Page 1


El Club de las Excomulgadas Agradecimientos Al Staff Excomulgado: Nelly Vanessa por la Traducción, Angiee y Marijf22 por la Corrección de la Traducción, Bibliotecaria70, Leluli, Puchunga y y Kiti80 por la Lectura Final de este Libro para El Club De Las Excomulgadas… A las Chicas del Club de Las Excomulgadas, que nos acompañaron en cada capítulo, y a Nuestras Lectoras que nos acompañaron y nos acompañan siempre. A Todas…. Gracias!!!

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Taratup por la Corrección, AnaE por la Diagramación

2


El Club de las Excomulgadas Aviso Excomulgado El Club de Las Excomulgadas ha realizado este proyecto de fan traducción Sin Ánimo

Está hecho por Fans para Fans, Siendo su Distribución Complemente Gratuita. No ha tenido en ningún momento el objetivo de quebrantar la propiedad intelectual del autor o reemplazar el original. Su Único fin es incentivar y entretener con la lectura en nuestro idioma. Así mismo las Incentivamos a Comprar Las Obras de Nuestras Autoras Favoritas, ya sea en el idioma original o cuando estén disponibles en español, para seguir disfrutando de estas grandes novelas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

De Lucro Alguno.

3


El Club de las Excomulgadas Argumento Alguien va a tener que bajar la guardia… La estrella de fútbol americano Cole Riley es conocido por hacer lo que le place… en el campo y fuera de éste. Le gustan mucho las fiestas y las peleas aún más, pero si no limpia su imagen, su carrera habrá terminado… así que Cole acepta a regañadientes trabajar con la consultora de imagen Savannah Brooks. Cole no verdaderamente sexy. En cuanto a Savannah, no está convencida de poder transformar a esta arrogante, y agresivamente sexy, fuerza de la naturaleza. Pero está decidida a dar su mejor esfuerzo. Cuando las chispas comienzan a volar, Savannah establece las reglas básicas: no habrá complicaciones personales. Si puede apagar el cosquilleo que siente cada vez que Cole le da una caliente mirada con sus magníficos ojos azul claro, él podrá apagar su propio deseo de igual manera. Pero para dos personas decididas a tenerlo todo, la política de “mantener las manos alejadas” sólo puede durar hasta que uno de ellos se rinda.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

está acostumbrado a que le digan qué hacer, especialmente una belleza sureña,

4


El Club de las Excomulgadas Capítulo Uno Cole Riley había erigido su reputación de ser un tipo duro, sobre todo en el campo de fútbol. No cedía, y cuando tenía la pelota en sus manos, sólo había una cosa en su mente… la zona de anotación. Era un cabeza dura de ideas fijas, y le gustaba ganar. Lo mismo ocurría con las mujeres… una vez que tenía un objetivo en

Así que, aún cuando la fiesta del equipo de esta noche era un ambiente de objetivos adinerados, y más de la mitad de las mujeres atractivas de la fiesta lo habían mirado de pies a cabeza, no había ligado con ninguna en las pocas horas que había estado allí. Lo cual era inusual en él. Le gustaban las féminas. Y a las féminas les gustaba él. No se trataba de ego por su parte, era sólo que disfrutaba de las mujeres. Le gustaba estar cerca de ellas. Eran dulces, divertidas, olían bien, y lo hacían sentir bien. No había nada malo en eso. A cambio, él les daba un buen momento, gastaba dinero en ellas, y nunca les mentía ni trataba de ser algo más de lo que era. Había aprendido mucho tiempo atrás que a las mujeres les gustaban los hombres honestos. Su madre le daría una bofetada en ambos lados de la cara si alguna vez le mentía a una mujer. Él podría estar un poco en el lado salvaje, pero no era deshonesto. Nunca le prometía a una mujer algo que no estaba dispuesto a entregarle. Lo que significaba que se mantenía alejado de las mujeres que buscaban atrapar un novio, marido, o cualquier tipo de compromiso. Gravitaba hacia las chicas fiesteras, como la caliente pelirroja y la escultural morena que habían estado rondando cerca de su radar toda la noche. Esas eran las mujeres que deseaban tener el mismo tipo de diversión sin ataduras que él quería. Sólo era cuestión de tiempo

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mente, iba tras ello hasta anotar.

5


El Club de las Excomulgadas antes de entrar a matar1. Después de todo, la cacería era parte de la diversión. Todo el asunto de dar vueltas alrededor del otro, las miradas de reojo y el coqueteo, era un juego. Y a él le encantaba el juego… y jugaba para ganar. Tratar de averiguar la manera de acceder a una mujer era la parte divertida. Cada una tenía un objetivo distinto, un motivo ulterior. Algunas sólo deseaban un autógrafo o una fotografía que pudieran publicar en alguna página social en internet, para poder mostrarles a sus amigas que estuvieron de fiesta con el jugador de fútbol americano Cole Riley. Otras querían una aventura de una noche, pasar un buen rato, él estaba más que dispuesto a dárselo. La pelirroja y la morena eran definitivamente chicas para pasar un buen rato. Lo sabía por su lenguaje corporal y las miradas que dirigían hacia él. Querían mucho más que un autógrafo o una foto. Una anotación fácil, ¿cierto? Así que, ¿por qué su atención se dirigía constantemente hacia la fría rubia que estaba sentada sola en una mesa en la esquina? No era su tipo en absoluto. No llevaba un vestido de lycra ajustado al cuerpo que mostrara una gran cantidad de tetas y culo. Llevaba un sencillo vestido negro de manga corta, que le llegaba hasta las rodillas, aunque en verdad tenía unas piernas increíbles… piernas de las que le gustaría ver una mayor cantidad. Ella simplemente no estaba mostrando sus activos. Era hermosa, cierto, con una cara que detendría el tráfico. Y la manera como estaba arreglada gritaba dinero y alcurnia. Su cabello estaba recogido hacia arriba, detrás de su cabeza, llevaba un collar de perlas que no se veía barato… ni falso, y él había estado con suficientes mujeres como para saber que ese pequeño bolso de diseñador, colocado en la mesa frente a ella, costaba mucho dinero. 1

Go for the kill, es una expresión del slang nortemericano, que significa dar el golpe final, decisivo. Se dejó literal (como entrar a matar, que sería, atacar a la presa), por la siguiente referencia a la cacería que hace la autora.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

esperando compartir su cama para tener recuerdos más permanentes. Si querían

6


El Club de las Excomulgadas Tal vez era pariente del dueño del equipo. Pero no había visto a nadie llegar a acercarse a tres metros de la mesa en las últimas dos horas. Ella no era del tipo “la fea del baile a quién nadie saca a bailar”, pero tampoco estaba emitiendo vibraciones que dijeran: “ven a hablar conmigo”. No era su problema. No la conocía y tenía la intención de divertirse esta noche. Las fiestas del equipo siempre eran fabulosas, y aún mejor, esta estaba libre de las personas de los medios. Podría tomar algunos tragos, relajarse con las damas,

Había muchas mujeres aquí con las que tener el tipo de diversión que él buscaba. La rubia no era del tipo correcto. Podía decir que no era una chica fiestera por la rigidez de sus hombros, y su manera tensa de sentarse, como si tuviera un palo metido en el culo. Inspeccionaba la habitación, y enviaba señales que definitivamente decían: “mantente malditamente lejos de mí”, que probablemente fuera la razón por la que nadie se había acercado a ella. Aún así, su mirada se dirigía constantemente hacia ella. Odiaba ver a alguien sentado solo. Se acercó a la barra y le dio un codazo a Grant Cassidy, el mariscal de campo de los Traders. Grant se volvió hacia él, y luego asintió—. Hola, Riley. ¿Qué pasa? — ¿Tienes alguna idea de quién es aquella rubia sentada sola en el rincón? Grant siguió el movimiento de la cabeza de Cole, y luego frunció el ceño—. No. ¿Quién es? —No tengo idea. Imaginé que conocías a todos en el equipo. ¿Será pariente del propietario?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

y pasar un buen rato.

7


El Club de las Excomulgadas Grant negó con la cabeza—. La hija de Ted Miller es morena. Y no está aquí esta noche. No tengo idea de quién es la rubia. Parece malhumorada. Cole echó a reír—. Eso es lo que yo pensé, también. Debería ignorarla y concentrarse en las dos otras mujeres. Pero por alguna razón, ella captaba constantemente su atención y no la soltaba.

mujeres lo miraban… cómo suplicándole: “llévame a casa contigo esta noche”. Su mirada era fría y evaluadora. Una breve mirada ocasional y luego la desviaba, como si no estuviera interesada en él en absoluto. Oh, estaba interesada. Todas lo estaban. Así que tal vez era una jugadora después de todo, y este era un nuevo tipo de juego. Se apartó de la barra y caminó en su dirección. Ella podía lanzar todas las señales de “aléjate” que quisiera, pero él sentía curiosidad ahora. Alguien tan bella estaría sola por una razón. Se detuvo en su mesa y ella levantó la mirada, estudiándolo lentamente. No sonrió, pero tampoco frunció el ceño. — ¿Estás sola? —le preguntó él. —Cómo puedes ver, sí lo estoy. Un acento sureño. Le quedaba bien. Ella tenía una piel muy clara, labios carnosos, y unos ojos hermosísimos… del color de su whisky favorito.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Tal vez era porque no dejaba de mirarlo. No de la manera en que otras

8


El Club de las Excomulgadas Extendió la mano hacia ella. —Soy Cole Riley, receptor2 de los Traders. Ella deslizó la mano en la suya y finalmente le sonrió… con el tipo de sonrisa que hacía a un hombre feliz de ser hombre.

Bingo. ****** Que el Señor tenga piedad, las fotos y videos de Cole Riley no le hacían justicia al hombre. En persona, hacía que a una mujer se le debilitaran las rodillas. Savannah se alegró de estar sentada, porque ahora entendía la mística de la que había leído en los tabloides y en todos los artículos, sobre él siendo un donjuán. Seguro, había visto todas las fotos, y él ciertamente era atractivo. Un maravilloso cuerpo y un hermoso cabello oscuro. Había podido imaginar porqué algunas mujeres podrían sentirse atraídas hacia él, pero no había entendido porqué era un producto tan atrayente desde el punto de vista comercial. Pero, ¿en persona? Oh, sí, definitivamente. Tenía carisma, una manera de mirar a una mujer que le haría bajar sus bragas, más rápido de lo que él tardaría en lanzar una mirada de esos ojos inusuales en su dirección.

2

Posición de fútbol americano. Se especializan en capturar los pases del mariscal de campo para conseguir anotar o avanzar yardas, suelen ser los jugadores más rápidos y ágiles del equipo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Hola, Cole. Soy Savannah Brooks. ¿Quieres sentarte?

9


El Club de las Excomulgadas Sintió palpitaciones en el corazón cuando él deslizó su enorme mano en la suya, y la honró con una mirada de sus extremadamente sexis ojos… ¿De qué color eran? ...Grises, teñidos de azul, como un cielo coloreándose para una tormenta. Eran asombrosos. Cuando la miró, fue como si todos los demás en la sala se desvanecieran, y ella fuera la única mujer en la tierra. Lo que sabía que no era cierto, porque lo había estudiado durante toda la noche, y había al menos veinte mujeres enfocadas en él, como si fueran una hambrienta manada de lobas y él fuera

Pero él no era carnoso en absoluto. Era perfecto y absolutamente delicioso. Aproximadamente 1,85 de estatura, y noventa y ocho kilogramos llenos de sexualidad, sería su conjetura. Si estuviera buscando un hombre, lo que ciertamente no hacía, lo elegiría a él entre una multitud. Con su pelo negro como la tinta, y un hermoso y bien tonificado musculoso cuerpo, él se destacaba, aún cuando llevaba el cabello un poco largo y despeinado. Había una cierta presencia en él. Arrogancia, tal vez. Había leído su expediente, por lo que estaba sorprendida al no encontrarlo siendo el centro de la fiesta, involucrado en una pelea, o envuelto alrededor de dos o tres mujeres en algún rincón oscuro. Tal vez los medios de comunicación habían sacado de proporción sus travesuras fuera del campo de juego. Quizá su reputación era más un mito que otra cosa. Pero se reservaría su opinión hasta llegar a conocerlo mejor. —Entonces, Savannah Brooks. ¿Por qué estás sentada aquí tan sola? —Estoy observando.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

la carne.

10


El Club de las Excomulgadas Él arqueó una ceja, con sus defensas obviamente levantadas, mientras se inclinaba hacia adelante, sentándose en el borde de la silla como si estuviera listo para escapar—. No eres una periodista, ¿verdad? Ella le sonrió—. No. No soy una periodista. Él se relajó y se recostó hacia atrás en la silla de nuevo, extendiendo sus

— ¿No te gustan los periodistas? —No. — ¿Y por qué no? —Porque mienten. — ¿Acerca de ti? —Todo el maldito tiempo. — ¿Qué clase de mentiras han dicho sobre ti? —No quiero hablar de mí. Hablemos sobre ti. Tienes un hermoso acento sureño, Savannah. ¿De dónde eres? Eso no era en absoluto lo que había leído acerca de él. Que era un ególatra, que todas las conversaciones se centraban en torno a si mismo, sus estadísticas, y sus habilidades en el dormitorio; que ligar con mujeres era como una segunda carrera para él, presionándolas para que se fueran a su casa.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

largas piernas frente a él—. Está bien, entonces.

11


El Club de las Excomulgadas Tal vez los medios de comunicación sí habían mentido. —Soy originaria de Atlanta. —Pero no vives allí ahora. —No. Sonrió cuando ella no le ofreció más información. Tenía una increíble mujer a su alrededor. Él podría estar coqueteando, pero ella estaba allí por negocios. — ¿Quieres que adivine? —No, en absoluto. Vivo en St. Louis en este momento. —En este momento. ¿Vas a mudarte? — No. Mi trabajo me mantiene aquí por el momento. —Una dama misteriosa. Me gusta eso. Pero esta no parece ser la ciudad adecuada para un melocotón de Georgia3 como tú. — ¿De verdad? ¿Y en qué tipo de ciudad debería vivir? —Pareces haber sido criada a la perfección para el sur, obviamente. Una hermosa sureña refinada y con actitud relajada. No como las personas que viven aquí. Ciertamente era un seductor. 3

Juego de palabras de la autora. El estado de Georgia es uno de los tres estados con mayor producción de melocotones en los Estados Unidos. De hecho, Georgia también es conocido como el “Peach State” (El Estado del Melocotón) por su alta producción de la fruta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sonrisa que hacía que su estómago revoloteara. Debía dejar de pensar como una

12


El Club de las Excomulgadas —St. Louis es una ciudad encantadora. —Estoy de acuerdo. Definitivamente tiene sus encantos. ¿Cambias mucho de ciudad por razones de trabajo? Él sabía escuchar. Era una buena cualidad.

—Y, ¿qué haces para ganarte la vida, Savannah? —Soy una consultora. —Es un concepto amplio. ¿Qué tipo de consultora? —Una asesora de imagen. Él frunció el ceño—. ¿Qué hace una asesora de imagen? —Asisto a los clientes que necesitan ayuda, ya sea para mejorar su imagen, o para cambiarla. —Debe ser un trabajo interesante. —Me encanta mi trabajo. Tener un impacto positivo en las vidas de las personas es muy gratificante. Él sonrió—. Bien por ti. — ¿Y qué hay acerca de tu trabajo, Cole?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí.

13


El Club de las Excomulgadas —He jugado fútbol desde que era niño. Ser capaz de hacer esto para vivir es un sueño hecho realidad. Estoy muy agradecido. Era listo, seguro de sí mismo y amable. ¿Por qué no daba esa impresión en las entrevistas? ¿Por qué era retratado de una manera tan negativa? Había mucho más en Cole Riley de lo que había leído en su expediente. — ¿Quieres una bebida, Savannah?

—Está bien. Todavía no me has dicho qué haces en esta fiesta. —Me encontraré con un nuevo cliente. — ¿Trabajas en el ámbito deportivo? —Trabajo en todos los ámbitos, pero últimamente me he enfocado mucho en figuras del deporte. Él inclinó la cabeza hacia un lado y la miró fijamente—. ¿Sí? ¿Para rehacer la imagen de esa persona? —De hecho, sí. —Vaya. Me pregunto quién metió la pata y necesita una transformación. — Miró a su alrededor en la habitación, estudiando a todos los jugadores que habían asistido—. No puede ser nuestro mariscal de campo estrella. Él come, bebe y orina encanto. Ella contuvo la risa. No sería apropiado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No, estoy bien con el agua con gas, gracias.

14


El Club de las Excomulgadas Él la miró, luego alrededor de la habitación de nuevo, dejando fija su mirada en un grupo de jugadores en el centro de la habitación. —Es Moose Clements, ¿no? Ese tipo no podría dar una entrevista decente ni siquiera si le dieras un implante de personalidad. O tal vez Jim Highland, el ala defensiva4 de los Traders. ¿Quieres hablar de problemas de actitud? Ese tipo tiene graves problemas. Él es tu nuevo cliente, ¿cierto?

—Desafortunadamente, ya es tiempo de que me vaya. Fue muy agradable conocerte, Cole. — ¿Te vas? —Me temo que sí. Él agarró su mano—. Espera. Ella hizo una pausa. —Quiero verte otra vez. —Oh, lo harás. —Sonrió mientras salía de la habitación. Esto iba a ser muy interesante. ****** Cole observó a Savannah alejarse, impresionado por su elegante belleza.

4

Posición de fútbol americano.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella se puso de pie, alisándose el vestido.

15


El Club de las Excomulgadas Estaba equivocado. Definitivamente no tenía ningún palo en el culo. Caminaba con un ligero balanceo de caderas… no era algo evidente o que atrajera la atención sobre ella, pero era toda una mujer. Y maldita sea, él se había quedado de pie allí como un adolescente con la lengua trabada, y la había dejado escapar. Tendría que haberle pedido su número, o haberla invitado a salir. En lugar de eso, había actuado como un descerebrado. mujer. Ellas siempre venían a él. Se movió para ir tras ella, pero una mano en su brazo lo detuvo. Se volvió para ver a su agente, Elizabeth Darnell, mirándolo. Cole frunció el ceño—. Liz, ¿Qué estás haciendo aquí? —Tenemos que hablar, ¿recuerdas? Con el ceño fruncido, recordó haber accedido a tener una breve reunión con ella esa noche. Pero en este momento, su atención estaba enfocada en la puerta, por donde Savannah había desaparecido. —Ahora no —Definitivamente ahora. ¿Olvidaste la reunión que habíamos acordado? Era más que probable que hubiera ignorado el edicto de Liz de que tenían algo importante de trabajo que discutir esa noche. Desde que había firmado con ella unos meses atrás, ha habido un montón de órdenes. A Cole no le gustaba que le dieran órdenes.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ese no era su estilo. Probablemente porque nunca tenía que ir tras una

16


El Club de las Excomulgadas Presentó una de sus sonrisas, llenas de paciencia y encanto—. Vamos, Liz. Estamos en una fiesta. Ella levantó la vista hacia la de él, mirándolo con incredulidad—. ¿De verdad? ¿Vas a probar ese sexy encanto en mí? Soy inmune, ¿sabes? —Hizo girar hacia él su anillo de compromiso. —No estaba coqueteando contigo, tienes mi palabra. Gavin me patearía el

—Tienes condenadamente la razón, lo haría. —Sólo estaba tratando de regresar a la fiesta. Hay una mujer… Liz hizo rodar los ojos—. Tienes mucho tiempo para ir de fiesta. Y estoy segura de que hay aproximadamente veinte mujeres entre las que puedes escoger, tal vez más. Sólo necesito algunos minutos de tu tiempo. E hicimos un acuerdo cuando firmaste conmigo. —Dijo ella, dándole esa mirada de acero—. ¿Recuerdas? —Sí, sí. Lo recuerdo. —Bien. Vamos, entonces. — ¿Nos vamos? —Sólo al otro lado del pasillo. Hay alguien con quien tenemos que encontrarnos. Cuando terminemos, podrás volver a la fiesta. Y a tus mujeres. Y a lo que sea que quieras hacer con ellas. Esperaba que no les tomara mucho tiempo. Tal vez Savannah todavía estaba por allí, en alguna parte, y él podría encontrarse con ella de nuevo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

trasero.

17


El Club de las Excomulgadas Elizabeth lo llevó hacia una habitación al otro lado del pasillo. Era una pequeña sala de reuniones con hileras de mesas. —Toma asiento. —Prefiero estar de pie. Ella le lanzó la mirada, la que significaba que discutiría hasta ganar. Él era igual de testarudo, pero el tiempo era importante en este momento, así que tomó

— ¿Qué hice ahora? — ¿Esta noche? Nada hasta el momento. Pero quiero recordarte algo de tu actitud. Él puso los ojos en blanco—. ¿Es por eso que quería reunirte conmigo esta noche? Ya hemos tenido esta discusión. —Lo sé. Y lo hablaremos de nuevo. Al público local le gustan los ganadores. También les gusta alguien que no esté constantemente en los tabloides por un exceso de fiestas, por pisotear a sus compañeros de juego como si fueran mierda debajo de sus Nike 5, por acumular más multas por exceso de velocidad que la deuda nacional, y por lanzar a una fuente la muy costosa cámara de un paparazzi. Y si eso no fue lo suficientemente malo, después golpeaste al tipo en la mandíbula. —Oye, él empujó su maldita cámara en mi cara. No sólo cerca de mi cara, sino en mi cara. ¿Qué se suponía que hiciera, decir “Whisky 6” y sonreír para él? —Sí. Eso es exactamente lo que se suponía que hicieras. O darte la vuelta y alejarte. Tienes que aprender a controlar tu temperamento y a comportarte en 5 6

Marca de calzado deportivo. Interjección que dicen los fotógrafos para indicarle a las personas que deben sonreír para la fotografía.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

una silla, la hizo girar y se sentó a horcajadas.

18


El Club de las Excomulgadas público. Necesitas algunas lecciones sobre cómo interactuar con los medios de comunicación. Cole soltó un bufido—. Creo que sé muy bien cómo comportarme. Liz golpeteó el suelo con el pie, cómo se las arreglaba para mantenerse en posición vertical sobre esos tacones de cinco pulgadas7, estaba más allá de su comprensión.

principalmente porque ningún otro agente quería estar en un rango de cinco millas 8 cerca de ti…, y me las arreglé, de alguna manera, para que firmaras con St. Louis, tú te comprometiste a hacer todo lo que te pidiera. Él pensó que aquello se refería al ligeramente doloroso recorte de sueldo que le habían hecho. Al menos, Liz había sido lo suficientemente astuta como para incluir bonos por desempeño en su contrato. Él les demostraría que no estaba acabado. Todavía era un pateador de traseros y esta temporada lo probaría. —Hice lo que me pediste, ¿no? — Oh, la rebaja salarial fue sólo el comienzo, Cole. Tu imagen es un desastre. Tú lo sabes, yo lo sé, y el entrenador Tallarino lo sabe. Si el entrenador no fuera tan buen amigo de tu primo Mick… y si no me debiera algunas docenas de favores, te garantizo que no tendrías este trabajo. Cole no le creía. Los Traders lo habían contratado porque tenía talento, y mucho. A los agentes les gustaba hacer amenazas para mantener a sus jugadores bajo control. Sabía cómo se jugaba este juego. Todo lo que tenía que hacer era permanecer allí y escuchar la perorata de Liz durante algunos minutos, y luego podría irse. 7 8

Aproximadamente 12,7 cm. Aproximadamente 8 Km.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Y si recuerdas, cuando estuve de acuerdo en tomarte como cliente…

19


El Club de las Excomulgadas —El reloj está corriendo. Es sólo cuestión de tiempo antes de que nadie quiera tener que ver contigo, sin importar lo bueno que seas en el campo. Eres una pesadilla en las relaciones públicas. Él se puso de pie y se enfrentó a Liz, haciendo exactamente lo que ella decía que no era capaz de hacer. Tomó una respiración profunda y trató de mantener su temperamento bajo control.

—Puede que eso sea cierto, pero, hasta que no detengas tus tonterías fuera del campo y le demuestres al entrenador, a tu equipo, a los medios de comunicación, y al público en general, que has crecido, y que tus días como chico malo han terminado, no importa si anotas diez touchdowns9 en cada juego. La reputación lo es todo en el fútbol. Él dejó escapar un suspiro. ¿Por qué sus estadísticas no podían ser suficiente? ¿Qué más daba lo que hiciera durante sus horas de descanso? Sí, le gustaba ir de fiesta. Y, ¿qué? Su mala reputación era culpa de los medios de comunicación de todos modos. Estaba entre los mejores de su deporte. Después de seis años en la NFL10, se había ganado el maldito derecho a relajarse y disfrutar de la vida. Pero sí. Las relaciones públicas. Lo entendía. Y si tenía que seguir las reglas por un tiempo, hasta ganarse la buena voluntad de los fanáticos y el entrenador, eso haría. — ¿Qué quieres que haga? —Traeré a alguien para que te ayude. 9

Forma básica de anotación en el fútbol americano. NFL: National Football League (Liga Nacional de Fútbol Americano).

10

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Soy un receptor condenadamente bueno.

20


El Club de las Excomulgadas Él frunció el ceño—. ¿A quién? —Espera un segundo. —Liz envió un mensaje de texto, y un minuto después la puerta se abrió. Se sorprendió cuando vio entrar a Savannah. Aliviado de verla, Cole sonrió, contento de no haber perdido la oportunidad de

—Hola. Me preguntaba a dónde te habrías marchado. —dijo él. — ¿Ustedes se conocen? —preguntó Liz. —Sí. Nos conocimos antes —Cole se volvió hacia Liz y frunció el ceño—. ¿Tú conoces a Savannah? Liz sonrió—. De hecho, lo hago. Y tú vas a llegar a conocerla mucho mejor. Savannah es tu nueva asesora de imagen. Él se giró y miró a Savannah, quien le dirigió una serena sonrisa. — ¿Mi asesora de imagen? ¿Qué carajo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

pasar más tiempo con ella.

21


El Club de las Excomulgadas Capítulo Dos Cole estrechó su mirada hacia Savannah—. Jugaste conmigo. —No lo hice. —No me dijiste quién eras.

vida. —Eso es mentira. Me dijiste que estabas aquí para observar. No dijiste que estabas para observarme a mí. ¿Estabas esperando que me comportara como un idiota? —Tenía la esperanza de que no lo hicieras. Y no lo hiciste. Hasta ahora. —Bueno, esto es divertido —dijo Liz, interponiéndose entre Cole y Savannah. Se volvió hacia Cole—. Mira, no tengo idea de lo que haya ocurrido entre ustedes dos, pero el equipo ha contratado a Savannah para que trabaje contigo, así que, te guste o no, es tuya. Cole miró a Savannah—. No me gusta. No es mía, y no la quiero. —Eres un terco de mierda. Savannah es la mejor en su campo, y harás lo que ella te diga. Grandioso. Otra persona que le diría qué hacer. ¿Una asesora de imagen? No necesitaba que nadie lo cambiara. — ¿Y si no lo hago?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—De hecho, te dije exactamente quién soy, y lo que hago para ganarme la

22


El Club de las Excomulgadas —Entonces tendrás que responder ante el propietario del equipo, y como ya he mencionado, te has quedado sin opciones. Él tomó una respiración profunda y exhalo. Haría que esto funcionara. Peaches11 parecía inofensiva, y él podía ser agradable cuando quería serlo. La tendría comiendo de su mano y luego continuaría con sus asuntos, y así, también haría felices al propietario, a su entrenador, y a Liz.

—Está bien. Liz sonrió—. Bien. Me voy de aquí. Tengo planes de boda que finalizar. —Estoy tan emocionada por ti, Elizabeth. —Dijo Savannah, volviendo su atención hacia Liz—. ¿Cómo van los preparativos de la boda? —Todo está avanzando sin inconvenientes hasta ahora, gracias a Tara, mi futura cuñada, quién es la mejor planificadora de bodas que existe. Si no fuera por ella, y por Jenna, la hermana de Gavin, ya me habría cortado las venas para este momento. Savannah se rió, y el sonido se disparó directamente hacia la polla de Cole. Ella tenía una risa gutural, de esas que uno esperaría escuchar en un antro de striptease lleno de humo, no proveniente de “La Señorita Cambio De Imagen”. Savannah puso la mano sobre la de Liz—. Estoy segura que serás una novia hermosa.

11

Juego de palabras. Peach significa melocotón, lo que hace referencia a la procedencia sureña de Savannah, pero también se utiliza para designar a alguien atractivo como un “bombón” y para llamar a alguien “maravilloso o prodigio”. En adelante, Cole utilizará Peaches como apodo para llamar a Savannah.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Sería un ganar-ganar para todos.

23


El Club de las Excomulgadas —Gracias. —Liz se volvió hacia Cole y lo miró fijamente—. Compórtate. Y por favor, coopera. Esta es la única oportunidad que tendrás. —Prometo comportarme de la mejor manera. — ¿Por qué eso me preocupa tanto? —Ella hizo rodar los ojos y salió de la habitación, dejándolo solo con Savannah.

Ella lo miró de manera benévola—. ¿Disfrutar qué? —Engañarme. Dejarme pensar que eras una extraña sola en la fiesta, cuando todo el tiempo me habías estado observando, y sabías quien era. —No puedo evitar que pienses de esa manera, Cole. Pero te comportaste como un caballero. En ningún momento de la manera que los tabloides exponen de ti. —Te dije que los medios de comunicación mienten sobre mí. —Ya veremos. Él quería algo diferente entre ellos. Su cuerpo ansiaba algo más de lo que su mente deseaba. Aún se sentía atraído hacia ella, y ahora tenían que trabajar juntos. Eso apestaba. — ¿Y ahora qué? —preguntó. —Ahora puedes regresar a tu fiesta. Comenzaremos mañana en la mañana.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él se dio la vuelta para mirarla—. ¿Lo disfrutaste?

24


El Club de las Excomulgadas —No puedo. Hago ejercicio con mi entrenador personal en las mañanas. — ¿Dónde y a qué hora? Él se lo dijo. —Está bien. Nos encontraremos allí.

—Podría hacerlo. Pero haremos nuestro trabajo después de que hayas terminado. —Lo que sea. Ella sonrió—. Te prometo que esas lecciones no te dolerán para nada. — ¿Lecciones? ¿Qué lecciones? —Ya lo verás. Buenas noches, Cole. Por segunda vez esa noche, ella se alejó de él.

****** Savannah puso su bolso sobre la mesa de vidrio en su sala de estar, se quitó los zapatos y se dirigió al dormitorio, alcanzando la cremallera de su vestido. Se lo quitó y lo colgó, y luego se detuvo frente al espejo del baño a mirarse. Se había puesto un sujetador y bragas de La Perla12 esa noche. Eran tan bonitos, de color rosa, con encaje y seda. Provocativo y sexy.

12

Compañía de ropa italiana que se especializa en ropa íntima femenina.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él arqueó una ceja—. ¿Vas a hacer ejercicio?

25


El Club de las Excomulgadas Desafortunadamente, la única persona que admiraría el conjunto, sería ella. Inhaló y exhaló un largo suspiro, soltando la pinza y horquillas que sostenían su cabello. Introdujo los dedos entre las hebras de su pelo, orientalor hacia adelante. No era mal parecida. Pechos promedio, con su cuerpo un poco hacia el lado voluptuoso. Le gustaba comer, y fácilmente podría caer en la categoría de excedida de peso si no fuera tan activa. Tenía mucha energía nerviosa, así que quemaba una gran cantidad de calorías de esa forma, lo que mantenía su metabolismo moviéndose gran velocidad. Pero tenía unas piernas grandiosas. Hacía ejercicio ritmo de sus clientes. Como su nuevo cliente, Cole Riley, quién había presionado todos sus botones calientes esta noche. En realidad, había sido el primer cliente que la había hecho volver la cabeza, y pensar en él como algo más que un simple cliente. Ese hombre tenía testosterona estampada en cada centímetro de su cuerpo. Era difícil de ignorar. La manera como la había mirado y buscado, la hizo desear que no fuera su cliente. Pero lo era. A partir de mañana. Esta noche, sin embargo, podía pensar en lo que podría haber ocurrido, si hubiera podido dejarse llevar por la atracción que había sido tan evidente entre ellos. Siempre se había sentido atraída por los chicos malos, del tipo contra el que su madre la había advertido, lo que la hizo desearlos aún más. Y la única cosa que su madre le había dicho, era que nunca podría cambiar a un chico malo. Pero eso era lo que hacía ahora, y hacía un condenado buen trabajo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

regularmente para poder mantener su resistencia al nivel requerido para seguir el

26


El Club de las Excomulgadas Lástima que tuviera que cambiar Cole Riley. Era el chico malo personificado, y un vistazo a él esta noche, había revolucionado todos sus motores. Se frotó los pulgares sobre los pezones, aspirando una bocanada de aire ante la sensibilidad que tenían, incluso a través del sujetador. Se trasladó a la habitación y se tendió en la cama. La cama en la que dormiría sola esta noche, igual que todas las noches. Hundió los talones y se empujó hacia atrás, hasta que estuvo en el centro de la cama, y luego separó las

Cole Riley era interesante. Si no hubiera sido su cliente asignado, ¿Qué podría haber pasado entre ellos esta noche? Se desabrochó el sujetador y liberó sus pechos, permitiendo que sus manos vagaran. No era en absoluto lo mismo que las manos de un hombre… las grandes manos de un hombre que cubrirían sus pechos, haciendo rodar sus pezones entre los dedos. Jadeó cuando la sensación creció entre sus piernas. Apretó los muslos, con su coño palpitando por la necesidad de ser tocado. Rozó el pulgar sobre el pezón, al mismo tiempo que movía la otra mano por su vientre, cerrando los ojos mientras una imagen de lo ella y Cole podrían hacer juntos, cruzaba por su mente. Cole no debía estar en sus fantasías. Era su nuevo cliente, y pensar en él mientras deslizaba la mano dentro de sus bragas era una monumental mala idea. Pero no podía sacarlo de su cabeza. Quería que él la tocara. Sus manos serían callosas y fuertes, no femeninas ni suaves como las suyas al acariciar los pliegues sedosos de su sexo. Quería a alguien que le exigiera una respuesta, que supiera qué hacer con el cuerpo de una mujer. Jadeó cuando deslizó los dedos hacia abajo, jugando entre los pliegues de su

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

piernas, dejando que el ventilador de techo bañara su cuerpo con aire fresco.

27


El Club de las Excomulgadas coño con el ligero roce de sus uñas. ¿Sería Cole suave con ella, o sería rudo cuando introdujera dos dedos en su interior, utilizando el talón de la mano contra su clítoris? Se arqueó contra la sensación, cerrando los ojos e imaginándolo junto a ella, con sus labios cerrados sobre su pezón, llenándolo con el calor húmedo de su boca. Ella extendería la mano y lo sostendría allí… sus pezones eran tan sensitivos. Querría que fuera más rudo, necesitaría más de ese delicioso dolor.

mientras los sacaba, luego los introdujo de nuevo, follándose a sí misma. —Sí —susurró, hundiendo los talones en el colchón, mientras se elevaba contra la espiral de necesidad que se había desencadenado en su interior. Necesitaba correrse. Lo necesitaba duro y profundo. —Fóllame, Cole. Él retiraría sus dedos y se quitaría la ropa, dejándola ansiosa, húmeda y palpitante por la anticipación, su polla estaría dura y lista. Y cuando empujara en su interior, ella gritaría. Había pasado tanto tiempo. Envolvería sus piernas alrededor de él mientras la llenaba, tan lista para llegar al clímax que él la empujaría al borde con sólo un par de estocadas. —Oh, Dios, me voy a correr —susurró a la habitación vacía, mientras frotaba su clítoris, con su mente girando en el acto imaginario. Cole estaba enterrado profundamente en su imaginación, tan duro como lo imaginaba enterrado en ella. Introdujo los dedos más profundamente dentro de su coño, usando su otra mano para frotar su clítoris hasta que explotó, gimoteando ante el increíble orgasmo que envió una oleada tras otra sobre ella, hasta que se relajó, laxa sobre la cama, con las piernas abiertas, mientras recuperaba el aliento.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

La humedad cubrió sus dedos, con espasmos apretándose alrededor de ellos

28


El Club de las Excomulgadas Piedad. Intentó tragar saliva, pero su garganta se había secado. Se levantó y fue a la cocina para tomar un poco de hielo y un vaso de agua, con las piernas aún temblando por las secuelas de su clímax. Se dirigió de nuevo al baño, deteniéndose para mirarse en el espejo. Era una imagen totalmente diferente ahora. Desnuda de la cintura para arriba, con el pelo alborotado por haberse retorcido en la cama. Llevaba sólo sus

Las buenas muchachas sureñas no pensaban en nuevos clientes de la manera que acababa de hacer, y ciertamente no se masturbaban pensando en ellos. Por otra parte, ella no era una buena chica sureña, ¿verdad? Tenía pensamientos traviesos y deseos perversos, y necesitaba a un hombre para sacarlo todo de su cuerpo. Lástima que no tuviera el tiempo… ni el chico correcto. Por supuesto, Cole Riley podría haber sido el chico correcto, en las circunstancias adecuadas. Mañana tendría que trabajar con él, y acababa de tener pensamientos muy sucios sobre él. Eso estaba mal en tantos niveles. Había estado tensa últimamente, eso era todo. Y había pasado un largo tiempo sin una liberación. Cole había sido meramente… conveniente. Atractivo. Y cargado de atractivo sexual. Había sido natural que él surgiera en sus fantasías. Pero eso era algo de una sola vez, y no volvería a ocurrir. Tendría que borrar este evento de sus pensamientos. Cole Riley era un cliente, y no leña para alimentar el fuego de sus fantasías.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

bragas, y tenía un marcado rubor en sus mejillas.

29


El Club de las Excomulgadas Capítulo Tres —Una repetición más. En la banca de levantamiento de pesas, Cole observó a su entrenador personal, Mario, deseando por el momento poder patearle el trasero. Pero como actualmente en sus manos tenía 200 libras13 de peso, balanceándose precariamente sobre su pecho, tendría que posponer las patadas en el trasero. Sostuvo la barra en maldito debutante en el gimnasio. —Vamos, niñita, tres repeticiones más. Él empujó, esperando como el infierno que Mario estuviera allí para tomar la barra, en caso de que se viniera abajo sobre su pecho. —Eso es, Cole. Lo tienes. Ya casi has terminado. —Come. Mierda. Y… —Dejó la barra sobre su estante de metal, se sentó y se inclinó hacia adelante, sintiéndose como si fuera a vomitar. Balanceó las piernas hacia un lado del banco y miró a Mario—. Muere. Mario le dio a Cole palmadas en la espalda—. Sabía que podías hacerlo. —Jódete. — ¿Ves?, siempre he sospechado que te gusto. Pero no eres mi tipo. —Mentira. Soy totalmente tu tipo. Alto, fornido y atlético.

13

Aprox. 90.7 kilogramos. Wow!!!!

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sus manos, con el sudor escurriendo por su frente, y los brazos temblando como un

30


El Club de las Excomulgadas Mario se echó a reír—. Exactamente. Igual que mi novio. Pero si estás interesado, podría arreglarte una cita con algunos chicos realmente calientes. Cole puso los ojos en blanco hacia Mario, se empujó del banco y se levantó. —No, gracias. Ya tengo suficientes problemas lidiando con las mujeres. — Miró hacia la puerta principal, por donde Savannah estaba entrando—. Hablando de eso, aquí viene mi problema más reciente.

Muy cierto, Mario tenía razón. Llevando un conservador vestido rojo de manga corta, que se pegaba a sus curvas, y tacones altos que mostraban sus largas piernas, Savannah llamaba la atención. Era hermosa. E irritante. Y poco fiable. Caminó a través de las puertas del gimnasio, sonriendo cuando lo vio. Se dirigió hacia ellos, y Cole fue golpeado de nuevo por su caminar. Y por sus piernas. Malditas fueran sus piernas, de todos modos. Tenía que recordar la parte de “poco confiable”. —Buenos días, Cole —dijo, y se volvió hacia Mario, tendiéndole la mano—. Soy Savannah Brooks. Mario le estrechó la mano—. Mario Genino. Soy el entrenador personal de Cole. Ella le dio a Cole una mirada evaluadora—. Haces un buen trabajo, Mario. Mario rio—. Gracias. Lo hago dejar el trasero entrenando. ¿Qué haces para Cole, Savannah?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Mario siguió la mirada de Cole—. Guau. Ella es despampanante.

31


El Club de las Excomulgadas Oh, mierda. Lo último que necesitaba era que Mario, o cualquier otra persona, supiera que el equipo había contratado una condenada asesora de imagen para él. —Ella… —Estoy haciendo un trabajo de consultoría para él. Alguien con el talento de Cole, y con su amplia cartera financiera, necesita la asistencia de expertos, como

Mario asintió—. Diablos, sí. Tiene que proteger su patrimonio. Savannah sonrió—. De hecho, lo hacemos. Mario levantó la vista hacia el reloj—. No me gusta saludar y correr, pero mi próximo cliente llegará en breve. Encantado de conocerte, Savannah. Cole, abusaré de ti otra vez mañana. —Por supuesto. No quiero retenerte. Un placer conocerte, Mario —dijo Savannah. —Sí, nos vemos después, Mario. —Cole esperó hasta que Mario se fue, y luego se volvió hacia ella—. Mentiste. De nuevo. Ella levantó la barbilla—. No lo hice. —No le dijiste lo que realmente fuiste contratada para hacer. —No creo que sea asunto de nadie. Y simplemente alteré un poco la verdad, no es realmente una mentira. Él se cruzó de brazos—. Lo que sea. ¿Qué hay en la agenda para hoy?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

podrás imaginar.

32


El Club de las Excomulgadas — ¿Tu entrenamiento ha terminado? —Sí. — ¿Cuáles son tus planes después de eso? —El almuerzo. Tengo que recargar algo de proteínas después de hacer

—Está bien. Vamos a almorzar, y revisaremos los planes. —Ok. Necesito ducharme. —Te esperaré en el vestíbulo. Ella estaba siendo complaciente. Agradable. No quería que fuera agradable. Quería discutir con ella. Quería que fuera una bruja. Lo que fuera necesario para que no le gustara. Se duchó y vistió, y cuando salió al vestíbulo, ella estaba conversando con un par de los chicos del equipo, que habían venido a ejercitarse. Solteros y algunos años más jóvenes que él, Jamarcus Davis y Lon Fields, eran las estrellas ofensivas de los Traders. Ambos tenían reputación de ser donjuanes, y con razón. Sólidamente constituidos, condenadamente bien parecidos y amables con las mujeres, estaban cargados de encanto, y peor aún, ninguno tenía la reputación de mierda que él tenía. Parecía que también estaban seduciendo a Savannah con su encanto. Ella tenía una sonrisa en el rostro cuando él se acercó. Hasta estaba riendo… con esa maldita risa que hacía que sus pelotas se apretaran.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ejercicio.

33


El Club de las Excomulgadas Ella lo vio mientras se acercaba. —Oh, ahí estás. Jamarcus y Lon se volvieron también, y sus sonrisas murieron. — ¿Estás con Riley? —preguntó Jamarcus, con sorpresa en su rostro.

—Sip. —Tomó a Savannah por el brazo y la condujo hacia la puerta, guiñando un ojo hacia Jamarcus y Lon—. Nos vemos después, chicos. —Sí, hasta luego Cole. —dijo Lon, con decepción evidente. —Podemos tomar tu coche si te parece bien. —dijo Savannah, colocándose sus lentes de sol, mientras salían—. Puedes dejarme aquí después de que hayamos terminado. —Está bien. —Déjame tomar mi maletín primero. —Ella se detuvo junto a uno de esos coches híbridos ecológicos14, tomó un maletín de cuero, y luego se unió a él en su vehículo todoterreno de alto consumo de gasolina. —Lo siento —dijo él, mientras ella subía en el vehículo, subiendo la falda de su vestido—. No sabía que vendrías conmigo, o hubiera traído el coche. —No es ningún problema. Especialmente ningún problema para él, ya que tuvo un vistazo de sus 14

Los vehículos híbridos ecológicos son vehículos de propulsión alternativa, combinando un motor movido por energía eléctrica, proveniente de baterías, y un motor de combustión interna, o un generador con motor de turbina de gas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí, lo estoy. ¿Estás listo para irte, Cole?

34


El Club de las Excomulgadas espectaculares muslos. ¡Por Dios!, tendría que enfocarse en otra cosa para no tener una erección. Eso sí que sería poco profesional. Encendió la camioneta y giró hacia ella. — ¿Qué te gusta comer? —No soy quisquillosa. Cualquier lugar al que desees ir está bien para mí.

favorito de hamburguesas, irían a un restaurante real, a un lugar que sirviera una selección de cosas, ya que no tenía idea de lo que le gustaba a Savannah. Aunque, ¿por qué le importaba?, no tenía idea. Ella era una imposición. Debería hacer que comiera una hamburguesa grande y grasienta. —No les dijiste que soy tu cliente. — ¿Perdón? —le preguntó ella, apartando la mirada de la ventana para dirigirla hacia él. —A Jamarcus y Lon. Sabes que pensaron que eras mi cita. — ¿Lo hicieron? Supongo que fue su error, entonces, ¿cierto? —Volvió a mirar por la ventana. Él sonrió, sacudió la cabeza, y meditó sobre el misterio que era Savannah Brooks. Era difícil que no le gustara, aunque se oponía a trabajar con ella. Aunque suponía que lo que no le complacía era la idea de una asesora de imagen. Ella sí le gustaba. O tal vez sólo se sentía atraído sólo por sus piernas y su hermosa cara. Dado que era poco probable que saliera con él, no importaba lo que pensara

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Está bien. —Comenzó a conducir, decidiendo que, en lugar de su local

35


El Club de las Excomulgadas de ella personalmente, por lo que bien podrían terminar con esto. Se detuvo en el estacionamiento del restaurante. — ¿Este lugar? —preguntó ella. — ¿Qué pasa con este lugar? —No lo sé. Es encantador. ¿Un pequeño restaurante italiano que se llama

—Vengo mucho a este lugar. La comida es estupenda. Él dio la vuelta al vehículo hasta llegar a su lado y la ayudó a salir de la camioneta. —Gracias. —dijo ella, alisando su vestido sobre sus piernas, mientras caminaba por el estacionamiento. Savannah tomó su bolso y entraron al restaurante. Carmen trabajaba como anfitriona ese día. —Cole —dijo ella, besándole ambas mejillas—. Me alegro de verte aquí. — Miró a Savannah y un destello brilló en sus ojos—. Oh, tienes una nueva chica. Para Carmen, que tenía cerca de ochenta años, cada mujer era una “chica”. —Carmen, esta es Savannah Brooks. Carmen envolvió a Savannah en su amplia complexión—. Cariño, eres hermosa. —Gracias. Su restaurante es encantador. Carmen entrelazó el brazo con el de Savannah—. Gracias. Mi padre abrió

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Carmen‟s? Pareces el tipo de hombre al que le gustan las hamburguesas o los filetes.

36


El Club de las Excomulgadas este restaurante. Es muy especial para nuestra familia. Los padres de Cole vienen mucho. Conozco a este chico desde que tenía cinco años de edad. Solía tirar los espaguetis en el suelo. Savannah se rió—. ¿En serio? —Puedes apostarlo. Él y su hermana venían aquí con sus padres todos los viernes para cenar.

Carmen le echó a Cole un vistazo por encima del hombro—. Ven con nosotras, hijito. Tal vez no debió haber traído aquí a Savannah. Cole las siguió, mientras Carmen les mostraba su mesa. Sacudió la cabeza cuando la mujer los llevó hacia la que estaba en la esquina. En la esquina oscura. Podría decirle a Carmen que no estaban en una cita, pero, ¿qué sentido tendría? —Me aseguraré de decirle a Mike que no los moleste mucho durante el almuerzo, ¿ok? —Le dio un beso a Cole en la mejilla y se fue. —Carmen es dulce. Equivocada, pero dulce. —dijo Cole, mientras sostenía la silla para Savannah. —Gracias. Y sí, ella es muy agradable. Obviamente, es prácticamente de tu familia. ¿Has venido aquí durante tanto tiempo? Él se encogió de hombros—. Te lo dije. Me gusta la comida.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Eso es fascinante —dijo Savannah.

37


El Club de las Excomulgadas Savannah miró a su alrededor—. Es un lugar estupendo. Con un maravilloso ambiente. Me encantan las mesas de color oscuro, y las alegres cortinas rojas y blancas. —Inspeccionó las botellas de aceite de oliva y vinagre balsámico—. Entonces, ¿Tus padres vienen mucho? Cole sabía lo que estaba haciendo, tratando de conocerlo mejor. Debería haberla llevado al steak house15. Afortunadamente, Mike, su camarero, se acercó para tomar su orden, y les

Cole tomó un trago de agua y miró a Savannah. —Supongo que me puedes decir lo que debo esperar con alegría. — ¿Estás seguro de que no prefieres comer primero? —le preguntó Savannah con una sonrisa. — ¿Es tan malo? Ella se echó a reír—. No creo que sea malo en absoluto. Al principio te seguiré de cerca durante algún tiempo, sobre todo para conocer tu rutina y observar tus interacciones. Entonces, te haré algunas sugerencias. — ¿Me seguirás de cerca? Quieres decir, ¿para vigilar mi comportamiento? —No. Para tener una idea de tu rutina —Ella llegó a su maletín y sacó unos documentos. Cole arqueó una ceja—. ¿Tienes un expediente sobre mí?

15

En Estados Unidos se denomina steakhouse, steak house o chophouse, a los restaurantes especializados en servir filetes de carne vacuna.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

llevó su pan y bebidas.

38


El Club de las Excomulgadas —El equipo me proporcionó los artículos de los medios, un análisis de tu comportamiento en el campo de juego, realizado por tus equipos anteriores, y los altercados que has tenido en el pasado, todo lo cual contribuye a un perfil que he reunido sobre ti. Esperaron mientras Mike ubicaba su almuerzo frente a ellos. Dado que Cole tenía hambre, comenzó a comer su pollo a la parmesana, mientras Savannah degustaba su ensalada de pollo. Durante todo el tiempo, se quedó mirando la

—Entonces, ¿cuál es tu conclusión? —le preguntó. —Este es sólo un análisis preliminar, pero creo que tienes problemas para controlar la ira. Él dejó escapar un bufido—. No es verdad. Ella clavó con el tenedor una hoja de lechuga, y no discutió con él. —En serio. No tengo problemas para controlar mi ira. O cualquier otro tipo de problemas. Ya te lo dije anoche, los medios han mentido. Sacan todo de proporción. — ¿Qué hay acerca de tus problemas con los equipos en los que has estado? Él se encogió de hombros—. Fueron choques de personalidad. He estado en los equipos equivocados. —Ya veo. ¿Y crees que será diferente con los Traders?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

carpeta que ella había empujado a un lado.

39


El Club de las Excomulgadas —Sí. Ya he logrado tener una buena relación con ellos. Esta es una buena opción para mí. —Así que, suponiendo que este equipo sea, de hecho, una buena opción para ti y no tengas escaramuzas con ninguna persona del equipo, desde los jugadores hasta los gerentes, ¿Qué hay sobre tu vida personal? — ¿Qué pasa con ella? Ya te dije que no soy yo, son los medios.

—Hasta cierto punto, es muy probable que tengas la razón. Los medios tienen la tendencia a dramatizar y exagerar. Pero si no les das nada con lo que trabajar, no tendrán nada que informar. Tú les das muchísimo material, así que incluso si es de poca importancia, tienen la oportunidad de explotarlo. —Eso es mentira. —Cole empujó su plato vacío a un lado y terminó su vaso de agua. Mike llegó para volverlo a llenar, y luego se mezcló en la oscuridad del restaurante de nuevo—. Yo no les doy nada. Ellos hacen esa mierda. —También tienes un problema al no poder aceptar la culpa por tus acciones. —Si me equivoco, acepto la culpa. Ella levantó el tenedor, luego hizo una pausa, con los labios elevándose en una tentativa sonrisa—. Déjame adivinar. ¿Nunca te equivocas? Su irritación se disparó. Él se obligó a contenerla, negándose a entrar en una discusión con ella en ese lugar—. No dije eso. Y me estás provocando. —No te estoy provocando, Cole. Estamos teniendo una conversación. Tu ira

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella bajó su tenedor y se limpió las comisuras de la boca con la servilleta.

40


El Club de las Excomulgadas se enciende rápidamente. Una vez que lo hace, no retrocedes. Es por eso que te metes en problemas tan fácilmente. Y tan a menudo. Él contuvo el aliento, tratando de mantener el control—. Así que, ¿Este es un ejercicio para ver qué tan rápido puedes hacerme enojar? —No. —Ella miró su plato, y luego de nuevo hacia él—. Es la hora del almuerzo.

—No estaba haciendo una broma. Estoy tratando de hacerte entender que estás enojado sin motivo. Estamos teniendo una conversación. Una conversación que has convertido en lo que piensas es un ataque hacia ti. —Empujó su plato a un lado y colocó la carpeta con el expediente frente a ella, la abrió y sacó fotos y artículos—

Si lo deseas, puedes explicarme estas fotos y altercados. Hazme

comprenderte, déjame entender lo que ocurrió durante estos eventos. Él tomó las fotos. —Esta fue en un club. Estaba pasando un buen rato con algunos amigos, y de repente, había diez cámaras en mi cara. Las luces destellaban, empujaron a la mujer que estaba conmigo sólo para acercarse a mí. ¿Qué demonios se suponía que hiciera? Los empujé fuera del camino para poder sacar a mi cita de ahí. Ella estaba aterrada. Sacó un artículo, éste de algún periodicucho16, que decía que había estado borracho y se había desmayado en un club. Soltó un bufido.

16

Manera coloquial y peyorativa de referirse a una publicación de baja calidad.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Crees que esto es gracioso?

41


El Club de las Excomulgadas —El paparazzi me hizo una zancadilla cuando trataba de alejarme de ellos. Así que me tomaron esta foto, yaciendo boca abajo en un club, y luego publicaron que estaba borracho y había perdido el conocimiento. Ante su semblante dudoso, la miró fijamente. —No tomo bebidas alcohólicas durante la temporada. Eso afecta mi rendimiento. Mira la fecha. —Le dio el artículo.

—Exactamente. Mucho más allá de la mitad de la temporada. Nada de alcohol. Puedes ir con los dueños del club y preguntarles. Ella guardó el artículo—. No creo que sea necesario. —En este, estaba con mis padres. Con mis padres. ¿Es eso noticia? Era su aniversario y quería llevarlos a cenar. A algún lugar agradable y tranquilo… y los malditos medios aparecieron. No soy un actor. No estoy en Hollywood. Sólo soy un deportista. Llevar mis padres a cenar no es de interés periodístico. Sin embargo, me acosaron y persiguieron a mis padres, cegándolos con sus cámaras. — ¿Llevaste una cita esa noche? Él frunció el ceño—. ¿Qué? —Cuando llevaste a tus padres a cenar por su aniversario. ¿Llevaste una cita? —Sí. —Es por eso que los medios te acecharon. Eres un producto comercial de moda, Cole. Has tenido importantes contratos de promoción, has hecho anuncios,

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Quince de octubre.

42


El Club de las Excomulgadas y has sido conocido por salir con mujeres de alto perfil. Eso te hace atractivo para los medios. La próxima vez que desees invitar a tus padres a una cena tranquila, no lleves ninguna cita. —No debería importar si llevo una cita o no. Los medios deberían dejarme en paz. Ella sonrió—. Lo que quieres y lo que conseguirás son dos cosas diferentes. Ya has estado en la NFL durante seis años, y llamabas la atención incluso cuando considerar la posibilidad de retirarte. Cole estuvo a punto de dejar que Peaches caminara de regreso a su coche—. Esa es una sugerencia de mierda. —Y tú eres un quejica. Tienes una gran carrera, ganas más dinero del que la mayoría de la gente en este país se atrevería a soñar. Tienes un montón de ventajas, puedes retirarte antes de los cuarenta y vivir una vida de lujos… siempre y cuando seas financieramente astuto, y no malgastes tu dinero. Sin embargo, te has arrinconado en una terrible reputación y tu carrera pende de un hilo. ¿Qué? ¿La fama, el dinero y el éxito no son suficientes para ti? ¿No estás satisfecho? Él empujó la silla hacia atrás, sacó un fajo de billetes de su cartera y los arrojó sobre la mesa, luego lanzó algunos billetes más hacia ella. —Puedes tomar un taxi para regresar a tu coche, Peaches. Hemos terminado aquí. Y se fue del restaurante. ****** Bueno, ese era el Cole Riley que había investigado. Savannah tomó una respiración profunda y alcanzó su vaso de té helado para tomar un sorbo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

jugabas fútbol en la universidad. Si no quieres esta vida, entonces tal vez deberías

43


El Club de las Excomulgadas Carmen se acercó—. ¿Estás bien, cariño? Savannah sonrió hacia la mujer—. Estoy muy bien. Gracias por preguntar. Creo que Cole dejó dinero más que suficiente para cubrir la cuenta. Ella juntó las manos—. Siempre lo hace. Es muy generoso. Sí, era generoso, muy bien. Dejó el dinero que había lanzado hacia ella, pensando

—La comida fue una maravilla, Carmen. Muchas gracias. —Es tan poco característico de Cole haber sido tan… ser tan... ¿Patán? ¿Pendejo? ¿Idiota? ¿Bebé? A Savannah le parecía que había actuado tal como había esperado. Exactamente como el perfil había indicado. Puso la mano en el brazo de Carmen. —Todo está bien, Carmen. —Hombres. Son difíciles de entender a veces. Mi Fred por ejemplo. La mayor parte del tiempo es tan cálido y amoroso. Y entonces, algunas veces, me gustaría golpearlo en la cabeza con mi sartén de hierro fundido. Por supuesto, me arrestarían si lo matara, por lo que lo insulto de mil formas en su lugar. No podía imaginar a la pequeña mujer diciendo alguna palabra cruel, pero Savannah se echó a reír—. Bueno, sí, matarlos es ilegal. Carmen enlazó su brazo con el de Savannah—. Todos son un dolor en el trasero de vez en cuando, y requieren de mucha paciencia. Pero por el sexo maravilloso vale la pena aguantarlos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

que a Mike le vendría muy bien. Empujó la silla hacia atrás y se levantó.

44


El Club de las Excomulgadas Savannah parpadeó—. Estoy segura que es así. Gracias de nuevo por el almuerzo, Carmen. Voy a llamar a un taxi. —Espera aquí, entonces. Hace calor afuera. —Carmen se alejó y Savannah se quedó mirándola. Era evidente que Savannah tenía mucho que aprender acerca de los hombres, mujeres, y sobre sus relaciones. En este momento estaba feliz de estar

Sacó su teléfono mientras salía, y se sorprendió al ver a Cole estacionado frente a la puerta principal. Estaba apoyado contra la puerta del lado del pasajero, con los brazos cruzados delante de él. —Así que, tal vez, sí tengo mal genio. Ella deslizó el teléfono en su bolso y se dirigió hacia él. —Y tal vez puedo ser un idiota. Savannah se puso sus gafas de sol y echó la cabeza hacia atrás. —Lo siento —dijo él—. Pero no todo en tu expediente súper secreto es cierto. —Entonces empieza a demostrar que estoy equivocada, en vez de probar que todo lo que está escrito allí es cierto. Él apretó la mandíbula, pero luego hizo un movimiento rápido de cabeza, asintiendo. Se apartó y abrió la puerta para ella, la ayudó a subir, y luego subió de su lado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

soltera.

45


El Club de las Excomulgadas — ¿A dónde vamos ahora? —preguntó él. —Estoy a tu disposición. Llévame a donde quiera que vayas. Él relajó los hombros, le lanzó una sonrisa, y encendió el coche. Cole, al menos, no permanecía enojado por mucho tiempo. Era un punto a

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

su favor.

46


El Club de las Excomulgadas Capítulo Cuatro Cole llevó a Savannah de regreso a su coche primero, y le dijo que necesitaría un cambio de ropa para más tarde. Ya que tenía la intención de seguirlo como una sombra para determinar su rutina, le dijo que bien podría seguirla a su casa, para luego continuar en un solo

Él había esperado que viviera en un apartamento, como él lo hacía, por lo que se sorprendió cuando ella se estacionó en el camino de entrada a una casa de un solo piso. El césped estaba bien cortado, con un enorme árbol en el frente, y un bonito porche donde había dos sillas y una mesa. Había piezas de cerámica colgadas que hacían que el lugar pareciera... hogareño. —Guau. Bonita casa. ¿El equipo te paga suficiente para esto? Ella no respondió, y en su lugar, se dirigió hacia la puerta y la abrió. Él la siguió al interior, que también era muy bonito. No era una casa nueva, pero estaba muy bien decorada… toda llena de colores cálidos, con mullidos sofás y almohadas, y con mesas y pisos de madera. Ella puso su maletín sobre la mesa. — ¿Te gustaría algo para beber? —Agua estaría bien. —Sírvete tú mismo en la cocina. —Se dirigió hacia su habitación, pero se detuvo en la puerta y se volvió para mirarlo—. ¿Qué tipo de ropa necesitaré? — ¿Tienes un vestido de fiesta?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

coche.

47


El Club de las Excomulgadas —Define “vestido de fiesta”. —Para ir a un club nocturno. —Sí. —Tráelo. Puedes cambiarte en mi casa.

cóctel blanco y negro, y un par de zapatos, empacó su maquillaje y algunas joyas, para luego regresar a la cocina. Cole tenía una botella de agua en la mano y estaba de pie en la puerta trasera, mirando hacia el lago. Había comprado la casa por la vista del lago. Le gustaba tener la propiedad sin cercar, no quería que ninguna obstrucción estropear la belleza del lago. Le gustaba sentarse en el patio trasero y ver jugar a los niños, y a los padres llevándolos a lo largo del camino. Ocasionalmente, había patos jugueteando en el agua. Eso le daba una sensación de paz, y permitía que su mente se distendiera. Su mente definitivamente no estaba calmada ahora, no con un hombre increíblemente atractivo de pie en su cocina. Tenía una postura casual, y aún no la había notado, así que estaba relajado y sin preocupaciones, sólo mirando hacia el agua. De perfil, era magnífico, con los hombros anchos, la cintura delgada, y su fotogénico rostro. No era de extrañar que los medios lo devoraran. Tenía las pestañas más largas que jamás había visto en un hombre, y la forma en que su pelo se rizaba en la nuca, la hacía desear deslizar los dedos en esos rizos, para saber si se sentían tan suaves y gruesos como parecían.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Está bien. —Savannah se dirigió a su armario y seleccionó un vestido de

48


El Club de las Excomulgadas Cole finalmente la notó, volvió la cabeza y le sonrió. Eso la dejó sin aliento. Él era un cliente, no una cita. No era un hombre con el que dormiría, así que todo lo que estaba palpitando en su cuerpo, debía detenerse.

—Permíteme ayudarte. —Tomó en sus manos el porta-traje y el pequeño bolso en el que había colocado sus otras cosas. Ella abrió la puerta, salieron y subieron a la camioneta. Savannah miró sus manos en el volante mientras conducía. Eran fuertes y seguras. Incluso manejaba por debajo del límite de velocidad, aunque se preguntó si estaría comportándose mejor solo porque ella estaba con él. Había leído su expediente… tenía tantas multas por exceso de velocidad, que se sorprendió de que aún tuviera licencia de conducir. Lo que le hacía preguntarse, dónde estaría una de esas manos fuertes y seguras, si ella fuera su cita, no su asesora de imagen. Tal vez debería haber tenido dos orgasmos la noche anterior, en lugar de uno solo. Últimamente, había viajado mucho, y casi había duplicado su cartera de clientes en los últimos seis meses. Eso era bueno para los negocios, y malo para su nivel de tensión. Y ninguno de esos clientes tenía esa cualidad sexy e instigadora de fantasías, que tenía Cole Riley. Él podría tener problemas, pero ella quería devorarlo como a sus galletas caseras favoritas, todo untado con mantequilla y miel. Lo que le hacía pensar en lamer la miel del pecho desnudo de Cole, sumergir

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Estoy lista.

49


El Club de las Excomulgadas la lengua en los valles de sus abdominales desnudos, que eran… ¡oh!... tan espectaculares. Entonces se movería más abajo... —Estás muy callada. Su mirada se disparó hacia la de él, su cuerpo estaba en llamas mientras empujaba la perversa fantasía al fondo de su mente. Volvería a imaginarla más tarde.

Él frunció el ceño—. Estamos en la autopista, Savannah. No hay mucho que ver, excepto una gran cantidad de centros comerciales y luces borrosas. —Es cierto. Pero siempre estoy conduciendo. Es agradable ser un pasajero para variar, y poder disfrutar de las vistas. Él se encogió de hombros—. Puedes ver lo que sea que te guste. Cole, al parecer, le estaba gustando mucho. De la manera más inapropiada. Tenía que reenfocar su mente. Ayudó que Cole saliera de la autopista, y ella tuviera algo más que mirar, además de los ya mencionados centros comerciales y luces. —Entonces, ¿no has comprado casa? —preguntó ella, después de que él condujera algunos kilómetros, se detuviera en un complejo de apartamentos, y se estacionara. Él salió de la camioneta, tomó las cosas de Savannah, y luego la ayudó a bajar del vehículo—. No. Soy soltero, no tengo mascotas, y quién sabe si terminaré cambiando a otro equipo de nuevo. No tiene sentido gastar dinero en una propiedad en este momento, hasta ver si las cosas funcionan con los Traders.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sólo observando la vista.

50


El Club de las Excomulgadas Lo siguió hasta la puerta principal y esperó mientras él abría. —Eso tiene sentido. Aunque con tus ingresos, imagino que necesitarás algunas exenciones fiscales. Él la miró y sonrió—. Tengo inversiones. —Es bueno saberlo. Él abrió la puerta y encendió las luces. Ella entró a un lugar que no había cantidad de negro y cromo, con una enorme televisión de pantalla plana montada en la pared, junto con múltiples aparatos de video juegos. Pero estaba limpio y ordenado, con sofás de cuero y una excelente decoración, desde las lámparas hasta las mesas, e incluso unos cuantos cojines y alfombras decorativas. —Esto es muy bonito. ¿Lo decoraste tú mismo? —Gracias. Y no, no tengo talento para la decoración. Pero tengo una hermana. Ella lo hizo por mí. Ella lo siguió por el pasillo, hasta uno de los dormitorios… contó tres. El principal era enorme, con una cama tamaño extra grande, dos tocadores, y un armario envidiable. Ese lugar podía tener más metros cuadrados que su casa. La cama tenía un edredón marrón claro, y alrededor de nueve almohadas, lo que la hizo desear arrojarse sobre ésta y sentirse como en casa. —Pondré las cosas sobre la cama. Puedes cambiarte antes de irnos. —Eso estará bien. Gracias. Él la llevó a la sala y se volvió—. ¿Quieres beber algo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

esperado. Definitivamente, era un apartamento de soltero, decorado con una gran

51


El Club de las Excomulgadas —Agua con gas, si tienes. Si no, agua normal estará bien. —Con gas será. Ella se sentó en el sofá—. ¿Mantienes tu bar bien abastecido? —Sí. Por todas esas fiestas salvajes que doy.

parece que vas a muchas fiestas públicas. Él le llevó el vaso—. No hago fiestas salvajes aquí. Lo último que quiero es tener un montón de gente en mi casa, destrozándola. —Así que estabas bromeando. Él se sentó en el sofá de dos plazas, situados frente al otro sofá—. Necesitas mejorar tu sentido del humor, Savannah. Ella se erizó—. Tengo sentido del humor. — ¿En serio? —Él sonrió detrás de su vaso. Ella decidió en ese momento que él era malo, y que ya no tendría fantasías acerca de él. Estaba curada. —Entonces, ¿qué haces durante el resto de tu día? —Ya que aún no ha comenzado la temporada, podría jugar algunos juegos de video hasta que sea la hora de salir.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella arqueó una ceja, tratando de determinar si hablaba en serio o no—. Me

52


El Club de las Excomulgadas Ella tomó su teléfono—. Es muy temprano para salir. ¿Así que sólo pasas el rato y juegas? Él extendió la mano hacia adelante y tomó una carpeta de la mesa de café—. No. Debido a que estoy con un nuevo equipo este año, tengo que aprender el libro de jugadas. Tengo que estudiar. Ella le dirigió una mirada crítica—. ¿En serio?

prefieres jugar a algunos videojuegos... —No, haz lo que debas hacer. Yo también tengo algo de trabajo. No estaré en tu camino. Él abrió la carpeta y empezó a leer. Ella sacó su teléfono y comprobó su correo electrónico. Después de contestar varios, sacó su ordenador portátil, escribió algunos informes e hizo algunas notas. Levantó la vista de vez en cuando, para encontrar a Cole con las cejas fruncidas en concentración. Él no desvió su tención mientras pasaba página tras página del libro de jugadas. No una vez, sino tres veces. Le dio crédito por ser exhaustivo. — ¿Cuánto tiempo te toma aprender el libro de jugadas? —le preguntó ella. Él no la miró—. Mucho. Necesito saber cada una de las jugadas. —Y hay un montón. Él finalmente levantó la mirada hacia ella—. Sí.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí, en serio. No caminas sobre el campo sabiendo cada jugada. Pero si

53


El Club de las Excomulgadas Ella dejó su trabajo a un lado—. Trabajas duro en tus responsabilidades. —Sí. —Quieres ser apreciado por lo que haces. —En el campo de juego. No fuera de él. —Entonces, ¿por qué se le presta tanta atención a lo que haces fuera del

Él dejó la carpeta a un lado, y se centró en ella—. Ojalá supiera la respuesta a eso. Interesante. Ella sintió la frustración en su voz. Tal vez había más en Cole de lo que pensaba. Pero eso estaba por verse. Sólo estaban en las etapas iniciales. Él era encantador, sin duda. Lo suficientemente amable, pero obviamente tenía serios problemas con su temperamento. Había vislumbrado eso más temprano, y apenas lo conocía. Pero sabía lo suficiente como para querer saber más. Por el momento, lo dejaría tranquilo para que pudiera hacer su trabajo. Buscó en su maletín e hizo el suyo propio, y pasaron algunas horas antes de que Cole se levantara y le dijera que ya era hora de vestirse. —Pensé que podríamos comer algo antes de salir. Podría ser una larga noche. Le cedió el uso de su habitación para que se cambiara y refrescara su maquillaje, tomando su ropa para cambiarse en uno de los otros dormitorios. Cuando salió, él la estaba esperando en la sala de estar. Savannah se quedó

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

campo?

54


El Club de las Excomulgadas sin aliento. Vestido con pantalones negros y una camisa de botones, también negra, se veía sexy. Irresistible. Y absolutamente peligroso para su ya frágil libido. Él le sonrió—. Te ves sexy, Peaches. Ella no pudo evitar sentir un cosquilleo ante el apodo—. Deberías llamarme Savannah. No soy tu cita, ni tu novia.

—No me molesta. Es simplemente poco profesional. —Está bien. Savannah. ¿O debería referirme a ti como Asesora Brooks? ¿O Srta. Brooks? ¿O es Sra. Brooks? Ella puso los ojos en blanco—. Ahora estás siendo molesto. Él se echó a reír—. Vámonos, Sa-van-nah. Él había pronunciado cada sílaba de su nombre. Lentamente. Podría preferir el apodo después de todo. Salieron, y Cole la llevó hasta su Lexus. Era de gama media, no el más barato, pero tampoco era el más costoso de todos. —Este coche es lindo —dijo ella, después de que él entrara en el vehículo—. Pero por alguna razón esperaba que manejaras... no lo sé. Un Lamborghini o un Ferrari. Él se echó a reír, mientras ponía el coche en marcha y comenzaba a conducir.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Te molesta.

55


El Club de las Excomulgadas —No malgasto mi dinero en mierda frívola como los coches. Estoy fuera de la ciudad durante la mitad del año, todos modos, ¿cuál sería el objeto de tener un coche costoso si no tengo tiempo para conducirlo? Y otra vez la sorprendió. Se detuvieron para una agradable cena y luego se dirigieron al club. Aunque no había estado segura de qué esperar… ¿Un lugar lujoso en el centro de la ciudad, tal vez? No lo era. El club estaba en un anodino edificio de ladrillo. Parecía más un señal parpadeante, proclamándolo como el Club Caress, nunca hubiera sabido que era un lugar de moda para las personas en la veintena y treintena. Y debía ser un lugar de moda, porque el estacionamiento estaba lleno. Cole se detuvo al frente y le sonrió al aparcacoches—. Hola, Mark —dijo, lanzándole las llaves mientras rodeaba el vehículo. — ¿Qué tal, Cole? Extendió un brazo hacia ella y entraron. Estaba oscuro como boca de lobo 17, con excepción de todas las luces extravagantes, y el ruido era ensordecedor. Sintió el ritmo pesado de la música en su pecho mientras se abrían paso entre la multitud, y no pasó mucho tiempo para que Savannah se diera cuenta de que Cole conocía a todo el mundo allí. La gente lo saludaba con la mano y gritaba su nombre, las mujeres enviaban miradas malignas en su dirección. Claramente, era un tipo popular. Cole introdujo la mano entre las suyas cuando la multitud creció a su alrededor. La condujo a través de las personas que estaban de pie en su camino. Por

17

Frase hecha que quiere decir que estaba totalmente oscuro.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

edificio de oficinas que un club nocturno, y, si no hubiera sido por la ostentosa

56


El Club de las Excomulgadas suerte, era como Moisés, y las personas como el Mar Rojo, porque se separaban para dejarles pasar hacia la barra. La barra era algo digno de contemplar. Elegante y brillante, y de un negro reluciente, debía tener cincuenta metros de largo. Coloridas botellas con iluminación de neón, brillaban en filas hasta el techo. Era una verdadera obra de arte. —Toma asiento —dijo Cole, y ella se sentó en uno de los taburetes

— ¿Qué te gustaría tomar? —le preguntó. —Agua con gas estaría bien para mí. Él levantó dos dedos y una camarera femenina, con corto pelo rojo y hermosos labios carnosos, se acercó. —Riley. ¿Qué hay de nuevo? —No mucho, Kara. ¿Qué tal está la noche? —Más ocupada que un empapelador18 con un solo brazo. ¿Qué puedo ofrecerte? —Quiero un trago doble de Patron Silver19. La señorita quiere agua con gas. La chica asintió—. De inmediato. Kara sirvió el trago de Cole y vertió la bebida a Savannah en un vaso, dejándole la botella. —Gracias —dijo Savannah. —De nada, cariño. 18 19

Alguien cuya ocupación es decorar paredes con papel pintado. Patrón es una marca mexicana de tequila. El Patrón Silver es una de sus versiones, se refiere al tequila joven, el más fresco y ligero de la gama Ultra Premium de Patrón.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

acolchados.

57


El Club de las Excomulgadas — ¿Abrirás una cuenta? Cole asintió y deslizó hacia Kara su tarjeta de crédito. Se tomó la bebida de un solo trago. La chica le sirvió otro, y luego siguió su camino, pero no antes de que se acercara otra bartender, esta vez una morena con un escote que hizo que Savannah se sintiera celosa. —Hola, cariño. No te he visto en algunos días —dijo ella.

La chica se inclinó sobre la barra y le apretó la mano—. No estés tan ocupado. Te echamos de menos por aquí. La mujer lanzó una mirada aguda hacia Savannah, y luego se alejó. — ¿Una de tus muchas novias? —le preguntó Savannah. Cole terminó su trago, el cual fue reemplazado de inmediato por un gran vaso lleno de lo que ella suponía era agua helada. Esa Kara era eficiente. Él sonrió hacia Savannah—. Lulu es una amiga. —No le gusta que yo esté aquí. —Es protectora. Hay un montón de mujeres sobre mí, tratando de conseguir algo. Lulu me cuida. —Así que, es como tu guardaespaldas. —No exactamente. Pero la he ayudado en el pasado. Piensa que me debe lo mismo. Savannah no tenía idea de lo que eso significaba. La había ayudado, ¿cómo? ¿Financieramente? ¿O le había dado una paliza a un ex novio por ella? No era de su incumbencia, en realidad, sólo sentía curiosidad, sobre todo porque Lulu seguía lanzando miradas mordaces en su dirección, y era el tipo de mirada que una mujer

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—He estado muy ocupado.

58


El Club de las Excomulgadas le daba a otra mujer, cuando dicha primera mujer estaba tratando de coquetear con el novio de la otra. Tal vez Cole no se había dado cuenta de los sentimientos de Lulu hacia él. Y quizá Savannah tenía que cuidar su espalda esta noche, sobre todo teniendo en cuenta que Lulu no era la única que le enviaba miradas que podrían matar. Cole era, obviamente, un cliente regular de éste lugar, y varias mujeres se detenían para darle un abrazo o un beso en la mejilla. Sólo se quedaban el tiempo desprecio mientras se alejaban. —No soy muy popular por aquí —dijo ella, después de que él abrazara a una de sus muchas admiradoras y luego se sentara a su lado. Él frunció el ceño—. ¿Qué? —Tus amigas me están disparando dagas con la mirada. Cole miró con atención hacia la multitud—. No, no lo hacen. Savannah sacudió la cabeza y se volvió hacia la barra. —Desde tu amiga Lulu, hasta cada mujer que ha llegado a saludarte. Todas y cada una de ellas me ha lanzado una mirada que me hubiera dejado muerta en el suelo si tuviera un arma adherida a ésta. Obviamente eres muy deseado. —Nah. Sólo son mis amigas. —Tal vez desde tu perspectiva. No la de ellas. Abre los ojos, Cole. Estas mujeres están enamoradas de ti. Él soltó un bufido. —Bueno, está bien. Por lo menos están en un serio estado de lujuria. Y no aprecian que no estés solo esta noche.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

suficiente para saludarle una vez que veían a Savannah, pero la miraban con

59


El Club de las Excomulgadas **** Cole no tenía ni idea de dónde Savannah sacaba esas ideas. Estas eran sus amigas de fiesta, sus compañeras de bebida y baile. Ninguna era su novia. Si bien era cierto que nunca traía citas al club, nunca le había hecho ninguna promesa a alguna de estas mujeres de ser exclusivas. Así que, ¿por qué se iban a enfadar porque hubiera llevado a Savannah? Pero mientras permanecía sentado conversando con Savannah, mantuvo su

Ella tenía razón. No estaban contentas. Cada vez él las miraba, eran todas sonrisas. Pero tan pronto como se daba la vuelta, plegaban los brazos y lanzaban miradas mortales hacia Savannah. Eh. ¿Quién lo hubiera sabido? Había tratado de ser honesto con ellas y les había hecho saber la manera como jugaba. Tal vez no habían estado escuchando. —Bailemos —le dijo a Savannah. Ella abrió los ojos ampliamente—. No creo que sea una buena idea. —Es una gran idea. —Extendió la mano hacia ella. Ella negó con la cabeza—. ¿Recuerdas lo que te dije antes, acerca de que esto no era una cita? Solo estoy aquí para observar. —Bien. —La tomó por la cintura y la levantó del taburete de la barra, para luego tomar su mano—. Puedes observar desde la pista de baile. Ella estrechó su mirada hacia él—. ¿Alguna vez aceptas un no por respuesta? —Por supuesto. No soy ese tipo de hombre, Savannah.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mirada en las mujeres que merodeaban a su alrededor.

60


El Club de las Excomulgadas Ella suspiró y se acercó más a él en la abarrotada pista de baile. La música sonaba muy alta y con un ritmo rápido, y Cole observó bailar a Savannah. Se moví muy bien, y una vez que se relajó y se metió de lleno en la música, sacudió las caderas a la perfección. Su objetivo al llevarla a la pista de baile era sacarse de encima a algunas de sus admiradoras. Ahora que sabía que se estaban sintiendo posesivas, quería ponerle fin a eso, hacerles saber que cuando estaba aquí con alguna mujer, tenían diferente a cuando llegaba al club sin cita. Entonces estaba libre para todas y no le importaba elegir a una mujer tras otra para bailar y disfrutar de la fiesta. ¿Pero que lo reclamaran como de su propiedad en el club? Su vida no funcionaba así. Era un agente libre y ninguna mujer haría un reclamo sobre él. Si quería traer una cita, aún cuando Savannah no era realmente una cita, entonces podía hacerlo. Excepto que no estaba comprobando a las otras mujeres, para ver si habían encontrado otra diversión. Estaba concentrado en Savannah, en el ajustado vestido que llevaba, y en la forma en que éste subía por sus piernas cada vez que levantaba los brazos sobre la cabeza y giraba en un círculo rápido. Su sangre bombeaba con rapidez, y cuando la siguiente canción desaceleró las cosas, no pudo resistirse a deslizar el brazo alrededor de ella y acercarla a su cuerpo. Ella estrechó la mirada hacia él y le dirigió una mirada cautelosa, pero pensó que debía gustarle bailar porque no se alejó de él. En cambio, ubicó un brazo alrededor de su cuello y se acercó, pero aún así mantuvo su distancia. Eso lo hizo desear abrazarla y sentir su cuerpo contra el suyo. —Eres peligrosa, Peaches. —Sólo estamos bailando, Cole. No trates de buscar algo más. —No busco nada. Esto sólo es parte de los negocios.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

que concentrarse en sus propios asuntos y encontrar su propia diversión. Era

61


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. Ambos estaban mintiendo. Ella movió las caderas, con su cuerpo a centímetros de su entrepierna. Era tentador. Oh, tan tentador. Y su polla se estaba endureciendo. Savannah era una mujer inteligente. Tenía que notarlo, así que puso sus manos en sus caderas y la hizo moverse hacia atrás, esta vez asegurándose de

Ella inmediatamente se alejó, creando esos centímetros de espacio entre ellos. No sirvió de nada, porque ella sabía cómo moverse, y cuando se volvió de espaldas a él y balanceó sus caderas al ritmo de la música, lo puso a sudar. Tal vez no se estaba frotando contra él, pero aún así podía sentirla. Cristo. Tal vez lo estaba torturando deliberadamente, o tal vez era su manera de decirle a todas sus amigas que se fueran a la mierda por la forma en que bailaba con él. De cualquier manera, estaba duro como el acero y sus pelotas estaban palpitando. Si hubieran estado solos, sabría exactamente qué hacer. Envolvería el brazo alrededor de su cintura y tiraría de ella hacia él, después deslizaría las manos hacia sus dulces y llenos senos, tomándolos hasta que sus pezones se endurecieran, bajaría la parte superior de su vestido y luego la haría girar para poder saborear su dulce boca. Después de besarla, se movería hacia abajo y chuparía sus pezones hasta que gimiera. La terminaría de desvestir y la pondría en su cama para poder lamer su coño y hacerla correrse. Y entonces… Sí. La dirección de sus pensamientos no estaba ayudando a su erección. Afortunadamente, la canción terminó y otra comenzó. — ¿Te importa si yo continúo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

acercarla más a él, cuando tiró de ella de regreso.

62


El Club de las Excomulgadas Una de sus amigas del club, Sheila, se puso delante de Savannah. Savannah dio media vuelta y encontró la mirada de Cole durante una fracción de segundo, antes de volverse hacia Sheila y sonreír. —Es todo tuyo. Necesito un descanso de todos modos. —Oye, espera —dijo Cole. Pero Savannah ya había desaparecido entre la multitud.

su mente, porque de seguro ella se había alejado con bastante facilidad. **** Savannah vio a las mujeres chillando de alegría mientras Cole era tragado por lentejuelas, licra, kilómetros de piernas, y un montón de pelo. Se había dado cuenta por la expresión de su rostro cuando se alejó, que se había sentido confundido, y luego enojado. Con ella. No estaba segura de lo que había hecho mal. Le había dicho desde el principio que quería observar y nada más, pero él había actuado ofendido cuando se había alejado para sentarse y mirarlo en lugar de interactuar con él. No era su culpa no querer actuar como su cita. No era su cita. Él había querido bailar. Ella había bailado. Y tal vez el baile podría haberse puesto un poco caliente… y ella hubiera estado afectada al estar ten cerca de él, pero había mantenido su distancia. Y… está bien, esa cosa de la distancia había sido difícil, sobre todo cuando había tirado de ella contra él, y había sentido lo duro que estaba… en todas partes. Había estado tentada a quedarse allí, deslizar las manos sobre sus anchos hombros, probar sus abdominales y ver si eran tan reales como en las fotos que había visto.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Así que tal vez las señales que había pensado recibir solo habían estado en

63


El Club de las Excomulgadas Pero había sido buena. Se había alejado. Y cuando otra mujer había querido interrumpir, había estado de acuerdo. No estaba interesada en Cole Riley en lo más mínimo. Esa otra chica podía tenerlo. Lo mismo ocurriría con las otras seis mujeres con cuerpos delgados y pechos grandes. Y por la manera en que todas estaban jugando a apretar traseros en la pista de baile, ciertamente todas lo deseaban. Él no se había molestado en mirar hacia ella de nuevo. Por lo que sabía, ella ya podría haberse ido.

para hacer su trabajo. Sí, hiciste un buen trabajo comiéndote con los ojos su erección en la pista de baile, Savannah. Haciendo caso omiso de sus pensamientos, miró a Cole en medio de un sándwich de media docena de chicas. En realidad, ¿algunas de ellas tendrían la edad suficiente para estar en este club? Cole estaba... hmm... ¿Cerca de los treinta años? Si esa descarada pelirroja tenía veintiún años, entonces Savannah era una yanqui20. E incluso si la chica tenía veintiún años… apenas, él todavía era demasiado viejo para ella. Yo… ow, Savannah. Oh, cállate. Sólo estaba haciendo una observación. —Nunca vas a tenerlo. Savannah arrastró la mirada lejos de la pista de baile. Lulu estaba a su lado, con los brazos cruzados, y una sonrisa satisfecha en su rostro. — ¿Perdón? Lulu hizo un gesto hacia la pista de baile—. A Cole. Nunca vas a tenerlo.

20

Para los estadounidenses, un yanqui es alguien de los estados del norte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

No era que estuviera celosa. Estaba allí para observar su comportamiento,

64


El Club de las Excomulgadas —Oh, cariño. No lo quiero. Lulu pareció quedarse sin palabras durante unos segundos—. Entonces, ¿qué estás haciendo aquí con él? Savannah le dirigió una dulce sonrisa—.No es asunto tuyo. La mujer se inclinó hacia ella—. Todo sobre Cole es mi asunto. —Al parecer no, o él mismo te hubiera dicho lo que estoy haciendo aquí con

Los labios de Lulu se apretaron. Miró de nuevo hacia Cole como una amante celosa. Otra de la que Cole no tenía ni idea. Tenía que prestarles atención a sus mujeres. — ¿Estás enamorada de él? Lulu le lanzó una mirada furiosa. —No. —Cariño, tienes que hacer un mejor trabajo en disimular tus sentimientos. Está escrito en tu cara. —No sé de qué estás hablando. Es solo mi amigo y no me gusta que esas chicas se le lancen. — ¿Cuándo preferirías que él se lanzara hacia ti? —No. No. Es amable con ellas. Demasiado amable. No ve que lo están utilizando. Sólo quiero protegerlo. Savannah giró en el taburete de la barra. Las mejillas de Lulu estaban teñidas de un rosa oscuro.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

él.

65


El Club de las Excomulgadas Tal vez se había equivocado. Lulu no estaba enamorada de Cole. No eran celos lo que veía en el rostro de Lulu, era otra cosa. ¿Ira? ¿Frustración? Así que tal vez era más bien una especie de adoración de hermana menor lo que sentía por él. Realmente estaba tratando de protegerlo. —No creo que necesite protección. Es un chico grande y capaz de tomar sus propias decisiones. —No lo entiendes. Trata de complacerlas a todas. No quiere herir los

Eso no era lo que decían los reportes de prensa. El expediente que tenía indicaba que Cole, sobre todo, se complacía a sí mismo. Y sin embargo, parecía tener una gran cantidad de amigos. No todos eran mujeres, tampoco. Después del baile se había desprendido de su harén, y se había detenido en el camino para conversar con algunos hombres que tenían mesas cerca de la pista de baile. Se detuvo, se sentó, y la camarera le había llevado bebidas… agua, se dio cuenta, y se había reído con ellos. Hablando de fútbol, sin duda. Una muchedumbre se había reunido, los chicos de nuevo. Así que, no sólo las mujeres lo encontraban deseable, sino que los hombres querían estar con él, igualmente. No era de extrañar. Cole tenía ese carisma a su favor. Era abierto y accesible, no entraba en un club como ésos que actuaban como una celebridad, aún cuando lo trataran como tal. Era relajado, amable y muy encantador. Y sin embargo, tenía esa terrible imagen de alborotador. Dondequiera que estuviera, las peleas explotaban y típicamente era puesto como el instigador. Tenía la reputación de tener mala actitud, de actuar como un idiota. ¿Dónde estaba ese chico? Porque hasta ahora, esta noche, no lo había visto. Cuando terminó de hablar con los hombres, un par de las chicas lo empujaron hacia la pista de baile. Fue de buena gana, pareciendo darle la suficiente atención a las mujeres para mantenerlas contentas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sentimientos de nadie.

66


El Club de las Excomulgadas —Mierda. —Lulu miró hacia un par de hombres que habían entrado por la puerta principal. — ¿Qué pasa? —preguntó Savannah. —Problemas. —Lulu pasó a su lado, dirigiéndose hacia Cole, se introdujo en el medio de la pista de baile para susurrarle al oído. Él miró hacia donde Lulu le indicaba y frunció el ceño, le dijo algo a las chicas, quienes asintieron y se alejaron.

—Vámonos —dijo. — ¿Pasa algo malo? —Sí. Los medios se presentaron. Ella dio la vuelta y escudriñó el club—. ¿En serio? No veo a nadie. —Esa es la idea. No quieren que los notes. Pero Lulu puede detectarlos. Ellos se cuelan, escondiendo sus cámaras y sus equipos de grabación de audio. Es más inteligente que ellos, sin embargo. Conoce todos sus rostros. La tomó de la mano y la condujo hacia la parte posterior del club, por un estrecho pasillo hacia los baños. Giró a la izquierda hacia la oficina del gerente. —Saldremos por la puerta trasera a través del callejón —dijo Cole. — ¿Por qué no salimos simplemente por la puerta principal? Se detuvo, volviéndose hacia ella—. ¿Quieres que tu foto aparezca en los blogs de deportes y los tabloides la próxima semana, como mi última novia? —No, gracias. —Eso no sería bueno para su negocio. —Entonces déjame hacerlo a mi manera.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Luego se acercó a ella.

67


El Club de las Excomulgadas Ella tiró de su mano—. Espera. ¿No nos seguirán? Él sonrió—. Peaches, he estado en esto por algún tiempo. Me pueden descubrir de vez en cuando, pero cada vez soy más inteligente al vencerlos en su propio juego. La puerta del gerente se abrió, y uno de los porteros de la puerta delanteras entró. Similar a Cole en estatura, y con el mismo cabello oscuro, asintió hacia ellos.

—Sí. Gracias, Dave. —No hay problema. Kasey está trayendo tu auto. Te veré en IHOP21 en treinta minutos. —Dave le dio un juego de llaves a Cole, y éste le entregó las suyas al hombre. —Trata de no romper los límites de velocidad. Dave se echó a reír—. No hay garantías. —Abrió la puerta y salió rápidamente. Savannah alcanzó a ver el Lexus de Cole estacionado justo en la puerta. Dave entró en éste y se fue a toda prisa. Savannah siguió con la mirada la salida de Dave. —Los paparazzi seguirán a Dave, pensando que tú estás en el auto. —Sip. Se volvió hacia él, dándose cuenta de que todavía tenía su mano. Zafarse sería de mala educación. — ¿Y ahora qué?

21

IHOP: The International House of Pancakes. Es una cadena Americana de restaurants especializada en desayunos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Están listos?

68


El Club de las Excomulgadas —Esperaremos un rato, asegurándonos de que se tragaron el anzuelo, y luego nos iremos en el coche de Dave. —Has hecho esto antes. Sonrió hacia ella y Savannah sintió un cosquilleo en el estómago. Había algo en la intensidad de sus ojos. —Algunas veces.

— ¿Si estaba haciendo algo malo por ahí? ¿Borracho y desordenado? ¿Maltratando a alguna mujer? ¿Metiéndome en peleas? —No. Él lo dejó ahí. Tal vez tenía razón y ella estaba buscando algo que no estaba allí en primer lugar. —Ya te puedes ir Cole. Se han ido. Savannah se volvió para ver Lulu asomando la cabeza por la puerta. Cole le soltó la mano y se acercó a Lulu. —Gracias por el aviso, Lou. Lulu lo abrazó. —Sabes que siempre cuido tu espalda. La camioneta de Dave está en la parte de atrás del estacionamiento. Él abrió la puerta para Savannah. —Saldremos por aquí y caminaremos por la parte lateral.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Eso me hace preguntarme de qué estabas escapando.

69


El Club de las Excomulgadas Savannah le sonrió a Lulu, quien asintió hacia ella con la cabeza, y Cole cerró la puerta detrás de ellos. David conducía una camioneta destartalada, así que Cole tuvo que levantarla para colocarla en el asiento. El motor rugió a la vida con los tubos de escape dobles ahogando un ruido estruendoso. Savannah miró alrededor, esperando que alguien los notara. Nadie lo hizo.

mientras salía a la calle principal—. Es el hombre perfecto para encargarse de mi coche y perder a los chicos con las cámaras. —Ya veo. ¿Y no te preocupa que él esté al volante de tu coche? La miró—. No. Confío en él. —Parece que confías en un montón de gente. Él frunció el ceño—. ¿Qué significa eso? — ¿Cómo supieron los medios de televisión que estarías en el club esta noche? —Alguien en el club probablemente les llamó. —Ninguno de tus amigos, sin embargo. —Lo dudo. Ellos sólo quieren salir a divertirse. La aparición de los medios arruina la diversión porque ellos saben que me iré. —Pero no lo sabes con certeza. Mucha gente quiere ser fotografiada con una celebridad. Les proporciona, al menos en sus mentes, una fama instantánea. —Confío en la gente que me rodea.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Dave tiene carreras de resistencia los fines de semana —le explicó Cole

70


El Club de las Excomulgadas — ¿Este es un club que frecuentas mucho? —Sí. Conozco a todos los clientes habituales. — ¿Qué tan bien les conoces? —Cómo te dije... los veo allí todo el tiempo. —Pero no es como si hicieras reuniones de barbacoas o fueras al cine con

Le dirigió una mirada afilada—. Bueno, no. ¿Y qué? Siguen siendo mis amigos. Lulu había dicho que era demasiado confiado. Tal vez tenía razón en eso. — ¿Por lo menos sabes sus apellidos? — ¿Tú sabes los apellidos de todas las personas con que tienes una amistad? —Sí, Cole. Así es. Él no dijo nada después de eso, y Savannah estaba segura por la tensión en su mandíbula que no estaba contento con la dirección de la conversación. Se hizo una nota mental para volver a retomarla de nuevo más tarde. Se encontraron con Dave en la tienda de panqueques e intercambiaron autos en el aparcamiento. Cole sacó un fajo de billetes y le dio una propina bastante generosa a Dave por las molestias causadas. —Oye, siempre es divertido conducir en el Lexus, hombre. En cualquier momento. —Le guiñó un ojo a Savannah y se fue en su camioneta. Cole lanzó una mirada a la tienda de panqueques—. ¿Tienes hambre? —No especialmente, pero si tú sí, estaré encantada de acompañarte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ellos, o hicieras algo con ellos aparte de pasar un rato en el club, ¿no?

71


El Club de las Excomulgadas Él se encogió de hombros—. Estoy bien. Es tarde y estoy seguro de que te gustaría ir a casa. Además, tengo que conseguir sacar este coche de la carretera en caso de que los medios sigan dando vueltas. Conseguireré algo de comer después de que te deje. Una vez más, estaba siendo educado. No pensaba primero en sí mismo. No era en absoluto congruente con el hombre egoísta, ególatra sobre el que había leído en su archivo.

estaba engañando, o los informes acerca de él eran inexactos. Savannah estaba decidida a averiguarlo. No podría arreglar su imagen, si no sabía quién era el verdadero Cole Riley. La llevó de vuelta a su casa. Ella comenzó a bajarse, pero Cole también lo hizo. —No tienes que entrar. —Claro que sí. Trajiste un montón de cosas. Te ayudaré a meterlas. Una vez más, la confundió. Esta tenía que ser una especie de táctica de su parte. —De acuerdo. Le permitió entrar y se volvió hacia él, estirando las manos para coger sus maletas. —Tomaré eso. —Puedo encargarme de ello. ¿Dónde las quieres? —Puedes dejarlas en la cama. —Su hospitalidad sureña emergió entonces—. ¿Quieres algo de beber?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Algo no estaba bien aquí y tendría que llegar al fondo de ello. O bien él la

72


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. —Él se fue a su habitación y regresó unos minutos más tarde—. Que linda ropa interior. Ella se dio la vuelta—. ¿Disculpa? —Oye, no es como si hubiera hurgado en los cajones ni nada, pero había algunas prendas calientes tumbadas encima en la cama. Su rostro se calentó. Sabía que debería haber sido ella quien llevara las cosas

— ¿Ésta es la bebida que tenías en mente? —Tienes que conducir. —Soy un tipo grande. Conozco mis límites. —Ya tomaste algunos tragos en el club. Le frunció el ceño—. No necesito que vigiles mi consumo de alcohol. —No lo hice. Sólo… Bien, lo hice. Y de cualquier forma, pensé que no bebías alcohol durante la temporada. —Todavía no ha llegado la temporada. —Pero te estarás reportando al campo de entrenamiento pronto, ¿verdad? —Sí, mamá. Ella hizo rodar sus ojos en blanco y él rió—. Tienes que salir y divertirte. El negocio serio empezará pronto. —Y qué, ¿tú no te diviertes vez que la temporada se pone en marcha? Él dejó el vaso sobre la mesa junto al sofá y se sentó—. No dije eso.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

a su habitación. Le dio un vaso de agua con gas. Él miró el vaso y frunció el ceño.

73


El Club de las Excomulgadas Ella le siguió, sentándose a su lado—. Y los artículos, por supuesto, implican otra cosa. —Por supuesto. Según los medios, salgo de fiesta cada noche, incluyendo las noches de los partidos. —Lo que podría no ser cierto, debido a los toques de queda del equipo. Él recogió su bebida, y tomó un largo trago—. No te creas todo lo que lees

— ¿No tienes un agente de Relaciones Públicas? Él se encogió de hombros—. Aquí y allá. No me gusta mucho el tipo de RP22 que hacen, así que los evito. — ¿Así que los has despedido o te han dejado por el tipo de mala publicidad que has recaudado? No puede ser bueno para su imagen, tampoco. —Sí, es mi culpa. Ella suspiró—. Sólo trato de ayudarte, Cole. —No es la primera vez que escucho eso. Muchas personas me dicen que quieren ayudarme. A veces, los de RP me hacen más daño que bien. —Elizabeth es una agente muy buena. Se puede poner en contacto con algunas empresas grandes de relaciones públicas que pueden hacer mucho para ayudar a tu carrera. Puedes confiar en ella. —La confianza es algo muy difícil de conseguir. —Y sin embargo, confías tan fácilmente en tus amigos de club, de quienes sólo conoces su nombre de pila. —No me han jodido. 22

RP: abreviación de Relaciones Públicas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

acerca de mí, Peaches. La mayor parte es publicidad.

74


El Club de las Excomulgadas —Que tú sepas. Dejó el vaso sobre la mesa y se volvió para mirarla—. Entonces, ¿qué se supone que tengo que hacer, Savannah? ¿Vivir en una burbuja? ¿Ocultarme en casa y nunca salir? ¿Poner mi confianza sólo en ti, en esa gente profesional, que dice saber qué es lo mejor para mí y para mi carrera? Lo he hecho antes, he puesto mi carrera en manos de los expertos que dijeron que me guiarían. He estado con tres equipos hasta el momento y no me ha ido tan bien. No voy a quedarme en casa y esconderme. Y sí tengo amigos, gente que conozco sólo por su nombre de pila. gran problema? Ella asentó su mano sobre su brazo—. Para mí, el gran problema es que parece que no has forjado ninguna amistad con los compañeros de tu equipo, no te sientes lo suficientemente cercano a nadie como para invitarlo a tu casa. Nunca has tenido una relación a largo plazo con una mujer, ¿verdad? Él frunció el ceño—. ¿Qué demonios tiene eso que ver con cualquier cosa? —Mucho, creo. ¿Acaso tienes citas? —Oye, estuve en la pista de baile esta noche con un grupo de mujeres. —Esas no eran citas. Eso fue una orgía. Él se puso de pie y caminó hacia la ventana del frente. —Mi vida personal no tiene nada que ver con esto. Ella se levantó y lo siguió, parándose junto a él. —Toda tu vida tiene mucho que ver con lo que estamos haciendo aquí. Tus antecedentes, tus sentimientos, las relaciones que has construido, tanto personal como profesionalmente. Todo se entrelaza con tu comportamiento dentro y fuera del campo de juego. Todo es parte de tu imagen. La imagen no es sólo la superficie, Cole. Es quien eres, no sólo como futbolista, sino como hombre.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cuando llego a casa, paso el tiempo con ellos. Y si no sé sus apellidos, ¿cuál es el

75


El Club de las Excomulgadas Él no dijo nada durante lo que pareció una eternidad. Luego se volvió hacia ella. —No necesito un maldito psicólogo, Peaches. No necesito que ahondes en mi vida personal y en mis relaciones. —No soy psicóloga. Estoy lejos de serlo. Pero para poder trabajar en tu imagen, necesito saber quién eres, que te hizo la persona que has llegado a ser. Luego trabajaremos desde allí.

— ¿Quieres saber quién soy? Esto es lo que soy. Nunca me guardo nada. Lo que ves es lo que obtienes. No le creyó. Estaba conteniéndose mucho y ellos aún no habían comenzado. —Si vamos a trabajar juntos tienes que ser honesto conmigo. Se echó a reír—. No te he mentido. Tú eres la que me mintió. Sus ojos se abrieron como platos—. Nunca te he mentido y nunca lo haré. —Me mentiste cuando nos conocimos. No me dijiste quién eras. —Te estaba observando. Era el trabajo de Elizabeth presentarnos. —Eso es mentira. ¿Y qué tal esta noche? — ¿Qué tal esta noche? — ¿Cuándo bailaste conmigo? Ella tragó saliva—. No entiendo la pregunta. Él se acercó y su corazón aceleró a un ritmo más rápido.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él se dio la vuelta, levantando los brazos.

76


El Club de las Excomulgadas —Tú y yo en la pista de baile. Lo sentiste. —Fue sólo un baile, Cole. Nada más. — ¿Lo fue? —Él agarró el mando a distancia y encendió la televisión, que se encontraba en una de las estaciones de música. Extendió sus manos—. Demuéstralo. — ¿Qué? No voy a bailar contigo.

—No, en absoluto. Eso no es parte de mi trabajo. —No es parte del mío, tampoco, pero te fuiste antes de que hubiéramos terminado. Se cruzó de brazos—. No es una buena idea. Tenemos que mantener nuestra relación profesional. —No he dicho que te fuera a follar contra la pared, Savannah. Sólo quiero bailar. El cuerpo de Savannah se incendió con las palabras de Cole. ¿Contra la pared? La pasión la recorrió y su mente se llenó de imágenes. Sé una profesional. Pídele que se vaya. La emoción batalló con el sentido común y supo lo que había que hacer aquí. Cole necesitaba una mano firme, alguien que no aceptara cualquier tontería de su parte. Pero era testarudo y si lo presionaba demasiado duro tan pronto, lo perdería. Tendría que ceder un poco, también. Se acercó a sus brazos—. Un baile. Luego te irás. Sonrió—. Claro.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Tienes miedo?

77


El Club de las Excomulgadas Ella amaba la música jazz, y el sonido suave y sensual del saxofón se introdujo en sus huesos, provocando que quisiera derretirse contra el cuerpo de Cole. Pero eso sería algo muy malo. En vez de eso, permaneció rígida, negándose a acercarse. No haría contacto visual, tampoco. —Peaches. Mírame. Echó la cabeza hacia atrás para mirarlo a los ojos y estuvo perdida. Sus ojos fuera-de-este-mundo hacía que todo en sus regiones inferiores se tensara con anticipación. —Relájate. Es sólo un baile. Tenía razón. Y tal vez necesitaban este contacto, así él confiaría y se abriría más a ella. Liberó la tensión de sus músculos y se movió hacia él, permitiéndose sentir la música, sentir a Cole, acercando su cuerpo centímetro a centímetro hasta que sus muslos se presionaron contra él. Cuando la atrajo con más fuerza, no pudo negarse, no cuando se sentía tan bien ser abrazada, sentir sus senos contra la calidez de su cuerpo. Y Dios, él siempre estaba caliente. Sólido como una roca. Ella levantó la vista hacia su mano, casi invisible al estar aferrada en la de él, que era mucho más grande. Era simplemente un baile. Pero cuando su mano empezó a vagar por su espalda, sus dedos provocaron ligeramente su piel desnuda, se sintió como si fuera mucho más que eso. Su piel hormigueó, su cuerpo tembló como si nunca hubiera sido tocada antes. Definitivamente no era nueva en este juego, pero con seguridad, así le parecía. Tenía que recordar que Cole tenía práctica en lo referido a la seducción, así que, en lo que a él se refería, ella era una aficionada decidida. Y tal

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

eran como el océano en México. Mirarlos fijamente la hipnotizaba y su sonrisa

78


El Club de las Excomulgadas vez se sentía bien ser sostenida por alguien tan grande, sentir todos esos duros músculos bajo sus manos y que él la mirara como si quisiera devorarla. Él podría ser el epítome de cada una de sus fantasías, pero sabía que esto no iría a ninguna parte. Era su cliente y ella nunca mezclaba los negocios con el placer. Ya habían llevado eso muy lejos, más allá de lo que pretendía. Ya era hora de acabar con esto. —Cole… —Tienes una boca hermosa, Savannah.

—Tus labios. —Frotó su pulgar sobre su labio inferior—. He estado pensando en besarte desde la primera vez que nos conocimos. — ¿En serio? Oh, eso no es bueno. Sus labios arquearon una sonrisa—. ¿Así que eres una mala besadora? —Eso no es lo que quise decir. —Entonces, ¿eres una buena besadora? —Sí. No. Sí. No lo sé. Cole... Él deslizó sus manos a lo largo de su garganta—. Lo que estás diciendo es que quieres que lo descubra por mí mismo. El “no” flotó entre ellos. Pero entonces su boca estuvo sobre la de ella. Todo pensamiento racional desapareció y no pudo recordar por qué no debería besarla. La besó suavemente, deslizando sus labios sobre los de ella, provocándola con una delicadeza que le hizo desear elevarse un poco y suplicarle por más. Su corazón latió con fuerza mientras él sostenía su cuello entre sus manos. ¿Podría sentir la forma en que su pulso se aceleraba a medida que avanzaba su boca sobre la de ella, profundizando el beso, atrayéndola con más fuerza contra él hasta

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Su mirada se movió bruscamente hacia él—. ¿Qué?

79


El Club de las Excomulgadas que sus senos estuvieron aplastados contra su pecho? Él hizo descender una mano por su espalda, ahuecando su trasero, dejándola sentir la cresta de su erección contra su sexo. Esto era todo lo que había imaginado. Su lengua lamiendo la de ella, su pene, duro y meciéndose contra su vagina mientras el gemido lento de la música de jazz llenaba su mente con imágenes de ellos en su cama. Ya tenía una lista mental de las cosas que quería hacer con su cuerpo desnudo. Ella envolvió su lengua alrededor de la de él y se la chupó. Él gimió y levantó su vestido para palmear sus

—Estás mojada —dijo, su fue tono áspero, hicieron temblar su sexo mientras movía sus dedos sobre ella—. Podría hacer que te corrieras, Peaches. Podría. Fácilmente. Ella deseaba eso. Lo deseaba a él, quería sentir el estiramiento de sus músculos bajo su mano. Esto no debería haber pasado. Tenían un trabajo que hacer. Follar con él no estaba en la agenda. Ella se apartó, se alisó el vestido y contuvo el aliento antes de levantar la mirada hacia él. Sus ojos se habían oscurecido, una tormenta hambrienta que igualaba la furia de los deseos en ella. —No podemos... no puedo hacer esto, Cole. Lo siento. Esperó ira. Discusión. Persuasión. En cambio, lo único que él hizo fue asentir. —Tienes que irte. Él se pasó los dedos por el pelo y ella sintió su frustración. Dios sabía que se sentía de la misma manera.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

bragas.

80


El Club de las Excomulgadas —Sí. Claro. Lo acompañó hasta la puerta, sintiéndose ridícula, y enfadada consigo misma por permitir que todo hubiera ido tan lejos como fue. ¿A dónde se había ido su auto-control? ¿A través de la ventana con ese primer beso? O tal vez tan pronto como él la tomó en sus brazos para bailar.

Se volvió hacia ella y sus labios se curvaron en una sonrisa—. No lo sientas. —Te llamaré por la mañana. Él se alejó sin mirar atrás. Ella cerró la puerta y se apoyó contra ésta, su cuerpo todavía vibraba por la excitación. Acababa de cometer un error crítico. Se había acercado demasiado a un cliente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Lo siento —dijo ella de nuevo.

81


El Club de las Excomulgadas Capítulo Cinco Después de su entrenamiento al día siguiente, Cole comprobó su teléfono y encontró un mensaje de Savannah, pidiéndole que se encontraran. Se duchó y cambió, entonces le envió un mensaje de texto y le dijo que estaría allí en treinta minutos. Se preguntó cómo iría esa reunión después de lo que había pasado entre asustado y le hubiera empujado hacia la puerta. Era una mujer interesante. Fría y distante en un minuto, y toda pasión ardiente al siguiente. Tenía la cuestión de tener que trabajar juntos que se interponían en su camino. Su objetivo era eliminar esas barreras, porque quería llevarla a la cama. Su pene había estado duro todo el camino a casa. “Masturbarse” en la cama no era su pasatiempo favorito ni algo que hiciera muy a menudo. O en absoluto. Por lo general, la mujer se iba a casa con él, o se iban a un hotel y terminaban en la cama. Sin embargo, la noche anterior no fue así. Savannah había estado ansiosa, y maldita sea, sí que había estado mojada. No podía negar que había estado preparada. Pero entonces se había detenido y él había leído el miedo en sus ojos. Ese había sido un temor profesional. Comprendía que no quería follar con el que trabajaba. Él, de todas las personas, respetaba eso. Es por eso que estaba aquí trabajando con ella. A pesar de que preferiría estar haciendo otra cosa con ella. Llamó a la puerta y ella contestó, vestida con pantalones negros ajustados y una blusa negra y blanca a rayas que ceñía sus senos y le provocaba todo tipo de cosas a su imaginación, sin que ninguna de ellas fuera buena ni profesional. ¿Cómo se suponía que debía mantener la distancia cuando se vestía con ese tipo de prendas?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ellos la noche anterior. Se preguntó cómo habría ido si Savannah no se hubiera

82


El Club de las Excomulgadas —Buenos días, Cole. Entra. —Parecía lo suficientemente amable, pero se dio cuenta de que llevaba puesta su máscara profesional de nuevo. —Gracias. —Su mesa del comedor estaba llena de comida. Una gran cantidad de comida. Se volvió hacia ella—. ¿Hay otras personas aquí? Ella negó—. Es para nosotros dos. Pensé que querrías comer después del entrenamiento. —Gracias. —Vagó alrededor de la mesa, preguntándose si cocinaba para eso. Ya estaba tratando de olvidar la noche anterior. Por desgracia, su mano sobre el vestido de Savannah era un recuerdo difícil de ignorar. Llenó su plato con bocadillos y ensaladas. — ¿Té helado? —preguntó ella desde la puerta de su cocina. —Eso sería genial. —Toma asiento en la sala de estar. Siéntete como en tu casa. Cuando puso su plato en la mesa, se dio cuenta que tenía la televisión encendida. Debió haber estado mirando algo, porque estaba en pausa. Y era su rostro que copaba la pantalla. — ¿Qué estás viendo? —Películas de los partidos de la temporada pasada. Él la miró mientras traía las bebidas—. ¿Por qué? —Investigación. —Ella agarró su plato, y tomó el control remoto—. ¿Te importa si continúo? Él se encogió de hombros—. Adelante. Siempre estoy feliz de verme en la televisión.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

llenar el vacío dejado por la falta de sexo. Pero de ninguna manera iba a hablar de

83


El Club de las Excomulgadas Ella apretó el botón. Era el partido de desempate de la temporada pasada entre Green Bay y Nueva Orleans. Habían ganado ese juego. Él había jugado bien. La jugada que estaba viendo fue una que había sido clave, fue en la tercera, y con siete23. Keller, mariscal de campo de Green Bay, estaba posicionado según la formación shotgun24. Cole estaba apostado sobre la izquierda, y el otro receptor se ubicaba a la derecha. Ante la señal, Cole arrancó, corriendo más allá del defensa esquinero para cortar por el centro de éste, dejando al defensa luchando para poder alcanzarlo. Se dio la vuelta y esperó la fracción de segundo que le tomó al pase dirigirse a su dirección. Había sido perfecto. La pelota cayó en sus manos y él había salido corriendo, dejando atrás la seguridad por treinta y cinco yardas hasta llegar a la zona final. El juego estaba siendo ganado por los de Nueva Orleans, y el touchdown había puesto delante a Green Bay, y silenciado a la multitud. Savannah presionó pausa en el vídeo—. Fue un buen juego. Cole asintió—. Fue una gran jugada. Lástima que Minnesota nos pateara el trasero en el siguiente partido, poniéndole fin a nuestras esperanzas de ir al Súper Tazón.25 Ella comió y vieron más películas, más temporadas donde él se había destacado. Cuando terminaron de comer, cogió sus platos y los puso en el fregadero, y luego volvió con sus vasos llenos. —Tuviste una gran temporada el año pasado. Él estiró las piernas—. Sí. 23

24

25

Jugada de futbol americano. Significa que estaban en el tercer intento de hacer una anotación (con la cual avanzan 10 yardas), y que estaban a 7 yardas de ganar. En esta formación muy usada para para el balón, el mariscal de campo se sitúa alejado de la línea principal para recibir el pase con una mejor visión del campo. Además se colocan 3 o más receptores. Súper Tazón (Super Bowl): partido final del campeonato de la Liga Nacional de Fútbol, principal campeonato profesional de fútbol americano en Estados Unidos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ejecutar su ruta. Clavó sus zapatos en el césped y se dirigió a través del campo, para

84


El Club de las Excomulgadas —En ese partido ante Nueva Orleans atrapaste nueve pases durante más de 200 yardas. La temporada pasada hiciste más de 1.200 yardas durante el año. Fuiste el mejor receptor de Green Bay y nunca tuviste una lesión. —Así es. Entonces, ¿cuál es tu punto? Levantó la mirada hacia él—. Un jugador con tus calificaciones, con la clase de temporada que tuviste, y te cambiaron de todos modos. ¿Por qué? Plantó los pies en el suelo e inclinó la cabeza hacia ella—. Número uno, era sido un candidato de Heisman. Más joven, con pies rápidos, manos grandes, un futuro jugador estelar. El equipo fue promocionado por este chico. —Estamos hablando de Cale Lefton. —Sí. Ella se puso de pie, estiró la espalda y cruzó los brazos—. Lo que no estás diciendo es que la mayor diferencia entre tú y Lefton es que es mucho menos problemático dentro y fuera del campo. Cole se encogió de hombros—. Tiene un montón de atención de los medios. —Por supuesto que lo tiene. Los medios están sobre él, pero de la manera correcta. Era un producto Puramente Americano, galardonado con el Premio Biletnikoff, además de con el Trofeo Campbell como el mejor atleta universitario. —Ah-ajá. Probablemente camina sobre el agua y resucita a los muertos, también. Savannah se rió—. Lo dudo, pero tiene algunas cosas que tú no, y la número uno es que tiene una imagen positiva. Un jugador como ese, alguien que no sólo juega bien, sino que se expone correctamente, puede hacer mucho por un equipo. —Es joven. Dale tiempo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

demasiado caro. Número dos, habían contratado a un tipo de Stanford, que había

85


El Club de las Excomulgadas —No todos los jugadores dañarán su imagen como tú lo has hecho. —Bien, ¿no eres pura amabilidad hoy? —Si alguien necesitaba tener un revolcón, y relajarse, era Savannah. Podría mejorar su estado de ánimo. —No fui contratada para besarte el trasero, Cole. Me contrataron para corregir tu imagen. Sólo podemos hacerlo si te digo las cosas con honestidad. Directa, e independientemente de que te comportaras anoche en el club con lo que consideras es tu mejor comportamiento, tu imagen no está limpia. Tenemos que

—No hay nada malo con mi imagen. Mis estadísticas muestran qué clase de jugador soy. Se dio cuenta de que ella no le creía. Ni siquiera parpadeó—. Eso no es suficiente y lo sabes. Si lo fuera, todavía estarías jugando para Green Bay. Lógicamente, sabía que ella tenía razón. Había sido un shock ser sacado de Green Bay, y un golpe aún mayor fue ser despedido por otro agente. Sobre todo cuando sentía como si no lo hubiera merecido. Cuando había firmado con Liz, había querido besarla porque había estado condenadamente aterrado de que nadie lo quisiera, no es que fuera a admitirle eso a nadie. Le debía a Liz ceder a esta cosa de rehabilitación de su imagen, darle una oportunidad. —Está bien, entonces, ¿qué sugieres que haga? —Bueno, obviamente no hay nada mal con tu juego en el campo. Sus labios se curvaron—. Obviamente. —O con tu ego, para el caso. —Ella se levantó y agarró el control remoto, rebobinando de nuevo a la parte de su touchdown en el juego con New Orleans—. Pero mira aquí. Esa fue una touchdown que los puso a la cabeza. El factor decisivo. Ella repitió la escena donde él entraba en la zona de anotación. Después del touchdown, sus compañeros aplaudieron. Mayormente uno con el otro. Él consiguió

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

arreglar eso.

86


El Club de las Excomulgadas unos obligatorios choque de cinco, pero no es como si todos corrieran a la zona de anotación y le rodearan como a un héroe. Típico. Ella avanzó rápidamente—. Pero mira aquí. Cuando Harrell anotó con un salto rápido a través de uno de los huecos, desde una yarda externa, lo rodearon. Lo mismo con la atrapada de Mohan. Estaban celebrando con él, dándole una palmada en la espalda, golpeando su casco. Tú siempre celebras tu touchdown solo. equipo se iba a las líneas laterales para celebrar el touchdown, ese que tú anotaste. No eras parte de ese equipo. —Nunca fui parte de ese equipo. Nunca me sentí bienvenido. Ella se recostó en la silla—. ¿Y de quién fue la culpa? ¿De ellos? —No dije eso. —Él nunca se había dado cuenta antes de que se lo señalara, pero ahora que lo había hecho, había habido otras situaciones. Se había concentrado en sí mismo, dado a hacer su magia con las damas, haciendo RP cuando se veía forzado a hacerlo, pero nunca se involucraba con ninguno de los miembros de su equipo. Siempre había sido así. Había sido un hombre parte de su propio equipo de ataque, pero nunca se había unido a los demás. Era sólo la forma en que él operaba. Sabía cómo eran las cosas en la NFL. Pasabas de un equipo a otro. No tenía sentido hacer amigos. Y muchos de esos tipos eran idiotas, de todos modos. Él recibía un montón de atención de los medios y ellos se resentían debido a ello. ¿Cuál era el punto de tratar de explicarles que era parte de su trabajo? No les debía nada a ellos. —Mira. Todo el mundo está allí afuera, en su propio juego. Esa es la manera en que sucede. Arqueó una ceja—. En serio. ¿Así es como lo ves?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Corrías con el balón y anotabas, conseguías unas palmaditas, pero luego el resto del

87


El Club de las Excomulgadas —Sí. Haces tu trabajo y dejas el campo. Quieres mejores amigos, entonces encuéntralos en otro lugar. — ¿Cómo en los clubes? —Algo así. —No creo que ni siquiera creas eso, Cole. Esa gente de los clubes no son tus amigos. No la clase de amigos de quienes te sentirías cercano.

—Entonces muéstramelos. Preséntamelos, y a tu familia. Permíteme ver quién es el verdadero Cole Riley. — ¿Es así como quieres hacer tu trabajo? ¿Sólo siguiéndome a todos lados y hablando con mis amigos y familiares? —Eso es parte de ello. Ya te dije, que la parte de mí que va a trabajar en tu imagen requiere saber quién eres. —Para poder cambiarme. —No tengo la intención de cambiarte. Él se puso de pie, se pasó los dedos por el pelo, y paseó delante de la televisión. Se detuvo y la miró—. No lo entiendo. Pensé que tal vez ibas a cambiarme el tipo de ropa que usaba o algo así. —Ese no es el tipo de imagen de la que estamos hablando y creo que lo sabes. Esto será una evaluación profunda de lo que eres. Es un viaje, un descubrimiento no sólo para mí, sino para ti también. —Ya veo. Eres una especie de psiquiatra. Ella enlazó sus manos en su regazo—. Ya te dije que no fui contratada para psicoanalizarte. Estoy aquí para ayudarte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Cómo lo sabes? No sabes quiénes son mis verdaderos amigos.

88


El Club de las Excomulgadas —No es necesario que conozcas a mi familia y amigos. — ¿Tienes algo que ocultar? —No. —Entonces, ¿cuál es el problema? —No existe ninguno, excepto que me gusta mantener mi vida privada

—Esa es una declaración extraña viniendo de alguien cuya imagen ha estado en las portadas de revistas tantas veces. — ¿Con mujeres con las que salgo a divertirme? Claro. ¿En los clubes? Bien. ¿Pero con mi familia? Aparte de los paparazzi que me acecharon cuando saqué a cenar a mis padres, mantengo esa vida aparte e independiente. —Pero es parte de lo que eres. —No. No iremos allí. —Esa es tu elección. Pero mantener una parte de ti mismo alejada de mí no me ayudará a descifrarte. Él le dedicó una sonrisa socarrona—. Sólo reconstruye mi imagen como Cole Riley, el hombre misterioso. Savannah suspiró—. Más bien sería Cole Riley, un gran dolor en el trasero. —Oye, llámame cómo quieras. Estoy acostumbrado a ello. —Entonces, también podríamos empezar con la segunda parte, y tendré que improvisar. —Tú eres la profesional. Estoy seguro de que puedo manejarlo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

separada de mi vida profesional.

89


El Club de las Excomulgadas —Está bien. Empezaremos mañana. —Bien. Él no iba a disfrutar esto. ¿Por qué no podían todos simplemente dejarle en paz y permitirle hacer su trabajo? ¿Por qué no era su desempeño en el campo

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

suficiente?

90


El Club de las Excomulgadas Capítulo Seis Savannah había hecho arreglos para que se encontraran a la noche siguiente alrededor de las siete. Le había dicho que se vistiera decentemente, porque iban a salir a cenar. Él no tenía ni idea de si iban a reunirse con algunas personas de RP o no, pero se puso un par de pantalones negros y una camisa con botones, pensando que

La recogió en su casa. Ella abrió la puerta, robándole el aliento por su sencillo vestido de verano sin tirantes, que mostraba sus hombros. Le llegaba justo encima de la rodilla, también, y llevaba tacones, acentuando sus piernas sexys y hermosas. Él se sorprendió por la extensión de piel que mostraba. Iba a ser una noche larga. Ella sonrió—. Hola. Te ves bien. —Gracias. Tú también. Él se centró en sus piernas mientras la llevaba hasta su coche y la ayudaba a entrar. —Entonces, ¿a dónde vamos? —le preguntó mientras encendía el coche. Ella le dio el nombre de un restaurante del centro. —Elegante. —Sí —fue su única respuesta. — ¿Nos encontraremos con alguien ahí? —No. Sólo seremos nosotros dos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

debía estar listo para cualquier cosa.

91


El Club de las Excomulgadas Él frunció el ceño—. ¿Hay algo que deba saber? —Estoy improvisando, ¿recuerdas? —Está bien. Improvisa entonces. Cuando llegaron al restaurante, él salió a la acera, le dio las llaves al valet, y luego condujo a Savannah al interior. Seguro que estar a punto de ser cegado por parte de algunos gurúes de la una mesa tranquila en la esquina del oscuro restaurante. Cerca de las ventanas, el restaurante tenía una gran vista del arco de St. Louis y del río. —Un bonito lugar para turistas —dijo él. —Lo elegí porque la comida es genial, igual que la lista de vinos. Te gusta el filete, supongo. —Asumes bien. Cuando el camarero les trajo la lista de vinos y la puso sobre la mesa, Savannah la recogió. — ¿Te gustaría repasar la lista de vinos conmigo? Podríamos hacer una selección entre los dos. Cole arqueó una ceja—. No soy un chico de vinos. Ella asintió—. Te puedo enseñar. Los vinos son fascinantes. Él se encogió de hombros—. ¿Qué pasa si no estoy interesado en absoluto?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

publicidad o PR, o peor aún, los medios, se sorprendió cuando fueron llevados a

92


El Club de las Excomulgadas —Probablemente sería útil que aprendieras por lo menos un poco sobre vinos. De esa forma, si invitas a una mujer a la que le guste el vino, podrás hacerle sugerencias, o incluso pedir por ella. — ¿Esta es una cita? Sus labios se levantaron—. No. Pero si lo fuera, y yo fuera tu cita, es posible que estuviéramos seleccionando vinos de la lista.

— ¿En serio? ¿Por qué no? Él se movió hacia ella—. No es mi tipo de lugar. —En serio. ¿Y cuál es el tipo de lugar al que llevarías a una mujer en una cita? ¿Al club que me llevaste? — ¿Qué pasa con el club? —Aparte de las fanáticas que se cuelgan de ti, de tus amigas meseracamareras actuando como guardaespaldas para asegurarse de que ninguna mujer se acerque a un kilómetro y medio de ti, no hay momento tranquilo para hablar y llegar a conocerse ni conversar, y el hecho de que los medios sepan que es un lugar en el que pasas el rato y sales a divertirte hace que sea más propenso que estén allí para tomarte fotos, no hay nada malo en él. —Así que ¿estamos aquí esta noche para hacer qué, exactamente? —Te voy a mostrar cómo es una cita normal con una mujer. Él se echó a reír—. ¿En serio? ¿Crees que no sé cómo tratar a una mujer? —En este momento tengo mis dudas. —Ella se inclinó y le mostró la carta de vinos—. Te sugeriría el sauvignon blanc o el cabernet. Tienen algunas marcas estupendas allí. Si lo deseas, estaría encantada de hablarte de ellas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No. Si se tratara de una cita, no estaríamos en este restaurante.

93


El Club de las Excomulgadas Él le quitó la carta de vinos y la puso al otro lado de la mesa—. No puedo creer que me hayas traído aquí esta noche para enseñarme cómo tener una cita con una chica. —Con una mujer. Cualquier persona mayor de dieciocho años es una mujer, no una chica. —Lo que sea. —Mira, el hecho de que no puedas discernir la diferencia indica tu

Los músculos de su mandíbula se apretaron—. Esto no tiene nada que ver con mi imagen. —Estoy en desacuerdo. La forma en que tratas a las mujeres tiene mucho que ver con tu imagen. El camarero se acercó—. Buenas noches. Soy Richard y esta noche seré su camarero. ¿Han tenido la oportunidad de leer la carta de vinos? Cole le entregó la carta de vinos de nuevo a Savannah—. Tomaré un Patron Silver26. Que sea doble. A la dama le gustaría elegir su propio vino. El camarero asintió, obviamente, demasiado cortés para indicar si Cole había cometido algún error social fatal al ordenar su propia bebida y encargarle la tarea de pedir el vino a Savannah. —Tomaré el Cabernet Reserve de Viñedos Beaulieu Private —dijo Savannah—, sólo una copa, gracias. El camarero se fue y Cole tomó un trago de agua, tan enojado que no podía ver bien. —No creo que hayas captado mi punto. 26

Marca de tequila (bebida alcohólica).

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

necesidad de entrenarte.

94


El Club de las Excomulgadas Él se inclinó hacia ella y le susurró, sin querer causar una escena. Por su imagen, y todo eso—. No, no creo que tú hayas captado mi punto. ¿Qué diferencia hace si ordeno el vino o si la mujer con la que estoy ordena el suyo propio? ¿Crees que me importa no saber una mierda sobre vinos, o que una mujer a la que invite como mi cita sepa más? No es así. Ella puso su mano sobre la suya y la apretó—. No estoy tratando de hacerte sentir inferior. Y no se trata del vino. Es simplemente una descripción somera de lo que podría ser una cita entre un hombre y una mujer. El problema es que tomas

No tuvo nada que decir a eso. —Simplemente sugerí que podría ser divertido para nosotros repasar la lista de vinos juntos, Cole. Eres quien lo volvió un conflicto. No tenía nada que decir a eso, tampoco. Salvo que él podría haber apretado el gatillo demasiado rápido.27 El camarero trajo las bebidas. Cole se bebió su tequila de un tirón y dejó que quemara el camino al bajar por su garganta, disminuyendo su irritación. Savannah tomó un sorbo de su vino y lo miró por encima del menú de la cena. —Podría haber reaccionado con exageración. Ella levantó la mirada hacia él desde la parte superior del menú. —No me gusta que me digan qué hacer. Ella dejó el menú sobre la mesa—. No recuerdo haberte dicho nada. —Tú me trajiste aquí. —Lo hice. ¿No tienes hambre? 27 Expresión que se usa para decir que una persona se precipitó, hizo algo antes de tiempo, sin pensar cuidadosamente acerca ello.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

todo personal, como si fuera un insulto, cuando no está destinado a serlo.

95


El Club de las Excomulgadas —Sí, pero sabes lo que quiero decir. Se siente como una trampa. — ¿Salir a cenar es una trampa? ¿En qué sentido? —No lo sé. Me siento como si fuera un mono que está siendo entrenando. Sé los cubiertos correctos que debo usar, por cierto. —Es bueno saberlo. Lo tacharé de la lista. —Ella tomó de nuevo el menú. Él abrió la boca para disparar de nuevo una respuesta, pero el camarero Savannah ordenaba, lo vio, y acabó pidiendo un buen y grueso filete. Obviamente, iba a necesitar la proteína para participar esta noche en esta batalla de voluntades. Cuando sus ensaladas llegaron, él tomó la servilleta e hizo un espectáculo mostrándole a Savannah cómo la colocaba en su regazo. Ella puso los ojos en blanco. — ¿Lo hice bien? —Eso no es necesario, sabes. No te he programado para lecciones de modales y de etiqueta. Él tomó el tenedor. —Aún —agregó ella. Ella empezó a comer, y él captó la comisura de sus labios curvándose en una sonrisa. Es una sabelotodo. Él debería comerse la maldita ensalada con los dedos, pero con su suerte alguien tomaría una foto de ello con las cámaras de sus teléfonos y terminarían en los tabloides.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

volvió para tomar su orden. Cole no había mirado el menú, así que mientras

96


El Club de las Excomulgadas Entonces él sería comparado con un mono, y Savannah habría probado tener razón. Estaría condenado si dejaba que eso sucediera. Así que en vez de eso, comió y reflexionó sobre cómo había sido engañado para venir en esta no-cita. Para cuando la cena llegó y él se hubo tragado su bistec, se había tranquilizado.

— ¿Qué te hace pensar que no sé cómo tratar a una mujer en una cita? Savannah tomó un sorbo de café que el camarero le había traído, y luego dejó la taza en el platillo—. Yo no dije que no pudieras. Pero como he tratado de explicarte, la imagen lo es todo, incluyendo el cómo tratar a las mujeres que salen contigo. Esta no fue más que mi manera de evaluar tu trato hacia las mujeres. — ¿Sí? ¿Y cómo lo estoy haciendo hasta ahora? Su ceja se arqueó—. ¿De verdad quieres que te responda eso? —No. Porque esta no es una cita real. Tú y yo fuimos al asunto de inmediato porque estamos en este negocio, juntos. Si esta hubiera sido una cita, te hubiera tratado de manera diferente. Ella juntó las manos sobre la mesa—. En serio. —Sí. — ¿Y si la próxima personalidad de los medios que te entreviste y a la que tengas qué aguantar sea una mujer? ¿La tratarás de la misma manera en que me has tratado esta noche? — ¿Te he tratado mal esta noche?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Y estaba más que un poco curioso.

97


El Club de las Excomulgadas —No, pero ese no es mi punto. Lo que quiero decir es que eres reaccionario. En lugar de discutir un tema con calma, te enojas y percibes un insulto donde podría no haberlo. —Y tú acusas en vez de pedir una explicación. Ella volvió la cabeza con interrogación—. ¿Lo hago? ¿Cómo es eso? —Me sentí estúpido por no saber nada acerca de vinos, pero en vez de preguntármelo, seguiste adelante, suponiendo que estaba enojado en vez de

Ahora fue su turno de quedarse en silencio durante un minuto—. Puede que tengas razón. Lo siento. Nunca te haría sentir estúpido intencionalmente. No todo el mundo es un conocedor de vinos. Ciertamente no soy una conocedora de vinos. Sólo sé de algunas marcas que he probado y que me gustan mucho. Me han puesto en vergüenza en visitas a los viñedos por amigos míos que son expertos en vinos. Él asintió—. También asumes que trato a todas las mujeres mal sólo porque voy a clubes. Nunca me diste la oportunidad de mostrar cómo podría tratar a una mujer a la que hubiera invitado a salir en una cita. En vez de eso, me sorprendiste. —Está bien. Muéstramelo. — ¿Ahora? —Sí. Sólo hemos tenido la cena. La noche es todavía joven. Muéstramelo. —Y me corregirás si hago algo mal. —No será sino hasta el final de la noche. Él puso los ojos en blanco—. Así que puedo hacer lo que quiera contigo. Ella se echó a reír—. Dentro de lo razonable. —Está bien. —Le hizo señas al camarero, que trajo la cuenta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

avergonzado.

98


El Club de las Excomulgadas Savannah la alcanzó. Cole le dio una mirada—. Me estás tomando el pelo, ¿verdad? —Esta noche fue mi idea —dijo ella—. Yo pagaré. Él jaló la cuenta sobre la mesa y sacó su tarjeta de crédito—. No lo creo. Savannah sonrió—. ¿La idea de que una mujer pague por la cena ofende tu

—Diablos, sí. Lidia con eso. Después de que él pagó, la llevó hasta su coche. El viaje fue corto, puesto que ya estaban en el centro. Cuando él aparcó frente al Arco, los labios de Savannah se curvaron. Él sostuvo la puerta para ella y ella caminó hacia el ícono curvo que simbolizaba la puerta de entrada al oeste, el hermoso arco plateado había estado en las orillas del Río Mississippi durante tanto tiempo como él recordaba. — ¿Has estado alguna vez aquí? —En realidad, no. Siempre he tenido la intención, pero siempre estoy demasiado ocupada. Él puso su mano en la parte baja de su espalda y la guio al interior, donde pagó para que pudieran tomar el tranvía hasta la parte superior del arco. —Tenemos un poco de tiempo antes de iniciar nuestro viaje programado — dijo él—. ¿Te importa un poco de historia? Sus ojos brillaron de emoción—. Por supuesto. Se abrieron paso a través de las exposiciones de los años 1800. Cole había estado aquí antes, cuando era niño, recordó el disfrutar viendo todas las diligencias y los comerciantes de pieles y armas y todo lo relacionado con la exposición.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

masculinidad?

99


El Club de las Excomulgadas Era aún más divertido observarlo como adulto, ahora que tenía un conocimiento más profundo de la historia. Además, verla con Savannah era agradable. Ella hizo comentarios a medida que serpenteaban a través de cada sección, que terminaba con un resumen de la construcción del Arco. —Muy fascinante —dijo Savannah, mientras se ponían en fila para tomar el ascensor y subir. —Al crecer aquí, siempre lo damos por sentado, pero es un estilo único de

Subieron y Cole ayudó a Savannah por la rampa hacia las ventanas. Ella se inclinó para mirar. —Es hermoso. No puedo creer que tardé tanto tiempo en venir aquí. Ella se movió entre las ventanas del este y del oeste, vagando por entre los turistas que los habían acompañado. Cole se apoyó en el alfombrado umbral para poder mirar hacia fuera, a la ciudad iluminada, nunca tan contento de estar de vuelta en casa. Ver el río por un lado y la ciudad por el otro lo relajaba. Aquí era donde pertenecía. Esto se sentía bien con él. Sería una buena temporada. Salieron del Arco y Cole los llevó unas pocas cuadras a uno de sus lugares favoritos. El club estaba oscuro y tenía un ambiente cambiante. No había estado aquí por un tiempo, casi se había olvidado de él porque solía ir al otro club por estos días. Este desafío con Savannah le había recordado algunos de los viejos lugares que solía frecuentar, como éste.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

arquitectura. Espera a ver la cima.

100


El Club de las Excomulgadas Savannah le dio una mirada dudosa, mientras tomaban una cabina en la parte trasera del club. Todo estaba tranquilo en esos momentos. La banda debía estar en un descanso. — ¿Otro lugar donde tus fanáticas pasan el rato? —Solía venir mucho por aquí. No lo hago más. Ni idea de quién pasa el tiempo aquí.

Savannah le dio al lugar una mirada. Un revestimiento de madera muy oscura adornaba las paredes. No había música estridentemente alta. Ni una luz estroboscópica o de neón a la vista. Las camareras vestían pantalones oscuros y esmoquin como camisas y chalecos. Había gente de negocios. Algunas personas estaban bien vestidas. Y tenían... clase. No era el tipo de lugar de Cole Riley. Varios hombres se acercaron al área de la banda, levantaron sus trompetas y trombones y un bajo y una guitarra y comenzaron a tocar una canción lenta, muy suave. Una mujer se levantó y comenzó a cantar, su voz era melancólica y llena de amor perdido y de arrepentimiento. Sorprendida, ella miró a Cole—. Es música blues. Él levantó su copa hacia ella—. Sí. Ella escuchó durante un rato mientras la canción se hundía profundamente en sus huesos. Cerró los ojos y dejó que las letras y las notas la llenaran mientras bebía su excelente vino. La voz de la cantante era profunda y gutural y llena de dolor. Se volvió hacia Cole—. Me encanta esto.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

La camarera se acercó y pidieron sus bebidas.

101


El Club de las Excomulgadas —Pensé que te gustaría. Entonces ella sonrió. Evidentemente, había facetas de Cole que no había explorado todavía, piezas de él que no le permitía ver a la gente. Todo lo que los medios veían era a Cole de fiesta, al enojado Cole. Ese lado de él definitivamente estaba presente, pero había disfrutado de ver la ciudad desde lo alto esa noche en el Arco. Había sido tan considerado de su parte que la hubiera llevado allí. No había nada más divertido que jugar al turista, especialmente cuando un nativo te

¿Y este club? Celestial. Ella se relajó en la cabina y cada hueso de su cuerpo se fundió con la música. — ¿Qué tipo de música te gusta? —le preguntó Cole. Ella se sentó y lo miró—. De todas clases, en realidad. Todo, desde la clásica hasta el hip-hop. —Eres ecléctica, ¿no? —Un poco. ¿Y tú? —Soy fan del country, del blues y del jazz. —Y sin embargo, vas a clubes. Donde suena electro pop, el autotune28 y la música bailable. Él se echó a reír—. Oye, paso el rato en los clubes. No dije que me gustara la música del club. —Entonces, ¿por qué vas allí? —Me gusta la gente. — ¿Por qué son tan buenos amigos tuyos? ¿Esos cuyos apellidos no conoces? 28

Auto-Tune es un procesador de audio creado por Antares Audio Technologies para corregir el tono en ejecuciones vocales e instrumentales.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

consentía de esa manera.

102


El Club de las Excomulgadas — ¿Irás por ese rumbo de nuevo? Ella decidió tomar un enfoque diferente—. Está bien. Ahora que estás en casa, háblame de tus amigos. ¿Todavía pasas el rato con tus amigos de la secundaria? —En realidad no. Mis dos mejores amigos de la secundaria viven fuera del estado ahora.

—Uno vive en Denver, y el otro en Chicago. Cada vez que tengo juegos allí, nos reunimos para cenar. De lo contrario, no. Ellos vuelven a casa a ver a la familia durante las vacaciones, y normalmente estoy en casa en la temporada baja, así que nuestras visitas no coinciden. —Lo siento. Supongo que ahora que estás de vuelta harás nuevos amigos. Él bordeó la punta de su vaso con su dedo y le dio una sonrisa perezosa—. Ya los tengo. —Del club. Él se encogió de hombros—. Por supuesto. —Esos son fanáticos, no amigos. Puedes notar la diferencia, ¿no? —Creo que te estás colgado demasiado con el asunto de los amigos. Los hombres no necesitan amigos cercanos como las mujeres parecen necesitarlos. Con los chicos, donde quiera que estemos, esos son nuestros amigos. No llamamos a los chicos por teléfono para charlar durante horas. No vamos de compras juntos. Los hombres no necesitan los rituales de unión que las mujeres parecen necesitar. —Tal vez tengas razón. —Ella dejaría pasar esa... por ahora. Pero volvería a ello, porque él estaba equivocado. Se había aislado durante años, y no había razón para ello. Esta noche no era la noche para discutirlo a fondo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Eso es muy malo. ¿Así que no los ves más?

103


El Club de las Excomulgadas No cuando había buena música y un ambiente increíble. En cambio, ella escuchó a la banda tocar y a la cantante con esas canciones tristes que llenaron su alma. Era fascinante. Este lugar era encantador y, aunque estaba lleno de gente, lo había subestimado. Nadie se acercó a Cole y lo molestó. Él se mezcló y pudieron disfrutar de la banda sin ser bombardeados por las mujeres o por los medios. —Todavía es temprano —dijo él, sosteniéndole la silla—. Demos un paseo. —Por supuesto.

lado de la calle. Había un festival cerca de la orilla del río a una media cuadra de distancia. — ¿Puedes caminar en esas cosas? —le preguntó él, dirigiendo su mirada hacia sus tacones. Ella sonrió—. Por supuesto. —Creo que debería tomar tu mano. Ella levantó la mirada hacia él—. ¿Por qué? —En primer lugar, porque me temo que te tropezarás y caerás. Y en segundo lugar, si se tratara de una cita de verdad, eso es lo que haría. —Está bien. Había tiendas de campaña con cerveza y comida, música en vivo en un escenario, así como artesanías y todos tipos de entretenimiento. Era animado y la zona estaba llena de gente disfrutando de la fiesta. Savannah sin duda estaba vestida con demasiada elegancia, pero no le importó. Le encantaba observar a la gente mezclarse. La banda estaba tocando algo de rock muy fuerte, y la multitud estaba electrificada.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él abrió la puerta para ella, pero en lugar de llevarla al coche, la llevó al otro

104


El Club de las Excomulgadas Cole aferró su mano mientras paseaban entre los vendedores ambulantes de alfarería, de joyas, de obras de arte y similares. Savannah disfrutaba de ferias como ésta, amaba detenerse en cada tienda para ver lo que estaban vendiendo. — ¿Es esto lo que realmente harías si estuvieras en una cita? —preguntó ella cuando se detuvieron a comprar una bebida en uno de los carritos de comida. —Claro que sí. Ella tomó un sorbo de limonada. Era espesa y dulce. Absolutamente la orilla del río. — ¿Por qué no? —No lo sé. No parece el tipo de cosas divertidas qué harías. —No me conoces tan bien, Peaches. Él tenía razón en eso. Sólo lo conocía en papel—. Eso es de lo que se trata este ejercicio. De llegar a conocerte mejor para poder aclarar cualquier concepto erróneo que pueda tener sobre ti. —Sí, bien, parece que tienes un montón de esos. Ella inclinó la cabeza hacia atrás para mirarlo—. ¿En serio? —Obviamente. Pensaste que todo lo que me gustaba hacer era pasar el rato en los clubes nocturnos y tener orgías con mujeres. Ella se quedó sin aliento—. Ahora, ¿cómo es posible que hagas ese tipo de generalización? —No lo sé. ¿Cómo pudiste tú? Ella puso los ojos en blanco—. Sabes, Cole, para ser hombre eres muy sensible.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

perfecta en una noche caliente—. De alguna manera no puedo verte en una feria a

105


El Club de las Excomulgadas —Y tú eres una típica mujer que juzga por la primera impresión. —Es algo bueno que no me sienta insultada fácilmente —dijo con una sonrisa—. Y si esta es tu forma de hablar con las mujeres con las que sales, no es de extrañar que frecuentes los clubes. — ¿Qué significa eso? Ella captó su ceño fruncido y el modo en que su cuerpo se enderezaba

—Significa que una atmósfera de club es en su mayoría para grupos. No para un tipo de situación de uno a uno, por lo que no tienes que estar cerca de nadie. La así llamada cita que tuvimos esta noche fue más tranquila, con tiempo para conversación cara a cara, que permite a la mujer hacer preguntas de sondeo, para familiarizarse más íntimamente contigo. — ¿Y estás diciendo que no quieres eso? —No lo sé. ¿Y tú? —Oye, me gusta lo íntimamente familiar. —No estoy hablando de sexo. —Yo tampoco. Sus labios se curvaron—. Mentiroso. Lo hacías, también. —Bueno, tal vez lo hice. Caminaron por la calle hasta su coche. Ella subió y él arrancó el motor. —Entonces, ¿cuál sería tu siguiente movimiento si esta fuera una cita real? —le preguntó ella.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mientras se ponía tenso.

106


El Club de las Excomulgadas Él se quedó en silencio mientras salía a la carretera y se dirigía al oeste—. Llevaría a la mujer a su casa. Él hizo exactamente eso, y Savannah caminó hasta su puerta. Ella tomó las llaves de su bolso y estuvo a punto de darle a Cole las buenas noches. —Y si se tratara de una cita de verdad, aquí es donde me gustaría recibir un beso. Antes de que ella pudiera oponerse, él tenía sus brazos a su alrededor,

No fue un beso enérgico o exigente. En vez de eso, él rozó sus labios con los suyos. Sorprendida, lo único que pudo hacer fue aferrarse a sus brazos. Abrió la boca y él deslizó su lengua dentro. El ardiente placer se extendió a través de su cuerpo, envolviéndola en una sensación brumosa de deseo y necesidad. Durante un minuto ella se olvidó de todo acerca del propósito de esa noche. En cambio, lo único en lo que pensó fue en la forma en que Cole la abrazaba, la forma en que perezosamente acariciaba su espalda cuando la besaba. De cerca, olía a todo lo que amaba en un hombre: a frescura, limpio y sensual. Se perdió en la forma en que sus labios se movían sobre los de ella, en la forma mágica que sus manos ahuecaban la parte trasera de su cabeza y se enredaban en su pelo cuando profundizó el beso. Y cuando la apretó contra la puerta, con su cuerpo alineado con el suyo, que el Señor tuviera piedad pero a ella le encantó sentirlo, todos sus ángulos duros y planos. Pura firmeza. En todas partes, sobre todo entre sus piernas, donde él se meció contra su sexo, poniéndola húmeda y temblorosa. Ella lo invitaría a entrar, donde bajaría la cremallera de su vestido y se llenaría sus manos con sus senos. Ya podía imaginar su boca en sus pezones, su

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

atrayéndola más cerca, bajando su boca sobre la de ella.

107


El Club de las Excomulgadas mano dentro de sus bragas, persuadiéndola para llegar al orgasmo que tan desesperadamente necesitaba. Ella gimió. —Invítame a entrar, Peaches —susurró él contra sus labios. Y luego la realidad se impuso, y ella recordó que no estaba en una cita real con Cole.

pertenecía. Ella extendió sus manos sobre su pecho y le dio un suave empujón. Él dio un paso atrás. Ella tragó saliva, con su cuerpo, sus sentidos, todavía llenos de él. Luchó por respirar, deseando que su corazón que latía rápidamente se tranquilizara mientras miraba a Cole y silenciosamente le pedía comprensión. Él se enderezó, luego sus labios se curvaron en una insinuación de sonrisa de suficiencia. —Y eso es lo que haría con una mujer con la que estuviera en una cita, Peaches. Excepto que no terminaría allí. Se dio la vuelta y se metió en su coche, puso en marcha el motor, y se fue. Savannah abrió la puerta, y el frío del aire acondicionado del interior no hizo nada para acabar con la oleada de calor ardiente en el interior de su cuerpo. No, definitivamente no hubiera terminado allí. No, si ellos hubieran estado en una cita real. No, si él realmente le perteneciera.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él no era suyo para que ella hiciera lo que quisiera. Y desde luego ella no

108


El Club de las Excomulgadas Capítulo Siete Cole tenía entrenamiento en las instalaciones del equipo el día siguiente. Era su primera vez con todo el equipo, para ver cómo encajaría con la ofensiva. Sería sobre todo un día de ejercicios y de trabajar con los entrenadores de acondicionamiento. No habría formaciones, por desgracia. Estaba ansioso por entrar en una línea y recibir un pase de Cassidy, de mostrarle a los Traders lo que

Este iba a ser el año en que se convertiría en una estrella. Estaba en casa y este era el equipo adecuado. Puede que no fuera su tiempo de juego aún, pero era algo gratificante para él. Había un sentido renovado de fuego en su estómago que no había sentido desde que era un novato. Y si tenía que pisotear a todos los otros receptores abiertos para mostrarle al equipo lo bueno que era, eso sería lo que haría. Se había dado cuenta de que Liz y Savannah estaban al margen viendo los ejercicios, por lo que decidió hacer caso omiso de las dos mientras trabajaba con los entrenadores. Hoy no habría distracciones, no cuando estaba centrado en el trabajo. Las desconectaría de su sistema hasta cuatro horas más tarde, cuando estuviera empapado en sudor y cada músculo de su cuerpo gritara de dolor por los ejercicios interminables y por los sprints29 que le harían pasar. —Terminaron —le dijo el entrenador a los receptores abiertos30—. A las duchas. Gracias a Dios. Él se quitó el casco y se acercó a las líneas laterales para tomar una bebida.

29

30

En el mundo del deporte, se conoce como sprint al esfuerzo máximo que realiza un atleta para recorrer el último tramo de la competencia. Asimismo, el sprint es considerado como un ejercicio de resistencia en sí mismo. Wide receiver (también en español, 'receptor abierto') (WR) es una posición en el fútbol americano y fútbol canadiense. Especializados en capturar los pases del quarterback para conseguir hacer touchdown o avanzar yardas, suelen ser los jugadores más rápidos y ágiles del equipo. También se encargan de bloquear al linebacker para imposibilitarle el placaje en el caso que sea jugada de carrera.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

era capaz de hacer.

109


El Club de las Excomulgadas —Estás jadeando y resoplando como un viejo —dijo Liz, apoyando la cadera contra la mesa de bebidas—. ¿Demasiado duro para ti estar ahí? Él apuró su bebida en dos tragos, luego arrojó el vaso a la basura y le sonrió—. No. Así es que me gusta. —Él desvió la mirada hacia Savannah—. ¿Qué estás haciendo aquí? —Observando.

—No golpeaste a ninguno de los entrenadores o a cualquiera de los otros jugadores, así que diría que fue un buen día. Él se echó a reír—. Vamos. No soy tan malo, Peaches. — ¿No? Leí tu expediente. No eres exactamente conocido por jugar muy bien con los demás. Él puso los ojos en blanco—. Me voy a tomar una ducha. —Luego te llevaremos a almorzar —dijo Liz. Él se encogió de hombros—. Me parece muy bien. Se limpió la tierra y los trozos de césped, se cambió de ropa y se reunió con Savannah y Liz en el estacionamiento. No estaba seguro, pero eso se sentía algo así como una especie de intervención—. No están ambas aquí para conspirar contra mí, ¿verdad? Liz enlazó su brazo con el suyo—. ¿Temeroso por dos pequeñas mujeres? — ¿De mujeres normales? No. ¿De ustedes dos? Sí. Liz le dio una risa diabólica—. Bien. Debes tener cuidado de nosotras. Hemos estado conspirando.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Aprobé o no?

110


El Club de las Excomulgadas Él desvió la mirada hacia Savannah, quien dio una mirada inocente en su dirección. Tonterías. Él no se la creyó. —Cristo. —Él se pasó la mano por el cabello húmedo—. Está bien. Terminemos con esto. Se dirigieron a un restaurante. La hora del almuerzo había pasado, pero era demasiado pronto para la cena. Sin embargo, él se estaba muriendo de hambre así una hamburguesa gigante, cosa que ordenó en cuanto el camarero apareció para tomar su orden de bebidas. Liz agarró la canasta de pan, y luego la empujó a un lado—. No. Boda. Debo caber en el vestido. Savannah le dedicó una sonrisa—. ¿Sólo una pieza? —No me lo permiten. Estoy resistiéndome a los carbohidratos hasta después de la boda. Después de eso devoraré un pan francés entero. Posiblemente una panadería completa llena de pan. Pobre Gavin. Puede que tenga que llevarme a una panadería en nuestra noche de bodas. Savannah se rió—. Eres una mujer más fuerte que yo. No podría hacerlo. Cole frunció el ceño—. ¿Por qué no puedes comer pan? —Eres un chico. No lo entenderías. Mi vestido me cabe. Me refiero a que realmente me cabe. Tengo que vigilar todo lo que como en estos momentos. Él negó—. Mujeres. —Es sólo por un par de días —dijo Liz, luego se volvió hacia Savannah—. Aunque estoy soñando con el pan y la pasta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

que estaba contento de que el lugar estuviera abierto. Estaba con ganas de comerse

111


El Club de las Excomulgadas —Yo también lo haría —dijo Savannah con un suspiro. Luego tomó el pan—. Lo siento. —Bruja. Te odio. Te vigilaré mientras comes cada bocado. Las mujeres eran criaturas extrañas. Él ni siquiera trataría de averiguarlo. En su lugar, se comió su ensalada, contento de estar comiendo algo e ignorante de la especie femenina. —Así que vamos a hablar de las entrevistas con los medios —dijo Savannah

Contento después de la hamburguesa gigante que había devorado, Cole empujó su plato vacío a un lado y tomó un sorbo de té helado—. ¿Entrevistas con los medios? —Una de las estaciones de noticias locales quiere hacer un reportaje sobre tu arribo a los Traders para su sección de deportes de las diez. Él miró a Savannah, luego negó—. Los medios y yo no nos llevamos bien. —Iremos —dijo Liz—. No puedes evitar hacer RP para siempre sólo porque un par de tipos con cámaras te han hecho enojar en el pasado. —Es cierto —agregó Savannah—. El propósito de mi trabajo contigo es conseguir que estés listo para los medios. Tendrás que hacer entrevistas. Él se recostó en la silla—. Los medios sacan la mierda de mí. Entrarán en eso de las nociones preconcebidas sobre mí. Sabes que sacarán todo lo que ha ocurrido en el pasado. Savannah asintió—. Eso podría pasar. Te enseñaremos cómo manejar esas preguntas, a minimizar los efectos negativos y a acentuar los aspectos positivos de estar con los Traders este año.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

después que todos habían llenado sus estómagos.

112


El Club de las Excomulgadas —Esa no suena como una buena idea. —Nunca le había ofrecido una entrevista a los medios. No desde que empezaron a irse de boca con él. —Es necesario —dijo Liz—. Entre más pronto comiences a trabajar con los medios y cambiemos tu imagen, mejor será para ti. —Tal vez podríamos darles las preguntas que deban hacer. Savannah negó—. No se puede limitar a los medios de comunicación. Eso sólo lo hará sospechoso y más difícil de tratar. Es mejor tener un acceso abierto.

Antes de que pudiera objetar, Liz siguió—: Por eso trajimos a Savannah. Es una experta en la materia. Sabía que iba a ser confabulado sucesivamente. Menos mal que ya había comido el almuerzo porque sólo de pensar en sentarse con los de medios de deportes hacían que su estómago se contrajera—. Está bien. ¿Cuándo? Savannah miró su teléfono—. En unas dos horas. Te quieren para su emisión de esta noche. —Me trajiste para que no tuviera tiempo de pensar en ello. —Por supuesto que te tendí una trampa —dijo Liz con una sonrisa socarrona—. ¿Qué clase de agente sería si no te manipulara para que hicieras mi voluntad? Él se volvió hacia Savannah—. ¿Cuánto tiempo hace que sabes acerca de esto? Ella frunció el ceño—. ¿De qué estás hablando? —De esa cita que tuvimos anoche. ¿Era para envolverme y que fuera más cooperativo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cuanto más honesto seas, menos negativos serán.

113


El Club de las Excomulgadas Ella frunció el ceño—. No sabía nada acerca de la entrevista anoche. Liz me llamó esta mañana para informarme al respecto. Liz miró a él a Savannah—. ¿Qué cita? Savannah agitó la mano—. No fue nada. Un ejercicio. —Ah-ajá. Lo que sea. Dejaré que ustedes dos trabajen en los detalles de la entrevista. Tengo cosas de la boda de las que encargarme.

feroz de agente—. Compórtate y no jodas esto. —Sí, sí. —Lo digo en serio. Y necesito que tomes esto en serio. —Jesús. Dije que lo haría y lo haré. Ustedes dos son como mi abuela. Qué fastidio. Ve a jugar a la futura novia y déjame en paz. Estaré bien. Ella se echó a reír—. Nos vemos más tarde. Después de que Liz se fue, él se volvió hacia Savannah—. Está bien, mis demonios están listos para esta inquisición. Ella se puso de pie—. Iremos al estudio. Nos ofrecieron un espacio privado para prepararnos antes de la entrevista. —No lo creo. Vamos a ir a mi casa. No los quiero molestándonos en la habitación o entrando para ver cómo lo estamos haciendo y con un montón de preguntas ruidosas. Tendré tiempo para la entrevista y nada antes de eso. — ¿Eres tan paranoico? —Sí, totalmente. No confío en los medios. Me han jodido demasiadas veces.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Liz besó la mejilla de Savannah y se levantó, mirando a Cole con su mirada

114


El Club de las Excomulgadas Ella lo siguió hasta su apartamento. Él limpió un lugar en la mesa, ellos tomaron un poco de agua y se sentaron. —Está bien —dijo Savannah, sacando una hoja de papel de su maletín—. Dado que esta es una noticia local y no nacional, probablemente sólo te preguntarán acerca de tu estancia con los Traders esta temporada. Recuerda que tu trabajo es hablar de tu equipo local, no sólo de ti. Conozco a Hal Marbrook y he trabajado con él en nombre del equipo antes. Ha estado en ese programa de deportes durante quince años. Es un buen hombre, y también es muy conocedor de trayéndote a bordo. Puede que sea escueto y un poco flojo debido a su dedicación con los Traders, podría presionarte sobre tus altercados pasados. Estate preparado para eso. —Siempre estoy preparado para cualquier cosa cuando se trata de los medios. Y no dudo ni por un segundo que no importe lo buen chico que sea Hal Marbrook, su trabajo es conseguir una jugosa historia. —Simplemente no vayas a pensar negativamente. Él podría hacer que te veas bien. Él no se lo creía—. No es el trabajo de los medios hacer que los jugadores se vean bien. Su trabajo es ganar audiencia. La controversia gana televidentes. Si lo tienes en una entrevista en exclusiva conmigo, te puedo garantizar que irán tras de mí. Ella asintió—. Es una posibilidad, pero no lo creo. Así que no planees una pelea, cundo puede ser que no haya una. Sé agradable, cortés, y sobre todo, sonríe. Toma un montón de respiraciones profundas y haz una pausa antes de contestar cada pregunta. Piensa en tu respuesta. Recuerda, necesitas a tu ciudad natal de tu lado. No lo conseguiremos si los haces enojar antes de que alcances el campo para tu primer partido de pretemporada.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

los Traders. Es consciente de las necesidades del equipo y de lo que han arriesgado

115


El Club de las Excomulgadas No sabía si era su forma habitual de tratar con sus clientes, o si estaba cubriendo todas sus bases porque temía que fuera a explotar con un movimiento maníaco de “lanzamiento de sillas al aire”. —Sabes, sólo porque me metí en un altercado con unos algunos de los medios no significa que vaya a explotar cada vez que alguien quiere una entrevista de prensa conmigo. Realmente sé cómo manejarme en una entrevista. — ¿En serio? Porque no lo has mostrado mucho últimamente.

—Tendrás que hacerlo, porque me contrataron para rehacer tu imagen, y una gran parte de eso implica la relación con los medios, la cual tienes que admitir que no ha sido siempre amistosa. —Admito eso. —La alta gerencia espera que eso cambie. —Y eso suena muy parecido a un “o sino”. —No lidio con los “o sino”. Eso es para la alta dirección. Ella le dirigió una sonrisa dulce-como-un-pastel, mientras entregaba esa amenaza no tan sutil. Tendría que tener muerte cerebral para no captarla. Él no tenía muerte cerebral—. Yo me encargo. —Estoy segura de que lo harás. ¿Te gustaría repasar algunas preguntas de práctica para que podamos trabajar en tus respuestas potenciales? Él se echó a reír—. De ninguna manera. Prefiero ir improvisando. —Eh-ajá. Y eso es lo que te ha metido en problemas en el pasado. Prefiero tenerte bien preparado ante cualquier posibilidad.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Bueno, ella lo tenía allí—. Confía en mí. Te lo demostraré.

116


El Club de las Excomulgadas —Y sabes tan bien como yo que no puedes prepararme para lo que podrían lanzarme. —No, pero podemos practicar. Él se puso de pie y tomó su teléfono—. Mira la hora. Debería cambiarme de ropa, así no llegaremos tarde. —Cole. —Ella se paró, con un tono de advertencia en su voz, que hacía

—Estaré de vuelta enseguida, Peaches. —Se detuvo, se volvió hacia ella—. A menos que quisieras entrar en el dormitorio y vestirme también. Ella se cruzó de brazos—. Paso. **** Savannah contuvo la respiración mientras Hal le daba la mano a Cole. Tuvo que esperar afuera del estudio de grabación, que parecía a kilómetros de distancia. No es que pudiera hacer nada por Cole aún cuando estuviera sentada junto a él. No podía poner las respuestas correctas en su boca. Lo que él dijera tendría que servir. Hal comenzó lento, hablando acerca de la conexión de Cole con su ciudad natal de St. Louis. Obviamente tenso al principio, Cole pareció relajarse bajo el tolerante estilo de las preguntas de Hal sobre cómo podría encajar en la alineación de los Traders. Cole manejó bien esas respuestas. Tenía entusiasmo, habló bien de los Trades, manteniendo sus puntos al discutir del equipo y lo emocionado que estaba de ser parte de esa gran organización. Fue perfecto.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

evidente ante él su infelicidad.

117


El Club de las Excomulgadas —Así que dime, Cole. Teniendo en cuenta tu pasado y el hecho de que a menudo has sido el centro de atención por todas las razones equivocadas, ¿por qué crees que los Traders apostaron por ti? —le preguntó Hal. Uh-oh. Ella vio el cambio en la expresión de Cole, la forma en que se echó hacia atrás en su silla.

Él abrió la boca y miró al otro lado de la habitación a la cabina donde ella estaba sentada. Respiró hondo y dijo—: Bueno, Hal, no se puede creer todo lo que se oye de mí. — ¿Así que todos esos informes anteriores de los medios son mentiras? Él le dio una sonrisa a Hal—. Por supuesto que lo son. Hal le dio a Cole una mirada incrédula—. Nada de lo que se ha impreso es verdad. —Oye, no soy un Boy Scout31. Como te dije, no se puede creer todo lo que se ha dicho sobre mí. Pero algunas de las cosas pasaron cuando era más joven. He aprendido algunas lecciones. —Así que estás dándole vuelta a una nueva página con los Traders. —Borrón y cuenta nueva. Nuevo comienzo. Y en respuesta a tu pregunta, los Traders se la jugaron por mí, porque soy uno de los mejores receptores abiertos que hay. Hal echó a reír—. Declaración muy audaz teniendo en cuenta que hay tres receptores impresionantes en el equipo.

31

Boy Scout: se refiere a que no es un niño, un caballero, una persona decente, sino que ha cometido pecados y a veces se porta mal.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Por favor, piensa antes de contestar, Cole.

118


El Club de las Excomulgadas —Tengo confianza en mis habilidades. Es evidente que los Traders la tienen, también. De lo contrario no me hubieran escogido. Pero en lugar de sólo hablar de lo que puedo hacer, espero que los fans de los Traders me sintonicen para ver lo que puedo hacer. Savannah relajó los hombros. Excelente respuesta. Y Hal no era un entrevistador contencioso, por lo que no se metería en las cosas negativas acerca del pasado de Cole. Cole y Hal se dieron la mano después de la entrevista y él la

Le dirigió una sonrisa—. ¿Pasé? —Lo hiciste bien. —Lo hice mejor que bien y lo sabes. Caminaron hacia la puerta principal y salieron al exterior—. Hal fue fácil para ti. Él no mancharía a nadie de los Traders porque no quiere arriesgar su pase de prensa a los vestidores. La verdadera prueba vendrá cuando tengas que enfrentarte a los medios nacionales. Pero, como primera prueba, pasaste. —Es suficiente. —Tenemos que trabajar en algunas de las preguntas que surgirán cuando tengas esas entrevistas. —Ella sacó su teléfono del bolsillo y se movió por su calendario—. Tengo un poco de tiempo libre mañana por la tarde. Cole negó—. No puedo. La boda de Gavin se acerca y soy uno de los padrinos de boda. Tengo... cosas de la boda que hacer en los próximos días. —Oh, es correcto. Bien. Empezaremos el lunes. —Eso funcionará. —Creo que me iré, entonces.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

encontró afuera de la cabina.

119


El Club de las Excomulgadas Ella se acercó a su coche y él le abrió la puerta. —Savannah. Ella se dio la vuelta—. Sí. — ¿Quieres hablar de lo de anoche? — ¿Qué pasó anoche?

—No pasó nada, Cole. Nada que vaya a repetirse, de todos modos, así que no hay nada de qué hablar. —Si esa es la forma en que deseas jugar. —Así es. Es mejor si mantenemos la relación estrictamente profesional. — La química entre ellos la asustaba. Tenía que estar en guardia a su alrededor para asegurarse de que lo que pasó nunca pasara de nuevo. Y él sabía que ella se sentía atraída por él. Ella captó la insinuación de una sonrisa, pero luego se fue. —Por supuesto. Te veré el lunes. Él se dio media vuelta y se metió en su coche. Ahora fue su turno de sonreír. Él la vería antes del lunes.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Ese beso entre tú y yo. Y lo que pasó la otra noche en tu casa.

120


El Club de las Excomulgadas Capítulo Ocho Cole estaba pie en la pequeña y sofocante habitación en la parte de atrás de la iglesia, sintiéndose claustrofóbico y deseando que esto ya hubiera terminado para poder estar en el bar. Pero haría cualquier cosa por su primo Gavin, incluyendo esperar por la ceremonia que tenía ya diez minutos de retraso. —Culpa a la necesidad de Liz de hacer una gran entrada —dijo Gavin

—Tal vez te dejó plantado. Gavin fulminó a su hermano, Mick, con la mirada—. Ella aparecerá. O la perseguiré y la mataré. Eso hizo reír a Mick—. Te das cuenta de que estás en la iglesia. —Y Dios conoce a Elizabeth. Él me perdonará. Cole negó con la cabeza. Las bodas no eran su estilo. Hacía calor y estaba húmedo ese día, y usar esmoquin no ayudaba. Tampoco estar apretado como sardina en lata, en esta pequeña habitación con un montón de hombres, uno de los cuales estaba caminando de un lado para el otro. El teléfono de Mick sonó y él lo atendió y escuchó—. Está bien, nena. Sonríe bien bonito cuando vayas por el pasillo. —Se guardó el teléfono—. Tara dice que empezaremos en unos diez minutos. Gavin se quejó. —Bueno, al menos se presentó —dijo Cole. —Así es. Habrá terminado antes de que te des cuenta. Y entonces tu vida de servidumbre comenzará.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mientras miraba por la ventana.

121


El Club de las Excomulgadas Dedrick, uno de los compañeros de Gavin y mejor amigo, le dirigió a Gavin una enorme sonrisa. Gavin echó a reír—. Espero que sí, Deed, porque tenemos un partido el viernes por la noche. —No puedo creer que no te hayas casado fuera de la temporada —dijo Cole. Gavin le dio a Cole una de esas miradas—. Es obvio que todavía no conoces a mi futura esposa y a tu nuevo agente demasiado bien. Ella quería que la boda la temporada de béisbol y en una noche de miércoles. Lo dispuso cerca de la fecha del partido de „Las Estrellas‟ así tendríamos unos días de descanso. —Tenía que planearla alrededor de nuestra temporada —dijo Tommy, uno de los otros compañeros de equipo mientras se abrochaba y desabrochaba la chaqueta—. Mi esposa, Haley, dijo que Liz que bastante decidida. —Entonces, ¿supongo que estarás retrasando tu luna de miel? Gavin se encogió de hombros—. Sí. Pero nos iremos a Fiji en noviembre. —Después de ganar la Serie Mundial —dijo Dedrick. —Claro que sí —dijo Tommy, chocando sus cinco32 con Dedrick. —Si no la embarazas para entonces —agregó Dedrick. Gavin echó a reír—. Haré mi mejor esfuerzo. —Chicos, ustedes están locos. —Mick se acercó a Gavin y le enderezó la corbata—. Y tu prometida también.

32

Chocar los cinco, es cuando dos personas chocan sus manos con los cinco dedos abiertos, en señal de triunfo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

fuera ahora, en Julio, y por Dios que iba a tenerla, aunque vaya a ser en medio de

122


El Club de las Excomulgadas —Dime algo que no sepa —dijo Gavin—. Pero la amo. ¿Qué puedo hacer? Tendrá su boda en Julio. No le importa mucho la luna de miel, de todos modos. Para ella se trata de la boda. Mick asintió—. Para Tara, también. Es de lo único de lo que ha podido hablar desde nuestra propia boda. Eso y de cosas de bebé ahora que está embarazada. Se volvió loca porque le tuvieron que arreglar el vestido. Cole negó—. ¿Mujeres y amor y matrimonio y bodas y bebés? Recuerdo

—Si encuentras la mujer adecuada, todavía puedes echar un polvo —dijo Dedrick, meneando las cejas. —Malditamente correcto —dijo Mick, dándole palmaditas en la espalda a Cole—. Sólo espera, primo. El día del juicio final se acerca. Cole soltó un bufido burlón—. No para mí. No estoy interesado. Mick le dio a Gavin una mirada de complicidad—. Parece que no fue hace tanto tiempo que los dos pensamos lo mismo. —Sí. Caerá duro cuando suceda. —Todos los hombres casados dicen la misma cosa. Recuerda mis palabras. Me quedaré soltero. Mick arqueó una ceja—. ¿Te importaría apostar un poco de dinero a eso? Cole hizo rodar los ojos—. Por supuesto. Gavin puso su brazo sobre los hombros de Cole—. Apuesto cien33. —Yo, también —dijo Mick. —Acepto. El dinero más fácil que jamás ganaré. 33

Se refiere a cien dólares.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

cuando todo lo que podía pensar era en deportes. Y en echar un polvo.

123


El Club de las Excomulgadas —Perdedor —dijo Dedrick mientras caminaba—. Conocerás a tu pareja. Todo hombre lo hace. —No este hombre. Me gusta mi vida tal y como está. **** Savannah pensó que la boda había sido increíble. Elizabeth era impresionante en un día normal, pero hoy parecía que pertenecía a la portada de una revista de bodas. En un vestido blanco con la cintura caída, su corsé de suave mechones le enmarcaban delicadamente su cuello y cara. Le quitó el aliento a Savannah, así que sólo pudo imaginar el impacto que tendría en Gavin, que la había mirado asombrado cuando su padre había caminado con Liz por el pasillo. Cole no se había visto demasiado mal como uno de los padrinos de bodas, tampoco. Ya sea sudando en el gimnasio o vestido con elegancia con un esmoquin, era simplemente fascinante. Ella no podía apartar los ojos de él, que era sin duda por lo cual tenía la reputación que tenía, como todos los hombres Riley. No había duda que ellos tenían una reserva genética devastadora. La ceremonia había sido hermosa mientras Elizabeth y Gavin compartían tiernas palabras de amor y compromiso. Y a pesar de que la boda había sido en un día de semana, el hotel donde se realizaría la recepción estaba lleno de familiares y amigos y compañeros de equipo de Gavin. Probablemente había ayudado que su próxima eliminatoria fuera un partido en casa. El salón de baile del hotel estaba decorado con una mezcla de colores amarillo pálido y púrpura, el púrpura oscuro haciendo juego con los vestidos de las damas de honor. Había flores en todo el salón de baile, las impresionantes orquídeas sobresaliendo entre todas, ya que eran sencillamente extraordinarias. La fiesta de bodas comenzó con una fanfarria de gritos y aplausos, entonces Savannah casi se desmayó con el primer baile romántico. Era evidente que Elizabeth y Gavin estaban muy enamorados.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

seda se veía simple, pero elegante. Su pelo rojo había sido levantado, y algunos

124


El Club de las Excomulgadas Le encantaría tener a un hombre que la mirara de esa manera algún día, como si fuera la única persona en la habitación y no existiera nadie ni nada más. ¿Existía el amor así? Debía hacerlo, pues era notorio en los rostros de esta pareja de recién casados, y de otros repartidos por la habitación. Ella podía sentirlo, aunque nunca lo había experimentado ya sea por sí misma o en relaciones cercanas a ella. A medida que su mirada vagaba a través de la fiesta de bodas que rodeaba a

Ella le sonrió, pero él frunció el ceño, y luego desvió la mirada. Interesante. Los invitados de la fiesta de bodas bailaron, fueron tomadas fotografías y Savannah encontró su asiento en la mesa con algunos de los compañeros de equipo de Gavin y sus esposas. Cole se sentó a la mesa principal junto a una de las damas de honor, la nueva cuñada de Elizabeth, Jenna. Era prima de Cole, si Savannah recordaba el árbol genealógico correctamente. Jenna estaba perfectamente adorable. Tenía el pelo corto y oscuro con vetas púrpura en las puntas que hacían juego con su vestido. Y un hombre muy sexy y hermoso se acercó a ella y la besó, haciendo que Jenna sonriera. — ¿Te estás divirtiendo? —Elizabeth y Gavin estaban haciendo sus rondas de mesa en mesa. —Fue una boda hermosa. Nunca he visto a dos personas que estén, obviamente, tan enamoradas. Elizabeth sonrió—. Lo sé. Un poco nauseabundo, ¿no? —No, en absoluto. Es muy romántico.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

la novia y al novio, vio a Cole, que estaba mirándola al mismo tiempo.

125


El Club de las Excomulgadas —No puedo evitarlo. Es todo lo que siempre he querido, el estúpido cuento y todo. —Ella agarró la mano de Gavin y le presentó a Savannah. Gavin estrechó su mano. —Tienes una increíble nueva esposa. —Eso es lo que ella sigue diciéndome —dijo él con una sonrisa, y luego le dio un beso en los labios. Elizabeth le dio un codazo en las costillas—. Y yo que pensé que sería

—Me conoces mejor que eso. —Gavin se alejó para hablar con sus compañeros de equipo y Liz se sentó en una de las sillas vacías al lado de Savannah. —Me encantan los zapatos de diseñador y todo, pero mis pies me están matando debido a todas esas fotos. Savannah

se

rió—.

Estoy

segura

de

que

las

fotografías

será

impresionantemente dignas. Me encantaron los vestidos de color púrpura de las damas de honor. —Todo fue idea de Tara. —Liz miró por encima del hombro a Tara, que estaba hablando con alguien al otro lado de la habitación—. ¿No es adorable? Y esa pancita de bebé. Ni siquiera me llevo demasiado bien con los bebés, y sin embargo, hace que mi reloj biológico haga un rápido tic-tac. — ¿Tú y Gavin quieren empezar una familia? Elizabeth asintió—. Lo haremos con el tiempo. Pobre niño. Tenerme a mí por madre. Savannah tomó la mano de Liz—. Serás una madre increíble.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

encantador el resto de la noche.

126


El Club de las Excomulgadas —Eso espero. Ahora que Tara está embarazada, y que Jenna está planeando su boda con Tyler, es como si todo el equipo Riley estuviera avanzando rápidamente a la modalidad de familia. No puedo creer que esté pensando en tener hijos ya. Si fuera por Gavin ya habría estado embarazada, pero decidimos esperar hasta después de la boda, así sus padres no nos matarían. Savannah se rió—. A veces, hacerlo de la forma anticuada es divertido. Liz se encogió de hombros—. Supongo que sí. Pero estaré dejando mis embarazo en mi luna de miel. Liz estaba positivamente radiante. —Suenas tan feliz. Y tan relajada. —Lo sé. Si me hubieran dicho hace un año que estaría casada y hablando de hacer bebés, me habría reído en su cara. Supongo que la broma está sobre mí ahora. —El amor te cambia, supongo. Al menos eso es lo que he oído. —Oh, tú sólo espera, Savannah. Cuando conoces a la persona correcta, es como una explosión. Te hace caer de espaldas. — ¿De qué están chismeando chicas? Savannah levantó la mirada para encontrar a Tara inclinándose hacia ellas. Era tan hermosa, y el embarazo sólo enaltecía el resplandor de su rostro. —De hombres. De matrimonio. De bebés —agregó Liz, frotando la ligera protuberancia en la parte inferior del estómago de Tara. —Oh, dios. No me veo embarazada. Me veo como si hubiera comido demasiada pasta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

pastillas anticonceptivas después de este mes. No me podría importar menos si me

127


El Club de las Excomulgadas Savannah dejó escapar una carcajada—. Te ves totalmente embarazada. Estás brillando por completo debido a eso. Tara se ahuecó las mejillas—. ¿En serio? Me siento brillante. Es maravilloso. Después de Nathan… —volvió su mirada hacia Savannah—. Nathan es mi hijo. — Lo señaló en un grupo de adolescentes al otro lado de la habitación. —Es tan guapo —dijo Savannah. Tara sonrió—. Gracias. Tiene diecisiete años y está mortificado de que su mamá”. Ella se echó a reír. —De todos modos, después de haber tenido a Nathan hace tanto tiempo, es como empezar todo de nuevo. —Tara miró a las dos, luego se encogió de hombros—. Infiernos, es empezar todo de nuevo. ¿En qué estaba pensando? — ¿En qué amas a Mick y quieres tener a sus bebés? —le preguntó Elizabeth. Ella suspiró—. Sí. Eso es en lo que estaba pensando. Y estoy muy feliz de estar haciéndolo todo de nuevo. Savannah sacó una silla—. Siéntate. Dime todo acerca de bebés y de hacer esto dos veces. —Gracias. Me gusta este lugar en el rincón. Puedo esconderme de mi marido y de mi hijo. —Dudo que lo hagas durante mucho tiempo. Me imagino que Mick es muy protector contigo. Tara hizo una mueca—. Es horrible. Observa lo que como, vigila a dónde voy, lo que levanto. Me trata como si fuera frágil y me fuera a romper. Me alegro

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

madre esté, ¿cómo fue que dijo? Oh, sí. “Embarazada cuando eres tan vieja,

128


El Club de las Excomulgadas de que la temporada de fútbol esté empezando y pueda sacármelo de encima. Aunque Nathan es igual de terrible con su vigilancia rapaz. Uno pensaría que esta es la primera vez en la historia que una mujer se queda embarazada. Soy una persona bastante confiable. Estoy muy sana, el médico dice que todo está bien y que puedo hacer vida normal, siempre y cuando no planeé hacer bungee jumping34, cosa que no está en mi agenda como tarea a realizar próximamente de todos modos. Liz se echó a reír—. Maldita sea. Y yo te iba a comprar un boleto para eso

—Ja-Ja.35 Pronto seré tan grande como una casa. Me puse enorme de inmediato con Nathan, y su padre, aunque alto, no era del tamaño de Mick. Estoy condenada. —No puedo creer que todas estén escondiéndose aquí. —Jenna se acercó y sacó una silla vacía—. Nadie me dijo que estaban teniendo una reunión de chicas. —Es improvisada —dijo Liz—. Estoy descansando mis pies. —Te dije que te iban a lastimar —dijo Jenna, señalando los zapatos de Liz—. Pero no. Insististe en que eran preciosos. Liz se levantó el vestido—. No son simplemente preciosos; son jodidamente magníficos y lidiaré con el dolor de pies. Pero en este momento, me estoy tomando un corto descanso con las chicas. —Son unos zapatos hermosos —dijo Savannah, admirando los tacones de aguja plateados adornados con cristales Swarovski36—. Bien valen la pena algunas ampollas. Liz levantó la barbilla y fulminó a Jenna con la mirada—. ¿Ves?

34

35 36

Deporte extremo que consiste en saltar de un puente, con una cuerda elástica amarrada a los pies, y caer al vacío para rebotar, y subir y bajar hasta que el impulso termina. Har-Har: básicamente es Ja-Ja, pero dicho de forma irónica, sarcástica, sin humor. Marca de productos de lujo fabricados con cristal tallado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

para tu cumpleaños.

129


El Club de las Excomulgadas Jenna hizo rodar los ojos—. Preferiría estar descalza. —Lo estarás. Probablemente te casarás en algún parque o en un prado, o algo asquerosamente bohemio —dijo Liz con una mueca. —Probablemente. Me aseguraré de añadir 'pies descalzos' a mi lista de boda, sabiendo lo mucho que te encantará eso. —Perra.

unida. Ella sufría por tener esa camaradería, el intercambio de secretos, y ese vínculo familiar que nunca había tenido. Debía ser inmensamente emocionante para Tara, Liz, Jenna tener eso. —Vamos, esposa. Es hora de bailar. —Gavin se acercó y arrastró a Liz fuera de la silla. Ella puso los ojos en blanco—. Mira quién cree que es mi dueño ahora. — Ella podría haber expresado una queja, pero la calidez y el amor en sus ojos era obvio. Ella sonrió y se deslizó entre sus brazos, deslizándose hacia la pista de baile mientras una canción lenta se escuchaba y el fotógrafo tomaba fotografías. —Dios, son tan perfectos el uno para el otro —dijo Jenna—. Tengo los ojos llorosos. —Tu día se acerca. Un hermoso hombre alto, de cabello oscuro besó la nuca de Jenna. Ella se dio la vuelta y sonrió—. No lo suficientemente pronto. Jenna presentó a Savannah a su prometido, Tyler, quien Jenna había dicho que jugaba para el equipo de St. Louis de hockey sobre hielo. —El deporte debe estar en la sangre de la familia Riley —dijo Savannah—. Incluso serás parte de ello.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Savannah se rió. Así debería ser como era tener hermanas y una familia muy

130


El Club de las Excomulgadas Jenna se echó a reír—. Créeme. Hice todo lo posible para evitarlo. —Es cierto, pero la conquisté con mi encanto —dijo Tyler. Tirando de Jenna, sacándola de la silla—. Vamos a bailar. Mick caminó hasta allí y agarró a Tara—. ¿Tienes ganas de mostrarle al resto de ellos cómo se hace? — ¿Qué? ¿Vas a permitir que baile? ¿Estás seguro de que no está en contra

—Oye, sólo estoy cuidando tu preciosa carga37. —La preciosa carga está bien. Y me encantaría bailar contigo, siempre y cuando no trates de cargarme por toda la pista de baile. —Ella se alejó caminando con su brazo en el de Mick, haciéndole un guiño a Savannah. Savannah suspiró mientras los restos de amor y de familia la rodeaban. Hablando de familia... Examinó el oscuro salón de baile. Vio a Cole, de pie al lado de una pareja que debían ser sus padres. Él la había estado evitando y ella sabía por qué. Se puso de pie y se dirigió hacia él. Estaba de espaldas a ella mientras permanecía con su madre y su padre y una impresionante morena que parecía ser unos años más joven que él. —Hola, Cole. Él se volvió y tenía una expresión definitivamente infeliz. Sus padres le sonrieron y miraron expectantes a Cole. —Esta es Savannah Brooks. Trabaja para el equipo, y conmigo. Savannah, estos son mis padres, Jack y Cara Riley, y mi hermana, Alicia. Savannah estrechó sus manos—. Es muy agradable conocerlos a todos. 37

Se refiere al bebé.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

de tu descomunal lista de cosas que se supone no debo hacer?

131


El Club de las Excomulgadas —Encantada de conocerte, también, Savannah —dijo Cara—. ¿Qué es exactamente lo que haces por los Traders? —Relaciones Públicas. Cole puso los ojos en blanco. —Oh. Eso está bien. Así que vas a trabajar en algunas cosas con Cole. —Sí, lo haré. Ya que es nuevo en el equipo, me corresponde trabajar Los Traders. —Genial —dijo Jack—. Es un gran jugador, y estamos felices como el infierno de tenerlo jugando ahora para el equipo de casa. —Estoy seguro de que lo están. El equipo está muy contento de tenerlo. Su madre puso su brazo alrededor de la cintura de Cole—. Lo hemos echado de menos desde que empezó a jugar al fútbol. Viaja mucho y rara vez está en casa, excepto fuera de la temporada. Será bueno tenerlo cerca para las cenas familiares. Tú deberías venir también, Savannah. —No. Todo el mundo miró a Cole. —Cole, eso fue de mala educación. —Lo siento. Pero ya sabes lo que siento con respecto a mezclar el trabajo y la vida familiar. Ella golpeó a su hijo en el brazo—. Y sabes lo que siento cuando eres grosero y desagradable. —Se volvió hacia Savannah—. Ya que la temporada no ha empezado todavía, puedes venir. La cena del domingo es a las cinco.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

estrechamente con él, conseguir que se aclimate al equipo, asociar su imagen con

132


El Club de las Excomulgadas Cole odiaría eso. Qué oportunidad perfecta para llegar a conocerlo mejor a través de su familia—. Gracias por la invitación. Me encantaría. —Pudo sentir la mirada de Cole en ella, pero decidió ignorarlo. En cambio, se volvió hacia su hermana—. Alicia, ¿qué haces tú? —Estoy en medicina deportiva. Estoy trabajando con el equipo de béisbol St. Louis Rivers. Es una posición relativamente nueva para mí, así que estoy muy emocionada.

—Estamos muy orgullosos —dijo Cara, obviamente, radiante de orgullo. —Es una gran carrera —dijo Alicia con una sonrisa—. Afortunadamente, mi familia siempre ha estado llena de deportistas para que experimente. Savannah se rió—. Estoy segura de que es cierto. Y los Rivers. Qué equipo tan increíble. Felicitaciones. —Gracias. Estoy encantada de trabajar con ellos. Tienen un excelente equipo de médicos y terapeutas. —Y de atletas —agregó Savannah—. Tienen suerte de tenerte. Me gustaría saber más acerca de lo que harás por ellos. La medicina deportiva es un campo tan interesante. —Vamos a bailar. —Cole la agarró del brazo. Ella apartó la mirada de Alicia—. ¿Qué? —Bailemos. Música. En la pista de baile. —Oh. Claro. —Miró a sus padres y a su hermana—. Disculpen. Fue agradable conocerlos a todos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Oh, es una especialidad excelente.

133


El Club de las Excomulgadas Ella sabía lo que él estaba haciendo. Podía haberse negado a bailar, pero habría sido de mala educación, y él se estaba encargando de esa parte, así que no quería sumarse a ello. Él la arrastró contra sí, con firmeza—. ¿Qué estás haciendo aquí? —Fui invitada. —No me lo mencionaste el otro día.

—Y entonces conseguiste una invitación de Elizabeth con artimañas. Ella suspiró—. Conozco a Elizabeth desde hace cinco años. Ella y yo nos hicimos amigas. Me invitó a su boda. ¿Te gustaría que te llevara donde ella mientras bailamos para que puedas confirmar eso? —No. Su cuerpo estaba tenso mientras se balanceaba con la música. — ¿Qué fue todo eso con mis padres y mi hermana? Ella levantó la mirada hacia él—. Me presenté con tu familia. —Y yo dije que no. —Hubiera sido inapropiado que te ignorara. Trabajamos juntos. —Nadie tenía que saber eso. —Difícilmente te haga falta esconderme en un armario, Cole. Él levantó la cabeza y miró a su alrededor. Ella le apretó la mano para llamar su atención—. Lo que tú y yo hagamos juntos, permanecerá entre nosotros. No le dije nada a tu familia de lo que tengas que preocuparte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella se encogió de hombros—. Simplemente asumiste que yo no estaría aquí.

134


El Club de las Excomulgadas Él asintió con la cabeza, un gesto tenso. —Aunque no creo que necesites avergonzarte de ello. —Yo no me avergüenzo de nada de lo que hago. — ¿Estás seguro? ¿Por qué sientes la necesidad de esconderme como si fuera un secreto grave y oscuro? —Ya te lo dije. Me gusta mantener mi vida privada separada de mi vida

—Parece que todo le salió muy bien a tu primo. Mira todos los amigos que tiene Gavin aquí en su boda. Muchos son de su equipo. —Ese es asunto suyo, no mío. —Tal vez debería ser asunto tuyo. Si te haces amigo de tus compañeros de equipo, servirá para mejorar la interacción de los jugadores en el campo durante el juego… —No hay nada malo con mi forma de jugar. — ¿Puedo terminar? Él apretó los labios. —Servirá para mejorar la interacción de los jugadores en el campo durante el juego, y fomentará el sentido de camaradería en el equipo. Seguramente lo sabes por practicar deportes organizados desde que eras un niño, durante la escuela secundaria y luego en la universidad. Un equipo necesita ser una unidad cohesiva con el fin de funcionar con máxima eficacia. Si una pieza de la rueda se rompe, todo el equipo sufre. —Me alineo donde se supone que debo, y atrapo el balón como se supone que debo. Mis estadísticas hablan por sí mismas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

profesional.

135


El Club de las Excomulgadas Él miró hacia otro lado. Ella le apretó la mano de nuevo para llamar su atención. —Lo mismo ocurre con tu comportamiento y el hecho de que ningún equipo se ha inclinado a mantenerte en todo el tiempo que has estado en la NFL. Eso lo dice todo. —No vine aquí esta noche a trabajar, Savannah. Frustrada debido a donde se dirigía la conversación, ella le soltó la mano—.

Mierda. Cole vio a Savannah alejarse. Había herido sus sentimientos. Por otra parte, tal vez no lo había hecho. Ella había sido fría y precisa, y había hecho su trabajo, sin importar lo que le había dicho de haber sido invitada a la boda. Ella podría lucir bella en un vestido negro que dejaba ver sus curvas y sus increíbles piernas, pero había venido aquí esta noche por una razón y una única razón; mantener un ojo sobre él, monitorear su comportamiento e informarle al equipo. Ella era su peor maldita pesadilla, y era tan mala como los medios que lo acechaban. Un golpecito en el hombro le hizo apartar la mirada de la forma en retirada de Savannah. Era Elizabeth, bailando con Gavin. —Hola, preciosura —dijo él, sustituyendo su expresión agria con una sonrisa—. Y tú también te ves bien, Liz.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Sabes qué, tienes razón. Yo tampoco. Relájate y disfruta de la boda de tu primo.

136


El Club de las Excomulgadas Gavin soltó un bufido—. Puedes quedarte con mi novia por un corto rato ya que estás de pie en medio de la pista de baile sin pareja. Tengo que hablar con el fotógrafo. —Será un placer. —Tomó a Elizabeth en sus brazos y la arrastró por el suelo. Liz se echó a reír—. ¿Perdiste a tu pareja de baile?

—Ah-ajá. Él la hizo girar alrededor, esperando que no fueran a hablar de Savannah. Liz está arqueó una ceja—. Mira si no tienes fluidez. —Todos los jugadores de fútbol la tienen, cariño. —Sí, sí. Eso es lo que todos dicen. Entonces, ¿cómo te va con Savannah? Los vi a los dos bailando. —De maravilla. —Por lo rígido de tu mandíbula estoy pensando que me estás mintiendo. Él bajó los ojos hacia su mirada curiosa—. Es tu día de boda. No entremos en ese tema. —Oh, hagámoslo. Dime lo que está pasando. Él dejó escapar un suspiro de frustración—. Mira, está bien que invada mi vida laboral, pero no tenía nada que hacer aquí esta noche. No me gusta que se meta en mi vida personal.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Tenía que... eh... tomar un descanso.

137


El Club de las Excomulgadas Ella se echó a reír—. Tu ego nunca deja de sorprenderme. Ella está aquí esta noche porque yo la invité. Sí, es alguien que recomiendo a los jugadores, pero también es una buena amiga mía y lo ha sido durante años. —Ajá. Liz puso los ojos en blanco—. Eres un idiota. Pensaste, ¿qué?, ¿qué estaba acosándote o algo así?

—No creo que seas tan importante para ella. No eres más que un trabajo, Cole. Deja de actuar como un idiota. Y créeme cuando te digo esto, porque eres de la familia ahora. De lo contrario no me molestaría porque ya me causas suficiente dolores de cabeza. Él la miró, captando el brillo travieso en sus ojos y la sonrisa, y se rió—. Sí. Bien. Arreglaré esto. —Haz eso. Iré a buscar a mi sexy marido. Oh, dios. Tengo un marido. Quizá necesito un trago de tequila primero. —Se levantó, besó su mejilla, y se alejó. Sí, así que era un imbécil. Y demasiado sensible como Savannah le había dicho. Tomó una cerveza y encontró a Savannah en su mesa con un vaso de vino. Acercó una silla. —Está bien, me equivoqué. Otra vez. Ella le sonrió, obviamente ni dolida ni molesta—. Estoy sorprendida de que no te ahogues con esas palabras. —Oye, sé pedir disculpas cuando me equivoco. —Entonces, nosotros estamos dando un paso en la dirección correcta, ¿no es así?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—O algo así.

138


El Club de las Excomulgadas — ¿Nosotros cómo en “tú y yo”, o yo como en mi… imagen? Ella se llevó el vaso a los labios y bebió un sorbo—. Pensé que ya habíamos establecido que no estoy aquí para trabajar esta noche. Él se recostó en la silla y tomó un largo trago de cerveza—. ¿Así que esta noche estás aquí sola? —Sí.

—No por el momento. —Me imagino que alguien tan bella como tú tiene una vida social muy activa. Ella frunció el ceño—. Cole, de casualidad, no estarás tratando de seducirme, ¿verdad? Él le sonrió—. No. Sólo intentando conocerte un poco. Si vamos a trabajar juntos, esta debe ser una calle de dos vías. Me imagino que debo saber un poco más acerca de ti, también. —No creo que eso incluya descubrir algo con respecto a mi vida amorosa. — ¿Por qué no? Tienes la oportunidad de conocer todo acerca de la mía. —No tienes una. Le molestaba que ella se viera tan confiada con esa declaración—. Podría tener una novia. —Pero no es así. Él arqueó una ceja—. ¿Cómo lo sabes?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Saliendo con alguien?

139


El Club de las Excomulgadas —Es parte de mi trabajo. Él se inclinó—. Tú sabes todo sobre mí, pero yo no sé lo suficiente acerca de ti. Estaría más cómodo trabajando contigo si llegara a conocerte. Ella agitó su bebida alrededor de la copa—. Buen intento. —Así que tienes secretos.

—Todo el mundo los tiene, Savannah. —Yo no tengo nada que ocultar. No creo que mi vida personal sea asunto tuyo. Él disfrutaba ese lado atrevido de ella, pero no estaba seguro de si ella realmente quería que se metiera en sus propios asuntos, o si esta era su manera de coquetear tímidamente. Sólo había una manera de averiguarlo—. Ahora mira, al decir eso, te vuelves misteriosa, como si tuvieras jugosos esqueletos en el armario38. Sobre todo cuando le lanza esa fría mirada fija sureña. — ¿Tal vez un ex-esposo, o algún escándalo? Ella lo cubrió con una sonrisa conservadora—. Recuerda, Cole, esto es todo sobre ti. No sobre mí. —Ella se levantó y agarró su bolso. — ¿Te vas? —Sí. —La fiesta no ha terminado. —Lo ha hecho para mí.

38

Se refiere a que tiene muchos secretos escondidos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No, no lo creo.

140


El Club de las Excomulgadas —Así que eres una cobarde. Ella se detuvo—. No lo soy. — ¿Entonces por qué corres tan pronto como tratamos de profundizar en tu vida personal? Ella dejó su bolso sobre la mesa—. Eso no tiene nada que ver con mi vida. Pensé que estarías más que contento de evitarme esta noche. ¿No me quieres fuera

—Te quiero fuera de mi vida personal. —Eso no será posible. Así que intenta decidir de nuevo lo que quieres. Lo que él deseaba, era tenerla a ella desnuda y en su cama. Supuso que eso era tan personal como sonaba. Pero también podía separarla del resto de su vida. Si podía manejar eso y hacer lo que quería con ella, entonces estaría satisfecho. Cuando una canción lenta sonó, él le tendió la mano—. Démonos otra oportunidad con el baile. Ella levantó la mirada hacia él—. No fuiste tan bueno en eso la primera vez. —Ahora me siento ofendido. Necesito redimirme. —Le tomó la mano y la llevó a la pista de baile, la atrajo hacia sí y le pasó un brazo firmemente alrededor de su espalda. Su mirada se encontró con la suya, y como siempre cuando estaba cerca de ella, él aspiro su olor. El olor de los melocotones la rodeaba. Ella se sentía bien en sus brazos, como si encajara allí. Su piel era suave, y la forma en que sus cuerpos se amoldaban entre sí era casi perfecta. Ella no se frotó contra él, ni lo recorrió con sus manos, como las chicas en el club hacían. En vez de eso, le permitió guiarla, contenta de simplemente estar en sus brazos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

del camino?

141


El Club de las Excomulgadas Él tenía que admitir que también le gustaba eso. No había ningún frenesí involucrado, a pesar de que había un montón de pensamientos sucios que atravesaban su cabeza en ese momento. —Estoy siendo honesto contigo, Savannah. Realmente me gustaría llegar a conocerte. Pasamos mucho tiempo hablando de mí. Háblame de ti. Por un segundo vio un destello de cautela en sus ojos antes de que lo enmascarara—. No hay mucho que contar. Me crie en Georgia, fui a la escuela allí. empleo en relaciones públicas, que se convirtió en mi carrera actual como asesora de imagen. He estado haciendo eso desde entonces. —Esa es una biografía breve. —Soy muy buena siendo concisa. Puedo trabajar contigo en eso. Puede que te resulte útil en las entrevistas ya que tiendes a irte de boca. Era buena en desviar la atención—. Me gusta hablar de mí mismo. Obviamente, más que a ti, lo que me lleva a creer que tienes algo que ocultar. Una vez más la cautela cruzó su rostro antes de que ella la ocultara cuidadosamente detrás de una sonrisa—. No soy ególatra como algunas personas. —Eso fue sutil. —Él le dio la vuelta mientras el ritmo aumentaba. —Nunca soy sutil. —Entonces dime lo que tienes en mente. Su mirada fue directa—. Querías que me quedara porque piensas que puedes llevarme a la cama. Él arqueó una ceja—. ¿Y? —Ni una oportunidad.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Inmediatamente después de graduarme de la universidad conseguí mi primer

142


El Club de las Excomulgadas Eso le hizo sonreír—. ¿Quieres saber lo que pienso? — ¿Te importaría si no me importara? —Probablemente no. Él captó la ligera curva de sus labios. —Entonces hazlo.

que tienes este trabajo de ayudar a otras personas. Te concentras en otra persona para no tener que lidiar con tus propios asuntos, sean los que sean. Ella soltó una risa suave—. Te puedo garantizar que no estoy sexualmente reprimida. Sé exactamente lo que debo hacer con un hombre en el dormitorio, y me he dado múltiples oportunidades de hacerlo. Pero gracias por ofrecerte a salvarme, Cole. Por desgracia, no tengo ninguna necesidad de ser salvada. Ella comenzó a apartarse, pero él la abrazó con fuerza—. No voy a decirte un verso, Savannah. Me siento atraído por ti. Y sé que te sientes atraída por mí. Lo que quiero saber es por qué luchas tan duro para negar lo que hay entre nosotros. —Porque trabajamos juntos. Una línea debe ser conservada allí. Pero ella no había negado la atracción. Ese era un progreso. Ella se apartó de nuevo, y esta vez él aflojó su agarre sobre ella. — ¿Me dejarás solo en la pista de baile otra vez? —bromeó él. Ella hizo una pausa, y luego deslizó su mano entre las suyas. —Camina conmigo. Vamos al bar y tomemos una copa. Él se fue con ella al bar. Ella pidió una copa de champán, mientras él pedía un whisky. Ella se sentó en uno de los taburetes de la barra, mientras él se apoyaba contra la barra.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Creo que no tienes secretos, pero estás reprimida sexualmente. Es por eso

143


El Club de las Excomulgadas —Ya conociste a mi familia. Háblame de la tuya. Ella tomó un sorbo de champán, mirando fijamente hacia la pista de baile—. No hay mucho que contar. Tuve una infancia muy mediocre. Había mucho que ella no decía en esa declaración—. ¿No hay hermanos ni hermanas? —No. Sólo yo.

—Ninguno, tampoco. —Así que... ¿qué? ¿Eres huérfana? —No. —Ella finalmente lo miró—. Somos mi madre y yo. —Oh. ¿Tu papá murió? —No tengo idea. Nunca lo conocí. —Ouch. Lo siento, Peaches. Ella se encogió de hombros—. No lo hagas. No se puede extrañar algo que nunca tuviste. Me las arreglé muy bien sin él. —Sin embargo, me imagino que fue difícil crecer sin uno de tus padres. —No tengo idea. Como te dije, nunca lo tuve así que no fue como si lo hubiera extrañado ni nada. — ¿Así que tu mamá se hizo cargo e hizo de ambos padres? Ella apartó la mirada, y estaba claro que su mente ya no estaba más en el presente—. Algo así.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Qué tal tías y tíos o abuelos?

144


El Club de las Excomulgadas Ella apuró el contenido de su copa de champán en dos tragos, después se bajó del taburete—. Ahora sí que necesito irme de verdad. Buenas noches, Cole. No iba a dejarla escapar. Había abierto esa herida y ella se alejaba de él para cerrarla. La alcanzó. —Espera. Ella se detuvo y miró hacia arriba—. ¿Ahora qué?

afuera. Te acabas de servir un vaso de champán bastante fuerte. ¿Qué tal si dejamos que se te asiente antes de conducir? Ella hizo una pausa, y luego asintió—. Me parece bien. Necesito despejar un poco mi cabeza. Él tomó una botella de agua en el camino hacia la puerta trasera. Los jardines eran agradables, con un camino bordeado por árboles colgantes y arbustos que cubrían los bordes. Había una cascada al final del camino, iluminada por encima con luces parpadeantes. Romántico, supuso él, pero le gustaba toda la privacidad. Y aún mejor, no había nadie allí, así que enlazó el brazo de ella en torno al suyo, y tomaron un paseo. Se había levantado una brisa, borrando el calor infernal que había cubierto la ciudad durante el día. Al menos podrían respirar sin la humedad sofocante. Ella no habló, así que él le permitió tranquilizarse en silencio durante unos minutos mientras caminaban. —No necesito que me manejes. Él hizo una pausa, volviéndose hacia ella—. ¿No es ese tu trabajo? — ¿Perdón?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él hizo una mueca ante el dolor crudo en sus ojos—. Demos un paseo

145


El Club de las Excomulgadas —Estoy guiando a una bella mujer que está molesta a dar un paseo. Tú eres la que trata con la gente. Ella se frotó la sien—. Tienes razón. Lo siento. —No. Soy yo el que lo siente. No debería haberme metido en tu vida personal. No es asunto mío. Ella apartó la vista para mirar un rosal—. Es mi culpa. Nunca hablo de ello.

Cuando ella se volvió hacia él, vio la tristeza en sus ojos y deseó poder dar marcha atrás el reloj, borrar el momento en que había husmeado en su pasado. —Mejor que no. Él no estaba de acuerdo. Las cosas que uno reprimía se terminaban pudriendo—. Mira, soy la peor persona del mundo en dar consejos ya que obviamente sé que tengo problemas de carácter, pero esa mierda hierve dentro de ti. Con el tiempo encontrará su salida. Ella asentó su mano sobre su brazo—. No hay nada malo con tu carácter, Cole. Nada de lo que he visto de tu comportamiento indica cualquier cosa excepto a un hombre bueno y honorable. Recuerda que se trata de la imagen. Le gustaba lo que había dicho acerca de él. Golpeaba algo profundo en su interior, que se conmovía en raras ocasiones. También le gustaba que lo tocara, no quería hacer nada para cambiarlo. Pero no iba a aprovecharse de ella cuando era vulnerable. Eso lo convertiría en la basura que los medios retrataban—. Bien, mi imagen necesita trabajo. Es por eso que te tengo. Él cubrió su mano con la suya y siguieron caminando por el sendero.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Tal vez deberías hacerlo.

146


El Club de las Excomulgadas —Me confundes —dijo ella. — ¿En serio? —Sí. — ¿Cómo? Se detuvieron al final del sendero dónde la fuente de agua y las luces se reunían. Había bancos rodeando la fuente, así que él la sentó, abrió la botella de la devolvió. —Estás enfadado y tenso la mitad del tiempo, y las otras veces eres tan malditamente dulce. No sé qué pensar de ti. —Soy un tipo normal, Savannah. No soy perfecto, pero tampoco el ogro feroz que los medios dan a entender. —Se encogió de hombros—. Tengo defectos. Tal vez los míos son más visibles que los del hombre promedio. Ella negó con la cabeza, luego levantó la mano y se la pasó a lo largo de un lado de su cara. Él se encontró conteniendo el aliento de verdad, y nunca hacía eso. No con una mujer. Pero lo hacía con Savannah, porque su mano era como seda a través de la aspereza de su cara y quería inclinarse hacia esa tersa suavidad para que continuara tocándolo. —No, definitivamente no eres un tipo común y corriente, Cole. Él no debería hacer eso. De hecho, acababa de hacer una promesa mental de que no lo haría. Pero no podía evitarlo. Puso un brazo alrededor de los hombros de Savannah y tiró de ella contra él. Ella fue de buena gana y su cabeza se inclinó hacia atrás. Esta vez, ella sabía lo que venía. Sus labios se separaron, y él tomó el beso.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

agua, y se la entregó. Ella dio un par de sorbos, luego volvió a tapar la botella y se

147


El Club de las Excomulgadas Él sólo había tenido la intención de acariciar sus labios con los suyos, algo breve, y luego la dejaría ir. Quería darle consuelo, un poco de tranquilidad. Pero eso no fue lo que ocurrió, porque el hambre se hizo cargo, sobre todo cuando ella lo tocó. El calor lo quemó, y cuando ella se apoyó en su contra, el infierno se desató. Él gimió y la apresó en su regazo, profundizando el beso, dejando que sus manos recorrieran su espalda y sus costados.

dulce y descarada. Su lengua se sumergió dentro de su boca, y se enredó con la suya, y ella gimió. Él pasó su mano por su caja torácica. Mientras escuchaba los sonidos de aprobación que ella hacía, le palmeó el seno. Ella se arqueó contra él y su miembro, ya duro y estirado contra sus pantalones, se sacudió. Él deslizó sus dedos dentro de la abertura de su vestido, dentro de su sujetador y encontró su pezón. Rozó con su pulgar sobre el botón tenso y Savannah gimió, chupando su lengua. Jesús. Ella hacía que sus bolas le palpitaran. Él podría tomarla aquí en el jardín; quitarse los pantalones, sacar su pene, y tirar de ella a horcajadas sobre él. Ella podría montarlo hasta que ambos se corrieran. La necesitaba tanto que estaba temblando. Sus labios lo lamieron, su lengua dominando la suya en un frenesí de necesidad y de deseo. Ella deseaba eso tanto como él. Él sintió su desesperación. Pero el viento azotó el pelo de ella sobre la cara de él, recordándole dónde estaban. Afuera. En el jardín, en la boda de su primo. Donde cualquiera podía salir. Y tan caliente como estaba y oh, infiernos sí, tan listo para deslizarse dentro de ella, no le haría eso, en público.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella se sentía bien. Él quería sentir más de ella, quería probar algo más que su boca

148


El Club de las Excomulgadas Él apartó la mano y enderezó su vestido, dejando su mano sobre su caja torácica para sentir el fuerte latido de su corazón. Se sentía bien saber que estaba inmersa en eso, tan ferozmente como él; que no era algo unilateral. Savannah apartó sus labios de los suyos. Sus ojos estaban vidriosos por la pasión, sus labios hinchados. Ella presionó sus dedos sobre sus labios, chasqueando la lengua sobre ellos. Él vio la sorpresa en su rostro cuando la fría bofetada de la realidad también la golpeó.

parte de su cuerpo hasta que se deshiciera por él. El deseo estaba escrito en su cara. Si tan sólo hubieran estado en el lugar correcto, donde pudiera haberse tomado su tiempo con ella, haberla desnudado pieza por pieza y descubrir todos sus secretos. Pero no iba a hacerlo aquí. Necesitaba horas con ella. Toda la noche. —Lo sé, nos dejamos llevar. Vamos a mi casa. La sintió estremecerse—. No puedo. Lo siento. No debería haber hecho esto. Sigo perdiendo el control contigo. No sé qué está mal conmigo. Él le pasó la mano por su espalda—. No hay nada malo en ti. Los dos deseamos esto. Ella se deslizó de su regazo y se levantó, se ajustó el vestido con manos temblorosas—. Yo no. Quiero decir, sí lo deseo. Dios, Cole. No soy una provocadora. Tienes que saber eso. Mi trabajo lo es todo para mí. Es lo único que tengo y no lo voy a sacrificar. Él vio el pesar en sus ojos antes de que agarrara su bolso del banco y se alejara, caminando por el sendero hacia la parte trasera de la sala de recepción. Cole se levantó y la observó alejarse. Su pene estaba aún duro y palpitante. Necesitaría unos minutos más antes de entrar.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Maldita sea, pero quería extenderla, desnudarla, y poner su boca en cada

149


El Club de las Excomulgadas Sabía que no debía presionar a una mujer que decía que no. Pero había alguna otra cosa, además de su trabajo, interponiéndose en el camino.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

No sabía lo que era, pero tenía la intención de averiguarlo.

150


El Club de las Excomulgadas Capítulo Nueve Savannah casi había cambiado de opinión acerca de ir a cenar a la casa de los padres de Cole. Pero ella siempre mantenía sus promesas, y ya que había sido invitada, iría. Podía ser un poco incómodo teniendo en cuenta lo que había que pasado entre ella y Cole la noche de la boda de Gavin y Liz, pero era una profesional. Podía

Había pensado largo y tendido en esa noche. Bien, no había pensado en nada más desde esa noche, pero ya estaba grabada a fuego, repitiéndose continuamente. Su cuerpo todavía palpitaba por los besos de Cole, por las caricias que le prodigó a su cuerpo. Maldito hombre. Y maldita fuera su incapacidad para dejar de besarlo. No volvería a ocurrir. Ella tenía una carrera, una trayectoria, y no incluía arruinar su trabajo por tener sexo con uno de sus clientes. Buen Dios, ella podía arruinar su carrera si fuera atrapada. Nunca más. Sacaría al caliente Cole de su cabeza, y su cliente Cole tomaría su lugar. Llevó una planta a la casa de los padres de Cole para la cena del domingo. Una botella de vino era muy provincial. La madre de Cole pareció complacida. Sonrió con alegría y le agradeció profusamente. Cara era hermosa, y Savannah adivinó que estaría a mediados de sus años cincuenta. Tenía el pelo largo, grueso, muy oscuro, recogido en una coleta, con unos ojos marrones muy expresivos y, siempre estaba sonriendo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

manejarlo.

151


El Club de las Excomulgadas —Ven conmigo a la cocina. —Cara la condujo por el pasillo. La casa era hermosa y moderna, con suelos de mármol en la entrada, de madera en el resto de toda la enorme casa, y con azulejo oscuro en la cocina. Tenía una

influencia

italiana

en

la

decoración.

La

cocina

estaba

llena

de

electrodomésticos de acero inoxidable, una encimera de granito oscuro, y una isla en el centro con un fregadero y una zona de estar. —Me encanta tu casa, Cara.

dormitorios al sur de la Ciudad que Jack y yo habíamos comprado cuando nos casamos. Con los años se deterioró y tuvimos necesidad de repararlo, pero Jack era un soldador y yo asistente de oficina, sólo había una limitada cantidad de cinta adhesiva39 que podíamos poner en la vieja casa para que no se desmoronara. Invertimos todo nuestro dinero en los niños y nos aseguramos de que tuvieran una educación universitaria. Por supuesto, ayudó que Cole obtuviera la beca de fútbol. —Estoy segura que sí. —Cuando Cole consiguió su primer contrato, nos compró esta casa. Fue mi casa de ensueño. Soy italiana, así que la decoré con el amor de mi herencia. —Veo las influencias italianas. Es encantadora. Cara le dedicó una sonrisa—. Gracias. Me encanta tanto este lugar, y hay un montón de espacio para los chicos; aunque ya no viven aquí, y para cualquier nieto con el que nos puedan bendecir algún día. Lamentablemente, ninguno parece tener prisa por establecerse. —Ocupados con sus carreras, me imagino. —Es verdad. Aunque Cole cumplirá treinta este año. Alicia recién está comenzando su carrera. Estoy ansiosa por cuidar algunos bebés y temerosa de que 39

Expresión utilizada en el slang americano para decir que la cinta adhesiva arregla todo. Que soluciona todos los problemas. En ese caso mantener la casa en una pieza.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Gracias. A mí también. Vivíamos en un pequeño departamento de tres

152


El Club de las Excomulgadas ambos se centren en sus carreras en lugar de en el amor, el matrimonio y los nietos que quiero tener. Savannah se rió—. Estoy segura de que sucederá con el tiempo. Cara fue hacia una olla en la estufa, la revolvió, luego puso la tapa de nuevo—. Tal vez sí. Tal vez no. Sinceramente, depende de ellos dos. Trato de no interferir. Demasiado —dijo con una sonrisa irónica—. Háblame de ti, Savannah. Me encanta tu acento sureño. ¿De dónde eres?

Georgia. — ¿De dónde en Georgia? —De Macon. — ¿Tienes una familia grande? ¿Hermanos o hermanas? —No, sólo soy yo. — ¿Y tu familia todavía vive ahí? —Sí, así es. —Por lo que sabía. Odiaba inventar historias sobre su familia, pero la verdad no era algo que compartiera alguna vez. Por lo menos no habitualmente. Había compartido mucho con Cole y eso había sido un desastre. Siempre era mejor inventar mentiras que decir la verdad. Después de todo, la imagen lo era todo, y muchas veces la verdad era dolorosa. —Debe ser duro estar lejos de casa. —No demasiado duro. Viajo mucho, así que estoy acostumbrada a estar lejos de casa. —Oh. ¿Así que ya no vives cerca de tu familia?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Savannah se sentó en uno de los taburetes acolchados de la isla—.De

153


El Club de las Excomulgadas —No. No lo he hecho durante años. —Eso debe ser difícil. ¿Los echas de menos? Ella hizo una pausa—. Sí. Por supuesto. Cara sacó una tabla de cortar y comenzó a rebanar unos tomates—. Sé que fue duro para Cole alejarse, aunque es algo que tuvo que hacer para jugar al fútbol.

—Le gusta jugar a ser fuerte e independiente, pero en su corazón ama a su familia. Una observación interesante, razón por la cual había querido conocer a sus padres. —Y aquí estoy monopolizando tu tiempo. Entremos en la habitación de la familia. La habitación familiar era grande y espaciosa, con una televisión súpergrande de pantalla plana y gran cantidad de asientos. Los Rileys debían tener muchos invitados. Savannah estaba segura de que Cole no creía que fuera a aparecer, o tal vez esperaba que no lo hiciera, pero cuando Cara la condujo a la habitación de la familia, Cole frunció el ceño. Se puso de pie y la saludó, pero era evidente que no estaba contento de verla. El padre de Cole le dio la mano, y Alicia le dio un abrazo. —Estoy tan contenta de que hayas venido —dijo Alicia—. Ahora tengo alguien con quien hablar. Están viendo el béisbol. —Alicia suspiró. — ¿No eres una fanática de los deportes?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Estoy segura de que los extrañó a todos ustedes.

154


El Club de las Excomulgadas —Oh, por supuesto. Me gustan los deportes. Sólo que lo veo por diferentes razones. Presto atención a su física mecánica, a cómo se mueven sus cuerpos, buscando tensiones o lesiones o cómo podrían hacerse daño. —Le hizo señas a Savannah para que tomara asiento a su lado en el sofá—. Muchos de estos chicos siguen jugando mientras están lastimados. —Eso es porque somos fuertes —dijo Cole desde su silla. Alicia puso los ojos en blanco—. Y luego se preguntan por qué sus carreras

Savannah se rió—. He descubierto en mi trabajo con los deportistas que no son muy aficionados a escuchar, especialmente cuando sienten que están siendo regañados; por una mujer. —Eso no es cierto. —Cole la inmovilizó con su mirada—. Cuando quien sea que esté hablando sabe de qué demonios está hablando, escuchamos. El sexo no tiene importancia. Ella tuvo la sensación de que acababa de ser insultada. —Bien, escuchas a mamá, y ella es mujer, pero sólo porque te da miedo. — Alicia miró a Savannah y le guiñó un ojo. — ¿Quién le diría que no? Y, además, las madres no cuentan. —Escuché eso. —Cara entró con una bandeja de té helado. Le sirvió un vaso a Savannah, y rellenó los vasos de los demás. Savannah se complació con sentarse y ver la dinámica familiar desarrollarse, pero al parecer esa no era la forma en que funcionaba la casa Riley. —Dinos con más detalle lo que haces para el equipo, Savannah —dijo Cara después de que se sentó en el sofá, dejándola intercalada entre ella y Alicia.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

son tan cortas.

155


El Club de las Excomulgadas Ella se dio cuenta de que Cole la observaba por el rabillo del ojo, a pesar de que tenía puesta su concentración en la televisión. Sabía que estaba escuchando, sin duda, con miedo de que fuera a decir sus secretos. —Hago las relaciones públicas, tanto para el equipo como individualmente para los jugadores. Cole hizo rodar los ojos. A la televisión. Ja. Ella lo sabía mejor. —Eso suena divertido —dijo Cara—. ¿Así que haces malabares con las dos

—Mi tarea principal es velar por la imagen del equipo, así que sí. — ¿Y cómo se relaciona eso contigo con el trabajo que haces con Cole? —le preguntó Alicia. Oh, ella era astuta—. Estaré trabajando con él, enseñándole sobre la marca Trader. Lo que el equipo representa, cuáles son sus obras de caridad. Básicamente, haré de él un Trader de Saint Luis. Alicia sonrió—. En otras palabras, lo estarás adoctrinando en el culto. Savannah se rió—. Más o menos. —Iré a revisar la cena —dijo Cara. Savannah se levantó—. Deja que te ayude. —Eso no es necesario. Siéntate aquí y sé una invitada. Alicia me puede ayudar. —Realmente, me encanta la cocina. Es uno de mis lugares favoritos. —Oh, me salvaste —dijo Alicia con una sonrisa—. No me gusta cocinar. Cara le dio a su hija una mirada—. Eso significa que te tocarán los platos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

cosas?

156


El Club de las Excomulgadas Alicia hizo una mueca—. Así que no estaré salvo después de todo. Cole me puede ayudar con la limpieza. —Qué alegría —murmuró Cole. Savannah siguió a Cara a la cocina—. ¿Qué puedo hacer? Cara le entregó un pedazo de pan que parecía y olía celestial, seguido de un cuchillo de pan—. Puedes cortar el pan.

tan bien. —Hice lasaña. Espero que te guste la comida italiana. —Me encanta. —Me imagino que extrañas la cocina sureña de tu madre. Ella resistió el jadeo que se atoró en su garganta. Como si su madre se hubiera molestado en organizar una comida—. Cocino mucho por mí misma, así que consumo un montón de comidas caseras del sur. — ¿En serio? Estaría encantada de que pudieras cocinar algunos platos para mí alguna vez. Me encanta la cocina sureña. —Me gustaría mucho. Ella ayudó a Cara a llevar los platos al comedor. La mesa ya estaba puesta, así que lo único que restaba hacer era poner la ensalada, la lasaña y el pan. —Comamos —dijo Cara. La televisión fue apagada y todos se amontonaron en el comedor. —Savannah, te sentarás al lado de Cole, justo ahí —la dirigió Cara.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella se lavó y secó las manos y se puso a trabajar en el pan—. Todo huele

157


El Club de las Excomulgadas Ella tomó su lugar y Cole se sentó, pero no se veía contento. No es que le importara. Esta era una misión de búsqueda de hechos, no una cita, sin importar lo que hubiera sucedido en la boda. Estaba allí para ver cómo se relacionaba él con su familia. Nada más. — ¿Cuándo comienza la práctica? —le preguntó Jack. —Ya estoy haciendo condicionamiento y ejercicios con el equipo. Comenzaremos con la práctica la próxima semana.

—Sí. —Cole tomó una rebanada de pan de la canasta que Savannah le pasó. Ella le sonrió y él le echó un vistazo. Él no estaba feliz. Uno podría pensar que ya lo habría superado para el momento. Ella estaba allí y estaban sentados uno al lado del otro, por lo que debería sacar lo mejor de eso. Savannah escuchó mientras hablaban de la familia y de los amigos, de cómo iba el trabajo de Jack. Charlas comunes, y por supuesto, del fútbol. —Espero que esta temporada te vaya bien, Cole —dijo Alicia—. Tal vez los Traders te mantendrán con ellos. Él se concentró en su plato—. No veo ninguna razón para que no lo hagan. —Los otros no lo han hecho. Cole se encogió de hombros—. No nos compenetramos adecuadamente. — ¿Qué crees que será diferente esta vez? Él le dio a su hermana una mirada fría—. ¿Por qué no te ocupas de tus malditos asuntos?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Estás listo?

158


El Club de las Excomulgadas —Cole. —Su madre le lanzó una mirada de advertencia, y él miró hacia abajo para tomar más lasaña. —Oye, sólo estaba preguntando. —Deja de preguntar —le dijo a su hermana—. Tienes tu propia mierda con la cual lidiar. —Estoy lidiando con mi mierda muy bien, gracias.

—Porque eres mi hermano, imbécil. Y lo único que hice fue hacer una maldita pregunta. ¿Eso te picó el trasero? —Cole. Alicia. Esta no es una conversación apropiada para una comida. Y tenemos una invitada, por lo que sería muy bueno si ustedes dos no se comportaran como un par de niños de ocho años peleando. Cara, aunque aparentemente dulce, obviamente, había criado a sus hijos con mano firme porque ambos se callaron. Pero ahora el silencio de muerte en la mesa era inquietante. Savannah comía y trataba de hacerse tan pequeña como le fuera posible. Tenía años de experiencia haciendo eso. —Lo siento, Savannah —dijo Alicia, obviamente imperturbable—. Espero que no te hayas ofendido. Esta es una conversación normal a la hora de comer por aquí. Ella le sonrió a Alicia—.No estoy ofendida en absoluto. Estoy acostumbrada a tratar con los atletas. —Oye, no me hables como si ni siquiera estuviera aquí —dijo Cole. —En realidad, no me refería a ti.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Entonces, ¿por qué molestarse con la mía?

159


El Club de las Excomulgadas —Asombroso —dijo Alicia—, no toda la conversación es sobre ti. Sé que tú y tu tremendo ego encuentran eso difícil de creer. —Y tú y tu intelecto superior piensan que tienes que ser la estrella de cada espectáculo. ¿Por qué no hablas de algo médico y dejas el fútbol fuera de la ecuación? —Basta ya —dijo Jack por fin, dándoles una dura mirada a los dos, a Cole y a Alicia.

perros salvajes. ¿No pueden ser buenos? Alicia miró a su madre—. Estaba siendo amable. Él está siendo un idiota. Savannah no estaba en desacuerdo, pero no hubo mayores comentarios sobre el tema. Era interesante que Jack sólo tuviera que decir una palabra para silenciar la disputa. Ojalá hubiera sido tan fácil en su casa cuando ella era pequeña, pero no había nadie para hacer alguna injerencia en su nombre, nadie que silenciara las interminables discusiones. Hasta que un día se había detenido. Su madre se había detenido, pero no de la manera en que Savannah hubiera querido. Pero eso había sido hace mucho tiempo, y otra vez, ya lo había enterrado. No tendría sentido sacarlo todo nuevamente sólo porque estaba teniendo una comida con una buena familia. Después de la cena, se levantó para ayudar a despejar la mesa, pero Cara la detuvo. —No, eso es trabajo de Cole y de Alicia. Puedes venir a sentarte en la sala de estar con Jack y conmigo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cara negó con la cabeza—. Ustedes dos. Siempre el uno contra el otro como

160


El Club de las Excomulgadas —No me importa ayudar. Cara le tomó la mano—. ¿Y negarles el placer de lavar los platos? Alicia gimió, luego le guiñó un ojo. Savannah intentó llamar la atención de Cole, pero él estaba obviamente enfadado todavía. Bien. Podrían hablar más tarde. Tal vez él necesitaba un poco de tiempo de unión con su hermana en la cocina.

Ella entró en la sala de estar con Cara y Jack. Cara le obsequió historias sobre cómo ella y Jack se habían conocido. Fue dulce y romántico. Quince minutos más tarde, oyó los gritos de Alicia, luego risas. — ¿Crees que están bien ahí dentro? —Oh, no hay duda —dijo Cara. —Así que... ¿se pelean y luego se reconcilian lavando los platos? Cara sonrió—. Lavar los platos es el gran igualador. Resuelve más de una controversia. —Ya veo. —Realmente no lo hacía, ya que, cuando habían salido del comedor, Cole parecía estar dispuesto a matar a su hermana. Al ser hija única, estaba claro que no comprendía la dinámica familiar. —Creo que veré lo que está pasando ahí. —Tú sigue adelante—dijo Cara. Savannah se movió por el pasillo hacia la cocina, donde oyó las risas desvergonzadas de Alicia y de Cole. Al doblar la esquina, vio a Alicia arrojar un

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Esperaba que no incluyera ir uno tras el otro con cuchillos.

161


El Club de las Excomulgadas puñado de burbujas a la cabeza de Cole. Él respondió enrollando un paño de cocina. —Ni se te ocurra —dijo Alicia, dándole una mirada de advertencia a Cole y retrocediendo, pero su expresión estaba llena de alegría. Corrió hacia el contenedor de las espátulas. Cole tiro la toalla en su dirección y ella le pegó con la espátula. Los dos lucharon lado a lado. Parecía una pelea de espadas muy poco agarró, luego le hizo cosquillas. Ella se echó a reír. —Oh, Dios, detente. Sabes que odio cuando me hacen cosquillas. —Tú empezaste esto tirándome agua sucia. —No era agua sucia, idiota. Fueron burbujas. Él la sostuvo firmemente en su agarre—. Lo que sea. ¿Te rindes? —Jódete. Nunca voy a rendirme. Él le lanzó la toalla y ella le golpeó en la espalda con la espátula. Él se volvió para ir tras ella otra vez, pero captó a Savannah apoyada contra la pared. Dejó caer la toalla. Alicia, todavía tratando de recuperar el aliento, se apoyó contra la encimera—. Por favor, dime que has venido a salvarme. Él está tratando de matarme. Los labios de Savannah se curvaron—. No lo sé. Desde donde estoy parada parece que lo haces bien por tu cuenta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

convencional. Cole, obviamente, mucho más grande que su hermana, se lanzó y la

162


El Club de las Excomulgadas Alicia se apartó de la encimera y se dirigió en su dirección—. Hizo trampa. Conoce mis debilidades. Pero todavía correré como el infierno. —Le guiñó un ojo y se fue. Savannah entró en la cocina—. ¿Abusando de tu hermanita? Él dobló la toalla y la colgó en el soporte—. Ya apenas sigue siendo pequeña, y ella empezó. Además, es malvada con la espátula.

— ¿Así que ahora estoy en problemas por jugar con brusquedad con mi hermana? ¿Tendrás qué incluirlo en tu informe? Ella se cruzó de brazos—. ¿En cuál informe? —No lo sé. Cualquiera que sea el informe que estás haciendo acerca de tu visita hoy. —Cole, mi visita de hoy fue porque tu madre me invitó. No se trata de trabajo. Él se apoyó en la encimera—. Así que estás aquí sólo para llegar a conocerme mejor. —Sí. — ¿Por qué? —Porque es parte de mi trabajo. —Entonces es un trabajo. Él la tenía allí—. Supongo que tienes razón. Pero no te estoy juzgando debido a tu familia y por cómo te relacionas con ellos. Verte con tus padres y tu hermana me ayuda a formular tu imagen de una manera mucho mejor que una

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Hablas como un niño de diez años, buscando una excusa.

163


El Club de las Excomulgadas biografía en un papel. Es más tridimensional. No puedo evitar tu futuro sin saber acerca de tu pasado. —Si tienes preguntas acerca de mi pasado, solo hazlas. —Está bien. Dime cómo te iniciaste en el fútbol americano. —Eso está todo en mi biografía.

—En la liga Pee Wee. Tenía cinco años. Ella se sentó en el centro de la isla—. ¿Jugaste cada año? —Sí. Me encantó. Era físico y fuerte y siempre he sido un corredor rápido. Mis padres me dijeron que tenía todo ese exceso de energía. Lo que en un padre quiere decir que era un rebelde dolor en el trasero. El fútbol me dio una salida para eso. Ella podía imaginarlo como un niño travieso—. Me imagino que lo hizo. ¿Qué es lo que hacías cuando no era temporada de fútbol americano? Él arqueó una sonrisa—. En su mayor parte me metía en problemas. Ella se echó a reír—. Ya veo. ¿Jugaste algún otro deporte? —Sí. Cuando mis padres descubrieron que el deporte era la salida que necesitaba, me inscribí en el fútbol común y en el béisbol, también. No me gustaba tanto aquél como el fútbol americano, pero era algo que hacer para pasar el tiempo hasta que el otro empezara de nuevo. —Tenemos álbumes de fotos con todas sus fotos deportivas. ¿Quieres verlos? Savannah se dio la vuelta para ver a Cara llegando para llenar la jarra de té helado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Es más interesante viniendo de ti.

164


El Club de las Excomulgadas —Me encantaría. Cole frunció el ceño—. Mamá. No. No saques los viejos álbumes. Cara agitó la mano hacia él, agarrando otra jarra de té, y se dirigió hacia la puerta—. Oh, vamos. ¿Qué diversión habría en ser tu madre si no puedo avergonzarte? Curiosa, Savannah se bajó del taburete y siguió a Cara a la habitación familiar. Alicia y Jack estaban jugando una partida de cartas. Alicia levantó la

—Oh, dios, mamá, no los álbumes de fotos. —Sí. Le mostraré a Savannah los de Cole cuando era más joven y hacía deporte. Alicia le echó a Cole una mirada comprensiva mientras se él arrastraba dentro—. Lo siento, amigo. Cole le hizo una mueca a Savannah—. Odio cuando hace esto. —Toma asiento en el sofá —dijo Cara, luego hizo un lugar a su lado y puso uno de los gruesos álbumes de fotos en su regazo—. Este es Cole jugando fútbol con los Pee Wee. Su primer año. Tenía cinco años. Savannah observó como el orgullo que cruzaba por el rostro de Cara cuando pasó las páginas, deteniéndose de vez en cuando para sonreír y poner la mano sobre una foto de Cole cuando era pequeño. Oh, cielos. Savannah fue golpeada con un feroz sentido de anhelo. Este era el amor de una madre, el orgullo de una madre por su hijo. Así es como era. Ella no lo sabía, nunca lo había sentido. Le dolía el corazón por el deseo de algo que nunca había tenido, que nunca tendría. Se sorprendió cuando las lágrimas

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mirada cuando Cara se agachó y abrió el armario inferior de la estantería.

165


El Club de las Excomulgadas quemaron sus ojos. Se apresuró a parpadear y sacudirse la melancolía. No se trataba de ella. Se trataba de Cole. Céntrate en Cole y deja de sentir lástima por ti misma. Ella le devolvió la mirada al álbum de fotos, concentrándose en las imágenes mientras Cara pasaba las páginas. Cole era adorable cuando niño, con el pelo desgreñado oscuro, arrodillándose para la cursi foto con su casco en la mano y una amplia sonrisa.

Cole, que había pasado a segundo plano frente a ella, dijo—: ¿Así que estás diciendo que no soy lindo ahora? No, definitivamente no era lindo. Era devastadoramente guapo—. Yo no dije eso. Cara hojeó las páginas y Savannah pudo ver el progreso de Cole de año en año. Era increíble ver sus etapas de crecimiento, desde un adorable niño que perdía sus dientes, hasta la adolescencia, y sus fotos de la escuela secundaria. En la universidad, había añadido más músculos, y un atractivo aún mayor. Ella levantó la mirada hacia él—. ¿Alguna vez tuviste una fase fea? —No —contestó Alicia—. Es repugnante. Siempre ha sido perfecto y hermoso. Yo, por el contrario, tuve frenillos y acné y era gordita. Cole se rió—. Es verdad. Los tuviste. Tuviste suerte de tenerme como hermano mayor. Es lo único que salvó tu vida social en la escuela secundaria. —Sí, gracias. No me ayudaste mucho con los chicos, sin embargo. Aún así no estuvieron interesados en salir conmigo. —No hasta que te creció el busto y perdiste tu grasa de bebé.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Eras tan lindo —dijo Savannah.

166


El Club de las Excomulgadas —Y para entonces no estaba interesada en ellos porque todos eran egoístas, con una mente cerrada. Fui virgen hasta que llegué a la universidad. —Demasiada información, Leesh —dijo Cole. —A diferencia de ti, gruñón, quien probablemente la perdiste antes de conseguir tú licencia de conducir. Cole sonrió—. Fue con Melissa Petry. Y tenía quince años, de hecho.

que se aprenden acerca de tus hijos después del hecho. Siempre tan esclarecedoras. —Y hay muchas cosas que no quieres saber —dijo Jack, dando miradas incisivas a Cole y a Alicia. —Oh, vamos, papá —dijo Alicia—. Los dos somos adultos ahora. No es que haya que tener algún secreto. —Sí, lo hay —dijo Jack—. Especialmente con mi única hija. En lo que a mí respecta, siempre serás mi bebé. Inocente e intocable. Alicia puso los ojos en blanco—. Esa doble moral. Probablemente le darás una palmada a Cole en la espalda. —Sin comentarios —dijo Jack, retomando el crucigrama. Savannah adoraba a esa familia. Se peleaban, decían demasiado a veces, pero el amor era evidente. Cara estaba claramente muy orgullosa de sus chicos. Era evidente que se habían criado en un ambiente estable, amoroso, pero firme. Y Jack, aunque tranquilo, claramente amaba a sus hijos. Ambos padres habían trabajado duro para darles a sus hijos las herramientas que necesitaban para tener éxito. Y a pesar de las recientes turbulencias de Cole con su imagen, no se veía mimado o yendo por el mal camino. Ella no sabía muy bien de donde habían salido

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cara suspiró y le dio a Savannah una mirada que lo decía todo—. Las cosas

167


El Club de las Excomulgadas sus problemas, pero al parecer no era por su educación, que parecía cálida y generosa. Ella sintió envidia de su vida familiar. Era tan diferente como la noche y el día de la suya. Después de quedarse un tiempo más, se puso de pie—. Gracias por invitarme a cenar, Cara. Me lo pasé de maravilla.

—Me temo que sí. Tengo trabajo con el cual ponerme al día. Les dijo adiós a Cara, Jack y Alicia. —Te acompañaré afuera —dijo Cole, sorprendiéndola debido a que había estado muy distante de ella toda la noche. —Está bien. Cuando ella llegó a la puerta del lado del conductor de su coche, Cole metió la mano entre las suyas. Sorprendida, se volvió hacia él, pero él sólo le había quitado las llaves de la mano. —Fuiste amable con mi familia. Gracias. — ¿Crees que habría venido aquí para interrogarlos? Él se pasó los dedos por el pelo—. ¿La verdad? No sabía cuáles eran tus intenciones al venir aquí. Ella puso su mano sobre su brazo—. Sólo cenar. Para llegar a conocerte mejor. — ¿Por qué? —Para ayudarme a ayudarte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Es necesario que te vayas tan pronto?

168


El Club de las Excomulgadas — ¿Pones tanto esfuerzo en tus clientes? Si fuera honesta con ella misma diría que no. No tanto como lo estaba poniendo con Cole. No sabía por qué estaba insistiendo tanto con él. ¿Tal vez porque era tan resistente? Tal vez porque no creía en ella. No podía haber otra razón, ¿o sí? —Sí. Tendrás que empezar a confiar en mí, Cole. A tener un poco de fe en

Él caminó hasta el final de su coche. Ella lo siguió. Él se apoyó en el maletero y se cruzó de brazos—. No soy fácil de tratar. — ¿En serio? No me había dado cuenta. Él le dio una amaga sonrisa que hizo que su pulso diera puntapiés. Realmente, eso sería mucho más fácil si no lo encontrara tan increíblemente atractivo. Ella había trabajado con atletas guapos antes y ellos nunca habían puesto sus hormonas en movimiento. Entonces, ¿qué pasaba con Cole que la afectaba? —Me gustas, Savannah. Creo que eres hermosa, inteligente y pareces ser capaz de aguantarme. No mucha gente puede aguantarme. Uh-oh—. A mí también me gustas, Cole. Pero recuerda, me están pagando para aguantarte. —Ha habido otras personas a las que les han pagado para aguantarme y no lo han hecho. Ella le ofreció una sonrisa—. No me doy por vencida fácilmente. Tal vez tú lo harás. — ¿Es un reto?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mí. Realmente estoy aquí para ayudar, no para perjudicar tu carrera.

169


El Club de las Excomulgadas —Podría ser. Ni siquiera hemos empezado el trabajo de verdad todavía. Tal vez deberías reservarte tu juicio. — ¿Por qué? ¿Estás pensando en pasarme por algunos cambios de imagen agotadores? —Algo así. —Creo que puedo manejarlo.

mi trabajo implica. — ¿Así que ya me estás preparando para el fracaso antes incluso de empezar? —Yo no dije eso. Tal vez ese es el problema que tienes con los medios, Cole. Eres contencioso y ves cosas que no están allí. Él se impulsó del maletero y cerró la distancia entre ellos—. Nunca veo cosas que no están allí. Soy bastante inteligente para ser un tonto jugador de fútbol. Creo que quieres desafiarme. —No creo que seas tonto. Y no te estoy desafiando. Te estoy preparando. Él tomó un mechón de su cabello y lo frotó entre sus dedos, su mirada se mantuvo firme en su rostro—. Estoy listo para ti, Peaches. Dame lo que tengas. ¿Estaba siendo deliberadamente seductor, o simplemente era algo natural para él que ni siquiera se daba cuenta de lo que hacía? Ese tenía que ser un movimiento practicado. Era uno bueno, también, porque sus senos se hincharon, sus pezones se tensaron y estaba a punto de caer en sus brazos y darle un bocado a su labio inferior. Señor, ten piedad, pero el hombre era tentador. Alto, con un cuerpo sexy y duro como una roca, y había algo en su cuello que encontraba muy atractivo. Olía

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No creo que te guste que te digan qué hacer, y eso es exactamente lo que

170


El Club de las Excomulgadas bien, sus ojos la cautivaban, y era claramente el diablo con pantalones vaqueros azules y una apretada camiseta negra. Ella tenía que permanecer lejos, muy lejos de él. Ella dio un paso atrás—. ¿Puedo tener mis llaves? Él las colgó delante de ella. Ella las tomó y abrió la puerta del coche, luego se deslizó dentro de éste. Él cerró la puerta y apoyó los brazos contra ésta, tan cerca que ella podía

Contrólate, Savannah. Se volvió para mirarlo. —Te llamaré por la mañana. —Por supuesto. Buenas noches, Savannah. Su cara estaba a centímetros de la de ella. Si inclinaba la cabeza un poco, la besaría. Si ella inclinaba su rostro un poco... No. ¿En qué estaba pensando? Después de la noche de la boda, había jurado que no volvería a suceder. Había estado tan cerca de ceder, y eso habría sido un desastre. Si no hubieran estado en un lugar público cuando la había besado aquella noche, habría estado desnuda y él dentro de ella en minutos. Y ella no se habría opuesto. —Buenas noches. —Ella encendió el coche y lo puso en marcha. Él hizo una pausa por un segundo, luego se apartó. Ella salió de la calzada y, finalmente, soltó el aliento que había mantenido por lo que había parecido una eternidad. ¿Qué pasaba con ella de todos modos? Tenía que tomar el control de su libido descontrolada. Esa sería una tarea muy difícil. Nunca se había sentido atraída por uno de sus clientes antes.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

contar sus pestañas e inhalar su aroma.

171


El Club de las Excomulgadas Y estaba decidida a luchar contra la atracción hacia Cole. Era más fuerte que eso, era estricta en su dedicación a su trabajo. El trabajo siempre había sido lo primero, y siempre lo sería. **** Cole sonrió mientras observaba irse a Savannah. Había un montón de cosas que no sabía, pero había cosas de las que sabía

Savannah había querido que él la besara. Había estado escrito en su ruborizada cara. La intención había estado en sus ojos y en la forma en que había colocado la cabeza. Él había podido leer las señales con claridad. Era parte de su trabajo como receptor abierto. El lenguaje corporal lo era todo. Si se hubiera inclinado una fracción de un centímetro, habría tenido su boca sobre la de ella en un instante. Pero ella dudaba. Él podía haberlo iniciado, por supuesto, y dudaba que ella se hubiera resistido, pero este era su juego para jugar, al menos por ahora. Él no tenía ningún problema en trabajar y jugar al mismo tiempo con ella, pero obviamente ella sí. Él la agotaría. Sonriendo, se giró y se dirigió a la casa de sus padres.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mucho. Una de esas cosas era sobre mujeres.

172


El Club de las Excomulgadas Capítulo Diez El teléfono de Cole sonó a las malditas seis en punto. Él lo levantó y gruñó, y luego miró la pantalla. Era Savannah. Pulsó el botón. — ¿Qué?

—Sí. ¿Y qué? —Estaré en el campo para verte. — ¿Así que me llamaste sólo para decirme eso? —Sí. —Está bien. Nos vemos allí. —Él colgó y tiró el teléfono sobre la cama, volviendo a sumergirse bajo la almohada. La práctica no era hasta dentro de tres horas más, lo que significaba que podía dormir dos horas más. O no. Mierda. Lo intentó, pero no pudo volver a dormirse, así que se levantó, se dio una ducha y se preparó unos huevos con tocino para el desayuno, y luego se dirigió a la sala de prácticas para hacer entrenamiento antes de los ejercicios. La ofensiva estaba allí, incluyendo a su competencia, Jamarcus, Lon, y el chico nuevo, Lawton Kenny, un novato pez gordo de Texas que había sido entrevistado sin parar por los medios. Según la prensa, el chico era un receptor estrella de gran futuro. Había corrido en el campo 40 yardas40 en 4 minutos 32

40

36 metros y medio.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Tu programa dice que tienes práctica del equipo esta mañana.

173


El Club de las Excomulgadas segundos antes del draft41, y todo el mundo lo quería. Los Traders habían tenido suerte en pescarlo. Y ahora Cole, a los veintinueve años, tendría que competir con uno de veintiún años, que era más joven y más rápido. Peor aún, el chico era educado como el infierno sin obvios esqueletos en su armario. Cole tenía mucho que demostrar. Así que tal vez era una buena idea tener a

Asintió con un gesto de la cabeza hacia los otros chicos mientras se movía desde la habitación de entrenamiento ubicada en el exterior, hasta el campo y comenzaba a hacer ejercicios de calentamiento. Bill, el atlético entrenador, salió a trabajar con los jugadores. Debido a que Jamarcus y Lon eran veteranos que regresaban al equipo, Bill los puso a hacer algunas repeticiones, después fue a trabajar con Cole. —Veamos lo que tienes hoy —dijo Bill, poniéndole a Cole ejercicios de calentamiento, y luego ejercicios de acondicionamiento para poner a prueba su resistencia y habilidades. Después de una hora, Cole estaba goteando sudor, con su respiración entrando y saliendo de forma agitada por haber corrido de un extremo del campo al otro. ¿Y Cole pensaba que Mario era el diablo? Bill era un entrenador duro. No supo cuando llegó Savannah. Vestida casualmente en pantalones capri, zapatos tenis y una camiseta de manga corta con el pelo recogido en una cola de caballo, se mantuvo al margen de la conversación con el entrenador Tallarino. El entrenador tenía su portapapeles y silbato y, a pesar de tener que dirigir a su equipo, 41

Un draft es un proceso utilizado en los Estados Unidos, Canadá, Australia y México para poder asignar determinados jugadores a equipos deportivos. En un draft, los equipos se turnan la selección de un grupo de jugadores elegibles. Cuando un equipo elige un jugador, el equipo recibe derechos exclusivos para firmar un contrato al mismo, y ningún otro equipo en la liga podrá firmar a ese jugador.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Savannah a bordo.

174


El Club de las Excomulgadas tuvo una conversación intensa con Savannah. De vez en cuando, miraba por encima a Cole y asentía mientras hablaba. — ¿Qué está hablando tu novia con el entrenador? —Jamarcus se detuvo a su lado. —Ella no es mi novia. — ¿Quién es? —preguntó Lon, deteniéndose después de una larga carrera.

— ¿Sí? ¿Dejan que tu asistente venga al campo durante la práctica? Y, amigo, esa es un infierno de guapa asistente. ¿Cómo es que puede hablar con el entrenador? —Se conocen entre sí. — ¿Cómo se conocieron? Estaba cavando el agujero más y más profundo con cada mentira—. No lo sé. Por matrimonio o por ser el primo de alguien o algo. No conseguí los detalles. Sólo sé que ella conoce a su familia o algo así. —Ah. —Jamarcus la estudió—. Ha estado hablando con él durante mucho tiempo. Deben ser cercanos. — ¿Quién es la chica bonita? —preguntó Kenny, ni siquiera le faltaba el aliento por sus ejercicios. Bastardo. —La asistente de Riley —dijo Lon. —No me digas. Algún día, tal vez seré lo suficientemente importante como para tener una asistente. Espero que sea tan guapa como la tuya, Riley.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Es mi asistente...

175


El Club de las Excomulgadas Kenny se fue a correr para hacer más ejercicios. Antes de meterse en aún más problemas, Cole se dirigió hacia las líneas laterales. —Estaba hablando con Savannah. Dice que los dos no han hecho más que empezar —dijo el entrenador. —Así es. —Bien. Tengo grandes expectativas de ti este año, Riley. No jodas esto.

El entrenador se alejó, dejándolo con Savannah. —Parece como si estuvieras jugando bien con tus compañeros esta mañana. —Preguntaron por ti. — ¿Lo hicieron? ¿Y qué les dijiste? —Que eras mi asistente. Ella arqueó una ceja—. En serio. ¿Te gustaría que te trajera una bebida para que realmente se lo crean? —No creo que sea necesario. Ella se acercó a la mesa donde estaban los vasos—. Insisto. —Le tendió una bebida—. Detestaría que alguien descubriera mi verdadero trabajo aquí. Sé cuánto te preocupa eso, así que seré cautelosa por ti. Él puso los ojos en blanco, pero tomó el vaso de su mano y se lo bebió de dos tragos—. Gracias. —El placer es mío. Ella levantó su cálida mirada hasta la suya.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No tengo la intención de hacerlo, entrenador.

176


El Club de las Excomulgadas —Entonces, ¿sobre qué estabas hablando con el entrenador? —le preguntó. —Del equipo en general. De sus planes para la temporada. —Sí, estoy seguro de que él compartió todo contigo. —Tal vez te sorprenda lo que compartió conmigo. Él quería preguntarle de si habían hablado de él, pero no lo haría—. Tengo

—Adelante. Juega bien con los otros chicos. Él se dirigió de nuevo al campo. Trabajó con los otros receptores en las jugadas designadas que había aprendido, observando a los otros chicos en la recepción para dimensionar a su competencia. Kenny estaba bien, pero era joven. Era rápido, pero tenía mucho que aprender. No sería todavía competencia durante un año o dos. Jamarcus y Lon, sin embargo, eran veteranos, encajaban bien con el equipo. Los bloqueadores los respetaban, estaban en sincronía con Grant Cassidy, el mariscal de campo, y su tiempo era bueno. Serían sus competidores más feroces. Tendría que vigilarlos a los dos, asegurarse de que podía ganarles para poder terminar como el receptor número uno del equipo. Cuando llegó la hora de que los Tight end (TE)42 hicieran sus ejercicios, se dirigió hacia el banquillo para conseguir otra bebida mientras Jamarcus y Lon practicaban con Kenny. —Te mantienes separado de tus compañeros de equipo.

42

Tight end (TE) es una posición en el fútbol americano y fútbol canadiense que forma parte de la línea ofensiva. Su presencia es opcional, ya que hay formaciones sin Tight Ends y formaciones que incluyen hasta cinco de ellos. El tight end es el último hombre en la línea ofensiva, que a veces se separa de ella recibiendo el nombre de split end; pero sus funciones no son las de un miembro de la misma. Puede bloquear a jugadores de la defensa para abrir huecos a su running back o servir como receptor (de distancias cortas normalmente).

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

que volver al trabajo.

177


El Club de las Excomulgadas Él se tomó una bebida, tomó otra y se volvió hacia Savannah—. ¿Eh? —Mira el campo. Los otros receptores abiertos están juntos y hablan. Tú estás aquí. —Tenía sed. —Tienes que pasar el rato con ellos.

Ella suspiró—. Porque eres parte de un equipo. Eso es lo que haces. Cuando la práctica termina, convives con los otros jugadores de tu posición. Él se encogió de hombros—. No es así como lo hago. Ella lo tomó del brazo y lo llevó lejos de los otros chicos—. Tal vez fue en el pasado, pero es la forma en que lo harás ahora. Parte de tu imagen debe ser el de un jugador de equipo. Alteraremos tu imagen; la que todo el mundo considera negativa, mostrándoles que has cambiado desde que llegaste a los Traders, que estás más que dispuesto a jugar a la pelota, por así decirlo. —No voy a cambiar lo que soy, Peaches. —Eso es exactamente lo que harás. Es por eso que Elizabeth y los Traders me trajeron. Para cambiar lo que eres, por lo menos en el exterior. Quién eres aquí —puso su mano en su pecho— eso no cambiará. La tensión recorrió su interior—. No veo ninguna razón por la que tenga que ser amable con los chicos. Ellos son mi competencia. Todos estamos detrás de la misma cosa: la pelota. Jugar bien con ellos no me otorga nada. Ella respiró hondo y soltó el aire—. Tienes que ser amable con todo el mundo en este equipo. Desde el mariscal de campo a los de la línea ofensiva, con todos los jugadores de la defensa y de los equipos especiales, todos están tras lo mismo que es el gran trofeo del último partido de la temporada y el Súper Tazón

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No. ¿Por qué habría de hacerlo?

178


El Club de las Excomulgadas con un anillo en tu dedo. La única manera de conseguir eso es trabajar como una unidad cohesiva. La forma en que lo has manejado en el pasado ha sido un error. Que tú estés en un lado y todos los demás en el otro sólo les garantizará dos cosas. Una, que no recibirás el balón en tus manos todas las veces que quieras, y dos, las probabilidades de perder de tu equipo serán mayores debido a la agitación interna. ¿Es eso lo que quieres? —No.

Ve a hablar con ellos. Él la miró. — ¿Sobre qué? —Oh. Mi. Dios. No tienes ni idea de cómo hacer esto, ¿verdad? —No soy un idiota. —No dije que lo fueras. Pero nunca te has acercado a ninguna persona de ningún equipo con el que hayas jugado. Comienza con el chico nuevo, Kenny Lawton. — ¿Qué pasa con él? —Necesita orientación. Es el único que anda perdido y ansía dirección. ¿Quién mejor para ofrecérsela que tú, un veterano en el juego y en tu posición? ¿De verdad lo quieres uniéndose con los otros dos receptores y dejándote afuera? —Me haces sonar como un hombre viejo. —Y tienes que dejar de tomarte todo tan a pecho. No jugarás fútbol americano para siempre. Ningún jugador lo hace. Parte de tu responsabilidad con el juego es que educar a los jóvenes jugadores, a los que pasarás la antorcha43 y te asegurarás de que estén listo para jugar tan bien o mejor que tú.

43

Se refiere a dejarles el puesto al retirarse.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Entonces, por lo menos dale una oportunidad. Tienes que ser agradable.

179


El Club de las Excomulgadas —Eso estaría destruyendo el propósito de que yo sea el mejor en este equipo. —Sabes tan bien como yo que pasarán años antes de que él sea tan bueno como tú. Eso no significa que no puedas enseñarle como son las cosas. ¿No te acuerdas de cómo fue tu primer año? Ella tenía razón. Era una mierda ser el nuevo. Su primer año en el fútbol americano profesional había sido horrible. No conocía a nadie y se había sentido al no fuera por los chicos que se habían apiadado de él, y le habían mostrado el camino, se habría perdido. Todavía hoy recordaba a esos tipos. —Bien. —Y mientras estás en ello, trata de ser amable con Jamarcus y Lon. Todos están tras lo mismo y tienes un montón de experiencia que puedes compartir con los demás. Te guste o no, son los veteranos en este equipo. Ellos te pueden ayudar. ¿Quién la había hecho una experta en fútbol americano de repente? Él volvió a salir a la cancha y se unió a los otros receptores. — ¿Dándole un poco de instrucción a la chica? —le preguntó Lon, con un brillo burlón en los ojos. —Es competente. Sabe mucho de fútbol americano. Es una ventaja tenerla alrededor. —Tiene un buen trasero, eso es seguro —dijo Lon, empujando a Jamarcus. La sangre de Cole hirvió. Estaba a dos segundos de empujar su puño en el rostro de Lon. Pero miró a Savannah, quien frunció el ceño y negó con la cabeza, por lo que se detuvo en seco y respiró hondo. Pero no dejaría que Lon insultara a Savannah. Se puso frente a Lon.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

margen de todo. Apenas había podido encontrar su trasero con las dos manos. Si

180


El Club de las Excomulgadas —Mira. Me caes bien. Creo que eres uno de los mejores receptores abiertos en el juego. Soy nuevo en este equipo y estoy tratando de entrar de él, así que por esa razón te estoy dando un pase44. Pero entiende esto: Haces otra observación personal sobre Savannah y te tumbaré. ¿Me entiendes? Lon levantó las manos—. No hay problema, hombre. Entiendo. Lo siento. No sabía que tu relación con ella era así. —No es así en absoluto. Es una buena mujer y está aquí haciendo su sobre ella. Sólo mantén la mente en tus propios asuntos. —Está bien. Lo siento de nuevo. En serio. Él se dio cuenta de que Lon era sincero en esa ocasión. Ahora tenía toda esa rabia y ninguna manera de desahogarla. Normalmente, habría tenido una pelea, o se iría caminando y haría algo para deshacerse de la tensión. Pero prestando atención al consejo de Savannah, asintió—. Está bien. Veamos si Bill puede hacer algunos ejercicios con nosotros. A Kenny y mí nos vendría bien algo de ayuda en el campo. —Está bien. Claro. —Lon agarró su casco y él y Jamarcus se alejaron. —Kenny —dijo Cole. — ¿Sí? —Eres un poco lento con tu tiempo. Tienes que empujar con más fuerza y cuidar tu izquierda. La defensa te está alcanzando cada vez que haces un juego doble45 seis. Pudo ver que la luz en los ojos del chico se atenuó. Kenny le dedicó una sonrisa vacilante—. No me di cuenta de eso. Gracias. Trabajaré en ello.

44 45

Se refiere a que le está perdonando lo que dijo, le está dando un indulto. Double play, doble play o doble matanza: jugada que permite hacer dos outs.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

trabajo. No tienes que comértela con los ojos y no es necesario que decir tonterías

181


El Club de las Excomulgadas Está bien, así que tal vez no había sido tan malo como pensaba que sería. El jurado aún estaba deliberando46 cuan amable se permitiría ser con estos chicos. Pero Savannah podría haber acertado. No tenía ningún sentido hacer enemigos cuando podría ser beneficioso para él hacer amigos. Por lo menos en la superficie.

Primera ronda terminada. Savannah dio un suspiro de alivio. Sabía que trabajar con Cole iba a ser difícil. Él no era un pan comido47, y no aceptaría todas sus sugerencias tan fácilmente como ésta. Pero la línea ofensiva estaba de pruebas, Cole tenía la pelota, e incluso los otros receptores estaban cubriéndolo. Hasta el momento, eso significaba que no había hecho enojar a nadie. No estaba mal para ser el primer día. Tal vez si se quedaba cerca de él podría evitar un desastre. El entrenador todavía tenía reservas en cuanto a Cole, a pesar de sus garantías de que lo tenía todo bajo control. Ella le había dicho que Cole había cambiado, y no pasaría mucho tiempo antes de que él tuviera una imagen tan brillante como un diamante nuevo y reluciente. El entrenador parecía dudoso acerca de eso, y le había dicho que sus acciones hablarían más fuerte que sus promesas. Savannah nunca fallaba. Si tenía que irse a vivir con Cole y verlo como una madre primeriza cerniéndose sobre su recién nacido, es lo que haría. Su reputación estaba en juego.

46

47

Expresión que se refiere a que aún estaba considerando que tan amable ser. Se refiere a sí mismo en tercera persona (él es el jurado que delibera). Se refiere a que no es una persona fácil de tratar, manipulable.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

****

182


El Club de las Excomulgadas Lo que significaba que en vez de dejarlo durante su práctica, decidió quedarse el resto del día. Se sentó en una silla cerca de los entrenadores y observó a Cole practicar. No fue difícil hacerlo, la verdad. Con pantalones apretados, un trasero genial, y una gran cantidad de sudor. No había duda de que él trabajaba duro, y aunque era el receptor abierto más viejo en el equipo, si podía convencerlo de que mantuviera la cabeza en el juego, él podría ser el mejor. Sus reflejos eran rápidos, estaba en excelente estado de salud. No había sufrido ninguna lesión durante su evidente que sus piernas estaban todavía en excelente forma. También sus manos. Parecía tener un instinto sobre la pelota, como si tuvieran la misma mente. Dondequiera que la lanzaban, allí estaba él. Tenía un toque ligero y nunca la dejaba caer. Cuando corría una distancia a toda velocidad, incluso los jugadores defensivos jóvenes tenían dificultades para mantener su ritmo mientras corría hacia la zona de anotación. Ella lo había subestimado. Es cierto que había pensado que era alguien promedio, normal; un jugador a mitad de su carrera con cierta actitud y que reaccionaba ante cualquier provocación a juego con ella. Al verlo hoy se dio cuenta de que era todo lo contrario. Con su talento, salud y resistencia, Cole tenía una gran cantidad de temporadas restantes. Podría ser un MVP48 si se concentraba más en el juego y en las influencias positivas, y menos en meterse en problemas. Es por eso que ella tenía su trabajo. Se iba a asegurar de que esa fuera una gran temporada para él y solo el comienzo de grandes cosas. Lo encontró afuera de los vestidores después de que él tomara su ducha. — ¿Todavía estás aquí? 48

MVP: «Most Valuable Player (jugador más valioso)» premio otorgado cada año al jugador más sobresaliente en cada liga de las Grandes Ligas de Béisbol. Desde 1930 la Asociación de los Escritores de Béisbol de América decide a quienes se otorga el galardón.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

carrera. Sólo ver como trabajaban sus pantorrillas le hacía agua la boca. Era

183


El Club de las Excomulgadas —Así es. —Lo siguió por el pasillo—. Tuviste una gran práctica hoy. Te viste increíble. Eso hizo que le brindara una estremecedora sonrisa—. Cariño, soy increíble. —Tu modestia me conmueve. Él se echó a reír—. Tuve un buen día hoy. Gracias por tu ayuda.

—Pasé un tiempo con los otros receptores, y le di un consejo a Kenny. No fue tan malo como pensé que sería. —Me alegro. Se dirigieron hacia el exterior. —Serías una buena entrenadora —dijo él. Ella soltó una risa suave—. Esa no es mi área, pero gracias por pensar así. Él la acompañó hasta su coche, abrió la puerta para ella. Ella se volvió para mirarlo—. ¿Tienes planes para la cena esta noche? Él se había puesto las gafas de sol para que no pudiera ver sus ojos, pero ella se imaginó que estaría sorprendido por la pregunta—. Uh, no. ¿Por qué? ¿Todavía estoy bajo vigilancia? —Estoy vigilando las veinticuatro horas al día. Pensé que podríamos cenar. —Está bien. ¿Qué tienes en mente? —En realidad, algo simple. Si no te importa, llevaré algo de comida a tu casa y cocinaré para ti. — ¿Cocinas?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella estiró el cuello para mirarlo—. ¿Mi ayuda con qué?

184


El Club de las Excomulgadas —Así es. Él apoyó un brazo contra la parte superior de su coche—¿Eres buena cocinera? —Soy excelente. —Sucede que me gusta la comida. Hecha por excelentes cocineros. Ven.

Él parecía estar mirándola fijamente, y ella deseó poder verle los ojos—. Me parece bien. Nos vemos entonces. Ella se sentó en el coche y él cerró la puerta, luego se alejó. Ella no pudo evitar sentir de la anticipación, pero la

aplastó

inmediatamente. Este es un trabajo, no una cita, se recordó a sí misma mentalmente todo el camino de regreso a su casa. Su cuerpo, sin embargo, tenía otras ideas. Tenía un hormigueo en todos los lugares equivocados. Trabajo. No. Una. Cita.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿A las siete está bien para ti?

185


El Club de las Excomulgadas Capítulo Once Cole ordenó la casa, lavó los platos del fregadero, e incluso pasó la aspiradora mientras esperaba la llegada de Savannah. En un impulso, cambió las sábanas de la cama, luego se rió, preguntándose qué demonios estaba haciendo. Savannah no terminaría en su cama esa noche. Le prepararía la cena. Eso era todo.

Y a pesar de lo que había pasado la noche de la boda, ella había querido que él la besara en la casa de sus padres. O tal vez era sólo su imaginación. A su imaginación le gustaba pensar que todas las mujeres querían meterse en sus pantalones49. Estaba seguro como el infierno que le gustaría que Savannah entrara en ellos. Pero sería una buena idea mantener las cosas entre ellos de manera profesional. Ella había hecho algunas observaciones interesantes sobre él en el campo ese día. Podía usar su experiencia, y arruinar las cosas entre ellos involucrando el sexo podría estropear su relación. Podría terminar perdiéndola, y ahora mismo eso sería algo malo. Él la necesitaba. Podía no saber mucho acerca de toda esa cosa de la consultoría de imagen, pero reconocía algo bueno cuando lo veía, y hasta ahora los consejos de Savannah no habían sido malos. Encauzar su carrera en el camino correcto era su prioridad número uno, y tenía que ser inteligente y recordar eso. Por otra parte, ¿cuándo había hecho alguna vez lo más inteligente?

49

Se refiere a que desean tener sexo con él.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Pero había estado lanzándole algunas señales bastante claras últimamente.

186


El Club de las Excomulgadas Se puso un par de pantalones vaqueros y una camiseta, y luego organizó la sala de estar para que no pareciera como si un deportista viviera allí. Cuando el timbre sonó, revisó el lugar una vez más y decidió que tendría que ser suficientemente adecuado. Abrió la puerta y contuvo el aliento. Su cabello caía como una cascada dorada sobre sus hombros. Ella llevaba un vestido amarillo y sandalias; linda y casual, pero aun así se las arreglaba para lucir elegante y hermosa.

—Yo habría comprado estas cosas. —No es ningún problema. La próxima vez tú las comprarás. —Hecho. —Él la llevó a la cocina. —Supongo que tienes ollas y sartenes. —Sí. Mi madre insistió en que no viviera de la comida para llevar. Sé cómo hacer cosas básicas. Savannah se rió—. Me la imagino diciéndote eso. Él le mostró la disposición de la cocina y ella empezó a agarrar cosas mientras él desempaquetaba los comestibles. —Me gusta el filete. —Bien, porque te toca cocinarlo. También supuse que tendrías una parrilla. —Asumiste correctamente. Ella sacó un plato y le puso algunas yerbas y condimentos a la carne, pero no demasiado, lo que le gustó. La carne debía tener sabor a carne, no a cualquier otra basura. Ella deslizó los filetes a un lado, luego sacó una langosta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él tomó la bolsa de los comestibles de sus manos.

187


El Club de las Excomulgadas Él arqueó una ceja. —Mira si no eres elegante. —Me gustan los mariscos. Ella puso agua a hervir en dos ollas. Una para la langosta y otra para el plato de arroz que haría.

Él se encogió de hombros—. Está bien. Él fue al exterior para encender la parrilla, observándola a través de la puerta corredera de cristal. Era interesante tener a una mujer en su cocina, algo que nunca había sucedido antes allí. Ella se veía; linda. Doméstica. Cómoda. Seguro como el infierno que nunca había tenido a una mujer viniendo a su casa a cocinar para él. No había mentido cuando le había dicho que no invitaba a gente a su casa. Era demasiado personal. Si él pasaba la noche con una mujer, era en la casa de ella, o en un hotel. Nadie se quedaba a dormir allí, ni se preparaban desayunos en pareja por la mañana, ni se pasaba el día juntos. Eso siempre le había parecido demasiado similar a una relación y él se mantenía alejado de ello. Edificarse una carrera era suficiente trabajo a tiempo completo. Arrastrar a una mujer al lío que era su vida sería más de lo que podría manejar. No estaba listo. Aunque seguro parecía estar haciendo un montón de cosas parecidas a las de una relación con Savannah. Habían salido a cenar. La había llevado a casa de sus padres. Había bailado con ella en la boda de su primo. Por otra parte, tal vez todas esas cosas fueran una coincidencia; simplemente la naturaleza de su trabajo y el hecho de que siempre parecían terminar juntos últimamente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Tendrás que aprontar tu parrilla. Lo tengo todo cubierto aquí.

188


El Club de las Excomulgadas Y las relaciones eran cosas en las que seguro no quería estar pensando en estos momentos. O alguna vez. Era hora de centrarse en la comida, en el trabajo, y en mantener sus prioridades. Una vez que el fuego estuvo lo suficientemente caliente, fue adentro. Savannah estaba llevando a cabo una sinfonía. La música salía de su iPod. Estaba bailando mientras se movía de una tarea a otra. Ollas cubrían la estufa. Estaba cortando lechuga, cortando fresas e hirviendo algo que olía muy bien. Él se la música, sintiéndose cómoda en su cocina. Estaba de nuevo esa palabra; cómoda. Él esperó a que su propia incomodidad lo llenara. No lo hizo. Ella se dio la vuelta y lo vio—. ¿Cuánto tiempo has estado allí? —Un poco. Ella sonrió, sin preocuparse por que él había estado espiando su rutina—. No pude evitarlo. El estar en la cocina me relaja. —Le entregó los filetes—. Ve, cocinero. Me gusta hecho a término medio. —Sí, señora. —Él fue a hacer su encargo, y la dejó hacer las suyas. En el momento en que entró con los filetes prontos, ella tenía la cola de langosta en los platos, junto con el arroz y una cama de lechuga para los filetes. Él le dio el plato y ella puso los filetes sobre la lechuga, luego vertió salsa sobre ellos, espolvoreado un poco de queso y unas pocas fresas sobre la superficie de la carne. Él frunció el ceño. Ella puso su mano sobre la suya—. Lo sé, te gusta la carne sola. Pero confía en mí. —Le entregó un plato y se acercaron a la mesa. Ella ya había servido vino para los dos, así que se sentaron y él clavó su carne, su primera intención siendo quitar las cosas de la parte superior de la carne.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

quedó inmóvil, apoyado contra la puerta como observador, mientras ella tarareaba

189


El Club de las Excomulgadas Pero no quería insultarla, por lo que recogió las fresas y queso en el bocado junto con la carne. —Oh, Dios —dijo después de tragar. ¿Quién sabía que los sabores irían tan bien juntos?—. ¿Qué demonios hay en esta salsa? Ella tomó un sorbo de vino, y luego sonrió—. Te dije que confiaras en mí. No arruino un buen filete. Es sólo una reducción de vinagre balsámico, un poco de queso azul, y el dulzor de las fresas lo que realzan el sabor.

ella incluso le había puesto mantequilla derretida—. ¿Puedes venir todas las noches y cocinar para mí? —Pensé que habías dicho que sabías cocinar. —Huevos. Tocino. Atún. Hamburguesas. Cosas básicas. No soy un cocinero gourmet50 como tú. Sus mejillas se pusieron rosas—. Difícilmente soy una cocinera gourmet. Me gusta mezclar aquí y allá diferentes recetas cuando tengo algo de tiempo libre. —Eres muy buena. Esta es una gran comida. —Gracias. — ¿Dónde aprendiste a cocinar así? —En los programas de televisión de cocina, por Internet, y con un montón de práctica. Él se comió todo lo de su plato, y lo que quedó en el de Savannah que ella no terminó. Después de que lavó los platos, ya que ella había hecho la mayor parte del trabajo en la cocina, él no fue capaz de sacarla a patadas de su cocina. Ella se puso de pie y le ayudó a cargar el lavavajillas, y cuando él le dijo que no hiciera eso 50

Cocinero de alta cocina, especializada.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Está muy bueno. —También lo estaba la langosta. Perfectamente tierna, y

190


El Club de las Excomulgadas ella comenzó a limpiar la cocina, la encimera, la mesa y guardó las cosas, a pesar de su sugerencia de que tomara su copa de vino y se sentara. — ¿Nunca te relajas? —le preguntó él mientras se secaba las manos con el repasador. —Esto es muy relajante para mí. Es lo que hago después de un largo día. Cocino. Limpio.

Ella se echó a reír—. No para mí. Viajo tanto que la mayoría de las veces ingiero comida de restaurante o del servicio de habitaciones. Poder comer una comida casera es el cielo para mí. Cocinar para mí misma es una ventaja doble. Las mujeres eran criaturas extrañas. No, Savannah era una criatura extraña. La mayoría de las mujeres con las que salía estaban perfectamente contentas con que las sacara cenar a un restaurante caro. Ni una vez ninguna mujer le había ofrecido cocinar. Ella era única. Él los condujo a la sala de estar. Savannah se sentó en el extremo del sofá. Él casi se sentó en el sillón frente a ella, para mantener esa distancia profesional y todo eso, pero se decidió por el sofá, también. — ¿Lo qué dijiste acerca de estar en casa? Sé lo que quieres decir. Una vez que comience la temporada estaremos en la carretera, y cuando tengamos un partido en casa tendremos los entrenamientos. No es que sea un gran cocinero para empezar, pero estoy cansado cuando llego a casa, así que como algo en el camino. Como un montón de comida para llevar. No se lo digas a mi madre. Los labios de ella se curvaron—. Tu secreto está a salvo conmigo. —Se quitó los zapatos y metió las piernas debajo de ella en el sofá.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él negó—. Eso es trabajo.

191


El Club de las Excomulgadas —Eres una mujer de muchos talentos, Savannah. —En realidad no. Me gusta cocinar. Y los hombres se impresionan fácilmente por una mujer que sabe cómo cocinar. Satisface una de sus necesidades básicas. —Comida y sexo. —Exactamente.

—No. Estoy diciendo que eres un hombre. Él se echó a reír. Ella era irónica y podía enviar un comentario sutil llenó de sarcasmo usando esa voz dulce del sur propia de ella. Tenía que admitirlo, le gustaba. Pero le gustaban las mujeres fuertes, no las que lloraban si las veías de la manera equivocada. Ella no era del tipo de mujer que manipularía a un hombre con las lágrimas para conseguir lo que quería. No podía verla haciendo algo por el estilo, ya que era tan directamente honesta. Era dulce por fuera, pero era dura. Él la había hecho pasar varios momentos difíciles en muchos sentidos y ella no se había rendido todavía. Ella dejó la copa de vino sobre la mesa y se movió para enfrentarlo. —Quiero hablar contigo acerca de algunas sugerencias que tengo. — ¿Sugerencias relacionadas con el trabajo? Ella ladeó un poco la cabeza hacia un lado—. Por supuesto. —No esta noche. —Él se levantó y tomó su copa de vino, se fue a la cocina y volvió a llenarla. Cuando regresó, vio que ella estaba confundida.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Así que estás diciendo que soy fácil?

192


El Club de las Excomulgadas —Mira, Peaches. Te agradezco que hayas cocinado la cena, y disfruto de tu compañía, pero no soy de los que trabajan las veinticuatro horas al día. —Le entregó la copa—. Siéntate y relájate. Ella aceptó la copa de su mano—. Mi trabajo consiste en trabajar contigo en reparar tu imagen. —Y estamos trabajando en eso, ¿no es así?

—Estoy seguro que lo tienes. Pero no entraremos en eso esta noche. —En serio. ¿Y en qué nos vamos a meter esta noche? Le gustaba el sonido de su voz, la forma suave y sexy en que hacía esa pregunta, casi a modo de invitación. No creía estar leyendo algo que no estuviera allí. Él era lo suficientemente inteligente como para saber la diferencia entre una mujer que estaba interesada y una mujer que no lo estaba. Y mientras que se había prometido a sí mismo que mantendría las cosas de forma profesional, ella era la que estaba abriendo la puerta ahora. —Pensé que tal vez podríamos simplemente pasar algo de tiempo, juntos, esta noche. Llegar a conocernos un poco mejor. La mirada que ella le dio casi le hizo reír. Parecía tensa, tal vez incluso un poco horrorizada. —Está bien, puedo decir que eso no es lo que quieres hacer. ¿Tienes algo más en mente? Ella puso su copa en la mesa de nuevo y se levantó—. Sí. Trabajar. Él se puso de pie, también, acercándose a ella—. Nada de trabajar esta noche, Savannah.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Apenas comenzamos a arañar la superficie. Tengo un plan.

193


El Club de las Excomulgadas —Entonces debería irme. —Tienes miedo de mí. Ella soltó un bufido—. Definitivamente no te tengo miedo. — ¿Así que es sólo de los hombres en general? Ella puso los ojos en blanco—. No juegues conmigo. Tuvimos una buena

Ella fue a la cocina y él la siguió. Ella tomó su bolso. —No, de verdad. ¿Es con todos los hombres, o sólo conmigo? —Es sólo contigo. —Te pongo, ¿qué? ¿Incómoda? ¿O es que hago que te des cuenta de que ha pasado un tiempo desde que has estado con un hombre? Sus ojos brillaron calientes. Le gustaba ver a la fría belleza sureña escupiendo un poco de fuego—. Estás presumiendo mucho, Cole. —Tal vez lo hago. —No lo hagas. —Él estaba bloqueando la puerta, así que ella puso la mano en su pecho para sacarlo del camino. Él agarró su muñeca y ella se detuvo en seco. Él sintió que se le aceleraba el pulso y supo que no era porque estaba enojada. Podía verlo en sus ojos, la forma en que sus pupilas se dilataban, la forma en que sus labios se separaban. Y cuando tomó una bocanada de aire, no fue para poder soltar palabras de enojo. Ella estaba excitada. Así que ¿Qué la retenía? —Mira —dijo él—. Sé que trabajamos juntos, pero soy bueno separando las dos cosas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

noche. Vamos a dejar las cosas así.

194


El Club de las Excomulgadas —Yo no mezclo los negocios con el placer. Él se acercó más—. ¿Alguna vez lo has probado? —Cole. Ya hemos intentado esto y acordamos que era una mala idea. —No. Tú pensaste que era una mala idea. —Él levantó su mano alrededor de su cuello, pasó su brazo alrededor de su espalda y tiró de ella hacia sí—. Pero ya sabes que nunca hago lo correcto.

resistencia, por lo que se apoderó de su boca en un beso. Se había estado muriendo por probarla toda la noche. Ella sabía a vino dulce y a menta, sus labios tan suaves como su piel. Ella se derritió contra él, deslizando su mano en su cabello. Esta vez no estaban afuera, no estaban en público, y no había nada que les impidiera llevar eso más lejos. Nada excepto Savannah, y lo único que sentía de ella esta vez era rendición. **** De alguna manera, Savannah había sabido que esto iba a suceder. Tal vez incluso subconscientemente lo había orquestado al planear la cena en casa de Cole esa noche. A pesar de intentar todo lo posible para no ponerse en esta posición, allí estaba ella, permitiendo que Cole la besara. Oh, ¿a quién quería engañar? Nada trataba de “permitir” aquí. Ella no era pasiva en todo esto. Era una participante plenamente dispuesta, al presionarse contra él. Había dejado caer el bolso al suelo y pasaba las manos por su pelo, aferrándose como si tuviera miedo que él fuera a desaparecer si lo dejaba ir. Ella estaba inmersa en eso y nada evitaría que lo tuviera. Él había sido una obsesión desde la primera noche en que había puesto los ojos en su sexy cuerpo, desde la primera vez que él la había golpeado con esos ojos suyos magníficos, y pecadores.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Se inclinó, vacilando, esperando a que ella se opusiera. No sintió ninguna

195


El Club de las Excomulgadas Lo había deseado, y ahora lo tendría, malditas fueran las consecuencias. Él esperó, tensándose mientras ella se movía. ¿Pensaba que iba a escaparse? Probablemente sí, ya que ella había retrocedido tantas veces anteriormente. Pero no esta vez. Ella se acercó más, deslizando su otra mano alrededor de su cuello, enredando los dedos en su pelo. Y cuando gimió de placer, él se relajó. Él curvó sus dedos contra su cadera, y sus rodillas se debilitaron. Le encantaba la sensación de sus manos sobre ella y deseaba más de ello. Dejó que su sus dedos en su pelo. Ella inclinó la cabeza hacia atrás, encontrándose con su mirada. Él apartó el pelo de su cara y trazó su labio inferior con el pulgar. —Lo siento —dijo ella. Él frunció el ceño—. ¿Por qué? —Por esperar tanto tiempo. Por alejarte todas esas veces. No iré a ningún lado en esta ocasión, Cole. Él dejó escapar un gemido con una exhalación, luego se niveló con una devastadora curvatura de sus labios que hizo que sus rodillas se pusieran débiles. —Tienes una boca bonita, Savannah. —La besó de nuevo. Le encantaba la forma en que la besaba. No era salvaje o exigente, sino más bien una exploración perezosa, donde la saboreaba, frotando sus labios contra los suyos, provocándola con su lengua. Y mientras lo hacía, ella se estaba mareando, y todo en su interior iba calentándose hasta alcanzar el punto de ebullición. Su trasero estaba apoyado en la mesa de la cocina, y Cole se había posicionado entre sus piernas, con todo ese músculo vestido de mezclilla avanzando lentamente cada vez más cerca de su punto dulce.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

otra mano vagara por su espalda, jugando con la piel desnuda allí, antes de deslizar

196


El Club de las Excomulgadas Ella se estremeció de anticipación, gimió ansiosa cuando él la empujó sobre la mesa, le agarró el trasero y la llevó más cerca del borde, atrayendo su vagina justo contra el borde duro de su erección. Señor, ten piedad, pero si ella se frotaba contra su delicioso pene, se podría correr. Sólo la idea de mecerse contra él, mientras él observaba, estando ambos completamente vestidos, hacía que su clítoris palpitara y que sus pezones hormiguearan. Era una de sus fantasías más intensas.

ahondando en la idea de hacer precisamente eso. Y cuando él puso la palma de su mano en su caja torácica, donde su corazón latía con un ritmo fuerte, ella abrió los ojos y miró los suyos. —Dime lo que estás pensando —dijo él, su voz era tan oscura como sus ojos. —Que si me froto contra ti podría correrme. Él respiró hondo y dejó caer la cabeza. Sus párpados bajaron a media asta, y él se vio como el mismo diablo. Lo que sólo la excitó aún más. —Sí, eso podría ser divertido —dijo él, abriendo y cerrando sus dedos en sus caderas—. Pero yo seré el que haga que llegues al clímax esta noche. Más de una vez. Cielos. Apuesto a que podría hacerlo. Había un aire de confianza en Cole, que era una de las cosas que más le gustaba acerca de él. Creía que podía hacer lo que decía que podía, y esperaba con interés la experiencia práctica. Cuando él la atrajo para sentarla y deslizó sus dedos en su pelo, ella se dio cuenta de que realmente nunca había disfrutado de todo el asunto práctico. Oh, los juegos previos eran agradables por supuesto, pero siempre tenía prisa por llegar a la

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella inclinó la cabeza hacia atrás y envolvió sus piernas alrededor de él,

197


El Club de las Excomulgadas parte buena. Le encantaba el sexo, le encantaba todo acerca de ello, pero lo que más disfrutaba era de tener a un hombre dentro de ella. Era la única vez que sentía la conexión que se había pasado buscando toda su vida. Ahora, con las manos de Cole enterradas en su pelo, con su cuerpo apretado completamente en su contra, y con su boca haciéndole cosas deliciosas a la suya, sintió una sensación de conexión, y no estaban ni siquiera cerca de la parte buena todavía. Aún tenía la ropa puesta, por cierto. Por la forma en que él masajeaba su cuero cabelludo cuando la besaba, ella se dio cuenta de que nunca se había hormigueaba, igual que sus labios. Ella era un nervio gigante con terminaciones que estaban llenas de sensaciones, desde la parte superior de su cabeza, todo el camino hasta sus dedos de los pies inusualmente curvados. Y cuando él llevó sus manos debajo de su trasero y la levantó, ella envolvió sus piernas alrededor de él y se aferró, casi desmayándose cuando sus labios se unieron a los de ella y la cargó para sacarla de la cocina para llevarla, indudablemente, hacia su dormitorio. Su sexo latía con anticipación, pero entonces, él se detuvo en el vestíbulo, la apretó contra la pared y la besó tan profundamente que se mareó. Nunca había estado tan completamente involucrada en un beso antes, o haber sido consciente de cada parte de su cuerpo. Cole alineó su cuerpo con el de ella, y sus senos se frotaron contra su pecho, sus pezones se apretaron de una manera terriblemente placentera. Cuando él desplazó su boca desde sus labios hasta su garganta, ella se golpeó la cabeza contra la pared, y el dolor sólo aumentó su placer. —Creo que debería tomarte aquí mismo, en la sala —dijo él, con la voz ronca y baja—. No creo que pueda esperar. —Él lamió a lo largo de su clavícula, sumergiendo su lengua en la curva justo por encima de sus senos—. ¿Qué piensas de eso?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

estremecido antes, excepto en sus partes femeninas, por supuesto. Pero su cabeza le

198


El Club de las Excomulgadas ¿Pensar? Ella no tenía pensamientos. Su mente se había vuelto líquida, como el resto de ella. No podía creer que él estuviera aun sosteniéndola, que cada parte de su cuerpo se estremeciera, y que estuviera tan cerca de un orgasmo que un solo toque, una lamida, pudiera ponerlo en marcha. Tragó saliva más allá de la sequedad en su garganta y luchó por dar una respuesta. —Creo que puedes hacer lo que quieras conmigo. Él rió, el sonido fue perverso y diabólico—. Estoy pensando en ello.

Él se aferró a ella con una mano, mientras que con la otra le bajaba los tirantes de su vestido para revelar su sujetador. —Hermoso —pronunció, acariciando con la mirada el sujetador de media copa, de encaje y satén, en color negro y amarillo, que ella había elegido usar esa noche. Bajó una de las copas, y su seno apareció liberado, con su pezón ya duro y dolorido. —Incluso más bonito. —Él capturó el capullo entre sus labios y, Señor, ten piedad, ella pensó que podría morirse allí mismo, en su vestíbulo. Quería cerrar los ojos y concentrarse en la sensación, pero no pudo evitarlo; tenía que ver lo que él estaba haciendo con su asombrosa boca. Ella bajó la mirada, y observó desaparecer su pezón entre sus labios, sintiendo la succión mientras él lo capturaba entre su lengua y el paladar. La sensación se disparó directamente hacia su clítoris, y el doloroso hormigueo fue insoportable. Y cuando lo liberó, ella se quedó sin aliento. Él la miró y sonrió—. Sabes bien, Peaches. Ni siquiera tuvo la oportunidad de recuperar el aliento, porque él bajó la otra copa de su sujetador y pasó la lengua sobre su pezón, apresó el seno en su mano y jugó con él, bromeando con el brote hasta que sus piernas estuvieron tan

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él la dejó en el suelo y ella no se sorprendió al sentir sus piernas temblando.

199


El Club de las Excomulgadas tambaleantes que se habría deslizado por la pared si no él hubiera estado presionado contra ella, sosteniéndola allí. Ella podría estar a cargo de recomponer su imagen, pero no tenía pleno dominio sobre su cuerpo ahora mismo. No tenía ningún problema con renunciar al control para dárselo, no cuando él sorbía sus pezones y le recorría los costados con las manos para levantar su vestido. Liberó el brote que había estado chupando para caer de rodillas y pasar las

—Sal de esas para mí. Ella se estremeció y obedeció, sintiéndose pecaminosamente sexy al estar de pie en su vestíbulo con la parte superior de su vestido caído hasta la cintura, con sus senos al descubierto, y sin sus bragas. La anticipación hizo que su calentura y excitación aumentaran, especialmente cuando él empujó su vestido hacia abajo sobre sus caderas y lo bajó hasta el suelo. —Quiero verte. Cuando él le dio un beso en el hueso de su cadera, sus piernas ya debilitadas temblaron un poco más. —Maldita sea, eres hermosa, Peaches. —Él se inclinó y deslizó la lengua por los pliegues de su vagina, antes de inclinar la cabeza hacia atrás para encontrarse con su mirada—. Y sabes tan bien como te ves. Dime que haga que te corras. Esa lamida la hizo temblar. Ella deseaba mucho más. Sin dudarlo, dijo—: Haz que me corra, Cole. Él se levantó, agarró su trasero, y asentó su boca sobre ella. Su lengua estaba cálida y húmeda contra su clítoris, inundándola de calor y sensaciones y una temblorosa y dolorosa necesidad de más. Sus dedos se clavaron en sus nalgas, y fue superada por el puro placer de su tacto y de su boca sobre ella.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

manos por sus costados, haciendo bajar sus bragas hasta los tobillos.

200


El Club de las Excomulgadas Piedad, pero el hombre tenía una boca talentosa. Y las cosas que podía hacer con su lengua deberían ser ilegales. O al menos prohibir su uso en cualquier otra mujer, excepto en ella por el resto de su vida natural, porque lo que lo iba a llevar a casa con ella, lo encerraría en su dormitorio, y nunca lo dejaría ir. Tenía una manera de utilizar esa lengua que desafiaba la lógica. Hizo movimientos circulares, la deslizó en su interior, y fue arrastrándola lentamente sobre su sexo, inundándola de sensaciones hasta que ella se arqueó contra él y se corrió con un grito salvaje e inesperado. A través de su descarado clímax él la

Jadeando, ella presionó sus manos contra la pared para apoyarse, pero no tuvo de qué preocuparse porque Cole se puso de pie, deslizó un brazo alrededor de ella, después plantó su boca sobre la suya. Ella enlazó un brazo en torno a su cuello y le devolvió el beso, tratando de no parecer tan desesperada como se sentía. Normalmente, era fría y serena, pero él definitivamente había agitado cada parte de ella. Ella estaba caliente y sudorosa y temblando. Su calma normal había sido reemplazada por una necesidad frenética de estar desnuda para poder recorrer con sus manos y su boca todo ese cuerpo esbelto. Y después de eso deseaba, no, lo necesitaba, dentro de ella. Eso no iba a suceder tan pronto como quería. Él la levantó y la llevó el resto del camino por el pasillo. Ella contuvo su regocijo, pero estaba más cerca de conseguir exactamente lo que quería. Cayeron sobre la cama y ella le dio la vuelta sobre su espalda. Se desabrochó el broche de su sujetador y se lo quitó, arrojándolo al suelo. —Me gusta hacia dónde va esto —dijo él, tratando de alcanzar sus senos. Ella apartó sus manos—. No. Él frunció el ceño, pero entonces ella deslizó sus manos bajo su camisa y sus párpados se cerraron hasta la mitad. Había algo muy oscuro cuando él la miraba de

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

aferró, ni una sola vez renunciando a su control sobre ella.

201


El Club de las Excomulgadas esa manera... algo elemental y perverso que le hacía desear subirse a su muy erecto pene y hacer cosas muy indecentes con él. Ella se lamió los labios y extendió sus dedos, explorando su firme y musculoso abdomen mientras le levantaba la camisa. Se inclinó y besó su estómago desnudo, pasando la lengua para seguir el rastro del vello suave que la guiaba hasta la hebilla de su cinturón. Él siseó y tomó un puñado de su cabello. Piedad, pero le gustaba la cremallera hacia abajo, sintiendo el borde duro de su erección presionando contra la costura. Deseosa de ponerlo en libertad, pero también sabiendo lo mucho que él quería eso, ella se levantó, encontrándose con su mirada mientras frotaba su pene contra la palma de su mano. Él le dirigió una mirada de advertencia—. Savannah. Ella lo frotó de nuevo, sintiendo la longitud y el grosor de él. Se estremeció con un suspiro y lo ahuecó a través de sus calzoncillos bóxers—. Esto es muy bueno. Él la fulminó con la mirada, levantándose contra su mano. Ella se inclinó y le besó en la V abierta de sus pantalones vaqueros, inhalando el olor almizclado de él. Tan masculino, tan potente y excitante. Ella se levantó y alcanzó sus pantalones. Él la ayudó pasándolos hacia abajo de sus caderas. Descubrirlo fue como ver una obra de arte. Piel bronceada, después blanca, con unas cuantas cicatrices aquí y allá, pero las marcas sólo hacían que su belleza sobresaliera. Él tenía la nariz un poco torcida, y una cicatriz en la barbilla. Otra cicatriz corría a lo largo de su antebrazo y había una dentada en su muslo, también. La perfección estaba sobrevalorada. Ella prefería un hombre que no fuera tan perfecto que se sintiera inadecuada. Después de todo, difícilmente era una modelo. Era de

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sensación de su poder. Ella le desabrochó la hebilla del cinturón y movió la

202


El Club de las Excomulgadas gran cuerpo, y él era todo músculo, pero delgado, y oh, tan grueso en un lugar especial. Le hacía agua la boca. Él se irguió para que pudiera quitarle la camisa y continuar con la adoración de sus esculpidos hombros. Ella amaba los brazos de un hombre. Había algo absolutamente delicioso sobre los músculos deltoides y bíceps. Había sentido su fuerza cuando la había sostenido en el vestíbulo. No era ciertamente una mujerligera-como-una-pluma, pero aun así había tenido la fuerza para sostenerla.

moviéndose hacia debajo de su estómago donde su pene se alzaba orgulloso y duro y tentador. Ella envolvió sus dedos alrededor de él, levantando la mirada hacia su rostro. Él estaba observando su mano, su mirada estaba centrada en ella mientras le acariciaba su eje. Ella apretó más fuerte la base, aligerando su toque cuando llegó a la cresta suave, donde hizo un círculo con el pulgar sobre la sedosa parte superior. Acurrucándose contra su estómago, ella se abrió camino entre sus piernas y recorrió con el pulgar la vena gruesa que corría a lo largo de la parte inferior de su pene. —Tu pene es hermoso —dijo ella. —No es hermoso. Es duro y viril. Ella se echó a reír—. Está bien. Es duro y varonil. Y hermoso. —Ella lamió la punta, luego se levantó para poner sus labios sobre la cresta ancha. Cuando su boca se deslizó sobre él, escuchó su áspera respiración. Él deslizó una mano en su pelo, agarrando un puñado de éste para aferrarse a ella mientras pasaba la lengua alrededor de su eje, lamiendo a lo largo desde la base hasta la punta, luego bajando otra vez, tomándolo profundamente, hasta que él dejó escapar un gemido ahogado cuando sintió la cabeza de su pene golpear la parte posterior de su garganta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella pasó la punta de los dedos sobre sus brazos, y luego sobre su pecho,

203


El Club de las Excomulgadas Chuparlo era mágico, y la excitaba casi tanto como lo había hecho cuando él había tenido su boca en su vagina. Había algo acerca de darle placer que le resultaba increíblemente excitante. Quería que él se corriera, sentir esa explosión de placer como la que él le había dado. Y cuando él apretó su agarre en su pelo y empezó a bombear con un vaivén corto y rápido entre sus labios, ella supo que él estaba cerca. —Savannah. Maldita sea. Me correré en tu boca si no lo dejas ir. —Su voz era ronca y áspera, y le dijo todo lo que necesitaba saber. Ella agarró la base de su

Él dejó escapar un gemido cuando se corrió, empujando su pene profundamente en su garganta. Él la sostuvo, bombeando su pene más hondo. Savannah tragó mientras él se sacudía contra ella hasta que estuvo completamente vacío. Le encantaba poder darle ese tipo de placer. Él se quedó laxo y le acarició la cabeza mientras jadeaba al recuperarse. Ella se subió a su cuerpo, aprendiéndose todos sus músculos y planos mientras se dirigía hacia su boca, donde plantó un beso caliente en sus labios. Él envolvió sus brazos alrededor de ella y rodó, besándola tan profundamente que ella perdió todo sentido del tiempo y lugar. Sus piernas estaban enredadas, sus pies jugaban con los de ella. Nunca hubiera sospechado que él sería tan juguetón, tan dispuesto a hacer un beso tan largo y minucioso, o a tomarse su tiempo en el proceso de hacer el amor. Mientras que ella lo deseaba en su interior, ciertamente no se oponía a algunos juegos previos extendidos. Y, oh, qué juegos previos habían sido. Pero por alguna razón había clasificado a Cole como un tipo que querría derribarla, deslizarse dentro, e ir directamente a la acción. Ella se había equivocado tanto sobre él; sobre todo. Al menos, hasta ahora. Porque su mano estaba perezosamente acariciando su seno, su boca devastaba la suya con un profundo, apasionado beso, y su pie estaba provocando su pantorrilla. Él actuaba como si pudiera hacer eso toda la noche, y allí estaba su pene, creciendo

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

pene y lo acarició, apretando sus labios alrededor de su eje.

204


El Club de las Excomulgadas lentamente más erecto contra su muslo, mientras que ella estaba preparada y lista para dispararse como un cohete si él siquiera llegaba a acercarse a un centímetro de su vagina. Y cuando él deslizó su mano desde su seno hasta su caja torácica, y luego la hizo descender a su vientre, ella no objetó. De hecho, rodó sobre su espalda y abrió las piernas, con la esperanza de que él hubiera captado el mensaje. Él levantó sus labios y la miró—. ¿Algo que desees?

Sus labios se elevaron en una malvada media sonrisa devastadora que le hizo estremecer el clítoris. — ¿Te importaría compartir esa lista conmigo? —Tu mano en mi vagina sería un buen comienzo. Él deslizó su mano hacia abajo, ahuecando su sexo, usando sus dedos para frotar su sensible piel. Ella se arqueó contra él, alcanzando su muñeca para mantenerla donde más lo necesitaba. — ¿Se siente bien? —le preguntó él. Ella se volvió para mirarlo mientras él la llevaba hasta el borde—. Sí. — ¿Lista para correrte? Lo estaba. Era tan rápido, pero había pasado un largo y seco tiempo sin un hombre, y necesitaba esto. No lo iba a contenerse, al no saber cuándo tendría sexo de nuevo. —Sí.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí. Bien, tengo una lista, en realidad.

205


El Club de las Excomulgadas Él metió dos dedos en su interior y bombeó, poniendo su pulgar sobre su clítoris, usando entonces su magnífica mano para ahuecarla, provocarla, y llevarla hasta el borde. Ella explotó, con este segundo clímax más intenso que el primero. Ella se apretó en torno a sus dedos en movimiento mientras su orgasmo alcanzaba su punto máximo. Cuando Cole quitó sus dedos, se los metió en la boca y los lamió—. Me

Ella se estremeció, aún palpitante de las secuelas. Sus pezones estaban tensos, eran unos picos doloridos, todo su cuerpo estaba tenso de expectación. Y cuando Cole tomó un condón de su mesita de noche, ella se lamió los labios, tan dispuesta a sentir su pene dentro que casi gimió por la necesidad de él. Ella tomó el condón de sus manos y lo hizo rodar sobre él, con la mirada clavada en la suya. Una intimidad como esa no era algo que ella tuviera muy a menudo, por lo que quería cada parte de la experiencia. Quería tocarlo, degustarlo tanto como pudiera esa noche. Él le dio la vuelta sobre su espalda y utilizó sus rodillas para abrirle las piernas, presionando su cuerpo encima del de ella. Su pene se encajó en la entrada de su vagina, sus caderas contra las suyas. La miró y sus miradas se encontraron. Él introdujo la mano en su cabello, se lo apartó de su cara, una acción tan brutalmente íntima que hizo que el corazón de ella se apretara. —Eres hermosa, Savannah —declaró él, y luego se deslizó dentro de ella, cerrando los ojos justo cuando se conducía a casa. Oh, dios. La intimidad era más de lo que ella podía soportar. Sentirlo en su interior, la forma en que le había hablado, la destrozó.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

gusta la forma en que sabes, Peaches.

206


El Club de las Excomulgadas Savannah extendió la mano para deslizar sus dedos en la suavidad sedosa de su cabello, observando cómo se tensaban los rasgos de su cara cuando su vagina sujetaba su pene. No era a menudo poética sobre el acto sexual, pero había algo mágico con respecto a Cole estando en su interior. Nunca se había sentido tan increíblemente emocionada porque un hombre la follara. El sexo era superficial. Diversión y sin duda una maravillosa liberación, pero estar conectada a Cole de esa manera, con su mirada tocando la suya de un modo tan íntimo mientras se retiraba y empujaba

De esto trataba lo que siempre había leído, de que se suponía que era el sexo; una unión, que era tanto física como emocional, tan poderosa en su intensidad que se vio envuelta en su tormenta. Cole se sumergió y rozó sus labios con los suyos, y luego ahuecó su trasero y la levantó para frotarse en su contra. A medida que la tormenta se intensificaba en su interior, ella se tensó, chispas estremecedoras disparándose a través de sus terminaciones nerviosas. Tentada con la inminente liberación, le clavó las uñas en la piel. Su gruñido de respuesta elevó más sus sensaciones y la apresuró en alcanzar el camino del orgasmo. Cuando él hundió sus dientes en la suave piel de su hombro, ella gritó, su clímax enviándola volando hacia la dulce oscuridad. Ella envolvió sus piernas alrededor de las caderas de Cole y se arqueó, arrastrándolo junto con ella, y su gemido en respuesta fue un bálsamo maravilloso en la vorágine. Él besó y lamió su cuello y hombro, trayéndola de regreso de uno de los paseos más salvajes de su vida. La dejó por unos pocos segundos, luego regresó y la atrajo hacia él. Había cosas que tenían que decirse, cosas que ella sabía que él estaba pensando probablemente, también. Cosas relacionadas con la realidad. Cosas del tipo lógicas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

profundamente, la llenó de pasión, y de más que un poco de asombro.

207


El Club de las Excomulgadas Ella no iba a hablar de eso ahora. Esa conversación podría esperar para más adelante. Por ahora, iba a disfrutar de ser abrazada y acariciada por un hombre que acababa de sacudir su mundo. **** Savannah estaba quieta mientras Cole la abrazaba y recorría con su mano la suavidad de su espalda.

Probablemente arrepintiéndose. Él no tenía remordimientos. Esa noche había sido poco menos que increíble. Era una gata salvaje en el dormitorio. No tenía reservas sobre el sexo, tenía grandes habilidades de comunicación, y era tan hermosa como había imaginado. Pero conociendo a Savannah, por la mañana, si no sucedía dentro de una hora, diría que esto había sido un error. Cole planeaba discutir ese punto, porque un sexo tan bueno nunca era un error. Era bastante bueno en argumentar su punto, especialmente cuando sabía que tenía razón. Por el momento, tenía la intención de mantener a esta exquisita mujer en sus brazos, y en su cama.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Sabía lo que eso significaba. Estaba pensando.

208


El Club de las Excomulgadas Capítulo Doce —No. —Cole... —Dije que no. No tiene sentido que lo discutamos. Cole había pensado que terminarían discutiendo sobre el sexo. Pero, realidad se había quedado toda la noche, aunque había salido corriendo de su apartamento a la mañana siguiente, lanzando no más de unas pocas palabras acerca de que él necesitaba llegar al entrenamiento y que ella tenía cosas que hacer. Aunque había sido vaga acerca de lo que eran esas „cosas‟. Irónico, considerando que ese, generalmente, era su comportamiento después del sexo. Normalmente no veía la hora de irse. En cambio, los papeles se habían invertido, porque despertar con el trasero caliente de Savannah acurrucado contra su pene lo había puesto duro. La había acercado a él, pensando que podrían tener una buena repetición mañanera de la noche pasada. Sí, eso no había ocurrido. Había salido disparada de la cama, tomando su ropa, poniéndosela al mismo tiempo que murmuraba sobre lo fantástico que había sido la noche anterior, y que lo llamaría más tarde. Después había salido disparada por la puerta como un petardo encendido. Había sido condenadamente incómodo estar del otro lado de ese trato de follar-e-irse. Ahora sabía lo que se sentía. No se sentía tan bien. Él se bajó de la cama, dándoles una disculpa mental a todas las mujeres a las que les había hecho eso.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sorprendentemente, Savannah no había dicho ni una palabra al respecto. En

209


El Club de las Excomulgadas Pero él no había terminado con Savannah, y si creía que todo lo que tendrían sería una noche y pensaba olvidar lo que pasó, estaba equivocada. Después del entrenamiento, ella lo había estado esperando. Fue entonces cuando él esperó la discusión. En vez de eso, lo arrastró escaleras arriba a la sala de conferencias y cerró la puerta.

—Toma asiento. Allí es donde iba a decirle que lo de anoche había sido divertido, pero que era sólo cosa de una sola vez y que no podía volver a suceder. Se sabía esa charla. Demonios, la había dado cien veces antes. Ya estaba preparando su réplica. — ¿Cómo eres con un martillo? Él levantó la vista—. ¿Qué? —Te he… en realidad, nos he anotado a ambos para un proyecto de caridad local de construcción de viviendas. —Uh... ¿por qué? —Porque es por una buena causa. De hecho, varios de los miembros del equipo estarán haciéndolo, junto con los entrenadores y el personal. El sábado. —Y estamos haciendo esto porque... Ella puso los ojos en blanco—. Por la imagen, Cole. —En otras palabras, los medios estarán allí.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Qué pasa?

210


El Club de las Excomulgadas —Sí. — ¿Y crees que esto de alguna manera te ayudará a reparar mi imagen? —Ciertamente, no le hará daño a tu imagen que seas visto haciendo algo por tu comunidad. —Hago un montón por mi comunidad.

—Doy una gran cantidad a obras de caridad. —Les das... ¿cómo? —Escribo cheques. Ella dejó escapar un suspiro audible—. Eso no es visible. Tienes que ser visto siendo caritativo. Además, ¿no quieres involucrarte más y centrarte en tu comunidad? Él se encogió de hombros—. Supongo. Ella se puso de pie—. Me pregunto cosas sobre de ti a veces, Cole. Ella se dirigió a la puerta. Él se puso de pie. — ¿Qué demonios significa eso? Ella se volvió hacia él, con la mano en el pomo de la puerta—. Significa que me pregunto por qué estás tan reacio a participar. —Porque no quiero que sea una mierda. — ¿Perdón? —Mira. Entiendo lo de la caridad. Mis padres nos enseñaron a mi hermana y a mí lo importante que es recompensar. Hago mucho de eso. No creo esp que

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella se echó hacia atrás en su silla—. En serio. ¿Cómo qué?

211


El Club de las Excomulgadas tengamos que pegar nuestras caras a las cámaras para mostrar cuán caritativos somos. Me parece deshonesto. Ella frunció el ceño—. ¿Así que piensas que lo que hace el equipo es deshonesto? ¿Qué estamos haciendo esto por publicidad, y no por ayudar realmente? —Contribuyo generosamente a múltiples obras de caridad, pero no hago una gran cosa de eso. No creo que sea asunto de nadie.

se puede lograr escribiendo un cheque, Cole. Te mostraré la diferencia el sábado. —Bien. —Bien. La observó salir por la puerta y se dio cuenta que la conversación no había ido del todo como esperaba. Ella siempre lo hacía sentir como si estuviera haciéndolo mal. Su madre le daba esa sensación también. Comparar a Savannah con su madre era algo que se negaba a hacer. Y ahora tendría que construir una casa el sábado. Y no cabía duda de que lo haría con los medios en su trasero al mismo tiempo. Se pasó los dedos por el pelo. Grandioso. **** Savannah tenía un almuerzo programado con Liz, quien llegó radiante y rebotando, con las mejillas de color de rosa, con una amplia sonrisa en su rostro mientras tiraba su bolso en la silla a su lado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Creo que confundes un truco publicitario con ayudar realmente. No todo

212


El Club de las Excomulgadas —Pareces muy feliz. Ella pidió un té helado. —Estoy muy contenta. Tengo una carrera de éxito y a un hombre caliente con quien dormir… cuando está en la ciudad. La vida es buena. Savannah empujó su irritación con Cole a un lado y sonrió—. Estoy tan feliz por ti. Te mereces esto.

Pero, ¿sabes qué? Tienes razón. Me lo merezco. A veces, Savannah se preguntaba si alguna vez había tenido esa sensación de alegría que parecía rodear a Liz. —Así que, ¿cómo van las cosas con nuestro chico problema? —le preguntó Liz. —Oh, van bien. —Abrió un paquete de azúcar y lo añadió a su té, y luego decidió que hoy era uno de esos días en que necesitaría dos de azúcar. Liz arqueó una ceja—. Dos de azúcar no auguran nada bueno para mí. ¿Qué está pasando? Ella se encontró con la mirada penetrante de Liz—. Nada. Cole está siendo cooperativo. —Cooperativo es bueno, pero ¿qué es lo que no me estás diciendo? Mucho. Pero no era del tipo de persona que compartía secretos íntimos. En cambio, plasmó su mejor sonrisa. —Le dio una gran entrevista a la estación local de televisión la semana pasada. ¿La viste?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Nunca pensé que podría sentirme de esta forma. O que me lo mereciera.

213


El Club de las Excomulgadas —Lo hice. Y todavía estás ocultando algo. Podremos hacer negocios juntas, Savannah, pero también somos amigas. —Liz se estiró a través de la mesa y puso su mano sobre la de Savannah—. Dime lo que está pasando. Los hombros de Savannah se hundieron—. Me acosté con él. — ¿Con Cole? —Liz abrió mucho los ojos—. Esa es una novedad interesante. —Eso es un eufemismo. He intentado tan duro negar la atracción. Soy una

La camarera trajo sus ensaladas de pollo, pero Liz se inclinó. —Cariño, en este caso, soy la sartén que no puede decirle negra a la caldera51, debido a que hice lo mismo con un cliente que ahora es mi esposo. Cuéntame todo sobre eso. Ella picó los trozos de pollo a la plancha, sintiéndose miserable acerca de todo. —No sé lo que pasó. Estaba manejando todo, a Cole también, pero él es tan condenadamente atractivo. No creo que haya tratado de resistirme a él con muchas ganas. —Bueno, esos hombres Rileys pueden ser persistentes como el infierno. — Liz agitó el tenedor hacia Savannah—. Una vez que te enamoras de uno, no tienes ninguna oportunidad en el infierno. —No me estoy enamorando de él. Sólo hemos tenido sexo una vez y no sucederá de nuevo. Liz le dio una sonrisa irónica—. ¿No?

51

Refrán: “negra, le dijo la sartén a la caldera”. Se refiere a que ella no puede juzgar ya que ella hizo lo mismo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

profesional. Debería ser sensata.

214


El Club de las Excomulgadas —No. Estoy decidida a terminar esta tarea, a convertirlo en el mejor receptor que los Traders hayan tenido, y a salir de su vida. —Eh-aja. Famosas últimas palabras. Tú y yo necesitamos una noche con Jenna y Tara. Las cuatro necesitamos tener una charla sobre deportes y deportistas con un factor de testosterona irresistible. Savannah levantó la barbilla—. Soy una mujer fuerte. Puedo resistirlo.

Esa conversación con Liz no estaba ayudando. —Mi carrera es mi prioridad número uno. No dejaré que ningún hombre se ponga en mi camino. —Así lo decía yo. Hasta que llegó Gavin. —Tu situación no es la misma que la mía. Tú ya estabas enamorada de él. —Lo estaba. Pero él no lo sabía cuándo vino tras de mí. —Todavía te afectó la manera en que interactuaste con él una vez que los dos se involucraron. Liz tomó un sorbo de té, y luego dejó el vaso. —Tienes razón. Lo hizo. Estaba muerta de miedo de que él averiguara cómo me sentía, con miedo de que toda la situación con Mick fuera a explotarme en la cara. Ya había perdido a un cliente. Lo último que quería era perder a otro. Fui de puntillas alrededor como una bailarina52, esperando el tropiezo inevitable de mi carrera. Savannah escuchó todo aquello, oyendo hablar a Liz acerca de sus temores.

52

Hace referencia a que fue extremadamente cuidadosa en su comportamiento y acciones.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Claro que sí, cariño.

215


El Club de las Excomulgadas —Pero todo salió bien para ti. Conseguiste al hombre y mantuviste tu carrera. Liz asintió—. Resultó que me preocupé por nada. Tenía miedo de enamorarme, temí perderme a mí misma, temía que él no me amara a su vez. Ambos fuimos tan estúpidos. —Tomó un bocado de su ensalada y tragó—. Y sé que con tu pasado debes tener la triple de cantidad de miedo que yo. Ella se encogió de hombros—. Trato de no dejar que influya en mis

Liz le apretó la mano. —Sabes que soy una entrometida grande y vieja y que quiero interferir en cuanto a mis amigas se refiere, pero trataré de mantenerme al margen en lo tuyo. Sólo quiero que sepas que si necesitas hablar, siempre estaré aquí para ti. —Gracias. —Pero sólo un consejo, si me lo permites. Savannah sonrió, sabiendo que Liz no podía controlarse a sí misma si no interfería un poco. —Por supuesto. —Date la oportunidad. Déjalo entrar y ve qué pasa. Si no ocurre nada más, vuelves a hacer lo que estabas haciendo antes, sin cambiar tu vida. No me gustaría ver que dejas pasar tu vida solo porque tienes miedo. Y odiaría que le doliera tanto como lo había hecho cuando era niña. La habían abandonado y rechazado una vez. No estaba segura de si quería ir por ahí de nuevo. A veces no arriesgarse con una oportunidad era una opción mejor que aceptar una y enfrentarse al rechazo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

decisiones y en la manera en que vivo mi vida, pero sé que lo hace.

216


El Club de las Excomulgadas Era una mujer fuerte en muchas áreas. En su carrera, era despiadada, enfrentándose cara a cara con algunos de los nombres más grandes del negocio y de los deportes. Pero en asuntos del corazón y las emociones, era una gran tonta afeminada, temerosa de alejarse de las sombras del pasado. Tal vez Liz tenía razón, sin embargo. Tal vez era hora de dejar ir todo aquello.

—Con el tiempo, seguramente lo haré. Cuando esté lista. — ¿Pero no con Cole? —Liz la miró con esa mirada penetrante que utilizaba con sus clientes. —No con Cole. Es un conflicto de intereses. No puedo arriesgar todo lo que he construido. —Es tu decisión, cariño, pero yo digo que no deberías dejar pasar una oportunidad de oro. No llegan muy a menudo, y no sabes cuándo podrás tener otra oportunidad. Savannah le sonrió—. Hay un montón de hombres allá afuera. —Sí. Pero ¿otro chico te hace sentir como Cole? Ella se quedó mirando su té—. Nunca. Todavía no, de todos modos. Liz se echó a reír—. Confía en mí, Savannah. No hay muchos hombres en este mundo que puedan poner ese tipo de mirada en la cara de una mujer. Ella levantó la mirada—. ¿Qué clase de mirada? —Esa mirada sexual, con las mejillas sonrosadas, los ojos soñadores, ese tipo de mirada de “oh-chico-estuvo-buenísimo”.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

¿Cómo más podría tener sino un futuro brillante?

217


El Club de las Excomulgadas Savannah se golpeó las mejillas—. Yo no tengo ese tipo de mirada. —Por supuesto que no. Lo estoy inventando. —A veces te odio, Elizabeth Riley. Liz sonrió y levantó su vaso, saludando a Savannah. —Vaya, gracias, Srta. Brooks. Eso es lo más bonito que alguien me ha dicho

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

en todo el día.

218


El Club de las Excomulgadas Capítulo Trece Savannah sabía que trabajar con Cole, en algunas de las ideas de cambio de imagen que tenía, no iba a hacerlo feliz. Él era resistente a pensar que era nada menos que perfecto. Por otra parte, era un hombre, y a los hombres no les gustaba que les dijeran que tenían que hacer cambios en sus vidas. Por el ego, la testosterona y todo lo

Ella entendía eso y estaba tratando de suavizarlas, pero había unas cuantas cosas con las que no podía ser sutil, y él sólo tendría que aceptarlo y asumirlo. Había clareado un día desgraciadamente caluroso, e incluso a las siete de la mañana Savannah supo que sería uno de esos días brutales que hacían que desearas poder permanecer en el interior, hibernando en el aire acondicionado. El sitio no tenía árboles, al menos no todavía, así que tendrían cero sombras hoy. Ella soltó un gruñido y bebió su café con leche helado, decidida a centrarse en Thomas Rogers y en Selena, en sus tres hijos, y en la casa nueva que iban a conseguir. Selena estaba más que emocionada y Thomas estaba sonriendo de oreja a oreja. Savannah había trabajado con ambos en un par de construcciones anteriores, así como en el inicio de la suya propia. Eran tranquilos y de voz suave, generosos con su tiempo, y estaban dispuestos a hacer cualquier cosa para ayudar a otros. También se encontraban aun impactados y agradecidos de estar tan cerca de tener su primera casa. En la actualidad vivían en una sola habitación que no era nada cómoda para criar a tres hijos. Pero estaban juntos. Selena tenía un trabajo de tiempo completo y estaba en la escuela nocturna. Thomas tenía dos trabajos y, sin embargo, Savannah nunca había oído ni una vez que se quejaran. Y sus hijos eran una delicia absoluta. Tan

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

demás.

219


El Club de las Excomulgadas inteligentes y alegres, siempre con una sonrisa en sus caras sin importar sus circunstancias. La visión de esos niños llenaba de alegría a Savannah. Porque tenían amor, esperanza, y lo más importante, a unos padres que los amaban. Eso contaba por mucho. Una multitud estaba llegando, el ruido iba aumentando, y mientras Savannah se volvía, vio a Cole aparcando su camioneta en la calle. Saludó al

Señor. Él llevaba pantalones vaqueros, una camisa sin mangas y una gorra de béisbol que estaba vuelta hacia atrás. También tenía botas desgastadas, sucias de trabajo. Cuando se ciñó el cinturón de herramientas y se dirigió en su dirección, las rodillas de Savannah se debilitaron. Ya había decidido que su única noche juntos seguiría siendo exactamente eso; una noche. Evidentemente, su cuerpo pensaba de otra manera, porque algunas partes de ella se apretaron y palpitaron, y saltaron de alegría. Ella era más fuerte que su libido. Lo era. Podía contenerse y no ir hacia allí, saltar sobre él, y pasar una larga y lenta lamida por su cuello. Respiró hondo y se reunió con él en la acera. —Buenos días —dijo ella. —Buenos días. ¿Lista para martillar algunos clavos? Ella estaba lista para martillar algo, pero no tenía nada que ver con clavos, a menos que lo fuera a clavar53 a él. Lo cual no sería apropiado frente a todas esas personas.

53

Referencia sexual. Se refiere a que se lo va a follar a él.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

capataz, que lo tachó de la lista y lo puso al tanto de lo que necesitaría para el día.

220


El Club de las Excomulgadas Bien. Eso en cuanto a su resolución, que rápidamente se derritió en el calor de la mañana. Pensar en los negocios la ayudaría. —Antes de empezar —dijo ella—, quiero hablar contigo acerca de los medios. — ¿Qué pasa con ellos? —Estarán aquí para cubrir la construcción de viviendas hoy, pero también

—Está bien. ¿Y qué? —Haz que esto se centre sobre la casa y no sobre ti, ¿de acuerdo? —Lo haré si ellos lo hacen. Él comenzó a alejarse, pero ella le tocó el brazo para detenerlo. —Sabes que no lo harán. Querrán meterse contigo. No les permitas eso. —Entonces, ¿qué se supone que tengo que hacer, Peaches? ¿Quedarme ahí y aceptar la mierda que saquen sobre mí y sobre mi carrera? —En mayor parte, sí. Habla sobre el proyecto de la casa y la participación de los Traders en ella. Diles lo feliz que estás de participar. Concéntrate en los aspectos positivos de que estés en St. Louis y réstale importancia a todos los aspectos negativos de tu pasado. — ¿Y si eso no es de lo que quieren hablar? —Entonces sigue encaminándoles hacia el tema del proyecto. Ellos quedarán mal si siguen acosándote acerca de tu pasado. Siempre y cuando sonrías y seas positivo, no tendrán nada que decir. Él negó con la cabeza—. Lo intentaré, pero no creo que vaya a resultar como piensas que lo hará.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

porque los miembros del equipo estarán aquí.

221


El Club de las Excomulgadas —Con tal que no discutas con ellos o empieces una pelea, estará bien. Confía en mí. Cuanto menos te involucres con los medios de una manera negativa, mejor. —Todo lo que puedo decir es que haré mi mejor esfuerzo. Ella le sonrió—. Eso es suficientemente. Vayamos a construir una casa. Cole se alejó y comenzó con la estructura. Observar su cuerpo trabajar era como visitar un museo de arte. Él era puro fluido movimiento, el juego de hacían que fuera un hermoso espectáculo para la vista. Él trabajó junto a sus compañeros de equipo, algo que Savannah había organizado porque éste era también un ejercicio de unión para el equipo, así como un proyecto de caridad. Funcionó, también. Y el equipo trabajando junto mientras elevaba el marco de la casa al lado de los otros voluntarios fue una visión increíble. Los medios tomaron fotos, las que Savannah sabía aparecerían en los periódicos locales. Bien por el equipo. Ella sonrió, dejó su propio martillo, y llevó bocadillos y bebidas para todo el mundo cuando se detuvieron para almorzar. Ella se quedó fuera del camino de Cole, porque él estaba con Grant, Kenny, Jamarcus y Lon así como con varios miembros de la línea ofensiva de los Traders. Quería que él tuviera algo de tiempo social con ellos, por lo que comió su almuerzo con algunas de las esposas de los jugadores que habían venido para ayudar. Estaba profundamente involucrada en la conversación con Missy Sandell, una de las esposas de los jugadores de defensa, cuando vio a un par de periodistas dirigirse hacia Cole. —Disculpa, Missy —dijo, echando hacia atrás su silla para acercarse a donde los jugadores estaban siendo entrevistados mientras comían el almuerzo. —Nunca te vimos hacer ningún trabajo de caridad mientras estabas con Green Bay —le preguntó uno de los periodistas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

músculos de sus brazos y espalda mientras movía la madera y golpeaba los clavos

222


El Club de las Excomulgadas —Tal vez, debido a que eres reportero de St. Louis —respondió Cole. Savannah hizo una mueca. —Habría salido emitido a nivel nacional —respondió el periodista de vuelta—. Estás mucho en las noticias. —Sólo por cosas negativas.

—Bueno, afróntalo, Riley. Nos das mucho que informar. Cole tomó un largo trago de agua, luego le frunció el ceño a Savannah. —Pero ahora estoy aquí, y feliz de estar trabajando en esta casa hoy. Los Traders son una organización increíble que pone un montón de tiempo, esfuerzo y dinero en obras de caridad. Me siento honrado de ser parte de esto. Ella exhaló. Buena respuesta. — ¿Significa eso que le estarás dando vuelta a una nueva página? —le preguntó uno de los medios nacionales. Cole se puso de pie, arrugó su basura, y la arrojó a la papelera cercana. —Mírame y averígualo. Mientras tanto, todos nos dirigiremos a trabajar de nuevo. ¿Por qué todos ustedes no dejan esos micrófonos, cámaras y grabadoras y ponen un poco de músculo en ayudar a esta familia? Se alejó con el resto de los jugadores. Savannah sonrió. La entrevista había comenzado tambaleante, pero terminó perfectamente. Podía haber esperanza para Cole después de todo. ****

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Uno de los periodistas rió.

223


El Club de las Excomulgadas A Cole le encantaba trabajar con las manos. Incluso con ese calor brutal y la humedad, con el sudor corriéndole por la espalda y acumulándose en sus ojos, estaba concentrado en ver cómo esa casa tomaba forma. Además de pasar tiempo con sus compañeros de campo ese día, algo que le hizo darse cuenta de que todos eran chicos muy agradables, pasó tiempo con Thomas Rogers y con Selena, los que pronto serían propietarios de la casa que a devolverle algo a su propia comunidad. También eran grandes fans del fútbol americano, así que estaban encantados de que los Traders hubieran aparecido hoy para ayudar a trabajar en su casa. Cuando los chicos firmaron un balón de fútbol americano para ellos, les dieron camisetas a todos y entradas para uno de los partidos, Selena se sintió conmovida y Thomas estaba tan emocionado como sus dos hijos. Eso le hizo darse cuenta de que Savannah tenía razón. No había pasado mucho, está bien; nada, de tiempo en las comunidades de las que había sido parte durante todos los años que había estado jugando. Aparte de la emisión de cheques para alguna obra de caridad aquí y allá, no se había tomado el tiempo para conocer a ninguna de las personas que eran sus fans. Eso apestaba. Y tenía que cambiar. Estaba empezando a ver un montón de cosas que necesitaba cambiar. — ¿Te sientes bien? Él se volvió hacia Savannah, que estaba de pie junto a él. Ella se había puesto unos vaqueros y una camiseta de los Traders hoy y se había recogido el pelo en una cola de caballo. Con sus zapatos tenis y muy poco maquillaje, parecía fresca, sexy y hermosa. Y tenía suciedad en la nariz. Él utilizó su pulgar para quitarle la mugre.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

estaban construyendo. Eran grandes personas. Entusiastas, dedicados y dispuestos

224


El Club de las Excomulgadas —Me siento muy bien, aunque estoy acalorado y sudoroso y probablemente apesto. —No me había dado cuenta. Probablemente todos apestan. Ella todavía olía a melocotones. Él no tenía la menor idea de cómo se las arreglaba para hacer eso. —Necesito una ducha y una cerveza. ¿Quieres venir a comer hamburguesas?

—Por supuesto. Pero tengo que tomar una ducha, también. Haré eso y te encontraré en tu casa en una hora. —Me parece bien. Él se detuvo en la tienda, y luego fue a su casa y se metió en la ducha, para quitarse el sudor del día. Se sintió mucho mejor después de haberse cambiado de ropa y bebido un par de botellas de agua. Savannah llegó unos treinta minutos más tarde. Se había cambiado en una camiseta sin mangas y pantalones cortos muy sexys, con su cabello suelto sobre los hombros. Ese olor a melocotón lo puso duro. Quiso enterrar la cara en su cuello y lamer el aroma de su piel. De toda su piel. Dio un paso atrás—. ¿Qué tal una cerveza? —Por supuesto. Él sacó dos cervezas de la nevera y les quitó las tapas, le entregó una y tomó un par de largos tragos de la otra. La cerveza helada sabía a gloria después del infernal día. —Ah, eso es bueno.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—le preguntó él.

225


El Club de las Excomulgadas —Pensé que no bebías una vez que comenzaba la temporada. Él dejó la cerveza sobre la encimera—. Es cerveza. No cuenta, y sólo me tomaré una o dos. —Frunció el ceño—. ¿Vas a comenzar a vigilar lo que bebo ahora? Ella se echó a reír—. No, en absoluto. Tenía curiosidad. —Bien. Iré a la parrilla a cocinar las hamburguesas.

—Eh... nada. Ella frunció el ceño y apretó los labios—. No puedo hacer nada. ¿Qué tal una ensalada? —Por supuesto. Creo que hay guarniciones de ensaladas. Ve lo que puedes encontrar en la nevera. Él tomó las hamburguesas y las tiró en la parrilla, tomando un largo trago de su cerveza después de haber volteado la carne. Podía ver a Savannah trabajando en su cocina, mezclando la ensalada y cortando los tomates. Se estaba acostumbrado a tenerla a su alrededor, a verla en su cocina. Un poco extraño teniendo en cuenta que por lo general no le gustaba tener gente en su casa. Y bien, quería meterse en sus pantalones de nuevo, así que ahí estaba el objetivo. Una noche no era suficiente con Savannah. Pero le gustaba lo que ella tenía que decir, y que no aceptara ninguna de sus tonterías. Él presionaba, ella insistía a su vez. No siempre estaba de acuerdo con ella o con sus métodos, pero eso realmente no era importante. No era una de esas personas complacientes que le besaban el culo. Mayormente, sólo le daba de patadas en él. Le gustaba eso de ella, también.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Qué quieres que haga?

226


El Club de las Excomulgadas Terminó las hamburguesas y las llevó dentro. Savannah tenía la mesa puesta y estaba apoyada en la encimera, con la mirada perdida en su sala de estar. Él dejó las hamburguesas en la encimera—. ¿Qué estás haciendo? —Es un lugar tan bonito, abierto. Deberías tener una fiesta. — ¿Eh? Ella se volvió hacia él—. Deberías invitar a tus compañeros de la línea

Él frunció el ceño—. Yo no hago fiestas. —Deberías hacerlo. Eres el chico nuevo. Sería una oportunidad para que pudieras unirte a los jugadores. Él llevó las hamburguesas al comedor—. No lo creo. Se prepararon sus hamburguesas y él apiló ensalada en su plato. Ella había servido té helado para ellos también, por lo que hizo su casi vacía botella de cerveza a un lado y tomó un sorbo de té. Savannah comió sin decir mucho, hasta que le quedó la mitad de su hamburguesa. — ¿Por qué no te gusta tener gente aquí? Él sabía que no dejaría el tema. —Esta es mi lugar privado de escape. Sin los medios, sin jugadores de equipo, ni novias. —Así que es tu caverna masculina. —No dije eso. Simplemente no hago fiestas aquí.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ofensiva a venir a tu casa. Organizar una fiesta.

227


El Club de las Excomulgadas —Sería muy bueno para tu imagen. Les mostraría a tus chicos que realmente quieres ser parte del equipo. —No. —Él terminó su comida y empujó su plato a un lado, vaciando su vaso de té. —Yo haré todo el trabajo pesado. Incluso podemos contratar un servicio de comidas. Nada de cocinar, ellos harían toda la limpieza, también. Todo lo que tienes que hacer es estar aquí para pasar el rato con los muchachos.

— ¿Por qué es necesario? —Que haya unión en el equipo es necesario para la rehabilitación de tu imagen. Ni una sola vez has sido en realidad parte de un equipo con el que has jugado. —Claro que sí. — ¿Alguna vez hiciste cosas con los miembros de tu equipo? ¿Saliste con ellos? ¿Realizaste actividades con ellos fuera del campo de fútbol americano? ¿En grupo o de forma personal? Ella lo atrapó allí. —No. —Es hora de cambiar esa situación. Si no quieres hacer la fiesta aquí, podemos hacerla en mi casa. No me importa. —Eso como que anula el propósito de que sea todo acerca de mí, ¿no es así? Él vio las comisuras de su boca elevarse. —Más o menos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Era como un perro con un hueso carnoso. Se negaba a dejarlo en paz.

228


El Club de las Excomulgadas Él miró alrededor de su casa, imaginándola llena de un montón de defensas y de receptores. El pensamiento lo emocionó y aterrorizó a la vez—. No lo sé, Peaches. No soy muy bueno entreteniendo a la gente. —Mira. No tienes que desnudarte y bailar encima de tu mesa de café. Sólo un poco de comida y bebida, música, y ya tienes los video juegos divertidos. Un poco de conversación e invitas a sus esposas y novias. Confía en mí, esto ayudará un montón para consolidar tu posición dentro del equipo.

—Lo sé. Él ya sabía que cedería, por lo que bien podría acabar de una vez. Savannah no iba a dejar pasar esto. —Está bien. ¿Cuándo? — ¿Qué hay de la noche del miércoles después del entrenamiento? Eso me dará varios días para organizar todo. —No tienes que hacer todo el trabajo. —Te dije que lo haría. Soy una chica del sur. Esto es lo que hacemos. Él se encogió de hombros—. Bien. —Genial. No te arrepentirás de esto. —Eh-ajá. —Él tomó su plato y se fue a la cocina, con Savannah directamente detrás de él. Estaba hablando sobre los detalles de la fiesta, desde a quien invitar a qué tipo de comida tendrían. Él simplemente ignoró la mayor parte de los detalles y se centró en lo emocionada que estaba. Su entusiasmo era lindo. Después de cargar el lavavajillas, se volvió hacia ella. —Te gusta entretener a la gente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él se echó hacia atrás en su silla—. Eso crees.

229


El Club de las Excomulgadas Ella se detuvo a media frase—. ¿Qué? No. Esto es para ayudarte. Él agarró sus manos y tiró de ella hacia él, envolviendo sus brazos a su alrededor. —Te ves casada con tres hijos y organizando grandes fiestas, invitando a los padres de los otros niños y teniendo esas grandes casas inflables en tu patio trasero. Ella trató de apartarse, pero él la abrazó con fuerza entre sus brazos.

de estar planeando una fiesta para ti? —Prácticamente estás radiante al hacer la planificación de la fiesta. Tus ojos brillan, tu piel está sonrojada, y no puedes dejar de hablar. Ella puso sus brazos encima de los suyos. —Oye, hay mucho que hacer para organizar una fiesta en pocos días. Sólo estoy repasando algunas ideas contigo. —Y ahora estás avergonzada. —No, no lo estoy. —Ella lo empujó—. Déjame ir. —Estás avergonzada. Eso es dulce, Peaches. —Estás siendo un idiota. —Lo sé. No puedo evitarlo. Probablemente deberías besarme para callarme. Sus ojos se abrieron como platos. —Oh, no. Ya hemos hablado de eso. —No, nosotros no hablamos de eso. Corriste como el infierno fuera de aquí después de esa noche, y nunca hablamos de eso. —Él pasó su mano por su espalda.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No lo hago. ¿Y cómo es que te surgió la idea de mí, casada y con niños,

230


El Club de las Excomulgadas Sólo sujetarla contra él hacía que su pene surgiera a la vida. Le gustaba estar cerca de ella, sentir su corazón latiendo en su contra. —Creo que es obvio que lo que pasó entre nosotros fue un error. Ella dijo las palabras, pero sus pezones estaban duros como picos en contra de su camiseta, sus ojos oscuros y llenos de deseo. Él no entendía por qué no le daba a su cuerpo lo que deseaba, lo que ella deseaba.

Ella se echó a reír—. Pasamos casi todos los días juntos, Cole. Él deslizó su mano por su pelo—. Pero en cuestión de negocios. Estoy hablando de algo personal. La atrajo más cerca, esperó a que ella se tensara. En cambio, cedió y él hizo el movimiento para besarla. Sus labios eran suaves y cálidos y los abrió voluntariamente para él, suspirando cuando deslizó su lengua contra la de ella. Él presionó una mano contra la parte baja de su espalda mientras que exploraba la suavidad de su pelo con la otra. Sus senos se aplastaron contra su pecho y sintió el salvaje latido de su corazón, en sincronía con el suyo. Ella le excitaba. El beso suave, exploratorio, se volvió salvaje y ella terminó con sus manos alrededor de su cuello y en su pelo, tirando de él, diciéndole que deseaba más. Su control se perdió mientras levantaba su camiseta sobre su cabeza. Esta noche ella usaba un sujetador rosa, sus senos se derramaban sobre las copas. —Haces que respirar sea difícil.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No fue obvio para mí. Me gustas. Quiero pasar más tiempo contigo.

231


El Club de las Excomulgadas Ella sonrió—. A juzgar por esto —dijo ella, palmeando su erección—, hago que un montón de cosas sean duras54. Le encantaba la valiente forma en que ella se comportaba con respecto al sexo. Podría ser reacia al principio, pero una vez que estaba dentro, lo estaba completamente. —Sí, definitivamente me pones duro. —Él alcanzó entre ellos y tiró del botón para abrir sus pantalones cortos, bajó la cremallera y se los bajó hasta el fijamente su sensual ropa interior durante horas, pero ahora la quería fuera de ellas. Él trazó el contorno de sus senos, provocando los bordes de la parte superior de su sujetador, observando la forma en que sus senos subían y bajaban con sus respiraciones profundas. Levantó la mirada hacia la de ella y le desabrochó el cierre frontal del sujetador, lo separó y ahuecó los globos, usando sus pulgares para rozar sus pezones. Sus labios se separaron y él se inclinó para besarla, entonces sus senos desnudos rozaron su pecho. Él le quitó el sujetador y apretó la mano contra su trasero para acercarla a su palpitante erección. Ella era tan suave y curvilínea, su mano se deslizó sobre cada curva como si explorara las diferencias entre sus cuerpos. Le gustaba la depresión de su cintura y sus caderas esbeltas. Y amaba su trasero, le encantaba agarrarlo y aferrarse a éste con las dos manos mientras frotaba su pene contra ella. Le gustaban especialmente los sonidos que hacía cuando se movía contra ella. Quería oírla gritar cuando se corriera. La levantó sobre la encimera y se colocó entre sus piernas para poder poner su boca sobre sus pezones. Estar tan cerca de su piel lo puso en contacto directo con cualquier jabón o loción corporal de melocotón que ella usara; lo que sea que le diera ese aroma. Lo aturdía como una droga, instándolo a chupar con fuerza sus

54

Hard en ese diálogo tiene doble sentido. Por un lado, es difícil y por otro es duro. Juego de palabras.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

suelo. Justo como lo imaginaba, sus bragas eran de color rosa a juego. Podía mirar

232


El Club de las Excomulgadas pezones hasta que ella agarró su cabeza para atraerlo más cerca, gimiendo cuando él mordisqueó el capullo con sus dientes. Él soltó el pezón de su boca y trabajó en el otro, agarrando su seno en su mano para deslizar su lengua por él. —Cole. Le gustaba cuando su voz salía con esa baja cadencia, la forma en que ella inclinaba la cabeza hacia atrás, dejando al descubierto la suave columna de su los dientes y tironeó de ésta. Ella gimió y levantó la cabeza para mirarlo—. Me vuelves loca. Él puso su mano contra su sexo. —Cariño, ni siquiera he empezado. Ella tomó su cabeza, enmarcando sus mejillas entre las manos y depositando un explosivo beso sobre él que le hizo replantearse esa lenta seducción. Porque en ese momento no podía pensar en nada más que en quitarse los pantalones y empujar su pene en su interior, luego en bombear duro y rápido hasta que ambos obtuvieran lo que necesitaban. Pero sabía que quería jugar con ella, llevarla directo hasta el borde, y luego observarla volar. —Recuéstate, nena —le dijo. Cuando ella lo hizo, él se inclinó e hizo círculos con su pulgar sobre su dulce sexo. Sus bragas estaban húmedas, su aroma llenaba el aire, haciendo que su pene palpitara. Él apretó la nariz contra sus bragas y sopló una bocanada suave de aire caliente en su contra. —Oh, Cole —susurró ella—. Por favor.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

garganta. La besó en el hueco de su cuello, se lo chupó, y luego aferró su oreja con

233


El Club de las Excomulgadas —Me gusta cuando me ruegas con esa dulce voz del sur que tienes, Peaches —bromeó él. Le sacó las bragas, deslizó sus manos debajo de su trasero, y luego puso su boca en su vagina suave y húmeda. Ella se estremeció contra sus labios, gritando cuando él empujó su lengua dentro para lamer sus jugos. Ella temblaba por todos lados, y cuando él deslizó un dedo en su interior, ella se apretó alrededor de éste. Su pequeño melocotón sureño estaba listo para explotar. Pero él aún no provocándola con movimientos suaves de su dedo. —Por favor. —Esta vez, ella fue un poco menos dulce. Él pasó la lengua por sus regordetes labios, tomó uno en su boca y lo chupó, acercándose un poco más a su clítoris, pero evitándolo. —Cole. Sí, ella no era dulce en este momento. Estaba desesperada, levantaba su trasero contra su cara, tratando de meter su clítoris en su boca. Él metió dos dedos dentro de ella y afirmó los labios sobre su clítoris, usando su boca y su lengua para darle placer, para convertir su irritación en placer puro. Ella se dejó caer sobre los codos, soltó un gemido y se estremeció. —Oh, sí. Sí, así es. Me voy a correr. Él puso su lengua sobre su clítoris y ella se dejó ir, empujando su vagina contra su cara. Él la agarró por las caderas y la sostuvo mientras gritaba su orgasmo, lamiéndola suavemente mientras ella se estremecía y temblaba. Cuando sus músculos se relajaron finalmente, le dio un beso en la cadera y el vientre, luego desabrochó la cremallera de sus pantalones y la quitó a ella de la encimera. La atrajo a sus brazos para darle un largo beso antes de darle la vuelta e inclinarla sobre la encimera.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

estaba listo para dejarlo, así que deslizó su lengua alrededor de su clítoris,

234


El Club de las Excomulgadas —Quédate así. Ya vuelvo. Él se dirigió a la otra habitación y tomó un condón, se lo puso y estuvo dentro de ella con un empuje, aferrándose a sus caderas mientras se quedaba quieto por un momento, disfrutando de la sensación de los temblores de su vagina en torno a él. Savannah se quedó sin aliento al sentir el pene de Cole entrar en ella. Su vagina se estremeció, y luego se apretó, agarrando su pene y aferrándose a éste

Esas sensaciones la deshacían, enrojeciéndole la piel de calor cuando él estaba en ella. Era más que un simple “Oye, esto se siente grandioso”. Era una explosión de calidez que abarcaba todo su cuerpo, y la sensación de que algo monumental pasaba en su mente. Lo que estaba probablemente sucediendo en su imaginación, porque mientras Cole se retiraba hasta la mitad y se deslizaba muy lentamente otra vez, ella supuso que esto era sólo sexo realmente genial y nada más. Sólo estaba siendo demasiado emocional con lo grandioso que era el sexo, y probablemente se debía a que no había tenido realmente buen sexo en un tiempo muy largo, y no había duda de que Cole era un amante experimentado. Él estaba sintonizado con su cuerpo de una manera que nunca había experimentado antes, eso era todo. Pero entonces, él envolvió su brazo alrededor de su cintura para proteger su cuerpo de la encimera. Se inclinó sobre su espalda. — ¿Sabes lo condenadamente bien que se siente estar enterrado en tu interior de esta manera? —le preguntó—. ¿Sabes lo apretada que estás, lo mojada que está tu vagina? —Él se retiró y se empujó profundamente—. Me haces desear correrme con fuerza en este momento, Peaches. Pero quiero follarte toda la noche, mantenerme conectado a ti así durante horas. Tu cuerpo es tan dulce, huele muy bien, y me amo estar dentro de ti.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

cuando él empezó a moverse en su interior.

235


El Club de las Excomulgadas Oh, dios. Le encantaba la forma en que le hablaba, el susurro profundo de su voz que enviaba escalofríos por su columna vertebral. La hacía temblar por dentro y por fuera y ella corcoveó contra él, haciéndole saber lo mucho que disfrutaba teniendo su pene en su interior. Él apartó el pelo de su cuello y le lamió un lado de la garganta, chasqueando la lengua por el lóbulo de su oreja. — ¿Tienes alguna idea de lo bien que hueles? —le preguntó—. Sólo estar para poder chupar tus pezones bonitos y lamer tu vagina. Él le provocó piel de gallina cuando empujó su pene más profundo, volviéndola más salvaje con la forma en que le hablaba. —Haces que me corra con fuerza cuando me lames. —Lo sé. Me gusta observarte cuando te dejas ir. Eres tan libre y salvaje cuando te corres. Me excitas. Él se retiró, le dio la vuelta y deslizó su pene en ella, fijando su mirada con la de ella. Ella se agarró a la encimera mientras él se deslizaba dentro, y luego hacia fuera. —Quiero ver tu cara cuando te corras. —Gruñó contra ella, haciendo girar sus caderas para darle el máximo placer. Su vagina se estremeció y se apretó en torno a él como un torno. —Sigue haciendo esto y lo haré. Él siguió haciéndolo. Y ella también. La intimidad de mirarlo a los ojos mientras llegaba a su clímax, ver sus ojos entrecerrados y su mandíbula apretarse cuando se corrió con ella, fue nada menos que un volcán de placer fundido y líquido.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

cerca de ti hace que mi pene se ponga duro, me dan ganas de querer desnudarte

236


El Club de las Excomulgadas Sin aliento, ella cayó en sus brazos, sintiendo el ritmo de su corazón latiendo contra su pecho. Ella estaba sudando. Y también él. Eso había sido más que agradable. Había sido intenso. Tal vez un poco descomunal. Y un completo error.

para besarla, pero ella se apartó. —Tengo que asearme. —Podríamos tomar una ducha juntos. —Realmente tengo que irme. —Ella agarró su ropa, pero él la detuvo. —Savannah. ¿Qué sucede? —Nada. Esto fue muy divertido. Pero realmente debería irme. Ella se deslizó por el pasillo y cerró la puerta del baño, horrorizada por lo que vio en el espejo. Su sujetador aún colgaba hasta la mitad de sus brazos. Su cabello era un desastre, su maquillaje estaba manchado y había rubor en toda su piel. Cole había dejado marcas en ella y, oh, dios, ¿era eso un chupetón lo que tenía en su cuello? ¿Qué edad tenía, por cierto? No era una adolescente en medio de la primera pasión. Era un adulto. Alguien sensible, capaz y profesional que no debió haber tenido sexo con su cliente en su cocina. Ya habían sido dos veces las que había perdido por completo su mente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cuando él se retiró, le sonrió, evidentemente satisfecho y feliz. Se inclinó

237


El Club de las Excomulgadas Se lavó y vistió, dio un par de respiraciones profundas, y volvió a salir. Cole estaba bebiendo un vaso de agua en la cocina. —Ten, te serví uno. Pensé que podrías estar sedienta. —Gracias. —Ella tomó un par de tragos largos para humedecer su reseca garganta—. Ahora sí debo irme. — ¿Quieres decirme por qué huyes cada vez que tenemos sexo?

debía una explicación. Se volvió, lo miró. —Porque no debemos tener sexo. — ¿Por qué no? —Sabes por qué. Porque trabajamos juntos. Se supone que debo actuar profesionalmente en torno a ti, no saltar sobre tu pene cada vez que estamos juntos a solas. Sus labios se curvaron—. Me gusta que saltes sobre mi pene. — ¿Cómo tomarás el trabajo que hacemos juntos seriamente si estamos durmiendo juntos? —Hasta ahora, dormir no ha estado a la orden del día. —No es gracioso, Cole. —Ella agarró su bolso y se dirigió hacia la puerta, mentalmente pateándose por permitir que su libido se tomara libertades de acción. Él se movió a su lado. —Lo siento. Puedo decir que esto te molesta, pero no sé por qué. Puedo mantener lo profesional y lo personal por separado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella hizo una pausa, sintiéndose horrible por seguir haciendo esto con él. Le

238


El Club de las Excomulgadas Ella abrió la puerta y salió a la calle, pero se volvió a darle una mirada arrepentida. —Ese es el problema. No estoy segura de si yo pueda. Él se apoyó contra la puerta. —Sabes, Peaches, no me creo tu practicado discurso sobre lo que es personal y profesional. Estás huyendo de algo más. Y si vamos a seguir viéndonos el uno al

Savannah le dio a Cole una mirada de dolor que le decía que realmente quería hacer justamente eso. Cole quería que lo hiciera, pero en cambio, ella se giró y se dirigió a su coche. Entró y encendió el motor, su mirada se encontró con la suya durante un breve segundo. Vamos. Entra y habla conmigo. Pero ella puso su coche en marcha y se alejó. Él se pasó los dedos por el pelo y cerró la puerta. Por un segundo, habían estado tan cerca. Diablos, durante toda la noche habían estado cerca. Buena cena, buena conversación, sexo increíble. Y entonces ella le había cerrado la puerta en la cara tan pronto como el sexo hubo terminado. Si él fuera el tipo de hombre que se pone todo emocional sobre ese tipo de cosas estúpidas, sus sentimientos podrían haber quedado heridos. Incluso podría tomarlo como algo personal. Pero no era ese tipo de persona, y sabía que no se trataba de él. Esto se debía a Savannah. Y no tenía nada que ver con ser su cliente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

otro, con el tiempo tendrás que empezar a confiar en mí con tus secretos.

239


El Club de las Excomulgadas Él había estado haciendo progresos. En realidad, podría no disfrutar de aceptar sus instrucciones, pero había visto la luz55. Estaba empezando a ver la sabiduría de sus sugerencias. Podía no ser la mejor herramienta en el cobertizo56, pero no era un idiota total, tampoco. Mucho de lo que ella había estado tratando de decirle tenía sentido. Así que él había escuchado, poniendo esas palabras en acción, y estaba funcionando. Lo que no tenía nada que ver con lo que pasaba entre ellos cuando estaban solos. Él había sido sincero con ella cuando le había dicho que podía separar los

No, ese no era el problema. Era otra cosa. Y él no se daría por vencido hasta que descubriera qué es lo que seguía haciéndola salir por la puerta cada vez que los dos intimaban.

55 56

Se refiere a que ha tomado consciencia, está siendo sensato admitiendo y abriéndose a los consejos. Dicho popular que expresa el pensamiento de que él puede no ser el más listo de todos, pero que tampoco es un idiota.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

negocios de lo personal.

240


El Club de las Excomulgadas Capítulo Catorce Sacar sus frustraciones en el campo de fútbol americano siempre había funcionado bien para Cole. Bueno, tal vez también solía quitarse las frustraciones en los clubes y con los medios, pero había estado trabajando duro para tener un nuevo comienzo. Este año lo dejaría todo en la cancha. Nueva imagen y todo eso.

listo para jugar. Estaba seguro de su puesto, a pesar de que no esperaba obtener el máximo tiempo de juego en el partido de este fin de semana ante Cleveland, como a él le gustaría. Sin embargo, el inicio del juego siempre era tan emocionante como la primera vez que había entrado en un campo de fútbol como profesional. Nunca se hacía viejo para eso. Y este año, en su equipo local, sería el año en que todo cambiaría para él. No había visto a Savannah desde aquella noche en su apartamento. Ella se había alejado, a pesar de que habían intercambiado unas cuantas llamadas telefónicas. Le había dicho que estaría en el partido de hoy para ayudar a entrenarlo y pasar las entrevistas con los medios, lo cual había encontrado risible, pero había accedido a reunirse con ella antes de que el partido terminara por algunas indicaciones. Había querido verla de todos modos, para medir su estado de ánimo y ver cómo estaban las cosas entre ellos. A pesar de estar ocupadísimo con la práctica del equipo, también había estado pensando mucho en ella. Había momentos en que había querido llamarla, pero no quería presionar a alguien que obviamente no quería ser presionada. En su mente, no significaba que el juego hubiera terminado, sin embargo. Sino que era un retroceso temporal.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

La pretemporada comenzaba este fin de semana, y estaba emocionado y

241


El Club de las Excomulgadas Todavía deseaba a Savannah. Recién empezaban. El sexo entre ellos era genial y le gustaba pasar tiempo con ella, tiempo que iba más allá de la mierda de arreglo de imagen que ella le hacía. Le gustaba el tiempo personal que pasaban juntos. Pero por alguna razón, lo que estaba pasando entre ellos la seguía asustando hasta que reculaba. Tal vez sí temía por su trabajo, pero no es como si él fuera a acercarse al dueño del equipo o al entrenador y a decirles que se estaba acostando

Simplemente tenía la sensación de que había algo más que la molestaba, y no sabía lo que era. — ¿Preparado para patear algún trasero hoy, semental? Estaba en la oficina del equipo firmando unos papeles y se volvió para sonreírle a Elizabeth. Él sonrió abiertamente—. Sabes que sí. Ella puso su mano sobre su brazo—. Espero que me hagas quedar como una brillante agente al haberte contratado cuando nadie más te quiso. No me hagas quedar como una idiota. —No te preocupes por eso. Tengo un buen presentimiento sobre este año. Creo que será uno de mis mejores. Liz apoyó una cadera contra la mesa de la sala de conferencias—. Eso es lo que me dice Savannah. Él arqueó una ceja—. ¿En serio? —Sí. Por supuesto que podría ser sólo RP de su parte, tratando de vender los aspectos positivos de ti. —No se trata de relaciones públicas. Soy un hombre nuevo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

con Savannah. Sabía cómo ser discreto.

242


El Club de las Excomulgadas Liz resopló—. Ya veremos eso. —Oye, es una maldita hacedora de milagros. Ya lo verás. Será como levantar al monstruo Frankenstein de entre los muertos57. —No creo que estuvieras tan mal. Si lo hubieras estado, cariño, nunca te habría contratado. —Gracias por el voto de confianza, tan débil como era.

Él arqueó una ceja y se recostó en la silla—. ¿En qué sentido? —En ese sentido. Él se quedó en silencio. —Ella me dijo que durmieron juntos. Y no te molestes en lucir molesto al respecto. Somos buenas amigas y soy discreta. —No estoy molesto por eso. Me alegro de que tenga a alguien con quien hablar, ya que no quiere hablar conmigo. Liz se cruzó de brazos—. Mmm. — ¿Sí? ¿Y qué significa eso? Ella acercó una silla—. Ándate con cuidado con ella, Cole. Lo digo en serio. Ella está lidiada con algunas cosas. — ¿Con qué tipo de cosas? ¿Cómo una mala ruptura o algo así? —No es que te lo vaya a decir. Si ella quiere abrirse contigo, lo hará. Es sólo que no quiero que la lastimes.

57

Se refiere sobre sí mismo, como si fuera una persona completamente nueva.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella se echó a reír—. ¿Y cómo van las cosas entre tú y Savannah?

243


El Club de las Excomulgadas —No estoy tratando de hacerle daño, Liz. Estoy tratando de conseguir que confíe en mí lo suficiente como para mantener una maldita conversación conmigo. O por lo menos que acabe de follarme y no salga corriendo como el infierno después. No podía creer que estaba teniendo esta conversación con su agente. Con una mujer, nada menos. Los hombres no tenían sexo y hablaban de ello. Nunca. Sin embargo, estaba perdido en cuanto a cómo hacerle frente a Savannah y

— ¿Ella te importa? —Si no fuera así no estaría tan frustrado, y te aseguro que no estaría hablando contigo sobre ello. Tengo cosas más importantes en mi mente, como el inicio de la temporada. Así que sí, me preocupo por ella. Los labios de Liz se curvaron en una sonrisa—. Supongo que es cierto. Ten paciencia con ella y no te rindas. Necesita saber que estarás ahí para ella, que no vas a abandonarla. Ese es el único consejo que puedo darte. Eso tendría que ser lo suficientemente bueno. —Gracias. —Oye, las relaciones son difíciles. Y a veces uno de los lados tiene que hacer gran parte del trabajo. Pregúntale a Gavin. Él se echó a reír—. ¿Cómo te va con la vida matrimonial, por cierto? —Obscenamente romántico. Me encanta, aunque a duras penas veo a mi marido desde que está enterrado hasta las rodillas58 en la temporada de béisbol. Pero sacamos tiempo cada vez que podemos. Estoy esperando con ansias a que llegue Noviembre, cuando podamos tener nuestra luna de miel.

58

Completamente inmerso en el deporte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

necesitaba un poco de perspicacia.

244


El Club de las Excomulgadas —Bien. Me alegro por ti, aunque por qué te gusta estar casada con mi primo alias “dolor-en-el-trasero” es un misterio para mí. —Alguien tenía que tomarlo. Yo me apiadé de él. —Liz se paró y le dio un beso en la mejilla—. Juega bien hoy. —Sí, señora. Liz se fue por la puerta y Cole vio que se encontraba con Savannah afuera de donde estaban las oficinas. Se detuvieron y hablaron durante unos minutos. Cole de intensa conversación. Le hubiera gustado saber de lo que estaban hablando. Tal vez de él. O tal vez era sólo plática de mujeres. Por lo que sabía estaban teniendo una conversación acerca de zapatos. Se abrazaron para despedirse y Savannah se dirigió a la sala de conferencias. — ¿Hablaste con Liz? —le preguntó. —Sólo por un minuto o dos. Nada importante. Que ella le dijera eso significaba que habían hablado acerca de él. Ella puso su bolso en una de las sillas, y luego sacó la de al lado de él y se sentó. —Me dijo que espera que brilles hoy. —Sí, tengo esa orden. Savannah sonrió—. No tengo ninguna duda de que tendrás éxito. —Yo tampoco. —Él quiso arrastrarla a sus brazos y presionar un beso caliente en sus labios, pintados hoy en un tono muy leve de rosa oscuro. Llevaba un vestido marrón y zapatos de tacón, tenía el pelo recogido hacia arriba. También

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

vio la interacción entre las dos mujeres. Hubo abrazos, muchas sonrisas y un poco

245


El Club de las Excomulgadas quiso besarle el cuello, pero sabía que estaba usando su caparazón profesional ese día. —Tengo que bajar al vestidor —dijo él—. ¿Querías hablar? —Sí. Habrá entrevistas con los medios tras el partido de hoy. —Siempre hay entrevistas con la prensa después del partido. —Sí. Y no siempre te has manejado bien. Especialmente si tu equipo pierde.

—No sucederá hoy. Ten un poco de fe en mí. He estado escuchándote. —Bien. Pero por si acaso van tras de ti, y sabes que lo harán, mantén tus respuestas relevantes en el juego y para los Traders. No importa lo que pase. —Está bien. Ella se puso de pie—. ¿Me lo prometes? Ella no se fiaba de él. Estaba preocupada, sobre cómo sería percibido por los medios y por el público en este primer juego con su nuevo equipo. Él entendía eso. —Te lo prometo. —Está bien. —Ella agarró su bolso y se dirigió a la puerta. —Peaches. Ella hizo una pausa. Se volvió—. ¿Sí? — ¿No crees que deberíamos hablar de la otra noche? Ella le sonrió—. Que tengas un maravilloso juego. Estaré animándote. ****

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Tiendes a dejarlos en un lugar malo y descargar tu estado de ánimo con los medios.

246


El Club de las Excomulgadas Savannah sabía que estaba siendo una perra feminista, y eso no estaba en su naturaleza. Había ido a la escuela con chicas de esa clase, chicas que provocaban, y que después se resistían hasta que conseguían lo que querían. Eso no era en absoluto lo que estaba haciendo. Lo que hacía era perder su siempre adorada mente. —Siento llegar tarde. Tuve que hacer frente a un par de otros jugadores, después tuve que responder algunas llamadas, y luego un correo electrónico. Esto

Savannah levantó la vista y le sonrió a Liz. Justo lo que necesitaba, una mujer que la entendiera. Estaban sentadas en uno de los palcos privados, gracias al dueño del equipo, que amablemente les había ofrecido uno de sus espacios para que Elizabeth lo usara. Liz había invitado a la familia Riley, que incluía a la familia de Cole, así como a Gavin y a la familia de Mick. El palco estaba lleno de una horda de Rileys hoy, excepto por Gavin y Mick, por supuesto, que estaban ocupados jugando sus respectivos deportes. Pero los padres de Mick y Gavin habían asistido, así como los padres de Cole, y estaban todos sentados amontonados. Savannah los había saludado cuando entró, luego se instaló en la parte delantera del palco de modo que podía ver el partido, y el comportamiento de Cole. La patada de inicio del partido se dio. Cleveland se había movido hasta la segunda mitad, por lo que los Traders recibirían. Savannah se inclinó y miró el retorno a la línea de treinta yardas59. Buena posición en el campo mientras la ofensiva se apoderaba del campo con los aplausos de los aficionados. El corazón de Savannah latió con fuerza. —Parece que te vendría bien un trago —dijo Liz mientras tomaba asiento junto a ella.

59

27, 5 metros.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

nunca se termina. —Ella hizo rodar los ojos.

247


El Club de las Excomulgadas Savannah se rió—. Puede ser. —Estoy segura de que has hecho un gran trabajo con él, pero en esta parte todo depende de él. —Lo sé. Pero yo… ¿Qué? ¿Estaba preocupaba por él? ¿Quería que ganara tan desesperadamente que su corazón estaba en su garganta? No tenía idea de lo que sentía por Cole. Sus emociones se mezclaban para que no supiera qué hacer o cómo sentirse. Ese era el tuviera sexo con un cliente. Podría tener sexo con un tipo cualquiera con el que estuviera saliendo. Si una relación se desarrollaba, que por lo general no sucedía, grandioso. No había nada que guardarse excepto sus propios jodidos puntos de vista acerca del amor y de las relaciones. Pero con Cole, estaba entrando en territorio desconocido. No sólo él estaba enredado en su trabajo, que siempre había sido su único amor verdadero, sino que ella también sentía algo por él, como nunca había sentido por otro hombre. Suspiró. —Oye, la primera jugada fue una buena carrera. Doce yardas60. Cole ni siquiera estuvo en el campo. Creo que puedes exhalar ahora, cariño —dijo Liz, frotando su espalda. Savannah miró hacia arriba—. ¿Qué? —Miró hacia el campo, dándose cuenta que se había perdido totalmente la primera jugada—. Por supuesto. Supongo que estoy un poco nerviosa. —Supongo que sí.

60

11 metros.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

problema de tener sexo con un cliente, o por lo menos con el hecho de que ella

248


El Club de las Excomulgadas Tres jugadas más tarde, Cole salió corriendo al campo. Cassidy estaba en la formación shotgun, balanceó el brazo y lanzó. Cole dio un slant61 y atrapó la pelota, después corrió por otras quince yardas62 y anotó en el primer intento. La multitud estalló en vítores. Cole tranquilamente le tiró el balón al árbitro y volvió a entrar en el pelotón. Savannah sonrió. También lo hizo Liz.

Cole dividió su tiempo como receptor abierto con Davis y Fields, y dependiendo de cómo avanzaba el juego, a veces ocupaba el campo al mismo tiempo que uno de ellos. Savannah tomó nota del número de veces que le dieron el balón. Al final de la primera mitad parecía que él estaba compartiendo su responsabilidad de arranque con los otros dos receptores. Y atrapó dos pases largos y anotó un touchdown. Estaba jugando muy bien. Los jugadores novatos salieron en la segunda mitad, así que Cole y los otros receptores no jugaron. Para cuando llegó el último cuarto, Savannah estaba relajada. Los Traders llevaban la delantera y navegaban en la victoria de la pretemporada. —Nuestro hijo jugó bien, ¿verdad? —le preguntó Jack Riley. —Lo hizo muy bien —dijo Savannah. —Creo que esta incursión con los Traders será lo mejor en su carrera. —Le puedes agradecer a nuestra Elizabeth por eso —dijo Jimmy, poniendo su brazo alrededor de su nuera. 61

62

Jugada donde el jugador que atrapará la pelota, o que la lleva ya consigo, corre a través del campo de juego en ángulo, zigzagueando, en vez de hacerlo en línea recta. Casi 14 metros.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Hasta ahora todo va bien —dijo Savannah.

249


El Club de las Excomulgadas Liz sonrió—. Sólo hago mi trabajo. —Con un poco de presión por parte de Gavin y Mick, creo —dijo Jimmy con una sonrisa. —Tal vez un poco. Pero no lo habría hecho si Cole no tuviera talento. Con suerte, esta será una buena temporada para él. —He visto un par de sus entrevistas, Savannah —dijo la madre de Cole—.

Un gran cumplido, viniendo de uno de los padres de Cole. —Está aprendiendo mucho sobre el equipo. Ha hecho su tarea. —Es un poco áspero en los bordes. Tengo que admitir que me encogí un poco durante sus enfrentamientos con los medios. Espero que puedas trabajar con él en eso. Ella le sonrió a su madre—. Haré mi mejor esfuerzo. —Sólo está siendo un hombre —dijo Jack—. Todos son bocones. Cara frunció el ceño—. Pero esa no es siempre la mejor manera de llevar a cabo las entrevistas con los medios. Esa es parte de la razón por la que ha obtenido una reputación de problemático. —A los medios le encantan los chicos malos —disparó Jack. Y Savannah evitaría ese argumento. Liz enlazó su brazo con el de Savannah. —Mira, Cole es un jugador de fútbol dinamita, pero ha tenido algunos problemas con su comportamiento, tanto dentro como fuera del campo. Con Savannah y yo trabajando con él y con el talento natural de Cole en el campo, este será su mejor año. ¿Todos estamos de acuerdo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Parece mucho más… refinado.

250


El Club de las Excomulgadas —Seguro que lo será —dijo Jack, levantando una cerveza en un brindis. Todo el mundo intervino, y ese fue el final de la discusión. —Buena salvada —dijo Savannah mientras Liz la apartaba de la familia. Ella se encogió de hombros—. Estoy acostumbrada a los Rileys. Son muy apasionados. Y Jack siempre defenderá a su hijo, incluyendo sus fallas.

—Me alegro de oír eso. No creo que mi reputación pueda aceptar otro fracaso. — ¿Fracaso? Por favor. Creo que eres una de las mejores agentes de la industria. Liz movió las pestañas—. Oh, elogios. Sigue, continúa. Savannah se echó a reír y se concentró en el juego, a pesar de que pasaba más tiempo viendo a Cole en las líneas laterales. Él estaba sentado con los otros receptores, hablando con ellos, se levantaba y atraía la atención. Estaba haciendo todo correctamente. Ella no podía estar más complacida. Él se veía increíble hoy, no sólo al jugar de manera inteligente, sino al ser sólo; increíblemente sensato. Llenaba su uniforme de una manera en que le hacía la boca agua. Había algo con respecto a sus brazos que hacía que su estómago le diera un vuelco. Eran esos músculos delgados y manos que eran talentosas en más de un sentido. Y ella necesitaba recordar que sus metas con él eran profesionales, no personales. Ya tenía dos intentos fallidos en su contra en el área de “toma de malas decisiones”. —Tienes tu ojo sobre Cole, según veo —dijo Liz.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Él lo está haciendo mejor —dijo ella mientras se sentaba en un rincón.

251


El Club de las Excomulgadas —Sí. Estoy observando su comportamiento con sus compañeros de equipo. —Parece más como si estuvieras observando su buen trasero. Sus ojos se abrieron como platos y estiró la cabeza para ver si alguien de la familia de Cole había escuchado los comentarios de Liz. Afortunadamente, todos estaban absortos en el juego y hablaban entre ellos. —No lo hacía.

— ¿Qué? No. —Ella hizo una pausa—. ¿Cómo es que me mira? Liz brillaba como un gato frente a un plato lleno de crema. —Como si quisiera comerte entera, cariño. Su cuerpo se estremeció ante la idea. —No lo hace. —Oh sí. Y tú deseas darle un mordisco a su canoso físico. —Liz la estudió— . Entonces, ¿cómo va eso? El calor se extendió por su cuello. Ella sintió que le sonrojaba las mejillas. —Así eh. ¿Fue una repetición? Ella apoyó la cabeza en sus manos. No tenía sentido negarlo—. No quiero hablar de eso. —Bueno, yo sí. —Ella agarró el brazo de Savannah y la arrastró fuera de su asiento—. Discúlpennos. Tenemos algunos asuntos comerciales confidenciales que discutir en las oficinas privadas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Oh, por favor. ¿Crees que no puedo ver la forma en que él te mira?

252


El Club de las Excomulgadas Liz llevó a Savannah a la habitación contigua que era una oficina y cerró la puerta. Savannah cayó en la silla y abrió una de las botellas de agua que estaban agrupadas sobre la mesa. Liz acercó una silla a su lado y se inclinó—. Está bien, habla. —Me juré a mí misma que iba a ser solamente esa vez y que eso sería todo. Pero, al parecer soy débil, o él es el hombre más caliente e irresistible con el que me he cruzado. Por lo general, soy estrictamente profesional. He trabajado con hace. Liz sonrió—. No seas tan dura contigo misma. Yo me enamoré intensamente de Gavin, y eso nunca me había pasado. En este negocio estamos rodeadas de sexys, y calientes atletas. Soy inmune a ellos. Hasta que llega ese hombre que te afecta como nadie más lo ha hecho antes. —No sé lo que pasó. No tenía la intención de explorar nada entre nosotros. Simplemente pasó. Te lo juro, Liz, es como un infierno. Después de la primera vez, pensé, está bien, fue un gran error. Una noche maravillosa, e intensa que pasamos juntos, pero aun así, no puede volver a suceder. Liz le dio una sonrisa de complicidad—. Hasta que volvió a suceder. —Sí. — ¿Y ahora qué? —Preguntó ella. —Ahora definitivamente no puede volver a ocurrir. No puedo poner en peligro mi trabajo. Es todo lo que tengo. —Podrías tener a Cole. — ¿Hubieras hecho eso? Al principio de tu relación con Gavin, ¿habrías sacrificado tu carrera por tener sexo caliente con Gavin?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

deportistas sensuales antes, y ni una sola vez han disparado mi libido como Cole lo

253


El Club de las Excomulgadas Liz le dio una mirada de complicidad—. De ninguna manera en el infierno. Y ya estaba en la cúspide después de lo que pasó con Mick. Haberlo retomado con Gavin hubiera sido lo más estúpido que hubiera podido hacer. —Entonces, ¿por qué lo hiciste? —Porque yo estaba enamorada de él. —Oh.

enamorada de Gavin durante años antes de que nos uniéramos. Mi cabeza y mi corazón no estaban sincronizados. Lógicamente, sabía que involucrarme con él podría ser el final para mi carrera, especialmente después de la debacle con Mick. Pero mi corazón lo deseaba. Y una vez que estuvimos juntos, no hubo vuelta atrás para mí. —Así que arriesgaste todo por él. —Supongo que lo hice. —No lo entiendo. Supongo que tal vez es debido a que nunca tuve un modelo a seguir para mostrarme ese gran tipo de amor. —Cariño, yo tampoco. Bueno, eso no es cierto. Tuve a la familia de Gavin, a sus padres. Nunca he conocido a dos personas que estuvieran más enamoradas. Son los mejores modelos para una relación duradera. Estar cerca de ellos durante años me demostró que si quieres algo lo suficiente, harás que funcione, sin importar los obstáculos. —Pero no estás usando a tus padres como modelos a seguir. Liz resopló—. Mis padres eran los peores modelos de conducta para cualquier cosa. El amor, las relaciones, la paternidad. No pude alejarme de ellos lo suficientemente rápido.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Liz se echó a reír—. Mi situación es un poco diferente. Había estado

254


El Club de las Excomulgadas Una alma gemela. —Pero aun así mira cómo resultarse ser. Una elegante mujer fuerte, capaz de tener una carrera. —Gracias. Y tú también lo eres. —A pesar de no tener modelo a seguir por mi cuenta. Liz frunció el ceño y le apretó la mano—. Lo siento mucho. No puedo ni pero al menos tuve padres. No hay comparación. Savannah se encogió de hombros—. Ya lo superé. Igual que tú, he aprendido a confiar en mí misma. A esforzarme durante la escuela y todo lo demás. —Entonces permíteme devolverte el cumplido. Mírate ahora. Una elegante mujer fuerte, capaz de tener una carrera. Lo has hecho todo sola. —Te lo agradezco. A veces una mujer necesita un impulso, especialmente cuando está allí fuera, sola. —Pero no tienes que hacerlo sola. Tienes amigas como yo. Y tienes a Cole… o puedes tenerlo, si te lo permites. Ella negó con la cabeza—. No puedo hacer eso. No puedo poner en peligro mi carrera por un hombre, por nadie. Mi madre dio todo lo que tenía por los hombres, por las drogas, y por el alcohol, y vi lo que le hicieron, lo que ella se hizo a sí misma. Se perdió y se dio por vencida sobre todo lo que era importante. Me niego a renunciar a una parte de mí misma. Mi carrera me satisface. Liz asintió—. Lo entiendo. El pasado es a veces difícil de abandonar. Pero, te das cuenta que no puedes culpar a Cole por los pecados que tu madre cometió. Y no eres como ella.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

imaginar lo mucho que te duele. Tuve una infancia de mierda y pésimos padres,

255


El Club de las Excomulgadas Ella asintió—. Lo sé. No soy débil como ella. Soy fuerte. Pero mira lo fácil que me distraigo. Eso me asusta. —El amor es una cosa malditamente espantosa, Savannah. Sus ojos se abrieron ampliamente—. ¿El amor? ¿Quién dijo algo sobre amor? No estoy enamorada de él. Es sólo sexo. Piedad, eso es suficientemente aterrador. Elizabeth sonrió—. ¿Estás segura de que no te estás infravalorando a ti

— ¿Una oportunidad de qué? —De tener... algo. Ella miró hacia el campo, su mirada al instante descendiendo en Cole, y su cuerpo calentándose al sólo mirarlo. —Es sólo algo físico. No es amor. —Él te asusta —dijo Liz. —Como ni te imaginas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

misma al no darte una oportunidad con Cole?

256


El Club de las Excomulgadas Capítulo Quince Ya iban dos juegos en la pretemporada y Cole pensaba que les estaba yendo bastante bien. Habían ganado el primero, perdido el segundo por un solo punto, pero Cole no se había enojado con los medios o metido en una pelea con su entrenador o con alguno de sus compañeros de equipo. Había obtenido el balón con regularidad durante la primera mitad de los de juego, como a él le gustaba. Las cosas estaban en sincronía con su equipo. Hasta ahora, todo bien. Se reunía con Savannah regularmente, lo que le gustaba, a pesar de que ella estaba haciendo un trabajo muy bueno en mantener su distancia a un nivel personal. Esa parte era la que no le gustaba, pero él se había replegado y le estaba dando su espacio. No estaba dispuesto a darse por vencido, sin embargo. La deseaba, y la veía observarlo cuando creía que no podía verla. Tampoco le estaba dando sólo miradas profesionales al parecer. Cuando pensaba que él no se daba cuenta, él captaba su mirada hambrienta de deseo. Entonces, ¿por qué se lo negaba a sí misma? Era mitad de semana y acababa de terminar el entrenamiento. Salía de los vestidores después de haberse duchado y traía su bolso, justo para encontrar a Savannah esperando por él. —Muy bien, la planificación de la fiesta va bien —dijo ella. Él frunció el ceño.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

partidos, cuando la primera serie era jugada. Estaba teniendo un montón de tiempo

257


El Club de las Excomulgadas —La Fiesta. En tu casa. Sé que la retrasamos una semana. Pero es esta noche. —Oh, sí. Eso. Ella puso los ojos en blanco—. Sí. Eso. Las invitaciones ya fueron enviadas. A tus compañeros de equipo y esposas y novias y entrenadores. —Está bien.

de banquetes estará allí a las cinco. ¿Puedes dejarlos entrar, o darme una llave? O tal vez sólo pueda seguirte a tu casa. Tengo mi ropa conmigo. Ella estaba actuando tan formal, como si tuviera que pedirle permiso para estar en su casa. —Peaches. Ven a casa conmigo. Está bien. Ella asintió—. Está bien. Ella lo siguió hasta su casa. Una vez allí, ella fue un torbellino de actividad. El equipo de limpieza entró y de repente todo fue quitar el polvo y pasar la aspiradora y limpiar el baño. Una vez que el servicio de banquetes apareció, él no tuvo ni un segundo libre para hablar incluso con Savannah, porque estaba dirigiendo la organización de todo. Él hizo todo lo posible para mantenerse fuera del camino de todo el mundo, mientras transformaban su casa. Decidió salir al patio trasero con una cerveza y se sentó, disfrutando de la tranquilidad. Se recostó en su silla y cerró los ojos. Debió haberse quedado dormido porque Savannah le dio un golpecito. — ¿Qué estás haciendo? Él levantó la vista hacia ella—. Bebiendo una cerveza.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Tengo a alguien que vendrá a las cuatro para limpiar el lugar, y la empresa

258


El Club de las Excomulgadas —Tienes que ir adentro y alistarte. Ella se había cambiado de vestido. Por uno muy sensual. Era azul. Simple. Sin mangas. Se aferraba a ella. Se veía caliente. — ¿Qué hora es? —Las seis. La fiesta empieza a las siete.

—No, pero algunas personas podrían llegar temprano. Ve. Ese era su asunto, no el suyo, por lo que bien podría no añadirle estrés ya que parecía que podía en cualquier momento comenzar a tirar de su-bien-peinadocabello. Él se puso de pie. —Sí, señora. Se duchó, se afeitó y se cambió de ropa, y luego volvió a entrar en la sala de estar. Savannah estaba arreglando tazones de nueces o algo en una mesa. Ya ni siquiera parecía su casa. Habían reorganizado los muebles, que, de acuerdo con Savannah, de esa forma proporcionarían más espacio para mezclarse y para que los servicios de banquetes pudieran acomodar las mesas y disponer la comida. El bar estaba establecido. Para él, todo lucía preparado. Cualquiera que fuera el estrés de Savannah, parecía haber desaparecido. Estaba relajada y sonriente mientras se acercaba a él e inclinaba la cabeza hacia atrás. —Te ves bien. —Tú también. —Él dio un paso hacia adelante. Ella retrocedió uno, obviamente tratando de mantener la distancia profesional. Él agarró su muñeca, sintiendo el rápido latido de su pulso mientras frotaba su pulgar sobre su piel.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Sus labios se levantaron—. No me toma una hora prepararme.

259


El Club de las Excomulgadas — ¿Preocupada por la fiesta? Su mirada se encontró con la suya—. Un poco. Quiero que todo salga bien para ti. —Son sólo los chicos del equipo, Peaches. No te preocupes. —Pero no te gusta traerlos aquí y sé que te obligué a ello. No quiero que te estreses por esto.

revoloteando por aquí como una maldita Tinker Bell63. Tal vez necesitas un trago para calmarte. —Estoy bien. No te preocupes en absoluto. Esto es lo que hago. Él le pasó la mano por su brazo—. Entonces tal vez es otra cosa la que tiene tu pulso acelerado. Sus ojos se abrieron y ella alejó su brazo—. No, no es otra cosa. —No puedes seguir huyendo de mí. De nosotros. El timbre sonó y ella le ofreció una sonrisa. —Sí, sí puedo. Dos de sus linieros ofensivos estaban en la puerta junto con una novia y una esposa. Se dirigieron directamente hacia los bocadillos afirmando que, después del entrenamiento de hoy, estaban muriéndose de hambre. Savannah jugó a ser la anfitriona y saludó a todo el mundo, mientras Cole se mantenía al pendiente de los deberes del camarero encargado del bar. Al cabo de una hora su casa estaba llena de gente. Él estaba realmente sorprendido de que casi toda su ofensiva hubiera aparecido. Lo mismo hizo el 63

Tinker Bell: personaje que encarna un hada, cuya voz resuena como campanillas. De ahí que la traducción al español del nombre sea Campanita.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él se echó a reír—. Yo no soy el que está estresado. Tú eres la que estás

260


El Club de las Excomulgadas entrenador, aunque él asumió que él se había presentado para asegurarse que sus chicos no se sobrepasaran, ya que tenían entrenamiento al día siguiente y un partido ese fin de semana. Las únicas personas que estaban bebiendo licor o bebidas mezcladas eran algunas de las mujeres. Algunos de los chicos se bebieron una cerveza o dos, pero generalmente se mantuvieron con agua o refrescos. Todos sabían cómo era tener un entrenamiento con una resaca; era desagradable, especialmente si los entrenadores sabían que tenías resaca. Harían de su día un infierno.

de un par de otros novatos, por lo que se juntaba con ellos. — ¿Tu asistente hizo todo esto? —le preguntó Lon. Cole buscó en la habitación y encontró a Savannah hablando con algunas de las mujeres, animándolas a ir a la mesa de la comida para conseguir algo de comer. —Así es. Savannah se encontró con su mirada, se sonrojó y sonrió. La novia de Jamarcus, Tanya, se acercó y deslizó su brazo alrededor de él. —Esto es muy amable de tu parte, Cole. Gracias por invitarnos. —Gracias por venir. —Y Savannah es tan dulce. Las dos somos de Georgia, así que hemos estado poniéndonos al día. Me hace extrañar mi casa. —Miró a Jamarcus—. Necesitamos ir a la casa de mi mamá para pasar la Navidad. Jamarcus rió. —Lo que tú quieras, cariño. Savannah los vio mirando en su dirección, por lo que se acercó.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cole se encontró reunido con Lon y Jamarcus. Kenny se había hecho amigo

261


El Club de las Excomulgadas — ¿Cómo les va? ¿Puedo ofrecerles algo? —Estamos genial, cariño. Debes tomarte un descanso y disfrutar del momento con tu hombre —dijo Tanya. Cole reprimió una sonrisa cuando Savannah lanzó una mirada de preocupación en su dirección. —Oh, no estamos juntos. Sólo trabajo para él.

todo su cuerpo con ese tinte rosado oscuro cuando hacía que se corriera. Su pene tembló pensando en tenerla desnuda y haciéndola estremecerse bajo su lengua. Cuando ella lo miró a los ojos, él supo que sabía lo que estaba pensando. Le lanzó una mirada de advertencia, luego se volvió hacia sus amigos. —Si todo está bien, iré a ver si alguien necesita algo. Disculpen. Ella se alejó. —Wow. Cole se volvió a Tanya. — ¿Qué? —No quiero ser chismosa, porque no está en mi naturaleza, pero hubo algunos fuegos artificiales volando seriamente entre tú y Savannah. Él sonrió—. ¿Eso crees? —Lo sé. ¿Tú no piensas igual, Jamarcus?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Le encantaba cuando ella se sonrojaba de esa manera. Le encantaba ver

262


El Club de las Excomulgadas Jamarcus miró a Cole, y luego a Tanya—. Sin comentarios. No quiero mi trasero sea pateado por eso. Cole rió y golpeó el hombro de Jamarcus—. No te preocupes, hombre. Tanya está en lo correcto. Hay algo desarrollándose. No sé lo que es todavía. —Bueno, si te ayuda en algo, es hermosa. Agradable, cortés y amable. Si yo fuera tú la agarraría y nunca la dejaría ir. —Estoy de acuerdo —dijo Tanya—. Si no lo haces, alguien más te la

Ellos probablemente tenían razón. Pero era difícil cuando el objeto que perseguías estaba haciendo todo lo posible para evitar ser atrapado. **** Savannah estaba tan satisfecha. La fiesta había sido fantástica. Cole había pasado la mayor parte de la noche hablando con Jamarcus y Lon y mezclándose con su línea ofensiva. Había tenido una charla uno-a-uno con Grant Cassidy, el mariscal de campo de los Traders. Los dos se habían acurrucado en un rincón, y tenido una conversación intensa. Cuando ella avanzó para espiar y asegurarse de que no estaban hablando simplemente de mujeres o de coches deportivos o de algo más inocuo, oyó que estaban diseccionando jugadas. Perfecto. Todo había salido mucho mejor de lo que esperaba. Él compartió tiempo con sus compañeros de equipo, y todos parecían estar pasando un buen momento. Cole había incluso hablado con el entrenador, quien se había acercado a ella y le había dicho que el desempeño de Cole y su comportamiento había sido mejor de lo que esperaba; hasta ahora. Ella había esperado eso. Por supuesto, todavía era sólo la pretemporada, pero tenía la intención de dar un paso a la vez. Afianzarlo a él con el equipo era un gigantesco primer paso. Una vez que todos cuidaran la espalda del otro, ella se

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

arrebatará y te arrepentirás de no haber aprovechado tu oportunidad.

263


El Club de las Excomulgadas concentraría en su imagen personal. Sin embargo, el juego en equipo era vital, y ésta había sido una noche importante. Todo el mundo empezó a irse alrededor de las 11:30 p.m. o así, ya que todos tenían entrenamiento a la mañana siguiente, y bajo la atenta mirada del entrenador, nadie quería exagerar demasiado en la diversión. Ella no tenía la intención de que esta fuera una noche de total libertinaje, de todos modos. Sólo una noche de comida y bebida y una oportunidad para que Cole se sintiera más como parte del

Después que el último jugador se fue, el servicio de banquetes entró y limpió todo. Savannah y Cole ayudaron a llevar los platos y mesas a su camioneta, el mobiliario fue devuelto a su lugar original, y su apartamento se vio como antes de la fiesta. La camioneta arrancó y ella se dirigió al armario por la aspiradora. — ¿Qué estás haciendo? —Cole puso su mano sobre su muñeca. —Terminando la limpieza. —Tengo un servicio que hace eso. —Te dije que me encargaría de todo. —Estás vestida demasiado hermosa como para que actúes como el servicio de limpieza. A pesar de que verte con un uniforme de sirvienta pequeño y corto... Ella puso los ojos en blanco. Él rió, le quitó la aspiradora y la deslizó de nuevo en el armario. —En serio. Siéntate. Quítate los zapatos y relájate. La última vez que ocurrió eso ella había terminado en su cama. —No, gracias. Creo que me iré y te dejaré dormir un poco.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

equipo.

264


El Club de las Excomulgadas —Estoy demasiado excitado para dormir. Ven, siéntate conmigo y me puedes decir lo que piensas acerca de esta noche. Hablar era una buena idea. A ella le gustaba que él le comunicara sus pensamientos con sus compañeros de equipo. Ella se sentó en el sofá, pero mantuvo sus zapatos y pies en el suelo. —Pienso que salió muy bien. ¿Cómo crees tú que estuvo? —Fue buena. Me divertí mucho. Te pasaste toda la noche trabajando en la

—Es mi trabajo. Quería asegurarme que tuvieras tiempo de mezclarte. —Me mezclé. Hablé con todos. Hice lo que me pediste que hiciera. Ella frunció el ceño—. No recuerdo haberte pedido que hicieras nada. Aparte de tener esta fiesta, por supuesto. Si realmente no querías hacerlo, tendrías que haberme dicho algo. —No quería hacerla. Pero resultó bien. Me divertí mucho. Los chicos son todos grandiosos y necesitábamos esto. Fue una buena manera de conseguir tenernos a todos juntos en igualdad de condiciones. En realidad, no había tenido tiempo de hablar en persona con los linieros ofensivos, y Cassidy y yo repasamos las jugadas y hablamos de estrategias para la temporada. En el entrenamiento, todo es ejercicio y estrategias. No hay tiempo para hablar. Ella se relajó—. ¿Así que estás diciendo que tomé una buena decisión? —Tomaste una buena decisión. —Él se puso de pie y le tendió la mano—. Ahora ven conmigo. La puso de pie y la llevó hacia la cocina. Ella frunció el ceño—. ¿A dónde vamos?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

habitación como una profesional.

265


El Club de las Excomulgadas —Afuera. —Él tomó dos cervezas de la nevera y abrió la puerta de atrás mientras ella salía. La humedad se había alzado, por lo que era, para variar, una buena noche. Había brisa, los grillos cantaban y el cielo estaba despejado. Se sentaron en las sillas, Cole abrió las botellas, y bebieron de sus cervezas. Savannah disfrutó de la tranquilidad después de la locura de la fiesta, y Cole pareció contento con el silencio entre ellos. Esto era... agradable. Era algo que una pareja casada haría después de una fiesta. Sentarse juntos y descansar. O al menos eso es lo que ella pensaba que pareja, realmente no tenía idea. Lo único que sabía es que estar con Cole se estaba convirtiendo en un hábito, y eso era más personal que profesional. Lo que le hizo querer salir corriendo. —Tienes esa mirada en tus ojos. Ella se encontró con la mirada de Cole—. ¿Qué mirada? —La que dice que en menos de cinco minutos tomarás tu bolso y saldrás corriendo por la puerta de mi casa. Ella levantó la barbilla—. No tengo ninguna mirada como esa. —En realidad, la tienes. Por lo general, aparece después de haber tenido sexo. —No es así. Él siguió mirándola, dándole su mirada estoica, inquebrantable. —Crees que huyo de ti. —Sé que huyes de mí. Lo has hecho más de una vez. Más de dos veces. Él tenía razón. No tenía sentido negarlo cuando ambos sabían que era verdad. Ella inhaló y dejó escapar un suspiro audible.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

harían. Puesto que nunca había estado casada o incluso había sido parte de una

266


El Club de las Excomulgadas —No puedo evitarlo. Me asustas. — ¿Por qué? Ella no quería tener esa conversación íntima y personal con él. No estaba preparada para hablar con él acerca de sus sentimientos. No era el tipo de persona que tenía conversaciones abiertas e íntimas con alguien sobre cómo se sentía. Aparte de Liz, por supuesto. Pero eso era diferente. Liz conocía su historia y la entendía.

—Eres como un lector de mentes a veces. Sí hay una cosa que me asusta. Él soltó una breve carcajada—. ¿De qué estás hablando? —Estaba pensando que nunca le he dicho a un hombre lo que siento, y entonces apareces tú y me pides que te hable. Es… extraño. —Ven aquí, Savannah. Ella lo hizo, y él la atrajo hacia su regazo. Sus nervios bailaron por una miríada de razones. Nerviosismo era una, y la otra era excitación, que siempre sentía al estar tan cerca de él. ¿Cómo se suponía que debía mantener la cabeza clara cuando su cuerpo tocaba el suyo? —Está bien que me digas lo que sientes. Puedes confiar en mí. Ella bajó la mirada hacia él, a sus ojos que siempre la cautivaban. Siempre había pensado que eran tan misteriosos, pero ahora eran tan claros. —No confío en mucha gente. —Yo tampoco. Pero tú fuiste la que me dijo que necesitaba ampliar mi círculo de amigos. —Y ahora, ¿quién es la sartén que está llamando negra a la caldera?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Peaches. Habla conmigo.

267


El Club de las Excomulgadas —No estoy diciendo esto para devolverte tus palabras. Tenías razón. Tuve amigos íntimos en la escuela. Pero no desde entonces. Me cerré desde entonces. Separarme de Arizona, mi primer equipo, dolió. Había empezado a hacer amigos allí. Después de eso, no quise, por miedo que lo mismo sucediera de nuevo. Y entonces sucedió otra vez. Después de eso, me convertí en mi peor enemigo. No confiaba en que ningún equipo me conservara. Y tal vez no confiaba en mí mismo para hacer lo correcto y poder permanecer allí, y no hice las cosas bien. Fue una profecía auto-cumplida, sabes.

agrediste a cualquiera para que no pudieran hacerte daño. —Algo así. Así que no me permití acercarme a ninguna persona en ninguno de los equipos en los que jugué. Si no eres cercano a alguien, cuando te dejan, no te hacen daño. Era como escuchar una versión de su propia historia. Sólo que Cole era mucho más honesto sobre lo que sentía, algo que nunca se había permitido ser consigo misma. Él estaba diciendo todas las cosas que ella sentía por dentro, pero a las que nunca les había dado voz. — ¿Cómo se siente? —Preguntó ella. — ¿Cómo se siente qué? —Ser abierto y honesto con alguien. Él se encogió de hombros—. Nunca lo he hecho antes. Nunca le he dicho estas cosas a nadie más que a ti. Su corazón se apretó—. ¿Por qué a mí? —Supongo que sólo quería decírselo a alguien. O tal vez necesitabas oírlo. No lo sé.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Puedo ver cómo eso pudo suceder —dijo ella—. Saliste lastimado, y

268


El Club de las Excomulgadas Ella le pasó la mano por su mandíbula, y luego se inclinó para rozar sus labios con los suyos. Él no hizo nada, no se levantó, ni siquiera la tocó, sólo dejó que ella controlara el beso, sin duda, con miedo de que retrocediera o dudara. Dada su propensión a correr como el infierno o retraerse, no podía culparlo por su vacilación. Pero él había sido tan amable con ella, y se había abierto de una manera en que ningún hombre lo había hecho nunca. Ella sabía lo difícil que era para un hombre admitir sus inseguridades. Que él lo hubiera hecho la conmovía. Le

Ella aún no estaba lista para contarle todos sus secretos, pero podía confiarle algunas partes. Ella se volvió a medias, profundizando el beso, deslizando su mano por el espesor exuberante de su cabello. Sus senos se presionaron contra su pecho, su muslo yacía contra su estómago y su corazón latía con fuerza mientras ella lamía contra su lengua. Él le devolvió el beso con un fervor que nunca dejaba de llevarla a alturas vertiginosas, pero todavía no había puesto sus manos sobre ella. ¿Todavía estaría inseguro con respecto a ella? Ella rompió el beso y miró hacia las profundidades ardientes de sus ojos, vio el deseo y la indecisión allí. —Tócame —dijo ella, tomando su mano y colocándola en su cadera. La brusca inhalación de aire de su parte fue exactamente lo que necesitaba oír. Cuando él apretó los dedos alrededor de su cadera, ella se humedeció por la excitación. —Date la vuelta. Móntame a horcajadas. —Él le sostuvo las manos mientras ella momentáneamente se deslizaba fuera de su regazo, y luego se subía de nuevo a él, poniéndose de frente. Había suficiente espacio en la silla acolchada y grande para que ella acomodara sus rodillas a cada lado de sus caderas. Y puesto que él había dejado las luces apagadas del exterior, así como también las de la cocina, estaban envueltos en la oscuridad, lo que les daba mucha privacidad.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

demostraba que él confiaba en ella, y eso significaba mucho.

269


El Club de las Excomulgadas Él deslizó sus manos por sus muslos, rozando sus dedos debajo de su vestido, causando que se le pusiera la piel de gallina. Ella puso sus manos en sus hombros y se levantó. Misericordia, ella anhelaba su toque. Estar afuera, de esa forma, se sentía primitivo, incitando a esa hambre primitiva que siempre parecía sentir por Cole, esa que nunca era capaz de satisfacer. Él ahuecó su cuello y tiró de ella hacia él para besarla, aunque permitió que generalmente él le proporcionaba. Sus labios se encontraron en una tormenta de fuego de pasión que le hizo lanzar un gemido. Se acercó más a él, deslizando su sexo contra sus vaqueros. La sensación se extendió desde su vagina y se tensó, aferrándose a su camisa. Él retiró sus labios de los suyos y le movió los tirantes del vestido hacia abajo, luego las copas de su sostén, atrayendo sus pechos para jugar con los dedos en sus pezones. Ella meció su vagina contra él, tan absorta en las sensaciones embriagadoras que sentía, que gimió en voz alta. Sabía que estaban afuera, que debía ser silenciosa, pero necesitaba un orgasmo; lo necesitaba en su interior. El duro borde de su erección era evidente contra sus pantalones vaqueros. Ella se inclinó para frotar su mano sobre ésta, cerrando los ojos para deleitarse con su siseo de frustración. Obviamente, ella no era la única que necesitaba eso. Él hizo saltar el botón de sus pantalones vaqueros abriéndolos, después movió la cremallera hacia abajo. Savannah se echó hacia atrás sólo lo suficiente como para que Cole se bajara los pantalones y se pusiera el condón que había sacado de su bolsillo. Ella retiró sus bragas hacia un lado y se deslizó hacia abajo sobre su rígido pene, con las manos de él en sus caderas para ayudarla a guiarse. Ella se estremeció ante la sensación de él llenándola, su coño tembló y se apretó alrededor de su grueso calor. El doloroso placer la hizo estremecer, y cuando

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ella tomara la iniciativa. Ella estaba bien con eso, necesitaba del dominio que

270


El Club de las Excomulgadas él estuvo enterrado profundamente en su interior, ella echó la cabeza hacia atrás y se levantó a medias, arrastrando su vagina sobre su eje. —Te sientes bien sobre mí —susurró él, con su voz tan oscura como la noche que los rodeaba. Ella bajó la mirada hacia él y le clavó las uñas en los hombros—. Tú te sientes bien dentro de mí. Él se empujó, enterrándose hasta la empuñadura. A cambio, ella pulsó, su

—Justo así —susurró ella, moviéndose contra él con cierto ritmo. En respuesta a ellos haciendo el amor, la noche estaba tranquila. Todo lo que podía oír era el sonido de sus respiraciones jadeantes mientras se movían al unísono, ambos buscando el clímax. Ella le sostuvo la mirada, perfectamente visible con la inclinación que la luna le daba. Fue suficiente, capturándola, sosteniéndola mientras ella lo montaba. Él la asió por las caderas y la levantó, y luego la condujo sobre su pene, meciéndola contra él. Ella puso sus manos sobre su pecho y se deslizó hacia atrás y adelante sobre él, estrellando su vagina contra su eje. Cuando él estaba enterrado en sus profundidades de esta manera, ella sentía cada músculo, cada contracción, su conexión era tan profunda que la estaba destrozando hasta sus sentidos, sus emociones. —Bésame —susurró él. Ella se inclinó y él agarró su trasero cuando ella unió sus labios. Él le apretó los globos mientras sus lenguas se enredaban. Ella no duraría mucho más tiempo. Cole la devastaba emocional y físicamente, pidiéndole sin palabras que le diera todo. Y ella no se lo podía negar.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

vagina sujetándose en torno a su eje.

271


El Club de las Excomulgadas Ella se levantó, necesitando los pocos centímetros de distancia para recuperar el aliento. Pero cuando él extendió la mano entre ellos y pasó sus dedos sobre su clítoris, aplicando la cantidad perfecta de presión, supo que estaba perdida. Y él lo supo también, dándole esa sonrisa malvada que nunca dejaba de devastarla. Ella se tensó, su espalda se arqueó cuando él encontró el lugar que necesitaba. Ella le agarró las muñecas y se aferró a éstas mientras se deshacía, su vagina apretándose alrededor de su pene mientras estallaba en un orgasmo, ondulando contra él mientras una ola tras otra de las más dulces sensaciones se

Él se impulsó en su interior, gimiendo mientras se corría, aplastándola encima de él para poder meter su pene más hondo. Ella sintió los temblores de su cuerpo mientras la abrazaba, ambos estremecidos por las secuelas. Él todavía estaba agarrando con fuerza de sus caderas, sus dedos hundiéndose en éstas, incluso mucho después de que las sensaciones palpitantes se hubieron desvanecido. — ¿Te estás aferrando a mí porque crees que voy a desaparecer? Él la soltó y ella se sentó, trazando la sonrisa que curvaba sus labios. — ¿Lo harás? —No por el momento. Ella se deslizó de su regazo y entraron para limpiarse. Él no la dejó ir muy lejos, y en su lugar, la llevó a su cama y la arrastró cerca de él. Ella se había enderezado su ropa en el baño, así que los dos estaban todavía vestidos, encima de la colcha, sin zapatos, con sus pies enredados. Un trueno retumbó fuera y un relámpago atrajo su atención hacia la puerta. Una tormenta estaba en camino.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

vertían a través de ella.

272


El Club de las Excomulgadas —Si te vas a ir, debes hacerlo antes de que llegue la tormenta. Ella apoyó la cabeza en su hombro—. ¿Estás tratando de deshacerte de mí? —Preferiría que pasaras la noche aquí. Sólo sé que te gusta irte. No le gustaba irse. Tenía que irse, por lo menos en un punto determinado. Había una diferencia. No era algo que le gustara reconocer de sí misma. La indecisión la quedarse también significaba acercarse a él. Dormir con él. Despertar a su lado. Abrir la puerta de su corazón y sus emociones una fracción más. Eso definitivamente le daba miedo. —No me gusta irme, Cole. —Pero tienes que hacerlo. Lo sé. Ella se acurrucó contra él y vio un relámpago arquearse a través del cielo. El trueno fue aún más intenso. —Creo que pasaré la tormenta aquí esta noche, si no te importa. —Si te quedas, querré prepararte el desayuno en la mañana. No te despertarás dándote cuenta de que has cometido un enorme error y con la necesidad de salir corriendo de aquí como si un perro rabioso estuviera tras de ti. Él debía sentirse horrible cada vez que ella lo hacía. Sabía cómo se sentiría si alguien le hiciera eso a ella. Puso su mano sobre su pecho—. El desayuno suena bien. Me gustan mis huevos revueltos. Él rió, el estruendo tan profundo como el intenso trueno. —Haré mi mejor esfuerzo por complacerte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

atormentaba. Estar con él significaba más sexo, y eso siempre era algo bueno. Pero

273


El Club de las Excomulgadas Ella acercó sus labios a los suyos—. Siempre haces un buen trabajo en eso. **** Cole respiró profundamente, inhalando el olor de Savannah. Significaba algo tenerla aquí en su cama. Trató de no pensar en lo que significaba, porque en cuanto a ella se refería, se sentía confuso. Bastaba con que ella estuviera aquí y hubiera decidido quedarse esa noche. Su cuerpo fue suave y flexible cuando él se movió poniéndose de lado, los suyos, y sus piernas estaban enredadas. Él había disfrutado tomarla en el exterior, ver sus senos subir y bajar a la luz de la luna mientras le daba un infierno de desgarrador orgasmo. Él se había corrido con tanta fuerza que estaba seguro de que lo había sentido hasta en su cabello. Ahora, mientras rozaba sus labios sobre los de ella, quería tomarla con calma y suavidad, amarla con delicadeza. Pero la tormenta afuera aventaba rayos y profundos truenos, y mientras sus besos se profundizaban, él sintió el poder del clima mezclándose con su necesidad por Savannah, un hambre que nunca parecía irse, sin importar cuántas veces estuvieran juntos. Él se bajó de la cama y se sacó su camisa, desabrochó el botón de sus pantalones y los dejó caer al suelo. Con una sonrisa sexy, Savannah se puso de rodillas y deslizó los tirantes de su vestido hacia abajo, dejándolo caer hasta la cintura. Se desabrochó el broche de su sujetador y se lo quitó, arrojándolo sobre su cómoda. Ella se paró en su cama y salió de su vestido, y luego de sus bragas, y entonces se dejó caer sobre el colchón, hermosamente desnuda. Él no podía salir de sus pantalones y ropa interior lo suficientemente rápido. Un trueno se estrelló afuera, un relámpago cayó y se cortó la electricidad, dejando la habitación a oscuras.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

atrayéndola para que sus senos le tocaran el pecho, sus muslos se apoyaron contra

274


El Club de las Excomulgadas Él se arrastró hacia la cama, retirando las mantas. — ¿Tienes miedo? — le preguntó mientras deslizaba su mano sobre la suave piel de su vientre. —No. Me encantan las tormentas. —Ella se dio la vuelta sobre su costado, deslizando su mano por encima de su hombro y brazo, y luego recorriendo su cuerpo hasta encontrar su cadera y seguir bajando. Ella envolvió sus dedos alrededor de él.

húmedo de su vagina. Pero cuando ella se movió, deslizándose por su cuerpo para poner su boca en torno a él, decidió que podía esperar. Los labios de ella le rodearon y él se contentó con mirarla mientras los relámpagos le inundaban el rostro con un brillo plateado. Su boca era mágica, su lengua húmeda y caliente como el infierno mientras la enrollaba alrededor de la sensible cabeza, y después se lo tragaba, utilizando la cantidad justa de presión cuando lo llevó más hondo. Sus pelotas se apretaron, amenazando con entrar en erupción. Se contuvo, disfrutando de la suavidad de su cabello jugando con sus muslos mientras ella adoraba su pene, arrastrando la lengua por la parte inferior, después utilizando tanto su boca como sus manos para chuparlo y acariciarlo. Suficiente, o iba a estallar su carga en su dulce garganta. Él la levantó, la puso sobre su espalda, y la besó, haciendo calar su lengua dentro de su boca mientras la tormenta golpeaba contra la puerta. Ella gimió, envolviendo sus piernas alrededor de él para encarcelarlo en su contra. Él tomó un condón. Entonces estuvo de vuelta, deslizándose en ella con una estocada profunda. Ella dejó escapar un grito suave mientras el trueno golpeaba, la tormenta se desataba afuera de la misma manera en que rabiaba dentro de él. Cuando Savannah pasó sus uñas por su espalda y le mordió el labio inferior, supo que ella sentía la misma fuerza hirviendo en su interior. Él se levantó y se encajó en

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Su pene se sacudió. Él estaba duro y dolorido por hundirse en el calor

275


El Club de las Excomulgadas su interior otra vez, esta vez descendiendo para rodar contra ella, dándole la fricción que necesitaba. —Cole. —Ella abrió mucho los ojos y él sintió su pulso y su apretón—. Haz que me corra. Le encantaba escuchar el borde irregular en su voz. Él se meció en el borde, apenas aguantando. Por mucho que quisiera que este tormento durara, no podía seguir conservando su liberación; ni la de ella o la suya. Esto sería rápido.

suave, envolviendo su mano alrededor de su cuello para guiar su boca a la de ella en un estruendoso beso que lo desgarró. Él se dejó ir entonces, liberándose al mismo tiempo, gimiendo contra sus labios mientras su orgasmo lo alcanzó. Tan potente como la tormenta, irradió a través de sus terminaciones nerviosas. Joder. Negó con la cabeza mientras regresaba a sus sentidos. Las cosas que le hacía esta mujer siempre lo sorprendían. Él rodó poniéndose de lado, llevándose a Savannah con él, negándose a dejarla ir todavía. Húmedos por el esfuerzo, ella se sostuvo a él con tanta fuerza como él a ella. Él estaba jodido. Sus miembros no se movían. Apenas podía respirar, sólo podía sentir su corazón latiendo contra su pecho, apoyar la mano sin fuerzas alrededor de su espalda. Él se hizo cargo del condón, y luego subió las mantas, dejando que el cansancio y la calma de la tormenta los llevara a ambos a un exhausto sueño.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él rodó sus caderas, dándole lo que necesitaba, y ella se corrió con un grito

276


El Club de las Excomulgadas Capítulo Dieciséis Fiel a su palabra, Savannah se quedó para el desayuno. Y, sorprendentemente, le había gustado tenerla en su cama anoche. A diferencia de cualquier otra mujer con la que alguna vez había dormido, siempre querría que Savannah se quedara. No iba a tratar de analizar qué diablos significaba eso, o por qué le gustaría

Era demasiado extraño para contemplarlo siquiera. Era un hombre soltero. Le gustaba salir con un montón de mujeres. Infiernos, rara vez salía en citas con ellas. Sin embargo, perseguía a Savannah de manera decidida. Tal vez porque ella no quería tener nada que ver con él. Ellos incluso disfrutaban de lavar la vajilla, juntos. Todo era demasiado malditamente doméstico para su gusto. El problema era, que le gustaba. Mierda. —Tengo un evento al que tendremos que ir esta noche —dijo ella mientras él la acompañaba afuera. Se habían duchado juntos, y habían tenido sexo nuevamente. A él definitivamente le había gustado esa parte de la mañana. Él se detuvo, dándose cuenta de lo que ella había dicho—. ¿Qué clase de evento? —Una cosa de caridad. Él hizo una pausa—. Eh... ¿qué tipo de cosa de caridad? —Es una subasta. Muy elegante y de etiqueta.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

verla sentada frente a él en su mesa de cocina.

277


El Club de las Excomulgadas Él se echó a reír—. No, gracias. — ¿Qué quieres decir con 'no, gracias'? —Ya te dije antes que hago cheques para organizaciones benéficas. No asisto a recaudaciones de fondos. —Bien, asistirás a esta. Es bueno para tu imagen.

— ¿Por qué eres tan difícil con esto? —Ella tenía las manos en las caderas, y daba golpecitos con el pie. —Ya te lo dije. No voy a esos eventos. —Tal vez nunca ibas estos eventos. Ahora los harás. Él empezó a protestar, pero ella levantó la mano. —No tiene sentido seguir discutiendo. Esto es parte de tu cambio de imagen. Los eventos de caridad para recaudar fondos son una gran manera de conseguir tener a los medios de tu lado. Te hacen lucir bien, y francamente son buenos para ti. —Le doy mucho a las obras de caridad. Puedes preguntarle a mi contador. Ella negó con la cabeza—. No es lo mismo en absoluto. —Los eventos de caridad para recaudar fondos son aburridos. —Te lo tendrás que aguantar. Iremos. Y las cosas habían ido tan bien—. No me gusta recibir órdenes. —Es una lástima. En este caso, yo soy el jefe.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Y otra vez, no.

278


El Club de las Excomulgadas Él hizo su jugada—. No pareció importarte que yo hubiera estado a cargo cuando tuvimos sexo. Sus ojos se abrieron como platos mientras examinaba el estacionamiento, obviamente en busca de vecinos entrometidos. Dio un paso atrás. —Eso es diferente —dijo ella—. Y si vas a tener un problema trabajando conmigo porque estamos...

—Sí. Si eso va a ser un problema, entonces lo detendremos. — ¿Sería tan fácil para ti? —No. Sí. No lo sé. Mi trabajo es importante. —Más importante que tú y yo. Ella suspiró—. Me estás confundiendo, Cole. Sabes lo que quiero decir. Me contrataron para rehacer tu imagen. Necesitas asegurarte de que esa sea tu prioridad. No nosotros teniendo relaciones sexuales. —Prefiero tener sexo contigo. Ella apartó la mirada—. Sabía que no era una buena idea. Él le estaba tomando el pelo, tratando de conseguir que se relajara. Era obvio que no estaba funcionando. Sus hombros se habían tragado casi su cuello. No estaba preparado para renunciar todavía—. El sexo es siempre una buena idea, Peaches. —No si interfiere con nuestra relación de trabajo. —Tienes que admitir que el sexo es grandioso. —Sí. Es muy bueno. Pero obviamente tendremos que detenernos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Teniendo sexo?

279


El Club de las Excomulgadas Él tomó un mechón de su cabello y lo hizo rodar entre el pulgar y el índice— . Así que lo que estás diciendo es que me utilizaste. Ella puso su mano sobre su brazo—. Cole. No, no fue así. Por favor. No quiero que pienses… Él se echó a reír y dio un paso atrás—. Relájate. Mis sentimientos no están lastimados. Si lo único que te interesaba era un par de revolcones, está bien conmigo. Te rascaste la picazón64. Sigamos adelante.

respecto. Este era su juego de cualquier forma en que ella quisiera. Y después de todo, todavía no estaba segura sobre él. Él entendía eso. Podía ser paciente mientras ella hacía el cortejo de forma cautelosa. Pero no creía que hubieran terminado todavía. — ¿A qué hora es esa cosa esta noche? —A las ocho en punto. ¿Tienes un esmoquin? —Oh, claro. Guardo en mi armario uno para todas esas veces en que voy a la ópera. —Está bien. No tienes esmoquin. Puedo ocuparme de eso. —Ella sacó su teléfono, marcó un número. Levantó la mano cuando él fue a decir algo—. Claud, habla Savannah Brooks. Estoy maravillosamente, gracias por preguntar. Escucha, necesito un favor. Tengo que ir con alguien que necesita un traje para un evento esta noche. ¿Crees que podrías ayudarme con eso? Está con los Traders. Ella pasó su mirada por encima de su cuerpo. A él le gustaba la forma en que ella lo miraba—. Como de un metro ochenta y dos centímetros de alto, doscientas quince libras65 más o menos. —Ella escuchó, manteniendo su mirada en Cole—. Te debo una, Claud. Muchas gracias. Vamos para allá. —Apretó el botón y metió el teléfono en el bolso. 64 65

Otra forma de decir que se sacó las ganas al tener sexo con él. 95 kilogramos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella parecía herida. Él sintió el golpe bajo, pero no iba a hacer nada al

280


El Club de las Excomulgadas — ¿Hay un hada de los esmoquin para emergencias en tu marcación rápida? Ella sonrió—. Algo así. Claud lo arreglará. Vámonos. Él quiso resistirse. No quería hacer esto, pero necesitaba que ella entendiera que el hecho de que estuvieran teniendo sexo no significaba que él iba a usar eso para salirse con la suya. La cooperación era parte del trato, por lo que la siguió a la tienda de esmóquines, donde conoció a Claud, un muy alto, flaco amigo que parecía más un empresario de pompas fúnebres que un sastre. Era pálido y espalda de Cole. ¿Y este tipo estaba en la industria de los servicios? Savannah charló con él, aparentemente imperturbable por Largo66. Le producía heebie jeebies67 a Cole. Claud, quien hizo que Cole se parara frente al espejo y se probara diferentes chaquetas, al parecer tenía esposa y dos hijos, lo supo en base a la conversación que tuvo con Savannah. Cole reprimió un escalofrío ante la idea de una pobre mujer teniendo que ver al flacucho y sumamente pálido Claud con su cuerpo desnudo. Pasaron por el proceso de las pruebas y se fueron después de que Claud prometió tener el esmoquin entregado en la casa de Cole a las cinco. —No puedo creer que utilices a ese tipo —dijo Cole después de que salieron a la calle. — ¿Por qué? —Es como algo salido de una película de terror. Savannah inclinó la cabeza hacia un lado—. ¿En serio? Claud es uno de los mejores sastres de la ciudad. Es muy dulce, aunque es un poco tímido. Me gusta traerle clientes.

66 67

Lurch; en español, Largo. Personaje que encarga al mayordomo en la serie de televisión Los Locos Adams. Significa que le daba escalofríos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

escalofriante, con largos y gélidos dedos. Su monotonía envió escalofríos por la

281


El Club de las Excomulgadas — ¿Tímido? ¿Crees que es tímido? —Sí. Es por eso que no habla mucho. Y tiene la esposa más dulce. Diane tiene una personalidad muy burbujeante. Y dos hijas adorables también. ¿Adorables? Tendrían que parecerse a su madre, entonces. Él caminó con Savannah hasta su coche—. ¿Quieres que te recoja esta noche? —Eso estaría bien. Gracias.

hora? — ¿A las seis y media? El momento del cóctel es a las siete. —Estaré en tu casa a las seis y media, entonces. Ella se metió en su coche y se marchó, dejando a Cole en la acera. No le gustaba ese muro que ella constantemente izaba entre ellos. Esta noche, él trabajaría en eso. Varias horas después, Cole y Savannah habían entrado en la que seguramente sería la noche más aburrida de su vida. El evento se celebraba en alguna galería elegante y cara en West County. Sin embargo, el beneficio era para la Sociedad Americana del Cáncer, así que él no tuvo problema en soltar un poco de dinero. Quizás Savannah se apiadara de él debido a que estaba en una miseria evidente. Claro, el esmoquin le sentaba a la perfección, pero los zapatos eran incómodos como el infierno. Él era una persona más de calzado tipo tenis o de botas, no de brillantes zapatos puntiagudos negros. Tal vez podría escribir un cheque grande y gordo y podrían irse de allí pronto.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

¿Acaso ella no estaba siendo amable? Y distante—. Por supuesto. ¿A qué

282


El Club de las Excomulgadas Aunque tenía que admitir que podría estar parado pasando un par de horas con Savannah. El vestido plateado que se pegaba a sus curvas y brillaba en los candelabros del techo era tanto una obra de arte como todas las cosas que se subastarían esta noche para la caridad. Ella llevaba el pelo recogido en una especie de sinuoso moño, se había puesto diamantes en las orejas, y no llevaba ninguna otra joyería. Y tenía unos zapatos sensuales plateados y de cristal que hacían sus piernas se vieran kilométricas. Él quería estar a solas con ella, que ella usara esos zapatos y nada más.

su ropa interior. Sí, y tal vez necesitaba poner sus fantasías bajo control antes de que su pene se endureciera. Ella enlazó su brazo con el de ella y lo arrastró hacia un lado, enderezando su corbata—. Bueno, hagamos esto. —Ya lo tengo. Jugar bien. No insultar a nadie. No pegarle a nadie. No maldecir. Ya casi tengo los modales básicos dominados. No tienes que preocuparte por mí. Ella arqueó una ceja rubia hacia él—. Es mi trabajo preocuparme. Tu imagen está en juego y este es un evento de muy alto perfil. En caso de que no lo hayas notado, varias figuras del deporte estarán esta noche en este evento, junto con los medios. —Ya te dije que tendré mi mejor comportamiento. —No te metas con los medios. Si te hacen una pregunta, sé benigno. Ahora le tocó el turno a él de levantar una ceja—. ¿Cómo, exactamente, alguien actúa benignamente?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Se preguntó qué llevaría debajo del vestido. Tal vez podría usar los zapatos y

283


El Club de las Excomulgadas —Puedes responder a las preguntas sobre fútbol, o a preguntas relacionadas con estar con los Traders esta temporada. Las preguntas sobre tu comportamiento tendrás que evitarlas. —Evitarlas... ¿cómo? —Por ejemplo: “Cole, ¿crees que la razón por la que Green Bay te dejó es debido a tu comportamiento?”, ¿cómo responderías a eso? Él se rascó un lado de la nariz—. ¿Supongo que no me dejarás decirles que

Ella lo miró horrorizada—. Definitivamente no. Les dirás que disfrutaste de tu tiempo con Green Bay, y que crees que son una gran organización, pero que no hubo un buen ajuste para ti ni para el equipo. Ahora tu atención está centrada en la próxima temporada con St. Louis. —Así que quieres que me desvíe. Ella asintió y le acarició la corbata, alzando la mirada hacia él—. Exactamente. No participes en un concurso de meadas con los medios. Nunca saldrás con la cabeza en alto. Sólo dales comentarios positivos, citables. Nunca denigres a tus equipos anteriores. —Pero… Ella levantó la mano—. No importa lo que realmente pienses. Mantén tu enfoque positivo, en los Traders y en esta temporada. Haz que los medios se emocionen sobre St. Louis y sobre ti. Si eres optimista, ellos serán optimistas acerca de ti. —Voy a intentarlo. —Bien. Me quedaré cerca de ti para poder ayudarte si me necesitas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

se vayan a la mierda?

284


El Club de las Excomulgadas —Jesús, Savannah. Esta no es mi primera vez en público. Creo que puedo manejar esto. He estado manejándolo, en caso de que no lo hayas notado. Ella le lanzó una mirada dudosa. Y bueno, tal vez ella tenía razón. Él no había sido exactamente un campeón con las entrevistas durante los últimos dos años. Él y los medios no eran los mejores amigos. Pero haría su mejor intento porque estaba claro que esto era importante para Savannah. —Vamos a mezclarnos —dijo ella, plasmando una sonrisa brillante.

nerviosa. No estaba seguro si alguna vez había visto a Savannah nerviosa. Ella siempre era muy confiada. Pero no dejaba de echar vistazos en su dirección. ¿Pensaba que iba a meter la pata en público? ¿Qué tipo de pueblerino bruto incauto creía que era? Puso los ojos en blanco. Si había una cosa que Cole podía hacer, era mezclarse con otros en una habitación. Esta podría no ser su tipo de gente, pero en el juego de la conversación nunca fallaba. Se detuvieron en el bar. Savannah pidió una copa de chardonnay. Cole pidió agua. Grant Cassidy, mariscal de campo de los Traders, también estaba allí esta noche. Rodeado de medios de comunicación, estaba sonriendo y siendo encantador y siempre „alerta‟. Sí, él era popular entre los medios y tal vez Cole estaba un poco celoso de eso, pero si los chicos con los micrófonos y las cámaras querían darle toda su atención al chico bonito Grant esta noche, eso estaba bien con él. Entre menos Cole fuera el centro de atención, mejor. De hecho, estaría encantado de desvanecerse en el fondo. Todo lo que quería era jugar fútbol, jugarlo bien, y que lo dejaran en paz para dejar que su rendimiento hablara por sí mismo. Eso era todo lo que siempre había querido.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Pero mientras deambulaban entre la multitud, él pudo decir que estaba

285


El Club de las Excomulgadas Desafortunadamente, ese no era el plan de Savannah. Ella lo agarró del brazo y prácticamente lo paseó de un lado a otro delante de los medios. Finalmente, él se detuvo en seco y se volvió hacia ella—. ¿En serio? —En serio. No pasó mucho tiempo para que los peces picaran. Tan pronto como terminaron con Cassidy, los medios se arremolinaron en torno a él.

— ¿Te sientes como un fracaso al ser abandonado por otro equipo? — ¿Qué pasó con Green Bay? ¿Fue tu comportamiento fuera del campo lo que te costó el trabajo? —No se te ha visto mucho en los clubes locales de aquí. ¿Estás manteniendo un perfil bajo a propósito, o sólo no te hemos encontrado cuando hemos salido a la vida nocturna? — ¿Tal vez tienes novia y te quedas en casa durante las noches? ¿Está aquí contigo esta noche? Iba a necesitar un protector bucal para evitar rechinar los dientes. Quería decirle a todos que se lo metieran por el trasero, su respuesta habitual a preguntas idiotas invasoras, como las que le estaban haciendo. Pero mantuvo la calma y les respondió a todos, manteniendo la calma y siendo tan cortés como le fue humanamente posible. A pesar de que la irritación se subía por su espalda, puso su mejor sonrisa—. Me siento muy bien de estar de vuelta en casa. Estoy feliz de estar con los Traders. Son uno de los mejores equipos de fútbol de la liga y me siento honrado de estar jugando con ellos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Riley. ¿Cómo te sientes acerca de tu cambio? ¿Otra vez?

286


El Club de las Excomulgadas Dio aburridas, positivas respuestas sobre su equipo. Les dijo que estaba feliz de estar con los Traders, que Green Bay era un equipo increíble y que esperaba tener otra temporada estelar, pero que tenía la intención de mirar hacia adelante y no hacia atrás, y todo lo que estaba haciendo ahora estaba centrado en el fútbol, por eso es que no podían encontrarlo de fiesta en los clubes. Sorprendentemente, Savannah había tenido razón. Si no mordía el anzuelo, los medios se aburrían. Siguió contestando las preguntas durante unos quince minutos hasta que encontraron a otro tonto que fastidiar y se alejaron. Él se volvió algunos autógrafos, se defendió de un par de mujeres juguetonas que se habían centrado en él cuando lo vieron ser entrevistado, e hizo su camino de regreso hasta Savannah. —Te manejaste bien —dijo ella. —Te dije que no tenías que preocuparte por mí. Realmente puedo manejarlo. —Cuando quieres hacerlo. —Así que esta noche quise hacerlo. Ella negó con la cabeza, pero estaba sonriendo. Una sonrisa genuina. Eso era algo bueno. Tal vez estaba empezando a creer en él. —Así que ¿qué está a la venta esta noche? —le preguntó él. —Es una subasta silenciosa. —Ella lo llevó hasta los puntos para ofertar—. Escribes tu nombre, y luego alguien intenta ganarte. —Sé cómo funciona. Vamos a echar un vistazo. Le recordó una venta de garaje, pero más cara. Había un montón de basura, sobre todo cosas que nunca querría poseer, como obras de arte y otras porquerías.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

para mirar a Savannah, pero ella se había mezclado en la multitud. Él firmó

287


El Club de las Excomulgadas Aunque había otras cosas aquí para los amantes del no-arte. Los viajes eran muy agradables. Lástima que fuera el comienzo de la temporada para él. No tendría tiempo de hacer ningún viaje a esos lugares exóticos. Recordó que Mick había llevado a Tara a una de esas vacaciones tropicales cortas. Mick había dicho que había sido genial. Privado y aislado, aunque no le había ofrecido muchos detalles, no es que Cole hubiera esperado que lo hiciera. Cole miró a Savannah, imaginándola en un bikini balanceándose en una

— ¿Qué estás haciendo? Su mirada encontró la de ella—. ¿Eh? —Deja de mirarme así. — ¿Así cómo? —Como si... ya sabes. Sus labios se curvaron—. No puedo evitarlo. Estaba checando un viaje a este paraíso tropical privado en la subasta y te imaginé desnuda sobre una hamaca. Sus mejillas se volvieron de color rosa. Ella se apoyó en él para susurrarle—. Bueno, deja de imaginártelo por que no va a suceder. —Sé que no va a suceder, pero no puedes controlar mis fantasías, Peaches. —Tienes que dejar de fantasear sobre mí. Sobre nosotros. —Y tú tienes que dejar de inclinar tus pequeños senos dulces en mí o me pondré duro. Ella se apartó tan deprisa que él estuvo seguro de que se caería con esos altos zapatos de tacón tan sexys.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

hamaca en un paraíso escondido. Sí, definitivamente podría interesarse en eso.

288


El Club de las Excomulgadas —Mira en cambio estas obras de arte representando barbacoas—dijo ella, señalando algunas parrillas de acero inoxidable. Él arqueó una ceja—. ¿En serio? Me gusta mucho mi parrilla. — ¿Qué tal esta obra de arte? —Parece dos puercoespines apareándose en Play-Doh68. —Él esperaba que ella no se enamorara de eso.

—Bien. Entonces no tengo que preocuparme del nivel de tu gusto después de todo. Ella se rió y siguieron adelante. Era más divertido verla examinar las diferentes piezas. Ella arrugó la nariz en algunas, pasó un tiempo considerando otras. Hasta el momento nada parecía lo suficientemente interesante como para que ella quisiera hacer una oferta sobre cualquier cosa. Hasta que tomó una caja. Un tipo de caja ordinaria, en realidad. Se veía vieja, de una especie de madera antigua, era su suposición. Estaba usada, con un patrón desplazado arriba. Savannah la abrió y empezó a tocar música, una canción que sonaba familiar, pero no pudo ubicar la melodía. Savannah, obviamente, conocía la melodía sin embargo, porque se mordió el labio inferior y las lágrimas surgieron de sus ojos. Rápidamente cerró la caja, bajándola, y pasando a la siguiente opción. Algo en esa canción la había afectado. Él la alcanzó y deslizó su mano entre las suyas. Ella levantó la mirada hacia él y sonrió. — ¿Ves algo que te guste? —le preguntó. —No. Pero tú sí viste algo que te molestó. 68

Juego de plastilina para niños.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella le dio una mirada crítica—. Tienes razón. Es horrible.

289


El Club de las Excomulgadas Su sonrisa murió—. No, no lo hice. — ¿Qué canción estaba tocando esa caja de música? —Oh. ¿Esa? No me acuerdo. —Peaches. No me mientas. — La sonata Moonlight de Beethoven.

Ella parpadeó varias veces y él pudo decir que había algo sobre la canción que le molestaba. Le apretó la mano—. Cuéntamelo. Ella le estrechó la mano—. No es nada. La canción me recuerda a mi madre. — ¿Es como una de sus canciones favoritas? —Algo así. — ¿Quieres hablar conmigo acerca de tu mamá? —No, en absoluto. Ella no sólo estaba molesta. Estaba temblando. —Está bien. Oye, regresemos y echémosle un segundo vistazo a esa parrilla de acero inoxidable. La tensión en sus hombros se relajó y le dio una sonrisa—. Por supuesto. Pero mientras estaban repasando la parrilla, la mirada de Savannah se desvió de nuevo a la caja de música. Él no estaba seguro de si lo que veía en sus

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—La he oído antes. Es bonita. Un poco triste.

290


El Club de las Excomulgadas ojos era arrepentimiento o anhelo, pero sabía que no podía dejarlo. Tendría que hacer algo al respecto. Le tomó unos buenos cuarenta y cinco minutos mirar por encima de todos los artículos en oferta. Savannah terminó haciendo una oferta por un collar de perlas, entrando en una guerra de ofertas con una mujer mayor, quien afirmaba que lo quería para su sobrina. —Ella está llena de mierda —le susurró Savannah a Cole mientras se movía de nuez como premio en la feria del condado y no hubiera comido en un mes. Quiere el collar para ella, lo sé. Cole reprimió una sonrisa, se cruzó de brazos y asintió—. Eres más fuerte y más mala que ella, Peaches. Sé que puedes derrotarla. —Tengo esa intención. Faltan quince minutos para el final del proceso de licitación y mi nombre será el último en esa hoja aun si tengo que meterme bajo la mesa y pararme junto a ella hasta que eso ocurra. —Si necesitas refuerzos, avísame. Me la llevaré y la encerraré en el armario. Ella movió sus pestañas—. ¿Harías eso por mí? —En un instante, cariño. Riendo, ella se mantuvo cerca del portapapeles hasta que la anciana postora apresuradamente escribió su siguiente oferta. Luego Savannah se paseó, encabezó la oferta y a toda prisa, sin duda esperó a que la mujer no la hubiera visto. Desafortunadamente, lo hizo y la mujer se apresuró a regresar, dándole una mirada a Savannah. —Quiero mostrarle el dedo con tantas ganas.69

69

Se refiere a mostrarle el dedo del medio, un gesto grosero, insultante.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

cerca de la hoja de licitación—. Lo miraba como si fuera el último trozo de pastel

291


El Club de las Excomulgadas —Adelante. —Sería inapropiado. — ¿Quieres que lo haga yo? Savannah lo miró horrorizada—. Oh, Dios mío, no. Descubriré contra quien estoy haciendo la oferta. Esa es Helen Sandingham.

—Está en el consejo de administración del hospital de niños. Al parecer, es la encargada y ejerce gran poder en esta ciudad. —Sí, bien, Helen puede irse a la mierda. Me aseguraré de que ganes ese collar. Savannah se rió—. Tenías que ser tú quien no estaría impresionado por ello. Él la besó en la mejilla—. Oye, no me importa quién sea. Tú quieres el collar, y lo tendrás. Faltando un minuto, la Sra. Sandingham puso una oferta. Savannah se acercó a la mesa, pero no escribió otra oferta. En cambio, se agachó. Lo mismo hizo Helen, con la pluma en mano. Y así siguieron sucesivamente. Eso debería ser entretenido. Savannah miró el reloj y cuando se redujo a quince segundos, se apresuró y anotó una oferta. Helen estaba a punto de hacer su última oferta cuando Cole dio un paso adelante. — ¿Sra. Sandingham?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Y?

292


El Club de las Excomulgadas Ella frunció el ceño, mirando más allá de Cole, con la mirada fija en el tablero de ofertas—. ¿Sí? —Mi nombre es Cole Riley. He oído que está en la junta del hospital de niños. Su pecho se hinchó—. Pues sí, lo estoy. —Soy uno de los nuevos jugadores con los Traders de Saint Louis. Sólo quería hacerle saber que si hay algo que pueda hacer para ayudar el hospital de Louis es mi ciudad natal. Me gusta estar activo en obras de caridad y el trabajo con los niños es muy importante para mí. Finalmente, ella puso su atención en Cole—. Oh. Bien. Gracias. Eso es muy amable de su parte. —Me aseguraré de que mi agente se ponga en contacto con usted. Tal vez podría organizar una visita con los niños. Podría llevar a algunos de los miembros del equipo también. Ahora ella estaba radiante—. Eso sería maravilloso. A los niños les encanta cuando las estrellas deportivas locales van de visita. Le agradezco su dedicación a su ciudad natal, Sr. Riley. Él lo había dicho para alejar su atención de la oferta por el collar, pero se dio cuenta de que hablaba en serio. Por la mirada emocionada de sus ojos, eso sería algo con lo que seguiría adelante. Él tomó su mano entre las suyas—. Por favor. Llámeme Cole. Y estaré feliz de ayudar. Haré que Elizabeth Riley, mi agente, se ponga en contacto con usted y pueda dirigirla a las personas adecuadas del hospital para que se ponga en contacto. —Gracias, Cole. Significaría mucho para los niños. Fue un placer conocerte. —A usted también, Sra. Sandingham.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

niños, puede contar conmigo. Acabo de cambiarme desde Green Bay, pero St.

293


El Club de las Excomulgadas —Llámame Helen. Y bienvenido a casa, Cole. Él se alejó, dándole un guiño. Ella movió sus dedos hacia él. Cole no estaba seguro, pero pensó la Sra. Sandingham podría haber olvidado la guerra de ofertas que había estado teniendo con Savannah. Savannah estaba en el bar tomando una copa de vino. Cole pidió agua. —Eres mi héroe —dijo ella—. Pero creo que Helen Sandingham podría estar

Cole tomó un largo trago de agua helada—. Lo sé. Tenemos una cita caliente más tarde. —No tendrá suerte, porque te reclamo para mí. Gracias por distraerla para que pudiera ganar la subasta. —De nada. ¿Tienes el collar que querías? —Sí. El tiempo se acabó, así que fue demasiado tarde para que escribiera su última oferta. Y me siento bastante presumida debido a ello, también. Me debería sentir culpable, pero no es así. —No hay razón para que te sientas culpable. Lo ganaste justamente... más o menos. Ella se echó a reír—. Con una pequeña interferencia de tu parte. —Oye, cualquier cosa que funcione. No hay tapujos en una guerra de ofertas. El jefe de la subasta anunció que las habían cerrado oficialmente, y que todo el mundo podía revisar la lista de ganadores. Los que habían ganado necesitaban pagar sus artículos en la parte trasera de la sala.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

un poco enamorada de ti.

294


El Club de las Excomulgadas Ella se deslizó del taburete—. Regresaré. Tengo que ir a saldar cuentas y a reclamar mi collar, y al mismo tiempo evitar a Helen Sandingham. —Por supuesto. Iré contigo. Tengo que hacer un poco de ajuste por mi cuenta. Sus cejas se levantaron—. ¿Compraste aquella parrilla de barbacoa? —Voy a ir a averiguarlo.

Él asintió y esperó a que Savannah desapareciera, y luego fue a pagar por los artículos que había ganado. Se encontró a Savannah de nuevo en el bar cerca de veinte minutos más tarde. Tenía un brillo en sus ojos y una caja de terciopelo en sus manos. — ¿No hubo pelea con la Sra. Sandingham? —No. Resulta que había una oferta por unas vacaciones en los Hamptons que ella ganó, así que estaba demasiado ocupada cacareándoles sobre eso a todos sus amigos para preocuparse de mí y del collar. —Bien. — ¿Y tú? ¿Conseguiste lo que querías? —Lo hice. Después de unas cuantas rondas y de más conversaciones triviales y tediosas, Savannah dijo que podían irse. Gracias. Dios. Aunque no había sido tan aburrido como Cole había pensado que sería. Por lo menos la guerra de ofertas había sido entretenida.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Entonces te veré de nuevo en el bar.

295


El Club de las Excomulgadas Condujo Savannah a su casa. — ¿Te gustaría pasar a tomar una copa? —preguntó ella mientras se metían en el camino de entrada. —Por supuesto. Él agarró la bolsa del asiento trasero y la siguió al interior. Savannah puso su bolso sobre la mesa y se dirigió a la cocina mientras

—Sólo agua para mí. —Está bien. Enseguida vuelvo. Cuando regresó, le entregó el agua. Él le entregó la bolsa. Ella frunció el ceño—. ¿Qué es esto? —No quería molestarte, pero esto pareció mantener tu atención en la subasta. Quería que lo tuvieras. Ella dejó el vaso en la mesa junto al sofá y abrió la bolsa. Sacó la caja de música. Su mano tembló cuando la colocó sobre la caja. —Oh. —Ella levantó la tapa y la música sonó. Su labio inferior tembló. —Mierda. Sabía que no debería haberlo hecho. Me la llevaré. Él extendió la mano para agarrarla, pero ella cerró la caja y puso la mano sobre la suya, luego levantó la mirada, sus ojos estaban llenos de lágrimas. —No. No lo hagas. Fue muy amable de tu parte comprar esto para mí. No puedo creer que hayas hecho eso.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

cerraba la puerta—. Traeré un poco de vino.

296


El Club de las Excomulgadas Él se encogió de hombros—. Como te dije, sabía que te había molestado. Pero no estaba seguro de si eran recuerdos buenos o malos. Ella se estremeció, soltando una exhalación—. Un poco de ambas cosas, en realidad. Él tomó la caja de su mano y la puso sobre la mesa de café, y luego tiró de ella hacia el sofá, y alcanzó la copa de vino para entregársela—. ¿Por qué no me lo cuentas?

—Tal vez deberías hacerlo. Ella se quedó mirando la caja y tomó un sorbo de vino—. Tal vez no debería hacerlo. —Obviamente te molesta. Y me conoces, no dejo nada sin decir, incluyendo cosas que probablemente debería. Soy la mejor persona para que te desahogues. Las comisuras de su boca se elevaron en el esbozo de una sonrisa—. No, definitivamente no dejas cosas sin decir. —Pero los medios no están aquí. No hay nadie aquí, excepto tú y yo. Y puedes confiar en mí. Soy la última persona que contaría tus secretos. — ¿Por qué? —preguntó ella. — ¿Por que qué? — ¿Por qué estás siendo tan amable conmigo? Él recogió un rizo que se había escapado y lo puso detrás de su oreja—. Porque algo en esa caja abrió tus recuerdos, y esos recuerdos están haciéndote daño. Igual que la música en esa caja, obviamente es algo que estás apartando en

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No me gusta hablar de mi pasado.

297


El Club de las Excomulgadas vez de lidiar con ello. Debes hablar de ello; exorcizar el fantasma y hacer que se vaya. Ella inclinó la cabeza hacia un lado y lo miró—. Eres un hombre muy inteligente. — ¿Y eso te sorprende? —No, en absoluto.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Está bien, entonces. Empieza a hablar.

298


El Club de las Excomulgadas Capítulo Diecisiete Savannah no sabía por dónde empezar, o si debería hablar siquiera de todo lo que tenía reprimido en su interior. Se había estado cociendo durante un tiempo. Quizás desde ese día en que había ido a cenar a casa de la familia de Cole. Había sido agradable pasar tiempo con su familia, pero también inquietante, viendo lo que él tenía y rememorando con Elizabeth y ahora la caja de música. Le impactó que Cole hubiera comprado la caja de música para ella. Un gesto tan dulce. Aún más valiente era su disposición de sentarse allí y escuchar sus problemas. ¿Qué hombre voluntariamente hacía eso? Ningún hombre con el que jamás había salido. No es que ella y Cole fueran novios. Desde luego, no lo eran. Tenían sexo, sí. Salir en citas... no. Él estaba siendo amable. Algo que no era típico que le atribuyeran. Estaba aprendiendo muchas cosas acerca de él. — ¿Y? ¿Vas a hablar? Ella cambió su enfoque de nuevo hacia él. Él la miró fijamente, le tomó la mano, y se la acarició con el pulgar. —Esto no es parte de mi trabajo. —Considérate fuera de servicio, Srta. Brooks. Ahora descárgalo. Háblame de la música.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

recuerdos de lo que ella nunca había tenido. Luego había estado la conversación

299


El Club de las Excomulgadas Ella respiró hondo y luego lo dejó escapar, dándose cuenta de que tal vez era el momento de hablar—. Te mencioné que era una canción que a mi madre le gustaba. —Lo hiciste. ¿Echas de menos a tu mamá? Ella dejó escapar una risa silenciosa—. No. Sí y no. No lo sé. En realidad no. —Hizo una pausa—. A veces. Es difícil pasar por alto lo que nunca tuviste realmente.

tiempo que eran sólo ustedes dos. ¿Eran cercanas? —No. Esa única palabra decía mucho. Cole escuchó el dolor y la amargura en esa palabra. Y la soledad. — ¿Tenía que trabajar mucho para mantenerlas a los dos? —

¿Mantenernos?

No,

ella

no

trabajaba

para

mantenernos.

Fundamentalmente vivíamos de la asistencia social, de los cupones de comida, de lo que podía hacer para vivir día a día. Trabajaba de vez en cuando, pero sólo cuando era absolutamente necesario, cuando el sistema la obligaba. Cuando tuve la edad suficiente para quedarme sola, ella salía por la noche y trabajaba, a veces. No le gustaba la dirección en que iban las cosas—. ¿Trabajar en dónde? ¿Cómo de camarera? Ella tomó un trago grande de vino—. No. No de camarera. Conseguía puestos de trabajo en los clubes nocturnos como desnudista. Cuando se comenzó a avejentar y tuvo mal aspecto por las drogas que consumía para hacer eso, acabó por volverse una prostituta de la calle. Su estómago cayó—. Jesús, Savannah.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Bien, eso fue un trabalenguas. Háblame de tu mamá. Me dijiste hace un

300


El Club de las Excomulgadas Ella no se encontraría con su mirada, en vez de eso miró sus manos—. Sí. — ¿Cómo sobreviviste? —Permanecí fuera de su camino. Estaba generalmente “drogada” todo el tiempo, así que no se molestaba conmigo. Se drogaba y tocaba música clásica. Amaba la música clásica. Y tocaba a Beethoven, especialmente sus obras, como la de la caja de música, una y otra vez. Bailaba alrededor de la casa, a veces incluso era divertida. Me agarraba y bailábamos juntas. Cuando era pequeña, no sabía que cuenta de que había algo terriblemente mal con ella. Esa había sido la razón de porqué la canción había activado los recuerdos esa noche. Es por eso que era a la vez un recuerdo dulce y terrible para ella. —La asistencia social y los cupones de comida nos proporcionaban suficiente alimento, cuando se acordaba de comprarlo. Cuando tuve edad suficiente, iba a buscarla yo, pero tenía que robar dinero suficiente de su bolso para conseguir las provisiones. No le gustaba compartir el dinero porque ese era su dinero para la droga. —El estado… —No hicieron nada. Ella se aseguró de que el Estado no me pudiera llevar. Yo era su boleto de comida. Él frunció el ceño—. ¿En qué sentido? —No de la forma en que piensas. Quiero decir que yo era una dependiente, por lo que el Estado le pagaba por mí. Podría haber sido un montón de cosas, pero nunca me usó para otra cosa que no fuera para conseguir el dinero del Estado. Nunca llevó hombres al apartamento. Siempre hacía su… „trabajo‟ en las calles. Mantenía a los hombres lejos de mí. Siempre me decía que nunca fuera como ella. Me decía que debía asegurarme de ir a la escuela todos los días y que me mantuviera alejada de los chicos. Quería algo mejor para mí de lo que ella tenía. —

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

estaba „drogada‟. Sólo pensaba que era divertida. Hasta que me hice mayor y me di

301


El Club de las Excomulgadas Hizo una pausa y recuperó el aliento—. Supongo que, a su manera, hizo su mejor esfuerzo. Cole no podía imaginar lo que debía haber sido para Savannah cuando niña, crecer con una prostituta adicta a las drogas y por una madre que muy probablemente no estaba capacitada para cuidar a su hija. Él no era extraordinario con las emociones, pero Cristo, su corazón sufría por ella. —Entonces, ¿qué le pasó?

— ¿Qué quieres decir... con que se fue? —Quiero decir que se fue. Decidió que no quería ser madre por más tiempo. O tal vez estaba tan „drogada‟ que simplemente se olvidó de que era madre. No tengo idea. Cuando no regresó a casa por una semana por fin se acabó la comida y no hubo dinero para comprar más. Me dio hambre, así que tuve que decirle a la escuela. Los de servicios sociales me llevaron después de eso. Cole se quedó atónito. Una niña de esa edad sola. No podía imaginar la soledad y el miedo, lo que debió haber sido para ella, preguntándose cuándo o si su madre estaría de vuelta—. ¿La buscaron? —Me dijeron que sí. Estoy segura de que no buscaron mucho. ¿Dónde la habrían buscado? Conocían su historia. Me imagino que se enganchó con alguien y abandonó la ciudad. O tal vez pensó que estaría mejor sin ella. Eso es lo que me gustaría pensar, al menos. Nunca me dijeron que estaba muerta, así que... Él estaba seguro de que deseaba que su madre aún estuviera en alguna parte. Aún con vida. Era mejor que la alternativa; haber muerto de una sobredosis de drogas en un callejón en algún lugar. —Así que terminaste en hogares de crianza. —Sí.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Se fue cuando yo tenía trece años.

302


El Club de las Excomulgadas Ella estaba tan tranquila. Quería que se enojara o llorara o golpeara algo, que dejara salir las emociones que sabía la llenaban. Pero esta era su historia y tenía derecho a contarla, y sentirla, como quisiera. — ¿Cómo fueron las familias con las que viviste? Ella levantó la mirada hacia él y le ofreció una sonrisa, pero no fue la que siempre tenía, la normal y feliz—. Bastante buenas, en realidad. Me cambiaron de una a otra al principio, luego terminé con una familia establecida. Tenía dos Siempre me encantó la escuela, y al no tener preocupaciones, ni tener que cuidar a mi madre, finalmente pude centrarme más en mis estudios. No fui una niña problemática, así que mis padres de crianza no tuvieron problemas conmigo. Todos nos llevamos muy bien, yo era un estudiante que sacaba A, y terminé recibiendo una beca para la Universidad de Georgia. Sí, sólo una gran maldita familia feliz. Sólo que había dejado fuera la parte del amor. Él apostaba a que ella no había hecho nada que lograra ser problemático sólo para no ser abandonada de nuevo. — ¿Extrañaste a tu madre? —Ella me dejó —dijo con un encogimiento de hombros—. No tiene sentido extrañarla. —Pero sí la extrañas. Ella frunció el ceño—. No presiones en esto, Cole. Ella dio un tirón para tratar de apartar su mano, pero él se mantuvo firme, negándose a soltarla esta vez—. ¿Por qué lo retienes por dentro, Peaches? ¿No es mejor dejar salir todo el dolor y la ira? Ella se movió para enfrentarlo—. Eso fue hace mucho tiempo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

hermanas menores, lo cual era agradable, y padres atentos, que era aún mejor.

303


El Club de las Excomulgadas —No hace que duela menos. Joder, me duele haber sido abandonado por un maldito equipo de fútbol. Pero tengo una fuerte y unida familia que me ama. No sé lo que haría si no los tuviera. Y mírate a ti; eres inteligente, exitosa, y mira la persona en que te has convertido. Hiciste todo esto por tu cuenta. Ella miró hacia abajo y luego se volvió hacia él—. No lo hice sola. Tuve una familia de crianza muy agradable, tuve la suerte de conseguir una beca realmente genial, y tuve mentores que me ayudaron en el camino.

allí para ti, animándote y apoyándote. —No todo el mundo tiene la familia tradicional unida, Cole. Algunos realmente sobrevivimos sin eso. —Lo sé. —Él se inclinó y rozó su mejilla con los nudillos—. Y puedes tratar de fingir que está bien. Que eres fuerte y resistente y que no necesitas a nadie. Que no la necesitas a ella. Pero todo eso es mentira. Yo lo sé, y tú lo sabes. Savannah miró fijamente a Cole. —Eres tan insistente. Te conté mi historia. ¿Por qué no dejas el tema en paz? — ¿Alguna vez te has enfrentado a ello? Ella había pasado tantos años guardándose todo en el interior. —Estoy aquí ahora, ¿no? Obviamente, me enfrenté a mi pasado. —No estoy hablando de sobrevivir. Sí, has sobrevivido. Pero no lo has dejado ir. —Le frotó el brazo—. Lo que ella te hizo es importante. No fue justo. Él estaba equivocado. Ella estaba bien. No importaba. Siempre le había mostrado a todo el mundo lo fuerte que era. —Muéstrame cómo te sientes, Peaches.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Pero no una familia, no a tu madre. La persona que debería haber estado

304


El Club de las Excomulgadas Maldito fuera él. En cuestión de unas pocas semanas, él había visto a través de ella. Una caja de música, y él lo había sabido. Su labio inferior tembló. Ella se levantó, se acercó a la ventana para observar afuera, mirando fijamente la oscuridad, sin realmente ver nada más que el pasar de los años, quitando capa tras capa de la mujer fría y segura que era ahora, revelando a la niña asustada que una vez fue. Se había prometido nunca volver a ese lugar, nunca volver a visitar esos sentimientos de nuevo, sin embargo, aquí estaba.

—Está bien ser vulnerable, Savannah, dejar que alguien te vea asustada. —No tengo miedo. Ya no. Él apretó su agarre sobre ella—. Ella te lastimó, te abandonó. ¿Qué clase de madre hace eso? —Estaba enferma. —Deja de poner excusas por ella. —La hizo girar para que lo mirara—. ¿Alguna vez te enojaste con ella? ¿Alguna vez arremetiste en voz alta, incluso estando sola en una habitación, y le diste voz a cómo te sientes? Ella miró más allá de él, a todas esas noches en que había esperado en la casa de crianza—. Cada vez que el teléfono o el timbre de la puerta sonaban, estaba segura de que era ella. Que la razón por la que me había dejado era porque quería recuperarse, y que después vendría por mí. >>Pero cada vez que el teléfono o el timbre de la puerta sonaban, no era ella. No se recuperó. No volvió. No estaba pensando en mí, sólo en si misma. Como siempre, todo se trataba de ella y lo que necesitaba, nunca de lo que yo necesitaba. Él pasó la mano por su brazo, con su tacto ligero. Él no la abrazó, no estaba tratando de sostenerla, sólo dándole consuelo—. ¿Qué necesitabas tú?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cole envolvió sus brazos alrededor de ella. Ella se puso rígida.

305


El Club de las Excomulgadas La ira y el dolor finalmente ganaron. Ella se dejó caer contra él—. Necesitaba a mi madre. Necesitaba que cuidara de mí. —Derramó lágrimas y no trató de detenerlas. Las compuertas se habían reventado y el dolor irradiaba de cada parte de ella—. ¿Por qué me hizo eso? ¿Por qué no cuidó de mí? Sus piernas se tambalearon y empezó a hundirse en el suelo. Cole estuvo ahí para atraparla, para envolver sus fuertes brazos a su alrededor. Ella se dejó caer y él la atrajo hacia su regazo.

sintió como si no pudiera respirar. Y todo el tiempo, Cole la abrazó, acariciándole el pelo y la espalda mientras ella gritaba la miseria, la soledad y el abandono que había sentido cuando era niña y durante toda su vida adulta. Por primera vez en todos estos años, dejó que los recuerdos salieran, recordó los buenos momentos que había tenido con su madre, y todos los malos tiempos, soltando lágrimas frescas y una agonía tan dolorosa que no estaba segura de que sobreviviría. Y aun así, Cole la sostuvo, murmurándole palabras de consuelo, una presencia sólida mientras ella dejaba salir todo. Cuando no le quedó más llanto, apoyó la cabeza contra su hombro, tan exhausta que ni siquiera podía hablar. Cole la cargó en brazos y la llevó al dormitorio. La sentó en la cama y fue al baño y volvió con un paño caliente para limpiarle la cara. Le soltó el pelo, le quitó los zapatos y le desabrochó el vestido, haciéndola pararse para poder zafarlo de ella, después de eso, él la movió hacia la cama y la acomodó bajo las mantas. El agotamiento se hizo cargo y ella se durmió. Él se desnudó y se metió en la cama con ella, apagó la luz y tiró de ella con fuerza contra él. Había tantas cosas más que ella quería decirle, pero no estaba lista para tener esa conversación.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella apoyó la cabeza contra él y lloró con tanta fuerza que por un momento

306


El Club de las Excomulgadas Ahora no. Necesitaba recuperarse y tranquilizarse. Ella cerró los ojos y se acurrucó contra su calidez. Cole permaneció tumbado en la cama por mucho tiempo, escuchando los sonidos de la respiración de Savannah. Ella se había quedado dormida de inmediato, pero no fue un sueño tranquilo.

vería la TV. Todavía era temprano, después de todo. Pero la forma en que se aferraba a él, sujetándolo como si estuviera perdida en el mar y él fuera su maldita línea de vida, le hizo replantearse su estrategia. Ella había estado sola. Durante toda su vida, no había tenido a nadie. El éxito y la posición que ocupaba ahora había sido su propia obra. No había tenido a ningún padre en el camino para ayudarla, para cocinar sus comidas y asegurarse de que hiciera su tarea, nadie que pateara su trasero cuando lo necesitara, nadie que besara sus boo-boos 70cuando ella no podía y que le dijera que todo estaría bien. ¿Qué tan duro tenía que ser alguien para sobrevivir a una infancia así? Bastante jodidamente duro. Y sin embargo, ella era tan dulce. No era alguien inflexible, no estaba hastiada después de todo lo que le habían hecho. En la cama, se entregaba por completo y era generosa. Y sonreía mucho. Parecía disfrutar de la vida. Mientras que él no había sido más que un dolor gigante en el trasero, dando por sentado todo lo que se le había dado. Lo había tenido tan fácil, mientras que sus padres habían luchado para darle una buena vida así todo lo que tendría que hacer era salir y vivir su sueño.

70

Boo-boos: expresión utilizada en el slang americano, para referirse a heridas leves, rasguños, etc.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él pensó que la abrazaría hasta que ella se durmiera, luego se levantaría y

307


El Club de las Excomulgadas Él y Savannah eran tan diferentes como la noche y el día. ¿Cómo podía tolerar estar cerca de él? No era más que un malcriado jugador de fútbol que ansiaba ser el centro de atención. No se merecía compartir la cama con ella. Necesitaba a alguien que se preocupara por ella, que pensara en nada más que en ella, que renunciara a todo solo para darle el tipo de vida que se merecía. Contuvo el aliento y se dio cuenta de que era hora de que hiciera algunos cambios importantes en su vida. Era hora de ir a por todo y dejar de dudar acerca

Era el momento de empezar a tomar algunos riesgos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

de las cosas que realmente quería en su carrera. En su vida.

308


El Club de las Excomulgadas Capítulo Dieciocho Savannah despertó sola en la cama, sintiéndose un poco desorientada y con un malvado dolor de cabeza, pero plenamente consciente de lo que había sucedido la noche anterior. Se sentó, levantó las rodillas contra su pecho, y apoyó su cabeza entre las manos.

había conocido a Cole. Haber tenido sexo con él, por supuesto, encabezaba la lista. Pero derrumbarse delante de él anoche iba en un cercano segundo lugar. ¿En qué había estado pensando, al descargarle toda su historia personal de esa manera? Él se lo había hecho demasiado fácil, haciendo todas aquellas preguntas capciosas, y dándole la caja de música que había iniciado la avalancha de recuerdos. No es que hubiera hecho una diferencia. Ella siempre había sido buena en mantener su pasado justo donde pertenecía; en el pasado. Se suponía que debía estar ayudándole a exorcizar todos sus demonios a él, y no al revés. En su lugar, se había marchitado como una frágil flor del Sur, que se arrugan ante la primera señal de congelación. Se dio un poco de crédito por tener más columna y fortaleza que esa. —Ah. Te estás convirtiendo en un malvavisco71, Savannah. —Oye, me gustan los malvaviscos.

71

Se refiere a que se está volviendo una blandengue, tierna y delicada.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Había estado haciendo un montón de movimientos estúpidos desde que

309


El Club de las Excomulgadas Savannah se levantó mientras Cole entraba con dos tazas de café. A pesar de su irritación por su comportamiento de anoche, no se podía quejar de la compañía esta mañana. Su cabello estaba despeinado por haber dormido, su mandíbula estaba oscurecida con el crecimiento de su barba, tenía el pecho desnudo, se veía absolutamente delicioso vestido sólo con los pantalones de esmoquin de anoche, desabotonado y posicionado bajo en su cintura. —No sabía que todavía estabas aquí.

bebiendo su café—. ¿Y qué hay contigo y los malvaviscos? Su café estaba hecho a la perfección, con una cucharadita de azúcar y una cucharada de crema. Él había estado prestando atención. —Gracias. Y nada de malvaviscos. Él dejó su taza sobre la mesita de noche—. Soy un gran fan de los malvaviscos, ya sabes. — ¿En serio? —Sí. —Él tomó su taza y la dejó también, luego se inclinó y presionó sus labios contra su cuello, deslizando su lengua a lo largo de un lado de su garganta. Ella se estremeció con un suspiro. —Los malvaviscos tiene un sabor dulce. —Él mordisqueó su oreja y luego la empujó hacia atrás contra las almohadas y le bajó las correas de su camisola por sus brazos, dejando al descubierto sus senos. Tomó un pezón entre sus labios, chasqueando la lengua sobre el brote que rápidamente se endureció. Cuando lo chupó, la sensación se disparó directamente hacia su vagina, haciendo que se retorciera de anticipación. Él soltó su pezón de su boca y le sonrió—. Dulce y azucarado, justo de la forma en que a mí me gustan mis malvaviscos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Obviamente. —Él le entregó una taza y se sentó en el borde de la cama,

310


El Club de las Excomulgadas Cuando él se movió bajando por su cuerpo, levantando su camisola para lamer su recorrido por su estómago, ella suspiró y se relajó contra las almohadas, sabiendo a donde conduciría eso. Esto era exactamente lo que ella necesitaba. La tensión que sintió al despertarse fue disolviéndose, pero cuando sus dientes rozaron su hueso de la cadera y él le bajó las bragas, una nueva tensión tomó su lugar, una deliciosa anticipación, de lo que estaba por venir.

—Sí, eres un malvavisco pequeño y jugoso, absolutamente —dijo él, y puso su boca sobre su sexo. —Cole. —Su nombre fue pronunciado por sus labios en un gemido. Sus piernas se abrieron y ella le dio lo que él deseaba, porque cuando la cálida humedad de su lengua estaba al mando, ella era su esclava. Él deslizó sus manos debajo de ella y se tomó su tiempo complaciéndola, presionando su lengua contra su clítoris, cubriéndola con sus labios, sólo para llevarla justo al borde y luego retrocediendo para depositar besos en su muslo. Ella flotó en el borde varias veces y él lo sabía, pues la llevaba allí, y justo cuando pensaba que se correría, él alejaba el premio, aumentando su anticipación a un nivel desesperante. Ella clavó los talones en el colchón, levantó su trasero y casi empujó su vagina en su cara, exigiendo que le diera lo que necesitaba. Suavemente, él presionó sus caderas hacia abajo, la sostuvo allí, y apostó su boca sobre su clítoris, dándole el orgasmo que tan desesperadamente ansiaba. Fue un clímax épico, una ola de calor y de sensaciones que arrancó un grito de su garganta. Ella todavía estaba montando esa ola cuando él se puso un condón y se deslizó en su interior, apoderándose de su boca en un beso caliente que hizo que su vagina se apretara alrededor de su pene.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Y cuando él deslizó los dedos en los labios de su vagina, ella se estremeció.

311


El Club de las Excomulgadas Él gimió contra sus labios y la embistió profundamente. Ella envolvió sus piernas alrededor de él, sintiendo aún las espirales de su orgasmo mientras él se mecía contra ella. Él se irguió, apoyó sus manos a ambos lados de ella para mirarla, su rostro fruncido, lleno de intensidad mientras se movía íntimamente. Ella levantó la mano para acercarlo y él se dejó caer, y luego rodó poniéndose de lado, pasando la pierna de ella sobre su cadera.

rodando sus caderas para frotarse contra su clítoris. Le apartó el pelo colocándoselo detrás de su oreja y la besó en el cuello mientras continuaba moviéndose dentro de ella. Ella suspiró ante la magia de su boca, por las cosas deliciosas que le hacía mientras hacía el amor con ella. Todo en él la ponía de cabeza. Estar con Cole sacaba emociones que había intentado enterrar con tanto ahínco, sentimientos que nunca había querido experimentar. Él besó su mandíbula, rozó sus labios contra los de ella, y luego la miró a los ojos de nuevo mientras embestía dentro y fuera, acercándola cada vez más a otro orgasmo, esta vez haciéndolo de forma lenta y pausada, rozando su cuerpo sobre su clítoris, saboreando cada centímetro de piel disponible que podía, y pasando sus manos sobre ella como si ésta fuera la primera vez que la tocaba. Era tan tierno en la forma en que se movía sobre ella, presionándola contra el colchón para poder empujarse más profundo en su interior. La hizo brotar lágrimas en sus ojos y ella no tenía idea de la razón. La forma en que la miraba le oprimía el pecho y la hacía desear aferrarse a él y nunca dejarlo ir. Los sentimientos en ella querían entrar en erupción, deseaba decirle cosas que no debía decirle. Era la emoción que brotaba, junto con las intensas sensaciones de su vida sexual.

Contuvo las palabras, pero no las sensaciones

cuando él la hizo llegar al clímax, y estalló, aferrándose a él mientras era catapultada por encima del borde, esta vez con él. Él gimió y la abrazó,

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Te quiero cerca de mí, así —dijo él mientras se empujaba profundamente,

312


El Club de las Excomulgadas impulsándose con fuerza en ella con embestidas continuas, que sólo aumentaron su placer. Agotada, sudorosa, se aferró a él y luchó contra las ridículas lágrimas que brotaron de sus ojos. No tenía idea de lo que le sucedía. La emoción residual de la noche anterior, sin duda. ¿Qué otra cosa podría ser?

—Me muero de hambre. ¿Y tú? Ella esbozó una sonrisa brillante—. Por supuesto. Él se bajó de la cama, llevándola con él—. Qué tal una ducha rápida, y luego te llevaré a desayunar. Una parte de ella quiso excusarse para poder estar a solas con sus pensamientos y emociones, pero sabía que él no iba a permitir que lo siguiera ocultando—. Eso suena como una gran idea. Cole sabía que había algo en la mente de Savannah. Había estado muy callada durante sus relaciones sexuales mañaneras, y en el desayuno. A lo mejor todavía estaba pensando en la noche anterior. Irrumpir a través sus paredes de piedra había sido monumental, y no algo que ella hubiera querido. Así que probablemente, tenía algún pesar. Él, de todas las personas, entendía eso. Contarle a la gente sobre ti mismo, sobre todo las partes que eran desagradables, no era algo divertido. Personalmente, lo odiaba, y aun así la había obligado a hacerlo. ¿Qué decía eso de él, al habérselo hecho a alguien a quien afirmaba que le importaba? ¿Pero tal vez la había ayudado?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Cole le acarició el pelo, la besó en el cuello y levantó la cabeza.

313


El Club de las Excomulgadas Enhebró los dedos por su cabello húmedo, luego agarró un cepillo, apartando sus pensamientos de Savannah. Era una mujer adulta capaz de tomar decisiones por sí misma. Era segura y capaz e inteligente, y él era la última persona que debería poder influir en ella. Si no hubiera querido hablar de sus horribles y desagradables recuerdos del pasado, no se habría abierto con él al respecto. Terminó de vestirse y salió del vestuario. Sorprendentemente, Savannah estaba esperando afuera por él. Él esperaba con toda certeza tener que perseguirla,

Sin embargo, allí estaba, fresca y hermosa en su vestido de verano y zapatos de tacón alto con el pelo recogido en una coleta. Se había convertido en una parte tan integral de su vida que no podía imaginar no verla todos los días. Sonrió y caminó hacia ella, y ambos se dirigieron por el pasillo hacia la salida. —Tuviste una buena práctica hoy. —Gracias. Es un esfuerzo conjunto. —Creo que eres apropiado para este equipo. También ayuda que estés trabajando con los jugadores y los entrenadores y no en contra de ellos. —Eso probablemente ayuda. Ella se detuvo y se volvió hacia él—. Así que estás admitiendo que podría saber de lo que estoy hablando. —Hay ciertas habilidades que pueden ser útiles. Ella puso los ojos en blanco y siguió caminando—. Tengo algunas otras sugerencias.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

que ella escapara y se escondiera después de todo lo que habían pasado.

314


El Club de las Excomulgadas Él abrió la puerta para ella. La explosión de calor casi le quitó el aliento—. ¿Puedes esperar hasta que lleguemos a algún lugar con aire acondicionado? Me estoy muriendo. Y tengo hambre. —Cobarde. Vamos a mi casa. Te prepararé algo de comer. —Me parece bien. Él la siguió hasta su casa. Una vez dentro, ella tiró su bolso al suelo—.

Él se dirigió a la cocina y tomó un vaso de agua con hielo. Sediento después de la práctica de ese día, se lo terminó en cuatro sorbos y volvió a llenarlo. Savannah entró con un par de pantalones capris y una camiseta sin mangas y se apoyó en la isla central. — ¿Qué se te antoja? —Preguntó ella. Él se inclinó hacia el otro lado y rozó sus labios con los suyos—. Tú. Ella le devolvió el beso, sus labios fueron calientes y ansiosos. Pero entonces su estómago gruñó y ella se apartó, riendo. —Por mucho que me guste esa sugerencia, tendremos que comer primero. Ella hizo sándwiches de pavo con ensalada. Él se comió dos, se bebió dos vasos más de agua, y se comió tres galletas de postre. — ¿Estás seguro de que has tenido suficiente? —Preguntó ella, arqueando una ceja. —Oye, trabajé duro hoy. —Compadezco a la pobre mujer que se case contigo y te tenga que dar de comer.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Déjame ir a cambiarme. Puedes servirte algo para beber.

315


El Club de las Excomulgadas Su estómago se retorció ante ese comentario, pero él lo dejó pasar—. Mi mamá me decía lo mismo cuando era adolescente. —Estoy segura de que lo hizo. Limpiaron los platos y entraron en la sala de estar. Él se estiró en el sofá y echó el brazo sobre el respaldo. Savannah se acurrucó junto a él. Le gustaba que ella estuviera bastante cómoda, incluso cuando estaban a punto de hablar de negocios, para sentarse junto a él.

Ella se movió para mirarlo a la cara—. Hemos hablado acerca de tus contribuciones a la caridad en el pasado. —Sí. —Muchos de los jugadores comienzan sus propias actividades de caridad. Creo que esa sería una buena idea para ti, no sólo desde un punto de vista de la imagen, sino que aún más importante, desde el humanitario. —Nunca lo hice antes porque no estuve en ningún lugar que se sintiera como un hogar para mí. Ahora que estoy en casa, este es un buen lugar para comenzar una. Ella se dio media vuelta para enfrentarse a él, con una expresión de sorpresa en su rostro—. ¿Qué? ¿No me lo discutirás? —Lo sé. Sorpresa, ¿eh? Ella sonrió ampliamente—. Totalmente sorprendida, en realidad. —Sabelotodo. —Pero en serio, me alegro de que estés de acuerdo conmigo. ¿Hay algo que te venga a la mente?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Entonces, ¿de qué quieres hablar?

316


El Club de las Excomulgadas Era algo en lo que él ya había estado pensando, así que ya tenía una idea a medio formar en su cabeza—. Cuando era niño, vivía en los parques locales. Mis amigos y yo pasábamos el rato jugando en los aparatos de juegos, o jugando al baloncesto o al fútbol. Muchos de los campos de juego por aquí necesitan reformas. Las ciudades no tienen dinero en su presupuesto para gastar en parques ni en crear más, y los niños no tienen lugares para jugar. Cuando no tienes un lugar para pasar el rato y divertirte, te metes en problemas.

—Quiero renovar algunos parques infantiles existentes y construir algunos centros comunitarios donde los niños tengan un lugar seguro para pasar el rato y hacer deporte. —Estamos hablando de una gran cantidad de dinero. Él se encogió de hombros—. Tengo un montón de dinero. He estado en la liga por un tiempo. Soy soltero y he hecho inversiones. Tengo dinero para invertirlo en esto. Ella puso su mano en su brazo y le dio una sonrisa que lo calentó de adentro hacia afuera—. Me encanta esta idea. Ese es un ejemplo de una inversión que vale la pena, Cole. —Para mi imagen, quieres decir. —No. Para ti. Para los niños de las comunidades a las que ayudarás. —Bien. Pongámoslo en marcha. Quiero ser lo más práctico que pueda. Sé que con la temporada a punto de empezar estaré muy ocupado, pero no quiero relegar todo. —No tienes que hacerlo. Mucho de esto será práctico en la construcción y reconstrucción. Puedes involucrarte en eso, y tu familia y amigos podrán participar. Entre más voluntarios tengamos en estos proyectos, mejor.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Eso es muy cierto. Entonces, ¿cuál es tu idea?

317


El Club de las Excomulgadas —Sé que a mi familia le encantará participar. Algunos de los chicos del equipo también lo harán. —Me pondré en contacto con un abogado que ayudará a iniciar el papeleo de la fundación para poder conseguir que el dinero sea canalizado hacia ella. Mientras tanto, podemos ir a examinar parques y localidades. Él se puso de pie—. Vamos entonces.

—A ver los lugares. — ¿Ahora? —Sí. Ella se echó a reír—. Estás emocionado por esto. — ¿No debería estarlo? Ella se puso de pie y deslizó su mano entre las suyas—. Sí, debes estarlo. Debes estar muy emocionado al respecto. Pero el Cole Riley que conocí el primer día no lo habría estado. Él sacó las llaves de su bolsillo—. Ese hombre ya no existe. Savannah estaba de pie en un antiguo patio de juegos en City South invadido de maleza y escombros. Los aparatos de juegos, o por lo menos los que seguían en pie, estaban rotos y oxidados desde hacía mucho tiempo. Los niños corrían de un lado para el otro por el barrio, y algunos corrían por el patio, pero ninguno se detenía a jugar. Por otra parte, ¿por qué iban a hacerlo? No había nada con qué jugar. Ningún columpio, ninguna red de baloncesto, y la hierba hacía tiempo que había dejado de crecer.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿A dónde?

318


El Club de las Excomulgadas Eso la puso triste, pero también la llenó de esperanza, porque vio el potencial. Poner césped nuevo, colocar asfalto, poner un poco de redes y aparatos de juegos nuevos y ese montón de niños que veía corriendo por aquí tendrían un lugar para venir a jugar. —Solíamos vivir a un par de cuadras de aquí —comentó Cole mientras giraba el viejo y desvencijado sube-y-baja, que dejó escapar un patético y oxidado ruido.

Él sonrió—. Sí. Nos gustaba darle vueltas a ese con la cabeza colgando, cada vez más rápido hasta que nos mareábamos. O nos gustaba ponernos de pie y girar, para después salir volando. Ella negó con la cabeza—. Hacen los aparatos de juegos más seguros en estos días. —Eso he escuchado. —Él la miró—. ¿Qué tan divertido puede ser eso? —Estoy segura de que los niños encuentran suficientes peligros sin que los aparatos de juegos estén involucrados en ello. —Si tú lo dices. Es más divertido vivir la vida al límite. —Eres un niño. Espero que si alguna vez te casas y tienes hijos, tengas sólo niñas. Él se echó a reír—. Había un montón de chicas que daban ese paseo en el sube-y-baja con nosotros. Las niñas pueden ser temerarias, también. Ella levantó la barbilla—. La mía no lo será. —Famosas últimas palabras, Peaches. Probablemente tendrás seis niños varones. Todos ellos serán terrores consagrados.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Algunos de los aparatos de juegos que siguen en pie son peligrosos.

319


El Club de las Excomulgadas Sus ojos se abrieron como platos—. Eso no es gracioso. —No tengo ninguna duda de que podrás manejarlos. Me manejas a mí. El corazón de Savannah se retorció ante la idea de seis niños, y entonces su mente se llenó de visiones de pelo oscuro y ojos grises tormentosos, todas versiones pequeñas de Cole, con ellos dos corriendo detrás de su manada de hijos. No. Tenía que conseguir sacar ese pensamiento de su cabeza. Él no era del tipo que se casaba y ella ya había jurado que nunca se casaría y que absolutamente desordenado, negro y feo. No, gracias. Entonces, ¿por qué de repente pensaba en niños y en patios y en casas y en familias y en Cole? Lo miró a los ojos y él le estaba dando una mirada peculiar—. ¿Qué? —Tienes esa cursi sonrisa de satisfacción en la cara. —No la tengo. —Estabas pensando en esos seis niños pequeños que vas a tener, sin duda. Ella estrechó su mirada en él—. Basta. No tendré hijos. —En serio. ¿Y por qué? —No quiero hablar de eso. —Ella comenzó a encaminarse hacia el coche. Él abrió la puerta para ella y ella se deslizó dentro. Mientras viajaban, fue consciente del silencio, pero no supo qué decir para cambiar eso. El segundo patio de juegos era muy parecido al primero, con una extrema necesidad de reparación. Por lo menos ahora tenía algo de qué hablar mientras se

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

no tendría hijos. Su corazón se apretó doblemente dolorido, hecho un lío

320


El Club de las Excomulgadas imaginaba los aparatos de juegos brillantes y a un enjambre de niños disfrutando de la renovación del parque. —Esta es una gran idea, Cole. Él asintió—. Estoy ansioso por empezar. ¿Cuánto tiempo crees que tomará hacer el papeleo? —No mucho. La creación de una fundación no es más que una formalidad.

—Gracias. Miraron otras pocas localidades donde no había parques, pero dónde era evidente que se necesitaban. —Así que, ¿le tienes miedo a los niños? Ella sacudió la cabeza en su dirección—. ¿Qué? No, no les tengo miedo a los niños. ¿Qué te hace pensar eso? — ¿La mirada de horror en tu rostro cuando bromeé contigo acerca de tener seis chicos? Ella disfrazó el malestar que sintió cuando él retomó el tema con una sonrisa—. Oh, eso. Creo que fue más la idea de tener seis hijos. Me encantan los niños. —Es bueno saberlo. —Él se giró y se dirigió de nuevo al coche. — ¿Por qué? —preguntó ella después de que se metieron en él. — ¿Por que qué? —Dijiste que era bueno saber que me gustaban los niños.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Me aseguraré de que Don lo haga su prioridad.

321


El Club de las Excomulgadas —Oh. Quiero que trabajes en esta fundación conmigo. Si odias a los niños, no sería divertido para ti. —Me encantaría trabajar en esto contigo. Quiero ver esos parques terminados y llenos de niños jugando. —Grandioso. Había algo que él no le estaba diciendo. Lamentó no saber lo que era. Pero

—Dado que hay un partido en casa el domingo, iremos al bar de mi tía y tío después del partido —dijo él—. Habrá una reunión allí para ver el juego de Mick esa noche. —Eso suena divertido. ¿Estás diciendo que estoy invitada? —Sí. ¿Vendrás? Él estaba actuando tan extraño. Ella se movió para mirarlo de frente—. Me encantaría estar allí. Gracias por invitarme. —De nada. Te recogeré después del partido. —Cole, estaré en el juego del domingo. Puedo simplemente seguirte. —No. Te recogeré en tu casa después del partido. —Está bien. Lo que sea mejor para ti. —Eso es lo mejor para mí. Ahora él estaba actuando realmente extraño. Ansioso y emocionado... y también con incomodidad, dándole estas miradas expectantes. Ella no sabía qué pensar acerca de esto. — ¿Sucede algo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

realmente quería cerrar ese tema, así que no le preguntaría.

322


El Club de las Excomulgadas Él le dirigió una rápida mirada y luego volvió su atención a la carretera—. No. ¿Por qué? —Por nada. Por nada en absoluto. Ella estaba viendo cosas donde no existían. Debido a su propia incomodidad, probablemente. Era todo el asunto referido a los niños. Y a sus sentimientos por Cole, que se volvían más intensos cada día. No sabía qué hacer con ellos; con él, o con respecto

Siempre se había enorgullecido de ser capaz de manejar cualquier situación, pero esto era algo nuevo para ella. Nunca había planeado involucrarse con Cole en absoluto, y mucho menos enamorarse de él. No es que tuviera idea alguna en lo que respectaba al amor. O lo que haría al respecto ahora que se daba cuenta de que estaba enamorada de él. La mera idea le producía un miedo de muerte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

a cómo se sentía.

323


El Club de las Excomulgadas Capítulo Diecinueve Era el primer partido de la temporada. Cole no era ningún novato, así que eso debería ser igual que siempre, pero su estómago estaba hecho un nudo, mientras él y el resto del equipo salían al campo. Debían ser los temores por estar en un equipo nuevo, probablemente. Y la oportunidad de hacerlo todo de nuevo como si fuera la primera vez.

esa mierda. Nueva imagen, nuevo comienzo, y una oportunidad para mostrarles a todos que había cambiado. Tenía la intención de centrarse en el futbol, y de mantener el dramatismo fuera del campo esta temporada. El estadio estaba lleno. Se habían vendido todas las entradas y los aficionados rugieron cuando los Traders salieron. Cole ni siquiera trató de bloquear los sonidos de los fans. Se empapó de ellos, atrayendo la energía de la multitud mientras hacía sus ejercicios de calentamiento, y luego tomaba su lugar en el banquillo con sus compañeros de equipo. Kenny Lawton lucía un poco enfermo, y tenía los ojos abiertos como platos. Cole sonrió, recordando su propio año de novato. Había estado tan malditamente asustado durante el primer juego. Sabía exactamente cómo se sentía el chico, por lo que se acercó a él para darle una charla. —Verás algo de acción hoy, Lawton. — ¿Eso crees? Sé que lo hice en la pretemporada, pero esto es un juego real. No jugarán conmigo. —El entrenador Tallarino es conocido por poner a sus novatos en el juego directamente en cuanto salen por la puerta. Tú tendrás por lo menos uno o dos pases. Es la mejor manera de superar tu nerviosismo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Tal vez era una primera vez. Algo así como tener la pizarra limpia y toda

324


El Club de las Excomulgadas —No estoy nervioso. Sí, no mucho. El chico estaba bailando apoyándose de un pie en otro, y era el mes de agosto y se encontraban en un estadio techado, así que no se movía para mantener el calor. Kenny se veía como si fuera a orinarse en los pantalones en cualquier momento. Cole le dio una palmada en la parte trasera del casco—. Patearás algunos traseros importantes, Lawton.

—Hay un secreto para eso. El chico lo miró con esos ojos marrones serios—. ¿Cuál es el secreto? —No dejes caer la pelota. —Cole le guiñó un ojo y Kenny rió, luego dejó escapar un suspiro y dejó caer los hombros. —Está bien, hombre, trataré de relajarme. —Sí, haz eso. —Él puso su brazo alrededor del hombro de Kenny—. Absorbe todo esto. Es tu año de novato, es tu primer juego. Esto sólo ocurrirá una vez. Disfrútalo. Observaron la patada que daba comienzo al partido. Miami la devolvió doce yardas72, y el juego comenzó. La defensa fue sólida, por lo que Miami dio un puntapié después de ganar la primera posesión del balón, y fue hora de que los Traders salieran al campo. Las dos primeras jugadas hicieron que los corredores asumieran posiciones, y ganaron un primer intento. Davis y Fields entraron en la primera jugada de pase, en el segundo intento, y ganaron yardas. Fields atrapó el balón en diagonal y avanzó unas cuatro yardas73 adicionales, ganándoles otro

72 73

11 metros. 3,5 metros.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Gracias. Sólo espero no dejar caer la pelota.

325


El Club de las Excomulgadas intento. Después de un par de carreras y un pase directo que sumaron catorce yardas74, alcanzaron el centro del campo y Cole entró. Él tomó su posición a la izquierda, consciente de los defensores del Miami. Cuando la pelota se elevó, corrió a la primera marca, impulsándose más allá del defensa esquinero. Se giró y el balón lo golpeó justo en el número75, le encantaba la precisión del lanzamiento perfecto de Cassidy. Pero él cayó cuando la defensa se estrelló contra él, por lo que sólo ganó diez yardas76. Si hubiera logrado liberarse,

Pero al menos les había conseguido otro intento. Fue sacado para otro par de jugadas de corridas. El equipo estaba en la zona, moviendo el balón constantemente y sin incurrir en sanciones. Cassidy lanzó un balazo77 hacía Jay Martin, su TE, quien lo llevó por doce yardas más y se estrelló en la zona final, anotando su primer touchdown del juego. Todos los líneas laterales estallaron en vítores. Y la multitud se volvió loca. Cole simplemente absorbió el subidón de adrenalina. Al final de la primera mitad iba ganando diez a cero. Cole había recibido varias jugadas, y tuvo éxito en dos de tres. El entrenador les dio la charla requerida para darles ánimo en el vestidor, pero el equipo estaba haciendo un buen trabajo. La defensa estaba pateando traseros, así que sólo necesitaban poner más puntos en la pizarra. Afortunadamente, recibieron la patada de inicio al comienzo del segundo tiempo. Tenían el balón en la línea de treinta yardas 78 después de una gran devuelta por los equipos especiales. Cole fue para comenzar con la primera jugada, pero sólo como un señuelo. Bloqueó al corredor, quien lo llevó doce yardas para el primer intento. Se quedó allí para la siguiente jugada y recibió un pase de dieciséis yardas79

74 75 76 77

78 79

Casi 13 metros. Se refiere al número de jugador que tiene plasmado en la camiseta. 9 metros. Lanzamiento de balón, donde el que lanza pone toda su fuerza en éste, utilizando el impulso de rotación del cuerpo. El balón sale en trayectoria directa y es un pase relativamente bajo. 27, 5 metros. 14, 5 metros aproximadamente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

no habría habido nada más que la línea de meta delante de él.

326


El Club de las Excomulgadas para obtener otro intento. La línea ofensiva estaba abriendo agujeros como locos. Cuando un corrió un post80, él pasó a través de una apertura y no vio más que la zona de anotación delante de él, con dos defensores pisándole los talones. Él se preparó y corrió con todo con lo que tenía y llegó a la zona de anotación para conseguir un touchdown. Sus compañeros lo alcanzaron y se amontonaron a su alrededor. No podía recordar haberse sentido tan feliz anteriormente, o tan parte de un equipo.

Fields atraparon algunos pases para ganar más yardas. En el último cuarto iban ganando por veinticuatro puntos y el coordinador ofensivo le hizo señas a Kenny Lawton para que entrara en la serie ofensiva que iría a continuación. —Lo harás muy bien —le dijo Cole—. Tenemos este juego en la bolsa81, así que no hay presión. Simplemente estudia las señales de la defensa. Y no te olvides de atrapar la maldita pelota. Lawton asintió y salió corriendo mientras la ofensiva se apoderaba del campo. El chico se alineó, corrió su ruta a la señal, y dejó caer el pase. Maldita sea. Lawton permaneció para que lo intentara de nuevo, y esta vez atrapó el balón en un pase de play-action 82para ganar ocho yardas.83 Maldita sea, sí. Kenny sonrió tan ampliamente que uno podría pensar que acababa de atrapar un pase de touchdown en el Súper Tazón.

80

81 82

83

Post: es un recorrido que hace un receptor, donde corre en línea recta de 10-20 yardas por el campo, y luego corta a través de este hacia la zona de anotación, en un ángulo de 45°. Significa que ya lo tienen ganado al juego. Es una jugada que está diseñada para que parezca una jugada de carrera, pero es una jugada de pase. son usados frecuentemente en contra de defensas que estén muy enfocadas en detener el juego terrestre. Al simular que es una jugada por carrera, la ofensiva trata de engañar al equipo defensivo al hacer que reaccionen para intentar detener un acarreo, por lo que pudieran quedar totalmente fuera de balance para hacer las correcciones y volver a una cobertura de pase, dándole a los receptores más tiempo y espacio para estar libres detrás de los defensas esquineros. Casi 7,5 metros.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

El entrenador lo sacó del juego para la siguiente serie ofensiva, y Davis y

327


El Club de las Excomulgadas Cole recordaba lo que era atrapar tu primer pase en un partido de temporada regular. Era monumental y algo que nunca se olvidaba. Cuando Kenny regresó a las líneas laterales, él, Davis, y Fields le dieron unas palmadas en la espalda. —Buen trabajo chico —le dijo Cole. —Gracias. Estropeé el primero, sin embargo. Parecía afligido acerca de eso, también.

último pase que pierdas. Todos lo hacemos. —Más de lo que queremos —admitió Lon. A Cole le gustaban esos tipos. Le gustaba jugar para este equipo. Y cuando sonó el silbato para terminar el juego y ellos ganaron, el equipo se reunió para celebrar, aullando y gritando y golpeándose unos a otros, celebrando con los fans en una forma de agradecimiento por su apoyo. Cole fue arrastrado por todo el estadio y empujado dentro del vestidor. Por primera vez desde que comenzó a jugar fútbol profesional, en realidad se sentía como si fuera parte de un equipo. Las cosas estaban cambiando. Él había hecho una gran parte del cambio, y le tenía que dar las gracias a Savannah por eso. Cuando los medios llegaron a entrevistarlo, él respondió a sus preguntas, incluso a las complicadas, con honestidad. —Tengo mucho que demostrar esta temporada. Estoy con un gran equipo, y tengo la suerte de estar aquí. Me han dado otra oportunidad, y me romperé el culo 84

para demostrarle al equipo y a los fans que merezco estar aquí.

84

Forma vulgar de decir que trabajará duro, y pondrá su máximo esfuerzo en ello.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No te preocupes por eso —dijo Jamarcus—. Es seguro que no será el

328


El Club de las Excomulgadas Lo dejó en eso, y los medios parecieron satisfechos. Tal vez porque era la verdad, y por fin había dejado atrás su actitud. Ahora era el momento de mirar hacia adelante. Savannah no podría estar más contenta por Cole. Había sido un gran partido. Su desempeño en el campo había sido casi perfecto. ¿Y fuera del campo? No podía haber pedido más. Había escuchado su entrevista después del juego, y él había hecho todo bien, había respondido a las preguntas de los medios con completo, y ella no se sorprendería si continuaba jugando bien. Los medios lo perseguían para entrevistarlo ahora, pero más por lo positivo que por lo negativo. Esperaba que su familia celebrara su éxito ese día. Ella fue a su casa y esperó a que él la recogiera, sabiendo que tenía esas entrevistas y una reunión de equipo. Le llevó hora y media, y ella casi corrió hacia la puerta cuando sonó el timbre. La abrió y le echó los brazos al cuello. —Felicitaciones —dijo ella cuando él la levantó en brazos—. Estoy tan orgullosa de ti. Él rozó sus labios con los suyos, y luego sonrió—. Gracias. Pero es sólo el primer juego. No quiero hacerme ilusiones. —Creo que definitivamente debes tener esperanza. Será una gran temporada y debes ser positivo y optimista al respecto. Él la besó de nuevo, esta vez envolviendo sus brazos alrededor de ella y dándole un beso profundo que hizo que se le curvaran los dedos del pie y la puso más caliente que el clima en el exterior. Cuando él se retiró, ella se lamió los labios y trató de calmar su acelerado pulso. —Eres buena para mí. Y para mi ego.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

honestidad, e incluso había añadido toques de humor. Había tenido un giro

329


El Club de las Excomulgadas Ella se echó a reír y le puso una mano en el pecho—. No creo que tu ego haya necesitado impulso alguno. Sus labios se curvaron—. ¿Estás lista para irnos? —Sí. ¿Hay algo que deba llevar? —No. Habrá un montón de comida y bebida en el bar. Y familiares también. Deberá ser una locura, sobre todo porque Mick juega esta noche.

El Bar Deportivo Riley era un lugar increíble y, como Cole le había advertido, estaba absolutamente lleno de gente, una mezcla de clientes y de familiares de Cole. Sus padres estaban allí, junto con su hermana, Alicia, su tía Kathleen y su tío Jimmy, que eran los dueños del bar. Su prima Jenna estaba atendiendo la barra, el novio de Jenna, Tyler, estaba ayudándola. Tara también estaba allí, rodeada de la familia a modo de protección. Ellos tomaron asiento en una enorme mesa reservada para la familia. Savannah conoció al hijo de Tara, Nathan, un joven muy apuesto, que le sonrió, le estrechó la mano, y se quedó el tiempo suficiente para ser educado e intercambiar un par de frases, y luego se fue con sus primos a jugar en el cuarto de atrás. Cole le consiguió un asiento, luego se fue para conseguir las bebidas. Ella pensó que probablemente no volvería a verlo por un tiempo ya que estaba siendo felicitado por su familia y varios de los clientes. —Ven y siéntate junto a nosotros —le dijo Alicia. —Gracias. —Ella se cambió de mesa, ya que Cole había encontrado una acogedora mesa para dos. Tendrían un montón de tiempo para estar solos más tarde. Ella preferiría sentarse con su familia. —Es una casa de locos, ¿no?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—No puedo esperar.

330


El Club de las Excomulgadas Ella le sonrió a Tara—. Es increíble. Te debe encantar. Tara se puso una mano sobre su vientre, que se había ampliado un poco desde que la había visto la noche de la boda de Elizabeth—. Lo amo. Adoro desvergonzadamente a esta familia. La mía propia dejó mucho que desear, así que siempre estaba triste por no poder darle a Nathan una familia grande. —Tara miró a su alrededor—. Ahora tenemos toda ésta. Nathan ama a los Rileys. Ellos lo han aceptado como parte de ellos y así lo hicieron desde el principio.

una capacidad infinita de amor y aceptación. —Y con el nuevo bebé que viene, me siento como la mujer más afortunada en vida. A él o ella nunca le faltará amor. Savannah vio a Cole encajonado entre su padre y su tío, hablando con Ty en el bar. Sus miradas estaban pegadas a la acción en el televisor—. Puedo ver por qué. — ¿Tienes una gran familia, Savannah? —le preguntó Alicia. Savannah quitó su atención de Cole y vio de nuevo a las mujeres—. No. Fuimos sólo yo y mi madre. —Así que esto puede ser abrumador para ti. —En realidad no. Me parece todo un poco maravilloso. Tara se echó a reír—. Así me pareció la primera vez que me reuní con ellos. Tengo que admitir que no fue sólo de Mick de quien me enamoré, fue de toda su familia. Y cuando Mick y yo decidimos casarnos, nos dimos cuenta de que sería mejor que nos mudáramos aquí, por el bien de Nathan y mío. —Mick juega para San Francisco, ¿no?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Savannah podía imaginar que lo habrían hecho. Los Rileys parecían tener

331


El Club de las Excomulgadas —Sí. Y ahí es donde estaba mi negocio. Pero él sabía lo mucho que su familia significaba para mí, y para Nathan. Y su temporada sólo dura unos pocos meses al año. Con sólo la mitad de sus juegos en casa, tenía sentido hacer nuestro hogar aquí, donde estaba la familia. Ahora que estoy embarazada, estoy tan contenta de que estemos en St. Louis. De lo contrario, estoy bastante segura de que su madre hubiera hecho sus maletas y se hubiera ido a vivir con nosotros. Savannah se rió—. Supongo que está emocionada.

de Tara se llenaron de lágrimas y parpadeó—. Lo siento. Son las malditas hormonas. Alicia puso su brazo alrededor de Tara—. Creo que es normal que sea así cuando estás embarazada, cariño. —Oh, dios, no estás teniendo ganas de llorar otra vez, ¿verdad? —Liz jaló un asiento de la mesa y besó la mejilla de Tara—. Lo juro por Dios, mujer, eres como un grifo caminante. —Lo sé. No puedo evitarlo. Todo me hace feliz últimamente, y cuando estoy feliz, lloro. —Tara miró al otro lado de la mesa, a Savannah, y se encogió de hombros—. Lo siento. —No creo que debas pedir perdón por ser feliz. O por estar embarazada y estar hormonal. —Gracias. —No la animes. Llorará más. —Liz volvió su mirada hacia Tara y le guiñó un ojo. Tara le sacó la lengua a Liz—. Será así por lo menos durante cuatro meses y medio más. Aguántate y lidia con ello. —Si tengo que hacerlo. Las cosas que una futura-tía debe tolerar.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Más allá de emocionada. Lo que a su vez me emociona a mí. —Los ojos

332


El Club de las Excomulgadas El estómago de Savannah se tensó. Habría pagado todo el dinero que tenía por haber sido parte de una familia grande como esa, por haber podido celebrar los triunfos, juntarse y hablar de bebés y de maridos y de todo. Por tener hermanas, incluso políticas. Por tener una familia. Sus familias de crianza habían sido temporales. Habían sido agradables en aquella época, pero no permanentes. Cuando ella se iba, no había habido ningún vínculo, nada a que regresar. Como siempre, había estado

Respiró hondo y lo descartó. Esta no era su familia y no iba a serlo. Sonrió cuando Jenna se acercó y se dejó caer en una silla. —Oh. Mi. Dios. Este lugar es una pesadilla esta noche. — ¿Por qué estás siquiera trabajando? —le preguntó Liz—. ¿No deberías estar dándole las tareas a tu nuevo gerente y llevando tu dulce trasero al nuevo lugar? Ella se encogió de hombros—. Es el primer juego de Mick y quería estar aquí. El nuevo lugar va muy bien, y Dave necesitaba ayuda, así que sólo me metí para ayudar detrás de la barra, luego quedé atrapada en la plática con los clientes habituales. Los viejos hábitos tardan en morir, ya sabes. — ¿Cuál nuevo lugar? —le preguntó Savannah. Jenna se volvió hacia ella—. Hola, Savannah. Estoy tan acostumbrada a simplemente lanzarme en medio de una conversación familiar que se me olvida que puedes no estar acostumbrada. —No hay problema —contestó Savannah con una sonrisa. —Bien. De alguna manera tenemos que acostumbrarnos a eso con esta familia. De todos modos, me alegro de que hayas podido venir esta noche. Cole me dijo que te traería.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sola.

333


El Club de las Excomulgadas — ¿En serio? —Lo hizo —dijo Jenna meneando las cejas—. En respuesta a tu pregunta, abriré un nuevo club. Un club de música. Bien, es más que un club de música. Es más parecido a un lugar del estilo karaoke85, donde la gente puede venir y mostrar sus talentos. Savannah captó la emoción en los ojos de Jenna, la forma en que se retorcía en su silla cuando hablaba sobre el club—. Qué emocionante para ti. Suena como

Jenna sonrió—. Gracias. Estoy muy emocionada al respecto. Por supuesto, al mismo tiempo también estoy planeando mi boda. No hay nada como hacer un poco de malabarismo a gran escala86. —Oye, es por eso que tienes familia. Para podamos ayudarte —dijo Tara. —Por favor. Estás ocupada estando embarazada. Tara hizo rodar los ojos—. Y eso me hace, ¿qué? ¿Incapacitada? ¿Descerebrada? ¿Incapaz de hacer lo que mejor sé hacer? Para tu información, puedo estar embarazada y planear tu boda al mismo tiempo. El bebé nacerá en enero y tu boda no es sino hasta finales del próximo año. Para el momento en que este pequeño llegue, estaré de nuevo en pie y lista para encargarme de los detalles finales. Liz miró a Savannah—. Cree que es una especie de superhéroe. Todos pensamos que está demente. —No lo sé —dijo Savannah—. Ella se ve muy capaz para mí. Apuesto a que puede manejarlo. Tara asintió—. ¿Ves? Savannah cree en mí.

85 86

Forma de cantar con pistas de canciones, donde la persona va siguiendo la letra de la misma. Se refiere a que está haciendo varias cosas importantes a la vez.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

un lugar único y muy divertido. No puedo esperar para ir a visitarlo cuando abra.

334


El Club de las Excomulgadas —Oh, yo creo en ti, cariño —dijo Jenna, acariciando la mano de Tara—. Simplemente no quiero que te excedas. ¿No es suficiente con tener un nuevo bebé al que cuidar? —Mamá y Liz y tú ayudarán. Tendré a un montón de gente para ayudarme con el bebé, y Dios sabe que Mick estará todo el tiempo encima del bebé cuando él o ella llegue. Así que, ¿ves? Tendré tiempo de sobra para lidiar con la boda. Para cuando Cole volvió para arrastrarla fuera de la silla, ella estaba

—Hola —saludó Jenna—. ¿A dónde vas con Savannah? —Es el medio tiempo, Srta. No-es-de-su-incumbencia. Me la llevo a dar un paseo. —Claro que sí —dijo Liz—. ¿Los veremos de nuevo esta noche? Cole rió—. Sí. Me comprometo a traerla de vuelta. Él la dirigió hacia el fondo de la sala, con los labios cerca de su oído—. Las mujeres te absorbieran en su vórtice con su charla femenina y pronto te perderé para siempre. Lo siguiente que sabrás, es que Jenna te enganchó para ayudarla con el club de música. —Soy muy buena en relaciones públicas y en la creación de imagen, ya sabes. Podría ofrecerle alguna ayuda. —No le digas eso. Hundirá sus garras en ti y nunca te dejará ir. Ella se echó a reír mientras él la conducía por la puerta trasera y hacia el jardín. Había mesas acomodadas allí, lugares para que la gente comiera y bebiera con vista a un hermoso jardín con árboles y flores. Por supuesto, nadie estaba allí esa noche ya que había un juego en marcha. En el interior era estridente. Allí afuera estaba tranquilo y silencioso. Tan diferente como la noche y el día.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

sumergida en las charlas de la boda y del bebé y se sentía reacia a marcharse.

335


El Club de las Excomulgadas —Esto es agradable. —Todavía está caluroso en el exterior, por lo que no hay nadie aquí. Bueno, eso y el juego, por supuesto. —Por supuesto. Y veo que el equipo de Mick está haciéndolo bien. —Así es. Van ganando por catorce puntos en la primera mitad. Ella se volvió para mirarlo—. ¿Y me trajiste hasta aquí para darme una

Él se echó a reír—. No. Quería que fueras toda para mí por un minuto o dos. — ¿En serio? ¿Y para qué? Él dio un rápido vistazo a la puerta y luego la empujó contra la pared—. Para esto. Sus labios se encontraron con los suyos y ella terminó con sus dedos en su pelo. No se habían tocado esa noche y extrañaba el contacto. Ahora, cuando su lengua tocó la de ella, su cuerpo se encendió con pasión. Tal vez era porque su familia estaba a sólo unos metros de distancia, una multitud de personas que podían irrumpir allí en cualquier momento. La emoción de lo prohibido, tal vez, o quizás era porque anhelaba su boca sobre la suya y sus manos sobre su cuerpo, pero ella le pasó las manos sobre sus hombros y brazos, deseando que estuvieran en su casa o en la de él para poder tenerlo en ese momento. Cuando él se apartó, la mirada entrecerrada de sus ojos y su respiración agitada le dijeron que él sentía lo mismo. —Maldita sea, me gustaría que estuviéramos solos en este momento —dijo él mientras agarraba su cintura y la atraía hacia él. Su erección hizo que su clítoris palpitara. —Yo también. —Ella levantó la mirada hacia él—. Te deseo, Cole.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

actualización del marcador?

336


El Club de las Excomulgadas Él miró a su alrededor, y luego la tomó de la mano y la condujo por el costado del edificio, arrojándolos en la oscuridad. — ¿Qué tal aquí? —Él envolvió su brazo alrededor de ella y apretó su trasero, atrayéndola contra esa parte caliente y dura suya que le hizo morderse el labio inferior. Ella sabía lo que estaba sugiriendo, y un par de meses atrás, nunca habría ido a por eso. En el exterior, no. ¿Con un bar lleno de gente sólo a una corta poco por aire o para fumar un cigarrillo o para hacer una llamada telefónica. Pero su cuerpo latía por él, y ella confiaba en él para cuidarla. Ella se levantó y apretó sus labios contra su garganta—. Sí. Aquí. Cole no creía que Savannah realmente accediera. Pero tan pronto como dijo que sí, él desabrochó el botón de sus vaqueros y metió la mano en el interior, sumergiendo sus dedos en su calor húmedo. Mantuvo su enfoque en su cara, viendo cómo sus ojos se abrían, cómo sus labios se separaban cuando encontró su centro y lo frotó con la palma de su mano mientras metía sus dedos dentro de su vagina. Ella agarró su muñeca; él pensó que ella sería demasiado cautelosa para hacer esto aquí. Debería haberlo sabido mejor. Ella lo mantuvo estable y meció la pelvis hacia sus dedos, jadeando mientras él se empujaba más profundo. Ella apoyó la cabeza en su pecho mientras él bombeaba dentro de ella. —Cole. Oh, Dios, eso hará que me corra. Su pene se sentía tan duro como los ladrillos detrás de ellos, y si él no conseguía estar en su interior enseguida iba a correrse también, directamente en los malditos pantalones. Sus bolas temblaban cada vez que ella dejaba escapar uno de sus pequeños y atractivos gemidos y jadeos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

distancia? Ni por casualidad. Cualquiera podía caminar al exterior en busca de un

337


El Club de las Excomulgadas Ella le susurraba, sujetándose a su camisa como un salvavidas y montando sus dedos con fuerza, derramando jugos calientes sobre él mientras se tensaba y se estremecía. Ella inclinó la cabeza hacia atrás y él la besó cuando ella exclamó su clímax, absorbiendo sus gritos, deslizando su lengua en su boca mientras se sacudía y temblaba con la fuerza de su orgasmo. Maldita sea, eso era bueno. Él retiró sus dedos y le permitió observar mientras él los lamía.

pantalones vaqueros hacia abajo y lamer tu vagina y hacer que te corrieras otra vez. Ella se estremeció contra él—. Me gustaría que me hicieras eso aquí afuera. Le gustaban sus pequeños pensamientos malvados y deseó poder seguir adelante con ellos. Pero tenían una cantidad limitada de tiempo y tenía que estar dentro de ella. Así que le bajó los pantalones de una sacudida, abrió los suyos propios y tomó un condón del bolsillo. Se lo puso y la empujó contra el edificio, le separó las piernas lo más que pudo y penetró en su calor resbaladizo. —Oh —dijo ella, clavándole las uñas en los brazos mientras su vagina se apretaba en torno a su eje. Él deslizó su mano bajo su camisa, tirando de su sostén a un lado para acariciar su pezón con los dedos. —Cole. Sí. Oh, sí. Su acoplamiento fue rápido y furioso. Él pasó su mano alrededor de su trasero, protegiendo su piel del ladrillo mientras la penetraba con fuerza, sus bolas llenándose rápidamente con su semen. Él se estrelló contra ella, liberando su agarre sobre su seno para poder agarrar de su pelo y tirar de su cabeza hacia atrás para darle un beso severo. Ella le dio exactamente lo que obtuvo, gimiendo contra él y volviéndolo loco. Él sintió que ella se tensaba, supo que se correría de nuevo por los sonidos que hacía. Él no pudo aguantar y se dejó ir, su clímax fue tan fuerte y rápido que hizo que sus piernas trastabillaran. Se apoyó en ella y le dio todo lo que

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Me gusta la forma en que sabes, Peaches. Me gustaría poder tirar de tus

338


El Club de las Excomulgadas tenía, impulsándose en su interior con un último empuje, duro, y vaciándose con un fuerte gemido. Él necesitó un minuto para recuperar el aliento. Los dos estaban jadeando. Savannah levantó la mirada hacia él, la de ella tan confiada y abierta y llena de una emoción que no podía nombrar. —Wow —susurró ella, curvando los labios en una sonrisa sensual.

—Mi pelo es un desastre. Y estoy segura de que estoy sonrojada en centenares de tonos de rosa —dijo ella. Él la atrajo hacia sí y la besó de nuevo, esta vez lento y calmado, que era lo único que había querido hacer cuando la había llevado afuera—. Te ves hermosa, como siempre. —Siempre sabes qué decir. —Sus labios se curvaron en una sonrisa cálida que nunca dejaba de darle un puñetazo en el estómago. Él tomó su teléfono—. El medio tiempo se ha acabado. Debemos volver a entrar antes de que alguien venga a buscarnos. Metió la mano entre las suyas y la llevó de regreso en torno a la puerta trasera. Pero lo que realmente quería hacer era llevarla a su casa y hacerle el amor de nuevo, esta vez lentamente, sin ropa, para poder amar cada centímetro de su cuerpo. Haría eso más tarde.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí. —Él enderezó sus prendas.

339


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veinte Cuatro partidos en la temporada, y los Traders se mantenían invictos. Todavía era pronto, pero Cole tenía una corazonada. El equipo estaba funcionando a toda máquina. La defensa era una bestia, impedía que los otros equipos anotaran puntos, o sí lo hacían, que éstos fueran pocos. Los sacks87 registrados estaban por las nubes, siendo su mejor temporada hasta ahora. La carreras hasta el juego aéreo. La línea ofensiva conseguía hacer agujeros por todas partes y le proporcionaba a Cassidy mucho tiempo para que permaneciera en el pocket88 y lanzara pases limpios. Era una combinación que funcionaba a la perfección. Incluso habían ganado de visitantes. Luego de dos partidos seguidos fuera de casa, el equipo confiaba en que no habría a nadie a quien no pudieran superar. Y Cole sabía, después de haber jugado en la NFL por un montón de años, que la confianza lo era todo en este juego. Tenías que creer que podías ganar. Todos ellos creían que podían ganar. Mientras él había estado jugando, Savannah había trabajado en la creación de su fundación. Los papeles habían sido procesados y estaban dispuestos a comenzar con el primer patio y en el centro comunitario. Le habían aconsejado que esperara a iniciar las obras cuando estuviera fuera de la temporada, pero una vez que la idea se hubo formado, él no quiso posponerla. Puede que él no pudiera dedicarse a trabajar mucho en ello durante la temporada como lo haría si no estuviera jugando, pero no tenía sentido retrasarlo. Cuanto más rápido se completaran los patios de juego, más pronto tendrían los niños a donde ir.

87

88

Es una estadística en el fútbol americano que se le adjunta a un jugador/es de la defensa cuando éste/os tiene/n contacto físico con un mariscal de campo (quarterback), provocando que el primero sea descartado al contactar con el segundo tras la línea donde comenzará la jugada. Es un área detrás de la línea de inicio de las jugadas, donde el mariscal (quarterback) es protegido de los defensas del otro equipo por la línea ofensiva de su propio equipo. Visto desde arriba, parece como si el mariscal estuviera en un “bolsillo” de protección detrás de la línea ofensiva.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

ofensiva estaba en su máximo rendimiento por donde se la mirara, desde las

340


El Club de las Excomulgadas Después de la práctica de ese día se reuniría con Savannah, con los contratistas, y con la familia, amigos y compañeros de su equipo en el patio de juegos. Se ensuciarían las manos. Estaba ansioso por ponerse de manos a la obra. El concreto ya había sido colocado y la construcción del centro comunitario se había iniciado, pero mientras tanto, ellos trabajarían en la limpieza del área exterior dónde iría el patio de juegos. Eso significaba cortar el pasto, quitar hierba y limpiar la basura.

más para él de lo que podía decir. Savannah había sido quien se los había mencionado. Él nunca habría pensado en comentarles nada, pero todos habían salido a cenar una noche después de un partido en casa, y ella había sacado el tema y les había dicho que le serviría tener algunos voluntarios para limpiar el terreno. Su línea ofensiva entera se había ofrecido y había dicho que lo ayudarían. También lo había hecho Grant Cassidy, el mariscal de campo. Así como Kenny, Jamarcus y Lon. Lo habían sorprendido. Savannah había puesto la mano en su brazo y le había dicho que eso significaba tener amigos. Él estaba comenzando a darse cuenta de eso. La gente lo respaldaba ahora, tanto dentro como fuera del campo. Otra cosa que tenía que agradecerle a ella. Recogió a Savannah y llegaron al lugar con tiempo suficiente para revisar los planes con el contratista. Todo iba yendo en tiempo y estaba a la orden. El centro comunitario tardaría cerca de seis semanas en construirse. La fundación ya estaba en el proceso de contratación de personal para éste. Todo estaba cayendo en su lugar. Sus compañeros de equipo y la familia llegaron, y todo el mundo se puso en seguida a limpiar escombros y rocas.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Que sus compañeros de equipo se hubieran ofrecido a ayudarlo significaba

341


El Club de las Excomulgadas —Algunas de estas cosas son pesadas —le dijo él a Savannah cuando ella se inclinó para tratar de recoger una piedra. Que no se movió. —Tienes razón. No hay manera de que alguien pueda levantar esto. Necesitaremos un cargador. Kaman, uno de sus hombres de línea, le dio un codazo a Savannah para que saliera del camino—.Yo me encargo. —Tomó la roca como si no pesara nada y la cargó hasta el contenedor de basura.

Savannah estaba disfrutando como nunca. Mucho de lo que hacía implicaba sentarse en una computadora, desafiando a su mente. Era agradable salir y trabajar con las manos. Incluso con los guantes puestos su manicura se arruinó, pero podía conseguir que se la arreglara más tarde. Y el pasar tiempo con la familia y los amigos de Cole era siempre un plus. No sólo se habían presentado los miembros de su equipo, sino que la familia de Cole estaba aquí también. Tara, Jenna, y Elizabeth, todas habían saludado a Savannah a su llegada, y Savannah había vislumbrado a la hermana de Cole, Alicia, a sus padres e incluso a su tía y a su tío. Savannah se acercó a ellos, durante su descanso para tomar un poco de agua. Alicia estaba allí hablando con Tara, quien estaba a cargo de la carpa de bebidas, debido a que había recibido instrucciones estrictas de Mick de no hacer ningún trabajo pesado. — ¿Cómo va todo por ahí? —preguntó Tara. —Bien. Todo el mundo está haciendo un gran trabajo. Tara suspiró—. Y aquí estoy yo, repartiendo botellas de agua. Alicia se echó a reír y empujó un pelo errante lejos de su cara empapada de sudor—. Difícilmente puedas mover bultos en tu condición.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Savannah miró a Cole, quien se encogió de hombros y sonrió.

342


El Club de las Excomulgadas —Lo sé, pero es frustrante. No estoy incapacitada. Estoy embarazada. Estoy sana. Hago yoga. Trabajo todo el tiempo. —Pero no puedes levantar objetos pesados. ¿Y si alguien te golpea con una de esas viejas tuberías metálicas oxidadas o con una mesa? —le preguntó Savannah. —Lo sé. Tienes razón. Estoy más segura aquí. Solo me estoy quejando un poco. —Tara les entregó un par de aguas a algunos de los jugadores que se

Se compró pizza para el almuerzo. Los chicos se acercaron, tomaron varias piezas, luego se alejaron para charlar y comer, dejando a las mujeres sentadas en la carpa. Savannah estaba más que feliz de tomarse unos minutos para sentarse. Estaba en buena forma física, pero todas las agachadas y levantadas eran duras. Su espalda la mataría esa noche. —Estoy agotada ya —dijo Liz mientras se pasaba la servilleta por los labios—. No podré trabajar durante una semana. Alicia se echó a reír—. Conozco el sentimiento. El pilates89 nunca fue tan intenso. —Estaba pensando lo agradable que se sentirá un baño caliente esta noche —comentó Jenna. —Entonces, tal vez ya no estaré celosa de ustedes —dijo Tara, mordiendo un pedazo de pizza de queso—. El bebé hace que mi espalda me duela lo suficiente. Jenna estiró la espalda y dejó escapar un gemido—. Entre esto y el trabajo que estamos haciendo en el nuevo club, estoy dispuesta a izar la bandera blanca. Pero terminaré en gran una forma cuando hayamos terminado.

89

Es un sistema de entrenamiento físico y mental creado a principios del siglo XX por Joseph Hubertus Pilates, quien lo ideó basándose en su conocimiento de distintas especialidades como gimnasia, traumatología y yoga, uniendo el dinamismo y la fuerza muscular con el control mental, la respiración y la relajación.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

detuvieron en la carpa.

343


El Club de las Excomulgadas Liz puso los ojos en blanco—. Perra, por favor. Eres un palo. Jenna flexionó sus bíceps—. Sí, pero soy un palo con unos músculos de acero ahora. Savannah se rió. — ¿No es divertido estar con nosotras, Savannah? —le preguntó Alicia—. ¿Todas esas peleas y comentarios maliciosos?

hermano. Savannah miró a Liz boquiabierta—. No puedo creer que hayas dicho eso. Los labios de Alicia temblaron mientras contenía una sonrisa. —No lo puede creer, pero tampoco lo ha negado, ¿cierto? —preguntó Tara. —Me di cuenta de eso —dijo Jenna—. Así que, vamos. Cuenta. Pero no con demasiados detalles. Cole es mi primo. Tuve bastante de eso con Liz a quien le gusta seguir y seguir y hablar de su vida sexual con mi hermano. —Oye —dijo Liz—. Tengo que hablar con alguien acerca de Gavin. Tara dejó escapar una risita suave—. Puedes hablar conmigo, sabes. —Y lo hago. Pero me gusta molestar a Jenna. —Bruja. —Jenna tiene un punto, sin embargo. Todas tenemos curiosidad, pero debido a que Cole es mi hermano, mantén el detalle sexual en el mínimo —dijo Alicia, inclinándose hacia adelante en su silla—. ¿Cuánto tiempo ha estado sucediendo esto? Cuatro pares de ojos se enfocaron intensamente en ella.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí, pero a ella no le importa, porque está teniendo sexo caliente con tu

344


El Club de las Excomulgadas No había planeado decir algo sobre ella y Cole. Hasta que Liz lo había sacado a colación. —Así que, vamos, Savannah, cuenta —dijo Tara—. Quiero saber los detalles sobre Cole al poner esa expresión de ensueño que dice: “estoy-teniendomucho-sexo” en tu cara. Alicia apoyó la cabeza entre las manos—. Oh, mierda. No quiero pensar en mi hermano teniendo sexo.

los detalles jugosos —se quejó Jenna—. Al menos, el tono de voz de Tara es bajo y sólo se adhiere a los hechos románticos. —Guardo los detalles sexuales intensos para mis conversaciones con Liz — dijo Tara. —Sí, cómo por ejemplo, de cómo se embarazó. Esa fue buena. Estaban solos en la casa una noche. Nathan había pasado la noche con un amigo y Mick le sugirió que se desnudara. Ni siquiera llegaron arriba, por lo que… —Oh. Mi. Dios. No quiero saber cómo mi futura sobrina o sobrino fue concebido. —Jenna cerró los ojos y negó con la cabeza. Savannah se echó a reír mientras Jenna se ponía los dedos en los oídos y empezaba a cantar. —Todas ustedes me dan risa. —Y estamos impidiendo que tú nos des tus propios detalles jugosos —Tara le recordó—. Así que habla. —Oh. Bueno, no hay nada que decir, la verdad. Estamos… viéndolos el uno al otro. Liz la miró—. Ese es un concepto amplio.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Exactamente lo que siempre le digo a Liz. Ella me ignora y va directo a

345


El Club de las Excomulgadas Alicia alzó una ceja—. ¿Qué significa eso exactamente? —No lo sé exactamente. Aparte de que estamos viéndonos. Por ahora. — ¿Eso significa que es sólo temporal? Ella volvió su mirada hacia Tara—. No puedo responder a eso, porque no lo sé. Él tiene su carrera y yo la mía. —Bueno, cariño, todos tenemos carreras —dijo Liz, dándole el tipo de conversación—. ¿Qué tiene eso que ver contigo follándole los sesos o con enamorarte profundamente? — ¿Amor? ¿Quién dijo algo sobre amor? Sólo estamos teniendo sexo. Tara soltó una risita—. ¿Y cómo es el sexo? Alicia empujó su silla hacia atrás y se levantó—. Esa es mi señal para volver a trabajar. —Voy justo detrás de ti —dijo Jenna. —Cobardes —les gritó Liz. Jenna le mostró el dedo. Liz se echó a reír, y luego se volvió hacia Savannah—. Así que, acerca del sexo... —No les diré nada sobre mi vida sexual con Cole. — ¿Por qué no? Todas hablamos de la nuestra. Ella miró a Tara, quien dijo—: Es cierto. Somos como hermanas, y cuando estamos con problemas o necesitamos asesoramiento sobre nuestros hombres, acudimos a la otra.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mirada paciente que se podría dar a un niño que no entiende el tema de la

346


El Club de las Excomulgadas —No estoy preocupada. Tampoco necesito consejo. No por el momento. Pero muchas gracias por la oferta. Liz miró a Tara—. No creo que nos vaya a dar los detalles escabrosos del sexo. Tara suspiró, se recostó en su silla y puso sus manos sobre su estómago—. Parece que no. Estoy muy decepcionada. Savannah les dio una mirada inexpresiva. Pero Tara se rió, y lo mismo hizo

—Estamos tomándote el pelo. —Oh. —En realidad, mujer, necesitas relajarte. Ella dejó escapar un suspiro—. Sí, ¿no? Tara se levantó y se estiró—. Uno pensaría que con todo el sexo que estás teniendo te habría relajado un poco la tensión. Savannah dejó escapar un bufido, se llevó la mano a la boca, y luego estalló en una carcajada—. Oh, dios. Es así. Realmente lo es. —Obviamente necesitas más que eso, entonces. ¿Tal vez un poco más de sexo público, como del tipo que tuvieron detrás del bar la otra noche? Los ojos de Savannah se abrieron como platos—. ¿Qué? Tara se acercó y puso su brazo alrededor de Savannah—. Todos tratamos de escaparnos durante las reuniones familiares, cariño, pero esta familia está demasiado llena de ojos de águila. Los labios hinchados, el pelo desordenado y la mirada de “tuve-una-gran-follada” en tu rostro son un claro indicativo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Liz. Liz le dio un manotazo en la pierna.

347


El Club de las Excomulgadas Ella sintió el rubor delator arrastrarse hasta su cuello y mejillas—. Sabía que salpicarme agua fría en la cara y arreglarme rápidamente el pelo en el baño no engañaría a nadie. —Oh, probablemente engañó a unos pocos —dijo Liz—. Pero no a nosotras. Hemos estado allí, hemos hecho eso. Todas sabíamos que estaban teniendo un rapidito caliente en el jardín. —Yo estaba celosa, ya que mi hombre tuvo un partido fuera de casa —dijo

Savannah suspiró—. Lo fue. Tara asintió—. Gracias a Dios que alguien sigue consiguiendo grandes cantidades de sexo, entonces. Mick tiene dos partidos fuera de casa antes de regresar. Y en poco tiempo seré tan grande como una casa. —Y él todavía estará saltando sobre tus huesos hasta que estés lista para hacer salir a ese bebé —dijo Liz. Tara sonrió—. Probablemente. Savannah amaba a estas mujeres más y más con cada minuto que pasaba con ellas. Pero cuando sintió las manos fuertes, cálidas y muy masculinas en sus hombros, se estremeció y echó la cabeza hacia atrás, sabiendo ya de quién eran esas manos. —Hola. —Hola a ti también. ¿Terminaron con su plática de chicas? Su mirada se encontró con la de Liz y la de Tara, mientras ambas le dedicaban una sonrisa de complicidad—. Creo que hemos terminado.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Tara—.Espero que fuera bueno.

348


El Club de las Excomulgadas —Bien. Quiero mostrarte algo. —Por supuesto. Las veo más tarde. Se despidieron con la mano y ella fue a través del patio de juegos con Cole. Una gran cantidad de escombros habían sido retirados por los chicos y por el cargador que habían traído, y el terreno estaba casi desnudo.

Él le dirigió una sonrisa—. Así es. Vendrán a cavar aquí, después aplanarán el área para nivelar el terreno. —Extendió los planos para ella, y aunque ella ya los había repasado, le encantaba escuchar la emoción en su voz cuando hablaba de todo los aparatos de juegos que pondría en su lugar. Él era tan diferente ahora, estaba tan centrado en hacer cosas por los demás. Y sus compañeros de equipo, sus amigos, seguían interrumpiéndolos, haciéndole bromas en el buen sentido, al igual que preguntas acerca de qué hacer después. Ella se quedó fuera de su camino y dejó que él hiciera su trabajo. Para cuando terminaron por ese día, ya estaba oscureciendo. Debido a que su tío y su tía les habían extendido la invitación, Cole invitó a todos al bar Riley para cenar y beber. La mayoría de los chicos fue. Tara estaba cansada, así que se fue a casa. Jenna estaba feliz de no estar trabajando en el bar, y en vez de ello, ser un cliente. Se reunieron en una mesa, comieron hamburguesas, y platicó con los padres de Cole y su tía y su tío. —Ustedes dos están llegando a ser una pareja conocida —dijo la madre de Cole, mientras terminaban su comida—. Estoy teniendo un indicio de que hay algo más que una relación de negocios allí.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Wow. Un logro enorme el de hoy.

349


El Club de las Excomulgadas Savannah no respondió, sólo miró a Cole, quien se encogió de hombros y dijo—: Ya sabes, mamá, puede que tengas razón en eso. Pero eso es entre yo y Savannah. —Sí, buena suerte con eso —dijo Jenna—. ¿Alguna vez has visto que la familia estuviera al margen de una relación? — ¿Disculpa? —Interrumpió la tía de Cole, Kathleen—. Nunca he interferido. Sólo he ofrecido consejos un par de veces.

Ty pasó un brazo alrededor de Jenna—. Tu familia es impresionante. Y ayuda en el departamento de las relaciones cuando se necesita un empujón. Jenna arqueó una ceja ante Ty—. ¿Estás insinuando que necesité un empujón? —Más bien como una patada en el trasero —dijo la madre de Jenna. Ty soltó un bufido y Jenna lo miró y luego dijo—: Bueno, puede que tengas razón en eso. —Cariño, siempre tengo la razón. Jenna hizo rodar los ojos. —Los Rileys nunca se meten donde no son bienvenidos —dijo la madre de Cole—. Sólo pregunté si Cole y Savannah estaban saliendo. Cole puso su brazo alrededor de Savannah—. Estamos saliendo. Asunto cerrado. —Creo que nos acaban de pedir que nos ocupemos de nuestros asuntos, Cara —dijo Kathleen.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Jenna resopló—. Claro, mamá. Lo que tú digas.

350


El Club de las Excomulgadas Cara se echó a reír—. Creo que tienes razón. —Cara se volvió hacia Savannah y le apretó la mano—. Pero he de decir que has sido muy buena para mi hijo, así que espero esto dure un tiempo muy largo. Ella no pudo pensar en nada que decirle a su madre que no fuera—: Gracias, Sra. Riley. Su estómago se apretó. Todo esto se sentía tan bien, tan natural. Estar cerca de su familia la hacía desear más cosas de lo que jamás esperó obtener.

Como bien sabía, las cosas podían cambiar rápidamente, y todas sus esperanzas podían desaparecer. Siempre era mejor ser realista. Después de la cena todos se fueron. Los chicos tenían práctica temprano por la mañana, y había sido un día muy largo. Cole la llevó a su casa. — ¿Quieres entrar? —le preguntó ella cuando él la acompañó hasta la puerta principal. —Sabes que quiero. Ella cerró la puerta detrás de él. — ¿Algo para beber? —No. —Él se dirigió a su dormitorio. Curiosa, ella lo siguió allí. Él se quitó la camisa, se quitó los zapatos y se metió en su cuarto de baño, donde abrió la ducha. —Por supuesto, siéntete como en casa. Él se detuvo a mitad de camino de quitarse la camisa—. Estoy sucio y sudoroso después de hoy. Necesito una ducha. ¿Tengo que pedir permiso? Sus labios se curvaron—. No. Yo también podría necesitar una.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Pero esta no era su familia, así que tenía que dejar de tener esperanzas.

351


El Club de las Excomulgadas —Entonces desnúdate y entra aquí. Él se bajó los pantalones y se metió en la ducha. Ella tardó menos de treinta segundos para despojarse de su ropa. Cuando abrió la puerta de la ducha, él le tendió la mano y la ayudó a entrar. La ducha era cálida y húmeda, y su cuerpo estaba caliente y olía a sudor. Le encantaba el olor de un hombre que había trabajado duro. Él la jaló bajo el agua

—No tengas tanta prisa. Déjame hacer eso —dijo él, tomando el champú de su mano y vertiendo un poco en la suya. Ella cerró los ojos y se sumergió en la experiencia. Ningún hombre le había lavado el pelo antes. El de la estética lo hacía, por supuesto, pero esa era decididamente una experiencia diferente. Sus manos eran más grandes, y un poco más ásperas, pero le gustaba la sensación de él frotándole la cabeza. Sus movimientos eran más sensuales, como si estuviera disfrutando de la experiencia en lugar de simplemente hacer su trabajo. Él inclinó su cabeza hacia atrás bajo el agua, enjuagándole el cabello, después le aplicó acondicionador, deslizando sus dedos por los mechones de su cabello. Se lo enjuagó otra vez, luego se enjabonó las manos con gel de baño y le dio la vuelta para poder lavar su espalda. Una vez más, se tomó su tiempo, frotándole la espalda, masajeando con sus fuertes manos los doloridos músculos de sus hombros. Ella se apoyó en él y cada nudo se desvaneció bajo la fuerte presión de sus dedos. Y cuando él hizo rodar el puño hacia el centro de su espalda, ella puso las palmas de las manos contra la pared de la ducha, ciertamente sus rodillas iban a ceder. —Eso se siente tan bien. ¿Fuiste terapeuta en otra vida? —No. Simplemente me gusta tocarte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

para mojar su cuerpo. Ella agarró el champú.

352


El Club de las Excomulgadas Él agarró los globos de su trasero y se los apretó suavemente, masajeándolos. Sus pezones se endurecieron. — ¿Tengo que pagar extra por eso? —preguntó ella. —Me puedes darme una propina más tarde. Ella movió su trasero contra su erección—. Creo que eres el único que tiene una propina90 para mí.

enjabonó sus senos—. Creo que te estás volviendo un poco descarada conmigo. Ella levantó los brazos, jadeando ante la sensación mientras le lavaba los senos. Sus pezones, tan sensibles a su toque, le dolieron. Él tomó el spray de mano y la enjuagó, luego se inclinó y tomó un pico en su boca, chupándolo hasta que ella gimió de placer. Luego tomó el spray y apuntó entre sus piernas. Los ojos de ella se abrieron ampliamente y jadeó. — ¿Tú te masturbas de esta forma? He oído que las mujeres lo hacen. Ella le ofreció una sonrisa malvada—. Por supuesto que sí. Es muy útil cuando estoy en un apuro y necesito un orgasmo. —Ella tomó el spray manual y lo puso de nuevo en su base—. ¿Pero por qué iba yo a querer hacer eso cuando te tengo aquí para hacerme llegar al clímax? Él pasó un brazo alrededor de su cintura y la besó, su lengua se sumergió en el interior de su boca para envolverse alrededor de la de ella. Ella no podía pensar en nada más que en el ritmo de su corazón, en el calor de su piel y en la firmeza de su cuerpo, que siempre la volvía un poco loca. Ella puso sus manos sobre sus hombros y se mantuvo firme mientras él deslizaba su mano entre sus piernas,

90

Juego de palabras, dónde ella insinúa que la erección de él es la que le dará a ella una recompensa.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él le dio la vuelta y vertió más gel de baño en sus manos, las frotó, y luego

353


El Club de las Excomulgadas provocándola con movimientos ligeros que aumentó su necesidad a un estado de excitación extrema. Y cuando él se dejó caer de rodillas y le abrió las piernas, ella se apoyó contra la pared de la ducha y lo miró. El agua se escurría por la parte frontal de ella y sobre Cole. Él levantó la cabeza para darle una sonrisa diabólica antes de poner su boca sobre su sexo. Oh, Dios, sí. Esto era justo lo que ella deseaba. Su lengua lamió su clítoris, cabeza girara. El vapor se elevó a su alrededor mientras él deslizaba dos dedos dentro de ella y la follaba mientras chupaba su clítoris. —Cole. No duraré mucho tiempo. Él no respondió, sólo la chupó y continuó follándola con sus dedos, implacable en su búsqueda del orgasmo hasta que ella no pudo contenerse. Ella se arqueó contra él y se dejó ir, soltando un grito ronco mientras se corría. Él la abrazó mientras cabalgaba las olas que siguieron y siguieron, enviando pulsos de dulce placer a través de su centro. Cuando él se levantó, la besó, permitiendo que se degustara a sí misma en su boca. Ella le lamió los labios y ahondó el beso, luego envolvió sus dedos alrededor de su rígido eje, acariciándolo hasta que él dejó escapar un gemido áspero. Le encantaba los sonidos que él hacía, amaba darle placer tanto como le encantaba recibirlo. Ella se puso en cuclillas, el agua lloviendo sobre ella mientras tomaba su pene con ambas manos y envolvía los dedos en torno a su eje, luego levantó la suave cabeza a su boca, inclinando la cabeza hacia atrás para mirarlo. Él estaba mirándola fijamente, con una expresión feroz mientras ella ponía la cresta entre sus labios y cerraba la boca sobre ésta. Se arrodilló en el piso de la ducha y se empujó hacia delante, tomando su pene en su boca mientras lo hacía.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

resbaladiza y caliente y la llevó hasta el borde tan rápidamente que hizo que su

354


El Club de las Excomulgadas —Cristo —susurró él, y luego colocó su mano sobre la parte superior de su cabeza. Ella se concentró en su pene, moviendo la lengua por las diferentes texturas mientras metía su eje más profundamente dentro de su boca. Líquido de sabor salado se derramó en su lengua cuando ella se retiró y lo lamió, jugando con la cresta haciendo rodar su lengua. —Me estás matando, Peaches —dijo él, y ella tarareó mientras lo tomaba acunar el saco de sus bolas, dándoles un suave apretón mientras empezaba a mover la boca una y otra vez. —Sí, sí —dijo él, usando su mano para guiar sus movimientos—. Chúpame más fuerte. Le encantaba cuando su voz se ponía brusca, cuando le daba esas órdenes que le decían lo que le gustaba. Le hacía estremecer la vagina, y que se le tensaran los pezones, al igual que sus pelotas se apretaban como nudos tensos en su mano. Ella se las apretó de nuevo, y tragó su pene hasta lo profundo de su garganta, usando su otra mano para acariciarlo mientras lo chupaba. —Oh, mierda, eso hará que me corra. Con más fuerza —dijo él. Ella lo hizo, dándole la succión que necesitaba. Y cuando él se empujó profundamente en su boca y se corrió, ella lo ordeñó, tragando su semen y sosteniéndose mientras él se mecía contra sus labios, temblando por la fuerza de su clímax. Él se apoyó en la pared y ella lamió lo último de su eyaculación de la punta de su pene, luego se levantó y lo besó como él la había besado anteriormente. Él la empujó contra la pared y devoró sus labios, lamiendo su lengua hasta que sus piernas se pusieron débiles y su clítoris tembló de necesidad.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

profundamente en su boca otra vez, entonces, extendió la mano más abajo, para

355


El Club de las Excomulgadas Ambos se lavaron, y Cole cerró la ducha. Salieron y se secaron con una toalla, luego Cole la llevó a la cama. —Espero que no estés muy cansada, porque no he terminado contigo todavía. Ella le sonrió y se dio vuelta, abriendo las piernas—. No estoy demasiado cansada. —Bien. Pero estás en la posición incorrecta. —Él lanzó una almohada en

El deseo la inflamó y la anticipación la llenó mientras colocaba su vientre encima de la almohada. Oyó a Cole rasgar la envoltura del condón, y entonces estuvo encima de ella, dentro de ella, y ella se elevó, empujándose hacia atrás contra él mientras su vagina aferraba su pene. —Mierda. Eso es bueno —dijo él, colocándose encima de ella para lamer el costado de su cuello. Él metió la mano debajo de ella para frotar su clítoris. —Haré que te corras de nuevo, Peaches. Después me correré dentro de ti. Intensamente. Ella se estremeció mientras él se empujaba profundamente, luego salía apenas para poder estrellarse en su interior otra vez, y cada vez tocaba su clítoris con una dulzura insoportable. Ella iba rodando hacia otro orgasmo, él la embestía con fuerza clavándola en el colchón, y ella deseaba que durara. —Con más fuerza —dijo ella, alejando la mano de él para frotarse su propio clítoris—. Agarra mis caderas y dámelo más duro. Él la levantó sobre sus rodillas para que ella tuviera un mejor acceso para hacerse alcanzar el clímax, y de esa manera, podría aferrarse a ella y empujarse más profundo en su interior. Y cuando él empujó, ella gritó, los escalofríos brotando en

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

medio de la cama—. Ponte boca abajo. Te deseo por detrás.

356


El Club de las Excomulgadas su cuerpo. Esta conexión entre ellos era intensa, casi insoportable. Y cuando él la agarró del pelo y tiró de su cabeza hacia atrás, eso sólo intensificó su placer. —Eres mía, Savannah. —Él se hundió profundamente. Oh, Dios—. Sí. —Mía. —Embistió con más fuerza en esta ocasión.

Cuando ella se hizo añicos, gritó. Cole hundió los dedos en sus caderas y se enterró dentro de ella, gritando mientras eyaculaba con una serie de rápidas embestidas. Ella se desplomó sobre la cama y él se fue con ella, cayendo a su lado. Estaba segura de que no podía respirar, por lo menos durante un minuto entero. Cuando pudo, se puso de lado y se quitó el cabello de su cara para poder mirar a Cole. Él tenía los ojos abiertos, o al menos parcialmente abiertos. —Estoy convencido de que estás tratando de matarme. Ella se echó a reír—. No estoy segura de quién está tratando de matar a quién. Él se fue sólo el tiempo suficiente para deshacerse del preservativo, luego volvió, apartó las mantas y empujó las almohadas más arriba en la cama, luego la arrastró contra su pecho. —Eres como nadie que haya conocido, Peaches. Ella dibujó círculos sobre su pecho—. Supongo que eso es un cumplido.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sí.

357


El Club de las Excomulgadas Él le dio un suave beso en los labios—. Significa que eres la mujer más increíble que he conocido. Eres especial para mí de una manera en que no puedo explicar. Ella se estremeció, tan complacida por el cumplido. Los dos se quedaron allí en silencio durante un rato. Ella se limitó a escuchar los latidos de su corazón. Simplemente estar allí con él era suficiente para ella.

Ella saltó en la cama—. ¿Qué? Sus labios se curvaron—. Ya me oíste. — ¿De dónde vino eso? —Es algo en lo que he estado pensando. Ella sonrió—. ¿En serio? —Sí. — ¿Y por qué has estado pensando en ello? Él se encogió de hombros—. Pasamos mucho tiempo, juntos. Obviamente... nos gustamos mucho. Somos compatibles. El estómago de ella cayó. Ninguna declaración de amor. Se gustaban el uno al otro. Eran compatibles. Por todo lo que acababa de decir, podría haber sido la publicidad de un compañero de cuarto. O de una mascota—. Ya veo. Él se movió para enfrentarla—. ¿Qué sucede? Ella se deslizó fuera de la cama y agarró su bata—. Nada. Sólo estoy cansada. Y tengo mucho que hacer mañana. Probablemente deberías irte.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Qué te parece si nos mudamos juntos?

358


El Club de las Excomulgadas Él se levantó de la cama, también, y se acercó a ella. Puso sus manos sobre sus hombros—. Peaches. Ella retrocedió—. En serio, Cole. Estoy cansada y necesito dormir un poco. —Es debido a lo que dije. Acerca de que nosotros viviéramos juntos. Estás asustada. —No. Estoy cansada. De verdad, tienes que irte.

—No. Él la estudió por un momento, luego asintió—. Está bien. Él agarró su ropa y se vistió. Ella lo siguió a la sala de estar y lo acompañó hasta la puerta. Él se volvió hacia ella. — ¿Quieres hablar de esto? Si no te gusta la idea de que vivamos juntos, está bien. Podemos mantener las cosas como están. Correcto. Dónde eran amigos y compatibles. Ella luchó contra las lágrimas—.Realmente tengo que dormir un poco. —Entonces hablaremos mañana. —Por supuesto. Él se inclinó para darle un beso, y ella apartó la cara. Sus labios rozaron su mandíbula. Ella vio la confusión y el dolor en su rostro, pero no podía hacerle frente a sus problemas en estos momentos. No cuando ella estaba a unos minutos de derrumbarse. —Hablaré contigo mañana.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Quiero quedarme esta noche.

359


El Club de las Excomulgadas Ella asintió con la cabeza y abrió la puerta—. Por supuesto. Buenas noches. Las lágrimas comenzaron a derramarse antes de que tuviera la puerta completamente cerrada. Estúpida. Nunca había sido sentimental, nunca lloraba por cosas como esa. Nunca había llorado por un hombre, porque ningún hombre jamás había significado algo para ella.

Él le había pedido que se mudara con él. Ese era un gran paso. Así que no se había puesto todo romántico y le había dicho que la amaba. Gran cosa. Pero era algo importante. Tal vez las palabras no significaran nada para alguien más. Pero estaba enamorada de él. Y si él no sentía lo mismo, no tenía sentido en llevar esto más lejos. De lo contrario, sólo acabaría sintiendo más dolor del que sentía en estos momentos. Y eso dolía inmensamente.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Hasta ahora.

360


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veintiuno Savannah hubiera preferido mucho más la indiferencia. Evitar cualquier problema personal siempre era su mejor solución. Por desgracia, tenía una reunión con el gerente general de los Traders esa mañana, y por supuesto, el equipo tenía práctica. Lo cual no significaba que tendría que cruzarse con Cole. De hecho, era después de la reunión, iba haciendo su camino a la salida, y el equipo estaba todavía en el campo. —Hola, chica, ¿qué estás haciendo aquí? Elizabeth. Maldita sea. Ella plasmó su mejor sonrisa—. Hola. Tuve una reunión con McNee. —Oh. Apuesto a que fue muy divertido para ti. —Siempre. Bueno, me tengo que ir. Liz frunció el ceño—. ¿Tienes otra reunión? —Eh, en realidad, no, no. —Genial. Vamos a tomar un café. Y tal vez comer un panecillo o bollo. Me muero de hambre. Tuve una reunión esta mañana y no tuve la oportunidad de tomar el desayuno. —Enlazó su brazo en el de Savannah y la condujo por el pasillo—. Gavin estará en la ciudad por algunos partidos en casa y cambié la comida por el sexo. ¿Puedes culparme? —No, en absoluto. —Tal vez el desayuno y la conversación alejarían su mente de Cole. Y al menos podría salir de ese edificio y alejarse de él.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

experta en no encontrarse con personas con quien no deseaba encontrarse. Así que

361


El Club de las Excomulgadas Fueron a una cafetería cercana. Savannah pidió una taza de café y una magdalena de arándanos. Liz se decidió por un bollo. —Estoy segura de que estás feliz de tener a Gavin en la ciudad —dijo Savannah. Liz se metió un trozo de bollo en la boca, masticó, gimió, y luego tragó—. Estoy contenta de tener a Gavin —sonrió—. No consigo suficiente de él durante la temporada, que, por cierto, tiene una duración demasiado larga. ¿Ciento sesenta y

Savannah rió—. A alguien sin esposa o a alguien con una mujer que no podía soportar. —Amén por eso. Pobre Gavin. Probablemente odia los juegos en casa. Lo desgasto. —Tengo serias dudas de que odie esa parte. —Está bien, tienes razón. No lo odia. Y hablando de sexo, ¿cómo van las cosas contigo y con mi cliente “oh-tan-caliente”? Su corazón se encogió. Ella se encogió de hombros—. Bien, supongo. Liz frunció el ceño—. Uh-oh. ¿Qué sucede? —No sucede nada malo. —Ella recogió su panecillo—. Las cosas están muy bien. — ¿Alguna vez mencioné que tengo una excelente medidor de tonterías? Dime lo que pasó. Ella podía darle una evasiva, inventar algo, pero Liz la presionaría hasta que cediera, así que bien podría evitar la batalla ahora—. Me preguntó si quería irme a vivir con él.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

dos juegos? ¿Qué idiota fue el que inventó eso?

362


El Club de las Excomulgadas Las cejas de Liz se alzaron—. ¿Y eso es algo malo? —No. Sin embargo, dijo que es porque nos gustamos y porque somos compatibles. Liz dejó su taza de café—. Jodida mierda. No lo hizo. —Lo hizo.

Como siempre, Liz la hizo sentir mejor—. No lo sé. No creo haber reaccionado bien. Le pedí que se fuera. —Infiernos, y le habría pateado el trasero. ¿Qué le pasa a ese hombre? Ella levantó la mirada hacia Liz—. Probablemente tiene miedo de decirme cómo se siente. O tal vez no siente lo mismo que yo. — ¿Y cómo te sientes tú? Ella suspiró—. Estoy locamente enamorada de él. Y eso me asusta. — ¿Por qué te da miedo? —Sabes por qué. He acomodado mi vida a propósito para estar sola, así no saldré lastimada. Liz agitó la mano—. Sí, sí. ¿Y cómo está yendo eso para ti? —No muy bien. No tenía la intención de enamorarme de Cole, sabes. Sucedió por pura casualidad. Liz resopló—. Por lo general lo hace. Cariño, no puedes controlar el amor. Simplemente te sorprende. Es lo que puedes hacer al respecto cuando sucede lo que cuenta. ¿Le has dicho cómo te sientes? 91

Raza de perro.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

— ¿Qué diablos piensa que eres? ¿Un cocker spaniel91?

363


El Club de las Excomulgadas Los ojos de Savannah se abrieron como platos—. Oh, dios no. —Así que se supone que él sea psíquico. Tal vez tiene miedo de decirte lo que siente porque piensa que no te sientes de la misma forma. Ella puso sus manos sobre la mesa y miró a Liz directamente—. Misericordia. Nunca pensé en ello de esa manera. —Me gustaría golpearles las cabezas a ambos. Pero en especial la de él. Los

—Por favor no le digas nada. Yo me ocuparé de eso. Liz se encogió de hombros y tomó su café—. Lo que quieras. Mis labios están sellados. Cole tuvo unos terribles días de práctica, e incluso un lamentable juego el domingo. No ayudó que hubiera un partido fuera de casa ese día, a pesar de que no sería tan lejos, ya que jugaban en Kansas City. Aún así, no era la multitud local. No es que hiciera una diferencia. Todo el equipo había jugado como una mierda, así que no podía tomar toda la culpa ya que no había sido el único. Y habían perdido. Por dos malditos puntos. Un blowout92 que simplemente aceptabas y seguías adelante. Pero perder cuando el empate estaba tan malditamente cerca apestaba. Junto con eso, no había hablado con Savannah en cinco días. No la había visto en las prácticas ni en los juegos. Habían hablado incluso más temprano sobre el hecho de que ella condujera para ver el juego en Kansas City.

92

Se refiere a una victoria despareja. Se aplica cuando un atleta o un equipo supera al otro equipo por mucho.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

hombres son idiotas algunas veces. La mayor parte del tiempo, en realidad.

364


El Club de las Excomulgadas Él había tratado de llamarla varias veces, pero ella no había devuelto sus llamadas o sus mensajes de texto. Y cuando él había pasado por su casa, su coche no había estado allí y no había respondido la puerta. Ella estaba haciendo un trabajo muy bueno en evitarlo, lo que hacía difícil saber qué diablos había hecho mal. Así que estaba en un estado de ánimo pésimo cuando salió a las entrevistas con los medios después del partido.

un juego? —Oye, Cole, ¿aceptas alguna responsabilidad personal por perder este juego hoy? —Riley, ¿sientes que la mala suerte está de vuelta otra vez debido a que perdiste el juego? — ¿Qué hay de los tres pases que dejaste caer hoy? Él quiso decirles a todos que se fueran al infierno, que comieran mierda y se murieran. En vez de eso, se mordió el labio y respondió a sus preguntas con honestidad. Había jugado un mal partido y se sentía como si hubiera decepcionado a su equipo, pero se esforzaría más y lo haría mejor la siguiente semana. Cuando ellos se dieron cuenta de que él no mordería el cebo, siguieron adelante para pescar a algún otro pobre tonto que también hubiera tenido un pésimo día. Por lo menos, se encontró con una cara amable esperándolo afuera del vestidor. Liz no lucía muy amigable, sin embargo. —Sí, lo sé —dijo él mientras ella caminaba con él por el túnel—. Jugué como la mierda hoy.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Cole, ¿te sientes como en los viejos tiempos al estar del lado perdedor de

365


El Club de las Excomulgadas —Fue un mal partido. Lo harás mejor la próxima semana. —Lo haré. Ella se detuvo, y se volvió hacia él—. Quiero hablar contigo acerca de Savannah. — ¿Qué pasa con ella? ¿Está bien?

Bueno, tal vez ella había hablado con Savannah y él podría hacerse una idea de qué carajos estaba pasando—. ¿Qué hice? —Vamos. Vamos a tomar una copa. Tienes un par de horas antes de que tengas que irte. Lo llevó a su coche y lo condujo a un restaurante, ubicado a un par de manzanas. Se sentaron en un stand en el bar y pidieron unas bebidas. — ¿Así que has hablado con ella? —le preguntó él tan pronto como llegaron sus bebidas. — ¿Qué diablos sucede contigo? —preguntó ella. —No tengo idea de qué estás hablando. —Se supone que no tenga que hablar contigo acerca de esto. Le prometí a Savannah que no lo haría. Pero es obvio que necesitas un poco de entrenamiento acerca de cómo hablar con una mujer. Él puso los ojos en blanco—. Me parece que estaba haciéndolo muy bien sin tu ayuda. —Le pediste que se mudara contigo. — ¿Ella te dijo eso?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Ella está bien. Pero tú eres un imbécil.

366


El Club de las Excomulgadas —Sí. ¿Y cómo fue la forma en que se lo preguntaste? Él frunció el ceño—. ¿Qué? — ¿Le dijiste lo que sentías por ella? — ¿Qué? No recuerdo exactamente lo que dije. —Por lo que deduje, fue como invitar a uno de tus hermanos de la

Él la miró fijamente—. No fue así en absoluto. — ¿No? —Ella agitó su bebida—. Tal vez deberías pensar en eso y volver a evaluar cómo te sientes por ella. —Sé lo que siento por ella. — ¿En serio? ¿Cómo te sientes? —Yo… —Él frunció el ceño de nuevo—. No es asunto tuyo, joder. Eso es entre yo y Savannah. — ¿Le has dicho a ella cómo te sientes? —Bueno... —Pensó en eso, meditó en lo que había dicho esa noche. Sobre que eran compatibles. De cuanto le gustaba. No había sido capaz de conseguir decir las palabras de cómo se sentía realmente por ella. Se habían quedado atrapadas en su garganta. La forma en que eso debió haberle sonado a ella—. Mierda. —Exactamente. —Pensé que ella sabía cómo me sentía. —Y ella sabría eso, ¿cómo?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

fraternidad de ser tu compañero de cuarto.

367


El Club de las Excomulgadas Él se pasó los dedos por el pelo—. Rayos. —Te habló de su infancia, ¿verdad? —Sí. Y lo que la asustó más es que nadie estuvo allí para ella. Que nadie la amó. —Ahora estás empezando a ver la luz93. Puede haber esperanza para ti, idiota.

Se acercó a Liz y le tomó la mano. —Gracias. Tenía que escuchar eso. Ahora tengo que encontrarla y decirle lo que siento. La amo, Liz. —Oh, idiota. Harás que llore, y no estoy usando rímel a prueba de agua. Él se echó a reír—. Lo siento. —Te llevaré de vuelta. Ahora, ve y hazlo mejor con tu chica.

93

Significa entender, comprender.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Él pagó la cuenta y se levantó para irse.

368


El Club de las Excomulgadas Capítulo Veintidós Savannah ya lo había pospuesto el tiempo suficiente. Nunca había sido una cobarde y no lo sería ahora. Tenía que hablar con Cole y decirle lo que sentía. Él había dado el primer paso y había sugerido que vivieran juntos. Aunque no le había dado el discurso sentimental completo de “yo-te-amo”. ¿Y qué? ¿Y qué es lo que había hecho ella? Se había concentrado en lo que no había relación de compromiso. Ella fue quien reaccionó mal. Se suponía que era la que poseía la increíble capacidad de comunicación. En lugar de abrirse y hablar del asunto, se había puesto toda emocional, se había cerrado, y lo había echado. Ahora tenía que arreglarlo. Si él no quería seguir adelante después de eso, que así fuera. Al menos ella habría puesto sus cartas sobre la mesa. Podría alejarse con el corazón limpio entonces. Ella lo invitaría a su casa esta noche. Sabía que él tenía práctica más temprano ese día, pero según recordaba, no tenía nada en su agenda para esa noche. Ella había permanecido con bajo perfil desde hacía una semana, sin contestar a sus llamadas, demasiado asustada como para hablar con él o verlo, con demasiado miedo de que él no se sintiera de la misma manera. Pero lo echaba de menos. Y tenía que saberlo. De un modo u otro, tenía que saberlo. Levantó el teléfono, lo miró, repasando en su mente lo que debería decir. El fracaso no es algo con lo que tuviera mucha experiencia, salvo en el otro lado, donde lo aplicaba con sus clientes. Había entrenado a muchos para superar su

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

hecho, en lugar de lo que sí hizo. Él había dado un paso increíble hacia una

369


El Club de las Excomulgadas fracaso, les había enseñado a salir más fuerte de él. Estar en este lado era humillante. Le dolía fallar, quería acurrucarse en una pelota y no intentarlo de nuevo. Había trabajado muy duro toda su vida para ser exitosa, y lo había conseguido. No se había tropezado, ni siquiera una vez. Se había fijado metas y había logrado cada una de ellas, porque estaba decidida a ir por su cuenta y a no tener que depender de nadie más. Pero sí había dependido de alguien; de Cole. Había puesto su corazón en sus

Eso es lo que hacían los humanos. Lo intentaban, pero a menudo decepcionaban a aquellos que más los amaban. Había aprendido eso con su madre, y por eso se había pasado toda la vida evitando exponer su corazón. Cole probable la decepcionaría de nuevo. ¿Estaba dispuesta a correr ese riesgo? ¿Podría vivir con la posibilidad de conseguir un corazón roto? ¿O en su mente estaba buscando a un hombre perfecto, que simplemente no existía? Esa era demasiada presión para cualquier hombre. Tal vez era hora de que lo aceptara por lo que era: un hombre increíble, con defectos, al igual que ella con los suyos. Tomó una respiración profunda—. Ya no eres una niña, Savannah. Es hora de crecer y tener una oportunidad de enamorarte. Alzó los dedos para apretar los botones de su teléfono, y luego saltó cuando éste sonó en su mano. Cole la estaba llamando. Ella hizo clic en el botón—. ¿Hola? —Hola. Respondiste. La culpa se apoderó de ella—. Sí. Siento no haberlo hecho antes. — ¿Estás en casa?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

manos y él la había decepcionado.

370


El Club de las Excomulgadas Su estómago se apretó—. Sí. ¿Puedes venir? Me gustaría hablar contigo. —En realidad, estoy justo en tu puerta. — ¿En serio? —Ella corrió hacia la puerta y la abrió. Él estaba allí, en la puerta, luciendo tan hermoso y cálido y humano que quiso tirarse en sus brazos y suplicarle que olvidara la conversación que habían tenido la semana pasada. En cambio, colgó el teléfono—. Así que, aquí estás. —He estado aquí casi todos los días que estuve en la ciudad. Varias veces.

—He estado mucho tiempo fuera, en reuniones. Me asignaron un nuevo cliente. —Y me estabas evitando. Eso también—. Entra. Ella cerró la puerta detrás de él. Él se quedó de pie justo en el interior, sin entrar en la sala, como si estuviera esperando una invitación. Bueno, eso era torpe e incómodo. —Toma asiento, Cole. —Sólo si te sientas conmigo. — ¿Quieres algo de beber? —No, sólo quiero hablar contigo. —Está bien. —Ella se sentó en el sofá y él se acercó y se sentó a su lado. Ella tragó, tenía la garganta seca. Había tantos pensamientos girando en su mente, tantas cosas que quería decir, pero estaban mezclándose en su cabeza. Tendría que haberlas escrito, hacer un esbozo para poder recorrerlas una por una.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Tú no estabas aquí. No respondiste a la puerta.

371


El Club de las Excomulgadas Él la tomó de la mano—. Fui un idiota. Ella levantó la cabeza—. ¿Qué? —Permite que me corrija. La primera vez que me conociste, fui un idiota. Tú me cambiaste. Me hiciste pensar de manera diferente, aprender a hacer una pausa antes de dejar escapar lo primero que me venía a la cabeza, que generalmente era algo acerca de mí y de cómo me sentía y lo que quería. Aprendí de eso, ¿sabes? Ella le sonrió—. Sí, lo sé. He visto pruebas de eso en los últimos meses. Has

—Gracias. Pero eso no es por lo que estoy aquí hablándote, aparte de darte las gracias por ser paciente conmigo cuando sé que no fue fácil tenerme cerca. —No fuiste tan problemático como quieres pensar que eras. —Acepté esas lecciones con sinceridad. Y en el camino, me acostumbré a tenerte en mi vida. Fuiste la columna de la persona en que me convertí, de la persona que siempre quise ser. Y supongo que me volví complaciente, al suponer siempre que estarías allí, que te gustaría estar conmigo. Ella quería estar con él. Pero este era su momento de hablar, así que lo dejó terminar. —Lo que te dije aquella noche en que te pedí que vivieras conmigo, fui desconsiderado. No estaba preparado para decirte cómo me sentía por ti, y todo salió mal. Sabía que te quería conmigo, pero me atraganté. —No lo entiendo. —Lo sé. Has trabajado conmigo para que sea claro en lo que digo, para que los medios no me malinterpreten. Y cuando todo se redujo a la conversación más importante que he tenido, lo estropeé todo. —Él frotó su dedo sobre el pulgar de ella, distrayéndola. La sensación envió escalofríos por su brazo. Luchó con fuerza para mantener la concentración en lo que él estaba diciendo, pero lo único en que

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

hecho un trabajo maravilloso.

372


El Club de las Excomulgadas pudo pensar fue en lo mucho que había extrañado su toque, su cercanía, y lo mucho que le dolía estar separados, tener esa distancia entre ellos. Y necesitaba que él supiera eso. —Te amo, Savannah. Eso llamó su atención. Su mirada saltó a la suya—. ¿Lo haces? —Sí. ¿Crees que le pediría a alguien de quien no estuviera enamorado que

—No lo sé. No sabía lo que sentías por mí. Dijiste que te gustaba, que éramos compatibles. Él se frotó la sien—. Sí, eso. Como te dije, fui un idiota. Tenía miedo. Nunca le he dicho a una mujer que la amaba antes. Y cuando llegó el momento de decirlo, lo estropeé. Lo siento. Ella se acercó más a él y le pasó la mano por su mandíbula—. Está bien. No manejé la situación mejor que tú. Dudaba de lo que sentías por mí y me asusté, también. Así que en lugar de decirte lo que sentía, te eché. En lugar de abrir un diálogo entre nosotros, hui y me escondí de ti. Él tomó su mano entre las suyas—. Estoy enamorado de ti. No tomo esas palabras a la ligera, Peaches. Y con el amor viene el compromiso. Siempre estaré aquí para ti. No me iré a ninguna parte. Nunca te dejaré. Las palabras se hundieron en ella. Su corazón floreció con tal efusión de emoción que pensó que podría estallar. Y se dio cuenta de que él necesitaba escucharlo de ella, también—. Yo también te amo, Cole. Te he amado desde hace un tiempo. Me avergüenza admitir que tenía demasiado miedo de decírtelo, porque no sabía lo que sentías por mí. Los labios de él se curvaron—. Bien, ahora lo sabes. ¿Puedo decir que estoy condenadamente feliz de escucharte decirlo? Tenía miedo de que no sintieras lo

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

viviera conmigo?

373


El Club de las Excomulgadas mismo cuando te dijera que te amaba y que me fueras a dar unas palmaditas en el hombro y decir „eso fue bueno' y que siempre seríamos amigos. Ella se echó a reír, y luego subió a su regazo—. Tenía la esperanza de que supieras cómo me sentía. —Y yo tenía la esperanza de que tú supieras cómo me sentía. —Ahora le tocó el turno a él de reír—. Cristo, somos un desastre. Creo que tenemos que trabajar en nuestras habilidades de comunicación.

—Siempre has sido una buena maestra. Confiaré en ti para ayudarme a trabajar en las mías. Prometo decirte que te amo cada día. —Y yo voy a esforzarme más para siempre decirte lo que siento. Admito que soy bastante buena en decirles a los demás cómo vivir sus vidas, pero no tan buena en lidiar con la mía. He cometido un montón de errores, así que necesitaré tu ayuda. —Siempre estaré aquí para ayudarte. Le encantaba escuchar eso de él. Y aún mejor, ella le creía, porque siempre había estado ahí para ella. Ella se inclinó y lo besó. Él envolvió sus brazos alrededor de ella y la puso en el sofá, profundizando el beso hasta que su cabeza estuvo llena de amor y su cuerpo se llenó de deseo. Cuando él alcanzó su seno, ella cubrió su mano con la de ella, sosteniéndola allí, permitiéndole sentir el rápido latido de su corazón. Cuando él levantó la mano, ella estaba sin aliento—. ¿Quieres que te diga lo que estoy sintiendo en este momento? Él levantó su falda y puso la mano en sus bragas, provocando su sexo—. Estás mojada. No soy psíquico, pero tengo una idea bastante clara de lo que estás sintiendo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Creo que tienes razón.

374


El Club de las Excomulgadas Ella miró su cara, incapaz de comprender que este hombre extraordinario la amara—. ¿Qué harás al respecto? Él deslizó sus dedos debajo de la seda y frotó su dolorida carne, jugando con ella hasta que estuvo jadeando—. Haré que te corras, Peaches. Y luego deslizaré mi pene en ti y te haré el amor y haré que te corras otra vez. Ella sonrió—. Me gusta esa idea. —Ella se arqueó contra su mano. Él le quitó las bragas, deslizó sus dedos dentro de ella, y frotó su clítoris con su pulgar.

sus hombros. Colocó su boca en su vagina y la lamió, el calor y la humedad de su lengua la llevó directamente hasta el borde de la locura. Ella se levantó sobre los codos, observándolo mientras la lamía con su lengua y chupaba su clítoris. Las sensaciones se arremolinaron dentro de ella hasta que no pudo contenerse. Y cuando se corrió, sus ojos se encontraron y ella le dejó ver su liberación, arqueándose contra él mientras ola tras ola se apoderaba de su cuerpo. Cuando las réplicas disminuyeron, él se puso de pie, se lamió los labios y sonrió, luego se quitó los zapatos de una patada, y dejó caer sus pantalones al suelo. Tomó un condón y se sentó en el sofá, tirando de ella encima de él. —Eres la mujer más sensual que he conocido —dijo él mientras le levantaba la falda sobre sus caderas. Ella meció su sexo contra su erección—. Tú siempre me haces sentir sensual. —Ella tomó el envoltorio del condón de su mano y lo abrió, luego ajustó el preservativo sobre su pene rígido—. Tú me haces desear hacer cosas que nunca he hecho antes. — ¿Cómo tener sexo en las afueras del bar de mi familia? Ella se echó a reír, y luego se levantó y se deslizó hacia abajo sobre su eje, jadeando mientras él la llenaba—. Sí, así es.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Se dejó caer del sofá y se puso de rodillas, pasando las piernas de ella sobre

375


El Club de las Excomulgadas Él agarró sus nalgas y se las extendió mientras clavaba su pene dentro de ella, enterrándose profundamente. Ella se desabrochó la blusa y también el broche de su sujetador, liberando sus senos. Él entrecerró los ojos cuando ella se agarró los senos y jugó con sus pezones, mientras él la penetraba. —No tienes idea de lo mucho que me gusta verte jugar con tus pezones de esa manera. —Tenemos mucho que explorar entre nosotros, ¿no? —dijo ella, gimiendo interior, ella pulsó, frotando su clítoris contra él. Ella pellizcó sus pezones, provocando sensaciones a lo largo de sus terminaciones nerviosas. Él envolvió su mano alrededor de su nuca y la atrajo hacia él para darle un beso abrasador que le hizo sentir un hormigueo por todo el cuerpo. Con la otra mano, se aferró a su trasero, estrellándose contra ella hasta que sintió la agitación de un orgasmo. Ella gimió contra sus labios. —Vamos, Peaches. Córrete sobre mi pene así podré dejarme ir. Sus palabras nunca dejaban de hacerla gozar, de hacerla remontar por las nubes. Y mientras él le agarraba el trasero y se levantaba contra ella, ella se rompió, gritando contra su boca al alcanzar el orgasmo. Él fue con ella, gimiendo su nombre mientras se impulsaba hacia arriba varias veces eyaculando, ambos estremeciéndose y sujetándose el uno al otro mientras sus mundos chocaban. Él pasó su brazo por su espalda, quitándole su blusa y sujetador. Ella prefería sus caricias sobre su piel desnuda. — ¿Ves lo fácil que será cuando estemos viviendo juntos? —Comentó él más tarde a medida que se metían en la cama—. Uno de nosotros siempre tendría que levantarse e ir a casa al día siguiente. Prefiero estar en casa ya. — ¿En cuál de nuestras casas quieres vivir?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

mientras se mecía adelante y atrás. Con su pene enterrado profundamente en su

376


El Club de las Excomulgadas —Bueno, está tu casa, lo que tendría más sentido que mi apartamento. —Eso es cierto. —Pero realmente pensé que podríamos querer comprar una casa más grande. Ella arqueó una ceja—. ¿En serio? ¿Por qué?

Ella lo miró boquiabierta. Él hizo una pausa—. Te estoy presionando. O te asusté como el demonio. Debería proponértelo o algo antes, ¿no? Nunca entendí esa mierda. ¿O preferirías que tomáramos esto lento? Ella negó con la cabeza, sin seguir teniendo miedo—. No. Lo estás haciendo muy bien. Y estoy bien con dar un paso a la vez. Una casa más grande será. Ella se apoyó en él, escuchando sus latidos fuertes mientras se acurrucaban juntos. Tal vez él no decía todas las cosas correctas, y tal vez no lo hiciera todo de la forma correcta, pero él era de ella, y ella era suya, y se enfrentarían a todo, juntos. Porque ahora, sabía que ambos estaban en esto por un largo tiempo, y que él estaría ahí para ella sin importar nada más. Y eso era lo más importante.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Bueno, porque, al final vamos a querer casarnos y tener hijos...

377


El Club de las Excomulgadas Epilogo Garrett Scott se sentó en la habitación de terapia de los Rivers de St. Louis enfrentando a todo un equipo de especialistas en medicina deportiva, todos con miradas de condena en sus rostros. Desde los médicos del equipo hasta los terapeutas que habían estado trabajando en su hombro durante los últimos nueve meses; sus caras lo decían todo,

Él estaba cansado de eso. Cansado de ser moldeado y manipulado y pinchado y cortado como una especie de experimento. Su hombro no estaba mejorando, y aún no podía dar un buen lanzamiento. Estaba terminado. Su carrera había terminado, y ninguna suma de falsas expresiones de esperanza le harían creer algo diferente. —Vamos a las poleas —dijo Max—. Si aumentamos el peso… —No. Eso no va a ayudar. No tengo mi rango de movimiento completo, y ningunas poleas, ni pelotas pesadas, ningún tratamiento de agua, y ninguna cantidad de estiramiento me lo devolverá. —No lo sé, Garrett —dijo Max. Como jefe del equipo de terapeutas, cuando Max tenía un plan, todos escuchaban—. No hemos terminado tu tratamiento y la temporada no ha comenzado aún. Hay un montón de tiempo. Phil, el médico del equipo, asintió—. Max tiene razón. No le has dado el tiempo suficiente. Garrett los miró a ambos—. Dije que no. Esto no ha estado yendo a ninguna parte, y todos lo sabemos.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

él todavía no estaba listo para lanzar.

378


El Club de las Excomulgadas Todos empezaron a hablar al mismo tiempo, pero todo fue un ruido de fondo para él. Ellos le estaban diciendo todo lo que deseaba oír, acerca de cómo estaría lanzando en Abril. Lo había oído antes, todas las caricias en la espalda y el aliento no significan nada si no puedes conseguir que una bola rápida pase a través del plato94. No eran más que palabras. Promesas vacías. La única que no decía nada era la mujer que permanecía en el fondo. Con el pantalones de color caqui como los hombres, y sostenía un ordenador digital. Y le estaba dando un vistazo a él. Uno lleno de enojo. —Tú no has dicho nada —dijo él, centrando su mirada en ella—. ¿Qué piensas? Ella parpadeó y mantuvo su ordenador cerca de su pecho—. ¿Yo? —Sí. —No estoy a cargo de su recuperación. Hay gente aquí con mucha más experiencia que yo. —Has visto mi terapia, ¿no es cierto? —Sí. —Entonces, ¿qué te parece? Todos se volvieron hacia ella, observando y esperando. Finalmente ella se encogió de hombros. —Creo que tu equipo tiene razón. Podrás lanzar.

94

Es una base, que generalmente consiste de un duro bloque de goma, en una de las esquinas del “diamante” (forma del campo de juego de béisbol); donde se paran los bateadores en los lanzamientos, y lo que un jugador de base debe tocar para anotar.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

pelo oscuro retirado en una coleta, llevaba la misma camiseta del color del equipo y

379


El Club de las Excomulgadas —Mi brazo está rígido. Ella se movió hacia adelante, y él le dio una buena repasada. A pesar del feo uniforme, era bonita. Con el pelo realmente oscuro y unos increíbles ojos azules, y una boca que él realmente tomaría en cuenta ahora que la había abierto. —Porque lo está malcriando, porque no pone todo su esfuerzo. Sus terapeutas saben lo que están haciendo, pero pelea contra ellos a cada paso. Tan pronto como lo dijo, sus ojos se ampliaron. Max se cruzó de brazos, y

Garrett no lo estaba. Sus labios se curvaron. —Sigue adelante. —Mire, no tenía la intención de insultarlo. —Sí, la tenías. Te quedaste atrás en silencio durante todos estos meses, y obviamente tienes algo en mente. Suéltalo. Ella miró a Max, quien negó con la cabeza. —No lo mires a él —dijo Garrett—. Dime lo que estoy haciendo mal. Ella se sentó a su lado en el banco y puso su ordenador abajo, luego levantó la mirada hacia él. —Está bien. Es argumentativo, confrontador, y lidiar con usted es un gran dolor en el trasero. Honestamente, nadie quiere trabajar con usted porque pelea contra su recuperación. La mitad de la curación es mental, y su cabeza es el mayor obstáculo para estar de vuelta en el montículo. Eh. Él levantó la vista hacia los otros integrantes del equipo, que hicieron todo lo posible para evitar su mirada. —Ya veo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Garrett se dio cuenta de que estaba irritado.

380


El Club de las Excomulgadas Pero cuando volvió la cabeza hacia, no tenía idea de cuál era su nombre. — ¿Cuál es tu nombre? —Alicia. —Está bien, Alicia. ¿Piensas que me puedes hacer lanzar de nuevo? Ella le dio una sonrisa confiada.

Le gustaba su confianza. Le gustaba ella. Seguro tenía mejor aspecto que el resto del grupo de medicina deportiva con el que había trabajado todos estos meses. Y olía bien. —Alicia —advirtió Max—. ¿Por qué no te diriges a la oficina, y yo término aquí con Garrett? Alicia asintió, luego se levantó y salió de la habitación. Garrett se echó a reír, la primera vez que se había reído en un maldito largo tiempo. —Está bien, Max. Me gusta. Es honesta. Él nunca se había fijado en ella anteriormente, porque o había sido una mera observadora, o había estado trabajando con algún otro jugador. Tan pronto como la puerta se cerró, él se volvió hacia Max. —La quiero a cargo de mi terapia. —No —dijo Phil, interponiéndose en la conversación—. Como tu médico, te asesoro en contra de ello. Max es el jefe de medicina deportiva del equipo. Es el mejor. Alicia no tiene la experiencia que él tiene.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Sé que puedo, si saca la cabeza de su trasero y trabaja conmigo.

381


El Club de las Excomulgadas —Me importa una mierda si ella es la chica del agua. Es confiada. Es una especialista en medicina deportiva, ¿no es cierto? —Bueno, sí —dijo Max. —Entonces quiero trabajar con ella. —Tienes un brazo multimillonario, Garrett —dijo Max—. No se lo encomendaré a ella.

los Rivers de St. Louis, que había estado sentado en la esquina de la habitación, silenciosamente observando todo. —Estos chicos han estado trabajando conmigo por meses, y no he visto los resultados necesarios para lanzar una única maldita bola. Quiero darle una oportunidad a Alicia. Manny se levantó y se encaminó por el lugar. Era duro y honesto siempre, por lo que sabía que Manny le diría las cosas directamente. —Eso es porque ella tiene razón. Físicamente, estás sanando bien de la lesión. Una gran cantidad de tu problema es que te estás resistiendo al tratamiento. Tal vez Manny tenía razón, pero él lo dudaba. Lo que necesitaba era un nuevo terapeuta. Si Alicia y su inteligente boca podían hacer el trabajo, entonces tal vez su carrera no estuviera acabada. Miró a Manny, a todos ellos. —Necesito un cambio. Lo que estamos haciendo no está funcionando. Y tal vez alguien nuevo pueda ayudar con eso. —Me importa un bledo si un payaso de circo hace tu terapia, siempre y cuando estés en el montículo día de la inauguración de la temporada —dijo Manny—. Sólo estate listo para la temporada. Necesitamos tu brazo.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Garrett se levantó y se estiró, luego miró a Manny Magee, el entrenador de

382


El Club de las Excomulgadas **** Mierda. Mierda. Mierda. Alicia masajeó el gigante dolor de cabeza que se había refugiado entre sus ojos y contó los minutos hasta que su jefe entrara en la oficina y la despidiera. Siempre había tenido una boca inteligente, siempre hablaba primero y pensaba después. Pero insultar a todo el equipo de medicina deportiva de los Rivers de St. Louis en una sola frase había sido una cagada grave, colosal. Había tenido cumplidos de su jefe durante el tiempo que había estado allí. Este era el trabajo de sus sueños, y para empeorar las cosas, su primo jugaba en este equipo. Gavin iba a matarla. La parte frustrante es que sabía que tenía razón. Garrett Scott, era un lanzador realmente increíble. Su lesión había sido mala, pero no había razón alguna para pensar que no volvería y sería un gran lanzador de nuevo, siempre y cuando cooperara con su rehabilitación. El problema era, que era el peor paciente que jamás había visto en términos de cooperación. Se resistía a la terapia, discutía con el plan de tratamiento, y sabía muy bien que no estaba haciendo sus ejercicios en casa. Era uno de los atletas que se consideraba a sí mismo como una especie de superhéroe. Sería herido, haría rehabilitación, y estaría bien en unas pocas semanas. Desafortunadamente, las lesiones graves no funcionaban de esa manera, no importaba lo joven o viril que fueras. Tenías que trabajar en tu propia recuperación. El equipo había hecho un buen trabajo de su parte. Garrett no había hecho ni una de la suya. Les jugaba bromas a los terapeutas y les prometía hacerlo mejor la próxima vez. Y a todos les gustaba, así que lo aplacaban. Ugh. Lo que realmente necesitaba era una niñera a tiempo completo. Cosa que ella no quería ser.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

algún éxito importante como terapeuta y había recibido buenas devoluciones y

383


El Club de las Excomulgadas Levantó la cabeza cuando Phil y Max cruzaron por la puerta, junto con el entrenador de los Rivers y el gerente general, Manny Magee. Grandioso. Habrían traído al entrenador con ellos. Definitivamente iban a despedirla. Manny tenía la reputación de ser fiero y gritón. Incluso ella podría recibir algunos gritos antes de que la corrieran. Ella se enderezó y levantó el mentón, decidida a aceptarlo como la profesional que era.

dicho al lanzador estrella de los Rivers que sacara la cabeza de su trasero. —Alicia —dijo Phil—. Lo que le dijiste a Garrett abajo… —Sí, señor. Lo sé. Me pasé de la raya. Lo siento. —En realidad —interrumpió Manny—, fue exactamente lo que él necesitaba oír. Ella frunció el ceño y volvió su mirada al entrenador—. ¿Perdón? —Garrett ha sido el perfecto espécimen de un lanzador por cinco temporadas —dijo Manny—. Lo extrajimos del béisbol universitario, pasó seis meses en AAA95 antes de que lo trajéramos, y ha estado en nuestra partida de rotación desde entonces, con uno de las ERAs96 más bajos que cualquier lanzador de la liga. Ha ganado el Premio Cy Young97 en dos ocasiones, lanzó un juego casi perfecto el año pasado, y mantuvo el récord de strike-out98 de las dos temporadas pasadas. Es el chico de oro. Ella había revisado su expediente. Sabía todo eso. Pero oírlo de Manny le generaba una opinión. 95 96

97 98

Es el mayor nivel dentro de las Ligas Menores de Béisbol. ERA: Promedio Ganado de Corridas. Es una estadística para lanzadores que representa la cantidad de lanzamientos ganados, que un lanzador permite por cada nueve innings (segmentos individuales del béisbol) que lanza. Es una distinción otorgada anualmente al mejor lanzador de las grandes ligas. Estadística que graba las veces en que un bateador es derrotado por un lanzador, al lanzar un tercer lanzamiento y que el bateador le erre en golpear la pelota. El equipo del bateador recibe una amonestación.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Corrección. Si hubiera sido una profesional, probablemente no le habría

384


El Club de las Excomulgadas —Él nunca ha fallado. Manny asintió. —En cualquier cosa. No sabe cómo. Así que esta lesión fue un golpe duro, ¿sabes? El chico es una de las mejores personas con las que he trabajado, por lo que no tomes sus cambios de humor negro a pecho. Una vez que encuentre el equilibrio de nuevo, esa bondad retornará.

—Esperen. ¿No estoy despedida? Max se rió. —No, Alicia. No estás despedida. En su lugar, te pondremos a cargo de la rehabilitación de Garrett Scott. Una vez más; oh, mierda. Eso es lo que había conseguido por haber abierto la boca. Phil y Max repasaron su nueva asignación. Después de que se fueran, y que Garrett entrara unos minutos después, ella se paró, repentinamente nerviosa. Siempre había sido una gran admiradora. Los Rivers eran, después de todo, el equipo de su hogar. Y Garrett era el hombre más atractivo en el que ella había puesto sus ojos alguna vez. Con un metro noventa y dos de altura, de cabello oscuro, unos intensos ojos oscuros, y un cuerpo definido a la perfección, era una obra de arte. Ella había pasado su vida adulta estudiando la mecánica del cuerpo. Amaba los deportes y a los deportistas, y Garrett era uno de los mejores. Y ahora él era todo suyo. Hablando de tener una gran responsabilidad. — ¿Te lo dijeron?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Ella miró de Manny a Phil, y luego a Max.

385


El Club de las Excomulgadas Ella tragó saliva—. Sí. Mi pregunta es... ¿por qué yo? Él se encogió de hombros—. Porque te enfrentaste a mí. Tengo que trabajar con alguien que no acepte mis tonterías. El resto de ellos me dicen lo que creen que quiero oír. Me calman. No creo que tú hagas eso. Ella necesitaba relajarse. Pensar en él como un paciente, no como un hombre caliente que estaba de pie a unos pocos centímetros de distancia. —No, definitivamente no lo haré. No toleraré tus tonterías. Y voy a detendré. Voy a hacerte el mejor lanzador de nuevo, Garrett. Pero no será fácil. —De acuerdo. Limpié tu programa, por lo que sólo trabajarás conmigo. Ella arqueó una ceja—. Sabes, puedo trabajar con más de un jugador a la vez. —Probablemente. Pero sólo vas a hacerlo conmigo. Había algo de ego allí. Comprensible. Ella trataría con él. —Está bien. —Entonces, empecemos. —Lo haremos. El lunes. Necesitaré unos días para familiarizarme con tu plan de tratamiento, y entonces, desarrollar el mío. Desde hoy viernes, el fin de semana me dará el tiempo que necesito. —Bien. —Él sacó su teléfono—. ¿Cuál es tu número? Ella se lo dio. —Muy bien, de acuerdo. Te llamaré el domingo, y podremos acomodar algunas cosas. ¿Eso funciona para ti?

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

presionarte hasta que supliques que me detenga. Y cuando lo hagas, no me

386


El Club de las Excomulgadas —Por supuesto. Él le dio su número, y ella sacó su teléfono de su bolsillo para añadirlo. Él estaba marcando la información en su teléfono, y entonces levantó la mirada hacia ella. — ¿Cuál es tu apellido?

Sus labios se levantaron. — ¿Alguna relación con Gavin? —En realidad, es mi primo. Él levantó la vista—. No me digas. ¿Es debido a él que conseguiste este trabajo? No era la primera persona en preguntarle eso, y siempre la molestaba. —No. Conseguí este trabajo porque soy buena en medicina deportiva. Y soy tan buena en ello, que estarás lanzando para cuando llegue Abril, Garrett. Lo cual no tendrá nada que ver con mi primo y todo que ver conmigo. Él se echó a reír—. Me gustas, Alicia. Ella no estaba segura de cómo se sentía acerca de él. El jurado aún estaba deliberando. Se dirigió a la puerta. —No te gustaré cuando te empiece a patear el trasero, Garrett.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

—Riley.

387


El Club de las Excomulgadas Serie Play By Play 01- El Juego Perfecto

Durante años, Mick ha sabido aprovechar al máximo la vida a disposición de un deportista profesional: la fama, la fortuna, y a una chica diferente en cada ciudad. Pero cuando conoce y se aloja con la hermosa organizadora de eventos, Tara Lincoln, quiere mucho más que la típica relación de una noche. Lástima que Tara no esté interesada en conocer mejor al más notorio playboy del fútbol. Como la madre soltera de un hijo adolescente, lo último que necesita Tara es el estilo de vida del jet set de Mick Riley, a pesar de que su ardiente y apasionada aventura de una noche fue inolvidable. La vida de Tara es bastante complicada ya, como para meterse de lleno en la fama como la última adquisición de Mick. Tara jugó al juego del amor una vez y perdió mucho, y no tiene intención de vivir de nuevo la experiencia, sobre todo con un rompecorazones como Mick. Pero cuando Mick se propone ganar, nada lo detendrá. Y tiene en mente la jugada perfecta para atrapar a su seductora picara...

02- Cambiando El Juego La agente deportiva Liz Darnell hará cualquier cosa para conservar a su cliente número uno, el beisbolista profesional Gavin Riley. Y Gavin está más que preparado, especialmente cuando Liz se ofrece a sí misma como parte del trato. Pero cuando el amor inesperadamente entra en el campo de juego, ni Liz ni Gavin están listos para el mayor cambio de todos en el juego.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

El profesional de Futbol Americano Mick Riley es toda una estrella dentro del campo y en la alcoba… Aunque una sexy, y decididamente madre soltera podría ser la única en hacerlo perder un juego...

388


El Club de las Excomulgadas 03 - Probando Suerte Si deseas anotar, tienes que entrar en el juego...

Ty, intrigado por la hermosa dueña del bar, se convierte en alguien habitual. Tiene la sensación de que Jenna quiere hacer algo más con su vida. Y a medida que se gana su confianza, la pasión entre ellos crece, igual que la insistencia de Ty de que Jenna debería empezar a vivir por sí misma. Con su estímulo, Jenna empieza a creerlo también... Pero primero, Jenna tiene que averiguar lo que quiere, lo que necesita, lo que le encanta, y si tendrá la pasión y el orgullo de tener la oportunidad de poseerlo todo, incluyendo a Ty...

04. Jugando Para Ganar Alguien va a tener que bajar la guardia… La estrella de fútbol americano Cole Riley es conocido por hacer lo que le place… en el campo y fuera de éste. Le gustan mucho las fiestas y las peleas aún más, pero si no limpia su imagen, su carrera habrá terminado… así que Cole acepta a regañadientes trabajar con la consultora de imagen Savannah Brooks. Cole no está acostumbrado a que le digan qué hacer, especialmente una belleza sureña, verdaderamente sexy. En cuanto a Savannah, no está convencida de poder transformar a esta arrogante, y agresivamente sexy, fuerza de la naturaleza. Pero está decidida a dar su mejor esfuerzo. Cuando las chispas comienzan a volar, Savannah establece las reglas básicas: no habrá complicaciones personales. Si ella puede apagar el hormigueo que siente cada vez que Cole le da una mirada caliente con sus magníficos ojos azul claro, él puede apagar su propio deseo de igual manera. Pero para dos personas decididas a tenerlo todo, la política de “mantener las manos fuera” sólo puede durar hasta que uno de ellos se rinda.

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Lo último que Jenna Riley necesita es más deporte en su vida. Mientras sus hermanos están fuera siendo superestrellas deportivas, ella está pegada dirigiendo el bar deportivo de la familia, le guste o no. Luego, entra la estrella más reciente del hockey: Tyler Anderson. Por mucho que a Jenna le gustaría ir tras él, ella se comprometió a no enamorarse de un deportista, incluso de uno tan caliente como Ty.

389


El Club de las Excomulgadas

Próximamente

Sorprendido Por Una Curva

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Jaci Burton Serie Play By Play V

390


Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

El Club de las Excomulgadas

391


El Club de las Excomulgadas Si deseas saber más de Nuestros Proyectos o Ayudarnos a Realizarlos

http://informativoexcomulgado.blogspot.com/

Jaci Burton – Jugando Para Ganar – Play By Play IV

Visítanos!!!

392

4 ptw jc  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you