Page 1


Un imaginado proyectado sobre el infinito

Por: José A. Pérez Ruiz, PhD. AICA Puerto Rico Desde Bogotá, Colombia llega a nosotros una exposición titulada “Divas”, del escultor Maquiamelo (n. 1972). Es una colección de piezas ostentadoras de un perfil óptico y filosófico coherente. En conjunto poseen contenidos antropológicos donde hurgan en una fenomenología sostenida en el transcurso de la presencia humana sobre la tierra. Hace concurrir en ellas auras novedosas en que advertimos un discurso trascendente. Una vez alcanzamos asimilar total o parcialmente su presentación, lograremos concebir como tras las apariencias existe un entramado denso e inagotable. Salta a la vista, que al margen de las manifestaciones formales de estas obras, el artista convoca los recursos a su disposición para instalarlas en las memorias de los contempladores. Si de una parte, su punto de partida, es la miniaturización de cabezas para llevarlas al tamaño de las “tzantzas”, que son las testas momificadas y reducidas por los indios Jivaros de la Amazonía. Imagino que semejante proceso de disminución practicado por elementos de esa etnia posteriormente fuera empleados en rituales y a la vez podían responder a deseos personales de consagración. Al respecto, el que suscribe, se cobija bajo el palio del desconocimiento, para permitirse especular si eran amuletos para infundir respetos temerosos o para evocar momentos heroicos. Sin embargo, llama la atención que sus bocas estén cosidas, pues resultan interesantes si se comparan con creencias tenidas por algunos pueblos indoeuropeos, los cuales postulaban que una vez alguien expira, alma y espíritu pueden emigrar por cualquiera de los orificios corporales.


En los cultos funerarios de la civilización greco-romana y en algunos grupos paleocristianos hubo algún tipo de contagio asociado a las ideas de aquellos. Por tanto, entre los mencionados aborígenes americanos esa clausura bucal puede significar la preservación de poderes anímicos, ahora al servicio de sus usuarios bien sea por derecho de vencedor o para darle ventajas favorecedoras.

Observo en la producción traída por Maquiamelo un carácter premonitorio, bien sea “ex profeso” o como producto del azar. Se observa que una faz, contiene facultades a veces inconcebibles pues emanan chispas difusoras cuyos alcances pueden transmigrar a diferentes tiempos por ser fuentes inspirativas de leyendas; narraciones históricas, literarias; fábulas y por consiguiente la continuación de tradiciones orales que muchas veces activan las fantasías más inverosímiles. Por lo antes enunciado, se hace imperativo, evaluar los posibles alcances del quehacer escultórico ante nuestra consideración. Ello nos obliga a sondear ciertas fuentes emanadoras de sabiduría, surgidas de las huellas remotas, cercanas y contemporáneas del paso del hombre por nuestro planeta. En el hemisferio occidental hay algunas cuya datación es tan incierta como el orígen de sus creadores. Así que examinarlas impone el deber ético de respetar sus presencias y los misterios que les sirven de acompañantes. Debemos puntualizar, en un asunto; la colección estudiada surge en un instante de transición como el que se experimenta actualmente. Esta circunstancia, nos remite a echar un vistazo retrospectivo e introspectivo


para dar usos interpretativos a los remanentes del discurso humano en el tiempo. Si accedemos a los centros arqueológicos en el panorama suramericano se torna imprescindible recordar el centro ceremonial del Tiahuanacu. Ese recinto megalítico donde nos recibe la presencia de Wiracocha, deidad que al surgir de las aguas del lago Titicaca, una de sus primeras funciones fue la creación del hombre, contiene material atribuido a la cultura “Tiwanakata” la cual muchos estudiosos señalan como la “cultura matríz” de ésta parte del orbe. Semejante complejo devocional nos conduce a diversos recintos donde la concentración simbólica y las personificaciones pétreas que las pueblan reclaman la atención debido a sus posibles planteamientos. Son indispensables para seguir la genealogía de los rostros presentes en estos territorios. Probablemente esa sucesión, descienda de los muros de una plaza rectangular allí existente, en cuya superficie fueron tallados semblantes con tipologías variadas. La teorización sobre sus procedencias y propósitos, la longevidad de sus presencias y la razón de ser del conjunto de tallas, puede acoger varios tomos. Para nuestros propósitos, esos relieves rigurosamente definidos, marcan intereses proto o pre históricos de aquellos pueblos etiquetados como “primitivos”. Con respecto a dichos perfiles pueden ser divinidades o mortales; me interesa, la semántica clarividente de sus representaciones.


Pueden responder también a un aspecto que intuyo en la faena de Maquiamelo, un llamado a la conciencia extraído de experiencias existenciales, para ubicarlas en puntos de elevación emocional a fin de ensamblar un armazón para conferir libertad a la imaginación. El artista atrae remembranzas de eventualidades temporales o sepulcrales concluyentes, para reactivarlas desde el más allá. Es digno exponer ante la consideración pública el hecho de que en los años iniciales al siglo XX, las máscaras ceremoniales africanas cuyos usuarios afirmaban, les transmitían la esencia de cuanto representaban, inspiraron a los cubistas y otros artistas a acogerlas como parte de su inspiración. Es que sus artífices y usufructuarios, en virtud de un proceso de catarsis mística, supieron y pudieron trasmitir esas aureolas comunicativas con esferas que no podemos alcanzar a plenitud. Tales distancias síquicas sirven de agentes multiplicadores de los atributos conferidos por sus prosélitos. La interpretación hecha por artistas europeos como Pablo Picasso (1881-1973), George Braque (1882-1963) y otros, que fueron partícipes de las ideas románticas, con su auspicio al estado de bondad natural del “buen salvaje”, promovió la repotenciación de esos íconos. Pero hubo, previo a ellos, incursiones preliminares de Paul Gauguin (1848-1903) y Theodore Rousseau (1812-1867) quienes mantenían el espíritu de los mencionados y a la vez el último era contemporáneo a ellos. La aportación de los primeros adquirió gran receptividad porque el trabajo introductorio ya estaba en marcha. De ahí que el préstamo ultrasensorial provisto por los trabajos tribales alcanzara altos niveles de aceptación. Hay que recordar como las investigaciones antropológicas obraron sobre el público receptor y cambió el rumbo del coleccionismo. Puede existir una relación más reciente con la acogida experimentada por las cabezas de Jean Michel Basquiat (1960-1988). De manera parecida a lo ocurrido en los albores del siglo XX, hasta el presente hallamos un trabajo como el de Maquiamelo, que se apropia de efigies que fueron focos de atención en la centuria precedente y vuelca hacia el futuro los poderes carismáticos encapsulándolos en representaciones que mantienen aquellas potestades en el campo existencial del mañana. Los recursos, de los que se ha servido el artífice, quien ingeniosamente crea mascarillas funerarias, urdidas en el seno de la utopía, para hacerlas cobrar vida en el mausoleo privativo de su autoría. Al momento son, algunos de los más apreciados talentos femeninos de los tiempos modernos llevados a horizontes oníricos que las marginan de lo usual. Considero un acierto del escultor seleccionar verdaderas imágenes cuyos poderes legendarios apenas comienzan a expandirse.


Ya existen hipótesis, estudios y relatos sobre sus vidas y labores. Además los dominios fantasiosos han sido cultivados para proveer a estudiosos y diletantes el terreno propicio para agregar verdades y quimeras. Si acudimos a los recursos movilizados actualmente para alcanzar planos metafísicos, percibiremos cómo los medios disponibles aún vigentes, se han acoplado a las aceleraciones hasta el momento inéditas de la mecánica. No obstante las ecuaciones para alcanzar las metas ideales son equivalentes a las empleadas por las generaciones precedentes y percibo que las futuras seguirán esgrimiendo esos principios tradicionales. Actualmente podemos seguir pensando en cuan trenzados se encuentran los imaginarios formativos del sentir y las emociones sustanciadoras de la realidad. A mi juicio, el artista, responde consciente o subconscientemente a los imperativos de la época, pues al seleccionar el valor absoluto de la belleza femenina, anteponiendo substancias activadas permanentemente en pos de conservar los mensajes para futuras generaciones. La erosión de los agentes creativos acumulados por el discurso de las eras suscita hostilidades contra el mundo, la vida y las artes. Dentro de las instancias creíbles en todos los mundos posibles, la labor de Maquiamelo ostenta la facultad de sostenerse en tiempo, acción y espacio. Quienes hoy y mañana accedan a los semblantes de sus “divas”, podrán ubicarse en procesos identificativos. Para las mujeres, serán prototipos que los varones verán como ideales. El poder de la producción reseñada, radica en la capacidad para servir de antídoto profano contra extremismos. Maquiamelo ha dado, como señalamos al comienzo, el título de “Divas” a la muestra ante la consideración pública. El término empleado se utilizó para señalar las diosas paganas. Semejante cualificativo implica una posible concepción divinizadora, pues ha seleccionado mujeres cuyas bellezas escapan a los parámetros comunes. Hace algún tiempo, me topé con una afirmación de Octavio Paz en que decía “…hay genéticas que se repiten”, pero el encanto que aflora de lo sublime lo encontramos cuánticamente espaciado. Es posible que el gran problema de antaño, ante la fugacidad de la vida, fuera capturar permanentemente el esplendor de la hermosura. El escultor colombiano al responder al deseo fáustico de detener el tiempo, acude a un sistema usado por los artistas greco-romanos. Estos se percataron de la variedad de tipos abarcados entre las damas con estampas sobresalientes. De esa manera, estudiaron las singularidades de las ciudadanas del Olimpo para escoger sus modelos. De ahí que lo tipológicamente lindo se tomaba como punto de partida, más la búsqueda estética del cincelador era acercarse a una perfección ideal, que se alejaba de la figura inicial. Al igual que aquellos, observo en Maquiamelo esa “…exploración de los valores del extenso panorama social”


que acertadamente le atribuye Eduardo Serrano. Puedo llamar la atención que a los talladores clásicos, cuando se trataba de seres supremos se les exigía perfectibilidades que les acercaran al “topus uranus”*, al punto que su labor fuera inefable. Opino que el nuestro ha emprendido trabajos de talante muy parecido, en cuanto a alcances, al de aquellos. Deja a un lado la “tentación” de uniformidad de los certámenes de belleza y sacrifica esa concepción

matemática de denominadores que resaltan lugares comunes, para hacer comparecer ante el observador beldades únicas, depuradas de emotividades superficiales. Son retantes sus visiones de las actrices que pueblan su “harem” conceptual, pues ellas corresponden a la materialización de una voluntad reafirmadora de memorias gloriosas de las cuales existen testimonios y materiales irrefutables. Los recuerdos de esas vidas que tuvieron y tienen, ese efecto multiplicador generados por los personajes encarnados para el cine, el teatro y también para la crítica, constituyen existencias simultáneas desarrolladas por la “magia” de sus capacidades histriónicas. Igualmente sus vidas, revelan intensidades que se integran a sus funciones profesionales. Entre sus escogidas, se encuentran:

*Nombre asignado por Aristóteles al lugar de residencia de los dioses.


Marilyn Monroe, Elizabeth Taylor, Judy Garland, Bette Davis, Katharine Hepburn, Audrey Hepburn, Ingrid Bergman, Greta Garbo, Brigitte Bardot, Sofía Loren, Marlene Dietrich, Zsa Zsa Gabor y María Félix. No podía faltar Grace Kelly a quien podemos significar como metáfora sincretizadora de realidades y fantasías. Su presencia condensa exaltaciones destinadas a permanecer. Ella sirvió de redoma alquímica donde se procesó una fórmula interruptora de lo efímero y transitorio para fijarlo en un tiempo extraordinario.

Al respecto, es de rigor reconocer la sensibilidad de Maquiamelo para distinguirlas. El valor peculiar de esas bellezas atípicas dentro de la rutina cotidiana es digna de encomio. Su impacto artístico origina características apropiadas para ensamblar un nuevo panteón o si queremos a una narrativa moderna; un “Salón de la Fama”. El abanico de nichos posibles para sus personificaciones con la intensión de dar oportunidad al pueblo de contactarlas e incluso comunicarse con los presentes, pasados y futuros propiciadores de *Grace Kelly, 2016 / Pasta de modelado y acrílico blanco.


enlaces al margen de lo temporal es amplio. Cuando el conjunto poblacional frecuenta las memorias, las evocaciones no se hacen esperar surge así “…naturalmente…” cuando deriva…”del reconocimiento, la admiración, el aplauso y el chismorreo…” como bien afirma Álvaro Medina. Es y será así, porque aunque no se lo hayan propuesto, serán manantiales generadores de todo lo anterior. Los ecos de sus voces y de quienes recitan sus ditirambos les mantienen despiertos a un nivel existencial en el cual la atención a sus nombres ejemplificarán las potencialidades de esas vidas que no son cerradas por la muerte. Cada día que pasa, sus relatos y mitos se enriquecen de los agentes nutrientes provenientes de los afluentes del imaginario popular. Otros vendrán desde esferas insospechadas y no importa cuán negativos o positivos sean ya que su efecto les arraigará con más fuerza a la retentiva colectiva. Se aplica en ese caso, la regla propagandística que sirve aún a muchos, que reza: “…que hablen de mí; que hablen mal, pero que hablen”. A mi entender, Maquiamelo devela, en la presente exposición, las dimensiones de lo supratemporal y revela simultáneamente la energía fundamental como semillero mantenedor de resistencia para conservar la naturaleza humana.

San Juan de Puerto Rico 10 de abril de 2016 Museo de las Américas


Listado de obra 1.

Judy Garland, 2014 Escultura

2.

Marilyn Forever, 2014 Escultura

3.

Marilyn Monroe, 2013/15 Escultura

4.

Andy Warhol, 2014 Escultura

5.

Audrey Hepburn, 2015 Escultura

6.

Bette Davis Eyes, 2015 Escultura

7.

Greta Garbo, 2015 Escultura

8.

Katharine Hepburn, 2014 Escultura

9.

Liz Taylor - Cleopatra, 2013

10.

Marilyn Forever, 2013 Escultura

11.

Hello Kitty, 2016 Escultura

Escultura


Judy Garland, 2014 Escultura 14 x 14 x 14 cm Pelo humano, piel de badana, pasta de modelado, pigmentos naturales, temple al huevo, cinta de seda azul.


Marilyn Forever, 2014 Escultura 14 x 14 x 14 cm Peluca sintética, piel de cartera Louis Vuitton, pasta de modelado, pigmentos naturales, bálsamo. Colección Art for Heart foundation.


Marilyn Monroe, 2013/15 Escultura 14 x 14 x 14 cm Pelo de albino, piel de cartera Louis Vuitton, pasta de modelado, maquillaje, bรกlsamo.


Andy Warhol, 2014 Escultura 14 x 14 x 14 cm Pelo humano, piel de badana, pasta de modelado, pigmentos naturales, hilo amarillo.


Audrey Hepburn, 2015 Escultura 12,5 x 12,5 x 13 cm Piel de badana, polĂ­meros, pasta de modelado, pigmentos naturales, bĂĄlsamo.


Betty Davis eyes, 2015 Escultura 12,5 x 12,5 x 14 cm Pasta de modelado, prรณtesis ocular.


Greta Garbo, 2015 Escultura 12,5 x 12,5 x 13 cm Piel, pasta de modelado, รณleo, bรกlsamo.


Katharine Hepburn, 2014 Escultura 14 x 14 x 14 cm Pelo humano, piel de badana, pasta de modelado, รณleo, bรกlsamo. Colecciรณn MAC / Museo de Arte Contemporaneo de Bogotรก


Liz Taylor - Cleopatra, 2013 Escultura 14 x 14 x 14 cm Pelo Humano, pasta de modelado, รณleo, bรกlsamo, chaquiras doradas.


Hello Kitty, 2016 Escultura 13 x 13 x 13 cm Piel de cartera Prada, Ăłleo, pan de oro, Zarcillo de ZaďŹ ro, Alambre.


Listado de obra Lenticular

1.

Judy Garland, 2014 Impresiรณn Lenticular

2.

Marilyn Forever, 2015 Impresiรณn Lenticular

3.

Moon Warhol, 2015

4.

Bette Davis Eyes, 2015 Impresiรณn Lenticular

5.

Skull Kitty, 2016 Impresiรณn Lenticular

Impresiรณn Lenticular


Judy Garland, 2016 Impresiรณn lenticular 30 x 37 cm Ediciรณn de 5 + 2 PA


Marilyn Forever, 2015 Impresiรณn lenticular 1 x 1 mt Edicion de 3 + 2 PA


Moon Warhol, 2015 Impresiรณn Lenticular 1 x 1 mt Ediciรณn de 3 + 2 PA


Bette Davis eyes, 2015 Impresiรณn lenticular 50 x 50 cm Ediciรณn de 5 + 2 PA


Skull Kitty, 2016 Impresiรณn lenticular 50 x 50 cm Ediciรณn 5 + 2 PA


Biografía 1972 Nace en Bogotá – Colombia. 1997 – 1998 Realiza estudios en inglés como segunda lengua, Stamford Public Schools, Stamford, Connecticut- USA. 1997 - 1998 Se gradúa de técnico en Diseño de Interiores, Ashworth College, USA. 2012 Gana la XVIII Bienal de Santa Cruz de la Sierra, Santa Cruz de la Sierra- Bolivia.

2013 I Bienal del Sur en Panamá, Director: Luz Botero, Panamá – Panamá. 2014 Art Florida Biennial, Florida, Director: Gerard Delaney, Florida – USA. 2014 XIX Bienal de Santa Cruz de la Sierra, Director: Eduardo Rivera, Santa Cruz de la Sierra- Bolivia.

2014 II Bienal de Arte Contemporáneo de Argentina, Director: María Elena Beneito, 2016 Nominado para la Beca Guggenheim, USA. Buenos Aires – Argentina.

2016 Recibe el premio Bacatá en artes, Bogotá – Colombia.

2015 Museo de Arte Contemporáneo (MAC), “DIVAS” Curador: Álvaro Medina, Bogotá – Colombia.

Actualmente el artista vive y trabaja entre Bogotá y Miami. 2015 LA Galería, “TESTAS” Curador: Álvaro Medina, Bogotá – Colombia. EXPOSICIONES INDIVIDUALES 1993 Museo de Arte Colonial CCE, “Líneas y Expresiones” Curador: Fernando Salme, Quito – Ecuador. 1994 Museo de Arte Moderno CCE, “Líneas y Expresiones”, Curador: Sergio Vélez, Quito- Ecuador. 1995 2011 2012 2012

2016 Museo de las Américas, "DIVAS", Curador: José A. Pérez Ruiz, San Juan- Puerto Rico. EXPOSICIONES COLECTIVAS RECIENTES 2012 Odeón Feria de Arte, Curador: Ricardo Arcos Palma, Bogotá- Colombia.

2012 Sincronía I Feria de Arte, Curador: Eduardo Stamford Public Library “Instalación Atolón Serrano, Bogotá – Colombia. de Mururoa” Stamford, Connecticut- USA. 2012 Justmad Mia Art Fair, Art Basel Show Case, Galería ArtBase, "Tribus Urbanas" Parque Miami – USA. 93, Bogotá – Colombia. 2013 Schaller Design Group, Festival de Cine de Galería ArtBase, "Sátrapas" Blue Lagoon, Bogotá, Bogotá – Colombia. Miami, Florida – USA. 2013 Cero Galería, “La Generación Emergente”, XVIII Bienal de Santa Cruz de la Sierra, Curador: Eduardo Serrano, Director: Eduardo Rivera, Santa Cruz de la Bogotá – Colombia. Sierra- Bolivia.


2013 Cero Galería, “Bajo la piel”, Curador: Emilio Tarazona, Bogotá – Colombia.

2015 Spectrum, Contemporary Art Projects, Curador: Silvia Medina, Florida – USA.

2014 Cero Galería, “The Secret”, Curador: Leonor Uribe, Bogotá – Colombia.

2016 Art Palm Beach, Contemporary Art Projects, Curador: Silvia Medina, Florida – USA.

2014 Broward Art Guild Gallery, Salon des Refuses, Director: Gerard Delanay, Florida –USA.

2016 Justmad 7, Art4Heart Foundation, Madrid – España.

2014 Palazzo Barone Ferrara, Border Body – Mixing Futures, Curador: Luca Curci, Bari – Italia. 2014 Sincronía II Feria de Arte, Curador: Eduardo Serrano, Bogotá – Colombia. 2014 Spectrum, Contemporary Art Projects, Curador: Silvia Medina, Florida – USA.

2016 Art Chicó II, Museo del Chicó, Curador: Eduardo Serrano. COLECCIONES PÚBLICAS Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá (MAC), Bogotá – Colombia. Museo de Arte Contemporáneo de Santa Cruz de la Sierra, Santa Cruz de la Sierra – Bolivia.

2015 Art Palm Beach, Contemporary Art Projects, Curador: Silvia Medina, Florida – USA.

Art For Heart Foundation, Bogotá – Colombia.

2015 Galería Manzana 1, “POP”, Curador: José Bedoya, Santa Cruz de la Sierra- Bolivia. Justmad 6, Galería Veintinueve, Madrid – España.

Museo de Arte Moderno CCE, Quito – Ecuador.

Arte al límite, Santiago - Chile

2015 Justmad 6, Off Axis Colombia, “Matadores” Curador: Ramiro Camelo, Madrid – España. 2015 CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, “POP” curador: José Bedoya, La Paz – Bolivia. 2015

ARTBO, LA Galería, Curador: Luis Aristizábal, Bogotá – Colombia.

www.maquiamelo.com


Diseño: Mucha Agencia / Bogotá - Colombia Corrección de estilo: Borrador Final Fotografías: Oscar Monsalve, Néstor Gómez, Olga Lucía Jordán Impreso por: Panamericana formas e impresos S.A. Bogotá - Colombia. www.maquiamelo.com


Diseño: Mucha Agencia / Bogotá - Colombia Corrección de estilo: Borrador Final Fotografías: Oscar Monsalve, Néstor Gómez, Olga Lucía Jordán Impreso por: Panamericana formas e impresos S.A. Bogotá - Colombia. www.maquiamelo.com

Profile for juan barreto

Divas y Vanitas Maquiamelo  

Divas y Vanitas Maquiamelo  

Advertisement