la resisten con coraje por la gracia de Jesucristo. Antes bien `el que legítimamente luchare, será coronado'(2 Tm 2,5)" (Cc de Trento: DS 1515). b) Nos convertimos en hijos de Dios El Bautismo no solamente purifica de todos los pecados, hace también del neófito "una nueva creación" (2 Co 5,17), un hijo adoptivo de Dios (cf Ga 4,5-7) que ha sido hecho "partícipe de la naturaleza divina" ( 2 P 1,4), miembro de Cristo (cf 1 Co 6,15; 12,27), coheredero con él (Rm 8,17) y templo del Espíritu Santo (cf 1 Co 6,19). La Santísima Trinidad da al bautizado la gracia santificante, la gracia de la justificación que : –

le hace capaz de creer en Dios, de esperar en él y de amarlo mediante las virtudes teologales;

le concede poder vivir y obrar bajo la moción del Espíritu Santo mediante los dones del Espíritu Santo;

le permite crecer en el bien mediante las virtudes morales.

Así todo el organismo de la vida sobrenatural del cristiano tiene su raíz en el santo Bautismo. c) Nos incorpora a la Iglesia, Cuerpo de Cristo El Bautismo hace de nosotros miembros del Cuerpo de Cristo. "Por tanto...somos miembros los unos de los otros" (Ef 4,25). El Bautismo incorpora a la Iglesia. De las fuentes bautismales nace el único pueblo de Dios de la Nueva Alianza que trasciende todos los límites naturales o humanos de las naciones, las culturas, las razas y los sexos: "Porque en un solo Espíritu hemos sido todos bautizados, para no formar más que un cuerpo" (1 Co 12,13). Los bautizados vienen a ser "piedras vivas" para "edificación de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo" (1 P 2,5). Por el Bautismo participan del sacerdocio de Cristo, de su misión profética y real, son "linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de las tinieblas a su admirable luz" (1 P 2,9). El Bautismo hace participar en el sacerdocio común de los fieles. Hecho miembro de la Iglesia, el bautizado ya no se pertenece a sí mismo (1 Co 6,19), sino al que murió y resucitó por nosotros (cf 2 Co 5,15). Por tanto, está llamado a someterse a los demás (Ef 5,21; 1 Co 16,15-16), a servirles (cf Jn 13,12-15) en la comunión de la Iglesia, y a ser "obediente y dócil" a los pastores de la Iglesia (Hb 13,17) y a considerarlos con respeto y afecto (cf 1 Ts 5,12-13).


Del mismo modo que el Bautismo es la fuente de responsabilidades y deberes, el bautizado goza también de derechos en el seno de la Iglesia: recibir los sacramentos, ser alimentado con la palabra de Dios y ser sostenido por los otros auxilios espirituales de la Iglesia (cf LG 37; CIC can. 208-223; CCEO, can. 675,2). Los bautizados "por su nuevo nacimiento como hijos de Dios están obligados a confesar delante de los hombres la fe que recibieron de Dios por medio de la Iglesia" (LG 11) y de participar en la actividad apostólica y misionera del Pueblo de Dios (cf LG 17; AG 7,23). d) Un sello espiritual indeleble. Incorporado a Cristo por el Bautismo, el bautizado es configurado con Cristo (cf Rm 8,29). El Bautismo imprime en el cristiano un sello espiritual indeleble (character) de su pertenencia a Cristo. Este sello no es borrado por ningún pecado, aunque el pecado impida al Bautismo dar frutos de salvación (cf DS 1609-1619). Dado una vez por todas, el Bautismo no puede ser reiterado. Incorporados a la Iglesia por el Bautismo, los fieles han recibido el carácter sacramental que los consagra para el culto religioso cristiano (cf LG 11). El sello bautismal capacita y compromete a los cristianos a servir a Dios mediante una participación viva en la santa Liturgia de la Iglesia y a ejercer su sacerdocio bautismal por el testimonio de una vida santa y de una caridad eficaz (cf LG 10). El "sello del Señor" (Dominicus character: S. Agustín, Ep. 98,5), es el sello con que el Espíritu Santo nos ha marcado "para el día de la redención" (Ef 4,30; cf Ef 1,13-14; 2 Co 1,21-22). "El Bautismo, en efecto, es el sello de la vida eterna" (S. Ireneo, Dem.,3). El fiel que "guarde el sello" hasta el fin, es decir, que permanezca fiel a las exigencias de su Bautismo, podrá morir marcado con "el signo de la fe" (MR, Canon romano, 97), con la fe de su Bautismo, en la espera de la visión bienaventurada de Dios –consumación de la fe– y en la esperanza de la resurrección. 6. Relación de Bautismo y Fé. El Bautismo es el sacramento de la fe (cf Mc 16,16). Pero la fe tiene necesidad de la comunidad de creyentes. Sólo en la fe de la Iglesia puede creer cada uno de los fieles. La fe que se requiere para el Bautismo no es una fe perfecta y madura, sino un comienzo que está llamado a desarrollarse. Al catecúmeno o a su padrino se le pregunta: "¿Qué pides a la Iglesia de Dios?" y él responde: "¡La fe!". En todos los bautizados, niños o adultos, la fe debe crecer después del Bautismo. Por eso, la Iglesia celebra cada año en la noche pascual la renovación de las promesas del Bautismo. La preparación al Bautismo sólo conduce al umbral de la vida nueva. El Bautismo es la fuente de la vida nueva en Cristo, de la cual brota toda la vida cristiana.


El Bautismo.

F11-03.

Algunos problemas pastorales

F11-04.

Para trabajar acerca del Bautismo

F11-05.

Din谩mica: Renacer en el amor Renovaci贸n de nuestras promesas bautismales


La Fe.

Ficha nº 12

LA FE

TEMA DE LA FICHA: A partir del Bautismo comienza un camino de maduración en la fe llamada al crecimiento y profundización. En esta ficha se busca confiar en Dios y en Cristo y abrirse a la acción del Espíritu Santo.

F12-01.

Reflexión: Huellas en la arena Este cuento/reflexión puede ser usado para hacer una reflexión individual o grupal acerca del tema de la ficha u otros temas relacionados. Una cuestión interesante para reflexionar es el tema de nuestros momentos difíciles y las “crisis de fe”. Generalmente es en los momentos más difíciles de nuestras vidas en las que tendemos a perder la fe, a alejarnos. Esta reflexión puede servir como punto inicial para hablar el tema.

Huellas en la arena Una noche tuve un sueño... soñé que estaba caminando por la playa con el Señor y, a través del cielo, pasaban escenas de mi vida. Por cada escena que pasaba, percibí que quedaban dos pares de pisadas en la arena: unas eran las mías y las otras del Señor. Cuando la última escena pasó delante nuestro, miré hacia atrás, hacia las pisadas en la arena y noté que muchas veces en el camino de mi vida quedaban sólo un par de pisadas en la arena. Noté también que eso sucedía en los momentos más difíciles de mi vida. Eso realmente me perturbó y pregunté entonces al Señor: "Señor, Tu me dijiste, cuando resolví seguirte, que andarías conmigo, a lo largo del camino, pero durante los peores momentos de mi vida, había en la arena sólo un par de pisadas. No comprendo porqué me dejaste en las horas en que yo más te necesitaba". Entonces, El, clavando en mi su mirada infinita me contestó: "Mi querido hijo. Yo te he amado y jamás te abandonaría en los momentos más difíciles. Cuando viste en la arena sólo un par de pisadas fue justamente allí donde yo te cargué en mis brazos”. Anónimo


F12-02.

Dinámica: Granos de mostaza Materiales: granos de mostaza, una tarjetita por integrante del grupo, papel contact, tijeras. Entregar a los chicos un grano de mostaza para que los tengan en sus manos. Que lo miren, que se pregunten qué es y por qué creen que se lo damos. Leer. Mt. 17, 14-21. Analizar la lectura. Ojo con la palabra demonio, decirles a los chicos que se puede tratar de una enfermedad y por eso dice que “quedó curado”. Analizar la frase: “si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza…” •

¿Qué significa tener fe?

¿Por qué un grano de mostaza?

¿Cuánta fe tenemos nosotros?

¿Qué es lo que nos impide tener fe?

¿Cuántas veces lo negamos a Jesús? (para relacionar con: Jn. 18, 15-18 y 25-27)

¿De qué manera lo negamos?

Si nosotros no tenemos fe estamos impidiendo que Dios obre en nosotros por medio de la Gracia. Seríamos como los hombre en la primera lectura que leímos que tocaban a Jesús, pero esa fuerza no salía de él porque no tenían fe. ¿Cómo podemos hacer para tener más fe? Que propongan cosas. Se termina la dinámica armando unas tarjetas para guardar el grano de mostaza y llevar de recuerdo en las billeteras o carteras o tener donde sea. Dar a los chicos una tarjetita y papel contact para que pongan el grano de mostaza en la tarjeta, la forren y la guarden. Decirles que la lleven en sus billeteras, o donde sea, y que cada vez que la vean se pregunten, ¿Cuánta fe tengo?

Modelo de tarjetitas en tamaño real (se doblan a la mitad):

“Les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a esta montaña: ‘trasládate de aquí a allá’, y la montaña se trasladaría; y nada sería imposible para ustedes”. Mt. 17, 20


La Fe.

F12-03.

Dinámica: El círculo de la fe Esta dinámica es útil para introducir el tema de la fe y que todos los chicos se larguen a hablar. Se pide a los chicos que saquen una hoja en blanco. En el medio de la hoja escriben la palabra “FE” Alrededor de esa palabra dibujan un círculo. Luego tienen 10 minutos para escribir todo lo que se les ocurra acerca de esa palabra. Cuando terminan, se hace una puesta en común y cada uno expone lo que escribió en su hoja. A partir de ahí el coordinador desarrolla el tema de la reunión.

F12-04.

Charla: La Fe

LA FE Por: Josefina Pietranera

Como vimos con las otras charlas, cuando Dios se revela nos invita a comunicarnos con él, nos recibe. Nuestra respuesta a esa invitación, a ese llamado, es la fe.

voluntad a Dios, no esta interfiriendo con nuestra libertad q el nos da: nosotros creemos libremente, nadie nos obliga. Jesús nos invita a la fe, pero no fuerza a nadie, no la impone.

Pero, ¿Qué es la fe? La fe es un don que Dios nos da. Para darle esta respuesta de fe es necesaria la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda (como auxiliándonos gratuitamente para que podamos responder a su llamado), y también el Espíritu Santo, que nos abre el corazón para creer y aceptar la verdad. Por medio de sus dones perfecciona la fe, nos ayuda a comprenderla.

Entonces si nosotros elegimos creer, ¿Cuál es el motivo por el que creemos? ¿Por qué?

Gracias a estos elementos podemos someter completamente nuestra inteligencia y voluntad a Dios (justamente, esto es la Fe) y a la palabra que escuchamos que es la verdad. Podemos creer absolutamente todo lo que el dice y nos revela. Creemos en Dios, en su hijo que nos envió para salvarnos y por eso no podemos dejar de creer en el Espíritu Santo, que es quien revela a los hombres quien es Jesús. En conclusión, creemos en un solo Dios, que es padre, hijo y Espíritu Santo. Y este es el misterio de la Santísima Trinidad. Tenemos distintos modelos de esta obediencia de fe, para poder guiarnos y tomar como ejemplos. Son los llamados “Testigos de Fe”, como la Virgen Maria, que por su fe es bienaventurada. Ella nunca duda, nunca vacila, nunca deja de creer en que Dios va a cumplir su palabra. Incluso cuando participa del sufrimiento de su hijo. A pesar de que necesitemos de la gracia y del Espíritu Santo para tener fe, creer es un acto humano. Confiar en sus promesas y someter nuestra inteligencia y

Creemos no porque sus verdades aparezcan reveladas ante nuestros ojos como verdaderas y con nuestra razón las comprendamos. Por el contrario, creemos en los Misterios de la fe, y no necesitamos ver para creer. Creemos en misterios absolutos como la Santísima Trinidad, la encarnación, la eucaristía, porque creemos en Dios y él no puede engañarse ni engañarnos. Aceptamos todo esto que no vemos porque aceptamos la autoridad de Dios, y al aceptar a Dios aceptamos que él nos creo. A veces las verdades pueden parecer oscuras a la razón humana, por eso a veces los auxilios interiores del Espíritu Santo van acompañados por pruebas exteriores (como los milagros de Jesús, las profecías). Son como motivos de credibilidad que nos demuestran que la fe no es un movimiento ciego del espíritu, ya que con la gracias de la fe abrimos los ojos del corazón y comprendemos mejor los misterios. Muchas veces vemos todo lo que nos revela Jesús como en un cuarto a oscuras, donde no podemos distinguir las cosas. La fe es como la luz que nos ilumina todo y nos ayuda a entender. La fe nos ayuda a comprender. Es inherente a tener fe, que queramos conocer y comprender mejor a aquel en quien depositamos nuestra fe. San Agustín mismo decía “creo para comprender y comprendo para creer mejor”


¿Por qué es necesario tener fe? Para poder obtener la salvación. La fe es el comienzo de la vida eterna, por eso hay que perseverar en ella hasta el fin. Alimentarla con la palabra y rezarle a Dios, pedirle que la aumente. Este don que es la fe esta siempre. Nunca lo perdemos. Lo que podemos perder es el sentimiento de la fe. El sentir que tenemos fe, que creemos y que Dios esta a nuestro lado. Ese sentimiento podemos perderlo. Vamos caminando en la fe, pero no en la visión y muchas veces conocemos a Dios pero de forma imperfecta, como en un cuarto a oscuras. En esos momentos la fe es puesta a prueba, principalmente en el mundo en que vivimos que esta lleno de mal, sufrimiento e injusticias. Todo esto parece contradecir lo que la fe y las bienaventuranzas nos prometen: esa felicidad plena, que parece que no llega mas. Estas son tentaciones que estremecen el sentimiento de fe, y hacen que podamos caer en una crisis de fe. Para poder resolverla tenemos que vivir como Iglesia, en comunión en la fe, resolver las crisis, sacarnos las dudas, permaneciendo en la Iglesia. En nuestra vida tenemos picos de Fe, altibajos, momentos buenos y malos, de clímax de nuestra fe. De cada uno de ellos podemos aprender y sacar lo bueno, lo positivo. Yo el año pasado tuve una crisis de fe. Empecé a sentir que Dios no estaba a mi lado, no lo sentía a pesar de que el siempre esta a nuestro lado, y si me pasaba algo malo pensaba que era su culpa. Y empecé a tener dudas. Sin embargo, yo sabía que estaba atravesando una etapa y era conciente de eso, y en vez de alejarme, dejar de ir a misa, y que no me importe nada, hice todo lo contrario. Empecé a ir más a misa, a adoración al santísimo, a los ensayos de coro, a rezar más, al grupo de jóvenes, hable con el Padre Guillermo, con mis coordinadores, con mis amigas de la Parroquia. Entre todos me re ayudaron y salí adelante, y lo superé. Lo importante es que cuando

tenés una crisis de fe tenés que seguir funcionando como comunidad, no hay que alejarse, sino hacer todo lo contrario, acercarnos más todavía. Si estamos buscando una respuesta a algo pero nos alejamos, nunca la vamos a encontrar! En cambio, si vamos a Misa y participamos de todo el resto de las actividades que tenemos la suerte de tener en Fátima, nunca sabemos, Dios nos puede dar la respuesta en cualquier momento. La fe no es un acto aislado, nosotros recibimos esa fe de alguien, y por eso tenemos que transmitirla, hablarles a otros de nuestra fe, difundirla. También podemos hacerlo con nuestra forma de actuar, ya que una fe sin obras esta muerta. Esto es un requerimiento para la salvación. Jesús nos dijo “todo aquel que se declare por mi ante los hombres, yo también me declarare por el ante mi Padre que esta en los cielos, pero a quien me niegue ante los hombres, lo negare yo también ante mi Padre que esta en los cielos” (Mt. 10, 32-33). Una fe verdadera exige amor, “aunque tuviera toda la fe, una fe capaz de trasladar montañas, si no tengo amor, no soy nada” (1 Cor. 13, 2). Transmitir nuestra fe nos ayuda a que cada vez haya más gente viviendo en comunión en la fe. No podemos creer sin ser sostenidos por la fe de los otros, y a la vez con nuestra fe sostenemos la fe de los otros. La Iglesia es la madre de los creyentes. Nos conduce y alimenta nuestra fe. Todos somos Iglesia y como signo de identificación entre todos de nuestra fe, tenemos el Credo. El Credo es un símbolo de la Fe. Con el la estamos profesando ya que es un resumen que expresa toda nuestra fe. Es como un granito de mostaza que contiene un gran numero de ramas. El credo encierra todo el conocimiento. La primera vez que profesamos nuestra fe es en el bautismo. Sean concientes de que ahora cuando se confirmen lo que están confirmando es esa fe.


La Eucaristía,

Ficha nº 13

LA EUCARISTÍA

TEMA DE LA FICHA:

F13-01.

Dinámica: La Vasija


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F13-02.

Dinámica: La Vasija Materiales: fotocopias de la vasija (abajo) para cada uno de los chicos. Duración: 30-40 minutos. El primer milagro que hizo Jesús fue en las bodas de Caná (Jn. 2, 1-12), transformó el agua de las vasijas en vino. En la Última Cena (Mt. 26, 26-29) hizo algo similar, transformó el pan y el vino en su Cuerpo y Sangre. Jesús usa como especies cosas materiales y del mundo, y las transforma. En el caso del pan y del vino, las transforma en él mismo. Esto es muy importante, porque si nosotros queremos ser transformados, le tenemos que ofrecer algo a Jesús. De eso se trata esta dinámica, de ofrecerle a Jesús nuestras vidas, todo lo que tenemos, todo lo que somos, todo lo que nos rodea, para que las transforme, las haga más parecidas a Él, para que las alimente con su propio ser. Es esencial que los chicos tengan algún conocimiento acerca de la Eucaristía. Por eso es conveniente que esta dinámica hecha en una reunión o en la siguiente, donde se hable sobre la Eucaristía y la transubstanciación de las especies vino y pan, en Cuerpo y Sangre de Cristo. Transformación no es cambiar totalmente, sino que con la ayuda de Cristo esas cosas pueden ser mejores, pueden ser “Cristificadas”. Ante el mal, Jesús lo transforma en bien. Ante la debilidad, Jesús la transforma en fortaleza. Ante el vicio, Jesús lo transforma en virtud. Ante el pecado, Jesús lo transforma en pureza. Jesús transforma la injusticia en justicia y amor. Transforma la esclavitud en libertad, la lucha en paz, la incredulidad en fe, la mentira en verdad, la soberbia en humildad y honestidad, el rencor en perdón, etc. etc. Sólo hace falta que se lo ofrezcamos. (i)

Al principio se leen las lecturas: Jn. 2, 1-12 y Mt. 26, 26-29. Destacar lo dicho en el primer párrafo.

(ii)

Entregar a los chicos la hoja con la vasija. Explicarles que para que Jesús obre, tenemos que llenar esas vasijas con algo. Se lo tenemos que ofrecer.

(iii)

En forma individual cada uno escribe las cosas que le ofrece a Jesús para que transforme, como se transforma él mismo en la Eucaristía y como transformó el agua en vino en las bodas de Caná. Cada uno escribe una oración personal ofreciéndole lo que sea.

(iv)

Luego nos vamos al Templo, al frente del Sagrario. Si es posible, pedirle al sacerdote que exponga el Santísimo.

(v)

En frente de Jesús vamos a pedirle que nos transforme y le vamos a ofrecer todas aquellas cosas que deseemos que Jesús transforme, purifique y ‘cristifique’, todo lo que se les ocurra. Vamos a leer cantar alguna oración o leer alguna oración y vamos a ofrecerle a Jesús en voz alta todo lo que hayamos pensado. El coordinador irá diciendo algunas cosas como por ejemplo: “nuestra falta de fe”; “nuestra falta de amor”; “las injusticias en nuestra sociedad”; “por las personas carentes de amor”; “la Iglesia”; “nuestras familias”; “nuestra soberbia”; “nuestra sexualidad”; “el mismo grupo”; “por nuestros amigos”; etc.

(vi)

Entre medio podemos cantar algunas canciones como por ejemplo: “Esto que soy, eso te doy”; “Padre me pongo en tus manos”; etc. Más abajo incluimos un mini-cancionero con estas canciones para hacer frente al sagrario. Recomendamos seriamente cantar ‘Esto que soy eso te doy’ ya que esta canción es especial para este momento (no está en los cancioneros de Fátima). También pusimos los acordes de estas canciones. Si está expuesto el Santísimo, cantar canciones de Adoración como por ejemplo “Quiero Alabarte”, “Te Alabo”, etc.

Una alternativa que pueden hacer es conseguir una vasija real, ponerla al lado de Jesús e ir llenándola con las hojitas de cada uno. Cada uno puede ir pasando con su vasija y decir algo. También pueden hacerla al revés, van al oratorio, leen las lecturas, hacen un buen momento de oración en silencio, canta canciones, después ofrecen todo en voz alta y después en forma individual escriben en las vasijas las ofrendas de cada uno y por qué ofrecen esas cosas a Jesús.


La Eucaristía,

Jesús, quiero llenar esta vasija con todas estas cosas y ofrecértelas…


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

ESTO QUE SOY ESO TE DOY A veces me pregunto ¿porqué yo?, y sólo me respondes porque quiero. Es un misterio grande el que nos llames, Así tal como somos a tu encuentro. Entonces redescubro una verdad, mi vida, nuestra vida es un tesoro. Se trata entonces sólo de ofrecerte, con todo nuestro amor, esto que somos.

Vi tanta gente un domingo de sol, me conmovió el latir de tantas vidas. Y adiviné tu abrazo gigantesco, y sé que sus historias recibías. Por eso tu altar luce vino y pan, son signo y homenaje de la vida. Misterio de ofrecerte y recibirnos, humanidad que Cristo diviniza. PADRE ME PONGO EN TUS MANOS

¿QUÉ TE DARE, QUE TE DAREMOS?, SI TODO, TODO ES TU REGALO. TE OFRECERE, TE OFRECEREMOS, ESTO QUE SOMOS.. ESTO QUE SOY, ¡ESO TE DOY! Esto que soy, esto es lo que te doy, esto que somos, es lo que te damos. Tu no desprecias nuestra vida humilde, se trata de poner todo en tus manos. Aquí van mis trabajos y mi fe, mis mates, mis bajones y mis sueños. Y todas las personas que me diste, desde mi corazón te las ofrezco.

Padre me pongo en tus manos, haz de mí lo que quieras, sea lo que sea, te doy gracias, estoy dispuesto a todo, lo acepto todo, con tal que tu voluntad, se cumpla en mí. No deseo nada más, te confío mi alma, te la doy con todo el amor, del que soy capaz, porque te amo, y necesito darme, ponerme en tus manos porque eres mi Padre.

Acordes: ESTO QUE SOY ESO TE DOY

PADRE ME PONGO EN TUS MANOS

[G]A veces me pregunto ¿porqué yo?, y [Em]sólo me respondes porque quiero. Es [C]un misterio grande el que nos llames, A[G]sí tal como somos a tu encuentro. [G]Entonces redescubro una verdad, mi [Em]vida, nuestra vida es un tesoro. Se [C]trata entonces sólo de ofrecerte, con [G]todo nuestro amor, esto que somos.

[A]Padre me [F#m]pongo en tus manos, [D]haz de mí lo [E]que quieras, [A]sea lo que [F#m]sea, [D]te doy gra[E]cias, [F#m]estoy dis[C#m]puesto a todo, [D]lo [E] acepto [A]todo, [F#m]con tal que [C#m]tu voluntad, [D]se cumpla en [E]mí.

¿QUÉ TE DA[D]RE, QUE TE DA[Em]REMOS?, SI TODO, [C]TODO ES TU RE[G]GALO. TE OFRECE[D]RE, TE OFRECE[Em]REMOS, ESTO QUE [Bm]SOMOS.. ESTO QUE [C]SOY, [D]¡ESO TE [G]DOY!

[A]No deseo [F#m]nada más, [D]te confío [E]mi alma, [A]te la doy con [F#m]todo el amor, [D]del que soy ca[E]paz,

Esto que soy, esto es lo que te doy, esto que somos, es lo que te damos. Tu no desprecias nuestra vida humilde, se trata de poner todo en tus manos. Aquí van mis trabajos y mi fe, mis mates, mis bajones y mis sueños. Y todas las personas que me diste, desde mi corazón te las ofrezco. Vi tanta gente un domingo de sol, me conmovió el latir de tantas vidas. Y adiviné tu abrazo gigantesco, y sé que sus historias recibías. Por eso tu altar luce vino y pan, son signo y homenaje de la vida. Misterio de ofrecerte y recibirnos, humanidad que Cristo diviniza.

[F#m]porque te [C#m]amo [D]nece[E]sito [A]darme, [F#m]ponerme en tus [C#m]manos [D]porque eres mi [E]Padre. [A]No deseo [F#m]nada más, [D]te con[E]fío [A]mi alma, [F#m]te la doy con [C#m]todo el amor, [D]del que soy ca[E]paz, [F#m]porque te [C#m]amo [D]nece[E]sito [A]darme, [F#m]ponerme en tus [C#m]manos [D]porque e[E]res mi [D] [Dm]Padre.[A]


La Eucaristía,

F13-03.

Documento: El Milagro de Lanciano Este interesantísimo documento es totalmente cierto. Se trata de un milagro Eucarístico que fue sometido a análisis científicos, y los resultados son sorprendentes. Pueden usar esto para hacer una reunión sobre la Eucaristía, hay muchas cosas que pueden hablar acerca de la Eucaristía.

EL MÁS ANTIGUO MILAGRO EUCARÍSTICO VISTO POR LA CIENCIA MODERNA Carne y sangre. Verdadera carne y verdadera sangre humana. Pertenecen al mismo grupo sanguíneo: AB. En la carne están presentes, en sección, el miocardio, el endocardio, el nervio vago y, por el notable grosor del miocardio, el ventrículo cardíaco izquierdo: se trata, pues, de un corazón completo en su estructura esencial. En la sangre están presentes las proteínas normalmente fraccionadas con el mismo porcentaje que hallamos en el cuadro sero-proteico de la sangre fresca normal. No es una lección de anatomía, sino el resultado de los análisis realizados en 1970 en dos reliquias eucarísticas conservadas en un cáliz y un ostensorio desde hace doce siglos en la antigua iglesia de san Francisco en Lanciano, en la región de Abruzzo (Italia). Y sin embargo, se trata de anatomía: Odoardo Linoli, jefe médico de los hospitales reunidos de Arezzo, docente de Anatomía, Histología patológica y Microscopía clínica, encargado de llevar los exámenes de las reliquias, no daba crédito cuando constató los resultados clínicos. No cabía ninguna duda: excluida la posibilidad de fraude “profide” en la antigüedad, aquella carne y aquella sangre, pese a haber sido dejadas en estado natural, sin ningún tipo de conservación o momificación durante doce siglos, y expuestas a la acción de agentes físicos, atmosféricos y biológicos, ¡presentan las mismas características de la carne y la sangre extraídas el mismo día a un ser vivo! En las manos de un monje no muy anclado en la fe El milagro eucarístico de Lanciano, que se remonta al siglo VIII, es el más antiguo de los milagros eucarísticos conocidos en el mundo. Desde entonces hasta hoy, los casos en que el pan y el vino consagrados se han demostrado también a los sentidos carne y sangre, son veinticinco. De estos veinticinco, diez se dieron en Italia, siete en España. Menos conocido que el de Bolsena de 1263 -tras el cual la Iglesia instituyó la fiesta del Corpus Christi-, el milagro de Lanciano es el más completo de todos, y el único que ha sido sometido a rigurosos análisis científicos. Ha llegado incluso a interesar al Consejo superior de la Organización Mundial de la Salud, que nombró una comisión específica para comprobar las conclusiones del médico de Arezzo. Los trabajos duraron quince meses, con un total de quinientos exámenes, y se publicaron en 1976 en Nueva York y Ginebra. Los análisis, que confirmaron y ampliaron las primeras conclusiones, fueron repetidos en 1980.

Como en Bolsena, el milagro ocurrió en las manos de un sacerdote que durante la celebración de la misa dudaba de la presencia real de Jesucristo en la eucaristía. La narración de lo ocurrido consta en un documento de 1631: “En esta ciudad de Lanciano, hacia el año 750 de Nuestro Señor, se halló, en el monasterio de San Legonziano, donde vivían monjes de san Basilio, hoy llamado de san Francisco, un monje que, no bien anclado en la fe, literato en las ciencias del mundo, pero ignorante en las de Dios, dudaba cada vez más de que en la hostia consagrada residiera el verdadero cuerpo de Cristo, y de que en el vino estuviera su verdadera sangre. Sin embargo, no abandonado por la divina gracia de la oración, constantemente rogaba a Dios que le arrancase del corazón esta llaga, que le estaba envenenando el alma. Cuando el benignísimo Dios, Padre de misericordia y de todo consuelo, se complació en sacarle de aquella brumosa oscuridad, le hizo la misma gracia a la que ya asistiera el apóstol Tomás”. Sigue diciendo el anónimo autor del texto: “Mientras una mañana, durante el sacrificio, tras proferir las santísimas palabras de la consagración, se hallaba inmerso como nunca en su antiguo error, vio convertirse el pan en carne y el vino en sangre. De tan estupendo y grandioso milagro se quedó aterrorizado y confuso; pero, al final, cediendo el temor a la alegría del espíritu que le llenaba los ojos y el alma, con rostro jocundo y bañado por las lágrimas, se volvió hacia los presentes y dijo: “Oh, dichosos asistentes, a quienes Dios Bendito, para confundir mi incredulidad, ha querido revelarse en este Santísimo Sacramento y hacerse visible a vuestros ojos. Venid, hermanos, y mirad a nuestro Dios que se ha acercado a nosotros. He aquí la carne y la sangre de nuestro amadísimo Jesús”. No se conoce el nombre ni los demás datos del monje. Sólo sabemos que pertenecía a un modesto núcleo de monjes orientales basilianos que habían llegado a Lanciano como prófugos, tras el incremento del flujo migratorio de monjes orientales a Italia, en la época del emperador León III el Isáurico, bajo el cual, a partir del 726, se desencadenó con virulencia la lucha iconoclasta -la lucha contra el culto de las imágenes sagradas- que obligó a muchos monjes de Oriente al exilo. A estos monjes, el pueblo de Lanciano, como señal de hospitalidad, les entregó la pequeña iglesia de san Legonziano. Aquí fue donde, durante la celebración de la eucaristía en rito latino (el monje usaba, como los latinos, una hostia grande en forma redonda y no como los griegos, una hostia cuadrada, de pan fermentado) ocurrió el milagro. El documento de 1631 que reevoca los hechos acaecidos es el documento más antiguo sobre el milagro. Un antiquísimo códice de pergamino escrito en griego y latín, que contenía todo el episodio, fue robado durante el siglo XVI.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

La conservación de las reliquias Los monjes basilianos custodiaron las preciosas reliquias hasta el año 1176, en que pasaron a los benedictinos. En 1252, como en tantos otros monasterios de Italia, ocuparon el lugar de los benedictinos los franciscanos conventuales, que conservan aún hoy las reliquias. Los frailes franciscanos construyeron sobre la antigua iglesia de san Legonziano un nuevo santuario donde, en 1258, colocaron las reliquias eucarísticas. El milagro fue colocado, en un primer momento, en una capilla al lado del altar mayor, y desde 1902 se guarda tras el tabernáculo del altar monumental, que fue erigido por los lancianeses en el centro del presbiterio. La hostia, convertida en carn e, como puede observarse hoy, conservada en un ostensorio de plata, tiene el tamaño de la hostia grande actualmente usada en la Iglesia latina. Es ligeramente oscura y se vuelve rosada si se observa en transparencia. El vino convertido en sangre, contenido en un cáliz de cristal, está coagulado en cinco glóbulos de diferente tamaño. Durante los siglos las reliquias fueron objeto de gran devoción por parte del pueblo. Durante circunstancias especiales se llevaban en procesión por las calles de la ciudad. Fueron sometidas a cuatro reconocimientos eclesiásticos: en 1574, en 1637, en 1770 y en 1886. En el primero de estos reconocimientos ocurrió un fenómeno extraordinario. El testimonio lo ofrece un epígrafe que todavía puede leerse en la capilla que está a la derecha de la nave, donde durante tres siglos habían estado guardadas la carne y la sangre en una custodia de hierro forjado. En el epígrafe se lee: “La carne está todavía entera y la sangre dividida en cinco partes desiguales que pesan todas juntas lo mismo que cada una de ellas por separado”. ¿Qué había pasado? Durante aquel reconocimiento, tras el Concilio de Trento, que a diferencia del Concilio Lateranense IV de 1215, se había mostrado más tolerante frente a quienes hicieran propaganda de reliquias antiguas, el arzobispo Rodríguez quiso pesar ante las autoridades presentes la sangre coagulada y constató, ante el asombro de todos, que el peso total de los cinco glóbulos de sangre equivalía exactamente al peso de cada uno de ellos. Una vez más, a once años de la clausura del Concilio de Trento, donde había habido una gran polémica sobre la cuestión de la transubstanciación, con el peso igual de los cinco coágulos de sangre de Lanciano, Jesús quiso dar una nueva señal de su presencia real en el misterio eucarístico: en cada gota de vino y cada trozo de hostia consagrados está presente todo su cuerpo y toda su sangre. Pero las “sorpresas” sobre el milagro eucarístico de Lanciano no terminan aquí. Tras el Concilio Vaticano II los franciscanos, para eliminar definitivamente cualquier duda, decidieron que había llegado el momento de someter al examen de la ciencia moderna las reliquias. De esta manera, en 1970 se lo encargaron a uno de los docentes de Anatomía más

apreciados. El profesor Odoardo Linoli y su equipo comenzaron las pruebas en noviembre de aquel mismo año. La relación final fue redactada en marzo del 71. Los resultados fueron asombrosos. Aquellos fragmentos sacados del antiguo ostensorio resultaron ser no sólo tejido orgánico humano, sino que, por sus componentes miocárdicos, endocárdicos, vasculares, hemáticos y nerviosos, se estableció que se trataba de un corazón, un corazón completo. Al analizar el aspecto morfológico del mismo se nota que la hostia-carne está caracterizada por una amplia cavidad central. Los estudiosos concuerdan en considerar que esta cavidad se debe precisamente a la contracción del músculo cardíaco. Alrededor de la hostia-carne además se habían observado también minúsculos agujeros para el paso de clavos. Esto se explica porque el corazón, siendo un músculo, se contrajo en el rigor mortis, que interviene normalmente en el corazón del cadáver humano. Este rigor mortis hizo que el corazón se cerrara, por lo que los antiguos monjes, testigos del milagro, lo extendieron y lo clavaron en una tabla de madera. De este modo, el corazón que tenía que concentrarse de alguna manera en alguna dirección, al no poderlo hacer hacia el centro, se retrajo hacia la periferia. De todo ello se deduce que el corazón aparecido milagrosamente un lejano día del siglo VIII en el altar de una pequeña iglesia estaba vivo y, como tal, sujeto a la rigidez cadavérica. Los exámenes realizados además en los fragmentos amarillo-marrón contenidos en un cáliz no sellado han demostrado su naturaleza hemática y su pertenencia al grupo sanguíneo AB, idéntico al del tejido cardíaco. Han comprobado además la presencia de los minerales normalmente presentes en la sangre humana, excluyendo la posibilidad de que se haya utilizado cualquier técnica de conservación. Pero hay más: la carne y la sangre están vivas. Se realizó, en efecto, un análisis de la sangre: la electrofóresis, que permite separar las proteínas en el suero fresco, siendo un examen que no puede realizarse con una muestra de sangre de tres o cuatro días, ya que daría resultados viciados. El análisis de la sangre de Lanciano dio un resultado normal, denunciando la presencia de todas las fracciones proteicas y en la cantidad normal de cualquier persona sana. Este tejido orgánico y esta sangre habían respondido, pues, a todas las reacciones clínicas propias de los seres vivos. “Nunca hubiera creído que iba a ver en esos fragmentos orgánicos de hace doce siglos lo que he visto”, afirma el profesor Linoli. “Ante estos prodigios inexplicables la ciencia se rinde, y al hacerlo no puede por menos que confirmar...”. Nada más concluir las investigaciones envió un brevísimo telegrama a los franciscanos: “In principio erat Verbum et Verbum Caro factum est”. STEFANÍA FALASCA En HUMANITAS Nro.14


La Eucaristía,

F13-04.

Adoración al Santísimo Es muy importante aprovechar los encuentros en donde se habla y se aprende acerca de la Eucaristía para hacer un rato de Adoración al Santísimo con los chicos. Hay que pedir al cura o a un ministro de la Eucaristía que exponga a Jesús para que los chicos aprendan lo que es adorarlo. El coordinador hará una breve explicación de lo que es la Adoración al Santísimo Sacramento. Es preciso recordarles que cuando exponemos a Jesús deben ponerse de rodillas como gesto sagrado para recibirlo a Jesús en clima de oración. Luego pueden ponerse en una situación que les resulte cómoda y donde puedan tenerlo a Jesús bien a la vista. Si no saben qué decirle a Jesús, que permanezcan en silencio mirándolo, contemplándolo y que dejen que Él les hable. Pueden cantar algunas canciones, hacer alguna reflexión o simplemente permanecer en silencio y que cada uno encuentre a Jesús. En la Ficha 30 hay muchos recursos para la Adoración y explicaciones.


El pecado,

Ficha nº 14

EL PECADO

TEMA DE LA FICHA: Ver al pecado como nuestro alejamiento de Dios, una falta de amor y un abuso de la libertad que Dios nos regaló. Reconocer nuestros pecados cotidianos e incitar a la conversión por medio de la Reconciliación y el acercamiento hacia Jesús. Sacarnos la idea de un Dios castigador, y reemplazarla por un Dios misericordioso. Ver a los mandamientos como un regalo de amor que expresa nuestra naturaleza y una guía para nuestra propia felicidad. Es esencial complementar esta ficha con la siguiente acerca de la reconciliación, ya que no debemos quedarnos en el pecado sino ir a lo más importante, a la misericordia de Dios.

F14-01.

Dinámicas de barro (parte 1) El objetivo de estas dinámicas es representar el pecado con el barro. El barro ensucia, tapa, corrompe, luego se va secando y es difícil sacarlo. El agua se utiliza para sacar el barro, y el agua en este caso puede significar la gracia, o el Espíritu Santo, que es la que borra el pecado y también sus efectos en nuestras vidas. Estas dinámicas relacionan dos cosas inseparables: pecado y reconciliación. Al hacer una de estas dinámicas luego se usa el agua para sacar el barro y así se explica la reconciliación. Hay varias maneras de hacer una dinámica usando esta idea. Estas son algunas. Antes de la dinámica el coordinador deberá tener preparado un recipiente con barro (tierra + agua). Opción 1: Uno de los objetivos de esta dinámica es representar la Pasión de Cristo. Para esta dinámica hay que usar no sólo el barro sino una imagen de Jesús, el rostro de Jesús impreso en un tamaño lo más grande posible, forrado en papel contact transparente. Ambientar el salón, apagar las luces, poner velas, se puede poner música de fondo, etc. En la página siguiente encontrarán algunas imágenes del rostro de Jesús que pueden ser copiadas y agrandadas para crear un cartel. El barro va a significar nuestro pecado como una tirada de barro al rostro de Jesús. La idea es situarnos en el momento de la Pasión de Cristo, en el camino al calvario. Nosotros somos la gente que humillaba, escupía, maldecía a Jesús. Así se encuentra representado nuestro pecado en el Evangelio. Hablarle a los chicos de los pecados que uno hace cotidianamente como si nada pasara, uno tras otro. Es ahí cuando un pecado va a equivaler a una tirada de barro a Jesús. Luego se invita a los chicos a reflexionar sobre sus pecados, a mirarle la cara a Jesús y tirarle barro. Cada uno de los chicos va a agarrar un poco de barro y va a ensuciar el rostro de Cristo. El barro también va a quedar en nuestras manos ensuciándonos. Esto da motivo a para sobre el pecado, lo que es el pecado, el pecado en nuestras vidas de todos los días, etc. Se puede hacer una reflexión individual acerca de la dinámica con, por ejemplo, las siguientes preguntas: -

¿Qué es el pecado?


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

-

¿Sos consciente cuando pecás?

-

¿Cómo lo vivís? ¿Qué sentís?

-

¿Cuáles son los pecados más comunes que cometés y cuáles son los que más te duelen?

El rostro de Jesús, tapado por el barro queda así hasta la siguiente reunión en la que se limpia el rostro de Jesús para representar la reconciliación y misericordia de Dios. Es importante notar que el barro, a medida que se va secando, se va fijando en la imagen. Y así, con el tiempo, va a resultar más difícil sacarlo. Completar con la reconciliación. Véase la ficha siguiente, recurso F15-01. Opción 2: Esta alternativa representa más bien el pecado, no ya en la Pasión, sino como algo que va a ensuciar nuestros propios corazones, por nuestra propia libertad, nuestro pecado va a impedir que veamos a Jesús y la misericordia y amor que tiene para nosotros. El pecado oscurece nuestra inteligencia y obstruye nuestra libertad. El pecado va a oscurecer, va a sacar luz en nuestras vidas y de esta manera vamos a ser menos libres en nuestros actos. Cada vez va a costar más sacar el pecado en nuestras vidas. El pecado se representa como una tirada de barro a una ventana, por donde entra luz. De esta manera vamos a necesitar usar una ventana que dé al exterior, y que sea de día. Del otro lado de la ventana se puede poner una imagen de Jesús también (pero medio alejada de la ventana cosa que entre luz). La imagen de Jesús podría ser por ejemplo la de Jesús misericordioso o la del Sagrado Corazón, de donde brota la gracia y la vida. Se comienza hablando acerca del pecado en nuestras vidas, nuestros pecados cotidianos. Esto puede ser planteado en común. Se invita a los chicos a que piensen en sus pecados más comunes y también los más graves. Cada uno de esos pecados va a ser como una tirada de barro a una ventana. Se invita a los chicos a que agarren un poco de barro y lo arrojen contra la ventana. Para que no sea tan sucio todo, podrán mejor poner el barro en la ventana en vez de tirarlo. Luego de llenar la ventana de barro, los chicos empiezan a sacar sus propias conclusiones, ayudados por el coordinador. Para hacer esto pueden reunirse en grupos reducido y anotar las conclusiones, o sino hacerlo individualmente anotando las ideas básicas que les surgen. Hay varias conclusiones que se pueden sacar, como por ejemplo las siguientes: El pecado oscurece, saca la luz que viene de Cristo. El pecado nos aparta de Jesús. El pecado impide que veamos a Cristo, que nos veamos a nosotros mismos y que podamos ver a los que nos rodean. El pecado es un acto libre de nuestra parte, nosotros elegimos tirar ese barro. El pecado a su vez nos va haciendo menos libres. El barro se va quedando firme, cada vez va a ser más difícil sacarlo. Es posible limpiar ese barro con agua. Etc. A partir de esto se puede hablar acerca de lo que es el pecado y cuáles son nuestros pecados cotidianos y graves. En esta reunión se habla sobre el pecado, en la siguiente se va a hablar sobre la reconciliación. La ventana queda con barro hasta la siguiente reunión en la que se va a lavar el barro con agua (gracia). Esta dinámica continúa en la siguiente ficha, ver recurso F15-01. Opción 3: Esta es la más simple y la menos interesante. El pecado se representa como el barro que ensucia y que es difícil sacar. Se usa una palangana o balde con barro. Cada uno de los chicos va a meter las manos en el balde. Todos tienen las manos sucias, ¿qué implica esto? Se hace una puesta en común representando el barro con el pecado. El pecado ensucia, es difícil de sacar, no nos podemos tocar, vamos ensuciando también todo lo que tocamos, etc. Llevar la dinámica a lo concreto, a los pecados cotidianos, y sacar conclusiones acerca de lo que es el pecado, la cadena de mal que genera, etc. Luego cada uno se va a lavar las manos con agua representando la reconciliación, con el agua que significa la gracia se borran nuestros pecados. Ver recurso F15-01 para complementar.


El pecado,


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F14-02.

Tapar una imagen de Jesús Esta dinámica es muy similar a la anterior únicamente que en vez de usar barro se usan papelitos (los que se usan para anotar los teléfonos). Deben conseguir una imagen de Jesús en un tamaño grande, como del tamaño de una cartulina, o más grande si pueden. La imagen de Jesús puede ser la de Jesús Misericordioso o la del Sagrado Corazón. Sería ideal que la imagen esté forrada con contact para que cuando los chicos peguen los cuadraditos no se rompa el papel. Al principio se entregan 10 papelitos de distintos colores a los chicos. Cada uno debe anotar en cada uno de esos papelitos un pecado que se les ocurra, o alguna mala actitud. Algunos ejemplos de lo que pueden anotar: soberbia, mentir, maltratar a la gente, hablar mal de otros, etc. Se invita a los chicos a cubrir la imagen de Jesús pegando con cinta scotch los papelitos. Luego se hace una puesta en común similar a la de la dinámica anterior, resaltando los distintos pecados que escribieron. La idea es ver cuáles son nuestros pecados cotidianos y cómo por esos pecados vamos escondiéndolo y apartándolo a Jesús de nuestras vidas. Luego el coordinador podrá hablar sobre el pecado. Sería ideal que los chicos hagan una reflexión individual también.

F14-03.

Dinámica: Los mandamientos en nuestras vidas de todos los días El objetivo de esta dinámica es ir más allá de la letra de los mandamientos. Así encontraremos que los mandamientos contienen mucho más de lo que creemos, y que rompemos los mandamientos con mucha más frecuencia de lo que pensamos. Esto nos hace pensar sobre nuestros pecados concretos, aquéllos que realizamos cotidianamente casi sin darnos cuenta. Esta dinámica ayuda a formar la conciencia para hacer más el bien y evitar el mal. Cumplir los mandamientos es algo que nos lleva a la felicidad. Ver fichas 8 y 9. Se divide el grupo en grupitos de 3 o 4 integrantes. También se puede hacer en forma individual esto, no hay fórmulas cerradas. Se entrega a cada equipo o a cada chico una lista de los 10 mandamientos. Cada equipo tendrá asignados 2 ó 3 mandamientos. Sobre estos mandamientos tienen que hacer una lista de actitudes que los violan.

F14-04.

Dinámica: El pecado en los ámbitos de nuestras vidas La idea de esta dinámica es armar un diálogo profundo con los chicos acerca del pecado en sus vidas. ¿Cuáles son los pecados más comunes? ¿Por qué suceden? ¿Cómo se encubren esos pecados? ¿Qué consecuencias tienen en nuestras vidas y para nuestro futuro? ¿Cómo es nuestra actitud frente a esos males? ¿Toleramos, colaboramos, nos oponemos, bajamos los brazos, ayudamos a salir de esa situación, etc? El coordinador podrá escribir en el pizarrón los distintos ámbitos en nuestras vidas para que los chicos puedan pensar mejor los pecados y males más comunes en la totalidad de sus vidas. Estos ámbitos son por ejemplo los siguientes: colegio, familia, salidas, amigos, vacaciones, Iglesia, deporte, nosotros mismos, etc. El objetivo es tomar conciencia del pecado en nuestras vidas y cómo nos afecta. No es para juzgarnos y juzgar a los demás, sino para incentivar un cambio, una conversión, en nuestras vidas. El primer paso para hacer el bien es reconocer el mal. ¿Por qué nos cuesta reconocer estas situaciones de pecado? Iluminación de la Palabra: Jn. 18, 28-38. 19, 1-16.


El pecado,

F14-05.

Dinámica: Celebración penitencial Mandar a los chicos a buscar una piedra, que agarren la que más les guste. Los coordinadores también participan. Juntarlos en la capilla y leer Jn. 8, 1-11 (la mujer adúltera). En la capilla tiene que haber una canasta en el altar. Hacer una reflexión como la siguiente (hacer pausas): Los escribas y fariseos eran personas soberbias, que desconfiaban de Jesús y siempre buscaban desafiarlo. En esta lectura vemos cómo pretenden ponerlo a prueba una vez más para poder acusarlo, preguntándole qué debían hacer con la mujer adúltera, la mujer pecadora. Si Jesús la defendía lo iban a acusar de defender la prostitución y el adulterio, y si dejaba que la apedreen iba a ir en contra de sus enseñanzas. ¡Cuántas veces nos pusimos en el lugar de estos hombres! ¡Cuántas veces desconfiamos de Jesucristo! ¡Cuántas veces lo ponemos a prueba! ¡Lo desafiamos! Nos consideramos mejores, por encima suyo, por encima de Dios! Pecamos y no lo reconocemos, juzgamos a los demás… y ahí sí reconocemos los pecados de los demás, pero claro, mientras tanto, nosotros somos perfectos y que nadie venga a decir que no lo somos. Realmente nos parecemos a esos escribas y fariseos, con nuestras piedras en la mano esperando el momento oportuno para tirársela a alguien. Esa piedra que sostenemos es símbolo de nuestros pecados, y símbolo de nuestra soberbia y dureza. Jesús escucha a los fariseos, y los mira atentamente. Y esa mirada de Jesús puede mostrarnos muchas cosas, puede mostrarnos nuestra misma soberbia, nuestros pecados y principalmente nuestra falta de amor. Con la mirada de Jesús, con sus palabras y los símbolos que escribía en el piso, los hombres con sus piedras en la mano pudieron ver sus propios pecados y todo el mal que hacían. Al ver esta falta de amor bien por dentro, los escribas y fariseos se acobardaron y dejaron sus piedras en el piso y se retiraron, uno por uno, uno tras de otro. Hoy estamos en la misma situación, nosotros con nuestras piedras, y Jesús mirándonos con amor y haciéndonos ver nuestra propia falta de amor. Jesús nos habla y nos dice: “El que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, sí, ¡te lo dice a vos! Si “estás libre de pecado, tirá la piedra” Hoy mismo nos llama a reflexionar acerca de nuestros pecados, nos dice que nos miremos tal como somos. Con todos nuestros pecados, con nuestras debilidades, nuestra dureza, nuestra falta de fe y nuestra falta de amor. Abrite, abrí tu corazón, pensá, ponéte a pensar: ¿cuáles son tus pecados? Hacer un momento de silencio y cantar por ejemplo: “Déjame nacer de nuevo” Decir esto: Lo que vamos a hacer ahora es pensar en un pecado en concreto. De todos nuestros pecados elijan un pecado que los esclaviza. Un pecado del que les cuesta liberarse, que lo tienden a hacer una y otra vez, o un pecado por el que sienten mucha culpa. Elijan uno. En la lectura que leímos, la piedra en nuestras manos representa nuestra falta de amor, y nuestra soberbia. En el fondo, todo pecado es una soberbia porque por nuestro pecado elegimos ponernos por encima de Dios y de todos. Ahora, esa piedra va a representar también ese pecado que elegimos. En vez de tirar la piedra, la ponemos en manos de Jesús, ponemos ese pecado en manos de Jesús, para que nos ayude a liberarnos de él. Uno por uno se van a ir acercando al altar para poner esa piedra en la canasta entregándosela a Jesús [no se levanten todos de una para dejarla, vayan levantándose uno por uno]. Mientras dejan la piedra, van a ir haciendo una oración personal ofreciéndole a Jesús esa piedra; que nuestra soberbia, nuestra falta de amor y ese pecado en especial que eligieron se lo ofrecen a Jesús pidiéndole perdón, reconociendo nuestro error y nuestras debilidades, pidiéndole que nos libere de él y pidiéndole que nos abra para poder seguirlo. Mientras van dejando sus piedras pueden cantar: “Una vez más rezaré”, y “Esto que soy, eso te doy”, “te transformaré”, u otras canciones.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F14-06.

Dinámica: La Mano Derecha Esta dinámica se hace con el cuento La mano derecha, de Mamerto Menapace, que encontrarán en la página siguiente. Se puede entregar a los chicos la siguiente guía para hacer en grupitos más reducidos, o en forma individual, o ambos. El cuento se relaciona con la esclavitud del pecado. El pecado oscurece nuestra inteligencia y obstruye nuestra voluntad a tal punto que nos va despojando de nuestra libertad. El pecado genera una cadena de males que atenta contra nuestra naturaleza y afecta no sólo a nosotros mismos sino también a los demás. Lo mejor es darse cuenta a tiempo de los pecados que nos atan y salirnos de esa situación haciendo el bien. Recursos relacionados: 1. Lectura Realizar la lectura del cuento en grupo. Se pueden ir turnando dos o tres personas para leer el cuento en voz alta. 2. Rumiando el relato Al terminar la lectura entre todo el grupo se reconstruye el relato en forma oral (se lo vuelve a contar). •

¿Quién es el protagonista del relato?

¿Qué trampa le tienden y por qué?

¿Por qué cae el zorro en la trampa?

¿Cuál sería la consecuencia de su imprudencia? ¿Qué decide hacer?

¿Qué enseñanza ofrece el autor al final del cuento?

3. Descubriendo el mensaje El cuento nos ayuda a reflexionar sobre las cosas que nos "atan" en la vida y nos esclavizan haciéndonos perder la libertad. ¿Alguna vez viviste alguna experiencia semejante a la que relata el cuento? Observa y releé las actitudes del zorro antes de caer en la trampa… ¿qué cosas nos pueden hacer caer en la vida? ¿Qué decisión toma el zorro cuando ve que perderá la vida? ¿Alguna vez tuviste que tomar decisiones parecidas en tu vida? ¿Hay alguna situación que te atenaza como una trampa y te hace perder tu libertad? ¿Qué mensaje nos deja el cuento? ¿Qué tiene que ver todo esto con la experiencia del pecado? ¿Recuerdas alguna frase de Jesús relacionada con el mensaje del cuento? ¿Cómo lo puedes aplicar a tu vida? 4. Compromiso para la vida Sintetizar en una frase el mensaje del cuento para nuestra vida. 5. Iluminación de la Palabra: Mt. 18, 8-11; Mt. 5, 27-30. Terminar con una oración.


El pecado,

Fuente: www.buenasnuevas.com.ar. Por Marcelo A. MurĂşa.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

LA MANO DERECHA por Mamerto Menapace, publicado en Cuentos Rodados, Editorial Patria Grande.

Este es un cuento de bichos. Y trata de Aguará, el Zorro. Don Juan, como se lo llama en el campo. Personaje lleno de astucia, y por demás aficionado a los gallineros. Pero que no deja así nomás el cuero en la estaca. Aunque a veces el hambre lo lleva a cometer imprudencias, que suele pagar caro. Se la tenían jurada en la estancia a Don Juan. Sabían que era inútil buscarlo entre las pajas bravas del cañadón, una vez que allí se ganaba. También hubiera sido de gusto buscarlo con perros de día. Los olía de lejos y cualquier cueva le servía de escondite para desaparecer. De ahí que decidieron ganarle por la astucia. Conocían su preferencia por los animales que llevan pluma, sobre todo cuando están gordos y alejados de la defensa normal de los gallineros cercanos a la casa. Y así fue que le armaron la trampa. Le ataron una gallina viva y gorda a media altura, enredándola en un alambre, entre los gajos no muy altos de un naranjo viejo. Todo parecía haber sucedido de casualidad. La gallina podría haberse alejado de la casa habitada y la noche la sorprendería picoteando en el patio lleno de yuyos en el rancho viejo. Allí se habría subido al naranjo para dormir a seguro, y un alambre quizá de cuánto tiempo olvidado, la habría enganchado quedando entregada para los dientes del zorro.

el ave entre sus dientes, al caer a tierra sintió el ¡trac! De la trampa de hierro que estaba escondida entre los pastos del suelo. Eso no se lo había esperado. ¡Maldita gula, que lo llevó a descuidarse! La trampa no estaba entre las ramas, sino donde había puesto la pata. O mejor la mano. Porque la pinza de hierro con dientes herrumbrados, había agarrado su mano derecha justo por arriba de la muñeca. La sangre comenzó a chorrear y el frío inicial se fue convirtiendo en un agudísimo dolor que le acalambraba todo el cuerpo. Fueron inútiles los esfuerzos. Los dientes penetraban cada vez más en la coyuntura, y la trampa estaba amarrada con alambre al tronco del árbol. Bien pronto Don Juan el Aguará comprendió que todo estaba perdido. De allí no se soltaría, ni podría llevarse aquella maldita trampa a su cueva. Luego de una noche de dolores tremendos, llegaría la madrugada y con ella el peón recorriendo al trotecito de su caballo. Abriría desde arriba la tranquera, se acercaría al rancho, se bajaría del caballo con un palo en la mano para sacudirle de un golpe que lo despenaría definitivamente. De todo esto no le cabía la menor duda. Aunque a veces el dolor y su instinto de conservación lo llevaban a realizar desesperados esfuerzos por arrancar su mano derecha de la dentadura de fierro que lo atenazaba.

Al menos esa fue la conclusión a la que llegó el Aguará luego de estudiar desde la distancia y con cautela la situación con la que se encontró aquella nochecita. El hambre lo había sacado del pajonal, y antes de arriesgar una cercanía al gallinero había querido pasar por aquel lugar para averiguar el ruido del aleteo de lo que podría ser un ave. No se dejó convencer muy fácil. Pero al fin el hambre por un lado, y su instinto de cazador solitario por el otro, lo animaron a acercarse. Y lo que vio le confirmó sus esperanzas. La gallina estaba al alcance de sus saltos, y de ninguna manera había allí arriba nada que se pareciera a una trampa. Tenía suficiente experiencia como para conocer dónde había peligro. Y la gallina estaba realmente apetitosa.

Y llegó la madrugada. El golpe del cierre sobre el travesaño de la tranquera lo despertó del letargo. Allí estaba el peón acercándose al trotecito con su caballo. Don Juan se dio cuenta de que había llegado el momento decisivo. Había que optar. Y optó.

-Dios ayuda al que madruga- ; se dijo, sin percatarse de que otro había madrugado antes que él. De esto se dio cuenta recién cuando al segundo salto, y casi teniendo ya

Consideró preferible salvar la vida rengo, que terminar con sus cuatro patas bajo el talero del peón.

Arrimó con rabia sus afilados dientes a los dientes de hierro de la trampa, afirmándolas justo allí sobre la herida que producían. Cerró los ojos, y a la vez que daba un tremendo tirón, mordió con todas sus fuerzas su propia mano, cortándosela a ras del hierro. Allí quedaría su mano derecha, mientras él, en tres patas y casi sin fuerzas, huía hacia los pajonales salvando así su vida.


El pecado,

F14-07.

Charla: Pecado CHARLA: PECADO Por: Eugenio Zucal

Para comenzar podemos decir que el pecado es un abuso de la libertad que Dios da a las personas creadas para que puedan amarle y amarse mutuamente. El pecado hace que el hombre se aleje de la luz de Dios, y se pierda en su oscuridad, no pudiendo distinguir entre el bien y el mal. Esto mismo es el origen de la palabra pecado que proviene del hebreo “hatah”, que significa errar el sentido, errar la meta. (en pizarrón). Me parece que lo más importante de esta idea es ver al pecado como una falta de amor. Ese amor puro y cristalino que Cristo nos demostró al morir en la cruz, es opacado día a día con nuestras faltas de amor hacia nuestros hermanos. Y, ¿quiénes son nuestros hermanos? Absolutamente todos. Pero especialmente los que se encuentran dentro de nuestro metro cuadrado (explicar lo del metro cuadrado). No les pasa que cuando nos hablan de ayudar al prójimo, automáticamente se nos aparece la imagen de la gente carenciada, o de los chicos desnutridos que vemos en la tele, o aquellos chicos que nos piden plata por la calle? Es lógico que pase eso. ¿Saben por qué? Porque es muy fácil darse cuenta de eso y lamentarse. Cualquiera que tenga un poco de sentido común puede presentir que el mal anda dando vueltas por el mundo. Pero lo más difícil, es estar atentos para captar el mal que nos rodea. Esto es así por una simple razón. Somos tan perezosos, tan vagos, que no nos cuesta nada tener un poco de pena por aquellos que son inalcanzables, aquellos que probablemente nunca podamos ayudar. Nosotros, desde nuestros cómodos sillones, miramos como la gente se muere de hambre, y hasta se nos cae una lágrima. Y no esta mal. Nadie niega que esta bien comparecerse por el mal en el mundo. Pero saben que? Eso no sirve para nada. No sirve porque somos tan hipócritas, que nos emocionamos con esas cosas, y después vamos al colegio y no dudamos a la hora de agredir al flaco que se sienta adelante nuestro. (para las mujeres) Cuando nos llega el rumor de que ella hizo tal cosa, vamos corriendo para dispersar la novedad por todo el colegio para tener de que hablar en el día. ¿Y a quién le importa si eso es verdad? ¿A quién le importa que puede llegar a pasarle a aquel o aquella de la que hablamos mal? Eso es porque somos mediocres. El pecado nos ha corrompido de tal manera, que preferimos safar de todo aquello que requiera un poquilito de actitud, un poquilito del amor de Jesús. No es clásico excusarse de la inmensidad de males que hacemos, como machetearnos, tomar los fines de semana, apretarse a tal mina, mentirle a los profesores creyendo que son unos giles? Si, nadie puede negarlo. Pero les cuento algo. Si ustedes creen que el hecho de tener 15, 16, 17 años los habilita automáticamente a hacer toda esa clase de cosas, están muy equivocados. El problema es que cuando pasamos por esa edad, creemos que esa clase de cosas van a ir desapareciendo con el tiempo, mientras vayamos madurando, y cuando nos casemos vamos a ser los hombres mas santos del mundo. El problema que estamos planteando, es que muchas veces creemos que por ser adolescentes tenemos derecho a todo. Tenemos un derecho que nos fue dado y nadie tiene que decir nada al respecto. Podemos molestar a cuanto flaco se nos cante, podemos difamar a quien sea, podemos hacerle señas al profesor cuando se da vuelta o maldecirlo cuando se va, porque total, para nosotros los adolescentes las personas empiezan a ser seres humanos a partir de que cumplimos veintiún años. Antes, impera la ley de la selva. Quienes somos para llegar a casa y contestarle a mamá como si fuera nuestra peor enemiga? Ella que es nuestra servidora de lujo, que es la única que sabe perfectamente cada uno de nuestros gustos. Ella, que nos pone el desayuno todos los días con el queso primero, y la mermelada después, justo como nos gusta. Ella que nos vive preguntando todo, y nosotros le respondemos como si fuera una más. Saben qué? Nos pregunta porque si nos llega a pasar algo, se le acaba la vida. Imagínense que ustedes le prestan

toda su vida a una persona que sale a dar una vuelta. No se fijarían con quien anda, que hace, que no hace, etc., etc.?. Lo mismo pasa con mamá. Cada vez que salimos a la calle ella siente que se le va una parte de su ser. Y por eso nos recibe con una gran sonrisa cuando llegamos a casa sanos y salvos. Qué derecho tenemos a contestarle mal, a responderle “ después”, a las pocas cosas que nos pide, cuando toda la vida fue corriendo de un lado al otro para que no nos falte nada? ¿Y papá? ¿Quienes somos nosotros para mentirle? Aunque sea un poquito...!!! El viejo santo que se desloma todos los días por nosotros. Quienes somos para discutirle las cosas que nos dice como si supiéramos un montón de la vida, con tan solo un cuarto del largo camino que lleva recorrido. Ustedes se pusieron a pensar que sus papas viven todo el día al límite, que no saben si se van a despertar al otro día sin trabajo, o si van a poder asegurar el futuro de toda su familia? Se pusieron a pensar que todas las cosas que ven por la tele, piqueteros, crisis económicas, paros, escarches, forman parte de la realidad DIARIA de cada uno de sus papás? Con qué derecho no hacemos caso a las cosas que papa nos dice antes de salir? Cuando nos dice que no tomemos, que no fumemos, que nos portemos bien, o nos prohíbe hacer ciertas cosas, ¿quiénes nos creemos que somos para desobedecer? Si esa persona vive para nosotros y nosotros vivimos gracias a el? Si chicos, el mal está adentro de nuestras casas y pensamos que somos conscientes de él solo porque lo vemos en la tele. El pecado está mucho mas cerca de lo que nos parece. Está dentro de nuestro metro cuadrado. Por un momento pensamos que no es nuestra misión alegrarle el día a las personas que nos rodean. ¿Escucharon hablar de la cadena de mal que genera el pecado? Les planteo un ejemplo. Ustedes piensen: Nos levantamos a la mañana, y viene a mamá a saludarnos con una sonrisa. Nosotros que somos tan vivos, le decimos, ahora no mamá! No me molestes a la mañana! No te das cuenta que....! Mamá, la noche anterior, se había acordado de cuando nacimos y nos tuvo en brazos, y ella se sentía la mujer más feliz del mundo. Ella está todo el tiempo pensando en esas cosas, porque nos tuvo dentro suyo y nos vio crecer hasta convertirnos en lo que somos. Entonces ella se pone muy mal, porque no puede comprender que le respondamos tan mal al amor inconmensurable que ella nos da. Entonces se va a trabajar re triste, porque no puede creer que su propia curación la trate tan mal! Mientras va manejando discute con todo el mundo, toca bocina al primero que se le cruza, y cuando llega al trabajo, discute con el jefe. Eso hace que el jefe llegue a su casa, y no pueda escuchar atentamente a sus hijos, y no pueda disfrutar de un comida en paz debido al mal humor que tiene por la discusión con mama. Y así, esta cadena de mal se extiende sin límites. Se dan cuenta chicos, todo esto empezó, porque nosotros que nos creemos rebeldes, fuimos tan miserables, que ni siquiera pudimos contestarle bien a nuestra mamá, a la que probablemente no vemos mucho y que encima está todo el día pensando en nosotros. El pecado se realiza de cuatro maneras: pensamiento, obra, palabra y omisión. Esto quiere decir que no solo pecamos por las cosas que decimos o hacemos. Les explico paso por paso, y les cuento que cada una de la formas de pecar es importante y nos hace mucho daño, no se puede hacer una jerarquía de las cuatro formas de pecar. Cuando pecamos de pensamiento, es cuando pensamos en algún mal acerca de otra persona. Solo basta con pensarlo. El solo hecho de pensarlo, me hace mal a mí y a la otra persona. Esto además es pecado, aunque no lo sintamos a primera vista, porque Dios está presente todo el tiempo. Ve cada una de las cosas que hacemos y se enoja por eso. No importa si el pecado lo hacemos solos en nuestros cuartos, sin que nadie nos vea, o se queda en nuestra cabeza, sin que nadie se entere, porque Dios está allí, viéndolo todo. Por ej: (ejemplos). Cuando pecamos de obra, es cuando realizamos cualquier cosa que implique una falta de amor. Machetearnos, pegarle a alguien, robar, etc.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Cuando pecamos de palabra, podemos hacerlo de forma directa o indirecta. Podemos decirle a alguien directamente algo que le afecte, o podemos afectarlo hablando mal de el por atrás. Cuando pecamos de omisión, cuando dejamos de hacer cualquier cosa que esta dentro de nuestras posibilidades para ayudar al prójimo, y también, cuando pedimos que alguien haga algo por nosotros, cuando podemos hacerlo por nosotros mismos sin ninguna complicación. Para el primer caso, por ejemplo, no estudiar, no intervenir cuando están molestando a un compañero, no decir la verdad cuando la sabemos. Y para el segundo, cuando pedimos algo a alguien para no esforzarnos nosotros, cuando dejamos nuestro cuarto todo desordenado porque atrás viene la mucama y lo ordena, eso esta mal, aunque consideremos que le pagamos para eso. La mucama es alguien que nos ayuda, no nuestra esclava, o una máquina de arreglar todo nuestro desorden. Bueno chicos, ya hablamos un poco de lo que pasa con el pecado en nuestro metro cuadrado, y me parece que si hacemos el esfuerzo, podemos ser capaces de subir un poco mas las antenas para detectar las cosas que hacen mal a las personas que nos rodean. Pero, se pusieron a pensar que además de dañar a nuestro prójimo, también dañamos a Jesús? Jesús dirá a los que tenga a su derecha (imagínense en el cielo, cuando estemos entrando): “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo y me visitaron; preso, y me vinieron a ver”. Y los justos le preguntaron: “Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de paso, y te alojamos; denudo, y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?”. Y el Jesús les responderá: “Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo”. Luego dirá a los de su izquierda: “Aléjense de mi, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ángeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron”. Estos a su vez, le preguntarán: “Señor: cuando te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?”. Y Él les responderá. “Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo”. Estos irán al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna. (Mt. 25, 31-46) Me parece que lo que dice la Biblia es clarísimo. Y además, les aclaro que este no es uno de los textos que pueden llegar a interpretarse de una manera diferente a como fueron escritos. No chicos, lo dice bien claro: “el que le haga un mal al más pequeño de mis hermanos irá al castigo eterno”, se dan cuenta que Jesús se los está diciendo a ustedes? Se dan cuanta que cuando pasan cualquiera de las cosas de las que hablamos (perjudicar a papa, mama, hermanos, el quiosquero, mi mejor amigo, mi peor enemigo) lo estamos perjudicando a Jesús? Traten de entenderlo. No es que esto se dice para darles miedo, o como amenaza para que se porten bien. Es real chicos. Jesús esta presente en cada uno de nosotros y siente en carne propia todo el mal que hacemos a los demás. Cada vez que pecamos, es como si volviéramos a crucificar a cristo, porque el vino al mundo para cargar con todos los pecados de la humanidad. No les paso que cuando escucharon la pasión de Cristo, o vieron la película, sintieron que los que lo crucificaron eran re malas personas, que castigaron a aquel que los había venido a salvar, a pesar del mensaje de amor infinito que transmitía Jesús? Bueno, cuando vieron o escucharon a esas personas dañar a Jesús, estaban viendo directamente lo que todos le hacemos a Jesús cada vez que pecamos. Es eso. Ya conocen como se ve el pecado. Se ve como un montón de gente reunida alrededor de Jesús, burlándose de Él y haciéndole toda clase de cosas. Saben como se escucha el pecado? (Latigazo). A Jesús le duele nuestro pecado chicos, y le duele muchísimo. Esto es porque Él vino a la tierra, se hizo hombre, murió en la cruz para cargar con nuestro pecado, y a nosotros no nos alcanza. No nos alcanzó con todo lo que hizo por nosotros, y le seguimos pegando cada vez más fuerte. Por eso decimos que le duele tanto.

¿Qué necesitamos para darnos cuenta qué lo único que nos pide Jesús, es tenerlo presente y actuar en consecuencia? Imagínense que no hay más que hacer que pensar en cada situación: ¿Cómo actuaría Jesús? Y listo. Si esta todo en la Biblia, no hay más que leerla. Y ni siquiera eso. Tenemos al cura que se pasa la vida leyendo y tratando de entender la Biblia, y hace todo eso para que nosotros podamos entenderla. Qué comodidad! Es tan simple, pero pareciera que nosotros preferimos quedarnos en el lugar en donde estamos, en nuestra ignorancia, haciéndonos los que no sabemos bien que nos pide Jesús, que no entendemos lo que esta bien y lo que está mal. Decimos que PARA NOSOTROS no esta bien llegar virgen al matrimonio porque es cualquiera, o que la iglesia es una institución que no nos convence... Nos preocupamos siquiera de averiguar cual el sentido de llegar virgen hasta el momento del matrimonio, nos preguntamos realmente que cosa sería mejor, nos preguntamos real mente que nos hace más felices? No es hipócrita copiar frases como las que atacan a la iglesia, cuando la iglesia somos cada uno de nosotros? No puedo entender como gente que ES la iglesia, le tira palos a la iglesia, es casi insólito! Además, nuestra religión nos dice que es Santa, no es un sacrilegio castigar a una de las únicas cosas santas que tenemos en la tierra, acá con nosotros? Felicidad (preguntar para que están acá) El mundo de hoy nos impone que todo debe realizarse en el acto y debe ser remplazado rápidamente. Todo rápido, todo YA. Ya no importan los ideales, aquellas cosas que nos hacen ver un poco más allá de nuestras vidas diarias, y actuar siempre teniendo en cuenta nuestra felicidad óptima y no los placeres momentáneos. Cuando alguien se emborracha, fuma, mira pornografía, va y se acuesta con alguna chica que conoció, se droga, siente mucho placer. Todos lo sentimos. Pero estas y todas las formas de pecado son aquellas que nos alejan de aquella felicidad óptima que buscamos. Saben por que? Porque el pecado nos esclaviza, nos quita la libertad y oscurece nuestra inteligencia. Uno piensa, cuando hace cualquiera de las cosas que mencionamos, que son cosas que se hacen un par de veces y listo. Pensamos que luego algún día maduraremos y dejaremos de hacerlas. Pero la realidad nos dice que el pecado nos va metiendo de a poco en un circulo vicioso del que no podemos escapar. Cuando uno miente mucho, se le forma un hábito. Es más, cada vez se va dando cuenta de que es un muy buen mentiroso, y se trata de ir auto convenciendo de que no es tan malo lo que hace. (ejemplo con otros pecados). Aquí vemos claramente, que uno llega a perder la libertad. Llega un momento en el que estamos tan hundidos en nuestras mentiras, que estamos esclavizados a tener que seguir mintiendo para mantener todas aquellas mentiras que una vez dijimos. Además decimos que el pecado oscurece nuestra inteligencia, porque cada vez es más difícil darse cuenta de que lo que uno esta haciendo es realmente malo. Sepan que el pecado nos aleja cada vez más de poder distinguir entre el bien y del mal. Esto también es aplicable al estudio, y ustedes lo deben saber bien. Lo que les quiero decir con todo esto, es que nunca hay que pecar justificándose en que solo lo harán una vez, o que lo dejarán en el futuro porque eso es imposible. (ejemplo de la ventana, la luz y la tierra). (Ejemplo de las puertas del cielo). Para terminar, vamos a hacer un resumen de lo que hablamos: - El pecado es un abuso de la libertad que Dios da a las personas creadas para que puedan amarle y amarse mutuamente. - El pecado es una falta de amor hacia nuestros hermanos, sobre todo a los que se encuentran en nuestro metro cuadrado. - No sirve absolutamente para nada preocuparse por los males del mundo, si no somos capaces de ver y preocuparnos por el mal que está en nuestras casas y en los lugares que frecuentamos, y no hacemos nada para solucionarlos. - Nosotros pecamos de pensamiento, palabra, obra, y omisión, y Dios esta todo el tiempo acompañándonos, y por eso ve todo lo que hacemos. -El pecado nos aleja de la felicidad óptima que todos buscamos, oscurece nuestra inteligencia, y nos quita la libertad de elegir nuestro camino. - El pecado, de a poco y sin que nos demos cuenta, nos mete en un circulo vicioso del que luego nos es muy difícil salir. - Cada vez que nosotros pecamos volvemos a crucificar a Jesús, y cualquier mal que hacemos a cualquier persona, se lo hacemos a él, porque Jesús esta presente en cada uno de nosotros.


El pecado,

F14-08.

Cuadro sinóptico sobre el pecado

Pecado:

- Falta de amor. Con Dios, nosotros mismos, los demás y desprecio a nuestra naturaleza. - Va contra nuestra propia naturaleza. - Nos sacan la libertad, nos esclavizan. - Oscurece nuestra inteligencia y obstruye nuestra voluntad.

10 mandamientos:

-

expresión de nuestra propia naturaleza. no quedarse en la norma, ir más allá de la obligación. guía el camino hacia la felicidad. gesto de amor de Dios. fundados en el amor, primer mandamiento. elevados por Jesús en las Bienaventuranzas (Mt. 5, 1-12)

Parábola del Hijo Pródigo (Lc. 15, 11-24): 2 partes. El pecado y la reconciliación.

El pecado es un abuso de la libertad que Dios da a las personas creadas para que puedan amarle y amarse mutuamente.

El pecado es una falta de amor hacia nuestros hermanos, sobre todo a los que se encuentran en nuestro metro cuadrado.

No sirve absolutamente para nada preocuparse por los males del mundo, si no somos capaces de ver y preocuparnos por el mal que está en nuestras casas y en los lugares que frecuentamos, y no hacemos nada para solucionarlos.

Nosotros pecamos de pensamiento, palabra, obra, y omisión, y Dios esta todo el tiempo acompañándonos, y por eso ve todo lo que hacemos.

El pecado nos aleja de la felicidad óptima que todos buscamos, oscurece nuestra inteligencia, y nos quita la libertad de elegir nuestro camino.

El pecado, de a poco y sin que nos demos cuenta, nos mete en un circulo vicioso del que luego nos es muy difícil salir.

Cada vez que nosotros pecamos volvemos a crucificar a Jesús, y cualquier mal que hacemos a cualquier persona, se lo hacemos a él, porque Jesús está presente en cada uno de nosotros.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F14-09.

Lecturas del Evangelio sobre el pecado Lc. 15, 11-24: Parábola del Hijo Pródigo Mt. 25, 1-13: Parábola de las diez jóvenes del cortejo. Gal. 5, 16-25: El espíritu y la carne. Mt. 5, 21-26: Mandamiento “No matarás”, Jesús explica qué implica. Mt. 5, 27-30: Adulterio. Evitar ocasiones de pecado. Mt. 18, 8-11: Evitar ocasiones de pecado. Mt. 18, 15-18: La corrección fraterna. Mt. 15, 10-20: Sobre lo puro y lo impuro. El pecado sale del hombre. Mt. 9, 10-13: La actitud de Jesús hacia los pecadores. Rom. 6, 12-23: Pecado y esclavitud. La liberación del amor de Dios. Rom. 6, 23: “El salario del pecado es la muerte”. Rom. 7, 7-13: La ley y el pecado. Rom. 7, 14-25: “No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero”. La oposición entre la carne y el espíritu. Jn. 19, 1-11: La flagelación y coronación de espinas. Mt. 27, 39-44: Injurias a Jesús crucificado. Mt. 26, 69-75: Las negaciones de Pedro. Mt. 26, 14-16: La traición de Judas. Mt. 25, 31-46: El jucio final. Las exigencias del amor hacia los más pequeños.


El pecado,

F14-10.

Examen de conciencia

EXAMEN DE CONCIENCIA Buscar un lugar tranquilo, a solas, frente a Dios que me ama. “Yo estoy ante Dios que es Padre, que acoge y orienta, que es Espíritu que ilumina nuestra fe, que es Jesús, que vive y crece en nosotros.”

1) Agradezco Agradezco lo que he hecho y lo que he recibido. Recuerdo lo vivido en este período, dejando que nuestro Padre bueno me lleve de la mano para revivir algunos hechos, personas con las que he hablado, momentos que he vivido... Doy gracias por las palabras recibidas, por el gesto generoso; doy gracias por lo recibido: cada día de mi vida, mi familia, mis amigos, mis estudios, los afectos... todo lo que he recibido de Dios. Dar tiempo para esto, recorrer en el tiempo pasado y dar gracias por las cosas concretas. Tomar conciencia de la presencia de Dios en mi vida a través de todo esto.

2) Pido (Mt. 7, 7-11) Pido apertura, luz y fuerza. Pido al Padre generoso su gracia; pido porque sin su ayuda no soy capaz. ¿Qué necesito? ¿Qué le pido a Dios? “Pido por mí para ser mas abierto a su amor y a los demás; pido ser menos egoísta, menos cómodo, y más entregado a tus obras, Señor. Pido buscar la voluntad de Dios.”

3) Examino Examino mis acciones y mis actitudes. Puedo orientarme con preguntas o dejarme interrogar por el Señor.

MI RELACIÓN CON DIOS: “Señor, Tú eres mi Dios, a Ti te busco” (Sal. 62) -

¿Quién es Dios para mí? ¿Pienso y medito al menos unos minutos diarios acerca del Misterio de Dios en mi día? ¿Acepto contradicciones y dificultades de la vida como voluntad de Dios o como algo que Dios permite, o por el contrario me rebelo y desespero? ¿Falté algún domingo a Misa? ¿Voy mal preparado? ¿A qué le presto atención? ¿Vivo en estado de indiferencia con respecto a Dios? ¿Qué lugar ocupa Dios en mi vida de todos los días? ¿Puedo decir que El es el centro de mi vida, amo a Dios sobre todas las cosas? ¿Doy gracias a Dios por lo que recibo todos los días? ¿Realmente, reconozco a Dios como mi Padre? Los demás, ¿Pueden identificarme como su hijo? ¿Cuáles son los competidores que Dios tiene en mi vida? ¿Soy cristiano según el ambiente, mi estado de ánimo, las circunstancias? ¿Cuál es mi grado de compromiso con la Iglesia? ¿Busco un tiempo y un lugar para rezar?


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

MI RELACIÓN CONMIGO MISMO: “Sean Perfectos” (Mt. 5, 48) -

¿Busco tiempo para detenerme y reflexionar? ¿Procuro que mi modo de pensar, de ver las cosas vaya madurando a medida que crezco? Mi vida de todos los días, ¿es coherente con mis principios y valores? Antes de actuar, ¿reflexiono qué haría Cristo ante esta situación? ¿Utilizo mis talentos para servir mejor? ¿Acepto mis propias limitaciones? ¿Cuido mi salud? ¿Busco la pureza o más bien busco el placer egoístamente? ¿Me importa excesivamente en lo que piensan los demás?

MI RELACIÓN CON LOS DEMÁS: -

-

“En eso los reconocerán, en el amor que se tengan los unos a los otros” (Jn. 13, 35)

Cuando digo mi “prójimo”, ¿a quién me refiero? ¿a los que piensan como yo, a los que tengo cerca, a los que pueden beneficiarme en algún sentido? ¿Cuál es mi grado de apertura a los demás? ¿Salgo al encuentro de otros o espero a que se acerquen? ¿acepto al otro tal cual es o lo dejo en “lista de espera” hasta que cambie? ¿Juzgo a los demás por primeras impresiones, por lo que los demás me comentaron de ellos, por lo que supongo? ¿rotulo a las personas? ¿Procuro bajar a la realidad del otro y entender por qué es así y piensa de tal manera? ¿reconozco que siempre hay algo admirable en el otro? Mientras el otro habla, ¿lo escucho o pienso qué contestarle y refutarle lo que dijo? ¿Trato de ver a Cristo en los que comparten mi vida de cada día? Mis actitudes y gestos con los demás, ¿reflejan algo de Cristo? ¿Estoy siempre disponible? Aunque tengo sólo 5 minutos, ¿puede quien se me acerque sentir que el es lo más importante en ese momento? Teniendo como centro y norte de nuestra vida a Aquel que nación en un pesebre, ¿qué tan austero soy en mis cosas? ¿doy al necesitado lo que me sobra; o hago que me sobre para poder dar? ¿Me acuerdo y hago algo por los pobres y enfermos? ¿Trato de comprender a los demás o sólo reclamo ser comprendido? (Especialmente en mis relaciones familiares) ¿Soy hiriente con mis palabras, gestos, miradas, actitudes? ¿Sé callar los secretos que me confiaron? ¿Miento, exagero, achico y omito la verdad? ¿Por qué? ¿Sé disculpar o pasar por alto los defectos de los demás? ¿Fui paciente con sus defectos? ¿Hablo mal del ausente? ¿me entrego al chusmerío? ¿Hago algo por superar los “grupitos” en la clase? ¿Vivo en el “no te metas es mi vida y hago lo que quiero”? ¿Soy envidioso de las cosas, belleza, inteligencia o posibilidades de los demás? ¿Perdono enteramente, o mi lema es “perdono pero no olvido”? ¿Cumplo con mis estudios y obligaciones o vivo en la pereza? ¿Obedezco o falto el respeto a mis padres y mayores? ¿Tengo enemistad, odio o rencor contra alguien? ¿he deseado el mal a alguien? ¿Fui causa de que otros pecasen, con mi mal comportamiento?

4) Pido perdón Pido perdón por mi falta de amor. Pido perdón por todas aquellas negaciones del Señor que he hecho y que han obstaculizado la acción de su amor en el mundo. Hay que pedir confianza y sinceridad, como cuando “un amigo habla a otro amigo”.


La Reconciliación,

Ficha nº 15

LA RECONCILIACIÓN

TEMA DE LA FICHA: La misericordia de Dios se manifiesta en el sacramento de la Reconciliación. Reconocer a Dios como nuestro Padre, amoroso y bueno que está ansiosamente esperando a que volvamos a Él. Dios no castiga y no nos está analizando cada movimiento malo que hacemos poniendo crucecitas negras, al contrario, se alegra por el bien que hacemos y, si nos alejamos, nos espera con una fiesta con los brazos bien abiertos.

F15-01.

Dinámicas de barro (parte 2) Este recurso es continuación del recurso F14-01. Todas las dinámicas de barro tienen 2 partes: pecado y reconciliación. En esta última parte se ve particularmente la misericordia de Dios que es tan grande que Dios perdona todos y cada uno de nuestros pecados. La gracia, representada en esta dinámica como el agua, limpia nuestros pecados y ayuda a curar el desorden que deja el pecado en nuestras vidas, y así tiene el poder de borrar los efectos del pecado. De esta manera nos abrimos a la misericordia de Dios y volvemos a estar en intimidad con Él. Lo que se hace en esta dinámica es limpiar la imagen de Cristo con agua. Cada uno de los chicos ayudará a limpiar la imagen y sacar el barro. Es recomendable hacerlo afuera para no ensuciar todo. A medida que se va limpiando la imagen, volvemos a ver el rostro de Jesús. Si usaron la imagen de Jesús Misericordioso volvemos a ver la gracia y vida que sale de su corazón representados por esos rayos que se pueden ver. Hecho esto se hace una puesta en común acerca de las conclusiones que surgen de la dinámica hecha. A partir de ahí el coordinador puede hablar acerca de la misericordia y del sacramento de la reconciliación motivando a los chicos a acercarse con mayor fe y menor miedo a la confesión ya que es Dios mismo el que confiesa y perdona nuestros pecados. Lo que pueden hacer también es analizar la imagen de Jesús Misericordioso de la que salen rayos blancos y rojos de su corazón. Leer Jn. 19, 34. Los rayos rojos que salen de Jesús significan su sangre, y los rayos blancos significan agua ¿Qué puede significar que salgan rayos de sangre y rayos de agua? ¿qué significa la sangre y el agua? ¿puede salir de nosotros sangre y agua como salen de Jesús? ¿Cómo? El agua lava y purifica, lava nuestras manchas, riega nuestros corazones, da vida a nuestras almas, relacionar con el agua del bautismo. Sangre, también da vida, la sangre salva, “este es el cáliz de mi sangre, sangre de la Alianza nueva y eterna, que se derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados”… Es la sangre de Cristo, la que derramó en la Cruz muriendo por nosotros. El agua significa así el Bautismo: renacer en Cristo. La sangre significa la Eucaristía: permanecer en Él. La Misericordia, el Amor, lava, purifica y transforma nuestros propios corazones. Pero para que esto pueda suceder debemos abrirnos y querer ser transformados.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F15-02.

Parábola del hijo pródigo Leer Lc. 15, 11-24. Esta parábola tiene dos partes importantes, la parte del hijo que se va, y cuando vuelve. Esta reflexión se puede hacer en forma de oración en el oratorio o sino directamente en grupo mezclando preguntas a los chicos y explicaciones del coordinador. Es conveniente analizar bien estas dos partes. ¿Por qué se va el hijo? Analizar nuestros pecados cotidianos. El hijo elige irse. Esto es importante ya que no es Dios el que lo aparta y lo echa, sino el propio hijo que decide alejarse y hacer su vida. El Padre le da todos los bienes y el hijo los malgasta. Esto también es importante, ¿qué bienes nos da Dios? ¿qué hacemos con esos bienes? ¿qué hacemos con nuestra libertad, nuestra sexualidad, nuestras amistades, nuestras familias, etc.? El hijo empezó a vivir en la miseria. ¿Qué significa esto en nuestras vidas? Vivir apartados de Dios es vivir sin un sentido que ordene y guíe nuestras vidas. Al hijo le costó tomar la decisión de volver y creyó que el padre lo iba a tratar como a uno de sus siervos. ¿Cómo es nuestra actitud antes de ir a confesarnos? ¿cómo creemos que está Dios frente a nuestro pecado? ¿cómo nos parece que espera nuestro arrepentimiento? Dios no nos castiga, todo lo contrario nos ama y espera con amor a que volvamos a Él. Ahí viene la segunda parte de la lectura que es sobre la misericordia. ¿Cómo es la actitud del hijo al volver a su casa? ¿Cómo nos recibe Dios? ¿Por qué nos recibe así? La parábola dice: “mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida”: relacionar pecado y reconciliación con muerte y vida. ¿Por qué el pecado significa muerte? Terminar con unas palabras de conclusión para cerrar el tema.

F15-03.

Dinámica: Armar un cuadro Esta es una dinámica para empezar a hablar acerca del sacramento de la reconciliación. Los chicos deberán pensar el significado de diversas palabras en grupo. Se divide el grupo en equipos de 3 ó 4 personas. A cada grupito se le entregan 10 hojitas con las siguientes palabras: Amor, Dios, Jesús, Reconciliación, Pecado, Iglesia, Salvación, Gracia, Hombre, Libertad. La dinámica se puede hacer de varias maneras: Opción 1: en el grupito eligen el orden de las palabras numerando las hojitas del 1 al 10. Luego de 15 minutos vuelven al grupo y explican por qué eligieron ese orden. Opción 2: en el grupito no sólo eligen el orden de las palabras sino también arman un párrafo con todas las palabras y lo escriben en un papel (que resalten de alguna manera las palabras de las hojitas). Después de 20 minutos vuelven al grupo y ponen en común la frase que armaron. Opción 3: Esta es la que más recomendable. En el grupito arman un cuadro, poniendo las palabras en el orden que quieran, tienen toda la libertad, pueden armar una línea, un cuadro, lo que sea. Luego lo explican al grupo. También pueden armar un párrafo si quieren. En grupo se analiza el orden de las palabras de cada equipo y los párrafos que armaron. Se hace una puesta en común viendo cómo la dinámica cuestionó a los chicos su manera de entender las cosas. A partir de ahí se puede empezar a hablar acerca del sacramento de la Reconciliación. Esta dinámica se puede hacer también utilizando otras palabras para concluir una serie de reuniones, por ejemplo, de los sacramentos. De esta manera los chicos deberán pensar y resumir en sus propias palabras lo visto en aquellas reuniones de una manera ordenada.


La Reconciliación,

F15-04.

Dinámica: La soga Esta es una dinámica simple que tiene como objetivo resaltar la importancia del sacramento de la reconciliación y alentar a los chicos a ir a confesarse. Acá representamos a la gracia como una soga. La soga deberá tener masomenos 4 metros y no deberá ser muy gruesa para que se pueda cortar con una tijera. Deberán llevar 1 ó 2 tijeras. El coordinador preparará antes de la reunión el salón, formando un círculo grande de sillas sin mesa en el medio. Pondrá en el medio del círculo 2 sillas separadas con una distancia de 3 metros, o más si es posible. Atará a cada silla un extremo de la soga, bien atada para que no se salga. La soga deberá estar tensa entre cada silla. Esta soga es la que nos une con Dios. Debemos imaginar nuestras vidas en una silla y a Dios en la otra silla. Estamos en unión con Él por medio de la gracia que nos otorga, y así recibimos todo su Espíritu Santo, todo su amor, es una comunión con Dios. Cuando pecamos, nosotros mismos estamos cortando esa comunión con Dios. Nosotros somos libres de elegir que esa soga permanezca como está o que se corte. En realidad, nosotros mismos somos los que cortamos esa soga. Invitar a alguno de los chicos del grupo a cortar la soga con una tijera. Pueden hacer una puesta en común acerca de esto a ver qué conclusiones sacan los chicos relacionando la dinámica con el pecado. ¿Mediante qué actitudes cortamos esa soga? Que hablen acerca del pecado concretamente en sus vidas. Luego el coordinador dirá que está el pecado, pero gracias a Jesús, tenemos una forma de volver a unirnos con Dios. Es mediante la reconciliación. Basta arrepentirnos y acercarnos a confesarnos para que esa soga vuelva a estar unida. Entonces el coordinador hará un nudo uniendo los extremos de la soga donde fue cortada. Luego se pide a todos los chicos que hagan lo mismo, que corten la soga y después la vuelven a unir. Irán notando que habrá que cada vez que se hace el nudo deberán acercar las sillas. Conclusión de la dinámica: cada vez que pecamos cortamos esa soga que nos une a Dios, cuando nos confesamos, Dios hace un nudo y vuelve a atar esa soga, así la soga se va acortando, de esta manera después de cada confesión estamos cada vez más cerca de Dios. Hacer una puesta en común y hablar sobre el sacramento de la Reconciliación. La idea es hablar entre todos. Hablar con los chicos porqué nos cuesta tanto ir a confesarnos, qué es lo que impide que nos acerquemos al confesionario. Generalmente tenemos miedo de acercarnos a confesarnos, a decir nuestros pecados a un cura. Pero debemos tener en cuenta que no es el cura el que perdona, sino Dios, y es a Él a quien nos dirigimos en nuestra confesión. Tenemos que ver nuestra confesión como un acercamiento a Dios. Es así como recibimos la gracia, nuestros pecados quedan perdonados y curados sus efectos en muchos casos. Tenemos que ver a Dios como un Padre Misericordioso (Lc. 15, 11-24) amoroso y bueno, que no se enoja con nosotros, sino que espera con amor que vayamos a Él, y que sale a nuestro encuentro cuando estamos perdidos (Lc. 15, 4-7). Para leer en grupo y comentar la lectura: Lc. 7, 36-50 (la mujer perdonada). En este caso la mujer, como amó mucho, se le perdonó mucho. Así debe ser nuestro amor. Esta lectura se relaciona mucho con esta dinámica. Terminar con una oración profunda.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F15-05.

Reconciliación (cuadro) La reunión pasada hablamos sobre el pecado Pecado:

- Falta de amor. Con Dios, nosotros mismos, los demás y desprecio a nuestra naturaleza. - Va contra nuestra propia naturaleza. - Nos sacan la libertad, nos esclavizan. - Oscurece nuestra inteligencia y obstruye nuestra voluntad.

10 mandamientos:

-

expresión de nuestra propia naturaleza. no quedarse en la norma, ir más allá de la obligación. guía el camino hacia la felicidad. gesto de amor de Dios. fundados en el amor, primer mandamiento. elevados por Jesús en las Bienaventuranzas (Mt. 5, 1-12)

Analizar Parábola del Hijo Pródigo (Lc. 15, 11-24): 2 partes. El pecado y la reconciliación.

Sacramento de la Reconciliación: a.

Institución: (Jn. 20, 22-23; Parábola de Hijo Pródigo)

b. Signos: confesión, palabras del Sacerdote, y gesto. c.

Partes:

Arrepentimiento. (perfecto, imperfecto) Acto de contrición. Entregarles la guía que está más adelante. Confesión: Pasos (no son tan importantes, lo importante es el arrepentimiento y la misericordia de Dios). Agradecimiento al ppio de la confesión. Confesión de pecados mortales y veniales. Pecado de palabra, pensamiento, obra y omisión. Expresión de los pecados. Lo importante que es decirlos, hablarlos, signo externo. Sacarlo para afuera, es sano. Acá va también el consejo que nos da el cura. Importante. Satisfacción: Es reparación del daño. No tomárselo como castigo. Importancia, ¿para qué? La penitencia sirve para ayudarnos a volver a Dios y para curar el daño que dejó nuestro pecado en nosotros y en los demás.

d. Efectos:

Perdón de los pecados: de Dios, de la Iglesia (efecto social del pecado). Gracia, Esp. Santo. Fuerza para no seguir pecando.

e.

Preguntas de los chicos. Dar lugar a preguntas, ej:¿por qué me tengo que confesar con un cura? Ver más adelante.

f.

Oración: La mirada de Jesús (ver más adelante)


La Reconciliación,

F15-06.

Charla: Reconciliación

RECONCILIACIÓN Por: Marcelo Beruto

El sacramento de la Reconciliación, como medio para obtener el perdón de los pecados, fue lo primero que el Señor instituyó después de Su Resurrección. Habiendo redimido con Su muerte el pecado, nos dio el medio para que los pecados personales de cada uno pudieran ser perdonados. Jesús se presentó en el lugar donde estaban los Apóstoles y les dijo: “La paz sea con vosotros; como el Padre me ha enviado, así os envío yo a ustedes”. Luego sopló sobre ellos (sólo conocemos otra ocasión en que Dios sopla sobre el hombre: al principio, cuando Dios creó la primera alma humana). A continuación les dijo: “Recibid al Espíritu Santo. A quienes perdonaréis los pecados, les serán perdonados; a quienes se los retuviereis, les serán retenidos”. De esta manera es que a través de la confesión de los pecados a un sacerdote se recibe la gracia infundida por Cristo. Los pecados así confesados están bajo secreto; es decir, el sacerdote no puede mencionarlos fuera del confesionario, ni siquiera al penitente, a menos, claro está que éste mismo se los mencione. La primera condición necesaria es que tengamos dolor por nuestros pecados, y no basta un dolor genérico; ha de ser dolor de nuestros pecados, porque han ofendido a Dios: lo que hace que el pecado sea pecado no es el daño, si es que lo causamos a los demás, sino la desobediencia a la Ley de Dios. Y eso sólo puede perdonarlo Dios, si nuestro dolor está orientado hacia Él. Lo mejor sería que tuviéramos lo que se llama dolor de “contrición”, dolor por haber ofendido a un Dios infinitamente bueno. Pero, con tal de que obedezcamos el mandato divino de confesar a un sacerdote nuestros pecados, basta un dolor menor, dolor por haber perdido el Cielo y merecer el castigo de Dios, llamado dolor de “atrición”; que por si mismo no bastaría, pero lo hace suficiente el poder del sacramento. Para el no-católico, y a veces para el católico incrédulo, el sacerdote es un intruso en algo que no es de su incumbencia. Si hemos ofendido a Dios –afirman ellos- es Su perdón el que buscamos: ¿Por qué no pedírselo a Él por nuestra

cuenta? ¿Cómo puede perdonarnos alguien que no es Dios? Para el católico, aunque en algún momento le asalte el deseo de que fuera de otra manera, la cuestión quedó resuelta después de aquellas palabras del Señor que ya hemos citado: “A quienes perdonaréis los pecados, les serán perdonados”. No corresponde al pecador decir cómo se le han de perdonar sus pecados. En cambio la Confesión es el proceso inverso al pecado. Cuando ofendemos a Dios, la voluntad elige lo que le place, en contra de lo que quiere Dios; cuando acudimos a la confesión, la voluntad elige algo que no es de su agrado (confesar miserias), pero si del de Dios en cuanto nos hace reconocer humildes. El sacerdote encarna para mí la misericordia paternal de Dios, que nos entregó a su hijo para salvarnos. Suponiendo que nuestro dolor sea verdadero y que estemos dispuestos a reparar todo el daño que hemos causado a las víctimas de nuestros pecados –devolver el dinero robado o la buena fama de los otros, por ejemplo-, estamos en condiciones de recibir la absolución: se borra la culpa de nuestras faltas. Lo que llamamos “satisfacción” comprende, por su parte, tanto la reparación del daño causado a otros como la voluntad de cumplir la penitencia que nos ha sido impuesta. Pero lo más grandioso del sacramento no es el perdón de los pecados. El alma estaba envuelta en las tinieblas del pecado, y la forma de salir de ellas no es quitar lo que tuviera dentro, sino darle luz. Con la confesión y la absolución, se restaura la gracia en el alma, volvemos a tener vida sobrenatural. Como miembros del Cuerpo Místico, estábamos insertados en Cristo, pero Su vida había sido bloqueada en nuestra alma por el pecado sin confesar. Después de hacerlo, Él vive de nuevo en nosotros. Si el Señor está en nosotros, nuestros ojos lo encontrarán en todas partes. Es Jesús, o mejor dicho, somos nosotros los templos vivos que, alimentados por la palabra, los sacramentos y la enseñanza de la Iglesia hacemos posible un encuentro real y profundo con el Señor.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F15-07.

Reconciliación: fotocopias Estas son tres páginas que los coordinadores podrán tener en cuenta para sacar fotocopias y entregar a los chicos. La primera es acerca de la Reconciliación en general. La segunda hoja es un examen de conciencia y la tercera los pasos de la confesión. Página 1 de 3

LA RECONCILIACIÓN Los pasos que van a encontrar en la tercera página son formas que se suelen utilizar para la Confesión. No es necesario que los sigas estrictamente, lo importante es que vayas a confesarte, después el cura te va a ayudar. Todos los sacerdotes saben que la mayoría de la gente no los conoce, y la mayoría de los ellos no los pide. El sacerdote siempre te va a ayudar a que hagas una buena confesión y no te va a retar nunca. Andá con el corazón abierto que es lo importante. Los pasos sirven para aquellos que quieren saber cuáles son las formas para confesarse, a algunos, saberlas, hace que se sientan más cómodos. Vuelvo a decir, no hace falta seguirlos a rajatabla. Algunas cuestiones previas: ¿Qué es la Confesión? La Confesión o Reconciliación es el Sacramento mediante el cual Dios nos perdona los pecados cometidos después del Bautismo para recuperar la vida de gracia, es decir, la amistad con Dios. Se le denomina sacramento de la conversión porque realiza sacramentalmente la llamada de Jesús a la conversión, la vuelta al Padre del que el hombre se había alejado por el pecado (Parábola del Hijo Pródigo: Lc. 15, 11-24). ¿En qué momentos nos debemos confesar? Como seres humanos imperfectos, muchas veces caemos en pecado ya sea de pensamiento, palabra, obra u omisión. Por eso debemos confesarnos cada vez que cometamos pecado, y por lo menos una vez al año. Lo aconsejable es confesarse permanentemente para fortalecer nuestra vida espiritual en la dura lucha por resistir la tentación y acercamos más a Dios. ¿Qué es un pecado grave? Se comete un pecado grave cuando se cumple con tres características: 1.- Materia grave (lo que se va a hacer es algo importante) 2.- Pleno conocimiento (se sabe que es malo lo que se va a hacer) 3.- Pleno consentimiento (se elige libremente hacerlo) Acto previo a la Confesión Antes de confesarse conviene rezar y preparar la Confesión y lo que se va a decir. Pensar en los pecados cometidos. A esto se le llama Acto de Contrición: "un dolor del alma y una detestación del pecado cometido con la resolución de no volver a pecar". Conviene preparar la recepción de este sacramento mediante un examen de conciencia (ver página siguiente) hecho a la luz de la Palabra de Dios. Para esto, los textos más aptos a este respecto se encuentran en el Decálogo (10 mandamientos) y en la catequesis moral de los evangelios y de las cartas de los apóstoles: Sermón de la montaña (en Evangelio de Mateo, capítulos 5 y 6) y enseñanzas apostólicas. 1/3


La Reconciliación,

Página 2 de 3

Examen de conciencia: Es conveniente recordar lo que nos dice Dios en su Palabra: “Alégrense siempre en el Señor. No se angustien por nada, y en cualquier circunstancia, recurran a la oración y a la acción de gracias, para presentar sus peticiones a Dios. Entonces, la paz de Dios, que supera todo lo que podemos pensar, tomará bajo su cuidado los corazones y los pensamientos de ustedes en Cristo Jesús.” (Filipenses 4, 4-7) “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos y purificarnos de toda maldad. Hijos míos, les escribo estas cosas para que no pequen. Pero si alguno peca tenemos un defensor ante el Padre: Jesucristo, el Justo. Él es la Víctima propiciatoria por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.” (1a Carta Juan 18-22) Buscar un lugar tranquilo, a solas, frente a Dios que me ama. “Yo estoy ante Dios que es Padre, que acoge y orienta, que es Espíritu que ilumina nuestra fe, que es Jesús, que vive y crece en nosotros.” 1) Agradezco lo que he hecho y lo que he recibido. Recuerdo lo vivido en este período, dejando que

nuestro Padre bueno me lleve de la mano para revivir algunos hechos, personas con las que he hablado, momentos que he vivido... Doy gracias por las palabras recibidas, por el gesto generoso; doy gracias por lo recibido: cada día de mi vida, mi familia, mis amigos, mis estudios, los afectos... todo lo que he recibido de Dios. Dar tiempo para esto, recorrer en el tiempo pasado y dar gracias por las cosas concretas. Tomar conciencia de la presencia de Dios en mi vida a través de todo esto. 2) Pido apertura, luz y fuerza. Pido al Padre generoso su gracia; pido porque sin su ayuda no soy capaz.

“Pido por mí para ser mas abierto a su amor y a los demás; pido ser menos egoísta, menos cómodo, y más entregado a tus obras, Señor. Pido buscar la voluntad de Dios.” 3) Examino mis acciones y mis actitudes. Puedo orientarme con preguntas o dejarme interrogar por el

Señor. - ¿He reconocido y aceptado las manifestaciones del amor de Dios hacia mí? - ¿Cómo he actuado frente a mis hermanos, los que me aman, los que me rechazan? - ¿He aceptado y respetado a los demás, como me gustaría que hicieran conmigo? - ¿Acepto ayuda? - ¿Cuáles son los motivos de mis acciones: el lucimiento personal o la entrega desinteresada? - ¿Juzgo la realidad según mis intereses o los de los demás? - ¿Qué lugar ocupan en mi vida los más necesitados, los pobres, los enfermos? - ¿Soy sincero conmigo mismo, actúo fiel a mis principios? - ¿Cómo empleo mi tiempo libre o de descanso? 4) Pido perdón por mi falta de amor. Pido perdón por todas aquellas negaciones del Señor que he

hecho y que han obstaculizado la acción de su amor en el mundo. Hay que pedir confianza y sinceridad, como cuando “un amigo habla a otro amigo”.

2/3


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Página 3 de 3

Pasos de la Confesión Recordar: antes de la Confesión, hacer un examen de conciencia y arrepentirse de los pecados cometidos. 1. El que se confiesa hace la señal de la cruz y dice: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. 2. El sacerdote: Dios, que ilumina nuestro corazón, te conceda verdadero conocimiento de tus pecados y de su misericordia. Respuesta: Amén. El sacerdote puede llegar a decir también: Ave María purísima, respuesta: sin pecado concebida. 3. Sigue la confesión de los pecados y el diálogo penitencial, en el que el penitente acepta una adecuada penitencia para satisfacción por sus pecados. Se recomienda empezar haciendo un agradecimiento a Dios por algo bueno que hayamos recibido o vivido desde la última confesión. Se suele empezar diciendo hace cuánto fue la última confesión y después se enumeran los pecados. Hay que indicar cuáles son los pecados, sin vueltas, y si son pecados graves, decir cuántos son. Hay que ser sinceros. Es Dios el que nos perdona, el sacerdote es el puente que nos une a Dios. 4. Después de la confesión de los pecados, el penitente debe manifestar su contrición mediante una breve oración, por ejemplo: Me arrepiento del mal que he hecho y del bien que he dejado de hacer. ¡Ten misericordia de mí, oh Señor! También se puede rezar el Pésame: Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí; pero mucho mas me pesa porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos; antes querría haber muerto que haberle ofendido, y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia, no pecar más y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén. 5. El sacerdote imparte entonces la absolución: Dios, Padre misericordioso, que reconcilió consigo al mundo, por la muerte y resurrección de su Hijo, y derramó el Espíritu Santo para la remisión de los pecados, te conceda, por el ministerio de la Iglesia, el perdón y la paz. Y YO TE ABSUELVO DE TUS PECADOS + EN EL NOMBRE DEL PADRE Y DEL HIJO Y DEL ESPÍRITU SANTO. Respuesta: Amén. 6. El sacerdote: Da gracias al Señor, porque es bueno. Respuesta: Porque es eterna su misericordia. 7. El sacerdote despide entonces al penitente reconciliado: El Señor ha perdonado tus pecados. Vete en paz. 8. Oración de acción de gracias: Te doy gracias, Señor, por el perdón recibido, y por el estímulo que me has dado para un nuevo comienzo. Doy gracias también por la reconciliación con la Iglesia, a la que perjudiqué con mis culpas.

3/3


La Reconciliación,

F15-08.

Debate: ¿Por qué me tengo que confesar con un cura? Esta es una breve dinámica para hacer en 15 minutos de una reunión. Lo que se hace es proponer la siguiente pregunta para abrir el debate: ¿Por qué debo confesarme con un cura? También pueden utilizar otros motivos para abrir el debate. Elegimos este porque es un tema que está muy de moda hoy en día. Se divide el grupo en dos equipos, cada grupito debe adoptar una posición, unos a favor y otros en contra. Se separan y en 5 minutos preparan sus argumentos. Luego se reúnen y se abre el debate. Recomendación: para que el debate no sea un caos, pueden entregarles un objeto (p.ej. una birome) a cada equipo, y sólo puede hablar el que tiene la birome. Luego de 10 minutos, que cada grupo resuma los argumentos principales de su posición y corten el debate. A continuación el coordinador explicará como son las cosas y por qué debemos confesarnos ante un sacerdote. Más abajo hay una explicación.

F15-09.

Reconciliación: Preguntas y respuestas Tener en cuenta el CIC: 1422-1498. ¿Cada cuánto tiempo debo confesarme? La confesión es uno de los siete sacramentos instituidos por Jesús que tiene la función de perdonarnos nuestros pecados y dejar nuestra alma reconciliada con Dios, es decir, en gracia. Para poder recibir la Hostia uno debe estar en gracia de Dios, es decir, no tener conciencia de haber cometido un pecado mortal desde la última confesión bien hecha. Si uno está en gracia, es decir, no tiene conciencia de haber realizado ninguna acción grave en contra de los mandamientos de Dios y de los preceptos de la Iglesia, entonces puede comulgar sin necesidad de confesarse previamente, aunque la Iglesia recomienda la confesión frecuente de los pecados veniales (puede ver lo que dice al respecto el Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1458 y el Código de Derecho Canónico, c. 988,2). Por el contrario, "todo fiel llegado a la edad del uso de razón debe confesar, la menos una vez al año, los pecados graves de que tiene conciencia" (Código de Derecho Canónico, c. 989). Si bien no se especifica una fecha especial del año en que deba cumplirse este precepto, es claro que puede ser obligatorio hacerlo en tiempo de Pascua si quien tiene que cumplir el precepto de la Comunión pascual (cf. Código de Derecho Canónico, c. 920,2) se encuentra en estado de pecado grave. El precepto de confesar al menos una vez al año no se cumple si la confesión es voluntariamente nula (sacrílega) puesto que no se obtendría el fin buscado por la Iglesia (cf. Manzanares y otros, "Nuevo Derecho Parroquial", BAC, Madrid 1990, p. 292). Asimismo es obligatorio confesarse siempre que se haya cometido un pecado mortal y se quiera celebrar Misa (el sacerdote) o comulgar el cuerpo de Cristo: “Quien tenga conciencia de hallarse en pecado grave que no celebre la misa ni comulgue el Cuerpo del Señor sin acudir antes a la confesión sacramental a no ser que concurra un motivo grave y no haya posibilidad de confesarse; y, en este caso, tenga presente que está obligado a hacer un acto de contrición perfecta, que incluye el propósito de confesarse cuanto antes” (Iibd., c. 44; cf. Catecismo, n. 1457). Los niños deben acceder al sacramento de la Confesión antes de recibir por vez primera la Sagrada Comunión (cf. Catecismo, n. 1457; Código de Derecho Canónico, c. 914). Finalmente, téngase en cuenta que el sacramento de la penitencia o confesión, no sólo nos perdona los pecados, sino que también tiene otros efectos como el darnos fuerza en la lucha contra la tentación, robustecernos para que no volvamos pecar y hacernos misericordiosos. Por esta razón se recomienda "vivamente" (Catecismo, n. 1458) la confesión frecuente.

¿Por qué debo confesarme ante un sacerdote? Porque así lo instituyó Jesucristo. «A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados» (Jn. 20,23). Algunos dicen "Yo me confieso a Dios directamente"; por ejemplo. los protestantes. Pero esto no basta. Porque Jesús ha dicho a sus apóstoles: «A quienes perdonéis los pecados, les serán perdonados» (Jn. 20,23). Con estas palabras autoriza y confía Jesús la práctica de la confesión sacramental a los sacerdotes. Y la historia del sacramento de la penitencia es la expresión progresiva de esta toma de conciencia en la Iglesia. ¿Por qué Cristo ha elegido esta forma de perdón? Dios se complace en actuar a través de intermediarios: así actúa en el nacimiento, la cultura, el bautismo, la educación religiosa... Haciéndose nuestro confidente, el otro –el sacerdote– nos representa sensiblemente al Otro –Dios– Y ese diálogo con él aviva nuestra fe.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Algunos piensan que es difícil confiarse a una tercera persona. Sin embargo, hay en el hombre un deseo innato de confiarse a alguien. A falta de confesarse a un sacerdote, uno se confía al primero que llega. El éxito de los psiquiatras, psicólogos y consejeros de todo tipo se explica por esta necesidad (Mons. Gouyon). ¿Pero no es el sacerdote también un pecador? Su absolución sigue siendo válida. «Cuando Pedro bautiza es Jesús quien bautiza. Cuando Judas bautiza es Jesús quien bautiza» (San Agustín). ¡El que absuelve siempre es Cristo! En Él es el Padre quien acoge a su hijo y lo estrecha contra su corazón (Lc 15,1132). Algunos objetan también que "hay personas que se confiesan y no valen mas que los demás". Pero, ¿qué sería de ellas sin la confesión? El Padre Foucauld, pese a sus dudas, aceptó en una ocasión confesar sus pecados. A partir de entonces su fe se fortaleció y su vida sufrió una profunda transformación. Cada vez se comulga más... y se confiesa menos. Las faltas graves parecen no ser un obstáculo para la comunión. No olvidemos la solemne advertencia de San Pablo: «El que come el pan y bebe del cáliz del Señor indignamente, come y bebe su propia condenación» (1Co 11,27-29).

¿Por qué debemos confesarnos antes de comulgar? El Catecismo (n. 1384) nos recuerda que "El Señor nos dirige una invitación urgente a recibirle en el sacramento de la Eucaristía: 'En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros' (Jn 6, 53)". Pero también nos dice a continuación (n. 1385): "Para responder a esta invitación, debemos prepararnos para este momento tan grande y santo. San Pablo exhorta a un examen de conciencia: 'Quien coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor. Examínese, pues, cada cual, y coma entonces del pan y beba del cáliz. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo' (1 Co 11, 27-29). Quien tiene conciencia de estar en pecado grave debe recibir el sacramento de la Reconciliación antes de acercarse a comulgar". Es erróneo decir que “si Dios nos quiere tal como somos, ¿por qué debemos confesarnos?” Dios nos quiere santos. Jesucristo no comenzó su predicación diciendo "quédense como están porque yo los acepto así", sino: "convertíos y creed en el Evangelio" (Mc. 1, 15). Y dio su vida por nosotros en la Cruz para que cambiásemos de vida. Si Dios nos quiere a todos tal como somos, debemos respetar a los ladrones y a los homicidas porque Dios los quiere tal como son, ¿quiénes somos nosotros para obligarlos a cambiar o para meterlos en la cárcel? San Pablo mismo dice (y está citado en el texto del Catecismo) que quien come el Cuerpo o la Sangre de Cristo "indignamente" será reo y come y bebe su propio castigo. Por esta razón añade el Catecismo (n. 1386): "Ante la grandeza de este sacramento, el fiel sólo puede repetir humildemente y con fe ardiente las palabras del Centurión: 'Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme'. En la Liturgia de san Juan Crisóstomo, los fieles oran con el mismo espíritu: A tomar parte en tu cena sacramental invítame hoy, Hijo de Dios: no revelaré a tus enemigos el misterio, no te daré el beso de Judas; antes como el ladrón te reconozco y te suplico: ¡Acuérdate de mí, Señor en tu reino!".

¿Puede revelar algo el sacerdote que me confiesa? El Código de Derecho Canónico, canon 983,1 dice: “El sigilo sacramental es inviolable; por lo cual está terminantemente prohibido al confesor descubrir al penitente, de palabra o de cualquier otro modo, y por ningún motivo”. En el Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1467: “Dada la delicadeza y la grandeza de este ministerio y el respeto debido a las personas, la Iglesia declara que todo sacerdote que oye confesiones está obligado a guardar un secreto absoluto sobre los pecados que sus penitentes le han confesado, bajo penas muy severas. Tampoco puede hacer uso de los conocimientos que la confesión le da sobre la vida de los penitentes. Este secreto, que no admite excepción, se llama ‘sigilo sacramental’, porque lo que el penitente ha manifestado al sacerdote queda ‘sellado’ por el sacramento”. El sigilo obliga a guardar secreto absoluto de todo lo acusado en orden a la absolución (in ordine ad absolutionem), aunque no se obtenga tal absolución o la confesión resulte inválida. En cambio, no es sacramental y por tanto no impone obligación de sigilo la confesión que se hace para engañar al confesor, sacarle dinero, burlarse, o por cualquier otro motivo. El sigilo obliga por derecho natural (en virtud del cuasi contrato establecido entre el penitente y el confesor), por derecho divino (en el juicio de la confesión, establecido por Cristo, el penitente es el reo, acusador y único testigo; lo cual supone implícitamente la obligación estricta de guardar secreto) y por derecho eclesiástico (Código de Derecho Canónico, c. 983). Así el sigilo sacramental no puede quebrantarse jamás bajo ningún pretexto, cualquiera que sea el daño privado o público que con ello se pudiera evitar o el bien que se pudiera promover; obliga incluso a soportar el martirio antes que quebrantarlo, como fue el caso de San Juan Nepomuceno. Aquí debe tenerse firme lo que afirmaba Santo Tomás: “lo que se sabe bajo confesión es como no sabido, porque no se sabe en cuanto hombre, sino en cuanto Dios” (In IV Sent., 21,3,1). Fuente: P. Miguel Ángel Fuentes, www.teologoresponde.com.ar

¿Cómo debo hace mi confesión? En un documento más arriba hemos detallado los pasos para una buena confesión. Nos remitimos allí.


La Reconciliación,

F15-10.

Reflexión: La mirada de Jesús

LA MIRADA DE JESÚS En el Evangelio de Lucas leemos lo siguiente: "¡Hombre, dijo Pedro, no sé lo que dices!". En ese momento, cuando todavía estaba hablando, cantó el gallo. El Señor, dándose vuelta, miró a Pedro. Este recordó las palabras que el Señor le había dicho: “Hoy, antes que cante el gallo, me habrás negado tres veces”. Y, saliendo afuera, lloró amargamente. (Lc. 22, 60-62)

Yo he tenido unas relaciones bastante buenas con el Señor. Le pedía cosas, conversaba con Él, cantaba sus alabanzas, le daba gracias… Pero siempre tuve la incómoda sensación de que Él deseaba que lo mirara a los ojos…, cosa que yo no hacía. Yo le hablaba, pero desviaba mi mirada cuando sentía que Él me estaba mirando. Yo miraba siempre a otra parte. Y sabía por qué: tenía miedo. Pensaba que en sus ojos iba a encontrar una mirada de reproche por algún pecado del que no me hubiera arrepentido. Pensaba que en sus ojos iba a descubrir una exigencia; que había algo que Él deseaba de mí. Al fin, un día, reuní el suficiente valor y miré. No había en sus ojos reproche ni exigencia. Sus ojos se limitaban a decir: "Te quiero". Me quedé mirando fijamente durante largo tiempo. Allí seguía el mismo mensaje: "Te quiero". Y, al igual que Pedro, salí fuera y lloré.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F15-11.

Crucigrama: Misericordia

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 Completar el diagrama según las definiciones que aparecen abajo. Al final van a poder encontrar la mejor respuesta de todas. Escríbanla abajo de todo (el diagrama tiene que estar TODO completo). 1.

Todo lo realizado por Dios fue hecho bajo esta óptica. De hecho, así es como podemos definir a Dios (1 Juan 4, 8)

2. Modelo de vida que nos propone Jesús (Mt. 5, 1-12) 3. Mayor demostración de amor por parte de Dios, quien envió a su hijo para salvarnos 4. Regalo de Dios que no merecemos y recibimos cuando nos confesamos 5. En castellano, cordis 6. Sacramento por el cual recibimos el perdón de Dios 7. La acción soberbia del hombre hace que crea que no necesita de Él y rompe la amistad que existía en un principio. Así entró la muerte en el mundo (Rom. 5, 12) 8. Nosotros somos las ovejas de Jesús. Él nos cuida de la mejor manera, dándonos el mejor alimento y velando por nosotros. Así, cumpliendo este rol de cuidar ovejas, deja todo su rebaño y sale a buscarnos cuando nos perdemos (Lc. 15, 1-7) 9. Cuando nos confesamos, Dios nos provee de una fuerza que nos transforma interiormente para poder ser misericordiosos con los demás 10. Primera persona de la Santísima Trinidad, que sale corriendo a nuestro encuentro cuando vamos a Él y no se cansa de amarnos infinitamente 11. A pesar de que no lo merecemos, Dios nos perdona con su gracia. Sin embargo, existe una única condición para poder recibir ese perdón. 12. Jesús nos enseñó muchas cosas a través de situaciones ficticias pero muy didácticas que nos ayudan a entender mejor su mensaje. Una de ellas, por ejemplo, nos cuenta el camino hacia la reconciliación (Lc. 15, 11-32) RESPUESTA:


La Reconciliación,

SOLUCIÓN:

1

A

M

O

R

2

B

I

E

N

E

S

U

S

P

E

R

C

O

R

N

C

P S

A

V

D

O

N

A

Z

O

N

I

L

I

A

C

E

C

A

D

O

T

O

R

G

R

A

C

I

A

P

A

D

R

E

E

N

T

I

M

I

E

N

P

A

R

A

B

O

L

A

3

J

4 5 6

R

E

C

O

7 8

P

A

9 10 11 12

A

R

R

E

P

E

N

T

I

O

N

T

O

U

R

A

N

Z

A

S


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F15-12.

Reflexión: No te detengas

NO TE DETENGAS... No te detengas en lo malo que hiciste; caminá en lo bueno que podés hacer. No te culpes por lo que hiciste, más bien decidite a cambiar. No te mires con tus ojos, contemplate con la mirada de Dios. No pienses en lo largo que es el camino de tu transformación, sino en cada paso que podés dar para ser lo que Dios quiere que seas. No confíes en tus propias fuerzas; poné tu vida en manos de Dios. No trates que otros cambien; sé vos el responsable de tu propia vida y trata de cambiar vos mismo. Dejá que el amor te toque y no te defiendas de él. Sólo contemplá la meta y no veas que tan difícil es alcanzarla. Viví cada día, aprovechá el pasado para bien y dejá que el futuro llegue a su tiempo. No sufras por lo que viene, recordá que "a cada día le basta su aflicción" (Mt. 6,34) Buscá alguien con quien compartir tus luchas hacia la libertad; una persona que te entienda, te apoye y te acompañe en ella. No te des por vencido, pensá que si Dios te dio la vida,

es porque sabe que vos podés con ella. Si algún día te sentís cansado, buscá el descanso en Dios que renovará tus fuerzas. Si algún día te sentís demasiado responsable de otros, recordá que sólo Jesús es el Mesías. Si te sentís atado a alguien, pedile a Jesús que rompa las ataduras y que su amor vuelva a crear lazos nuevos de amor según su Espíritu. Si reaccionás ante toda provocación, rogá a Dios para que te enseñe a responder en lugar de reaccionar. Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona, desprendete de ella y amala, sin pedirle nada a cambio. Si necesitás tener todo bajo control, entregá el control de tu vida a Dios y confiá en su poder y en su amor por vos. Aprendé a mirarte con amor y respeto, pensá en vos como en algo precioso; ¡sos un hijo de Dios! Pensá que Él está más interesado que vos en que te conviertas en esa creación que Él pensó desde toda la eternidad. "Vivir Sirviendo, Vivir Amando" Que este sea el mejor día de tu vida.


El mal, el sufrimiento y la muerte

Ficha nº 16

MAL, SUFRIMIENTO Y MUERTE

TEMA DE LA FICHA: Descubrir cuál es el verdadero origen del mal, del sufrimiento, del dolor, de las enfermedades y de la muerte. Entender que el mal no es creación de Dios sino consecuencia de nuestros pecados, de aquella falta de amor y abuso de la libertad que en fichas anteriores mencionamos. Dios no nos pone males, no pone pruebas en nuestros caminos. Dios no quiere ningún mal para nosotros. Encontrarle un sentido al mal y a la muerte a partir de Jesús. Crecer en la virtud de la esperanza.

F16-01.

Parábola de la Cizaña: “¿Por qué Dios permite tantos males?” Leer en grupo la parábola de la cizaña: Mt. 13, 24-30. Jesús explica la parábola en Mt. 13, 36-43. La parábola de la cizaña de alguna manera responde a la pregunta de “por qué Dios permite tantos males”. Dios deja que el buen trigo crezca junto con la cizaña, porque no interviene en la libertad del hombre. Pero al final de los tiempos, recogerá el trigo y desechará la cizaña. Cada uno elige cómo crecer, como trigo o como cizaña. Dios no interviene en esa elección y le da la oportunidad al hombre de cambiar, convertirse. Si Dios arranca la cizaña, puede dañar también el trigo. Para debatir en grupo: -

¿cuáles son los males que acechan nuestra vida cotidiana? ¿De qué manera nosotros sembramos cizaña? ¿Cómo colaboramos para que crezca la cizaña? ¿Por qué Dios no arranca la cizaña? Ir más allá de lo que dice la lectura. ¿Qué es lo que podemos hacer nosotros para evitar esos males? ¿Qué es el mal? ¿Por qué existe el mal?

Luego continuar la reunión con otras dinámicas de esta misma ficha, hacer una conclusión y terminar con una oración. Para el coordinador: En el mundo se ven siempre dos tipos de hombre, el bueno o el malo. El campo es la tierra donde viven juntos los hombres buenos con los malos. Si vemos los campos la forma del trigo es casi la misma que la forma de la cizaña, pero están tan juntos que es peligroso arrancar una sin hacer daño a otra. La cizaña roba agua y minerales de la tierra destinados al trigo. Es una parábola que se refiere nuestro mundo. Aquí las apariencias engañan. Nosotros también somos tierra fértil donde se puede sembrar cizaña, viene el enemigo cuando no lo esperamos, a veces sutilmente envuelto en medias verdades o para nuestro bien aparente. Sin embargo, estos dos campos diferentes, el mundo y nosotros mismos, están continuamente guardados por el Sembrador. Él quita las yerbas que crecen en nuestra tierra, nos protege como plantas débiles. Pero podemos dejar todo el trabajo a Él, como dice san Agustín “el que te creó sin ti no te salvará sin ti”. Por eso debemos orar y velar para que no sembremos con una mano trigo y con la otra cizaña. Debemos dar fruto de conversión para escuchar estas palabras del sembrador: “la podaré y pondré abono para que dé más fruto”.


F16-02.

Cuento: ¿Existe Dios?

¿Existe Dios? UN JOVEN LLAMADO ALBERT EINSTEIN Un profesor universitario desafió a sus alumnos con esta pregunta:

El profesor respondió: -Por supuesto.

El profesor contestó, -"Si Dios creó todo, entonces Dios hizo el mal, pues el mal existe y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo".

El estudiante contestó: -Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz. La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así?

El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe cristiana era un mito.

Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.

Otro estudiante levantó su mano y dijo: -¿Puedo hacer una pregunta, profesor?.

Finalmente, el joven preguntó al profesor: -señor, ¿existe el mal?.

-Por supuesto, respondió el profesor. El joven se puso de pie y preguntó:

El profesor respondió: -Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.

-“¿Dios creó todo lo que existe?" Un estudiante contestó valiente: -Sí, lo hizo. ¿Dios creó todo?: -Sí señor, respondió el joven.

-¿Profesor, existe el frío?, -¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?. El muchacho respondió: -De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es ausencia de calor. "Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor".

A lo que el estudiante respondió: -El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios. Dios no creó el mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz. Entonces el profesor, después de asentar con la cabeza, se quedó callado. El nombre del joven era Albert Einstein.

Y, ¿existe la oscuridad? - Continuó el estudiante.


F16-03.

Charla: El mal, el sufrimiento y la muerte

EL MAL, EL SUFRIMIENTO Y LA MUERTE Por: Mariana Fernández Hileman y Mariano A. Sapag

Introducción Tal vez una de las preguntas más complicadas de responder y motivo de muchas enemistades con Dios y dudas de fe es la pregunta acerca del mal. ¿Por qué si Dios es tan bueno y nos ama tanto, deja que exista el mal en el mundo? Hay tantos males en el mundo como violaciones, enfermedades, muertes, violencia, etc., que mucha gente niega por eso a Dios. En general esto ocurre cuando alguien vive una experiencia cercana de mal como la muerte de algún familiar. Solemos escuchar frases que parecen razonables pero son disparatadas y equivocadas, como por ejemplo: ante la muerte de alguien “Dios así lo quiso”; “es una prueba que te puso Dios”; etc. Uno así se cuestiona cómo pudo Dios haberle hecho eso. Es muy común escuchar gente que pierde absolutamente la fe por causa del mal, el sufrimiento y la muerte. Esta charla tiende justamente a aclarar este problema, ¿por qué existe el mal? Descubriremos así que sólo en la fe en Jesús podremos respondernos esta pregunta (CIC 309). En esta charla buscamos aclarar esas dudas comunes que tenemos acerca de estos temas y también despojar aquellas concepciones erróneas que seguramente tenemos de una mala formación que recibimos en el pasado que vienen de ideas equivocadas. A continuación encaramos el problema del mal a partir de las enseñanzas de la Iglesia. Hablaremos sobre la muerte, el sufrimiento, el demonio, el infierno, la resurrección de los muertos, el sentido de la muerte con Jesús y la virtud de la esperanza, entre otras cosas. ¿Qué es el mal? ¿Existe realmente el mal por sí mismo? En el cuento que acabamos de leer, el joven que cuestiona al profesor pone de manifiesto que el mal no existe por sí mismo. En otras palabras, el mal no es otra cosa que ausencia de bien, ausencia de amor. El bien y el amor son cosas que sí existen. Pero el mal es un vacío, y así es como se siente, como un vacío. Decimos que el mal no existe por sí mismo, pero no que no hay mal en el mundo. El mal en el mundo se manifiesta justamente por esa ausencia de bien. La experiencia que vivió San Agustín nos puede ayudar a entender esto un poco más. San Agustín (354-430), antes de su conversión, formaba parte de una secta: el maniqueísmo. Los maniqueístas opinaban que hay una dualidad en toda la existencia. Donde existe algo, existe lo contrario. Existiría por lo tanto dos cosas creadas: el bien y el mal. Dios habría creado las dos cosas. San Agustín luego se da cuenta el error de esta postura y se dedica a rebatirla. San Agustín sostuvo que el mal no proviene de Dios sino de la conducta pecaminosa del hombre. Dios, en su infinito amor y bondad nunca pudo haber creado el mal. El mal entonces lo introdujo el hombre al mundo con su pecado a partir del mal uso de su propia libertad. El

hombre, al apartarse de Dios, introduce el mal en el mundo. ¿Por qué existe el mal “físico”? Según el Catecismo (CIC 309 y ss.) Dios podría haber creado el mundo en un estado de perfección, pero lo quiso crear en estado de vía hacia su perfección última. Esto significa que Dios dejó al hombre la posibilidad de completar su creación, otorgándole libertad. Con el pecado del hombre, la naturaleza se desordena, y el hombre ahora empieza a sufrir, se enferma, le cuesta todo mucho más, y muere. En otras palabras, la armonía que Dios nos dio, la destruimos por el pecado. Lo peor de todo no es lo que llamamos el mal físico sino el “mal moral” que produce mayor mal y es el que trae la muerte. El mal moral produce mal físico y trae la muerte al mundo. Aunque en esto recurrimos un poco al misterio del pecado original. Por el pecado de los primeros hombres (Adán y Eva) entró la muerte al mundo (Rom. 5, 12; Sb. 2, 24). Así el mal y la muerte están en el mundo también por nuestros propios pecados. ¿Alguna vez han escuchado hablar de la cadena de mal que genera el pecado? Es algo bastante simple, un solo pecado nuestro puede afectar, y de hecho afecta a muchísima más gente de la que imaginan. El mal, o mejor dicho, la ausencia de bien, se va extendiendo por una sola acción. Así es como por nuestras acciones también creamos mayor mal en el mundo. La creación – Lucifer, el ángel caído, el comienzo del infierno Dios creó por amor y todo lo que creó fue bueno como nos dice el libro del Génesis. Aunque lo creó en vías hacia una perfección más completa. Creó al hombre libre y por ese abuso de nuestra libertad existe el mal. Siguiendo esta línea, nos podemos preguntar lo siguiente: Dios creó todo, entonces, ¿cómo se explica que exista el demonio y el infierno? Corresponde hacer una primera aclaración, el tema de los ángeles, el demonio, el infierno, no se puede terminar de comprender por la razón pero si se puede terminar de aceptar por la fe. Aún así, la Biblia y el Catecismo nos enseñan que la existencia del demonio y del infierno no contradice lo que venimos diciendo. En efecto, la Biblia nos cuenta que el demonio, Satán, es una ángel caído que por su libertad eligió apartarse de Dios (cfr. CIC 391 y ss.). Satán fue creado por Dios, fue creado bueno y, según dicen las escrituras, era uno de los ángeles más bellos. Los ángeles, a diferencia de los hombres fueron creados por Dios todo espíritu y sin cuerpo, pero a la vez fueron creados con plena libertad. Si nos ponemos a narrar lo que pasó, se dice que cuando Dios reveló el plan que tenía a sus ángeles, algunos de ellos se opusieron, liderados por Satán. Satán no estaba de acuerdo en que Dios creara a un simple hombre como su único Hijo y como Dios mismo. Esta soberbia hizo que Satán y sus ángeles, tomando una actitud


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

soberbia, se apartaran de Dios y vivieran todas sus vidas condenados a no estar con Él. Alejados de Dios se encargan de alejar a la gente de Él. El infierno no es creación de Dios. Muchas veces tenemos la idea de que Dios creó un lugar con fuego y que Él nos manda ahí si nos portamos mal. Esto es una idea equivocada. El infierno es, básicamente, el término que se usa para describir el alejamiento eterno de Dios. En efecto, si nosotros rechazamos a Dios, usamos nuestra libertad para negarlo, y así pecamos contra Él, o contra los demás pero en definitiva será contra Él, de esta manera elegimos nosotros mismos vivir eternamente sin su presencia. Es muy simple, tenemos la posibilidad de elegirlo, si no lo queremos elegir entonces no estaremos con Él y punto. Entonces, el lugar donde iremos a parar no será el Cielo, sino el infierno. El infierno es así un espacio vacío de Dios. Lo peor que nos puede pasar es no estar con Dios, por toda la eternidad, es el peor castigo, pero es un castigo que nosotros somos libres de elegir. En el infierno hay sufrimiento y mal, pero eso no es obra de Dios sino de los propios hombres que van a parar allí y principalmente del demonio. La libertad. El pecado y el mal uso de la libertad como las causas del mal. Esto ya fue mencionado brevemente más arriba. Lo cierto es que nuestro pecado es el que crea el mal. Ese pecado es consecuencia de nuestro obrar libre que elige no amar, y así apartarse de Dios: “quien no ama, permanece en la muerte” (1 Jn. 3, 15). Dios nos creó libres. Esa libertad debe estar orientada hacia algo firme, si está mal orientada genera esclavitud. El mal esclaviza. Cualquier pecado puede convertirse en un vicio difícil de salir. Eso genera mal a nuestro alrededor también. El pecado genera también ciertas consecuencias, y esas consecuencias son difíciles de eliminar. Estas consecuencias son las debilidades y cruces que vamos cargando, como mochilas con rocas, y así nuestro camino se hace más pesado y difícil. Dios no creó el mal, nosotros sí. El hombre fue creado elevado, caído, redimido. El hombre es culpable de su propia caída. Acá no hablamos sólo de Adán y Eva sino de nosotros mismos también. El mal es producto de un alejamiento libre de Dios, de su amor, y así del amor con los demás y del amor y cuidado hacia nuestra vida, el gran regalo de Dios. Es por eso que Dios no nos impone ningún mal, ningún sufrimiento ni la muerte a nadie. Es erróneo decir: “Dios por algo se lo llevó”. No, y esta idea hay que sacársela de la cabeza. Dios no quiere el mal a nadie, todo lo contrario quiere el amor y quiere que lo vivamos. Dios no pone pruebas a nadie. Esto es importante entenderlo. La vida misma nos pone en situaciones en las que tenemos que tomar importantes decisiones, algunas las hacemos bien, otras no. Pero Dios no te pone pruebas ni males. Dios te quiere libre de todo mal y libre en general. Al revés, Dios puede hacer de ese mal, que por cualquier circunstancia alguno esté viviendo, un gran bien. Puede convertir ese mal en amor. Y de hecho lo hace, el amor de Dios cura el alma y ayuda a atravesar esos sufrimientos, e inclusive ese amor puede curar físicamente y de hecho lo hace. Jesús lloró ante la muerte de Lázaro y lo resucitó. Es así que Jesús llora también con nuestra propia muerte porque no la quiere, no es algo querido por Dios. Pero sí es algo que Dios puede transformar en un bien mucho mayor.

¿Tiene verdadero sentido el sufrimiento y el dolor? El sufrimiento y el dolor, vistos desde una óptica temporal, considerando que la muerte acaba todo, carecen de un verdadero sentido. ¿Qué significa esto? Que no podemos encontrar una explicación a nuestro sufrimiento y nuestro dolor si nos quedamos en una óptica mundana, y no lo vemos desde otra perspectiva. El sufrimiento será así siempre una incógnita imposible de resolver. Y es así como mucha gente termina por negarlo y negar a Dios. “Como no lo entiendo, lo borro y no pienso en eso”. Eso es lo que vemos que pasa hoy en día. Es increíble como a toda costa el hombre de hoy intenta eliminar el solo pensamiento de la muerte, o algo que le haga acordar a que en algún momento le va a llegar. Sorprende ver como la gente intenta esquivar de cualquier manera el tema cuando es la única cosa que sabemos y tenemos toda pero toda la seguridad de que va a pasar. El tema de la muerte es algo que no se habla nunca, es un tema ‘tabú’, empezás a hablar y te dicen que “no hables de eso, es mala suerte”. La gente pretende de cualquier manera eliminar los efectos de la vejez, con operaciones y tratamientos, porque en el fondo fondo, una arruga les hace acordar algo que no quieren pensar. Los ancianos están cada vez más desplazados; mientras no se los vea y estén tranquilos en sus departamentos o en un geriátrico, mejor. “Otro día lo visito, para qué voy si siempre son todas pálidas”. Esto es lo que se vive hoy. Como el hombre pretende borrar a Dios del mapa, no le encuentra un sentido a la muerte, al sufrimiento, a las enfermedades y al dolor en general. Inclusive, sin profundizar un poco, le echamos la culpa a Él. Así nos adentramos en un vacío donde no hay explicación. Pero, ¿cuál es el problema? Que en algún momento el dolor y la muerte nos van a alcanzar, tarde o temprano, de alguna manera u otra, eso es seguro. Sin Dios, es difícil atravesar esto, porque no hay nada peor que no encontrar un sentido a lo que vivimos y verse en una infelicidad imposible de salir, y en un sufrimiento imposible de consolar. ¿Por qué hay dolor, sufrimiento y muerte? Si no alzamos nuestra mirada y lo entendemos como algo trascendente, que nos supera, es imposible darle un sentido. Con Jesús este sin-sentido cambia totalmente. Por eso es tan completo el cristianismo, porque Jesús nos enseña inclusive acerca del dolor y de la muerte, preguntas hasta ahora sin encontrar una respuesta. Hasta Jesús mismo los vivió. Jesús nos muestra también que de hecho es posible ser felices, y muy felices, inclusive atravesando un gran sufrimiento ya sea físico o espiritual. El sentido de la muerte con la venida de Jesús Entonces, con Jesús, la muerte tiene ahora un sentido, al menos un sentido distinto al que le damos. Como consecuencia también tiene otro sentido el dolor. Ahora con Jesús la muerte no es el fin de todo, sino el paso hacia la vida eterna. Ya no es un sentido negativo, sino totalmente positivo. Jesús murió, pero resucitó, y por su resurrección tiene sentido nuestra fe (1 Cor. 15, 14.17). Ser cristiano es ser más como Cristo, llevándolo a nuestras vidas. Jesús, siendo Dios, fue también hombre y vivió nuestros mismos sentimientos. Murió clavado en la cruz, atravesando un enorme sufrimiento no sólo físico sino también espiritual, cargando sobre sí los pecados de todo el mundo de todos los tiempos. Pero al tercer día, Jesús resucitó, y lo hizo en


un cuerpo glorioso. Así nosotros también, al final de los tiempos, vamos a resucitar como Cristo resucitó. “Cristo resucitó de entre los muertos como primicia de los que durmieron… del mismo modo que en Adán mueren todos, así también todos revivirán en Cristo”. Cuando morimos quedamos a la espera de nuestra resurrección. La muerte no es algo negativo con lo que finaliza todo, sino lo contrario, algo positivo y nuestro paso hacia la vida eterna. Por ahí vemos la vida eterna como algo totalmente aburrido, “¿qué voy a hacer viviendo eternamente?”. Sin embargo todo lo contrario porque en esa vida eterna seremos plenamente felices contemplando y estando con Jesús. Con Jesús cambia el sentido de la muerte. Y esta idea produce efectos muy importantes en nuestras vidas. Podemos mencionar algunos de ellos: a. Nos da una gran esperanza pensando en la muerte. Esta esperanza nos da también una gran alegría. Después de la muerte vamos a pasar a algo que nos va a llenar de felicidad y nos va a completar. Y aún más, vamos a volver a estar junto con nuestros seres queridos, vamos a volver a estar, hablar, tocar, abrazar, a aquellas personas que murieron, pero ahora en un estado de felicidad inexplicable. b.Pensar en nuestra propia resurrección en la vida eterna nos ayuda a vivir acá más plenamente, a hacer todo lo posible para alcanzarla. Buscar el Reino de Dios en todos lados para luego estar totalmente en él. Vivir el amor más intensamente. c. Otra consecuencia importante es que perdemos ese temor a la muerte y esto nos hace libres. En general, todos los miedos, provienen del miedo más general a la muerte. Cuando nos liberamos del miedo a la muerte y la vemos como algo positivo, como un paso, entonces todos los demás miedos también tienden a desaparecer. Así podríamos seguir enumerando una serie de consecuencias en nuestras vidas por este nuevo sentido de la muerte que nos muestra Jesús.

Algo muy significativo es que se puede ser realmente feliz aun viviendo con sufrimiento y dolor. Miremos a Jesús. Jesús fue y es una persona feliz. Su sufrimiento no impidió esto. Llevó la cruz sabiendo que sufría y moría por algo muy importante, algo que daba sentido a lo que estaba atravesando. Jesús nos invita a cargar nuestra propia cruz también (Mt. 16, 24-25), todas aquellas debilidades, nuestros pecados, nuestras culpas, el sufrimiento y también la muerte, ofrecerlo todo a Jesús y seguirlo, viviendo y también muriendo con Él. Así se puede ser feliz, y si no lo creen, hay muchísimas experiencias de gente que murió en las manos de Jesús con una gran felicidad y con una gran paz, más allá del sufrimiento. Experiencias personales les podemos contar muchas. Conclusión Con Cristo cambia la visión de la muerte, ahora tiene un sentido positivo. La muerte no es el fin de todo, sino el paso hacia una vida de eterna felicidad con Dios. Debemos sacarnos de la cabeza que Dios nos pone los males. Dios no nos pone ningún mal, ninguna prueba. Pero Dios puede sacar un bien mucho mayor de ese mal. El amor de Dios puede curar el alma y también el cuerpo. El amor de Dios hará que resucitemos y vivamos para siempre con Él. Esto es algo que nos da alegría y esperanza. La muerte no es más que un paso que damos. Cuan bueno sería que en nuestra vida estemos tan cerca de Jesús que cuando demos ese paso, sea algo natural. Estamos llamados a vivir tres virtudes importantes: la fe, la esperanza, y el amor. Estas virtudes son regalos que vienen del amor de Dios, que podemos vivirlas estando con Él. Pero lo cierto es que nos cuesta. Estamos llamados a crecer en estas virtudes para vivir más plenamente y con mayor alegría el ser cristianos, otros Cristos.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F16-04.

Dinámica: El mal y el sufrimiento La idea central de esta dinámica es entender que el mal y el sufrimiento existentes en el mundo son misterios sin solución humana, y reconocer el mal creado por el hombre a causa del mal uso de la libertad (pecado). La dinámica tiende a encontrar un sentido al mal y al sufrimiento que nos rodea diariamente. La dinámica consiste en hacer lo siguiente: 1) Partimos del mal que existe en el mundo de todos los días y que percibimos a través de diarios, revistas, noticieros, programas de T.V., etc. Para que este punto se más dinámico los coordinadores podrán confeccionar un afiche con noticias recortadas de los periódicos y/o revistas (asesinatos, guerras, violencia, enfermedades, desastres naturales, inundaciones, terremotos, soledad, pobreza, suicidios, muertes, etc.) o podrán dispersarlos sobre la mesa de modo que los chicos puedan leerlos y analizarlos. 2) A continuación se hará un debate grupal o puesta en común acerca de las diferentes opiniones que surgieron a partir de las noticias expuestas. Los coordinadores podrán preguntar: -

¿De dónde proviene el mal?

-

¿Podemos vencer el mal que nos domina?

-

¿Qué sienten al ver o escuchar una noticia que implica sufrimiento en un semejante?

-

Si Dios existe, ¿por qué no elimina el mal y el dolor en el mundo?

-

¿Cómo afrontamos los sufrimientos y el dolor que nos toca vivir?

-

¿Cómo nos influyen los sufrimientos cercanos?

A medida que los chicos vayan respondiendo se puede hacer hincapié en los siguientes puntos: la libertad del hombre, el pecado, el mal por causa del hombre, los sufrimientos personales, etc. 3) Una vez alcanzados los objetivos del debate, los coordinadores terminarán de dar forma al tema, hablando y concluyendo, teniendo en cuenta los desarrollos temáticos en esta ficha y relacionándolos con las noticias y lo que se habló en la reunión. Terminar con una lectura del Evangelio (ver las analizadas en esta ficha) y con una profunda oración.

F16-05.

Trabajo personal: El mal y el sufrimiento Entregar a los chicos una copia del cuestionario que encontrarán en la página siguiente para que lo hagan en forma individual. Luego compartir en grupo, hacer una puesta en común y hablar sobre el mal y el sufrimiento teniendo en cuenta los contenidos desarrollados en esta ficha.


El mal, el sufrimiento y la muerte

EL MAL Y EL SUFRIMIENTO 1) En los momentos de dolor, Jesús fue movilizado pro el más puro sentimiento de Amor y Esperanza. ¿Cuál es tu móvil cuando te toca vivir de cerca un sufrimiento o un acontecimiento que te hace mal?

2) ¿Cómo atravesarías un momento de gran dolor? ¿Qué cosas te parecen que son necesarias para seguir adelante?

3) En los momentos dolorosos, ¿te sentís consolado por Cristo?

4) ¿Cómo das consuelo a los demás cuando sufren y te necesitan?

5) ¿Cómo incluís en tu compromiso de vida la dolorosa realidad del mundo que te rodea?


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F16-06.

Obituario

OBITUARIO ¿DEJASTE ALGUNA HUELLA EN TU PASO POR EL MUNDO?

Comenzá poniendo tu nombre donde dice N.N. y completá las frases con la verdad.

N.N. …………………………………………… murió el día………………………….. a la edad de…… años. Se dedicaba a……………………………………………………………………………………………………... Asistieron a su entierro…………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… Vivía con………………………………………………………………………………………………………….. Ellos eran para él………………………………………………………………………………………………….. …………………………………………………………………………………………………………………… Su relación con ellos era………...………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… Nunca le dijo a……………….. que……………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… Siempre quiso……………………………………………………………………………………………………... …………………………………………………………………………………………………………………… Pero sólo llegó a…………………………………………………………………………………………………... …...………………………………………………………………………………………………………………. Sus padres opinaban de él………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… Sus verdaderos amigos opinaban de él….…………………………………………………………………………. …………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… Realmente él era…………………………………………………………………………………………………... …………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… Lo que más le preocupaba era…………………………………………………………………………………..… …………………………………………………………………………………………………………………… Su frase favorita era……………………………………………………………………………………………….. …….……………………………………………………………………………………………………………... Sus convicciones más firmes eran.……………………………………………………………………………...… …………………………………………………………………………………………………………………… …………………………………………………………………………………………………………………… El momento más feliz de su vida fue……………………………………………………………………………... …………………………………………………………………………………………………………………… El momento más difícil de su vida fue ……...…………………………………………………………………….. …………………………………………………………………………………………………………………… Pensar en el futuro le causaba ……………………………………………………………………………………. Sobre la muerte decía……………………………………………………………………………………………... …………………………………………………………………………………………………………………… En su tumba se puede leer: “……………………………………………………………………………………... …………………………………………………………………………………………………………………..” Hasta ahora, ¿dejaste alguna huella en tu paso por el mundo? ¿cuáles son?


El mal, el sufrimiento y la muerte

F16-07.

Cuento: La Silla

LA SILLA La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre, que estaba muy enfermo. Cuando el sacerdote llegó a la habitación del enfermo, encontró a este hombre en su cama con la cabeza calzada por un par de almohadas. Había una silla al lado de su cama, por lo que el sacerdote pensó que el hombre sabía que vendría a verlo. - ¿Supongo que me estaba esperando?, le dijo. - No, ¿quién es usted?, le dijo el hombre. -Soy el sacerdote que su hija llamó para que orase con usted; cuando vi la silla vacía al lado de su cama supuse que usted sabía que yo vendría a visitarlo. -Oh, sí, la silla, dijo el hombre enfermo, ¿le importa cerrar la puerta? El sacerdote sorprendido la cerró. - Nunca le he dicho esto a nadie, pero toda mi vida la he pasado sin saber cómo orar. Cuando he estado en la Iglesia he escuchado siempre, al respecto de la oración, que se debe orar y los beneficios que trae..., pero siempre esto de las oraciones me entró por un oído y me salió por el otro, pues no tengo idea de cómo hacerlo. - Entonces hace mucho tiempo abandoné por completo la oración. Esto ha sido así en mí, hasta hace unos cuatro años, cuando conversando con mi mejor amigo me dijo: “José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con Jesús. Así es como te sugiero que lo hagas: te sientas en una silla y colocas otra silla vacía enfrente tuyo; luego con fe mirar a Jesús sentado delante de ti. No es

algo alocado, pues EL nos dijo: Yo estaré siempre con ustedes”. - Por lo tanto, le hablas y lo escuchas, de la misma manera como lo estás haciendo conmigo ahora. Es así que lo hice una vez y me gustó tanto que lo he seguido haciendo unas dos horas diarias desde entonces. Siempre tengo mucho cuidado que no me vaya a ver mi hija... pues me internaría de inmediato en el manicomio. El sacerdote sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era muy bueno lo que estaba haciendo, y que no cesara de hacerlo. Luego hizo una oración con el, le extendió una bendición y se fue a su parroquia. Dos días después, la hija de José llamó al sacerdote para decirle que su padre había fallecido. El sacerdote le preguntó: - ¿Falleció en paz? - SÍ, cuando salí de la casa a eso de las dos de la tarde me llamó y fui a verlo en su cama. Me dijo lo mucho que me quería y me dio un beso. Cuando regresé de hacer compras, una hora más tarde, ya lo encontré muerto. “Pero hay algo extraño al respecto de su muerte, pues aparentemente antes de morir se acercó a la silla que estaba al lado de su cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré. “¿Qué cree usted que pueda significar esto?” El sacerdote se secó las lagrimas de emoción y le respondió: - "ojalá que todos nos pudiésemos ir de esa manera" Anónimo


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F16-08.

Unción de los enfermos Luego de hablar del mal, el sufrimiento y la muerte, es conveniente hacer al menos una pequeña mención al sacramento de la Unción de los enfermos, que recibido en una situación cercana a la muerte nos da la gracia para atravesar ese momento y vivirlo unidos a Jesús.

¿ES NECESARIA LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS? Autor: Ernesto María Caro, Sac. | Fuente: Evangelización.org

En el sufrimiento está contenida la grandeza de un misterio específico

El hombre difícilmente puede huir de la enfermedad, del dolor, del mal. Sin embargo, ha tenido dificultad en asumir y asimilar la enfermedad como parte de la existencia humana. Y es que la enfermedad, además de ser una alteración de las estructuras y funciones orgánicas, es también una situación antropológica especial que limita y condiciona el comportamiento humano; en ella, el hombre adquiere una experiencia especial de sí mismo, siente una cierta alienación del propio cuerpo que "le duele", no le obedece y le hace presentir, al menos inconscientemente, la posibilidad de la muerte. También adquiere una experiencia especial de sus relaciones con el mundo, se siente alineado del propio ambiente, separado de las relaciones normales con los demás, más necesitados de ellos, sin poder corresponder a sus atenciones ni renunciar a ellas, así, el enfermo constata que se halla "a merced" de los demás. Finalmente, el enfermo realiza la experiencia limite: experimentar su propia relatividad y contingencia. Por ello la UNCIÓN DE LOS ENFERMOS es un sacramento que la Iglesia celebra en situación de enfermedad, con el fin de significar la oferta y la presencia de Dios en el momento del dolor, y para mostrar la solidaridad de la Iglesia con el mismo enfermo, en un momento en que realmente se necesita. Además de pedir, que de acuerdo a la voluntad de Dios el enfermo se restablezca y recobre plenamente la salud. "Con la sagrada unción de los enfermos y con la oración de los presbíteros, toda la Iglesia entera encomienda a los enfermos al Señor sufriente y glorificado para que los alivie y los salve. Incluso los anima a unirse libremente a la pasión y muerte de Cristo; y contribuir, así, al bien del Pueblo de Dios" CIC 1499 Jesús sabia de la "tragedia humana", de este "choque existencial" que el hombre experimenta en la enfermedad; y por eso no pudo dejar de ofrecernos un ejemplo y una respuesta, al asumir él mismo todo lo que supone la enfermedad y el dolor de los enfermos con los que se encontraba y además, en su propia carne. También conocía Jesús la tentación de los hombres, de ayer y hoy, de olvidar y marginar al enfermo, de considerarle un estorbo, alguien improductivo e inútil, por lo que las páginas del Evangelio nos muestran la solicitud que él siempre tuvo para con los enfermos. Hoy, al recuperarse el verdadero sujeto de la Unción, que son los enfermos y no los moribundos, es necesario que situemos tal acción sacramental en la línea de la misma situación de Jesús con los enfermos, y del ejercicio de la misión que la Iglesia ha recibido de Cristo al respecto. "Esta unción santa de los enfermos fue instituida por Cristo nuestro Señor como un sacramento del Nuevo Testamento, verdadero y propiamente dicho, insinuado por Marcos (cf. Mc 6,13), y recomendado a los fieles y promulgado por Santiago, apóstol y hermano del Señor (cf. St 5, 14-15; DS 1695.)." CIC 1511 Ya desde el Antiguo Testamento, el Pueblo de Israel creía en un Dios que busca la vida. Esta idea la vemos expresada ya desde el Génesis, en donde el autor nos dice que el Dios en el que creemos es un Dios bueno, y que todas las cosas han sido creadas buenas por El (Gn l-2). Sin embargo, al experimentar el dolor, la injusticia...la muerte, se pregunta: Si Dios es bueno y quiere la vida, ¿por qué la enfermedad y la muerte?; si Dios está con los justos y los ama, ¿por qué son estos los que muchas veces padecen,

mientras los injustos disfrutan de la vida? La reflexión del pueblo y su fe lo llevaron a darse cuenta que el mal, la enfermedad y la muerte no pueden ser atribuidos a Dios. Tienen su origen en la historia humana y son consecuencias del pecado, de manera particular del pecado original (Gn 3), sin excluir definitivamente que éstos son producto de los pecados personales del hombre (Is l6,l4; 2Re 20,l-20; Dn 4,28-30). ¿Es entonces el pecado un castigo? Si la enfermedad es castigo del pecado, ¿por qué padecen los justos? "Israel experimenta que la enfermedad, de una manera misteriosa, se vincula al pecado y al mal; y que la fidelidad a Dios, según su Ley, devuelve la vida: "Yo, el Señor, soy el que te sana" (Ex 15, 26)" CIC 1502 La Sagrada Escritura nos ilustra en el libro de Job el drama de la enfermedad. Job, en un primer momento ve el sufrimiento como algo trágico, misterioso, le parece como si Dios jugara con el hombre. Después se da cuenta de que es una prueba que Yahveh le pone para provocar una purificación de su fe (Job l-2). Finalmente, ante la presencia del sufrimiento, Job comprende que el sufrimiento es un misterio y que ante él no nos queda más que el abandono y la confianza. Por otro lado en el libro de Isaías nos presenta al Siervo de Yahveh como la figura del A.T. que mejor explica el sufrimiento, la enfermedad y el dolor (Is 53), y su relación con la redención. El sufrimiento no es un absurdo, tiene sentido porque sufre cargando los pecados de los demás convirtiéndose ante el dolor en oblación y servicio; porque tiene como motivo principal el amor; y porque confía en que no acabará en la muerte, sino con la victoria y el triunfo en la resurrección. La enfermedad será vencida y Dios hará justicia (Is 26,l9; 35,4-6; Jer 33,6), y el justo vivirá aún después de la muerte. "De aquí deriva también esta reflexión, precisamente en el Año de la Redención: la reflexión sobre el sufrimiento. El sufrimiento humano suscita COMPASION, suscita también RESPETO, y a su manera ATEMORIZA. En efecto, en él está contenida la grandeza de un misterio específico." (Doloris Salvifici) DSal 4 En el Nuevo Testamento nos encontramos no solo con la enseñanza de Jesús respecto a la enfermedad y al dolor, sino con su actitud ante estos. Podemos ver como Jesús no quiere aparecer como curandero, ni mago y mucho menos hacer gala de su compasión con los necesitados para recibir aplausos. Los milagros de Jesús, más en concreto sus curaciones son signos mesiánicos, por los cuales muestra que los últimos tiempos han llegado y que el Reino de Dios está presente, y al mismo tiempo son signos eficaces que manifiestan que ésta realidad está sucediendo al hacer realidad lo que se anuncia; son además signos que fundamentan la esperanza, de que el mal está vencido, por la victoria sobre el pecado que ya ha comenzado a realizarse; y finalmente manifiestan la actitud de Cristo ante los enfermos, actitud de lucha y liberación, de cercanía y de consuelo. Jesús estará siempre cerca de ellos para servirles y ayudarles, los paralíticos, los leprosos.... encuentran acogida en Cristo. Todos los enfermos encontraron en Cristo consuelo y respuesta a su sufrimiento. "En su actividad mesiánica en medio de Israel, Cristo se acercó incesantemente AL MUNDO DEL SUFRIMIENTO HUMANO. "Pasó haciendo bien" (Hech.10,38), y este obrar suyo se dirigía, ante todo, a los enfermos y a quienes esperaban ayuda. Curaba los enfermos, consolaba a los afligidos, alimentaba a los hambrientos, liberaba a los hombres de la sordera, de la ceguera, de la lepra, del demonio y de diversas disminuciones físicas; tres veces devolvió la vida a los muertos. Era sensible a


El mal, el sufrimiento y la muerte

todo sufrimiento humano, tanto al del cuerpo como al del alma." DSal 16 Por la forma como se aplicó este sacramento a lo largo de muchos años, éste se asoció con la muerte, tanto así que hasta antes del Concilio Vaticano II formaba parte de los "Ritos Finales" y se le conocía como "Extrema Unción", la cual era aplicada al enfermo cuando se presumía que la muerte era inminente. Esto causaba un rechazo natural a participar del sacramento pues el enfermo lo identificaba con la inminencia de la muerte. Además hacia que su administración fuera muy complicada, sobre todo para el presbítero quien era llamado a altas horas de la noche para que se le administrara el sacramente al "moribundo". Hoy el Concilio, la Renovación Litúrgica y Pastoral le han devuelto el sentido pretendido por Jesús, que está expresado en la Carta de Santiago (St 5,l4-l5): "¿Está alguno enfermo? Llame a los presbíteros de la Iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración hecha con fe le devolverá la salud al enfermo y el Señor lo levantará y si ha cometido pecados se le perdonarán". De manera que la unción es para LOS ENFERMOS y NO solo para los moribundos. "El Señor Jesucristo, médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, que perdonó los pecados al paralítico y le devolvió la salud del cuerpo, quiso que su Iglesia continuase, con la fuerza del Espíritu Santo, su obra de curación y de salvación, incluso en sus propios miembros. Esta es la finalidad de los dos sacramentos de curación: del sacramento de la Penitencia y de la Unción de los enfermos." CIC 1421 Si bien es cierto que el sacramento de la Unción de los enfermos no es para los moribundos únicamente, debemos recordar que la Iglesia ha entendido su uso para los enfermos que tienen una enfermedad GRAVE (con ello se excluyen las enfermedades que padecemos comúnmente como son las gripas, el dolor de cabeza, etc.). Sin embargo, no debemos esperar a que la enfermedad avance y llegue a un estado crítico para solicitar el sacramento. Desde las primeras etapas, un enfermo con un padecimiento grave, es sujeto de la Unción. Por otro lado, la Iglesia ha considerado que las personas ancianas, aun estando con salud, son sujetos de la Unción una vez al año, como ayuda a su vejez, que muchas veces viene acompañada de dolor y sufrimiento. Lo mismo podemos decir de las mujeres que están prontas a dar a luz, ya que el proceso del parto siempre es doloroso y puede en ocasiones ser difícil. El Sacramento de la Unción de los enfermos es un sacramento que da fuerza al enfermo (o al anciano) y en la medida en que es voluntad de Dios, puede restablecerlo totalmente. "La Unción de los enfermos "no es un sacramento sólo para aquellos que están a punto de morir. Por eso, se considera tiempo oportuno para recibirlo cuando el fiel empieza a estar en peligro de muerte por enfermedad o vejez" CIC 1514 "Es apropiado recibir la Unción de los enfermos antes de una operación importante" CIC 1515 "El sacramento de la Unción de los enfermos tiene por fin conferir una gracia especial al cristiano que experimenta las dificultades inherentes al estado de enfermedad grave o de vejez." CIC 1527

Recordando lo que dice el apóstol Santiago sobre este sacramento, la oración, debe ser hecha con fe, tanto por aquel que ora como por aquel sobre quien se ora. Como todos los sacramentos, después de la reforma Litúrgica, el sacramento de la Unción es un sacramento que ha de tener carácter comunitario y participativo. De manera ordinaria, salvo que las circunstancias lo impidan, la familia debe participar de este momento y todos orar con fe, pidiendo al Señor la fortaleza, no solo para el enfermo, sino incluso por aquellos que lo atienden y que sufren por su estado de salud. Por otra lado es importante que se respete la libertad del enfermo y que no se aproveche este momento para "forzarlo" a recibir el sacramento. Recordemos que este sacramento por muchos años ha estado ligado a la muerte y esto causa un rechazo del enfermo. Se debe por ello, preparar al enfermo para que comprenda el sentido del sacramento. Además es un momento oportuno para invitarlo a una conversión más profunda, y en muchos casos, para la Reconciliación sacramental que lo reintegre a la vida de la gracia. La preparación al sacramento es una gran oportunidad para la evangelización desde la misericordia de Dios, que envió a su Hijo a salvarnos y a darle sentido al sufrimiento humano. "Como en todos los sacramentos, la Unción de los enfermos se celebra de forma litúrgica y comunitaria, que tiene lugar en familia, en el hospital o en la iglesia, para un solo enfermo o para un grupo de enfermos. Es muy conveniente que se celebre dentro de la Eucaristía, memorial de la Pascua del Señor. Si las circunstancias lo permiten, la celebración del sacramento puede ir precedida del sacramento de la Penitencia y seguida del sacramento de la Eucaristía." CIC 1517 Terminamos nuestra catequesis sobre este sacramento recordando que de acuerdo al Texto Sagrado que lo sostiene, el ministro de éste es el sacerdote y el Obispo, quienes lo administran en una pequeña celebración litúrgica, en la cual están invitados a participar todos los familiares y a unirse a su oración para pedir la salud y la fortaleza para el enfermo y para todos los que lo atienden. En esta celebración, después de la lectura de la Palabra de Dios, el Sacerdote impone las manos sobre el enfermo y lo unge con el aceite propio del sacramento (el cual ha sido consagrado por el obispo) y ora por él en comunión con todos los presentes. El sacramento termina con la oración del Padrenuestro y la bendición a todos los presentes. Es muy recomendable que de ser posible el enfermo participe primero del sacramento de la Reconciliación y que se concluya con la Sagrada Comunión. "El sacramento de la Unción de los enfermos se administra a los gravemente enfermos ungiéndolos en la frente y en las manos con aceite de oliva debidamente bendecido o, según las circunstancias, con otro aceite de plantas, y pronunciando una sola vez estas palabras: "Per istam sanctam unctionem et suam piissimam misericordiam adiuvet te Dominus gratia Spiritus Sancti ut a peccatis liberatum te salvet atque propitius allevet" ("Por esta santa unción, y por su bondadosa misericordia, te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad")." CIC 1513.


F16-09.

Cuento: Unción de los enfermos

Tras varias semanas de malestar, llevan por fin los padres de Miguel al abuelo materno de ésta, que vive con ellos, al médico. Miguel nota cierto nerviosismo. Pero la situación parece normalizarse: el abuelo vuelve a casa tras varios días en el hospital. Con todo, Miguel nota cierta afectación cuando tratan con su abuelo. Le parece un poco tonto que le digan cosas como "¡pero si estás maravillosamente bien!", cuando se le ve pálido y desmejorado. Pero no le da mucha importancia. Un día, al volver a casa, Miguel se encuentra con su abuelo solo en la sala de estar. Le pregunta cómo está. —"Me estoy muriendo, pero no me lo quieren decir". —"Vamos, abuelo..." —"Es verdad. Te lo digo a ti porque tú nunca me has engañado. Con ellos no se puede hablar". Miguel se quedó sin habla, haciendo esfuerzos por no llorar. Luego buscó a su madre, y le preguntó qué pasaba con el abuelo. Intentó decir que nada serio, pero Miguel se le enfrentó, dijo que a él no le engañaba, y que si no se lo decía diría lo que pensaba con voz bien alta. Al final, su madre cedió: el abuelo tenía un cáncer avanzado, con reproducciones por todo el cuerpo, y no había nada que hacer. En el colegio de Miguel no pasó inadvertido que estaba afectado por algo, y al poco le llamó su tutor. Con él se podía hablar del asunto con tranquilidad. El tutor le explicó que lo más importante era prepararle para el momento de la muerte, y que debía hacer todo lo posible para que fuera el sacerdote, para atenderle y administrarle la Unción de enfermos. Miguel lo entendió muy bien. Quien no lo entendió tan bien fue su madre. —"¡Ni hablar! Es pronto". —"Pero ¿por qué?", contestó Miguel. —"Que no, que no, que se va a asustar". Miguel insistió. La respuesta no cambiaba: —"Mira, tú quieres al abuelo, y no quieres que se asuste y lo pase mal, ¿verdad?" Al cabo de

unos días se agravó la situación: el enfermo tuvo que guardar cama, y ya casi no podía hablar ni tragar. Miguel volvía una y otra vez a la carga, y se repetía la escena. Hasta que un día perdió la paciencia, y le gritó a su madre: —"¡Aquí la única asustada eres tú! ¡Si no lo haces tú, lo hago yo! ¡Voy a llamar al sacerdote ahora mismo!". Su madre, con rabia contenida, le dijo en voz baja que si lo quería matar del disgusto. Miguel contestó que no se iba a morir nadie de ningún disgusto, y que si se moría del disgusto le echara a él de casa, o mejor, se iría él mismo; pero que iba a llamar al sacerdote. Dicho esto, se puso el abrigo y salió. Volvió con el párroco, que fue recibido con frialdad. Tras saludar al enfermo, le preguntó si quería confesarse. Respondió con un gesto afirmativo, y el sacerdote pidió a los asistentes que salieran un momento. Intervino la madre de Miguel: —"Pero si no puede, ¿no ve que no puede hablar?" El párroco contestó amablemente que no importaba. —"¿Pero no vale sólo con la Extremaunción?" —"Conviene hacerlo así, señora". Salieron con desgana. Poco después comenzó la Unción. El sacerdote abrió un pequeño frasco, y al ver que contenía sólo un algodón reseco, pidió que le trajeran aceite de la cocina. —"Es de cacahuete", señaló la madre de Miguel. —"No importa". Se lo trajeron. Lo bendijo y lo aplicó en frente y manos. —"¿Y en los pies no?", volvió a decir la madre. —"No, señora, eso era antes". Cuando acabó la Unción, el sacerdote dijo que "ahora la comunión". —"Si no puede tragar". —"Si me trae un vaso con agua, verá cómo sí, señora". A regañadientes lo trajo. Colocó un trozo muy pequeño de una Hostia en él, y lo pudo beber. Al final, el párroco se despidió amablemente. Cuando se fue, Miguel se dirigió a su madre: —"¿Ves qué contento está ahora?". Su madre calló. Miguel también, no sin darse cuenta de que, aunque no lo quisiera reconocer, su madre también estaba aliviada.

Para trabajar en grupo: — ¿Cuál es la finalidad de este sacramento? ¿Responde a alguna necesidad? ¿Por qué? ¿Cómo lo definirías? — ¿Cuándo debe administrarse este sacramento? ¿Debe esperarse al último momento? ¿Por qué? ¿Puede reiterarse durante la misma enfermedad? — ¿Qué efectos tiene este sacramento? ¿Qué puede aportar en particular con respecto a la Penitencia y la Eucaristía? ¿Es un sacramento de vivos? ¿Puede recibirse en alguna ocasión sin estar el sujeto en gracia? — ¿Cuál es la materia del sacramento? ¿Y la forma? ¿Actúa correctamente el sacerdote? ¿Qué nombre recibe la comunión que aquí aparece? ¿Qué es el llamado "rito continuado"? — ¿Cómo hay que preparar a los enfermos para la muerte? ¿Cuándo es el momento oportuno para comunicarles la gravedad de su estado? ¿Actúa aquí Miguel correctamente? ¿A qué piensas que se debe la actitud de su madre?


El mal, el sufrimiento y la muerte.

Comentario: En este sacramento, quizás el aspecto doctrinal más relevante es que debe quedar clara la naturaleza del sacramento, y con ella su finalidad y el sujeto apropiado para su recepción. La madre de Miguel, aparte de un escaso sentido sobrenatural, conserva unos anticuados prejuicios que se deben superar. La Unción de enfermos, aunque prepara para el momento de la muerte, no está concebida para ser administrada en ese momento, sino bastante antes: cuando se da la enfermedad grave, o la vejez permite pensar que ese momento puede no estar muy lejano. De ahí que, en primer lugar, conviene llamar siempre a este sacramento "Unción de enfermos" en vez de "Extremaunción". Pensar que debe de ser tan "extrema" conduce con facilidad a pensar que la llegada del sacerdote a la cabecera del enfermo constituye una especie de certificado de defunción inminente, lo cual, entre otras consecuencias, trae la de dificultar que se administre este sacramento, con lo que supone de negar una ayuda que tanta falta hace en unos momentos tan importantes. En otras palabras, y acudiendo a la referencia bíblica de este sacramento, la Epístola de Santiago (5, 14: "¿Alguno entre vosotros enferma? Haga llamar a los presbíteros de la Iglesia y oren sobre él, ungiéndole con óleo en el nombre del Señor") se refiere al caso de que uno enferme (se sobreentiende que gravemente), no de que se esté muriendo, aunque si éste es el caso se le debe administrar la Unción con más motivo. Otro error bastante frecuente —en el que probablemente incurre la madre de Miguel, aunque aquí no se explicita— es pensar que sólo se puede conferir una vez, o que sólo se puede volver a conferir una segunda vez al cabo de mucho tiempo y si la enfermedad es otra. No es así: se puede reiterar, y durante la misma enfermedad si ésta se agrava. Al no imprimir carácter, no hay ningún inconveniente para ello. Y cumple así mejor su finalidad: ayudar espiritualmente en el difícil trance de la enfermedad y preparar para una buena muerte —que siempre es dura, aunque el cristiano debe verla esperanzadamente como el tránsito a la vida eterna—. Es el sacramento que de modo particular infunde esperanza, en unos momentos en que resulta más peligrosa la tentación de la desesperación. Además, secundariamente, puede curar o aliviar físicamente al enfermo, si Dios así lo quiere por convenir a su alma (a veces, puede por ejemplo limitarse a una mejora transitoria para permitir preparar adecuadamente el momento final de la vida terrena). Por supuesto, estos efectos acompañan al aumento de la gracia santificante, que no puede faltar en ningún sacramento. Decimos aumento porque éste es, de por sí, un sacramento de vivos. Y decimos en este caso "de por sí", porque accidentalmente puede hacer recuperar la gracia perdida: son casos en los que no hay capacidad para recibir la confesión —por ejemplo, por estar el individuo en coma—, pero sí queda una disposición habitual de querer estar en paz con Dios rechazando los pecados cometidos. De la gracia sacramental ya hemos tratado: es esa ayuda espiritual arriba señalada. El párroco aplica lo que se ha venido en llamar el "rito continuado", administrando, en primer lugar, el sacramento de la penitencia (es el primero en orden por ser la Unción sacramento de vivos). Puede hacerlo aunque el enfermo no pueda hablar, si éste, conscientemente, da algún signo externo de arrepentimiento —a requerimiento del sacerdote—: ya se vio en el caso anterior que la integridad de la confesión es necesaria hasta donde sea posible; por eso, si resulta imposible, puede considerarse dispensada. En segundo lugar viene la Unción, que además de su efecto propio supone una preparación óptima para recibir el principal sacramento, la Eucaristía, que en este caso recibe el nombre de "viático", porque prepara para el tránsito —la "vía"— definitivo. Es el orden lógico, y el previsto. Aparecen algunas dudas sobre la materia del sacramento. El óleo que se utiliza es uno específico bendecido para ello. Pero falla —es el único fallo del párroco, que subsana rápidamente—, y entonces está previsto que pueda bendecirse aceite sobre la marcha y que se emplee éste. No tiene que ser necesariamente de oliva, sino sólo vegetal; por eso, el de cacahuete vale. Actualmente se ungen cabeza y manos, y nada más: como dice el sacerdote, ungir otras partes del cuerpo "era antes". La forma también cambió recientemente —como no aparece ninguna concreta en la Escritura, puede cambiarse, aunque siempre reflejando la naturaleza de este sacramento—, y puede encontrarse en el nº 1513 del Catecismo. En cambio, sobre lo que sí es explícita la Escritura es sobre el ministro: "los presbíteros". La situación que narra el caso no es infrecuente. Suele suceder que quien está sereno es el enfermo —la intranquilidad viene muchas veces de la incertidumbre, no de otra cosa— y quienes están


nerviosos son los que le rodean. De todas formas, lo más importante no es que esté tranquilo o que no se disguste, sino que se prepare adecuadamente para ese momento final. Por eso hay que avisar con tiempo al enfermo del próximo desenlace. Lo suelen aceptar serenamente, contra lo que a veces piensan los familiares. El tutor de Miguel le aconseja bien, y Miguel actúa bien: se pone firme cuando no queda más remedio que ponerse firme, y no queda más remedio porque aquí el poner los medios para facilitar que el abuelo alcance la vida eterna es prioritario sobre cualquier otra consideración. Al final resulta que con ello hace un favor a todos, incluida su madre, a la que quita un peso que gravaba su conciencia.

Bibliografía Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 1020, 1499-1502, 1510-1525.


Cielo, purgatorio e infierno.

Ficha nยบ 17

CIELO, PURGATORIO E INFIERNO

TEMA DE LA FICHA:

F17-01.

Juego de los nombres


La Confirmación,

Ficha nº 18

LA CONFIRMACIÓN

TEMA DE LA FICHA:

F18-01.

Juego de los nombres


Espíritu Santo y Pentecostés,

Ficha nº 19

ESPÍRITU SANTO Y PENTECOSTÉS

TEMA DE LA FICHA: Descubrir al Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad. Entender al Espíritu Santo como el amor de Dios que se derrama. Hablar sobre Pentecostés, el momento de la Confirmación de los apóstoles, y comienzo de la Iglesia y verse representados en ese episodio descubriendo que el Espíritu Santo está con nosotros y nos acompaña en nuestra misión.

F19-01.

Dinámica: Vasijas de crealina Esta dinámica consiste en crear unas vasijas de crealina. Es una dinámica ideal para hacer en retiros. La dinámica se relaciona con varios temas, especialmente con el Espíritu Santo y nuestra disposición a recibirlo, y con la gracia. Es necesario tener en cuenta el episodio de Jesús con la Samaritana (Jn. 4, 1-41). El coordinador deberá conseguir algunos paquetes de crealina para repartir pedazos entre el grupo. El coordinador explicará a los chicos que cada uno deberá crear una vasija. Esta vasija deberá ser creada con creatividad e imaginación, en forma totalmente personal, sin copiar la vasija de otros. Pueden hacerla como más les guste. Luego se dejan las vasijas para que se sequen. Más adelante se juntan todas las vasijas y el coordinador hará una conclusión haciendo especial referencia a nuestra apertura al Espíritu Santo, o a la gracia de Dios. Cada vasija representa de alguna manera u otra, cómo somos nosotros frente al Espíritu Santo. Hay vasijas de todo tipo, y haciendo referencia a cada una de las vasijas que hicieron los chicos, hay vasijas con manija, otras sin manija; hay vasijas que tienen pico y que sirve para volcar de una manera más ordenada esa gracia en los demás; hay vasijas propensas a caerse fácilmente, y así romperse; hay otras que tienen el cuello demasiado cerrado y entonces será difícil que por ahí entre mucha agua; hay otras que al contrario son demasiado abiertas y que están sujetas a que el agua se evapore más fácilmente; algunas vasijas podrán ser más lujosas y con adornos, otras más simples; algunas serán más frágiles que otras; etc. La pregunta es, ¿cómo cada uno se ve representado en esas vasijas? ¿cómo es nuestra actitud frente al Espíritu Santo? ¿somos abiertos o cerrados? ¿llevamos a otros lo que entra, o lo guardamos para nosotros mismos? ¿lo perdemos fácilmente? Etc. Iluminación de la Palabra: hay varias lecturas que hacen referencia a las vasijas. Es recomendable leer el pasaje de La Samaritana y analizarlo o hacer una reflexión. Jn. 4, 1-41. Otras lecturas: Jer. 18, 1-11; Jn. 2, 1-12.


F19-01.

Dinámica: El fuego del Espíritu Santo Esta es una dinámica relativamente sencilla. Luego de hablar sobre el Espíritu Santo se invita a los chicos a escribir una oración al Espíritu Santo, invocándolo y pidiendo especialmente algún don que nos pueda dar par a


Espíritu Santo y Pentecostés,


Los Dones del Espíritu Santo

Sabiduría: Sabiduría no viene de “saber” sino de “sabor”. Este don nos da la capacidad de saborear, gustar, deleitarnos de la ternura y bondad de Dios y del orden creado por Él. Es un don de síntesis en la que la vida se transforma y se unifica en una total entrega a Dios. El cristiano goza de la experiencia de Dios y de las cosas por El creadas y se deleita en su oración contemplativa. Es el don propio de los grandes místicos. Nos ayuda a distinguir lo que es esencial y lo que está en segundo lugar en nuestras vidas. Ciencia: nos da la capacidad de discernir que es lo bueno y lo recto en orden a lo querido por Dios. Nos permite apreciar tanto la vanidad y fragilidad de las cosas creadas, como su bondad y grandeza, en cuanto que son huellas e imágenes que nos hablan de Dios. Nos permite juzgar con rectitud, y tomar conciencia de nuestra debilidad y nuestra infidelidad frente al amor de Dios. Entendimiento: permite a la inteligencia penetrar en las verdades reveladas por Dios, apoyando la actitud de fe. Nos ayuda a mirar la vida con los ojos de Dios y a ser testigos de la manifestación de Dios en los acontecimientos cotidianos. Consejo: nos permite apreciar los medios mejores y más aptos a través de una capacidad especial para escuchar las sugerencias e inspiraciones de Dios. El cristiano, bajo la moción del Espíritu Santo, sabe discernir y apreciar cuales son las decisiones que tiene que tomar en orden a su santidad. Este don madura la virtud de la prudencia y lo hace apto para aconsejarse a sí mismo y a los demás. Temor de Dios: nos hace conscientes de nuestra pequeñez frente a la inmensidad del amor de Dios. Nos ayuda a ser humildes y a buscar todos los medios para corresponder a este amor, evitando el pecado y perseverando en comprender la voluntad de Dios. Piedad: es un hábito sobrenatural que nos hace vivir nuestra realidad de hijos de Dios y nos alimenta constantemente un sentimiento fraternal hacia los otros hombres. Nos da confianza en el Señor y nos hace solidarios con nuestros hermanos. Fortaleza: este don nos fortalece de manera sobrenatural para que podamos afrontar con confianza en el Señor todo tipo de situaciones. Vigoriza el espíritu de hijo recibido en el bautismo y fortalece nuestra fidelidad a Dios.


Espíritu Santo y Pentecostés,


Espíritu Santo y Pentecostés,

Ficha nº 20

IGLESIA

TEMA DE LA FICHA: En Pentecostés nació la Iglesia impulsada y guiada por el Espíritu Santo, por eso la ubicación de esta ficha. Mostrar nuestra pertenencia a la Iglesia, el “Cuerpo místico de Cristo”. Descubrir nuestra función y misión en la Iglesia y en nuestra propia comunidad parroquial. Enseñar la necesidad de permanecer unidos en el amor de Jesús a través de la Iglesia.

F20-01.

Dinámica: Nuestra misión en nuestra Iglesia Esta es una dinámica para trabajar la misión que tenemos en la Iglesia, qué es lo que aporta cada uno a los demás y concretamente qué es lo que uno se propone hacer en su propia comunidad parroquial. Hay tantas cosas que se hacen en la comunidad parroquial de Fátima, y a su vez, es tanta la gente que falta. Con tal que cada uno se proponga hacer simplemente una cosa, ya estará ayudando a que nuestra comunidad de Fátima, crezca. Los coordinadores deberán armar un cartel muy grande, lindo y presentable, con la figura de Jesús, todo su cuerpo. Ese cartel se cuelga en el salón de reuniones. Se propone a los chicos que piensen cuál es su misión en la Iglesia y qué es lo que les gustaría hacer. El coordinador podrá hablar acerca de todas las cosas que se hacen, y que se pueden hacer pero que hace falta gente. Se lee: 1 Cor. 12, 12-26. Luego se invita a los chicos a escribir la misión a la que se comprometen para hacer en Iglesia y específicamente en la comunidad parroquial. Este cartel permanecerá expuesto durante las siguientes reuniones, y se recordará a los chicos que pueden escribir algo cuando quieran. Igualmente, al cabo de una serie de reuniones todos deberían haber escrito algo sobre el cartel. Los coordinadores también escribirán algo para fomentar la misma actitud en los chicos.

Para reflexionar: "Teniendo un deseo inmenso del martirio, acudí a las cartas de San Pablo, para tratar de hallar una respuesta. Mis ojos dieron casualmente con los capítulos doce y trece de la primera carta a los Corintios, y en el primero de ellos, leí no todos pueden ser al mismo tiempo apóstoles, profetas y doctores, que la Iglesia consta de diversos miembros y que el ojo no puede ser al mismo tiempo mano... Continué leyendo, sin desanimarme y encontré esta consoladora exhortación: ... Al contemplar el cuerpo místico de la Iglesia, no me había reconocido a mi misma en ninguno de los miembros que San Pablo enumera, sino que lo que yo deseaba era verme en todos. En la caridad descubrí el quicio de mi vocación... Entendí que la Iglesia tiene un corazón y que este corazón está ardiendo de amor. Entendí que sólo el amor es el que impulsa a obrar a los miembros de la Iglesia... Entonces, llena de alegría desbordante, exclamé: ¡Oh Jesús, amor mío, por fin he encontrado mi vocación: mi vocación es el amor... En el corazón de la Iglesia, que es mi madre, yo seré el amor". (Santa Teresita de Lisieux: “Historia de un alma”)


F20-02.

Dinámica: Iglesia 1) Meditar y hacer una puesta en común sobre las siguientes preguntas: -

¿Qué es para vos la Iglesia? ¿Cuál es la misión de la Iglesia? ¿Se cumple? ¿Por qué? ¿Cuándo se cumple y cuándo no?

2) Leer los siguientes textos:

Del documento de Puebla (Conferencia Episcopal de Puebla) “Los jóvenes deben sentir que son Iglesia, experimentándola como lugar de comunión y participación. Por esto, la Iglesia acepta sus críticas, porque se sabe limitada en sus miembros y los hace gradualmente responsables en su construcción hasta su envío como testigos y misioneros, especialmente a la gran masa juvenil. En ella los jóvenes se sienten pueblo nuevo; el de las Bienaventuranzas, sin otra seguridad que Cristo; un pueblo con corazón de pobre, contemplativo, en actitud de escuchar y de discernir evangélicamente, constructor de paz, portador de alegría y de un proyecto liberador integral a favor, sobre todo, de sus hermanos jóvenes. La Virgen Madre, bondadosa, la creyente fiel, educa al joven para ser Iglesia. La Iglesia confía en los jóvenes. Son para ella su esperanza. La Iglesia ve en la juventud de América Latina un verdadero potencial para el presente y el futuro de su evangelización. Por ser verdadera dinamizadora del cuerpo social especialmente del cuerpo eclesial, la Iglesia hace una opción preferencial por los jóvenes en orden a su misión evangelizadora en el Continente. La Iglesia evangelizadora hace un fuerte llamado para que los jóvenes busquen y encuentren en ella el lugar de su comunión con Dios y con los hombres, a fin de construir “la civilización del amor” y edificar la paz en la justicia. Los invita a que se comprometan eficazmente en una acción evangelizadora sin excluir a nadie, de acuerdo con la situación que viven. La Iglesia es también depositaria y transmisora del Evangelio. Ella prolonga en la tierra, fiel a la ley de la encarnación visible, la presencia y acción evangelizadora de cristo. Como El, la Iglesia vive para evangelizar. Esa es su dicha y vocación propia: proclamar a los hombres la persona y el mensaje de Jesús.”

De la Encíclica Redemptoris Missio, Juan Pablo II “Me dirijo, por tanto, a los bautizados de las comunidades jóvenes y de las Iglesias jóvenes. Hoy sois vosotros la esperanza de nuestra Iglesia, que tiene dos mil años: siendo jóvenes en la fe, debéis ser como los primeros cristianos e irradiar entusiasmo y valentía, con generosa entrega a Dios y al prójimo; en una palabra, debéis tomar el camino de la santidad. Sólo de esta manera podréis ser signos de Dios en el mundo” (p. 91 enc. RM)

3) Reflexionar y compartir en el grupo las siguientes preguntas: - ¿Quiénes forman la Iglesia? - ¿Cuál es la misión del Laico? - ¿La cumplimos? ¿Por qué? - ¿Cuándo la cumplimos y cuando no?


Espíritu Santo y Pentecostés,

F20-03.

Dinámica: La Iglesia – Un barco Para entregar a los chicos y hacer en forma personal. Después hacer una puesta en común.

LA IGLESIA – UN BARCO

DIOS: Dueño del barco JESÚS: Capitán ESPÍRITU SANTO: viento o motor MARÍA: Sub-Capitana PAPA: Comandante de abordo

SACERDOTES Y DEMÁS: Tripulantes NOSOTROS: Pasajeros o tripulantes EUCARISTÍA: comida CONFESIÓN: limpieza

Responder estas preguntas del otro lado de la hoja.

1. 2. 3. 4.

¿Qué espera este diseñador, creador y dueño del barco, de los tripulantes? ¿Quién conoce mejor el camino? ¿Cómo es la manera más fácil de hablarle, hacerle llegar un mensaje al capitán? ¿Qué tan importante es el viento o el motor para un barco? ¿qué pasaría si no tuviéramos viento o motor? 5. ¿Qué función tiene el comandante de abordo? 6. Si los tripulantes faltaran. Los pasajeros ¿podrían reemplazarlos? 7. ¿Tenés algún tripulante cerca tuyo que sea amigo o con el que hablás seguido? ¿Disfrutarías más de este viaje si tuvieras uno que te explica el camino que estás recorriendo? 8. ¿Hacia donde viaja el barco? 9. ¿Qué te parece la repartición de funciones? 10. La jerarquía, ¿tiene lógica? Y si no hubiera jerarquía. ¿Creés que vos podrías estar a la altura del capitán, por ejemplo? 11. ¿Qué pasaría si no hubiera comida? 12. ¿Qué pasaría si no hubiera camino? ¿O capitanes? 13. ¿Qué pasaría si nadie cumple con las reglas del capitán? 14. ¿Qué te imaginás que pasaría si nadie se ocupara de la limpieza? 15. ¿Qué espera este diseñador, creador y dueño del barco de vos? 16. Vos como pasajero ¿hacia dónde querés ir?¿Te gusta viajar en este barco? 17. ¿Obedecés las órdenes del capitán? 18. ¿Con quienes estás en el barco? 19. Y aunque no viajaras con nadie conocido. ¿Te animarías a abordarlo? 20. ¿Con quiénes de todos los que abordan el barco en el que viajás te llevás mejor? Con los que no te llevás muy bien, si mejorara la relación ¿el viaje sería mejor? ¿Porqué? 21. ¿Cómo te sentís en el barco? 22. ¿Tengo alguna función en el barco? ¿Cuál es?


F20-04.

Dinámica: Acusaciones en contra de la Iglesia Esta dinámica se hace en dos reuniones. El objetivo de esta dinámica es que los chicos busquen una respuesta a las acusaciones comunes que se hacen en contra de la Iglesia, los que siempre se escuchan, y muchas veces nosotros no sabemos qué responder. Muchas veces nos tienta tomar la misma posición cómoda y quedarnos en la ignorancia simplemente para evitar las exigencias de una vida en el amor, olvidando que ese es el camino hacia la felicidad y que la Iglesia nos proporciona todos los medios. En la primera reunión se hace lo siguiente (esto se puede hacer al final de otra reunión): los chicos se separan en equipos de 2 ó 3 personas. Esta vez los equipos se pueden hacer de acuerdo a la amistad que haya entre ellos, si van al colegio juntos, o si viven cerca, etc. Teniendo cuidado con las discriminaciones y exclusiones, los chicos mismos se pueden organizar en equipos de 2 ó 3. Esto es porque deberán juntarse durante la semana para preparar el tema. El coordinador anotará en una hoja los equipos formados. En esta primera reunión cada equipo debe pensar y anotar en una hoja 3 acusaciones/argumentos que se suelen escuchar en contra de la Iglesia. Luego el coordinador anotará en el pizarrón esas posiciones y asignará una distinta a cada equipo. Durante la semana los chicos deberán preparar el tema. Deberán buscar ellos mismos las respuestas a esas acusaciones. Deben ingeniárselas para traer algo preparado, el coordinador no dará muchas más indicaciones. Lo importante es que los chicos lo hagan y busquen respuestas. En la siguiente reunión, cada equipo deberá exponer lo que les tocó. Deben explicar cuál es la acusación que se suele hacer, cuáles son sus argumentos, y las respuestas a esa posición. También deberán indicar las fuentes que utilizaron para encontrar sus argumentos. Las acusaciones comunes que se suelen hacer son por ejemplo las siguientes: 1) la Iglesia es anticuada y debe modernizarse y moderar sus exigencias (p.ej. en el aborto, anticonceptivos, etc.); 2) en la Iglesia son todos hipócritas, dicen una cosa y después todos son pecadores, al fin y al cabo, es una gran mentira; 3) La Iglesia pretende dar un mensaje de pobreza y después ves todas las riquezas del vaticano, ¿por qué no las venden y las dan a los pobres?; 4) La Iglesia cometió terribles pecados en el pasado, como por ejemplo la Inquisición; 5) ¿Qué hay del rol permisivo de la Iglesia durante las guerras mundiales, especialmente con el nazismo?; 6) La Iglesia es demasiado dogmática; 7) La Iglesia es intolerante y discrimina a los homosexuales, divorciados, etc.; 8) ¿Qué me decís de los curas que abusan de los chicos?; 9) la Iglesia es una institución que afana plata, y encima está subsidiada por el Estado; 10) No necesito de la Iglesia, no creo en ella, puedo buscar a Dios por mis propios medios; 11) ¿Por qué los curas no pueden casarse?; 12) Después está todo el elenco de críticas infundadas que surgen del Código Da Vinci (p.ej. el tema de los libros apócrifos); 13) Etc. Así es como se persigue a la Iglesia. No hay que quedarse en una posición cómoda sino salir a buscar la verdad de las cosas.

F20-05.

Dinámica: Nuestro lugar en la Iglesia Entregar a cada uno de los chicos una copia del cuestionario de la página siguiente y una copia del cuento “Morir en la pavada” de Mamerto Menapace (recurso F03-01). Darles un tiempo para que hagan y luego hacer una puesta en común invitando a los chicos a compartir lo que hicieron individualmente. Esta dinámica la puede complementar con el recurso F20-01. La idea es invitar a los chicos a reflexionar acerca del lugar que creen que ocupan en la Iglesia hoy, y lo que les gustaría hacer para que el Reino de Dios se haga acá en la Tierra. Buscar la relación entre el cuento y el tema. La idea es no quedarse en la pavada, sino salir a hacer lo que estamos llamados y así construir el Reino de Dios y ayudar a que crezca nuestra Iglesia. Basta que uno ponga tan solo un poquito de lo que es en la Iglesia para que Jesús lo multiplique por cien, esto es el ciento por uno (Mc. 4, 8)..


Espíritu Santo y Pentecostés,

NUESTRO LUGAR EN LA IGLESIA 1. Leer el cuento “Morir en la Pavada” de Mamerto Menapace 2. Leé Mt. 25, 14-30. 3. Elegí de esta lista 2 ó 3 actitudes que van más con tu forma de ser: Comunicar Enseñar Aprender Ayudar Rezar Cantar

Tocar un instrumento Organizar Coordinar Misionar Actuar Leer/guiar

4. ¿Qué lugar te parece que ocupás hoy en la Iglesia?

5. Uno a veces cree que hay pocas cosas para hacer en Iglesia, o que ya hay suficiente gente ocupando esos lugares, pero eso es incorrecto. No te olvides que Dios pensó para vos una misión dentro de la Iglesia y que solo vos podes cumplir. No te preocupes porque esto lo vas a ir descubriendo de a poco, pero es importante que descubras las cosas buenas que tenés, tus talentos, y especialmente abierto a la voluntad de Dios. Hay un montón de cosas que vos podés hacer para crecer en la fe, ser más feliz, creciendo como miembro de la Iglesia y también ayudando a los demás a cumplir su misión en la Iglesia. Así es como hacemos que el Reino de Dios crezca en la Tierra. Como ejemplo te ponemos todas estas cosas que hacemos y que podemos hacer en la Iglesia y particularmente en Fátima: - Ir a grupos de jóvenes - Hacer Adoración al Santísimo - Participar en el Via Crucis actuado. - Venir a la Vigilia de Pentecostés - Ayudar en la colecta anual de Caritas - Participar activamente en la misa ya sea en el coro,

¿Qué harías vos?

guiando, leyendo alguna lectura, llevando las ofrendas, etc. - Participar y organizar el Talent Show en el teatro de la Cova, - Ir a la Peregrinación a Luján, - Salir a repartir pan dulce en Navidad,

- Venir al retiro de jóvenes post-confirmación, - Coordinar o ayudar en algún grupo, - Organizar eventos, - Dar apoyo escolar, - Ir a misionar, - Realizar alguna actividad solidaria, - Etc. etc. etc. etc.


F20-06.

Dinámica: El nudo humano Este juego es muy divertido. Está bueno para que se haga de a muchos (20 o más), aunque también pueden participar menos. Lo que deben hacer es juntarse en un salón o afuera (da lo mismo) y acercarse todos lo más posible. Una vez que estén todos juntos, tómense de las manos, una por una, al azar y con distintas personas. Para comprobar que todos estén bien unidos, el líder debe apretar la mano del joven que sostiene en su mano derecha, y éste, a su vez, debe apretar la mano del joven que sostiene con su otra mano. Si todo está bien, el apretón de mano debe volver a la mano izquierda del líder. Ahora lo divertido. Lo que deben lograr es desenredarse sin soltarse de las manos, intentando desenredar el gran nudo humano que es, y si todo sale bien, terminarán formando un gran círculo (de la mano). Teóricamente debería formarse bien, pero si en el primer intento no sale, pruébenlo otra vez. Es un gran desafío desenredarse sin soltarse de las manos, pero lo logren o no, hagan que todos se sienten y hablen sobre las ventajas y/o desventajas de que el grupo sea más unido o sobre los beneficios de afrontar los problemas juntos, o cualquier otra pregunta que crean conveniente.

F20-07.

Dinámica: La red La actividad de la red, nos enseña a valorar la importancia de permanecer unidos, pero a la vez enfatizar lo difícil que esto resulta. Grupo: 10 jóvenes como mínimo Utiliza esta actividad para reflexionar sobre la importancia de permanecer unidos, el esfuerzo que hay que hacer para lograrlo y los inmensos beneficios que trae. Marca un área aproximadamente de 10 metros cuadrados y coloca a todos los jóvenes dentro del área... la longitud del área será directamente proporcional al número de jóvenes con los que haces esta actividad. Organiza a todos los jóvenes para formar una linea dentro del área marcada y solicita un voluntario. El voluntario debe ubicarse de pie frente a la linea que han formado todos los jóvenes y dices las instrucciones: Al grupo le dices que debe correr sin parar dentro del área marcada, no debe salir de esa área. Y al voluntario le decís que debe preocuparse de atrapar a cada joven que anda corriendo... Cuando atrape a uno, debe tomarle la mano y SIN SOLTARSE el joven atrapado debe ayudar al voluntario a atrapar a los demas jóvenes. Los jóvenes atrapados deben tomarse de las manos y no pueden soltarse. A medida que se vayan agregando se formará una red, con la cual, utilizando su astucia y capacidad de integración, deberán atrapar a todos los que por su habilidad e inteligencia al correr no han sido aún alcanzados. Da un premio al último atrapado que pueda compartirlo con los demás, como por ejemplo una bolsa de dulces. Reflexión: 1. Pregunta al último atrapado ¿Cómo conseguiste durar tanto tiempo sin ser atrapado? 2. Pregunta al grupo de "la red" ¿Cuál fue la estrategia para lograr atrapar a los otros que andaban libres?


Espíritu Santo y Pentecostés,

Con estas preguntas tienes una excelente introducción para reflexionar sobre lo difícil que es permanecer unidos, pero de los grandes resultados que esto produce: Al final la red (que simboliza el Cuerpo de Cristo) debe componerse por todos aquellos que han nacido de nuevo; y fue uno (Jesús, el Hijo de Dios) el que inicio la red (que es Su Iglesia)... ¡El atrapaba a las personas por medio de su infinito amor! Aunque no las atrapa quitándoles la libertad, les hace un llamado y los invita para que elijan, de la misma manera que hizo con todos sus apóstoles. (Comparte una parábola o tu versículo favorito que hable sobre la unidad, el Cuerpo de Cristo, la dependencia en Dios o el amor a los hermanos. Finaliza con un tiempo de adoración y oración unos por otros)


Matrimonio y Familia,

Ficha nยบ 21

MATRIMONIO Y FAMILIA

TEMA DE LA FICHA:

F21-01.

Juego de los nombres


Noviazgo y sexualidad,

Ficha nº 22

NOVIAZGO Y SEXUALIDAD

TEMA DE LA FICHA:

F22-01.

Dinámica de los sexos El objetivo de la dinámica es resaltar que la sexualidad se vive no sólo desde lo genital sino en todo nuestro ser como hombres y mujeres. La distinción entre unos y otros no es cultural sino natural y se manifiesta en todos los ámbitos de la vida. Se divide el grupo en varones y mujeres. Es conveniente realizar la dinámica en un espacio abierto. Se colocan dos pizarrones, uno para cada equipo. Cada equipo forma una fila a dos metros del pizarrón enfrentándolo. Colocar una marca a los dos metros para que los chicos no se adelanten. Se indica a los chicos que cuando el coordinador diga, deben salir uno por uno de cada equipo, así como están en la línea, a escribir en el pizarrón las características y cualidades que notan del sexo opuesto. Cuando uno escribe, le da el marcador o la tiza al siguiente en la fila y se coloca atrás. El equipo que escribe más características en el pizarrón gana al cabo de no más de 5 minutos gana. En otras palabras, lo varones escribirán en su pizarrón las cualidades de las mujeres, pasa el primero de la fila, cuando escribe algo, vuelve atrás y recién ahí puede pasar el siguiente. Las cosas repetidas se invalidan. El coordinador larga la dinámica que durará no más de 5 minutos. Al finalizar se hace una puesta en común, comentando todo lo que se escribió, y por qué creen que es así. Las listas se pueden ir completando a medida que avanza la puesta en común. El coordinador hará alguna conclusión teniendo en cuenta las cosas que surgieron en la puesta en común. La idea es destacar lo que se dice arriba en el primer párrafo. Los varones y las mujeres son diferentes no sólo desde lo físico sino también en lo interior, mucho de ello se va a manifestar en las mismas cualidades físicas de uno y otro, por ejemplo, la mujer es más interior y más profunda, el varón es más externo y más expeditivo. Todo esto no quiere decir que todos sean exactamente así, pero sí que hay rasgos naturales y es bueno conocerse mutuamente, conocer cómo es el otro para aprender a respetarlo y amarlo verdaderamente. Leer los puntos 2331 a 2336 del Catecismo. Tener en cuenta los siguientes puntos.


F22-02.

Debate: relaciones prematrimoniales Un debate sobre este tema es peligroso por lo que los coordinadores deberán tener un gran protagonismo principalmente al concluir la dinámica. El tema no puede quedar picando, hay que concluirlo de alguna manera con una breve charla y una propuesta de vida. El debate se puede hacer de diversos modos. El más común es dividir el grupo en dos y que cada uno asuma una posición. Se separan y arman sus argumentos teniendo en cuenta lo que pueden llegar a esgrimir los del equipo contrario. Para organizar el debate, limiten a que hable sólo uno a la vez. Esto se puede lograr si hacen que sólo puede hablar el que tenga un determinado objeto en la mano que el coordinador entrega (p.ej. una birome por cada grupo). Después de un tiempo el coordinador propone a cada equipo concluir su posición tirando los argumentos principales y sin interrupción del otro equipo. Luego el coordinador tomará la palabra y hablará sobre el sentido y la felicidad de vivir la castidad. Explicará qué es la castidad y cómo se vive. Los chicos podrán no estar de acuerdo, pero acá los coordinadores se pueden agarrar de sus experiencias personales, y que a pesar de la dificultad por cómo impone las cosas la sociedad de hoy, guardarse el tesoro para el matrimonio es algo posible y que ha hecho y hace felices a muchas parejas de novios. Sólo a un noviazgo santo le corresponde un matrimonio santo. Vivir una convicción como esta es algo que vale realmente la pena. Complementar con otros recursos de esta ficha.

F22-03.

Relaciones prematrimoniales: tirando las cartas sobre la mesa La idea es motivar a los chicos a poner todas las cartas sobre la mesa acerca del tema de las relaciones sexuales antes del matrimonio. Esto se puede hacer de una manera gráfica de la siguiente manera: El coordinador propone a los chicos que piensen algunos segundos los argumentos en contra y a favor de tener relaciones antes del matrimonio. La pregunta es: ¿por qué sí? y ¿por qué no? Se entrega a los chicos unos papeles en cuadraditos. Luego los chicos comparten en grupo los argumentos que hayan pensado y deben resumir cada argumento en una frase y anotarlo en un papelito. Así, se tira la carta sobre la mesa. Cada uno irá tirando las cartas con todo lo que se le ocurra acerca de este tema, tanto a favor como en contra. Deben tener en cuenta experiencias personales o cercanas, y cómo las viven y vivieron ellos y otros. Todo esto tirarlo sobre la mesa. También pueden entregar al grupo algún documento para leer antes y así formar sus opiniones. Luego se hace una nueva puesta en común preguntando: ¿qué les da para pensar todo esto? ¿qué conclusiones sacan? ¿con qué posición se quedan? ¿por qué? ¿cuáles creen que son los argumentos más fuertes de una y otra posición? ¿por qué? ¿cómo vive esto la gente que los rodea? Etc. Luego el coordinador concluirá el tema, teniendo en cuenta lo que se dijo y lo que fue tirado sobre la mesa. Si uno tira todas las cartas sobre la mesa va a encontrar que los que viven la castidad tienen motivos muy fuertes, son valores muy firmes que les dan felicidad. Si los chicos no están dispuestos a aceptar esta postura, que sepan al menos que existe y que se puede ser realmente muy feliz viviendo así. Da una alegría increíble saber que se lucha por algo y que esa lucha tiene un sentido. La pregunta que da mucho para hablar es: ¿cómo, en el mundo que vivimos, se puede esperar hasta el matrimonio? En realidad, no es tan difícil como se cree. Teniendo a Jesús como la roca firme de nuestras vidas, y viviendo realmente el amor que nos propone, especialmente en el noviazgo, viviendo en comunión con Él, rezando y recibiendo los sacramentos y la gracia del Espíritu Santo que viene de ellos, no es complicado y no se vive como una carga sino como una alegría y como una meta concreta. Debemos empezar a vivir la santidad ahora, ¿sino después qué nos queda? Después todo el resto va a ser muchísimo más complicado. Empezando ahora nos aseguramos un futuro feliz y pleno. Pero siempre de la mano de Jesús que nos sostiene.


Noviazgo y sexualidad,

F22-04.

Charla: Noviazgo y sexualidad Se recomienda a los coordinadores dedicar una reunión entera a una charla vivencial acerca del tema del noviazgo y la sexualidad. Lo mejor es llamar a un matrimonio joven o una pareja de novios que vivan y luchen la castidad y un noviazgo cristiano, para hablar este tema desde su experiencia intentando generar en los chicos una actitud de deseo de vivir la pureza en lo sexual y luchar por una firme convicción sostenidos por la gracia de Dios.

F22-05.

Aprendiendo a decir “NO” Este documento puede servir para hacer una reflexión en grupo, para debatirlo, o simplemente para hablarlo. El artículo gira en torno al saber decir “no”, es decir, a frenar las cosas antes de que sea demasiado tarde. Aprender a decir “no” ayuda a crecer en la virtud de la castidad, en la templanza y en la paciencia, y así estar libres de toda atadura, fomentando que crezcamos como personas y particularmente nuestro noviazgo. No hay que ver el “no” cómo un límite negativo, sino como un límite positivo. ¿Qué significa esto? Que antes de decir que no, hay una elección positiva detrás, un valor firme que ponemos donde asentar nuestras vidas, un objetivo. En este caso es la pureza en lo sexual, el respeto al cuerpo como algo sagrado regalo de Dios y templo del Espíritu Santo, el cuidado del noviazgo orientándolo hacia sus verdaderos fines, el matrimonio como algo sagrado y lleno de significado. Estos valores van a tener su fundamento último en Dios, que nos creó y sabe muy bien qué es lo mejor para nosotros. Nuestra naturaleza no está para abusar de ella, sino para ordenarla con nuestra inteligencia y voluntad. Si todos estos valores no están, el “no” va a ser difícil. Esta elección se alimenta de la gracia del Espíritu Santo que viene de la vida en comunión con Cristo y de la oración. Es por eso que se recomienda a los novios rezar juntos, participar en actividades espirituales, ir juntos a Misa, y compartir los valores y convicciones. Una de las mejores demostraciones de amor es decir ‘no’. Hay muchos noviazgos que terminan mal porque uno de los dos pone presión para tener relaciones sexuales. Evidentemente acá no hay un amor incondicional, todo lo contrario ese supuesto amor está condicionado al hecho de tener relaciones sexuales. Respetar y acompañar la decisión del otro de decir que no es una de las mejores y más profundas demostraciones de amor que los novios se pueden hacer, y es algo que hace crecer inmensamente ese noviazgo conduciéndolo y conduciendo a ambos a la santidad y a la felicidad. El “no” es una demostración de un “sí” más profundo. Pero ese “no” también hay que trabajarlo y hay que formar un hábito, que no es otra cosa que la virtud. Esa virtud se trabaja a partir de una repetición de actos buenos. Luego esos actos salen naturalmente.

El arte de decir 'no': cómo decir 'no' sin perder su amor ‘¡No gracias! Si realmente me amaras no preguntarías’. ‘Decidí no tener relaciones premaritales, así que por favor no me presiones’. ‘Eres fenomenal. Me gustas mucho, pero cuando tengamos relaciones sexuales será porque ya hicimos un compromiso total en el matrimonio y todavía... no lo hemos hecho’. ‘Claro, me siento romántico, pero no quiero arriesgarme y ambos sabemos que lo sexual puede ser dinamita... ¡enfriémonos!’ ‘Yo respeto tus sentimientos; por eso te pido que respetes mi decisión. ¡No gracias!’


Cómo decir 'no' con: • • •

El vestido: vestite para lucirte vos, no tu sexualidad. Las palabras: enfriá las conversaciones que se calienten mucho. Las acciones: planeá hacer cosas en tus salidas que no lleven a caricias íntimas que te puedan encaminar mal.

¿Pero, y si pierdo su amor? Si tu 'no' hace que se aleje... Realmente no eras amada como persona, sino sólo como objeto sexual Tu 'no' está en el conocimiento: • De quién sos • Qué pensás • Qué decidís hacer Si sos noble y sincero. Tu nobleza te obliga a actuar responsablemente: tener relaciones sexuales fuera de un compromiso total y permanente no es ser responsable.

¿Es que no entendés lo que significa la palabra no? Acordate, una atrevida propuesta exige una súper firme respuesta para ponerle fin a la presión de una vez por todas. Decí no con firmeza y dejará de presionarte.

Buenas respuestas que podés dar hoy a las típicas proposiciones: Invitación: Respuesta:

'Yo lo hago con todas mis amigas'. 'No conmigo. A propósito, ahora yo soy tu ex-amiga'.

Invitación: Respuesta:

'Quitémonos la ropa y estemos juntos. No necesitamos hacer nada'. '¿Me crees tan estúpida?'

Invitación: Respuesta:

'¿Te parece que no soy atractivo(a)?' 'Sí. Me parecés muy atractivo(a). Me gustás mucho. Por esto precisamente no quiero que naufrague nuestra relación haciéndola demasiado física.'

Invitación: Respuesta:

'No te preocupes. Voy a usar protección'. 'Protección vas a necesitar si no me dejás tranquila'.

Invitación: Respuesta:

'Yo me detengo cuando vos me digas'. ‘Entonces detenete ahora mismo'.

Invitación: Respuesta:

'Yo te amo'. 'Entonces probalo respetando mis valores'.

Invitación: Respuesta:

'¿Pero qué estás esperando?' 'Estoy esperando a la persona con quien me voy a casar'.

Invitación: Respuesta:

'El sexo no es una cosa tan importante'. 'Para mí sí lo es y también para mi futuro esposo(a) y lo es mucho para Dios. Estoy comprometido(a) a reservar las relaciones sexuales para el matrimonio'.

Invitación: Respuesta:

'Si vos realmente me quisieras…' 'Si vos realmente me quisieras no me pedirías esto.'

Invitación: Respuesta:

'Todo el mundo lo hace'. 'Entonces te será muy fácil encontrar a otra persona para hacerlo'.


Noviazgo y sexualidad,

Decile sí a tu mejor no ¿Cómo voy a decirle a N.N. que no?

Así podés decir no: • 'Te digo no, porque me gustas mucho y no quiero que en una entrega total te conviertas para mí en un objeto de juego.' • 'Te digo no, porque si de verdad tu amor fuera sincero no me pedirías algo así.' • 'Te digo no, porque es más romántico decirte que no ahora, para poder decirte sí con la frente alta el día de nuestra boda.' • 'Te digo no, porque sos lo más valioso para mí y yo lo más valioso para vos ¿no?' • 'Porque yo te respeto, dejame decirte: no.' También decís no: • Cuando te vestís alegre y a la moda pero no provocativa. • Cuando no participás en conversaciones en las cuales no se respeta el sexo. • Cuando tu tiempo y tus actividades están bien planeados en tus diversiones y paseos. • Cuando mirás a tus padres como amigos y los escuchás porque saben mucho. • Si con tan buenas razones se va... ¡alegrate!, porque te salvaste de vivir el infierno de alguien que no te ama y sólo quería usarte a su capricho. • El 'no' es la mejor prueba de amor. Así viven su sexualidad las personas que saben amar de verdad La castidad es el uso correcto de la capacidad generativa y de los actos relacionados con ésta. En el matrimonio reclama fidelidad, fuera de él, abstinencia gozosa. Pero la vivencia de la castidad es mucho más profunda. Es una actitud interior, es pureza de la mente y del corazón, es la capacidad de vivir la dimensión sexual en beneficio de las personas. 'Dichosos los limpios de corazón'. Sólo en el matrimonio es adecuado hacer uso de la genitalidad. Existe por su función reproductiva (procreación) y es en el matrimonio donde se está en capacidad de cuidar y educar bien a los hijos (consecuencia natural del uso de la genitalidad). Da oportunidad para que un hombre y una mujer se expresen el mutuo amor de un modo pleno, y esto sólo lo merece quien se ha comprometido de un modo definitivo a caminar juntos (unión). Quien vive en castidad está en armonía con la naturaleza del acto conyugal. Si la unión genital sólo debe darse en el contexto matrimonial, entonces la excitación asociada a esta unión también pertenece a los esposos y sólo a ellos. El cariño que se expresan los novios será verdadero y bien orientado si saben respetar estos límites. 'Sólo mi esposo merecerá ese regalo'. Quien vive en castidad expresa un amor real. Quien ama de verdad, es capaz de esperar hasta el matrimonio. Busca a la persona por lo que es, y no por el placer. Este es el modo de probar que se ama al otro, y de probar el amor del otro. 'Si me amás de verdad, podrás esperar'. Un requisito para que el amor sea real es que sea generoso y disciplinado. El amor exige sacrificio. El sexo pre-marital es egoísta y es de personas sin dominio propio. Quien lo practica no se entrena en el sacrificio. La castidad prepara el camino a la fidelidad. No hay que 'quemar etapas', el noviazgo necesita más diálogo. 'Un buen noviazgo es la base de un buen matrimonio'. La castidad es signo de madurez afectiva y humana. No se trata de reprimir, sino de sublimar. De hecho, sólo quien vive en castidad es realmente libre; el que no, se esclaviza, es vicioso. Sólo el que es casto puede vivir libre de preocupaciones innecesarias. 'La castidad da alegría y libertad'.


Propio del ser humano es que la razón domine la pasión. La castidad hace a la persona más humana. El autodominio hace al hombre más hombre, y a la mujer más mujer. Los animales siguen su instinto sin preocuparse de nada más... algunos pobres seres humanos proceden igual. 'Yo soy un ser humano, me comporto como tal'. La castidad es signo de sabiduría y sensatez, darse cuenta de que se está explotando al ser humano por uno de sus lados más débiles para vender productos. El joven que razona no cae en el consumismo sexual. 'No sólo tengo hormonas, también tengo neuronas'. La castidad es un modo para darse a respetar y para que nos valoren como personas, y no como objetos de placer. Es signo de autoestima, y su práctica la aumenta. 'Valgo mucho. No soy juguete de nadie'. Los muchachos que valen la pena, valoran más a las muchachas que se hacen respetar, y viceversa. De hecho, van a querer un(a) esposo(a) que se haya comportado con dignidad. Los y las 'fáciles' parecen ser preferidos, pero en realidad, los que saben pensar no quieren que el padre o la madre de sus hijos haya sido un(a) persona 'fácil'. Cada uno con su comportamiento, escoge el tipo de persona que quiere a su lado.

'Si me doy como persona, seré valorado(a) como persona. Si lo que ofrezco es carne, seré valorado(a) como carne'.

Fuente: www.soloparajovenes.org

F22-06.

Dinámica: Acerca del noviazgo En una de las partes, cada uno, pondrá su nombre y en la otra mitad los nombres "de las personas de las cuales te enamoraste, te hayas puesto de novio o no". El coordinador luego entregará a cada uno las siguientes preguntas para contestar por escrito: ¿Cómo viviste estas experiencias de relación afectiva? y ¿Qué te dice sobre tu manera de vivir lo afectivo con el otro? En grupos de tres. ¿Qué descubrí con este ejercicio? Se le entrega a cada uno el siguiente texto, con la consigna de leerlo individualmente: "Vamos a hablar del arte de vivir, del arte de ser feliz. Cada persona es un regalo de Dios, un don, no se otorga a sí mismo la vida, no es capaz de garantizarse a sí mismo todos los medios, ni puede darse a sí mismo el sentido de su vida. Pero a la vez el hombre es tarea, es colaborador, responsable de su propia vida. Es un ser independiente con capacidad y necesidad de una dependencia amorosa, sin la cual no puede realizarse a sí mismo. Así el arte de vivir consiste en la capacidad de establecer relaciones libres, en la capacidad de vincularse con otros en el amor.


Noviazgo y sexualidad,

"El amor es la capacidad más profunda de la persona. La sabiduría consiste en aprender a amar, ya que vivir es amar. "La amistad es la cumbre de las relaciones humanas. la parte más alta de esa cumbre es la amistad entre el varón y la mujer que implica el matrimonio. Una de las riquezas de la amistad varón-mujer es que da la posibilidad de enriquecerse ayudando a descubrir más la propia identidad en la complementariedad. "Para llegar a ser buenos esposos hay que empezar a ser buenos amigos. Si tu novio no es tu mejor amigo, no te cases. Siempre hay que seguir siendo amigos, siempre hay que ser novios y esposos: estas etapas no son descartables sino incorporables. Y estos vínculos deben ser alimentados cada día ya que el amor es como una plantita frágil, que necesita su cuidado y su riego. "La amistad y el noviazgo son la oportunidad de empezar a conocerse. Empieza por lo exterior, el atractivo físico, y de a poco se va profundizando cuando vamos mostrando nuestra intimidad, los sentimientos, pensamientos, sueños, frustraciones, etc. Se hace al ritmo de percibir si el otro es digno, es capaz de acoger con respeto y con amor mi misterio y si yo también soy digno y capaz de recibir con respeto y con amor su misterio. No podemos mostrarnos de golpe y estaría mal que lo hiciéramos. Eso se da cuando uno va encontrando amor, confianza, respeto, y se da inevitablemente porque en el fondo somos seres solos que necesitamos comunicarnos y que no terminamos de entendernos si otro no nos termina de explicar. Esa progresividad que se da en lo espiritual, también se tendría que ir dando en lo corporal, por eso empieza con la amistad. Primero estaremos juntos y charlaremos de nuestras cosas y de nosotros y cuando me doy cuenta que yo le puedo depositar mi confianza, surge la necesidad de expresar con gestos lo que no puedo terminar de expresar con palabras. Una de las artes es ser auténtico, o sea , no realizar más gestos, ni menos , que aquellos que de verdad están contenidos en la interioridad de mi corazón. El gran desafío es desnudar frente al otro el corazón, porque tengo que estar seguro de que esta persona me quiere por lo que soy. Y si me mostré al otro como soy, no es simplemente para ser su amigo, sino para que en el fondo me termine de hacer, para que el otro sea conmigo el artífice de mí mismo y yo sea el del otro". (Basado en un texto del Padre Manuel Pascual)

Para hacer en forma individual: A partir de las siguientes preguntas, cada uno escribirá una oración. ¿Qué le dice este texto a mi propio deseo de amar y ser amado? ¿Qué quisiera hoy agradecerle a Dios y qué necesito pedirle sobre el pasado, el presente y el futuro de mi amor? Finalmente el coordinador lee el texto del Himno a la Caridad de San Pablo (1 Cor 13, 1-8 ). Termina invitando a todos a rezar, cantando el AVE MARÍA A NUESTRA MADRE que conoce nuestros anhelos más hondos de amar y ser amados.


F22-05.

Dinámica: Amor Se pide a los chicos que cada uno escriba en silencio una sola frase que exprese su visión del amor. Finalizado, cada uno elige la frase que más impacto le cause de las escritas. Luego dialogan todos sobre las tres o cuatro frases preferidas del grupo y sobre su visión del amor como grupo. También se puede pedir que cada uno escriba lo siguiente: -

Una palabra que, sin ella, no habría amor:

-

Otra palabra que signifique algo importante para que haya amor:

-

Otra palabra que surge cuando hay amor:

La primera palabra que escriban en la consigna va a ser la palabra que los chicos consideren más importantes. En grupo se comparten todas las palabras que escribieron. Explican porqué eligieron esas palabras y no otras. Como se demuestra esto en un noviazgo serio. Las palabras van a representar valores importantes. Resaltarlos y conversar con los chicos sobre el noviazgo y cómo se viven hoy las relaciones entre el varón y la mujer, las salidas, las amistades, etc. ¿Cómo le gustaría a cada uno vivir su propio noviazgo? ¿Les parece importante mantenerse vírgenes hasta el matrimonio? ¿Por qué? En cuanto a esta última pregunta aclarar la posición que se viene desarrollando en esta ficha y concluir el tema con una breve charla. Terminar con una oración.

F22-06.

La homosexualidad Este es un tema muy delicado y controvertido que requiere ser bien encarado. En general hay muchas confusiones en torno a esto por lo que antes de exponer o debatir el tema en un grupo de jóvenes es conveniente tener una posición correcta y clara que oriente y guíe la reunión. Es común que salga este tema en un grupo. Es conveniente no armar un debate acerca de la homosexualidad sino hablarlo desde lo que uno cree que es razonable con una mirada misericordiosa y sin juzgar a las personas. El coordinador podrá preguntar a cada uno ‘qué es lo que opina’ pero no para tomar una posición ‘a priori’ contra la Iglesia, sino ellos, como parte de la Iglesia, expongan qué es lo que les parece verdadero y digno, y hablar desde el corazón y no desde lo que escuchó en televisión así a la pasada y sin fundamento. Es importante despertar en los chicos una actitud crítica, pero a su vez, una mirada misericordiosa, de amor, con el prójimo. A continuación citamos un artículo que explica bastante bien el tema. Se recomienda tener en cuenta los siguientes puntos del Catecismo: 2357-2359.


Noviazgo y sexualidad,

La Homosexualidad Responde el P. Miguel Ángel Fuentes, I.V.E. Fuente: www.teologoresponde.com.ar

¿Cómo debemos considerar el problema de la homosexualidad: como enfermedad sexual o como pecado? Y ¿cuál es la manera correcta y cristiana de tratar a las personas homosexuales?

1. Delimitación del tema. La homosexualidad se ubica entre las llamadas 'desviaciones sexuales', para distinguirlas de otros 'disturbios sexuales', como son las perversiones y las disfunciones sexuales. De modo concreto, entre las perversiones sexuales se enumeran: la masturbación, el narcisismo, el exhibicionismo, el fetichismo, el sadismo, el masoquismo, la necrofilia, la incestuosidad, el bestialismo, la pedofilia, la efebofilia, la patofilia, la gerontofilia, etc.; entre las disfunciones: los disturbios del deseo (ausencia o de deseo e hipererotismo), o en la excitación (impotencia y coitofobia), o en el orgasmo (frigidez), etc. Finalmente, entre las desviaciones sexuales se colocan el transexualismo, el travestismo, la bisexualidad y la homosexualidad. La respuesta la debemos limitar esta última.

2. Definición y naturaleza del fenómeno. Una definición más o menos adecuada de la homosexualidad es la que da Sgreccia: una anomalía que consiste en la desviación de la atracción afectivo-sexual, por la cual el sujeto prueba atracción, e incluso puede mantener relaciones, con personas de su mismo sexo. Esta desviación puede responder a causas puramente morales (perversión moral) o causas morales y psicológicas. Los orígenes del fenómeno en las personas que se descubren 'constitucionalmente' homosexuales, no son del todo claros; hay varias hipótesis. La más plausible indica que si bien puede haber predisposiciones orgánicas y funcionales, el origen se remonta generalmente a una intrincada red de relaciones afectivas y sociales. Han sido estudiados los eventuales factores hereditarios, sociológicos, e incluso hormonales; pero de todos, parece ser el más influyente el clima educativo familiar, especialmente en el período que va de los 6 a los 12 años. El dinamismo original de la desviación homosexual parecería consistir en una fracasada identificación afectiva del niño o de la niña. Hay que distinguir los homosexuales en: -Esenciales (también llamados primitivos, constitucionales, primarios); estos están sujetos a la compulsividad del instinto. A su vez se distinguen en: totales y exclusivos (aborrecen el sexo opuesto totalmente, y sienten impulso casi irresistible hacia el propio sexo) y los otros que pueden sentir también la atracción heterosexual (bisexuales). -Ocasionales (también llamados veleitarios, secundarios): buscan el propio sexo por motivaciones más superficiales como aventura, dinero o falta de pareja de otro sexo, pero conservan las tendencias heterosexuales. En todos hay que distinguir la tendencia hacia el propio sexo, y el acto homosexual (ya sea el deseo o pensamiento consentidos, o el acto externo sexual).

3. Valoración moral. Hay que hacer un juicio diverso sobre la tendencia y sobre el acto.

1) El acto homosexual. Por acto homosexual entendemos no sólo los actos sexuales externamente consumados sino también los actos de deseo y pensamiento plenamente consentidos. Estos son intrínsecamente desordenados, es decir, malos 'ex obiecto'. Lo enseña la Sagrada Escritura, el

Magisterio y la razón: a) Sagrada Escritura. Numerosos son los textos. Basta algunos: -Lev 18,22: 'No te acostarás con varón como con mujer; es abominación'. -Lev 20,13: 'Si alguien se acuesta con varón, como se hace con mujer, ambos han cometido abominación: morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos'. -Rom 1,27: 'Igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío'. -1 Cor 6,9-10: '¡No os engañéis! Ni los impuros... ni los afeminados, ni los homosexuales...heredarán el Reino de Dios'.

b) Magisterio. Hay varios documentos que tienen especial importancia: -La Declaración Persona humana'Según el orden moral objetivo, las relaciones homosexuales son actos privados de su regla esencial e indispensable. En la Sagrada Escritura están condenados como graves depravaciones e incluso presentados como la triste consecuencia de una repulsa de Dios (cf. Rom 1,2427). Este juicio de la Escritura no permite concluir que todos los que padecen de esta anomalía son del todo responsables, personalmente, de sus manifestaciones; pero atestigua que los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados y que no pueden recibir aprobación en ningún caso'[1]. -Catecismo de la Iglesia Católica: 'La homosexualidad designa las relaciones entre hombres o mujeres que experimentan una atracción sexual, exclusiva o predominante, hacia personas del mismo sexo. Reviste formas muy variadas a través de los siglos y las culturas. Su origen psíquico permanece en gran medida inexplicado. Apoyándose en la Sagrada Escritura que los presenta como depravaciones graves, la Tradición ha declarado siempre que 'los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados'. Son contrarios a la ley natural. Cierran el acto sexual al don de la vida. No proceden de una verdadera complementariedad afectiva y sexual. No pueden recibir aprobación en ningún caso'[2]. -Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales: repite el texto de la declaración Persona humana[3]. -Pontificio Consejo para la Familia, Sexualidad humana: verdad y significado[4]. -También tienen mucha importancia las intervenciones del Magisterio ante los errores sobre este punto de algunos moralistas. Así, por ejemplo, ante los errores de J.J, McNeill[5], Charles Curran[6], André Guindon[7].

c) La razón. La razón, tanto filosófica, como teológica muestra la ilicitud de estos actos, en cuanto: -Están absolutamente desposeídos de la finalidad procreativa que es propia del acto sexual humano (y la cual no puede ser excluida voluntariamente[8]. -Niegan la complementariedad entre el varón y la mujer, la cual está inscrita en la misma naturaleza: no sólo porque el varón y la mujer son complementarios genitalmente sino porque lo son también germinalmente (sus células sexuales son complementarias: óvulo y espermatozoo) y psicológicamente.


-Niega la sabiduría creadora de Dios: pues al negar lo único que está explícitamente escrito en la naturaleza del hombre (la complementariedad entre el varón y la mujer), niega el plan de Dios en la creación. -Niegan la autodonación que la razón última que legitima el uso del sexo. Ya que el acto homosexual es más una búsqueda de autocomplacencia que una autodonación. -Es un acto antisocial: porque no contribuye con la generación de nuevos hijos a la sociedad. El sexo se ordena a la perpetuación de la especie. Si la práctica homosexual fuera lícita y todos la practicasen equivaldría al suicido social.

2) La tendencia homosexual. Sobre la tendencia homosexual, cuando responde a factores no voluntarios, se suele verificar muchos equívocos. Fundamentalmente hay que decir que mientras no sea consentida no constituye pecado alguno, pero al mismo tiempo, también hay que afirmar que ella misma, por tender como fin a un acto desordenado, es un desorden. a) Puede no constituir pecado: 'Un número apreciable de hombres y mujeres presentan tendencias homosexuales instintivas. No eligen su condición homosexual; ésta constituye para la mayoría de ellos una auténtica prueba'[9]. b) Pero es objetivamente desordenada: 'La particular inclinación de la persona homosexual, aunque en sí no sea pecado, constituye sin embargo una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral. Por este motivo la inclinación misma debe ser considerada como objetivamente desordenada'[10]. c) Consecuentemente, estas personas están llamadas a vivir la castidad de modo total y unir el sufrimiento causado por su tendencia a la cruz de Cristo: 'Estas personas están llamadas a realizar la voluntad de Dios en su vida, y, si son cristianas, a unir al sacrificio de la cruz del Señor las dificultades que pueden encontrar a causa de su condición. Las personas homosexuales están llamadas a la castidad. Mediante virtudes de dominio de sí mismo que eduquen la libertad interior, y a veces mediante el apoyo de una amistad desinteresada, de la oración y la gracia sacramental, pueden y deben acercarse gradual y resueltamente a la perfección cristiana[11]. Algunos, para sostener la inculpabilidad de estos actos en las personas homosexuales cuya tendencia no es voluntaria, han afirmado que no son libres. Como afirma la Carta a los Obispos, esto es una injuria a esas personas, porque afirmar que no son libres es despojarlos de su auténtica libertad: 'Se debe evitar la presunción infundada y humillante de que el comportamiento homosexual de las personas homosexuales esté siempre y totalmente sujeto a coacción y por consiguiente sin culpa. En realidad también en las personas con tendencia homosexual se debe reconocer aquella libertad fundamental que caracteriza a la persona humana y le confiere su particular dignidad'[12].

4. Consecuencias sociales: las actitudes sociales con las personas homosexuales[13]. Uno de los puntos más controvertidos es el de las actitudes sociales que se pueden y que se deben tomar respecto de estas personas. ¿Discriminación sexual? Derechos y límites. Ante todo, a estas personas no se las debe discriminar pastoralmente: hay que tratar de convertir a las que practican la homosexualidad, y hay que asistir a quienes no la practican pero tienen tendencias homosexuales. Es un pecado la violencia contra unas y otras. Estas personas, como toda persona humana, son sujetos de derechos fundamentales: derecho al trabajo, a la casa, etc. Con todo, esos derechos no son absolutos; pueden ser limitados legítimamente por la Autoridad a causa de comportamientos

externos objetivamente desordenados que atenten contra el bien común o contra los más débiles (física o moralmente). Esta reducción de los derechos no absolutos se practica en muchos casos: en determinadas enfermedades contagiosas, enfermos mentales, individuos socialmente peligrosos, etc. De este modo, existe una discriminación justa: 'Existen ámbitos en los que no se da discriminación injusta cuando se tiene en cuenta la tendencia sexual: por ejemplo, en la adopción o custodia de niños, en la contratación de profesores o instructores de atletismo, y en el servicio militar'[14]. Además, la discriminación verdadera, es decir, la que afectaría a una persona con tendencias homosexuales que quiere vivir castamente, es casi nula, porque 'por regla general, la mayoría de las personas con tendencia homosexual, que procura llevar una vida casta, no da a conocer públicamente su tendencia homosexual. En consecuencia el problema de la discriminación en términos de empleo, casa, etc., normalmente no se plantea'[15]. Por el contrario, 'los homosexuales que declaran su homosexualidad son, casi siempre, personas que consideran su comportamiento o su estilo de vida homosexual como 'indiferente o, sin más, bueno', y por eso digno de aprobación pública'[16]. Por tanto, con estas personas la pretendida 'discriminación' es, en realidad, una defensa social de los más débiles (los inocentes que pueden ser inducidos a tales comportamientos). Estos normalmente usan el slogan de la 'discriminación sexual' como un arma política para manipular la sociedad y la misma Iglesia[17]. Y el objetivo último no apunta a encontrar un lugar en la sociedad, viviendo castamente, sino explícitamente a lograr la aprobación de sus comportamientos homosexuales como es el caso del reconocimiento jurídico-social y la equiparación de la cohabitación homosexual con el matrimonio heterosexual, e incluso la implantación de un 'derecho' a contraer 'matrimonio' entre personas del mismo sexo. A este respecto hay que decir con Juan Pablo II: 'Lo que no es moralmente admisible es la aprobación jurídica de la práctica homosexual. Ser comprensivos con respecto a quien peca, a quien no es capaz de liberarse de esta tendencia, no equivale a disminuir las exigencias de la norma moral (VS,95). Cristo perdonó a la mujer adúltera, salvándola de la lapidación (Jn 8,1-11), pero, al mismo tiempo, le dijo: Ve y de ahora en adelante ya no peques más'. Y refiriéndose a la resolución del Parlamento Europeo sobre este tema, añade: 'El Parlamento ha conferido indebidamente un valor institucional a comportamientos desviados, no conformes al plan de Dios: existen las debilidades -lo sabemos-, pero el Parlamente al hacer esto ha secundado las debilidades del hombre'[18]. -------------------------------------------------------------------------------[1] Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, Persona humana, nº 8. [2] Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2357. [3] Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, nº 3. [4] Pontificio Consejo para la Familia, Sexualidad humana: verdad y significado, Roma, 8 de diciembre de 1995, nº 104. [5] Sobre McNeill: cf. Congregación para los religiosos y los institutos seculares, Roma, 2 gennaio 1987, Enchiridion Vaticanum, t. X, nº 1129ss. [6] Sobre Charles Curran: cf. Sagrada Congregación para la doctrina de la fe, Curran sospeso dall'insegnamento della teologia, Roma 25 lulio 1986, Enchiridion Vaticanum, t. X, nº 724ss. [7] Sobre Guindon, L'Osservatore Romano, 7 de febrero de 1992, p. 10. [8] Cf. Humanae vitae, 14. [9] Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2358. [10] Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, nº 3. [11] Catecismo de la Iglesia Católica, nº 2358-2359. [12] Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, nº 11. [13] Cf. Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre la atención pastoral a las personas homosexuales, 1 de octubre de 1986; Algunas consideraciones acerca de la respuesta a ciertas propuestas de ley sobre la no discriminación de las personas homosexuales, L'Osservatore Romano, 31 de julio de 1992, p. 7; Juan Pablo II, Ángelus del 20 de febrero de 1994. [14] Algunas consideraciones acerca de la respuesta a ciertas propuestas de ley sobre la no discriminación de las personas homosexuales, L'Osservatore Romano, 31 de julio de 1992, p. 7, nº 11. [15] Ibid., nº 14. [16] Ibid., nº 14. [17] Cf. Carta a los Obispos..., nº 9. [18] Juan Pablo II, Ángelus del 20 de febrero de 1994.


Orden Sagrado y sacerdocio,

Ficha nยบ 23

ORDEN SAGRADO Y SACERDOCIO

TEMA DE LA FICHA:

F23-01.

Juego de los nombres

223


FICHAS

Tercera Sección Esta tercera sección contiene las siguientes fichas: -

Ficha 24 – Tiempos litúrgicos y fiestas especiales. Ficha 25 – La Misa Ficha 26 – Cuaresma. Ficha 27 – Semana Santa, Pascua y resurrección. Ficha 28 – Adviento y Navidad.

Esta sección está dedicada a los tiempos litúrgicos y festividades religiosas especiales. Estas fichas son para usar cuando toque una fiesta especial o durante algún tiempo litúrgico. No incluimos la fiesta del Pentecostés en esta sección ya que lo hemos tratado en la sección anterior junto con el Espíritu Santo y el sacramento de la Confirmación.

225


Tiempos litúrgicos y fiestas especiales,

Ficha nº 24

TIEMPOS LITÚRGICOS Y FIESTAS ESPECIALES

TEMA DE LA FICHA: En esta ficha se expone la estructura del año litúrgico para una mejor comprensión y las distintas fiestas religiosas especiales que se suceden durante el año.

F24-01.

Documento: Año litúrgico, Cristo en el tiempo Año litúrgico, Cristo en el tiempo «Al regalarte aquella Historia de Jesús, puse como dedicatoria: "Que busques a Cristo: Que encuentres a Cristo: Que ames a Cristo". —Son tres etapas clarísimas. ¿Has intentado, por lo menos, vivir la primera?» (San Josemaría, “Camino”, 382). La historia humana es y será para siempre una "historia de salvación", y esto es lo que la Iglesia celebra en el año litúrgico. Sus fiestas y tiempos no son "aniversarios", una mera repetición de algunos momentos históricos de la vida del Señor; son la celebración de su presencia, la actualización de la salvación que el Padre, por Jesucristo, nos comunica en el Espíritu Santo. La Constitución sobre la Sagrada Liturgia del Concilio Vaticano II presenta el año litúrgico con estas palabras: «La santa madre Iglesia considera deber suyo celebrar con un sagrado recuerdo, en días determinados a través del año, la obra salvífica de su divino Esposo» (Sacrosanctum Concilium, 102). Cada año litúrgico es, pues, una nueva oportunidad de gracia y de presencia del Señor de la historia en nuestra propia historia cotidiana, en los sucesos –también los más insignificantes- de cada jornada. El mismo que es, que era y que será, viene a nosotros en el tiempo, aquí y ahora, para vivir el presente, el de cada uno, con sus hermanos los hombres. El año litúrgico está impregnado de la presencia salvífica del Señor para que en cada tiempo litúrgico – con sus características concretas- los cristianos podamos asemejarnos más a El, no sólo en el sentido moral de imitación, de mudanza de costumbres y de mejora de la conducta, sino de verdadera identificación sacramental –inmediata- con la vida de Cristo. Así, nuestra vida diaria se convierte en un culto agradable al Padre por acción del Espíritu (cfr. Rm 12, 1-2). Ya a partir de los primeros siglos, a la celebración de los misterios de Cristo, la Iglesia unió la celebración de la Virgen y del día del tránsito a la casa del Padre de los mártires y los santos. Con su vida, han sabido dar testimonio de la vida de Cristo, especialmente de su Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión gloriosa al cielo. Por eso a lo largo del año litúrgico son propuestos a los fieles cristianos como ejemplo de amor a Dios. “Frecuentemente nos habla el Señor del premio que nos ha ganado con su Muerte y su Resurrección. Yo voy a preparar un lugar para vosotros. Y cuando habré ido, y os haya preparado lugar, vendré otra vez y os llevaré conmigo, para que donde yo estoy estéis también vosotros (Jn 14, 2-3). El Cielo es la meta de nuestra senda terrena. Jesucristo nos ha precedido y allí, en compañía de la Virgen y de San José —a quien tanto venero—, de los Angeles y de los Santos, aguarda nuestra llegada” (San Josemaría, Amigos de Dios, 220).

Por: San Josemaría Escrivá de Balaguer www..josemariaescriva.info

227


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F24-02.

Calendario litúrgico El año litúrgico desarrolla cíclicamente, en espiral, los diversos aspectos del único Misterio Pascual integrándonos de nuevo cada año en la historia de la salvación en sentido ascendente. El Domingo de Pascua es movible y se fija cada año según la luna llena del equinoccio de primavera. Puede oscilar del 22 de marzo al 25 de abril. Después de este Domingo, el gran Domingo del año, a los 50 días se celebra el Domingo de Pentecostés que concluye la cincuentena pascual. Su preparación, la Cuaresma, da comienzo el Miércoles de Ceniza, 44 días antes del Triduo Pascual que es, por el Misterio de la Resurrección, la fuente de luz que transfigura el año entero en "Año de gracia del Señor" (Lc 4,19). Las celebraciones en torno al Misterio de la Encarnación, Navidad (25 de diciembre), Epifanía, etc., conmemoran el comienzo de nuestra salvación, y nos comunican las primicias del misterio de Pascua (cf CIC 1168-71). Son precedidas por los 4 domingos de Adviento. El primero, que da comienzo a este tiempo y al mismo Año Litúrgico, coincide con el último domingo de noviembre o el primero de diciembre. Entre el ciclo de Navidad y el de Pascua y entre éste y el de Adviento, discurre el Tiempo Ordinario (T.O.). En él cada día tiene valor por sí mismo y celebrea el Misterio de Cristo en su plenitud, principalmente el Domingo (=el día del Señor), sacramento de la Pascua y día festivo primordial (SC 106).


La Misa,

Ficha nยบ 25

LA MISA

TEMA DE LA FICHA:

F25-01.

Juego de los nombres

229


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F25-01.

Documento: ¿Por qué ir a Misa el domingo?

¿POR QUÉ IR A MISA EL DOMINGO? Por Pbro. Dr. Eduardo Volpacchio

Para quien son estas líneas En la Carta Apostólica Novo millennio ineunte, Juan Pablo II señala las prioridades pastorales de la Iglesia para el comienzo de este nuevo milenio. Entre ellas está la Eucaristía dominical: "es preciso insistir (…) dando un relieve particular a la Eucaristía dominical y al domingo mismo, sentido como día especial de la fe, día del Señor resucitado y del don del Espíritu, verdadera Pascua de la semana" (n. 35). Posiblemente vos pertenecés a una de estas tres categorías de personas: a) Católico que ibas a Misa con tus padres cuando eras chico y un día durante la adolescencia dejaste de ir. Fue porque entraste en una crisis: era tiempo de dejar de ir sólo porque tus padres iban; y no llegaste a encontrar porqué debías ir. Estas líneas son para vos. b) Católico que nunca fuiste a Misa de modo constante. Quizá ni siquiera sabías de la obligación de asistir todos los domingos. Te parece hasta curioso o exagerado que la Iglesia pretenda esa práctica para todos. Estas líneas también son para vos. c) Católico que va a Misa y, siguiendo el llamado del Papa, quiere ayudar a muchos a volver a sentir la necesidad de esta práctica tan esencial de la vida cristiana. Sos consciente que si cada católico consiguiera por año que un católico no practicante volviera a la práctica de los Sacramentos haríamos una verdadera revolución en la Iglesia. Estas líneas quieren aportarte algunas ideas que te ayuden en esta tarea.

ADVERTENCIA PREVIA: Este documento no es para ser leído, es para ser pensado.

(Exodo 20,8-10). Y parece que tiene derecho a tu obediencia. Faltar sería una desobediencia evidente y frontal (decirle a Dios "no te quiero dar mi tiempo"). Y más allá de la obediencia… Dios se lo merece.

3. Porque como miembro de la familia de Dios, debés rendir culto a Dios de acuerdo a tu naturaleza, junto a tus hermanos. Esto exige que el culto a Dios no sólo sea interior (en tu corazón) sino también exterior (que los demás vean tu fe) y comunitario (dar culto unido a tu hermanos). Es decir, que te reúnas con otros para adorar juntos a Dios. Más allá de tus gustos personales, asistís a Misa no por vos mismo (porque te guste) sino para mostrar tu reverencia al Omnipotente en comunión con los demás. Nuestra relación con Dios tiene una dimensión comunitaria. No basta rezar solo, tampoco en familia, hace falta hacerlo unidos a nuestros hermanos en la fe. En este sentido es un acto de comunión con nuestros hermanos en la fe: compartir lo más importante que tenemos: la Eucaristía, es decir, Cristo mismo. En este sentido faltar sería un desprecio de tus hermanos y una falta de unidad.

4. Porque tenés que obedecer a la Iglesia. No es cuestión de un capricho del Papa, sino de una necesidad. En el siglo IV, la Iglesia se vio obligada a imponer este precepto para garantizar a sus fieles el mínimo de vida eucarística que necesitan. Vos sos consciente de la importancia que la Sagrada Escritura da a la obediencia… (cfr. Adán y Eva, diluvio, Abraham, Saúl…). Desde esta perspectiva, faltar a Misa es una acto de rebeldía.

5. Porque si no fueras cometerías un pecado mortal Los motivos básicos para ir a Misa Sentando la base de que casi siempre el comenzar a faltar a Misa el domingo responde a una actitud caprichosa, a la que es muy difícil refutar -precisamente por su falta de racionalidad- acá tenés unas consideraciones sobre el precepto dominical y la importancia de la Misa en tu vida. Está escrito para personas con fe.

1. Primariamente hay que considerar que a Misa se va, en primer término, a dar, no a recibir. Se recibe mucho, pero no se va por motivos egoístas, ni comerciales -una especie de intercambio con Dios: mi atención y dedicación de tiempo a cambio de ciertos gustos, bienes, ya sea espirituales o materiales, temporales o eternos… qué más da… es lo mismo. Este primer punto desvaloriza de raíz todos los motivos para no ir basados en una línea egoísta de pensamiento: me aburro, no siento nada, no tengo tiempo, estoy cansado, etc.

2. Porque Dios es tu Creador y debés dedicarle un tiempo semanal a El. Es la manifestación de vivir centrado en Dios y en la salvación: vivir el año centrado en la Pascua; la semana, en el domingo; el domingo, en la Misa. No importa cuánto te aburras, tu Creador ha dispuesto que un día de la semana sea para El: "Acuérdate da santificar el día sábado. Los seis días de la semana trabajarás y harás todas tus labores. Mas el séptimo es sábado, consagrado al Señor tu Dios"

Y no creo que te quieras ir al infierno por esto. Como sabés hay un precepto que obliga a los bautizados a asistir a Misa los domingos y fiestas. Es una obligación grave, de manera que su incumplimiento es una falta grave. No te olvides que un día te morirás… y te encontrarás a ese Dios a quien ahora estás tentado de ignorar… para darle cuenta de tu vida…

6. Porque necesitás de la Eucaristía para vivir una vida realmente cristiana. Es una necesidad vital, de manera que sin la Eucaristía semanal, no te darían las fuerzas espirituales para vivir como un hijo de Dios.

7. Porque sin la Eucaristía no tendrías acceso a la vida eterna. Jesús no dejó lugar a dudas: "Yo soy el pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre"; "en verdad os digo, si no coméis la carne del Hijo de Dios y no bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros"; "el que come mi cuerpo y bebe mi sangre tiene vida eterna" (cfr. Juan 6,30-58)

8. Porque Jesús te invita a su mesa y sacrificio. El lo mandó explícitamente a sus discípulos al instituir la Eucaristía: "Haced esto en memoria mía". Asistir a Misa no es más que cumplir este mandato del Señor. Y no es sólo una memoria histórica, es una memoria que lo hace presente. Jesús te invita y se te entrega… no


La Misa,

responder, ser indiferente su llamado, sería un desprecio bastante considerable. 9. Porque viviendo en una sociedad que en muchos aspectos no es cristiana, la Misa es la primera manera de defender, robustecer y manifestar nuestra fe. Es necesaria para "proteger" tu espíritu del materialismo sofocante que nos rodea: que tu espíritu pueda al menos una vez a la semana "respirar" un aire espiritual. Además es el primer testimonio cristiano: los demás necesitan tu ejemplo. ¿Te das cuenta qué testimonio de fe da a los que no creen… quien dice creer y muestra no valorar lo que cree?

10. Porque es mucho mejor ir que no ir. Puede parecer tonto… pero para quien aspira a lo mejor… alcanzaría solo este motivo. Yo no creo que haya un plan más santo y santificante para el domingo.

La contradicción del católico no practicante. Y cómo se llega a serlo Pocas cosas hay más inconsistentes que el llamado "católico no practicante". Es prácticamente una contradicción de términos. A veces uno escucha a alguien decirlo de sí mismo, incluso hasta con cierto dejo de orgullo… como si definiese su modo de ser católico con un calificativo normal, como si dijese un "católico hispanoparlante". Es decir como si fuese una variedad normal de católico, una opción más… Como si se pudiera ser un "buen católico" no practicante. Pero si lo pensás… en realidad es un término bastante negativo, que tiene poco de honroso para quien se lo auto-atribuye, ya que significa "un católico que no vive como católico", "un católico que no es un buen católico", "un católico que no parece católico", "un católico que no vive lo que cree" o "que piensa que no vale la pena vivir lo que cree", "cuya fe no es lo suficientemente grande como para vencer su pereza", "un católico que piensa que su fe no es tan importante como para vivirla"; "que piensa que da igual vivir que no vivir su fe", etc. Un católico que vive como si no lo fuera, que permanece siendo católico sólo en el campo teórico… va perdiendo también la fe… su adhesión a la doctrina católica… en primer lugar porque la va olvidando… Es cada vez menos católico. Se cumple lo de San Agustín: "el que no vive como piensa, termina pensando como vive". Su relación con Dios llegará a reducirse a compromisos sociales (bautismos, casamientos, primeras comuniones, confirmaciones, funerales…) y necesidades (salud, dinero, trabajo…) que sean tan imperiosas como para hacerle acordar que Dios existe y que uno debe dirigirse a El. Un problema serio de dejar de ir a Misa, es que significa el comienzo de una religiosidad centrada en uno mismo, en la que lo que Dios manda deja de ser la regla, para ser reemplazado por lo que yo siento, pienso, me cae bien, etc. Una religiosidad frente al espejo. Uno ha dejado de ponerse frente a Dios para ponerse frente a sí mismo. Como consecuencia de abandonar esta cita semanal con lo sagrado, comienza un proceso de insensibilización espiritual: la espiritualidad se va secando, el terreno del alma se va volviendo cada vez más árido para las cosas que Dios, que cada día mueven menos, aburren más, etc. Pecados que antes preocupaban… dejan de preocupar, cada vez son más los días que no reza nada… El alma se va volviendo indiferente, pierde sensibilidad espiritual. Y esto sucede poco a poco. Quien deja de ir a Misa, al principio puede tener la impresión de que no ha pasado nada, de que todo sigue igual… pero no es así. Ha dejado de ser teocéntrico, de vivir centrado en la Eucaristía semanal. Ha desplazado a Dios del centro y esto se paga… Es como el pecador a quien puede parecer que su pecado no tiene consecuencias… pero tarde o temprano descubre que de Dios nadie se burla. Qué sí tiene serias consecuencias dejarlo a Dios. En el camino a ser un católico no practicante, el punto central es el abandono de la Misa dominical. Nunca encontrarás un motivo positivo para dejar de ir a Misa, que sea virtuoso, es decir que provenga de algo valioso, que dé valor al acto de no ir, que demuestre que es mejor no ir que ir. Lamentablemente casi nadie ha dejado de ir a Misa por una decisión serenamente meditada, después de haber pensado y estudiado el

asunto, racionalmente decidido que era mejor no ir. Es decir, casi nadie decide dejar de ir a Misa. Lo que pasa es que de hecho se deja de ir… sin saber bien porqué. El iter es bastante común: se deja de ir un domingo por dejadez y pereza, o porque le daba vergüenza confesarse; y como no se confesaba, no podía comulgar; y como no comulgaba se sentía mal en Misa; y como se sentía mal y le daba no sé qué no comulgar dejó de ir…Y después otro domingo, y uno se acostumbra a no ir…casi sin darse cuenta… y al final algunos tratan de justificar el incumplimiento de este deber básico del cristiano. El argumento final y definitivo para tapar la boca de la madre que insiste para uno que vaya es "vieja no me hinches más…", lo que no parece un argumento muy convincente… No se quiere por nada que a uno le recuerden el tema… Es normal que muchos quieran no cumplir y olvidarse de que deberían… Seriamente, ¿te has puesto a pensar qué es lo que Dios quiere que hagas? Si el domingo se te apareciera un ángel y le preguntaras ¿que hago, voy a Misa o me quedo viendo una película? ¿qué pensás que te contestaría? Es claro que el más interesado en que no vayas a Misa es el demonio… De esto no cabe duda.

Motivos comúnmente aducidos para no ir a Misa

1. Pereza. "Prefiero quedarme durmiendo". En realidad los motivos que siguen son sólo excusas para cubrir este primero. No parece que sea un motivo muy racional, meritorio o valioso.

2. No tengo ganas/No lo siento. ¿Desde cuándo tus ganas son ley que hay que obedecer? ¿Es que tus ganas son más importantes que la voluntad de Dios? Además a Misa no vas porque a vos te guste sino para agradar a Dios. Se va a Misa a honrar a Dios y no a honrarte a vos. Es decir que mientras que a Dios le agrade… no hay problema… la cosa va bien. Y si te cuesta… ¿acaso Dios no merece ese sacrificio que incluso hace más valioso y meritorio el acto?

3. Me aburro. La acusación más frecuente contra la Misa es que es aburrida. Refleja bastante superficialidad… en cuanto que a Misa no vamos a divertirnos… Y es un problema personal, en cuanto que no parece que Dios sea aburrido -es la perfección absoluta-. Además si tanta gente va a Misa con gusto, algunos incluso todos los días… será que algo le ven… que a vos se te escapa… La solución será descubrir qué tiene la Misa para que los cristianos la consideren tan importante.

4. Es siempre lo mismo. Si se tratara de una obra de teatro o de una película.. estaría absolutamente de acuerdo con vos. Pero no es una representación teatral… Es algo vivo, que pasa ahora. No sos (al menos no deberías ser) un espectador. Sos partícipe, actor. Imagináte que alguien dejara de asistir a un asado porque en los asados siempre pasa lo mismo… (perdón a la Misa por la comparación).

5. Desinterés. Las cosas de Dios no me interesan. Si Dios te resbala… estás en problemas… Habrá que ver como solucionar la falta de apetencia de lo divino… que te hace no apto para el cielo…

6. No tengo tiempo. No parece que lo que te pide Dios -1 de las 168 horas de la semanasea una pretensión excesiva. En concreto, quien te creó, te mantiene

231


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

en el ser y te da lo que te queda de vida -y sólo El sabe de cuánto se trata…- se merece el 0,59% del tiempo que El te da. Si no tenés tiempo para Dios… ¿para quién lo vas a tener?

determinar cuán bueno es ir a Misa. Y claramente, el dejar la Misa no mejora a nadie… en todo caso lo empeora…

11. No me he confesado y entonces no puedo comulgar. 7. Otros planes mejores. No parece que a Dios le interese competir con el fútbol, hockey, cine… No te olvides que el primer mandamiento es "amar a Dios sobre todas las cosas"… Si tenés otros planes que te importan más que Dios… quizá el problema más que en el tercer mandamiento está antes en el primero…

8. Tengo dudas de fe. La fe es un don de Dios, con lo cual hay que pedirla. Alejarte de Dios dejando de ir a Misa, no parece el mejor método para resolver dudas la fe e incrementarla… La frecuencia de sacramentos -confesión y comunión- es la más efectiva manera de aumentar la fe.

9. Estoy peleado con Dios. "Hubo algo que pasó en mi vida (la muerte de un ser muy querido, un fracaso muy doloroso, una enfermedad… o cualquier otra tragedia) que me hizo enojar con Dios: si El me hace esto… ¿por qué yo voy a ir a Misa? Es la manera de mostrarle a Dios mi disconformidad con la forma de tratarme". Hay quienes dejan de ir a Misa como una manera de vengarse de Dios. Pero, en los momentos de dolor ¿no será mejor refugiarnos en Dios y buscar su fortaleza más que reaccionar como un chiquito caprichoso de tres años? El sabe mas… Además, acusar de maltratarnos a quien más nos quiere y murió por nosotros … ¿no será demasiado? ¿No seré yo el que pierdo… alejándome de Dios?

10. "Hay gente que va y después se porta mal". "Yo no quiero ser como ellos", decís seguro de vos mismo. "Además, hay otros que no van, y son buenos". Es evidente que ir a Misa sólo no basta. Pero, no se puede mezclar la física nuclear con el dulce de leche, ya que las dos cosas no tienen nada que ver. En aquellos que van y después no son honestos, lo que es malo es ser deshonestos… no el hecho de ir a Misa… que sigue siendo algo bueno aunque ellos después se porten mal… Además la causa de su supuesta deshonestidad no es el ir a Misa. Lo mismo se puede decir de los "buenos" que no van a Misa: su "bondad" no procede de su falta de Misa… y tan "buenos" no serán si les falta una dimensión tan importante de bondad como la bondad misma… es decir Dios. Por otro lado, yo creo que nadie en el mundo se atrevería a decir que los que no van a Misa son mejores que los que van… Finalmente, esto no es un concurso de bondad, ni comparaciones… sino tratar de

No es necesario comulgar, ni hay ninguna obligación de hacerlo. No comulgar no es pecado; no ir a Misa, sí. Además el problema se solucionaría bastante fácilmente con una breve confesión…

12. Llevarle la contraria a mis padres. Ofender a Dios para hacer sufrir a tus padres no parece una actitud muy inteligente…

13. El cura me cae mal. Por más tarado que te parezca el cura, no vas a Misa para darle el gusto, ni para hacerle un favor. El no gana ni pierde nada con tu asistencia o ausencia. El que gana o pierde, sos vos: tu amor a Dios. Además… estoy seguro de que la ciudad en que vivís es lo suficientemente grande como para que puedas encontrar alguno que te caiga más simpático…

Cómo conseguir pasárselo bien en Misa 1. El sistema básico consiste, primero, en ir a Misa: nunca nadie ha conseguido valorar la Misa a base de no ir. 2. El segundo punto consiste en tratar de vivir la Misa. Es decir, dejar de estar como una estatua y comenzar a estar atento, responder, rezar, cantar, evitar las distracciones, etc. Es decir que "gozar" la Misa depende más de vos que de la Misa… 3. Estudiar. No se ha inventado otro sistema para aprender lo que uno no sabe. Para gozar la Misa hay que entenderla, para entenderla hay que saber qué es. Hay muchísimos libros y folletos… los encontrarás en cualquier librería. 4. Leer y meditar los textos de la Liturgia. Tiene una riqueza inagotable, de manera que nadie que medite las partes y oraciones de la Misa puede aburrirse. Es absolutamente imposible. No se encuentra un límite, de manera que siempre se les puede sacar nuevos sentidos, matices, dimensiones, etc. 5. Prepararse. Hay oraciones lindísimas para preparar el corazón para tan importante encuentro con Dios. Fuente: www.encuentra.com


Cuaresma,

Ficha n潞 26

CUARESMA

TEMA DE LA FICHA: Vivir la cuaresma como un tiempo de conversi贸n y preparaci贸n para la Pascua.

F26-01.

Juego de los nombres

Ver Bolet铆n Parroquial marzo de 2005


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F26-02.

Dinámica: Las beatitudes del diablo Esta es una dinámica muy profunda para hacer especialmente en tiempos de cuaresma, pero también se la puede hacer en cualquier momento del año. La dinámica consta de una introducción y oración, la lectura de “Las beatitudes del diablo”, una reflexión en silencio y una puesta en común. Toda esta reunión se puede realizar en el oratorio si lo desean. También pueden cantar algunas canciones en medio. Sería conveniente que entreguen a los chicos fotocopias de las dos próximas páginas. Frase para colocar en el salón:

"Déjense reconciliar con Dios" (2 Cor.5, 20c.)

1. Introducción y oración inicial: Hacer una profunda oración, que puede ser en el oratorio. Pueden leer: Dt. 32, 10. "Lo encontró en una tierra reseca, en una soledad poblada de aullidos. Lo rodeó y lo cuidó, lo protegió como a las pupilas de sus ojos". La cuaresma, como preparación para la Pascua, que es el acontecimiento fundante en la vida del cristiano, es un tiempo propicio para revisar nuestra vida, lo que solemos llamar "examen de conciencia". Lo más importante en un examen de conciencia, es una revisión de vida a la luz del Amor de Dios, no es "ir a buscar en los basureros del alma", sino ver el paso de Dios en mi vida, reconocer las gracias, los regalos que Dios me ha hecho y me hace y reconocer también mis resistencias al Amor del Padre manifestado en mi vida cotidiana. Y todo esto para conocer mejor que quiere Dios de mí, en mi vida, en lo que estoy haciendo. La pregunta sería ¿siento que busco la verdadera felicidad a través de una relación vital con Dios, conmigo mismo y con los demás? ¿Me hago cargo de lo que esto implica en mi vida cotidiana? Con esta convicción de fondo y con mucha alegría los invitamos a hacer este pequeño rato de oración, de encuentro con Jesús. 2. Lectura de “Las beatitudes del diablo” (Ver página siguiente) 3. Reflexión individual. Entregar la reflexión personal que está después del texto. ¿Ha tenido éxito el diablo con su plan? Dejar 15 minutos masomenos para hacerla. Si no pudieron sacar fotocopias, hagan la reflexión en forma oral, leyendo las preguntas y dejando espacio entre ellas para meditarlas. 4. Puesta en común. Hacer una puesta en común acerca del texto que leyeron y la reflexión que hicieron, compartiendo las respuestas a las preguntas de la reflexión. 5. Conclusión. Hacer una conclusión hablando un poco acerca de la cuaresma y cerrando el tema. La celebración de los tiempos fuertes, como la Cuaresma y la Pascua, son oportunidades para recuperar, para nuestra vida cotidiana a lo largo de todo el año, aquellas cosas que nos ayudan en nuestra relación con Dios, con nosotros mismos y con los demás...y para aprovechar para reconciliarnos con Dios. No te olvides que el sacramento de la reconciliación es una linda oportunidad para volver a acercarnos a Dios y seguir creciendo en nuestra relación con él. Terminar con una oración leyendo por ejemplo Jn. 15, 1-11, resaltando “Permanezcan en mi amor” Canciones sugeridas: Una vez más rezaré, Tuyo soy, Déjame nacer de nuevo, etc.


Cuaresma,

LAS BEATITUDES DEL DIABLO Satanás convocó una convención mundial de demonios. En su discurso de apertura dijo: "No podemos hacer que los cristianos dejen de ir a la Iglesia. No podemos evitar que lean sus Biblias y conozcan la verdad. No podemos evitar que formen una relación íntima con su Salvador. Una vez que establecen esa amistad con Jesús, nuestro poder sobre ellos se pierde." "Así que déjenlos asistir a sus iglesias; déjenlos que tengan sus reuniones de infancia misionera, de confirmación, de alianza o de cualquier grupo que quieran, déjenlos que intenten rezar a la noche pero háganlos pensar que cansados no tiene sentido. Róbenles su tiempo, de manera que no puedan crecer en su relación con Jesús y así considerarlo su amigo. " "Esto es lo que quiero que hagan:" -dijo el diablo"¡Distráiganlos de querer obtener esa unión con su Salvador y de querer mantener esa conexión vital durante todo el día!" "¿ Cómo haremos eso!?" gritaron sus demonios. "Manténganlos ocupados en las cosas de la vida e inventen innumerables proyectos que ocupen sus mentes" -respondió- "tiéntenlos a gastar, gastar y gastar. Llévenlos a que se encuentren con la mayor cantidad de amigos posibles durante todos los días pero teniendo cuidado de que nunca hablen realmente de lo que les pasa, en lo posible traten de que solo se dediquen a criticar a los que no se encuentran con ellos. Y cuando vuelvan a sus casas háganles creer que es necesario conectarse a Internet por lo menos 2 horas por día. Hagan que crean que sus charlas por Messenger son profundas, con esto estaremos logrando que no se produzca un verdadero encuentro entre las personas. Sin duda las miradas comprensivas o los abrazos son grandes enemigos nuestros. No dejen que pasen tiempos con sus familias. A medida que crean que sus familias son un estorbo y que sus padres no entienden nada, pronto sus hogares ya no serán un refugio para los problemas que les toca vivir y mucho menos un lugar de encuentro y descanso! Sobre estimulen sus mentes para que no puedan escuchar esa pequeña voz que habla en lo hondo del corazón a través de la cual pueden, peligrosamente, encontrarse con Jesús y con ellos mismos, con sus verdaderos deseos y búsquedas. Tiéntenlos a que escuchen sus radios o sus estéreos siempre que puedan y al mayor volumen posible. A que estén siempre prendidos en sus casas los equipos de música, la tele, la play station, la compu, y si es posible todo a la vez, mejor. Esto tendrá ocupadas sus mentes y debilitará esa unión con Cristo y con ellos mismos hasta romperlos. Bombardeen sus mentes con noticias intrascendentes las 24hs. que crean que es más importante lo que les pasa a sus ídolos que lo que de verdad les pasa a ellos mismos y a quienes quieren. Tenemos que lograr que les resulte más urgente ser "considerados" buenos amigos que serlo realmente. Inunden sus buzones con correos, correos

basuras, catálogos, y toda clase de folletos ofreciendo gratuitamente productos, servicios y falsas esperanzas. Pongan modelos bellas y delgadas en las revistas y en la T.V. para que crean que la belleza exterior es lo único que importa. Háganles creer que "uno es la ropa que se pone". Apenas logremos que no sepan quienes son ni quienes quieren ser y no les interese poner empeño para saberlo, habremos empezado a ganar la batalla. Genérenles la necesidad de hacer dieta y de ir al gimnasio sólo por la apariencia. Nada mejor que lograr que crean que la moda los define. Y si es caro, mejor, la frustración tardará poco en llegar y de paso se pelearan encarnizadamente con sus padres creyendo que no los quieren si no les compran lo que se usa, cueste lo que cueste. Fomenten el desprecio hacia los que "no son como uno". Fomenten grandes fiestas, regalos y gastos en fin de año para ocultar el verdadero significado de la Navidad. Ideal es que se olviden del verdadero sentido de la semana Santa. Hay que lograr que ni siquiera por un instante, recuerden que Dios los ama hasta dar la vida. Denles un conejo de Pascua para que no hablen sobre su resurrección y el poder sobre el pecado y la muerte. Si se dieran cuenta de este poder, sería para nosotros un golpe mortal. Aún en sus horas de esparcimiento y distracción, háganlos que sean excesivos. Que regresen de divertirse agotados. Que no sean capaces de compartir un domingo con la familia o que si lo hacen lo hagan a desgano. Traten de que vuelvan borrachos, con la sensación de haberse divertido como nunca sin pensar en lo que esa diversión les puede costar a ellos y a otros. Tenemos que lograr que busquen la diversión por sobre la felicidad. Que crean que ser feliz es igual a pasarla bien. Que nunca descubran la felicidad de poder acompañar a otros o sentirse acompañados en el dolor. Que estén demasiado ocupados o cansados como para poder salir a la naturaleza y reflexionar sobre la creación de Dios. Por el contrario, envíenlos sin parar a parques de diversiones, eventos deportivos, obras teatrales, recitales y al cine. ¡Manténgalos ocupados, ocupados, ocupados! ¡Y cuando tengan reuniones de tipo espiritual, ayúdenlos a vivirlos de una manera puramente emotiva para que al no volver a repetirse se sientan defraudados por Dios. Atesten sus vidas con tantos interesantes motivos que no tengan tiempo para buscar el amor y la compañía de Jesús. Pronto estarán trabajando con sus propias fuerzas, sacrificando su salud y su familia por el bien de la causa: que nadie nunca sea verdaderamente feliz ni quiera serlo. ¡Funcionará! ¡Funcionará!". ¡Era todo un plan! Los demonios se dispusieron animosos a sus tareas haciendo que los cristianos en todas partes se volviesen más ocupados, más superficiales y tuviesen que hacer las cosas más a prisa, yendo de aquí para allá. Teniendo poco tiempo para Dios o sus familias. Sin tiempo para hablar a otros acerca del amor de Dios manifestado en Jesús que cambia la vida."


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Reflexión: LAS BEATITUDES DEL DIABLO

Para reflexionar unos minutitos en silencio...

"¿Ha tenido éxito el diablo con su plan?"

Para ayudarte a pensar un poco... (podés escribir las respuestas del otro lado de la página)

¿ Qué es lo que más te llamó la atención del texto?

¿ Cuáles son las frases que podés relacionar con tu manera de vivir?

¿Cuales son las cosas que vos sabés que te ayudan a permanecer y a crecer en tu relación con Dios, con los demás y con vos mismo?

¿Les dedicas tiempo y corazón a esto?

¿Tiene lugar en tu vida el silencio, la soledad, la reflexión? ¿y la oración?

¿Es importante tu relación con Jesús? ¿le dedicás algún momento de tu día a relacionarte con él en la oración personal?

¿Te das cuenta de la presencia de Dios en tu vida a través de las pequeñas y grandes cosas? ¿dedicas aunque sea un pequeño tiempo a tomar conciencia de esto?

¿Te animas, dentro de lo posible, a elegir las cosas que querés hacer, como querés usar tu tiempo o frecuentemente te dejas llevar por otros sin pensar?

Como dice Santa Teresa: " Quién no hace 15 minutos de oración, no necesita demonio que lo tiente".

" El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mi, nada pueden hacer " Jn.15,5b

La celebración de los tiempos fuertes, como la Cuaresma y la Pascua, son oportunidades para recuperar, para nuestra vida cotidiana a lo largo de todo el año, aquellas cosas que nos ayudan en nuestra relación con Dios, con nosotros mismos y con los demás...y para aprovechar para reconciliarnos con Dios. No te olvides que el sacramento de la reconciliación es una linda oportunidad para volver a acercarnos a Dios y seguir creciendo en nuestra relación con él.


Cuaresma,

F26-03.

Vía Crucis Les proponemos un vía crucis pensado especialmente para trabajar con los chicos. Muchas de las estaciones que proponemos no corresponden a las clásicas, pero sí responden a la realidad de ellos y al mensaje catequístico que pueden ir incorporando en su vida de crecimiento en la fe. Pueden ir leyéndolas juntos y reflexionando en cada una para pensar de qué manera podemos acompañar al Señor. La idea es que cada estación se viva como si realmente estuvieran ustedes allí, como si fueran uno de los testigos que vieron todo lo que pasó. El coordinador tendrá que improvisar un poco para adecuar los hechos a la actualidad. La reflexión personal deberá ser traída a la actualidad para relacionarnos bien con lo que le está ocurriendo a Jesús. Recomendamos cantar canciones. También pueden llevar imágenes para ilustrar las estaciones.

I estación: Domingo de Ramos (Mt. 19, 28-40). Jesús es recibido como rey con ramas de olivo. ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Jesús, vos sos para nosotros lo más importante. II estación: Lavatorio de los pies (Juan 13, 12-17). Siempre debemos estar al servicio de los demás. «Les doy el ejemplo para que ustedes hagan lo mismo». III estación: Eucaristía (1 Corintios 11, 23- 26). Jesús se queda entre nosotros bajo la forma de pan y vino. «Hagan esto en memoria mía». IV estación: Apresan a Jesús en el huerto (Lucas 22,45-48). Los apóstoles abandonan a Jesús. Jesús es fiel a la voluntad del padre. «Que se haga tu voluntad». V estación: El juicio ante Pilatos (Juan 18, 33-37). Jesús no teme decir la verdad. Pilatos se lava las manos. «Mi realeza no es de este mundo.» VI estación: Jesús es torturado (Marcos 15, 16-20). Los hombres no creen en Jesús y se burlan de él. «Hicieron una corona de espinas y se la colocaron». VII estación: Jesús carga la cruz (Juan 19, 17). A lo largo de la vida nos pasan cosas que nos duelen, que nos «pesan», o cosas que hacemos mal, pecados que nos atan y no nos dejan ser mejores. Jesús no propone que cada uno tome todas esas cosas que le pasan y siga adelante. «Tomá tu cruz y seguime». VIII estación: Jesús cae (Mateo 11, 28-30). Muchas veces caemos, nos proponemos hacer algo y no lo cumplimos. Jesús nos enseña a no darnos por vencidos. Podemos caer, pero también podemos

levantarnos. Siempre está la esperanza de ser un poco mejor. «Vengan a mí los que están afligidos». IX estación: El Cireneo ayuda a Jesús (Marcos 15, 21- 22). Nosotros podemos ayudar a los demás a «cargar su cruz», podemos ayudar a los que tienen dificultades, a los que son cargados o despreciados. Hay veces que en vez de ayudar, hacemos más pesadas sus cruces. X estación: Las mujeres lloran por Jesús (Lucas 23, 27-31). Las mujeres no tuvieron miedo y demostraron sus sentimientos acompañando a Jesús llorando por él. «No lloren por mí, lloren por ustedes y sus hijos». XI estación: Jesús es clavado en la cruz (Lucas 23, 33- 38). Jesús es despojado de todo. No le dejan nada, hasta sus ropas son distribuidas entre los soldados. «Padre perdónalos, no saben lo que hacen». XII estación: El ladrón arrepentido (Lucas 23, 39-43). Jesús es crucificado entre dos ladrones. ¿Por qué uno descubre a Dios y el otro no? «Yo te asuguro que hoy estarás conmigo en el paraíso». XIII estación: María al pie de la cruz (Juan 19, 25-27). María es madre de todos los hombres. María acompaña a su hijo y lo entrega nuevamente a los hombres. «Mujer, aquí tienes a tu hijo». XIV estación: Jesús muere y es sepultado (Juan 19, 28- 42). Parece que todo terminó, ¿y ahora qué? «Todo se ha cumplido». XV estación: Jesús resucitó y está vivo (Juan 20, 19 - 29). Hoy, nosotros somos testigos de la resurrección y somos responsables de comunicarlo a los demás. «La paz esté con ustedes».


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F26-04.

Oración para Cuaresma

ORACIÓN DE CUARESMA Ayúdame a hacer silencio, Señor, quiero escuchar tu voz. Toma mi mano, guíame al desierto, que nos encontremos a solas, vos y yo. Necesito contemplar tu rostro, me hace falta la calidez de tu voz, caminar juntos... callar para que hables vos.

Que los demás giren a mi alrededor. Que me sirvan en lugar de servir.

Me pongo en tus manos, quiero revisar mi vida, descubrir en qué tengo que cambiar, afianzar lo que anda bien, sorprenderme con lo nuevo que me pedís.

Me tienta la falta de sensibilidad, no tener compasión, acostumbrarme a que otros sufren y tener excusas, razones, explicaciones...

Ayúdame a dejar a un lado las corridas, las preocupaciones que llenan mi cabeza, barre mis dudas e inseguridades, ayúdame a archivar mis respuestas hechas, quiero compartir mi vida y revisarla a tu lado. Ver donde "aprieta el zapato" para apurar el cambio.

Me tienta la falta de compromiso. Es más fácil pasar de largo que bajarse del caballo y hacer la del samaritano. ¡Hay tantos caídos a mi lado, Señor, y yo me hago el distraído!

Me tienta el separar la fe y la vida. Me tienta el mirar la realidad sin la mirada del Reino. Me tienta el tener tiempo para todo menos para lo importante. Y lamentarlo pero no hacer nada para cambiarlo.

Me tienta la seguridad, el "saberlas todas", tenerla "clara", no necesitarte, total tengo todas las respuestas.

Me tienta, Señor, el desaliento, lo difícil que a veces se presentan las cosas. Me tienta la desesperanza. Me tienta el dejarlo para mañana, cuando hay que empezar a cambiar hoy.

Me tienta el estar siempre activo. Hay que hacer, hacer y hacer. Y me olvido del silencio, aflojo en la oración, ¿leer la Biblia?, para cuando haya tiempo...

Me tienta creer que te escucho cuando escucho mi voz. ¡Enséñame a discernir! Dame luz para distinguir tu rostro.

Me tienta la incoherencia. Hablar mucho y hacer poco. Mostrar facha de buen cristiano, pero adentro, donde vos y yo conocemos, tener mucho para cambiar. Me tienta ser el centro del mundo.

Llévame al desierto, Señor, despójame de lo que me ata, sacude mis certezas y pon a prueba mi amor. Para empezar de nuevo, humilde, sencillo, con fuerza y Espíritu para vivir fiel a Vos.


Semana Santa, Pascua y resurrección,

Ficha nº 27

SEMANA SANTA, PASCUA Y RESURRECCIÓN

TEMA DE LA FICHA: Vivir la Semana Santa acompañando a Jesús durante su Pasión, cargando nuestras propias cruces y seguirlo. Que la Semana Santa sea un tiempo dedicado a fortalecer nuestra vida espiritual unidos a Jesús. Experimentar la alegría de la Pascua y Resurrección de nuestro Señor en Iglesia.

F27-01.

La Pasión (película) La idea es juntarse en la casa de alguno de los chicos del grupo durante el tiempo de cuaresma o el jueves o viernes de Semana Santa, para ver la película: La Pasión de Cristo de Mel Gibson. Recomendamos leer el siguiente artículo antes de verla. Muchos se quejan de que la película es violenta y muy sangrienta. También dicen que discrimina a los judíos. Esto no es así. La película es una representación de lo que pasó, y así fue según el Evangelio. Obviamente hay cosas que faltan y detalles agregados. Lo que es paradójico es que vemos películas más violentas como Kill Bill por ejemplo, y no nos molestan absolutamente nada. Pero al ver esta película nos sentimos mal. ¿Por qué pasa esto? Tal vez porque el dolor y el sufrimiento, en esta película, tiene un sentido. También porque nos vemos representados nosotros mismos ya, fuimos nosotros los que le hicimos y hacemos eso a Jesús. No fueron los judíos los que mataron a Jesús, fue toda la humanidad, y por nuestro pecado lo seguimos haciendo. No son los judíos los que están ahí representados, sino todos nosotros. Recomendamos que tengan en cuenta el siguiente texto antes de verla Al finalizar la película pueden ir analizando los personajes que aparecen y cómo nos vemos representados con cada uno de ellos: como Pedro, Pilato, el Cireneo, María, María Magdalena, la Verónica, etc. También pueden leer las partes del Evangelio pertinentes. Hacer una propuesta para vivir la Semana Santa acompañándolo a Jesús en su camino hacia el Calvario, cargar también nuestras propias cruces, y vivir la alegría de su resurrección.


10 CONCEPTOS PARA VER CON FRUTO "LA PASIÓN DE CRISTO" Por Pbro. Pablo Arce Gargollo

Un equipo de encuentra.com ha tenido la oportunidad de ver con detenimiento una premiere de la película "The Passion of the Christ", de Mel Gibson y anota, de manera breve, algunos conceptos teológicos que pueden ser de utilidad al momento de ver la cinta. 1. La profecía Al inicio de la película se presenta un texto de Isaías 53. Es parte del conocido Cántico del siervo de Yahweh que se encuentra en el libro de Isaías. Se recomienda tomar antes o después la Biblia y leer con detenimiento lo siguientes capítulos y versículos: 42,1-13; el 49, 1-9; el 50, 4-11; el 52, 13 y el 53,12. Es una profecía de todo lo que sucedió en la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Hay que señalar que se hace referencia al Justo, al que no tiene pecado, que derrama su Sangre por todos nosotros pecadores. 2. ¿Violenta? Sin tener en cuenta lo anterior, alguien podrá pensar que aparece mucha sangre. La verdad de las cosas es que aparece mucha menos de lo que en realidad sucedió. Algún médico nos ha hecho notar que en la película no aparece la carne desgarrada, y los huesos expuestos, efectos de algunos de los flagelos. Además, no hay que quedarse solamente en el dolor físico. Hay que considerar también el tremendo dolor del alma de Jesucristo, sabedor del desprecio de su sacrificio de muchos hombres en ese momento y después. Es, sin duda, un dolor más doloroso y profundo que todas las heridas del cuerpo. 3. El dolor y el pecado El aspecto doliente de Cristo en la película es un reflejo de lo horrible que es el pecado. Nuestros pecados personales, los míos, son la causa de la pasión de Nuestro Señor. Al ver la película uno no puede quedar ajeno a ese sufrimiento y ha de reconocer que también nosotros herimos a Cristo. No se puede seguir a Cristo si no se ama y acepta la cruz. Vale la pena fijarse la manera en que Cristo abraza y besa la cruz. Así hemos de actuar nosotros.

4. El papel del demonio A lo largo de la película aparece el demonio, intentando averiguar si Jesús de Nazareth es el Hijo de Dios y tentándolo para que no siga adelante en su acción redentora. El diablo existe y nos tienta. Aparece envuelto en una figura andrógina: cara de mujer y voz de hombre. Nos tienta con algo que aparece primeramente como bello, pero el fruto del pecado, representado en un momento como hijo suyo, tiene una cara espantosa. Es representado también a través de unos niños que logran desesperar a Judas. La manera más tremenda de tentar que tiene el demonio es quitando la esperanza. 5. La Eucaristía La película bien podría llamarse también "La Santa Misa". Toda la cinta hace referencia a la eucaristía. Vale la pena ver la cinta teniendo en cuenta que la Santa Misa, cada Misa, es el mismo sacrificio de la Cruz. Hay escenas muy logradas que unen lo sucedido en la Última Cena con el sacrificio del Calvario. Será lógico que nuestra participación o celebración de la Santa Misa sea más atenta, digna y devota. 6. La imagen de la Virgen La presencia de María Santísima es clave importante en la película. Aparece muy serena y con una mirada maternal. Sólo se puede entender la Pasión con los ojos de María. Luego, habrá que sacar consecuencias para la propia vida. Siguiendo a María hay que disponernos a morir con Cristo; perdonar a todos; guardar la paz del corazón y animarnos a acudir más confiadamente a su intercesión. 7. Un personaje más Hay muchos personajes que aparecen junto a Cristo. Cada uno de ellos tiene un comportamiento. Quien vea la película tratando de identificarse con alguno, podrá descubrir su actitud frente a Nuestro Señor y quizá se sorprenda y decida cambiar su tenor de vida. Intentar actuar como Nicodemo es un buen propósito.


Semana Santa, Pascua y resurrección,

8. Gente como uno Habrá que detenerse también en la manera de actuar de los apóstoles. Llama la atención lo bien que está representado la actitud miedosa y pasiva ante el prendimiento y la Pasión de Cristo. Actúan como si no fueran discípulos y amigos de Jesús. Hemos de considerar que a pesar de ser débiles y tener muchos defectos, son los elegidos por Cristo como columnas de la Iglesia. Nos anima. Independientemente de las miserias humanas, creemos no por los apóstoles, ni por los sacerdotes, los obispos o el mismo Papa. Creemos por Jesucristo Nuestro Señor. 9. Fuente de gracia Algunos quedarán sorprendidos al ver el efecto que aparece en la cinta luego de la lanzada sobre el pecho de Nuestro Señor. Los expertos nos han asegurado que la retención de agua a lo largo de las horas de la pasión produce ese chorro que pudiera parecer exagerado. Tiene además, una significación precisa. Del corazón de Jesús mana, como fuente, la

Gracia, la Iglesia, los sacramentos. Medios que hemos de buscar para alcanzar la santidad. Una santidad que está en la vida ordinaria, en el trabajo bien hecho. Puede observarse la perfección del trabajo de Jesús en alguna escena y la alegría y el buen humor que se siguen de hacer las cosas como deben ser. 10. Amar la Cruz Quien logre ver la película intentando "meterse" como un personaje más, haciendo su oración personal y dejando que el corazón reaccione, logrará mucho fruto: seguramente concretará un cambio en sus actitudes; se decidirá a amar la cruz de cada día con una sonrisa; tendrá verdadero horror al pecado, incluso el venial; buscará la protección maternal de María Santísima contra las insidias del demonio y saldrá del cine lleno de alegría pues Cristo Nuestro Señor ha resucitado y vive entre nosotros esperando que cada uno sea un testigo coherente de su Vida y Mensaje www.encuentra.com


F27-02.

Oración: Demos el paso

DEMOS EL PASO La Pascua está cerca, llega la hora, es tiempo de decisiones y de convicciones firmes. Jesús invita, llama a seguirlo, convoca al encuentro, abre el camino a la vida nueva, que pasa por la cruz y nos conduce al Reino. Jesús, maestro, amigo, compañero, te seguimos: ¡Ayúdanos a dar el paso! Como Pedro, Andrés, Juan y Santiago. Que no dudemos y seamos capaces de dejarlo todo para ponernos en camino tras tus huellas, en seguimiento activo, ofreciendo la vida, dando lo mejor de nosotros para que otros puedan vivir mejor y llegue el Reino. ¡Ayúdanos a dar el paso! Como María, la madre, nuestra madre. Que aprendamos a decir con ella "Aquí estoy Señor que se haga en mi, tu voluntad". Que no seamos mezquinos, que entreguemos la vida entera y la ofrezcamos para encarnar a Jesús en la historia y la realidad de nuestros días. ¡Ayúdanos a dar el paso! Como Zaqueo, que no dudó y cambió su vida cuando tú le saliste al encuentro. Que aprendamos a compartir nuestros bienes, don de Dios para provecho compartido y no para egoísta acumulación que mata y aleja del Reino. Que aprendamos a revisar nuestra vida, a reconocer nuestros errores, a comprometernos en la conversión permanente, a demostrarlo con gestos y hechos cotidianos. ¡Ayúdanos a dar el paso!

Como la viuda en el Templo, sencilla, humilde, que supo dar de corazón lo que poco que tenía. ¡Ayúdanos a dar el paso! Como las mujeres que acompañaban a Jesús. Fieles, cerca de la cruz, cuando los demás habían huído y Jesús moría solo y abandonado. Que nos mantegamos fuertes en la fe, firmes en la esperanza, activos en el amor concreto. Que no reneguemos de nuestras convicciones en los momentos difíciles. Que aprendamos el camino de la cruz para ser fieles a los planes de Dios. ¡Ayúdanos a dar el paso! Como los discípulos de Emaús. Que aprendamos a reconocerte, cuando caminas a nuestro lado, explicándonos las cosas que suceden desde la mirada de Dios, ayudándonos a discernir y encontrar cómo vivir mejor el evangelio en nuestros días. Que sepamos dar la vuelta en el camino, si es necesario, para anunciar tu presencia viva a los demás. Que cambiemos nuestros planes y proyectos si Dios irrumpe en nuestra vida con propuestas y horizontes nuevos. ¡Ayúdanos a dar el paso, Señor! Ayúdanos a vivir la Pascua Muéstranos qué cosas de nuestra persona, de nuestra mentalidad, de nuestra manera de vivir, deben morir para cambiar y ser nuevas. Que demos el paso liberador, comprometido, de vivir anunciando tu Resurrección con la práctica de una vida nueva, guiada por la justicia y la solidaridad cotidianas.

Marcelo A. Murúa – BuenasNuevas


Adviento y Navidad,

Ficha nยบ 28

ADVIENTO Y NAVIDAD

TEMA DE LA FICHA:

F28-01.

Juego de los nombres


FICHAS

Cuarta Sección Esta cuarta sección contiene las siguientes fichas: -

Ficha 29 – La oración. Ficha 30 – Adoración al Santísimo. Ficha 31 – La Virgen María. Ficha 32 – Santidad. Ficha 33 – La Biblia. Ficha 34 – Vocación y profesión. Ficha 35 – Apostolado. Ficha 36 – La Verdad. Ficha 37 – Diálogo con otras religiones, sectas, New Age. Ficha 38 – La Vida. Ficha 39 – Liderazgo cristiano. Ficha 40 – La amistad. Ficha 41 – Coherencia entre fe y vida.

Esta sección contiene temas variados. Están destinados a hacer más profunda nuestra fe y poder llevarla a nuestras vidas de todos los días. Acá tratamos algunas cuestiones complicadas en nuestras vidas como cristianos. ¿Cómo hacer para vivir nuestra fe en todos los momentos de nuestras vidas? ¿Cómo vamos a llevar a Jesús a los demás? ¿Cómo vamos a defender la verdad frente a los ataques de la sociedad? ¿Es posible ser un líder con valores? ¿Cómo debe ser nuestra relación con los no católicos? Etc. Puede parecer que esta sección peca por defecto, pero hay varios temas desarrollados en secciones anteriores y nos remitimos a aquellas fichas. En el programa de la preparación para la Confirmación, que hemos separado en tres etapas o momentos, estas fichas son muy útiles para la tercera y última etapa antes de la Confirmación. La primera etapa se trataba de fundar los cimientos de nuestras vidas en base a la búsqueda y la elección; en la segunda etapa empezamos a construir nuestras vidas sobre algo sólido: Jesús; en la tercera etapa abrimos las puertas de lo que construimos para llevarlo a nuestras vidas de todos los días y poder, una vez que se confirmen, vivir realmente al fe en cada momento y en cada lugar. En esta sección nos preguntamos: ¿qué pasa después de la Confirmación? ¿qué pasa después del grupo en mi vida cotidiana? Obviamente todas las etapas se entremezclan y la primera tiene mucho de la tercera, y la segunda de ambas. Pero acá ponemos el énfasis en la coherencia entre fe y vida y la importancia y significado de elegir a Jesús para el resto de nuestras vidas.


La Oración,

Ficha nº 29

LA ORACIÓN

TEMA DE LA FICHA:

F29-01.

Cómo hacer la oración en grupo más profunda


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

ORACION DEL COORDINADOR Señor Jesús: Acá me tenés para servirte y colocar a tus pies el trabajo que estoy haciendo. Me escogiste para ser coordinador, anunciador de tu Mensaje a los hermanos. Me siento muy pequeño e ignorante, soy a menudo inconstante, Pero sé que me necesitás. Gracias por confiar en mí, pequeño servidor tuyo. Estoy cerca de cumplir esta linda tarea, Con sencillez y modestia, amor y fe. Quiero ser instrumento tuyo. Para despertar en muchos hermanos: cariño por tu persona, confianza en tus promesas; Te pido que pongas tus palabras en mis labios, y hacé que, en comunión con mis hermanos, pueda colaborar en extender tu Reino. María, que seguiste siempre con fidelidad, las huellas de tu Hijo, guianos por este mismo camino. Amén. ORACIÓN DEL ABANDONO EN DIOS Padre, me pongo en tus manos. Haz de mí lo que quieras. Sea lo que fuere, por ello te doy las gracia. Estoy dispuesto a todo. Lo acepto todo con tal de que se cumpla tu voluntad en mí y en todas las criaturas. No deseo nada más, Padre. Te encomiendo mi alma, te la entrego con todo el amor de que soy capaz, porque te amo y necesito darme, ponerme en tus manos sin medida, con infinita confianza, porque tú eres mi Padre. (Charles De Foucauld) Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea porque todo un Dios se recreaen tan graciosa belleza a ti celestial princesaVirgen sagrada María yo te ofrezco en este día alma vida y corazón mírame con compasión no me dejes madre mía. Amén


La Oración,

Nada te turbe Nada te turbe nada te espante todo se pasa Dios no se muda La paciencia todo lo alcanza Quien a Dios tiene Nada le falta Solo Dios Basta Santa Teresa de Ávila (S.XVI) Espíritu Santo, inspíranos, para que pensemos santamente. Espíritu Santo, incítanos, para que obremos santamente. Espíritu Santo, atráenos, para que amemos las cosas santas. Espíritu Santo, fortalécenos, para que defendamos las cosas santas. Espíritu Santo, ayúdanos, para que no perdamos nunca las cosas santas. San Agustín (S. IV) Oración simple Señor has de mí un instrumento de tu paz, donde haya odio, ponga yo amor; donde haya ofensa, ponga yo perdón; donde haya discordia, ponga yo unión; donde haya error, ponga yo verdad; donde haya duda, ponga yo la fe; donde haya angustia, ponga yo esperanza; donde haya tinieblas, ponga yo la luz; donde haya tristeza, ponga yo la alegría. Que no me empeñe tanto en ser consolado, como en consolar en ser comprendido, como en comprender, en ser amado, como en amar. Porque dando se recibe, olvidándose de sí es como uno se encuentra perdonando se es perdonado muriendo se resucita a la Vida. San Francisco de Asís. (S. XI) Salmo 116 Amo al Señor porque el escucha el clamor de mí suplica porque inclina su oído hacia mí cuando yo lo invoco. Los lazos de la muerte me envolvieron me alcanzaron las redes del abismo caí en la angustia y la tristeza entonces invoque al Señor ¡sálvame! El Señor es justo y bondadoso nuestro Dios es compasivo el Señor protege a los sencillos yo estaba en la miseria y me salvó. Alma mía recobra la calma porque el Señor ha sido bueno contigo. Él libró mi vida de la muerte mis ojos de las lagrimas y mis pies de la caída. Yo caminaré en la presencia del Señor en la tierra de los vivientes.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Mi pequeñez Tu que mi pequeñez miras piadoso y no desdeñas descender a mí entra en mi corazón ¡Rey del sagrario! ya lo ves palpitar... solo por ti. Y luego nada mas seré dichosa si me dejas, mi Bien, morir de amor... Mira ¡oh Jesús! El grito de mi alma ¡Reina en mi corazón! Pues mi gran pequeñez Tú no desdeñas ya que no temes descender a mí aprenda el amor que Tú me enseñas reciba yo esa gran virtud de Ti. Mi pecho lleno de candor divino ¡Oh sacramento! clamará favor puesto que eres mi vida y mi destino ¡Guarda mi amor! Santa Teresita (S.XIX)

ORACIÓN DE LOS CATEQUISTAS Señor Hace quizá ya mucho tiempo Que nos llamaste a cada uno De maneras diferentes en distintos momentos En diferentes lugares pero hoy... Nos llamaste aquí... Y estamos reunidos. Nos llamas a buscar tu verdad A encontrar con ella, a difundirla Y a defenderla. Nos llamas a vivir la alegría, A compartirla y a hacerla crecer. Nos llamas a construir en la justicia. Nos llamas a sembrar la paz. Nos llamas a convertirnos al amor, A vivir en comunidad. Desde nuestra pobreza te ofrecemos: Nuestras manos para que sean las tuyas; Nuestros pies para que caminen tus caminos; Nuestros corazones para que los inundes Con tu amor que nos impulsa A vivir en comunidad.


La Oraci贸n,


Adoración al Santísimo,

Ficha nº 30

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO

TEMA DE LA FICHA:

F30-01.

Adoración al Santísimo

Ver Bol. Parroquial sept. 2004


La Virgen María,

Ficha nº 31

LA VIRGEN MARÍA

TEMA DE LA FICHA: Reconocer a María como Madre de Dios y madre nuestra, intercesora, y modelo de santidad y entrega completa a Dios.

F31-01.

Rosario Iluminado Materiales: 1 buena vela; 59 velitas; 59 cuadraditos de cartulina de 10x10cm.; una figura de la Virgen; una cruz medianamente grande; una rosa; los misterios del día; cancioneros; guitarras. Duración: 40 minutos Se arma un gigante rosario con velas en la que cada velita representa una cuenta. Se simula un rosario normal. Debajo de cada vela se pone un papelito de cartulina, es preferible que sean de distintos colores para distinguir las veces que hay que rezar el Ave María, de los Glorias. En el medio se pone la imagen de la Virgen con una rosa y la vela más grande. Esta vela empieza prendida. Iremos rezando el Rosario. Uno por uno pasará a prender la vela y rezará lo que corresponda, la primera parte y luego todos respondemos con la segunda parte. El guía irá rezando el Padre Nuestro y los misterios y otras oraciones del Rosario, lo irá guiando. Entre cada decena se puede cantar canciones. Se puede rezar cada cuenta pidiendo por una intención en particular, como por ejemplo por cada integrante del grupo. Una vez finalizado nos podemos quedar cantando canciones a Maria.

F31-02.

¿Cómo se reza el Santo Rosario? Esta es una breve guía para rezar el Santo Rosario. Por cuestiones de espacio no hemos desarrollado cada uno de los misterios. “Rezad el Rosario todos los días, para alcanzar la paz en el mundo” (Virgen de Fátima – 1917)

La palabra Rosario significa "Corona de Rosas" y, por eso, cuando rezamos los distintos misterios del Santo Rosario, le estamos ofreciendo a nuestra Madre, la Virgen María, una Corona de Rosas. El Rosario es una oración Mariana, Bíblica y Eucarística dirigida a la Santísima Trinidad. Es un arma poderosísima para la defensa de la familia. Es “consuelo y sedante para el enfermo”. Es la oración de los jóvenes. “Ha sido y es el recurso de la Iglesia Católica para desbaratar Herejías, persecuciones y crisis”. Todos podemos y debemos rezar diariamente el Santo Rosario: el rezo del Rosario nos acerca a Dios. El Rosario nos relata la vida de Nuestro Señor Jesucristo y de su Madre la Santísima Virgen María.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

“Con él, los cristianos aprenden de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor. Mediante el Rosario, el creyente obtiene abundantes gracias, como recibiéndolas de las mismas manos de la Madre del Redentor. No he dejado pasar ocasión de exhortar a todos a rezar con frecuencia el Rosario" Juan Pablo II

1. Hacemos la señal de la Cruz 2. Nos ponemos en presencia de Dios y pedimos humildemente perdón al Señor por nuestras faltas. Podemos rezar el Pésame (Acto de Contrición) 3. Decimos: “en el primer misterio recordamos…” (nombrar el misterio que corresponde al día - Ver los misterios en la página siguiente). 4. Rezamos 1 Padre Nuestro 5. Rezamos 10 Ave Marías 6. Rezamos 1 Gloria 7. Terminamos la década con la Oración de Fátima 8. Repetir pasos 3 al 7 para los siguientes cuatro misterios del Rosario que correspondan de acuerdo al día. 9. Al terminar los 5 misterios se reza: a. 1 Padre Nuestro b. 3 Ave Marías (pidiendo por las intenciones del Papa) o el Ángelus c. 1 Gloria al Padre. 10. Finalizar con la Señal de la Cruz: “en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén”.

1 Padre Nuestro

3º 2º

10 Ave María

1 Gloria 1er Misterio

5º 1 Padre Nuestro 3 Ave María (por las intenciones del Papa) Se puede rezar el Ángelus 1 Gloria


La Virgen María,

MISTERIOS GOZOSOS (lunes y sábado)

MISTERIOS GLORIOSOS (miércoles y domingo)

1. La Anunciación del Angel a la Virgen María y la encarnación del Hijo de Dios. 2. La Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel. 3. El Nacimiento del Hijo de Dios. 4. La presentación del Niño Jesús en el Templo. 5. La Pérdida del Niño Jesús y su hallazgo en el templo.

1. La Resurrección del Señor. 2. La Ascensión del Señor. 3. La Venida del Espíritu Santo sobre María Santísima y sobre los Apóstoles. 4. La Asunción de Nuestra Señora a los Cielos. 5. La Coronación de la Santísima Virgen.

MISTERIOS DOLOROSOS (martes y viernes)

MISTERIOS LUMINOSOS (jueves)

1. La Oración de Nuestro Señor en el Huerto de los Olivos. 2. La Flagelación del Señor. 3. La Coronación de espinas. 4. El Camino del Monte Calvario. 5. La Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor.

1. El Bautismo de Jesús en el Jordán. 2. La autorevelación de Jesús en las bodas de Caná. 3. El anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión. 4. La Transfiguración. 5. La institución de la Eucaristía.

Oraciones especiales del Rosario

Señal de la Cruz Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor Dios Nuestro. En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Oración de Fátima Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo y socorre especialmente las más necesitadas de tu misericordia. Amén.

Pésame (Acto de contrición) Pésame Dios mío y me arrepiento de todo corazón de haberte ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí; pero mucho más me pesa porque pecando ofendí un Dios tan bueno y tan grande como vos; antes querría haber muerto que haberle ofendido, y propongo firmemente ayudado por tu divina gracia, no pecar mas y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén.

Ángelus El ángel del Señor anunció a María y concibió del Espíritu Santo. Dios te salve, María... María dijo: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Dios te salve, María... El Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Dios te salve, María... Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F31-03.

Charla de María

CHARLA DE MARÍA Por: Mariano A. Sapag Hasta ahora, en las reuniones del grupo, venimos rezando todos los encuentros alguna oración a la Virgen María, generalmente rezamos el Ave María. ¿Y por qué le pedimos a María? ¿quién era realmente María? Una primera respuesta sería, María es la madre de Jesús. Pero la verdad es que nos cuesta ver quien realmente fue María, y quien realmente es. Hasta ahora, en los grupos, por lo menos en el nuestro, no hablamos acerca de María… reservamos ese encuentro para el día de hoy, en el que vamos a aprender de María. Para conocer quién era María, es importante que vayamos al Evangelio y veamos cómo fue su vida. María no aparece mucho en el Evangelio, de hecho aparece muy pocas veces, pero esas veces que aparece son importantísimas, y cada una nos deja algo. ¿Qué momentos de la vida de María se acuerdan? 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 1.

La Anunciación del Ángel Gabriel. (Lc. 1, 26-38) La Visitación de María a su prima Isabel. (Lc. 1, 39-45) El nacimiento de Jesús. (Lc. 2, 1-19) La Profecía de Simeón. (Lc. 2, 33-35) La pérdida y hallazgo del niño Jesús en el Templo. (Lc. 2, 41-52) Las bodas de Caná. (Jn. 2, 1-12) María durante la Pasión de Jesús y al pie de la Cruz. (Jn. 19, 25-27)

La Anunciación del Ángel Gabriel:

Antes de que naciera Jesús, María vivía en una ciudad de la región de Galilea llamada Nazareth. Sus padre murieron cuando tenía tan solo 14 años. Al poco tiempo fue obligada a casarse con un joven llamado José, pese a su voto de virginidad. Todavía no había empezado su vida con José, y a María se le aparece un Ángel, llamado Gabriel. Leamos el pasaje del Evangelio, porque es muy lindo: “En el sexto mes, el Angel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazareth, a una virgen que estaba comprometida con un hombre perteneciente a la familia de David, llamado José. En nombre de la virgen era María. El Ángel entró en su casa y la saludó, diciendo: “¡Alégrate!, llena eres de gracia, el Señor está contigo”. Al oír estas palabras, ella quedó desconcertada… Fíjense que María se asusta cuando se le aparece el Ángel. Imagínense ustedes si se les aparece un ángel. Yo salgo corriendo. Bueno, María se asusta cuando lo ve, y por eso después el Ángel le dice: “no temas María”. Y ahí el Ángel le pregunta si quiere ser la Madre del Hijo de Dios, la madre de Jesús. Y María le pregunta: cómo puede ser si no tengo relaciones con ningún hombre? María no es estúpida, le pregunta al Ángel porque no entiende cómo puede ser que ella va a tener un hijo. Pero para Dios todo es posible, y el Espíritu Santo descenderá sobre ella. María no lo duda y le dice: “Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en, mí lo que has dicho”. María acepta esta misión, y miren QUÉ misión. Una misión de por vida, y una misión de criar y cuidar a Jesús, el Hijo de Dios. Y María simplemente acepta, dice sí, y es un sí totalmente incondicional. Piensen cuánto nos cuesta a nosotros decirle que sí a Dios, y tal vez para misiones tan pequeñas como son ir a Misa los domingos, confesarnos, ir al grupo, etc. O decimos sí, pero ponemos alguna condición. Cuando les cuesten estas cosas, piensen en el sí que le dijo María a Dios. Para esta misión, María fue concebida sin el pecado original, no tenía una inclinación al pecado. María no pecó. Pero María sí era libre, y era libre de decirle que no a Dios. Ella podría haber dicho “no”, porque Dios no le impuso nada, respetó su libertad. Y María dijo sí, y dijo “soy la Esclava del Señor”. Nosotros somos tan esclavos de tantas cosas, somos esclavos del pecado, y de muchas cosas mundanas. María era esclava de Dios, porque ella le decía que sí, y eso la hacía feliz. Así, María concibió a Jesús, por obra del Espíritu Santo, y siendo Virgen. 2.

La Visitación de María a su prima Isabel.

El Ángel Gabriel le dijo a María que su prima Isabel, que estaba por tener un hijo, necesitaba su ayuda. María sale cuanto antes a visitar a su prima Isabel que vivía en un pueblo muy lejos de donde vivía María. Era un viaje de cuatro días masomenos, en burro. Imagínense que María, recién en sus primeros días de embarazo, días en los que una mujer padece de mareos, náuseas, vómitos, etc., en esos días, con una fuerza increíble, María, sola, teniendo alrededor de 15 años, sale en un viaje de 4 días a visitar a Isabel. Cuando se encuentra con su prima, ahí mismo Isabel le dice a María: “Tú eres bendita entre las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre”. Isabel supo en ese momento qué le anunció el Señor. A todo esto, nos preguntamos, ¿qué pasaba con José, su esposo? José sabe del embarazo de María y la abandona en secreto. ¿Por qué la abandona? Porque imagínense que José sabía que no era el padre de la criatura que llevaba adentro. Queda un poco shockeado a todo esto. Y a las mujeres, en esa época, si se descubría que eran adúlteras (que habían estado con otro hombre), se las apedreaba. José la abandona en secreto para que a María no la apedreen. Le dijo, “mirá, yo me voy, pero no voy a decir nada”. Entonces a José se le aparece un Ángel en un sueño que le dice: “José, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo” y le dice, que el hijo será Jesús, y salvará al Pueblo de sus pecados. Cuando despertó José hizo lo que le dijo el Ángel, fue a buscarla a María para acompañarla en su misión. José entendió ahí cual era su propia misión, que era cuidar de María. 3.

El nacimiento de Jesús.

Justo cuando estaba por nacer Jesús, el emperador romano César Augusto manda hacer un censo de todo el imperio. Para eso María y José tenían que ir a Belén a inscribirse, que era la ciudad donde vivió la familia de José. En Belén, no tenían lugar donde ir, no había alojamiento, entonces se tuvieron que acomodar en un pesebre. ¿Alguien sabe qué es un pesebre? Porque cuando nos imaginamos un pesebre pensamos seguramente en una cabaña, con algunos animales, una chimenea y un fueguito. Lo cierto es que un pesebre, es el


La Virgen María,

lugar más pobre de una persona se puede acomodar. Un pesebre es una cueva, donde se albergan los animales para protegerse del frío. Ahí es donde tuvieron que quedarse. Y ahí nació Jesús. Dice el Evangelio que María lo envolvió en pañales y lo acostó. Así, María lo cuidó a Jesús, lo crió lo educó, le dio de comer. Hizo todo lo que una madre hace por un hijo. 4.

La profecía de Simeón.

Simeón, un hombre justo, le dice a María: “Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos”. María, ya sabe, desde que Jesús era chiquito, que iba a sufrir mucho por su hijo y que su misión implicaba mucho dolor. 5.

La pérdida de Jesús en el templo.

Esta parte del Evangelio es muy linda. ¿Qué pasó? Todos los años María, José y Jesús hacían un viaje en caravana con mucha gente desde Nazareth, donde vivían, hasta Jerusalén, para festejar la Pascua. La Pascua era una fiesta muy importante ya antes de la muerte y resurrección de Jesús. Con Jesús, para los cristianos, la Pascua tiene otro sentido. Pero en esa época, en la Pascua también se festejaba, y se reunían muchísimas personas de todos lados. Resulta que cuando terminan las fiestas y encaminan la vuelta a Jerusalén, María no lo puede encontrar a Jesús. Imáginense a María, habiendo perdido a Jesús. Nunca se perdieron ustedes en Unicenter o en algún lugar, ustedes no se dan una idea de lo preocupadas que estaban sus viejas. En serio, lo peor que le puede pasar a una madre es perder a su hijo. Bueno, María había perdido nada más y nada menos que a JESÚS!. Yo me la imagino totalmente desesperada. Y me imagino a José tratando de calmarla. Al principio pensaron que podía estar en algún lugar de la caravana entonces siguieron caminando un día más, un día entero, sin Jesús. Pero como todavía no lo podían encontrar, y ya iban dos días enteros sin poder encontrarlo, pegaron media vuelta y se volvieron a Jerusalén. Al tercer día, lo encontraron a Jesús en el templo, hablando con los doctores de la Ley, todos se asombraron de Jesús por su inteligencia y sus respuestas. Pero fíjense cómo reacciona María cuando lo encuentra a Jesús, le dice: “Hijo mío, ¿por qué nos has hecho esto? Piensa en tu padre y yo te buscábamos angustiados”. Típico de una madre. Pero Jesús le dijo: “¿Por qué me buscaban? ¿no sabían que yo debo ocuparme de los asuntos de mi Padre?”. Epa, miren lo que contesta Jesús. Jesús le aclara a su madre, “sí, vos sos mi mamá, pero yo también tengo mi misión, que es encargarme de los asuntos de Dios”. En el Evangelio se dice que María, conservaba todas estas cosas en su corazón. 6.

Las bodas de Caná.

Me parece que ya todos sabemos qué es lo que pasó en las bodas de Caná, ¿se acuerdan? Faltaba vino en unas bodas y Jesús convierte el agua en vino. Es el primer milagro que hace Jesús, cuando todavía no había empezado su vida pública. Esto es lo que todos sabemos, pero muchas veces se nos pasa algo muy importante, a María. María es la que le pide a Jesús el vino, y Jesús le dice: “mujer, que tenemos que ver nosotros? Mi hora no ha llegado todavía”. Jesús le dice a su mamá: “pará, ¿que querés qué haga yo?”. Pero María, ahí nomás, le dice a los sirvientes: “hagan todo lo que él les diga”. Y ahí Jesús hace el milagro. ¿Se dan cuenta? María, le dio una orden a Jesús!! Sí, le dio una orden, como típica mamá, le dijo, no me importa, lo vas a hacer igual, y María sabía que Jesús iba a obedecer. Es decir, no estaba en el plan divino que Jesús atendiera las necesidades de esa boda, pero lo hizo igual a pedido de María. Chicos, María es la mamá de Jesús, no se olviden. Y María es la debilidad de Jesús. Jesús obedece a María, y hace cualquier cosa por ella. Jesús la mira como a su mamá porque simplemente es su mamá. 7.

María durante la Pasión de Jesús y al pie de la Cruz.

Y ahora viene la parte más dolorosa de la vida de María y es tener que soportar que a Jesús lo torturen, lo claven en la cruz y lo maten. Los apóstoles, salvo Juan, lo abandonaron a Jesús en este momento, pero María estuvo siguió a Jesús en toda su Pasión. Piensen lo difícil que puede ser para una madre perder a un hijo. Cualquier madre les diría lo mismo, que lo peor que les puede pasar es perder a sus hijos. Y María, no sólo perdió a su hijo, que crió, cuidó, amó, etc., lo vio morir, y lo vio ser torturado. Imagínense el dolor de María. Encima ella sabía que no podía interferir, no podía hacer nada, una impotencia debe haber sentido. Sufrió a más no poder. Una vez crucificado Jesús, cerca de morir, estaban el apóstol Juan y María, Jesús le dice a su Madre: “Mujer, aquí tienes a tu hijo” y después le dijo a su discípulo: “Aquí tienes a tu madre”. Este momento es muy importante. Jesús nos dice a todos nosotros, que María es nuestra Madre. Todos los cristianos, representados en San Juan somos hijos de María. María abraza a todos como madre, nos cuida a todos como madre, nos guía y enseña como madre. Por eso es importante aprender de María, porque María también es madre nuestra y nos ama como nuestra mamá, ya seamos altos, petizos, gordos, flacos, rubios, morochos y con todos nuestros defectos y nuestras debilidades. María tiene un amor inmenso hacia nosotros y va a estar siempre con nosotros. Desde aquel momento Juan recibió a María en su casa. Esta es una invitación para que todos hagamos lo mismo. Tenemos que recibir a María en nuestras casas y en nuestras vidas. María quiere que la invoquemos, que la invitemos, que nos acerquemos a ella con confianza, y que le pidamos que se nos manifieste como nuestra Madre. Tenemos que pedirle ayuda a María, acercarnos a ella, plantearle nuestros problemas, nuestras debilidades, y ella nos va a escuchar y nos va a ayudar.

Algunas ideas importantes sobre María para tener en cuenta:

1.

María guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón.

Muchas veces, cuando se la menciona a María, se dice que ella guardaba todas aquellas cosas que no entendía y sus sufrimientos en su corazón. Es re lindo esto. Ella tenía una fe inmensa, más grande que la que todos nosotros podamos tener. Seguramente María guardaba sus dolores y las cosas que no entendía en su corazón para ofrecérselas a Dios, confiando en Él. Nosotros también podemos hacer esto. Miren cuanto sufrió María, miren la misión que ella tenía, y ella nunca perdió la fe. Nosotros también sufrimos, y también vamos a tener momentos de duda, y no vamos a entender muchas cosas, pero nosotros también podríamos guardarnos estas cosas en nuestros corazones para ofrecérselas a Dios, confiando en Él y sabiendo que todo va a estar bien. 2.

Humildad de María y el Sí de María.

María era una persona muy humilde. Por empezar era pobre. A ella Dios le pide una misión importantísima, traer al Salvador al mundo. Y ella dice simplemente: ”Yo soy la servidora del Señor, hágase en mi lo que has dicho” (Lc. 1, 38). María supo reconocerse un instrumento del Señor aun cuando iba a ser la madre de Dios. A María se le anunciaba esta misión importantísima y sin embargo no se ensalzó ni se engrandeció sino que supo aceptarlo con sencillez y humildad. Ese SI de María fue también un signo de total entrega a la voluntad de Dios, ella no dudo ni cuestionó lo que Dios le pedía sino que lo aceptó aun sin saber lo que


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

esto implicaba. María dio un sí totalmente incondicional, y totalmente humilde. Piensen cuánto nos cuesta a nosotros decirle sí a Dios, inclusive para las cosas más chicas. La humildad no implica simplemente mantener la cabeza gacha y no engrandecerse sino más bien implica anteponer siempre la voluntad de mi prójimo, y por sobre todo la de Dios, a la mía. María supo comprender más que nadie, que estamos en este mundo para servir y no para ser servidos. 3.

La virginidad, la pureza y la santidad de María.

María tiene muchas cosas para enseñarnos. Ella es un ejemplo. Es modelo de pureza y de santidad. A nosotros nos cuesta mucho no pecar, nos cuesta llevarnos bien con nuestra familia, nos cuesta ser puros, nos cuesta ser puros también en lo sexual. Hay tantas distracciones hoy en día, que nos quedamos enganchados con cualquier cosa, y nos cuesta mirar al Cielo. María sabe de todas estas cosas, ella más que nadie nos puede ayudar a solucionarlas. Mirándola a María podemos aprender a ser más puros. Si nos cuesta seguir con nuestros ideales, si nos cuesta llegar vírgenes al matrimonio, miremos a María y aprendamos de ella. Ella es ejemplo de madre, ejemplo de pureza y ejemplo de santidad. María nos va a ayudar, y para eso hay que dejar que ella nos ayude. 4.

María como Madre y como nuestra Madre.

Esto ya lo hablamos, pero es bueno dejarlo bien en claro. María es nuestra mamá, y quiere que la veamos como mamá. María nos conoce, y sabe cómo ayudarnos. Ella nos pide que nos acerquemos a ella por medio de la oración, y que la tengamos presente en nuestras vidas. Ella nos va a ayudar con todos nuestros problemas, nos va a ayudar cuando no entendamos, nos va a ayudar a decirle sí a Dios, nos va a ayudar cuando nos cueste verlo, nos va a ayudar a ser puros, nos va a ayudar cuando estemos sufriendo, cuando tengamos mucho dolor. Ella nos va a cuidar. 5.

Jesús es el camino, y María es el atajo.

María es la debilidad de Jesús. Como en las bodas de Caná que María le pidió vino y Jesús obedeció, María también reza por nosotros, y le pide a Jesús por nosotros. Jesús es el camino hacia la felicidad y hacia Dios, y María es el atajo. Por María, nos va a costar todo mucho menos, porque María realmente nos ayuda, nos cuida y nos guía y reza por nosotros.

Para terminar les voy a contar un par de cuentos. Una se trata de un santo, San Juan María Vianney, también conocido como el Santo Cura de Ars. Este hombre tenía un don, podía ver los pecados. Se hizo muy famoso por sus confesiones, es una época iban 300 peregrinos por día a confesarse. Se pasaba casi 16 horas por día confesando. Resulta que una vez, el Cura de Ars, estaba confesando, y decide hacer un recreo para ir a almorzar. Como siempre, había una larga cola de gente esperando para poder confesarse. Cuando sale del confesionario se acerca a la cola de gente, y mira a una mujer y le dice: “con vos quiero hablar primero cuando vuelva de almorzar”. Era una mujer muy creyente y que rezaba mucho y le pedía mucho a la Virgen. La mujer entró a confesarse, ella estaba muy preocupada por su marido. Resulta que el marido se había suicidado, se había lanzado con una roca desde un puente. La mujer creyó que se iba a ir al infierno, y por eso estaba preocupada. El cura de Ars, sin que la mujer todavía le dijera nada del marido le dijo: “no te preocupes por tu marido, él está ahora en el purgatorio curando sus pecados”, la mujer le dice: “¿cómo puede ser si mi marido pecaba mucho, y si se suicidó? ¿no debería estar en el infierno?”. Pero el cura de Ars le dijo: “en tu casa, en el mueble de tu cuarto, en un cajón tenés una imagen de la Virgen María, todas las noches, cuando tu marido volvía de trabajar, le dejaba una rosa a la Virgen”. Les cuento otra cuentito. Este no es real, pero es divertido. Resulta que Pedro, que cuidaba las puertas del Cielo, tenía un gran problema. Estaba entrando un montón de gente que supuestamente no debería entrar. Un montón de gente entraba y Pedro no podía controlarlo! Y todo era por una señora, que tenía un lazo enorme que lo lanzaba a la gente que todavía no había entrado al Cielo y se traía por tirada cientos de personas. La señora seguía y seguía trayendo gente, un montón. Pedro estaba re preocupado. Creía que Jesús se iba a enojar, porque no estaba cumpliendo bien su misión. Entonces Pedro, medio enojado y mufado, lo va a buscar a Jesús, y le dice: “Che Jesús, mirá, hay una vieja que está trayendo un montón de gente que no debería entrar, estoy harto, hacé algo para pararla!”. Jesús entonces le responde: “Pedrín, no te preocupes tanto, esa vieja es mi mamá”. Y era María, que desde un rincón del Cielo, con un Rosario enorme, traía a muchísima gente honesta y que le rezaba y pedía a María. Estos dos cuentos son un poco para demostrarles la fuerza que tiene María, y lo tanto que puede hacer por nosotros. La oración a María tiene una fuerza impresionante, por eso el rezamos, porque ella también reza por nosotros y nos ayuda muchísimo.

Por eso, una buena manera de que ustedes le pidan a María su ayuda por medio de la oración. Ella tiene su propia oración, el Ave María, ahora ¿cuantas veces lo rezamos?, también se implemento el rezo del Rosario y hay otras maneras como por ejemplo las peregrinaciones a Luján. María en sus apariciones pide que se le rece, ¿quien puede interceder mejor ante su hijo que ella? Una vez me dijeron que cada Ave María del Rosario, es un te quiero a la Virgen, que regalo mas lindo le puede dar un hijo a una Madre. También pide perseverancia, ella es buena pero nos pide un mínimo esfuerzo. Por eso, pregúntense ustedes, ¿le dedican tiempo a María rezándole, hablándole? Ahora que están preparándose para la Confirmación, piensen que ustedes van a decirle que Sí a Dios, y van a decirle Sí al camino que nos muestra Jesús. Pensemos en el Sí que le dijo María al Señor, en lo importante que fue. Ella nos va a ayudar, y de hecho nos está ayudando a que nuestro Sí, sea un sí bien fuerte y que dure para todas nuestras vidas.


La Virgen María,

F31-04.

Documento: “Fátima – Historia de la Aparición”

FÁTIMA: HISTORIA DE LA APARICIÓN La aparición de la Santísima Virgen en Fátima ha sido uno de los acontecimientos marianos más importantes de la historia. Entérate de la historia tal y como ocurrió.

"Oren así. Los corazones de Jesús y María están atentos a la voz de sus súplicas". Sus palabras se grabaron de tal manera en nuestro espíritu, que jamás las olvidamos y, desde entonces, pasábamos largos períodos de tiempo prosternados, repitiéndolas hasta el cansancio (ibíd, p. 47).

En 1917, en el momento de las apariciones, Fátima era una ciudad desconocida de 2.500 habitantes, situada a 800 metros de altura y a 130 kilómetros al norte de Lisboa, casi en el centro de Portugal. Hoy Fátima es famosa en todo el mundo y su santuario lo visitan innumerables devotos.

En el prefacio al libro de Lucía, el padre Antonio María Martins anota con mucha razón que la oración del ángel "es de una densidad teológica tal" que no pudo haber sido inventada por unos niños carentes de instrucción. "Ha sido ciertamente enseñada por un mensajero del Altísimo", continúa el estudioso. "Expresa actos de fe, adoración, esperanza y amor a Dios Uno y Trino".

Allí, la Virgen se manifestó a niños de corta edad: Lucía, de diez años; Francisco, su primo, de nueve años, un jovencito tranquilo y reflexivo, y Jacinta, hermana menor de Francisco, muy vivaz y afectuosa. Tres niños campesinos muy normales, que no sabían ni leer ni escribir, acostumbrados a llevar a pastar a las ovejas todos los días. Niños buenos, equilibrados, serenos, valientes, con familias atentas y premurosas.

Durante el verano el ángel se presentó una vez más a los niños, invitándolos a ofrecer sacrificios al Señor por la conversión de los pecadores y explicándoles que era el ángel custodio de su patria, Portugal.

Los tres habían recibido en casa una primera instrucción religiosa, pero sólo Lucía había hecho ya la primera comunión.

Pasó el tiempo y los tres niños fueron de nuevo a orar a la gruta donde por primera vez habían visto al ángel. De rodillas, con la cara hacia la tierra, los pequeños repiten la oración que se les enseñó, cuando sucede algo que llama su atención: una luz desconocida brilla sobre ellos. Lucía lo cuenta así:

Las apariciones estuvieron precedidas por un "preludio angélico": un episodio amable, ciertamente destinado a preparar a los pequeños para lo que vendría.

Nos levantamos para ver qué sucedía, y vimos al ángel, que tenía en la mano izquierda un cáliz, sobre el que estaba suspendida la hostia, de la que caían algunas gotas de sangre adentro del cáliz.

Lucía misma, en el libro Lucia racconta Fátima (Editrice Queriniana, Brescia 1977 y 1987) ha relatado el orden de los hechos, que al comienzo sólo la tuvieron a ella como testigo. Era la primavera de 1915, dos años antes de las apariciones, y Lucía estaba en el campo junto a tres amigas. Y esta fue la primera manifestación del ángel:

El ángel dejó suspendido el cáliz en el aire, se acercó a nosotros y nos hizo repetir tres veces: "Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de Jesucristo...". Luego se levantó, tomó en sus manos el cáliz y la hostia; me dio la hostia santa y el cáliz lo repartió entre Jacinta y Francisco... (ibíd., p. 48).

Sería más o menos mediodía, cuando estábamos tomando la merienda. Luego, invité a mis compañeras a recitar conmigo el rosario, cosa que aceptaron gustosas. Habíamos apenas comenzado, cuando vimos ante nosotros, como suspendida en el aire, sobre el bosque, una figura, como una estatua de nieve, que los rayos del sol hacían un poco transparente. "¿Qué es eso?", preguntaron mis compañeras, un poco atemorizadas. "No lo sé". Continuamos nuestra oración, siempre con los ojos fijos en aquella figura, que desapareció justo cuando terminábamos (ibíd., p. 45).

El ángel no volvió más: su tarea había sido evidentemente la de preparar a los niños para los hechos grandiosos que les esperaban y que tuvieron inicio en la primavera de 1917, cuarto año de la guerra, que vio también la revolución bolchevique.

El hecho se repitió tres veces, siempre, más o menos, en los mismos términos, entre 1915 y 1916.

Aquí, mientras jugaban, fueron asustados por un rayo que surcó el cielo azul: temiendo que estallara un temporal, decidieron volver, pero en el camino de regreso, otro rayo los sorprendió, aún más fulgurante que el primero. Dice Lucía:

Llegó 1917, y Francisco y Jacinta obtuvieron de sus padres el permiso de llevar también ellos ovejas a pastar; así cada mañana los tres primos se encontraban con su pequeño rebaño y pasaban el día juntos en campo abierto. Una mañana fueron sorprendidos por una ligera lluvia, y para no mojarse se refugiaron en una gruta que se encontraba en medio de un olivar. Allí comieron, recitaron el rosario y se quedaron a jugar hasta que salió de nuevo el sol. Con las palabras de Lucía, los hechos sucedieron así: ... Entonces un viento fuerte sacudió los árboles y nos hizo levantar los ojos... Vimos entonces que sobre el olivar venía hacia nosotros aquella figura de la que ya he hablado. Jacinta y Francisco no la habían visto nunca y yo no les había hablado de ella. A medida que se acercaba, podíamos ver sus rasgos: era un joven de catorce o quince años, más blanco que si fuera de nieve, el sol lo hacía transparente como de cristal, y era de una gran belleza. Al llegar junto a nosotros dijo: "No tengan miedo. Soy el ángel de la paz. Oren conmigo". Y arrodillado en la tierra, inclinó la cabeza hasta el suelo y nos hizo repetir tres veces estas palabras: "Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman". Luego, levantándose, dijo:

El 13 de mayo era domingo anterior a la Ascensión. Lucía, Jacinta y Francisco habían ido con sus padres a misa, luego habían reunido sus ovejas y se habían dirigido a Cova da Iria, un pequeño valle a casi tres kilómetros de Fátima, donde los padres de Lucía tenían un cortijo con algunas encinas y olivos.

A los pocos pasos, vimos sobre una encina a una Señora, toda vestida de blanco, más brillante que el sol, que irradiaba una luz más clara e intensa que la de un vaso de cristal lleno de agua cristalina, atravesada por los rayos del sol más ardiente. Sorprendidos por la aparición, nos detuvimos. Estábamos tan cerca que nos vimos dentro de la luz que la rodeaba o que ella difundía. Tal vez a un metro o medio de distancia, más o menos... (ibíd., p. 118). La Señora habló con voz amable y pidió a los niños que no tuvieran miedo, porque no les haría ningún daño. Luego los invitó a venir al mismo sitio durante seis meses consecutivos, el día 13 a la misma hora, y antes de desaparecer elevándose hacia Oriente añadió: "Reciten la corona todos los días para obtener la paz del mundo y el fin de la guerra". Los tres habían visto a la Señora, pero sólo Lucía había hablado con ella; Jacinta había escuchado todo, pero Francisco había oído sólo la voz de Lucía.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Lucía precisó después que las apariciones de la Virgen no infundían miedo o temor, sino sólo "sorpresa": se habían asustado más con la visión del ángel. En casa, naturalmente, no les creyeron y, al contrario, fueron tomados por mentirosos; así que prefirieron no hablar más de lo que habían visto y esperaron con ansia, pero con el corazón lleno de alegría, que llegara el 13 de junio. Ese día los pequeños llegaron a la encina acompañados de una cincuentena de curiosos. La aparición se repitió y la Señora renovó la invitación a volver al mes siguiente y a orar mucho. Les anunció que se llevaría pronto al cielo a Jacinta y Francisco, mientras Lucía se quedaría para hacer conocer y amar su Corazón Inmaculado. A Lucía, que le preguntaba si de verdad se quedaría sola, la Virgen respondió: "No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Corazón Inmaculado será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios". Luego añade Lucía en su libro: En el instante en que dijo estas últimas palabras, abrió las manos y nos comunicó el reflejo de aquella luz inmensa. En ella nos veíamos como inmersos en Dios. Jacinta y Francisco parecían estar en la parte de la luz que se elevaba al cielo y yo en la que se difundía sobre la tierra. En la palma de la mano derecha de la Virgen había un corazón rodeado de espinas, que parecían clavarse en él. Comprendimos que era el Corazón Inmaculado de María, ultrajado por los pecados de la humanidad, y que pedía reparación (ibíd., p. 121). Cuando la Virgen desapareció hacia Oriente, todos los presentes notaron que las hojas de las encinas se habían doblado en esa dirección; también habían visto el reflejo de la luz que irradiaba la Virgen sobre el rostro de los videntes y cómo los transfiguraba. El hecho no pudo ser ignorado: en el pueblo no se hablaba de otra cosa, naturalmente, con una mezcla de maravilla e incredulidad. La mañana del 13 de julio, cuando los tres niños llegaron a Cova da Iria, encontraron que los esperaban al menos dos mil personas. La Virgen se apareció a mediodía y repitió su invitación a la penitencia y a la oración. Solicitada por sus padres, Lucía tuvo el valor de preguntarle a la Señora quién era; y se atrevió a pedirle que hiciera un milagro que todos pudieran ver. Y la Señora prometió que en octubre diría quién era y lo que quería y añadió que haría un milagro que todos pudieran ver y que los haría creer. Antes de alejarse, la Virgen mostró a los niños los horrores del infierno (esto, sin embargo, se supo muchos años después, en 1941, cuando Lucía, por orden de sus superiores escribió las memorias recogidas en el libro ya citado. En ese momento, Lucía y sus primos no hablaron de esta visión en cuanto hacía parte de los secretos confiados a ellos por la Virgen, cuya tercera parte aún se ignora) y dijo que la guerra estaba por terminar, pero que si los hombres no llegaban a ofender a Dios, bajo el pontificado de Pío XII estallaría una peor. Cuando vean una noche iluminada por una luz desconocida, sabrán que es el gran signo que Dios les da de que está por castigar al mundo a causa de sus crímenes, por medio de la guerra, del hambre y de la persecución a la Iglesia y al Santo Padre. Para impedirla, quiero pedirles la consagración de Rusia a mi Corazón Inmaculado y la comunión reparadora los primeros sábados. Si cumplen mi petición, Rusia se convertirá y vendrá la paz. Si no, se difundirán en el mundo sus horrores, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia... Al final, mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará Rusia, que se convertirá, y se le concederá al mundo un período de paz... (ibíd., p. 122). Después de esta aparición, Lucía fue interrogada de modo muy severo por el alcalde, pero no reveló a ninguno los secretos confiados por la Virgen.

El 13 de agosto, la multitud en Cova era innumerable: los niños, sin embargo, no llegaron. A mediodía en punto, sobre la encina, todos pudieron ver el relámpago y la pequeña nube luminosa. ¡La Virgen no había faltado a su cita! ¿Qué había sucedido? Los tres pastorcitos habían sido retenidos lejos del lugar de las apariciones por el alcalde, que con el pretexto de acercarlos en auto, los había llevado a otro lado, a la casa comunal, y los había amenazado con tenerlos prisioneros si no le revelaban el secreto. Ellos callaron, y permanecieron encerrados. Al día siguiente hubo un interrogatorio con todas las de la ley, y con otras amenazas, pero todo fue inútil, los niños no abandonaron su silencio. Finalmente liberados, los tres pequeños fueron con sus ovejas a Cova da Iria el 19 de agosto, cuando, de repente, la luz del día disminuyó, oyeron el relámpago y la Virgen apareció: pidió a los niños que recitaran el rosario y se sacrificaran para redimir a los pecadores. Pidió también que se construyera una capilla en el lugar. Los tres pequeños videntes, profundamente golpeados por la aparición de la Virgen, cambiaron gradualmente de carácter: no más juegos, sino oración y ayuno. Además, para ofrecer un sacrificio al Señor se prepararon con un cordel tres cilicios rudimentarios, que llevaban debajo de los vestidos y los hacían sufrir mucho. Pero estaban felices, porque ofrecían sus sufrimientos por la conversión de los pecadores. El 13 de septiembre, Cova estaba atestada de personas arrodilladas en oración: más de veinte mil. A mediodía el sol se veló y la Virgen se apareció acompañada de un globo luminoso: invitó a los niños a orar, a no dormir con los cilicios, y repitió que en octubre se daría un milagro. Todos vieron que una nube cándida cubría a la encina y a los videntes. Luego reapareció el globo y la Virgen desapareció hacia Oriente, acompañada de una lluvia, vista por todos, de pétalos blancos que se desvanecieron antes de tocar tierra. En medio de la enorme emoción general, nadie dudaba que la Virgen en verdad se había aparecido. El 13 de octubre es el día del anunciado milagro. En el momento de la aparición se llega a un clima de gran tensión. Llueve desde la tarde anterior. Cova da Iria es un enorme charco, pero no obstante miles de personas pernoctan en el campo abierto para asegurar un buen puesto. Justo al mediodía, la Virgen aparece y pide una vez más una capilla y predice que la guerra terminará pronto. Luego alza las manos, y Lucía siente el impulso de gritar que todos miren al sol. Todos vieron entonces que la lluvia cesó de golpe, las nubes se abrieron y el sol se vio girar vertiginosamente sobre sí mismo proyectando haces de luz de todos los colores y en todas direcciones: una maravillosa danza de luz que se repitió tres veces. La impresión general, acompañada de enorme estupor y preocupación, era que el sol se había desprendido del cielo y se precipitaba a la tierra. Pero todo vuelve a la normalidad y la gente se da cuenta de que los vestidos, poco antes empapados por el agua, ahora están perfectamente secos. Mientras tanto la Virgen sube lentamente al cielo en la luz solar, y junto a ella los tres pequeños videntes ven a san José con el Niño. Sigue un enorme entusiasmo: las 60.000 personas presentes en Cova da Iria tienen un ánimo delirante, muchos se quedan a orar hasta bien entrada la noche. Las apariciones se concluyen y los niños retoman su vida de siempre, a pesar de que son asediados por la curiosidad y el interés de un número siempre mayor de personas: la fama de Fátima se difunde por el mundo. Entre tanto las predicciones de la Virgen se cumplen: al final de 1918 una epidemia golpea a Fátima y mina el organismo de Francisco y Jacinta. Francisco muere santamente en abril del año siguiente como consecuencia del mal, y Jacinta en 1920, después de muchos sufrimientos y de una dolorosísima operación.


La Virgen María,

En 1921, Lucía entra en un convento y en 1928 pronuncia los votos. Será sor María Lucía de Jesús. Custodia de los secretos, Lucía ha revelado sólo dos: el primero trata de la visión horrible del infierno, el segundo de la difusión del ateísmo en el mundo a causa del bolchevismo y la segunda guerra mundial. Esta, había dicho la Virgen, estaría precedida por un gran signo: en efecto, la noche entre el 24 y el 25 de enero de 1939, víspera de la guerra, se vio en todos lados, también en Italia, un cielo rojo con resplandores blancos, que fue llamado "aurora boreal". Sor Lucía fue monja carmelita en Coimbra, Portugal. Murió recientemente el 13 de febrero de 2005 teniendo 97 años de edad. El día de su funeral, el papa Juan Pablo II dio un muy lindo mensaje recordando sus encuentros con Lucía, y su vida. Se sabe que, luego de concluir el ciclo de Fátima, Lucía ha tenido otras apariciones de la Virgen (en 1923, 1925 y 1929), que le ha pedido la devoción de los primeros sábados y la consagración de Rusia. En Fátima las peticiones de la Virgen han sido atendidas: ya en 1919 fue erigida por el pueblo una primera modesta capilla. En 1922

se abrió el proceso canónico de las apariciones y el 13 de octubre se hizo pública la sentencia de los juicios encargados de valorar los hechos: "Las manifestaciones ocurridas en Cova da Iria son dignas de fe y, en consecuencia, se permite el culto público a la Virgen de Fátima". También los papas, de Pío XII a Juan Pablo II, han estimado mucho a Fátima y su mensaje. Movido por una carta de sor Lucía, Pío XII consagraba el mundo al Corazón Inmaculado de María el 31 de octubre de 1942. Pablo VI hizo referencia explícita a Fátima con ocasión de la clausura de la tercera sesión del Concilio Vaticano II. Juan Pablo II fue personalmente a Fátima el 12 de mayo de 1982: en su discurso agradeció a la Madre de Dios por su protección justamente un año antes, cuando se atentó contra su vida en la plaza de San Pedro. Con el tiempo, se han construido en Fátima una grandiosa basílica, un hospital y una casa para ejercicios espirituales. Junto a Lourdes, Fátima es uno de los santuarios marianos más importantes y visitados del mundo.

Fuente: www.encuentra.com


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F31-05.

Dinámica: María Esta dinámica puede ser realizada de diversas maneras. Básicamente, el grupo se divide en pequeños grupos para analizar una o dos de las lecturas que narran un episodio relacionado con la Virgen. Una buena idea es dar a cada equipo una cartulina para que expresen sus ideas, hagan un dibujo y luego lo expongan al grupo. Se divide a los chicos en grupos de tres o cuatro y se da a cada uno dos lecturas del evangelio donde se destaque la presencia de la Virgen María. Estos relatos deben ser buscados en la Biblia, leídos y charlados en cada grupo. Escribirán en una hoja el título del relato y las actitudes que rescatan de la Virgen María. También tratarán de sacar alguna reflexión o enseñanza para nosotros. Terminado este momento se juntarán en torno a la mesa y formarán una línea histórica de la vida de María. Esto ayudará a los chicos a ubicarse y ordenarse un poco en cuanto al relato evangélico de manera gráfica. A continuación cada grupo explicará el momento que le tocó analizar y qué actitudes destacan de la Virgen, qué cosas surgieron en el grupo, cómo se imaginan la situación y qué mensaje nos deja para nuestras vidas. Estas son las lecturas del Evangelio en las que aparece María para repartir a los grupitos:

F31-06.

1.

La Anunciación del Ángel Gabriel. (Lc. 1, 26-38)

2.

La Visitación de María a su prima Isabel. (Lc. 1, 39-45)

3.

El nacimiento de Jesús. (Lc. 2, 1-19)

4.

La Profecía de Simeón. (Lc. 2, 33-35)

5.

La pérdida y hallazgo del niño Jesús en el Templo. (Lc. 2, 41-52)

6.

Las bodas de Caná. (Jn. 2, 1-12)

7.

María durante la Pasión de Jesús y al pie de la Cruz. (Jn. 19, 25-27)

Festividades Marianas Santa María, Madre de Dios 1 de enero

Anunciación 04 de abril

Precepto

Virgen de Fátima 13 de mayo

La Visitación de María 31 de mayo

Inmaculado Corazón de María 4 de junio

Asunción de María 15 de agosto Precepto

Natividad de María 8 de septiembre

Inmaculada Concepción de María 8 de diciembre Precepto

Día de la semana dedicado a la Virgen: el sábado.


La Virgen María.

F31-06.

Oración: Soy todo tuyo María

SOY

TODO TUYO

MARÍA

Virgen María, Madre mía, me consagro a ti y confío en tus manos toda mi existencia. Acepta mi pasado con todo lo que fue. Acepta mi presente con todo lo que es. Acepta mi futuro con todo lo que será. Con esta total consagración te confío cuanto tengo y cuanto soy, todo lo que he recibido de Dios. Te confío mi inteligencia, mi voluntad, mi corazón. Deposito en tus manos mi libertad, mis ansias y mis temores, mis esperanzas y mis deseos, mis tristezas y mis alegrías. Custodia mi vida y todos mis actos para que le sea más fiel al Señor y con tu ayuda alcance la salvación. Te confío ¡Oh María! mi cuerpo y mis sentidos para que se conserven puros y me ayuden en el ejercicio de las virtudes. Te confío mi alma para que tú la preserves del mal. Hazme partícipe de una santidad igual a la tuya; hazme conforme a Cristo, ideal de mi vida. Te confío mi entusiasmo y el ardor de mi juventud, para que tú me ayudes a no envejecer en la fe. Te confío mi capacidad y deseos de amar; enséñame y ayúdame a amar como tú has amado y como Jesús quiere que se ame. Te confío mis incertidumbres y angustias para que en tu corazón yo encuentre seguridad, sostén y luz en cada instante de mi vida. Con esta consagración me comprometo a imitar tu vida. Acepto las renuncias y sacrificios que esta elección comporta y te prometo, con la gracia de Dios y con tu ayuda, ser fiel al compromiso asumido. ¡Oh María!, soberana de mi vida y de mi conducta, dispón de mí y de todo lo que me pertenece, para que camine siempre junto al Señor bajo tu mirada de Madre. ¡Oh María! Soy todo tuyo y todo lo que poseo te pertenece ahora y siempre. ¡Amén!


Santidad.

Ficha nº 32

SANTIDAD

TEMA DE LA FICHA: Descubrir que todos somos llamados a la santidad y que realmente es posible lograrlo. Entender a la santidad como la verdadera felicidad y alegría que significa estar con Dios. Comenzar nuestra vida de santidad ahora.

F32-01.

Mural de santos El coordinador preparará antes de empezar el encuentro un mural en un afiche con fotos y cosas de santos. En lugar de hacer un mural lo pueden hacer directamente sobre la mesa. Los coordinadores llevarán recortes de oraciones, fotos, imágenes, libros (si tienen), y todo lo que tenga alguna relación con algún santo aunque no sea conocido. Mientras más santos puedan poner, mejor. Para conseguir imágenes pueden buscar en alguna página de Internet e imprimir una gran cantidad de ellas y recortarlas. Sería ideal que los coordinadores tengan una breve idea de la vida de alguno de los santos, por lo menos los más conocidos (p. ej: Santa María, San Agustín, San Pablo, Santo Tomás de Aquino, San Francisco de Asís, etc.) Dejen que los chicos miren la mesa, que investiguen las cosas que hay ahí por unos minutos. ¿Cuántos santos hay en el mural? ¿Hay más santos? ¿Cuántos conocen? ¿Qué es lo que conocen de esos santos? ¿Cómo fueron sus vidas? ¿Qué hicieron estas personas para ser santos? ¿A quién siguieron? Resaltar que todos ellos fueron seres humanos, personas que tuvieron una vida con todas sus complicaciones, algunos eran grandes pecadores, pero todos ellos se dejaron guiar por el Espíritu Santo y transformar por el amor de Jesús. Hablar sobre algunos santos en particular y sobre la santidad en general. Complementar esta dinámica con alguna otra de esta ficha.

F32-02.

Epitafio Proponer a los chicos escribir su propio EPITAFIO. El Epitafio es una leyenda que se pone en la cabecera de una tumba para recordar quién fue y que hizo en vida una persona. Es un breve obituario (ver recurso: F16-06) Nosotros vamos a escribir nuestro epitafio para que el mundo sepa eternamente quienes fuimos, contando: 1°) Cómo fui llamado a la fe. 2°) Cómo fue mi vida. Una síntesis. Incluye el futuro. 3°) Por qué cosas me gustaría que me recuerden. Dar 15 minutos para hacer esto. Hacer una puesta en común. Complementar con otras dinámicas relacionando esta actividad con la santidad.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F32-03.

Felices los que siguen a Jesús – Mural con fotos Materiales: una cartulina, fotos de los chicos. Duración: media reunión. Para este encuentro se le ha pedido a los padres, sin que los chicos se enteren, una foto de cada uno de ellos. Este es una buena oportunidad para hablar con los padres sobre lo que viven los chicos en el grupo. A la vez se los compromete para que sus hijos sigan participando del grupo. Sino también pueden conseguir fotos sacándolas los propios coordinadores en reuniones anteriores (v. gr. con una cámara digital). El coordinador antes de la reunión, preparará una cartulina o afiche con las fotos de cada uno de los chicos pegadas y con la siguiente frase: “FELICES LOS QUE SIGUEN A JESÚS”. La pregunta que guiará la puesta en común será: ¿Estas personas pueden ser santos? Dejar que los chicos hablen acerca de lo que ellos creen que es la santidad, si es posible ser santos en el mundo que vivimos, qué se imaginan que tendríamos que hacer para ser santos. El coordinador tendría que intervenir lo menos posible en esta etapa. Hablar sobre la siguiente frase que dijo Jesús: “Sean perfectos como mi Padre es perfecto” (Mt. 5, 48). Relacionar: Santidad y Bienaventuranzas o felicidad (Mt. 5, 1-12, ver ficha 09). Complementar esta dinámica con otras de esta ficha. Iluminación de la Palabra: Mt. 4,18-22 y 1 Ped. 1,13-16. Conclusiones:  SANTO ES SÓLO DIOS: Estamos llamados a participar de la santidad que significa seguir a Cristo, imitarlo.  SER SANTO ES SER FELIZ: Ser Santo es ser Bienaventurados es decir beato, es decir feliz. Es saberse necesitado de Dios.  ESTAMOS EN CAMINO DE LA SANTIDAD: Procuramos lo que Dios nos ofrece en un camino de gracia.

F32-04.

Cada uno con un santo Para hacer esta dinámica tienen que haber pedido con una semana de anticipación que los chicos investiguen acerca de algún santo, el que más les guste o por asignación, para exponerlo en la reunión. No es necesario ni conveniente que todos los del grupo preparen la exposición, basta con que 4 ó 5 lo hagan. También pueden hacerlo en grupitos. Las preguntas que orientarán la investigación y la exposición serán las siguientes: -

¿Cómo fue la vida del santo que elegiste? ¿Qué te llamó más la atención?

-

¿Con qué dificultades se encontró en su vida?

-

¿Cómo dio testimonio de Jesús a lo largo de su vida?

-

¿Qué mensaje o mensajes nos deja hoy en día?

Compartir en grupo y discutir acerca de la vida de los santos. ¿Qué es la santidad? ¿Estamos todos llamados a la santidad? ¿Es posible ser santos? ¿De qué sirve la experiencia de los santos que nos antecedieron? Etc.


Santidad.

F32-05.

¿Qué es la santidad? Por Mamerto Menapace

¿QUÉ ES LA SANTIDAD? Por: Mamerto Menapace

Mamerto Menapace nos habla del valor de la santidad desde san Héctor, el primer santo argentino. Hace uno varios años atrás nacía en Buenos Aires, hijo de padres españoles, Héctor Valdivieso. Lo bautizaban en la antigua iglesia de san Nicolás de Bari, y de chiquito se volvió con sus padres a las europas y andando el tiempo entró a ser religioso de las escuelas cristianas fundadas por Lasalle. Una vida bastante normal, trabajaba en un colegio en la parte norte de las Españas. Le va a tocar un tiempo difícil de enfrentamientos. Y antes de comenzar la guerra civil española le toca dar testimonio con su vida muriendo por el hecho de ser religioso. Uno diría ¿pero donde la santidad? Porque es probable que en una historia tan dura en donde murieron tantos miles de un lado y del otro ¿por qué rescatar a este personaje?, ¿porque sufrió más que los demás? San Agustín dice que lo que hace al mártir no es el sufrimiento sino la razón por la que muere y, ese muchacho, junto con otros compañeros, murió por dar testimonio de haber entregado su vida al Señor. La muerte le fue impuesta por el hecho de ser religioso y de esa manera dio testimonio con su vida. La santidad consiste en vivir y morir por una misma razón. Yo creo que el que vive bien, haciendo bien lo que le toca hacer, ese llega a la santidad y, si además muere por el motivo de haber querido hacer bien y ser auténtico con lo que hizo en su vida, así se llega a la santidad. Después de todo la santidad no es algo tan extraordinario, todos estamos llamados a ella. Si hacés bien lo que te toca hacer y si sos capaz de morir por aquello de lo que vivís entonces vos también sos un santo. Con la alegría para todos que el Señor nos bendiga en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo


La Biblia,

Ficha nº 33

LA BIBLIA

TEMA DE LA FICHA: Descubrir el sentido de la Biblia, su mensaje y valor en cada una de sus vidas. Esta ficha tiende a disponer a los chicos a encontrarse con la Palabra de Dios desde un punto de vista diferente al que estaban acostumbrados: ya no como un simple libro con historias viejas que nos les decían nada, sino como la Palabra misma de Dios que les habla a cada uno directo al corazón.

F33-01.

Dinámica de la foto Se llama la dinámica de la foto. Se pide a cada uno de los chicos que traiga una foto, y que la muestre al grupo. Cada uno de los chicos describirá la situación en la que fue tomada dicha foto: de cuando es, de quien, que les recuerda (ya sea algo feliz o algo triste), que significa esa foto para ellos, etc. Así, pasarán cada uno de los chicos contando cual fue el motivo especial por el cual eligieron y trajeron esa foto. La idea es que los coordinadores también participen mostrando sus fotos. CONCLUSIONES: Se pueden sacar algunas conclusiones. La idea es que los chicos solos tiren ideas de porque creen que se eligió esta dinámica para el tema de la Biblia: si le ven alguna conexión o no, cuál es esa conexión, etc. La idea es ir construyendo una o varias conclusiones entre todos a partir de la comparación entre las fotos y la Biblia. Los coordinadores deben guiar a los chicos en esto. Acá proponemos algunas conclusiones: (i) esa foto representa un recuerdo, de alguna experiencia vivida, y ese recuerdo de alguna manera permanece vivo en ellos a través de dicha foto. La Biblia, también fue escrita, (muchos de sus pasajes) sobre la base de recuerdos o a cosas que alguien en algún momento quiso expresar. La diferencia con nuestra explicación de la foto es grande ya que la Biblia no es un simple recuerdo de algo que pasó alguna vez. La Biblia es Palabra de Dios viva y actual. Los autores de la Sagrada Escritura (lo que llamamos Biblia) han recibido un mensaje de parte de Dios y lo han transmitido a los hombres bajo la inspiración del Espíritu Santo. Y han comunicado este mensaje al modo humano, con palabras y por escrito para que entendiéramos el mensaje de amor que Dios nos quiere regalar. Este mensaje de Amor es: Su Hijo Jesús. (ii) Tomar la idea de que la foto sirve para que se conozcan más. En todo conocimiento y especialmente en este inicio de caminar juntos hacia la Confirmación, se debe tener una cierta predisposición para conocerse más, y para llegar al otro, debe haber un diálogo que ayude a ese conocimiento y un compartir diariamente nuestras vidas. (Interesarse por la vida del otro, sus alegrías y sus tristezas, preocupaciones, etc.) Esta idea se puede relacionar con la Biblia. Ya que para empezar este camino de un conocimiento más profundo de Jesús, debemos poner todo de nosotros para conocerlo y entenderlo más. Y quien mejor que la Biblia para empezar a conocer a Jesús y a su mensaje. En ella veremos que Jesús tiene una propuesta fascinante para hacernos. La Biblia es la Palabra de Dios viva. Leyendo la Palabra de Dios escuchamos a aquellos que estuvieron con él, lo escucharon, lo tocaron y nos lo han comunicado (Relacionarlo con el texto que les di para rezar 1JN 1, 1-4). La Palabra de Dios nos habla a cada uno de nosotros en la situación que se encuentra. Ahí vamos a encontrar y a descubrir el mensaje de Dios, el sentido de nuestra fe. Por eso la Biblia nos va a acompañar siempre en los encuentros y la vamos a ir entendiendo cada vez más.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F33-02.

Dinámica de las cartas Se les pide a los chicos que escriban una carta. Es importante explicarles que debe ser corta, a una persona determinada y deben contar algo específico que les haya pasado realmente. Una vez que cada uno termina de escribir la carta, y la leen en vos alta se le puede preguntar varias cosas como por ejemplo: -

¿Si le hubieras escrito esa carta a otra persona distinta a la que le habías escrito, hubiese sido igual?

-

¿Si otra persona que hubiese estado con vos en ese momento hubiese escrito la carta, hubiese sido igual?

-

¿Si en vez de vivir en Martínez, hubieses vivido en Humahuaca, la carta hubiese sido igual? ¿Qué hubieras cambiado?

-

Si, en lugar de ser estudiante, o trabajador o alumno, fueras panadero o premio Nóbel de literatura, la carta ¿hubiera sido igual?

CONCLUSIÓN: Antes se pensaba que Dios dictaba directamente los textos a su autor. Hoy podemos decir que esto no fue así, ya que Dios se comunica con el hombre de una manera distinta de la cual un hombre se comunica con otro. La Iglesia, después de mucho reflexionar, nos enseña: " En la composición de los libros Sagrados, Dios se valió de hombres elegidos, que usaban de todas las facultades y talentos; de este modo obrando Dios en ellos y por ellos, como verdaderos autores, pusieron todo y solo lo que Dios quería. La intención de Dios cuando revela su mensaje, coincide con la intención del autor al escribirlo. Por eso es importante el hecho de dar a conocer la Biblia al comenzar un camino de confirmación, ya que los chicos deben ir creciendo en la relación personal con Jesús. Una buena manera de acercarse es por medio de la lectura de la Palabra de Dios y de la oración.

F33-03.

No sólo de pan vive el hombre Se presenta un cartel con la siguiente frase extraída del Evangelio: “NO SÓLO DE PAN VIVE EL HOMBRE, SINO DE TODA PALABARA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.” Mt. 4, 4 En primer lugar dejar un tiempo para que los chicos digan lo que creen que significa esta frase. Dejar que se sientan libres para decir lo que les surja. Tratar de que ellos vayan solos y de a poco descubriendo su significado. Para ello se los puede ir guiando con preguntas. Después, los coordinadores deben completar lo dicho por los chicos. Por ejemplo situando la frase en su contexto. ¿en qué momento la dijo Jesús? ¿por qué la dijo? . Jesús dijo esta frase cuando fue tentado por el demonio en el desierto. Leer el pasaje entero de la Biblia en dónde aparece esta frase: Mt. 4, 1-11. Luego ir desglosando la frase en partes: empezar por la palabra “pan”. ¿Qué cosas representa? ¿sólo la comida? ¿qué más? Seguir por “toda palabra que sale de la boca de Dios”. ¿de qué palabra está hablando? ¿cuál es esa Palabra? ¿en dónde la encontramos?. Luego analizar la frase en su conjunto: ¿Por qué el hombre necesita de la Palabra de Dios? ¿Qué pasa si no nos alimentamos de esa palabra? ¿qué vida nos da esa Palabra? Leer: Is. 55, 10-11.


La Biblia,

F33-04.

Entendiendo el Evangelio Esta es una dinámica que se puede hacer en el transcurso de una reunión, o que se puede dar para hacer en las casas de cada uno y hablarlo en el siguiente encuentro. El objetivo es poder entender que el Evangelio se aplica a nuestras vidas de todos los días y que Jesús nos habla a través de él. Cada lectura tiene un mensaje para aplicar a nuestras vidas y es importante descubrirlo. La idea es familiarizarnos más con la Biblia que a veces parece tan obsoleta, cuando en realidad no lo es. El mensaje de amor que contiene los evangelios es un mensaje universal y eterno. Se encomienda a cada uno de los integrantes del grupo que ojeen el Nuevo Testamento, observen su estructura, las diferencias y semejanzas entre sus libros, etc. Luego elegirán una lectura al azar, o alguna cuyo título les llame la atención. Deberán escribir la cita en un papel (a este punto ya deberían saber cómo citar y buscar citas en la Biblia) y luego responder estas preguntas: •

En dos renglones, y en tus propias palabras, de qué se trata la lectura que elegiste.

¿Cuál es el mensaje de Jesús concreto en ese pasaje?

¿Cómo lo podés aplicar a tu propia vida?

Luego se comparte con todo el grupo. La Biblia no es algo que quedó en el pasado, es algo que nos va a ayudar y mucho en nuestras vidas como cristianos seguidores de Cristo. El mensaje de amor de Jesús se encuentra todo en ese conjunto de libros que se llama Biblia, especialmente en los 4 evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) y en las cartas paulinas. Ese mensaje de amor Jesús nos lo enseña a través de parábolas, experiencias, historias, pero particularmente en su testimonio de vida al haber muerto por nosotros, en una entrega de completa de amor. La Biblia nos puede ayudar mucho en nuestra oración, para que esa más profunda. Lo esencial es leer la Biblia y ver qué es lo que Jesús nos está queriendo decir a cada uno de nosotros, en nuestras propias vidas con todo lo que implica, en nuestro propio tiempo. ¿Habiendo leído y entendido la Palabra de Dios, qué es lo que voy a hacer con ella ahora? Ver y leer alguna de estas lecturas: Jn. 20, 30-31; Lc. 24, 32; Rom. 15, 4; 1 Cor. 10, 11; 2 Tim. 13, 15.

F33-05.

Buscando en la Biblia Esta es una breve explicación para que los chicos logren comprender cómo está compuesta la Biblia y cómo debemos buscar una cita en ella. En primer lugar la Biblia se compone de dos partes, el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento tiene 4 libros que son los Evangelios que narran la vida de Jesús. Cada libro tiene un nombre que generalmente hace referencia al autor del libro, aunque no siempre sucede así. El nombre del libro tiene una abreviatura, por ejemplo: el evangelio según San Mateo se abrevia Mt., el libro del Deuteronomio se abrevia Deut. Todas estas abreviaturas figuran al principio de toda Biblia y a veces viene una hojita aparte. Cada libro está dividido en capítulos con un número. Es el número grande que divide los textos. Cada capítulo está a su vez separado en versículos que es el número chiquito que encuentran en cada frase.


Parroquia Ntra. Sra. de Fรกtima


La Biblia,

F33-06.

Oraciones y canciones Estas son algunas oraciones y canciones relacionadas con la Biblia.

Señor, dame tu Palabra de cada día. Es como el pan: alimenta y provoca más hambre de ti. Es como el agua: apaga la sed, refresca y limpia, riega y fecunda y estimula el ansia de ti. Es como la luz: ahuyenta dudas y errores. Y me ilumina para que contemple mejor tus maravillas en las criaturas, y en los hombres mis hermanos. Es como una voz misteriosa: cuestiona y responde, entristece y alegra, sume en el sufrimiento y abre a la esperanza. Es como una espada de dos filos: penetra en lo más íntimo del ser; hiere y sana, angustia y libera y trae la paz.

TE AGRADEZCO SEÑOR TU PALABRA Te agra[A]dezco, Se[E]ñor, tu pa[A]la[A7]bra te agra[D]dezco tu [E]Verbo de a[A]mor;[A7] medi[D]tar en si[E]lencio tus [A]co[F#m]sas apren[D]der lo que [E]es el a[A]mor. Te agradezco tu vivo silencio ese rato para hablar con Vos; encarnarme en tu sabiduría y vivir tu palabra, Señor.[A7] [D]Gracias, [A]gracias, [E]gracias, Se[A]ñor, [D]Gracias, [A]gracias, [E]gracias, Se[A]ñor.

Así como la lluvia y la nieve descienden del cielo y no vuelven a él sin haber empapado la tierra, sin haberla fecundado y hecho germinar, para que dé la semilla al sembrador y el pan al que come, así sucede con la palabra que sale de mi boca: ella no vuelve a mi estéril, sino que realiza todo lo que yo quiero y cumple la misión que yo le encomendé Is. 55, 10-11


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F33-07.

Desarrollo: La Biblia y su estructura A continuación serán desarrollados los siguientes puntos: a) ¿Qué es y qué no es la Biblia? b) ¿Para qué sirve la Biblia? c) ¿Cómo nació y se formó la Biblia? ¿Quiénes la escribieron? d) La Biblia: libro inspirado por Dios. e) ¿Dónde, cuándo y en qué lengua se escribió la Biblia? f) ¿Cómo encontrar un texto en la Biblia? g) ¿Cómo se compone la Biblia? Estos temas son desarrollados para los coordinadores como fuente de información para entender más lo que es la Biblia y así poder transmitir conocimientos más profundos y no quedarse en el ‘chamullo’.

A. ¿QUÉ ES Y QUÉ NO ES LA BIBLIA? La Biblia- a la que también se llama “Sagradas Escrituras”, “La Escritura”, “Libro Sagrado”, “Palabra de Dios”- es un conjunto de escritos “religiosos”. (Todo el mundo cuando oye la palabra “Biblia” la asocia con la religión, con Dios). “Biblia es una palabra griega que quiere decir “libros” en plural ya que la Biblia es una colección de libros o escritos muy diversos. Diversos: -

por la extensión: comparen la carta a Filemón con los Hechos de los Apóstoles.

-

por los géneros literarios: son innumerables: historias, biografías, himnos, meditaciones, leyes, discursos, etc.

-

Por los temas tratados: todo lo que constituye la vida del hombre…

-

Por las situaciones: sociales, políticas, culturales y religiosas que describe.

Pero todos esos escritos en su diversidad muestran una sola historia: LA HISTORIA DEL AMOR DE DIOS A LOS HOMBRES Y DE LA FE (DESCUBRIMIENTO) DEL HOMBRE RESPECTO DE DIOS. -

La Biblia nos dice quién es Dios: no a través de razonamientos filosóficos o de afirmaciones “doctrinales”, sino mostrando qué hizo Dios por los hombres y por ende, cuál es el proyecto que propone al hombre.

-

La Biblia dice quiénes son los hombres: ella nos muestra de dónde venimos y hacia donde vamos, cuál es la naturaleza del hombre, sus debilidades y fortalezas, nos muestra el camino verdadero para ser felices. Sólo en Dios encontramos la respuesta a quiénes somos.

Para comprender mejor como habla la Biblia (es decir Dios), comparemos la respuesta a la pregunta: ¿Quién es Dios? en el Catecismo y la que da la Biblia. CATECISMO

EXODO 20, 2 (Deut. 5, 6)

Dios, nuestro Señor es el ser infinitamente perfecto, CREADOR del cielo y de la Tierra.

Yo, Yavé soy tu Dios que TE SAQUÉ de Egipto, de la esclavitud


La Biblia,

En el primer caso hay una respuesta doctrinal, una definición impersonal. En la Biblia, es Dios en primera persona que habla. En la Biblia Dios no se refiera a sus atributos (perfecto-infinito), sino a algo mucho más importante para el hombre: dice “SOY TU DIOS”. Lo que importa no es que soy infinito, eterno, omnisciente, sino que “soy tuyo”. Y porque soy tu Dios, yo te saque de Egipto, es decir del pecado, de la esclavitud en la que estamos. (ver también Éxodo. 13, 3) La Biblia NO ES: -

Un libro de historia (en el sentido que hoy tiene esa ciencia), donde se narran solamente hachos históricos.

-

Un libro científico donde se detallan las características y los secretos de la naturaleza.

-

Un libro literario (de cuentos y poemas religiosos) que toma como protagonista a Dios.

-

Un recetario moral que nos señala qué hacer y qué no hacer en cada ocasión.

-

Un catecismo, es decir, un compendio de temas doctrinales expuestos sistemática y ordenadamente.

-

Una obra religiosa reservada a unos cuantos “especialistas” y que escapa a la mayoría del pueblo.

La Biblia ES: -

El libro que narra las experiencias de fe vividas por muchos hombres elegidos por Dios con los cuales él dialogó.

-

El libro que nos muestra los planes de Dios y el lugar del hombre en ese proyecto.

-

El libro que relata los pasos del Señor y su infinita paciencia para llevar a delante su proyecto de felicidad (de salvación) a los hombres.

-

El libro que crea el “clima” religioso donde Dios quiere que los hombres encuentren el sentido de sus vidas.

-

El libro donde los amigos heroicos de Jesús que viven en un determinado ambiente histórico y cultural nos estimulan a revivir también nosotros esa maravillosa experiencia de lo divino. B. ¿PARA QUÉ SIRVE LA BIBLIA? “Muchas otras señales hizo Jesús que no están escritas en este libro. Estas fueron escritas ara que ustedes crean que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengan vida en su nombre” (Jn. 20, 30-31; ver Lc. 24, 32; Rom. 15, 4; 1 Cor. 10, 11; 2 Tim. 13, 15).

Ya dijimos qué no es la Biblia. Sería infantil detenerse en las “historias” o quedarse con los “cuentos”. La Biblia se parece a un álbum de fotografías; allí a modo de historia familiar, está retratada toda la existencia del hombre: sus gozos y esperanzas; sus angustias y dolores. La Biblia sirve para “leer” los signos de los tiempo; para descubrir cuál es el “sentido” que se esconde en esos acontecimientos; para “rastrear” la presencia de Dios en nuestro mundo y en nuestra historia personal; para “concretar” nuestra vida cotidiana con el proyecto de felicidad que Dios nos propone. C. ¿CÓMO NACIÓ Y SE FORMÓ LA BIBLIA? ¿QUIÉNES LA ESCRIBIERON? ¿Dios mismo la escribió de su puño y letra? ¿o tomó de la mano a los diferentes autores y les “dictó” lo que tenían que escribir?


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

No. La Biblia la escriben hombres (inspirados por Dios) que buscaron incansablemente descubrir, desde la fe, el sentido de la vida, de su acontecer histórico y así conocer mejor a Dios, comprender su voluntad (su proyecto) y por lo tanto, organizar mejor este mundo. La Biblia es palabra de Dios y palabra del hombre: la Biblia es palabra de Dios “escrita” por los hombres; y palabra de los hombres “inspirada” por Dios. La Biblia brota, se gesta, en el seno de una comunidad creyente; es la cristalización escrita de la experiencia de fe de esa comunidad. ¿Quiénes escribieron la Biblia? La mayoría de los autores de la primera parte de la Biblia llamada Antiguo Testamento son desconocidos, porque las producciones literarias de la antigüedad solían ser anónimas. Hay libros que llevan el nombre del personaje central (Josué, Ester, Mabeos…) eso no significa que “él personalmente” lo haya escrito. No sucede así en la segunda parte de la Biblia llamada Nuevo Testamento ya que la mayor parte de los autores son conocidos. D. LA BIBLIA: LIBRO INSPIRADO POR DIOS La acción del Espíritu de Dios puede ser comparada con la lluvia: cae de lo alto, penetra la tierra y despierta la semilla que produce la plantita (ver Is. 55, 10). La planta que nace de esa forma es fruto al mismo tiempo, de la lluvia y del suelo que se cultiva; del cielo y de la tierra. La Biblia es el fruto, al mismo tiempo, de la acción gratuita de Dios y del esfuerzo perseverante de los hombres. ¡Es la palabra del Dios del pueblo y del pueblo de Dios! También hoy, cuando leemos la Biblia, el Espíritu de Dios nos asiste. El nos ayuda a oír y practicar la palabra de Dios. La Iglesia reconoció que esos escritos entre otros muchos fueron inspirados por Dios para manifestarse a los hombres. E. ¿CUÁNDO, DÓNDE Y EN QUÉ LENGUA SE ESCRIBIÓ LA BIBLIA? La Biblia no se hizo de un día para el otro, de una sola vez, ni en el “orden” en que hoy la encontramos en las modernas traducciones. Se calcula que los primeros escritos datan del siglo X (a.C.). El AT se escribió entre los siglos X y I a.C.. El NT durante el primer siglo de nuestra era, entre los años 51 al 95. La Biblia surge en medio de un pueblo de Oriente: el pueblo de Israel. Buena parte de la Biblia fue escrita en Palestina; pero también en Babilonia y en Egipto. El NT se escribió en Palestina especialmente en Jerusalén. Pero luego, a causa de las persecuciones se continuó escribiendo en ciudades romanas, griegas y del Asia Menor. La mayor parte del AT fue escrito en hebreo que era la lengua de Palestina antes del destierro en Babilonia. Al volver del destierro, el pueblo hablaba el arameo y, por ello, casi no tenía acceso a los libros sagrados. Después de la conquista de Alejandro Magno (s. IV a.C.), el griego era la lengua habitual del comercio y la política. En los tiempos de Jesús se tenían tres lenguas; 1) el arameo en las familias; 2) el hebreo en la lectura de la Biblia; 3) el griego en el comercio y la política. -

El AT se escribió en hebreo.

-

El NT se escribió en griego (salvo el evangelio de Mateo en arameo) F. ¿CÓMO ENCONTRAR UN TEXTO EN LA BIBLIA?

Los libros de la Biblia se dividen en “capítulos” y estos en “versículos”. Los capítulos se señalan con números grandes y los versículos con números pequeños. El nombre del libro se cita mediante


La Biblia,

una abreviatura (ej. Mateo = Mt.). Al principio de cada Biblia encontramos siempre una lista de abreviaturas. Para citar un pasaje Bíblico se coloca la abreviatura del libro y a continuación los números que indican el capítulo y el versículo que se debe leer. La coma separa el capítulo del versículo. Ej.: Jn. 1, 14: quiere indicar, Evangelio de San Juan, capítulo 1, versículo 14. El guión corto señala una secuencia de versículos. Ej.: Deut. 15, 1-8: quiere indicar, Libro del Deuteronomio, capítulo 15, versículos del 1 al 8. G. ¿CÓMO SE COMPONE LA BIBLIA? La Biblia está dividida en dos grande partes: •

El Antiguo Testamento (que se abrevia A.T.)

El Nuevo Testamento (que se abrevia N.T.)

Corresponden a dos grandes etapas de la historia del pueblo de Dios: •

La antigua Alianza (antes de Jesús)

La nueva Alianza (después de Jesús)

En total son 73 libros: 46 del AT y 27 del NT. La Iglesia fijó definitivamente la lista de los Libros Sagrados: •

El AT presenta cuatro grupos de escritos: (i) El Pentateuco (ii) Los libros históricos (iii) Los libros poéticos y sapienciales. (iv) Los libros proféticos.

El NT presenta los siguientes escritos: (i) Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) (ii) Los Hechos de los apóstoles (iii) Las cartas de san Pablo (iv) Las cartas católicas (v) El Apocalipsis.


Vocación y profesión,

Ficha nº 34

VOCACIÓN Y PROFESIÓN

TEMA DE LA FICHA: Presentar el tema de la vocación como llamado de Dios. Cada uno está llamado para algo, algunos para la vida consagrada. Profundizar este tema como camino de santidad. Distinguir la vocación de la profesión y tratar este tema particularmente.

F34-01.

Dinámica: La vocación PRIMERA PARTE Objetivo: Presentar el tema de la vocación. Introducción: Cristo te necesita para amar. Esa es nuestra vocación. La de todo bautizado. La vocación no es exclusividad del sacerdote o consagrado. No hay que tener miedo de plantearse el tema vocacional. Tampoco tiene que ver la vocación con la profesión. Queremos hablar de la vocación como estado de vida, matrimonio, sacerdocio y vida consagrada en todas sus expresiones. Dios, nuestro Padre, nos convocó a la vida, para que demos fruto y ese fruto sea duradero. El fruto que Dios quiere es el amor. A todos nos llama a llevar adelante esta hermosa tarea. Es bueno pedirle al Señor nos muestre cual es el camino que él, ha pensado para nosotros. Motivación: El coordinador les propondrá que dibujen como sería su propia casa, dónde la ubicarían, de que material sería, como estaría adornada interiormente, colores, muebles etc. Luego van a compartir lo que hicieron explicando el porque de la elección. Una vez terminada la tarea el coordinador hará un recuento de lo hecho. Toda casa, tiene una parte que ni se ve (cimientos) y otra que se ve. De esta última, una parte se ve sin dificultad (exterior) y la otra para poder observarla es necesario el permiso del propietario. En algo se parece a nuestra existencia, la ubicación bien puede ser el lugar donde nos toque vivir y dar lo mejor. Los cimientos son la base de nuestra vida, la familia, Dios, etc. La fachada, es lo que mostramos a veces muy bien arreglado pero por dentro... Finalmente tenemos el interior, al que solo accedemos nosotros y aquellos a quienes se lo permitimos, a algunos les permitimos más que a otros. Imaginemos entonces que esta casa es nuestro proyecto de vida, ¿qué significaría el lugar en donde la edificamos?. ¿Con qué medios contamos para hacerla tal como la pensamos? ¿Alguna vez te planteaste en serio lo que va a ser de tu vida, independientemente de la profesión? ¿Pensaste si Dios te llama a la vida matrimonial? ¿La vida consagrada? ¿El sacerdocio? Confía en que nuestro Padre Dios, cuando te invita a realizarte por el amor en cualquiera de estos estados de vida, te da la fuerza, la gracia y las capacidades necesarias. ¿Qué tal si piensas en serio en tu vida? La parte que está en negrilla se la puede entregar a cada chico para que reflexione personalmente. Esta será la parte de personalización. Será importante conversar luego como nos sentimos planteándonos estas cosas. ¿Lo hicimos antes? ¿Me sirvió? ¿Qué sentimientos provocó en mi corazón este ejercicio? Se puede leer el salmo 127 (126)


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

SEGUNDA PARTE: Objetivo: Profundizar el tema de la vocación como camino de santidad. Continuación: Ya presentamos el tema vocacional. No se trata de pescar para que haya mas curas o religiosas y consagrados. Se trata de descubrir en qué lugar quiere Dios que lo sirva, lo ame; en qué lugar quiere que sea santo. Desde dónde seguir a Jesús. Todos, somos llamados a seguir a Jesús, algunos son llamados a seguirlo de una manera especial en el sacerdocio o la vida consagrada, otros a ser padres y madres según el corazón de Dios. Pero todos, absolutamente todos están llamados a ser imagen de Dios que ama, salva y vivifica. Cada uno debe encontrar el lugar que Dios le ha preparado en el Reino. Seguir a Jesús implica fe, generosidad, entrega, capacidad de servir y amar. Motivación: El coordinador además de explicar el sentido de los encuentros (ver introducción), tratará de revisar lo hablado en lo anterior mediante un diálogo sincero, abierto, sereno. Para luego sí invitarlos a escuchar la Palabra, pues si decimos que nuestra vocación no la inventamos nosotros sino que tenemos que preguntarle al Señor, donde me necesitas, lo que mejor podemos hacer es escucharlo, preguntarle. Encuentro con la Palabra: 1 Samuel 3,1-18, Proclamamos el texto. + El joven Samuel se encontraba en su lugar, en sus actividades cotidianas, Dios no le avisa, viene, lo llama. Eso confunde a Samuel, por sí mismo no sabe distinguir que es Dios el que lo llama. El es un joven disponible, generoso, servicial, pero todavía no aprendió a discernir. + Elí, es un hombre sabio, un avezado en las cosas de Dios, él se da cuenta luego de varias veces de donde provenía la voz que inquietaba a Samuel. De Dios. + Esta es la historia de la vocación de Samuel, que bien puede ser la tuya. Es necesario escuchar al Señor, distinguir su voz. Muchos jóvenes quieren plantearse en serio su vida, pero aún no saben discernir la voz del Señor, necesitan ser ayudados por otros. Mas aun necesitan pedir ayuda. + Si queremos hacernos un planteo serio de la vida, preguntémosle a Dios que ha pensado para nosotros. Aprendamos a distinguir su voz. Mi respuesta a la Palabra. La propuesta es que de entre las posibilidades de la comunidad, tengamos acceso a los distintos estados de vida, de manera que vengan matrimonios, consagrados, etc. Que nos hablen de su vocación.


Vocación y profesión,

Oración por las Vocaciones Te pedimos por la vocación de los laicos, varones y mujeres bautizados que llamaste a vivir Tu Evangelio en el corazón del mundo; para que puedan comprometerse con entusiasmo y esperanza a ser luz y sal de la tierra, transformando las estructuras sociales desde el trabajo responsable, la vida familiar, el estudio y el servicio desinteresado, construyendo un mundo más justo y más fraterno. Te pedimos por las vocaciones sacerdotales, para que muchos jóvenes descubran Tu llamada y respondan con alegría, para actuar en Tu Nombre, haciendo presente tu Amor de Pastor y Maestro, a través del Anuncio de Tu Palabra y la celebración de los Sacramentos. Jesús, Sumo y Eterno Sacerdote, danos sacerdotes santos, orantes, alegres y audaces. Te pedimos por las vocaciones a la vida consagrada, contemplativa, apostólica y misionera, para que muchos encuentren la felicidad, dejando todo para seguirte en pobreza, castidad y obediencia, sirviendo a los hermanos y haciendo presente el Reino, en comunidades orantes, fraternas y solidarias. Que nuestras familias, con la ayuda del Espíritu Santo, nos comprendan y acompañen en la búsqueda de Tu Voluntad. Tu nos convocas, danos la gracia de tener un corazón dispuesto para descubrir Tu llamado y responderte con generosidad. Amén.


Parroquia Ntra. Sra. de Fรกtima


Apostolado,

Ficha nยบ 35

APOSTOLADO

TEMA DE LA FICHA:

F35-01.

Juego de los nombres


La Verdad.

Ficha nº 36

LA VERDAD

TEMA DE LA FICHA: La búsqueda de la verdad es lo que permitirá nuestra libertad y felicidad. Jesús es la Verdad y nos muestra el camino.

F36-01.

Dinámica: Buscar la verdad de las cosas “Conocerán la verdad y la verdad los hará libres” Jn. 8, 32

La siguiente dinámica es muy similar al recurso F20-04. Hay que empezar la dinámica al finalizar una reunión y continúa en toda la siguiente. El objetivo de la dinámica es que los chicos salgan a buscar las respuestas a sus dudas. El día de mañana no van a tener un coordinador para que responda sus preguntas. Es importante que ellos mismos aprendan a formarse en la fe y en los valores cristianos. Hoy los chicos van al grupo de confirmación o de jóvenes, ahí encuentran respuestas, están en contacto con la Verdad. Pero hoy en el mundo es difícil sostener esas verdades por un cierto “relativismo”. El relativismo es la postura de quien dice que no hay verdades absolutas, cada uno tiene su propia verdad y al fin y al cabo uno puede hacer lo que se le cante. Hay un gran escepticismo por la verdad y se prefiere no buscarla, quedarse haciendo “lo que se me canta”. Así, uno se queda en la mediocridad, como Pilato que se lava las manos. Esta dinámica tiende justamente a que los chicos no se queden en la mediocridad, sino que busquen la verdad de las cosas, y puedan tomar una decisión realmente libre. En la primera reunión se hace lo siguiente: los chicos se separan en equipos de 2 personas. El coordinador anotará en una hoja los equipos formados. Cada equipo debe pensar y anotar en una hoja 2 típicas objeciones que se le hacen a la religión católica, ya sea a la Iglesia, a la fe o a los valores que sostenemos. Estas críticas/objeciones las deben pensar de acuerdo a lo que suelen escuchar, o lo que se les suele criticar. Luego las compartirán con el grupo y el coordinador las irá anotando en el pizarrón. Cada equipo tendrá a su cargo una de estas objeciones/críticas. Durante la semana los chicos deberán preparar el tema. Deberán buscar ellos mismos las respuestas a esas acusaciones. Deben ingeniárselas para traer algo preparado, el coordinador no dará muchas más indicaciones. Lo importante es que los chicos lo hagan y busquen respuestas. En la siguiente reunión, cada equipo deberá exponer lo que les tocó de la mejor manera posible. Deben explicar cuál es la acusación que se suele hacer, cuáles son sus argumentos, y las respuestas a esa posición. También deberán indicar las fuentes que utilizaron para encontrar sus argumentos. Estas objeciones que se nos hacen muchas veces adquieren la forma de persecuciones. Cuestionan infundadamente nuestra fe y se intenta destruir a la Iglesia. Muchas veces nos quedamos sin argumentos y no sabemos cómo responder a este tipo de acusaciones. Otras veces toleramos o dejamos que se ataque a la Iglesia y se nos injurie gratuitamente. La mejor forma de empezar a luchar por nuestros ideales es buscando la verdad de las cosas, recurrir a fuentes católicas, a algún sacerdote, a la Biblia, etc. De esta manera no caeremos en la mediocridad y podremos mantenernos firmes en los verdaderos valores y convicciones y formarnos en ellos. La verdad nos hará libres (Jn. 8, 32) ya que de esta manera nos alejaremos de la esclavitud de la mentira y del relativismo.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Relativismo: «En la actualidad, un obstáculo particularmente insidioso para la obra educativa es la masiva presencia, en nuestra sociedad y cultura, del relativismo que, al no reconocer nada como definitivo, deja como última medida sólo el propio yo con sus caprichos; y, bajo la apariencia de la libertad, se transforma para cada uno en una prisión, porque separa al uno del otro, dejando a cada uno encerrado dentro de su propio "yo"» (Papa Benedicto XVI, Discurso a los participantes en el Congreso eclesial de la diócesis de Roma, 6 de junio).


La Verdad.

F36-01.

Artículo: La intolerancia de los tolerantes

LA INTOLERANCIA DE LOS TOLERANTES Fuente: Revista ARBIL - Autor: Álvaro Fernández Texeira-Nunes

La tolerancia parece ser uno de los valores más cotizados en el mercado de la posmodernidad. En una época donde el relativismo ético se impone con una fuerza tan brutal como embrutecedora, la tolerancia -gran paradoja- parece ser el bien absoluto que debe buscarse y defenderse a toda costa. Siempre y cuando el sujeto de la tolerancia, sea "políticamente correcto"… En la teoría, todo se puede tolerar; en la práctica, no se tolera que se pongan límites a la "libertad". Todo se puede tolerar, siempre y cuando no se critique el mal uso -el abuso- de la democracia. Todo se puede tolerar, pero se discrimina a las familias numerosas, a los que no siguen las normas contraceptivas "socialmente aceptadas", a los que se empeñan por vivir la castidad, o formar una familia basada en los valores tradicionales. Todo se tolera, salvo aquello que los tolerantes no están dispuestos a tolerar. No se tolera el orden, ni la autoridad, ni la jerarquía, ni nada que ponga obstáculos a la "libertad". Todos gritan a coro que el valor absoluto a defender, es la "libertad"; y olvidan que ésta, para ser verdadera, debe estar cimentada en la Verdad, y ordenada al Bien. No se toleran las críticas al laicismo -que no es lo mismo que laicidad-. Los liberales y "librepensadores", los ateos, los agnósticos, los marxistas y los anticristianos de cualquier signo, se han confabulado para imponer el relativismo moral en la educación, rebajando la verdad en nombre de una falsa libertad. No se tolera que se diga que las mayorías se pueden equivocar. La democracia -que tiene grandes virtudes, por cierto-, como todo sistema político, tiene también sus defectos y puede por ello, ser mal utilizada. Hoy la mayoría dice que hay que aumentar las jubilaciones y mañana, al cambiar las circunstancias, la mayoría dice que hay que bajarlas. ¿Cuál de las dos mayorías tiene razón? Claro, que cuando los problemas se reducen a aumentar y bajar jubilaciones, o asuntos por el estilo, las distintas opciones son perfectamente opinables. Pero cuando se habla de leyes de aborto, de permitir la adopción a parejas homosexuales y otras aberraciones que atentan contra la vida, la familia, el bienestar psicológico de los niños y contra las mismísimas comprobaciones de la ciencia, el problema se ve con mayor claridad: la democracia puede ser utilizada en contra de la verdad. Pero esto, no se puede siquiera mencionar sin ser tildado de fascista, porque es… sencillamente intolerable. No se tolera que los niños y los adolescentes, sean educados por sus padres en los valores que ellos recibieron de sus ancestros. No se tolera, y se impone un modelo de conducta liberal desde todo tipo de instituciones, incluso desde aquellas a donde la gente acude buscando apoyo frente a la avalancha mediática. Quien lea entienda. La información sobre métodos artificiales para combatir el SIDA y los embarazos no deseados, es abrumadora. Los métodos naturales -que aparte

de ser más seguros, implican cambios en la conducta-, no se mencionan; tal vez porque el principal interés de los ecologistas, es salvar a las ballenas… No se tolera que alguien exprese un pensamiento opuesto a lo "políticamente correcto": a quien lo haga, se le trata de intolerante, trasnochado, conservador, oscurantista, fundamentalista, retrógrado, cavernícola y otros motes que sólo tienen por objeto denigrar a la persona. Cuando se carece de argumentos para atacar las ideas, se ataca a las personas que las expresan… No se tolera que quien piensa distinto, lo diga públicamente. Sólo los tolerantes pueden expresar sus pensamientos en los medios, que siempre están a su disposición -aún aquellos que se consideran "buenos"-. Critican violentamente a quienes no se guardan sus discrepancias para su fuero interno, para el ámbito privado de la conciencia. No sea que influyan negativamente en el "nuevo orden mundial", sobre la "aldea global" que están intentando construir, sobre el gelatinoso cimiento de la tolerancia. No se tolera que los hombres y las mujeres se comporten como tales: que se enamoren, que se casen, que tengan hijos -muchos hijos- y que a su naturaleza les resulte repulsiva la idea de la homosexualidad. Es algo "natural", dicen; entonces ¿por qué no se reproducen?. Si alguien osa expresar estos pensamientos, se le discrimina. Y encima... ¡se le acusa de discriminación!. No se tolera que hombres y mujeres, asuman los mismos "roles" que sus padres, que el marido trabaje y que la mujer se dedique a las tareas del hogar. Cuando esto sucede, a las mujeres se les margina, y se les hace creer que en sus hogares no hay esperanza alguna de realización personal. No se tolera la austeridad. Está mal visto oponerse al consumismo y a la posesión desenfrenada de bienes materiales, o a la experimentación de placeres diversos. ¿Cómo es posible que alguien prefiera tener un hijo más, en lugar de un auto mejor? ¿Cómo es posible que alguien piense siquiera en trabajar voluntariamente para otros, cuando trabajando por dinero se puede adquirir más confort personal, viajar por el mundo, "comprar felicidad"? No se tolera que se critique el aborto: la madre tiene "derecho" sobre su propio cuerpo, -dicen- y hay que respetarlo. Cuando se invocan los derechos del embrión, para quitarle su protección legal se le niega su condición humana, aunque está comprobado científicamente que la vida comienza en la concepción. Cuando se destrozan los argumentos prochoice por la vía científica, acuden a la conciencia, al "mal menor", al malthusianismo, y a todo tipo de argumentos que de racionales, no tienen nada: no importa, la verdad científica es un valor sacrificable en nombre de la tolerancia.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

No se tolera, por parte de los directivos de algunos importantes medios masivos de comunicación, que se publique la foto de un niño no-nato tomando con su manito, el dedo del médico que lo estaba operando. Tampoco informan sobre el escándalo que desató la prohibición de publicar esa fotografía y los juicios que se sucedieron -demandas a cargo de "tolerantes" de la primera hora-; mientras tanto, dedican buena parte de su tiempo a llenar espacio con noticias intrascendentes. No se tolera que en los talk-shows, haya mayoría de gente "normal". Siempre ponen alguno, claro -hay que ser tolerantes-, pero la multitud de estrafalarios invitados, casi no le deja hablar: apenas dice una palabra, los "tolerantes" se le echan encima como cuervos hambrientos, y aparentando confrontaciones inexistentes, ocupan más del 90% del programa argumentando en contra del pensamiento normal del hombre común. Hasta que normalizan sus ideas aberrantes e insensibilizan a la opinión pública a fuerza de repetir barbaridades. Así operan los manipuladores de masas; así abusan de las libertades que nos brinda la democracia. No se tolera que quienes deben decir la verdad por su oficio, la digan con claridad. Se les presiona para que "doren la píldora"…; algunos sucumben ante la tentación de que la opinión pública les palmee el hombro; pero aún son muchos los corajudos que no se callan "ni que vengan degollando". A estos valientes, que dicen la verdad pese a quien pese y duela a quien duela, los calumnian, los difaman, los ensucian, tergiversan sus dichos; todo, con el único objetivo de silenciar la verdad.

No se tolera que se practique el cristianismo ni que se construyan catedrales en algunos países árabes: a los cristianos se los persigue, se los encarcela y se los mata, como en tiempos de Diocleciano; mientras tanto, no faltan quienes, en nombre de la tolerancia, festejan la erección de mezquitas en países tradicionalmente cristianos. Sólo algunas agencias católicas hablan de estos hechos. Curiosamente, tampoco se tolera que se reclame un trato más humanitario para el pueblo palestino por parte de los israelíes. Si alguien se atreve, corre el riesgo de ser acusado de antisemita. Los medios masivos de comunicación, eluden el tema, y los palestinos son sistemáticamente silenciados, porque hay quienes no saben separar la religión de la política. No se tolera que la gente no sea "tolerante", entendiendo la tolerancia como pasiva aprobación -¿resignación?- de cuanta aberración moral se le pueda ocurrir al ingenio humano. No se tolera que se juzgue, no ya a los individuos, sino a las mismas ideas que orientan su conducta: no se tolera la verdad. La intolerancia de los tolerantes, es fruto de la extrema tolerancia de los supuestos intolerantes. Porque quienes somos acusados de tales, hemos cedido terreno sin preocuparnos de enfrentarlos en el plano ideológico, donde con la verdad, con la razón, y el apoyo de la ciencia, tenemos todas las de ganar. Pero nos hemos dormido en los laureles por temor al qué dirán, por temor a no ser "progresistas". Es hora de redoblar los esfuerzos, es hora de trabajar con fortaleza y paciencia, en la erradicación de la mayor hipocresía de la Historia, ante la cual palidece el mal ejemplo farisaico; buscando por todos los medios, devolver a la tolerancia, tanto su verdadero significado, como su verdadero lugar en la escala de valores de la sociedad.


Diรกlogo con otras religiones. Sectas. New Age,

Ficha nยบ 37

DIรLOGO CON OTRAS RELIGIONES. SECTAS, NEW AGE

TEMA DE LA FICHA:

F37-01.

Juego de los nombres


La Vida,

Ficha nยบ 38

LA VIDA

TEMA DE LA FICHA:

F38-01.

Dinรกmica: Juicio (aborto)


La Amistad,

Ficha nº 39

LA AMISTAD

TEMA DE LA FICHA: descubrir el verdadero valor de la amistad y sus cualidades necesarias. Entender lo que es ser persona y ser considerado persona por los que tenemos a nuestro alrededor. Ver a Jesús como un verdadero y perfecto amigo.

F39-01.

Dinámica: Chiste de Quino Esta dinámica es para hablar sobre el valor de la amistad y sobre nuestra amistad con Jesús. Comienza con una reflexión individual y sigue con una puesta en común y debate. Hay varios temas relacionados con esta dinámica. No sólo se habla sobre la amistad, sino también sobre la autenticidad, sobre lo que es y significa ser persona y ser considerado como persona, acerca de los valores, del respeto, de la confianza, etc. La dinámica puede ser muy profunda y pueden llegar a necesitar más de una reunión para completarla. Complementar con la ficha 04 Entregar a los chicos fotocopias del chiste de Quino y del cuestionario que encontrarán en la página siguiente. Si pueden, impriman el chiste bien grande para exponer en el grupo. Den a los chicos el tiempo necesario para que respondan en forma individual las preguntas. Luego en grupo se hace una puesta en común, teniendo en cuenta lo que respondieron en las hojitas. Algunas preguntas para guiar la puesta en común: ¿Qué situaciones parecidas a la del chiste se pueden imaginar? ¿En qué situaciones nos dejamos manipular por los demás? ¿Por qué pasan este tipo de cosas? ¿Qué es un estereotipo? ¿Cómo hacer para no dejarse llevar por un estereotipo? ¿Qué significa ser auténticos? ¿Qué significa ser persona y ser considerado persona? ¿Qué cosas creen que son necesarias para que haya una verdadera y buena amistad? [Algunos ejemplos: respeto, confianza, la verdad, honestidad, humildad, acompañar, consejo, autenticidad, etc] ¿Cómo se compara la amistad que ustedes tienen con sus amigos, y la amistad con Jesús? ¿Qué es necesario para tener una buena amistad con Jesús? Iluminación de la Palabra: Gal. 6, 1-10; Mt. 18, 15-18; Jn. 15, 15-17. Pueden leer estas lecturas o para hablarlas en grupo y discutirlas, para cerrar el tema con una conclusión, o para la oración final. El coordinador hará una conclusión final de la reunión hablando específicamente de Jesús como nuestro verdadero amigo, que posee todas aquellas cualidades que vemos en una verdadera amistad, Jesús nos trata y considera como verdaderas personas, nos ve tal como somos, podemos ser auténticos con él, nos ama, y nos acompaña en todo momento. ¿Cómo es nuestra amistad con él? No pongamos énfasis en lo que fallamos, sino en lo que realmente hacemos como amigos de Jesús. Terminar con una oración.


1. ¿Cómo y en qué situaciones te ves vos mismo/a representado en este chiste?

2. ¿Cómo entendés que debería ser una verdadera amistad? ¿Qué cosas creés que son necesarias para que haya una buena amistad?

3. ¿Cómo es tu amistad con Jesús? ¿Cómo creés que se compara la amistad que tenés con tus amigos y la amistad que tenés con Jesús?


La Amistad,

F39-02.

Dinámica: Encontrarnos Objetivos: Revisar nuestra manera de encontrarnos con los otros para descubrir la importancia de ir más allá de la impresión inicial. En este profundizaremos en el verdadero encuentro con los demás, descubriendo cuál es nuestra actitud a la hora de relacionarnos con los demás. Materiales: Un El coordinador coloca una etiqueta en la frente de cada uno de los participantes, procurando que ninguno pueda ver su propio rótulo. Para lo cual el coordinador debe escribir con anterioridad al encuentro, los siguientes rótulos: "Apreciame" "Ignorame" "Aconsejame" "Burlate de mí" "Enseñame" "Tené compasión de mí" "Reíte de mí" "Ayudame" "Respetame" "Haceme caso" A continuación el coordinador hace ver a todos que deben reaccionar para con los demás conforme a lo que aparece escrito en las etiquetas de cada uno, pero sin decir lo que figura en ellas, porque esto deberá ser dicho por el interesado en función de las reacciones que observe en los demás hacia él. Puesta en común. Al cabo de 5 minutos, el coordinador propone que cada uno intuya qué dice la etiqueta que lleva en su frente. Luego el coordinador propone la siguientes preguntas: ¿cómo nos sentimos en el ejercicio? ¿de qué manera reaccionamos? Cada uno tuvo una etiqueta, ¿qué sucedió a la hora del encuentro? Actividad individual. Cada uno responderá las siguientes preguntas: ¿En qué situaciones siento que fui encasillado y me trataron respondiendo a eso? (en mi familia... con mis amigos... con mi novio/a... en mi colegio ó trabajo...) ¿Qué situaciones identifico en las que encasillé y traté respondiendo a eso? (en mi familia... con mis amigos... con mi novio/a... en mi colegio ó trabajo...) Puesta en común: Este será un momento de reflexión grupal, respondiendo a las siguientes preguntas: ¿Quiénes influyen más en la formación de "etiquetas" entre los jóvenes? ¿Cómo influyen las "etiquetas" entre los jóvenes? ¿Qué consecuencias tiene la persona que etiqueta? ¿Y en el etiquetado? Para el coordinador: 1. El primer paso del conocimiento humano es la "imagen" que nos formamos de la otra persona. Lo importante es recordar que la persona es mucho más que la "imagen" que yo me formo de ella. En el inicio, nos ayuda a descubrir quién es, pero debemos profundizar sin tentarnos a "encasillar". 2. También sucede a la inversa, en lo personal actuamos o reaccionamos respondiendo a la "imagen" o "etiqueta" que los otros nos ponen. En función de cómo nos tratan reaccionamos, respondemos, actuamos. 3. Es importante reconocer las diferentes influencias que recibimos en la formación de la imagen de los otros. Por ejemplo: imágenes formadas a partir de opiniones de mi familia, los medios de comunicación social, de mi situación social, etc.


4. Muchas veces nos formamos la imagen a través de los comentarios de los otros. Esto puede facilitar o dificultar el encuentro con el otro. Discernimiento cristiano: Selecciona el texto que consideres más apropiado para tu grupo: Eclesiástico 11, 1-6 Eclesiástico 27, 4-17 Santiago 2, 1-4 Una vez leído el texto nos reuniremos de a dos y respondemos: ¿A qué nos está invitando Jesús en este texto? Demos gracias a Dios por todas las personas con las que pudimos conocernos mejor... (breve silencio) Pidamos por todas aquellas personas que queremos conocer más... (breve silencio) Pidamos perdón por las veces en que nos atamos a etiquetas... (breve silencio) Pidamos perdón por todas las veces que etiquetamos a los otros... (breve silencio) Luego: "Como signo de querer desprendernos de estas etiquetas que dificultan el verdadero encuentro vamos a quemar las etiquetas que usamos en la dinámica" (Para este momento prever un tacho o similar para poder quemar los papeles)


La Amistad,

F39-03.

Trabajo personal: Mi encuentro con los demás Entregar a los chicos una copia del siguiente formulario para que los chicos en 15 minutos lo hagan. La idea es que se pongan a pensar cómo es su encuentro y relación con los demás. Luego hacer una puesta en común, no para que los chicos revelen lo que pusieron en esas hojitas, porque es privado, sino para hablar acerca de cómo es nuestra relación y amistad con los demás, reflexionando cómo somos. Complementar con otra dinámica.

MI ENCUENTRO CON LOS DEMÁS: YO ..........................................................

Busco consuelo en ... Doy consuelo a ... Busco protección en ... Doy protección a ... Tengo amistad con... Siento temor con... Busco apoyo en... Siento soledad con... Soy realmente amigo de... Soy paño de lágrimas para.... Mi paño de lágrima es... Comparto proyectos con... Alegrías, sueños con... Busco cariño en... Doy cariño a ... Siento respeto por... Tengo intimidad con ...

F39-04.

Lecturas del Evangelio Gal. 6, 1-10. Mt. 18, 15-18. Jn. 15, 15-17.


F39-05.

Dinámica: Amigos en Jesús Objetivos: ver a Jesús como un verdadero amigo que nos acompaña y está siempre con nosotros entregándose totalmente, amándonos y queriendo nuestra felicidad.


Liderazgo cristiano.

Ficha nº 40

LIDERAZGO CRISTIANO

TEMA DE LA FICHA: descubrir el significado de ser un líder cristiano, un líder con valores. Hablar acerca del compromiso de los cristianos en la vida pública y la necesidad de tener líderes comprometidos en valores cristianos. Ver a Cristo como un verdadero líder y ejemplo a seguir.

F40-01.

Dinámica: La torre de papel Materiales: papelitos cuadraditos de colores (los que se usan para recordatorios y para poner al lado del teléfono, 1 pack por cada equipo. Cinta scotch, 2 o 3 cinta scotch por cada equipo. Algún premio para los ganadores. Duración: no más de 30 minutos para hacer la torre. Luego dejar tiempo para hacer una buena puesta en común y concluir el encuentro. Temas relacionados: liderazgo cristiano, unión y fortalecimiento del grupo, conocimiento, confianza. Dividir el grupo en equipos de 4 ó 5 chicos. Indicar que la dinámica consistirá en que cada equipo debe hacer una torre con los papelitos y la cinta scotch que el coordinador entregará en unos minutos, el que haga la torre más grande gana. Separarlos, que se vayan a distintos lugares. ANTES DE EMPEZAR: Cada equipo debe elegir un “líder”, que sea rápida la elección. El coordinador hablará en privado con cada equipo. Debe hacer que el líder se vaya de la clase a algún lugar donde no pueda oír lo que el coordinador dirá a los restantes integrantes del equipo. En este momento y sin el líder, el coordinador indicará a cada uno que deberá asumir un roll para hacer la torre y el líder no deberá saber esto. Los roles son los siguientes: 2. Uno deberá ser muy trabajador y colaborador. Tendrá buenas ideas y ayudará al líder. Tirará ideas constructivas. 3. Otro deberá ser un vago, sin ganas de trabajar. Que se canse al toque y proponga a los demás no hacer nada. 4. Otro deberá ser un negativo. Irá en desacuerdo con las decisiones del líder, lo cuestionará siempre, se pondrá de mal humor, tirará críticas destructivas. 5. Si hay más en el equipo, éstos podrán hacer lo que quieran. Indicarles claramente que sus roles son completamente secretos frente al líder y que deberán cumplir sus roles siendo buenos actores. Se hace la torre. Tienen 30 minutos. No darles más. La torre más grande gana el premio. Luego se revela todo al líder, que hasta ese momento no sabía nada acerca de los roles y de la actuación.


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Se hace una puesta en común hablando acerca del liderazgo que cumplió cada uno de los líderes y qué actitudes puso, si se enojó, si se desesperó, si tuvo paciencia, etc. Hablar acerca de cómo fue llevada a cabo la dinámica. Con qué dificultades se encontró el líder. Cómo manejarlas. Cómo tener que lidiar con gente que opina distinto. Complementar con el siguiente recurso.

F40-02.

Liderazgo cristiano – desarrollo. Esto puede servir para hablar acerca del liderazgo cristiano complementando alguna dinámica. •

¿Qué significa ser un líder? ¿Qué significa ser un “buen” líder? ¿Qué significa ser un “mal” líder?

¿Qué líderes pueden mencionar? No piensen sólo a nivel político, sino más general.

¿Fueron, o son, buenos o malos líderes? ¿Por qué?

Indicar a los chicos que digan aquellas cualidades que consideren muy importantes para un buen líder. Ir haciendo una lista. Ej: carisma, valores, respetar, no ser violento, no imponer por la fuerza, ser coherentes, saber escuchar, buscar el bien de los demás, ser humilde, honesto, etc. •

¿Quién tiene todas esas cualidades que dijeron?  Jesús.

Jesús ES un líder. Hoy en día tenemos cierto escepticismo por nuestros líderes, especialmente por los políticos. Los líderes de nuestra sociedad en general fueron malos, pero ¿por qué? Jesús nos enseña siempre que el que quiera ser el primero debe hacerse el último, y el servidor de todos. Hoy en día esa lección es muy importante porque los malos líderes son aquellos que buscan su propio interés y no se preocupan por el bien de todos, o lo que sería, técnicamente hablando, el “bien común” (CIC 1906). Ser un líder no es algo malo, es más, es algo necesario en cualquier grupo o colectividad (CIC 1898). Lo que hace malo a un líder no es el hecho de ser líder sino, básicamente, de no ponerse al servicio de los demás. Pero Jesús es un verdadero y un buen líder. •

Leer: Mc. 10, 35-45. También pueden leer esta lectura: Jn. 13, 1-20. Discutir en grupo las lecturas.

Necesidad de buenos líderes en nuestra sociedad. Cada uno también debe participar en el bien común de los demás. Cada uno tiene un compromiso muy serio con los demás.

Para profundizar recomendamos tener en cuenta los siguientes textos: -

Nota doctrinal sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los cristianos en la vida política. Congregación de la doctrina de la fe. Cardenal Ratzinger.

-

CIC, 1897-1917.


Liderazgo cristiano.

F40-03.

Documento: Liderazgo

LIDERAZGO Todo líder tiene el compromiso y la obligación de velar por la superación personal, profesional y espiritual de quienes lo rodean. Es una responsabilidad que como personas debemos asumir. Por lo general se reconoce la figura de un líder por ser quien va a la cabeza, sobre sus hombros tiene la responsabilidad de llevar adelante todo género de proyectos, distinguiéndose por ser una persona emprendedora y con iniciativa, con la habilidad de saber transmitir sus pensamientos a los demás, comprensión de las personas y la desarrollada capacidad de conjuntar equipos de trabajo eficientes. Ante esta perspectiva, puede parecer que este nivel de personalidad sólo está reservado para unos cuantos, lamentablemente, pocas personas saben que un liderazgo efectivo no esta expresado por un nombramiento o designación específica. En todos los equipos de trabajo -desde los escolares hasta los de alta dirección de empresas- encontramos al menos a una persona, que sin tener el peso de una responsabilidad, sobresale por su iniciativa, amplia visión de las circunstancias, gran capacidad de trabajo y firmes decisiones; sus ideas y aportaciones siempre son consideradas por la certeza y oportunidad con que las expresa; por otra parte, se distingue por su facilidad de diálogo y la habilidad que tiene para relacionarse con todos dentro y fuera del trabajo. Este tipo de personas sobresalen, además, por poseer un cúmulo de buenos hábitos y valores: Alegría, amabilidad, orden, perseverancia (entre muchos otros), despertando en nosotros admiración y respeto. En otras palabras: son un digno modelo y ejemplo de personalidad. ¿Por qué no ser nosotros ese modelo? Pocas veces somos conscientes de ser observados por los demás, constantemente estamos en un escaparate donde las personas perciben nuestra conducta y proceder. Los grandes líderes guerreros de la antigüedad eran respetados y apreciados por ser los primeros en lanzarse a la batalla. De igual manera, cada uno de nosotros debemos ir por delante, seamos o no, cabeza de familia, empresa, equipo de trabajo o agrupación. En contadas ocasiones, o nunca, pensamos en la responsabilidad que como personas tenemos. A decir verdad, todos podemos y debemos ejercer un liderazgo desde nuestras particulares circunstancias: - Los padres de familia guían, conducen y ejercen autoridad, en sus manos está la educación de toda la familia; deben ser un verdadero modelo de valores y buenos hábitos, por lo cual, enseñan a sus hijos a vivirlos para convertirlos en personas de bien. A su vez, los hijos mayores participan con sus padres en la educación de los hermanos menores, son muchas cosas las que pueden hacer: enseñar a estudiar, jugar, hacer amigos, obedecer y respetar a sus padres... La familia en conjunto vela por la protección, cuidado y dirección de todos los miembros; es ahí donde se aprende a conocer, comprender y a tratar a las personas, cualidades

indispensables para forjar a los verdaderos líderes de un futuro que está en puerta. - En tu trabajo -y tal vez sin palabras- todos esperan que seas tu quien pueda orientarlos para hacer y cumplir mejor con sus labores, porque eres ejemplo de dedicación, esfuerzo, compañerismo, responsabilidad, y sobre todo, de siempre presentar un trabajo bien hecho. - ¿No eres acaso confidente de tus amigos? Todos ellos acuden pidiendo un poco de tu tiempo para ser escuchados, buscando tu consejo y comprensión, a veces, más que "solapar" sus errores, buscan de ti la solución adecuada. Por eso debemos procurar que nuestras pláticas tengan sentido, que no sea una costumbre hablar sólo de cosas superficiales; expresa tus ideas sin temor, tu tienes la capacidad de hacer que la vida de tus amigos cambie para bien. Ahora que somos conscientes del papel que desempeñamos, no debemos cometer el error de actuar con temor a equivocarnos, o caer en el extremo opuesto que sería simplemente guardar las apariencias. Nuestra conducta debe ser congruente a nuestros pensamientos y palabras. Nadie es "capaz de dar lo que no tiene", por eso, el liderazgo implica un reto constante de superación, en todos los aspectos que se relacionan con el desarrollo completo y armónico de la persona: personal (valores y hábitos), profesional, social y espiritual. Por consiguiente, un verdadero líder: - Considera que primero están los demás y evita a toda costa convertirse en el centro de atención, por lo tanto, jamás piensa en su beneficio personal. - Se preocupa de las personas, procura estar pendiente del bienestar personal, moral y espiritual de cada uno de quienes lo rodean. - Siempre toma en cuenta las opiniones y el sentir de sus allegados, de esta manera cuenta en todo momento con una excelente respuesta de sus hijos, colegas, subalternos, discípulos y amigos. - Da gran importancia al trabajo en equipo, de ahí que siempre hace énfasis en la labor realizada por el grupo.

Ser líder no es una postura o un galardón para lucir, es un compromiso, una responsabilidad y una obligación, no hay que olvidar que "todo cargo es una carga". No podemos ser indiferentes ante las atrocidades, la injusticia y la creciente amenaza de una falta de valores, hoy en día se necesitan hombres y mujeres decididos a cambiar la forma de vida de la sociedad. Es un gran reto, sí, pero la esperanza de un mundo mejor, debe alentarnos a ser los líderes de esta gran empresa. Fuente: www.encuentra.com


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

F40-04.

Dinámica: Ganen todo lo que puedan Materiales: un pizarrón, 4 copias de las hojitas más adelante. Esta dinámica es complicada de entender si no lo hicieron nunca, así que presten atención. En primer lugar se divide el grupo en 4 equipos. Sí o sí tienen que ser 4 equipos. Cada equipo elige su nombre. La idea es que cada grupito es una ONG, o un grupo que actúa en la sociedad para el bien de todos. La consigna principal es esta: “GANEN TODO LO QUE PUEDAN”. La idea es que los chicos tienen que elegir en cada turno, un color: rojo o negro. Entregar a cada equipo, una hoja como la que está más adelante. Eligen un nombre para su equipo y lo escriben en las hojas. Todavía no empezamos pero una aclaración: hay 10 turnos, y en cada turno cada equipo deberá anotar en un papel el color que eligieron (rojo o negro). No se ponen todos al mismo tiempo, empezamos por el turno 1 y ahí eligen un color, se pone en el pizarrón todos los resultados, y luego pasamos al 2, y así sucesivamente hasta llegar al 10. Dibujar en el pizarrón la misma tabla que figura más abajo, en cuatro columnas correspondientes a cada equipo. Acá se irá poniendo la puntuación de cada equipo después de cada turno. Indicar a los chicos que cada equipo deberá ponerse de acuerdo para elegir un color, si rojo o negro. En las hojitas que les dan figura qué pasa cuando salen los colores. Si salen 4 negro todos los equipos pierden 1 punto. Si salen 3 negros y 1 rojo, los equipos que eligieron el negro ganan 1 punto y el que eligió rojo pierde 3. Si salen 2 negros y 2 rojos, los negros ganan 2 puntos y los rojos pierden 2 puntos. Si sale 1 negro y 3 rojos, los negros ganan 3 y los rojos pierden 1. Si salen 4 rojos, todos ganan 1. Cada equipo empieza con 20 puntos. Empezamos el primer turno, y en sus hojas, cada equipo elige en secreto un color, negro o rojo. Las entregan al coordinador y el coordinador lee los resultados, pone los puntajes en el pizarrón sumando o restando los puntos de acuerdo a lo que haya salido. Se sigue con el turno siguiente. Hasta el tuno n° 5 no hay modificaciones. En este turno, los resultados se multiplican por 3. Pero lo importante es lo que sigue: cada equipo elige un representante para negociar. Antes de la votación, esos representantes se van afuera y negocian con los demás intentando llegar a un acuerdo sobre cómo van a votar. Luego se vuelven a reunir y votan con sus equipos. Entregan las hojas y el coordinador pone los puntajes, pero esta vez multiplicándose por 3, es decir, que si uno debía ganar 3 puntos, entonces gana 9. Si uno perdía 2 puntos entonces ahora pierde 6. En el turno 6 también se multiplica por 3, pero no hay negociación. En el turno 7 se multiplica por 5 y ahora, antes de la votación hay negociación por lo que deberán hacer lo mismo que antes, nombrar un representante que deberá negociar con los demás. En el turno 8 se multiplica por 5 sin negociación. En el turno 9 se multiplica por 10 CON negociación. En el turno 10 también se multiplica por 10 pero sin negociación. Se leen los resultados finales. ¿Alguien ganó? La verdad es que no es lo importante quién ganó, sino cuántos puntos hicieron todos los equipos en total. Lo ideal es que todos los equipos elijan que salgan 4 rojos. Si salen 4 rojos, ¡todos ganan!, y además se ganan 4 puntos por ronda. De otra forma siempre alguno va a perder. Esta dinámica se relaciona mucho con lo que pasa hoy en nuestra sociedad tan competitiva en la que cada grupo busca su propio interés y no el bien de todos. Si buscamos el bien de todos,


Liderazgo cristiano.

buscando un acuerdo, dialogando, buscando lo mejor para todos, ahí es cuando todos saldremos ganando, de lo contrario terminaríamos luchando por sobrevivir e intentando destruir a los demás. ¿Qué es buscar el bien de todos? ¿Cómo se puede buscar el bien de todos?

Hojita para el coordinador: Dibujar esto en el pizarrón. Ir llevando la cuenta.

¡GANEN TODO LO QUE PUEDAN! 4 negros 3 negros y 1 rojo 2 negros y 2 rojos 1 negro y 3 rojos 4 rojos

    

Equipo: Turno

1 2 3 4 5

(x 3 y negociación)

6

(x 3)

7

(x 5 y negociación)

8

(x 5)

9

(x 10 y negociación)

10

(x 10)

Todos pierden 1 Negros: pierden 1 -- Rojo: pierde 3. Negros: ganan 2 -- Rojo: pierde 2. Negro: gana 3 -- Rojo: pierde 1. Todos ganan 1.

A

B

C

D


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Hojita para entregar a los equipos:

¡GANEN TODO LO QUE PUEDAN! Si salen: 4 negros 3 negros y 1 rojo 2 negros y 2 rojos 1 negro y 3 rojos 4 rojos

    

Todos pierden 1 Negros: pierden 1 -- Rojo: pierde 3. Negros: ganan 2 -- Rojo: pierde 2. Negro: gana 3 -- Rojo: pierde 1. Todos ganan 1.

Nombre del equipo: _________________________________________________

Turno

Color votado en el equipo

1 2 3 4 5

(x 3 y negociación)

6

(x 3)

7

(x 5 y negociación)

8

(x 5)

9

(x 10 y negociación)

10

(x 10)

Votar en secreto y entregar al coordinador al finalizar cada votación. Votar sólo el turno correspondiente.


Liderazgo cristiano.

F40-04.

Dinámica: El Avión OBJETIVO: ¿Nos escuchamos? ¿Escuchamos la palabra de Dios? ¿Escuchamos a Dios a través de los demás, de la naturaleza, etc.? Mostrar que los hombres somos llamados por Dios a encontrarnos y a crecer con los demás. MOTIVACION: Se inicia la reunión con una oración. Luego, todos los delegados comienzan hablando al mismo tiempo, cada uno sobre un tema, luego nos miramos en silencio, y continuamos hablando todos juntos sin que se entienda nada por la multiplicidad de voces. Esta introducción concluye que no se puede escuchar cuando todos hablamos. Que es necesario aprender a escuchar y hablar oportunamente. A continuación se propone pasar a otro salón para realizar la TECNICA DEL AVION. Un salón acondicionado con sillas que simulen los asientos de un avión, teclado sintetizador con sonidos de imitación, boleto de entrada, un afiche con el listado de cosas que se rescatan, y juego de luces para provocar un mejor efecto, son los elementos que se utilizan. Se ambienta convenientemente el grupo para que vivan una experiencia imaginaria de un viaje en avión. Insistir para que se sientan “actores” y que lo hagan en serio. Un Delegado simula ser el piloto, y dice: Usted viaja en avión. Nos dirigimos a otro país. Al pasar por una selva el avión comienza a perder altura por un desperfecto y finalmente cae. Todos nos salvamos. A unos metros llora una niña de unos nueve años que tiene una pierna quebrada. Usted comienza a reaccionar. Decide salvarse y buscar la civilización. Del avión destrozado se puede rescatar: o o o o o o o o o

10 Kilos de ropa 8 Kilos de leche en polvo 10 Kilos de Chocolates 6 Kilos de Coca Cola 7 Kilos de botiquín 8 Kilos de bidón con agua 5 Kilos de soga de nylon 1 Kilo de radio-transmisor, fósforos, brújula y mapas. 1 Kilo de una pistola con 10 balas

Pero después de probar levantar varias veces, se da cuenta que no puede llevar más de 33 Kilogramos. La chica pesa 29 Kilos. ¿Cómo se las arregla o qué solución encuentra? ¿Qué es lo que lleva y que lo que deja ? Se permiten preguntas de explicación pero no propuestas de solución. Cada uno tiene 3 minutos para buscar una solución en silencio y la deberá escribir en un papel. Tienen que estar solos, sin consultar a nadie. Luego se forman grupos de 4-5 chicos y entre ellos buscan una única y unificada solución. El coordinador coordina pero no interviene: “Yo no estaba en la selva..” Que se arreglen solos. Tienen 10 minutos Finalizada la técnica se invita a reflexionar sobre la tarea realizada. No hay una solución verdadera. Lo que buscamos a través de este trabajo, es ver cuales son las actitudes que tenemos sobre los demás en nuestra convivencia diaria. Iluminación de la Palabra: Mt. 11,25-30 CONCLUSION FINAL: Con música suave, se hacen algunas preguntas orientadoras con silencios de respuestas: ¿Cómo discutimos? ¿Cuáles fueron las causas de nuestro arribo a una solución o de un fracaso? ¿Hablaron todos. Escuchamos la opinión de los demás? ¿Gritamos? ¿Nos escuchamos? ¿Qué cuesta más: buscar una solución personal o grupal? ¿Cuales son las limitaciones y riquezas de cada una de ellas? ¿Es necesario que todos piensen igual en el grupo?


Parroquia Ntra. Sra. de Fátima

Se termina el encuentro cantando “Un nuevo Sol”.


Coherencia entre fe y vida.

Ficha nº 41

COHERENCIA ENTRE FE Y