Issuu on Google+


Capitanía general de Cuba

Capitanía general de Guatemala Capitanía general de Venezuela Virreinato de Nueva Granada Virreinato de Brasil Virreinato del Perú

Capitanía general de Chile

Virreinato del Río de la Plata

Posesiones españolas Posesiones portuguesas Posesiones francesas Posesiones inglesas Posesiones holandesas

D 56


Virreinato de la Nueva España

Virreinato de la Nueva España es el nombre que se dio a la entidad política y administrativa establecida por los reyes de España durante la etapa colonial (1521-1821): comprendía lo que hoy es México, el suroeste de los Estados Unidos y Centroamérica. Después se le quitó esta última región y en ella se estableció la Capitanía General de Guatemala. 57

D


D 58


El gobierno de la Nueva España estaba en manos de un representante del rey en estas tierras (virrey) que además de juez y capitán cuidaba que las leyes se cumplieran; para vigilarlo se establecieron las audiencias que eran grupos de personas nombrados por el rey (oidores) que oían las quejas y las transmitían a España. Muchos de los oidores fueron presa de la ambición, la codicia y la corrupción por lo que no cumplieron con su misión. 59

D


El virrey se encargaba de las actividades políticas y económicas mientras que el obispo de México controlaba a la Iglesia Católica; esta era poderosa y rica, en ocasiones tenía más que el virrey. A veces ambos cargos se reunían en una persona. Virreyes importantes fueron: Antonio de Mendoza y Luis de Velasco (siglo XVI); el obispo Juan de Palafox y fray Pedro Enríquez de Rivera (siglo XVII); el Duque de Linares y el segundo Conde de Revillagigedo (siglo XVIII).

D 60


La encomienda fue una institución establecida por los reyes de España en la que, a un soldado español al que se le habían dado tierras se le encargaba (encomendaba) el cuidado, bienestar y educación religiosa de varias familias indígenas, a cambio éstas tendrían que trabajar para él y servirle sin recibir pago alguno.

61

D


Hacia 1550 se descubrieron minas de plata en el Estado de M茅xico, Guerrero, Guanajuato y Zacatecas de tal riqueza que esta actividad se convirti贸 en la base de la econ贸mica durante la etapa colonial. El desarrollo

D 62


tecnol贸gico alcanzado en las minas novohispanas (de Nueva Espa帽a) fue muy importante, pero no impidi贸 que se explotara a los indios y a los esclavos negros que trabajaban en ellas.

63

D


La población de la Nueva España estuvo compuesta básicamente por tres grupos: los indios, que eran los habitantes originarios, aunque perdieron muchas de sus tierras, se les quitó su religión y se les impusieron nuevas costumbres, eran considerados súbditos del rey y la iglesia los protegía. Los blancos, en su mayoría nacidos en España, eran el grupo privilegiado que controlaba el gobierno, el comercio, las minas y poseían la mayor parte de

D 64


la tierra. A los negros, esclavos de origen africano llegados por Cuba; se les empleó en las minas y en el cultivo del azúcar, en áreas tropicales. La mezcla de estos grupos dio origen a los mestizos y las castas que, con el tiempo, se convertirían en los grupos más numerosos en las ciudades y en el origen del mexicano. 65

D


Las tres primeras órdenes religiosas que se establecieron en la Nueva España, en el siglo XVI, fueron: Franciscanos, Dominicos y Agustinos. Ellos se distinguían por realizar las labores de conversión al catolicismo, defensa

y educación a indios, destacando fray Pedro de Gante, fray Martín de Valencia y fray Bartolomé de las Casas quien fue un gran defensor de los indios. Posteriormente llegaron otras órdenes para hombres y para mujeres: Jesuitas, Carmelitas, Mercedarios, Betlehemitas, Jerónimas ...

D 66


67

D


La primera imprenta del continente, del impresor Juan Pablo, llegó a la Ciudad de México en 1539 gracias a las gestiones del obispo fray Juan de Zumárraga y del virrey Antonio de Mendoza; el primer libro impreso fue la Escala espiritual para llegar al cielo. La literatura religiosa fue la más editada pues era indispensable para ayudar a frailes y sacerdotes en las tareas de enseñanza de la religión católica a los indígenas.

D 68


Las letras novohispanas se desarrollaron desde el siglo XVI, pero encuentran una identidad propia hasta finales del siglo XVII y principios del siglo XVIII con el trabajo del literato, científico e historiador Carlos de Sigüenza y Góngora (Triunfo Parthénico, Aventuras de Alonso Ramírez), la llamada

Décima musa, Sor Juana Inés de la Cruz (Los empeños de una casa, Primero sueño, poesía y villancicos) y del escritor de obras de teatro Juan Ruiz de Alarcón (La verdad sospechosa). A éstos autores se les considera como los fundadores de la literatura mexicana. 69

D


Fue la primera universidad establecida en el continente americano, pues fue fundada por el rey Carlos V el 21 de septiembre de 1551, iniciando sus cursos el 25 de enero de 1553. En ella se impartía teología, filosofía, latín y retórica, pero también medicina,

D 70


astronomía y lenguas indígenas (náhuatl y otomí). Estuvo abierta al avance del conocimiento europeo, aunque la Inquisición la limitó muchas veces. Dio importantes científicos como Díaz de Gamarra, León y Gama o Bartolache, todos ellos nacidos en la Nueva España.

71

D


Dentro de las artes la que más se conoce es la arquitectura que inició en el siglo XVI con influencia renacentista (plateresco y herreriano) y árabe (mudéjar). Ejemplos son las iglesias franciscanas de Tlaxcala y Tepeaca, las agustinas de Actopan y Tepoztlán; los conventos de Acolman y Yuriria. A partir del siglo XVII se inicia una adaptación de los estilos europeos que llegan y dan lugar a una forma de expresión que podríamos llamar “mexicana”: el barroco, que se caracteriza por decorar todos los espacios hasta la exageración. Ejemplos, entre tantos, son el Sagrario de la Catedral de México y las iglesias dominicas de Oaxaca y San Cristóbal de las Casas.

D 72


Esta orden religiosa tenía mucho poder, riqueza, preparación intelectual, controlaba las mejores escuelas y tenía gran fuerza espiritual entre la población por lo que representaban un peligro para el rey de España, quien decide excomulgarlos y expulsarlos de sus dominios el 25 de junio de 1767. En el caso de la Nueva España además eran criollos y estaban despertando un sentimiento de nacionalismo (amor a la patria).

73

D


La riqueza de la Nueva España era enorme, pero las desigualdades sociales lo eran todavía más: el grupo de españoles nacidos en la Península Ibérica era poderoso y rico; los criollos (blancos nacidos aquí) tenían menos poder y eran hechos a un lado, lo que da lugar a conflicto y lucha entre ellos. Los indios, mestizos, castas y negros eran las clases olvidadas y marginadas.

D 74


75

D


Los grandes pensadores de la Ilustración del siglo XVIII (Montesquieu, Diderot, Rousseau, Voltaire y otros) tenían ideas racionalistas, es decir no necesitaban de Dios para explicar la realidad y contaban con nuevos métodos e instrumentos para investigarla; creían en la libertad, los derechos humanos, la república, la democracia y en limitar el poder de los gobernantes.

Estas ideas atacaban las bases de justificación de los gobiernos, del “derecho divino” de los reyes (dado por Dios) para gobernar y el poder del clero. Sus ideas eran revolucionarias y aquí fueron útiles para que los criollos se dieran cuenta de que no se necesitaba de España para vivir y gobernarse como país.

D 76


En 1789 estalla la Revolución Francesa que corta la cabeza del rey Luis XVI y lleva al gobierno a un hombre de ideas liberales, Napoleón Bonaparte. En 1808 éste ataca España y vence al rey Carlos IV, quien deja el trono a José Bonaparte, ante las protestas del heredero Fernando VII.

En las colonias españolas —a las que no se prestaba mucha atención— no aceptan al nuevo rey y buscan restituir en el trono a Fernando VII, pero pronto surge la idea de hacerse países, de hacer revoluciones de independencia, de no depender más de España. 77

D


Historia m colonia