Page 1

EL DEVENIR DE LOS APRENDIZAJES Y SU FORMALIZACIÓN EN EL AULA Jorge Eduardo Pozo Cadena Desde el aparecimiento del ser humano en la caverna en las sociedades recolectoras, como un ente puramente biológico antes de nacer y después como sujeto social al conectarse y hacerse miembro de la sociedad por medio del aprendizaje permanente, va ampliando y tecnificando su accionar y a la vez busca responderse y entender el porqué de muchas cosas y fenómenos; allí se incorpora la educación; la cual se disgrega en la edad moderna en la pedagogía, la didáctica y otras que fundamentan la enseñanza y orientan su evolución social. Aprendizajes, siempre generó el hombre desde su aparecimiento en la tierra, acumulándolos en los denominados saberes; constituidos en su forma más elemental como actos, los cuales por la acción repetida convergieron en hábitos; estos en costumbres; trasmitidos en forma oral desde la caverna e intergeneracionalmente hasta la invención de la escritura, accionar mantenido todavía en algunas culturas, que viven aletargados en su relación con las otras culturas; pero este hombre antropológico persistentemente escudriñó trascender y perennizarse a través de diversas formas, una de ellas tratando de conservar todo este cúmulo de conocimientos, que en un principio fue por medio de señas, de jeroglíficos en una cultura predominada por la oralidad; por ello, hoy se acentúa la importancia de la invención de la escritura, después la imprenta que eternizó el conocimiento, los saberes; insumos que permiten conocer y saber de las vivencias de los que estuvieron antes. Entre estos aconteceres, las costumbres, las estrategias, los modelos y las diferentes maneras de hacer educación han estado en evolución constante de acuerdo a la época, las dinámicas, las urgencias y necesidades de la gente de cada grupo y de su localidad más 1


próxima. Sin embargo, casi de manera general se ha impuesto una directriz dominante bajo el ejercicio del poder a través de diferentes formas de la coerción legal más que la legítima; pero en contraposición a este actuar, la gente, la comunidad o sea la razón de ser y hacer educación han generado respuestas desde la resistencia con alternativas válidas y más legítimas que legales para defender sus identidades, su ancestralidad y mantener sus formas de vida con sus costumbres arraigadas en su ser con sus saberes establecidos en la construcción de la solidaridad y en la comunidad. En este caminar evolutivo de las construcciones sociales en el ámbito de la educación, hace más de dos mil años a los centros docentes como los de Roma, de Atenas y de Constantinopla se les denominaron universidades, organizaciones equivalentes a la universidad actual, con semejanzas y diferencias. Así, entre las caracterizaciones de semejanzas están una condición básica de la universidad: un número de profesores colocados y pagados que trabajan juntamente, cada uno de los cuales representa a una especialidad, los cuales prodigan una relación completamente libre. También en Atenas los estudiantes eran vehementes partidarios de determinados profesores. Un factor a ser considerado de la educación en la Edad Media es el coste de los manuscritos, que por su escasez restringía la circulación hasta de las ideas; este ingrediente despertó el interés y motivación de mucha gente para ingresar a las escuelas y a las universidades de la época; allí predominaba el ejercicio del lenguaje oral. En ese contexto nacen en Bolonia, Salerno y París, centros educativos para el intercambio de conocimientos, los cuales concitaron el interés de vastos grupos de la sociedad. Cuando Gutenberg inventa la imprenta, la circulación de las ideas se agranda y empiezan a fluir por todos lados; produciéndose una efervescencia; los saberes dejan de ser patrimonio de lugares y sitios y quien quiera tenía la posibilidad de acceder; los libros transitan por espacios impensados tiempo atrás; hasta surgen otras formas de ganar dinero

2


y hacer lo que hoy son las profesiones. Se democratizó el acceso a las ideas y a los conocimientos. La Reforma Protestante tiene su insumo preponderante en la excitación del pensamiento en la edad alta del medioevo, por su circulación con facilidad a la masa de la población. No obstante, con el avance de la técnica y la teorización de las ciencias también en esta época, en el siglo XVII, surge el ordenamiento y la mejora de la didáctica y la pedagogía por su mayor referente, Comenius, con su momento cumbre, en la divulgación de su obra la Didáctica Magna, difundiendo un orden en la educación, con un método didáctico de características amigables; donde ubica al sujeto como el centro de la atención, donde proponía métodos para facilitar la abreviación de la enseñanza del idioma con su principio, básico de la naturaleza; es decir, la educación desarrolla sólo lo que hay oculto en el hombre. La organización de las escuelas Comenius exigían un sistema escolar completo, planteando una transformación radical en la enseñanza; pero, todavía faltaban varias épocas para su asimilación en la población; aún no era perceptible en las personas, quizá no se la entendía como necesidad por las problemáticas de hambre y enfermedades en los pueblos de la época. A lo mejor por ello, continuaba la educación naturalizada como excluyente de las masas de la gente y caracterizada por sus vínculos elitistas a las clases más pudientes. En este panorama gris del acontecer humano ocurren algunas revoluciones políticas, como: la francesa, de EE.UU y otras, cruzadas por la revolución en la ciencias y en la industria, marcadas por la modernidad donde la humanidad de cierta manera abandona el campo y conforma las ciudades, generando mayoritariamente las sociedad urbanas, donde la gente va organizándose de otras formas y se van consolidando las demandas como la escolarización a toda la población, a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX.

3


Pero la escuela existe, está presente y vive donde hay humanos, en sus imaginarios más recónditos y menos perceptibles y allí se construye ciudadanía a través de interacciones y dinamismos propios. Es el espacio de convivencia; es decir, los hábitos y las costumbres fomentados hacen la escuela; por ejemplo: las formas de relacionarse en las asambleas, en la tienda del barrio, la manera de sancionar o de estimular las opiniones existentes, las formas de participación, entre otras. En la interacción se aprende comportamientos y actitudes, los cuales deducen especificidades identitarias de cada territorio, de cada lugar con riquísimas formas de expresión y vivencia de principios. Todo el bagaje de saberes ancestrales transmitidos todavía en forma oral, con su mezcla de costumbres y la revitalización de la cultura a través del cultivo de lenguas ancestrales como el kichua que se revitalizan para las generaciones presentes y futuras, respetando además a las diversidades que promueven la reducción de las desigualdades sociales. Antagónicamente a lo deliberado, la pedagogía se constituye desde las primeras décadas del siglo XX como una ciencia que trata en como formar a los seres humanos, desde su génesis, estableciendo el concepto de persona como un sujeto estrictamente relacional “yo soy persona a partir del reconocimiento del otro”, aquí el saludo marca el acercamiento con el otro, con el “alter”. Antes de dormir el pensamiento esta imbuido de personas; se sueña con personas y al levantarse del mismo modo se piensa en personas. Solo, los humanos se reconocen unos con otros y ese reconocimiento es imprescindible, sin aquello, no hay sociedad, ni familia, ni nada; en ese sentido la razón del porque la muerte era preferible al destierro para Sócrates. Entonces, la pedagogía indaga la esencia de lo humano, la trascendencia en las acciones de las huellas imborrables del recuerdo, en razón de que las actividades entre humanos implican un trabajo compartido porque se

4


relaciona con personas, participando: emociones, sentimientos, en conclusión, la vida misma. Los principios pedagógicos recogidos en el devenir de la formación humana han marcado a muchas generaciones, con cuyas experiencias, la lista se ha ido enriqueciendo, independientemente de la corriente de pensamiento, a la que hayan pertenecido; son importantes porque son la base y sobre la que se asientan las teorías. De manera análoga con lo descrito, aparecen las teorías para medir la inteligencia de las personas y en estas épocas se recurría a una cinta para medir la circunferencia del cráneo y determinar el nivel de inteligencia; posteriormente se recurre a la medición del coeficiente intelectual (CI); métodos para construir una visión determinista; también desde la genética; se desarrollaron conceptos considerados erróneos en la contemporaneidad; así: el CI es hereditable y esto influye en la posición social de las personas; la genética es inalterable y se justifica la condición de pobreza y de riqueza Por lo tanto, únicamente las personas con un alto CI podrían desarrollar una vida plena: reproducirse, ser parte de los grupos de alto rendimiento, entre otros; todos los demás quedarían fuera; describiendo y prescribiendo el aspecto biológico como el fundamento de sustentación para constituir el marco de desenvolvimiento de la sociedad; esta visión es discriminatoria porque transgrede y viola principios básicos de convivencia humana; la inteligencia humana no es solo lo que determinan las pruebas. En estas construcciones sociales se arriba a las primeras décadas del siglo XXI, donde a la educación se la fundamenta en perspectivas críticas como la pedagogía basada en la transmisión de información y de valores dominantes conjuntamente con el desarrollo de competencias por destrezas. En este contexto, concebir el pensamiento y la educación con los cambios acelerados, en el vértigo, con las tecnologías de la información y la comunicación y en la globalización es imprescindible, para elucubrar en otro mañana

5


posible. También en esta encrucijada habría que peguntarse ¿Cuáles son los desafíos que enfrenta la educación? ¿Cuáles son las salidas que se entretejen en ese panorama? Sin duda, hay muchos caminos en diferentes direcciones; pero la vía escogida debe avisorar como salida a ese ciudadano del mundo, anteponiendo la vocación al incentivo. Para romper ideas naturalizadas y crear rupturas, se busca construir una educación en la vida y para la vida donde por medio de la reflexión a la acción transmute a la transformación del ser humano. Además, esta debe ser estrictamente experiencial, donde el humano desborde autoritarismos alienantes, contextos y moldes preestablecidos por la costumbre, la tradición, generando un desarrollo de las capacidades humanas; con trabajo colaborativo en comunidad. Los temas de análisis deben ser vinculados al contexto, de forma holística, integral en el todo con sus relaciones y las partes; preponderar, la oportunidad de ver al otro en acción, sin críticas e interiorizados en la praxis. Aquí se imponen la fuerza de los argumentos y la capacidad de persuasión. Formas caracterizadas por ser dinámico y revitalizador, generar interacciones del que no sabe con el que más sabe. Bibliografia Anderson, M. (2013). Desarrollo de la Inteligencia. México: Oxford University Press México S.A. De la Herrán, A. (2008). Didáctica General. México: EPC Technologies S de RL. Dilthey, G. (1942). Historia de la Pedagogía. Buenos Aires: Losada, S, A. Flores, R. (2005). Pedagogía del Conocimiento. Colombia: Legis. S. A. Gómez, M (2010). Filosofía de la Educación. Loja: Ediloja. Cía. Ltda. Hortal, A. (2002). Ética de las profesiones. Bilbao: RGM, S.A.- Urduliz Pozo, J. (2016). Guía Didáctica de Responsabilidad Social. Loja: Ediloja. Cía. Ltda.

6


Pozo, J. (2012). Guía Didáctica de Cambio Cultural y Sostenibilidad Institucional. Loja: Ediloja. Montesinos, I. (2014). Línea del tiempo de los momentos históricos del pensamiento filosófico

y

científico.

Recuperado

https://www.youtube.com/watch?v=d8jtFhQSMR0 Pardilla, S. (2104). La educación según Pierre Bourdieu, ZygmuntBauman, Manuel Castells, Mariano Fernández y Noam Chomsky. Recuperado de http://www.ssociologos.com/2014/07/23/la-educacion-segun-pierre-bourdieuzygmunt-bauman-manuel-castells-mariano-fernandez-y-noam-chomsky/

7

de

EL DEVENIR DE LOS APRENDIZAJES Y SU FORMALIZACIÓN EN EL AULA  

Compendio de los aprendizajes y saberes desde el aparecimiento del hombre y su formalización en la educación a través del aula.

EL DEVENIR DE LOS APRENDIZAJES Y SU FORMALIZACIÓN EN EL AULA  

Compendio de los aprendizajes y saberes desde el aparecimiento del hombre y su formalización en la educación a través del aula.

Advertisement