Page 1

El Sendero del Nahual Un manual de nahualismo paso a paso

Jean Paul Farell Baril

Título: El Sendero del Nahual. Copyright © 2016 por Jean Paul Farell. ISBN: Diseño de portada: Drago, foto: Dragón Olmeca, INAH. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede utilizarse o reproducirse en forma alguna, sin la autorización por escrito del editor.


Para mi hermano ElĂ­as Matus y mi querida Aline, que sujetaron siempre mi mano cuando el sueĂąo del mundo me tragaba.


Día 5: La vida es sueño .......................................................................... 30

Índice Prólogo ............................................................................................................ 5 Primera Parte: Las ideas básicas ..................................................................... 6 Dios, el universo y todo............................................................................... 6 La realidad ................................................................................................... 7 Nuestra naturaleza dual. ............................................................................. 8 Segunda Parte: Preparativos........................................................................... 9 Primeros pasos ............................................................................................ 9 Armonización .............................................................................................. 9 Tus voces internas: Juez, Verdugo y Víctima .......................................... 9 Los nuevos acuerdos ............................................................................. 10 La integridad personal .......................................................................... 11 Recapitulación ........................................................................................... 12 ¿Qué es la recapitulación? .................................................................... 12 ¿Para qué sirve recapitular? ................................................................. 12 Técnica de recapitulación ..................................................................... 13 Respiraciones ........................................................................................ 21 Meditación ................................................................................................ 23 Tercera Parte: El Sendero del Nahual ........................................................... 25 Acecho....................................................................................................... 25 Sueño a Propósito ..................................................................................... 26 Ensoñar para penetrar el sueño................................................................ 27 Días 1 y 2: Recordar los sueños ............................................................. 27 Día 3: El templo de los sueños .............................................................. 29 Día 4: Búsqueda de la visión ................................................................. 30

Día 6: Ensayo del sueño ........................................................................ 31 Día 7: Al borde de la consciencia .......................................................... 32 SEGUNDA SEMANA: SUEÑO LÚCIDO .................................................... 33 Día 8: Comprobar la realidad ................................................................ 33 Día 9: Lucidez ........................................................................................ 34 Día 10: Guía del universo del soñador .................................................. 34 Día 11: Aprendiendo a volar ................................................................. 35 Día 12: Torbellino .................................................................................. 36 Día 13: Tejer los sueños ........................................................................ 37 Día 14: Sueño libre ................................................................................ 37 TERCERA SEMANA: ALTA LUCIDEZ ........................................................ 38 Día 15: Estados alterados ...................................................................... 38 Día 16: Sueño libre ................................................................................ 39 Día 17: Alta Lucidez ............................................................................... 39 Día 18: Vientos de cambio .................................................................... 40 Día 19: Cambio de escena ..................................................................... 40 Día 20: Cambo de papeles..................................................................... 41 Día 21: Sueño libre ................................................................................ 42 CUARTA SEMANA: CONSCIENCIA CREATIVA ......................................... 42 Día 22: Terapeuta del sueño ................................................................. 42 Día 23: El curandero interior ................................................................. 43 Día 24: Visión doble .............................................................................. 44 Día 25: Amantes de ensueño ................................................................ 45 Día 26: Fantasías prohibidas ................................................................. 46 Día 27: Consciencia expandida.............................................................. 47


Día 28: No tengo cuerpo ....................................................................... 48 Cambio de planos...................................................................................... 49 Intento...........................................................Error! Bookmark not defined. Trascendencia ........................................................................................... 50 Apéndices ...................................................................................................... 50 Más sobre Recapitulación ......................................................................... 50 Más sobre sueños lúcidos ......................................................................... 50


Prólogo A los ocho años conocí en la sierra de Guanajuato al nahual Don Jesús Tepole, un viejo pequeño y discreto que prefería pasar desapercibido, y definitivamente no era de los que toman aprendices; pero vio algo en mí e insistió en enseñarme lo que hace a un nahual. Él podía simplemente desprenderme con un toque, o más frecuentemente, ir a recogerme en sueños y llevarme a otros planos. Pero llegó un día en que me hizo escoger entre el nahualismo y el resto del mundo, renunciando a familia y a todo lo que a esa edad me importaba. Para un niño de ocho años, con una familia grande y unida, la perspectiva de darle la espalda al mundo y a la gente a cambio de poder era, aunque tentadora (¿qué niño no quisiera ser Superman?), una idea gris, triste y horrible. Aprendí mucho, y aprendí rápido con Don Jesús, pues aunque físicamente nos viéramos poco, casi todas las noches pasaba a recogerme, en sueños, para llevarme a ver y aprender sobre su mundo. Pero en el momento de tomar la decisión de si quería ser nahual como él, ganó el amor de mi familia. A Don Jesús lo quise y respeté infinitamente, sí, pero también temí, y por años después de su muerte me hizo temer y apartarme de mi camino como nahual. Cuando me enseñaba en sueños, siempre sentía su guía y la firmeza de su mano, lo inamovible del camino que me mostraba, lo cerrado de su dogma. El desprendimiento y casi desprecio por todo lo mundano, sus exigencias de una vida célibe, aislada y casi monástica. Se trataba de nahuales inmensamente poderosos, casi sobrehumanos y por ende, también inhumanos. No tenían empatía alguna ni paciencia para las pequeñeces terrenales de nadie más. Don Jesús, por ejemplo, se exasperaba y a veces burlaba del “chilladero de esas viejas” cuando alguien moría, pues para él la muerte no era sino cruzar un rellano. Pero no había necesidad de ser cínico, o cruel, pues hasta un nahual como él debía comprender el dolor de los que pierden un ser querido y se sienten solos y tristes. Podría haber tenido algo de empatía, pues también debe haber sido humano alguna vez. Años después tuve la bendición de conocer a Don Miguel Ruiz, un Maestro que si bien enseña el poder y el desarrollo personal de un nahual, lo hace desde una base de amor; en lugar de aislarte como monje, él hace compatible su nahualismo con la convivencia de familia, parejas, amigos; más que eso, enriquece el aprendizaje y crecimiento del nahual con amor y empatía por el mundo. Mi conocimiento del nahualismo proviene principalmente de Don Jesús, pero mi nuevo sendero al retomar con otros ojos el camino del nahual, es guiado más por la enseñanza de amor de Don Miguel Ruiz.

Este libro lo escribí como un acuerdo conmigo mismo para retomar este sendero, pero lo publico porque si tan sólo ayuda a cambiar la vida de una sola persona más, entonces habrá valido la pena.


Primera Parte: Las ideas básicas Dios, el universo y todo En todo camino místico habremos de cruzarnos con esto más temprano que tarde. Y cuando alguien dice Dios (o Alá o Jehová o el Monstruo de Spaghetti) surgen las susceptibilidades, las defensas, y se cierran los ojos y oídos. Quitemos esto de dioses de en medio entonces. Cuando hablamos de nahualismo, siempre surge la pregunta: ¿Tú en qué crees? ¿Crees en Dios? Y otros cuestionamientos similares. Yo quiero empezar por allí, no sólo por aclarar este punto en particular, sino porque creo que dará perspectiva al camino que vamos a recorrer. Antes que nada, el nahualismo no es una religión, en absoluto. Es en muchos aspectos una filosofía y en todos aspectos una forma de vida. Es conocimiento que se ha ido acumulando a través de generaciones de nahuales desde tiempos 1 prehistóricos (sí, anteriores a los Toltecas* ). La forma en que abrimos los ojos es diferente para todos, el camino que se nos abre para ir descubriendo la realidad toma distintas rutas para cada quien, y hay pocas discusiones tan estériles como la de debatir sobre ”absolutos” teológicos que en realidad no son más que ventanillas por las que cada quien alcanza a ver partes de la realidad externa. ¿En qué cree un guerrero nahual entonces? 1

* Los toltecas son una civilización prehispánica y un grupo étnico específico. Yo no considero “toltecas” a alienígenas, atlantes o grupos culturales modernos o antiguos reales o imaginarios que no tienen relación con los toltecas originales. Cuando menciono a los toltecas me refiero sólo a los toltecas históricos.

Claro que hay una gran mente o consciencia maestra detrás de todo, y cualquier nahual lo sabe. Preguntarle a un nahual si cree en dios es como preguntarte si crees en los árboles: no son nada en lo que “creer”, si es evidente que están alrededor nuestro en todas partes. Cuando uno aprende a ensoñar y moverse fuera de la realidad material la existencia de esta consciencia es también algo de lo más evidente. Sin embargo, nunca he conocido a un nahual real que ande por allí catequizando sobre la palabra de nuestro señor y salvador Quetzalcoatl, ni nada por el estilo. La religión no es parte de las preocupaciones de un nahual. Sólo sabe que esa consciencia, ese Todo existe, y que es algo tan inasible que no se desgasta en ello; cómo lo llamen depende del linaje cultural de cada nahual. Cómo quieras llamarlo es tu elección. “El Creador” es referirse sólo a un aspecto de su naturaleza.

“El Universo” sería sólo una parte de su totalidad. “Multiverso” estaría un poco más cerca, si es que tu mente racional puede realmente abarcar el concepto. Una forma muy tradicional, y cierta de alguna manera, es Gran Espíritu o términos similares. Para mí, hay que ser simples: Dios, Diosa, Dioses son buenos términos, siempre que no queramos verlos como figuras humanizadas con nuestras mismas limitaciones y pasiones. Si menciono a Dios sólo déjalo pasar y no te enganches en términos que en realidad no tienen relevancia. Para los que buscamos nuestra mexicanidad, (o “toltequidad” como se ha dado en llamarla por grupos neochamánicos) es decir, la esencia prehispánica del camino del guerrero, Dios tiene nombre: Ometeotl (Ometecuhtli/Omecihuatl), representando el último eslabón de una cadena que se remonta a las primeras culturas americanas. El “dragón olmeca”, el jaguar-serpiente-ave (tierra-agua-aire) que representaba su universo da origen a posteriores representaciones de KukulkánQuetzalcoatl. Éstos últimos ya representaban aspectos mundanos o materiales para las culturas más recientes, pero toltecas, teotihuacanos y pueblos nahuas tenían siempre presente al verdadero creador, el dios progenitor o dios único en la imagen de Ometeotl. Ometeotl es el señor de la dualidad: padre y madre, luz y oscuridad, creador y destructor, vida y muerte – Ometeotl es el Todo. Él creó los “hijos” de las mitologías prehispánicas que se encargarían de la creación del universo material, siendo éstos sólo el brazo ejecutor de una deidad infinitamente mayor. En el caso de las culturas nahuas, Quetzalcoatl, Huitzilopochtli, Tlaloc y Tezcatlipoca son las representaciones icónicas de estas fuerzas creadoras en nuestro lado de la realidad. La forma o nombre que quieras darle será la que mejor te sirva para no quebrarte la cabeza y gastar tiempo y energía con algo que aún no estamos preparados para comprender. Pongamos algunas alegorías para bajar tanta filosofía a algo un poco más digerible. Muchas religiones y filosofías nos explican como hijos de dios, como pequeños dioses y creadores. Esto es cierto en la cosmogonía del nahual, con la debida proporción (o perspectiva) guardada. Imagina que vas al mar y tomas un poco de agua en el cuenco de tu mano. Tienes allí la esencia misma del mar, los mismos elementos y composición, hasta hay pequeñas creaturas vivas en tu poquito de agua. Éste eres tú, Dios es el mar. Estás hecho de la misma esencia, a pesar de que el mar, por su inmensidad misma, tiene poderes y capacidades que tus gotitas de agua no alcanzarán, no hasta haber crecido hasta ser océano. Crecer ese poquito de agua, gota a gota, es el camino del guerrero. Tu meta es el océano;


tu camino, por ahora, son gotas e hilillos de agua y es en lo que nos debemos concentrar. Mi maestro Don Jesús me lo explicó de niño de esta manera: eres una hojita. Si eres atento, puedes percibir tu rama y otras hojitas. Si aprendes a abrir más tu percepción, puedes llegar a sentir tu árbol, la fuente directa de tu vida. Cuando avances por el camino del nahual, te soltarás de tu rama para montar el viento. Podrás ver más árboles, por la zona del bosque por donde te lleve el aire. Podrás ver las copas de otros árboles, o el suelo del bosque. Pero no verás ni entenderás las raíces, ni alcanzarás a abarcar la totalidad del bosque y la cantidad de cosas que contiene y que alimenta. Un Maestro Nahual sabrá ser como bellota y germinar, y así entenderá las raíces, y entrelazará las suyas con las del bosque y tu percepción se abrirá a formar parte viva del bosque. Pero aún entonces tu crecimiento apenas empieza. Enorme, ¿no? Es de verdad imposible para nuestra percepción el abarcar la enormidad de lo que realmente es dios, el universo y todo. Vayamos entonces una gota a la vez, un paso a la vez, iniciando el crecimiento y alguno de estos días (o eras) entenderemos a Ometecuhtli. Por ahora, lo único que nos importa es mantener en mente que la realidad va más allá de lo que podemos percibir en nuestra posición actual, y que nuestro camino consiste en ir ampliando esa percepción. Finalmente, un nahual no reza – no como nos han acostumbrado a entender el término. Rezar para pedir cosas no tiene ningún sentido, puesto que todas las cosas ya te están dadas. Tenemos un libre albedrío que no tiene límites; si puedes pensarlo, puedes quererlo, entonces puedes tenerlo. Podemos decidir lo que sea. Con ese libre albedrío viene el poder de lograr lo que sea que decidamos. Recuerda que la divinidad está en ti, y que tú, junto con todo lo que existe, eres parte de la divinidad. Todo está en saber usar esa divinidad intrínseca en ti, tu poder de nahual. ¿Recuerdas tu poquito de agua de mar? Tienes y eres todo lo que necesitas. Comprender esto primero, y aprender a usarlo es parte de nuestro sendero. Rezar, como muchas religiones exigen, para “adorar y cantar sus alabanzas” es algo que el nahual hace con su consciencia constante de la realidad que lo rodea, con su reconocimiento y su intento diario y constante de ser parte de ese Todo más grande. Lo único que sí recomiendo hacer, cada día, cada momento que puedas, es decir “gracias”. No a un dios externo, sino a la vida y a ti mismo. Cada cosa que descubras, cada cosa buena que suceda, acostúmbrate a decir “gracias” hacia dentro. Aún cuando te suceda algo malo, aprende de ello, úsalo para dar un paso

más hacia adelante y agradece la oportunidad y el aprendizaje. Los nahuales aprecian y agradecen cuando un tirano se cruza en tu camino o entra en tu vida. Un tirano en el sendero del nahual es una persona que te saca de tu zona de confort, que te molesta, te hace enojar, te reta, te sabotea, te frustra. Si tomas a los tiranos en tu camino como oportunidades, como aprendizaje, como razón para avanzar en tu crecimiento, al final del día es una de las cosas por las que un nahual estará más agradecido. Di gracias también por lo malo, pues está en ti que se transforme en algo bueno. Volviendo a la ciencia moderna, hoy es sabido que la costumbre de decir gracias en todo momento, o al menos al final de cada día, hace que las personas sean más felices y emocionalmente sanas.

La realidad En tiempos Olmecas, Teotihuacanos, Toltecas, el concepto de que nuestro universo visible no es la realidad fundamental llevaba mucho tiempo de explicaciones y rara vez era realmente comprendido. Hoy en día es de lo más normal, aún en círculos científicos hablar de múltiples dimensiones, multiversos y conceptos que en otros tiempos eran inimaginables. Una de mis teorías modernas favoritas (tengo mente científica después de todo) es la del universo holográfico (Craig Hogan, Chicago University; libro: Michael Talbot, 2011) que sostiene – y demuestra matemáticamente – que el universo físico que percibimos no es más que la proyección de un holograma, generado por una realidad mucho más compleja. Hay grandes mentes e instituciones, como Fermilab, que están seriamente diseñando experimentos que aclaren si nuestro universo es “real” o si somos una especie de personajes de Matrix en un videojuego cósmico. Seriamente. Poco a poco, la ciencia ha tenido que ampliar su visión para explicar “extrañezas” del universo que se niegan a entrar en una teoría que lo explique todo. Busca explicaciones alternativas y empieza a darse cuenta de realidades que ya conocían nuestros antepasados, quienes desarrollaron hace siglos la capacidad de ver el universo real detrás de las ilusiones materiales. Así como tú proyectas una sombra de dos dimensiones en el suelo, el nahualismo tradicionalmente reconoce nuestra realidad como la “sombra”, tridimensional y a todo color, de una realidad mayor. A esta pseudorrealidad la llamamos el sueño del mundo, e iremos viendo lo que esto significa. Muchas disciplinas y filosofías metafísicas reconocen que la realidad total va más allá de nuestras percepciones físicas. Muchas reconocen lo que en nagualismo conocemos como el intento. Lo llamen mentalización, visualización o por el término que sea, es en el fondo el mismo. El intento de un nahual es el poder de ver en su mente cualquier cosa, y poner detrás de ello toda su voluntad. El intento es una


daga que penetra la realidad aparente y actúa como la mano del nahual para modificar el sueño. Una diferencia fundamental entre el concepto de visualización/mentalización en otras disciplinas místicas, es que en el nahualismo reconocemos el libre albedrío e intento de toda la humanidad, no sólo los nuestros. La realidad que nos rodea no es creación solamente de nuestra propia visualización, sino literalmente de las de todo el mundo. El nahualismo llama a la realidad material el sueño del mundo por esta razón; es una construcción que se ha ido haciendo por milenios basada en las creaciones mentales de la humanidad. Un nahual no puede ignorar ni desprenderse de este sueño del mundo hasta que sea capaz de ver la realidad que hay detrás y distinguirla de las construcciones globales. Sólo entonces puede dar un paso atrás, despegarse de las ilusiones, y ya conociendo los engranes internos de esta realidad virtual, alterarla y construir la realidad que él decida. Este manual puede servirte como una pequeña guía de autoayuda para mejorar tu percepción de la vida, o puede, literalmente, poner el universo en tus manos. Como todo, es decisión tuya.

Nuestra naturaleza dual. Al negar todo lo que esté fuera de los límites de la mente racional, los humanos del mundo moderno han negado la mitad de su propio ser. Los antiguos nahuales no cometieron en ese error. Sabían que somos seres duales. Conocían la doble naturaleza del mundo. Y por esa razón llaman al mundo Omeyocan o “lugar de dualidad”. Y por esto también tienen un nombre para cada uno de los dos lados del mundo; y así denominan a nuestro lado racional “tonal” y a nuestro lado misterioso “nagual”, conocido entre los neochamanes como el lado del “conocimiento silencioso” y es, en pocas palabras, nuestro lado espiritual. Esos antiguos nahuales tenían consciencia de nuestra naturaleza dual y concebían la integración de los dos lados de nuestro ser como la meta de la existencia humana. A diferencia de los aztecas y teotihuacanos, los olmecas y toltecas concebían los dos lados de la dualidad como una promesa de integración representada en el vuelo del Quetzalcóatl, la serpiente emplumada. En la visión olmeca-tolteca, el águila no mata a la serpiente. Los dos seres se convierten en uno mismo y dan lugar a un nuevo ser: la serpiente emplumada. Teniendo consciencia de nuestra naturaleza dual, podemos comprender mejor qué es lo que nos ha sucedido como integrantes de la moderna cultura occidental. No hay duda de que hemos perdido contacto con nuestro lado mágico, e incluso la consciencia del mismo y, al olvidar esto, hemos perdido también la fuente de nuestro poder. Sin darnos siquiera cuenta, hemos abandonado la experiencia de la

autosanación que fue nuestra herencia natural en los tiempos en que la humanidad no le daba la espalda su espíritu. Esto ha resultado en un aumento de la enfermedad. Se sabe que gran cantidad de dolencias son o tienen componentes psicosomáticos, es decir, creadas por nuestra propia mente.. La realidad y lo que los nahuales siempre supieron, es que la gran mayoría de las dolencias son más que psicosomáticas, son thymosomáticas (perdón, yo inventé la palabrita, de Thymosalma como complemento de Psyche-mente). A causa de un debilitamiento o ausencia de nuestros mecanismos naturales de autosanación, de ignorar y debilitar nuestro lado espiritual, estamos enfermos de maneras que la mayoría ni siquiera notamos, porque es “normal” ya que casi todo el mundo está igual. Tal vez sea “normal” en ese sentido, pero definitivamente no es natural. La capacidad natural de contactar nuestro lado espiritual y de curarnos nosotros mismos de los daños energéticos del entorno y del pasado es uno de los valiosos tesoros que el hombre moderno ha perdido. La buena noticia es que podemos recuperar deliberadamente esa capacidad, pues nuestro cuerpo energético ya sabe cómo hacer la recapitulación aunque nuestra mente racional lo haya olvidado. Puesto que nuestro cuerpo energético es capaz de llevar a cabo el proceso de autosanación, la posibilidad de sanarnos completamente depende de que encontremos cómo volver a la consciencia del cuerpo energético. No sólo la autosanación, sino también la recuperación de todo nuestro potencial y poder como seres divinos, dependen completamente de esta reintegración de nosotros mismos. Y esto es precisamente lo que el nahualismo busca – reconciliar mente y espíritu y reunirlos en un solo ser completo, un ser íntegro: un nahual.


Segunda Parte: Preparativos Primeros pasos El primer reto, y de hecho la mayor parte del camino de un nahual, está en ti mismo. Es tu propia percepción y poder interno lo que cambiará tu realidad o bloqueará tu camino. El guerrero debe iniciar su camino en su propio interior. Debe conocerse y reconocerse, hacer las paces consigo mismo y las distintas facetas de su ser interno. Debe rearmarse como un ser único, armónico e íntegro. Ese es el primer paso y la fuente de todo el poder necesario para emprender el camino del nahual.

Armonización Como ya dijimos, el primer objetivo del nahualismo es recuperar nuestra integridad, nuestra impecabilidad original, y utilizar esto como una base firme para nuestro desarrollo y aprendizaje. Nuestra reintegración personal - el volver a conciliar nuestra mente y espíritu – nuestro equilibrio y paz interior, y nuestra integridad personal son indispensables para el desarrollo del nahual, además de que son la única forma de alcanzar cualquier nivel de paz interior y felicidad en esta vida terrenal, nahuales o no. Esta armonía y estabilidad interior tiene tres bases críticas que debemos trabajar y fortalecer por igual: La integridad de nuestra mente, la integridad de nuestro espíritu, y las reglas o acuerdos que pactaremos con nosotros mismos, para ser lo que queremos ser. Para nuestra integridad o salud mental, necesitamos reunificar y acallar nuestra mente. Para nuestra integridad espiritual, necesitamos ser claros, honestos y coherentes entre lo que sentimos que es correcto, lo que hacemos, y lo que somos y lo que sabemos que debemos ser. Esto lo llamo integridad personal. Y finalmente los acuerdos y promesas que mantenemos con nosotros mismos deben ser claros, puros y acordes a nuestras otras dos facetas de integridad.

Tus voces internas: Juez, Verdugo y Víctima El nahualismo sostiene que cuando nacemos somos entes balanceados e íntegros (mente y emoción armónicos). Conforme crecemos, sufrimos un proceso que llamamos domesticación, que no es lo mismo pero normalmente sucede paralelo a la educación de los niños. Hay mucha diferencia, y sería material para todo un libro, entre la educación y la domesticación. La primera nos dice cómo comportarnos, convivir, aprender las bases de una forma de vida socialmente correcta. La

domesticación es un proceso en el que inculcamos a los niños cómo y qué pensar, cómo verse a ti mismos (“no seas tonto”, “eres mala”) autocriticarse de manera destructiva y a sentir emociones como pena, culpa y vergüenza. Les inculcamos ideas que van en contra de su naturaleza. Este es un proceso tan traumático para las almas puras de los niños que de hecho fragmenta nuestra psique. Y en este punto sí quiero elaborar más. Existe una condición psiquiátrica, patológica, conocida como trastorno de identidad disociativo o síndrome de personalidad múltiple. Como ejemplo de esto, recomiendo el libro (o película) de Sybil de Flora Rheta Schreiber. Es la historia real de una paciente psiquiátrica que, debido a una infancia traumática, dividió su mente, o psique, en múltiples personalidades que le sirvieron para manejar situaciones fuera de su capacidad infantil. Tenía personalidades que guardaban su niña interior, su ira, su voluntad de defenderse, sus lecciones de música, etc. Sybil estaba literalmente llena de gente: personalidades reales, con nombres, consciencia de sí mismas y las demás y que interactuaban entre ellas y tomaban el control del cuerpo de Sybil para manejar situaciones que su voluntad rota no podía manejar. Todo esto sin que ella se diera cuenta. Pues bien, eso es lo que nos hace la domesticación. Créanme que no exagero al compararlo con una condición psiquiátrica patológica de esta manera. La domesticación de hecho fragmenta nuestra psique y nos genera una clase de personalidades aisladas, voces internas que cumplen rígidamente, y constantemente, su papel. Todos somos diferentes, por supuesto, pero el nahualismo reconoce al menos tres personalidades fragmentarias generalizadas en el mundo actual, mismas que, por cierto, muchas especialidades psiquiátricas también reconocen y tratan en casos considerados “clínicos”. Estas personalidades que casi todos llevamos dentro, y que controlan en gran medida nuestra vida los llamamos el Juez, la Víctima, y el Verdugo. El Juez es la voz interna que constantemente nos dice que esto está bien o mal, que no debimos haber dicho o hecho esto o aquello. El Juez nos vigila y asedia continuamente con sus juicios y sus leyes inflexibles. El Verdugo es el que nos castiga por esas cosas, y sus herramientas son la vergüenza, el remordimiento, la compulsión de llevar a cabo conductas autodestructivas. El Juez y el Verdugo nos acosan todo el tiempo por todo lo que “hacemos mal” y nos castigan por ello. La víctima es la que nos culpabiliza, que nos dice que lo merecíamos y que se deja castigar por la misma causa una y otra vez, cada vez que un recuerdo nos pasa la factura; es la Víctima la que lo trae a nivel consciente, lo llena de vergüenza y se lo lleva al Juez y al Verdugo para ser juzgada y castigada.


Es un ciclo que se autoalimenta permanentemente, las tres voces se necesitan mutuamente y te hacen sentir que las necesitas, y más, que eres ellas. Como no somos perfectos nos rechazamos a nosotros mismos, y el grado de rechazo depende de qué tanto los adultos rompieron nuestra integridad cuando nos domesticaron. Estas personalidades se basan y de manera retorcida hacen cumplir el Libro de las Leyes que llevamos dentro: las reglas, la ética y los conceptos de bien y mal que se nos inculcaron. Para poder ser nahuales, o solamente poder vivir felices, este Libro de las Leyes tiene que dejar de alimentar al Juez, la Víctima y el Verdugo. ¿Cómo? Estas Leyes no son más que acuerdos que hemos hecho con nosotros mismos, basados en nuestra domesticación. Para que nuestra situación cambie, las Leyes tienen que cambiar. Mis acuerdos cuando aprendía de Don Jesús eran ideas de impecabilidad e integridad personal; cosas vagas, movedizas, y para un niño, casi imposibles de visualizar y perseguir. Y un día aparece Don Miguel Ruiz. Don Miguel explica maravillosamente el concepto de nuevos acuerdos en su libro Los Cuatro Acuerdos y voy a tomarlo como base en la siguiente sección, pero sugiero, recomiendo encarecidamente, que consigas ese libro, lo estudies y trates de hacerlo tan parte de ti como puedas. De modo muy resumido, Don Miguel sugiere que nuestra domesticación puede ser corregida, haciendo contigo mismo nuevos acuerdos. Para reemplazar la larga lista de acuerdos y promesas internas que nos mueven, él propone sólo cuatro nuevos acuerdos básicos. Si dejas que estos acuerdos reemplacen tu Libro de las Leyes y te esfuerzas en vivir conforme a estos nuevos acuerdos, tu Juez, Verdugo y Víctima terminarán muriendo de inanición. Serás libre.

Los nuevos acuerdos Es indispensable para emprender el camino del nahual, que decidamos cuáles serán nuestros nuevos acuerdos con nosotros mismos. Hay que escribirlos, memorizarlos y tenerlos presentes en todas las facetas de nuestra vida. Para esto necesitamos una atención especial, una parte de nuestra mente que vigile y nos ayude a cumplir estos acuerdos, pero sin convertirlo en un Policía que nos lleve ante el Juez si fallamos, o volveremos a entrar al mismo círculo vicioso, con nuevas Leyes agregadas al libro. Recuerda que queremos reintegrarnos a nosotros mismos, no dividirnos más. Nuestra vigilancia tendrá que ser muy atenta y activa al principio, pero conforme nos acostumbremos y vayamos integrando nuestros acuerdos a nuestra vida diaria, poco a poco pasará también a ser parte de nuestra naturaleza. Esta práctica de vigilarnos continuamente es parte de lo que llamamos el arte del acecho, que veremos más adelante.

Don Miguel Ruiz recomienda los siguientes cuatro acuerdos que nos ayudarán a salir del círculo vicioso de la domesticación: 1. Sé impecable con tus palabras Las palabras poseen una gran fuerza creadora, crean mundos, realidades y, sobre todo, emociones. De la nada y sin materia alguna pueden transformar lo que sea. Con las palabras podemos salvar a alguien, hacerle sentirse bien, transmitirle nuestro apoyo, nuestro amor, nuestra admiración, nuestra aceptación, pero también podemos matar su autoestima, sus esperanzas, condenarle al fracaso, aniquilarlos. Y funciona igual con nuestra propia persona: las palabras que verbalizamos o las que pensamos nos están creando cada día. Las expresiones de queja nos convierten en víctimas; las críticas, en jueces prepotentes y las descalificaciones autovictimistas (pobre de mí, todo lo hago mal, qué mala suerte tengo) nos derrotan de antemano. Si somos conscientes del poder de nuestras palabras, de su enorme valor, las utilizaremos con cuidado, sabiendo que cada una de ellas está creando algo. Por lo tanto, debemos tener cuidado que nuestras palabras sean verdad, sean positivas o constructivas, y ante todo, que reflejen amor. Al ser impecables asumimos la responsabilidad de nuestros actos sin culparnos ni juzgarnos – sin sufrirlos. 2. No tomes nada personalmente. Una de las batallas más grandes que un nahual debe librar en su sendero es contra un monstruo enorme que llamamos la importancia personal. La importancia personal es una proyección de tu ego, algo que te coloca en el centro del universo donde todo tiene que ver contigo, y que hace que las cosas que hagan y digan los demás te afecten personalmente. Que tus expectativas de los demás te afecten. Que las expectativas u opiniones que los demás tengan de ti te afecten. La realidad es que nada de lo que los demás piensan, digan o hagan allá en su propio mundo tiene por qué afectarte, a menos que tú lo tomes como ofensa o daño personal, que tú hagas que te afecte. Si le dices estúpido a alguien te lo dices a ti mismo, pues lo haces basado en tus creencias, conceptos y opiniones, es el cristal por el que tú miras. Cuando alguien te critique, tómalo de esa forma: Es su visión, es su problema. Empieza poco a poco; si alguien te corta el paso en el tráfico, o te empuja en el metro recuerda que no tiene que ver contigo, son ellos en su propia realidad y con sus propios asuntos, no te tomes su veneno, no dejes que te entreguen a ti sus amarguras y enojos. Solamente no les des importancia, déjalo pasar y en dos minutos toso está bien otra vez. Poco a poco podrás hacer lo mismo hasta con la gente más cercana a ti y con las situaciones más difíciles. No tomes nada personalmente, sigue a tu propio


corazón y tus propios acuerdos sin que te mueva el ruido exterior, y estarás en un estado de paz interior y de dicha necesario para evolucionar. 3. No hagas suposiciones Tendemos a hacer suposiciones sobre todo, nos lo tomamos personalmente y creemos que esas suposiciones son ciertas. Hacemos suposiciones que no son ciertas y luego las defendemos y queremos tener razón. Vemos y oímos lo que queremos y no percibimos las cosas tal como son. Si no entendemos algo hacemos suposiciones sobre suposiciones. "La manera de evitar las suposiciones es preguntar. Asegúrate de que las cosas te queden claras... e incluso entonces, no supongas que lo sabes todo sobre esa situación en particular", insiste Don Miguel Ruiz. 4. Haz siempre tu mejor esfuerzo El cuarto y último acuerdo permite que los otros tres se conviertan en hábitos profundamente arraigados: haz siempre lo máximo y lo mejor que puedas. Siendo así, pase lo que pase aceptaremos las consecuencias sin lamentaciones. No siempre tenemos los ánimos o fuerzas para responder perfectamente a todo. Pero siempre podemos intentar ser impecables con la palabra, no tomárnoslo personalmente y no sacar conclusiones precipitadas... dentro de nuestras limitaciones físicas, anímicas y en general, de cada momento. Si lo intentamos, de la mejor manera que podemos, ya es suficiente. "Verdaderamente, para triunfar en el cumplimiento de estos acuerdos necesitamos utilizar todo el poder que tenemos. De modo que, si te caes, no te juzgues. No le des a tu juez interior la satisfacción de convertirte en una víctima. Simplemente, empieza otra vez desde el principio." nos dice Don Miguel.

La integridad personal La integridad personal, o integridad espiritual, se refiere a las cualidades de un individuo educado, honesto, que tiene control emocional, que tiene respeto por ti mismo, que tiene respeto por los demás, responsable, disciplinado, directo, puntual, leal, pulcro y que tiene firmeza en sus acciones, por lo tanto, es atento, correcto, justo, probo e intachable. La integridad, entonces, es un valor y una cualidad de quien tiene entereza moral, rectitud y honradez en la conducta, en la expresión y en el comportamiento. En general, una persona íntegra es alguien en quien se puede confiar.

Sólo eso. Habría que canonizar a este individuo de la definición, ¿no? ¿Quién logra todo eso? Un nahual, al parecer, pero yo no lo canonizaría todavía: Es una persona impecable, claro, pero, ¿notas que no se menciona empatía, caridad, amor, que no es un individuo particularmente servicial o dispuesto a ayudar al prójimo? Esto es porque a muchos nahuales de la vieja escuela el prójimo les importa un pito. El resto del mundo no es asunto suyo. Nahuales como Don Jesús, tan concentrados en tu búsqueda de conocimiento personal que pierden toda empatía por el resto de los mortales. Para mí, más de 40 años después de Don Jesús, un verdadero Maestro es alguien como Don Miguel Ruiz, que enseña cómo encontrar tu nahual, tu conocimiento silencioso y tu poder personal desde una base de amor. Un Don Miguel no te exige una vida célibe y monástica, sino que te muestra cómo una vida donde el amor de una pareja y de una familia te ayudan a crecer como nahual, agrandando tu amor, comprendiendo la realidad más allá de ti mismo, y al final, alcanzando un conocimiento y poder personal que el viejo nahual en su cueva jamás llegará siquiera a imaginar. ¿Ya te confundí? ¿Qué es entonces la integridad personal? En parte, ya la has vislumbrado en los cuatro acuerdos que acabamos de ver. Integridad personal es ser consistente con tus pensamientos, palabras y acciones partiendo de lo que en el fondo sabes que es correcto. Tu espíritu en el fondo sabe, por ejemplo, que ofender o causar un daño a otros no es correcto. Que la mentira y el engaño no es correcto, mucho menos el tratar de engañarte a ti mismo. La integridad personal es mirar hacia dentro y verte a ti mismo con los ojos bien abiertos, sin ponerte cristales que corrijan o cambien lo que ves. Asegurarte que tus pensamientos sean correctos y consistentes contigo mismo y lo que eres. Que esos pensamientos impecables sean los únicos que produzcan palabras y acciones. Integridad personal es ser fiel a ti mismo, a la verdad y al amor en tus pensamientos, palabras y acciones. Si eres uno y el mismo en tu espíritu, tu mente, tus palabras y tus acciones, eres íntegro. Ahora bien, ¿qué pasa si miro hacia dentro, y no me gusta lo que veo? ¿Tengo que serle fiel a eso feo o malo que vi? Soy débil en este aspecto. Actúo egoístamente en estas circunstancias. Siento envidia en estas otras. De nuevo y más que nada, no te mientas a ti mismo. Nadie es perfecto. Todos tenemos fortalezas, debilidades, defectos. La buena noticia es que no estamos labrados en piedra y podemos cambiar lo que queramos de nosotros mismos. Si ves algo en ti que no te gusta, te recomiendo que mires más adentro: lo que no te gusta es lo que tu espíritu, el verdadero tú, te dice que no está bien porque no es consistente contigo, porque no eres tú. No es tu verdad, no es la verdad. Por eso sientes en el fondo que no está bien. Desde que sentiste que es algo que tienes que


mejorar tuviste también la respuesta de qué hacer. Muchas cosas son tan fáciles como darte cuenta del problema de fondo y simplemente cambiarlo. Otras requerirán que hagas un nuevo acuerdo contigo mismo y lo vayas haciendo parte de tu vida, corrigiendo y mejorando gradualmente algo que tal vez tenías tan incrustado en tu psique que no saldrá con una sola tallada. Pero persiste: ya identificaste ese pequeño enemigo interno, ya sabes cuál es la batalla que debes librar. No la esquives, lánzate de lleno a la refriega hasta vencer, mientras te esfuerces y seas fiel a ti mismo, no estás mal. Nuestro sendero es conocernos y reconocernos, encontrar nuestro verdadero ser y vivir fieles a ese ser. El luchar estas batallas cada día te hará cada día más fuerte. Esta “simple” forma de ser y de vivir es una fuente de poder personal que aún no imaginas, pero que pronto verás.

Recapitulación ¿Qué es la recapitulación? Con palabras sencillas podemos decir que la recapitulación es un método de autosanación consistente en revivir los acontecimientos de nuestro pasado de tal forma que podamos reparar el daño que en nuestro propio ser causaron muchos de ellos. Este daño se manifiesta por regla general bajo la forma de recurrentes conflictos emocionales. Asimismo, este daño energético produce una persistencia de las rutinas de nuestra personalidad que merma nuestra energía vital. La recapitulación es el remedio para esta enfermedad. Si atendemos el concepto de energía, se entiende por recapitulación toda una serie de procedimientos energéticos que reparan el daño que en el pasado haya podido sufrir nuestro campo energético. El fin último de la recapitulación es recuperar el estado de integridad que teníamos en el momento de nuestro nacimiento. Desde un punto de vista práctico, ello implica la libertad de elegir cómo vamos a ser y cómo vamos a vivir, dejando atrás la atadura de estar repitiendo interminablemente las rutinas internas impuestas por nuestro pasado. Tanto la psicología como el psicoanálisis ven en la observación del pasado un medio fundamental para conocer cómo es la persona en la actualidad. A pesar de las enormes diferencias que existen entre el psicoanálisis y la recapitulación, es posible apreciar que la consciencia de que pasado es destino, es una constante en la historia de la humanidad. Esta práctica ha tenido infinidad de nombres durante milenios, variando en el tiempo, geografía y los grupos étnicos o culturales que la usan; Don Jesús decía que era quemar recuerdos, o dárselos al fuego; otros lo llamaban, contarle al abuelo fuego, regalar tus tristezas, baño de espíritu, etc. Los modernos nahuales (y

neochamanes, gracias a Carlos Castaneda) han dado en llamar a esta práctica recapitulación. Me gusta por varias razones y vamos a usar ese término aquí. La definición que da el Diccionario de la Real Academia Española del verbo recapitular es la de “Recordar sumaria y ordenadamente lo que por escrito o de palabra se ha manifestado con extensión”. Lo cual nos da una idea clara y simple de lo que son más o menos las técnicas de recapitulación. Repetir (en el sentido de volver a vivir) y resumir (en el sentido de hacerlo en un menor tiempo, buscando la estructura básica), forman la base de este proceso. El trabajar sobre el pasado e incluso la idea de revivir o rememorar el pasado como una fase del proceso de sanación son aspectos que están presentes en muchas y variadas prácticas terapéuticas: de la bioenergética a la hipnosis, desde la terapia corporal hasta el psicoanálisis ortodoxo, y desde la terapia primal hasta las prácticas espirituales de infinidad de pueblos indígenas. La recapitulación consiste en recordar corporalmente y revivir los acontecimientos importantes de nuestra vida a fin de llevar a cabo un proceso de sanación que nos haga recobrar el estado de equilibrio e integridad energética que teníamos al nacer. Una de las cosas que más nos sorprende cuando hacemos recapitulación es descubrir que en realidad estábamos viviendo dos vidas; aquella de la que da razón nuestra memoria normal y aquella otra de la que informa nuestra memoria energética. Es como si, habiéndonos olvidado de los mayores acontecimientos de nuestra vida, lo que recordamos se parece más al sueño que el ego ha estado soñando sobre ti mismo. Esto es factible debido a nuestra naturaleza dual. Ambos lados de nuestra existencia han estado siempre presentes, aun cuando normalmente lo que hemos notado ha sido el tonal, o sea, nuestro lado racional. La recapitulación es el medio para reincorporar el otro lado.

¿Para qué sirve recapitular? Ahora que entendemos el concepto de la recapitulación, veamos por qué debemos hacer espacio en nuestras rutinas diarias para realizar este proceso. El principal objetivo de la recapitulación es hacer que nuestro campo de energía se recupere de los daños sufridos en el pasado a causa de tu interacción con otros campos de energía. El proceso se usa para sanarnos de distintas maneras, que podemos clasificar de esta manera: Recuperar energía. Las vivencias que más necesitamos recapitular son aquellas que obedecen a momentos en los que nuestro campo de energía quedó dañado debido a una interacción negativa (antienergética) con otro campo de energía. Las interacciones que por regla general producen pérdida de energía son las interacciones emocionales con otras personas.


Deshacernos de energía ajena. Desprendernos de la energía de alguien que tenemos adherida a nuestro cuerpo energético es uno de los principales objetivos de la recapitulación. De la misma forma que perdemos parte de nuestra energía a causa de interacciones emocionales, parte de la energía de otras personas queda en nuestro cuerpo luminoso y la llevamos con nosotros. La energía ajena nos empuja a ser algo que no somos y constituye un obstáculo para nuestra libertad. Romper ataduras energéticas. Al recapitular podemos percatarnos de que estamos atados a una serie de situaciones, acontecimientos, lugares y personas de nuestro pasado, y que debido a esto no tenemos entera libertad para seguir adelante y hacer realidad nuestros sueños. Estas ataduras nos hacen perder en las batallas de nuestra vida, enfrentando una y otra vez la misma derrota. Liberarnos de promesas. Una de las cosas más extraordinarias que están ocultas a nuestra consciencia normal son las promesas. Llamo promesas a los comandos energéticos que fueron emitidos por todo nuestro ser en un momento de presión emocional. En breve, las promesas pueden producirse cuando nos vemos involucrados en un intercambio emocional difícil. Bajo la presión de una determinada circunstancia, internamente prometemos no hacer algo nunca más o actuar de manera específica a partir de ese momento. Estas promesas pueden volverse anclas y cadenas que no nos permiten decidir libremente, sin siquiera darnos cuenta. Decir adiós. Finalmente a través de la recapitulación, tenemos la oportunidad de decir adiós desde el punto de vista de la energía. Decir adiós se relaciona con uno de los problemas energéticos más comunes que la gente puede cargar en su cuerpo luminoso: la negación. Perdemos a alguien muy importante en nuestra vida, pero nunca llegamos a aceptarlo del todo. Nunca decimos adiós. Nos mantiene en un estado permanente de enojo y dolor porque se niega a aceptar la realidad que en su día debió enfrentarse. Desde la muerte de seres amados hasta romances adolescentes, cualquier pérdida de alguien amado puede dejar heridas emocionales que afectan nuestra conducta y percepciones durante toda la vida. Podemos hacer las paces con nuestras pérdidas y tener la oportunidad de decir adiós, dejar ir y cerrar las heridas que llevábamos abiertas.

Técnica de recapitulación

La lista y “la cueva” Hay dos requisitos previos muy importantes para la práctica de la recapitulación. La preparación de una lista de los eventos en nuestra vida que queremos recapitular.

Es importante tomarse todo el tiempo que sea necesario para identificar y decidir los eventos energéticos y antienergéticos con los que queremos trabajar. Este es, de hecho, la primear introspección seria que haremos en este proceso, por lo que la incluyo como paso 1 de la técnica. El segundo punto a decidir es lo que muchos llaman “la caja”, que es el lugar donde haremos siempre nuestras recapitulaciones. En realidad se puede recapitular en cualquier parte, pero déjame poner una alegoría. Si necesitas recortar una figura de papel, puedes hacerlo con un cuchillo de cocina y una tabla de picar si es lo quee tienes a la mano. Será más difícil y el resultado no es el mismo que si consigues unas tijeras. Es similar para este caso, puedes recapitular en cualquier parte si es necesario, sí, pero normalmente deberías hacerlo en un lugar especial, porque es más fácil y funciona mejor. Tradicionalmente, un nahual te metería en una cueva estrecha o una fosa y cerraría la entrada, para que quedes completamente aislado y a oscuras durante el proceso. Como la mayoría de nosotros no contamos con una cueva a la mano de la que podamos apropiarnos indefinidamente, hay que buscar alternativas. En algunas escuelas neochamánicas construyen físicamente una estrecha caja de madera donde encerrarse para el proceso, y muchos insisten en que tiene que ser literalmente una caja construida por el aspirante a nahual. Por eso la mención de “la caja” por toda la literatura neochamánica. En este caso yo prefiero quedarme en lo tradicional y vamos a llamar a nuestro lugar de recapitulación “la cueva”. Si cualquiera de las opciones anteriores es atractiva y factible para ti, úsalas puesto que serían condiciones ideales para tu trabajo. La mayoría de nosotros necesitaremos recurrir a opciones más prácticas. Necesitamos un lugar aislado y de preferencia estrecho, donde no entre la luz y sobre todo donde nadie nos interrumpa o nos moleste. En el mundo moderno esto puede significar un closet, armario, ático, etc. Aún si vives solo y tienes toda tu casa para ti, es muy recomendable que ubiques un lugar que sea tu cueva para recapitular. Hay varias razones por las que necesitas un lugar especial. En un lugar estrecho, tu cuerpo energético tiende a comprimirse y esto facilitará tu trabajo. Acostumbrarás a tu cuerpo y mente a que cuando estés en ese lugar en especial es para trabajar en la recapitulación, y con la práctica irás entrando en el estado mental acostumbrado sólo con tomar tu posición en tu cueva. También, el lugar donde practicas se va cargando de energía, se convierte de hecho en un lugar “mágico” para recapitular y llega a ser de gran ayuda al practicar. El sitio que elijas debe ser tranquilo y oscuro de forma que ningún foco de luz procedente del exterior pueda distraerte. Es importante también que lo dispongas


todo para que nada pueda interrumpir tu trabajo o molestarte mientras estás dedicado a la recapitulación. Supongamos que ya has estudiado tu lista y que conoces los eventos que vas a recapitular. Supongamos también que ya has realizado los ejercicios de preparación, que más adelante veremos, y que estás listo para entrar en la cueva. Entras, te sientas, y cierras la puerta. Puedes memorizar lo que vas a recapitular o contigo un pequeño libro de notas con los eventos que vas a recapitular en esa sesión. Una vez dentro de la cueva, sabiendo el evento que vas a recapitular, y una vez realizados los ejercicios respiratorios preliminares, comenzarás la recapitulación propiamente dicha hasta que finalices la sesión de ese día. Cuanto más trabajes dentro de la cueva, más se cargará ésta de la atención especial de tu recapitulación. Sentirás que estás entrando en un espacio no normal donde todo está relacionado con el no-hacer de la memoria: la recapitulación. Mientras estás en la cueva puedes usar un cojín delgado para sentarte sobre él. Si es necesario puedes usar suéter o una chaqueta no demasiado gruesa. Nada más. Evita la tentación de hacer “más cómoda” tu cueva y convertirla en una suite o spa. Sentirte encerrado en un lugar especial tiene su utilidad práctica para la recapitulación y es por ello que se ha hecho así durante milenios – cuevas, fosas, chozas de meditación indias, temazcales, chozas de humo, etc.; todas son espacios cerrados, oscuros y no excesivamente cómodos para no provocar somnolencia. Mantén esa idea y ese espíritu para tu cueva.

aclarar que significativo en términos de energía, no es lo mismo que significativo desde el punto de vista del ego. Significativo en este contexto quiere decir que nuestro cuerpo energético fue afectado de tal forma que los efectos de ese acontecimiento todavía perduran en nuestra condición energética actual y, por consiguiente, en la vida que estamos viviendo en el momento presente. Hay algunos eventos especiales cuya importancia nos resulta obvia. Me refiero a acontecimientos que podemos recordar y que han determinado que nuestra vida sea de la forma que es. Inicialmente nuestra lista debe incluir estos eventos evidentes y que vienen a la mente antes que los demás, aunque sabemos que no cubren ni siquiera una pequeña parte de todo lo que ha sido significativo en nuestra vida desde el punto de vista de la energía que perdimos o de la energía intrusa que fue depositada en nuestro campo energético. Como la lista es algo que irás ajustando constantemente, conforme avances en tu recapitulación irás recordando e incluyendo otros eventos que, aunque antes tal vez no recordabas, sí dejaron efectos en ti que tendrás que ir trabajando. Para que tengas alguna idea de las diversas clases de eventos que necesitas recapitular, aquí hay algunos ejemplos:

Paso 1: La lista

         

La lista de recapitulación comprende los acontecimientos que se recapitularán en el interior de la cueva; estos acontecimientos son básicamente las vivencias más significativas que se han tenido a lo largo de toda la vida. La preparación de la lista tiene tres objetivos principales: 1. 2. 3.

Iniciar el proceso interno de recapitulación, puesto que nos obliga a centrarnos en la tarea de recordar y revivir. Ayudar a los recapituladores a recobrar memorias ocultas. Poder disponer de una herramienta útil que nos sirva para seleccionar los acontecimientos que vamos a recapitular y en qué orden.

En realidad, todas nuestras interacciones en la vida van dejando huella en nosotros, pero sería humanamente imposible recapitular todos los eventos de la vida. En la práctica, sin embargo, la lista de recapitulación debe contener sólo aquéllos acontecimientos que de un modo u otro son más significativos desde el punto de vista de la energía. Significativo tiene en este caso un alcance muy amplio. Hay que

     

Eventos que motivaron que hicieras promesas que cambiaron tu vida. Eventos durante los cuales tu visión respecto de las relaciones amorosas y la sexualidad fue creada o modificada. Eventos de los que te sientes avergonzado con tan solo recordarlos. Eventos con dolorosas interacciones emocionales. Eventos relacionados con tus experiencias sexuales. Eventos que de alguna manera dieron lugar a que renunciaras o perdieras algo que era una auténtica expresión tuya. Eventos en los que tus miedos repetitivos fueron implantados. Eventos de alegría pura, tu memoria oculta de la felicidad y cómo alcanzarla. Eventos que tienen que ver con las cosas que escondes a los ojos de los demás. Eventos en los que puedes ver partes de ti mismo que creías perdidas. Eventos que implican dolor por la pérdida de alguien querido. Eventos relacionados con la alegría de amar a los demás. Eventos en los que recibiste un gesto o señal de Dios. Eventos en los que permitiste que tu espíritu se manifestara tal cual es. Acontecimientos en los que te traicionaste a ti mismo o a otras personas. Eventos alrededor de las relaciones significativas de tu vida.

Ahora te preguntas cómo vas a saber si son significativos o no acontecimientos que a simple vista no parecen serlo. La mayoría de los eventos que enumero en los ejemplos de arriba son significativos y debes tenerlos muy en cuenta en tu lista. Adicionalmente, para efectos de la recapitulación, cualquier otro evento que al traerlo a tu mente evoque emociones o sentimientos es significativo, puesto que


esas emociones que trae consigo no son más que el efecto que aún tienen en tu campo energético. No se puede decir de forma definitiva que un evento esté bien o mal seleccionado. Lo que tenemos aquí es un proceso, y una vez que estemos inmersos en él, las cosas tienden a fluir de un modo natural. Daremos con eventos de los que nos hemos dicho toda la vida “no importa” y resulta que ese no importa fue siempre una defensa contra algo que nos afecta profundamente. Otros que parecían enormes podrían irse de la lista con sólo una o dos recapitulaciones. Es un proceso. Ahora bien, ¿cómo vamos a manejar tantos eventos significativos y cuántos de ellos vamos a escribir? En principio, de lo que se trata no es que recapitulemos todos los acontecimientos, sino sólo aquellos que necesitamos sanar. Sin embargo, como no podemos identificarlos a simple vista tenemos que partir de esta enorme lista y ajustarla sobre la marcha. Algunas personas eligen clasificar estos eventos, y sí recomiendo que lo hagas, ya sea relacionándonos con las personas relevantes que has conocido, épocas de tu vida, o cualquier otro criterio que te haga sentido a ti, para así poder concentrarte en subáreas o listas parciales durante el proceso sin perder de vista tus prioridades de eventos importantes. Una libretita con una lista o una pared cubierta de cartulinas con tablas, gráficos y árboles de relaciones interpersonales – se ve de todo; lo que a ti te acomode está bien, mientras lleves cuidadoso registro de las cosas que tu espíritu necesita sanar.

SEXO Y ENERGÍA.  Como sé que éste es un tema con implicaciones muy confusas y controvertidas, me gustaría aclarar por qué es tan importante la recapitulación de nuestros encuentros sexuales, desde el punto de vista del conocimiento nahual. 

Desde el punto de vista energético, el sexo es importante porque entraña un intercambio de grandes cantidades de energía. Dejas energía tuya y te llevas energía de la otra persona. ¿Recuerdas el objetivo principal de la recapitulación? Recuperar energía tuya y deshacerte de energía ajena. Es importante porque nuestro impulso sexual es uno de nuestros instintos más básicos; lo cual significa que está presente en toda nuestra vida, seamos conscientes o no de ello. La relación entre el sexo y el amor puede ser tan fuerte y confusa que la discrepancia entre lo que deseamos, lo que nosotros pensamos que deseamos, y lo que nos dicen que deberíamos desear, crea un clima propicio para que se pierda mucha energía durante nuestras experiencias sexuales. Estoy en desacuerdo con las visiones que presentan al sexo como algo que por un motivo u otro está siempre mal. El sexo es una de las más bellas

experiencias que podernos tener en tanto nos mantengamos cerca de nuestro propio corazón y podamos escucharlo y actuar conforme a ello. Guardar una absoluta abstinencia sexual bajo la lógica de que así nuestro cuerpo energético será más saludable; sería como tratar de ahorrar energía negándonos a bailar, a hacer deporte, o a escalar una montaña, con el pretexto de que estas actividades consumen energía. Lo que de verdad nos perjudica es la sexualidad vacía. Existe vacío sexual cuando no estamos totalmente presentes y dispuestos a adentramos en el misterio que supone dejar atrás a nuestro ego para desaparecer en la sublime experiencia del nosotros. La sexualidad vacía es un estado que se da muy a menudo en la vida de mucha gente, y es algo que sí debilita. Por el contrario, la combinación de sexo, entrega y amor profundo es una llave que nos abrirá las puertas del lado mágico de nuestro ser. El problema de fondo: “Si no estamos cercanos a nuestro propio corazón, ¿cómo podemos acercarnos a los demás?” La sociedad occidental tiene una visión del sexo bastante enferma. Por un lado, la televisión y otros medios de comunicación están constantemente conduciendo nuestra atención hacia el sexo para, a través de él, convencernos de que compremos algo. Y por otro, a todo lo que se relacione con el sexo siempre le damos un sentido de culpabilidad y pecado. Nuestras ideas acerca del amor están grandemente contaminadas por estos enfoques sesgados. Hemos estado, y estamos, tanto tiempo sometidos a las influencias de las historias amorosas que nos cuentan el cine y la televisión, y también a los hipócritas valores morales que nuestra sociedad le asigna al sexo y al amor, que, al final y sin darnos cuenta de ello hemos aceptado esa doble moral enferma. Lo único que podemos hacer para abordar el sexo y el amor de una manera más saludable es escuchar atentamente lo que nos dice nuestro corazón. En la profundidad de nuestro conocimiento silencioso, cada uno de nosotros sabe exactamente qué es lo que necesita. Nuestra misión es encontrar nuestro propio camino para volver allí. Y un buen punto de partida para encontrarlo es hacer una exhaustiva recapitulación de nuestra vida sexual. Nuestros nuevos acuerdos son ser honestos y fieles a nosotros mismos, de modo que hay que hacer estas recapitulaciones en especial con toda honestidad y amor por nosotros mismos.

Si observas, las áreas de la lista tienen como característica común la de referirse a gente; esto se debe a que la historia energética es una historia que tiene plenamente que ver con la gente. De una forma u otra, siempre nos estamos relacionando con personas, y esas relaciones de una u otra manera constituyen la trama con que se ha venido tejiendo la historia de nuestra vida. No obstante, hay acontecimientos significativos en los que, aparte de nosotros, no figura nadie más; son acontecimientos que nosotros mismos originamos o que nos sucedieron cuando estábamos solos. A lo mejor ya lo ha adivinado: no hay forma alguna de que estemos solos. Siempre hay otros campos de energía a nuestro


alrededor. Puede que esto no sea significativo para el común de la gente, aunque sí es importante, y mucho, para el punto de vista de los nahuales; ya que, para ellos, todas nuestras conexiones son significativas, no sólo en las que intervienen otras personas. Puede haber momentos muy emocionales o hasta místicos al convivir con la naturaleza, por ejemplo, o un momento de iluminación estando solo que de alguna manera produjo cambios en nuestra vida. Estos eventos generalmente irán apareciendo durante el proceso y es importante no descartarlos o ignorarlos.

Pasos 2 a 7: Dentro de la cueva (Recapitulación) Para que comprendas mejor el proceso que se da dentro de la cueva, te daré un resumen de lo que tienes que hacer. Una vez que hayas seleccionado el evento a recapitular, entras en tu cueva y comienzas a practicar una forma especial de respiración que llamamos de recuperación. Esto, además de ayudarte a alcanzar la debida concentración, te permitirá centrarte en el acto de la recapitulación. En el próximo paso contemplarás el evento como si estuvieras viendo una película. Al poco rato, te encontrarás dentro de la película reviviendo el evento y experimentando los sentimientos que tuviste durante el mismo. Y, por último, te colocarás fuera del evento, contemplándolo de nuevo, pero esta vez aplicarás una técnica especial de respiración con objeto de recuperar tu energía o desprenderte de aquello que necesitas eliminar de tu yo o de tu vida. Hasta este punto, la película (es decir, el evento) ha tenido tres pasos: en el primero fuiste un espectador que veía el evento desde fuera. En el segundo estuviste dentro del evento, esto es, reviviéndolo. Y en el tercero estuviste de nuevo viendo el evento desde fuera, pero esta vez sanándolo por medio de tu respiración especial. En el próximo paso tomarás unas decisiones que son los cambios conscientes que vas a hacer como expresión y refuerzo de la sanación que hiciste con tu respiración. Y, finalmente, tendrás ensueños en los que te verás realizando acciones en tu vida real que corresponden a tu sanación y a la toma de decisiones. Una vez que hagas esto, habrás terminado la recapitulación de ese evento, o serie de eventos, y estarás preparado para pasar al siguiente. Antes de comenzar de nuevo, procederás a respirar con normalidad y a limpiar tu mente. La acción de ver el próximo evento puede estar o no acompañada de la respiración especial, todo depende de que tengas o no necesidad de ella. Continuarás con los próximos pasos haciendo lo mismo que hiciste antes. Esto es el resumen del proceso veámoslo ahora paso a paso.

Paso 2: Respiración En este paso entras en la cueva y adoptas la postura propia de la recapitulación: la espalda apoyada en la pared del fondo, la espina dorsal recta, y las piernas cruzadas. Si no puedes adoptar esta postura, puedes abrazarte las piernas. Cierra los ojos y empieza a practicar una y otra vez la primera respiración (recuperación) hasta que sientas que tu cuerpo está preparado para comenzar la recapitulación. Esto normalmente toma entre cinco y diez minutos, dependiendo de cómo te sientas en ese momento y de la práctica que tengas. A medida que vayas adquiriendo práctica, más pronto estarás preparado para la recapitulación.

Paso 3: Visualización del evento Ahora vas a ver el evento cómo si estuvieras en un cine. En la pantalla de tu mente estás viendo una película cuyo guion es lo que sucedió durante el evento que has seleccionado para recapitular. El actor principal de esta película eres tú. Tú mismo te estás contemplando en la película. Tienes ante ti a tu pasado. Mientras estás observando, intenta utilizar la memoria de diversas formas. Presta atención a los detalles; o sea, a los entornos, a los detalles, etc. Lo principal es dirigir la atención hacia los sentimientos que dejan traslucir los actores. Fíjate en sus miradas y trata de sentir sus pensamientos ocultos. ¿Qué es lo que están haciendo? ¿Qué es lo que está pasando en el interior de estos actores? Fíjate también en tus propios sentimientos. Al mirar esta vez el evento desde el exterior, tienes una perspectiva más amplia del mismo y puedes sacar provecho de ella. Esto es el resultado al que quiero llegar cuando te digo que usas tu memoria de diferentes modos. Procura verlo todo. Este paso puede requerir desde unos pocos minutos hasta veinte e incluso treinta minutos, depende de si estás trabajando con un solo evento o con una serie de ellos. La extensión y la complejidad del propio evento también influyen en la duración de tu recapitulación. En la práctica, lo normal es que la realización de este paso no requiera más de diez minutos. Una vez que hayas visto toda la película (esto es, cuando el evento llegue a su final), estás preparado para abordar el siguiente paso, que es el paso esencial de la recapitulación.

Paso 4: Reviviendo el evento Ahora, la película se va a proyectar de nuevo, pero ahora vas a estar dentro del evento. No vas a verte a ti mismo, sino que vas a ver solamente el entorno y a las personas que en ese momento estaban contigo. Estás viviendo el presente y haciendo lo mismo que estuviste haciendo en el verdadero evento; o sea, que estás


hablando las mismas palabras, teniendo los mismos pensamientos, y experimentando los mismos sentimientos que cuando el evento en cuestión tuvo lugar en el pasado. Está aquí y ahora. Para que la cosa no quede tan solo en recordarlo, debes también representar el evento; para ello, y dentro de las limitaciones de espacio de tu cueva, muévete un poco si es necesario, lo justo para que sientas con más intensidad lo que estás viviendo. Repite los gestos que usaste. Di las palabras que dijiste en ese momento. Di incluso las palabras que no llegaste a pronunciar en el verdadero evento, pero que estuvieron presentes en tu ánimo y en tus pensamientos. No analices lo que está sucediendo. Estás viviendo y sintiendo; y no hay ni tiempo ni espacio para otra cosa que no sea lo que estás viviendo y sintiendo. El objetivo principal ahora es pasar de la dimensión de recordar a una dimensión de revivir. Dependiendo del grado de naturalidad con que este proceso se de, podrías necesitar realizar algunas prácticas de intensificación para poner en marcha el proceso corporal de revivir. Veamos ahora qué buscamos en este paso y qué es lo que podría impedirnos su consecución. Lo que intentamos es revivir una experiencia pasada; cosa que va en contra de nuestra percepción normal del tiempo. Por ello, revivir el pasado es algo que nuestra mente racional no quiere aceptar. Pero la cuestión es que no tenemos otro camino que revivir ese pasado. Sé consciente de que se trata aquí de uno de los momentos más decisivos de todo el proceso de recapitulación. Revivir eventos pasados no es tarea fácil; sin embargo, es crucial que la aprendas desde el principio. Si no lo haces, tropezarás una y otra vez con el mismo obstáculo. Esta parte del proceso de recapitulación implica entrar en un estado de realidad no ordinaria, lo cual significa, entre otras cosas, dejar atrás el control de la mente racional y rendirse a la experiencia. El gran problema es que es difícil intentar hacer algo cuando tu mente te está diciendo que eso no es posible o se empeña en permanecer en el presente. Para dar el salto al otro lado, donde lo imposible es posible, deberás quitarte primero esa percepción “normal” que te lo está impidiendo. ¿Cómo se hace esto? Hay algunos trucos y técnicas vamos a explicar; no obstante, recuerda que ninguna técnica, por muy efectiva que sea, va a funcionar si en tu fuero interno hay una voz que te está diciendo “no”. Por eso es tan importante que trabajes en tus acuerdos y tu reintegración a un ser íntegro. Debes poder ser honesto y fiel a ti mismo, no mentirte, no mostrarte en tu película cosas que sabes que son falsas, no retocar la historia real, lo que sucedió, con cosas que quisieras que hubieran sucedido o que no hubieran sucedido.

Todo lo relacionado con la recapitulación es tremendamente serio y trascendente, sería triste que fallaras por algo tan trivial como un “miedo al ridículo” contigo mismo. Piensa en esto cuando llegue el momento de poner en práctica las técnicas de intensificación; técnicas que te pueden servir para dar el salto al otro lado (esto es, para pasar de la dimensión de recordar a la dimensión de revivir). Algunas técnicas de intensificación o de inmersión que pueden ayudarte son: Hablar. Pronuncia realmente las palabras en vez de limitarte a pensarlas. Puedes simplemente susurrarlas o decirlas como lo hiciste durante el evento. Di las palabras que dijiste en el verdadero evento, recuerda aquellas otras que no salieron de tu boca y quedaron ocultas en tu mente. Sacar a relucir estas últimas palabras en voz alta es un método excelente para desencadenar los sentimientos. Expresa tus sentimientos en voz alta. El habla es una acción que la mayoría de las veces está conectada a la mente racional por lo que cuando se le relaciona con el sentimiento puro, actúa como catalizador y desencadena la expresión externa de lo que estaba escondido en el lado izquierdo. Decir los nombres. Puedes repetir continuamente los nombres de las personas que intervienen en tu recapitulación. Por la simple repetición del nombre puedes crear una fuerte conexión energética y emocional con la persona y con los eventos relacionados con ella. Mover el cuerpo. Tiembla, sacude el cuerpo, realiza movimientos cortos, abrázate, mécete. Actúa aunque sea en “corto” los gestos que usaste durante la interacción. Respirar intensamente. Un ritmo respiratorio corto y rápido te puede ayudar a conectar con tus sentimientos. Ten cuidado de no prolongar este tipo de respiración demasiado tiempo, puedes hiperventilarte y marearte. Exagerar. Una de las técnicas más sencillas para entrar en conexión con los sentimientos y el revivir es exagerar lo que estabas haciendo, sintiendo o diciendo. Si quieres conectar con un sentimiento de temor y crees que no vas a conseguirlo, actúalo entonces pero de forma exagerada, lo cual quiere decir que vas a comportarte o a expresarte con una vehemencia aún mayor que en el evento original. Esta sobreactuación no tiene nada que ver con la concesión a los eventos de una importancia mayor de la que realmente tenían ni con convertirlos en algo diferente a lo que fueron; se trata simplemente de una manera de manejar tu energía de forma que puedas romper las barreras que te impedían conectarte con tu memoria corporal del evento. Llorar, gritar, cantar, reír, gemir, quejarse. Haz cualquier cosa que te ayude a cambiar la acción de pensar por la de sentir. Este es el momento de dejar a un lado la siempre presente mente controladora.


Usa estas técnicas cuando se te dificulte reconectarte emocionalmente con el evento. Es muy probable que al principio de la recapitulación las necesites más. Con la práctica, y a medida que tu resistencia a revivir los eventos se vaya debilitando, el revivir se producirá de una forma más natural. Personalmente yo haga recapitulación como hago meditación – en relajación física absoluta, pero cada quien debe encontrar la forma que mejor le funcione. La resistencia a revivir eventos puede compararse con un dique: una vez que se abre en él una grieta o una fisura, el agua que contiene empieza a fluir de manera continua. El miedo al cambio y la reticencia a experimentar de nuevo el dolor que en su día produjo el evento son las causas más comunes de resistencia. Muchas veces has dicho o escuchado cosas como “no quiere pasar de nuevo por ese mal trago, porque no sabe si podría a resistirlo”. Es muy comprensible cuando se trata de un evento especialmente doloroso. “Ya superé esto, ya eliminé ese dolor de mi ánimo, ¿por qué tengo que volver a vivir esa penosa página de mi existencia?” Si sientes tanto temor por el simple hecho de pensar en el evento, entonces el dolor realmente no se ha ido, las energías de ese evento siguen todavía contigo. Si no lo enfrentas, ese dolor te estará persiguiendo el resto de tu vida. Cuanto más trates de escapar de él, con más persistencia te perseguirá. Reprimir esos sentimientos es aún peor, ya que estarán actuando en tu contra por debajo de tu consciencia, donde no puedes detenerlos. Esto se llama “traumas”. Por eso es tan necesario recapitular en especial los eventos que nos causaron daño o dolor, aun a costa de v volverlos a sentir, pero es así como los podremos literalmente atrapar y eliminar. Volvemos al pasado no por el gusto de sufrir, sino para curarnos a nosotros mismos de ese dolor. En cuanto superamos el reto de revivir el pasado, nos enfrentamos con un nuevo reto: desligarnos del dolor y tener la capacidad y el coraje de desligarnos del evento para comenzar la sanación.

Paso 5: Restauración energética Para comenzar la autocuración, en este paso vas a ver el evento por tercera vez. Igual que en el paso 3, debes ver el evento desde afuera. Se proyecta de nuevo la película ante tus ojos y esta vez eres un espectador desapegado, aunque tu papel no va a tener nada de pasivo. Ahora eres el sanador: un sanador frío y atento. No hay en tu ánimo el menor vestigio de pena ni tampoco de autocompasión: sólo hay voluntad y el poder de sanar. A fin de sanar el evento, usarás de nuevo las técnicas de respiración. Si estás viendo un evento en el que perdiste energía, vas a recobrarla mediante la utilización de la respiración de recuperación (1). Si te ves en un evento en el que fuiste impregnado

con la energía de otras personas o si quieres romper una promesa a la que has estado enganchado desde que sucedió el evento, usa la respiración de descarga (2) para deshacerte de lo que no debe permanecer en ti. Si estás viendo, por último, un evento en el que perdiste energía y diste una orden energética negativa, utiliza la respiración 1 para recuperar la energía y luego la 2 para revocar la promesa. La respiración es un acto mágico porque nos mantiene vivos. En este paso vas a usar el poder mágico de la respiración para reparar tu cuerpo energético. Al mismo tiempo que usas las respiraciones adecuadas, debes usar también tu intención de recobrar tu energía o de soltar todo aquello de lo que debes desprenderte. Esto implica que no debes dudar de lo que estás haciendo. Simplemente lo haces. El poder para utilizar tu voluntad con miras a sanar tu cuerpo energético proviene de una región de tu otro yo que los nahuales llaman el lugar de la no-compasión. Se trata de un espacio frío y silencioso donde no hay pensamientos, dudas o autocompasión. Para efectuar la sanación, debes volver a la experiencia que necesita ser sanada. Cuando llegue el momento y por muy intensa que sea tu re-vivencia, debes estar preparado para desprenderte del evento y comenzar la sanación. No dejes el evento hasta haber llegado a la esencia de los sentimientos que experimentaste en esa ocasión; permanece unos minutos, y cuando hayas tocado fondo, sal de allí. Salta fuera del evento y comienza la sanación. Estar preparado significa conocer de antemano que a veces no es fácil salir del evento. Aunque resulte paradójico, es muy común que cuanto más dolorosos sean los eventos más cueste salir de ellos; esto se debe a que a veces toda la estructura de nuestro ego fue construida sobre la base de esas experiencias críticas. Mucha gente se ve a sí misma de esta manera: “Yo soy quien ha sufrido este dolor, yo soy quien carga con esta herida.” Como si esas marcas sustentaran tu identidad. El miedo oculto de nuestro ego podría expresarse así: “Si me quitas esta herida que ha dado sentido a mi vida, ¿qué va a ser de mí entonces?” La resistencia al cambio está más extendida de lo que nos imaginamos y tiene su razón de ser en el miedo de perder el sentido que nos da nuestro pasado. Puede que no sea un pasado muy agradable, pero al fin y al cabo es el que alimenta y sostiene a nuestro ego. Por esto, el ego está muy apegado a él, debemos estar dispuestos a romper este apego inconsciente a nuestro pasado para poder ser libres y poder ver que hay mucho más dentro de nosotros que las limitadas posibilidades del ego y tu historia personal. A veces hay gente reacia a liberarse de las ataduras que la unen a eventos dolorosos. He sabido de personas que primero se resisten a revivir eventos de un intenso dolor emocional, pero ya entrando en la etapa de revivir, no quieren salir


de ella. Vuelven al dolor y empiezan a llorar sin control: un completo pesar que se derrama como río cuando el dique finalmente se rompe. Ese fluir del dolor hasta ahora contenido, es el primer paso para sanar el alma y para desembarazarnos de la carga que ha estado sobre nosotros durante tanto tiempo. Sin embargo, no habrá una sanación completa si no estamos dispuestos a desprendernos de esa pena una vez liberada. Cuanto más nos aferremos a ella, más daño nos hará. En el caso de eventos felices, el proceso de restauración de la energía es el mismo. Tienes que revivir el evento; y una vez que hayas llegado a su esencia, tienes que salirte por muy agradable que sea la experiencia. A continuación ves el evento desde afuera y usas la respiración de recuperación para traer de regreso a ti eso que habías dejado atrás.

Esta es la belleza y la simplicidad de los acuerdos de Don Miguel. Nuestro ego es un niño chiquito, irracional y dado a los berrinches, a aferrarse a cosas que quiere sin ninguna razón en especial; sólo es suyo y no lo suelta. Lo que hace Don Miguel es lo que haríamos con un niño terrible: no le arrebates su juguete – cámbiaselo. Con un niño es de lo más fácil ofrecerle un juguete nuevo, uno más brillante, a cambio de lo que quieres que suelte; lo va a soltar sin ningún problema y no lo extrañará jamás puesto que se lo cambiaste por algo mejor. Con esa base trabajamos los nuevos acuerdos con nosotros mismos, los cuatro acuerdos de Don Miguel o los que elijamos nosotros. Con esa base también, tras la recapitulación, dejaremos de hacer las cosas que hemos hecho siempre, reemplazándolas con otra cosa, con nohaceres.

Paso 6: Toma de decisiones

Paso 7: Soñando los no-haceres

Una vez terminada la sanación del evento usando la respiración necesaria, es indispensable que cambies tu atención para enfocarla sobre la toma de decisiones. Es importante recordar que aunque la toma de decisiones comienza en la mente racional debe llegar al cuerpo energético. Esto significa que tu toma de decisiones va a tener lugar a dos niveles. Uno es tu mente. A este nivel, piensas e incluso declaras en voz alta, las decisiones que tomaste, las cuales expresan el cambio o los cambios que vas a introducir en tu vida y en tu ser. El otro nivel está compuesto por la orden energética que reemplazará a la orden energética anterior que era la que controlaba tu vida hasta que empezaste a recapitular. La toma de decisiones es algo que vas a decir en voz alta, y si quieres hasta gritar desde el interior de tu cueva. Pero gritar tu decisión a plena consciencia es sólo la parte externa del trabajo; debes sentirla con todo tu ser, con todo tu cuerpo. No debe quedar ningún resquicio de duda. La intensidad de tu sentimiento y la total convicción (tu intento de nahual) son los factores que hacen que tu decisión sea además una orden energética.

Este es el último paso dentro de la cueva. Los no-haceres de la recapitulación, o acciones liberadas, son esas acciones que, debido a eventos traumáticos que dañaron el cuerpo energético, estaban fuera del alcance de una persona hasta antes de iniciar su proceso de recapitulación. Son las acciones que reemplazarán a las anteriores que acabas de soltar, las que no te dejaban vivir. En este paso te soñarás a ti mismo llevando a cabo acciones que te eran imposibles en el pasado. Estas acciones no son compatibles con tu historia personal, pero sí lo son con lo que has hecho en tu recapitulación; y por eso las llamamos no-haceres. También podemos decir que estas acciones liberadas son manifestaciones específicas de tu toma de decisiones. Al soñar las acciones liberadas, te concedes a ti mismo la libertad de soñar cualquier cosa sin preocuparte de si es o no apropiada, de si es o no posible, o de si es o no conveniente. Ya habrá tiempo más tarde para estas cosas. En este paso, tienes que dejar que tu mente y sentimientos vuelen libres hacia esas cosas que siempre has querido. Mediante la ensoñación de las acciones liberadas se logran dos objetivos principales: el primero de ellos es explorar las diferentes posibilidades y sentimientos que pudiésemos tener en nuestro interior mientras soñamos que nosotros mismos emprendemos tal acción. Al darnos cuenta de lo que sentimos, podemos descubrir con más facilidad lo que nuestro ser realmente necesita. El segundo, y el más importante, es que soñamos de esta forma para abrir una puerta energética a una nueva época de nuestra vida. Por un lado, con la ensoñación establecemos las condiciones internas para las acciones liberadas que vamos a realizar en nuestra vida real. Y, por otro lado, la ensoñación constituye un decisivo primer paso hacia la incorporación de los no-haceres a nuestra vida cotidiana.

Un paréntesis Más o menos a esta altura es donde, tradicionalmente, tu maestro nahual interviene para sostener un ego que se tambalea. Tu ego cree estar hecho de todas esas promesas, dolores y vivencias que llevas dentro y por eso no quiere soltarlos. Por eso se desmorona y necesitamos una fuerza enorme para seguir de pie y reconstruirnos. ¿Qué hacemos nosotros sin un Don Jesús, o un Don Juan, que recoja los pedazos?


Esta parte puede ser confusa, ¿cierto? ¿Qué quiere decir el soñar los no-haceres?; pensarás que probablemente lo que quise decir es más bien algo como “imaginar”; también, tal vez te preguntes cómo se le hace para soñar a voluntad. En vez de “soñar”, pude haber dicho “imaginar” o “visualizar” los no-haceres; pero sería la idea equivocada, pues lo que debemos hacer está más cerca de los sueños que de los pensamientos. ¿En qué se diferencia el sueño de la imaginación? La principal diferencia entre ambas es que cuando soñamos podemos sentir los eventos tal como lo hacemos en la realidad ordinaria. En efecto, dentro del sueño todo lo que sucede es real. Por eso en este paso tienes que soñar los actos liberados; pero, para lograr este elemento de realidad tienes que soñar a propósito. Lo que te hace soñar y no imaginar es el hecho de que sientes lo que estás soñando. La cuestión está en que tu propósito va a proceder de tu corazón y no de tu mente; esto significa que no vas a controlar tu sueño desde tu mente racional. Es tu sentimiento el que establece la dirección y tu cuerpo hará el resto. O dicho de otro modo: haz como si estuvieras imaginando, visualizando, pero siente como si estuvieras soñando; y no dejes que tu mente racional tome control del sueño. Como en otras etapas de la recapitulación, esto es más fácil de hacer que de entender. Una última y muy importante tarea relacionada con tu trabajo en tu cueva: en la primera oportunidad, anota tanto las decisiones que has tomado como los nohaceres que has soñado. Esta información va a ser esencial en los últimos pasos.

Pasos 8 y 9: Viviendo a propósito Aquí termina el trabajo propiamente de recapitulación. Sin embargo, hay acciones todavía por realizar para cerrar y mantener el avance logrado hasta ahora, de lo contrario nuestro ego se las arreglará para ir volviendo atrás y recuperar los juguetes que le quitamos. Para esto vamos a aprovechar los más de 10 años de experiencia que el autor Víctor Sánchez tiene diseñando y llevando a cabo talleres de recapitulación, por medio de su AVP – el Arte de Vivir a Propósito.

Paso 8: Llevando a cabo los no-haceres de la recapitulación Llegando a este paso, puedes decir que ya terminaste tu recapitulación. No obstante, la técnica AVP requiere dos pasos que aún tienes que llevar a cabo. Por el momento, tu cuerpo energético está más fuerte y aliviado. Los agujeros energéticos fueron sanados mediante la recapitulación. Sin embargo, no hay que confiarse ni bajar la guardia. Ese alivio, esa confianza y esa energía extra que sientes es sólo un parche que podría desprenderse con el paso del tiempo, a menos que

hagas lo necesario para consolidarlo. ¿Qué más se puede esperar si estos agujeros estuvieron abiertos durante tanto tiempo? Habrías podido sanar por ti mismo esas heridas energéticas de haber no comenzado, inmediatamente después del trauma energético, las rutinas de pérdida de energía también llamados haceres. En vez de permitir la natural auto-sanación, trataste de ocultar tus heridas tras la pantalla que forman las rutinas de pérdida de energía. Con esto sólo conseguiste reforzar los agujeros y pérdida de energía. Y así seguiste durante muchos años; por eso un parche no es suficiente. Te has autosanado, pero necesitas reforzar la sanación del mismo modo que muchos años atrás reforzaste las heridas. Esto se consigue mediante la práctica perseverante de los actos liberados, los no-haceres de las rutinas de pérdida de energía. Para hacer esto, vas a llevar a cabo algunas de las acciones liberadas que soñaste durante tu recapitulación, aunque no todas hay que tratarlas de la misma manera. Por un lado, algunos de los no-haceres que soñaste no puedes llevarlos a cabo con tu cuerpo físico; un ejemplo es cuando al soñar las acciones liberadas abrazaste o pediste perdón a personas importantes de tu pasado que ya murieron. O bien, soñaste actos liberados que, aunque podrías físicamente llevarlos a cabo, no sería conveniente hacerlo. Un ejemplo que en tu sueño le hiciste saber a una antigua pareja tu amor incondicional hacia ella y le dijiste verdades que en su momento le ocultaste. Ahora, ese antiguo amor está fuera de tu mundo, esa posibilidad ya no existe. Lograste ese entendimiento con ella en tu propio corazón a través de tu recapitulación y eso, desde el punto de vista de la energía y la autosanación es más que suficiente. En casos en que la persona ya ha salido definitivamente de tu vida, lo correcto es realizar la sanación sólo en tu propio corazón, que es a fin de cuentas donde habitan todas esas presencias significativas. Esto significa que hay que mantener una dosis de sentido común en nuestro compromiso de llevar a cabo los no-haceres. Hay ciertas acciones liberadas que soñaste que sólo puedes realizar en tus sentimientos. Pero hay otras acciones liberadas que puedes y debes llevar a cabo. Estas son las que vas a practicar. Es difícil dar específicos ejemplos de cómo seleccionar los no-haceres y de cómo llevarlos a cabo. Somos diferentes y también nuestras respectivas circunstancias. Por eso, determinar o seleccionar los no-haceres que vas a realizar en tu vida es de tu sola responsabilidad y de nadie más. Así como recalqué que tu selección de los no-haceres debería ir acompañada de sentido común, recalco también que deberás ser exigente contigo mismo y no engañarte escogiendo solamente aquellos nohaceres que te parezcan más “suaves”. No existe un criterio para no-haceres “suaves” y “duros”; “fáciles o “difíciles”, pero existen no-haceres verdaderos y nohaceres falsos. Si no te inclinas por los verdaderos, puedes resignarte a vivir una


vida sin poder. Recuerda que los no-haceres constituyen un desafío y que la apuesta que pones en la mesa es tu vida; así que trata de abordarlos con toda intención. Una cosa importante: la realización de tus no-haceres es un acuerdo que estableces contigo mismo. Debes tomar la determinación de no considerar las acciones liberadas como un medio para cambiar a los demás, sino que las efectuarás como expresión de tu propia libertad. Debe quedar claro que no lo haces para buscar obtener algo a cambio; las acciones liberadas son tu gesto de libertad hacia tu espíritu. Esto porque hay gente que cuando llega el momento de realizar las acciones liberadas, inconscientemente trata de inducir a otros a responder de determinada manera. Si, por ejemplo, una persona que después de odiar toda la vida a su padre, recapitula su relación con él y determina renunciar y dejar atrás todo el rencor. En la ensoñación de los no-haceres, se ve abrazando a su padre. Después, cuando finalmente intenta en la realidad cotidiana abrazar al hombre por primera vez en su vida, éste no responde de la forma esperada. Así, el recapitulador podría sentirse frustrado; hasta puede pensar que no vale la pena tratar de mejorar la relación con su padre si éste va a seguir siendo el mismo. Pueden hasta desaparecer todas sus buenas intenciones de sanar su vida por medio de la recapitulación. Este tipo de situación se da con frecuencia cuando intervienen parientes o parejas. A veces, aceptamos la idea de cambiar porque secretamente esperamos que, al hacerlo, vamos a conseguir cambiar a los demás en la forma que a nosotros nos conviene. Gran error. Las acciones liberadas representan un gesto de libertad. Estás sanando a tu cuerpo energético. Lo que estás usando es tu libertad, así que tienes que hacerlo sin esperar ninguna recompensa que no sea la sanación de tu corazón y el cambio en ti mismo. No podemos usar la recapitulación, o cualquier otro medio, para controlar o cambiar a los demás; querer regir la vida de los demás atenta contra el más sagrado de los derechos: la libertad de decidir lo que hacemos, y de recibir también las consecuencias. Sin embargo, cuando cambiamos parece que el mundo también cambia como por arte de magia. Nuestro cambio nos proporciona nuevos ojos para ver a las personas de nuestro mundo de una manera distinta. Nunca debemos condicionar nuestra búsqueda de la libertad a las reacciones de la gente, no tiene sentido. La responsabilidad de la sanación es tuya, y también los resultados. Ese es el verdadero objetivo.

Paso 9: Continuidad Ya que hayas llevado a cabo tus no-haceres, sentirás cómo se va cerrando el círculo. Este círculo se abrió cuando tuvieron lugar eventos decisivos en tu vida; y sólo ahora el círculo se cierra. Por segunda vez después de la recapitulación propiamente dicha, pensarás que ya terminó tu trabajo. Ya cerraste el círculo, y eso te da la impresión de que el proceso de recapitulación terminó. Por segunda vez, esta impresión es errónea. No has practicado los no-haceres por tiempo suficiente como para bajar la guardia. Entonces, ¿ cuánto tiempo deberás continuar los no-haceres? ¿Cuándo sabrás que ya no los necesitas? La respuesta es muy simple: nunca dejarás de practicar los no-haceres de tu recapitulación. Desaparecerán por ti mismos cuando se conviertan en una parte normal de lo que eres y de cómo vives. Como no sabes cuándo será esto, tienes que hacerte el propósito de practicarlos por siempre. Esto es lo que necesitas, esto es lo que quieres, y esto es lo que harás: practicar indefinidamente los actos liberados. Al hacerlo, descubrirás que actuar de esta manera es cultivar el arte de vivir la vida: el Arte de Vivir a Propósito. El paso del maestro es la continuidad. Continuidad ahora y para el resto de tu vida. Continuidad hasta que los no-haceres se conviertan en una parte normal de tu vida; porque nuevos no-haceres te estarán retando y tendrás que aceptar el reto y seguir luchando. Eso es lo que es ser un guerrero del Espíritu. Y serás feliz porque sabrás que la senda del guerrero siempre ha sido tuya.

Respiraciones Aquí es donde aprendes las técnicas especiales de respiración propias de la recapitulación. Es muy importante que comprendas que estas técnicas sólo deben emplearse dentro del proceso de recapitulación; utilizarlas para otros fines no tendría sentido y perderían gran parte de su intención, y por ende de su fuerza, fuerza en el proceso de la recapitulación. Ten presente que todas las respiraciones, excepto la circular, deben practicarse con los ojos cerrados y a través de la nariz. 1. Respiración de inhalación o recuperación. Se utiliza al entrar en la cueva (paso 2) a modo de respiración inicial; y luego durante la fase de restauración (paso 5), si el evento que estás recapitulando lo requiriese. Se utiliza para: (1) Proporcionar el adecuado grado de concentración y atención que necesita la recapitulación. (2) Se utiliza en la fase de restauración para recobrar la


energía disipada o para recuperar una cualidad de nuestro ser que perdimos en el pasado. Procedimiento: Antes de comenzar esta respiración especial, mira hacia el frente y expulsa todo el aire de tus pulmones. Enseguida, gira la cabeza hacia la derecha. A continuación, y mientras giras ahora la cabeza hacia la izquierda, inhala lentamente de manera coordinada con el movimiento de tu cabeza de tal forma que cuando ésta haya hecho todo el recorrido hacia la izquierda, tus pulmones y abdomen estén llenos de aire. Ahora mueve de nuevo la cabeza para mirar otra vez al frente, pero en esta ocasión aguantando la respiración. Cuando estés mirando al frente, exhala todo el aire como lo hiciste al principio. Repite este ejercicio respiratorio el tiempo que sea necesario. 2. Respiración de exhalación o descarga Se usa para diversos fines: (1) para desprendernos de la energía ajena que alguien dejó impregnada en nosotros y que nos afecta en forma de sentimientos, pensamientos recurrentes, o conductas que no son verdaderamente nuestras; (2) para terminar con promesas u órdenes energética que no nos dejan ser libres; (3) para desprendernos de modos de conducta o rutinas emocionales (miedo de algo, rencor, desconfianza, etcétera); y (4) para decir adiós y liberarnos de personas que se han ido tiempo atrás, pero cuya partida nunca hemos aceptado verdaderamente. Procedimiento: Comienzas mirando al frente e inhalando profundamente. A continuación, aguantando la respiración, o sea, con tus pulmones y abdomen llenos de aire, gira la cabeza hacia la izquierda. A continuación, mientras giras la cabeza hacia la derecha, deja escapar el aire lentamente, pero coordinando la espiración con el movimiento de la cabeza de modo que cuando ésta llegue al hombro derecho, tus pulmones estén completamente vacíos. Y ahora, ya sin aire, gira la cabeza para mirar al frente, donde inhalaras de nuevo y sucesivamente repetir el procedimiento cuantas veces sean necesarias.

3. Respiración de barrido o de emergencia Se usa durante la fase de restauración (paso 5) y su uso es opcional para sustituir las técnicas (1) y (2). Un ejemplo simple de cuándo se la puede usar, sería cuando coincidiesen las circunstancias de que estuvieras recapitulando un evento en el que perdiste una gran cantidad de energía que necesitas recuperar y, al mismo tiempo, hubieras hecho una promesa de la que necesitas desprenderte. Este es un caso típico en el que se puede utilizar la respiración de barrido en sustitución del procedimiento más refinado consistente en usar primero la respiración de

recuparación (1) para recobrar la energía y luego la de descarga (2) para quedar libres de la promesa. Procedimiento: Comienzas con la mirada dirigida a la derecha sin aire en los pulmones. Primero, debes inhalar al mismo tiempo que giras la cabeza hacia la izquierda y, a continuación, exhalas mientras giras la cabeza de nuevo hacia la derecha, y así sucesivamente. Nota: Yo personalmente prefiero utilizar por separado las respiraciones (1) y (2) en vez de resumirlas en la respiración de barrido, debido a que el manejo de energía es más preciso cuando se separan el momento de la recuperación y el momento de desprender. Así puedes usar toda tu concentración y tu intento primero en recuperar energía y después en deshacerte de lo no deseado, específicamente y en orden. A diferencia de muchos neochamanes, mi enseñanza y experiencia es que el poder está en tu intento, no en una acción, ritual u objeto en particular; éstas son sólo apoyos para enfocarte. Enfoca y usa tu intento en una cosa a la vez. 4. Respiración circular Se utiliza al comienzo de la recapitulación de un evento o serie de eventos, en sesiones de recapitulación aisladas en las que no se usa la cueva. Generalmente es practicada por gente que necesita recapitular eventos significativos que han tenido lugar posteriormente al proceso de recapitulación. su objetivo es proporcionar un profundo nivel de concentración y conectar con la memoria corporal cuando no se la cueva de recapitulación. Procedimiento: Esta modalidad de respiración tienes que hacerla a la par que mueves la cabeza en sentido circular. Comienza con la cabeza volteada hacia el hombro derecho. A continuación, empieza un movimiento circular hacia arriba, que lleve tu cabeza hacia el hombro izquierdo, mientras que inhalas lentamente por la nariz. Una vez que la cabeza alcance el hombro izquierdo, sin detenerte, debes continuar el movimiento circular girando hacia abajo y hasta llegar al hombro derecho, mientras exhalas lentamente por la boca, y así sucesivamente. Esta es la única técnica respiratoria asociada a la recapitulación que incluye la respiración a través de la boca. Esta exhalación bucal se parece a un suave soplido, como si infláramos un globo de manera muy suave. Al principio, los movimientos deben ser muy suaves; pero, a medida que avances, el movimiento circular aumentará levemente su velocidad, sin que lleguen a ser violentos o provocar mareo. Practica esta técnica de dos a cuatro minutos máximo, dependiendo de cómo te sientas. Nota: No recomiendo que hagas esto al principio. Utiliza los pasos en orden y sólo las respiraciones de recuperación (1) y descarga (2), hasta que tengas experiencia y


seas capaz de hacer recapitulaciones cortas o de “emergencia” con facilidad. Para llegar a este punto, sin embargo, tu cuerpo y espíritu deben estar muy acostumbrados y condicionados a la práctica.

Meditación Si ya practicas algún tipo de meditación, debes concentrarte en su práctica regular, al menos una o dos veces al día. Si no la practicas, estos pasos te deben ayudar a empezar: 1. Establécete Primero, encuentra un lugar donde puedas estar sin interrupciones por un rato, algún lugar tranquilo. Puedes poner una alarma si prefieres, las sesiones deben ser de unos 15 minutos. Toma asiento en una silla, sillón o en el suelo. No tienes que usar la posición de flor de loto a menos que estés acostumbrado y te sea cómoda. Necesitas una posición con la espalda recta y tu coronilla hacia el techo, evitando estar en tensión. Encuentra una forma de sentarte cómoda, relajada y alerta pero no tensa. Pon tus manos sobre tus rodillas con las palmas hacia abajo. Cuando estés cómodo cierra tus ojos suavemente - no los aprietes. 2. Enfócate en tu respiración. La meditación con atención plena (Mindfulness) se puede lograr de varias formas, pero el método típico (y más poderoso) es con atención a la respiración. Para practicarla así, enfoca tu atención a tu respiración y las sensaciones de tu cuerpo al respirar. No hay necesidad de cambiar o controlar tu respiración; tu cuerpo ha estado respirando por ti desde que naciste así que déjalo que siga respirando mientras sólo sientes las sensaciones de respirar. Nota cómo estas sensaciones constantemente cambian y se mueven, y quédate con estas sensaciones conforme se desenvuelven en el momento presente. 3. Regresa a tu respiración Tras enfocarte en tu respiración te darás cuenta que tu a mente le da por tomar su propio camino; frecuentemente divaga y toma preocupaciones, anticipaciones y pensamientos al azar. Esta es una parte normal de la práctica (No, no estás fallando).

Tan pronto como notes que tu mente está divagando, simplemente regresa tu atención a tu respiración. Trata de hacer este regreso con una actitud relajada y cálida, no te juzgues ni te enojes contigo mismo por olvidar tu respiración. Es natural. Devuelve tu atención a tu respiración tranquilamente cuantas veces necesites hacerlo. 4. Deja que la práctica se desenvuelva Conforme practicas Mindfulness, trata de no tener expectativas de cómo crees que deba ser o cómo debas sentirte y deja que tu experiencia sea lo que sea. Mucha gente habla de silenciar la mente, alcanzar el éxtasis y cosas similares; este no es el caso. Mindfulness consiste simplemente en estar presente en lo que sucede, momento a momento, respiración a respiración, sin desear o forzar a que sea nada más. Notarás sentimientos y pensamientos surgiendo frecuentemente. No hay necesidad de suprimirlos, resistirlos o ahuyentar nada. Simplemente cuando los notes (con actitud amable y sin juzgar) regresa a tu respiración, dejando que el momento sea como es, dejándote ser como eres, mientras sigues las sensaciones de tu respiración. 5. Llevarla contigo Si usar algún tipo de alarma o timer te alertará a los 15 minutos, o puedes simplemente abrir los ojos cuando te parezca el tiempo suficiente. Tómate unos momentos para notar cómo te sientes y cualquier efecto de tu práctica antes de estirarte, moverte y continuar con tu día. Cuando hagas la transición a tu vida diaria, ve si puedes llevarte la sensación de la meditación contigo. La misma consciencia que cultivas mientras sigues tu respiración puede seguir contigo en tus actividades diarias. Ciertamente es natural en la vida moderna perder de vista tu consciencia durante el día. Sin embargo, en cualquier momento puedes tomarte unos instantes para poner atención en unos cuantos respiros y traerte de vuelta a la consciencia de ti mismo y el milagro de vivir el momento. Si practicas la meditación diariamente, te será cada vez más fácil permanecer consciente y despierto sin importar lo que estés haciendo. Esta es una guía básica para ayudarte e empezar a meditar. Recomiendo que investigues y pruebes otras formas de meditación para ver cuál te acomoda más. Hay meditaciones de mantra, como la meditación trascendental que personalmente practico, meditaciones de respiración como ésta que vimos, Yoga Nidra (sueño yóguico), de la cual usaremos una variación más adelante. Existen también


meditaciones en movimiento como Tai-chi (Taiji), Qi Gong (Chi Kung) y algunos tipos de yoga. Cualquiera que sea la que prefieras es importante establecer una práctica diaria, ya que ayudará mucho en tu estabilización mental y espiritual para lo que viene. Los beneficios de meditar se notan más conforme pasa el tiempo llevando una práctica regular y constante. Nota: Mindfulness o Atención Plena significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. El Yoga Nidra se deriva la antigua práctica tántrica Nyasa. Es un tipo de meditación y relajación profunda, un estado entre la vigilia y el sueño, cuyo propósito es lograr penetrar en el subconsciente, lograr que la mente y cuerpo se relajen. Recomiendo practicar la primera diariamente (o algo similar) de preferencia en las mañanas. Para las prácticas que veremos en el siguiente capítulo, utilizaremos un híbrido de Yoga Nidra con prácticas del nahualismo mexicano, algo como lo que Víctor Sánchez bautizó como relajación en alerta.


Tercera Parte: El Sendero del Nahual Asumo que en este punto ya estás trabajando en tu reintegración y tu integridad de nahual, que te darán el poder para andar la senda del nahual propiamente dicha. Espero que te hayas dado cuenta que los preparativos anteriores no son algo que puedas decir “ya lo hice ayer, a ver qué sigue” sino que son un proceso de mejora continua, de sanación y reintegración constantes que en adelante llevarás como parte de tu trabajo de nahualismo, ya que el centro mismo de tu poder depende de esa integridad, y tienes que trabajar en ella día con día.

Acecho No nos quedan muchos vestigios de los Olmecas, no hay documentos ni mucho menos una Rossetta para leerlos. Pero sabemos por sus alumnos más brillantes, los mayas, que la olmeca fue la última civilización nahual. Los olmecas gradualmente se fueron haciendo pocos y dispersando por México y América central. Influyeron en otras culturas, pueblos mercantes como Teotihuacán y la gran Xochicalco, pueblos de ciencia como los mayas y toltecas, pueblos agrícolas, mineros o guerreros como muchos otros. Me apoyo mucho en los mayas porque son quienes tienen la memoria escrita más antigua, abarcando tan atrás como su migración a través del mar congelado para llegar a América. El maya integró el misticismo olmeca con su propia ciencia, y allí podemos ver mucho del nahualismo original, a pesar de que los mayas del postclásico tardío, habiendo perdido ya gran parte de su antiguo conocimiento, convirtieran a brujos y nahuales en demonios que había que temer.. La filosofía maya es un metarelato del cazador que acecha y participa en el ciclo natural, donde los brujos se acechan o cazan a ti mismos. La integración con su medio selvático explica su analogía, donde enfermedades, peligros y enemigos por igual son acechados por el h'men, el ilol, el Ahkun - el nahual maya - de la misma manera que un jaguar acecha a su presa. Por ello el alter ego del brujo olmeca primero, y del maya después, el nahual, es el jaguar. Los balamo'ob, jaguares, son el principio del poder mágico, no porque sean feroces o peligrosos, sino porque metafóricamente representan el camino de la sabiduría. Todo el complejo lingüístico de balam representa el ámbito del conocimiento. Balam pakat es "mirar lo que pasa, pareciendo que no lo mira, porque el tigre mira así". Baalamtah, "cazar como los gatos" es la palabra maya para el acecho. Entre los olmecas, el jaguar y en particular el "dragón olmeca" y las representaciones de hombres proyectándose como jaguares, nos dicen que también para ellos el jaguar era la representación de las acciones místicas de los nahuales.

Se le llama entonces acecho a la forma de vivir del guerrero nahual. La palabra acecho nos remite casi automáticamente al ámbito de la caza. El que acecha, observa y se mueve con sigilo. Sabe que si quiere atrapar a su presa necesita observarla, estudiarla, aprender con profundidad lo que la presa hace y conocer sus rutinas. ¿Dónde y a qué hora come? ¿Dónde duerme? ¿Por dónde se mueve y cómo lo hace? Conocidas las rutinas de su presa, podrá aprovechar el punto en el que la presa sea más frágil, más vulnerable. Aprovechar su rutina para diseñar una emboscada efectiva en la que la presa no tenga escapatoria. El arte consiste en aplicar la esencia del acecho del cazador en cada uno de los actos de nuestra vida, convirtiéndolo todo en una presa, incluyendo a nuestra propia persona y nuestras debilidades. El acechador sabe distinguir claramente entre observar y juzgar. ¿Qué, exactamente es lo que acechamos? Pues, todo. El acecho supone un control sistemático de la conducta a fin de ser totalmente conscientes de lo que pensamos, decimos y hacemos; eventualmente nos hará más conscientes de, y acecharemos, todo lo que sucede alrededor. El acecho requiere estar siempre alerta, para así poder extraer lo mejor de cualquier situación. Por eso el aprendiz comienza por acecharse a ti mismo y poder ser consciente de sus propias debilidades, las que le quitan energía, para cazarlas como a una presa. Te conviertes en acechador acechándote a ti mismo: Tus acuerdos: Nos acechamos para asegurarnos que estamos cumpliendo todos los acuerdos que hicimos con nosotros, en todos los aspectos y en todas las situaciones. Haceres: Una vez hechos nuestros nuevos acuerdos, debemos vigilar constantemente que nuestro ego no regrese a sus viejas promesas, acuerdos y círculos viciosos. No-haceres: Conforme vamos haciendo nuestra recapitulación, hacemos nuevos acuerdos, dejando de caer en nuestras costumbres de pérdida de energía y reemplazándolas con nuevas formas de vivir, no-haceres, y tenemos que vigilarnos, acecharnos, para no permitir que los haceres regresen a tomar el control de nuevo. Según Belisario, amigo y maestro de Don Juan Matus, hay cuatro reglas para el acecho: no tener compasión, ser astuto, tener paciencia y ser simpático. Don Jesús me enseñaba más o menos lo mismo, de modo que trataremos de mantener estas mismas reglas, pero en los siguientes términos: · No tener compasión. No, no te vuelvas sicópata. No tener compasión, en el arte del acecho, es no buscar empatizar o justificar las cosas. Algo incorrecto, algo que no tiene lugar en la realidad que quieres, se tiene que ir y punto. En especial no se


debe tener compasión de uno mismo. La compasión no es más que una de las caras de la importancia personal (lo que hemos venido llamando “ego”) para no dejar ir sus haceres. · Ser astuto. Entendiendo astucia como un tipo de sagacidad más cercana a la intuición que a la inteligencia. Atención (qué es) más intuición (cómo se siente), es la astucia te dirá cómo reaccionar, visceral e inmediatamente, pero correctamente. · Tener paciencia. No querer terminar nada antes de tiempo, ni anticiparse a la hora de iniciar algo. Dar a cada cosa su momento justo. La paciencia en este caso no tiene nada que ver con la negligencia. Mientras espera, el acechador no está ocioso, acecha, tanto oportunidades, como sus presas. · Ser simpático. Ser como gato. En esta suelto a Belisario y regreso a Don Jesús, con su toque de Don Miguel. Toda esta plática del temible ek-balam acechando en las sombras, el sigilo y todo eso… pero, ¿has visto lo que hace un gato, cualquier felino, casi todo el tiempo? Juega, se relaja, juega. Le sirve para afinar sus dotes de acechador, y una parte de él siempre está al acecho, pero un balam no se toma tan en serio como parece. Desarrollar la capacidad de reírse de ti mismo es la mejor arma contra la importancia personal, o ego. Seremos pacientes, astutos y sin compasión, pero ya que tenemos a nuestra presa del cuello, la eliminamos de nuestra vida con amor y sobre todo una sonrisa. No odiamos a nuestros haceres ni tomamos con rencor a los que llegan a escapar al acecho alguna vez. Si fallamos alguna vez con nuestros acuerdos y no-haceres, reforzamos nuestras técnicas, replanteamos estrategias, y seguimos acechando. El nahual está en control, no se preocupa ni se agobia, no sufre; en medio de todo su acecho, sabe que todo está bien. Al nahual como a los gatos, hasta le divierte jugar con su presa. Regresando a Belisario, eso de ser simpático es tal vez más una consecuencia de lo anterior, que una regla. En la vida normal, esta capacidad permite al guerrero ser externamente encantador, inspirar confianza, abrirse paso para sus metas terrenales mientras internamente siempre está al acecho. Además de las reglas generales según Belisario, hay principios (sí, es otra palabra para más reglas) que el acechador deberá tener presentes: · El acechador toma el mundo como un misterio sin fin. No da nada por sentado, o por sabido. Así se acostumbra a estar siempre atento. · El acechador tratará de descifrar esos misterios a sabiendas que no tiene la más mínima posibilidad de lograrlo. En términos un poco más taoístas, es el camino, no el destino, lo que vale la pena vivir.

· El acechador considera cada batalla como una ocasión de vida o muerte. No se da “permiso” de por una vez dejar pasar sus haceres, o faltar a sus acuerdos. A cada paso, a toda costa, el guerrero es fiel a ti mismo. · Si el acechador siente que la situación está a punto de rebasarle, descansa, se olvida de ti mismo y espera. · Si acechador encuentra una fuerza que siente superior, se retira por un momento. Todo lugar tiene su entrada, toda cosa su punto débil. Paciencia, atención, astucia. Acecho.

Sueño a Propósito Aquí, a riesgo de causar confusión con los que están acostumbrados al ensoñar del neochamanismo, tengo que separar lo que yo aprendí y experimento como cosas separadas: soñar, caminar en sueños y ensoñar. En este contexto, ninguna de las tres se refiere a lo que normalmente conocemos como soñar. Hay una gran diferencia entre el ensoñar del nahual y soñar como lo describí en la recapitulación, donde practicamos una especie de visualización inmersiva, donde soñamos o sentimos, más que vemos, nuestra mentalización. Caminar en sueños se refiere a algo conocido hoy en día como sueños lúcidos. Todas son útiles para el nahual, pero las estudiaremos por separado. Soñar tu intento, soñar con atención, soñar a propósito, es como ya dijimos una forma más sofisticada de visualizar metas y objetivos. La principal característica es que cuando soñamos podemos sentir los eventos tal como lo hacemos en la realidad ordinaria. En efecto, dentro del sueño todo lo que sucede es real. En el sueño nahual tienes que soñar las metas u objetivos; pero, para lograr este elemento de realidad tienes que soñar a propósito. Lo que te hace soñar y no imaginar es el hecho de que sientes lo que estás soñando. La cuestión está en que tu propósito va a proceder de tu corazón y no de tu mente; esto significa que no vas a controlar tu sueño desde tu mente racional. Es tu sentimiento el que establece la dirección y tu cuerpo hará el resto. O dicho de otro modo: haz como si estuvieras imaginando, visualizando, pero siente como si estuvieras soñando; y no dejes que tu mente racional tome control del sueño. Terminada esta inmersión, pero antes de regresar o despertar del todo, visualiza el camino o acciones que están entre tú y el sueño que tuviste. El cómo llegar a donde quieres suele ser sorprendentemente claro cuando procedes de este modo. Algunas veces cuando estás visualizando ese camino, encuentras “bloqueos” o cosas que no tienes claro cómo librar. Toma nota de éstas, ya que tendrás que soñar a propósito esa situación o bloqueo en especial para resolverla. Ya sea por


etapas resolviendo cada bloqueo a la vez, o con un camino claro y directo, esta es la forma práctica en que un nahual puede consultar con su lado espiritual cuando éste sabe las respuestas, pero nuestra atención racional no las ve.

Ensoñar para penetrar el sueño El nahualismo reconoce una doble realidad, con una parte material o terrenal, a la que más nos apegamos por ser la más evidente y accesible, pero es la menos real para el chamán. Es el sueño del mundo, la simple proyección de una realidad más compleja. Hemos visto cómo lidiar con ésta, limpiándonos y desapegándonos de sus efectos en nosotros para recuperar nuestra energía. Nos hemos concentrado en nuestro lado material y mental principalmente, pero sólo como preparativo. El objetivo de recuperar, limpiar y proteger nuestra energía espiritual es esta parte final. Para Castaneda, se puede ser un acechador, o un ensoñador. Para Don Jesús, era indispensable que un nahual fuera tanto un maestro acechador, para mantener su perspectiva y control de la realidad terrenal, como un maestro ensoñador, que es el fin último de un nahual: poder percibir, navegar y en última instancia controlar la realidad espiritual, la realidad de fondo. Un ensoñador necesita de toda su energía para realizar esto, por eso los preparativos, los pasos que hemos dado en este proceso y por eso necesitamos ser acechadores, en vigilia, para ser conscientes y acechadores también en el otro plano. Debemos ser íntegros y fuertes, debemos tener el control absoluto de nuestra importancia personal y nuestro diálogo interno, impecables en lo que pensamos, decimos y hacemos. Sólo esta integridad (en cuanto a entereza o completitud de un nahual) nos proporciona la fuerza para pasar al otro lado. Y sólo la más completa integridad personal nos permite ensoñar sin mentirnos ni perder el control de nuestro cuerpo espiritual. Si nuestro ego secretamente toma el control, si le permitimos regresarnos al plano de ilusiones donde se siente en casa, estaremos soñando, como lo hemos hecho siempre, estaremos en una ilusión. Seguiremos siendo esclavos del sueño del mundo mientras nos engañamos sobre lo que “vemos” en nuestros sueños de ilusión. Ensoñar es una disciplina que requiere aprendizaje, práctica y un mantenimiento y mejora constantes y conscientes. La verdadera puerta al nahualismo y tu consciencia espiritual es ésta. Necesitaremos toda la energía recuperada y disciplina aprendida hasta ahora, y extenderlas a este nuevo plano. A partir de aquí tomamos el sendero del ensueño. Como no disponemos de un toque de nahual que desprenda nuestro espíritu del cuerpo para explorar la realidad espiritual y el universo de fondo, habrá que aprender a desprendernos solos, y yo recomiendo un proceso de dos pasos.

Dominar primero lo que se conoce como sueños lúcidos, para habituar a nuestra mente racional y consciente a caminar en otros planos, y entonces podremos pasar a las técnicas de desprendimiento o proyección astral propiamente dicha. Cambiar nosotros mismos nuestro punto de encaje, en términos Castanedianos. Para la primera parte, en caso de que prefieras, un curso alternativo y muy práctico para sueños lúcidos es el Curso de Sueños Lúcidos de Lynne Levitan y Stephen LaBerge. Si te acomoda más éste puedes seguirlo, y regresar aquí para completar las últimas etapas del sendero.

Días 1 y 2: Recordar los sueños Antes de ser conscientes dentro de los sueños, debemos dominar algunos temas básicos del control de sueños. Uno básico es la capacidad de recordar, apreciar y registrar sus sueños. En los días 1 y 2 del Sendero del Ensueño, por tanto, haremos ejercicios especiales de concentración para recordar los sueños. También registraremos los sueños en el diario de sueños. Atención: La tradición nahual nos dice que nos acostumbremos, durante la vigilia, a buscarnos las manos. Esta práctica se debe llevar a los sueños, donde al vernos las manos debemos darnos cuenta de que estamos soñando y tomamos entonces el control del sueño. Suena muy fácil, pero la verdad es que es un proceso que, cuando se logra, puede tomar meses o años. Afortunadamente en este caso no dependemos exclusivamente del dogma nahual; hay otras disciplinas que han puesto mucha atención a la ensoñación, cuyo componente principal se conoce también como sueños lúcidos. Para esto vamos a tomar un proceso paso a paso que nos facilitará mucho el control de nuestros sueños, pasar a sueños lúcidos y de allí a la segunda atención o segunda consciencia, que consiste básicamente en navegar el mundo espiritual. PARTE I: El diario de sueños. La primera tarea, que debes realizar en el día 1, es preparar el diario de sueños que utilizarás durante el resto del Sendero del Ensueño. El diario de sueños será un cuaderno que puedas guardar bajo la almohada o llevar durante el día, o un bloc normal con espiral. Hay que elegir también una pluma especial para ese diario, que no deberá usarse para nada más. Pon el diario, junto con la pluma y una pequeña linterna, bajo la almohada. Declárate a ti mismo: aquí voy a registrar los sueños que recuerde. PARTE II: Recordar los sueños. La segunda parte del ejercicio de recuerdo de sueños puede empezar en cualquier momento teniendo tu diario de sueños. Comenzarás en el día 1 y seguirás durante la mañana del 2º.


Para empezar, debemos acostumbrarnos a cuestionar nuestro estado. Durante el día, hay que preguntar frecuentemente: ¿estoy despierto? Es importante no contestar un “sí” por reflejo, sino pensar la respuesta. “Sí, porque recuerdo haberme levantado y bañado”, “Sí, porque recuerdo haber llegado aquí de esta manera”. La idea es realmente cuestionar si estamos despiertos. Como primer paso sobre el sendero, declara: a partir de ahora, voy a recordar mis sueños. En cuanto hayas reconocido tu voluntad de recordar los sueños, debemos registrar ese intento en nuestra mente y dejar ir la idea, hasta la hora de dormir. Atención: Más tarde, acostado y antes de dormir, reafirma tranquilamente tu voluntad de recordar los sueños. Y de nuevo olvidar el pensamiento en el momento en que lo hayas reconocido, para no someterte a presiones psicológicas. O en otras palabras, no molestar al ego de manera que empieza a oponer resistencia. Después, a dormir. Para retener tus sueños lo más posible, deberás entender primero que los recuerdos de los sueños pueden ser tan transitorios como el aire de tu siguiente respiración. Por tanto, siempre que empiezas a despertar, sea en mitad de la noche, o en la mañana, no abras los ojos ni te muevas. Quédate quieto, concentrándote totalmente en el recuerdo de los sueños. Con este fin, deberás preparar el entorno del sueño para evitar hasta la más ligera distracción. Si duermes con otra persona, pídele que no te distraiga antes de salir de la cama. No te presiones para recordar descripciones detalladas de los sueños con un orden cronológico exacto. Como probablemente habrás descubierto tratando de recordar otras cosas como el título de una canción olvidada, es mejor enfocar el recuerdo de los sueños de una manera sutil. Debes permitirles que surjan gradual y espontáneamente a tu consciencia de vigilia. Es muy probable que recuerdes detalles o fragmentos de tus sueños más recientes al despertar. Los pensamientos, sentimientos e imágenes pertenecientes a este sueño a menudo se producen en orden inverso, y gradualmente te guiarán hacia el recuerdo sutil de sueños anteriores. Sin embargo, el recuerdo de los sueños anteriores es típicamente frágil como burbujas de jabón. Al fin y al cabo, estos sueños se componen de sentimientos e imágenes que pasan suavemente por los conductos ocultos de tu mente inconsciente. Cualquier movimiento repentino de tus pensamientos, cualquier distracción momentánea, cualquier intento de forzar el recuerdo, pueden sacudir las burbujas y hacer que las imágenes se evaporen antes de que aparezcan plenamente en tu consciencia.

Recuerda que debes relajarte, y lo que es más importante, debes concederte el tiempo necesario para recordar los sueños. Si las imágenes del sueño no flotan instantáneamente hasta la superficie de tu consciencia, quédate tranquilamente acostado durante un rato antes de desviar tu atención hacia cualquier cosa que puedas tener en la mente. PARTE III: Registrar los sueños. Durante toda la historia se han llevado, de una manera u otra, diarios de sueños. Aunque nadie podría demostrarlo, es posible que hasta las pinturas rupestres representen, en algunos casos, imágenes que aparecieron por primera vez en los sueños. Conforme la civilización ha ido evolucionando, los diarios de los sueños han adoptado la forma de registros escritos que detallan y analizan las experiencias nocturnas del soñador. Los investigadores del sueño más modernos consideran este registro escrito personal como un medio eficaz de facilitar el recuerdo de los sueños y mantener una guía de temas e imágenes. Para llevar un diario de sueños, cuando escribes cada sueño tienes que darle un título. Acuérdate siempre de registrar la fecha y hora aproximada del sueño. Cada noche, anota qué sueños tuviste en primer lugar dentro del ciclo, y cuáles tuviste posteriormente. Al escribir, asegúrate de anotar el escenario o escenarios en que se produjo cada sueño, los personajes, cualquier símbolo o elemento significativo que sobresalga en tu mente, y sobre todo las emociones que el sueño provoque. Sentir esas emociones ayuda a que el sueño no se evapore tan fácilmente y ayuda a recordar más detalles. Si ayuda, puede hacer cualquier dibujo que se relacione con sus sueños. Las imágenes visuales pueden expresar el significado subyacente de un sueño de una forma gráfica, desencadenando incluso la liberación de los recuerdos más profundos. Empezando desde la mañana del día 2, debes acostumbrarte a escribir las descripciones del sueño inmediatamente al despertar, antes de salir de la cama o empezar a pensar en los planes y obligaciones del día. Cuanto más tiempo esperes, más probable es que estos recuerdos se vean distorsionados o simplemente desaparezcan. Trata el diario de sueños como un libro sagrado en el que registrar e interpretar las creaciones más profundas de tu mente inconsciente. Durante al menos las tres semanas y media siguientes del Sendero del Ensueño, repasa durante el día estos recuerdos, e incluso, si es posible puedes llevar contigo el diario. Puedes recordar un sueño en cualquier momento del día; no hay límite de tiempo a los destellos de percepción que probablemente tendrás una vez que hayas iniciado el proceso de recuerdo de sueños al despertar la primera mañana.


Atención. Como el recuerdo de los sueños puede mejorar mucho con la práctica, debes realizar los aspectos más decisivos de los dos primeros días durante todo el sendero. En primer lugar, cuando te estás quedando dormido cada noche, declara que tratarás de recordar los sueños cuando despiertes. En segundo lugar, concédete tiempo lo más a menudo que puedas para recordar y reflexionar sobre las experiencias de los sueños al despertar, antes de abrir los ojos, moverte o preocuparte por cualquier otro pensamiento. En tercer lugar, utiliza conscientemente el diario de sueños para escribirlos.

Día 3: El templo de los sueños En el día 3 aprenderás a influir en tus sueños por medio del intento; los pensamientos o imágenes que tengas antes de dormir reforzados con la voluntad, o comando interior de dirigir nuestros sueños a un tema específico. Esta poderosa técnica, el soñar a propósito, conocida también como incubación del sueño, ha sido practicada en todo el mundo en una u otra forma desde la antigüedad. La incubación de sueños puede ser algo muy complejo, consistente en pasar varios días en un entorno especial meditando rituales culturales elaborados, o puede ser algo tan simple como decirse a ti mismo tranquilamente, antes de dormirse, que desea soñar con un determinado tema. La técnica de incubación del sueño que usamos aquí es simple y eficaz y proporciona un control cada vez mayor de tus sueños. Conforme apliques esta técnica, descubrirás que es una potente herramienta para solucionar problemas, cambiar malos hábitos, mejorar tu sistema inmunológico y aprender a conocer tu ser más profundo. La primera parte de nuestro proceso de incubación de sueños consiste en santificar el entorno en el que sueñas: imbuir en tu hábitat de sueño regular un ambiente emocional que conduzca a la inducción de los sueños deseados. Por ello, comienza el día 3 reflexionando sobre la atmósfera psicológica de tu entorno de sueño habitual. Considera la influencia que pueda tener sobre tus sueños cualquier imagen u objeto que haya en ese escenario. ¿Tu entorno del sueño es rico en imágenes estimulantes, como obras de arte y fotos de tus seres queridos? ¿O tu dormitorio carece de imágenes y está lleno de papeles de trabajo que trajiste de la oficina? ¿Duermes y sueñas en entornos generalmente tranquilos o la atmósfera se ve frecuentemente interrumpida por los ruidos del tráfico o el sonido de la televisión de otra habitación? ¿La temperatura de ese entorno es cómoda? ¿Es adecuada la ventilación? ¿El color de tu habitación tranquiliza tu espíritu, le resulta demasiado estimulante, o simplemente aburrido? Y más importante todavía, ¿qué mensajes emocionales recibes de ese entorno? ¿Qué

relación tiene ese entorno con tus valores y amistades personales, y en qué medida refleja tu actitud hacia el sueño? Cuando hayas considerado todas esas cuestiones, procura que la habitación en la que duermes sea lo más tranquila y cómoda posible. Decórala con objetos favoritos que expresen los aspectos más positivos de tu personalidad. Haz todo lo posible para que la habitación resulte atractiva, eliminando cualquier imagen perturbadora que pueda interferir en la exploración del sueño. Cuando hayas creado un santuario del sueño en la privacidad de tu casa, siéntate en ese lugar consagrado y concéntrate en un asunto de interés personal con el que le gustaría soñar. Elije una situación sobre la que puedas tener una influencia directa, como, por ejemplo, tu conducta hacia tu suegra, o tu respuesta a una situación estresante de tu vida privada o profesional. Sé específico. Cuanta mayor sea la precisión con la que expreses lo que te preocupa antes de dormir, más específico será probablemente el sueño. Atención. Para este ejercicio inicial, no debes concentrarte en preocupaciones personales traumáticas o extremadamente serias. Hasta que tengas más experiencia, los sentimientos intensos pueden impedirte inconscientemente que tengas un sueño particular, o que lo recuerdes si lo tuviste. Al mismo tiempo, el tema elegido debe ser lo bastante significativo como para motivar a tu mente inconsciente a que produzca el sueño correspondiente. Por tanto, te recomiendo que evites intereses psicológicamente triviales, como ¿debo cambiar la marca de comida para el gato? Cuando hayas decidido un tema apropiado y significativo, será el momento de inducir un sueño relevante. En primer lugar, pon en un lugar prominente, al lado de la cama, el diario, la pluma y la linterna. Puedes apoyarte con uno o varios objetos simbólicos que reflejen tu estado de ánimo subyacente y concéntrate en el sueño que deseas tener. Si quieres inducir un sueño acerca de si debes aceptar una oferta de trabajo, por ejemplo, puedes elegir un artículo de oficina como objeto simbólico. Si estás explorando tus sentimientos inconscientes acerca de tu relación con alguna persona, puedes elegir algunas imágenes y objetos que te recuerden a esa persona o experiencias memorables que hayan tenido juntos. Con o sin objetos de apoyo, concéntrate en el tema del sueño sacando, sin demasiada presión, los otros pensamientos de tu mente. Con tranquilidad, dite a ti mismo que esperas soñar con el tema que te preocupa y que recordarás ese sueño al despertar. Si elegiste objetos apropiados para la incubación del sueño, ponlos cuidadosamente de una manera que resulte estéticamente interesante en tu dormitorio. Incluso, puedes llevar a la cama algunos de esos objetos.


Antes de apagar la luz por la noche, y prepararte para dormir, sigue durante unos momentos la técnica de «concentración en la frase» desarrollada por el psicólogo de sueños de San Francisco Gayle Delaney, basada en una sugestión creada originalmente por Cari Jung: expresa el tema del sueño que deseas tener en una sola frase como, por ejemplo: ¿Debo aceptar la oferta de trabajo de los Tres Patitos? O, ¿Cómo me ciento hacia fulanito? Después escribe la frase en tu diario de sueños. Puedes hacer también un dibujo sobre el tema si tu mente se va más por imágenes. Apaga la luz y vete a dormir. Sigue concentrándote en tu frase y/o dibujo. Al quedarte dormido, imagínate los objetos especiales que pusiste en tu cuarto. Con tranquilidad, recuerda que vas a soñar con ese tema obteniendo percepciones de tus sentimientos inconscientes hacia él mientras duermes. Recuerda también que al despertar recordarás todos los sueños relacionados con el tema. Atención. Al despertar, acuérdate de practicar las técnicas de recuerdo del día 2. Antes de moverte o abrir los ojos, concéntrate en recordar el sueño más reciente. Sigue estos pensamientos hacia atrás, hacia los sueños e imágenes anteriores. Registra cualquier sueño en el diario inmediatamente después de haber abierto los ojos. Finalmente, para hacer el ejercicio más útil, estudia cualquier imagen, frase o pregunta que registraste en el diario de sueños antes de dormirte otra vez. Explora las posibles relaciones entre esas frases o dibujos y los sueños que tuviste realmente.

Día 4: Búsqueda de la visión En el día 4 usarás la incubación de sueños para desarrollar una mayor influencia sobre ellos. Esta vez te concentrarás en inducir un sueño que canalice tu capacidad creativa ayudándote a tener una idea nueva o un enfoque innovador de la vida. Empieza reflexionando sobre tus necesidades creativas generales. Elige alguna necesidad creativa particular que te preocupe. Si eres escritor trata de encontrar un tema para tu próximo artículo. Puedes ser un artista que busca inspiración para una pintura, o un médico que intenta diagnosticar a un paciente. Si el asunto te preocupa seriamente, en algún nivel ya estarás pensando en él probablemente. En realidad, teniendo en cuenta tus antecedentes personales, probablemente poseerás ya algunas pistas sutiles, quizá inconscientes, relacionadas con la respuesta que estás buscando. Por tanto, lo que necesitas hacer en realidad es buscar una visión. Es decir, permitir que tu experiencia, conocimiento y energía creativa se fundan en un momento de visión intuitiva que se exprese en un sueño.

Emplea algún tiempo del día en dejar que los pensamientos vaguen libremente en relación con el dilema creativo. Con tranquilidad, repítete a ti mismo que los sueños expresarán una solución. Un momento antes de dormir debes crear la frase o garabato que mejor expresen tu problema, y ponerla en una nueva página de tu diario de sueños. Sigue centrándote en la frase mientras te vas durmiendo. Diciéndote que tendrás un sueño relevante y lo recordarás al despertar. Acuérdate de practicar las técnicas de recuerdo de sueños al despertar, escribiendo todas las impresiones que recuerdes de los sueños lo antes posible. Te sorprenderá descubrir que has soñado con imágenes específicas, palabras, ideas o metáforas que se relacionan de una manera poderosa con tu preocupación creativa. Incluso puedes despertar con una solución evidente, puedas o no relacionar esa inspiración con un sueño específico. Recuerda que las imágenes o ideas creativas que emergen de los sueños incubados deben evaluarse desde la perspectiva de la consciencia racional de vigilia. Puedes encontrarte inicialmente inspirado por la visión de tu sueño, para descubrir después que necesita más desarrollo. Por otra parte, especialmente si practicas seguido la incubación de sueños, verás que alcanzas la plena consciencia de vigilia con una impresión, idea o imagen mental totalmente formadas y coherentes y que son directamente aplicables a tus necesidades creativas inmediatas. Conforme progresas a través del Sendero del Ensueño, verás que simplemente la incubación regular de los sueños ayuda a solucionar problemas personales, mejorar tu salud o tu profesión. Sin embargo, lo más importante es que las técnicas de incubación de sueños , o sueños a propósito, te abren la comunicación con tu parte espiritual. Una vez que esta comunicación haya sido establecida, serás más capaz de recorrer el terreno impulsivo y surrealista del sueño lúcido o consciente.

Día 5: La vida es sueño Utilizando la incubación de sueños, puedes decidir de antemano el tema de tus sueños; sin embargo, una vez iniciado el sueño, tal vez no tengas un control activo. Por tanto, en el día 5 darás un paso más en el Sendero del Ensueño practicando alguna de las habilidades que necesitarás si llegas a despertar realmente dentro de tus sueños. El primer paso de este proceso es una exploración detallada de la realidad de vigilia, que debes aprender a diferenciar de los sueños. Evidentemente, la realidad de vigilia parece muy distinta del mundo de los sueños. Pero en muchos aspectos, el sueño y la vigilia son sólo dos de los estados del continuo de consciencia que


experimentamos cada día. Por ejemplo, puedes estar plenamente despierto por la mañana, tener ensoñaciones por la tarde entrando en un estado hipnagógico, caracterizado por una imaginación viva pero consciente, a última hora de la noche, mientras se estás durmiendo. Luego, durante la noche, estás dormido y sueñas. Teniendo en cuenta todo esto, creo que cuanto mayor sea la consciencia del mundo de vigilia, más mejorará tu sensibilidad hacia el espectro completo de los estados interiores, entre los que están incluidos los sueños. Para empezar, elige un lugar cercano que te recuerda alguna escena que hayas visto en sueños. Dependiendo de los sueños, una catedral, una calle pacífica, una estación del metro, un jardín con esculturas, un café, pueden servir. Si es posible, el lugar debería ser evocador, capaz de estimular tus sentidos. Lo más importante es que debes presentar imágenes que parezcan lo más surreales y ensoñadoras que sea posible. Atención. Antes de seguir leyendo, ve al lugar que hayas elegido para el día 5. Al llegar, siéntate y absorbe cuidadosamente las instrucciones que siguen. Como estás leyendo este párrafo, supondré que estás en algún lugar interesante y relacionado con el sueño. Mira a tu alrededor. Observa exactamente dónde estás en relación con todo y todos los que te rodean. Presta atención a todo, concediéndote el tiempo necesario para absorber completamente el impacto estético y emocional que te produce el entorno. Considera después el hecho de que el lugar es un reflejo de tu personalidad e imaginación. De todos los lugares posibles disponibles para este ejercicio, éste es el que elegiste, exactamente el lugar en el que estás ahora. Dicho de otro modo, este entorno refleja tu enfoque personal y subjetivo de la realidad cotidiana. ¿Elegiste un lugar en el que habías estado antes o uno desconocido? Ahora, mirando a tu alrededor, hazte esta pregunta: ¿Qué hay en este lugar que me recuerda a mis sueños? Para encontrar la respuesta en tu interior, reflexiona sobre la naturaleza de tus sueños. ¿Has soñado con este lugar? Si estuvieras soñando con este lugar ahora, ¿qué esperarías que sucediera? Observa a las personas que se encuentren en ese entorno inmediato. Mientras las observas, afirma mentalmente: Todos los que están aquí sueñan. Considera la posibilidad de que los que están a tu alrededor hayan soñado alguna vez con este lugar. Algunos probablemente conocen este lugar en dos realidades separadas: el mundo de vigilia y el mundo de los sueños. ¿Cuántos de los edificios, productos y objetos que tienes a tu alrededor fueron en realidad imágenes inconscientes inspiradas mientras algún individuo creativo estaba dormido y soñando? ¿Puedes experimentar la realidad de vigilia, incluyéndolo todo, desde la

calle en la que vives hasta la música que te gusta, como una expresión consciente, por lo menos en algún nivel, de las imágenes de tus sueños y de los de los demás? Ahora levántate y camina por el área que elegiste durante diez o quince minutos. Al pasear, observa las posibles imágenes de sueños que te rodean. Atención. Cuando hayas terminado este ejercicio, pasa el resto del día de tu forma habitual. Antes de acostarte en la noche, lee las instrucciones del día 6. Atención. Ahora que eres un observador del mundo de vigilia sigue buscando imágenes que puedan estar inspiradas por los sueños. Puedes encontrar esas imágenes en la arquitectura, publicidad, películas, arte y ciencia, entre otras cosas. Desde ahora, siempre que observes una colección de imágenes de ensueño particularmente compulsivas, afírmate mentalmente: En algún momento del futuro puedo soñar con estas imágenes. Después, permite que el pensamiento desaparezca tras reconocido esta posibilidad.

Día 6: Ensayo del sueño En el día 6 del Sendero del Ensueño proseguirá tu viaje hacia una mayor consciencia de tus sueños. El objetivo del ejercicio de hoy es el siguiente: crear y representar un "sueño" mientras estás despierto. Considera esto como una práctica. Al crear el guion de un sueño, alterándolo conscientemente durante el proceso, estarás estimulando un sueño lúcido. Este estímulo debería acostumbrarte a la idea de despertar dentro de los sueños. Comienza el ejercicio de ensayo al despertar, antes de abrir los ojos o moverte. Al prepararte para enfrentarse al mundo de vigilia declara mentalmente: Voy a dormir. Después despierta y vive normalmente el día, pero diciéndote continuamente que es en realidad un sueño. La parte siguiente de este ejercicio requiere un poco de creatividad: debes preparar un guion del sueño que ensayarás más tarde. Para crear tu guion, recuerda primero algún sueño particularmente notable que hayas tenido en el pasado. Si no puedes recordar un sueño específico, puedes crear un guion de imágenes y pensamientos que se ajusten con tu idea general de lo que es un sueño. Recuerda que aquí el objetivo no es el de captar tus sueños reales, ni el de crear un sueño simulado que tenga un sentido psicológico completo. Más bien debes esforzarte por sumergirte en las sensaciones e impresiones que te den la sensación de un sueño. Por ejemplo, puedes escribir un guion de un sueño en el que te pierdes en una ciudad desconocida sin dinero ni amigos. O puedes escribir un guion de un sueño en el que seas uno de los cazafantasmas, manejando una máquina de protones y tratando de capturar fantasmas.


Ese sueño deberás poderlo representar fácilmente estando despierto. Asegúrate de que el escenario es seguro y accesible. Si el ensayo del sueño exige la presencia de otro actor, puedes pedir la participación de un alguien comprensivo. Incluso pueden sorprenderse el uno al otro con algunas acciones, conversaciones y respuestas de ensoñación inesperadas a lo largo de toda la simulación. Antes de ir al lugar que hayas elegido, vístete de manera compatible con las imágenes y atmósfera emocional del sueño. Una vez que hayas elegido un escenario para este ejercicio, y te hayas vestido apropiadamente, o inapropiadamente, para la ocasión, es el momento de realizar despierto tu sueño. Empieza por decirte a ti mismo que te estás quedando dormido y empieza a soñar. Después, mientras vas siguiendo el guion del sueño, presta atención a todas las entradas sensoriales. Observa también la cualidad emocional de la experiencia de simulación del sueño. Siéntete en libertad de actuar espontáneamente, reescribiendo parte del guion mientras lo representas. Deja que las imágenes y experiencias surjan de tu inconsciente. Después, cámbialas a voluntad para que se ajusten a tus percepciones y deseos, tal como harías en un sueño lúcido. En algún punto del ejercicio debes preguntarte realmente si estás soñando o no. Concédete unos momentos para considerar tranquilamente el significado de esa pregunta, e imagínate que estás realmente tu cama, durmiendo. Después, da a esa pregunta una respuesta afirmativa: Sí, toda esta experiencia es un sueño. Mientras completas tu actividad de sueño simulado, puedes decirte tranquilamente: Más tarde debo soñar toda esta experiencia. En cuanto hayas reconocido ese pensamiento, déjalo escapar. Después, prosigue con el resto de tus actividades diarias normales. Completa más tarde el ejercicio de ensayo de sueño, cuando te vayas a la cama. Cuando estés a punto de quedarte dormido piensa estás a punto de despertar y de encontrarte con plena consciencia y alerta. Mentalmente, declara: Pronto estaré completamente despierto en mis sueños y seré consciente de todo lo que está sucediendo. Después, deja que se produzca el proceso del sueño. Atención. Recomiendo que, a partir de ahora, siempre que encuentres una serie de imágenes o experiencias surrealistas o con una cualidad de sueño particularmente extraordinaria, te tomes un momento para preguntarte mentalmente si estás despierto o soñando. Considera la pregunta seriamente antes de responder. Aunque a menudo estarás despierto cuando te hagas la pregunta, puedes sorprenderte en algún momento al descubrir que realmente estás en tu cama, y está teniendo un sueño lúcido.

Día 7: Al borde de la consciencia Si todo va bien, el día 7 te habrá llevado al borde de la consciencia del sueño. Para llegar allí, debes aprender a confrontar y explorar las imágenes negativas y desagradables que aparecen con frecuencia en los sueños. Esas imágenes, como pueden ser muy poderosas, suelen desencadenar un nivel de estimulación consciente que produce el final de un sueño. (Ya habrás notado, por ejemplo, que las pesadillas suelen hacerte despertar.) Sin embargo, centrándote en estas poderosas imágenes del sueño y aprendiendo a enfocarlas con seguridad y no con miedo, podrás conseguir realmente un nivel superior de consciencia del sueño sin retornar a una consciencia de vigilia completa. Un beneficio adicional es que la comprensión de las imágenes de terror, o simplemente desagradables, que se producen en los sueños te pueden ayudar a resolver problemas que parecían particularmente intrincados. Para conseguir un mayor nivel de vigilia dentro de tus sueños, liberándote quizá de paso de algunos demonios interiores, al despertar en la mañana del día 7 declara que conscientemente te enfrentarás, examinándolas, a todas las imágenes negativas que habitan en tus sueños. Cuando vayas a enfrentarte al día de vigilia, piensa en las imágenes negativas que te han acosado en los sueños del pasado. Mientras estas imágenes flotan en tus pensamientos, diles que tratas de descubrir los secretos que ocultan. Por ejemplo, puede decirles: Al fin y al cabo, te he creado para expresar algo a mi mente inconsciente, y si no cooperas conmigo puedo destruirte y sustituirte por otra cosa. Por la noche, antes de irte a la cama, retírate al entorno de tus sueños. Elige una imagen u objeto que te recuerda el objetivo especial de la noche y colócala en tu cuarto. Este signo de la incubación debe ser algo que te recuerda una imagen hostil o negativa que hayas encontrado en un sueño del pasado. Utilizando tu pluma especial escribe estas palabras en tu diario de sueños: Esta noche exploraré el significado de las imágenes hostiles de mis sueños enfrentándome a ellas y pidiéndoles que expliquen lo que significan. Después apaga la luz y duérmete. Cuando te estés quedando dormido, vuelve a pensar en algunas de las imágenes negativas de sueños que hayas tenido en el pasado. Comprométete a enfrentarte a esas imágenes, o a otras parecidas, esforzándote por ser plenamente consciente de esta actividad, dentro de lo posible, durante el sueño. Cuando encuentres una imagen de sueño hostil, haz todo lo posible por recordar que esa imagen es una creación de tu propia mente. Probablemente descubrirás que la intensidad de esa confrontación aumenta tu nivel general de consciencia de ti mismo, quizá incluso motivando reflejo de luchar o huir que puede estimular un escape repentino a la realidad de vigilia. Para los propósitos de este ejercicio, es


esencial que hagas lo posible, dentro del sueño, para enfrentarte a esa reacción. En lugar de escapar, o confrontarte directamente con el adversario del sueño, utiliza el aumento del nivel de consciencia para reivindicar con tranquilidad tu poder personal. Dirígete a la imagen hostil del sueño y pregúntale qué es lo que quiere. (Es interesante observar que algunos soñadores tratan de destruir a los enemigos de sus sueños; sin embargo, como podría decir cualquier estudiante de la obra de Freud, esta técnica suele acabar con la pesadilla, pero no con el problema, que continuará manifestándose en otras formas.) Especialmente cuando practiques al principio este ejercicio, es algo natural que regreses a la consciencia de vigilia al principio del sueño. Si empiezas a despertar como respuesta a un sueño amenazador, si es posible debes seguir acostado en la cama manteniendo un estado de semiconsciencia. En ese estado entre la vigilia y el sueño, concéntrate en confrontar a cualquier imagen de sueño negativa de esos pensamientos de semivigilia, tratando de interrogarlos. Este proceso puede conducir a una mejor comprensión de las imágenes negativas de tus sueños, aunque no las estés soñando en ese momento, pues en ese estado puedes tener un mejor acceso a tu mente inconsciente. En la Semana Dos aprenderás a seguir ese estado de semiconsciencia del sueño para llevarte de nuevo hacia el sueño profundo, y tener un sueño plenamente lúcido. Atención. No te olvides de registrar todos tus sueños en el diario. Si tienes una percepción de una parte oculta de ti mismo gracias a la experiencia de un sueño, acuérdate de registrarla en el diario junto con el sueño. Recuerda, también, si no fue fácil ni cómoda la exploración del significado de tus sueños, puede buscar formas alternativas de confrontar o negociar con estas imágenes gradualmente.

SEGUNDA SEMANA: SUEÑO LÚCIDO En la Segunda Semana aprenderá las técnicas centrales del Sendero del Ensueño: cómo entrar en un sueño lúcido, mantenerlo e influir en su curso. Esencialmente, las técnicas de este capítulo te enseñan a tomar un sueño que ya esté en curso y volverlo lúcido mediante un simple cambio en la consciencia. Evidentemente, cuando te encuentres en medio de un sueño lúcido no querrás limitarte a sentarte y observar. Por eso, la Semana Dos enseña también cómo atravesar el terreno del sueño mediante el vuelo, cómo conjurar imágenes del sueño durante el torbellino y cómo sostener el estado lúcido mirándote las manos, o contemplando el cielo.

También aplicarás las técnicas de incubación de la Primera Semana. Concentrándote en palabras o signos específicos antes de dormir, podrás conjurar personajes en tus sueños. Sobre todo aprenderás el arte de tejer los sueños: la alteración consciente de los detalles del sueño. Cuando hayas dominado los ejercicios de la Segunda Semana podrás convertir las rosas de los sueños en margaritas. Al practicar el ejercicio de tejer los sueños, aprenderás a crear escenarios de sueños totalmente lúcidos, incluso tejer una historia que pase de una noche a la siguiente. Una palabra de advertencia: los soñadores lúcidos más avanzados no alteran necesariamente sus sueños sólo para v los cambios de estaciones o las paredes de las cuevas paleolíticas. En realidad, lo que suelen hacer es utilizar el vuelo en sueños, el torbellino de sueños y el tejido de sueños para explorar mejor el paisaje de sus propios sueños: para tener una mayor percepción del universo inconsciente del más allá y del interior. Finalmente, no te preocupes si no empiezas a tener sueños lúcidos en el primer día de la segunda semana. Date el tiempo necesario y relájate. Si presionas, volverás más lento el delicado mecanismo interior que es decisivo para tener sueños lúcidos. Todos somos diferentes. Pero si practicas con frecuencia los ejercicios de la Semana Dos, disfrutando además con el proceso, tus experiencias de sueño lúcido comenzarán pronto.

Día 8: Comprobar la realidad Un sueño lúcido es aquel en el que somos conscientes de que estamos soñando. Como dije antes, el hecho de tomar consciencia de tus pensamientos mientras estás dormido y soñando es más fácil si tomas más consciencia de tus pensamientos y entorno mientras estás despierto. Una forma de lograr este incremento del estado de consciencia es preguntarte seguido si estás despierto o soñando. Este enfoque, sugerido a menudo por los investigadores del sueño, es una extensión natural del ensayo del sueño que hicimos el día 6. Si haces con regularidad «comprobaciones de la realidad», preguntándote si puedes estar soñando, finalmente descubrirás que te planteas la pregunta en mitad de un sueño. Comienza el día 8 como lo harías normalmente, pero aproximadamente cada media hora detente, mira a tu alrededor y hazte esta simple pregunta: ¿Es esto un sueño? Supongamos que estás tomando el metro desde tu casa al trabajo. Estudia primero a las personas que te rodean. ¿Tienen caras normales y cotidianas? ¿O ese hombre de negocios a tu izquierda tiene un tercer ojo en mitad de la frente? ¿Y esa mujer muy pintada y sentada a tu derecha? Examina las imágenes y vuelve a mirarlas.


¿Son diferentes las imágenes cada vez que las ves o siguen siendo las mismas? Si se diferencian de un momento a otro, debes estar soñando. Al entrar en tu oficina, estudia también los detalles. ¿La vista por la ventana, es el escenario familiar, o ves Oz o la Base de la Tranquilidad de la Luna? Si el escenario que ves está espectacularmente mal entonces estás en un sueño. Uno de los mejores modos de comprobar si estás soñando es tratar deliberadamente de cambiar algún aspecto del entorno inmediato sólo con la fuerza del pensamiento. Por ejemplo, supongamos que estás en un restaurante y el mesero trae albóndigas. Antes de probarlas, examina el plato y trata mentalmente de cambiar las cuatro albóndigas en ocho. Si sucede, estás soñando. Sigue preguntando si es un sueño durante todo el día. Responde luego a la pregunta con una comprobación de la realidad. Recuerda que habitualmente puedes reconocer un sueño por algo extraño o fuera de lugar; sobre todo si puedes producirlas con el pensamiento. Por ejemplo, si estás volando por tus propios medios, si respiras debajo del agua o estás en el espacio, si levantas un camión con las manos, o haciendo el amor apasionadamente con un gnomo morado, probablemente estás soñando. Si tus sentimientos y pensamientos parecen extrañamente inconsistentes, o si la estructura de la realidad cambia constantemente, probablemente estás soñando. Si tus comprobaciones frecuentes de la realidad dicen que no estás en un sueño, recuerda que estás despierto y eres consciente de todo lo que sucede a tu alrededor. Cada vez que te des cuenta de que estás despierto, acláratelo: Esto no es un sueño. Después, concéntrate en las sensaciones y percepciones de la consciencia de vigilia. Si sientes que estás en un sueño, exprésalo: Estoy soñando. Antes de dormir repite: Esta noche reconoceré que estoy soñando. Escribe la frase en tu diario de sueños. Pon diario junto a la cama y repite de nuevo la frase mientras te quedas dormido. Lo más importante es que tienes que acordarte de hacer durante los sueños lúcidos las mismas comprobaciones de la realidad que haces durante el día. Si despertaras después de un sueño en la noche, piensa cuál era el sueño. Después, repite este pensamiento: Esta noche reconoceré que estoy soñando; y vuelve a dormir. Atención. Durante las tres semanas siguientes del Sendero del Ensueño, acuérdate de realizar comprobaciones de la realidad durante todo el día. Cada noche, antes de dormir y mientras te quedas dormido, concédete permiso para tener sueños lúcidos y para recordar las experiencias del sueño al despertar. También es importante que realices comprobaciones de la realidad mientras estás soñando: este enfoque te ayudará a reconocer que estás teniendo un sueño. Acuérdate de registrar los sueños en el diario lo antes posible al despertar.

Día 9: Lucidez Hoy practicaremos una técnica del Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Stanford. Con este método, aprenderás a reconocer el estado semiconsciente en el que entra casi todo el mundo tras despertar de un sueño. Y luego aprenderás a convertir ese estado de semiconsciencia en un sueño lúcido. Sugiero que empiezas el día 9 como lo hiciste el día 8. Con regularidad, y durante todo el día, sigue preguntándote si estás soñando. Antes de dormir, escribe en el diario de sueños: Esta noche reconoceré que estoy soñando; y repítete la frase mientras te vas quedando dormido. Durante las primeras horas de la mañana, probablemente despertarás de un sueño que no será lúcido. Quédate tranquilamente acostado, sin moverte ni abrir los ojos, y piensa en el sueño que acabas de tener. Revisar el sueño mentalmente, con tantos detalles como sea posible, absorbiendo el impacto emocional del escenario, personajes, trama e imágenes estéticas. Revisa mentalmente el sueño varias veces, hasta haberlo grabado en mayor o menor medida en la memoria consciente. Luego vuelve a revisar el sueño, pero en esta ocasión añade un elemento que con toda claridad no estaba antes: al rehacer el sueño mentalmente, enfócalo como si tú, el soñador, estuvieras consciente de todo tal como está sucediendo. Repite la frase reconoceré un sueño cuando esté soñando y vuelve a dormir. Si sigues estas instrucciones, verás que pasas del estado casi consciente a la esfera de los sueños. Probablemente estarás rehaciendo el sueño que acababas de dejar, o generando un sueño totalmente nuevo que puede incluir, o no, elementos del anterior. En todo caso, pronto estarás en un sueño lúcido. Atención. Si piensas que puedes estar teniendo un sueño lúcido, acuérdate de hacer una comprobación de la realidad con el enfoque descrito en el día 8. Acuérdate también de registrar en el diario todos los sueños, sean o no lúcidos.

Día 10: Guía del universo del soñador Una de las mejores formas de influir conscientemente en el escenario y trama general de un sueño lúcido es la incubación directa del sueño. Por tanto, en el día 10 aplicarás al sueño lúcido el arte de la incubación. En primer lugar, asegúrate de que el entorno del sueño exterior refleja tu intención primaria: ser consciente de tus sueños. Para señalar esta intención a tu mente inconsciente, elige lo que llamamos un símbolo de lucidez y ponlo en tu cuarto. Este símbolo de lucidez puede ser cualquier cosa que sirva como recordatorio simbólico personal de tu intención de tener un sueño lúcido. Recuerda que el símbolo no


trata de inducir un sueño particular, sino más bien servir como recordatorio de tu objetivo general. Cuando hayas elegido un símbolo de lucidez y lo hayas puesto en tu cuarto, realiza las actividades normales del día. Tal como en los días 8 y 9, sigue practicado comprobaciones de la realidad y reafirmando tu intención de tener un sueño lúcido. Conforme pasan las horas, decidirá también un destino para el sueño de la noche. Cualquiera que sea el lugar y el período de tiempo que elijas, sutilmente contempla la intención de ese sueño durante el día. Sé específico. Cuanta mayor sea la precisión con la que expreses el destino en el que desearías tener el sueño, más probabilidades tendrás de estar allí, por la noche, en tus sueños. Más tarde, aproximadamente una hora antes de acostarte, rodea tu símbolo de lucidez con potentes imágenes de incubación que te recuerden el sueño que piensas tener. Dispón todas las imágenes u objetos de incubación de una forma estéticamente interesante, poniendo incluso alguno de ellos en la cama. Antes de apagar la luz y disponerte a dormir, siéntate ante el «altar del sueño lúcido» y elabora mentalmente, una vez más, el destino deseado de tu sueño lúcido. Después, escribe el destino en tu diario de sueños con una sola frase. Sé lo más preciso posible. Debes recordar también concentrarte en tu intención de tener lucidez durante el sueño. Para eso, tras la primera frase pon otra como ésta: La próxima vez que sueñe con la xxx reconoceré que estoy soñando. Apaga la luz y duérmete. Sigue concentrándote en el destino y en tu voluntad de tener un sueño lúcido conforme te vas quedando dormido. Represéntate mentalmente los objetos de incubación del altar. Recuerda tranquilamente tu intención de soñar con ese tema. Recuerda también que al despertar te acordarás de todos los detalles de los sueños relacionados con el tema. Como alternativa para un “tema de sueño”, Puedes usar la incubación de sueños para resolver problemas creativos o personales, diciéndote que durante el sueño quieres tener una mayor percepción de esa situación, y ser consciente de la experiencia mientras sueñas. Más tarde, si te das cuenta de que estás en un sueño, puedes buscar conscientemente opciones de solución. Siéntete en libertad de innovar y adaptar la técnica de incubación del sueño lúcido como te parezca más natural. Por ejemplo, en lugar de incubar simplemente un escenario general del sueño, puedes invitar a tus sueños a personajes específicos. Incluso puedes buscar guías del sueño.

Recomiendo que te enfrentes lenta y realistamente al proceso de incubación del sueño lúcido. Ahora que tienes la técnica básica, puedes dejar que cada pequeña experiencia de éxito ayude a fortalecer la confianza en tus capacidades creativas para el sueño antes de añadir dimensiones de complejidad adicional. Cuanta menos presión pongas sobre ti mismo y más relajado estés en el proceso, más probable es que experimentes tus sueños deseados. Atención. Si despiertas de un sueño en cualquier momento de la noche, practica la inducción mental de la lucidez yendo hacia atrás, hacia el sueño deseado. Si descubres que tuviste un sueño lúcido, recuerda hacer una comprobación de la realidad con las técnicas del día 8. Acuérdate también de registrar tus sueños en el diario lo antes posible al despertar. Al menos durante la duración del Sendero del Ensueño deja tu símbolo de la lucidez en tu cuarto. Siempre que te fijes en ese símbolo al pasar, reafirma sutilmente tu intención de tener sueños lúcidos.

Día 11: Aprendiendo a volar ¿Alguna vez quisiste volar como pájaro, cruzando los continentes, o atravesando el espacio, tan natural como caminar por la calle? ¿Te gustaría visitar el Louvre o unas ruinas incas y regresar a casa a tiempo para desayunar? ¿Quieres explorar Antártica sin pasar frío? Si es así, soñar que vuelas es lo tuyo. Soñar que vuelas puede ser una de las experiencias de sueño lúcido más felices. Además, aprender a volar en tus sueños lúcidos te da un modo de transporte en los sueños que puede llevarte a cualquier lugar, incluso a viajar en el tiempo. Para volar en los sueños es útil aprender una versión avanzada de la técnica de incubación del sueño que vimos el día 10. Como antes, asegúrate de que tu santuario del sueño personal refleja tus intenciones: en este caso volar en tus sueños lúcidos. Para empezar, examina tu símbolo de la lucidez. Quita todas las otras imágenes y objetos sustituyéndolos por imágenes de aves, aviones o de Superman volando, lo que te motive más. Sal de casa y haz tus cosas cotidianas. Igual que en los días anteriores, haz comprobaciones de la realidad y reafirma tu deseo de tener un sueño lúcido. Pasa también parte del día pensando en que te gustaría volar en sueños. Sugiero que mientras caminas durante el día veas hacia el cielo y observes el vuelo de pájaros y aviones. Cuanto más piensas en vuelo, más probabilidades tienes de volar en sueños y de mantener al mismo tiempo la lucidez. Al llegar a casa al final del día, recuerda cualquier sueño de vuelo que hayas tenido en el pasado, y decide un destino para tu sueño. Piensa una frase clave para el sueño de vuelo y repítela. Antes de dormir, pase algún tiempo relajándose en tu


entorno de vuelo y observando tranquilamente tu símbolo de lucidez y las imágenes de incubación del vuelo en tu altar del sueño. Ahora, escribe tu frase de incubación del sueño con tu deseo de volar en el diario de sueños. Si tienes en mente algún destino específico, ponlo también. Una frase simple, como las de antes, funciona mejor. Cuando empiezas a dormirte repite silenciosamente la frase escribiste. Sigue concentrándote en tu intención de volar y de ser lúcido en sueños. Concéntrate también en el destino del sueño. Imagina la sensación de ingravidez, o imagínate volando como un planeador; elige tus imágenes de vuelo. Tranquilamente, concédete permiso para soñar en ese tema y para ser consciente del sueño. Recuérdate también que al despertar recordarás todos los sueños relacionados con el vuelo. Atención. Si despertaste de un sueño en cualquier momento de la noche, usa el enfoque retroceder en un sueño para ayudarte a estimular un sueño lúcido de vuelo. Tras despertar espontáneamente de un sueño, quédate tranquilamente acostado en la cama, sin moverte ni abrir los ojos, y piensa en el sueño que acabas de tener. Manteniendo un estado de semiconsciencia, reconstruye los detalles del sueño del vuelo que quieres, y mientras vas hacia atrás en el sueño repite mentalmente esta noche volaré. Imagínate volando en el sueño mientras te vas quedando dormido. Aunque no experimentes inmediatamente un sueño lúcido de vuelo completo la primera vez que practiques el ejercicio, es más posible que lo tengas si persistes. Atención. Como siempre, debes practicar comprobaciones de la realidad siempre que creas que puedes tener un sueño lúcido. Si te das cuenta de que estás soñando pero no has tenido todavía el sueño del vuelo, usa esa oportunidad para acordarte de volar.. Atención. Cuando tengas más práctica en el sueño del vuelo, podrás realizar maniobras cada vez más difíciles en tus sueños lúcidos. Atención. Acuérdate de registrar todos los sueños, vuelo o no, en tu diario de sueños.

Día 12: Torbellino Aún después de haber inducido un sueño lúcido deseado, es fácil despertar o retornar al sueño ordinario. Más aún, aunque mantengas un sueño lúcido, puedes tener problemas para controlar las actividades dentro del propio sueño. Los investigadores del sueño, como LaBerge, de Stanford, han descubierto que, haciendo girar el cuerpo del sueño sobre su eje, como trompo, se puede extender la

duración de los sueños lúcidos. El giro te permitirá también influir en el escenario del sueño, sirviéndote como medio de viaje de parecido al sueño del vuelo. Puedes aprender la técnica del giro en el sueño igual que aprendiste la del vuelo. En primer lugar, cuando llegue el día 12, sigue preguntándote si estás soñando, y afirmando tu deseo de tener sueños lúcidos. En la noche, antes de dormir, elige un destino del sueño lúcido. Pero esta vez no elijas algo genérico, elige un destino muy específico. Aunque puede ser más difícil de lograr, incluso puedes escoger un destino en el pasado o el futuro distantes. Cuando hayas elegido tu destino, usa de nuevo objetos o imágenes que te lo traigan a la mente y ponlos cerca del signo de lucidez. Registra en el diario claramente el destino que deseas para tu sueño, junto con una frase que signifique tu intención de tener un sueño lúcido. Después apaga la luz y acuéstate. Para alcanzar el objetivo del sueño lúcido, ve primero tu destino específico y reafirma en silencio el deseo de tener un sueño lúcido al quedarte dormido. Repasa mentalmente los objetos o imágenes que simbolizan tu objetivo. Cuando estés dormido, puedes tener un sueño lúcido, pero si no has llegado todavía al destino que escogiste, empieza a girar el cuerpo como un trompo o un bailarín. Gira más y más rápido, hasta que el entorno parezca emborronarse y el entorno que deseabas empieza a aparecer. Utiliza la misma técnica si sientes que vas a despertar, o que tu lucidez empieza a desaparecer. Si giras a suficiente velocidad, tu inmersión en el estado de sueño lúcido se mantendrá. Si despiertas, no te preocupes; dominar la técnica del torbellino puede llevar algo de práctica. Aunque muchos investigadores recomiendan girar como el medio preferido de mantener un sueño lúcido, hay otras muchas técnicas que funcionan igual. La forma tradicional, o nahual, en que el estado de sueño lúcido puede sostenerse es simplemente mirarse las manos. Si te miras las manos antes de dormir y luego te las miras dentro del sueño podrás mantener el estado lúcido, al menos hasta que la imagen de las manos desaparezca. Sospecho que no importa mucho si giras, te miras las manos o haces cualquier otra cosa. Puedes tomar la decisión de saltar en un pie, si eso funciona en tu caso, o simplemente mirar el cielo y decirse: Las cosas están mejorando. Si te comprometes a tomar una acción particular antes del sueño, y la haces mientras estás soñando, las imágenes del sueño serán precisas y el estado del sueño lúcido se mantendrá. En otras palabras, el grado de tu intención consciente de mantener un sueño lúcido es el factor decisivo de tu capacidad para mantenerlo. Atención. Como siempre, acuérdate de practicar las técnicas de recuerdo del sueño y de registrar los que tengas en el diario al despertar.


Día 13: Tejer los sueños Durante los últimos días has aprendido a inducir y sostener los sueños lúcidos y a moverte conscientemente por el terreno de los sueños. En el día 13 empezaremos a enseñarte otro nivel de control del sueño consciente: la capacidad de alterar deliberadamente los personajes del sueño, el escenario, los objetos y la trama. Practicando las técnicas del día 13 durante el resto del Sendero del Ensueño, acabarás sabiendo dirigir las experiencias de tus sueños fácilmente. El día 13 empieza muy parecido a los otros días de la Semana Dos, comprobando la realidad y afirmando tranquilamente tu voluntad de tener un sueño lúcido. Sin embargo, cuando vayas a vivir el día ten también en mente otra cosa: que tendrás el poder de crear, destruir o alterar los objetos o personajes de tus sueños. Recomiendo que durante el día te imagines que eres un director de cine con acceso al escenario, tramoya, miles de actores y los mejores efectos especiales. Durante la primera parte del día piensa en una película reciente que te decepcionó y rehaz la trama mentalmente. ¿Cómo hubiera sido la película con los cambios que deseas? Imagina ahora el guion de una película que tú, como director, puedes crear. ¿Cuál sería la película? ¿Qué actores tendría? ¿Dónde se rodaría? Cuando hayas hecho el ejercicio, elige una parte tranquila del día, como por ejemplo la hora de comer, para ir a un área llena de gente en la que puedas sentarte y mirar a tu alrededor sin que te molesten. Siéntate y concentra tu atención en las actividades a tu alrededor. Observa el entorno, a las personas que habitan en él. Presta atención a cualquier olor o sonido que te llegue. Emplea unos quince minutos en observar conscientemente el entorno. Imagina después que la gente y los objetos, la música y los aromas que te rodean son elementos de un nuevo tipo de entretenimiento, una película multisensorial de la que tienes un control creativo completo. Imagina que eres el director. Estudia tu comida y tus ropas, las arrugas y rasgos faciales, y mentalmente comienza a imaginar un cambio. Con esta técnica, imagínate cambiando un detalle tras otro del escenario. En la noche, antes de dormir, ve mentalmente la película que creaste durante el día. Concéntrate especialmente en los pequeños detalles que alteraste en los primeros momentos. Después escribe en el diario de sueños: Esta noche alteraré mis sueños. Apaga la luz y repasa los ejercicios de pensamiento de la tarde mientras te vas durmiendo.

Acuérdate de empezar poco a poco. La primera vez que trates de influir en las imágenes de tus sueños lúcidos enfrenta sólo a algunas cosas; por ejemplo, convierta el manzano en un naranjo. Más tarde, cuando perfecciones la técnica de tejer los sueños, podrás alterar prácticamente todo lo que haya en ellos. Si no quieres volar al destino que quieres para tu sueño, puedes traer ese destino a ti. Finalmente, podrás combinar el tejido de sueños con habilidades adicionales, como el sueño del giro y el del vuelo, o puede usar la técnica que vimos al principio para explorar soluciones alternativas a problemas personales o dilemas intelectuales o creativos. Atención. Para tener un control particularmente poderoso sobre los detalles de tus sueños, puedes aplicar las técnicas del tejido de sueños al despertar espontáneamente, volviendo a entrar en un sueño lúcido. Atención. No olvides que la alteración de los detalles de un sueño lúcido es posible que te despierte. Si sucede eso, mantén un estado de semiconsciencia mientras practicas en tu imaginación el ejercicio de tejido de sueños. Atención. Acuérdate de practicar el recuerdo de sueños y de registrar todos los sueños que recuerdes en tu diario. A partir de ahora, anota todos los elementos que lograste alterar utilizando la técnica de tejido de sueños.

Día 14: Sueño libre Llevamos ya un gran avance en controlar el potencial de sueños lúcidos y contribuir así a tu crecimiento personal. Tanto si buscabas soluciones creativas a los problemas profesionales o una directriz en tu vida, ya habrás visto cómo el sueño lúcido puede darte acceso al cuerpo de conocimientos normalmente enterrados en la parte posterior de tu mente inconsciente. En el día 14 del Sendero del Ensueño tienes una noche de sueño libre: es decir, soñar sin influir deliberadamente en el contenido de tus sueños ni inducir conscientemente la lucidez. Esto dará a tu mente inconsciente la oportunidad de soltar residuos psicológicos y equilibrar las experiencias de sueño más conscientemente estructuradas de las últimas dos semanas. Tal vez entres espontáneamente en un estado de sueño lúcido en algún punto de la noche. Aprovecha la oportunidad para observar pasivamente tus sueños valorando cualquier cambio subjetivo que se haya producido en la calidad e intensidad de tus sueños durante las últimas dos semanas. Atención. Como de costumbre, registra los sueños en el diario cuando despiertes.


TERCERA SEMANA: ALTA LUCIDEZ

Día 15: Estados alterados

Los yoguis antiguo Tibet eran conocidos por una habilidad mental extraordinaria. Usando un método de imaginación guiada muy poderoso se dice que se retiraban cada vez más profundamente en su interior hasta que comenzaban a soñar, sin perder nunca la consciencia. Según el libro Tibetan Yoga and Secret Doctrines, del profesor de Oxford W. Y. Evans-Wentz, los yoguis del sueño tenían un control total sobre amplios aspectos de sus sueños lúcidos. Utilizando su capacidad para el sueño lúcido, los yoguis eran capaces de crear sueños interminables del Edén, explorar realidades alternativas y llegar a entender cuestiones sobre la naturaleza de la realidad y el significado de la vida. Hoy una metodología similar a la de estos yoguis Es conocida como Yoga Nidra. En esta semana del Sendero presento una versión híbrida de alta lucidez de los sueños conscientes de los yoguis con el ensueño de nuestros nahuales y chamanes. La alta lucidez se basa en una técnica conocida como relajación en estado de alerta, en la que el cuerpo se queda cada vez más relajado mientras la mente permanece alerta. Los atletas suelen entrar en este estado alterado de consciencia para ensayar mentalmente tus maniobras. Puedes utilizar la relajación en estado de alerta para experimentar la sensación expansiva de la separación entre el cuerpo y la mente. Ahora aprenderemos a utilizar la relajación en estado de alerta para intensificar las imágenes mentales espontáneas hasta que se conviertan en un sueño consciente. Como mantienes la consciencia durante toda la experiencia, la alta lucidez te proporciona un mayor grado de influencia sobre tus sueños. Cuando seas experto en esta técnica, los sueños lúcidos serán más vivos e intensos que antes, y también más manejables. En el estado alterado de alta lucidez puedes aprender a cambiar el clima del sueño, a alterar el escenario, y a tener una percepción cada vez mayor de la gama de entidades que habitan tus sueños. Obviamente, llegar a la alta lucidez requiere práctica, pero no es tan difícil como suena. Es algo similar a la experiencia de regresar a un estado de sueño lúcido después de despertar, lo que ya vimos en la segunda semana. Pero aunque no tengas éxito de inmediato en el logro de la alta lucidez, te recomiendo que habiendo aprendido la técnica básica en los días 15, 16 y 17, sigas practicándola todas las noches, al menos durante las dos próximas semanas del Sendero. Así es muy probable que acabes aprendiendo a entrar en el estado intenso de alta lucidez directamente desde la consciencia de vigilia, con lo que cada vez tendrás mayor poder sobre tus sueños.

En el día 15 veremos la técnica de la relajación en estado de alerta, en la que el cuerpo entra en un estado de relajación profunda mientras la mente permanece plenamente alerta. Mientras estés en el estado alterado de relajación en alerta, estarás mentalmente activo mientras lentamente te vas relajando más y te quedas dormido. Con este proceso podrás entrar en un sueño lúcido directamente desde el estado de vigilia, sin perder nunca la consciencia mientras cambias de estado. Al penetrar en los sueños lúcidos de esta manera, lograrás un estado de alta lucidez, que es el centro de la Tercera Semana. La alta lucidez te permite intensificar tus sueños lúcidos, dándote un control considerablemente mayor sobre las imágenes y acciones del sueño. Atención. Lee de antemano las instrucciones para el día 15, para que puedas realizar los preparativos y estar listo para practicar todo el ejercicio sin interrupción. De ser posible, al menos inicialmente, un amigo debería guiarte en este ejercicio de relajación. Busca un lugar privado y cómodo donde recostarte. Después, con lentitud y tranquilidad, que alguien lea las instrucciones paso a paso, exactamente como están escritas abajo, deteniéndose brevemente donde se indica. O puedes grabar una cinta en la que leas las instrucciones, para que puedas practicarlas tras esta sesión inicial. Toma una inspiración profunda, suéltala lentamente, estira los músculos y relájate. Imagine que unas corrientes cálidas de energía ascienden muy despacio desde las plantas de los pies hacia los tobillos. Siente cómo los músculos de los pies gradualmente se calientan y relajan mientras imaginas que los cruzan las corrientes. (Pausa.) Imagina que las corrientes siguen subiendo por las pantorrillas (pausa), hacia los muslos (pausa) a través de las caderas (pausa) y hasta la parte inferior de la espalda y el abdomen (pausa). Procede muy lentamente, dándote tiempo para que cada grupo de músculos se relaje completamente antes de que las corrientes visualizadas pasen al área siguiente de tu cuerpo. (Pausa.) Siente que los músculos de las piernas se vuelven pesados, cálidos y relajados, y se hunden en la silla. (Pausa.) Cuando sientas que las piernas están profundamente relajadas, imagina las corrientes moviéndose en el sentido de las agujas del reloj por el abdomen (pausa), subiendo por la columna (pausa) y por la parte delantera del torso hasta el pecho (pausa) y los hombros. Siente que los músculos del estómago y la parte inferior de la espalda relajan cualquier tensión mientras los recorren las corrientes. (Pausa.) Una sensación de bienestar general empieza a fluir por el cuerpo junto con las corrientes de energía mientras sigues relajándote. (Pausa.)


Cuando sientas relajada la mitad inferior del cuerpo (pausa), imagina las corrientes fluyendo hacia arriba, hacia las costillas y hombros (pausa), calentando y relajando la parte superior del cuerpo (pausa) y dejándote la espalda y el pecho totalmente cálidos y libres de cualquier estrés o tensión. (Pausa.) Imagina las corrientes girando hacia abajo por los brazos y hasta las puntas de los dedos (pausa); imagina las corrientes girando por de los dedos y las manos y luego de regreso por los brazos (pausa), recorriendo los brazos y el cuello (pausa) hacia la parte superior de la cabeza. (Pausa.) Siente que los músculos del cuello y el rostro gradualmente se calientan y relajan, mientras los recorren las corrientes de energía. (Pausa.) Imagina que las corrientes fluyen hacia afuera desde la parte superior de tu cabeza (pausa), dejando todo el cuerpo con una cómoda sensación de calor, (pausa) pesadez (pausa) y relajación (pausa). Siente tu cuerpo hundiéndose en la silla. Conforme vayas ganando experiencia, podrás entrar en el estado de relajación en alerta cada vez más rápido, sin necesitar que te lean las instrucciones. Para el día 15 basta con practicar la relajación profunda mientras mantienes un estado de alerta mental, utilizando todo el tiempo y ayuda necesarias. Una vez que hayas entrado en el estado de relajación en alerta, mantenlo durante veinte o treinta minutos antes de volver gradualmente a la consciencia plena de vigilia. Puedes hacerlo sólo con sacudir los dedos de las manos y los pies, concentrarte en el entorno inmediato y abrir los ojos. Atención. Lee las instrucciones del día 16 antes de acostarte para que puedas prepararte de antemano. Cuando te estés durmiendo por la noche, practica de nuevo el ejercicio de relajación en alerta. En ese estado de relajación en alerta afirma con tranquilidad tu deseo de tener un sueño lúcido. Si te encuentras en medio de un sueño lúcido, practica las técnicas de tejido de sueños de la Segunda Semana. Mañana por la mañana, tras recordar los sueños regístralos en el diario.

Día 16: Sueño libre Llevamos ya un gran avance en controlar el potencial de sueños lúcidos y contribuir así a tu crecimiento personal. Tanto si buscabas soluciones creativas a los problemas profesionales o una directriz en tu vida, ya habrás visto cómo el sueño lúcido puede darte acceso al cuerpo de conocimientos normalmente enterrados en la parte posterior de tu mente inconsciente. En el día 16 del Sendero del Ensueño tienes una noche de sueño libre: es decir, soñar sin influir deliberadamente en el contenido de tus sueños ni inducir

conscientemente la lucidez. Esto dará a tu mente inconsciente la oportunidad de soltar residuos psicológicos y equilibrar las experiencias de sueño más conscientemente estructuradas de las últimas dos semanas. Atención. Como de costumbre, registra los sueños en el diario cuando despiertes.

Día 17: Alta Lucidez En el día 17 aprenderás a entrar en un estado de sueño de alta lucidez. Me refiero al estado de lucidez aguda en el sueño que se produce cuando pasas directamente desde el estado consciente al sueño. Para lograr la alta lucidez, debes llevar algo más lejos los ejercicios de los dos días anteriores. Tu objetivo es generar lo que se conoce como imaginación hipnagógica, las imágenes mentales vivas y conscientes que emergen mientras estás suspendido entre la vigilia y el sueño. Con estas instrucciones, podrás generar imágenes hipnagógicas y seguirlas hasta tener auténticos sueños lúcidos sin perder nunca la consciencia. El resultado es el estado de alta lucidez, que te permite tener un mayor control sobre los sueños lúcidos. Comienza la sesión una hora antes irte a dormir. Eso te permitirá realizar el ejercicio completo y seguirlo hasta el momento de dormirse. Como antes, practícalo en un cuarto privado donde puedas relajarte y después dormir sin que nadie te moleste. Prepara también una selección de música relajante que pueda tocarse sin tu intervención durante al menos una hora, con volumen bajo. Cuando hayas preparado todo, recuéstate de espaldas y escucha la música. Al cabo de treinta minutos, date vuelta la vuelta y cierra los ojos. Sigue escuchando la música de fondo mientras le pones imágenes que tú crees mentalmente. Mientras lo haces, entra gradualmente en un estado de relajación en alerta. Conforme te vas quedando más relajado, concéntrate en las imágenes de tu mente haciendo todo lo posible para mantener la consciencia. Procura que las imágenes sean tan espontáneas como puedas, utilizando el sonido de la música como ayuda para generar imágenes nuevas continuamente. En la medida de lo posible, procura que esas imágenes se mezclen e interactúen entre ellas y cobren vida propia. Mientras prosigues el ejercicio, estas imágenes deben ser de una naturaleza cada vez más espontánea o hipnagógica. Siempre que sientas que pierdes la consciencia, concentra tu atención más intensamente en la música y repítete a ti mismo: Estoy entrando en un sueño. Recuerda que cuanto más espontáneas y vivas sean tus imágenes mentales, más probabilidades tendrás de pasar directamente a un sueño sin perder la consciencia.


Atención. Debes saber que no es un proceso simple. La mayoría de las personas que logran este estado de alta lucidez lo hacen después de mucha práctica. Aunque no logres pasar inmediatamente a la lucidez del sueño desde un estado de vigilia, basta por ahora con aprender y practicar la técnica básica. Si lograras esta misma noche un estado de alta lucidez, te recomiendo que presencies pasivamente el sueño sin intentar controlarlo. Un paso a la vez. Atención. Como con la mayoría de los sueños lúcidos básicos, podrás pasar a los sueños de alta lucidez desde el estado semiconsciente durante los primeros minutos de la mañana. Para adaptar esta técnica de alta lucidez, concéntrate en cualquier imagen mental residual de los sueños anteriores. La práctica te permitirá luego retroceder hacia los sueños manteniendo al mismo tiempo un estado consciente. Atención. Como de costumbre, practica el recuerdo de los sueños en la mañana, registrando inmediatamente los resultados en el diario.

Día 18: Vientos de cambio El día 18 seguirás explorando tu potencial para la alta lucidez. Aprenderás también una versión avanzada del tejido de sueños como en el día 13. Para empezar, elige un nuevo programa de música que deberá sonal al menos durante una hora. Empieza el ejercicio una hora antes de acostarte y usa una habitación en la que pueda seguirlo para pasar directamente a una noche de sueño sin que nadie interrumpa. Escucha la música relajadamente, absorbiendo los sonidos y disfrutando de ellos. Después date la vuelta, cierra los ojos y entra en un estado de relajación en alerta mientras te concentras en los sonidos de fondo de la música. Conforme vayas estando más relajado, concédete permiso para tener un sueño lúcido. Tal como hiciste antes, concéntrate en permanecer alerta mientras las imágenes de tu mente se vuelven cada vez más espontáneas, adoptando finalmente una naturaleza hipnagógica. Haz todo lo posible por pasar directa y conscientemente desde estas imágenes hasta un sueño lúcido. En cuanto te des cuenta de que estás teniendo un sueño lúcido, estudia el escenario inmediato del sueño. Recuerda que cada detalle del sueño es el producto de tu creatividad inconsciente, recuerdos e imaginación. Ciertamente, no sólo has creado los aspectos generales del escenario del sueño, sino también los detalles más mínimos y específicos, desde el diseño arquitectónico de un edificio particular al número de libros que hay en la librería.

Mientras observas tu sueño lúcido, presta especial atención al clima. Es muy posible que en este sueño, como en la mayoría de ellos, el clima sea algo que de ordinario des por sentado. Sin embargo, considera que el clima de tu sueño expresa seguramente algo simbólico sobre tu presente estado mental. Ahora que estás poniendo atención al clima, concentra todas tus energías en cambiarlo deliberadamente. Si estás en una tarde de verano de Los Ángeles, por ejemplo, concéntrate en ver nieve. Si estás perdido en medio del desierto, puedes conjurar una fuerte lluvia. Mientras alteras deliberadamente el clima del sueño lúcido, observa que este nuevo clima refleja tu estado de ánimo subyacente y al mismo tiempo influye en él. Aprendiendo a influir conscientemente en el clima de tus sueños, habrás dado un importante paso para diseñar aspectos más amplios de los escenarios de tus sueños. También habrás aprendido un método simple para valorar, en términos simbólicos, la atmósfera subyacente de tu propio estado psicológico. Posiblemente, lo más importante es que puedes usar la técnica para influir deliberadamente en tu estado mental mientras sueñas. Puedes invocar una tormenta, expresando cólera, luego tranquilizarte con una lluvia suave. Incluso puedes estimular tu potencial autocurativo viéndote absorber los rayos del sol, o lanzar una fiebre a un volcán activo. Atención. En cuanto despiertes, registra los sueños en el diario, con especial atención al clima del sueño. Toma nota de la relación entre el clima de tus sueños y tu estado de ánimo. Convierte este reporte del clima en una parte especial de las anotaciones de tu diario durante el resto del Sendero del Ensueño. Atención. Recuerda que las técnicas de tejido de sueños necesitan práctica y que al principio pueden causar el final de un sueño determinado. Si pasa esto, sigue cambiando el clima del sueño en tu imaginación semiconsciente. Al mismo tiempo, practica el regreso hacia un sueño lúcido o hiper lúcido.

Día 19: Cambio de escena El día 19 seguiremos practicando las habilidades para la alta Lucidez. También irás ganando mayor control sobre los detalles de tus sueños lúcidos. Ahora debes poder generar imágenes hipnagógicas propias sin la ayuda de un sonido de fondo. Empieza, por tanto, el día 19 recostándote de espaldas en la cama y entrando en un estado de relajación en alerta. Como también hoy pasarás directamente del ejercicio a una noche de sueño, deberás empezar una hora antes de acostarte. Esta vez, en lugar de concentrarte en


una música de fondo, concentra tu atención en las imágenes hipnagógicas que surjan cuando te vas quedando dormido. Normalmente, las imágenes emergen espontáneamente, sin ayuda consciente. Si eso no empieza a producirse al poco tiempo de haber cerrado los ojos, puedes ayudar al proceso recordando fragmentos de experiencias que hayas tenido a lo largo del día. Piensa en alguna de las cosas interesantes que encontraste durante el día, e imagínalas interactuando en tu mente de una manera surrealista. Conforme te vayas sintiendo más relajado, concédete permiso para tener un sueño lúcido. Después, mantente alerta mientras observas las imágenes hipnagógicas de tu mente, haciendo todo lo posible por seguirlas directa y conscientemente hasta convertirlas en un sueño lúcido. Recuerda que si pierdes la consciencia antes de entrar en un sueño puedes seguir todavía las instrucciones en cuanto seas consciente de que estás soñando. También puedes regresar a un sueño lúcido o hiper lúcido al despertar. Una vez que te encuentres en un sueño lúcido, observa el entorno inmediato, tomando nota particularmente del clima. Luego, imagina un lugar totalmente diferente del de tu sueño. Cuando hayas pensado en un lugar, concéntrate en transformar el escenario original de tu sueño en el nuevo entorno. Esta vez, en lugar de girar el cuerpo del sueño para convertir el entorno del sueño actual en algo borroso y cambiante, cierra los ojos mientras te concentras en el nuevo lugar. Con la práctica, serás capaz de disolver a voluntad el escenario del sueño original y reemplazarlo con el nuevo escenario. Sigue practicando este ejercicio hasta que logres experimentar por lo menos un cambio reconocible en tu entorno del sueño lúcido con la simple expresión de un deseo libre y consciente. Observa entonces las condiciones climáticas en el nuevo entorno y practica el ejercicio para cambiar conscientemente el clima. Atención. Si despiertas al haber cambiado el escenario del sueño, prosigue el ejercicio con la imaginación semiconsciente. Atención. Acuérdate de registrar los sueños en el diario, tomando nota especial de los cambios de clima y lugar dentro del sueño.

Día 20: Cambo de papeles En el día 20 tendrás una comprensión más profunda de los personajes que pueblan tus sueños. Recuerda que al final de la Primera Semana aprendiste a hacerles preguntas a los enemigos de los sueños, obteniendo conocimiento de algunos de los demonios que acosan tu mente inconsciente. Esta noche cambiarás

deliberadamente de papeles con los personajes de los sueños para tener una percepción todavía más directa del significado de su presencia. Empieza entrando en estado de alta lucidez partiendo de la consciencia de vigilia. Si no puedes induce un sueño lúcido durante la noche con las técnicas de la Segunda Semana. Esta vez, cuando te encuentres en un sueño lúcido o hiper lúcido, presta particular atención a los personajes que encuentres. Si estás solo al principio del sueño lúcido da un paseo, nada o vuela hasta que encuentres alguna otra forma de vida. No importa qué sea esa forma, seguramente su presencia es una función de tus procesos creativos inconscientes. Como han señalado los investigadores del sueño, cada personaje que se presenta en ellos —incluso los que ocupan el papel de figuras familiares de tu vida cotidiana— expresa algún aspecto de tu ser interior. Dicho de modo simple, tú representas el papel de cada personaje de tus sueños. Por lo tanto, está a tu alcance cambiar conscientemente las perspectivas de cualquier personaje del sueño. Para el ejercicio de esta noche, elige un personaje de sueño lúcido interesante e imagina cómo puede ser la experiencia de tu sueño desde la perspectiva de ese personaje. Imagínate cambiando de lugar con ese personaje y mirando al personaje que interpretabas anteriormente en tu sueño. ¿Qué le diría el nuevo personaje al antiguo sobre el escenario que están experimentando? ¿Cómo cambian tus sentimientos sobre ti mismo y el sueño cuando tomas el punto de vista de otro personaje? Sigue practicando este ejercicio hasta que hayas experimentado al menos una inversión de papel en el curso de tu sueño lúcido. Entonces podrás practicar conscientemente el cambio de perspectivas y adoptar el papel de personajes adicionales del sueño, o sólo cursar el sueño desde la perspectiva del nuevo personaje. Puedes decidir regresar a tu personaje original, controlando las percepciones que puedas haber ganado de tu experiencia de cambio de papel. Atención. Si sientes que despiertas durante el ejercicio, completa al menos una inversión de papel en tu imaginación semiconsciente. Luego, si te es posible, regresa hasta el sueño lúcido o hiper lúcido. Atención. Registra en tu diario los sueños de inversión de papel, tomando nota especialmente de las percepciones que tuviste al cambiar de lugar con los personajes del sueño. Registra todos los otros sueños, ya sean ordinarios, lúcidos o hiper lúcidos.


Día 21: Sueño libre En el día 21 del Sendero del Ensueño, recomiendo otra noche de “sueño libre”, que como recordarás es un sueño en el que no tratas de influir deliberadamente en el contenido de los sueños, ni de inducir conscientemente la lucidez. Esta noche darás a tu mente la posibilidad de expresarse libremente tomándote un descanso de los ejercicios de sueño más conscientemente estructurados que has practicado en las últimas dos semanas. Si espontáneamente entras en sueño lúcido en algún punto de la noche ralájate y disfrútalo, valorando los cambios subjetivos que se hayan producido en la calidad e intensidad de tus sueños durante las tres últimas semanas. Atención. Como de costumbre, cuando despiertes registra tus sueños en el diario.

CUARTA SEMANA: CONSCIENCIA CREATIVA Durante las tres primeras semanas del Sendero del Ensueño, has aprendido a inducir y mantener sueños lúcidos, a cambiar el clima y el lugar del sueño, a conversar con las entidades de los sueños y a viajar por su territorio. Has aprendido también a incubar soluciones del sueño a los problemas de la vida real. En la última semana del Sendero del Ensueño aprenderá a llevar estas técnicas a nuevas alturas aplicando a los sueños los métodos de la consciencia creativa. Explorando y desarrollando creativamente tu potencial de sueño lúcido más profundo, obtendrás una consciencia cada vez más poderosa de tu ser interior. En el proceso, mejorarás también tu capacidad creativa, sexual y profesional en el mundo de vigilia. Con este fin, empezarás la Cuarta Semana aprendiendo a invocar a un terapeuta del sueño, la encarnación imaginaria de todos los recuerdos y experiencias que has tenido desde que naciste. Al ayudarte a manejar el manantial de tu vida interior, el terapeuta del sueño podrá ofrecerte una mirada sorprendentemente sincera y directa sobre la forma en que manejas tus relaciones con el mundo cotidiano. Después del ejercicio del terapeuta del sueño haremos otro para invocar a un curandero, que te ayudará a mejorar tu sistema inmunológico y controlar tu salud. Los ejercicios de la Cuarta Semana te llevarán también más allá de ti mismo. Aprenderás a compartir sueños lúcidos con otros y a desarrollar tus habilidades, y hasta experimentar sueños sexuales increíbles. Utilizando los ejercicios del sueño creativo aprenderás a realizar en tus sueños muchas fantasías.

Finalmente, como cierre del Sendero del Ensueño aprenderás a buscar en tus sueños experiencias interiores superiores y más profundas. ¿Pueden los soñadores lúcidos intuir informaciones de las que no podrían disponer mediante medios ordinarios o explicables? ¿Pueden aprender a explorar experiencias fuera del cuerpo, en las que tu ser físico y mental parecen existir en dos planos distintos? Desde una sensación de intemporalidad a otra de conexión con una realidad mayor, los que despiertan en sus sueños verán la revelación del potencial de trascendencia.

Día 22: Terapeuta del sueño Muchos pagan a sus psicoterapeutas buena parte de sus sueldos para que les ayuden a aclarar sus pensamientos y poner las cosas en una perspectiva que, en el fondo de su mente, ya conocían. Esta noche aprenderás a invocar la sabiduría superior de un terapeuta de tus sueños. Al invocar a este guía personal de los sueños, obtendrás acceso a información escondida en los lugares más remotos de tu mente inconsciente. Para prepararte para la sesión de sueños de esta noche en el diván del analista, pasa el día observando tus relaciones con el mundo. ¿Cómo interactúas con las otras personas? ¿Cómo influye el entorno en tu estado de ánimo? ¿Cómo reaccionas a los diferentes tipos de clima, tráfico y ruido? ¿Cómo te sientes, en general, sobre tu vida y sobre ti mismo? ¿Puedes describir las altas y bajas de tu estado de ánimo conforme pasa el día? En algún momento del día, busca un lugar tranquilo en el que puedas sentarte a reflexionar sobre tu vida personal. ¿Dónde estás en este punto de la vida, especialmente en relación con las fantasías que tuviste de niño? ¿Hay ideas o temas recurrentes que te hayan motivado mientras ibas creciendo? ¿Hay bloqueos psicológicos, u otros obstáculos, que te hayan impedido conseguir lo que querías? Deja que tus pensamientos entren y salgan fácilmente sin retenerlos ni analizarlos demasiado. Imagina ahora lo que significaría tener un terapeuta personal de confianza que entienda totalmente tus sentimientos y pensamientos más íntimos y pueda ofrecerte además consejos para superar las dificultades a las que te enfrentas actualmente. Imagínate tan a detalle como puedas el aspecto que tendría. ¿Tu confidente será una anciana sabia de cabellos grises, un psiquiatra de edad mediana en un apartamento de tres piezas o un detective duro de una película de los años 30, o un conejo blanco gigante? ¿Usa perfume, anda con una bolsa, fuma puros? Imagínate sentado en este momento con tu “terapeuta”, explorando tus sentimientos más personales. Sigue con esta parte del ejercicio durante al menos media hora antes de seguir con tus actividades diarias.


Comienza el ejercicio aproximadamente una hora antes de acostarte. Si los usas, reúne algunos objetos de incubación que simbolicen aspectos significativos de tu vida. Colócalos en tu altar del sueño lúcido mientras contemplas tranquilamente su significado personal. Puedes mejorar la atmósfera quemando incienso y poniendo música de fondo. Cuando estés listo, métete en la cama y saca tu diario de sueños. Ahora debes crear una frase de incubación que exprese alguna preocupación general que tengas en estos momentos en tu vida. Durante este ejercicio, no te centres en pequeñas preocupaciones, como tu relación perpetuamente confusa con tu novia. Dirige más bien tu atención hacia preocupaciones más generales, como fobias o problemas recurrentes o de conducta. La idea es que escribes una pregunta como: ¿Por qué siempre acabo con zorras superficiales, egoístas, insensibles, infieles y de malas sentimientos como ésta? Apaga la luz, relájate y a dormir. De nuevo, puedes intentar entrar en el estado de alta lucidez directamente desde la consciencia de vigilia, o cualquier otra técnica de inducción del sueño lúcido que te haya funcionado en las semanas anteriores. Debes concentrarte en las preocupaciones expresadas en tu frase de incubación mientras te quedas dormido. Concéntrate también en tu necesidad de obtener más conocimiento sobre la forma en que estás manejando tu vida. Deja a tu mente inconsciente proporcionarte un escenario de sueño que te deje explorar tus preocupaciones, poniendo el énfasis principal en buscar un terapeuta del sueño que te ayude a conocer tu vida de vigilia. Para esto, en cuanto te encuentres en mitad de un sueño lúcido, busca a tu alrededor al terapeuta que viste durante el día. Sin embargo, no te preocupes si no lo encuentras enseguida. Explora el entorno de tu sueño de manera acorde al escenario: a pie, en coche, con el sueño del torbellino o con el del vuelo. Prosigue la exploración hasta encontrar al individuo que estás buscando. Y recuerda que cuando tu mente inconsciente haya añadido tu entrada, el terapeuta del sueño quizá no se parezca exactamente al que imaginaste conscientemente. Cuando encuentres al terapeuta del sueño, puedes aprovechar la oportunidad para buscar consejos y conocimientos sobre tu vida en el mundo de vigilia. Puesto que el terapeuta es la encarnación de todos los recuerdos y experiencias que residen en tu mente consciente e inconsciente, deberá tener acceso a los detalles más íntimos de tu vida. Por lo tanto, el terapeuta del sueño podrá ofrecerte conocimientos sorprendentemente directos e ingeniosos sobre la forma en que llevas tu existencia personal. Dicho de manera simple, tu ser interior puede conocer más sobre lo que es bueno para ti de lo que tu ser consciente quiere o puede admitir. Encontrándote con este ser interior en la forma de un guía o terapeuta personal en un sueño

lúcido, puedes beneficiarte conscientemente de la sabiduría oculta de tu mente inconsciente. Cuanto más practiques este ejercicio, más incisivas serán tus percepciones. Atención. No te preocupes ni te presiones si no encuentras a tu terapeuta del sueño la primera vez. En todo caso, es muy posible que el sueño que hayas incubado exprese tus pensamientos y sentimientos inconscientes sobre las preocupaciones en las que te concentraste durante el día. Con la práctica, aprenderás a encontrar de manera regular a tu terapeuta del sueño. Incluso puedes establecer toda una sociedad de terapeutas para una variedad de sueños lúcidos. Atención. Si despiertas durante el ejercicio, continúa tu “terapia” en un estado semiconsciente. Atención. Recuerda que cualquier terapeuta que encuentres en un sueño lúcido existe dentro de tu propia mente y por tanto no es verdaderamente objetivo. No hay garantía de que tu guía interior te proporcione percepciones omniscientes ni consejos sin error, sino sólo el potencial de un acceso más directo al funcionamiento interior de tu mente inconsciente. Por tanto, deberías evaluar racionalmente tus sesiones de terapia de sueños lúcidos a la luz fría de la realidad de vigilia. Sigue sólo aquellas directrices que hayan sido cuidadosamente pensadas y que es de esperar tengan consecuencias razonables. Y recuerda que la mente inconsciente se expresa a menudo de forma simbólica. Por ejemplo, si el terapeuta del sueño te sugiere que quizá deberías asesinar a tu esposa, no deberías tomar literalmente el consejo. En cambio, puedes decidir poner fin a esa relación infeliz mientras empiezas a enfrentarte a tus problemas más generales con tus relaciones. Atención. Tanto si decides explorar esta fuente interior de sabiduría potencial por ti solo, o junto con un psicoterapeuta en el mundo de vigilia, el resultado puede ser muy beneficioso. Atención. Lee las instrucciones del día 23 antes de acostarte y acuérdate de registrar en el diario tus sueños al despertar.

Día 23: El curandero interior En el día 23 ampliarás la técnica del terapeuta del sueño invocando la imagen de un curandero personal que te ayude a mejorar tu respuesta inmune. Hoy, en lugar de concentrarte en las preocupaciones psicológicas, dirige tu atención a la condición general del cuerpo.


Cuando despiertes por la mañana, empieza por observar la forma en que se siente tu cuerpo al salir de la cama. ¿Estás lleno de energía, listo para ir al trabajo? ¿O te sientes adormilado y cansado? ¿Antes de poder moverte tienes que tomarte varios litros de café? ¿O el sol de la mañana y un vaso de jugo bastan para que estés vivo y alerta? A lo largo del día, observa el tipo de relación que mantienes con tu cuerpo. ¿Evitas a propósito cualquier oportunidad de hacer ejercicio y te atracas de comida chatarra? ¿Fumas? ¿O mantiene una dieta sana y pasas las tardes en el gimnasio? En breve, ¿cuál es la actitud que mantienes hacia tu cuerpo? ¿Cómo se refleja esa actitud en la dieta y el nivel general de actividad física? Tal como hiciste durante el último ejercicio, busca un lugar tranquilo en el que puedas relajarte treinta minutos durante el día y considera el estado actual de tu salud. ¿Hay algún problema crónico de salud que te preocupe? ¿Te consideras fuerte o más o menos endeble? Deja que tus pensamientos sobre la salud física entren y salgan fácilmente sin retenerlos ni analizarlos demasiado. Imagina ahora lo que sería tener un curandero personal que constantemente vigila tu salud física y te ayuda a hacerte cargo de tu cuerpo. ¿Cómo sería ese individuo? ¿Un brujo primitivo de una tribu con todos sus atributos? ¿Un anciano médico de bata blanca y estetoscopio? Imagínate sentado con tu curandero imaginario, describiendo tu historia de salud personal desde la niñez. Prosigue esta parte del ejercicio durante al menos treinta minutos antes de dedicarte a las otras actividades del día. Tal como hiciste el día 22 comienza la siguiente parte del ejercicio una media hora antes de dormir. Si quieres, elige un objeto de incubación que simbolice el estado actual de tu salud física. Colócalo sobre el altar del sueño lúcido y comprueba tranquilamente su significado simbólico. Cuando estés listo, métete en la cama y expresa en el diario de sueños tu preocupación de salud más importante. Por ejemplo, puedes escribir: ¿Cómo puedo perder 25 kilos? Apaga las luces, relájate y usa cualquiera de las técnicas de las últimas dos semanas para inducir un sueño lúcido o hiper lúcido. Cuando te estés quedando dormido, concéntrate en tu frase de incubación y en los pensamientos generales sobre tu cuerpo. Cuando estés en un sueño lúcido, concéntrate en encontrar a tu curandero, como hiciste para encontrar al terapeuta. Cuando lo encuentres, pídele consejo sobre tus preocupaciones físicas más urgentes. Recuerda que tu curandero representa un puente simbólico entre tu mente consciente e inconsciente. Por lo tanto, podrá ayudarte a comunicarte contigo

mismo en un nivel profundo e interior acerca de los pasos que necesitas dar para mejorar tu condición física. Pero si sólo sirviera para eso, el curandero apenas sería una versión especializada del terapeuta. En realidad, el verdadero potencial del ejercicio del curandero del sueño empieza donde termina la técnica del terapeuta. Para obtener el mayor beneficio de tu curandero del sueño tendrás que pedirle un remedio simbólico para un problema físico. Por ejemplo, el curandero puede ponerte las manos en alguna parte del cuerpo dándote “energía curativa”. El curandero puede ofrecerte también una medicina o guiarle hacia un lugar curativo, como un manantial donde pueda verte a ti mismo sumergiendo el cuerpo y aprovechando los rayos curativos del sol. Atención. No te preocupes si no encuentras al curandero del sueño la primera vez. El sueño incubado te dará percepciones, sacadas de tu inconsciente, sobre la forma en que estás manejando tu salud física. Si despiertas antes de haber terminado el ejercicio, complétalo en un estado semiconsciente. En una versión avanzada de este ejercicio, tú mismo puedes ser tu curandero de sueños, incubando directamente escenarios de sueños terapéuticos. Muchas evidencias científicas demuestran que una visualización creativa puede ejercer una poderosa influencia sobre el sistema inmunológico, ayudándote a movilizar tus defensas internas y a promover la respuesta psicológica a la enfermedad. Antes de acostarte, escribe en tu diario de sueños, esta noche superaré en los sueños mi XXX, concentrándote en esa idea mientras te quedas dormido. Atención. De acuerdo con investigaciones recientes, esta técnica puede ser extremadamente eficaz para estimular la energía general y aumentar la resistencia a las enfermedades. Puede usarse también para activar tus defensas frente a una amplia gama de dolencias, desde la colitis hasta el cáncer, pasando por las alergias. Atención. Tanto si invocas la imagen de un curandero del sueño como si utiliza la imaginería guiada para mejorar tu salud, debes evaluar las recomendaciones del curandero del sueño a la luz del sentido común. Atención. Registra tus sueños en el diario cuando despiertes.

Día 24: Visión doble Una de las experiencias más profundas que pueden compartir dos personas es un sueño mutuo. Esto es más común de lo que crees, y pueden crear sentimientos de profunda comunión interior entre los participantes, pues han estado juntos en una realidad alterna. Si dos o más personas comparten sueños lúcidos, el impacto puede ser particularmente profundo. Un sueño lúcido compartido permite a dos


personas explorar aspectos de su relación desde una perspectiva más profunda, o al menos alternativa. Más aún, ese sueño puede fortalecer su conexión interior. Por tanto, en el día 24 practicarás la incubación del sueño compartido con un compañero. Si es posible, tu compañero debería ser otro aprendiz del Sendero del Ensueño. Si no, al menos debería ser un amigo muy íntimo, o tu pareja. Empieza el día intercambiando ropa o artículos personales con tu compañero. También intercambiar la colonia o perfume. Durante el día, pasen juntos el mayor tiempo posible, tratando de que el día sea rico en estimulación emocional sensorial. En algún momento de tu actividad compartida, tú y tu compañero seleccionarán cada uno un objeto de incubación del sueño sacado de su entorno inmediato. Para que la selección sea más interesante, intercambiarán los objetos, para que antes de irse a la cama cada uno se concentre en el objeto del otro. Cuando la oportunidad se presente de manera natural en el curso de la conversación, también pueden recordarse periódicamente el uno al otro que ambos tratan de verse en el sueño de la noche. Dependiendo de la naturaleza de tu relación y de las predisposiciones personales, podrás mejorar tu experiencia de vigilia todavía más discutiendo algunos intereses especiales de sus vidas privadas, entrando en el estado alterado de relajación en alerta juntos, o haciendo el amor. Para este ejercicio, no importa si duermen juntos o separados. Sin embargo, antes de irse a dormir, cada uno dedicará tiempo a reflexionar sobre las experiencias de vigilia compartidas, y en los objetos de incubación que cada uno ha dado al otro. También puedes llevar a la cama alguna prenda de ropa del otro, o su perfume o colonia favorita. Antes de irse a dormir, ambos deben registrar en su diario de sueños la intención de tener sueños lúcidos sobre el otro. (Si tu compañero no lleva un diario de sueños, puede usar cualquier papel.) Al irse durmiendo, pueden utilizar cualquiera de las técnicas de sueño creativo para inducir un sueño lúcido o hiper lúcido. Después, debes buscar en el paisaje del sueño a tu amigo caminando, volando o girando, de la misma forma que buscaste al terapeuta del día 23. Cuando encuentres a tu compañero, podrán tener la aventura compartida que quieran. También puedes utilizar el sueño para llevar tu relación a nuevos niveles de intimidad, sinceridad o intensidad. Atención. Cuando despiertes, registra tus sueños en el diario. Compara después las notas con las de tu compañero.

Día 25: Amantes de ensueño Los ejercicios de los días 25 y 26 son totalmente sexuales. Además, el ejercicio del día 25 exige el consentimiento de un compañero sexual, pero no así el del día 26, por lo que puedes saltarte el ejercicio de hoy y practicar el del día 26 durante dos días. Lee las instrucciones de estos dos ejercicios antes de empezar, para que no tengas que interrumpir las experiencias sexuales para repasar el manual. En el día 25 pasa el máximo tiempo posible pensando en tu relación sexual y emocional con tu pareja y tratando de expresarla. Para empezar, pueden pasar una velada romántica, o pueden incorporar la comida al ejercicio. Alimentos sensuales, como quesos suaves pero sabrosos, aceitunas, ostiones, un platón de frutas maduras, y un vino agradable o jugos de frutas. Sugiero que mientras comen pasen tiempo tocándose y hablando de sexo. Específicamente, deberían hablar sobre lo que planean y desean para la siguiente sesión sexual. Cualquiera que sea su fantasía, exprésenla verbalmente ahora. Cuando hayan terminado de comer, báñense juntos, enjabonándose lentamente el uno al otro y tocándose. Después deben pasar una o dos horas acariciándose, dándose masajes desnudos el uno al otro con un aceite aromático, tocándose, abrazándose y besándose, y haciendo el amor. Pueden mejorar la atmósfera poniendo música sensual, encendiendo velas o quemando incienso. Finjan que acaban de encontrarse y que ambos están descubriendo sexualmente uno al otro por primera vez. Concéntrate en aquellos aspectos de la sexualidad del otro que más le excitaron la primera vez. Piensa en la primera vez que se vieron desnudos y la primera vez que se tocaron el uno al otro. Recuerda la sensación que tuviste cuando el otro le tocó por primera vez. Habla de estos recuerdos con el otro. Aprovecha la oportunidad de ser lo más abierto posible con tu amante. Olvídate del mundo exterior, y concéntrense el uno en el otro. Deben estar dispuestos a hacer el amor juntos hasta que ambos se sientan agotados y dispuestos a dormirse con facilidad. Pero unos minutos antes de dormirse, antes incluso de haber terminado de hacer el amor, deben empezar a hablar del sueño lúcido mutuo que tendrán que incubar juntos. ¿Hay alguna fantasía en particular que les gustaría representar, una fantasía que no pueden satisfacer en la vida real? ¿Hay algún lugar particular en el que les gustaría hacer el amor? Hablen de estas fantasías abiertamente. Sólo asegúrate de establecer algún tipo de objetivo para su escenario mutuo de sueño lúcido. Durante un minuto registra el objetivo del sueño lúcido en el diario. (Si tu pareja no tiene diario, puede utilizar una página del tuyo, o un papel.) Luego sigan abrazándose y acariciándose hasta que se queden dormidos.


Mientras se duermen el uno en brazos del otro, concéntrate en conseguir la alta lucidez con las técnicas de esta semana, o induce un sueño lúcido con el método que prefieran. Concéntrate también en satisfacer todo lo posible tu fantasía de sueño lúcido. En cuanto te des cuenta de que estás soñando, busca a tu alrededor la imagen de tu pareja en el sueño. Si no la ves, búscala por el sueño, o simplemente llámala para que aparezca. Cuando la hayas encontrado, concéntrate en satisfacer con ella tu fantasía sexual dentro de un sueño lúcido. Usa las habilidades avanzadas de tejido de sueños para ajustar el escenario y los objetos, desde la brisa que sopla la cortina hasta la botella de vino. Puedes experimentar la pasión sexual más excitante y desenfrenada de tu vida. Atención. La primera vez que practiques este ejercicio, puedes experimentar o no un encuentro sexual. Pero incluso desde la primera vez es más que probable que tenga alguna experiencia de sueño sexual. La práctica de este método con regularidad te ayuda a explorar las fantasías sexuales de tus sueños. Quizá sea más importante todavía el hecho de que el ejercicio de los amantes del sueño te ayudará a ti y a tu pareja a mejorar su relación sexual en el mundo de vigilia. Atención. Si pasas a la consciencia de vigilia mientras practicas este ejercicio, sigue representando tu fantasía con la imaginación semiconsciente. Atención. Registra los sueños en el diario al despertar, y antes de comparar las experiencias con las de tu pareja. Después, no sólo deberán contarse los sueños sexuales que hayan tenido, sino también comparar con aspectos de su relación en de la realidad de vigilia. Tras practicar este ejercicio y revisar juntos las experiencias del sueño, deberán compartir alguna actividad no sexual, como jugar al Scrabble, o ir a dar un paseo al parque, para mantener una sensación de equilibrio y reafirmar su conexión en el mundo de vigilia.

Día 26: Fantasías prohibidas Comienza el día 26 pensando en tus fantasías sexuales. ¿Tienes escenarios favoritos —quizá incluso fantasías “prohibidas”— que te gustaría representar, pero nunca has tenido el valor de hacerlo en la vida real? Sin importar cuál sea tu fantasía, piensa en ella siempre que puedas durante el día. Después, algún momento tranquilo del día, elige un lugar en el que puedas sentarte y dejar que tu fantasía sexual recorra tu mente con detalles ricos y abundantes durante los próximos cuarenta y cinco minutos. Durante este período deberías concentrarte en tu fantasía hasta que parezca palpable y real. Conjura mentalmente la imagen de tu pareja de fantasía.

Tras haber fijado esos detalles en la mente, imagina que la figura central de tu fantasía ha decidido verte para comer. Imagina cómo podría ser la conversación: Conforme vaya pasando la hora de comida, debes crear una fantasía completa en tu mente. Imagínate que la desnudas lentamente, tocando el cuerpo desnudo de tu amante, y sintiendo que responde y te toca a su vez. Recuerda que debes incluir los detalles, todos ellos, hasta que haya terminado el período de cuarenta y cinco minutos. Después sigue con tu día normal, dejando que la fantasía pase fácilmente por tu mente. La parte siguiente de este ejercicio debes realizarla en tu dormitorio, una media hora antes de la que te acuestas normalmente. Coloca en el altar del sueño un símbolo de tu fantasía, y escribe en el diario una frase sobre esa fantasía. Después ponte en un marco mental sexual: puedes ponerte alguna ropa suelta y sexy, poner algo de música romántica de fondo, y beberte una copa de jugo de frutas o de vino. Entra en un estado de relajación en alerta y concéntrate en los pensamientos, sentimientos e imágenes que personalmente te resulten más eróticos. Podría ser útil pensar en la última ocasión en la que tuviste un orgasmo intenso. ¿Qué estabas pensando en ese momento? ¿Qué estabas haciendo exactamente en el momento de la liberación sexual? Ahora relájate y recuerda la fantasía que tuviste durante el día. Vuelve a imaginarte desnudando lentamente al objeto de tu deseo. Vete a ti mismo, y siéntete, tocando el cuerpo desnudo de tu amante, y que te toca a ti. Imagina a los dos juntos en un lugar especial, como una romántica cabaña del bosque, un hotel antiguo de la orilla izquierda de París, o un despacho apartado del lugar en donde trabajas. En ese lugar secreto imagina que ambos están haciendo cosas “prohibidas”. Disfruta de la fantasía al mismo tiempo que te vas sintiendo más y más profundamente relajado, y utilizando las técnicas de la tercera semana concéntrate en entrar en el estado de sueño de alta lucidez. Si lo prefieres, puedes quedarte dormido mientras usas alguna de las técnicas de la Segunda Semana para la incubación de un sueño lúcido. Atención. No olvides que te estás esforzando por una excitación sexual dramáticamente elevada sin la experiencia previa de un orgasmo antes de dormir. Por tanto, maximizarás la potencia de tu deseo para cumplir tu fantasía en el sueño lúcido. Y concentrarás gran parte de tu atención en las fantasías sexuales durante todo el día. Por ello, es importante que evites tener un orgasmo durante al menos doce horas antes de practicar este ejercicio. Cuando estés en un sueño lúcido o hiper lúcido, estarás en libertad de seguir tu fantasía con un total abandono. Recuerda que las técnicas de viaje en el sueño y tejido de sueños te pueden ayudar a llevarte a cualquier parte del mundo del


sueño, y con cualquiera. Ten tantos orgasmos como quieras, con quien quieras, haciendo lo que desees; nadie lo sabrá nunca. Atención. Si comienzas a despertar durante el ejercicio, prosigue la fantasía en el estado semiconsciente, permitiéndote una liberación sexual. Alerta del sueño. Registra los sueños en el diario lo antes posible al despertar.

Día 27: Consciencia expandida La posibilidad de que los sueños permitan acceder a un extenso nivel de consciencia, que lleva al soñador más allá de su realidad interior, ha fascinado a los entusiastas del sueño desde el principio de los tiempos. Muchas personas creen que los sueños pueden proporcionar a veces información sobre el futuro o sobre acontecimientos distantes, o que pueden permitir a dos individuos comunicarse directamente mientras duermen. En muchos casos, la evidente expresión de esa información puede explicarse como el producto de la imaginación del soñador, o como una simple coincidencia. Con frecuencia, sueños que parecen psíquicos se explican también como la integración inconsciente de la información sensoria y analítica de la que dispone el soñador por medio de canales bien conocidos. Sin embargo, hay algunas preguntas que los científicos se siguen haciendo. ¿Pueden los soñadores tener información a la que no pueden acceder por medios ordinarios? ¿Y si es así, puede la lucidez o la alta lucidez facilitar al soñador el control de esa esfera expandida? En el día 27 realizarás un experimento informal para ver si tus sueños lúcidos pueden conducirle a una expansión de la consciencia. Este experimento informal se basa en la obra del psiquiatra e investigador de sueños Montague Ullman y sus colegas, quienes pusieron a prueba las habilidades extendidas en el Laboratorio de Sueños del Centro Médico Maimonides de Brooklyn, Nueva York, durante los años 60. Como consecuencia de estos estudios, descritos por Ullman y sus colegas en el libro Dream Telepathy, el equipo del Maimónides informó que tenía poderosas evidencias de que en los sueños se producía una ampliación de la consciencia. Esta noche adaptarás a tus necesidades la técnica experimental básica que fue desarrollada por el equipo del Maimónides. Para empezar, pídele a un amigo que se concentre durante quince minutos en una película de vídeo antes de irse a la cama y de nuevo antes de levantarse por la mañana. Por favor, pídale a un amigo que elija una secuencia de vídeo que esté seguro de no haber visto nunca, y que contenga imágenes visuales y sonidos sorprendentes. Viaje al centro de la Tierra, Dr. Strangelove, o incluso un vídeo de

rock, como Thriller de Michael Jackson, servirían muy bien. Si no es posible ver un vídeo, pídale a tu amigo que elija una imagen de revista — Life, Omni, National Geographic, Smithsonian suelen tener fotografías apropiadas— y que use la imagen para el ejercicio. Asegúrate de que el número de revista que elige tu amigo no lo hayas visto nunca, y que elija una fotografía que aparezca sólo en ese número. Cuando tu amigo haya elegido el vídeo o la fotografía, no deberán tener ningún contacto entre sí hasta que hayas completado la siguiente fase del ejercicio. El resto del día debes pasarlo como de costumbre, practicando comprobaciones de la realidad y reafirmando tu deseo de tener un sueño lúcido o hiper lúcido. Reafirma también tu deseo de que la imagen que haya elegido tu amigo aparezca en tu sueño. Después, antes de dormirte, di que quieres soñar con el vídeo o fotografía en la que tu amigo se estará concentrando, reafirmando tu intención de tener un sueño lúcido. Acuérdate, mientras sueñas, de buscar en el terreno del sueño las imágenes que deseas. Puedes buscarlas en un sueño de vuelo, o simplemente pedir su presencia con técnicas avanzadas de tejido de sueño. Atención. En cuanto despiertes por la mañana, registra tus sueños en el diario. Para este ejercicio, es particularmente importante que dibujes también tus impresiones. Recomiendo que llenes dos o tres páginas del diario con impresiones visuales de las imágenes que creas que eligió tu amigo, así como con impresiones visuales de cualquier sueño, parezca o no relacionado con el tema. Cuando hayas registrado todo esto, deberás reunirte con tu amigo lo antes posible. Entonces tu amigo te mostrará el vídeo o la fotografía en la que se concentró por la mañana y antes de acostarse. ¿Hay similitudes entre los recuerdos del sueño y el material que estaba observando tu amigo? Compartan los dibujos e impresiones escritas y pídele sa opinión a tu amigo. Atención. Una variación especialmente interesante de este experimento informal es pedirle a tu amigo que mezcle la fotografía o vídeo que utilizó realmente para el ejercicio con una colección al azar de otras imágenes o películas igualmente interesantes, pero muy distintas, que no formaron parte del experimento. Después, mientras tu amigo espera en otra habitación, intenta ver si puedes elegir la fotografía o el vídeo correctos basándote en las impresiones que recuerdas de los sueños de la noche anterior. Evidentemente, no se trata de un experimento formal, entre otras razones porque tu amigo habrá manipulado las fotografías o vídeos antes de que las veas, pero este ejercicio está pensado para tu interés y exploración personal, y no para ser publicado en una revista científica. Si estás motivado, sin duda encontrarás muchas variaciones del experimento.


Día 28: No tengo cuerpo En los términos más simples, la experiencia fuera del cuerpo, o EFC, es la sensación subjetiva de que tu consciencia está temporalmente situada en el exterior de tu cuerpo físico. Puedes haber tenido ya una EFC, despertando en mitad de la noche y percibiendo que dejaste tu cuerpo en la cama, abajo, y que tú flotas encima. Las EFC son tan fascinantes que hemos escrito un libro, Experiencias extracorpóreas en 30 días (Editorial EDAF, 1990), para ayudarte a explorar e inducir deliberadamente las EFC. Un ejercicio básico que puedes empezar a practicar esta noche, sin embargo, consiste en una inducción de una experiencia fuera del cuerpo durante un sueño lúcido. Aquí tengo que aclarar que la EFC y el sueño lúcido no son lo mismo. Aunque a menudo se confunden, los estudios de laboratorio muestran que son psicológica y fisiológicamente distintos. Por una parte, no tienes que estar dormido para tener una experiencia fuera del cuerpo. Por otra parte, las pautas de ondas cerebrales y las de los movimientos oculares que han surgido de los estudios de estas experiencias en el laboratorio son muy diferentes de las relacionadas con los sueños. Sin embargo, una manera excelente de inducir una experiencia fuera del cuerpo es inducir un sueño lúcido. Y ésa es la técnica que aprenderás hoy. Para empezar, dispón de un período de aproximadamente una hora durante el día para visitar un entorno fácilmente identificable que estimule todos tus sentidos. No vayas a un lugar que acostumbres visitar, como tu bar favorito o el súper local. Piensa en algún lugar más inusual, como el museo de ciencias, o un mercado al aire libre. Busca un lugar cómodo del entorno elegido en el que puedas sentarte. Cierra los ojos cinco o diez minutos, escuchando los sonidos que te rodean: los sonidos más grandes y distantes, como aviones, gritos y sirenas, y los sonidos más pequeños e inmediatos, como las voces de la multitud que pasa, o las moscas que aterrizan en tu almuerzo. Mantén los ojos cerrados, toma una inspiración profunda y observa los olores del entorno. Respira profundamente, y al mismo tiempo distingue conscientemente tantos olores como puedas. Con los ojos todavía cerrados, observa las sensaciones de tu cuerpo mientras estás sentado. Abre los ojos y lentamente mira a tu alrededor. ¿Cuál es la primera y más sorprendente imagen que ves? Observa las luces y colores de tu círculo inmediato y del entorno más distante. Mira al cielo y fíjate en el clima. Mira hacia abajo notando las sombras o dibujos de luz

moviéndose por él. Prosigue esta parte del ejercicio durante veinte o treinta minutos, y después levántate y pasa el resto del día con toda normalidad. Acuéstate a la hora normal, utilizando la técnica que prefieras para inducir un sueño lúcido o hiper lúcido. Antes de apagar las luces, usa el diario de sueños y escribe una frase que exprese tu intención de tener una EFC. Puedes escribir una frase como ésta: Esta noche me daré permiso para abandonar mi cuerpo. De esa manera, distinguirás conscientemente tu intención para esta noche de la de tener un simple sueño ordinario de vuelo. Cuando practiques este ejercicio, puedes descubrir que simplemente el hecho de tomar una decisión consciente para permitirse una EFC basta para desencadenar la experiencia. Sin embargo, es más probable la posibilidad de que simplemente tengas un sueño lúcido, quizá implicando elementos del lugar en el que practicaste previamente el ejercicio de consciencia sensoria. En todo caso, en cuanto reconozcas que estás soñando, dirige tu atención hacia tu cuerpo real: no a la imagen de tu cuerpo participando en el escenario del sueño, sino a tu cuerpo físico acostado en la cama. No te preocupes de mantener el sueño lúcido. Permite más bien que las imágenes se alejen tranquilamente hacia el fondo de tu consciencia, o desaparezcan totalmente de tu mente. Mientras haces esto, es decisivo que no abras los ojos, te muevas ni te permitas regresar completamente a la consciencia de vigilia. Idealmente, esta técnica engendrará un estado entre el sueño lúcido y la vigilia, en el que la realidad física cotidiana parece adoptar algunas de las dimensiones flexibles del cuerpo. Mantén brevemente esta perspectiva algo distanciada y surrealista de tu cuerpo. Después, dirige totalmente la atención hacia los recuerdos del lugar en el que practicaste, durante el día, el ejercicio de consciencia sensoria. Recuerda cómo se sentía al estar sentado allí con los ojos cerrados, en ese lugar distante, e imagina que estás de nuevo allí, experimentando de nuevo esas sensaciones. Conjura todas tus impresiones de ese lugar, desde los sonidos hasta las texturas, los olores, y las imágenes visuales más sorprendentes del día. Deja que esas impresiones cristalicen plenamente en tu imaginación, hasta que sientas casi que te encuentras presente en ese lugar. Conforme esa sensación se intensifica, imagínate flotando por ese entorno distante, experimentándolo desde una variedad de perspectivas cambiantes. Si tus imágenes son lo bastante poderosas, puedes haber inducido una EFC auténtica. Finalmente, cuando tu deseo de «viajar fuera del cuerpo» haya sido saciado, y cuando te parezca cómodo, concéntrate una vez más en tus sentimientos hacia el cuerpo.


Al volver a poner la atención en el cuerpo, ¿te encuentras experimentando de nuevo imágenes de tu sueño lúcido? Si es así, regresa directamente al estado del sueño y prosigue el resto de la noche con esas experiencias. Si no es así, concéntrate en la sensación de estar acostado en la cama, y gradualmente despierta, o vuelve a dormirte profundamente. ¿Cómo podrás saber tuviste una experiencia fuera del cuerpo auténtica, o si simplemente imaginabas las cosas, o si soñaste que había tenido esa experiencia? ¡Es una buena pregunta! Por desgracia, si no tienes un equipo de control en tu casa y de un par de fisiólogos, la pregunta tiene una difícil respuesta. Pero una experiencia fuera del cuerpo es subjetivamente tan sorprendente cuando se produce que debe distinguirse de cualquier otro tipo de experiencia que puedas haber tenido. Dicho de otro modo, tener una experiencia fuera del cuerpo es como tener un orgasmo o enamorarse. Cuando sucede, te das cuenta. Atención. Si no tienes una experiencia fuera del cuerpo la primera vez que practicas el ejercicio, no tienes que presionarte ni preocuparte. Con años de sueños lúcidos por delante, tendrás muchas oportunidades para practicar este ejercicio en el futuro. Si te interesa particularmente, como a mí, la esfera fascinante de estas experiencias, hay un paso adicional que veremos más adelante Atención. Acuérdate de registrar tus sueños o experiencias fuera del cuerpo en el diario al despertar por la mañana.

Cambio de planos Ahora estamos listos para lo que se conoce como proyección astral, experiencia extracorpórea (OOB) o en términos nahuales ensoñar. Para sacar el cuerpo luminoso o astral del cuerpo físico no es necesario realizar rituales como hacen algunos practicantes. Sólo debemos tener tres cosas en mente: paciencia, relajación y concentración. Esto puede resultar terrible para los que no estén acostumbrados a este tipo de cosas: las vibraciones, el desprendimiento de nuestros cuerpos físicos, las descargas eléctricas en nuestros cuerpos, la percepción de que nos va a estallar la cabeza, ver nuestros cuerpos físicos en la cama, sentirnos mareados y sentirnos paralizados. A decir verdad, estas cosas les provocan pánico a los principiantes, pero un mosquito le causaría más daño a una persona que cualquiera de estas sensaciones. Si seguiste la rutina anterior de sueños lúcidos no deberías tener ningún problema, nervios o bloqueos ya que el objetivo principal de haber pasado por los sueños lúcidos antes de llegar a esto es precisamente quitar esas barreras. Asumiendo que ya eres un veterano de los sueños lúcidos y no hayas tenido desprendimientos espontáneos

todavía, usaremos el método simplificado de Joselito Montero puesto que ya estamos listos y sólo hace falta este pequeño paso. En la mayoría de los casos, todo comienza con una fuerte o débil vibración, pero, para que ésta vibración nos llegue, hay que entrar en un estado de relajación total. Cuando nos llegan las vibraciones, la más mínima resistencia que pongamos nos impedirá salir de nuestros cuerpos físicos. Hay que tener mucha paciencia, ya que así como las vibraciones pueden tardar unos diez minutos en llegarnos; también pueden tardar una, o dos, o tres horas. Debo aclarar que después de entrar en el estado de vibración todo se nos facilita; podemos entrar en trance todas las veces que deseemos; incluso, podemos volver a viajar fuera del cuerpo, después de regresar de un viaje fuera del cuerpo. Los cuatro pasos 1- Programa tu reloj despertador para que te despierte a las cuatro de la mañana. Ya, con un poco más de experiencia, puedes practicar a cualquier hora. Si eres una persona muy ocupada sólo practica ésta técnica en tus días de descanso. 2- Cuando despiertes, asegúrate de que nada ni nadie te moleste; colócate en tu cama boca arriba lo más cómodo posible, cierra tus ojos y relájate. 3- Usando la relajación en alerta, trata de poner tu mente en blanco, o visualiza el lugar hacia donde quieres ir, y no te dejes arrastrar por otros pensamientos; sólo mantente firme en un sólo pensamiento. Imagina que estás caminando y contemplando todo como si realmente estuvieras en ese lugar. 4- Si permaneces mucho tiempo esperando el trance, sentirás tu cuerpo anestesiado y muy pesado; pero no te preocupes por eso, mantente así y no muevas ni un dedo. 5- Si te llegan vibraciones, o mareos, o sientes una sensación como que te sientas en la cama y luego vuelves a acostarte, no te resistas a nada, sólo quédate inmóvil sin poner la más mínima resistencia aunque sientas descargas eléctricas en tu cuerpo. Mantén siempre la boca un poco abierta. 6- Si sientes que te elevas, no abras los ojos; sólo ábrelos cuando sientas que toque la superficie de nuevo. Al abrir los ojos, verás que te encontraras en una habitación muy diferente a la tuya; en ese caso, levántate y explora. O bien te elevarás y al instante aparecerás en otro lugar o en el lugar que deseaste ir. Si te quedas dormido, te encontraras soñando un sueño muy vivido; sólo trata de recordar que estás fuera de tu cuerpo y al mismo instante sentirás todo muy real. Al principio te podrías sentir confundido, pero mantén tu consciencia y control de tus


acciones. También llegará el momento que verás tu cuerpo tendido en la cama, y eso impresiona o asusta a muchos, cancelando su viaje de inmediato. Sólo recuerda que nada te puede pasar en ese plano, y que estás en control, mantén la calma en todo momento. Nota: fuera del cuerpo tus deseos son órdenes; si está oscuro, piensa en claridad y todo se hará claro; si tienes frío, desea calor y el frío desaparecerá; si deseas regresar, en seguida estarás dentro de tu cuerpo físico. Nada puede aprisionarte ni lastimarte en ese plano.

Trascendencia

Apéndice Más sobre Recapitulación El camino tolteca de la recapitulación: Sanando tu pasado para liberar tu alma, Víctor Sánchez, Editorial GAIA

Más sobre sueños lúcidos Explorando El Mundo De Los Suenos Lucidos, Stephen Laberge

El Sendero del Nahual  

Una guia paso a paso para aprender y desarrollarse en el chamanismo mexicano y nahualismo, retirando tamices y bagajes cuturales, en una for...

El Sendero del Nahual  

Una guia paso a paso para aprender y desarrollarse en el chamanismo mexicano y nahualismo, retirando tamices y bagajes cuturales, en una for...

Advertisement