Page 1

La Figura histórica del apóstol Pablo Por Juan Véjar.

“Omnia vestra in caritate fiant” (1 Corintios 16:14)

16


Introducción: El siguiente trabajo pretende ser una investigación historiográfica a la figura del Apóstol Pablo, el contexto histórico en el cual vivió y las circunstancias históricas que debió vivir como creyente, persona y ciudadano. Abordar los hechos históricamente siempre nos debería llevar a un mismo punto angular, la acción providencialista de Dios, más aún cuando se es creyente, se tiene conciencia de la omnipotencia de Dios. Sin embargo, para muchos este trabajo puede parecer un poco frio, denso, incluso “humanista” por poner énfasis en consideraciones históricas o que atañen a nuestro contexto inmediato como hombres, sin considerar (por razones metodológicas) mayormente el trasfondo espiritual que es en definitiva el fundamental. Por ello, este trabajo lo he realizado tratando de considerar al máximo las fuentes y estudios históricos de aquel período, tratando de armonizarlos en la medida que me fuese posible con lo que exponen Las Escrituras. Demás está el decir que este trabajo está lejos de ser concluyente en sus afirmaciones sino que presenta una perspectiva, una visión tal vez más amplia de aspectos y pasajes escritúrales que aun nos siguen sorprendiendo y edificando. Pretendo aplicar al máximo todo lo que he aprendido en mis estudios de Historia Antigua griega y romana, es por decirlo con honestidad una ofrenda de gratitud a Dios por lo que me ha mostrado a través de la historia, una forma de agradecer, esta nueva forma de revelarse a mi vida, a la vez que pretende ser una ayuda y muestra de amor para los creyentes, descansando en que gracias a la diversidad de dones, habrán hermanos que puedan completar este trabajo con una exhortación pastoral, y con una práctica que pueda servir de ejemplo a los creyentes. Les presento entonces mi trabajo, los invito a considerar los hechos como procesos muy relacionados entre sí, los cuales nos pueden resultar complejos y diversos pero que nunca sorprenden a Dios, que nunca lo excluyen, y por sobre todo que nunca impiden su acción sobrenatural y misericordiosa. Espero que este trabajo pueda edificarles y despertar en alguno el deseo y motivación de servir a Dios con lo que tiene, de dar todo cuanto Dios le ha dado al servicio de los hermanos y procurar hacer cuanto sea posible, con excelencia, gratitud y humildad.

2


Contextualización histórica. Para poder comprender las implicancias e influencias que significó para Pablo el poseer la ciudadanía romana, no se debe esto examinar aisladamente, sino más bien, enmarcarlo dentro del proceso histórico que vivía en ese entonces Palestina y en definitiva todo el Mediterráneo. Se trata de abordar a través de la historia cómo Dios fue configurando los hechos, hacia la plenitud de los tiempos, un análisis histórico que permita, en palabras del historiador Héctor Herrera, “ entender lo que los contemporáneos de los acontecimientos a menudo no entienden” 1. Tanto la ocupación griega como la romana no serían totalmente comprendidas si no se entiende el momento histórico, político y cultural por el que pasaban estos estados. En ambos casos, creo, es especialmente importante la transformación que tienen, de estados “cerrados” sobre todo a Oriente a estados “imperiales filoorientales”. Con respecto a los griegos, tenemos siempre una imagen unitaria y bastante generalizadora de ellos, tal como hoy en día la tendría un europeo respecto a Hispanoamérica o nosotros de África. Sin embargo, los griegos se caracterizaron por poseer una gran autonomía, la polis, era un estado en sí, con miras a un régimen autárquico. Las distintas polis no se unían más que frente a un enemigo común (por ej: Las guerras Médicas), fines deportivos y/o religiosos. Era un lazo cultural el que unía a los griegos, y que se fortalecía al momento de compararse con otros pueblos, de ahí su designación para estos (similar a los judíos) de “bárbaros” (término tomado de la apreciación del lenguaje de quien no era griego; ba,ba,ba), lo cual no era una simple designación sino que, “el hecho de que no hablaran griego señalaba una separación más profunda: significaba que no vivían como griegos y que tampoco pensaban como estos” 2. Por todo lo que habían alcanzado los griegos (Atenas), los orientales les parecían demasiado distintos, casi inferiores por no poseer una democracia, voluntad y libertad de cuestionar y racionar, ya que los griegos concebían el mundo a través de la razón, la que según ellos no aplicaban al máximo las naciones sometidas a la voluntad de un soberano. Este último punto es importante dentro del proceso que vive Grecia. La monarquía para ellos es ya un proceso lejano, un recuerdo de grandeza épica, pero también de tiranía. La consecución de la democracia, la cual no fue un hecho instantáneo, sino que le tomó siglos (VIII-V), era para ellos su mayor logro político “Nuestro régimen político no trata de imitar las instituciones de los pueblos vecinos, porque nosotros somos más bien modelos que imitadores de ellos... es una democracia, porque la administración no está en manos de unos pocos, sino de la mayoría” 3.

1

PUCV. Herrera H. II Semana de Estudios Romanos.”Res Privata-Res Publica-Imperium”. 1974. Pag 128 2 Kitto. H.D.H. “Los Griegos”.1962.pag 7 3 Tucídides. La Guerra del Peloponeso. (Discurso fúbrere de Pericles)

3


Tal logro político se mantuvo puro solamente durante el siglo V a C, luego del cual la guerra del Peloponeso, provocó entre otros, un decaimiento político y una variación cultural. Con la ascensión de Alejandro Magno, como rey (hegemón), trajo consigo una visión imperialista a Grecia, y un acercamiento a la cultura oriental, como territorio a conquistar y cultura a absorber. Tal proyecto trajo inevitablemente situaciones sumamente temidas siempre por los griegos, la divinización del gobernante, la ostentación y fastuosidad de los bienes y riquezas. Se trata por un lado, de la incorporación de grandes territorios (el imperio de Alejandro iba desde Grecia hasta la India), y de un mutuo préstamo cultural. Es viviendo este proceso que se produce la conquista de Palestina por parte de los griegos. El libro de los Macabeos da una buena síntesis de la resistencia judía frente a la dominación griega a la vez de los efectos que ésta trajo a Palestina. La ocupación griega de Jerusalén (II a C) abarcaba aspectos políticos, militares, religiosos y culturales ( 1 Macabeos 1:34-35). Hubo una helenización generalizada; “ Por medio de mensajeros, el rey (Antíoco) envió a Jerusalén y demás ciudades de Judea decretos que obligaban a seguir costumbres extrañas en el país...” (1 Macabeos 1: 44), era un ataque a los fundamentos de la religión judía (la ley, la adoración, la circuncisión), en aspectos culturales, como la incorporación de un gimnasio (2 Macabeos4:12), lo que a diferencia de hoy en día, tenía fuertes connotaciones religiosas (celebración religiosa y virtud griega), era en síntesis “que por todas partes se propagara la manera griega de vivir, y que aumentara el deseo de imitar lo extranjero” (2 Macabeos 4:13). La política griega incluía una ocupación territorial con soldados y colonos (1 Macabeos 3:36). Todo este peso y presión que los griegos pusieron a los judíos, que llegaron a la prohibición de practicar el judaísmo (2 Macabeos 6:1-11) llevó a algunos judíos a ver en la vía armada la liberación de esta opresión. El problema que tuvieron estos rebeldes judíos (Matatías y los sucesores de él), aparte de la precariedad militar inicial, era que las sucesivas dinastías griegas luchaban entre sí, buscando ganarse el favor de los territorios prometiendo la derogación del pago de tributos, tierras y mayor autonomía, promesas que finalmente no se cumplían ( 1 Macabeos 10, 11: 30-47; 52-59). Ven entonces una posibilidad buscando apoyo en Esparta y Roma, estableciéndose con éstos últimos un tratado: “ los judíos no darán provisiones, ni armas, ni dinero ni naves a los enemigos de Roma. Tal es la voluntad de Roma. Los judíos cumplirán sus compromisos sin exigir recompensa” (1 Macabeos 8:26), en donde Roma les ofrecía protección militar. Es interesante (aun cuando fuese por intereses) la cercanía y amistad que llegan a sentir los judíos por otras naciones, una carta a Esparta dice : “nosotros no dejamos de acordarnos continuamente de ustedes en nuestras fiestas y demás días apropiados, cuando ofrecemos nuestros sacrificios y en nuestras oraciones, como es justo y conveniente hacerlo por los hermanos” (1 Macabeos 12:11). Volviendo a Roma, quiero referirme a lo que estaba por su parte viviendo este estado. Al igual que Grecia, surge como un estado autónomo, con la ventaja de que Roma siempre se mantuvo como centro político, religioso, cultural, aun cuando sus fronteras y dominios llegasen mucho más lejos.

4


Hay muchos autores que dicen (no sin argumentos) que Roma nace con un espíritu expansionista, sin embargo, hasta la Segunda Guerra Púnica (III a C), Roma pretendió hacer ver a los demás que sus conquistas y guerras no eran más que la búsqueda de la paz, casi en defensa propia, la restitución de un pacto violado, el “Foedus”, forma jurídico-religiosa de los romanos de establecer relaciones con otras naciones. Hasta el siglo III, este tratado estaba basado en la fides (buena fe) en la confianza en el extranjero. Era una forma jurídica de someter al vencido, no le interesaba a los romanos la destrucción y sometimiento duro, sino establecer un acuerdo en donde ellos (romanos) establecían las condiciones, que generalmente eran la solicitud de tierras, tributos, soldados a cambio de protección militar, urbanización y derechos políticos. A partir del siglo III a c, (producto de la fuerte experiencia en la 2 Guerra Púnica) ya no entran consideraciones morales en las conquistas romanas, ahora era importante someter e inmovilizar a las demás naciones, era la búsqueda de la paz, con la que legitimaban la violenta acción militar, Roma cayó en una verdadera psicosis de agresión en donde cualquier potencia extranjera era un potencial enemigo romano. Los romanos hasta este periodo no miraban con buenos ojos a la cultura oriental, sobre todo (al igual que los griegos) por su régimen político, ya que la monarquía era algo que los romanos siempre se propusieron evitar (En sus inicios Roma tuvo monarquía, una dominación etrusca). El proceso que comienza a vivir Roma en este período es una “crisis republicana” conducente al régimen imperial, producida por diversos aspectos. La carrera política en Roma iba a la par de la carrera militar. Para ser cónsul (mayor cargo romano) se debía primero haber participado en campañas militares (10), y haber ascendido jerárquicamente por distintas magistraturas. Como era de esperar, se vio en las conquistas de territorios, la posibilidad de poder iniciar una carrera política, por lo que ya no se conquistaba para engrandecer a Roma, sino para el status personal. Esto lleva a otro aspecto importante. La principal transformación política que sufrirá Roma, es el paso de una República dirigida por el senado (300), dos cónsules y las Asambleas a un sistema imperial dirigido por una sola persona. El Cónsul poseía el imperium, ósea la concentración de todo el poder para poder gobernar (fuera de Roma eso sí), durante un año, tiempo que duraba su cargo. Progresivamente se fue viendo en esta magistratura la posibilidad de gobernar con el imperium, en forma indefinida, con lo que tarde o temprano se llegaría a lo que hoy conocemos como emperador. Económicamente además, Roma vio en los territorios una inagotable fuente de recursos naturales y humanos (mano de obra esclava) para crecer como estado, “ los gobernantes y los publicani, procedentes respectivamente, de la aristocracia senatorial y del grupo de los nuevos ricos, veían por lo general en las provincias simples campos de enriquecimiento personal...” 4.

4

Alfoldy G. “Historia Social de Roma”. Ed. Alianza, Madrid, España. 1984. Pag 82

5


Esto explica el interés de Roma por oriente, y por otros territorios, económico inicialmente, se vio ya en tiempos del imperio influido principalmente por la ostentación y divinización del emperador. Palestina no tenía más interés para los romanos que ser un muro de contención de los árabes y otros pueblos rebeldes, ser fuente de tributos y esclavos. Conquistada por Pompeyo en el 63 a C, y convertida en provincia romana, tuvo una fuerte influencia cultural durante el reinado de Herodes el Grande (37 -14 a C). Este rey, según el historiador Flavio Josefo, tenía una gran cercanía con César, “ y lo que Herodes tenía en más que todo esto era ver que, después de Agripa, era el más amado de César; y después de César el más amado de Agripa” 5. Este rey se ocupó principalmente de la construcción de edificios y otras estructuras, reflejando la urbanización que ofrecía Roma a las demás naciones. Reconstruye el Templo, crea algunas ciudades, así como el grandioso puerto de Cesarea (rivalizando con el de Alejandría), “no había lugar en todo el reino que fuese bueno, el cual no honrase el nombre de César... Todas las obras y edificios, la plaza, el teatro, el anfiteatro, hizo que fuesen dignas del nombre que les ponía, y habiendo ordenado unos juegos y luchas que se hiciesen cada 5 años, púsoles también el nombre de César” 6 .En Jerusalén Herodes edificó la fortaleza Antonia, un palacio real, un hipódromo, un teatro y un anfiteatro. Tenía militarmente la obligación de defender las fronteras del Imperio contra las incursiones de los árabes. Fue una constante en ambas ocupaciones (griega y romana) la cambiante relación política entre ellos y los judíos, no teniendo estos más que entrar en el juego de los ofrecimientos y apoyos políticos y militares para poder contar con una protección o mayor benevolencia. Para muchos, estas dominaciones no trajeron más que tragedias y problemas a Palestina, y sus influencias no fueron más que un distanciamiento de la Ley de Dios. Sin embargo, Dios en su misericordia y soberanía tuvo a bien el dar a este período (I d C) el título de la “plenitud de los tiempos”. Son todos estos factores los que ya están presentes cuando nace el apóstol Pablo, hechos en los que no fue actor presencial, pero de los cuales se vio directamente influido y en muchos casos ayudado. A continuación expondré la situación histórica del apóstol Pablo, en donde algunos de los factores antes mencionados serán profundizados.

5 6

Josefo F. “Las Guerras de los Judíos”. XV Ibidem.

6


La Ciudadanía Romana del Apóstol Pablo. “ A mi me costó una fortuna adquirir mi ciudadanía -le dijo el tribuno- Pues yo la tengo de nacimiento- replicó Pablo.” (Hechos de los Apóstoles 22:28). A través de toda su historia, Roma utilizó el derecho a su ciudadanía como un medio de control y división de los otros estados. Consciente de lo que podía ofrecerle a los otros pueblos, por lo general más primitivos que Roma, sabía que una alianza de todas las otras naciones culminaría (al menos inicialmente) con su existencia. Por ello, establece dos tipos de ciudadanía, una dada a la comunidad latina (considerada afín a la cultura romana) y a todas las ciudades que fuesen leales a Roma, llamada civitas optimo iure, la cual otorgaba derechos públicos, ósea el votar por las autoridades que dirigieran políticamente en Roma, derecho matrimonial y a comerciar. La otra, sin mayores atribuciones que al derecho latino, era llamada civitas sine sufragio. La existencia de dos tipos de ciudadanía hacía que las ciudades lucharan entre sí por alcanzar frente a Roma un mayor reconocimiento que les permitiera alcanzar la ciudadanía optimu iure. Roma por momentos dilató tanto esta concesión, que durante el siglo I a C, enfrentó una violenta guerra con las otras comunidades ya aburridas de hacer méritos y no recibir los plenos derechos, tal guerra es conocida como la guerra social (90 a C) (socios de Roma). En los nuevos territorios conquistados, Roma establece colonias y municipios. Las primeras, eran reductos exclusivos para ciudadanos de Roma, militares jubilados, que establecían soberanía en otros territorios; estas dependían directamente de Roma. Los municipios eran una forma de administrar a las ciudades extranjeras, a las que les otorgaba autonomía local pero monopolizaba sus relaciones exteriores, exigiéndoles además tributos, recursos y soldados. Con la creación de provincias y posterior a la guerra social, el derecho de ciudadanía se masificó bastante, llegando incluso a poder comprarse, dejando ya de ser una medida de división, sino siendo en plenitud, una ventaja y mayor status en las correspondientes comunidades. Si bien ya no era una exclusividad, si marcaba, a fines del siglo I a C y I d C, abruptas diferencias frente a quien no la poseía, “ la posesión de la ciudadanía romana permitía además de obtener regalos, ser mimado políticamente, entrar en el ejercito y disfrutar aquí de paga y de botín. Hasta la mera libertad personal de un provincial, carente de derechos políticos, podía significar más que antes, dado que al menos los miembros de las capas superiores locales podían abrigar la esperanza de que les fuese concedido algún día el derecho de ciudadanía romana” 7 Veamos algunas formas de acceder a la ciudadanía en la época y nación de Pablo y establecer cómo la pudo haber obtenido.

7

Alfoldy G. “Historia Social de Roma”. Ed. Alianza, Madrid, España. 1984. Pag 124

7


La ciudadanía de Pablo. Tarso, la ciudad en donde nació Pablo, era la capital de la provincia de Cilicia, que en el 64 a C fue ocupada por los romanos, y por decreto de Marco Antonio le fue otorgada la ciudadanía romana. Tal ciudadanía si bien se aplicaba a una provincia, no era automática. En las provincias la rudeza y represión de los romanos buscaban convencer a las capas superiores locales, por lo general leales a Roma, de poder asociarse al nuevo sistema por medio de la concesión del derecho de ciudadanía. Como fuente de recursos, Roma buscaba integrar a las provincias y provinciales de diversas maneras; “mediante el trazado de redes viales, la atracción de los provinciales al servicio militar y sobre todo, mediante la concesión del derecho de ciudadanía romana (para lo que era preciso, fundamentalmente, el conocimiento de la lengua latina)... el derecho de ciudadanía fue otorgado bien a individuos y familias particulares, capas altas indígenas, bien a comunidades locales enteras” 8. Por otro lado, la ciudadanía la podían obtener esclavos, quienes luego de un tiempo de trabajar bajo su amo, quedaban en libertad, con la posibilidad de acceder a la ciudadanía romana, mediante la manumissio. Incluso, algunos se hacían voluntariamente esclavos para luego alcanzar derechos, y era alentados por sus amos, quienes luego les cobraban favores políticos (votos). El apóstol dice que él era ciudadano desde su nacimiento, por lo que no podría él haber sido un esclavo. Sin embargo, “los hijos del libertus (esclavo liberado) nacidos después de la manumissio eran considerados libres... siendo algo automático que los descendientes de los privilegiados heredasen la libertad y ciudadanía, así como la pertenencia a un orden” 9 (clase social). Esta me parece una posibilidad bastante razonable respecto al origen de la ciudadanía de Pablo, veamos ahora el orden al cual debió pertenecer. En la cita anterior se aclaraba que el orden también se heredaba, la estructura social en las provincias era la siguiente: Nobilitas y Equitores (Colonos de Roma) Capas Altas de las colonias provinciales Libertos ricos y pobres Artesanos y Mercaderes Proletarios Esclavos

Este modelo no varía mucho del siglo I a C al I d C. Al primer estrato Pablo no pertenecía, con respecto al segundo; Pablo también declara que él es fariseo, grupo religioso que si bien era influyente y sin duda contó con gente pudiente, no era tan exclusivo como el de los saduceos, compuesto en su mayoría por la clase sacerdotal, la 8 9

Alfoldy G. “Historia Social de Roma”. Ed. Alianza, Madrid, España. 1984. Pag 143 Ibidem. Pag 204

8


que sí tenía un status religioso y económico dentro de Palestina9. Liberto ni esclavo tampoco era, ni proletario pues no era casado (los proletarios aportaban con hijos al estado). La clave parece estar en el estrato de los artesanos y mercaderes. Pablo sabía hacer tiendas de campaña (Hechos 18:3), sin duda en aquel entonces un oficio, el cual se heredaba. Este hecho apoya la idea de no ser de la clase más alta de Palestina, “en los núcleos urbanos más importantes los miembros de los estratos inferiores desempeñaban por lo general una función económica, en la mayor parte de los casos como artesanos y comerciantes” 10. Los padres de Pablo, judíos en Tarso, de la tribu de Benjamín (Filipenses 3:5) viviendo como muchos judíos en diversos lugares de Asia Menor, Italia, Africa, producto de las deportaciones y ventas como esclavos, es muy probable que hayan estado bajo el servicio de algún romano (comerciante o militar), en donde luego de un tiempo alcanzaran la ciudadanía, con lo que no sólo adquirían una mejor posición social (que ya era un estrato medio) sino que también un mejor nivel económico y cultural. Todas estas son solo consideraciones, a mi parecer la expuesta anteriormente es la más probable, sin embargo incluyo la consideración que da un diccionario bíblico: “ se supone que su padre era un comerciante que había obtenido la ciudadanía romana por medio de algún medio, que podía ser por vía de la adopción o por méritos de guerra o por servicios meritorios al estado o subordinado a los funcionarios para obtener ese privilegio” 11. Si bien nació en la ciudad de Tarso la mayor parte de su vida, sobre todo su juventud, la vivió en Jerusalén, por lo que si queremos buscar las influencias no debemos sólo limitarnos a este aspecto político-jurídico, sino que Pablo es por decirlo de algún modo hijo de tres culturas, las que a mi parecer fueron esenciales dentro del plan de Dios, del desarrollo pleno de Pablo y vitales para el avance del evangelio de Jesucristo. Lo siguiente será exponer (en forma breve) perfiles históricos, que configuraron una imagen especial del Apóstol.

El Religioso: La dominación política de Roma sobre Palestina durante el siglo I d C, no impidió (ayudado por la política imperial romana) que dentro del país existiesen distintas tendencias políticas y religiosas. Estas posturas pueden resumirse en cuatro: Saduceos, Herodianos, Escenios, Fariseos. Los Saduceos eran el grupo más reducido y aristocrático, concentrando por ende, el poder político y religioso en la administración del templo, un grupo atrayente, pero al que Pablo por linaje y condición social no podía acceder. Los Herodianos eran una tendencia política favorable a la dominación romana, compuesto principalmente por familiares al rey de turno (Mateo 22:16), los que obviamente, no contaban con la aprobación de la mayoría y que velaban nada más que por sus propios intereses. Los Escenios eran un grupo menor, dedicado a la meditación y cumplimiento de la 9

Bright. J. “Historia de Israel” .Ed. Desclee de Brouwer.Bilbao, España. 1970. Pag 494 Alfoldy G. “Historia Social de Roma”. Ed. Alianza, Madrid, España. 1984. Pag 185 11 “Nuevo Diccionario de la Biblia”. Ed Unilit. Miami, EE:UU, 1999. Pag 781

10

9


Ley, pero llevando una vida ascética, apartados de los centros urbanos, un grupo contrario al orden religioso oficial. Pablo en más de una oportunidad afirmó ser fariseo, y entre ellos, uno de los que más cumplía con sus exigencias. Esta opción de Pablo (humanamente) le permitió poder alcanzar ventajas importantes dentro del propósito de Dios, a la vez de ser este el grupo con mayor proyección religiosa e intelectual de aquel entonces. El término fariseo (farisaios)12 proviene del arameo “separar”. Eran reconocidos en Las Escrituras por su rigidez en la interpretación de la Ley (Lucas 11:52)), siendo su mensaje (al menos teóricamente) reconocido hasta por el Señor (Mateo 23:1-2). El apóstol también afirma lo estrictos que eran en el cumplimiento de la Ley (Hechos 26:5).

Flavio Josefo, siendo de un linaje sacerdotal, de buena situación económica, y con un trabajo histórico que hasta hoy perdura, declara al referirse a su vida: “ No soy de bajo linaje, sino vengo por la línea antigua de sacerdotes y, ciertamente, tener derecho de sacerdote y parentesco con ellos es testimonio entre nosotros de ilustre linaje... ya tenía 19 años cuando comencé a vivir en la ciudad (Jerusalén), y aplíqueme a guardar los estatutos de los fariseos, que son los que más cerca se llegan a la secta de los estoicos entre los griegos...” 13. Ciertamente si alguien quería prepararse en el conocimiento de Las Escrituras (estoy conciderándolo sólo en términos teológicos) lo más conveniente y de posible acceso (Mateo 23:15) eran el grupo de los fariseos. Pablo recibe la instrucción de Gamaliel, quien era según Las Escrituras, un destacado maestro de la Ley (Hechos 5:34-35), y del cual no sería tan aventurado suponer (según Hechos 5:33-39) que sus enseñanzas estaban cercanasy/o influyeron a la revelación que Pablo luego proclama a los gentiles. Frente a las exposiciones teológicas hechas por Pablo a gentiles y sobre todo a los judíos ( Hechos 13:13-41, 14:1, 15:12-21, 17:1-4) no habían refutaciones doctrinales, sino que debían recurrir a calumnias y terjiversaciones para detener o perjudicar su labor. Pablo reconocía en el hecho de ser fariseo una ayuda importante dentro de su búsqueda y conocimiento de Dios (Filipenses 3:5), claro que comparado con la revelación de Cristo era insignificante, pero con el ejemplo, no busca restar mérito al ser fariseo sino a elevar por sobre tan importante ocupación el poder ser hijo de Dios y siervo de Cristo. Para Pablo este era un “plus” frente a aquellos que subestimaban su mensaje ( a aquellos para quienes no significaba fundamental Cristo), y una condición a la que le sabía sacar partido (Hechos 23:1-10).

12

Vine, W.E., Vine “Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo”, (Nashville: Editorial Caribe) 2000, c1999.pag 13 Josefo F. “Las Guerras de los Judíos”. VII

10


Ciertamente Dios, soberano y grande en misericordia utilizó la formación teológica de Pablo, y sobre todo la disposición de su corazón para predicar a los gentiles y hallar (cumpliendo el ideal de Dios) el cumplimiento y exactitud de Cristo con las profecías y fundamentos bíblicos (Gálatas 1:13-16).

El Intelectual: La corriente cultural e intelectual predominante en todo el Mediterráneo era la griega. Esta influencia no se halló exenta de Jerusalén, ya siglos antes había comenzado a adentrarse en la vida de la ciudad (2 Macabeos 4:13). Josefo como antes señalé, consideraba a los fariseos como bastante cercanos a la filosofía estoica de los griegos, esta idea no resulta tan ilógica si consideramos que la exposición del mensaje que hace Pablo en Atenas (Hechos 17:16-33), en el Aréopago (Centro de discusión filosófica de mayor profundidad que la hecha en el Ágora, plaza pública), era a filósofos epicúreos y estoicos, y en su mensaje Pablo cita a un poeta del siglo III a C, Arato (Fenómenos) lo cual refleja un conocimiento por parte de Pablo de la literatura griega, me atrevería a decir, más que superficial. El hecho que supiese griego (Hechos 9:29), no era simplemente manejar un idioma más (ver pag 1). El idioma es una forma de representar la realidad, que para los griegos estaba marcada por la belleza y el equilibrio (cosmos). Muchos conceptos teológicos expuestos por Pablo tienen además de una fuerte raíz bíblica, una importante cuota y significación griega (No me parece casual que Dios optara por un idioma que hasta hoy es el alma mater del conocimiento occidental), como iglesia, gracia, virtud, amor, etc, los cuales lo más probable es que Pablo no desconociese. Esta comprensión de la realidad le permitió poder llegar a gente importante dentro de los griegos (Hechos 17:4,34). Por otro lado, muchas de las personas con las que se relacionaba también tenían una apreciable formación intelectual. Compartió con Aquila y Priscila, quienes además de tener un oficio común (Hechos 18:3), tenían una buena preparación doctrinal (cf. Hechos 18:24 con Hechos 18:26). Es muy probable además, por su estadía en Roma (Hechos 18:2) que supiesen hablar o por lo menos tuviesen un mínimo bagaje de latín, idioma que en la misma medida que ellos podía también manejar Pablo. Era como muchos pensadores e intelectuales, aficionado al estudio y la lectura (Hechos 26:24, 2 Timoteo 4:13). Los romanos nunca superaron culturalmente a los griegos, y estos poseían la cultura más importante de occidente, la más difundida y aplicada, por lo tanto, quien se dirigiese y propusiese adoctrinar a los gentiles debía conocer, comprender y utilizar sus elementos para cumplir con su empresa. En este sentido Pablo es utilizado, siendo más idóneo que otros apóstoles (no menos importantes, no menos utilizados por Dios) (Hechos 4:13).

11


El Ciudadano: Este tercer aspecto me parece bastante interesante de analizar. Creo que a diferencia de los dos anteriores, Pablo es mucho más pragmático, diría incluso, menos atraído o comprometido. Todas sus referencias a su ciudadanía romana se enmarcan en términos jurídicos, con un sentido práctico, la defensa de sus derechos como ciudadano romano: a ser enjuiciado antes de sancionado (Hechos 16:37-39), las sanciones por incumplimiento del deber (Hechos 16:27), y una profunda conciencia cívica (Romanos 13:1-7). Es que la cultura romana era eminentemente jurídica. Pablo veía en su ciudadanía no una proyección religiosa o intelectual, sino una importante ventaja y arma al momento de desempeñar su labor. Tras la separación con Bernabé (motivada por no querer considerar a un “desertor”) Pablo escoge, pensando en las dificultades que la evangelización conllevaría a Silas, el que era ciudadano romano (Hechos 16:37). Pese a las dificultades y sufrimientos que tuvo que padecer, pudo recibir algunos beneficios en su condición de romano (Hechos 23:23-35), así como tener una prisión domiciliaria durante dos años en un domicilio particular (Hechos 28:16), pena que le hubiese sido aun más difícil si hubiese sido solo judío, por las disposiciones del emperador Claudio (Hechos 18:2). Pablo sabía hacer valer su condición cívica y sabía hablar como romano cuando le convenía: “porque usted está bien informado de todas las tradiciones y controversias de los judíos...” (Hechos 26:3). Por otro lado, estaba consciente de que al momento de apelar al emperador por su causa tendría que ir a Roma, en lo cual él veía el cumplimiento del propósito de Dios para con él y su ministerio (Hechos 23:11). Finalmente, muchos conceptos bíblicos referidos a la justicia, esclavitud, leyes, etc, bien pueden tener un fundamento o contexto de lo que incluso hasta hoy ha significado el derecho romano.

12


Puntos de Influencias griegas y romanas.

13


Conclusiones: Espero que hayan podido percibir a lo largo del trabajo lo enriquecedor que es abordar, no solo este, sino cualquier temática desde una perspectiva histórica. Al resumir y concluir la investigación acerca de la figura histórica de Pablo no me deja de sorprender que pudiendo ser o bien un destacado judío religioso, un capaz intelectual de la cultura griega o un influyente romano, Pablo une y condensa en su persona estos tres aspectos, usa todo lo que tiene para el servicio y dedicación a Dios y los hermanos. No podemos dejar de considerar que las tres corrientes culturales de aquel entonces (al menos para nuestra cultura occidental) son aun fundamentales, son en buenas cuentas, las bases de nuestra fe, cultura y leyes, razón más para hallar la omnipotente mano de Dios tras cada hecho histórico de nuestra vida, de nuestro existir. Qué decir de Pablo. Nos plantea un desafío, ciertamente teniendo muchas ventajas y cosas por las cuales sentirse orgulloso, como de hecho así era, sabía reconocer lo que es realmente fundamental en nuestro existir, esto es, nuestra relación personal con Dios. Para él, nada tiene sentido o importancia sino está la comunión y conocimiento íntimo con Dios, pero si está lo fundamental, entonces todas las demás cosas son una muestra de la provisión de Dios, un medio de glorificar al perfecto Hacedor. Han pasado dos milenios desde que Pablo difundió el evangelio entre los gentiles. La labor nos toca continuarla a nosotros. Él compartía y convivía con el mismo amor y respeto con ricos y pobres, eruditos e iletrados, creyentes e inconversos, se daba por completo a su labor, y sin embargo ( o más bien, según el ideal de Dios) tuvo un desarrollo pleno de su persona, contribuyendo a la causa y servicio a Dios, basando su vida en glorificar a Dios y amar al prójimo. Espero que como creyentes nunca perdamos de vista lo esencial y fundamental en la vida, que es incluyente de todo lo demás y no excluyente de una vida íntegra en completa dedicación al Rey. “...Pues yo soy el menos importante de los apóstoles, y ni siquiera merezco llamarme apóstol, porque perseguí a la iglesia de Dios. Pero soy lo que soy porque Dios fue bueno conmigo; y su bondad para conmigo no ha resultado en vano. Al contrario, he trabajado más que todos ellos; aunque no he sido yo, sino Dios que en su bondad me ha ayudado. Lo que importa no es si he sido yo o si han sido ellos, sino que éste es nuestro mensaje y que esto es lo que ustedes han creído.” (1 Corintios 15:11)

14


Fuentes y Bibliografía: Fuentes: BSU. Biblia Dios Habla Hoy. Vida. Nueva Biblia Versión Internacional Josefo F. “Las Guerras de los Judíos”. Josefo F. “Contra Apion” Tucídides. La Guerra del Peloponeso.

Bibliografía: Alfoldy G. “Historia Social de Roma”. Ed. Alianza, Madrid, España. 1984 Bright. J. “Historia de Israel” .Ed. Desclee de Brouwer.Bilbao, España. 1970. Buono-Core R. “Roma Republicana”. Ed. UCV.Valparaíso, Chile.2002 Kitto. H.D.H. “Los Griegos”.1962. “Nuevo Diccionario de la Biblia”. Ed Unilit. Miami, EE:UU, 1999 PUCV. Herrera H. II Semana de Estudios Romanos.”Res Privata-Res PublicaImperium”. 1974. Pag Vine, W.E., Vine “Diccionario Expositivo de Palabras del Antiguo y del Nuevo Testamento Exhaustivo”, (Nashville: Editorial Caribe) 2000 www.artehistoria.com

15

La Figura Histórica del Apóstol Pablo  

Breve ensayo sobre la figura histórica del apostol, es complemento de a un estudio teológico y/o filosófico

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you